Mar 29, 2015
2 Corintios 12:11-21;13 Una fé probada y comprobada, es una fé eficáz y segura

UNA FE PROBADA Y COMPROBADA, ES UNA FE EFICAZ Y SEGURA

2 Corintios 12:11-21; 13

  Hoy estaremos terminando 2 de Corintios. Corinto, ciudad ubicada estratégicamente, convirtiéndose en una las ciudades comerciales más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, y en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.   El problema de esta iglesia no fue el ambiente depravado y materialista del que estaba rodeado, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura mundana, se rehusaban a separarse de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, con la luz del Evangelio, estaban permitiendo que el ambiente y sus tinieblas los influenciaran a ellos, lo cual produjo una iglesia inmadura, llena de carnalidad, pecado, hipocresía, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Junto con este problema estaban los falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes auto promoviéndose deslumbraban a la mayoría de estos corintios quienes de por sí ya estaban seducidos por su propia carnalidad y la mundanalidad que les rodeaba. Traían supuestas cartas escritas por los apóstoles de Jerusalén, y los charoleaban con un currículum impresionante.   Los seducían con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una unción súper poderosa y elevada, con revelaciones celestiales, y una personalidad dominante, cuando en realidad de espirituales no tenían nada, porque su mayor atracción no era sino su orgullo, autopromoción y carnalidad. Y su motivación no era otra, sino devorar, tomar ventaja y esclavizar.   Y para poder establecer sus falsas doctrinas que les permitieran obtener sus deseos codiciosos, lo primero que hacen es desacreditar la integridad, el apostolado, el ministerio y la doctrina de Pablo, delante de los corintios, quienes inmersos en la cultura que les rodeaba, en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban siendo presa fácil de estos engañadores poniéndose en contra de Pablo.   De manera que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y se da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio, la fe, y el llamado de Dios, y no por estar tan interesado en defender su reputación, sino que realmente le importaba la salud espiritual de los corintios, ya que les amaba como su padre espiritual que era.   Como ya lo hemos visto, esta carta se divide en tres grandes secciones, en las cuales Pablo se dirige a tres sectores de la iglesia, la primera de los capítulos 1-7 donde Pablo se dirigió a aquellos que desobedecieron, pero que mostraron arrepentimiento, a quienes Pablo reafirma recordándoles su identidad, cómo en Cristo son hijos de Dios con una nueva naturaleza, les recuerda que tienen una esperanza eterna.   Les vuelve a explicar en que consiste su salvación, cómo estamos en un nuevo pacto, no de la ley, sino de gracia y amor. Pablo les enseña cómo por la gracia de Dios, se puede y se debe vivir en verdadera integridad, y cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa, restauradora y perdonadora.   En los capítulos 8 – 9, Pablo se dirige a un segundo sector de la iglesia que se ha mantenido obediente con los cuales trata con esta ofrenda para la iglesia de Jerusalén, la cual se había estado preparando desde un año antes, donde aprendimos ampliamente de la generosidad, cómo la manera en la que manejamos nuestros recursos tiene todo que ver con la verdadera adoración. Cómo la generosidad es una expresión clara del carácter de un Dios generoso y amoroso, y cómo sus hijos deberíamos manifestar el amor de Dios en generosidad como una evidencia de tener una fe genuina.   Y esta última sección de los capítulos 10 – 13, la cual, con la ayuda de Dios estaremos terminando hoy. Pablo cierra esta carta retomando los problemas que se estaban dando en esta iglesia, y se dirige a este tercer sector de la iglesia, el grupo de los que se niegan a obedecer quienes están del lado de los falsos maestros.   Vemos a un Pablo directo y decidido, ya no hablando más del evangelio, o de cuestiones teológicas, sino que sin reservas expone a sus enemigos, a quienes literalmente llama siervos de Satanás, falsos apóstoles y obreros fraudulentos. Nos enseña cómo pelear con armas espirituales y no carnales, nos enseña con claridad la diferencia entre un falso obrero y uno genuino, entre una revelación de Dios real y una falsa.   Nos enseñó cómo no hay tal cosa como una nueva revelación de Dios fuera de la Biblia, la cual está completa. Cómo la verdadera revelación de Dios produce en una persona humildad y obediencia, no orgullo y autosuficiencia. Nos recordó cómo a mayor revelación, mayor responsabilidad y privilegio, y por lo mismo Dios nos cuida través de aguijones por medio de los cuales nos lleva a la madurez. Y que aquel a quien Dios se ha revelado sabe que Dios no va a derramar su poder y gracia en el autosuficiente, sino en aquel que reconoce y se goza en su debilidad.   El día de hoy Pablo estará cerrando esta carta haciendo una última exhortación a los desobedientes, a examinar su fe, ¿por qué es tan importante examinar nuestra fe? No se si en algún momento te ha sucedido, a mí me sucedió, que te pagan con cheque, con ese cheque que le vas a pagar a otras personas, haces tu presupuesto mensual o semanal, programas los pagos en línea, haces promesas de pagos a tus proveedores, llegas al banco con una gran sonrisa confiando plenamente en este jugoso cheque que llevas a depositar, Y al ahora de dárselo al cajero en ese momento te dice su cheque no tiene fondos compa además está falsificado Y lo vamos a tener que llevar a la cárcel por fraude. ¡Que decepción tendríamos no, que trauma, que oso, trágame tierra! Por eso el Señor dijo:   Mat 6:22-23 »Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo. Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz. 23 Pero, cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!   Qué importante es estar seguros que lo que tenemos por luz sea verdadera luz. Qué trauma sería encontrar en el día final que lo que creíamos que era luz no era sino oscuridad, y se nos niegue la entrada, escuchando las más terribles palabras de parte de Dios: “apártense de mí hacedores de maldad, nunca les conocí”. Así estos corintios, su comportamiento dejaba mucho que desear con respecto a su fe, por tanta carnalidad, inmoralidad, hasta en algún momento podríamos pensar, ¿eran verdaderamente salvos estos corintios? Pero, como decimos, no hay peor engaño que el auto engaño, aquel que no solo está engañado, sino que no quiere salir de ahí.   De manera que Pablo termina esta carta con una exhortación: examínense si están en la fe, porque una fe falsa dará como resultado una salvación falsa, una fe falsa es una fe ineficaz, por eso yo titulé este mensaje:       UNA FE PROBADA Y COMPROBADA, ES UNA FE EFICAZ Y SEGURA. Hoy estaremos viendo lo determinante que es estar monitoreando nuestra fe a la luz de la Palabra y nuestra conducta. Demos lectura.   I. Necesitas comprobar si sigues viviendo para ti mismo, o al menos ya comienzas a vivir para amar y servir a tu prójimo. 2 Co 12:11 Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy. Pablo acababa de mencionar: “no voy a presumir, eso no me conviene, ni le conviene a nadie, si hay algo de lo que voy a presumir es de mis debilidades, porque ahí es donde se manifiesta el poder de Dios, y es a él a quien quiero exaltar, no a mí mismo”. Pero, aún así aunque no lo tenía pensado, Pablo tuvo que hablar de su visita al cielo, ya que lo tuvo guardado por 14 años, y la única razón que lo tuvo que hacer fue para desenmascarar a estos falsos obreros y sus falsas revelaciones.   Por eso, es como si Pablo hubiera terminado de hablar de su visión celestial, y les dijera: “me hicieron hacer algo que no quería y que además si no fueran tan carnales, no hubiera sido necesario hacer”. Es interesante que no vemos a Pablo cómodo después de haber hecho sus declaraciones. Y lo entiendo porque el Señor mismo nos enseñó:   Luc 14:7-11 Cuando Jesús vio que todos los invitados a la cena trataban de sentarse en los lugares de honor, cerca de la cabecera de la mesa, les dio el siguiente consejo: 8 «Cuando te inviten a una fiesta de bodas, no te sientes en el lugar de honor. ¿Qué pasaría si invitaron a alguien más distinguido que tú? 9 El anfitrión vendría y te diría: “Cédele tu asiento a esta persona”. Te sentirías avergonzado, ¡y tendrías que sentarte en cualquier otro lugar que haya quedado libre al final de la mesa! 10 »Más bien, ocupa el lugar más humilde, al final de la mesa. Entonces, cuando el anfitrión te vea, vendrá y te dirá: “¡Amigo, tenemos un lugar mejor para ti!” Entonces serás honrado delante de todos los demás invitados. 11 Pues aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan a sí mismos serán exaltados».   Por mucho que estos hombres presumieran y sacaran sus credenciales, en verdad no existía una sola razón para que esta gente dudara de Pablo, quien el fruto en su vida hablaba por sí solo, pero, qué fácil es perder de vista lo verdadero cuando nos entregamos a nuestra carne y dejamos de enfocarnos en Cristo, enfocándonos en nosotros mismos.   Y Pablo dice: “no soy nada, no soy nadie en absoluto”. Cuando comenzamos a creer que somos alguien o algo, es cuando perdemos el piso, y solo alguien que ha entendido quién es Dios puede tener la libertad de decir esto sin que sus complejos de inferioridad salgan a relucir.   Alguien que sigue engañado por este mundo y su filosofía de auto estima, esto le sonará a falsa humildad, a una locura, pero, la realidad es que todo ese mundo de auto suficiencia y de superioridad del ser humano, no es sino una ilusión, un engaño de Satanás que nos hace pensar que nosotros somos Dios y que Dios nos debe algo, que lo podemos blasfemar, ignorar, manipular, y que si no hace lo que queremos y a la hora que queremos, es un muy mal Dios, y que él es el culpable de todo el mal en este mundo, cuando en realidad el simple hecho de respirar es una prueba suficiente de su amor, paciencia y misericordia.   Mis hermanos, vivimos en un mundo que no es nuestro, tenemos un cuerpo que no es nuestro, tenemos una vida que ni siquiera podemos sostener por nosotros mismos. ¿Qué haría el dueño de un complejo de departamentos si llegaran como decimos en México paracaidistas a vivir sin pagar la renta jamás, destruyendo el lugar y además haciendo manifestaciones con pancartas para sacar al dueño? No tiene sentido, ¿verdad? Pues el pecado nos hace ciegos a esta realidad, en realidad no somos nada, vivimos, y respiramos y hacemos con cosas ajenas, ni siquiera nuestra vida es nuestra, ¿o tienes el control de cuánto vas a vivir? No, todo le pertenece a Dios. Y Pablo lo entendía bien.   2 Co 12:12 Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros. Pablo ya les había mencionado en su primera carta: 1 Co 2:3-5 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.   Y les recuerda que el Señor siempre respaldó su ministerio, y si te das cuenta no solo son solo las señales, prodigios y milagros los que acreditan a alguien como enviado de Cristo, él mismo lo dijo:   Mat 7:21-23 »No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Sólo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 El día del juicio, muchos me dirán: “¡Señor, Señor! Profetizamos en tu nombre, expulsamos demonios en tu nombre e hicimos muchos milagros en tu nombre”. 23 Pero yo les responderé: “Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes, que violan las leyes de Dios”.   Por eso me encanta que Pablo menciona primero: en toda paciencia, la cual es la palabra jupomone y significa resistencia o aguante alegre (o esperanzado) constancia: constancia, paciencia, perseverancia, perseverar. Soportar bajo presión o peso.   De manera que Pablo pone la paciencia como una señal para identificar a un siervo de Dios genuino, porque milagros, señales y prodigios, Satanás los puede imitar, de hecho la Biblia habla de que esta es la manera en la que Satanás engaña y engañará a muchos. Mucha gente no deja su idolatría porque supone que si hay milagros, tiene que ser de Dios, pero, no necesariamente, la Palabra dice:   Mat 24:24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.     Pero, mis hermanos, algo que Satanás, un falso maestro, un falso cristiano no pueden imitar, es el fruto del Espíritu, y la paciencia es uno muy importante, ¿qué sale a relucir de tal persona en el momento de la prueba, aún a pesar de haber temor, surge fe, perseverancia, o lo contrario, tirar todo a la basura, gritos, ira, celos, venganza, maledicencia, etc.? Alguien que tiene las motivaciones equivocadas, falsas expectativas, no va a perseverar en la prueba, y la perseverancia es una señal inequívoca de un verdadero creyente. La Palabra dice:   Stg 1:2-4 Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. 3 Pues ya saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. 4 Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada. (DHH) 2 Ti 2:12 Si sufrimos, también reinaremos con él;   Si le negáremos, él también nos negará. Col 1:11 Pedimos que él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia, y con alegría (DHH) 2 Ts 3:5 Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.   Un falso maestro al ver que no hay nada para él, huirá, estos hombres llegaron a una iglesia ya establecida y con muchas posibilidades de sacar provecho, pero, en una situación adversa, los primeros que huyen son aquellos que no tienen esta visión eterna, esta esperanza eterna, una fe genuina.   Definitivamente Dios respaldó a Pablo con señales, prodigios y milagros, pero, sobre todo lo que acreditaba a Pablo era su carácter, y el fruto de su enseñanza. Y este debe ser siempre el orden, 1º el carácter, el estilo de vida de la persona, si hace o no la voluntad de Dios, eso es lo que evaluará la fuente del poder de esos milagros, señales y prodigios. No solo eso, es checar si estas señales y prodigios me están llevando a la Palabra, a obedecerla, a exaltar y adorar al Señor o a la misma persona que los está haciendo, o si solamente está apelando a mis deseos codiciosos de la carne, a mis sueños y peticiones de la vanagloria de la vida. Todo tiene que ver con eso. Y sigue Pablo:   2 Co 12:13 Porque ¿en qué habéis sido menos que las otras iglesias, sino en que yo mismo no os he sido carga? ¡Perdonadme este agravio! Pablo habla irónicamente acerca de lo que estos hombres lo estaban acusando. Qué interesante que el amor de Pablo les ofendiera, esta mis hermanos, es una clara influencia satánica, el sentirse ofendido por el amor de Dios. Hay quienes les ofende que les digas: Dios te ama.   Y comienzan, ¿y dónde estaba Dios cuando esto y cuando lo otro? La respuesta sería, ¿por qué se tendría que involucrar Dios con alguien que le ignora, le blasfema, que lo último que tiene en su mente y corazón es tomarle en cuenta? Toda maldad en este mundo, no es sino culpa y causa del hombre que ha decidido darle la espalda, como lo decimos, si no ves a Dios cerca, pregúntate quién se movió de lugar. No fue él, fuimos nosotros.   Sin embargo, debes saber que lo peor que nos puede pasar no es lo más terrible que suceda en este mundo, hablando de enfermedad, muerte, rapto, violación, lo cual no es culpa de Dios sino del nuestro pecado, y del pecado de otros en contra de nosotros, esa nunca fue la intención de Dios, pero fue y es la decisión de cada hombre de darle la espalda.   Lo peor que nos puede pasar y eso lo sabe Dios, es que muramos sin habernos reconciliado con él e ir a la condenación eterna, porque mi hermano, en esta vida, no hay mal que dure 100 años ni quién los aguante, pero, en el infierno hay tinieblas, desesperación, angustia y dolor por la eternidad, por eso Dios está más interesado en tu eternidad y por eso envió a su hijo Jesucristo para darnos salvación.   Eso es lo que importa, ¿qué estás haciendo con Jesucristo, ya le aceptaste, o te ofende su amor? ¿Te ofende que alguien te diga eres pecador, mereces el infierno, pero Dios te ama tanto que envió a su Hijo a la cruz para pagar por tu condena y si te arrepientes, si te rindes a él, si le entregas tu vida puedes ser librado de la condenación, porque Cristo te ama, te ofende esto?   Así estos hombres estaban haciendo ver a Pablo mal por haberles servido, amado sin cobrarles absolutamente nada. Y como que Pablo les dice: Corintios, lo que estoy haciendo es amarles, ¿cómo puede ofenderles esto? Y sigue:   2 Co 12:14 He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Como ya vimos Pablo ya había estado dos veces con ellos, la primera cuando fundó la iglesia en Hechos 18, la segunda cuando fue humillado, y esta sería la tercera. Y les dice: no voy a ser una carga para ustedes, no me interesa lo que pueda sacar de ustedes, les amo a ustedes, no su dinero, no sus talentos, no lo que puedan aportar para mi reino personal.   Qué importante es que entendamos nuestro cristianismo de esta manera, porque muchas veces se nos da la imagen de un Dios que más bien parece un ídolo que está esperando que le paguemos tributo para que nos bendiga, para que nos perdone, para que no nos mate, para que no tengamos accidentes, para que no nos enfermemos, para que todo vaya bien, etc. Ese sería un Dios que busca lo nuestro, y la realidad es que Dios no necesita nada, él está completo, él está satisfecho eternamente, él es el dueño de toda la gloria, nosotros no lo enriquecemos más, al contrario, seríamos una infame mancha en su perfección.   Pero, la Palabra nos enseña lo contrario, Dios no busca lo nuestro, nos busca a nosotros, Dios no busca nuestra religiosidad, nuestra obediencia externa, nuestras tradiciones, incluso no busca nuestras canciones al adorarle, o nuestras buenas obras. Dios nos ama, nos busca a nosotros, para hacernos nuevas criaturas, y entonces en respuesta podremos obedecerle, podremos honrarle y amarle con nuestra consagración a él en cuerpo y alma, porque el se goza en hacer bien, en bendecir, este es el Dios de la Biblia.   Porque Dios no solo está completo, sino que Cristo es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, quien con su sacrificio dejó satisfecha a la perfección la justicia, las demandas de Dios, apagando su justa ira contra nosotros pecadores. Como lo vimos Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo no tomándonos a los hombres en cuenta nuestros pecados.   Por eso Dios no busca lo nuestro, Dios no busca tus diezmos, tus sacrificios ardientes, no hay nada que lo pueda impresionar, porque el sacrificio de sacrificios ya lo hizo, Cristo la ofrenda perfecta por nuestros pecados. Dios busca tu corazón, Dios busca que te entregues a él para hacerte una nueva criatura, para ponerte en el camino de las buenas obras que él mismo ya preparó desde antes de la fundación del mundo para que anduvieses en ellas.   Por lo mismo, un hijo de Dios, un verdadero siervo de Dios alguien que ha sido perdonado, alguien que ha entendido el evangelio, sabe que en Cristo está completo, debe recordar siempre que en Cristo está completo, en Cristo tiene todo lo que necesita, de manera que así como Pablo, no está buscando aprovecharse de los recursos de alguien, sino que está buscando su corazón para Cristo.   Creo que esta es la mayor responsabilidad del pastor no manipular, no regañar, no controlar, sino mostrar la belleza, la grandeza, el amor de Cristo, y llevar a sus pies a los creyentes, y una vez a sus pies el creyente en respuesta, se entregará en obediencia y santidad a su Señor. No lo olvides, Dios no busca lo tuyo, te busca a ti!   Debemos cuidar de no permitirle a Satanás que ensucie las buenas intenciones que Dios tiene para con nosotros, es algo que le encanta hacer, hacernos dudar del amor, la misericordia, la bondad, de nuestro Dios maravilloso, que siempre estemos inconformes con lo que nos da, cuando su voluntad es siempre buena, siempre perfecta, y siempre agradable, cuando Dios no tiene jamás pensamientos de mal para con nosotros, porque nos ama profundamente y es siempre bueno.   Y dice Pablo, no son los hijos los que mantiene sus padres, sino los padres los que mantienen a sus hijos. En esta frase Pablo les esta diciendo: les amo como un padre, pero también les está diciendo son inmaduros por qué no han crecido, necesitan todavía un cuidado extremo. Porque un padre cuida de sus hijos pequeñitos, pero una vez que estos son maduros ellos aprenden a valerse por sí mismos, pero, estos Corintios seguían siendo inmaduros. Y sigue Pablo:   2 Co 12:15 Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos. Este no es sino el sentir de Cristo, quien se entregó por nuestros pecados, que siendo rico se hizo pobre, quien dejó su trono de gloria y se humilló para nuestra salvación, por amor a nosotros. Pero qué interesante qué esto es lo que vemos hoy en día en este mundo, a pesar de que Dios no deja de hacer salir su sol sobre buenos y malos, a pesar de que cada día nos colma de bendiciones un atardecer un amanecer, nos permite sanar enfermedades, nos da paciencia, oportunidad tras oportunidad, nos muestra su amor, tal parece que mientras Dios ama más a la humanidad, la humanidad le rechaza y le aborrece más.   Por eso necesitamos aprender acerca del amor de Dios, porque el amor de este mundo busca lo suyo busca su propia satisfacción, busca que me hagan feliz a cualquier costo, si no me voy, está basado en satisfacer mis emociones, mis necesidades, está basado en egoísmo. Cuando el verdadero amor, el amor de Dios, está basado en todo lo contrario, en sacrificio, en mirar por lo del otro.   Porque según el ejemplo de amor de Cristo, el que ama es el que paga, el que perdona, el que se queda con la deuda por amor a los demás, y sólo aquel que ha entendido el amor de Dios, que lo ha recibido, que lo ha experimentado, es capaz de amar de esa manera. Porque el que no ama de esta manera, no ha conocido a Dios porque Dios es amor, dice en 1 Jn 4.   Una señal de verdadera madurez es cuando aprendemos a recibir de Dios no solo las cosas malas, sino las buenas, un niño chiquito, inmaduro, si no le dan lo que quiere se enoja, y hasta es capaz de decirte: “ya no te quiero”, y de verte con ojos de enojo, no es sino hasta que crece, se casa y tiene hijos te comienza a medio entender a sus padres.   Mis hermanos, necesitamos conocer mejor a nuestro Dios, necesitamos crecer, y entender que el amor implica poder ver más allá de nuestras circunstancias, y aprender qué los planes de Dios tienen más que ver con nuestra eternidad que con el efímero aquí y ahora, el cual es muy corto en comparación con la eternidad. Cuando comenzamos a ver así la vida, es que realmente estamos madurando.   2 Co 12:16 Pero admitiendo esto, que yo no os he sido carga, sino que como soy astuto, os prendí por engaño, 2 Co 12:17 ¿acaso os he engañado por alguno de los que he enviado a vosotros? 2 Co 12:18 Rogué a Tito, y envié con él al hermano. ¿Os engañó acaso Tito? ¿No hemos procedido con el mismo espíritu y en las mismas pisadas? Claramente Pablo les está pidiendo que disciernan, por alguna razón estaban dudando de Pablo y sus discípulos quienes no habían hecho otra cosa que servirles y no pedirles nada a cambio, mientras que los falsos maestros no habían hecho otra cosa que aprovecharse de ellos, su percepción estaba nublada. Por eso el Señor Jesucristo lo dijo así cuando los fariseos lo estaban acusando de hacer sus milagros por el poder de Satanás:   Mat 12:28-37 Pero, si yo expulso a los demonios por el Espíritu de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado y está entre ustedes. 29 Pues, ¿quién tiene suficiente poder para entrar en la casa de un hombre fuerte como Satanás y saquear sus bienes? Sólo alguien aún más fuerte, alguien que pudiera atarlo y después saquear su casa. 30 »El que no está conmigo, a mí se opone, y el que no trabaja conmigo, en realidad, trabaja en mi contra. 31 »Por eso les digo, cualquier pecado y blasfemia pueden ser perdonados, excepto la blasfemia contra el Espíritu Santo, que jamás será perdonada. 32 El que hable en contra del Hijo del Hombre puede ser perdonado, pero el que hable contra el Espíritu Santo jamás será perdonado, ya sea en este mundo o en el que vendrá. 33 »A un árbol se le identifica por su fruto. Si el árbol es bueno, su fruto será bueno. Si el árbol es malo, su fruto será malo. 34 ¡Camada de víboras! ¿Cómo podrían hombres malvados como ustedes hablar de lo que es bueno y correcto? Pues lo que está en el corazón determina lo que uno dice. 35 Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su mal corazón. 36 Y les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. 37 Las palabras que digas te absolverán o te condenarán». Y un poco antes en el Sermón del Monte el Señor dijo:   Mat 6:22 »Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo. Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz. 23 Pero, cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!   Por eso dice la palabra, sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de él mana la vida. Que importante es tener nuestra mente y nuestro corazón siendo limpiados por la palabra de Dios, porque sólo ella es luz, sin ella estamos en tinieblas, y a merced de la filosofía mundana diseñada por Satanás para perdernos, para engañarnos para viciar nuestra percepción, incapacitados para poder ver lo que realmente es bueno.   Y en un mundo como éste es en el que vivimos, un mundo que se cree sabio, pero como dice Romanos 1, pretendiendo ser sabios sean hecho necios al negar la verdad de Dios, al cambiar la verdad por la mentira, por camíbar la gloria de Dios incorruptible, por la gloria del hombre corruptible, por no aprobar tener en cuenta a Dios. Dice Isaías:   Isa 5:20-21 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!   Vivimos en un mundo que piensa así, por eso que importante es la confesión, ponernos de acuerdo con Dios, que importante es mantenernos lavados con el agua de la Palabra, mantenernos frente al espejo de la Palabra, la cual es eficaz para mostrarnos nuestra realidad, y darnos lo necesario para poder conformarnos a la imagen de Cristo. Estos corintios andaban perdidos. Y por eso sigue Pablo:   II. El que tiene una fe genuina no se goza en tener que castigar el pecado, sino en el arrepentimiento y la restauración de su hermano. 2 Co 12:19 ¿Pensáis aún que nos disculpamos con vosotros? Delante de Dios en Cristo hablamos; y todo, muy amados, para vuestra edificación. Pablo no estaba buscando justificarse y verse bien delante de ellos al sentirse inseguro por todas las falsedades que se estaban diciendo de él. Pablo sabía que su primer juez es Cristo, no los hombres.   El pecado siempre nos hace pensar que no va a pasar nada y que Dios está lejano, por lo tanto la mayoría de las veces no estamos conscientes de qué estamos hablando todo el tiempo delante de Cristo, que Él siempre está escuchando nuestras palabras, y no sólo eso, nuestras palabras están siendo grabadas y un día de todo lo que dijimos daremos cuentas, en especial de cada palabra ociosa como lo vimos más arriba.   Y dice Pablo: muy amados, si hablamos es para edificarlos, no para destruirlos. Por lo regular, nuestras palabras, sino cuidamos nuestro corazón, siempre buscan venganza, y no edificación. Mis hermanos, la clave para hablar edificar al hablar, es el amor, si no estamos constantemente filtrando nuestros motivos y nuestras emociones a través del amor de Cristo, cuando menos acordamos, lejos de estar edificando, estamos sólo echando más leña al fuego, lejos de resolver algo, estaremos contribuyendo para la destrucción de los creyentes, y la destrucción de la unidad y el amor en la iglesia. La clave para edificar, Pablo la menciona en 1 Timoteo:   1 Ti 1:5 El propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe genuina.   Si cuidamos nuestro corazón y hacemos caso a nuestra conciencia, tendremos una fe genuina, y por lo tanto un amor sincero que siempre buscará edificar, y podremos hacer a un lado la carnalidad que siempre busca contender, dividir y murmurar. Sin olvidar que la verdad también divide, cuando esta se para firme en amor, delante de la mentira y el pecado. Y sigue Pablo: 2 Co 12:20 Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes; Mira nada más el sentir de Pablo, Pablo no había guardado en su corazón amargura la cual estaba esperando desatar en ira por estas situaciones, por las falsas acusaciones que le habían hecho, no estaba pensando: “ahora si cuando llegue estos Corintios se la van a ver conmigo”. Pablo no deseaba una guerra, deseaba ver arrepentimiento y obediencia.   Que tristeza cuando se llega a pensar en la iglesia que las peleas, las envidias, las iras, las divisiones, las maledicencias, las murmuraciones, las soberbias, y desórdenes son parte de la vida cotidiana, y no solo en la iglesia, sino en nuestro hogar, en nuestro círculo de amistad más cerrado. Estamos viviendo en un ambiente lleno de estas obras de la carne, y pensamos que es normal, cuando no es sino la presencia pura de nuestra naturaleza pecaminosa, y Satanás moviéndonos con sus hilos como sus títeres.   Y dice Pablo: no me quieren ver enojado. Y esto me lleva a pensar que en ocasiones adversas pensamos: “Dios está enojado conmigo, porque “nada me sale bien”. Y la realidad es que hemos aprendido que todas estas cosas son parte de la misericordia y el amor de Dios quien está llamando nuestra atención, quien nos instruye amorosamente.   Pero, ¿te digo algo mi hermano, te digo algo mi amigo? En realidad, así como Pablo, ¡no quieres ver a Dios enojado! Un temblor catastrófico, un huracán desastroso, un volcán eructando con todo su poder, no se compara con el día de su venganza. Su ira vendrá y nadie la podrá soportar, nadie se podrá sostener delante de él.   Y así como Pablo, Dios no quiere encontrarnos, no quisiera encontrarnos, amando nuestras tinieblas y aborreciéndole a él, y ese es libre albedrío, es tu decisión, mi decisión, el encontrarle y encontrarme en ese día en su reino, ver a Dios como mi rey, o encontrarme como su enemigo, en el reino de las tinieblas, con Satanás como el rey, príncipe de mentira, al cual pertenece todo aquel que no se arrepiente. No existen muchos caminos, el Señor lo dijo, el que no recoge conmigo desparrama. Por más adversidades que hayas pasado, no quieres ver a Dios enojado, no es comparable. Y sigue Pablo:   2 Co 12:21 que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizá tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido. Es interesante ver cómo Pablo ve la humillación y el desamor de los corintios en su contra como de parte de Dios. Esta es otra señal de madurez, como aún una situación totalmente injusta en contra de Pablo, la ve como el trato de Dios en su vida. Pablo sabe que puede ser un aguijón, que lo mantiene humilde y que además le hacen madurar aún más. Y también es la actitud de Cristo, quien cuando le maldecían no abrió su boca.   Por otro lado, ¿Te das cuenta qué tan ineficaz es una falsa doctrina, cómo es pura apariencia, cuando por dentro como dice el Señor la gente no arrepentida sigue llena de toda malicia? ¿Dónde están las enseñanzas de estos súper apóstoles ungidos? ¿Dónde está el fruto de estas supuestas revelaciones superiores? ¿En qué se refleja este rollo de “sé próspero, sé hijo del rey, declara, tú eres el dueño del universo”?   Mira nada más, no solo estaban llenos de contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes, no conforme con ello, llenos de inmoralidad sexual, gente entregada al adulterio, la fornicación, así de falsa e ineficiente es una doctrina no bíblica. ¿Te das cuenta cómo las obras de la carne siempre vienen juntas? Por eso es tan importante no entregarnos a nuestra carnalidad, sino luchar, procurar andar en el espíritu y no satisfacer los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa, que nos llevan a estar donde no queremos estar.   Y todo comienza con no perdonar, con guardar una raíz de amargura, con entregarnos a la murmuración, la cual se convierte en división, maledicencia, etc., y lo que no nos damos cuenta, es que le estamos abriendo la puerta a Satanás, el cual de una manera sutil nos envuelven más y más en el pecado, hasta llegar a estos pecados de impureza sexual no confesados.   Mis hermanos, por eso es tan importante mantenernos en la palabra, perdonar o arrepentirnos lo más pronto posible, no darle lugar a la amargura. Esa no es la voluntad de Dios, la voluntad de Dios es que en la iglesia, en nuestro hogar, y sobre todo en nuestro interior vivamos como dice Santiago:   Stg 3:17-18 Pero la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. 18 Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia. (NTV)   Al contrario de lo que estaba sucediendo en Corinto a lo que Santiago llama sabiduría terrenal, animal y diabólica, la cual lleva a todo tipo de pecado, dice así:   Stg 3:14-16 Pero, si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras. 15 Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. 16 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. Y esto nos lleva al tercer punto:   III. Aquel que tiene una fe genuina estará dispuesto a confrontar el pecado y pararse delante de la verdad aún cuando esto implique conflicto. 2 Co 13:1 Esta es la tercera vez que voy a vosotros. Por boca de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto. Una vez más Pablo anuncia su tercer visita, y ya que hay casos de inmoralidad, y todo tipo de problemas, le es necesario juzgarlo todo a la luz de la Palabra de Dios, la cual nos recuerda una vez más cómo se deberían tratar los problemas en la iglesia. Pablo menciona primeramente Dt., veamos algunos otros además de este:   Deu 19:15 »No condenes a nadie por algún crimen o delito basado en el testimonio de un solo testigo. Los hechos del caso deben ser establecidos por el testimonio de dos o tres testigos.   En nuestra naturaleza pecaminosa somos muy influenciables, y no necesitamos mucho para dejarnos calentar la cabeza y comenzar a emitir juicios sin realmente investigar el asunto imparcialmente, sino que fácilmente tomamos partido, nos hacemos del lado del que más nos simpatiza y comienzan las murmuraciones, las divisiones y las peleas. Y Pablo nos recuerda: somos una iglesia, somos un cuerpo, no debes dejarte influenciar solo por el comentario mordaz de una persona, investiga porque siempre, siempre hay dos lados en la moneda, dice en Proverbios:   Pro 18:17 El primero en presentar su caso parece inocente, hasta que llega la otra parte y lo refuta. Y muchas de las veces hermanos, no es sino puro polvo levantado por Satanás para confundir y promover chismes y contiendas, porque los dos lados en verdad no tienen malas intenciones, en verdad buscan el bien común, pero, escuchar solo un lado de la moneda nunca nos dará la perspectiva correcta. Y tenemos otro:   Mat 18:15 »Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. ¿Qué dice? Si tu hermano peca contra ti, murmura de él con otros, y cómanselo juntos, ¿dice esto? ¿No verdad? Mis hermanos, muchos de nosotros en este primer principio ya fallamos, porque en el nombre del amor y de la paz no confrontamos a aquel que pecó contra nosotros, en lugar de eso, no le perdonamos, y nos amargamos, y comenzamos a murmurar contra él. Y el problema con esto hermanos, es que ya no solo fue el pecado de esa persona quien a veces intencionalmente y algunas otras sin darse cuenta hace en nuestra contra, sino que nosotros comenzamos a pecar también.   La Biblia nos dice que en ocasiones una ira santa no es pecado, estar indignados por el pecado y la desobediencia de alguien más en algún momento, no es pecado, el pecado está cuando no decidimos inmediatamente perdonar, y en lugar de eso escogemos la amargura, lo cual es un pecado muy grande y dañino, que puede terminar en los peores de los casos hasta en homicidio, así de dañina es la amargura, la cual le encanta a Satanás estar avivando como un carbón que se convierte en llama.   Mis hermanos, debemos dejar de justificarnos en decir: “no hablo con esa persona porque la amo y no quiero meterme en más pleitos”. Esa es una justificación, y es un pecado, porque lo que sigue es que te amargues y que murmures contra esa persona. Dios ama el perdón, para perdonar no se necesitan dos, solo uno, para reconciliar sí se necesitan dos, pero, mientras tanto tú ya puedes de antemano perdonar y decidir rechazar toda amargura, y cada vez que esta venga a tu memoria a quererte molestar, volver a perdonar.   No caigas en las mentiras de Satanás que siempre te va a llevar a no confrontar, a evadir y murmurar, a que temas el conflicto directo, cuando lo más sano es confrontar, tal vez tener un conflicto momentáneo, un momento incómodo estando dispuesto a perdonar y a restaurar. Satanás siempre te va a llevar a pensar cosas como: “no, para que quieres que le diga, y no me vuelva a hablar en su vida”, si es creyente genuino, te perdonará y su relación se sanará y crecerá.   Otra, “prefiero no estar en chismes”, ¿perdón? Ya estás en chismes, y tú estás siendo el chismoso. Otro, “prefiero estar fuera de problemas, por eso no me gusta meterme con nadie”, ya eres parte del problema, ya eres un problema para la iglesia porque tenemos que lidiar con tu indiferencia, desconfianza y amargura, no solo seas parte del problema, sino de la solución.   Recuerda, sí alguien peca contra ti, el mandato bíblico es que vayas y lo arregles, si no das este primer paso, estás pecando tu también junto con esa persona, y pueda ser que esa persona se arrepienta, Dios le perdone, y tú te quedes con el problema, aún cuando al inicio fuiste el agraviado. No lo permitas, porque luego de ahí surgen todos estos otras obras de la carne tan dañinas para tu corazón, para tu familia, para la iglesia. Y sigue el Señor con los siguientes pasos:   Mat 18:16-17 Pero si no, lleva contigo a uno o dos más, para que “todo asunto se resuelva mediante el testimonio de dos o tres testigos” . 17 Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y si incluso a la iglesia no le hace caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado.   Una vez más, el camino nunca es murmurar y amargarte, es en unidad, con la motivación de amar, de restaurar, ve con un testigo, y si no, hay que poner a la iglesia a orar por esa persona, y también advertir a la gente de esa persona, “aguas con tal persona, no te dejes influenciar por ella, no es confiable en sus comentarios, ya que solo están para dividir y causar contiendas”, pueda ser un lobo vestido de oveja, y así toda la iglesia se protege en contra del que causa divisiones.   Y si es necesario la excomunión, es decir, sacarlo de la comunión de la iglesia, será no para cerrarle las puertas permanentemente, sino para darle la oportunidad a tocar fondo y verdaderamente regresar arrepentido o arrepentida. Es un gran mal para la persona y para la iglesia, el no tratar con el pecado bíblicamente. ¿Qué sucede cuando hacemos esto en obediencia? El Señor nos da promesas:   Mat 18:18-20 »Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo. 19 »Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. El Señor promete estar en medio de nuestros juicios y darnos sabiduría, darnos equilibrio entre la misericordia y la verdad, y finalmente darnos victoria cuando nos decidimos a obedecer y confrontar. Mis hermanos, es mejor dejar que una amistad viciada se rompa y permitirle a Señor que nos regale una saludable. Y sigue Pablo:   2 Co 13:2 He dicho antes, y ahora digo otra vez como si estuviera presente, y ahora ausente lo escribo a los que antes pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente; Y en este versículo tenemos precisamente a Pablo dispuesto a imponer disciplina, la cual si no se aplica lejos de ser amor, ya se convierte en desamor. No hay peores padres que los que consienten a sus hijos, que no los estorban, que dejan que su naturaleza pecaminosa siga su curso desastroso hasta convertirlos en monstruos de egoísmo y soberbia, y lo peor del caso personas no salvas y tan endurecidas y ciegas por su pecado que no son capaces de escuchar la voz de Dios que les llama al arrepentimiento.   Decía Martin Luther King, Un pastor no solo debe cuidar y amar, sino que también debe tener dientes para morder y defender. Es necesaria la paciencia, es necesario el ofrecer misericordia, pero también es necesario castigar el pecado obstinado, no hacerlo es no amar a la persona, es dejarla sumirse en sus tinieblas, es como dice la Palabra, “literalmente odiarla”. Mis hermanos cambiemos ese concepto en nuestro corazón, dejemos de creerle al diablo.   Disciplina en verdad, es amor, como lo hemos dicho antes, no extirpar un tumor canceroso del cuerpo de tu hijo porque le va a doler cuando lo operen, no es amor, eso sería odiar, ser egoísta, es mejor este tipo de dolor curativo que la muerte, ¿o no? Una vez más Pablo les advierte, no more mr nice guy. El tiempo de misericordia, después de dos visitas y 4 cartas corintios, si siguen igual, ya terminó, es hora de accionar, es hora de poner orden por el bien de la verdad y de toda la iglesia.   2 Co 13:3 pues buscáis una prueba de que habla Cristo en mí, el cual no es débil para con vosotros, sino que es poderoso en vosotros. 2 Co 13:4 Porque aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios. Pues también nosotros somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros. Estos falsos obreros estaban diciendo: “si ese Pablo sin personalidad, sin autoridad es un verdadero apóstol que lo pruebe”. Y Pablo les dice: he sido manso y humilde delante de ustedes, pero, eso no quiere decir que la autoridad y el poder de Dios no esté con nosotros.   Definitivamente estamos llamados a actuar en mansedumbre, en humildad, y Dios mismo es paciente, longánimo, alarga su juicio, a tal punto que después de estos milenios de paciencia, los cuales para Dios, quién es eterno sólo son un instante, a la gente le parece que es una señal de debilidad y de descuido de parte de Dios, o decide creer que Dios no existe. Pero esto no quiere decir que Dios no siga siendo el todopoderoso, y esté listo para traer su disciplina y su justicia. Y en especial cuando se trata de iglesia a la cual por amor a ella disciplina. Y su disciplina no es débil, ¿se acuerdan de Ananías y Safira? La iglesia estaba tan pura que ellos al mentirle al Espíritu Santo al vender una propiedad y hacer creer a la iglesia que estaban dando todo el dinero, los dos cayeron muertos, ante la disciplina de Pedro:   Hch 5:1-11 Un hombre llamado Ananías también vendió una propiedad y, 2 en complicidad con su esposa Safira, se quedó con parte del dinero y puso el resto a disposición de los apóstoles. 3 —Ananías —le reclamó Pedro—, ¿cómo es posible que Satanás haya llenado tu corazón para que le mintieras al Espíritu Santo y te quedaras con parte del dinero que recibiste por el terreno? 4 ¿Acaso no era tuyo antes de venderlo? Y una vez vendido, ¿no estaba el dinero en tu poder? ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? ¡No has mentido a los hombres sino a Dios! 5 Al oír estas palabras, Ananías cayó muerto. Y un gran temor se apoderó de todos los que se enteraron de lo sucedido. 6 Entonces se acercaron los más jóvenes, envolvieron el cuerpo, se lo llevaron y le dieron sepultura. 7 Unas tres horas más tarde entró la esposa, sin saber lo que había ocurrido. 8 —Dime —le preguntó Pedro—, ¿vendieron ustedes el terreno por tal precio? —Sí —dijo ella—, por tal precio. 9 —¿Por qué se pusieron de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? —le recriminó Pedro—. ¡Mira! Los que sepultaron a tu esposo acaban de regresar y ahora te llevarán a ti. 10 En ese mismo instante ella cayó muerta a los pies de Pedro. Entonces entraron los jóvenes y, al verla muerta, se la llevaron y le dieron sepultura al lado de su esposo. 11 Y un gran temor se apoderó de toda la iglesia y de todos los que se enteraron de estos sucesos. (NVI)   Lo mismo sucede cuando Pablo se topa con Barjesús el mago, quien estaba directamente impidiendo la conversión del gobernador de Chipre, ¿se acuerdan?   Hch 13:6-12 Recorrieron toda la isla hasta Pafos. Allí se encontraron con un hechicero, un falso profeta judío llamado Barjesús, 7 que estaba con el gobernador[a] Sergio Paulo. El gobernador, hombre inteligente, mandó llamar a Bernabé y a Saulo, en un esfuerzo por escuchar la palabra de Dios. 8 Pero Elimas el hechicero (que es lo que significa su nombre) se les oponía y procuraba apartar de la fe al gobernador. 9 Entonces Saulo, o sea Pablo, lleno del Espíritu Santo, clavó los ojos en Elimas y le dijo: 10 «¡Hijo del diablo y enemigo de toda justicia, lleno de todo tipo de engaño y de fraude! ¿Nunca dejarás de torcer los caminos rectos del Señor? 11 Ahora la mano del Señor está contra ti; vas a quedarte ciego y por algún tiempo no podrás ver la luz del sol.» Al instante cayeron sobre él sombra y oscuridad, y comenzó a buscar a tientas quien lo llevara de la mano. 12 Al ver lo sucedido, el gobernador creyó, maravillado de la enseñanza acerca del Señor. (NVI)   ¿Te das cuenta? Es diferente el nivel de disciplina. Dios es aún más severo para aquellos que conocen la verdad, porque al que mucho se le da, mucho se le pedirá, y Pablo conocía el poder de Dios. Mis hermanos no olvidemos que la paciencia de Dios tiene un límite y en ocasiones por amor, por misericordia, el tendrá que aplicar disciplina, pero para que esperar a su disciplina, mejor aprendamos por instrucción, dispongámonos a obedecer.   El hecho de que Dios sea rico en misericordia que sea paciente que su longanimidad nos guíe al arrepentimiento, no significa que no sea poderoso, o que no hará lo necesario para evitar que nos perdamos, porque el deseo de Dios es edificarnos, no destruirnos, pero hay un límite. Y es lo que Pablo les está tratando de decir, dejen de tentar a Dios, dejen de permitirle a Satanás que los engañe, haciéndoles pensar que son poderosos, indestructibles e inexhortables, mejor humíllense, arrepiéntanse y caminen, Dios no se goza en la humillación, en la disciplina, sino en el amor, en dar misericordia a aquel que se arrepiente. Por eso dice Pablo:   IV. El que tiene una fe genuina sabe que necesita continuamente estar bajo el espejo de la Palabra para no ser engañado por su corazón perverso y engañoso. 2 Co 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? Pablo les está diciendo: corintios ustedes todo el tiempo han pretendido probarme, examinarme a mi, pero los que necesitan examinarse y probarse son ustedes mismos, porque si estamos hablando del mismo Jesucristo, no puede concluir que mi apostolado, mi doctrina, y mi integridad son falsos, si esto es así, más bien su fe es la que está reprobada.   Examinarse es la palabra peirázo y significa: probar, esfuerzo, escudriñar, disciplinar, examinar, poner a prueba. Someterse a prueba para conocer su verdadera naturaleza o carácter.   Por ejemplo, cuando de pronto en una situación se te salió el monstruo, tómalo como una luz amarilla de que algo anda mal, no lo ignores. Si se prende el foco del aceite en tu auto, lo mejor es que lo cheques porque puedes romper toda la máquina, lo mismo pasa con tu fe, no esperes a que todo explote, si estás peleando con más regularidad, si estás teniendo menos paciencia, y tolerancia que la que sueles tener, no lo ignores.   Si tu vida está constantemente rodeada por conflicto y las obras de la carne, más que de paz, y gozo, y victoria, no lo ignores, has algo al respecto, comienza por revisar tus disciplinas espirituales, tu tiempo de comunión en la Palabra y en la oración, revisa dónde estás parado en tu fe.   Y probarse, la palabra dokimázo, la cual es parecida, que más que probar, tiene el sentido de aprobar, de distinguir, de comprobar, de evaluar y juzgar como bueno, considerar algo como genuino o valioso, someter a prueba con el fin de decidir si algo es genuino o falso, es decir, es probar algo con la expectación de verlo aprobado.   En otras palabras Pablo está diciendo: constantemente examina tu corazón, tus intenciones, tu fe, tu cristianismo, es por tu bien, y asegúrate de que estás en el lugar correcto, así como los exámenes preventivos del doctor. Hay quienes no les gusta ir al doctor porque les van a decir que están enfermos, pero igual si no sabes, vas a empeorar, o finalmente morirás si no haces nada al respecto, es igual con nuestra fe.   De pronto surgen tumores cancerosos espirituales llenos de arrogancia y no nos damos cuenta porque no estamos bajo el escáner, los rallos x de la Palabra de Dios, los cuales no están ahí para condenarnos, sino para mostrarnos si se está desarrollando una enfermedad progresiva y mortal. El escáner o la máquina no es la que nos produce el cáncer, al contrario lo revelan para poder ser tratado.   Este es muy buen consejo para nosotros, necesitamos constantemente estarnos examinando y probando a nosotros mismos, porque somos muy dados, somos muy agudos para examinar y probar a nuestro vecino, pero muy negligentes para probarnos a nosotros mismos. Somos vastos y exagerados en paciencia y misericordia para aprobarnos y examinarnos a nosotros mismos, no nos gusta considerarnos, no nos gusta escuchar que en absoluto, para nada, somos mejores que el que estamos criticando, y que de una manera u otra, necesito el mismo nivel de gracia que esa persona para poder ser lo que Dios me requiere que sea. Porque nos encanta practicar el autoengaño, dejarnos engañar por Satanás.   Es muy significativo que Pablo termine esta carta con un llamado a examinarnos, porque no debemos juzgarnos condenatoriamente unos contra otros, pero sí examinarnos a mostros mismos, quitarnos la viga del ojo porque nuestro hermano nos necesita, necesita ver nuestra luz, probar nuestra sal, cuenta con nosotros para quitarle su paja, no estamos llamados a andar con vigas y pajas y presumir de ellas y no hacer nada al respecto, eso no es amor.   Pablo les dice: examínense y pruébense, para ver si están en la fe, porque una fe falsa nos dará como resultado una salvación falsa y terminaremos hundidos en nuestros pecados y al final en condenación. Pero mis hermanos, no utilicemos nuestra propia prudencia, o escala de valores, para examinarnos, necesitamos la Palabra de Dios para que nos juzgue, y no solo leerla, o conocerla, sino creerla, y no estar pretendiendo torcerla para mi conveniencia, sino que si ella piensa diferente a mí, significa que Dios piensa diferente a lo que yo pienso, por lo tanto no debo pretender cambiar la Palabra, sino el que debe cambiar soy yo.   Si ella dice que es blanco y yo negro, ¿de qué color es? ¿De qué color lo sigo viendo? Si yo no me acomodo, me alineo con la palabra de Dios, si constantemente tiendo a justificarme, si siempre yo soy la excepción a la regla en los mandatos de Dios, no me estoy examinando a mí mismo, no me estoy probando a mí mismo, y lo más probable es que me esté perdiendo en mi fe. Pablo ya lo había dicho:   2 Co 10:17-18 Más bien, «Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe en el Señor». 18 Porque no es aprobado el que se recomienda a sí mismo sino aquel a quien recomienda el Señor.   En otras palabras mi hermano, si sólo estás utilizando tu propia prudencia para examinarte, en realidad no lo estás haciendo, solo vives auto engañándote, auto justificándote. Mi hermano, no cuenta que también te sientas contigo mismo, no importa que tan buena persona te creas, no importa qué tan a todo dar creas que seas, o que increíble creyente o siervazo el Señor se ganó contigo. Si no es la palabra de Dios la que te está juzgando, realmente esta opinión no importa para nada, y en especial delante del Dios perfecto, el cual nos juzgará de acuerdo a su perfección, autoridad y santidad, él jamás te va a decir: ¿Cómo vez Chuy? Para nada. Por eso Pablo dice:   2 Co 13:6 Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados. 2 Co 13:7 Y oramos a Dios que ninguna cosa mala hagáis; no para que nosotros aparezcamos aprobados, sino para que vosotros hagáis lo bueno, aunque nosotros seamos como reprobados. La NVI lo traduce así: 2 Co 13:7 Pedimos a Dios que no hagan nada malo, no para demostrar mi éxito, sino para que hagan lo bueno, aunque parezca que nosotros hemos fracasado.   Pablo les está diciendo, no solo no estoy interesado en lo suyo, sino en ustedes, sino que mi deseo es que obedezcan, no estoy interesado en verme como su jefe, aún cuando soy su padre espiritual, sino que mi deseo es que obedezcan por su propio bien. Mis hermanos ese es el deseo de todo padre, en especial de nuestro Padre Celestial.   Nunca lo olvides, nuestra obediencia no hace más rico o más pobre al Señor, él no deja de ser Dios, aún cuando toda esta creación dejara de existir, él no deja ni un ápice de ser el Dios Todopoderoso, Dios no necesita publicidad, ni hacer proselitismo, ni ganar simpatizantes, él es el que era, el que es y el que ha de venir, el principio y el fin, el alfa y la omega.   Él está interesado en nosotros y se goza en nuestro bien, el se goza en bendecir, en perdonar, en restaurar, no en destruir, el gozo de Dios en nuestra obediencia no tiene que ver con una satisfacción orgullosa: “los quebré, los dominé”, eso tiene que ver con nuestra naturaleza pecaminosa llena de orgullo. El corazón de Dios es el siguiente:   Jer 29:11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el SEÑOR—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. (NTV) Isa 55:7 Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al SEÑOR, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia. (NVI)   Dios no está esperando las cámaras y la foto para el empleado del mes, él es Dios, simplemente se goza en vernos obedecer, porque él es amplio en perdonar, porque él sabe cuál es nuestro bien, y nuestro bien solo se encuentra en permanecer en él y en andar en sus caminos, y ese debe ser el pensamiento de todo siervo de Dios, no estar tan preocupado por su reputación, aunque parezca fracasado, aunque parezca un mal líder según este mundo, el objetivo no es su fama personal, sino que la gente camine, se restaure, obedezca, ¿por qué?   2 Co 13:8 Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad. Porque la verdad es Jesucristo, por un lado tenemos la promesa, si Dios es con nosotros quien contra nosotros, todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, pero si no estás con Dios, si no amas a Dios, si no te has rendido ante Jesucristo, el verbo de Dios, la verdad hecha carne, ¿en qué lugar te pone eso? Por eso, ¿te das cuenta que Pablo se incluye? Ni Pablo, ni nadie puede absolutamente nada en contra de la verdad.   Este mundo con toda su tecnología, la cual no es sino una prueba de que fue hecho a imagen de Dios, que no es un simple animal, sino una creación de Dios con un propósito definido, el mundo y todos sus descubrimientos y sus conquistas, sigue a merced de la muerte, sigue encerrado en este planeta, el cual ni siquiera es capaz de sostener, el hombre no tiene el más mínimo control del clima, mucho menos de que la tierra permanezca en su órbita que el sol no se aloque y nos achicharre.   Por eso ni el mundo, ni nadie puede nada en contra de la verdad, se puede hacer un necio como lo dice en Romanos 1, pero al final, ahí estará colgando los tenis, entregando el equipo, en palabras claras a todo hombre le llegará la hora de morir y será presentado en juicio delante del Todopoderoso, y dice la Palabra:   Apo 6:14-17 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?   Y Pablo sabía esto, y este era el deseo para sus amados corintios, no estar neciamente en contra de la verdad, un lugar en el cual tarde o temprano iban a perder. Mi hermano, la soberbia te sostiene por un breve momento, pero en el momento en el que llega el quebranto, solo te queda o humillarte en adoración y arrepentimiento delante de Dios, o morder el polvo como su enemigo, y blasfemarlo, pero al fin ser humillado y vencido. Nada podemos contra la verdad, ni tú, ni yo, ni nadie. Y sigue Pablo:   2 Co 13:9 Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros débiles, y que vosotros estéis fuertes; y aun oramos por vuestra perfección. La NTV lo traduce así: 2 Co 13:9 Nos alegramos de parecer débiles si esto ayuda a mostrar que ustedes en realidad son fuertes. Nuestra oración es que lleguen a ser maduros. El deseo de Pablo era la madurez de estos corintios, quienes se comportaban como niños mal educados y consentidos. Les deja claro, no estamos interesados en contender con ustedes, no nos importa ganarles un argumento, no nos importa vernos como los superiores o los que dominan, en verdad deseamos verles llegar a la madurez. Pablo estaba dispuesto a gastarse a sí mismo, lo suyo, aún verse débil, ridículo, todo con tal de ver a estos corintios caminando en la verdad. Ese es el sentir de Cristo. ¿Por qué? Dice Pablo:   2 Co 13:10 Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción. En otras palabras, no es mi interés llegar y cortar cabezas, no es el interés de Dios condenar y castigar, es amor, es edificar, no es inculpar, no es recriminar, es restaurar, es perdonar, es ver arrepentimiento, es ver salvación. Dios es Todopoderoso, pero él mismo preferiría no usar su poder para destruir, sino para construir.   Pero, Pablo está cerrando esta carta y lo repite una y otra vez: por favor corintios, arrepiéntanse, por favor, hagan lo correcto, ahórrenme la pena, ahórrensela ustedes mismos, tomemos la oportunidad que Dios nos da de vernos para gozarnos en su verdad, no para desperdiciarla en juicios y en pleitos. ¿Cuál es el camino? El amor, la confesión, el arrepentimiento, el humillarse, el mirar a los demás como superiores a nosotros, esa es madurez cristiana.   Es muy importante aprender este principio: la autoridad que Dios nos concede no es para enseñorearnos, no es para poner en evidencia la desobediencia y la debilidad de otros, no es para hacernos respetar y para subyugar a los subalternos, no, es para edificar, es para mostrar amor, es para dar una oportunidad de que los discípulos en respuesta al amor de Dios se sujeten a la autoridad que él mismo ha puesto, es para edificar, no para destruir. Y termina Pablo:   V. Simplemente camina en fe y comprueba que la gracia del Señor es suficiente y su fe es eficaz. 2 Co 13:11 Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. La NTV lo traduce así: 2 Co 13:11 Amados hermanos, termino mi carta con estas últimas palabras: estén alegres. Crezcan hasta alcanzar la madurez. Anímense unos a otros. Vivan en paz y armonía. Entonces el Dios de amor y paz estará con ustedes.   Me encanta, ¿dónde es donde habita el Dios de amor y paz? En una iglesia que valora y procura el gozo del Espíritu Santo, que busca la madurez, que busca la restauración, el perdón, el arrepentimiento, la reconciliación que trae consolación, y lo hace lo más pronto posible, que busca la unidad en el Espíritu, que procura la paz en el vínculo del amor. Todas estas cosas requieren intencionalidad, todas estas cosas necesitan una motivación y nada más, el responder al amor de Dios, el responder a su gran misericordia, no en buscar lo nuestro propio, sino en estar tan enamorados de Cristo que él sea el centro de nuestra adoración.   Y entonces, él Dios de paz y de amor se paseará entre las bancas de esta iglesia, en los hogares de cada familia, en cada reunión, en cada evento que tengamos. Porque mis hermanos, esa es una cara de la moneda, podemos escoger todas las espantosas obras de la carne, pero, a parte de tener a Satanás paseándose entre estas bancas, nuestras familias y todos nuestros eventos, no será el Dios de paz y de amor el que veremos, sino el Dios de justicia y de juicio que viene con vara, para los suyos, pero, con espada para con sus enemigos. ¿Qué cara de Dios te gustaría ver?   2 Co 13:12 Saludaos unos a otros con ósculo santo. 2 Co 13:13 Todos los santos os saludan. Y Pablo cierra, por favor, salúdense con un beso, y no con el beso de Judas, sino más bien: perdónense, crezcan, maduren, todos los que estamos aquí escribiéndoles, no les juzgamos, les amamos y anhelamos su restauración, anhelamos con todo el corazón verles en paz y gozarnos con ustedes. Y termina con los mejores deseos:   2 Co 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. Cierra con el perfecto Dios trino, el prefecto Dios en tres personas, recordándonos que en él tenemos y gozamos de todos los recursos celestiales para poder vivir la vida que él le agrada y que planeó para nosotros. Nos recuerda que por la fe hemos sido participantes de la misma naturaleza divina, tres cosas:   En Cristo tenemos toda la gracia necesaria y suficiente, la influencia divina en el corazón del hombre, dada gratuitamente, como un regalo para reflejar esta naturaleza divina a un mundo en tinieblas. El amor de Dios, lleno de toda riqueza espiritual, repleto de paciencia, misericordia, perdón, pureza, santidad, todo al alcance de aquel que le busca. Y del Espíritu Santo obtenemos la comunión, la participación, no solo de ser hechos hijos de Dios, sino de ser un cuerpo, una iglesia, de pertenecernos unos a otros, de necesitarnos y de disfrutarnos como parte del cuerpo de Cristo. ¿Cuántos dicen amén a esto hermanos?   Mis hermanos, es mejor encontrarnos el día de hoy arrepentidos por haber descubierto que no teníamos una fe genuina, que llegar al día final y encontrarnos con las palabras del Señor: alejaos de mí hacedores de maldad, nunca os conocí. Porque recuerda, el Señor no quiere nuestra perdición, sino nuestra edificación, pero seamos sinceros, reales delante de él y aceptemos con honestidad si nuestras vidas están llevando fruto o no, porque de eso depende nuestro futuro eterno. Y termino con un texto más:   Mat 7:21-27 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.
WatchNotesDownloadDateTitle
  • Mar 29, 20152 Corintios 12:11-21;13 Una fé probada y comprobada, es una fé eficáz y segura
    Mar 29, 2015
    2 Corintios 12:11-21;13 Una fé probada y comprobada, es una fé eficáz y segura

    UNA FE PROBADA Y COMPROBADA, ES UNA FE EFICAZ Y SEGURA

    2 Corintios 12:11-21; 13

      Hoy estaremos terminando 2 de Corintios. Corinto, ciudad ubicada estratégicamente, convirtiéndose en una las ciudades comerciales más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, y en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.   El problema de esta iglesia no fue el ambiente depravado y materialista del que estaba rodeado, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura mundana, se rehusaban a separarse de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, con la luz del Evangelio, estaban permitiendo que el ambiente y sus tinieblas los influenciaran a ellos, lo cual produjo una iglesia inmadura, llena de carnalidad, pecado, hipocresía, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Junto con este problema estaban los falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes auto promoviéndose deslumbraban a la mayoría de estos corintios quienes de por sí ya estaban seducidos por su propia carnalidad y la mundanalidad que les rodeaba. Traían supuestas cartas escritas por los apóstoles de Jerusalén, y los charoleaban con un currículum impresionante.   Los seducían con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una unción súper poderosa y elevada, con revelaciones celestiales, y una personalidad dominante, cuando en realidad de espirituales no tenían nada, porque su mayor atracción no era sino su orgullo, autopromoción y carnalidad. Y su motivación no era otra, sino devorar, tomar ventaja y esclavizar.   Y para poder establecer sus falsas doctrinas que les permitieran obtener sus deseos codiciosos, lo primero que hacen es desacreditar la integridad, el apostolado, el ministerio y la doctrina de Pablo, delante de los corintios, quienes inmersos en la cultura que les rodeaba, en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban siendo presa fácil de estos engañadores poniéndose en contra de Pablo.   De manera que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y se da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio, la fe, y el llamado de Dios, y no por estar tan interesado en defender su reputación, sino que realmente le importaba la salud espiritual de los corintios, ya que les amaba como su padre espiritual que era.   Como ya lo hemos visto, esta carta se divide en tres grandes secciones, en las cuales Pablo se dirige a tres sectores de la iglesia, la primera de los capítulos 1-7 donde Pablo se dirigió a aquellos que desobedecieron, pero que mostraron arrepentimiento, a quienes Pablo reafirma recordándoles su identidad, cómo en Cristo son hijos de Dios con una nueva naturaleza, les recuerda que tienen una esperanza eterna.   Les vuelve a explicar en que consiste su salvación, cómo estamos en un nuevo pacto, no de la ley, sino de gracia y amor. Pablo les enseña cómo por la gracia de Dios, se puede y se debe vivir en verdadera integridad, y cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa, restauradora y perdonadora.   En los capítulos 8 – 9, Pablo se dirige a un segundo sector de la iglesia que se ha mantenido obediente con los cuales trata con esta ofrenda para la iglesia de Jerusalén, la cual se había estado preparando desde un año antes, donde aprendimos ampliamente de la generosidad, cómo la manera en la que manejamos nuestros recursos tiene todo que ver con la verdadera adoración. Cómo la generosidad es una expresión clara del carácter de un Dios generoso y amoroso, y cómo sus hijos deberíamos manifestar el amor de Dios en generosidad como una evidencia de tener una fe genuina.   Y esta última sección de los capítulos 10 – 13, la cual, con la ayuda de Dios estaremos terminando hoy. Pablo cierra esta carta retomando los problemas que se estaban dando en esta iglesia, y se dirige a este tercer sector de la iglesia, el grupo de los que se niegan a obedecer quienes están del lado de los falsos maestros.   Vemos a un Pablo directo y decidido, ya no hablando más del evangelio, o de cuestiones teológicas, sino que sin reservas expone a sus enemigos, a quienes literalmente llama siervos de Satanás, falsos apóstoles y obreros fraudulentos. Nos enseña cómo pelear con armas espirituales y no carnales, nos enseña con claridad la diferencia entre un falso obrero y uno genuino, entre una revelación de Dios real y una falsa.   Nos enseñó cómo no hay tal cosa como una nueva revelación de Dios fuera de la Biblia, la cual está completa. Cómo la verdadera revelación de Dios produce en una persona humildad y obediencia, no orgullo y autosuficiencia. Nos recordó cómo a mayor revelación, mayor responsabilidad y privilegio, y por lo mismo Dios nos cuida través de aguijones por medio de los cuales nos lleva a la madurez. Y que aquel a quien Dios se ha revelado sabe que Dios no va a derramar su poder y gracia en el autosuficiente, sino en aquel que reconoce y se goza en su debilidad.   El día de hoy Pablo estará cerrando esta carta haciendo una última exhortación a los desobedientes, a examinar su fe, ¿por qué es tan importante examinar nuestra fe? No se si en algún momento te ha sucedido, a mí me sucedió, que te pagan con cheque, con ese cheque que le vas a pagar a otras personas, haces tu presupuesto mensual o semanal, programas los pagos en línea, haces promesas de pagos a tus proveedores, llegas al banco con una gran sonrisa confiando plenamente en este jugoso cheque que llevas a depositar, Y al ahora de dárselo al cajero en ese momento te dice su cheque no tiene fondos compa además está falsificado Y lo vamos a tener que llevar a la cárcel por fraude. ¡Que decepción tendríamos no, que trauma, que oso, trágame tierra! Por eso el Señor dijo:   Mat 6:22-23 »Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo. Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz. 23 Pero, cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!   Qué importante es estar seguros que lo que tenemos por luz sea verdadera luz. Qué trauma sería encontrar en el día final que lo que creíamos que era luz no era sino oscuridad, y se nos niegue la entrada, escuchando las más terribles palabras de parte de Dios: “apártense de mí hacedores de maldad, nunca les conocí”. Así estos corintios, su comportamiento dejaba mucho que desear con respecto a su fe, por tanta carnalidad, inmoralidad, hasta en algún momento podríamos pensar, ¿eran verdaderamente salvos estos corintios? Pero, como decimos, no hay peor engaño que el auto engaño, aquel que no solo está engañado, sino que no quiere salir de ahí.   De manera que Pablo termina esta carta con una exhortación: examínense si están en la fe, porque una fe falsa dará como resultado una salvación falsa, una fe falsa es una fe ineficaz, por eso yo titulé este mensaje:       UNA FE PROBADA Y COMPROBADA, ES UNA FE EFICAZ Y SEGURA. Hoy estaremos viendo lo determinante que es estar monitoreando nuestra fe a la luz de la Palabra y nuestra conducta. Demos lectura.   I. Necesitas comprobar si sigues viviendo para ti mismo, o al menos ya comienzas a vivir para amar y servir a tu prójimo. 2 Co 12:11 Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy. Pablo acababa de mencionar: “no voy a presumir, eso no me conviene, ni le conviene a nadie, si hay algo de lo que voy a presumir es de mis debilidades, porque ahí es donde se manifiesta el poder de Dios, y es a él a quien quiero exaltar, no a mí mismo”. Pero, aún así aunque no lo tenía pensado, Pablo tuvo que hablar de su visita al cielo, ya que lo tuvo guardado por 14 años, y la única razón que lo tuvo que hacer fue para desenmascarar a estos falsos obreros y sus falsas revelaciones.   Por eso, es como si Pablo hubiera terminado de hablar de su visión celestial, y les dijera: “me hicieron hacer algo que no quería y que además si no fueran tan carnales, no hubiera sido necesario hacer”. Es interesante que no vemos a Pablo cómodo después de haber hecho sus declaraciones. Y lo entiendo porque el Señor mismo nos enseñó:   Luc 14:7-11 Cuando Jesús vio que todos los invitados a la cena trataban de sentarse en los lugares de honor, cerca de la cabecera de la mesa, les dio el siguiente consejo: 8 «Cuando te inviten a una fiesta de bodas, no te sientes en el lugar de honor. ¿Qué pasaría si invitaron a alguien más distinguido que tú? 9 El anfitrión vendría y te diría: “Cédele tu asiento a esta persona”. Te sentirías avergonzado, ¡y tendrías que sentarte en cualquier otro lugar que haya quedado libre al final de la mesa! 10 »Más bien, ocupa el lugar más humilde, al final de la mesa. Entonces, cuando el anfitrión te vea, vendrá y te dirá: “¡Amigo, tenemos un lugar mejor para ti!” Entonces serás honrado delante de todos los demás invitados. 11 Pues aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan a sí mismos serán exaltados».   Por mucho que estos hombres presumieran y sacaran sus credenciales, en verdad no existía una sola razón para que esta gente dudara de Pablo, quien el fruto en su vida hablaba por sí solo, pero, qué fácil es perder de vista lo verdadero cuando nos entregamos a nuestra carne y dejamos de enfocarnos en Cristo, enfocándonos en nosotros mismos.   Y Pablo dice: “no soy nada, no soy nadie en absoluto”. Cuando comenzamos a creer que somos alguien o algo, es cuando perdemos el piso, y solo alguien que ha entendido quién es Dios puede tener la libertad de decir esto sin que sus complejos de inferioridad salgan a relucir.   Alguien que sigue engañado por este mundo y su filosofía de auto estima, esto le sonará a falsa humildad, a una locura, pero, la realidad es que todo ese mundo de auto suficiencia y de superioridad del ser humano, no es sino una ilusión, un engaño de Satanás que nos hace pensar que nosotros somos Dios y que Dios nos debe algo, que lo podemos blasfemar, ignorar, manipular, y que si no hace lo que queremos y a la hora que queremos, es un muy mal Dios, y que él es el culpable de todo el mal en este mundo, cuando en realidad el simple hecho de respirar es una prueba suficiente de su amor, paciencia y misericordia.   Mis hermanos, vivimos en un mundo que no es nuestro, tenemos un cuerpo que no es nuestro, tenemos una vida que ni siquiera podemos sostener por nosotros mismos. ¿Qué haría el dueño de un complejo de departamentos si llegaran como decimos en México paracaidistas a vivir sin pagar la renta jamás, destruyendo el lugar y además haciendo manifestaciones con pancartas para sacar al dueño? No tiene sentido, ¿verdad? Pues el pecado nos hace ciegos a esta realidad, en realidad no somos nada, vivimos, y respiramos y hacemos con cosas ajenas, ni siquiera nuestra vida es nuestra, ¿o tienes el control de cuánto vas a vivir? No, todo le pertenece a Dios. Y Pablo lo entendía bien.   2 Co 12:12 Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros. Pablo ya les había mencionado en su primera carta: 1 Co 2:3-5 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.   Y les recuerda que el Señor siempre respaldó su ministerio, y si te das cuenta no solo son solo las señales, prodigios y milagros los que acreditan a alguien como enviado de Cristo, él mismo lo dijo:   Mat 7:21-23 »No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Sólo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 El día del juicio, muchos me dirán: “¡Señor, Señor! Profetizamos en tu nombre, expulsamos demonios en tu nombre e hicimos muchos milagros en tu nombre”. 23 Pero yo les responderé: “Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes, que violan las leyes de Dios”.   Por eso me encanta que Pablo menciona primero: en toda paciencia, la cual es la palabra jupomone y significa resistencia o aguante alegre (o esperanzado) constancia: constancia, paciencia, perseverancia, perseverar. Soportar bajo presión o peso.   De manera que Pablo pone la paciencia como una señal para identificar a un siervo de Dios genuino, porque milagros, señales y prodigios, Satanás los puede imitar, de hecho la Biblia habla de que esta es la manera en la que Satanás engaña y engañará a muchos. Mucha gente no deja su idolatría porque supone que si hay milagros, tiene que ser de Dios, pero, no necesariamente, la Palabra dice:   Mat 24:24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.     Pero, mis hermanos, algo que Satanás, un falso maestro, un falso cristiano no pueden imitar, es el fruto del Espíritu, y la paciencia es uno muy importante, ¿qué sale a relucir de tal persona en el momento de la prueba, aún a pesar de haber temor, surge fe, perseverancia, o lo contrario, tirar todo a la basura, gritos, ira, celos, venganza, maledicencia, etc.? Alguien que tiene las motivaciones equivocadas, falsas expectativas, no va a perseverar en la prueba, y la perseverancia es una señal inequívoca de un verdadero creyente. La Palabra dice:   Stg 1:2-4 Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. 3 Pues ya saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. 4 Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada. (DHH) 2 Ti 2:12 Si sufrimos, también reinaremos con él;   Si le negáremos, él también nos negará. Col 1:11 Pedimos que él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia, y con alegría (DHH) 2 Ts 3:5 Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.   Un falso maestro al ver que no hay nada para él, huirá, estos hombres llegaron a una iglesia ya establecida y con muchas posibilidades de sacar provecho, pero, en una situación adversa, los primeros que huyen son aquellos que no tienen esta visión eterna, esta esperanza eterna, una fe genuina.   Definitivamente Dios respaldó a Pablo con señales, prodigios y milagros, pero, sobre todo lo que acreditaba a Pablo era su carácter, y el fruto de su enseñanza. Y este debe ser siempre el orden, 1º el carácter, el estilo de vida de la persona, si hace o no la voluntad de Dios, eso es lo que evaluará la fuente del poder de esos milagros, señales y prodigios. No solo eso, es checar si estas señales y prodigios me están llevando a la Palabra, a obedecerla, a exaltar y adorar al Señor o a la misma persona que los está haciendo, o si solamente está apelando a mis deseos codiciosos de la carne, a mis sueños y peticiones de la vanagloria de la vida. Todo tiene que ver con eso. Y sigue Pablo:   2 Co 12:13 Porque ¿en qué habéis sido menos que las otras iglesias, sino en que yo mismo no os he sido carga? ¡Perdonadme este agravio! Pablo habla irónicamente acerca de lo que estos hombres lo estaban acusando. Qué interesante que el amor de Pablo les ofendiera, esta mis hermanos, es una clara influencia satánica, el sentirse ofendido por el amor de Dios. Hay quienes les ofende que les digas: Dios te ama.   Y comienzan, ¿y dónde estaba Dios cuando esto y cuando lo otro? La respuesta sería, ¿por qué se tendría que involucrar Dios con alguien que le ignora, le blasfema, que lo último que tiene en su mente y corazón es tomarle en cuenta? Toda maldad en este mundo, no es sino culpa y causa del hombre que ha decidido darle la espalda, como lo decimos, si no ves a Dios cerca, pregúntate quién se movió de lugar. No fue él, fuimos nosotros.   Sin embargo, debes saber que lo peor que nos puede pasar no es lo más terrible que suceda en este mundo, hablando de enfermedad, muerte, rapto, violación, lo cual no es culpa de Dios sino del nuestro pecado, y del pecado de otros en contra de nosotros, esa nunca fue la intención de Dios, pero fue y es la decisión de cada hombre de darle la espalda.   Lo peor que nos puede pasar y eso lo sabe Dios, es que muramos sin habernos reconciliado con él e ir a la condenación eterna, porque mi hermano, en esta vida, no hay mal que dure 100 años ni quién los aguante, pero, en el infierno hay tinieblas, desesperación, angustia y dolor por la eternidad, por eso Dios está más interesado en tu eternidad y por eso envió a su hijo Jesucristo para darnos salvación.   Eso es lo que importa, ¿qué estás haciendo con Jesucristo, ya le aceptaste, o te ofende su amor? ¿Te ofende que alguien te diga eres pecador, mereces el infierno, pero Dios te ama tanto que envió a su Hijo a la cruz para pagar por tu condena y si te arrepientes, si te rindes a él, si le entregas tu vida puedes ser librado de la condenación, porque Cristo te ama, te ofende esto?   Así estos hombres estaban haciendo ver a Pablo mal por haberles servido, amado sin cobrarles absolutamente nada. Y como que Pablo les dice: Corintios, lo que estoy haciendo es amarles, ¿cómo puede ofenderles esto? Y sigue:   2 Co 12:14 He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Como ya vimos Pablo ya había estado dos veces con ellos, la primera cuando fundó la iglesia en Hechos 18, la segunda cuando fue humillado, y esta sería la tercera. Y les dice: no voy a ser una carga para ustedes, no me interesa lo que pueda sacar de ustedes, les amo a ustedes, no su dinero, no sus talentos, no lo que puedan aportar para mi reino personal.   Qué importante es que entendamos nuestro cristianismo de esta manera, porque muchas veces se nos da la imagen de un Dios que más bien parece un ídolo que está esperando que le paguemos tributo para que nos bendiga, para que nos perdone, para que no nos mate, para que no tengamos accidentes, para que no nos enfermemos, para que todo vaya bien, etc. Ese sería un Dios que busca lo nuestro, y la realidad es que Dios no necesita nada, él está completo, él está satisfecho eternamente, él es el dueño de toda la gloria, nosotros no lo enriquecemos más, al contrario, seríamos una infame mancha en su perfección.   Pero, la Palabra nos enseña lo contrario, Dios no busca lo nuestro, nos busca a nosotros, Dios no busca nuestra religiosidad, nuestra obediencia externa, nuestras tradiciones, incluso no busca nuestras canciones al adorarle, o nuestras buenas obras. Dios nos ama, nos busca a nosotros, para hacernos nuevas criaturas, y entonces en respuesta podremos obedecerle, podremos honrarle y amarle con nuestra consagración a él en cuerpo y alma, porque el se goza en hacer bien, en bendecir, este es el Dios de la Biblia.   Porque Dios no solo está completo, sino que Cristo es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, quien con su sacrificio dejó satisfecha a la perfección la justicia, las demandas de Dios, apagando su justa ira contra nosotros pecadores. Como lo vimos Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo no tomándonos a los hombres en cuenta nuestros pecados.   Por eso Dios no busca lo nuestro, Dios no busca tus diezmos, tus sacrificios ardientes, no hay nada que lo pueda impresionar, porque el sacrificio de sacrificios ya lo hizo, Cristo la ofrenda perfecta por nuestros pecados. Dios busca tu corazón, Dios busca que te entregues a él para hacerte una nueva criatura, para ponerte en el camino de las buenas obras que él mismo ya preparó desde antes de la fundación del mundo para que anduvieses en ellas.   Por lo mismo, un hijo de Dios, un verdadero siervo de Dios alguien que ha sido perdonado, alguien que ha entendido el evangelio, sabe que en Cristo está completo, debe recordar siempre que en Cristo está completo, en Cristo tiene todo lo que necesita, de manera que así como Pablo, no está buscando aprovecharse de los recursos de alguien, sino que está buscando su corazón para Cristo.   Creo que esta es la mayor responsabilidad del pastor no manipular, no regañar, no controlar, sino mostrar la belleza, la grandeza, el amor de Cristo, y llevar a sus pies a los creyentes, y una vez a sus pies el creyente en respuesta, se entregará en obediencia y santidad a su Señor. No lo olvides, Dios no busca lo tuyo, te busca a ti!   Debemos cuidar de no permitirle a Satanás que ensucie las buenas intenciones que Dios tiene para con nosotros, es algo que le encanta hacer, hacernos dudar del amor, la misericordia, la bondad, de nuestro Dios maravilloso, que siempre estemos inconformes con lo que nos da, cuando su voluntad es siempre buena, siempre perfecta, y siempre agradable, cuando Dios no tiene jamás pensamientos de mal para con nosotros, porque nos ama profundamente y es siempre bueno.   Y dice Pablo, no son los hijos los que mantiene sus padres, sino los padres los que mantienen a sus hijos. En esta frase Pablo les esta diciendo: les amo como un padre, pero también les está diciendo son inmaduros por qué no han crecido, necesitan todavía un cuidado extremo. Porque un padre cuida de sus hijos pequeñitos, pero una vez que estos son maduros ellos aprenden a valerse por sí mismos, pero, estos Corintios seguían siendo inmaduros. Y sigue Pablo:   2 Co 12:15 Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos. Este no es sino el sentir de Cristo, quien se entregó por nuestros pecados, que siendo rico se hizo pobre, quien dejó su trono de gloria y se humilló para nuestra salvación, por amor a nosotros. Pero qué interesante qué esto es lo que vemos hoy en día en este mundo, a pesar de que Dios no deja de hacer salir su sol sobre buenos y malos, a pesar de que cada día nos colma de bendiciones un atardecer un amanecer, nos permite sanar enfermedades, nos da paciencia, oportunidad tras oportunidad, nos muestra su amor, tal parece que mientras Dios ama más a la humanidad, la humanidad le rechaza y le aborrece más.   Por eso necesitamos aprender acerca del amor de Dios, porque el amor de este mundo busca lo suyo busca su propia satisfacción, busca que me hagan feliz a cualquier costo, si no me voy, está basado en satisfacer mis emociones, mis necesidades, está basado en egoísmo. Cuando el verdadero amor, el amor de Dios, está basado en todo lo contrario, en sacrificio, en mirar por lo del otro.   Porque según el ejemplo de amor de Cristo, el que ama es el que paga, el que perdona, el que se queda con la deuda por amor a los demás, y sólo aquel que ha entendido el amor de Dios, que lo ha recibido, que lo ha experimentado, es capaz de amar de esa manera. Porque el que no ama de esta manera, no ha conocido a Dios porque Dios es amor, dice en 1 Jn 4.   Una señal de verdadera madurez es cuando aprendemos a recibir de Dios no solo las cosas malas, sino las buenas, un niño chiquito, inmaduro, si no le dan lo que quiere se enoja, y hasta es capaz de decirte: “ya no te quiero”, y de verte con ojos de enojo, no es sino hasta que crece, se casa y tiene hijos te comienza a medio entender a sus padres.   Mis hermanos, necesitamos conocer mejor a nuestro Dios, necesitamos crecer, y entender que el amor implica poder ver más allá de nuestras circunstancias, y aprender qué los planes de Dios tienen más que ver con nuestra eternidad que con el efímero aquí y ahora, el cual es muy corto en comparación con la eternidad. Cuando comenzamos a ver así la vida, es que realmente estamos madurando.   2 Co 12:16 Pero admitiendo esto, que yo no os he sido carga, sino que como soy astuto, os prendí por engaño, 2 Co 12:17 ¿acaso os he engañado por alguno de los que he enviado a vosotros? 2 Co 12:18 Rogué a Tito, y envié con él al hermano. ¿Os engañó acaso Tito? ¿No hemos procedido con el mismo espíritu y en las mismas pisadas? Claramente Pablo les está pidiendo que disciernan, por alguna razón estaban dudando de Pablo y sus discípulos quienes no habían hecho otra cosa que servirles y no pedirles nada a cambio, mientras que los falsos maestros no habían hecho otra cosa que aprovecharse de ellos, su percepción estaba nublada. Por eso el Señor Jesucristo lo dijo así cuando los fariseos lo estaban acusando de hacer sus milagros por el poder de Satanás:   Mat 12:28-37 Pero, si yo expulso a los demonios por el Espíritu de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado y está entre ustedes. 29 Pues, ¿quién tiene suficiente poder para entrar en la casa de un hombre fuerte como Satanás y saquear sus bienes? Sólo alguien aún más fuerte, alguien que pudiera atarlo y después saquear su casa. 30 »El que no está conmigo, a mí se opone, y el que no trabaja conmigo, en realidad, trabaja en mi contra. 31 »Por eso les digo, cualquier pecado y blasfemia pueden ser perdonados, excepto la blasfemia contra el Espíritu Santo, que jamás será perdonada. 32 El que hable en contra del Hijo del Hombre puede ser perdonado, pero el que hable contra el Espíritu Santo jamás será perdonado, ya sea en este mundo o en el que vendrá. 33 »A un árbol se le identifica por su fruto. Si el árbol es bueno, su fruto será bueno. Si el árbol es malo, su fruto será malo. 34 ¡Camada de víboras! ¿Cómo podrían hombres malvados como ustedes hablar de lo que es bueno y correcto? Pues lo que está en el corazón determina lo que uno dice. 35 Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su mal corazón. 36 Y les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. 37 Las palabras que digas te absolverán o te condenarán». Y un poco antes en el Sermón del Monte el Señor dijo:   Mat 6:22 »Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo. Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz. 23 Pero, cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!   Por eso dice la palabra, sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de él mana la vida. Que importante es tener nuestra mente y nuestro corazón siendo limpiados por la palabra de Dios, porque sólo ella es luz, sin ella estamos en tinieblas, y a merced de la filosofía mundana diseñada por Satanás para perdernos, para engañarnos para viciar nuestra percepción, incapacitados para poder ver lo que realmente es bueno.   Y en un mundo como éste es en el que vivimos, un mundo que se cree sabio, pero como dice Romanos 1, pretendiendo ser sabios sean hecho necios al negar la verdad de Dios, al cambiar la verdad por la mentira, por camíbar la gloria de Dios incorruptible, por la gloria del hombre corruptible, por no aprobar tener en cuenta a Dios. Dice Isaías:   Isa 5:20-21 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!   Vivimos en un mundo que piensa así, por eso que importante es la confesión, ponernos de acuerdo con Dios, que importante es mantenernos lavados con el agua de la Palabra, mantenernos frente al espejo de la Palabra, la cual es eficaz para mostrarnos nuestra realidad, y darnos lo necesario para poder conformarnos a la imagen de Cristo. Estos corintios andaban perdidos. Y por eso sigue Pablo:   II. El que tiene una fe genuina no se goza en tener que castigar el pecado, sino en el arrepentimiento y la restauración de su hermano. 2 Co 12:19 ¿Pensáis aún que nos disculpamos con vosotros? Delante de Dios en Cristo hablamos; y todo, muy amados, para vuestra edificación. Pablo no estaba buscando justificarse y verse bien delante de ellos al sentirse inseguro por todas las falsedades que se estaban diciendo de él. Pablo sabía que su primer juez es Cristo, no los hombres.   El pecado siempre nos hace pensar que no va a pasar nada y que Dios está lejano, por lo tanto la mayoría de las veces no estamos conscientes de qué estamos hablando todo el tiempo delante de Cristo, que Él siempre está escuchando nuestras palabras, y no sólo eso, nuestras palabras están siendo grabadas y un día de todo lo que dijimos daremos cuentas, en especial de cada palabra ociosa como lo vimos más arriba.   Y dice Pablo: muy amados, si hablamos es para edificarlos, no para destruirlos. Por lo regular, nuestras palabras, sino cuidamos nuestro corazón, siempre buscan venganza, y no edificación. Mis hermanos, la clave para hablar edificar al hablar, es el amor, si no estamos constantemente filtrando nuestros motivos y nuestras emociones a través del amor de Cristo, cuando menos acordamos, lejos de estar edificando, estamos sólo echando más leña al fuego, lejos de resolver algo, estaremos contribuyendo para la destrucción de los creyentes, y la destrucción de la unidad y el amor en la iglesia. La clave para edificar, Pablo la menciona en 1 Timoteo:   1 Ti 1:5 El propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe genuina.   Si cuidamos nuestro corazón y hacemos caso a nuestra conciencia, tendremos una fe genuina, y por lo tanto un amor sincero que siempre buscará edificar, y podremos hacer a un lado la carnalidad que siempre busca contender, dividir y murmurar. Sin olvidar que la verdad también divide, cuando esta se para firme en amor, delante de la mentira y el pecado. Y sigue Pablo: 2 Co 12:20 Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes; Mira nada más el sentir de Pablo, Pablo no había guardado en su corazón amargura la cual estaba esperando desatar en ira por estas situaciones, por las falsas acusaciones que le habían hecho, no estaba pensando: “ahora si cuando llegue estos Corintios se la van a ver conmigo”. Pablo no deseaba una guerra, deseaba ver arrepentimiento y obediencia.   Que tristeza cuando se llega a pensar en la iglesia que las peleas, las envidias, las iras, las divisiones, las maledicencias, las murmuraciones, las soberbias, y desórdenes son parte de la vida cotidiana, y no solo en la iglesia, sino en nuestro hogar, en nuestro círculo de amistad más cerrado. Estamos viviendo en un ambiente lleno de estas obras de la carne, y pensamos que es normal, cuando no es sino la presencia pura de nuestra naturaleza pecaminosa, y Satanás moviéndonos con sus hilos como sus títeres.   Y dice Pablo: no me quieren ver enojado. Y esto me lleva a pensar que en ocasiones adversas pensamos: “Dios está enojado conmigo, porque “nada me sale bien”. Y la realidad es que hemos aprendido que todas estas cosas son parte de la misericordia y el amor de Dios quien está llamando nuestra atención, quien nos instruye amorosamente.   Pero, ¿te digo algo mi hermano, te digo algo mi amigo? En realidad, así como Pablo, ¡no quieres ver a Dios enojado! Un temblor catastrófico, un huracán desastroso, un volcán eructando con todo su poder, no se compara con el día de su venganza. Su ira vendrá y nadie la podrá soportar, nadie se podrá sostener delante de él.   Y así como Pablo, Dios no quiere encontrarnos, no quisiera encontrarnos, amando nuestras tinieblas y aborreciéndole a él, y ese es libre albedrío, es tu decisión, mi decisión, el encontrarle y encontrarme en ese día en su reino, ver a Dios como mi rey, o encontrarme como su enemigo, en el reino de las tinieblas, con Satanás como el rey, príncipe de mentira, al cual pertenece todo aquel que no se arrepiente. No existen muchos caminos, el Señor lo dijo, el que no recoge conmigo desparrama. Por más adversidades que hayas pasado, no quieres ver a Dios enojado, no es comparable. Y sigue Pablo:   2 Co 12:21 que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizá tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido. Es interesante ver cómo Pablo ve la humillación y el desamor de los corintios en su contra como de parte de Dios. Esta es otra señal de madurez, como aún una situación totalmente injusta en contra de Pablo, la ve como el trato de Dios en su vida. Pablo sabe que puede ser un aguijón, que lo mantiene humilde y que además le hacen madurar aún más. Y también es la actitud de Cristo, quien cuando le maldecían no abrió su boca.   Por otro lado, ¿Te das cuenta qué tan ineficaz es una falsa doctrina, cómo es pura apariencia, cuando por dentro como dice el Señor la gente no arrepentida sigue llena de toda malicia? ¿Dónde están las enseñanzas de estos súper apóstoles ungidos? ¿Dónde está el fruto de estas supuestas revelaciones superiores? ¿En qué se refleja este rollo de “sé próspero, sé hijo del rey, declara, tú eres el dueño del universo”?   Mira nada más, no solo estaban llenos de contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes, no conforme con ello, llenos de inmoralidad sexual, gente entregada al adulterio, la fornicación, así de falsa e ineficiente es una doctrina no bíblica. ¿Te das cuenta cómo las obras de la carne siempre vienen juntas? Por eso es tan importante no entregarnos a nuestra carnalidad, sino luchar, procurar andar en el espíritu y no satisfacer los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa, que nos llevan a estar donde no queremos estar.   Y todo comienza con no perdonar, con guardar una raíz de amargura, con entregarnos a la murmuración, la cual se convierte en división, maledicencia, etc., y lo que no nos damos cuenta, es que le estamos abriendo la puerta a Satanás, el cual de una manera sutil nos envuelven más y más en el pecado, hasta llegar a estos pecados de impureza sexual no confesados.   Mis hermanos, por eso es tan importante mantenernos en la palabra, perdonar o arrepentirnos lo más pronto posible, no darle lugar a la amargura. Esa no es la voluntad de Dios, la voluntad de Dios es que en la iglesia, en nuestro hogar, y sobre todo en nuestro interior vivamos como dice Santiago:   Stg 3:17-18 Pero la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. 18 Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia. (NTV)   Al contrario de lo que estaba sucediendo en Corinto a lo que Santiago llama sabiduría terrenal, animal y diabólica, la cual lleva a todo tipo de pecado, dice así:   Stg 3:14-16 Pero, si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras. 15 Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. 16 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. Y esto nos lleva al tercer punto:   III. Aquel que tiene una fe genuina estará dispuesto a confrontar el pecado y pararse delante de la verdad aún cuando esto implique conflicto. 2 Co 13:1 Esta es la tercera vez que voy a vosotros. Por boca de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto. Una vez más Pablo anuncia su tercer visita, y ya que hay casos de inmoralidad, y todo tipo de problemas, le es necesario juzgarlo todo a la luz de la Palabra de Dios, la cual nos recuerda una vez más cómo se deberían tratar los problemas en la iglesia. Pablo menciona primeramente Dt., veamos algunos otros además de este:   Deu 19:15 »No condenes a nadie por algún crimen o delito basado en el testimonio de un solo testigo. Los hechos del caso deben ser establecidos por el testimonio de dos o tres testigos.   En nuestra naturaleza pecaminosa somos muy influenciables, y no necesitamos mucho para dejarnos calentar la cabeza y comenzar a emitir juicios sin realmente investigar el asunto imparcialmente, sino que fácilmente tomamos partido, nos hacemos del lado del que más nos simpatiza y comienzan las murmuraciones, las divisiones y las peleas. Y Pablo nos recuerda: somos una iglesia, somos un cuerpo, no debes dejarte influenciar solo por el comentario mordaz de una persona, investiga porque siempre, siempre hay dos lados en la moneda, dice en Proverbios:   Pro 18:17 El primero en presentar su caso parece inocente, hasta que llega la otra parte y lo refuta. Y muchas de las veces hermanos, no es sino puro polvo levantado por Satanás para confundir y promover chismes y contiendas, porque los dos lados en verdad no tienen malas intenciones, en verdad buscan el bien común, pero, escuchar solo un lado de la moneda nunca nos dará la perspectiva correcta. Y tenemos otro:   Mat 18:15 »Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. ¿Qué dice? Si tu hermano peca contra ti, murmura de él con otros, y cómanselo juntos, ¿dice esto? ¿No verdad? Mis hermanos, muchos de nosotros en este primer principio ya fallamos, porque en el nombre del amor y de la paz no confrontamos a aquel que pecó contra nosotros, en lugar de eso, no le perdonamos, y nos amargamos, y comenzamos a murmurar contra él. Y el problema con esto hermanos, es que ya no solo fue el pecado de esa persona quien a veces intencionalmente y algunas otras sin darse cuenta hace en nuestra contra, sino que nosotros comenzamos a pecar también.   La Biblia nos dice que en ocasiones una ira santa no es pecado, estar indignados por el pecado y la desobediencia de alguien más en algún momento, no es pecado, el pecado está cuando no decidimos inmediatamente perdonar, y en lugar de eso escogemos la amargura, lo cual es un pecado muy grande y dañino, que puede terminar en los peores de los casos hasta en homicidio, así de dañina es la amargura, la cual le encanta a Satanás estar avivando como un carbón que se convierte en llama.   Mis hermanos, debemos dejar de justificarnos en decir: “no hablo con esa persona porque la amo y no quiero meterme en más pleitos”. Esa es una justificación, y es un pecado, porque lo que sigue es que te amargues y que murmures contra esa persona. Dios ama el perdón, para perdonar no se necesitan dos, solo uno, para reconciliar sí se necesitan dos, pero, mientras tanto tú ya puedes de antemano perdonar y decidir rechazar toda amargura, y cada vez que esta venga a tu memoria a quererte molestar, volver a perdonar.   No caigas en las mentiras de Satanás que siempre te va a llevar a no confrontar, a evadir y murmurar, a que temas el conflicto directo, cuando lo más sano es confrontar, tal vez tener un conflicto momentáneo, un momento incómodo estando dispuesto a perdonar y a restaurar. Satanás siempre te va a llevar a pensar cosas como: “no, para que quieres que le diga, y no me vuelva a hablar en su vida”, si es creyente genuino, te perdonará y su relación se sanará y crecerá.   Otra, “prefiero no estar en chismes”, ¿perdón? Ya estás en chismes, y tú estás siendo el chismoso. Otro, “prefiero estar fuera de problemas, por eso no me gusta meterme con nadie”, ya eres parte del problema, ya eres un problema para la iglesia porque tenemos que lidiar con tu indiferencia, desconfianza y amargura, no solo seas parte del problema, sino de la solución.   Recuerda, sí alguien peca contra ti, el mandato bíblico es que vayas y lo arregles, si no das este primer paso, estás pecando tu también junto con esa persona, y pueda ser que esa persona se arrepienta, Dios le perdone, y tú te quedes con el problema, aún cuando al inicio fuiste el agraviado. No lo permitas, porque luego de ahí surgen todos estos otras obras de la carne tan dañinas para tu corazón, para tu familia, para la iglesia. Y sigue el Señor con los siguientes pasos:   Mat 18:16-17 Pero si no, lleva contigo a uno o dos más, para que “todo asunto se resuelva mediante el testimonio de dos o tres testigos” . 17 Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y si incluso a la iglesia no le hace caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado.   Una vez más, el camino nunca es murmurar y amargarte, es en unidad, con la motivación de amar, de restaurar, ve con un testigo, y si no, hay que poner a la iglesia a orar por esa persona, y también advertir a la gente de esa persona, “aguas con tal persona, no te dejes influenciar por ella, no es confiable en sus comentarios, ya que solo están para dividir y causar contiendas”, pueda ser un lobo vestido de oveja, y así toda la iglesia se protege en contra del que causa divisiones.   Y si es necesario la excomunión, es decir, sacarlo de la comunión de la iglesia, será no para cerrarle las puertas permanentemente, sino para darle la oportunidad a tocar fondo y verdaderamente regresar arrepentido o arrepentida. Es un gran mal para la persona y para la iglesia, el no tratar con el pecado bíblicamente. ¿Qué sucede cuando hacemos esto en obediencia? El Señor nos da promesas:   Mat 18:18-20 »Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo. 19 »Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. El Señor promete estar en medio de nuestros juicios y darnos sabiduría, darnos equilibrio entre la misericordia y la verdad, y finalmente darnos victoria cuando nos decidimos a obedecer y confrontar. Mis hermanos, es mejor dejar que una amistad viciada se rompa y permitirle a Señor que nos regale una saludable. Y sigue Pablo:   2 Co 13:2 He dicho antes, y ahora digo otra vez como si estuviera presente, y ahora ausente lo escribo a los que antes pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente; Y en este versículo tenemos precisamente a Pablo dispuesto a imponer disciplina, la cual si no se aplica lejos de ser amor, ya se convierte en desamor. No hay peores padres que los que consienten a sus hijos, que no los estorban, que dejan que su naturaleza pecaminosa siga su curso desastroso hasta convertirlos en monstruos de egoísmo y soberbia, y lo peor del caso personas no salvas y tan endurecidas y ciegas por su pecado que no son capaces de escuchar la voz de Dios que les llama al arrepentimiento.   Decía Martin Luther King, Un pastor no solo debe cuidar y amar, sino que también debe tener dientes para morder y defender. Es necesaria la paciencia, es necesario el ofrecer misericordia, pero también es necesario castigar el pecado obstinado, no hacerlo es no amar a la persona, es dejarla sumirse en sus tinieblas, es como dice la Palabra, “literalmente odiarla”. Mis hermanos cambiemos ese concepto en nuestro corazón, dejemos de creerle al diablo.   Disciplina en verdad, es amor, como lo hemos dicho antes, no extirpar un tumor canceroso del cuerpo de tu hijo porque le va a doler cuando lo operen, no es amor, eso sería odiar, ser egoísta, es mejor este tipo de dolor curativo que la muerte, ¿o no? Una vez más Pablo les advierte, no more mr nice guy. El tiempo de misericordia, después de dos visitas y 4 cartas corintios, si siguen igual, ya terminó, es hora de accionar, es hora de poner orden por el bien de la verdad y de toda la iglesia.   2 Co 13:3 pues buscáis una prueba de que habla Cristo en mí, el cual no es débil para con vosotros, sino que es poderoso en vosotros. 2 Co 13:4 Porque aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios. Pues también nosotros somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros. Estos falsos obreros estaban diciendo: “si ese Pablo sin personalidad, sin autoridad es un verdadero apóstol que lo pruebe”. Y Pablo les dice: he sido manso y humilde delante de ustedes, pero, eso no quiere decir que la autoridad y el poder de Dios no esté con nosotros.   Definitivamente estamos llamados a actuar en mansedumbre, en humildad, y Dios mismo es paciente, longánimo, alarga su juicio, a tal punto que después de estos milenios de paciencia, los cuales para Dios, quién es eterno sólo son un instante, a la gente le parece que es una señal de debilidad y de descuido de parte de Dios, o decide creer que Dios no existe. Pero esto no quiere decir que Dios no siga siendo el todopoderoso, y esté listo para traer su disciplina y su justicia. Y en especial cuando se trata de iglesia a la cual por amor a ella disciplina. Y su disciplina no es débil, ¿se acuerdan de Ananías y Safira? La iglesia estaba tan pura que ellos al mentirle al Espíritu Santo al vender una propiedad y hacer creer a la iglesia que estaban dando todo el dinero, los dos cayeron muertos, ante la disciplina de Pedro:   Hch 5:1-11 Un hombre llamado Ananías también vendió una propiedad y, 2 en complicidad con su esposa Safira, se quedó con parte del dinero y puso el resto a disposición de los apóstoles. 3 —Ananías —le reclamó Pedro—, ¿cómo es posible que Satanás haya llenado tu corazón para que le mintieras al Espíritu Santo y te quedaras con parte del dinero que recibiste por el terreno? 4 ¿Acaso no era tuyo antes de venderlo? Y una vez vendido, ¿no estaba el dinero en tu poder? ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? ¡No has mentido a los hombres sino a Dios! 5 Al oír estas palabras, Ananías cayó muerto. Y un gran temor se apoderó de todos los que se enteraron de lo sucedido. 6 Entonces se acercaron los más jóvenes, envolvieron el cuerpo, se lo llevaron y le dieron sepultura. 7 Unas tres horas más tarde entró la esposa, sin saber lo que había ocurrido. 8 —Dime —le preguntó Pedro—, ¿vendieron ustedes el terreno por tal precio? —Sí —dijo ella—, por tal precio. 9 —¿Por qué se pusieron de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? —le recriminó Pedro—. ¡Mira! Los que sepultaron a tu esposo acaban de regresar y ahora te llevarán a ti. 10 En ese mismo instante ella cayó muerta a los pies de Pedro. Entonces entraron los jóvenes y, al verla muerta, se la llevaron y le dieron sepultura al lado de su esposo. 11 Y un gran temor se apoderó de toda la iglesia y de todos los que se enteraron de estos sucesos. (NVI)   Lo mismo sucede cuando Pablo se topa con Barjesús el mago, quien estaba directamente impidiendo la conversión del gobernador de Chipre, ¿se acuerdan?   Hch 13:6-12 Recorrieron toda la isla hasta Pafos. Allí se encontraron con un hechicero, un falso profeta judío llamado Barjesús, 7 que estaba con el gobernador[a] Sergio Paulo. El gobernador, hombre inteligente, mandó llamar a Bernabé y a Saulo, en un esfuerzo por escuchar la palabra de Dios. 8 Pero Elimas el hechicero (que es lo que significa su nombre) se les oponía y procuraba apartar de la fe al gobernador. 9 Entonces Saulo, o sea Pablo, lleno del Espíritu Santo, clavó los ojos en Elimas y le dijo: 10 «¡Hijo del diablo y enemigo de toda justicia, lleno de todo tipo de engaño y de fraude! ¿Nunca dejarás de torcer los caminos rectos del Señor? 11 Ahora la mano del Señor está contra ti; vas a quedarte ciego y por algún tiempo no podrás ver la luz del sol.» Al instante cayeron sobre él sombra y oscuridad, y comenzó a buscar a tientas quien lo llevara de la mano. 12 Al ver lo sucedido, el gobernador creyó, maravillado de la enseñanza acerca del Señor. (NVI)   ¿Te das cuenta? Es diferente el nivel de disciplina. Dios es aún más severo para aquellos que conocen la verdad, porque al que mucho se le da, mucho se le pedirá, y Pablo conocía el poder de Dios. Mis hermanos no olvidemos que la paciencia de Dios tiene un límite y en ocasiones por amor, por misericordia, el tendrá que aplicar disciplina, pero para que esperar a su disciplina, mejor aprendamos por instrucción, dispongámonos a obedecer.   El hecho de que Dios sea rico en misericordia que sea paciente que su longanimidad nos guíe al arrepentimiento, no significa que no sea poderoso, o que no hará lo necesario para evitar que nos perdamos, porque el deseo de Dios es edificarnos, no destruirnos, pero hay un límite. Y es lo que Pablo les está tratando de decir, dejen de tentar a Dios, dejen de permitirle a Satanás que los engañe, haciéndoles pensar que son poderosos, indestructibles e inexhortables, mejor humíllense, arrepiéntanse y caminen, Dios no se goza en la humillación, en la disciplina, sino en el amor, en dar misericordia a aquel que se arrepiente. Por eso dice Pablo:   IV. El que tiene una fe genuina sabe que necesita continuamente estar bajo el espejo de la Palabra para no ser engañado por su corazón perverso y engañoso. 2 Co 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? Pablo les está diciendo: corintios ustedes todo el tiempo han pretendido probarme, examinarme a mi, pero los que necesitan examinarse y probarse son ustedes mismos, porque si estamos hablando del mismo Jesucristo, no puede concluir que mi apostolado, mi doctrina, y mi integridad son falsos, si esto es así, más bien su fe es la que está reprobada.   Examinarse es la palabra peirázo y significa: probar, esfuerzo, escudriñar, disciplinar, examinar, poner a prueba. Someterse a prueba para conocer su verdadera naturaleza o carácter.   Por ejemplo, cuando de pronto en una situación se te salió el monstruo, tómalo como una luz amarilla de que algo anda mal, no lo ignores. Si se prende el foco del aceite en tu auto, lo mejor es que lo cheques porque puedes romper toda la máquina, lo mismo pasa con tu fe, no esperes a que todo explote, si estás peleando con más regularidad, si estás teniendo menos paciencia, y tolerancia que la que sueles tener, no lo ignores.   Si tu vida está constantemente rodeada por conflicto y las obras de la carne, más que de paz, y gozo, y victoria, no lo ignores, has algo al respecto, comienza por revisar tus disciplinas espirituales, tu tiempo de comunión en la Palabra y en la oración, revisa dónde estás parado en tu fe.   Y probarse, la palabra dokimázo, la cual es parecida, que más que probar, tiene el sentido de aprobar, de distinguir, de comprobar, de evaluar y juzgar como bueno, considerar algo como genuino o valioso, someter a prueba con el fin de decidir si algo es genuino o falso, es decir, es probar algo con la expectación de verlo aprobado.   En otras palabras Pablo está diciendo: constantemente examina tu corazón, tus intenciones, tu fe, tu cristianismo, es por tu bien, y asegúrate de que estás en el lugar correcto, así como los exámenes preventivos del doctor. Hay quienes no les gusta ir al doctor porque les van a decir que están enfermos, pero igual si no sabes, vas a empeorar, o finalmente morirás si no haces nada al respecto, es igual con nuestra fe.   De pronto surgen tumores cancerosos espirituales llenos de arrogancia y no nos damos cuenta porque no estamos bajo el escáner, los rallos x de la Palabra de Dios, los cuales no están ahí para condenarnos, sino para mostrarnos si se está desarrollando una enfermedad progresiva y mortal. El escáner o la máquina no es la que nos produce el cáncer, al contrario lo revelan para poder ser tratado.   Este es muy buen consejo para nosotros, necesitamos constantemente estarnos examinando y probando a nosotros mismos, porque somos muy dados, somos muy agudos para examinar y probar a nuestro vecino, pero muy negligentes para probarnos a nosotros mismos. Somos vastos y exagerados en paciencia y misericordia para aprobarnos y examinarnos a nosotros mismos, no nos gusta considerarnos, no nos gusta escuchar que en absoluto, para nada, somos mejores que el que estamos criticando, y que de una manera u otra, necesito el mismo nivel de gracia que esa persona para poder ser lo que Dios me requiere que sea. Porque nos encanta practicar el autoengaño, dejarnos engañar por Satanás.   Es muy significativo que Pablo termine esta carta con un llamado a examinarnos, porque no debemos juzgarnos condenatoriamente unos contra otros, pero sí examinarnos a mostros mismos, quitarnos la viga del ojo porque nuestro hermano nos necesita, necesita ver nuestra luz, probar nuestra sal, cuenta con nosotros para quitarle su paja, no estamos llamados a andar con vigas y pajas y presumir de ellas y no hacer nada al respecto, eso no es amor.   Pablo les dice: examínense y pruébense, para ver si están en la fe, porque una fe falsa nos dará como resultado una salvación falsa y terminaremos hundidos en nuestros pecados y al final en condenación. Pero mis hermanos, no utilicemos nuestra propia prudencia, o escala de valores, para examinarnos, necesitamos la Palabra de Dios para que nos juzgue, y no solo leerla, o conocerla, sino creerla, y no estar pretendiendo torcerla para mi conveniencia, sino que si ella piensa diferente a mí, significa que Dios piensa diferente a lo que yo pienso, por lo tanto no debo pretender cambiar la Palabra, sino el que debe cambiar soy yo.   Si ella dice que es blanco y yo negro, ¿de qué color es? ¿De qué color lo sigo viendo? Si yo no me acomodo, me alineo con la palabra de Dios, si constantemente tiendo a justificarme, si siempre yo soy la excepción a la regla en los mandatos de Dios, no me estoy examinando a mí mismo, no me estoy probando a mí mismo, y lo más probable es que me esté perdiendo en mi fe. Pablo ya lo había dicho:   2 Co 10:17-18 Más bien, «Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe en el Señor». 18 Porque no es aprobado el que se recomienda a sí mismo sino aquel a quien recomienda el Señor.   En otras palabras mi hermano, si sólo estás utilizando tu propia prudencia para examinarte, en realidad no lo estás haciendo, solo vives auto engañándote, auto justificándote. Mi hermano, no cuenta que también te sientas contigo mismo, no importa que tan buena persona te creas, no importa qué tan a todo dar creas que seas, o que increíble creyente o siervazo el Señor se ganó contigo. Si no es la palabra de Dios la que te está juzgando, realmente esta opinión no importa para nada, y en especial delante del Dios perfecto, el cual nos juzgará de acuerdo a su perfección, autoridad y santidad, él jamás te va a decir: ¿Cómo vez Chuy? Para nada. Por eso Pablo dice:   2 Co 13:6 Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados. 2 Co 13:7 Y oramos a Dios que ninguna cosa mala hagáis; no para que nosotros aparezcamos aprobados, sino para que vosotros hagáis lo bueno, aunque nosotros seamos como reprobados. La NVI lo traduce así: 2 Co 13:7 Pedimos a Dios que no hagan nada malo, no para demostrar mi éxito, sino para que hagan lo bueno, aunque parezca que nosotros hemos fracasado.   Pablo les está diciendo, no solo no estoy interesado en lo suyo, sino en ustedes, sino que mi deseo es que obedezcan, no estoy interesado en verme como su jefe, aún cuando soy su padre espiritual, sino que mi deseo es que obedezcan por su propio bien. Mis hermanos ese es el deseo de todo padre, en especial de nuestro Padre Celestial.   Nunca lo olvides, nuestra obediencia no hace más rico o más pobre al Señor, él no deja de ser Dios, aún cuando toda esta creación dejara de existir, él no deja ni un ápice de ser el Dios Todopoderoso, Dios no necesita publicidad, ni hacer proselitismo, ni ganar simpatizantes, él es el que era, el que es y el que ha de venir, el principio y el fin, el alfa y la omega.   Él está interesado en nosotros y se goza en nuestro bien, el se goza en bendecir, en perdonar, en restaurar, no en destruir, el gozo de Dios en nuestra obediencia no tiene que ver con una satisfacción orgullosa: “los quebré, los dominé”, eso tiene que ver con nuestra naturaleza pecaminosa llena de orgullo. El corazón de Dios es el siguiente:   Jer 29:11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el SEÑOR—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. (NTV) Isa 55:7 Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al SEÑOR, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia. (NVI)   Dios no está esperando las cámaras y la foto para el empleado del mes, él es Dios, simplemente se goza en vernos obedecer, porque él es amplio en perdonar, porque él sabe cuál es nuestro bien, y nuestro bien solo se encuentra en permanecer en él y en andar en sus caminos, y ese debe ser el pensamiento de todo siervo de Dios, no estar tan preocupado por su reputación, aunque parezca fracasado, aunque parezca un mal líder según este mundo, el objetivo no es su fama personal, sino que la gente camine, se restaure, obedezca, ¿por qué?   2 Co 13:8 Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad. Porque la verdad es Jesucristo, por un lado tenemos la promesa, si Dios es con nosotros quien contra nosotros, todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, pero si no estás con Dios, si no amas a Dios, si no te has rendido ante Jesucristo, el verbo de Dios, la verdad hecha carne, ¿en qué lugar te pone eso? Por eso, ¿te das cuenta que Pablo se incluye? Ni Pablo, ni nadie puede absolutamente nada en contra de la verdad.   Este mundo con toda su tecnología, la cual no es sino una prueba de que fue hecho a imagen de Dios, que no es un simple animal, sino una creación de Dios con un propósito definido, el mundo y todos sus descubrimientos y sus conquistas, sigue a merced de la muerte, sigue encerrado en este planeta, el cual ni siquiera es capaz de sostener, el hombre no tiene el más mínimo control del clima, mucho menos de que la tierra permanezca en su órbita que el sol no se aloque y nos achicharre.   Por eso ni el mundo, ni nadie puede nada en contra de la verdad, se puede hacer un necio como lo dice en Romanos 1, pero al final, ahí estará colgando los tenis, entregando el equipo, en palabras claras a todo hombre le llegará la hora de morir y será presentado en juicio delante del Todopoderoso, y dice la Palabra:   Apo 6:14-17 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?   Y Pablo sabía esto, y este era el deseo para sus amados corintios, no estar neciamente en contra de la verdad, un lugar en el cual tarde o temprano iban a perder. Mi hermano, la soberbia te sostiene por un breve momento, pero en el momento en el que llega el quebranto, solo te queda o humillarte en adoración y arrepentimiento delante de Dios, o morder el polvo como su enemigo, y blasfemarlo, pero al fin ser humillado y vencido. Nada podemos contra la verdad, ni tú, ni yo, ni nadie. Y sigue Pablo:   2 Co 13:9 Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros débiles, y que vosotros estéis fuertes; y aun oramos por vuestra perfección. La NTV lo traduce así: 2 Co 13:9 Nos alegramos de parecer débiles si esto ayuda a mostrar que ustedes en realidad son fuertes. Nuestra oración es que lleguen a ser maduros. El deseo de Pablo era la madurez de estos corintios, quienes se comportaban como niños mal educados y consentidos. Les deja claro, no estamos interesados en contender con ustedes, no nos importa ganarles un argumento, no nos importa vernos como los superiores o los que dominan, en verdad deseamos verles llegar a la madurez. Pablo estaba dispuesto a gastarse a sí mismo, lo suyo, aún verse débil, ridículo, todo con tal de ver a estos corintios caminando en la verdad. Ese es el sentir de Cristo. ¿Por qué? Dice Pablo:   2 Co 13:10 Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción. En otras palabras, no es mi interés llegar y cortar cabezas, no es el interés de Dios condenar y castigar, es amor, es edificar, no es inculpar, no es recriminar, es restaurar, es perdonar, es ver arrepentimiento, es ver salvación. Dios es Todopoderoso, pero él mismo preferiría no usar su poder para destruir, sino para construir.   Pero, Pablo está cerrando esta carta y lo repite una y otra vez: por favor corintios, arrepiéntanse, por favor, hagan lo correcto, ahórrenme la pena, ahórrensela ustedes mismos, tomemos la oportunidad que Dios nos da de vernos para gozarnos en su verdad, no para desperdiciarla en juicios y en pleitos. ¿Cuál es el camino? El amor, la confesión, el arrepentimiento, el humillarse, el mirar a los demás como superiores a nosotros, esa es madurez cristiana.   Es muy importante aprender este principio: la autoridad que Dios nos concede no es para enseñorearnos, no es para poner en evidencia la desobediencia y la debilidad de otros, no es para hacernos respetar y para subyugar a los subalternos, no, es para edificar, es para mostrar amor, es para dar una oportunidad de que los discípulos en respuesta al amor de Dios se sujeten a la autoridad que él mismo ha puesto, es para edificar, no para destruir. Y termina Pablo:   V. Simplemente camina en fe y comprueba que la gracia del Señor es suficiente y su fe es eficaz. 2 Co 13:11 Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. La NTV lo traduce así: 2 Co 13:11 Amados hermanos, termino mi carta con estas últimas palabras: estén alegres. Crezcan hasta alcanzar la madurez. Anímense unos a otros. Vivan en paz y armonía. Entonces el Dios de amor y paz estará con ustedes.   Me encanta, ¿dónde es donde habita el Dios de amor y paz? En una iglesia que valora y procura el gozo del Espíritu Santo, que busca la madurez, que busca la restauración, el perdón, el arrepentimiento, la reconciliación que trae consolación, y lo hace lo más pronto posible, que busca la unidad en el Espíritu, que procura la paz en el vínculo del amor. Todas estas cosas requieren intencionalidad, todas estas cosas necesitan una motivación y nada más, el responder al amor de Dios, el responder a su gran misericordia, no en buscar lo nuestro propio, sino en estar tan enamorados de Cristo que él sea el centro de nuestra adoración.   Y entonces, él Dios de paz y de amor se paseará entre las bancas de esta iglesia, en los hogares de cada familia, en cada reunión, en cada evento que tengamos. Porque mis hermanos, esa es una cara de la moneda, podemos escoger todas las espantosas obras de la carne, pero, a parte de tener a Satanás paseándose entre estas bancas, nuestras familias y todos nuestros eventos, no será el Dios de paz y de amor el que veremos, sino el Dios de justicia y de juicio que viene con vara, para los suyos, pero, con espada para con sus enemigos. ¿Qué cara de Dios te gustaría ver?   2 Co 13:12 Saludaos unos a otros con ósculo santo. 2 Co 13:13 Todos los santos os saludan. Y Pablo cierra, por favor, salúdense con un beso, y no con el beso de Judas, sino más bien: perdónense, crezcan, maduren, todos los que estamos aquí escribiéndoles, no les juzgamos, les amamos y anhelamos su restauración, anhelamos con todo el corazón verles en paz y gozarnos con ustedes. Y termina con los mejores deseos:   2 Co 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. Cierra con el perfecto Dios trino, el prefecto Dios en tres personas, recordándonos que en él tenemos y gozamos de todos los recursos celestiales para poder vivir la vida que él le agrada y que planeó para nosotros. Nos recuerda que por la fe hemos sido participantes de la misma naturaleza divina, tres cosas:   En Cristo tenemos toda la gracia necesaria y suficiente, la influencia divina en el corazón del hombre, dada gratuitamente, como un regalo para reflejar esta naturaleza divina a un mundo en tinieblas. El amor de Dios, lleno de toda riqueza espiritual, repleto de paciencia, misericordia, perdón, pureza, santidad, todo al alcance de aquel que le busca. Y del Espíritu Santo obtenemos la comunión, la participación, no solo de ser hechos hijos de Dios, sino de ser un cuerpo, una iglesia, de pertenecernos unos a otros, de necesitarnos y de disfrutarnos como parte del cuerpo de Cristo. ¿Cuántos dicen amén a esto hermanos?   Mis hermanos, es mejor encontrarnos el día de hoy arrepentidos por haber descubierto que no teníamos una fe genuina, que llegar al día final y encontrarnos con las palabras del Señor: alejaos de mí hacedores de maldad, nunca os conocí. Porque recuerda, el Señor no quiere nuestra perdición, sino nuestra edificación, pero seamos sinceros, reales delante de él y aceptemos con honestidad si nuestras vidas están llevando fruto o no, porque de eso depende nuestro futuro eterno. Y termino con un texto más:   Mat 7:21-27 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.
  • Mar 22, 20152 Corintios 12:1-10 El fruto y características de aquel a quien genuinamente Dios se ha revelado
    Mar 22, 2015
    2 Corintios 12:1-10 El fruto y características de aquel a quien genuinamente Dios se ha revelado

    EL FRUTO Y LAS CARACTERÍSTICAS DE AQUEL A QUIEN GENUINAMENTE DIOS SE HA REVELADO

    2 Corintios 12:1-10

      Estamos en la recta final de 2 de Corintios, ciudad ubicada estratégicamente, convirtiéndose en una las ciudades comerciales más prominentes de sus tiempos, y debido a esto una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, y en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.   El problema de esta iglesia no fue el ambiente depravado y materialista, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura mundana, se rehusaban a separarse de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaban permitiendo que el ambiente los influenciara a ellos, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Junto con este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes se auto promovían, deslumbrando a gente de por sí carnal con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una supuesta unción súper poderosa, y una personalidad dominante, cuando en realidad de espirituales no tenían nada, porque su mayor atracción no era sino orgullo, autopromoción y carnalidad, a través de lo cual estos corintios estaban siendo seducidos.   Y para poder establecer sus falsas doctrinas que les permitieran obtener sus deseos codiciosos, lo primero que hacen estos falsos obreros es poner en duda la integridad, el apostolado, el ministerio y la doctrina de Pablo, y los corintios inmersos en la cultura que les rodeaba, en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban siendo presa fácil de estos engañadores poniéndose en contra de Pablo.   Y Pablo no estaba tan interesado en defender su reputación, sino que realmente le importaba la salud espiritual de los mismos corintios, por eso es que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y se da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios.   De manera que podríamos dividir esta carta en tres grandes secciones, en las cuales Pablo se dirige a tres sectores de la iglesia, la primera de los capítulos 1-7 donde Pablo se dirige a aquellos que desobedecieron, pero que mostraron arrepentimiento a quienes Pablo reafirma recordándoles su identidad, cómo en Cristo son hijos de Dios con una nueva naturaleza, les recuerda que tienen una esperanza eterna, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia.   Les vuelve a explicar en que consiste su salvación, lo que costó, lo que implica el estar reconciliados con Dios, el sacrificio de Cristo en la cruz, por lo tanto les recuerda que todos aquellos que estamos en este nuevo pacto de gracia y amor, que ya no vivimos para nosotros mismo, existimos para la gloria de nuestro salvador, ya que se nos ha hecho un llamado divino al cual respondemos en amor, en obediencia y servicio. Y poniendo su propia vida como ejemplo, Pablo les enseña cómo por la gracia de Dios, se puede y se debe vivir en verdadera integridad, y cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa, restauradora y perdonadora.   En los capítulos 8 – 9, Pablo se dirige a un segundo sector de la iglesia que se ha mantenido obediente con los cuales trata con esta ofrenda para la iglesia de Jerusalén, la cual se había estado preparando desde un año antes, donde aprendimos ampliamente de la generosidad, cómo la manera en la que manejamos nuestros recursos tiene todo que ver con la verdadera adoración. Cómo la generosidad es una expresión clara del carácter de un Dios generoso y amoroso, y cómo sus hijos deberíamos manifestar el amor de Dios en generosidad como una evidencia de tener una fe genuina.   El día de hoy continuamos con esta última sección de 2ª Corintios de los capítulos 10 – 13 donde Pablo retoma los problemas que se estaban dando en esta iglesia, donde vemos a un Pablo directo y decidido, ya que se estará dirigiendo a esta tercer sector de la iglesia, el grupo de los que se niegan a obedecer a quienes están del lado de los falsos maestros.   Pablo ya no estará hablando del ministerio, o del evangelio, o de su integridad, sino que sin reservas expondrá a sus enemigos, a quienes literalmente llamará siervos de Satanás, falsos apóstoles y obreros fraudulentos y hará una última exhortación a los desobedientes a arrepentirse.   En esta última sección podemos las acusaciones que le hacían a Pablo para desacreditarlo, lo hacían ver delante de estos corintios como un cobarde brabucón, bueno para escribir, pero en persona, se hace chiquito, no tiene autoridad, no tiene personalidad, en pocas palabras, Pablo no parece un siervo de Dios, tremendo como nosotros, mira, ni siquiera grita, no corintios, los siervos de Dios no se ven como un pelele como este que no impone ningún respeto, cuando Pablo se estaba mostrando manso y humilde, cualidades del mismo Cristo y que estos falsos maestros despreciaban.   Lo estaban acusando de alguien que se conducía según criterios humanos, es decir, “Pablo no es realmente un hombre espiritual” es más, quién sabe si Pablo en verdad sea hasta cristiano, en cambio nosotros “tenemos verdadera revelación de Dios, tremenda y poderosa como ninguna otra”. Se auto promovían haciéndose ver con una personalidad dominante, inteligentes, ultra capaces, se jactaban de ser los increíbles siervos de Dios, y todo sobre una obra en la cual, no habían trabajado en absoluto, sino que se estaban parando el cuello en el trabajo de Pablo.   Hemos aprendido mucho de lo que es andar y confiar en recursos meramente carnales y humanos, y como estos son ineficaces, porque no tienen el poder de cambiar un corazón, por lo mismo, Pablo nos ha estado enseñando como batallar con los problemas de la manera correcta. Primeramente nos recordó que estamos en guerra, y esta guerra no es directamente contra personas, sino que es una guerra espiritual, contra Satanás y sus siervos, la cual no se gana aprendiendo a ser los mejores caza fantasmas, gritando y reprendiendo manifestaciones demoniacas extrañas.   No, Pablo nos enseñó que esta guerra se pelea en los pensamientos en el entendimiento de las personas, son paredes, literalmente fortalezas creadas por Satanás, la filosofía y sistema de este mundo y la naturaleza pecaminosa de la gente, argumentos tras los que se ocultan los incrédulos de la luz, de la verdad de Dios, maneras de pensar que les extravían. Convicciones, ideas, pensamientos diseñados por Satanás para que no salgan de sus tinieblas, para que queden ciegos a la verdad del Evangelio.   Para la cual necesitamos armas espirituales y eficaces para ganar esta batalla: la Palabra de Dios, la oración, las cuales son poderosas para derrumbar estas murallas de argumentos que Satanás mismo puso para oscurecer el entendimiento de los no creyentes y que no les resplandezca la luz del evangelio. Pablo nos ha dejado claro la manera en la que Satanás y sus siervos trabajan, cómo diferenciar entre la verdad y la mentira, cómo poder darnos cuenta cuando hay una falsa enseñanza y una correcta o cuando una enseñanza está adulterada, cómo poder ver la diferencia entre un falso maestro y uno genuino.   Aprendimos que mientras que un siervo genuino busca la pureza y la obediencia a Cristo de las personas, el falso servidor trae una falsa doctrina para su propio provecho, y siendo una falsa doctrina, trae una falsa salvación. Mientras que el siervo genuino, busca amar, no ser una carga y servir, el falso solo busca su provecho personal.   Mientras que el siervo genuino se interesa en proteger a las ovejas que sabe que Cristo ama, el falso maestro es un depredador rapaz que solo busca lo suyo y se disfraza de oveja con el fin de poder devorar a las ovejas. Mientras que el falso maestro se sostiene y se enorgullece de sus fortalezas, para robarle la gloria a Dios, el siervo genuino se gloría y presume de sus debilidades, porque sabe que esto el trae gloria a Cristo, busca la gloria de Cristo, no la suya propia.   Aquí dejamos a Pablo en el capítulo pasado, donde obligado por estos falsos y presumidos maestros tiene que hablar de sus logros para poner en evidencia la falsedad del trabajo de estos engañadores. Estos falsos maestros presumían de ser siervos fieles de Dios cuando en realidad solo se apacentaban a sí mismos, de manera que Pablo tuvo que hablar acerca de su trabajo y sus padecimientos por causa de la verdad, nos dejó claro en que consiste un verdadero trabajo por el Señor, en servir, en amar, por causa de la verdad, no importa si hay hambre, o peligro.   Pero, estos hombres no solo presumían de lo que no trabajaban, sino que se las daban de los súper profetas a los cuales Dios les había dado revelaciones especiales y espectaculares, con las cuales según ellos Dios les había dado sus falsas doctrinas y les había encomendado sus abusivos ministerios. De manera que el día de hoy Pablo va a hablar de lo que es una genuina revelación celestial.   ¿En verdad se debe hacer una doctrina de una revelación extra bíblica? ¿Por qué razón Dios le da alguien una revelación personal, será para que pueda auto promoverse? Sobre todo con su vida Pablo nos va a enseñar cómo es una persona que ha sido verdaderamente expuesta a la revelación de Dios, cuál es el fruto en su vida, en su carácter, de qué manera le afecta. Y por último, Pablo nos va a enseñar la manera tan particular en la que Dios nos cuida de caer en orgullo. Por eso yo titulé este mensaje: EL FRUTO Y LAS CARACTERÍSTICAS DE AQUEL A QUIEN GENUINAMENTE DIOS SE HA REVELADO. Demos lectura.   I. Cuida de no cambiar la voluntad de Dios obvia y clara de su Palabra por buscar una “nueva revelación” de Dios. 2 Co 12:1 Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Y Pablo comienza, no me conviene, no es provechoso, por dos causas, el presumir tienta a nuestra propia naturaleza pecaminosa a enorgullecernos, o tienta a los demás a idolatrar al que presume. Por eso Pablo dice no me conviene, no te conviene, no es provechoso, él sabía lo que dice la Palabra: “alábate el extraño y no tu propia boca. Lo que dijo el Señor: que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha”. Como ya lo vimos, la única razón por la cual Pablo estaba haciendo esto era proteger la integridad de la fe de la iglesia de estos falsos maestros.   Estos corintios estaban fascinados con estos hombres que los tenían con la boca abierta cayéndoseles la baba con las historias fantásticas de supuestas visiones y revelaciones de manera que estos falsos obreros tenían a estos hombres comiendo de su mano. Es muy importante descubrir estas cosas, en especial por aquellos que tienden a fascinarse fácilmente con visiones y revelaciones de cualquier fuente.   Por lo mismo Pablo procede a hablar de lo que es en realidad tener visiones y revelaciones. Hay mucho que aprender al respecto de esto, porque a los falsos maestros les encanta decir que Dios les reveló tal o cual cosa, por lo tanto hacen doctrinas, libros y hasta nuevas religiones, pero veamos lo que un siervo de Dios habla al respecto.   Visiones: Optasía, de la raíz óptico, que significa tener visibilidad; visualidad, aparición: visión sobrenatural, ver, un venir a la vista, denota una visión. Revelaciones: apokálupsis; revelación, manifestación, manifestar, develamiento, descubrimiento, quitar el velo. Puede ser la revelación de una verdad en general por medio de visiones, sueños, etc. Por ejemplo cuando alguien viene a Cristo y recibe salvación, Cristo se ha revelado a estas persona al quitar el velo de tinieblas que le cubría. También se refiere a la comunicación del conocimiento de Dios al una persona. Una expresión de la mente de Dios para la instrucción de la Iglesia.   Pablo va a hablar de una visión en particular en este capítulo, pero de hecho Pablo tuvo bastantes visiones y revelaciones, y tenemos al menos 6 de estas escritas en todo Hechos, pero, es interesante que esta no lo esté. Pero, podemos aprender mucho de ellas, observémoslas:   Hch 9:3-9 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.   Esta es la primera vez donde el Señor se le revela y lo confronta después de que él iba decidido a acabar con la iglesia. Si observas, el Señor le da instrucciones precisas, no doctrinas o cosas raras, y utiliza a Ananías para confirmar su visión. Veamos otra en su segundo viaje misionero:   Hch 16:6-10 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. 8 Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. 9 Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. 10 Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.     Pablo está trabajando con todo anunciando el Evangelio, iniciando iglesias, pero, llega un momento donde Pablo está en una encrucijada, no está seguro a dónde ir, y en una visión de noche, probablemente en un sueño, el Señor lo envía a Macedonia, a fundar las iglesias de ese lugar. Una vez más no vemos que Dios le de una nueva doctrina, ni alguna cosas rara, es el Señor dándole direcciones de dónde ir. Veamos la tercera visión:   Pablo acaba de fracasar en Atenas, llega a Corinto, sus hermanos Judíos lo rechazan, y probablemente al ver el ambiente en Corinto, tal vez comienza a dudar, o a desanimarse, tal vez ya estaba pensando en hacer las maletas y regresar a Jerusalén, no sabemos lo que estaba ocurriendo en su mente, pero definitivamente Pablo necesitaba ser animado, así que el Señor mismo lo anima, y le dice:   Hch 18:9-11 Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; 10 porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. 11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.   Pablo relatando su testimonio a sus captores en Jerusalén, menciona esta otra visión que tuvo antes de que comenzara su peregrinar a los gentiles, donde el Señor protegiéndole una vez más le da instrucciones, y le dice de antemano que no le iban a creer y que se fuera a los gentiles:   Hch 22:17 Y me aconteció, vuelto a Jerusalén, que orando en el templo me sobrevino un éxtasis. 18 Y le vi que me decía: Date prisa, y sal prontamente de Jerusalén; porque no recibirán tu testimonio acerca de mí. 19 Yo dije: Señor, ellos saben que yo encarcelaba y azotaba en todas las sinagogas a los que creían en ti; 20 y cuando se derramaba la sangre de Esteban tu testigo, yo mismo también estaba presente, y consentía en su muerte, y guardaba las ropas de los que le mataban. 21 Pero me dijo: Vé, porque yo te enviaré lejos a los gentiles.   En esta otra visión Pablo ya había sido encarcelado en Jerusalén y ya estaba iniciando su viaje todo pagado hacia Roma, lo habían golpeado varias veces, lo habían amenazado de muerte, probablemente en este punto, él no pensaba que iba a sobrevivir, pero, el Señor le da una promesa desde muy temprano en su peregrinar hasta Roma como prisionero. Vemos al Señor, una vez más dándole ánimo   Hch 23:11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.   Un poco más adelante en el peor de los naufragios donde todo parece perdido, probablemente Pablo comienza a dudar y el Señor una vez más le recuerda su plan y le da promesas, le anima, le levanta.   Hch 27:22-25 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.   Ahora imagínate todo lo que no está escrito, cuántas Cristo aventuras, y aún Pablo habiendo tenido tantas experiencias y visiones, éstas nunca fueron el centro de su predicación, ni las utilizó para apantallar a nadie. Por otro lado nunca vemos al Señor dándole una doctrina extra bíblica, o diciéndole: “tu vas a ser el rey de los cristianos gentiles”.   Para nada, Podemos ver en estas visiones y revelaciones los motivos específicos que Dios tuvo: Darle salvación, y al enviarlo habilitarlo como un Apóstol genuino, porque una de los requisitos de un apóstol de Cristo era haber sido enviado personal y verbalmente por el Señor.   En Gálatas 1:12 por ejemplo, dice que Cristo mismo le reveló el Evangelio: Gál 1:11-12 Amados hermanos, quiero que entiendan que el mensaje del evangelio que predico no se basa en un simple razonamiento humano. 12 No recibí mi mensaje de ninguna fuente humana ni nadie me lo enseñó. En cambio, lo recibí por revelación directa de Jesucristo. (NTV)   Obviamente este no es un evangelio diferente, tal como lo dice en esa carta, cualquiera que traiga otro diferente, incluso si es un ángel, sea maldito. En Efesios 3:3 nos dice que el Señor mismo le reveló su misterio, pero esto ya es parte del canon bíblico y de la doctrina de los apóstoles dada por Dios a su iglesia, la cual está en perfecta armonía con toda la Palabra de Dios:   Efe 3:3-6 Tal como antes les escribí brevemente, Dios mismo me reveló su misterioso plan. 4 Cuando lean esto que les escribo, entenderán la percepción que tengo de este plan acerca de Cristo. 5 Dios no se lo reveló a las generaciones anteriores, pero ahora, por medio de su Espíritu, lo ha revelado a sus santos apóstoles y profetas. 6 Y el plan de Dios consiste en lo siguiente: tanto los judíos como los gentiles que creen la Buena Noticia gozan por igual de las riquezas heredadas por los hijos de Dios. Ambos pueblos forman parte del mismo cuerpo y ambos disfrutan de la promesa de las bendiciones porque pertenecen a Cristo Jesús. (NTV)   ¿Te das cuenta? Es el mismo mensaje para todos, el mismo mensaje de toda la Biblia, no hay otro. Todos tenemos esta preciosa Palabra de Dios, la cual tiene una unidad maravillosa, porque tiene un mismo autor, el Señor Jesucristo, el cual reveló su perfecta y única voluntad en estos 66 libros. Y si algo podemos ver es que la doctrina de Pablo no está basada en visiones o revelaciones exclusivas con mensajes de la Palabra que contradicen la revelación única y en unidad que el mismo Espíritu Santo había inspirado a todos sus siervos.   Mis hermanos, no existe una nueva revelación, o una nueva verdad, aún cuando mastiquen peyote y digan que tuvieron un viaje astral extrasensorial y fueron elevados al vigésimo quinto piso del cielo. Toda la revelación de Dios ya está dada en estos 66 libros, y vemos a Pablo en la misma página.   El Señor le dio a Pablo visiones y revelaciones para darle instrucciones, dirección, para animarlo revelándole parte de su plan, para consolarlo haciéndole saber que estaba con él en todas sus tribulaciones, no más. Y es interesante que Pablo dejó a Lucas escribir todas estas experiencias, pero, la siguiente, que yo creo que sería la más espectacular, Pablo la guardó para sí mismo, y hasta después de 14 años, y forzado por la situación Pablo habló de ella, pero observémosla:   2 Co 12:2 Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Pablo comienza hablando en tercera persona, lo cual podría ser por dos causas, una porque no quisiera escucharse jactancioso, hablando en primera persona, diciendo: yo, hice, y me pasó, y yo, yo, yo, etc., como vimos lo último que Pablo quería era sonar jactancioso. Y la segunda causa, es que este era un estilo de hablar de los rabinos judíos. Ahora, ¿Cómo sabemos que es Pablo? A partir del versículo 5 Pablo abiertamente se refiere a sí mismo.   14 años antes de que esta carta fuera escrita, ¿cuándo sucedió estas visión? Estaríamos hablando de los primeros años de Pablo como creyente, entre su ir y venir de Jerusalén, en su regreso a Tarso o a inicios de su primer viaje misionero. De hecho hay quienes suponen, y digo suponen porque no se puede saber a ciencia cierta, que esto sucedió cuando Pablo fue apedreado en Listra y fue dado por muerto, pero como lo dije, no se sabe.   Y Pablo usa la Palabra arrebatado, harpaso en griego, la misma palabra que se utiliza para el arrebatamiento o el rapto de la iglesia. Pablo fue arrebatado al tercer cielo, ¿cuál es este cielo? Bueno, la Biblia hace diferencia entre nuestra atmósfera, la cual sería el primer cielo, el espacio exterior, donde están las galaxias y demás, el cual sería el segundo cielo y el lugar de la habitación de Dios, un lugar fuera de este universo, el cual sería el tercer cielo. Salomón orando lo dijo así:   2 Cr 6:18 Mas ¿es verdad que Dios habitará con el hombre en la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que he edificado?   Que impresionante que en algún momento de sus primeros días de creyente pablo fue llevado a ese lugar, pero, ¿puedes ver el resultado de esa visión en la vida de Pablo? No fue enorgullecerse, hacer un libro, una nueva doctrina a cerca de la vida después de la muerte, y crear su propia religión, no fue así, ni siquiera lo mencionó en el libro de los Hechos, ni a nadie, sino que guardó esta visión para él, porque de hecho fue para él.   Hay visiones y cosas que Dios te revela, y que son para ti, no tienes que estarlas publicando, en ciertos momentos o circunstancias de pronto el Señor podría darte instrucciones precisas en cuanto a algo, darte ánimo, o simplemente consolarte, pero, no es para que lo publiques y te sientas un creyente de primera clase. Y Pablo dice:   2 Co 12:3 Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), Es decir, Pablo no estaba seguro de los detalles, no sabe si murió y fue llevado en espíritu allá, o si fue llevado como Enoc: Gén 5:23 Enoc vivió trescientos sesenta y cinco años 24 andando en íntima comunión con Dios. Y un día desapareció, porque Dios se lo llevó. (NTV)   O como Elías: 2 Re 2:11-12 Mientras iban caminando y conversando, de pronto apareció un carro de fuego, tirado por caballos de fuego. Pasó entre los dos hombres y los separó, y Elías fue llevado al cielo por un torbellino. 12 Eliseo lo vio y exclamó: «¡Padre mío! ¡Padre mío! ¡Veo los carros de Israel con sus conductores!». Mientras desaparecían de su vista, rasgó su ropa en señal de angustia. (NTV)   Pero, en realidad para Pablo esto no era importante, ya que no le da mucho énfasis. Y esto nos enseña un buen principio, hay quienes se distraen en detalles de la Biblia que puedan ser interesantes, pero, realmente no relevantes en cuanto a nuestro crecimiento espiritual, en cuanto a ahondar en nuestra comunión con Dios, con nuestros hermanos y su Palabra.   Mis hermanos, definitivamente la Palabra de Dios es la mente de Dios, pero lo primero que necesitamos es entender y recibir de ella es lo más obvio. Como decía un estudioso de la Biblia, no son las cosas que no entiendo de la Biblia las que me preocupan, sino las que sí entiendo, y diría yo, a las que Dios me llama a obedecer. Y sigue Pablo:   2 Co 12:4 que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar. Una vez más lo repite Pablo, fui arrebatado al paraíso, el cual es el mismo lugar. Esta Palabra es interesante, parádeisos; parque, Edén, lugar de felicidad. Esta es una palabra oriental, la cual se refería a los parques de los reyes y príncipes persas, la cual los griegos adoptaron. La cual se reifiere al Edén en génesis y el cielo en Apocalípsis: Apo 2:7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.   Imagínate, Pablo fue llevado al cielo, y probablemente vio lo que profetas como Daniel, Ezequiel, Juan vieron, pero con la diferencia de que Dios no le dio ninguna revelación para nosotros, de hecho, le prohibió halbar al respecto, mira cómo lo dice la NTV.   2 Co 12:4 que fui llevado al paraíso y oí cosas tan increíbles que no pueden expresarse con palabras, cosas que a ningún humano se le permite contar. Es muy importante que cheques el detalle, Pablo dice que tuvo una visión, una revelación impresionante, es más, yo creo que de todas las que tuvo, esta fue la mayor de todas, pero, ¿te das cuenta que no está hablando de ella? Pablo no nos da detalles, simplemente nos dice que fue algo que ni siquiera se puede expresar con ningún idioma humano, y que además si se pudiera, no le es permitido hablar de esto.   Una vez más, ¿qué hubieran hecho los falsos maestros hoy en día? Llamar a CNN, a los record Guines, aparecer en los más famosos talck shows, escribir libros, dar conferencias, etc. Todo tipo de cosas para ganar fama, dinero, respeto y aprovechar para hacer levantar su “ministerio”. Sin embargo Pablo lo había guardado por 14 años, y de ser posible, él se lo hubiera llevado a la tumba con él.   Esta es una lección maravillosa hermanos, no son las cosas incomprensibles de la Biblia, o de Dios las que necesitamos para crecer, para agradarlo, para ser “exitosos” hombres de Dios, son las más obvias: ama a tu prójimo como a ti mismo, anda en el Espíritu y no satisfagas los deseos de tu naturaleza pecaminosa, se santo para Dios, apártate para él, permanece en él y en su Palabra, etc. Son muchos los mandatos más obvios y sencillos, los cuales habla la Palabra de Dios con toda claridad, los cuales son la voluntad de Dios.   No esperes revelaciones especiales de Dios para conocerle y obedecerle, conócele y obedécele a través de lo que ya te reveló en su Palabra, Chuy, es que no entiendo muchas cosas todavía. Bueno comienza con las que sí entiendes, porque si no obedeces lo más obvio, ¿qué te hace pensar que algo más complicado lo vas a obedecer?   Lo que pasa es que de pronto nos engañamos pensando que porque ya sabemos mucho somos unos cristianazos, y para nada, el cristianismo no se trata solo de saber, sino de obedecer lo que sabes. Definitivamente estamos llamados a conocer al Señor, su voluntad, a entenderlo, pero el ciclo se cierra cuando nos disponemos a obedecer y vivir por sus mandatos.   Y no debemos olvidar que este es otro recurso de Satanás y sus ministros para engañar, pretender fascinarnos con supuestas doctrinas de poderes supernaturales, pseudo espirituales, espectaculares que no están en la biblia para nada, que fascinan a los indoctos y que al final los distraen de lo que realmente Dios quiere para ellos, ahora en You Tube puedes encontrar lo mejor y lo peor que existe, es de veras vergonzoso las cosas que se hacen en el nombre de Cristo de los cristianos y de la Palabra de Dios.   Porque podrán ver demonios, y tener un supuesto polvo de oro, y síguele sumando a cosas no bíblicas que suceden, pero, al final como dice Judas y 2ª Pedro 2, es gente sin fruto, que no produce fruto en las personas, sino gente aún más esclavizada a sus ídolos, a sus pecados, a sus pasiones y deseos. Mis hermanos, la palabra de Dios nos dice:   Deu 29:29 »El SEÑOR nuestro Dios tiene secretos que nadie conoce. No se nos pedirá cuenta de ellos. Sin embargo, nosotros y nuestros hijos somos responsables por siempre de todo lo que se nos ha revelado, a fin de que obedezcamos todas las condiciones de estas instrucciones. (NTV)   Mis hermanos, muchos de ustedes son nuevos creyentes, en el transcurso de su vida cristiana se van a topar con muchas cosas raras y con mansos muñequitos, tengan cuidado y no se dejen fascinar, es más fácil fascinarse por este tipo de cosas raras, que recibir la Palabra sin diluir y simplemente obedecer, no caigan en la trampa, lo vimos la semana pasada:   1 Ti 4:1-2 Ahora bien, el Espíritu Santo nos dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe verdadera; seguirán espíritus engañosos y enseñanzas que provienen de demonios. 2 Estas personas son hipócritas y mentirosas, y tienen muerta la conciencia. (NTV) Ya lo vimos la semana pasada, pero, lo vuelvo a repetir: 2 Ti 4:3-4 Pues llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. 4 Rechazarán la verdad e irán tras de mitos. (NTV)   2 Pe 2:1-3 Pero en Israel también hubo falsos profetas, tal como habrá falsos maestros entre ustedes. Ellos les enseñarán con astucia herejías destructivas y hasta negarán al Señor, quien los compró. Esto provocará su propia repentina destrucción. 2 Habrá muchos que seguirán sus malas enseñanzas y su vergonzosa inmoralidad. Y, por culpa de estos maestros, se hablará mal del camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, inventarán mentiras ingeniosas para apoderarse del dinero de ustedes. Pero Dios los condenó desde hace mucho, y su destrucción no tardará en llegar.   Y en Pablo podemos ver cómo un verdadero hombre de Dios responde a las revelaciones de Dios, todo lo contrario a lo que vemos hoy en día, y tengo mi segundo punto:   II. La verdadera revelación de Dios produce en una persona humildad y obediencia, no orgullo y autosuficiencia. 2 Co 12:5 De tal hombre me gloriaré; pero de mí mismo en nada me gloriaré, sino en mis debilidades. La NVI lo traduce: 2 Co 12:5 De tal hombre podría hacer alarde; pero de mí no haré alarde sino de mis debilidades. Alguien que verdaderamente ha sido expuesto a la revelación de quien es Dios, a su majestad y a su santidad, no será alguien jactancioso, sino todo lo contrario, alguien humilde que al ver a Dios en todo su esplendor, no le queda sino reconocer su pequeñez delante de la grandeza, la perfección, el poder de un Dios inigualable.   Alguien que verdaderamente ve a Dios, no es alguien que se engrandece, al contrario, se empequeñece, solo observa la reacción de cada profeta que vio la grandeza y el poder de Dios, ninguno de ellos dijo: Oh Señor, qué bien hiciste en traer a tu siervo a tu lado, te sacaste un 10, no, todos caían como muertos, quedaban mudos, se llenaban de terror, Dios era el que de una u otra manera tenía que levantarlos y darles dignidad para levantar el rostro. Pedro, nadando alrededor de peces vivos en la pesca milagrosa, ¿qué le dijo al Señor? Aterrorizado dijo: apártate de mí Señor porque soy un hombre pecador. Al ver la tempestad calmada los discípulos, todos temían y le adoraban, ¿quién es este que aún el mar y el viento le obedecen?   Pablo no se gloriaba de esas visiones, al contrario, se gloriaba en sus debilidades, porque alguien podría pensar, ¿cómo un hombre sería capaz de dejarse latiguear, golpear, pasar hambres, peligros, desnudez, cansarse hasta quedar exhausto, no una vez, sino en repetidas ocasiones, en especial cuando ese hombre tenía una vida, venía de familia importante, tenía una carrera en ascendencia, era reconocido como un hombre capaz, quien pudo haber estado en los mejores puestos de la política en su nación? Dice en Filipenses después de haber hablado de todo esto:   Flp 3:7-8 Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho. 8 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo. (NTV) Pablo lo dejó claro al principio de esa carta de Filipenses:   Flp 1:21-24 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.   Mis hermanos ¿se das cuenta? Solo alguien que pudo vislumbrar algo eternamente mejor que lo que este mundo le ofrecía, alguien superior como Dios, podría hacer estas declaraciones y vivir por ellas. Pablo no tenía ninguna atracción por este mundo y sus deseos, porque se sintiera muy superior a los demás, no, él mismo se consideraba de los pecadores el primero, el último, el menos merecedor de tales privilegios porque él había perseguido a la iglesia de Cristo, sino porque él había visto lo que es verdadero, aquello que un creyente tiene por esperanza.   Sería muy bueno que esta fuera tu oración, Señor, revélate a mi vida más profundamente, quiero conocerte más y mejor, no quiero ser confundido con los efímeros placeres temporales que este mundo ofrece. Quisiera conocerte de manera que no dudara en seguirte, en obedecerte, en engarme a mí mismo y en despreciar este mundo y sus deseos. Y sigue Pablo:   2 Co 12:6 Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí. Es decir, no estaría haciendo lo que estos falsos maestros, quienes presumen de visiones o revelaciones las cuales son mentirosa. Esto sucedió verdaderamente, y si lo escondí, es precisamente para no hacer lo que estos falsos maestros están haciendo al publicar sus supuestas visiones y revelaciones, porque ustedes no necesitan pensar más de quien realmente soy, ustedes no necesitan idolatrarme, no necesitan estar fascinados con lo que no es de provecho para ustedes.   De por sí como seres humanos creados para adorar al Dios vivo, por nuestra naturaleza caída tenemos una tendencia perversa y pecaminosa a hacer ídolos de todo, y dice Pablo, lo último que deseo es que me pongan en un nicho y me ofrezcan incienso, veladoras y que me cuelguen milagritos. Esa nunca fue la intención de Dios, nunca debería ser la intención de ningún siervo genuino del Señor, recibir adoración de parte de la gente: “¡Oh, el ungido tal, no lo toquen porque se le va la unción milagrosa!”.   El verdadero siervo de Dios, aquel que ha sido expuesto a la gracia, al amor, a la verdad, a la misericordia de Dios, y en especial como a Pablo, a su poder, su majestad, su santidad, sabe su lugar, y se cuidará de no robarle la gloria a Dios. Imagínate, si Pablo hubiera hablado de esta visión, ya mucha gente comenzaría a ver a Pablo diferente: “ya ¿te fijaste? Como que le brilla un aura especial, como que brota de él un poder tremendo, y hasta una línea de poder puede dibujar.   No, Pablo no necesitaba eso, ya era suficiente con ver todo el fruto que Dios había dado a través de Pablo, quien entre otras había fundado las iglesias de Éfeso, Filipos, Tesalónica, Berea, Galacia, y aún así vemos a un Pablo humilde, reconociendo su lugar. Aunque esto no significa que Pablo no estuviera tentado, por eso el Señor nos ha dejado algo para protegernos del enaltecimiento, y tengo mi tercer punto:   III. A mayor revelación mayor responsabilidad y privilegio, y por lo mismo Dios nos cuida través de dificultades. 2 Co 12:7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; La NVI lo traduce así: 2 Co 12:7 Para evitar que me volviera presumido por estas sublimes revelaciones, una espina me fue clavada en el cuerpo, es decir, un mensajero de Satanás, para que me atormentara.   En su verdad, en su perfecta voluntad y como dice en Efesios 1, en toda su sabiduría y su inteligencia el Señor le permitió ver a Pablo lo porvenir, pero, esto nos debe enseñar algo que el mismo Señor dijo: “al que mucho se le da, mucho se le pedirá”. Es decir, a mayor revelación, mayor responsabilidad, pero por lo mismo necesitamos cuidar nuestro corazón, porque es perverso y engañoso, como dice el dicho, el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente, Pablo sabía esto y para ayudarnos, Dios nos ofrece algo: aguijones que nos mantengan humildes.   Aguijón es la palabra griega skólops y significa punta o púa, pueda ser cualquier cosa aguzada o filosa, pueda ser una espina, una estaca, pero más que el tamaño, Pablo está haciendo énfasis en la agudeza de dolor, en el sufrimiento y los efectos de este. Y Pablo escribió esta frase en presente, lo cual significa que es una acción recurrente, un ataque constantemente repetido.   Imagínate una estaca ensartada en la carne, o que te estén picoteando constantemente con ella. O también podría ser una espinita, ¿has sentido esas espinitas chiquititas de nopal? No te matan, pero así de chiquitas te pueden hacer la vida miserable, y más si la traes en el pie, o en la mano. Por eso este aguijón también se traduce como fastidio, problema, podría ser algo físico, una discapacidad corporal, pero, definitivamente es algo que produce sufrimiento, aflicción, que es doloroso y humillante.   De hecho hay mucho antagonismo al respecto de qué era lo que molestaba a Pablo, algunos dicen que era una enfermedad, que pudo haber sido malaria, la cual era muy común en aquellos tiempos. En Gálatas Pablo menciona que gracias a una enfermedad que le afectó los ojos es que se vio obligado a quedarse y así pudo compartirles el Evangelio.   Otros dicen que pudieron haber sido los efectos de haber sido apedreado y golpeado, otros dicen que simplemente se trataba de enemigos que no le dejaban estar en paz, algunos comentaristas hasta sugieren que pudo haber sido alguna tendencia pecaminosa contra la cual Pablo tenía que luchar constantemente. No lo sabemos, pero, yo creo que la razón por la cual queda encubierta es para que aquellos que hemos creído tengamos una seguridad más de que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios.   Como lo hemos dicho antes, a parte de las consecuencias de tus pecados y malas decisiones, ¿hay algo que te está produciendo dolor, aflicción, sufrimiento, algo que te fastidia, que te humilla? Pudiera ser un aguijón que Dios esté enviándote para mantenerte humilde, para hacer crecer tu fe, para mantenerte dependiente de él, pudiera ser que él está llevando a cabo un plan donde va a ser glorificado en ti y a través de ti grandemente.   Como ya lo hemos aprendido antes la carne implica toda nuestra humanidad, nuestro cuerpo, donde percibimos dolor o placer, nuestra alma, la cual incluye nuestros sentimientos, emociones, pensamiento, voluntad. Cuando la Biblia habla de la carne, el sarx en griego, está hablando de todas estas cosas incluidas. Y es en este cuerpo donde mora la maldad, donde mora el pecado, el cual mantiene esclavizado y manipula las emociones, los sentimientos, la voluntad aún de los creyentes si se lo permitimos, si no fuera por las situaciones adversas como decimos, agarraríamos monte y nos perderíamos en el vasto mar de nuestra soberbia.   Y el objetivo de Dios en cuanto a los aguijones es este, mantenernos humillados y humildes, cuidándonos del veneno mortal llamado orgullo, recordarnos nuestra debilidad, nuestra humanidad, nuestra necesidad de dependencia de Dios, nuestra necesidad de Dios. Pueda ser una enfermedad, una persona que te hace la vida imposible, una situación financiera, etc.   Quisiera hablar de alguien de nuestros tiempos que representa a muchos que están teniendo un aguijón en la carne parecido. Esta semana estuvimos mi familia y yo escuchando el testimonio de Naghme Abedini, esposa de Saeed Abedini, por quien estamos orando y quien hasta ahora ya tiene tres años preso en la peor cárcel de Irán, donde está siendo torturado por su fe, con sangrado interno por las golpizas y sin cuidado médico, en lugares infrahumanos, rodeado por musulmanes extremistas asesinos, padre de dos hijas, su esposa, llena de gozo, de paz y de esperanza que sobrepasa todo entendimiento ha tenido la oportunidad de presentar el evangelio en las Naciones Unidas, en el parlamento Europeo, Alemán, en Ginebra, en CNN.   Si no lo has visto, te recomiendo que escuches sus cartas, y los testimonios y las entrevistas de ella, pero una de las cosas que me llamó la atención entre muchas, fue que ella habló precisamente de este aguijón en la carne, mujeres, a esta mujer no se le quemaron los frijoles, su esposo es preso por causa del Evangelio, cada mañana ella podría recibir la noticia de que su esposo ya murió, y de hecho pueda ser que no salga vivo de ese lugar, ese lugar tiene fama de que el que entra ya no sale, aún cuando le dieron 8 años de sentencia.   Pero, ella decía algunas frases interesantes, cabe mencionar que tanto ella como él son ciudadanos americanos naturalizados, aunque él nació y creció en Irán como musulmán, pero para más detalles tú puedes escucharlo por ti mismo en youtube, pero, ella decía: - una de las cosas que he aprendido es a morir a mí misma-, y decía, “no eres digno de llamarte discípulo de Cristo si no te niegas a ti mismo cada día y tomas tu cruz”.   Y su mensaje era: en estados unidos vivimos una cultura que nos aleja de esta cruz, la cultura es, “tú mereces ser feliz a cualquier costo, no dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer, no dejes que nada se interponga entre tus sueños y tú, no te permitas estar triste, infeliz, con dolor. De hecho este es uno de tus derechos en el hospital, tú puedes decir: “no quiero sufrir, no quiero sentir dolor”, y el hospital está obligado a drogarte hasta que ya no sientas dolor, porque es tu derecho.   Sin embargo ella decía, el alejarte de tu cruz es perderte de su belleza, y vivimos inmersos en una cultura que desprecia la cruz, desprecia el sufrimiento, desprecia el dolor, sin embargo, ella decía, “solo en la cruz es el único lugar donde puedes encontrar al final el gozo, la paz, la esperanza que la gente pretende conseguir pagando millones de dólares, y que no encuentra, y se la pasan huyendo de la cruz, despreciándola, huyendo de ella, cuando es el único lugar donde se encuentran todas estas cosas.   De manera mis hermanos, que las situaciones adversas no son sino regalos de parte de Dios, son su amor y misericordia sobre nosotros quienes sin estos aguijones, fácilmente nos desviaríamos y terminaríamos perdidos en el mar de nuestro orgullo, nuestra autosuficiencia, nuestro egocentrismo.   Y a Satanás le encanta esto, le encanta vernos enaltecidos y orgullosos, porque él sabe, que eso lejos de traerle gloria a Dios, le deshonra y a nosotros realmente nos degrada, porque terminamos como adversarios de Dios y no nos va bien. Ese fue el pecado de Satanás querer ser como Dios, hacerse igual a Dios, y su jactancia, su orgullo lo llevó hacia allá, dios creó a luzbel, pero, Satanás en su soberbia se hizo a sí mismo lucifer.   Ahora, hay otra cosa que podemos aprender en cuanto al aguijón, quien los administra es Satanás, pero siempre son supervisados y dosificados por Dios mismo, ¿recuerdan a Job?   Job 1:6 Un día los miembros de la corte celestial llegaron para presentarse delante del SEÑOR, y el Acusador, Satanás, vino con ellos. 7 El SEÑOR le preguntó a Satanás: —¿De dónde vienes? Satanás contestó al SEÑOR: —He estado recorriendo la tierra, observando todo lo que ocurre. 8 Entonces el SEÑOR preguntó a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal. 9 Satanás le respondió al SEÑOR: —Sí, pero Job tiene una buena razón para temer a Dios: 10 siempre has puesto un muro de protección alrededor de él, de su casa y de sus propiedades. Has hecho prosperar todo lo que hace. ¡Mira lo rico que es! 11 Así que extiende tu mano y quítale todo lo que tiene, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara! 12 —Muy bien, puedes probarlo —dijo el SEÑOR a Satanás—. Haz lo que quieras con todo lo que posee, pero no le hagas ningún daño físico. Entonces Satanás salió de la presencia de SEÑOR. (NTV)   En el resto del capítulo vemos como en un mismo día Satanás arrasó hasta con sus hijos, lo perdió todo en un día, pero Dios mantuvo en control la situación. Y más adelante ve lo que pasó:   Job 2:1 Un día los miembros de la corte celestial llegaron nuevamente para presentarse delante del SEÑOR, y el Acusador, Satanás, vino con ellos. 2 El SEÑOR le preguntó: —¿De dónde vienes? Satanás contestó al SEÑOR: —He estado recorriendo la tierra, observando todo lo que ocurre. 3 Entonces el SEÑOR preguntó a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal. Además ha conservado su integridad a pesar de que tú me incitaste a que le hiciera daño sin ningún motivo. 4 Satanás respondió al SEÑOR: —¡Piel por piel! Cualquier hombre renunciaría a todo lo que tiene para salvar su vida. 5 Así que extiende tu mano y quítale la salud, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara! 6 —Muy bien, haz con él lo que quieras —dijo el SEÑOR a Satanás— pero no le quites la vida. 7 Entonces Satanás salió de la presencia de Dios e hirió a Job con terribles llagas en la piel, desde la cabeza hasta los pies. 8 Job, sentado entre cenizas, se rascaba con un trozo de teja. 9 Su esposa le dijo: «¿Todavía intentas conservar tu integridad? Maldice a Dios y muérete». 10 Sin embargo, Job contestó: «Hablas como una mujer necia. ¿Aceptaremos sólo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo?». A pesar de todo, Job no dijo nada incorrecto.   ¿Te das cuenta? Hay dos principios que podemos aprender acerca de estos aguijones, el primero es que Satanás está dispuesto a destruir, pero, el Señor está dispuesto a construir, mientras Satanás solo tiene en su mente robar, matar y destruir, el Señor está utilizando todas estas situaciones para sacar lo mejor de nosotros, para levantarnos.   Y 2º Necesitamos confiar en que Dios es el perfecto master del equilibrio entre bendición y prueba, él no dejará que seamos probados más allá de lo que podamos resistir, él no permitirá jamás que la prueba nos aplaste, sino que junto con la prueba nos dará la salida y lo necesario para superarlo, y él sabe cuánto dar a cada quien. Pero por otro lado nos dará bendiciones suficientes dándonos lo que necesitamos para no olvidarnos de él y caer autosuficiencia y orgullo.   De manera que podamos clamar en adoración: Señor en toda situación, tú estás en control porque todas las cosas ayudan a bien a los que te aman, aquellos a quienes conforme a tú propósito has llamado para tu gloria. A nosotros no nos ha tocado vivir lo de Saeed, pero ciertamente batallamos con aguijones.   De esta manera Dios le dio a Pablo este aguijón, este mensajero de Satanás que le abofeteara, que le molestara, que le causara dolor, que le recordara quién es Pablo, un simple pecador, merecedor de la condenación, pero enriquecido con la gracia de Dios en perdón y misericordia. Y tenemos e cuarto punto: IV. Aquel a quien Dios se ha revelado aprende que Dios no va a derramar su poder y gracia en el autosuficiente, sino en aquel que reconoce y se goza en su debilidad. 2 Co 12:8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 2 Co 12:9a Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Varias cosas aprendemos en este versículo, Pablo oró tres veces, esto puede ser un hebraísmo, que habla de totalidad, o también podría ser un paralelo cuando el Señor oró al Padre tres veces que quitara de él la copa de la crucifixión que estaba a punto de tomar, cuando estaba a punto de recibir toda la copa de la ira de Dios que nosotros merecíamos sobre él mismo.   Y la respuesta a ambos fue: no. Mi hermano, la próxima vez que digas: es que oro y oro y no pasa nada, bueno, recuerda Dios siempre contesta las oraciones, y en muchas ocasiones la respuesta es “no”, y no olvides que “no” también es una respuesta. Y si yo fuera tú, respetaría un no de Dios porque cuando te brincas las trancas y haces tu santa voluntad, que de santa no tienen nada, terminas pagando consecuencias muy duras.   Por eso si estás orando: “es que si tan solo quitaras esta persona que me molesta tanto en mi trabajo o en mi ministerio”, “es que si me sanaras de tal enfermedad”, “si me dieras una casa propia”, “si tan solo quitaras esto que me molesta tanto, este dolor que no aguanto etc.” Recuerda que lo más seguro es que Dios te está ayudando a crecer, te está librando de alguna cosa o de algo aún peor: tu orgullo. Definitivamente está haciéndote bien, como ya lo dijimos antes, no huyas de la cruz, vas a perder el verdadero gozo, paz y esperanza que Dios quiere darte a largo plazo.   No caigas en las mentiras de Satanás, no dudes de las intenciones de Dios, a algunos hermanos les he dicho, estás en el sartén y Dios está cocinando en tu vida algo hermoso, no pretendas salirte porque no va a terminar, vas a quedar incompleto, a medio cocer. Jaime Foote decía: el dolor es el lienzo donde Dios pinta sus mejores obras de gracia.   Por eso Dios le responde: “Bástate mi gracia. Y no significa, “ahí está mi gracia y confórmate con eso”, no, lo que el Señor le está diciendo es: Pablo, mi gracia es suficiente, y si no pongo ese aguijón en tu vida la vas a pasar de largo, la vas a terminar despreciando, no vas a ser capaz de apreciarla, de disfrutarla, vas a terminar confiando en ti mismo, y no vas a comprobar que es lo único que funciona.   Seguirás una y otra vez como el perro que no se alcanza la cola, tropezando una y otra vez en el mismo lugar, con la enfermedad mental de estar siempre haciendo lo mismo, exactamente la misma fórmula, y creyendo que vas a obtener un resultado diferente. Necesitas morir, porque mientras más hay de ti, menos hay de mí, y el único camino a morir a ti mismo es a través de estos aguijones. Por eso dice Pablo:   2 Co 12:9b Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. De buena gana, es la palabra griega jedista, la cual indica no solo de buenas, sino que implica un gran placer, muy gustosamente. Y dirás ¿qué es Pablo un masoquista? No. Lo que pasa es que Pablo pudo comprobar, pudo saborear lo que es ver en su debilidad el poder de Cristo sobre él. En su debilidad Pablo podía disfrutar de ser receptor pleno de la gracia de Dios, y el placer no era por causa del dolor, sino por experimentar, por tocar, por disfrutar, por saborear la gracia de Dios, el favor de Dios, la influencia divina de Dios en su corazón y en sus circunstancias.   Por eso es mera cuestión de enfoque mis hermanos, para el mundo es un desperdicio, es pérdida, es vergüenza el ver expuestas sus debilidades, y tiene todo un sistema para maquillarlas, y para al finar hacer ver al hombre como un héroe, como alguien bueno, que simplemente es víctima del ambiente que le rodea y en especial culpar a Dios de todos los males, cuando no es Dios, es el hombre mismo el culpable de todos los males que ves al haberle dado la espalda. Criticando al vecino y nunca queriendo responsablemente enfrentar nuestros propios pecados.   Una vez más traigo a la mesa a Saeed Abedini, su esposa cuenta cuántos musulmanes se convirtieron. Cómo ellos con menos de 100 dólares en la bolsa, en un país lleno de limitaciones en un mes visitaban 30 ciudades diferentes, y ellos veían cómo Dios proveía en cada una de ellas sobrenaturalmente. Es más aún con todo el poder adquisitivo de las iglesias de este país, ninguna ha hecho lo que Dios a permitido a Naghmé Abedini.   Ella cuenta cómo cuando conoció a su esposo en el 2002, él estaba pastoreando una iglesia con 100 miembros, y para el 2005 cuando por primera vez salieron de Irán, ya había 2000 personas en 30 ciudades con 100 iglesias en hogar donde había de 15 a 20 personas por grupo. Pero, ella dice, en ese tiempo alcanzamos a miles, pero nosotros orábamos por millones, y ahora desde que su esposo está preso en tal debilidad, no solo él ha visto ver venir a gente a Cristo, la peor gente y la más peligrosa, lugares donde el mismo gobierno ha pensado: “este no va a salir de aquí, si habla de su fe, lo matan”, gente se ha convertido ahí, las esposas de estas personas se comunican con ella porque los mismos esposos les dicen: comunícate con Naghmé, ella te va a explicar porqué ya no me siento preso y ahora soy libre.   En una ocasión, después de torturarlo lo pusieron como en un separo donde estaba solo, con sangrado interno y con fallas de sus órganos, él cuenta cómo estaba cantando canciones de alabanza y uno de los cuidadores entró y lo golpeó, y él lo abrazó como pudo y le sonrió, este hombre estaba desconcertado. Dios le ha dado recuperación milagrosamente.   Así como Pablo en el libro de los hechos, sus captores y sus torturadores se están convirtiendo a Cristo. Y no es que no le duelan los golpes, o que no sea real el sufrimiento de estar lejos de su familia, pero, algo estoy seguro que Saeed puede ver con claridad plena, la presencia de Cristo con él en esta terrible debilidad.   No solo esto, como ya te lo mencioné, ella ha podido compartir el Evangelio en las Naciones Unidas, en parlamentos, con embajadores de todo el mundo, a 196 países, le han dado horas enteras en la televisión abierta de países musulmanes donde ha predicado el Evangelio y ha visto no solo miles, sino millones de musulmanes escuchar el evangelio y todo brotando de esta terrible debilidad.   Mis hermanos, ese es poder, ella se dice sostenida por la gracia de Dios, en medio de amenazas, sus hijas sin su papá, pero llenas de fe, esperándole. Ella pide que oren por su liberación, pero más pide oración para que muchos más musulmanes se conviertan a Cristo. Este es poder manifestado en la debilidad de alguien, nuestro poder es tan limitado, tan chafa porque al final levanta al hombre, pero, el poder de Dios manifestado en la debilidad es otra cosa muy diferente, por eso Pablo se gozaba cada vez que hablaba de sus debilidades, por eso él dijo:   2 Co 12:10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. La palabra gozarse es diferente a la anterior, es la palabra eudokéo eu, bueno, y dokeo, parecer bueno y significa: pensar bien de, aprobar, (un acto); específicamente aprobado (persona o cosa), acordar, agradar, gozar, gozo, parecer, placer. Deleitarse en, complacerse en, estar contento o satisfecho. Preferir, parecer bien, disfrutar, sentir placer, preferir, decidir, escoger, elegir como el mejor, tener a bien, estar complacido, considerar bueno.   No es un mero entendimiento de que algo es recto y bueno, sino que esta palabra acentúa el tener una buena disposición, tener la libertad de una intención o resolución con respecto a lo que es bueno. ¿Qué hacía que Pablo prefiriera sus debilidades a sus fortalezas? ¿Qué hizo que los creyentes en los tiempos de Nerón prefirieran entregar sus vidas y las de su familia entera en los circos romanos? ¿Qué hace que hoy en día muchos como Saeed prefieran ser torturados, o muertos que negar su fe en Cristo?   Yo estoy seguro que cada vez que Pablo recordaba las veces que lo humillaron, no solo pudo identificarse con Cristo, sino que pudo recibir el consuelo directo de Cristo a su corazón. Cada vez que estuvo en necesidades, así como Israel que vio caer el maná del cielo, así como los discípulos pudieron ver en Cristo milagro tras milagro multiplicando el pan, sacando monedas de la boca de peces, sanando enfermos, Pablo pudo ver de primera mano, en primer asiento milagros sucediendo delante de sus ojos, Dios mismo proveyendo de su misma mano para sus necesidades, por esto se gozaba.   Estoy seguro que en cada persecución, pudo ver caminado con él a Cristo, cada vez que lo latiguearon, lo lastimaron quizá como Esteban pudo verlo en toda su gloria, y si no lo vio en el momento, pudo asegurarse de su presencia, así como cuando él y Silas en Hechos 16 estaban en un incómodo cepo que producía calambres por la posición en la que eran asegurados, golpeados de su espalda por haber recibido literalmente batazos, cantando gozosos, mis hermanos, no me lo imagino todavía, pero para Pablo era real, para Saed es real, para su esposa es real. Por eso Pablo escribió capítulos atrás, esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente peso de gloria, Pablo escribió:   2 Co 4:16-18 Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. 17 Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades! 18 Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.   No puedo decir que no me da miedo el que Dios algún día me escoja en algún momento para vivir una cosa así, pero, mis hermanos por los tiempos en los que estamos viviendo no estamos tan lejos de esos momentos, pero, estoy seguro que así como en Pablo, la gracia de Dios será suficiente en nosotros. Porque estoy seguro que en los momentos más oscuros de la persecución en contra de Pablo, fue cuando él recibió estas maravillosas revelaciones de parte de Dios, diciéndole: “Ten ánimo Pablo, no temas Pablo, yo estoy en control, no es el gobierno, no son estos fariseos, no es este carcelero, no es este virus, esta enfermedad, los que deciden, soy yo, yo estoy en absoluto control”.   Y estas respuestas de parte de Dios son suficientes, por eso Pablo decía con toda convicción escojo la debilidad, porque es cuando puedo ver en todo su esplendor el poder de Dios manifestado en mi vida, y ¿saben? No lo cambio por nada. Qué contraste con las enseñanzas mundanas de hoy en día, ¿no creen hermanos? Esta es la Biblia, esta es la Palabra de Dios, la cual tiene Palabras de vida eterna y nos muestra la verdad de las cosas. Decía David:   Sal 84:10-12 Un solo día en tus atrios, ¡es mejor que mil en cualquier otro lugar! Prefiero ser un portero en la casa de mi Dios que vivir la buena vida en la casa de los perversos. 11 Pues el SEÑOR Dios es nuestro sol y nuestro escudo; él nos da gracia y gloria. El SEÑOR no negará ningún bien a quienes hacen lo que es correcto. 12 Oh SEÑOR de los Ejércitos Celestiales, qué alegría tienen los que confían en ti. (NTV)   Qué importante es poder entender el fruto de alguien que en verdad ha estado expuesto a la gracia de Dios, al poder de Dios, a la revelación de Dios, jamás será alguien jactancioso, jamás el mensaje del verdadero evangelio será que tendrás los deseos codiciosos de tus ojos, de tu carne y del mundo. Jamás será el alimentar tu orgullo, tu jactancia y hacerte sentir el socio de Dios.   Por eso, ¿hay alguien aquí que está sufriendo por algún aguijón? ¿Estás dispuesto a comenzar a ver esos aguijones no como desamor de parte de Dios, no como descuido, no como un Dios que se goza en verte sufrir y en torturarte, sino como un Dios que te ama y que quiere protegerte y que quiere verte crecer?   ¿Hay alguien aquí que el día de hoy esté dispuesto a decirle al Señor gracias por este aguijón Señor? Señor, aún si tu respuesta es no a mi petición porque hoy entiendo que quieres que aprenda a valorar, a entender, a experimentar tu gracia, de manera que disfrute no del dolor, no de la angustia, sino de la maravilla de verte tan cerca de mí, de ver tu poder fluyendo a través mío y mis adversidades, de tal manera que me goce en ellas.   Entonces Señor, por favor, hoy abre mis ojos hoy, abre mi entendimiento y déjame ver tu gracia en toda su plenitud, perdóname por mi inconformidad, perdóname por no procurar entender tu buena, agradable y perfecta voluntad sobre mi vida. Mis hermanos, cuanto más débil sea el instrumento humano, la capacidad humana, el recurso humano, con más claridad resplandece en medio de la prueba la gracia de Dios. Y como creyentes necesitamos aprender a valorar y a amar las cosas eternas. David inspirado por el Espíritu Santo oró, y con esto cerramos:   Sal 63:1 Salmo de David, de cuando estaba en el desierto de Judá. Oh Dios, tú eres mi Dios; de todo corazón te busco. Mi alma tiene sed de ti; todo mi cuerpo te anhela en esta tierra reseca y agotada donde no hay agua. 2 Te he visto en tu santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. 3 Tu amor inagotable es mejor que la vida misma, ¡cuánto te alabo! 4 Te alabaré mientras viva, a ti levantaré mis manos en oración. 5 Tú me satisfaces más que un suculento banquete; te alabaré con cánticos de alegría. 6 Recostado, me quedo despierto pensando y meditando en ti durante la noche. 7 Como eres mi ayudador, canto de alegría a la sombra de tus alas. 8 Me aferro a ti; tu fuerte mano derecha me mantiene seguro. 9 Pero los que traman destruirme acabarán arruinados; descenderán a las profundidades de la tierra. 10 Morirán a espada y se convertirán en comida de chacales. 11 Pero el rey se alegrará en Dios; todos los que confían en él lo alabarán, mientras que los mentirosos serán silenciados.
  • Mar 15, 20152 Corintios 11 La diferencia entre un siervo de Cristo falso y uno genuino
    Mar 15, 2015
    2 Corintios 11 La diferencia entre un siervo de Cristo falso y uno genuino

    LA DIFERENCIA ENTRE UN SIERVO DE CRISTO FALSO Y UNO GENUINO

    2 Corintios 11

     

    Estamos en la recta final de 2 de Corintios, ciudad ubicada estratégicamente, convirtiéndose en una las ciudades comerciales más prominentes de sus tiempos, y al mismo tiempo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, y en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.

     

    Aún siendo un ambiente muy depravado y materialista, ese no fue el problema para esta iglesia, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura mundana, no estaban dando el paso de separarse de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaban permitiendo que el ambiente los influenciara a ellos, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.

     

    Junto con este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes se auto promovían, deslumbrando a la gente con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una supuesta unción súper poderosa, y una personalidad dominante, cuando en realidad de espirituales no tenían nada porque su mayor atracción no era sino orgullo, autopromoción y carnalidad por lo cual estos corintios, estaban siendo seducidos.

     

    Y lo primero que hacen estos falsos obreros es poner en duda la integridad, el apostolado, el ministerio y la doctrina de Pablo, y los corintios inmersos en la cultura que les rodeaba, en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban siendo presa fácil de estos engañadores poniéndose en contra de Pablo.

     

    Por eso es que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino por la salud espiritual de los mismos corintios, porque esta gente estaba sembrando falsa doctrina, de manera que Pablo se tiene que dar a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios.

     

    Podríamos dividir esta carta en tres grandes secciones, en las cuales Pablo se dirige a tres sectores de la iglesia, la primera de los capítulos 1-7 donde Pablo se dirige a aquellos que desobedecieron, pero que mostraron arrepentimiento a quienes Pablo reafirma recordándoles su identidad, cómo en Cristo son hijos de Dios con una nueva naturaleza, les recuerda que tienen una esperanza eterna, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia.

     

    Les vuelve a explicar en que consiste su salvación, lo que costó, lo que implica el estar reconciliados con Dios, el sacrificio de Cristo en la cruz, por lo tanto les recuerda que todos aquellos que estamos en este nuevo pacto de gracia y amor, ya no vivimos para nosotros mismo, existimos para la gloria de nuestro salvador, ya que se nos ha hecho un llamado divino al cual respondemos en amor, en obediencia y servicio.

     

    Y poniendo su propia vida como ejemplo, Pablo les enseña cómo por la gracia de Dios, se puede y se debe vivir en verdadera integridad, cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa, restauradora y perdonadora.

     

    Como vimos de los capítulos 8 – 9, Pablo se dirige a un segundo sector de la iglesia que se ha mantenido obediente con los cuales trata con esta ofrenda para la iglesia de Jerusalén, la cual se había estado preparando desde un año antes, donde aprendimos ampliamente de la generosidad, cómo la manera en la que manejamos nuestros recursos tiene todo que ver con la verdadera adoración. Cómo la generosidad es una expresión clara del carácter de un Dios generoso y amoroso, y cómo sus hijos deberíamos manifestar el amor de Dios en generosidad como una evidencia de tener una fe genuina.

     

    El día de hoy continuamos con esta última sección de 2ª Corintios de los capítulos 10 – 13 donde Pablo retomará los problemas que se estaban dando en esta iglesia, podremos ver a un Pablo directo y decidido, ya que se estará dirigiendo a esta tercer sector de la iglesia, el grupo de los que se niegan a obedecer a quienes están del lado de los falsos maestros.

     

    Podremos ver a Pablo hablando ya no del ministerio, o del evangelio, o de su integridad, sino que sin pelos en la lengua expondrá a sus enemigos, a quienes literalmente llamará siervos de Satanás, falsos apóstoles y obreros fraudulentos y hará una última exhortación a los desobedientes a arrepentirse.

     

    Estos hombres estaban usando todo tipo de recurso orgulloso para desacreditar a Pablo, pretendían hacerlo ver como un cobarde brabucón, bueno para escribir, pero en persona, se arruga completito, no tiene autoridad, no tiene personalidad, en pocas palabras, Pablo no parece un siervo de Dios, tremendo como nosotros, mira, ni siquiera grita, no corintios, los siervos de Dios no se ven como un pelele como este que no impone ningún respeto. Lo estaban acusando de alguien que se conducía según criterios humanos, es decir, “Pablo no es realmente un hombre espiritual” es más, quién sabe si Pablo en verdad sea hasta cristiano.

     

    Se estaban parando el cuello, con su supuesta sapiencia, personalidad y ultra capacidad, con gente que era ni más ni menos que el trabajo de Pablo no de ellos, se estaban jactando de ser los increíbles siervos de Dios sobre una obra en la cual Dios había prosperado a Pablo, la cual es otra característica de los falsos maestros, ellos nunca se tomarán la molestia de iniciar algo, sino que llegarán cuando ya todo está listo. Cuando alguien ya trabajó en fe y obediencia y el Señor bendijo, es cuando llegarán los “expertos”.

     

    Por eso Pablo nos enseñó como tratar con estos problemas, primeramente nos recordó que estamos en guerra, y esta guerra no es directamente contra personas, sino que es espiritual, contra Satanás y sus siervos, la cual no se trata de ser caza fantasmas, reprendiendo y viendo manifestaciones demoniacas extrañas, no, Pablo nos enseñó que esta guerra se pelea en los pensamientos, argumentos que extravían a la gente en las tinieblas de sus convicciones, ideas, pensamientos, que les ciegan a la verdad del evangelio y por lo tanto nos enseñó que necesitamos armas espirituales y eficaces para ganar esta batalla.

     

    La Palabra de Dios, la oración, los cuales producen en nosotros el fruto del Espíritu, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, humildad. Lo cual es capaz de derrumbar estas murallas de argumentos que Satanás mismo puso para oscurecer el entendimiento de los no creyentes y que no les resplandezca la luz del evangelio. Hemos aprendido mucho de lo que es andar y confiar en recursos meramente carnales y humanos, los cuales no tienen el poder de cambiar un corazón.

     

    El día de hoy Pablo nos enfocará mucho más en la manera en la que Satanás y sus siervos trabajan, cómo diferenciar entre la verdad y la mentira, cómo poder darnos cuenta cuando hay una falsa enseñanza y una correcta o cuando una enseñanza está adulterada, cómo poder ver la diferencia entre un falso maestro y uno genuino, por eso yo titulé este mensaje: LA DIFERENCIA ENTRE UN SIERVO DE CRISTO FALSO Y UNO GENUINO. Demos lectura.

     

    I. El siervo genuino busca la pureza y la obediencia a Cristo de las personas, mientras que el falso trae una falsa doctrina que por consiguiente trae una falsa salvación.

    2 Co 11:1 ¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme.

    El recurso favorito de estos falsos maestros era presumir, auto promoverse, exaltarse a sí mismos, pero para Pablo esto era una locura, una necedad, ¿por qué? Si te dices ser un siervo de Cristo y eres un presumido, y contrariamente a la palabra siervo, pretendes vivir como rey y que otros te sirvan, no solo es una contradicción a la misma palabra, es una insensatez, una necedad, es contradictorio al carácter de Cristo, quien no vino a ser servido, sino a servir.

     

    Porque si nos decimos cristianos y hemos entendido el Evangelio de la gracia, entendemos que la iglesia es de Cristo, quien derramó su sangre por ella para salvarla, él la edifica, él le da el crecimiento, él la hace crecer, si Dios nos prospera, no podemos presumir con sombrero ajeno, no debemos jactarnos de eso, debemos ser muy cuidadosos, eso también es una actitud no solo soberbia, sino necia, insensata.

    Pablo les dice: sopórtenme, tolérenme, porque en el nombre del amor, y de la mente abierta, estos corintios estaban tolerando no solo el pecado y la carnalidad, sino falsa doctrina. De manera que Pablo sarcásticamente está diciendo: “cómo quisiera que así como les toleran a esos falsos obreros sus tonterías me toleraran algunas a mí, es más pretendamos que están dispuestos a escuchar mis tonterías. Y podríamos decir que Pablo se va a poner de presumido como estos falsos obreros, porque obligado por ellos va a tener que hablar de sus logros, pero veamos cómo más bien nos va a sorprender, y nos dice la razón y la motivación de su decisión:

     

    2 Co 11:2a Porque os celo con celo de Dios;

    No es que ahora Pablo se estuviera proponiendo iniciar una contienda política para ganar mayor número de prosélitos, compitiendo a ver quién es mejor, o el mejor postor, no, más bien les está diciendo: Corintios, no es un celo personal, no es un celo ministerial o profesional, no es que tenga celos de esos falsos maestros, no tengo celo de ustedes, tengo celo por ustedes, en una palabra, tengo celo de Dios por ustedes.

     

    Y es muy importante hacer esa diferencia porque la contienda como los celos son una obra de la carne, pero, una cosa son celos y otra cosa es el celo de Dios, los celos surgen de nuestra naturaleza pecaminosa, de nuestro orgullo y el egocentrismo, pero el celo de Dios es inspirado por un amor ferviente a Dios, a su justicia, a lo que él demanda. Celo por hacer lo correcto, celo por ver a la gente caminando con Cristo, celo por ver a la gente destruyéndose y destruyendo a otros por su propia necedad y desobediencia. Lo cual es semejante al celo de Dios por su Palabra, por su gloria y por sus hijos. Este celo es una característica de Dios:

     

    Deu 4:23-24 Guardaos, no os olvidéis del pacto de Jehová vuestro Dios, que él estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que Jehová tu Dios te ha prohibido. 24 Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso.

     

    Deu 6:15 porque el Dios celoso, Jehová tu Dios, en medio de ti está; para que no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la tierra.

     

    No es que Dios se ponga celoso del diablo, o de aquellos que roban nuestro corazón, 1º El es el Todopoderoso, el creador y sustentador de todo lo que existe, él no necesita nada, está completo, dice la Palabra:

    Sal 119:90-91 De generación en generación es tu fidelidad; Tú afirmaste la tierra, y subsiste. 91 Por tu ordenación subsisten todas las cosas hasta hoy, Pues todas ellas te sirven.

     

    Por lo tanto, Dios no puede exigir menos que la adoración, la obediencia de todo aquello que es suyo y que por él subsiste, por lo mismo Dios es celoso por la gloria que le pertenece, por su adoración, por quien es él, por eso decimos el término robar la gloria a Dios, porque le pertenece, es una injusticia total no dársela, es un robo retenerla para nosotros, o no otorgársela, no solo con nuestra boca, sino con nuestro estilo de vida. De hecho estamos esperando ese día cuando toda rodilla se doble y confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre, y particularmente sus enemigos.

     

    Y 2º Dios nos ama tanto, y sabe lo que sucede cuando nos alejamos de él, que solo hay destrucción, desolación, porque si no fuera por la paciencia de Dios, el ser humano hace tiempo ya que se hubiera auto destruido por completo, dice en Job 9:

     

    Job 9:2-4 Ciertamente yo sé que es así; ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios? 3 Si quisiere contender con él,   No le podrá responder a una cosa entre mil. 4 El es sabio de corazón, y poderoso en fuerzas;   ¿Quién se endureció contra él, y le fue bien?

     

    De manera que Dios nos ama tanto que siente celo al vernos cómo nos destruimos, al ver que al rechazarle solo estamos haciéndonos daño. De la misma manera Pablo amaba a sus hermanos y no estaba buscando venganza por estarlo difamando, no estaba buscando limpiar su nombre al verse menospreciado, no, la causa de su celo no estaba en si mismo, no eran celos, era este celo de Dios, era celo por ellos, no celos de ellos.

     

    Por eso cada vez que sientas cierto celo por tus hermanos, por tus hijos, por tus amigos, deberías hacerte esta pregunta, ¿estoy verdaderamente interesado en el bien de mi hermano, en que camine con el Señor, le estoy amando tanto que verdaderamente me haría feliz verlo bendecido, obedeciendo, disfrutando de las bendiciones de Dios?

     

    ¿Estoy más bien indignado al ver lo que le está sucediendo, al ver que está rechazando la bendición de Dios por un puñado de cenizas con las que este mundo le está seduciendo, o tu celo viene de tu naturaleza pecaminosa, es contienda porque no hace lo que quieres, porque simplemente te molesta, porque te ofende que el peque tan a gusto y aparentemente no le pasa nada, y tú no puedes hacer nada? Piénsalo bien, observa bien este celo de Pablo y si no lo tienes pídelo al Señor. Y sigue Pablo:

     

    2 Co 11:2b pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.

    Esta es una figura muy importante, el AT presenta al pueblo de Israel como la esposa del Señor:

    Isa 54:5 Pues tu Creador será tu marido; ¡el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales es su nombre! Él es tu Redentor, el Santo de Israel, el Dios de toda la tierra.

     

    Y en el NT vemos a la iglesia como la novia de Cristo, mira en Efesios 5:

     

    Efe 5:25-27 Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella 26 a fin de hacerla santa y limpia al lavarla mediante la purificación de la palabra de Dios. 27 Lo llevó a cabo para presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga ni ningún otro defecto. Será, en cambio, santa e intachable. (NTV)

     

    Las bodas de aquellos tiempos sucedían en tres fases, la primera era cuando los padres arreglaban el matrimonio, esto sucedía desde que eran niñitos, la segunda era el desposorio, este era el momento en el que se comprometían, pero, legalmente ya estaban casados, si alguien quería romper el desposorio por alguna razón, se tenía que hacer un proceso de divorcio.

     

    En este tiempo del desposorio el marido se iba y construía la casa donde vivirían y en el momento menos esperado tendría que regresar por su esposa para la tercer y última etapa, la boda, la cual podría durar hasta una semana, donde después de los votos había fiesta, y en el lugar había una cámara, o un cuarto especial donde la esposa estaría esperando a su esposo y consumarían el pacto.

     

    Nosotros estamos en esta segunda etapa del desposorio, cuando una persona se convierte a Cristo, entonces se compromete con él como la novia de Cristo, y nosotros su iglesia le estamos esperando, el fue a preparar morada para nosotros, y en el momento menos esperado, el regresará. De aquí surge la parábola de las 10 vírgenes en Mateo 25. Y estamos también esperando esta última etapa donde mientras en el mundo esté en gran tribulación, nosotros estaremos disfrutando de la cena del cordero por 7 años.

     

    Y Pablo está actuando como el amigo del novio, que se goza por la felicidad del novio, quien no solo actuaba como el best men, sino fungía como un guardián, quien en este tiempo del desposorio guardaba la integridad moral y física entre ambos y de ambos, y se encargaba de entregar a una virgen pura a su marido el día de la ceremonia del pacto.

     

    Este era el celo de Pablo, el poder entregar a una iglesia pura, limpia, sin mancha, consagrada solo a su esposo, a Jesucristo, a quien dice la Palabra, sin santidad, no le veremos, sin un corazón totalmente pleno y entregado al Señor, eso es lo que él pide de nosotros, no que seamos perfectos, él se encargará de limpiarnos con su Palabra y de transformarnos a su imagen, porque cuando nosotros nos entregamos a él en cuerpo y alma, él se encarga de lavarnos, de desarrugarnos y de mantenernos puros con su Espíritu Santo en nosotros, nuestra responsabilidad es tener ojos, corazón y alma dispuestos solamente para él y dice Pablo:

     

    2 Co 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

    Ya vimos cómo la guerra espiritual se libra en nuestras mentes, en nuestros pensamientos, y es justo ahí donde comienza la infidelidad al Señor, a Jesucristo, a la verdad. La serpiente hizo a Eva dudar del amor, las intenciones, los planes, la voluntad y la verdad de Dios, hizo ver a Dios como mal intencionado, como mezquino, como mentiroso, Eva entró en sus razonamientos pensando, “bueno seremos como dioses, y este Adán como que luego le hace falta ponerle velocidad al asunto, pues todo sea por el bien de la familia y del progreso”. Y see you later, el resto es historia.

     

    Y esta palabra engañar, indica que Eva fue completamente engañada, seducida, no le quedó duda al hacer su decisión de dar por completo la espalda a Dios, de hacer a Satanás su amigo y a Dios su enemigo. Y es lo que hace Satanás con su astucia, hace ver la verdad ya no tan verdadera, hace ver la falsa doctrina real y tangible y hace ver la verdad como mentira y como una necedad, cuando es todo lo contrario.

     

    Por ejemplo es tan evidente el contraste que hay entre la unidad y la prosperidad de una familia que toma en cuenta a Dios, y el desastre de una familia que está lejos de Dios, y aún así la gente no está dispuesta a ceder, está ciega, y en su necedad quiere seguir ciega. Por eso Satanás es el príncipe de la mentira es astuto y de una manera u otra, siempre querrá hacerte dudar de la verdad de Dios, de sus intenciones, de sus planes, de su voluntad.

     

    Y mira lo que hace Satanás, esta palabra “sincera fidelidad”, es la palabra: japlótes, que significa de un solo aspecto, sinceridad, sin disimulo o sin buscar solo lo de uno, generosidad, sencillez, fidelidad, rectitud, franqueza, lealtad, simplicidad, viene de sano, franco, ingenuo, honrado.

     

    Que importante es darnos cuenta de esto, el Evangelio es sencillo, no es complicado, se es salvo por fe, y al mismo tiempo se es santo por fe, no por obras, por eso el mayor mandamiento que tenemos de él es que permanezcamos en él y así podamos amarnos unos a otros como él nos amó, porque en el amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerzas y mente y a nuestro prójimo como a nosotros mismos nos amamos, se cumplen toda la ley y los profetas.

     

    Cristo no nos mandó a complicarlo de la manera en la que en muchos lugares lo complican, iglesias que engañadas terminan diciendo que es Jesucristo y algo más, Jesucristo más obras, hay quienes tienen que cumplir con ciertos requisitos para ser salvos, para ser miembros, para poder mantenerse en la elite, sean liturgias, membresías especiales, u ordenanzas como el bautismo el cual es un requisito para ser salvo. Otros exigen cierta ropa, cierto comportamiento, algunos hasta exigen túnicas o gorras o mantas, o togas especiales, para poder tener la unción.

     

    Otros haden guardar algunas de las leyes del AT, claro, solo las que les convienen, porque si pretendes guardar el sábado, entonces también tendrías que guardar el año sabático, el jubileo, los sacrificios, todas las fiestas y sus días de reposo, etc. Cuando en Cristo hemos llegado al reposo, en Cristo estamos completos, él es el autor y consumador de nuestra fe, no es Cristo y algo más, eso es un engaño.

     

    En fin, es un engaño satánico el complicar el Evangelio: Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo no tomándonos a los hombres en cuenta nuestros pecados, punto, en Cristo estamos completos, no hay nada más que añadir, el resto no es sino engaño, no es sino armas que falsos maestros utilizan para manipular, para asustar, para esclavizar y así controlar a la gente. Mira cómo desde el AT el Señor no lo complicó:

     

    Deu 10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma;

     

    El Señor lo puso tan sencillo, permanezcan en mí, el mismo Pablo en todas sus cartas no hace otra cosa más que regresarnos a ese punto, por eso es que en el NT no encuentras ninguna liturgia, sí encuentras algunos símbolos externos como el bautismo, como la cena del Señor, los cuales no son sino un recuerdo tangible de lo que somos gracias a Cristo, pero de ninguna manera son requisitos para poder ser salvo o para poder recibir el favor de Dios, su gracia, toda bendición en los lugares celestiales en Cristo ya nos fue dada, y la recibimos por fe, y la fe viene por el oír y le oír por la Palabra de Dios.

     

    Con la falsa doctrina la pureza de la iglesia se marchita, porque una verdad adulterada, produce una fe adulterada y una conducta adulterada, y por consiguiente tenemos una iglesia adúltera, enamorada de este mundo, pretendiendo utilizar a Cristo y la fe como un medio para alcanzar mis metas egoístas y temporales de acuerdo a los estándares de este mundo. Y justo como sucede hoy en día, dice Pablo:

     

    2 Co 11:4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;

    1º Dice Pablo: “si viene alguno”, como ya lo mencioné, un falso maestro nunca se tomarán la molestia de iniciar algo, sino que llegará cuando ya todo está listo, esta es otra característica de los falsos maestros. Y dice, estos les presentan a un supuesto Jesús, es decir, supuestamente vienen y hablan en el nombre Jesús, les comparten de otro espíritu y es otro evangelio el que predican.

     

    Por eso es tan importante que conozcas al único Jesucristo Hijo de Dios, hay quienes hablan de Jesús o en el nombre de Jesús, pero no es el Jesús de la Biblia, por ejemplo, una secta muy conocida de nuestros días enseña que Jesús es un hermano de Satanás, que los dos son creación de Dios y que Dios hizo como un concurso donde les pidió a todos sus diositos chiquitos le presentaran un plan de redención, y como Dios escogió el de Jesús, entonces Satanás se enojó y así como en las películas, juró vengarse y hacer fracasar el plan original de Jesús. Ese no es el Jesús de la Biblia, el cual es el infinito Dios hombre, un Dios en tres personas, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Satno.

     

    Por otro lado se presenta a un Jesús el cual más que humilde y que vino a ser servido, es todo lo contrario, un Cristo que te permite ser arrogante, y exigir que todo el mundo se postre a tus pies y que te permite esclavizar a la gente y exigirle que te sirva y te respete, ese no es el Cristo de la Biblia.

     

    Y presentan un espíritu diferente, un espíritu lleno de carnalidad, lleno de orgullo, de egocentrismo, donde yo soy el centro del universo, y lo único que importa soy yo, mi seguridad, mi satisfacción, mi felicidad, un espíritu codicioso quiero más y lo quiero ya, y te dicen: sueña, porque Dios no te hizo nacer para vivir miserable, porque eres hijo del rey, ¿cuál rey, aquel que no tenía ni donde recostar su cabeza, o aquel que tentándole en una sola mirada le hizo ver a Cristo las riquezas de este mundo y su esplendor, los cuales le prometió que le daría si postrado le adoraba?

     

    Y les traían otro evangelio, el cual te promete hacerte rico según los estándares de este mundo, te promete que todos tus problemas se van a resolver, que nunca te vas a enfermar, que todo lo que pisen tus pies será tuyo, que el mundo entero se va a postrar a tus pies, por tu fama, por tu éxito, si tan solo lo deseas con la suficiente fe, lo cual no es fe, sino positivismo, en el cual eres capaz de torcerle la mano a Dios, en fin, te prometen tu mejor vida ahora y aquí, y este es solo un aspecto de un falso evangelio.

     

    Y el problema con un falso cristo, con un falso espíritu y con un falso evangelio, es que ofrecen una fe falsa, una salvación falsa y todas sus promesas son ineficaces, no son reales, porque tú y yo y todo ser humano tiene sus días contados en este mundo, no importa cuánto logres acumular, nada te vas a llevar, porque este mundo, no va a existir por la eternidad, porque el verdadero problema del hombre es su pecado, el problema es el pecado, y solo un verdadero Cristo, un verdadero Espíritu y un verdadero Evangelio tienen el poder para tratar con él y para ayudarte con tu verdadero problema de fondo, la muerte, la esclavitud, la destrucción del pecado.

     

    Y Pablo ya les había predicado a Jesucristo crucificado, aquel que no vino a ser servido, sino a servir, aquel que vino a dar su vida en rescate por nosotros, aquel que este mundo y su filosofía aborrece y que le llevó a la cruz del calvario.

     

    Ellos ya habían recibido el Espíritu de gracia cuando creyeron en Cristo, ya habían recibido el Evangelio de la gracia, el cual está fundamentado en su totalidad en la obra de Cristo, no en nuestras obras, porque él es el autor y consumador de nuestra fe, el cual nos ofrece vida eterna, no en este mundo caído, lleno de muerte y todo tipo de perversidad, aunque lo veas muy bonito en un amanecer, pero, no se compara con lo que no se ve, con aquello que es eterno y perfecto.

     

    Y dice Pablo: lo toleran. Esta es la palabra anéjomai, sostenerse uno mismo en contra de, significa sostener arriba en contra de una cosa y así soportar, aguantar, padecer, soportar, sufrir, tolerar, ser paciente con, atender con paciencia. Escuchar o soportar con gusto una exhortación, soportar a alguien, sobrellevar, aceptar como válido o verdadero, aceptar una queja.

     

    Es interesante cómo para nuestra carne es duro soportar la verdad, y aprendemos a ponernos cascos y a usar escudo en contra de la verdad, nos convertimos en expertos esquivadores de sermones, y muchas veces como dice en 2 Timoteo a cerca de los últimos tiempos, la gente no estamos dispuestos a sufrir la sana doctrina.

     

    Pero, mira nada más cómo es más fácil recibir o creer una falsa doctrina, la cual también la tienes que soportar, no es fácil. Como veremos más adelante, no es fácil que te golpeen, te esclavicen, te roben, pero, por alguna razón llamada carnalidad, prefieres soportar que Satanás te mate, te robe y te destruya, a permitir que la verdad que definitivamente machacará tu orgullo, y destruirá esas murallas de argumentos jactanciosos, te traiga salvación y finalmente libertad plena.

     

    Mis hermanos, en cierto momento la tolerancia en amor puede ser buena, pero, no todo lo podemos tolerar en el nombre del amor, o de la mente abierta, porque puede ser peligroso y hasta mortal, si toleras ácido, si toleras veneno, vas a morir, hay cosas con las cuales no necesitas ni siquiera tener contacto, ya lo vimos la semana pasada, y una de esas cosas es la mentira, es la falsa doctrina, es la filosofía de este mundo, o amas este mundo y su filosofía, o amas el Señor y su Palabra, no puedes servir a ambos.

     

    II. Mientras que el siervo genuino, busca amar, no ser una carga y servir, el falso solo busca su provecho personal.

    2 Co 11:5 y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles.

    Podríamos pensar que Pablo se estaba refiriendo a los 12, pero por el contexto nos damos cuenta que estos falsos maestros se hacían llamar así mismos apóstoles. Y no simples apóstoles, la palabra grandes, es un superlativo, por lo tanto se puede traducir estos súper, increíbles apóstoles, ¿te suena familiar? Falsos maestros que presumen de traer una doctrina aún superior a la misma biblia, cuando siempre es la misma porquería mundana de los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida. Y delante de los corintios estos hombres menospreciaban a Pablo y estos corintios estaban ya subestimando a Pablo.

     

    2 Co 11:6 Pues aunque sea tosco en la palabra, no lo soy en el conocimiento; en todo y por todo os lo hemos demostrado.

    No solo ridiculizaban a Pablo, sino que lo trataban de incapaz, en otras versiones dice: aún cuando sea un orador inexperto, o un mal orador. En esos tiempos la oratoria y el debate eran el pan de cada día, con lo que la ente sobresalía, tenemos a Platón y muchos otros. Y podríamos decir que Pablo no dominaba la oratoria, o más bien no le daba la gana presumir, ¿se acuerdan en la 1ª carta capítulo 2?:

     

    1 Co 2:1-5 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

     

    La palabra tosco es la palabra griega ideotes, de manera que Pablo les dice: sí, pueda ser que parezca yo un idiota al hablar, un incapaz, pero sí les he dejado claro algo, que conozco lo que les estoy hablando. Mira cómo lo traduce la DHH:

     

    2 Co 11:6 Aunque yo sea torpe en mi modo de hablar, no lo soy en cuanto a conocimientos; y esto se lo hemos demostrado a ustedes siempre y en todos nuestros hechos.

    Es decir, el conocimiento cristiano no se trata de hablar bonito, o de aprender a cómo manipular o emocionar a la audiencia, nuestro Señor Jesucristo lo dijo así: Mat 11:19b Pero la sabiduría queda demostrada por sus hechos.»

     

    Mis hermanos como lo he enseñado una y otra vez, la vida del maestro es su enseñanza, el cuerpo del mensaje de un maestro es su vida, por eso es que no puedes tener todos los elementos para juzgar si un maestro y su mensaje son correctos si solo te alimentas de mensajes de youtube, en ese lugar puedes encontrar lo mejor del mundo, pero también lo más perverso, pero para saber si alguien es real, necesitas no solo conocer sus palabras, sino que esa persona necesita ser capaz de rendir cuentas con su vida, con su conducta, no porque parezca de gran personalidad o espiritualidad, o súper unción, va a ser real. Veamos ahora qué conductas de Pablo utilizaron para acusarlo y aprenderemos más a cerca de estos falsos obreros:

     

    2 Co 11:7 ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde?

    Pablo llegó como cualquier siervo de Dios genuino lo haría, buscando servir y no ser servido, buscando sembrar, no querer recoger donde no sembró. Pablo llegó amándolos, orando por ellos, siendo incondicional en sus oraciones por ellos, enseñándoles la Palabra de Dios, haciendo evangelismo por aquí, por allá, seguramente visitando enfermos, aguantando desprecio y humillación, y aún cuando la iglesia creció continuó haciéndolo, nunca les cobró.

     

    Y estos falsos apóstoles utilizaron el viejo y conocido refrán: si es gratis es porque ha de ser chafa, a de ser lo que le sobra, o es tan malo que ni puede cobrar. Mis hermanos, es increíble cómo por ejemplo vamos a una tienda departamental y vemos el precio de una camisa que tiene el 90% de descuento, y por decir algo lo que costó 80 dls, lo encuentras en 10, el que lo compró en 80 es un grande, pero, tú o yo que lo compramos en 10 somos unos pobretones. ¿Perdón? Es la misma camisa. No tiene sentido, pero, así nos dejamos llevar.

     

    Pero, escúchame, el Evangelio de Cristo no es barato, su costo, su precio fue la de la vida, la sangre del Hijo de Dios, del más justo, puro y bueno, no es barato porque en el Evangelio está la riqueza incalculable de Dios mismo, de su amor, derramada, sobre pecadores, es un derroche de amor por gente como tú y como yo, llenos de imperfecciones, llenos de maldad, quienes de ningún modo valíamos eso, en todo caso los baratos somos nosotros, aunque él decidió darnos un valor que no teníamos comprándonos a tan alto precio.

     

    El mundo nos ha enseñado eso, para que sea chido, tiene que costar, y eso es lo que estos falsos y mundanos maestros enseñaban, ¿Pablo no les cobra nada? Mmmmm, ahí hay gato encerrado, le ha de dar pena cobrar por maleta, por eso nosotros les cobramos 300 dls por una noche de milgaros porque sí somos eficaces, somos aquellos. Nada que ver. Y dice Pablo:

     

    2 Co 11:8 He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros. 2 Co 11:9 Y cuando estaba entre vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga, pues lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia, y en todo me guardé y me guardaré de seros gravoso.

    ¿Se dan cuenta? Corinto era un lugar próspero económicamente hablando, pero muy probablemente su codicia era su mayor problema, porque Pablo no quiso ni siquiera pedirles algo, tuvo necesidad, y ninguno de ellos fue quien para decirle: Pablo, ahí te va esto para que te alivianes.

     

    Y estos hombres estaban haciendo ver a Pablo como un hombre sin liderazgo, ya que ellos seguramente no dejaban corinto porque estaban muy buenas las ofrendas, y a lo que ellos llamaban visión, eran los miembros pudientes de la iglesia, a los cuales, veremos más adelante sabían exprimir muy bien.

     

    Y si observamos con cuidado Pablo no está pidiendo a las otras iglesias, sino recibiendo de ellas, es un detalle muy importante, en la iglesia no estamos para pedir, todos estamos para dar, y el Señor recibe de lo que ha puesto en un corazón generoso. Y otra cosa, también nos habla del amor hacia los perdidos. Como iglesia necesitamos ser sensibles y ayudar a aquellos que están como misioneros en otros lugares.

     

    Pablo pudo ministrar con libertad y completamente gratis en Corinto gracias a las iglesias de Macedonia, las cuales, como vimos, no estaban en la situación económica de Corinto, Pablo recibía salario, o ayuda de esas iglesias, a las cuales dice: despojé, literalmente, las dejé desarmadas al darme ellos para ministrarlos a ustedes, además de trabajar por su cuenta cuando le fue necesario.

     

    Esta es la actitud de un siervo de Dios, ¿te das cuenta? Pablo dice, me guardé y me guardaré de serles una carga. Si en algún momento el Señor nos permite enviar obreros a abrir iglesias, es algo que no debemos olvidar hermanos, aún ahora que estamos ministrando diferentes servidores de iglesias en hogar, necesitamos cuidarnos de no ser una carga, al contrario, de ser una bendición, y estar listos no para tomar, sino para bendecir, no codiciar lo de tus hermanos. Constantemente vemos a Pablo siendo muy cuidadoso en este aspecto, ¿te acuerdas cuando se despidió en Mileto? Veamos:

     

    Hch 20:17-21 Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. 18 Cuando vinieron a él, les dijo:   Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, 19 sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; 20 y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, 21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

     

    Hch 20:33-35 Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34 Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. 35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

     

    Y los falsos maestros, los cuales tienen un interés mayormente económico por su codicia, siempre intentarán desprestigiar, desacreditar esta actitud realmente cristiana, por eso Pablo decía:

     

    2 Co 11:10 Por la verdad de Cristo que está en mí, que no se me impedirá esta mi gloria en las regiones de Acaya. La NVI dice: 2 Co 11:10 Es tan cierto que la verdad de Cristo está en mí, como lo es que nadie en las regiones de Acaya podrá privarme de este motivo de orgullo. (NVI)

    Para los falsos maestros es motivo de vergüenza, pero para aquellos que están en Cristo, el dar, el servir es un motivo de gozo y de orgullo, ¿por qué, por autosatisfacción, hoy por ti y mañana por mí, porque siento que Dios me va a bendecir más si me porto bien? Dios ya me bendecía y me amaba aún cuando estaba perdido en mis tinieblas blasfemándole. ¿Cuál es la razón? Dice Pablo:

     

     

    2 Co 11:11 ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe.

    1ª Causa, Pablo los amaba, y aquel que ama sirve, da, se sacrifica. Este es el sentir de Cristo, el cual siendo en forma de Dios no estimó el ser igual como cosa a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, no mirando por lo suyo propio, sino por lo nuestro, actuando en humildad haciéndose el siervo de todos nosotros. Pablo simplemente estaba imitando a su Señor.

     

    Por eso es que en el amor hay libertad, no existe ese sentir de: “¿Y yo a qué horas? Bueno, voy a dar un poquito más a ver si ya me toca”. Esa no es actitud de amor, la actitud de aquel que ama es aquel que entiende la seguridad del amor de Dios por él, las bendiciones de Dios por él, lo cual no cambia en absoluto por hacer más o por hacer menos. Sencillamente, Dios me amó, y así yo quiero amar como el me amó. Esa es libertad. Y 2ª Causa:

     

    III. Mientras que el siervo genuino se interesa en proteger a las ovejas que sabe que Cristo ama, el falso maestro se disfraza porque es un depredador rapaz que solo busca lo suyo.

    2 Co 11:12 Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión a aquellos que la desean, a fin de que en aquello en que se glorían, sean hallados semejantes a nosotros. La NTV lo traduce así: 2 Co 11:12 Pero seguiré haciendo lo que siempre he hecho. Esto debilitará los argumentos de aquellos que andan buscando la oportunidad para jactarse de que su trabajo es igual al nuestro.

    La 2ª causa era dejar expuestos a estos falsos maestros, esto es muy importante, porque si recoges el billete y la pasión y el amor se terminan, la pasión y el amor ni era por el evangelio, ni por las personas, sino por el billete.

     

    Es muy importante ser cuidadosos y aprender a diferenciar entre uno y otro, porque hoy en día hay muchos falsos apóstoles, profetas y siervos que se dicen ser de Cristo, por hablar cristiano y decir: “hermanos”, “recibe”, “declara”, “arrebata”, “Dios de Pactos”, “siervo”, “aleluya”, “gloria a Dios”, “amén”, y hasta recitan versículos de la Biblia, totalmente sacados fuera de contexto por supuesto.

     

    Y Pablo simplemente dice: “ellos dicen que somos iguales, o que son más apósteles que yo, o la clásica de que pues, “al final servimos al mismo Dios, ¿no?” La respuesta es no, no todos servimos al mismo Dios. Dice Pablo:

     

    2 Co 11:13a Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos,

    Son falsos porque se autoproclaman, se auto envían, no es Cristo quien los envió, así como envió personalmente a los doce o como a Pablo, quien aún cuando fue después de la muerte y resurrección, hubo testigos, y además confirmación de parte de Ananías, quien oró para que recibiera la vista y además de los apóstoles, quienes le dieron la mano en señal de compañerismo y además gran parte del NT fue escrito por este verdadero apóstol de Cristo. A diferencia, estos falsos apóstoles quienes cuentan historias fantásticas de cómo recibieron visiones o revelaciones exclusivas y tan personales, personales que solo ellos lo vieron, por supuesto, fíjate.

     

    Son fraudulentos porque tanto el Jesucristo, el espíritu y el evangelio que proclaman es falso porque está en total contradicción a la enseñanza bíblica, además de estar diseñado solamente para engañar, para dejar rasuraditas a las ovejas. Con su falsa doctrina adulteran la verdad, por consiguiente la verdadera y pura adoración a Dios, y la conducta de la iglesia, la cual termina tolerando el pecado, y a la cual hunden en idolatría hacia los deseos codiciosos de este mundo.

     

    2 Co 11:13b que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 2 Co 11:14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 2 Co 11:15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

    Y todo lo que tienen es una apariencia, es un disfraz, parecen cristianos, pero, solo por fuera, no es Cristo quien los envió, y mucho menos sirven a Jesucristo. Es muy fuerte hermanos, pero, no sirven al Señor, sirven a Satanás, porque su mensaje es totalmente mundano y lejos de llevar a la gente a la libertad de sus pecados, a amar, a adorar, y a servir a Cristo, la llevan a adorar este mundo y sus deseos, y los dejan peor de esclavizados que antes, los dejan vacunados en contra de la verdad, más ciegos que nunca, y una de sus características es negar el regreso de Jesucristo y el fin del mundo, aludiendo que Dios es un Dios de amor y que él no va a destruir tus sueños, cómo crees, si tu eres el centro del universo.

     

    Enseñan verdad a medias, adulterada o diluida, como Satanás, quien también es experto en camuflagearse. Porque el problema no está tanto en identificar la mentira, es fácil reconocer cuando alguien viene con un cuento de hadas, el problema es discernir cuando vienen mensajes de verdad adulterados con mentira.

     

    Nuestra tarea por lo tanto es aprender a conocer la verdad plenamente, para saber cuando falsos siervos de Dios están hablando aparentemente muy cristianamente, pero traen por dentro veneno y engaño que terminará por extraviarnos de la verdad, por seducirnos y adulterar nuestra fe, y por lo tanto nuestra conducta. ¿Cómo podemos hacerlo? El Señor lo dejó claro:

     

    Mat 7:15-23 »Ten cuidado de los falsos profetas que vienen disfrazados de ovejas inofensivas pero en realidad son lobos feroces. 16 Puedes identificarlos por su fruto, es decir, por la manera en que se comportan. ¿Acaso puedes recoger uvas de los espinos o higos de los cardos? 17 Un buen árbol produce frutos buenos y un árbol malo produce frutos malos. 18 Un buen árbol no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos. 19 Por lo tanto, todo árbol que no produce frutos buenos se corta y se arroja al fuego. 20 Así es, de la misma manera que puedes identificar un árbol por su fruto, puedes identificar a la gente por sus acciones. 21 »No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Sólo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 El día del juicio, muchos me dirán: “¡Señor, Señor! Profetizamos en tu nombre, expulsamos demonios en tu nombre e hicimos muchos milagros en tu nombre”. 23 Pero yo les responderé: “Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes, que violan las leyes de Dios”. (NTV)

    Y la siguiente sección de esta porción es: construye tu casa sobre la roca, no sobre la arena, es decir, en lo que ha dicho el Señor, lo cual está en estos 66 libros, no más, cualquier adición es herejía.

     

    Por eso cuando alguien te venga con que Dios me reveló tal o cual verdad, pregúntale primeramente algunas cosas, 1ª Cuál es el Jesús que predican. Recuerdo haber escuchado de un pastor que fue a orar por un enfermo, y después llegó una persona evidentemente rara, con un aspecto y actitud rara, la cual le dijo: “yo también sano en el nombre de Jesús” y este pastor le dijo, ¿en el nombre de Jesús de Nazaret, el hijo de Dios, quien vino a morir por nuestros pecados, resucitó y está sentado a la derecha del padre? Y esta persona le dijo, - no otro Jesús -. Pregúntales, ¿cuál es el Jesús del que predicas?

     

    2º ¿Cuál es el evangelio que presentan? Evangelio son buenas noticias, pero, cuáles son, si su “evangelio”, hace énfasis en tu mejor vida ahora, en el pacto que haces con Dios para que te bendiga y te de cómo el genio de la lámpara todos tus deseos egoístas, si te presentan un Jesús que te resuelva ya, un evangelio de un Jesús requetemilagroso.

     

    Si no te hablan de que tu mayor problema es que has pecado con Dios, y que al haber pecado contra él, eres su enemigo, estás destituido de su gloria, condenado, y que esa es la causa de todo tu dolor, angustia, culpa, inseguridad, que él va a venir a juzgar a este mundo y que si no estás listo, quedarás condenado, pero que envió a su Hijo Jesucristo, quien voluntariamente entregó su vida por nosotros los pecadores, quien resucitó venciendo al pecado y abriéndonos un camino de nuevo al Padre, reconciliándonos con él.

     

    Que Cristo nos llama a morir a nosotros mismos, a negarnos, a tomar nuestra cruz y a seguirle, ya que sus promesas son para el futuro y para la eternidad, que este mundo va a ser juzgado, pero, que nos promete cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia, etc., etc. Si no se parece a este Evangelio huye y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.

     

    Y no solo eso, fíjate en el fruto de aquellos a quien enseña, cuál es el fruto de su enseñanza, ¿es gente que ama, que adora al Señor, no solo con su boca, pero con su conducta? ¿Es gente que vive en libertad, en la libertad del pecado y de las obras de la carne, o es gente presa de celos, chismes, contiendas, adulterios, divisiones, celos, etc.?

     

    Y por último pregúntale, ¿Qué me dices de tu familia? ¿Es tu esposa feliz, vive plena, sujeta a ti, disfrutando no solo del ministerio, sino de su familia, de ti como esposo? ¿Son tus hijos obedientes, sujetos a ti, o son unos groseros, que a leguas se les nota su lejanía con Dios? ¿Eres respetado por tu esposa y por tus hijos? Son tu primer ministerio. Pueda ser que convenzas a multitudes, pero, ¿tus hijos te la creen, o saben que no eres sino un farsante?

     

    ¿Estarías dispuesto a mostrarme el interior de tu hogar y de tu corazón para checar tu fruto? ¿Qué me dices de tus vecinos, la gente más cercana a ti? Una vez que estés en la Palabra y que puedas checar todas estas cosas, estarás en condiciones de descubrir si es un disfraz, y si son realmente siervos de Satanás, o es un verdadero siervo de Dios. Y sigue Pablo:

     

    2 Co 11:16 Otra vez digo: Que nadie me tenga por loco; o de otra manera, recibidme como a loco, para que yo también me gloríe un poquito. La NTV lo traduce así: 2 Co 11:16 Otra vez lo digo, no piensen que soy un necio por hablar así. Pero, aun si lo piensan, escúchenme, tal como lo harían con una persona necia, mientras que yo también me jacto un poco.

    Es decir, Pablo está a punto de hablar de sus logros frente a los logros de estos falsos maestros, los cuales ni siquiera se toma la molestia de mencionar, pero vuelve a decir: “así como les toleran a esos falsos obreros y sus tonterías, tolérenme algunas a mí, y dice:

     

    2 Co 11:17 Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como en locura, con esta confianza de gloriarme. 2 Co 11:18 Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré;

    En otras palabras, Pablo tenía constantemente en su corazón las palabras del Señor, y lo que seguro tenía presente de proverbios: Mat 23:12 Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Pro 27:2 Que te alabe otro y no tu propia boca; que lo haga un desconocido, no tus propios labios. Ya lo había dicho al final del capítulo anterior: 2 Co 10:18 Cuando la gente se alaba a sí misma, ese elogio no sirve de mucho. Lo importante es que los elogios provengan del Señor.

     

    Pero por causa de estos falsos obreros quienes se la pasan alabándose a sí mismos, Pablo procederá a hablar de sus logros. Y como si no pudiera abandonar el tema y porque verdaderamente le incomodaba hablar de sí mismo, les sigue diciendo:

     

    2 Co 11:19 porque de buena gana toleráis a los necios, siendo vosotros cuerdos. La NVI lo traduce así: 2 Co 11:19 Por ser tan sensatos, ustedes de buena gana aguantan a los insensatos.

    Imagínate hasta dónde llega el engaño de Satanás y de nuestro orgullo, que llegamos a auto engañarnos pensando que ser de open mind, mente abierta es ser sabio, que evitar el conflicto aún cuando este esté haciendo pedazos la fe de las personas, es un acto de sabiduría y de amor. Nada que ver.

     

    A ver, trata de evitar el conflicto cuando un ladrón se meta a querer dañar a tu familia, dale amor y tolerancia al que se le está echando encima a tu esposa o a tus hijos, ¿no lo harías verdad? Necesitamos pensar sabiamente hermanos, hay momentos en los que valientemente nos tenemos que parar delante de la verdad pase lo que pase, y si se da el conflicto, si se da la división, pues que se dé, porque si no lo haces, entonces tendrás una fe enferma, una amistad enferma, una comunión enferma, una iglesia enferma que puede resultar fatal para la fe.

     

    No tolerarías un virus agresivo y mortal en tu cuerpo, no dirías, pobrecito necesitamos ser amorosos y pacientes, ¡no! Inmediatamente pones antibióticos, aún cuando estos sean muy fuertes y puedan tener efectos secundarios, habrá crisis curativa, sí, pero, después habrá salud. Nada más triste que una iglesia incapaz de lidiar con el pecado. Una iglesia que no trata de la manera correcta con el pecado, es una iglesia sin fuerza, porque la fuerza de la iglesia está en la verdad que predica, dice la Palabra:

     

    1 Ti 3:15 para que, si me retraso, sepas cómo deben comportarse las personas en la familia de Dios. Ésta es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. (NTV)

     

    Si quitas la verdad de la iglesia, si la diluyes, si no la defiendes, si no te paras valientemente tras ella cuando es necesario, en especial cuando esta está siendo golpeada por doctrinas pseudo cristianas, por pecado, por idolatría, deliberadas, entonces dejas a la iglesia sin nada, la iglesia pierde su sabor, deja de salar y no sirve sino para ser echada en el camino y ser pisoteada por los hombres.

     

    La iglesia pierde su propósito, pierde la capacidad de brillar para Cristo, porque Cristo es la verdad, quita la verdad, y estarás quitando a Cristo, convertirás a la iglesia de Laodicea que se creía tan capaz que lo dejó afuera, al punto de que Cristo tuvo que tocar para que lo dejaran entrar y volver a tener comunión con ellos. Y estos corintios se estaban sintiendo muy cool haciendo eso. Veamos lo que estaban dispuestos a tolerar:

     

    2 Co 11:20 Pues toleráis si alguno os esclaviza, si alguno os devora, si alguno toma lo vuestro, si alguno se enaltece, si alguno os da de bofetadas.

    Podemos aprender aquí varias característica de los falsos maestros, Cristo jamás haría esto, sus verdaderos siervos deberán de cuidarse de jamás hacer esto, veamos:

     

    La primera es: Esclavizan, literalmente por puro y mero beneficio personal tratan a la gente como esclava, dándoles todo tipo de reglamentos y ley, para mantenerlos bajo control, claro que alegan que es para el reino de Dios, hermano, está contribuyendo al reino de Dios, pero, realmente es para el suyo propio. De hecho, hay lugares donde el mismo pastor se siente con el derecho de tener a todas las mujeres de su iglesia, sean casadas o solteras. el Señor dijo:

     

    Mat 23:4 Atan cargas pesadas y las ponen sobre la espalda de los demás, pero ellos mismos no están dispuestos a mover ni un dedo para levantarlas. (NVI)

    Literalmente aplastan a la gente bajo el peso de exigencias religiosas insoportables, pero los ungidos de Dios, por supuesto están exentos, ellos no tienen que. Literalmente despojan de su libertad en Cristo a los creyentes, para hacerlos sus esclavos, y lejos de vivir el gozo de la salvación, estos creyentes viven llenos de ansiedad, de culpa, de cansancio, y su cristianismo se convierte en una carga pesada difícil de llevar.

     

    Mis hermanos, el día de hoy en algunas iglesias hay requisitos y leyes ridículas, aunque también hay que aceptar que para alguna gente muchas veces es más fácil cumplir todo tipo de leyes externas y jamás darle su corazón al Señor, porque es otro el dueño, les es fácil esconder su pecado y su tibieza detrás de la religiosidad, del legalismo, de la tradición, como lo dije, no están dispuestos a sufrir la sana doctrina y prefieren vivir esclavos.

     

    No solo esclavizan, sino devoran: katesdsío; comer, devorar, consumir, robar, explotar, tragar, aprovecharse totalmente de. Literalmente como un depredador, que acecha a su presa para comérsela, porque es lo que son, lobos vestidos de oveja. Quienes se aprovechan de almas sinceras y sencillas que quieren servir al Señor. Claro que estos carnalmente te hacen sentir muy espiritual y bueno si les entregas a ellos, los siervos del Señor tu dinero, tu tiempo, tu persona, y te hacen sentir que al entregarte a ellos incondicionalmente, te estás entregando al Señor, pero llega el momento que no te das cuenta y comienzas a ser más leal a esas personas que al mismo Señor y a su Palabra. El Señor utiliza la palabra devorar aquí:

     

    Luc 20:46-47 «¡Cuídense de los maestros de la ley religiosa! Pues les gusta pavonearse en túnicas largas y sueltas y les encanta recibir saludos respetuosos cuando caminan por las plazas. ¡Y cómo les encanta ocupar los asientos de honor en las sinagogas y sentarse a la mesa principal en los banquetes! Luc 20:47 Sin embargo, estafan descaradamente a las viudas para apoderarse de sus propiedades y luego pretenden ser piadosos haciendo largas oraciones en público. Por eso, serán castigados con más severidad».

     

    Toma lo vuestro: lambáno; aprovecharse de, un objeto o beneficio, explotar a alguien mediante el engaño, tomar, echar mano de, agarrar o remover, obtener, quitar, recoger, tomar, agarrar, coger, obtener, conseguir, quitar, sacar. Esta palabra tiene que ver con aprovecharse, no tienen ninguna vergüenza en sacar provecho de las ovejas al máximo, dice en Judas:

     

    Jud 1:11-13 ¡Ay de los que siguieron el camino de Caín! Por ganar dinero se entregaron al error de Balaam y perecieron en la rebelión de Coré. 12 Estos individuos son un peligro oculto:[d] sin ningún respeto convierten en parrandas las fiestas de amor fraternal que ustedes celebran. Buscan sólo su propio provecho.[e] Son nubes sin agua, llevadas por el viento. Son árboles que no dan fruto cuando debieran darlo; están doblemente muertos, arrancados de raíz. 13 Son violentas olas del mar, que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son estrellas fugaces, para quienes está reservada eternamente la más densa oscuridad. (NVI)

     

    Si alguno se enaltece: todo lo contrario a humillarse, otras versiones traducen esta frase como alguien que se exalta así mismo, se comporta con altanería, los trata con desprecio, o toma control de todo. Hacen ver y sentir que este es un rasgo de carácter loable, y además útil para el liderazgo. Este es el rollo de exigir pleitesía, exigir respeto, exigir sujeción a mi posición porque aquí yo mando.

     

    Maltratar a la gente, tú por aquí, muévete, quítate, sírveme, dame, haz esto, haz lo otro, pero ya, porque aquí yo soy el que mando, y si no te gusta te condeno y te mando al infierno por insujeto al ungido de Dios. Y el último rasgo:

     

    Si alguien les da de bofetadas, pueda ser algo metafórico, pero, hoy mismo hay pseudo pastores que golpean a las ovejas, este era un estilo de aquellos tiempos.

     

    Pero lo peor del caso es que estos corintios soportaban todo esto, lo toleraban, y sin embargo a Pablo, quien se humillaba, quien con toda mansedumbre los servía y los amaba, lo estaban menospreciando y subestimando. Como lo dije anteriormente, para mucha gente es más fácil esconderse detrás de este tipo de falsos maestros y guardar una apariencia de piedad, que soportar la sana doctrina, que sufrirla, que escuchar la Palabra de Dios que puede traer verdaderos cambios, pero, precisamente ese es el problema. Dice Pablo en 1 Timoteo:

     

    2 Ti 4:1-4 En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: 2 Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. 3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. 4 Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos. (NVI)

     

    Es más fácil decir: son hipócritas, me robaron, me abusaron, me golpearon, que venir de rodillas al único que murió por ti, que dio su vida por ti, el cual es Jesucristo, es más fácil quedarte en tus tinieblas que darle tu corazón al que solo pide de ti, que te arrepientas, que reconozcas tu necesidad de un salvador, que reconozcas tu maldad, que creas que él murió para salvarte de las consecuencias de ella, y que creas que en él puedes tener nos solo perdón de pecados, sino vida eterna y promesas inigualables de eternidad, verdadera libertad. Y termina Pablo esta sección:

     

    1. Mientras que el falso maestro se sostiene y se enorgullece de sus fortalezas, el genuino se gloría y presume de sus debilidades, porque sabe que esto el trae gloria a Cristo.

    2 Co 11:21 Para vergüenza mía lo digo, para eso fuimos demasiado débiles. Pero en lo que otro tenga osadía (hablo con locura), también yo tengo osadía. La NTV lo traduce: 2 Co 11:21 ¡Me da vergüenza decir que nosotros fuimos demasiado «débiles» para hacer lo mismo! Pero sea lo que sea de lo que ellos se atrevan a jactarse —otra vez hablo como un necio —yo también me atrevo a jactarme de lo mismo.

    En otras palabras, Pablo va a soltar de su ronco pecho sus logros, vamos a ver de qué va a presumir para poner en evidencia a todos estos falsos maestros. Como se dice, va a mostrar las rallas de tigre, si no tiene rallas, no es tigre, veamos lo que realmente son rallas, y lo que podría distinguirse como fruto en una persona:

     

    2 Co 11:22 ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? También yo.

    Aquí podemos ver que estos eran judaizantes, no tenían la misma falsa doctrina de la de los gálatas, quienes tenían el legalismo a mil, pero, tal vez estos hombres traían una doctrina aún peor, y Pablo les dice a los Corinitos, yo también soy Israelita y descendiente de Abraham. Cosa por la que ellos sentían que eran una clase superior de cristianos, cuando todos somos igual de pecadores ante sus ojos, y todos necesitamos de su gracia infinita.

     

    2 Co 11:23 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces.

    Ellos presumían de ser servidores de Cristo, y presumían de su esfuerzo en el ministerio, de su mucho trabajo: “Oh, fue tan difícil levantarse a las 5 de la mañana para subir a un avión y llegar a nuestro hotel de 5 estrellas, lo más difícil fue cuando comimos comida italiana porque tenía mucho ajo, etc., pero mira las verdaderas marcas del tigre:

     

    Dice Pablo, yo he trabajado más que ellos, no me han dado una bienvenida en un coche del año, pero, me han azotado innumerables veces, la cárcel ha sido mi hotel, no hay un séquito de guardaespaldas cuidándome, estuve literalmente expuesto a la muerte, y lo explica con más detalle:

     

    2 Co 11:24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.

    La ley prohibía dar más de 40 azotes, y ellos daban 39, no por misericordia, sino que no vaya a ser que contaron mal y se les pasaba, y el 40 fuera el 41, habrían roto la ley y no serían tan santos. Bueno no una vez, sino 5 veces azotaron a Pablo de esta manera.

     

    2 Co 11:25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;

    Ser azotado con varas era más de los gentiles, esto equivaldría a ser golpeado con un bate de beisbol, siendo ciudadano romano, le hicieron esto tres veces. En Listra fue apedreado y dado por muerto, nos menciona este naufragio, el cual no sufrió en un crucero a las Bahamas, estuvo perdido una noche y un día como náufrago, esta palabra es en el abismo, imagínate eso.

     

    2 Co 11:26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;

    Peligros por dondequiera, ¿te acuerdas los que juraron bajo maldición que no comerían nada hasta verlo muerto? Peligro de desastres naturales, de mafiosos, políticos, en la ciudad, desierto, mar, hasta en el ceno de la iglesia con los falsos hermanos acechándole para desacreditarlo.

     

    2 Co 11:27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;

    Trabajo excesivo hasta llegar a la fatiga, desvelándose y levantándose tempranito, pasando hambres y sed, sin comer, sin tener que vestirse, sin un lugar dónde resguardarse.

     

    2 Co 11:28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.

    No solo todos estos peligros, sino el amor y la carga que sentía por cada iglesia que él mismo había fundado, y no solo las que él fundó, también iglesia de Jerusalén, por la cual hacía lo que no le gustaba hacer, pedir, por él no pedía ni un penny, pero por sus hermanos en Cristo estaba dispuesto a dar su cara. Dice Pablo:

     

    2 Co 11:29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

    Esta carga yo la he podido experimentar a lo largo de estos tres años, se te va el sueño, se te va el hambre, se te va el gozo, realmente te preocupas y te pega dentro del corazón, a veces te dan ganas de levantar la voz y pedir 5 minutos en la carne, pero, todo esto produce en ti las marcas del tigre. Me pregunto qué tan cercana estaba esta lista a la de estos falsos profetas, o a la de los supuestos profetas y apóstoles de hoy en día.

     

    Mis hermanos, ¿sí o no con una de estas, ya estaríamos dudando hasta del llamado de Dios? ¿Cuántos están dispuestos a sufrir por amor al Señor, por amor al Evangelio, por amor a su Iglesia, la cual le costó su sangre preciosa? ¿Cuántos de nosotros estaríamos diciendo: bueno, pues de qué se trata Señor, si te estoy sirviendo, por qué esto, por qué el otro. Es tan importante ver el ejemplo de Pablo hermanos, y qué importante es tener el Evangelio correcto, porque si has creído un evangelio falso, a la primera, que digo a la primera, con la primera sacada de lengua vas a cuitear. Y dice Pablo:

     

    2 Co 11:30 Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad. 2 Co 11:31 El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento.

    El Cristiano genuino, no presume de sus fortalezas, presume de sus debilidades porque sabe que ahí Cristo es glorificado, porque entiende que si no hubiera sido por la gracia y la paciencia del Señor jamás estaría donde está, ya de por sí estaba descalificado, pero Cristo le califica, porque Cristo es su verdadera fortaleza.

     

    Mis hermanos, no caigamos en la trampa de gente jactanciosa que lo último que muestra es que verdaderamente conoce a Cristo, porque no se le parece, Cristo nunca fue un orgulloso, jactancioso, ese es otro cristo, ese es otro espíritu, ese es otro evangelio.

     

    Dice la NTV 2 Co 11:30 Si debo jactarme, preferiría jactarme de las cosas que muestran lo débil que soy. (NTV)

    Porque si se trata de tu grandeza y tu poder, la gloria va a ser para ti, los fans van a ser para ti, a ti te van a pedir los autógrafos, y hay un único digno de recibir toda atención honra y gloria, el infinito Dios Hombre, Jesucristo.

     

    Y cuando nos gloriamos en nuestras debilidades, dejamos ver con claridad el poder de Dios y él se lleva la gloria, no así al contrario, cuando nos sentimos tan auto suficientes que ya no queda lugar para Cristo, él solo está frente a nosotros felicitándonos, como diciendo: para qué fui a la cruz, si aquí estaba este. Nada que ver. Y Pablo cierra como si dijera: ah, se me olvidaba una manchita muy especial:

     

    2 Co 11:32 En Damasco, el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme; 2 Co 11:33 y fui descolgado del muro en un canasto por una ventana, y escapé de sus manos.

    Este evento lo puedes ver narrado en Hechos 9, cuando Pablo acababa de convertirse, y es muy interesante, porque cuando iba hacia Damasco, era Saulo de Tarso, lleno de orgullo, lleno de pompa y reconocimientos, con cartas de autoridad para apresar y matar cristianos, pero cuando salió de ahí, salió un Saulo muy diferente, el cual ya ni siquiera se llamaba Saulo, sino Pablo, humillado a tal punto que tuvo que ser colgado en un canasto, ¿dime si esto no es debilidad?

     

    Piensa muy bien en qué te estás gloriando mi hermano, piensa a quién estás escuchando, piensa cual es el motivo de tu orgullo, y si estás depuesto a morir a ti mismo, el Señor dijo: escuchando, paora tpdas estas ,racas deñ que ser colgado en un canasto, ?ertirse, y es muy interesante, porque cuando iba haci

     

    Mat 23:1-12 Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: 2 En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. 4 Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. 5 Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; 6 y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, 7 y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí. 8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. 9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11 El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. 12 Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

     

    ¿Estás dispuesto a pararte delante de la verdad? ¿Estás dispuesto a con misericordia y verdad corregir el pecado? ¿Estás dispuesto a modelar con tu vida la sana doctrina y con toda autoridad exponer la falsa doctrina? ¿Dime, eres tú o te estás convirtiendo en un verdadero siervo de Dios o estás practicando hipocresía que te llevará al lugar donde no quieres estar? ¿Es tu gloria tu debilidad, o eres de los que se sienten tan capaces que no quieren exponer su dependencia de Dios? Recuerda, el Señor no coparte su gloria con nadie, es suya, el quitársela es robarle. ¿Qué tan dispuesto estás a conocer, a amar, a comprometerte con la verdad, la cual es Cristo?

    ¿Alguien aquí se está dando cuenta de que lo engañaron? Ven a la luz, no seas necio, porque no hay peor engaño que el auto engaño.

  • Mar 8, 20152 Corintios 10 La diferencia entre las armas espirituales y las armas carnales
    Mar 8, 2015
    2 Corintios 10 La diferencia entre las armas espirituales y las armas carnales

    LA DIFERENCIA ENTRE LAS ARMAS ESPIRITUALES Y LAS ARMAS CARNALES

    2 Corintios 10

      Estamos en la recta final de 2 de Corintios, ciudad ubicada estratégicamente, convirtiéndose en una las ciudades comerciales más prominentes de sus tiempos, y al mismo tiempo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, por eso en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.   Aún siendo un ambiente muy depravado y materialista, ese no fue el problema para esta iglesia, su problema fue que la mayoría de esta iglesia no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura mundana, no estaban dando el paso de separarse de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaban permitiendo que el ambiente los influenciara a ellos, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Junto con este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes se auto promovían, deslumbrando a la gente con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una supuesta unción súper poderosa, y una personalidad dominante, cuando en realidad de espirituales no tenían nada porque su mayor atracción no era sino orgullo, autopromoción y carnalidad a lo cual estos corintios, estaban siendo seducidos.   Y lo primero que hacen estos falsos obreros es poner en duda la integridad, el apostolado, el ministerio y la doctrina de Pablo, y los corintios inmersos en la cultura que les rodeaba, en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban siendo presa fácil de estos engañadores. Por eso es que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino por la salud espiritual de los mismos corintios, porque esta gente estaba sembrando falsa doctrina, de manera que Pablo se tiene que dar a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios.   Podríamos dividir esta carta en tres grandes secciones, en las cuales Pablo se dirige a tres sectores de la iglesia, la primera de los capítulos 1-7 donde Pablo se dirige a aquellos que desobedecieron, pero que mostraron arrepentimiento a quienes Pablo reafirma recordándoles su identidad, en Cristo son hijos de Dios con una nueva naturaleza. Por lo tanto una esperanza eterna, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia.   Les vuelve a recordar en que consiste su salvación, lo que costó, lo que implica el estar reconciliados con Dios, el sacrificio de Cristo en la cruz, por lo tanto les recuerda que todos aquellos que estamos en este nuevo pacto de gracia y amor, ya no vivimos para nosotros mismo, existimos para la gloria de nuestro salvador, se nos ha hecho un llamado divino al cual respondemos en amor, en obediencia y servicio.   Y poniendo su propia vida como ejemplo, Pablo les enseña cómo por la gracia de Dios, se puede y se debe vivir en verdadera integridad, cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa, restauradora y perdonadora.   En la sección que acabamos de terminar la semana pasada de los capítulos 8 – 9, Pablo se dirige a un segundo sector de la iglesia que se ha mantenido obediente con los cuales trata con esta ofrenda para la iglesia de Jerusalén, la cual se había estado preparando desde un año antes. En estos dos capítulos aprendimos ampliamente a de la generosidad, cómo la manera en la que manejamos nuestros recursos tiene todo que ver con la verdadera adoración. Cómo la generosidad es una expresión clara del carácter de un Dios generoso y amoroso, y cómo sus hijos deberíamos manifestar el amor de Dios en generosidad como una evidencia de tener una fe genuina.   Aprendimos cómo es necesario estar preparados para ser generosos e inspirar a otros con nuestra actitud, entendimos que dar por la exigencia de alguien más no es generosidad, sino dar voluntariamente. Aprendimos de esta preciosa ley natural de la siembra y la cosecha, y cómo no se trata solo de sembrar dinero, sino de sembrar amor, servicio, perdón, misericordia, que un corazón generoso que se entrega primeramente al Señor y a sus hermanos, y cómo estas inversiones son para la eternidad y el amarnos de esta manera le trae gloria a Dios y nos trae verdadera unidad y comunión.   El día de hoy comenzaremos esta última sección de 2ª Corintios de los capítulos 10 – 13 donde Pablo retomará los problemas que se estaban dando en esta iglesia, podremos ver a un Pablo directo y decidido, ya que se estará dirigiendo a esta tercer sector de la iglesia, el grupo de los que se niegan a obedecer a quienes están del lado de los falsos maestros. Podremos ver a Pablo hablando ya no del ministerio, o del evangelio, o de su integridad, sino que sin pelos en la lengua expondrá a sus enemigos, a quienes literalmente llamará siervos de Satanás, falsos apóstoles y obreros fraudulentos y hará una última exhortación a arrepentirse a los desobedientes.   En este capítulo recordaremos que los creyentes estamos en guerra y aprenderemos cómo debemos luchar en ella, cómo el Señor nos ha provisto de armas espirituales las cuales necesitamos conocer y saber utilizar, en qué nivel se pelean las batallas espirituales y cuál es nuestro objetivo al pelearlas. Yo titulé este mensaje: LA DIFERENCIA ENTRE LAS ARMAS ESPIRITUALES Y LAS ARMAS CARNALES. Demos lectura:   I. El creyente debe saber que está en medio de una batalla y necesita las armas correctas para pelear en ella. a) Mansedumbre, humildad y la ternura de Cristo, son las primeras que necesita. 2 Co 10:1 Yo Pablo os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo, yo que estando presente ciertamente soy humilde entre vosotros, mas ausente soy osado para con vosotros; Pablo estaba siendo víctima de difamación y en este primer versículo nos deja ver cómo no solo lo estaban acusando de informal, egoísta y ventajoso, sino además de cobarde. ¿A qué se refiere Pablo? ¿Te acuerdas que en el capítulo 2 Pablo menciona una visita dolorosa y una carta severa, a partir de estos dos eventos es que surge la acusación de la cobardía de Pablo.   En una visita relámpago a Corinto, queriendo arreglar las cosas personalmente, al parecer Pablo resulta insultado, sea por uno de los falsos maestros o por uno de los corintios engañados, y Pablo, por no querer hacer el asunto más grande, decide regresar a Éfeso, y desde ahí les escribe esta carta severa, donde les habla muy fuertemente.   De manera que la humildad y la mansedumbre de Pablo al no contestar ante esta provocación, y su decisión de mejor alejarse, son tergiversadas por estos falsos maestros y hacen ver a Pablo como un débil líder, y al mismo tiempo con su carta dura lo hacen ver como cobarde, ya que, según ellos, no se atrevió a hablarles así de frente, sino que salió huyendo. Pero, ¿cómo debería ser entonces?   Mucho se habla hoy en día del liderazgo, y ciertamente hay un liderazgo que este mundo promueve y practica, el cual está basado en la persona misma y en sus capacidades, sin embargo la biblia nos presenta uno muy distinto, ¿quién es el modelo de liderazgo por excelencia? Jesucristo. Habría mucho que decir de nuestro Señor al respecto, pero, entre otras cosas él dijo:   Mat 11:25-30 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. 26 Sí, Padre, porque así te agradó. 27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. 28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.   Mat 12:18-21 «Miren a mi Siervo, al que he elegido. Él es mi Amado, quien me complace. Pondré mi Espíritu sobre él, y proclamará justicia a las naciones. 19 No peleará ni gritará, ni levantará su voz en público. 20 No aplastará la caña más débil ni apagará una vela que titila. Al final, hará que la justicia salga victoriosa. 21 Y su nombre será la esperanza de todo el mundo». (NTV)   Mientras que el mundo me habla de que debo ser lo suficientemente bueno y capaz para ser digno de ser seguido por otros, la Biblia me llama a ser manso, y mis hermanos, mansedumbre no es mensedumbre, el mundo lo ve así, como una debilidad, mientras menos te dejes, mientras más grites y exijas tus derechos más respetado serás, pero la mansedumbre, por favor, eso es debilidad.   Pero, ¿qué es mansedumbre?, ciertamente no es debilidad, es todo lo contrario, es fortaleza, capacidad, habilidad, pero, sujeta a un control superior. Cristo, en quien todas las cosas fueron creadas, el infinito y poderoso Dios e infinito hombre, fue manso, vivió sujeto a su Padre, nunca actuó como sus enemigos lo instigaban a responder, siempre respondió sabiamente ante las provocaciones malignas de sus enemigos, con una sola orden calmó tempestades, expulsó demonios, sanó enfermos, resucitó muertos, pero, con todo ese poder, Cristo no vino haciendo lo que le dio la gana, vivió sujeto a su Padre.   El ejemplo del caballo pura sangre es muy ilustrativo, mas de 1000 libras de músculo y poder sujetas, a la orden del cabestro de su jinete, quien en muchas ocasiones no pesa más de 130 libras. Por supuesto que nosotros no somos 1000 libras de poder, por mucho, poco más de doscientas y eso más grasita que poder, así como yo comprenderé. Pero, nuestra voluntad, nuestra obediencia, la cual sumada a nuestra arrogancia, pesa mucho más que 1000 libras, las cuales estamos llamados a poner bajo el control del Espíritu Santo.   Y me llama la atención cómo Pablo el apóstol a los gentiles, con toda su autoridad responde ante sus acusadores. En primer lugar Pablo comienza rogando, y no creo que sea un ruego sarcástico o amenazador, comienza con un ruego amoroso, lleno de gracia y de paciencia: Corintios, no me interesa tener un enfrentamiento con ustedes, no estoy interesado en vengarme de ustedes y de aplastarlos para mostrarles quién manda.   No, les hace un ruego apelando a la mansedumbre, y a la ternura: epieíkeia; que significa una dulce razonabilidad, conveniencia, equidad, gentileza, ternura, bondad, dulzura, clemencia, cordialidad, suavidad, amabilidad, denota justicia, moderación. En estas dos palabras tenemos el equilibrio perfecto, la receta secreta, la combinación necesaria para hablar con una persona, aún si esta persona está siendo min o desconsiderada:   La mansedumbre es una actitud de corazón, un hábito mental de sujeción al Espíritu Santo, y la humildad, es una posición, tapeinos en griego, y significa ponerse voluntariamente al ras del suelo, literalmente aplastar una montaña y dejarla como un valle. Mientras que la mansedumbre es un fruto del Espíritu, la humildad es una posición que decido tomar, la decisión de humillarme y ver a los demás como superiores a mí mismo es mía. Y la ternura, el trato activo con los demás, la manera práctica en la que te diriges a los demás.   Y estamos hablando de ser así aún delante de aquellos que te lastiman o te provocan, especialmente ellos. Y dirás, ¿quién es así? Cristo es así, el Señor nos dejó ejemplo, y cuando eres manso, humilde y ecuánime, te estás pareciendo a tu Señor, estás manifestando su carácter. Porque aún teniendo toda la autoridad, Pablo no se dirige a ellos prepotentemente, sí con firmeza y verdad, pero con misericordia, dice la Palabra: Pro 16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. Pro 13:10 El orgullo solo provoca peleas; la sabiduría está con los humildes. (DHH) Pro 17:14 Iniciar una pelea es romper una represa; vale más retirarse que comenzarla. (NVI) Pro 22:10 Echa fuera al burlón, y también se acabarán las peleas. Los pleitos y los insultos desaparecerán. (NTV) Pro 20:3 Evitar la pelea es una señal de honor; sólo los necios insisten en pelear. (NTV) Pro 26:21 El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda.   Ahora, no se trata de simplemente estar callado, sino de evitar la contienda, la pelea, la discusión que no trae edificación, porque hay momentos y maneras en las que debemos responder a la necedad de alguien. Dice Pablo:   b) El creyente no debe vivir su vida de acuerdo a criterios humanos, ni pelear esta batalla con recursos meramente humanos. 2 Co 10:2 ruego, pues, que cuando esté presente, no tenga que usar de aquella osadía con que estoy dispuesto a proceder resueltamente contra algunos que nos tienen como si anduviésemos según la carne. Yo puedo ver que Pablo estaba rogando en dos sentidos: 1º Pablo apela al corazón de los corintios a quienes ruega que estén dispuestos a la paz, por favor hermanos, entren en razón, no quiero tener que llegar a la confrontación con ustedes.   Y 2º, yo creo que también está rogando al Señor: Señor por favor concédeles arrepentimiento, que no tenga que darse la confrontación, que antes de que yo llegue ya hayan entrado en razón, que ya se hayan arrepentido y estén dispuestos a obedecer, y que ya hayan despedido a esos falsos maestros.   Muchas de las veces yo me encuentro orando de esta manera: “Señor, no quiero tener esta plática, trae antes arrepentimiento y obediencia”. Y aunque a veces es necesaria e inminente la exhortación o la disciplina, siempre debemos estar orando por que la gente obedezca, porque responda a la gracia del Señor, porque recordemos que no es venganza lo que estamos buscando, exponer o desquitarnos, ese no es el corazón de Dios, estamos buscando arrepentimiento, restauración.   Y Pablo nos enseña en qué momento es necesario pararse delante de la verdad y enfrentar alguien, dice en Proverbios: Pro 26:4 Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él. 5 Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.   Primeramente, necesitamos hacer una diferencia entre el tipo de personas con las que estamos tratando, si se trata de no creyentes, la Palabra nos llama a ser sal, a ser luz en medio de las tinieblas, mostrando el amor de Cristo, incluso entre nuestros enemigos y los que nos persiguen, por quienes debemos orar y ante los que necesitamos humillarnos, tomando el ejemplo de nuestro Señor quien siendo el Dios y creador de todas las cosas se humilló sirviéndonos y muriendo por nosotros.   Lo mismo por aquellos que son inmaduros, que son nuevos creyentes, debemos verlos como a hermanos menores, ellos necesitan toda nuestra comprensión, paciencia, amor y oración, pero, hay otro tipo de personas a las cuales necesitamos tratar con cuidado, y si es necesario despedir de la iglesia, “los lobos vestidos de oveja”, falsos creyentes infiltrados en la iglesia, los cuales no necesitan nuestra compasión, paciencia o misericordia, simplemente necesitan un claro: “largo de aquí”. ¿Por qué? Más adelante Pablo lo explicará, estos son enviados de Satanás que vienen a hacer lo mismo que él hace: robar, matar y destruir la fe de las personas. El Señor lo dijo:   Mat 7:15 »Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. (NVI)   Pablo hablando a Tito acerca de qué buscar en un anciano: Tit 1:9-11 Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan. 10 Y es que hay muchos rebeldes, charlatanes y engañadores, especialmente los partidarios de la circuncisión. 11 A ésos hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe; y lo hacen para obtener ganancias mal habidas.   (NVI)   ¿Por qué hay que tapar su boca? Porque con sus falsas enseñanzas, con sus doctrinas equivocadas arruinan familias enteras, y su motivación es la codicia. Una manera equivocada de pensar, da a luz una manera equivocada de vivir, una fe falsa, provee de una salvación falsa. Y no solo eso, mira lo que le dijo a Timoteo en sus dos cartas:   1 Ti 1:19-20 y mantengas la fe y una buena conciencia. Por no hacerle caso a su conciencia, algunos han naufragado en la fe. 20 Entre ellos están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás para que aprendan a no blasfemar. (NVI) A este tipo de personas hay que mostrarles la puerta, ¿por qué?   2 Ti 2:14-18 No dejes de recordarles esto. Adviérteles delante de Dios que eviten las discusiones inútiles, pues no sirven nada más que para destruir a los oyentes. 15 Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad. 16 Evita las palabrerías profanas, porque los que se dan a ellas se alejan cada vez más de la vida piadosa, 17 y sus enseñanzas se extienden como gangrena. Entre ellos están Himeneo y Fileto, 18 que se han desviado de la verdad. Andan diciendo que la resurrección ya tuvo lugar, y así trastornan la fe de algunos. (NVI)   Porque sus enseñanzas son dañinas como lo es la gangrena, la cual se propaga provocando amputación y matando todo lo que alcanza. Así una falsa enseñanza siempre terminará trastornando la fe de algunos, no de todos, pero, sí de aquellos que no están firmes, o que están buscando cualquier excusa para hacer lo que quieren. Y es justamente lo que estaban haciendo estos falsos obreros, al poner en entredicho la integridad, a doctrina y el ministerio de Pablo.   Otras versiones traducen andar en la carne como, vivir según criterios meramente humanos, actuar con intenciones humanas, o hacer las cosas por motivos puramente humanos. ¿Dónde está lo grave de andar según criterios humanos? Bueno, vivimos en un momento de la historia donde para la humanidad inconversa la verdad es relativa, no absoluta, de manera que lo que es verdad para ti, para mí puede no serlo, y quien al final termina estableciéndola soy yo mismo, quien me considero mi propio dios.   Este yo creo que es uno de los peores engaños de Satanás y su estrategia favorita, hacer que la verdad que es absoluta porque descansa en un Dios incambiable y Todopoderoso, se vea relativa, es decir, la verdad la define el hombre, quien es cambiante y además es parte de una humanidad caída.   Con sus mentiras Satanás debilita la verdad a nuestros ojos, y hace muy difícil diferenciar entre lo verdadero y lo falso, cuando la realidad es que no existen muchas verdades, solo hay una, y o es verdad completa, o es mentira completa, o es palabra de hombre, o es Palabra de Dios, y si como estos falsos obreros dicen, son criterios humanos lo que Pablo está enseñando, entonces cualquier cosa podría ser verdad, incluso sus falsas doctrinas, pero dice la Palabra:   Isa 40:6-8 Una voz dice: «Proclama.» «¿Y qué voy a proclamar?», respondo yo. «Que todo mortal es como la hierba, y toda su gloria como la flor del campo. 7 La hierba se seca y la flor se marchita, porque el aliento del SEÑOR sopla sobre ellas. Sin duda, el pueblo es hierba. 8 La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.» (NVI)   Sal 33:6-12 El SEÑOR tan sólo habló y los cielos fueron creados. Sopló la palabra, y nacieron todas las estrellas. 7 Le asignó los límites al mar y encerró los océanos en enormes depósitos. 8 Que todo el mundo tema al SEÑOR y todos estén ante él con temor reverente. 9 Pues cuando habló, el mundo comenzó a existir; apareció por orden del SEÑOR. 10 El SEÑOR frustra los planes de las naciones y hace fracasar todas sus intrigas. 11 Pero los planes del SEÑOR se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados. 12 Qué alegría para la nación cuyo Dios es el SEÑOR, cuyo pueblo él eligió como herencia. (NTV)   Piénsalo de esta manera, cada convicción que tienes que no está alineada con la Palabra de Dios, es un criterio humano, y por lo tanto mentiroso, porque proviene del sistema y de la filosofía de este mundo, del cual Satanás es autor, quien por medio de tu naturaleza pecaminosa te engaña y te extravía en sus tinieblas de mentiras.   Andar según la carne es conducir tu vida, y cada una de tus decisiones, desde lo que vas a comer, lo que te vas a poner, lo que vas estudiar, donde vas a trabajar, hasta con quién te vas a casar, todo lo que concierne a tu vida lo haces de acuerdo a estos criterios humanos.   Por eso es que la Biblia habla de un nuevo nacimiento, una nueva naturaleza, nuevos apetitos, nuevos ojos que ven colores y texturas a las que antes ni siquiera estabas ciego para ver, sino que eras más bien como un cadáver, inerte a cualquier tipo de respuesta, un nuevo ser, con nuevos sentidos espirituales, nuevos propósitos, nuevo plan de vida, aquel que nace de nuevo ya no ve la vida como la ve una persona muerta espiritualmente, quien está esclavizada por la filosofía de este mundo y su sistema.   Necesitas creer que en realidad, solo hay una verdad absoluta, la cual es la Palabra de Dios, y o estás viviendo según criterios humanos o estás viviendo según Cristo, quien es el camino y la verdad y la vida, quien nos prometió que conoceríamos la verdad y la verdad nos haría libres, quien no nos viene a decir una verdad, sino que él es en sí mismo la verdad, quien oró a su Padre diciendo:   Jua 17:14-17 yo les he comunicado tu palabra, pero el mundo los odia porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15 No te pido que los saques del mundo, sino que los protejas del mal. 16 Así como yo no soy del mundo, ellos tampoco son del mundo. 17 Conságralos a ti mismo por medio de la verdad; tu palabra es la verdad. (DHH)   Así estos hombres pretendían debilitar la verdad, haciendo ver a Pablo como alguien no guiado por el Espíritu, sino por criterios humanos. Y sigue Pablo:   2 Co 10:3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; Primeramente Pablo deja claro, no andamos, no nos conducimos de acuerdo a estos criterios, y no solo no nos conducimos así, sino que tampoco militamos, es decir, no peleamos la batalla espiritual de acuerdo a estos criterios. Pablo trae a la mesa esta realidad del creyente, como lo vimos en la porción de Juan 17 vivimos en un mundo maligno, gobernado por poderes espirituales, quienes aborrecen a Dios, y por lo tanto a sus hijos, de manera que estamos en guerra.   Mi hermano, en el momento en el que te rendiste a Cristo y le entregaste tu vida al arrepentirte y creer en él, te convertiste en una minoría aborrecida por este mundo, y la guerra es encarnizada, los enemigos son despiadados, fríos y calculadores, y tú y yo necesitamos aprender a pelear esta guerra, somos soldados en combate, Pablo se veía como un soldado y así veía a cada creyente:   Flp 2:25 Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades; 2 Ti 2:3-4 Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de Cristo Jesús. 4 Ningún soldado en servicio activo se enreda en los asuntos de la vida civil, porque tiene que agradar a su superior. (DHH) 1 Ti 6:11-12 Encargo de Pablo a Timoteo Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad. 12 Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos. (NVI) 1 Ti 1:18-19 Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, 19 manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, 2 Ti 4:6-7 En cuanto a mí, mi vida ya fue derramada como una ofrenda a Dios. Se acerca el tiempo de mi muerte. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel.   Solo hay dos bandos, no todos los caminos llevan a Roma, ciertamente fuera de Cristo, todos son caminos de perdición, porque todos ellos están regidos por estos criterios humanos, llámale como quieras, religión, filosofía, sociología, budismo, islamismo, catolicismo, y todos los ismos, Cristo lo dijo así: Mat 12:30 »El que no está conmigo, a mí se opone, y el que no trabaja conmigo, en realidad, trabaja en mi contra. (NTV) Jua 14:6 Jesús le contestó: –Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre. (DHH)   Y Cristo no es una filosofía o religión, Cristo es una persona, quien dio su vida por nosotros, o estás en Cristo o no estás en él, y si estás en él, sabe que el mundo le aborrece y está en guerra contra él. Y lo que está diciendo Pablo es: sí tenemos este cuerpo humano, vivimos en este mundo, pero, no nos conducimos de acuerdo a sus criterios, filosofía, o sistema, y por lo tanto, tampoco vamos a pelear, o a militar con sus armas, los creyentes no peleamos, o no debemos pelear como el mundo lo hace, ¿en qué consiste esto? Dice Pablo:   c) El creyente necesita saber que tiene armas espirituales a su disposición, las cuales son suficientemente eficaces y poderosas para hacer el trabajo de Dios. 2 Co 10:4a porque las armas de nuestra milicia no son carnales, Estamos en una guerra, y en una guerra hay ataque, hay defensa, y los creyentes contamos con todo un arsenal espiritual para defendernos y para atacar, mismos que en muchos casos tristemente no conocemos y pretendemos ganar nuestras batallas con las mismas armas que este mundo utiliza. ¿Por qué sucede esto? Porque para empezar las metas, las victorias, los logros que este mundo nos vende, son los de Cristo, y pretendemos venir a la iglesia buscando que Dios bendiga esos planes. ¿Por qué? Este mundo y su sistema de logros tienen una motivación en todo lo que se hace en él:   1 Jn 2:16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo;   Todo lo que planea y desea alcanzar este mundo y su sistema tiene esta agenda, porque engañado piensa que eso es la felicidad, ganar diplomas, títulos, obtener monumentos, trofeos, estatuillas, para que al final el mundo me rinda gloria a mí. Es decir, todo lo que hago, soy y tengo existe para saciarme a mí mismo y traerme gloria a mí mismo.   Y el mundo tiene sus armas para alcanzar todas estas metas, coerción, manipulación, engaño, superación personal, motivación: tú puedes, tú eres un grande, levántate, no te arrepientas de nada, todo esto aunado, su humanismo, sus religiones que exaltan al hombre y lo ponen como el controlador y el dueño de todo, obviamente su filosofía, su sistema y escala de valores. Todo esto y mucho más, sería muy complicado explicar a detalle la filosofía del mundo, pero lo podemos resumir en esto, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida.   Y todos venimos de ahí, viciados, confundidos, engañados por los deseos engañosos de este mundo, y el problema es que en lugar de deshacernos de toda esa porquería, lo cual llama la biblia, el ropaje de la vieja naturaleza, la cual nos ordena deshacernos de ella y ponernos el ropaje de la nueva naturaleza, justicia, santidad, verdad, el cual no es otra cosa sino Cristo mismo, ¿cómo sucede? A través de transformar nuestro entendimiento con la Palabra de Dios, a través de orar, pasar tiempo con el Señor y con su iglesia.   Nos pasa lo que a estos corintios, por no divorciarnos de esta filosofía, terminamos viviendo una vida mundana maquillada de espiritualidad, porque nuestras metas, nuestros apetitos, todo lo que somos está más alineado con lo que el mundo quiere que con la voluntad de Dios.   Y lo mismo sucede hoy en día en la iglesia de Cristo, una iglesia con propósitos más mundanos que espirituales, buscando las cosas que el mundo busca y no la voluntad de Dios, buscando glorificar a pastores, o “súper apóstoles, profetas, movimientos, ministerios, edificios más y más grandes, y se comienzan por lo mismo a utilizar todas estas armas no espirituales, sino carnales, disfrazadas de espirituales, pero detrás sigue la amenaza, la manipulación, el temor, el exaltar el orgullo de las personas, si das, serás una columna financiera de este ministerio, etc.   Con la frase “expandamos el reino de Dios”, se pretende hacer crecer la iglesia con ideología y metodología humana, razonamientos humanos, sabiduría, planes, estrategias, organización, basada en capacidades humanas, elocuencia, marketing, espectáculo religioso, especulación filosófica o psicológica, ritualismo, misticismo.   Y el problema es que estas armas carnales son totalmente inefectivas en contra de los poderes de las tinieblas, simple y sencillamente con estas cosas no puedes salvar a un pecador del dominio de las tinieblas, estas cosas son incapaces de transformar a una persona a la imagen de Cristo, y sí llenas la iglesia y ganas fama delante del mundo, pero lo único que se obtiene es una superficial, temporal y engañosa victoria.   La iglesia termina ya no siendo guiada por el Espíritu Santo, sino por pura sabiduría mundana, política, lo cual carece totalmente de poder para traer libertad a las almas cautivas por las fuerzas de las tinieblas y llevarlas a la madurez a Cristo, y el resultado es iglesias llenas de gente inmadura, carnal, en el mejor de los casos gente religiosa, pero en su comportamiento, gente más parecida a la gente del mundo que gente que vive, transpira, y refleja el carácter de Cristo.   Gente que no refleja la libertad del pecado y sus efectos, cuando es en realidad a lo que vino Cristo, Cristo no murió en la cruz para hacernos pecadores más ricos, más sabios, más famosos, vino libertarnos de las tinieblas, a darnos vida ya transformarnos a su imagen, ahí es donde está la libertad, y armas carnales jamás van a conseguir esto. No se pueden alcanzar metas espirituales, con armas carnales, éstas no tienen ningún poder, son inútiles para estos objetivos, no tienen ningún poder para transformar un corazón, y por lo tanto hacer verdaderamente libre a una persona. Y dice Pablo:   2 Co 10:4b sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, Es muy importante mis hermanos que estemos conscientes de estas cosas porque desafortunadamente vivimos en un tiempo en el que muchos creyentes viven su cristianismo como una religión, como algo con lo que se debe cumplir ciertos días de la semana, ciertas actividades, pero que dice: “la vida real está ahí afuera, no voy a ser un fanático religioso”.   Gente que no tiene la menor consciencia de que está en guerra, por lo tanto son ignorantes de sus enemigos el diablo, el mundo y la carne, y mucho menos valoran ni entienden las armas que tienen disponibles, las cuales por supuesto no saben como utilizar y son presa fácil del enemigo. Supuestos creyentes que viven en constante derrota y miseria, sin entender su llamado, ni su salvación, ni conocer verdaderamente a su Dios y Salvador, quien les rescató de sus tinieblas.   Pero, ¿cómo son entonces las armas de los soldados de Jesucristo? En primer lugar, Pablo nos dice que son poderosas, es decir, son efectivas para alcanzar sus propósitos, pero, ¿cuáles son esos propósitos? Por supuesto que no lo que se vende hoy en día en muchos púlpitos de alcanzar los deseos egoístas de mi corazón, sino poderosos, eficaces para destruir fortalezas.   ¿Qué significa esto? Fortaleza es la palabra ojuroma en griego que habla desde un castillo, una prisión, hasta una tumba. Pablo utiliza esta ilustración con la cual los corintios seguramente estaban bien identificados, ya que Corinto mismo estaba construida sobre una montaña fortificada, y los habitantes podían resguardarse en esta fortaleza para defenderse en caso de ser atacada. Y Pablo dice: las armas carnales son incapaces de asaltar estas fortalezas detrás de las cuales se atrincheran los pecadores. Y dirás, ¿cómo sucede esto? Dice Pablo:   d) El creyente necesita saber que la batalla se pelea en los pensamientos y para ganar la mente de las personas. 2 Co 10:5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, Estas fortalezas son ni más ni menos argumentos, logismos en griego, son pensamientos, ideas, especulaciones, razonamientos, filosofías y religiones falsas, fortalezas ideológicas alimentadas por el orgullo, la soberbia, la autosuficiencia, detrás de las cuale se refugian los hombres incrédulos para oponerse a Dios y al evangelio, pensamientos demoniacos, opiniones, teorías, perspectivas, puntos de vista, religión, etc.   Es interesante cómo desde Adán y Eva, el hombre se esconde de Dios, cuando lo que Dios busca es restaurar y perdonar, desde entonces el hombre se está justificando y defendiendo con uñas y dientes como si Dios quisiera robarle, cuando es otro el que le está no solo robando, sino matando y destruyendo.   Viene la verdad a tus oídos e inmediatamente se activa ese sistema de alarma anti cambios profundos y espirituales racionalizas el pecado y tu carnalidad inmediatamente comienza a soltar todo tipo de razonamientos, “Yo soy demasiado malo, no creo que esto sea para mí”, “todos estos son unos hipócritas”, “yo no soy tan malo, no soy perfecto, pero no soy un terrorista, es más, mis amigos me dicen que soy re buena onda”, etc., etc.   Satanás trae todo tipo de distracción y recuerdo malvado a tu mente para distraerte, o tu carne reacciona, te da hambre, te da comezón, te duele la cabeza, te pones de malas, tus hijos se enferman, o se ponen necios, en fin sucede todo para levantarse esos argumentos y esa altivez en los cuales te puedas refugiar de la verdad, qué necedad.   Pero, gracias a Dios mis hermanos, las armas espirituales con suficientes, son capaces de destruir totalmente las fortalezas de la sabiduría humana y satánica, y rescatar a los que están en ellas engañados, condenados y esclavizados por mentiras satánicas. ¿Cómo sucede esto? Lleva estos pensamientos cautivos a la obediencia a Cristo, es decir, trae la luz de la verdad y otorga salvación. Y aquí tenemos un par de cosas.   Primeramente necesitamos entender que la guerra espiritual, no es una guerra contra demonios que andan como gárgolas alrededor nuestro vomitando su veneno en nuestros espíritus, o que son como las moscas en verano que en un día de campo no te dejan ni comerte tu taco en paz, o como los mosquitos que cuando oscurece no te dejan ni platicar a gusto.   Porque la gente que lo cree así vive reprendiendo espíritus de enfermedad, espíritus de aburrimiento, de codez, de chisme, y hasta espíritus de desafinación, y toda tendencia malvada en tu vida es atribuida a esta influencia demoniaca, cuando todo eso no es sino tu carnalidad manifestada a la séptima potencia, por no andar en el Espíritu y por tener abandonadas tus disciplinas espirituales   Esto no es bíblico, si bien existe la influencia demoniaca, esta no es la manera en la que opera, Dios no nos llama a ser caza fantasmas, ni exorcistas ambulantes, mira a Cristo en los Evangelios, Cristo no andaba con agua bendita y un pedazo de piedra del templo, o algún pedazo del altar, gritando: ¡te reprendo demonioooo! No los demonios venían a Cristo y solitos corrían y se postraban ante él. Con solo verle, los que gritaban aterrorizados eran ellos al ver su presencia, se postraban ante él, y mencionaban su derrota, y él solo tenía que decir: Fuera de aquí, y ellos ¿nos podríamos meter en esos cerdos? Pero ya, antes de que me arrepienta.   En Hechos el mismo Pablo, lo único que hacía era: “en el nombre de Jesús salte” y los demonios obedecían. Mi hermano, deja de ver películas de terror, todo este rollo de exorcismos y cruces y palabras mágicas no son bíblicos, es Hollywood. Todas esas doctrinas exorcistas no son bíblicas. Mejor lee tu Biblia, y aprende del mismo Señor cómo él trataba estas cosas, cómo sus verdaderos siervos trataban estas cosas.   Dios es el Rey y Señor de todo lo creado, no hay tal cosa como el bien contra el mal, y que como en un partidos de futbol o en una pelea de lucha libre a veces empatan, o hay que ver el partido o la pelea para ver cómo termina, no.   Dios es el Todopoderoso, y mi hermano, él siempre gana y ganará, todo principado, autoridad, o dominio está bajo sus pies, todo está bajo su soberanía. Claro que en este mundo Dios está llevando a cabo su plan, pero, si estás en Cristo, absolutamente nada te puede arrebatar de su mano, en él eres más que vencedor, todas las cosas te ayudan para bien, no tienes nada que temer, eso dice la Palabra.   La verdadera guerra espiritual en el NT no nos enseña ni nos manda a atacar demonios o a Satanás, la guerra espiritual se libra en la mente de las personas, la batalla es por el pensamiento de los incrédulos, por lo tanto, nuestra tarea es primeramente confrontar el error con la verdad, esa es nuestra batalla. Y nuestra primer arma espiritual es la Palabra de Dios, no es la única, pero es la primera, dice en Hebreos:   Heb 4:12-13 Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos. 13 No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos; y es a él a quien rendimos cuentas. (NTV)   Cuando hablamos la verdad, ella alumbra el entendimiento, y literalmente desnuda el pensamiento de los incrédulos, y el Espíritu Santo da convicción de pecado, confrontando a aquel que es traído a la salvación, es decir, a la obediencia a Cristo. El Señor dijo:   Jua 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Hch 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Jua 8:31-32 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.   Y no es la única, en Efesios 6, Pablo nos dice que nos pongamos toda la armadura, con la cual protegemos nuestros pensamientos, con la verdad, con la justicia de Dios, teniendo claro el Evangelio, la salvación que tenemos en Cristo, la fe, la confianza en Dios y su palabra, sus promesas, con las cuales apagamos las flechas incendiadas por las mentiras de Satanás que atacan nuestros pensamientos, y dice Pablo la Espada del Espíritu, la cual es la Palabra de Dios. Todas estas cosas no son sino características de Cristo y de su Palabra. Pero, ahí no termina, Pablo dice en el versículo 18:   Efe 6:18-19a Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes. 19 Y oren también por mí.   Mis hermanos, Dios nos ha dejado la oración como un arma poderosísima, yo estoy seguro que muchas de las cosas que Dios nos está permitiendo ver en esta iglesia tienen todo que ver, no solo con que la Palabra de Dios se esté exponiendo, sino también con la oración ferviente de cada uno de ustedes.   Mi hermano la oración debe ser natural en ti, es necesaria y es poderosa, no seas de los que oran cuando ya todos tus recursos se terminaron, y todo se está cayendo en pedazos, no seas de los que dicen: “pues ya solo nos queda orar”. Como si la oración fuera el último recurso, no mi hermano, en lugar de esperar a que todo se caiga en pedazos para ponerte a orar, mejor ora desde el principio y entonces nada se caerá en pedazos. La oración debe ser tu primer recurso. El Señor nos dejó muchas promesas al respecto, te dejo algunas:   Luc 11:9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?   Jua 15:6-7 El que no permanece en mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. 7 Pero, si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido! (NTV)   1 Jn 5:14-15 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.   ¿Cómo vas a conocer su voluntad si no es por su Palabra? Pero una vez conociéndola, una vez sintonizado con el corazón de Dios, entonces pídele y el promete escuchar, el promete conceder, el promete darnos cosas buenas para nuestro gozo y para su gloria.   ¿Por qué crees que hacemos tanto hincapié en que ores con tu esposa, en que ores a cada momento? Parejas que oran juntas permanecen juntas. ¿Sabes? Mi familia y yo oramos cada vez que nos subimos al auto y lo vamos a arrancar, antes de comer, antes de dormir, cuando tenemos una situación financiera, de salud o de cualquier tipo, nuestro primer recurso es la oración.   Si nunca oras, ¿cómo esperas ver resultados? Son las dos cosas, la Palabra de Dios y la oración, no una sin la otra, van de la mano, y son armas poderosas. Hay ocasiones en las que siento que todo lo que dije en un domingo simplemente topó en la pared y se resbaló, ¿por qué? Porque necesito orar más.   Podríamos tener el más increíble sistema de audio visual, podría estar aquí el mejor motivador del mundo, yo diría manipulador, los mejores músicos del mundo, el edificio más impresionante del mundo, pero todo eso no son armas espirituales, siguen siendo carnales, la gente puede salir emocionada, llorando pero, igual sale emocionada del cine, igual se emociona cuando gana el bueno y le dan al malo su merecido, pero, todo eso no trae salvación, la emoción no es la que salva.   Es la Palabra de Dios viva y eficaz que penetra hasta lo más profundo de mis pensamientos y mis intenciones desnudándolos, trayéndome al arrepentimiento, moviendo mi voluntad, inyectándome fe, todo esto empoderado por la oración humilde y constante de los creyentes por aquellos a los que ama, incluso por aquellos que le persiguen, por aquellos con un corazón duro que resisten la verdad.   ¿Tienes problemas con un hijo rebelde, con un cónyuge rebelde, con un compañero de trabajo rebelde, con un jefe prepotente y ateo? No dejes de orar, tienes en tus a tu alcance el arma más poderosa que pueda existir, Dios mismo se humilla para que en nuestras oraciones él desate su poder salvador, transformador, no lo olvides. Y sigue Pablo:   2 Co 10:6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta. Puedo ver varias cosas en este versículo, me encanta la actitud del verdadero siervo de Dios. Está siempre listo y dispuesto para confrontar el pecado y la desobediencia, pero Está buscando la obediencia, no está esperando el momento perfecto para ¡desatar el juicio de Dios! No se complace en estar haciendo valer su autoridad sobre los desobedientes, no está interesado en darle su merecido a unos y ensalzar a otros.   Todos o le duelen por igual, o le causan gozo por igual, no está a favor de los maduros y en contra de los inmaduros, haciendo fiestas por los espirituales y queriendo deshacerse de los carnales, no, su anhelo sería que todos obedecieran por igual. Decía Juan al anciano en 3ª de Juan:   3 Jn 1:3-4 Me alegré mucho cuando vinieron unos hermanos y dieron testimonio de tu fidelidad, y de cómo estás poniendo en práctica la verdad. 4 Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad. (NVI)   Y una 3ª Cosa que vemos es que la disciplina se aplica en el tiempo correcto, y esto será cuando ya el Señor les haya concedido arrepentimiento a todos y cuando estén dispuestos a obedecer, al menos a la mayoría, y entonces aplicaremos disciplina, solo a aquellos que deliberadamente se están mostrando como enemigos de la cruz, dice Pablo:   Tit 3:10-11 Si entre ustedes hay individuos que causan divisiones, dales una primera y una segunda advertencia. Después de eso, no tengas nada más que ver con ellos. 11 Pues personas como ésas se han apartado de la verdad y sus propios pecados las condenan. (NTV)   Y esta es la manera espiritual, estas son armas espirituales, no carnales, que buscan venganza, no enseñorearse de las personas, sino que con toda mansedumbre, en amor, considerándonos a nosotros mismos necesitamos aplicar la disciplina correspondiente, o en su caso invitar a la gente a seguir su propio camino hasta que arrepentido regrese a la comunión de la iglesia. Y sigue Pablo:   II. Necesita reconocer entre un arma carnal y una espiritual. a) Sabe que el orgullo no es un arma espiritual, sino un arma que el mundo utiliza. 2 Co 10:7 Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo. La NTV lo traduce así: 2 Co 10:7 Fíjense en lo que está a la vista. Si alguno está convencido de ser de Cristo, considere esto de nuevo: nosotros somos tan de Cristo como él.   Como hemos estado viendo, estos falsos maestros estaban sacando sus falsas credenciales en contra de Pablo, queriendo hacerlo ver como incapaz, como si Pablo fuera el falso y no ellos, pero pablo ya les había mencionado en la carta anterior:   1 Co 9:1-2 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? 2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.   Y les vuelve a recordar: “perdón, Corintios, pero, ¿quién fundó la iglesia? ¿Quién estuvo con ustedes por 18 meses enseñándoles? ¿Cuántas maravillas del Señor no vimos juntos? Y dice:   b) Sabe que si usa su autoridad para edificar es un arma espiritual, pero si la usa para humillar, será una ineficaz arma carnal. 2 Co 10:8 Porque aunque me gloríe algo más todavía de nuestra autoridad, la cual el Señor nos dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me avergonzaré; La NVI lo traduce así: 2 Co 10:8 No me avergonzaré de jactarme de nuestra autoridad más de la cuenta, autoridad que el Señor nos ha dado para la edificación y no para la destrucción de ustedes. Es muy importante entender que es el Señor quien da la autoridad, quien respalda a sus siervos, quienes a su vez deben estar siempre bajo el marco de la misma Palabra de Dios, sujetos a la verdad, porque realmente el Señor respalda su Palabra, su carácter, su voluntad, y por consiguiente a la gente que está sujeta a estas cosas. El Señor no va a respaldar la necedad de gente prepotente y carnal por más títulos que quiera ostentar.   La autoridad de un verdadero siervo de Dios, viene de su Palabra y será utilizada siempre para edificar, nunca para destruir, creo que esto ha sido recurrente en todo este capítulo, nunca se ejercerá para darle su merecido a nadie, ni para soltar maldiciones.   Sencillamente, el fruto del Espíritu Santo es amor, expresado en gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio, el Espíritu Santo jamás podría inspirar maldiciones y amenazas deliberadas a uno de sus hijos, puede exhortar, puede advertir: no vayas por tal o cual camino, no te va a ir bien, nadie que se haya alejado de Dios le ha ido bien, pero, siempre será una exhortación llena de misericordia, sí de verdad, pero, a la misma vez de paciencia, de amor, de todo el fruto del Espíritu, jamás será una amenaza condenatoria llena de odio y amargura, que inyecte temor, desprecio o condenación, ese es otro espíritu y no precisamente santo.   Y esto me alienta hermanos, yo he visto cómo Dios respalda su Palabra, respalda a sus siervos y nos da autoridad, y responde nuestras humildes oraciones. De primera mano yo he sido testigo de milagros entre nosotros, milagros de transformación y de obediencia al Señor, de gente que cualquiera podría haber desahuciado espiritualmente, Dios nos ha respaldado, ha respaldado su Palabra y me ha respaldado como su humilde servidor.   Pero, lo repito, Dios no respalda mentiras, falsas doctrinas, prepotencia de parte de gente llena de carnalidad y de orgullo, eso es otra cosa. Pero Dios sí nos respalda, no solo a mi como pastor, sino a todos aquellos que se someten a su Palabra y se ponen bajo su autoridad, porque las promesas son para todos, no solo para algunos. Y como dice Pablo, no hay vergüenza en amar, o en demandar la verdad, porque esto también es amor. Y sigue Pablo:   c) Entiende que el exaltarse a sí mismo para ganar liderazgo es un arma carnal, mientras que el que se muestra débil y dependiente de Dios está utilizando un arma espiritual 2 Co 10:9 para que no parezca como que os quiero amedrentar por cartas. 2 Co 10:10 Porque a la verdad, dicen, las cartas son duras y fuertes; mas la presencia corporal débil, y la palabra menospreciable. 2 Co 10:11 Esto tenga en cuenta tal persona, que así como somos en la palabra por cartas, estando ausentes, lo seremos también en hechos, estando presentes. La NVI lo traduce. 1 Cor 10:9-10 No quiero dar la impresión de que trato de asustarlos con mis cartas, 10 pues algunos dicen: «Sus cartas son duras y fuertes, pero él en persona no impresiona a nadie, y como orador es un fracaso.» 11 Tales personas deben darse cuenta de que lo que somos por escrito estando ausentes, lo seremos con hechos estando presentes.   Mira nada más que clase de acusaciones le estaban haciendo a Pablo es un hablador, por carta se hace sentir el muy estricto y ogro, pero en persona no asusta a nadie, ni siquiera tiene personalidad y además es un tosco para hablar. Es triste cuando las personas toman como debilidad la humildad y la mansedumbre, pero todavía es más triste cuando alguien que se dice cristiano piensa que el ser gritón y orgulloso tiene algo de loable, o es una característica de un líder, y todavía se jactan diciendo: “Soy de carácter fuerte”, cuando es todo lo contrario, alguien que no se puede dominar, es alguien sin carácter en absoluto.   Estas son precisamente armas carnales para alguien carnal, alguien que confía en su presencia, su imagen, su personalidad y en su habilidad para hablar y para enredar con sus palabras. Y estos hombres estaban prácticamente diciendo: ¿cómo pueden confiar en un hombre sin personalidad, sin ninguna presencia, además ni título de la universidad de Grecia tiene? Me recuerda a Samuel cuando fue a ungir a David, se deja llevar por el de gran presencia y menosprecia al más pequeño, y dice así:   1 Sa 16:6, 11-12 Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «¡Seguramente éste es el ungido del SEÑOR!». 1Sa 16:7 Pero el SEÑOR le dijo a Samuel: —No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El SEÑOR no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el SEÑOR mira el corazón... 11 Después Samuel preguntó: —¿Son éstos todos los hijos que tienes? —Queda todavía el más joven —contestó Isaí—. Pero está en el campo cuidando las ovejas y las cabras. —Manda llamarlo de inmediato —dijo Samuel—. No nos sentaremos a comer hasta que él llegue. 12 Entonces Isaí mandó a buscarlo. El joven era trigueño y apuesto, y de hermosos ojos. Y el SEÑOR dijo: —Este es, úngelo. (NTV)   Ten cuidado cuando escuchas hablar a un supuesto hombre de Dios de esa manera, alguien que quiera pretender que el liderazgo esté basado en la presencia y la capacidad natural de la propia persona. Mis hermanos, el cristiano verdadero, el siervo de Dios, como la Palabra lo dice, es alguien humilde, que sigue los pasos de su Maestro, quien no vino a ser servido, sino a servir.   El creyente no se sostiene en base a sus obras o capacidades, sino que el Señor escoge lo vil, lo menospreciado, lo que no es, para avergonzar a lo que es. El Señor escoge a hombres dependientes de él, no autosuficientes, porque esos por seguro le robarán la gloria, y el Señor no comparte su gloria con nadie, y nadie es nadie. Pero, eso no quita en absoluto la autoridad que viene de ser portadores de la verdad, la cual necesita demandarse con amor, pero, a la misma vez con celo, como ya lo vimos. Y sigue Pablo:   2 Co 10:12 Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos. La NTV lo traduce así: 2 Co 10:12 Ah, no se preocupen; no nos atreveríamos a decir que somos tan maravillosos como esos hombres, ¡que les dicen qué importantes son ellos! Pero sólo se comparan el uno con el otro, empleándose a sí mismos como estándar de medición. ¡Qué ignorantes!   Esta es una tendencia de la naturaleza pecaminosa humana, engañarse, creando su propia escala de valores, su propio estándar, justificarse a sí mismo justificándose y comparándose con los demás. Yo soy mejor que él, sí, de acuerdo a quién, ¿a ti mismo? Claro, pero, según la Palabra hay un único estándar, una sola medida por medio de la cual todos seremos medidos: Cristo.   Y cuando hacemos esto obviamente todos chafeamos, pero gloria a Dios porque delante de Cristo, todo orgulloso es humillado. Mucho cuidado hermanos, nuestro orgullo siempre nos dejará ver a gente menor a nosotros, peor que nosotros, pero, también nuestro orgullo nos cegará para ver que otros también nos están viendo de la misma manera como peor que ellos, y se justifican al ver nuestro mal desempeño delante de ellos.   Pueda ser que no seas tan malo como otras personas, pero, hay otras que no son tan malos como tú. En mi orgullo yo podría decir: “bueno, pues me consuelo viendo a tal persona, no estoy tan peor, es más como que yo si la hago y esa persona no”. Pero justo cuando están saliendo esas palabras de mi corazón otra persona podría estar diciendo: ¡bueno, pues al ver a Chuy me consuelo, no estoy tan peor! Y la verdad es que ambos, todos, delante de la justicia y la perfección de Cristo estamos reprobados, y cuando aceptamos esta realidad entonces podemos practicar humildad, podemos siempre ver a los demás como superiores a nosotros mismos, cosa que la Biblia nos manda a hacer:   Flp 2:3 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Porque esa es la actitud de Cristo.   III. Aquel que utiliza armas espirituales, sabe que es dios quien asigna el lugar de trabajo del servidor y quien produce el fruto de su servicio. 2 Co 10:13 Pero nosotros no nos gloriaremos desmedidamente, sino conforme a la regla que Dios nos ha dado por medida, para llegar también hasta vosotros. 2 Co 10:14 Porque no nos hemos extralimitado, como si no llegásemos hasta vosotros, pues fuimos los primeros en llegar hasta vosotros con el evangelio de Cristo. La NTV lo traduce así: 2 Co 10:13 Nosotros no nos jactaremos de cosas hechas fuera de nuestro campo de autoridad. Nos jactaremos sólo de lo que haya sucedido dentro de los límites del trabajo que Dios nos ha dado, los cuales incluyen nuestro trabajo con ustedes. 14 No traspasamos esos límites cuando afirmamos tener autoridad sobre ustedes, como si nunca hubiéramos ido a visitarlos. Pues fuimos los primeros en viajar hasta Corinto con la Buena Noticia de Cristo. (NTV)   Estos hombres en su orgullo, querían hacer ver a Pablo como el invasor cuando Pablo fue el fundador de la iglesia, pero, al mismo tiempo no perdió jamás de vista que fue Dios quien le envió al lugar y quien le prosperó en Corinto, si recordamos, él llegó primero a Atenas, donde predicó su más grande discurso, pero, a duras penas se convirtieron unos cuantos. No fue un lugar que Dios le hubiese concedido, no así Corinto, donde tenía todo el derecho de ejercer su autoridad apostólica ya que no solo fue el pastor de esta iglesia, sino el fundador de ella, pero fue por la gracia de Dios. Y sigue:   a) No pretende hacer crecer la iglesia robando gente madura de otro lugar, sino alimentando y llevando a la madurez a sus propios congregantes. 2 Co 10:15 No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla; 2 Co 10:16 y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro para gloriarnos en lo que ya estaba preparado. La NTV lo traduce: 2 Co 10:15 Tampoco nos jactamos ni nos atribuimos el mérito por el trabajo que otro haya hecho. En cambio, esperamos que la fe de ustedes crezca, a fin de que se extiendan los límites de nuestro trabajo entre ustedes. 16 Entonces podremos ir a predicar la Buena Noticia en otros lugares más allá de ustedes, donde ningún otro esté trabajando. Así nadie pensará que nos jactamos de trabajar en el territorio de otro. (NTV)   Es decir, alguien que confía en Cristo, en su Espíritu Santo como el edificador de la iglesia, no anda queriendo robarse ovejas de otras iglesias, o pretender cosechar el fruto que otros han trabajado para crecer rápidamente, porque entiende que es Dios quien lo produce, y que el crecimiento natural es que ovejas sanas se reproducen solas y sanamente. Lo cual es lo que hemos estado viendo a lo largo de estos ya casi tres años y medio.   Alguien que confía en el Espíritu entiende que el crecimiento natural en una iglesia se da conforme una oveja bien alimentada crece sanamente, toma su lugar en el cuerpo de Cristo y responde al llamado que el Señor le hace a servirle siendo útil en su cuerpo y fructificando en él, una oveja sana no necesita de manipulación un entrenamiento especial para ser un discípulo o evangelizar, ya que son cosas que alguien que ha nacido de nuevo buscará, ya que tiene vida espiritual en él y alguien vivo hará las cosas que hace alguien que tiene vida, alguien muerto simplemente no las hará.   b) Entiende que toda la gloria y la gloria de todo le pertenece solo al Señor, y por lo tanto busca primeramente la aprobación del Señor antes que la de los hombres. 2 Co 10:17 Mas el que se gloría, gloríese en el Señor; 2 Co 10:18 porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba. La NTV lo traduce: 2 Co 10:17-18 Como dicen las Escrituras: «Si quieres jactarte, jáctate sólo del SEÑOR». 18 Cuando la gente se alaba a sí misma, ese elogio no sirve de mucho. Lo importante es que los elogios provengan del Señor.   Alguien que pelea en el Espíritu entiende que Cristo es quien edifica su iglesia, entiende que Cristo fue quien murió por ella, dice en Hechos: Hch 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.   Las iglesias, las ovejas, no son propiedad de ningún pastor, Cristo la gano con su propia sangre, ningún hombre ha dado su sangre por la iglesia, y aunque lo hiciera, solo daría la sangre por su propia vida, Cristo ya lo hizo y él es el dueño y Señor de su iglesia, por lo tanto no tenemos de qué gloriarnos, dice la Palabra:   Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. No dice sobre esta roca edificarás mi iglesia, es Cristo quien la edifica, de manera que el fruto, el resultado es totalmente por su gracia, por su poder y para su gloria. Otro par de versos en cuanto a esto:   Hch 2:41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. 43 Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. 44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. La iglesia enfocada en lo que Dios le ha mandado hacer y es Dios quien añade a los que deben ser salvos, por supuesto que incluye proclamar el Evangelio, pero, al final es Dios, quien los trae, es Dios quien los convierte, es únicamente Dios y su poder quien puede traer de las tinieblas a la luz, de la esclavitud a la libertad a una persona, para él y solo para él es la gloria.   1 Co 3:5-9 Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. 6 Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. 7 Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino sólo Dios, quien es el que hace crecer. 8 El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada uno será recompensado según su propio trabajo. 9 En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios.   Después de todo mis hermano, qué somos sino siervos inútiles, la gloria es únicamente para nuestro Dios y si de algo hemos de presumir es de la grandeza, del poder, del amor, de la paciencia, del sacrificio inigualable y maravilloso de nuestro salvador en esa cruz del calvario, quien se levantó de los muertos con poder, quien subió al cielo y nos abrió un nuevo camino al trono de la gracia, la gloria es para él.   Y nuestra preocupación debería ser estar aprobados delante de aquel que nos llamó, porque delante de él daremos cuentas, no deberíamos estar tan ocupados en buscar gloria para nosotros mismos porque eso sería nuestra recompensa, y al extralimitarnos sería más bien nuestra vergüenza. No mis hermanos, no nos toca emitir un juicio de chidez auto justificándonos, sino esperar de nuestro salvador sus palabras: Mat 25:20-21 El que había recibido las cinco mil monedas llegó con las otras cinco mil. “Señor —dijo—, usted me encargó cinco mil monedas. Mire, he ganado otras cinco mil.” 21 Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!”   Poder decir como Pablo: 2 Ti 4:6-8 Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe. 8 Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.   ¿Ha ganado Cristo la batalla de tu mente o todavía sigues entregado a la filosofía de este mundo? ¿Andas según el Espíritu, o sigues gobernado por criterios meramente humanos? ¿Estás peleando la buena batalla de la fe? Como quiera un día vas a terminar tus días en este mundo, ¿qué batalla habrás peleado y qué batalla habrás ganado? ¿Serás de los derrotados de este mundo o de los victoriosos en Cristo? Recuerda, metas espirituales solo las conseguirás con armas espirituales, comienza a usarlas.
  • Mar 1, 20152 Corintios 9 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte III)
    Mar 1, 2015
    2 Corintios 9 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte III)

    LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS (Parte III)

    2 Corintios 9

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una de las ciudades más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, en ese lugar la iglesia de Corinto nació como una luz en la oscuridad.   Porque aún siendo un ambiente muy depravado y oscuro, el problema para esta iglesia, no fue el ambiente que le rodeaba, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, y en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba permitiendo que el ambiente la influenciara a ella, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Aunado a este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, falsos obreros quienes se auto promovían, deslumbraban a la gente con supuestos ministerios ultra espirituales y espectaculares, con una supuesta unción súper poderosa, cuando en realidad por dentro estaban llenos de carnalidad pura, y estos corintios, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban dudando del apostolado, del ministerio, de la doctrina y aún de la integridad de Pablo, porque para tener tierra fértil en cuanto a su engaño, lo primero que pretenden es desacreditar a Pablo y su doctrina.   Por eso es que Pablo en esta carta se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino por la salud espiritual de los mismos corintios, porque esta gente estaba sembrando falsa doctrina, así que Pablo se tiene que dar a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios.   De manera que Pablo ya nos habló a acerca de nuestra identidad, somos hijos de Dios con una nueva naturaleza. De lo que esperamos, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia. De lo que consiste nuestra salvación, lo que costó, lo que implica que estemos reconciliados con Dios. De nuestro ministerio, de cómo nos debemos al Señor, su Palabra y su reino. En su propia vida Pablo nos ha dado el ejemplo de cómo se puede vivir en verdadera integridad, y cómo ésta no es sino una respuesta a todas las bondades de Dios para con nosotros, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa sobre nosotros.   Como lo hemos venido viendo podríamos decir que en estos dos capítulos como que Pablo cambió el tema abruptamente, pero, no es así, sigue hablando de lo mismo, de la gracia de Dios en el dar, porque había una ofrenda pendiente que desde hacía un año se estaba preparando para la iglesia de Jerusalén, la cual estaba en problemas económicos, y ya que la integridad de Pablo había sido puesta en entredicho le es necesario tomar estos 2 capítulos para tratar con la misma, porque el tema del dinero, el ofrendar con generosidad es un tema muy delicado, y él tenía que hacer diferencia entre un defraudador y un ministro real en cuanto a las finanzas.   Y debido a la naturaleza del tema, creo que es necesario hacer énfasis en que no es el estilo de Calvary el estar sobre enfatizando en algún tópico en especial, ya que predicamos la Palabra verso por verso, sino que procuramos seguir el énfasis natural que el Espíritu Santo le de a su Palabra, y en este caso tenemos este maravilloso, pero delicado tema de las finanzas, el cual hemos estado viendo y hoy concluirá. Si nos visitas por primear vez, o tienes poco viniendo a esta iglesia, no es que nos la pasemos hablando de dinero o pidiendo ofrendas especiales ni nada por el estilo, pero, sí creemos que: “Toda la escritura es inspirada….” y si la Palabra lo enseña, nosotros con toda confianza y denuedo lo enseñaremos.   Además de que este realmente este es un tema muy necesario para la salud de nuestra alma y la de nuestras finanzas, ya que aunque usted no lo crea, el dinero tiene todo que ver con la verdadera adoración, y me da gusto que podamos abordarlo. Es nuestra oración que podamos recibir con un corazón sencillo y con entendimiento esta enseñanza y que produzca en nosotros una hermosa libertad y gozo, no solo en nuestras finanzas, sino en nuestros corazones al entender la intención de Dios al instarnos a ser generosos.   El día de hoy con la ayuda de Dios concluiremos con esta mini serie llamada LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS PARTE III, donde veremos el capítulo 9.   Desde 1 de Corintios 16, Pablo les estaba instando a que apartaran algo de dinero para compartir con la iglesia de Jerusalén, la cual estaba en tremenda pobreza y persecución, y como ya vimos Pablo comienza este tema con el ejemplo de las iglesias de Macedonia, con su ejemplo Pablo les recuerda a los corintios cómo es que se da, cuál es el corazón y la manera en la que se comparte para las necesidades de los demás, con generosidad, liberalidad y gozo, cómo nunca se es demasiado pobre como para no dar.   Aprendimos cómo la generosidad siempre es una respuesta a la gracia de Dios; cómo el dar o no dar no es cuestión de abundancia o escasez, sino estado del corazón, un corazón generoso o avaricioso; Aprendimos también, que aquel que es generoso sabe dar con alegría, con sacrificio, voluntariamente y en humildad. Cómo alguien que es generoso está mostrando que verdaderamente se ha entregado al Señor porque que ya no vive para sí mismo.   También vimos cómo el dar con generosidad siempre será una respuesta a la gracia de Dios, no una exigencia de alguien más. Y sobretodo, aprendimos que no debemos quitar nuestros ojos y corazón del modelo supremo de generosidad el cual es Cristo y el Padre, quienes dieron lo mejor de sí mismos. Si nuestro Padre celestial es generoso, nosotros sus hijos deberíamos manifestar de una manera natural su generosidad.   Aprendimos también como la Generosidad protege al que la practica, como es más que intención, sino acción; Cómo debemos dar de buena gana y en proporción a nuestros ingresos, ni más allá de ellos, ni menos. Vimos cómo Dios busca manifestar su generosidad con igualdad, a través del que le falta y a través del que le sobra.   Aprendimos principios importantísimos de cómo manejar los recursos de la generosidad de la gente en la iglesia, con toda piedad, integridad y temor de Dios. Cómo debe ser gente llamada por Dios a servir; No debe ser una sola persona la que maneja las finanzas, necesita ser gente con un testimonio irreprensible de parte de toda la iglesia.   Que son los líderes de la iglesia a quienes Dios a puesto para administrar sus recursos, que debe ser gente dispuesta a rendir cuentas delante de los hombres y delante de Dios; Necesita ser gente fiel, confiable y diligente; Y ya que la gracia del Señor está disponible, la invitación a servirlo está abierta. Demos lectura y veamos entonces el cierre de esta hermosa serie:   I. Es necesario estar preparados para ser generosos. 2 Co 9:1 Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba; Como ya lo mencionamos, la iglesia de Jerusalén, la iglesia madre, de la cual surgieron todas estas iglesias, estaba en problemas y necesitaba la ayuda de sus hermanos, y es interesante que para ministración Pablo use la palabra “diakonía”, que significa servicio, de manera que Pablo está diciendo: En cuanto a este servicio, de manera que dar también es una manera de servir.   Ya vimos mucho al respecto, pero, qué importante es estar listos a servir en cualquier área que el Señor nos mande a servir, si es trabajando, orando, dando, en fin, manifestando el amor de Cristo al servir de una manera u otra a los que nos rodean. Y dice Pablo: “ya les he escrito suficiente en cuanto a esto, no es necesario que les convenza más al respecto”.   a) La actitud de corazón puede contagiar a los demás para bien o para mal. 2 Co 9:2 pues conozco vuestra buena voluntad, de la cual yo me glorío entre los de Macedonia, que Acaya está preparada desde el año pasado; y vuestro celo ha estimulado a la mayoría. Macedonia, la región del norte de Grecia y Acaya la región sur, donde estaba ubicada Corinto. Estos corintios no eran maduros, sino todo lo contrario, eran una iglesia llena de inmadurez y carnalidad, por lo cual podemos aprender mucho de la manera en la que Pablo se dirige a ellos, porque en lugar de decirles:   Miren Corintios así como son buenos para presumir de ser los mejores predicadores, de ser los más espirituales y dotados de dones del Espíritu, demuéstrenlo y cáiganse con algo para sus hermanos de Jerusalén, a ver si es cierto. Pablo no hace esto, al contrario, maneja con mucho tacto el hecho de pedirles esta ofrenda la cual ni siquiera era para él. Pablo les habla con amor, con gracia, les inspira, no los aplasta. Esto nos enseña mucho en la manera en la que siempre debemos dirigirnos a nuestros hermanos, y en especial a aquellos que son inmaduros y difíciles de amar, con amor, con respeto, con palabras de gracia que invitan a la amistad, que levantan, no que destruyen, aún cuando se trata de exhortar, dice la Palabra:   Pro 18:21 La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias. Siempre debemos cuidar lo que decimos, la manera en la que lo decimos, y la intención que traemos al decirlo, porque nuestras palabras siempre traen consecuencias. Dice Santiago hablando de la lengua:   Stg 3:4-12 También un pequeño timón hace que un enorme barco gire adonde desee el capitán, por fuertes que sean los vientos. 5 De la misma manera, la lengua es algo pequeño que pronuncia grandes discursos. Así también una sola chispa, puede incendiar todo un bosque. 6 Y la lengua es una llama de fuego. Es un mundo entero de maldad que corrompe todo el cuerpo. Puede incendiar toda la vida, porque el infierno mismo la enciende. 7 El ser humano puede domar toda clase de animales, aves, reptiles y peces, 8 pero nadie puede domar la lengua. Es maligna e incansable, llena de veneno mortal. 9 A veces alaba a nuestro Señor y Padre, y otras veces maldice a quienes Dios creó a su propia imagen. 10 Y así, la bendición y la maldición salen de la misma boca. Sin duda, hermanos míos, ¡eso no está bien! 11 ¿Acaso puede brotar de un mismo manantial agua dulce y agua amarga? 12 ¿Acaso una higuera puede dar aceitunas o una vid, higos? No, como tampoco puede uno sacar agua dulce de un manantial salado.   ¿Será importante cuidar lo que decimos, cómo lo decimos, y con qué intención lo decimos? ¿Cuál es la clave? El amor, nuestra intención al hablar, nunca debe ser vengarnos, destruir a nuestro hermano, hacerlo sentir mal por nuestra envidia el ver cuando Dios lo bendice sin merecerlo, o que pague por lo que me hizo. Mi hermano, cuida tu corazón, tu motivación y de tu lengua saldrán palabras de gracia, porque de lo que habla tu boca está lleno tu corazón, ya lo vimos en proverbios también:   Pro 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. El hombre o la mujer sabia, teme a Dios, por lo tanto no trae veneno en su boca, trae medicina, claro que muchas veces la medicina arde, a veces sabe mal, pero cura. Llena tu corazón del amor, de la Palabra del Señor, y tendrás medicina, ungüento en tus labios que pueda ser que lastimen la carne viva al aplicarse, pero, al final trae sanidad. También necesitamos balance al exhortar.   Pro 16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal. Suficiente verdad como para revelar la enfermedad, pero suficiente misericordia para tratarla, y con la medicina de la Palabra sanarla, y con el temor del Señor dar las vitaminas, necesarias para no volver a caer.   Por eso Pablo les dice: Hey Corintios, ¿se acuerdan? Tal vez ya se les olvidó, pero hace un año, yo pude ver en ustedes una disposición total para esta ofrenda, tenían un amor, un celo impresionante por ayudar y por servir a sus hermanos de Jerusalén, lo que es más, el hecho de que los Macedonios dieron de la manera en la que hicieron, fue porque se contagiaron, se inspiraron con su disposición, su celo, su amor por sus hermanos en Jerusalén.   No se si te has fijado, pero, por ejemplo, hay una señal de stop, y todos están medio frenando y casi pasándoselo, pero, a mí me ha pasado que hago el stop completo y a partir de mí, todos atrás comienzan a hacerlo. Es fácil mi hermano, es contagioso, tanto una cosa como la otra, hay una inercia la cual nosotros siempre podemos iniciar, e inspirar a otros. Porque aún cuando algo pasó que no se concretó esta ofrenda un año antes, aún así la disposición y el celo de estos corintios fue una inspiración para los Macedonios, fue contagiosa.   Por eso, ¿en un momento dado te das cuenta que hay una corriente fuerte de desobediencia, de desánimo, de avaricia, de chisme? Bueno, en lugar de seguir participando en esto, haz lo correcto, párate en la brecha de la gracia y del poder del Espíritu Santo y desvía esa corriente y te darás cuenta de cómo esa tendencia no solo se detiene, sino que se revierte.   Mi hermano, por la gracia de Dios en ti, por su Espíritu y su Verdad en ti, conviértete en una inspiración para tus hermanos, y aún si nadie te sigue, hazlo con un corazón gozoso y agradecido para tu Señor, quien si te está viendo, y del cual puedes sacar una gran sonrisa. Y sigue Pablo:   2 Co 9:3 Pero he enviado a los hermanos, para que nuestro gloriarnos de vosotros no sea vano en esta parte; para que como lo he dicho, estéis preparados; Pablo había enviado a estos tres hermanos mencionados en el capítulo pasado, a Tito y al hermano de buen testimonio delante de la iglesia y al hermano diligente. Y dice Pablo: yo abrí mi boca con respecto a ustedes, al saber que ustedes tienen la voluntad dispuesta, y el corazón hirviendo por ayudar, ellos fueron inspirados, así que en verdad necesitan estar preparados. ¿Por qué? Pablo nos da dos causas, la primera, quiere evitar el traerle vergüenza al cuerpo de Cristo:   b) La avaricia causa vergüenza al cuerpo de Cristo y la vergüenza es para todos. 2 Co 9:4 no sea que si vinieren conmigo algunos macedonios, y os hallaren desprevenidos, nos avergoncemos nosotros, por no decir vosotros, de esta nuestra confianza. Dios nos llama a siempre estar preparados, listos y dispuestos para toda buena obra, es una realidad que no siempre lo estamos, pero debemos procurarlo. Pablo ya había abierto su boca con respecto a estos corintios, sin embargo con tanta división y problemas de orgullo en su iglesia ellos estaban distraídos. Y es interesante cómo les dice Pablo: el no estar listos nos traería vergüenza a ambos, dice la Palabra:   Pro 25:14 Nubes y viento, y nada de lluvia, es quien presume de dar y nunca da nada. (NVI) La vergüenza para todos porque al final somos un cuerpo. Mis hermanos, no debemos de olvidar esto, ya que nuestra tendencia pecaminosa es a sentirnos desconectados del resto del cuerpo de Cristo, en especial cuando hay problemas, pero, no debemos olvidar que somos un cuerpo, y debemos evitar a toda costa el sentir gusto o gozo por la caída de algún hermano, de algún siervo, o incluso las cosas que suceden en el cuerpo de Cristo fuera de Calvary.   Porque somos un mismo cuerpo, y si uno se goza, todos nos gozamos, si uno sufre, todos sufrimos. El mundo no ve si somos pentes o bautistas, o sin denominación, el mundo ve a cristianos, y la vergüenza la sufrimos todos, mejor orar por nuestros hermanos, orar por arrepentimiento para aquellos que están dañando la iglesia.   Y dice Pablo: no deseamos quedar mal, ni queremos que ustedes queden mal, porque al final quien queda mal es Cristo. Por eso ora por tus hermanos, no estés pensando: “ojalá Señor que les des su merecido, ya me cayeron gordos, bola de ineptos e informales, de carnales”.   Nada que ver, nuestro deseo siempre debe ser en el caso de pecado: arrepentimiento y restauración. En el caso de haber sido lastimados perdón, misericordia y amor, ya que Cristo pagó por toda deuda que pudieran tener nuestros hermanos con nosotros, y sobretodo, su vergüenza es nuestra vergüenza, su exaltación, es nuestra exaltación. Y una 2ª causa, Pablo quería evitar que algo que es una muestra de amor y generosidad pareciera un acto de avaricia.   c) Necesitamos entender que dar por la exigencia de alguien más no es generosidad, sino dar voluntariamente. 2 Co 9:5 Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra. Como ya lo había anunciado, Pablo estaba planeando una visita a Corinto para ministrarles y además poder recoger esta ofrenda, una vez que partiera de Macedonia, pero, es interesante ver el cuidado de Pablo al tratar con este asunto, ya que como dijimos se había estado poniendo en entredicho su integridad.   Y 1º Pablo no quería que una falta de diligencia causara vergüenza, y 2º Siempre que se habla de dinero, se debe tratar con cuidado, debido a tanto fraude e idolatría, por eso dice Pablo, quiero que estén preparados porque no quiero que algo que es una bendición, un acto de amor, de generosidad, se ensucie, pareciendo un acto de codicia.   Aquí generosidad es la palabra eúlogía, la raíz de alabanza, “eulogeo”, de donde viene nuestra palabra elogio, o el nombre Eulogio, y significa esto: hablar bien, un elogio, pero también tiene el significado de abundancia, de otorgar una bendición, un beneficio de generosidad.   Y Pablo dice: quiero evitar que esto que en realidad es una bendición, vaya a parecer un acto de codicia. Pleonexía; avaricia, fraude, extorsión, avidez, ambición, obtener ventaja de, deseo de beneficio, deseo de conseguir mejoras, exigencia, mezquindad, tacañería, deseo de tener más, aprovecharse de, engañar, defraudar.   ¿Sí o no la manera en la que la Palabra nos enseña a manejar las finanzas contrasta fuertemente con la manera en la que en algunas iglesias se pide dinero? Ya lo hemos comentado, horas de manipulación hasta dejar exprimida la congregación lo más posible, eso no es bíblico, al contrario, necesitamos dejar a Dios ser Dios, es Cristo quien edifica su iglesia. Por eso nosotros procuramos no hacer énfasis en la ofrenda no manipulamos a la gente, sino más bien, les hacemos ver que es una oportunidad para dar, para servir, no una exigencia.   Calvary Chapel la iglesia americana, no lo hace, al igual que muchas otras Calvary simplemente tienen esas cajas que ves en las entradas, las cuales llaman cajas de ágape, donde la gente da desde su corazón, y el Señor bendice. Qué importante es cuidar el corazón de la gente, por un lado, enseñarles libremente los principios de dar que la Biblia enseña, y por otro lado dejar a Dios ser Dios moviendo los corazones de las personas a dar. Es horrible hacer ver una bendición como un acto de codicia, el clásico: “quiero tu dinero”.   Veamos un ejemplo de dar con generosidad en Éxodo 25. Para este momento los Israelitas ya habían sido libertados de los Egipcios, ya habían cruzado el mar rojo, ya habían visto la gloria de dios en el monte Sinaí, ya habían pecado haciendo el becerro de oro, Dios ya los había perdonado y llevaban unos cuantos meses de ser libres, después de todas estas cosas Dios les da el mandato de levantar el tabernáculo y vamos a ver lo que sucede cuando es Dios quien mueve un corazón a dar, en este caso a una nación:   Éxo 25:1-8 Jehová habló a Moisés, diciendo: 2 Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda. 3 Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre, 4 azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, 5 pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, 6 aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático, 7 piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral. 8 Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.   Checa es aquellos que den desde el centro de su corazón, de su voluntad: nadáb; impeler, impulsar, ofrecerse como voluntario (como soldado), presentar espontáneamente, contribuir, dar espontáneamente, espontáneo, querer, voluntad, voluntariamente, voluntario.   Urgir, mover a hacer algo con generosidad, ofrecerse voluntariamente para hacer algo, ser voluntario, el Espíritu Santo es quien impulsa, impele a una persona a que espontáneamente contribuya, a que dé. Dios le da el mandato a Moisés y Moisés se lo transmite al pueblo:   Éxo 35:4-5 Y habló Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado: 5 Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce, 6 azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras…   Generoso de corazón, esta palabra tiene la misma raíz, pero, mientras “nadáb” es Dios impulsando, este es un corazón dispuesto a dar, este es nadíb: voluntario, generoso; magnánimo, noble. Y mira lo que sucede cuando estas dos cosas se juntan:   Éxo 35:20-24 Y salió toda la congregación de los hijos de Israel de delante de Moisés. 21 Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, con ofrenda a Jehová para la obra del tabernáculo de reunión y para toda su obra, y para las sagradas vestiduras. 22 Vinieron así hombres como mujeres, todos los voluntarios de corazón, y trajeron cadenas y zarcillos, anillos y brazaletes y toda clase de joyas de oro; y todos presentaban ofrenda de oro a Jehová. 23 Todo hombre que tenía azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, o pieles de tejones, lo traía. 24 Todo el que ofrecía ofrenda de plata o de bronce traía a Jehová la ofrenda; y todo el que tenía madera de acacia la traía para toda la obra del servicio.   Y no solo eran impulsados a dar, sino a servir, y no solo a servir, sino que eran capacitados para hacer el trabajo, mira:   Éxo 35:25-29 Además todas las mujeres sabias de corazón hilaban con sus manos, y traían lo que habían hilado: azul, púrpura, carmesí o lino fino. 26 Y todas las mujeres cuyo corazón las impulsó en sabiduría hilaron pelo de cabra. 27 Los príncipes trajeron piedras de ónice, y las piedras de los engastes para el efod y el pectoral, 28 y las especias aromáticas, y el aceite para el alumbrado, y para el aceite de la unción, y para el incienso aromático. 29 De los hijos de Israel, así hombres como mujeres, todos los que tuvieron corazón voluntario para traer para toda la obra, que Jehová había mandado por medio de Moisés que hiciesen, trajeron ofrenda voluntaria a Jehová.   Y tú dirías, bueno, ya ahí terminó el asunto, tal vez faltaron recursos y Moisés tuvo que hacer un evento especial para volver a pedir a la gente que diera, mira lo que pasó:   Éxo 36:2-7 Y Moisés llamó a Bezaleel y a Aholiab y a todo varón sabio de corazón, en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella. 3 Y tomaron de delante de Moisés toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio del santuario, a fin de hacerla. Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana. 4 Tanto, que vinieron todos los maestros que hacían toda la obra del santuario, cada uno de la obra que hacía, 5 y hablaron a Moisés, diciendo: El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga. 6 Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más; 7 pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba.   ¿Te das cuenta? La ofrenda no era cada domingo, cada día la gente seguía trayendo en abundancia, generosamente, de manera que el mismo Moisés tuvo que detener la obra, y toda la nación fue bendecida. Mis hermanos, cuando es Dios, inspirando, impulsando a la gente a dar, cuando es Dios regalando corazones voluntarios, generosos, que responden a su amor y bendición, sencillamente ésta sobreabunda.   Imagínate si Moisés hubiera tenido un corazón avaricioso, traigan, aquí está mi cuenta, más, más, de una vez para mi casa, nada que ver, como lo hemos visto, la generosidad es parte del carácter de Dios, y su pueblo, sus hijos pueden manifestarlo porque son guiados por su Espíritu Santo. Qué diferencia tan grande hay entre una ofrenda voluntaria y levantar una ofrenda con codicia. Mis hermanos, veremos más adelante cómo la generosidad de Dios es como una semilla que cuando cae en tierra fértil, es decir, en un corazón generoso, entonces da fruto abundante.   Por eso es que en Calvary difícilmente nos verás haciendo eventos evangelísticos cobrados, porque de gracia recibimos y de gracia daremos, con un corazón generoso, lo que cobramos en eventos como la cena de matrimonios o los retiros, es porque hay costos que cubrir, pero, no hay absolutamente ninguna ganancia en ello, porque nuestro deseo es servirnos generosamente unos a otros, dar de gracia lo que hemos recibido de gracia, dar sacrificialmente de lo que tenemos.   Pero, qué importante es como Pablo nos enseña, cuidar no solo tener un corazón generoso, sino hacerlo de la manera adecuada, las dos cosas tienen que ir de la mano, porque se podría tener una apariencia de piedad, o de falsa humildad, sin un corazón verdaderamente generoso, o por el contrario, un acto de generosidad el diablo podría hacerlo ver como un acto de codicia, de buscar lo propio. Y sigue pablo:   II. Necesitamos la actitud correcta para dar ya que la generosidad es una semilla de la cual podemos esperar cosecha. a) No sembrar mezquinamente, sino en verdadera generosidad. 2 Co 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Me encanta, después de todos los principios que hemos visto, Pablo trae a colación una ley natural, la ley de la siembra y la cosecha, la cual es bíblica. Qué lógica es esta ley, si siembras poca semilla, ¿cómo esperas recoger una cosecha grande? Y piensas, a lo mejor tengo suerte, a lo mejor si llamo a todas las energías positivas que flotan en el universo, tendré una cosecha abundante donde tiré poca semilla, o nada de semilla. Sencillamente así no funciona la agricultura, pregunta a cualquier agricultor, ellos te dirán.   Decía un hijo de agricultor: “algo que aprendí de mi padre es que él nunca cosechó algodón donde no lo sembró”. Y así Pablo dice: si siembras escasamente o con mezquindad, tacañamente, así cosecharás, no podrás recoger mucho, tal vez nada.   Aquí Pablo usa otra vez la palabra generoso, eulogeo, bendición, es decir, ¿estás sembrando suficiente bendición a tu alrededor? Recogerás bendición, ¿vives para procurar lo tuyo propio, eres generoso únicamente contigo mismo, solo diezmas generosamente para tu causa? Cuando sea el momento de la cosecha, no vas a recoger nada.   Hay quienes tienen esta filosofía de vida, ser ventajoso, agarrar lo más posible, retenerlo, acumularlo, amolar a este, a aquel, salirme con la mía todo para acá, la clásica actitud de “vénganos a tu reino”. Y nunca dar nada, mi hermano, toda esa avaricia, todas esas posesiones acumuladas, no son sino semillas que se pudrirán en tu bodega. Y hay un tiempo en el cual puedas tener fuerzas para ir y recogerla, pero cuando ya no puedas, o cuando necesites algún fruto que no se dé en tu huerto, entonces comenzarás a padecer.   Y al hablar Pablo de bendición, de generosidad, no solo lo podemos aplicar al dinero, sino que es lo mismo en todas las áreas de tu vida, decía el Señor:   Luc 6:36-38 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.   ¿Estás siendo generoso en dar misericordia, en sembrar misericordia, o eres un avaro que retiene el perdón, que no se considera a sí mismo jamás, que siempre se considera mejor y superior a los demás, de manera que todos te deben siempre y tu crees que no le debes nada a nadie? ¿Sabías que el que perdona es el que paga? Por eso el que perdona es alguien generoso. ¿Qué tan seguido otorgas el beneficio de la duda?   ¿Cómo estás en el área de servir, de amar? ¿Eres de los que se quejan diciendo: aquí no hay amor, en esta iglesia no se siente el amor? Pregunta, ¿cuándo lo has sembrado, cuándo te has dado a los demás en cuerpo y alma? ¿Por qué esperas cosechar algo que no has sembrado? Así no funciona. ¿Sabes cómo se le llama al que pretende tomar de una cosecha en la cual no sembró, no invirtió ni trabajo, ni nada? Ladrón.   El mezquino, el avaro es un ladrón, porque siempre está con sus ojos y su corazón en tener y tener más y más, y cuando su parte ya se le acabó, entonces va tras la parte de los demás, es codicioso, es avaricioso. Es lo mismo en cada área de tu vida.   En el matrimonio, igual, muchos se quejan de su cónyuge, ¿cómo eres en tu matrimonio, eres un avaro para todo, siendo un codo de marca, o das tu amor, tu servicio, tu respeto, tu ayuda tu cuidado, vives sembrando en tu esposa, en tu esposo? Muchos matrimonios son miserables por lo mismo, vive cada quien para su santo, exigiendo lo suyo y por supuesto que un matrimonio así es miserable, porque ninguno de los dos siembra en su pareja, los dos son unos avaros.   ¿Cómo te gustaría que Dios te bendijera con una cucharita sopera, con un gotero, o con cubetadas, con chorros de gracia y bendición? ¿Cómo estás sembrando de a cucharita sopera, de a goterito, o nada, vives para ser servido, o bendices a manos llenas, cubetadas de bendición, chorros de bendición? ¿Qué tan generoso o avaro eres en cada áreas de tu vida, para el Señor y para tu prójimo? ¿Quieres algún día tener un ministerio, crees que el Señor te ha llamado a servirle? ¿Qué tanto estás sembrando en el ministerio de alguien más?   Y si te das cuenta, si eres misericordioso, si eres generoso, no estás sino manifestando que verdaderamente eres un hijo de Dios. Así es como funciona, en fe, en obediencia, habiendo entendido el gran amor de Dios, habiendo entendido su misericordia, entonces repartimos como se nos ha repartido, veamos los versículos:   Pro 11:24-25 Hay quienes reparten, y les es añadido más; Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. 25 El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado. El mismo versículo en la NTV lo dice así: Pro 11:24 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. (NTV) En el capítulo 28 lo dice así: Pro 28:27 El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido. Con miseria, al haber sembrado siempre con un corazón mezquino.   Pro 19:17 A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar. Y no porque sea posible hacer deudor a Dios, todo es suyo, pero, él es bueno y generoso y no se queda con nada. Dice el capítulo 3 de Proverbios, enseñándonos otra imagen de esta ley:   Pro 3:9-10 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; 10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.   Y el mosto se refiere a felicidad, ¿se acuerdan? Lo vimos la semana pasada, el verdadero don de Dios, la verdadera bendición, no se mide en una cantidad, la verdadera bendición es que Dios nos de el don, el regalo, la bendición de disfrutar lo que tenemos, porque podemos tener lo más y lo mejor y ser totalmente infelices y miserables, y en contraste, podemos comer legumbres, vestir y vivir sencillamente, y ser los más felices y bendecidos del mundo, porque la bendición de Dios no añade ninguna tristeza con ella. Malaquías, lo vimos:   Mal 3:10 »Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el SEÑOR Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. (NTV) Aquel que vive para dar, difícilmente padecerá necesidad, al contrario, promete el Señor que habrá más aún de lo que se puedas manejar, así como Moisés. Y me encanta lo que dice en Hebreos 6:   Heb 6:10 Pues Dios no es injusto. No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes como todavía lo hacen. (NTV) ¿Te das cuenta cómo todo se trata de amar, cómo el servicio desinteresado, la ofrenda generosa, no son sino sinónimos del verdadero amor, del amor de Dios. Mis hermanos el amor de Dios no son poemas, o canciones, o emociones y sentimientos, el amor es una decisión de servir desinteresadamente, sin esperar recibir nada a cambio, ¿quién nos amó así, quién nos ama así?   Mira a la cruz, mira el sol que sigue saliendo sobre buenos y malos, mira cómo todavía tienes la capacidad de disfrutar de un hermoso amanecer, o de un taco de frijoles, o de esperanza, gozo y paz. Checa, Dios no es injusto, Dios no es olvidadizo, él está mirando cuánto esfuerzo, cuánto sacrificio, cuánto amor estás dispuesto a dar, cuánto amor estás repartiendo.   ¿Vives rodeado de gente abusiva, ventajosa, coda? No respondas igual, tú se diferente y haz la prueba, responde al amor de Dios, quien te amó sin que lo merecieras, por pura gracia, y podrás ver hermosas cosechas de bendición a tu alcance, mientras que aquellos que fueron mezquinos solo vendrán a miseria.   Me recuerda la diferencia entre el Mar Muerto y el mar de Galilea, en el Mar de Galilea, puedes ver que hay pesca, hay vida, no así en el Mar Muerto, donde como su nombre lo dice, no hay vida, y ¿sabes porqué? Porque por su posición en cuanto al nivel del mar desembocan ríos, los cuales depositan minerales en él, pero, el problema es que este mar no tiene salida, de manera que este mar es rico en minerales, a tal grado que tanto mineral no deja que haya vida, este mar es en extremo salado.   Sin embargo el mar de Galilea es un mar en el cual también desembocan ríos, pero, a la misma vez de este mar salen generosas corrientes de agua, lo cual hace este mar rico en vida. Uno lleno de minerales, son míos, pero muerto el otro con lo necesario, por repartir a diferentes corrientes, pero, lleno de vida.   Ahora, en cuanto a este versículo 6, es muy importante ver el contexto, porque este versículo es comúnmente sacado fuera de contexto, siembra 100 dólares y recibirás 10000, eso no es lo que está diciendo, porque de acuerdo al contexto lo que estás sembrando no es generosidad, sino todo lo contrario avaricia e idolatría, y eso cosecharás. Veamos cuál es la actitud que deberíamos tener al practicar esta preciosa ley natural:   2 Co 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. 1º Cada uno, es decir, todos. ¿Cómo debemos dar? Desde nuestro corazón, es decir, debemos a toda costa descubrir nuestros motivos al dar, Dios no va a aceptar una ofrenda en la cual no esté involucrado tu corazón, ¿se acuerdan? Donde esté tu tesoro ahí estará tu corazón.   El corazón sigue al tesoro, y no al revés, el dar tiene todo que ver con adoración, ya lo vimos la semana pasada, si tu corazón está en las posesiones, ellas serán tu dios, y recuerda es Dios el dador de todo lo que tienes, lo que eres y lo que serás, no tus posesiones, ellas son solo una herramienta, son un medio, no son el fin en sí mismas. Por eso cuando oramos por la ofrenda yo siempre trato de recordarte que seguimos adorando al Señor, ya lo hicimos con cantos, ahora con nuestras posesiones.   Como lo propusiste en tu corazón: Señor, mi sustentador, mi salvador, mi protector, gracias por todo lo que me bendijiste esta semana, gracias por cada plato de comida, por mi trabajo, por mi salud, por haber provisto para todas y cada una de mis necesidades, sin yo merecer nada de eso. Mira Señor, aquí te traigo esto, que ya era de por sí tuyo, pero, recíbelo, sacrificialmente y como un acto de reconocimiento y de adoración a ti mi Señor, mi bendito Rey.   Como lo propusiste en tu corazón implica también que no solo el domingo hiciste consciencia de esto, sino que durante la semana, cada pesito que cayó en tu bolsa, cada bendición, estuviste en tu corazón reconociendo y agradeciendo a Dios, y que también constantemente estuviste callando ese orgullo en tu corazón, ese egoísmo en tu corazón que siempre tiende a manifestarse: “mira cuánto trabajas”, “mira qué bueno eres en lo que haces, por supuesto que te tienen que pagar, que te tiene que ir bien”, “mira cómo nadie te valora, tú que eres tan valiosísimo e inteligente y que aportas tanto a esta empresa”.   Callando siempre esa voz que al ver tus posesiones te da una palmada en la espalda y te dice: “mira el reino que con tus propias fuerzas e inteligencia has logrado construir”, o “tú mereces más, y mira ese Dios cómo no te bendice”. Y al sentir eso, y muchas otras cosas, al comenzarlo a escuchar, ¡callarlo con el poder y el control del Espíritu Santo! Y decir: no Señor, todo es por ti, todo es por tu gran amor, todo es por tu bondad. De manera que a la hora de dar tu bendición ya lo habrías propuesto en tu corazón previamente.   No llegues desprevenido a la iglesia, llega preparado ya habiendo orado y agradecido a tu Dios. No seas de los que a la hora de la ofrenda piensan: ¿qué había que dar? Chicles dejé los de a dólar y los pennies guardados, ni modo, la semana que entra.   No seas mezquino, el termino proponer, como ya lo mencioné, indica un plan de acción premeditado y predeterminado desde tu corazón, de manera voluntaria y no por obligación, “ay tengo que dar”. Ni impulsivamente, “hoy sentí en mi corazón dar” ¿y los demás días? Como que no estaba de humor. Como ya te lo dije, proponerte, implica una consciencia profunda durante cada día de tu vida de la bendición de Dios sobre ti. Y dice Pablo cómo no debemos dar:  
    1. No des por tristeza.
    Esto es con reservas, con remordimiento, con depresión, como si te estuvieran sacando un ojo, con pesadumbre, por obligación, sin el menor gozo, a regañadientes. “Pero con esto podría pagar tal bill, me pude haber comprado tal cosa, pude haber ido a tal lugar, mejor me espero a la semana que entra, tal vez me vaya mejor y ya pueda ofrendar”. Mi hermano, no te va a ir mejor, y vas a ir de mal en peor.   Si estás dando por o con tristeza, como si te estuvieran arrancando un diente, no estás sembrando con generosidad, sigues haciéndolo mezquinamente, porque tu corazón está literalmente siendo rasgado, ya que ahí está tu tesoro, no en el Señor, y Dios no va a bendecir esa ofrenda. Si estás triste al dar, te invito a que re escuches las conferencias de semanas pasadas, no has entendido de qué se trata el asunto todavía, ora a Dios para que cambie tu corazón.  
    1. No des por necesidad.
    Esto implica dar bajo presión o coerción externa, por legalismo: “hay que darle al Señor hermano”. Y por dentro te estás llenando de orgullo porque eres “un cristiano obediente a sus mandatos”. ¿Sabías que los creyentes no deberíamos dar en base a demandas de otras personas, o con parámetros o cantidades fijadas arbitrariamente por otras personas?   Porque muchos dicen: yo doy religiosamente el 10% de mi sueldo, pero, de ahí para que saquen algo más de su cartera, es como sacarle el corazón, y comienza la maquinita a sonar: “ti, ti, tiiiiiiiiiiii”, traigan el desfibrilador. Como ya lo he mencionado antes, es un buen principio, pero, si lo ponemos en la perspectiva correcta, deberías estar pensándolo al revés, el 100% le pertenece al Señor.   Y no te preocupes, eso es algo entre el Señor y tú, pero, sabías que los Israelitas no solo daban el 10%, por lo menos era un 30%, porque sus diezmos obligatorios eran sus impuestos, la política y la economía de los Israelitas giraba alrededor de los Levitas, y el templo, porque eran ellos quien se encargaban de impartir justicia y demás.   Pero, te invito a que hagas un estudio de lo que era una ofrenda voluntaria, los primeros cinco libros de la Biblia, te vas a sorprender, porque a parte de este 30%, los israelitas estaban supuestos a traer ofrendas voluntarias de agradecimiento a Dios, las cuales venían desde su corazón, y con las cuales simplemente reconocían, agradecían y se gozaban con Dios por el bien y la bendición que derramó sobre sus vidas.   ¿Cuánto dar? Eso es entre tú y Dios, yo la semana pasada sugerí 10% para el Señor 5% para honrar a tus padres, el cual es un mandamiento con promesa, y está en el NT, y otro 5% para ofrendas varias, a los necesitados, a tus hermanos, etc. Pero, ora con tu esposa, oren juntos, o si eres soltero, ora con sinceridad delante de Dios, y pregúntale. Primeramente pídele un corazón generoso, porque él no recibirá con agrado una ofrenda que no venga de tu corazón, no seas mezquino. Y entonces sí siembra con generosidad, para que puedas recoger bendición abundante, no solo económica sino de toda índole.   Porque hay varias maneras en que solemos dar, 1º Aquel que da manipulado por el temor o el legalismo, 2º Aquel que da porque simplemente se siente bien consigo mismo dando, siente que ya hizo su buena obra del día, ya se siente buena onda otra vez, “qué bueno soy, qué generoso, ya puedo dormir tranquilo porque la mariposa monarca no se va a extinguir más, ya contribuí para que este sea un mundo mejor”. Nada que ver, eso alimenta tu orgullo, pero, no tiene nada que ver con adorar a Dios, es más, hasta de pronto como que te hace sentir más justo que Dios: mira Dios, a ti ni te importa tu planeta, como a mí, mira cómo cuido lo que tú descuidas, nada que ver.   3º Aquel que da porque le gusta recibir reconocimiento por lo que da, probablemente se le dará una placa conmemorativa como el generoso sustentador de la lucha contra tal enfermedad, y la podrá colgar en su oficina. Estos tres encuentran en sí mismos la motivación de dar, sigue siendo egoísta. 4º Pero hay una cuarta clase de dador, el dador alegre, al cual Dios ama:  
    1. Da con alegría porque este es el tipo de dadores que Dios ama.
      Aquel que da con alegría es el tipo de dador que Dios está buscando, alegría es la Palabra, hilarós de donde viene el nombre Hilario, o la palabra inglesa Hilarious, y significa propicio o alegre, hilarante, pronto o dispuesto, alegre, feliz, sin resentimiento. Significa aquella buena disposición de la mente, aquel gozo, que está dispuesto y con gozo a hacer cualquier cosa. Imagínate, Dios ama a este tipo de personas.   Aquellas que están gozosas al dar, que están dispuestas, que están esperando una oportunidad para involucrarse, para ser parte del reino de Dios con lo que él les ha prosperado. Aquel que busca honrar, adorar glorificar a Dios, aquel que entiende que se le ha dado todo inmerecidamente, y que de lo recibido, que de lo que de por sí no era suyo, regresa un poquito nada más, aún cuando sea una ofrendotota. Me encanta 1 Crónicas 29, David está animando a la gente a dar para la construcción del templo que Salomón haría más tarde, aquí podemos ver el ejemplo de lo que es ser un dador alegre:  
    1. Da entendiendo de quién es todo lo que tienes y entendiéndolo solo regrésale lo que ya de por sí le pertenece.
    1 Cr 29:1 Después dijo el rey David a toda la asamblea: Solamente a Salomón mi hijo ha elegido Dios; él es joven y tierno de edad, y la obra grande; porque la casa no es para hombre, sino para Jehová Dios. David sabía de quién se trataba, y al entender que se trataba de Jehová Dios, mira cómo comienza él como el líder de los Israelitas poniendo el ejemplo, mira su actitud, su corazón y su acción:   1 Cr 29:2 Yo con todas mis fuerzas he preparado para la casa de mi Dios, oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, bronce para las de bronce, hierro para las de hierro, y madera para las de madera; y piedras de ónice, piedras preciosas, piedras negras, piedras de diversos colores, y toda clase de piedras preciosas, y piedras de mármol en abundancia. 3 Además de esto, por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios, yo guardo en mi tesoro particular oro y plata que, además de todas las cosas que he preparado para la casa del santuario, he dado para la casa de mi Dios: 4 tres mil talentos de oro, de oro de Ofir, y siete mil talentos de plata refinada para cubrir las paredes de las casas; 5 oro, pues, para las cosas de oro, y plata para las cosas de plata, y para toda la obra de las manos de los artífices. ¿Y quién quiere hacer hoy ofrenda voluntaria a Jehová?   David da con todas sus fuerzas, exuberantemente y en abundancia porque todo su corazón, su afecto, todo su ser estaba en la casa de su Dios. Y ¿te das cuenta hasta qué momento él invita al pueblo a dar? Una vez que muestra su generosidad, él no se excluye, los inspira con su ejemplo, no los obliga, y mira cómo responden ellos a eso:   1 Cr 29:6-8 Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente. 1Cr 29:7 Y dieron para el servicio de la casa de Dios cinco mil talentos y diez mil dracmas de oro, diez mil talentos de plata, dieciocho mil talentos de bronce, y cinco mil talentos de hierro. 8 Y todo el que tenía piedras preciosas las dio para el tesoro de la casa de Jehová, en mano de Jehiel gersonita.   Ellos responden de la misma manera, y mira el resultado de la generosidad genuina:   1 Cr 29:9 Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente; porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente.   El resultado es alegría, la generosidad trae alegría a quien la practica. Ahora, mira lo que hay en el corazón de alguien que no da por tristeza o por necesidad:   1 Cr 29:10-12 Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo. 11 Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. 12 Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos.   ¿Te das cuenta? Estamos hablando del rey David, en un momento de la historia donde Israel era la primer potencia. Este rey de la primera potencia del mundo, entendía de quién era todo, tenía sus ojos, su corazón puestos en el Señor, y en la casa de su Dios.   Pero sobretodo David entendía que todo lo que tenía y era le pertenecía a Dios. David no se sentía el dueño de su propia vida, no se sentía aquel que, “de ser un pastorcillo de ovejas, me superé y con mi ahínco, con mi esfuerzo y gran capacidad, llegué a ser lo que soy: “una fregonura”, y por lo tanto, todos más bien, ofrézcanme pleitesía porque yo lo merezco todo”. No, para nada, todo lo contrario, David nunca dejó que el éxito lo mareara, y por lo tanto siempre tuvo en mente que era por pura gracia lo que él tenía, y eso lo convertía en un dador alegre, míralo con tus ojos:   1 Cr 29:13-18 Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. 14 Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos. 15 Porque nosotros, extranjeros y advenedizos somos delante de ti, como todos nuestros padres; y nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura. 16 Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo. 17 Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para ti espontáneamente. 18 Jehová, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel nuestros padres, conserva perpetuamente esta voluntad del corazón de tu pueblo, y encamina su corazón a ti.   Este es un dador alegre, de esto se trata la Biblia mis hermanos, no de obras de hombres, las cuales aún las mejores y más loables, delante de la santidad y perfección de Dios, no son sino trapos de inmundicia para él. Se trata de quién es él, se trata de entender quiénes somos nosotros y cómo todo le pertenece, todo es suyo, y de lo que hemos recibido de su mano es que le damos.   Me acuerdo muy bien, yo era un niño muy pequeño, no se si fue un día del padre, o un cumpleaños de mi papá, mi mamá envolvió en papel para regalo frutas, no se si a mí me tocó darle un mango, yo debí haber tenido como unos 4 o 5 años, obviamente no podía ni siquiera comprar ese mango, pero todos sus hijos se las dimos a mi papá muy contentos, él estaba feliz de ver a sus pequeñitos regalarle frutas que él mismo había comprado, de su dinero, pero, yo recuerdo mi felicidad al poder entregarle algo, y sobretodo todavía tengo grabado en mi mente la sonrisa de mi papá y su asombro al recibir de cada uno de sus pequeñitos una fruta envuelta para regalo.   Recuerda mi hermano, no le estamos haciendo ningún favor a Dios al darle, todo es suyo, le pertenece, y por mucho dinero, o recursos que queramos darle, solo le estamos trayendo una humilde fruta que él mismo creó, con sus recursos, pero, mi hermano, aún con esa fruta tal vez insignificante, estás teniendo la oportunidad de hacer feliz a aquel que te creó, y de ser amado por él.   Él está contento al verte llegar como ese pequeñito, entregarle con todo su amor y alegría una fruta, algo que de por sí es totalmente suyo por derecho, pero qué maravilloso tener la oportunidad de decirle Señor, aquí está: soy tuyo, te amo, ¿qué quieres hacer de mi vida? ¿Cómo puedo serte útil? Mi hermano, Dios ama a aquel que le da de esta manera. Y por eso sigue Pablo: b) Dios es poderoso para hacer que el que vive para dar, tenga siempre suficiente para compartir y para sus necesidades. 2 Co 9:8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; ¿Qué sucede cuando te decides a sembrar bendición y generosidad? Dios es poderoso, capaz, de hacer abundar exuberantemente en nosotros toda gracia, su influencia divina en nuestros corazones, todo su amor y poder, fluyendo a través de nosotros para dar. Y al contar con la gracia de Dios, manifestada en nosotros, podemos de la misma manera abundar en bendecir a otros, en toda buena obra, en cualquier bendición, y nos convertimos en conductores de su gracia, no somos terminales, pero, somos conductores de su gracia.   Y Dios provee lo suficiente en nosotros, esta palabra es interesante, solo se usa dos veces en todo el NT, aquí y cuando Pablo en 1 Timoteo 6 dice: 1 Ti 6:6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; La DDH lo traduce así: 1 Ti 6:6 y claro está que la piedad es una fuente de gran riqueza, pero solo para el que se contenta con lo que tiene. (DDH)   Esta era una palabra que se utilizaba en el mundo secular para referirse a la autosuficiencia orgullosa que se alcanza al llegar a obtener todo lo que uno se propone. Por lo tanto, lo que Pablo está diciendo es que solo en Dios podemos ser suficientes, solo él nos puede dar todo lo que necesitamos, y si entendemos que Dios es todo lo que necesitamos podremos siempre tener para compartir. Dios tiene el poder de hacerlo posible. Y lo explica con una porción del salmo 112 donde el salmista está hablando del hombre generoso:   c) Aquel que siembra de esta manera está llevándose sus obras consigo hasta el cielo. 2 Co 9:9 como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Qué hermosa verdad nos da este versículo: Aquel que siembra generosamente, puede repartir generosamente, y su justicia, permanece para siempre, ¿qué significa esto? Que no solo Dios te concede el ser útil para él, sino que aún cuando no es posible llevarte nada físicamente de aquí, sí es posible mandar al cielo tus inversiones celestiales, el Señor lo dijo: hagan tesoros en el cielo donde ni la polilla y el orín destruyen, donde ladrones no minan ni hurtan.   Aún cuando Dios mismo preparó de antemano nuestras buenas obras para que anduviésemos en ellas, el simple hecho de andar en ellas, nos hace recibir coronas, las cuales un día echaremos a los pies del Rey de reyes, la NTV traduce este versículo así: 2 Co 9:9 Como dicen las Escrituras: «Ellos comparten con libertad y dan generosamente a los pobres. Sus buenas acciones serán recordadas para siempre. (NTV) Y sigue el salmo:     d) Aquel que siembra de esta manera está verdaderamente trayendo gloria a Dios por el fruto producido en él. 2 Co 9:10 Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, Me encanta, aún cuando a nosotros nos toca sembrar la generosidad dando para las necesidades de los pobres, y como dice en Gálatas 6:10, mayormente a los hermanos en la fe, ¿quién es el que nos da la semilla para sembrar y el pan para repartir? Dios.   ¿No te parece esto impresionante? Esto es gracia de Dios. Como dice David, ¿quiénes somos nosotros? Pecadores, débiles, pobres, sin embargo Dios decide enriquecernos, decide hacernos parte de su glorioso reino, escoge a estas bolas de barro para ser sus manos, y cuando nos decidimos a ser generosos, no solo nos da lo suficiente para bendecir abundantemente, sino que multiplica nuestros recursos, y nos hace llevar abundante fruto de justicia para su reino, con el cual le traemos gloria, dice el Señor en Juan: Jua 15:7-8 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.   Es decir, la abundancia de la gracia de Dios es manifestada al máximo en una vida generosa. Si tú siembras, cosecharás, pero, necesitas poner semilla en la tierra, si no, no esperes nada. Mira lo que dice el Señor:   Deu 15:7-11 »Cuando en alguna de las ciudades de la tierra que el SEÑOR tu Dios te da veas a un hermano hebreo pobre, no endurezcas tu corazón ni le cierres tu mano. 8 Antes bien, tiéndele la mano y préstale generosamente lo que necesite. 9 No des cabida en tu corazón a la perversa idea de que, por acercarse el año séptimo, año del perdón de las deudas, puedes hacerle mala cara a tu hermano hebreo necesitado y no darle nada. De lo contrario, él podrá apelar al SEÑOR contra ti, y tú resultarás convicto de pecado. 10 No seas mezquino sino generoso, y así el SEÑOR tu Dios bendecirá todos tus trabajos y todo lo que emprendas. 11 Gente pobre en esta tierra, siempre la habrá; por eso te ordeno que seas generoso con tus hermanos hebreos y con los pobres y necesitados de tu tierra. (NVI) Y sigue Pablo:   III. La meta más alta de la generosidad es traerle gloria Dios de quien proceden todas las cosas. a) La Generosidad trae gloria a Dios con el agradecimiento que produce. 2 Co 9:11 para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. Al sembrar con generosidad Dios nos enriquece con su gracia, y su Espíritu Santo en nosotros produce este maravilloso don de liberalidad, y al bendecir a otros, las personas bendecidas pueden dar gloria a Dios, gracias a Dios, bendecirlo con todo su corazón.     2 Co 9:12 Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; ¿Te das cuenta a donde lleva la generosidad genuina? No trae alabanza al hombre, esa no es generosidad, es egoísmo, porque es comprar atención y adoración para sí mismo. La verdadera generosidad no solo suple para las necesidades de los santos, o los hermanos, sino que sirve para traerle gloria a Dios.   Es triste ver cuando la gente quiere robar cámara, y robarle así la gloria a Dios, nosotros necesitamos cuidar nuestro corazón, de no pretender robarle la gloria y el agradecimiento a aquel que es el único digno de recibirlos, nuestro amado Señor. Claro que Dios en su bondad nos hace partícipes de sus bendiciones, y las disfrutamos, pero, el único digno de recibir gloria es aquel de quien proceden todas las cosas, Dios. Y sigue Pablo:   b) La Generosidad trae gloria a Dios al comprobar que la fe de alguien es una fe genuina. 2 Co 9:13 pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; La palabra experiencia es la palabra griega dokime, de la palabra dokimaso que se utiliza cuando la plata es limpiada y lo que no es plata es escoria, y la escoria se separa de la plata, dejando pura plata genuina.   De manera que en el contexto lo que Pablo está diciendo es que cuando decidimos en obediencia poner en práctica estos principios, suceden dos cosas, la primera es que comprobamos la buena voluntad de Dios perfecta y agradable, comprobamos su fidelidad, comprobamos su poder, comprobamos el gozo de dar, comprobamos que es difícil padecer necesidad cuando vivimos para dar.   Pero, no solo eso, sino que nuestra fe da evidencias de ser real. Cuando venimos a Cristo, algo que sucede es que progresivamente comenzamos a ser generosos, no solo nuestra conducta cambia, sino que también nuestra manera de ver las cosas materiales. Yo estoy muy agradecido cómo esta iglesia responde a la necesidad de los hermanos, y cómo cuando hay una necesidad genuina, la iglesia responde. Yo he sido receptor de una gran generosidad de parte de ustedes y también he glorificado a Dios por lo mismo. Muchos de los que estamos aquí hemos comprobado el amor de Dios en la generosidad de unos con otros.   Y es algo muy importante, ¿te das cuenta cómo una fe genuina siempre se manifestará en genuina generosidad? Mis hermanos, la generosidad genuina es una evidencia de que la fe que alguien profesa es genuina. Por tantos problemas y divisiones, la fe de estos corintios estaba en duda, pero, este acto de generosidad probaría que la fe de esta iglesia de corinto era genuina.   c) Trae gloria a Dios al promover la comunión, la unidad y el amor a través de la oración de los que dan y los que reciben. 2 Co 9:14 asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros. Aquellos que son generosos elevan una oración ferviente por aquellos que están en necesidad, y aquellos que son receptores de estas bendiciones, elevan una oración ferviente por sus benefactores, de manera que en esta comunión y unidad, el amor se multiplica, y la gracia de Dios no solo abunda, sino que súper abunda entre hermanos, quienes a través de esta generosidad manifiestan entre ellos y al mundo que el amor de Dios es real, y la gente puede comprobar por como nos amamos, que somos verdaderos discípulos de Cristo.   Mis hermanos, sinceramente y delante de Dios, no es por promover que me den regalos, pero aquellos que me han bendecido con algo, cuando veo ese detalle en mi closet, o en mi casa, no solo lo disfruto, pero, delante de Dios, muchas veces me he puesto de rodillas a agradecerle a Dios por tu corazón generoso, y adorarlo a él por darme gente y amigos generosos que no merezco.   Y es una realidad, los lazos de amistad, de hermandad se fortalecen por el amor y el agradecimiento hacia la generosidad, y los regalos de generosidad siempre son una oportunidad de bendecir tanto al que los da como el que los recibe, porque nos acerca más a Dios, nos hace parecernos a nuestro Padre Celestial. ¿Te das cuenta dónde es donde la verdadera comunión y unidad florecen? En la generosidad, Por eso sí promuevo que nos bendigamos unos a otros, y por eso cierra Pablo:   2 Co 9:15 ¡Gracias a Dios por su don inefable! Y mis hermanos, Pablo termina con esta expresión superlativa de gloria y agradecimiento a Dios, esto literalmente significa: Gracias por este regalo indescriptible, anekdiégetos en griego, es posible que esta palabra no existiera y que Pablo mismo la inventara porque no se encuentra en ningún otro escrito griego, y significa esto: Inenarrable, indecible, indescriptible, que supera las palabras, lo que se puede expresar, inefable, inexpresable, por encima de cualquier elogio.   Y estoy seguro que este don abarca toda la gracia y la generosidad de Dios, la cual comienza en haber entregado aún más allá de nuestro entendimiento, en el acto de generosidad más grande que pueda existir, la vida de su Hijo Jesucristo por nuestros pecados, y también Jesucristo mismo al haber entregado su propia vida, hasta llegar a este punto de poder ver este amor inexplicable entre nosotros, amor que brota desde el corazón de Dios, sumergiéndonos en su océano de gracia, y no solo eso, sino convirtiéndonos en canales de este amor indescriptible, por eso Pablo también expresó:   Rom 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?   Efe 5:1- 2 Andad como hijos de luz   Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.   Jua 12:25-26 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.   ¿Qué estás sembrando bendición, generosidad, o avaricia, codicia, mezquindad? ¿No te gustaría el día de hoy al ver este acto de generosidad único expresado, dibujado en la cena del Señor, pedirle a Dios un corazón como el suyo y decidir poner manos a la obra convirtiéndote en un canal de su gracia? Mis hermanos, qué buena oportunidad, de cerrar esta mini serie de finanzas con la cena del Señor.   Cierro con el salmo 112 y procedemos a tener la comunión.   Sal 112:1 ¡Alabado sea el SEÑOR! Qué felices son los que temen al SEÑOR y se deleitan en obedecer sus mandatos. 2 Sus hijos tendrán éxito en todas partes; toda una generación de justos será bendecida. 3 Ellos mismos serán ricos, y sus buenas acciones durarán para siempre. 4 La luz brilla en la oscuridad para los justos; son generosos, compasivos y rectos. 5 Les va bien a los que prestan dinero con generosidad y manejan sus negocios equitativamente. 6 A estas personas no las vencerá el mal; a los rectos se les recordará por mucho tiempo. 7 Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el SEÑOR los cuidará. 8 Tienen confianza y viven sin temor, y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos. 9 Comparten con libertad y dan con generosidad a los necesitados; sus buenas acciones serán recordadas para siempre. Ellos tendrán influencia y recibirán honor. 10 Los perversos lo verán y se pondrán furiosos. Rechinarán los dientes de enojo; se escabullirán avergonzados con sus esperanzas frustradas. (NTV)    
  • Feb 22, 20152 Corintios 8:10-24 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte II)
    Feb 22, 2015
    2 Corintios 8:10-24 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte II)

    LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS (Parte II)

    2 Corintios 8:10-24

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una de las ciudades más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde curiosamente, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, ahí la iglesia de Corinto nació, y se desenvolvía.   Y aún siendo un ambiente muy seductor, el problema en esta iglesia, no fue el ambiente que le rodeaba, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Aunado a este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que pretenden es desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, deslumbraban a la gente con supuestos ministerios espectaculares, con disfraces de súper espiritualidad, de unción súper poderosa, cuando en realidad por dentro estaban llenos de carnalidad pura, y estos corintios, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban dudando del apostolado, del ministerio, de la doctrina y aún de la integridad de Pablo.   Por eso es que Pablo se ve en la necesidad defender su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino por la salud espiritual de los corintios, porque esta gente estaba sembrando falsa doctrina, así que Pablo se tiene que dar a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios, para poder así, descubrir a estos lobos vestidos de oveja.   Pablo nos ha estado hablando de cosas maravillosas acerca de lo que somos, hijos de Dios con una nueva naturaleza. De lo que esperamos, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia. De nuestra salvación, lo que costó, lo que implica que estemos reconciliados con Dios. De nuestro ministerio, de cómo nos debemos al Señor, su Palabra y su reino. Nos ha dado el ejemplo en su propia vida de cómo se puede vivir en verdadera integridad, respondiendo a todas las bondades de Dios para con nosotros, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa sobre nosotros.   Y habiendo retomado Pablo el problema que dejó en el capítulo 2, atendiendo a la reacción de estos corintios con respecto a la carta donde Pablo les reprende muy duramente, podríamos decir que en este capítulo como que Pablo cambia el tema abruptamente, pero, no es así, Pablo sigue hablando de lo mismo, de la gracia de Dios, y toca un tema muy delicado, pero, a la vez necesario, el dinero, el dar con generosidad. Como lo mencioné la semana pasada, no es el estilo de Calvary el estar sobre enfatizando en algún tópico en especial, predicamos la Palabra verso por verso, y más bien seguimos el énfasis natural que el Espíritu Santo le de a su Palabra, y en este caso tenemos este maravilloso tema de las finanzas, el cual estaremos viendo hoy y la siguiente semana, no es que vamos a pedir ofrendas especiales ni nada por el estilo, pero, sí creemos que: “Toda la escritura es inspirada….” y si la Palabra lo enseña, nosotros con toda confianza y denuedo lo enseñaremos   Y este realmente este es un tema muy necesario para la salud de nuestra alma y la de nuestras finanzas, y me da gusto que podamos abordarlo. Le pido a Dios que nos permita recibir con un corazón sencillo y con entendimiento esta enseñanza y que produzca en nosotros una hermosa libertad y gozo, no solo en nuestras finanzas, sino en nuestros corazones al entender la intención de Dios al instarnos a ser generosos.   El día de hoy continuaremos hablando de la gracia de Dios manifestada en el dar, y tendremos la segunda parte del mensaje: LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS PARTE II, donde veremos el resto del capítulo. Demos lectura.   Desde 1 de Corintios 16, Pablo les estaba instando a que apartaran algo de dinero para compartir con la iglesia de Jerusalén, la cual estaba en tremenda pobreza y persecución por varias causas:   La mayor fuente de trabajo era el Templo, y el templo era manejado por los saduceos, quienes eran los que movían la política y la economía, y eran conocidos porque aún siendo judíos, solo creían en los primeros 5 libros de la ley, y no creían que hubiese ni ángeles, ni nada súper natural, y muy en especial no creían en la resurrección de los muertos, lo cual era la más importante verdad que los creyentes predicaban, la resurrección de Cristo, de manera que, o no les daban trabajo, o despedían a los que se convertían.   El día de pentecostés y los días subsecuentes, miles de judíos se convirtieron, muchos de ellos venían de fuera de la ciudad y se quedaron, al principio podemos ver cómo todos en un acto maravilloso de amor compartían lo que tenían, pero, al parecer, sin mucho trabajo disponible, se acabaron los fondos, aunado a la persecución. La tercer causa.   Una fuerte hambruna que azotó a todo el mundo conocido, la cual había profetizado Acabo, en el capítulo 11 de Hechos. Estas tres cosas combinadas produjeron la pobreza de la iglesia de Jerusalén, por la cual Pablo estaba promoviendo desde tiempo atrás esta ofrenda para los santos de Jerusalén, la cual Tito fue el encargado de completarla, porque al parecer no se había concretado.   Y como ya vimos Pablo comienza este tema con el ejemplo de las iglesias de Macedonia, de cómo ellos dieron en respuesta a la gracia recibida, aún en su profunda pobreza y tribulación dieron abundante y generosamente, lo que podían y más de lo que podían, dando sacrificialmente, con gozo, con diligencia, dándose primero al Señor y a sus hermanos. Con su ejemplo Pablo les recuerda a los corintios cómo es que se da, cuál es el corazón y la manera en la que se comparte para las necesidades de los demás, con generosidad, liberalidad y gozo, con el cual pretende inspirar a los corintios a dar.   Aprendimos cómo la generosidad siempre es una respuesta a la gracia de Dios; El dar o no dar no es cuestión de abundancia o escasez, sino una situación del corazón, un corazón generoso o avaricioso; Aprendimos también, que aquel que es generoso sabe dar con alegría, con sacrificio, voluntariamente y en humildad. Cómo alguien que es generoso está mostrando que verdaderamente se ha entregado al Señor y que ya no vive para sí mismo.   También vimos cómo el dar con generosidad siempre será una obra de gracia, no una exigencia de alguien más. Y sobretodo, aprendimos que nos es necesario no quitar nuestros ojos y corazón del modelo supremo de generosidad el cual es Cristo y el Padre, quienes dieron lo mejor de sí mismos. Dice en los versículos 6 – 9:   2 Co 8:6-9 de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. 7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. 8 No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro. 9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. Y seguimos con los beneficios de la generosidad, tengo mi primer punto en el versículo 10:   I. La Generosidad protege al que la practica. 2 Co 8:10a Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, Me gusta cómo Pablo les dice: en cuanto a esto, solo les doy un consejo, no les manipula, no los obliga, no hace ver a Dios como si estuviese en quiebra y si ellos no dan, todo se va a derrumbar, simplemente les aconseja.   Definitivamente hay otras áreas en las cuales es necesario no solo aconsejar, sino demandar y hasta disciplinar por el bien de las personas, en especial si se trata de pecado obstinado. Claro que transformar un corazón no podemos, hasta ahí podemos llegar porque el obedecer es de cada quién, imagínate, si alguien no obedece al Dios Todopoderoso, a Jesucristo, quien le ofrece todo el amor y la misericordia, ¿cómo me van a obedecer a mí, cómo te van a obedecer a ti? Ahí es donde solo la oración es eficaz.   Pero, en especial en esta área del dinero, es muy importante aprender y seguir de cerca estos principios ya que donde hay dinero, o la falta dé, siempre hay problemas, además de estos problemas están, los defraudadores, estafadores, lobos vestidos de oveja que tratarán de abusar de aquellos que con un corazón sincero quieren obedecer a estos principios. Por eso es muy importante entender algunas cosas con respecto al dinero.   Primeramente, necesitamos entender que el dinero no es malo, el dinero es neutral, la Palabra nos dice en 1 Timoteo 6: 1 Ti 6:10a porque raíz de todos los males es el amor al dinero.   Lo malo está en amar el dinero, en idolatrarlo, en pensar que es la solución a todos mis problemas. Ese es un gran engaño de este mundo, tienen al dios dinero como el más grande ídolo y a él se entregan, y por el viven, se matan, por él se practica toda clase de maldad imaginable e inimaginable, motivada por este amor ágape, incondicional al dinero. Todos estos problemas llegan cuando el ser humano pecador convierte el dinero en su ídolo, en su dios.   Y no es un problema de ricos, porque se puede ser pobre, no tener nada, y aún así amar al dinero, ansiarlo, idolatrarlo, aunque no lo tenga, verlo como el dios que me sacará delante de cualquier problema, gente que con un suspiro del fondo de su corazón expresa: - oh, si tan solo tuviera dinero, todo sería diferente- . Y por esta misma idolatría al dinero, se da en el peor de los casos el robo, el narcotráfico, el secuestro, claro, sin mencionar el abandono de hijos, de cónyuges, todo tipo de egoísmo, corrupción, depravación, ¿por qué? Por el amor al dinero, por pensar que éste es la solución al problema del mundo, eso es idolatría, eso es tener al dinero como un Dios.   Porque el problema del ser humano no es la falta de recursos, hay recursos de sobra en el mundo, Dios es un Dios generoso, solo que estos recursos están muy mal repartidos, ¿por qué? Porque el problema en el mundo no es la falta de recursos, Dios da suficiente para todos. El problema es el corazón del ser humano, su pecado de codicia y de idolatría hacia el dinero, el deseo de poder, la ilusión del control, la autosatisfacción, auto realización y demás que este mundo está en miseria. Pobreza extrema en algún lado, y riqueza extrema en otro.   Por lo tanto mis hermanos necesitamos descubrir este pecado de idolatría en nuestro corazón, y creer, y entender que la solución para este mundo, para tu vida, para mi vida, no es dinero, la solución es Cristo. La diferencia en una familia no la hace un cheque más grande, muchas de las veces hasta lo empeora, porque el problema del corazón sigue ahí, y a mayor dinero, mayor codicia e idolatría. La diferencia en un individuo y en una familia es Cristo, es la salvación de nuestros pecados, es la sanidad de nuestro corazón, todo comienza ahí, y de ahí es de donde Dios, su Espíritu, su Palabra, comienza a restaurarlo todo.   Pero, el dinero en sí mismo, no es malo o es bueno, es neutral, la diferencia está en el concepto que tenemos de él, y por lo tanto cómo lo usamos de acuerdo a ese concepto, si lo vemos como nuestro dios y nuestro salvador, como un fin en sí mismo, como el dador de la felicidad, el poder, todo lo puedo conseguir con él, los deseos de mis ojos, de mi carne y la vanagloria de la vida.   O verlo simplemente como un recurso, como un medio para llegar a un fin, ¿cuál es ese fin, verme a mí mismo como un dios y que todo el mundo me reconozca y me rinda adoración? O usarlo como un medio para el verdadero fin: traerle gloria a Dios. Usarlo para motivos egoístas detrás de los cuales está servir a propósitos meramente humanos, egoístas y diabólicos, para destruir y esclavizar, o usarlo para la gloria de Dios.   Mis hermanos, necesitamos comenzar a ver el dinero como lo que es, un medio, una herramienta, no un fin en sí mismo, la verdadera bendición no está en el dinero, está en Dios. Dios es el que bendice, el que da y quita, el que arranca la vida o la concede, el que levanta o derrumba, el dinero es solo un recurso.   Aún cuando en la Biblia encuentras a algunos a los cuales Dios hizo ricos y poderosos, gente muy rica, pero a la misma vez piadosa, así como Job, puedes ver todas sus posesiones en el capítulo 1 y al final del libro dice la Palabra que Dios se lo multiplicó, así como Abraham quien tenía cientos de sirvientes y mucha riqueza, así como José, quien llegó a ser el segundo hombre más rico e influyente del mundo entero, después de faraón. En el NT José de Arimatea, el alto funcionario etíope al cual Felipe evangelizó en el desierto.   Pero, aún al ver estos ejemplos, en el contexto de lo que hemos venido aprendiendo, definitivamente sería una falsa doctrina el enseñar que como hijos de Dios es nuestro derecho declarar los codiciosos deseos de nuestro corazón, reclamarlos en el nombre de Jesús y hacernos ricos. Eso ya lo hemos aprendido, es falso, eso es idolatría pura.   Claro que como ya lo hemos visto, la Biblia habla en Romanos 12 del don de la liberalidad, de dar, de ser generosos, y para poder dar, se necesita tener algo para dar, Dios no está en contra de la riqueza, o de los ricos, está en contra de la idolatría al dinero. De hecho, la Palabra nos enseña que Dios es el dueño del oro y de la plata, él es rico, lo posee todo, y él la puede dar y repartir de sus riquezas a quién el quiere, y en especial la da a aquellos que son fieles siervos suyos, fieles administradores, mayordomos, a los cuales Dios sabe que no caerán en idolatría y que simplemente serán instrumentos de su bendición para llevar a cabo sus propósitos. Dice la Palabra:   2 Cr 16:9a Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.   Pero, Dios sabe a quién le da y cuánto le da, porque como lo dije, para gente con un corazón enfermo de avaricia e idolatría, la abundancia no es una bendición, es una maldición, es un juicio, es gente que vive en profunda miseria espiritual, moral y emocional, literalmente en una tortura. Claro que Satanás disfraza todo eso con glamur y con fotografías irreales saturadas con foto shop, mostrando una totalmente falsa felicidad, seguridad y satisfacción, por eso el Señor le llamó el engaño de las riquezas, o las riquezas injustas, dice la Palabra:   Ecl 5:10-15 Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente. ¡Qué absurdo es pensar que las riquezas traen verdadera felicidad! 11 Cuanto más tengas, más se te acercará la gente para ayudarte a gastarlo. Por lo tanto, ¿de qué sirven las riquezas? ¡Quizás sólo para ver cómo se escapan de las manos! 12 La gente trabajadora siempre duerme bien, coma mucho o coma poco; pero los ricos rara vez tienen una buena noche de descanso. 13 He notado otro gran problema bajo el sol: acaparar riquezas perjudica al que ahorra. 14 Se invierte dinero en negocios arriesgados que fracasan, y entonces todo se pierde. A fin de cuentas, no queda nada para dejarles a los hijos. 15 Todos llegamos al final de nuestra vida tal como estábamos el día que nacimos: desnudos y con las manos vacías. No podemos llevarnos las riquezas al morir. (NTV)   Por eso alguien muy sabio dijo que el dinero es como el abono, guárdalo y se va a apestar, espárcelo y hará las cosechas crecer. De hecho hay gente piadosa, muy bendecida económicamente que vive con el 10% de su salario, y el 90% restante lo reparte en el reino de Dios. Y ya hablamos de la generosidad la semana pasada, de cómo Dios y sus principios eternos operan.   Por eso Pablo les dice: corintios les conviene dar, esta es la palabra: sumféro; traer junto, contribuye a su beneficio, les es para su ventaja, su beneficio, les es útil, es bueno, es mejor, es beneficioso, es por el bien común, les es provechoso, conveniente, es útil.   Mis hermanos, Dios sabe, Pablo sabía, yo como tu pastor necesito hacerte saber, los primeros beneficiados en cultivar un corazón generoso somos nosotros, es aquel que da, que comparte de lo que Dios le ha bendecido, que entiende no que el 10% le pertenece a Dios, lo cual es un buen principio, sino que entiende que es el 100%, todo lo que es, todo lo que tiene es del Señor, porque sabe que él le compró por precio.   Definitivamente comenzar con el 10% como tu diezmo semanal es muy bueno, dividir otro 10% en dos 5% para tus padres, a quien debes honrar, lo merezcan o no, lo necesiten o no, y otro 5% en diversas ofrendas, esto sin contar, aquella dádiva sacrificial a la cual el Señor te está llamando a hacer.   Si haces esto, no te prometo esas diabólicas y carnales promesas de que si le das 10 a Dios, si tomas al Espíritu Santo como tu socio, él te va a hacer millonario, es a otro al que le puedes vender tu alma y definitivamente tiene cierto control en este mundo, pero, no es lo que la biblia te promete, pero, lo que si te promete es protegerte, dándote un corazón generoso. Y dirás ¿de qué me va a proteger? Veamos lo que dice 1 Timoteo y Hageo:   1 Ti 6:9-10 Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción. 10 Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal. Y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas. (NTV)   La generosidad, el contentamiento, el estar consciente de que la bendición, la protección, el éxito, no viene del dinero, sino de Dios, y su éxito no es a lo que este mundo llama éxito, te va a cuidar de deseos necios, de ser dañado, de hundirte en la ruina y en la destrucción, te cuidarán de desviarte de la fe verdadera y de recibir heridas dolorosas, en fin, te cuidará de la consecuencia de idolatrar el dinero y la miseria a la que esto te lleva.   2º ¿Eres de los que dicen? Es que, ¿cómo voy a diezmar, si no me alcanza para nada, como voy a ser generoso, si no tengo nada para compartir. Bueno, mira lo que dice la Palabra:   Hag 1:4-11 «¿Por qué viven ustedes en casas lujosas mientras mi casa permanece en ruinas?». 5 Esto es lo que dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: «¡Miren lo que les está pasando! 6 Han sembrado mucho pero cosechado poco; comen pero no quedan satisfechos; beben pero aún tienen sed; se abrigan pero todavía tienen frío. Sus salarios desaparecen, ¡como si los echaran en bolsillos llenos de agujeros!». 7 Esto es lo que dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: «¡Miren lo que les está pasando! 8 Vayan ahora a los montes, traigan madera y reconstruyan mi casa. Entonces me complaceré en ella y me sentiré honrado, dice el SEÑOR. 9 Esperaban cosechas abundantes, pero fueron pobres; y cuando trajeron la cosecha a su casa, yo la hice desaparecer con un soplo. ¿Por qué? Porque mi casa está en ruinas —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales— mientras ustedes se ocupan de construir sus elegantes casas. 10 »Es por causa de ustedes que los cielos retienen el rocío y la tierra no produce cosechas. 11 Yo mandé la sequía sobre sus campos y colinas; una sequía que destruirá el grano, el vino nuevo, el aceite de oliva y las demás cosechas; una sequía que hará que ustedes y sus animales pasen hambre y arruinará todo aquello por lo que tanto han trabajado».   Mi hermano si no comienzas por obedecer, jamás te va a alcanzar. La razón de que el dinero no nos rinda, o se nos vaya en nada, la razón de siempre estar en miseria, de que siempre llegue la plaga de cobros, enfermedades, o incluso ladrones, que llegan y saquean lo que has acumulado, tiene todo que ver con esto.   Por vivir tu vida con los propósitos equivocados, por tener una idea equivocada de lo que verdaderamente es valioso, lo que es valioso para Dios, por creer la mentira del mundo de que con dinero baila el perro. Por pretender levantar tu vida con principios egoístas y terrenales que además son engañosos.   Por eso, comienza reconociendo tu avaricia, arrepiéntete de eso, y después como Dios nos lo insta durante toda la Biblia: Créele, comienza obedeciendo y comprueba su buena voluntad perfecta y agradable. Prueba a Dios obedeciéndole, confiando en él, y no solo en este aspecto, en todas las áreas de tu vida, camina con Dios y ve la diferencia. Dice en Malaquías:   Mal 3:7-12 Desde los días de sus antepasados, han despreciado mis decretos y los han desobedecido. Ahora, vuelvan a mí y yo volveré a ustedes, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. »Pero ustedes preguntan: “¿Cómo podemos volver cuando nunca nos fuimos?”. 8 »¿Debería el pueblo estafar a Dios? ¡Sin embargo, ustedes me han estafado! »Pero ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Cuándo te hemos estafado?”. »Me han robado los diezmos y ofrendas que me corresponden. 9 Ustedes están bajo maldición porque toda la nación me ha estado estafando. 10 Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa. Si lo hacen —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales— les abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla! ¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba! 11»Sus cosechas serán abundantes porque las protegeré de insectos y enfermedades.* Las uvas no caerán de las vides antes de madurar —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales—. 12 Entonces todas las naciones los llamarán benditos, porque su tierra será un deleite, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. (NTV)   Cuando vivimos con la falsa idea de que nuestra vida es nuestra y que lo que tenemos es nuestro, realmente estamos engañados, y le estamos robando a Dios, lo que es más, nos estamos robando a nosotros mismos, y a los nuestros, nos estamos defraudando y privando de la bendición de Dios sobre nuestras vidas. Martin Luter King decía que el ser humano necesita tres conversiones, 1º La conversión de tu corazón. 2º La conversión de tu mente y 3º La conversión de tu billetera. Y esta tercera, es la que más trabajo cuesta, por no entender estos principios maravillosos de finanzas sanas.   Este mundo nos enseña que es más bienaventurado el que acumula y que vive para sí mismo, pero, como siempre la Biblia nos viene a poner la vida al revés, o más bien la viene a enderezar y ponerla en la posición correcta, es más feliz y dichoso el que vive para dar que el que vive egoístamente para recibir. Una vez más prueba a Dios obedeciéndolo.   El vivir para dar, el ser generoso, no te dejará en miseria, todo lo contrario te protegerá de la miseria espiritual, emocional, moral, física y económica, te protegerá de un corazón avaro, de ser infeliz, de estar sin propósito, aburrido, insatisfecho, de hacerte infeliz no solamente a ti, sino a los que te rodean. Qué triste es ver a nuestros hijos en miseria, a nuestro hogar en miseria, porque nos hemos robado a nosotros mismos, hemos defraudado a nuestras familias y sobretodo hemos defraudado a Dios. Y tengo mi primer inciso:   a) El que es generoso no solo tiene intención, sino también acción. 2 Co 8:10b que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. 2 Co 8:11a Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir… En otras palabras, no solo la intención es lo que cuenta, necesitamos llegar al hecho, estos corintios al parecer tenían muy buenas intenciones, pero en eso se quedaban, en intenciones, y es lo mismo para nosotros, no podemos vivir nuestro cristianismo de buenas intenciones, dice la Palabra:   1 Jn 3:17-19 Si alguien tiene suficiente dinero para vivir bien y ve a un hermano en necesidad pero no le muestra compasión, ¿cómo puede estar el amor de Dios en esa persona? 18 Queridos hijos, que nuestro amor no quede sólo en palabras; mostremos la verdad por medio de nuestras acciones. 19 Nuestras acciones demostrarán que pertenecemos a la verdad, entonces estaremos confiados cuando estemos delante de Dios. (NTV)   Recuerden, el fruto, la conducta es lo que comprueba la fe, y también la Palabra nos dice: Ecl 5:1-7 Cuando entres en la casa de Dios, abre los oídos y cierra la boca. El que presenta ofrendas a Dios sin pensar hace mal. 2 No hagas promesas a la ligera y no te apresures a presentar tus asuntos delante de Dios. Después de todo, Dios está en el cielo, y tú estás aquí en la tierra. Por lo tanto, que sean pocas tus palabras. 3 Demasiada actividad trae pesadillas; demasiadas palabras te hacen necio. 4 Cuando le hagas una promesa a Dios, no tardes en cumplirla, porque a Dios no le agradan los necios. Cumple todas las promesas que le hagas. 5 Es mejor no decir nada que hacer promesas y no cumplirlas. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, y no te defiendas ante el mensajero del templo al decir que la promesa que hiciste fue un error. Esa actitud enojaría a Dios y quizá destruya todo lo que has logrado. 7 Hablar no cuesta nada, es como soñar despierto y tantas otras actividades inútiles. Tú, en cambio, teme a Dios. (NTV)   La clave está en lo que hemos aprendido estas últimas semanas, el temor de Dios, vienes a la iglesia, con tu mente, tu corazón, en otro lugar, por lo tanto tus planes, tu vida están planteados en ti mismo y fuera de Dios, solo vienes a cumplir, y vienes a pretender que Dios te deba a ti porque ya cumpliste con venir, a echarle en cara tus buenas obras, y hasta tus ofrendas, ese es el sacrificio de los necios, aquel que se acerca a su presencia, sin entender, y no solo eso, sin la menor intención de querer entender.   Y esto es lo que estos corintios estaban haciendo, hablando sin compromiso, a la ligera, cuando Dios, el Rey de los cielos, el Todopoderoso está presente y realmente escucha lo que decimos, mejor no prometas, simplemente acciona, obedece, no hagas mucho ruido y pocas nueces, mucho tilín, tilín y nada de paletas. Y sigue Pablo:   b) El que es generoso necesita dar de buena gana y en proporción a sus ingresos, ni más allá de ellos, ni menos. 2 Co 8:11b conforme a lo que tengáis. 2 Co 8:12 Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. Aquí tenemos otro par de principios, ya lo hemos tratado, y lo veremos con calma la próxima semana, Dios no se agrada en las sobras, ni en el dar tristemente, ni en dar porque tengo necesidad de que Dios me dé, dice en el capítulo 9:7:   2 Co 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Aquel que ha entendido su posición en Cristo, aquel que ha entendido que Cristo ya le dio todo y que todo lo que es y lo que tiene le pertenece a Cristo, porque entiende que fue comprado por precio, que ya no se pertenece, tendrá este deseo de ser generoso, esta alegría, esta disposición y convicción de dar, ya que es un don del Espíritu Santo en el creyente.   Y segundo debe ser conforme a lo que tenemos, no a lo que no tenemos, en otras palabras, lo que demos debe ser proporcional a lo que tenemos, definitivamente como lo vimos la semana pasada, incluye dar sacrificialmente, pero también debe ser proporcionalmente a lo que tenemos.   Hay dos extremos en cuanto a esto, por ejemplo, en algún momento, no muy lejano necesitaremos un edificio, y en Calvary Chapel operamos de manera distinta a muchas iglesias, claro, no por esto nos consideramos mejores, pero, sí podemos ver con más claridad la mano de Dios. ¿Cuándo será el momento? Cuando ya no quepamos en este lugar. No necesariamente tendremos el dinero y tal vez el Señor nos pida dar un paso de obediencia confiando en él y él bendecirá.   Pero, no nos verás haciendo sobrecitos de promesas, comprometiendo a la iglesia a dar determinada cantidad para así asegurar la mensualidad del lugar, porque por fin, o es Dios sosteniendo su iglesia, o es la iglesia sosteniendo el reino y el ministerio de un hombre o de alguna asociación religiosa.   Si en algún momento el Señor nos guía o nos ordena dar un paso para pedir un préstamo para comprar o construir, confiaremos en que él nos dará lo necesario, una vez más, donde Dios dirige, él provee, lo que el hombre levanta él lo sostiene, y se cansa, pero, lo que Dios levante él lo sostendrá y solo tendremos que seguir haciendo lo que hacemos y confiando en la eficacia de su Palabra. Dios no está en quiebra, y es mejor que nosotros nos mantengamos donde él se esté moviendo, no en ningún otro lugar.   Los votos o promesas en la biblia eran muy personales, pero, no eran para torcerle la mano a Dios, eran como los votos matrimoniales, una señal de entrega, una decisión de pertenecer al Señor, de entregarse a él en cuerpo, alma y recursos, un testimonio público de reconocer mi dependencia y mi amor al Señor, siempre en una respuesta a su bendición, o promesa ya dada previamente.   Porque en estos lugares donde se exige el dinero, muchas veces la gente se compromete con los motivos equivocados y además se compromete con lo que no tiene, así como cuando sacas algo a crédito sin haber hecho los cálculos necesarios en tu presupuesto, y neciamente dices: “sí vamos a poder”. Dios nos manda a ser buenos mayordomos de lo que tenemos, no de lo que no tenemos, eso es un engaño, eso no es fe, es irresponsabilidad, por eso nos dice:   No de lo que no tenemos, sino de acuerdo a lo que tenemos, una vez más, no hables por hablar, no hagas promesas a Dios por hacerlas, ¿qué te pide Dios? Se diligente, se buen administrador de lo que ya tienes, no gastes más de lo que ganas, aparta tus diezmos y tus ofrendas, de acuerdo a lo que hay en tu cuenta y en tu cheque da lo que tienes que dar. Mucho se habla del 10%, sería un buen principio, pero para el creyente neo testamentario, Dios no habla de un diez, todo lo que tiene le pertenece al Señor, el 10% es un buen principio.   Comienza apartando el 10% de todas tus ganancias y dedícalo al Señor como una señal de dependencia, de adoración, de confianza y velo actuar. Y tenemos el otro extremo, aquel que da lo que le sobra. Veamos otro ejemplo:   Mar 12:41-44 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.   ¿Te das cuenta? Qué increíble, Dios está viendo y no cuanto, sino cómo lo damos, con qué actitud, con alegría, por necesidad, lo que nos sobra. Y mira, llama a sus discípulos, les enseña, así como a nosotros nos quiere enseñar. Una blanca era una pequeña moneda de cobre, y su valor era el equivalente a un octavo de centavo de dólar. Imagínate, un denario era el pago de un día de trabajo, un cuadrante, era la 64truava parte de un denario, es decir divide el pago de un día de trabajo percibiendo el salario mínimo en 64 partes y quédate con dos de esas partes, eso fue lo que esta viuda dio.   Las viudas no eran cuidadas y se convertían casi en limosneras una vez que quedaban viudas, y dice el Señor que los ricos daban cheques impresionantes, pero, eso no le impresionó al Señor, lo que le impresionó fue el corazón de esta viuda, quien dio algo que para el templo y delante de esas ofrendotas no significaba nada, pero para el Señor significó todo.   Mientras que los ricos daban de lo que les sobraba, lo que no les costaba, es más hasta hacían tocar la trompeta y anunciaban: tal persona dio tanto. Me recuerda una vez que fui a una iglesia a cantar y el pastor pidió una ofrenda y dijo: aquí fórmense los que van a dar veinte, aquí los de cien, y los otros ni se molesten, pongan ahí en la canasta.   Tal vez eso alimente la carne de aquellos que les gusta llamar la atención y sean aplaudidos por la gente, pero, ya tuvieron su recompensa y al Señor no le impresionaron en absoluto, pero esta mujer, quien en lo secreto sabía que no tenía más, de su pobreza le dio al Señor literalmente su propia vida, porque en estos dos cuadrantes no solo estaba el valor de una moneda insignificante, sino el corazón mismo de la viuda, la vida misma de esta viuda, y al final eso es lo que el Señor busca.   Él no busca tus dádivas, el busca tu corazón, ¿de veras crees que él necesita del hombre para subsistir? Él es Dios, y lo que esta mujer estaba haciendo es decirle: Señor al único que tengo en esta vida es a ti, en tus manos encomiendo mi vida y lo que soy, para este mundo como viuda ya no valgo nada, pero, lo que tengo y lo que soy, te lo vengo a entregar, esto es lo que soy y lo que tengo, y en proporción a eso te doy.   Esta es la actitud que impresiona al Señor. Como lo hemos dicho antes, a Dios no le impresiona la cantidad de tu ofrenda, sino la cantidad de tu ofrenda con respecto a tu cheque semanal o al balance de tu cuenta. Porque la manera en la que das habla directamente de la condición de tu corazón y del lugar donde tienes puesto tu corazón, tu confianza, tu adoración, en las riquezas o en Dios, si realmente amas a Dios o amas demasiado tus riquezas. Y sigue Pablo:   II. Dios busca manifestar su generosidad con igualdad, a través del que le falta y a través del que le sobra. 2 Co 8:13 Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, 2 Co 8:14 sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, La NTV lo traduce: 2 Co 8:13-14 Claro, con eso no quiero decir que lo que ustedes den deba hacerles fácil la vida a otros y difícil a ustedes. Sólo quiero decir que debería haber cierta igualdad. 14 Ahora mismo ustedes tienen en abundancia y pueden ayudar a los necesitados. Más adelante, ellos tendrán en abundancia y podrán compartir con ustedes cuando pasen necesidad. De esta manera, habrá igualdad. (NTV)   El diablo te hace creer eso, tu carne te hace sentir eso: “pero, si veo por lo de los demás, ¿quién va a ver por lo mío?”. ¿Sabes quién? El Señor, él no está ciego, cuando tú estás dando y aparentemente nadie se está ocupando o preocupando por ti, así como esta viuda pudo haber pensado, el Señor está observando y él no se va a quedar implacable e indiferente mientras te ve sufrir y retorcerte como un tlaconete salado, mientras otros aparentemente les sobra.   Dios sigue en su trono, él está viendo, y él va a actuar, simplemente quiere darles la oportunidad a otros de ser generosos contigo, de ser sus manos para contigo, de arrepentirse de su egoísmo y avaricia y darles una oportunidad de mostrar su arrepentimiento genuino, pero Dios no es un mezquino y avaro que se goza en tu sufrimiento.   Tienes que decidir creer que la intención de Dios, que en el corazón de Dios, no está el hacerte padecer a ti mientras otro disfruta de lo que tú trabajaste, ese es Satanás quien quiere promover en ti la avaricia, la mezquindad. Por eso cada vez que venga a tu corazón el pensar: “yo que le voy a estar dando mi dinero que tanto trabajo me costó a ese que nomás se la pasa hablando y poniéndome incómodo”, o “estos, nomás quieren quitarme mi dinero”.   Mira mi hermano, en primer lugar, ya lo expresé, no es tu dinero, no es tu trabajo, si te dices creyente, tanto uno como el otro, le pertenecen al Señor, si es que realmente le has rendido tu vida y le perteneces, todo es de él y además gracias a él tienes todo lo que tienes, tu trabajo, capacidad, salud, seguridad, siempre han dependido de que Dios en su misericordia te los conceda, aún cuando ni tú ni yo lo merecemos.   2º Mi hermano, el dinero no es para mí, es para la iglesia, es del Señor, yo como todos, percibo un salario, y la Palabra dice, el obrero es digno de su trabajo. Pero, ntes de que yo fuera pastor, antes de que yo recogiera la primer ofrenda en Calvary, Dios ya me bendecía abundantemente, él ya me había bendecido, Dios me bendijo desde el día en que me llamó de mis espantosas tinieblas a su luz admirable, es decir, yo no necesito tu dinero para estar más bendecido a costa de tu necesidad o de tu arduo trabajo, que créeme, no dudo ni por un segundo lo que te cuesta ganar el dinero.   Pero, antes de que dieras o no dieras, Dios ya había sido bueno conmigo, y lo seguirá siendo, con tú dinero o sin tú dinero, con tus diezmos o sin tus diezmos, yo se que ésta es su obra y que él la sostendrá, yo se que él me sostendrá, porque él es el dueño de todo, el día que él no la sostenga, es porque él ya no estará moviéndose entre nosotros, y yo me voy a donde él vaya, no me voy a quedar a darle vida artificial a algo que él no está sosteniendo, simplemente lo dejaré morir.   3º De la misma manera su iglesia, Dios ha bendecido a su iglesia por ya más de 2000 años, él la ha sostenido a pesar de persecución, de hambre, de pobreza, de corrupción, porque él no empobrece. Mucho antes de que tú o yo hubiésemos nacido, mucho antes de que siquiera fuéramos cristianos, él ya bendecía y sostenía a su iglesia. Y si das tus diezmos, definitivamente, es una bendición para la iglesia, pero, si no los das Dios no va a desamparar a su iglesia. Ahora no olvides que igual si tú no los das, otro va a venir a tomar tu bendición dando sus diezmos.   Por eso no lo olvides, y lo vuelvo a repetir, el dar tus diezmos es una bendición tuya, es para ti, es para tu provecho, piénsalo así: el que seas generoso, es un regalo que Dios te quiere hacer, Dios te quiere hacer parte de su bendición, Dios quiere ponerte en el caudal del río de su gracia, amor, bendición y recursos, para que en su misericordia seas partícipe de repartir sus bendiciones a otros, y que tú te conviertas en un medio por el cual otros sean bendecidos.   Él de cualquier forma lo va a hacer, él va a seguir bendiciendo, él va a seguir haciendo salir su sol sobre buenos y malos, pero, mi hermano él quiere utilizarte a ti, porque también quiere bendecirte a ti, no quiere que sigas miserable. Quiere darte un corazón como el suyo.   Mi hermano, Dios va a llevar a esta iglesia hasta donde él quiera, y lo va a hacer contigo o sin ti, conmigo o sin mí, porque él sigue y seguirá en el negocio de bendecir, el dio su vida, su sangre, dejó atrás su trono, por su iglesia y si ya dio lo mejor de sí, ¿tú crees que se va a quedar con los brazos cruzados porque a mí o a ti de pronto nos de la codez? Dios no va a parar, y lo maravilloso es que él quiere hacernos partícipes de su generosidad, y bendecirnos abundantemente en el proceso.   Ahora, lo repito y lo vuelvo a repetir, Dios no te está ofreciendo las riquezas, la fama y los placeres de este mundo, ese es otro, mira quién:   Luc 4:5-8 Entonces el diablo lo llevó a una parte alta y desplegó ante él todos los reinos del mundo en un solo instante. 6 —Te daré la gloria de estos reinos y autoridad sobre ellos —le dijo el diablo—, porque son míos para dárselos a quien yo quiera. 7 Te daré todo esto si me adoras. 8 Jesús le respondió: —Las Escrituras dicen: “Adora al SEÑOR tu Dios y sírvele sólo a él”. (NTV)   ¿Quién es el que ofrece los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida? Dice la Palabra:   1 Jn 2:16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo;   Por eso esas famosas doctrinas de supuesta prosperidad no checan para nada con el verdadero mensaje y libertad del Evangelio, ya que todas esas doctrinas solo ofrecen la supuesta felicidad que da el dinero y la salud, de manera que a quien adoran es al dinero, a las posesiones, no a Cristo, Cristo no murió para redimir nuestras billeteras, Cristo murió por nuestros pecados, para limpiarnos y darnos vida eterna.   Pero, el Señor si nos ofrece la bendición, la paz de tenerle, de obedecerle, de andar en sus caminos, la plenitud de su gracia, de su presencia, de su esperanza eterna, todo lo cual no nos será quitado, no se moverá ni un ápice aunque esta tierra y su economía fueran removidas, que tarde o temprano lo serán. Por eso dice Pablo:   2 Co 8:15 como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos. Pablo trae una escena de Éxodo 16, cuando Dios habiendo sacado a su pueblo de su esclavitud en Egipto les hizo llover del cielo el maná. Como es costumbre de hombres pecadores, ellos comienzan a murmurar, y el Señor en su bondad y paciencia les hace llover pan del cielo, el cual llaman maná, dice la Palabra:   Núm 11:7 El maná era parecido a pequeñas semillas de cilantro, y era de un color amarillo claro como goma de resina. 8 La gente salía a recogerlo del suelo. Con el maná se hacía harina en los molinos de mano o se machacaba en un mortero. Luego se hervía en una olla para hacer panes planos que sabían a pastelitos horneados con aceite de oliva. 9 Durante la noche, el maná caía sobre el campamento juntamente con el rocío. (NVI)   Pero, lo interesante era cómo lo tenían que recoger. Ellos solo deberían recoger la porción de cada día, y el único día que podrían recoger el doble sería un día antes del sabat, ya que en el sabat no deberían trabajar, las instrucciones fueron claras, concisas y precisas. Recoge solo lo que necesitas.   Obviamente la gente en su pecado y avaricia recogió más de lo que podía comer y pasó algo interesante, lo que les sobró del maná, se echó a perder y se apestó, así como si tuvieras un pescado podrido. Y no conformes con eso, aún cuando cada israelita tenía lo suficiente en sabat, gente salió y fue a buscar maná en sabat cuando no iba a caer maná, y Moisés se enoja con ellos por su desobediencia, por su avaricia y por su falta de confianza.   Hay muchos principios que aprender ahí, y no tenemos tiempo para explicarlos todos, tú léelo con calma en tu casa pero, sí podemos ver algo: Dios les dio a cada uno lo que necesitaba, quien tenía una familia más grande, con mayores necesidades, les dio más, quien tenía una familia más pequeña con necesidades menores les dio menos, pero hubo igualdad, es decir, ni a uno, ni a otro les faltó, a todos Dios les dio de su bendición, y les mostró su fidelidad.   Y es interesante que los que quisieron acumular, se les pudrió, es decir, la bendición de Dios no va a venir a ti en paquetes para un mes, para un año, o ni siquiera para el otro día. La misericordia del Señor es nueva cada mañana, si acumulas, o retienes con la motivación equivocada de la desconfianza, incredulidad, avaricia, o mezquindad, finalmente tus tesoros se te van a podrir, por eso dice Pablo en 1 Tim:   1 Ti 6:6-8 Pero la verdadera sumisión a Dios es una gran riqueza en sí misma cuando uno está contento con lo que tiene. 7 Después de todo, no trajimos nada cuando vinimos a este mundo ni tampoco podremos llevarnos nada cuando lo dejemos. 8 Así que, si tenemos suficiente alimento y ropa, estemos contentos.   Y para los que no lo creen y que se montan en su macho de avaricia, les dice el Señor en Santiago:   Stg 5:1-3 Presten atención, ustedes los ricos: lloren y giman con angustia por todas las calamidades que les esperan. 2 Su riqueza se está pudriendo, y su ropa fina son trapos carcomidos por polillas. 3 Su oro y plata han perdido su valor. Las mismas riquezas con las que contaban les consumirán la carne como lo hace el fuego. El tesoro que han acumulado se usará como evidencia contra ustedes el día del juicio.   Y aquellos que quisieron tener más en su falta de contentamiento, avaricia y desconfianza, cuando era sabat, día en el cual el Señor quería gozarse con ellos, que ellos tuvieran un día no solo de descanso, sino de comunión plena y sin estorbos ni preocupaciones con él, ellos engañados, pensando que lo que necesitaban era más maná, porque “no vaya a ser que mañana Dios no sea fiel”. (Mi hermano checa de dónde vienen esos pensamientos), ellos estaban siendo negligentes en su mayor responsabilidad, tener tiempo para convivir, para escuchar, para adorar a su Dios y tener verdadero descanso.   Ese es un buen principio, porque muchos que no han entendido estos principios, entran en un círculo vicioso, donde obviamente salen a buscar maná cuando Dios no lo va a dar, cuando es tiempo de buscar a aquel de quien depende nuestra vida y nuestros recursos. Y es un círculo vicioso, porque dicen, es que si no termino, no voy a cobrar, y me va a hacer falta. Bueno, de acuerdo a lo que hemos visto, ya entraste a este círculo vicioso, de no poner tus prioridades en orden, y siempre te va a faltar, nunca vas a tener suficiente, pero, si te fijas, el problema no comenzó ahí, si estás en esa situación es porque ya muchas otras prioridades están en desorden en tu vida.   Una vez más, comienza por obedecer en lo más elemental y comprueba por ti mismo lo que Dios quiere para ti, el pan de cada día, así lo oró el Señor: el pan nuestro de cada día dánoslo hoy. Es decir, el Señor va a ser fiel cada día, cada día es una oportunidad para ti de ver su mano y de comenzar el día dependiendo de él y terminarlo agradeciéndole por su fidelidad. Dios quiere que cada día lo tengas en mente y que no caigas en incredulidad y en avaricia, pretendiendo acumular lo que de por sí se va a podrir en tus mismas manos.   También dijo: no solo de pan vivirá el hombre. Es decir, Dios quiere que te libres de la idolatría de pensar que lo que necesitas para ser feliz es dinero, salud o trabajo. Tu mayor y primer necesidad es Dios mismo, si eres negligente con esa responsabilidad tarde o temprano acabarás en idolatría y por lo tanto en miseria. Prioriza y cada día de tu vida, aparta un tiempo para pasar con tu Señor, y en especial aparta un día de la semana, obviamente el domingo sería el día óptimo para que junto con nosotros tus hermanos, te goces de su fidelidad y amor.   No hay excusas mi hermano, no hay excepciones, así funciona para absolutamente cada persona. Analiza en dónde es que dejaste de obedecer, arrepiéntete y vuelve a comenzar con un corazón humilde, o si te acabas de dar cuenta, entonces comienza arrepintiéndote y obedeciendo desde ya.   Y no lo olvides, podrías estar siendo fiel y obediente en todas estas cosas, aún así pueda ser que Dios quiera pasarte por el fuego de prueba de la escasez, para acrecentar tu fe, para que otros tomen cuidado de ti, pero, si no es así, y estás viviendo en algún tipo de miseria, o vives en constante batalla económica, en deudas, nunca te alcanza, ten por seguro que estás fallando en alguna de estas cosas, y seguramente la avaricia y la mezquindad, tienen mucho que ver.   Entonces, ¿por qué a unos parece faltarles y a otros parece sobrarles? No es porque Dios tenga favoritos, Dios quiere manifestar con igualdad su generosidad, para unos será la oportunidad de manifestar su amor, su generosidad, su cuidado, y para otros será la oportunidad de esperar en él, de confiar en él, de comprobar su fidelidad a través de otros, de ver su mano proveedora y disfrutar todos del gozo de tenerle como un Padre amoroso y cuidadoso, que provee para los suyos.   Y en estos últimos versículos Pablo se va a enfocar en la manera en la que se deben administrar los recursos del Señor   III. Los recursos de la generosidad de la gente necesitan manejarse piadosamente. a) Necesita ser gente llamada por Dios a servir. 2 Co 8:16 Pero gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma solicitud por vosotros. 2 Co 8:17 Pues a la verdad recibió la exhortación; pero estando también muy solícito, por su propia voluntad partió para ir a vosotros. Podemos ver en Tito, no solo un hombre en el cual Pablo podía confiar, sino, que podemos ver su diligencia. Pablo le exhortó, pero, a la misma vez, él estaba listo para servir, podemos ver en Timoteo un hombre dispuesto y disponible a cubrir la necesidad, dispuesto a sufrir calamidades por el servicio al Señor y a su iglesia, ya que estos viajes no eran en aviones, ni en trenes con primera clase, ¿por qué? Porque Tito era un hombre que entendía su llamado, su responsabilidad, ese es el tipo de gente que Dios utiliza y en el cual la iglesia puede confiar.   b) No debe ser una sola persona la que maneja las finanzas en la iglesia, y necesita ser gente con un testimonio irreprensible de parte de toda la iglesia. 2 Co 8:18 Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias; 2 Co 8:19a y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias como compañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, ¿Te das cuenta cómo Pablo no envía a una sola persona en la cual se pueda dudar del manejo de las cuentas? Porque aún cuando Tito era alguien confiable, el hecho de llevar a más personas protege a Tito de caer en tentación y protege a la iglesia de dudar de la integridad de Tito.   En nuestra iglesia por ejemplo, se cuentan los diezmos y ofrendas por tres personas diferentes, y las decisiones en cuanto a nuestros recursos, las hace la mesa directiva de nuestra iglesia, después de haber orado y de haber considerado qué es lo que Dios quiere. Pero, procuramos ser transparentes, rendirnos cuentas y tomamos como algo muy serio el manejar los recursos que son de Dios, no nuestros.   Por otro lado, Pablo bien pudo haber dicho: “Yo soy el Apóstol Pablo, así que traigan el billetito para acá y todo mundo confíe en mí”. No, Pablo envía junto con Timoteo a alguien digno de la confianza de la misma iglesia. Gente conocida por la iglesia y en quien la iglesia confiaba. Mis hermanos, en cuanto a esto, así tiene que ser, no podemos dejar lugar a la duda.   Ahora, tampoco se trata de con un corazón avaricioso decir: “yo primero quiero ver lo qué van a hacer con mi dinero, si no, no les doy nada”. Recuerda, no es tu dinero, es el dinero del Señor, pero aún así claro que necesitamos ser responsables a la hora de confiarle el dinero del Señor a alguien, dice la Palabra:   1 Ti 3:8-10 Los diáconos, igualmente, deben ser honorables, sinceros, no amigos del mucho vino ni codiciosos de las ganancias mal habidas. 9 Deben guardar, con una conciencia limpia, las grandes verdades[b] de la fe. 10 Que primero sean puestos a prueba, y después, si no hay nada que reprocharles, que sirvan como diáconos. (NTV) Hay ciertas cosas que descalifican a una persona para servir en ciertas áreas en la iglesia, aún cuando una persona que ha pecado es perdonada y restablecida a la comunión con la iglesia, hay lugares donde ya no está calificado para servir por esta misma razón.   Por ejemplo, si alguien es pillado en alguna falta en cuanto a las finanzas, no podrá volver a servir en esa área, otro ejemplo es si alguien fuese pillado en adulterio, no podría servir más como pastor, ni mucho menos como profeta, eso no es bíblico, está escrito. Esa persona es perdonada, pero, no puede ser restablecida a esas funciones específicas, puede hacer cualquier otra cosa, porque si ellos son reprochables, también su ministerio lo será.   c) Son los líderes de la iglesia a quienes Dios a puesto para administrar sus recursos. 2 Co 8:19b que es administrado por nosotros para gloria del Señor mismo, Son los ancianos, los líderes de la iglesia a quienes Dios designó para manejar las finanzas de la iglesia, obviamente se requiere gente fiel y espiritual que pueda escuchar de parte de Dios su guía y su voluntad al respecto, dice en Hechos:   Hch 4:34 pues no había ningún necesitado en la comunidad. Quienes poseían casas o terrenos los vendían, llevaban el dinero de las ventas 35 y lo entregaban a los apóstoles para que se distribuyera a cada uno según su necesidad. 36 José, un levita natural de Chipre, a quien los apóstoles llamaban Bernabé (que significa: Consolador), 37 vendió un terreno que poseía, llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.   2 Co 8:19c y para demostrar vuestra buena voluntad; Es decir, no debemos olvidar que los recursos no son nuestros, que representan la generosidad y el amor del Señor, manifestados en la generosidad y el amor de otros hermanos, y no podemos darnos el lujo de mal representar, o ser por quienes la iglesia es difamada, dice la Palabra:   2 Pe 2:1-3 Los falsos maestros y su destrucción En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha. (NVI)   d) Debe ser gente dispuesta a rendir cuentas delante de los hombres y delante de Dios. 2 Co 8:20 evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos, Es responsabilidad de nosotros los líderes tener el más alto nivel de integridad y rendición de cuentas, al escoger a gente idónea y fiel para administrar los recursos del Señor. No podemos darnos el lujo de dejar en entredicho la administración estos recursos. Y a cualquier costo debemos poner todo lo que esté de nuestra parte para evitar, cualquier reproche o censura.   Ahora, yo en lo personal, creo que si de pronto el pastor, o aquellos que manejan las finanzas están viviendo en un evidente mayor nivel económico que el de la media de toda la iglesia, mostrando falta de contentamiento, amor al dinero, avaricia, orgullo, es claro que hay un mal manejo de fondos.   Aunque en contraste, también estaría mal, por ejemplo si una iglesia como Bellevue con tantos recursos tuviera a su pastor viviendo en una situación precaria, eso también sería un pecado de parte de la iglesia, sin embargo su nivel de vida es de acuerdo al nivel de vida de sus congregantes, eso está bien.   Pero, es evidente cuando un falso obrero tiende a despelucar a las ovejas, cuando es claro que ni están siendo alimentadas, ni cuidadas, sino abusadas, trasquiladas, eso se da mucho hoy en día y los líderes somos responsables de cuidar administrar con transparencia y equidad los recursos del Señor.   2 Co 8:21 procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres. Cuando alguien dice: “yo estoy bien delante de Dios y eso es suficiente, no tengo porqué darle cuentas a nadie”. Es alguien que está fuera del orden de Dios. Me gustan los verbos de estos versículos: evitar y procurar, es decir, que nadie nos censure y hacer las cosas honradamente, requieren de un amor por la verdad, requieren de diligencia, requieren de alguien que ha nacido de nuevo y que entiende el temor de Dios. Cuando se maneja dinero, es necesario rendir cuentas y tener absoluta transparencia.   e) Necesita ser gente fiel, confiable y diligente. 2 Co 8:22 Enviamos también con ellos a nuestro hermano, cuya diligencia hemos comprobado repetidas veces en muchas cosas, y ahora mucho más diligente por la mucha confianza que tiene en vosotros. Son tres personas diferentes a las que Pablo menciona, Timoteo, el hermano escogido por la iglesia, al cual cualquier persona de las iglesias podría dar un buen testimonio de él y este hermano quien como lo leemos fue probado y su diligencia fue evidente repetidas veces y de muchas maneras.   Este hermano era al igual que Timoteo alguien solícito, alguien dispuesto y disponible, quien no dejaba ninguna tarea tirada, sino que sabiendo a quién estaba sirviendo llevaba a su fin cualquier tarea encomendada, con todo temor de Dios y bien hecho. Nunca pondremos a administrar una cuestión de dinero, ni obviamente ningún ministerio a alguien no confiable, que nunca termina lo que le encomiendas, y que siempre deja todo tirado, dice la NTV:   2 Co 8:22 También les enviamos junto con ellos a otro de nuestros hermanos, que muchas veces ha probado lo que es y en varias ocasiones ha manifestado su gran fervor. Ahora está aún más entusiasmado debido a la gran confianza que tiene en ustedes. (NTV)   Recordemos que Dios no llama a los capacitados, sino que capacita a los que llama, pero, Dios no llamará a gente infiel. De manera que mientras el Señor busca hombres fieles y que tiemblen ante su Palabra para mostrar a través de ellos su poder, también nosotros, somos responsables de ser cuidadosos y de escoger a gente fiel, íntegra en la cual podemos confiar los recursos que son del Señor.   2 Co 8:23 En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo. Mira que clase de personas son las que administran esta ofrenda: Tito, literalmente un socio, un colega, un hijo, un hermano de Pablo en toda cuestión ministerial, y estos dos hermanos, quienes quedan anónimos, a quienes llama mensajeros, apóstoles, o enviados por las iglesias, quienes podemos confiar en que manifiestan la imagen, el carácter, la gloria de Cristo.   Aquí tenemos otros dos principios, Cuida que cuando des, estés dando al ministerio correcto, no solo aquel que está en necesidad, pero, aquel que está llevando fruto, porque el fruto de ese ministerio al que estás apoyando es también fruto que abundará en tu cuenta, dice la Palabra:   Flp 4:16-17 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. 17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. El fruto en estos hombres de Dios era evidente, con toda confianza estos hombres podían poner en sus manos esta ofrenda, ya que por seguro llevaría fruto, ya que eran colaboradores de Pablo y gloria de Cristo. Cuida de que en todo estés llevando fruto.   Y Mis amados hermanos, Pablo lo ha dicho muchas veces, no es que estas personas hayan sido perfectas siempre, estas personas eran pecadoras, llenas de debilidades como nosotros, pero, fueron personas a las cuales el Señor llamó de las tinieblas a su luz admirable, fueron personas que no tomaron la gracia de Dios en vano, sino que respondieron a ella, y por lo tanto fueron transformados, y fueron utilizables por el Señor. Por eso este capítulo cierra:   f) Ya que la gracia del Señor está disponible, la invitación a servirlo está abierta. 2 Co 8:24 Mostrad, pues, para con ellos ante las iglesias la prueba de vuestro amor, y de nuestro gloriarnos respecto de vosotros. Me encanta saber que la invitación a servir al Señor está abierta, y que absolutamente todos por igual tenemos la misma invitación del Señor a pertenecerle, a seguirlo, a ser sus discípulos. Y Dios está manifestando su multiforme gracia en la misma intensidad para cada persona sin excdepción, solo nos toma responder a semejante gracia. Pero, el poder que levantó de los muertos a Cristo Jesús está disponible para todos, a todos se nos ha dado a beber de un mismo Espíritu.   De manera que si hay alguien que está aquí que se siente acusado o descalificado, sepa que no ha llegado todavía el momento de decir que lo está. Somos una iglesia nueva, y para muchos de ustedes tenemos el privilegio de ser su primer iglesia, otros que vienen de otras iglesias, tenemos el privilegio de verles dar fruto, de manera que hasta hoy no tenemos esos casos de descalificación, la puerta está abierta para todos, solo nos toma responder, y mostrar con nuestras vidas, la evidencia de que Cristo está en nosotros, su Espíritu está en nosotros.   ¿Están listos mis hermanos para pedirle a Dios un corazón generoso? Gracias Señor ¿Sabes cómo Dios va a bendecir esta iglesia? A veces yo pensaba, de pronto en nuestra cuenta va a parecer un cheque impresionante y vamos a poder comprar un edificio, pueda ser, no lo sabemos. Pero, ¿Sabes cómo creo yo que el Señor va a bendecir su iglesia Calvary antes de que aparezcan cheques enormes y anónimos?   Dios nos va a comenzar a así, Dios va comenzar a con nosotros, contigo y conmigo, Dios nos va a bendecir dándonos corazones generosos, a ustedes y a mí, confío en que él nos dará el don de dar, y dando, él bendecirá sus trabajos, sus ingresos, tu trabajo, tus ingresos y abundando en su bendición, tendremos diezmos más grandes y como iglesia, podremos involucrarnos en misiones, fundaremos institutos bíblicos, ayuda a los necesitados, enviaremos misioneros a plantar iglesias, en un mayor alcance, nacional y mundial, dándonos la oportunidad de ser los brazos, las manos, el rostro de un Dios por demás generoso y lleno de gracia, hacia un mundo enfermo de avaricia y pecado.   Y quizá también traerá más gente generosa, espero que no sea gente que tome tu lugar porque nunca quisiste tomar la oportunidad que Dios te está ofreciendo hoy. Pero, ¿sabes dónde comienza esto? No estoy esperando que el nieto de Roquefeler entre por esa puerta para que nos de su dinero, no, comienza en el corazón de cada uno de ustedes, no comienza afuera, la gracia de Dios está disponible para nosotros hoy Calvary, ¿no te gozas?   Esta es la bendición que yo pido para Calvary hoy, para mí: Señor, dame integridad, hazme santo, dame un corazón como el tuyo, lleno de generosidad, danos a cada uno de los que conformamos esta iglesia un corazón como el tuyo, lleno de amor, de generosidad y que podamos fielmente administrar los recursos que de por sí son tuyos, y aún antes de llegar a la canasta. Y cierro con estos textos:   Hag 1:4-8 «¿Por qué viven ustedes en casas lujosas mientras mi casa permanece en ruinas?». 5 Esto es lo que dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: «¡Miren lo que les está pasando! 6 Han sembrado mucho pero cosechado poco; comen pero no quedan satisfechos; beben pero aún tienen sed; se abrigan pero todavía tienen frío. Sus salarios desaparecen, ¡como si los echaran en bolsillos llenos de agujeros!». 7 Esto es lo que dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: «¡Miren lo que les está pasando! 8 Vayan ahora a los montes, traigan madera y reconstruyan mi casa. Entonces me complaceré en ella y me sentiré honrado, dice el SEÑOR.   Mal 3:7-12 Desde los días de sus antepasados, han despreciado mis decretos y los han desobedecido. Ahora, vuelvan a mí y yo volveré a ustedes, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. »Pero ustedes preguntan: “¿Cómo podemos volver cuando nunca nos fuimos?”. 8 »¿Debería el pueblo estafar a Dios? ¡Sin embargo, ustedes me han estafado! »Pero ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Cuándo te hemos estafado?”. »Me han robado los diezmos y ofrendas que me corresponden. 9 Ustedes están bajo maldición porque toda la nación me ha estado estafando. 10 Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa. Si lo hacen —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales— les abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla! ¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba! 11»Sus cosechas serán abundantes porque las protegeré de insectos y enfermedades.* Las uvas no caerán de las vides antes de madurar —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales—. 12 Entonces todas las naciones los llamarán benditos, porque su tierra será un deleite, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. (NTV)   Y ¿quién es el ejemplo de todas estas cosas hermanos? Dice en el verso 9: 2 Co 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
  • Feb 15, 20152 Corintios 8:1-9 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte I)
    Feb 15, 2015
    2 Corintios 8:1-9 La clave de la generosidad y sus beneficios (parte I)

    LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS

    2 Corintios 8:1-9

    Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una de las ciudades más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde curiosamente, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, ahí la iglesia de Corinto nació, y se desenvolvía.   Y aún siendo un ambiente muy seductor, el problema en esta iglesia, no fue el ambiente que le rodeaba, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Aunado a este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que pretenden es desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, deslumbraban a la gente con supuestos ministerios espectaculares, con disfraces de súper espiritualidad, de unción poderosa, cuando en realidad por dentro estaban llenos de carnalidad pura, y estos corintios, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban dudando del apostolado, del ministerio, de la doctrina y aún de la integridad de Pablo.   Por eso es que Pablo se ve en la necesidad de defenderse, defender su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino por el bien, por la salud espiritual de los corintios, porque esta gente estaba sembrando falsa doctrina, así que Pablo se tiene que da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado de Dios, para poder así, descubrir a estos lobos vestidos de oveja.   Pablo nos ha estado hablando de cosas maravillosas acerca de lo que somos, hijos de Dios con una nueva naturaleza. De lo que esperamos, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia. De nuestra salvación, lo que costó, lo que implica que estemos reconciliados con Dios. De nuestro ministerio, de cómo nos debemos al Señor, su Palabra y su reino. Nos ha dado el ejemplo en su propia vida de cómo se puede vivir en verdadera integridad, respondiendo a todas las bondades de Dios para con nosotros, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa sobre nosotros.   En el capítulo anterior Pablo retomó el problema que dejó en el capítulo 2, atendiendo a la reacción de estos corintios con respecto a una carta donde Pablo les reprende muy duramente, y aprendimos lo que es un arrepentimiento genuino, cómo es mucho más que remordimiento.     Como el que se arrepiente genuinamente, comienza a vivir en respuesta a las promesas de Dios, cómo es necesario creer que las intenciones de Dios son buenas, mientras que las de Satanás son perversas; Aprender a confiar en que solo en Dios podemos encontrar verdadero consuelo. Cómo aún cuando el arrepentimiento genuino conlleva dolor y llanto por el pecado, siempre termina en restauración y vida, no en acusación y muerte. Y cómo el arrepentimiento genuino produce en la persona decisiones firmes, acciones de obediencia evidentes, y paz y gozo a los que le rodean y le aman en Cristo.   Podríamos decir que en este capítulo como que Pablo cambia el tema abruptamente, pero, no es así, Pablo sigue hablando de lo mismo, de la gracia de Dios, y toca un tema muy delicado, pero, a la vez necesario, el dinero, el dar con generosidad.   Pablo regresa a un tema recurrente que hemos estado viendo desde 1 de Corintios 16, donde les habla de que aparten algo de dinero para compartir con la iglesia de Jerusalén, la cual estaba en tremenda pobreza y persecución. Desde tiempo atrás Pablo estaba planeando su viaje a Jerusalén y no quería llegar con las manos vacías, de manera que insta a todas las iglesias que ya estaban plantadas a participar generosamente con la iglesia de Jerusalén.   En estos versículos Pablo trae a la mesa a las iglesias de Macedonia, Pablo había plantado ahí la iglesia de Filipos, desde donde estaba escribiéndoles, la iglesia de Berea y la iglesia de Tesalónica. Estas iglesias estaban también en profunda pobreza. Macedonia era la tierra natal de Alejandro Magno, la cual fue devastada por los Romanos, de manera que este era un lugar con mucha necesidad. Y Pablo comienza este tema con el ejemplo de estas iglesias para dar generosamente, con su ejemplo Pablo les recuerda cómo es que se da, cuál es el corazón y la manera en la que se comparte para las necesidades de los demás, con liberalidad y gozo, con el cual pretende inspirar a los corintios a dar.   Como ustedes saben, no es el estilo de Calvary sobre enfatizar en algún tópico, y en especial el tópico del dinero, pero, debido a tanto abuso y tanto sobre énfasis en cuanto a este tópico, es necesario hacer la aclaración. En Calvary predicamos la Palabra verso por verso, capítulo por capítulo, libro por libro, y no nos brincamos nada, y el día de hoy nos toca hablar de esto, y no es que terminando el mensaje vayamos a pedir dinero.   De hecho, un distintivo de Calvary Chapel es este: nosotros no pedimos ofrenda o diezmos, sino que damos la oportunidad de participar para el reino a aquellos que han entendido su posición en Cristo, pero, eso siempre será algo entre tú y el Señor, a mí solo me toca declararte la verdad con denuedo, y a ti te toca responder.   Y realmente este es un tema muy necesario para la salud de nuestra alma y la de nuestras finanzas, y me da gusto que este es un énfasis natural, en el cual Pablo va a dedicar 2 capítulos enteros al respecto, y si la Palabra lo enseña, nosotros con toda confianza y denuedo lo enseñaremos. Le pido a Dios que nos permita recibir con un corazón sencillo y con entendimiento esta enseñanza y que produzca en nosotros una hermosa libertad y gozo, no solo en nuestras finanzas, sino en nuestros corazones al entender la intención de Dios al instarnos a dar. De manera que hoy hablaremos de la gracia de Dios manifestada en el dar. Por eso yo titulé este mensaje: LA CLAVE DE LA GENEROSIDAD Y SUS BENEFICIOS. Y estudiaremos de los versículos 1 – 9. Demos lectura.   I. La generosidad siempre es una respuesta a la gracia de Dios. 2 Co 8:1 Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; Como dije, podríamos pensar que Pablo está cambiando abruptamente el tema, pero, realmente seguimos en el mismo tema de la gracia de Dios. Recapitulemos un poco al respecto.   Pablo ya mencionó en esta misma carta cómo él se pudo conducir en este mundo, en sinceridad y en santidad por el poder de esta gracia en ellos. Cómo solo es posible soportar tribulaciones fortalecidos con esta gracia. Cómo hemos recibido este maravilloso tesoro del Evangelio en vasos de barro, débiles y comunes como nosotros por su pura gracia. Cómo el Señor nos hace un llamado a rechazar el mundo y sus deseos y apartarnos para él, y cómo nos capacita para esto con su preciosa gracia.   También nos dio una importantísima exhortación a cerca de esta gracia: “No reciban esta maravillosa gracia en vano”. En otras palabras Dios está haciendo llover su gracia, no saques tu paraguas, no te pongas el rompe vientos de este mundo, rechazándola. ¿Cuándo abres el paraguas y no te dejas empapar por ella, cuando no te deshaces de tu vieja naturaleza, cuando te entregas y amas este mundo y sus deseos, los cuales pasan.   Y ¿Cómo te dejas empapar por esta gracia? Al permanecer en Cristo, en su Palabra, buscándole en oración. De hecho la vida del creyente, del cristiano genuino, del cristiano que vive en la verdadera libertad para la cual Cristo le rescató, es aquel que ha experimentado, esta maravillosa gracia, la ha recibido, la ha entendido y que por lo tanto vive su vida en respuesta a esta gracia.   En otras palabras, el cristiano que vive en la libertad que Cristo le otorgó de su pecado, no es el Cristiano que cumple con obras de justicia para estar bien con Dios, para merecerse las bendiciones de Dios, es decir, el cristiano genuino, no se bautiza, no viene a la iglesia, no toma la comunión, no evangeliza, no se porta bien, no procura ser bueno, no cumple con requisitos y buenas obras para estar bien con Dios, eso sería vivir en la ley, y vivir en la ley no trae vida ni libertad, es al revés, en su gracia, Dios ya se acercó, ya hizo todo en Cristo para que nosotros estemos bien con él.   El creyente que vive en verdadera libertad, es aquel que ha experimentado la gracia de Dios, la ha entendido, la ha recibido, la ha entendido y en respuesta y por la acción de esta gracia divina dentro de él, es que obedece. Cuando un creyente, nace de nuevo, Dios le da la capacidad de verse en su nueva realidad, se puede ver a sí mismo eternamente bendecido en su nueva posición en Cristo como hijo de Dios, como ciudadano de un reino celestial, y entonces es que en respuesta a tanto amor, a tanta gracia es que se bautiza, viene a la iglesia, toma la comunión, evangeliza, se porta bien, procura ser bueno y andar en las obras que Dios mismo preparó para que ande en ellas.   Y por supuesto que no tiene en su corazón, ni en sus planes desobedecer, pero, cuando desobedece, sabe que en Cristo tiene también gracia suficiente para ser perdonado y ser restaurado a la comunión con Dios. Por supuesto que nadie que viva en desobediencia, o que desobedezca, sea deliberadamente, u ocasionalmente, va a poder disfrutar de las bendiciones de Dios, pero, espero que lo entiendas mi hermano, somos libres por esta gracia en nosotros.   El cristiano no se santifica a sí mismo y luego viene a Dios para ver si es acepto, es al revés, Dios ya lo hizo todo, él es quien nos busca, él es quien nos rescata, Cristo es el autor y consumador de nuestra fe, y en él, por su vida, muerte y resurrección nos abrió un camino nuevo al Padre, al cual los creyentes necesitamos ir cada día, por fe, a través de la fe, donde encontramos y tenemos siempre gracia, esta gracia, para el oportuno socorro, para cada detalle de nuestras vidas. Dice en Hebreos:   Heb 4:16 Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos. (NTV) ¿Cómo hacemos esto? Ya lo mencioné, permaneciendo en él, permaneciendo en su Palabra, recibiendo fe al conocerla, y al creerla, obedecerla y al obedecerla, comprobar que su gracia es suficiente. Las buenas obras que el creyente practica son según Efesios 2:10, obras que Dios mismo preparó, él las preparó para que nosotros anduviésemos en ellas.   La santificación no es una obra de la carne del creyente, el creyente está incapacitado para santificarse a sí mismo. Es Dios quien con su Espíritu dentro del creyente nacido de nuevo, le transforma de gloria en gloria a la imagen de Cristo. Hago mucho énfasis en esto, porque la gracia debe ser la motivación, la inspiración para dar, no ninguna otra cosa.   Y mis hermanos, la gracia viene de Dios, Dios es la fuente de toda gracia, Jaris en griego. Es interesante que la palabra gracia se repite aproximadamente 113 veces en todo el NT, 13 de ellas se repite en esta carta de 2ª Corintios, otras 13 en Efesios, y en la carta que más se repite es en Romanos 24 veces, y después en Hechos 14 veces y de una a tres veces en casi todos los demás libros del NT, ¿será importante entender la gracia de Dios?   Jaris significa: un regalo, un don inmerecido, la influencia divina en el corazón del ser humano, y su reflejo en la vida. Significa merecer aprobación, aprobar, congraciarte, donativo, favor, gozo, gratitud, mérito. La palabra gracia mis hermanos, es una expresión de bondad, algo grato, algo deleitoso, algo que produce un profundo agradecimiento.   De manera que con y por su gracia podemos saber que Dios nos ha sido favorable, que hemos sido aprobados por él, congraciados, se nos ha dado mérito, y todo esto en Cristo, quien por su gracia no vino a condenarnos, sino a darnos un tratado de paz en su sangre. De parte de Dios hemos recibido su favor inmerecido, y todo lo que somos y tenemos, y disfrutamos proviene de su gracia. Toda buena dádiva y todo don perfecto proviene del Padre de las luces en el cual no hay sombra ni mudanza de variación, que es bueno, siempre bueno.   Aún antes de creer, el hecho de ignorarlo, blasfemarlo, desobedecerlo y no ser consumidos, tiene que ver con su paciencia, y aún su paciencia es un regalo de gracia, no tendría porqué hacerlo, no lo merecemos, pero por gracia nos lo otorga. Toda bendición espiritual que Dios nos ha concedido, son regalos de su gracia. Mis hermanos, la biblia está llena de la gracia de Dios sobre nosotros, y su gracia incluye todo su amor, su favor, su paciencia, su misericordia, su bondad, su perdón, etc.   En otras palabras, la gracia nos habla de una generosidad incalculable e indescriptible de parte de Dios, otorgada a seres humanos como nosotros, pecadores, quienes definitivamente no la merecemos, y que además jamás la podríamos alcanzar por nuestros propios méritos, ni en una eternidad, es inalcanzable para nosotros, solo Dios, quien es la fuente de toda gracia, es quien según su inmensa bondad y generosidad la derrama sobre nosotros.   Ahora, en su gracia, su influencia divina sobre nuestro corazón, no solo se nos ha dado perdón, redención, herencia, no solo Dios con y en su gracia nos mantiene salvos y nos mantendrá salvos hasta el día en que seamos llevados a su presencia, sino que esta gracia, su influencia bondadosa y poderosa sobre nosotros, nos hace santos hoy.   Este poder que resucitó a Jesucristo de los muertos, es el mismo que habita en nosotros, a través del Espíritu Santo, el cual es poderoso para transformarnos a la imagen de Cristo, para poder manifestar su carácter, para poder expresar su amor y su generosidad, aún siendo imperfectos y débiles. Dice en Efesios 4:   Efe 4:7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. En su generosidad, a todos los creyentes, Dios nos ha repartido de su gracia, Pedro lo dijo así en su 1ª Carta:   1 Pe 4:10-11 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. De manera que podríamos decir que la gracia de Dios es la personificación, la manifestación de la generosidad de Dios, un don, un regalo inmerecido. Dios abundó en su gracia para estas iglesias de Macedonia y ellos manifestaron esta gracia abundante, a parte de su obediencia a la Palabra, del amor entre ellos, al compartir de sus recursos para los que están en necesidad, ya que la gracia es multiforme, se manifiesta de muchas formas.   Por tanto, mis hermanos, el hecho de ser generosos, de compartir lo que tenemos, es también una respuesta a la gracia de Dios, de ahí todo este rollo de dar para que Dios me de, de sembrar un dólar para que salga un arbolote de dólares, simplemente no checa, porque el corazón de esas doctrinas es la codicia, todo lo contrario a lo que es Dios, Dios es amor, Dios es generosidad, no mira por lo suyo, sino por lo de los demás, y de hecho, toda doctrina que tiene como base la codicia, no practica realmente la fe, sino la superstición y el paganismo.   No así el creyente, quien da, entendiendo la inmensidad de bendiciones que ya se le han otorgado. Quien entra y camina en el sano círculo de compartir las bendiciones de Dios y recibir las bendiciones de Dios. De esta manera estos Macedonios respondieron a la gracia de Dios. Ahora, veamos en qué circunstancias dieron estos Macedonios:   a) El dar o no dar no es cuestión de abundancia o escasez, sino de generosidad o avaricia. 2 Co 8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. No es que los Macedonios estuvieran viviendo en abundancia, y todo iba viento en popa, les sobrara el dinero, y desde una playa de Macedonia, con un coco en la mano, estuvieran diciendo: “Gloria a Dios, tenemos demasiado, ¿con quién compartiremos? No, para nada, estaban en pruebas, ¿qué clase de pruebas? Atribulados, angustiados, afligidos, perseguidos, pero a la misma vez, llenos de gozo, abundaban en gozo, esta palabra abundar habla de una provisión excesiva. ¿Te das cuenta? ¿De dónde crees que puede venir este gozo excesivo en medio de la tribulación? De la gracia de Dios. Así como hay tristeza que viene de Dios, la cual produce arrepentimiento, y tristeza del mundo que produce muerte, de la misma manera, esta es la diferencia entre la tribulación que viene del mundo, provocada por nuestro pecado, por nuestra desobediencia, la cual produce tristeza de muerte, pero, a diferencia de esta, la tribulación que viene de Dios, la prueba que Dios pone delante de nosotros los creyentes, podría ser crisis financiera, de salud, de persecución familiar, de ex amigos, de compañeros de trabajo.   El creyente que está siendo sumergido en el fuego de la prueba, puede hallar un gozo extremo, al ver a Dios caminando junto con él en este horno de fuego, así como Sadrac, Mesac y Abed Nego, en el capítulo e de Daniel, quienes por su fe fueron echados a un horno, el cual estaba tan caliente que aún mató a los que los echaron, pero que dentro del horno, en las mismas llamas, estaba Cristo con ellos protegiéndoles, consolándoles, respaldándoles, y dice la Escritura que salieron de ahí sin oler siquiera a humo.   Imagínate que gozo, ¿cuánto habrá crecido su fe? ¿Cuánto gozo podrían haber tenido al estar ahí y al salir de ahí al verse aprobados por el Señor, al estar dispuestos a morir por la verdad? Así aquellos que somos metidos al fuego de la prueba, por nuestra fe, no hablo de consecuencias de nuestro pecado por desobedecer, sino ser probados por Dios cuando estamos caminado con él, al ser pacientes y esperar en la fortaleza de su gracia, podremos ver al Señor cerca de nosotros, quien jamás se ha alejado, ni nos ha dejado solos en medio de ninguna prueba.   Y por causa de esta persecución, los Macedonios estaban sufriendo de pobreza, y no solo pobreza, sino una profunda pobreza, y mira lo que sucedió: Pablo no llegó y ellos tenían cara de “me da pa un taco”, Pablo, ora por nosotros, porque estamos sufriendo tremendamente. No, estaban llenos de gozo, y de su pobreza abundó la gracia de Dios en una rica generosidad, liberalidad. De manera que una característica de aquellos que han experimentado la gracia de Dios, es la generosidad o liberalidad, la cual según Romanos 12, es un don, un carisma que el Espíritu produce en el creyente. Aquel que es generoso, está manifestando el carácter de su Padre celestial, el cual es generoso.   Y según el ejemplo de esta iglesia, podemos aprender que nunca se es demasiado pobre como para no dar, como para no compartir. Mis hermanos, la generosidad no está ligada a la abundancia o a la escasez, la generosidad tiene todo que ver con una condición del corazón, un corazón generoso, es un corazón sanado por el Señor, un corazón avaricioso, es un corazón enfermo por el pecado.   Porque dice la Palabra que raíz de todos los males es el amor al dinero, que la codicia es idolatría al dinero, es creer la mentira del mundo, la cual enseña que con dinero baila el perro, que el dinero no es la felicidad, pero, cómo se le parece. No se le parece, en absoluto.   Definitivamente tu carne se regocija en que sacies su intenso deseo por el placer físico, su deseo insaciable por todo lo que ves y por el orgullo de que puedas alcanzar en tus logros y posesiones, porque por un lado piensas que es lo que necesitas para ser feliz, y ese sentido de fugaz satisfacción lo confundes con felicidad.   Pero algo que necesitas identificar es que según la Palabra así es justo como vive un incrédulo, preocupado y ocupado, en mente y alma por estas cosas, porque no tiene una esperanza eterna, por lo mismo su vida se trata solo del aquí y del ahora, y tristemente no solo el incrédulo vive así, sino muchos que se dicen creyentes.   Y la verdad es que tú lo has comprobado yo lo he comprobado, el vivir para estos ídolos, el sembrar para la carne de esta manera, el vivir en egoísmo, el vivir para ti mismo y para saciarte, lo único que produce tarde o temprano, es solo muerte, ese fugaz sentido de satisfacción el diablo te lo cobra literalmente con sangre.   No mi hermano, la fugaz satisfacción de tu carne no se parece al gozo que Dios y su Espíritu ofrecen, no se le parece, para nada. Y hasta que no conozcas, entiendas y practiques la generosidad de un Dios bondadoso quien ha derramado extravagantemente su gracia sobre ti, no vas a conocer jamás la verdadera felicidad, el Señor lo enseñó de muchas maneras: es más feliz y dichoso, más bienaventurado el que da, el que vive para dar con un corazón generoso, rico para con Dios, que el que recibe, que el que vive para satisfacerse con un corazón enfermo, mezquino, y avaro para con Dios.   Por eso estos Macedonios estaban llenos de gozo, tenían una profunda pobreza en su exterior, pero, a la misma vez un corazón lleno, rico en generosidad, y eso fue lo que los hizo extremadamente gozosos, a tal punto que su pobreza y su aflicción no fueron suficientes para ahogar su gozo y mucho menos su generosidad, tuvieron para compartir, y eso los hizo verdaderamente felices. Ya lo hemos visto antes:   Pro 13:7 Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; Y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas. Pro 11:24-25 Unos dan a manos llenas, y reciben más de lo que dan; otros ni sus deudas pagan, y acaban en la miseria. 25 El que es generoso prospera; el que reanima será reanimado. (NVI)   Decía un misionero llamado Waing Mayers, quien puso techo a miles de iglesias en la cierra de México y en lugares pobres, quien entregó su vida para dar y bendecir, el decía: Es muy difícil vivir para dar y padecer necesidad. Ahora, no solo nunca se es lo suficientemente pobre como para no dar, veamos otras características de aquellos que responden a la gracia de Dios de esta manera:   b) Aquel que es generoso sabe dar con alegría, con sacrificio, voluntariamente y en humildad. 2 Co 8:3 Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, Pablo fue testigo de que ellos dieron 1º Con agrado, 2º De acuerdo a sus fuerzas y aún más allá de sus fuerzas. Entonces, lo primero es que lo que dieron lo dieron con agrado, felices. En el siguiente capítulo nos dice que Pablo que Dios ama al dador alegre, y lo más hermoso es que no solo dieron con agrado, sino que dieron sacrificialmente y aún con agrado. ¿Cómo alguien puede aún en su pobreza renunciar a algo y tener gozo extremo en poder compartirlo con alguien más?   Una vez más, alguien que solo tiene su pensamiento y esperanza en este mundo, y le pides que dé, literalmente le estás arrancando un pedazo de piel, le estás quitando un pedazo de su vida, porque para esta persona, con dinero baila el perro, su dinero es su dios, y lo único que le importa es sí misma, y esta persona no va a atentar contra su propia vida, porque él o ella sigue siendo el rey, la vida se trata de él o ella, y por consiguiente también su cristianismo, el cual solamente es un medio para alcanzar sus fines egoístas.   Y mi hermano, aunque digas que: “es para la gloria de Dios”. ¿En verdad puedes decir que das con agrado? Ahora, piensa, ¿qué es eso que te da tanta tristeza renunciar? Medita porqué te da tanta tristeza, medita en el apego que le tienes a ese objeto, a esos planes para tu vida, a ese hábito, y comprueba que nadie ni nada te puede saciar, sino solo aquel que te creó, aquel a quien perteneces.   Un ejemplo, ¿Cuánto dinero gastas en adicciones? ¿No sería mejor recibir la libertad que tienes en Cristo y dejar de aportar para industrias literalmente de muerte y esclavitud y comenzar a invertir en lo eterno? Pero, ¿qué dices? ¿Qué te pasa Chuy, me voy a morir si me quitas eso? De todos modos te vas a morir algún día, y créeme, Dios te va a pedir cuentas de cada penny que hayas gastado. Y ¿sabes? ay muchos ministerios verdaderos que sirven a necesidades reales de iglesias en pobreza, perseguidas, que les iría muy bien si les ayudaras, simplemente con ese dinero que desperdicias.   Haz la cuenta en cuánto dinero desperdicias e inviertes en industrias de muerte y esclavitud, tabaco, alcohol, pornografía, y demás. Recuerda que el dinero que tienes es de Dios, no lo malgastes de esa manera, no checa que pongas siquiera un penny en industrias del diablo, ¿o sí? Además de que los deseos de tu carne, terminarán consumiendo tu salud, y poco a poco tus finanzas, y si agarras una enfermedad, rapidito va a consumirte, no solo tu vida, sino tus finanzas. ¿Cuánto cuesta un tratamiento en este país por cáncer de pulmón, o por insuficiencia renal?   Mejor creer lo que dice el Señor, más bienaventurado es el que da que el que recibe, aquel que tiene sus ojos en las promesas eternas y que está dedicado a invertir en lo eterno. Una persona generosa, es una persona feliz, una persona persuadida de las cosas y las promesas eternas, estará feliz de dar, no será alguien mezquino, alguien avaro.   Y segundo, dieron más allá de sus fuerzas, es decir, dieron sacrificialmente, me acuerdo de David cuando pecando hizo un censo del pueblo, el cual no le era permitido hacer, pero, en su orgullo y falta de fe lo hace, de manera que Dios envía una peste a Israel y miless mueren, David se humilla y Dios le manda a hacer un sacrificio a cierto lugar, y mira lo que pasa:   1Cr 21:22-24 David le dijo a Arauna: —Permíteme comprarte este campo de trillar por el precio total. Así podré edificar allí un altar al SEÑOR, para que detenga la plaga. 23 —Tómela, mi Señor el rey, y úsela como usted quiera —le respondió Arauna a David—. Yo le daré los bueyes para las ofrendas quemadas y los tablones de trillar como leña para hacer un fuego sobre el altar, y también le daré el trigo para la ofrenda de cereales. Se lo daré todo. 24 Pero el rey David le respondió a Arauna: —No, sino que insisto en comprarla por el precio total. No tomaré lo que es tuyo para dárselo al SEÑOR. ¡No presentaré ofrendas quemadas que no me hayan costado nada! (NTV)   Mis hermanos, necesitamos cambiar nuestra manera de pensar, porque decimos: “hay Chuy qué difícil, ¿cómo me pide Dios que de más allá de mis fuerzas? ¿Sabes? Todo el tiempo estamos dando más allá de nuestras fuerzas, es más, vivimos haciéndolo, pero al dios equivocado, al Dios de nuestros ídolos.   Simplemente, ¿cuántas veces por nuestra codicia y falta de contentamiento no nos hemos metido en deudas con un interés voraz que termina carcomiéndonos, haciéndonos trabajar más allá de nuestras fuerzas para poder pagar un auto, que saliendo del dealer se deprecia 20%, y si lo sacaste a 6 años, cuando lo terminas de pagar ya es un vejestorio, o un Xbox que a los dos años ya está viejo y listo para descontinuarse porque ya llegó el nuevo.   Sabemos lo que es dar más allá de nuestras fuerzas, cuántas veces malos hábitos de codicia y demás no terminan dañando nuestras familias, nuestros matrimonios, nuestros hijos, aquellos que llegaron hace unos años a esta iglesia, ¿cuánto les ha tomado ver apenas restaurándose a su familia? ¿Sí o no el ocuparnos de la carne nos hace esforzarnos más allá de nuestras fuerzas?   Mis hermanos, el verdadero amor implica sacrificio, implica negarnos a nosotros mismos y darnos a los demás, por ejemplo, ¿sabías que ese es el amor que requiere un matrimonio? Cuando en un matrimonio los cónyuges se la pasan exigiendo sus derechos, centrados en sí mismos ese matrimonio termina totalmente destruido, echo pedazos. Pero, qué diferencia cuando por la gracia de Dios, los dos cónyuges entienden que en el matrimonio se trata de dar, de amar, de servir, de morir a uno mismo por la otra persona, de sacrificarse por la otra persona.   Y ¿sabes cuál es el resultado? Un matrimonio sano, feliz, pueda ser que no con abundancia material o pueda ser que sí, pero, eso ya no es determinante, sino el darse el uno al otro, porque este es el verdadero amor, no el que está esperando que lo sirvan, que le den, que vive para exigir sus derechos, o abusando del otro, sin el más mínimo interés ni amor por la otra persona, sino el que sirve y el que da. De la misma manera, más adelante veremos que este es el ejemplo del amor de Dios en Cristo. Y debería ser el ejemplo en cuanto a nuestra generosidad.   El dar más allá de nuestras fuerzas por amor, aquí incluye todo aquello que no es malo, pero que aún puedes renunciar, ¿qué tal si este año en lugar de unas vacaciones de 3000 dólares, tomas unas de 2500 y compartes el resto? ¿Qué tal si te envuelves en un viaje misionero en lugar de ir a las Bahamas? ¿no sé? ¿Qué tal si en lugar de comprar un auto nuevo, arreglas el viejito y consideras apoyar a un misionero mensualmente con lo que pensabas pagar del auto nuevo? ¿Sabías que podrías sostener a un misionero hasta con 100 dólares al año, y algunos hasta menos? Con cincuenta, ya estarías dando la mitad de uno y estarías invirtiendo en lo eterno.   Por otro lado, hay quienes le dan al Señor lo que le sobra, ¿sabes? Como dice Beto Hermosillo si le estás dando a Dios lo que te sobra, no te hagas un daño a ti mismo. Cuando haces esto, estás menospreciando al Señor, no tienes idea de con quién estás tratando, sigues con el pensamiento de las limosnas, de dar esas monedas que te sobran, y lo que estás haciendo es tratar a Dios como un limosnero, mira lo que les dijo el Señor a los Israelitas en Malaquías:   Mal 1:6-14 El SEÑOR de los Ejércitos Celestiales dice a los sacerdotes: «Un hijo honra a su padre y un sirviente respeta a su señor. Si yo soy su padre y su señor, ¿dónde están el honor y el respeto que merezco? ¡Ustedes han tratado mi nombre con desprecio! »No obstante, preguntan: “¿De qué manera hemos tratado tu nombre con desprecio?”. 7 »Mostraron su desprecio al ofrecer sacrificios contaminados sobre mi altar. »Entonces preguntan: “¿Cómo hemos contaminado los sacrificios?”. »Los contaminaron al decir que el altar del SEÑOR no merece respeto. 8 Cuando ofrecen animales ciegos como sacrificio, ¿acaso no está mal? ¿Y no está mal también ofrecer animales lisiados y enfermos? ¡Intenten dar este tipo de regalos al gobernador y vean qué contento se pone!, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. 9 »¡Adelante, supliquen a Dios que sea misericordioso con ustedes! Pero cuando llevan esa clase de ofrendas a él, ¿por qué debería tratarlos bien?, pregunta el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. 10 »¡Cómo quisiera que alguno de ustedes cerrara las puertas del templo para que esos sacrificios despreciables no fueran ofrecidos! No estoy nada contento con ustedes —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales— y no aceptaré sus ofrendas. 11 Sin embargo, mi nombre es honrado* desde la mañana hasta la noche por gente de otras naciones. En todo el mundo ofrecen incienso dulce y ofrendas puras en honor de mi nombre. Pues mi nombre es grande entre las naciones, dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. 12 »Ustedes, en cambio, deshonran mi nombre con sus acciones. Al traer alimentos despreciables declaran que no está mal deshonrar la mesa del Señor. 13 Ustedes dicen: “Es demasiado difícil servir al SEÑOR” y consideran un fastidio mis mandamientos —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales—. ¡Imagínense! ¡Están presentando animales robados, lisiados y enfermos como ofrendas! ¿Debo aceptar esa clase de ofrenda de ustedes?, pregunta el SEÑOR. 14 »Maldito sea el tramposo que promete dar un carnero selecto de su rebaño, pero después sacrifica uno defectuoso al Señor. ¡Pues yo soy un gran rey —dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales— y mi nombre es temido entre las naciones! (NVI) Piénsalo mi hermano, ¿quién es Dios para ti que le ofreces los huesos del pollo? Realmente no has entendido quién es él y tu adoración está en otro lugar, en ti mismo, te adoras a ti mismo, porque al dios que adoras es al que le ofreces sacrificialmente, es delante del que traes tus sacrificios.   Si le estás ofreciendo a Dios un sacrificio que no te cuesta, entonces le estás dando sobras, y el problema con eso, no es que el reino de Dios va a quedar en bancarrota, cuando escuches eso, no lo creas, Dios es el dueño de todo, y él jamás va a estar en bancarrota, él va a sostener el ministerio que quiera sostener, y va a dejar morir al ministerio que quiera dejar morir, porque ojo, no te estoy manipulando porque vaya a recoger una ofrenda, los diezmos y ofrendas ya se recogieron y Dios ha sido muy bueno, y siempre será muy bueno con su iglesia y con sus siervos.   Ese no es el problema, el problema no es para la iglesia, ni para mí, el problema es para ti, tú te estás haciendo un daño a ti mismo, no solo le estás robando a Dios, sino que te estás robando a ti mismo, porque el beneficiado en ser generoso o el dañado en ser avaricioso eres tú, ¿sabes porqué? Porque el Señor sabe algo y te quiere cuidar, mira:   Mat 6:19 »No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. 21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. (NVI)   Lo único que quiere Dios es cuidarte y protegerte, realmente bendecirte, no quitarte, no dejarte en miseria, ese es Satanás, si tu dejas tu corazón en tesoros terrenales, cuando llegue el ladrón, cuando la polilla y el óxido los destruya, también tu corazón va a quedar destruido con ellos. Y recuerda la adoración verdadera surge desde el corazón, y si tus tesoros son terrenales, también ahí está tu adoración. Necesitas cambiar tu manera de ver los recursos, porque es para tu bien, recuérdalo, el Señor te quiere cuidar, mira lo que dijo en cuanto a tener una visión nublada de lo realmente valioso:   Mat 6:22-24 »El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. 23 Pero si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad! 24 »Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas. (NVI)   No dejes que tu corazón y Satanás te engañen, ¿dónde estás acumulando? ¿Dónde estás haciendo tesoros? ¿Dónde estás dando más allá de tus fuerzas? Tesoros celestiales, los cuales no te serán quitados, o tesoros en estas tierra, los cuales no te vas a llevar, y que sin el propósito correcto, ni siquiera los vas a poder disfrutar.   Porque el disfrutar o no disfrutar de frijolitos, o de caviar, es una bendición que Dios otorga, y su bendición, a diferencia de la efímera e ilusoria bendición de este mundo no añade tristeza con ella, es decir, la bendición que Dios te da, no te la cobra, te la da por su preciosa gracia, mientras que la que este mundo te ofrece, te cuesta cara, te cuesta sangre, y tú lo sabes, yo lo sé, al final no vale la pena. Ahora, estos Macedonios no solo dieron con agrado y más allá de sus fuerzas, sino voluntariamente, dice Pablo:   2 Co 8:4 pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. El último verbo del versículo anterior implica que lo hicieron de ánimo pronto y voluntariamente, y además le rogaron a Pablo. Qué contraste con lo que se hace hoy en día, ¿verdad? 15 minutos de enseñanza y horas y horas de estar pidiendo y manipulando, y asustando a la gente para que de, casi, casi los quieren agarrar de los pies y sacudirlos de cabeza para sacarles hasta el último centavo, esa no es generosidad, esa es manipulación, es engaño, es mercadotecnia barata.   Mira estos Macedonios, muy probablemente Pablo estaba viendo sus carencias económicas, y tal vez hasta no se atrevía por lo mismo a pedirles que participaran, tal vez Pablo estaba pensando: “pues sí, en Jerusalén hay necesidad, pero, ellos también tienen mucha”. Una vez estando en cuba, me acuerdo que le estábamos regateando el precio a un taxista, y nunca se me van a olvidar sus Palabras, Oye chico, si ustedes están amolados, nosotros estamos peor”.   Pero, me imagino a los Macedonios diciéndole a Pablo, ¿cómo crees? Aquí está la ofrenda Pablo, por favor, tómala, y Pablo, no, por favor, ustedes tienen otras necesidades que cubrir. Y ellos, por favor, Pablo, no nos robes la bendición de tener el privilegio, la oportunidad de bendecir a nuestros amados hermanos, de servirlos, de mostrarles nuestro amor.   Qué importante es poder ver este principio, ¿por qué en Calvary no hacemos énfasis en la pedidera? Porque confiamos en que el Señor está trabajando en tu vida, confiamos en que él te está revelando su generosidad a tu corazón de tal manera que no te quedará más que responder a su amor, mostrando tu amor a su iglesia y a tus hermanos, al participar con ellos.   Esta es la famosa palabra Koinonía, participación, compañerismo. Muchos piensan que compañerismo es tomar café y contar chistes, y picarse el ombligo, pero la koinonía implica mucho más que eso, implica participación, implica pertenencia, implica amor, una simbiosis donde todos necesitamos de todos, la iglesia somos el cuerpo de Cristo, diferentes miembros, dotados con determinada cantidad de gracia, la cual Dios da a cada uno para repartir. En otras palabras, Dios repartió su multiforme gracia en diferentes cantidades a diferentes miembros del cuerpo, para así necesitarnos unos a otros, y podernos manifestar el amor de Dios, unos a otros. Te invito a escuchar en Sanas Palabras este tópico.   Estos Macedonios entendían que no eran una parte separada del cuerpo de Cristo, aún cuando cientos de millas los separaban de los de Jerusalén, ellos sabían que en Cristo eran un cuerpo, no importa si nunca has visto a un hermano en Cristo, y si habla otro idioma, los cristianos nos podemos reconocer en cualquier parte del mundo. Aquel que es generoso entiende el gozo y el privilegio de servir, de participar en ser las manos que muestran el amor de Cristo a los necesitados.   ¿Cuál es tu sentir en esta expresión del cuerpo de Cristo llamado Calvary? ¿Eres de los que solo están esperando recibir y nunca dan nada? Necesitas aprender que así como en un matrimonio se trata de dar, de servir incondicionalmente, es lo mismo en el cuerpo de Cristo.Y mientras más te encuentres sirviendo, y dando con los motivos correctos, menos te hallarás amargado, menos te sentirás separado del cuerpo de Cristo, solo, menos padecerás miseria.   La clave está no en esperar recibir, sino en estar listo para dar, para bendecir. Dios te ha equipado con algo, te ha confiado de su amor, de dones, de capacidades para ejercer ministerios, en operaciones de su Espíritu para edificar su cuerpo, y él quiere manifestar su amor a través de ti, a través de tu generosidad. Una vez más aquel que vive para dar es verdaderamente feliz, porque no está esperando algo, ya que está convencido de que el Señor ya le dio todo lo que necesitaba, el resto que le queda es compartir.   c) Alguien que es generoso está mostrando que verdaderamente se ha entregado al Señor y que ya no vive para sí mismo. 2 Co 8:5 Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios; Me gusta cómo lo traduce la DHH: 2 Co 8:5 y hasta hicieron más de lo que esperábamos, pues se ofrendaron a sí mismos, primero al Señor y luego a nosotros, conforme a la voluntad de Dios. (DHH)   Pablo dice, al ver su necesidad, la aflicción y la pobreza económica por la cual estaban pasando, no pensamos que fueran a desprenderse de tanto dinero, fue una sorpresa. Es como si de pronto llegara algún americano a alguna iglesia cristiana de medio oriente que está siendo perseguida y está en pobreza, a querer darles una ofrenda de alguna, y ellos le dijeran, no, mira: el dinero que tenías pensado para nosotros, guárdalo y además aquí juntamos esta ofrenda para que se las envíes a tal iglesia que está en mayor necesidad que nosotros.   Eso sería una sorpresa, que alguien llegara a servir, y terminara siendo servido, pero, ¿cuál fue la clave? La clave de que dieran con gozo, más allá de sus fuerzas, voluntariamente y humildemente, que antes que cualquier otra cosa, ellos se ofrendaron a sí mismos al Señor. Es decir, un creyente genuino sabe que ya no vive para sí mismo, sino para el Señor, entiende que se pagó un costo muy alto por su libertad, por lo tanto, ya no se pertenece a sí mismo, y sabe que primeramente, lo que es, y lo que tiene, le pertenece al Señor.   Estos Macedonios se entregaron al Señor, nosotros necesitamos saber que el cristiano, se dice cristiano porque es un cristito, ya no vive él, más vive Cristo en él. Como ya lo dijimos hace un rato, alguien que vive para sí mismo, no es alguien que le ha entregado su vida a Cristo, por lo tanto, él no tiene ningún deber de darle nada a nadie, ni mucho menos de que Dios le pida algo, y si da, será lo que le sobra, lo que ya no use, lo que no le cueste nada.   Pero, aquel que ha entendido a quién pertenece, entonces entenderá que su vida ya no es su vida, sino de Cristo y que mientras esté en este mundo lo que tiene y lo que es, sirve para amar y para servir a otros, porque esa es la voluntad de Dios, el Señor lo dijo claramente:   Mat 16:24-26 Luego Jesús dijo a sus discípulos: «Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz y seguirme. 25 Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás, pero, si entregas tu vida por mi causa, la salvarás. 26 ¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma? (NTV)   Nunca podrás entender lo que es la verdadera generosidad mientras sigas aferrándote a tu vida, la cual al final terminarás perdiendo. Recuerda, Cristo te llama a ser su discípulo, a pertenecerle, a negarte a ti mismo, a vivir para sus propósitos y no para los tuyos. Si eres mezquino eso significa que sigues viviendo para ti mismo.   II. El dar con generosidad siempre será una obra de gracia, no una exigencia de alguien más. 2 Co 8:6 de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Pablo menciona la colecta para los creyentes de Jerusalén desde el final de 1 Corintios, y seguramente cuando Pablo mandó a Tito con la carta severa ahí Tito les volvió a hablar al respecto. Y me encanta ver la insistencia de Pablo: el dar es una gracia. Es decir, si es gracia, no estás esperando nada a cambio, es un regalo inmerecido, y solo puede ser así, cuando has entendido que no estás dando porque estés haciendo trueques o favores que después vayas a cobrar, simplemente es compartir de lo que Dios ya te dio a ti también abundantemente. Y sigue Pablo:   2 Co 8:7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. Pablo les está diciendo, no está mal, es más, es necesario abundar en fe, en sana doctrina, en una correcta aplicación de esta doctrina, en interés, en diligencia y pasión espiritual, en amor hacia aquellos que les dirigen, pero de igual manera es importante abundar en la gracia de dar.   Es como el fruto del Espíritu, no solo tienes alguna de sus características, o lo tienes todo, o no lo tienes, porque el fruto del Espíritu es amor, manifestado en gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio y al no manifestar alguna de estas, no estas andando en amor. De la misma manera, dice Pablo:   2 Co 8:8 No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro. Me gusta cómo lo traduce la DHH: 2 Co 8:8 No les digo esto como un mandato; solamente quiero que conozcan la buena disposición de otros, para darles a ustedes la oportunidad de demostrar que su amor es verdadero. Este principio es muy importante en todas las áreas del cristianismo, no solo en esta, si tú necesitas de un policía que esté constantemente cuidando y demandando que tu conducta externa sea la correcta, ya no es la gracia de Dios la que te está llevando a obedecer, sino la manipulación o el miedo que alguien más está poniendo en ti para que al menos externamente obedezcas.   Y tú “medio obedeces”, u obedeces igual, externamente, motivado o motivada por esta manipulación humana, entonces no conoces la gracia todavía, y lo que sucederá es que tu vida cristiana se volverá pesada y en cierto momento insostenible.   Y esto no es algo con lo que verdaderamente agrades a Dios, porque no estarás obedeciendo en respuesta a la gracia de Dios, sino obligado por la ley que alguien más está tratando de imponerte, y al final lo único que obtienes es una vida llena de hipocresía, que como decía el Señor, con la boca le alabas, haces ritos y mandamientos de hombres, pero tu corazón está muy lejos de él. Por eso Pablo con mucho cuidado les dice: no les estoy obligando a dar.   Y por el contrario, hace lo que cada pastor debería hacer: poner delante de ellos la verdad y darles la oportunidad de que con sinceridad respondan a ella. Y me encanta porque al final la vida cristiana se resume a amar, la motivación de todo creyente debe ser esta, el amor de Cristo y responder a su amor, amando a otros, él lo dijo de varias maneras:   El mandamiento más importante es el amor a Dios y el segundo es muy parecido amar a nuestro prójimo, dijo también: un mandamiento nuevo os doy, que se amen los unos a los otros así como yo les he amado, en esto conocerán todos que son mis discípulos, si mi amor, es evidente entre ustedes. Si en verdad es tu deseo agradar a Dios, si en verdad quieres experimentar verdadera libertad en tu vida, entonces necesitas vivir tu cristianismo en respuesta a este amor, motivado por este amor y en este amor. Y sigue llega Pablo a la causa suprema del porqué damos, servimos o hacemos cualquier cosa:   III. Necesitamos constantemente estar regresando al modelo supremo de generosidad el cual es Cristo y el Padre. 2 Co 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. La pregunta es, ¿la conoces? ¿La entiendes? ¿La valoras? Mira nada más que gracia, que regalo, qué generosidad. ¿Qué tan rico es Dios siendo el creador de absolutamente todo lo visible e invisible? ¿Por qué el Señor te pide todo de ti y no una parte? Porque él siendo el creador de todas las cosas, pudiendo tal vez haber creado cierta cantidad de galaxias, o hasta haber dado el mejor de sus arcángeles, piénsalo bien otra vez.   Si tú fueras el millonario más opulento del mundo y tuvieras que salvar a una humanidad corrupta y perversa, pueda ser que en un arranque de generosidad pusieras a tu barra de abogados a trabajar a favor de ellos, lo cual sería muy generoso, pero, la diferencia es que Dios no sacó de su cuenta cierta riqueza, él se dio a sí mismo, es decir, entregó lo máximo que podía entregar: a su Hijo Unigénito, Cristo entregó lo máximo que hubiera podido entregar: su propia vida. Esto mis hermanos, se llama generosidad, dice en Filipenses 2:   Flp 2:3-11 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. 4 Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, 6 quien, siendo por naturaleza[a] Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. 7 Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza[b] de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. 8 Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! 9 Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, 10 para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (NVI)   ¿Te das cuenta? Este es amor, el amor es generosidad, el amor es renunciar a uno mismo y darse a los demás, Cristo dio lo mejor de sí mismo y al humillarse, con su pobreza nos enriqueció a todos, al hacerse como nosotros, al vivir esa vida perfecta, al hacerse obediente e ir a la cruz en nuestro lugar, al mostrarnos de qué se trata realmente la vida, dejando expuesta la oscuridad, las tinieblas de un mundo que vive engañado para el aquí y para el ahora, mostrándonos estas paradojas celestiales: para vivir hay que morir, para subir, hay que bajar, para ser exaltado, hay que ser humillado, para reír hay que llorar.   Mat 8:19-20 Y vino un escriba y le dijo: Maestro, te seguiré adondequiera que vayas. 20 Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. Al haberlo entregado todo por amor a nosotros, por amor a su Padre, nos mostró el camino. Mis hermanos, este es Cristo, este es nuestro Salvador, quien nos ofreció vida eterna, el perdón de pecados, la adopción, herencia, el Espíritu Santo, bendición tras bendición, riquezas espirituales incalculables, las cuales consiguió al renunciar a sus privilegios, al dejar su trono inmaculado de justicia y venir a habitar entre hombres pecadores, a oler como un ser humano, a tener hambre, a sentir frío, a vivir con todas las debilidades de un ser humano, pero sin pecado.   Así fue como este Dios eterno, recorrió esta distancia infinita que nuestros pecados hicieron entre Él y nosotros, consiguiéndonos nuestra más profunda necesidad: regresar a nuestro creador, volver a nuestro Padre celestial. Esto es generosidad, y por eso es que nosotros los creyentes deberíamos manifestar esta generosidad, por eso es que una vida caracterizada por la avaricia, por la mezquindad, no va con la vida de un verdadero creyente. Este ejemplo supremo de generosidad necesita ser nuestro principal inspirador para dar.   Esta es la gracia sublime de parte de Dios para nosotros, la cual necesitamos considerar, si en verdad nos decimos cristianos, la vida cristiana se trata de dar, de amar, de bendecir, de entregarse por los demás, claro, habiéndonos entregado primero al Señor y por eso cierro con un texto más:   Mat 6:25-34 »Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? 26 Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? 27 ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? 28 »¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; 29 sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. 30 Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? 31 Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” 32 Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. 33 Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. 34 Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. (NVI)   ¿Estás listo y dispuesto a pedirle a Dios un corazón generoso? Si no has entregado tu vida a Cristo, si no te has rendido ante él, es imposible que conozcas o que siquiera valores esta generosidad, mucho menos que la practiques. Te invito a hacer a Cristo el Señor de tu vida.
  • Feb 8, 20152 Corintios 7 – El arrepentimiento genuino
    Feb 8, 2015
    2 Corintios 7 – El arrepentimiento genuino

    EL ARREPENTIMIENTO GENUINO

    2 Corintios 7

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una de las ciudades más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo una ciudad inmersa en materialismo, en humanismo, llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde curiosamente, el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento, ahí la iglesia de Corinto nació, y se desenvolvía.   Y aún siendo un ambiente muy seductor, el problema en esta iglesia, no fue el ambiente que le rodeaba, su problema fue que la mayoría de ellos no estaban decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella, lo cual produjo una iglesia llena de carnalidad, pecado, hipocresía, inmadurez, orgullo, y por lo tanto una iglesia dividida.   Aunado a este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que pretenden es desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, deslumbraban a la gente con supuestos ministerios espectaculares, con disfraces de súper espiritualidad, de unción poderosa, cuando en realidad por dentro estaban llenos de carnalidad pura, y estos corintios, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban dudando del apostolado, del ministerio, de la doctrina y aún de la integridad de Pablo.   Por eso es que en esta carta vemos a Pablo defendiéndose, defendiendo su ministerio y su integridad, y no porque le importara mucho su reputación, sino porque esta gente estaba sembrando mentira y falsa doctrina sobre la verdad, así que Pablo se da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, el llamado, Dios, para poder así, descubrir a estos lobos vestidos de oveja.   Y es lo que hemos estado viendo a lo largo de estos 6 capítulos, Pablo nos ha estado hablando de cosas maravillosas acerca de lo que somos, hijos de Dios con una nueva naturaleza, de lo que esperamos, cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia, de nuestra salvación, lo que costó, lo que implica que estemos reconciliados con Dios, nuestro ministerio, de cómo nos debemos al Señor, su Palabra y su reino, no se trata de nosotros, y de cómo se vive en verdadera integridad, en respuesta a todas las bondades de Dios para con nosotros, al haber recibido inmerecidamente esa gracia poderosa sobre nosotros.   En este capítulo Pablo vuelve a retomar el problema que dejó en el capítulo 2, recordemos que aunque llamamos 2 de Corintios a esta carta, esta era ya la cuarta carta que Pablo escribía. Pablo es escribe una primera que no era para nosotros, luego les escribe nuestra carta 1 Corintios, llegan los falsos maestros, al parecer alarmado, Pablo les hace una visita, llamada la visita dolorosa, y como su nombre lo dice, las cosas se ponen peor, y desde Éfeso Pablo les escribe una 3ª Carta, conocida como “la carta severa”, donde como su nombre lo dice, Pablo les reprende muy duramente.   En este capítulo Pablo nos va a hablar de la reacción a esta carta de los corintios, en especial vamos a tocar un tema muy importante llamado el arrepentimiento, por eso yo titulé este mensaje: EL ARREPENTIMIENTO GENUINO. Con la ayuda de Dios estaremos viendo principios muy importantes que nos enseñaran en qué consiste un arrepentimiento que viene de Dios y cómo saber si lo hemos experimentado, o si solo hemos experimentado remordimiento. Este capítulo nos dará luz en cuanto a este tema, y le pido a Dios que el día de hoy nos llene de su gracia y aquellos que no lo han experimentado, que hoy pueda ser el día. Demos lectura:   I. El que se arrepiente genuinamente, comienza a vivir en respuesta a las promesas de Dios. 2 Co 7:1a Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, Este versículo bien podría ser el versículo 19 del capítulo anterior, ya que Pablo está haciendo una conclusión del ruego de Dios para nosotros. ¿De qué viene hablando Pablo? Del maravilloso Evangelio de Dios, pero, en el contexto inmediato, Pablo nos explicó cómo Dios nos llama a separarnos del mundo y a vivir para él, y nos da tres promesas entre otras: Él nos recibirá, Él será un Padre para nosotros, Nosotros seremos sus hijos y sus hijas.   A través de Jesucristo Dios nos hace un llamado a salir, a apartarnos, a no tocar lo inmundo porque quiere ser nuestro Padre, ese es su deseo, y a nosotros nos toca responder, nos toca tener una disposición del corazón a pertenecerle y a vivir para él. Es decir, el cristiano no es alguien pasivo, que se justifica diciendo: “Pues yo vengo a la iglesia, pero Dios no me cambia”. No mis hermanos, estamos llamados a considerar el amor de Dios, a recibir su gracia y a responder activa, agresivamente a ella. Y dice Pablo:   2 Co 7:1b limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. La palabra griega tiene el significado de dejar algo sin tacha, libre de mezclas impuras. Y si te fijas es nuestra responsabilidad limpiarnos y perfeccionar así la santidad que Dios nos ofrece, y Pablo se incluye. Ahora, no olvidemos de quiénes estamos hablando, estamos hablando de creyentes, quienes han creído, quienes han sido regenerados, quienes tienen una nueva naturaleza, quienes tienen disponible el poder que levantó a Jesucristo de los muertos en ellos, sobre los cuales la gracia de Dios está fluyendo.   El Señor nos dice en Santiago: Stg 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. El Señor lo dijo en Juan: Jua 15:7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Juan mismo en su 1ª Carta escribió: 1 Jn 5:14-15 Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido. (NVI)   En otras palabras, tenemos de Dios todo el equipo que necesitamos para limpiarnos de toda contaminación eficazmente y perfeccionar la santidad, pero necesitamos ponernos las pilas, necesitamos hacer decisiones.   Es como si de pronto te dieran la posición más alta de alguna compañía trasnacional, te dan la autoridad de dirigir, incluso como si fuera un software, instalan en tu cerebro toda la capacidad para ejercer esa posición, te otorgan un sueldo, prestigio, recursos, hasta un manual donde todo está explicado con palitos y manzanitas, para que hagas A, B. C y todo funcione, no tienes que reinventar nada, y tú en lugar de siquiera presentarte a trabajar, te vas de vago y de parranda, o simplemente te la pasas dormido en tu silla ejecutiva. Dios ya nos lo dio todo y nuestra tarea es simple, Jesucristo nos da la clave:   Jua 15:1-4 Jesús, la vid verdadera »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. 3 Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. 4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. (NVI)   Nuestra mayor responsabilidad es permanecer en él, si te fijas, el Padre es quien limpia una rama que está dando fruto, o corta la que no está dando fruto. Pero necesitamos hacer decisiones y apartarnos del mundo para Cristo, y dejar que él haga el resto. Ahora, ¿qué significa apartarme del mundo? No bailar, no ir al cine, no fumar, ciertamente algunas de esas cosas son nocivas para la salud y hablan mucho de lo que realmente hay en tu corazón, pero, ahí no comienza la limpieza, eso al final es algo externo y lo único que puede realmente llevarme a hacer lo correcto, es un cambio interno, pero, ¿qué es entonces apartarme del mundo? Dice en 1 Juan 2:25:   1 Jn 2:15-16 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; (NTV)   Se trata de hacer una decisión por apartarnos de aquello que este mundo no solo promueve, sino que idolatra: satisfacer mis apetitos carnales a cualquier costo, vivir para alcanzar todo lo que mis ojos codician, y alcanzar los logros que este mundo me dice que debo alcanzar para poder levantar mi cuello como un triunfador sobre todos los loosers, no.   Limpiarse de todo lo que contamina el alma y el espíritu tiene que ver con estas tres cosas, y estas tres cosas incluyen: todo tipo de impureza física, moral, mental y religiosa. De manera que la vida cristiana no se trata de vivir con una bondad pasiva, así, con ojos de borrego a medio morir y “hablando así”, no mis hermanos, es una santidad agresiva y progresiva.   Nuestras batallas espirituales antes que ser con Satanás, son en contra de nuestra naturaleza más baja, y eso requiere de decisiones, de poner manos a la obra y de no estar contentos hasta estar viendo la imagen de Cristo ser formada en nosotros. Mira cómo lo dice Pedro:   2 Pe 1:3-11 Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia. 4 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 5 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; 6 el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; 7 la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. 8 Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados. 10 Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán. 11 Entonces Dios les dará un gran recibimiento en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. (NTV)   Porque, ¿quién crees que es el que nos provee de excelencia moral, conocimiento, control o dominio propio, perseverancia, sumisión a Dios, afecto fraternal, y amor. Es Dios, pero a mí me toca agresivamente, decididamente rechazar mi naturaleza pecaminosa, deshacerme de ella, destruir los altares de mis ídolos que sirven a mi naturaleza pecaminosa y poner manos a la obra en lo que Dios ya me dio, ya ganó, ya obtuvo victoria, a esto la Biblia le llama andar en el Espíritu.   Es decir, no me toca ponerme a pelear con Sansón a las patadas reprendiendo mi naturaleza pecaminosa, así voy a perder, estoy llamado a activa, agresivamente, ocuparme, a enfocarme, a vivir para el Espíritu, permaneciendo en Cristo, enfocado en lo que soy en Cristo, en la posición que él me ha dado, a mi naturaleza pecaminosa me toca crucificarla en Cristo e ignorarla.   Y dice: perfeccionando, es decir, completando, simplemente empujando la pelota dentro de la portería y marcando gol, y ¿cuál es mi motivador? El temor del Señor. Hace dos domingos hablamos del temor de Dios, cómo éste tiene todo que ver con saber quién es Dios. El problema es que en nuestro pecado y con la publicidad anti dios del mundo, cada vez más el hombre baja a Dios a su nivel, porque le hombre ha sido engañado por satanás y se cree equivocadamente el centro del universo, el dios de este mundo. Y no lo es.   Para la media del mundo si es que creen en él, Dios es un simple chalán, un ídolo que manipulo a mi antojo. O simplemente no existe tal dios, yo soy el dueño de mi vida, así que mi palabra es la ley, y yo pongo mis límites, mis leyes, mis juicios y yo me justifico a mi mismo. Soy producto de un accidente cósmico, estoy aquí de pura causalidad, vengo de un chango, y termino comportándome como chango. Dios, ¿cuál Dios? ¿Las leyes de Dios, lo que Dios manda, lo que a Dios le agrada, los caminos de Dios? Mira, no estamos en el siglo 15 y aquí los chicharrones que truenan son los míos.   De manera que la gente no entiende el temor de Dios quien es el creador del cielo y la tierra, dice en Hebreos: Heb 1:3 El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas.   Él es el sustentador de la vida, desde la tuya, la de tus hijos, la de la naturaleza, la del universo, todo, y él es el Rey soberano, que no le pide permiso a nadie, y es el único que nos puede perdonar a través de Jesucristo, quien tiene el poder de no solo quitarnos la vida, sino de ponernos en el infierno.   Y a este Dios es al que tratamos con desprecio, al que ponemos a un lado, porque no lo conocemos, o si has escuchado su Palabra, lo conoces, pero lo rechazas, bueno, ya estás tomando tu lado y le estás poniendo como tu enemigo, no te conviene, porque él viene a reclamar lo suyo y a vengarse de sus enemigos, y no te va a ir bien, no es lo que él desearía, pero, si es lo que tú deseas está bien, por el contrario, hoy puedes decidir reconciliarte con él y convertirte en su hijo, en su amigo, estar en su reino.   Pero a nosotros nos toca perfeccionar la santidad, es decir cada día de nuestra vida tenemos que estar seguros que estamos avanzando agresiva y decididamente en conocerle, en parecernos a él, en obedecerle, ¿por qué? Porque entre mejor le conocemos, más le amaremos, podremos entender lo que significa ser sus hijos amados, y un hijo que se sabe amado, se esfuerza por agradar a su Padre.   Por eso a nosotros nos toca completar, cerrar el ciclo, es nuestra responsabilidad, Dios ya lo hizo todo, lo único que pide Dios es tu corazón, tú decisión, y eso implica en la vida práctica que cada día te niegues a ti mismo, tomes tu cruz, y le sigas, que andes en el Espíritu y que no satisfagas los deseos de tu carne. Recuerda, Dios no vino a llamar a miembros de iglesias, o a simpatizantes, Dios nos llama a todos los creyentes a seguirle, a ser sus discípulos. Y sigue Pablo:   II. Para poder arrepentirte genuinamente, necesitas comenzar a creer que las intenciones de Dios son buenas, mientras que las de Satanás son perversas. 2 Co 7:2 Admitidnos: a nadie hemos agraviado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos engañado. Literalmente Pablo les está diciendo: Corintios, por favor, hagan lugar para nosotros, ¿por qué nos rechazan? Pero, acabando de ver lo anterior nos damos cuenta que aquellos que no tienen una relación real y verdadera con Dios, no se pueden relacionar con gente que les habla la verdad, y les es muy difícil tener comunión con la iglesia, con sus hermanos en Cristo, en especial con aquellos que realmente desean su bien y les aman. Y Pablo les da tres argumentos por los cuales ellos no tendrían porque estar dudando de Pablo.   ¿A quién hemos agraviado? Adikéo; ser injusto, Dice Pablo, ¿a quién le hemos hecho mal, moral, social o físicamente? ¿A quién hemos maltratado, dañado, o tratado injustamente?   ¿A quién hemos corrompido? Fdseíro; esto tiene que ver con corromper a través de influencia negativa, depravar, destruir, extraviar, pervertir, arruinar la fe de alguien, seducirlo a seguir falsas doctrinas, y por consiguiente llevarlo a tropezar y a perderse. Y dice Pablo, ¿a quién hemos extraviado de una sincera fidelidad a Cristo? ¿A quién hemos corrompido alejándolo de una santidad de vida y de la pureza de doctrina?   ¿A quién hemos engañado? Pleonektéo;, buscar conseguir más (pleon, más; eco, tener); Dice Pablo, ¿de quién hemos tomado ventaja? ¿De quién hemos codiciado algo? ¿A quién hemos engañado aprovechándonos de nuestra posición de liderazgo, sacando ventaja de las ovejas? ¿De quién nos hemos aprovechado explotándolo, sacando el mejor partido para nosotros?   Esto es algo bien importante para nosotros poder identificar a quién nos acercamos. Hoy en día hay todo tipo de farsantes que se dedican a esto, maltratan a la gente, la enferman con falsa doctrina y la explotan. Y debido a nuestra naturaleza pecaminosa tendemos a pensar que: “más vale malo por conocido que bueno por conocer”, y equivocadamente tendemos a sentir más seguridad en el pecado, en la tranza, en la mentira, que en la justicia, en la honradez y en la verdad. Pablo más adelante va a decir:   2 Co 11:19-21 Después de todo, ustedes se creen muy sabios, ¡pero con gusto soportan a los necios! 20 Aguantan cuando alguien los esclaviza, les quita todo lo que tienen, se aprovecha de ustedes, toma control de todo y les da una bofetada. 21 ¡Me da vergüenza decir que nosotros fuimos demasiado «débiles» para hacer lo mismo! Pero sea lo que sea de lo que ellos se atrevan a jactarse —otra vez hablo como un necio —yo también me atrevo a jactarme de lo mismo.   Y es interesante cómo estos corintios estaban tomando más espiritual e interesante a alguien que les estaba esclavizando, que se estaba aprovechando de ellos, que estaba abusando de su posición y literalmente los estaba maltratando, y por otro lado a Pablo que les había tratado con tanto amor, lo estaban menospreciando, en otras palabras, estaban menospreciando el andar en amor.   Y si te das cuenta, este es el mismo ruego de Dios para con nosotros, él no ha hecho otra cosa que bendecirnos, que darnos misericordia y paciencia, hacer salir su sol sobre buenos y malos, fue a la cruz del calvario a morir por nuestros pecados para ofrecernos vida eterna, bendiciones inigualables, pero, de alguna manera nuestra naturaleza pecaminosa nos hace sentir que Dios es malo, que si nos acercamos a él, nos va a quitar algo, que nos va a hacer infelices y que las propuestas malignas de Satanás, las cuales están llenas de malas intenciones, de injusticia, depravación, de perversidad y ventaja son más seguras, más placenteras, más confiables, más lucrativas, cuando la Palabra está llena de advertencias en contra de hacer y vivir en la maldad.   Claro que esto no es nuevo, viene desde Génesis 3 cuando el hombre decidió creer la mentira antes que la verdad, cuando decidió creer que las intenciones de Dios eran perversas y las de Satanás buenas, pero hoy, ¿puedes escuchar ese ruego de parte de Dios? Chuy, haz un lugar para mí en tu corazón, no he hecho otra cosa que bendecirte y amarte, disponte a conocerme y conociéndome responde a mi amor, y podrás ver mis buenas intenciones, es otro el que tiene malas intenciones, y vino a robarte, a destruirte y a matarte, pero, no yo, mira la cruz.   Y realmente lo que está detrás de la simpatía por estos esclavizadores es que si yo consigo la misma posición de estos falsos maestros o una mejor, entonces voy a estar en la libertad de yo también esclavizar, aprovecharme, manipular y maltratar a mis inferiores. Y cuando nos deslizamos y comenzamos a pensar de acuerdo esta escala de valores, lo que estamos diciendo es que Cristo fue un tonto porque él vino a servir y no a ser servido, “el se dejó por menso, yo no me voy a dejar”. Y olvidamos el sentir de Cristo el cual dijo:   Flp 2:3-5 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,   Y esto es lo que Pablo les está llamando a recordar: recuerden el modelo a seguir es Cristo, es andar en amor, un siervo genuino de Cristo, anda como Cristo anduvo, y así yo anduve en medio de ustedes. Y sigue Pablo:   2 Co 7:3 No lo digo para condenaros; pues ya he dicho antes que estáis en nuestro corazón, para morir y para vivir juntamente. Este es un principio muy importante de exhortación o disciplina. Pablo les está diciendo: lo último que tengo en mi corazón es vengarme de ustedes por su deslealtad y desquitarme condenándolos. No mis amados corintios, les amo, y tal es mi amor, que estoy dispuesto o a morir por ustedes, o a vivir con y por ustedes, sirviéndoles y amándoles, están en nuestros corazones para compartir la vida y aún la muerte. No es mi deseo hacerlos sentir mal solo para que ¡se les quite lo volubles!, nada que ver.   De la misma manera, para nosotros es muy importante cuidar nuestra motivación al exhortar a alguien, o incluso al disciplinar a alguien, si no es el amor, si no es la restauración de la persona, la edificación de la persona, entonces tu exhortación no es exhortación, es venganza, y no traerá un buen fruto.   Y me encanta que también podemos ver en este versículo el sentir de Dios, sus intenciones para con nosotros, como lo vimos la semana pasada, Dios nos ruega que nos reconciliemos con él, su intención no es condenarnos, destruirnos o tomar ventaja de nosotros, él no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento, aún a pesar de pruebas o situaciones difíciles, aún a pesar de que la verdad en ocasiones nos incomoda tanto, y nos hace ver tan mal.   El deseo de Dios no es condenarnos, no es dejarnos en humillación y vergüenza, nunca olvides que lo que te humilla y te avergüenza no es Dios, es tu pecado, es Satanás quien con engaños te hace sentir el dios del universo, levantando tu orgullo, y eso le gusta a tu carne, pero, él sabe que mientras más te levante, la caída va a ser más desastrosa, y si hay algo que Satanás disfruta, es endilgarte a entregarte a tu naturaleza pecaminosa, azuzarte a desobedecer, y ya cuando eres descubierto, cuando llegan las consecuencias, las cuales créeme, siempre van a llegar, cuando estás en tu vergüenza, te deja solo, se burla de ti y además te acusa delante de Dios.   Por eso, entre otros, uno de sus nombres es “el acusador”. El diablo le encanta acusarnos delante de Dios día y noche, pero, tenemos un abogado eficaz llamado Jesucristo, quien defiende a los suyos. Nunca debes olvidar y dejar de creer que Dios es bueno, siempre bueno, sus intenciones son buenas, siempre buenas. No te dejes engañar, el trato de Dios para contigo puede ser duro, pero no es para condenarte, es para que reacciones.   Cristo murió por ti y quiere que vivas con él por la eternidad, si crees en él, si te arrepientes. Te ama de tal manera que se entregó a sí mismo, Dios te ama de tal manera que entregó a su hijo por ti, ¿qué más pruebas quieres de su amor? Estás en el corazón de Dios para vivir y aún más en la muerte cuando dejes este cuerpo, porque estarás presente para con él.   a) Necesitas confiar en que el verdadero consuelo únicamente viene de Dios. 2 Co 7:4 Mucha franqueza tengo con vosotros; mucho me glorío con respecto de vosotros; lleno estoy de consolación; sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones. Pablo les dice: tengo total parresía en griego, es decir, confianza, libertad, tengo total seguridad para hablarles, puedo hablarles sin ambigüedades, abiertamente, sin reservas, con llaneza, con atrevimiento. 2º Estoy muy orgulloso de ustedes, 3o A pesar de todos los problemas que hemos tenido, tengo consuelo en mi corazón, y 4º A pesar de las tribulaciones, estoy lleno de gozo.   ¿Qué puede hacer que una persona esté llena de confianza al hablar, es decir, no temer a: y si se ofende, se indigna y se va de la iglesia, o me deja de hablar, cómo va a responder, y si me grita? Pablo tenía esta confianza gracias al amor que les tenía. Alguien sin motivos ocultos, alguien que perdona, alguien que ama, puede hablar con franqueza, sin reservas, porque no tiene motivos ocultos en su corazón. Lo vimos la semana pasada:   Pro 27:5-6 Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto Fieles son las heridas del que ama; pero importunos los besos del que aborrece. Porque muchas de las veces el Señor tiene que destruir por completo una amistad mal fundada, fundada en lealtad carnal, en amistad carnal, para poder hacer una nueva, fundada en el amor de Cristo. El amor de Cristo nos da esta libertad, por eso el amor es libertad.   Y no solo esto, Pablo se podía sentir orgulloso de los corintios y hasta sentirse consolado. Y no porque todo fuera viento en popa, hemos visto como estos Corintios son los que más problemas le dieron a Pablo. En primer lugar mis hermanos, en un creyente genuino no pueden habitar por mucho tiempo sentimientos de amargura, rebeldía o desquite. El creyente genuino tiene el Espíritu Santo en su interior hablándole, moviéndole a hacer lo correcto, llevándolo a arrepentimiento, tarde o temprano y más temprano que tarde.   Pablo va a revelar un poco más adelante el motivo de su orgullo, su consuelo y su gozo, pero, algo que puedo ver es esta maravillosa paz que sobrepasa todo entendimiento con la cual contamos todos los creyentes, aún a pesar de cualquier circunstancia, por más pesada que esta sea, en Cristo siempre tenemos consuelo y esperanza, ¿por qué? Porque sabemos que Él está sentado en su trono, él ya vio toda la película y tiene perfecto control de todas las cosas, y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que él llamó, a los que son suyos, a los que le aman, por eso dice en Filipenses 1:   Flp 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; En una palabra, los creyentes sabemos que tarde o temprano, más tarde que temprano Cristo va a ganar, en cualquier circunstancia, y si somos suyos, entonces, a pesar de nuestra débil humanidad que se estremece hasta cuando le sale un grano en la nariz, nuestro espíritu sabe que estamos sentados en la roca firme, bajo la sombra de sus alas, en la torre fuerte, escondidos detrás del madero y todo saldrá bien, porque en Cristo somos eso, más que vencedores. Aún cuando la circunstancia no haya cambiado. Por eso dice Pablo:   2 Co 7:5 Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores. ¿Se acuerdan lo que pasó al principio?   Respondiendo a las noticias preocupantes que había recibido de los corintios mientras estaba en Éfeso, Pablo les escribe 1 de Cornitos. 2 Corintios menciona que los problemas siguieron, y Pablo les hace esta visita, la cual resulta muy dolorosa, donde cuestionan su ministerio, y su integridad y debido a esto y para no hacer el asunto todavía más grande, Pablo regresa a Éfeso de donde les escribe una tercera carta muy dura, la cual menciona en 2 Cor 2:4 y se conoce como “la carta severa”.   Pablo sabe que su reprensión fue muy dura y al estar realmente preocupado por los corintios y queriendo saber de su reacción a la carta, se traslada a Troas, donde se había quedado de ver con Tito su consiervo, quien había llevado la carta, y al no encontrar ahí a Tito, decide trasladarse a Macedonia para saber de la respuesta de los Corintios a su carta. Pero, imagínate cómo se pudo haber sentido Pablo, porque aún cuando había ministerio en Troas, aún cuando Dios había abierto puertas, no puede estar en paz debido a esta situación.   Estando en Filipos finalmente encuentra a Tito y él le da las buenas noticias de que la mayoría de los Corintios habían respondido a esta carta dura arrepintiéndose de su rebelión contra Pablo, y es en medio de toda esta situación donde Pablo prácticamente les está diciendo: Corintios, era tanto mi saque de onda por la situación con ustedes que no hallaba ni posición para dormirr, no pude relajarme, no encontré alivio, ni libretad.   Nos sentíamos atribulados, ¿has sentido alguna vez que te están apretando el corazón? Pablo se sentía así. Y dice Pablo, por fuera había conflictos, tal vez entre ellos mismos, y dices: ¿“Pablo, el apóstol Pablo sentía temor”? ¿Te das cuenta cómo Pablo era un hombre como nosotros? Podemos ver en Pablo que tal vez hasta estaba deprimido, no pudo hacer ministerio en Troas, y en Filipos hasta estaba perdiendo el estilo con sus acompañantes y con la gente.   Mis hermanos, esto nos debería animar, porque Dios no busca a los capacitados, él capacita a los que llama, así como a Moisés, a quien llamó hasta que Moisés sentía que no era nadie y que no sabía nada, así como a cada uno de nosotros. Dios llama a gente común y corriente como tú y como yo. Pero, me encanta lo que sucedió, dice Pablo:   2 Co 7:6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; Aquí aprendemos varias cosas, 1º El consuelo. El verdadero consuelo viene de Dios, y 2º El consuelo de Dios es para los humildes, para los humillados, para aquellos que están en el suelo, y reconocen su necesidad. Aquel que sigue neciamente parado en su soberbia, jamás verá el consuelo de Dios, porque Dios mira de lejos al orgulloso. Yo podría decir que el rey de los consolados es David, en los salmos lo podemos ver, no una, muchas veces hasta el fondo, humillado, pero, siempre lo vemos fortaleciéndose en su Señor, veamos algunos:   Sal 119:81-88 Desfallece mi alma por tu salvación, Mas espero en tu palabra. 82 Desfallecieron mis ojos por tu palabra, Diciendo: ¿Cuándo me consolarás? 83 Porque estoy como el odre al humo; Pero no he olvidado tus estatutos. 84 ¿Cuántos son los días de tu siervo? ¿Cuándo harás juicio contra los que me persiguen? 85 Los soberbios me han cavado hoyos; Mas no proceden según tu ley. 86 Todos tus mandamientos son verdad; Sin causa me persiguen; ayúdame. 87 Casi me han echado por tierra, Pero no he dejado tus mandamientos. 88 Vivifícame conforme a tu misericordia, Y guardaré los testimonios de tu boca. Sal 119:92-95 Si tu ley no hubiese sido mi delicia, Ya en mi aflicción hubiera perecido. 93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, Porque con ellos me has vivificado. 94 Tuyo soy yo, sálvame, Porque he buscado tus mandamientos. 95 Los impíos me han aguardado para destruirme; Mas yo consideraré tus testimonios.   Sal 27:12-14 No me entregues a la voluntad de mis enemigos; Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad. 13 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. 14 Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.   Y mis hermanos, los problemas de David, no eran que le iban a cortar el dish o el celular, o que lo borraron de Facebook. Tenía sentencia de muerte sobre él. El estado, el gobierno de Israel lo estaba buscando para matarlo, ejércitos enteros buscándolo, traiciones terribles, huyendo en el desierto por las noches, pero, su consuelo y su fortaleza siempre fue Dios.   Qué importante es buscar consuelo en el lugar correcto, porque muchas de las veces lo buscamos en el lugar equivocado, sea con personas equivocadas, quienes solo alimentan nuestra carne y nuestra depresión: “pobrecito, tú no te mereces esto, tú vales mucho y mereces respeto, no te dejes”, o “no compadre, no te preocupes, todo va a salir bien, tú eres un luchador, que nunca se da por vencido”. Y la realidad es que es solo combustible que por un momento apaga el fuego, pero que realmente lo está alimentando aún más.   Hay quienes buscan consuelo viendo películas, comprando cosas, tomando vacaciones, trabajando como locos, se cortan el pelo, se lo pintan, se cambian el look, se ponen uñas de acero inoxidable. Hay quienes se hunden en su depresión y dejan que Satanás los “consuele”: “pobrecito, mira ese Dios tan descuidado, tan traicionero, te deja solo cuando más lo necesitas, tú que diste tus diezmos, tú que no faltabas a la iglesia, mejor blasfémalo”. Y termina por destruirte.   Mi hermano, mi hermana, si necesitas consuelo, solo hay un lugar a dónde ir: al Señor. En ningún otro lugar en el mundo vas a encontrar consuelo verdadero, puedes encontrar paliativos, que solo detienen por un tiempo el problema, y que lo más que pueden hacer es distraerte, pero, el único consuelo verdadero, el único consuelo que necesitas está en Cristo. ¿Tienes problemas? ¿Por qué dejas de venir a la iglesia? Ya le creíste a Satanás sus mentiras, ya te tiene donde quería y te va robar todo y de ser posible hasta acabaría con tu vida.   Cuando tienes situaciones adversas es cuando más necesitas del Señor, de su Palabra, del cuerpo de Cristo, para alentarte, para sostenerte con nuestras oraciones, para que puedas ver la verdad por sobre la neblina que las circunstancias cubren. Mi hermano nunca olvides que sobre las más densas nubes de tormenta y oscuridad, siempre, siempre está brillando el sol con todo su poder, intensidad y calor, no se mueve de lugar aún con el peor huracán en la tierra.   Y cuando vienes a Cristo y a su Palabra esto es lo que sucede, podrás estará viviendo en la tormenta más violenta y oscura que exista, pero, la Palabra te eleva sobre el viento, las nubes oscuras llenas de truenos, y te muestra el sol de Justicia, Jesucristo, sentado en su trono, con una sonrisa de paz y con un sentido de total control y amor sobre tu vida. Ese es el consuelo, Cristo mismo es el consuelo.   Otra cosa que vemos es que la consolación de Dios para Pablo, no solo fue por las buenas noticias que traía Tito, sino por la misma persona de Tito, quien probablemente levantó a un Pablo tirado y deprimido por la situación, dice la Palabra:   Pro 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. Pro 25:11 El consejo oportuno es precioso, como manzanas de oro en canasta de plata. (NTV)   Qué hermoso que nos podamos convertir en verdaderos siervos de Dios que traen consuelo al alma del oprimido, no solamente sacar la espada y cortar cabezas, o tampoco aquellos que pretenden consolar con un optimismo mundano y carnal, sino aquellos que saben llevar a las personas a Cristo, sea para ser confrontados, o para hallar esperanza, fe, consuelo verdadero en aquel que no cambia y que jamás pierde el control de nada.   Ahora, ¿cuál fue el consuelo de Pablo? Podemos aprender muchísimo de alguien espiritual como Pablo. ¿Te das cuenta que para Pablo las tribulaciones y las situaciones difíciles no eran realmente su problema? Todo eso para Pablo ya era parte del paquete. Había otra cosa que verdaderamente preocupaba a Pablo: la situación espiritual de los corintios. Y sigue Pablo:   III. El arrepentimiento genuino conlleva dolor y llanto por el pecado, pero siempre termina en restauración y vida, no en acusación y muerte. 2 Co 7:7 y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aun más. Tito mismo no solo fue el consuelo para Pablo, sino también su mensaje, dice la Palabra: Pro 25:13 Como frío de nieve en tiempo de la siega, así es el mensajero fiel a los que lo envían, Pues al alma de su señor da refrigerio.   Finalmente Pablo encontró lo que estaba esperando, una respuesta favorable de los Corintios ante su reprensión. A partir de aquí podemos ver lo que autentifica un verdadero arrepentimiento, porque muchas de las veces nos sentimos mal y creemos que eso es arrepentimiento, pero, el verdadero arrepentimiento no solo conlleva dolor y angustia, porque definitivamente el dolor es parte del arrepentimiento, conlleva dolor de reconocer nuestra bajeza, y las consecuencias de ella, pero, al mismo tiempo esta confesión, lleva a un cambio de mente, y por lo tanto a un cambio de dirección en la vida, un cambio de conducta.   Ellos habían traicionado a Pablo, Pablo había sido agredido verbalmente, y en lugar de defenderlo se pusieron del lado de los que lo agredieron, pusieron en duda su reputación, su ministerio y integridad, ellos necesitaban esta reprensión, pero mira lo que produjo en ellos, mira cuál fue el consuelo de Tito y el consuelo de Pablo, mira la respuesta de los corintios ante esta dura reprensión:   Lejos de ofuscarse y de decir: “ese Pablo que se cree, una cosa es que haya traído la Palabra, pero, no tiene ningún derecho de venir a hablarnos así, es más, Tito, dile que no se vuelva a aparecer por aquí, que no vuelva ni siquiera por el cambio”. Esta hubiera sido una reacción totalmente soberbia, pero, lejos de eso, ellos le dijeron a Tito con un profundo dolor y llanto, ya que la palabra llanto aquí, implica un gemido, un lamento desde el corazón:   Tito, por favor perdónanos, perdón, amamos a Pablo, y quisiéramos no tener que esperar a que tu llegaras a él y decírselo frente a frente, le amamos, le reconocemos como un siervo de Dios, estábamos equivocados, le lastimamos, le traicionamos y merece de parte de nosotros una profunda y sentida disculpa. Y esta simple respuesta en arrepentimiento, saz, terminó con la tribulación de Pablo.   Y me llama la atención cómo para Pablo el saber la situación rebelde de los corintios era más dolorosa, más amarga, más terrible que estar en el cepo, que ser latigueado, que ser humillado por sus enemigos, que ser encarcelado. Porque un verdadero siervo de Dios hermanos, entiende que la situación espiritual de una persona es lo más importante, porque tiene todo que ver con su eternidad y con un Dios eterno, todo lo demás es temporal, pero uno sabe mis hermanos que alguien que está lejos de Dios, enceguecido, enorgullecido, ensoberbecido, es alguien que va camino al desastre, a la derrota, al dolor.   Mis hermanos, el diablo engaña a algunos tan fácilmente, porque su primer reacción es: “me alejo de Dios y de la iglesia, mugre gente hipócrita”, pero, piénsalo, si te alejas del Señor, ¿a dónde vas? ¿Habrá otro lugar? No existe, solo él tiene Palabras de vida eterna y si te alejas de él, lo que estás haciendo es ir a los brazos de alguien que te odia profundamente y que quiere tu ruina, que quiere exterminarte. Entiéndelo hermano, amigo, amiga, fuera de Cristo no hay nada, no vas a encontrar más que un león rugiente, esperando, listo para tragarte vivo.   Por eso mis hermanos, nada más precioso que ver a gente respondiendo en humillación en arrepentimiento y obediencia a la Palabra de Dios, nada más reconfortante, nada más esperanzador, que ver a gente viniendo de las tinieblas a la luz admirable del Señor. Y pueda ser aún enferma, o con sus circunstancias difíciles, pero, yo se que si estas personas están reconciliadas con Dios, todo eso se convierte en añadiduras, porque se convierten en ciudadanos de un reino superior a lo que ven estos ojos. Y por eso dice Pablo:   2 Co 7:8 Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. Dice la NTV: 2 Co 7:8 No lamento haberles enviado esa carta tan severa, aunque al principio sí me lamenté porque sé que les causó dolor durante un tiempo. (NTV) Definitivamente este es el sentir de alguien que se ve en la necesidad de disciplinar, pregúntenles a aquellos que somos Padres, nos duele tener que aplicar la vara a nuestros hijos, yo, como pastor, me toca hablar la verdad, y a veces yo se que es dura, y en ocasiones me bajo de este púlpito, o salgo de alguna consejería y lo primero que le pregunto a mi esposa es: ¿no fui muy duro? Siempre hay la duda, pero, después de ver el fruto, te das cuenta de que era necesario.   Por ejemplo no hay peor daño que les puedes hacer a tus hijos que no estorbarlos, que no instruirlos, que no mostrarles con la vara que el pecado, la rebeldía, la desobediencia solo les va a traer dolor, insatisfacción, frustración, infelicidad y vergüenza. Muchos padres no lo hacen porque se sienten malos padres, pero más bien, el no hacerlo es lo que es crueldad en contra de tus hijos.   Imagínate, si tus hijos son centrados en sí mismos, egoístas, groseros, lo quieren todo y lo quieren ya, cuando tienen 3 años, dices: así son los niños, cuando tienen 10, como que ya no checa tanto, a los 13 y con esa actitud, son una pesadilla, imagínate a los 30 y con esa actitud, se convierten en la pesadilla de sus cónyuges y de su familia y de la de todos los que están cerca de ellos. Eres muy cruel si no ayudas a tus hijos a como lidiar con sus pecados, con su naturaleza pecaminosa.   Y la única manera cuando están pequeños, es la vara, aplicada sabiamente, obviamente no se trata de lastimarlos y golpearlos sin sentido, o por venganza de que ya te tienen harto, o porque te desobedecieron y no deben rebasar tu autoridad soberana, o porque te avergonzaron delante de la gente, no, es en amor, es en firmeza, pero nunca enojado. Siempre orando antes, explicando la falta, buscando el arrepentimiento, buscando doblar su orgullo, no romperlos, pero sí doblarlos, marcándoles los límites claramente, siendo consistentes y equilibrados entre la falta y el castigo,.   Después de aplicarla, volver a orar por ellos, preguntarles otra vez, por qué les castigaste, preguntarles si están realmente arrepentidos, afirmarles que los amas y que no quieres verlos sufriendo por su pecado. Porque mi hermano, mi hermana, si tú no tratas con ellos, Dios tendrá que tratar con ellos, y a veces ya no hay remedio. Dice la Palabra:   Pro 13:24 Quienes no emplean la vara de disciplina odian a sus hijos. Los que en verdad aman a sus hijos se preocupan lo suficiente para disciplinarlos. (NTV) Pro 23:13 No dejes de disciplinar a tus hijos; no morirán si les das unos buenos azotes. Pro 23:14 La disciplina física bien puede salvarlos de la muerte. (NTV) Pro 20:30 Los golpes y las heridas curan la maldad; los azotes purgan lo más íntimo del ser. (NVI)   Porque así trata Dios con nosotros, ya lo hemos leído en Hebreos: Heb 12:5-14 ¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? Él dijo: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor y no te des por vencido cuando te corrija. 6 Pues el SEÑOR disciplina a los que ama y castiga a todo el que recibe como hijo». 7 Al soportar esta disciplina divina, recuerden que Dios los trata como a sus propios hijos. ¿Acaso alguien oyó hablar de un hijo que nunca fue disciplinado por su padre? 8 Si Dios no los disciplina a ustedes como lo hace con todos sus hijos, quiere decir que ustedes no son verdaderamente sus hijos, sino ilegítimos. 9 Ya que respetábamos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, entonces, ¿acaso no deberíamos someternos aún más a la disciplina del Padre de nuestro espíritu, y así vivir para siempre? 10 Pues nuestros padres terrenales nos disciplinaron durante algunos años e hicieron lo mejor que pudieron. Pero la disciplina de Dios siempre es buena para nosotros, a fin de que participemos de su santidad. 11 Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella. 12 Por lo tanto, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y fortalezcan sus rodillas debilitadas. 13 Tracen un camino recto para sus pies, a fin de que los débiles y los cojos no caigan, sino que se fortalezcan. 14 Esfuércense por vivir en paz con todos y procuren llevar una vida santa, porque los que no son santos no verán al Señor. (NTV)   ¿Pusiste atención al final de este texto? ¿Qué dice? Esta era la preocupación de Pablo, esta debería ser la preocupación por tus hijos, esta es la preocupación de tus líderes espirituales, te amamos y queremos verte con el Señor, y sabemos que lo que más estorba a tu vida es el pecado y que este te puede llevar literalmente a la perdición. Por eso aún cuando es incómodo, y al mismo tiempo preocupante, lamentable en ocasiones es necesario disciplinar o hablar con dureza y con firmeza pero, la disciplina mis hermanos, es amor. Y por eso sigue Pablo:   2 Co 7:9 Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. La NTV traduce: 2 Co 7:9 Ahora me alegro de haberla enviado, no porque los haya lastimado, sino porque el dolor hizo que se arrepintieran y cambiaran su conducta. Fue la clase de tristeza que Dios quiere que su pueblo tenga, de modo que no les hicimos daño de ninguna manera. (NTV) Esa es la intención de Dios, esta es su voluntad, por eso es que dice en Hechos: Hch 17:30 »En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él.   La disciplina, la exhortación puede ser dolorosa, en especial para el orgullo, es un golpe muy molesto para alguien orgulloso, pero, ¿sabes qué? ¿Sabes al único lugar que te va a llevar tu soberbia? No es a la cima, es más bien a lo más profundo del infierno, ese fue el pecado de Satanás, ese es el pecado del hombre, al pretender ganar contra Dios. Su soberbia le hace creer que es el único que le ganó a Dios, nunca se rindió delante de él, pero al final terminará perdiendo, y perdiéndolo todo.   Mis hermanos, yo se que se siente uno muy mal cuando es reprendido, pero, necesitas entender que ese dolor es tu carne, es tu orgullo que no quiere morir, y si te humillas es mejor, por eso siempre que puedo lo repito, yo no digo “el que se enoja pierde”, yo digo: “el que se humilla gana”, el que se reconoce pecador, el que abandona ese más alto concepto de sí mismo que le hace pensar que nunca se equivoca y que si se equivoca que los demás se aguanten. Por eso dice la Palabra:   Pro 17:10 Es más efectivo un solo regaño al que tiene entendimiento que cien latigazos en la espalda del necio.   No seas necio, Dios anhela tu arrepentimiento, y no para sentirse como el tirano que pone su pie en el cuello, mi hermano, te arrepientas o no, te rindas ante él o no, él es Dios, y no dejará de ser el Rey Potente, Todopoderoso Soberano, Creador, Sustentador, invencible, eterno Dios. Ni tu, ni yo, ni nadie le enriquecemos más, al contrario, nuestra sola presencia como que ya emite un olor insoportable en su perfecta santidad, pero nos ama, y no quiere que nos perdamos, y no quiere condenarnos, además hizo todo para que ya no oliéramos así y a través de Cristo nos justificó, nos ofrece perdón, vida eterna, adopción, herencia.   Pero, mis hermanos, no hay otro camino, todo comienza con el arrepentimiento, y este no va a llegar sin el quebrantamiento, porque mi hermano, no estás solo, el orgullo es un problema de todo hijo de Adán, de todo ser humano, por eso dice la Palabra:   Pro 16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu. Pro 18:12 Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre, Y antes de la honra es el abatimiento.   Pero, no me canso de repetirlo, su intención no es avergonzarte, ponerte el pie en el cuello y tirarte al infierno, su intención es salvarte, es recibirte, es perdonarte, porque te ama de tal manera que entregó a su hijo para que creyendo en él no te pierdas, sino que él está esperando que obres al arrepentimiento y así seas hecho salvo. Mira mi amigo, quien te trae vergüenza no es Dios, es tu pecado, y lo que quiere Dios es quitarte esa vergüenza, regresarte la dignidad que perdiste al pecar.   Y necesitamos reconocer hermanos que no es que la vergüenza venga cuando nos arrepentimos, cuando vivimos en pecado ya cargamos con suficiente vergüenza. Lo que pasa es que el mundo, y el diablo están diseñados para ponernos música a todo volumen que nos distraiga y que nos diga: “no te arrepientas de nada, es más enorgullécete de tus pecados”.   Nos da psicología que engañosamente nos dice: es malo que sientas culpa, no te preocupes de nada, tú no tienes la culpa de nada, fue tu entorno, fueron tus padres, fue ese amiguito bullin y min de la escuela, fue tu suerte, fue una enfermedad, y bajita la mano, te dice: “fue Dios quien te hizo así”.   Mentira tras mentira, el diablo, el mundo y nuestra carne, son muy buenos para como Adán y Eva darnos hojas de higuera inservibles, para cubrir una desnudez que no se puede cubrir, que más bien se tiene que pagar, y la paga es la muerte. Pero, mi amigo, mi hermano, la dádiva de Dios es vida eterna. Dios no viene a avergonzarte, precisamente quiere quitar el oprobio que traes ya de por sí cargando. Mis hermanos, los pecadores somos como el borracho que se siente el rey del mundo cuando lo único que produce es lástima y a aquellos que lo aman, vergüenza, “no puede ser, “ahí va este otra vez”. Y el borracho: “Y sigo siendo el rey”. Nada que ver.   Por eso Dios busca el arrepentimiento, y el arrepentimiento es esto, un cambio de mente, producido por sincerarte y ponerte de acuerdo con Dios y comenzar a llamar blanco lo que Dios llama blanco y negro a lo que Dios llama negro. Y comienza cuando dejas de justificarte con uñas y dientes, cuando dejas de culpar a Dios, y por el contrario, cuando justificas a Dios, y reconoces sin ningún auto engaño la culpa, la vergüenza, la muerte y la destrucción que tu mismo pecado, el cual tú elegiste, trajeron a tu vida.   Entonces comienzas a vivir por la verdad de Dios, por la justicia de Dios, y esto produce un cambio de dirección, un cambio de conducta, y comienzas a vivir para aquel que te salvó. Y dice Pablo:   2 Co 7:10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte. La NVI lo traduce así: 2 Co 7:10 La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte. Y aquí Pablo habla de dos tipos de tristeza, ya hemos estado hablando de la tristeza que proviene de Dios, la tristeza que viene producida por el Espíritu Santo, quien nos convence de pecado, quien en cierto momento nos muestra como en un espejo, como en una película lo tremendo, lo terrible, lo horrible de nuestro pecado, y a la misma vez nos lo contrasta con la paciencia, con el amor, con la benignidad de Dios, y eso produce en nosotros un dolor, ya no por que alguien nos lastimó, o nos abandonó, o nos humilló, nos golpeó, o que hizo que perdiéramos la dignidad abusando de nosotros, o por perder un trabajo, o hasta nuestro cónyuge.   No, ese es el dolor del mundo, el cual produce muerte, es el dolor de alguien que todavía cree que merece algo y que no se le trató como debería, es el dolor de alguien que todavía piensa que la vida fue injusto con él, que él no merecía esta vida, estos padres, estos hijos, este esposo, este trabajo, este cuerpo, estos míseros talentos, y por eso está amargado, por eso está lleno de dolor, de rencor, de venganza, de violencia.   ¿Conoces a alguien así? ¿Has visto un borracho llorar de amargura de frustración? ¿Conoces a alguien lleno de culpa y remordimiento? Yo sí, bueno, lo conocí, en otro tiempo, ¿sabes quién era? Yo mismo. ¿Conoces a alguien enfermo de amargura, de odio, de malicia, arisco, desconfiado, incapaz de abrir su corazón y de amar, y por lo tanto infeliz, sufriendo de períodos recurrentes de depresión, de desesperanza, de terror, de pensamientos suicidas? Esa tristeza es la que el mundo ofrece y su fin es muerte, condenación, culpa. Dios no da ese tipo de remordimiento, ese es Satanás, quien como lo dije antes te endilga, te aplaude tu pecado, pero luego te acusa y él mismo te traga entero. Quien te hace sentir el rey del universo y que si alguien no te trata así es injusto contigo, quien bajita la mano termina por hacerte creer que es Dios el culpable de toda tu desgracia.   Pero, la tristeza que viene de Dios mis hermanos, la tristeza que llega cuando el Espíritu Santo nos convence, no es esta, la tristeza que viene de Dios llega al vernos en ese espejo llamado la Palabra de Dios, y ver la cruda realidad de nuestro pecado, no el de otros, o el de otros que pecaron contra nosotros, sino el nuestro. Es la vergüenza de entender la santidad, la justicia, la bondad, la misericordia de Dios, frente a mi maldad, mi perversidad, mi injusticia, y entender que yo no soy digno ni de levantar mi cabeza porque ofendí al creador del universo, es entender que todo el peso de la condenación y el fuego y el calor del infierno eternos es lo único que merezco, y a la misma vez, es decir:   ¿Por mí Señor? ¿Por este traidor, por este infiel, por este apestoso pecador, sucio, pervertido cochino fuiste a la cruz? No Señor, no es lógico, no es justo, no lo merezco, yo y solo yo debí haber pagado por mis pecados, pero, hoy entiendo que el justo murió por este injusto, para llevarme a Dios. Que al que no cometió pecado, por nosotros lo hizo pecado y nos reconcilió consigo mismo.   Este es el dolor del arrepentimiento que trae salvación, esta es la fe salvadora que trae limpieza, que trae un nuevo nacimiento, este es el arrepentimiento según Dios, y esto es lo que busca Dios de ti y de mí. Dios no busca condenación, avergonzarnos y echarnos al infierno, el anhela un verdadero arrepentimiento que trae vida. Y este es el arrepentimiento que los corintios experimentaron y por el cual Pablo había sido consolado.   IV. El arrepentimiento genuino produce en la persona decisiones firmes, acciones de obediencia evidentes, y paz y gozo a los que le aman en Cristo. 2 Co 7:11 Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto. Dice Pablo, no solo hubo en ustedes un evidente dolor por su pecado y un deseo por hacer lo correcto, sino que pusieron manos a la obra. Un arrepentimiento que no trae un cambio de conducta, no es arrepentimiento, el verdadero arrepentimiento produce lo siguiente:   Solicitud: spoudé de G4692; Dejar de hacer lo malo, pero con diligencia, con velocidad, con un esfuerzo real y claro, comenzar a hacer lo mejor posible lo que Dios demanda, lo que es correcto.   Defensa: apología; ruego, súplica, declaración, defender, defensa. Aquel que está arrepentido se pone detrás de la verdad, deja de justificarse y toma la verdad de Dios como su verdad.   Indignación: aganáktesis; Irritación, impaciencia, enojo, dolor o irritación física, mucho enojo. El que no está arrepentido, siempre está implorando por paciencia, y obviamente es muy paciente consigo mismo, se justifica, y dice: “soy débil, ahí voy, poco a poco lo voy a lograr”. Claro que nunca logra nada, pero, aquel que verdaderamente está arrepentido, deja de ser condescendiente consigo mismo, aborrece su pecado, se aborrece a sí mismo, y toma la decisión de crucificar su carne junto con Cristo en la cruz. Simplemente deja de ser paciente con su pecado, y se decide a no darle lugar.   Temor: fóbos; alarma, o susto: respeto, respetuosa, temer, temor, miedo. El verdaderamente arrepentido, no solo entiende el temor de Dios, lo pide, lo busca, trata de entenderlo y practicarlo.   Ardiente afecto: epipódsesis: un anhelo intenso, anhelar por, ardiente afecto, deseo ardiente, añoranza, deseo profundo. El verdaderamente arrepentido comienza a tener un ardiente anhelo por verse transformado a la imagen de Cristo, por ver a Cristo cara a cara, por ver su morada en los cielos.   Celo zélos; propiamente calor, celo, en sentido favorable, ardor, interés serio, celo profundamente devoto, celos, extremadamente, intensamente, ferozmente, embravecidamente. Es parecido al anterior, pero este es un celo genuino por la justicia y por la verdad en su vida, el otro es un anhelo por aquello que espera, pero, este es un celo por lo correcto.   Vindicación ekdíkesis de G1556; vindicación, retribución, justicia, castigo, lo que demanda la justicia, o lo que es bueno. Esto es en una manera práctica restituir lo dañado, o lo robado.   El hecho de que Pablo diga que en todo se mostraron limpios en el asunto, implica, no que hayan dicho: “ya ves Pablo probamos nuestra inocencia”. No, sino que su arrepentimiento fue tan evidente, mostró todas estas cosas, de manera que no quedó duda del perdón de Dios, y de la limpieza de Dios sobre ellos.   Por ejemplo, es muy diferente cuando agarran a alguien en la movida, o con las manos en la masa, y no le queda más remedio que decir que está arrepentido, a cuando alguien recibe convicción de pecado por el Espíritu Santo y confiesa su pecado aún antes de ser descubierto. Cuando es así la persona está mostrando un arrepentimiento más creíble. Pero, la manera en la que no queda ni la más mínima duda del arrepentimiento de una persona, es cuando hay restitución del daño, cuando hay decisiones y acciones firmes, cuando es evidente la vuelta de 180 grados. Me gusta mucho Zaqueo y Jesús:   Luc 19:1-10 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, 3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. 4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. 5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. 8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. 9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.   Porque alguien puede presumir: “estoy arrepentido, me siento muy mal, pero no hace nada para restituir lo que destruyó, lo que robó, a quien lastimó, o no toma ninguna decisión firme, definitiva, y sí dice mucho con su boca, y tal vez hasta llore, pero no hace nada, como dijimos, mucho tilín, tilín, y nada de paletas, ahí no hay un arrepentimiento genuino.   Mira a Zaqueo, era un hombre muy rico en sus tiempos, dio la mitad de sus bienes a los pobres, a ellos no les había robado, simplemente, nunca los había pelado, pero, a los que les debía, les regresó cuatro veces, yo digo, ¿se habrá quedado con algo Zaqueo? Pero, la realidad es que tal vez ya no le importaba, porque había recibido un arrepentimiento según Dios y ya era todo lo que importaba. Y observa una cosa más esa hasta ese momento es en el que el Señor declara: hoy ha venido la salvación a esta casa, hoy alguien que estaba perdido fue encontrado, no antes, no sin un arrepentimiento genuino. Y sigue pablo:   2 Co 7:12 Así que, aunque os escribí, no fue por causa del que cometió el agravio, ni por causa del que lo padeció, sino para que se os hiciese manifiesta nuestra solicitud que tenemos por vosotros delante de Dios. La NVI lo traduce así: 2 Co 7:12 Así que, aunque os escribí, no fue por causa del que ofendió, ni por causa del ofendido, sino para que vuestra solicitud por nosotros se manifestara a vosotros delante de Dios. (NVI)   Pablo les revela lo que había en su corazón al escribirles tan duramente, nunca fue venganza, nunca fue exponer al agresor, o traer justicia al agraviado, sino fue amor por ellos, fue su deseo de verles regresar al track del cual se salieron por un momento, fue para sacudirles y que ellos mismos, delante de la verdad, se dieran cuenta dónde estaba realmente su corazón.   Es decir, cuando somos exhortados, nuestra naturaleza pecaminosa y orgullosa, siempre se alebresta, pero, el creyente genuino tarde o temprano, siempre tomará el camino del arrepentimiento, tomará el ejemplo de su Señor y se humillará. Claro que si no lo hace, el Señor terminará haciéndolo y será más difícil para él, pero, al final el verdadero creyente siempre termina rindiéndose delante de Dios. Y sigue Pablo:   2 Co 7:13 Por esto hemos sido consolados en vuestra consolación; pero mucho más nos gozamos por el gozo de Tito, que haya sido confortado su espíritu por todos vosotros. La NVI lo traduce así: 2 Co 7:13 Todo esto nos reanima. Además del consuelo que hemos recibido, nos alegró muchísimo el ver lo feliz que estaba Tito debido a que todos ustedes fortalecieron su espíritu. Como ya lo dije, no hay cosa más hermosa, más inspiradora que ver a una persona queriendo con todo su corazón seguir, servir y obedecer al Señor. Como pastor, no hay nada que traiga más descanso a mi alma cuando yo se que ustedes están con todo su corazón siguiendo al Señor, y por el contrario, no hay nada que traiga más tribulación que cuando se que alguno de ustedes está en rebeldía en contra de Dios y su verdad, así como Pablo, no hay descanso.   Pueden haber pruebas, y tribulaciones financieras o de salud, y esto produce cierta inquietud, pero al final sabemos que Dios será fiel, pero cuando hay rebeldía, cuando hay desobediencia, es algo que sientes que no te calienta ni el sol, y por el contrario es un descanso de espíritu cuando ves a alguien caminar con el Señor, no dejan de haber pruebas, pero, caminamos hombro con hombro, y nos fortalecemos y nos animamos con el Espíritu en el camino, nos levantamos mutuamente, pero el que va en sentido contrario, o se tira en el camino, es muy difícil pretender jalarlo o cargarlo, ni cómo arrastrarlo, es más, no es posible, solo quedan las oraciones y la confianza en Dios. Y sigue Pablo:   2 Co 7:14 Pues si de algo me he gloriado con él respecto de vosotros, no he sido avergonzado, sino que así como en todo os hemos hablado con verdad, también nuestro gloriarnos con Tito resultó verdad. 2 Co 7:15 Y su cariño para con vosotros es aun más abundante, cuando se acuerda de la obediencia de todos vosotros, de cómo lo recibisteis con temor y temblor. 2 Co 7:16 Me gozo de que en todo tengo confianza en vosotros. Es hermoso cómo aún en el momento mas oscuro de los corintios, Pablo estaba seguro de la fe de los corintios, Pablo sabía que ellos verdaderamente habían creído, y por lo tanto, en algún momento todo tendría que caer por su peso. Y si te fijas, no es que Pablo fuera un positivista, y dijera: “no te preocupes, todo va a estar bien, relájate, disfruta”. No, podemos ver que Pablo nunca abandonó su responsabilidad de orar por ellos, nunca dejó de tomar en serio la situación pecaminosa de ellos, y tomó cartas en el asunto, pero, a la misma vez, nunca dejó de confiar en el Señor.   Este es un muy buen principio, nosotros solo vemos lo que está delante de nuestros ojos, y eso nos obliga a vivir un día a la vez, pero Dios nos da gracia suficiente, fe suficiente para vivir y pelear las batallas de cada día, pero podemos confiar en que el que comenzó la buena obra, será fiel en terminarla, y aquellos que son sus hijos, oyen su voz y nada los puede arrebatar de su mano.   Por eso yo creo firmemente que a pesar de que ninguno de nosotros somos perfectos, estamos creciendo, y la obra es de Dios, y estoy plenamente convencido de que aquellos en quienes es evidente que han respondido a la gracia de Dios, no me avergonzarán, ni avergonzarán al Señor, porque su gracia es suficiente y la obra de Dios en ellos siempre terminará en verdad.   Mis hermanos, es nuestra decisión, el Señor dijo: Mat 5:3-10 «Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él, porque el reino del cielo les pertenece. 4 Dios bendice a los que lloran, porque serán consolados. 5 Dios bendice a los que son humildes, porque heredarán toda la tierra. 6 Dios bendice a los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. 7 Dios bendice a los compasivos, porque serán tratados con compasión. 8 Dios bendice a los que tienen corazón puro, porque ellos verán a Dios. 9 Dios bendice a los que procuran la paz, porque serán llamados hijos de Dios. 10 Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto, porque el reino del cielo les pertenece. (NTV)   Son felices y dichosos aquellos que reconocen su bancarrota moral y espiritual y que saben que no tienen nada para ofrecer a Dios, Dios bendice a aquellos que lloran por su condición de pecadores, aquellos que reconocen su necesidad total de la gracia de Dios, que entienden que su pecado no solo les llevó a la muerte y a la miseria, sino que llevaron al más inocente, al más perfecto, al más bueno a la cruz del calvario.   Un verdadero arrepentimiento definitivamente conlleva dolor, dolor de reconocer nuestra bajeza, y las consecuencias de ella, pero, al mismo tiempo este reconocimiento, lleva a un cambio de mente, y por lo tanto un cambio de dirección en la vida. ¿Hay alguien esta tarde a quien el Señor le esté llamando a arrepentirse? Atiende mi hermano, hoy es el día, mañana no sabes, hoy es el día en que puedes comenzar a realmente ser feliz y dichoso.
  • Feb 1, 20152 Corintios 6 Cómo saber si estoy recibiendo la gracia de Dios en verdad o en vano
    Feb 1, 2015
    2 Corintios 6 Cómo saber si estoy recibiendo la gracia de Dios en verdad o en vano

    CÓMO SABER SI ESTOY RECIBIENDO LA GRACIA DE DIOS EN VERDAD O EN VANO

    2 Corintios 6

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una de las ciudades más prominentes de sus tiempos, y por lo mismo con gente inmersa en materialismo, en humanismo, al misma vez una ciudad llena de depravación, de pecado, y corrupción, donde el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento. Aquí la iglesia de Corinto nació, y se desenvolvía.   El problema en Corinto, no fue el ambiente donde estaba, aún siendo un ambiente muy seductor, su problema fue que la mayoría de ellos no estaba decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, lo cual produjo una iglesia llena de hipocresía, división, carnalidad, inmadurez, y sobre todo llena de orgullo. Una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella.   Aunado a este problema llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que pretenden es desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, deslumbraban a la gente con supuestos ministerios espectaculares, haciéndose ellos ver muy elevados espiritualmente, cuando en realidad era carnalidad pura, disfrazada de falsa espiritualidad, y estos corintios, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que en lugar de permanecer fieles a la verdad, estaban dudando del apostolado, del ministerio, y aún de la doctrina de Pablo.   Por lo mismo Pablo se ve en la necesidad de hablarles muy duramente a través de una carta y una posible visita, las cuales en lugar de arreglar la situación, al parecer la complican más, de manera que Pablo escribe esta segunda carta donde se ve en la necesidad de defenderse y defender su ministerio, y más que por defender su reputación o su imagen, lo hace por el bien de los corintios, quienes estaban siendo engañados y la verdad, ya no les estaba pareciendo tan verdadera, porque esta gente estaba poniendo mentira y falsa doctrina sobre la verdad, así que Pablo se da a la tarea de volver a explicar quién es un verdadero siervo de Dios, en qué consiste el ministerio y la fe, para poder así, descubrir a estos hombres fraudulentos.   A través de estos primeros 6 capítulos, si hay algo que podemos ver de Pablo es su integridad, la semana pasada vimos la diferencia que hay entre VIVIR EN INTEGRIDAD O VIVIR POR APARIENCIAS. Aprendimos cómo el temor de Dios es básico para poder vivir en integridad y no por apariencias. Cómo el amor de Cristo no solo nos lleva a la integridad, sino que nos capacita para vivir en la libertad de obedecer por amor, de hacer lo que Dios nos manda en respuesta a su amor.   Cómo solo alguien que ha sido regenerado, es capaz de vivir en integridad, mientras que el que vive por apariencias, vive una mentira, porque su cambio es externo y temporal, generado solo por lo que los demás digan, mientras que el que ha sido regenerado tiene un control interno llamado el Espíritu Santo, que le mueve a hacer lo correcto, sin importar circunstancias, sin importar si nadie obedece, si nadie le mira. El regenerado tiene una nueva naturaleza, tiene una nueva posición porque está en Cristo, y tiene una nueva perspectiva, porque Cristo es su enfoque.   De manera que alguien que ha sido reconciliado con Dios, no solo vivirá en integridad, sino que también vivirá para anunciar la reconciliación a un mundo en problemas con Dios. En otras palabras este nuevo nacimiento, esta regeneración produce y alimenta la integridad, hace que un hombre o mujer de Dios se mantengan firmes delante de la verdad, aún cuando esto les cueste hasta su propia vida.   Ahora, desde el capítulo 3 en adelante, Pablo ha estado explicando lo que dijo en 2 Co 2:17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.   Y ¿qué es lo que hablaba Pablo de parte de Dios, delante de Dios y en Cristo? En el capítulo 3 nos lo dijo: 2 Co 3:4-6 Ésta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo. 5 No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios. 6 Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino el del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. (NVI)   De manera que desde el capítulo 3 y hasta este capítulo Pablo ha estado explicando este nuevo pacto del cual es servidor y el cual estos corintios estaban olvidando al dejarse deslumbrar por estos falsos maestros, quienes les estaban seduciendo con falsas doctrinas. Pablo ya explicó que no es un pacto que tiene que ver con la ley, con el legalismo, la religiosidad, sino con la obra del Espíritu Santo en el interior de una persona.   No tiene nada que ver con algo temporal, sino con algo eterno, celestial, espiritual, con promesas celestiales, que todo esto proviene de Dios y de su Hijo Jesucristo, quien con su vida, muerte y resurrección, nos ofrece reconciliación, y a través de la fe nos concede nuevo nacimiento, y se nos ha dado este maravilloso nuevo pacto de gracia, por pura gracia, como un don, un regalo inmerecido, el cual aunque a nosotros no nos costó, a Dios si le costó, la vida de su hijo, y a Cristo le costó su propia vida.   El hecho de que recibamos esta nueva vida, y de que Dios nos trate como trataría a su hijo Jesucristo, sin mancha, sin pecado, y que él trate a su Hijo Jesucristo como a nosotros, haciéndolo pecado, castigándolo en nuestro lugar, es pura gracia de parte de Dios, quien la derrama sin medida. Ahora, ¿por qué hay gente que dice que la ha recibido y vive como si Dios no existiera? ¿Por qué para otros esta gracia les ha transformado radicalmente? ¿Por qué esta gracia es tan eficaz en algunos y en algunos parece no funcionar? Estaremos tratando con estas cosas en este capítulo, por eso yo lo titulé: COMO SABER SI ESTOY RECIBIENDO LA GRACIA DE DIOS EN VERDAD O EN VANO. Demos lectura.   I. Todo el poder y la riqueza de la gracia de Dios está disponible, pero, su disponibilidad es por tiempo limitado. (V. 1 – 2) 2 Co 6:1 Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Como un embajador de Cristo Pablo acaba de hacerles un ruego a todos aquellos que se estaban dejando llevar por estas falsas enseñanzas, que se habían entregado al legalismo, o que nunca tuvieron un nuevo nacimiento y que solo aparentaban espiritualidad, escondiendo sus motivaciones egoístas.   Y Pablo les dice, como colaboradores de Dios, me encanta, mis hermanos, yo que estoy parado aquí, tú que estás sirviendo al Señor, no solamente no nos mandamos solos porque tenemos una cabeza a la cual le damos cuentas, sino que, no estamos solos, somos colaboradores de nuestro maravilloso salvador. Cristo es nuestro Señor, nosotros colaboramos con él, y él edifica su iglesia y está al pendiente de ella, no importa la gravedad de algún problema, o el tamaño de la necesidad, nosotros somos colaboradores, achichincles. Y Pablo dice:   Les rogamos, les exhortamos Corintios. Me encanta ver cómo este es el tiempo donde Dios ruega, exhorta, no obliga. Y el ruego para los incrédulos es, ¡“reconcíliense conmigo”! Pero, aquí vemos otro ruego para aquellos que han sido expuestos al Evangelio de Cristo y no están respondiendo: ¡”No reciban esta preciosa gracia de Dios en vano”! Ahora, si alguien se da cuenta que la ha recibido en vano, el ruego vuelve a ser: ¡”reconcíliense conmigo”!   La Biblia nos enseña que estamos en un tiempo de gracia donde el Señor está continuamente rogando a la humanidad que se reconcilien con él. El día de hoy el ser humano puede poner a Dios en el banquillo de los acusados y justificarse a sí mismo, el día de hoy el hombre se puede dar el lujo de decirle a Dios: espérame tantito, no me molestes, estamos en el tiempo donde el hombre puede levantar su rostro blasfemamente y decirle: ¿qué estás haciendo, porqué te atreves a tocar todo lo que yo construí, quién te dio permiso, aléjate de mi vida? No debería, porque va a dar cuentas de cada vez que lo hizo, pero lo hace.   Hoy es el tiempo donde Dios en su misericordia está buscando al hombre pacientemente, porque el hombre no busca a Dios, cuando cree que está buscando a Dios, en realidad lo que está haciendo es buscar ídolos a su imagen y conveniencia, pero, no busca a Dios, su creador, huye de él. ¿Se acuerdan cuando de Jesucristo en la entrada triunfal? Entró como un rey en su burrito, cuando el rey entraba en su burro, esto indicaba que sus intenciones no eran de guerra, sino de paz. Jesucristo en su primera venida vino a buscar paz con sus enemigos, él vino como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y hasta hoy, la puerta de salvación está abierta, sigue siendo una invitación, un llamado a que cada persona voluntariamente se arrepienta y se reconcilie con Dios.   Pero llegará, un día, y esto lo podemos ver en Apocalipsis 5:5, Cristo no va a venir como cordero, sino como el león de la tribu de Judá, y viene a arrasar con sus enemigos. Ahí mismo en Apocalipsis lo vemos viniendo ya no en un burro, sino en un caballo, majestuoso, ya no con ojos de misericordia, sino con ojos de llama de fuego, a consumir a sus enemigos, como un rey conquistador, que viene a reclamar lo que es suyo.   Por esto cambia tu manera de ver las adversidades en tu vida, porque muchas de las veces pensamos: “ya no veo lo duro, sino lo tupido, ¿qué traerá Dios conmigo, me estará castigando, qué hice mal?” Bueno pues por más terrible que parezca tu situación o circunstancia, sigue siendo un ruego de Dios hacia tu vida, no es un juicio de Dios.   ¿Por qué digo esto? Porque todo lo que pudieras vivir como consecuencia de tus pecados, por más terrible que te parezca no sería un juicio de parte de Dios. Es que en su misericordia el está permitiendo que la corriente destructiva del pecado que elegiste, siga su curso para que de alguna manera, en la crisis puedas voltear hacia él y escuchar su ruego, porque por causa de tu pecado, tus oídos espirituales se enferman y quedas incapacitado para escuchar lo que Dios quiere decirte.   Pero, aún, desde perder tu salud, sea por un período de tiempo o permanentemente, perder posesiones materiales, trabajo, perder a algún familiar, hasta perder tu libertad por ir a la cárcel, todo eso, sigue siendo una llamada de atención de parte de Dios para que escuches su ruego. Necesitas comenzar a ver que lo peor que te pueda suceder en este mundo a excepción de la muerte, es un ruego misericordioso de parte de Dios que no quiere que te pierdas.   ¿Porque digo a excepción de la muerte? Porque el día que Dios te llame a cuentas, o si estás vivo cuando él juzgue esta tierra y no has atendido a su ruego, el ruego de Dios terminó en ese momento y entonces vendrá el juicio, y te hallarás culpable. Bueno, imagínate lo peor que pueda suceder en este mundo, incluyendo desastres naturales, o ataques terroristas, o lo peor, lo que se ve en las noticias, las atrocidades de una humanidad perversa, todo eso, no se comparará con el infierno y la condenación eterna. Por eso la urgencia de Dios y sus métodos a veces extremos para llamar tu atención.   Y si un incrédulo, se ve tan mal mostrando su maldad y perversidad al rechazar un ruego lleno de amor paciencia y misericordia de parte de Dios. Imagínate cómo se ven aquellos que se dicen creyentes, han sido expuestos al amor de Dios en Cristo, a su gracia incalculable y aún así se entrega a su pecado, menospreciando su gracia y pisoteando la sangre que les salvó. Es algo terrible, pero, Dios sigue pacientemente rogando:   No recibas en vano mi gracia, mi hijo Jesucristo. Quien no cometió pecado lo hice pecado por ti para poderte perdonar y verte justo y perfecto como mi hijo, ¿por qué habrías de seguir practicando deliberadamente lo que llevó a mi hijo a la cruz en tu lugar? Para de hacerlo.   Eso es recibir en vano la gracia, no es que recibas una gracia vacía, a todos, absolutamente a todos Dios nos ofrece la misma gracia poderosa, el perdón de pecados a través de Jesucristo, su amor, su paciencia, todo esto es invaluable, no se puede calcular su valor. Para aquellos que la reciben con fe, aquellos que reciben el arrepentimiento, aquellos que no externamente, sino internamente consideran su terrible pecado que les merece la condenación, y el amor de Dios derramado en esa cruz, y obedecen a la fe, y sus vidas dan evidencia de esta fe, de esta gracia, ésta gracia es eficaz para salvarle, y para transformarle.   No así para aquellos que solo de dientes para afuera la reciben, Charles Spurgeon, un gran predicador de los 1800s, dijo: la fe que no me ha cambiado, es la fe que no me ha salvado. Porque si tú te dices creyente, pero, sigues viviendo como si Dios no existiera, significa que realmente no has tenido una experiencia verdadera con la gracia de Dios. Tal vez tu actitud es como la de los israelitas con Ezequiel:   Eze 33:31 Entonces ellos se acercan fingiendo sinceridad y se sientan delante de ti. Escuchan tus palabras pero no tienen ninguna intención de hacer lo que tú les dices. Tienen la boca llena de palabras sensuales y en su corazón sólo buscan dinero. 32 Les resultas muy entretenido, como alguien que les canta canciones de amor con una hermosa voz o les toca buena música con un instrumento. ¡Oyen lo que les dices, pero se niegan a hacerlo! 33 Sin embargo, cuando les sucedan todas estas cosas terribles —que sin duda les sucederán—, entonces sabrán que hubo un profeta entre ellos». (NTV)   Santiago lo dijo así: Stg 2:14-19 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 25 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.   Y este texto no está diciendo que necesitemos fe más obras para salvarnos, no, lo que está diciendo es que una fe viva, conlleva un fruto de justicia que es evidente, la verdadera fe produce obediencia, la fe no son palabras vacías, la fe produce fruto de obediencia que glorifica a Dios, la evidencia de una fe viva es la obediencia. Y porque dice en Tito: Tit 2:11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,   Aquí está, disponible, pero, necesitas recibirla de corazón. Si solo la escuchas como una canción de amor, pero en tu corazón no tienes la más mínima intención de abandonar tu vieja vida, abrazando tus malos hábitos, los ídolos de tu naturaleza pecaminosa, estás recibiendo en vano la gracia de Dios, la gracia de Dios no está teniendo ningún efecto salvífico en ti.   Pero, me encanta que el ruego de Dios es sencillo: si lo estás haciendo, ya no lo hagas, para de hacerlo, y no habrá reproches, punto, pero necesitas manifestar un arrepentimiento genuino, no remordimiento, son dos cosas distintas, el arrepentimiento genuino trae un cambio de dirección, trae obediencia y por consiguiente perdón.   El remordimiento solo trae terror por el juicio, pero no hay un cambio de corazón, llega el auto engaño, todo tipo de justificaciones, y un engaño de Satanás que te hace creer que contigo Dios hace excepciones, o que nunca te van a cachar. Judas tenía remordimiento y su remordimiento lo llevó a suicidarse, Pedro tuvo arrepentimiento, y su arrepentimiento lo llevó a reconciliarse con Dios y a ordenar sus caminos para con Dios. Por eso, no recibas la gracia en vano. Dice en Romanos 2:   Rom 2:4-6 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? 5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:   1º Dios es benigno, siempre piensa lo bueno, cada vez que vienes y le dices: “no va a volver a suceder”. Él te lo cree. 2º Él es paciente, soporta, aguanta el peso de millones de gentes desobedientes que continuamente lo están blasfemando. 3º Es longánimo, es decir, alarga el día en el que desatará toda su ira contra sus enemigos, él tarda en enojarse, en derramar su justa ira sobre todo aquel que peca deliberadamente contra él. Y como lo hemos visto en repetidas ocasiones en 2 Pedro:   2 Pe 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.   Pero, este tiempo de gracia, de paciencia, de misericordia, tiene un fin, no es para siempre. Como lo dije antes, si él no ha venido antes, este tiempo termina para las personas el día en que mueren. Dice en Hebreos: Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.   Individualmente, el día en que Dios te llame a cuentas, pueda ser hoy mismo, o mañana, o en esta semana, o cuando estés viejito, no lo sabes, pero ten por seguro que ese día va a llegar, el día que Dios te llame, este ruego terminó. O pueda ser que el Señor venga por su iglesia y el anticristo se manifieste, bueno, ese será el fin de la era de la gracia, de la paciencia, de la misericordia de Dios para este planeta entero. Pero, hay un fin, por eso Pablo menciona Isaías 49:8:   2 Co 6:2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. Hay varias palabras en griego que se utilizan para referirse al tiempo, una de ellas es cronos, de donde viene nuestra palabra cronómetro, o cronología, la secuencia de nuestro tiempo y espacio. Pero esta palabra es la palabra kairos, la cual se refiere a un tiempo determinado, a una ventana abierta por Dios desde su eternidad para cierto espacio y tiempo de nuestra temporalidad.   Cuando hablamos del tiempo perfecto de Dios, estamos diciendo, en el kairos de Dios, no en nuestro cronos. Es decir, algún momento determinado del plan eterno que Dios preparó de ante mano para toda la creación. ¿Y sabes qué? Me encanta, hay un kairos de Dios aceptable, un día de salvación donde la ventana de los cielos y la eternidad está abierta y desde donde está lloviendo a cántaros la gracia de Dios, el don inmerecido, el regalo de Dios. De esa ventana no sale sino amor, perdón, paciencia, misericordia, toda la gracia de Dios.   ¿Y sabes cuándo es ese tiempo aceptable y ese día de salvación? Hoy, no mañana, la puerta está abierta hoy, en este momento se están recibiendo aplicaciones y hay plenitud de vacantes, no hay hora de lunch, u hora de cierre, donde te dicen: “ya cerramos y ya fue el dead line”, se quedó fuera. ¿Y sabes por qué es un tiempo aceptable, por qué es un día de salvación?   Porque Cristo fue a la cruz del calvario, porque Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y la Palabra nos dice que Cristo está sentado a la derecha del Padre rogando por nosotros. Pero, es Cristo quien hizo este día aceptable, quien tiene la ventana de salvación y de socorro abierta, disponible a todo aquel que cree.   Pero, no lo olvides, el día es hoy, no fue ayer, mañana quién sabe. Por eso, ¿no te parece una necedad que te esté diciendo: mira, viene el día del juicio final y Dios va a juzgar toda maldad, y la paga del pecado es muerte, y si mueres sin Cristo vas a irte al infierno, además, todo el sufrimiento que puedas recordar desde tu niñez violencia, abuso, abandono, enfermedad, fobias, miedo, todo lo que te hace tener ese sentimiento de culpa, de desesperanza, todo ese desamor, es culpa del pecado, de haberle dado la espalda a Dios, de estar en enemistad contra Dios?   Y la gente diga: yo no tengo nada en contra de Dios. Bueno, él si tiene todo en contra tuya porque has roto sus leyes, y sin Cristo, él te considera su enemigo, pero no te preocupes porque al mismo tiempo Dios hoy te está ofreciendo perdón, quiere quitarte la culpa, quiere quitarte el peso de la muerte que tu pecado te produce, quiere darte descanso de tus obras. Dios quiere darte el cielo en lugar del infierno. Simple y sencillamente, ¿no te sería suficiente con por un momento sentir paz, seguridad, descanso?   Y la gente dice: no sé si estoy listo, ¿de veras, no estás listo para ser perdonado, no estás listo para recibir como avalancha toda la gracia de Dios sobre tu vida? ¿No estás listo para que Dios mismo con su gracia enderece tu vida y la de los tuyos? ¿No estás listo para romper con esa cadena de destrucción en tu familia que no ha parado ni en tu generación y que no parará hasta que le des entrada a Dios? El día de salvación, el tiempo aceptable es hoy, mi amigo, mi amiga. Y tú que te dices mi hermano o mi hermana, y estás recibiendo la gracia de Dios en vano, no sabes si tendrás el día de mañana, ¿recuerdas a Ananías y a Safira en Hechos 5? Ellos tenían el plan de su vida, toda la gente los tenía por unos increíbles hermanos que estaban vendiendo sus propiedades para repartirlos entre los demás, pero, era solo una apariencia, porque solo querían ser reconocidos, y le estaban mintiendo al Espíritu Santo y los dos en el mismo día cayeron muertos. Y por eso también Juan dice en su primera carta:   1 Jn 5:16-18 Si alguno de ustedes ve que un hermano en Cristo comete un pecado que no lleva a la muerte, debe orar por él, y Dios le dará vida a ese hermano. Pero hay un pecado que lleva a la muerte, y no digo que se ore por quienes lo cometen. 17 Todas las malas acciones son pecado, pero no todos los pecados llevan a la muerte. 18 Sabemos que los hijos de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque el Hijo de Dios los mantiene protegidos, y el maligno no puede tocarlos. (NTV)   Y aquí se podría estar refiriendo a dos cosas, 1º La blasfemia contra el Espíritu Santo, la cual consiste en resistir esta gracia de Dios y obstinadamente rechazarla, rechazarla, y rechazarla. ¿Cómo sé si no he pecado contra el Espíritu Santo? Si te importa, no lo has cometido, porque los que cometen este pecado, simplemente ya no les importa, ni les importará, es esta actitud obstinada y necia en contra del amor, del perdón, de la gracia, de la misericordia de Dios, que endurece el corazón y le deja como Faraón, listo para el juicio.   Pero, también la 2º Podría ser pecado premeditado, cualquier pecado, pecado no confesado, que lleve a que el Señor ponga fin a la vida de un creyente, es un pecado que colme la tolerancia de Dios hacia un creyente que rehúsa deliberadamente arrepentirse y abandonar un pecado, y este pecado trae como consecuencia su muerte física como resultado del juicio de Dios.   No es que Juan esté haciendo diferencia entre pecados mortales y veniales, él dice: todas las malas acciones son pecado. No se trata de un pecado en particular, es más bien una actitud incrédula y desobediente, sobre la cual el Señor toma cartas en el asunto por el bien estar y la pureza de su iglesia.   Ahora, ¿quieres averiguar? ¿De veras quieres probar la paciencia de Dios? ¿De veras quieres ver si es verdad que esa ventana se cerrará para ti o para el mundo en cierto momento? Yo no. Por eso dice Pablo, hoy es el día, no mañana, dices, es que tengo muchas dudas, arrepiéntete y haz a Jesucristo el Señor de tu vida y él contestará tus dudas. ¿Sientes que sin tu pecado no puedes vivir? De todos modos vas a acabar muerto si no lo abandonas, pero, si lo abandonas y te rindes ante el Señor, conocerás lo que es verdadero gozo, paz, felicidad, esperanza.   No menosprecies la benignidad, la paciencia, la longanimidad, de Dios, cada vez que decides deliberadamente entregarte a tu carne, lo que estás haciendo es ignorar a Dios y tirar a la basura su amor, es pisotear la sangre de Cristo, deja de hacerlo, y recibe la gracia, el amor de Dios que hoy te ofrece. Y sigue Pablo:   II. La gracia de Dios es Evidente en Aquel que verdaderamente la ha recibido. a) Hará todo aquello que proteja su integridad, la integridad de la verdad y la integridad de Dios. 2 Co 6:3 No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado; Estos falsos obreros estaban tratando de desacreditar a Pablo, él ya lo dijo en varias ocasiones cómo tenía una conciencia limpia delante de Dios, cómo era sincero delante de Dios y de los hombres, cómo nunca estuvo buscando lo suyo propio, y ahora dice algo muy importante, mira cómo lo dice la NTV: 2 Co 6:3 Vivimos de tal manera que nadie tropezará a causa de nosotros, y nadie encontrará ninguna falta en nuestro ministerio. (NTV)   Es tan importante entender nuestra responsabilidad, y la razón no cuidar tu reputación, o “mi testimonio”, como algunos lo dicen, la principal motivación del creyente es el amor de Cristo, el amor a Cristo, el amor a su Palabra y el amor a los creyentes, no debe ser una motivación egoísta. Por eso también es muy importante cuidar de que nuestro motivador no sea el orgullo, cuidar siempre de estar considerándonos a nosotros mismos y en ese equilibrio podemos no ser causa de tropiezo a alguien más y así desacreditarnos a nosotros mismos como siervos del Señor.   De por sí, no hay cosa que Satanás y los incrédulos disfruten más que ver la caída de algún cristiano. Les encanta decir: “por eso no soy cristiano, si eso es ser cristiano, mejor me quedo como estoy, mira, son puros hipócritas, por eso yo no voy a la iglesia”. Hoy en día que pululan los falsos maestros y las falsas doctrinas, cada vez encuentras más gente tropezada que le encanta decir: “no quiero saber nada de Dios”.   Todos los creyentes nuevos o viejos tenemos una gran responsabilidad. El día que entregaste tu vida a Cristo, ese día te convertiste en un representante de Cristo, en su embajador, no tienes que haber ido a alguna escuela bíblica o haber pasado por ciertos discipulados, no, sí se supone que fuiste testigo de la gracia de Dios sobre tu vida, entonces ya tienes algo que contar. Recuerdo al endemoniado Gadareno, el quería ir con Jesús, él había experimentado verdadera libertad, y eso fue suficiente para ser testigo de Cristo, el Señor no le dijo, ven y prepárate bien, y entonces después serás testigo, no, mira lo que le dijo:   Mar 5:15, 18-19 Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo… 18 Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. 19 Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.   De manera que el día que te identificaste con Cristo, aún antes de bautizarte, se supone que ese día te convertiste en testigo de Cristo y hay otros que te están viendo, que están viendo que tu fe sea genuina, o que están esperando que tropieces para tomar ocasión de burlarse de la verdad, y del Señor. Él dijo:   Mat 18:6-9 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. 7 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! 8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.   Mis hermanos, esta es una responsabilidad de todos, claro que el que más se le da más responsabilidad tiene, el mayor tiene más responsabilidad que el menor, pero todos, en algún grado, somos responsables delante de Dios y delante de la iglesia de no ser un tropiezo. ¿Y sabes dónde comienza esto? En nuestro hogar, con nuestros propios hijos. Mi hermano, si hay alguien que está viendo tu manera de vivir como una película, esos son tus hijos, y créeme, ellos no están aprendiendo lo que les dices, están aprendiendo lo que te ven hacer.   Tus actos no les dejan oír tus palabras. Si no tienes un compromiso verdadero con Dios, ellos están aprendiendo que así se vive, y si no eres íntegro, ellos van a aprender que vivir sin integridad está bien, etc., piensa en todos tus malos hábitos, te estás duplicando en tus hijos.   Y el principal instructor y discipulador de tus hijos no es el gobierno, no es la escuela, no es la iglesia, nosotros solo los tenemos por un par de horas cuando mucho, y eso no es suficiente. El responsable y principal instructor, discipulador, educador de tus hijos eres tú, nadie puede reemplazarte, y tú no le puedes pasar esa responsabilidad a nadie más.   De manera que puedes hacerte de una impresionante imagen de espiritualidad delante de mí, o de tus hermanos, pero tus hijos saben bien quién eres, que eres dos caras, ellos pueden ver tu total inconsistencia, y lo peor del caso es que no solo los estás vacunando en contra de la verdad, sino que les estás heredando tu hipocresía y ellos la heredarán a tus nietos. Qué responsabilidad.   Ahora tu principal motivador para no tropezar a alguien más, necesita ser el amor, porque si no te conviertes también en un legalista, y eso también tropieza, necesitas hacer lo que dice Gálatas 6:   Gál 6:1-4 Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. 2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo. 3 Si alguien cree ser algo, cuando en realidad no es nada, se engaña a sí mismo. 4 Cada cual examine su propia conducta; y si tiene algo de qué presumir, que no se compare con nadie. 5 Que cada uno cargue con su propia responsabilidad.   También el Señor lo dijo así: Mat 7:1-5 »No juzguen a los demás, y no serán juzgados. 2 Pues serán tratados de la misma forma en que traten a los demás. El criterio que usen para juzgar a otros es el criterio con el que se les juzgará a ustedes. 3 »¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo? 4 ¿Cómo puedes pensar en decirle a tu amigo: “Déjame ayudarte a sacar la astilla de tu ojo”, cuando tú no puedes ver más allá del tronco que está en tu propio ojo? 5 ¡Hipócrita! Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo. (NTV)   Y mis hermanos, la enseñanza no es: “no juzgue hermano”, es decir, utilizan este texto para justificarse y decir: tú no tienes ningún derecho de decirme que estoy mal, porque tú estás peor y mejor todos nos callamos. Esta no es la enseñanza, la enseñanza es: Por favor, con la gracia que Dios te ha concedido, permítele que te transforme, porque tu hermano te necesita para que le saques la paja, tu hermano cuenta contigo y la paja le duele mucho.   Una vez más lo que dice en Gálatas, considérate, mi hermano, si lo que sientes en tu corazón al pretender corregir a tu hermano, es desesperación, es contención y es: “que alguien lo calle o lo siente porque ya no lo aguanto” “Señor ilumínalo o elimínalo” “Señor te lo llevas o te lo mando”. Lo que tienes en tu ojo es un troncote, y pueda ser que más grande que la paja de tu hermano porque no te estás considerando a ti mismo, y vas a tropezar y vas a hacer tropezar a los que te rodean.   Pero si lo que sientes por tu hermano es compasión, si lo que estás viendo en sus equivocaciones es su necesidad de Dios, es cómo su necedad, su orgullo y su pecado lo han llevado a tal grado de miseria y estás orando por su restauración, no por su destrucción, entonces te estás considerando a ti mismo porque estás reconociendo que no eres mejor que tu hermano y que en sus circunstancias probablemente tú estarías peor.   Y esta actitud mi hermano, no tropieza a tu hermano, no tropieza tu ministerio de exhortación, y sobretodo, no te tropieza a ti. El amor cubre multitud de faltas, no las expone, el amor te cuida de no tropezar y de no hacer tropezar a otros. El amor de Dios, amor al Señor, a su Palabra y a tus hermanos. El que anda en amor, no tropieza, ni hace tropezar a otros. Mis hermanos, cuidado, si realmente amamos al Señor, si realmente hemos experimentado su amor, nos debe importar y mucho, no dar ninguna razón de tropiezo a nadie, al menos lo que esté de nuestra parte hacer.   Ahora, en la práctica, ¿cómo se ve alguien que ha experimentado la gracia de Dios en su interior? ¿Cómo se ve un verdadero siervo de Dios que practica este amor? Y dice Pablo:   b) Será evidente en el fruto del Espíritu en él. 2 Co 6:4a antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, Y una vez más, es contradictorio decir: soy cristiano, pero todavía no tengo ningún ministerio. El día que creíste fuiste llamado por Cristo de las tinieblas a su luz, ese día fuiste llamado a servirlo: La palabra ministerio significa servicio, y el día que le entregaste tu vida a Cristo, ese día todo lo que eres y tienes se convirtió en una herramienta para traerle gloria al Señor.   No es que sirves al Señor solo dos horas cuando vienes a la iglesia, o cada vez que hay reunión y acomodas sillas, cuidas niños, o limpias el piso, no, en tu hogar, en tu vecindario, en tu trabajo, en tu escuela, ya eres un testigo de Cristo, ya se supone que tu conducta está brillando en la oscuridad con la luz de Cristo para traerle gloria de una manera u otra.   Al hablarle a otro de Cristo, al darle un consejo, al orar por tus compañeros inconversos, al humillarte y obedecer sin chistar, al humillarte y perdonar, al pararte firme detrás de la verdad y no ser condescendiente con tus “amigos” que te quieren manipular para que peques contra tu Dios, al invitar a otros a la iglesia, al discipular fielmente a tus hijos y no dejarle a otros la responsabilidad de instruirlos en sus caminos, porque estás cuidando que la siguiente generación sea temerosa de Dios. Mi hermano, sal creer, ya tienes un ministerio.   Y ¿cómo luce un verdadero servidor de Dios, qué lo certifica, o lo califica como un siervo fiel del Señor? Bueno, estas son las materias que un siervo de Dios necesita cursar:   2 Co 6:4b en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; Alguien que solo vive por apariencias, el fuego de las dificultades solo va a hacer evidente su corazón perverso y engañoso. Por el contrario, alguien que ha nacido de nuevo tiene el Espíritu Santo en su corazón y la paciencia es un fruto del Espíritu Santo en él. Y ¿sabes qué? La paciencia no la puedes aprender en un libro, o en un discipulado, o en un curso intensivo de lo que significa teológicamente la paciencia.   La única manera de aprender paciencia es a través de dificultades, y Pablo lo dice así: Nosotros nos recomendamos por la mucha paciencia que Dios ha fortalecido y acrecentado en nosotros a través de persecuciones, de necesidades y las aflicciones que estas dos cosas conllevan. Y explica:   2 Co 6:5 en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; Alguien sin el Espíritu Santo, no sería capaz de siquiera aguantar que le dijeran aleluyo y lo menospreciaran delante de la gente, es más, hay personas que tienen un tan alto concepto de sí mismos y están tan llenos de sí, que no soportan ni siquiera que los miren feo, mucho menos soportar azotes, cárceles, tumultos, trabajar, hasta el desvelo y hasta quedarse sin comer por amor a la verdad y por amor a gente, grosera, hostil y hasta violenta.   La palabra paciencia tiene la idea de soportar presión, o peso, sin romperse. Pablo sufrió todas estas cosas, y la paciencia era evidente en él, porque es muy fácil decir: gloria a Dios, Dios es tan bueno, tan maravilloso, en situaciones favorables, ¿pero, qué me dices cuando todo se pone negro? ¿Qué surge de ti en situaciones adversas? Eso que surge, es quien realmente eres, ¿se pone difícil el asunto, y en lugar de confiar en Dios y su Palabra, luego, luego a buscar salidas fáciles, a protegerte según tú detrás de la mentira, de la tranza, del chisme? ¿O el Espíritu Santo en ti te fortalece y no es que no te preocupes, pero vas a la Palabra y tomas fuerza al recordar las promesas de Dios? Ahora, no solamente la paciencia, en medio de la prueba, sino el carácter, dice Pablo:   2 Co 6:6a en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero, Dice Pablo, nuestra pureza nos recomienda, esta Palabra tiene la misma raíz que Hagios o santo, significa, libre de contaminación, incontaminado santo, puro o limpio. Alguien que ha experimentado la gracia de Dios, puede ser irreprensible, es decir, que no tiene de qué lo acusen.   Pero, para llegar a este punto, lo primero que necesita es responder al amor de Dios en santidad, al entender que el Señor ya lo dio todo por él, al entender que Dios le ha compartido de su naturaleza divina, que le ha adoptado como su hijo, que le ha enriquecido, que le ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, que le ha hecho heredero juntamente con Cristo, entonces este siervo de Dios decide en respuesta entregarse en cuerpo y alma a su Señor.   Así como una esposa que se siente amada, cuidada, protegida, es capaz de darlo todo por su marido y de solo tener ojos para él. De la misma manera un verdadero siervo de Dios que ha experimentado el poder de su gracia, lo muestra con su decisión de mantenerse libre de contaminación, limpio, puro, así como Daniel, quien propuso en su corazón no contaminarse desde muy joven, ¿por qué? Porque era de una raza humana superior, para nada, porque conocía a su Señor.   Y sigue Pablo, no solo me recomiendo en esta pureza, sino en ciencia, es decir, siempre debe haber un equilibrio entre lo que se conoce de la verdad y lo que se practica de la verdad. Como ya lo hemos dicho antes, no se trata de no saber, porque al cerrar la Biblia, estamos quedando totalmente vulnerables a la mentira, al emocionalismo, pero, no a la convicción que trae la Palabra de Dios que produce un verdadero arrepentimiento y cambio de vida.   Como lo hemos venido diciendo, no ser trata solamente de cuanto sé, sino cuánto de lo que sé practico, y obviamente tampoco es el otro extremo, de decir: mejor que no sepa nada, y así no tengo que practicar tampoco. Y dice Pablo:   2 Co 6:6b en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero, Pablo menciona tres características del fruto del Espíritu, y por lo tanto tres características de Dios. longanimidad, ya lo vimos, significa tardarse en enojarse, alguien que no se enoja fácilmente, que no le da rienda suelta a su enojo, aún cuando hay razones para enojarse. Dios es longánimo, alarga el día de su justo juicio porque es longánimo. Bondad, Dios es bondadoso, nunca hace nada malo, es una característica de dios, lo cual tiene que ver con una disposición del corazón a hacer lo que Dios requiere, lo cual siempre es algo bueno.   Y menciona también el amor, el cual es longánimo, es bueno, es paciente, pero dice Pablo, un amor sincero, no hipócrita, el cual se comprueba al ser un amor no condicional, que ama no solo al que le cae bien, o al que le puede regresar el favor, sino que indistintamente ama y sirve al que da las gracias y también al que da una bofetada o una puñalada por la espalda, así como Cristo nos amó.   ¿Y cómo es esto posible? Solo aquella persona en quien habita Espíritu Santo dentro de ella, y que le está permitiendo que tome control de sí mismo, y el Espíritu está produciendo en él todo este tipo de cosas. Y obviamente todas estas cosas se hacen evidentes cuando hay problemas, cuando hay divisiones, cuando la mayoría está desobedeciendo y está en tinieblas, pero, aquel que es un creyente, un siervo genuino, su luz resplandecen en la oscuridad. Y solo Dios es capaz de producir esto en un alma, pero, no en cualquier alma, sino en aquella que no recibe la gracia de Dios en vano, sino en verdad. Y sigue Pablo:   c) Será evidente en la manera en la que pelea las batallas, o en el espíritu o en la carne. 2 Co 6:7 en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra; Y en estas situaciones el siervo fiel se caracteriza por hablar la Palabra de Dios fielmente, no adulterándola o diluyéndola, aún cuando esto significa ser perseguido o rechazado. En poder de Dios, en dunamis de Dios, es decir, hay algo que es evidente entre nosotros, en especial entre aquellos que han recibido la gracia de Dios en verdad y no en vano, hay transformación, hay restauración, hay crecimiento, madurez, milagros que solo el poder de Dios y su Palabra pueden hacer, un cambio de corazón.   Y este poder de Dios se manifiesta con armas de justicia, es decir, no son estrategias humanas, no es psicología, motivación, humanismo, superación personal, tu eres un campeón, solo decreta, declara y arrebata, el universo es tuyo y Dios está obligado a dártelo, nada que ver. O manipulación a través del temor o el legalismo, ¿cómo Dios lo va a bendecir si mire cómo se viste, si no viene con corbata, si es mujer no usa un velo? Si no deja de hacer tal o cual cosa, va a perder su salvación, si está cuestionando al ungido de Dios, le va a caer la maldición, si no se sujeta y sirve como esclavo al siervo de Dios, lo vamos a maldecir y todo le va a ir mal, si no baila al son que le toquemos.   Nada que ver, dice Pablo lo que usamos son armas espirituales de justicia a diestra y siniestra, es decir, para atacar y defender, con la derecha la espada y con la izquierda el escudo, o viceversa, y ¿cuáles son estas armas? Dice Pablo en Efesios 6, tenemos el escudo de la fe, la espada de la Palabra y la oración. Estas son nuestras armas defensivas y ofensivas, sin mencionar el resto de la armadura del creyente.   Pero, un verdadero siervo de Dios, sabe que nada es tan eficaz en medio de las situaciones difíciles como la oración, como el confiar plenamente en las promesas de Dios de su Palabra, en poner por delante la verdad de Dios y sin temor declararla y cubrirse con ella de las flechas incendiarias de Satanás, las cuales están ardiendo con el fuego de las obras de la carne, celos, iras, contiendas, divisiones, sectarismos, pleitos, orgullo, pecados sexuales, pecados de idolatría.   Un siervo de Dios no se va a valer de las mismas armas de Satanás para defenderse, sabe humillarse, sabe sufrir el agravio, pero con toda sabiduría también exhorta y demanda la verdad de aquellos que la están vituperando. Es evidente que con las armas de justicia, se sabe defender, sabe defender a los suyos, y sabe atacar eficazmente a Satanás descubriendo sus maquinaciones, no ignorando sus asechanzas. Y sigue Pablo:   d) Entiende la bienaventuranza que existe en el rechazo del mundo, pero en la aceptación de su Señor. 2 Co 6:8 por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; Jesucristo dijo en las bienaventuranzas: Mat 5:10-12 Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece. 11 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. 12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes. (NVI)   También dijo en Juan: Jua 15:18-21 Jesús y sus discípulos aborrecidos por el mundo »Si el mundo los aborrece, tengan presente que antes que a ustedes, me aborreció a mí. 19 Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece. 20 Recuerden lo que les dije: “Ningún siervo es más que su amo.” Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán. Si han obedecido mis enseñanzas, también obedecerán las de ustedes. 21 Los tratarán así por causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió. (NVI)   Alguien que predica la verdad, es por igual honrado y amado o deshonrado y odiado, depende de con quién esté, este mundo, su sistema, aborrece la luz, está en contra de la verdad de Dios, y para ellos alguien que habla la verdad jamás será un héroe, todo lo contrario, harán todo lo posible por callarlo, deshonrándolo, dándole mala fama, acusándolo de engañador, así como acusaban a Pablo.   Pero para aquellos que escuchan la voz del pastor, para aquellos que tienen ojos para ver y oídos para oír lo que Dios tiene que decir, para ellos, no existe mayor honra que desgastar su vida por la verdad, es una gran inspiración ver a hombres y a mujeres que ponen sus vidas en la ralla por la verdad y ganan fama de amantes de la verdad y de Cristo a cualquier costo. Creyentes en quienes al ver la consistencia entre su mensaje y su vida, no te queda la menor duda de su veracidad. Y por eso sigue Pablo:   2 Co 6:9 como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; El mundo les desconoce, pero Dios les conoce muy bien, la iglesia les conoce muy bien. Los líderes de Pablo que un día vitorearon su celo por encarcelar, castigar y matar a cristianos, cuando se convirtió lo desconocieron por completo, le quitaron todo, pero, Pablo sabía dónde estaba su verdadera riqueza.   Para los incrédulos aquellos que están siendo perseguidos por su fe, aquellos que han sido torturados, por ejemplo el pastor Saed Abedini quien ya tiene varios años preso por su fe, para el mundo puede parecer moribundo, pero no para Dios, quien le ha utilizado poderosamente para compartir el evangelio desde su prisión. Parecería castigado, pero, no está muerto.   Esa es la imagen que el mundo tiene de un creyente genuino: Un desconocido, un moribundo, un castigado, sin embargo para Dios y su iglesia somos bien conocidos, estamos más vivos que nunca y aunque este mundo nos castiga con su desprecio, en Cristo tenemos vida en abundancia como premio, por su pura gracia.   2 Co 6:10 como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. En el ministerio hay muchas lágrimas, pero, siempre hay gozo y esperanza. En el ministerio no siempre se puede gozar de abundancia, pero nunca se está en bancarrota como para no bendecir a otros, porque nuestro mensaje es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Los creyentes podemos llegar a casas de millonarios donde hay como su nombre lo dice, plenitud de cosas materiales, pero al mismo tiempo, una profunda miseria. Y aún el más pobre de los misioneros puede llegar y enriquecerles, porque trae palabras de vida eterna.   Y de la misma manera, el mundo se saca mucho de onda al ver como un creyente puede vivir tan desarraigado a este mundo, y lo puede llamar mediocre, y un creyente así como Pablo, podría vivir en escasez, o como el Señor, quien dijo que una zorra tenía su guarida, pero, él no tenía ni siquiera dónde recostar su cabeza.   Qué contradictorio con las falsas doctrinas de prosperidad de hoy en día ¿verdad? Pero, un creyente que conoce y que entiende la gracia que ha recibido, le pueden quitar todo, pero, si tiene a Cristo, sabe que lo tiene todo, y no necesita más. Todas estas cosas dan evidencia de que alguien ha experimentado la gracia de Dios en verdad, que no la ha recibido en vano.   e) Sabe escoger a sus amigos, a sus influencias. 2 Co 6:11 Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. 2 Co 6:12 No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. 2 Co 6:13 Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos hablo), ensanchaos también vosotros. La NTV traduce estos tres versículos así: 2 Co 6:11-13 ¡Oh, queridos amigos corintios!, les hemos hablado con toda sinceridad y nuestro corazón está abierto a ustedes. 12 No hay falta de amor de nuestra parte, pero ustedes nos han negado su amor. 13 Les pido que respondan como si fueran mis propios hijos. ¡Ábrannos su corazón!   Es decir, aquel que ama con el amor de Dios, ama y sirve sin reservas, no tiene temor de ser lastimado, es transparente porque no tiene ninguna motivación oculta, no tiene reservas en cuanto a la manera en la que ama o sirve, no vaya a ser que esté gastando saliva de oquis, o esté desperdiciando recursos con gente que igual, ni va a obedecer, ni va a entender. Así no es el amor de Dios, el Señor nos ama aún siendo en nuestra naturaleza tan volubles, tan infieles, tan traicioneros.   Aprendemos también que es muy fácil descubrir nuestro corazón delante de la persona equivocada, ¿cuántas veces estás metido o metida en chismes por ir con la persona más carnal y chismosa a decirle lo que piensas de esto o de aquello, y después ya no hallas cómo salir de eso y estás metido en sendos problemotas? ¿Por qué? Por abrirle tu corazón a la persona equivocada, por querer escuchar lo que quieres escuchar y no la verdad que te incomoda.   Te haces amigo y le abres tu corazón a gente que lejos de edificarte termina por destruirte, por traicionar tu amistad, gente que aplaude tu pecado, pero que a la hora de recibir las consecuencias de tus malas decisiones te abandona a tu suerte. Apréndete estos versículos, créelos, recíbelos, tatúalos en tu corazn????????z créelos, recíbelostosomo premio, por su pura gracia.ropezar a los que te rodean. con esto cierro y oramos: Pro 17:10 La reprensión aprovecha al entendido, más que cien azotes al necio. Ecl 7:5 Mejor es oír la reprensión del sabio que la canción de los necios. Pro 27:6 Las heridas de un amigo sincero son mejores que muchos besos de un enemigo.   Y ¿sabes? Alguien que te festeja tus pecados o que se goza con tus pecados, no es un verdadero amigo, alguien que no procura tu caminar con Cristo, no es alguien que verdaderamente te ame, si esa persona te indilga a pecar, no te ama, y no es tu amigo. No le abras tu corazón a la persona equivocada, no seas necio.   Escoge sabiamente tus amistades, escoge quién quieres que sea tu mayor influencia, ¿de veras prefieres revolcarte en el lodo con alguien más que falsamente se dice cristiano, que tomar en cuenta la verdad, que valorar la exhortación de alguien que verdaderamente te ama y ama la Palabra? Y Pablo termina.   III. Aquel que ha recibido la gracia de Dios en verdad, entiende su identidad y posición, y por lo tanto toma una decisión. 2 Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? Pablo trae la ilustración del AT con respecto a la prohibición a Israel de unir dos tipos diferentes de ganado para realizar trabajo agrícola, veamos unas imágenes: ¿Qué sucede cuando pones a dos animales desiguales en el yugo? Terminan por hacerse daño: Dos animales distintos, tienen diferente paso, diferente fuerza, diferente velocidad y los dos terminan sufriendo. De igual manera Pablo dice, no hagas sociedad con alguien que no cree lo mismo que tú, ¿por qué? Porque el incrédulo tiene una escala de valores completamente opuesta a la de Dios, por lo mismo tiene otras metas, a esa persona no le importan las cosas que a ti se supone que te importan. Las metas de un creyente son una locura para el incrédulo. Vamos para dos lados completamente opuestos y eso va a terminar en desastre.   Un incrédulo ama sus caminos, se ama a sí mismo, está convencido de su propia justicia y su justicia delante de Dios no es sino injusticia, de manera que un incrédulo no tiene problema con hacer algo que vaya en contra de lo que Dios dice, porque su palabra es la ley, no la verdad de Dios.   Y dice Pablo, ¿cómo se podrían relacionar la injusticia con la justicia? Simplemente no pueden interactuar, si combinas la injusticia con la justicia, la justicia se convierte en injusticia, por igual para que algo sea justo, no tiene que tener ni un punto negro de injusticia, o deja de ser justicia. O estás haciendo lo que Dios requiere o estás desobedeciendo, no existe obediencia a medias, si no obedeces a medias, eres un desobediente, eres necio, eres blasfemo, eres pecador, no simplemente cabezón.   ¿Cómo podrían la luz y las tinieblas estar juntas? Las tinieblas son ausencia total de luz, no trabajan juntas, no contribuyen para sostenerse la una y la otra, se desplazan, o hay luz, o hay tinieblas. No se pueden combinar.   2 Co 6:15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? La palabra concordia es la palabra sumfonesis, de donde viene nuestra palabra sinfonía, ¿en qué manera podrían Cristo y Satanás trabajar en armonía? Si Satanás es el padre de mentira y Jesucristo es la Verdad, es el Logos de Dios. O ¿qué parte, qué porción podrían compartir el creyente y el incrédulo? ¿Qué parte de la enemistad de Dios, la ira de Dios, el juicio de Dios, la condenación de Dios, puede tener la salvación, la bendición de Dios, el amor de Dios, la paternidad de Dios? ¿Es eso posible? ¿Es eso lógico?   2 Co 6:16a ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? ¿Qué consentimiento hay entre el templo del Dios vivo y un ídolo el cual literalmente está diseñado para robarle la gloria a Dios y ser adorado en su lugar? Lo que está detrás de un ídolo siempre es un demonio, eso lo vimos en 1 de Corintios. Un ídolo es cualquier cosa que quite a Dios de su trono en mi vida, y se convierta en mi salvador, lo que me da seguridad, gozo, identidad, pero que me deja en miseria y al final produce muerte.   Dice Pablo, no existe compañerismo, comunión, armonía, no tiene parte, no hay un acuerdo entre la justicia, la luz, Cristo, el creyente y el templo de Dios con la injusticia, las tinieblas, Satanás, un incrédulo o un ídolo. En pocas palabras, no existe, no es cierto, por más que te dejes engañar por Satanás y tu orgullo, no es posible un punto medio para el creyente, o eres un creyente completo, o eres un incrédulo completo, no existe un creyente a medias o un incrédulo a medias. No puedes decirte creyente y vivir como si Dios no existiera, no ten engañes.   Por ejemplo en el noviazgo o matrimonio, ¿cómo podrías unir tu vida a alguien que aborrece a tu Dios, que no se quiere arrepentir y que va a la condenación? ¿De veras? ¿Qué crees que van a aprender tus hijos? ¿Cuál sería su meta como matrimonio? ¿Glorificar a Dios? ¿Cómo una persona que no conoce a Dios piensas que verdaderamente va a saber amarte? Esa persona se ama a sí misma y no conoce el amor, porque el que no conoce a Dios no conoce el amor. Ahora, si te casaste con un incrédulo o incrédula y no se la llevan tan mal, probablemente tú tampoco seas creyente y están en el mismo lugar.   Claro que como lo hemos dicho no estamos hablando del caso en el cual el Señor alcanza en un matrimonio a uno de los dos cónyuges, ahí se trata el asunto de manera distinta, escucha el estudio de 1 Corintios 7, ahí hablé con más detalle al respecto.   En cuanto a negocios, ¿cómo te vas a asociar en algún negocio con un incrédulo, por más jugosa que parezca la ganancia y digas: “con lo que gane voy a glorificar a Dios y a participar para el reino de Dios”? Una vez más, tienen dos sistema de valores totalmente opuestos. Él no va a tener problema con mentirle al gobierno, con mentirle a la gente, con tranzarla, hablar del diezmo va a ser una locura para esa persona. Si alguien que apoya por ejemplo el aborto y eso le representa publicidad, él no va a tener problema con asociarse con ese movimiento. ¿Cómo piensas que vas a poder glorificar a Dios? Es que es mi compadre del alma.   Igual con tus amistades, ¿hacia dónde vas con un mejor amigo incrédulo? Como ya lo dijimos, ¿hacia dónde crees que te va a jalar ese “mejor amigo”? ¿Crees que te va a levantar, a instar a obedecer a Dios? ¿Cómo podrías ser tan íntimo de alguien que aborrece a tu Dios? ¿Por qué lo digo? Si es tan buena onda, ¿por qué no se arrepiente? Porque ama su pecado y te va a llevar al mismo lugar a ti.   Ahora, Pablo nos lo explicó en 1 Corintios 5, no se trata de aislarnos, porque el mundo necesita ver la luz, pero si habla de que tengas una amistad profunda, íntima donde están involucrados sentimientos y voluntad con gente que aborrece a tu Dios. Si estás en Cristo se supone que tienes un rumbo definido y si no estás en Cristo también. ¿Cómo podrían estar de acuerdo si uno está cavando con todas sus fuerzas hacia el infierno y el otro está siendo levantado como las águilas hacia el cielo? No tiene sentido.   En la iglesia, es el peor problema que tiene hoy en día, una iglesia casada en yugo desigual con el mundo, supuestamente combinando doctrina mundana con la Palabra de Dios, por supuesto que no es posible y por eso tenemos el día de hoy una iglesia llena de idolatría, que adora al Mamón, el dios de las riquezas, que adora los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida.   Mi hermano, mi hermana, si esta es tu situación, no te engañes, no estás en medio, estás del otro lado, estás recibiendo la gracia de Dios en vano, necesitas recordar quién eres y en dónde estás. Dice el Señor:   2 Co 6:16b Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Si verdaderamente te dices creyente, necesitas recordar que eres, no llegarás a ser, o te estás convirtiendo, eso no es bíblico, eres ya, el templo del Dios viviente, y si entiendes esto, estás consciente de esto, y está en tiempo futuro, lo que me llama la atención: Dios habitará en ti, se moverá en ti, el Señor se convertirá en el Dios de su iglesia y nosotros seremos su pueblo.   Pero entendamos, o individualmente somos el templo del Dios viviente, o somos un templo de dioses paganos, o es el Señor el centro de nuestra adoración, o son ídolos asquerosos. No pueden ser los dos, eso es falso. Ahora, nuestra naturaleza pecaminosa hace que de pronto encontremos ídolos como encontramos cucarachas, en contra de las cuales tenemos que estar fumigando, cuidando de no ver alguna caminando por la pared o entre los trastes de la cocina.   Pero, es muy diferente cada día estar limpiándonos con la Palabra de Dios, lavando nuestros pies, los cuales se ensucian en este mundo de maldad, cada día estar siendo expuesto a la luz de la Palabra para poder matar esos ídolos. A pretender tener un altar idolátrico a cierto pecado y además adorar a Dios, eso no es posible, Dios no acepta esa adoración, porque sencillamente tu corazón estará con tu ídolo, y amará a uno y aborrecerá al otro, ese supuesto amor, sería solo temor a la condenación, pero, realmente ni conoces, ni amas al Señor porque otro es el dueño de tu corazón.   Pero, me encanta la promesa, Dios quiere tener comunión conmigo, habitar conmigo, que yo pueda entender el privilegio y la maravilla se ser su hijo, de ser su pueblo y tenerle como mi rey y mi Dios. Por eso, para que esto suceda hay una condición, sin la cual esto jamás va a ser posible, tengo que entender quién soy y cuál es la posición que tengo en Cristo y de esa manera atender al llamado de Dios:   2 Co 6:17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Tres verbos: salir, apartarse y no tocar y entonces el Señor nos recibirá. Mira lo que dice, no está diciendo: “deja de ir y venir, la próxima vez no te abro la puerta eh” No lo que el Señor está diciendo es que si esta es tu situación, nunca has estado, nunca has entrado, tal vez te paseas por enfrente, tal vez como que te llama la atención, y hasta estar frente a él o sentarte en la banqueta como que te da paz y alcanzas a ver algo de tus tinieblas.   Pero, no has entrado, y para que puedas entrar, necesitas hacer una decisión definitiva de salir de en medio de aquellos que habitan en tinieblas, esta palabra también significa huir. Huye, en Efesios 4 dice: deshazte del ropaje de la vieja naturaleza, deséchalo, aviéntalo lejos de ti. Una vez que saliste, que huiste deja de merodear por esos rumbos, marca una línea, un límite lejos del lugar, eso significa apartarse, delimitar, poner una línea cual te propones jamás volver siquiera a acercarte, mucho menos cruzar.   Es decir, no estés coqueteando con el pecado, apártate, decide darle la espalda al pecado y ver de frente al Señor y su reino, porque siempre estás al revés, le estás dando espalda al Señor, te apartas de él y vas te abrazas de tu ídolo, y dice no toques, deja de manejar ese tipo de cosas, abandona cualquier cosa que te haga acercarte a aquello que te contamina. Abandona esos apegos, porque entonces dice el Señor, entonces y no antes, él te recibirá, entiéndelo, no te va a recibir con tu back pack donde tienes guardados tus ídolos, tampoco lo vas a poder esconder, porque él mira tu corazón.   Pero, me encanta, es una invitación, sigue siendo el mismo ruego del principio huye, delimita y deja y ni siquiera toques, porque el Señor te dice: ¡Mi anhelo, mi deseo es recibirte, pero, no lo voy a hacer si no me entregas todo tu corazón, si no me ofreces en sacrificio vivo, santo y agradable, toda tu obediencia.   El Señor lo dijo de esta manera: Mat 18:7-9 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! 8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.   En otras palabras, necesitas hacer una decisión y cortar con todo aquello que te lleva a pecar, si dices: “es que sin esto siento que me muero” Mejor muere porque si no vas a acabar muerto de todos modos. Piénsalo, algún amigo o amiga, algún novio o novia, algún círculo de amistad, algún aparato electrónico, si tienes que cortar el Dish, córtalo, si tienes que dejar de tener un Iphone y regresar a un ladrillo sin internet, hazlo, si necesitas dejar de frecuentar cierto lugar o lugares, hazlo, si eso crees que significa el aburrimiento total, córtalo, mejor te es llegar al cielo aburrido, o virgen por la eternidad que bien divertido y lo pagues demasiado caro en el infierno de fuego.   Jóvenes, no pueden estar en medio, ¿saben? Yo he visto a mi hija tomar decisiones radicales en High School, nunca fue a un rave, o a una fiesta de desenfrenos, nunca la vi sufrir por ser aceptada en algún círculo de amistades, en cuatro años, solo fue a dos partidos de futbol americano, y ¿sabes? No se murió, no desperdició su juventud y ahora no se puede adaptar, no es totalmente infeliz porque “no vivioooó su vidaaaa!   Y si vio a muchas de sus compañeras que viveeen su vidaaa, embarazarse, y perder su capacidad de entregarle su vida a un solo hombre y guardarse, si vio y está viendo a muchos jóvenes perderse, pensando que son libres. Y nunca he visto más enfocada, más libre, y más llena de gozo a mi hija que nunca. Jóvenes obedecer vale la pena. Y la invitación termina:   2 Co 6:18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. Si tú decides huir, decides apartarte y no tocar, el Señor te recibirá, y no solo para que seas uno más de los millones de millones de ángeles que ya de por sí habitan en su reino: El quiere ser tu Padre y quiere que tú te conviertas en su hijo e hija, esa es su invitación, ese es su ruego, ¿piensas verdaderamente que haya algo por qué rechazarle? ¿Por qué tener en menos su amor? Si no hay Padre como él.   Mis amados hermanos y hermanas, amigos y amigas, la ventana de la misericordia del Señor está abierta, hoy es el kairos de Dios, hoy es el día de salvación, hoy es el tiempo aceptable. Dios te quiere recibir, Dios quiere ser tu Padre y quiere que tú te conviertas en su hijo e hija, pero, no te engañes, no puedes vivir en un reino de mentira y pretender que Dios sea tu Padre, no puedes vivir adorando al ídolo de tus adicciones y pretender que Dios sea tu Padre. No puedes estar en medio, si estás en medio, estás recibiendo su gracia en vano, esta invitación, este ruego a recibirte, a ser tu Padre es estas gracia incalculable, inmejorable, no la recibas en vano.   Recuerda mi hermano, lo que el Señor dijo a aquellos que nos decimos creyentes: Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.   La puerta ancha y el camino espacioso es la puerta de la religiosidad, el camino de la hipocresía, de la falta de sinceridad e integridad, es la puerta por la que entran aquellos que piensan que pueden venir a Cristo sin renunciar a su vieja vida, eso no es posible. Y la puerta estrecha y el camino angosto, es el camino de la sinceridad, de la integridad, de aquellos que creyeron, que consideraron el ruego de Dios con todo su corazón, no está hablando de los perfectos, o de los que no pecan, esos no existen, pero, sí la de aquellos que decidieron creer y entregarse. Último, ¿recuerdan la parábola de las semillas?   Una semilla calló en el camino, es decir el que escucha la Palabra, pero que no pone la menor atención en su corazón, y viene Satanás y la roba, otra semilla calló en pedregales, gente que se emociona y que danza o que alaba, pero nunca quiso con responsabilidad considerar desde su corazón la verdad, solo quiere algo que le funcione, algo que cumpla con sus expectativas y peticiones, es decir, el evangelio se sigue tratando de él mismo, no de Cristo, vienen las pruebas y su fe tropieza porque no tiene raíz, ni profundidad, nunca consideró con responsabilidad la Palabra.   La tercer tierra, o el tercer tipo de corazón, el que estamos viendo aquí una tierra adulterada, llena de espinos, de wids, los cuales ahogan la Palabra y la dejan sin fruto, este es el corazón que nunca decidió salir, apartarse y no tocar más nunca. Sino que pretendió chocolatear el asunto y los afanes de esta vida y el engaño de las riquezas, los placeres de esta vida, la codicia de tener más la ahogaron.   Pero, la cuarta tierra es la que pone atención y logra escuchar ese ruego de parte de Dios, esta invitación, y toma decisiones, y pone manos a la obra, dice la Escritura y con esto cierro y oramos:   Mat 13:23 Las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que de verdad oyen y entienden la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!   Mar 4:20 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que oyen y aceptan la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».   Luc 8:15 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a las personas sinceras, de buen corazón, que oyen la palabra de Dios, se aferran a ella y con paciencia producen una cosecha enorme.   ¿Estás recibiendo la gracia de Dios en vano? Si lo estás haciendo, ¿porqué no te arrepientes hoy y en verdad te entregas a él? Porque esta invitación es ciertísima, Pablo termina dice el Señor Todopoderoso, él es quien lo firma y lo afirma, es decir, esta invitación está firme, no hay quien la pueda mover, la pregunta es, ¿la aceptas?
  • Jan 25, 20152 Corintios 5:11-21 Vivir en integridad o vivir por apariencias
    Jan 25, 2015
    2 Corintios 5:11-21 Vivir en integridad o vivir por apariencias

    VIVIR EN INTEGRIDAD O VIVIR POR APARIENCIAS

    2 Corintios 5:11-21

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una ciudad llena de éxito económico, y por lo mismo con gente inmersa en materialismo, en el humanismo, una ciudad llena de depravación, de pecado, y en un ambiente como este fue donde la iglesia de Corinto nació, y donde se movía, donde el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento.   Y como lo hemos visto, el problema en Corinto, no fue el ambiente donde estaba, aunque era un ambiente muy seductor, su problema fue que la mayoría de ellos no estaba decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, lo cual produjo una iglesia llena de hipocresía, división, carnalidad, inmadurez, y sobre todo llena de orgullo. Una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella.   Este problema se agudizó con la llegada de falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que hacen es pretender desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, pretendían deslumbrar a los Corintios con supuestos ministerios espectaculares, haciéndose ellos ver muy espirituales, cuando en realidad era carnalidad pura, disfrazada de falsa espiritualidad, y estos corintios engañados por su orgullo y por la filosofía de este mundo, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que estaban dudando del apostolado y del ministerio de Pablo.   De manera que en esta carta Pablo se ve en la necesidad de defenderse y defender su ministerio, mucho más que por el bien de su reputación o su imagen, porque esta gente pretendía poner mentira y falsa doctrina sobre la verdad, de manera que Pablo se tiene que dar a la tarea de volver a explicar la fe, quién es un verdadero y fiel siervo de Dios, de qué se trata el verdadero apostolado, el verdadero pastorado, para poder dejar al descubierto a estos hombres fraudulentos.   Habiéndonos hablado de lo que es andar por fe y andar por vista, Pablo terminó la porción anterior diciendo:   2 Co 5:8-10 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.   Pablo sigue afirmando y confirmando de dónde viene su ministerio, qué es lo que lo motiva a hacer lo que hace y a comportarse como se comporta, y que es lo que lo confirma como apóstol de Cristo. En todo lo que hemos visto acerca de Pablo, si hay algo que me salta a la atención y es su integridad. Hay algo que Pablo nos enseña en esta porción acerca de la integridad. ¿Qué es? ¿Qué la alimenta? ¿Qué la produce? ¿Qué hace que un hombre o mujer de Dios se mantengan firmes delante de la verdad, aún cuando esto les cueste hasta su propia vida? Y por otro lado nos pone de frente a aquellos que se glorían o confían en las apariencias, ¿qué diferencia hay entre estos dos? Por eso yo titulé este mensaje: VIVIR EN INTEGRIDAD O VIVIR POR APARIENCIAS. Demos lectura.   I. El Temor del Señor es básico para poder vivir en integridad y no por apariencias. 2 Co 5:11 Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias. Como lo hemos venido viendo, los falsos maestros estaban poniendo en duda no solo la integridad de Pablo, sino su ministerio, y esto incluia la verdad que Pablo estaba predicando, por eso, más que cualquier otra cosa era tan importante para Pablo dejar en claro quién era él, su servicio y su enseñanza. Si te acuerdas, Pablo ya había establecido varias cosas con respecto al ministerio, él ya les había dicho:   2 Co 1:12 Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros. Es la humildad, la sinceridad y la gracia de Dios las que caracterizan a un verdadero siervo de Dios, no sabiduría humana.   2 Co 2:17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo. Es integridad dando la Palabra de Dios sin diluir ni alterar, sino con sinceridad que viene de saber que Dios está presente en todo tiempo, y un siervo genuino no usa el ministerio para apacentarse a sí mismo, tampoco trae un mensaje personal, sino que es como el mesero que trae la comida que el chef le da, él no la prueba, ni le pone más sal, simplemente la entrega como le fue entregada.   Pablo les dijo a los Gálatas también: Gál 1:10 Queda claro que no es mi intención ganarme el favor de la gente, sino el de Dios. Si mi objetivo fuera agradar a la gente, no sería un siervo de Cristo. Qué importante es entender esto a aquellos que servimos o tenemos en el corazón servir al Señor. Y podemos ver que esta era la vida y el ministerio de Pablo, un claro temor de Dios, amor por la gente, pero no hacía las cosas para agradar a la gente, sino al Señor. Y Pablo les dice:   2 Co 4:1-2, 5 Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. 2 Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. 5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Pablo sabía que el ministerio que manejaba era algo glorioso, pero sabía que lo había recibido por misericordia, no porque fuera el más capaz, en varias ocasiones dijo: “para estas cosas quién es capaz”. Y menciona algo muy importante, porque entendemos todas estas cosas, renunciamos a lo oculto y vergonzoso.   ¿Cómo se puede renunciar a lo oculto y vergnozoso? ¿Cómo es posible poderse recomendar con toda seguridad y libertad no solo a la conciencia de las personas, sino delante de Dios? ¿Cómo poder decir: nuestro ministerio no se trata de nosotros, aún cuando soy el apóstol Pablo a los gentiles, este evangelio no se trata de mí, sino de Jesucristo y se trata de servirlos a ustedes por amor?   Yo creo firmemente que podemos ver en Pablo claramente un rasgo de carácter llamado integridad. Tener integridad mis hermanos, es algo básico para nuestro caminar con Cristo, el poder vivir vidas sin culpa, puras, vidas que no dejan nada suelto con lo que alguien pudiera acusarnos, vivir vidas que no dan ocasión al reproche. Ahora, ¿de dónde viene la palabra Íntegro? Viene del latín integer, que significa entero. Entonces, integridad es la condición o la cualidad de no poder ser dividido.   En otras palabras, ser íntegro, es ser uno todo el tiempo, es vivir sin hipocresía, siendo la misma persona todo el tiempo, en sus actos públicos o privados, delante de Dios y delante de los hombres, es vivir en honestidad, en sinceridad, en incorruptibilidad, es decir, que no hay quien pueda convencerte de hacer algo que no está bien delante de la verdad de Dios, aún cuando tu vida esté en juego. Alguien que lo que enseña está en completo acuerdo con lo que vive, esta es una persona íntegra, y Pablo vivía así.   Si tu vida está llena de auto engaño, de estarte justificando todo el tiempo para desobedecer, si con tu boca dices una cosa, pero, tus actos, el fruto en tu vida dice otra muy diferente, no conoces lo que es la integridad. Podríamos decir que integridad en la Palabra de Dios equivale a vivir una vida en confesión delante de Dios. Confesión significa hablar una misma cosa con Dios. Justificar a Dios, si Dios dice que es blanco, tú dices que es blanco, si Dios dice que es negro, tú dices que es negro, y vives de acuerdo a lo blanco o a lo negro que la Palabra de Dios nos pone por delante.   Algo importante mis hermanos es que si andamos en hipocresía y no en integridad, tarde o temprano van a salir a la luz nuestras verdaderas motivaciones, perderemos el respeto de los demás y nunca seremos verdaderamente confiables. Porque el hecho de no caminar en verdad es algo progresivo y mortal, el no vivir en integridad, es vivir en mentira, y el diablo es padre de mentira, y la mentira es un pecado, y el pecado es como un cáncer que no se queda quieto en un órgano, o en un miembro del cuerpo, sino que avanza, y consume hasta no dejar nada sano a su paso.   Por eso mi hermano, mi hermana, no te confíes, el Señor definitivamente te llama a dar un paso hacia él, a que le pertenezcas por completo, es decir, no puedes vivir tu vida cristiana chocolateada, no puedes estar en medio, o estás en la luz, o en las tinieblas, o en el reino de Dios o en el reino de Satanás. Pero, aunado a eso, si tenemos urgencia de pedirte que abandones tu vida pecaminosa, no es porque seamos unos religiosos, legalistas, aburridos que nos molesta que tú si te diviertas y nosotros no, para nada, es porque sabemos por experiencia, que no vas a terminar bien, el pecado es así como el cáncer, si no lo quitas de una vez por todas y definitivamente, va a terminar consumiéndote.   No creas la mentira de que si andas pecando deliberadamente, puedes decir: “no pasa nada”, es mi vida y no se metan, además nadi se da cuenta. En primer lugar Dios se da cuenta, y si pasa, así como una persona que no sabe que tiene cáncer y éste sigue su curso y cuando menos acuerda, ya le empiezan a fallar los organos vitales, la vista, y hay gente que ni siquiera lo vs venir, pero, el hecho de que no lo veas avanzar, no significa que no esté avanzando. Así es el pecado, y la manera de extirparlo de tu vida es hablando verdad. Tú y yo, todos lo que nos decimos creyentes, necesitamos dar un paso de integridad, de sinceridad, de honestidad, delante de Dios y de su Palabra.   Necesitas dejar de abrazar tu pecado, de amarlo, porque al final eso que tanto amas y que no quieres abandonar, te va a destruir, pueda ser tu orgullo, pueda ser un hábito pecaminoso, alguna adicción, amistades no convenientes, aquello que tienes en tu compu o en tu teléfono que piensas que nunca nadie va a descubrir, el chisme, no lo sé, deja que el Espíritu te dé convición de pecado y da un paso hacia la integridad que el Señor te ofrece con su Espíritu.   Así Pablo les está diciendo: ustedes tienen la pelota en su cancha corintios, han escuchado mi enseñanza y no solo eso, han visto mi manera de vivir, y tienen de dos sopas, o deciden creer a estos falsos maestros, o le hacen caso a su conciencia recordando como nos conducimos entre ustedes piadosamente, honestamente, íntegramente, sin darles ni un solo motivo para acusarnos.   Prácticamente Pablo les está diciendo: Corintios nosotros sabemos que Dios nos conoce, no tenemos nada que ocultar delante de él, él nos envió, somos sus siervos, pero, esperamos que también ustedes puedan identificar esto en nosotros.   Y me encanta porque según este versículo, ¿cuál es la primer motivación para poder llevar una vida de integridad? El temor de Dios. Aquellos que viven una vida de hipocresía, una doble vida, son aquellos que no conocen el temor de Dios. Lo vimos la semana pasada, lo importante que es entender que un día vamos a ser presentados delante del tribunal de Cristo para comparecer por nuestras obras y por nuestra fe, los cuales serán evaluados.   Si no eres íntegro, es porque necesitas conocer al Señor, no le conoces, sigues haciendo las cosas para ti mismo, y solo delante de los hombres, pero realmente el Señor no tiene tu corazón. Alguien que conoce el temor limpio del Señor, es alguien que va a vivir íntegramente, porque sabe que dará cuentas de todo cuanto ha dicho, ha hecho y hasta lo que ha pensado y sentido, porque todas sus motivaciones serán evaluadas, y lo que se dijo en secreto, será gritado en público.   Y aún más otro beneficio de la integridad, es que ésta nos capacita para poder identificar la integridad de alguien más. Mis hermanos, nos es tan importante estar en la Palabra de Dios para poder entender la diferencia entre un fruto malo y un fruto bueno, porque mis hermanos, no todo lo que brilla es oro. Y mucho más en estos tiempos donde los púlpitos están llenos de falsas doctrinas, tristemente un gran sector de la iglesia de Cristo ya no sabe ni siquiera dónde está parada y le llama verdad o siervo de Dios a cualquiera que se ponga un traje y una corbata, y diga gloria a Dios, o con un cierto estilo, “recibeee”.   Por eso la Biblia nos llama a la madurez espiritual. En Hebreos 5 se nos explica que la madurez espiritual no consiste en cuánto sabemos, sino en cuánto de lo que sabemos hemos practicado, porque al practicarlo entonces nuestros sentidos están siendo entrenados para con certeza discernir la diferencia entre el bien y el mal, dice así: Heb 5:12-14 Hace tanto que son creyentes que ya deberían estar enseñando a otros. En cambio, necesitan que alguien vuelva a enseñarles las cosas básicas de la Palabra de Dios. Son como niños pequeños que necesitan leche y no pueden comer alimento sólido. 13 Pues el que se alimenta de leche sigue siendo bebé y no sabe cómo hacer lo correcto. 14 El alimento sólido es para los que son maduros, los que a fuerza de práctica están capacitados para distinguir entre lo bueno y lo malo. (NTV)   Y para poder ser capaces de diferenciar entre lo bueno y lo malo, entre lo falso y verdadero, lo primero que necesitamos es comenzar a practicar la integridad, y para ser íntegros necesitamos proponernos dar un paso, hacer la decisión de pertenecerle al Señor, con toda sinceridad y honestidad. Como lo dije antes, no podemos estar en medio, o somos o no somos. Y si hemos decidido pertenecer a Cristo, nuestra mayor responsabilidad es permanecer en él, y mientras permanecemos en él, le conocemos y aprendemos a amarle, pero, también aprendemos temor de Dios y este nos lleva a ser íntegros.   Y entendamos, temor de Dios no solo nos habla de una reverencia respetuosa, viene de la palabra griega phobos, de donde viene nuestra palabra fobia. El temor de Dios es terror, es entender con quién estás tratando, es entender que Dios es aquel que está haciendo que ese músculo en tu pecho llamado corazón no deje de latir, que esa energía eléctrica que corre por tus nervios y por medio de impulsos eléctricos hace funcionar lo que llamas tu cerebro, es Dios quien la sostiene. ¿No te llega un bill de luz eléctrica por la que gastas en tu cerebro verdad?   Y que además no solo sostiene tu vida, sino la de los tuyos, sostiene el planeta en el cual habitas, él sustenta la tierra de oxígeno, luz solar, condiciones óptimas para sostener la vida, mismas que no existen en ningún otro planeta conocido. Qué este Dios es aquel que hace que la luna, Marte, Venus funcionen como escudos para que no caiga en la tierra un asteroide o cometa que la destruya. Que Dios es aquel que puso la tierra en cierta inclinación con respecto al sol, que si la mueves centímetros hacia un lado todo se quemaría, o si lo mueves centímeros hacia el otro, todo se congelaría.   Dios es aquel que no solo hizo el cielo y la tierra, y sostiene tu vida, pero, que es dueño de tu alma y que tiene el poder de no solo quitarte el aliento de tus pulmones, sino de enviar tu alma al infierno y a la condenación eterna por haber roto sus leyes. El temor de Dios es entender quién es Dios y quién soy yo, y aún así entender que él se rebaja, se humilla a tratar conmigo.   Mis hermanos, el pecado, Satanás nos ha engañado, este mundo y su filosofía nos ha engañado, nuestro corazón perverso nos ha engañado. Hay millones de gentes que se creen dios y se creen con el derecho de reclamarle a Dios, porque no lo conocen, porque todavía creen que ellos son dios. Pero, no lo son, y si Dios no ha reclamado todavía su derecho en cuanto a lo que es suyo, en lo cual están incluidas nuestras vidas.   Es porque él es amor, porque no solo es el Todopoderoso, sino que es paciente y misericordioso, y alarga su paciencia, no queriendo que nadie se pierda, a tal punto que en lugar de exterminarnos de una vez por todas, o enviarnos al infierno, vino a este mundo, se humilló, tomó nuestra forma y este Dios maravilloso, murió por estos seres humanos chocantes y rebeldes. ¿Lo entiendes? Yo tampoco, pero lo creo, porque así está escrito y porque lo he experimentado. Y entender todas estas cosas nos lleva a amarlo, a obedecerlo, pero también a darle el debido tributo, la honra que merece y eso incluye un temor profundo, lleno de respeto, pero, lleno de amor, mira lo que dice la Palabra:   Mat 10:28 »No teman a los que quieren matarles el cuerpo; no pueden tocar el alma. Teman sólo a Dios, quien puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. (NTV) Y esto lo está diciendo el Señor, porque hay quien piensa, eso del temor de Dios es del AT, donde Dios estaba siempre de malas quemando gente. Nada que ver, YHAWE y Cristo son el mismo. Mira lo que dice en Hebreos:   Heb 10:30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen». También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo 31 ¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo! (NTV)   Veamos este otro texto de Hebreos que creo yo, describe muy claramente lo que es el temor de Dios:   Heb 12:14-29 Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos; 16 y de que nadie sea inmoral ni profano como Esaú, quien por un solo plato de comida vendió sus derechos de hijo mayor. 17 Después, como ya saben, cuando quiso heredar esa bendición, fue rechazado: No se le dio lugar para el arrepentimiento, aunque con lágrimas buscó la bendición. 18 Ustedes no se han acercado a una montaña que se pueda tocar o que esté ardiendo en fuego; ni a oscuridad, tinieblas y tormenta; 19 ni a sonido de trompeta, ni a tal clamor de palabras que quienes lo oyeron suplicaron que no se les hablara más, 20 porque no podían soportar esta orden: «¡Será apedreado todo el que toque la montaña, aunque sea un animal!» 21 Tan terrible era este espectáculo que Moisés dijo: «Estoy temblando de miedo22 Por el contrario, ustedes se han acercado al monte Sión, a la Jerusalén celestial, la ciudad del Dios viviente. Se han acercado a millares y millares de ángeles, a una asamblea gozosa, 23 a la iglesia de los primogénitos inscritos en el cielo. Se han acercado a Dios, el juez de todos; a los espíritus de los justos que han llegado a la perfección; 24 a Jesús, el mediador de un nuevo pacto; y a la sangre rociada, que habla con más fuerza que la de Abel. 25 Tengan cuidado de no rechazar al que habla, pues si no escaparon aquellos que rechazaron al que los amonestaba en la tierra, mucho menos escaparemos nosotros si le volvemos la espalda al que nos amonesta desde el cielo. 26 En aquella ocasión, su voz conmovió la tierra, pero ahora ha prometido: «Una vez más haré que se estremezca no sólo la tierra sino también el cielo.» 27 La frase una vez más» indica la transformación de las cosas movibles, es decir, las creadas, para que permanezca lo inconmovible. 28 Así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible, seamos agradecidos. Inspirados por esta gratitud, adoremos a Dios como a él le agrada, con temor reverente, 29 porque nuestro «Dios es fuego consumidor». (NVI)   ¿Te das cuenta? El Temor de Dios conlleva, sí terror, pero, al mismo tiempo respeto, amor, gratitud, una entrega total por quien es Dios y por lo que ha hecho por nosotros. Mis hermanos, nuestra naturaleza pecaminosa nos lleva a pasárnosla temiendo al diablo, temiendo a las cirucunstancias, temiendo a otros hombres, respetando y dando reverencia a gente impía, ¿y a Dios? Rechazándolo, menospreciándolo, reclamándole. Al cabo me perdona, ¿o no? Pues medita una vez más el texto anterior y tú dame la respuesta. Sí te perdona, si hay verdadero arrepentimiento, no si vives pecando deliberadamente, porque entonces estás más bien mostrando a quién perteneces con tu conducta rebelde y empedernida.   Necesitamos pedirle a Dios que nos enseñe él mismo lo que es temerle, el temor de Dios es el principio de la sabiduría, no existe verdadera sabiduría sin temor de Dios, por eso Dios le llama necedad a la supuesta sabiduría humana, porque han rechazado al creador.   Piénsalo de esta manera, Imagina que vives en un área muy insegura, estás en tu casa, tienes total control de tu hogar, tienes incluso armas de fuego para defenderte, tienes un hijo de 40 años que se va por las tortas, y se convierte en un vagabundo, sientes compasión por él y lo llevas a tu casa, él se instala y pasan días, semanas, y comienza a actuar como si fuera suya, pero no es que la cuide, la destruye, desperdicia todos los recursos que tienes en ella, rompe paredes, destruye muebles, se enoja si tú dispones de tu hogar, es más te reclama que le pidas que se comporte y que te respete y que respete lo que no es suyo y él indignado hasta te demanda, porque, pues, ¿qué te crees que lo quieres sacar de lo que ahora dice, que es su casa?   ¿Por cuánto tiempo lo tolerarías en tu hogar? Ese es el caso con Dios, milenios en los cuales nosotros hemos hecho y deshecho, e incluso nos damos el necio lujo de ingorar al dueño de todo, y si se mete le reclamamos. Nosotros sujetamos bajo el pecado toda la creación y ésta gime, y nosotros la destruimos, Dios dispone de lo que es suyo y lo blasfemamos.   Y ¿sabes qué? Dios viene y mete su nariz, y se hizo hombre como nosotros, vino a lo suyo y lo suyo lo rechazó, y lo crucificamos, pero resucitó y con eso ganó por doble vez su derecho sobre esta tierra y aún sobre nosotros, quienes con nuestro pecado nos vendimos a Satanás, quien era nuestro Señor.   Tener temor de Dios es entender esto, Dios es el dueño de todo, no yo, él es Dios, no yo, a él le debo la vida y él tiene todo el derecho de quitármela y hacerme lo que quiera, porque él es Dios. Y lo más impresionante, es que no nos da lo que merecemos, sino que nos ama, nos da misericordia, nos tiene paciencia. ¿Cómo no le temeremos? ¿Cómo no le obedeceremos? Cómo no seremos íntegros delante de aquel que no hay lugar para esconderse, el cual no solo ve todas mis obras, sino mira mis pensamientos, mi corazón, mis intenciones y nada hay que se esconda de él. Y sigue Pablo:   2 Co 5:12 No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón. Como ya lo hemos venido diciendo, estos falsos maestros, estaban poniendo en tela de juicio el ministerio de Pablo, y la manera era jactarse de sí mismos aplastando a los demás, y Pablo les dice: no estamos queriendo hacer lo mismo que ellos, y al decirles todas estas cosas no es que estemos utilizando las mismas armas que ellos. Si tenemos que defendernos, pero no es por el bien de nuestras personas, nuestra imagen o reputación, sino por la verdad, por lo que enseñamos, por lo que Cristo nos ha confiado para dar y compartir.   Lo que estamos haciendo corintios es con toda integridad, y sinceridad abrirles nuestro corazón y mostrarles quienes somos, quién nos ha llamado y cuál es nuestro ministerio para que puedan confiar en nuestra integridad, y tengan una base desde donde puedan responder con verdad a estos falsos maestros. Pablo ya les había dicho: no se trata de nosotros, se trata del Señor, se los dijo en el capítulo 3:   2 Co 3:5-6 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto.   Pablo les estaba mostrando lo que es una persona que habla con el corazón en la mano y alguien que presume y se enfoca solo en apariencias, en lo externo, quienes realmente no son sinceros, no hablan desde su corazón, tienen falsas motivaciones y detrás de su aparente espiritualidad solo está el tener provecho personal, no tienen una verdadera integridad, y solo son eso, pura y mera apariencia. Me recuerda cuando el Señor les dijo a los fariseos:   Mat 23:1 Entonces Jesús les dijo a las multitudes y a sus discípulos: 2 «Los maestros de la ley religiosa y los fariseos son los intérpretes oficiales de la ley de Moisés. 3 Por lo tanto, practiquen y obedezcan todo lo que les digan, pero no sigan su ejemplo. Pues ellos no hacen lo que enseñan. 4 Aplastan a la gente bajo el peso de exigencias religiosas insoportables y jamás mueven un dedo para aligerar la carga. 5 »Todo lo que hacen es para aparentar. En los brazos se ponen anchas cajas de oración con versículos de la Escritura, y usan túnicas con flecos muy largos. 6 Y les encanta sentarse a la mesa principal en los banquetes y ocupar los asientos de honor en las sinagogas. 7 Les encanta recibir saludos respetuosos cuando caminan por las plazas y que los llamen “Rabí”*. 8 »Pero no permitan que a ustedes nadie los llame “Rabí”, porque tienen un solo maestro y todos ustedes son hermanos por igual. 9 Además, aquí en la tierra, no se dirijan a nadie llamándolo “Padre”, porque sólo Dios, que está en el cielo, es su Padre espiritual. 10 Y no permitan que nadie los llame “Maestro”, porque ustedes tienen un solo Maestro, el Mesías. 11 El más importante entre ustedes debe ser el sirviente de los demás. 12 Pero aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan a sí mismos serán exaltados.   Después de esto el Señor les llama hipócritas en varias ocasiones   Mat 23:23-28 »¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues se cuidan de dar el diezmo sobre el más mínimo ingreso de sus jardines de hierbas, pero pasan por alto los aspectos más importantes de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Es cierto que deben diezmar, pero sin descuidar las cosas más importantes. 24 ¡Guías ciegos! ¡Cuelan el agua para no tragarse por accidente un mosquito, pero se tragan un camello! 25 »¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! ¡Pues se cuidan de limpiar la parte exterior de la taza y del plato pero ustedes están sucios por dentro, llenos de avaricia y se permiten todo tipo de excesos! 26 ¡Fariseo ciego! Primero lava el interior de la taza y del plato, y entonces el exterior también quedará limpio. 27 »¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues son como tumbas blanqueadas: hermosas por fuera, pero llenas de huesos de muertos y de toda clase de impurezas por dentro. 28 Por fuera parecen personas rectas pero, por dentro, el corazón está lleno de hipocresía y desenfreno.   Este es el tipo de falsos maestros que solo tienen sus ojos puestos en lo terrenal, y qué importante es para nosotros poder ver la diferencia. Como ya lo enseñé antes, es tan importante practicar nosotros mismos integridad delante de Dios y permanecer en la Palabra para poder gloriarnos o jactarnos de lo correcto.   Hoy en día, ¿A cuántos cristianos no has oído decir: “este hermano tremendo, poderoso, varón de Dios? Y tú le dices, a sí, y ¿por qué? Tiene la unción, mira cómo se viste, los autos que maneja, y cuando escuchas su doctrina, te das cuenta que es una doctrina dirigida a la codicia, y al orgullo, disfrazados de espiritualidad, literalmente rasuran a la gente con un gran show, luces, cámaras, un séquito de guarda espaldas, elevando al hombre, y Cristo ni sus luces.   Y lo peor del caso era que estos corintios estaban cayendo en la trampa, más adelante Pablo les va a decir:   2 Co 11:19 Después de todo, ustedes se creen muy sabios, ¡pero con gusto soportan a los necios! 20 Aguantan cuando alguien los esclaviza, les quita todo lo que tienen, se aprovecha de ustedes, toma control de todo y les da una bofetada.   Hermanos, esto no es nuevo, por eso nos es tan importante ser íntegros, ser una sola persona, delante de Dios, y delante de los hombres, en mis actos públicos y mis actos privados, ser cristianos desde el corazón, no de apariencia. Y sigue Pablo: 2 Co 5:13 Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros. No solo estaban poniendo en duda la interidad de Pablo, sino que lo estaban tachando de loco, y tal vez decían: mira Pablo ya está rallando en el fanatismo, ya perdió la cabeza, alguien cuerdo jamás va a hacer las cosas que Pablo está haciendo. Pero, tenemos que tener mucho cuidado porque o el mundo está al derecho y la Palabra y el Evangelio están de cabeza, o la Palabra y el Evangelio están al derecho y el mundo está de cabeza.   Un buen termómetro es lo que el mundo llama “que la mujer tiene derecho sobre su propio cuerpo”. ¿Sabías que desde la legalización del aborto en 1973 más de 50 millones de niños han sido asesinados en el vientre de su madre, no tiene comparación con la gente que ha muerto bajo el terrorismo o incluso los millones que murieron en el Holocausto Nazi, el número de niños inocentres lo supera por millones. Pero, el mundo dice que está bien y nos llaman locos a aquellos que estamos defendiendo el derecho de los no nacidos.   Y no solo eso, el recordar todo lo que vimos la semana pasada, el tener una esperanza eterna, el vivir por esa esperanza para este mundo es una locura. Decia Pablo:   1 Co 1:18-20 ¡El mensaje de la cruz es una ridiculez para los que van rumbo a la destrucción! Pero nosotros, que vamos en camino a la salvación, sabemos que es el poder mismo de Dios. 19 Como dicen las Escrituras: «Destruiré la sabiduría de los sabios y desecharé la inteligencia de los inteligentes». 20 Así que, ¿dónde deja eso a los filósofos, a los estudiosos y a los especialistas en debates de este mundo? Dios ha hecho que la sabiduría de este mundo parezca una ridiculez.   ¿Recuerdan en Romanos? Rom 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. ¿Por qué diría Pablo no me avergüenzo? Porque para el mundo incrédulo el Evangelio es una locura. Y mis hermanos, verdaderamente delante de los incrédulos, aquellos que decidimos caminar en la justicia parecemos locos, y dice Pablo, pueda ser que parezca loco, y sí, pero, estamos locos por el Señor, y pasaremos como locos delante de los incrédulos, y con gusto haremos el ridículo delante de ellos y para nuestro Señor, pero, para ustedes Corintios, para ustedes estamos cuerdos, no les hablamos sino palabras de vida eterna.   Esta es una decisión que hacemos aquellos que decidimos pararnos por y para la verdad, ¿sí no no, nunca estamos más cuerdos que cuando le hablamos a una persona desde nuestro corazón a su corazón, y esa persona recibe convicción de pecado por el Espíritu Santo, acepta su pecado, y recibe el perdón de Dios? Nunca suena más lógica la verdad que cuando estás delante de una persona que se decide por la integridad delante de Dios y su verdad. ¿Recuerdan a Pablo delante del rey Agripa?   Hch 26:24-27 Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. 25 Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura. 26 Pues el rey sabe estas cosas, delante de quien también hablo con toda confianza. Porque no pienso que ignora nada de esto; pues no se ha hecho esto en algún rincón. 27 ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees. 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.   ¿Te das cuenta? Loco para los incrédulos a quienes el príncipe de este mundo ha cegado su entendimiento, y aquellos que predicamos con gusto pasamos por locos y por ridículos porque es para nuestro Dios, pero, para aquellos que se salvan, para aquellos que creen, el Evangelio y la Palabra son palabras de verdad y de cordura. Es al revés mientras estamos en nuestros pecados estamos mal mentalmente, como el endemoniado Gadareno, quien cuando es libertado, es encontrado en su cabal juicio. El justificar a Dios, es vivir en verdadera cordura. Veamos nuestro siguiente punto:   II. El amor de Cristo no solo nos lleva a la integridad, sino a vivir en la libertad de obedecer por amor, en respuesta a ese amor. 2 Co 5:14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; ¿Qué es lo que mueve a un creyente genuino a quedar como lóco y ridículo delante de gente incrédula o delante de falsos creyentes que solo se mueven por apariencias? El amor de Cristo, el cual como dice Pablo le constriñía, no le estriñía, es diferente palabra. Constriñía es la palabra suneco en griego que significa: Sun , con, o juntamente; eco , tener o sostener, mantener junto o unido, confinar, asegurar, apretar constreñir aprieta, aflige, angustia, estrecha, mantener dentro, sujetar fuerte, atrapar, sostener junto. Acumulación u opresión de varias cosas agolpadas, y que significa mantener unido. Se usa físicamente de ser sostenido.   ¿Por qué el amor de Cristo nos constriñe? Será porque Cristo nos regala un hermoso amanecer? O como dicen algunas canciones: desde que estoy en Cristo me di cuenta de que él siempre estará ahí, y la vida es de color de rosa, porque mira cómo me ama, nadie me toma en cuenta, nadie me pela, nadie reconoce mi increíble valor, pero Cristo lo hizo. Ese no es el mensaje de la Biblia, ese no es el amor que aprieta a un creyente a obedecer, a sacrificarse, a morir a sí mismo.   ¿Por qué digo esto? Porque si tienes esta clase de amor por Cristo, en el momento en el que lleguen las pruebas, en el momento en el que un mundo incrédulo que aborrece a Cristo te aborrezca a ti, al punto de perseguirte, tu mundo de color de rosa se va a derrumbar. El amor que aprieta a un creyente, que lo mantiene fiel a Cristo, aún a pesar de persecuciones, pruebas, enfermedad, mala racha económica, aún la muerte, es saber esto: Cristo murió por mí, siendo yo un pecador. Como dice Pablo:   1 Ti 1:12-17 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. 14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. 15 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. 16 Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. 17 Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.   Este es el amor que nos mueve a servirlo, a humillarnos con Cristo, a vivir para él, que él haya muerto por un pecador como yo. Y dice una gran verdad, aquellos que hemos entendido este Evangelio sabemos que hemos muerto junto con Cristo. La NTV traduce: 2 Co 5:14 Sea de una forma u otra, el amor de Cristo nos controla. Ya que creemos que Cristo murió por todos, también creemos que todos hemos muerto a nuestra vida antigua. (NTV). Y por eso dice:   2 Co 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Y esto para aquellos que viven su fe por apariencias, es algo imposible porque ellos están buscando solo cubrir sus necesidades egoístas, auto satisfacción, auto promoción, fama, reconocimiento, ser tratados como reyes, con dignidad, que todo mundo les sirva, y para el verdadero creyente es totalmente lo contrario, Cristo no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos.   Y ya que sabemos que Cristo murió en nuestro lugar, nosotros debemos saber que si creímos, entonces hemos muerto con Cristo, y estamos llamados a vivir parta aquel que murió y resucitó por nosotros. De heco eso es lo que declaramos públicamente cuando nos bautizamos, lo que dice Gálatas 2:20: Gál 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.   Por eso hago la aclaración, el bautizo es una declaración pública de algo que ya sucedió en tu interior, si tú no te has bautizado porque piensas: es que no estoy listo, no estoy lo suficientemente limpio, o no me bautizo porque no quiero ser un hipócrita. Lo que estás manifestando es que realmente no has creído en Cristo y no estás dispuesto a entregarle tu vida, no estás dispuesto a morir a ti mismo y estás diciendo que no piensas dejar de vivir para ti mismo.   Porque cuando decides entregarle tu vida a Cristo esto es lo que estás diciendo: mi vida Señor solo sirvió para llevarte a la cruz, porque mis pecados me tenían muerto, y me estaban llevando directamente al infierno, pero, yo he creído que tú moriste en mi lugar, de manera que mi viejo yo, ese que pecaba deliberadamente, que me tenía condenado, esclavizado a mi pecado y que te llevó a la cruz del calvario, murió el día en que creí en ti.   Porque a muchas de las veces la gente ve el bautizo como la frase de: ya se casó, ya se fregó, alguien que piensa así, no tiene idea de lo que es el matrimonio, un pacto de amor sacrificial, de ver por el otro, de amarle como Cristo nos amó, etc. Y así piensan, ya me bauticé, ya me fregué, si me bautizo ya no voy a poder hacer lo que me gusta, mis pecados que tanto amo, y nada que ver. El bautizo solo anuncia públicamente tu decisión previa, que ya habías hecho en tu corazón y delante de Dios, de pertenecer a Cristo y de haber muerto a tu vieja vida el día que le entregaste tu vida.   Por eso necesito recordar que no hay un punto medio en mi cristianismo, o estoy con Cristo o no estoy con él. Y si estoy con él, entonces ya no vivo para este mundo, ya no vivo para agradarme a mí mismo, sino para agradar a quel que me rescató de mis tinieblas, de mi esclavitud. Se supone que cuando le entregué mi vida a Cristo, es porque estaba seguro que mis pecados eran los causantes de toda mi desgracia y mi condenación y que Cristo es mi única salida, que fuera de Cristo solo hay muerte, desgracia, tristeza, destrucción. Nada tengo que hacer lejos de él.   Y alguien podría decir, pero, es que mi vida no ha sido tan mala, es que yo no fui un dorgadicto, o un ratero, o un adúltero, no creo que mi vida necesite algo. La respuesta es, sigues amando demasiado tu vida, y ¿sabes cuál es el problema con eso? Mira lo que el Señor dijo cuando Pedro le estaba diciendo: Señor ¿cómo crees? ¿Cómo te vas a humillar? Mejor haz lo que este mundo hace, conviértete en un héroe de la historia, conviertete en un gran procer, en un famoso líder que gana el mundo a través de su increíble carisma, capacidad y demás, y mira lo que sucedió:   Mat 16:21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. 22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. 23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.   Y también lo dijo en Juan así:   Jua 12:25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. ¿Te das cuenta? Es parte de todo lo que vimos la semana pasada, una perspectiva eterna, el punto es, ¿dónde está tu corazón, en este mundo, amas tanto tu vida que no estás dispuesto a entregarla y crucificarla junto con Cristo? De cualquier manera vas a acabar perdiéndola, y todo aquello que tanto amaste y ese placer que no quisiste entregar finalmente no habrá valido la pena.   No creas ese dicho mentiroso, que lo bailado quién me lo quita, porque en el infierno, hasta los recuerdos de tus impiedades servirán no para causarte placer como hoy lo hacen, sino para aumentar tu dolor y condenación. En el infierno no existe ningún consuelo, ningún placer, ninguna esperanza. Porque el día de hoy aún la gente que está lejos de Dios y que le rechaza, tiene la capacidad de disfrutar, aún de su pecado, pero en el infierno esa capacidad de disfrutar algo, te habrá sido quitada, ahí solo será el llanto y el crujir de dientes. Y eso no es lo que Dios quiere para ti, el no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento.   Si no lo crees así, entonces no te ha amanecido, sigues como dice Pablo conociendo a Cristo según la carne, según criterios humanos, pero, no has experimentado un nuevo nacimiento, y sin haber entendido este amor de Dios, este amor de Cristo, nunca vas a tener esa motivación interna que te lleva a vivir en integridad para Cristo, que te lleva a morir a ti mismo y a anhelar la justicia de Dios.   Y no estamos hablando que cuando vienes a Cristo eres perfecto y nunca te equivocas, la perfección, solo llegará el día en el que muramos o Cristo venga y nos transforme, pero, sí hablamos de un deseo sincero, real, profundo por ya no vivir para uno mismo, sino para Cristo, porque se está convencido de que vivir para uno mismo es muerte, es destrucción, es frustración. Por eso dice Pablo:   III. Solo alguien que ha sido regenerado, es capaz de vivir en integridad, mientras que el que vive por apariencias, vive una mentira. 2 Co 5:16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. La NTV lo traduce así: 2 Co 5:16 Así que hemos dejado de evaluar a otros desde el punto de vista humano. En un tiempo, pensábamos de Cristo sólo desde un punto de vista humano. ¡Qué tan diferente lo conocemos ahora!   El creyente íntegro juzga lo que le rodea a través del Espíritu Santo y la Palabra de Dios, porque ha sido regeerado, mientras que el que vive por apariencias, siempre juzga con criterios meramente humanos, porque no ha nacido de nuevo   El creyente genuino evalua su vida, a Cristo, a sus hermanos en función no a lo que era antes, a como el mundo juzga a Cristo y su verdad, o como nosotros veíamos antes de Cristo la vida. Eso es conocer a Cristo o evaluar a los demás según criterios humanos. Un cristiano de apariencias seguirá juzgando de acuerdo a su propia justicia, de acuerdo a su propia prudencia, e incluso seguirá viendo a Dios de la misma manera.   ¿Cómo ves tu vida, la vida de aquellos que llamas tus hermanos y aún al mismo Cristo? ¿De acuerdo a qué criterios evalúas, los calificas? ¿Qué criterios utilizas para calificar tu vida y tu fe? Si sigues viviendo para agradarte a ti mismo, si todavía consideras que hay algo de valor en ti por lo cual vivir, por lo cual no abandonar tu vieja vida, eso significa que sigues con criterios meramente humanos.   Todavía no entiendes lo que es una esperanza eterna, el temor de Dios, sigues pensando que Dios es tu compa, es el de arriba, es el Jechu, y que él existe para complacerte y para hacerte feliz. ¿Sabías que eso piensan todos los incrédulos de sus ídolos? Ven a Dios como el genio de la lámpara, como Santa Claus, lo ven como un ídolo, como mi dios particular que existe para satisfacer mis necesidades, mis gustos y lo que yo quiera, y si no cambio de dios al mejor postor.   ¿Te das cuenta? El que adora ídolos sigue viviendo para sí mismo y se ve a sí mismo y a Dios con criterios meramente humanos, no le ha conocido. Por el contrario, aunque suene repetitivo aquel que ha entendido que Cristo murió por él, ha entendido que su vida quedó crucificada juntamente con Cristo y ya no vivie él, ahora vive Cristo en él, ya no vive para sí mismo, sino para aquel que lo salvó, y este amor de Dios le aprieta, le constriñe y le mantiene de pie esperando en su Señor a pesar de lo que sea, por eso Pablo podía decir:   Rom 8:35-39 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Como está escrito:   Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;   Somos contados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.   A pesar de ser tratado como una oveja para matadero Pablo podía confiar porque no juzgaba las cosas según criterios humanos. Aquellos que viven por apariencias lo juzgan todo de acuerdo a sus circunstancias, si todo parece estar bien según lo que este mundo dice que se debería ser, sienten un engañoso sentido de satisfacción.   Pero, algo se sale de control, el cual no es sino una ilusión porque realmente no tienes nunca control de nada, y su mundo de ilusiones se viene abajo, incluso el Cristo en el cual dicen creer o confiar también, ya los abandonó, ya los decepcionó, así que yo abandono mi fe porque Cristo no me dio lo que yo quería. Estás juzgando con criterios meramente humanos, conoces a Cristo solo con criterios meramente humanos, y necesitas conocerlo de una manera diferente. Por eso dice Pablo:   2 Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Este versículo es maravilloso, porque nos habla de una preciosa realidad en los creyentes llamada la regeneración. Cuando creímos el Señor no solo nos perdonó, sino que también nos regeneró, dándonos una nueva naturaleza, no solo nos perdonó y nos dejó ir, sino que nos transformó, nos adoptó como sus hijos dándonos de su naturaleza divina.   Este versículo no solamente nos reafirma la verdad maravillosa de que todo aquello que éramos antes de Cristo quedó en el pasado, no importa la magnitud del pecado, no importa en qué tanta porquería te pudiste haber revolcado, si hay un genuino arrepentimiento, la sangre de Cristo es suficiente para limpiarnos de toda maldad y darnos el perdón de Dios.   Sino que también nos dice que somos una nueva creación, no es que, “pues desde que vengo a la iglesia como que ya todo va mejor”, es decir, Cristo finalmente ha mejorado mi vida, y ya no estoy tan mal. ¿Sabes que eso no es lo que hace Cristo? Cristo no remienda nuestrtas vidas, Cristo no las repara como si fuésemos un coche viejo que es renovado, y nomás se le corta las piezas que no sirven y se le ponen nuevas.   Mi hermano, tu viejo hombre está podrido, está inservible y solo sirve para llevarlo a la cruz y crucificarlo. Necesitas entender que no necesitas “un plus a tu vida”, “que no es tan peor, pero, pues una bendición no la cae mal a nadie”, nada que ver, necesitas nacer de nuevo, y si hablamos de un nuevo nacimiento es porque estamos hablando de una nueva persona, con nuevos gustos, con nuevas metas, con nuevos apetitos, con nuevos anhelos, algo completamente distinto a lo que eras antes.   Por eso es que no puedes seguir viviendo para ti mismo o aferrándote y amando tu vieja vida, tus viejos hábitos, tus pecados, si es así, aún no has nacido de nuevo y necesitas un nuevo nacimiento, la Palabra nos dice que aquellos que hemos creído en Cristo somos algo completamente nuevo. Aún cuando estamos esperando que la inmortalidad absorba esta corruptibilidad, en nuestro interior, somos una nueva persona, separada de nuestro viejo hombre, el cual sigue ahí, esa vieja naturaleza sigue ahí, pero ya no me controla, ahora la puedo llevar a la cruz y vivir por el Espíritu Santo que vive en mi. Dice en Tito:   Tit 3:1-7 Recuérdales a todos que deben mostrarse obedientes y sumisos ante los gobernantes y las autoridades. Siempre deben estar dispuestos a hacer lo bueno: 2 a no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo. En otro tiempo también nosotros éramos necios y desobedientes. Estábamos descarriados y éramos esclavos de todo género de pasiones y placeres. Vivíamos en la malicia y en la envidia. Éramos detestables y nos odiábamos unos a otros. 4 Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, 5 él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo, 6 el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador. 7 Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna. (NVI)   ¿Puedes ver cómo un creyente genuino que no es creyente solo en apariencia, desde su corazón, desde su interior, aunque muchas veces se equivoca, desea obedecer, está dispuesto y no solo eso, sino que tiene la capacidad de hacer lo bueno porque ha sido regenerado. No hace lo bueno por una manipulación externa, por temor al qué dirán o por tempor a que lo descubran, pero, por dentro está ardiendo por ir y revolcarse en su pecado. No, el que vive por apariencias vive así, no es libre, vive con el corazón en el mundo, con la vista en el mundo y solo obedecerá mientras tenga presión externa suficientemente fuerte como para contenerse.   Mientras que un creyente genuino, íntegro, la fuerza de abandonar su pecado viene desde dentro, tiene un control interno. La gracia de Dios, el poder del Espíritu Santo ha sido derramado sobre él abundantemente. Mis hermanos, los cristianos no somos criaturas remendadas, o medio arregladas con partes viejas, y nuevas, dejando lo que medio servía. En Cristo puedes entender que nada servía. Y lo que necesitamos es ser nuevas personas, es un poder interno que nos lleve a obedecer, que nos lleve a experimentar verdadera libertad.   Cuando vemos la verdad de la Palabra no nos queda sino entender que sin Cristo, solo estamos listos para la condenación, no hay nada que Cristo pueda utilizar, necesitamos ser completamente una nueva creación y nuestro viejo hombre necesita morir, no puedes vivir pretendiendo satisfacer la carne y el Espíritu al mismo tiempo, y si vivies para la carne morirás, pero, si vivies para el Espíritu vivirás. Por eso el creyente genuino vive en libertad, en la libertad de obedecer y de hacer lo que Dios requiere, es decir de amar, anehlar, desear vivir para hacer lo que Dios demanda, y lo hace con gozo, con plenitud, porque sabe que para eso fue creado, porque este deseo parte del centro de su corazón, no es una apariencia.   Ahora, ¿qué hace posible esto? ¿Qué hace posible un nuevo nacimiento, de manera que un creyente pueda ver las cosas tan diametralmente opuestas a como un incrédulo las ve? Veamos nuestro último punto.   IV. Alguien que ha sido reconciliado con Dios, no solo vivirá en integridad, sino que también vivirá para anunciar la reconciliación a un mundo en problemas con Dios. 2 Co 5:18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; Todo esto, nuestra esperanza eterna,nuestra regeneración, nuestra nueva perspectiva, nuestro nuevo nacimiento, nuestra diferente manera de ver las cosas, el conocer a Cristo de una manera muy distinta a como el mundo incrédulo lo ve, nuestra redención, este poder interior, todo lo que abarca nuestra fe, proviene de nuestro Dios maravilloso e infinito.   Como ya lo vimos, Cristo, nuestro Dios es el autor y el consumador de nuestra fe, él nos reconcilió, de su iniciativa, porque nosotros en nuestra locura huímos de Dios lo más lejos posible. Y checa la palabra reconciliación: katalásso de G2596 y G236; cambiar mutuamente, i.e. (figurativamente) componer una diferencia:- reconciliación, reconciliar. Denota propiamente cambiar, intercambiar, cambiar de enemistad a amistad.   De manera que hablar de reconciliación es hablar de que hubo un conflicto, hubo enemistad, hubo guerra. Y este concepto es algo tan importante porque el verdadero Evangelio no es: Cristo te ama como estás, ven a él, dale una oportunidad y él cambiará tu vida. Ese no es el evangelio de la Biblia, ese es un falso evangelio que sigue poniéndote a ti como el centro del universo y a Dios como el que está para servirte.   Y el problema con eso es que si vienes a la iglesia con la motivación equivocada, pesando que te estamos ofreciendo a Dios como la solución a todos tus problemas, donde lo único que él te pide es que pues vengas y le des un chance porque se siente tan solo en un universo tan grande, porque no sin ti no puede ser feliz y no está completo, tarde o temprano vas a tropezar.   Porque ¿sabes? Dios está completo, Dios no está cabizbajo porque no estamos con él, él es Dios y está completo en sí mismo. Aún su plan de redención Dios lo planeó para la alabanza de su propia gloria, nos creó para su gloria, todo está en función a su gloria, ¿por qué no para la tuya? Bueno cuando crees tus propias galaxias, cuando sustentes tú la vida, cuando digas sea la luz y la luz se cree, cuando tengas suficiente energía como para sostener tus propios planetas, cuando crees tu propio oxígeno para sustentar tu vida, entonces quizá hablaremos de darte gloria a ti.   Pero, la realidad es que hemos sido engañados, el universo no gira a nuestro alrededor, eso es humanismo, todo gira alrededor de nuestro maravilloso Dios, y el problema es que nosotros éramos enemigos de Dios, y estábamos en rebelión contra él, contra este creador. Dice en Efesios 2:   Efe 2:3-5 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, 5 nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!   Todos pecamos, todos delinquimos en contra de Dios y de sus leyes, pero Dios nos ofreció un plan de paz, paz significa unir dos cosas sueltas, dos cosas que estaban separadas por la enemistad, ¿cuál fue este plan? Enviar a su hijo a tomar nuestro pecado y nuestra rebelión y tomar el resultado de nuestro pecado y rebelión lo cual era muerte, muriendo en nuestro lugar para que nosotros pudiéramos ser reconcilidados con Dios en una nueva vida a través de Cristo Jesús.   Es maravilloso, Dios hizo este plan porque le plació, y fue su gozo el reconciliarnos con él, como dice en Efesios 2, Dios abolió en Cristo la enemistad entre él y nosotros. Y de esto se trata el cristianismo, no solo de que hemos sido reconciliados, sino que nosotros estamos llamados a anunciar esta reconciliación al mundo entero.   El Cristianismo no es lo que estos falsos maestros y profetas proponen: tu mejor vida ahora, satisfacer todos los deseos codiciosos de tu naturaleza pecaminosa, ser próspero, famoso, tener todo lo que tus ojos codicien, lo que tu carne codicie y lo que la vanagloria del mundo te dice que debes tener. Mis hermanos, el mundo pasa y sus deseos, pero, el que hace la voluntad del Señor, permanece para siempre.   La verdadera riqueza del cristianismo no está en que todos tus problemas se resuelvan y vivas como final de película de disney “y fueron felices para siempre”, aún con todos sus pecados, tus malos hábitos, a como tu codicia y tu egoísmo le dictaba, pero feliz. Eso no existe, no hay persona más miserable que la que vive para sí mismo. La verdadera riqueza del cristiano, es que ha sido reconciliado con su creador, ha vuelto a su origen, la imagen de Dios que perdió en el huerto de Edén al pecar ha sido restaurada en él, es una nueva creación en Cristo Jesús.   La verdadera riqueza del cristianismo es Cristo, y es que la gente pueda saber que Dios está procurando la reconciliación. Por eso parte del verdadero evangelismo es que la gente sepa que tiene un problema con Dios porque ha pecado, y mucha gente dice: no, yo no tengo un problema con Dios, pero la Biblia dice:   Rom 3:23 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, Y también dice: Rom 6:23 Porque la paga del pecado es muerte.   Estos falsos maestros estaban enseñando un falso propósito, y este es el mayor problema del ser humano, su pecado, y lo último con lo que tratan estos falsos evangelios es con el pecado, y ¿cómo puede alguien verdaderamente ser pleno y libre sin haberse reconciliado con Dios? ¿Cómo podría alguien que está perdidamente enamorado de su pecado, el cual llevó a Cristo a la cruz, y enamorado de este mundo, el cual aborrece a Cristo y lo llevó a la muerte, el cual le mantiene esclavizado, el cual es el causante de todas sus desgracias y sin sabores y ser verdaderamente pleno y feliz? Eso por lógica, no es posible.   Por eso hablo tanto del pecado desde este púlpito porque hasta que no entiendas que el pecado es el causante de todas tus desgracias y mientras no aprendas a tratar con él através de la Palabra y con el poder del Espíritu Santo, no vas a poder experimentara verdadera libertad, gozo y paz. No es que Dios no quiera tu felicidad, sí la quiere, pero el problema es que tu anhelas la felicidad que este mundo plantea, y ésta no tiene nada que ver con lo que Dios ha diseñado: la reconciliación, esa es la clave, estar reconcilidado con Dios y ya reconciliados, vivir para hacerles saber a otros lo siguiente:   Hch 17:30-31 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.   ¿Y cómo sucedió esto? ¿Cómo Dios lo llevó a cabo?   2 Co 5:19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Dios estaba en Cristo, es decir: Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo son uno, eso enseña la Biblia y Dios mismo estaba en Cristo, porque Cristo dijo: el que me ha visto a mi, ha visto al Padre. Al venir Cristo a este mundo y hacerse como uno de nosotros, como un hijo de Adán, Dios estaba recorriendo la brecha eterna que los seres humanos hicimos al pecar.   ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo pudo no tomarnos en cuenta nuestros pecados? Justificándonos a través de Jesucristo, quien siendo Dios y siendo hombre, cumplió con las demandas de la justicia de Dios, las cuales demandan perfección y demandan la muerte del pecador, pero Cristo mismo haciéndose hombre recibió sobre él toda la justicia de Dios que nosotros merecíamos y de esta manera pudo no tomarnos en cuenta nuestros pecados.   Tomar en cuenta significa hacer un inventario, considerar, contar, tener en cuent, por favor escucha esto, medítalo y valóralo. Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo no tomándonos en cuenta, no haciendo inventario, no considerando nuestros terribles pecados, y no solo los nuestros, sino los de toda la humanidad y estos incluyen los pecados de otros en nuestra contra. Esto es el perdón, por eso todas las cosas son hechas nuevas en Cristo.   Y esto necesita ser dado a conocer, se nos ha dado esta tarea, si conocemos el temor de Dios, si el amor de Cristo por nosotros nos constriñe, no podemos quedarnos callados, es un fruto del verdadero creyente, del creyente íntegro que se sabe perdonado, sabe que ese perdón está disponible a todo aquel que cree y anhela gritarlo a los cuatro vientos. Y dice Pablo:   2 Co 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Pablo les dice a los corintios, nos dice a nosotros lo que somos, somos embajadores, y un embajador es un representante de un país, representa a un reino y más allá al rey. De manera hermanos que tenemos una responsabilidad doble, no solo de traer el mensaje de reconciliacion de nuestro rey, pero, también representamos a Cristo y esa es una gran responsabilidad. Si nuestras vidas no están ligadas a Cristo, si nuestra conducta no es coherente con nuestro mensaje, estamos mal representando a nuestro rey.   Y es un mensaje maravilloso, checa, dice, Dios ruega, no dice, Dios da de bibliazos, Dios regaña y condena, no, Dios ruega, viene con un tratado de paz, no con una amenaza sin esperanza. Pero Chuy, tú muchas veces hablas del infierno, definitivamente, porque es necesario entender el problema que tenemos con Dios para poder valorar su plan de reconciliación en Cristo.   Es un tratado de paz, ¿alguna vez viste una de esas películas medievales donde los dos reinos están de frente y cuando uno de los reinos se da cuenta que el otro es superior en fuerza hace un tratado de paz? Esto es lo mismo, pero a la inversa, Dios viene con todo su poder, con toda su ira en contra de sus enemigos, pero, en este momento viene con un tratado de paz. Dice la palabra:   2 Pe 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.   Esto es algo importante a poner en nuestro corazón al evangelizar, un sentido de urgencia, pero también un ruego, lleno de paciencia, lleno de amor, pero también lleno de verdad. Como lo aprendimos, necesitamos enseñar 90% juicio y 10% gracia, ¿por qué? Porque porque la gente está engañada y no es conciente de la magnitud de su pecado, y la realidad es que estamos en serios problemas delante de Dios, pero, así de serio que es el problema, así de seria es la gracia, el perdón, la misericordia de Dios, el cual nos llama al arrepentimiento, Dios manda a toda persona en todo lugar a que se arrepienta.   Si hoy nos visitas y no has considerado nunca este evangelio, te digo mi amigo, Dios te ruega que te reconcilies con él, y la única manera es a través del arrepentimiento, de que creas en este evangelio y le entregues tu vida, de que te rindas ante él, que consideres tu pecado, que consideres que eres enemigo de Dios, y que no vas a ganar, en tus fuerzas no vas a ganar, y que el único camino al perdón es Jesucristo, ¿por qué Señor, cómo es esto posible?   Ya lo mencionamos Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, pero, ¿cómo fue posible? Dice Pablo:   2 Co 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Aquí tenemos dos doctrinas juntas, la imputación y la sustitución, Cristo no conoció pecado jamás, él fue perfecto, él cumplió a la perfección todas las demandas de la justicia de Dios, viviendo una vida perfecta, cumpliendo todos los requerimientos de un Dios perfectamente santo y justo. Pero, ¿qué hizo Dios? Cuando creímos en Cristo, en este evangelio, y cuando recibimos el arrepenitmiento, al considerar este evangelio de gracia, Dios nos imputa, o pone sobre nosotros, a nuestra cuenta la justicia, la perfección de Cristo.   De manera que cuando estamos en Cristo, Dios nos trata como trataría a su Hijo unigénito que nunca pecó. Por eso es que todas las cosas son hechas nuevas en Cristo. En Cristo Dios nos ve perfectos, justos, sin pecado. Por eso es que podemos hoy verle cara a cara y no perecer, no quedar consumidos, por eso es que Dios puede olvidar nuestros pecados y echarlos al fondo del mar y no tener un inventario de nuestros errores, porque hemos sido revestidos de Cristo. Ante los ojos de Dios, y al estar en Cristo, Dios no nos ve a nosotros perversos pecadores, sino que ve a Cristo, de manera que ya no le debemos nada a Dios porque Cristo lo pagó.   Pero esta imputación viene por dos vías, mientras que a nosotros se nos ha vestido con la justicia perfecta de Cristo, a Cristo Dios lo vistió con nuestra injusticia en esa cruz, Así como a nosotros en Cristo, Dios nos ve perfectos y sin pecado y nos trata como a gente perfecta y sin pecado, a Cristo Dios lo ve como un total y torcido pecador y lo trató como un pecador, y no solo con mi pecado sobre él, sino con el pecado de toda la humanidad, Dios vistió de injusticia a Cristo.   Aunque Cristo nunca pecó, ni fue hallada mentira en su boca, Dios en la cruz vio y trató a Jesucristo como el peor de los pecadores. Por eso es que es un insulto tremendo el pretender ganarnos la salvación por medio de nuestras obras, las cuales Dios ve como trapos de inmundicia, nuestras mejores obras, si pretendemos utilizarlas para vernos justos delante de Dios, Dios las ve como un terrible pecado de orgullo.   Porque el ser humano no tiene nada en sí mismo para justificarse, puede engañarse con su religión, así como los judíos, quienes establecieron su propia justicia, la cual no les sirvió para nada, así como dice en Romanos 10: Rom 10:3-4 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; 4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. Pero esto es un insulto a la gracia de Dios, por eso el pensar en alguien que intercede por nosotros además de Cristo es un insulto. Porque Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo, es decir, ¿de veras crees que sea posible mejorar una salvación de esta magnitud? ¿De veras crees que Dios podría haber dejado un plan b porque el suyo podría fallar? En este plan no caben nuestras obras, ni intercesores de ninguna índole, ni vírgenes, ni santos, ni rezos, ni ninguna liturgia que pueda mejorar el plan perfecto de Dios.   Nuestras obras Dios las preparó de antemano para que anduviéramos en ellas, y las hacemos como una respuesta, como un fruto, no como la manera en la que podemos alcanzar salvación. Entonces Dios nos imputa la justicia de Dios y Dios imputa nuestra injusticia y pecado sobre Cristo, el cual recibe toda la ira de Dios sobre él y Cristo es tratado como el peor delos pecadores, así como nosotros somos tratados como los más justos y limpios porque Dios ve a Cristo en nosotros.   Y la doctrina de la susitución, es decir, Dios pone en nuestro lugar un sustituto, el cual es Cristo, mientras que el objeto de la ira éramos nosotros, al imputar nuestra injusticia sobre Cristo, Cristo se convierte en el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, muriendo en nuestro lugar y estableciendo la base para que nosotros pudiéramos tener una relación correcta con Dios a través de Cristo.   Mis hermanos, para esto estamos hoy aquí, por eso yo predico cada domingo y estoy equipándoles, para poder ir y llevar este mensaje de reconciliación, para nosotros entender este mensaje de reconciliación y poder conocer la verdad, andar en amor y vivir en libertad, centrando nuestras vidas no en nosotros mismos, sino en Cristo. Un creyente íntegro se sabe un embajador, un representante fiel quien maneja un mensaje fiel de la Palabra de Dios.   El entender el temor de Dios, haber recibido el amor de Dios, la regeneración, la reconciliación, el perdón de pecados, junto con todo lo que Pablo ya mencionó, nos debe implusar a llevar este mensaje de reconciliación a toda la gente posible, ¿por qué compartimos el Evangelio? ¿Por qué proclamamos la Palabra? Porque Dios nos ha puesto como embajadores suyos que ruegan.   Pero, la pregunta sigue en el aire, ¿ya te has reconciliado con Dios? ¿Qué dice tu conducta? ¿Sigues pensando, ya se bautizó, ya se fregó? ¿Verdaderamente le has entregado tu vida al Señor? ¿Has sido reconciliado? ¿Has sido regenerado? ¿Qué te mueve el amor de Cristo? ¿Has entendido su amor de manera que sabes que no te puedes quedar para ti solo el perdón de Dios? ¿Conoces el temor de Dios? ¿Realmente le conoces?   Mi hermano sin estas cosas, jamás podrás ser verdaderamente feliz y pleno, podrás tener una salud perfecta, un patrimonio perfecto, un éxito profesional perfecto, podrás amar tu vida, pero, si no la pierdes por Cristo tarde o temprano la perderás, y quedarás desnudo. Por favor, mi hermano, no digas que te has reconciliado con Dios y sigas viviendo como si fueras su enemigo, amando lo que Dios aborrece. Mejor verdaderamente reconcíliate hoy con él,no esperes más.   Y a ti mi amigo visitante, te invito a formar parte de la familia de Dios, te invito a considerar el gran problema que tienes con Dios, pero también la solución inmejorable que Dios te ofrece en Cristo, mi hermano, mi amigo, el Señor te dice hoy mismo y te está rogando: Reconcíliate conmigo, el tiempo corre, y no quiero que te pierdas, recibe mi perdón, recibe mi gracia, quiero hacerte nacer de nuevo hoy.   Invito a todo aquel que quiera hacer una decisión por comenzar a vivir en integridad a ponerse de pie, y a todo aquel que decida el día de hoy aceptar el tratado de paz de parte de Dios y quiera recibir el perdón de pecados y comenzar a tener ese poder interno para vivir y desear aquello que Dios ama, y finalmente ser completo y lleno de esperanza. Vamos a orar.
  • Jan 18, 20152 Corintios 5:1-11 ¿Andas por fé, o andas por vista?
    Jan 18, 2015
    2 Corintios 5:1-11 ¿Andas por fé, o andas por vista?

    ¿ANDAS POR FE, O ANDAS POR VISTA?

    2 Corintios 5:1-11

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una ciudad llena de éxito económico, y por lo mismo con gente inmersa en materialismo, en el humanismo, una ciudad llena de depravación, de pecado, y en un ambiente como este fue donde la iglesia de Corinto nació, y donde se movía, donde el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento.   Y como lo hemos visto, el problema en Corinto, no fue el ambiente donde estaba, aunque era un ambiente muy seductor, su problema fue que la mayoría de ellos no estaba decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, lo cual produjo una iglesia llena de hipocresía, división, carnalidad, inmadurez, y sobre todo llena de orgullo. Una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella.   Este problema se agudizó con la llegada de falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que hacen es pretender desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, pretendían deslumbrar a los Corintios con supuestos ministerios espectaculares, haciéndose ellos ver muy espirituales, cuando en realidad era carnalidad pura, disfrazada de falsa espiritualidad, y estos corintio engañados por su orgullo y por la filosofía de este mundo, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que estaban dudando del apostolado y del ministerio de Pablo.   Así que en esta carta Pablo se da a la tarea de volver a explicar la fe, quién es un verdadero y fiel siervo de Dios, de qué se trata el verdadero servicio, el verdadero apostolado, el verdadero pastorado, y así poder dejar al descubierto a estos hombres fraudulentos. Ya Pablo nos habló de las tribulaciones, de cómo vivir una vida libre de acusación, del balance que debe haber entre la disciplina y el amor, nos habló de la diferencia entre vivir bajo el yugo de la ley, y vivir en el poder del Espíritu Santo. Vimos con detalle la diferencia entre el A pacto y el N pacto.   En los próximos capítulos Pablo se va a seguir enfocando en este nuevo pacto, en este ministerio del Espíritu, de justificación y de libertad. Ya vimos la semana cómo es que alguien puede saber si la luz de este nuevo pacto, la luz de Cristo, le ha resplandecido en el corazón, cómo responde a la verdad aquel que ha sido alumbrado, cómo ve las pruebas y las adversidades, y por último dónde tiene puesta su mirada y su esperanza.   El día de hoy Pablo ampliará este último punto, ¿dónde tiene su mirada y su esperanza el creyente genuino? Pablo terminó el capítulo anterior con los siguientes versículos:       2 Co 4:16-18 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.   Pablo terminó hablándonos de nuestra enorme esperanza eterna, de cómo es un hecho, este hombre exterior se va desgastando y se va a desgastar hasta la muerte, seamos creyentes en Cristo o no, por eso la clave está en cómo y porqué lo vas a desgastar, en la carta a los Hebreos vimos varios ejemplos, Moisés es uno de ellos, dice la Palabra:   Heb 11:24-26 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.   Moisés estaba destinado a ser el siguiente faraón de Egipto, el pueblo más poderoso de sus tiempos, sin embargo Moisés rechazó esa posibilidad, rechazó envejecer y desgastarse como el líder de la nación más poderosa de sus tiempos por desgastar su cuerpo guiando a un pueblo rebelde y duro de corazón, ¿por qué? Porque tenía puesta la mirada en el galardón, su meta, su perspectiva fue lo que determinó su decisión en cuanto a cómo viviría su vida.   Por eso yo titulé este mensaje, ¿ANDAS POR FE O ANDAS POR VISTA? ¿Cómo puedo determinar si realmente estoy viviendo mi vida y desgastándola de la manera correcta? Hoy estaremos viendo algunos puntos que espero te permitan con claridad ver dónde estás caminando, y si no andas por el lugar correcto que puedas corregir el rumbo. Demos lectura.   I. El que anda por fe no está cómodo en este mundo y gime por su verdadero hogar. 2 Co 5:1 Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Pablo se refiere a nuestro cuerpo como una morada terrestre, recordemos, no somos un cuerpo que tiene alma, somos un alma que habita en un cuerpo, y nos es tan importante tener claros estos conceptos, porque recordemos, el dios de este siglo ha cegado el entendimiento del mundo, de manera que no les resplandezcan estas verdades y siempre estamos escuchando lo contrario.   Pablo no solo se refiere a este cuerpo como una morada terrestre o temporal, sino a un tabernáculo, una tienda de campaña. Pablo tenía en mente las tiendas de campaña en las que vivían los nómadas, lo que es más, hoy en día en medio oriente hay grupos rurales que todavía viven así, en tiendas de campaña, hechos de pieles de animales y demás.   Y Pablo nos está diciendo una gran verdad, este cuerpo es temporal, y finalmente va a tener que ser desarmado como se desarma una tienda. La gente no creyente, o la gente sin esperanza, trata su vida y su cuerpo como si fuera a ser eterno, ellos no lo ven como una tienda de campaña temporal, sino que lo ven como un edificio, y construye alrededor de ella murallas y fuertes cimientos de orgullo, de filosofías engañosas, etc.   Pueda ser que a lo largo de tu vida aprendas a construir grandes barreras a través de tu orgullo, de posesiones económicas o logros, pero, la realidad es que bajo todas esas capas de duro concreto lo único que existe es una débil tienda de campaña que tarde o temprano tendrá que ser desarmada.   Y Pablo nos presenta un contraste, pone delante de nuestros ojos la realidad de este cuerpo decadente, créeme, a los 43 la fortaleza de los 20 ya no existe, y si tienes 20, no te exaltes, porque ahí vienes atrás de mí. Esta tienda de campaña se desgasta y finalmente va a ser desecha, pero mira el contraste:   Aquellos que hemos creído nos espera no una casa de campaña, sino un edificio, y no pienses en un complejo de departamentos, no se refiere a eso, se refiere a una construcción firme, que no puede ser deshecha, ¿por qué? Por varias causas, 1º es de Dios, no es hecha por hombres, 2º Es eterna y está en un lugar llamado cielo, donde no existen las cosas temporales, todo lo que hay ahí es eterno. Jesucristo dijo:   Jua 14:1 »No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. 4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy. 5 Dijo entonces Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino? 6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.   Y me encanta por dos cosas, el camino es Cristo, pero, no solo el camino, sino la meta, y Cristo nos lleva al Padre, de manera que el cielo se trata de Cristo y el Padre, el cielo es estar en su presencia, el cielo podrá tener calles de oro y toda la eternidad, y toda la sabiduría eterna y belleza, pero, un cielo sin Cristo y sin el Padre, sencillamente no es cielo.   Y ¿sabes qué? Pablo dice: no es una morada hecha de manos, pero, como ya te lo expliqué antes, el hombre en su engaño, en su vana ilusión construye para sí mismo sus propias fortalezas, pero, su fortaleza es eso, un espejismo, una ilusión. Pregunta a todos aquellos que el año pasado lo perdieron todo por alguna causa, pregunta aquellos que salieron pensando comerciar con el negocio de su vida, y esa misma noche no llegaron a su casa. Dice la Palabra:   Pro 18:10-12 Pro 18:10 El nombre del SEÑOR es una fortaleza firme; los justos corren a él y quedan a salvo. 11 Los ricos piensan que su riqueza es una gran defensa; imaginan que es una muralla alta y segura. 12 La arrogancia va delante de la destrucción; la humildad precede al honor. (NTV)   Pero aquellos que tenemos ojos para ver debemos recordar que de parte de Dios hay una casa eterna, inamovible e indestructible que Cristo mismo está preparando, esa es nuestra esperanza. ¿Por qué Moisés rechazó los deleites temporales de haber sido el rey de la nación más poderosa de sus tiempos? Porque tenía en su mente y en su corazón una aún más hermosa, más poderosa, y eterna ciudad, y no solo él, muchos testigos que le precedieron. Esta es la perspectiva eterna, ahora veamos la actitud que surge de aquí:   2 Co 5:2 Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; Como lo estamos aprendiendo en el Estudio Inductivo, la Biblia es una unidad. Seguimos hablando de la resurrección, lo hemos visto en Tesalonicenses, en 1 Corintios y lo seguimos viendo aquí:   1 Co 15:51-57 Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! 52 Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos también seremos transformados. 53 Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales. 54 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: «La muerte es devorada en victoria. 55 Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?». 56 Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. 57 ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo. (NTV)   1 Ts 4:15-18 Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. 18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras. (NVI)   De manera que los creyentes, dice Pablo gemimos, y este es un gemido de angustia, es una queja. ¿Cómo sucede esto? Bueno yo definitivamente gimo cuando despierto en la mañana y me miro en el espejo, me quejo. Ahora que he estado enfermo, con más ganas, antes un flu me duraba unos días, ahora ya llevo 15 días y a penas estoy saliendo.   ¿Te has sentido triste, desesperado, desalentado, sin fuerza? Este cuerpo, esta vida definitivamente está llena de queja y de angustia. Te da tos y dices: ¿no será ébola? Pero, no he ido a África últimamente, no, seguramente es tuberculosis. Mis hermanos, gemimos, nos angustiamos.   Y toda esta angustia es porque estamos vestidos con este cuerpo impregnado por el pecado, toda esta frustración, decepciones, limitaciones, debilidades y demás, son por estar habitando en este cuerpo sujeto a esclavitud, al pecado, y la muerte que este conlleva, por estar en este mundo caído, afectado profundamente por los estragos del pecado, por eso gemimos.   Pero, por otro lado esta angustia no es como la de los que no tienen esperanza, los cuales simplemente confían en sí mismos o en su llamada “suerte” o “buena vibra”. No mis hermanos, los creyentes podemos angustiarnos y quejarnos en este cuerpo, pero, al mismo tiempo, tenemos un anhelo, un deseo, ver cumplida esta promesa en nosotros, y dice Pablo:   2 Co 5:3 pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. Esto literalmente se refiere a que no seremos lo que el dualismo presume, un espíritu sin cuerpo, un espíritu desnudo, ya que este cuerpo está podrido por el pecado, finalmente será desechado y nos quedaremos con el puro espíritu. En aquellos tiempos como hoy, la filosofía humana ya enseñaba lo que las filosofías de nuestros tiempos enseñan, por ejemplo en la película de Ávatar, donde lo que muere simplemente pasa a formar parte de la energía divina de la naturaleza, y al morir seremos absorbidos por lo que nos rodea, o simplemente dejaremos de existir.   Pero, las implicaciones detrás de esta enseñanza son: dale vuelo a la hilacha, al fin y al cabo este cuerpo no tiene remedio, al fin y al cabo vas a dejar de existir. Con tu espíritu adora a Dios, y no importa lo que hagas con tu cuerpo, son dos cosas separadas. Y nada que ver, este cuerpo será redimido también y tendremos uno nuevo, semejante al de Cristo cuando resucitó, con el cual le serviremos y le adoraremos por la eternidad. Aún aquellos que no creyeron, en el juicio del gran trono blanco resucitarán para condenación, también se les dará un cuerpo, pero para sufrir por la eternidad. Y por eso dice Pablo:   2 Co 5:4 Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. Este cuerpo corruptible y corrupto nos hace gemir, nos hace angustiarnos, y el sentido que tiene este versículo no es lo que el dualismo propone, deshacernos de una vez por todas de este cuerpo y quedar como espíritus sin materia, sino que al recibir nuestro nuevo cuerpo este cuerpo será consumido, devorado, o tragado por la vida.   Qué contraste tan poderoso, el día de hoy lo único que vemos es cómo la corrupción y la muerte absorbe todo lo que nos rodea, pero, cuando Cristo venga, será al revés, la muerte será sorbida por la vida y Cristo tomará la victoria total sobre la muerte. Esta es la esperanza del creyente, esta es su actitud, alcanza a discernir que lo que este mundo llama vivir, es realmente estar muerto y esclavizado, y está esperando la verdadera vida. ¿Cómo puede un creyente tener esta esperanza? Dice Pablo:   II. El que anda por fe vive de acuerdo al testimonio interno del Espíritu, pero también de acuerdo su testimonio externo escrito en la Palabra. 2 Co 5:5 Más el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu. Esto literalmente quiere decir, el que ha llevado a cabo, el que ha hecho posible esta realidad es Dios mismo. ¿Por qué tanta confianza? ¿Por qué tan seguro Chuy? Porque nuestra salvación, la redención, el arrebatamiento de la iglesia, nuestra resurrección, es una obra del Dios infinito, dice la Palabra:   Heb 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.   Checa la historia, checa la Palabra de Dios, absolutamente todo cuando Dios ha dicho o ha prometido, se ha cumplido, su Palabra es lo que nos da confianza, como lo vimos este jueves: lo que una persona piensa de la Palabra de Dios, es en realidad lo que piensa acerca de Dios, fuera de ella, no tenemos sino mera opinión humana, la cual no tiene autoridad porque cambia y está llena de mentira, impregnada por el pecado. Pero, no solo tenemos la Palabra escrita, dice Pablo, tenemos las arras del Espíritu:   Arras: arrabón, que significa promesa, parte del dinero de compra o propiedad que se daba por adelantado como garantía, prenda, garantía de lo por venir, cuota inicial o anticipo que garantiza un pago mayor, compromiso de pago. Originalmente prenda en dinero depositado por el comprador, y que se perdía si la compra no se efectuaba. En el NT se usa solo de aquello que Dios asegura a los creyentes. Se dice del Espíritu Santo como la prenda divina de toda su futura bendición, en particular de su herencia eterna.   De manera que todas estas cosas invisibles, pero eternas, cobran perfecta realidad y peso, no solo en la Palabra de Dios, sino en el interior del creyente genuino, en el cual el mismo Espíritu Santo de Dios da testimonio a nuestro espíritu, dice la Palabra:   Rom 8:12-17 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. 13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. 15 Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. 17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. (NVI)   Ya lo había mencionado Pablo al principio de esta carta:   2 Co 1:20-22 Todas las promesas que ha hecho Dios son «sí» en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos «amén» para la gloria de Dios. 21 Dios es el que nos mantiene firmes en Cristo, tanto a nosotros como a ustedes. Él nos ungió, 22 nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón, como garantía de sus promesas. (NVI)   En Efesios 1 también lo vimos: Efe 1:13-14 En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. 14 Éste garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria. (NVI)   Hay una promesa externa en la Palabra de Dios, la cual es confirmada por una promesa interna, a través del Espíritu Santo en cada creyente. Si tú no entiendes nada de esto, probablemente es porque el Espíritu Santo no está en ti, y necesitas todavía un nuevo nacimiento, arrepentirte de tus pecados y rendirte ante el Rey de reyes y el Señor de señores quien es Jesucristo.   Pero, cada creyente genuino cuenta con esa promesa interna, con ese adelanto del cielo en su interior. ¿Por qué crees que un verdadero creyente puede abandonar viejos hábitos, pecados y vivir una vida diferente? No es porque sea muy disciplinado o porque tiene fuerza de voluntad, es por este adelanto del cielo que está en él. ¿Por qué crees que un creyente genuino puede vivir con gozo en su corazón aún cuando está viendo a su familia ser torturada por el nombre de Cristo? No es porque no le importe, sino porque tiene este Espíritu en su corazón consolándole, recordándole lo que es real y verdadero.   ¿Por qué crees que un creyente genuino puede perdonar a su agresor, aún a aquel que pudo haber asesinado a su familia, puede vivir con gozo y esperanza en circunstancias no solo difíciles, sino imposibles? ¿Por qué crees que Pablo hablaba de esta promesa eterna? ¿Por qué crees que hoy estoy aquí diciéndote todas estas cosas? Porque Cristo me ha salvado y me ha dado de su Espíritu y ese Espíritu le da un testimonio fiel al mío de que soy un hijo de Dios y que nada me puede arrebatar de su mano.   Esto es algo mi amigo que ningún creyente puede darte o compartirte, yo no te puedo revelar a Cristo, eso es algo personal, solo Cristo mismo se puede revelar a ti. Por eso es que no puedes vivir tu fe a través de la vida de tus hijos, tu esposa o tu esposo, o porque vengas aquí, sin ningún interés de obedecer a Dios. Esto es algo personal entre tú y el Señor, por eso si hoy oyes su voz, no desperdicies la oportunidad, recíbele, ríndete ante él y sabrás de lo que te estamos hablando, no antes. Por eso dice Pablo: 2 Co 5:6 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor Dice Pablo por este testimonio interno y externo de parte de Dios y su Espíritu, tenemos esta confianza, por eso somos atrevidos, osados, por eso a pesar de esta leve tribulación tenemos siempre buen ánimo, por este testimonio interno y externo del amor de Dios en nosotros mismos.   ¿Te das cuenta cómo Pablo vivía con las maletas hechas? Su corazón, su esperanza, sus anhelos no estaban en este lado del sol. Él se veía en este mundo como un extranjero, y aún no estaba conforme ni feliz al verse en su cuerpo terrenal, y no porque no tuviera six pack, midiera 1:80 o tuviera ojos azules, sino que Pablo verdaderamente aborrecía el pecado que moraba en él, anhelaba estar con su Señor.   Por eso dice: cada día que despierte y todavía pueda ver a este muñequito en el espejo, significa que mi lugar celestial sigue vacante, significa un día menos con mi Señor. ¿Buscaba Pablo entonces su propia muerte, estaría buscando Pablo el suicidio? Para nada, simplemente era una cuestión de balance para él, así como debería ser para nosotros, veamos ese balance en Filipenses 1:   Flp 1:20-25 Tengo la plena seguridad y la esperanza que jamás seré avergonzado, sino que seguiré actuando con valor por Cristo, como lo he hecho en el pasado. Y confío en que mi vida dará honor a Cristo, sea que yo viva o muera. 21 Pues, para mí, vivir significa vivir para Cristo y morir es aún mejor. 22 Pero, si vivo, puedo realizar más labor fructífera para Cristo. Así que realmente no sé qué es mejor. 23 Estoy dividido entre dos deseos: quisiera partir y estar con Cristo, lo cual sería mucho mejor para mí; 24 pero, por el bien de ustedes, es mejor que siga viviendo. 25 Al estar consciente de esto, estoy convencido de que seguiré con vida para continuar ayudándolos a todos ustedes a crecer y a experimentar la alegría de su fe. (NTV)   Para Pablo vivir en este cuerpo era la oportunidad de servir al Señor, de darle honra, pero también de servir a sus hermanos, de ayudarlos a crecer. Pablo mismo lo dijo en Romanos 12 presenten su cuerpo como un sacrificio vivo. El único momento que tienes para aumentar tu cuenta celestial, para glorificar a Jesucristo invirtiendo en lo eterno es en este cuerpo, y la manera es tener el sentir de Cristo, quien se dio a sí mismo por nosotros, y para Pablo no era diferente, sabía que servir a su Señor, era servir a sus hermanos y vivir para encaminarlos hacia Cristo, para ayudarles a entender esta misma fe por la cual Pablo estaba dispuesto a morir.   Pero, aún así entendía que nada se podría comparar al inigualable momento de estar frente a su Señor y quedarse con él por la eternidad. Y si esto suena como un disparate para ti, necesitas muchísimo conocer a tu Salvador, no lo conoces, si la muerte para ti es: “hay Dios líbrame no me quiero morir, ver tu rostro, dejar este cuerpo impregnado de pecado, vivir por la eternidad con el Dios Todopoderoso, conocer su reino, adorarle en su trono de justicia y de magnificencia, ver su gloria a ojos abiertos. ¡Qué Dios nos libre! ¿Verdad? Por un lado dices: ¡qué hermoso! Pero, ves a alguien en su ataúd y dices: Dios me libre.   ¿Te das cuenta? Para Pablo no era así, deberías con seriedad, pedirle a Dios que te libre del temor a morirte, mira mi hermano, ese día va a llegar, tarde o temprano, ojalá que sea en una buena vejez, lleno de años, habiendo tenido la satisfacción de haber glorificado a Dios haciendo su voluntad toda tu vida, pero, ¿si no, si a Dios no le place y quiere hacer una obra especial con tu muerte prematura? Dices, sí, pero, mejor mi hermano, yo no Señor.   Mis hermanos, necesitamos conocer mejor a nuestro Salvador, necesitamos entender nuestra fe, ya lo dije la semana pasada, si no estás preparado para morir, tampoco estás preparado para vivir, si con sinceridad analizas tu fe, y lo último que figura en tu corazón es este anhelo profundo por ver cara a cara a tu Señor, necesitas comenzar por pedirle que se revele a tu vida profundamente. Mejor dile: Señor, no te conozco, mi vida se sigue tratando de mí mismo, yo sigo siendo el Señor de mi vida y necesito conocerte.   Si no mi hermano, nunca vas a poder experimentar el gozo de tu salvación, de tu libertad, de las promesas de Dios, quien ha dejado en tu interior un adelanto, un anticipo, un pedazo del cielo, el Espíritu Santo, quien es Dios mismo, porque el cielo se trata de Cristo y Cristo mismo se regala a ti, ¿gozas de su presencia? ¿Tienes este anhelo y esta esperanza? Otra vez, ¿gozas de su presencia? Por eso dice Pablo:   2 Co 5:7 (porque por fe andamos, no por vista); ¿Te das cuenta cuál es la clave? Un verdadero creyente no se conduce de acuerdo a las circunstancias que le rodean, no anda movido por lo que el mundo llama verdad, no se turba o hace decisiones por cómo anda la política, la economía, por lo quela mayoría hace, pues, “todos lo hacen”, no se conduce por conspiraciones, videos raros de Youtube. Dijeron que el agua es saludable y ahí vas 4 lts de agua diarios, un año después, dijeron que el agua provoca quién sabe qué, ahora tomo Kool Aid.   Mi hermano, te están manipulando, toda la filosofía de este mundo no es compatible con la verdad de Dios, y la filosofía de este mundo es sutil y está diseñada para engañarte, para distraerte, para hacerte dudar de la verdad de Dios. Y no es que nos convirtamos en Amish o menonitas, se trata de pasar por el filtro de la Palabra de Dios todo lo que ves y escuchas, y después dar tu veredicto al respecto, porque por lo regular es al revés, le das todo el voto de confianza a lo que el mundo dice y la Palabra la pasas por el filtro de la opinión humana. Debe ser al revés.   Decía el Señor a su Pueblo quienes por mucho tiempo desecharon la Palabra de Dios y vivían como las otras naciones, en su propia prudencia y estaban a punto de recibir el juicio de Dios sobre ellos:   Isa 8:9 »Reúnanse, naciones, y llénense de terror. Escuchen, todas ustedes, tierras lejanas: prepárense para la batalla, ¡pero serán aplastadas! Sí, prepárense para la batalla, ¡pero serán aplastadas! 10 Convoquen a sus asambleas de guerra, pero no les servirán de nada; desarrollen sus estrategias, pero no tendrán éxito, ¡porque Dios está con nosotros!». 11 El SEÑOR me dio una firme advertencia de no pensar como todos los demás. Me dijo: 12 «No llames conspiración a todo, como hacen ellos, ni vivas aterrorizado de lo que a ellos les da miedo. 13 Ten por santo en tu vida al SEÑOR de los Ejércitos Celestiales; él es a quien debes temer. Él es quien te debería hacer temblar. 14 Él te mantendrá seguro.   ¿Has leído todo el libro de proverbios? El principio de la sabiduría es el temor del Señor, y andar por fe significa esto: confiar en lo que Dios ha dicho y vivir obedeciendo eso. Puedes ver una diferencia abismal entre aquellos que confían en Dios y en su Palabra y aquellos que dicen que confían en ella, pero que siguen apoyados en su propio consejo.   El creyente no se conduce por lo que ve, se conduce por lo que ha escuchado de parte de Dios, por creerlo, por vivirlo, por comprobar que su voluntad es buena perfecta y agradable y que por tanto, su vida está llena de la presencia del Señor, no necesariamente de bienes de este mundo, pero, puedes ver cuando una persona camina con el Señor, lo ves en la paz de su vida, de su familia, en sus hijos, en todo lo que hace, como lo dice el Salmo 1.   Por eso aquel que anda por fe, vive con gozo, con esperanza, a pesar o más allá de las circunstancias, por eso decía Pablo, se vivir en abundancia o en escasez. Andar por fe y no por vista no significa que andes con una actitud de falsa humildad, “hermano siervo de Dios, ungido”, o que traigas los ojos en blanco, o que hagas decisiones a lo loco como si estuvieras apostando, eso no es fe.   Fe es la Palabra pistis, que implica confianza, fidelidad, estar persuadido, pero, ¿persuadido, convencido de qué? De que todo el mundo me dijo: no te preocupes, eres un triunfador, eres un luchador que nunca se da por vencido, y tú dices, “estos sí que me conocen, aaah, sí todos ellos tienen razón, todo va a estar bien, tengo fe. Eso no es fe, eso es positivismo y en muchos de los casos algo llamado un patético auto engaño.   Fe es estar persuadido, convencido no de lo que otros dicen, o dicen de mí, de lo que el mundo o la mayoría dice, de lo que yo me digo a mí mismo y me repito y que creo que por repetírmelo sucederá, porque el poder de mi palabra y de mis buenas vibras lo van a hacer realidad. Nada que ver mi hermano, si sigues con vida es por pura misericordia y paciencia de Dios, no por ninguna otra cosa.   Fe es estar persuadido y convencido de lo que Dios ha dicho, de lo que ha declarado y prometido en su Palabra, alguien que vive por fe, es alguien que habiéndole dado un voto de confianza pleno al Señor y su Palabra, vive por ella, se mueve por ella, decide por ella, lo filtra todo a través de la Palabra y no al revés, y por lo tanto como dice el salmo 1:   Sal 1:1-4 Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos, ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones; 2 sino que se deleitan en la ley del SEÑOR meditando en ella día y noche. 3 Son como árboles plantados a la orilla de un río, que siempre dan fruto en su tiempo. Sus hojas nunca se marchitan, y prosperan en todo lo que hacen. 4 ¡No sucede lo mismo con los malos! Son como paja inútil que esparce el viento.   Aunque esta promesa y este desafío fue para el pueblo de Israel, aplica igual para nosotros:   Deu 30:19-20 »Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes. 20 Ama al SEÑOR tu Dios, obedécelo y sé fiel a él, porque de él depende tu vida, y por él vivirás mucho tiempo en el territorio que juró dar a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob.»   Deu 5:29 ¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre! Y nadie puede hacer esto, si realmente no confía en lo que Dios ha dicho, recuerda, o estás confiando en tu propia prudencia, en la prudencia del hombre, o estás confiando en lo que Dios ha dicho. Y de acuerdo al conjunto de convicciones que tienes es la manera en la que te conducirás y harás tus decisiones, ese es tu andar, dime tú, si andas por fe o por vista.   Pablo andaba por fe, y entendía las promesas que Dios había hecho, y para él esas promesas estaban ratificadas en la cruz del calvario, además del día en el que el Señor le tiró de su caballo y que él entendió que si estaba persiguiendo al creador, lo único que merecía era la muerte, pero, recibió misericordia y perdón, al haberlo entendido, y desde entonces al haberse rendido ante aquel que antes perseguía, comenzó a vivir por fe, así como Moisés y muchos otros, ¿qué dice en Hebreos 11?   Heb 11:1-3 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. 2 Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. 3 Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve. (NVI)   ¿Qué esperaban todos estos hombres? Mira lo que Abraham esperaba:   Heb 11:10 Abraham esperaba con confianza una ciudad de cimientos eternos, una ciudad diseñada y construida por Dios. (NTV) Lo mismo que Pablo esperaba. Mira Moisés en quién se sostenía y las decisiones que hizo por andar de acuerdo estas mismas promesas:   Heb 11:27-29 Fue por la fe que Moisés salió de la tierra de Egipto sin temer el enojo del rey. Siguió firme en su camino porque tenía los ojos puestos en el Invisible. 28 Fue por la fe que Moisés ordenó que el pueblo de Israel celebrara la Pascua y rociara con sangre los marcos de las puertas para que el ángel de la muerte no matara a ninguno de sus primeros hijos varones. 29 Fue por la fe que el pueblo de Israel atravesó el mar Rojo como si estuviera pisando tierra seca. Pero cuando los egipcios intentaron seguirlos, murieron todos ahogados. (NTV)   ¿Qué es lo que esperaba Moisés? La ciudad que tiene fundamentos.   Heb 11:13-16 Todas estas personas murieron aún creyendo lo que Dios les había prometido. Y aunque no recibieron lo prometido lo vieron desde lejos y lo aceptaron con gusto. Coincidieron en que eran extranjeros y nómadas aquí en este mundo. 14 Es obvio que quienes se expresan así esperan tener su propio país. 15 Si hubieran añorado el país del que salieron, bien podrían haber regresado. 16 Sin embargo, buscaban un lugar mejor, una patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.   Alguien que vive, hace sus decisiones, desgasta su vida de esta manera, es alguien que vive por fe y no por vista. ¿Qué tanto conoces lo que Dios te ha concedido en Cristo? ¿De veras andas por fe y no por vista? Por eso Pablo decía:   III. El que anda por fe vive para agradar al Señor en respuesta a su gran amor y anda en temor limpio y reverente porque le conoce íntimamente. 2 Co 5:8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. La NTV lo traduce así: 2 Co 5:8 Sí, estamos plenamente confiados, y preferiríamos estar fuera de este cuerpo terrenal porque entonces estaríamos en el hogar celestial con el Señor. (NTV)   Esta es la confianza y el deseo de alguien que anda por fe y no por vista, entiende cuál es su meta, entiende dónde está su verdadero tesoro, su verdadera plenitud, su seguridad. No es alguien que anda divagando en que si venimos del chango, o somos un accidente evolutivo de miles de millones de años, si somos un experimento de extraterrestres y por eso los ovnis, la Biblia solo habla de seres terrenales y seres espirituales, y Satanás es padre de mentira, antes engañaba con brujerías, ahora engaña con supuestos ovnis. Es un engaño.   Alguien que anda por fe está confiado en esta promesa, no se mueve de la Palabra de Dios y entiende que el día que le toque dejar este cuerpo estará presente con el Señor. También este versículo también deja abajo un error doctrinal que se enseña, el llamado sueño del alma, donde las personas al morir duermen como si estuvieran en un estado criogénico y van a despertar hasta el día de la resurrección. Si observamos este versículo, esa no es la esperanza de Pablo.   Nosotros lo juzgamos todo de acuerdo a nuestra limitación de tiempo y espacio, pero para Dios no existe el tiempo y espacio, él es y habita en la eternidad, lo cual es algo que fue que es y que será, la eternidad es un presente continuo eterno, definitivamente no podemos ni imaginar algo así, para nosotros hace dos segundos, fue hace dos segundos, ya pasaron, cuánto más hace 100 o 1000 años, pero para Dios todo es un presente perfecto y controlado por su divinidad.   De manera que nosotros no podemos ver lo que alguien que muere puede ver, por eso la Biblia habla muchas veces del cordero de Dios que fue inmolado antes de la fundación del mundo, que para Dios 1000 años son como un día y un día como 1000 años. En Cristo todo ya fue, es y será, las cosas celestiales no ocurren como nosotros lo pensaríamos.   Claro que para la perspectiva de este mundo hay una cronología que es y será evidente para aquellos que sigan en este mundo, por ejemplo, después del rapto, o el juicio final al terminar el milenio, todo eso para nosotros tiene una cronología, pero, no así para Dios. Por eso en Hebreos dice:   Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, Pregúntame si entiendo esto, no lo entiendo, está fuera de mi comprensión y de cualquier mente finita, sujeta a este tiempo y espacio. Dios es superior a todo y a todos y existe fuera de su creación, no nos necesita para existir, y yo te digo algo, si el Dios en el que crees no rebasa tu entendimiento y tu lógica, tienes un dios muy pequeño, probablemente eres tú mismo, porque tu dios no puede rebasar ni tu lógica ni tu entendimiento.   Ahora mientras lo anterior es un error doctrinal, existe otra creencia la cual es una herejía, misma que el versículo anterior de Hebreos y este versículo echan abajo, una herejía llamada purgatorio, la cual no está en ningún lado de la Biblia, la cual oscurece, menosprecia el sacrificio de Cristo, porque enseña que el alma va a un lugar de tormento donde después de unos cuantos milenios de sufrimiento, unas limosnas, rosarios y rezos el alma es sacada de ese lugar.   ¿Por qué oscurece la gracia de Dios? Piensa, ¿para qué murió entonces Cristo en la cruz? ¿Hasta dónde alcanzó su pago delante de Dios por nuestros pecados? ¿Fue tan insuficiente que necesita mis buenas obras, mis rezos o mis limosnas, la intercesión de terceros? ¿Significa entonces que puedo vivir una vida a mi antojo, y al final ir delante de Dios y tal vez ser echado al purgatorio y tener la esperanza de que un familiar a través de un santo o una virgen me van a sacar de ahí?   La Biblia no enseña eso, como ya lo vimos en Hebreos y en este texto, es morir e ir al juicio, y tengo solo dos opciones o tener a Cristo como mi abogado e ir al cielo, o no tener a Cristo e ir al infierno. Eso es lo que enseña la Biblia.   Pero, esta es nuestra confianza plena, el día que partamos aquellos que estamos en Cristo, sin ninguna espera mayor estaremos frente a frente, cara a cara con nuestro maravilloso salvador, por la eternidad, sea que nos llame a cuentas o que venga por su iglesia, lo cual la Biblia promete y por lo tanto es ciertísimo.   Ahora, alguien podría decir, bueno, entonces pues si este mundo es pasajero, pues para qué trabajo, o para qué vivir aquí, mejor me voy a un monasterio o me retiro a las montañas y vivo como cavernícola esperando a que venga el Señor por mí. Nada que ver, veamos el siguiente versículo: 2 Co 5:9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Mis hermanos, como ya lo dijimos, el Señor nos llama a ser un sacrificio viviente para él, el Señor nos llama a vivir para hónralo, para servirlo. Y ¿sabes qué? Esta es la gran diferencia entre una religión al cristianismo. Los cristianos procuramos serle agradables en una respuesta, porque entendemos lo que se nos ha dado, lo que se nos ha confiado, y no tenemos más que responder con todo nuestro amor, con todos nuestros recursos, con toda nuestra confianza, con toda nuestra fe, con toda nuestra obediencia.   Porque Pablo dice: procuramos, la palabra filotiempóomai, de fileo, amar; time, honor. Literalmente, ser amante de honor, anhelar honor y, así, movido por este motivo, luchar para conseguir que algo suceda; hacer de ello el propósito de uno. Esforzarse sin descanso, intensamente. Poner toda su ambición o su honra, esforzarse por, aspirar a una meta, tener una ambición. Ansioso o ferviente para hacer algo.   Hermanos nosotros sabemos lo que es ese sentimiento, esa actitud, solo que la utilizamos para cosas que perecen, para ganar un partido de futbol, una posición social, una posesión material, porque tenemos los cables cruzados, porque todavía le estamos permitiendo a este mundo que nos defina lo que es verdaderamente valioso.   Sin embargo Pablo dice, pon este esfuerzo, esta meta delante de ti, en tu corazón, serle agradable. Mira mi hermano, con respecto a mis hijas, no hay cosa que me desespere, que me desanime, que me decepcione, que me haga enojar más que mis hijas tengan la actitud de que lo último que les importa es lo que les pedí y que actúen egoístamente, me ignoren y me desobedezcan deliberadamente, y en especial después de que su mamá o yo hicimos y deshicimos, nos desgastamos por darles algo que querían, y por mostrarles nuestro amor, eso es frustrante.   Por otro lado, no hay cosa que me haga sentir más orgulloso de ellas que cuando actúan en amor, que cuando responden al amor, al cuidado, al sacrificio de su mamá y yo por ellas. Es maravilloso verlas esforzándose por hacer lo correcto no nada más por ganar un permiso, o por sentirse las número uno, sino por verdaderamente traernos gozo a su mamá y a mí, tenernos contentos en respuesta a nuestro amor.   Eso es lo que agrada a Dios, cuando entendiendo su gran amor por nosotros respondemos con todo nuestro corazón en amor y obediencia, no por culpa, no por remordimiento, no porque quiera manipularlo y torcerle la mano para que me de lo que los deseos de mi naturaleza pecaminosa piden. Sino que encuentro que él es la razón de mi vida, él me salvó, me compró, a él pertenezco y por lo tanto, le amo, le obedezco, le entrego mi ser y mi vida, le ofrezco mí adoración en forma de obediencia, en mis actos públicos y privados, por eso decía Juan:   1 Jn 3:1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios;   Efe 5:1-2 Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, 2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. (NVI)   La obediencia, el deseo de santidad de un creyente genuino, siempre es una respuesta, siempre está motivado por el amor recibido por el Padre, nosotros le amamos porque él nos amó primero, porque él se entregó por nosotros. Los verdaderos creyentes no obedecemos por culpa, por mala conciencia, por temor al juicio o por remordimiento, porque en el amor no hay temor, porque el perfecto amor echa fuera el temor al juicio. Obedecemos en respuesta al gran amor de Dios y al hacerlo entonces experimentamos lo que es la verdadera libertad. Y si hacemos esto aquí, cuánto más lo haremos allá.   Y no solo eso, este amor nos lleva a conocer profundamente a nuestro Dios eterno Todopoderoso, de manera que el conocerlo nos hace disfrutar y entender lo que es el temor limpio de Dios, dice el Salmo 19: Sal 19:9 El temor del SEÑOR es puro: permanece para siempre. (NVI). Por eso Pablo trae el siguiente versículo:   2 Co 5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Hay una realidad, aun cuando nuestra obediencia es en respuesta a su amor, no nos olvidamos que hay un tribunal en el cual vamos a comparecer, el Tribunal de Cristo. Ahora, este tribunal no es el mismo juicio por el cual pasarán los no creyentes, llamado el Juicio del Gran Trono Blanco, donde Dios condenará a todos los que no estén inscritos en el libro de la vida y serán echados al lago de fuego.   Este es un tribunal para los creyentes, donde, creo yo, la fe y las obras de aquel que se dice creyente serán evaluada, y o serán recompensadas, se sufrirá pérdida o habrá condenación. Muchos dicen que este no es un tribunal de condenación, pero sin dogmatizar, veamos, lo que la Biblia dice y tomemos una postura, dice aquí todos nosotros compareceremos, Pablo está hablando de aquellos que nos presumimos creyentes.   Veamos primeramente la palabra comparecer, este verbo está en voz pasiva, esto significa no que será una opción nuestra el comparecer o no, sino que seremos presentados, esto significa: Comparecer: faneróo; hacer aparente, poner en evidencia, ser expuesto, hacer manifiesto, mostrar, dar a conocer, ser manifestado, ser conocido, ser descubierto, hacer visible, claro, manifiesto, conocido, destapar, revelar. Sucederán varias cosas, nuestro servicio al Señor será evaluado y recibiremos pérdida o recompensa, dice la Palabra:   1 Co 3:13-15 Pero el día del juicio, el fuego revelará la clase de obra que cada constructor ha hecho. El fuego mostrará si la obra de alguien tiene algún valor. 14 Si la obra permanece, ese constructor recibirá una recompensa. 15 Pero, si la obra se consume, el constructor sufrirá una gran pérdida. El constructor se salvará, pero como quien apenas se escapa atravesando un muro de llamas.   Pablo viene hablando de los siervos de Cristo, mismos que su servicio será evaluado, quizá alguien pueda decir, no mira nada más este tiene un ministerio de misioneros, de ayuda social, plantó quien sabe cuántas iglesias, un programa de radio, etc., Bueno, el Señor juzgará sus motivos, y si sus motivos eran la fama y el dinero, y lo obtuvo, entonces él ya tuvo su recompensa y todas sus obras se consumirán como paja, esa persona realmente nunca pensó en invertir para lo eterno, su corazón estaba aquí. Dios lo utilizó, porque el poder y la decisión de levantar o bajar a alguien es suya.   Pero, esto nos debe recordar siempre estar cuidando nuestras motivaciones al servir al Señor, pedirle y decirle: Señor, que lo que estoy haciendo sea para agradarte a ti y no a los hombres, y no para agradarme a mí mismo, no quiero que mis obras sean quemadas y que cuando llegue al cielo y espere una cuenta grande celestial, encuentre que nunca invertí nada que el fuego no sostuviera e hiciera más precioso, sino que el fuego lo consumió.   Porque hay gente que ni tú ni yo conocemos y que es totalmente anónima y nunca la verás en libros, revistas, radio o televisión, sin embargo es muy amada por Dios y esa gente que es rica para con Dios la verás en el cielo con gran recompensa, él dijo muchos primeros serán postreros y viceversa, por eso dice en Hebreos:   Heb 6:10 Porque Dios no es injusto como para olvidarse de las obras y del amor que, para su gloria, ustedes han mostrado sirviendo a los santos, como lo siguen haciendo. (NVI)   Pablo escribió en su última carta antes de morir: 2 Ti 4:6-8 Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe. 8 Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida. (NVI)   ¿Te das cuenta? La única motivación aceptable es el amor, y el tener una perspectiva y una meta eternas. Pablo sabía que lo que Dios le había confiado no solo era un privilegio inigualable, pero, era una gran responsabilidad. Qué importante es tener esto en mente. Ahora, este tribunal no solamente es para hacer evidente la motivación de nuestro corazón en cuanto a nuestro servicio, sino también para hacer evidente si nuestra fe es real o no lo es.   Tenemos la parábola de las diez vírgenes, cinco eran prudentes y cinco eran insensatas, las insensatas no tomaron cuidado en tener aceite para tener sus lámparas encendidas. Somos luz, el Espíritu Santo en nosotros es el aceite, su unción, y dice la Palabra:   Mat 25:8-13 Las insensatas dijeron a las prudentes: “Dennos un poco de su aceite porque nuestras lámparas se están apagando.” 9 “No —respondieron éstas—, porque así no va a alcanzar ni para nosotras ni para ustedes. Es mejor que vayan a los que venden aceite, y compren para ustedes mismas.” 10 Pero mientras iban a comprar el aceite llegó el novio, y las jóvenes que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas. Y se cerró la puerta. 11 Después llegaron también las otras. “¡Señor! ¡Señor! —suplicaban—. ¡Ábrenos la puerta!” 12 “¡No, no las conozco!”, respondió él. 13 »Por tanto —agregó Jesús—, manténganse despiertos porque no saben ni el día ni la hora.   Y el Señor se está refiriendo a gente que se dijo creyente. Otro ejemplo es la parábola de los talentos, el Señor les repartió a todos a uno 5 u otro 2 y a otro 1, el que le dio 5 le trajo 10, al que le dio 2, le trajo 4, pero, el siervo malo y perezoso decidió no hacer nada, y veamos lo que pasó:   Mat 25:24-30 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. (NVI)   Otra más, el Señor habla del siervo malo e infiel después de haber hablado del rapto: Mat 24:42 »¡Así que ustedes también deben estar alerta!, porque no saben qué día vendrá su Señor. 43 Entiendan lo siguiente: si el dueño de una casa supiera exactamente a qué hora viene un ladrón, se mantendría alerta y no dejaría que asaltara su casa. 44 Ustedes también deben estar preparados todo el tiempo, porque el Hijo del Hombre vendrá cuando menos lo esperen. 45 »Un sirviente fiel y sensato es aquel a quien el amo puede darle la responsabilidad de dirigir a los demás sirvientes y alimentarlos. 46 Si el amo regresa y encuentra que el sirviente ha hecho un buen trabajo, habrá una recompensa. 47 Les digo la verdad, el amo pondrá a ese sirviente a cargo de todo lo que posee. 48 ¿Pero qué tal si el sirviente es malo y piensa: “Mi amo no regresará por un tiempo” 49 y comienza a golpear a los otros sirvientes, a parrandear y a emborracharse? 50 El amo regresará inesperadamente y sin previo aviso, 51 cortará al sirviente en pedazos y le asignará un lugar con los hipócritas. En ese lugar habrá llanto y rechinar de dientes.   El Señor hablando a los creyentes en el Sermón del monte dice: no entren por la puerta estrecha, porque ancho y espacioso es el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por él, este es el camino de la hipocresía, de la religiosidad y en el verso 21 les dice:   Mat 7:21-23 »No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Sólo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 El día del juicio, muchos me dirán: “¡Señor, Señor! Profetizamos en tu nombre, expulsamos demonios en tu nombre e hicimos muchos milagros en tu nombre”. 23 Pero yo les responderé: “Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes, que violan las leyes de Dios”.   Y uno último, dice Juan en su primera carta: 1 Jn 2:28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. 29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.   Necesitamos hablar con la terminología correcta, no estamos hablando de que si la salvación se pierde o no, aquel que ha sido sellado por el Espíritu Santo, permanecerá y nada lo puede arrebatar de la mano de Dios, pero, la terminología que usa la Biblia es estar o no estar en Cristo, y como lo vimos la semana pasada, lo que determina eso es tu manera de vivir, es el fruto en tu vida.   Otro ejemplo, si lees el final de los mensajes a las iglesias en los capítulos 1 al 3 de Apocalipsis, verás entre otras cosas como el Señor dice quién es él, dice algo de la iglesia, bueno, y lo alaba, malo y lo reprende, pero a las que estaban haciendo mal les hace un llamado al arrepentimiento y una advertencia si no lo hacen, por ejemplo:   A la iglesia de Éfeso que dejó su primer amor le dice: Apo 2:5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.   A la iglesia de Esmirna le dice: Apo 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.   A la iglesia de Pérgamo le dice: Apo 2:14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15 Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. 16 Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.   A la iglesia de Tiatira le dice: Apo 2:19 Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. 20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. 21 Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. 22 He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. 23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. 24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga; 25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.   Y tú puedes leer el resto, en el capítulo 4 de Apocalipsis, ya ves a la iglesia arrebatada, representada por los 24 ancianos en la gloria con el Señor. Pero, is hermanos, nuestra fe será puesta en escrutinio si es genuina o no, no debemos olvidar que seremos presentados delante de Cristo con todas nuestras obras, con todo nuestro servicio y éste será puesto a prueba por fuego, y recibirás pérdida o recompensa.   Al final como todo es por su gracia los que recibamos recompensa, terminaremos tirando nuestras coronas a los pies del único que es digno de recibir honra y gloria, pero, de cualquier manera las recompensas estarán ahí.   Pero, tu fe será probada, y lo que cuenta es cómo te encontrará el Señor, sea que te llame a su presencia o que venga por su iglesia, roncando, siendo infiel, comiendo y bebiendo, golpeando a tus consiervos, o no te encontrará porque pretenderás tener la fe y la obediencia que nunca procuraste en un instante cuando ya es demasiado tarde, sin fruto por infiel y nunca ocuparte en conocer y obedecer lo que tu Señor te mandaba por estar tan embebido en ti mismo.   Y podrás decirle al Señor: profeticé en tu nombre, hice milagros, eché demonios, venía a la iglesia, y él te dirá: “Perdón, ¿quién eres, no te conozco, cuándo dispusiste tu corazón a conocerme, cuando con todo tu corazón verdaderamente me buscaste sin esperar que alguien te viera, en tus momentos de soledad, solo te dedicabas a lo tuyo, y no era algo que me agradara, al contrario, me ofendías, en ese lugar de tus pensamientos que solo tú yo vemos jamás estuve, nunca dejaste el trono, seguías siendo tú el dueño y Señor de tu propia vida? No te conozco, ni nunca te interesó conocerme, aléjate de mi hacedor de maldad, y créeme que te alejarás avergonzado.   Y Pablo dice mientras estuvimos en este cuerpo, es decir, solo tienes esta vida para responder al amor de Dios, ¿qué estás esperando? ¿En qué la estás desperdiciando, en aquello que de por sí te será arrebatado? Deja de ser tan mezquino, tan codo para con Dios, y no me refiero al dinero solamente, me refiero a tu vida, deja de estar tratando a Dios como un limosnero y darle los pellejos que sobran de tu vida, no te engañes, no estés diciendo que amas a Dios cuando vives para ti mismo, cuando vives para saciarte a ti mismo, para apacentarte a ti mismo.   Solo tienes esta vida, para invertir en lo eterno, el día que te toque ir delante del Señor, que tarde o temprano te tocará, sea como su enemigo o como su hijo, pero, te tocará, el día que llegues, ya se te acabó el veinte, es hoy, es mientras puedes respirar, no pierdas más tiempo, el Señor anhela bendecirte, él amaría recompensarte y tenerte con él por la eternidad.   Pero, la pregunta es, ¿qué hay de ti? Dios no puede ser burlado, no te dejes engañar por Satanás ni por tu estúpida soberbia, ella es una traicionera y falsa, no creas que nos veas la cara a nosotros, y si no nos la ves a nosotros, ¿crees de verdad que se le la verás a Dios? ¿Crees de verdad que con tu labia vas a dejar callado a Dios y que después de hablar contigo y de que lo hayas enredado, va a decir, hey, me equivoqué, déjenmelo entrar? Nada que ver.   Al estar delante de su magnificencia, sin Cristo, no podrás ni abrir los ojos, ni siquiera sostenerte. Es más hay una escena en Apocalipsis donde la gente está diciendo: Montañas caigan sobre nosotros para no estar delante de la presencia del Todopoderoso. Y ¿Qué necesidad? Hoy es el día de salvación. Pablo sabía todo esto, por eso así se condujo todo el tiempo que vivió en este mundo después de que el Señor le alcanzó y por eso termina Pablo:   2 Co 5:11 Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias. La NVI lo traduce así: 2 Co 5:11 Por tanto, como sabemos lo que es temer al Señor, tratamos de persuadir a todos, aunque para Dios es evidente lo que somos, y espero que también lo sea para la conciencia de ustedes. (NVI)   Es decir, Corintios, este es nuestro ministerio, esta es nuestra esperanza, por esto vivimos, esto es lo que les hemos enseñado, esto es lo que creemos, nosotros lo tenemos claro, Dios lo tiene claro, pero, ¿qué hay de ustedes? ¿Por qué se dejan llevar por gente que ama este mundo y que su dios es su propio vientre? Mi hermano, ¿qué dice tu conciencia? ¿Puedes ver esto?   Para cerrar, me gustaría que viéramos con nuestros propios ojos la esperanza del creyente, lo que Dios ha prometido, por lo cual vivimos por fe y no por vista, si esto no es lo que mueve tu vida, si es cualquier otra cosa de este mundo es muy pobre, y entiendo porqué no obedeces, pero el día de hoy, le pido a Dios que te permita contemplarlo y que de una vez por todas decidas entregarle tu vida, rendirte a él y comenzar a vivir por fe y no por vista, mira lo que yo creo y lo que espero, y lo que sé que muchos de los que estamos aquí creemos y esperamos.   Y te darás cuenta cómo el cielo, las promesas de Dios no tienen nada que ver con 100 o 1000 vírgenes, con nubes y gente sentada aburrida tocando un harpa por la eternidad, o cualquier estupidez que Hollywood ha traído diciendo que es el cielo, mira nada más lo que dice la Biblia:   Apo 7:16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; 17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.   Apo 21:1-7 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.   Apo 22:1-6 Luego el ángel me mostró un río con el agua de la vida, era transparente como el cristal y fluía del trono de Dios y del Cordero. 2 Fluía por el centro de la calle principal. A cada lado del río crecía el árbol de la vida, el cual produce doce cosechas de fruto, y una cosecha nueva cada mes. Las hojas se usaban como medicina para sanar a las naciones. 3 Ya no habrá más maldición sobre ninguna cosa, porque allí estará el trono de Dios y del Cordero, y sus siervos lo adorarán. 4 Verán su rostro y tendrán su nombre escrito en la frente. 5 Allí no existirá la noche —no habrá necesidad de la luz de lámparas ni del sol —porque el Señor Dios brillará sobre ellos. Y ellos reinarán por siempre y para siempre. 6 Entonces el ángel me dijo: «Todo lo que has oído y visto es verdadero y digno de confianza. El Señor Dios, que inspira a sus profetas, ha enviado a su ángel para decirle a sus siervos lo que pronto sucederá».   Apo 22:12-17 «Miren, yo vengo pronto, y traigo la recompensa conmigo para pagarle a cada uno según lo que haya hecho. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin». 14 Benditos son los que lavan sus ropas. A ellos se les permitirá entrar por las puertas de la ciudad y comer del fruto del árbol de la vida. 15 Fuera de la ciudad están los perros: los que practican la brujería, los que cometen inmoralidades sexuales, los asesinos, los que rinden culto a ídolos, y a todos los que les encanta vivir una mentira. 16 «Yo, Jesús, he enviado a mi ángel con el fin de darte este mensaje para las iglesias. Yo soy tanto la fuente de David como el heredero de su trono.* Yo soy la estrella brillante de la mañana». 17 El Espíritu y la esposa dicen: «Ven». Que todos los que oyen esto, digan: «Ven». Todos los que tengan sed, vengan. Todo aquel que quiera, beba gratuitamente del agua de la vida.   Esto es por lo que gemimos, esto es lo que anhelamos, por esto es que con gozo obedecemos, por esto nos negamos a nosotros mismos y le decimos al mundo que somos de Cristo y que somos extranjeros y aunque este mundo nos aborrezca, nos rechace y hasta nos mate por nuestra fe, esta leve tribulación hace que ganemos un cada vez más eterno y maravilloso peso de gloria.   ¿Dónde está tu esperanza? ¿Por quién y para quién vives? ¿A dónde vas? Prefieres los deleites temporales de este mundo y creer que el infierno es un antro con tubos y teiboleras por todos lados, be my guest, o que el cielo y el infierno están aquí, o que vas a dejar de existir y te vas a diluir junto con la creación, o que tu buena vibra te va a salvar porque eres buenísima onda y pues Dios debe ser igual que tú, mi hermano, todo eso son engaños diabólicos, la biblia dice algo diferente, pero si quieres creer, ríndele hoy tu vida al Señor, no esperes más. Esta es la Santa Palabra de Dios, la cual se cumplirá al pie de la letra, comienza a caminar hoy por ella, vive por fe y no por vista.   Recuerda no hay nada que detenga el desgaste de tu cuerpo exterior, pero, es tu decisión desgastarlo y desperdiciarlo por los deleites temporales del pecado, o desgastarlo por Cristo y saber que aún que se desgaste, se está renovando por dentro, al tener por riqueza aún el tener que sufrir por causa de Cristo, sabe que esto está produciendo en nosotros un peso de gloria eterno, no temporal, el tener la confianza de que las cosas que se ven son temporales, que tarde o temprano me serán arrebatadas, pero, las que no se ven son eternas, con Cristo resucitaremos y tendremos lo que es verdadero, verle cara a cara, y disfrutar de su presencia por la eternidad.   Para esto Cristo vino a este mundo, se hizo hombre, vivió una vida perfecta cumpliendo todas las demandas de la ley de un Dios Justo y Santo, para esto murió en la cruz del calvario pagando la deuda infinita que teníamos con Dios, siendo merecedores de toda la condenación, para esto resucitó con poder triunfando sobre el pecado, la muerte y obteniendo la victoria, sentándose a la derecha del padre con todo poder. Él regresará y nos llevará con él, esta es nuestra esperanza, si no has creído en esto, haz hoy tu decisión, arrepiéntete, ríndete ante él, niégate a ti mismo y comienza a vivir de una vez por todas para el que no quiere que te pierdas, sino que vivías esta maravillosa realidad de la eternidad. Comienza hoy a vivir por fe y deja de vivir por vista, porque lo que se ve es temporal, mas lo que no se ve es eterno. Vamos a orar.
  • Jan 11, 20152 Corintios 4 ¿Estás en la luz, o sigues en tinieblas?
    Jan 11, 2015
    2 Corintios 4 ¿Estás en la luz, o sigues en tinieblas?

    ¿ESTÁS EN LA LUZ, O SIGUES EN TINIEBLAS?

    2 Corintios 4

      Seguimos adelante con esta carta de 2 de Corintios, hemos hablado ya de la ubicación de esta ciudad, lo cual la hacía una ciudad llena de éxito económico, y por lo mismo con gente inmersa en materialismo, en el humanismo, una ciudad llena de depravación, de pecado, y en un ambiente como este fue donde la iglesia de Corinto nació, y donde se movía, donde el Señor tenía mucho pueblo, ya que él no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento.   Y como lo hemos visto, el problema en Corinto, no fue el ambiente donde estaba, aunque era un ambiente muy seductor, su problema fue que la mayoría de ellos no estaba decidiendo divorciarse de esa cultura pagana, no se estaban separando de su vieja vida, lo cual produjo una iglesia llena de hipocresía, división, carnalidad, inmadurez, y sobre todo de orgullo. Una iglesia que en lugar de influenciar el ambiente que le rodeaba, estaba dejando que el ambiente la influenciara a ella.   Este problema se agudizó con la llegada de falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que hacen es pretender desacreditar a Pablo y su doctrina, estos falsos obreros se auto promovían, pretendían deslumbrar a los Corintios con supuestos ministerios espectaculares, haciéndose ellos ver muy espirituales, cuando en realidad era carnalidad pura, disfrazada de falsa espiritualidad, y estos corintio engañados por su orgullo y por la filosofía de este mundo, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que estaban dudando del apostolado y del ministerio de Pablo.   Así que en esta carta Pablo se da a la tarea de volver a explicar la fe, quién es un verdadero y fiel siervo de Dios, de qué se trata el verdadero servicio, el verdadero apostolado, el verdadero pastorado, y así poder dejar al descubierto a estos hombres fraudulentos. Ya Pablo nos habló de las tribulaciones, de cómo vivir una vida libre de acusación, del balance que debe haber entre la disciplina y el amor, y la semana pasada vimos la diferencia entre vivir bajo el yugo de la ley, y vivir en el poder del Espíritu Santo.   Vimos con detalle la diferencia entre el A pacto y el N pacto. Y en los próximos capítulos Pablo se seguirá enfocando en este nuevo pacto, en este ministerio del Espíritu, de justificación y de libertad, pero, el día de hoy estaremos viendo cómo es que alguien puede saber si la luz de este nuevo pacto, la luz de Cristo, le ha resplandecido en el corazón, cómo responde a la verdad aquel que ha sido alumbrado, cómo ve las pruebas y las adversidades, y por último dónde tiene puesta su mirada y su esperanza.   El día de hoy le pido a Dios que te permita con claridad darte cuenta si estás en la luz o sigues en tinieblas y que puedas dar el paso que te permita por fin andar en luz. Por eso yo titulé este mensaje: ¿ESTÁS EN LUZ O SIGUES EN TINIEBLAS? Y vamos a nuestro primer punto:   I. Aquel que genuinamente ha sido alumbrado por Cristo, responderá a él en obediencia y perseverará sin tropezar en su fe. 2 Co 4:1 Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Una verdad tan importante que nunca debemos de olvidar, es que este es un ministerio glorioso, inigualable, pero, lo hemos recibido por pura misericordia, y misericordia significa no darnos algo que merecemos, lo contrario a gracia, lo cual es darte lo que no mereces. Nosotros merecíamos la condenación, el castigo de Dios, pero sin merecerlo, Cristo, nuestro Señor toma nuestro lugar, y consigue perdón para nosotros, consigue una nueva naturaleza, esperanza, y se nos concede el administrar este glorioso ministerio.   El Espíritu Santo a través de Pablo tiene que hacer esta aclaración, porque nuestro corazón es perverso y engañoso, y en muchos de los casos donde Dios concede éxito numérico o económico, o popularidad, algo sucede que nos la comenzamos a creer, como diríamos en México, y engañados en lugar de darle las gracias y la gloria a Dios pensamos: Dios es afortunado de poder contar con este pueblo tan especial, con estos siervos impresionantes. Nada que ver.   Por eso Pablo dice, no lo olviden, hemos recibido este glorioso ministerio por pura misericordia, no porque seamos muy capaces, o porque nos portamos muy bien y nos ganamos este privilegio. No, fue por misericordia, no lo merecíamos, estábamos destruyendo nuestras vidas y las de los que nos rodeaban, estábamos incapacitados para manejar algo tan impresionante, pero él nos hizo capaces, y ¿sabes qué? El saber esto ya de por sí nos hace no desmayar, enkakéo en griego, lo cual significa: debilitar, descorazonarse, cansar, perder ánimo, desalentarse, abandonar, carecer de valor, ser de poco ánimo.   ¿Has oído? Nada sale bien, no veo fruto, creo que soy absolutamente incapaz para esto, “Señor, te equivocaste, envía a otro”. Dios ya sabía de tu incapacidad aún desde antes de comenzar, el problema es que se te olvido que fue por misericordia que Dios te puso donde te puso y por eso desmayas. ¿Te das cuenta cómo entender esto te liberta aún del desánimo?   O comienzas a servir, pero con la motivación equivocada, pensando tal vez que es por obras y mientras más sirvas entonces Dios está más obligado a bendecirte, gran equivocación, porque llegan las pruebas y las persecuciones y comienzas a decir equivocadamente: ahora que estoy sirviendo es cuando peor me va, y desmayas, porque te olvidas que aún así fue pura misericordia que Dios te puso donde te puso y no te debe nada.   ¿Por qué desmayamos con tanta facilidad, y nuestra fe tropieza con cualquier situación? ¿Por qué pierdes ánimo tan fácilmente? Precisamente, por no conocer, entender, ni valorar este ministerio. Checa tus motivos, checa tu fe, ¿por qué estás aquí? ¿Por qué haces lo que haces? Si no conoces el maravilloso valor y poder de aquello que predicamos y solo piensas que venir a la iglesia solo sirve como tu ídolo te servía, para darte lo que la televisión te dice que necesitas, cosas que puedes conseguir en Malls, en Walmart, Dealers o Home Dipot, ciertamente vas a desmayar.   Necesitas entender que la respuesta a tus necesidades no está en la solución a tus circunstancias, porque la respuesta para tu vida es Cristo, y si Cristo no es tu respuesta, entonces nunca tendrás una, porque él se da a sí mismo para ti como respuesta, como un todo, y si él no te es suficiente, aunque no te diera nunca nada más, nada lo será.   Y mira, pueda ser que estés muy bien el día de hoy, pero, este mundo, su economía, tu salud, todo esto es muy inestable, y si no haces provisión para lo eterno, cuando te toque dar cuentas vas a quedar completamente desnudo, y definitivamente vas a desmayar. Necesitas conocer y tener en claro este maravilloso ministerio, para que puedas permanecer, y no desmayar. Y hoy lo estaremos viendo. Y sigue Pablo:   2 Co 4:2a Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios. En este versículo podemos ver el balance entre el capítulo anterior donde aprendimos que nuestra visión como iglesia es verte y verme permaneciendo en el Señor y en su Palabra, y ver al Señor produciendo en nosotros el querer como el hacer, porque algunos justificando sus pecados podrían decir: uy que padre solo me toca leer mi biblia y venir a la iglesia, y pues que Dios haga el resto, ahí dejaré mis pecados y mis malos hábitos pa´ cuando Dios quiera, y si quiere pues que me los quite, pero, como que hasta hoy yo creo que no quiere. Nada que ver.   A nosotros nos toca hacer algo, nos toca ser intencionales y renunciar, apeipómen en griego, la cual significa descartar algo para uno mismo, desconocer, vedar, rehusar, rechazar, renegar de, prohibir la entrada a las cosas rechazadas. Mis hermanos, el verdadero cristiano no puede vivir en medio, eso es una falsedad. Claro que en Cristo tenemos misericordia y paciencia, pero, eso no significa que la biblia acepte que eres un cristiano “alejadito”, o “desobedientito”, “o muy débil”. No es así, Juan lo pone de esta manera:   1 Jn 1:5-6 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;   1 Jn 3:4-10 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6 Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.   Y no estamos hablando de si alguien puede perder su salvación o no, para empezar la salvación no son las llaves de tu coche, o tu llave de tuercas que puedas perder o encontrar, la salvación es una posición, es una identidad, o estás a salvo en Cristo, o estás perdido y condenado, lejos de Cristo, o eres hijo de Dios, y vives en su reino, o eres un hijo del diablo y vives en el suyo, no se trata de si lo pierdes o lo encuentras, se trata de si eres o no eres.   Si tu vida no manifiesta obediencia, amor por la Palabra, una esperanza eterna, y no hablo de perfección porque siempre batallaremos con nuestra naturaleza pecaminosa. Pero, sí hablo de aborrecer tu pecado, de no poder permanecer pecando por más de un minuto, porque amas, valoras, disfrutas tu comunión con Dios y con tus hermanos, lo cual es lo primerito que pierdes en el momento en el que te entregas a tu pecado.   Pero, si vives constantemente en un hábito pecaminoso y destructivo, yo te diría: duda de si realmente estás en Cristo, duda de tu salvación, no porque la pierdas, sino por cuál es el lugar en el que habitas y te desenvuelves, como cochino en el lodo, o como alguien que disfruta y valora el obedecer a su Señor.   En Cristo no existen puntos medios mis hermanos, esas son falsas doctrinas, y la Biblia no lo enseña, o eres o no eres, o estás o no estás, o recoges con Cristo, o desparramas, o estás con él o estás contra él, pero, nunca estás en medio.   Por supuesto, la Biblia está llena de misericordia y paciencia, si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, pero, no te engañes, para el cristiano no hay punto medio, y si estás en medio, más bien estás fuera, no te engañes. Pero por otro lado, si estás fuera, la puerta está abierta para que regreses de una vez por todas. Solo, por favor y por el bien y la eternidad de tu alma, no te engañes, porque no sea que el Señor te llame cuando andes por las tortas, y no esperes un final feliz.   Por eso lo que Pablo está diciendo es esto: por este maravilloso ministerio, por este impresionante Evangelio, no solo decido permanecer en Cristo, no solo pongo todo mi interés, mi atención, mi tiempo, mis recursos, en atender a aquel que me presta vida, sino que intencional y obedientemente en respuesta a su gran amor, tomo una posición en mi vida, me voy del lado de Cristo y renuncio a mis tinieblas.   Tienes que comenzar a ver tu vida y tu cristianismo de esta manera, es un campo de batalla, son dos reinos, enemigos e incompatibles, si estás en uno, eres enemigo del otro, o si te pasas al otro, te conviertes en un traidor, de la misma manera, por un lado está el reino de las tinieblas, donde como su nombre lo dice, hay tinieblas, injusticia, maldad y su príncipe es Satanás.   Y por otro lado está el reino de la luz, el reino de Cristo, el reino vencedor del Dios Todopoderoso donde todo es luz, justicia, todo lo perfecto y justo que es Dios. ¿Dónde habitas? ¿Dónde estás? ¿Las obras de quién practicas como un hábito? ¿Las reglas de quién sigues? ¿Quién es tu rey, ciertamente bajo el que te rindes y al que obedeces? ¿Cuál es el reino en el que estás habitando? Si no es el de la luz, para de justificarte, y decir, pues hay me la campechaneo un rato y un rato, mejor arrepiéntete y obedece. No sea que el rey te llame a cuentas, y la paga del pecado es muerte.   Por eso dice Pablo: los creyentes renunciamos a lo que es oculto, a lo que es vergonzoso. Lo oculto, kruptós; escondido o esconder, encubrir, ocultar, dejar o guardar en secreto, en privado, interior, interno, que no puede ser conocido, de donde viene nuestra palabra cripta, críptico, o encriptado. También tiene que ver con mantener a salvo, proteger, ocultar con el propósito de salvaguardar, mantener en secreto, hacer que algo no se conozca.   ¿Te das cuenta? Esto es lo que haces cuando no quieres renunciar a tu pecado, el cual te consume, peor que un cáncer, pero, lo proteges con uñas y dientes, lo escondes, lo guardas porque es tu ídolo. Pero sabe que aquellos pecados que piensas que nunca nadie va a notar, tarde o temprano te van a exponer y vas a quedar avergonzado, porque el último que se da cuenta del daño tan profundo y terrible, el cual no solo es espiritual, sino físico, eres tú mismo, y se te nota porque afecta tu mismo semblante, tus finanzas, tus relaciones.   Vergüenza es la palabra aisjúne, que significa no solo algo vergonzoso, sino desgracia, deshonor, injuria, oprobio, violación, deshonra. Aquello que causa vergüenza, como una conducta indecente. Desde un sentimiento de vergüenza, hasta aquellas cosas que la vergüenza te hace esconder, literalmente el resultado de la culpa. Y si tienes pecados ocultos, no por mucho tiempo quedarás impune.   Por ejemplo en Facebook llegan de vez en cuando cosas interesantes, pero, ¿te has dado cuenta cómo por el uso de las cámaras en los celulares ya nada es privado? Como de pronto es expuesta la vida licenciosa de gente pública, de políticos o de artistas, cosas que tal vez nunca desearon en su vida que fueran publicadas de pronto se filtran y todo mundo las está escuchando o viendo, una llamada telefónica, un video mostrando cosas verdaderamente vergonzosas. Y veo estas cosas y digo: si estos hombres tienen esposa e hijos, amigos, qué terrible vergüenza, ¿cómo mirarles a los ojos? Y más si presumieron de alguna honorabilidad.   Ahora, eso es delante de hombres y mujeres pecadores que al final no tenemos la autoridad moral para juzgar y condenar a una persona, aunque los orgullosos que se auto engañan crean que sí, pero, piensa delante de Dios, quien es totalmente justo, en quien el punto negro más microscópico se vería como una mancha terrible, quien delante de él no se puede sostener nada de maldad porque quedaría consumida. Por eso dice la Palabra:   Luc 8:16-17 »Nadie enciende una lámpara y luego la cubre con un tazón o la esconde debajo de la cama. Una lámpara se coloca en un lugar alto, donde todos los que entran a la casa puedan ver su luz. 17 Pues todo lo secreto tarde o temprano se descubrirá, y todo lo oculto saldrá a la luz y se dará a conocer a todos. (NTV)   Luc 12:1-3 Mientras tanto, se habían reunido millares de personas, tantas que se atropellaban unas a otras. Jesús comenzó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, o sea, de la hipocresía. 2 No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. 3 Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas. (NVI)   Rom 2:16 Así sucederá el día en que, por medio de Jesucristo, Dios juzgará los secretos de toda persona, como lo declara mi evangelio. (NVI)   De manera que mientras estamos permaneciendo en Cristo, al mismo tiempo necesitamos renunciar a lo oculto y vergonzoso para que nuestras vidas verdaderamente puedan disfrutar de la libertad del pecado, porque si según nosotros venimos a la iglesia, según oramos, según leemos ¼ de versículo diario, pero nunca hago una decisión por renunciar a lo oculto y vergonzoso, solamente me estoy engañando.   Y aún más si te dices siervo de Dios, aquellos que servimos al Señor, constantemente necesitamos cuidar nuestras motivaciones, para nosotros sería oculto y vergonzoso ser como lo dice 1 Timoteo 3:3, secretamente y en nuestros corazones ser codiciosos de ganancias deshonestas.   Y seguramente Pablo estaba tratando de denunciar a estos falsos obreros. Y ¿qué es lo que hacen los lobos vestidos de oveja? Con una avaricia oculta utilizan de astucia, panourgía en griego, que significa destreza, habilidad, truco o mañosería: artimaña, fraude, engaño, traición, falsedad, conducta carente de escrúpulos para obtener sus propios beneficios, fama, dinero, poder, etc.   ¿Y cómo utilizan sus artimañas? Dando 90% de verdad con un 10% de mentira, en el mejor de los casos, porque este porcentaje ya se volteó, ya es 90 mentira y tal vez 10 verdad. En otras palabras, verdad diluida, o peor aún, verdad adulterada. Mira cómo traduce Efesios 4:14 la NTV:   Efe 4:14 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad. (NTV)   ¿Y cuál es siempre la motivación de estos lobos rapaces? 2 Pe 2:1-3 Pero en Israel también hubo falsos profetas, tal como habrá falsos maestros entre ustedes. Ellos les enseñarán con astucia herejías destructivas y hasta negarán al Señor, quien los compró. Esto provocará su propia repentina destrucción. 2 Habrá muchos que seguirán sus malas enseñanzas y su vergonzosa inmoralidad. Y, por culpa de estos maestros, se hablará mal del camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, inventarán mentiras ingeniosas para apoderarse del dinero de ustedes. Pero Dios los condenó desde hace mucho, y su destrucción no tardará en llegar. (NTV)   Pablo sabía bien el perfil de estos falsos obreros, y yo creo que es algo por lo que todos debemos cuidarnos, de renunciar a lo oculto y vergonzoso, no pretender ser astutos para con Dios, a él jamás lo vamos a engañar. Y no pretender tampoco ser astutos o mañosos al manejar la Palabra de Dios, no torcerla para nuestra perdición, pretendiendo que diga lo que nunca quiso decir, justificando nuestra conducta carnal y pecaminosa. Mira lo que dijo Pablo:   Gál 1:6 Estoy horrorizado de que ustedes estén apartándose tan pronto de Dios, quien los llamó a sí mismo por medio de la amorosa misericordia de Cristo. Están siguiendo un evangelio diferente, que aparenta ser la Buena Noticia, 7 pero no lo es en absoluto. Están siendo engañados por los que a propósito distorsionan la verdad acerca de Cristo. 8 Si alguien —ya sea nosotros o incluso un ángel del cielo —les predica otra Buena Noticia diferente de la que nosotros les hemos predicado, que le caiga la maldición de Dios. 9 Repito lo que ya hemos dicho: si alguien predica otra Buena Noticia distinta de la que ustedes han recibido, que esa persona sea maldita. (NTV) Juan lo dijo también al final de Apocalipsis:   Apo 22:18-19 Yo declaro solemnemente a todos los que oyen las palabras de la profecía escritas en este libro: si alguien agrega algo a lo que está escrito aquí, Dios le agregará a esa persona las plagas que se describen en este libro. 19 Y si alguien quita cualquiera de las palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que se describen en este libro. (NTV)   Es una gran responsabilidad entender la intención de Dios en su Palabra, la cual no está oculta, Dios desea que le conozcamos, porque ahí está nuestra bendición. ¿Qué debemos hacer entonces? ¿Qué hacía Pablo?   2 Co 4:2b sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Lo que está diciendo Pablo es: ¿quieren saber qué nos respalda Corintios? En primer lugar nos aseguramos de presentarles la verdad de Dios, sin diluir, ni adulterar, con toda honestidad, y si ustedes son sinceros, pueden darse cuenta que no hay en nosotros ni motivos ocultos, ni engaño, y mucho muy importante, tememos a Dios, sabemos que él es el primer juez en todo esto.   Este es un equilibrio necesario para cada creyente, cuidar de no ser un tropiezo para las personas que vemos, y al mismo tiempo hacer las cosas con temor reverente delante de Dios que no vemos, sabiendo que él nunca cierra los ojos, que él es el dueño de la iglesia y que en cada instante está presente, no solo viendo el movimiento en la iglesia, sino escuchando cada palabra de mi mente y entendiendo cada intención de mi corazón. Y sigue Pablo:   2 Co 4:3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; Sí o no, cuando venimos a Cristo llega un momento en el que decimos: pero, si era tan lógico, ¿cómo es posible que haya tenido que pasar todo esto y vivir por tanto tiempo lejos de Dios? De hecho hay momentos en los que estoy estudiando y digo: es que es tan claro, yo creo que con esto tal persona ya va a creer y va a entender.   Pero, algo sucede que puedes hablar con esas personas de cualquier tema, y lo dominan, y pueden llegar a hacer una quiniela y ganar, porque entienden muy bien cierto deporte, o de política, pero, al hablar de Jesucristo algo pasa que su entendimiento se embota, lo que es tan lógico por alguna circunstancia no lo entienden. Bueno, dice Pablo, no solo es por la dureza de corazón, como ya lo vimos la semana pasada, aquellos que no entienden el Evangelio es porque están perdidos, alguien perdido no sabe dónde está, si no, no estaría perdido.   Esta es una señal muy clara del mundo en el que vivimos, el mundo jura que sabe de qué se trata la vida, cuando la realidad es que más bien lo que muestra nuestra sociedad es que está cada vez más perdida, solo mira las redes sociales, mira los grupos que hay ahí, sus temas, los videos, la música, las películas, etc.   La sociedad ha errado en el blanco, defienden mariposas, animales y matan miles, y hasta millones de bebés no nacidos. Hipócritamente le muestra más amor y consideración a un perro o a algún animal y aborrecen y envidian con todo su corazón a su vecino, a su cónyuge, o hasta sus propios hijos. A como dé lugar quieren desaparecer el matrimonio entre un hombre y una mujer, y hacer lícito todo tipo de sexo libre, pero sí defienden el matrimonio entre dos personas del mismo sexo. Puedes hablar de cualquier cosa, pero si traes el Evangelio de Cristo es un insulto. El mensaje es claro, nuestra sociedad está perdida. Y sigue Pablo:   2 Co 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Entonces la humanidad no solo está perdida, sino que hay una influencia cegando su entendimiento, ¿quién es esta influencia según Pablo? El dios de este siglo, Satanás. Ahora, siglo no se refiere a un período de tiempo, sino a la filosofía, el sistema, la manera en la que este mundo se mueve. Todas estas cosas por las que muchos de nosotros por bastante tiempo nos matamos y nos desgarramos, lo cual es una ilusión: ¿Cuanto tienes, cuánto vales? Toda esta idolatría hacia el dinero, las cosas materiales para poder satisfacer los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, están diseñadas por Satanás, el dios de este siglo.   Desde Edén donde el hombre prefirió creer la mentira de Satanás que la verdad de Dios, el hombre mismo le dio a Satanás el lugar que Dios mismo le había otorgado y lo convirtió en el dios de este siglo, de manera que Cristo tuvo que venir a comprar nuestra libertad de aquel a quien estábamos sujetos, Satanás. Y él tiene a la humanidad incrédula cegada.   Por ejemplo, es tan claro que de lo último que disfruta el ser humano en este mundo es eternidad, y la gente se va como llegó, encuerada, pero Satanás les hace pensar que van a ser eternos aquí y que la vida se trata de lo que obtengas hoy.   Solo observa, la gente atesora, se desgasta, sacrifica todo, familia, juventud, hijos, vida, por cosas y logros que no se va a llevar, y hasta hacen canciones, películas, filosofías, levantan estatuas, monumentos gigantescos sobre los huesos podridos de gente, les ponen estrellas en el piso, los llenan de trofeos y demás. Cosas con las cuales se convencen a sí mismos de que se viene a este mundo para hacerse rico, famoso, darle gusto al cuerpo a cualquier costo y luego por mala suerte dejar de existir.   En primer lugar, no existe vida más miserable que la que vive para sí misma, porque ese tipo de vida no trae la felicidad. Los que andan tras ella, viven insatisfechos y cansados queriendo alcanzar un espejismo, una falsa ilusión. Y los que llegan a vivirla pagan un gran costo, y más bien que haber alcanzado un sueño, se la pasan viviendo una pesadilla, ellos y los que les rodean, siempre con un sentido de preocupación y vacío en sus corazones que nada los puede llenar, por el temor de perder lo que ya obtuvieron, o de no alcanzar lo que piensan que les falta, siempre es un poquito más y lo logro.   Sin embargo, les hablas de Cristo, de una vida abundante, verdaderamente llena de paz, gozo y esperanza, y lo rechazan con la mano en la cintura, ¿por qué? Porque el dios de este siglo los ha enceguecido con sus mentiras.   Es algo muy importante, una vez más, la Biblia en blanco y negro, nunca estás en medio, o estás en la luz, siendo iluminado por Cristo, por su Espíritu Santo, o estás en tinieblas y todo ese conjunto de argumentos que manejas en contra de la verdad, no son sino mentiras de Satanás puestas en tu mente, diseñadas para esconder de ti el Evangelio. Recuerda algo, o has rendido tu voluntad al Señor y le estás permitiendo controlarte por su Espíritu Santo, o sigues siendo un esclavo de Satanás y su influencia, ¿te acuerdas lo que dice en Efesios?   Efe 2:1-3 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. (NVI)   Y pon atención, porque no dice que ciega el entendimiento de los creyentes, ciega el entendimiento de los incrédulos, y dice aquí en Efesios, de los que viven en desobediencia. ¿Sabes qué es la incredulidad? La incredulidad no es falta de fe, es desobediencia. Como decía Einstein: “enfermedad mental es hacer siempre lo mismo y pensar que tendremos un resultado diferente”. Así vive el mundo, es tan obvio que sus caminos siempre terminan en fracaso, su política, su ciencia, sus mejores intenciones, mira la mayoría de los pobres niños en Highschool, la mayoría de ellos no son sino hijos de padres divorciados, o de adolecentes que se embarazaron por vivir en pecados sexuales.   Mientras que Jesucristo declara e invita por medio de su iglesia: “yo soy el Camino y la Verdad y la Vida y nadie viene al Padre sino por mí”. “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. Miles de promesas, versículo tras versículo hablando del amor, de la perfección de Dios, pero el incrédulo elige voluntariamente creer una mentira, y al creerla, Satanás le ciega por completo. ¿Recuerdan la semilla que cayó en el camino? Viene Satanás y la roba.   Por eso mi hermano, mi hermana, tu tarea y mi tarea es vivir por fe, y esto implica confianza, implica creer, no se trata de tener fe en la fe, de decir: “yo creo que sí puedo”. Eso es ser positivista. No, estamos hablando de creer y de vivir obedeciendo y confiando en lo que Dios ha dicho.   Por eso si te dices creyente, y sigues viviendo habitualmente en algún pecado, si sigues adorando los ídolos de tus adicciones, si sigues presa del temor, del rencor, la raíz de ese mal se llama incredulidad, porque prefieres creer mentiras que Satanás te vende haciéndote creer que serás más feliz, más libre obedeciendo a tus ídolos y a tus pasiones desordenadas, que siguiendo la justicia y la verdad.   Le crees que estarás más seguro y prosperarás más por la vía de la tranza y la mentira que, si vives por la honestidad y el trabajo duro. Que si desechas lo malo y sigues lo bueno, eres un menso y Dios te va a quitar todo y vas a quedar en la ruina. Y que si obedeces a Dios él te va a quitar tu diversión, te va a hacer una persona aburrida, te va a robar tu libertad, y que la honestidad y la fidelidad es de gente babosa. Puras mentiras que crees.   De hecho, ese fue el problema de Israel el pueblo de Dios: su incredulidad. Todo el problema de los Israelitas en el AT fue su falta de confianza en lo que Dios les había prometido y su confianza a ojos cerrados en lo que su enemigo Satanás les decía. Mis hermanos la incredulidad es una decisión que tomo, es decidir desconfiar de Dios y confiar en mí mismo.   Y siendo un incrédulo Satanás engaña tus sentidos y cuando menos acuerdas empiezas: “como que esto del cristianismo me suena muy ilógico, qué hago aquí en domingo debería estar ganándome los 100 dolarotes, que perdiendo el tiempo oyendo a este palabrero, si al final con dinero baila el perro, y nomás un puño de tierra me voy a llevar, qué pérdida de tiempo, ya no vuelvo a venir”.   ¿Y al final que queda incapacitado para ver el incrédulo? El Glorioso Evangelio de Cristo, quien es ni más ni menos que la misma imagen de Dios. Porque aquel en quien la luz de Cristo ha resplandecido, el poder de Dios es evidente en esa persona. Es tan maravilloso poder ser testigo ocular de la restauración de una vida, de un matrimonio, gente que vivía literalmente en una pesadilla día y noche, ver reconciliado lo que era irreconciliable, verles perdonarse, verles tomando decisiones sabias, ver toda una generación que estaba destinada a perderse convertirse en una generación que proclama la verdad.   Pero, todo esto para el incrédulo ciego no significa nada, porque no lo puede ver, para ellos es: “bien por ellos”. A de ver sido pura suerte, sí es que ese ya lo traía. No, fue la misericordia de Dios, fue el poder de Dios. ¿No te das cuenta que en el Evangelio el creador del universo, aquel que te va a pedir cuentas de cada acto, de lo que hagas con tu cuerpo, porque no es tuyo, de tus talentos porque no son tuyos, incluso de este mundo porque no es tuyo, te está invitando a reconciliarte con él, a perdonarte, porque él mismo tomó y cargó con la culpa que tenías y porque no quiere que te pierdas? Hay que flojera, este siempre con lo mismo, ya cállate aleluyito. Mi amigo, estás ciego, sucede lo que dice en Juan 3:   Jua 3:17-21 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 »No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios. 19 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere. Gente enceguecida y engañada por su propia incredulidad, decide que es más jugoso y sustancioso el pecado el cual mata, destruye y degrada, que la gracia, el perdón, la misericordia de Dios, los cuales nos levantan y nos regresa la dignidad que el pecado nos roba. Trágicamente la gente ama más las tinieblas que la luz, por su incredulidad, está ciega.   Pero, gloria a Dios por aquellos a los que nos ha resplandecido la luz y que hoy podemos ver. Si eres de los que se pierden, si estás endurecido, nunca podrás ver los colores, las texturas, el brillo, la magnitud de la belleza de la gloria de Cristo y de su Evangelio, porque estás ciego porqué no tienes órganos en tu hombre interior, no tienes vida espiritual que te permita valorar y enamorarte de lo más maravilloso que existe, tu creador.   Por eso, si el Señor te está dando la oportunidad de vislumbrarlo aunque sea un poco el día de hoy, no la pierdas, no sea que endureciéndote, escogiendo la incredulidad, vayas a ser engañado y te quedes perdido para siempre. Mira lo que pasará con los incrédulos después del arrebatamiento cuando se presente el Anticristo, aquí podemos ver también el equilibrio, aquí ya no habrá paso atrás:   2 Ts 2:8-12 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. Y sigue Pablo:   2 Co 4:5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Por eso Pablo regresa al mismo punto, ¿me están acusando de falso maestro? Dice Pablo, un falso maestro predica de sí mismo y se pone como el rey, como “el ungido de Dios”. Nada que ver, ya hay un ungido de Dios, Cristo, eso significa la palabra Cristo, “ungido”. Es algo que una y otra vez Pablo nos enseñó, nosotros somos simples siervos, administradores, peones, albañiles, donde el dueño y Señor es Dios, quien nos redimió a través de Jesucristo.   Jesucristo es el Señor y es a él a quien predicamos, aquel que se predica a sí mismo y se auto proclama rey, no le ha resplandecido el Evangelio, decía Pablo en Timoteo:   1 Ti 6:3-5 Puede ser que algunas personas nos contradigan, pero lo que enseñamos es la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo, la cual conduce a una vida de sumisión a Dios. 4 Cualquiera que enseñe algo diferente es arrogante y le falta entendimiento. Tal persona tiene el deseo enfermizo de cuestionar el significado de cada palabra. Esto provoca discusiones que terminan en celos, divisiones, calumnias y malas sospechas. 5 Individuos como éstos siempre causan problemas. Tienen la mente corrompida y le han dado la espalda a la verdad. Para ellos, mostrar sumisión a Dios es sólo un medio para enriquecerse. (NTV)   Y Pablo dice: mira el Evangelio que te estoy anunciando, no tiene nada que ver conmigo, yo no me estoy auto promoviendo, no me estoy auto proclamando rey o el ungido de Dios al que todo mundo deber respetar y rendir pleitesía. El verdadero mensaje del Evangelio se trata de Cristo y le trae la gloria a Jesucristo y aquel siervo que anuncia con sinceridad este Evangelio, sabe que es un simple peón, un siervo inútil a quien por pura misericordia Dios le llamó.   Tú no pondrías al peor de tus enemigos a cargo de tus finanzas, aún cuando según él se hubiese arrepentido, como que lo tratarías con cuidado, ahora, imagínate, Dios no solo nos perdona, sino que nos adopta y nos confía toda su gloria, todo su amor para administrarlo, ¿quién es así? Solo nuestro Dios.   2 Co 4:6 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. ¿Qué está diciendo Pablo? Alguien en quien Dios ha hecho resplandecer su luz, es imposible que siga viviendo para sí mismo, si la película de tu vida todavía se trata de ti, significa que todavía no te ha amanecido, todavía no se ha encendido la luz de Dios en tu corazón.   Y Pablo hace alusión al día en que Dios creó la luz. De manera que si Dios es poderoso para simplemente haber dicho: “sea la luz” y fue la luz”. Dios es capaz en su soberanía de resplandecer en nuestros corazones, y me encanta, el único medio que Dios nos da para darse a conocer es Cristo, no ninguna imagen, no ninguna virgen o santo, solo Cristo, la Palabra de Dios nos enseña:   Hch 4:11-12 Pues es Jesús a quien se refieren las Escrituras cuando dicen: “La piedra que ustedes, los constructores, rechazaron ahora se ha convertido en la piedra principal”. 12 ¡En ningún otro hay salvación! Dios no ha dado ningún otro nombre bajo el cielo, mediante el cual podamos ser salvos». (NTV)   1 Ti 2:5-6 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.   Jua 14:8-10 —Señor —dijo Felipe—, muéstranos al Padre y con eso nos basta. 9 — ¡Pero, Felipe! ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme: “Muéstranos al Padre”? 10 ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. (NVI)   Si la luz de Jesucristo ha resplandecido en tu corazón, entonces querrás vivir para Cristo, querrás darle la gloria a él y no robarla para ti mismo, aquel que verdaderamente se encuentra con Jesucristo, indudablemente le va a dar la gloria a Jesucristo, no se le va a robar, porque tiene ojos para ver.   Si has visto a Jesucristo, has visto al Padre y eso será evidente en tu conducta, en tu manera de pensar, en tus decisiones, y será evidente a los que te rodean. Y me encanta ver que el fruto siempre es el reconocimiento de aquel que es dueño de toda la gloria, Dios, si no lo crees así, sigues caminando en tinieblas, has las cuentas. Y sigue Pablo:
    II. Aquel que ha sido alumbrado por Cristo recibe las pruebas y aún la muerte como una oportunidad para que Dios traiga vida.
    2 Co 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, Mira nada más llama Pablo a este ministerio, este Evangelio: para Pablo es un tesoro, para aquel que se le han dado ojos para verlo, contemplarlo, apreciarlo, sabe que es un tesoro sabe que es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Y me encanta, no dice: Y tenemos este tesoro en un cofre de oro de 18 K, no en vasos de barro. Mis hermanos los seres humanos, no somos sino tierra, del polvo fuimos hechos y al final nos convertiremos en polvo, una vez que el proceso de descomposición termine.   Es algo que no debemos olvidar, y que Pablo se encarga de recordar a estos corintios, es un tesoro, pero, el tesoro es lo valioso, no el vaso de barro. Y la Biblia nos llama a convertirnos en vasos de honra, dice la Palabra:   2 Ti 2:19 Pero la verdad de Dios se mantiene firme como una piedra de cimiento con la siguiente inscripción: «El SEÑOR conoce a los que son suyos», y «Todos los que pertenecen al SEÑOR deben apartarse de la maldad». 20 En una casa de ricos, algunos utensilios son de oro y plata, y otros son de madera y barro. Los utensilios costosos se usan en ocasiones especiales, mientras que los baratos son para el uso diario. 21 Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra. 22 Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro. (NTV)   Por ejemplo, un buen vaso de barro, es aquel que retiene lo que se sirve en él, no un vaso roto o cuarteado, el cual se le sale todo y al final no tiene nada para dar. También un buen vaso es un vaso fiel, el cual no cambia el sabor del líquido que le pones. ¿Alguna vez has tomado café en un lindo vaso que al contacto con el café interfiere con su sabor y con su olor? Ese es un vaso infiel, quien a un tesoro de líquido negro llamado café, le pone de su sabor horrible.   Nosotros estamos llamados a ser fieles contenedores de la gracia de Dios, del Evangelio de Dios, no le aumentamos ni le quitamos simplemente estamos encargados de ser vasos fieles y de entregar el contenido, un olor a Cristo, un mensaje de Cristo lleno de la misericordia del Señor.   Y mira lo que dice: para que la excelencia del poder sea de Dios, el poder es de Dios, no de un vaso de barro corriente, de manera que nada de que poderoso y ungido hombre de Dios que profetiza y hace milagros. Definitivamente hay verdadera profecía y milagros poderosos, pero, nosotros hermanos, cualquiera de nosotros, no importa si sales en la tele o tienes miles de congregantes, no dejamos de ser vasos de barro corriente, todo el poder viene del Dios Todopoderoso, no de nosotros, toda la gloria es para el contenido, no existen vasos especiales, todos somos barro. Triste vaso cuando comienza a gloriarse de lo que no es, es algo ridículo.   Porque algunos predican que si traemos un tesoro, es decir, soy hijo del rey, entonces todo el mundo me debe respetar, es más, ¿dónde están mis lacayos, mis choferes, mi castillo? Perdón, ese es otro rey, el Señor lo dijo: si mi reino fuera de este mundo este mundo me amaría, pero, este mundo y su sistema simplemente aborrecen a Cristo.   Algo que no debemos olvidar es que este ministerio que administramos, es de por sí poderoso, grandioso, y por lo tanto es efectivo, pero, eso no tiene que ver con nosotros, al contrario, nosotros somos simples estorbadores de la obra poderosa de Dios, Dios lo haría mejor sin nosotros, ángeles del cielo sin pecado lo harían mejor, pero Dios en su misericordia ha elegido que nosotros lo hagamos. Ahora veamos como un vaso de barro fiel, que contiene un tesoro, vive en este mundo:   2 Co 4:8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; Más adelante Pablo mencionará algunas de las cosas que ha sufrido por causa del Evangelio, como el hambre, los naufragios, los peligros de muerte, los azotes, y demás. Todo esto obviamente le provocó tribulación, apuros, persecución, incluso el quedar postrado, pero es maravilloso lo que un verdadero creyente a quien le ha resplandecido la luz puede soportar, y veremos más adelante porqué lo puede soportar.   Ahora viendo estas listas alguien podría decir: hay no, que miedo, que Dios nos libre, pero dejemos en claro algo, creyentes o no todo ser humano sufre de estas mismas situaciones, obviamente por diferentes causas y circunstancias.   Pero, por ejemplo la tribulación, lo cual significa aflicción, estar oprimido, un creyente puede como Pablo estar atribulado, pero, no llega a la angustia, lo cual significa quedar aplastado por el peso del problema. En contraste, un no creyente bajo el peso de sus problemas puede llegar hasta el suicidio, o a cometer todo tipo de decisiones estúpidas, porque se queda sin esperanza.   Mientras que el creyente sabe que su tribulación tiene una medida, la cual cuidadosamente Dios está supervisando, porque los creyentes sabemos que Dios está en su trono y nada lo puede mover de ahí, que Dios no permitirá que sea probado más de lo que pueda soportar, que Dios tiene un plan y que nada lo puede separar de su amor, que Dios siempre ha sido fiel, y que todas las cosas ayudan para su bien, porque además de todo esto, sabe que esta tribulación tiene un resultado: madurez, crecimiento, el fortalecimiento de su persona y de su fe, y siempre hay victoria.   Apuros. Todo ser humano sufre apuros, pero, la diferencia es que el no creyente llega el momento en que puede perder toda esperanza, porque la realidad es que solo se tiene a sí mismo, y llega a la triste realidad de que ya ni siquiera él mismo es suficiente, porque delante de la enfermedad o de la misma muerte ya ni su orgullo le sirve para nada, y mucho menos sus recursos, y llega a la desesperación, a la depresión.   No así un creyente que sufre por la verdad, que sufre por pararse en la ralla y hacer lo correcto, aún cuando le cueste su propio trabajo, su salud, dinero, o hasta su misma vida. El creyente nunca llega a la desesperanza, porque cuenta ni más ni menos que con el mismo Espíritu Santo trayéndole consuelo, trayéndole paz que sobrepasa todo entendimiento, guardando sus pensamientos y su corazón en Cristo Jesús.   2 Co 4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; Un no creyente puede estar siendo perseguido para arrancarle la vida, por equis situación, puede estar siendo acosado por alguna institución bancaria, por acosadores o secuestradores, por un novio loco, hasta por el narco y sus sicarios, pero, al final el no creyente se siente y está desamparado, al final si esa persecución tiene éxito solo significa muerte para él, y una vez más, solo se tiene a sí mismo, sus propias artimañas, solo tiene la rapidez de sus propias piernas, y cuando le alcanzan, todo terminó.   No así para el no creyente, quien aún hasta en la muerte en manos de sus perseguidores encuentra consuelo. Recuerdo al mismo Esteban cuando fue perseguido, arrestado y ejecutado, siendo lapidado:   Hch 7:53-60 Deliberadamente desobedecieron la ley de Dios, a pesar de que la recibieron de manos de ángeles. 54 Los líderes judíos se enfurecieron por la acusación de Esteban y con rabia le mostraban los puños. 55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, y vio la gloria de Dios y vio a Jesús de pie en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 56 Y les dijo: «¡Miren, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre de pie en el lugar de honor, a la derecha de Dios!». 57 Entonces ellos se taparon los oídos con las manos y empezaron a gritar. Se lanzaron sobre él, 58 lo arrastraron fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Sus acusadores se quitaron las túnicas y las pusieron a los pies de un joven que se llamaba Saulo. 59 Mientras lo apedreaban, Esteban oró: «Señor Jesús, recibe mi espíritu». 60 Cayó de rodillas gritando: « ¡Señor, no los culpes por este pecado! ». Dicho eso, murió. (NTV)   Con su rostro como de ángel, dice el texto, viendo el cielo abierto y viendo a Jesús quien no estaba sentado en su trono, estaba de pie me imagino, viendo y fortaleciendo a Esteban, orando por los ciegos, y esteban murió lleno de esperanza, de amor y de compasión por sus agresores. Me pregunto, ¿estaría Esteban desesperado? Qué diferencia.   Y por eso dice Pablo podemos estar derribados, pero no fuera de combate, no muertos, para nosotros los creyentes, aún nuestro quebrantamiento es un plan de Dios para romper nuestro orgullo, Dice la Palabra:   Isa 57:15 El Alto y Majestuoso que vive en la eternidad, el Santo, dice: «Yo vivo en el lugar alto y santo con los de espíritu arrepentido y humilde. Restauro el espíritu destrozado del humilde y reavivo el valor de los que tienen un corazón arrepentido. Sal 34:18-19 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. 19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.   Pero, para el no creyente, estar derribado, es señal de derrota. Por ejemplo estar postrado en cama por una enfermedad de muerte es una tragedia sin remedio, porque simplemente un no creyente no tiene ninguna esperanza sino solo este mediocre aquí y ahora. Y por eso sigue Pablo:   2 Co 4:10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. 2 Co 4:11 Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. Mis hermanos, este mundo aborrece a Jesucristo y es capaz de acabar y de matar a aquellos que le siguen. Vivimos en un mundo hostil en contra de la verdad, debes saber que aún cuando este mensaje es glorioso, no todo mundo lo va a recibir, habrá quien hasta se ofenda porque ama demasiado sus tinieblas y hará lo posible para callarte. Pero hay un cántico precioso en 2 de Timoteo que quedó escrito, donde los cristianos de aquel tiempo cantaban:   2Ti 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo. De manera que hay promesas y todo el consuelo que podamos imaginar. Este no es el mensaje del falso evangelio de los falsos maestros, quienes aman este mundo y quieren las cosas de este mundo, pretendiendo dar felicidad a través de ellas, cuando a nadie le han dado felicidad, son solo un espejismo. Y sigue Pablo:   2 Co 4:12 De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida. Es decir, para que haya Evangelio, para que tú y yo tengamos todo tipo de traducciones al español de la Biblia, para que el día de hoy contemos con esta libertad de reunirnos, debes recordar, debes saber que hubo gente que se puso en la ralla. Gente que salió de su comodidad, que estuvo dispuesta no solo sacrificarse a sí mismos, sino a toda su familia, pasando la noche en la calle, en el frío, siendo amenazados de muerte, otros apedreados, con las llantas ponchadas, otros fueron quemados vivos.   En México les quemaban su casa y sus milpas, quemaban las iglesias cristianas, el día de hoy hay miles de creyentes con una biblia en China, en medio oriente, y esto no ha sido gratis. Gente ha sembrado literalmente sus vidas y sus familias. Detrás del Evangelio que tú y yo disfrutamos ha habido millones de personas que han sido alumbrados por Cristo y han entendido de qué se trata la vida. Eso es mucho más que simple religión.   Y Pablo se los dice: estuvimos y estamos dispuestos a morir porque ustedes reciban este maravilloso tesoro, porque no hay tiempo que perder, o viene el Señor, o ustedes van a él. Este mundo y tu vida lo quieras o no, tiene cuenta regresiva, y sin Cristo, sencillamente, no estás listo. Pablo sabía que podía morir, pero, el ya no tenía este problema, porque sabía a dónde iba, el problema es para la gente en tinieblas, endurecida y engañada, la cual sin Cristo, está perdida, Pablo podía decir:   Flp 1:21-24 Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé! 23 Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, 24 pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo. (NVI)   Mis hermanos, si no estamos preparados para morir, tampoco estamos preparados para vivir. Nuestro problema es que seguimos tan deslumbrados por este mundo engañoso, seguimos tan aferrados a una mentira, la cual no es nueva: tú eres dios y si existe un dios él está para servirte y hay de él si no te da lo que tú quieres, o fuiste creado para este mundo, para estos míseros 70 u 80 años, así que disfrútalos a cualquier costo, no importa a quién aplastes, a quién lastimes, a quién abandones, vive tu vida, vienes de un chango y eres producto de un accidente. Y eso es diabólico.   Y podrías estar pensando: ¿por qué como que me cuesta pensar como Pablo y más bien quiero ser el que humilla, no al que humillan, el que vence y no al que vencen, en un caso extremo, el que mata y no al que matan? Dice Pablo, y tengo mi último punto:   III. Aquel que ha sido alumbrado por Cristo tiene una esperanza y una perspectiva eterna de su vida y del mundo. 2 Co 4:13 Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos, La NTV lo traduce así: 2 Co 4:13 Sin embargo, seguimos predicando porque tenemos la misma clase de fe que tenía el salmista cuando dijo: «Creí en Dios, por tanto hablé».   Este versículo está en el salmo 116:10, y es un salmo de David cuando fue librado de la muerte, pero estaba sufriendo tremenda persecución de parte de Saúl, mira una parte más del contexto: Sal 116:3-9 La muerte me envolvió en sus cuerdas; los terrores de la tumba* se apoderaron de mí. Lo único que veía era dificultad y dolor. 4 Entonces invoqué el nombre del SEÑOR: «¡SEÑOR, por favor, sálvame!». 5 ¡Qué bondadoso es el SEÑOR! ¡Qué bueno es él! ¡Tan misericordioso, este Dios nuestro! 6 El SEÑOR protege a los que tienen fe como de un niño; estuve frente a la muerte, y él me salvó. 7 Que mi alma descanse nuevamente, porque el SEÑOR ha sido bueno conmigo. 8 Me rescató de la muerte, quitó las lágrimas de mis ojos, y libró a mis pies de tropezar. 9 ¡Así que camino en la presencia del SEÑOR mientras vivo aquí en la tierra! (NTV)   Y justo esta misma convicción es la que Pablo tenía, una esperanza profunda en Dios, y si tú no tienes esta fe, jamás vas a poder hablar con convicción, jamás vas a renunciar a lo oculto y vergonzoso, y mucho menos estar dispuesto a sufrir por Cristo. Y Pablo dice de lo que está hablando:   2 Co 4:14 sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros. Esta es la esperanza del creyente, la resurrección, ese será el día de la victoria total en contra de este cuerpo de muerte, en contra de la muerte misma, esta es la promesa de Cristo, si tu esperanza en Cristo no es esta, te estás conformando con muy poco, y si solo estás buscando tu mejor vida ahora, lo que estás buscando es un ídolo, no al Dios de la Biblia, el cual sabe que este mundo está en tinieblas, está en problemas porque es enemigo de Dios y es objeto de su ira, y él no quiere que se pierda, el quiere que todos los hombres sean salvos y procedan al arrepentimiento.   Y el mensaje de que este mundo pecador no será castigado y que va a permanecer así por los siglos, es una mentira diabólica, desde el tiempo de Pedro decían:   2 Pe 3:3-8 Sobre todo, quiero recordarles que, en los últimos días, vendrán burladores que se reirán de la verdad y seguirán sus propios deseos. 4 Dirán: «¿Qué pasó con la promesa de que Jesús iba a volver? Desde tiempos antes de nuestros antepasados, el mundo sigue igual que al principio de la creación». 5 Deliberadamente olvidan que Dios hizo los cielos al ordenarlo con una sola palabra y sacó la tierra de las aguas y la rodeó con agua. 6 Luego usó el agua para destruir el mundo antiguo con un potente diluvio. 7 Y, por esa misma palabra, los cielos y la tierra que ahora existen han sido reservados para el fuego. Están guardados para el día del juicio, cuando será destruida la gente que vive sin Dios. 8 Sin embargo, queridos amigos, hay algo que no deben olvidar: para el Señor, un día es como mil años y mil años son como un día.   Mientras que los creyentes esperamos cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia, esperamos a Cristo el cual transformará este cuerpo de muerte a la gloria del cuerpo suyo. Esta es la esperanza del creyente, no te conformes con menos, si te conformas con menos, no va a ser suficiente y vas a terminar tropezando en tu fe. Y sigue Pablo:   2 Co 4:15 Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios. La NTV lo traduce así: 2 Co 4:15 Todo esto es para beneficio de ustedes. Y, a medida que la gracia de Dios alcance a más y más personas, habrá abundante acción de gracias, y Dios recibirá más y más gloria.   ¿Te das cuenta cómo lo que trae gloria a Dios no es la muerte del impío, sino el arrepentimiento de aquel que es justificado en Cristo? Qué hermoso es poder ver a gente rindiéndose ante Cristo, sí, en Cristo muchas veces hay quebranto, hay dolor, pero, qué maravilloso es ver luz de la vida en los ojos de una persona, luz en su corazón, nueva vida, una esperanza viva, libertad del pecado, del resentimiento, del odio, del miedo, de adicciones, de su destructivo orgullo, y todo por la gracia de Dios. Es por su gracia que podemos anunciar y administrar a través de este glorioso evangelio en estos indignos vasos de barro.   Y poder ver mucha más gente justificando a Dios, adorando a Dios, siendo transformados a la imagen de Cristo mismo, trayendo con su misma conducta y obras gloria a su Señor. Y Por eso cierra Pablo este capítulo:   2 Co 4:16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Siempre que la Biblia nos dice por tanto, nosotros debemos preguntar, ¿qué tanto? Y ese tanto es que el vivir por Cristo definitivamente produce cansancio y un desgaste, pero, es un desgaste meramente exterior, mientras que hay un hombre interior, el cual constantemente se está renovando, está siendo transformado a la misma imagen de Cristo y un día saltará en gloria eterna y para la gloria de Dios. Y esta es una clave para no desmayar.   Este es otro abrumador contraste entre el creyente y el no creyente. Mientras que los creyentes tenemos un hombre interior, una esperanza, un gozo inigualable de saber que un día se manifestará en nosotros la gloria de Cristo visible, el no creyente solo se va desgastando, a pesar de que coma sano, haga ejercicio, se inyecte botox, se haga cirugías estéticas, se meta en cámara especiales de oxígeno, congelen su cuerpo quesque para cuando lo puedan clonar.   El no creyente hermanos, solo va a la tumba, de ahí al juicio, de ahí al lugar de los muertos, de ahí al lago de fuego, a la desesperación, a las tinieblas de afuera donde solo hay llanto y el rechinar de dientes, a donde el gusano no muere y el fuego no se apaga, a la desesperanza, desesperación, angustia, dolor, a una terrible expectación de juicio y condenación que ha de devorar a los adversarios de Dios, y esto por la eternidad. Pero nosotros los creyentes sabemos algo:   2 Co 4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; Porque debes caer en cuenta mi hermano, que cualquier tribulación en este mundo es temporal, por más terrible que sea, es temporal. Decía el Señor: no teman a los que matan al cuerpo y después no pueden hacer nada, solo te pueden matar una vez, solo tienen dos brazos para cortar, o una espalda para latiguear, o un momento para torturar, y con un tiempo medido de gracia y misericordia para llevarles al arrepentimiento. Y Jesucristo decía: pero, teman más bien a aquel que puede matarles y después echarles en el infierno, ese es Dios.   Y si tú estás sufriendo por Cristo, y hago hincapié, por Cristo, no por tus pecados, por tus necedades o tus malas decisiones, sino por pararte en la ralla, como un hombre que decide mejor batallar financieramente en un trabajo honrado que seguir disfrutando de los deleites temporales de la tranza, o una mujer que decide cortar con una relación adúltera aún cuando le cueste el gasto mensual. Personas que prefieren quedarse solas y ser llamadas aleluyas que seguir en la misma corriente pecaminosa y en el mismo grupo de amigos impíos.   Todo eso, hasta dar tus recursos, tu salud, tu seguridad, y hasta tu propia vida por Cristo, es muy leve, y están produciendo en ti renuevo, y no tiene comparación con la gloria eterna que recibirás en Cristo. Mira a lo que Pablo llama una “leve” tribulación momentánea:   2 Co 11:23b-28 ¡pero yo lo he servido mucho más! He trabajado con más esfuerzo, me han encarcelado más seguido, fui azotado innumerables veces y enfrenté la muerte en repetidas ocasiones. 24 En cinco ocasiones distintas, los líderes judíos me dieron treinta y nueve latigazos. 25 Tres veces me azotaron con varas. Una vez fui apedreado. Tres veces sufrí naufragios. Una vez pasé toda una noche y el día siguiente a la deriva en el mar. 26 He estado en muchos viajes muy largos. Enfrenté peligros de ríos y de ladrones. Enfrenté peligros de parte de mi propio pueblo, los judíos, y también de los gentiles. Enfrenté peligros en ciudades, en desiertos y en mares. Y enfrenté peligros de hombres que afirman ser creyentes, pero no lo son. 27 He trabajado con esfuerzo y por largas horas y soporté muchas noches sin dormir. He tenido hambre y sed, y a menudo me he quedado sin nada que comer. He temblado de frío, sin tener ropa suficiente para mantenerme abrigado. 28 Y, además de todo eso, a diario llevo la carga de mi preocupación por todas las iglesias.   Para Pablo mi hermano, todo esto era una leve tribulación, ¿por qué? Por tres causas, Cualquier tribulación que sufras en este mundo, así fuera una tribulación que tuvieras que sufrir todos los días de tu vida, ponle el nombre que quieras, no se compara con estar un segundo, en el infierno, es leve, sería leve. Cualquier tribulación de cualquier magnitud y duración que pudieras vivir en este mundo, no se compara con lo que Cristo mismo padeció por ti y por mí al haber sido tratado como un criminal siendo inocente, y sobre todo al haber recibido toda la justa ira de Dios que tú y yo merecíamos, sobre sí mismo, haber sufrido el abandono de Dios, literalmente el peor de los infiernos.   Entiéndelo de una vez, si el día de hoy todavía puedes disfrutar de algo, no es sino porque Dios no ha quitado su mano de este mundo y de tu vida, el día que la quite y no estés en Cristo, verdaderamente vas a saber lo que es la desesperación. Y , Es leve porque es temporal. No importa que magnitud o duración pueda tener una tribulación en este mundo, es temporal, se va a terminar, no hay mal que dure 100 años.   Por eso a Dios no le preocupa que gente lo pierda todo por él en medio oriente, a Dios no le preocupa que alguien tenga que vivir literalmente una tragedia para voltear su corazón y recibir la luz. ¿Sabes por qué? Porque Dios entiende a la perfección lo que es la condenación eterna, pero, por igual lo que es la salvación eterna. Por eso es que Dios no vino a redimir tu cartera, o a darte papeles, o a quitarte el cáncer, todo eso Dios lo sabe bien, es pasajero. Necesitas entender la eternidad, las promesas de Dios, si no vivirás siempre en terrible miseria.   A Dios le interesa tu eternidad, y a ti también es lo que debería interesarte, ¿has sentido alguna vez así como que un cólico pasajero, como que un piquete pasajero en la piel, como si te hubieran pellizcado? Bueno, cualquier tribulación aún cuando fuera una tribulación de toda la vida, delante de la eternidad, es todavía menos que eso.   Y para ti y para aquellos que están tan ligados a este mundo, pierde la selección nacional que no tiene nada que ver contigo, y sientes que el mundo se te acabó, qué absurdo. Por eso necesitas cambiar tu perspectiva, cierra Pablo: 2 Co 4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. El necio, el ciego, el incrédulo, el duro de corazón, el que vive en tinieblas, muerto en sus delitos y pecados, solo puede ver lo que se ve, y para él, eso es lo que vale, por lo que vive y por lo que muere, pero nosotros, aquellos que hemos sido alumbrados por la luz del Evangelio, aquellos que tenemos vida y que hemos sido adoptados y hechos hijos del Dios viviente, estamos llamados a enfocar nuestros ojos espirituales en aquello que no se ve.   Porque todo lo que ves es temporal, este mundo tridimensional que ves, no es lo real, el Señor dijo: el mundo pasa y sus deseos, lee Apocalipsis, podrás ver el fin de este mundo, absolutamente nada en este mundo es perdurable, por eso hay carros nuevos cada año, por eso hay modas, por eso hay doctores, por eso hay panteones.   Este mundo no va a permanecer, es temporal, y deberías estarles enseñando esto a tus hijos también, la situación política, social y económica puede cambiar en un instante, una guerra, una invasión, un atentado a gran escala, un desastre natural a gran escala, cambiaría por completo tu estilo de vida en este país, ¿recuerdas septiembre 11? ¿Qué te hace pensar que no pueda ser posible? Pero aquello que no se ve, lo espiritual es eterno.   Mis hermanos la Biblia está llena de estas promesas hechas por Dios mismo, dice Pablo nuestra ciudadanía está en los cielos donde esperamos a nuestro salvador Jesucristo, la Biblia declara que estamos de paso, que somos extranjeros, somos peregrinos y vivimos en un mundo al cual no pertenecemos. Por eso el Señor dijo hagan tesoros en el cielo donde ni la polilla ni el orín corrompen, donde ladrones no minan ni hurtan, donde hay una buena parte la cual no te será quitada.   Es tu decisión, si quieres ser de aquellos que orgullosamente les lleven mariachis y les canten amor eterno y a mi manera, pero con una terrible condenación eterna, o aquellos que están listos para morir, pero, que saben para qué están aquí. Si tú no cambias tu perspectiva, tu cristianismo siempre será mediocre y un flu será suficiente para que reniegues de aquel que no te ofrece otra cosa, sino eternidad. Mira lo que hombres y mujeres de fe creían, gente importante de su tiempo que decidió poner sus ojos en lo eterno, y con eso cierro y oramos:   Heb 11:1-3 Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. 2 Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. 3 Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve.   Heb 11:6 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.   Y el autor de Hebreos se dedica a hablar desde la creación , Able, Enoc, Noé:   Heb 11:7 Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe.   Habla de Abraham, Isaac y Jacob, quien junto con ellos: Heb 11:9 Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, 10 porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor. Dice:   Heb 11:13 Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra. 14 Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. 15 Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. 16 Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.   José, los papás de Moisés, Moisés mismo quien dice Hebreos:   Heb 11:24 Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. 25 Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. 26 Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. 27 Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible.   Josué, Rahab la ramera, y un mundo de gente que por lo que no se veía, dice la Palabra:   Heb 11:33-39 los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, 34 apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza... 35 Otros, en cambio, fueron muertos a golpes, pues para alcanzar una mejor resurrección no aceptaron que los pusieran en libertad. 36 Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. 37 Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. 38 ¡El mundo no merecía gente así! Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas. 39 Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa.   ¿Por qué? Porque estaban poniendo su mirada en lo que no se ve. Y todos estos son testigos, quienes nos dicen, y te dicen:   Heb 12:1-3 Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante. 2 Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que ésta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios. 3 Piensen en toda la hostilidad que soportó por parte de pecadores, así no se cansarán ni se darán por vencidos. (NTV)   Mi hermano, mi hermana, ¿estás en la luz o sigues en tinieblas?
  • Jan 4, 20152 Corintios 3 La diferencia entre vivir en la ley y tener una religión, y vivir en y por el poder del Espíritu Santo
    Jan 4, 2015
    2 Corintios 3 La diferencia entre vivir en la ley y tener una religión, y vivir en y por el poder del Espíritu Santo

    LA DIFERENCIA ENTRE VIVIR EN LA LEY Y TENER UNA RELIGIÓN, Y VIVIR EN Y POR EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

    2 Corintios 3

      Corinto era una ciudad ubicada en el Peloponeso al sur de Grecia, en la provincia romana de Acaya, a 45 millas al Oeste de Atenas. El Peloponeso y Grecia se conectan por un istmo de 4 millas de ancho y Corinto está ubicado justo ahí. Por el lado Este está el Golfo Sarónico y por el lado Oeste está el Golfo de Corinto.   La mera ubicación de Corinto, la convertía en una de las ciudades más importantes de Grecia, ya que en aquellos tiempos todo el tráfico marítimo usaba el Istmo de Corinto para conectar toda el área de Asia menor e Israel con Italia, el día de hoy hay un canal como el canal de Panamá, el cual se llama el Canal de Corinto. Siendo una ciudad estratégicamente ubicada, llegó a ser una de las ciudades comerciales más importantes de Grecia, de hecho llegaron a llamarla “el Imperio en miniatura”.   Su fama no solamente era la de ser una ciudad altamente ocupada en negocios, era una ciudad altamente corrupta en su moral. Donde hay dinero y comercio, hay corrupción, hay prostitución, hay todo tipo de excesos. Había varios dichos por los cuales Corinto era famoso, así como hoy en día Las Vegas, “la ciudad del pecado”, o “lo que sucede en las Vegas, se queda en las Vegas”. Había un refrán con connotación sexual que decía: “No a todos les es dado visitar Corinto”.   Su fama llegó a ser tal, que se creó una palabra Korinthiazonmai en griego, o Corintear o Corintizar, o “hacer el corinto”. Llegó a significar “fornicar”. Y en un ambiente como este fue donde la iglesia de Corinto nació, y donde se movía, donde el Señor tenía mucho pueblo, según Hch 18:9-11.   Y esto nos recuerda que el Señor no vino a los sanos, sino a los enfermos, no vino a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento. El problema en Corinto, no fue el ambiente donde estaba, aunque era un ambiente sumamente seductor, este no puede ser el principal problema porque todos, de una manera u otra batallamos con el pecado.   Su problema fue que lejos de estar influenciando el ambiente que le rodeaba, ellos dejaron que el ambiente los influenciara a ellos, eran una iglesia mundana, que no se estaba divorciando de la cultura que les rodeaba. Había muchos que no se podían separar de su vieja vida, que no dejaban de ser egoístas, inmorales y paganos, y esto trajo como consecuencia una iglesia llena de orgullo, de división, de carnalidad, de inmadurez, de pecado. Pablo trató con todas estas cosas en 1 de Corintios.   Además de todos sus problemas de divisiones y carnalidad, por si fuera poco, llegaron falsos maestros, lobos vestidos de oveja, quienes lo primero que hacen es pretender desacreditar a Pablo y su doctrina, obviamente para poder comenzar a sembrar sus falsas doctrinas, lo acusaban de ser orgulloso, indigno de confianza, de ser voluble, demente, incompetente y de ser un tosco o patán.   Estos falsos obreros se estaban auto promoviendo, estaban tratando de apantallar a los Corintios con supuestos ministerios espectaculares, haciéndose ver muy espirituales, cuando en realidad era carnalidad pura, disfrazada de falsa espiritualidad. Por ejemplo les enseñaban que alguien presuntuoso o jactancioso es más espiritual que alguien humilde que sirve y que ama, lo cual hacían ver como una debilidad.   Esclavizaban a la gente a servirlos ciegamente, haciéndoles creer que si les obedecían incondicionalmente, eran más espirituales, robaban la adoración y la atención de Cristo atrayéndola a sí mismos, poniéndose ellos como los súper ungidos. Y estos corintio engañados por su orgullo y por la filosofía de este mundo, estaban siendo presa fácil de estos depredadores, ya que estaban dudando del apostolado y del ministerio de Pablo.   Así que en esta carta Pablo se da a la tarea de volver a explicar la fe, quién es un verdadero y fiel siervo de Dios, de qué se trata el verdadero servicio, el verdadero apostolado, el verdadero pastorado, y así poder dejar al descubierto a aquellos lobos vestidos de oveja, que se disfrazan de ángeles de luz, pero que son siervos de Satanás.   En el capítulo 1 Pablo ya nos habló de la tribulación. Un falso maestro te ofrece engañosamente tu mejor vida ahora, lo cual es imposible, mientras que un creyente genuino ve las tribulaciones como una bendición, porque sabe que la tribulación le ayuda a mantenerse fiel y humilde, y le ayuda a conocer mejor al Señor, y parecerse más a él. Les recuerda que un verdadero hombre de Dios se caracteriza por su amor, y su servicio humilde y sacrificial, no por ser jactancioso o hablador.   Pablo nos dio algunos principios para poder sostenernos delante de las falsas acusaciones, mantener una conciencia limpia, un corazón honesto e íntegro, ser guiados por la gracia de Dios y no por nuestra propia prudencia, sostenernos firmes en la verdad, no comprometiéndola, y cuidar de tener una esperanza eterna, no secular.   Aprendimos también acerca de la disciplina y el amor, cómo debe haber un balance entre ambos, vimos que la motivación de la disciplina no debe ser el resentimiento, ni su fin la venganza, sino en amor buscar arrepentimiento, restauración y gozo. Que la disciplina termina cuando hay un arrepentimiento genuino, y entonces es cuando el amor y el perdón deben comenzar. Que el perdón y el amor son características inequívocas del verdadero creyente y aquel que no perdona se convierte en un blanco fácil de Satanás. Y que el creyente genuino manifiesta el olor a Cristo.   Ahora, para ubicarnos en el capítulo 3, el último versículo del capítulo anterior nos da el contexto, lo que tiene Pablo en mente para comenzar a explicar lo que veremos en este capítulo, veamos:   2 Co 2:17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo. 2 Co 2:17 Ya ven, no somos como tantos charlatanes que predican para provecho personal. Nosotros predicamos la palabra de Dios con sinceridad y con la autoridad de Cristo, sabiendo que Dios nos observa. (NTV) Dice Pablo, un falso obrero, es un charlatán, un defraudador que predica solo para provecho personal, por lo tanto su mensaje no tiene autoridad, porque tiene motivos ocultos, por lo mismo necesitamos tener cuidado. Y Pablo en lugar de dedicarse a hablar de las falsas doctrinas, simplemente se dedica a definir la verdad con claridad. (Ejemplo de los billetes falsos en un banco).   De esta misma manera, ¿cómo se defiende Pablo ante las falsas acusaciones, la difamación, ante la presión de gente presentándose a sí misma como la más capaz, gente presumida, prepotente, pretendiendo hacer ver a Pablo como un incompetente, un informal, como un débil líder y maestro?   Pablo no ataca con las mismas armas, sino que presenta el verdadero cristianismo, y para esto, hay una pregunta que necesitamos hacernos, ¿en qué consiste el cristianismo, en tener un buen grupo de gente superdotada, sin la cual Dios no podría hacer su obra? ¿En guardar la ley, en seguir reglas, tradiciones y mandamientos de hombres? ¿En tener una religión perfectamente bien organizada para podernos presentar delante de Dios y obligarlo a bendecirnos? O en lugar de todo esto, ¿andar en el Espíritu? ¿Cuál es la diferencia entre estas dos cosas? Por eso yo titulé este mensaje: LA DIFERENCIA ENTRE VIVR EN LA LEY Y TENER UNA RELIGIÓN, Y VIVIR EN Y POR EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO. Demos lectura.   I. Mientras que la ley o la religión te exigen credenciales y triunfos en tus fuerzas, la acción del Espíritu es confirmada por su fruto en nuestras vidas. 2 Co 3:1 ¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? En estos tiempos, como hoy, pululaban los falsos maestros, las falsas doctrinas, de manera que era muy común que profetas o maestros trajeran consigo cartas de recomendación de la iglesia de la que provenían o pedían cartas de recomendación a la iglesia a donde habían visitado, para poder acreditarse como genuinos maestros al lugar donde llegaban.   Vemos al mismo Pablo cuando se despedía en cartas como Romanos, recomendando a Febe y a gente que él consideraba fiel. Hoy en día podemos hacer una simple llamada, o buscar en internet para ver con qué clase de persona estamos tratando, pero, en aquellos tiempos no era posible.   Y estos falsos obreros no solo estaban pretendiendo desacreditar a Pablo con su mucha palabrería, sino que por decirlo así, traían sus charolas para deslumbrar a los corintios, así como un policía saca su placa, probablemente traían cartas falsificadas, o tal vez hasta una sandalia o una túnica y decían: “¿ves esta sandalia? Pedro mismo me la regaló y ¿ves esta túnica? Tiene la unción directa de Santiago.   De manera que Pablo les dice, ¿necesito exaltarme a mí mismo y como esos falsos obreros ponerme a bravuconear para ganarme el respeto de ustedes? O ¿Alguna vez les hemos pedido que escriban un ensayo de 10 párrafos de cómo hemos sido una “gran bendición para sus vidas”? ¿O alguna vez necesitaron ustedes de alguna carta que nos recomendara con ustedes para que pudieran confiar en nosotros como siervos verdaderos de Cristo?   ¿Qué es lo que realmente recomienda, sostiene, o acredita, el llamado y el ministerio de una persona, lo que uno dice de sí mismo, lo que terceros dicen de ti mismo, lo que gente importante dice de ti mismo? Por ejemplo, hay quienes piensan que un título académico es el que acredita a un ministro y su ministerio, si bien es así para un doctor o un ingeniero, no necesariamente lo es para un ministro.   ¿Hay que prepararse? Claro que sí, la Palabra de Dios nos dice: 1 Ti 3:6 Un anciano no debe ser un nuevo creyente porque podría volverse orgulloso, y el diablo lo haría caer. (NTV)   Es necesario que aquel que va a administrar cosas espirituales esté preparado, pero una persona no se convierte en pastor en algún instituto bíblico, el Señor le llama al pastorado a la persona y la persona responde al llamado, y la prueba de su respuesta, es que se prepara, en algún instituto bíblico, o en lo que tenga disponible, porque hay países donde es muy difícil por la economía o por la persecución. Por ejemplo Pablo fundó la iglesia de los Tesalonicenses en semanas y estableció a pastores en ese corto tiempo. Dios hace las cosas como él quiere.   Por ejemplo, el hecho de tener prestigio y ser aceptado por los no creyentes, tampoco es un indicio, al contrario, ese sería un mal indicio, el Señor dijo:   Luc 6:26 Qué aflicción les espera a ustedes, los que son elogiados por las multitudes, porque sus antepasados también elogiaron a falsos profetas.   Definitivamente debe haber un equilibrio, ya que la Palabra nos llama a tener buena conciencia delante de Dios y delante de los hombres pero veamos lo que la Palabra habla al respecto y dónde podemos encontrar el equilibrio. Hay una señal inequívoca, hay una clave infalible, el Señor dijo:   Mat 7:15-23 »Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. 16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? 17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. 19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego. 20 Así que por sus frutos los conocerán. 21 »No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” 23 Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” (NVI)   El fruto, lo cual es el carácter moral de la persona, su conducta es lo que habla directamente de la condición espiritual de una persona, su integridad personal, el fruto del Espíritu Santo en él, pareciéndose a su Señor, manifiesta su amor, justicia, misericordia, paciencia, benignidad, dominio propio, fidelidad, y hablando específicamente de un maestro o pastor, también podemos ver el fruto de su enseñanza en sus discípulos, esto habla también por la persona, y su ministerio. El fruto en la persona, y el fruto de su enseñanza en otros. Por eso dice Pablo:   2 Co 3:2 Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; Pablo dice: sus vidas en Cristo, el hecho de que ustedes estén permaneciendo en Cristo, caminando en el Espíritu, su fe, su obediencia a la verdad, son nuestra carta de recomendación. Ver el poder de Dios y su gracia entre ustedes es lo que ratifica que somos obreros de Cristo, que él nos envió a ustedes.   Y me encanta que Pablo dice: están escritas en nuestros corazones, es decir, el amor de Cristo manifestado por ustedes, lo llevamos en el corazón, por eso tenemos gozo y confianza en nuestros corazones, y adonde quiera que vamos, podemos con toda libertad decir que Dios está obrando en Corinto, porque recordamos su amor hacia nosotros, su respuesta a la verdad, porque somos testigos de primera mano de sus vidas transformadas, una transformación evidente para todo el que los ve, los trata, que convive con ustedes.   Y estas son preguntas que deberíamos estarnos haciendo continuamente, ¿Por qué soy conocido, por grompy, malhumorado, por impaciente, por presumido, por orgulloso, por peleonero, por sentido, por informal, por chismoso e intrigoso, nadie puede confiarme nada porque soy de los que dicen sí a todo y al final nunca termino nada, es decir, mucho tilín, tilín y nada de paletas, por mentiroso, por transero, por hipócrita, por labioso, por flojo, por contreras, por amargado, por inseguro, por rebelde?   ¿Qué puede leer la gente en mí, capítulos, libros, y hasta películas donde el personaje principal siempre soy yo mismo, y lo único que lee la gente cada vez que me ve o convive conmigo, es un capítulo más del drama de mi vida? ¿O verdaderamente la gente puede ver a Cristo en mí? ¿Es evidente que soy gobernado por su Espíritu y no por mi carnalidad? ¿Manifiesto el carácter de Cristo, y la gente puede leer en mí misericordia, perdón, amor, paciencia? ¿La gente puede leer en mi manera de hablar y de vivir a Cristo y su Palabra?   Si sirvo al Señor enseñando o pastoreando a su iglesia, ¿qué puede leer y conocer la gente de aquellos a quienes estoy discipulando? ¿Cuál es el carácter y la conducta de los discípulos del maestro? ¿Cuál es el fruto de mi enseñanza y mi ejemplo?   Por eso discipular a alguien es un privilegio, es a veces cansado, pero, a la misma vez es delicado, es una responsabilidad muy grande, porque tu discípulo te va a seguir a ti, y por lo mismo tú tienes la responsabilidad de seguir a Cristo. Nuestra mayor responsabilidad es ser imitadores de Cristo, porque si no lo único que estás haciendo es duplicar tus malos hábitos y tus pecados en otra persona, y no a Cristo. Imagínate tener réplicas en serie de un Chuy en su carne, para qué quieres mi hermano. Por eso Pablo decía: Efe 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Estamos llamados a imitar a Dios, como un hijo que imita a su padre amado, y a imitar a hermanos fieles, quienes a su vez imitan a Cristo: 1 Co 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. Por eso, si eres padre o madre de familia, si eres hermano mayor o menor, si tienes un llamado de pastor-maestro, lo que es más, te dices creyente en Cristo, mi hermano o mi hermana, ya estás en la lupa, y tu mayor responsabilidad se llama permanecer en Cristo y en su Palabra, porque en el cuerpo de Cristo siempre hay alguien más buscando un modelo a seguir, no te conviertas en un mal modelo, se fiel buscando y conociendo a tu Señor, y él hará el resto. Y por consiguiente, también cuida de escoger un buen modelo a seguir, decía Pablo:   Flp 3:17-21 Amados hermanos, tomen mi vida como modelo y aprendan de los que siguen nuestro ejemplo. 18 Pues ya les dije varias veces y ahora se los repito de nuevo con lágrimas en los ojos: hay muchos cuya conducta demuestra que son verdaderos enemigos de la cruz de Cristo. 19 Van camino a la destrucción. Su dios son sus propios apetitos, se jactan de cosas vergonzosas y sólo piensan en esta vida terrenal. 20 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. 21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio. (NTV)   ¿Te das cuenta? No solo es su carácter, sino su esperanza, si su esperanza es temporal y solo piensan en el aquí y el ahora, y en estar cómodos hoy, y en tener su cielo hoy, y detrás de su palabrería solo está el satisfacer sus propios apetitos, mucho cuidado, no es alguien a quien debas seguir.   Por eso Pablo les dice: Corintios, ustedes mismos son nuestra carta de recomendación, me gusta, ¿te dices pastor? ¿Dónde están tus ovejas? ¿Te dices maestro? ¿Dónde están tus discípulos? ¿Te dices siervo de Dios? Muéstrame las cicatrices no de alguien que vive para ser servido, sino las de alguien que sirve aún cuando es maltrato, aún cuando no hay reconocimiento o agradecimiento de por medio.   Y Pablo dice como diríamos en el norte: ¿Qué pues corintios? Ustedes mismos son esas cartas, aquellos que adoran y obedecen al Señor Jesucristo. Por lo mismo no necesitamos que ustedes nos escriban alguna carta a nosotros, sus rostros, sus vidas, su conducta, su amor al Señor y a nosotros su servicio, su obediencia, han quedado grabados en nuestros corazones.   Y Corintios, pueda ser que no sea evidente que tienen una impresionante estructura religiosa, o ministerial, pero, eso sí, todo hombre puede testificar que la obra de la iglesia de Corinto, es una obra de Dios. Cualquier persona lo puede ver, lo puede entender y reconocer. Dios ha obrado y está obrando entre ustedes, el fruto de nuestra predicación y discipulado en ustedes es evidente. Y yo podría decir que es lo mismo aquí en Calvary, y Pablo continúa:   II. Mientras que la ley, o la religión solo puede manipular una conducta externa, el Espíritu Santo actúa directamente en nuestro corazón transformándonos de adentro hacia afuera. 2 Co 3:3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. El tiempo en el que están escritos los verbos manifestar y ser, es presente, de manera que no dice, llegarán a ser, o algún día se notará, no lo que nos dice es que el día de hoy, es evidente, un creyente genuino, no puede esconder el mensaje de Cristo en él, un creyente genuino es un mensaje de Cristo andante, es una carta de Cristo con zapatos, los creyentes traemos un mensaje: Dios es amor, Dios es misericordioso, es perdonador, es poderoso para dar vida al que estaba muerto, es poderoso para hacer una obra preciosa de gracia en aquel que era un desastre y transformarlo a su imagen.   Y dice Pablo, nosotros solo la expedimos, esta palabra tiene que ver con servicio, diakoneo, de diácono, tiene que ver con administra. Y como ya lo había dicho Pablo en su primera carta, nosotros somos simples siervos de Cristo y administradores de los misterios de Dios, pero, ¿quien escribió ese mensaje poderoso de amor y gracia en ustedes? No fuimos nosotros, fue el Espíritu del Dios vivo.   Y no lo escribió en tablas de piedra, refiriéndose a la ley de Moisés, sino en el corazón. Y aquí se desprende una enseñanza maravillosa de la Palabra, la cual Pablo estará desarrollando. La obra de Dios en la vida de un creyente es interna, no es externa. Pablo no está diciendo: Solo los verdaderos “siervos ungidos de Dios” tenemos estas formas oficiales con sello celestial, exclusivamente para aquellos que nosotros bautizamos, o gente que nosotros hayamos certificado, para hacerlo.   Lo máximo que puede hacer el hombre para lograr un cambio en otra persona es manipular, persuadir, convencer, es forzar, es intimidar, ejercer coerción, reprimir con violencia, y eso definitivamente produce cambios, pero solo externos, pueda ser que cambien ciertos hábitos, ambientes, es más, puedes hacer que alguien cambie de religión, incluso dejar ciertos hábitos, pero, algo sucede que después de un tiempo esa persona deja todo tirado y regresa a lodazal de donde estaba.   ¿Por qué? Porque todo lo que tenía eran un montón de reglas escritas, tal vez no en tablas de piedra, pero, sí en libros, en cuadernos, en doctrinas y tradiciones de hombres, en cierto libro donde estaba escrito: “regulaciones para poder permanecer como miembro honorario de esta santa institución”. Los hombres solo vemos lo que está delante de nuestros ojos, y es todo lo que podemos manipular, pero, ¿qué nos dice este versículo? El Espíritu Santo escribe en el corazón. Decía Pedro en su 2ª Carta:   2 Pe 2:22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno. ¿Por qué? Porque esta puerquita solo se le sacó de su truchil se le lavó, se le perfumó, pero, nunca dejó de ser puerquita, igual al perrito, se le sacó de las calles, se le curó, hasta se le puso un traje elegante, se le entrenó, pero en su naturaleza nunca dejó de ser un perrito, de manera que su instinto es que si ve un bote de basura ir descontroladamente a revolcarse en ella, a una puerquita bien vestidita y lavadita, la pones frente a su truchil y su naturaleza es ir a su lugar favorito, un charco de lodo.   Eso es lo único que puede lograr el hombre con sus reglas, con su psicología, con su ciencia, con su violencia, con su manipulación, pero, con todo eso, le es imposible llegar hacia donde solo Dios puede llegar y ver, el corazón, el cual ni siquiera nosotros mismos conocemos, dice la Palabra:   Jer 17:9-10 »El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es? 10 Pero yo, el SEÑOR, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas. A todos les doy la debida recompensa, según lo merecen sus acciones». (NTV)   ¿Quién conoce nuestros corazones? Solo Dios, y lo más maravilloso es que viéndolo podrido no lo desecha, sino que él escribe en él, lo transforma, le da una nueva naturaleza, transforma a una puerquita o a un perrito, en un hijo de Dios. El hombre no necesita decálogos, o reglas a seguir, necesita un cambio de corazón, un cambio de naturaleza, y eso es lo que Dios hace con su Espíritu. Gloria a Dios hermanos, ¿se dan cuenta cómo la Palabra de Dios nos lo aclara y lo simplifica de esta manera tan gloriosa? Por eso sigue Pablo:   2 Co 3:4 Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 2 Co 3:5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, Estos falsos obreros estaban desacreditando a Pablo, y la táctica de este tipo de personas siempre es poner por delante su capacidad, su ingenio, sus habilidades, y para exaltarse a sí mismos y verse mayores aplastan a los demás.   Por ejemplo ellos estarían diciendo: “mira ese Pablo, sí es un hombre de Dios, pero, mira, es un voluble, no puedes confiar en él, además mira, todo el tiempo en problemas, todo el tiempo en la cárcel, nadie puede estar en esa situación si no tiene pecado oculto en su vida. Al contrario, mira, yo aprendí directamente de los apóstoles en Jerusalén, mira, aquí están las fotografías del éxito de mi ministerio, de la respuesta a mi liderazgo agresivo e intencional, mira, yo sí que parezco un hijo del rey, mira como Dios me prospera. Dios necesita hombres como tú y como yo en sus filas, capaces, poderosos en palabra. Dios nos necesita en su reino, es más, aquí tengo un curso, solo va a costar 500 dólares por persona, pero cada uno que venga se convertirá en el líder que Cristo esperaba, nada que ver.   Pero, mira la manera en la que Pablo se defiende, un verdadero siervo de Dios entiende de dónde viene su confianza, de dónde viene su aprobación, de dónde viene su capacidad. 1º Pablo les dice, un verdadero siervo de Dios sabe que el poder es de Dios y que solo Dios puede y sabe hacer lo que él quiere, él no está esperando a gente súper capaz, de hecho, en el momento en el que reconoces tu incapacidad, es cuando estás justo en el lugar para poder ser utilizado por Dios, para que la gloria sea solo para él.   Y 2º Pablo les dice: la confianza que tenemos al servir a Cristo y a su Iglesia viene del mismo Cristo, no surge de nosotros, fue Cristo quien nos dio vida, nosotros éramos cadáveres en descomposición, y él nos llamó de muerte a vida, de las tinieblas a su luz, él fue quien murió por nosotros. Recuerda eso hermano, ningún hombre por más famoso o teólogo, o supuestamente ungido murió por ti, fue Cristo, toda tu lealtad debe ser a él y a su Palabra. Claro que si las cosas están bien, eso te va a llevar a honrar en amor a tus hermanos y a los que Dios ha puesto para administrar y servir.   Pero, la confianza que tenemos nosotros en Calvary de cada domingo, de cada viernes, o de cada vez que nos juntamos o predicamos la verdad de Dios, no viene de la cobertura de tal o cual institución, o varón de Dios. La confianza de cada creyente, viene de Cristo mismo, no es ningún hombre quien nos da la autoridad, es estar en Cristo, es ser de Cristo. Claro que como lo vimos, esa autoridad es confirmada en hombres y mujeres de Dios, que manifiestan en su conducta, en su fruto, que han nacido de nuevo y que tienen una nueva naturaleza, y que sus vidas concuerdan con la Palabra de Dios.   Y no solo la confianza, sino la competencia, jikanós en griego, que significa: competente, amplio en cantidad, cantidad suficiente o apropiado en carácter, fianza, idóneo, bastar, digno, adecuado, grande, mucho, merecedor, capaz, satisfacer, grado suficiente, calificado, primariamente que alcanza a.   Esto es algo que seguramente los Corintios no esperaban, Pablo no comienza a hablar de sus capacidades, de sus logros, de su inteligencia, de su conocimiento, sino que le da toda la gloria a Cristo, en todo momento. Ya lo había mencionado en el capítulo pasado, y en la carta anterior, Pablo tenía bien claro esto, él decía: para estas cosas, ¿quién es suficiente?   Pero, reconoce que es Dios quien nos hace suficientes, es Dios quien nos capacita, quien nos califica, quien nos hace idóneos, pero la clave precisamente es esta: hermanos, mi capacidad de estar aquí frente a ustedes, la capacidad de cada uno de los servidores en Calvary, viene de Dios y de su Espíritu. El día que en Calvary nos comencemos a jactar de las cosas que están sucediendo, ese día estaremos perdiendo el rumbo y estaremos siendo engañados por nuestro orgullo. Ahora Pablo se va a enfocar en explicar aquello que llamamos nuestra fe, aquello que algunos llaman religión, o culto, ¿de qué se trata nuestra fe? Y dice Pablo:   III. Depender de las obras, reglas y requisitos de la ley o religión, solo nos llevará a la frustración y a la muerte, pero el Espíritu, por la fe, nos da vida y nos justifica. 2 Co 3:6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica. Los cristianos servimos a Cristo, pero, ¿cuál es la fe que servimos? ¿Por qué procurar la santidad? ¿Por qué nos reunimos como iglesia? ¿Qué sostiene al creyente y a qué sirve el creyente? Dice Pablo, en primer lugar el Señor es quien ha escrito en nuestros corazones con su Espíritu, de él proviene nuestra confianza, es por su poder que somos transformados y capacitados, pero, ¿para qué estamos siendo capacitados? ¿Para nuestra gloria, para tener una iglesiota y que ya no quepa la gente, para que la gente nos rinda pleitesía y podamos escribir libros de cómo hacer que una iglesia tenga éxito?   No es así, el Señor nos capacita para servir a un nuevo pacto, es decir, nunca fue la intención de Dios decir: ya vine, ya morí por ustedes, ahora a ustedes les toca organizarse, darle vida a la iglesia, administrarla, hacerla funcionar, ahí nos vemos en el arrebatamiento, háganle como puedan. El Señor dijo:   Jua 14:16 Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado Defensor, quien estará con ustedes para siempre. 17 Me refiero al Espíritu Santo, quien guía a toda la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo busca ni lo reconoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque ahora él vive con ustedes y después estará en ustedes. 18 No los abandonaré como a huérfanos; vendré a ustedes. (NTV) Luc 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Hch 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Mat 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.   Es Cristo quien edifica su iglesia, quien nos ha dado de su Espíritu, y quien vive y reina y está entre nosotros su iglesia, edificándola, llenándola de gracia, equipándola, llevándola al lugar que él quiere llevarla. Por eso si alguna vez te preguntan, ¿cuál es la visión de Calvary Compañerismo Cristiano? Nuestra visión es ver a Cristo edificando su iglesia, llenándola de poder, transformándola, guiándola, haciéndola crecer, no solo en número, sino individualmente, transformando y equipando a gente no competente, no apta, no capaz, haciéndola competente, apta, capaz, idónea.   Esto es algo muy importante porque aunque Pablo va a comenzar a hacer un contraste entre el antiguo pacto y el nuevo pacto, el antiguo pacto no solo es la ley en el AT, sino todo aquel sistema religioso que descansa en las obras, en la capacidad, en la competencia del ser humano. Los creyentes servimos al Nuevo Pacto el cual no tiene que ver con regulaciones, sino con la acción del Espíritu Santo en el corazón del creyente. Mientras que el pacto de la letra, el Antiguo Pacto se refiere a la ley. La NTV lo traduce así:   2 Co 3:6 Él nos capacitó para que seamos ministros de su nuevo pacto. Éste no es un pacto de leyes escritas, sino del Espíritu. El antiguo pacto escrito termina en muerte; pero, de acuerdo con el nuevo pacto, el Espíritu da vida. (NTV)   Este versículo ha sido muy mal interpretado sacándolo fuera de contexto, se ha llegado a decir: “¿Ya ves? Tanta Biblia hace daño porque la letra mata al Espíritu y nos convierte en aburridos y tradicionales. Hay que dejarse llevar por el Espíritu, no necesitamos la Biblia. Nada más alejado de la verdad, el domingo pasado hablamos del Salmo 1, toda la Biblia está repleta de enseñanzas acerca de lo majestuoso, lo indispensable, lo eficaz que es la Palabra de Dios.   No es así, Pablo está haciendo un contraste entre aquello que todo falso obrero terminará imponiendo a la gente, lo cual será ley, un falso obrero siempre termina imponiéndote la ley: quieres la bendición de Dios: comienza por diezmar, ofrendar, dar primicias. Para que estés bien con Dios, necesitas venir a cada reunión, necesitas servir, si eres mujer no usar una falda corta, ni una blusa muy abajo, deja de escuchar tal música, no bailes, no fumes, no tomes, no me desobedezcas, no me contradigas, haz lo que te digo ciegamente, y entonces Dios te bendecirá, si no lo haces así, te va a ir mal en la vida.   O por otro lado: pacta con Dios, dale mil y él te regresará diez mil, dale para que te dé, es decir, ya se trata de Cristo, la fe, más mis obras, ya se trata de Cristo y algo más para poder estar bien con él. ¿Cuánta gente no tiene la falsa idea de: “no es que no ando bien con Dios, por eso no tomo la comunión, o por eso no vengo a la iglesia”? O, hermano, si usted no le da a Dios, él no lo va a bendecir.   Finalmente con tanta regla, tradición y regulación humanas, terminas con una gigantesca apariencia de piedad, pero como la palabra lo dice, una apariencia externa, mientras que dentro de ti sigues siendo el mismo pecador, la Palabra dice en Colosenses 2:   Col 2:20-23 Si con Cristo ustedes ya han muerto a los principios de este mundo, ¿por qué, como si todavía pertenecieran al mundo, se someten a preceptos tales como: 21 «No tomes en tus manos, no pruebes, no toques»? 22 Estos preceptos, basados en reglas y enseñanzas humanas, se refieren a cosas que van a desaparecer con el uso. 23 Tienen sin duda apariencia de sabiduría, con su afectada piedad, falsa humildad y severo trato del cuerpo, pero de nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa. (NVI)   Y al no servir de nada frente a nuestra naturaleza pecaminosa, la que es nuestra verdadera enemiga, terminamos frustrados, cansados, y más esclavizados a ella que nunca. La realidad es que no experimentamos verdadera libertad, la cual consiste no en hacer lo que nos dé la gana, sino que en respuesta y por amor hacer lo que Dios requiere que haga.   Mis hermanos, Dios no pacta con nosotros de esa manera, porque simple y sencillamente el hombre no tiene nada para pactar con Dios, toda bendición espiritual en los lugares celestiales, nuestra salvación y redención, nuestra esperanza, el hecho de que el día de hoy estemos vivos, todo, absolutamente todo cuanto tenemos y somos, lo tenemos por pura gracia, amor y misericordia de Dios.   Nadie, absolutamente nadie puede hacer deudor a Dios, nadie tiene nada para doblarle la mano, ni ritos, ni mandas, ni peregrinaciones, ni veladoras, ni rezos, ni ayunos, ni veladas de oración, ni la dieta de Daniel, ni pactos de dinero o promesas, todo eso es lo mismo, intentos de hacer deudor a Dios, quien no nos debe nada.   ¿Por qué saben qué mis hermanos? lo único que Dios nos debe es juicio, es condenación, y si él te bendice, si él contesta tus oraciones, aún cuando eres un infiel, no es porque él esté de acuerdo con tu manera de vivir impía, es porque es muy paciente y bueno, y hace salir su sol sobre buenos y malos por igual. Pero, Dios no nos debe nada. Ahora, ¿por qué la letra mata? Porque el antiguo pacto estaba basado en lo siguiente:   Rom 10:5 Pues Moisés escribe que la ley exige obediencia a todos sus mandatos para que una persona llegue a ser justa ante Dios. (NTV) Gál 3:10-11 Pero los que dependen de la ley para hacerse justos ante Dios están bajo la maldición de Dios, porque las Escrituras dicen: «Maldito es todo el que no cumple ni obedece cada uno de los mandatos que están escritos en el libro de la Ley de Dios». 11 Queda claro, entonces, que nadie puede hacerse justo ante Dios por tratar de cumplir la ley, ya que las Escrituras dicen: «Es por medio de la fe que el justo tiene vida». (NTV)   Por eso Pablo dice la letra mata, es decir, la ley, nunca tuvo como función darnos salvación, y eso es lo que pretende hacer cualquier religión, alcanzar justificación, o bendición a través de mis justicias o mis ritos o buenas obras. ¿Cuál era la función de la ley?   Rom 7:7 ¿Qué concluiremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, si no fuera por la ley, no me habría dado cuenta de lo que es el pecado. Por ejemplo, nunca habría sabido yo lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: «No codicies.» 8 Pero el pecado, aprovechando la oportunidad que le proporcionó el mandamiento, despertó en mí toda clase de codicia. Porque aparte de la ley el pecado está muerto. 9 En otro tiempo yo tenía vida aparte de la ley; pero cuando vino el mandamiento, cobró vida el pecado y yo morí. 10 Se me hizo evidente que el mismo mandamiento que debía haberme dado vida me llevó a la muerte; 11 porque el pecado se aprovechó del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató. 12 Concluimos, pues, que la ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno. 13 Pero entonces, ¿lo que es bueno se convirtió en muerte para mí? ¡De ninguna manera! Más bien fue el pecado lo que, valiéndose de lo bueno, me produjo la muerte; ocurrió así para que el pecado se manifestara claramente, o sea, para que mediante el mandamiento se demostrara lo extremadamente malo que es el pecado. 14  Sabemos, en efecto, que la ley es espiritual. Pero yo soy meramente humano, y estoy vendido como esclavo al pecado.   En otras palabras, la ley funciona como un Hemoray, o un cut scan, o una máquina de rallos X que revela que soy un pecador. De manera que si yo vivo mi cristianismo en la ley, en el no hagas, no digas, no toques, lo único que voy a encontrar es que soy un perfecto pecador y que si estoy esperando que de mí pueda salir fuerza o capacidad para cumplir la ley, voy a verme como el peor de los fracasados, y lo único que encontraré es que estoy muerto, porque la paga del pecado es muerte, y la ley solo me deja claro un mensaje: yo no puedo hacer nada por mí mismo.   Revisa el AT, o por le menos los primeros cinco libros, el pentateuco, toda está condicionado a que lo cumpla para tener la bendición de Dios, pero, también nos muestra cómo quienes estuvieron bajo la ley, nunca la pudieron cumplir, y solo les quedaba al igual que nosotros ir por fe a ofrecer sus sacrificios y esperar en la bondad y la misericordia de Dios.   Entonces el vivir por la ley, es vivir condenado, es vivir frustrado, es vivir una vida de hipocresía y de tradiciones muertas, pero, el nuevo pacto, se sostiene en Cristo y en su obra. ¿Recuerdan cuando el Señor dijo en Mat 13?   Mat 13:45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.   La perla no es Cristo y nosotros vendemos todo para obtener a Cristo, hermanos, nosotros estamos en banca rota, no tenemos nada para dar, pero, Cristo no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse, se despojó a sí mismo, tomó forma de siervo, murió con muerte de cruz, y nos compró como esa perla entregando todo lo que tenía.   Por eso el nuevo pacto no está basado en la ley, por eso no tiene ninguna lógica esas iglesias que literalmente judaízan y obligan a los creyentes a vivir por leyes del antiguo testamento. Este es el nuevo pacto, el del Espíritu, el cual da vida, el cual el Espíritu Santo escribe en aquel creyente, no que es obligado externamente por una ley a cambiar, sino el que por la fe, y por el poder de Dios nace de nuevo para una nueva vida de verdadera libertad, contemplemos este nuevo pacto:   Heb 8:8-13 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; 9 No como el pacto que hice con sus padres El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo; 11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos. 12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades. 13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.   Este es el Nuevo Pacto escrito en nuestros corazones por el mismo Espíritu Santo, Y dice Pablo:   2 Co 3:7 Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, Ya vimos porqué Pablo le llama el ministerio de muerte, dice Santiago: Stg 2:10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.   Ahora cuando las tablas de la ley fueron escritas fue glorioso, el mismo dedo de Dios las escribió, pero fueron leyes escritas en piedra, no en el corazón del ser humano, y aunque nunca nadie pudo cumplir la ley, de cualquier manera fue glorioso.   Éxo 34:27 Después el SEÑOR le dijo a Moisés: «Escribe todas estas instrucciones, porque ellas indican las condiciones del pacto que hago contigo y con Israel». 28 Moisés se quedó en el monte con el SEÑOR durante cuarenta días y cuarenta noches. En todo ese tiempo, no comió pan ni bebió agua. Y el SEÑOR escribió en las tablas de piedra las condiciones del pacto: los diez mandamientos. 29 Cuando Moisés descendió del monte Sinaí con las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto, no se daba cuenta de que su rostro resplandecía porque había hablado con el SEÑOR. 30 Así que, cuando Aarón y el pueblo de Israel vieron el resplandor del rostro de Moisés, tuvieron miedo de acercarse a él. 31 Sin embargo, Moisés llamó a Aarón y a los jefes de la comunidad, les pidió que se acercaran y habló con ellos. 32 Luego, todo el pueblo de Israel se acercó y Moisés les trasmitió todas las instrucciones que el SEÑOR le había dado en el monte Sinaí. 33 Cuando Moisés terminó de hablar con ellos, se cubrió el rostro con un velo. 34 Pero cada vez que entraba en la carpa de reunión para hablar con el SEÑOR, se quitaba el velo hasta que salía de ella. Después le transmitía al pueblo las instrucciones que el SEÑOR le daba, (NTV)   Esta ya era la segunda vez que Dios escribía las tablas, porque en la primera Justo después de bajar de la presencia de Dios, los Israelitas ya habían roto los dos primeros mandamientos, y miles de ellos murieron, por eso era el ministerio de la muerte.   Y era glorioso, no solo porque el rostro de Moisés brillaba, sino que había fuego, humo, temblores, sonido de trompeta, al punto de que la gente desfallecía de temor, pero, era glorioso, porque la ley nos habla del carácter de Dios revelado, de su justicia, de su santidad, la cual nadie en este mundo, ningún ser humano puede comprender, ni mucho menos alcanzar.   Porque nosotros siempre tendemos a compararnos con otra gente que a nuestro parecer, son peores, o más malos que yo, pero, la realidad es que si es por la ley, el estándar a cumplir no es un terrorista, o un violador, ni siquiera un pastor, o un héroe de la historia, el estándar es Cristo, la total y perfecta santidad y justicia de Dios mismo. De manera que no importa cuántas buenas obras hayas hecho, qué tan buena onda te consideres, que no tan mala persona creas que seas en tu propia justicia.   La ley te dice y me dice que el estándar por el cual serás juzgado es la perfección divina, como lo dijo Santiago, un solo mandato transgredido te hace merecedor de la condenación eterna, y sé sincero, no solo has roto uno, has tomado el nombre de Dios en vano, ¿ha sido Dios el número uno en tu vida, toda tu existencia? ¿Nunca jamás has mentido, envidiado, codiciado, lujuriado, robado aunque sea tiempo o un lápiz? Y dirás, ¿cómo, porqué Dios es tan así? Porque él es el creador, todo perfecto y sus ojos dice la Palabra, no pueden ver el mal.   Por ejemplo, hay lugares donde no puedes ir arriba del límite una milla, porque te dan un tiket, y te quejas, pero claramente el anuncio dice máximo 50, si vas arriba estás en peligro de ser detenido y de ser multado, estás rompiendo la ley, claro que te topas con policías igual de pecadores que tú, pero, el hecho de que ellos te dejen ir, no significa que no hayas roto la ley y estés bajo el peligro de juicio. Pero, Dios no es un alcahuete, no sería Dios si pasara por alto siquiera un solo pecado, pero, mira qué tanto nos amó que él mismo pagó en esa cruz por todas tus faltas y las mías.   Y dice Pablo, fue tan glorioso que el rostro de Moisés resplandecía, pero, era un ministerio que estaba destinado a perecer, una vez que cumpliera con su cometido: mostrarnos nuestra incapacidad y llevarnos a Cristo, cuando vino Cristo, él abolió este ministerio de la letra.   Mat 5:17-18 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. Y justo antes de entregar su Espíritu y expirar en la cruz, él dijo: “Consumado es”. Él cumplió la ley a la perfección, y cumplió todas sus demandas en nuestra contra, por eso aun cuando fue glorioso, estaba destinado a perecer y con Cristo pereció, se desvaneció. Por eso dice Pablo:   2 Co 3:8 ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? 2 Co 3:9 Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación. ¿Puedes ver el contraste entre el ministerio del espíritu y de justificación y el ministerio de condenación, de muerte? Qué diferencia tan profunda entre un ministerio que tiene cierta gloria, al darte la oportunidad de contemplar la perfección, la santidad de Dios, pero, al mismo tiempo lo máximo que la ley puede hacer es decirte como decíamos los niños cuando traíamos un dulce muy caro y rico y lo presumíamos: “¿quieres? Compra”. Y ¿con qué ojos divino tuerto? No tenemos cómo conseguir santidad.   Comparado con un ministerio que por fe en Cristo Jesús nos declara Justos, un ministerio de gracia, de perdón y de misericordia. Y dice Pablo:   2 Co 3:10 Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. Es como el sol o la luna, ¿has visto la luna en todo su esplendor una noche sin nubes fuera de la ciudad? Es increíble, es glorioso, no necesitas ni siquiera una lámpara porque su luz es suficiente, pero, ¿qué sucede con el sol? Es completamente otra cosa, es totalmente superior, y dice Pablo:   2 Co 3:11 Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece. Esta palabra perece, significa aquello que es abolido, inutilizado. La ley, lo más que pude hacer es mostrarnos un camino glorioso, majestuoso, pero, un camino imposible de andar en nuestras propias fuerzas. Al darles a los judíos la ley, Dios mismo estaba revelándose con toda su gloria y poder a la humanidad, y en especial a este pueblo, pero, para un pecador es imposible resistir toda la gloria de Dios y no perecer. Mira lo que dice en Éxodo:   Éxo 33:18 Moisés respondió: —Te suplico que me muestres tu gloriosa presencia. 19 El SEÑOR respondió: —Haré pasar delante de ti toda mi bondad y delante de ti proclamaré mi nombre, Yahveh. Pues tendré misericordia de quien yo quiera y mostraré compasión con quien yo quiera. 20 Sin embargo, no podrás ver directamente mi rostro, porque nadie puede verme y seguir con vida. (NTV)   La comunión con Dios solo era posible a través de sacrificios y sacrificios, a través de ciertos hombres llamados sacerdotes, con ritos de purificación y reglas y más reglas, las cuales simplemente mostraban que la paga del pecado era muerte, mostraban que para llegar a Dios se requería la muerte de un sustituto inocente, la ley nos permitía ver de qué tamaño tan infinito fue la brecha que hicimos con nuestro pecado, dándole la espalda al Señor, pero fue también para mostrarnos un mapa de cómo regresar a él, o más bien de cómo él nos alcanza a nosotros.   Por eso es que cada sacrificio apuntaba a Cristo, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, a nuestro Rey, a nuestro sacerdote, por quien el velo fue rasgado y por quien tuvimos libre entrada a la comunión con Dios. Pero, qué diferencia, qué contraste tan abismal entre el antiguo pacto y el nuevo pacto, donde por la fe, al habernos arrepentido, por el sacrificio de Cristo, hoy gozamos de comunión plena con Dios. El mismo Espíritu Santo mora en nuestro interior.   El día de hoy ya no hablamos del poder de Dios que partió el mar rojo en dos, o que hizo temblar el monte Sinaí, el día de hoy hablamos de que el poder de Dios que levantó a Jesucristo de los muertos está disponible para todos aquellos que creemos. Y este ministerio más eminente, que nos justifica, que permanece es totalmente glorioso, mucho más glorioso que lo que pudo ser el pacto en la ley.   Mientras que Moisés no podía ver el rostro de Dios y vivir y aún así estaba dispuesto a morir, Cristo nos dijo: el que me ha visto a mí, ha visto al Padre, el que a mí viene, yo no le echo fuera. Por eso dice Pablo:   2 Co 3:12 Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; La NVI lo traduce así: 2 Co 3:12 Así que, como tenemos tal esperanza, actuamos con plena confianza. (NVI) Y Pablo regresa una vez más a donde había comenzado. Corintios, este es nuestro anhelo, nuestra confianza, nuestra expectación. Por eso un falso maestro tiene sus ojos bien puestos en su estómago, y sus pies bien cimbrados en este mundo, ellos pueden hablarles de grandeza, y que con Cristo todos tus sueños son posibles, y que el mundo gira a tu alrededor y que Cristo te promete tu mejor vida ahora, el cielo ahora, pero, eso no existe.   Corintios no les voy a mentir, este es el ministerio al que sirvo, el que predico, el que he experimentado y por eso tengo plena confianza, aún a pesar de persecución y sufrimientos, aún a pesar de que aparentemente lo haya perdido todo, aunque realmente lo he ganado todo. Aún a pesar de que es una realidad, la gente rechaza a Cristo, y nos tiene por locos, por fanáticos, por aleluyos. Pero mi confianza no disminuye, tengo total franqueza y valor, porque sé en quién he creído.   Por eso mis hermanos si nos decimos creyentes, necesitamos revisar nuestra esperanza, la motivación de estar aquí. Si solo vienes porque quieres que tu vida mejore, porque ya no la ves llegar, porque ya probaste todo y vienes a ver si Cristo te funciona, ¿te funciona para qué? No para el aquí y el ahora, de una vez te digo, Cristo no te promete tu mejor vida ahora, es más, pueda ser que tu vida se complique más que nunca cuando vengas a Cristo, Cristo no viene a arreglar tu auto estima, de hecho viene a hacerla pedazos, porque la Palabra te va a destapar los ojos de quién realmente eres.   Cristo no te promete milagros y milagros y que nunca te va a ir mal, él te promete vida eterna, te promete paz, te promete gozo, pero, no por obtener lo que este mundo engañosamente te dice que necesitas para ser feliz, Cristo promete darte ojos para ver y entender que este mundo está muerto y en tinieblas y que viene el juicio sobre él, pero, que él no quiere que te pierdas, sino que te arrepientas y que recibas el regalo de la vida eterna, y que puedas entrar por fin en este nuevo pacto, y que finalmente puedas poner tus ojos en la eternidad, a la cual absolutamente todos vamos, sea una eternidad con Cristo, o sin Cristo, pero, todos vamos a morir, y todos vamos al juicio y solo Cristo es el abogado eficaz. Y por eso dice Pablo:  
    IV. La ley o la religión, nos llevan a la dureza de corazón, la cual es un enemigo sutil y peligroso, y la única medicina para el corazón duro, es volver a Cristo por su Espíritu.
    2 Co 3:13 y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido. En otras palabras, si tu fe no está fundamentada en este ministerio del Espíritu, de vida, de justificación, tarde o temprano tu fe va a faltar, te va a faltar cobija, te va a quedar corta, si solo estás aquí porque te gusta el ambiente, o porque tal vez puedes ver amor entre los hermanos, o porque como que sientes cierta simpatía, o porque pues peor es nada.   Te aseguro que tarde o temprano vas a quedar descobijado y te van a faltar razones para obedecer, para caminar, para hacer lo que tengas que hacer, y el día que tengas de frente la decisión que todos tenemos que hacer en algún momento, de dejarlo todo, de morir a ti mismo, para seguir a Cristo te va a faltar fe, y tus ídolos finalmente te van a volver a engañar. Asegúrate que tu fe está puesta en el lugar correcto, vuelve a repasar en lo que consiste el nuevo pacto. Y sigue Pablo:   2 Co 3:14 Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. La NTV lo traduce así: 2 Co 3:14 Pero la mente de ellos se endureció y, hasta el día de hoy, cada vez que se lee el antiguo pacto, el mismo velo les cubre la mente para que no puedan entender la verdad. Y este velo puede quitarse solamente al creer en Cristo. (NTV)   Esta palabra embotar significa también endurecer y el entendimiento, la mente o el pensamiento, entonces nos habla de la manera en la que percibimos las cosas, es increíble cómo Cristo claramente hasta hoy ya ha cumplido más de 300 profecías que hablaban de su venida a este mundo. Isaías, Jeremías, Moisés, los salmos, todo el AT señala a Cristo, pero un judío no puede ver a Cristo como el Mesías. ¿Cuál es el problema? Dice Pablo:   2 Co 3:15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. ¿Puedes ver la conexión entre la mente y el corazón? El problema no es una cuestión de inteligencia, es una cuestión de dureza de corazón. ¿Recuerdas lo que dice Romanos 1?   Rom 1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. 24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas;   Cuando recibes la verdad de Dios tan claramente y la rechazas, le das un grado más de endurecimiento a tu corazón y teniendo un corazón endurecido, tu mente es engañada y es incapacitada para recibir la verdad. Por eso es tan peligroso que tengas en menos la verdad, es tan peligroso que pretendas venir a una iglesia que se enseña la verdad y con la mano en la cintura la pongas de lado, vas a acabar perdido.   Por eso dice el Señor: Heb 3:15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.   Y ¿sabes qué pasó en la provocación? Vieron el poder de Dios, experimentaron su amor, su misericordia, escucharon sus leyes, escucharon su voluntad, y como Adán y Eva, no se les dio la gana confiar en Dios, prefirieron confiar en su propia prudencia, en palabras mentirosas y desecharon a Dios, y por esa causa Dios no se agradó de ellos. Pero me encanta el corazón de todo problema es un problema del corazón, y ya vimos, el hombre no puede hacer nada al respecto, solo Dios mira el corazón, por eso sigue Pablo:   2 Co 3:16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. ¿Cuál es la solución, la unción de un poderoso siervo de Dios, las palabras claras de un teólogo erudito en la Biblia, que vengas a la iglesia o a conciertos cristianos o retiros? No, como lo dije antes, el Señor lo simplifica, esta palabra convertir también significa retornar, regresar. Me recuerda al hijo pródigo, quien huye lo más lejos de su Padre, pensando que lo único que necesitaba eran las bendiciones de Dios en su vida, pero sin Dios para que no le estorbe de verdaderamente divertirse de lo lindo.   Este hombre tiene que experimentar por sí mismo la miseria y la podredumbre que esto le deja, y me gusta cómo lo dice, cuando estaba en lo más bajo de su vida, no podía caer más bajo, reconoció algo, la Reina Valera traduce: “y volviendo en sí”. Es decir mis hermanos, sin Cristo estamos endurecidos, no tenemos ojos para ver, ni oídos para oír, a lo más que llegamos es a ser religiosos hipócritas.   Pero, volverse al Señor indica regresar a él, este hijo pródigo inició su camino de vuelta, no esperó a tener algo para ofrecerle a su Padre, algún triunfo, algo del dinero que le había ya dado, no, regresa andrajoso y apestoso a marrano, seguramente enfermo y desnutrido. Pero reconoce lo que tú y yo nos cuesta reconocer: He pecado con