May 1, 2016
Filipenses 4: 14-23 “Principios prácticos para correctamente dar, recibir o pedir” 2a parte
Series: Filipenses

PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR

(2ª PARTE)

Filipenses 4:14 – 23

 

Hoy terminamos esta carta a la iglesia de Filipos, carta denominada la carta del gozo, la carta de la unidad, esta carta llena de consuelo, de esperanza, de ánimo y gozo, en la cual Pablo nos enseña: Hermanos, es posible tener gozo si priorizamos en las cosas eternas, es posible tener gozo si nos servirnos en amor unos a otros, con un mismo sentir, es posible tener gozo al entender que hemos sido salvados por gracia y no por una obra religiosa, es posible vivir con un gozo indescriptible al conocer a nuestro Salvador y tener la esperanza de verlo cara a cara en la resurrección.

 

Por lo tanto, es posible tener gozo al confiar en Cristo, al tener como nuestra más alta prioridad el verdadera y sinceramente relacionarnos con nuestro amado Dios a través de su Palabra y la oración, y así experimentar su paz, sus promesas, su cuidado, su carácter en nosotros al ser generosos, lo cual comenzamos a ver la semana pasada.

 

Pablo cierra esta carta hablándonos de otra de las razones por la cual escribió esta carta: el agradecer a los Filipenses por su amor y cuidado al mandarle una ofrenda de amor que le hicieron llegar mientras él estaba en la cárcel en Roma por medio de Epafrodito.

 

En este último capitulo vemos a un Pablo hablando con respecto al dinero, con mucho cuidado, ya que él mismo enseñó que raíz de todos los males es el amor al dinero, y por lo mismo son fibras muy sensibles a tocar, ya que no te metes tan fácilmente con algo que alguien verdaderamente ama.

 

La semana pasada vimos cómo el dar a otros es una oportunidad de hacer visible la fe, que el amor en forma de comunión, participación, generosidad, es como una flor hermosa que adorna la verdad de Dios. También vimos cómo una vida llena de contentamiento es la clave para vivir con tranquilidad en todos las áreas de nuestra vida y además una protección contra la codicia.

 

Vimos cómo el contentamiento no ser da de una manera natural, sino que es algo en lo que necesito ser instruido, lo cual debo entender, practicar y entrenar para poder tenerlo, y cómo el secreto de una vida llena de contentamiento y libre de codicia, es estar satisfecho y fortalecido en Cristo.

 

Ahora, como ya lo mencionamos, hablar de dinero, siempre es un tema delicado, y por más que se toque con cuidado, siempre habrá gente que diga: sí, lo barajeas muy bonito, pero, tú solo quieres mi dinero. Por eso es importante mencionar, si nos visitas por primera vez, o si lo haces ya eres parte de la familia de hace tiempo, que en Calvary solo tocamos el punto del dinero, cuando la Palabra lo hace, no hacemos un extra énfasis, por varias causas.

 

Aunque es bíblico y necesario para el bien del alma, ha habido demasiado fraude, mucho charlatán y defraudador utilizando la piedad como fuente de ganancia, y nosotros creemos firmemente, que aquellos que estamos al frente de la iglesia como pastores nunca deberíamos ser conocidos por los que “piden dinero”, sino por ser siervos de Cristo y servidores de los demás, no ser conocidos como los que pedimos, sino como los que damos, bendecimos, servimos a otros. Creemos lo que el Señor dijo:

 

Mat 10:8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

 

Por eso es que difícilmente nos verás haciendo ofrendas raras para algo, o kermeses para levantar fondos para esto, para lo otro, creemos firmemente que donde Dios dirige, él provee, lo que Dios levanta él lo sostiene, mientras que lo que el hombre levanta, él lo sostiene, y el hombre se cansa rápido.

 

Creemos firmemente que no estamos edificando el reino de un hombre, sino el reino de Dios, por lo tanto, si es su reino, Dios no necesita ni tu dinero, ni el mío, porque él es el dueño de todo, él jamás está en banca rota, sin embargo sí creemos que Dios nos manda ser generosos, porque él es un Dios generoso que se complace en dar y bendecir, especialmente al que no lo merece, y nosotros necesitamos dar, los más beneficiados en practicar la generosidad somos nosotros.

 

La Biblia definitivamente habla de dinero, y nos da principios muy importantes para poder manejar esta área con cuidado en nuestras vidas, ya que si no lo hacemos, quedaremos esclavizados y por más bienes materiales que pudiéramos tener, podríamos vivir miserables, porque este mundo ve al dinero como su dios, y con esa premisa nos enseña a idolatrarlo, y por lo tanto a vivir para conseguirlo, a cualquier costo, porque pues, sin dinero no baila el perro, ya no tenemos para vivir, sino que vivimos para tener. Satanás constantemente nos dice como al Señor cuando había él tenido un ayuno prolongado de 40 días:

 

Mat 4:3 En ese tiempo, el diablo se le acercó y le dijo: —Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan.

 

Es decir: sáciate, sacia tu codicia, tu perverso corazón, de eso se trata la vida, comamos y bebamos que mañana moriremos, Sin embargo, en oposición a todo esto el Señor respondió algo revolucionario, contrario a un mundo que ignora a Dios contestando:

 

Mat 4:4 Pero Jesús le dijo: —¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”.

 

Él dijo también que la vida de un ser humano no consiste en los bienes que posee, que la vida no es más que el vestido o la comida, que lo que para los hombres es sublime, para Dios es abominación.

 

Y todos de alguna manera padecemos en esta área, de hecho es tan así, que puedes saber mucho de la espiritualidad de una persona, sencillamente en la manera en la que maneja y gasta su dinero, este es un buen parámetro. Si checáramos tus entradas y salidas, eso nos mostraría claramente qué es lo que más te importa, nos daríamos cuenta de cual verdaderamente es tu sistema de valores, y más allá, tu verdadero dios, lo que realmente amas, lo que te produce cierto descanso, o seguridad, o gozo. ¿Te acuerdas lo que dijo el Señor?

 

Mat 6:21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

No puedes servir a dos amos, o aborreces a uno y odias al otro, o viceversa. Y ya lo vimos, no es que tener dinero o trabajar sea algo malo, en proverbios 10 dice:

 

Pro 10:16 Las ganancias de los justos realzan sus vidas, pero la gente malvada derrocha su dinero en el pecado. (NTV)

Los justos, aquellos que tienen la correcta visión de acuerdo a las cosas temporales y las eternas, aquellos que ven este mundo como Dios lo ve, con la lupa de la verdad, no con las tinieblas de este mundo, pero no así la gente que no toma en cuenta a Dios, la cual solo derrocha, ya lo estaremos viendo.

 

Por esto, Martín Lutero el fundador de la reforma protestante dijo que hay tres conversiones necesarias para una persona: 1º La conversión de su corazón, 2º La conversión de su mente, y 3º La conversión de su billetera. ¿Conversión hacia quién? Definitivamente hacia el Señor, antes andábamos en nuestro corazón y mente tirando para el monte, ahora le entregamos nuestras vidas al Señor y le seguimos.

 

Y esto incluye la manera en la que manejamos nuestras finanzas, antes vivíamos para nosotros mismos y para satisfacernos, ahora, se supone que vivimos para la gloria del Señor, porque hemos entendido que todo lo que somos y tenemos le pertenece, por lo tanto ya no vamos tras los deseos codiciosos de nuestro corazón, sino buscamos la voluntad de Dios para agradarlo.

 

Por eso Pablo nos está dando principios importantísimos a cerca de la motivación y la manera de dar, pedir y recibir recursos, para así poder también vivir con gozo y regocijo también en esta área del dinero y poder así tener libertad. Por eso hoy estaremos viendo la segunda parte de: PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR, (2ª PARTE) y estudiaremos los versículos finales de esta carta. Demos lectura tomando el contexto de lo que viene diciendo Pablo, y dice:

 

Flp 4:10-13 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

 

 

  1. Dar es algo que es correcto y agradable a los ojos de Dios.

Flp 4:14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.

Pablo ya dejó claro, no estoy mencionando esto porque me sienta en necesidad y los estoy manipulando a que me den, no, para mí es una oportunidad de decirles que su generosidad es un hermoso adorno de su fe, además les digo, estoy saciado, tengo contentamiento, Cristo es mi contentamiento, no siento que el Señor o ustedes me hayan abandonado o descuidado, no es así.

 

Pero, de cualquier manera, quiero que sepan que lo aprecio y lo agradezco profundamente, no hicieron mal en hacerlo, aprecio grandemente su amor y cuidado, y dice: Hicieron bien, es algo bueno, algo hermoso, algo que Dios mira con buenos ojos,  porque él nos manda a a cultivar un corazón generoso.

 

Y además dice Pablo ustedes están participando conmigo en mi tribulación, el cual es otro principio: la koinonía, la participación, el compartir lo que somos en ayuda, en amor, en oración, así como cada miembro de nuestro cuerpo disfruta del servicio uno del otro, por ejemplo, mi nariz disfruta de la bendición de mi mano cuando tiene comezón, todos mis miembros se gozan de que el corazón no deje de latir y haga fluir la sangre y todo el cuerpo se beneficia y ayuda a la bendición mutua del cuerpo, esto es koinonía.

 

Qué importante es tener este corazón, hermanos, los creyentes no damos una limosna, o una contribución y nos olvidamos del asunto, no, debemos saber que estamos participando con otros de su aflicción, de sus luchas, en oración, en confianza, en bendición monetaria, porque somos un cuerpo, y Dios lo diseñó así, nos enriquece de una y otra manera ya abundantemente con su Espíritu Santo para que participemos los unos con los otros de bendecirnos, al amarnos, cuidarnos y ser generosos unos con otros.

 

Cuando yo he entendido que lo mío, no es mío, sino del Señor, que el Dios Espíritu Santo morando en mí, entonces deseo ser generoso, porque tengo contentamiento, estoy saciado. Entonces veo mi presupuesto, y me doy cuenta de que Dios me puso ese extra para compartir con mis hermanos, con algún misionero, con algún hermano en necesidad, con mi iglesia local, etc., y entonces estoy listo para ser parte activa del cuerpo de Cristo.

 

Mis hermanos, no todos podemos estar en el campo misionero, pero, aún así podemos ser participantes con los que están ahí, desde hace tiempo el Señor ha puesto en mi corazón el que como iglesia soportemos ciertos ministerios que están en terrenos difíciles y necesitan nuestro apoyo, no solo en oración, sino económicamente, ya que que son parte de nosotros porque somos el mismo cuerpo de Cristo.

 

La próxima vez que des dinero, no solo pienses: “estoy cumpliendo con Dios”. O  bueno, pues esto me sobra, ahí les va para que no digan que soy codo”, o cualquier otra cosa, analiza lo que pasa por tu mente cuando compartes de lo que el Señor te ha confiado, y recuerda: estás expresando el amor de Dios a otros, estás participando con otros para llevarles a Cristo, para que conozcan el amor de Dios, para que el Evangelio corra, y otros conozcan del amor de Cristo, o estás soportando a aquellos que lo estamos haciendo.

 

Pero, recordemos, no tiene nada de malo tener dinero, el dinero no es malvado, es el amor al dinero, lo que es más, tú podrías ser pobre y aún tener ese problema. El dinero es neutral, lo puedes usar para bien, o para mal, y lo que define tal cosa es tu relación con él.

 

Como lo vimos en 1 Timoteo, si amas al dinero, es decir, si lo adoras, si es tu contentamiento, tu paz, tu gozo, tu necesidad, entonces es tu dios, se convierte en tu ídolo, y un ídolo siempre va a terminar degradándote, consumiéndote, esclavizándote, y dejándote en la miseria, física, moral y sobretodo espiritual. O el dinero te sirve para glorificar a Dios, o tú terminas siendo un siervo del dinero, y Pablo ya lo dijo en la lista de 1 Timoteo, es la raíz de todos los males, y ¿qué produce?

 

1 Ti 6:9-10 Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. 10 Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores. (NTV)

 

Y habla de los que quieren enriquecerse, no en el sentido de ir y trabajar para vivir, sino en este sentido idólatra de codicia y avaricia, del amor, la idolatría al dinero. Pero, Dios no prohíbe el tener dinero, él es el dueño de todo y lo da a quien quiere, puedes ver a Abraham, a José, a Job, a quienes Dios bendijo impresionantemente materialmente hablando,

 

Si Dios te ha bendecido, la gloria sea para él, pero recuerda lo que somos, mayordomos, administradores, no es nuestro lo que tenemos, no nos vamos a llevar nada, pero, sí vamos a dar cuentas de lo que hicimos con él, más que un privilegio, es una responsabilidad. De manera que el problema no es tener dinero, sino como lo manejamos, cómo nos relacionamos con él y es un parámetro crudo y real de nuestra verdadera adoración y espiritualidad.

 

Alguien dijo que el dinero es como el abono: acumúlalo y se apesta, pero espárcelo en la tierra y va a hacer crecer la cosecha. Y los filipenses así lo esparcieron, el Señor así nos lo enseñó: es más bienaventurado dar que recibir. Por eso nos es necesario dar por las razones correctas y con la motivación correcta, y cuando el pueblo de Dios lo hace es algo hermoso, es el amor generoso de Dios en acción, y dice Pablo:

 

Flp 4:15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; Flp 4:16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.

Qué maravilloso don de los filipenses, el fruto en sus vidas al ser alcanzados por el Señor fue la generosidad, en Grecia, ellos, sin que Pablo tuviera que decirles, entendieron la importancia de bendecir y compartir con Pablo, quien les trajo ni más ni menos que Palabra de vida, a quien reconocieron como un siervo de Dios al cual apoyar.

 

Mis hermanos, si un ejercito es soportado por los ciudadanos que pagan sus impuestos, de la misma manera, el ejército de Cristo es soportado por los creyentes, aún cuando no todos somos enviados, nosotros podemos enviar a otros y ser parte activa de lo que el Señor está haciendo. Esto es algo muy importante mis hermanos, necesitamos ser sabios con lo que Dios nos da.

 

  1. Nuestro concepto de dar debe cambiar de ser una molestia, a ser una oportunidad de honrar a nuestro Dios, amar a nuestros hermanos y de hacer una inversión celestial.

Flp 4:17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.

Pablo dice claramente? No busco dádivas, es decir, no se trata del dinero, de la ofrenda, de diezmos, de regalos, de mi codicia o mi comodidad, y no es que Pablo no tuviera verdadera necesidad, pero, Pablo era sincero, les amaba en verdad, su corazón no estaba en defraudarlos, y dejarlos bien rasurados, Pablo no estaba pensando en sí mismo, estaba pensando en algo más importante, en el bien de los filipenses, en su recompensa.

 

En otras palabras, no es lo que tienen lo que me importa, me importan ustedes, estoy buscando para ustedes, estoy procurando recompensa, fruto, réditos para ustedes. Ya lo mencioné, ha habido y hay mucho abuso en esta área y definitivamente nos es importante checar en dónde y a quién o a qué ministerio apoyamos, pero el corazón de pastor al instar a las ovejitas a dar, no debería ser para provecho personal, sino para provecho de la persona.

 

Es decir, Dios nos insta a dar, no porque a él le haga falta algo, él es el dueño de todo y de todos, sino que a nosotros nos es necesario tener un corazón generoso, el cual es un corazón feliz, pleno, libre de codicia.

 

Y dice: fruto que abunde en su cuenta, este es un término financiero. Esta frase se usaba en los mercados financieros hace 2000 años y Pablo lo utiliza para este asunto. Mis hermanos, así es como Dios maneja la contabilidad celestial. Se refiere a acumular intereses en la cuenta de alguna inversión.

 

Es algo importante a aprender, el Señor nos ha abierto a cada uno una cuenta en su banco celestial, a la cual podemos abonar, en la cual podemos invertir, y que producirá un fruto, réditos celestiales. Entonces el ser generosos producirá un resultado, será una inversión la cual Pablo quiere que produzca un fruto abundante, que súper abunde, que crezca, en la cuenta personal del banco celestial de cada persona.

 

En otras palabras, lo que Pablo está diciendo es que mientras él comparte el Evangelio, y los filipenses soportan a Pablo, ellos indirectamente ganarán intereses celestiales del trabajo de Pablo.

 

Por eso, este es un principio muy importante, cuando tú soportas un ministerio fructífero, con gente fiel sirviendo, el Evangelio está siendo predicado, la Palabra, hay salvación, es evidente el mover del Espíritu en ese lugar, el Señor te dará crédito por los resultados, y eso es emocionante, es una inversión celestial.

 

Pero, por eso es muy importante ser cuidadosos en dónde y en quién invertimos en lo eterno, para nosotros la pregunta no debería ser: ¿cuál ministerio será el más necesitado, qué ministerio se ve que está batallando más? Esa no debería ser la pregunta a hacer. No, la pregunta correcta es, ¿cuál ministerio está trayendo un fruto verdadero no solo material, más allá espiritual?

 

Ese es un ministerio al que querrías apoyar, porque su buen funcionamiento en sí mismo está hablando de gente fiel, honesta, a la que el Señor está levantando. Algunos llegan a pensar que el ministerio es para aquellos que no estudiaron, ni encontraron ningún trabajo y pues, a ver cómo les va en el ministerio, y se la pasan pidiendo por lo mal que están las finanzas. Para nada, lo que Dios levanta, lo soporta, lo hace prosperar, y como lo dije, no necesariamente en la economía solamente, sino en fruto espiritual, vida nueva, transformación, etc. No quieres invertir en un ministerio que no se ve que esté siendo prosperado por el Señor.

 

De hecho hay un principio en Calvary, hablando de los ministerios de la iglesia, el cual también podría aplicarse en los ministerios de fuera: Donde Dios dirige, Dios provee, lo que Dios levanta, él lo sostiene, en otras palabras, si un ministerio está muriendo, por misericordia, mejor déjalo morir, no te halles gastando tiempo y recursos dándole vida artificial a un ministerio donde no está Dios. Qué desperdicio pretender hacer funcionar algo que Dios no está bendiciendo.

 

Imagínate, si recibes cartas que dicen: estamos atrás en nuestro presupuesto, un mes, dos meses, y tiempo atrás, y no lees el fruto que está produciendo el ministerio, ¿será un lugar para invertir? Queremos ver fruto. Pero, imagínate soportar a alguien como Pablo, recibir dividendos celestiales de todo el fruto en la vida de Pablo, ¿soportarías a Pablo? Yo sí. ¿Se acuerdan lo que hemos estado viendo? De esto se trata el invertir en lo eterno, y no solo en lo temporal. El Señor dijo:

 

Mat 6:19-21 »No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. 20 Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. 21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

 

Escuchaba la historia de un hombre muy rico que invitó a un ministro a cenar a su propiedad, y le mostraba, y le decía: ¿sabe? Hace 25 años llegué a este país sin un solo penny, y ahora todo lo que tiene al frente de sus ojos hacia esa dirección me pertenece, después lo llevó a la parte trasera, y le mostró campos verdes y su riqueza, y le dijo otra vez: todo lo que ve en esa dirección también me pertenece, y el ministro le dijo, eso es impresionante, y señalándole hacia arriba, le dijo, pero, ¿cuánto te pertenece en esa dirección? Lucas lo dijo así:

 

Luc 12:33 »Vendan sus posesiones y den a los que pasan necesidad. ¡Eso almacenará tesoros para ustedes en el cielo! Y las bolsas celestiales nunca se ponen viejas ni se agujerean. El tesoro de ustedes estará seguro; ningún ladrón podrá robarlo y ninguna polilla, destruirlo.

 

Mis hermanos, una perspectiva eterna incluye una perspectiva eterna también en nuestras finanzas, el Señor no nos dijo: pues lo que cuenta es allá arriba, así que mejor váyanse a una cámara criogénica en lo que regreso y ya los levanto, o, no trabajen, vivan como homeless, al cabo, lo de este mundo no cuenta para nada, solo lo celestial.

 

No es así, si bien como aprendimos la semana pasada, desnudos vinimos, y desnudos nos iremos, eso no implica que no podamos o debamos utilizar dones, talentos, recursos, fuerza, capacidades, pero la clave es que no usemos eso para vivir egoístamente, sino para traer gloria a Dios, para invertir con toda convicción en lo celestial.

 

Dios está esperando que sepamos que lo que estamos haciendo hoy con todo lo que nos da, impactará directamente nuestra eternidad, la Biblia enfáticamente promete recompensa, pero no solo recompensa, promete retribución, es decir: Dios te va a pedir cuentas a ti y a mí de lo que hicimos con lo que nos confió, no tendrá por qué, pero, lo hará, nos va a recompensar de acuerdo a lo que hagamos con sus recursos, y nos recriminará con aquello que desperdiciamos.

 

Por eso necesito comenzar a pensar en que estoy invirtiendo para la eternidad, y voy, o no voy a recoger fruto, y si soy  fiel o infiel, recibiré recompensa, o pérdida. El Señor una vez hablando de esto tomó el ejemplo de la sagacidad de alguien deshonesto, y dijo:

 

Luc 16:1-7 Jesús les contó la siguiente historia a sus discípulos: «Había cierto hombre rico que tenía un administrador que manejaba sus negocios. Un día llegó la noticia de que el administrador estaba malgastando el dinero de su patrón. 2 Entonces el patrón lo llamó y le dijo: “¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Prepara un informe final porque voy a despedirte”. 3 »El administrador pensó: “¿Y ahora qué haré? Mi jefe me ha despedido. No tengo fuerzas para cavar zanjas y soy demasiado orgulloso para mendigar. 4 Ah, ya sé cómo asegurarme de que tendré muchos amigos que me recibirán en sus casas cuando mi patrón me despida. 5 »Entonces invitó a todo el que le debía dinero a su patrón para conversar sobre la situación. Le preguntó al primero: “¿Cuánto debes a mi patrón?” 6 El hombre contestó: “Le debo tres mil litros de aceite de oliva”. Entonces el administrador le dijo: “Toma la factura y cámbiala a mil quinientos litros”. 7 »Le preguntó al siguiente: “¿Cuánto le debes tú?” “Le debo mil medidas de trigo”, respondió. “Toma la factura y cámbiala a ochocientas medidas”, le dijo.

 

Luc 16:8-13 »El hombre rico tuvo que admirar a este pícaro deshonesto por su astucia. Y la verdad es que los hijos de este mundo son más astutos al lidiar con el mundo que los rodea que los hijos de la luz. 9 Aquí está la lección: usen sus recursos mundanos para beneficiar a otros y para hacer amigos. Entonces, cuando esas posesiones terrenales se acaben, ellos les darán la bienvenida a un hogar eterno. 10 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes. Pero, si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. 11 Y, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo? 12 Y, si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes? 13 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero».

 

Como lo dije, obviamente el Señor no está enseñando que ser deshonesto está bien si lo hacemos con los motivos correctos, lo deshonesto y pecaminoso es deshonesto y pecaminoso, y no hay excusa para eso. Este hombre está haciendo algo ilegal, deshonesto y pecaminoso y está siendo despedido por su patrón, pero Cristo está usando un mal ejemplo para enseñarnos una buena lección, el Señor está admirando la sagacidad, la astucia, de este hombre malo para planear para su futuro temporal.

 

Este hombre sabía que no tendría más trabajo y hace lo necesario para comprometer y dejar en deuda a otra gente para que le ayuden en su necesidad y tener a dónde llegar y decirles: yo te ayudé, acuérdate, ahora tú ayúdame, claro, lo está haciendo con trampas, pero el punto es la manera en la que está pensando y planeando para tener un futuro temporal.

 

En nuestro caso nosotros, deberíamos con la misma sagacidad, entrega y diligencia estar haciendo provisión para nuestra morada eterna. Mis hermanos es una realidad, deja de pensar que estos 80 años son tu vida, pobres de nosotros si así fuera, lo que cuenta es lo que viene.

 

La lección que este mal ejemplo nos enseña es que lo que estamos haciendo aquí en esta tierra materialmente, nos está preparando para nuestra verdadera tierra, nuestra verdadera vida, que el carácter que formemos aquí en esta tierra, nos servirá directamente cuando el Señor venga en su reino y lo establezca.

 

Nosotros vamos a dirigir con él el universo, dice en 2 Timoteo 2:12, si sufrimos, también reinaremos con él. Y si tú eres flojo, y no trabajas, si solo vives para tu santo y no haces provisión para lo eterno, y eres infiel para con Dios aquí en este mundo, no esperes que el Señor te confíe mucho allá.

 

Adolecentes, jóvenes, ustedes que tanto se quejan y sueñan con un día librarse del terrible yugo de esclavitud de sus padres, miren nada más, en el cielo no es diferente, con el Señor no lo es. Tus padres, en su tiempo mis padres, me equiparon, me educaron, me mantuvieron con sus recursos, para que yo un día al haberme dejado instruir por ellos y haber aprendido, madurado y convertido en un hombre productivo, yo pudiera manejar mis propios recursos, es decir, los recursos de mis padres fueron una oportunidad de entrenarme para que un día con los míos yo hiciera lo debido.

 

Y ¿qué creen jóvenes hartos de sus padres y ahora adultos? Dios está a su vez haciendo lo mismo con nosotros, lo que tenemos es de nuestro Señor, y él está esperando que aprendamos a traerle gloria, para que un día seamos fieles con lo que es verdadero y que es eternamente valioso y que nunca se va a acabar.

 

Esto es lo que el Señor ahora nos está diciendo: Lo que están manejando ahora, es decir, su vida, y todo el paquete con el que los equipé en este mundo para serme fieles, servirme, honrarme y glorificarme, no es suyo, es mío, y la manera en la que lo manejen me mostrará si son suficientemente responsables como para que cuando estén conmigo, les de lo que es suyo y ustedes lo manejen de igual manera, fielmente.

 

Por eso, deja de invertir solo para deseos egoístas y temporales y no quedes miserable en el reino de los cielos, además de que Dios te promete gozo y que tengas lo necesario para estar completo aquí si obedeces. Mi hermano, el ser sabio y generoso, es es para tu bien. El Señor te está enseñando, usa tus posesiones, tus finanzas, tus recursos para obtener dividendos eternos. Invierte en el trabajo del reino.  Estamos orando, y un día estaremos enviando misioneros, muy pronto estaremos apoyando misiones, obreros, obreras, pastores, etc.  

 

Y checa lo que dice, trabaja para hacer amigos que un día te den la bienvenida en el cielo. Imagínate, llegarás y vendrán y te dirán: hey, bienvenido, gracias, y tú le dirías, ¿por qué? Bueno aquí estoy, y tu invertiste en tal evangelista, tal cruzada, tal iglesia, de ahí salieron obreros, y yo escuché el evangelio, ¿te acuerdas cuando enviaron a ese misionero a África, a Rusia, a América latina? El proclamó el Evangelio, yo respondí y tú lo soportaste.

 

Mis hermanos necesitamos dejar de ver el dar como un mandato pesado, “como una orden que es mejor que siga si no quero que me vaya mal”, como una molestia, una incomodidad necesaria, y comenzar a verlo como lo que es, como una oportunidad de hacer una inversión eterna, y no por codicia, no por idolatría a los deseos de mi corazón, sino por ese anhelo santo de sacar una sonrisa de nuestro Señor, de honrarlo, de ser hallados fieles, útiles para lo que verdaderamente es nuestro en la eternidad.

 

Tesoros en los cielos que no pasarán de moda, que no envejecerán, ni serán sacos rotos que me llenen de dolor cuando al conseguirlas, ya no las puedo ni disfrutar.

 

Trabajemos no por meras cosas materiales que cuando logre alcanzar, ya ni siquiera voy a tener juventud para presumir, fuerza o gusto en utilizarlas, y digas: llegué a la meta: con párkinson, sin familia, solitario, como un rabo verde, sin fuerza ni salud, listo para no llevarte nada, ni recoger nada del otro lado, el Señor dijo de un hombre que nunca se ocupó de invertir en el lugar correcto, y que siempre tuvo sus ojos puestos en el aquí y el ahora:

 

Luc 12:15-21 También dijo:   –Cuídense ustedes de toda avaricia; porque la vida no depende del poseer muchas cosas. 16 Entonces les contó esta parábola: "Había un hombre rico, cuyas tierras dieron una gran cosecha. 17 El rico se puso a pensar: ¿Qué haré? No tengo dónde guardar mi cosecha. 18 y se dijo: Ya sé lo que voy a hacer. Derribaré mis graneros y levantaré otros más grandes, para guardar en ellos toda mi cosecha y todo lo que tengo. 19 Luego me diré: Amigo, tienes muchas cosas guardadas para muchos años; descansa, come, bebe, goza de la vida. 20 Pero Dios le dijo: 'Necio, esta misma noche perderás la vida, y lo que tienes guardado, ¿para quién será? 21 Así le pasa al hombre que amontona riquezas para sí mismo, pero es pobre delante de Dios."  (DHH)

 

Cambia tu manera de ver las cosas, invierte en el lugar correcto, con la motivación correcta, conviértete en un verdadero ciudadano del reino, no pierdas tu recompensa. ¿Quieres ver algunas promesas? Dice la Palabra:

 

Pro 11:24 Hay quienes reparten, y les es añadido más;   Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. (RVR60) Pro 11:24 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. (NTV)

Pro 11:25 El alma generosa será prosperada;  Y el que saciare, él también será saciado. (RVR60)

Pro 11:28 El que confía en su dinero, se hundirá, pero los justos reverdecen como las hojas en primavera. (NTV)

Pro 3:9 Honra al SEÑOR con tus riquezas y con lo mejor de todo lo que produces. 10 Entonces él llenará tus graneros, y tus tinajas se desbordarán de buen vino. (NTV)

 

Mis hermanos, que el Señor nos permita individualmente y como iglesia ser inversionistas de lo eterno, que muy pronto estemos enviando misioneros, apoyando misiones ya establecidas, invirtiendo decidida y agresivamente en alcances, evangelismos, etc.

 

Flp 4:18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.

Pablo ahora nos dará la manera en la que debemos dar, él está pensando en aquellos sacrificios en el templo, donde diariamente se ofrecían sacrificios a Dios, los cuales representaban perdón, obediencia, amor, sobre todo comunión con Dios, paz para con Dios. Los cuales agradaban a Dios cuando se hacían de la manera correcta.

 

Definitivamente en los filipenses vemos este sacrificio de amor que agrada a Dios, pero, veamos en el salmo 50 lo que Dios está esperando en un sacrificio, él les dijo a los Israelitas en un momento, en el que Dios estaba harto de su religiosidad vacía por la nula obediencia su pueblo, él les dijo:

 

Sal 50:7-13 «Escucha, pueblo mío, que voy a hablar; Israel, voy a testificar contra ti: ¡Yo soy tu Dios, el único Dios! 8 No te reprendo por tus sacrificios ni por tus holocaustos, que siempre me ofreces. 9 No necesito becerros de tu establo ni machos cabríos de tus apriscos, 10 pues míos son los animales del bosque, y mío también el ganado de los cerros. 11 Conozco a las aves de las alturas; todas las bestias del campo son mías. 12 Si yo tuviera hambre, no te lo diría, pues mío es el mundo, y todo lo que contiene. 13 ¿Acaso me alimento con carne de toros, o con sangre de machos cabríos? (NVI)

 

Es decir, ¿qué le podemos ofrecer a Dios que no sea suyo? Cualquier sacrificio basado en querer agradar a Dios en nuestras fuerzas, con nuestras buenas obras, es saludar con sombrero ajeno, porque de por sí todo le pertenece a Dios. Pero, mira el tipo de sacrificio que a Dios le agrada, el dice:

 

Sal 50:14-21 ¡Ofrece a Dios tu gratitud, cumple tus promesas al Altísimo! 15 Invócame en el día de la angustia; yo te libraré y tú me honrarás.» 16 Pero Dios le dice al malvado: «¿Qué derecho tienes tú de recitar mis leyes o de mencionar mi pacto con tus labios? 17 Mi instrucción, la aborreces; mis palabras, las desechas. 18 Ves a un ladrón, y lo acompañas; con los adúlteros te identificas. 19 Para lo malo, das rienda suelta a tu boca; tu lengua está siempre dispuesta al engaño. 20 Tienes por costumbre hablar contra tu prójimo, y aun calumnias a tu propio hermano. 21 Has hecho todo esto, y he guardado silencio; ¿acaso piensas que soy como tú? Pero ahora voy a reprenderte; cara a cara voy a denunciarte.

Interesante que en nuestras maldades nuestro corazón nos engaña y en nuestra desobediencia nos hace pensar que estamos adorando o amando a Dios, cuando en realidad nos estamos amando y adorando a nosotros mismos al hacer un dios a nuestra imagen. Y cierra:

 

Sal 50:22-23 »Ustedes que se olvidan de Dios, consideren lo que he dicho; de lo contrario, los haré pedazos, y no habrá nadie que los salve. 23 Quien me ofrece su gratitud, me honra; al que enmiende su conducta le mostraré mi salvación.»

Cualquier sacrificio a Dios debe estar acompañado, de honra, de obediencia. Ahora, es importante entender que cualquier sacrificio que un cristiano ofrece no es para ganarse el favor de Dios, ya que el favor de Dios, su gracia, ya Cristo la ganó para nosotros. Nosotros le amamos a él porque él nos amó primero, servimos, obramos, hacemos siempre en una respuesta, en agradecimiento, en adoración. ¿Qué dice en Romanos 12?

 

Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo. (NTV)

 

Entonces, ¿Cuál es una dádiva agradable a Dios de estos filipenses? Un sacrificio de generosidad, motivado por el amor de Dios en ellos, y por Pablo, generosidad que conlleva esta participación, este amor, de no dar por tristeza o por necesidad, sino aquel que da con alegría, siendo generoso, no buscando ventaja, sino en verdad solo el servir y amar.

 

Y me gusta que dice: sacrificio, el dar a otros de lo que hemos ganado siempre es un sacrificio, si das de lo que te sobra ya no es sacrificio, y por otro lado, si pones mucho amor en el dinero, va a ser muy raro que te sobre y nunca vas a dar y vas a vivir miserablemente. Pero, la realidad es que como lo hemos aprendido, el verdadero amor implica sacrificio, literalmente es tomar el dulce que ya llevabas a tu boca y compartirlo con alguien más, bendecir con lo tuyo a otro.

 

Qué importante es que veas esto cada vez que recibes algo de parte de alguien, sea poco o sea mucho. Yo mis hermanos, cada vez que recibo de parte de alguno de ustedes algo, su servicio a la iglesia y demás, me pongo a pensar en el trabajo que costó, en realidad el dinero no lo regalan, cuesta esfuerzo, para muchos calor, golpes en las manos, piquetes de moscos, y en amor alguien está compartiendo de su esfuerzo.

 

Nunca olvides siempre que recibas la ayuda de algún hermano, que es un sacrificio de amor, no importa el tamaño, por eso es que Dios bendice al dador alegre, ¿quién es este? Aquel que reconoce que solo está compartiendo de lo que Dios le ha bendecido, aquel que al trabajar no solo está pensando en sus deseos egoístas, o incluso en cubrir sus necesidades básicas, lo cual está bien, ya que el trabajo dignifica y es una bendición y el Señor nos lo dejó para eso. El trabajo no es parte de la maldición, Adán trabajaba aún antes de la caída.

 

Pero el dador alegre, es aquel que está pensando: “Señor, gracias por este trabajo, gracias por tu provisión, pero yo te pertenezco y por lo tanto, todo es tuyo, ¿dime cómo quieres que use tu dinero, porque es tuyo Señor? ¿Cómo puedo traerte gloria? Y Así es mis hermanos, a nadie aquí nos sobra el dinero, y créeme, hay montón de cosas en lo que este país y su sistema económico nos invita a gastarlo, pero, gloria a Dios cuando pones a un lado tus deseos egoístas y pones a tu prójimo por delante, ese es un sacrificio que sube como un olor fragante, agradable a Dios.

 

Mis hermanos, esta es la motivación correcta de dar, no por la necesidad, no por obligación, “es que tengo que cumplir, si no me voy a ver mal, y Dios no me va a bendecir, no, sino sencillamente damos porque Dios es digno, todo le pertenece, y él se complace en este tipo de sacrificios.

 

Ahora, un sacrificio, nunca es cómodo para nuestra carne, y a veces pensamos: Señor, ¿tengo que darte el 10% de todo lo que gano? Lo cual es tema de otra ocasión, pero, la realidad es la siguiente, ¿quién es el dueño de todo? ¿A quién le pertenece todo? A Dios, mi hermano. Velo de esta manera, cae en cuenta de que tú no le estás dando el 10% a Dios, él te está permitiendo a ti vivir con el 90% de lo que es suyo, y esa es mucha generosidad.

 

A Dios le agrada que seamos generosos, es señal de que eres un hijo de Dios, estás manifestando el carácter de tu Padre celestial, el cuál es generoso, además debes aprender algo con respecto a dar, a ser generoso: es un muy buen ejercicio de salud para tu alma, así como correr regularmente le ayuda a tu corazón y a todo tu cuerpo a no tener problemas de circulación, de arterioesclerosis, colesterol, diabetes, etc., el ser generoso le ayuda a tu alma contra pecados de codicia, de idolatría, de amor al dinero, los cuales como ya lo vimos, nos llevan a la miseria espiritual, al dolor, a la insatisfacción, a extraviarnos de la fe, y hasta la misma muerte y condenación.

 

  • El dar tiene una recompensa inigualable, y al final todo es para su gloria.

Flp 4:19  Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Mis hermanos, este texto es maravilloso, trae una promesa impresionante, a muchos nos ha confortado, nos ha llenado de esperanza, de confianza, pero, ¿qué creen? Al igual que, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. De la misma manera este texto muchas veces se saca completamente fuera de su contexto, y como lo hemos visto, un texto fuera de contexto se convierte en un pretexto.

 

Y a veces aún en situaciones que son resultado de infidelidad, de mala administración por codicia e idolatría, decimos, no te preocupes, si eres cristiano, no importa lo que hayas hecho, mi Dios pues te suplirá todo lo que necesites conforme a sus riquezas. O, tú pide lo que tu codicioso corazón anhele, tenemos un Dios rico que te dará y te suplirá todo lo que tú piensas que necesitas.

 

No es así, pregunto, ¿cuál es el contexto? ¿Recuerdan? Pablo está diciendo: Filipenses, ustedes han dado sacrificialmente, ¿qué significa esto? No que dieron de lo que les sobraba, de lo que ya no les servía, tampoco que dieron de lo que no tenían, porque es totalmente anti bíblico pedirle a la gente que se endrogue con tarjetas de crédito para invertir en el reino, eso es totalmente contrario a lo que la Biblia enseña en cuanto al contentamiento, no , tampoco damos de lo que no tenemos.

 

No significa esto: yo tengo un pan que llevarme a la boca, supongamos que solo tengo un pan para una familia de cinco, dar sacrificialmente es que yo veo una necesidad en otra familia de tres, o de diez, y en lugar de dividir el pan entre cinco lo divido entre ocho, o quince. Sacrificialmente me como un pedazo más pequeño para que con todo amor, lo compartamos entre todos.

 

Esto es lo que los Filipenses hicieron, y es lo que el Señor nos pide a nosotros, y es lo que Pablo está diciendo: Filipenses: ustedes literalmente se quitaron el pan de la boca para compartirlo conmigo y con los que tienen necesidad, pero mi Señor maravilloso les suplirá abundantemente, más allá de lo que se imaginan esa porción de pan que dejaron de comer para compartirla conmigo.

 

Esta es una promesa que fue hecha para los Filipenses, ¿se acuerdan? Ellos fueron los únicos que compartieron con Pablo, no los Tesalonicenses o Corintios, de manera que es una promesa para todos aquellos que comparten a la manera de los filipenses, verso 18, dice Pablo, estoy lleno, ustedes hicieron que no me faltara nada.

 

Y cuando Pablo dice: mi Dios, pues suplirá, está utilizando exactamente la misma Palabra, así como ustedes me suplieron en abundancia a mí, el Señor lo hará con ustedes abundantemente, ustedes me dieron sacrificialmente, de la misma manera el Señor les dará. La manera en la que los filipenses trataron a Pablo, va a ser el trato que Dios le dará a la iglesia de Filipo. Jesús mismo lo dijo:

 

Luc 6:38 Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes. (DHH)

 

Mis hermanos, Dios es generoso con aquellos que lo son, ahora, una vez más, la motivación no es la codicia, no es yo doy, Dios me da, y todos ganamos, no la motivación es: yo doy porque Dios es digno, porque todo es suyo, porque de lo recibido entonces comparto con otros, y eso es lo que Dios regresa, no solo dinero o cosas materiales, ¿se acuerdan? Lo vimos en Eclesiastés, ¿qué dijo Salomón?

 

Ecl 5:10-12  El que ama el dinero, siempre quiere más; el que ama las riquezas, nunca cree tener bastante. Esto es también vana ilusión, 11 porque mientras más se tiene, más se gasta. ¿Y qué se gana con tener, aparte de contemplar lo que se tiene? 12 El que trabaja, coma poco o mucho, siempre duerme a gusto; al rico, en cambio, sus riquezas no lo dejan dormir… (DHH)

 

Ecl 5:19-20 Por otra parte, a todo aquel a quien Dios da abundantes riquezas, le da también la facultad de comer de ellas y de tomar lo que le corresponde, pues el disfrutar de tanto trabajo viene de parte de Dios. 20 y como Dios le llena de alegría el corazón, no se preocupa mucho por el curso de su vida. (DHH)

 

La motivación es el gozo de compartir en Cristo, por amor, con toda generosidad como un fruto de tener una nueva vida, de ser hijos de un Dios generoso.

 

Tres lecciones: Dar es bueno, se generoso, no es algo fácil, el dinero es como tomar un cable eléctrico que mientras más poder tiene, menos te deja soltarlo. Pero, como ya lo dijimos, mientras más practicas la generosidad, más saludable espiritualmente estarás, más libre y vacunado contra la codicia.

 

Hazlo mientras estás vivo, hoy definitivamente tienes el control de saber dónde quedarán tus dividendos, si invertiste en lo eterno, como lo vimos en Eclesiastés, el día que mueras otros vana poner sus manos en tus riquezas, en tu trabajo, pero, si fuiste cuidadoso, tú sabes donde van a quedar esas riquezas.

 

2º Tu dinero puede ser fructífero, se cuidadoso de dónde y en qué lo inviertes, asegúrate de que no solo hay hojas verdes, sino un fruto hermoso, jugoso, del cual muchas personas se benefician, recibiendo no solo bendición material, sino sobretodo, espiritual. Recuerda no se trata de que te manipulen y te hagan sentir la tristeza o la necesidad del ministerio o la persona, no se trata de tus emociones, se trata de que en oración, busques a tu Señor, que estés seguro: “Señor, esto que tengo es tuyo, ¿cómo quieres que lo invierta en dónde, a quién bendigo?

 

3º Alégrate porque el Señor te suplirá abundantemente de acuerdo a sus riquezas con lo que te falte, y podrás vivir una vida llena de contentamiento, de gozo, de agradecimiento, libre de la angustia de haberte endrogado en créditos innecesarios por ser un mal administrador, por ser codicioso.  En otras palabras, alégrate porque Dios va a tener cuidado de ti, él se va a encargar de tus necesidades una vez que tú buscas su reino por sobre todas las cosas.

 

Mis hermanos, podríamos decir: Señor, pero, es que mira cómo te voy a dar el diezmo, o cómo voy a compartir con tal persona, si mira mi cheque, me falta esto o lo otro. El Señor te dice: hazlo, porque yo te supliré, y no solo tu necesidad económica, sino que abundaré en gozo, paz y alegría para que tengas una vida disfrutable, no para que vivas en angustia constante, solo sobreviviendo.

 

¿Cómo? Cristo te suplirá de acuerdo a sus riquezas en gloria, es decir: no solo con riquezas injustas, sino con su escala eterna y perfecta de valores, quien dijo que nuestra vida no consiste en los bienes que poseemos, las marcas que usamos, el dinero que acumulamos, sino en riquezas que no se enmohecen, que no se destruyen, que no se las roban.

 

¿Cuántas veces vivimos desgarrándonos por cierto deseo, o por un simple deseo de ganar una gran cantidad de dinero y trabajamos día y noche, y sacrificamos todo, familia, fe, tiempo con nuestros hijitos, tiempo con nuestra Esposa, con nuestro Dios, incluso ni siquiera descansamos, por amor al dinero, y sí, recibimos esa gran cantidad, pero resulta que es como ponerla en un saco roto, en una bolsa vacía, el cual ni disfrutas, y se va, no sabes en qué, y quedas en peor miseria y además agotado, cansado y peleado con todo mundo.

 

Las riquezas en Gloria de nuestro Rey no son así, los dividendos bancarios celestiales no son lo que este mundo tiene por sublime, lo cual Dios abomina, sino verdadera riqueza, supliendo verdadera necesidad, nuestra necesidad interna, de Dios, de su presencia, de su perdón, de su amor, de esperanza, de paz que sobre pasa todo entendimiento, de disfrutar de la comunión con él, de un maravilloso tiempo con tu cónyuge, con tus hijos, con tus hermanos en Cristo.

 

Sí, pudiera ser alguna bendición económica, pero, una vez más comienza el ciclo, gracias Señor por tenerme por fiel y suplirme abundantemente, pero, tú eres mi contentamiento, ¿qué quieres que haga con esto? ¿Cómo lo puedo invertir para mi cuenta celestial? Y Pablo termina:

 

Flp 4:20 Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

¿Por qué? Porque todo le pertenece, mis hermanos, Dios no nos quiere quitar, yo no les quiero quitar, si bien hay defraudadores enfermos de codicia, ellos no representan a nuestro Dios, representan este mundo y sus codicias, pero tenemos un Dios lleno de gracia, lleno de bendiciones, quien nos entrega todo, nos lo da todo, quien nos ha librado del castigo eterno en esa cruz a todos aquellos que hemos creído en Cristo.

 

Quien ahora nos ha dado de su Espíritu, nos ha hecho nacer de nuevo, nos ha dado un nuevo corazón, una nueva esperanza, una esperanza eterna, nos ha alumbrado, ahora tenemos ojos para ver, esta vida es un suspiro, aún la misma muerte no es sino un acto de misericordia, no querrías vivir eternamente en este estado de enfermedad, dolor, violencia, egoísmo, maldad.

 

No, Dios no está contento con eso, y él lo va a hacer todo nuevo, y todo lo que el día de hoy tenemos servirá para esos propósitos. Él es eterno y nosotros también, él es Dios, y no nosotros hermanos, por eso, Pablo termina a ti Señor, Dios y Padre nuestro sea gloria, por libertarnos, por llenarnos de gozo. Tú no tienes principio ni fin, por lo tanto la gloria será eternamente tuya, por los siglos de los siglos amén. Y Pablo termina saludando a todos sus hermanos en Cristo.

 

  1. Somos propiedad de Cristo miembros de una gran familia.

Flp 4:21 Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.

Pablo termina como en casi todas sus cartas saludando a sus hermanos en Cristo, y les dice: saluden a todos los santos en Cristo Jesús. Recuerden, la santidad no es una meta, no es una virtud que después de mucho trabajar logramos con nuestro esfuerzo al punto que nos ponen en un nicho y nos ponen en un nivel más alto que los demás porque nosotros sí fuimos buenos, no, es una posición, es un estado de gracia en el cual fuimos puestos el día que le entregamos nuestras vidas a Jesucristo, creyendo en él, haciéndolo el dueño y Señor de nuestras vidas.

 

Pablo les está diciendo santos en Cristo Jesús a toda la iglesia, igual que se los dijo a los corintios, y créeme que los corintos estaban lejos de la perfección, divisiones, celos, competencia, atacaron a Pablo, lee la carta, a este tipo de personas Pablo llama Santos. ¿Qué es la santidad? Cristo me escoge y me aparta para él, yo me entrego a él y me consagro a él, negándome al mundo o a cualquier otra cosa que no sea él, lo cual sería un ídolo, lo cual sería infidelidad, así como una esposa se consagra para su esposo y solo tiene ojos para él. Así es la santidad, soy tuyo Señor, y mientras estoy contigo, con tu gracia y tu poder me transformas a ti imagen y comienzo a parecerme a ti. 

 

Y no solo eso, dice Pablo los hermanos que están conmigo, es decir, somos parte de una gran familia, y quien nos une es Cristo, por la fe, por su Espíritu en nosotros. Un día la familia que tenemos en esta tierra dejará de ser, pero nuestro vínculo en Cristo jamás dejará de ser. Y dice:

 

Flp 4:22 Todos los santos os saludan, y especialmente los de la casa de César.

Una vez más menciona a todos los santos, y da esta referencia, la cual nos dice mucho de dónde estaba Pablo. Mis hermanos, estos detalles en la Biblia no están para gastar tinta, estos pequeños detalles nos muestran la singularidad de este documento llamado la Biblia. Este simple detalle nos dice que lo que está escrito sucedió, no es sino historia pura, es 100% comprobable.

 

Qué impresionante es saber que el Evangelio es para todos, ricos, pobres, letrados, iletrados, la gente de la casa del César o el emperador era el lugar de más importancia, y el Señor en sus planes llevó a Pablo a Roma con un viaje todo pagado para que él fuera su testigo aún en ese lugar. Un lugar lleno de corrupción, de abuso de poder, en un lugar donde un hombre se creía dios y además exigía la adoración de dios. Justo en ese lugar Dios tenía mucho pueblo, y el Señor le había prometido a Pablo:

 

Hch 23:11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

 

Y justo así se cumplió, y Pablo termina como comienza:

 

Flp 4:23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

La gracia, el don inmerecido de Dios, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida sea con nosotros, con nuestro Espíritu. Mis hermanos, sin la gracia del Señor es imposible hacer su obra, es imposible este gozo incalculable que Pablo nos enseña en esta carta. Que Dios nos permita siempre entender su gracia, la cual no es un concepto, sino una experiencia.

 

Es esta paz, esta libertad, libertad de religiosidad, libertad de culpa, libertad de tener que dar el ancho, poder de hacer lo que Dios requiere, de obedecerlo y no sentir que estamos perdiendo algo, sino ganándolo todo, esa seguridad de la eternidad, de que nada nos puede arrebatar de la mano de nuestro Señor, ni angustia, ni tribulación, especialmente nuestras debilidades, nuestra imperfección, nuestro bajo rendimiento, nuestra poca capacidad, porque sabemos que Cristo ya lo hizo todo, que es el esposo que vino no solo a conquistar a su esposa, sino a rescatarla, a lavarla, a limpiarla, a dejarla como una iglesia gloriosa, sin mancha, ni arruga, ni cosa semejante.

 

Mis hermanos que el Señor nos permita convertirnos en adoradores, en conocedores, de su maravillosa gracia por la cual nos llamamos cristianos, la cual nos sostendrá por la eternidad, el maravilloso y único favor de Dios totalmente inmerecido. Pide a Dios por su gracia para que puedas llegar a ser un hombre, una mujer generoso, generosa, y manifestar no por algo que tú hayas ganado, o hayas construido o practicado.

 

Sino solo por la bondad, la generosidad de un Dios que se deleita en hacer bien, que odia el pecado, odia la maldad, pero que ama al pecador, al punto de hacerse hombre como uno de nosotros, vivir la vida perfecta que jamás nosotros pudimos haber vivido ni con un millón de años, ir a la cruz del calvario, tomando nuestro lugar, recibiendo el terrible castigo que nosotros merecíamos, y sobre todo habiendo resucitado con poder, venciendo a la muerte, dándonos esperanza eterna, dejando claro que él es Dios, dueño y Señor de todo lo creado, incluyendo cada uno de nosotros.

 

Y que nosotros no somos Dios, sino él, y que vendrá con gloria a juzgar a vivos y muertos, y cada uno de nosotros, y que sepas que él tiene todo el derecho porque es el creador, y que necesitas entregarle tu vida, porque el único camino al Padre es Jesucristo, el único camino al perdón, y a la vida eterna es Jesucristo, y que necesitas arrepentirte de tus pecados, lo cual implica abandonar tus caminos lejos de Dios, dejar de huir de él, y en lugar de eso correr hacia él, hacia sus pies.

 

Reconocerte como pecador, dejar de justificarte y de creer que eres bueno, o que eres lo suficientemente bueno como para salvarte a ti mismo, dejar de culpar a Dios, y reconocer tu culpa y reconocer que fuiste tú quien falló, no él, pero ver esa puerta abierta que Cristo nos abrió con su sangre, esa oportunidad de dejar de estar bajo la ira de un Dios enojado contra el pecador, al haber él mismo recibido el castigo y haber apagado la ira de Dios, y haber abierto la puerta para ser rescatados, limpiados, adoptados.

 

MI hermano, mi hermana, este es el principio para poder tener este gozo del que Pablo habla, este sentir de Cristo de unidad, de perdón, de amor, de generosidad, jamás lo tendrás si no consideras el Evangelio:

 

Jua 3:16-17 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

 

1 Jn 5:11-12 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

 

Jua 5:24-25 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. 25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

 

Jua 3:18-19 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

 

Comienza reconociendo esto, y si ya lo has hecho, entonces cree en su Palabra y obedécela, porque no son los oidores de la Palabra los que se salvan, sino los hacedores, aquellos que ponen por obra lo que el Señor ha dicho, el Señor no se va a conformar con que digas: sí ya lo sé, pero no puedo, eso es desobediencia, es incredulidad, el peor de los pecados, porque es mero y puro desprecio a Dios, es decirle: Sí, creo que lo dijiste, creo que eres capaz, todopoderoso, que me amas, pero no te creo, y no lo voy a hacer. 

 

Mis hermanos cada versículo es un testimonio de la verdad de Dios, y tiene el poder para transformarte, o para endurecerte si no quieres obedecer y quedar como un testimonio de que Dios te dijo. Yo no sé que tanto quieras obedecer, pero, aquí en Calvary sabe que hubo profeta y se te advirtió. No esperes a eso, y comienza a obedecer, a comprobar, a llenarte del gozo del Señor y de su sentir, a librarte de la culpa.

 

Sí ¿sabes? Si te haces cristiano vas a perder muchas cosas, Cristo te va a quitar muchas cosas: la culpa, el temor, el dolor, la desesperanza, la condenación, la soledad, muchas cosas perderás, pero, serás enriquecido. Te invito, no permitas que esta carta sean lindas canciones que escuchas y que luego olvidas y que no tocan una sola área de tu vida, no te hagas un daño. Permítele al Espíritu Santo que te transforme y que puedas ver el poder de la Escritura haciéndote un hombre, una mujer, verdaderamente libre. Voy a terminar con un texto y después vamos a orar.

 

2 Co 9:6-8 Recuerden lo siguiente: un agricultor que siembra sólo unas cuantas semillas obtendrá una cosecha pequeña. Pero el que siembra abundantemente obtendrá una cosecha abundante. 7 Cada uno debe decidir en su corazón cuánto dar. Y no den de mala gana ni bajo presión, «porque Dios ama a la persona que da con alegría». 8 Y Dios proveerá con generosidad todo lo que necesiten. Entonces siempre tendrán todo lo necesario y habrá bastante de sobra que compartir con otros.

 

2 Co 9:9-11 Como dicen las Escrituras: «Ellos comparten con libertad y dan generosamente a los pobres. Sus buenas acciones serán recordadas para siempre». 10 Pues es Dios quien provee la semilla al agricultor y luego el pan para comer. De la misma manera, él proveerá y aumentará los recursos de ustedes y luego producirá una gran cosecha de generosidad en ustedes. 11 Efectivamente, serán enriquecidos en todo sentido para que siempre puedan ser generosos. Y, cuando llevemos sus ofrendas a los que las necesitan, ellos darán gracias a Dios.

 

2 Co 9:12-15 Entonces dos cosas buenas resultarán del ministerio de dar: se satisfarán las necesidades de los creyentes de Jerusalén y ellos expresarán con alegría su agradecimiento a Dios. 13 Como resultado del ministerio de ustedes, ellos darán la gloria a Dios. Pues la generosidad de ustedes tanto hacia ellos como a todos los creyentes demostrará que son obedientes a la Buena Noticia de Cristo. 14 Y ellos orarán por ustedes con un profundo cariño debido a la desbordante gracia que Dios les ha dado a ustedes. 15 ¡Gracias a Dios por este don que es tan maravilloso que no puede describirse con palabras!

 

Estos filipenses jactanciosos, terminaron pareciéndose a Cristo, siendo de las iglesias más generosas de todo el libro de Hechos. Si Dios transformó a esta gente, él lo puede hacer contigo.

WatchNotesDownloadDateTitle
  • May 1, 2016Filipenses 4: 14-23 “Principios prácticos para correctamente dar, recibir o pedir” 2a parte
    May 1, 2016
    Filipenses 4: 14-23 “Principios prácticos para correctamente dar, recibir o pedir” 2a parte
    Series: Filipenses

    PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR

    (2ª PARTE)

    Filipenses 4:14 – 23

     

    Hoy terminamos esta carta a la iglesia de Filipos, carta denominada la carta del gozo, la carta de la unidad, esta carta llena de consuelo, de esperanza, de ánimo y gozo, en la cual Pablo nos enseña: Hermanos, es posible tener gozo si priorizamos en las cosas eternas, es posible tener gozo si nos servirnos en amor unos a otros, con un mismo sentir, es posible tener gozo al entender que hemos sido salvados por gracia y no por una obra religiosa, es posible vivir con un gozo indescriptible al conocer a nuestro Salvador y tener la esperanza de verlo cara a cara en la resurrección.

     

    Por lo tanto, es posible tener gozo al confiar en Cristo, al tener como nuestra más alta prioridad el verdadera y sinceramente relacionarnos con nuestro amado Dios a través de su Palabra y la oración, y así experimentar su paz, sus promesas, su cuidado, su carácter en nosotros al ser generosos, lo cual comenzamos a ver la semana pasada.

     

    Pablo cierra esta carta hablándonos de otra de las razones por la cual escribió esta carta: el agradecer a los Filipenses por su amor y cuidado al mandarle una ofrenda de amor que le hicieron llegar mientras él estaba en la cárcel en Roma por medio de Epafrodito.

     

    En este último capitulo vemos a un Pablo hablando con respecto al dinero, con mucho cuidado, ya que él mismo enseñó que raíz de todos los males es el amor al dinero, y por lo mismo son fibras muy sensibles a tocar, ya que no te metes tan fácilmente con algo que alguien verdaderamente ama.

     

    La semana pasada vimos cómo el dar a otros es una oportunidad de hacer visible la fe, que el amor en forma de comunión, participación, generosidad, es como una flor hermosa que adorna la verdad de Dios. También vimos cómo una vida llena de contentamiento es la clave para vivir con tranquilidad en todos las áreas de nuestra vida y además una protección contra la codicia.

     

    Vimos cómo el contentamiento no ser da de una manera natural, sino que es algo en lo que necesito ser instruido, lo cual debo entender, practicar y entrenar para poder tenerlo, y cómo el secreto de una vida llena de contentamiento y libre de codicia, es estar satisfecho y fortalecido en Cristo.

     

    Ahora, como ya lo mencionamos, hablar de dinero, siempre es un tema delicado, y por más que se toque con cuidado, siempre habrá gente que diga: sí, lo barajeas muy bonito, pero, tú solo quieres mi dinero. Por eso es importante mencionar, si nos visitas por primera vez, o si lo haces ya eres parte de la familia de hace tiempo, que en Calvary solo tocamos el punto del dinero, cuando la Palabra lo hace, no hacemos un extra énfasis, por varias causas.

     

    Aunque es bíblico y necesario para el bien del alma, ha habido demasiado fraude, mucho charlatán y defraudador utilizando la piedad como fuente de ganancia, y nosotros creemos firmemente, que aquellos que estamos al frente de la iglesia como pastores nunca deberíamos ser conocidos por los que “piden dinero”, sino por ser siervos de Cristo y servidores de los demás, no ser conocidos como los que pedimos, sino como los que damos, bendecimos, servimos a otros. Creemos lo que el Señor dijo:

     

    Mat 10:8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

     

    Por eso es que difícilmente nos verás haciendo ofrendas raras para algo, o kermeses para levantar fondos para esto, para lo otro, creemos firmemente que donde Dios dirige, él provee, lo que Dios levanta él lo sostiene, mientras que lo que el hombre levanta, él lo sostiene, y el hombre se cansa rápido.

     

    Creemos firmemente que no estamos edificando el reino de un hombre, sino el reino de Dios, por lo tanto, si es su reino, Dios no necesita ni tu dinero, ni el mío, porque él es el dueño de todo, él jamás está en banca rota, sin embargo sí creemos que Dios nos manda ser generosos, porque él es un Dios generoso que se complace en dar y bendecir, especialmente al que no lo merece, y nosotros necesitamos dar, los más beneficiados en practicar la generosidad somos nosotros.

     

    La Biblia definitivamente habla de dinero, y nos da principios muy importantes para poder manejar esta área con cuidado en nuestras vidas, ya que si no lo hacemos, quedaremos esclavizados y por más bienes materiales que pudiéramos tener, podríamos vivir miserables, porque este mundo ve al dinero como su dios, y con esa premisa nos enseña a idolatrarlo, y por lo tanto a vivir para conseguirlo, a cualquier costo, porque pues, sin dinero no baila el perro, ya no tenemos para vivir, sino que vivimos para tener. Satanás constantemente nos dice como al Señor cuando había él tenido un ayuno prolongado de 40 días:

     

    Mat 4:3 En ese tiempo, el diablo se le acercó y le dijo: —Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan.

     

    Es decir: sáciate, sacia tu codicia, tu perverso corazón, de eso se trata la vida, comamos y bebamos que mañana moriremos, Sin embargo, en oposición a todo esto el Señor respondió algo revolucionario, contrario a un mundo que ignora a Dios contestando:

     

    Mat 4:4 Pero Jesús le dijo: —¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”.

     

    Él dijo también que la vida de un ser humano no consiste en los bienes que posee, que la vida no es más que el vestido o la comida, que lo que para los hombres es sublime, para Dios es abominación.

     

    Y todos de alguna manera padecemos en esta área, de hecho es tan así, que puedes saber mucho de la espiritualidad de una persona, sencillamente en la manera en la que maneja y gasta su dinero, este es un buen parámetro. Si checáramos tus entradas y salidas, eso nos mostraría claramente qué es lo que más te importa, nos daríamos cuenta de cual verdaderamente es tu sistema de valores, y más allá, tu verdadero dios, lo que realmente amas, lo que te produce cierto descanso, o seguridad, o gozo. ¿Te acuerdas lo que dijo el Señor?

     

    Mat 6:21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

    No puedes servir a dos amos, o aborreces a uno y odias al otro, o viceversa. Y ya lo vimos, no es que tener dinero o trabajar sea algo malo, en proverbios 10 dice:

     

    Pro 10:16 Las ganancias de los justos realzan sus vidas, pero la gente malvada derrocha su dinero en el pecado. (NTV)

    Los justos, aquellos que tienen la correcta visión de acuerdo a las cosas temporales y las eternas, aquellos que ven este mundo como Dios lo ve, con la lupa de la verdad, no con las tinieblas de este mundo, pero no así la gente que no toma en cuenta a Dios, la cual solo derrocha, ya lo estaremos viendo.

     

    Por esto, Martín Lutero el fundador de la reforma protestante dijo que hay tres conversiones necesarias para una persona: 1º La conversión de su corazón, 2º La conversión de su mente, y 3º La conversión de su billetera. ¿Conversión hacia quién? Definitivamente hacia el Señor, antes andábamos en nuestro corazón y mente tirando para el monte, ahora le entregamos nuestras vidas al Señor y le seguimos.

     

    Y esto incluye la manera en la que manejamos nuestras finanzas, antes vivíamos para nosotros mismos y para satisfacernos, ahora, se supone que vivimos para la gloria del Señor, porque hemos entendido que todo lo que somos y tenemos le pertenece, por lo tanto ya no vamos tras los deseos codiciosos de nuestro corazón, sino buscamos la voluntad de Dios para agradarlo.

     

    Por eso Pablo nos está dando principios importantísimos a cerca de la motivación y la manera de dar, pedir y recibir recursos, para así poder también vivir con gozo y regocijo también en esta área del dinero y poder así tener libertad. Por eso hoy estaremos viendo la segunda parte de: PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR, (2ª PARTE) y estudiaremos los versículos finales de esta carta. Demos lectura tomando el contexto de lo que viene diciendo Pablo, y dice:

     

    Flp 4:10-13 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

     

     

     

    1. Dar es algo que es correcto y agradable a los ojos de Dios.

    Flp 4:14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.

    Pablo ya dejó claro, no estoy mencionando esto porque me sienta en necesidad y los estoy manipulando a que me den, no, para mí es una oportunidad de decirles que su generosidad es un hermoso adorno de su fe, además les digo, estoy saciado, tengo contentamiento, Cristo es mi contentamiento, no siento que el Señor o ustedes me hayan abandonado o descuidado, no es así.

     

    Pero, de cualquier manera, quiero que sepan que lo aprecio y lo agradezco profundamente, no hicieron mal en hacerlo, aprecio grandemente su amor y cuidado, y dice: Hicieron bien, es algo bueno, algo hermoso, algo que Dios mira con buenos ojos,  porque él nos manda a a cultivar un corazón generoso.

     

    Y además dice Pablo ustedes están participando conmigo en mi tribulación, el cual es otro principio: la koinonía, la participación, el compartir lo que somos en ayuda, en amor, en oración, así como cada miembro de nuestro cuerpo disfruta del servicio uno del otro, por ejemplo, mi nariz disfruta de la bendición de mi mano cuando tiene comezón, todos mis miembros se gozan de que el corazón no deje de latir y haga fluir la sangre y todo el cuerpo se beneficia y ayuda a la bendición mutua del cuerpo, esto es koinonía.

     

    Qué importante es tener este corazón, hermanos, los creyentes no damos una limosna, o una contribución y nos olvidamos del asunto, no, debemos saber que estamos participando con otros de su aflicción, de sus luchas, en oración, en confianza, en bendición monetaria, porque somos un cuerpo, y Dios lo diseñó así, nos enriquece de una y otra manera ya abundantemente con su Espíritu Santo para que participemos los unos con los otros de bendecirnos, al amarnos, cuidarnos y ser generosos unos con otros.

     

    Cuando yo he entendido que lo mío, no es mío, sino del Señor, que el Dios Espíritu Santo morando en mí, entonces deseo ser generoso, porque tengo contentamiento, estoy saciado. Entonces veo mi presupuesto, y me doy cuenta de que Dios me puso ese extra para compartir con mis hermanos, con algún misionero, con algún hermano en necesidad, con mi iglesia local, etc., y entonces estoy listo para ser parte activa del cuerpo de Cristo.

     

    Mis hermanos, no todos podemos estar en el campo misionero, pero, aún así podemos ser participantes con los que están ahí, desde hace tiempo el Señor ha puesto en mi corazón el que como iglesia soportemos ciertos ministerios que están en terrenos difíciles y necesitan nuestro apoyo, no solo en oración, sino económicamente, ya que que son parte de nosotros porque somos el mismo cuerpo de Cristo.

     

    La próxima vez que des dinero, no solo pienses: “estoy cumpliendo con Dios”. O  bueno, pues esto me sobra, ahí les va para que no digan que soy codo”, o cualquier otra cosa, analiza lo que pasa por tu mente cuando compartes de lo que el Señor te ha confiado, y recuerda: estás expresando el amor de Dios a otros, estás participando con otros para llevarles a Cristo, para que conozcan el amor de Dios, para que el Evangelio corra, y otros conozcan del amor de Cristo, o estás soportando a aquellos que lo estamos haciendo.

     

    Pero, recordemos, no tiene nada de malo tener dinero, el dinero no es malvado, es el amor al dinero, lo que es más, tú podrías ser pobre y aún tener ese problema. El dinero es neutral, lo puedes usar para bien, o para mal, y lo que define tal cosa es tu relación con él.

     

    Como lo vimos en 1 Timoteo, si amas al dinero, es decir, si lo adoras, si es tu contentamiento, tu paz, tu gozo, tu necesidad, entonces es tu dios, se convierte en tu ídolo, y un ídolo siempre va a terminar degradándote, consumiéndote, esclavizándote, y dejándote en la miseria, física, moral y sobretodo espiritual. O el dinero te sirve para glorificar a Dios, o tú terminas siendo un siervo del dinero, y Pablo ya lo dijo en la lista de 1 Timoteo, es la raíz de todos los males, y ¿qué produce?

     

    1 Ti 6:9-10 Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. 10 Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores. (NTV)

     

    Y habla de los que quieren enriquecerse, no en el sentido de ir y trabajar para vivir, sino en este sentido idólatra de codicia y avaricia, del amor, la idolatría al dinero. Pero, Dios no prohíbe el tener dinero, él es el dueño de todo y lo da a quien quiere, puedes ver a Abraham, a José, a Job, a quienes Dios bendijo impresionantemente materialmente hablando,

     

    Si Dios te ha bendecido, la gloria sea para él, pero recuerda lo que somos, mayordomos, administradores, no es nuestro lo que tenemos, no nos vamos a llevar nada, pero, sí vamos a dar cuentas de lo que hicimos con él, más que un privilegio, es una responsabilidad. De manera que el problema no es tener dinero, sino como lo manejamos, cómo nos relacionamos con él y es un parámetro crudo y real de nuestra verdadera adoración y espiritualidad.

     

    Alguien dijo que el dinero es como el abono: acumúlalo y se apesta, pero espárcelo en la tierra y va a hacer crecer la cosecha. Y los filipenses así lo esparcieron, el Señor así nos lo enseñó: es más bienaventurado dar que recibir. Por eso nos es necesario dar por las razones correctas y con la motivación correcta, y cuando el pueblo de Dios lo hace es algo hermoso, es el amor generoso de Dios en acción, y dice Pablo:

     

    Flp 4:15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; Flp 4:16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.

    Qué maravilloso don de los filipenses, el fruto en sus vidas al ser alcanzados por el Señor fue la generosidad, en Grecia, ellos, sin que Pablo tuviera que decirles, entendieron la importancia de bendecir y compartir con Pablo, quien les trajo ni más ni menos que Palabra de vida, a quien reconocieron como un siervo de Dios al cual apoyar.

     

    Mis hermanos, si un ejercito es soportado por los ciudadanos que pagan sus impuestos, de la misma manera, el ejército de Cristo es soportado por los creyentes, aún cuando no todos somos enviados, nosotros podemos enviar a otros y ser parte activa de lo que el Señor está haciendo. Esto es algo muy importante mis hermanos, necesitamos ser sabios con lo que Dios nos da.

     

    1. Nuestro concepto de dar debe cambiar de ser una molestia, a ser una oportunidad de honrar a nuestro Dios, amar a nuestros hermanos y de hacer una inversión celestial.

    Flp 4:17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.

    Pablo dice claramente? No busco dádivas, es decir, no se trata del dinero, de la ofrenda, de diezmos, de regalos, de mi codicia o mi comodidad, y no es que Pablo no tuviera verdadera necesidad, pero, Pablo era sincero, les amaba en verdad, su corazón no estaba en defraudarlos, y dejarlos bien rasurados, Pablo no estaba pensando en sí mismo, estaba pensando en algo más importante, en el bien de los filipenses, en su recompensa.

     

    En otras palabras, no es lo que tienen lo que me importa, me importan ustedes, estoy buscando para ustedes, estoy procurando recompensa, fruto, réditos para ustedes. Ya lo mencioné, ha habido y hay mucho abuso en esta área y definitivamente nos es importante checar en dónde y a quién o a qué ministerio apoyamos, pero el corazón de pastor al instar a las ovejitas a dar, no debería ser para provecho personal, sino para provecho de la persona.

     

    Es decir, Dios nos insta a dar, no porque a él le haga falta algo, él es el dueño de todo y de todos, sino que a nosotros nos es necesario tener un corazón generoso, el cual es un corazón feliz, pleno, libre de codicia.

     

    Y dice: fruto que abunde en su cuenta, este es un término financiero. Esta frase se usaba en los mercados financieros hace 2000 años y Pablo lo utiliza para este asunto. Mis hermanos, así es como Dios maneja la contabilidad celestial. Se refiere a acumular intereses en la cuenta de alguna inversión.

     

    Es algo importante a aprender, el Señor nos ha abierto a cada uno una cuenta en su banco celestial, a la cual podemos abonar, en la cual podemos invertir, y que producirá un fruto, réditos celestiales. Entonces el ser generosos producirá un resultado, será una inversión la cual Pablo quiere que produzca un fruto abundante, que súper abunde, que crezca, en la cuenta personal del banco celestial de cada persona.

     

    En otras palabras, lo que Pablo está diciendo es que mientras él comparte el Evangelio, y los filipenses soportan a Pablo, ellos indirectamente ganarán intereses celestiales del trabajo de Pablo.

     

    Por eso, este es un principio muy importante, cuando tú soportas un ministerio fructífero, con gente fiel sirviendo, el Evangelio está siendo predicado, la Palabra, hay salvación, es evidente el mover del Espíritu en ese lugar, el Señor te dará crédito por los resultados, y eso es emocionante, es una inversión celestial.

     

    Pero, por eso es muy importante ser cuidadosos en dónde y en quién invertimos en lo eterno, para nosotros la pregunta no debería ser: ¿cuál ministerio será el más necesitado, qué ministerio se ve que está batallando más? Esa no debería ser la pregunta a hacer. No, la pregunta correcta es, ¿cuál ministerio está trayendo un fruto verdadero no solo material, más allá espiritual?

     

    Ese es un ministerio al que querrías apoyar, porque su buen funcionamiento en sí mismo está hablando de gente fiel, honesta, a la que el Señor está levantando. Algunos llegan a pensar que el ministerio es para aquellos que no estudiaron, ni encontraron ningún trabajo y pues, a ver cómo les va en el ministerio, y se la pasan pidiendo por lo mal que están las finanzas. Para nada, lo que Dios levanta, lo soporta, lo hace prosperar, y como lo dije, no necesariamente en la economía solamente, sino en fruto espiritual, vida nueva, transformación, etc. No quieres invertir en un ministerio que no se ve que esté siendo prosperado por el Señor.

     

    De hecho hay un principio en Calvary, hablando de los ministerios de la iglesia, el cual también podría aplicarse en los ministerios de fuera: Donde Dios dirige, Dios provee, lo que Dios levanta, él lo sostiene, en otras palabras, si un ministerio está muriendo, por misericordia, mejor déjalo morir, no te halles gastando tiempo y recursos dándole vida artificial a un ministerio donde no está Dios. Qué desperdicio pretender hacer funcionar algo que Dios no está bendiciendo.

     

    Imagínate, si recibes cartas que dicen: estamos atrás en nuestro presupuesto, un mes, dos meses, y tiempo atrás, y no lees el fruto que está produciendo el ministerio, ¿será un lugar para invertir? Queremos ver fruto. Pero, imagínate soportar a alguien como Pablo, recibir dividendos celestiales de todo el fruto en la vida de Pablo, ¿soportarías a Pablo? Yo sí. ¿Se acuerdan lo que hemos estado viendo? De esto se trata el invertir en lo eterno, y no solo en lo temporal. El Señor dijo:

     

    Mat 6:19-21 »No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. 20 Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. 21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

     

    Escuchaba la historia de un hombre muy rico que invitó a un ministro a cenar a su propiedad, y le mostraba, y le decía: ¿sabe? Hace 25 años llegué a este país sin un solo penny, y ahora todo lo que tiene al frente de sus ojos hacia esa dirección me pertenece, después lo llevó a la parte trasera, y le mostró campos verdes y su riqueza, y le dijo otra vez: todo lo que ve en esa dirección también me pertenece, y el ministro le dijo, eso es impresionante, y señalándole hacia arriba, le dijo, pero, ¿cuánto te pertenece en esa dirección? Lucas lo dijo así:

     

    Luc 12:33 »Vendan sus posesiones y den a los que pasan necesidad. ¡Eso almacenará tesoros para ustedes en el cielo! Y las bolsas celestiales nunca se ponen viejas ni se agujerean. El tesoro de ustedes estará seguro; ningún ladrón podrá robarlo y ninguna polilla, destruirlo.

     

    Mis hermanos, una perspectiva eterna incluye una perspectiva eterna también en nuestras finanzas, el Señor no nos dijo: pues lo que cuenta es allá arriba, así que mejor váyanse a una cámara criogénica en lo que regreso y ya los levanto, o, no trabajen, vivan como homeless, al cabo, lo de este mundo no cuenta para nada, solo lo celestial.

     

    No es así, si bien como aprendimos la semana pasada, desnudos vinimos, y desnudos nos iremos, eso no implica que no podamos o debamos utilizar dones, talentos, recursos, fuerza, capacidades, pero la clave es que no usemos eso para vivir egoístamente, sino para traer gloria a Dios, para invertir con toda convicción en lo celestial.

     

    Dios está esperando que sepamos que lo que estamos haciendo hoy con todo lo que nos da, impactará directamente nuestra eternidad, la Biblia enfáticamente promete recompensa, pero no solo recompensa, promete retribución, es decir: Dios te va a pedir cuentas a ti y a mí de lo que hicimos con lo que nos confió, no tendrá por qué, pero, lo hará, nos va a recompensar de acuerdo a lo que hagamos con sus recursos, y nos recriminará con aquello que desperdiciamos.

     

    Por eso necesito comenzar a pensar en que estoy invirtiendo para la eternidad, y voy, o no voy a recoger fruto, y si soy  fiel o infiel, recibiré recompensa, o pérdida. El Señor una vez hablando de esto tomó el ejemplo de la sagacidad de alguien deshonesto, y dijo:

     

    Luc 16:1-7 Jesús les contó la siguiente historia a sus discípulos: «Había cierto hombre rico que tenía un administrador que manejaba sus negocios. Un día llegó la noticia de que el administrador estaba malgastando el dinero de su patrón. 2 Entonces el patrón lo llamó y le dijo: “¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Prepara un informe final porque voy a despedirte”. 3 »El administrador pensó: “¿Y ahora qué haré? Mi jefe me ha despedido. No tengo fuerzas para cavar zanjas y soy demasiado orgulloso para mendigar. 4 Ah, ya sé cómo asegurarme de que tendré muchos amigos que me recibirán en sus casas cuando mi patrón me despida. 5 »Entonces invitó a todo el que le debía dinero a su patrón para conversar sobre la situación. Le preguntó al primero: “¿Cuánto debes a mi patrón?” 6 El hombre contestó: “Le debo tres mil litros de aceite de oliva”. Entonces el administrador le dijo: “Toma la factura y cámbiala a mil quinientos litros”. 7 »Le preguntó al siguiente: “¿Cuánto le debes tú?” “Le debo mil medidas de trigo”, respondió. “Toma la factura y cámbiala a ochocientas medidas”, le dijo.

     

    Luc 16:8-13 »El hombre rico tuvo que admirar a este pícaro deshonesto por su astucia. Y la verdad es que los hijos de este mundo son más astutos al lidiar con el mundo que los rodea que los hijos de la luz. 9 Aquí está la lección: usen sus recursos mundanos para beneficiar a otros y para hacer amigos. Entonces, cuando esas posesiones terrenales se acaben, ellos les darán la bienvenida a un hogar eterno. 10 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes. Pero, si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. 11 Y, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo? 12 Y, si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes? 13 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero».

     

    Como lo dije, obviamente el Señor no está enseñando que ser deshonesto está bien si lo hacemos con los motivos correctos, lo deshonesto y pecaminoso es deshonesto y pecaminoso, y no hay excusa para eso. Este hombre está haciendo algo ilegal, deshonesto y pecaminoso y está siendo despedido por su patrón, pero Cristo está usando un mal ejemplo para enseñarnos una buena lección, el Señor está admirando la sagacidad, la astucia, de este hombre malo para planear para su futuro temporal.

     

    Este hombre sabía que no tendría más trabajo y hace lo necesario para comprometer y dejar en deuda a otra gente para que le ayuden en su necesidad y tener a dónde llegar y decirles: yo te ayudé, acuérdate, ahora tú ayúdame, claro, lo está haciendo con trampas, pero el punto es la manera en la que está pensando y planeando para tener un futuro temporal.

     

    En nuestro caso nosotros, deberíamos con la misma sagacidad, entrega y diligencia estar haciendo provisión para nuestra morada eterna. Mis hermanos es una realidad, deja de pensar que estos 80 años son tu vida, pobres de nosotros si así fuera, lo que cuenta es lo que viene.

     

    La lección que este mal ejemplo nos enseña es que lo que estamos haciendo aquí en esta tierra materialmente, nos está preparando para nuestra verdadera tierra, nuestra verdadera vida, que el carácter que formemos aquí en esta tierra, nos servirá directamente cuando el Señor venga en su reino y lo establezca.

     

    Nosotros vamos a dirigir con él el universo, dice en 2 Timoteo 2:12, si sufrimos, también reinaremos con él. Y si tú eres flojo, y no trabajas, si solo vives para tu santo y no haces provisión para lo eterno, y eres infiel para con Dios aquí en este mundo, no esperes que el Señor te confíe mucho allá.

     

    Adolecentes, jóvenes, ustedes que tanto se quejan y sueñan con un día librarse del terrible yugo de esclavitud de sus padres, miren nada más, en el cielo no es diferente, con el Señor no lo es. Tus padres, en su tiempo mis padres, me equiparon, me educaron, me mantuvieron con sus recursos, para que yo un día al haberme dejado instruir por ellos y haber aprendido, madurado y convertido en un hombre productivo, yo pudiera manejar mis propios recursos, es decir, los recursos de mis padres fueron una oportunidad de entrenarme para que un día con los míos yo hiciera lo debido.

     

    Y ¿qué creen jóvenes hartos de sus padres y ahora adultos? Dios está a su vez haciendo lo mismo con nosotros, lo que tenemos es de nuestro Señor, y él está esperando que aprendamos a traerle gloria, para que un día seamos fieles con lo que es verdadero y que es eternamente valioso y que nunca se va a acabar.

     

    Esto es lo que el Señor ahora nos está diciendo: Lo que están manejando ahora, es decir, su vida, y todo el paquete con el que los equipé en este mundo para serme fieles, servirme, honrarme y glorificarme, no es suyo, es mío, y la manera en la que lo manejen me mostrará si son suficientemente responsables como para que cuando estén conmigo, les de lo que es suyo y ustedes lo manejen de igual manera, fielmente.

     

    Por eso, deja de invertir solo para deseos egoístas y temporales y no quedes miserable en el reino de los cielos, además de que Dios te promete gozo y que tengas lo necesario para estar completo aquí si obedeces. Mi hermano, el ser sabio y generoso, es es para tu bien. El Señor te está enseñando, usa tus posesiones, tus finanzas, tus recursos para obtener dividendos eternos. Invierte en el trabajo del reino.  Estamos orando, y un día estaremos enviando misioneros, muy pronto estaremos apoyando misiones, obreros, obreras, pastores, etc.  

     

    Y checa lo que dice, trabaja para hacer amigos que un día te den la bienvenida en el cielo. Imagínate, llegarás y vendrán y te dirán: hey, bienvenido, gracias, y tú le dirías, ¿por qué? Bueno aquí estoy, y tu invertiste en tal evangelista, tal cruzada, tal iglesia, de ahí salieron obreros, y yo escuché el evangelio, ¿te acuerdas cuando enviaron a ese misionero a África, a Rusia, a América latina? El proclamó el Evangelio, yo respondí y tú lo soportaste.

     

    Mis hermanos necesitamos dejar de ver el dar como un mandato pesado, “como una orden que es mejor que siga si no quero que me vaya mal”, como una molestia, una incomodidad necesaria, y comenzar a verlo como lo que es, como una oportunidad de hacer una inversión eterna, y no por codicia, no por idolatría a los deseos de mi corazón, sino por ese anhelo santo de sacar una sonrisa de nuestro Señor, de honrarlo, de ser hallados fieles, útiles para lo que verdaderamente es nuestro en la eternidad.

     

    Tesoros en los cielos que no pasarán de moda, que no envejecerán, ni serán sacos rotos que me llenen de dolor cuando al conseguirlas, ya no las puedo ni disfrutar.

     

    Trabajemos no por meras cosas materiales que cuando logre alcanzar, ya ni siquiera voy a tener juventud para presumir, fuerza o gusto en utilizarlas, y digas: llegué a la meta: con párkinson, sin familia, solitario, como un rabo verde, sin fuerza ni salud, listo para no llevarte nada, ni recoger nada del otro lado, el Señor dijo de un hombre que nunca se ocupó de invertir en el lugar correcto, y que siempre tuvo sus ojos puestos en el aquí y el ahora:

     

    Luc 12:15-21 También dijo:   –Cuídense ustedes de toda avaricia; porque la vida no depende del poseer muchas cosas. 16 Entonces les contó esta parábola: "Había un hombre rico, cuyas tierras dieron una gran cosecha. 17 El rico se puso a pensar: ¿Qué haré? No tengo dónde guardar mi cosecha. 18 y se dijo: Ya sé lo que voy a hacer. Derribaré mis graneros y levantaré otros más grandes, para guardar en ellos toda mi cosecha y todo lo que tengo. 19 Luego me diré: Amigo, tienes muchas cosas guardadas para muchos años; descansa, come, bebe, goza de la vida. 20 Pero Dios le dijo: 'Necio, esta misma noche perderás la vida, y lo que tienes guardado, ¿para quién será? 21 Así le pasa al hombre que amontona riquezas para sí mismo, pero es pobre delante de Dios."  (DHH)

     

    Cambia tu manera de ver las cosas, invierte en el lugar correcto, con la motivación correcta, conviértete en un verdadero ciudadano del reino, no pierdas tu recompensa. ¿Quieres ver algunas promesas? Dice la Palabra:

     

    Pro 11:24 Hay quienes reparten, y les es añadido más;   Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. (RVR60) Pro 11:24 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. (NTV)

    Pro 11:25 El alma generosa será prosperada;  Y el que saciare, él también será saciado. (RVR60)

    Pro 11:28 El que confía en su dinero, se hundirá, pero los justos reverdecen como las hojas en primavera. (NTV)

    Pro 3:9 Honra al SEÑOR con tus riquezas y con lo mejor de todo lo que produces. 10 Entonces él llenará tus graneros, y tus tinajas se desbordarán de buen vino. (NTV)

     

    Mis hermanos, que el Señor nos permita individualmente y como iglesia ser inversionistas de lo eterno, que muy pronto estemos enviando misioneros, apoyando misiones ya establecidas, invirtiendo decidida y agresivamente en alcances, evangelismos, etc.

     

    Flp 4:18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.

    Pablo ahora nos dará la manera en la que debemos dar, él está pensando en aquellos sacrificios en el templo, donde diariamente se ofrecían sacrificios a Dios, los cuales representaban perdón, obediencia, amor, sobre todo comunión con Dios, paz para con Dios. Los cuales agradaban a Dios cuando se hacían de la manera correcta.

     

    Definitivamente en los filipenses vemos este sacrificio de amor que agrada a Dios, pero, veamos en el salmo 50 lo que Dios está esperando en un sacrificio, él les dijo a los Israelitas en un momento, en el que Dios estaba harto de su religiosidad vacía por la nula obediencia su pueblo, él les dijo:

     

    Sal 50:7-13 «Escucha, pueblo mío, que voy a hablar; Israel, voy a testificar contra ti: ¡Yo soy tu Dios, el único Dios! 8 No te reprendo por tus sacrificios ni por tus holocaustos, que siempre me ofreces. 9 No necesito becerros de tu establo ni machos cabríos de tus apriscos, 10 pues míos son los animales del bosque, y mío también el ganado de los cerros. 11 Conozco a las aves de las alturas; todas las bestias del campo son mías. 12 Si yo tuviera hambre, no te lo diría, pues mío es el mundo, y todo lo que contiene. 13 ¿Acaso me alimento con carne de toros, o con sangre de machos cabríos? (NVI)

     

    Es decir, ¿qué le podemos ofrecer a Dios que no sea suyo? Cualquier sacrificio basado en querer agradar a Dios en nuestras fuerzas, con nuestras buenas obras, es saludar con sombrero ajeno, porque de por sí todo le pertenece a Dios. Pero, mira el tipo de sacrificio que a Dios le agrada, el dice:

     

    Sal 50:14-21 ¡Ofrece a Dios tu gratitud, cumple tus promesas al Altísimo! 15 Invócame en el día de la angustia; yo te libraré y tú me honrarás.» 16 Pero Dios le dice al malvado: «¿Qué derecho tienes tú de recitar mis leyes o de mencionar mi pacto con tus labios? 17 Mi instrucción, la aborreces; mis palabras, las desechas. 18 Ves a un ladrón, y lo acompañas; con los adúlteros te identificas. 19 Para lo malo, das rienda suelta a tu boca; tu lengua está siempre dispuesta al engaño. 20 Tienes por costumbre hablar contra tu prójimo, y aun calumnias a tu propio hermano. 21 Has hecho todo esto, y he guardado silencio; ¿acaso piensas que soy como tú? Pero ahora voy a reprenderte; cara a cara voy a denunciarte.

    Interesante que en nuestras maldades nuestro corazón nos engaña y en nuestra desobediencia nos hace pensar que estamos adorando o amando a Dios, cuando en realidad nos estamos amando y adorando a nosotros mismos al hacer un dios a nuestra imagen. Y cierra:

     

    Sal 50:22-23 »Ustedes que se olvidan de Dios, consideren lo que he dicho; de lo contrario, los haré pedazos, y no habrá nadie que los salve. 23 Quien me ofrece su gratitud, me honra; al que enmiende su conducta le mostraré mi salvación.»

    Cualquier sacrificio a Dios debe estar acompañado, de honra, de obediencia. Ahora, es importante entender que cualquier sacrificio que un cristiano ofrece no es para ganarse el favor de Dios, ya que el favor de Dios, su gracia, ya Cristo la ganó para nosotros. Nosotros le amamos a él porque él nos amó primero, servimos, obramos, hacemos siempre en una respuesta, en agradecimiento, en adoración. ¿Qué dice en Romanos 12?

     

    Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo. (NTV)

     

    Entonces, ¿Cuál es una dádiva agradable a Dios de estos filipenses? Un sacrificio de generosidad, motivado por el amor de Dios en ellos, y por Pablo, generosidad que conlleva esta participación, este amor, de no dar por tristeza o por necesidad, sino aquel que da con alegría, siendo generoso, no buscando ventaja, sino en verdad solo el servir y amar.

     

    Y me gusta que dice: sacrificio, el dar a otros de lo que hemos ganado siempre es un sacrificio, si das de lo que te sobra ya no es sacrificio, y por otro lado, si pones mucho amor en el dinero, va a ser muy raro que te sobre y nunca vas a dar y vas a vivir miserablemente. Pero, la realidad es que como lo hemos aprendido, el verdadero amor implica sacrificio, literalmente es tomar el dulce que ya llevabas a tu boca y compartirlo con alguien más, bendecir con lo tuyo a otro.

     

    Qué importante es que veas esto cada vez que recibes algo de parte de alguien, sea poco o sea mucho. Yo mis hermanos, cada vez que recibo de parte de alguno de ustedes algo, su servicio a la iglesia y demás, me pongo a pensar en el trabajo que costó, en realidad el dinero no lo regalan, cuesta esfuerzo, para muchos calor, golpes en las manos, piquetes de moscos, y en amor alguien está compartiendo de su esfuerzo.

     

    Nunca olvides siempre que recibas la ayuda de algún hermano, que es un sacrificio de amor, no importa el tamaño, por eso es que Dios bendice al dador alegre, ¿quién es este? Aquel que reconoce que solo está compartiendo de lo que Dios le ha bendecido, aquel que al trabajar no solo está pensando en sus deseos egoístas, o incluso en cubrir sus necesidades básicas, lo cual está bien, ya que el trabajo dignifica y es una bendición y el Señor nos lo dejó para eso. El trabajo no es parte de la maldición, Adán trabajaba aún antes de la caída.

     

    Pero el dador alegre, es aquel que está pensando: “Señor, gracias por este trabajo, gracias por tu provisión, pero yo te pertenezco y por lo tanto, todo es tuyo, ¿dime cómo quieres que use tu dinero, porque es tuyo Señor? ¿Cómo puedo traerte gloria? Y Así es mis hermanos, a nadie aquí nos sobra el dinero, y créeme, hay montón de cosas en lo que este país y su sistema económico nos invita a gastarlo, pero, gloria a Dios cuando pones a un lado tus deseos egoístas y pones a tu prójimo por delante, ese es un sacrificio que sube como un olor fragante, agradable a Dios.

     

    Mis hermanos, esta es la motivación correcta de dar, no por la necesidad, no por obligación, “es que tengo que cumplir, si no me voy a ver mal, y Dios no me va a bendecir, no, sino sencillamente damos porque Dios es digno, todo le pertenece, y él se complace en este tipo de sacrificios.

     

    Ahora, un sacrificio, nunca es cómodo para nuestra carne, y a veces pensamos: Señor, ¿tengo que darte el 10% de todo lo que gano? Lo cual es tema de otra ocasión, pero, la realidad es la siguiente, ¿quién es el dueño de todo? ¿A quién le pertenece todo? A Dios, mi hermano. Velo de esta manera, cae en cuenta de que tú no le estás dando el 10% a Dios, él te está permitiendo a ti vivir con el 90% de lo que es suyo, y esa es mucha generosidad.

     

    A Dios le agrada que seamos generosos, es señal de que eres un hijo de Dios, estás manifestando el carácter de tu Padre celestial, el cuál es generoso, además debes aprender algo con respecto a dar, a ser generoso: es un muy buen ejercicio de salud para tu alma, así como correr regularmente le ayuda a tu corazón y a todo tu cuerpo a no tener problemas de circulación, de arterioesclerosis, colesterol, diabetes, etc., el ser generoso le ayuda a tu alma contra pecados de codicia, de idolatría, de amor al dinero, los cuales como ya lo vimos, nos llevan a la miseria espiritual, al dolor, a la insatisfacción, a extraviarnos de la fe, y hasta la misma muerte y condenación.

     

    • El dar tiene una recompensa inigualable, y al final todo es para su gloria.

    Flp 4:19  Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

    Mis hermanos, este texto es maravilloso, trae una promesa impresionante, a muchos nos ha confortado, nos ha llenado de esperanza, de confianza, pero, ¿qué creen? Al igual que, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. De la misma manera este texto muchas veces se saca completamente fuera de su contexto, y como lo hemos visto, un texto fuera de contexto se convierte en un pretexto.

     

    Y a veces aún en situaciones que son resultado de infidelidad, de mala administración por codicia e idolatría, decimos, no te preocupes, si eres cristiano, no importa lo que hayas hecho, mi Dios pues te suplirá todo lo que necesites conforme a sus riquezas. O, tú pide lo que tu codicioso corazón anhele, tenemos un Dios rico que te dará y te suplirá todo lo que tú piensas que necesitas.

     

    No es así, pregunto, ¿cuál es el contexto? ¿Recuerdan? Pablo está diciendo: Filipenses, ustedes han dado sacrificialmente, ¿qué significa esto? No que dieron de lo que les sobraba, de lo que ya no les servía, tampoco que dieron de lo que no tenían, porque es totalmente anti bíblico pedirle a la gente que se endrogue con tarjetas de crédito para invertir en el reino, eso es totalmente contrario a lo que la Biblia enseña en cuanto al contentamiento, no , tampoco damos de lo que no tenemos.

     

    No significa esto: yo tengo un pan que llevarme a la boca, supongamos que solo tengo un pan para una familia de cinco, dar sacrificialmente es que yo veo una necesidad en otra familia de tres, o de diez, y en lugar de dividir el pan entre cinco lo divido entre ocho, o quince. Sacrificialmente me como un pedazo más pequeño para que con todo amor, lo compartamos entre todos.

     

    Esto es lo que los Filipenses hicieron, y es lo que el Señor nos pide a nosotros, y es lo que Pablo está diciendo: Filipenses: ustedes literalmente se quitaron el pan de la boca para compartirlo conmigo y con los que tienen necesidad, pero mi Señor maravilloso les suplirá abundantemente, más allá de lo que se imaginan esa porción de pan que dejaron de comer para compartirla conmigo.

     

    Esta es una promesa que fue hecha para los Filipenses, ¿se acuerdan? Ellos fueron los únicos que compartieron con Pablo, no los Tesalonicenses o Corintios, de manera que es una promesa para todos aquellos que comparten a la manera de los filipenses, verso 18, dice Pablo, estoy lleno, ustedes hicieron que no me faltara nada.

     

    Y cuando Pablo dice: mi Dios, pues suplirá, está utilizando exactamente la misma Palabra, así como ustedes me suplieron en abundancia a mí, el Señor lo hará con ustedes abundantemente, ustedes me dieron sacrificialmente, de la misma manera el Señor les dará. La manera en la que los filipenses trataron a Pablo, va a ser el trato que Dios le dará a la iglesia de Filipo. Jesús mismo lo dijo:

     

    Luc 6:38 Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes. (DHH)

     

    Mis hermanos, Dios es generoso con aquellos que lo son, ahora, una vez más, la motivación no es la codicia, no es yo doy, Dios me da, y todos ganamos, no la motivación es: yo doy porque Dios es digno, porque todo es suyo, porque de lo recibido entonces comparto con otros, y eso es lo que Dios regresa, no solo dinero o cosas materiales, ¿se acuerdan? Lo vimos en Eclesiastés, ¿qué dijo Salomón?

     

    Ecl 5:10-12  El que ama el dinero, siempre quiere más; el que ama las riquezas, nunca cree tener bastante. Esto es también vana ilusión, 11 porque mientras más se tiene, más se gasta. ¿Y qué se gana con tener, aparte de contemplar lo que se tiene? 12 El que trabaja, coma poco o mucho, siempre duerme a gusto; al rico, en cambio, sus riquezas no lo dejan dormir… (DHH)

     

    Ecl 5:19-20 Por otra parte, a todo aquel a quien Dios da abundantes riquezas, le da también la facultad de comer de ellas y de tomar lo que le corresponde, pues el disfrutar de tanto trabajo viene de parte de Dios. 20 y como Dios le llena de alegría el corazón, no se preocupa mucho por el curso de su vida. (DHH)

     

    La motivación es el gozo de compartir en Cristo, por amor, con toda generosidad como un fruto de tener una nueva vida, de ser hijos de un Dios generoso.

     

    Tres lecciones: Dar es bueno, se generoso, no es algo fácil, el dinero es como tomar un cable eléctrico que mientras más poder tiene, menos te deja soltarlo. Pero, como ya lo dijimos, mientras más practicas la generosidad, más saludable espiritualmente estarás, más libre y vacunado contra la codicia.

     

    Hazlo mientras estás vivo, hoy definitivamente tienes el control de saber dónde quedarán tus dividendos, si invertiste en lo eterno, como lo vimos en Eclesiastés, el día que mueras otros vana poner sus manos en tus riquezas, en tu trabajo, pero, si fuiste cuidadoso, tú sabes donde van a quedar esas riquezas.

     

    2º Tu dinero puede ser fructífero, se cuidadoso de dónde y en qué lo inviertes, asegúrate de que no solo hay hojas verdes, sino un fruto hermoso, jugoso, del cual muchas personas se benefician, recibiendo no solo bendición material, sino sobretodo, espiritual. Recuerda no se trata de que te manipulen y te hagan sentir la tristeza o la necesidad del ministerio o la persona, no se trata de tus emociones, se trata de que en oración, busques a tu Señor, que estés seguro: “Señor, esto que tengo es tuyo, ¿cómo quieres que lo invierta en dónde, a quién bendigo?

     

    3º Alégrate porque el Señor te suplirá abundantemente de acuerdo a sus riquezas con lo que te falte, y podrás vivir una vida llena de contentamiento, de gozo, de agradecimiento, libre de la angustia de haberte endrogado en créditos innecesarios por ser un mal administrador, por ser codicioso.  En otras palabras, alégrate porque Dios va a tener cuidado de ti, él se va a encargar de tus necesidades una vez que tú buscas su reino por sobre todas las cosas.

     

    Mis hermanos, podríamos decir: Señor, pero, es que mira cómo te voy a dar el diezmo, o cómo voy a compartir con tal persona, si mira mi cheque, me falta esto o lo otro. El Señor te dice: hazlo, porque yo te supliré, y no solo tu necesidad económica, sino que abundaré en gozo, paz y alegría para que tengas una vida disfrutable, no para que vivas en angustia constante, solo sobreviviendo.

     

    ¿Cómo? Cristo te suplirá de acuerdo a sus riquezas en gloria, es decir: no solo con riquezas injustas, sino con su escala eterna y perfecta de valores, quien dijo que nuestra vida no consiste en los bienes que poseemos, las marcas que usamos, el dinero que acumulamos, sino en riquezas que no se enmohecen, que no se destruyen, que no se las roban.

     

    ¿Cuántas veces vivimos desgarrándonos por cierto deseo, o por un simple deseo de ganar una gran cantidad de dinero y trabajamos día y noche, y sacrificamos todo, familia, fe, tiempo con nuestros hijitos, tiempo con nuestra Esposa, con nuestro Dios, incluso ni siquiera descansamos, por amor al dinero, y sí, recibimos esa gran cantidad, pero resulta que es como ponerla en un saco roto, en una bolsa vacía, el cual ni disfrutas, y se va, no sabes en qué, y quedas en peor miseria y además agotado, cansado y peleado con todo mundo.

     

    Las riquezas en Gloria de nuestro Rey no son así, los dividendos bancarios celestiales no son lo que este mundo tiene por sublime, lo cual Dios abomina, sino verdadera riqueza, supliendo verdadera necesidad, nuestra necesidad interna, de Dios, de su presencia, de su perdón, de su amor, de esperanza, de paz que sobre pasa todo entendimiento, de disfrutar de la comunión con él, de un maravilloso tiempo con tu cónyuge, con tus hijos, con tus hermanos en Cristo.

     

    Sí, pudiera ser alguna bendición económica, pero, una vez más comienza el ciclo, gracias Señor por tenerme por fiel y suplirme abundantemente, pero, tú eres mi contentamiento, ¿qué quieres que haga con esto? ¿Cómo lo puedo invertir para mi cuenta celestial? Y Pablo termina:

     

    Flp 4:20 Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

    ¿Por qué? Porque todo le pertenece, mis hermanos, Dios no nos quiere quitar, yo no les quiero quitar, si bien hay defraudadores enfermos de codicia, ellos no representan a nuestro Dios, representan este mundo y sus codicias, pero tenemos un Dios lleno de gracia, lleno de bendiciones, quien nos entrega todo, nos lo da todo, quien nos ha librado del castigo eterno en esa cruz a todos aquellos que hemos creído en Cristo.

     

    Quien ahora nos ha dado de su Espíritu, nos ha hecho nacer de nuevo, nos ha dado un nuevo corazón, una nueva esperanza, una esperanza eterna, nos ha alumbrado, ahora tenemos ojos para ver, esta vida es un suspiro, aún la misma muerte no es sino un acto de misericordia, no querrías vivir eternamente en este estado de enfermedad, dolor, violencia, egoísmo, maldad.

     

    No, Dios no está contento con eso, y él lo va a hacer todo nuevo, y todo lo que el día de hoy tenemos servirá para esos propósitos. Él es eterno y nosotros también, él es Dios, y no nosotros hermanos, por eso, Pablo termina a ti Señor, Dios y Padre nuestro sea gloria, por libertarnos, por llenarnos de gozo. Tú no tienes principio ni fin, por lo tanto la gloria será eternamente tuya, por los siglos de los siglos amén. Y Pablo termina saludando a todos sus hermanos en Cristo.

     

    1. Somos propiedad de Cristo miembros de una gran familia.

    Flp 4:21 Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.

    Pablo termina como en casi todas sus cartas saludando a sus hermanos en Cristo, y les dice: saluden a todos los santos en Cristo Jesús. Recuerden, la santidad no es una meta, no es una virtud que después de mucho trabajar logramos con nuestro esfuerzo al punto que nos ponen en un nicho y nos ponen en un nivel más alto que los demás porque nosotros sí fuimos buenos, no, es una posición, es un estado de gracia en el cual fuimos puestos el día que le entregamos nuestras vidas a Jesucristo, creyendo en él, haciéndolo el dueño y Señor de nuestras vidas.

     

    Pablo les está diciendo santos en Cristo Jesús a toda la iglesia, igual que se los dijo a los corintios, y créeme que los corintos estaban lejos de la perfección, divisiones, celos, competencia, atacaron a Pablo, lee la carta, a este tipo de personas Pablo llama Santos. ¿Qué es la santidad? Cristo me escoge y me aparta para él, yo me entrego a él y me consagro a él, negándome al mundo o a cualquier otra cosa que no sea él, lo cual sería un ídolo, lo cual sería infidelidad, así como una esposa se consagra para su esposo y solo tiene ojos para él. Así es la santidad, soy tuyo Señor, y mientras estoy contigo, con tu gracia y tu poder me transformas a ti imagen y comienzo a parecerme a ti. 

     

    Y no solo eso, dice Pablo los hermanos que están conmigo, es decir, somos parte de una gran familia, y quien nos une es Cristo, por la fe, por su Espíritu en nosotros. Un día la familia que tenemos en esta tierra dejará de ser, pero nuestro vínculo en Cristo jamás dejará de ser. Y dice:

     

    Flp 4:22 Todos los santos os saludan, y especialmente los de la casa de César.

    Una vez más menciona a todos los santos, y da esta referencia, la cual nos dice mucho de dónde estaba Pablo. Mis hermanos, estos detalles en la Biblia no están para gastar tinta, estos pequeños detalles nos muestran la singularidad de este documento llamado la Biblia. Este simple detalle nos dice que lo que está escrito sucedió, no es sino historia pura, es 100% comprobable.

     

    Qué impresionante es saber que el Evangelio es para todos, ricos, pobres, letrados, iletrados, la gente de la casa del César o el emperador era el lugar de más importancia, y el Señor en sus planes llevó a Pablo a Roma con un viaje todo pagado para que él fuera su testigo aún en ese lugar. Un lugar lleno de corrupción, de abuso de poder, en un lugar donde un hombre se creía dios y además exigía la adoración de dios. Justo en ese lugar Dios tenía mucho pueblo, y el Señor le había prometido a Pablo:

     

    Hch 23:11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

     

    Y justo así se cumplió, y Pablo termina como comienza:

     

    Flp 4:23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

    La gracia, el don inmerecido de Dios, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida sea con nosotros, con nuestro Espíritu. Mis hermanos, sin la gracia del Señor es imposible hacer su obra, es imposible este gozo incalculable que Pablo nos enseña en esta carta. Que Dios nos permita siempre entender su gracia, la cual no es un concepto, sino una experiencia.

     

    Es esta paz, esta libertad, libertad de religiosidad, libertad de culpa, libertad de tener que dar el ancho, poder de hacer lo que Dios requiere, de obedecerlo y no sentir que estamos perdiendo algo, sino ganándolo todo, esa seguridad de la eternidad, de que nada nos puede arrebatar de la mano de nuestro Señor, ni angustia, ni tribulación, especialmente nuestras debilidades, nuestra imperfección, nuestro bajo rendimiento, nuestra poca capacidad, porque sabemos que Cristo ya lo hizo todo, que es el esposo que vino no solo a conquistar a su esposa, sino a rescatarla, a lavarla, a limpiarla, a dejarla como una iglesia gloriosa, sin mancha, ni arruga, ni cosa semejante.

     

    Mis hermanos que el Señor nos permita convertirnos en adoradores, en conocedores, de su maravillosa gracia por la cual nos llamamos cristianos, la cual nos sostendrá por la eternidad, el maravilloso y único favor de Dios totalmente inmerecido. Pide a Dios por su gracia para que puedas llegar a ser un hombre, una mujer generoso, generosa, y manifestar no por algo que tú hayas ganado, o hayas construido o practicado.

     

    Sino solo por la bondad, la generosidad de un Dios que se deleita en hacer bien, que odia el pecado, odia la maldad, pero que ama al pecador, al punto de hacerse hombre como uno de nosotros, vivir la vida perfecta que jamás nosotros pudimos haber vivido ni con un millón de años, ir a la cruz del calvario, tomando nuestro lugar, recibiendo el terrible castigo que nosotros merecíamos, y sobre todo habiendo resucitado con poder, venciendo a la muerte, dándonos esperanza eterna, dejando claro que él es Dios, dueño y Señor de todo lo creado, incluyendo cada uno de nosotros.

     

    Y que nosotros no somos Dios, sino él, y que vendrá con gloria a juzgar a vivos y muertos, y cada uno de nosotros, y que sepas que él tiene todo el derecho porque es el creador, y que necesitas entregarle tu vida, porque el único camino al Padre es Jesucristo, el único camino al perdón, y a la vida eterna es Jesucristo, y que necesitas arrepentirte de tus pecados, lo cual implica abandonar tus caminos lejos de Dios, dejar de huir de él, y en lugar de eso correr hacia él, hacia sus pies.

     

    Reconocerte como pecador, dejar de justificarte y de creer que eres bueno, o que eres lo suficientemente bueno como para salvarte a ti mismo, dejar de culpar a Dios, y reconocer tu culpa y reconocer que fuiste tú quien falló, no él, pero ver esa puerta abierta que Cristo nos abrió con su sangre, esa oportunidad de dejar de estar bajo la ira de un Dios enojado contra el pecador, al haber él mismo recibido el castigo y haber apagado la ira de Dios, y haber abierto la puerta para ser rescatados, limpiados, adoptados.

     

    MI hermano, mi hermana, este es el principio para poder tener este gozo del que Pablo habla, este sentir de Cristo de unidad, de perdón, de amor, de generosidad, jamás lo tendrás si no consideras el Evangelio:

     

    Jua 3:16-17 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

     

    1 Jn 5:11-12 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

     

    Jua 5:24-25 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. 25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

     

    Jua 3:18-19 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

     

    Comienza reconociendo esto, y si ya lo has hecho, entonces cree en su Palabra y obedécela, porque no son los oidores de la Palabra los que se salvan, sino los hacedores, aquellos que ponen por obra lo que el Señor ha dicho, el Señor no se va a conformar con que digas: sí ya lo sé, pero no puedo, eso es desobediencia, es incredulidad, el peor de los pecados, porque es mero y puro desprecio a Dios, es decirle: Sí, creo que lo dijiste, creo que eres capaz, todopoderoso, que me amas, pero no te creo, y no lo voy a hacer. 

     

    Mis hermanos cada versículo es un testimonio de la verdad de Dios, y tiene el poder para transformarte, o para endurecerte si no quieres obedecer y quedar como un testimonio de que Dios te dijo. Yo no sé que tanto quieras obedecer, pero, aquí en Calvary sabe que hubo profeta y se te advirtió. No esperes a eso, y comienza a obedecer, a comprobar, a llenarte del gozo del Señor y de su sentir, a librarte de la culpa.

     

    Sí ¿sabes? Si te haces cristiano vas a perder muchas cosas, Cristo te va a quitar muchas cosas: la culpa, el temor, el dolor, la desesperanza, la condenación, la soledad, muchas cosas perderás, pero, serás enriquecido. Te invito, no permitas que esta carta sean lindas canciones que escuchas y que luego olvidas y que no tocan una sola área de tu vida, no te hagas un daño. Permítele al Espíritu Santo que te transforme y que puedas ver el poder de la Escritura haciéndote un hombre, una mujer, verdaderamente libre. Voy a terminar con un texto y después vamos a orar.

     

    2 Co 9:6-8 Recuerden lo siguiente: un agricultor que siembra sólo unas cuantas semillas obtendrá una cosecha pequeña. Pero el que siembra abundantemente obtendrá una cosecha abundante. 7 Cada uno debe decidir en su corazón cuánto dar. Y no den de mala gana ni bajo presión, «porque Dios ama a la persona que da con alegría». 8 Y Dios proveerá con generosidad todo lo que necesiten. Entonces siempre tendrán todo lo necesario y habrá bastante de sobra que compartir con otros.

     

    2 Co 9:9-11 Como dicen las Escrituras: «Ellos comparten con libertad y dan generosamente a los pobres. Sus buenas acciones serán recordadas para siempre». 10 Pues es Dios quien provee la semilla al agricultor y luego el pan para comer. De la misma manera, él proveerá y aumentará los recursos de ustedes y luego producirá una gran cosecha de generosidad en ustedes. 11 Efectivamente, serán enriquecidos en todo sentido para que siempre puedan ser generosos. Y, cuando llevemos sus ofrendas a los que las necesitan, ellos darán gracias a Dios.

     

    2 Co 9:12-15 Entonces dos cosas buenas resultarán del ministerio de dar: se satisfarán las necesidades de los creyentes de Jerusalén y ellos expresarán con alegría su agradecimiento a Dios. 13 Como resultado del ministerio de ustedes, ellos darán la gloria a Dios. Pues la generosidad de ustedes tanto hacia ellos como a todos los creyentes demostrará que son obedientes a la Buena Noticia de Cristo. 14 Y ellos orarán por ustedes con un profundo cariño debido a la desbordante gracia que Dios les ha dado a ustedes. 15 ¡Gracias a Dios por este don que es tan maravilloso que no puede describirse con palabras!

     

    Estos filipenses jactanciosos, terminaron pareciéndose a Cristo, siendo de las iglesias más generosas de todo el libro de Hechos. Si Dios transformó a esta gente, él lo puede hacer contigo.

  • Apr 24, 2016Filipenses 4: 10-13 “Principios prácticos para correctamente dar, recibir o pedir” 1a parte
    Apr 24, 2016
    Filipenses 4: 10-13 “Principios prácticos para correctamente dar, recibir o pedir” 1a parte
    Series: Filipenses

    PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR

    (1ª PARTE)

    Filipenses 4:10 – 13

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo, era conocida como una roma en miniatura.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos. También podríamos decir que es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu.

     

    Es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes al verle padeciendo en cadenas necesitan un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo.

     

    Recapitulación.

     

    En la primer parte de este último capítulo Pablo condensó el mensaje de toda su carta, nos habló del gozo a pesar de sus prisiones, por tener una perspectiva eterna, una esperanza eterna. Nos enseñó cómo esta perspectiva tendrá un impacto directo en nuestra manera de vivir, en nuestra conducta, decisiones, y por supuesto estado de ánimo.

     

    En Pablo, hemos aprendido que cada circunstancia de nuestras vidas, así sea la más dura, puede convertirse en una oportunidad de servicio a Cristo y a nuestros hermanos. Pablo nos exhortó a tener una misma mente, un mismo sentir, el sentir de Cristo, dándonos la base firme para la unidad, para la expresión del verdadero amor, sacrificio y servicio: nada hagáis por contienda o por vanagloria, antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo, no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros, el cual no es sino el sentir de Cristo.

     

    También nos llamó a guardarnos del peligro de la religiosidad, del orgullo religioso, de falsos obreros, quienes son robadores del gozo, al poner la carga de nuestra salvación y relación con Dios sobre nosotros, y no sobre la obra consumada de Cristo, con su ejemplo nos mostró como él mismo tuvo su vida, sus logros, sus éxitos, sus obras de justicia como pérdida por dos cosas importantísimas, ganar a Cristo y ser justificado por medio de la fe en Cristo y no por sus obras.

     

    También nos recordó la maravillosa realidad de nuestra resurrección, como estamos en una carrera que tiene una meta eterna, aquí solo estamos de paso, somos extranjeros y peregrinos, vivimos en una tierra que no es nuestro hogar, somos ciudadanos de un reino que está por venir, el reino de nuestro Señor Jesucristo. Por lo mismo nos llama a buscar las cosas de arriba, no las terrenales, nos invita a dejar de vivir para satisfacer nuestras pasiones y a vivir para conocer y seguir lo que Dios demanda, ya que ahí está la verdadera vida plena.

     

    Este último capítulo es la parte práctica de esta carta, Y Pablo nos ha venido dando diferentes claves para poder llevar a cabo un mismo sentir, y ser gobernados por un gozo constante.

     

    Si se acuerdan Pablo nos dijo: 1º Manténganse firmes, perseveren en todas estas cosas, permaneciendo en Cristo porque separados de él nada podemos hacer. 2º Es responsabilidad de cada uno procurar y promover la mente de Cristo, individualmente y ayudando a nuestros hermanos a lograrlo.

     

    3º Es un mandato estar siempre gozosos, no es una sugerencia, Cristo nos ha dado preciosas y grandísimas promesas para mantenernos llenos de gozo, en cualquier circunstancia, necesitamos conocerlas, creerlas y vivir en obediencia a ellas. 4º  El Señor está cerca, viene pronto por nosotros, está viendo como vivimos, y está cerca de nosotros para fortalecernos, por lo tanto nuestra amabilidad,  nuestra disposición para lo bueno, debe ser evidente para un mundo en tinieblas.

     

    5º Nos manda a no estar afanados por nada, a tener una vida de oración honesta y real, para así tener la paz de Dios la cual no es una opción, sino una necesidad indispensable para una vida espiritual sana.

     

    6º La semana pasada aprendimos la importancia de tener una manera correcta y sana de pensar, vimos en qué consisten nuestros pensamientos, qué los alimenta, qué consecuencias tiene el estar pensando equivocadamente, qué beneficios tiene el disciplinar nuestros pensamientos y cómo esto va ligado directamente a vivir una vida llena de paz y gozo.

     

    El día de hoy estaremos viendo otros dos versículos de este maravilloso capítulo, y Pablo va a hablar de otra de las razones por la cual escribió esta carta: el agradecer a los Filipenses por su amor y cuidado en una ofrenda de amor que le hicieron llegar mientras él estaba en la cárcel en Roma.

     

    En esta última sección Pablo va a hablar a cerca de la motivación y la manera de dar, pedir y recibir recursos, y nos va a enseñar principios importantísimos que necesitamos aprender al respecto, para poder tener gozo también en esta área que es delicada ya que se ha abusado tanto, vemos a un Pablo  cuidadoso con respecto al dinero, ya que raíz de todos los males es el amor al dinero, veremos a aun Pablo muy agradecido quien recibió de los filipenses por medio de Epafrotito, una ofrenda de amor.

     

    Qué importante es poder encontrar libertad en nuestras vidas al respecto del dinero y las cosas materiales, por ahí un hombre que no recuerdo su nombre dijo: cada ser humano necesita tres conversiones en su vida: convertir su corazón, convertir su mente, y convertir sus finanzas. Hoy veremos dos puntos muy importantes, el dar es un fruto de justicia, de amor y generosidad, y la importancia del contentamiento, qué es esto y cómo puedo obtenerlo.

    Por eso yo titulé este mensaje:  PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA CORECTAMENTE DAR, RECIBIR O PEDIR, (1ª PARTE) y estudiaremos Filipenses 4:10 – 13.

     

    Este último capítulo contiene algunos de los versículos más conocidos de la Biblia, y por lo mismo le pido a Dios que mantengamos bien claro el contexto de la carta para darle una buena interpretación, demos lectura. Y el primero es este:

     

    1. El dar a otros es una oportunidad de hacer visible la fe, el amor y la comunión como una flor que adorna la doctrina.

    Flp 4:10 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad.

    Al parecer, ya habían pasado 10 años desde que los filipenses habían dado su primer ayuda económica a Pablo, para cubrir sus necesidades cuando él estuvo por primera vez en Tesalónica, pero Pablo había entendido que Dios en su providencia no les había dado la oportunidad hasta ahora. Y el que los filipenses revivieran su cuidado por Pablo, era otra causa por la cual el gozo le invadía a pesar de sus prisiones.

     

    Revivieron es la palabra anadsálo

    , y significa: florecer de nuevo (ana, otra vez, de nuevo; thalo, florecer), revivir, florecer; de revivir: revivir. Crecer de nuevo, revivir, hacer crecer de nuevo, renovar, revivir, literalmente causar el nuevo crecimiento o florecimiento, de allí, florecer.

     

    Es interesante cómo una planta floral, da flores en ciertas temporadas, con los cuidados y las condiciones necesarias, de la misma manera, así es nuestra fe, tiene brotes de belleza, y la generosidad es una hermosa flor.

     

    Y dice Pablo, me da mucho gozo el saber que están pensando, interesándose en mí, y se que el problema no es que no pesaran en mí o en mi necesidad, sino que no se había dado la oportunidad perfecta para hacerlo.

     

    Esto también nos enseña otro principio, estar listos y dispuestos para bendecir, buscar sabiduría de Dios, estar orando por una persona en específico y la situación necesaria, y esperar el momento justo, pero el punto es estar listo.

     

    Dios tiene sus momentos oportunos para bendecir a alguna persona, una ofrenda, una oración, algún detalle de amor puede tener mucha contundencia, en alguna circunstancia, hay momentos en los que significa mucho, es hermoso recibir una llamada, un texto, palabras de ánimo, hasta un cheque o sobre, en el momento preciso. Dice en proverbios:

    Pro 25:13 Como frescura de nieve en día de verano es el mensajero confiable para quien lo envía, pues infunde nuevo ánimo en sus amos.

     

    Es hermoso poder ser ese instrumento de Dios que trae consuelo, que te hace recordar: “te amo, estoy contigo, y tienes mi cuidado y aprobación, se paciente.

     

    Y me encanta ver esta imagen, gente pensando en otros, orando por ellos, quizá gente aún sin rostro, esperando pacientemente la oportunidad de bendecirlos, y adornando su fe como una hermosa flor que brota florece y se abre a la luz del medio día, que surge justo en el momento justo, la cual adorna la doctrina,. Pablo dijo en Tito 2, aún cuando en el contexto está hablando de obediencia y fidelidad, este texto nos muestra que es posible adornar la doctrina:

     

    Tit 2:9-10 Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; 10 no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

     

    Mis hermanos, es posible hacer visible nuestra fe cuando ésta se manifiesta en este hermoso florecer, en amor y comunión, participación unos con otros, se ve como una flor que abre en su punto más radiante y hermoso. Y es algo que siempre se tiene que agradecer, reconociendo a Dios primeramente como nuestro proveedor y cuidador, y al mismo tiempo darle nuestra apreciación a la gente por sus gestos de amor, por cómo Dios les ha utilizado para nuestra bendición.

     

    Tenemos un Dios generoso, no mezquino, quien sin medida, y sin condición cada día nos da lo mejor de sí mismo, bendice con su sol y lluvia a buenos y a malos, a justos e injustos, no se cansa de dar, y además no empobrece jamás, ya que es el dueño de todo. Definitivamente la generosidad en un creyente, es una hermosa flor que adorna la doctrina, y una evidencia del amor de Dios en él.

     

    Pro 19:17 Si ayudas al pobre, le prestas al SEÑOR, ¡y él te lo pagará! (NTV)

     

    Sal 112:5-6 El hombre de bien presta con generosidad y maneja con honradez sus negocios; 6 por eso jamás llegará a caer. ¡El hombre justo será siempre recordado! (DHH)

     

    La siguiente parte de este Salmo habla de lo mismo, y me gustó cómo lo traduce la NTV, dice:

     

    Sal 112:6-9 A estas personas no las vencerá el mal; a los rectos se les recordará por mucho tiempo. 7 Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el SEÑOR los cuidará. 8 Tienen confianza y viven sin temor, y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos. 9 Comparten con libertad y dan con generosidad a los necesitados; sus buenas acciones serán recordadas para siempre. Ellos tendrán influencia y recibirán honor.

     

    Ahora, ¿cuál entonces debería ser la motivación detrás de dar, la codicia, el orgullo de ser reconocido, la inseguridad? – No se si mañana lo logre Señor. No, se trata de una respuesta al amor de Dios, se trata de amar a nuestros hermanos siendo generosos, se trata de honrar a nuestro maravilloso Dios buscando su reino primeramente, se trata de invertir en lo celestial con lo material que hoy tenemos, mira cómo lo que dice el Señor en Lucas:

     

    Luc 12:29 »No se inquieten por lo que van a comer o lo que van a beber. No se preocupen por esas cosas. 30 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos en todo el mundo, pero su Padre ya conoce sus necesidades. 31 Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás, y él les dará todo lo que necesiten. 32 »Así que no se preocupe, pequeño rebaño. Pues al Padre le da mucha felicidad entregarles el reino. 33 »Vendan sus posesiones y den a los que pasan necesidad. ¡Eso almacenará tesoros para ustedes en el cielo! Y las bolsas celestiales nunca se ponen viejas ni se agujerean. El tesoro de ustedes estará seguro; ningún ladrón podrá robarlo y ninguna polilla, destruirlo. 34 Donde esté su tesoro, allí estarán también los deseos de su corazón.

     

    Ahora Pablo hace un cambio de dirección en las cámaras, y de mostrarnos la motivación al dar, ahora nos va a mostrar el secreto de guardar nuestras motivaciones al pedir, o al recibir, y tengo mi segundo punto: 

     

    1. Una vida llena de contentamiento es la clave para vivir con tranquilidad en todos los aspectos y quedar protegidos contra la codicia.

    Flp 4:11a No lo digo porque tenga escasez,

    Pablo con toda claridad dice: filipenses, quítense de la mente que les estoy mencionando esto porque me sienta miserable y esté pensando – “¡ya era hora, a ver a qué horas se les ocurre acordarse de mí, ustedes bien cómodos allí en su hermoso roma en miniatura, y yo aquí pudriéndome aprisionado en Roma!” –, no es eso filipenses, no les menciono esto por mi situación –, les dice, – no es porque sienta que me hace falta algo, y les esté recriminando, no.

     

    La palara escasez es la palabra

    Justéresis,

    que significa quedarse corto, penuria, escasez, pobreza, privación, carencia, padecer necesidad.

     

    Y es significativo que Pablo lo mencione porque en prisión no sirven los mejores platos de comida, no tienen tiendas departamentales o de ropa y zapatería, no tienen gym o alberca. Humana y materialmente hablando, Pablo en verdad no estaba en una situación de abundancia, plenitud o comodidad. Pero, ¿por qué Pablo aún en una de las peores situaciones, no se sentía en miseria? Dice Pablo. Y tengo un inciso:

     

    1. El contentamiento se aprende y se debe practicar y entrenar para poder tenerlo.

    Flp 4:11b pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

    Pablo nos da una segunda clave para poder vivir una vida plena en un mundo lleno de pecado, el cual trae todo tipo de incomodidad, dolor, maldad e injusticia. La primera fue tener una esperanza eterna, lo cual como vimos, no se trata de negar nuestra realidad, de cancelarla y decir: “no veo nada de lo que me está pasando, pienso solo en mi hogar”. Y como Dorothy en el mago de Os, cerrar los ojos golpear los talones y decir: “no hay como el hogar, no hay como el hogar”.

     

    Para nada, si bien es necesario para nosotros vivir en dos ciudadanías, como extranjeros, con las maletas hechas, listos para regresar a casa, con los ojos bien puestos en la eternidad, y al mismo tiempo con las manos y pies y todo nuestro cuerpo trabajando en este mundo como siervos fieles que responden al amor y la salvación de Dios, sabiendo que compareceremos delante de Cristo por todo lo que se nos haya confiado, Pablo nos da un segundo elemento,

    el contentamiento, dice  Pablo: “he aprendido a contentarme”

     

    Dos cosas importantez,

    1º Contentamiento, y 2º He aprendido

    , en otras palabras, el contentamiento mis hermanos, es una de las muchas cualidades de carácter cristianas que se aprenden, que necesitan entenderse, practicarse y entrenarse para ser expertos en la materia.

     

    Contentamiento es la palabra griega autárkes

    , significa suficiente en uno mismo, (autos, mismo; arkeo, basto o suficiente, autosuficiente, adecuado al punto de no precisar de ninguna ayuda, contento, basto, autocomplaciente, satisfecho con lo que se tiene. Alguien que está tan saciado y seguro, que no tiene necesidad siquiera de moverse de lugar porque que halla recursos suficientes en sí mismo, de manera que puede manejar cualquier cosa que suceda. Jhon McArthur dice: tener una independencia de cualquier necesidad de ayuda.

     

    Esta palabra griega, se utilizaba en un mal sentido, en el sentido orgulloso y humanista de realizarte como persona al punto de ser auto suficiente y no necesitar nada de nadie, pero es interesante cómo Pablo la escoge para hablar del contentamiento.

     

    Obviamente no es esta enseñanza orgullosa de la autosuficiencia lo que quiere ilustrar, eso sería contrario a la enseñanza de la Biblia, pero, lo que sí quiere ilustrar Pablo en cuanto a esta palabra, es la parte de su significado que habla de estar completo, al punto de no necesitar nada.

     

    Pero, ¿cómo Pablo? ¿Cómo llegar al punto de decir que tenemos todo cuando vivimos en un mundo que basa su filosofía de vida feliz en tener, acumular, soltar lo menos posible y recibir lo más posible? n sistema económico basado en codicia, insatisfacción, ambición, pecados que se elevan al grado de virtud, ser codiciosos, ambicioso, y estar insatisfecho, es algo bueno, ya que no eres un mediocre, y por el contrario, estar contento sea con poco o con mucho es ser un mediocre?

     

    Como lo vimos la semana pasada, vivimos dentro de un sistema económico, en el cual la filosofía de vida está basado en crear necesidades en nosotros y hacer que nosotros vivamos para trabajar y ganar lo suficiente para cubrirlas, aunque son necesidades falsas.

     

    La filosofía humanista y su mercadotecnia nos prometen falsamente: si manejaras este auto, si tuvieras este cuerpo, este cabello, esta cintura, este color de ojos, si vacacionaras aquí o allá, si pertenecieras a tal clase social, etc., serías realmente feliz, serías un hombre, o una mujer de verdad, de respeto, si tan solo tuvieras tal título, tal trabajo, tal premio, estarías dejando un legado.

     

    Si llegas a tener suficiente dinero guardado en el banco, usando aquella marca, viviendo en tal lugar y teniendo suficientes propiedades, disfrutando de cierto nivel de vida, el cual incluye salud, bienestar, lo cual por cierto, se construye con cosas materiales muy caras, y que por lo mismo te cuestan literalmente la vida, sacrificar familia, salud, la existencia y hasta eternidad, al poner a un lado las cosas espirituales, de manera que Satanás, su filosofía, y nuestra naturaleza pecaminosa siempre pretenden mantenernos ocupados y especialmente insatisfechos con sus espejismos.

     

    Nos traen como la burra que hacen caminar poniéndole una zanahoria delante de sus ojos, que nunca alcanza. Nuestra naturaleza pecaminosa y este mundo, están diseñados para hacernos siempre ver el pasto del vecino más verde que el nuestro. Hay una historia que escuché de un hombre que visitó un manicomio… (La ilustración del manicomio y los dos hombres que están ahí por la misma mujer).

     

    Lo he mencionado otras veces, el mundo está dedicado a hacernos vivir pretendiendo satisfacer de cualquier manera y a cualquier costo tres cosas, las cuales contienen todos sus ídolos, a los cuales el mundo adora y por los cuales vive, y que además jamás le sacian. Dice 1 Jn:

     

    1 Jn 2:15-17 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

     

     

     

    Ahora, ¿cómo puedes saber si estás dentro de este grupo? Pregúntate a ti mismo, o contéstate estas preguntas, ¿qué es eso por lo cual estás obsesionado y piensas que necesitas para ser feliz? ¿Cuál es la cosa que sientes que si te dieran ya estarías satisfecho y te sentirías realizado y ya no pedirías más? Alguna cosa material, algún logro, una cónyuge, una novio o novia, legalidad, salud, tuya o la de tus hijos.

     

    Te tengo noticias, si es algo que entra en cualquiera de estos tres rubros, placer físico, deseo insaciable por lo que ves, o el orgullo de logros y posesiones, lo cual créeme, si no es Dios y su reino, sino tú mismo, está detrás de cada deseo egoísta de tu perverso corazón, y lo peor, es que ahí jamás vas a encontrar contentamiento, por más que el mundo y tu carne te lo juren por el osito Bimbo.

     

    Dice Salomón, el rey más próspero, que hubiera podido existir en su vejez en Eclesiastés, al haberse alejado de Dios y haber probado prácticamente todo lo que este mundo pudo ofrecerle, y al mismo tiempo estar hastiado e insatisfecho de esta vida, dijo:

     

    Ecl 1:1-9 Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. 2 Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad. 3 ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 4 Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. 5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. 6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. 7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. 8 Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. 9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.

     

    Pero, mira cómo termina con el libro de Eclesiastés, dice en el capítulo 12:

     

    Ecl 12:13-14 El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. 14 Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

     

    Mis hermanos, necesitamos contentamiento, pero, ¿cómo se obtiene, con qué se come? Mira Pablo, dice: he aprendido,

    mandsáno o manthano

    de la raíz de mathetes o madsetés discípulo; significa aprender, saber, estudiar, averiguar, descubrir, recibir enseñanza o instrucción, llegar a comprender o aprender, implicando un análisis de la información, en otras palabras, entender como resultado de haber aprendido. Aumentar el conocimiento, aprender por investigación o por observación, aprender por uso y práctica, adquirir el hábito de, estar acostumbrado a.

     

    En otras palabras mis hermanos, el contentamiento es algo que necesitamos aprender, ser instruidos en él y practicarlo, ¿de qué manera? Como Pablo, mira dónde Pablo aprendió a estar contento, satisfecho, él dijo:

     

    Flp 4:12a Sé vivir humildemente,

    Este sé, es la palabra

    eido,

    que significa, percibir, reconocer, comprender, informarse, ¿qué ha comprendido o reconocido Pablo en la humildad? El contentamiento, a comprendido que es posible sentirse lleno en la humildad, ha reconocido que es posible estar pleno en medio de la humildad. ¿se acuerdan de las cosas por las que Pablo pasó?

     

    2 Co 11:25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;

     

    Dime si todas estas no son situaciones de humillación, de estrechez, de escasez en todos los aspectos, en otras versiones se traduce: sé vivir en pobreza o casi sin nada. Entonces, Pablo reconoció, comprendió que es posible tener todo este tipo de carencias y aún así vivir con contentamiento.

     

    Por otro lado, ¿Qué nos enseña este mundo al respecto? Que no hay peor situación que la carencia, nos enseña a idolatrar el dinero, a verlo como nuestro Dios, cuando es Dios mismo el que nos sostiene y nos da lo necesario para obtener el dinero que necesitamos, el mundo nos dice que “con dinero baila el perro, y que no es la felicidad, pero cómo se le parece, que cuando la pobreza entra por la puerta, el amor se sale por la ventana, etc.”.

     

    Me humillaron, me hicieron menos, me discriminaron, me dijeron ignorante, “¿seguramente se te salió un ojo verdad, te explotaron los sesos?”. Mis hermanos lo único que nos duele en esos casos es nuestro orgullo, pero como lo tenemos tan grande y tan apapachado, sentimos que la vida se nos va.

     

    Pero, ¿te digo algo? Si eres cristiano, si eres un discípulo de Cristo, cuando te humillan, sabe que te están haciendo un bien porque necesitas morir, y yo no me excluyo, no estoy diciendo que yo ya la hice, no para nada, pero, fue el ejemplo de nuestro Salvador, quien siendo Dios, siendo el único que verdaderamente es alguien, el creador del cielo y la tierra, se humilló hasta donde ya no había más, se dejó humillar, escupir, golpear, por una bola de pecadores, tenemos ejemplo de Cristo, además la Palabra dice:

     

    Sal 119:67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.

    Sal 119:71  Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos.

     

    La misma humillación es un lugar de entrenamiento para el contentamiento, Pablo aprendió a vivir contento, saciado en humildad, y no solo en humildad, dice:

     

     

     

    Flp 4:12b y sé tener abundancia;

    También pude aprender contentamiento en abundancia. Podemos leer que Pablo estuvo por ejemplo con Lidia, vendedora de púrpura, lo cual indica que era una mujer pudiente, quien seguramente le sostuvo por un buen tiempo, también Pablo aún cuando padeció todas estas cosas, llegó el momento en el que era sostenido por las iglesias, por varios años estuvo en Éfeso, en Corinto, lugares donde, seguramente vivió cómodamente, cuidado por sus hermanos en Cristo.

     

    Y dirás: “pues yo creo que sentirse saciado es fácil cuando se tiene todo”. Te voy a decir que hay más peligro en estar saciado que en estar en escasez, por varias cosas, dice en proverbios:

     

    Pro 30:7-9 »Sólo dos cosas te pido, SEÑOR; no me las niegues antes de que muera: 8 Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas sino sólo el pan de cada día. 9 Porque teniendo mucho, podría desconocerte y decir: “¿Y quién es el SEÑOR?” Y teniendo poco, podría llegar a robar y deshonrar así el nombre de mi Dios.

     

    Cuando somos creyentes, aunque no debería ser, pero, sucede, es más difícil que pequemos y nos justifiquemos, pero en abundancia, aún siendo creyentes, es fácil enorgullecernos, y caer en la trampa de la autosuficiencia. Por otro lado, vemos a Pablo diciendo:

     

    Hch 20:33-35  No he codiciado ni la plata ni el oro ni la ropa de nadie. 34 Ustedes mismos saben bien que estas manos se han ocupado de mis propias necesidades y de las de mis compañeros. 35 Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir.” »

     

    Una y otra vez lo hemos dicho, y lo vimos en el texto de Eclesiastés, mientras más tenemos queremos más, mientras más le damos a nuestro corazón perverso y engañoso, más quiere, y en el proceso, más infelices somos, más insatisfechos nos sentimos, y todo se convierte en un desafío a no caer en diferentes tipos de adicciones, a estar compre y compre, a drogas, a sexo, a alcohol, y demás, donde ya nada es suficiente, sencillamente, queremos de todo y queremos más, y más mezquinos nos volvemos.

     

    Pablo aprendió que la abundancia más que ser un privilegio, era una responsabilidad, porque realmente hermanos, al venir a Cristo entendemos que todo le pertenece a él, que desnudos venimos a este mundo, y desnudos nos iremos, pero que con lo que Dios nos ha confiado podemos traerle gloria, y que además Dios nos pedirá cuentas de cada penni, de cada talento, de cada recurso que nos confió, tener contentamiento en la abundancia, es entender que somos simples mayordomos, y un mayordomo sabe que no es dueño de nada, sí, disfruta de manejar los bienes de su amo, porque Pablo mismo dijo: no pondrás bozal al buey que trilla, pero se sabe solo un administrador.

     

    La realidad es que Dios nos bendice de maneras impresionantes y además totalmente inmerecidas, pero, así es él de generoso, alguien con contentamiento en esta área es alguien que si Dios le quita todo, va a seguir siendo el mismo, como dijo Job cuando Dios le quitó todo:

     

    Job 1:20-21 Al llegar a este punto, Job se levantó, se rasgó las vestiduras, se rasuró la cabeza, y luego se dejó caer al suelo en actitud de adoración. 21 Entonces dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo he de partir. El SEÑOR ha dado; el SEÑOR ha quitado. ¡Bendito sea el nombre del SEÑOR!»

     

    Pregúntate eso, ¿qué sucedería si al Señor le placiera quitarte todo, incluso tu salud en este momento? ¿Qué dices? Que ni se atreva, ¿por qué no, él es Dios, le diste tu vida, es suya no? Mis hermanos, hay gente que se suicida cuando pierde el trabajo, o hasta su crédito, ¿por qué? Porque tiene su identidad en su riqueza, ahí está su dios, pero los creyentes tenemos nuestra identidad en Cristo, al igual nuestra que nuestra mayor riqueza debería ser Cristo.

     

    Y de esta manera Pablo aprendió sus lecciones en la abundancia de bienes, Pablo aprendió lo que el Señor dijo: la vida del hombre no consiste en los bienes que posee. Y por eso dice Pablo:

     

    Flp 4:12c en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

    Estoy enseñado, es una palabra clave aquí, es la palabra: muéo, que se traduce como enseñar, instruir, iniciarse en los misterios, conocer un secreto, como dice Pablo, estoy enseñado en otras palabras, he aprendido el secreto.

     

    ¿El secreto de qué? De vivir con contentamiento aún cuando he estado saciado, lo cual se traduce darse un atracón, o lo opuesto, estar hambriento al punto de un esfuerzo punzante, tener recursos económicos abundantes o en exceso, o quedarse sin nada, en pobreza total. Para todas estas cosas Pablo había sido instruido, iniciado en el arte del contentamiento.

     

    Interesante, ¿quién inició a Pablo? ¿Quién lo instruyó? ¿De dónde sacó Pablo el contentamiento? ¿Quién es el maestro del contentamiento? Mi hermano, mi hermana, mira el secreto, mira la clave, mira el maestro:

     

    • La secreto de una vida llena de contentamiento y libre de codicia, es estar satisfecho y fortalecido en Cristo.

    Flp 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

    ¿Conoces este versículo? Es de los más conocidos de toda la Biblia, pero también de los más sacados fuera de su contexto, pero, recuerda, un texto fuera de contexto se convierte en un pretexto. Muchas veces este texto se utiliza como si fueran palabras mágicas de Harry Potter, o mantras de poder, o también hasta se utiliza para decir: Estoy a dieta, y voy a enflacar, porque “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Es decir, puedo hacer cualquier cosa que me proponga, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

     

    Pregunta, ¿es de esto de lo que viene hablando el texto? No. Por eso es tan importante y tan seguro y sano tanto enseñar como aprender la Palabra de Dios en su contexto. Toda ella es verdad, y al mismo tiempo, es lógica, la Palabra de Dios, es de Dios, por lo tanto tiene semántica, tiene lógica, tiene sentido, como lo hemos dicho, en la Palabra de Dios el contexto lo es todo, toda ella es una unidad perfecta.

     

    De manera que Pablo está diciendo: el secreto de mi contentamiento, de estar saciado, basto, sin necesidad de ninguna otra cosa es Cristo. El no perder el control y ser conquistado por el orgullo en la abundancia, el no renegar, y comenzar a creer que tengo un Dios descuidado que se olvidó de mi en la escasez, y me mal cuidó, sino más bien, sin importar ninguna de esas circunstancias sentirme saciado.

     

    Y dice Pablo: todo lo puedo,

    isjúo

    , fuerza, el poder de prevalecer, capacidad, ser válido, eficaz, capaz de producir resultados, ser plenamente capaz.

     

    En otras palabras, si estoy en Cristo, eso me hace tener el poder de vivir contento en cualquier situación, especialmente en las situaciones donde una persona sin Dios, o inmadura, suele perder el estilo de una o de otra manera. Estoy en Cristo, y en Cristo lo puedo lograr, ¿por qué?

     

    Porque Cristo me fortalece:

    endunamóo,

    de donde viene la palabra dunamis, raíz de la palabra dinamita, poder. Es decir, si estás en Cristo, eres capaz, por esa sencilla razón, y porque él te fortalece, te capacita, él se convierte en tu instructor y no solo eso, sino es quien te alimenta, quien te empodera, quien te da fuerza, quien en tu total inutilidad y debilidad su poder se perfecciona.

     

    De manera que como siempre y en toda la Biblia, Cristo es la clave, es el secreto, y esto implica algo mi hermano, mi hermana, que cuando estas en Cristo no estás solo en ninguna circunstancia, y él está lisito para enseñarte, para fortalecerte; en la abundancia estará ahí, cuidándote de la codicia, recordándote que solo eres un administrador de bienes ajenos, claro, disfrutando con libertad, pero, cuidándote del orgullo. Me recuerda al trato de Dios con su pueblo Israel, al cual trajo de la mano como un padre con su hijo, el Señor les dijo:

     

    Deu 8:10-14 Cuando hayas comido hasta quedar satisfecho, asegúrate de alabar al SEÑOR tu Dios por la buena tierra que te ha dado. 11 »Sin embargo, ¡ese es el momento cuando debes tener mucho cuidado! En tu abundancia, ten cuidado de no olvidar al SEÑOR tu Dios al desobedecer los mandatos, las ordenanzas y los decretos que te entrego hoy. 12 Pues cuando te sientas satisfecho y hayas prosperado y edificado casas hermosas donde vivir, 13 cuando haya aumentado mucho el número de tus rebaños y tu ganado, y se haya multiplicado tu plata y tu oro junto con todo lo demás, ¡ten mucho cuidado! 14 No te vuelvas orgulloso en esos días y entonces te olvides del SEÑOR tu Dios, quien te rescató de la esclavitud en la tierra de Egipto. (NTV)

    Un muy buen consejo, nunca olvides que lo que eres y lo que tienes en cualquier circunstancia, es una prueba no de tu súper capacidad, sino de su mucha paciencia, misericordia y gracia, de un Dios generoso que nos bendice sin merecerlo. Aunque digas: yo me quemé las pestañas para ganar mi título, yo me sobé el lomo para comprar mis cositas.

     

    ¿Quién te dio las pestañas y un cerebro funcional para quemarlas? ¿Quién te dio un lomo para sobar, y te permitió que tu lomo no se doblara y dejara de funcionar? Es el Señor, siempre es él, nunca te olvides de agradecerle y de honrarlo, si hay algo que merecíamos es la muerte y condenación, era haber quedado en completa esclavitud y destrucción, y ciertamente, de ahí nos sacó el Señor, y por eso dice:

     

    Deu 8:15-18 No olvides que él te guió por el inmenso y terrible desierto, que estaba lleno de escorpiones y serpientes venenosas, y que era tan árido y caliente. ¡Él te dio agua de la roca! 16 En el desierto, te alimentó con maná, un alimento desconocido para tus antepasados. Lo hizo para humillarte y para ponerte a prueba por tu propio bien. 17 Todo esto lo hizo para que nunca se te ocurriera pensar: “He conseguido toda esta riqueza con mis propias fuerzas y energías”. 18 Acuérdate del SEÑOR tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento.

     

    En Cristo tenemos un instructor y maestro, un nutriólogo espiritual, y además alimento que te fortalece, el pan de vida, y no solo en la abundancia, también en la escasez, en la humillación, él va con nosotros, ¿has oído el salmo 23? Dice:

     

    Sal 23:4 Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú estás a mi lado. Tu vara y tu cayado me protegen y me confortan.

     

    Esto fue lo que Pablo aprendió, y lo que tú y yo necesitamos aprender, él va con nosotros cruzando el valle de sombra de muerte, y quiere enseñarnos algo mi hermano, que aún cuando las circunstancias no cambien tan rápido como quisiéramos, o que definitivamente no cambien, aún cuando todas tus respuestas no son contestadas, el Señor Jesucristo quiere que te des cuenta que él en sí mismo es suficiente, que él en sí mismo es la respuesta a todas tus dudas.

     

    Pablo entendió el secreto de una vida llena de contentamiento, tener a Cristo, conocer a Cristo, andar con Cristo, entender sus caminos, experimentar, comprobar, su buena voluntad perfecta y agradable. Dios está ahí listo para instruirnos, para fortalecernos, pero, qué hay de ti, ¿estás dispuesto a aprender?

     

    En la abundancia, es fácil agarrar monte, enorgullecernos y olvidarnos del Señor. En la escasez, es fácil culpar a Dios y resentirnos con él, por vivir creyendo todas las mentiras de este mundo, por las cuales nos creemos los más miserables, los olvidados de Dios, cuando realmente lo que él quiere es enseñarnos, instruirnos.

     

    Y así como necesitas cambiar tu manera de pensar en la abundancia, lo mismo es cuando estás en escasez, en humillación, y en lugar de estar renegando, de querer brincar del sartén, en el cual el Señor está cocinando una obra maravillosa de gracia en tu vida, en la cual quiere formar su imagen en ti, necesitas aprender a levantar tu rostro y tu corazón, y no para reclamarle, sino para agradecerle, adorarle, y verle caminando contigo, queriendo enseñarte, queriendo decirte, mira, Chuy deja de gritar, deja de patalear, sécate esas lágrimas, y pon atención:

     

    Esto es paciencia, Chuy, y tú estás – Señor, pero y lo había visto en un estudio bíblico, es más hasta lo consulté en el diccionario, y me aprendí la definición, y él te dice: shhh, pero mira, así se siente. Pero Señor es que es muy difícil, shhhh, mira Chuy, esto es perdón, esto es esperanza, esto es fe, esto es amor.

     

    Señor, pero ¿hasta cuando? Chuy mira la cruz, obsérvame sangrando por una humanidad que no lo merece, ¿sabes? En este momento de dolor o de injusticia, podrías tener la oportunidad de identificarte conmigo, y sentir una millonésima de lo que yo sentí en la cruz al amar, al perdonar, al sufrir por los pecados del mundo entero.

     

    Dice Jaieme Foote: “Dios hace sus más maravillosas obras de gracia en lienzos de dolor”. Nos limpia, nos fortalece, camina con nosotros, y eso no es placentero para nuestra humanidad, la cual solo quiere ser saciada, pero, no debes olvidar que Dios está haciendo algo, todo está ayudando para nuestro bien, ¿recuerdas? Den gracias en todo. Me vuelve a recordar la manera en la que Jehová Dios trató con su Pueblo, checa nada más, lo que sucedió en el desierto cuando estaban a punto de cruzar a la tierra prometida:

     

    Deu 8:2-5 Recuerda cómo el SEÑOR tu Dios te guió por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos. 3 Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive sólo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del SEÑOR. 4 En todos esos cuarenta años, la ropa que llevabas puesta no se gastó, y tus pies no se ampollaron ni se hincharon. 9 Ten por cierto que, así como un padre disciplina a su hijo, el SEÑOR tu Dios te disciplina para tu propio bien. (NTV)

     

    El Señor quiere enseñarte que él es tu provisión, que él es suficiente, que te enseñes a ti mismo que las mentiras de este mundo, son eso, mentiras, que por estar tan distraído, tan ocupado en saciar los deseos de tu perverso corazón, te estás perdiendo de lo mejor, por querer manejar un estúpido auto, o vivir en una casa tan grande que para mantenerla tienes que trabajar más y nunca poder disfrutarla, te estás perdiendo de lo mejor, conocer a tu Señor, porque el mundo pasa y sus deseos, pero, el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

     

    Dios quiere que estés seguro, que experimentes, y que digas: no, este mundo está mal, sin dinero, y con Cristo, si baila el perro, hasta se echa y hace todo tipo de gracias. El dinero ni es la felicidad, ni se le parece, toda prosperidad, gozo y bendición, son regalos exclusivos de Dios, para sus amados hijos, de él viene el poder disfrutar de un plato de frijoles en el patio de mi casa, o un manjar en Dubái, con él todo eso da lo mismo, su presencia, su bendición es la única que no añade tristeza con ella.

     

    Que puedas decir, cuando la pobreza entra por la puerta, es hora de prepararme y preparar a mi familia para que convivamos con nuestro rey y comprobemos todo lo que hemos aprendido en la Escritura, y estrechemos lazos con el Señor y entre nosotros de confianza, oraciones, ruegos, peticiones que nos unan en oración y que nos enseñen a depender juntos de nuestro Rey. Sí, dice en Hebreos 12:

     

    Heb 12:11 Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.

     

    Y entiende, si eres un hijo de Dios, él te querrá entrenar, y además tú querrás ser entrenado, aprenderás a tener tu comunión con el Señor, tu tiempo a solas con él como lo más preciado en tu vida, unos versos más atrás dice que al contrario, si sientes que todo está de lo lindo en tu vida sin Dios, es porque tal vez seas un bastardo y no un hijo, al hijo se le instruye, se le disciplina, no así al que no tiene ninguna relación con Cristo. Mira otro texto en Isaías 57:

     

    Isa 57:15 Porque lo dice el excelso y sublime, el que vive para siempre, cuyo nombre es santo: «Yo habito en un lugar santo y sublime, pero también con el contrito y humilde de espíritu, para reanimar el espíritu de los humildes y alentar el corazón de los quebrantados.

     

    En otras palabras, Dios te dice: en situaciones adversas, ponte cómodo, te tengo un sillón para ti y para mí, ahí es donde quiero convivir contigo, ahí es donde puedo instruirte. ¿Y sabes cómo lucen las paredes de ese cuarto de quebranto? No están bien pintaditas y te voy a decir porqué:

     

    El cuarto del quebranto es un lugar donde las paredes siempre están rasguñadas porque todo mundo quiere salirse lo más pronto posible, arañando las paredes, pero, justo en ese cuarto es donde el Señor quiere convivir contigo, y la primer lección que Dios quiere que aprendas es que en lugar de estar arañando las paredes, te des cuenta que el Señor te invita a tomar a sentarte en el sillón con él.

     

    En primer lugar a aprender quién eres realmente tú, porque los tiempos difíciles sacan lo peor de nosotros, y quién es él, Dios quiere que aprendas, como ya lo mencioné, paciencia, misericordia, esperanza, fe, confianza, dependencia. Para que como ya lo dijimos, aprendas contentamiento en cualquier circunstancia, y logres tener esa independencia de cualquier falsa necesidad de este mundo y tu naturaleza pecaminosa, al punto de decir como Pablo: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

     

    Ayer estábamos en un día de campo, y mi perrito es un chihuahua muy chiquito, y había una hermosa perrita yorky de Heidy, la perrita quería acercársele para olerlo, y él se volvía loco del susto, y quería huir lo más lejos posible, y peleaba, y le pegaba con sus patitas, y la quería morder, yo lo trataba de controlar, lo sostenía con mi mano para que ella lo oliera, y se hicieran amigos, pero, él no lo soportaba, no se podía controlar, se enloquecía. Y yo pensaba en mi interior: Oliver, es una hermosa perrita, sería una linda amiga, te conviene dejarte oler, y ¿qué crees? Jamás se dejó, sencillamente no me dejó instruirlo, y enseñarle lo que es tener una hermosa perrita como amiga, le convenía, pero se resistió y prefirió quedarse solo.

     

    Así estamos nosotros con Dios, no entendemos, enloquecemos y comenzamos a tirar la toalla y la vajilla entera, cuando en realidad son preciosas oportunidades donde podríamos crecer, y sobretodo conocer más profundamente a nuestro Señor y Salvador. Y no te habla alguien experto, porque como todos yo también batallo y estoy aprendiendo, pero sí te habla alguien que al menos ha tratado y ha ganado algunas batallas, y créeme, conocerás mejor a Dios en esas situaciones que ni en el mejor servicio de adoración, que ni en el más impresionante concierto cristiano, o incluso en el seminario o instituto bíblico de mayor prestigio.

     

    Cristo quiere como Pablo que aprendas a decir con sinceridad: mira de lo que pudiera obtener en este mundo, y lo que me ofrece, no necesito nada, en Cristo me siento lleno, satisfecho, creo que tengo suficiente, si el Señor me quitara todo lo que tengo materialmente hablando, no me quitaría nada si lo tengo a él, he sido entrenado, instruido, y yo ya tengo el secreto de la vida.

     

    Mis hermanos, los creyentes necesitamos dejar de hablar en términos de tener o no tener, y aprender a medir no en función a cuánto tenemos o no tenemos, sino a quién tenemos y con quién estamos. En otras palabras, necesitas analizar tu sistema de valores, ponerlo bajo la lupa de la Escritura, y dejar que ella te enseñe. Ya no se debe tratar de si tienes o no tienes algo material, sino de si has aprendido a practicar el contentamiento, si has aprendido a estar satisfecho a pesar de cualquier circunstancia.

     

    Mis hermanos, la clave de una vida plena no está en lo que se tiene o no, en lo que se acumula o no, sino en tener contentamiento, Pablo también le escribió a Timoteo una muy buena enseñanza acerca del contentamiento. Deberías escribir este texto, ponerlo en tu refri, en el auto, en tu celular y memorizártelo, dice:

     

    1 Ti 6:6  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;

    La verdadera ganancia para un creyente es esta: La piedad, tomar en cuenta a Dios, aprender temor limpio de Dios, respeto, reverencia, y a la misma vez confianza al conocer su amor y su fidelidad,  aprender que él es tu ayudador, él es todo lo que necesitas, y que si no lo crees así, es porque todavía no le has conocido como deberías. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 6:7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

    Llegaste a este mundo con las manos cerradas, te vas a ir con las manos extendidas, no importa si te entierran con tu reloj de oro o con tu auto último modelo, no vas a tener ojos para ver, ni creo que puedas manejar ni como espíritu chocarrero. Ponlo en tu corazón: llegaste sin nada, y no importa lo que hallas acumulado, no te vas a llevar nada. Puedes invertirlo para lo celestial, eso lo veremos la siguiente semana, pero, si nunca pensaste en lo eterno, todo se va a quedar aquí, dice Salomón:

     

    Ecl 2:18-21 Llegué a odiar todo el trabajo que hice en este mundo porque tengo que dejarles a otros lo que yo he ganado. 19 ¿Y quién sabrá si mis sucesores serán sabios o necios? Sin embargo, ellos se van a apoderar de todo lo que yo he adquirido bajo el sol a través de mi destreza y esfuerzo. ¡Qué absurdo! 20 Así que, desilusionado, me di por vencido y cuestioné el valor de todo mi duro trabajo en este mundo. 21 Algunas personas trabajan con sabiduría, conocimiento y destreza, pero luego tienen que dejarle el fruto de su labor a alguien que no ha trabajado para conseguirlo. Eso tampoco tiene sentido, es una gran tragedia.

     

    Ecl 2:22-25 Entonces, ¿qué gana la gente con tanto esfuerzo y preocupación en esta vida? 23 Sus días de trabajo están llenos de dolor y angustia, ni siquiera de noche pueden descansar la mente. Nada tiene sentido. 24 Entonces llegué a la conclusión de que no hay nada mejor que disfrutar de la comida y la bebida, y encontrar satisfacción en el trabajo. Luego me di cuenta de que esos placeres provienen de la mano de Dios. 25 Pues, ¿quién puede comer o disfrutar de algo separado de él?

    Sin nada llegamos, sin nada nos iremos, y ciertamente a quien le dejes el dinero, no va a estar pensando como tú en tu esfuerzo, y dedicación, sencillamente no va a ser, y como dijo el Señor, ¿y lo que has provisto de quién será? Como siempre digo: de tu yerno. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 6:8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

    Sustento, lo básico que necesitas para vivir hablando de comida, y abrigo, incluyendo tu ropa, tu casa, tus utilidades. En este mundo, eso debería ser suficiente, basto para ti. ¿Sabías que hay muchos en el mundo que no tienen ni estas dos cosas? Sustento y abrigo, no todos nuestros rollos por los que nos endeudamos y apretamos nuestras familias y descuidamos al Señor. Y dice:

     

    1 Ti 6:9-10 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

    Mira nada nada más, checa primero: Pablo no está diciendo que el dinero sea malo, el dinero es neutral, ahí está Job, un hombre muy rico, ahí está Abraham, un hombre muy rico, ahí está José, el segundo en la nación más poderosa de su tiempo. No, todo le pertenece a Dios, Dios no está jamás en bancarota.

     

    El problema está en lo que dice: es el amor al dinero, la raíz de todas estas cosas está en tener al dinero como tu dios, en amarlo más que al Señor, lo cual incluye confiar en él más que en el Señor, el Señor dijo: no puedes amar a Dios y a las riquezas porque amarás a uno y aborrecerás al otro. Piénsalo, cada vez que dices: ¡Señor, no puedo darte tiempo, estoy muy ocupado, tú entiendes Señor, de dónde voy a sacar para mis gastos! Perdón, ¿en quién estás confiando, quién es tu ayudador?

     

    Ese es solo un ejemplo, pero mira todas las consecuencias y desventajas de amar al dinero y no amar y confiar en Dios y en sus promesas: tentación, lazo o trampas, codicias que te dañarán, lo cual incluye todo tipo de pecado de glotonería y lujuria. Lejos de levantarte y salir adelante, te hundirá, te destruirá, te perderá, lo cual incluye el que tus riquezas, o tu sueldo caiga en una bolsa desfondada donde no sabes ni dónde quedó, y no solo eso, una vida desperdiciada, talentos, recursos, todo tirado a la basura.

     

    Y checa lo peor de todo: extraviarte de la fe y pretendiendo ganar comodidad y seguridad, con lo único que te quedas es con ser traspasado, es decir como un cuchillo filoso agujereándote todo el cuerpo, eso es mucho dolor.

     

    Mi hermano, mi hermana, no te conviene ser un codicioso y no procurar aprender, entrenarte en el contentamiento. Recuerda la máxima: Si Cristo no te hace feliz, nada, jamás ni en este mundo ni en ninguno, te hará feliz. Por eso es que el Señor dijo:

     

    Mat 6:31-33 »Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. 32 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. 33 Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

     

    Mis hermanos, necesitamos estar dispuestos a ser instruidos por el Señor, en su Palabra, en la oración, poniendo en práctica todo lo que escuchamos, si jamás nos ocupamos en buscar el reino de Dios por encima de todo lo demás, y si solo vivimos para pretender satisfacer los deseos de nuestro perverso corazón, orgullo, codicia, placer, y jamás nos detenemos a pensar en lo que dice la Escritura, si en ningún momento le decimos a nuestro perverso corazón, basta, si no le decimos al mundo y sus mentiras: lo que me dices es una falsedad, porque nunca me has cumplido, jamás aprenderemos contentamiento.

     

    Escuchaba que esa es un muy buen ejercicio, si estás escuchando en la tele un comercial que te dice: “obtén cuanto antes este producto el cual te dará la felicidad completa”, en ese momento párate del sillón y di: “no es cierto, es una mentira, he vivido sin eso por los últimos 40 años de mi vida y podré seguir viviendo sin eso. Claro, si estás en público no lo hagas, van a decir: “este loco que se pelea con la tele”.

     

    Pero, comienza analizando todas las propuestas engañosas cuando las escuches, por supuesto, teniendo la Palabra en tu mente y corazón, el Espíritu Santo dándote sabiduría para discernir, ya lo vimos analiza tus pensamientos, ponlos bajo la lupa de la Escritura, y con toda la lógica de la verdad, oponte a tales argumentos.

     

    Practica, déjate instruir, deja de resistir al Señor y a su verdad, aprende a estar satisfecho y satisfecha en él. Me encanta lo que después Pablo le dijo a Timoteo, su amado hijo en la fe, el cual era un joven, esto sería ciertamente entrenarte no solo para el contentamiento, sino también para la piedad, y con eso cierro, él le dijo:

     

    1 Ti 6:10-12 Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal. Y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas. 11 Pero tú, Timoteo, eres un hombre de Dios; así que huye de todas esas maldades. Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad. 12 Pelea la buena batalla por la fe verdadera. Aférrate a la vida eterna a la que Dios te llamó y que confesaste tan bien delante de muchos testigos.

     

    1 Ti 7:13-16 Te encargo delante de Dios, quien da vida a todos, y delante de Cristo Jesús, quien dio un buen testimonio frente a Poncio Pilato, 14 que obedezcas este mandamiento sin vacilar. Entonces nadie podrá encontrar ninguna falta en ti desde ahora y hasta que nuestro Señor Jesucristo regrese. 15 Pues, en el momento preciso, Cristo será revelado desde el cielo por el bendito y único Dios todopoderoso, el Rey de todos los reyes y el Señor de todos los señores. 16 Él es el único que nunca muere y vive en medio de una luz tan brillante que ningún ser humano puede acercarse a él. Ningún ojo humano jamás lo ha visto y nunca lo hará. ¡Que a él sea todo el honor y el poder para siempre! Amén.

     

    ¿Qué te parece? ¿Qué tan adornada se ve tu fe? ¿Estás listo para ser entrenado en el arte del contentamiento? Si no estás en Cristo, sé que esto ni te interesa, pero, hoy podrías hacer la decisión y convertirte en su hijo, y comenzar a tratar con Dios, de padre a hijo, no de extraño y enemigo. Es tu decisión. Vamos a orar.

  • Apr 17, 2016Filipenses 4: 8-9 “Las responsabilidades de un creyente ante Dios” – Parte 3-
    Apr 17, 2016
    Filipenses 4: 8-9 “Las responsabilidades de un creyente ante Dios” – Parte 3-
    Series: Filipenses

    LAS RESPONSABILIDADES DE UN CREYENTE DELANTE DE DIOS

    3ª PARTE

    Filipenses 4:8-9

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo, era conocida como una roma en miniatura.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos. También podríamos decir que es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu.

     

    Es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes al verle padeciendo en cadenas necesitan un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo.

     

    Recapitulación.

     

    Seguimos viendo cómo en este último capítulo Pablo está condensando el mensaje de toda la carta, Pablo ha venido hablando del gozo, a pesar de sus prisiones, por tener una perspectiva eterna, una esperanza eterna. Nos enseña cómo esto tendrá un impacto directo en nuestra manera de vivir, en nuestra conducta, decisiones, y por supuesto estado de ánimo.

     

    Pablo nos enseña cómo podemos ver cada circunstancia de nuestras vidas como una oportunidad de servicio a Cristo y a nuestros hermanos. En toda esta carta nos ha exhortado a tener una misma mente, un mismo sentir, el sentir de Cristo, y realmente nos da la base firme para la unidad, para la expresión del verdadero amor, sacrificio y servicio, nos dice:

     

    Flp 2:3-5 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. 4 Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

     

    Nos llama a cuidarnos del orgullo religioso, guardarnos del peligro de la religiosidad, de falsos obreros, quienes son robadores del gozo, al poner la carga de nuestra salvación y relación con Dios sobre nosotros, y no sobre la obra consumada de Cristo, nos enseña con su ejemplo como él mismo tuvo su vida, sus logros, sus obras de justicia como pérdida por dos cosas importantísimas:

     

    Flp 3:8-9 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo 9 y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo. Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe.

     

    Pablo nos deja claro que por más grandes que pudieran ser nuestros logros religiosos, frente a la obra perfecta de Cristo, nuestras mejores y más dedicadas justicias, no son sino trapos sucios, pretender justificarnos delante de Dios con nuestra propia justicia es un insulto para el que consumó a la perfección nuestra redención, por lo tanto, nos deja claro que el único camino para agradar a Dios es a través de la fe en Cristo.

     

    También nos recordó la maravillosa realidad de nuestra resurrección, como estamos en una carrera que tiene una meta eterna, aquí solo estamos de paso, somos extranjeros y peregrinos, vivimos en una tierra que no es nuestro hogar, somos ciudadanos de un reino que está por venir, el reino de nuestro Señor Jesucristo. Por lo mismo nos llama a buscar las cosas de arriba, no las terrenales, dejen de vivir para satisfacer sus pasiones y vivan para conocer y seguir lo que Dios demanda, ahí está la verdadera vida plena.

     

    Este último capítulo es la parte práctica de esta carta, Pablo nos da la clave de cómo llevar a cabo un mismo sentir, de cómo ser gobernados por un gozo constante.

     

    1º Pablo ya nos dijo: manténganse firmes, perseverando en todas estas cosas en Cristo porque somos suyos y separados de él nada podemos hacer. 2º Es responsabilidad de cada creyente procurar,  promover la mente de Cristo, individualmente y ayudando a sus hermanos a lograrlo.

     

    3º Es un mandato estar siempre gozosos, no es una sugerencia, Cristo nos ha dado preciosas y grandísimas promesas para mantenernos llenos de gozo, en cualquier circunstancia. 4º  El Señor viene pronto, nos está viendo y está cerca de nosotros, por lo tanto nuestra amabilidad, disposición para lo bueno, debe ser evidente en un mundo en tinieblas.

     

    Nos manda a no estar afanados por nada, a tener una vida de oración honesta y real, para así procurar la paz de Dios la cual no es una opción, sino una necesidad indispensable para una vida espiritual sana.

     

    El día de hoy Pablo nos dará un último mandatos que cierra esta carta, los cuales complementan a la perfección los anteriores, y nos darán la base de una vida llena de gozo y relaciones interpersonales en unidad.  Pablo nos va a hablar de la importancia de tener una manera correcta de pensar,

     

    ¿Qué tan importante es esto? Mucho, en primer lugar, el creyente muestra que su fe es genuina cuando piensa de una manera correcta, de acuerdo a la verdad de Dios y no a los estándares de este mundo, y no solo eso, sino que vive de acuerdo a ellos. En estos dos versículos, cinco veces Pablo repite la palabra todo, y me encanta porque la Palabra de Dios habla en absolutos, porque tenemos un Dios absoluto, en él no hay relatividad, él, su Palabra es el principio y fin de toda controversia, si es que la hay. Pablo nos está dando 8 categorías de cómo pensar y en el versículo 9 nos dice la importancia de ponerlas en práctica.

     

    Hay una realidad, de una manera u otra todos nos mantenemos pensando, algunas personas piensan mucho, otras poco, pero, ¿en qué consisten nuestros pensamientos? ¿Qué consecuencias tiene el estar pensando equivocadamente? ¿Qué beneficios tiene el disciplinar nuestros pensamientos para vivir una vida llena de paz y gozo?

     

    Bueno, hoy veremos la manera de pensar sana y correctamente, lo cual nos llevará a vivir de la misma manera, y vamos a comenzar con la última parte de este versículo y después analizaremos cada una de estas características. demos lectura. Y mi primer punto es: 

     

    1. Necesito tomar control de mis pensamientos.

    Flp 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

    Pablo dice: piensen en esto, otras traducciones dicen: mediten en esto. En primer lugar, Pablo nos está diciendo: “hey hermanos, pongan atención a lo que escuchan, abran sus ojos a la cosmovisión de lo que los rodea.

     

    Algo están escuchando, a algo le están poniendo atención y eso que están escuchando es lo que va a marcar su conducta, decisiones y demás. ¿Qué cosas son aquellas que piensas durante el día? ¿Qué gobierna tu manera de pensar desde que te levantas hasta que pones tu cabeza una vez más en la almohada?

     

    Entonces, en primer lugar, debes saber que tienes la capacidad de enfocarte, de elegir qué escuchar y en qué pensar, y es muy importante que el día de hoy salgamos con esta convicción, porque lo que escuchas, a lo que le pones atención es lo que le va a dar forma a tu vida, a tu comportamiento. En otras palabras, nosotros tenemos la responsabilidad de programar nuestro disco duro, funcionamos como una computadora, la cual correrá con los programas que le instales.

     

    Por eso la Biblia hace este énfasis en todo momento en dos cosas que siempre van juntas: saber para poder poner por obra. El Señor nunca nos manda a la guerra sin fusil, siempre nos equipa para llevar a cabo su voluntad, al igual que no sirve de nada tener información si no la aplicamos.

     

    Pablo mismo en todas sus cartas, da una impresionante información, define doctrina, teología, pero, siempre termina con aplicación, cómo aterrizo esto en mi vida diaria para que sea una bendición. El mismo Señor así lo enseñó, por ejemplo, todo el tiempo enseñando acerca de la importancia de la humildad, de hecho, como siempre, todavía la misma noche antes de ser arrestado para ir a la cruz, sus discípulos estaban peleando por quién sería el mayor en el reino, y no era la primera vez.

     

    Pero esta vez sin decir Palabra, el Señor se quita el manto y les lava los pies, haciendo el trabajo de más baja categoría, el que a ninguno de ellos se rebajó a hacer, poco después les dice:

     

    Jua 13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

     

    Mis hermanos, hay una relación directa entre lo que sabemos, lo que pensamos, lo que hay en nuestra cabeza y en lo que hacemos en nuestras vidas; debes saber que cada día estás programando tu mente para pensar correcta o incorrectamente y después actuar de acuerdo a eso. Alguien dijo: buenos pensamientos producen buen fruto, malos pensamientos producen mal fruto, y cada hombre es su propio jardinero, es nuestra responsabilidad, ¿cómo funciona esto? Dice el texto:

     

    En esto pensad.

     

    Esta es la palabra griega logízomai, de logos, de donde viene nuestra palabra lógico, piensa lógicamente, y significa entre otras cosas: hacer inventario; estimar algo, tener por cierto, tener en mente, llegar a una conclusión, considerar, contar, tomar en cuenta, discutir, disponer, evaluar, clasificar, razonar sobre, y luego deliberar. Mantener un registro mental, sostener un punto de vista, tener una opinión.

     

    Es interesante que también se utiliza y se traduce como guardar rencor, inculpar, atribuir, ¿por qué? Porque sí o no, el que está pensando en estas cosas, le da y le vuelve a dar vueltas al asunto y en su mente hasta hace un juicio, y declara culpable y castiga, y lo hace una y otra vez.

     

    De manera que es este pensamiento lógico, filoso, casi obsesivo de estar pensando en algo, una mente fija en cierto pensamiento que nos lleva a una conclusión, y a una convicción. Mis hermanos, Dios nos llama a pensar lógicamente y a meditar, en su verdad, este rollo de la fe ciega, no es un concepto cristiano, Dios no te llama a apagar tu cerebro, sino a utilizarlo al máximo.

     

    Meditar significa repasar una y otra vez, como la vaca que rumea su pasto y lo muele hasta sacar el máximo de sus nutrientes, así el Señor nos llama a meditar su verdad, hasta entenderla. Por eso la Biblia nos dice en Romanos 12 que Dios recibe una adoración lógica, con entendimiento, no una devoción ciega, que más bien parece un culto pagano. Dios me llama a poner atención a mi manera de pensar.

     

    La idea es pensar lógicamente de manera que mis acciones estén basadas en una cuidadosa consideración de principios y verdades. Dice en proverbios 23:7:

     

    Pro 23:7a Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

     

    Lo hemos enseñado otras veces, la guerra espiritual no se pelea y se gana con gritos y declaraciones que hacen que la oscuridad retroceda, jamás vemos a Cristo reprendiendo demonios para espantar la oscuridad y después poder enseñar, no, más bien lo vemos siempre enseñando, trayendo la luz de la Escritura, y esta de por sí aleja las tinieblas.

     

    La batalla espiritual, es una batalla interna, de pensamientos, argumentos, entre la mentira y la verdad qué decidimos creer y por cuál decidimos vivir. Pero, no solo esto, debes saber que también el mundo y su filosofía mundana diseñada por Satanás está ahí lista para moldear nuestros pensamientos.

     

    En otras palabras, si tu no procuras cuidar la manera en la que piensas, si tú no decides que es lo que va a entretener y a moldear tu pensamiento, hay un mundo anti Dios que está lista para moldear tus pensamientos por ti, para pensar por ti.

     

    Hay mercadotecnia diseñada para decirte cómo debes pensar, compositores de canciones que te dirán exactamente como debes pensar, estrellas de Hollywood, películas que te enseñarán cómo pensar, telenovelas, libros y demás. Es más, ¿sabías que a lo largo de un día puedes ver hasta 1500 anuncios? Sea en tv, en la calle, en la radio, tu celular.

     

    Y además ¿sabías qué cada uno de esos anuncios está diseñado por un grupo de gente que se especializa en estudiar la manera en la que pensamos? Como pensamos tú y yo y el resto de la población, y su objetivo es controlar tus acciones, y por supuesto tu cartera, al controlar tus decisiones haciéndote desear tal o cual marca, tal o cual cosa.

     

    Y ¿Sabes cuál es su primer blanco? Llegar a tus pensamientos, influenciarlos, con imágenes, con alguna idea, con un hermoso paquete, con un logotipo, diseñado “para hombres de verdad”, “solo los guapos, exitosos, las mujeres independientes y triunfadoras, usan esto, y necesitan esto, y puede ser tuyo”.

     

    Todos estos anuncios en películas, espectaculares en la calle, etc., están diseñados para llegar a tus pensamientos y moverte a que reevalúes tus valores, tus conceptos, con respecto a ti mismo, a Dios, a la sexualidad, etc. Todo diseñado para tomar control de tu manera de pensar, la cual dará a luz una manera de vivir a través de tus decisiones.

     

    Por eso es que la Palabra nos llama a utilizar nuestro pensamiento, nuestro entendimiento, los cristianos necesitamos aprender a ser buenos pensadores, es más, los mejores pensadores que existan. ¡Arrebatarle al mundo tus pensamientos, tus convicciones, y subordínalos a la verdad. Por eso este rollo de, “tú solo déjate llevar por el fluir”, está mal, este cristianismo de, “solo siéntelo, no pienses, deja fluir el Espíritu, todo ese de teología y doctrinas apaga el Espíritu”.

     

    Lo que es más enseñan a la gente a dejar su cerebro en la entrada de la iglesia y solo tener un gran momento de todo tipo de emociones, y literalmente enseñan a ver mal el hecho de pensar, cuando el Señor mismo dijo en su primer mandamiento:

     

    Mar 12:30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

     

    Mis amados hermanos, el Señor nos llama a poner toda nuestra atención a lo que pensamos. Y por si fuera poco, también el mundo incrédulo anda como autómata, siendo impulsado, movido como títere por el príncipe de este mundo, es lo que dice Efesios 2:

     

    Efe 2:1-3 Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. 2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. 3 Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás. (NTV)

     

    Claro que Satanás usa la soberbia, junto con su filosofía, y nos hace creer que somos muy originales, que somos libres, dueños de nuestras vidas, que hacemos lo que nos da la gana y que nadie nos dice nada, pero, la realidad es que nosotros antes de creer, y el mundo incrédulo hoy está bajo la esclavitud de Satanás, de sus pasiones y deseos, arrastrados por sus cadenas, empujados por su látigo, ¿quieres ver una prueba? Mira la miseria, la violencia, la falta de paz, la conducta auto destructiva de la gente que no conoce a Dios.

     

    En ti y en mí, hay un conjunto de convicciones y decisiones que definen tu estilo de vida, lo que eres, lo que te hacen ser tú. Hay una manera de pensar la cual te mueve, y solo hay de dos sopas: o es la verdad de Dios, o es Satanás, tu naturaleza pecaminosa y el mundo, y lo que muestra cuál de estas dos cosas es la que te controla, es el fruto en tu vida, mira el mundo como está, lo que es más, mira tu vida, ¿es un desastre, o hay restauración? No debemos engañarnos.

     

    Por eso nosotros estamos llamados a constantemente estar cuidando nuestros pensamientos, a poner atención a nuestro alrededor, lo que escuchamos, lo que vemos, lo que hablamos, todo eso nos da un indicio de dónde andamos, Pedro dijo en su segunda carta:

     

    2 Pe 3:17-18 Queridos amigos, los estoy previniendo con tiempo. Manténganse en guardia para no ser arrastrados por los errores de esa gente perversa y perder la base firme que tienen. 18 En cambio, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea toda la gloria ahora y para siempre! Amén.

     

    Las dos cosas juntas. El Señor mismo lo dijo:

     

    Mat 11:29-30 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.»

     

    ¿Te das cuenta? La conducta cristiana es una habilidad aprendida, y para aprender necesitas poner toda tu mente y corazón, enseñarte a ti mismo a aprender de Cristo, quien está listo también para enseñarnos y fortalecernos. Oseas 4 dice:

     

    Ose 4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

     

    La Palabra de Dios nos llama una y otra vez a conocer al Señor, claro, no solo llenar nuestra mente de información, pero, de entender a nuestro Señor, recibir su Palabra, creerla, ¿se acuerdan en la parábola del sembrador, cuál semilla es la que da fruto? Te lo voy a recordar, mira:

     

    Mat 13:19-23 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. 20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. 22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

     

    Dice Mateo, el que da fruto, la escucha y la entiende, suníemi en griego, que significa, comprender mentalmente y quedar percatado, convencido plenamente de algo. Y mira lo que los evangelios sinópticos añaden de la buena tierra algo más:

     

    Mar 4:20 Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

    Y recibir significa aceptarla, admitirla con aprobación, deleitarse en ella, acogerla, reconocerla plenamente. Y no solo eso, mira lo que dice Lucas:

     

    Luc 8:15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

    Lucas menciona un corazón preparado, dispuesto para recibir la verdad de Dios, y la retiene, katéjo en griego, significa sujetar, ocuparse en, poseer, retener, enfilarse hacia, mantener firme, apoderarse, detener, sostener o sujetar firmemente, no dejar ir. Y dice, dan fruto y perseveran, es decir, con alegría a pesar de dificultades.

     

    Y para todas estas cosas se requiere una mente disciplinada que se enfoca, mira el resto de las tierras, una escucha, pero no dispone su corazón, no le da importancia, la otra escucha, pero está tan centrado en sí mismo, que solo quiere su milagro y salir al paso de su problema, el otro escucha, pero ama más su vida, sus ídolos, su comodidad, le cree más a las promesas de un mundo infiel y mentiroso, que le promete falsamente ser saciado en los deseos de su codicia, sus pasiones, su hambre de éxito, que a la verdad de Dios.

     

    Pero, el que da fruto, es el que dispone su mente y corazón con un corazón dispuesto, sincero, y la comprende, y queda convencido a plenitud de que es la verdad, la aprueba, se deleita en ella, la reconoce, la acoge, y por si fuera poco, se aferra a ella, no la deja ir, se apodera de ella como su más grande tesoro, como su roca firme, como su escudo, su alimento, etc., y  llega a decir como David y como el salmista:

     

    Sal 119:103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.

    Sal 119:129 Maravillosos son tus testimonios; Por tanto, los ha guardado mi alma.

    Sal 119:131  Mi boca abrí y suspiré, Porque deseaba tus mandamientos.

    Sal 119:140 Sumamente pura es tu palabra, Y la ama tu siervo.

    Sal 119:174  He deseado tu salvación, oh Jehová, Y tu ley es mi delicia.

    Sal 119:43 No arrebates de mí tu palabra de verdad, pues tus ordenanzas son mi única esperanza. (NTV)

    Sal 119:49-50 Recuerda la promesa que me hiciste; es mi única esperanza. 50 Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades.

     

    Por lo mismo la Escritura una y otra vez nos invita a renovar nuestro entendimiento, ¿se acuerdan? Romanos 12:1 y Efesios 4?

     

    Rom 12:2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

    Efe 4:17-23 Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos. 18 Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él. 19 Han perdido la vergüenza. Viven para los placeres sensuales y practican con gusto toda clase de impureza. 20 Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo. 21 Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, 22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 Y, en cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. 24 Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.

     

    Mis hermanos nos urge poner manos a la obra y comenzar a cuidar nuestros pensamientos. Los psicólogos han medido que cada día pensamos en promedio unos 10 mil pensamientos, 3.5 millones de pensamientos en un año pasan por tu cerebro, imagínate, eso es mucho pensar, nunca dejas de pensar.

     

    Pero la pregunta es, ¿en qué piensas? ¿En qué gastas las horas, los días, los meses y los años pensando? ¿Qué ideas alimentas y mantienes frescas? ¿Qué pensamientos entretienes y como tortillas los volteas una y otra vez, y los mueves de ángulo y de lugar? Mira lo que dice la Escritura con respecto a lo que deberías estar haciendo con cada pensamiento de estos 3.5 millones:

     

    2 Co 10:3-5 Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. 4 Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo.

     

    Este último versículo me gusta más como lo traduce la RV60:

     

    2 Co 10:5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

     

    Me encanta la palabra “llevar cautivo”, significa eso, apresar, tomar como prisionero, subyugar, llevar bajo control. Dios nos llama a no dejar suelto ninguno de esos 10 mil pensamientos diarios, porque si no los cuidas, uno solo de esos pensamientos te puede arrastrar al lugar donde no querías estar, y terminas pecando, en pensamiento y pueda ser que hasta en obra.

     

    Por ejemplo, pudiera ser que ya tienes controlado tu dolor por alguna herida que alguien te hizo, dejas volar un pensamiento al pasado, y esa herida se vuelve a abrir, y cuando menos acuerdas ya estás maldiciendo a la persona, pecas y ya tienes que arrepentirte una vez más, y volver a batallar para pedirle al Señor que te regale perdón por esa persona, pierdes tu gozo, tu comunión con Dios y demás.

     

    Cuidado mis hermanos, tener pensamientos, ideas que anden libres por nuestra mente no es sano, y eso solo hablando del rencor, pero, ¿qué me dices de la lujuria? ¿Qué me dices de adicciones? ¿Qué me dices de fobias, miedo, total ansiedad que desembocan en ataques de terror, de depresión, de angustia? ¿Dónde comienza todo? En un pensamiento que no cautivaste y no llevaste cautivo a la obediencia a Cristo, que no equiparaste con la verdad, las promesas de Dios. Porque no lo olvides hermano, un pensamiento te lleva a una idea, una idea a una convicción, una convicción a una actitud, una actitud a una conducta, en pocas palabras, lo que pienses va a determinar lo que hagas.

     

    Por eso esto nos lleva a otro punto, es tan importante cuidar no solo lo que pensamos, como lo que alimenta nuestros pensamientos, ¿se acuerdan? Tenemos dos puertas: lo que oímos y lo que vemos. Un ejercicio: Divide el número de horas al día y haz un porcentaje de lo que escuchas y lo que ves, solo vez noticias amarillistas, no estoy diciendo que sea malo que estés informado, es importante, pero, de ahí pretendes tomar buenas noticias para tu vida, pobrecito de ti.

     

    ¿Qué me dices de programas llenos de sensualidad, de doble sentido, de mujeres y hombres semidesnudos? ¿Qué me dices de todas esas comedias llenas de pensamientos humanistas, de feminismo, machismo, homosexualismo, libertinaje, chisme, odio, rencor, venganza? ¿Qué me dices de música llena de sensualidad, de violencia, de la soberbia de la reina del sur, y el chapo, o yo soy el rey de las gangas, etc.?

     

    Imagínate, todo tipo de porquería no solo circulando en tu mente, sino programando tu manera de pensar, además de los comerciales de los cuales ya hablamos, que constantemente te están diciendo la poca cosa que eres por no usar tal o cual marca, o tal o cual celular, o tal o cual auto, o lo infeliz y lo aburrido que eres por no beber tal o cual cerveza, o lo poco hombre que te ves por no fumar tal o cual marca de cigarros.

     

    Sin contar con pensamientos del pasado que te atormentan, cosas que te hicieron, o que hiciste, que te llenan de culpa, o de resentimiento, pensamientos de un futuro incierto que te llenan de ansiedad, temor, y la Palabra de Dios, bien gracias.

     

    Yo no se si seas de los que tienen la televisión prendida día y noche, y una en cada habitación, o ahora todo tipo de electrónicos, pobre de ti, los electrónicos no hacen discriminación, ellos solo vomitan todo tipo de cosas, nunca callan y siempre tienen una historia, una pseudo verdad, una propuesta de vida para vivir, lista para programar tu vida.

     

    Filosofías de vida anti Dios, llamándole verdad a la mentira, poniendo como debilidad el ser justo, honesto, sincero, elevando la mentira, el sexo libre, el aborto, el homosexualismo, poniendo en duda a Dios, a su verdad en todo tiempo, literalmente blasfemándolo. Tu podrás tener ciertas reglas morales en casa, pero a los electrónicos no les importa honrarlas, podrás tener como regla no hablar groserías en casa, pero a los electrónicos no les importa, y tú y tus hijos están oyendo.

     

    Podrás no beber y poner como regla no alcohol en casa, pero los electrónicos están enseñando que una vida sin alcohol es una vida aburrida, amistad sin sexo libre es aburrido y anticuado, primero ten sexo con la persona, vive con ella, y si se llevan bien, pues se casan, una idea totalmente contraria a la verdad y además ineficaz, que termina destruyendo relaciones y la capacidad de tener verdadera amistad e intimidad, la cual incluye intimidad espiritual, y emocional.

     

    Finalmente los conceptos de vida de tus hijos y tuyos, terminan siendo moldeados no por 2 o 3 horas que pasas en la iglesia, sino por las horas y horas que le regalas a los electrónicos de una manera u otra, sin detenerte un momento a cuidar, a discernir lo que oyes y ves, lo que oyen y ven tus hijos.

     

    Y si tus hijos están día y noche no solo con la TV, sino con el Ipad, y rodeados de otros niños que siempre están igual TV, celulares, Ipads, y contigo hablan tres minutos y los traes a la iglesia por dos horas, esperando que esto cumpla con sus necesidades espirituales, piensa, ¿quién verdaderamente está educando a tus hijos? ¿Quién los está acercando o alejando de Cristo?

     

    No importa si tu les estás tratando de enseñar a amar la Palabra, la verdad, si tú no te ocupas en discernir con tus hijos, mientras los electrónicos están contradiciéndote, con palabras profanas, con mentiras, con todo tipo de obras de la carne, ¿quién crees que va a ganar?

     

    Y no con esto quiero decir que los electrónicos sean del diablo, no es así, son muy útiles para muchas cosas, hay información verdaderamente útil y de bendición en los electrónicos, hay películas cristianas maravillosas, pero, aún cuando no son películas cristianas, claro que hay cosas que no te debes molestar siquiera en ver, pero, hay otras que puedes ver aún no siendo cristianas, ¿cómo? discerniendo con tus hijos, tomándolas como oportunidades de instrucción, aunque te digan que no los dejas ver a gusto una película, así me dicen mis hijas, Pero, si ves algo, puedes poner pausa, o dejar correr la película y al final siempre decir:

     

    ¿Se fijaron, qué estuvo bien, qué no estuvo bien? ¿Qué dice Dios? ¿Cuál creen que fue el verdadero problema en esto o en lo otro? Enseña a tus hijos a discernir, no se trata de que los pongas en una burbuja, y nunca los expongas a lo que de por sí serán expuestos tarde o temprano, sencillamente porque viven con papás pecadores, y viven en un mundo lleno de pecado, no.

     

    Se trata de que los instruyas diligentemente, tómate el tiempo, vale la pena, definitivamente hay basura que no quieres en tu hogar, pero utiliza cada situación para enseñarlos, no hagas niños wirdos, sino niños inteligentes, pensantes, que saben porqué hacen lo que hacen o no hacen lo que no hacen, por qué exactamente ven o no ven algo, no nada más porque “no le agrada a Dios”.

     

    Les preguntan a tus hijos: ¿por que no ves esto o lo otro? Y ellos dicen: quien sabe, pero soy un infeliz porque mi papá nunca me deja ver la tele”. Te aseguro que el día que se vean libres de tus cadenas van a huir despavoridos al mundo, y no quieres eso tampoco, además sus van a decir: “ya lo conoces es de una religión rara”. Nada que ver, nosotros somos la iglesia del Dios vivo, la columna, el baluarte de la verdad, la luz a este mundo, los raros, los perdidos, los que están en tinieblas son ellos, no nosotros, y tus hijos tienen que aprender y valorar eso, enséñalos.

     

    Recuerda, los resultados en lo que se convertirán tus hijos no vienen por echarte un volado y a ver cómo te salieron, no, tú papá, mamá, eres responsable en más del 90% de el tipo de hijos que tendrás en el futuro, claro que ellos tendrán que hacer una decisión, pero a ti te toca mientras estén bajo tu techo, primeramente disciplinar tus pensamientos, y enseñar a tus hijos a hacerlo, e instruirlos en el camino de Dios.

     

    Mis hermanos, ¿será importante cuidar estas dos compuertas, lo que escucho, lo que veo, lo cual alimenta todo este flujo de pensamientos?

     

    Ahora, ¿qué nos dice Pablo que debemos pensar? ¿En qué debemos meditar, fijar nuestra mente? Una vez que hemos tomado cada pensamiento y lo hemos llevado cautivo a la obediencia a Cristo, ¿qué es esto? Estoy discerniendo, esto no es correcto, no lo voy a pensar, esto está mal, no está bien, ¿ahora qué hago? ¿Voy a dejar un vacío y andar como en la meditación trascendental poniendo mi mente en blanco sin pensar en nada? No, para nada, Pablo nos da la salida, él nos dice:

     

    1. Necesito llenar todo vacío que deja un mal pensamiento con la Escritura.

    Flp 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

    Y con estas cosas alimentamos no solo nuestros pensamientos, sino nuestro espíritu, nuestras ideas, nuestras convicciones, y créeme, todo esto afectará nuestra conducta. Así como todo lo anterior lo afecta, esto también. ¿Te has puesto a pensar en momentos en los que dices, es que no siento que quiera hacer lo bueno, pensar lo bueno, ser como Cristo, no tengo hambre de la Palabra, estoy apático, me da flojera ir a la iglesia, no quiero aprenderme versículos, no quiero tomar discipulados?

     

    ¿Por qué será? No te estás alimentando de la manera correcta, revisa inmediatamente, dónde estás siendo negligente, identifica la brecha que está abierta en tu mente y corazón donde Satanás está inyectando su veneno y tu naturaleza pecaminosa está tomando oportunidad.

     

    ¿Sabías que esta es una de las tantas razones por las que se debe practicar el ayuno? Tu naturaleza pecaminosa habla tan fuerte, tira para el monte con tanta fuerza, no porque sea imposible de vencer, sino porque irresponsablemente has abandonado tus disciplinas espirituales, entonces tienes que hacer un paro, y poner a tu carnalidad en su lugar, y recordar lo que el Señor dijo:

     

    Deu 8:3 Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive sólo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del SEÑOR. (NTV)

     

    Ahora, ¿hacia dónde entonces debo mover mis pensamientos? 1º Dice Pablo: lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Y tú dirás: ¿pues en quién pienso que sea así, fulanito, pues no tanto, ya se, una circunstancia, no porque luego me pongo de malas y ya chafeó? ¿Sabes que hay algo y alguien que tiene todas estas características? La Palabra de Dios, Cristo mismo. La Palabra es verdad, es honesta, justa, pura, amable, de buen nombre, llena de virtud, digna de total alabanza, gloria y honra, chequemos, dice Pablo, todo lo que es verdadero, y todo, es todo:

     

    • Todo lo que es Verdadero. Aledsés

    Literalmente significa lo no oculto, lo que no está escondido, sino a la luz, lo que está al descubierto y es manifiesto, lo que es veraz, verdad, verdadero, real, verídico, sincero, honrado, íntegro, genuino, auténtico, algo real no imaginario.

     

    Mi hermano, sin temor a equivocarme, todo lo que ves en tv, incluso una falsamente llamada ciencia, política, todo, está basado en mentira, en desinformación, en confusión. Incluso lo que ves en Youtube, no creas todo lo que escuchas y ves, no porque alguien diga: “ahí hay un complot”. Hay un complot. Ciertamente la Palabra dice:

     

    Rom 1:18 Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad. (NVI)

     

    Mi hermano, mi hermana, hay una única cosa que es confiable, que no cambia, no ha cambiado, ni cambiará a través de los siglos y hasta la eternidad: la Palabra de Dios, el Señor dijo:

     

    Mat 24:35  El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

     

    Isa 40:6-8 Una voz dijo: «¡Grita!». Y yo pregunté: «¿Qué debo gritar?». «Grita que los seres humanos son como la hierba. Su belleza se desvanece tan rápido como las flores en un campo. 7 La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».

     

    Te voy a confesar algo, yo dudo de todo lo que escucho y veo en tv, en radio, noticias amarillistas, disque nuevos descubrimientos, política, etc., solo hay una cosa que sostiene mis convicciones y esta es la Palabra de Dios, ahora, ¿qué significa esto? Que soy un raro y que solo ando con mi Biblia desconectado de lo que me rodea, no, para nada, significa que mi cosmovisión, es decir, todo lo que veo, juzgo, pienso y creo, está filtrado por los lentes de la Palabra de Dios.

     

    Aprende eso, aprende a ponerte los lentes de la Palabra y a través de ella juzgar lo que escuchas y ves, no seas de los que están al revés, cualquier cosa que escuchan les hace dudar de la Palabra, solo son esas dos opciones, la Palabra de un Dios inmutable y perfecto, y la palabra de un hombre pecador, imperfecto, lleno de debilidad, que solo ha mostrado su incapacidad para auto sustentarse, y una conducta por demás auto destructiva y enferma. ¿A quién vas a creer? Mira echémosle un vistazo a parte del salmo 33:

     

    Sal 33:4-11 Pues la palabra del SEÑOR es verdadera y podemos confiar en todo lo que él hace. 5 Él ama todo lo que es justo y bueno; el amor inagotable del SEÑOR llena la tierra. 6 El SEÑOR tan sólo habló y los cielos fueron creados. Sopló la palabra, y nacieron todas las estrellas. 7 Le asignó los límites al mar y encerró los océanos en enormes depósitos. 8 Que todo el mundo tema al SEÑOR y todos estén ante él con temor reverente. 9 Pues cuando habló, el mundo comenzó a existir; apareció por orden del SEÑOR. 10  El SEÑOR frustra los planes de las naciones y hace fracasar todas sus intrigas. 11 Pero los planes del SEÑOR se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados.

     

    Sal 33:12-18 Qué alegría para la nación cuyo Dios es el SEÑOR, cuyo pueblo él eligió como herencia. 13 El SEÑOR mira desde el cielo y ve a toda la raza humana. 14 Desde su trono observa a todos los que viven en la tierra. 15 Él hizo el corazón de ellos, así que entiende todo lo que hacen. 16 El ejército mejor equipado no puede salvar a un rey, ni una gran fuerza es suficiente para salvar aun guerrero. 17  No confíes en tu caballo de guerra para obtener la victoria, por mucha fuerza que tenga, no te puede salvar. 18 Pero el SEÑOR vela por los que le temen, aquellos que confían en su amor inagotable. (NTV)

     

    Hermano solo su Palabra es verdad y el mundo y todo lo que existe está hoy sostenido por ella, y si el mundo que ves sigue, no es por sus mentiras, sino por la misericordia y la paciencia de Dios, si no, hace tiempo ya que todo lo hubiera dado por concluido y cada uno tendríamos lo que mereceríamos. La palabra del hombre no es digna de confianza, no así la Palabra de Dios, perfecta y poderosa.

     

    Dios jamás nos va a mentir, su Palabra nos va a decir la verdad de él mismo, la verdad de nosotros mismos, la verdad de este mundo, del futuro, podemos confiar plenamente en ella. El Señor dijo:

     

    Jua 17:17  Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

     

    Por otro lado nosotros crecimos con mentiras, desde pequeños, nadie nos enseñó a mentir y ya lo hacíamos, confiamos en mentira, muchas veces hasta tenemos una adicción a la mentira, y sufrimos del peor de los engaños, el auto engaño, porque nuestro corazón perverso nos engaña y nos hace creer que somos lo que no somos.  uánto nos hace falta ser lavados por la Palabra y tener una buena inyección de verdad, la cual nos protege, nos acerca a Dios, Satanás es padre de mentira, pero, nuestro Dios es verdadero, y el ama la verdad.

     

    ¿No crees que es importante y beneficioso para ti disciplinar tus pensamientos a fijarse en la Palabra de Dios, la cual es verdad, toda? Y dice Pablo:

     

    • Todo lo honesto. Semnós

     

    Venerable, honorable: serio, honesto, digno, respetable, que merece respeto, aquello que inspira reverencia y maravilla. ¿Por cuánta deshonestidad estamos rodeados, cuánta falta de respeto? Simplemente cómo nos hablamos, no se quienes de ustedes tengan el pésimo hábito de hablarse a groserías, pero, ¿sabías que tu boca solo habla de lo que está lleno tu corazón? El Señor dijo:

     

    Luc 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

     

    Imagínate cuánta porquería habita en tu corazón, y no es algo bueno, porque esa porquería no es porquería inerte, es como si fuera radioactiva, es contaminante, es destructiva, progresiva como cáncer, tus palabras tienen peso, piensa en el significado de cada palabra, ¿por qué te referirías así a alguna persona? El Señor también dijo:

     

    Mat 15:18-20a Pero las palabras que ustedes dicen provienen del corazón; eso es lo que los contamina. 19 Pues del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, toda inmoralidad sexual, el robo, la mentira y la calumnia. 20a Esas cosas son las que los contaminan.

     

    Por eso llena tu corazón de lo honesto, lo honorable, lo respetable, para que tu boca hable con honra, con honor, con respeto, porque esto también es amor.

     

    Piensa en todas tus groserías, y no porque me asusten, yo las conozco todas, convivía con ellas, no salía sin ellas, eran parte de mi léxico, de mi repertorio, porque así estaba mi corazón, pero, ¿sabes? Dios lo cambió, Cristo lo limpió no yo, de mí solo salían porquerías, pero, ¿sabes? Qué hermoso es poder pensar en lo honesto, en lo digno, y estar lleno de eso, y poder referirte así a las personas.

     

    Y no es que sea yo perfecto, pero cada vez más puedo darme cuenta y traer esos pensamientos irrespetuosos cautivos a la obediencia a Cristo, y cuando me equivoco con los más cercanos a mí como mi esposa, o mis hijas, puedo disculparme con ellas, y decirles: perdón, no me estoy refiriendo a ustedes con respeto, con honra, voy a procurar cambiar mi manera de hablarles.

     

    Pero, esto no va a suceder si no disciplinas tus pensamientos a la honestidad, al respeto, a tener reverencia a la preciosa Palabra de Dios, todas sus Palabras están llenas de honra, son dignas de reverencia y adoración, si tienes una Biblia ahí puedes encontrar el más alto respeto y valor, y ahí debe estar nuestra mente y corazón, para poder ser lleno de eso. Pedro dijo:

     

    2 Pe 1:3 Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia.

     

    Y dice Pablo:

     

    • Todo lo justo. Díkaios

     

    El perfecto acuerdo entre la naturaleza de Dios y sus actos, lo cual él es la norma para todos los hombres. Lo que está en de acuerdo con lo que Dios demanda, a los estándares de Dios. Algo equitativo en carácter o acto; por implicación inocente, santo, recto, apropiado, bueno, íntegro, aprobado, propio, correcto, acepto ante Dios, honrado, una conducta recta. ¿Quieres saber cuál es el camino para esta vida? La Escritura te da el camino perfecto, dice la Palabra:

     

    Sal 119:105  Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

     

    ¿Sabes dónde se utiliza una lámpara? En la oscuridad, este mundo está en tinieblas, no sabe a dónde va, ni con qué, ni por qué, ni con quién tropieza. Cuando tropieza se vuelve loco, y lo único que se le ocurre es levantar su vista, culpar a Dios y blasfemarlo. Dice Pedro:

     

    2 Pe 1:19b Ustedes deben prestar mucha atención a lo que ellos escribieron, porque sus palabras son como una lámpara que brilla en un lugar oscuro hasta que el día amanezca y Cristo, la Estrella de la Mañana, brille en el corazón de ustedes. (NTV)

     

    El mundo neciamente rechaza la luz, la verdad, y termina en terrible situación, con destrucción a su paso, lleno de culpa, dolor, heridas en él y en todos los que le rodean, el mundo está perdido, en tinieblas. ¿Dime qué es de lo que estamos rodeados, lo que es más, cuánto batallamos con esto no? En hacer y pensar lo que es correcto, lo que Dios demanda, caminar en su verdad. Al contrario, nuestra tendencia pecaminosa es a pensar no derecho, sino chueco. Juan dijo:

     

    Jua 3:19-21 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere.

     

    Sin embargo, qué importante es venir a la luz, ser llenos de ella y poder caminar seguros, qué importante es tener delante de nuestros ojos la justicia, el camino recto y andar por él, no solo conocerlo, sino vivir de acuerdo a lo que la Palabra nos muestra. Y dice Pablo:

     

    • Todo lo puro. Jagnós

     

    Esta palabra viene de Jagiós, Santo, y significa limpio, inocente, modesto, perfecto, casto, purificado, libre de contaminación, sin falta, moralmente puro.

     

    Mis hermanos, ¿quieren tener una pureza moral? Necesitamos dejar que la Palabra de Dios gobierne nuestros pensamientos. Una vez más, ¿de cuánta porquería llenas tu mente diariamente? Eso es lo que te gobierna. Aún la Palabra te puede proteger de toda la porquería que ya viste y viviste en el pasado, mi hermano, qué difícil es sacar una imagen de tu mente, qué fácilmente sale la suciedad, pero, ¿qué dice la Palabra? Y te lo pongo en dos versiones:

     

    Sal 119:9  ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. (RVR60)

     

    Sal 119:9 ¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra. (NTV)

     

    Mis hermanos, cuánta pureza de mente y corazón necesitamos, nuestro corazón perverso y engañoso todo lo ensucia, hipocresía, envidia, toda obra de la carne:

     

    Gál 5:19 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.

     

    Yo se que por eso muchos de ustedes no la leen, porque confronta al pecador, ¿se acuerdan? Marck Twein decía: no son las cosas que no entiendo las que me molestan, sino las que sí entiendo. Mucha gente dice: “yo no la leo porque está llena de contradicciones”, no no la lees más bien porque te contradice, contradice tu manera de vivir, de pensar, pone en evidencia tu suciedad.

     

    Pero, bendita Palabra que no solo pretende confrontarnos e incomodarnos para condenarnos, sino para limpiarnos. Llena tu mente y tus pensamientos de su pureza, permite que te lave, te va a hacer bien. No se si has tomado un buen baño de agua caliente luego de quedar completamente sudado, sucio, cansado, apestoso, ¿cómo te sientes? ¿No te gustaría eso en tu corazón? La Palabra es pura.

     

    • Todo lo amable. Prosfilés

     

    Pros – hacia, fileo afecto, ternura, apapacho. - Lo que es amistoso, agradable, grato, placentero. Con qué facilidad nos acostumbramos al maltrato, y engañados llegamos a pensar: “me ama a su manera”. Nada que ver, maltrato es maltrato, punto. Dios no es así, si bien nos disciplina, aún su disciplina está llena de amor y tiene el propósito de traer descanso a nuestras almas, no heridas, no resentimientos, dice Hebreos:

     

    Heb 12:11 Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella. (NVI)

     

    Pero nosotros dice Pablo:

     

    Tit 3:3 Porque antes también nosotros éramos insensatos y rebeldes; andábamos perdidos y éramos esclavos de toda clase de deseos y placeres. Vivíamos en maldad y envidia, odiados y odiándonos unos a otros. (DHH)

     

    Creyendo que ese odio, resentimiento, violencia es amar, o es amor. Cuánto necesitamos ser reeducados y conocer el amor de Dios, en su Palabra, necesitamos reprogramar nuestro disco duro, nuestra manera de pensar y llenarnos de todo lo amable de la Escritura.

     

    • Todo lo que es de buen nombre. - eúfemos

     

    Tener buena fama, buen nombre, alguien de buena reputación y digno de toda confianza, admirable, ¿quién es así? Cristo, su Palabra tiene un buen nombre. Piensa, a todos, o a la mayoría nos han puesto un apodo, y muchas veces ese apodo no habla precisamente de nuestra seriedad y honradez. Yo tenía un amigo que era muy mentiroso y le decían el piñas, porque en México a los mentirosos les dicen piñeros. ¿Cuál apodo tú te ganaste?

     

    Imagínate qué hermoso es que por permitirle a la Escritura que gobierne tus pensamientos, ella te regale buena fama, dice en Proverbios:

     

    Pro 3:1-4 Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. 2 Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción. 3 ¡Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen! Átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio. Escríbelas en lo profundo de tu corazón. 4 Entonces tendrás tanto el favor de Dios como el de la gente, y lograrás una buena reputación. (NTV)

     

    Y dice Pablo:

     

    • Si hay virtud alguna. Aréte

     

    ¿Sabes qué significa? Hombría, valor, excelencia, virtud, mérito, cualidad excelente, nobleza. También se refiere a algún hecho asombroso, manifestación de poder, con la implicación de excelencia, bondad moral. Qué impresionante que el Señor quiera compartirnos de su hombría, dice en 1 Pedro en este maravilloso versículo:

     

    1 Pe 2:9-10 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

     

    Esta palabra es la misma, anunciar la hombría, el valor, el mérito de Dios, obviamente en una vida transformada por el Espíritu Santo. ¿Dónde puedes hallar virtud si es que no la ves por ningún lado en tu vida? Llena tu corazón, tu mente de la Escritura.

     

    • Si algo digno de alabanza. Epainos

     

    Algo recomendable, aprobación, algo digna de elogio. Que en lugar de todos los regaños de siempre, las críticas: “ya lo conoces, ya sabes, lo de siempre, ya sabemos lo que sigue con este”. Todo lo contrario, que dijeran: “¿hablas de tal persona? Cómo crees, yo meto las manos al fuego por esta persona”. O que dijeran: ¿A quién le hablamos, a quién ponemos? Sin titubear te digo a tal, esta persona es responsable, respetuosa, responde por sus actos, etc. ¿No te gustaría? Llénate de la Escritura.

     

    Imagínate qué pasaría si estas características abundaran en tu mente y corazón, si fueras lleno, controlado por cada una de estas cosas, ¿cuál sería el resultado en tu conducta, en tus emociones, en tus pensamientos? ¿Sí o no podrías obedecer estos mandatos de Pablo de: tengan un mismo sentir, regocíjense en el Señor siempre, que sea evidente que el Espíritu Santo está en ustedes, no se afanen por nada, oren en todo momento? Claro que sería posible, por eso Pablo dice: todo, y todo es todo.

     

    Y esto implica también todo aquello en lo que no deberíamos meditar o fijar nuestra mente, lo que no es verdadero, lo que es mentiroso, o de dudosa procedencia, lo deshonesto, lo injusto, lo sucio, lo que es desagradable, que lleve al desprecio, lo que difame a otras personas, lo que exalte las debilidades y defectos de los demás, lo que humille, critique, lo que aplaste a otras personas y haga hablar mal de ellas, son cosas que nuestro pensamiento debería estar constantemente rechazando.

     

    Una vez más, ¿de qué están llenos esos 10 mil pensamientos diarios. ¿Te das cuenta cómo el pensar en estas cosas no solo se trata de, sé positivo, ten un pensamiento feliz como Peter Pan, piensa en aquello que tu creas que es bueno? No, es mucho más que eso, es: satura tu mente y corazón de la Palabra bendita de Dios..

     

    Recuerda mi hermano, alimentar pensamientos equivocados, entretener pensamientos equivocados, darán a luz actitudes equivocadas y producirán todas esas conductas erróneas que te llevan al sufrimiento, al desánimo a todo eso de lo que te quejas, comienza por ahí. Ahora, Pablo no se detiene ahí, mira el flujo de su pensamiento, él continúa como parte de la idea y dice:

     

    • Necesito asegurarme de que estoy poniendo por obra todo aquello que la Escritura me enseña.

    Flp 4:9 Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.

    Pablo habla de cuatro cosas en este versículo las cuales marcan una diferencia. Pablo dice: lo que estudiaron, lo que les enseñé, pero, no es suficiente con la información, dice también lo que recibieron, muchas veces escuchamos algo y decimos suena bien, ya sé como se haría tal o cual cosa, pero nunca lo hacemos.

     

    Recibir tiene que ver con asumirlo, hacerlo tuyo, aceptarlo. Justo lo que vimos hace un rato con respecto a el que es sembrado en buena tierra. Y no solo eso, sino lo oyeron, esta palabra aquí tiene el sentido de poner atención, en este punto los Filipenses no solo recibieron información, no solo la aceptaron como verdad, sino que pusieron todo su entendimiento, sus pensamientos en ello, de manera que sabían lo que se tenía que hacer.

     

    No solo dijeron: “pues suena bien, que bonito, pero, ¿qué horas son ya me tengo que ir a descansar porque mañana tengo que trabajar temprano, voy a la vida real”? Para nada, esta gente tomó en serio lo que escuchó y lo estudió, y puso toda su mente y corazón para entenderlo y ponerlo por obra.

     

    Pero, ahí no termina Pablo, dice, lo que vieron en mí, es decir, Pablo no solo les predicó con su boca, sino con el ejemplo, les enseñó cómo se ve la verdad, cómo se ve la fe, en la práctica, porque esta palabra tiene que ver con discernir claramente algo, mental y físicamente, experimentar algo. Pablo los llevó de la mano con él y les mostró cómo vive un cristiano. Este es un discipulado eficaz, aquí se cierra el ciclo.

     

    Discípulos escuchando, aprendiendo, recibiendo la verdad, y practicándola, maestros enseñando, y modelando la verdad  con sus vidas. En otras palabras Pablo está diciendo: no solo lo piensen, háganlo, practíquenlo, lo que es más, ¿sabías que la Palabra jamás despega el aprender y practicar, el aprendizaje de la práctica, mira algunos ejemplos, el Señor dijo:

     

    Jua 13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

    La comprobación de la verdad solo llega cuando la pones por obra, mucha gente pretende obedecer a Dios hasta que le vaya bien, así no funciona, primero obedece, primero pon por obra, y entonces comprobarás. Es como decir: me voy a poner a dieta hasta que enflaque, no tiene sentido. Mira otro ejemplo, el Señor terminando el maravilloso sermón del monte:

     

    Mat 7:24, 26 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca… 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

     

    ¿Te das cuenta? El cristianismo no se trata de saber, tampoco se trata de hacer y no saber, es una combinación de las dos cosas. Sé, conozco, creo, recibo, pongo por obra, y experimento, compruebo lo bueno que es obedecer. Uno más con respecto a los religiosos que pretenden justificarse por sus obras:

     

    Rom 2:13 Pues el simple acto de escuchar la ley no nos hace justos ante Dios. Es obedecer la ley lo que nos hace justos ante sus ojos.

    Estos pensaban, pues vengo todos los domingos, escucho la Palabra, ya cumplí, soy parte de la familia de Dios, no, la comprobación de tu fe, está en el fruto en tu vida, un fruto de justicia producido por la verdad de Dios, por la realidad del Espíritu Santo en ti, veamos el último, dice:

     

    Stg 1:22-24 Pero no sólo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. 23 Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo. 24 Te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. (NTV)

     

    Imagínate, despierto, me veo al espejo, el espejo me dice la verdad a cerca de mí, “Chuy necesitas ayuda”, y digo: qué carita está el azúcar. Pero, me alejo del espejo, y digo, ¿qué vi hace rato en el espejo? Creo que era algo importante, quién sabe, lo único que sé es que soy un fregonazo, y el mundo es mío, y así me salgo, con lagañas con el pelo de loco, la baba marcada, los dientes asquerosos. Pero, me creo muy guapo, solo me estoy engañando a mí mismo.

     

    Mis hermanos, el verdadero crecimiento espiritual, la madurez espiritual no se da hasta que al escuchar la verdad de Dios dejas de justificarte, y valientemente haces los ajustes necesarios en tu vida. Porque en nuestra maldad, siempre estamos justificándonos, la Palabra nos muestra la verdad, y rápidamente comienza el auto engaño en nuestro corazón, siempre desviando, siempre bloqueando y jamás aceptando tu realidad, siempre buscando ser la excepción a la regla, siempre buscando tres pies al gato, siempre buscando grises donde o es blanco o es negro, siempre resistiendo al Espíritu Santo y su verdad, los cuales solo nos quieren limpiar, así jamás vas a crecer.

     

    Si la Palabra no está de acuerdo con tus convicciones, ¿qué debería cambiar? ¿Qué estará equivocado? ¿Saben cómo llama la Escritura a alguien que valientemente se deja escanear por la luz, la verdad de la Palabra y se ajusta a ella, se humilla, cambia su manera de pensar y por consiguiente ajusta su conducta, su manera de vivir? Alguien que se ha arrepentido, eso justamente es el arrepentimiento, un cambio de mente que genera un cambio de actitud.

     

    Y ¿sabes? El único camino a la salvación verdadera comienza con este arrepentimiento. Cuando te pones de acuerdo con Dios, cuando la verdad revelada en el espejo de la Palabra te confronta y tú valientemente dejas de justificarte y justificas a Dios.

     

    Dios no te llama a seguir viviendo con tus conceptos erróneos y sobreponerles una ligera capa de religiosidad, eso no te va a salvar. Jaime Foote lo ilustra como cuando volteas un suéter al revés, o un calcetín. Es reconocer que todo el conjunto de convicciones que dominan tu vida están equivocadas y van en una dirección errónea, pero, lo que Dios dice en su Palabra es lo correcto, entonces corriges el rumbo y regresas a la verdad.

     

    Porque muchas veces sencillamente no has volteado tu suéter o tu calcetín al revés, sino solamente te pones calcomanías, o postits de ritos, o religión, pero no has volteado tu suéter, porque la realidad es que sigues tras ti mismo, porque tú sigues siendo el rey, cuando la Palabra te llama a reconocer que hay un solo rey, un solo Señor y Salvador, un solo camino: Jesucristo, te llama a morir a ti mismo.

     

    Mientras sigan pesando más tus convicciones, tu supuesta verdad, mientras la vida se siga tratando de ti, todavía no te has arrepentido, todavía no le has entregado tu vida. Porque entregarle tu vida al Señor es eso, ya no es tuya, es suya, no se trata de: aquí está mi vida Señor, bendícela y apúrate porque si no me desespero y me voy por mi lado.

     

    No, por eso hoy te digo, ¿te has arrepentido? ¿Dónde están tus pensamientos? ¿Cuál es tu plan de vida? ¿A quién sirves? ¿Eres de Cristo? Mis hermanos, el día de hoy el Señor nos llama a examinarnos, examinar nuestros pensamientos, el día de hoy el Señor nos llama a disciplinar esos pensamientos, a traerlos a la obediencia a Cristo, y a ponerlos por obra, aquí está la clave de toda la carta a los Filipenses. Recuerda, debes saber que tus pensamientos moldearán tus decisiones, tu manera de vivir, pero más allá tu eternidad, comienza hoy.

     

    Y ¿a viste lo que promete el Señor? Que le Dios de paz estará con nosotros, cuando no solo con nuestras mentes, sino con nuestra conducta respondemos a su amor. Cuando nuestra fe es ratificada por nuestra conducta, podemos entonces estar seguros de que somos de Cristo, cuando nuestras mentes están fijas, anhelando, deseando y procurando la maravillosa Palabra de Dios, entonces podemos experimentar la paz de Dios, al Dios de paz.

     

    Si no le has entregado tu vida a Cristo, te tengo malas noticias, jamás experimentarás la paz de Dios, porque sigues siendo enemigo del Dios de paz, y necesitas hacer las paces con él, reconciliarte a través de Jesucristo, hazlo hoy, no tienes nada que perder, solo tu vida, pero, ¿sabes? El Señor dijo:

     

    Mat 16:24-27  Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. 25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará. 26 ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? 27 Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho. (NVI)

     

    Jim Elliot un joven misionero, que no le faltaba nada, era rico, lo tenía todo, sin embargo, el Señor lo llamó a servirle, y él abandonó todo para ir y predicarle el Evangelio a indios Aucas del Ecuador, él y otros cinco misioneros fueron asesinados por aquellos al los que les predicaron, quien su trabajo trajo un fruto impresionante de miles de jóvenes más que entregaron sus vidas por Cristo a las misiones y además fruto de salvación en esos grupos de indios, dijo una frase famosa:

     

    “No es un tonto el que da lo que no puede conservar, para ganar lo que no puede perder" ¿Sabes que no podrás conservar de por sí? Tu vida, ¿sabes que nada te podrá quitar jamás? “Cristo, la vida eterna. Y por último quiero darte unos tips práctios y terminar con un texto más que nos habla de la realidad de nuestros pensamientos:

     

    1. Comienza tu día y termina tu día con una buena dosis de verdad. Léela, no comiences tu día sin una buena porción de ella. Haz un devocional, si no sabes cómo acércate a alguno de tus hermanos para que te ayude. No cierres tus ojos sin antes haber leído un salmo o una porción de ella.
    2. Medita en ella, a lo largo del día, hay una gran diferencia entre leer y meditar, leer y alimentarte de ella. Toma sus verdades y deja que invadan tu pensamiento, un versículo, una palabra, deja que Dios te hable, te instruya, te reeduque. Es mejor que estar pensando en quién sabe qué tonterías.
    3. Cárgala contigo, llévatela contigo, no la dejes en casa, consigue una Biblia si no la tienes, puede ser un pequeño NT, algo que traigas contigo como tu espada, te la recomiendo mejor que solo traer la biblia en tu celular, a veces fallan a veces no hay internet, y tener el papel en tu mano siempre es mejor, saberla manejar.
    4. Puedes memorizarla, traer tarjetas para memorizar, subrayar, también escuchar sermones, en otras palabras, estás alimentando tu mente y tus pensamientos, siempre vale la pena, jamás será una pérdida de tiempo. Mi hermano, aunque sean vacaciones, jamás tomes vacaciones de tu biblia, va a ser desastroso, no te conviene.
    5. Escúchala, medita en ella, cárgala contigo, créela, recíbela, practícala.

     

    Rom 8:5-9 Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. 6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. 7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. 8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. 9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo.

     

     

  • Apr 10, 2016Filipenses 4: 6 – 7 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios” – Parte 2-
    Apr 10, 2016
    Filipenses 4: 6 – 7 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios” – Parte 2-
    Series: Filipenses

    LAS RESPONSABILIDADES DE UN CREYENTE DELANTE DE DIOS

    2ª PARTE

    Filipenses 4:6-7

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos. También podríamos decir que es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu.

     

    Es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes al verle padeciendo en cadenas necesitan un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo.

     

    Recapitulación.

     

    En este último capítulo Pablo está condensando el mensaje de toda esta carta, Pablo ha venido hablando del gozo, de tener una perspectiva eterna, la cual nos provee de una esperanza eterna, lo cual tendrá un impacto directo en nuestra manera de vivir, en nuestra conducta, decisiones, y por supuesto estado de ánimo.

     

    Lo podemos ver en Pablo, cómo a pesar de circunstancias tan adversas, enfrentado prisión y la muerte, Pablo contaba con un gozo que nada podía arrebatárselo, su corazón, su mente su sentir estaba en el cielo, mientras que su cuerpo estaba en una prisión de Roma. De manera que Pablo podía ver cada circunstancia de su vida como una oportunidad de servicio a Cristo y a sus hermanos.

     

    En el capítulo dos, Pablo nos habló con lujo de detalle acerca del sentir, la mente de Cristo, lo cual debería gobernar la mente y corazón de cada cristiano:

     

    Flp 2:3-5 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. 4 Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

     

    Somos el cuerpo de Cristo, la iglesia, y para que se pueda dar la unidad, y el amor que nos haga ser sal y luz eficaz en un mundo en tinieblas, cada uno de nosotros necesitamos procurar diligentemente esta manera de pensar, de sentir, necesitamos unidad de propósitos y metas, y para poder llevarlas a cabo eficientemente, este pensamiento debe circular en el cuerpo de Cristo como nutrientes en un torrente sanguíneo que alimentan cada miembro del cuerpo.

     

    En el capítulo 3 Pablo nos llamó a cuidarnos del orgullo religioso, guardarnos del peligro de la religiosidad, de falsos obreros, a los cuales llama perros, los cuales son robadores de la libertad en Cristo, de la frescura de la fe genuina, que nos roban el gozo, al poner la carga de nuestra salvación y relación con Dios sobre nosotros, y no sobre la obra consumada de Cristo.

     

    Pablo nos enseñó con su ejemplo como él mismo tuvo su vida y sus logros como pérdida por dos cosas importantísimas:

     

    Flp 3:8-9 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo 9 y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo. Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe.

    Porque cuando caemos religiosidad, ésta termina robando nuestro gozo y libertad, por lo mismo debemos mantenernos frescos, llenos del poder del Espíritu, dependiendo del Señor.

     

    El religioso te acusa al exigirte credenciales, logros personales, títulos, comprobantes de que cumpliste con los ritos necesarios que te acrediten como un cristiano certificado, pero Pablo nos reitera quienes son los que verdaderamente representan al pueblo de Dios en el versículo 3, y dice:

     

    1º Son los que le sirven y le adoran en espíritu y en verdad, 2º Son los que solo le dan gloria a Dios y no a ellos mismos o a otros hombres por su salvación y santificación, y que por lo mismo confían exclusivamente en Jesús para salvación, y no en ninguna obra o capacidad humana.

     

    Me encanta cómo Pablo nos deja claro que por más grandes que pudieran ser nuestros logros religiosos, frente a la obra perfecta de Cristo, nuestras mejores y más dedicadas justicias, no son sino trapos sucios, por lo mismo, lejos de acercarnos a Cristo, o hacernos más justos, nos alejan de él, son un insulto para el que consumó a la perfección nuestra redención, por lo tanto, nos dice: enfóquense en Cristo, ya que el único camino para agradar a Dios es la fe en Cristo y su obra.

     

    También nos recordó lo maravilloso de nuestra resurrección, como esta esperanza eterna es la que debería movernos como creyentes, nos dice: ey, estamos en una carrera que tiene una meta eterna, aquí solo estamos de paso, somos extranjeros y peregrinos, vivimos en una tierra que no es nuestra, no es nuestro hogar, somos ciudadanos de un reino que está por venir, el reino de justicia, gozo y paz de nuestro Señor Jesucristo.

     

    Otra cosa que vimos es que así como hay ciertas características de los ciudadanos de ciertas regiones, hay leyes, hay culturas, y muchas cosas más, las cuales definen la ciudadanía, o la ciudad, así como los romanos, quienes estaban orgullosos de serlo, y se vestían como ellos, se peinaban, hablaban, caminaban, se parecían, estaban esperando los edictos de su emperador, y se enorgullecían al ver la gloria de él.

     

    De la misma manera nosotros los ciudadanos del reino celestial, hay características que se supone deberían distinguirnos del resto de la humanidad, parecernos a Cristo en carácter, en conducta, en apetitos, en sueños, en metas, buscar las cosas de arriba, las celestiales, esperar esta resurrección, no así como los falsos maestros, los cuales aman este mundo, los cuales no adoran a Cristo, sino sus propios vientres, el Dios de sus deseos, solo piensan en lo terrenal.

     

    Quienes su mensaje es claramente contrario al de la cruz, ya que la cruz enseña sacrificio, servicio, amor, vaciarse uno mismo, y el mensaje de estos hombres es sáciate a ti mismo a cualquier costo, vive tu vida, primero tú, después tú, y al último tú, por lo mismo no buscan la gloria de Cristo, sino la suya propia;

     

    No tienen una perspectiva eterna porque no les interesa, solo les interesa el aquí y el ahora; pero, el que es ciudadano del cielo, está esperando en promesas eternas, a su rey celestial, vive descansando y esperando en las promesas de Dios.

     

    Así como en casi todas las cartas de Pablo, están divididas en dos partes, los primeros capítulos son de enseñanza, y el resto aplicación, por ejemplo Romanos 11 capítulos de doctrina, 5 capítulos de aplicación, Efesios tres capítulos de doctrina, otros tres de aplicación, Gálatas 4 de doctrina, dos de aplicación, y casi en cada carta es lo mismo, de la misma manera todas estas cosas Pablo las resume en estos últimos mandatos, esta es la parte práctica de esta carta.

     

    Como ya lo vimos el primer mandato es mantenernos firmes, perseverando en todas estas cosas, y la clave es en Cristo porque somos suyos, y separados de él, nada podemos hacer, lo segundo fue que es responsabilidad de cada creyente procurar y promover la mente de Cristo, individualmente y ayudando a sus hermanos a lograrlo.

     

    Otro muy importante que tiene que ver con la última parte es estar gozosos, lo cual Pablo repite doblemente:  

     

    Flp 4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

    Es un mandato para nosotros, no es una sugerencia, en Cristo, en sus promesas, en lo que somos, en nuestra salvación, y muchas cosas más tenemos lo necesario para vivir una vida llena de regocijo. Y por último vimos que es un mandato para aquellos que hemos nacido de nuevo, y tenemos morando en nosotros el Espíritu Santo, hacer visible, palpable y comprobable, el carácter de Cristo en nosotros, una actitud de mansedumbre, amabilidad, afabilidad, y Pablo nos dice porqué:

     

    Flp 4:5  Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

     

    Ahora, ¿cómo se puede tener regocijo, y mostrar un carácter cristiano palpable y comprobable, una amabilidad evidente, disposición para lo bueno, aún a pesar de situaciones difíciles? ¿Cómo podemos llevar a cabo esta vida de gozo y unidad? Pablo nos dará la clave de una vida gozosa y una vida en paz, ya que uno de los obstáculos principales para no tener la vida llena de gozo y plenitud que Dios quiere que tengamos, es el afán y la ansiedad. Demos lectura. Por eso el siguiente mandato es:

     

    1. El mandato es no estar afanados por nada.

    Flp 4:6a Por nada estéis afanosos,

    Pablo dice: de ningún modo, estén afanosos, que el afán no sea parte de ustedes, no puede ser característica de un cristiano, nada significa, todo, cualquier cosa que se te pueda ocurrir es un mandato, no estar afanosos por nada.

     

    Afanoso: merimnáo

    ; estar preocupado por: tener, interesar, afán, tener cuidado. Preocuparse, afanarse, interesarse, tener cuidado, estar ansioso por, preocuparse, afanarse, afligirse, lleno de cuitas. Estar ansioso acerca de, estar teniendo cuidado de algo al punto que te perturba; estar acongojado.

     

    Y la raíz de esta palabra tiene que ver con división, con tener un pensamiento dividido, distraído, estar desenfocado. Cuando nos afanamos dejamos de poner nuestra vista en el Señor y la ponemos en nosotros mismos, hay una división interna.

     

    ¿Pablo nos estará diciendo: bola de exagerados, de preocupones, no se afanen, no sean escandalosos, no es para tanto? No lo creo hay cosas que verdaderamente son difíciles, desde la pérdida del trabajo, hasta la enfermedad y muerte de un hijo, de algún familiar amado. Hay muchas circunstancias que tienen el suficiente peso para preocuparnos.

     

    Pablo tampoco está diciendo: piensen positivamente, atraigan la buena vibra, cancelen lo que les haga preocuparse, declaren un mundo ideal sin guerra ni enfermedad, en el país de nunca jamás. Para nada, ya hemos aprendido que en el mundo tendremos aflicción, y que un día estaremos en nuestro hogar y no habrá más llanto ni dolor, pero, no es en este mundo.

     

    Además de que alguien con madurez espiritual no es alguien que niega su realidad, sino que la afronta y pasa por ella de la manera correcta. Lo que es más esta es otra manera de medir tu madurez espiritual, cuánto es suficiente para que te robe tu gozo y paz.

     

    Puedes venir al servicio, y cantar lleno de emoción, derramar lágrimas, sales de aquí, y se te atraviesan ni siquiera en Germantown, aquí en el estacionamiento, y ya se te fue el gozo, o llegas a tu casa del servicio, y no encuentras tus calcetines verdes, y tu casa se vuelve una batalla campal, te sacan la lengua, te piden que no entres con líquidos al santuario, y ya quieres apostatar la fe. Te sacan la lengua, te miran feo, y Cristo no existe, bola de hipócritas. ¿Cuánto toma para que tu gozo te sea robado, para que Satanás venga y te robe lo que Dios con tanto amor pone en tu corazón para proveerte de gozo y paz?

     

    Ahora, ¿en qué consiste el afán, la ansiedad, el estrés? ¿Te ayudará en algo, o más bien siempre te perjudicará? ¿Sabías que el estrés contribuye a la caída del pelo, disminuye tus defensas dejándote más vulnerable a la enfermedad, reseca tus glándulas salivales, lo cual te hace más propenso a las caries? Conclusión, ¿quieres estar enfermo, chimuelo y pelón? Preocúpate.

     

    Otras veces oramos: Señor toma el control. Él siempre estuvo en control, nunca está pensando: Houston, tenemos un problema. No, Él es el Eterno, es Omnipresente, está en todos lados, Omnisciente, lo sabe todo, Omnipotente, no hay nada imposible para él. En él no existe una pizca de error, todos sus movimientos están fríamente calculados, para él no existe tiempo, ni espacio, él ya era, es y será.

     

    Los que nos sentimos fuera de control, en ocasiones descuidados de parte de Dios, así como los discípulos cuando estaban a punto de ahogarse y el Señor estaba dormido en la popa, lo primero que le dicen es: ¡Señor, ¿no te da cuidado? ¿Qué no te importamos? Somos nosotros, pero, él no cierra sus ojos, ni sus oídos jamás, él no se cansa, él no necesita vacaciones, ahí está siempre.

     

    Cuando hay algún problema financiero, le digo a mi esposa, cuando está muy preocupada: “ok, checa la cuenta, a ver si por cada minuto de preocupación va disminuyendo la deuda o subiendo nuestro saldo a favor”. ¿Sabes qué ocurre cuando nos entregamos al afán? A la situación no le hacemos ni cosquillas, solo nos quedamos con menos pelo, más caries, enfermedad y por si fuera poco, pleito y gritos.

     

    La mayoría de las cosas por las que una persona se preocupa nunca llegan a suceder, la mayor parte del tiempo vivimos preocupados por un futuro que no conocemos, y por un pasado que no podemos cambiar, y nos ocupamos muy poco en el presente, por las cosas que podríamos hacer para corregir errores pasados y evitar catástrofes futuras.

     

    Mis hermanos, el Señor en repetidas ocasiones nos dice: no se afanen veamos un ejemplo en Mateo 6, en el sermón del monte, en el contexto del amor, la idolatría al dinero, el Señor dice:

     

    Mat 6:24-26 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero. 25 »Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? 26  Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?

     

    Mat 6:27-30 ¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida? 28  »¿Y por qué preocuparse por la ropa? Miren cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni cosen su ropa; 29 sin embargo, ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos. 30 Y, si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes. ¿Por qué tienen tan poca fe?

     

    Mat 6:31-34 »Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. 32 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. 33 Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. 34 »Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy. (NTV)

     

    En Lucas 10, el Señor le dice a Marta, quien por estar enfocada en quehaceres, hasta se le olvida que el Salvador del mundo la quería a sus pies, la quería a ella antes que su idolatría al servicio, le dice:

     

    Luc 10:38-42 Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. 39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. 40 Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude! 41 —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, 42 pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

     

    Otra coas muy importante mis hermanos, escoger el afán, entregarnos a él, sin tomar en cuenta a Dios,

    es desconfianza en Dios

    , tanto la ansiedad y la preocupación, indican falta de confianza en un Dios perfectamente sabio, poderoso, soberano y lleno de amor.

     

    Ni más ni menos es lo que el afán indiscriminado proyecta, incredulidad y desconfianza, falta de conocimiento de nuestro Dios, es una falta de comunión con Dios, porque la confianza en él, solo se adquiere cuando una persona responsablemente tiene sus citas a solas con su Señor, pasa tiempo con él para conocerle, para comprobar su buena voluntad, perfecta y agradable, su fidelidad y amor eternos.

     

    Esto implica otra cosa, que cuando no estás confiando en Dios, estás confiando en ti mismo, en un ser humano falible, débil que no tiene el menor control de que siquiera esté vivo, tú crees planeas, y dices: mañana hago esto, o lo otro, y después aquello, ¿cómo sabes? Lo dices presuntuosamente, pero solo Dios sabe lo que va a ocurrir en cada momento de tu vida, tú te subes a tu auto y dices, voy a tal parte, ¿cómo sabes? Hay miles de accidentes diariamente.

     

    Pero, él es bueno, lleno de gracia y misericordia, y nos bendice, y a pesar de nuestras necedades hace salir su sol y caer su lluvia. Y mis hermanos, en el momento en el que dejamos de confiar en él, estamos confiando en nosotros mismos, cuando él dijo:

     

    Jer 17:5-9 Así dice el SEÑOR: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del SEÑOR! 6 Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien. Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita. 7 »Bendito el hombre que confía en el SEÑOR, y pone su confianza en él. 8 Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.» 9 Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?

     

    ¿Dónde está la maldición? Obviamente gran parte por ignorar a Dios, y dijo Job, ¿quién que se haya alejado del Señor le ha ido bien? Pero, por otro lado, date cuenta, y créelo, cuando confías en tu perverso corazón, estás confiando en un ser falible y completamente débil, que si le da flu, ya no se puede ni levantar de su cama. Por eso tus emociones y todas esas pláticas internas que te llevan a la locura, a la presunción, no son dignas de escucharse, jamás tu corazón va a ser un buen consejero.

     

    Y alguien te dice: – confía en el Señor – y dices – no me voy a encontrar a mí mismo y voy a hacer lo que dicte mi corazón –, pobre de ti, vas a quedar engañado, y lo peor del caso, no vas a llegar muy lejos.

     

    Y podrás decir: es que tú no conoces a mi esposa, es muy nerviosa, se preocupa de todo. Bueno, no debemos olvidar que nuestras mujeres son vasos frágiles y un área de su fragilidad son sus emociones, ¿pero sabes qué varón? Tu responsabilidad es en primer lugar, honrar a tu Dios, porque ellas muchas de las veces están temblando de miedo por tus malas decisiones al no decidirte tú a tomar en cuenta a Dios, y ellas nos dicen una y otra vez: no lo hagas, no creo que debamos hacerlo. Y nosotros ahí vamos de necios, sin consultar a Dios, solo guiados por nuestro corazón chafa.

     

    Ahora, hay ocasiones en las que no es así, realmente oraste, realmente el Señor te está dirigiendo a cierto lugar, cierta decisión que requiere fe, obediencia, y tu esposa está muy nerviosa, lo que es más a veces hay pruebas financieras que no tienen que ver con una mala administración, sencillamente el Señor permite situaciones para que aprendamos a depender de él.

     

    En estos casos, cuando tu mujer está preocupada, no por tus necedades, sino porque en verdad Dios te está mandando a cruzar el valle de sombra de muerte, y él va contigo, pero, en estos momentos, en lugar de decirle: ¡ya hombre, no pasa nada, tranquila exagerada, Dios está con nosotros!

     

    No, ¿qué te parece si le dices: esposa, estoy orando por ti, estoy orando por la situación, estoy seguro que Dios es bueno y que como dice salomón en el Salmo 37, Isaías 30:15:

    Sal 37:25 Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Isa 30:15  Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis?

    Y le dices, ven, vamos a ponernos de rodillas a orar, vamos a poner delante del Señor esta situación juntos.

     

    Ahora, si definitivamente no se calma, entonces en lugar de reaccionar con impaciencia, con toda calma, sin desesperación, sin sarcasmo, puedes leerle salmos o escrituras que traigan paz. Me acuerdo cuando mi esposita y yo éramos nuevos creyentes, pasamos tiempos muy difíciles económicamente hablando, y recuerdo que ella no se calmaba, en ocasiones me ponía a leerle salmos hasta que se quedaba dormida.

     

    Por otro lado hermanos, hay una línea que debemos cuidar, hay momentos en los que definitivamente debemos temer, ¿sabes cuando? Cuando pecamos, cuando hacemos lo malo, no caigas en el error de pensar que porque no te cachan en la movida Dios esté de alguna manera de acuerdo con tus pecadotes, con tus tranzas, no, Dios está siendo paciente, pero créeme, las consecuencias van a llegar.

     

    En este caso no solo debes temer, debes temer y confesar, buscar arrepentimiento, delante de Dios, lo cual sí incluye congoja, pero es una congoja por haberle fallado a tu Señor, y si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para limpiarnos de todo pecado y perdonarnos de toda maldad. Porque si no temes al pecar significa que estás endurecido, encallecido, tu conciencia está cauterizada, y eso es muy peligroso.

     

    Entonces, ¿cuál es el mandato? No estés afanado, ansioso por nada. Y Pablo nos da la medicina. Me encanta la Palabra, no nos manda a hacer algo, sin darnos los recursos necesarios, lo que es más, podríamos decir que la siguiente es la receta, la medicina contra el afán y la ansiedad, Pablo dice:

     

    1. Es un mandato y es indispensable tener una vida de oración honesta y real.

    Flp 4:6b sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Me gusta cómo traduce la NTV esta frase, dice: Flp 4:6a No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo.

    Si somos creyentes, no debemos afanarnos por nada, y por el contrario, orar por todo. Mis hermanos, nuestra tendencia natural es a desconfiar del Señor, es más, ni siquiera tomarlo en cuenta, preocuparnos por todo, a desgastarnos, gastar nuestros recursos, y cuando ya no nos queda otra cosa que hacer, recurrimos a Dios.

     

    Llega la circunstancia difícil, y en lugar de tomar calma y poner las cosas en las manos del único que verdaderamente puede hacer algo al respecto, reaccionamos como locos, aventamos todo y salimos huyendo o recurrimos a nuestros nulos recursos, terminando por desperdiciar lo que Dios con tanto amor nos ha confiado. Tenemos la costumbre de nuestra vieja vida de decir: ya hicimos todo lo posible, lo último que nos queda es orar.

     

    Qué terrible, orar es lo primero que deberías hacer, no lo último, la oración debería ser tu primer recurso no el último, cuánto desgaste, dolor, angustia nos ahorraríamos si en verdad obedeciéramos esto. Y mira lo que dice: ora por todo, así como no debes afanarte en nada, por más grande que sea, debes orar por todo, por más pequeño que parezca.

     

    ¿Sabes que al Señor le encanta que dependas de él? Ese fue el pecado de Eva y de Adán: bueno, no vivir por fe, no tener que preguntarle a Dios nada, ser independientes, porque seremos como dios sabiendo el bien y el mal. Nada que ver, es humillante para nosotros decir: dependo de Dios para todo, y sin Dios no puedo hacer nada.

     

    Claro, Satanás, este mundo y nuestra carne nos han engañado, el humanismo nos dice: “tu puedes, no necesitas de nadie y mucho menos de un dios, porque tú eres el todopoderoso dios”. Es una ilusión, vivimos inflados de orgullo y eso nos marea, nos emborracha y nos enceguece y no nos deja ver la realidad.

     

    Pero decir: dependo al 100% de ti es declararte inútil, es declararte incompetente, pero al mismo tiempo es declarar a Dios tu dueño y Señor, tu controlador, tu amo, ese es el problema. Pero piénsalo un poco, ¿cómo llamas a alguien que se deja engañar fácilmente y que hasta dicen: es como quitarle un dulce a un niño? Un tonto.

     

    Recuerdo una vez en el centro de México andábamos en busca de un aparato, cinco integrantes del grupo musical al que pertenecía, y andábamos de tienda en tienda, y de pronto se nos acerca un chavo, bien vestido, y nos dice: ¿quieren este aparato? Y nos enseña una revista con la foto justamente del aparato que andábamos buscando, y nos dice: se los consigo en tanto.

     

    Y dijimos guau, nadie nos había dado ese precio, y nos dice: denme el dinero, voy por él a la bodega y aquí lo tendrán, y nosotros le dijimos: ya está, le dimos el dinero, recuerdo muy bien que subió unas escaleras, y justo cuando lo dejamos de ver, nos volteamos todos a ver y nos quedamos como 15 minutos pensando: nos vieron la cara. Nunca más volvimos a ver al muchacho, ni el dinero, ni el aparato.

     

    Y mis hermanos así estamos nosotros, nuestro corazón es perverso y engañoso y siempre le creemos, igual Satanás y sus filosofías mundanas, una y otra vez nos vuelve a vender la misma mentira y ahí vamos, y nos defrauda una y otra vez. Albert Einstein decía: enfermedad mental es hacer lo mismo una y otra vez esperando un resultado diferente. Pero, ¿qué te dice Dios? Confía en mí, lo hemos aprendido en Navegantes, ¿se acuerdan? Dice:

     

    Pro 3:5-8 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

     

    ¿Qué significa esto? Que cuando no confiamos en Dios y lo hacemos a nuestra manera, siempre vamos a andar por veredas torcidas, lo cual nos producirá un afán que nos enfermará a tal punto que pensaremos que los huesos se nos rompen de cansancio y debilidad de no alcanzar nada por querer hacerlo nosotros sin consultar a Dios.

     

    Mis hermanos, si nos decimos cristianos ¿no es que andamos tras los pasos de nuestro Señor? Se supone que ya no andamos tras nuestros vanos planes y metas. Antes de eso se trataba nuestras vidas, Dios, si es que hay uno, aquí está mi plan, fírmalo, comprométete, que me vaya bien, y más te vale, si no te blasfemo.

     

    Mi hermano, Dios no es tu socio, él jamás accedió a eso, el es el Todopoderoso, tú solo eres polvo, él no está comprometido contigo, tus ídolos te engañan y son los que tú manejas porque ellos están para cumplir los deseos de tu perverso corazón, y si uno te falla, tienes otros diez, no así Dios, si le has entregado tu vida, tu más alta prioridad es ser entendido de la voluntad de Dios, y te voy a decir, te voy a asegurar, te lo prometo: “no existe lugar más seguro, donde el afán desaparecerá, donde te encontrarás gozoso, que cuando estás seguro que andas en la voluntad de Dios”.

     

    Y podrías decir: pues estoy en eso, pero Dios no me habla. ¿De veras? ¿Cada cuando abres tu biblia, cada cuando estás con papel, lápiz y biblia abierta buscando a tu Señor sin interrupciones ni distracciones? Con tu biblia cerrada le estás cerrando la boca a Dios, y le estás diciendo: haz lo que yo quiero, bendice lo que mi perverso corazón me dicta. 

     

    No es así, por eso necesitamos, consultar a Dios en todo y para todo, porque una pequeña mala decisión te puede costar muchísimo, lee acerca de Saúl y David en 1 y 2 de Samuel, Saúl un hombre siempre apoyado en su propia prudencia, ¿cómo terminó? No así David, quien terminó siendo el linaje de Jesucristo, él para todo consultaba a Dios, chécalo.

     

    Los Israelitas, en Josué 6 conquistan Jericó, después por creer que ya se lo sabían todo, - ya somos expertos Señor, ¿para qué te molestamos? – no oran y mandan pocos hombres a conquistar un pueblo llamado Hay, y son vencidos y avergonzados. Más adelante, en Josué 9, llegan los Gabaonitas, a hacer pacto con ellos y los engañan, todo por no consultar a Dios, de manera que este pueblo se convierte en una carga tremenda para Israel.

     

    Puedes leer Crónicas y Reyes en el AT, los reyes que prosperaron fueron los que pusieron a su Señor por delante, los que fracasaron y llevaron al pueblo de Dios a la miseria fueron los que jamás se ocupaban de consultar a Dios porque no les interesaba.

     

    Y me gusta lo que dice:

    sean conocidas sus peticiones.

    ¿Qué implica esto? Que necesitamos verbalizar nuestras peticiones delante de Dios, dárselas a conocer, ¿por qué? Por varias causas, muchas veces ni siquiera sabemos pedir como conviene, y cuando lo hacemos, nos podemos dar cuenta de eso, Dios nos muestra, y podemos llegar a pensar, ¿por qué estoy pidiendo eso? No está bien, mejor pediré conforme a lo que Dios quiere.

     

    Por otro lado aún cuando la Biblia nos dice que antes de que salga la palabra de nuestra boca, el Señor ya la conoce toda, a Dios le gusta pasar tiempo con nosotros, y no es que seamos redundantes, él también dijo:

     

    Mat 6:6-8 Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. 7 Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras. 8 No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.

     

    Estudia las oraciones de Pablo, de Nehemías, de la iglesia en Hechos 4 por ejemplo, ¿Qué hacían todos ellos? Siempre comenzaban en adoración, Dios fuerte, grande, temible, Soberano Señor, creador del cielo y la tierra, del mar, y de todo lo que hay en ellos. Citar la Escritura, recordar delante de quién estamos.

     

    Ya de por sí eso te ubica con quién estás tratando y aún cuando pueda ser que no cambien las circunstancias, te recuerda que tu Dios es más grande que las circunstancias, te recuerda Romanos 8:28:

    Rom 8:28 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. (NVI)

     

    La oración no tuerce el brazo de Dios, pero te sintoniza con su voluntad, y te hace descansar, y como una medicina te cura del afán. Recuerda, Dios quiere que exteriorices tus peticiones, por más pequeñas que estas sean y no solo eso, por eso dice Pablo:

     

    En oración y ruego.

    Oración implica súplica, adoración, ¿cómo oras? Para orar necesitas un tiempo específico, además del que pases orando mientras manejas, si es que lo haces porque a lo mejor tienes el puro chuntata y siempre te la pasas en otro canal. ¿Tres segundos por la noche si bien te va, o más bien te duermes con las noticias, con netflix, con el Facebook?

     

    ¿Dos segundos por la mañana, otros tres antes de comer, sino fuera porque los cristianos no nos persignamos, si no a lo mucho harías la señal de la cruz? Mi hermano, como dice en el mismo Facebook, si abrieras la biblia como abres el Facebook tu vida cambiaría, y eso aplícalo a todo lo demás, si te disciplinaras con la biblia como lo haces con el futbol.

     

    Si te metieras en la biblia como te metes en las novelas o en el Netflix viendo todo tipo de cosas ateas, que te enseñan justo lo contrario a lo que Dios manda y dice, apasionado por películas de terror, o llenas de contenido sexual ilícito, adulterio, fornicación, todo tipo de crimen.

     

    Dime, ¿de dónde sacas para no estar afanado? No tienes una vida devocional, ¿de dónde, dime de dónde pretendes sacar recursos para que algo verdaderamente pase en tu corazón, en tu familia, en tu vida? Requieres un tiempo de oración diario, un tiempo en el cual te apartas, abres tu biblia, buscas algún texto que te recuerde la grandeza de tu Dios, le adoras, le exaltas, le reconoces.

     

    Luego sacas tu lista de peticiones, lista evangelizadora, que has aprendido a hacer en Navegantes, y repasas una a una tus peticiones, comenzando por tus peticiones personales: quizá tomar las dos oraciones de Efesios, en Efesios 1:15-23, y 3:14-21, quizá la oración de Pablo por los Filipenses en esta carta en 1:9-11:

     

    Flp 1:9-11 Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, 10 para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, 11 llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

     

    Señor que mi amor abunde, se desborde cada vez más en conocimiento y buen juicio, no solo en mí, sino en mi esposa y mis hijos, Señor, que aprenda yo a discernir lo que es mejor, dame sabiduría para sincronizarme contigo y desear no lo que mi perverso corazón desea, sino lo que tú quieres para mí. Señor anhelo que el día que vengas por mí, o por tu iglesia me encuentres puro, sin nada que me reproches, haciendo tu voluntad, oh Señor ven pronto y hállame fiel. Señor no veo fruto suficiente en mí, por favor produce tu fruto en mí, que me parezca yo a ti Señor que pueda traerte una gloria y una honra grandísima con mi vida. Señor esto es imposible en mis fuerzas, pero para ti nada es imposible.

     

    Pide esto por ti, por los tuyos, por tu iglesia, después intercede, necesidades específicas de salud, de finanzas, situaciones familiares, tuyas, de  tu familia, de tu iglesia. Incluye:

     

    El ruego.

    El ruego implica una súplica con emoción, y a la misma vez implica perseverancia, ¿se acuerdan de la parábola del juez injusto y la viuda? Un hombre que ni temía a Dios ni le importaba a nadie, sencillamente  atendió a la mujer porque no quería que lo siguiera molestando, y el Señor dijo:

     

    Luc 18:6-8 Continuó el Señor: «Tengan en cuenta lo que dijo el juez injusto. 7 ¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? 8 Les digo que sí les hará justicia, y sin demora. No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?»

     

    En el Sermón del monte dijo:

    Luc 11:5-10 »Supongamos —continuó—que uno de ustedes tiene un amigo, y a medianoche va y le dice: “Amigo, préstame tres panes, 6 pues se me ha presentado un amigo recién llegado de viaje, y no tengo nada que ofrecerle.” 7 Y el que está adentro le contesta: “No me molestes. Ya está cerrada la puerta, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte nada.” 8 Les digo que, aunque no se levante a darle pan por ser amigo suyo, sí se levantará por su impertinencia y le dará cuanto necesite. 9 »Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. 10 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

     

    ¿Cuánto tiempo has orado por algo? ¿Ya te diste por vencido y te amargaste? Sigue orando, hay cosas que el Señor aún no me concede, pero que sigo pidiéndole y que no me cansaré de hacerlo, Dios aprecia tus oraciones llenas de emoción, de confianza, Dios aprecia tener una relación contigo. Para él no hay imposibles y todo lo podría conceder en un instante, pero dime, ¿cuál es tu tendencia cuando tienes todo lo que quieres?

     

    No se te da el agradecimiento por naturaleza, más bien te enorgulleces y te alejas de Dios, dejas de depender de él, y comienzas a tener frases como: “aunque no me porte bien y no lo busque tan seguido, diosito me quiere mucho, porque siempre me va bien”. Traducido es: “soy una chulada, seguramente Dios me bendice porque no puede vivir sin este muñeco”.

     

    Te olvidas de tu Dios, y tiendes a pensar que la bendición solo consiste en las cosas que tienes, la salud, el dinero, el éxito, cuando la única bendición que cuenta es Cristo mismo, todo aquello se convierte en un ídolo cuando quitas a Dios de en medio, pero si no lo quitas no es sino un medio para glorificar a tu Dios. Cuanta gente hay que no tiene salud, o trabajo y ahí está cerca de Dios, buscándole, de rodillas, y Dios le sana, o le da trabajo y si te vi ni me acuerdo.

     

    Mis hermanos esa es otra manera de medir tu madurez, cuando entiendes que tu mayor bendición no es lo que puedas acumular, o lo que puedas disfrutar materialmente hablando, todo eso es temporal, madurez es cuando entiendes que tu mayor bendición y tesoro es tu Señor, es la amistad, la comunión, la cercanía que tienes con el Dios vivo.

     

    Por eso es que Dios nos dice, pidan, porque recibirán y su gozo será cumplido al ver que les escucho cuando me hablan, ya que estamos en una relación real:

     

    Jua 16:24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

     

    Busquen porque encontrarán y hallarán que el secreto de la vida próspera no consiste en los bienes materiales que posean, sino en conocerme, dijo el Señor:

     

    Jua 17:3  Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

     

    Toquen, porque se les abrirá y encontrarán que ahí estoy yo con los brazos extendidos listo para recibirles, dice en Jeremías 9:

     

    Jer 9:23-24 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

     

    Así que necesitamos rogar, perseverar, ahí comprobamos la buena voluntad de Dios perfecta y agradable, ahí aprendemos a esperar en él, a conocerlo, a afinar nuestra manera de orar y hacerlo de la manera correcta. Y aquí no termina todo, agradece. Dice Pablo:

     

    Con acción de gracias.

    Hay dos cosas que son como el agua y el aceite: amargura y agradecimiento, es imposible que encuentres una persona gozosa que no sea agradecida, por el contrario, alguien amargado es alguien inconforme que no le llena nada, que siempre tiene un pero, alguien centrado en sí mismo. De la misma manera vivir una vida agradecida es vivir una vida libre de afán y amargura. ¿Qué dice Pablo a los Tesalonicenses?

     

    1 Ts 5:15-18 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 16 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

     

    Mira el combo en este versículo: bondad, amor para con todos, esto trae gozo, alguien que no perdona, es alguien que vive envenenado, contaminado, que además contamina todo lo que toca, que vive infeliz, y obviamente es alguien desagradecido, por el contrario, bondad, más gozo, más oración constante y agradecimiento, son cosas que Dios manda que tengamos en Cristo.

     

    Pero checa, dice gracias en todo, no por todo, no se trata de que digas: gracias Señor que gozo, ya iba tarde a mi trabajo y se me ponchó la llanta en pleno freeway, claro que no, más bien te vas a ver freak como dicen aquí, raro. No el mandato es a que des gracias en cualquier situación en la que estés, ¿porqué? Porque estás seguro del poder de Dios, de su bondad, de sus planes perfectos para ti, y cualquier situación Dios la está utilizando para tu bien, y no solo para bendiciones temporales, sino eternas.

     

    Quizá está formando su carácter en ti, quizá te está limpiando al hacerte ver el monstruo que todavía tienes dentro y que sale con facilidad y quiere que rindas esa área de tu vida, quizá te está dando la oportunidad de honrarlo con tu fe y confianza, quizá está fortaleciendo tu fe, al purificarla con el fuego de la prueba porque quiere que esté más preciosa que el oro, dice Santiago y Pedro:

     

    1 Pe 1:6-7 Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. 7 El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. (NVI)

     

    Stg 1:2-5 Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. 3 Pues y a saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. 4 Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada. 5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno. (DHH)

     

    Claro que si estás centrado en ti mismo, exigiendo tus derechos, enfocado en el aquí y en el ahora, casado con la filosofía humanista de este mundo, obviamente vas a vivir en total desagradecimiento. ¿Sabes lo que hace el malvado? Lejos de agradecer a Dios por cada respiro, le echa la culpa de todo, dice la Palabra:

     

    Pro 19:3 La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el SEÑOR. (NTV)

     

    En Cristo tienes suficientes motivos para agradecer, te desafío a que lo practiques, en lugar de entrar en el departamento de quejas y reclamos en tus oraciones, practica agradecimiento, estoy seguro que va a ser refrescante para ti, te va a liberar y te va a llevar una vida de verdadera adoración y gozo, libre de afán.

     

    Por eso no te engañes, ¿por qué es caracterizada tu vida, siempre inconforme, siempre amargado o amargada, siempre murmurando, quejándote de lo que no tienes, de lo que te falta, de lo que te hicieron, de lo que no hicieron por ti? ¿Sabes que tienes tantas cosas para agradecer? En primer lugar que Cristo te haya alcanzado, eso es suficiente para agradecer por toda la vida.

     

    Te aseguro que el principio de tu tropiezo en la fe comienza cuando le crees al diablo y comienzas a ser desagradecido, recuerda, no importa tu pasado, tu sufrimiento, tus circunstancias, siempre hay alguien que le ha ido peor que a ti, y muchas veces esa persona es más agradecida que tú.

     

    Y si todavía lo niegas, entonces mira a la cruz, el más justo de todos, el más inocente y bueno sufrió el peor castigo que la persona más mala pudiera haber recibido, lo que es más, cargó sobre él el pecado, la maldad de toda la humanidad, y esa es la única injusticia real de todas las demás, porque si hay algo que tu y yo merecemos es la muerte, porque hemos pecado y estábamos destituidos de la gloria de Dios, y si alguien pecó contra ti, ya Cristo lo pagó, y gracias a él porque si tu pecaste contra alguien que no lo dudo, no te preocupes, también Cristo ya lo pagó.

     

    Por eso a Dios le gusta que le agradezcamos, ¿te acuerdas de los 10 leprosos? Solo un de los que fue sanado regresó, le agradeció y le adoró, y el Señor preguntó donde están los otros nueve? Creyendo que todo lo merecían, y si te vi ni me acuerdo, y por si fuera poco eran los judíos, los que se suponían que conocían a Dios, y solo el extranjero fue el que regresó, el que no tenía prejuicios, ni auto engaño.

     

    • Procurar la paz de Dios no es una opción, es una necesidad, es indispensable para una vida espiritual sana.

    Flp 4:7a Y la paz de Dios,

    Y solo en este punto es donde con estos elementos juntos podremos no solo vivir gozosos, sino en paz, pero observa bien, no dice: y estarás en paz. Así como cuando te dicen: tate en paz. No, dice: la paz de Dios, es una paz diferente a la que este mundo busca o siquiera imagina. Ve sus programas, todo se trata de: tienes derecho a ser feliz. Y es una eterna búsqueda de paz y felicidad que nunca encuentra nadie.

     

    Todo mundo hace películas, novelas, canciones, libros que retratan a la perfección el dolor y el sufrimiento, pero, este mundo no sabe nada acerca del verdadero amor, de la verdadera paz, del verdadero gozo. Y Pablo habla de la paz de Dios, la cual tiene estos ingredientes, Cristo dijo:

     

    Jua 14:27 »Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo.

     

    ¿Pero, te das cuenta dónde es que esta paz se da? Jamás la vamos a encontrar andando siempre distraídos por los ídolos de este mundo, enfocados en nosotros mismos. No, paz es unir dos cosas sueltas, reconciliar dos cosas que estaban separadas, enemistadas, en conflicto. Cristo es nuestra paz, dice en Efesios 2:

     

    Efe 2:1-3 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

     

    Sin Cristo no hay paz, sigue más adelante en este capítulo:

     

    Efe 2:12 recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo. 14  Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba, 15 pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva humanidad al hacer la paz, 16 para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad. 17 Él vino y proclamó paz a ustedes que estaban lejos y paz a los que estaban cerca. 18 Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. 19 Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, (NVI)

     

    Mis hermanos, el estar en oración nos permite estar recordando el privilegio de nuestra reconciliación, lo que costó, los beneficios, la paz que hoy podemos disfrutar para con Dios. Fuera de Dios no hay paz, sencillamente, alguien podría decir, yo me siento en paz y no conocer a Cristo.

     

    Bueno, tal persona está auto engañada, un ejemplo: alguien puede cometer un crimen terrible en este país y huir hacia México, definitivamente podría estar en alguna playa tomando una piña colada, pero, ese hombre no tiene paz, de hecho tiene un gran problema esperándole, porque en el momento en el que pise la aduana estadounidense, en ese momento le van a caer y lo van a encerrar.

     

    Solo en Cristo podemos alcanzar la paz de Dios, y solo cuando nos disponemos a orar y a relacionarnos con nuestro Señor, es que podemos disfrutarla, es que podemos entender el alcance de esa paz, la cual dice Pablo:

     

    Flp 4:7b que sobrepasa todo entendimiento,

    Sobrepasa:

    juperéjo

    en griego, implica algo que está sobre cualquier cosa, que sobresale, que sobrepasa, que es superior, en excelencia y en todo. Ya que es una paz que viene de Dios, supera nuestro entendimiento, supera cualquier filosofía de vida mundana.

     

    Nosotros siempre estamos buscando razones, justificaciones, nos encanta el auto engaño: “dime que sí, dime lo que yo quiero oír, así llega el momento en que engaño mis sentidos, y con superación personal, con un buen motivador que me convenza de lo impresionante que soy, claro que no le va a costar trabajo, con meditación trascendental que me ayude a dormir mis sentimientos y emociones, o una buena canción que escuche ochocientas veces que me diga que sigo siendo el rey, etc.

     

    La paz de Dios no necesita ningún truco mental, sencillamente supera cualquier argumento o lógica que este mundo pudiera idear, trasciende intelecto, análisis, y pseudo sabiduría humana. Mi hermano, no se donde pretendas buscar paz interior, fuera de Cristo jamás la vas a encontrar. Y mira nada más lo que hace esta paz:

     

    Flp 4:7c guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús

    .

    Guardar es un término militar, que implica ser un vigilante, alguien que monta guardia como un centinela, alguien que protege. Tener esta paz literalmente implica poner una cerca de protección.

     

    Corazones.

    ¿Qué implica nuestro corazón? El centro de la vida emocional, espiritual y mental, lo más íntimo de nuestro ser, donde se asientan la mente, la voluntad, el deseo, la intención. Es decir, de donde brota aquello que me mueve a hacer lo que hago, convicciones, motivaciones, mi voluntad. Así cuando dicen el término, le pide permiso a un pie para moverlo.

     

    Así el conjunto de convicciones que mueven tu vida, la ropa que usas, la comida que comes, tu estilo de vida, los amigos que escoges, la iglesia a la que vas, tus convicciones espirituales, todas esas cosas surgen de tu corazón, y mira nada más, la paz de Dios lo cuida.

     

    Y no solo eso, sino tus pensamientos, lo cual se refiere más a tu percepción de las cosas, el interlineal lo traduce facultades mentales, tu percepción, tu intelecto, tu disposición, la manera en la que entiendes y recibes las cosas. ¿Sabías que antes de Cristo nuestra percepción del mundo está torcida?

     

    ¿Por qué crees que el mundo a lo malo llama bueno, a lo blanco, negro, a lo dulce, amargo, etc.? ¿De donde crees que viene esa conducta auto destructiva, orgullosa, egoísta al punto de quitar de en medio todo, a toda costa y al costo que sea, lo que estorbe para que obtenga lo que yo pienso merecer?

     

    Y no solo eso, aún cuando venimos a Cristo, necesitamos constantemente estar transformando nuestro entendimiento porque está viciado, contaminado, por el pecado, y si no hacemos por andar en el Espíritu, buscando el reino de Dios, quedamos engañados, y de repente hasta pensamos que somos buenos y que le servimos a Dios, cuando con nuestra conducta lo negamos por completo.

     

    Por eso un nuevo creyente necesita discipularse, por eso todos nosotros requerimos de congregarnos, necesitamos reaprender a pensar, conocer la justicia, la bondad, la misericordia de Dios y muchas cosas más, y el único lugar para encontrar todas estas cosas es a la luz de la Escritura, la Palabra le llama a esta percepción torcida, estar en tinieblas,  y lo único que puede curarnos es haber nacido de nuevo, y una vez habiendo nacido de nuevo, ser renovados, en esta oración de la que acabamos de hablar.

     

    Mis hermanos que miedo no tener vida devocional, estamos confinados a vivir una vida llena de afán y ansiedad la cual destruye nuestra salud, y nos hace vulnerables en todos los aspectos. Mi hermano, mi hermana, qué mal consejero es el afán, la ansiedad, el temor a circunstancias, estando en ese estado somos vulnerables, somos presas fáciles del engaño, de la necedad, de tomar decisiones de las que siempre nos vamos a arrepentir.

     

    Sin la capacidad de entender la verdad, mal entendiéndola, mal entendiendo a Dios, su voluntad, siempre confiando en nuestro defraudador corazón, en los engaños de Satanás, quien siempre nos engaña para no confiar en la verdad, sino en la tranza, la mentira, el orgullo, la soberbia, que nos hace ver la humildad, la humillación, el amor, el perdón como debilidades, que nos estorba para decidir dar un paso de perdón, de sacrificio, de amor por los demás, de justamente darle misericordia a algún hermano, que significa exactamente eso, darle lo que no merece.

     

    Mis hermanos, han desfilado por esa puerta muchas personas que simplemente por una percepción equivocada, por un corazón vulnerable a la mentira deciden no tomar en cuenta la verdad, deciden que no es suficiente para ellos, deciden que una vida llena de rencor, angustia, dolor es lo único que pueden vivir, le dan la espalda a Dios y se marchan a seguir muertos en sus delitos y pecados, a seguir sin esperanza y sin Dios en el mundo.

     

    ¿Cuántos de los que están aquí han escuchado la verdad una y otra vez y por no tomar en serio la realidad de una relación con Dios siguen con una percepción equivocada, con un corazón engañoso y engañado? No ten engañes hermano, jóvenes, adultos, mujeres, no se engañen, el hecho de que escuchen conferencias, o sepan teología, o tengan información no significa nada si ustedes no tienen una vida devocional honesta y sincera con su Señor.

     

    Pero, el que tiene la paz de Dios, el que la procura a través de todos estos pasos, estará protegido de hacer locuras, de auto destruirse, de meter en problemas a su cónyuge y a sus hijos, mira lo relevante, lo importante de tener una vida de oración real. Por favor comienza mi hermano, no te pierdas de las bendiciones de estar a los pies de tu Señor, y si no la tienes, si en realidad no tienes una vida de oración, por favor deja de engañarte, vas a comer polvo, vas a comer las consecuencias de tu mala cabeza, arrepiéntete y comienza, el Señor viene pronto.

     

    Ora con tus hermanos, aprovecha cada oportunidad que tienes en esta iglesia para orar, deja de poner pretextos, deja de creerle a tu corazón perverso y engañoso, no existe manera de tener unidad en el Espíritu si no oramos juntos punto, por eso la necesidad de orar, de que tus peticiones sean conocidas de Dios en toda oración y ruego. ¿Quieres vivir una vida libre de afán y ansiedad de cualquier tipo? Aquí está la fórmula.

     

    Y checa la frase clave de todas las cartas de Pablo, dice: “en Cristo Jesús” En el ungido, el Mesías, nuestro Dios Salvador, separados de él nada podemos hacer, podrás seguir queriendo hacer todas las fórmulas engañosas de este mundo, las cuales te dicen que puedes seguir adulterando, fornicando, pecando contra Dios y aún así pretender tener paz.

     

    Mi amigo, mi amiga, aquí te espero, cuando te canses, si no es demasiado tarde, si estás haciendo estas cosas deliberadamente, déjame decirte: no estás en Cristo punto, aunque tengas años viniendo a la iglesia, aunque según tu te hayas bautizado y cumplido con todos los requisitos, la fe que me salva sencillamente me transforma, y fuera de Cristo es imposible, arrepiéntete y comienza a caminar hoy.

     

    Ahora, ¿es la primera vez que vienes a una reunión como esta? Si no estás en Cristo, si no le conoces, jamás tendrás paz, tu vida siempre será eterno sinsabor, hasta que te arrepientas y le entregues tu vida al Señor, ¿qué te toma? Solo creer, arrepentirte y decidir entregarte a él en espíritu, cuerpo y alma, pedirle que te conceda un nuevo nacimiento, vida espiritual, que te de ojos para verle y oídos para escucharle, si no sigues en conflicto con Dios, y te tengo malas noticias, eres esclavo del pecado y de Satanás, y Dios no escucha tus oraciones, pero, ven a Cristo, y él resolverá este problema, hoy puede ser ese día. Voy a cerrar con un texto más, oramos y nos despedimos:

     

    1 Pe 5:6 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. 7 Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. 8 ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que sus hermanos en Cristo, en todo el mundo, también están pasando por el mismo sufrimiento. 10 En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido. 11 ¡A él sea todo el poder para siempre! Amén.

     

  • Apr 10, 2016Filipenses 4: 6 – 7 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios” – Parte 2-
    Apr 10, 2016
    Filipenses 4: 6 – 7 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios” – Parte 2-
    Series: Filipenses

    LAS RESPONSABILIDADES DE UN CREYENTE DELANTE DE DIOS

    2ª PARTE

    Filipenses 4:6-7

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos. También podríamos decir que es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu.

     

    Es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes al verle padeciendo en cadenas necesitan un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo.

     

    Recapitulación.

     

    En este último capítulo Pablo está condensando el mensaje de toda esta carta, Pablo ha venido hablando del gozo, de tener una perspectiva eterna, la cual nos provee de una esperanza eterna, lo cual tendrá un impacto directo en nuestra manera de vivir, en nuestra conducta, decisiones, y por supuesto estado de ánimo.

     

    Lo podemos ver en Pablo, cómo a pesar de circunstancias tan adversas, enfrentado prisión y la muerte, Pablo contaba con un gozo que nada podía arrebatárselo, su corazón, su mente su sentir estaba en el cielo, mientras que su cuerpo estaba en una prisión de Roma. De manera que Pablo podía ver cada circunstancia de su vida como una oportunidad de servicio a Cristo y a sus hermanos.

     

    En el capítulo dos, Pablo nos habló con lujo de detalle acerca del sentir, la mente de Cristo, lo cual debería gobernar la mente y corazón de cada cristiano:

     

    Flp 2:3-5 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. 4 Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

     

    Somos el cuerpo de Cristo, la iglesia, y para que se pueda dar la unidad, y el amor que nos haga ser sal y luz eficaz en un mundo en tinieblas, cada uno de nosotros necesitamos procurar diligentemente esta manera de pensar, de sentir, necesitamos unidad de propósitos y metas, y para poder llevarlas a cabo eficientemente, este pensamiento debe circular en el cuerpo de Cristo como nutrientes en un torrente sanguíneo que alimentan cada miembro del cuerpo.

     

    En el capítulo 3 Pablo nos llamó a cuidarnos del orgullo religioso, guardarnos del peligro de la religiosidad, de falsos obreros, a los cuales llama perros, los cuales son robadores de la libertad en Cristo, de la frescura de la fe genuina, que nos roban el gozo, al poner la carga de nuestra salvación y relación con Dios sobre nosotros, y no sobre la obra consumada de Cristo.

     

    Pablo nos enseñó con su ejemplo como él mismo tuvo su vida y sus logros como pérdida por dos cosas importantísimas:

     

    Flp 3:8-9 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo 9 y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo. Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe.

    Porque cuando caemos religiosidad, ésta termina robando nuestro gozo y libertad, por lo mismo debemos mantenernos frescos, llenos del poder del Espíritu, dependiendo del Señor.

     

    El religioso te acusa al exigirte credenciales, logros personales, títulos, comprobantes de que cumpliste con los ritos necesarios que te acrediten como un cristiano certificado, pero Pablo nos reitera quienes son los que verdaderamente representan al pueblo de Dios en el versículo 3, y dice:

     

    1º Son los que le sirven y le adoran en espíritu y en verdad, 2º Son los que solo le dan gloria a Dios y no a ellos mismos o a otros hombres por su salvación y santificación, y que por lo mismo confían exclusivamente en Jesús para salvación, y no en ninguna obra o capacidad humana.

     

    Me encanta cómo Pablo nos deja claro que por más grandes que pudieran ser nuestros logros religiosos, frente a la obra perfecta de Cristo, nuestras mejores y más dedicadas justicias, no son sino trapos sucios, por lo mismo, lejos de acercarnos a Cristo, o hacernos más justos, nos alejan de él, son un insulto para el que consumó a la perfección nuestra redención, por lo tanto, nos dice: enfóquense en Cristo, ya que el único camino para agradar a Dios es la fe en Cristo y su obra.

     

    También nos recordó lo maravilloso de nuestra resurrección, como esta esperanza eterna es la que debería movernos como creyentes, nos dice: ey, estamos en una carrera que tiene una meta eterna, aquí solo estamos de paso, somos extranjeros y peregrinos, vivimos en una tierra que no es nuestra, no es nuestro hogar, somos ciudadanos de un reino que está por venir, el reino de justicia, gozo y paz de nuestro Señor Jesucristo.

     

    Otra cosa que vimos es que así como hay ciertas características de los ciudadanos de ciertas regiones, hay leyes, hay culturas, y muchas cosas más, las cuales definen la ciudadanía, o la ciudad, así como los romanos, quienes estaban orgullosos de serlo, y se vestían como ellos, se peinaban, hablaban, caminaban, se parecían, estaban esperando los edictos de su emperador, y se enorgullecían al ver la gloria de él.

     

    De la misma manera nosotros los ciudadanos del reino celestial, hay características que se supone deberían distinguirnos del resto de la humanidad, parecernos a Cristo en carácter, en conducta, en apetitos, en sueños, en metas, buscar las cosas de arriba, las celestiales, esperar esta resurrección, no así como los falsos maestros, los cuales aman este mundo, los cuales no adoran a Cristo, sino sus propios vientres, el Dios de sus deseos, solo piensan en lo terrenal.

     

    Quienes su mensaje es claramente contrario al de la cruz, ya que la cruz enseña sacrificio, servicio, amor, vaciarse uno mismo, y el mensaje de estos hombres es sáciate a ti mismo a cualquier costo, vive tu vida, primero tú, después tú, y al último tú, por lo mismo no buscan la gloria de Cristo, sino la suya propia;

     

    No tienen una perspectiva eterna porque no les interesa, solo les interesa el aquí y el ahora; pero, el que es ciudadano del cielo, está esperando en promesas eternas, a su rey celestial, vive descansando y esperando en las promesas de Dios.

     

    Así como en casi todas las cartas de Pablo, están divididas en dos partes, los primeros capítulos son de enseñanza, y el resto aplicación, por ejemplo Romanos 11 capítulos de doctrina, 5 capítulos de aplicación, Efesios tres capítulos de doctrina, otros tres de aplicación, Gálatas 4 de doctrina, dos de aplicación, y casi en cada carta es lo mismo, de la misma manera todas estas cosas Pablo las resume en estos últimos mandatos, esta es la parte práctica de esta carta.

     

    Como ya lo vimos el primer mandato es mantenernos firmes, perseverando en todas estas cosas, y la clave es en Cristo porque somos suyos, y separados de él, nada podemos hacer, lo segundo fue que es responsabilidad de cada creyente procurar y promover la mente de Cristo, individualmente y ayudando a sus hermanos a lograrlo.

     

    Otro muy importante que tiene que ver con la última parte es estar gozosos, lo cual Pablo repite doblemente:  

     

    Flp 4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

    Es un mandato para nosotros, no es una sugerencia, en Cristo, en sus promesas, en lo que somos, en nuestra salvación, y muchas cosas más tenemos lo necesario para vivir una vida llena de regocijo. Y por último vimos que es un mandato para aquellos que hemos nacido de nuevo, y tenemos morando en nosotros el Espíritu Santo, hacer visible, palpable y comprobable, el carácter de Cristo en nosotros, una actitud de mansedumbre, amabilidad, afabilidad, y Pablo nos dice porqué:

     

    Flp 4:5  Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

     

    Ahora, ¿cómo se puede tener regocijo, y mostrar un carácter cristiano palpable y comprobable, una amabilidad evidente, disposición para lo bueno, aún a pesar de situaciones difíciles? ¿Cómo podemos llevar a cabo esta vida de gozo y unidad? Pablo nos dará la clave de una vida gozosa y una vida en paz, ya que uno de los obstáculos principales para no tener la vida llena de gozo y plenitud que Dios quiere que tengamos, es el afán y la ansiedad. Demos lectura. Por eso el siguiente mandato es:

     

    1. El mandato es no estar afanados por nada.

    Flp 4:6a Por nada estéis afanosos,

    Pablo dice: de ningún modo, estén afanosos, que el afán no sea parte de ustedes, no puede ser característica de un cristiano, nada significa, todo, cualquier cosa que se te pueda ocurrir es un mandato, no estar afanosos por nada.

     

    Afanoso: merimnáo

    ; estar preocupado por: tener, interesar, afán, tener cuidado. Preocuparse, afanarse, interesarse, tener cuidado, estar ansioso por, preocuparse, afanarse, afligirse, lleno de cuitas. Estar ansioso acerca de, estar teniendo cuidado de algo al punto que te perturba; estar acongojado.

     

    Y la raíz de esta palabra tiene que ver con división, con tener un pensamiento dividido, distraído, estar desenfocado. Cuando nos afanamos dejamos de poner nuestra vista en el Señor y la ponemos en nosotros mismos, hay una división interna.

     

    ¿Pablo nos estará diciendo: bola de exagerados, de preocupones, no se afanen, no sean escandalosos, no es para tanto? No lo creo hay cosas que verdaderamente son difíciles, desde la pérdida del trabajo, hasta la enfermedad y muerte de un hijo, de algún familiar amado. Hay muchas circunstancias que tienen el suficiente peso para preocuparnos.

     

    Pablo tampoco está diciendo: piensen positivamente, atraigan la buena vibra, cancelen lo que les haga preocuparse, declaren un mundo ideal sin guerra ni enfermedad, en el país de nunca jamás. Para nada, ya hemos aprendido que en el mundo tendremos aflicción, y que un día estaremos en nuestro hogar y no habrá más llanto ni dolor, pero, no es en este mundo.

     

    Además de que alguien con madurez espiritual no es alguien que niega su realidad, sino que la afronta y pasa por ella de la manera correcta. Lo que es más esta es otra manera de medir tu madurez espiritual, cuánto es suficiente para que te robe tu gozo y paz.

     

    Puedes venir al servicio, y cantar lleno de emoción, derramar lágrimas, sales de aquí, y se te atraviesan ni siquiera en Germantown, aquí en el estacionamiento, y ya se te fue el gozo, o llegas a tu casa del servicio, y no encuentras tus calcetines verdes, y tu casa se vuelve una batalla campal, te sacan la lengua, te piden que no entres con líquidos al santuario, y ya quieres apostatar la fe. Te sacan la lengua, te miran feo, y Cristo no existe, bola de hipócritas. ¿Cuánto toma para que tu gozo te sea robado, para que Satanás venga y te robe lo que Dios con tanto amor pone en tu corazón para proveerte de gozo y paz?

     

    Ahora, ¿en qué consiste el afán, la ansiedad, el estrés? ¿Te ayudará en algo, o más bien siempre te perjudicará? ¿Sabías que el estrés contribuye a la caída del pelo, disminuye tus defensas dejándote más vulnerable a la enfermedad, reseca tus glándulas salivales, lo cual te hace más propenso a las caries? Conclusión, ¿quieres estar enfermo, chimuelo y pelón? Preocúpate.

     

    Otras veces oramos: Señor toma el control. Él siempre estuvo en control, nunca está pensando: Houston, tenemos un problema. No, Él es el Eterno, es Omnipresente, está en todos lados, Omnisciente, lo sabe todo, Omnipotente, no hay nada imposible para él. En él no existe una pizca de error, todos sus movimientos están fríamente calculados, para él no existe tiempo, ni espacio, él ya era, es y será.

     

    Los que nos sentimos fuera de control, en ocasiones descuidados de parte de Dios, así como los discípulos cuando estaban a punto de ahogarse y el Señor estaba dormido en la popa, lo primero que le dicen es: ¡Señor, ¿no te da cuidado? ¿Qué no te importamos? Somos nosotros, pero, él no cierra sus ojos, ni sus oídos jamás, él no se cansa, él no necesita vacaciones, ahí está siempre.

     

    Cuando hay algún problema financiero, le digo a mi esposa, cuando está muy preocupada: “ok, checa la cuenta, a ver si por cada minuto de preocupación va disminuyendo la deuda o subiendo nuestro saldo a favor”. ¿Sabes qué ocurre cuando nos entregamos al afán? A la situación no le hacemos ni cosquillas, solo nos quedamos con menos pelo, más caries, enfermedad y por si fuera poco, pleito y gritos.

     

    La mayoría de las cosas por las que una persona se preocupa nunca llegan a suceder, la mayor parte del tiempo vivimos preocupados por un futuro que no conocemos, y por un pasado que no podemos cambiar, y nos ocupamos muy poco en el presente, por las cosas que podríamos hacer para corregir errores pasados y evitar catástrofes futuras.

     

    Mis hermanos, el Señor en repetidas ocasiones nos dice: no se afanen veamos un ejemplo en Mateo 6, en el sermón del monte, en el contexto del amor, la idolatría al dinero, el Señor dice:

     

    Mat 6:24-26 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero. 25 »Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? 26  Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?

     

    Mat 6:27-30 ¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida? 28  »¿Y por qué preocuparse por la ropa? Miren cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni cosen su ropa; 29 sin embargo, ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos. 30 Y, si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes. ¿Por qué tienen tan poca fe?

     

    Mat 6:31-34 »Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. 32 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. 33 Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. 34 »Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy. (NTV)

     

    En Lucas 10, el Señor le dice a Marta, quien por estar enfocada en quehaceres, hasta se le olvida que el Salvador del mundo la quería a sus pies, la quería a ella antes que su idolatría al servicio, le dice:

     

    Luc 10:38-42 Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. 39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. 40 Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude! 41 —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, 42 pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

     

    Otra coas muy importante mis hermanos, escoger el afán, entregarnos a él, sin tomar en cuenta a Dios,

    es desconfianza en Dios

    , tanto la ansiedad y la preocupación, indican falta de confianza en un Dios perfectamente sabio, poderoso, soberano y lleno de amor.

     

    Ni más ni menos es lo que el afán indiscriminado proyecta, incredulidad y desconfianza, falta de conocimiento de nuestro Dios, es una falta de comunión con Dios, porque la confianza en él, solo se adquiere cuando una persona responsablemente tiene sus citas a solas con su Señor, pasa tiempo con él para conocerle, para comprobar su buena voluntad, perfecta y agradable, su fidelidad y amor eternos.

     

    Esto implica otra cosa, que cuando no estás confiando en Dios, estás confiando en ti mismo, en un ser humano falible, débil que no tiene el menor control de que siquiera esté vivo, tú crees planeas, y dices: mañana hago esto, o lo otro, y después aquello, ¿cómo sabes? Lo dices presuntuosamente, pero solo Dios sabe lo que va a ocurrir en cada momento de tu vida, tú te subes a tu auto y dices, voy a tal parte, ¿cómo sabes? Hay miles de accidentes diariamente.

     

    Pero, él es bueno, lleno de gracia y misericordia, y nos bendice, y a pesar de nuestras necedades hace salir su sol y caer su lluvia. Y mis hermanos, en el momento en el que dejamos de confiar en él, estamos confiando en nosotros mismos, cuando él dijo:

     

    Jer 17:5-9 Así dice el SEÑOR: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del SEÑOR! 6 Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien. Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita. 7 »Bendito el hombre que confía en el SEÑOR, y pone su confianza en él. 8 Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.» 9 Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?

     

    ¿Dónde está la maldición? Obviamente gran parte por ignorar a Dios, y dijo Job, ¿quién que se haya alejado del Señor le ha ido bien? Pero, por otro lado, date cuenta, y créelo, cuando confías en tu perverso corazón, estás confiando en un ser falible y completamente débil, que si le da flu, ya no se puede ni levantar de su cama. Por eso tus emociones y todas esas pláticas internas que te llevan a la locura, a la presunción, no son dignas de escucharse, jamás tu corazón va a ser un buen consejero.

     

    Y alguien te dice: – confía en el Señor – y dices – no me voy a encontrar a mí mismo y voy a hacer lo que dicte mi corazón –, pobre de ti, vas a quedar engañado, y lo peor del caso, no vas a llegar muy lejos.

     

    Y podrás decir: es que tú no conoces a mi esposa, es muy nerviosa, se preocupa de todo. Bueno, no debemos olvidar que nuestras mujeres son vasos frágiles y un área de su fragilidad son sus emociones, ¿pero sabes qué varón? Tu responsabilidad es en primer lugar, honrar a tu Dios, porque ellas muchas de las veces están temblando de miedo por tus malas decisiones al no decidirte tú a tomar en cuenta a Dios, y ellas nos dicen una y otra vez: no lo hagas, no creo que debamos hacerlo. Y nosotros ahí vamos de necios, sin consultar a Dios, solo guiados por nuestro corazón chafa.

     

    Ahora, hay ocasiones en las que no es así, realmente oraste, realmente el Señor te está dirigiendo a cierto lugar, cierta decisión que requiere fe, obediencia, y tu esposa está muy nerviosa, lo que es más a veces hay pruebas financieras que no tienen que ver con una mala administración, sencillamente el Señor permite situaciones para que aprendamos a depender de él.

     

    En estos casos, cuando tu mujer está preocupada, no por tus necedades, sino porque en verdad Dios te está mandando a cruzar el valle de sombra de muerte, y él va contigo, pero, en estos momentos, en lugar de decirle: ¡ya hombre, no pasa nada, tranquila exagerada, Dios está con nosotros!

     

    No, ¿qué te parece si le dices: esposa, estoy orando por ti, estoy orando por la situación, estoy seguro que Dios es bueno y que como dice salomón en el Salmo 37, Isaías 30:15:

    Sal 37:25 Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Isa 30:15  Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis?

    Y le dices, ven, vamos a ponernos de rodillas a orar, vamos a poner delante del Señor esta situación juntos.

     

    Ahora, si definitivamente no se calma, entonces en lugar de reaccionar con impaciencia, con toda calma, sin desesperación, sin sarcasmo, puedes leerle salmos o escrituras que traigan paz. Me acuerdo cuando mi esposita y yo éramos nuevos creyentes, pasamos tiempos muy difíciles económicamente hablando, y recuerdo que ella no se calmaba, en ocasiones me ponía a leerle salmos hasta que se quedaba dormida.

     

    Por otro lado hermanos, hay una línea que debemos cuidar, hay momentos en los que definitivamente debemos temer, ¿sabes cuando? Cuando pecamos, cuando hacemos lo malo, no caigas en el error de pensar que porque no te cachan en la movida Dios esté de alguna manera de acuerdo con tus pecadotes, con tus tranzas, no, Dios está siendo paciente, pero créeme, las consecuencias van a llegar.

     

    En este caso no solo debes temer, debes temer y confesar, buscar arrepentimiento, delante de Dios, lo cual sí incluye congoja, pero es una congoja por haberle fallado a tu Señor, y si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para limpiarnos de todo pecado y perdonarnos de toda maldad. Porque si no temes al pecar significa que estás endurecido, encallecido, tu conciencia está cauterizada, y eso es muy peligroso.

     

    Entonces, ¿cuál es el mandato? No estés afanado, ansioso por nada. Y Pablo nos da la medicina. Me encanta la Palabra, no nos manda a hacer algo, sin darnos los recursos necesarios, lo que es más, podríamos decir que la siguiente es la receta, la medicina contra el afán y la ansiedad, Pablo dice:

     

    1. Es un mandato y es indispensable tener una vida de oración honesta y real.

    Flp 4:6b sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Me gusta cómo traduce la NTV esta frase, dice: Flp 4:6a No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo.

    Si somos creyentes, no debemos afanarnos por nada, y por el contrario, orar por todo. Mis hermanos, nuestra tendencia natural es a desconfiar del Señor, es más, ni siquiera tomarlo en cuenta, preocuparnos por todo, a desgastarnos, gastar nuestros recursos, y cuando ya no nos queda otra cosa que hacer, recurrimos a Dios.

     

    Llega la circunstancia difícil, y en lugar de tomar calma y poner las cosas en las manos del único que verdaderamente puede hacer algo al respecto, reaccionamos como locos, aventamos todo y salimos huyendo o recurrimos a nuestros nulos recursos, terminando por desperdiciar lo que Dios con tanto amor nos ha confiado. Tenemos la costumbre de nuestra vieja vida de decir: ya hicimos todo lo posible, lo último que nos queda es orar.

     

    Qué terrible, orar es lo primero que deberías hacer, no lo último, la oración debería ser tu primer recurso no el último, cuánto desgaste, dolor, angustia nos ahorraríamos si en verdad obedeciéramos esto. Y mira lo que dice: ora por todo, así como no debes afanarte en nada, por más grande que sea, debes orar por todo, por más pequeño que parezca.

     

    ¿Sabes que al Señor le encanta que dependas de él? Ese fue el pecado de Eva y de Adán: bueno, no vivir por fe, no tener que preguntarle a Dios nada, ser independientes, porque seremos como dios sabiendo el bien y el mal. Nada que ver, es humillante para nosotros decir: dependo de Dios para todo, y sin Dios no puedo hacer nada.

     

    Claro, Satanás, este mundo y nuestra carne nos han engañado, el humanismo nos dice: “tu puedes, no necesitas de nadie y mucho menos de un dios, porque tú eres el todopoderoso dios”. Es una ilusión, vivimos inflados de orgullo y eso nos marea, nos emborracha y nos enceguece y no nos deja ver la realidad.

     

    Pero decir: dependo al 100% de ti es declararte inútil, es declararte incompetente, pero al mismo tiempo es declarar a Dios tu dueño y Señor, tu controlador, tu amo, ese es el problema. Pero piénsalo un poco, ¿cómo llamas a alguien que se deja engañar fácilmente y que hasta dicen: es como quitarle un dulce a un niño? Un tonto.

     

    Recuerdo una vez en el centro de México andábamos en busca de un aparato, cinco integrantes del grupo musical al que pertenecía, y andábamos de tienda en tienda, y de pronto se nos acerca un chavo, bien vestido, y nos dice: ¿quieren este aparato? Y nos enseña una revista con la foto justamente del aparato que andábamos buscando, y nos dice: se los consigo en tanto.

     

    Y dijimos guau, nadie nos había dado ese precio, y nos dice: denme el dinero, voy por él a la bodega y aquí lo tendrán, y nosotros le dijimos: ya está, le dimos el dinero, recuerdo muy bien que subió unas escaleras, y justo cuando lo dejamos de ver, nos volteamos todos a ver y nos quedamos como 15 minutos pensando: nos vieron la cara. Nunca más volvimos a ver al muchacho, ni el dinero, ni el aparato.

     

    Y mis hermanos así estamos nosotros, nuestro corazón es perverso y engañoso y siempre le creemos, igual Satanás y sus filosofías mundanas, una y otra vez nos vuelve a vender la misma mentira y ahí vamos, y nos defrauda una y otra vez. Albert Einstein decía: enfermedad mental es hacer lo mismo una y otra vez esperando un resultado diferente. Pero, ¿qué te dice Dios? Confía en mí, lo hemos aprendido en Navegantes, ¿se acuerdan? Dice:

     

    Pro 3:5-8 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

     

    ¿Qué significa esto? Que cuando no confiamos en Dios y lo hacemos a nuestra manera, siempre vamos a andar por veredas torcidas, lo cual nos producirá un afán que nos enfermará a tal punto que pensaremos que los huesos se nos rompen de cansancio y debilidad de no alcanzar nada por querer hacerlo nosotros sin consultar a Dios.

     

    Mis hermanos, si nos decimos cristianos ¿no es que andamos tras los pasos de nuestro Señor? Se supone que ya no andamos tras nuestros vanos planes y metas. Antes de eso se trataba nuestras vidas, Dios, si es que hay uno, aquí está mi plan, fírmalo, comprométete, que me vaya bien, y más te vale, si no te blasfemo.

     

    Mi hermano, Dios no es tu socio, él jamás accedió a eso, el es el Todopoderoso, tú solo eres polvo, él no está comprometido contigo, tus ídolos te engañan y son los que tú manejas porque ellos están para cumplir los deseos de tu perverso corazón, y si uno te falla, tienes otros diez, no así Dios, si le has entregado tu vida, tu más alta prioridad es ser entendido de la voluntad de Dios, y te voy a decir, te voy a asegurar, te lo prometo: “no existe lugar más seguro, donde el afán desaparecerá, donde te encontrarás gozoso, que cuando estás seguro que andas en la voluntad de Dios”.

     

    Y podrías decir: pues estoy en eso, pero Dios no me habla. ¿De veras? ¿Cada cuando abres tu biblia, cada cuando estás con papel, lápiz y biblia abierta buscando a tu Señor sin interrupciones ni distracciones? Con tu biblia cerrada le estás cerrando la boca a Dios, y le estás diciendo: haz lo que yo quiero, bendice lo que mi perverso corazón me dicta. 

     

    No es así, por eso necesitamos, consultar a Dios en todo y para todo, porque una pequeña mala decisión te puede costar muchísimo, lee acerca de Saúl y David en 1 y 2 de Samuel, Saúl un hombre siempre apoyado en su propia prudencia, ¿cómo terminó? No así David, quien terminó siendo el linaje de Jesucristo, él para todo consultaba a Dios, chécalo.

     

    Los Israelitas, en Josué 6 conquistan Jericó, después por creer que ya se lo sabían todo, - ya somos expertos Señor, ¿para qué te molestamos? – no oran y mandan pocos hombres a conquistar un pueblo llamado Hay, y son vencidos y avergonzados. Más adelante, en Josué 9, llegan los Gabaonitas, a hacer pacto con ellos y los engañan, todo por no consultar a Dios, de manera que este pueblo se convierte en una carga tremenda para Israel.

     

    Puedes leer Crónicas y Reyes en el AT, los reyes que prosperaron fueron los que pusieron a su Señor por delante, los que fracasaron y llevaron al pueblo de Dios a la miseria fueron los que jamás se ocupaban de consultar a Dios porque no les interesaba.

     

    Y me gusta lo que dice:

    sean conocidas sus peticiones.

    ¿Qué implica esto? Que necesitamos verbalizar nuestras peticiones delante de Dios, dárselas a conocer, ¿por qué? Por varias causas, muchas veces ni siquiera sabemos pedir como conviene, y cuando lo hacemos, nos podemos dar cuenta de eso, Dios nos muestra, y podemos llegar a pensar, ¿por qué estoy pidiendo eso? No está bien, mejor pediré conforme a lo que Dios quiere.

     

    Por otro lado aún cuando la Biblia nos dice que antes de que salga la palabra de nuestra boca, el Señor ya la conoce toda, a Dios le gusta pasar tiempo con nosotros, y no es que seamos redundantes, él también dijo:

     

    Mat 6:6-8 Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. 7 Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras. 8 No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.

     

    Estudia las oraciones de Pablo, de Nehemías, de la iglesia en Hechos 4 por ejemplo, ¿Qué hacían todos ellos? Siempre comenzaban en adoración, Dios fuerte, grande, temible, Soberano Señor, creador del cielo y la tierra, del mar, y de todo lo que hay en ellos. Citar la Escritura, recordar delante de quién estamos.

     

    Ya de por sí eso te ubica con quién estás tratando y aún cuando pueda ser que no cambien las circunstancias, te recuerda que tu Dios es más grande que las circunstancias, te recuerda Romanos 8:28:

    Rom 8:28 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. (NVI)

     

    La oración no tuerce el brazo de Dios, pero te sintoniza con su voluntad, y te hace descansar, y como una medicina te cura del afán. Recuerda, Dios quiere que exteriorices tus peticiones, por más pequeñas que estas sean y no solo eso, por eso dice Pablo:

     

    En oración y ruego.

    Oración implica súplica, adoración, ¿cómo oras? Para orar necesitas un tiempo específico, además del que pases orando mientras manejas, si es que lo haces porque a lo mejor tienes el puro chuntata y siempre te la pasas en otro canal. ¿Tres segundos por la noche si bien te va, o más bien te duermes con las noticias, con netflix, con el Facebook?

     

    ¿Dos segundos por la mañana, otros tres antes de comer, sino fuera porque los cristianos no nos persignamos, si no a lo mucho harías la señal de la cruz? Mi hermano, como dice en el mismo Facebook, si abrieras la biblia como abres el Facebook tu vida cambiaría, y eso aplícalo a todo lo demás, si te disciplinaras con la biblia como lo haces con el futbol.

     

    Si te metieras en la biblia como te metes en las novelas o en el Netflix viendo todo tipo de cosas ateas, que te enseñan justo lo contrario a lo que Dios manda y dice, apasionado por películas de terror, o llenas de contenido sexual ilícito, adulterio, fornicación, todo tipo de crimen.

     

    Dime, ¿de dónde sacas para no estar afanado? No tienes una vida devocional, ¿de dónde, dime de dónde pretendes sacar recursos para que algo verdaderamente pase en tu corazón, en tu familia, en tu vida? Requieres un tiempo de oración diario, un tiempo en el cual te apartas, abres tu biblia, buscas algún texto que te recuerde la grandeza de tu Dios, le adoras, le exaltas, le reconoces.

     

    Luego sacas tu lista de peticiones, lista evangelizadora, que has aprendido a hacer en Navegantes, y repasas una a una tus peticiones, comenzando por tus peticiones personales: quizá tomar las dos oraciones de Efesios, en Efesios 1:15-23, y 3:14-21, quizá la oración de Pablo por los Filipenses en esta carta en 1:9-11:

     

    Flp 1:9-11 Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, 10 para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, 11 llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

     

    Señor que mi amor abunde, se desborde cada vez más en conocimiento y buen juicio, no solo en mí, sino en mi esposa y mis hijos, Señor, que aprenda yo a discernir lo que es mejor, dame sabiduría para sincronizarme contigo y desear no lo que mi perverso corazón desea, sino lo que tú quieres para mí. Señor anhelo que el día que vengas por mí, o por tu iglesia me encuentres puro, sin nada que me reproches, haciendo tu voluntad, oh Señor ven pronto y hállame fiel. Señor no veo fruto suficiente en mí, por favor produce tu fruto en mí, que me parezca yo a ti Señor que pueda traerte una gloria y una honra grandísima con mi vida. Señor esto es imposible en mis fuerzas, pero para ti nada es imposible.

     

    Pide esto por ti, por los tuyos, por tu iglesia, después intercede, necesidades específicas de salud, de finanzas, situaciones familiares, tuyas, de  tu familia, de tu iglesia. Incluye:

     

    El ruego.

    El ruego implica una súplica con emoción, y a la misma vez implica perseverancia, ¿se acuerdan de la parábola del juez injusto y la viuda? Un hombre que ni temía a Dios ni le importaba a nadie, sencillamente  atendió a la mujer porque no quería que lo siguiera molestando, y el Señor dijo:

     

    Luc 18:6-8 Continuó el Señor: «Tengan en cuenta lo que dijo el juez injusto. 7 ¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? 8 Les digo que sí les hará justicia, y sin demora. No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?»

     

    En el Sermón del monte dijo:

    Luc 11:5-10 »Supongamos —continuó—que uno de ustedes tiene un amigo, y a medianoche va y le dice: “Amigo, préstame tres panes, 6 pues se me ha presentado un amigo recién llegado de viaje, y no tengo nada que ofrecerle.” 7 Y el que está adentro le contesta: “No me molestes. Ya está cerrada la puerta, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte nada.” 8 Les digo que, aunque no se levante a darle pan por ser amigo suyo, sí se levantará por su impertinencia y le dará cuanto necesite. 9 »Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. 10 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

     

    ¿Cuánto tiempo has orado por algo? ¿Ya te diste por vencido y te amargaste? Sigue orando, hay cosas que el Señor aún no me concede, pero que sigo pidiéndole y que no me cansaré de hacerlo, Dios aprecia tus oraciones llenas de emoción, de confianza, Dios aprecia tener una relación contigo. Para él no hay imposibles y todo lo podría conceder en un instante, pero dime, ¿cuál es tu tendencia cuando tienes todo lo que quieres?

     

    No se te da el agradecimiento por naturaleza, más bien te enorgulleces y te alejas de Dios, dejas de depender de él, y comienzas a tener frases como: “aunque no me porte bien y no lo busque tan seguido, diosito me quiere mucho, porque siempre me va bien”. Traducido es: “soy una chulada, seguramente Dios me bendice porque no puede vivir sin este muñeco”.

     

    Te olvidas de tu Dios, y tiendes a pensar que la bendición solo consiste en las cosas que tienes, la salud, el dinero, el éxito, cuando la única bendición que cuenta es Cristo mismo, todo aquello se convierte en un ídolo cuando quitas a Dios de en medio, pero si no lo quitas no es sino un medio para glorificar a tu Dios. Cuanta gente hay que no tiene salud, o trabajo y ahí está cerca de Dios, buscándole, de rodillas, y Dios le sana, o le da trabajo y si te vi ni me acuerdo.

     

    Mis hermanos esa es otra manera de medir tu madurez, cuando entiendes que tu mayor bendición no es lo que puedas acumular, o lo que puedas disfrutar materialmente hablando, todo eso es temporal, madurez es cuando entiendes que tu mayor bendición y tesoro es tu Señor, es la amistad, la comunión, la cercanía que tienes con el Dios vivo.

     

    Por eso es que Dios nos dice, pidan, porque recibirán y su gozo será cumplido al ver que les escucho cuando me hablan, ya que estamos en una relación real:

     

    Jua 16:24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

     

    Busquen porque encontrarán y hallarán que el secreto de la vida próspera no consiste en los bienes materiales que posean, sino en conocerme, dijo el Señor:

     

    Jua 17:3  Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

     

    Toquen, porque se les abrirá y encontrarán que ahí estoy yo con los brazos extendidos listo para recibirles, dice en Jeremías 9:

     

    Jer 9:23-24 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

     

    Así que necesitamos rogar, perseverar, ahí comprobamos la buena voluntad de Dios perfecta y agradable, ahí aprendemos a esperar en él, a conocerlo, a afinar nuestra manera de orar y hacerlo de la manera correcta. Y aquí no termina todo, agradece. Dice Pablo:

     

    Con acción de gracias.

    Hay dos cosas que son como el agua y el aceite: amargura y agradecimiento, es imposible que encuentres una persona gozosa que no sea agradecida, por el contrario, alguien amargado es alguien inconforme que no le llena nada, que siempre tiene un pero, alguien centrado en sí mismo. De la misma manera vivir una vida agradecida es vivir una vida libre de afán y amargura. ¿Qué dice Pablo a los Tesalonicenses?

     

    1 Ts 5:15-18 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 16 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

     

    Mira el combo en este versículo: bondad, amor para con todos, esto trae gozo, alguien que no perdona, es alguien que vive envenenado, contaminado, que además contamina todo lo que toca, que vive infeliz, y obviamente es alguien desagradecido, por el contrario, bondad, más gozo, más oración constante y agradecimiento, son cosas que Dios manda que tengamos en Cristo.

     

    Pero checa, dice gracias en todo, no por todo, no se trata de que digas: gracias Señor que gozo, ya iba tarde a mi trabajo y se me ponchó la llanta en pleno freeway, claro que no, más bien te vas a ver freak como dicen aquí, raro. No el mandato es a que des gracias en cualquier situación en la que estés, ¿porqué? Porque estás seguro del poder de Dios, de su bondad, de sus planes perfectos para ti, y cualquier situación Dios la está utilizando para tu bien, y no solo para bendiciones temporales, sino eternas.

     

    Quizá está formando su carácter en ti, quizá te está limpiando al hacerte ver el monstruo que todavía tienes dentro y que sale con facilidad y quiere que rindas esa área de tu vida, quizá te está dando la oportunidad de honrarlo con tu fe y confianza, quizá está fortaleciendo tu fe, al purificarla con el fuego de la prueba porque quiere que esté más preciosa que el oro, dice Santiago y Pedro:

     

    1 Pe 1:6-7 Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. 7 El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. (NVI)

     

    Stg 1:2-5 Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. 3 Pues y a saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. 4 Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada. 5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno. (DHH)

     

    Claro que si estás centrado en ti mismo, exigiendo tus derechos, enfocado en el aquí y en el ahora, casado con la filosofía humanista de este mundo, obviamente vas a vivir en total desagradecimiento. ¿Sabes lo que hace el malvado? Lejos de agradecer a Dios por cada respiro, le echa la culpa de todo, dice la Palabra:

     

    Pro 19:3 La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el SEÑOR. (NTV)

     

    En Cristo tienes suficientes motivos para agradecer, te desafío a que lo practiques, en lugar de entrar en el departamento de quejas y reclamos en tus oraciones, practica agradecimiento, estoy seguro que va a ser refrescante para ti, te va a liberar y te va a llevar una vida de verdadera adoración y gozo, libre de afán.

     

    Por eso no te engañes, ¿por qué es caracterizada tu vida, siempre inconforme, siempre amargado o amargada, siempre murmurando, quejándote de lo que no tienes, de lo que te falta, de lo que te hicieron, de lo que no hicieron por ti? ¿Sabes que tienes tantas cosas para agradecer? En primer lugar que Cristo te haya alcanzado, eso es suficiente para agradecer por toda la vida.

     

    Te aseguro que el principio de tu tropiezo en la fe comienza cuando le crees al diablo y comienzas a ser desagradecido, recuerda, no importa tu pasado, tu sufrimiento, tus circunstancias, siempre hay alguien que le ha ido peor que a ti, y muchas veces esa persona es más agradecida que tú.

     

    Y si todavía lo niegas, entonces mira a la cruz, el más justo de todos, el más inocente y bueno sufrió el peor castigo que la persona más mala pudiera haber recibido, lo que es más, cargó sobre él el pecado, la maldad de toda la humanidad, y esa es la única injusticia real de todas las demás, porque si hay algo que tu y yo merecemos es la muerte, porque hemos pecado y estábamos destituidos de la gloria de Dios, y si alguien pecó contra ti, ya Cristo lo pagó, y gracias a él porque si tu pecaste contra alguien que no lo dudo, no te preocupes, también Cristo ya lo pagó.

     

    Por eso a Dios le gusta que le agradezcamos, ¿te acuerdas de los 10 leprosos? Solo un de los que fue sanado regresó, le agradeció y le adoró, y el Señor preguntó donde están los otros nueve? Creyendo que todo lo merecían, y si te vi ni me acuerdo, y por si fuera poco eran los judíos, los que se suponían que conocían a Dios, y solo el extranjero fue el que regresó, el que no tenía prejuicios, ni auto engaño.

     

    • Procurar la paz de Dios no es una opción, es una necesidad, es indispensable para una vida espiritual sana.

    Flp 4:7a Y la paz de Dios,

    Y solo en este punto es donde con estos elementos juntos podremos no solo vivir gozosos, sino en paz, pero observa bien, no dice: y estarás en paz. Así como cuando te dicen: tate en paz. No, dice: la paz de Dios, es una paz diferente a la que este mundo busca o siquiera imagina. Ve sus programas, todo se trata de: tienes derecho a ser feliz. Y es una eterna búsqueda de paz y felicidad que nunca encuentra nadie.

     

    Todo mundo hace películas, novelas, canciones, libros que retratan a la perfección el dolor y el sufrimiento, pero, este mundo no sabe nada acerca del verdadero amor, de la verdadera paz, del verdadero gozo. Y Pablo habla de la paz de Dios, la cual tiene estos ingredientes, Cristo dijo:

     

    Jua 14:27 »Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo.

     

    ¿Pero, te das cuenta dónde es que esta paz se da? Jamás la vamos a encontrar andando siempre distraídos por los ídolos de este mundo, enfocados en nosotros mismos. No, paz es unir dos cosas sueltas, reconciliar dos cosas que estaban separadas, enemistadas, en conflicto. Cristo es nuestra paz, dice en Efesios 2:

     

    Efe 2:1-3 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

     

    Sin Cristo no hay paz, sigue más adelante en este capítulo:

     

    Efe 2:12 recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo. 14  Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba, 15 pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva humanidad al hacer la paz, 16 para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad. 17 Él vino y proclamó paz a ustedes que estaban lejos y paz a los que estaban cerca. 18 Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. 19 Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, (NVI)

     

    Mis hermanos, el estar en oración nos permite estar recordando el privilegio de nuestra reconciliación, lo que costó, los beneficios, la paz que hoy podemos disfrutar para con Dios. Fuera de Dios no hay paz, sencillamente, alguien podría decir, yo me siento en paz y no conocer a Cristo.

     

    Bueno, tal persona está auto engañada, un ejemplo: alguien puede cometer un crimen terrible en este país y huir hacia México, definitivamente podría estar en alguna playa tomando una piña colada, pero, ese hombre no tiene paz, de hecho tiene un gran problema esperándole, porque en el momento en el que pise la aduana estadounidense, en ese momento le van a caer y lo van a encerrar.

     

    Solo en Cristo podemos alcanzar la paz de Dios, y solo cuando nos disponemos a orar y a relacionarnos con nuestro Señor, es que podemos disfrutarla, es que podemos entender el alcance de esa paz, la cual dice Pablo:

     

    Flp 4:7b que sobrepasa todo entendimiento,

    Sobrepasa:

    juperéjo

    en griego, implica algo que está sobre cualquier cosa, que sobresale, que sobrepasa, que es superior, en excelencia y en todo. Ya que es una paz que viene de Dios, supera nuestro entendimiento, supera cualquier filosofía de vida mundana.

     

    Nosotros siempre estamos buscando razones, justificaciones, nos encanta el auto engaño: “dime que sí, dime lo que yo quiero oír, así llega el momento en que engaño mis sentidos, y con superación personal, con un buen motivador que me convenza de lo impresionante que soy, claro que no le va a costar trabajo, con meditación trascendental que me ayude a dormir mis sentimientos y emociones, o una buena canción que escuche ochocientas veces que me diga que sigo siendo el rey, etc.

     

    La paz de Dios no necesita ningún truco mental, sencillamente supera cualquier argumento o lógica que este mundo pudiera idear, trasciende intelecto, análisis, y pseudo sabiduría humana. Mi hermano, no se donde pretendas buscar paz interior, fuera de Cristo jamás la vas a encontrar. Y mira nada más lo que hace esta paz:

     

    Flp 4:7c guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús

    .

    Guardar es un término militar, que implica ser un vigilante, alguien que monta guardia como un centinela, alguien que protege. Tener esta paz literalmente implica poner una cerca de protección.

     

    Corazones.

    ¿Qué implica nuestro corazón? El centro de la vida emocional, espiritual y mental, lo más íntimo de nuestro ser, donde se asientan la mente, la voluntad, el deseo, la intención. Es decir, de donde brota aquello que me mueve a hacer lo que hago, convicciones, motivaciones, mi voluntad. Así cuando dicen el término, le pide permiso a un pie para moverlo.

     

    Así el conjunto de convicciones que mueven tu vida, la ropa que usas, la comida que comes, tu estilo de vida, los amigos que escoges, la iglesia a la que vas, tus convicciones espirituales, todas esas cosas surgen de tu corazón, y mira nada más, la paz de Dios lo cuida.

     

    Y no solo eso, sino tus pensamientos, lo cual se refiere más a tu percepción de las cosas, el interlineal lo traduce facultades mentales, tu percepción, tu intelecto, tu disposición, la manera en la que entiendes y recibes las cosas. ¿Sabías que antes de Cristo nuestra percepción del mundo está torcida?

     

    ¿Por qué crees que el mundo a lo malo llama bueno, a lo blanco, negro, a lo dulce, amargo, etc.? ¿De donde crees que viene esa conducta auto destructiva, orgullosa, egoísta al punto de quitar de en medio todo, a toda costa y al costo que sea, lo que estorbe para que obtenga lo que yo pienso merecer?

     

    Y no solo eso, aún cuando venimos a Cristo, necesitamos constantemente estar transformando nuestro entendimiento porque está viciado, contaminado, por el pecado, y si no hacemos por andar en el Espíritu, buscando el reino de Dios, quedamos engañados, y de repente hasta pensamos que somos buenos y que le servimos a Dios, cuando con nuestra conducta lo negamos por completo.

     

    Por eso un nuevo creyente necesita discipularse, por eso todos nosotros requerimos de congregarnos, necesitamos reaprender a pensar, conocer la justicia, la bondad, la misericordia de Dios y muchas cosas más, y el único lugar para encontrar todas estas cosas es a la luz de la Escritura, la Palabra le llama a esta percepción torcida, estar en tinieblas,  y lo único que puede curarnos es haber nacido de nuevo, y una vez habiendo nacido de nuevo, ser renovados, en esta oración de la que acabamos de hablar.

     

    Mis hermanos que miedo no tener vida devocional, estamos confinados a vivir una vida llena de afán y ansiedad la cual destruye nuestra salud, y nos hace vulnerables en todos los aspectos. Mi hermano, mi hermana, qué mal consejero es el afán, la ansiedad, el temor a circunstancias, estando en ese estado somos vulnerables, somos presas fáciles del engaño, de la necedad, de tomar decisiones de las que siempre nos vamos a arrepentir.

     

    Sin la capacidad de entender la verdad, mal entendiéndola, mal entendiendo a Dios, su voluntad, siempre confiando en nuestro defraudador corazón, en los engaños de Satanás, quien siempre nos engaña para no confiar en la verdad, sino en la tranza, la mentira, el orgullo, la soberbia, que nos hace ver la humildad, la humillación, el amor, el perdón como debilidades, que nos estorba para decidir dar un paso de perdón, de sacrificio, de amor por los demás, de justamente darle misericordia a algún hermano, que significa exactamente eso, darle lo que no merece.

     

    Mis hermanos, han desfilado por esa puerta muchas personas que simplemente por una percepción equivocada, por un corazón vulnerable a la mentira deciden no tomar en cuenta la verdad, deciden que no es suficiente para ellos, deciden que una vida llena de rencor, angustia, dolor es lo único que pueden vivir, le dan la espalda a Dios y se marchan a seguir muertos en sus delitos y pecados, a seguir sin esperanza y sin Dios en el mundo.

     

    ¿Cuántos de los que están aquí han escuchado la verdad una y otra vez y por no tomar en serio la realidad de una relación con Dios siguen con una percepción equivocada, con un corazón engañoso y engañado? No ten engañes hermano, jóvenes, adultos, mujeres, no se engañen, el hecho de que escuchen conferencias, o sepan teología, o tengan información no significa nada si ustedes no tienen una vida devocional honesta y sincera con su Señor.

     

    Pero, el que tiene la paz de Dios, el que la procura a través de todos estos pasos, estará protegido de hacer locuras, de auto destruirse, de meter en problemas a su cónyuge y a sus hijos, mira lo relevante, lo importante de tener una vida de oración real. Por favor comienza mi hermano, no te pierdas de las bendiciones de estar a los pies de tu Señor, y si no la tienes, si en realidad no tienes una vida de oración, por favor deja de engañarte, vas a comer polvo, vas a comer las consecuencias de tu mala cabeza, arrepiéntete y comienza, el Señor viene pronto.

     

    Ora con tus hermanos, aprovecha cada oportunidad que tienes en esta iglesia para orar, deja de poner pretextos, deja de creerle a tu corazón perverso y engañoso, no existe manera de tener unidad en el Espíritu si no oramos juntos punto, por eso la necesidad de orar, de que tus peticiones sean conocidas de Dios en toda oración y ruego. ¿Quieres vivir una vida libre de afán y ansiedad de cualquier tipo? Aquí está la fórmula.

     

    Y checa la frase clave de todas las cartas de Pablo, dice: “en Cristo Jesús” En el ungido, el Mesías, nuestro Dios Salvador, separados de él nada podemos hacer, podrás seguir queriendo hacer todas las fórmulas engañosas de este mundo, las cuales te dicen que puedes seguir adulterando, fornicando, pecando contra Dios y aún así pretender tener paz.

     

    Mi amigo, mi amiga, aquí te espero, cuando te canses, si no es demasiado tarde, si estás haciendo estas cosas deliberadamente, déjame decirte: no estás en Cristo punto, aunque tengas años viniendo a la iglesia, aunque según tu te hayas bautizado y cumplido con todos los requisitos, la fe que me salva sencillamente me transforma, y fuera de Cristo es imposible, arrepiéntete y comienza a caminar hoy.

     

    Ahora, ¿es la primera vez que vienes a una reunión como esta? Si no estás en Cristo, si no le conoces, jamás tendrás paz, tu vida siempre será eterno sinsabor, hasta que te arrepientas y le entregues tu vida al Señor, ¿qué te toma? Solo creer, arrepentirte y decidir entregarte a él en espíritu, cuerpo y alma, pedirle que te conceda un nuevo nacimiento, vida espiritual, que te de ojos para verle y oídos para escucharle, si no sigues en conflicto con Dios, y te tengo malas noticias, eres esclavo del pecado y de Satanás, y Dios no escucha tus oraciones, pero, ven a Cristo, y él resolverá este problema, hoy puede ser ese día. Voy a cerrar con un texto más, oramos y nos despedimos:

     

    1 Pe 5:6 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. 7 Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. 8 ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que sus hermanos en Cristo, en todo el mundo, también están pasando por el mismo sufrimiento. 10 En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido. 11 ¡A él sea todo el poder para siempre! Amén.

     

  • Apr 3, 2016Filipenses 4: 1- 5 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios”
    Apr 3, 2016
    Filipenses 4: 1- 5 “Las Responsabilidades de un creyente delante de Dios”
    Series: Filipenses
     

    LAS RESPONSABILIDADES DE UN CREYENTE DELANTE DE DIOS

    1ª PARTE

    Filipenses 4:1-5

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos, y lo hace en medio de tribulación para él y para los suyos. También es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu, un llamado a tener el sentir de Cristo, a tener una perspectiva eterna, a procurar la unidad.

     

    Es una carta que más que ofrecer doctrina o corrección, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes ven a su padre espiritual en problemas, el cual desde su padecimiento les entrega un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo. También es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro y orgulloso.

     

    Recapitulación.

     

    Pablo ha venido hablando del gozo, cómo el sentir de Cristo es la clave para tenerlo, el no vivir para nosotros mismos, sino como Cristo, vivir en sacrificio y servicio hacia los demás, quien no hizo nada por contienda o por vanagloria sino que humillándose, nos estimó como superiores a sí mismo, no mirando por suyo propio, sino por lo nuestro. Y cuando tenemos este sentir entre nosotros, esto produce en el cuerpo de Cristo unidad de pensar, de sentir, de convicciones.

     

    Nos ha venido hablando de tener esta perspectiva eterna la cual nos provee de una esperanza eterna y a pesar de circunstancias tan difíciles como las de Pablo, podemos contar con un gozo inigualable, que descansa en las promesas de Dios.

     

    Vimos este sentir en acción en la vida de Timoteo y Epafrodito. Timoteo nos mostró cómo es posible la unidad cuando con toda sinceridad nos enfocamos en el sentir de Cristo, y Epafrodito, nos enseñó cómo se ve el sentir de Cristo, cuando vives en sacrificio y servicio por los demás.

     

    En el capítulo 3 nos llamó a cuidarnos del orgullo religioso y de falsos obreros, del peligro de la religiosidad, como mantenernos frescos, llenos del poder de su Espíritu, dependiendo del Señor y no deslizarnos hacia la carne, confiando en nosotros mismos, en nuestros logros, sino en su gracia. Vimos que necesitamos cuidarnos de la religiosidad o terminará robando nuestro gozo y libertad que tenemos en Cristo.

     

    Nos enseñó lo quién es el verdadero pueblo de Dios, los que sirven y adoran en espíritu y en verdad a Dios. Los que nos gloriamos exclusivamente en Jesús y no en hombres, quienes confiamos exclusivamente en Jesús para salvación, y no en ninguna obra o capacidad humana. Aprendimos que por más grandes que pudieran ser nuestros logros religiosos, frente a la obra perfecta de Cristo no tienen comparación, como nuestra religiosidad no nos acerca a Cristo, nos aleja de él, por lo tanto, el único camino para agradar a Dios es la fe.

     

    Aprendimos lo maravilloso de la resurrección,  como esta esperanza eterna es la que debería mover a un creyente, vimos lo importante de tener una relación real y fresca con el Señor, eso es lo que él está buscando, no religión, no obras externas, esto nos da una esperanza real, nos hace ver que estamos en una carrera y que somos extranjeros y peregrinos en una tierra que no es nuestra, ya que somos ciudadanos  de un reino que está por venir, el reino de justicia, gozo y paz de nuestro Señor Jesucristo.

     

    Vimos cómo una relación con Cristo y la esperanza de la resurrección es lo que nos debe sostener. Necesitamos fijar la meta correcta en la carrera de nuestra vida y correrla; Mientras estemos en este cuerpo de muerte y en este mundo caído no habremos llegado; El cristiano está llamado a andar en el Espíritu, no a vegetar en el Espíritu.

     

    Necesitamos definir y recordar constantemente nuestra ciudadanía para cuidarnos de los falsos maestros y seguir a los correctos; Ser como Cristo y los que son como Cristo, los del buen fruto. Cómo los falsos maestros tienen una enseñanza contraria al evangelio de la cruz; No adoran a Cristo, sino al dios de sus deseos; No buscan la gloria de Cristo, sino la suya propia; No tienen una perspectiva eterna porque no les interesa, solo les interesa el aquí y el ahora; pero, el que es ciudadano del cielo, está esperando en promesas eternas, a su rey celestial.

     

    En este ultimo capítulo Pablo va a concluir su carta dando una serie de mandatos a sus discípulos amados resumiendo toda su enseñanza en esta carta, de todas estas cosas en esta carta, ¿qué cosas son las que nos llevarán a no olvidar una sola de ellas? El día de hoy solo veremos 4 de estos mandatos y estudiaremos cinco versículos, dejaremos otros  mandatos de los versículos 6 – 9 para la siguiente semana. Quiero tomar con calma esta última parte para que nos quede bien marcado en el corazón cada uno de estos mandatos tan importantes para la vida del creyente. Demos lectura y pidamos a Dios que fije en nosotros estas cosas tan importantes.

     

    1. Tenemos el mandato de Dios de mantenernos firmes, perseverando.

    Flp 4:1 Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.

    “Así que”, equivale a un por tanto, un término de conclusión, entonces podríamos decir: por todo lo que acabamos de hablar, a pesar de mis prisiones, y tribulaciones, de envidia de mis mismos hermanos en la fe, por todas las enseñanzas que hasta ahora hemos visto, pablo les dice permanezcan así, firmes en la fe, ¿cómo?, ahora lo veremos, pero, primero chequemos los maravillosos apelativos que Pablo les hace a sus filipenses, creo yo que nos enseñarán bastante del amor entre hermanos en la iglesia.

     

    Primero les dice: hermanos míos. Qué importante es siempre estar recordando como lo vimos en el mensaje pasado, somos una nueva creación, descendencia de Cristo, nacimos del Espíritu Santo, somos una gran familia en la fe. Cada vez que le digas a tus hermanos en Cristo, hermano, no solo lo hagas porque no te sabes su nombre, o porque es una tradición de los cristianos evangélicos, haz consciencia en verdad, Cristo nos une, somos en verdad hermanos y la sangre de Cristo nos ha lavado, y les dice:

     

    Amados míos, agapao, de agape, este amor de Dios, Pablo ya se los había expresado al principio:

    Flp 1:7-9 como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia. 9 Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable amor de Jesucristo.

     

    Un amor que no solo incluye este amor entrañable, cálido, apapachador, sino esta disposición de sacrificio y servicio por los demás, evidente en Pablo, en Timoteo, en Epafrodito, en muchos de los hermanos de la iglesia de Filipos, quienes estaban dispuestos a exponer sus propias vidas por el Evangelio y por el progreso y la madurez de la fe de estos Filipenses.

     

    Por eso lo que aprendemos de Pablo en cuanto a este amor, es que aún más allá del apapacho o palabras lindas, es esta disposición de bendecir, de enriquecer, no buscando lo propio, no buscando ventaja, sino el bien de los demás, el avance de los demás. Y solo personas que decididamente están permaneciendo en Cristo, en su Palabra, en oración, andando en el Espíritu, poniendo como meta y como punto de enfoque a Jesucristo, pueden diligente y responsablemente procurar este vínculo.

     

    Porque mis hermanos, este amor se necesita sembrar, se requiere ser intencionales, jamás se va a dar de una manera natural en nosotros, nuestra naturaleza está vendida al pecado, tenemos que esforzarnos por aplicar el amor que Dios ya ha derramado sobre nosotros.

     

    Y mira lo que incluye esta relación de amor y verdadera amistad que Cristo nos ofrece como miembros de su iglesia, incluye anhelo, Pablo les dice deseados lo cual significa añorar, anhelar intensamente, algo sumamente deseado, Pablo anhelaba a sus hermanos filipenses. Mira nada más, cómo no es nada normal ni cristiano que entre nosotros no nos soportemos, “pues nomás porque Cristo me manda amarle, porque si no”. Nada que ver.

     

    Por eso todo esto es algo que cada uno de nosotros, permaneciendo en Cristo, siendo fortalecidos por el poder del Espíritu Santo debe procurar, y no se trata tampoco de que tengas esa actitud de que te sientes y digas: “que todo mundo me aguante porque así, soy, soy débil, o soy dificilito, pero aquí estoy listo para recibir el amor”.

     

    No, nada que ver, es responsabilidad de cada uno de nosotros, el estar listo para amar, soportar, servir a mi compañero, mientras yo procuro ser como Cristo, y procuro servirte como Cristo, tú también haces lo mismo conmigo, yo no estoy esperando nada de ti, pero aún así lo recibo, y viceversa, qué hermoso vínculo de amor se crea cuando esto sucede así.

     

    Imagínate implementar este principio en tu hogar, con tu cónyuge, con tus hijos, claro, siempre hay alguien que no coopera, pero si en verdad estamos enfocados en lo que debemos, esta va a ser una oportunidad de servicio, de actuar como Cristo actuó con nosotros, quienes somos una bola de pecadores que le rechazábamos, por eso, recuerda, el amor se siembra, y la siembra requiere de un proceso, y a veces largo, requiere mucho trabajo, disciplina, y sobre todo paciencia, pero, el Señor dice:

     

    Gál 6:8-10 Los que viven sólo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte. Pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna. 9 Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos. 10 Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe. (NTV)

     

    2 Ts 3:13 Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.

     

    Ahora, ¿qué va a producir esto en nosotros? Dice Pablo gozo, jará en griego de jaris o gracia, es un deleite, es regocijo. Mis hermanos siempre andamos buscando el gozo o regocijo en el lugar equivocado, lo buscamos en el orgullo, en el bulear a otros, en humillarlos con nuestras victorias, en hacerles ver qué muñecazo, que triunfador y exitoso soy yo, y qué perdedor y poca cosa eres tú, ¿cómo? Con la vanagloria de la vida, los deseos de los ojos y de la carne, pero, la realidad es que la felicidad que el orgullo nos da,  es de muy corta duración, porque cuando llega alguien con mejores logros que los míos, y en ese momento mi gozo se termina y se convierte en codicia y envidia una vez más, falta de paz, temor de no ser aceptado, de no dar el ancho, etc.

     

    Pero, mira lo que dice Pablo, ustedes son la causa de mi gozo, el haber sembrado en ustedes el amor de Cristo, y verlos ahora caminando con él es causa de mi gozo, y no solo eso, sino les dice: son mi corona, stefanos en griego, lo cual se refiere a una guirnalda que se entretejía con cedro, hiedra, perejil, y laurel, y también se hacía una imitación de ésta con oro.

     

    Con ella se premiaba en los juegos públicos a los ganadores de alguna disciplina, la cual era un símbolo de honor y reconocimiento, era un motivo de satisfacción por un logro, por el fin exitoso de alguna situación. Pablo se refiere a esta corona 1 Corintios 9:25:

     

    1 Co 9:25-27 Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. 26 Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. 27 Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.

     

    Y ¿saben qué? Las coronas que nos esperan por gracia de Dios, no son ni siquiera de oro, sino más preciosas, en 2 Timoteo Pablo le llama “la corona de justicia”, en 1 Pedro 5:4 Pedro menciona “la corona de gloria”, en Apocalipsis en diversos textos es “la corona de vida”. En fin una corona siempre es un emblema de vida, de gozo, de recompensa, de gloria.

     

    Y ver a sus hermanos filipenses firmes en la fe, es lo que le causa gozo a Pablo, Juan también lo dijo en su tercera carta: “no tengo mayor gozo que el ver que mis hijos anden en la verdad”. Qué importante mis hermanos es sembrar para lo bueno, enfocarnos, y sembrar en otros una amistad real, un amor verdadero que se siembra en Cristo, qué importante es aprender a establecer, fincar, relaciones en el vínculo correcto, en Cristo.

     

    Más allá de lealtades carnales, mis hermanos, las amistades carnales siempre surgen de un corazón egoísta, son condicionales y frágiles, ¿por qué? En el que la otra parte ya no se adecúa a mis deseos, conveniencias, comodidades, convicciones; si ya no me identifico contigo, si ya no me dices lo que quiero oír, ni eres partidario o partidaria de lo que yo pienso o creo, etc., se terminan, córtala, córtala para siempre, ya no me vuelvo a juntar contigo, cruz , cruz, y lo que es peor, de ser la comadre, o el compadre querido, y de ser uña y mugre, se convierten en  contiendas, divisiones, partidismos, celos, y cosas peores.

     

    Piensa tú mi hermano, con honestidad califica tus círculos de amistad, ponlos bajo el escrutinio de la Palabra, bajo su luz, y deja que ella te enseñe, te reeduque en la manera en la que estableces amistades. A lo largo de mi vida en Cristo, el Señor tuvo que acabar con muchas de mis amistades carnales y volverlas a hacer de la manera correcta, por eso, dobla tu corazón y permítele que él te forme a su imagen y te enseñe lo que es una verdadera amistad fincada en su amor, el amor agape.

     

    Mira cómo Pablo podía decir, mis hermanos, les amo, les anhelo, quisiera estar con ustedes combatiendo por el Evangelio hombro con hombro, me causa gozo el verles caminando en la verdad, son mi corona, mi satisfacción, al verles imitándome a mí justo como yo imito a Cristo, viéndoles amándose y sirviéndose por igual, combatiendo por el Evangelio, es una corona a mi favor porque sencillamente estoy cosechando del amor que sembré en ustedes, el cual a su vez recibí de Cristo inmerecidamente.

     

    Y les dice: mis amados justo así permanezcan firmes en Cristo, y checa, esta es la clave, “en Cristo”. Porque es imposible tener este tipo de relaciones, este amor, estos deseos fuera de Cristo, en nosotros no mora el bien, en ninguno de nosotros, y si no permanecemos en Cristo, en su Espíritu, inmediatamente nos empezamos a ir por las tortas, nuestro corazón es perverso y engañoso, y necesita estar constantemente siendo subyugado por el Espíritu Santo en nosotros, como ya lo hemos visto, dale espacio a tu naturaleza pecaminosa, o peor, dale rienda suelta, inmediatamente te invadirá y comenzarás a ver los resultados, primeramente te verás insatisfecho, desagradecido, infeliz, y toda obra de la carne comienza a supurar en ti y en todas tus relaciones.

     

    Se nota cuando alguien es verdaderamente espiritual y cuando no lo es, y espiritualidad es parecernos a Cristo en este carácter en el fruto de su Espíritu, espiritualidad no es religiosidad o moralismo, no, es este estado de libertad, de gozo, de amor, libertad para amar, servir, darnos a los demás sin esperar a cambio, incondicionalmente y a pesar del rechazo, todavía tener gozo, así como Cristo lo hizo con nosotros.

     

    Otra clave en este versículo es estad así firmes, stéko en griego, es un término militar y significa estar estacionario, perseverar, mantenerse en pie, quedarse, estar firme, constante, ¿en qué? En todo lo que Pablo acaba de enseñar en los capítulos pasados. En esto se conocen aquellos que son verdaderos creyentes, en que perseveran, esta es una de las características más importantes de un creyente genuino, persevera en la verdad.

     

    Así como la semilla que cae en buena tierra, y que es la única que florece y da fruto, mientras que las otras tres son truncadas, por ser comidas por las aves, al tener un corazón duro, no dispuesto a la verdad, por ser una tierra pedregosa sin lugar para que la raíz se afiance, un corazón superficial, no comprometido con la verdad, solo de dientes para afuera, o por ser una tierra contaminada con los ídolos de este mundo, pretendiendo honrar a Dios con religión, pero con un corazón entregado a este mundo y sus deseos, pero, solo la semilla en buena tierra es la que florece y da fruto al 30, al 60 y al 100 x 1. ¿Cuál? La que oye, recibe, retiene, cree, pone por obra y persevera en ella, en la verdad de la Palabra.

     

    ¿En qué debemos mantenernos firmes? En primer lugar en este amor, el cual se traduce en sacrificio y servicio, en el sentir de Cristo. Recordemos, Pablo está recapitulando, firmes en qué:

     

    Firmes en un mismo espíritu, un mismo sentir, fortalecidos por el sentir de Cristo, sin temor a la persecución, no haciendo nada por contienda o por vanagloria, sino con humildad, estimando cada uno a los demás como superior, buscando lo de los demás, y no lo nuestro propio, lo cual implica buscar lo de Cristo, antes que nuestra propia vida. Sin quejas, consagrados, entregados al Señor en cuerpo y alma, tomados de la Palabra de Dios.

     

    Cuidándonos del orgullo, del legalismo, la religiosidad, no confiando en nuestras fuerzas, sino permaneciendo firmes en la gracia de Dios, en su poder en nosotros, porque cuando somos débiles entonces somos fuertes porque el poder de Dios se perfecciona, o se manifiesta en la debilidad. Cuidando de no tener como dios a nuestro vientre, a nuestros deseos pecaminosos, engañándonos y creando un falso dios a imagen de nosotros, para servir a nuestros deseos, al solo pensar en lo terrenal.

     

    Sino permanecer firmes poniendo los ojos en la eternidad, en la resurrección, corriendo disciplinada y pacientemente sin mirar atrás nuestra carrera de la fe, extendiéndonos adelante en la carrera que tenemos por delante, teniendo por meta el premio del llamado supremo de Dios en Cristo, el cual como ya lo vimos es un llamado superior a la filosofía mundana que es temporal, con los ojos bien puestos en la eternidad, teniendo por gozo y privilegio el padecer por Cristo cuando esto suceda, ya que somos extranjeros, peregrinos en este mundo, el cual no es nuestro hogar.

     

    Mis hermanos, nos es necesario poner atención a la Escritura, algunos de nosotros ya tenemos un buen rato siendo expuestos a ella, no podemos irresponsablemente estarla dejando de lado, eso nos va a engañar, va a endurecer nuestro corazón, nos va a vacunar contra la verdad.

     

    ¿Te digo algo? Hay más esperanza de un salvaje espiritual como yo lo era, que está revolcándose en su pecado en su ignorancia de Dios, al cual la luz le resplandece, que de alguien que tiene años escuchando la Escritura, y ha aprendido a venir con casco a la iglesia, es más, ya tiene todo un equipo de béisbol, guante y bate, para agarrar las piedras y lanzarlas a su alrededor y jamás dejarla que trate con su propio corazón. Gente que se convierte en degustadora de mensajes, probando aquí, allá, este no me gustó, este sí, que bonito sentí.

     

    Pero, alguien que reconoce su pecado, su necesidad de Dios tiene por un tesoro el perdón de Dios, no aquel que se cree bueno, que se cree que ya escuchó todo y que todo lo sabe, pero, que al final no pone nada por obra, dice en proverbios 27:7

     

    Pro 27:7  El hombre saciado desprecia el panal de miel;  Pero al hambriento todo lo amargo es dulce.

     

    Como lo dije la semana pasada, estos son los que se alejarán avergonzados, de los que el Señor dirá apartaos de mí hacedores de maldad. Por eso Pablo dice: permanezcan firmes así en Cristo, todo lo que hemos aprendido al menos aquí en Filipenses, esta es la clave, y continúa:  

     

    1. Es un mandato de Dios y nuestra responsabilidad procurar y promover el sentir de Cristo y ayudar a otros para lograrlo

    Flp 4:2 Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor.

    Probablemente estas mujeres eran de las fundadoras de la iglesia en Filipos, del grupo donde estaba Lidia, quien fue la primer creyente, y en estas dos mujeres se estaba dando un caso típico de división en la iglesia. Y la palabra nos enseña varias cosas.

     

    1º La contienda se da por perder de vista a Cristo y centrarse en uno mismo. Una y otra vez Pablo ha venido hablando de tener un mismo sentir: fronéo lo cual significa ejercitar la mente, entretenerla, o tener un mismo sentimiento, u opinión. Una disposición mental hacia cierta dirección. Poner tu interés, tu preocupación, tu obediencia, solícitamente, con cuidado hacia una convicción. Y solo tenemos dos opciones, o es la verdad de Dios, o es la palabra falible del hombre, la cual incluye la nuestra, el creernos dioses, o el declarar Dios al único que lo es.

     

    ¿Y cómo sucede esto, cómo me desenfoco? En lugar de estar meditando en la Palabra, en tener un corazón agradecido en el Señor, comienzas a enfocarte en ti mismo, a ejercer tu mente, pero en las obras de la carne. Y mis hermanos, en el momento en el que alguien deja de poner su mirada en Cristo y su ejemplo, en ese momento la está poniendo en sí mismo, se enorgullece y comienza a pensar: “y yo qué, a mí quién me va a pelar, quién me va a servir, soy el único menso, yo siempre me humillo. O: porqué Dios a este lo bendice y a mí no, o porqué a él o a ella los bendice y les da y a mí me tiene sin nada”, etc.

     

    Comienzas a exigir tus derechos, a considerarte mejor que los demás, a ponerte en el centro, cuando el centro no somos nosotros hermanos, el centro siempre debe ser Cristo, nosotros estamos llamados a morir a nosotros mismos, y ¿sabes qué? eso no es tan malo, me gustó lo que Jaime Foote escribió al respecto, escribió: Cuando Jesús dice, "Niégate a ti mismo" está invitándote a vivir en él y él en ti.

     

    Probablemente Evodia decía: “mis razones son totalmente bíblicas para estar en contra de Síntique”. Quizá Sintique decía algo así como: “es que esta mujer presume ser espiritual, pero, realmente está siendo orgullosa. En fin, en el momento en el que quites tus ojos de Cristo, comenzará tu impaciencia, tu inconformidad, la murmuración, y por consiguiente se exteriorizará en contienda en división, y todo tipo de obras de la carne.

     

    Por eso lo importante de mantener una mente sana, Pablo lo va a exponer unos versículos más adelante, una buena manera de pensar da a luz una conducta correcta, Descartes un filósofo francés decía: “Pienso luego existo”. Pero, los cristianos decimos: pienso luego actúo. Una mente sana, una manera de pensar sana, da a luz una conducta sana y relaciones sanas, y la mejor manera de pensar correctamente es al procurar el sentir de Cristo, la mente de Cristo, mucho hemos hablado al respecto, ahí se pelean las batallas espirituales, es una guerra de convicciones, de creer la verdad o la mentira, ¿se acuerdan en 2 Corintios?

     

    2 Co 10:4-5 Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo.

    Pero, también checa, Pablo está haciendo un ruego, ¿qué nos indica esto? Dos cosas, 1º El procurar ejercitar tu mente en el sentir de Cristo, no es una cuestión de capacidad, sino de fe, de obediencia. El poner tus ojos en Cristo, perdonar y seguir adelante, es una decisión que necesitas tomar cada día en fe, y que además Dios te está pidiendo que hagas, ¿por qué?

     

    Porque Dios sabe que el más afectado en entregarse a su carnalidad eres tú, y viceversa, el más beneficiado en perdonar, en pasar por alto la falta, en procurar el sentir de Cristo eres tú, y Dios lo sabe. Nunca te pareces más a Cristo que cuando perdonas, cuando te humillas, porque sencillamente, él ama perdonar, ama dar misericordia. Nunca vives más ligerito que cuando tienes tu corazón libre de amargura, de resentimiento, y lleno de misericordia.

     

    Alguien podría decir, pero es que esta persona no merece que le des gracia, precisamente, la gracia es un regalo inmerecido. Otro diría, pero lo último que merece esta persona es misericordia, merece juicio y castigo, precisamente misericordia es no darte lo que mereces. Obviamente no puede haber gracia o misericordia sin arrepentimiento, alguien que no está arrepentido desprecia por completo estas dos cosas, no le interesan, ni las valora. Pero, el perdón es un mandato de Dios, él dijo:

     

    Mat 6:14-15 »Si perdonas a los que pecan contra ti, tu Padre celestial te perdonará a ti. 15 Pero, si te niegas a perdonar a los demás, tu Padre no perdonará tus pecados.

    Mar 11:25 Pero, cuando estén orando, primero perdonen a todo aquel contra quien guarden rencor, para que su Padre que está en el cielo también les perdone a ustedes sus pecados.

     

    Cristo también dijo:

    Mat 5:38-42 »Han oído la ley que dice que el castigo debe ser acorde a la gravedad del daño: “Ojo por ojo, y diente por diente”. 39 Pero yo digo: no resistas a la persona mala. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, ofrécele también la otra mejilla. 40 Si te demandan ante el tribunal y te quitan la camisa, dales también tu abrigo. 41 Si un soldado te exige que lleves su equipo por un kilómetro, llévalo dos. 42 Dale a los que te pidan y no des la espalda a quienes te pidan prestado.

     

    Mat 5:43-48 »Han oído la ley que dice: “Ama a tu prójimo”* y odia a tu enemigo. 44 Pero yo digo: ¡ama a tus enemigos! ¡Ora por los que te persiguen! 45 De esa manera, estarás actuando como verdadero hijo de tu Padre que está en el cielo. Pues él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual. 46 Si sólo amas a quienes te aman, ¿qué recompensa hay por eso? Hasta los corruptos cobradores de impuestos hacen lo mismo. 47 Si eres amable sólo con tus amigos, ¿en qué te diferencias de cualquier otro? Hasta los paganos hacen lo mismo. 48 Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto.

     

    Dios nos llama a cada uno de nosotros a decidir abandonar toda contención y procurar con toda diligencia la unidad en el Espíritu Santo, a como lo vimos en el versículo anterior sembrar lo bueno sin desmallar. De manera que tener un mismo corazón, una misma mente, un mismo sentir, el sentir de Cristo es una responsabilidad individual, es responsabilidad de cada creyente el estar guardando la unidad en el Espíritu, independientemente si estamos rodeados de gente carnal e inmadura.

     

    Y además qué triste sería ser recordado por los siglos como los que nunca se podían poner de acuerdo, estas dos mujeres quedaron plasmadas en la Biblia como las peleoneras, tú no quieres esa etiqueta en tu vida cristiana. Y ahí no termina, dice Pablo:

     

    Flp 4:3a Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas

    Compañero es la traducción de Sizigo, un nombre propio, común de esos tiempos, pero, de cualquier manera es significativo, ya que este nombre significa socio, colega, o alguien que lleva un yugo en común, de manera que Pablo podría referirse a un anciano o pastor de la iglesia de Filipos. Otra cosa que me llama la atención cómo lo llama Pablo, “fiel”, gnésios, legítimo, genuino, verdadero, sincero.

     

    Y este es un buen principio, en ocasiones la situación puede estar muy trabada y se necesita de un tercero, de alguien maduro en la fe que ayude, alguien no parte del problema, pero, si que ayude a la solución. Y la clave está en ayudar, un creyente genuino, que ama como Pablo a los filipenses va a ayudar, no tiene en su corazón tomar partido, sino ayudar a sanar relaciones.

     

    Como ya lo hemos dicho antes, en una pelea nadie gana, todos pierden, la tarea de la iglesia no es traer culpables para darles su merecido, no, es tratar de llevar a la gente a la cordura, a Cristo y que ambos, tomen calma y vuelvan a reconsiderar: “se trata de Cristo, no de nosotros o nosotras”. Mis hermanos, el amor va tras la verdad, porque dice la Palabra:

     

    Pro 16:6a  Con misericordia y verdad se corrige el pecado…

    Pro 27:5-6 ¡Una reprensión franca es mejor que amar en secreto! 6 Las heridas de un amigo sincero son mejores que muchos besos de un enemigo. (NTV)

     

    El deseo de cualquier pastor o consejero, de un hermano fiel, no es encontrar un culpable para darle con todo el peso de la ley, sino poner la verdad para considerarla, y llevar al arrepentimiento a quien reconoce su pecado, ¿para qué? No para juzgarle y mandarle al infierno, sino para verle reconciliado con el Señor. Hoy no es el tiempo donde Dios está en el negocio de la condenación y el juicio, sino que Dios llama a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta.

     

    Porque como ya lo dije antes, el perdón, la gracia, la misericordia no tienen ningún efecto para una persona no arrepentida, dice la Palabra.

     

    Pro 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

    1 Jn 1:8-10 Si afirmamos que no tenemos pecado, lo único que hacemos es engañarnos a nosotros mismos y no vivimos en la verdad. 9 Pero, si confesamos nuestros pecados a Dios, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 10 Si afirmamos que no hemos pecado, llamamos a Dios mentiroso y demostramos que no hay lugar para su palabra en nuestro corazón.

     

    Y la realidad que en este tipo de situaciones hay pecado, mucho pecado, y en este tipo de problemas, por lo regular la gente está metida en su religiosidad y se siente buena, o en su soberbia, menospreciando al otro, exigiendo sus derechos, pecando terriblemente contra Dios con su arrogancia y su falta de amor para con su prójimo al no perdonarle, al no decidir tener el sentir de Cristo, muchas veces solo se tiene por pecado el fumar, o el bailar, o el tomar, o el no venir a la iglesia, pero el orgullo, la soberbia es algo que ofende a Dios profundamente.

     

    Porque a todos en ocasiones qué difícil nos es reconocer: estoy siendo orgulloso, estoy siendo impaciente, estoy buscando mi propia ventaja, estoy centrado en mí mismo, o cualquier otra cosa. Y precisamente, aquel que es fiel y que tiene en su corazón el procurar la unidad del cuerpo, va a ayudar no tomando partido entre las dos partes, y darle su merecido al culpable, o al que le cae bien, sino que se hará del lado de Cristo y de la verdad y demandará a las dos partes a venir al centro, quien es Jesucristo y su sentir. Y dice Pablo:

     

    Flp 4:3b que combatieron juntamente conmigo en el evangelio,

    Pablo está reconociendo algo de ellas, las dos aman a Cristo, las dos eran guerreras del Evangelio, Pablo vuelve a utilizar el término combatir, que significa luchar en compañía de, es decir, estas mujeres hombro con hombro estuvieron con Pablo luchando con un mismo sentir junto con Clemente para establecer la iglesia de Cristo en Filipos, pero algo les sucedió, de alguna manera se desenfocaron, terminaron peleando y ninguna de ellas se humilló y no arreglaron su situación, los celos, la contienda y la división creció al punto que ellas quedaron atoradas, y no solo ellas estaban perdiendo, sino toda la iglesia, ya que esto las estaba estorbando y seguramente les estaba llevando a dañar su testimonio delante de los demás, su amor, su servicio a la iglesia, su comunión con Dios, por eso Pablo le dice: ayúdalas, están en problemas.

     

    Este siempre será el corazón de los que estamos alrededor de una contienda el ayudar a arreglarlo, no buscar culpables y castigar, sino arrepentimiento y restauración. Por eso el Señor lo enseñó así:

     

    Mat 18:15 »Si un creyente peca contra ti, háblale en privado y hazle ver su falta. Si te escucha y confiesa el pecado, has recuperado a esa persona.

     

    Este es un principio tan sencillo, y a la misma vez tan desobedecido, y decimos: “ay no, si voy y hablo con la persona, no me va a entender, o la situación se va a poner peor”. No es así, los principios de Dios funcionan, pero nos encanta desconfiar de ellos y creerle al diablo y a nuestro corazón perverso y engañoso.

     

    El Señor nos dice ve y habla con la persona, y nosotros decimos: no, no va a servir de nada. Y en lugar de hablar con la persona vamos con el mejor amigo, o amiga, y comenzamos a murmurar contra la persona, cuando la solución no está en murmurar, o en desahogarte con alguien más haciendo un chisme y una contienda grande. Sino en lo que dice el Señor: ve y habla con la persona y hazle ver su falta.

     

    Ahora, no dice ve y desquítate, que te las pague, no porque en ese caso tú también estás pecando contra la persona, ¿qué estás tratando de hacer, que te pague que reconozca su maldad, su ineptitud, y tu bondad y tu gran capacidad? Ahí no estarías haciéndole ver una falta, estás queriendo vengarte y seguir la pelea.

     

    No, el punto es si hay un pecado contra ti, es decir, identifica las obras de la carne, tanto tuyas como las de la otra persona, y si hay un pecado reconoce que el pecado antes que ser contra ti, es contra Dios, pide a Dios una motivación correcta, un corazón compasivo y paciente, y con humildad genuina, con amor genuino buscando no venganza, sino la paz, la reconciliación, pon la Palabra de Dios por delante, y entonces si la persona escucha y reconoce su pecado, ahí acabó el problema.

     

    Ahora, si no resulta y se arma más grande el problema por no haber humidad de ninguna de las dos partes, entonces hay que involucrar un tercero, no dice: amárgate más y murmura más de la persona, con otros para desahogarte, no, eso te hace pecar a ti, y no ayuda a la persona y mucho menos la situación. No, busca a alguien maduro en la fe, no alguien con quien te identifiques que creas que te va a dar la razón y va a decir lo que quieres oír, sino alguien que va a traer la verdad y les va a ayudar, dice:

     

    Mat 18:16 Pero, si no te hace caso, toma a uno o dos más contigo y vuelve a hablarle, para que los dos o tres testigos puedan confirmar todo lo que digas.

    Confirmen tu deseo de arreglar las cosas, de traer la paz, la unidad, y que no haya manipulación de palabras, sino que confirmen tu sinceridad, y dice:

     

    Mat 18:17 Si aún así la persona se niega a escuchar, lleva el caso ante la iglesia. Luego, si la persona no acepta la decisión de la iglesia, trata a esa persona como a un pagano o como a un corrupto cobrador de impuestos.

    En este caso la persona que no se humilla está mostrando que probablemente el Espíritu Santo no está en ella, porque no hay arrepentimiento, de manera que hay que tratarle y orar por esa persona como una persona incrédula, ya que el rasgo principal de un creyente es el amor, es la humildad, es la confesión, si bien pueda ser que esta no sea inmediata, tarde o temprano un creyente genuino tendrá que reconocer su falta y humillarse bajo la poderosa mano de Dios. Y me encantan las dos siguientes promesas:

     

    Mat 18:18 »Les digo la verdad, todo lo que prohíban en la tierra será prohibido en el cielo, y todo lo que permitan en la tierra será permitido en el cielo.

     

    En otras palabras, Dios respalda su verdad, Dios respalda a aquel que se humilla, aquel que reconoce la verdad de Dios, que confiesa, que le llama negro a lo que Dios llama negro, o blanco a lo que Dios llama blanco, que no se justifica, sino que justifica a Dios y reconoce su pecado, eso es confesar, y que además da un giro de 180o se arrepiente, es decir, cambia de rumbo y corre hacia la verdad. Dios está del lado de la verdad, y más nos vale a todos estar ahí, mis hermanos la verdad es terreno seguro, hay muchos proverbios al respecto, aquí hay algunos:

     

    Pro 3:3-8 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; 4 Y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres. 5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

     

    No se trata de que Dios negligentemente respalda a un pecador solo porque esté en una posición de privilegio, sino que Dios está del lado del que honra su verdad, no solo en palabra, sino en obra, buscando no solo justicia, sino también misericordia, reconciliación, paz, no venganza. Y dice:

     

    Mat 18:19-20 »También les digo lo siguiente: si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra con respecto a cualquier cosa que pidan, mi Padre que está en el cielo lo hará. 20 Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos.

    Este es el contexto, ¿te das cuenta? No se trata de que dos estén reunidos solo para orar, sino que cuando tú decides obedecer y no buscar venganza, sino restauración, reconciliación, cuando alguien peca contra ti, el Señor promete estar ahí respaldándote y dándoles a ambos la salida, para proveerles finalmente el sentir de Cristo y descanso para ambos, porque estando en contienda, nadie descansa es horrible para todo el mundo. Por eso Pedro inmediatamente pregunta, porque los discípulos así lo entendieron:

     

    Mat 18:21-22 Luego Pedro se le acercó y preguntó: —Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien* que peca contra mí? ¿Siete veces? 22 —No siete veces —respondió Jesús—, sino setenta veces siete.*

    Luego de esto el Señor da la parábola de los dos deudores, donde uno le debía al rey una cantidad exorbitante de dinero, lo cual representa nuestro pecado contra Dios, supuestamente el hombre reconoce su falta, reconoce su deuda y el rey le perdona, pero luego se acuerda que otro había pecado contra él y también le debía, pero era el salario de un día, es decir, comparado con lo que el siervo malvado le debía a su rey, cualquier cosa que alguien más le debiera, no se comparaba ni en la más mínima fracción con su deuda con el rey.

     

    Pero, malvadamente le tomó del cuello, le ahorcaba y no le perdonó, le decía: dame lo que me debes, quiero venganza, págame, hace que lo arresten, le cobra hasta el último centavo, pero, después los siervos van y le dicen al rey, y el rey lo manda llamar, y le dice:

     

    Mat 18:32-35 Entonces el rey llamó al hombre al que había perdonado y le dijo: “¡Siervo malvado! Te perdoné esa tremenda deuda porque me lo rogaste. 33 ¿No deberías haber tenido compasión de tu compañero así como yo tuve compasión de ti?”. 34 Entonces el rey, enojado, envió al hombre a la prisión para que lo torturaran hasta que pagara toda la deuda. 35 »Eso es lo que les hará mi Padre celestial a ustedes si se niegan a perdonar de corazón a sus hermanos.

     

    ¿Te das cuenta? Síntique y Evodia necesitaban humillarse y perdonarse punto, eso es lo que el Señor nos demanda, si hemos entendido su perdón, si lo hemos recibido, si hemos entendido y considerado nuestro pecado contra él, entonces no hay excusa.

     

    Y el hecho de que estas mujeres hayan luchado con Pablo hombro con hombro y con el resto de estos siervos, lo cual me recuerda nuestra responsabilidad de mantenernos en la Palabra, todos nosotros, mis hermanos, la contienda y la división no respetan grados de madurez o posición en la iglesia, las iglesias se dividen porque alguien de los que están al frente o ambos pierden el sentir de Cristo y comienzan a jalar cada quien para su lado, no para la verdad, no para Cristo, al punto que iglesias quedan literalmente despedazadas.

     

    Nuestra naturaleza pecaminosa nunca va a ser menos pecaminosa, y necesitamos estar siempre alerta. Cuidando cada uno el sentir de Cristo, procurando la unidad, la reconciliación, ayudarnos unos a otros, sembrando para el Espíritu, sirviéndonos, amándonos, y dice Pablo:

     

    Flp 4:3c que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

    Pablo está recordando a algunos otros que lucharon con él aunque solo menciona a Clemente, significa misericordioso, y el resto de los colaboradores de Pablo. Todos ellos tenían una cosa en común el sentir de Cristo, el servir al reino de los cielos, proclamando las buenas noticias, el Evangelio de la gracia, del perdón de pecados.

     

    Estas son cosas que no debemos olvidar, muchas de las veces la iglesia pierde su propósito, olvida para lo que existe, y se comienza a ver la iglesia como un club social, donde como miembro yo llego y veo si lo que la iglesia me ofrece es lo que yo necesito, y no hablando e sana doctrina, sino de comodidades, ministerios, etc., tenemos la actitud de: ¿qué tiene esta iglesia para ofrecerme? ¿Cómo está el ministerio de niños o de jóvenes, o de solteros? Si no me gusta voy a otra que me ofrezca más.

     

    Cuando la iglesia no está para eso, mis hermanos, no es qué me ofrece la iglesia, sino que tengo yo que el Señor me ha dado para bendecir a mis hermanos, justo como comenzamos, no se trata de qué voy a tomar, sino cómo voy a bendecir, a enriquecer con los dones o talentos que Dios me ha confiado para compartir.

     

    Y dice Pablo: de cada uno de estos hombres y mujeres que combaten conmigo, sus nombres están escritos en el libro de la vida, este libro es un documento celestial en el cual están escritos los nombres de todos aquellos que Dios ha escogido en su soberanía, aquellos escritos ahí son parte de todas las bendiciones celestiales, son aquellos bendecidos por Dios con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús.

     

    Y habiendo hecho toda esta recapitulación y esta última exhortación a estas hermanas en problemas, Pablo da la siguiente orden de cierre de la carta, y dice:

     

    • El estar gozosos es otro mandato para el creyente.

    Flp 4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

    Es interesante que Pablo no está en un crucero en el caribe, o en Hawái, diciendo con una piña en la mano: Dios es bueno, ¿de qué se quejan? Regocíjense. No, Pablo está diciendo esto mientras estaba preso. Mis hermanos, difícilmente a nosotros nos han tocado pruebas como las que sufrió Pablo, por eso Pablo nos enseña una gran realidad: en Cristo siempre hay lugar para el gozo sin importar las circunstancias.

     

    Regocijarnos es la palabra Jaíro, de donde viene el nombre Jairo, y significa estar alegre, gozoso, muy contento.

     

    ¿Dónde está este gozo? En nuestra esperanza eterna, en nuestro llamado, en la gracia de Dios que hemos recibido, en nuestra salvación, en cómo nuestro cristianismo no se sostiene en nuestra capacidad o buenas obras, sino en la pura gracia de Dios, quien vino a buscar y a salvar lo que se había perdido, quien de las tinieblas nos llamó a su luz admirable, quien de la muerte nos llamó a la vida en abundancia, de quien esperamos nuestra resurrección, el conocerle, el verle cara a cara y estar por siempre con él llenos de gozo, de paz, de su amor, a la perfección y por la eternidad.

     

    En que el vino y se hizo hombre, en que es Todopoderoso y está a nuestro favor, por su triunfo definitivo sobre el pecado, y la muerte, por que estamos esperando una recompensa, por el fruto, la obediencia, la transformación que podemos ver en nuestros hermanos en la fe, porque el día de salvación es hoy y tenemos buenas noticias para anunciar a un mundo en tinieblas, por aquellos que han creído.

     

    Aún como Pablo lo dijo a los Filipenses, sufrir por causa del Evangelio, y al mismo tiempo sufrir juntamente con Cristo, porque todo eso muestra realmente de dónde somos y a quién pertenecemos, por la comunión de la iglesia, por las bendiciones de Dios para nuestros hermanos. En fin mis hermanos, si fijamos nuestros ojos en el Señor, razones para estar gozosos jamás nos van a faltar.

     

    Por eso Pablo dice: siempre, no de vez en cuando, no solo cuando las circunstancias son favorables, no, es en todo momento, las promesas del Señor no cambian, ni sus palabras jamás caerán al suelo. Mis hermanos, ya lo hemos aprendido antes, el gozo del Señor es nuestra fuerza.

     

    En tiempos de dificultad es lo primero que necesitamos es buscar el gozo, el regocijo del Señor, una vez más, no directamente por las circunstancias, no somos faquires o sádicos que nos gozamos en el sufrimiento, pero entendemos nuestro futuro ciertísimo, y sabemos que no hay mal que dure 100 años, ni quien los aguante, pero, que sobre eso nos espera la eternidad, llena de la gloria de Dios. Deja de creerle al mundo, no tiene nada para ofrecernos verdaderamente, es un engaño, todo lo que nos da, nos lo cobra con creces y al final no vale la pena porque nos deja peor de esclavizados.

     

    No así el Señor, quien cumple lo que promete, quien es nuestro hacedor, nuestro creador, solo en el Señor podemos encontrar este maravilloso gozo inigualable, permanente. Y dice Pablo:

     

    1. Mostrar un carácter cristiano, palpable y comprobable por el mundo es otro mandato.

    Flp 4:5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

    Este versículo es impresionante, esta palabra gentileza es la palabra

    epieikés, y significa apropiado, afable, amable, apacible, bondadoso, considerado, indulgente, ser equitativo, justo, moderado, paciente. Y Pablo lo combina con que sea conocida, esta es la palabra ginosko

    , que no es un conocimiento de oídas, información, como si dieras un currículum, no esta palabra implica conocer por experiencia, estar cerciorado, haber reconocido y llegado a una conclusión al haberlo comprobado, significa comprender, entender.

     

    Y mira la motivación que pone en nosotros para que esto suceda lo cual puede tener dos implicaciones, la 1ª Es que el Señor está cerca, a la vuelta de la esquina, ya casi está tocando a la puerta, acaba de hablar de la resurrección, esto implica que en cualquier momento viene por su iglesia, ya lo vimos a detalle, el Señor una y otra vez nos llama a estar velando, fieles, con las maletas hechas, listos para dar cuentas de lo que se nos ha confiado y no ser hallados como el mayordomo infiel, diciendo: mi Señor tarda en venir.

     

    Y 2º El Señor está cercano a nosotros, lo cual tiene otras dos implicaciones, 1º, Él nos está viendo en todo momento, él está notando si somos genuinos o si somos de doble ánimo o hipócritas, él sabe bien lo que somos. O 2º De esta misma interpretación, él está cerca, su gracia es suficiente, su amor está disponible, su poder, todo lo que necesitamos para que nuestra gentileza sea evidente.

     

    Y ¿sabes? Me encanta que Pablo hablando de algo tan importante como el estar frente a nuestro Señor dando cuentas, primero nos dice: regocíjense. Imagínate, recuerdo a Nehemías, quien estaba delante del rey Artajerjes, cuando se presentó con el rostro triste, temió en gran manera, ¿por qué? Se suponía que si estabas frente al rey eso indicaba que no podías estar en algún lugar mejor, no cabía la tristeza y Nehemías podía perder la vida. ¿Crees en verdad que estando delante de Dios estarás triste? ¿Es en verdad para ti un motivo de tristeza que finalmente llegue nuestro Señor, nuestro Rey por nosotros y estemos ante su presencia por la eternidad?

     

    Y segundo, Pablo no dice: que sea conocida a todos los hombres su gran capacidad, su increíble personalidad, no, su amabilidad, su equidad, todas estas cosas que ya vimos. Mis hermanos es posible copiar o imitar una falsa religiosidad, un fervor religioso, pero, no un carácter cristiano genuino. Mis hermanos, una y otra vez se los digo, el cristiano genuino se parece a Cristo.

     

    Puedes supuestamente ser cristiano y estar lleno de amargura, de orgullo, de temor, de insatisfacción, con las obras de la naturaleza pecaminosa pululando por todo tu alrededor, brotando desde tu corazón, pero manifestando todas estas cosas, por más versículos que recites o alabanzas que cantes, no te pareces a Cristo, sino más bien pareces uno más de todos los millones y millones de inconversos mundanos que existen.

     

    No así alguien que a pesar de cualquier circunstancia puedes ver en esa persona el gozo, la paz de Dios que sobre pasa todo entendimiento, alguien que manifiesta que es una persona apropiada en todas las áreas de su vida, y no que sea educado o decente, va más allá de eso, alguien apacible, bondadoso, considerado, indulgente, equitativo, moderado, paciente, justo.

     

    Alguien en quien estas cosas son evidentes, y no solo evidentes, sino disfrutables, si estás con estas personas puedes palpar este carácter al punto que puedes cerciorarte, puedes caer en cuenta y llegar a entender: esta persona es diferente, no es una de tantas, verdaderamente puedo experimentar algo que no veo a diario en mi trabajo, o en mi familia, o en mi vida. Alguien que hace a Cristo evidente en un mundo en tinieblas con su conducta.

     

    Alguien caracterizado por su contentamiento, su generosidad, su misericordia, su clemencia ante las faltas de otros, por su paciencia a la hora de ser maltratado o sufrir injusticia por causa de su fe, y que no tiene la actitud de desquitarse, alguien con el sentir de Cristo. ¿Cuál sería una conducta contraria a esto? Alguien en celos, en contienda, en temor, justo lo contrario.  Mis hermanos, si el Señor está con nosotros, y está cerca de nosotros, no tenemos menos que hacer todas estas cosas.

     

    Mis hermanos, todas estas cosas y más son mandatos importantes para cada uno de nosotros como creyentes, ¿no creen que es importante cambiar nuestro entendimiento de lo que Dios requiere y comenzar a adecuarnos a lo que a él le importa? Hermanos, el Señor está cerca en estas tres maneras: él nos está viendo, él viene pronto, y él está a nuestro lado para fortalecernos. Vamos a orar. Hoy recordemos la cena del Señor, y si hay alguien que no está reconciliado con Dios o con sus hermanos, tráiganlos delante de él, el Señor dijo:

     

     

    Mat 5:21 »Han oído que a nuestros antepasados se les dijo: “No asesines. Si cometes asesinato quedarás sujeto a juicio”*.

    Mat 5:22 Pero yo digo: aun si te enojas con alguien,* ¡quedarás sujeto a juicio! Si llamas a alguien idiota,* corres peligro de que te lleven ante el tribunal. Y, si maldices a alguien,* corres peligro de caer en los fuegos del infierno.*

    Mat 5:23 »Por lo tanto, si presentas una ofrenda en el altar del templo y de pronto recuerdas que alguien tiene algo contra ti,

    Mat 5:24 deja la ofrenda allí en el altar. Anda y reconcíliate con esa persona. Luego ven y presenta tu ofrenda a Dios.

    Mat 5:25 »Cuando vayas camino al juicio con tu adversario, resuelvan rápidamente las diferencias. De no ser así, el que te acusa podría entregarte al juez, quien te entregará a un oficial y te meterán en la cárcel.

    Mat 5:26 Y, si eso sucede, te aseguro que no te pondrán en libertad hasta que hayas pagado el último centavo.*

     

    El día de hoy pongamos nuestros ojos en aquel que pagó por cada una de las ofensas en nuestra contra, y por las nuestras en su contra, si no eres creyente, te invito a que reconozcas esto y que sepas que Cristo vino a arreglar esa situación, y que tu mayor problema es que has pecado y que Dios está airado contra ti, pero al mismo tiempo Jesucristo vino a tomar tu lugar y recibir la ira de Dios que tú y yo merecíamos, y el día de hoy te ofrece perdón de pecados, esta paz, libertad de tus angustias, de la culpa, y si obedeces, de tus amarguras, odios y sanidad para tus heridas, una esperanza eterna, nueva vida, vida eterna. Solo arrepiéntete de tus pecados, abandona tu vana manera de vivir y comienza a caminar con aquel que te ama. Tomemos la cena del Señor

     

     

     

     

     

    4. 1-5".
  • Mar 20, 2016Filipenes 3: 11-21 “Relación, esperanza, carrera y ciudadania, cosas indispensables del creyente genuino”
    Mar 20, 2016
    Filipenes 3: 11-21 “Relación, esperanza, carrera y ciudadania, cosas indispensables del creyente genuino”
    Series: Filipenses

    RELACIÓN, ESPERANZA, CARRERA Y CIUDADANÍA, COSAS INDISPENSABLES DEL CREYENTE GENUINO

    Filipenses 3:11-21

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos, y lo hace en medio de tribulación para él y para los suyos. También es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu, un llamado a tener el sentir de Cristo, a tener una perspectiva eterna, a procurar la unidad.

     

    Es una carta que más que ofrecer doctrina o corrección, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes ven a su padre espiritual en problemas, el cual desde su padecimiento les entrega un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo. También es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro y orgulloso.

     

    Recapitulación.

     

    Hasta hoy Pablo ha venido hablando del gozo, cómo el sentir de Cristo es la clave para tenerlo, el no vivir para nosotros mismos, sino como Cristo, vivir en sacrificio y servicio hacia los demás, quien no hizo nada por contienda o por vanagloria sino que humillándose, nos estimó como superiores a sí mismo, no mirando por suyo propio, sino por lo nuestro. Y cuando tenemos este sentir entre nosotros, esto produce en el cuerpo de Cristo unidad de pensar, de sentir, de convicciones.

     

    Nos ha venido hablando de tener esta perspectiva eterna la cual nos provee de una esperanza eterna y a pesar de circunstancias tan difíciles como las de Pablo, podemos contar con un gozo inigualable, que descansa en las promesas de Dios.

     

    Vimos este sentir en acción en la vida de Timoteo y Epafrodito. Timoteo nos mostró cómo es posible la unidad cuando con toda sinceridad nos enfocamos en el sentir de Cristo, y Epafrodito, nos enseñó cómo se ve el sentir de Cristo, cuando vives en sacrificio y servicio por los demás.

     

    En el capítulo 3 Pablo añade un tema muy importante que necesita dejar claro a sus hijos amados, nos está animando a tener el sentir de Cristo cuidándonos del orgullo religioso, y de falsos obreros, del peligro de la religiosidad, cómo cuidarnos de no caer en ella. Como mantenernos frescos, llenos del poder de su Espíritu, dependiendo del Señor y no deslizarnos hacia la carne, convirtiéndonos en una mera organización fría, en una religión vacía.

     

    Vimos lo grave que es deslizarnos de confiar en el sacrificio perfecto de Cristo, de darle únicamente honra y alabanza, ya que es el único digno de recibirla, y comenzar a dar gloria al hombre en lugar de a Dios

     

    Vimos como la Biblia no relata al hombre auto superándose, todo lo contrario, es la historia del hombre corrompiéndose y alejándose cada vez más de su creador, y su creador por pura gracia y misericordia le persigue, le estorba, le sale al encuentro y le rescata.

     

    Vimos que necesitamos cuidarnos de la religiosidad o terminará robando nuestro gozo y libertad que tenemos en Cristo. Nos enseñó lo quién es el verdadero pueblo de Dios, la circuncisión, los que sirven y adoran en espíritu y en verdad a Dios. Los que nos gloriamos exclusivamente en Jesús y no en hombres, quienes confiamos exclusivamente en Jesús para salvación, y no en ninguna obra o capacidad humana. Aprendimos que por más grandes que pudieran ser nuestros logros religiosos, frente a la obra perfecta de Cristo no tienen comparación, como nuestra religiosidad no nos acerca a Cristo, nos aleja de él, por lo tanto, el único camino para agradar a Dios es la fe.

     

    ¿Qué es entonces lo que debería mover a un creyente si el orgullo religioso o la justicia personal no nos sirve? El día de hoy Pablo nos va a hablar de aquello que debería mover nuestro cristianismo. Hoy veremos con más claridad porqué Pablo pudo tener todo su éxito, religiosidad, justicia personal, y su propia prudencia por un desecho. Hoy veremos qué es lo que tiene el peso suficiente para llevarnos a renunciar a una vida hasta cierto punto cómoda, porque como sabemos este mundo no puede saciar a nadie, y es pasajero.

     

    Ya vimos que no es nuestra propia prudencia la que nos conseguirá algo, sino la justicia de Cristo, que  nos provee de toda la gracia de Dios, pero hoy Pablo nos dará unas cuantas claves más para poner delante de nuestros ojos, en nuestros corazones y mentes y decidir vivir para Cristo, por eso yo titulé este mensaje: RELACIÓN, ESPERANZA, CARRERA Y CIUDADANÍA, COSAS INDISPENSABLES DEL CREYENTE GENUINO

     

    1. Una relación con Cristo y la esperanza de la resurrección es lo que nos debe sostener.

    Flp 3:10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, Flp 3:11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

    Recordemos que Pablo nos está hablando desde una prisión, encadenado día y noche a un guardia, no solo enfrentando su cautiverio, sino su posible muerte, pero, para Pablo no era la primera vez, toda la vida de Pablo en Cristo se podría resumir en persecución, él dijo:

     

    2 Co 11:23b-29 He trabajado con más esfuerzo, me han encarcelado más seguido, fui azotado innumerables veces y enfrenté la muerte en repetidas ocasiones. 24 En cinco ocasiones distintas, los líderes judíos me dieron treinta y nueve latigazos. 25 Tres veces me azotaron con varas. Una vez fui apedreado. Tres veces sufrí naufragios. Una vez pasé toda una noche y el día siguiente a la deriva en el mar. 26 He estado en muchos viajes muy largos. Enfrenté peligros de ríos y de ladrones. Enfrenté peligros de parte de mi propio pueblo, los judíos, y también de los gentiles. Enfrenté peligros en ciudades, en desiertos y en mares. Y enfrenté peligros de hombres que afirman ser creyentes, pero no lo son. 27 He trabajado con esfuerzo y por largas horas y soporté muchas noches sin dormir. He tenido hambre y sed, y a menudo me he quedado sin nada que comer. He temblado de frío, sin tener ropa suficiente para mantenerme abrigado. 28 Y, además de todo eso, a diario llevo la carga de mi preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién está débil sin que yo no sienta esa misma debilidad? ¿Quién se ha dejado llevar por mal camino y sin que yo no arda de enojo?

     

    Viendo esto, nos damos cuenta cómo verdaderamente Pablo había estimado su propia vida como pérdida, porque alguien condenado a prisión por algún delito, socialmente es muy difícil recuperarte, su record queda manchado, y muchas cosas más, sin duda Pablo estaba en lo más bajo de la sociedad. Dese la cárcel Pablo podría haberse estado quejando, o diciendo, ¿qué hago aquí, teniendo tantas conexiones? Con que niegue a Cristo y buque a mis antiguos amigos recuperaría mi posición o al menos algo de ella. Pero Pablo desde el primer día que Cristo lo llamó, y treinta años después seguía diciendo todo aquello no es sino estiércol, algo para desecharse y nunca más volver a tomar.

     

    ¿Por qué, qué era tan valioso para Pablo más que todas esas cosas? Él dijo: por la excelencia de una relación real, fresca y vibrante con su Salvador Jesucristo. Mis hermanos, Pablo no solo vivió todas esas dificultades por puro gusto, no era un loco, sádico que gozara del sufrimiento, no es así, la realidad es que Pablo no solo vivió sufrimientos, él pudo ver la gloria de Cristo, su poder en gran manera, milagros, arrepentimiento, iglesias nacer, el poder de Dios era evidente en él.

     

    Pablo vivó en carne propia el poder de Cristo resucitado, y le conocía personalmente, no solo entendía doctrinas correctas con respecto a Jesús, no solo es que quedó impactado con su ejemplo moral, o se identificó con un acto heroico, o entendió más profundamente su justificación o perdón, lo cual es muy bueno, pero, puedes tener idea de todo esto y aún así no tener una relación personal con Cristo. Pablo la tenía y para él nada se comparaba a esto.

     

    Y mis hermanos, difícilmente el Señor nos va a dar el privilegio que a Pablo le dio de sufrir y morir como él, pero definitivamente tendremos aflicción, persecución, y para caminar con gozo, necesitas estas relación, y al igual que Pablo tenemos preciosas y grandísimas promesas, y no solo promesas, sino advertencias, el Señor dijo:

     

    Jua 16:33 Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.

     

    Jua 15:18-25 »Si el mundo los odia, recuerden que a mí me odió primero. 19 Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como a uno de los suyos, pero ustedes ya no forman parte del mundo. Yo los elegí para que salieran del mundo, por eso el mundo los odia. 20 ¿Recuerdan lo que les dije? “El esclavo no es superior a su amo”. Ya que me persiguieron a mí, también a ustedes los perseguirán. Y, si me hubieran escuchado a mí, también los escucharían a ustedes. 21 Les harán todo eso a causa de mí, porque han rechazado a aquel que me envió. 25 Con eso se cumple lo que está registrado en sus Escrituras:* “Me odiaron sin motivo”.

     

    Pablo lo había vivido, su amistad con Cristo no le convenía. Por ejemplo, si quieres brillar en sociedad, o si quieres ser famoso, si quieres que el mundo te ame, hay gente con la que no te conviene ser visto, o con la que no te conviene relacionarte, lo que es más hay gente con la cual si la DEA o el FBI te ve, te van a investigar, y probablemente te metan preso acusado de narcotráfico, hay gente que sí, te da prestigio, y fama.

     

    De la misma manera, en este sentido, nuestra amistad con Cristo, no nos va a ayudar a tener una amistad con este mundo, sencillamente el mundo no quiere saber que es pecador, no le interesa conocer a Dios, a lo malo llaman bueno, y a lo bueno llaman malo, decirle la verdad a alguien es bulling. A varios famosos ya los han vetado por hablar en contra del matrimonio gay, del aborto, a otros los han demandado, han perdido negocios y hasta han ido a la cárcel, etc. Pablo le escribió a Timoteo:

     

    2 Ti 3:10-12 Pero tú, Timoteo, sabes muy bien lo que yo enseño y cómo vivo y cuál es el propósito de mi vida. También conoces mi fe, mi paciencia, mi amor y mi constancia. 11 Sabes cuánta persecución y sufrimiento he soportado, y cómo fui perseguido en Antioquía, Iconio y Listra. Pero el Señor me rescató de todo eso. 12 Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución.

     

    Por eso si nos decimos cristianos, no podemos estar en medio, el Señor lo dijo, o eres amigo del mundo y te conviertes en enemigo de Dios, o viceversa, pero, no puedes tener dos lealtades, no podemos tener dos amos, o amamos a uno y aborrecemos al otro, y viceversa, Cristo no tiene nada que ver con tibios. Y sí, Pablo pudo decir soy participante de sus padecimientos y probablemente de su muerte, pero también pudo ver una y otra vez el poder de Dios a través de él, nueva vida, transformación, y tenía esta esperanza tatuada en su corazón.

     

    Al ser justificado en Cristo, Pablo no tenía otra cosa en su mente sino esta fresca y real relación con su Señor, su anhelo era conocerlo aún más profundamente, anhelaba en su corazón verle cara a cara, ver el poder de su resurrección en su propia vida, ¿para qué? Para llegar a ser igual que Cristo en su resurrección. Y leemos “

    si es que en alguna manera llegase

    ”, pero este “si es que”, no es el si de la duda, sino de la afirmación.

     

    Mis hermanos, nosotros como Pablo debemos entender el poder de la resurrección de Cristo, 1º  Es la evidencia de su victoria sobre el pecado, 2º Es el acta de que el sacrificio en la cruz fue aceptado como un pago total por nuestros pecados, 3º Es poder que justifica, que da vida, si estamos unidos a Jesucristo, al igual que él recibiremos la misma resurrección de vida que él, y 4º No existe mayor consuelo y confort que saber que aquellos que amamos que murieron en Cristo, están hoy con él, y que la muerte no es el final, sino el principio. Pablo les escribió a los Tesalonicenses:

     

    1 Ts 4:13-18 Y ahora, amados hermanos, queremos que sepan lo que sucederá con los creyentes que han muerto, para que no se entristezcan como los que no tienen esperanza. 14 Pues, ya que creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que cuando Jesús vuelva, Dios traerá junto con él a los creyentes que hayan muerto. 15 Les decimos lo siguiente de parte del Señor: nosotros, los que todavía estemos vivos cuando el Señor regrese, no nos encontraremos con él antes de los que ya hayan muerto. 16 Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios. Primero, los cristianos que hayan muerto* se levantarán de sus tumbas. 17 Luego, junto con ellos, nosotros los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Entonces estaremos con el Señor para siempre. 18 Así que anímense unos a otros con estas palabras.

     

    Pablo era sostenido por su esperanza y anhelo de ver al Cristo a quien conocía por fe, cara a cara y vivir en carne propia el poder de su resurrección, mira lo que decía Pablo acerca de esto, si la resurrección no significa nada para ti, necesitas replantearte el Evangelio que has creído o considerado, Pablo dijo:

     

    1 Co 15:13-19 Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado. 14 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15 Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Pero eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos. 16 Y, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado. 17 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18 En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19 Y, si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo. (NTV)

     

    Sin embargo sigue Pablo:

    1Co 15:20-22 Pero lo cierto es que Cristo sí resucitó de los muertos. Él es el primer fruto de una gran cosecha, el primero de todos los que murieron. 21 Así que, ya ven, tal como la muerte entró en el mundo por medio de un hombre, ahora la resurrección de los muertos ha comenzado por medio de otro hombre. 22 Así como todos mueren porque todos pertenecemos a Adán, todos los que pertenecen a Cristo recibirán vida nueva. (NTV)

     

    Mis hermanos, casi cada domingo lo menciono, cada bebé que nace en este mundo, tú y yo y cada persona tenemos en nosotros sentencia de muerte, tarde o temprano este cuerpo envejecerá, se debilitará y ese corazón y órganos pararán de funcionar, si no es que nos toca una enfermedad terminal, o un accidente, o somos víctimas de violencia. ¿Por qué? Somos hijos de el primer Adán, él pecó, y todos pecamos en él, y después voluntariamente lo hicimos, y de ahí en adelante todo lo hermoso y perfecto que Dios había creado cayó en la maldición del pecado, de la muerte.

     

    Pero, Cristo es llamado el último Adán, Cristo como Adán es el primero de una nueva creación, toda la descendencia del primer Adán nace en pecado y muere, pero, la descendencia de este segundo Adán, nace para vida eterna, al confiar en él, al creer, nacemos espiritualmente, nos convertimos en una nueva creación, y esta creación caída, también está esperando lo mismo, ser redimida, por eso anhelamos que Cristo venga, y la resurrección se complete, dice Pablo:

     

    1 Co 15:50-54 Lo que les digo, amados hermanos, es que nuestros cuerpos físicos no pueden heredar el reino de Dios. Estos cuerpos que mueren no pueden heredar lo que durará para siempre. 51 Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! 52 Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos también seremos transformados. 53 Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales. 54 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: «La muerte es devorada en victoria. (NTV)

     

    Te invito a que leas todo el capítulo 15 de 1 Corintios, pero esto nos deja muy claro que es lo que movía a Pablo, en sus decisiones, en su estilo de vida, esta inigualable relación real y viva con Cristo y esta maravillosa promesa de su resurrección.

     

    Y para cada creyente debería convertirse en nuestro plan de vida el llegar a ser como Cristo en su vida, muerte y resurrección. Y al igual que Pablo tenemos dos opciones, o vivir con la propuesta del mundo, del hombre falible, o con la propuesta de la Palabra de Dios y sus promesas, las cuales tiene todo que ver con eternidad, no temporalidad.

     

    Dios no va a medio mejorar este mundo caído, gobernado por Satanás, lleno de maldad, ni va a mejorar este cuerpo lleno de debilidad y pecado. No, la Biblia nos promete sino cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia, un cuerpo nuevo, libre del pecado, libre de debilidad, un mundo sin injusticia, lleno de la gloria de Dios, y todo eso sucederá en cuanto Cristo venga por su iglesia, lo cual él prometió.

     

    Piénsenlo mis hermanos, ¿cuáles son sus expectativas de aquí a 10 años, 20 años, 30 años, 50 años? Ya voy a tener 94, si es que llego, de aquí a 100 años, ninguno de los que estamos aquí vamos a estar aquí, ni los recién nacidos. ¿Cuánto verdaderamente estás esperando la eternidad, te estás preparando para ella?

     

    Desgraciadamente por el engaño de este mundo estamos dormidos, y para muchos su muerte la vens como algo lejano, y “Dios no lo quiera”. ¿De veras, gozo, libertad eternas? Muerte, “nooo, pues quién sabe, la huesuda, ay nanita”. La mayoría tiene un terrible temor a la muerte, y no es que seamos suicidas, a todos en nuestra debilidad humana nos pondría nerviosos el saber que nos llegó la hora, pero, no porque no haya esperanza, sino que es como ese nerviosismo de estar esperando en la fila tu turno para la montaña rusa, o algo así.

     

    Porque no es que no haya cosas en este mundo que disfrutemos, solo que no son, o no deberían ser las que este mundo disfruta, el saciar la codicia de nuestros ojos, el deseo insaciable de las pasiones y deseos de nuestro cuerpo, y ese deseo de poder, de atención, de ser adorados. No eso, pero los creyentes verdaderamente disfrutamos nuestras familias, cónyuge, hijos, disfrutamos ese sentido de estar agradando en este lado de la eternidad a nuestro Señor, honrándolo con nuestra fe y obediencia, ya que el día que nos llame a cuentas ya no va a ser posible.

     

    Disfrutamos como Pablo, el ser parte del cuerpo de Cristo, amarnos, servirnos, el ser testigos de ver vida espiritual en alguien que estaba muerto, ver su transformación, su desarrollo, disfrutar del fruto del amor de Dios, confirmar por la fe su fidelidad, disfrutar de la esperanza de añorar, algo que no hemos visto, y aquí nos ves “mirando al techo”, elevando oraciones con todo el corazón, llenos de esperanza y gozo por un lugar que no conocemos, pero que se nos ha prometido, y que anhelamos

     

    Hay muchas cosas que disfrutamos en este mundo, pero, de igual manera pagamos el costo de ser extranjeros en un mundo hostil, sin embargo podemos ver en Pablo a un hombre listo en su corazón, para las dos cosas, él dijo en el capítulo uno:

     

    Flp 1:21-24 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

     

    Pablo podía decir, estoy entrenado para todo, para tener y para no tener, todo lo puedo en Cristo, quien me fortalece, quien me llena a plenitud. Y mis hermanos, ahí, y solo ahí está nuestro gozo, mucho de tu aflicción, desesperanza, desanimo, falta de gozo, tiene todo que ver con esto, sigues en el mundo del yo yo, demasiado apegado a este mundo, y realmente muy poco o nada a las cosas eternas. Y tenemos fe, pero para los ídolos de este mundo, y tratamos a Dios como el genio de la lámpara, como Santa Claus, un ídolo que está ahí para cumplir lo que realmente amo, mi vida y este mundo.

     

    Qué triste, qué desperdicio el pensar que solo somos 80 años, mira cuando era chiquito el tiempo se me hacía eterno, pero ahora los días para mí pasan como horas, los meses como semanas, y los años como meses, cada vez veo mi triste realidad en el espejo y en la báscula, aquellos años donde era un sapo galán y simpático ya pasaron, los jóvenes, los adolecentes me ven como lo que soy, un Señor, y dentro de muy poco seré un anciano, esta vida es un suspiro, es como la neblina, como la flor del campo y la hierba, hoy los ves y mañana quién sabe.

     

    Por eso mis hermanos, necesitamos añadir sabiduría a nuestras vidas poniendo la eternidad delante de nuestros ojos, nos urge como Pablo tener este anhelo y considerar nuestras vidas como él, como pérdida, al ver la incalculable y maravillosa bendición de conocer a Cristo y participar de su vida, muerte y resurrección para alcanzar nosotros mismos la resurrección. Y habiendo entendido esto, necesitamos otras dos cosas mientras esto sucede, dice Pablo:

     

    1. Necesitamos fijar la meta correcta en la carrera de nuestra vida y correrla.
    2. Mientras estemos en este cuerpo de muerte y en este mundo caído no habremos llegado.

    Flp 3:12a No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto;

    Y de pronto como que Pablo aterriza, y dice: “aquí estoy, todavía no estoy viendo el rostro de Cristo, sigo en este mundo, pero, nos da la clave: Vivir en este mundo con la mirada fija en el otro. ¿Has visto esas películas donde el soldado está en tierra enemiga, y lo único que lo sostiene en esa incómoda y peligrosa situación es esa foto de su amada, o de algún hijo, o los recuerdos de su barrio, de su ciudad, suspirando por su tierra amada, por su gente, así está Pablo y así deberíamos estar nosotros, viendo en todo momento la fotografía que la Palabra de Dios nos presenta de nuestro verdadero hogar.

     

    Y vemos aquí varios principios, Pablo dice: no lo he alcanzado, no estoy completo, no soy perfecto, ¿qué no ha alcanzado Pablo, qué tenía en su corazón? El llegar a ser como Cristo, esa debe ser nuestra principal meta, dice la Palabra:

     

    Rom 8:29 Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. (NVI)

    1 Jn 3:2 Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. (NVI)

     

    Por eso como los de Pablo, nuestros ojos deben estar fijos en Cristo, la meta de todo creyente debería ser esta, la madurez espiritual en esto consiste, más allá de información, o entendimiento de ella, cuánto nos parecemos a Cristo; todo lo que llegue a entender y a conocer de la Palabra, la doctrina, la teología, necesita llevarme a parecerme a mi Señor en pensamiento, corazón, y conducta.

     

    Y pensemos, para este tiempo Pablo ya había escrito una buena parte del NT, cuantas iglesias ya había plantado, una y otra vez había sido perseguido por su fe, y su amor por Cristo no cambiaba, vemos en Pablo verdaderamente el carácter de Cristo, pero, él dijo, “no he llegado”:

     

    teleióo

    ; completar, lograr, consumar, perfeccionar, perfecto, hacer, acabar, cumplir, terminar, concluir, madurar, en otras palabras, todavía no estoy completo, no soy como Cristo.

     

    Y este es un principio que debemos tener claro, mientras estemos en este cuerpo y en este mundo caídos, no habremos llegado. Y es significativo que Pablo lo mencione, ya que seguramente estos judaizantes tenían un alto concepto de sí mismos, lo cual es otro problema que trae el entregarnos a nuestra propia justicia o prudencia, engañados caemos en orgullo religioso, y nos creemos más buenos que todos.

     

    Si embargo vemos a un Pablo maduro, parecido a Cristo espiritualmente hablando, y si hay algo que no vemos en él es jactancia, lo cual es una característica inequívoca de alguien lleno del Espíritu Santo, ¿qué dijo Cristo? Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, alguien humilde se parece a Cristo, y no la humildad que este mundo presenta, que la religión vende, sino la humildad de Cristo, quien siendo en forma de Dios, se humilló, y vivió para servir, renunciando a todos sus derechos.

     

    1. El cristiano está llamado a andar en el Espíritu, no a vegetar en el Espíritu.

    Flp 3:12b sino que prosigo,

    Y Pablo nos da la pauta para vivir en este mundo, 1º Entendemos que aquí no podremos ver en nosotros la perfección de Cristo, pero, no por eso nos quedamos en un coma espiritual, en estado vegetativo hasta que llegue Cristo, no, necesitamos vernos en la carrera de la fe, y lo último que hace un corredor en competencia es sentarse a hacer un picnic o decir: espérenme tantito, voy al Wal-Mart o de vacaciones y ahora le sigo, quedaría descalificado, una carrera no acaba hasta que se acaba.

     

    Y me gusta que Pablo dice:

    prosigo, dióko

    en griego. Lo significativo de esta palabra es que es la misma que Pablo utiliza cuando se refiere al tiempo en el que él perseguía la iglesia, significa padecer persecución, ser un perseguidor, buscar, practicar, seguir hasta conseguir. Este verbo tiene todo que ver con acción, con intencionalidad.

     

    Pablo respiraba amenazas y muerte en contra de los cristianos, me imagino su caballo como los de los señores negros del Señor de los Anillos, corriendo a toda prisa, con todo el brío, la concentración, el odio resuelto en hacer mal, sin permitir ninguna distracción, decidido a lo que sea, lo que cueste.

     

    Y lo que Pablo está diciendo es esto, de la misma manera en la que iba tras mis deseos pecaminosos, con esa misma determinación, ahora voy tras estas metas eternas. Por eso es que Cristo dijo, no seas tibio, Pablo siempre fue caracterizado como un hombre apasionado y decidido, el cual cuando vino a Cristo no dejó de serlo, sino que toda esa decisión la usó para llevar a cabo la voluntad de Dios.

     

    Precisamente eso es el arrepentimiento, es un cambio de dirección, definitivamente hay un momento de parar, de considerar, pero una vez habiendo dado la vuelta de 180

    o

    , pon el mismo ímpetu para lo bueno. Piensa en esto, antes de Cristo, cuántos recursos gastabas, no nos cansábamos de hacer el mal, podíamos quedar exhaustos, pero, rapidito nos recuperábamos para la siguiente, crudas morales y de todo tipo, y listo para curártela y no perderte la siguiente pachanga.

     

    Y no solo la pachanga, qué me dices de cómo te preparabas para esos tiempos de comadrear y comerte a chismes a tu prójimo, hablando con todo y de todos, maldiciendo a los que hablan de ti, cuando justo en el mismo instante en que tú estás hablando de ellos, fabricando intrigas, violencia, venganza; no se, pensamiento, acciones, de continuo para buscar lo tuyo propio, sin mirar jamás por los demás, buscar venganza, lastimarte a ti mismo, lastimar a otros, una y otra vez, a cada momento.

     

    Y venimos a Cristo, y en el menor esfuerzo por hacer lo correcto: “ya me cansé, ya me desanimé, qué difícil”, nada que ver. ¿Por qué no tenías descanso para lo malo, y para lo que te pide el Señor eres tan pachorrudo, tan mal mandado, tan bofo? No queda hermanos, todos los que estamos aquí sabemos lo que es levantarnos y trabajar y poner manos a la obra, todos estamos en una carrera, pero necesitamos correr la carrera correcta.

     

    Pon manos a la obra, pon intención, recuerda como antes te esforzabas, planeabas y saboreabas lo malo, egoístamente, para eso trabajabas y te desgastabas, ahora esfuérzate por lo bueno de la misma manera, así como te procurabas y vivías para ti mismo, ahora vive para Cristo. No estés en estado vegetativo espiritual, no vegetes en el Espíritu, no estés en coma espiritual, estás llamado a caminar y procurar lo bueno, eso está esperando el Señor de ti, por eso dice Pablo:

     

    Flp 3:12c por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

    Asir: katalambáno

    , tomar anhelantemente, apoderarse, apropiarse, poseer, alcanzar, comprender, encontrar, tomarse de, y no soltar. Mira nada más mi hermano, este debería ser mi esfuerzo, y me encanta ver el equilibrio, Pablo no está diciendo nada más que él procura asirse, y Cristo, pues quién sabe, “y no te sueltes porque si no te agarras bien, ya chafeaste, Cristo va a mil km/h y no espera a nadie.”.

     

    Para nada, esto implica algo: Primeramente, antes que yo quisiera asirme de él, Cristo ya me redimió, me tomó anhelantemente, se apoderó de mí, me poseyó, me alcanzó, me encontró, él tomó la iniciativa en esa cruz, pero, a mí me toca responder de la misma manera, Dios espera de mí que yo responda al ver su amor, sus promesas.

     

    ¿Se acuerdan de los Israelitas siendo sacados por Dios de 400 años de esclavitud en Egipto? Dios lo hizo todo bien, mandó plagas, abrió el mar, en el desierto envió codornices, hizo caer maná, sacó agua de la roca, los cuidó, nunca se enfermaron, su ropa no se desgastó, Dios los sacó de Egipto, pero, ¿qué crees? Israel jamás quiso sacar a Egipto de su corazón.

     

    Su exterior era Israelí, Dios les dio mandatos, su ley, ritos, muchas cosas que los diferenciaban de las barbaridades de los pueblos vecinos llenos de paganismo, pero el corazón de los israelitas jamás dejó de ser pagano e idólatra. Es el mismo llamado para nosotros hermanos, yo puedo pedir una ciudadanía americana en este país, pero mi corazón jamás dejar de ser mexicano, no debe ser así con Cristo, hablamos cristiano, venimos los domingos, nos bautizamos, parecemos por fuera cristianos, pero nuestro corazón no deja de ser mundanote. Cristo ya nos tomó, ya pagó, ya lo hizo todo, ahora a mí me toca asirme, apoderarme de lo que tengo en Cristo, vivir de acuerdo a mi identidad.

     

    Y eso es un esfuerzo diario, porque mi corazón es perverso y engañoso, y todos lo días, qué digo todos los días, a cada momento mi carne tira para el monte, y si yo estoy vegetando espiritualmente, jamás podré disfrutar de la vida en abundancia que Cristo ha comprado para mí, pero, qué desperdicio hermanos, qué desperdicio es dejar como ropa sucia tirada la vida plena en el Espíritu que Cristo me está ofreciendo a cada momento. 

     

    En esto consiste mi carrera cristiana, entender, conocer a mi Señor, vivir para entender y conocer su voluntad, sus planes, amar ser como él, buscarlo, procurarlo, morir a mi mismo, tomar mi cruz y seguirle. ¿Cuánto estás procurando buscarlo? Qué día de la semana, del mes, qué hora del día tomas intencionalmente para decir: Señor de aquí no me muevo hasta que me hables, hasta que me fortalezcas, te necesito más que mi comida, más que mis hobbies, más que mi trabajo, más que lo que este mundo me pueda ofrecer.

     

    Deja de correr la carrera de este mundo y sus deseos que no te va a llevar a ningún lado, no te va a sacar jamás de tus rollos y problemas, estás escarbando en el lugar equivocado, para, y ven a la única fuente de agua viva, quien es Cristo, deja de darte tanta importancia, en Cristo tú y yo no contamos, cuenta él, deja que él te levante, humíllate bajo su poderosa mano y él se encargará de ti. Y sigue Pablo y dice:

     

    Flp 3:13a Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;

    Pablo nos vuelve a repetir la dosis, no pretendas, no se te ocurra decir que ya llegaste, a menos que como Pablo, ya tengas la sentencia de muerte, él sí lo dijo en 2 Timoteo:

     

    2 Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

     

    Pablo no dijo esto porque de pronto se vio en el espejo y dijo: mira nada más que muñeco, qué pinta, qué siervazo, Señor, ya la hice, ya llegué, para nada, la espada casi estaba rozando su cuello para cortar su cabeza. Esta sería la única razón para que digas, ya terminé, sea en la cama de un hospital, o agonizante por algún atentado en algún país contrario al cristianismo, etc. Si no es así, ni se te ocurra pensar que ya llegaste, mira a Pablo, mucha gente, con mucho menos que Pablo, siente que ya la hizo, nada que ver, el orgullo es peligroso, y el orgullo religioso aún más, pero dice:

     

    Flp 3:13b olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

    Qué interesante, ¿qué queda atrás? ¿Qué estás dejando atrás? Pablo no estaba dejando atrás al Señor, tampoco estaba diciendo, el pecado anterior ya no cuenta, vamos por más, no, Pablo estaba dejando atrás todo lo que él era, su éxito, sus logros, sus metas temporales, su misma humanidad, por supuesto su pecado, Pablo había creído lo que el Señor había dicho a sus discípulos:

     

    Luc 9:23  Dirigiéndose a todos, declaró: —Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga. (NVI)

     

    Y negar significa desconocerse, contradecirse, rechazarse, renunciarse. Llevar la cruz, significa morir, la cruz es un instrumento de muerte, de ejecución, cada día necesitas tomar tu carne y crucificarla, y claro, solo tienes dos manos, podrías poner un clavo en los pies, otro en otra mano, y siempre necesitarás la gracia de Cristo para que él comience y termine el trabajo, tu carne jamás va a decir:

     

    Chuy, soy tu peor problema, ten, toma una pistola y mátame, jamás. Ella es como venom en spiderman, él va a luchar y dañar, y reclamar, y a chillar su derecho de vivir, siempre te va a reclamar, ¿por qué me voy a humillar, por qué voy a obedecer, por qué voy a ceder mis derechos, por qué voy a perdonar, por qué no me van a respetar, a tomar en cuenta, a darme atención, yo soy primero, luego, yo y después yo? Todos tus problemas de depresión, tus traumas, tus complejos de inferioridad, o de superioridad, lo sentido que eres, lo “especialito” que eres, todas esas cosas hayan su problema en que estás todavía muy vivito, y lo peor es que si te dejas así, jamás vas a encontrar paz, tu vida será un eterno conflicto, guerra, venganza, y más contra tus vecinos, quienes como tú, están igual no queriendo renunciarse y no queriendo tomar esa carne y ponerla en su lugar, queriendo arrebatarte los derechos que a la misma vez tú estás reclamando y jalando para ti, no queriendo ir  a la cruz.

     

    Y aquí hay una fuerte implicación, si tú estás vivo, no estás siguiendo a Cristo, te estás siguiendo a ti mismo, y andas desesperado tras tus derechos, sencillamente no eres discípulo de Cristo, porque tu Señor sigues siendo tú mismo, detrás de todos los ídolos de este mundo estás tú mismo queriendo satisfacerte.

     

    Por eso Pablo decía: yo me olvido de lo que queda atrás, y lo que está atrás era él mismo, dale una re checada a lo que Pablo era, Pablo se dejó a sí mismo atrás, y cada vez que era latigueado, humillado, perseguido, traía su carne a la cruz, seguramente traía una bolsa de clavos espirituales y martillo, para constantemente clavarse, o decirle al Señor: hazlo tú Señor, reconozco que debo rendirme, pero, no puedo, hazlo tú. Y el Señor respondía, pero mira la vida gozosa de Pablo. Jamás vas a encontrar gozo en esta vida satisfaciéndote a ti mismo, con los ojos en este mundo.

     

    Por eso Pablo decía: me olvido de lo que queda atrás. El ser humano es experto en obsesionarse en su pasado, eso no es lo que te pide el Señor, tu carne te ofrece obsesión, pero el Espíritu te ofrece confesión, no debes obsesionarte y estacionarte en tu pasado, necesitas confesarte, poner todas esas cosas delante de Cristo, clavarlas en la cruz donde Cristo clavó su cuerpo y moverte hacia delante. Satanás siempre querrá jalarte y voltear tus ojos al pasado, eso no te hace bien, no lo necesitas, necesitas poner tus ojos en la cruz, en la eternidad, adelante y arriba.

     

    Dice Pablo, me extiendo hacia delante, no gasto ni un poquito de energía en mirar hacia atrás, sino hacia delante. Un hombre de Dios llamado Wiblert Chapman decía: mi vida está gobernada por esta relga: Cualquier cosa que estorbe mi visión de Cristo, o me quite el gusto por mi estudio bíblico, o detenga mi vida de oración, o me haga difícil el trabajar para el reino de Dios, está mal para mí, y como cristiano tengo que darle la espalda. Buena regla, buen filtro que deberíamos utilizar todos.

     

    Dios me llama a caminar, estoy en una carrera, en una carrera no hay de que me rindo, de que me paro a descansar, de que me regreso, como decimos, para atrás ni para agarrar impulso. Y eso requiere de esfuerzo, de decisión, de determinación: Señor, soy tuyo y a ti voy, si el mundo se cae en pedazos a mi alrededor, no me importa, tú eres mi meta, por eso dice Pablo:

     

    Flp 3:14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

    Una vez más, como un depredador tras su presa, como Cristo no paró hasta que me alcanzó, y ahora yo con toda mi energía, mi determinación, mis recursos y talentos, sin tiempo para mirar atrás porque todo eso ya quedó pagado en la cruz, voy hacia delante. ¿Qué le pasaría a un corredor en las olimpiadas si se pone a mirar para atrás? No creo que dure mucho parado.

     

    ¿Qué le pasaría a un corredor de los 100mts si se pone a mirar al carril de su compañero? Son segundos los que corren, ¿dime donde está la vista, el poder, la concentración de esta persona? En la meta. Nosotros no podemos, no debemos tampoco estar viendo la vida de nuestros hermanos para codiciarla, o para criticarla, para ver cómo van con respecto a nosotros. A cada uno de nosotros Dios nos ha dado suficiente gracia, y un carril a correr, pero, ahí estamos envidiando a nuestro hermano, viendo cómo está corriendo él, no, mira tus pasos, vas a tropezar.

     

    Un corredor no va pensando: “dejé los frijoles en la lumbre, mañana tengo que ir a la corte”, see you later mi brother, ya tropezaste. Solo debe haber algo en tu mente: Cristo, agradarle, sus promesas, la vida abundante que hay en él, no en este mundo, qué puedo hacer hoy para glorificarte, para agradarte con el tiempo, recursos, talentos, trabajo que me has dado.

     

    Ciertamente este mundo también tiene su llamado, y cada día te está llamando, te está seduciendo, y si vas al mall después de este servicio, ahí tienes cientos de aparadores predicándote: “me necesitas para ser feliz, cómprame, haz lo que tengas que hacer, descuida tu familia, tu trabajo, tus disciplinas espirituales, soy el Iphone 7z, no puedes vivir sin mí, yo soy el camino a tu realización”. Le prendes la tele, igual, el ambiente en tu trabajo, igual, ¿qué marca usas, qué música escuchas, etc.? Y el mundo siempre te dice: ven, eres bienvenido, ya mero llegas, y ¡jamás llegas! Es una invitación sutil, pero engañosa, falsa.

     

    Y ahí estamos todo el tiempo cediendo, a la codicia de nuestros ojos, a no negarnos nada que nuestro cuerpo nos pida, a buscar atención, éxito, reconocimiento, aceptación, cuando en Cristo somos aceptos y plenos.

     

    Por eso Pablo dice: tenemos un llamado, el cual no viene de este mundo, es celestial, es eterno, e incomparable, este mundo y sus deseos pasan, son temporales, va a llegar el momento en el que tu cuerpo va a dejar de disfrutarlos y este mundo va a terminar, está podrido, está caído, está corrupto, pero Dios mismo es eterno, e inigualable, y mi hermano, no hay nada en este mundo que puede darte un parámetro de quien es Dios, todo lo que ves y lo que veo está distorsionado por el pecado, no podemos siquiera imaginar la perfección, gozo perfecto, vida perfecta, todo perfecto.

     

    Pero la puerta hoy está abierta, Dios cada día nos llama en Cristo a su presencia, y cada día necesitamos venir de rodillas, y este llamamiento, es una divina invitación, la cual debería ser el motor de nuestras vidas. Por eso te digo cada domingo y cada que puedo, ¿qué mueve tu vida ¿Más dinero, un hijo, dos hijos, papeles, un coche, una casa, el éxito, la salud, tuya y la de tus hijos? Se honesto, necesitas conocer el supremo llamado de Dios.

     

    Pablo lo entendió, por eso tomé tanto tiempo en la resurrección, en las promesas de Dios, y podría pasar día y noche tratando de explicarte la eternidad, no puedo, hay libros, bibliotecas enteras, pero, solo el Espíritu Santo, hablándote desde su Palabra a tu corazón, en una relación real, fresca y vibrante con Dios, te puede enseñar que él mismo es estas arras, este anticipo del cielo, que clama en tu corazón Abba Padre, papá. Este llamado es en Cristo, no en este mundo, no en ti mismo, la respuesta no es que sacies tus sentidos, tus dudas, tus preguntas, porque Cristo es la respuesta, la salida, el camino, la verdad y la vida.  Y dice Pablo:

     

    Flp 3:15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

    Y Pablo dice aquellos que somos téleios, maduros, completos en cuanto a nuestra fe, la palabra anterior se refería ser perfectos como Cristo, aquí habla de lo que la verdadera madurez espiritual provee, una profunda convicción de lo eterno, vivimos aquí, pero esta no es nuestra tierra, no es nuestro hogar, ni tampoco el país donde nacimos, es nuestra nueva ciudadanía, la celestial.

     

    Si estamos verdaderamente viniendo a la madurez, ésta nos va a llevar a este punto, a morir a nosotros mismos, a negarnos, y a enfocar nuestra mente, corazón y vida hacia la suprema invitación de Dios. Y dice Pablo, si no estás sintiendo esto, sigue alimentándote, sigue creciendo en Cristo y el Señor finalmente te revelará la verdad, estás de paso. Deja de sentir calosfríos por escuchar la palabra muerte, y considera el estar listo para partir, si no estás preparado para morir, tampoco estás preparado para vivir. Y dice Pablo:

     

    Flp 3:16 Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.

    Estando todos en este punto, en este llamado, necesitamos seguir una misma regla, esta palabra es interesante, es stoijéo, que significa, caminar en fila, marchar en rango, guardar el paso, ¿el paso de quién? De Cristo, ¿cómo? Como iglesia, no en religiosidad, no confiando en mi propia prudencia, todos apuntando al mismo lugar, Cristo, el sentir de Cristo en cada uno de nosotros, el cual no podemos tener si lo único que tenemos es religión y no una relación real con él.

     

    Todos marchando juntos a la victoria, al llamamiento de Dios, ayudándonos, sirviéndonos, amándonos, levantándonos, en acción, corriendo con la meta fija en nuestros ojos, y Pablo nos da otro principio:

     

    • Necesitamos definir y recordar constantemente nuestra ciudadanía para cuidarnos de los falsos maestros y seguir a los correctos.
    1. Ser como Cristo y los que son como Cristo son los del buen fruto.

    Flp 3:17 Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

    Ahora Pablo nos da dos principios más a recordar, y lo primero es: imítenme. Siempre habrá falsos maestros, falsos líderes, Pablo, Pedro, Judas hablaron de ellos, tiempos peligrosos, gente amadora de sí misma, amantes de los placeres antes que al Señor, el Señor lo dijo:

     

    Mat 7:15-20 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

     

    Y justamente Pablo nos está dando muestras de lo que es un mal fruto y un buen fruto. Pablo imitaba a Cristo, Cristo era su más alta prioridad y anhelo, él dijo para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. La clave está en 1 Cor 11:1, él dijo:

     

    1 Co 11:1 Y ustedes deberían imitarme a mí, así como yo imito a Cristo.

     

    Este es el corazón del discipulado eficaz, si yo estoy discipulando a alguien, mi más grande responsabilidad es imitar a Cristo, para ser un digno modelo a imitar, si no lo que estoy haciendo es duplicar mis pecados y malos hábitos en otros, y créeme que eso no es lo que necesitan.

     

    Cristo era el más grande anhelo de Pablo, y nosotros hoy podemos ver el ejemplo de Pablo aquí escrito, pero, necesitamos seguir a aquellos que a su vez siguen el ejemplo de Pablo, ¿cuál? Seguir a Cristo, tener a Cristo como modelo, ese es el fruto que buscamos. Es totalmente incorrecto e hipócrita decir: haz lo que digo y no lo que hago, a eso no estamos llamados. Y Pablo nos da el ejemplo de un mal fruto, y dice:

     

    1. Los falsos maestros tienen una enseñanza contraria al evangelio de la cruz.

    Flp 3:18 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo;

    Mira lo que Pablo dice, andan muchos, y Pablo les advertía y les enseñaba al respecto una y otra vez, él mismo lo dijo en 1 Timoteo:

     

    2 Ti 4:3-4 Pues llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. 4 Rechazarán la verdad e irán tras de mitos.

     

    Y Pablo lo dice llorando, porque uno como pastor y maestro, quisiera que todos caminaran con Cristo, pero, no es posible, y ver a alguien tropezar siempre es causa de dolor, por los que ellos mismos hacen tropezar, y por el mal nombre que le dan a Cristo y su palabra, Pedro lo dijo en su segunda carta:

     

    2 Pe 2:1-2 Pero en Israel también hubo falsos profetas, tal como habrá falsos maestros entre ustedes. Ellos les enseñarán con astucia herejías destructivas y hasta negarán al Señor, quien los compró. Esto provocará su propia repentina destrucción. 2 Habrá muchos que seguirán sus malas enseñanzas y su vergonzosa inmoralidad. Y, por culpa de estos maestros, se hablará mal del camino de la verdad.

     

    Pablo al despedirse en Mileto dijo:

     

    Hch 20:28-31 Tengan cuidado de sí mismos y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como obispos para pastorear la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre. 29 Sé que después de mi partida entrarán en medio de ustedes lobos feroces que procurarán acabar con el rebaño. 30 Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan. 31 Así que estén alerta. Recuerden que día y noche, durante tres años, no he dejado de amonestar con lágrimas a cada uno en particular. (NVI)

     

    El Señor también lo dijo:

     

    1 Pe 4:17-18 Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! 18 «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será del impío y del pecador?» (NVI)

     

    Y el Señor mismo lo dijo en el sermón del monte:

    Mat 7:13-14 »Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. 14 Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran.

     

    Inmediatamente después habla de los falsos profetas, y sus malos frutos, y dice:

     

    Mat 7:21-23  »No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” 23 Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!”

     

    Y viene hablando de la religiosidad, de la hipocresía, del amor al dinero, en fin, un falso maestro puede estar muy engañado, pensando como Pablo que está sirviendo a Dios, y está hablando de esto, de una fe falsa, equivocada, pero la clave para no perderse, está en no perder de vista todas estas cosas, el servicio, la humildad, una perspectiva eterna, el carácter de Cristo en mi vida. Y dice Pablo.

     

    Flp 3:19a el fin de los cuales será perdición,

    Hay llanto, porque su fin será la perdición, como lo vimos, el Señor les dice: 1º Hacedores de maldad, sus profecías, su supuesto poder libertador y milagroso, según la misma biblia, no es en absoluto ninguna evidencia o garantía de que esa persona venga de Dios, la maldad está en su carácter.

     

    Y muy claramente en lo que el Señor dijo: jamás los conocí, es decir, esta gente no se parecía a Cristo para nada, no seguía el ejemplo de Pablo y los que como él seguían a Cristo, porque sencillamente solo tenían una religión, pero no una relación con Cristo que les hiciera parecerse a él, por eso su castigo es: “aléjense de mí”. ¿Te das cuenta cómo nuestra recompensa más alta es estar con nuestro Salvador por siempre? Él es la respuesta, él en sí mismo es nuestra plenitud, debe ser.

     

    Su castigo es en quedar lejos de Cristo, avergonzados, y Cristo es la luz, la esperanza, la paz, en eso consisten las tinieblas, desesperanza eterna, dolor, aflicción, y todo lo malo que puedas haber sentido, por la eternidad. Solo Cristo es la luz, la puerta, el buen pastor, el agua, el pan de vida, etc., sin Cristo sencillamente estamos perdidos, y este será el fin de esta gente. ¿Dónde tiene esta gente su corazón y su mente? Dice Pablo,

     

    1. No adoran a Cristo, sino al dios de sus deseos.

    Flp 3:19b cuyo dios es el vientre,

    Por eso es que son enemigos de la cruz de Cristo, ¿qué hemos visto que representa la cruz de Cristo? Negarme a mí mismo, morir, quitarme del centro, del trono de mi vida, dejar de amar este mundo y sus propuestas, tenerlo por basura como Pablo. Cualquier persona que enseña que tú eres el rey o la princesa, que tú lo mereces todo, que si eres hijo del rey, debes vivir como rey, y que si lo declaras todo será tuyo, si lo pisas y le das siete vueltas.

     

    Lo he dicho otras veces, hay un evangelio falso de la prosperidad, que no predica a Cristo crucificado, ni la cruz, todo lo contrario, predica tu mejor vida ahora, promueve una adoración supuestamente a Cristo, pero para que él te conceda los deseos de los ojos, de tu carne y la vanagloria de la vida, y cierran sus ojos a la pobreza, a la enfermedad, a la humillación, ese evangelio es totalmente contrario al evangelio de la cruz, y la gente que lo predica es enemiga de la cruz, literalmente se enojan, les ofende que les hables de la cruz.

     

    Por eso pablo dice, su Dios no es Cristo, es su vientre, date gusto, si lo sientes, hazlo, en el nombre del “amor” haz lo que te nazca. Eso es lo que adoran, lo que les da seguridad, lo que les produce cierto placer y felicidad.

     

    1. No buscan la gloria de Cristo, sino la suya propia.

    Flp 3:19c y cuya gloria es su vergüenza;

    Tan ciegos están que tienen como más grande virtud, la jactancia, el orgullo, lo que han logrado con la fuerza de su liderazgo, con el poder de sí mismos que seguramente Dios les dio por ser excelentes personas. Las cosas que según el Evangelio de la cruz deberían avergonzarles son de las que se jactan. Mira la televisión supuestamente cristiana, a excepción de muy pocas cosas, hablan cristiano, dicen amén, dicen gloria a Dios, pero sus mensajes promueven la adoración de los deseos egoístas.

     

    Un religioso se jacta de sus obras y capacidades, ya vimos que eso afrenta a Dios porque le hace mentiroso, no hay bueno, ni aún uno, la Biblia declara. Y por otro lado los supuestos cristianos libertinos, los cuales se jactan de sus pecados, y abusan de su libertad en Cristo, demeritando, malentendiendo y mal enseñando la gracia, gente que no predica el arrepentimiento, que dice:

     

    Quitemos canciones que hablen de la cruz, de la sangre, solo canciones de que el mundo es hermoso, y Dios es muy bueno, lo otro como que nos pone incómodos, no hablemos de pecados, ni de arrepentimiento, ni de nada que ponga a la gente incómoda, no se vaya a ir, que se quede y que de sus diezmos con eso, ¿qué? Si es por lo que hoy estamos de pie, es por lo que adoramos a nuestro rey, su preciosa sangre derramada en nuestro lugar por nuestros asquerosos pecados, representa su amor, su gracia, su paciencia totalmente inmerecidas. Y mira dónde está su corazón:

     

    1. No tienen una perspectiva eterna porque no les interesa, solo les interesa el aquí y el ahora.

    Flp 3:19c que sólo piensan en lo terrenal.

    Aunque tienen apariencia de espirituales, sus palabras se escuchan cristianas, su enseñanza no lo es, y por lo tanto de lo que está lleno su corazón, habla su boca. Su corazón solo se interesa por su mejor vida hoy y aquí, no existe la eternidad para ellos. Tienes que ser feliz aquí, realizarte aquí, no enfermarte nunca, no tener problemas nunca, vivir la ciudad de nunca jamás.

     

    Mis hermanos, necesitamos estar siempre en guardia y aprender a discernir una enseñanza y diferenciar entre una plagada de mundanalidad y la que exalta a Cristo y su cruz.

     

    1. El que es ciudadano del cielo, está esperando a su rey celestial.

    Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

    Para un ciudadano de este mundo su esperanza, su dios, su gloria, todo surge de este mundo y está aquí, no para el creyente. ¿De qué ciudadanía se jactaban los filipenses? De ser ciudadanos romanos, aún cuando estaban lejos de Roma, ellos se consideraban una colonia romana, y vivían como si estuvieran en Roma.

     

    De la misma manera nosotros, somos una colonia celestial, y deberíamos vivir como ciudadanos celestiales, nuestra conducta debe ser coherente con nuestra ciudadanía, lo mismo nuestros deseos, nuestras normas, nuestras metas. Seguramente era difícil de diferenciar entre un ciudadano de Roma o de Filipos, porque ambos actuaban igual, aún que estaban en diferentes lugares. Así a nosotros, se nos debería notar la diferencia.

     

    Un extranjero debería cuidarse de hacer lo correcto en tierra ajena, no se mete en los asuntos de esa tierra, tiene privilegios y deberes, y no están bajo as mismas obligaciones, no tienen las mismas recompensas o reconocimientos, y no se arraigan a la tierra extranjera porque saben que un día regresarán a la suya.

     

    Si somos ciudadanos del cielo, estamos bajo su gobierno, compartimos los honores celestiales, derechos de propiedad celestiales, los placeres del cielo, anhelamos estar ahí, nos manteneos en comunicación con los nuestros, en este caso con nuestro Señor.

     

    Si un ciudadano romano esperaba a su emperador, ¿cuánto más nosotros que nos decimos ciudadanos celestiales estamos esperando a nuestro rey? Él es nuestro Salvador y nuestro Señor, no estamos solamente esperando el evento de la segunda venida de Cristo, estamos esperando a nuestro Cristo. Esa es la mayor esperanza del creyente, si su regreso te asusta, me compadezco de ti, pero a mí me llena de esperanza.

     

    No seas como el niño que no hizo sus deberes, o que se portó mal y su mamá le está diciendo: ahí viene ya tu papá vas a ver como te va a ir. No, necesitamos ser como aquellos siervos fieles que están aguardando, velando, día y noche a que su Señor venga, el cual llegará  a cualquier hora. Aquel que le está esperando

     

    Luc 12:42-47 Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? 43 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 44 En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes. 45 Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse, 46 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles. 47 Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.

     

    Y realmente lo estamos esperando, deja de ser de los que se asustan al escuchar estas cosas, ¿no que lo amabas, no que es tu salvador, tu redentor? ¿No has escuchado sus promesas? En la casa de mi Padre muchas moradas hay, voy a prepararles un lugar para que donde yo estoy ustedes también estén. Mis hermanos, el Señor nos está llamando a ser fieles, deja de estar justificando tu desobediencia, ¿crees que vas a engañar al Señor? Comienza hoy. ¿Qué nos espera? Dice Pablo:

     

    Flp 3:21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

    Ya lo vimos más arriba, el Señor viene a arrebatar a su iglesia, la trompeta sonará y seremos transformados, este cuerpo de muerte, de vergüenza finalmente nos será quitado, y se nos dará un cuerpo como el de Cristo, preparado para la eternidad con Dios. Toda esta humillación, este cuerpo que se desgasta que nos jala para el mal, finalmente será desechado.

     

    Y mira lo que dice: todo va a quedar bajo el dominio de Cristo, tarde o temprano. Si estás en Cristo, el día que él te llama a cuentas, o el día que él venga por su iglesia, nuestros problemas terminaron, pero, si no estás en Cristo, apenas comenzaron. Por eso el suicidio es un engaño de Satanás, no es ninguna salida, la muerte no es el fin, oh, no, es todo lo contrario, es el principio sea de la gloria, o del verdadero infierno.

     

    Y así como en este mundo no hay un parámetro para la eternidad con Cristo, tampoco tiene un parámetro para la condenación eterna, todas esas películas que dicen: si hay un infierno es este, o esto es peor, es falso. Todo será sujetado bajo el dominio de Cristo, y no quieres quedar como su enemigo. Y no veas este momento tan lejano, él podría llamarte hoy mismo, él podría llegar hoy mismo, le estamos esperando, no va a haber momento más glorioso que ese.

     

    Por eso predicamos, por eso discipulamos, por eso nos mantenemos ocupados sirviendo a nuestro rey, no solo en palabra, sino en obra, por eso anhelamos ser como él, por eso nos comportamos como ciudadanos celestiales. No sé cuál sea tu pasaporte, pero necesitas uno que te acredite como ciudadano celestial, y no es complicado, el Señor está listo para acreditarte, pero recuerda, necesitas entregarle tu vida.

     

    Pero, primeramente, define tu ciudadanía, ¿Te acuerdas cómo comenzamos esta prédica? ¿Qué te mueve, dónde está tu esperanza? El creyente debe saber y aprender que este no es su hogar, aquí no va a encontrar plenitud, solo en Cristo, a través de la fe.

     

    Y no lo olvides, todo esto es un regalo de gracia, es el paquete que recibimos al convertirnos en ciudadanos celestiales, no es por obras, no es por ritos, religión, es por fe, por confiar en Jesucristo, lo único que pide Dios es que cambies tu manera de pensar, para que cambie tu manera de vivir, deja de pensar de ti mismo y de Dios como pensabas, reconoce que tus caminos te han llevado a donde estás, no Dios, son tus caminos, tus decisiones alejadas de Dios, y arrepiéntete, decide hacer a Cristo el Señor de tu vida y de aquí en adelante decídete a caminar con él.

     

    Lo único que perderás es tu condenación, es esa vida en tinieblas que no te va a llevar a ningún lado, sino a la perdición, pero podrás recibir el perdón de pecados, vida eterna, y esta maravillosa esperanza, la cual es ciertísima, la cual el mismo Cristo resucitado, hoy te ofrece, esa convicción interna que estás sintiendo no es sino el Señor mismo rogándote que te arrepientas y te reconcilies con él, hoy es el día de salvación, Cristo ya completó la obra. Y cierro con dos textos que deberías poner en tu auto, tu refrigerador, y sobre todo en tu corazón:

     

    Heb 12:1-2 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

     

    Col 3:1-10 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. 6 A causa de esos pecados, viene la furia de Dios. 7 Ustedes solían hacer esas cosas cuando su vida aún formaba parte de este mundo. 8 Pero ahora es el momento de eliminar el enojo, la furia, el comportamiento malicioso, la calumnia y el lenguaje sucio. 9 No se mientan unos a otros, porque ustedes ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos. 10 Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él.

     

    Así se ve un ciudadano celestial, así se ve alguien que está corriendo la carrera con paciencia, bien enfocado, así se ve alguien que tiene una relación real con Cristo y tiene la resurrección como su más grande esperanza, cualquier otra cosa no es sino mera piratería, ven y recibe lo que necesitas, Dios está listo para dártelo. Vamos a orar.

  • Mar 17, 2016Filipenses 3: 1-10 ” La Religiosidad y sus consecuencias, la Fe y su recompensa”
    Mar 17, 2016
    Filipenses 3: 1-10 ” La Religiosidad y sus consecuencias, la Fe y su recompensa”
    Series: Filipenses

    LA RELIGIOSIDAD Y SUS CONSECUENCIAS, LA FE Y SU RECOMPENSA

    Filipenses 3:1-10

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos, y lo hace en medio de tribulación para él y para los suyos. También es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu, un llamado a tener el sentir de Cristo, a tener una perspectiva eterna, a procurar la unidad.

     

    Es una carta que más que ofrecer doctrina o corrección, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes ven a su padre espiritual en problemas, el cual desde su padecimiento les entrega un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo. También es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro y orgulloso.

     

    Recapitulación.

     

    Hasta hoy Pablo ha venido hablando del gozo, cómo el sentir de Cristo es la clave para tenerlo, el no vivir para nosotros mismos, sino como Cristo, vivir en sacrificio y servicio hacia los demás, quien no hizo nada por contienda o por vanagloria sino que humillándose, nos estimó como superiores a sí mismo, no mirando por suyo propio, sino por lo nuestro. Y cuando tenemos este sentir entre nosotros, esto produce en el cuerpo de Cristo unidad de pensar, de sentir, de convicciones.

     

    Nos ha venido hablando de tener esta perspectiva eterna la cual nos provee de una esperanza eterna y a pesar de circunstancias tan difíciles como las de Pablo, podemos contar con un gozo inigualable, que descansa en las promesas de Dios.

     

    La semana pasada vimos este sentir en acción en la vida de Timoteo y Epafrodito. Timoteo nos mostró cómo es posible la unidad cuando con toda sinceridad nos enfocamos en el sentir de Cristo, y Epafrodito, nos enseñó cómo se ve el sentir de Cristo, cuando vives en sacrificio y servicio por los demás.

     

    En este capítulo Pablo añade un tema muy importante que necesita dejar claro a sus hijos amados, los filipenses, ahora les va a animar a tener el sentir de Cristo cuidándose del orgullo religioso, y de falsos obreros, hoy nos va a hablar del peligro de la religiosidad, cómo cuidarnos de no caer en ella.

     

    A lo largo de la historia de la iglesia, una y otra vez vemos hermosos avivamientos, movimientos del Espíritu que comienzan frescos, llenos del poder del Espíritu, gente dependiendo del Señor, de su Espíritu Santo, como en la iglesia de Hechos de los Apóstoles, pero con el tiempo terminan deslizándose y de haber comenzado por el Espíritu, termina en organizaciones frías, ya no guiadas por el Espíritu, sino por gente que de alguna manera se siente capaz, dejando de lado el Espíritu y viviendo una religión vacía, alejada de Dios.

     

    Y el mayor peligro es que nuestro corazón es tan perverso y engañoso que sutilmente nos vamos deslizando, y de confiar en el sacrificio perfecto de Cristo, de ser Cristo el único digno de recibir honra y alabanza, de pronto por alguna razón empezamos a insertarnos en la fotografía, pero en el lugar incorrecto, comenzamos a poner corredentores y corredentoras, después terminamos nosotros directamente creyéndonos los salvadores de nosotros mismos, y Dios pues sí cooperó un poco, sí, se hizo hombre y vino a una cruz, pero fue gracias a nuestra increíble pericia y capacidad para la bondad que la salvación pudo lograrse.

     

    Nada más alejado de la realidad, la Biblia no relata al hombre auto superándose, todo lo contrario, es la historia del hombre corrompiéndose y alejándose cada vez más de su creador, y su creador por pura gracia y misericordia le persigue, le estorba, le sale al encuentro y le rescata.

     

    La Biblia no habla de hombres que se auto mejoraron y se convirtieron súper hombres santos y lograron el perdón de Dios, para nada,  habla de un súper Dios Todopoderoso, del Hijo Unigénito de Dios, quien por amor, por iniciativa propia vino a salvar lo que se había perdido, a una humanidad muerta en sus delitos y pecados. De manera que en esta porción veremos cómo cuidarnos de la religiosidad, como permanecer en la fe para tener una salvación eficaz, por eso yo titulé este mensaje: LA RELIGIOSIDAD Y SUS CONSECUENCIAS, LA FE Y SU RECOMPENSA. Demos lectura.

     

    1. Necesito cuidarme de la religiosidad o robará mi gozo y mi libertad en Cristo.

    Flp 3:1 Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro.

    Pablo hace una transición, viene hablando del sufrimiento de Epafrodito, por eso dice: por lo demás, es decir, a pesar de dificultades, aún de experiencias de muerte y encarcelamiento como la mía y la de Epafrodito, dice Pablo, en Cristo siempre hay lugar para el gozo. Sigue hablando de lo mismo.

     

    Y lo vimos la semana pasada, jamás vas a encontrar gozo verdadero fuera de Cristo, ninguna de las propuestas de este mundo te lo puede dar, falsamente te dice que si satisfaces cada deseo físico, si obtienes todo lo que codicias con tus ojos, si alcanzas tus metas profesionales y materiales, y logras fama y respeto, serás feliz. Sin embargo una y otra vez el mundo y sus propuestas nos defraudan porque solo nos traen una felicidad temporal, más no permanente, nos cobra con creces los segundos de placer que nos da y lo que conseguimos, o se deteriora, o se lo roban, o sencillamente se echa a perder, es lo que dice Jesús en Mateo 6.

     

    Pero, me llama la atención lo que Pablo dice en la segunda parte del versículo, dice: no me molesta escribirles de lo mismo una y otra vez, porque esto les protege. Mis hermanos, ¿sabías que cuando mucho retenemos el 20% de lo que escuchamos en una conferencia como esta? Sí, por eso a veces parezco redundante, somos olvidadizos y fáciles de distraer, pero Dios lo sabía, por eso la Biblia no tiene muchos temas, es el mismo tema explicado de diferentes maneras. Repetición es la clave.

     

    Pero, mira nada más lo importante del gozo, de estarlo conociendo, revisando, cuidando, el gozo de nuestra salvación, de conocer al Señor, de su presencia, de sus promesas. ¿Qué sería lo contrario al gozo? El desánimo, el afán, el miedo, los cuales  de acuerdo a este texto son peligrosos porque nos pone en la brecha de la incredulidad, de la apostasía.

     

    Nuestra relación con Cristo, nuestro cristianismo, no solo se trata de cierta convicción o celo y fervor religioso, se trata de tener y vivir en el gozo de Dios, un fruto del Espíritu, gozo por la libertad que disfrutamos, por la relación con Dios que ha sido restaurada, por nuestra comunión con el Dios vivo. Hermano, si tu cristianismo no está saturado de gozo y esperanza, tienes una fuga, estás caminando en el camino erroneo, estás errando en el blanco, o no has entendido tu salvación, porque te predicaron una falsa, o eres duro de corazón y no la quieres recibir, o sencillamente no la tienes porque sigues engañado amando este mundo, creyendo sus mentiras.

     

    El Señor una y otra vez nos dice: tengan gozo, que su gozo sea cumplido, que mi gozo esté en ustedes, lo vimos en Nehemías 8:10 también, el gozo del Señor es nuestra fuerza, pero, ¿el gozo de qué? Primeramente de su presencia, de sus promesas, de su salvación, nuestra esperanza de gloria, de un futuro inigualable, todo lo cual, dice la Palabra, es guardado por la fe, la confianza en nuestro Salvador.

     

    El pensar en todas esas cosas nos trae un gozo que nos da seguridad, porque es un hecho, nada nos puede arrebatar de la mano de Dios, y el problema no está en quien es Dios, él no se puede negar a sí mismo, en su carácter, él es fiel, digno de toda confianza, el problema está en nosotros que siempre tendemos al mismo pecado de Adán, le creemos a Satanás quien siempre está poniendo en duda la Palabra, las intenciones de Dios, y deshonramos a Dios con nuestra incredulidad.

     

    Mira nada más el papel que juega el gozo en un cristiano y su cristianismo, solo alguien que verdaderamente tiene una relación con Dios, una comunión fresca, y creciente, es alguien que puede disfrutar de un gozo continuo, a pesar de cualquier circunstancia. Porque nuestro cristianismo debe de ir mucho más allá de tener las respuestas correctas, o tradiciones, o teología, se trata de conocer personalmente al Rey, no solo conocer la Biblia, sino conocer al autor de la Biblia.

     

    Porque hay muchos cristianos que no se les ve el gozo por ningún lado, porque viven un cristianismo por obras, no conocen la gracia, viven cansados, sudando por verse bien, por ser aceptados por Dios, para que les bendiga, para que les reciba, cuando Cristo ya lo hizo todo, y la realidad es que a nosotros solo nos toca creer, y creyendo obedecer en respuesta, y eso sencillamente, ya es causa de gozo indescriptible, de libertad

     

    ¡Soy libre de mí mismo, soy libre de tener que dar el ancho para estar en determinado círculo social, o en la alfombra roja de tal o cual competencia, o el premio Nobel, o ser alguien! Soy libre, en Cristo, por la fe, se me ha dado por gracia el más alto honor: ser llamado hijo de Dios.

     

    Y lo más impresionante es que no tuve que hacer nada para ganármelo, Cristo lo hizo todo para mí, y puedo disfrutar con la cabeza en alto de su amor, su aceptación, su bendición, su salvación, he sido enriquecido, en Cristo, y a mí, no me costó nada, yo no hice nada por obtenerlo, pero, por lo mismo nada me lo puede arrebatar, porque descansa en Cristo y no en mí, solo mi incredulidad es lo único que me lo puede arrebatar.

     

    Mis hermanos, el gozo del cristiano es básico, checa el gozómetro en ti. El gozo del Señor te trae seguridad. Y Pablo continua con su idea, ¿qué nos puede mantener en ese gozo, y qué nos lo puede robar, y dice:

    Flp 3:2 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo.

    Pablo se va a comenzar a referir específicamente a los judaizantes, en la carta a los Gálatas puedes aprender mucho de este tipo de personas, lo vimos con lujo de detalle. ¿Quiénes eran los judaizantes? Eran judíos convertidos al cristianismo, que tenían ciertas características.

     

    Primeramente, quisiera explicar algo, ¿por qué los judíos o Israelitas juegan un papel tan importante en la historia bíblica y en la salvación? Porque después de que el hombre pecó en el jardín del Edén creyendo a Satanás y dándole la espalda a Dios hace aproximadamente 6000 años, alrededor de 1,500 años después de la caída Dios se reveló a Abraham, de quien descienden los judíos, y les dio la ley, los diez mandamientos, todo un sistema religioso, el cual tuvo entre otras cosas un propósito doble:

     

    Ser sombra del futuro, ¿de qué manera? Mostrar que la única manera de poderme acercar a Dios y no morir, era que otro ser que debería ser sin defecto, e inocente, una oveja, o una paloma, o una ternera, tenía que morir en mi lugar y con su sangre mi pecado quedaba cubierto. Es decir, cada sacrificio apuntaba a Cristo, quien sería el sacrificio perfecto, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

     

    Pero, ahí no queda todo, el 2º propósito fue traer la ley de Dios, es decir, sus requerimientos, sus demandas, lo que tú y yo y toda la humanidad necesitaba cumplir para poder ganar el perdón de Dios, a esto le llamamos la justicia de Dios. Y el punto de haber traído la ley de Dios no era para que la conociéramos e hiciéramos todo lo posible para cumplirla, no, porque la misma ley de Dios declara que con un solo mandamiento de los más de 600 requeridos, con uno solo, por una sola vez que lo violáramos, somos reos, dignos de muerte.

     

    De manera que la ley no fue puesta para que la cumpliéramos, sino para dejar plenamente manifestado que ni tú, ni yo, ni absolutamente ningún ser humano podríamos jamás cumplir la ley, y justificarnos a través de ella. ¿Cuántas veces has pecado? ¿Has mentido aunque sea una vez? Eres un mentiroso y eres reo de muerte. ¿Has deseado a la mujer, al hombre de tu prójimo en tu corazón? Eres un adúltero o adúltera, eres reo de muerte. ¿Has amado a Dios siempre, todos los días de tu vida con todo tu corazón, alma, mente, y fuerzas? La Biblia te considera un idólatra, eres reo de muerte.

     

    De manera que la ley, y todos sus abrumantes mandatos, ritos, sacrificios, limpiezas rituales, y demás, te llevaran a decir, y a clamar: ¡no puedo, Dios es imposible, soy un reo de muerte, quién me va a librar! Y entonces te llevaran a por fe, esperar en Dios, quien desde el primer día del pecado del hombre, prometió un salvador, Jesucristo.

     

    Dice en Gálatas que la ley fue como un policía que nos declaró culpables, nos arrestó, y nos llevó convictos a caer de rodillas a la cruz, como única opción de salvación. Este fue el propósito de que Dios diera la ley a Moisés y en especial al pueblo judío, y después de alrededor de otro milenio, finalmente llegó el cumplimiento y el mesías, el salvador tan esperado apareció.

     

    Pero, su pueblo le rechazó, ¿sabes qué hicieron? Lo que mejor sabemos hacer los hombres, ya que vieron que no podían cumplir la ley, crearon su propias leyes, religión de hombres, porque ellos decidieron creer que Dios les dio la ley para que la cumplieran, al punto de que Jesucristo dijo:

     

    Mat 15:7-9 ¡Hipócritas! Isaías tenía razón cuando profetizó acerca de ustedes, porque escribió: 8 “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. 9 Su adoración es una farsa porque enseñan ideas humanas como si fueran mandatos de Dios”. (NTV)

     

    Justo como hacemos los hombres, nos trampeamos a nosotros mismos, y decimos, ahí está Señor, sí estoy cumpliendo, cuando en realidad no lo estamos haciendo. Y justo de aquí es de donde salieron los judaizantes, judíos que supuestamente creyeron en Cristo, y lo que hacían era que si un no judío, un gentil se convertía a Cristo por la predicación del Evangelio, por solo la fe en Jesucristo, y tú estabas en la iglesia lleno de gozo declarando: “soy salvo, y solo por la fe en Jesucristo”.

     

    Llegaban los  judaizantes te tirarían esa mirada rara, y te preguntarían: ¿Salvo, a sí, mmm, y ya te circuncidaste, estás cumpliendo la ley?  Y tú responderías, inseguramente, pppues no, entonces ellos te dirían, entonces te falta algo, todavía no eres 100% salvo, necesitas todos los ritos de la ley, de nuestra ley porque la fe sola no es suficiente.

     

    Y hoy en nuestros días también lo experimentamos, por ejemplo, nosotros creemos lo que la reforma declara, solo por fe, solo la Escritura, entre otras cosas, y en especial en Calvary Chapel que no hacemos énfasis en muchas cosas, y aún así tú puedes estar lleno de gozo, por la salvación gratuita por la fe que tienes en Cristo, y te gozas, y hablas de cómo fuiste salvado, y sanado, restaurado, y de pronto llegan estos policías espirituales: mmm, ¿salvo he? ¿Y ya te bautizaste en agua, en el agua santificada por nuestro ministro, que salió de la llave de nuestro santo templo, y te bautizó un ministro ordenado, calificado, certificado por la junta mundial de pastores Sociedad Anónima de capital variable? ¿Cuántas veces a la semana ayunas?

     

    O, sí eres salvo, pero ahora para que la bendición verdaderamente llegue a ti y Dios te acepte, tienes que diezmar, y hacer promesas y pactar y tratar al pastor como el rey, como el ungido de Dios. O, si quieres adorar a Dios en verdad, mujer, debes de traer un velo y jamás ponerte pantalón, aunque en la calle andes con una falda hasta el cuello y una blusa hasta la cintura, “pero en le templo del Señor, jamás debes andar sin velo o con pantalón, y menos pegadito”.

     

    Hombre, necesitas una corbata para que la gloria del Señor aparezca y haya dignidad, o tienes que cantar himnos, no esos cantos contemporáneos superficiales, o si vas a participar de la comunión, necesitas habértelo ganado con buenas obras y un muy buen comportamiento, etc., de manera que un religioso se convierte en el principal robador del gozo, porque complica la sencillez de la salvación, quizá pretendiendo mejorarla o embellecerla, o hacerla más espiritual, pero a la salvación no le falta nada, es perfecta y maravillosa, pretender ponerle, es más bien quitarle, oscurecerla.

     

    ¿En qué quedamos, es el Señor quien creó y consumó mi salvación, o soy yo quien la perfecciono, y sin mi actuación no queda verdaderamente consumada? Y cuando esto sucede, entonces pierdo mi gozo, porque obviamente la ley lo único que hace en mi vida es frustrarme porque no fue puesta para justificarme, sino para frustrarme al punto de que caiga de rodillas delante de Cristo clamando por ayuda, por salvación debido a mi incapacidad.

     

    Por eso Pablo les llama así a los judaizantes:

    Perros

    , mira nada más el contraste, los judíos solían llamar a los gentiles perros, pero, resulta que ahora los perros eran ellos. En aquellos tiempos los perros no eran mascotas como hoy, ni eran tan queridos, ni se hacían películas de ellos. Vivían callejeros, y comían solo sobras o carroña, y lo que podían robar, eran considerados vagos, sucios, rateros, actuaban por su cuenta, sin dueño.

     

    Pero, en Cristo la obra está consumada, y alguien que viene a decirte que tú tienes qué hacer algo para ganar tu salvación o perfeccionarla, no viene de parte de Dios, esa persona es alguien que todavía no ha entendido su condición de pecador y te puede arrebatar como un perro arrebata la comida de una persona.

     

    Y no solo les dice perros, sino que les dice

    malos obreros

    . Ellos se sentían servidores de la justicia, Pablo mismo antes de convertirse al Señor, sentía que estaba sirviendo al Señor mientras respiraba amenazas de muerte en contra de la iglesia, cuando en realidad era un mal obrero.

     

    Mis hermanos, ningún énfasis en esto es suficiente, cualquier intento de agradar a Dios con nuestros propios esfuerzos, lo cual desvía la atención del único que la merece, Cristo, el autor y consumador de nuestra redención, es la peor clase de maldad. Porque significa tener en menos la obra perfecta de Cristo. La biblia llama malos obreros a aquellos que pretenden enseñar que tú puedes ganar tu propia salvación, ascensión, iluminación, o que la puedes mejorar, es inmejorable.

     

    Cualquier cosa que desvía tu atención de Cristo y su obra, es algo diabólico y Satanás es experto en eso, en ofrecernos todo tipo de cosas que parecen buenas, darnos una vida cómoda sin Dios, solo acallando nuestras consciencias, para alejarnos del solo sacrificio de Cristo, el único eficaz para salvarnos, y nos ofrece religión, humanismo, hinduismo, etc. Recuerda solo hay dos religiones, la del hombre trabajando para salvarse a sí mismo, o la de Dios, Cristo haciendo lo necesario para salvarnos a todos.

     

    Y no solo les llama malos obreros, sino mutiladores del cuerpo, ¿por qué? Pablo se refiere a la circuncisión, la cual era la señal del pacto entre Dios y su pueblo, Dios se la dio a Abraham, pero Pablo no utiliza aquí la palabra para circuncisión, que significa cortar alrededor, sino utiliza una palabra que significa cortar de raíz, o mutilar, como un pagano de aquellos tiempos haría, mutilarse a sí mismo para ganar el favor de sus dioses.

     

    De esta manera Pablo dice estos hombres no predican la verdadera circuncisión, sino que ya solo es un ritual vacío e idolátrico, no tiene peso. De la misma manera nosotros hermanos, necesitamos cuidarnos, la línea es delgada y en ocasiones difícil de ver, hoy en día se predica y se practica un cristianismo que supuestamente adora a Cristo, pero realmente adora al dios dinero, al dios del vientre y de los deseos del hombre, no a Cristo.

     

    Debemos cuidarnos porque de pronto así comenzamos a comportarnos, pensamos que venir y sentarnos un domingo, sin poner atención, sin involucrar tu corazón, y entrar como saliste es lo que Dios requiere, “y que se conforme, que diga que le fue bien”, al fin, ya cumpliste. Y no es así, necesitas entender cada cosa que haces para el Señor, por eso los discipulados, por eso la Palabra, Dios requiere de ti una adoración inteligente, todo tu ser, tu lógica, a él no le interesa una fe ciega, ignorante y esotérica, le interesa que entiendas quién es él, y lo que pide de ti, y que en agradecimiento vengas a ofrecerle tu vida, tu obediencia, en fin.

     

    Y pablo dice guárdense, pongan atención, vean, examinen, observen, no vengan a lo loco, como zombis espirituales, como autistas espirituales desconectados de la realidad espiritual, es muy fácil caer en estas cosas, y los falsos ministros el día de hoy están a la orden del día. Y mira lo que dice Pablo:

     

    Flp 3:3a Porque nosotros somos la circuncisión,

    ¿Quiénes, los de la única y verdadera religión que somos miembros de Calvary? No, dice Pablo:

     

    Flp 3:3b los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.

    Como ya lo expliqué la circuncisión era la señal del pacto entre Dios y su pueblo, Dios dijo a los Israelitas, te dejo la circuncisión como una señal de que te adopté como mi pueblo, de que eres mi pueblo elegido, mi especial tesoro, esta señal te lo recordará, no es la señal en sí lo que vale, sino lo que representa.

     

    Y a ellos se les olvidó que aún eso fue un acto de gracia y misericordia de parte de Dios, jamás fue porque ellos se lo hubieran ganado, el dijo:

     

    Deu 7:6-8 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. 7 No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; 8 sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres,

     

    Y ellos ya pensaban que fue por ser los más increíbles personajes que Dios pudiera haber encontrado, y que sin ellos no podía vivir, sin embargo Pablo está diciendo: la verdadera circuncisión, es decir, la verdadera manera de saber que eres el pueblo de Dios, es los siguiente:

     

    1. Servir en espíritu a Dios.

     

    No son ritos vacíos los que impresionan o mueven el corazón de Dios, por más sacros o espirituales que parezcan, no es fervor religioso ciego, lo que el Señor busca es una adoración en espíritu y en verdad. ¿Se acuerdan de la mujer Samaritana en Juan 4? Esta mujer pretendía discutir con Jesús: a ver Señor, ya dime, quién tiene la verdadera religión, los judíos o nosotros, y el Señor le dice: mira, ve y háblale a tu marido, y ella le dijo, no tengo, y el Señor le dijo es cierto, has tenido cinco y con el que vives no es tu marido.

     

    En otras palabras, no se trata de tus ritos, mujer samaritana, no se trata de un templo o un lugar, se trata de que eres pecadora, y necesitas perdón, y una vez perdonada, que me entregues verdaderamente tu corazón, que camines conmigo, que tu corazón se convierta en un templo donde yo habito y donde tú me ofreces sacrificios espirituales de adoración obediente, donde te guardas de la idolatría a este mundo, a ti misma, donde mueres a ti misma y donde vivo yo.

     

    Donde habita mi verdad, mi Palabra, de manera que te parezcas a mi mujer samaritana, no con ritos, vacíos, eso no me interesa, me interesa transformar tu corazón, tu manera de pensar, tus convicciones por mi Palabra, que dejes de creer las mentiras de Satanás y de tu perverso corazón, y que creas en mi verdad, y vivas en mi verdad, y te entregues voluntariamente a mí, como un sacrificio vivo y santo en el altar de tu corazón, donde yo habito y donde recibo esta verdadera adoración espiritual.

     

    Y lo que haces, tu conducta obediente, tu honra, tu amor hacia mí, sea parte de tu adoración y una respuesta a mi amor, y me sirvas en espíritu, y me adores en espíritu y en verdad, a esto se refiere, no es un rito externo y vacío, y no solo eso, sino que dice:

     

    1. Los que nos gloriamos en Jesús.

     

    ¿Qué significa esto? La religión no exalta a Cristo, siempre de una manera u otra está exaltando al hombre, a seres humanos pecadores como todos. ¿en quién creen los miembros de la religión tradicional? En un hombre pecador al cual adoran, supuestamente el vicario de Cristo, en una mujer que presumen es sin pecado cuando ella misma dijo en el magníficat necesitar un salvador, en hombres que si se supieron portar bien, se ganaron el derecho de una imagen o estatua, un lugar especial en el templo y el poder de hacer milagros.

     

    Y no solo en la religión católica, también los evangélicos no cantamos mal las rancheras, de pronto la iglesia comienza a adorar a súper pseudo profetas, o súper pastores, o súper apóstoles, súper obispos, súper estrellas de rock, pop, y jazz cristianas,  etc.

     

    Y mis hermanos el cristiano que conoce a Cristo y su Palabra, solo exalta y se enorgullece de uno: de Cristo Jesús punto. Definitivamente nos amamos y agradecemos, y en amor reconocemos a aquellos que entregan su vida por Cristo, lo acabamos de ver, pero adoración, entrega, lealtad, solo a uno: a Jesucristo, a su verdad. ¿Por qué? Porque entendemos que él y solo él es digno, quien merece adoración total, solo él Todopoderoso, todo lo sabe, todo lo puede, él es Dios, lo vuelvo a repetir, ¿qué dice la Biblia?

     

    1 Ti 2:5-6 Pues hay sólo un Dios y sólo un Mediador que puede reconciliar a la humanidad con Dios, y es el hombre Cristo Jesús. 6 Él dio su vida para comprarles la libertad a todos. (NTV)

     

    Cuando alguien quiera venir a decirte lo contrario, piensa, ¿a qué hora tú derramaste tu sangre y resucitaste con poder? Solo uno derramó su sangre, solo la sangre de uno es la que nos limpia, la que nos perdona, la que nos reconcilia, la que nos abre paso a la reconciliación con Dios. Yo no morí por ti, ninguno de esos supuestos profetas o pseudo apóstoles murieron por ti, ni siquiera María murió por ti. Solo Cristo, solo él desde antes de la fundación del mundo, era el eterno Dios, y era con Dios y es Dios.

     

    Hch 4:11 Pues es Jesús a quien se refieren las Escrituras cuando dicen: “La piedra que ustedes, los constructores, rechazaron ahora se ha convertido en la piedra principal”. 12»¡En ningún otro hay salvación! Dios no ha dado ningún otro nombre bajo el cielo, mediante el cual podamos ser salvos». (NTV)

     

    Heb 12:2  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

     

    Y si quieres creer lo contrario, no es porque la Biblia lo enseñe, es por tu necedad, pero te invito, lee tu Biblia, no importa si es católica, léela, quien tiene las enseñanzas fuera de contexto no somos nosotros. Léela, te invito a que lo hagas.

     

    De manera que necesitas cuidarte, por eso es que el caer en religiosidad es tan peligroso, no solo te roba el gozo, sino que te engaña haciéndote creer que tú eres parte primordial de tu salvación y te hace quitar los ojos de aquel que hizo posible una salvación perfecta para ti y para mí. Pero, el hecho de entender esta salvación produce en nosotros una seguridad total, un gozo total, una esperanza ciertísima, por eso dice Pablo:

     

    1. No tenemos confianza en la carne.

    No tenemos confianza en ningún logro humano, en ningún rito, en ninguna obra humana. Por ejemplo al venir a Calvary, de pronto te das cuenta que si bien practicamos el bautismo, la comunión, no le damos el énfasis que en otros lugares se les da, no creemos que el bautismo produzca salvación, porque no es lo que enseña la Biblia, el rito en sí mismo no significa nada, puedes nadar en un bautisterio a diario hasta que te salgan escamas, pero si no le entregas tu vida a Cristo, es un rito sin valor sigues muerto en tus delitos y pecados y condenado.

     

    Lo mismo con la santa cena, si no eres de Cristo, sencillamente es un rito vacío que no te sirve para nada. Una vez más, creemos que nuestras obras y ritos son los que nos hacen ganar cierta espiritualidad, o la bendición de Dios, pero te recuerdo, en Cristo ya está todo consumado. La cena del Señor sencillamente nos recuerda el pacto de pactos, Cristo llevando a cabo hasta la consumación nuestra redención, el pan, su cuerpo, el jugo de uva, su sangre, este pacto que descansa 100 % en la obra exclusiva de Cristo, no en mis obras, y me hace ser consciente de la realidad de mi salvación y la presencia ya de antemano de mi Dios conmigo. 

     

    Definitivamente adoramos al Señor, pero no sobre enfatizamos en esto, en nuestra adoración, no ves tanto grito o show, ahora, no con eso quiero decir que no debas mostrar tu emoción al Señor, pero si de eso depende que digas que el Espíritu Santo se hizo presente o no se hizo presente, ahí es donde estás confiando en tu emoción, y no sencillamente en tu fe, en tu decisión de amarle, de entregarte a tu Señor, y darle con toda sinceridad tu corazón. Pueda ser que halla emoción, no hay problema, pero Dios no se va a presentar hasta que vea que ya estás ronco pidiéndole de ¡su presenciaaaaa!

     

    Pero, este es el punto, si estás acostumbrado a sobre enfatizar en estas cosas, y te las quitan y sientes que no adoraste a Dios, o que no le tomaste en cuenta, entonces estás teniendo confianza en la carne. Los creyentes no confiamos en la carne, no confiamos en obras, no confiamos en ritos, tenemos los ojos fijos, puestos en el autor y consumador de nuestra fe, y entendemos que no tenemos absolutamente nada para ofrecer a Dios, que nuestras mejores obras de justicia, dice Isaías son como trapos de inmundicia, o bíblicamente dicho, y gráficamente dicho, como trapos menstruales.

     

    Cristo lo hizo todo, lo consumó todo, y confiamos plenamente en lo que nuestro verdadero campeón ya logró por nosotros. Una vez más, ahí es donde está el gozo del cristiano, aquí es donde hay verdadera libertad, seguridad, verdadera adoración, la verdadera motivación para servir a Dios, no es para ganar su bendición, sino porque él ya me bendijo y me amó a perfección, yo le respondo entregándole mi vida en sacrificio y servicio. Y él es el único en quien me puedo gloriar, a quien debo adorar y servir, solo él murió por mí, solo él resucitó con poder, solo él es Dios y digno de suprema alabanza, y en esta realidad hay verdadero gozo. Siguiente punto:

     

    1. Necesito entender que por más grandes que pudieran ser mis logros religiosos, frente a la obra de Cristo no tienen comparación.

    Flp 3:4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más:

    De pronto Pablo saca sus credenciales, , porque seguramente estos judaizantes ya le tenían cansado, siempre presumiendo de su linaje judío, de su conocimiento en la ley, quizá de sus credenciales y logros, quizá hasta falsos.

     

    Y es interesante que Pablo habla exclusivamente de logros religiosos, no logros profesionales o algo así, ¿por qué? Una vez más, el religioso se jacta de sus buenas obras, de su buen carácter moral, de su supuesta capacidad de ser bueno y de hacer deudor a Dios, lo cual es imposible. Como ya lo vimos, el religioso utiliza su propia justicia, no la de Dios, y hace su lista de buenas obras, y se justifica a sí mismo, no deja que la autoridad de la Palabra y Dios le juzguen.

     

    Por eso Pablo dice: ¿quieren hablar de logros? A ver si es cierto, aquí van mis logros, pongámonos al tú por tú en esa área, y una vez comparados entre los religiosos y yo, comparémoslos con Cristo y veamos quién es el único digno de recibir gloria y honra, y dice:

     

    Flp 3:5a circuncidado al octavo día,

    La ley mandaba que todo niño hebreo o Israelita, fuera circuncidado al octavo día, Pablo tenía la señal de la circuncisión en orden. Él había cumplido la ley al respecto, y dice:

     

    Flp 3:5b del linaje de Israel,

    Todo Judío descendía de Abraham, Isaac y Jacob, de manera que el linaje de Pablo era puro. Si se tratara de la religión judía, él estaba 100% calificado para ser judío y ocupar la mejor de sus posiciones religiosas. Y dice:

     

    Flp 3:5c de la tribu de Benjamín,

    De las doce tribus de Israel solo la de Judá y la de Benjamín se mantuvieron bajo la dinastía de el rey David, obedientes a la ley, el resto fueron desobedientes, de manera que la tribu de Benjamín, junto con la de Judá eran tribus Elite, y Pablo podía presumir de descender de las mejores tribus de Israel. 

     

    Flp 3:5d hebreo de hebreos;

    El hebreo era la lengua de los Israelitas desde Abraham, y muchos de los Israelitas lo perdieron, incluso viviendo en Jerusalén, pero, Pablo aún habiendo sido criado en una ciudad pagana, conservó tradiciones y la lengua  de su tiempo. Seguimos viendo las calificaciones religiosas de Pablo, hasta ahorita no lleva un 8.5 o 9.8, sino un 10 perfecto, un A plus. Y dice:

     

    Flp 3:5e en cuanto a la ley, fariseo;

    Los judíos de por sí tenían que cumplir la ley, pero los fariseos eran una secta elite de los mismos judíos, eran los más tradicionalistas y religiosos, y tenían un sistema muy complejo de tradiciones y justificación por obras. Los otros judaizantes tal vez eran judíos, pero Pablo perteneció a la secta más distinguida y disciplinada de ellos. Y aquí no termina, dice:

     

    Flp 3:6a en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia;

    El celo era esta mezcla entre amor y odio, lo cual era considerada una de las virtudes más grandes y valoradas por la religión, un amor por las tradiciones que llevaba a un odio por aquellos que las ignoraban. Cuando Pablo dice en Hch 8:3 que asolaba la iglesia, Lucas usa un término que significa literalmente dejar devastada una ciudad, o ser despedazado por un animal salvaje. Imagínate el celo que podía sentir Pablo, y cómo era visto por los judíos que como él odiaban la iglesia. Pablo sigue con un 10 perfecto y cierra diciendo:

     

    Flp 3:6b en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.

    En lo que se refería a los requerimientos de hombres, Pablo se jactaba delante de todos sus contemporáneos de llevarles la delantera, y nadie podía decir nada de él, no tenía de qué lo acusaran, claro, era justo en su propia opinión, era legalista, y estaba perdido en su orgullo, pero, al final estas cosas eran lo que ellos calificaban como ser un buen judío.

     

    De hecho Pablo en otras ocasiones hizo la aseveración de que aventajaba a muchos de los de su nación, y que además había estado, por decirlo así, en las mejores escuelas de su tiempo, con el maestro más renombrado y respetado, Gamaliel, quien a su vez había sido alumno de Hilel, el más grande de los rabinos entre los judíos.

     

    Imagínate, alguien podría decir de mí, pues Chuy que va a decir, si era un musiquete de bar, claro, músico pa no estudiar, qué le va a importar la religión o los ritos, ok, pero, ¿qué me dices de Pablo? Certeramente te digo, religiosos como él no creo que había, ni haya habido muchos a lo largo de la historia, y mira nada más su testimonio.

     

    Pablo está sopesando las mejores de las credenciales que pudieran existir en sus tiempos, en los nuestros, no lo sé, quizá pudo haber dicho: Fui discípulo de Gandhi, o de Mahoma, o Buda, era el segundo en el Vaticano, o el más reconocido músico cristiano, o el gran apóstol o profeta, no lo sé, tú imagínatelo, todos los domingos me iba de rodillas a la villa, y los 12 de diciembre hacía una peregrinación de Km, y prendía miles de veladoras.

     

    O ayunaba tres veces por semana, daba de comer a los pobres, vivía en un monasterio alejado de la civilización, me saqué los ojos y me mutilé para no pecar. ¿Sabías que hubo algunos que lo llegaron a hacer y de todos modos no les sirvió, porque obviamente el pecado está en el corazón. Y mira, lo que sucedió con el hombre más legalista, religioso y meticuloso que pudo haber existido, dice Pablo:

     

    Flp 3:7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

    Es decir, aquello que según yo había acumulado para mi propia justificación, todos mis puntos buenos delante de Dios, todas estas credenciales, al ver a Cristo, al considerar la justicia que es conforme a Dios y no a mi propia prudencia, me doy cuenta que no es sino pérdida. Y tanto ganancia como pérdida son términos usados en negocios.

     

    Lo que está diciendo es esto, toda mi religiosidad, celo, rectitud, todo lo bueno que yo me creía y la manera en la que pensaba que estaba haciendo deudor a Dios solamente fue pérdida, merma, faltante, vi que no me aprovecharía para nada delante de la justicia de Dios.

     

    Y sí, piensa en todos esos requerimientos que una religión por obras exige para ser perdonado, o ascendido, o iluminado. Alguien que entiende a ciencia cierta lo que implica la perfección de Cristo, la justicia de Dios, entenderá esto. Al ver la justicia de Cristo, Pablo entendió lo de la parábola del publicano y el fariseo:

     

    Luc 18:9-14 A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: 10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. 11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. 13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

     

    Mira cómo el fariseo no oraba a Dios, oraba consigo mismo, porque oraba de acuerdo a su propia prudencia, no a la verdad de la palabra, y mira el asqueroso, corrupto y pecador publicano, salió justificado más que el fariseo religioso que se consideraba bueno. El Señor también dijo, de cierto les digo que los publicanos y las prostitutas van por delante de los religiosos, ¿por qué? Porque reconocen su condición, no se creen buenos, buenas personas.

     

    El Señor llamó como uno de sus apóstoles a Mateo, quien era también un despreciable y corrupto cobrador de impuestos, los religiosos lo criticaban, y él les dijo:

     

    Mat 9:9-13 Mientras caminaba, Jesús vio a un hombre llamado Mateo sentado en su cabina de cobrador de impuestos. «Sígueme y sé mi discípulo», le dijo Jesús. Entonces Mateo se levantó y lo siguió. 10 Más tarde, Mateo invitó a Jesús y a sus discípulos a una cena en su casa, junto con muchos cobradores de impuestos y otros pecadores de mala fama. 11 Pero, cuando los fariseos vieron esto, preguntaron a los discípulos: «¿Por qué su maestro come con semejante escoria?». 12 Cuando Jesús los oyó, les dijo: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí». 13 Luego añadió: «Ahora vayan y aprendan el significado de la siguiente Escritura: “Quiero que tengan compasión, no que ofrezcan sacrificios”. Pues no he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores». (NTV)

     

    Es más, mira este es el apodo que más me gusta del Señor:

     

    Luc 7:34  Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores.

     

    Mis hermanos, el Señor no vino por los sanos, sino por los enfermos, los borrachos y prostitutas van por delante de los religiosos al reino de los cielos, ¿y saben qué? Me encanta saber eso, porque ahí entramos todos, primero yo que todos, nadie se queda afuera, bueno sí solo los religiosos que engañados se creen buenos, aún más buenos que Dios y que Cristo.

     

    Pero aún Pablo con toda su religiosidad en 1 Timoteo lo expresó: Cristo vino a salvar a los pecadores de los cuales dice: yo soy el primero, al ver a Cristo en el piso, y darme cuenta que solo estaba ganando un mayor grado de ira y condenación delante de Dios, lo único que me di cuenta es que mi propia justicia no me estaba justificando, me estaba condenando, por eso mis hermanos, el hecho de decir: “yo no soy tan malo, yo soy bueno, yo no necesito un salvador, es más, he oído de gente que dice: ¿por qué te haces cristiano? El cristianismo es para los arrepentidos, amén a eso mis hermanos.

     

    Pero el hecho de considerarte bueno, es desechar el sacrificio de Cristo, es hacer a Dios mentiroso, quien declara que todos hemos pecado, todos hemos quedado destituidos de la gloria de Dios por nuestro pecado, el considerarnos buenos es el peor de los pecados, es incredulidad, es dejar a Dios con las manos extendidas, y decir, yo no te necesito, tu muerte en la cruz fue una exageración, no era necesario. Sin embargo para Pablo el legalista de legalistas al considerar a Cristo entendió, y dice:

     

    Flp 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

    Es decir, no solo en el pasado, pero hasta hoy, ya habían pasado por lo menos más de 10 años que Pablo había creído, y Pablo cada vez más quedaba convencido de su condición de pecador, lejos de decir, ¿qué hice, si ahí la llevaba? No, cada vez se convencía más. Porque luego hay testimonios que escuchas y dices: bueno, ¿esta persona está feliz de estar en Cristo, o está añorando su pasado sin Cristo?

     

    Gente que habla de su pasado no como un testimonio, sino hasta como presumiendo, yo era el jefe de jefes Señores, pero, pues Cristo me llamó, pero, me acuerdo de los puerros y las cebollas y cómo todos me respetaban, y pues vine a Cristo, Gloria Dios, vamos a orar. Nada que ver.

     

    Los cristianos no hablamos con añoranza, con deseo de nuestro pasado, aún si este fue un pasado sin Cristo lleno de éxito. Todo lo contrario, mientras más conocemos a Cristo, más entendemos lo que somos, lo que merecemos, la muerte, por lo tanto mientras más entendemos el pecado, y en especial nuestro pecado, valoramos más y más la misericordia del Señor, su gracia.

     

    Entendemos cómo aún sin merecer nada hoy, ni en un futuro, ni en un millón de años, el hecho de que Dios nos dé una sola de sus bendiciones es estar recibiendo gracia pura, regalos inmerecidos, es entender su amor, que con el puro hecho de su perdón, sería suficiente aunque no me volviera a bendecir de ninguna otra manera.

     

    Y es lo que dice Pablo, aún hoy todo mi éxito como judío, lo estimo como una pérdida, pérdida de tiempo, de todo, un solo minuto de comunión con Dios no se compara con el orgullo de pseudo justicia. Conocer a Cristo no solo se refiere a tener información de él, sino a esto, a un conocimiento por experiencia, conocer a la persona por tener interacción, una relación real.

     

    Dice Pablo, poniendo en la balanza mi propia justicia, mi religiosidad en un lado, y la comunión que ahora gozo en Cristo, todo ese orgullo religioso es pérdida, y aún Pablo va más allá, dice, lo tengo por basura, esta palabra es muy significativa, se puede traducir literalmente como excremento, algo que no guardarías por si las dudas, sino de lo que te deshaces porque a parte de no servir para nada, si te lo quedas es para tu pudrición.

     

    Y dice Pablo, cuando hago esto, cuando reconozco mi incapacidad, mi pecado, mi necesidad de Dios, entonces es cuando estoy ganando a Cristo. Y dice Pablo:

     

    • Mi religiosidad no me acerca a Cristo, me aleja de él, por lo tanto, el único camino para agradar a Dios es la fe.

    Flp 3:9a y ser hallado en él,

    Ser encontrado en Cristo, ¿qué significa esto? Vestido de la justicia perfecta de Cristo, de nadie Dios mismo el creador del cielo y la tierra dijo que se complacía, sino de su hijo amado. Solo Jesucristo siendo Dios, sabía lo que Dios su Padre requería para satisfacer su justicia, sus demandas. Y solo Jesucristo siendo totalmente hombre podría presentarse en nuestro lugar como justo.

     

    Mi hermano, mi hermana, como ya lo dije, tu propia justicia, tu escala de valores, tu orgullo religioso, solo te condenará, lo que necesitas es la justicia de Cristo, necesitas vestirte de la justicia de Cristo, ser abrazado por ella para poder decir que eres perdonado por Dios. La única manera en la que Dios te vea con buenos ojos, es cuando al verte, vea a su hijo Jesucristo y diga en mi Hijo amado tengo complacencia. Y dice:

     

    Flp 3:9b no teniendo mi propia justicia, que es por la ley,

    ¿Cuál es esta justicia? Una justicia vana, orgullosa, oralidad externa, ceremonias, rituales religiosos, buenas obras, una justicia ineficaz producida por la carne, y no por el Espíritu Santo, David escribió:

     

    Sal 143:1-2 Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos; Respóndeme por tu verdad, por tu justicia. 2 Y no entres en juicio con tu siervo; Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

    Checa lo que dice David, un hombre que vivió en los tiempos de la ley, él lo entendió, no se trata de mi propia justicia, se trata de la tuya Señor. Y pablo dice:

     

    Flp 3:9c sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;

    Esta es la única justicia que Dios acepta, que Dios provee, la fe en Cristo, la fe, Efesios 2:8-9 dice: por gracia somos salvos por medio de la fe. La ley dice en 1 Timoteo:

     

    1 Ti 1:9-10 Pues la ley no fue diseñada para la gente que hace lo correcto. Es para los transgresores y rebeldes, para los desobedientes a Dios y los pecadores, para quienes no consideran nada sagrado y que profanan lo que es santo, para quienes matan a su padre o a su madre, o cometen otros homicidios. 10 La ley es para los que cometen inmoralidades sexuales o los que practican la homosexualidad o los traficantes de esclavos, los mentirosos, los que no cumplen sus promesas o los que hacen cualquier otra cosa que contradiga la sana enseñanza. (NTV)

     

    ¿Para qué? Para que como dice en Gálatas y Romanos nos de convicción de que en nosotros no hay bondad, no hay justica suficiente para salvarnos y que clamemos por ayuda, y que abramos nuestros ojos a Cristo, y al verle entendamos que el único camino es la fe, es confiar, creer, descansar en que Cristo es mi única salida, y él cumplió la justicia que yo jamás ni con una eternidad podría cumplir.

     

    Jesucristo le dijo al joven rico: ¿por qué me llamas bueno? Solo hay uno bueno, es decir, no estaba poniendo en duda que él mismo fuera bueno, sino que le estaba invitando a considerar que bueno solo hay uno Dios y su hijo Jesucristo y que nuestras mejores obras de justicia, para Dios son como trapos de inmundicia, que ningún hombre se justificará delante de Dios. Y esa es la posición que todo Cristiano genuino debe cuidar, porque es la enseñanza de la Biblia.

     

    El hombre lo único que ha hecho en toda su historia es darle la espalda a Dios, es experto en la auto justificación, el humanismo dice que somos buenos, que nos podemos superar, la religión dice que podemos esforzarnos y con el esfuerzo suficiente podemos llegar a ganarnos el perdón de Dios, su respeto y obligarlo a que nos de entrada al cielo, e incluso darnos un lugar en su trono, porque nosotros lo logramos, guardamos la ley.

     

    Pero, la realidad es que la Biblia no narra la historia de cómo Dios nos abandonó y el hombre sacó fuerzas en su abandono y debilidad y logró hacer sentir a Dios orgulloso de él, porque se auto superó y logró ser un súper hombre, no, esa es la historia del hombre, es la historia de la religión, la filosofía del humanismo, dioses creados a su imagen, quienes son u hombres que se superaron, o dioses que se degradaron, como Zeus o Afrodita.

     

    La Biblia mis hermanos, no es sino la historia de cómo el ser humano le da la espalda a Dios y huye de él más y más, y lo más lejos posible, pero también narra la persecución de un Dios lleno de misericordia y gracia, yendo tras lo que se había perdido. Un hombre desconfiado, incrédulo, quien deja a Dios con las manos extendidas y por lo mismo se hace merecedor de la muerte, de la condenación.

     

    Solo el hombre en su locura piensa que es dueño de algo, y que puede desairar a Dios, cuando de lo único que era dueño era de la decisión de amar, honrar y obedecer a Dios, voluntariamente y no lo quiso, y no quiere.

     

    De manera que Dios tuvo que hacer camino detrás de el hombre, tuvo que vestirse como uno de nosotros, tuvo que recorrer la distancia infinita que hicimos de Dios en nuestro pecado, y el Hijo de Dios, vestido de nosotros, como el buen pastor dejó las noventa y nueve para ir detrás de la que se había perdido, recorre cielo, tierra y mar, para encontrar a un hombre muerto en sus delitos y pecados.

     

    Se convierte en ese mercader que encuentra una perla, y que va y vende todo lo que tenía para comprar el terreno, Cristo entrega su vida, derrama su sangre para comprar nuestra libertad. Y Cristo viene detrás de nosotros y vuelve a recorrer nuestro camino de perdición, pero esta vez él lo hace correctamente, viviendo en perfección, y presentándose delante de Dios como un hombre perfecto, alcanzando para nosotros la justicia que habíamos perdido y que jamás hubiéramos podido recuperar por nosotros mismos.

     

    No solo eso, ya habiéndonos alcanzado en nuestra podredumbre, en este estado decadente de la humanidad, porque por más que el mundo te diga y tú quieras convencerte a ti mismo de que “la vida es hermosa y todo va a estar bien”, no es así, se realista, hay dolor, hay humillación, hay enfermedad terrible, hay muerte, violencia.

     

    La misma creación gime, hay desastres naturales, huracanes, volcanes eructando, temblores, tsunamis, hay genocidio, odio, esclavitud sexual de mujeres, hombres y niños, hay pedastría, homosexualismo, vicio, abuso de poder, corrupción a todos los niveles, injusticia a todos los niveles, ricos contra pobres, pobres contra pobres, etc., etc., no acabaría. Este no es un mundo ideal a pesar de lo que diga Disney o Hollywood.

     

    Y a este mundo vino Cristo a salvar lo que se había perdido, ¿cómo? Vistiéndose de pecado, sin haber pecado nunca, y no solo viviendo una vida perfecta como hombre y presentándose en nuestro lugar, justificándonos delante de Dios, sino que nuestros pecados merecían un castigo, la condenación eterna, un solo pecado merecía ya toda la ira de Dios, todo el peso de su justicia y santidad sobre nosotros, sin embargo, Jesucristo solito, sin corredentoras, él solo como un valiente, vino y tomó nuestro lugar en esa cruz, por eso dice Pablo:

     

    Flp 3:10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,

    Dice Pablo, al abandonar mi propia justicia, estoy en la posición de verdaderamente conocerle porque Dios mira de lejos al altivo, al soberbio, al auto suficiente, pero atiende al humilde da gracia, resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes, dice Isaías:

     

    Isa 57:15  Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

     

    Y Pablo entendía esto, por eso sabía que solo en quebrantamiento, en dependencia podría tener comunión con su Señor. Y yo al creer, al confiar no en mí sino en él, entonces es que soy salvo, dice Efesios, para que lo leas por ti mismo:

     

    Efe 2:8-10 Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. 9 La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo. 10 Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.

     

    Y dice Pablo conocer el poder de su resurrección, Pablo entendió que el hecho de que Jesús resucitara implicaba victoria y poder no solo espiritual, sino físico. Él no solo creyó en Cristo, sino que para que Cristo fuera exaltado, tuvo que ser quebrantado, humillado, pero en su humillación total, recibió exaltación total.

     

    Mis hermanos, la cura del cáncer no está en camino, el ser humano jamás podrá detener lo inevitable, tú y yo, y todos moriremos, y si nos dedicamos a vivir para nosotros mismos, y negamos a Cristo y su testimonio, y no nos humillamos bajo la poderosa mano de Dios, a pesar de nuestra soberbia, seremos humillados, ya lo leímos, el que se humille será exaltado, pero el que se enaltezca, será humillado.

     

    Por eso Pablo decía: yo feliz participaré de los padecimientos de Cristo, él es aborrecido por este mundo, y si es necesario prefiero pasar como amigo de Dios y enemigo del mundo, y no al revés amigo del mundo y enemigo de Dios. No nos conviene ser enemigos de Dios. Y por eso Pablo dice: quiero ser semejante a él en su muerte, seguramente tenía en mente el himno de 2 Timoteo:

     

    2 Ti 2:8-13 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, 9 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa. 10 Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. 11 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

     

    Y todo esto porque Pablo tenía su mirada puesta en la eternidad, mis hermanos, este sentir, esta mente es la que se necesita para tener un gozo inquebrantable, ¿quieres seguir viviendo un cristianismo de aquí y de ahora, y sentir que pierdes la fe porque te da flu? ¿Quieres seguir construyendo tu cristianismo basado en tu propia justicia? Jamás conocerás el verdadero gozo y la libertad.

     

    ¿De veras quieres las consecuencias de la religiosidad y no la recompensa de la fe? Mejor conoce su gracia, conviértete en un adorador de ella, aprende a esforzarte en ella, y al mismo tiempo fortalecerte en ella y de la misma manera a descansar en ella, por la fe y solo por la fe en Cristo Jesús. Vamos a orar.

     

     

     

  • Mar 6, 2016FILIPENSES 2: 19-30 “Timoteo y Epafrodito, ejemplos del sentir de Cristo en acción”
    Mar 6, 2016
    FILIPENSES 2: 19-30 “Timoteo y Epafrodito, ejemplos del sentir de Cristo en acción”
    Series: Filipenses

    TIMOTEO Y EPAFRODITO EJEMPLOS DEL SENTIR DE CRISTO EN ACCIÓN

    Filipenses 2:19-30

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano. Era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que era conocida como una roma en miniatura.

     

    La gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional,  quienes se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa de estar exenta de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En su segundo viaje misionero, en Hechos 16 Lucas nos muestra el inicio de esta iglesia con tres eventos muy importantes, Lidia, la primer mujer convertida, la muchacha con espíritu de adivinación que es libertada, por la cual Pablo y Silas terminan en la cárcel y donde después de eventos milagrosos el famoso Carcelero de Filipos y toda su familia son salvados por Cristo.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma por el año 62 d.C., lo cual vemos descrito en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón

     

    El propósito de la carta.

     

    Filipenses es llamada la carta del gozo, más de 12 veces Pablo menciona el gozo en estos 4 capítulos, y lo hace en medio de tribulación para él y para los suyos. También es la carta de la unidad, la unanimidad, hay al menos 12 referencias con respecto a tener una misma mente, una misma alma, un mismo espíritu, un llamado a tener el sentir de Cristo, a tener una perspectiva eterna, a procurar la unidad.

     

    Es una carta que más que ofrecer doctrina o corrección, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, quienes ven a su padre espiritual en problemas, el cual desde su padecimiento les entrega un mensaje de esperanza, confianza, ánimo y gozo. También es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro y orgulloso.

     

    Recapitulación.

     

    Aprendimos que lo primero que necesitamos para vivir una vida llena de gozo, es decidir andar en amor y perdón, que la clave para vivir una vida llena de gozo a pesar sufrimientos y dificultades, es tener una perspectiva eterna y no temporal como Pablo.

     

    Hemos aprendido que el tamaño del gozo o la desesperanza en medio de la tribulación va ligado directamente o con nuestra relación con Cristo y el evangelio, o con este mundo y sus deseos, a cuál de los dos conocemos, cuál de los dos es nuestro Dios, a cual amamos y nos entregamos, si es al mundo, entonces la aflicción siempre será una derrota, una tragedia, pero, si es a Cristo, cualquier dificultad será solo parte del entrenamiento, el mal necesario por estar en tierra ajena y aún la misma muerte sería ganancia.

     

    También aprendimos que la única manera en que alguien decida morir a sí mismo y vivir para Cristo con gozo a pesar de las tribulaciones, es que tal persona tenga vida espiritual, que haya nacido de nuevo, porque solo así podría anhelar cosas y metas espirituales.

     

    Pablo nos habló de cinco cosas, las cuales más que ser un estándar a alcanzar en nuestras fuerzas, son señales de vida, son cinco experiencias de alguien que ha ha recibido vida eterna: Consolación en Cristo, Consuelo de Amor, Comunión del Espíritu, Afecto Entrañable, Misericordia.

     

    Las cuales proveen al creyente de una motivación interna, es el Espíritu Santo suficiente para inspirarle a vivir para Cristo y no para este mundo o para sí mismo, dándole no una religión, o una estructura de jerarquías, sino una relación con el Dios vivo que trae vida, esperanza y gozo, al haber experimentado el perdón de pecados, el haber sido trasladado de las tinieblas a la luz.

     

    Pablo nos manda a que abandonando la soberbia, elijamos tomar una posición de humildad dando honra y viviendo para servir a los demás, a que intencionalmente estimemos a nuestro prójimo como superior a nosotros mismos, lo cual es ni más ni menos que el sentir, la mente de Cristo, nuestro Maestro, Señor y salvador.

     

    Nos enseña que si somos hijos de un Padre celestial justo y bueno, este es su corazón, su carácter, y si nos consideramos verdaderos hijos de Dios, si hemos experimentado esta vida nueva, entonces lo más lógico es que nos parezcamos a él, este debe el sentir de un creyente, de un cristiano genuino, lo debe procurar.

     

    ¿Cuál es el Sentir de Cristo? No hacer nada por contienda o vanagloria, sino con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo, no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada uno por lo de los demás, y vimos cómo Cristo manifestó su sentir en su vida, muerte y resurrección:

     

    Cristo siendo Dios en toda su gloria, al vestirse de carne como uno de nosotros, renunció a todos sus privilegios divinos, y se hizo hombre, y no solo decidió vivir como un hombre, sino que vivió como un hombre de la más baja categoría, y estando en la más baja categoría de ser humano, obedeció al ir a la muerte, y  no solo murió, sino que escogió la muerte del peor de los criminales.

     

    Pero también nos enseñó que detrás de la humillación está la verdadera exaltación, ya que después de su humillación Cristo fue elevado hasta lo más alto de todo y fue hecho Señor de todo, y viceversa, detrás de la soberbia está la verdadera humillación, ya que al final toda rodilla de los soberbios se doblará y toda lengua de los jactanciosos confesará a Jesucristo como Señor, absolutamente todo lo creado, cielo, tierra y debajo de la tierra, todos declararán la justicia, el poder, la majestad del Señor.

     

    Aprendimos también que la única manera de verdaderamente ser luz en las tinieblas, es practicar en obediencia el sentir de Cristo, que mientras me ocupo en mi salvación con temor y temblor, Dios produce en mí el querer y el disfrutar de hacer obedientemente su voluntad, y que así soy luz para un mundo en tinieblas.

     

    Pero, que la queja y la discusión oscurecen mi brillo en las tinieblas, mientras que el sentir de Cristo me hace brillar con toda potencia, y que al poner toda mi atención y obediencia en la Palabra estaré seguro de que ando en la luz, que no me perderás, y que mi luz no se apagará. Que el andar en el sentir de Cristo, es una ofrenda agradable a Dios que le trae honra a él y nos llena de gozo a nosotros.

     

    Hoy estaremos viendo a un Pablo vulnerable, que muestra que no deja de ser humano, que no es un ser angelical que no le afecte la prisión o las pruebas, pero, al mismo vemos a un hombre lleno de gozo, por la fe, lo cual nos enseña estas dos realidades para los creyentes, tenemos dos direcciones, vivimos en dos lugares, en este mundo de aflicción donde nos desenvolvemos, pero, al mismo tiempo estamos sentados en los lugares celestiales en Cristo Jesús. Vivimos en este mundo, pero nuestro corazón, nuestra esperanza, nuestro anhelo está en Cristo y en sus promesas.

     

    También el día de hoy estaremos aprendiendo de dos siervos de Dios, con este pensamiento, los cuales con su vida nos enseñarán lo que es el sentir de Cristo en cuanto a la unidad  y el sacrificio y el servicio, lo que es no mirar por lo suyo propio, sino por lo de los demás. Por eso yo titulé este mensaje: TIMOTEO Y EPAFRODITO EJEMPLOS DEL SENTIR DE CRISTO EN ACCIÓN. Demos lectura.

     

    1. Timoteo es un ejemplo de la unidad en el Sentir de Cristo.

    Flp 2:19 Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo al saber de vuestro estado;

    Pablo comienza poniendo toda su esperanza en el Señor Jesús, esto es algo que todos debemos aprender y cuidar en nuestro corazón, ¿en quién esperamos? ¿Dónde está puesta nuestra confianza? Porque muchos podrían decir que en el Señor, pero, en la práctica no sucede así.

     

    Esperamos en tener una buena salud, una mejor economía, un año lleno de éxitos, etc., y esperamos que Dios nos mantenga seguros y nos conceda todas esas cosas, por fin tener todo lo que deseamos y que Dios como el genio de la lámpara nos lo conceda, y si este es el caso nuestra esperanza realmente está no en la voluntad de Dios, sino en la nuestra, la cual sigue moldeada por la filosofía de este mudo. Pero, esperar en el Señor significa esperar en su soberanía, en su buena voluntad para nuestras vidas, entendiendo y confiando en que ésta es buena, perfecta y agradable, y es suficiente para sostenernos a pesar de adversidades.

     

    Por eso Pablo esperaba en su Señor, es decir, a quien llamas Señor, es a quien obedeces, a quien le das el control de tu vida, en quien confías plenamente, sin importar si su voluntad te lleva por lugares no tan cómodos, si está adecuada a tus deseos o no, porque tus deseos son hacer su voluntad, los tuyos ya no importan, para nosotros el vivir es Cristo y el morir es ganancia.

     

    Y ¿qué confiaba Pablo? Que su Señor le permitiría enviar a Timoteo a los Filipenses, con dos objetivos: 1º Ver el estado de sus amados Filipenses, y 2º Darles un ejemplo de un siervo de Cristo como él. Otra cosa interesante que observamos es que Pablo tenía esperanza, pero, a la misma vez necesitaba ser animado, este también es un buen principio a aprender.

     

    Pablo se muestra como es, un ser humano con debilidades como todos nosotros, él no era un ser angelical que no batallaba, porque a veces podríamos tender a pensar eso, que Pablo era un súper hombre de fe que seguramente flotaba en el aire por su santidad, pero, no es así. Y me gusta cómo Pablo muestra sin reservas su lado humano, no se muestra como el súper dotado, eso nunca es una buena señal de alguien.

     

    Nunca deberíamos dar la falsa expectativa de que la vida del cristiano es miel sobre hojuelas, es falso predicar que si vienes a Cristo todos tus problemas se van a acabar, no es así, un cristiano maduro no es al que le preguntas ¿cómo está mi hermano? “En victoria, vencedor en Cristo”, sí como no, pregúntale a su esposa o a sus hijos.

     

    No, un cristiano maduro, se hace vulnerable, reconoce sus debilidades y su necesidad de dependencia de Dios, enseña a sus discípulos cómo es que un cristiano afronta sus dificultades. Lo mismo si eres Padre, no escondas tus debilidades de tus hijos, muéstrales tu vulnerabilidad, tu debilidad, y al mismo tiempo tu necesidad de Dios, tu dependencia de Dios, eso es mejor para tus hijos a que quieras hipócritamente mostrarte como el que todo lo puede y que nunca se quiebra, ni se equivoca, esa es una mala enseñanza, solo hay uno que es Santo y perfecto Cristo.

     

    Como te lo he dicho en otras ocasiones la canción que dice: “mi papá nunca es más alto que cuando se pone de rodillas a buscar a Dios”. De la misma manera, Pablo no les está mostrando una falsa fachada de: “Gozo, gozo, qué bonita es esta prisión de Roma”. No, les está mostrando la realidad: “Filipenses este mundo es chafa, y la prueba es real, pero, si se ocupan en conocer a su Señor, sus promesas, si entienden que son extranjeros, peregrinos, entonces podrán tener esperanza y gozo a pesar de las tribulaciones.

     

    Como lo hemos dicho antes, cuando la promesa es clara, el costo es bajo, al contrario cuando no tenemos idea de las promesas eternas, y hemos recibido y creído el falso evangelio de tu mejor vida ahora, el costo es tan alto que a la primera de cambios estás listo para negar a Jesucristo.

     

    Y Pablo les dice: hermanos, saber de ustedes me levantaría el ánimo, porque es una realidad estoy preso y no es fácil, pero aún mi cautividad no supera mi gozo y mi esperanza en Cristo. Esto habla de verdadera madurez. No alguien que niega su realidad, sino que la afronta con las promesas eternas y estas superan con creces la tribulación.

     

    Y esto nos recuerda de cómo nuestras tribulaciones son reales, y a veces nos es necesario ser animados por otros hermanos, y me identifico con Pablo, no hay cosa que anime más a un líder espiritual que ver a gente obedeciendo, apasionada por Cristo y por su Palabra. Y dice:

     

    Flp 2:20a pues a ninguno tengo del mismo ánimo,

    Interesante, Pablo dice: a ninguno tengo del mismo ánimo. Imagínate, qué triste que de toda la gente, de todas las iglesias, de todos los creyentes, Pablo solo pudiera contar a Timoteo como alguien del mismo ánimo que él. Y esta es una realidad, Timoteos hay uno entre miles.

     

    Por eso mis hermanos, que importante es que estemos orando para cuatro cosas, 1º Señor, regálanos Pablos, llena esta iglesia con Pablos. 2º Si eres un Pablo orar, Señor, regálanos Timoteos en esta iglesia, y no solo eso, si estás lejos de ser Pablo o Timoteo, entonces orar: 3º Señor transfórmame en un Pablo, o 4º Transfórmame en un Timoteo. Sí, al fin y al cabo, ya vimos que para Dios no hay imposibles.

     

    Porque lo que Pablo está queriendo decir, es que es raro encontrar a gente como Timoteo, gente con un amor sincero por la Palabra, por Cristo, con el sentir de Cristo, como él lo tenía.

     

    Otra cosa que podemos ver, es que Pablo tenía tal confianza en la pureza de motivos de Timoteo que para él enviarlo era como ir el mismo, ¿por qué? Pablo decía: Timoteo tiene mi mismo ánimo, tenemos una misma alma

    isópsujos

    , en otras palabras, Timoteo y yo estamos en armonía, tenemos los mismos deseos, pasiones y ambiciones, estamos unánimes en pensamiento, sentimiento, espíritu, tenemos el mismo amor por la iglesia y por Jesucristo.

     

    Si se acuerdan Pablo comenzó este capítulo exhortándonos a que tuviéramos una misma alma, que buscáramos, que procuráramos un mismo sentir, y es algo que nos es difícil porque para que suceda nos es necesario humillarnos, para ponernos de acuerdo tenemos que rendir nuestras convicciones delante de la Escritura, y nos cuesta trabajo, pero en entre Pablo y Timoteo no era así con, él ya tenía una misma alma con Pablo.

     

    Timoteo había tomado el mismo rumbo de Pablo, su visión y su llamado, al punto que Pablo no tenía que estarle inflando la pelota a Timoteo, o lo tenía que estar motivando, lo que es más Timoteo ya sabía lo que tenía que hacer aún antes de que Pablo siquiera se lo pidiera, porque los dos tenían en común propósitos, deseos, etc. Ahora, ¿cuál era este sentir? Según estos versículos, consta de dos cosas:

     

    Flp 2:20b y que tan sinceramente se interese por vosotros.

    Sinceramente es la palabra

    gnesíos, que significa: genuinamente, realmente, sinceramente. Interesarse es la palabra merimnáo

    , que significa preocupar, interesar, afanar, tener cuidado de, estar ansioso por, afligirse por.

     

    Es decir, Timoteo, al igual que Pablo tenía un genuino interés, preocupación por los Filipenses, aquí podemos ver este amor de un Padre por sus hijos. Y mis hermanos, un interés genuino nos habla de un amor genuino, del amor de Dios. Y este tipo de amor solo lo puede poner nuestro Dios Espíritu Santo en nuestros corazones.

     

    Por ejemplo, como puedes explicar el estar genuinamente preocupados y ocupados por aquellos que no conocen a Dios, aún cuando es gente que nos ignora y hasta se pueda burlar de lo que hacemos y del mensaje de amor que queremos darles, ¿qué puede hacer posible que genuinamente nos interesen, sino el amor de Cristo en nosotros?

     

    Ahora no solo eso, Calvary está conformada por un grupo de gentes de culturas muy distintas, de ciudades o hasta países muy distintos, sin embargo, hay un amor genuino que nos une, en verdad nos preocupamos y nos afligimos unos por otros, se nos va el sueño por aquellos que no entienden, o que están pasando por situaciones difíciles.

     

    Y no es que seamos un grupo de gentes, pues, con más o menos los mismos intereses, que nos gusten a todos las motos, o algún hobby, no es así, la realidad es que somos de chile, mole y guacamole, y de no haber sido por Cristo, muy probablemente muchas de nuestras vidas ni siquiera se hubieran cruzado, lo que es más, si quitaras a Cristo de en medio de nosotros, realmente tendríamos muy poco nada o en común.

     

    Qué importante mis hermanos es buscar, procurar todos como iglesia, el sentir de Cristo, porque este es el único que nos puede unir, por eso, si hay desunión entre nosotros, no es por otra cosa, sino porque alguien comienza a jalar para su lado y termina agarrando monte, pero si todos nos proponemos, poner nuestro corazón y mente en Cristo, en este amor incondicional en ver a los demás como superiores a nosotros mismos, entonces la unidad se dará.

     

    Mis hermanos que el Señor nos regale estar rodeados de Timoteos, de gente que comparta un mismo sentir, no de gente a la cual tengamos que estar convenciendo cada segundo para que ayude, para que sirva, para que haga algo, sino alguien que ha entendido el sentir de Cristo, su amor y su gracia, de la misma manera que tú y yo.

     

    Ahora es muy importante entender que esta no era una lealtad carnal de Pablo con Timoteo, este rollo de “yo soy tu parna y tu mejor amigo y siempre estaré ahí”. No, ¿se acuerdan de Pedro cuando le dijo al Señor, “aunque todos te nieguen yo no te negaré”? Muy gallito saca su espada, pero a la hora de ver que  de lo que se trataba era de dejarse apresar, humillar y lastimar, fue el primero que se rajó.

     

    Esa no es a la amistad o lealtad a la que el Señor nos llama, Timoteo no era fiel a Pablo por que le caía bien, o por tener cierta necesidad cubierta de parte de Pablo y por lo tanto sintiera que le debía todo: “no es que Pablo, si no hubiera sido porque me ayudó, no estaría aquí”. O cualquier otra cosa, no se trata de eso, eso es carnal y sigue siendo condicional, porque el día que me caes mal, o el día que ya no estás en mis mismos intereses o expectativas, o no haces lo que yo digo, o como yo lo digo, esa lealtad se termina.

     

    No, el Señor nos llama a fundamentar nuestras amistades y lealtades en él, se trata de ser fieles a Cristo y que esa fidelidad nos una, Timoteo había entendido la manera en la que Pablo amaba a Cristo y se había compaginado con Pablo en ese sentir, porque mira lo que dice el siguiente versículo:

     

    1. Buscar lo de Cristo me llevará a no buscar lo mío propio, sino lo de los demás, y esto me llevará a estar aprobado delante de Dios y de los hombres.

    Flp 2:21 Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús.

    Porque muchos enseñan: consíguete tu Timoteo, tu incondicional. Y no se trata de eso, no se trata de formar partidos y prosélitos para el más espiritual, el más carismático, el más buena onda de la iglesia, no, Pablo y Timoteo no eran amigos por siempre pase lo que pase, no, sí eran de una misma alma, pero en esto, los dos amaban al Señor y buscaban lo de Cristo en una manera muy profunda y especial y no lo suyo propio, esto es lo que los unía.

     

    Y Pablo dice: todos, buscan lo suyo propio, y no lo de Cristo, es triste, pero es una realidad, solo alguien que está cuidando de fijar sus ojos en Cristo y constantemente está probando su corazón es alguien que verdaderamente busca lo que es de Cristo Jesús y no lo suyo.

     

    Porque muchas veces pensamos y decimos que estamos buscando lo de Cristo y que estamos comprometidos con él, cuando en realidad lo que buscamos y con lo que estamos comprometidos es con nuestra necesidad, en el fondo se sigue tratando de nosotros, de nuestros sueños, pensamientos, convicciones, necesidades, y cuando estas cambian, nuestra lealtad cambia junto en ellas.

     

    En todo momento hermanos necesitamos estar cuidando nuestra motivación; nuestro corazón es perverso y engañoso, y necesitamos ser brutalmente honestos con nosotros mismos, necesitamos descubrir ese egoísmo escondido que al final siempre está buscando lo suyo, quizá verte bien, verte buena onda, como un buen cristiano, quizá ganar aprobación, caer bien, no sentirte rechazado, encajar en algún círculo, y si muy en el fondo esta es tu motivación, sigues siendo tú el centro, se sigue tratando de ti, sigues buscando lo tuyo.

     

    Pueda ser seguridad, algún beneficio personal como tener una amistad que conviene a tus necesidades, de repente nos escudamos y decimos: “que todo salga perfecto porque el Señor merece excelencia, hay que ser puntuales porque el Señor merece lo mejor”. Y más bien es que tú quieres verte excelente, superior y muy puntual, estás buscando lo tuyo y no lo de Cristo. Algunos otros podrán decir: “tengo que cuidar mi testimonio no quiero poner en mal al Señor”. Y lo que estás cuidando más bien es tu reputación, yo no quiero verme mal.

     

    Yo mismo podría decir: hermanos hay un mundo inconverso que necesitamos traer a la iglesia, y la realidad es que solo quiero tener una iglesia grande y jactarme de eso, yo necesito cuidar estar viendo por lo de Cristo y no por lo mío propio, aún en el ministerio. Y en ocasiones las intenciones son directas, gente que busca promoción, fama o dinero a costa de la fe.

     

    Y lo más interesante es que aunque son dos caminos totalmente opuestos, a la misma vez la línea que los separa puede ser muy delgada porque quien la ve claramente es el Señor y nosotros cuando somos honestos. Pero, es una realidad, puedo estar haciendo las mejores obras de justicia con la peor de las motivaciones, y hay un gran peligro en eso, el Señor dijo:

     

    Mat 6:1-8 »¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo. 2 Cuando le des a alguien que pasa necesidad, no hagas lo que hacen los hipócritas que tocan la trompeta en las sinagogas y en las calles para llamar la atención a sus actos de caridad. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa. 3 Pero tú, cuando le des a alguien que pasa necesidad, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. 4 Entrega tu ayuda en privado y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará. 5 »Cuando ores, no hagas como los hipócritas a quienes les encanta orar en público, en las esquinas de las calles y en las sinagogas donde todos pueden verlos. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa. 6 Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.

     

    Mat 6:16-18 »Y, cuando ayunes, que no sea evidente, como hacen los hipócritas pues tratan de tener una apariencia miserable y andan desarreglados para que la gente los admire por sus ayunos. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa. 17 Pero tú, cuando ayunes, lávate la cara y péinate. 18 Así, nadie se dará cuenta de que estás ayunando, excepto tu Padre, quien sabe lo que haces en privado. Y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.

     

    Por eso buscar lo de Cristo Jesús implica verdaderamente morir a nosotros mismos, renunciar a nuestros derechos, abandonarlos por completo. Tal vez ir a lugares donde no somos vistos, o hacer cosas donde hay cero reconocimiento público, donde no vas a llegar y te van a recibir con fanfarrias, o te van a dar una placa conmemorativa, o te van a hacer un monumento; ser el tipo de personas que verdaderamente están haciendo las cosas en lo secreto para su Padre celestial.

     

    Muchos quieren el púlpito, o la alabanza, o lugares donde sirvan a la gente, y que ellos digan: “gracias por su amor y su ejemplo, son una bendición para nuestras vidas”. Eso es lindo, pero por lo mismo es peligroso, hay un proverbio que dice que las alabanzas de la gente prueban el corazón.

     

    Pero por otro lado, hay lugares de ministerio, donde la gente pasa desapercibida, gente que ora constante y fervientemente, gente que limpia, que lava un baño, y que además son parte fundamental de la iglesia, pero que no se ven. Y esto es mejor, porque un agradecimiento de la gente a tu persona, el cual no llevas a los pies de Cristo, dándole toda la gloria al Señor, si no lo cuidas, probablemente ya te quitó tu recompensa en los cielos, el Señor decía:

     

    Luc 14:12-14 Luego Jesús se dirigió al anfitrión: «Cuando ofrezcas un almuerzo o des un banquete —le dijo—, no invites a tus amigos, hermanos, parientes y vecinos ricos. Pues ellos también te invitarán a ti, y ésa será tu única recompensa. 13 Al contrario, invita al pobre, al lisiado, al cojo y al ciego. 14 Luego, en la resurrección de los justos, Dios te recompensará por invitar a los que no podían devolverte el favor». (NTV)

     

    Mat 5:44-48 Pero yo digo: ¡ama a tus enemigos! ¡Ora por los que te persiguen! 45 De esa manera, estarás actuando como verdadero hijo de tu Padre que está en el cielo. Pues él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual. 46 Si sólo amas a quienes te aman, ¿qué recompensa hay por eso? Hasta los corruptos cobradores de impuestos hacen lo mismo. 47 Si eres amable sólo con tus amigos, ¿en qué te diferencias de cualquier otro? Hasta los paganos hacen lo mismo. 48 Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto.

     

    Esto nos cuida de tener la motivación correcta, y nos cuida de la incorrecta. Otra manera de saber si nuestra motivación es correcta es cuando viene la prueba, porque nuestros verdaderos motivos por seguro salen a superficie, a la hora de tener que humillarse, a la hora de renunciar verdaderamente a nuestros derechos, a nuestra comodidad, a nuestros recursos, cuando no vemos para nosotros nada a cambio, pero hay sacrificio, nuestros motivos salen a relucir.

     

    Cuando las cosas no salen como tú pensabas, cuando alguien a quien se supone que estás sirviendo y amando te ofende, te menosprecia, te desaíra, cuando no responde como tú crees que debería responder, y ni las gracias te da, cuando te parece que te ignoró o que cambió planes sin avisarte, cuando alguien no reconoció tu liderazgo.

     

    Este tipo de situaciones son pruebas que Dios permite para poder sacar tus motivos a la superficie, y limpiarte, para probar tu corazón, y no porque él no sepa lo que hay en él, sino porque nosotros la mayoría de las veces no nos damos cuenta de las telarañas y alimañas que nos cargamos en él, nos creemos buenísima onda, unos cristianazos, cuando lo que estamos haciendo es buscar lo nuestro y no lo de Cristo. Pablo escribió:

     

    1 Co 11:19 Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.

     

    ¿Quiénes son los aprobados? Los que después del pleito bajan la cabeza, se humillan, perdonan, y le dan la gloria a Dios, ¿quiénes son los que reprueban? Los que le echan más leña al fuego, la disensión descubre sus intenciones toman partido, y utilizan la oportunidad para vomitar su veneno, murmuración queja, inconformidad, desacuerdo y demás. Otro ejemplo lo vemos en el AT cuando el Señor trajo por el desierto al pueblo de Israel, él les dijo:

     

    Deu 8:2 Recuerda cómo el SEÑOR tu Dios te guió por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos.

     

    Lo he dicho en otras ocasiones, la prueba saca o lo mejor de nosotros, mostrando que nuestra fe es genuina, que nuestro amor por el Señor, nuestra confianza en él es real a pesar de lo que sea; o saca lo peor de nosotros, y nos muestra que no teníamos ni el amor, ni la fe, ni el interés en Cristo que decíamos tener, porque todavía nos duele demasiado que nos ignoren, que no nos agradezcan que nos humillen, etc.

     

    Pero, no así Timoteo, él no buscaba lo suyo propio, sino lo de Cristo, y una clave que yo puedo ver del sentir de Timoteo, es lo que lo atrajo a Cristo, ¿sabes qué fue? No fueron promesas de prosperidad, falsas expectativas de que sus problemas se iban a terminar, no, sucedió cuando en Hechos 14 en Listra, la ciudad de Timoteo, Pablo fue apedreado y dado por muerto, mira:

     

    Hch 14:19-21 Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. 20  Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe. 21 Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía 22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

     

    Imagínate, ¿qué diría uno de los que prometen prosperidad y eterna salud y que si estás en problemas es que estás en pecado? ¿Qué hubieran dicho de Pablo? Pero, entre esos discípulos que rodeaban a Pablo, quizá llorando, quizá algunos histéricos, otros descorazonados, otros impresionados como Timoteo, un jovencito que quedó boquiabierto al ver el amor de un hombre como Pablo por Cristo, quien se levanta, quizá con costillas rotas, sangrando de la cara, o tal vez un brazo roto, el labio y sin dientes, diciendo: “Dios es bueno, tranquilos, de esto se trata el poder entrar en el reino de Dios, somos extranjeros, peregrinos, es más abran sus biblias, vamos a comenzar el estudio”.

     

    Imagínate a Timoteo, desde ese momento entendió quién era el Cristo al que Pablo predicaba, tal vez dijo, no puede ser que un hombre soporte esto, si verdaderamente en lo que cree no lo sostiene.

     

    Desde ese momento supo el costo de ser cristiano, él sabía que podía perder la libertad, su reputación, si era estudiante, su futuro, incluso su vida, sin embargo pudo ver y conocer al Cristo que Pablo predicaba, y se enamoró del Cristo de Pablo, al punto que habiendo sido un nuevo creyente, un año después Timoteo estaba listo, todo mundo daba buen testimonio de él y en Hechos 16 vemos a Pablo escogiéndolo para que le acompañara, y de ahí en adelante se convirtió como en su hijo, de manera que dice Pablo:

     

    Flp 2:22a Pero ya conocéis los méritos de él,

    Méritos es,

    dokimé

    , de donde viene dókimos, aprobados como genuinos, entonces lo que Pablo está diciendo es: “ustedes han sido testigos y receptores de las bendiciones de un hombre como Timoteo quien su amor por el Señor ha sido probado y comprobado. Timoteo hermanos, era un hombre confiable, que a través de los años, de pruebas de todo tipo de cosas su fe y fidelidad eran evidentes, al punto que Pablo dice:

     

    Flp 2:22b que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio.

    Como un hijo fiel Timoteo sirvió con, y a Pablo para los intereses del Señor Jesucristo, no los suyos o los de Pablo. Y no solo fue como un colaborador, sino como un hijo entrañable, amado, respetuoso de su Padre, que le admiraba, que estaba atento a sus enseñanzas, que le servía.  Y lo que calificó y aprobó a Timoteo, no fue su capacidad, sino su fidelidad, en cierto momento Pablo tuvo que decirle: “que nadie tenga en poco tu juventud Timoteo”, también le dijo:

     

    2 Ti 1:2-9 a mi querido hijo Timoteo: Que Dios el Padre y Cristo Jesús nuestro Señor te concedan gracia, misericordia y paz. 3 Al recordarte de día y de noche en mis oraciones, siempre doy gracias a Dios, a quien sirvo con una conciencia limpia como lo hicieron mis antepasados. 4 Y al acordarme de tus lágrimas, anhelo verte para llenarme de alegría. 5 Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido. 6 Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. 7 Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio. 8 Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero. Al contrario, tú también, con el poder de Dios, debes soportar sufrimientos por el evangelio.

     

    Timoteo era un joven sensible, quizá llorón, tímido, pero tenía una fe sincera, y fue fiel. Pablo nunca se refirió a ningún otro como a Timoteo, Pablo dijo de él: verdadero hijo en la fe, en 1 Tim 1:2, mi amado y fiel en el Señor le dice en 1 Corintios 4:17, le escribe dos cartas, y en especial la última de las  cartas de la vida de Pablo.

     

    Que importante que como Timoteo nosotros busquemos esta fidelidad, que si la prueba, saca lo peor de nosotros y no salimos aprobados, que nos arrepintamos y oremos a Dios por un corazón como el de Timoteo. Y por otro lado que gozo, que descanso es tener Timoteos a nuestro alrededor, fieles, leales, no a nosotros, sino a Cristo, y que como Pablo y Timoteo, cuando todos estemos siendo fieles a Cristo, entonces tengamos esta unidad de propósito, de sentir, de pensar como iglesia, como hermanos en Cristo, que no tengamos que pedir permiso, ni ninguna pena, para amarnos y servirnos.

     

    Pero que importante es que seas probado y que salgas aprobado, que seas alguien confiable al punto de decir como Timoteo: si va Timoteo es como si fuera yo, así tengo mi confianza en su fe, en su amor, en su entrega por el Señor, él ha entendido como yo, quién es el Salvador.

     

    Pero, esto nos lleva a la importancia de la necesidad de predicar el verdadero Evangelio, el Evangelio de la cruz, no el que te promete tu mejor vida ahora, sino el que te dice que aquí no es, este no es tu hogar y aquí no vas a encontrar el cielo, la plenitud de gozo, porque este es un mundo invadido, infectado por el pecado, y que lo mejor de este mundo, sea salud, riquezas o éxito, lo que quieras, no se compara con lo que viene, porque el mundo pasa y sus deseos, y por lo mismo este mundo te aborrecerá como aborrece a Cristo, te perseguirá, pero al mismo tiempo, nada en este mundo saciará esa sed del Dios vivo, que solo el Dios vivo puede saciar. Y dice Pablo:

     

    Flp 2:23 Así que a éste espero enviaros, luego que yo vea cómo van mis asuntos;

    Es decir, así les amo Filipenses, si no voy yo, va Timoteo, así me importan, les voy a enviar a mi mejor hombre, mis hermanos, eso es amor, Dios dio lo mejor de sí, a su Hijo Unigénito, Cristo dio lo mejor de sí, su vida entera. Que el Señor nos enseñe a amarnos de esta manera, y dice Pablo:

     

    Flp 2:24 y confío en el Señor que yo también iré pronto a vosotros.

    Una vez más, Pablo ratifica su confianza total en la soberanía de Dios, mis hermanos chequemos, Pablo no está diciendo: “y declaro por fe que esta cárcel no es cárcel, y que Filipenses yo profetizo que el año que entra ahí voy a estar con ustedes”. No, un siervo maduro de Dios, está dispuesto a recibir del Señor lo que venga, porque confía en él, decía Santiago:

     

    Stg 4:13-17 Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero». 14 ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma. 15 Lo que deberían decir es: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello». 16 De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes, y semejante jactancia es maligna. 17 Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo.

     

    Y es muy probable que el Señor le permitió a Pablo ir a Filipos, ya que quedó libre de su encarcelamiento

     

     

     

    • Epafrodito, un ejemplo del sentir de Cristo en sacrificio y servicio.

    Flp 2:25 Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades;

    Ahora Pablo voltea su atención de Timoteo a Epafrodito, ya que Timoteo sería enviado por él hasta que él supiera lo que le iba a suceder en prisión, Pablo decide que sería muy bueno enviarles a Epafrodito, y ya que Epafrodito había sido enviado para servir a Pablo y llevarle una ofrenda, él no quería que pensaran que había ocurrido algo malo, así que les da una explicación, y con lo primero que comienza es dándonos una serie de características de este hombre.

     

    Epafrodito era un filipense, y es muy interesante poder casi ver su rostro y estrechar su mano con la descripción de Pablo, y dice: Filipenses, Epafrodito no se queda atrás con respecto a Timoteo, en primer lugar, es mi hermano.

     

    1. Adelfos

    Cuando venimos a Cristo nos convertimos en hermanos verdaderos, aún cuando aquí en Calvary no estilamos el decirnos hermanos, lo somos, hemos sido reconciliados por Cristo con el Dios Todopoderoso, y se ha convertido en nuestro hermano, Dios es ahora nuestro Padre celestial, es el principal requisito para poder apreciar y valorar el sentir de Cristo. Solo siendo hijos de Dios y hermanos es que podemos tener el sentir de Cristo. Y dice Pablo:

     

    1. Sunergós

    Alguien que ayuda, un compañero que lleva la carga, alguien que trabaja juntamente contigo en la obra del Evangelio. Mis hermanos, una expresión de las expresiones del amor más reales es el servicio a otros. Qué bien se siente cuando muchos se levantan en la iglesia, y entre todos llevamos la carga de servirnos y amarnos unos a otros.

     

    Recuerdo como al principio éramos unos cuantos los que hacíamos todo, pero ahora es hermoso ver a un equipo de muchos poniéndose las pilas, colaborando juntos, trabajando juntos con un mismo propósito, servirle a nuestro Señor y Salvador en esta su iglesia, la iglesia local Calvary Compañerismo Cristiano. Este también es parte del sentir de Cristo

     

    1. Compañero de milicia. Sustratiótes

    Compañero de armas, me encanta mis hermanos, el Señor no nos puso para ser llaneros solitarios, ya lo vimos en Efesios 6, estamos en guerra, y un soldado nunca deja atrás a su compañero, no nos tiramos unos a otros, sino que nos protegemos, nos fortalecemos, levantamos al caído, oramos por él, no lo juzgamos ni lo hacemos a un lado. El hecho de que un hermano en Cristo tropiece jamás será causa de gozo, es derrota, nunca es el rollo de: qué bueno que ya nos dejó en paz. Nada que ver.

     

    Epafrodito era un compañero de milicia de Pablo, que cubría sus espaldas en oración, nosotros necesitamos cubrirnos unos a otros en oración, y más para aquellos que nos parecen más difíciles, ellos no necesitan tus críticas, necesitan tus oraciones. Recuerden, no dejamos caídos a nuestros hermanos, claro que nos protegemos de los lobos vestidos de oveja, de falsas doctrinas, de falsos hermanos, pero no olvidemos, los cristianos somos soldados que luchamos una batalla, en la cual tenemos la victoria, siempre que permanezcamos en Cristo.

     

    1. Mensajero de los Filipenses. Apóstolos.

    No en el sentido de ser un Apóstol como los Apóstoles de Cristo, pero en el sentido más natural de la palabra, uno que es enviado. Qué importante es ser fiel, al punto de que Dios te envíe con una misión. Es interesante porque un viaje en aquellos tiempos no era muy placentero, más bien había muchos riesgos, y Epafrodito llevaba seguramente un mensaje de ánimo de parte de los Filipenses, quizá algún recuerdito, y además una buena ofrenda, Pablo lo menciona al final de esta carta.

     

    El viaje desde Filipos hasta Roma en aquellos tiempos duraba de 5 a 6 semanas, sin embargo el amor de Epafrodito por el Señor, su fidelidad en la iglesia de Filipos le llevó a ser un voluntario para ir a la prisión a visitar a Pablo, además de ser digno de confianza como para llevar todas estas cosas delante de Pablo.

     

    Qué importante es que seamos fieles hermanos, es todo lo que el Señor nos pide una y otra vez, recuerda, si no eres fiel en lo poco, jamás lo serás en lo mucho, no importa qué sin importancia parezca tener algún servicio, si el Señor te pone ahí se fiel no seas de los que dejan las cosas a medias, mal hechas, o tiradas, eso habla mucho de tu persona, se fiel, se confiable, termina lo que se te encomienda, si no el Señor jamás te dará más.

     

    Sentado, y pensando, yo voy a ser fiel cuando me pongan a hacer algo verdaderamente importante, jamás serás confiable para el Señor y nunca te va a abrir puertas, así no funciona, comienza con esa pequeña tarea que se te ha encomendado, y hazla con toda diligencia con todo el amor, sabiendo que para el Señor no hay obra pequeña, porque lo que el juzga es el corazón.

     

    Y si no te ha abierto más puertas aún cuando has sido fiel, es porque él está trabajando en tu vida y todavía quiere lijarte y dejarte sin partes astillosas o rasposas, él te quiere dejar a su imagen y listo para que puedas serle útil. Una de esas cosas es quitar toda oportunidad e que confíes en ti mismo, él no te va a utilizar hasta que entiendas que no se trata de ti, o de tus capacidades, sino que en todo necesitas depender de él. Él Señor dijo hablando de las riquezas:

     

    Luc 16:10-12 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes. Pero, si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. 11 Y, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo? 12 Y, si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes?

     

    Igual lo menciona en la parábola de los talentos y de las minas en Lucas 19:

     

    Mat 25:21  Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

     

    Y al siervo infiel le dice:

    Mat 25:26-30 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Pablo mismo dice en 1 Ti 3:

    1 Ti 3:8-10 De la misma manera, los diáconos deben ser dignos de mucho respeto y tener integridad. No deben emborracharse ni ser deshonestos con el dinero. 9 Tienen que estar comprometidos con el misterio de la fe que ahora ha sido revelado y vivir con la conciencia limpia. 10 Que sean evaluados cuidadosamente antes de ser nombrados como diáconos. Si pasan el examen, entonces que sirvan como diáconos.

     

    Un diácono es un servidor, y la prueba principal es su fidelidad, no solo en sus tareas, sino su fidelidad al Señor y a su Palabra. Ahora mis hermanos, algo muy importante es que la fidelidad es un fruto del Espíritu, de manera que alguien que ha nacido de nuevo tiene al Espíritu Santo en su corazón para poder manifestar fidelidad en todo lo que hace, no solo en la iglesia, en su trabajo, en su hogar, con su familia.

     

    Epafrodito era un siervo fiel, un mensajero fiel, dice en Proverbios:

    Pro 25:13  Como frío de nieve en tiempo de la siega, Así es el mensajero fiel a los que lo envían, Pues al alma de su señor da refrigerio.

     

    Y cada creyente hermanos está llamado a ser un mensajero de Dios, y necesitamos ser fieles al mensaje y fieles dando el mensaje. No solo esto era Epafrodito, sino que dice Pablo:

     

    1. Ministrador de mis necesidades. Leitourgós.

    Literalmente un servidor público, un funcionario del templo de Dios o del Evangelio, un ministro, claro que ahora esta palabra ha sido torcida, paradójicamente un ministro es alguien que exige ser servido, no uno que sirve, pero, bíblicamente un ministro es uno que pone su vida por los demás, así como Cristo lo hizo.

     

    Epafrodito fue enviado a asistir a Pablo en lo que él necesitara, y eso necesitamos ser todos, siervos los unos de los otros, Pablo, Timoteo, Pedro, cada uno de los que escribieron las cartas del NT se llaman a sí mismos siervos, esclavos. Eso es lo que somos, el Señor lo dijo cuando lavó los pies a sus discípulos: así siendo yo el mayor de todos me hice el menor, de la misma manera ustedes sírvanse, ámense los unos a los otros.

     

    Epafrodito no solo luchaba hombro con hombro con Pablo como su colaborador, como su compañero de milicia, sino que diligente e intencionalmente servía a las necesidades de Pablo, ya que él estaba en prisión. Piensa en eso, a cuántas cosas estarías dispuesto a renunciar por el bien de algún hermano. Epafrodito puso en pausa su vida en Filipos para dedicarse a las necesidades de Pablo. No miró tampoco por lo suyo propio.

     

    Me encanta cómo todas estas características tienen que ver con actuar en conjunto en equipo, porque somos un cuerpo, el cuerpo de Cristo, y lo que hacemos tiene todo que ver con servirnos y amarnos unos a otros. Y Pablo la razón del porqué lo envió:

     

    Flp 2:26 porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado.

    Mira nada más, por lo regular tú y yo estaríamos angustiados por nuestra propia enfermedad y además renegando porque nadie nos habla por teléfono, o nos visita, u ora por nosotros en el lecho de sufrimiento de nuestras camas por el flu.

     

    Pero mira el sentir de Epafrodito, él estaba angustiado, inquieto, afligido, atribulado por los filipenses y no por él mismo, quien es el que se supone que debería estar exigiendo atención o cuidados. Mis hermanos, este es el Sentir de Cristo en acción.

     

    Yo no sé que tan sensibles o débiles podrían haber sido los Filipenses, que tanto Pablo como Epafrodito no querían que se angustiaran y por el contrario, querían fortalecerlos, pero esto me enseña que el que ama, el que sirve, el que es maduro en la fe, siempre querrá cuidar el corazón de los demás, no será alguien imprudente que diga: “pues a mí me vale, si se enojan que se enojen, si se agüitan que se agüiten”. No es así el que ama cuida su boca, cuida sus acciones cuida de no debilitar a sus hermanos, sino que les fortalece. Y dice Pablo:

     

    Flp 2:27a Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir;

    Imagínate Epafrodito estaba agonizando, por su servicio por Pablo, y estuvo enfermo por un buen tiempo, sencillamente 6 semanas que él tardó en llegar, se enferma, y otras 6 semanas de regreso para el que llevaba la noticia, doce semanas. Interesante que no vemos a Pablo diciendo y declaré sano a Epafrodito por fe.

     

    O no lo vemos diciendo: Epafrodito tenía pecado en su vida por eso es que se enfermó, pero ya se arrepintió, para nada, ese no es el mensaje real del Evangelio, así como Dios obró muchos milagros poderosos a través de Pablo, el Señor sigue siendo soberano, y es él quien decide cómo y cuando obrar un milagro. En este caso, no fue su voluntad sanar a Epafrodito, mis hermanos, cosas malas les pasan a la gente buena. Y eso no es algo malo, eso solo muestra que vivimos en un mundo pecador y que en realidad somos extranjeros en un mundo hostil a nuestro rey.

     

    La realidad es que hay mucha gente impía, malvada, que le va bien, de hecho este mundo está diseñado para que puedas vivir sin Dios y además prosperar y tener cierto éxito, pero me encanta el salmo 37, todo completo habla de lo mismo, pero veamos algunos versículos y David el ungido de Dios, el hombre conforme al corazón de Dios, quien veía prosperar a sus enemigos mientras él divagaba por el desierto y vivía amenazado él y toda su familia por el gobierno de sus tiempos, escribió:

     

    Sal 37:1-1 No te inquietes a causa de los malvados ni tengas envidia de los que hacen lo malo. 2 Pues como la hierba, pronto se desvanecen; como las flores de primavera, pronto se marchitan. 3 Confía en el SEÑOR y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás. 4 Deléitate en el SEÑOR, y él te concederá los deseos de tu corazón. 5 Entrega al SEÑOR todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará.

     

    Y sigue:

    Sal 37:6-11 Él hará resplandecer tu inocencia como el amanecer, y la justicia de tu causa brillará como el sol de mediodía. 7 Quédate quieto en la presencia del SEÑOR, y espera con paciencia a que él actúe. No te inquietes por la gente mala que prospera, ni te preocupes por sus perversas maquinaciones. 8 ¡Ya no sigas enojado! ¡Deja a un lado tu ira! No pierdas los estribos, que eso sólo trae daño. 9 Pues los perversos serán destruidos, pero los que confían en el SEÑOR poseerán la tierra. 10 Pronto los perversos desaparecerán; por más que los busques, no los encontrarás. 11 Los humildes poseerán la tierra y vivirán en paz y prosperidad.

     

    Por eso, la diferencia es que la gente que toma en cuenta a Dios tiene gozo y esperanza aún a pesar de las pruebas, así como Pablo, así como Epafrodito. Quien no estaba enfocado en sí mismo, sino en los demás, este es el sentir de Cristo, sacrificio y servicio ,y dice:

     

    Flp 2:27b pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.

    Mira cómo Pablo confía en la misericordia de Dios, en no darnos lo que merecemos, aún cuando él y Epafrodito eran sus servidores, no se consideran merecedores de que el Señor les conceda el milagro de sanar a Epafrodito. Y este también es el mensaje de la cruz, el cual no se enfoca en nuestras cualidades o capacidades, sino en lo que Cristo ya hizo por nosotros.

     

    Un creyente genuino y maduro entiende que no merece nada de Dios, y que cada bendición que le da, es una ganancia, es un privilegio incalculable e inmerecido.

     

    Otra cosa que podemos ver es lo que ya mencioné anteriormente, Pablo no esconde su humanidad, su debilidad. Cuidado cuando estás cerca de alguien que pretende mostrarte que nunca se equivoca, que siempre es espiritual, y que lo sabe todo. El apóstol Pablo no lo creía así, él dice: en mi humanidad, sentía esta angustia, esta carga, y no solo por mí, sino por mis hermanos, por Epafrodito, por lo que ustedes pudieron haber sentido al saber de que Epafrodito hubiese muerto.

     

    Mis hermanos, Dios es bueno, y a pesar de que no lo merecemos, él nos bendice. Nunca lo olvides si algo mereces de parte de Dios es la muerte, pero él no nos da conforme lo que merecen nuestros pecados, sino que hace resplandecer su rostro sobre nosotros nosotros y nos otorga su misericordia, no su justicia. Y dice:

     

    Flp 2:28 Así que le envío con mayor solicitud, para que al verle de nuevo, os gocéis, y yo esté con menos tristeza.

    Pablo les explica por eso se los estoy mandando con tanta premura, no quiero que entren en pánico o en depresión, sino que se fortalezcan y se gocen al ver a su hermano de nuevo. Mira otra vez, el sacrificio y el servicio de Pablo, no está tan preocupado por él mismo como por sus hermanos en Cristo al saber de la enfermedad de Epafrodito.

     

    Mira que hermosas relaciones entre hermanos, cuanto bien hace el sentir de Cristo entre nosotros, una vida desenfocada de sí misma es una vida plena, llena de esperanza, llena de amor de Dios, llena de gozo a pesar del sufrimiento, y por el contrario, una vida enfocada en sí misma es una vida miserable, una vida insaciable, que tiende a la amargura, a la insatisfacción, a la depresión. Y dice Pablo:

     

    Flp 2:29a Recibidle, pues, en el Señor, con todo gozo,

    Acéptenlo, no lo estoy enviando porque se haya portado mal o porque haya sido infiel, sino por su necesidad individual de verles, de regresar a casa. Y no solo dice acéptenlo, sino dice, en el Señor, con todo gozo. Hermanos, fuera de Cristo, fuera de sus promesas no puede existir el gozo. Decía Nehemías, un líder de los judíos en un tiempo de mucho cansancio y tribulación, y a la misma vez de restauración para Israel:

     

    Neh 8:10 Nehemías continuó diciendo: «Vayan y festejen con un banquete de deliciosos alimentos y bebidas dulces, y regalen porciones de comida a los que no tienen nada preparado. Este es un día sagrado delante de nuestro Señor. ¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del SEÑOR es su fuerza!».

     

    Mis hermanos no se dónde pretendamos encontrar gozo fuera de Cristo, en el cine, en las vacaciones, en el dinero, en un gobierno menos corrupto, sencillamente fuera de Cristo, no lo vamos a encontrar, por más grande que parezca ser el éxito, este mundo siempre añade tristeza, afán, sinsabor, insatisfacción, un sentido de pérdida. Pero en Cristo siempre encontraremos gozo, a pesar de lo que sea. El Señor lo dijo así:

     

    Jua 15:9-11 »Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí. Permanezcan en mi amor. 10 Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho estas cosas para que se llenen de mi gozo; así es, desbordarán de gozo. (NTV)

     

    Jua 16:24  Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

     

    1 Jn 1:1-4 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

     

    Por eso Pablo dice recíbanle en el Señor con todo gozo, y además dice:

     

    Flp 2:29b y tened en estima a los que son como él;

    Mis hermanos nosotros debemos dejar de estimar lo que el mundo estima, a quien el mundo estima, le damos tanto valor a pseudo siervos de Cristo engreídos, que le roban la gloria al Señor, también deja de tener en estima a estrellas de cine, o cantantes impíos, mientras menosprecias a los que verdaderamente son dignos de estimarse, a los que Dios verdaderamente estima.

     

    Dice Pablo a los que son así como Epafrodito, aprécienlos, valórenlos, denles honra. Y para esto necesitas un corazón agradecido. Pero, como ya lo vimos hace rato este tipo de gentes no están en lugares visibles, buscando que los reconozcan, porque quieren su recompensa de parte de Dios, pero si los ves, agradéceselos.

     

    Mira de cuántas cosas disfrutas al venir a este servicio de domingo, hay gente fiel que Dios utiliza para que estemos aquí, para que tengamos instalaciones limpias, cómodas, bonitas, no des por sentado pensando: “me merezco esto y más, y si no me voy a Bellevue, ahí tienen más bonitas instalaciones”. No, aquí hay gente que ama al Señor y que pone todo lo que está de su parte para servirle y servirte a ti.

     

    ¿Cuántas veces te has tomado el tiempo de decir un simple gracias por lavar los baños, por encender el equipo, por hacer esto, por hacer aquello? Y no estoy hablando de mí, sino de muchos de ustedes que sirven en las diferentes áreas de la iglesia, enseñando, cuidando niños, etc., a nuestros hermanos americanos, que nos abren las puertas de este lugar.

     

    Mis amados hermanos seamos siempre agradecidos, imagínense una iglesia donde lejos de estarnos quejando unos contra otros, criticando, vivamos agradeciéndonos y agradecidos con el Señor, valorándonos, estimándonos. Te lo dejo de tarea, no te vayas sin darle gracias a alguno de los servidores. A mí no, a la gente de Calvary que te sirve con amor y por amor al Señor. Y cierra Pablo:

     

    Flp 2:30 porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí.

    Este tipo de personas merecen tu estima, ¿tienes en tus oraciones a los misioneros que andan exponiendo su vida por Cristo? Ellos también son tus hermanos. ¿Sabes cuánto tengo orando por que algún día podamos enviar misioneros? A su tiempo el Señor lo hará, y yo sé que él está preparando gente en este lugar para que un día la enviemos.

     

    ¿Qué lugar tiene la obra de Cristo en tu vida? Y la obra de Cristo es su iglesia. Qué mas que el sentir de Cristo el poner tu vida por el servicio a tus hermanos, el Señor lo dijo así:

     

    Jua 15:12-14 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 14  Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

     

    Jua 13:12-17 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

     

    Y por último el Señor dijo:

     

    Mat 20:25 Pero Jesús los reunió a todos y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de este mundo tratan a su pueblo con prepotencia y los funcionarios hacen alarde de su autoridad frente a los súbditos. 26 Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente, 27 y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá convertirse en esclavo. 28 Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos». (NTV)

     

    Mis hermanos, este es el sentir de Cristo nuestro Maestro, y él nos manda a que nosotros pongamos nuestras vidas por nuestros hermanos, Epafrodito, Timoteo, Pablo, los Filipenses, todos estos no fueron leyendas, fueron hombres y mujeres como nosotros, gente que creyó y que decido vivir para su Señor. Es inminente, alguien que nace de nuevo tendrá como rasgo de carácter el poner su vida por sus hermanos, no se trata de que yo te manipule para que sirvas, se trata de que el amor genuino se manifiesta en este servicio, en el amor a Cristo y a los hermanos.  ¿Cuántos Timoteos y Epafroditos se levantarán en Calavary?

     

  • Feb 28, 2016Filipenses 2: 12-18 “Brillando como luminares al andar en obediencia practicando el sentir de Cristo”
    Feb 28, 2016
    Filipenses 2: 12-18 “Brillando como luminares al andar en obediencia practicando el sentir de Cristo”
    Series: Filipenses

    BRILLANDO COMO LUMINARES AL ANDAR EN OBEDIENCIA PRACTICANDO EL SENTIR DE CRISTO

    Filipenses 2:12-18

     

    1. Mientras me ocupo en mi salvación, el produce en mí el disfrutar de hacer obedientemente su voluntad.

    Flp 2:12a Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia,

    1. ¿Cuál es el tanto del que habla Pablo? ¿Cuál era el sentir de Pablo hacia los Filipenses? ¿Cómo los califica?

     

    Obediencia: jupakoúo

    ; oír – bajo (subordinadamente), escuchar con atención con la idea de guardar silencio; prestar atención o conformarse a comando o autoridad: escuchar, estar sujeto a, aceptar, hacer caso a, responder a, adherirse a, atender, dar oído, someterse.

     

    1. ¿En qué consiste el amor para este mundo, será una cuestión de química, emociones, el impulso de mis pasiones?

     

    Jua 14:15  Si me amáis, guardad mis mandamientos.

     

    Jua 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

     

    Jua 14:23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

     

    Jua 15:10 Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. (NTV)

     

    1. ¿Qué tan importante es para Cristo la obediencia? ¿Te das cuenta cómo el amor y la obediencia son cosas que siempre van juntas y no se pueden separar? ¿Será real el amor de alguien que dice amar a Dios, pero no obedece, no se interesa siquiera en la voluntad de Dios?
    2. ¿Habías pensado alguna vez que el amor es sinónimo de obediencia, que incluso la fe lo es por igual?
    3. ¿Quién es el iniciador, será que nosotros amamos a Dios para que nos ame, o será que le amamos en respuesta a su amor por nosotros?
    4. ¿Te das cuenta entonces cómo la obediencia no es sino la comprobación de que verdaderamente conocemos y amamos a Dios?
    5. Ya que obedecer implica escuchar con atención, guardar silencio y dar oído, someterse, y caminar bajo el mandato dado, ¿con cuánta atención escuchas a Dios y sus Palabras?
    6. Si no es la voluntad de Dios la que estás siguiendo, ¿a quién estarás siguiendo entonces? ¿No será que sigues lleno de ti mismo? Pensando en ello, ¿alguna vez tus vanas convicciones te han llevado a un buen lugar? ¿Qué no te llevaron al vacío, a la depresión, a la ruina moral y espiritual?
    7. Si no estás arreglando seria y disciplinadamente un momento para escuchar a tu Señor con toda tu atención y esfuerzo en su Palabra, ¿estás siendo obediente a Dios, le estás respondiendo en amor?
    8. Para nosotros los creyentes, ¿qué tan importante es ser entendidos de la voluntad de Dios? ¿Te das cuenta que fuera de su Palabra siempre andaremos en tinieblas y pensar lo contrario es necedad?
    9. ¿Será fervor religioso y emoción lo que Dios te pide, o que guardes su Palabra en tu corazón y la sigas? ¿Puedes ver ahora la diferencia entre emoción y fervor religioso con fe y con amor? ¿Te das cuenta que ambas implican obediencia?
    10. ¿Entiendes que un fervor religioso y cierta emoción no van a traer ningún provecho espiritual en tu vida? ¿Entiendes por qué no parece pasar nada en tu vida a pesar de que según tú vienes a la iglesia y cumples?
    11. ¿Presumes amar a Dios, dónde está tu obediencia a su voluntad, a su voz, dónde está tu atención, tu disposición a escuchar, entender y caminar en lo que tu Señor te está mandando? ¿Lo conoces? ¿Qué promesas nos da el Señor en los versículos de Juan si permanecemos en su Palabra?
    12. ¿Entiendes ahora que si tu vida se sigue tratando de tus vanos pensamientos, tu fe no es sino fervor religioso, emociones los cuales jamás tendrán un impacto eterno y duradero en tu vida, y jamás verás cambios substanciales ni permanentes en ti?
    13. ¿Te das cuenta que la clave para ver cambios substanciales, un impacto eterno y duradero en nuestras vidas está en conocer su Palabra, tomarnos el tiempo de escuchar a Dios en ella, hacerla parte de nuestras vida, de nuestras convicciones y vivir de acuerdo a ella?

     

    Mat 8:26 El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. 27 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?

     

    Sal 77:16-18 Te vieron las aguas, oh Dios; Las aguas te vieron, y temieron; Los abismos también se estremecieron. 17 Las nubes echaron inundaciones de aguas; Tronaron los cielos, Y discurrieron tus rayos. 18 La voz de tu trueno estaba en el torbellino; Tus relámpagos alumbraron el mundo; Se estremeció y tembló la tierra.

    1. ¿Qué hace la creación ante la Palabra, la voluntad y la voz del Señor? ¿Ya valoraste cómo Dios nos está dando a nosotros la libre oportunidad de que por amor, al ver su gracia, perdón, misericordia, nos entreguemos a él en obediencia, lo cual implica entregarle todo lo que somos, pensamientos, convicciones, toda nuestra vida?
    2. ¿Ya entendiste que a Dios no le interesa tu fervor religioso qué mas bien parece la pseudo fe que le tendrías por un ídolo? ¿Ya te cayó el veinte de que el cristianismo no son practicas vacías, sino amor que implica obediencia?

     

    Sal 32:8-9 El SEÑOR dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti 9 No seas como el mulo o el caballo, que no tienen discernimiento, y cuyo brío hay que domar con brida y freno, para acercarlos a ti.» (NVI)

    1. ¿Qué desea hacer con nosotros el Señor? ¿Cómo quién somos cuando hacemos oídos sordos ante su voz?
    2. ¿Te das cuenta que lo que desea el Señor es comunicarnos y darnos cosas buenas para nuestra vida y lo primero que nos pide es detenernos a considerar con toda sinceridad y cuidado su voluntad? ¿Puedes ver con más claridad el amor entre Pablo y los Filipenses y su obediencia?

     

    Flp 2:12b ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,

    1. ¿De qué les pide que se ocupen en su ausencia? ¿Con qué actitud?
    2. ¿En qué consistirá nuestra salvación, será un simple ticket a guardar bien para que no se nos pierda? ¿Será que Dios quiere que vivamos en una eterna inseguridad?
    3. ¿O será más bien una posición, estar en Cristo, una identidad, ser hijo de Dios, una ciudadanía, pertenecer al reino de Dios? ¿Te das cuenta que la salvación más que tener o no tener, perder o ganar, se trata de ser y estar?
    4. ¿Quién eres, dónde estás? ¿Estás en Cristo, da tu vida evidencias de ser hijo de Dios, te pareces a tu Padre celestial, has nacido de nuevo? Si las respuestas son sí, ¿en verdad piensas que habrá algo que te pueda separar del amor de Dios?
    5. ¿Está en ti el Espíritu Santo continuamente dándote testimonio de que eres hijo de Dios, no solo en una convicción interna, sino una conducta, en un carácter que muestran el ADN divino en tu vida, no en legalismo, religiosidad, o moralismo externo, sino en un parecido con Cristo tu salvador, en su sentir, en ese sacrificio, servicio, amor desinteresado por los demás, en poner tu vida por el avance del Evangelio, por la edificación de la iglesia, viviendo para tu Señor?
    6. ¿Te deleitas en buscar a tu Señor, su voluntad, amarla, amar ser como Él, y ver en cada momento el poder y el control interno del Espíritu Santo que te lleva a consagrarte para tu Señor, a amar la integridad, su justicia?

     

    Mat 5:6  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

    1. ¿tienes hambre y sed de la justicia, la perfección, la santidad, la bondad de tu Señor, en tu propia vida y en la de los que te rodean?

     

    Mat 5:7  Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

    1. ¿Has experimentado la misericordia, el perdón de Dios y por lo tanto anhelas que la gente entienda lo mismo, el perdón de Dios para ellos?
    2. ¿Eres capaz de perdonar, y tu pasión es ofrecer misericordia, nunca te sientes más plenos que cuando tienes la oportunidad de decir: “te perdono porque entiendo todo lo que yo le debía a Dios y él me perdonó, que Dios te bendiga y sigamos adelante”, “no soy nadie para no perdonarte, y o era eso y mucho más y el Señor me rescató”?

     

    Mat 5:8  Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

    1. ¿Cómo están tus motivos, tienes en tu corazón el honrar, agradar a tu Señor, antes que a los hombres o a ti mismo?

     

    Mat 5:9  Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

    1. ¿Te deleitas en ser testigo de la reconciliación entre un alma y su creador a través de la sangre de Jesucristo, en ver una persona arrepentida a los pies de su Señor, sin importar si fue un narcotraficante o prostituta, o lo que sea?
    2. ¿Dónde está tu atención? ¿En qué estás desgastando tu vida, tus recursos, tus talentos? ¿Sigues viviendo para ti mismo? ¿Será importante que pares y comiences a poner todo lo que eres y tienes al servicio de tu Señor de sus propósitos, de sus planes perfectos que te harán verdaderamente pleno?
    3. ¿Entiendes ahora que esto es la salvación, es un estado, una identidad, una posición, y que si estás ahí, nada te puede quitar de ahí, a menos que tú te salgas porque realmente nunca fue tu identidad?

     

    Ocuparse: Katergázomai:

    trabajar completamente, lograr, conseguir, terminar, llevar a cabo, hacer, acabar, realizar, suscitar, producir, preparar, implica algo hecho de manera cabal, preparar, efectuar, dar como resultado, causar, alistar, conseguir, producir mediante esfuerzo. Llevar a cabo con una actividad fatigosa.  
    1. ¿Qué nos pide Pablo que hagamos con nuestra salvación?

     

    Temblor: tromos

    , literalmente estar temblando, esa actitud de ponerte blanco por causa de lago que te pone literalmente a temblar.

     

    Temor: fóbos

    , de donde viene nuestra palabra fobia, lo cual implica alarma, susto, respeto, miedo, terror, una reverencia profunda, un respeto profundo.

     

    1. Si Dios es el creador Todopoderoso, el sustentador de todo, quien hace sustentable la vida en el planeta, y por lo tanto nuestras vidas, quien tiene en sus manos el latido de nuestro corazón, y además el día que nos llame a su presencia, tendremos que darle cuentas de todo lo que tenemos, somos y hemos hecho, ¿deberíamos entonces tener temor, terror, respeto y saber que contra el que pecamos y blasfemamos está oyendo y viendo es el Todopoderoso?
    2. ¿Crees que deberíamos tener profunda reverencia, respeto, temor, y a la misma vez amor y agradecimiento a este maravilloso Dios quien se humilló haciéndose hombre que nos haya amado, servido, derramado su sangre por pecadores como nosotros?
    3. Será lógico y justo tener temblor y temor de que con mi vida, con mis acciones esté expresando a Dios que a mí no me importa, que su sacrificio fue en vano, que su amor lo puede tirar por la coladera porque a mí ni me va ni me viene?

     

    Heb 10:26-31 Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28 Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen». También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo». 31 ¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!

    1. ¿Qué tan importante es ocuparnos, valorar lo que se pagó por nuestra salvación? ¿Será la actitud de temor y temblor algo exagerado de parte de Pablo?
    2. ¿Entiendes cómo aún cuando nuestra salvación está completa, esta contiene un efecto práctico en mi vida y que es mucho más que un ejercicio mental, o emocional, que cambiarte de banca de ólico a élico, y tener una nueva religión, que es un cambio de pensamiento y de convicción, que por lo tanto significa que con toda mi voluntad, atención, mente, alma y espíritu pongo todo lo que soy en lo que Dios ha dicho, porque he entendido su amor infinito, porque en verdad valoro lo que costó mi salvación, y temo y tiemblo perder mi comunión con mi salvador, y por lo tanto por eso aborrezco mi pecado?
    3. ¿Ya viste cómo Dios en su eterna sabiduría ha permitido que nosotros seamos participantes de nuestra salvación, que no somos robots hechos en serie, sino humanos hechos en serio, con la capacidad de mostrar en respuesta y agradecimiento infinito al amor de Dios ya depositado en nosotros con una vida obediente, comprometida con lo que el Salvador anhela y quiere?
    4. ¿Ya te cayó el veinte que si tu cristianismo se sigue tratando de ti, todavía estás viviendo una religión, no le has conocido, porque el cristiano vive para Cristo, no para sí mismo?
    5. Si membresía para el mejor gimnasio del mundo, ¿tendrás algún provecho de él si lo ves todos los días por fuera comiendo todo tipo de comida engordadora y no saludable? ¿Será provechoso si te vas a vivir a ese gimnasio, pero nunca te levantas a utilizar las máquinas que ahí están?
    6. ¿Ya te diste cuenta cómo Dios nos ha servido la mesa, nos ha puesto un gimnasio, nos ha dado una mochila con todo tipo de herramientas, suplementos alimenticios, dones, ministerios, operaciones, su Espíritu Santo listo, disponible para fortalecernos, para transformarnos, para darnos lo que necesitamos para llevar a cabo la voluntad de Dios, pero a cada uno de nosotros nos toca poner manos a la obra?
    7. Hermano, hermana, ¿dónde andas? ¿Dónde estás desperdiciando tu vida? ¿En las cosas efímeras de este mundo, en su filosofía y promesas mentirosas? ¿Hasta cuando le seguirás creyendo a tu corazón perverso y engañoso, a películas irreales, a falsos profetas, a la mercadotecnia, etc.?
    8. ¿Hasta cuándo no te vas a detener y vas a hacer algo tan sencillo como disponer tu corazón con toda sinceridad y te rendirás en humildad ante tu Señor para que te hable en su Palabra, en tus tiempos de oración, le creas y camines con él?
    9. ¿Ya entendiste que si en eso tan sencillo no obedeces, no estás obedeciendo a este mandato de Filipenses 2:12, y no te estás ocupando en tu salvación con temor y temblor?

     

    Flp 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

    Producir: Energéo

    de donde viene nuestra palabra energía, algo eficiente, activo, eficaz, una operación del Espíritu de Dios; ser activo, eficiente: obrar, actuar, producir, realizar, hacer funcionar, otorgar la habilidad para hacer algo, hacer que exista.

     

    1. ¿Qué está produciendo Dios eficazmente en mí mientras yo me ocupo diligentemente en lo que él me ha concedido? ¿Cuál es su propósito?
    2. ¿Será algo importante que yo me ocupe en mi salvación con temor y temblor para que Dios pueda obrar poderosa y eficazmente en mi vida?
    3. Si hay una cascada de agua y me quiero mojar en ella, ¿cuál es la única manera en la que me puedo empapar, contemplándola, hablando de ella, tomándole una foto, o metiéndome en el arrollo y poniéndome bajo el chorro?

     

    Querer: Thélo,

    deleitarse en: preferir, querer, voluntariamente, desear, gustar, estar dispuesto, disfrutar, sentir placer por algo, ser de una opinión, pensar que algo es así.

     

    Rom 3:10-12 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda,  No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

     

    1. Ya que la Biblia declara que nadie busca a Dios, fuera de Cristo ¿habrá alguien que busque por iniciativa propia la voluntad de Dios? Y más allá, ¿quién la disfrute?
    2. ¿Cómo pensábamos de la voluntad de Dios antes de venir a Cristo, era lo primero en tu lista, o más bien era algo que ni te pasaba por la mente, y lo que es más, hasta te desagradaba, y como que creías que te esclavizaría y te quitaría la libertad de hacer lo quisieras?

     

    Jua 3:19-20 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

    1. ¿Qué declara este versículo con respecto al mundo incrédulo? ¿Puedes recordar en tu antes de Cristo, cuando amabas tus tinieblas, las defendías, y el hecho de pensar que Dios te quitara tus hábitos pecaminosos te parecía algo horrible?
    2. ¿No pensabas: “¿cómo me iba a divertir? ¿Cómo gozaría de los placeres de la vida? ¿Llegaste en algún punto de tu vida a reconocer que todo eso era una mentira y que más bien te estabas hundiendo?
    3. ¿Puedes entonces estimar el hecho de que Dios te de la habilidad, ponga en ti eficazmente ese deseo que antes era inexistente de procurar, amar, decidir con determinación e intención, no solo el querer hacer su voluntad, sino deleitarnos en ello, en sus propósitos, en sus planes, ya no nuestros aburridos y siempre fallidos planes para esta vida, porque están asentados en falsas premisas, en filosofías mundanas temporales y falsas?

     

    Sal 40:8  El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.

    Sal 143:10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me lleve hacia adelante con pasos firmes.

    1. ¿Cuál era el sentir del salmista? ¿Te das cuenta lo que Dios quiere y anhela producir en ti para que lo desees y además lo disfrutes?
    2. ¿Estás buscando o disfrutas de perdonar 70 veces 7, amar, morir a mí mismo, confiar y descansar en Dios mientras aborreces tu vida, no vivir para tus egoístas deseos, poner la otra mejilla, bendecir a tus enemigos, ver a Dios en toda circunstancia, aún enfermedad, muerte, pobreza, tragedia, desastre natural, político o económico, a pesar de persecución, aún de tortura, gozarte porque te estás pareciendo a tu Salvador, siendo perfecto como tu padre celestial amado es perfecto?
    3. ¿Estás anhelando y disfrutando de ser íntegro, justo, bueno? En una Palabra, ¿ser como tu Señor es lo que más anhela tu alma, y cada vez que vez parecido de tu salvador en ti eso llena tu vida, al ver su imagen formada en tu carácter, aún cuando en escoger lo bueno aparentemente te empobrezca, el dejar mentiras, tranza, fraude te quite fama, o aparente poder?

     

    Sal 16:11 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.

    1. ¿Estás viendo este sentir en tu corazón de dejar de creer y de querer tener tu propio cielo en este mundo chafa y pasajero, lleno de injusticia, cuando este mundo dejará de ser, porque la Biblia está llena de promesas en lo porvenir, 80 años no son nada comparados con una eternidad, la cual Cristo compró con su sangre para todos aquellos que creen en él?
    2. Con esta visión de lo que Dios quiere, ¿te estás ocupando en tu salvación con temor y temblor? ¿Entiendes por qué estas cosas no están siendo producidas en ti por Dios?
    3. Si siempre estás dudando de la voluntad de Dios, de sus buenas intenciones, y estás creyendo las mentiras del diablo, prefiriendo sus salidas, sus puertas falsas, mentira, tranza, adulterio, alcohol, amargura, el coctel de emociones que nos producen las obras de la carne, el sentido de venganza, del chisme, la depresión, la adicción a todo tipo de obras de la carne, creyéndole al diablo la mentira de que sin eso no se puede vivir, y nunca serás realmente feliz, ¿estarás ocupándote de tu salvación con temor y temblor?
    4. Si eres de los que deciden no creerle a Dios, no creer que en Cristo está la luz, está la paz, la plenitud, el gozo, y prefiere amar sus tinieblas que venir a la luz para ser limpiado, cuando verdaderamente no hay nada mejor, más hermoso, más seguro hasta la eternidad que la voluntad de Dios y que andar en sus caminos, ¿te será necesario ocuparte en tu salvación con temor y temblor?
    5. ¿Te das cuenta cómo Dios siempre comienza de dentro hacia fuera? Pero, ¿ya viste cómo no solo se queda en el querer, sino también en el hacer?

     

    Hacer: Energéo

    de donde viene nuestra palabra energía, algo eficiente, activo, eficaz, una operación del Espíritu de Dios; ser activo, eficiente: obrar, actuar, producir, realizar, hacer funcionar, otorgar la habilidad para hacer algo, hacer que exista.

     

    1. ¿Ya viste cómo mientras yo me ocupo, Dios pone en mi corazón la capacidad de llevar a cabo todos esos buenos deseos de su corazón? ¿Entiendes ahora de dónde salen todos esos mártires y héroes de la fe?
    2. ¿Entiendes que si no has experimentado este gozo de hacer su voluntad, todavía te hace falta conocerlo? ¿Será importante que te preguntes a ti mismo si realmente le has entregado tu vida, o si ya te dejaste infestar por los ídolos de este mundo? ¿No crees que deberías probar a Dios en esta área? ¿Por qué no comienzas con buscarlo con todo tu corazón en su Palabra?
    3. ¿Será algo sabio seguir en nuestra necedad e ignorar que Cristo viene, y podría ser hoy, y o él viene, o nosotros vamos, y que no tenemos ninguna seguridad de que hoy no nos llamaría Dios a cuentas? ¿No será mejor creerle, y experimentar en carne propia que que su voluntad es buena perfecta y agradable?

     

    Mat 21:28-31 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi viña. 29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. 30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. 31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

    1. ¿Qué piensas de que nos capacite para hacer su voluntad y nos hace deleitarnos en ella? ¿Será suficiente querer y no hacer? ¿En qué consiste el verdadero arrepentimiento en remordimiento y volver a lo mismo de siempre, o en un cambio de mente y dirección en mi vida?

     

    Mat 15:8-9 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran,  Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

    1. ¿Será suficiente hacer sin querer hacerlo, cumpliendo solo con ritos externos y mandamientos de hombres, pero, no la voluntad de Dios?
    2. ¿No crees que es algo maravilloso que el Señor produzca estas dos cosas juntas, que te esté dando la habilidad no solo de comportarte como cristiano, sino de gozarte en ser cristiano, como un verdadero hijo de Dios que se parece a su padre, con una fe viva y eficaz, viviendo y disfrutando la verdadera libertad, la libertad de hacer lo que Dios quiere que hagamos y al mismo tiempo gozarnos en hacerlo?

     

    2 Pe 1:3-10 Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia. 4 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 5 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; 6 el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; 7 la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. 8 Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados. 10 Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán.

    1. ¿Entiendes que a ti te toca esforzarte al máximo, que Dios no te va a ir a seguir al antro, o a tu centro de chismerío, o al lugar de tus pecados para producir en ti nada, que a ti te toca ocuparte, ponerte bajo el fluir de su gracia, buscándole en oración y en su Palabra, que si no comienzas por ahí, nunca tendrás nada más que frustración y derrota?

     

    1. La queja y la discusión oscurecen mi brillo en un mundo en tinieblas, mientras que el sentir de Cristo me hace brillar con toda potencia.

    Flp 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas,

    1. ¿Cómo debemos hacer todas las cosas, incluyendo cualquier ministerio, mi hogar, mi cónyuge, hijos, trabajo, iglesia y demás? ¿Será importante tener el sentir de Cristo en todas estas cosas?

     

    Murmuración: gongusmós

    , rezongo, murmullo, murmuración, queja, desacuerdo.
    1. ¿Qué lugar tiene la murmuración en tu mente? ¿Eres de los que siempre están gruñendo interiormente al hacer lo que Dios te pide, lo cual incluye servicio, amor, perdón, etc.?

     

    Contiendas: dialogismos

    , razonamientos, opiniones, dudas no con el propósito de aprender, sino de dividir y crear polémica, de dejar al otro en mal, discusión.
    1. ¿Será esto lo contrario a tener una misma mente, un mismo parecer, un mismo sentir? ¿Será correcto que con “tu muy particular manera de pensar” estés discutiendo constantemente y rompiendo la unidad?
    2. ¿Entiendes que en cuanto a esto solo hay dos opciones, o tienes como autoridad la Palabra de Dios, o te sigues adorando a ti mismo y tú eres tu propia fuente de “verdad"?
    3. ¿Ya viste que mientras nos servimos, nos amamos, nos sujetamos unos a otros, en esta actitud de humildad, no debemos dar lugar a la murmuración y a la discusión?

     

    Flp 2:15a para que seáis irreprensibles y sencillos,

    1. ¿Qué vamos a obtener cuando nos deshacemos de la murmuración y la discusión? ¿Cómo sería tu vida si fueras una persona libre de acusación, que muy difícilmente se te pudiera acusar de algo, a menos que fuera falso?

     

    Irreprensible:

    irreprochable, intachable, excelente, sin faltas, sin algo de que inculpar, criticar, o acusar.

     

    1. ¿Te das cuenta que si Dios es el que está produciendo en nosotros el querer como el hacer, entonces eso significa que esto es posible para nosotros? Entonces, ¿qué tan importante es que tengas cuidado de tus pensamientos y tus palabras?
    2. ¿Te das cuenta que si no haces algo al respecto, y te ocupas en tu salvación con temor y temblor, lo cual incluye esto, muy pronto, si no es que ya, tendrás algo de qué se te acuse, aunque tu soberbia te diga lo contrario?

     

    Sencillo:

    sin mezcla, ingenuo, inofensivo, sincero, sin doblez, alguien real, sin agendas ocultas.
    1. ¿Qué tan importante es que un cristiano sea sincero, transparente, no hipócrita? ¿Qué me dice Pablo que necesito quitarme para evitar esto?
    2. Si hemos muerto en Cristo, ¿tenemos los cristianos verdaderamente algo que perder? ¿Tiene un muerto algo que perder? Si Cristo mismo siendo el Todopoderoso, renunció a su reputación, fama y gloria perdiéndolo todo, ¿deberíamos nosotros siendo nada, estar exigiendo derechos y demás?
    3. ¿Te das cuenta que alguien que no es sincero, es alguien que teme mostrar su verdadero rostro, porque todavía cree que es alguien y le duele mucho que hablen de él, porque se importa demasiado?
    4. ¿Ya entendiste que a Dios no le impresionamos con nuestro éxito profesional o económico, ya que todo viene de él, sino que al Señor le impresiona gente que confía en él a pesar de sus propias debilidades, gente que genuinamente decide caminar en la mente de Cristo, en humildad, sin temer a pasar por tonto, ineficaz, incapaz a los ojos de este mundo?

     

     

    Mat 10:16 »Miren, los envío como ovejas en medio de lobos. Por lo tanto, sean astutos como serpientes e inofensivos como palomas.

    1. ¿Cuál es la actitud que nos manda el Señor tener en medio de los lobos? ¿Qué piensas de ser inofensivo como Paloma? ¿Qué no te acuerdas que el Señor fue llevado al matadero como cordero mudo, y no abrió su boca?
    2. ¿Entiendes que es en nuestras debilidades, incapacidades que la gloria, el poder de Dios se contrasta, se magnifica y se manifiesta? ¿Ya entendiste que los cristianos no tenemos autoestima porque no tenemos nada que estimar de nosotros, sino tenemos todo para estimar de Dios?
    3. ¿Ya viste que la fuente de la murmuración y la discusión es nuestro orgullo, porque creemos ser alguien y merecer algo, todo lo contrario a la humildad?

     

    Flp 2:15b hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;

    1. Si dejamos a un lado la murmuración y la discusión que vienen de nuestro orgullo, ¿qué será evidente para una generación maligna y perversa? ¿Te das cuenta lo que te mancha y no te deja brillar en el mundo en tinieblas?
    2. ¿Ya viste que tus quejas, tu contención, tus discusiones, te manchan, oscurecen la luz que Cristo ha puesto en ti?
    3. Si Dios es nuestro proveedor, nuestro cuidador, aquel que nos da todo lo que tenemos y somos, durante cada día de nuestras vidas, ¿entiendes que tus quejas y discusiones van directamente en contra de Dios?
    4. ¿Sabías que así comenzó Satanás, Adán y Eva, la humanidad entera, no dándole gracias a Dios, sino quejándose, exigiendo más, sintiéndose más importantes que Dios mismo?

     

    Mat 5:13-16 »Ustedes son la sal de la tierra. ¿Pero para qué sirve la sal si ha perdido su sabor? ¿Pueden lograr que vuelva a ser salada? La descartarán y la pisotearán como algo que no tiene ningún valor. 14 »Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. 15 Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. 16 De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial.

    1. ¿Ya viste cómo al quejarte dejas de brillar, al discutir te inutilizas para ser y hacer lo que realmente anhela Dios que seas, un instrumento con el cual él se pueda glorificar?
    2. ¿Ya entendiste que no importa cuán bien te sepas la Biblia o qué tan exitoso sea tu ministerio, o pienses tener en orden tu casa cristianamente hablando, pero si eres un quejón y siempre estás discutiendo, tu luz no brilla para nada?
    3. ¿Cómo te expresas en tu Facebook, qué compartes, entiendes que si lo usas como un lugar de poner tus quejas solo estás dañándote a ti mismo, y el evangelio? ¿Te das cuenta cómo tus quejas y discusiones no arreglan nada, no cambian el mundo, pero sí te dañan, sí ensucian el Espíritu Santo que hay en ti, si apagan tu luz?

     

    Rom 1:24-32 Por eso Dios los entregó a los malos deseos de sus corazones, que conducen a la impureza sexual, de modo que degradaron sus cuerpos los unos con los otros. 25 Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a los seres creados antes que al Creador, quien es bendito por siempre. Amén. 26 Por tanto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas 27 Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con la mujer y se encendieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión. 28 Además, como estimaron que no valía la pena tomar en cuenta el conocimiento de Dios, él a su vez los entregó a la depravación mental, para que hicieran lo que no debían hacer. 29 Se han llenado de toda clase de maldad, perversidad, avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones, engaño y malicia. Son chismosos, 30 calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres; 31 son insensatos, desleales, insensibles, despiadados. 32 Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.

    1. ¿Eres testigo de cómo sus canciones sus películas, su gobierno, sus negocios, todo, la web, todo habla de esto, cada programa televisivo está repleto de una u otra forma de estas cosas?
    2. ¿Ya entendiste tu responsabilidad en medio de un mundo sumido en perversión que festeja el pecado y se regodea en su maldad? ¿Crees que deberías estarte camuflageando con el mundo?
    3. ¿Qué tan importante es que entiendas que vives en medio de una generación maligna, retorcida, que ha perdido el rumbo, perversa, trastornada, distorsionada en su perspectiva, corrupta, que ha cambiado la verdad por la mentira y que abandones la queja y la discusión?
    4. Por otro lado, ¿entiendes que no es a juzgar el mundo a lo que estamos llamados porque eso éramos nosotros antes, y Dios es el único juez calificado, pero, si estamos llamados a alumbrarlo con el sentir de Cristo?
    5. ¿Puedes ver cómo el sentir de Cristo es luz potente que alumbra las tinieblas más densas? ¿Cómo anda tu luz, estás brillando en este mundo practicando la humildad, el sacrificio, servicio, sin queja, sin discusión, sin murmuración, sin contienda?
    6. Una vez más, ¿quién es el que pone en nosotros el querer como el hacer? ¿Te estás ocupando obedientemente en tu salvación con temor y temblor?
    7. ¿Entiendes que esto es lo que verdaderamente brilla en las tinieblas, no edificios imponentes, no liturgias con una gran apariencia de súper espiritualidad, falsa humildad, con un severo trato del cuerpo, no, sino una persona que manifiesta el carácter de Cristo?

     

    Jua 13:34-35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

    1. ¿Qué dice este versículo? ¿Ya caíste en cuenta que si le quitas esto a tu cristianismo no tienes nada, eres ineficaz, sin importar tus títulos, tu cuenta de banco, o el tamaño de tu edificio o el alcance de tus ministerios, sin amor, manifestado en esta mente de Cristo en humildad, sacrificio y servicio, no eres nada y no tienes nada que ofrecer a Dios ni al mundo perdido?
    2. ¿Ya viste la importancia del sentir de Cristo, cómo solo al practicarlo es como brillaremos resplandeceremos con una luz nunca antes vista, seremos luz en las tinieblas, al no hacer nada por contienda o vanagloria, murmuración y discusión, orgullo religioso, antes bien con humildad, estimando a los demás como superiores a ti mismo, comenzando en tu casa y en tu trabajo, y solo entonces puedes decir que eres una lámpara andante?

     

    • Poner toda tu atención y obediencia en la Palabra te asegurará que andas en la luz y que no te perderás, y que tu luz no se apagará.

    Flp 2:16a asidos de la palabra de vida

    Asidos: epéjo

    , aferrarse, retener, detener, prestar atención, asir atentamente, tener cuidado, quedarse con ella, observar atentamente, velar, asir firmemente, observar atentamente, prestar atención cuidadosamente, dirigir mi atención hacia ella, sostenerla o sostenerme sobre ella.

     

    1. De acuerdo a esta definición, ¿qué debemos hacer con la Palabra? ¿Lo estás haciendo? ¿Te das cuenta cómo estamos terminando como comenzamos?
    2. ¿Entiendes que fuera de la Palabra no existe luz, nos perderíamos, perderíamos la brújula y mientras procuramos el sentir de Cristo, necesitamos estar tomados de ella para hacerlo eficazmente, ya que eso equivale a ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor?
    3. ¿Entiendes qué prioridad necesita tomar el conocer, retener, atender cuidadosamente a la Escritura? ¿Ya caíste en cuenta que de ello depende tu vida, que no puedes ser negligente, que si tu atención no está en la Palabra está en otro lugar y nunca vas a avanzar, nunca vas a madurar, tus pruebas, y adversidades no te harán crecer, sino que siempre las verás como una tragedia, y por lo tanto vivirás en una eterna queja y descontento, siempre en desunión con el Señor y por tanto en todas tus relaciones interpersonales?
    4. ¿Entiendes que la Palabra es vida, y solo ella nos puede garantizar que andamos en el rumbo correcto?

     

    Flp 2:16b para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.

    1. ¿Qué va a suceder en el día de Cristo si los Filipenses se toma de la Palabra fielmente? ¿Estás tú listo para el día en el que pases por el tribunal de Cristo? ¿Lo estarás si no tomas tiempo en la Escritura?

     

    Pro 1:20 La sabiduría hace oír su voz en las calles; clama en la plaza pública. 21 La sabiduría clama a los que están reunidos frente a la entrada de la ciudad y a las multitudes por la calle principal: 22 «Simplones, ¿hasta cuándo insistirán en su ignorancia? Burlones, ¿hasta cuándo disfrutarán de sus burlas? Necios, ¿hasta cuándo odiarán el saber? 23 Vengan y escuchen mi consejo. Les abriré mi corazón y los haré sabios. 24 »Los llamé muy a menudo pero no quisieron venir; les tendí la mano pero no me hicieron caso. 24 No prestaron atención a mi consejo y rechazaron la corrección que les ofrecí.

    1. ¿Cuál es tu actitud ante el deseo de Dios por hablar a tu corazón y producir todas estas cosas en tu vida, le estás ignorando, le estás desechando?

     

    Pro 1:26 ¡Por eso me reiré cuando tengan problemas! Me burlaré de ustedes cuando les llegue la desgracia, 27 cuando la calamidad caiga sobre ustedes como una tormenta, cuando el desastre los envuelva como un ciclón, y la angustia y la aflicción los abrumen. 28 »Entonces, cuando clamen por ayuda, no les responderé. Aunque me busquen con ansiedad, no me encontrarán. 29 Pues odiaron el conocimiento y decidieron no temer al SEÑOR. 30 Rechazaron mi consejo y no prestaron atención cuando los corregía. 31 Por lo tanto, tendrán que comer el fruto amargo de vivir a su manera y se ahogarán con sus propias intrigas. 32 Pues los simplones se apartan de mí hacia la muerte. Los necios son destruidos por su despreocupación.

    1. ¿Cuál será el resultado inminente?

     

    Pro 1:33 En cambio, todos los que me escuchan vivirán en paz, tranquilos y sin temor del mal».

    1. En contraste, ¿cuál será el resultado de aquellos que diligentemente se ocupan en esto? ¿Ya viste porqué Dios nos está llamando la atención a poner nuestra mirada y corazón en su Palabra?
    2. ¿Entiendes que él no tarda en venir, y él mismo quiere que estemos listos? ¿No crees que sería mejor que mejor en lugar de estar tan preocupado con las elecciones, de lo cual es muy poco lo que puedes hacer, o cualquier otra cosa, sería muy importante como prioridad mejor métete en la Palabra de Dios para que aprendas a confiar en el Señor, para que estés listo y como Pablo puedas decir: mi trabajo no fue en vano, no corrí en vano esta carrera de la fe?

     

    1. El andar en el sentir de Cristo, es una ofrenda agradable a Dios que le trae honra y gozo a él y a nosotros.

    Flp 2:17 Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros.

    1. ¿Qué es inminente en la fe de los Filipenses? ¿Cuál es la actitud de Pablo ante la posibilidad de morir y sufrir por el Evangelio y que esto fortalezca la fe de los Filipenses?
    2. ¿Ya viste cómo la fe genuina implica sacrificio y servicio, al ejercer amor y obediencia a Dios y a nuestro prójimo?

     

    Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.

    1. ¿Qué debemos hacer ante la bendición incalculable e inigualable de nuestra salvación? ¿Qué está esperando Dios de nosotros o de cualquiera que se dice creyente en Cristo? ¿A quién le pertenecemos, quién pagó por nuestra libertad de nuestro pesado yugo de esclavitud, por darnos vida, por rescatarnos, por darnos vida eterna? ¿Será el Señor digno de nuestro sacrificio y servicio?
    2. ¿Te das cuenta que si es sacrificio y servicio, implica una acción, que no se trata solo de morir por Cristo, lo cual implicaría sacrificio, sino también de servicio, vivir por y para Cristo y nuestros hermanos?
    3. ¿Ya viste cómo una fe genuina conlleva sacrificio y al servicio, porque la fe implica obediencia, obediencia a este mandato de amarnos unos a otros como el Señor lo hizo, es decir, con la mente de Cristo, y que si servirnos de esta manera estamos presentando un sacrificio que Dios acepta, olor fragante, agradable a Dios? ¿No es lo que tu corazón desea, agradar a Dios?

     

    Jua 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

    1. ¿Ya viste que cuando tú y yo nos amamos de esta manera, nos perdonamos, nos servimos como hermanos en Cristo, cuando ponemos nuestras vidas no solo por el bien de unos y otros en la iglesia, sino al ir y predicar el Evangelio, y hacer discípulos a gente que como nosotros en el pasado, está perdida y vive en desobediencia, estamos ofreciendo a Dios el sacrificio que le agrada?

     

    Sal 51:16 Tú no deseas sacrificios, de lo contrario, te ofrecería uno; tampoco quieres una ofrenda quemada. 17 El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.

    1. ¿Ya entendiste que cada vez que venimos al Señor en humildad, reconociendo nuestras maldades, debilidades, arrepentidos, le estamos dando a Dios un sacrificio agradable, además de la oportunidad de perdonarnos, transformarnos, y equiparnos para la obra del servicio?

     

    1 Pe 2:5, 9 también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo... 9 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. (NVI)

    1. ¿Ya viste de qué manera funcionamos como sacerdotes al administrar el amor de Dios en sacrificio y servicio?

     

    Flp 2:18 Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo.

    1. Por todas estas cosas, ¿qué les pide Pablo a los Filipenses? ¿Qué estás esperando del Señor, tu mejor vida ahora, o verdaderas promesas celestiales, eternas e inigualables?

     

    Jua 14:1-3  »No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. (NVI)

    Apo 21:1-8 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios,(C) dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

     

    1. ¿Son estas promesas valiosa para ti, o estás obsesionado con lo que este mundo te dice que necesitas para ser feliz? ¿Ya recordaste que aquí solo estás de paso y que este no es tu hogar?
    2. ¿De qué grupo quieres ser, de los cobardes que viendo estas realidades decide no creer, de los necios que delante de estas realidades decide no creer, o de aquellos que vencerán y heredarán todas las cosas y tendremos a Dios por Padre y nosotros seremos sus hijos?
    3. ¿Decidirás hoy honrar a Dios con tu fe y vivir tu vida de acuerdo a ella? ¿Comenzarás a partir de ya a ocuparte en tu salvación con temor y temblor para que el Dios Espíritu Santo produzca en ti el querer, el disfrutar, y el hacer, llevar a cabo con eficacia la voluntad de Dios, buena perfecta y agradable, ya que solo ahí y solo ahí está la fuente de la vida, la vida en abundancia y plenitud?
    4. ¿Entiendes que la respuesta a todo lo que te aqueja o preocupa no está en el problema mismo, sino en conocer a tu salvador, en entregarle tu vida, y comenzar a vivir para él?

     

     

  • Feb 14, 2016Filipenses 2: 5-11 “Humildad o soberbia, ¿qué camino escogerás?”
    Feb 14, 2016
    Filipenses 2: 5-11 “Humildad o soberbia, ¿qué camino escogerás?”
    Series: Filipenses

    HUMILDAD O SOBERBIA,

    ¿QUÉ CAMINO ESCOGERÁS?

    Filipenses 2:5-11

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos tomó su nombre de Felipe II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, quien conquistó la región para el siglo 4 a.C. Famosa por la batalla de Filipos en el 42 a.C. Donde los ejércitos Romanos de Antonio y Octaviano derrotaron a las de Bruto y Casio, uno defendía la república Romana y otro quería convertirla en el imperio Romano, venció el imperio y Filipos se convirtió en una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano.

     

    Filipos era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que se le llegó a llamar una roma en miniatura.

     

    De manera que la gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional, se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa, de estar exentos de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo. Y como todo ser humano, batallaban con su orgullo. Veamos el mapa y su cercanía con Roma.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En Hechos 16 en su segundo viaje misionero Dios le da una visión a Pablo de un varón Macedonio que le pedía ayuda, quien después de haber orado con Silas y Timoteo llegaron hasta Filipos. Estando ahí una mujer acomodada llamada Lidia se convierte, Pablo saca un espíritu de adivinación de una esclava, la cual daba buenas ganancias a sus dueños, estos meten a la cárcel a Pablo y a Silas, y dentro de la cárcel sucede un gran milagro, el lugar tiembla y todas las puertas se abren, el carcelero encargado, viéndose al filo de la muerte entrega su vida a Cristo junto con toda su familia, y así da comienzo esta hermosa iglesia.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma, la cual vemos descrita en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón por el año 62 d.C.

     

    El propósito de la carta.

     

    Esta carta más que doctrinal o correctora, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, podemos ver el corazón de un siervo maduro, que ha entregado su vida por la predicación del evangelio, lo cual lo ha llevado a padecer, pero desde su padecimiento nos da un mensaje de fortaleza, de confianza, de ánimo y de gozo, el cual es tan necesario para nosotros quienes también estamos muchas veces abrumados por el peso de vivir en este mundo caído, por eso Filipenses es llamada la carta del gozo y de la unidad.

     

    Esta carta también es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro.

     

    Ya aprendimos que lo primero que necesitamos para vivir una vida llena de gozo, es decidir andar en amor y perdón. También Pablo nos enseñó como es posible vivir una vida llena de gozo a pesar sufrimientos y dificultades, al tener una perspectiva eterna, Pablo estaba enfocado en el Evangelio, por lo tanto veía sus circunstancias en función al progreso del Evangelio, metas eternas, y no meramente temporales.

     

    Vimos cómo el tamaño del gozo o el sufrimiento en medio de la tribulación está ligado directamente con nuestra relación con Cristo o con este mundo y sus deseos, a cuál de los dos conocemos, cuál es nuestro Dios, a cual amamos, anhelamos y nos entregamos, que si es al mundo, la aflicción siempre será una derrota, una tragedia, si es a Cristo, será solo parte del entrenamiento, el mal necesario para llegar a nuestro verdadero hogar.

     

    La semana pasada comenzamos a ver cosas muy importantes, por ejemplo, Pablo nos mostró qué es lo que puede llevar a alguien a decidir morir a sí mismo y vivir su vida para Cristo a pesar de las tribulaciones, otra cosa importantísima, nos mostró como todo se trata de tener unidad de pensamiento, de convicciones, de sentir.

     

    Para esto vimos que lo primero que necesitamos es haber nacido de nuevo, tener vida eterna, y aquel que tiene vida eterna, o vida espiritual, da señales de vida, vimos cómo el que tiene vida en Cristo, la motivación interna del Espíritu Santo le es suficiente para vivir para Cristo y no para este mundo, o para sí mismo porque ha experimentado 5 cosas: Consolación en Cristo, Consuelo de Amor, Comunión del Espíritu, Afecto Entrañable, Misericordia.

     

    Si no estás muerto espiritualmente y tienes vida en el espíritu, significa que has experimentado estas cosas, por eso es que decimos una y otra vez que el cristianismo no es una religión, una membresía, una estructura de jerarquías, sino es una relación con el Dios vivo que trae vida, es haber experimentado el perdón de pecados, el haber sido trasladados de las tinieblas a la luz.

     

    Lo cual no solo nos ha dado un conjunto de ritos o liturgias a seguir, sino que ha hecho nacer en nuestro interior una nueva naturaleza, hay cambio de sentir, de pensar, de metas, de propósito. Por ejemplo un muerto está ajeno, inerte a las realidades que le rodean, un muerto no siente, no piensa, no huele, está desconectado de esta realidad, ciertamente lo pueden vestir, maquillar, hasta momificar y ponerlo en posición de jugar dominó, como recientemente lo vi en las noticias, pero ese ser no está ahí.

     

    Lo mismo es con alguien que no tiene vida espiritual, por más que le hables, por más ritos que haga, eso no le hace estar vivo, sino el haber experimentado vida, el haber dado ese primer respiro espiritual como un bebé cuando sale del vientre de su madre. Y aquel que ha experimentado estas cinco cosas, por consiguiente va a tener o a amar procurar un cambio interior, lo vimos:

     

    Se ocupará en causar gozo a su Señor procurando la unidad, será y procurará tener unidad de pensamiento o convicciones, entenderá lo que es el amor agape, amor incondicional y sacrificial que no busca razones para darlo, procurará y tendrá una misma alma, unanimidad de sentir, de esperanza, del gozo de ser parte de un mismo cuerpo, el cuerpo de Cristo. 

     

    No elegirá entregarse a su naturaleza pecaminosa, a la contienda, a la vanagloria, sino que abandonando la soberbia, elegirá tomar una posición de humildad dando honra y viviendo para servir a los demás, al intencionalmente estimar a su prójimo como superior a él mismo. Al no vivir centrado en sí mismo buscando su propia ventaja, sino el bien estar de su prójimo. Y Pablo finalmente nos dio una razón de peso suficiente, nos dijo:

     

    Flp 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

     

    Sencillamente hermanos, ese esa es la mente de Dios, es el corazón de Cristo nuestro Salvador. Y si nos llamamos hijos de Dios, si hemos experimentado esta vida nueva, entonces lo más lógico es que nos parezcamos a él. Lógicamente este debe el sentir de un creyente, de un cristiano genuino, lo debe procurar. Por eso el Señor dijo:

     

    Jua 13:34-35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

     

    Por eso yo titulé este mensaje: HUMILDAD O SOBERBIA, ¿QUÉ CAMINO ESCOGERÁS? El día de hoy estaremos examinando en qué consiste este sentir que hubo en Cristo Jesús, y vamos a ir correlacionando los versículos 3 y 4 con los versículos del 5 al 7. Demos lectura.

     

    1. Cristo siendo Dios y teniéndolo todo, renunció a todo por amor.

    Flp 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

    Una vez más, Pablo dice: esta es la mente de Cristo, esta es la manera en la que se ve la verdadera humildad, es una fotografía clara del amor agape, el amor desinteresado, servicial y sacrificial, ¿quieres conocer a Dios en esencia? Este texto lo describe.

     

    Se dice que este era un himno que la primera iglesia cantaba, el cual era un credo, de la encarnación de Cristo, un ejemplo a seguir, un canto de adoración. Imagínate si pusieras estos versículos en tu auto, en el refri, en tu cuarto, en el baño, para recordar el ejemplo supremo de humildad y del abandono del egoísmo, para recordar la dirección que debería tomar tu corazón, tu pensamiento, tu actitud, por lo tanto tu conducta. ¿Cuál es este sentir? Dice en los versículos 4 – 5:

     

    Flp 2:3-4 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

     

    Mis hermanos, nunca nos parecemos más a Satanás que cuando somos egocéntricos, soberbios, orgullosos, contenciosos. Satanás quiso subir al trono de Dios, al lugar más alto, sin embargo fue degradado al lugar más bajo. La esencia de todo pecado está en la soberbia

     

    de la misma manera, nunca nos parecemos más a Cristo que cuando somos humildes. Ahora, contrastemos estos dos textos, primeramente dice:

     

    Flp 2:6  el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

    En primer lugar, Cristo era Dios. Pablo escogió una palabra muy importante, para el final del primer siglo ya estaban dándose doctrinas acerca de la deidad de Cristo, que si se convirtió en Dios, que si había dejado de ser Dios, que si era Dios y dejó de serlo mientras estuvo en esta tierra. Pero esta Palabra lo deja muy claro, Jesucristo era Dios.

     

    La palabra forma es la palabra griega

    morfé,

    de donde viene la palabra morfosis, y significa naturaleza, o forma, aspecto. Denota la forma o rasgo distintivo especial o característico de una persona o cosa. En otras palabras la esencia de Cristo era ser Dios, Cristo en naturaleza era Dios y jamás dejó de serlo.

     

    Cristo perdonó pecados como Dios, recibió adoración como Dios, declaró una y otra vez ser uno con el Padre, en repetidas ocasiones quisieron matarlo porque él se hacía a sí mismo como Dios.  

     

    Mis amigos, Cristo es mucho más que un líder religioso como ninguno, o un hombre excepcional, o un iluminado, o más que un hombre, Cristo es Dios, y si quitas la deidad de Cristo, estás quitando la piedra angular del Evangelio y de toda la Palabra de Dios.

     

    Si Cristo no es Dios, el eterno Dios, estás dejando a la Biblia sin poder, sin razón de ser, todo el mensaje del Evangelio cae por tierra. Es algo muy serio porque tu destino eterno depende de esto, Jesús mismo dijo:

     

    Jua 8:24 Por eso dije que morirán en sus pecados; porque, a menos que crean que YO SOY quien afirmo ser, morirán en sus pecados». (NTV)

     

    Y la gente con la que hablaba entendía perfectamente que Cristo estaba hablando de que era Dios, por eso lo querían apedrear, por eso lo crucificaron no por lo que hizo, sino por quien dijo ser: El hijo del Dios viviente, Dios mismo.

     

    Pero, ¿qué creen? Siendo el Todopoderoso, estando en perfección eterna, Cristo no consideró, no creyó conveniente, no estimó que el ser igual a Dios era algo a lo que debía aferrarse, algo de lo que se debería apoderar.

     

    Y aquí tenemos el primer contraste: Pablo dijo:

    Flp 2:3a Nada hagáis por contienda o por vanagloria;

     

    Aferrarse tiene el sentido de arrebatar algo con violencia, retenerlo por la fuerza, de manera que  Cristo siendo Dios pudo haber venido y aún retener su posición. Él es el único que bien pudo haber venido a reclamar su derecho de creador del universo. El bien pudo haber llegado como lo muestra Apocalipsis 1:

     

    Apo 1:13-17 Y de pie en medio de los candelabros había alguien semejante al Hijo del Hombre. Vestía una túnica larga con una banda de oro que cruzaba el pecho. 14 La cabeza y el cabello eran blancos como la lana, tan blancos como la nieve, y los ojos eran como llamas de fuego. 15 Los pies eran como bronce pulido refinado en un horno, y su voz tronaba como potentes olas del mar. 16 Tenía siete estrellas en la mano derecha, y una espada aguda de doble filo salía de su boca. Y la cara era semejante al sol cuando brilla en todo su esplendor. 17 Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto

     

    Imagínate, Cristo pudo haber venido en esta forma desde el principio, pero, ¿qué hubiera sido de todos nosotros? Todos habríamos sido condenados, en un mundo en el que nadie le buscaba, al contrario, todos huíamos de él. Él no nos encontró cuando le buscábamos, sino que movió circunstancias, situaciones para producir en nosotros hambre de él.

     

    Pero, por nosotros mismos nuestros con nuestros pensamientos, intenciones y acciones, le blasfemábamos, le ofendíamos, la tierra hoy lo sigue haciendo, no solo le ignora, sino que le escupe el rostro, le muerde las manos que amorosamente Cristo extiende a una humanidad sumida en su necedad, la cual llama a lo bueno malo, y a lo malo bueno, la cual festeja su iniquidad, y llama libertad el hecho de pretender no tener que darle cuentas a quien lo creó. 

     

    Cristo bien pudo haber venido con toda justicia y verdad a reclamar, a arrebatar lo que es suyo, a hacer guerra contra nosotros, a exigir su gloria, porque la de él no sería vanagloria, sino gloria, porque él es el único que realmente tiene una gloria que exigir y que la humanidad neciamente le ha negado.

     

    Sin embargo Dios ya lo había planeado, el darnos perdón de pecados a través de su Hijo Unigénito, y para esto, Cristo voluntariamente no exigió lo que era suyo, él no hizo lo que era lógico, venir a hacer guerra y exigir su gloria. ¿Qué hizo en su lugar? Dice el verso 7:

     

    Flp 2:7a sino que se despojó a sí mismo,

    Despojar es la palabra Kenóo, la cual tiene el sentido de vaciar, denigrar, de esta palabra viene un término teológico llamado Kenosis, el cual explica la doctrina de la encarnación de Cristo, el hecho de que Cristo hizo hombre.

     

    Al igual que la palabra anterior morfe, esta palabra despojarse es muy importante porque si vemos el contexto de lo que viene hablando Pablo, es de la posición de humildad de Cristo, en este momento Pablo no está queriendo comprobar la deidad de Cristo o su humanidad, sino sencillamente mostrarnos cómo él no hizo nada por contienda o por vanagloria, sino que él se humilló. Cristo se vació a sí mismo para convertirse en hombre, Cristo renunció voluntariamente a sus privilegios divinos.

     

    Por supuesto que no significa que haya dejado de ser Dios, eso no es posible, es lo que él ya era aún antes de la fundación del mundo, era imposible que Cristo pudiera dejar de ser Dios, entonces, ¿a qué renunció Cristo? ¿Qué derechos, honores y privilegios dejó atrás? En primer lugar, él renunció a su gloria.

     

    1. Renunció a su gloria.

    La  Biblia inglesa KJ lo traduce: se hizo a sí mismo un hombre sin reputación, eligió no ser un hombre famoso por su capacidad, su guapura, su increíble y arrolladora personalidad. Siendo el rey de reyes, abandonó todo aquello con lo que podría haber sido exaltado o aclamado como ser humano. Jesús dijo en Juan 17:

     

    Jua 17:1-5 Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; 2 como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. 3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. 4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. 5 Ahora, Padre, llévame a la gloria que compartíamos antes de que comenzara el mundo.

     

    Cristo gozaba de gloria eterna, de ver a su Padre celestial cara a cara, gozaba de adoración eterna de ángeles celestiales, gozaba de estar desplegándola con todo su poder y estarla disfrutando por la eternidad. Y mientras estuvo en este mundo Cristo renunció a ella por completo.

     

    Al punto de que Judas tuvo que identificarlo con un beso, porque su aspecto era tan común y corriente, su personalidad, su aspecto, su actitud no intimidaban, al punto que se podía confundir con quien sea. No andaba con turbantes especiales, o con túnicas de lujo hechas de oro, con un báculo, un anillo, mitras, togas, o túnicas especiales que lo hicieran ver más espiritual o en un nivel superior al de los demás, Isaías escribió:

     

    Isa 53:2-3  El Señor quiso que su siervo creciera como planta tierna que hunde sus raíces en la tierra seca. No tenía belleza ni esplendor, su aspecto no tenía nada atrayente; 3 los hombres lo despreciaban y lo rechazaban. Era un hombre lleno de dolor, acostumbrado al sufrimiento. Como a alguien que no merece ser visto, lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta. (DHH)

     

    Y no solo renunció a su gloria, también renunció a su autoridad independiente.

     

    1. Renunció a su autoridad independiente.

    Durante su tiempo en la tierra, él se sometió por completo a la autoridad de su Padre,

     

    Mat 26:39 Él se adelantó un poco más y se inclinó rostro en tierra mientras oraba: «¡Padre mío! Si es posible, que pase de mí esta copa de sufrimiento. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía».

    Jua 5:30 Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo según Dios me indica. Por lo tanto, mi juicio es justo, porque llevo a cabo la voluntad del que me envió y no la mía.

    Heb 5:8  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

     

    Y no es que Cristo era desobediente, en absoluto, pero, lo que nos enseñan estos textos es que él renunció a su autoridad plena como Hijo de Dios por sobre todas las cosas, obviamente, en la trinidad, él está sujeto al Padre, pero aún así como Dios tiene total autoridad, él también dijo:

     

    Jua 10:18 Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. Pues tengo la autoridad para entregarla cuando quiera y también para volver a tomarla. Esto es lo que ordenó mi Padre». (NTV)

     

    Pero, al hacerse hombre él supeditó su voluntad totalmente a la del Padre, como lo tendríamos que hacer tú o yo, porque él tenía que hacerse ser humano en todos los sentidos, en todas las áreas para que su sacrificio en la cruz fuera en nuestro lugar.

     

    El primer Adán, del cual surgimos todos los seres humanos, pecó, de manera que toda su descendencia nace en pecado, pero, este segundo Adán, es decir, este segundo prototipo de ser humano, tenía que ser de la misma raza humana, pero sin pecado, para que en adelante su descendencia naciera sin pecado.

     

    1. Renunció a algunas facultades divinas.

    Cristo tuvo que vivir como nosotros dependiendo de la guía del Espíritu Santo, andar por fe, depender de la oración, confiar en su Padre celestial, por ejemplo él dijo:

     

    Mat 24:36 »Sin embargo, nadie sabe el día ni la hora en que sucederán estas cosas, ni siquiera los ángeles en el cielo ni el propio Hijo. Sólo el Padre lo sabe. (NTV)

     

    1. Renunció a la riqueza eterna y celestial.

    ¿Qué le podía haber faltado en el cielo? Imagínate, no creo que el lugar más lujoso, más cómodo, más espectacular que exista en este mundo se podría comparar al lugar de su habitación. Sin embargo, ¿dónde nació? En un establo porque no había lugar para él en ningún mesón, fue acostado en un comedero de animales, lleno de saliva y gérmenes.

     

    En vez de nacer en el el lugar más pomposo de Roma, fue anunciado en un lugar inhóspito a gente de dudosa reputación como los pastores, quienes tenían fama de flojos y rateros. Vivió siendo un carpintero y no un hombre prominente, y la lista seguiría. Jesús llegó a decir:

     

    Mat 8:20  Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza.

    2 Co 8:9  Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

    Y por si fuera poco tuvo que renunciar a la comunión que tuvo siempre con su Padre.

     

    1. Renunció a la comunión con su Padre

    Por primera vez en toda su eternidad Cristo se separó de la comunión con su Padre, de todas las cosas que tuvo que haber renunciado fue a eso, a tener que recibir el enojo, la ira, el juicio de su Padre en lugar de nosotros, en lugar de toda la humanidad, él dijo en Mt 27:46: “Dios mí, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? 2 Corintios dice:

     

    2 Co 5:21  Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.(NVI)

     

    Podemos ver claramente cómo Cristo no miró por lo suyo propio, y nos deja ejemplo de lo que es renunciar a nuestros derechos. Mis hermanos, los peores problemas que tenemos entre nosotros y en esta sociedad tienen esta causa, cada quién exige sus derechos, pone demandas, hace manifestaciones, promueve divorcios, hace guerras, revoluciones.

     

    Lo que es más hasta ceder el asiento delantero del pasajero produce pleitos, y le decimos al Señor, ¿que lo perdone? Cómo crees, me sacó la lengua, me hizo gestos, me dijo naco, lastimó mi auto estima, me hizo menos, habló mal de mí, del rey, de la reina intocable.

     

    ¿Que lo deje robarme, sacar ventaja de mí? No, si camarón que se duerme se lo lleva la corriente, si el pez chico se come al grande, si yo quiero ser alguien en la vida. ¿Según quién? No hay grande sino Cristo, y el se hizo el menor de todos.

     

    Mis hermanos, piensen en todas esas pequeñas cosas que Dios nos pide renunciar y nos parece una locura, una gran hazaña algo imposible, ¿por qué? Porque estamos demasiado inflados por nuestro orgullo, porque realmente creemos la mentira de Satanás de que somos algo, cuando el Señor lo dijo claramente:

     

    Luc 12:25-26 ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? 26 Ya que no pueden hacer algo tan insignificante, ¿por qué se preocupan por lo demás?

     

    Ni siquiera es de nosotros mantener nuestro corazón latiendo, por más saludable que comas, tu corazón está destinado a dejar de latir. Lo hemos dicho otras veces, ese sentido de control en tu vida es una ilusión, no tienes control de nada, no sabes lo que va a ocurrir el siguiente segundo, lo das por sentado y hasta puedes decir: me va a ir bien porque soy positivo y las buenas vibras y la buena suerte me acompañan, eso es mera superstición, porque no tienes nada que te lo asegure. Desnudo llegaste y desnudo te irás, con manos cerradas naciste, y con las manos abiertas te irás.

     

    Todo lo que este mundo nos ofrece como valioso, no es sino una vana ilusión, y por eso es que pablo menciona la vanagloria, ¿qué tienes títulos, autos, casas, poder? Pregúntale a Hugo Chávez, a Hitler, a Rockefeller. Una y otra vez el Señor habla en su Palabra de cómo va a aplastar toda jactancia, mira lo que se cumplió con algunas de estas naciones que en su tiempo fueron poderosas:

     

    Al pueblo Amonita mira lo que le dijo:

    Jer 49:4-5 Estás orgullosa de tus fértiles valles, hija rebelde, pero pronto se convertirán en ruinas. Confiaste en tus riquezas y pensaste que nadie podría hacerte daño. 5 ¡Pero mira! Yo traeré terror sobre ti —el Señor, el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales

     

    Al Pueblo de Edom le dijo:

    Jer 49:16 Has sido engañado por tu propio orgullo y por el temor que inspirabas en los demás. Vives en una fortaleza de piedra y controlas las alturas de las montañas. Pero aun si haces tu nido con las águilas en las cumbres, te haré caer estrepitosamente», dice el SEÑOR.

     

    ¿Se acuerdan del rey Nabucodonosor? El hombre se jactó de que él había edificado la gran Babilonia, él dijo:

     

    Dan 4:30-32  habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? 31 Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; 32 y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere.

     

    La Palabra está llena de advertencias en contra de los soberbios:

    Pro 27:1  No te jactes del día de mañana; Porque no sabes qué dará de sí el día.     

     

    Y ahí andamos, Dios bendíceme, mañana me va a ir bien, y más te vale Dios, si no me enojo y ya no voy a la iglesia, como si él nos debiera algo, no nos debe nada, nosotros se lo debemos todo, de él merecemos solo su justicia y juicio, y no nos lo da, con que estemos vivos ya es suficiente. Dice:

     

    Pro 16:18-19 El orgullo va delante de la destrucción, y la arrogancia antes de la caída. 19 Es mejor vivir humildemente con los pobres, que compartir el botín con los orgullosos.

    Pregúntale al Señor, quien vive y permanece para siempre. Uno más:

     

    Pro 18:12 La arrogancia va delante de la destrucción; la humildad precede al honor.

    Pregúntale al Señor, el punto es se honesto y pon delante de Dios aquello que él te pide que renuncies, porque es por tu bien, eso es mirar por lo de los demás, nadie abandonó, nadie desestimó, lo que Cristo decidió renunciar por amor a su Padre y por amor a nosotros, siendo Dios él nos estimó como superiores a el mismo, y decidió ver por nosotros y no por lo suyo, y bendecirnos al hacerse él mismo maldición, enriquecernos al empobrecerse hasta el punto de recibir sobre sí mismo el desprecio de su Padre celestial.  Y ahí no termina su decisión de humillarse mira:

     

    1. No solo decidió vivir como un hombre, sino que vivió como un hombre de la más baja categoría.

    Flp 2:7b tomando forma de siervo,

    Jesús no solo cedió todos sus privilegios, sino que se hizo un sirviente, no solo se sometió por completo a la voluntad de su Padre, sino que él mismo dijo:

     

    Mat 20:28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

     

    Unas horas antes de ser crucificado, él mismo sabiendo quién era, el Rey de reyes, sabiendo a dónde iba, de regreso a su trono eterno, podemos leer en Juan 12

     

    Jua 13:3 Jesús sabía que el Padre le había dado autoridad sobre todas las cosas y que había venido de Dios y regresaría a Dios. 4 Así que se levantó de la mesa, se quitó el manto, se ató una toalla a la cintura 5 y echó agua en una palangana. Luego comenzó a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.

     

    Jua 13:12-15 Después de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó: —¿Entienden lo que acabo de hacer? 13 Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy. 14 Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. 15 Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.

     

    Cristo tomó forma de siervo de más baja categoría. Escuchaba una historia de los tiempos en los que no había autos sino carruajes. Este hombre fue a comprar un boleto para viajar de cierto lugar a otro, vio el carruaje y se dio cuenta que todos los lugares eran exactamente iguales, pero los boletos variaban en precios de 1ª, 2ª y 3ª clase, así que dijo, bueno, pues me voy a ahorrar aquí un dinerito, no me importa ir hasta atrás, no soy tonto, todos los lugares son exactamente iguales.

     

    Pero, en cierto momento del viaje el carruaje llegó a una subida muy pronunciada, el cochero se levantó y dijo: Los de 1ª Clase pueden quedarse en sus asientos, los de 2ª Clase bájense y caminen, los de 3ª clase bajen y empujen. Así que este hombre entendió el porqué de los precios y ahora tenía que empujar.

     

    Y ¿saben qué? Así vino Jesucristo a ser un pasajero de 3ª Clase, no de 2ª, mucho menos de 1ª, así el Señor nos pide: se necesita más gente que se baje a empujar, menos gente centrada en sí misma, sino que no mire por lo suyo propio, sino que actúe en humildad, dispuesta a renunciar a sus derechos y servir. Mis hermanos, eso es lo que se necesita en el servicio, no gente exigiendo que se le reconozca como líder, sino sencillamente enfocada en los demás, en bendecir, dispuesta a lavar pies apestosos, sin esperar siquiera las gracias, porque así lo hizo nuestro amado Salvador. No solo eso, sino que dice Pablo:

     

    Flp 2:7c hecho semejante a los hombres

    ;

    Es decir, Cristo gozaba de gloria eterna, de hecho, Pedro, Juan y Jacobo lo vieron transfigurado, dice la Palabra:

     

    Mat 17:2  y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

     

    Ese no fue el milagro, el milagro fue que él haya escogido esconder toda su gloria bajo piel que suda y que apesta y que se deteriora y que necesita descanso y nutrientes para poder sobrevivir, dice en Hebreos:

     

    Heb 4:15 Pues nuestro Sumo Sacerdote puede compadecerse de nuestra debilidad, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; solo que él jamás pecó. (DHH)

    Cristo sintió temor, estrés, preocupación, al punto que en el huerto de Getsemaní Jesucristo sufrió Hematidrosis, el estrés llega a un nivel que los vasos sanguíneos se rompen. Cristo tuvo sueño al punto que cayó rendido en una barca a pesar de la tormenta. En todas las áreas Cristo se hizo completamente un ser humano, y al mismo tiempo jamás dejó de ser Dios.

     

    De ser inmortal, el Todopoderoso de quien depende toda la creación y es sustentada por él, dice en Colosenses:

    Col 1:15-17 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

     

    Este Dios se hizo carne decadente como la nuestra, ¿qué te parece? Renunció a todos sus derechos al no ver por lo suyo propio. Y ahí no paró, mira, bajó todavía más, dice así:

     

    • Eligió la muerte, escogió morir como el peor de los criminales.

    Flp 2:8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

    Y no suficiente con haberse humillado al hacerse hombre, se humilló a sí mismo, ¿cómo? Eligiendo no vivir como un hombre importante, renunciando a todos los derechos que un ser humano podría haberle dado, fue perseguido, fue despreciado, y no solo eso, sino que fue a la muerte, en obediencia a su Padre celestial.

     

    Mis hermanos en este mundo material no existe cosa más terrible, más trágica que la muerte, sea viejo, mediano, joven y todavía más algún bebé. Aún cuando todos morimos, nadie elige la muerte, pero, dice la Palabra:

     

    Rom 5:7-8 Ahora bien, casi nadie se ofrecería a morir por una persona honrada, aunque tal vez alguien podría estar dispuesto a dar su vida por una persona extraordinariamente buena. 8 Pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.

     

    Cristo no vio por lo suyo propio, no tomó ventaja de su posición, murió por amor a nosotros, por favor trata de visualizar desde dónde viene nuestro Señor bajando, cómo va humillándose más y más. Por eso tú dirías, bueno, pues hizo una huelga de hambre, o lo traicionaron y le dieron una puñalada por la espalda y al final murió como un héroe, y le hicieron un funeral honroso, donde tiraron cañonazos en su honor, o le levantaron un monumento, para nada.

     

    Murió de la manera más vergonzosa, degradante y desgarradora que jamás se pudo haber inventado. La gente que moría en la cruz ni siquiera era considerada humana por los romanos, además de la humillación previa que consistía en escarnecer a la persona así como varios cientos de soldados humillaron a Cristo, escupiéndolo y golpeándolo, burlándose de él, poniéndole una corona de espinas.

     

    Después sometiéndolo a la tortura de los latigazos, de la cual muchos presos ya ni siquiera salían vivos, ya que el látigo era hecho de cuero con puntas de metal y de hueso afilado para rasgar y hasta dejar expuestos músculos, nervios y hasta órganos internos.

     

    Después la cruz, donde eran clavados desnudos por en medio de las muñecas pasando el clavo por un nervio que provocaba un dolor intensísimo, y así mismo por el empeine en los pies, provocando asfixia, ya que la posición en la que eran clavados oprimía el diafragma, podían tomar aire, pero para soltarlo necesitaban jalarse de las manos clavadas y apoyarse en los pies clavados, era una muerte dolorosa, lenta y denigrante, los presos podían durar hasta una semana vivos y comidos por aves de rapiña.

     

    No hubo lugar más abajo a donde ir, por favor si es que puedes, imagina el trono celestial, ahora imagina a nuestro Señor en una tumba con un cuerpo irreconocible debido al tormento. Ahora vuelve a leer conmigo:

     

    Flp 2:3-4 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

     

    ¿Te das cuenta del valor de la humildad? ¿Puedes ver en qué consiste el corazón de Dios? No cabe para nada que seas un jactancioso, que digas: yo perdono, pero no olvido, que digas: es que es muy difícil, ¿de veras, te escupieron, te humillaron, te pusieron una corona de espinas, te arrancaron la barba o el cabello, te desnudaron y te clavaron a una cruz? Aún que así hubiera sido, cosa que no creo, Cristo te dejó ejemplo para seguir sus pisadas, dice Pedro:

     

    1 Pe 2:19-24 Pues Dios se complace en ustedes cuando hacen lo que saben que es correcto y sufren con paciencia cuando reciben un trato injusto. 20 Es obvio que no hay mérito en ser paciente si a uno lo golpean por haber actuado mal. Pero, si sufren por hacer el bien y lo soportan con paciencia, Dios se agrada de ustedes. 21 Pues Dios los llamó a hacer lo bueno, aunque eso signifique que tengan que sufrir, tal como Cristo sufrió por ustedes. Él es su ejemplo, y deben seguir sus pasos. 22 Él nunca pecó y jamás engañó a nadie. 23 No respondía cuando lo insultaban ni amenazaba con vengarse cuando sufría. Dejaba su causa en manos de Dios, quien siempre juzga con justicia. 24 Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, son sanados.

     

    ¿Qué es eso tan grande que Dios te pide que entregues y que no puedes hacer? ¿De veras te será tan difícil perdonar, amar, servir, mantener la unidad en simple obediencia?

     

    Mis hermanos, y no lo hizo solo por puro gusto, claro que tuvo gozo en pensar y en ver el fruto de su sacrificio, la gloria que le traería a su Padre, sino que lo hizo porque era necesario, porque era la única solución para nuestro problema de pecado. Si te está siendo posible ver el nivel de sufrimiento de Cristo de alguna manera, necesitas saber que así de serio es nuestro pecado, nuestra culpa, al punto que la única manera de resolverlo no fue que Dios diera una galaxia o creara un súper hombre, sino que él mismo tuvo que venir a arreglar lo que nosotros descompusimos.

     

    Cada vez que te preguntes o que escuches la frase: “¿dónde está Dios que permite tanto sufrimiento en el mundo? Si existiera un Dios no habría muerte, enfermedad, catástrofes naturales. Si te preguntas, ¿por qué tanto sufrimiento en mi vida, porqué mi padre no me quiso o mi madre, o mi esposo, o mi esposa, o mi novio? La respuesta es por tu pecado, y el pecado del mundo entero, y al mismo tiempo, ¿dónde estaba Dios en medio de todo eso? La respuesta es en la cruz, ahí estaba el Señor, dice en 2 Corintios:

     

    2 Co 5:19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados

     

    Porque el problema es que no solo la gente pecó contra ti, tu has pecado y pecas contra los demás, y si el Señor hubiera intervenido con juicio, a ti también te hubiera tocado tu parte, y la paga del pecado es muerte, todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios, por eso hoy es el tiempo de Dios, de la reconciliación de creer esto y venir a los pies de Cristo y ser perdonados, y recibir vida nueva.

     

    ¿Y qué pasó entonces? Dejamos a Cristo en una humillación total, donde ya no había más lugar a dónde bajar, al morir, para este mundo ya fue, no hay más para abajo, pero, veamos lo que sucedió después:

     

    1. Detrás de la humillación está la verdadera exaltación, detrás de la soberbia está la verdadera humillación, ya que le dio el derecho de ser Señor de todo.

    Flp 2:9a Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,

    Juntamente con su humillación, también vino su exaltación, Cristo bajó hasta donde ya no se podía bajar más, Dios lo exaltó hasta donde no se puede subir más, y no solo eso, sino que el hecho de que Cristo se haya hecho hombre, ahora como un infinito Dios y hombre, ganó privilegios que no tenía como la 2ª persona de la trinidad, veamos algunos de ellos:

     

    Hch 5:30-31 El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. 31 A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.

     

    Ahora Cristo no solo es el hijo de Dios, sino que está a la diestra del Señor como un príncipe y como un Salvador en el cual hay arrepentimiento y perdón de pecados. ¿Qué implica esto? Dice en Hebreos:

     

    Heb 4:14 Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos.

     

    Es decir, en Cristo podemos recorrer un camino que él hizo al atravesar los cielos, nos podemos acercar confiadamente a él, sin temor a ser fulminados, es un infinito Dios, pero, a la misma vez es de nuestro tamaño, él atravesó los cielos desde su trono para alcanzarnos, y habiéndose humillado hasta la muerte de cruz y haber resucitado, atravesó los cielos de regreso, pero esta vez como Salvador y Señor de aquellos que hemos creído. ¿A qué punto?

     

    Dice Hebreos 7 comparando el sacerdocio de Jesús con el sacerdocio de Leví y sus hijos. Un sacerdote es un mediador entre Dios y los hombres, quien presenta por el pueblo a Dios sacrificios para ser reconciliados, y quien además bendice al pueblo en señal de aceptación, es decir, un mediador que acerca al pueblo a Dios y a Dios al pueblo, pero Hebreos nos muestra un contraste entre sacerdotes humanos, y Cristo, dice:

     

    Heb 7:23-27 Hubo muchos sacerdotes bajo el sistema antiguo, porque la muerte les impedía continuar con sus funciones. 24 Pero dado que Jesús vive para siempre, su sacerdocio dura para siempre. 25 Por eso puede salvar —una vez y para siempre — a los que vienen a Dios por medio de él, quien vive para siempre, a fin de interceder con Dios a favor de ellos. 26 Él es la clase de Sumo Sacerdote que necesitamos, porque es santo y no tiene culpa ni mancha de pecado. Él ha sido apartado de los pecadores y se le ha dado el lugar de más alto honor en el cielo. (NTV)

     

    Los sacerdotes del AT eran simples hombres pecadores que morían, pero, mira Jesucristo: vive para siempre, puede salvar de una vez, intercede por nosotros, y su intercesión por nosotros es eficaz y  perfecta, Cristo y solo Cristo es nuestro intercesor, no santos, no vírgenes, eso no lo enseña la Palabra.

     

    Pero Cristo, al hacerse hombre, al morir y resucitar ganó el privilegio de convertirse en un mediador eficaz entre Dios y nosotros, por eso también dice la Escritura que no hay ningún otro mediador entre Dios y los hombres, que no nos ha sido dado otro nombre en el cual podamos ser salvos, sino el el nombre de Jesucristo. Y no solo eso, mira:

     

    Jua 5:22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que le ha dado al Hijo autoridad absoluta para juzgar,

     

    Dios le ha dado autoridad para juzgar, para darnos vida nueva, para resucitarnos junto con él, y según 1 Cor 15, ganó el privilegio de que todo autoridad, gobernante, poder y dominio va a quedar bajo sus pies.

     

    1Co 15:24-25 Después de eso, vendrá el fin, cuando él le entregará el reino a Dios el Padre, luego de destruir a todo gobernante y poder y toda autoridad. 25 Pues Cristo tiene que reinar hasta que humille a todos sus enemigos debajo de sus pies.

     

    El día de hoy hermanos cada creyente es receptor de todas estas bendiciones, y no solo eso, dice Pablo:

     

    Flp 2:9b y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

    El es ahora el Salvador, el Cristo, el Señor, el Rey, el Maestro, Tomás le dijo en Jn 20:29, Señor mío y Dios mío, Señor de todo, en quien tenemos victoria total y eterna, todos estos privilegios ganó el Señor en su humillación. Dice en Isaías bien claramente:

     

    Isa 45:21-23 Proclamad, y hacedlos acercarse, y entren todos en consulta; ¿quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehová? Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí. 22 Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más. 23 Por mí mismo hice juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua.

     

    Apo 17:14  Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

    En la última batalla al final de la gran tribulación, Cristo ha ganado con su vida muerte y resurrección el reino de esta tierra, lo ha arrebatado a Satanás y este día se acerca hermanos, dice así en Ap 19:

     

    Apo 19:14-16 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

     

    Hch 4:11  Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. 12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

     

    Este título es solo para el infinito Dios, hecho hombre, encarnado, quien por su humillación fue exaltado de esta manera. Y como ya lo mencionamos:

     

    Flp 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

    El nombre de Jesús el cual es Señor, controlador, dueño de todo, toda rodilla se doblará, es decir, todos aquellos que se decidieron por la soberbia, el orgullo, por la vanagloria, finalmente serán humillados. Los cielos, donde millares y millares de ángeles el día de hoy se humillan y cantan de gozo por la gloria de nuestro Salvador y creador.

     

    Piensa en todo aquello que te causó una impresión buena al verlo, quizá al ganar un premio, al ver una película de súper héroes, no lo se, eso que se siente cuando hay una victoria de tu  equipo favorito, que ganara el mundial o la copa más grande que exista, bueno, pues el contemplar la gloria de Dios es eso multiplicado por millones y millones, además de que no dura los segundos que levantan el trofeo o la copa, sino es ese sentir de victoria, de gozo, de gloria, por siempre y por la eternidad.

     

    Por eso es que en el cielo no para la alabanza, quítate de la mente ese rollo de angelitos aburridos tocando su arpa en las nubes, nada que ver. Y no solo en los cielos, sino en la tierra, donde todos los creyentes redimidos tendremos este gozo incalculable e inigualable de postrarnos delante de nuestro Rey, un festejo eterno, y maravilloso.

     

    Pero, en la tierra también implica reinos, gobiernos, y toda la gente malvada que decidió no humillar su corazón y que incrédulamente rechazó la invitación de perdón de un Dios bueno, que le dejó con los brazos extendidos y que además le blasfemó. Esta gente al final será humillada hasta lo más bajo, porque como Satanás quiso elevarse a lo más alto.

     

    Y debajo de la tierra, es decir Satanás y todos sus secuaces, esa tercera parte del cielo que se degradó a sí misma y se convirtió en enemiga de Dios, todos ellos estarán humillados delante de Dios, para los que creímos será voluntario y bienaventurado, es decir, no existirá mayor gozo, pero para aquellos que le rechazaron y que decidieron malignamente odiar a Dios, será algo involuntario y además lleno de desesperanza, dolor, y desolación.

     

    Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

    Toda lengua o con gozo indescriptible para los suyos, o rechinando los dientes para sus enemigos, estará de acuerdo y confesará con su boca que Jesucristo es Señor, que él tiene el poder absoluto de gobernar sobre todo y sobre todos, que él es el dueño y Señor de todo lo que existe y respira. Y todo será para la gloria de Dios Padre, el objetivo más alto de Jesucristo, traerle gloria a su Padre, quien se goza exaltando al Hijo, quien se goza trayéndole gloria a su Padre.

     

    Nosotros somos receptores y beneficiados secundariamente, el centro del Evangelio no somos nosotros, él nos ama, y su amor supera, rebasa todo lo que podamos imaginar, pero, no es que Dios era infeliz sin nosotros y tuvo que crearnos para sentirse menos solo, no, para nada, él es Dios y está completo sin nosotros, pero el plan de redención le trae aún más gloria.

     

    Y él no es egocéntrico, él es Dios, él sí lo creó todo, él sí es Señor de todo, y su obra en nosotros contrasta en maneras que solo alcanzaremos a vislumbrar cuando estemos con él su misericordia, su gracia, su perdón, su bondad en gentes como nosotros, pecadores, débiles, necios, en quienes terminará una obra maravillosa en quienes imprimirá su imagen maravillosa.

     

    Por eso elige el día de hoy humillarte bajo la poderosa mano del Señor, vale la pena, ya lo vimos, no hay vida más miserable, siempre exigiendo más y nunca sentirse saciada que la que vive centrada en sí misma, que el que vive para exigir, y nunca para dar, nunca para servir, siempre exigiendo ser reconocido, ser tratado como lo que no es, elige hoy confesarlo, porque de cualquier manera lo harás, hazlo hoy y conviértete en su amigo, no esperes hasta que lo tengas que hacer como su enemigo.

     

    Humíllate hoy bajo su poderosa mano, escoge la humildad y no la vanagloria y la contienda, el Señor lo dijo: 

     

    Mat 23:9-12 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10  Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11 El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. 12 Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

     

    Y además te voy a decir algo, date cuenta que pretender vivir en tu egoísmo, en tu egocentrismo, es cansado, es decepcionante a la hora de darte cuenta de tu triste realidad, no esperes a que tu fuerza se acabe, a que tu gloria de hombre que es como hierba que hoy es y mañana deja de ser, te deje en miseria.

     

    Mira cualquier cosa que estés sufriendo, de aquí a 100 años, no va a ser relevante, y si eres creyente el Señor está preparándote para la eternidad, porque él sabe que en el momento en el que des tu primer respiro a la vida eterna, toda lágrima será enjugada, no habrá más llanto, ni dolor, ni enfermedad, sino gozo absoluto, por eso el Señor está más interesado en tu eternidad que en tu aquí y ahora.

     

    Por favor, deja de creerle al mundo, deja de bailar al son que te toca, deja de estar en su sintonía vacía y engañosa, hoy mismo como Pablo puedes disfrutar de gozo, plenitud, esperanza aún a pesar de la aflicción de este mundo, pero depende de dónde está tu tesoro, porque ahí estará tu corazón, y si está en este mundo, el día que este falte, terminarás en miseria, y como enemigo de Dios.

     

    Mi hermano, mi hermana, ¿quieren descanso? No lo van a encontrar si siguen creyendo la mentira de que es en su soberbia, esta justamente es la esencia del pecado, yo puedo, no te necesito Dios, yo voy tras mis sueños, mis caminos, mi ventaja, y si quieres algo conmigo entonces cúmpleme mis deseos egoístas, pero ¿sabes qué? Ahí no hay descanso, ¿quieres saber dónde hay descanso? Mira lo que dijo el Señor y con esto termino:

     

    Mat 11:25-30 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. 26 Sí, Padre, porque así te agradó. 27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. 28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

     

     

  • Feb 7, 2016FILIPENSES 2: 1-11 “Las señales de vida de un creyente genuino”
    Feb 7, 2016
    FILIPENSES 2: 1-11 “Las señales de vida de un creyente genuino”
    Series: Filipenses

    LAS SEÑALES DE VIDA DE UN CREYENTE GENUINO

    Filipenses 2:1-11

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos tomó su nombre de Felipe II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, quien conquistó la región para el siglo 4 a.C. Famosa por la batalla de Filipos en el 42 a.C. Donde los ejércitos Romanos de Antonio y Octaviano derrotaron a las de Bruto y Casio, uno defendía la república Romana y otro quería convertirla en el imperio Romano, venció el imperio y Filipos se convirtió en una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano.

     

    Filipos era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que se le llegó a llamar una roma en miniatura.

     

    De manera que la gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional, se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa, de estar exentos de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo. Y como todo ser humano, batallaban con su orgullo. Veamos el mapa y su cercanía con Roma.

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En Hechos 16 en su segundo viaje misionero Dios le da una visión a Pablo de un varón Macedonio que le pedía ayuda, quien después de haber orado con Silas y Timoteo llegaron hasta Filipos. Estando ahí una mujer acomodada llamada Lidia se convierte, Pablo saca un espíritu de adivinación de una esclava, la cual daba buenas ganancias a sus dueños, estos meten a la cárcel a Pablo y a Silas, y dentro de la cárcel sucede un gran milagro, el lugar tiembla y todas las puertas se abren, el carcelero encargado, viéndose al filo de la muerte entrega su vida a Cristo junto con toda su familia, y así da comienzo esta hermosa iglesia.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma, la cual vemos descrita en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón por el año 62 d.C.

     

    El propósito de la carta.

     

    Esta carta más que doctrinal o correctora, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre animando y exhortando a sus hijos, podemos ver el corazón de un siervo maduro, que ha entregado su vida por la predicación del evangelio, lo cual lo ha llevado a padecer, pero desde su padecimiento nos da un mensaje de fortaleza, de confianza, de ánimo y de gozo, el cual es tan necesario para nosotros quienes también estamos muchas veces abrumados por el peso de vivir en este mundo caído, por eso Filipenses es llamada la carta del gozo y de la unidad.

     

    Esta carta también es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro.

     

    Ya aprendimos que lo primero que necesitamos para vivir una vida llena de gozo, es decidir andar en amor y perdón, lo cual es una cuestión de obediencia, no de capacidad, y no hacerlo siempre resultará en amargura y al final condenación.

     

    También aprendimos que aún cuando la respuesta natural ante las pruebas, a pesar de las promesas de Dios es salir de ellas lo más pronto posible, porque obviamente no es agradable estar padeciendo, Pablo nos enseñó como es posible vivir una vida llena de gozo a pesar sufrimientos y dificultades, nos mostró que:

     

    Necesitamos una perspectiva correcta de las dificultades, Pablo estaba enfocado en el Evangelio, por lo tanto veía sus circunstancias en función al progreso del Evangelio, metas eternas, y no meramente temporales. También vimos que la aflicción no solo llega de fuera, sino de dentro de la iglesia con gente contenciosa, pero al igual, esta perspectiva eterna, nos protege de perder el gozo y la esperanza.

     

    Vimos cómo el tamaño del gozo o el sufrimiento en medio de la tribulación está ligado directamente en función a nuestra relación con Cristo o con este mundo y sus deseos, a cuál de los dos conocemos, cuál es nuestro Dios, a cual amamos, anhelamos y nos entregamos. Si es al mundo, la aflicción siempre será una derrota, una tragedia, si es a Cristo, será solo parte del entrenamiento, el mal necesario para llegar a nuestro verdadero hogar.

     

    Y por último vimos el perfil de un creyente en medio de la tribulación que está enfocado en Cristo, que le conoce y le ama:

     

    Vimos que persevera y no depende de que alguien más que lo esté viendo, felicitando, empujando o manipulando. Al enfrentar la prueba no se aísla como un llanero solitario y abandona su lugar en el cuerpo de Cristo, sino que combate en unidad y unanimidad como parte de un mismo ejército. Se fortalece enfocado en la fe, en la verdad, en el Evangelio. No da lugar al temor por la persecución o sufrimiento a causa de Cristo. En lugar de temer a los opositores y verlos con resentimiento, los ve con conmiseración, porque sabe que la persecución es una señal de que anda verdaderamente en la luz, de manera que para el que tiene esta perspectiva eterna, sabe y cree que es un privilegio el que Dios le conceda padecer por causa de Cristo, el cual junto con la prueba, le dará gracia abundante.

     

    Ahora, para un mundo como el nuestro materialista, ateo, naturalista, el cual ha elegido no creer en una vida después de la muerte, y que ha decidido creer que estos 80 años es lo único que tiene para vivir, que ama el aquí y el ahora, que tiene las cosas eternas como una mentira, una broma, en el mejor de los casos como un sueño, una utopía o cuento de hadas, que ama su vida y lo que este mundo ofrece, lo que Pablo acaba de hablar le suena como una locura.

     

    Entonces, ¿a qué tipo de gente estas promesas no le suenan como algo extraño, radical o loco? Pablo nos va a mostrar en este capítulo qué tipo de personas son aquellas que pueden tener este gozo, esta esperanza a pesar de la tribulación, yo les llamaría gente que ha nacido de nuevo y por lo tanto tiene nueva vida, pero, ¿cómo saberlo? ¿Cuáles son los síntomas de que hay vida eterna en mí, cómo saber si estoy vivo espiritualmente? Por eso yo titulé este mensaje: LAS SEÑALES DE VIDA DE UN CREYENTE GENUINO. Demos lectura.

     

    1. El que tiene vida en Cristo, la motivación interna del Espíritu Santo le es suficiente para vivir para Cristo y no para este mundo.

    Flp 2:1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia,

    Pablo comienza con un “por tanto”, y siempre que leemos esta frase preguntamos, ¿qué tanto? Esto nos dará el contexto, por este gozo que tiene Pablo el cual ni la persecución, ni la envidia, ni el cautiverio pudieron quitarle, al estar enfocado en Cristo, en su Evangelio, gozoso por el fruto del mimo, al tener una esperanza eterna. Es decir, si estamos en la misma página, eso significa que todos tendríamos que llegar a una misma conclusión, a una misma actitud, a una misma unidad de propósito, es decir, si todas estas cosas están en ti, va a haber un resultado en tu vida.

     

    Analicémoslas, porque estas son las señales de vida que un creyente puede identificar en sí mismo. Y comienza con una frase que quizá nos pueda confundir un poco, porque dice: “si hay”. Y efectivamente, sí hay, en otras palabras, no está poniendo en duda que estas cosas estén disponibles de parte del Señor para cada persona que ha creído, entonces, este no sería el si de la duda, sino el sí de la confirmación, ahí está la consolación, el consuelo, etc., podríamos decir: “ya que hay, ya que estas cosas están ahí”, dice Pablo, completen mi gozo.

     

    Pero también es una pregunta retórica para cada uno de nosotros, ¿qué hay en ti? Como creyente, ¿qué te mueve, te impulsa, te motiva, o te inspira? ¿Están estas cosas ahí? Si están, podrás obedecer a lo que Pablo nos va a insistir, pero, si no están no será difícil, será imposible.

     

    Ahora que hemos estado en la escuela para padres, nos ha quedado claro cómo buscamos en nuestros hijos una motivación interna, no solamente externa, y para esto necesitamos llegar a su corazón, donde está el centro de su voluntad, donde reside su conciencia y donde el Espíritu Santo habla, confirma, fortalece, levanta, impulsa.

     

    Y es lo mismo para nosotros, ¿qué necesitaríamos para ser y andar en los caminos de Dios, motivación externa, gritos, sustos, temor, la labia de alguien, que nos ofrezcan una lujosa recompensa aquí o en el cielo, manipulación de mis emociones, etc.? ¿Qué nos mueve a conducirnos como lo hacemos, a tomar decisiones, de obediencia o desobediencia que honran a Dios o lo deshonran? O por el contrario, ¿Será será la inspiración, el impulso interno que viene de la dulce voz, la fortaleza del Espíritu Santo que reside en nosotros como creyentes?

    De esto depende tener una vida llena de gozo y esperanza, o de amargura y desesperanza. ¿Cuáles son entonces las señales de vida que un creyente debería tener? Pablo comienza con 5 motivadores internos que son capaces de transformar el corazón y la mente de una persona, los cuales más que conceptos, o información, son una experiencia. ¿En qué consiste entones esta experiencia? ¿Qué sí hay?

     

    1. Consolación en Cristo.

    Flp 2:1b si hay alguna consolación en Cristo

    Vemos un parecido en la consolación y el consuelo, pero, son dos palabras diferentes en el griego, esta es la palabra paráklesis, y aún cuando significa consolar, confortar, también tiene el significado de implorar, de suplicar, de estimular, de rogar, de ayudar dando el empujón, es un verbo activo. De hecho, el Espíritu Santo es llamado en Juan 14 el parakletos, el consolador. De manera que estamos hablando del Espíritu Santo empujándonos, fortaleciéndonos impulsándonos desde dentro a caminar en Cristo.  

     

    ¿Ha impactado el sacrificio de Cristo, su muerte, su resurrección su perdón, la vida eterna, Cristo mismo vivo y resucitado en tu vida? ¿De qué manera? ¿Te has convertido en su discípulo? Porque a eso nos llama, no solo a tener una fe estática y decir: “yo si creo en Cristo”. No, mucho más allá Cristo nos llama a pertenecerle, a seguirlo, a morir a nosotros mismos, a ya no vivir nosotros y que él viva, ¿qué dice?

     

    Mat 16:24-25 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

     

    Por eso mis hermanos, debemos tener claro que Cristo llama a todo aquel que quiere venir a él, a ser su discípulo, no hay separación entre un creyente y un discípulo, cuando una persona cree en Cristo, es porque está decidiendo seguirle y se está convirtiendo en discípulo del Señor, un discípulo es alguien que tiene sus ojos puestos en su maestro y sigue sus pasos, que escucha la voz de su maestro decirle:

     

    Jua 12:24-26 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. 25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

    Jua 6:35 Jesús les respondió: —Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca volverá a tener hambre; el que cree en mí no tendrá sed jamás.

    Jua 10:9 Yo soy la puerta; los que entren a través de mí serán salvos. Entrarán y saldrán libremente y encontrarán buenos pastos. (NTV)

    Jua 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

    Jua 10:14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,

    Jua 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

    Jua 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

    Jua 15:5 »Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.

     

    Aquel que está en Cristo de una manera u otra tiene esta certeza en su corazón, tiene al Espíritu Santo en su interior dándole testimonio de su presencia, proveyéndole seguridad eterna, promesas, gozo, a pesar de cualquier circunstancia, incluso la persecución o la tribulación. Un creyente genuino ha experimentado este estímulo de parte de su Señor. Y no solo eso, dice Pablo:

     

    1. Consuelo de Amor

    Flp 2:1d si algún consuelo de amor,

    Esta es la palabra paramúdsion en griego, mientras que paráklesis se enfoca más en la acción de impulsar, es el Espíritu Santo dándonos testimonio, animándonos, fortaleciéndonos, paramúdsion se enfoca más en experimentar este amor en carne propia. Esta canción que hemos cantado últimamente de Bienvenido Santo Espíritu, hay una frase que dice: “ya probé y pude ver”.

     

    A esto se refiere, no solo que escuchaste, no solo que alguien te vino a hablar de lo hermoso que es algo, sino que tú diste un paso de obediencia, y al obedecer y caminar con Cristo comprobaste lo bueno, perfecto y agradable que es el amor de Dios.

     

    Por ejemplo, en mi vida antes de Cristo, perdido, muerto en mis pecados, hace 17 años que el Señor me encontró, y me dio vida, hoy tengo 43 años, te puedo decir con toda certeza en mi corazón, de los momentos más alucinantes, incluso los mejores momentos, que no tuvieron que ver necesariamente con pecado, de esos 26 años no hay nada que se compare en absoluto con el momento en el que fui perdonado y recibí vida eterna, con la maravillosa experiencia de tener al Dios vivo como Padre, perdonándome, dándome vida, esperanza, esa paz que nunca conseguí en ningún lado. Y no es que todo fue color de rosa a partir de que llegué al Señor, pero si sé, que desde que el Señor me alcanzó, no ha habido un solo día que despierte y diga, ¿qué hago aquí perdiendo mi tiempo, me iba mejor en Egipto?

     

    Tengo consolación en mi corazón, tengo este amor inigualable de Dios, ese incentivo, estímulo, un refrigerio de amor en mi interior que constantemente me hace sopesar entre los momentos de dificultad en Cristo y los horribles momentos sin Cristo. Un creyente tiene este consuelo del amor de Dios en su vida, el cual no cambia por nada, porque no hay nada mejor.

    1. Comunión del Espíritu

    Flp 2:1e si alguna comunión del Espíritu,

    Comunión, koinonía en griego, en 1 Corintios lo vimos, en Sanas Palabras, el Espíritu Santo nos ha injertado en el cuerpo de Cristo, al decir, “estamos en Cristo”, somos miembros de un cuerpo, así como una mano, un pie, un ojo, a la misma vez, somos, dice 1 Pedro 2:5, piedras vivas, ladrillos espirituales que juntos, bien unidos conformamos un templo santo en el Señor.

     

    ¿Quién nos pone ahí? El Espíritu Santo, quien nos hace participar según 1 Pedro 1:4 de la naturaleza divina, por lo tanto conformamos esta familia, de hijos de Dios, miembros del cuerpo de Cristo, piedras de un lugar Santo el cual no es un edificio de metal, sino un grupo de creyentes quienes tenemos este sentido de pertenencia, que al estar juntos ofrecemos sacrificios espirituales agradables a Dios.

     

    Así por el Espíritu participamos, contribuimos, nos ayudamos, nos necesitamos, somos parte de algo superior y maravilloso, no estamos solos en el universo, en este mundo de desesperanza. Y juntos gozamos de estas promesas, de privilegios, de la presencia de Dios, lo cual alguien que no tiene vida espiritual no entiende, ni tampoco puede disfrutar, a menos que se arrepintiera, le creyera a Dios y por medio de Cristo recibiera perdón de pecados, lo cual es una invitación abierta, por cierto. Pero, así un creyente experimenta esta comunión del Espíritu, un incentivo más para obedecerle.

     

    1. Afecto Entrañable.

    Flp 2:1f si algún afecto entrañable,

    Splánjon en griego, literalmente intestinos, entrañas, es decir, todo lo que implica tus emociones y sentimientos, ya lo vimos hace dos semanas, el amor implica sentimientos, pero, no en el orden en el que el mundo secular lo ve, quien es arrastrado precisamente por sus pasiones y deseos, y la voluntad ahí va arrastrada por ellos a la desesperación y heridas.

     

    No así el Señor, quien lo diseñó correctamente, mi voluntad, mi decisión de amar, es como la máquina de un tren la cual va al frente y le da dirección a los demás vagones, nuestros sentimientos y emociones.

     

    Pero, éstos están incluidos, Dios no nos manda ser robots programados para servir o para contestar respetuosamente, personas frías, no, el diccionario interlineal, traduce afecto entrañable como tiernos cariños, es decir, en un creyente también existe este apapacho sincero, el cual también nos da amistades entrañables, sinceras, enriquecidas por este amor agape, las cuales a diferencia de cualquier amistad sin Cristo, durarán por la eternidad, si tu mejor amigo no tiene a Cristo, y no se arrepiente, él no va a permanecer, pero, tus amigos en Cristo los podrás disfrutar por la eternidad.

     

    Es esta relación amistosa, cálida a la cual el Señor mismo nos llama a tener, ¿se acuerdan de Abraham, cómo fue llamado y cómo nos llamó el Señor?

     

    Stg 2:23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

    Jua 15:15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

     

    El mismo Pablo me encanta ver su corazón cuando le está pidiendo a Filemón que reciba a su esclavo Onésimo, quien al parecer había escapado, pero se encontró con el Señor cuando Pablo le predicó el Evangelio, mira el corazón de Pablo, este afecto entrañable:

     

    Flm 1:15-18 Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre; 16 no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. 17 Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo. 18 Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta. 19 Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también. 20 Sí, hermano, tenga yo algún provecho de ti en el Señor; conforta mi corazón en el Señor.

     

    El Señor no solo nos concede vida eterna, su presencia, ser parte de un cuerpo, o de un templo, sino parte de una familia, donde disfrutamos de cercanía, de amor, de amistad sincera y duradera, donde como Pablo somos capaces de poner la vida unos por otros, así como Cristo lo hizo con nosotros.

     

    No hablo de perfección, o de que no tengamos nuestras diferencias, es normal que haya diferencias, por ahí dicen que la iglesia muchas veces es como un grupo de puercoespines queriéndose abrazar en una noche fría, la realidad es que somos gente rara, de todo tipo de culturas que llegamos como perritos atropellados al hospital, donde poco a poco somos restaurados y por nuestra naturaleza pecaminosa a veces nos lastimamos, pero nos perdonamos y crecemos, y tenemos oportunidades de parecernos a Cristo.

     

    Un creyente genuino ha experimentado esto, sabe y reconoce el valor tan grande de tener hermanos en Cristo a su lado, y no solo a su lado, sino a donde quiera que se encontrara uno en cualquier parte del mundo. Sabe que puede contar con este amor entrañable, el cual no se compara a las amistades donde uno hacía sociedades no para cosas buenas, sino egoístas y muchas veces impías. ¿Has experimentado esto en Cristo? Recuerda, es una señal de vida, si no es así, hoy puede ser el día.

     

     

    1. Misericordia

    Flp 2:1g si alguna misericordia,

    Oiktrimós en griego, compasión, esta actitud compasiva de no darnos lo que merecemos, sino recibir gracia, todo lo contrario, lo que no merecemos. Así como Dios con nosotros, quien no nos da lo que merecemos, no nos juzga, no lo hartamos, sino que nos ve y se identifica con nosotros, se duele con nosotros.

     

    Así como el Señor cuando ve a Lázaro muerto, no solo porque hubiera muerto, porque él sabía que lo iba a resucitar, sino porque estaba viendo la triste realidad de nuestra decisión de darle la espalda, las consecuencias de nuestro pecado, de nuestra necedad, el trabajo, el dolor, la angustia, todo eso que nosotros mismos escogimos para nosotros, y Dios, lejos de vernos como pecadores indeseables que ya le hartaron, nos ve con compasión. Dice el salmo 103:

     

    Sal 103:8-14 No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente. 10 No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades. 11 Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. 12 Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente. 13 Tan compasivo es el SEÑOR con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. 14 Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro. (NVI)

     

    Los creyentes hemos recibido esta clase de misericordia de parte de Dios, y entre nosotros nos la hemos otorgado unos a otros en algún momento. Como lo dije en semanas pasadas, sentimientos de amargura, odio e indiferencia no pueden persistir por mucho tiempo en un creyente.

     

    Lo cual son cosas que el mundo secular no entiende, el mundo incrédulo vive lastimándose porque no entiende la misericordia, hay pueblos enteros consumidos por la venganza donde se matan unos a otros y generaciones desaparecen, o gente que no se habla y se aborrece hasta la tumba, todo tipo de herida no cerrada, sino supurando de tristeza, amargura y depresión, sencillamente porque el que no ama no ha conocido a Dios porque Dios es amor.

     

    Por eso el Señor dice: bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia, y podemos ofrecer misericordia porque la hemos experimentado, contamos con ella, nada se compara con entender nuestro pecado, la realidad de la condenación que merecíamos, pero recibir perdón en su lugar, esto no tiene comparación.

     

    Por eso dice Pablo, ya que hay, ya que es una realidad en nuestras vidas, ya que si eres creyente todas estas cosas deben ser parte de tu experiencia como creyente, entonces lo siguiente debe ser un resultado, una consecuencia lógica, Pablo no está dando una sugerencia, lo que es más ni siquiera veo una orden, Pablo está diciendo, “así es como es punto, es lo que es, filipenses despierten, no caigan en la trampa de su carnalidad, de su egoísmo”, dice:

     

     

    1. Se ocupa en causar gozo a su Señor procurando la unidad.

    Flp 2:2a completad mi gozo,

    Pablo les dice tengo gozo, pero, lo que completa mi gozo es esto. Completar significa hacer repleto, atiborrar, rellenar un hueco, dejar algo satisfecho, sin que falte nada. Me imagino a Dios cuando terminó la creación en el sexto día y descansó el séptimo, y quizá suspiró y dijo: todo lo hice bueno en gran manera, perfecto.

     

    Al igual que Cristo al terminar su obra en la cruz, quien dijo: consumado es, la obra fue terminada, el pago fue hecho, Dios está satisfecho, su ira está aplacada, dice en Isaías 53:

     

    Isa 53:11 Cuando vea todo lo que se logró mediante su angustia, quedará satisfecho.

     

    Escribieron Juan y el salmista:

     

    3 Jn 1:4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.

    Sal 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!

     

    Yo creo que esto no solo llena de gozo a Pablo, llena de gozo al Señor, finalmente esa es la señal inequívoca de sus discípulos cuando andan en amor, en armonía. Los que tenemos más de dos hijos, qué desagradable es verlos pelear verdad, es amargura de espíritu, es desilusión, es decepción, piénsalo. Pero, qué hermoso es verlos llevarse bien, compartir, cuidarse, amarse el uno al otro, eso sí que causa gozo a un padre. Pues lo mismo a Dios, lo mismo a un pastor.

     

    La armonía es causa de gozo, jara, deleite, alegría, de la raíz de jaris, o gracia, favor inmerecido, en este caso es un deleite inigualable. Aquellos que hemos experimentado estas cinco cosas podremos escoger vivir así, llenando a plenitud el gozo del Señor, y ¿cómo podemos hacerlo? Dice Pablo

     

    1. Siendo de un mismo pensamiento.

    Flp 2:2b sintiendo lo mismo,

    Aquí sentir es la palabra fronéo, lo cual más que hablar de un sentimiento habla de una manera de pensar, una disposición mental, decidir solícitamente, poner mi pensamiento, en un lugar, en una misma frecuencia.

     

    Hoy más que nunca el mundo padece de disociación, cada quién en su mundo, no conectan unos con otros, como diríamos en México, cada loco con su tema. Todos con sus audífonos, o con su celular, conectados por redes sociales impersonales que no muestran en lo más mínimo la realidad de los corazones de las personas, cada uno no solo con su tema, sino con su propia prudencia, yendo tras el pensamiento de su perverso corazón.

     

    Pedro nos dice en su 1ª Carta: ciñan los lomos de su entendimiento, es decir, agarren todo pensamiento suelto, no lo dejen vagar y pónganlo delante de la verdad de Dios. Así Pablo nos dice: sean de un mismo pensamiento, este debe ser su enfoque. Si han experimentado estas cinco cosas del primer versículo, obliguen a su mente a enfocarse en esto, y dice:

     

    1. Teniendo el mismo amor.

    Flp 2:2c teniendo el mismo amor,

    Todos estimando, conservando, guardando, manteniendo, conteniendo, sosteniendo, eligiendo vestirnos del amor de Dios, amor agape, este amor incondicional y sacrificial que no busca razones, sino que sencillamente lo hace como una decisión de generosidad, de la bondad que Dios ha puesto en el creyente.

     

    Qué impresionante, cómo una y otra vez la Palabra de Dios nos lleva al amor, qué triste que muchas de las veces no es evidente en la iglesia, o no se le da la importancia que tiene, pero qué hermoso es que cada creyente entienda su responsabilidad de estar vestido de este amor.

     

    Es una decisión de cada uno de nosotros, conservarlo, practicarlo, elegirlo para con nuestro prójimo. Andar en este amor completa el gozo de cualquier pastor, en especial el gozo de nuestro Padre Dios, de nuestro Señor Jesucristo. Su reino es un reino de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo, dice Romanos 14:17. Y en los siguientes versículos Pablo nos va a decir cómo se ve en la práctica, pero, aquellos que hemos experimentado las cinco cosas de arriba, tenemos esta señal de vida.

     

    1. Ser de una misma alma y mente.

    Flp 2:2d unánimes, sintiendo una misma cosa.

    Súmpsujos, de una misma alma, aquí sí, no solo pensamiento, sino emoción, un mismo sentir. Seguido en las escuelas hacen el spirit day, donde promueven el amor a la camiseta, el orgullo de ser parte de determinada institución, equipo o escuela. A esto se refiere, como creyentes podemos escoger el tener unidad de espíritu, esta adrenalina de ser parte de algo maravilloso y sin igual como es ser hijos de Dios, el cuerpo de Cristo y demás.

     

    Y no es un orgullo institucional de yo soy calvariano hazte para allá, no, sino este gozo de tener la convicción de saber a quién pertenecemos, cuánto nos ama, cuánto nos perdona, qué paciente es, cuánta gracia sin medida, verdadera esperanza, este gozo anticipado, en el cual juntos le alabamos, y nos gozamos en él y nos gozamos de ser una familia.

     

    Y una vez más, a nosotros nos toca escoger esto, y desechar el recelo, la falta de perdón que tanto daño hace a nuestro corazón y al cuerpo de Cristo. Y cuando tenemos una misma alma, unidad de propósito, y vamos todos pateando hacia la misma portería, ganando terreno a nuestro enemigo Satanás como un ejército bien unido y protegido entre sí, entonces traemos un gozo completo a nuestro salvador, a nuestro Señor, si es que hemos experimentado las 5 cosas anteriores, estas son señales de que tienes vida espiritual en ti, que has nacido de nuevo que perteneces al reino de Dios, que eres un verdadero hijo de Dios, que has sido perdonado y que el Señor Jesucristo es el dueño de tu vida.

     

    Pero, en una manera práctica, ¿cómo deberíamos entonces pensar? ¿Dónde debemos enfocar nuestro pensamiento unánimemente? ¿Cómo se practica este amor ágape? ¿Dónde se deberían encontrar nuestras emociones, sentimientos? Si estás hablando de unidad de pensamiento, de corazón y de emociones, ¿dónde es el punto donde estas tres cosas se encuentran? ¿Cómo se ven, cómo lucen, cómo se ve alguien que practica esto? Dice Pablo:

     

    • Elige no entregarse a su naturaleza pecaminosa abandonando la soberbia.

    Flp 2:3a Nada hagáis por contienda o por vanagloria;

    Nada significa nada, ningún, cosa alguna, nadie, ni siquiera uno, algo, tantito, nada. No hagas nada, por contienda, eridseía en griego, ya lo vimos en semanas pasadas, no hagas nada por intriga, por rivalidad egoísta, por ambición egoísta, creando una facción, una división, en el cuerpo, creando partidos, acá los carnales, allá los espirituales, acá los cool, allá los religiosos, acá los fresas, allá los nacos.

     

    El contencioso es un provocador de divisiones que busca seguidores poniendo a pelear unos contra otros, diciendo: mira qué buena onda soy yo, qué chulada, y mira nada más mala onda son ellos, qué injusticia. Es este orgullo que lleva a las personas a boicotear la unidad por querer hacer las cosas a su manera. De hecho, esta es una de las horribles manifestaciones de nuestra naturaleza pecaminosa, de nuestra carnalidad la cual es un pecado muy serio, ya que dice Gálatas 5 menciona:

     

    Gál 5:19-22 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 21 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 22 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

     

    Y mira si no es algo serio, en Proverbios nos dice que es una de las cosas que Dios aborrece y que seguramente no le producen gozo a él ni a nadie, a mí no me gustaría ser de los que Dios aborrecer, dice:

     

    Pro 6:16-19 Hay seis cosas que el SEÑOR aborrece, y siete que le son detestables: 17 los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente, 18 el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, 19 el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.

     

    Por eso Pablo dice: no escojas hacer algo por contienda, cuida tus motivos, cuida tu corazón, no te lo permitas, cuida lo que te está impulsando, identifícalo, y si no te está llevando a la unidad, al amor, al perdón, decide ignorarlo, trae ese pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo, no quieres ser aborrecido por Dios, no quieres ser excluido de su reino.

     

    Por este rollo de déjame desahogarme porque solo contigo puedo aventar mi guacareada, nada que ver. No te permitas ni eso, ni con tu esposo, o tu esposa, o tu supuesto mejor amigo o amiga, eso no tiene nada de edificante o de bueno.

     

    Lo que estás haciendo es entregarte a tu naturaleza pecaminosa, y no te va a ayudar en nada, no te estás desahogando, al contrario, te estás ahogando más a ti mismo, te estás atorando más, estás apagando el Espíritu, lo estás ignorando y callando, y vas a terminar como un contencioso porque le estás dando más lugar al Diablo, y no al Señor y su verdad.

     

    Y el diablo no va a tentarse el corazón, si es que tiene uno, y va a hacer el menor daño, ¡no! Es perverso, es maligno y si puede te va a hacer pedazos en la primera oportunidad, y te va a utilizar para provocar facciones con tus hermanos, y lo último que va a producir es esta unidad. Y como lo vimos en el capítulo anterior, podrías estar haciendo lo correcto con la motivación torcida, cuidado, el mal es para ti.

     

    Y dice Pablo: Tampoco hagan nada por vanagloria. Kenodoxos, keno, vacío, doxos, gloria, por jactancia, por arrogancia, orgullo injustificado, no te comportes como un presumido, engreído, arrogante, lo cual es una necedad, ya lo hemos visto antes, el orgullo nos infla como globos, pero, el globo ponchado no es sino un pedacito de plástico arrugado, estirado, y lleno de saliva que no sirve sino para la basura, no sirve más para nada, nadie quiere tocar un globo ponchado.

     

    Hacer algo por vanagloria, es alguien que está buscando activamente su gloria personal, está pensando en sí mismo, en su provecho personal, reclamando y buscando sus derechos porque cree que es alguien más importante que los demás.

     

    Esto es algo normal en la filosofía del mundo, de hecho en eso está basada toda su filosofía, en la soberbia, en el orgullo, en sentirse y creerse dios, porque es lo que Satanás le vendió al ser humano en el huerto del Edén: serás como Dios, independiente, poderoso, crearás tu propio destino, sueña, vive, arrebata lo que se te ponga en frente, porque es tuyo, y claro que todo mundo acaba en miseria y destrucción, porque todos exigen y pelean sus derechos contra todos, y la realidad es que no caben tantos dioses en el mundo, matrimonios, familias, ciudades, países, el mundo entero está en agonía por este pensamiento pecaminoso.

     

    Pero, no en la iglesia, en la iglesia es todo lo contrario, de hecho el Evangelio nos abrió los ojos, y nos mostró nuestra triste realidad, nos llevó a llorar nuestro pecado, hasta que no estuvimos en bancarrota total, no pudimos apreciar el valor de la cruz.

     

    Porque sí o no, antes de que el Espíritu Santo nos convenciera de pecado, el sacrificio de Cristo nos parecía una exageración, porque estábamos inflados por nuestro orgullo, cegados por nuestro pecado y nos creíamos la mentira de: no somos perfectos, pero tampoco somos malos, no somos malas personas.

     

    Cuando la realidad es que al vernos delante de la luz de la santidad, de la perfección, de la justicia de Dios, no la nuestra propia, nos damos cuenta que no somos sino reos de muerte, somos cadáveres en descomposición, somos zombis hostiles, dañinos que contaminamos y destruimos lo que tocamos.

     

    Y vemos cuánta misericordia hay en Dios que sencillamente no hizo una lumbre y nos quemó a todos, sino que vino a nuestra inmundicia, y se llenó las manos de suciedad para rescatarnos, y recibió el castigo que nosotros merecíamos, tomando nuestro lugar en la cruz, recibiendo toda la ira de Dios derramada sobre él, en lugar de nosotros. El evangelio nos humilla y nos hace humildes porque nos muestra con un espejo nuestra realidad, pero bendita realidad que nos hace ir de rodillas a los pies de nuestro Salvador.

     

    Por eso te lo digo, si este no es el cuadro de tu vida delante de la cruz, delante del sacrificio de nuestro salvador, no has entendido la salvación, probablemente no la tienes todavía, si te crees bueno, definitivamente no la has entendido, sigues siendo presuntuoso, sigues creyendo que no era para tanto la cruz, y eso es un insulto para el Señor, para su Espíritu Santo. Pero, alguien que ha entendido esto, no puede estar haciendo las cosas por orgullo, por vanagloria. Los que estamos en Cristo pensamos lo que Pablo escribió:

     

    Gál 6:2-3 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo. 3 Si alguien cree ser algo, cuando en realidad no es nada, se engaña a sí mismo.

     

    Alguien que está centrado en sí mismo, jamás va a hacer algo para servir a otros, y esto no trae unidad, no está mostrando señales de vida, pero alguien que ha experimentado consolación en Cristo, consuelo de amor, comunión del Espíritu, afecto entrañable y misericordia, no va a permitir estas cosas en él. Y más bien escogerá poner su corazón el traer gozo a su mismo corazón, a su familia, su iglesia, y más allá al Señor al escoger lo correcto, al cuidar lo que no debe hacer. Siguiente señal de vida:

     

    1. Elige tomar una posición de humildad dando honra y viviendo para servir a los demás.

    Flp 2:3b antes bien con humildad,

    Antes bien, contrariamente, es decir, este contraste nos habla del antónimo de la contienda y la vanagloria, las cuales son alimentadas por el orgullo, ¿cuál sería la contraparte?

     

    La humildad, tapeinosfrosúne, tapeinos, algo bajo, que está al ras de la tierra y más abajo, como una depresión geográfica, metafóricamente se refiere a algo humilde, de baja condición, también implica abajo, pobre, humilde, desanimado, abatido, tímido, modesto, sencillo, dócil, manso. Y frosúne, una vez más, mente o manera de pensar.

     

    Es bien interesante que esta palabra no existía en el griego, los griegos tenían el modo de pensar del mundo, divide y vencerás, el pez grande se come al pez chico, pensar en pequeño, para nada, tú sueña, que nada arrebate tus sueños y lo que quieres alcanzar, piensa en grande, que nadie se te suba a las barbas, humildad es señal de debilidad, derrota, looser, para nada, se un ganador, un winner. ¿Dócil, obediente, someterte, para nada? Se rebelde, pisa a todos. Esta era, y es la manera de pensar de este mundo.

     

    De manera que Pablo tuvo que inventar esta palabra, el ser humano caído hasta la borró de su vocabulario, pero, realmente esta debe ser la actitud de todo cristiano. ¿Te das cuenta cómo la humildad y el amor están por toda la Biblia? La humildad es una posición que yo elijo. La cual es totalmente contraria a la contienda y a la vanagloria. Ahora, ¿cómo se ve en la práctica la humildad? Dice Pablo:

     

    Flp 2:3c estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

    En primer lugar abandona lo que la soberbia satánica y de este mundo enseña: tú eres dios, por lo tanto, tú eres importante, ámate a ti mismo, primero tú, después tú y al último tú, ¿por qué? Porque tú eres superior a los demás y mereces que te respeten, que te reconozcan, que te tomen en cuenta, ¿qué les pasa? Mientras que la humildad es todo lo contrario:

     

    El que toma la posición de humildad, decide estimar a cada uno, es decir a cada persona, a todos como superiores a él mismo. Me impresiona como todo es una cuestión de pensamiento, de manera de pensar, lo que siempre hemos dicho, la lucha comienza en mis convicciones en lo que pienso, en mis creencias, porque ahí es donde se gesta el pecado, la impiedad, o el arrepentimiento y emprender el camino de regreso a Dios, es un cambio de mente que genera un cambio de actitud. Si mis convicciones cambian, mi conducta también lo hará.

     

    Y lo que Dios me pide es que sincronice con su verdad mi manera de pensar, Chuy, deja de estimarte como superior a todos, deja de deprimirte, de resentirte contra tus padres, la sociedad, contra Dios, cada vez que te das cuenta que no o eres lo que pensabas, la verdad Chuy es que no lo eres, no lo eras y nunca lo serás, no por ti mismo, y si lo aceptas, tu vida va a ser más ligera.

     

    ¿Qué tienes que hacer entonces, trata a todos igual, o todos coludos o todos rabones? No, esa tampoco es humildad, dice: Estima a todos como superiores, como más excelentes que tú. Checa, no está diciendo medio pásalos, trátalos como iguales, no, como superiores. Es decir aquí no cabe el rollo de: “este tiene complejo de superioridad y ahorita lo voy a bajar”.

     

    Implica lo que vimos en Efesios, sujetarnos unos a otros, y mira dice: todos, imagínate si toda la iglesia tuviera esta actitud, ¿cómo sería el ambiente? Todos poniéndonos debajo de todos, todos sirviéndonos, pase usted, no después de usted, no primero usted. Dios nos llama a tener esta actitud de honrarnos unos a otros. Me gustó una definición de honra que escuché:

     

    Honra es tratar a las personas de manera especial, haciendo por ellas más de lo que es requerido, y mostrando siempre una actitud positiva al hacerlo. Honra es lo que le damos a Dios, le fijamos el valor debido, le damos la atención debida, le reverenciamos, le respetamos, le apreciamos. Imagínate si tuviéramos esta actitud de amor entre nosotros, si decidieras honrar así a tu cónyuge, a tus hijos, tus hijos a ti, a tus compañeros de trabajo, cuánta luz traerías ahí, en la iglesia, donde quiera que estuviéramos, ahí estaríamos completando el gozo del Señor, en unidad de propósito, de mente, de alma, de amor.

     

    Estimar a los demás como superiores a mí mismo, es darles honra, por amor a mí Señor, porque es lo que un creyente que ha experimentado consolación en Cristo, consuelo, comunión, afecto entrañable, misericordia. Pablo, ¿me lo puedes todavía poner más claro? Dice así:

     

    Flp 2:4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

    Una actitud humilde es alguien que honra a los demás, con sus palabras, pero también con sus hechos. Y me llama la atención el cada uno, el cada cual, porque mis hermanos, estas es una responsabilidad individual, quizá alguien quiera pasarse de listo y servirse de todos aquellos que sí lo están haciendo, pero al único que se está engañando es a sí mismo.

     

    Todos vamos a dar cuentas delante de Dios, y en esta área tú eres responsable de ti mismo, a tu prójimo el Señor lo juzgará, tú no podrás justificarte con la hipocresía de tu hermano, si tu fuiste hipócrita, a ti se te juzgará por tu falta.

     

    El orgulloso, el yoyista, yo, yo, yo, solo piensa en sí mismo, y cree estar avanzando, cuando en realidad se está robando a sí mismo, mientras que el humilde no está enfocado en sí mismo, no está cuidándose a sí mismo, no tiene la actitud de: “si yo no me procuro nadie lo va a hacer”. Una vez más, esa es la actitud de alguien que no toma en cuenta a Dios, esa es la actitud que tiene al mundo entero en miseria, y esta miseria incluye a los que se supone que tienen el dinero y no toman en cuenta a Dios. Hay muchos proverbios que hablan de la miseria del codicioso, algunos dicen así:

     

    Ecl 5:12-15 Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia. 13 Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; 14 las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano. 15 Como salió del vientre de su madre, desnudo, así vuelve, yéndose tal como vino; y nada tiene de su trabajo para llevar en su mano.

     

    Pro 11:24 Unos dan a manos llenas, y reciben más de lo que dan; otros ni sus deudas pagan, y acaban en la miseria (NVI).

     

    Pablo mismo tuvo esta actitud en todo tiempo, él vació su vida por el servicio a su Señor y por amor a sus hermanos, él dijo en Mileto al despedirse:

     

    Hch 20:33-35 No he codiciado ni la plata ni el oro ni la ropa de nadie. 34 Ustedes mismos saben bien que estas manos se han ocupado de mis propias necesidades y de las de mis compañeros. 35 Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir.” (NVI)

     

    Este es un hombre que no vio por lo suyo propio, sino por lo de los demás. Mis hermanos, los creyentes estamos llamados a ver por lo de los demás, no por lo nuestro, lo repito, el mundo vive así y está en miseria, una familia que vive así vive y vivirá miserablemente, una iglesia que vive así, es una total contradicción a la enseñanza de su maestro.

     

    Y el mezquino preguntará, ¿quién va a ver por mí cuando yo estés viviendo para amar, para servir, enfocado en Dios y en los demás? O alguien tal vez tendrá una duda genuina, porque toda su vida ha visto lo contrario, y ha vivido en un mundo mezquino y miserable, ¿quieres saber quién verá por ti si tú te niegas a ti mismo, tomas tu cruz y sigues al Señor, si ya no vives tú y le permites a Cristo vivir en ti, y como Pablo te propones el ver por lo de los demás y no por lo tuyo? Cristo es quien verá por ti, y te digo algo? Él puede hacer un mejor trabajo que tú al respecto, el dijo así:

     

    Luc 12:37 Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles.

     

    Luc 12:32-34 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. 33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

     

    El que quiera su vida la perderá, pero el que la pierda por causa de mí la hallará, dijo el Señor, apuéstale a tu vida, pon en ella tu tesoro, y terminarás perdiéndolo todo, pero deja tu vida en el Señor, dásela, entrégasela, muere a ti mismo y que viva Cristo, y terminarás ganándola.

     

    ¿Te das cuenta que lo que el Señor quiere es darnos algo, regalarnos algo, enriquecernos, no empobrecernos? Dejemos de creerle a este mundo, mira a tu alrededor, mira en tu corazón, cuánta miseria tienes, y no es por la cantidad en tu cuenta de banco o por el lugar en donde vives, o por la ropa que usas, sino por tener un corazón mezquino, orgulloso, que vive para sí mismo solamente. Esa es la mejor manera de acabar en miseria.

     

    Mis hermanos el Señor, nuestro Señor es un Dios generoso, que sigue bendiciendo, haciendo salir su sol sobre buenos y malos que hace llover agua fresca que trae vida y bendición sobre justos e injustos. Que a manos llenas y a brazos abiertos el día de hoy está ofreciendo perdón, reconciliación, bendición. Y si nos decimos hijos de Dios una característica que debe brotar de nosotros invariablemente, es humildad, es generosidad.

     

    Pablo, pero lo que estás diciendo es totalmente contrario a lo que el mundo dice, a lo que el mundo vive, exactamente, pero mira el mundo está enfermo, se está pudriendo, y no hablo de la contaminación, o de la flora y la fauna, no, hablo de una sociedad muerta en sus delitos y pecados. Sí Pablo pero, esto está difícil, ¿de dónde sacas esto? ¿Sabes de dónde? ¿Sabes quién es nuestro ejemplo? Dice así:

     

    1. Sabe que su más alto ejemplo es Jesucristo, y si a él está siguiendo, no dudará en decidir hacerlo

    Flp 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

    Mira nada más, todo esto que ha venido diciendo Pablo, es ni más ni menos que la manera en la que Cristo piensa, y pensó cuando estuvo entre nosotros. Y me llama la atención que dice: haya pues, como lo dije al principio mis hermanos, esta no es una sugerencia, no es una opinión de Pablo y tómala si quieres o si te conviene.

     

    No, si realmente tu fe es una fe viva en la cual has experimentado consolación, consuelo, comunión, afecto, misericordia, en Cristo, por su Espíritu y en su iglesia esta es la consecuencia, es el mandato. Si te dices creyente, seguidor de Cristo, estás llamado o llamada a vivir así, no te engañes, no existe punto medio.

     

    Si decimos que Cristo es nuestro Señor, entonces lo que estamos diciendo es que estamos dispuestos a seguirlo. La semana que entra observaremos y estudiaremos a fondo esta manera de pensar de Cristo retratada en los próximos versículos, pero hoy quisiera darle una aplicación a lo que hemos venido aprendiendo hasta ahora.

     

    No quisiera ir de prisa por estos maravillosos y ricos versículos, pero a vuelo de pájaro quiero que lo comparemos, dice así:

     

    Flp 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

    Cristo, teniendo la naturaleza divina, todos los privilegios del Todopoderoso, no lo estimó, es decir, no vio por lo suyo propio, sino por lo tuyo y lo mío, por lo de su Padre al decidir traerle gloria infinita.

     

    Flp 2:7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres

    ;

    Cristo, Dios Todopoderoso, se hizo hombre, finito, sudó, se cansó, vivió una vida de mortal, sin dejar de ser jamás Dios, pero al mismo tiempo siendo hombre, en un momento exhausto durmiendo en una barca, en otro momento despertando y calmando la tempestad con una orden. Teniendo que comunicarse con su Padre a través de la oración, toda una noche, y al siguiente momento, caminando sobre el agua. Sujetándose a leyes naturales, leyes humanas, viniendo a servir y no a ser servido, humildad.

     

    Flp 2:8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

    Y siguió bajando, Cristo no solo bajó al ras del nivel del mar, siguió humillándose al hacer la voluntad de su Padre cuando dijo: si es posible pasa de mí esta copa, pero no se haga como yo. Cristo no solo se hizo el siervo de la más baja categoría al no mirar por lo suyo propio y humillarse, sino que fue a la muerte, tomando nuestro lugar. No mirando por lo suyo propio, sino por lo de los demás, por lo nuestro y por lo de su Padre.

     

    Y no solo murió, pudo haber muerto al menos como un soldado condecorado, o como un prestigioso hombre de la religión, no sé, alguna manera de darle cierta honra a la muerte de un buen hombre, pero, su camino hacia abajo fue tomar la peor manera, la manera más vergonzosa de morir, una cruz.

     

    Hoy hacemos figuritas y coliges, y es algo muy romántico, pero en aquellos tiempos era de muy mal gusto, de muy mala educación hablar de la cruz, era un insulto siquiera el mencionarla, ningún ciudadano romano por más maligno que fuera moriría en una cruz, esa muerta era para los enemigos, aquellos considerados escoria, es más ni siquiera considerados como humanos. Así Cristo se humilló, Y ¿quieres ver quién vio por lo de Cristo cuando él derramó, derrochó su vida hasta la muerte?

     

    Flp 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

    Su Padre, Cristo recibo de su Padre con creces lo que él entregó en esa cruz en este mundo al renunciar a sus derechos divinos. Cristo bajó a donde ya no se podía bajar más, pero Dios lo levantó hasta donde nadie puede subir más. Y le dio el nombre más alto que pueda existir.

     

    Flp 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

    En los cielos, todo ser celestial doblará su rodilla, todo príncipe o gobierno en esta tierra doblará su rodilla tarde o temprano, Satanás y sus huestes, todas doblarán su rodilla, se postrarán, ellos no en adoración, sino en completa derrota, y no solo eso, sino que:

     

    Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

    Sino que todos confesarán la grandeza, el poder, la majestad de Jesucristo como Señor de todo, para la gloria de Dios su Padre. Qué impresionante. ¿Te das cuenta que aún cuando la humillación de Cristo fue sin medida, su exaltación la eclipsa por completo?

     

    Y como ya lo dije, este texto lo estaremos estudiando con calma el próximo domingo, pero quería dejarte bien claro el peso, la fuente, de dónde viene nuestra orden, nuestra necesidad, la consecuencia de que si nos decimos hijos de Dios, seguidores de Cristo entonces tendremos su mente, la procuraremos, la valoraremos y la imitaremos.

     

    Cristo sí era alguien, es Dios Todopoderoso, y dejó su trono, sus privilegios, nosotros realmente no somos nada y nos cuesta tanto trabajo, vivimos enfocados en nosotros mismos y nosotros mismos nos robamos, Cristo verdaderamente no miró por lo suyo propio, sino por lo de los demás, Cristo se humilló hasta lo más bajo, hasta donde ya no había a donde bajar.

     

    Por eso es que es posible para nosotros, por eso es que no es una sugerencia, es una consecuencia natural, en ningún otro lugar encontraremos gozo, y paz, sino aprendiendo de nuestro Dios, un Dios generoso. Mira mi hermano, mi hermana, estás escuchando la verdad, no la obedezcas a medias, porque te estás haciendo mucho daño, es Dios hablando, y si lo ignoras no es algo ligero.

     

    Pregúntate, examínate, ¿estás dando señales de vida, o sientes que te estoy hablando en chino, y verdaderamente estás en otra sintonía, en otro canal en otro libro? Si es así, te invito a que hoy hagas a Cristo el Señor de tu vida, y comiences a experimentar lo que es la verdadera fe. No te quedes así, mira tarde o temprano tendrás que doblar tu rodilla ante Cristo y confesarlo como Señor, es tu decisión si quieres hacerlo como su enemigo, u hoy como su amigo, y disfrutar de su comunión.

     

    Y te dejo con algunos textos que deberías poner en tu refrigerador, y más que en tu refrigerador en tu corazón, que lo hagas con este entendimiento:

     

    Col 3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

    Díselo: Señor quiero hacerlo.

     

    Gál 5:13-15 Pues ustedes, mis hermanos, han sido llamados a vivir en libertad. Pero no usen esa libertad para satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa. Al contrario, usen la libertad para servirse unos a otros por amor. 14 Pues toda la ley puede resumirse en un solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». 15 Pero, si están siempre mordiéndose y devorándose unos a otros, ¡tengan cuidado! Corren peligro de destruirse unos a otros.

     

    ¿Cómo debemos vivir? En amor, no comiéndonos y devorándonos unos a otros corriendo el peligro de destruirnos, pensando que somos unos cristianazos, engañados por nuestro orgullo. Y por último, mira cómo Dios exaltó a Cristo, y cómo él nos exaltará.

     

    1 Pe 5:5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes. 6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;

     

     

     

  • Jan 31, 2016FilipenseS 1. 12-30 “El cristiano, las dificultades y la perspectiva correcta”
    Jan 31, 2016
    FilipenseS 1. 12-30 “El cristiano, las dificultades y la perspectiva correcta”
    Series: Filipenses

    EL CRISTIANO, LAS DIFICULTADES Y LA PERSPECTIVA CORRECTA

    Filipenses 1:12-30

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos tomó su nombre de Felipe II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, quien conquistó la región para el siglo 4 a.C. Famosa por la batalla de Filipos en el 42 a.C. Donde los ejércitos Romanos de Antonio y Octaviano derrotaron a las de Bruto y Casio, uno defendía la república Romana y otro quería convertirla en el imperio Romano, venció el imperio y Filipos se convirtió en una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano.

     

    Filipos era una ciudad muy importante dentro de su región, se hablaba latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que se le llegó a llamar una roma en miniatura.

     

    De manera que la gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional, se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa, de estar exentos de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo. Y como todo ser humano, batallaban con su orgullo. Veamos el mapa y su cercanía con Roma.

     

     

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    En Hechos 16 en su segundo viaje misionero Pablo junto con Silas buscando extender el reino de Dios, después de puertas cerradas, y estando frente al mar en el puerto de Troas, por medio de una visión de un Macedonio que les decía que pasara y los ayudara, y después de haber orado llegaron hasta Filipos. Estando ahí una mujer acomodada llamada Lidia se convierte, después de unos días Pablo saca un espíritu de adivinación de una esclava, la cual era el modo de vida de sus dueños, estos meten a la cárcel a Pablo y a Silas, y dentro de la cárcel sucede un gran milagro, donde el carcelero viéndose al filo de la muerte entrega su vida a Cristo, él y toda su familia, y así da comienzo esta hermosa iglesia.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay varias teorías de el lugar y el año donde fue escrita, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma, la cual vemos descrita en Hechos 28, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón por el año 62 d.C.

     

    El propósito de la carta.

     

    Esta carta más que doctrinal o correctora, es una carta muy personal, es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre hablándole a sus hijos, animándolos a perseverar y mantenerse llenos de esperanza en la persecución, enseñándoles que deben cuidar la unidad y la comunión, a tener un mismo sentir, una misma mente, un mismo corazón, al seguir el ejemplo de humildad de nuestro Señor Jesucristo, a vivir en sacrificio y servicio, ya que este es el verdadero amor.

     

    Les exhorta a cuidarse de los falsos maestros que traen como mensaje los deseos de este mundo. Les anima a estar gozosos y agradecidos, a pensar en todo lo bueno, lo justo, lo honesto. Y por último les anima a seguir siendo generosos y les agradece, ya que esta iglesia fue de las más generosas que vemos de las iglesias que Pablo fundó.

     

    También vemos el corazón de un apóstol maduro, que ha entregado su vida por la predicación del evangelio, el cual lo ha llevado a padecer y desde su padecimiento nos envía un mensaje de fortaleza, de confianza, de ánimo y de alegría que nos edifica, ya que nosotros también muchas veces nos vemos abrumados por el peso de vivir en este mundo caído.

     

    También esta carta es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro.

     

    De dos familias que comenzaron esta iglesia en Hechos 16, Filipenses nos muestra esta misma iglesia 10 años después, una iglesia ya madura, en crecimiento compuesta por gente como nosotros que batalla con las mismas debilidades, los mismos problemas, y esto también nos consuela porque nosotros cómo ellos podemos ser consolados y guiados por el testimonio de un Evangelio poderoso.

     

    Filipenses es llamada también la carta del gozo y de la unidad, y la semana pasada aprendimos que andar en amor y gozo es una decisión de vivir con un corazón libre de amargura y falta de perdón, y es una cuestión de obediencia, no de capacidad, no es que no puedo perdonar, debes perdonar y decidir andar en amor, ya que es la única manera de vivir gozosos y felices, por el contrario, decidir no perdonar y amar siempre resultarán en amargura y al final condenación, vimos que:

     

    Aprendimos que andar en amargura nos ensucia y destruye, pero amar nos purifica y nos llena de gozo. Sembrar amor incondicional nos llevará a vivir en un ambiente de gozo y generosidad, pero ser condicional en tu amor te llevará a la miseria. Que un amor bien nutrido por la Palabra es un amor fructífero que te llevará a estar seguro en esta vida y hasta el día en que des cuentas.

     

    Esta carta del gozo y la unidad nos va a hablar de algo que la mayoría de nosotros, si no es que todos no queremos, no nos gusta, lo que es más, lo rechazamos, sencillamente porque no lo disfrutamos: el sufrimiento, las pruebas, las dificultades.

     

    Todos queremos huir de ellas porque obviamente no es agradable estar teniendo que padecer situaciones adversas, pero, ¿qué es lo que sucede? Por qué nos tambaleamos tan feo al estar frente a la prueba, aún teniendo tantas promesas de Dios, y qué hizo que Pablo estuviera lleno de gozo y seguridad a pesar de sus tribulaciones.

     

    El día de hoy estaremos considerando los principios que Pablo nos enseña para que como él podamos disfrutar de gozo a pesar de situaciones adversas, por eso es que yo titulé este mensaje: EL CRISTIANO, LAS DIFICULTADES Y LA PERSPECTIVA CORRECTA. Demos lectura.

     

    1. Necesitas enfocarte en el Evangelio y ver tus circunstancias en función a un progreso eterno, y no meramente temporal.

    Flp 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio,

    Vemos dos cosas en este versículo, la primera es que Pablo está tratando de animar a los Filipenses, ¿Por qué? Pablo era un preso político de Roma, y la persecución a los cristianos era fuerte, seguramente los Filipenses estaban atemorizados y abatidos por su encarcelamiento, de manera que Pablo tiene que alentarlos, si leemos en Hechos 28, mira lo que estaba sucediendo:

     

    Hch 28:30-31 Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, 31 predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.

     

    Por eso Pablo les anima: hey, el Señor tiene sus planes, yo deseaba venir a Roma, deseaba compartir el Evangelio aquí, y pensé que iba a ser como en los otros viajes misioneros, pero el Señor tenía un plan diferente en este lugar, y ¿qué creen? La manera del Señor siempre es mejor, por eso es tan importante permitirle al Espíritu Santo que él dirija, nosotros mantenernos diligentes y fieles, pero, a la misma vez flexibles.

     

    No sabemos lo que Dios tenga planeado, porque cuando crees que ya entendiste la mente de Dios, y comienzas a hacer tus manuales de cómo conquistar al mundo, el Señor te sorprende y te dice: así no, quiero así, por eso necesitamos ser flexibles, y obedientes.

     

    Ahora, ¿qué hacía que Pablo no estuviera infeliz y deprimido? Pablo tenía marcado en su mente y en su corazón el Evangelio, estaba en fuego por el Evangelio, era todo lo que anhelaba. Señor, que la gente sepa que tú vienes a salvarles, que sepan que el día de hoy es el día de salvación, que hay perdón de pecados disponible, que sepan que pueden ser libres, que te conozcan, que no mueran en condenación.

     

    Por eso Pablo les dice a los Filipenses: pongan atención, quiero que experimenten algo en su alma: lo que Dios hace es perfecto, y mis dificultades están sirviendo para que el Evangelio progrese, para que otros conozcan a Cristo, a Timoteo le dijo:

     

    2 Ti 2:8-9 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, 9 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.

     

    Y ellos tenían que enfocar su vista en esto, por eso agrega:

     

    Flp 1:13 de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. La NTV lo traduce así: Flp 1:13 Pues cada persona de aquí —incluida toda la guardia del palacio —sabe que estoy encadenado por causa de Cristo. (NTV)

    Mira nada más la estrategia del Señor, sí mi hermano, asómbrate con su amor y su paciencia, en Hch. 28 podemos ver el plan de evangelismo del Señor:

     

    Hch 28:16 Cuando llegamos a Roma, el centurión entregó los presos al prefecto militar, pero a Pablo se le permitió vivir aparte, con un soldado que le custodiase.

    Pablo no solo tenía libertad de compartir el Evangelio, de enseñar, sino que tenía un público cautivo, Roma creía que tenía cautivo a Pablo, pero, la realidad era que Pablo tenía cautivo a Roma, porque durante varios turnos Pablo tenía encadenado a él a un soldado romano en todo tiempo. Imagínate lo que sería estar encadenado a Pablo las 24 horas, o turnos de 8 o 6 hrs., mientras él enseñaba, escribía todas estas cartas, oraba, predicaba el Evangelio, estos hombres tenían que escucharlo.

     

    Cuánto amor de parte del Señor para Roma, muy probablemente ninguno de estos soldados Romanos se hubiera detenido a escuchar a Pablo, sin embargo el Señor dispuso dejarlos cautivos con Pablo para que de ahí el Evangelio llegara hasta la guardia pretoriana, y a la misma casa de Cesar.

     

    Mis hermanos, así se las juega nuestro Señor, por eso es que nuestra más grande responsabilidad, no es resolver el acertijo de cómo quiere Dios que hagamos las cosas, sí nos toca estar en movimiento, diligentes, ocupados, pero, al mismo tiempo atentos a su voz, a su guía, con la actitud de ser parte de lo que él está haciendo, no la actitud orgullosa de pretender decirle a Dios: “aquí están mis planes, bendícelos y por favor quiero mi pedazo de gloria y que me reconozcan como el ministro del año”.

     

    Y Pablo estaba gozoso, y no es que no fuera incómodo estar encadenado, o no tener libertad, pero, para Pablo Cristo era la libertad, esos soldados estaban más presos que Pablo, esclavizados a sus pecados, en condenación eterna, y no lo sabían. Mis hermanos me asombra el amor de Dios, su paciencia, su sabiduría, gracias Señor.

     

    Y nosotros con mucho menos ya estamos renegando, hiciste tu plan una noche anterior, ni oraste, ni lo tomaste en cuenta, o pueda ser que sí, pero, se te poncha la llanta, o te da gripe, y “!llega la desgracia de que no vas a llegar a las 9, sino a las 9:10, y dices, esta vida es un terrible sufrimiento, ¿porqué Dios, porqué a mí“?

     

    Y pregunto, ¿por qué no? ¿Qué si Dios tiene otro plan para tu vida? ¿Qué tal si él todo lo sabe, todo lo ve y sabe lo que es mejor para tu vida? ¿Qué tal si te está librando de algo y quiere darte bien? Pero, tu orgullo te hace creer que eres dios, y cómo al muñeco o a la muñeca le van a cambiar los planes, sin consultarle, ni avisarle, ¿cómo te atreves Dios a hacerme tan infeliz?

     

    Pero, ¿qué no le habías entregado tu vida al Señor? ¿Qué no le habías dicho: de hoy en adelante Señor te obedeceré y te pertenezco? ¿Qué cambió? Ya estás centrado en ti mismo, y no hay manera de ser más infeliz que eso, quitar a Dios de su lugar y ponerte tú, una vida centrada en sí misma es una vida miserable, insaciable, e infeliz. Imagínate si te envían a la cárcel o amenazan tu vida.

     

    Ahora, no solo fue la oportunidad de llegara la casa del emperador con el Evangelio, mira otro progreso que trajo la tribulación de Pablo:

     

    Flp 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.

    La mayoría de ellos cobraron ánimo, y me llamó la atención la palabra cobrar ánimo,

    peídso

    en griego y se traduce también como obedecer, ser persuadido, estar seguro, estar confiado, dar crédito.

     

    Mira lo valioso, lo provechoso que es cuando respondes a las pruebas y dificultades de la manera correcta, no en una actitud fatalista o catastrófica, es un testimonio poderosísimo de que realmente Dios vive, y que su verdad es eficaz, esto es más eficaz que dar a la 100 estudios de teología, y 20 discipulados, lo cual es necesario, que sin un maestro que lo confirme con su conducta, serían infructuosos, darían como resultado ovejas gordas, y cabezonas con un corazón frío.

     

    Porque no solo aprendemos con información, aprendemos de ver a otros cómo viven su fe, pero, este tipo de fe, de maestros en los que puedes ver en la manera en la que responden a la aflicción o la prueba que su relación con Cristo y su fe son reales, que su obediencia y confianza, te hacen confiar en Dios y seguir su ejemplo.

     

    No puedes separar la vida del maestro de su enseñanza, y el compromiso del maestro no es llevar a sí mismo a su alumno, sino él mismo estar a los pies de Cristo y llevar a su discípulo fielmente a los pies de Cristo, no a los suyos, así como Pablo. El resultado fue que estos hombres le creyeron a Cristo, confiaron en él al punto en que aún cuando posiblemente perdieran su salud, su libertad, sus posesiones materiales, su propia vida, Cristo era digno de confianza.

     

    No solo eso, también ganaron valor, osadía, atrevimiento, una conducta extrema y aventurera, sin ningún temor hablaban la verdad como vieron a su maestro Pablo, más adelante lo diría: para mi el vivir es Cristo, y mi vida, eso no existe, no importa, todo lo tengo por basura porque he encontrado la verdad, y esta vida es efímera, muy corta, y para lo único que sirve es para traerle gloria a Dios, tengo poco tiempo, no tengo tiempo que perder en las cosas de este mundo.

     

    He entendido que solo hay algo que es real, verdadero, digno de creer y de seguir: la Palabra de Dios, el Evangelio, las buenas noticias, el tratado de paz de parte de Dios en Jesucristo para nosotros. No se si mañana voy a vivir, no sé si voy a regresar cuando salgo de casa, mejor aprovecho el tiempo y lo ocupo en traerle gloria al Señor, en anunciar su verdad, en utilizar dones, talentos, trabajo, familia, todo lo que soy, no para mis deseos egoístas, sino para la gloria de Dios, porque sencillamente el mundo pasa y sus deseos, pero, el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre, porque los tesoros de este mundo son temporales, envejecen, se pudren, o se pierden.

     

    Así de importante es que entiendas y conozcas a quién has creído y lo que has creído. Pablo lo creyó, y mucha gente que lo vio vivir así siguieron sus pasos, porque a su vez Pablo creyó a Cristo y lo siguió, esa es la secuencia. Otra clave para tener gozo en la dificultad:

     

    1. El estar con una perspectiva eterna, te hace estar con gozo a pesar de la aflicción que viene desde dentro de la iglesia.

    Flp 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad.

    Checa cómo la tribulación de Pablo no solo fueron sus prisiones, sino que no conforme con eso gente que se suponía que le debería estar ayudando, combatiendo junto con él por el Evangelio, lo estaba atacando, y mira, de qué manera.

     

    Gracias a Dios solo eran algunos, no la mayoría, pero, aprendemos varios principios aquí. 1º Se puede estar haciendo el trabajo correcto, enseñando la doctrina correcta, predicando el Evangelio correcto, pero con los motivos totalmente torcidos, claro que al final Dios hace que todas las cosas ayuden para bien, y hace que su voluntad sea cumplida, a pesar de Satanás y sus maquinaciones, hay muchos ejemplos en la Biblia, dice un proverbio:

     

    Pro 26:2 Como gorrión que revolotea o golondrina que vuela sin rumbo, la maldición inmerecida no llegará a quien iba dirigida.

     

    Por eso la estrategia ante este tipo de aflicción no es enfrentarla con las mismas armas carnales, carne contra carne, resulta en una carnicería, no, ¿Qué hizo Pablo? Ocúpate, preocúpate por ser la persona que Dios te manda ser, y él se encargará de defenderte, pero, si te pones al tú por tú, lo que haces es limitar a Dios y al final tú también te estás comportando como enemigo de Dios en todas estas obras de la naturaleza pecaminosa, en esta sabiduría terrenal, animal y diabólica. Y si hay confusión, no te engañes, ahí hay toda obra perversa, porque la sabiduría de Dios se siembra en paz, en paciencia, en amor, eso dice Santiago 4.

     

    Y dice, unos lo hacen por envidia,

    fsonos

    , ¿qué significa? El sentimiento de disgusto, el arder de envidia al ver la prosperidad de otros. Mis hermanos, todos estamos expuestos a caer en esto, necesitamos cuidarnos, o por un lado ser los que producen la tribulación, o por otro lado ser aquellos que la reciben, pero que responden de la manera correcta.

     

    Piénsalo así, los creyentes estamos en una carrera, y a todos se nos da un carril individual, no te puedes cambiar, si te sales eres descalificado, y así como un corredor, lo único que está en su mente y en sus ojos, es la meta, porque en esta carrera no se trata de llegar primero, sino de terminar.

     

    Todos debemos permanecer en nuestro carril, y a cada uno nos tocan carriles diferentes, pero Dios es bueno y generoso con todos. Ahora, ¿qué va a pasar si estás corriendo y comienzas a fijarte en el carril del que va a tu lado, o a asomarte ver cómo les está yendo en otros carriles? Una de dos, o te vas a tropezar, o vas a perder el rumbo, y vas a ser descalificado. Por eso como Pablo, enfócate, con tu carril ya tienes suficiente, ahí está todo lo que necesitas, si le crees a Dios, y si lo haces tendrás paz en tu corazón.

     

    Dice Pablo, otros por contienda, otra obra de la carne, esto significa por hacer pleito, competencia, por una rivalidad egoísta, competir para ver quién es el siervo del año, el más reconocido, el problema es que el que más pierde es el que está sirviendo con esta motivación, porque pierde su recompensa y además peca contra su hermano por no amarle, y el desamor no es un pecado sencillo, es muy serio.

     

    Estos hombres estaban celosos de Pablo, imagínate, tú pensarías, a Pablo yo lo quisiera tener como mi pastor, no como mi enemigo. Estos hombres olvidaban que el dueño del balón, la cabeza de la iglesia era Cristo, no Pablo, y el que pone y el que levanta o quita y humilla es Cristo no ellos. A ti y a mí solo nos toca ser diligentes, fieles y sumisos.

     

    Y dice Pablo, pero, gracias a Dios hay otros que lo hacen con buenas intenciones, tú decides en qué grupo quieres estar, pero, realmente es tu decisión si fijar tus ojos y tu corazón en los contenciosos, o gozarte con los que lo hacen por amor a su Señor, siempre hay de los dos, no te dejes distraer, no seas del equipo de los contenciosos. Y dice Pablo:

     

    Flp 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;

    Esta palabra es diferente al pleito o competencia de la anterior, contención tiene que ver con anunciar a Cristo para que veas que eficaz, qué preparado, en pocas palabras, que chulada de siervo, qué maduro, qué sabio, y mira el otro, ni siquiera fue a un seminario decente. Contención es quien sirve por interés personal, sea ganar fama, adeptos, o algún interés económico, con una agenda escondida, sin pureza u honestidad.

     

    Predican correctamente, anuncian a Cristo, pero su motivación no es la correcta, literalmente lo que quieren es afligir, angustiar, atribular a Pablo aún dentro de la cárcel, donde ya está atribulado de por sí. Qué importante que tú no seas el perseguidor de tu hermano, que en lugar de amarlo, y levantarlo en oración, seas el que lo está tropezando, y checa, aún haciendo lo que se supone que deberías hacer, por eso cuida, monitorea siempre tus motivos a la luz de la Palabra y del Espíritu Santo.

     

    Por otro lado qué importante es hacer lo que Pablo está haciendo ante la tribulación de dentro, él decide no enfocarse en el que aflige, sino en el que sirve con sinceridad, enfocarse en Cristo, en la meta. Ahora, ten cuidado con dar tus veredictos y estar diciendo: ese tiene motivos falsos, cuidado, mira lo que Pablo dijo en 1 Corintios a gente que lo estaba mal juzgando:

     

    1 Co 4:3-5 En cuanto a mí, me importa muy poco cómo me califiquen ustedes o cualquier autoridad humana. Ni siquiera confío en mi propio juicio en este sentido. 4 Tengo la conciencia limpia, pero eso no demuestra que yo tenga razón. Es el Señor mismo quien me evaluará y tomará la decisión. 5 Así que no juzguen a nadie antes de tiempo, es decir, antes de que el Señor vuelva. Pues él sacará a la luz nuestros secretos más oscuros y revelará nuestras intenciones más íntimas. Entonces Dios le dará a cada uno el reconocimiento que le corresponda.

     

    En estos casos, nosotros debemos cuidarnos de estar obedeciendo, sabiendo que hay alguien que no puede ser engañado y que lo ve todo como cristal: el Señor. Por eso dice Pablo:

     

    Flp 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

    El grupo de los de buena motivación, sus motivos son el amor agape, el amor de Dios, todo lo contrario a la contienda, a la disensión, a la envidia, a la hipocresía, sino que estos son guiados y movidos por el amor de Dios.

     

    Y checa algo interesante, la gente que lo hace por amor, de buena voluntad, con motivos correctos, es gente que reconoce la autoridad, sujeta a ella. Estos hombres reconocían a Pablo y su ministerio, reconocían que es Dios el que pone, el que prospera, el que califica o descalifica. Ahora, si sientes que estás siendo afligido de esta manera, observa y aprende cuál es el mejor escudo ante este tipo de ataque, para que no robe tu gozo:

     

    Flp 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

    Otra vez, ¿dónde está el enfoque, la perspectiva de Pablo? En Cristo. Con motivos equivocados o con sinceridad, ¿qué está sucediendo? Cristo es anunciado, pero si tienes tus ojos puestos en tu amor propio, en ti mismo, hasta la mosca que vuela le vas a echar pleito: esa mosca tiene algo contra mí. Nada que ver, mira lo que Pablo tenía en su corazón y fijo en la meta de su carrera: Cristo está siendo anunciado, la gente está teniendo la oportunidad de escuchar el Evangelio, de conocer a Cristo, y eso es suficiente.

     

    Dios se va a glorificar de cualquier forma, y si mi corazón está sintonizado con el Espíritu Santo, en paz para los que hacen la paz, entonces, tengo gozo hoy y tendré gozo en el futuro por ver el fruto de que la Palabra sea predicada. ¿Se acuerdan cuando los discípulos del Señor reprenden a otros que estaban echando demonios en su nombre?

     

    Luc 9:49-50 Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros. 50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

     

    Pero, ojo no estamos hablando de alguien que trae un mensaje incorrecto y que tenga buenos motivos, hay gente que es muy sincera, pero, está sinceramente equivocada, la verdad está en la Escritura, en ningún otro lado, y eso sí no lo podemos permitir. Si esta gente está predicando un evangelio diferente, con ellos no nos gozamos, necesita ser el Evangelio de Cristo. Por ejemplo Pablo no se gozaba con los gálatas, quienes pretendían regresar a la ley y minar el Evangelio de la Gracia, mira lo que les dice repitiéndolo dos veces:

     

    Gál 1:8-9 Si alguien —ya sea nosotros o incluso un ángel del cielo —les predica otra Buena Noticia diferente de la que nosotros les hemos predicado, que le caiga la maldición de Dios. 9 Repito lo que ya hemos dicho: si alguien predica otra Buena Noticia distinta de la que ustedes han recibido, que esa persona sea maldita.

     

    Ahora Pablo regresa a lo que es indispensable para estar gozosos y a salvo:

     

    Flp 1:19 Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación,

    Por el contexto podemos asumir que Pablo no está hablando meramente de salir de la cárcel, sino de ser sacado con victoria de toda persecución, sea la externa, o la que viene desde el interior de la iglesia. Y este texto nos recuerda que para permanecer con gozo y salir victoriosos de la prueba, la oración y la ayuda del Espíritu Santo son indispensables.

     

    En medio de la prueba tengo dos opciones, desesperarme y comenzar a actuar en mis fuerzas, dando patadas de desesperado, o ponerme a orar, confiando en el Señor, pidiendo a otros oración por mí, pidiéndole a Dios de su fortaleza para poder salir de la prueba victoriosos, ¿se acuerdan de 1 Cor 10?

     

    1 Co 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

     

    Y de la misma manera qué importante es no quedarte solo, sino pedir oración de tus hermanos, la oración del justo puede mucho, no estás solo, no te debes quedar solo, esa es otra trampa que Satanás utiliza efectivamente, te dice: ¡quédate solito murmurando de todo y de todos, especialmente de Dios!

     

    O ¡que nadie sepa, porque van a pensar que eres un llorón, o un débil, para qué vas a la iglesia, cuando te sientas mejor ya regresas! Cuando es todo lo contrario, inmediatamente pide ayuda, comienza involucrando a tu familia, y acércate a tus hermanos en la iglesia, si te quedas fuera lejos de sentirte mejor, estarás donde Satanás te tiene para comerte completito, aislado y deprimido.

     

    Me recuerda el Rey Josafat que estuvimos estudiando ayer, un hombre que dispuso su corazón para buscar a Dios y para decirle no a este mundo, en medio de su mejor tiempo con el Señor, obedeciendo y haciendo lo que Dios le pedía, llega la prueba a su vida, también como consecuencia de que antes se había equivocado pecando al hacer un yugo desigual con un rey completamente depravado, pero, llega la prueba con toda su fuerza, una multitud de tres reinos, en su contra, y mira cómo reacciona:

     

    2 Cr 20:3 Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. 4 Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová. 5 Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa de Jehová, delante del atrio nuevo;

     

    Su primer opción delante del temor no es correr como gallina descabezada o armar un plan en sus fuerzas tomando y cruzando la primer puerta que Satanás le pone para despistarlo, no, su primer opción es humillarse para consultar a su Dios, la segunda cosa correcta que hace es involucrar a todo el pueblo, no aislarse, pone a todos a orar, y la tercer cosa es que en lugar de ir al cuartel general a hacer una estrategia, o como nosotros a encerrarnos en nuestra tragedia y comernos a nosotros mismos, mira lo que hace, va a la casa de Jehová a pedir ayuda.

     

    Tú puedes leer con calma su oración, cómo comienza poniendo en perspectiva quién es su Dios, el Todopoderoso, sus intenciones, su amor, su misericordia, sus promesas, no se pone a ver el numeroso ejercito de enemigos y a hacer su propia telenovela con posibles finales de tragedia porque ya quedó vencido, no, se fortalece en el Señor y su Palabra, le recuerda a Dios que la guerra es suya porque ellos son su pueblo, y me encanta el final de su oración, dice:

     

    2 Cr 20:12 ¡Oh Dios nuestro! ¿no los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.

    Mira lo que hace, reconoce su incapacidad, su falta de visión, y su total dependencia de Dios, este es un hombre de verdad, este es un hombre espiritual, que no teme mostrar su debilidad y su dependencia de Dios, después vemos profecías y una victoria impresionante de parte de Dios para Josafat y su pueblo.

     

    Y esto es lo que Pablo nos está recordando, ¿quieres salir victoriosamente de la prueba, de la tribulación? Humíllate, involucra a tus hermanos, reconoce tu incapacidad y tu necesidad de dependencia de Dios, y su Espíritu Santo te fortalecerá y te dará la victoria.

     

    • El gozo o sufrimiento en medio de la tribulación está ligado directamente en función a tu relación con Cristo y con este mundo y sus deseos.

    Flp 1:20a conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado;

    La palabra anhelo habla de un anhelo ardiente, intenso y profundo, alguien que está vigilando, expectante, con la cabeza extendida. Mira cómo Pablo tiene su vista fija en otra cosa, las cadenas no significan nada para él, me recuerda cuando el Señor hablando de las señales del fin de los tiempos nos dijo:

     

    Luc 21:28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

     

    Pablo no solo tenía este anhelo ardiente, sino esperanza este gozo anticipado, esta certeza llena de gozo de que algo va a suceder. Y dice Pablo, estoy seguro, no voy a ser avergonzado, porque mi Cristo es fiel, él lo prometió, ¿qué prometió?

     

    Mat 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

    Isa 49:23 Reyes y reinas te servirán y atenderán a todas tus necesidades. Se inclinarán hasta el suelo ante ti y lamerán el polvo de tus pies. Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR. Los que confían en mí nunca serán avergonzados». (NTV)

    Rom 9:33 como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

    Sal 25:3 Quien en ti pone su esperanza jamás será avergonzado; pero quedarán en vergüenza los que traicionan sin razón. (NVI)

     

    Pablo estaba expectante de estas promesas, conocía a su Dios, a su Salvador, no le importaba haberlo perdido todo, el tenerlo todo por basura por la excelencia de conocer a Cristo y verle cara a cara, con Cristo ya lo había ganado todo. Y dice:

     

    Flp 1:20b antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

    Si, estoy preso, pero tengo una confianza plena en todo momento, Cristo va a ser engrandecido en mi cuerpo, sea que me muera, o sea que viva y siga siendo martirizado por Cristo.

     

    Esta palabra magnificar es muy interesante, es megalúno, y tiene que ver con aumentar, o alabar, de manera que podemos ver dos sentidos en esta palabra, la primera, definitivamente Pablo deseaba traerle gloria a Jesucristo con su vida, poner sus miembros, todo lo que era Pablo en el altar del Señor, como dice en Romanos 12 presentar su cuerpo como un sacrificio vivo y santo a Dios.

     

    Pero, no solo eso, tiene que ver con o que vimos anteriormente, cuando alguien como Pablo confía plenamente en el Señor, y está dispuesto aún a ir a la misma muerte por sostener la verdad Cristo es magnificado, ¿qué significa esto?

     

    Por ejemplo hay estrellas impresionantes mucho mayores que nuestro sol, ahí están, pero son imperceptibles a simple vista, de manera que necesitas de un poderoso telescopio para en primer lugar saber que existe y poder apreciarlo.

     

    De la misma manera, Cristo está ahí brillando con toda su gloria, pero por la ceguera del pecado el mundo no lo puede ver, y cuando tú y yo decidimos creer a Dios y sus promesas y en las pruebas y dificultades respondemos con fe, en especial cuando con toda firmeza, convicción y denuedo anunciamos la verdad en palabra y obra, sin importarnos llegar hasta las últimas consecuencias.

     

    Quizá persecución, perder trabajo, que nuestra familia nos deje de hablar, renunciar a algún trabajo mal habido, romper una sociedad en yugo desigual, hasta poner nuestras vidas o ser martirizados así como en medio oriente o en algunos lugares de México y de otros países sucede donde la gente es expulsada de sus pueblos, iglesias son quemadas, gente es apedreada o golpeada, eso está sucediendo hoy.

     

    Y cuando la gente nos ve con gozo, con esperanza, con seguridad, con este anhelo ferviente, levantando nuestro rostro y nuestra mirada no a este mundo, sino a lo que nos espera, Cristo es magnificado, nosotros estamos sirviendo como ese telescopio donde el mundo inconverso y en tinieblas puede asomarse y ver a Cristo con claridad. Y este era el anhelo de Pablo, Cristo. Por eso dice:

     

    Flp 1:21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

    Es decir, no tengo otro negocio en esta vida, mi vida se trata de Cristo, no tengo una agenda oculta, si Pablo hubiera tenido familia igual lo hubiera dicho, como Josué, yo y mi casa serviremos al Señor. Si estoy en libertad, mi libertad sirvió y servirá para dar a conocer a Cristo, si estoy en prisión, mi cautiverio sirve y servirá para dar a conocer a Cristo, si muero por causa del Evangelio, mi muerte servirá igual como un testimonio.

     

    Así como los miles de mártires que han puesto su vida, como los que morían en el circo romano, tomados de las manos cantando himnos, llenos de gozo y de esperanza, despidiéndose y diciéndose, ahorita nos vemos allá arriba, la historia secular cuenta que inexplicablemente para ellos, gente de las gradas bajaba al ver el rostro lleno de gozo, esperanza y una sonrisa al enfrentar a leones, al fuego, al látigo, porque para esta gente como para Pablo el vivir era Cristo.

     

    Y dice Pablo y si muero, cosa que no sucedió en este encarcelamiento sino en uno posterior, dice Pablo va a ser de mayor provecho, una gran ganancia, finalmente deshacerme de este cuerpo de muerte e ir a casa. Y recibir la corona de la vida, ver con mis ojos todas esas promesas cumplidas, el Señor dijo:

     

    Mat 5:10-12 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia,(E) porque de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

     

    Mientras se despedía de sus discípulos les prometía:

     

    Jua 16:1-4, 33 »Les he dicho estas cosas para que no abandonen su fe. 2 Los expulsarán de las sinagogas, y llegará el tiempo en que quienes los maten pensarán que están haciendo un servicio santo para Dios. 3 Eso se debe a que nunca han conocido ni al Padre ni a mí. 4 Les digo estas cosas ahora para que, cuando sucedan, recuerden mi advertencia. No las mencioné antes porque todavía iba a estar un tiempo más con ustedes... 33 Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo. (NTV)

     

    Mis hermanos, las promesas del Señor van mucho más allá de cualquier promesa temporal en este mundo. Pero, como que Pablo hace una pausa, y como que piensa: pero un momento, aquí estoy ahora y dice:

     

    Flp 1:22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.

    Es decir, el tiempo que me quede, lo voy a invertir, lo voy a gastar igual para Cristo. Mis hermanos, el único tiempo que tenemos para aumentar nuestra cuenta celestial es aquí, para traerle gloria a Cristo con nuestras obras, obviamente en respuesta a su amor, no para ganar salvación, pero, sí podremos tener recompensa, si podemos aumentar nuestra cuenta celestial, y decir:

     

    Otra alma más para ti Señor, mira Padre, te amo y abandono este pecado porque no te glorifica y quiero sacar una sonrisa de tu rostro, mira mi Señor, ¿te gusta esto, como perdono, cómo me humillo cómo me niego a mí mismo, tomo mi cruz y te sigo, porque para mí vivir eres tú? ¿Te gusta cómo estoy comprometido con conocerte y cómo abandono y desecho toda obra de la carne y me visto del nuevo hombre para ser transformado a tu imagen?

     

    Porque ¿sabes? Para un cristiano, eso es lo emocionante de vivir todavía aquí, no los deseos pasajeros de este mundo, ¡no! Sino la oportunidad de traerle gloria a Dios, porque el día que Cristo te llame a su presencia, definitivamente si estás en él, si has sido perdonado, justificado por su sangre, si has recibido la vida eterna será glorioso, pero tu oportunidad de anotar goles para tu Señor ahí terminó.

     

    En el cielo no tendrás que usar más fe, no tendrás que honrar a Dios con tu confianza, con tu obediencia porque lo verás cara a cara y eso será inevitable. Por eso, aprovecha hoy, cambia tu perspectiva. Por eso dice Pablo:

     

    Flp 1:23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; Flp 1:24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

    Mis hermanos este debería ser el conflicto de un creyente genuino que verdaderamente conoce a su Señor y sus promesas, este equilibrio, el Señor nos mandó: ocúpense mientras vengo, al mismo tiempo tengan sus maletas hechas, velen, no se duerman, no sean irresponsables, no sean como el siervo malvado que se emborrachaba y malgastaba y golpeaba a la gente que el Señor le confió, no sean el mayordomo infiel, que no hizo nada para honrar a su Señor con lo que él le concedió.

     

    No sean como las vírgenes insensatas que se quedaron dormidas yendo tras el canto de las sirenas de este mundo, dice el Señor:

     

    Luc 12:32-34 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. 33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

     

    Luc 12:37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

     

    Jóvenes, vale la pena vivir para Cristo desgatar nuestras vidas para Cristo, no se dejen engañar, no se dejen llevar por este mundo y sus deseos, por más jóvenes que se sientan, la vida es muy corta, pero ciertamente ustedes tienen más tiempo que yo para traerle gloria a Dios, claro, si el Señor no los llama antes.

     

    Mi necedad, mi desperdicio de vida terminó cuando cumplí 27 años y el Señor me llamó de mis tinieblas, cuánto me hubiera gustado no pasar por tanta amargura y dolor, haber desperdiciado tanto tiempo, al no entregarme a el en cuerpo y alma. Piensa tu edad, yo llevo 17 años sirviéndolo con todo mi corazón y hubiera querido hacerlo toda mi vida, no se cuántos más me queden pero, para eso servirá mi vida hasta el último suspiro que tenga, no tengo otra cosa mejor que hacer, este mundo me falló, y te va a fallar a ti también, es pura falacia, pura mentira, ¡créele a Dios!

     

    Hazlo joven, no te arrepentirás, deja de perder el tiempo con este mundo que solo te va a dar dolor, angustia y te va a dejar en terrible miseria, no importa lo que veas en las películas de Hollywood, son eso, películas, no existen los Avengers ni Superman, ni es verdad que alguien sea impío, malvado, que no tome en cuenta a Dios y se salga con la suya, no va a suceder, entrégale tu vida al Señor.

     

    Este conflicto de Pablo cada creyente lo deberíamos tener, no estar llorando al son de este mundo y sus espejismos baratos. El problema es que le compramos todas sus mentiras, y cambiamos la gloria de nuestro Señor por un plato no de frijoles, sino de estiércol. Constantemente el mundo y Satanás nos vende los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida y yo se lo compro.

     

    No conforme con eso se nos vende un falso Evangelio que trae una falsa salvación, y produce creyentes falsos, porque trae a la iglesia a la gente con una motivación equivocada, con una mentira, presentan a un dios falso, como el genio de la lámpara, como Santa Claus, ven y todos los deseos de tu corazón serán cumplidos, ven a Cristo y tus problemas se terminarán

     

    Y lo más serio de esto es que no están presentando el Evangelio de la gracia, sino a Jesucristo como un ídolo que me va a dar lo que los deseos de mi corazón anhelan, porque en el fondo Cristo no es lo que me importa, me importo yo mismo, porque se trata de mí, no de Cristo.

     

    Y el problema no solo es que nos lo han vendido, sino que lo hemos comprado, por eso te cuesta tanto trabajo el hecho de pensar en la muerte como si de veras fuera algo tan trágico ver el rostro de tu salvador.

     

    Y la terminas resentido con Dios, apostatando tu fe, diciendo que Cristo no funcionó o no te cumplió porque por mucha declaración positiva llega la prueba, sea económica, de salud, o enfrentas la muerte, de algún familiar, y dices: ¿dónde está el Dios que me iba a quitar todos mis problemas?

     

    Porque nunca les presentaron al Dios verdadero, o nunca lo quisiste conocer, y nunca conociste la verdad de la Palabra que nos enseña que este mundo no es nuestro hogar, que el Evangelio no es un ídolo más que el mundo o la religión ofrecen.

     

    El Evangelio no te ofrece tu mejor vida ahora, eso es idolatría, eso es ver a Cristo como un ídolo, además Cristo no vino a morir para darte algo podrido que no tiene remedio que no va a permanecer y que él mismo va a destruir como quien pone un papel en la trituradora, Cristo no ten engañaría así.

     

    El vino a ofrecerte perdón de pecados, vida eterna una herencia celestial, no tu mejor vida ahora, sino el Evangelio es Cristo, Dios haciéndose hombre, humillándose, haciéndose pobre, proveyendo para nosotros no una vida sin problemas, sino algo mucho mejor, un tratado de paz y reconciliación por su vida muerte y resurrección que nos llama al arrepentimiento, a morir a nosotros mismos, a rechazar este mundo y su reino de tinieblas y recibir el reino de Dios, de luz. Si Cristo no es suficiente para ti, no le conoces, necesitas conocerlo.

     

    Porque hermanos, amigos que nos visitan, hay una realidad para toda la gente, sea cristiana o no, vivimos en un mundo caído, sujeto al pecado, y no porque Dios haya creado un mundo lleno de sufrimiento, enfermedad, dolor y muerte, no, Dios creó un mundo perfecto, pero, el hombre en su necedad, le dio la espalda a Dios, y al huir de Dios, al independizarse de él, no creyendo en su verdad y cambiándola por la mentira, el hombre cayó, y toda la creación junto con él.

     

    Y la enfermedad, muerte, violencia, espinas, catástrofes naturales y demás, entraron en este mundo por causa de la desobediencia, del pecado del hombre, el sufrimiento es una realidad para todos. Cada ser humano que nace, tiene sentencia de muerte, y si hay algo de lo que puedes estar seguro es de que vas a padecer de una manera u otra y vas a morir.

     

    El punto es ¿cómo quieres vivir tu sufrimiento aquí? ¿Cómo quieres enfrentar la muerte? ¿Quieres seguir negando los hechos? Buena suerte, tarde o temprano te vas a encontrar en ese callejón sin salida y vas a tener que enfrentar esta realidad.

     

    Te lo digo abiertamente, no te quiero engañar, anhelo que lo único que te tenga en esta iglesia no sean falsas expectativas, promesas falsas, una iglesia cómoda donde nadie te dice nada, sino este Evangelio, pero que es maravilloso y suficiente para darte vida eterna y la seguridad plena de las promesas de un Dios inigualable.

     

    Hermanos, los cristianos necesitamos aprender a ver las circunstancias como la Palabra de Dios nos las presentan, un hombre o mujer que verdaderamente conoce a Dios no niega las circunstancias, y neciamente dice: “no pasa nada, todo está bien”, “me declaro sano, cáncer te reprendo”. Nada que ver.

     

    El cristiano maduro analiza la situación, no la niega, revisa el tamaño del daño, o la pérdida, o del riesgo, pero, no pone deja su mirada ahí, sino que se humilla ante su Dios, pone sus ojos en él, contempla su poder, su amor, su carácter, confía en sus buenas intenciones, recuerda sus promesas, se acuerda de su identidad, Dios es mi Padre, yo soy su hijo, su hogar, este mundo no es mi hogar, aquí soy extranjero y además estoy en terreno enemigo, esta no es mi casa, y recuera su destino: Señor, veré tu rostro, y eso es suficiente para mí.

     

    Decide depender de Dios, de manera que termina sopesando el problema con su Dios, y no es que el problema disminuya, sino que en perspectiva cualquier problema queda eclipsado por el poderío, la grandeza, los planes de un Dios Todopoderoso que rebasa la temporalidad de nuestros días que son como la hierba del campo que hoy la vez y mañana ya se secó, así de corta es nuestra vida.

     

    ¿Quieres medir la madurez espiritual de una persona? Mira su reacción a la hora de la prueba, no escuches tanto su conocimiento, o su manera de hablar, dos cosas: practica lo que enseña, y obsérvalo cómo vive bajo la presión de la prueba, la dificultad.

     

    Por lo mismo, ¿Sabes que otra cosa puedes medir en la manera en la que respondes a la dificultad? Cuánto verdaderamente conoces a Cristo, sus promesas, su presencia, cuánto tiempo pasas a sus pies, de rodillas en su Palabra, en oración, porque te aseguro que si le conocieras profundamente, tu reacción sería como la de Pablo, él sabía quién era Cristo.

     

    ¿Por qué ves a Pablo escribiendo esto? No es que fuera un súper hombre varón de Dios de fe, muy bueno que decía falsamente: “te amo Cristo a pesar de todo”. Y por dentro lleno de temor y desesperanza, no, Pablo sabía en quién había creído, por tanto su anhelo por estar con Cristo, su gozo de estar con él superaba el temor a la misma muerte, él sabía que esta solo era una transición para llegar a casa, una graduación de este lugar. Esa es la clave, conoce a Cristo, y eso será suficiente, por eso Pablo decía:

     

    Flp 1:25 Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe,

    Señor, las dos cosas me emocionan, verte, sería algo inigualable, pero, ver crecer la fe de estos Filipenses también me emociona, verlos madurar al punto de vivir gozosos aún sabiendo que pueden perder la vida, vale la pena, ¿qué quieres tú Señor? Sé que los amas profundamente que diste tu vida por ellos, confío plenamente en tu voluntad. Quiero ser parte del provecho y gozo de su fe, porque una cosa tengo en mi corazón, y dice el versículo 26:

     

    Flp 1:26 para que abunde vuestra gloria de mí en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros. Otra versión dice: Flp 1:26 Así, cuando yo vuelva, su satisfacción en Cristo Jesús abundará por causa mía. (NTV)

    Es decir, el ver a Cristo cumplir sus promesas, el comprobar que su voluntad es buena, perfecta y agradable, le trae gloria y alabanza a Jesucristo nuestro Dios, por eso el dijo:

     

    Mat 5:16 Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

     

    Y tenemos nuestro último punto:

     

    1. Este debería ser el perfil de un creyente que verdaderamente conoce a Cristo en medio de la tribulación

    Flp 1:27 Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio,

    Dice Pablo, por todas estas cosas, así responde a la tribulación cualquiera que ha entendido y recibido en verdad la buena noticia del Evangelio:

     

    1. No depende de que alguien lo esté viendo, felicitando, empujando o manipulando.

    Dice Pablo, si voy bien, si no voy, igual, nada me causaría más gozo que su fe no dependiera de mí, obviamente cuentan con todas mis oraciones, pero, espero que su relación con el Señor, la convicción de su corazón sea suficiente para caminar en obediencia y sin dudar a pesar de la prueba, por eso dice:

     

    1. Es alguien que persevera, se mantiene firme en Cristo a pesar de la prueba, fortalecido por el Espíritu Santo.

    ¿Se acuerdan de Efesios 6, la armadura del creyente? Es misma palabra, conjugada de diferente manera, aquí indica en presente estar de pie, perseverando, siendo constante, sin moverse de lugar. Sostenido en Cristo, por el poder y la fortaleza del Espíritu Santo, por lo tanto llenos de gozo y esperanza como Pablo.

     

    1. Combatiendo como equipo, no como llaneros solitarios.

    Somos parte de un cuerpo, de una gran familia, pertenecemos a un ejército, al ejército de Dios, y la prueba y la tribulación no nos pueden dejar fuera de combate, no podemos desertar, no nos aislamos, no deponemos las armas y nos rendirnos. Sino que juntos, como iglesia nos fortalecemos en Cristo y tomamos la victoria que tenemos en él.

     

    1. Enfocados en nuestra fe común, en el Evangelio.

    Es decir, no solo fortalecidos por el Espíritu Santo, protegidos por la comunión de la iglesia, sino envueltos en la fe, en una confianza total en las promesas de nuestro Rey, dispuestos a perder la vida por la verdad si esto fuera necesario, sabiendo que en nada seremos avergonzados y que Cristo será evidente para los no creyentes y para los inmaduros en nosotros.

     

    Flp 1:28 y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios.

    1. No dándole lugar al temor por la persecución o sufrimiento a causa de Cristo.

    La oposición, la persecución en la iglesia lo único que produjo fue como viento que hizo que el fuego se expandiera más. Lo mismo para alguien que conoce a Cristo y sus promesas, tendrá gracia suficiente de parte de Dios para sostenerse aún frente al martirio.

     

    1. En lugar de temor, ver a los opositores con conmiseración.

    Si hay oposición, no tenemos que temer, aquel que se opone solo está mostrando su corazón no redimido, y su final es triste si no se arrepiente, pero si nosotros sufrimos oposición por hacer lo bueno, esa no es señal de que estemos en pecado, porque a Satanás le encanta hacernos dudar después de haber sido humillados o golpeados por causa de Cristo. El Señor dijo hablando de los fariseos que querían estar bien con todo mundo, menos con Dios mismo:

     

    Luc 6:26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

     

    Por otro lado Pablo le dijo a Timoteo

    2 Ti 3:10-12 Pero tú, Timoteo, sabes muy bien lo que yo enseño y cómo vivo y cuál es el propósito de mi vida. También conoces mi fe, mi paciencia, mi amor y mi constancia. 11 Sabes cuánta persecución y sufrimiento he soportado, y cómo fui perseguido en Antioquía, Iconio y Listra. Pero el Señor me rescató de todo eso. 12 Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución. (NTV)

     

    Como ya lo vimos, el sufrimiento no es señal de abandono de Dios, sino señal de que somos extranjeros y estamos en tierra enemiga, por lo tanto esperamos nuestro hogar, y el hecho de que este mundo, su filosofía, su religión nos rechace, no es sino confirmación de que andamos en luz, y desafortunadamente para ellos, están en tinieblas, y necesitan nuestras oraciones. Cristo viene hermanos. Y dice Pablo:

     

    Flp 1:29 Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,

    En este caso Dios les concedió a los Filipenses la misma oportunidad de Pablo de magnificar a Cristo en ellos a través de la tribulación. Después de todas estas cosas, ¿Cómo verás de aquí en adelante el padecimiento, como un privilegio, como una oportunidad de traer gloria al que de cualquier forma vas a ir, tarde o temprano, o como una oportunidad de quejarte y hasta de considerar el apostatar tu fe?

     

    Mis hermanos necesitamos crecer, necesitamos madurar, abrir nuestros ojos verdaderamente. Y me encanta que dice que es Dios quien concede, todas estas doctrinas donde la gente se flagela pretendiendo ganar el favor de Dios son una falsedad. La Palabra es clara, nadie puede hacer deudor a Dios, todo se lo debemos ya.

     

    Pero, es una gracia especial la que él concede, y gracia es capacidad, es fortaleza para morir como Esteban: Señor perdónalos, no saben lo que hacen, como tanto hermano nuestro en Cristo que ha puesto su vida, sus talentos, sus dones, y la ha exprimido por causa de Cristo, o gente que lo hizo y por eso hoy podemos abrir la Biblia.

     

    En cada país donde se puede libremente abrir la Escritura, Dios concedió como un regalo a gente padecer por él, no solo creer en él. No se si Dios algún día te pedirá algo así, pero sí te digo que no te preocupes, no tienes que hacerlo en tu fuerza el Dios quien concede la gracia y el gozo de sufrir por causa del Evengelio.

     

    Me acuerdo de Pedro cuando en su fuerza saca la espada y ni un buen espadazo eficaz sabe dar, nomás hace alboroto y le corta la oreja a Malco, que oso, cinco minutos después ya estaba negando al Señor, pero qué me dices después de que nació de nuevo y el Espíritu vino sobre él. Valientemente entregó su vida y quien según la tradición pidió ser crucificado de cabeza por no sentirse digno de morir como su Señor. Esto es gracia y un privilegio concedido de parte de Dios hermanos. Y cierra Pablo:

     

    Flp 1:30 teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí.

    Es decir, ustedes me vieron Filipenses cuando llegué por primera vez a Filipos, y fui golpeado junto con Silas, y supieron del conflicto, de la lucha y el día de hoy, una vez más estoy preso por Cristo. ¿Qué hay de ti mi hermano? ¿Estás tan mezclado con este mundo que ya hasta te aplaude y eres parte de él? O ¿Tienes este conflicto, esta batalla, esta pelea que Pablo y todo creyente que conoce profundamente a su Señor tiene o llega a tener?

     

    Mis hermanos, por eso es que los cristianos estamos supuestos a vivir nuestra vida en este mundo, las tribulaciones de diferente manera, a responder a ellas de la manera correcta, ya lo dijimos, tribulación habrá, pero prefieres sufrirla de parte del mundo como amigo de Cristo, o de parte de Dios como amigo del mundo, Santiago dijo inspirado por el Espíritu Santo:

    Stg 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

     

    Todo esto tiene que ver con la respuesta a estas preguntas: ¿Quién soy, de dónde soy, a quién pertenezco y cuál es mi esperanza? A ti te toca responderlo. Y quisiera terminar con las últimas palabras de Pablo a Timoteo sabiendo que ya era su turno y a nosotros nos van a caer justo en el lugar, y le dice:

     

    2 Ti 4:1-8 En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino —te pido encarecidamente: 2 predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza. 3 Pues llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. 4 Rechazarán la verdad e irán tras de mitos. 5 Pero tú debes mantener la mente clara en toda situación. No tengas miedo de sufrir por el Señor. Ocúpate en decirles a otros la Buena Noticia y lleva a cabo todo el ministerio que Dios te dio. 6 En cuanto a mí, mi vida ya fue derramada como una ofrenda a Dios. Se acerca el tiempo de mi muerte. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel. 8 Y ahora me espera el premio, la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me dará el día de su regreso. Y el premio no es sólo para mí, sino para todos los que esperan con anhelo su venida. (NTV)

     

    ¿Qué estás esperando tú? ¿Seguirás creyéndole a este mundo y sus vanas promesas o decidirás entregarte a Cristo y creerle con todo tu corazón? ¿Cambiarás tu perspectiva con respecto a la tribulación? ¿Dejarás de estar centrado en ti mismo y te entregarás de una vez por todas a Jesucristo?

     

     

     

     

     

     

  • Jan 24, 2016Filipenses 1: 1-11 “Amor y gozo o falta de perdón y Amargura ¿qué escogerás?
    Jan 24, 2016
    Filipenses 1: 1-11 “Amor y gozo o falta de perdón y Amargura ¿qué escogerás?
    Series: Filipenses

    AMOR Y GOZO O FALTA DE PERDÓN Y AMARGURA, ¿QUÉ ESCOGERÁS?

    Filipenses 1:1-11

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Filipos fue la primer ciudad griega de Macedonia y la primera ciudad europea en donde el apóstol Pablo anunció el evangelio de Cristo y fundó una iglesia.

     

    ¿Qué tipo de ciudad era Filipos?

    Filipos tomó su nombre de Felipe II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, quien atraído por las minas de oro conquistó la región para el siglo 4 a.C. Esta ciudad se hizo famosa por la batalla de Filipos en el 42 a.C. Donde los ejércitos de Antonio y Octaviano derrotaron a las de Bruto y Casio, siendo estos dos ejércitos Romanos. Uno defendía la república Romana y otro quería abolirla para convertirla en el imperio Romano.

     

    Finalmente venciendo el imperio, Filipos se convirtió en una colonia Romana, la cual en su mayoría llegó a ser poblada por veteranos del ejercito Romano.

     

    Dentro de su región Filipos era una ciudad muy importante, su idioma oficial era el latín, su organización social, político y religiosa era tan similar a la de roma que sus habitantes se sentían como viviendo en la misma capital de imperio, se podría decir que era como una Roma alejada de la capital, al punto que se le llegó a llamar una roma en miniatura.

     

    De manera que la gente de Filipos tenía un alto orgullo cívico y regional, se jactaban de ser ciudadanos de Roma. Era una colonia romana orgullosa, de estar exentos de impuestos y andar a la vanguardia de la capital del mundo. Y como todo ser humano, batallaban con su orgullo. Veamos el mapa y su cercanía con Roma.

     

     

     

    ¿Cómo y cuándo se inició esta iglesia?

     

    Pablo estaba en pleno segundo viaje misionero, esto lo podemos leer en Hechos 16, donde junto con Silas escogen al joven Timoteo para ser su colaborador, pasando por las iglesias ya fundadas en su primer viaje misionero, confirmándolas y fortaleciéndolas, el texto nos dice que Pablo no estaba pensando en ir hacia Macedonia, sino que tenía planes de ir por toda esa región, pero, el Espíritu Santo tenía otro plan, dice el texto:

    Hch 16:6-12 Luego, Pablo y Silas viajaron por la región de Frigia y Galacia, porque el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia en ese tiempo. 7 Luego, al llegar a los límites con Misia, se dirigieron al norte, hacia la provincia de Bitinia, pero de nuevo el Espíritu de Jesús no les permitió ir allí. 8 Así que siguieron su viaje por Misia hasta el puerto de Troas. 9 Esa noche Pablo tuvo una visión: Puesto de pie, un hombre de Macedonia —al norte de Grecia —le rogaba: «¡Ven aquí a Macedonia y ayúdanos!». 10 Entonces decidimos* salir de inmediato hacia Macedonia, después de haber llegado a la conclusión de que Dios nos llamaba a predicar la Buena Noticia allí. 11 Subimos a bordo de un barco en Troas, navegamos directo a la isla de Samotracia y, al día siguiente, desembarcamos en Neápolis. 12 De allí llegamos a Filipos, una ciudad principal de ese distrito de Macedonia y una colonia romana. Y nos quedamos allí varios días. (NTV)

     

     

    Aprendemos cómo un hombre de Dios es guiado por el Espíritu Santo, no se desanima por puertas cerradas, sino que sigue adelante, sin parar, y no es hasta que llega al límite del mar, donde ya no hay más tierra, al menos delante de los ojos de Pablo, donde seguramente se pone a orar: Señor, está bien, vamos a parar, ¿cuál es tu plan, tu voluntad, a dónde quieres que nos dirijamos?

     

    Y finalmente el Señor claramente en esta visión le muestra a Pablo, el cual comparte con su equipo, mismo que Lucas se suma, ya que él comienza a narrar en primera persona, los cuales seguramente oran y con paz y seguridad en su corazón deciden ir a Macedonia, el lugar donde el Señor les muestra que hay necesidad. Me pregunto a dónde será el próximo lugar al cual el Señor quiere que vayas a llevar el Evangelio aquí en Memphis, espero que estés orando, y que dos o tres puertas cerradas no te desanimen. Dice el texto:

     

    Hch 16:13-15 El día de descanso nos alejamos un poco de la ciudad y fuimos a la orilla de un río, donde pensamos que la gente se reuniría para orar, y nos sentamos a hablar con unas mujeres que se habían congregado allí. 14 Una de ellas era Lidia, de la ciudad de Tiatira, una comerciante de tela púrpura muy costosa, quien adoraba a Dios. Mientras nos escuchaba, el Señor abrió su corazón y ella aceptó lo que Pablo decía. 15 Fue bautizada junto con otros miembros de su casa y nos invitó a que fuéramos sus huéspedes. «Si ustedes reconocen que soy una verdadera creyente en el Señor —dijo ella—, vengan a quedarse en mi casa». Y nos insistió hasta que aceptamos. (NTV)

     

    Llegado el sábado como era su costumbre Pablo se dirige al lugar donde se reunían a adorar a Dios, en este caso no había una sinagoga, muy probablemente porque la población judía era pequeña y se requerían al menos 10 varones judíos cabezas de hogar para iniciar una. Pero esto no impedía que se reunieran, en este caso en el río, y eran varias mujeres.

     

    Interesante que el Señor abre el corazón de esta mujer quien era prominente por su negocio, y ahí da inicio la iglesia, en casa de esta mujer Lidia.

     

    Pero aquí no termina todo, sucede algo que trae como casi siempre le sucedió a Pablo persecución, oposición, la cual resultó no en un Pablo desanimado o en una iglesia aplastada, sino en el principio poderoso y la expansión de esta iglesia, dice la Palabra:

     

    Hch 16:16-22 Cierto día, cuando íbamos al lugar de oración, nos encontramos con una joven esclava que estaba poseída por un demonio. Era una adivina que ganaba mucho dinero para sus amos. 17 Ella seguía a Pablo y también al resto de nosotros, gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo y han venido para decirles cómo ser salvos».

    Es interesante que en todas estas cosas de adivinación hay actividad demoniaca, y ¿sabes qué? Satanás es príncipe de mentira junto con todos sus secuaces, así que no esperes de ninguna manera que vayas a recibir de este tipo de actividades verdad alguna, sencillamente no puedes, no debes confiar en lo que esta gente pretende llamar el futuro, es puro engaño que terminará alejando de Dios y destruyéndote y dice:

     

    18 Esto mismo sucedió día tras día hasta que Pablo se exasperó de tal manera que se dio la vuelta y le dijo al demonio que estaba dentro de la joven: «Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella». Y al instante el demonio la dejó.

    Interesante, a Dios no le interesa esta clase de publicidad, date cuenta cómo hasta un demonio puede pretender sonar muy espiritual, pero, solo alguien espiritual puede discernir la diferencia. Por eso métete en la Palabra de Dios, crece en tu relación con el Señor y su verdad. Y dice:

     

    19 Las esperanzas de sus amos de hacerse ricos ahora quedaron destruidas, así que, agarraron a Pablo y a Silas y los arrastraron hasta la plaza del mercado ante las autoridades. 20 «¡Toda la ciudad está alborotada a causa de estos judíos! —les gritaron a los funcionarios de la ciudad —. 21 Enseñan costumbres que nosotros, los romanos, no podemos practicar porque son ilegales». 22 Enseguida se formó una turba contra Pablo y Silas, y los funcionarios de la ciudad ordenaron que les quitaran la ropa y los golpearan con varas de madera. (NTV)

    Gente que no le importa otra cosa que su Dios dinero a cualquier costo inician con la persecución de Pablo, esta gente diabólicamente utiliza el orgullo regional de la gente de Filipos, checa como dicen: nosotros los romanos no practicamos esas cosas, y la turba enceguecida por su orgullo y enojo, sin más investigación los desnudan y los azotan, y dice:

     

     

    Hch 16:23 Los golpearon severamente y después los metieron en la cárcel. Le ordenaron al carcelero que se asegurara de que no escaparan. 24 Así que el carcelero los puso en el calabozo de más adentro y les sujetó los pies en el cepo. 25 Alrededor de la medianoche, Pablo y Silas estaban orando y cantando himnos a Dios, y los demás prisioneros escuchaban. 26 De repente, hubo un gran terremoto y la cárcel se sacudió hasta sus cimientos. Al instante, todas las puertas se abrieron de golpe, ¡y a todos los prisioneros se les cayeron las cadenas!

     

    Mira nada más a Pablo y a Silas, veamos la ilustracion: Golpeados, y a la misma vez llenos de gozo y esperanza, tal vez no al principio, tal vez no a la hora de recibir los golpes, pero, ellos perseveraron y el Señor les llenó de su gracia al punto de que toda la cárcel escucha su alabanza y a la misma vez, toda la cárcel es testigo del poder de Dios. Esto puede hacer el Señor en la vida de gente que le cree, que ve más allá de sus circunstancias, que se reconoce y se identifica como extranjera y peregrina y que decide confiar en Dios como su Señor a pesar de cualquier circunstancia. Y sigue:

     

    Hch 16:27-34 El carcelero se despertó y vio las puertas abiertas de par en par. Dio por sentado que los prisioneros se habían escapado, por lo que sacó su espada para matarse. 28 Pero Pablo le gritó: «¡Detente! ¡No te mates! ¡Estamos todos aquí!». 29 El carcelero pidió una luz y corrió al calabozo y cayó temblando ante Pablo y Silas. 30 Después los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos le contestaron. —Cree en el Señor Jesús y serás salvo, junto con todos los de tu casa. 32 Y le presentaron la palabra del Señor tanto a él como a todos los que vivían en su casa. 33 Aun a esa hora de la noche, el carcelero los atendió y les lavó las heridas. Enseguida ellos lo bautizaron a él y a todos los de su casa. 34 El carcelero los llevó adentro de su casa y les dio de comer, y tanto él como los de su casa se alegraron porque todos habían creído en Dios.

     

    Este hombre se ve en el filo de la muerte porque él tendría que pagar la condena de cada uno de los presos que escaparan, veamos la imagen:

     

    Sin embargo el final de su vida, fue el principio de la vida nueva para él, se arrepintió de sus pecados, él y toda su familia, porque seguramente fue una crisis familiar, él era el jefe de casa y estuvo a punto de morir, ellos creen, dan frutos de arrepentimiento al lavar las heridas de Pablo y Silas, y además sin pensarlo, en ese mismo momento se bautizan, y todo el dolor de Pablo y Silas, el temor de este hombre y su familia se disipa cuando Jesús trae salvación y vida. ¿Sucedió así contigo cuando Cristo llegó a tu vida? Y veamos el final de la historia:

     

    Hch 16:35 A la mañana siguiente, los funcionarios de la ciudad mandaron a la policía para que le dijera al carcelero: «¡Suelta a esos hombres!». 36 Entonces el carcelero le dijo a Pablo: —Los funcionarios de la ciudad han dicho que tú y Silas quedan en libertad. Vayan en paz. 37 Pero Pablo respondió: —Ellos nos golpearon en público sin llevarnos a juicio y nos metieron en la cárcel, y nosotros somos ciudadanos romanos. ¿Ahora quieren que nos vayamos a escondidas? ¡De ninguna manera! ¡Que vengan ellos mismos a ponernos en libertad! 38 Cuando la policía dio su informe, los funcionarios de la ciudad se alarmaron al enterarse de que Pablo y Silas eran ciudadanos romanos. 39 Entonces fueron a la cárcel y se disculparon con ellos. Luego los sacaron de allí y les suplicaron que se fueran de la ciudad. 40 Una vez que salieron de la cárcel, Pablo y Silas regresaron a la casa de Lidia. Allí se reunieron con los creyentes y los animaron una vez más. Después se fueron de la ciudad.

     

    Interesante, las leyes romanas eran rígidas y protegían a sus ciudadanos, pero, aún así Pablo decide no levantar cargos, les perdonan, seguramente les vuelve a compartir el Evangelio, regresan con Lidia, y con estas dos familias, la de Lidia y la del Carcelero, el Señor comienza la primer iglesia en Europa, convirtiéndose en la cuna de la cristiandad europea. De ahí Pablo se va a Tesalónica y sigue con su viaje, al parecer deja ahí a Lucas, quien comienza a hablar en tercera persona otra vez.

     

    ¿Cuándo fue escrita?

     

    Hay tres teorías de el lugar y el año donde fue escrita, una que fue por el año 50 desde Éfeso, otra que fue en su encarcelamiento en Cesarea, pero la que mejor se ve respaldada por las mismas Escrituras es que fue en el primer aprisionamiento de Pablo en Roma, desde donde escribió Efesios, Colosenses y Filemón, conocidas como las Cartas de Prisión, por el año 62 d.C

     

    El propósito de la carta.

     

    Esta carta más que doctrinal o correctora, es una carta muy personal, de manera que el pensamiento fluye con naturalidad y espontaneidad. Algunos comentan que la carta es un mensaje desde el corazón de un pastor a su iglesia amada, de un padre hablándole a sus hijos, animándolos a perseverar y mantenerse llenos de esperanza en la persecución, enseñándoles que deben cuidar la unidad y la comunión, teniendo un mismo sentir, una misma mente, un mismo corazón, al seguir el ejemplo de humildad de nuestro Señor Jesucristo. Animándoles a vivir en sacrificio y servicio, ya que este es el verdadero amor.

     

    Les exhorta a cuidarse de los falsos maestros que traen como mensaje los deseos de este mundo. Les anima a estar gozosos y agradecidos, a pensar en todo lo bueno, lo justo, lo honesto. Y por último les anima a seguir siendo generosos y les agradece, ya que esta iglesia fue de las más generosas que vemos de las iglesias que Pablo fundó.

     

    En esta carta podremos adentrarnos en el corazón de un apóstol maduro, que ha dado su vida por la predicación del evangelio, el cual lo ha llevado a la cárcel y desde allí nos envía un mensaje de fortaleza, de confianza, de ánimo y de alegría que nos edifica, ya que nosotros también nos vemos abrumados por el peso de vivir en este mundo caído.

     

    También esta carta es un testimonio de cómo el poder del Evangelio, la Palabra de Dios es capaz de abrirse paso aún en ambientes donde hay tanto orgullo y dureza de corazón, como lo había en Filipos, y cómo el Señor es capaz de transformar hasta el corazón más duro.

     

    De dos familias que comenzaron esta iglesia en Hechos 16, Filipenses nos muestra esta misma iglesia 10 años después, una iglesia ya madura y a la vez en crecimiento compuesta por gente como nosotros que batalla con las mismas debilidades, los mismos problemas, y veremos cómo los Filipenses no son tan diferentes a nosotros, cómo nosotros al igual que ellos podemos ser consolados y guiados por la suficiente luz poderosa de la Palabra de Dios.

     

    Qué impresionante es el Señor, cómo sus promesas se cumplen y dan testimonio de que su Evangelio es poderoso. Sé que nosotros todavía estamos en proceso de crecimiento, pero Filipenses me recuerda nuestros inicios, es increíble el pensar que Calvary comenzó con dos o tres familias en la sala de una casa, y hoy seguimos aquí creciendo por su gracia. Mis hermanos el Evangelio es poderoso.

     

    Filipenses es la carta del gozo y de la unidad, y me encanta cómo Pablo comienza, lleno de amor, de gozo y de esperanza por sus hermanos filipenses. Hoy aprenderemos cómo andar en amor y gozo es una decisión, y cómo es la única manera de vivir gozosos y felices, por el contrario, decidir no perdonar y amar siempre resultarán en amargura y al final condenación, por eso yo titulé este mensaje. AMOR Y GOZO O AMARGURA Y FALTA DE PERDÓN, CUESTIÓN DE FE Y OBEDIENCIA, NO DE CAPACIDAD

     

    1. La amargura te ensucia y te destruye, decidir amar te purifica y te llena de gozo.

    Flp 1:1 Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos:

    Como el resto de las cartas Pablo comienza con su saludo, pero en esta ocasión me gustaría hacer una comparación con respecto a los saludos de Pablo en otras cartas.

     

    Una de las diferencias es que Pablo se presenta junto con Timoteo, lo cual me llama la atención, diez años antes Timoteo era solo un muchachito, quien presenció el primer apedreo de Pablo en Listra, donde seguramente quedó impresionado y le entregó su vida al Señor. Y checa cómo a un año después de haber creído en Cristo, ya sobresalía de todos los jóvenes y los creyentes en Listra, a tal punto que toda la iglesia de Listra, según Hch 16:1 daba buen testimonio de él. Y Pablo le echa el ojo y lo llama.

     

    Me impresiona ver lo que Dios puede hacer en una persona que en verdad se rinde ante el Señor, Jóvenes, pongan atención a Timoteo, quien era solo un jovencito llorón que confió en el Señor y en su Palabra, se convirtió en el brazo derecho de Pablo, y lo incluye en su saludo en 2 Corintios, en Colosenses, en Tesalonicenses, y Filemón, de primera mano le tocó ver el poder de Dios no solo en su vida, sino en la de su maestro el Apóstol Pablo. A quien también le escribe dos cartas, en una lo llama verdadero hijo en la fe, y muy significativamente le escribe 2 Timoteo, donde Pablo literalmente escribe sus últimas palabras antes de ser ejecutado por causa de la verdad y lo llama amado hijo.

     

    ¿Cuántos Timoteos hay aquí? ¿Cuántos quieren ser testigos de primera mano del poder y del amor de Dios. Créanle a Dios, no le crean a este mundo y sus mentiras, ríndanse a los pies del Señor, vale la pena.

     

    Otra detalle que podemos ver en este saludo es que Pablo no saca su credencial de Apóstol, como ya lo vimos les está hablando a sus hijos amados, es una carta personal, no tanto doctrinal o ministerial. Y les dice: Timoteo y yo somos siervos, esclavos de Jesucristo.

     

    Esta es otra cosa que nunca debemos olvidar, antes éramos esclavos del pecado, de Satanás, de su filosofía engañosa y mundana, pero, fuimos rescatados por Cristo, y ahora le pertenecemos a él, somos esclavos por amor. En el AT, podemos ver esto ilustrado en Éxodo 21, cuando un Israelita compraba un esclavo también israelita, lo tenía que dejar ir al séptimo año, pero en una condición especial el siervo no salía libre, dice así:

     

    Éxo 21:5-6 Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre; 6 entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.

     

    De manera que podían elegir quedarse como esclavos, ya no por obligación, sino por amor, esto es lo que somos cada uno de los creyentes en Cristo, por eso le llamamos Señor, Kurios, amo, controlador, pero estamos con él no por obligación, sino porque hemos entendido que es nuestro creador, somos de él, es nuestro salvador, nos volvió a comprar con su sangre, dándonos libertad del pesado yugo de esclavitud de nuestro pecado.

     

    Nos bendijo, nos dio vida eterna, nos adoptó, nos hizo sus herederos, se humilló haciéndose hombre y viniendo a servirnos, a dar su vida por nosotros, ahora nosotros en respuesta a tanta bendición, a tanta gracia inmerecida, nos entregamos a él por amor, somos suyos, somos sus esclavos por amor.

     

    Y dice:

    a todos los santos.

    Como ya lo hemos visto en el principio de cada carta, esta palabra ha ido cambiando su significado con el tiempo, y ahora es totalmente mal entendida, literalmente significa alguien muerto que fue muy bueno y que por haber sido tan bueno, se le pone en un nicho y se gana el derecho de que Dios le dé un poder milagroso por estar más cerca de Dios gracias a sus buenas obras, de manera que él puede interceder por mí ya que se ganó el derecho de ser un mediador entre Dios y los hombres, y muchas cosas más que no tenemos tiempo para mencionar.

     

    Pero, al venir a la Biblia y entender el significado de esta palabra griega, y entender el mensaje del Evangelio, el cual exalta única y exclusivamente a Jesucristo, a quien pone como el autor y consumador de la fe, según Hebreos 12, el único mediador entre Dios y los hombres, según 1 Timoteo 2:5, en el único nombre bajo el cielo en el que hay salvación, según Hechos 4:12.

     

    Que declara que no existe, ni un solo hombre o mujer bueno, según Romanos 3:10, porque si hubiera habido uno, no hubiera tenido que venir Cristo a morir, el salmo 143:2 dice:

     

    Sal 143:2 Y no entres en juicio con tu siervo; Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

     

    La misma María madre de Jesús declara en el magníficat:

    Luc 1:46-48 María dijo: "Mi alma alaba la grandeza del Señor; 47 mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador. 48a Porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava.

     

    Quien no está hablando con una falsa humildad, sino que está reconociendo que necesita al igual que toda ser humano un salvador y reconoce su bajeza. Con todo esto, podemos entender que santo significa todo menos lo que hoy se cree.

     

    Santo es la palabra Hagios, en griego y significa uno que es apartado por Dios, consagrado, alguien a quien Dios escoge y compra para él, la santificación no es otra cosa sino haber sido consagrados por Dios para él porque nos compró por precio, de manera que nosotros también en respuesta nos apartamos, nos consagramos para él. Así como un esposo toma a su esposa para ser suya y la lleva al altar, y la esposa se entrega por igual a su esposo y voluntariamente va al altar para ser suyo. De la misa manera con el Señor.

     

    Pero, la transformación a la imagen de Cristo, el poder de ser diferentes, de parecernos a un Padre bueno y justo, no viene de la capacidad, de la iniciativa, de la voluntad del ser humano, sino de Dios, quien nos da un nuevo nacimiento, quien hace morar en nosotros su Espíritu Santo, por quien somos transformados, fortalecidos, el mismo poder que levantó de los muertos a Jesucristo, el mismo creador en el corazón de un débil pecador, pero, redimido.

     

    Sé que se le hace mucha publicidad a la madre Teresa, y sí su obra es encomiable, pero, de la misma manera ha habido miles de creyentes fieles que han puesto su vida por amor y en servicio a los demás, a los cuales conoceremos sus nombres hasta que lleguemos al cielo, los cuales no han tomado ni una pisca de la gloria que solo le pertenece a Dios.

     

    Por toda la Biblia encuentras que todo creyente es llamado Santo, si estás en Cristo, si te has arrepentido, si has creído en él como tú Salvador y te has rendido ante él y le has rendido tu vida, eres santo. De manera que pueden con confianza llamarme San Chuy, o Santa Rocío, o San Raúl, o Santa María. Eso es lo que la Biblia enseña.

     

    Por eso en el saludo en otras cartas también llama a los creyentes: en Romanos 1, llamados a ser de Jesucristo, amados de Dios, llamados a ser santos, en 1 Corintios nos llama la iglesia de Dios, los santificados en Cristo Jesús, y dice quien quiera que invoque el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

     

    En Efesios como lo vimos, a los santos y fieles, aquellos que han creído, que permanecen, que perseveran son santos por la gracia de Dios. En Tesalonicenses les dice la iglesia en Dios Padre y en el Señor Jesucristo.

     

    Eso es lo que somos mis hermanos, a lo que hemos sido llamados por Dios en una divina e inigualable invitación. Aquellos que estamos en Cristo, en esa posición, en esa dirección, no una religión o membresía, sino parte activa, orgánica, espiritual de Cristo, en quien somos eternamente bendecidos y revestidos de toda la bondad y la justicia de Cristo.

     

    Y Pablo la dirige a todos los de la iglesia de Filipos, y en especial a los dirigentes: los obispos o supervisores, y los diáconos, los servidores, los meseros. Todo en Cristo se trata de amar y servir, no de brillar y ser servidos, porque amar y servir es el ejemplo de Cristo, del verdadero amor.

     

    Pero, es interesante que por todo el AT vemos que aquellos que están en la cabeza juegan un papel determinante sea en el pueblo de Dios o en la iglesia. Ellos son responsables de poner el ejemplo y de ir a la cabeza no siendo servidos, sino sirviendo, poniendo el ejemplo, ya que por ellos se puede perder el pueblo, se pueden extraviar las ovejas. Si Dios te ha puesto al frente de un hogar, de la iglesia, de algún ministerio, más que un privilegio, es una gran responsabilidad. Tu vida, tu conducta, es mayormente tu enseñanza, más que tus palabras. Y por eso dice Pablo:

     

    Flp 1:2 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

    Gracia, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, el regalo inmerecido de Dios, su amor inagotable, por la que somos perdonados y a la misma vez adoptados y hechos miembros de la familia de Dios.

     

    Y la paz, unir dos cosas sueltas, que sin la gracia de Dios jamás hubiera sido posible, hoy estamos reconciliados con Dios, en Cristo ya no hay el conflicto que nos hacía enemigos de Dios y objetos de su ira, esta paz que nos hace decir con toda confianza: ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, aquellos a los que conforme a su propósito han sido llamados.

     

    Este saludo maravilloso que nos recuerda el amor de Dios, nuestra condición pasada de condenación, presente de perdón y reconciliación y futura, de que nada nos podrá separar del amor de Cristo. Aún a pesar de dos milenios de separación, estos filipenses son nuestros hermanos, muy parecidos a nosotros, y en el cielo los conoceremos cara a cara.

     

    Pero, esto solo puede recordarnos que nuestro Salvador es el mismo hace dos mil años que hoy. Sigue haciendo fluir su gracia y su paz, y nosotros seguimos necesitándola desesperadamente, sin ellas no somos nadie. Y Pablo personaliza su saludo a sus amados filipenses, y les dice:

     

    Flp 1:3 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,

    Como en otras cartas Pablo comienza agradeciendo a Dios por los filipenses, y dice: siempre que me acuerdo de vosotros. Este es un buen principio a recordar, mis hermanos, siempre hay algo por lo que podemos agradecer, y es sanador y saludable tener un corazón agradecido en especial por nuestro prójimo, por nuestras familias, y en especial por nuestros hermanos.

     

    Pero, quién puede vivir agradecido sino aquel que ha tenido un encuentro genuino con el Señor, aquel que verdaderamente le conoce. Alguien que vive en eterna queja, desconfianza, amargura, murmuración, no puede decir que realmente conoce al Señor, porque si le conoces, sabes que sencillamente nada malo sale de él, él es fiel, él es bueno, él no solo es Todopoderoso, sus intenciones siempre son buenas para con nosotros.

     

    Por eso una persona llena del Espíritu Santo siempre podrá apagar su naturaleza pecaminosa desagradecida, desconfiada, amargada, dañina y murmuradora, y podrá cambiar todo ese sentir por verdadero agradecimiento. Y me encanta que el sentido de la frase original es: en todo lo que recuerdo de ustedes doy gracias.

     

    Y no creo que porque los filipenses hayan sido perfectos o siempre amables, no dejaban de ser personas imperfectas como todos, pero, Pablo nos enseña que siempre hay una razón para dar gracias, Pablo mismo lo enseñará en el capítulo 4, ¿quieres una verdadera cura a tu depresión, un descanso para tu corazón resentido y amargoso? Dice Pablo:

     

    Flp 4:8-9 Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. 9 No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes.

     

    ¿Quieres vivir una vida de angustia, de amargura, de heridas al rojo vivo? Entrégate a tu naturaleza pecaminosa y pierde de vista la bondad de Dios. Cualquiera que sea tu situación, lo que te hayan lastimado, o pecado contra ti, la cura está en enfocarte en tu Señor, en su Palabra, aunque no lo creas, aunque tu carne te grite: “no te dejes, exige tus derechos”. Enfócate en ser agradecido, y vivirás feliz y gozoso, por eso dice Pablo:

     

    Flp 1:4 siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros,

    Aquí hay otro principio, primero, Pablo intercedía, rogaba por los filipenses, y sus oraciones siempre contenían gozo. ¿Sabes que esta es una decisión tuya? ¿Sabes que el gozo, el perdón, la generosidad, todas las cosas que necesitas para ser libre de la amargura están a tu alcance, están a tu disposición, Dios ya te las ha regalado?

     

    Pero, es tu decisión obedecer y comenzar a vivir una vida libre de la amargura, del resentimiento, de la falta de perdón, cosas tan dañinas que rompen tu comunión con Dios, y con los demás, que dañan tu capacidad de amar, de servir, que te ciegan y te ponen en los brazos de Satanás, quien te quiere destruir.

     

    Mi hermano, no importa el nivel del daño, de la falta cometida en tu contra, la amargura y la falta de perdón es un veneno que mina tu capacidad de gozo y felicidad y que solo termina destruyendo al que se entrega a ella.

     

    Una vez más, no es que no los filipenses hayan sido bellísimas personas que jamás se equivocaron, el punto es que Pablo estaba enfocado en Cristo y por sobre todas las cosas había decidido tomar el amor de Dios, el cual decide amar. Que ejercicio tan importante para ti y para mí, el no permitirnos pensamientos de mal, de murmuración, de crítica, de chisme para con ninguno de nuestros hermanos, es más para con nadie, ni siquiera gente impía, ni gobernantes, ni autoridades, ni familiares.

     

    Mis hermanos, Dios nunca piensa mal de nosotros, él es benigno, sus pensamientos son siempre de bien, sus intenciones, lo mismo debe ser para nosotros, no te permitas eso en tu corazón, no puedes permitirte ni días, mucho menos semanas, meses o años de no arreglar una situación con algún hermano, eso sencillamente es inaceptable para hermanos en Cristo que pertenecemos a su cuerpo, Dios nos llama a perdonar 70 veces 7 y el que no perdona es el que está pecando aunque en primera instancia haya sido el ofendido. Si tu no perdonas, Dios no te va a perdonar.

     

    Además no olvides, tú no eres moneda de oro, bajo ningún motivo caigas en la trampa, en la mentira, no eres mejor que tu hermano, sencillamente no lo eres, igual que tu hermano también te equivocas y también caes mal a veces, y también lastimas, y tus palabras también traen veneno muchas veces.

     

    Mejor proponte siempre ora por tus hermanos con gozo y agradecimiento, deja de quejarte contra ellos delante de Dios, porque probablemente alguien más también se está quejando de ti delante de Dios, ¿y sabes quién es el acusador por excelencia que día y noche nos está acusando delante de Dios? Satanás.

     

    No seas su socio, proponte poner en tu corazón una oración llena de gozo y agradecimiento, si tu cónyuge, un compañero de trabajo, un familiar, un hermano en Cristo, un amigo, te faltó al respeto, te lastimó, ¿qué crees que sea mejor para él? “Señor ilumínalo o elimínalo, éste ya se fue por las tortas, ya agarró monte, ya lo sabía, siempre con sus cosas, por eso, ni me meto con nadie y no dejo que nadie se meta conmigo”, nada que ver. ¿no sería mejor? Señor bendícelo, gracias por su vida, si no es salvo, sálvalo, si es salvo, dale lo mejor Señor, que te conozca y que sea como tú.

     

    Claro que no sea: “!Que Dios te bendiga!”. Nada que ver, un sentir sincero, lleno del Espíritu Santo y del amor de Dios, quien siempre, siempre tiene bondad para con nosotros. ¿Qué crees que sería de mayor provecho para ti y para tu corazón? ¿A quién te estarías pareciendo si acusas o si intercedes sinceramente lleno de gozo? Esa era la decisión de Pablo. Qué importante y saludable es tener una vida de adoración, de agradecimiento y de oración, no de preocupación, queja y murmuración en contra de los demás. Un cristiano genuino no debe entregarse al odio y al resentimiento, no puede estar lleno de esas cosas por mucho tiempo, sencillamente el Espíritu Santo no se lo permitiría. Y dice Pablo:

     

    Flp 1:5a por vuestra comunión en el evangelio,

    Es decir, no solo he decidido tener pensamientos buenos para con ustedes, sino que tengo en mente que desde el día en que Lidia por gracia de Dios creyó, y este carcelero de Filipos que no conocemos su nombre, hubo una transformación, hubo un cambio de perspectivas, de apetitos, de metas. Mis hermanos, no me cansaré de decirlo, el cristianismo no es una religión, es una identidad, una posición delante de Dios, es lo que dijo Pablo a los Corintios y más adelante lo va a decir en esta carta:

     

    2 Co 5:15 Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos.

     

    Hablando de su vida pasada y de sus logros Pablo dice:

     

    Flp 3:7-8 Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho. 8 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo

     

    ¿Conoces de esta manera al Señor? Pablo sí, y él sabía que los filipenses también. Todos ellos participaban del mismo Evangelio, la misma buena noticia: “hey, ya no tenemos culpa, ninguna condenación porque estamos en Cristo Jesús”. Toda esa vida de pecado y dolor quedó perdonada, clavada en la cruz del calvario y ahora todos participamos del perdón de Dios, de su amor, de su gracia.

     

    Esta es la palabra koinonía, participación, no solo pasar un buen rato en una fiesta, sino una verdadera simbiosis, donde todos dependemos de todos, donde todos somos como piezas de un rompecabezas diferentes, únicos, pero que unidos entre sí formamos una maravillosa e inigualable imagen, la imagen de nuestro Salvador.

     

    A todos Jesucristo nos repartió algo para darnos, para bendecirnos, dones, talentos, recursos, oraciones. Qué importante y qué necesario es que estés orando por tus hermanos, por mí, por todos. Si eres creyente estás llamado a tener una vida de oración y de adoración, la cual no solo te beneficiará a ti, sino a toda la iglesia en todo lugar.

     

    Sabes qué hermoso fue ver a Saed Abedini llegar a su familia, yo me gocé con él aún que él ni sabe que existo. De la misma manera ¿sabes qué hermoso es ver cuando alguno de ustedes decide hacer lo bueno y decide amar, perdonar, servir, cuando su matrimonio es restaurado, o salen victoriosos de alguna prueba, cuando alguien tiene una necesidad y todo Calvary se mueve como cuerpo de Cristo, como un solo hombre para cubrir esa necesidad, sea de un hermano, algún evento, alguna descompostura del edificio. Esto es koinonía, este es el amor de Dios en acción, y es causa de gozo, y dice:

     

    Flp 1:5b desde el primer día hasta ahora;

    Es decir, la obra del Señor en un creyente no para nunca, ningún creyente genuino puede ser el mismo hoy que hace un año, mucho menos que hace 5, 10 o 20 años, y que diga: “Si yo soy cristiano desde chiquito, nací en cuna cristiana, sí soy un poco amargado, egoísta, egocéntrico, adúltero, borracho, mentiroso, transero, chismoso, pero recibí a Cristo en un congreso, lloré y hasta me bauticé”. Nada que ver, la obra redentora y transformadora del Señor es continua, es progresiva, sí o sí, por eso dice Pablo:

     

    Flp 1:6a estando persuadido de esto,

    Hay algo de lo que estoy convencido, que creo con todo mi corazón, que me tranquiliza y me hace estar confiado, que me hace sentir seguro, y en lo que descanso:

     

    Flp 1:6b que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

    En primer lugar, la obra de nuestra salvación es de Cristo, es de nuestro Padre Eterno, nosotros le amamos a él porque él nos amó primero, dice en Juan 1:

     

    Jua 1:12 Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios. (NTV)

     

    La Biblia es clara, nadie busca a Dios, todos huimos de él, él fue quien no nos abandonó a nuestra suerte, quien nos persiguió, cuando huimos de él lo más lejos posible, quien nos estorbó, quien nos salió al encuentro, quien pacientemente esperó hasta que llegamos a una bancarrota total y quedamos derribados de espalda, por nuestra propia necedad, y no nos quedó más remedio que rendirnos.

     

    Es el Señor quien nos rescató, quien nos llamó de las tinieblas a su luz admirable, por eso es que aquellos que hemos nacido de nuevo, nada nos puede arrebatar de la mano de Dios. Sí, somos una obra en proceso, pero, aquí está el casco de la salvación, las sandalias del Evangelio de la paz, el escudo de la fe. Si eres verdaderamente creyente, no permitas que Satanás te desanime o te haga dudar del amor de Dios por ti. Es su obra, no nuestra.

     

    Y dice Pablo esta salvación es completa, nos salvó de la paga del pecado, nos santifica, nos está transformando progresivamente a la imagen de Cristo, él la está perfeccionando, levantando, la está llevando a cabo, la va a cumplir, a concluir, la va a acabar. Y podremos ver su obra maestra terminada el día de Jesucristo, en nuestra glorificación, cuando seamos libertados de este cuerpo de muerte y se nos de uno nuevo libre de pecado, a la imagen de la perfección de Cristo, eso es lo que promete la Palabra de Dios.

     

    Ahora, el “día de Jesucristo” no es el “día del Señor” cuando llegue el juicio para el mundo inconverso, no, este es el día de Cristo cuando los creyentes estemos delante del tribunal de Cristo y recibamos recompensa o pérdida, en el cual se nos pedirá cuentas de la gracia derramada de parte de Dios a nuestras vidas.

     

    En otras palabras, Cristo derramó sobre cada creyente todo su amor, toda su gracia, todo el poder de su Espíritu Santo, por lo tanto, algo debió haber sucedido en mi vida con semejante gracia y poder, yo tuve que aprovechar, echar mano, utilizar toda esta bondad, no pude como el siervo infiel haberlo enterrado todo y no haberle traído ningún fruto a mi Señor.

     

    Así mismo, aquel que verdaderamente es de Cristo, será evidente la obra de Dios en él, y puedes tener por seguro que Cristo terminará su obra, así como Pablo estaba seguro de que lo haría y lo hizo en los filipenses. Y podrías decir, pero, Chuy, ¿cómo puedo estar verdaderamente seguro del amor de Dios? Dice 1 Jn 3:

    1 Jn 3:15-21 Todo el que odia a un hermano, en el fondo de su corazón es un asesino, y ustedes saben que ningún asesino tiene la vida eterna en él. 16 Conocemos lo que es el amor verdadero, porque Jesús entregó su vida por nosotros. De manera que nosotros también tenemos que dar la vida por nuestros hermanos. 17 Si alguien tiene suficiente dinero para vivir bien y ve a un hermano en necesidad pero no le muestra compasión, ¿cómo puede estar el amor de Dios en esa persona? 18 Queridos hijos, que nuestro amor no quede sólo en palabras; mostremos la verdad por medio de nuestras acciones. 19 Nuestras acciones demostrarán que pertenecemos a la verdad, entonces estaremos confiados cuando estemos delante de Dios. 20 Aun si nos sentimos culpables, Dios es superior a nuestros sentimientos y él lo sabe todo. 21 Queridos amigos, si no nos sentimos culpables, podemos acercarnos a Dios con plena confianza.

     

    Y la antesala del odio es la amargura, y más allá, la indiferencia, pero lo bueno es que siempre hay perdón de parte de Dios. Mejor asegurémonos mis hermanos, ¿cómo? Decidamos amar, decidamos tener pensamientos de bendición, llenos de gozo y esperanza por nuestros hermanos, por eso dice Pablo:

     

    1. Sembrar amor incondicional te llevará a vivir en un ambiente de gozo y generosidad, ser condicional en tu amor te llevará a la miseria.

    Flp 1:7 como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia.

    Este es el tipo de amor que surge cuando sembramos amor, muchas de las veces vivimos exigiendo amor, exigiendo cuidado, atención, y la gente se va de la iglesia quejándose porque no hay amor, porque nadie le habla, porque nadie lo pela, etc.

     

    Pero esto sucede porque llegó con la premisa equivocada, porque no ha conocido el amor de Dios, el cual no se trata de recibir, de exigir, sino de dar. El creyente genuino tiene el amor de dios, por lo tanto no está esperando que le den, que lo bendigan, a ver que saca de provecho, ese es el amor del mundo, el cual es totalmente condicional. El creyente genuino se da, porque sabe que Cristo ya se dio de antemano por él como lo vimos en Efesios 5:2

     

    Efe 5:1-2 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

     

    Por eso dice Pablo, esto es equitativo, es justo, es la de ahí como diría Jaime, si Cristo ya nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, es lógico que aquellos que lo hemos entendido lo hagamos unos por otros.

     

    Así era para Pablo, quien estuvo dispuesto a entregar su vida desde el principio para que estos filipenses conocieran el Evangelio, esto resultó en que los filipenses mostraran su amor a Pablo con sus oraciones mientras él defendía el Evangelio, mientras lo confirmaba aún a los soldados que lo custodiaban y en su viaje por las iglesias, cuando le mandaban donativos con Epafrodito mientras estuvo preso, quien por igual arriesgó su vida para bendecir a Pablo.

     

    Este es el tipo de amor que los cristianos practicamos, no uno que está esperando a ser bendecido, y si lo hacen bien con él, lo aman suficiente, entonces bendice a otros, claro que para estas personas nunca es suficiente, así que jamás dan. Pero, alguien que está convencido del amor de Cristo por él, sabe que está en una deuda eterna con Dios, la cual paga amando a sus hermanos, dijo Pablo en Romanos 13:

     

    Rom 13:8-9 No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. Si aman a su prójimo, cumplen con las exigencias de la ley de Dios. 9 Pues los mandamientos dicen: «No cometas adulterio. No mates. No robes. No codicies». Estos y otros mandamientos semejantes se resumen en uno solo: «Ama a tu prójimo como a ti mismo».

     

    Mis hermanos ya tenemos una deuda con Cristo y los unos con los otros, el amarnos de esta manera, pero es maravilloso que este tipo de amor se multiplica, abunda y trae gloria a Dios, y lo contrario, aquel que es mezquino, y decide entregarse a su amargura, se convierte en alguien miserable y todo su entorno se llena de miseria, se convierte en alguien nocivo, y en lugar de enriquecer al cuerpo de Cristo, a su familia, a los suyos, les roba, les quita, los enferma. Por eso dice pablo:

     

    Flp 1:8 Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable amor de Jesucristo.

    En primer lugar necesitas poner en tu corazón y en tu mente que Dios está siendo testigo ocular de lo que hay en tu corazón. ¿Cómo dirías tú? Dios me es testigo de cuánto me caen mal, cómo siempre me sacan de onda y no los puedo soportar? No debería ser.

     

    Entre nosotros podremos engañarnos, y practicar hipocresía, pero delante de Dios tu corazón está desnudo, no lo olvides, y no es para que digas: “si lo sabe Dios que lo sepa el mundo”. No, porque si eres creyente, sabe que el Señor está esperando de ti, testificar y comprobar que amaste a tus hermanos como él te lo mandó, es su mandamiento y es algo muy serio no obedecerlo.

     

    Y aún más allá, mira lo que produce el que te decidas a sembrar amor, aún en tierra dura, áspera o llena de gente espinosa, orgullosa y difícil de amar como seguramente lo eran los filipenses, porque seguramente muchos de los que ahora amaban a Pablo fueron de los que lo enviaron a la cárcel a ser golpeado brutalmente con varas.

     

    Imagínate a Pablo diciendo, oro por todos ustedes, menos por perenganito, por su culpa tengo estas cicatrices en la espalda, pero, estoy orando para que el Señor trabaje en mí y lo pueda perdonar. Nada que ver, tu falta de perdón y de amor es veneno puro para ti, es debilidad para tu espíritu, es romper tu comunión no solo con esa persona, sino con Dios, con tus hermanos y hasta con tu familia, porque arrasa con todo.

     

    La palabra amor en este versículo no es agape, es la palabra epipodseo que significa anhelar, desear, intensamente querer estar con alguien, anhelar profundamente. Y dice: con el entrañable amor de Jesucristo. Para los hebreos las entrañas era el asiento de los afectos más fuertes, la emoción, el cariño se sentía en las entrañas, es decir un amor que trae verdadera emoción, cariño, ternura, afecto, que no solo se muestra en servicio, sino en verdadero anhelo por ver y estar con hermanos amados en Cristo.

     

    Y me encanta que Pablo dice que ese es el tipo de amor que Cristo tiene por nosotros, él nos anhela, nos ama con afecto, ¿has sentido alguna vez el toque del Espíritu Santo en tu vida? El Espíritu Santo no solo te convence de pecado y te lleva al verdadero arrepentimiento, sino que también te consuela, toca tu corazón, puedes haber sido la persona más fría y calculadora, y de pronto el Espíritu Santo te hace ser la persona más sensible y cálida.

     

    ¿Te imaginas este amor de Cristo por la eternidad? ¿Se lo has pedido, lo has procurado? ¿Cómo están tus relaciones interpersonales? Tu relación con tu cónyuge, ¿sientes que ya está fría? ¿Se han lastimado tanto que sientes que nunca volverás a sentir ternura por ese hombre o esa mujer? El amor es de Dios, ven, conoce a Cristo, él inventó el amor, él es amor. ¿Qué me dices de tu relación con tus hijos, tus hermanos, tus padres, tus amigos, tus hermanos en Cristo? No cabe que seas frío y calculador, ven a Cristo, él es el ejemplo.

     

    Claro que comienza con el amor agape, esta decisión de amar y servir sin importar nada, siembra ese amor y se convertirá en este amor cálido, me encanta, dice en 1 Juan:

     

    1 Jn 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

    1 Jn 4:7-8 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

     

    Y esto incluye al que o a la que no tragas, al que no puedes ni ver, o que medio te cae, o que te hizo y no le puedes perdonar, mis hermanos, eso no puede existir entre dos cristianos genuinos, no te lo puedes permitir, atiende, arrepiéntete y haz la decisión de andar en amor y en verdad.

     

    • Un amor bien nutrido por la Palabra es un amor fructífero que te llevará a estar seguro en esta vida y hasta el día en que des cuentas.

    Flp 1:9 Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento,

    Mira la oración de Pablo por los filipenses, creo que sería un muy buen modelo para nosotros a seguir. Dime si será importante el amor, de eso se trata el cristianismo, puedes tener los edificios más grandes, los ministerios más reconocidos, las iglesias más concurridas, los programas mejor organizados, los consejeros más preparados, los pastores y teólogos más profundos, pero sin amor todo eso no sirve para nada.

     

    Por eso Pablo pide por un amor bien nutrido, ¿qué clase de amor? Que su amor que ya es grande, que ya dio frutos entre nosotros aún abunde, perisseúo, que superabunde, que aumente, que crezca, que sobresalga, que se desborde, que exceda, más que en besos, abrazos o frases, que sea rico en dos cosas:

     

    En ciencia, epígnosis, discernimiento, conocimiento, tener un conocimiento total, ¿de qué? Obviamente de Cristo, quien es amor. Es decir, a lo primero que nos llama la Palabra es a no dejar nuestro amor a Dios o a nuestros hermanos en un nivel meramente emocional o sentimental, lo cual es parte de este amor, como ya lo vimos.

     

    Pero, un amor sin el conocimiento de aquel que es amor, siempre será un amor superficial, sin sentido, y sin propósito. Aquel que anda: como un positivista, ¿amas al Señor? Sí lo amo, mi Señor, mi Dios, mi Rey, ¿por qué lo amas? Porque “el amor es una cosa esplendorosa, porque la vida es bella”, “porque mi Señor me cumple todo lo que le pido, y nunca me enfermo y siempre me va bien y tengo todos los deseos engañosos de mi perverso corazón”.

     

    Pero si esta persona realmente no tiene ningún conocimiento de la Palabra, la cruda realidad es que tampoco tiene un conocimiento profundo de quién es Dios, de sus características, Todopoderoso, si amor, pero Justo, Santo que de ningún modo dará por inocente al culpable, ignorante de sus planes, de su corazón, de su volutnad, ¿cómo puedes amar a alguien a quien no conoces? Y terminan poniendo a Dios en canciones que parece que le harías a tu novia, “Jesús es mi novio”.

     

    Gente que termina pensando que adoración es decirle a Dios que lo ama más que a la luna y el atardecer, porque siente mariposas en la panza y un gozo. No, Dios es eso, pero mucho, mucho más, él es el eterno Dios, y su amor excede a todo conocimiento, una eternidad no bastará para conocer la altura, la profundidad, la anchura y la largura de su amor el cual es eterno, él creó e amor, él es amor, pero necesitas conocerlo para que él sea el que moldee tu amor por él, lo nutra, te haga entenderlo. Su amor va mucho más allá de emociones.

     

    Mira la cruz, Cristo no sintió bonito cuando lo clavaban, cuando lo escupían, cuando le arrancaban las barbas y lo humillaban, cuando le arrancaban pedazos de piel en la espalda. Amor es perdón, pero también justicia.

     

    Pero, si no pasas tiempo en la Palabra y solo te la vives escuchando alabanzas superficiales de Santo, santo, santo, santo, santo, digno, digno… Sin discernimiento, sin entendimiento, serás como los paganos que menciona el Señor en Mateo 6, creen que por su palabrería son oídos. Dios pide una adoración inteligente, que incluye todo mi ser, todo mi entendimiento, mi mente, mi corazón, mis fuerzas.

     

    Y aísdsesis, percepción o discernimiento en un sentido moral, el saber aplicar este amor a un comportamiento correcto. Siempre se los dijo a mis hijas: amar es obedecer, y obedecer es amar, estos dos no se separan, igual con el Señor. Qué triste es cuando una persona cae en la trampa de pensar que puede entregarse a su pecado, pues Dios es amor, y es buena onda, y me entiende, no puede ser que Dios me condene, porque él es amor, además la amo, no es mi esposa, pero la amo, a mi esposa la golpeo, la abuso, pero venimos todos los domingos a la iglesia y le canto muchas alabanzas al Señor. Nada que ver.

     

    Alguien sin discernimiento que solo expresa un amor sentimental, pero que en los hechos solo muestra que no conoce a Dios, porque si lo conociera entendería su santidad, su justicia, su perfección, y que sin santidad nadie le verá, y que Dios no se complace en que derrame todas sus emociones un domingo, y que llore y que se tire al piso, o que dance hasta que le salgan ampollas, sino en que le muestre su amor en su obediencia a la Escritura.

     

    Dios se complace en una persona que entiende su amor y que se entrega en cuerpo y alma en sacrificio vivo y santo a él, porque entiende quien es Dios, y lo entiende por tener esta relación con Dios a través de su Palabra. ¿Qué da como resultado este amor?

     

    Flp 1:10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,

    Es decir, un amor real, y no el que canta Sin Bandera, sino un amor que sabe discernir, que tiene la capacidad de darse cuenta cuando algo está bien o está mal, alguien que no se auto engaña, como todo el mundo lo hace, racionalizando su pecado, auto justificándose y creyendo la mentira de que en cuando a su justicia y bondad, Dios hace una excepción con migo.

     

    Es una persona que verdaderamente le importa dokimazo, en griego, comprobar la buena voluntad de Dios, perfecta y agradable, que es capaz de deshacerse de su ídolos y alejarlos lo más posible de él, que quema sus altares, sea el materialismo, el sexo, las drogas, la vanagloria de la vida. Un amor que a la luz de la Palabra decide poner bajo escrutinio su vida y sus acciones.

     

    Y que por amor a su Señor y a sus hermanos elige lo bueno, elige andar en verdad, y en amor, de manera que alguien que tiene y conoce este tipo de amor anda jeile, juzgado por la luz del sol, probado como genuino, por lo tanto sincero, limpio, alguien que como dice en Juan 3:

     

    Jua 3:20-21 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere.*

     

    ¿Por qué? No por un orgullo religioso, sino porque han conocido este amor inigualable de Dios. Por lo tanto, tienen una vida sin tropiezo, sin remordimiento, sin culpa. Mis hermanos, la verdadera fe, el amor verdadero llevan a la obediencia, no hay vida más gozosa que aquel que se decide por conocer el amor de Dios por responder a él.

     

    Porque todo esto, dice Pablo, es para el día de Cristo, para que el día en el que cada creyente esté frente al Señor en su tribunal y nuestras obras sean juzgadas no te alejes avergonzado, no tengas que escuchar del Señor:

     

    Mat 25:26-30 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

     

    Y el resultado de este amor genuino ahí no termina, sino que dice Pablo:

     

    Flp 1:11 llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.      

    Seremos llenos, repletos, atiborrados, satisfechos, completos, no nos faltarán frutos de justicia, es decir, correremos por las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas. Como lo enseña toda la Biblia, la fe que no me a cambiado, es la fe que no me ha salvado. El Evangelio, la salvación, no solo son promesas para el futuro que el día de hoy no tienen relevancia.

     

    No, Dios me salva de mis pecados, pero hoy me liberta de ellos, y yo jamás voy a experimentar verdadera libertad mientras esté de una manera u otra, poco o mucho entregado a ellos, si yo no amo, si estoy lleno de amargura y de situaciones no resueltas con la gente, jamás seré libre, y no tengo frutos de justicia, no importa si pongo mi cuerpo para ser quemado por el supuesto ministerio, sin amor no soy nada, eso lo enseña 1 Corintios 13.

     

    Justicia es hacer lo que Dios requiere y hay dos mandamientos bien claros:

     

    Mar 12:30-31 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

    Jua 13:34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

     

    Un amor bien nutrido por la Palabra de Dios, es un amor que abundará en fruto, en un corazón que ama como Cristo nos amó, en una conducta que anda como Cristo anduvo, una persona que lejos de poner en vergüenza a su Señor y a su iglesia, le trae gloria, es decir peso, valor, a quien es Dios, a quien lo salvó, y alabanza, verdadera adoración, bendición, no palabras repetidas, o gritadas sin sentido, sino una verdadera adoración en espíritu y en verdad, dijo esta misma persona a la que Cristo le había hablado el gran mandamiento:

     

    Mar 12:32-33 Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él; 33 y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.

     

    Holocaustos, sacrificios, es decir, todas tus supuestas buenas obras, tu servicio, sin amor no es nada. Mis hermanos, esta debería ser nuestra oración por nuestros hermanos, ¿cómo crees que sería tu vida si estuvieras rodeado por gente que ama así? ¿Si tu esposo o tu esposa, tus hijos tuvieran este amor? ¿Cómo sería tu vida si tú decidieras vivir, andar en este amor?

     

    Para Pablo fue una realidad porque decidió creer, y decidió obedecer, lo mismo para Timoteo y para los creyentes genuinos de Filipos. Pero, ¿qué hay de ti? Pablo comienza esta carta de gozo llena de amor y agradecimiento, porque no existe otra manera de encontrarlo, ¿qué harás tú, qué escogerás? Dice la Palabra y con esto cierro:

     

    1 Jn 5:3-5 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(A) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?