Feb 18, 2018
2 Timoteo 4:9-22 La Red Personal de las Relaciones de Pablo
Series: 2 Timoteo

LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO
2 Timoteo 4:9-22

INTRODUCCIÓN
Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

Encarcelado, y sentenciado a muerte, por Nerón, quien estaba persiguiendo, y ejecutando cristianos de las maneras más horribles, Pablo escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

Parecido a nuestros tiempos, donde cada vez hay más leyes que van en contra de la verdad, donde no estamos lejos de comenzar a ser perseguidos por el mensaje de la verdad; ya ha habido casos de cárcel, de cierres de negocio, de expulsiones de niños o maestros de las escuelas por hablar de su fe.

Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, quien no estaba pasando un buen momento, y necesitaba ser animado y consolado. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4:

2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Pablo estaba a punto de graduarse y sabía que a pesar de oposición, problemas y demás, era posible terminar bien.

RECAPITULANDO:

Sabiendo quienes somos, la fe que profesamos; que no debemos avergonzarnos del evangelio, sino esforzarnos en la gracia, cuidarnos de falsos maestros, evitar vanas conversaciones, presentándonos delante de Dios como obreros fieles, limpiándonos para ser vasos útiles en las manos del Señor.

Debemos cuidarnos de la hipocresía, monitorear si tenemos o no un carácter cristiano. Debemos buscar un modelo correcto a seguir, y ser un modelo correcto para otros.

Para cerrar, Pablo nos habló de nuestro recurso supremo y suficiente: la Palabra de Dios. Nos enseñó que, las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación. Vimos que, es Dios quien la inspiró, la respiró, por lo tanto, es útil para nuestra santificación, nuestra transformación. Y el propósito es madurez que se manifiesta en hacer la voluntad de Dios.

Y dejó para el final, su consejo más importante, nos dijo: Prediquen la Palabra; es tan importante porque es un mandato de Dios, y él nos juzgará a todos de acuerdo con esa verdad. Y nos dice cómo predicarla, si es conveniente o no, debemos redargüir, reprender, exhortar, con toda paciencia instruir.

Y nos dijo por qué: viene el tiempo y es hoy cuando la gente no estará dispuesta a escuchar la sana doctrina, le dará la espalda a la verdad, no va a tolerarla. Hoy estamos en tiempos donde la gente solo quiere sentirse bien consigo misma y busca mensajes que no los confronten, sino que le digan que es un campeón, un consentido de Dios, que no tienen que abandonar sus ídolos ni sus pecados.

Y dice Pablo: buscarán maestros conforme a su naturaleza pecaminosa egoísta, pastores y maestros que les rasquen el oído, que les cuenten fábulas que suban su auto estima y que les prometan todos sus deseos egoístas del aquí y del ahora. Y al rechazar la verdad confrontadora, pero a la misma vez transformadora, quedarán dislocados del cuerpo, privados de la verdadera unción del Espíritu Santo.

Y después de esta última orden de predicar la Palabra de Dios, Pablo dio su última exhortación, a Timoteo: Timoteo, enfócate, tienes que terminar.

No debemos olvidar nunca que cuando el Señor nos llamó de nuestras tinieblas a su luz admirable, lo hizo con propósitos específicos, la Biblia declara que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, nos ha dado vida eterna, nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, nos ha compartido de la naturaleza divina.

Nos ha equipado con dones sobrenaturales del Espíritu Santo para bendecir a nuestro prójimo, nos ha enriquecido con talentos naturales, los cuales no solo sirven para ganarnos la vida, sino para hacer tesoros en los cielos, donde la polilla y el orín no corrompen, ni los ladrones minan ni hurtan.

Nos ha bendecido con bendiciones materiales, de las cuales no nos podremos llevar nada, pero, que hoy sabemos que podemos invertir en lo eterno para recibir lo nuestro.

Nos ha dado una vida completa, de la cual nos pedirá cuentas, porque estamos convencidos que no es verdad que el mundo sea nuestro y que nuestras vidas sean nuestras, lo sabemos, nadie tiene el control de su propia vida, el switch de prendido y apagado, no, el que decide cuándo es hora de partir es Dios, no nosotros, Dios es el dueño y Señor de todas las cosas, es soberano sobre todo y sobre todos.

Solo podemos hacer decisiones en lo que pensamos y decimos, cómo gastar la vida que tenemos, pero, no es nuestra, somos mayordomos, estamos administrando algo que no es nuestro, algo que se nos ha confiado por un poco de tiempo, los creyentes sabemos que no somos nuestros, que hemos sido comprados por precio, y por lo tanto, no podemos llegar a casa con las manos vacías,

Por eso nos dijo: cumple tu ministerio porque es nuestra responsabilidad; el tiempo es limitado Nuestra vida cristiana es una batalla espiritual y tenemos que pelear una buena batalla. Tenemos una carrera que correr y necesitamos estar enfocados en la meta hasta terminar. Somos responsables de custodiar la verdad en nosotros, la verdad está en guerra. Hay recompensa.

El día de hoy nos toca cerrar esta carta, Pablo estará abriendo la ventana de sus relaciones interpersonales cercanas, y nos mencionará a hombres y mujeres con diversas características, como es habitual de Pablo en sus despedidas.

Me gusta oír a Pablo mencionando a toda esta gente porque nos damos cuenta de que no es una historia de la imaginación de nadie, no son personajes ficticios, si pudiéramos viajar en el tiempo, podrías ir a la casa de estas personas, conocer sus antecedentes, y darte cuenta de que son gente común y corriente.

Tú y yo, podríamos ser alguno de ellos, o quizá lo estamos siendo. Eso me gusta porque como ya lo he mencionado, la Biblia no está llena de súper hombres iluminados, sino de gente como nosotros, totalmente necesitada de la gracia de Dios, algunos responden, otros no, pero, es hermoso vernos en la gran fotografía del plan de Dios.

Porque todos estos formaron un cimiento para que otros siguieran construyendo, hasta llegar a nuestros días. Por supuesto podemos ver en medio de ellos la gracia de Dios fluyendo y sosteniendo su iglesia contra la cual las puertas del infierno no prevalecieron, ni prevalecerán.

Pero, qué importante es que para el final de sus días Pablo intencionalmente mencionara a cada una de estas personas. Porque es una realidad, somos un cuerpo, la iglesia no es Pablo, o el pastor, ni siquiera un pequeño grupo de líderes. Cada uno de nosotros como miembros, formamos el cuerpo de Cristo para ser edificados unos a otros en amor, dice en Efesios:

Efe 4:11-16 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Rom 12:4 Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, 5 el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.

Pablo nos presentará a sus colaboradores y compañeros de milicia, aquellos en quienes él confiaba para el ministerio mutuo, la mayoría de ellos colaboradores fieles, hombres y mujeres, compañeros de milicia redimidos por Cristo, sirviendo a su Señor hombro con hombro.

Algunos viejos amigos, otros nuevos, algunos terminaron su servicio, otros no, vemos a otros listos para ser voluntarios, otros nunca lo estuvieron. Algunos dispuestos a sacrificarse por el Señor, otros no, Pocos incrédulos, pero todos eran parte de la vida de Pablo y todos jugaron un papel en su ministerio.

Yo creo que el Espíritu Santo quería que todos nosotros supiéramos de estos hermanos que veremos un día en el cielo que formaron parte de la vida de Pablo y aprendieron siendo fieles, o fracasando. Porque Pablo no solo nos mostrará a sus amigos, sino también a sus enemigos, a los que los infieles, quienes también forman una parte importantísima de nuestro crecimiento espiritual y dependencia de Dios.

El día de hoy tú puedes preguntarte, si hubieses sido contemporáneo de Pablo, ¿estarías en esta lista? ¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Con quién te identificas? Por eso yo titulé este mensaje: LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO.

I. Timoteo el hijo más fiel y Demas el más infiel.
2 Ti 4:9 Procura venir pronto a verme,
En este versículo vemos el amor de Pablo por su hijo espiritual Timoteo, Pablo sabía que iba a ser ejecutado, Lucas estaba con él, pero, para Pablo era importante verlo antes de ir con el Señor, aunque seguramente Pablo sabía que vería a Timoteo con el Señor, quizá era importante para él despedirse personalmente, orar juntos por última vez, no lo sabemos.

Qué importante es pedir a Dios amor genuino por nuestros hermanos, el amor familiar, se da naturalmente, y es hermoso, amar a los de nuestra familia, pero, el amor a los hermanos en la iglesia es algo que debemos cultivar, pedir de parte de Dios, porque somos gente muy diferente, aun cuando hablamos el mismo idioma venimos de diferentes contextos, diferentes culturas, diferentes países.

Qué importante es buscar el sentir de Cristo y no estar criticando nuestras diferencias, o buscando que los otros cambien y se parezcan a mí. No, todos estamos llamados a parecernos a Cristo, a perdonarnos, a pensar siempre lo mejor de los otros, a no estimarnos mejores, teniendo un más alto concepto de nosotros mismos.

Porque estas amistades cimentadas no en lealtades carnales, sino en el vínculo perfecto del amor de Cristo, van a durar por la eternidad.

No sé cuál era la vida de Timoteo antes de encontrarse con Pablo y con el Evangelio, pero su vida dio un giro total, cuando su corazón y el de Pablo quedaron unidos por el amor a Jesucristo. Sabemos que Timoteo fue encarcelado por su fe al igual que su maestro, de manera que siguió sus pasos, dice en hebreos:

Heb 13:23 Quiero que sepan que nuestro hermano Timoteo ya salió de la cárcel. Si llega pronto, lo llevaré conmigo cuando vaya a verlos.

Veamos al siguiente:

2 Ti 4:10a porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
Pablo pasa del más fiel, al más infiel, tal vez Demas era un colaborador valioso para Pablo y el ministerio que abandonó en Roma Pablo quería que Timoteo lo continuara.

En Colosenses, unos cinco años antes de 2 Timoteo Pablo menciona a Demas como uno de sus colaboradores. Pablo seguramente invirtió tiempo y esfuerzo enseñando, aconsejando, animando a Demas y esperaba que creciera y respondiera, sin embargo, no sucedió.

Y no sé qué fue más duro para Pablo que Demas lo abandonara, o que haya amado este mundo, aión, que significa esta era, esta corriente, esta filosofía de la vida. Es muy triste ver tropezar a gente que aprendes a amar en el Señor, en la cual inviertes tiempo, amor, servicio.

A veces el caminar con Cristo se vuelve solitario, porque no todos responden y dan fruto, y a veces una sola persona que es fiel al Señor, que ama su Palabra, que le sigue, es de gran consuelo.

Checa, solo hubo un Timoteo, y yo creo que para Pablo el verle dando el fruto que estaba dando era suficiente para decir: Tú Señor eres verdadero y digno de ser seguido, vale la pena desgastarse discipulando a otros, evangelizando a los incrédulos.

Qué triste que tu nombre sea recordado como el que amó más al mundo que a Jesucristo, finalmente Demas hoy no está aquí, y si no se arrepintió Pablo vive en Cristo, pero, Demas no. Demas prefirió como Esaú hermano de Jacob vender su primogenitura por un plato de frijoles,

De la misma manera, hay quienes no juzgan a Cristo digno de ser seguido y prefieren su recompensa hoy, y mientras vivan tienen oportunidad de arrepentirse, pero si son llamados a cuentas mientras aman este mundo, su destino será muy diferente, Jesucristo dijo:

Mat 10:32-33 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Luc 14:25 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Lo vimos el jueves, una relación de ídolo es cuando vengo al Señor conmigo mismo como el centro, vengo, pero, se trata de mí, de lo que yo necesito. Aprendo la verdad, sirvo, hago, pero pensando en cómo puedo salir yo bendecido, vengo a la iglesia y te traigo a mi marido para que me lo cambies, y lo necesito así y asá, yo cumpliré con ir a los discipulados, pero tú Señor, no me falles.

Cuando no es así, no se trata de nosotros, se trata de la gloria de Dios, no la nuestra. Y parece difícil, porque nosotros solo vemos lo que está delante de nuestros ojos, no vemos lo que el Señor ve, no nos damos cuenta de que somos eternos, que lo que estamos viviendo hoy es pasajero.

Un día ya no habrá esposos, hijos, trabajo, porque todos seremos uno en Cristo, y créeme, no extrañarás en absoluto lo que dejaste aquí. Este mundo y su sistema no va a tener razón de existir, porque viviremos en un mundo perfecto, y Dios lo sabe, y tú y yo necesitamos aprender a vivir con esta perspectiva eterna porque es fácil ser engañados por los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa.

Demas fue engañado, y para él ver a Pablo en la cárcel fue una derrota, y no juzgó que valiera la pena que a él también lo encarcelaran por lo que para él seguramente era solo una ideología. El Señor mencionó este tipo de personas en la parábola del sembrador, él dijo:

Mar 4:16-17 Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; 17 pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan.

Esto sucede cuando hay motivos ocultos, motivos egoístas, se trata de mí, deseo de poder, control, dinero.

Abandonar es la palabra enkataleipo, que implica abandonar completamente a alguien y dejarlo desamparado en una situación nefasta. Incomodidades, sacrificio hasta la pérdida probable de la libertad, en este caso, ver a Pablo a punto de morir, ya fue demasiado alto para Demas, para él fue hermoso ver milagros, y la hermandad, los viajes, ser recibido como colaborador del apóstol Pablo, pero cuando se dio cuenta del costo, ya no quiso seguir.

Dice también la Palabra:

1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Por eso es importante hacer morir el amor propio, porque éste no deja lugar al amor al Señor, y mucho menos al prójimo, la egolatría, es decir, la idolatría a mí mismo, a lo que yo quiero, a quién soy yo ocupa todo el corazón y roba cualquier espacio al amor a Dios y al prójimo. Pido a Dios que ninguno de ustedes se convierta en un Demas. Veamos el siguiente:

II. Los fieles, uno conocido, y otro desconocido.
2 Ti 4:10b Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
No sabemos mucho de Crescente su nombre significa uno que cree. Un colaborador de Pablo suficientemente confiable para enviarlo a las iglesias de Galacia. Seguramente conocido por todas las iglesias, y especialmente conocido por el Señor. Cuando lleguemos al cielo vamos a preguntar por él, de hecho, el Señor dijo:

Mat 19:29 Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos que ahora son los más importantes, en ese día serán los menos importantes, y aquellos que ahora parecen menos importantes, en ese día serán los más importantes.

Como decía Chuck Smith, fundador de Calvary Chapel, la cual casi llega a las 2000 iglesias en todo el mundo, él dice en su libro, estoy seguro de que cuando llegue al cielo yo estaré en la parte de más atrás diciendo: por su gracia lo logré.

Dios es quien juzga los corazones, Dios es quien da o no da el éxito, pero, es de nosotros ser fieles, ser íntegros, honestos, mantenernos puros de intenciones para con el Señor.

Tito, conocido y fiel, ya estaremos estudiando la carta que Pablo le escribió, a quien llama verdadero hijo en la común fe, a quien en algún momento dejó como pastor en Creta para que corrigiera lo deficiente. Cuán necesarios son estos colaboradores.

III. El compañero fiel, y el infiel restaurado, y otro siervo fiel.
2 Ti 4:11 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.
Más que una expresión de tristeza: "de los dos que me quedaban nada más me queda uno". Pablo le está diciendo: Lucas necesita ayuda, yo estoy en la cárcel y solo él está a cargo de la iglesia. Esos eran tiempos difíciles y muchos creyentes habían huido por la persecución fiera de Nerón, y los que se quedaban estaban en peligro constante.

Pero, mira la fidelidad de Lucas, Pablo lo llama "el médico amado", Lucas lo dejó todo para servir al Señor, escribió el más largo de los Evangelios, Hechos de los apóstoles, donde lo vemos con Pablo por todos lados, hasta naufragando, en los dos encarcelamientos de Pablo.

Alguien preparado quien pudo haber tenido un buen futuro con sus conocimientos, pero que junto con Pablo entregó su vida a Cristo y prefirió vivir cada momento para su Señor.

Marcos, por otro lado, en el primer viaje misionero de Pablo abandonó a Pablo y a Bernabé a la mitad del viaje, y de hecho Bernabé y Pablo se separan en el segundo viaje misionero de Pablo a causa de Marcos.

Y aunque le costó tiempo, en algún momento de su vida decidió finalmente entregarse por completo al Señor, porque después vemos a Pablo mencionándolo como colaborador, de hecho, este Marcos fue el que escribió el Evangelio que lleva su nombre, y mucha de su información, se sabe que la recibió directamente de Pedro el apóstol con quien también pasó un tiempo.

Para Pablo hoy Marcos era un miembro útil del cuerpo, útil significa usado fácilmente, de ser un miembro infiel, difícil, se convirtió en alguien fácil con el cual trabajar.

Qué importante es responder al Señor y asegurarnos de que somos miembros útiles del cuerpo, no miembros enfermos que lo hacen no ser eficaz, que causan dolor, o que más bien son como parásitos que solo roban energía, nutrientes y no aportan nada, más bien dañan.

Sí, hay desilusión en ver gente que puede ser útil al Señor perder interés en las cosas del reino y dejar tirado el ministerio, pero qué gozo y qué satisfacción es ver que se levante y que pongan a un lado cualquier estorbo o vergüenza, cualquier pretensión egoísta y regresen con todo a la obra del reino.

Pero, debes saber que mientras estés vivo, en el Señor hay oportunidad, que su misericordia es nueva cada mañana, que quizá a la primera no obedezcas como debes, pero, que gloria a Dios hay oportunidad de arrepentirse y retomar el camino, y hoy puede ser ese día.

2 Ti 4:12 A Tíquico lo envié a Efeso.
Quizá Tíquico estaba encargado de llevar las cartas, era el mensajero, él llevó la carta a los Efesios, a los Colosenses, y probablemente a Tito. Los viajes eran largos, peligrosos e incómodos, y definitivamente se requeriría de un don de servicio para hacerlos. Para Pablo Tíquico era confiable, un colaborador de gran valor.

No todos tenemos que ser maestros o pastores, además ya vimos, los más indignos miembros del cuerpo, se les viste con más honor, y los más dignos e importantes ni los pelamos, hasta los maltratamos.

Cuidamos la uñita y hasta forma le damos, y al corazón que nos mantiene vivos ni lo pelamos, le echamos colesterol y no hacemos ejercicio. Así Tíquico, una obra aparentemente sencilla, pero, aquí tenemos en nuestras manos las cartas que él llevó. Además,

IV. Carpo es el hospedador fiel.
2 Ti 4:13 Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.
Tanto el capote como los pergaminos eran cosas de gran valor, quizá Pablo fue arrestado en Troas y tuvo que dejar ahí sus cosas, el capote le serviría para resistir el invierno, y los pergaminos, o eran copias de sus cartas, algún libro del AT, o papel blanco para escribir.

La casa de Carpo pudo haber sido el lugar donde Pablo se hospedaba en Troas, o quizá ahí estaba la iglesia.

Nosotros hemos visto qué importante es ser hospedadores, gente de esta iglesia ha llegado aquí gracias a que alguien abrió su casa desinteresadamente, y no cualquiera quiere hacerlo porque trae costo, a veces cosas se rompen, se requiere de invertir tiempo y demás.

Definitivamente se requiere don de servicio y amor por los hermanos, demos gracias a Dios por personas como estas que desinteresadamente abren su casa y están dispuestos a que se la destruyan por amor al Evangelio y al Señor, valoremos cada vez que alguien abre su casa para un estudio bíblico, una fiesta y demás, es una bendición, y es también un esfuerzo.

V. El enemigo
2 Ti 4:14 Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. 2 Ti 4:15 Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.
Este hombre pudo haber sido un fabricante de ídolos que estaba muy molesto con Pablo y le causó muchos males, además de esparcir falsa enseñanza. Mis hermanos, enemigos siempre van a haber, y no debemos extrañarnos, al contrario, debemos estar preparados. Pablo dejó la causa al Señor, como Jesucristo, dice en 1 Pedro:

1Pe 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;

Rom 12:18-20 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

Aunque debemos pedir sabiduría para tratar con aquellos que dañan al cuerpo y se oponen a la verdad, el Señor también dijo:

Mat 10:16 "Miren, los envío como ovejas en medio de lobos. Por lo tanto, sean astutos como serpientes e inofensivos como palomas.

El Señor no nos llama a ser ingenuos, debemos estar alerta, no tenemos por qué dejarnos defraudar así nada más. Sí, perdonamos la falta, pero, evitamos estar en situaciones que Dios no nos manda estar siendo sabios en todo momento.

Recuerda, los enemigos no son nuestros directamente, son enemigos de Cristo, cuando calumnian, hablan mal de la iglesia, o se interponen no es contra el pastor, o la iglesia, o los líderes, es contra el Señor, a nadie le gusta que hablen mal de su esposa, y como esté la iglesia es la esposa de Cristo, y en última instancia es él quien es desairado, criticado, calumniado o difamado.

VI. Los anónimos infieles y el amigo infalible.
2 Ti 4:16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.
En aquellos tiempos eran dos audiencias legales las que se les concedían, en una establecían la acusación, y la segunda para dar el veredicto. En esta audiencia se quedó solo, nadie que testificara a su favor, que lo acompañara siquiera para orar por él.

Estos son momentos difíciles, cuando o eres el único en estar sirviendo, o ves como todos se excusan y se van despidiendo hasta que quedas tú solo con todo el paquete, porque por diferentes casusas no todos sirven.

Algunos se enferman, otros tienen compromisos, otros simplemente dicen: que trabajen los burros, de cualquier forma, cuando esto sucede también tus motivos son probados. Son tiempos muy importantes, porque te hacen pensar: o lo estoy haciendo por el pastor, o porque me vean y me reconozcan como el más movido, o el mejor servidor, porque quiero que me den las gracias, o lo estoy haciendo por ti Señor.

Recuerdo un párrafo en el libro Porque la gracia todo lo cambia de Chuck Smith, quien tenía un carro de golf y solía recorrer las instalaciones de Calvary Chapel Costamesa para recoger basura, y cuenta que él nunca fumó y fue educado de manera que ese vicio para él era repugnante.

Y en una ocasión estaba recogiendo las colillas de los cigarros, y estaba queja y queja: "esta gente, cómo no tira sus cochinos cigarros en la basura". Y el Señor le preguntó: Chuck, ¿para quién estás haciendo esto? Y él respondió: para ti Señor claro. El Señor le dijo: entonces no te quejes. El Señor dijo:

Mat 6:1 "¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo. 2 Cuando le des a alguien que pasa necesidad, no hagas lo que hacen los hipócritas que tocan la trompeta en las sinagogas y en las calles para llamar la atención a sus actos de caridad. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa.

Mat 6:3-4 Pero tú, cuando le des a alguien que pasa necesidad, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. 4 Entrega tu ayuda en privado y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.

En ocasiones también el Señor nos deja solos porque tendemos a hacer un ídolo del ministerio, o a depender de otras personas, amistades, incluso maestros, y el Señor solo quiere que dependamos de él, que lo sirvamos a él. Él también dijo:

Luc 17:10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

Pero mira lo que Pablo pudo disfrutar al haberse quedad completamente solo, nadie siquiera que orara por él:

2 Ti 4:17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 2 Ti 4:18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Seguramente Pablo fue un prisionero famoso, y muchos incrédulos estuvieron en su audiencia, pero, es interesante que Pablo no utilizó esta ocasión para buscar su libertad, sino para predicar el Evangelio. Y predicando el Evangelio, Dios lo libró, así como a Daniel. Él dijo: Busquen el reino de Dios antes que todo, lo demás lo tengo calculado, sé exactamente lo que necesitan, yo me encargo de ustedes.

También en ocasiones el Señor te deja completamente solo porque quiere encontrarse contigo, quiere que dependas totalmente en fe de sus promesas, de su presencia y que en medio de la dificultad aprendas a identificarlo, a escucharlo, a ser testigo ocular de su fidelidad.

Para que saliendo de la prueba puedas decir: Dios es fiel, y toda la gloria es para él, porque de no haber sido por él, no estaría aquí, esto no hubiera sucedido.

Por ejemplo, cuando Pablo fue apresado en Jerusalén y todo se veía muy negro, y él estaba solo en el calabozo, lleno de incertidumbre, el Señor se le apareció a Pablo y lo animó, le dijo:

Hch 23:10-11 Y habiendo grande disensión, el tribuno, teniendo temor de que Pablo fuese despedazado por ellos, mandó que bajasen soldados y le arrebatasen de en medio de ellos, y le llevasen a la fortaleza. 11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

En el naufragio en Hechos 27, cuando todos perdieron la esperanza, Pablo se quedó solo y es cuando una vez más escuchó a su Señor:

Hch 27:20-21 Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. 21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.

Hch 27:22-23 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,

Hch 27:24-25 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

Debes aprender que tu mayor amigo, siempre fiel es el Señor, todo puede fallar, todos pueden fallar, ojalá y no, todos pueden tropezar, pero, hay uno que siempre es fiel y que no cambia y que siempre está a nuestro lado, y en ocasiones hay tanta distracción, que él tiene que llevarnos al extremo para que podamos escucharlo, y ver que solo de él es la gloria, no de ningún pastor, o líder, solo de él.

No hace esto para que escuches al diablo y comiences a murmurar contra tus hermanos, y a amargarte, de hecho, aprende a esperar menos de tus hermanos, y todo de tu Señor, aprende a amar y servir incondicional y desinteresadamente, ese es terreno seguro y medicina contra la murmuración, si somos algo solo es por la gracia de nuestro Señor, solo por él, solo a él es la gloria.

Además, Dios sabe que mientras más aprendemos a dependemos del Señor y lo dejamos actuar, más eficaces somos, y él es más glorificado, mientras más metemos la mano y tomamos el control, menos actúa el Señor y nosotros somos más glorificados, y ese no es el punto.

VII. Los viejos colaboradores siempre fieles, y el que sufre por el evangelio.
2 Ti 4:19 Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo.
A quienes conoció en Hechos 18, con quienes hacía tiendas para ganarse la vida cuando todavía no había iglesia que lo sostuviera en Éfeso. Pablo se estuvo quedando en su casa, y finalmente los dejó sirviendo en la iglesia de Éfeso. Gente fiel, amada por Pablo a quien vemos mencionada por el mismo en muchas de sus cartas.

La casa de Onesíforo, ¿cuánta gente estaría en la mente y en el corazón de Pablo al mandarle saludos? Para mí hay mucha gente amada que dejé hace 12 años en la Ciudad de México, gente que está en mi corazón y que cada vez que veo es un gozo enorme, historias de fe, haber crecido con ellos.

2 Ti 4:20 Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo dejé en Mileto enfermo.
Pablo menciona que Erasto era tesorero de la ciudad en Corinto, esto implica que no importa tu ocupación, siempre puedes servir al Señor fielmente. Trófimo acompañante de Pablo desde Grecia a Troas, quizá fue él por quien Pablo fue acusado y arrestado en Jerusalén de meter a un incircunciso al templo, cuando acompañó a Pablo a llevar una ofrenda a Jerusalén.

Finalmente, se enfermó, y Pablo tuvo que seguir su camino, y él quedarse. Debes aprender que en el Señor todo puede suceder, y no tiene que ser todo miel sobre hojuelas.

Por eso, el servidor necesita estar preparado espiritualmente para esperar lo inesperado y resolverlo, no desanimarse, ni quejarse, ni contra sus hermanos, ni contra Dios. El Señor permite muchas situaciones para reenfocarnos en él, también para probarnos, para depender de él. No podemos esperar que siempre todo salga a la perfección, porque eso nos traería gloria a nosotros y no al Señor.

Otra cosa que podemos ver es que Pablo no sanó a Trófimo, no le dijo: "te declaro Sano"; tampoco dice: ese Trófimo no se sanó porque no tenía fe. Tampoco dice: sus maldiciones generacionales, sus pecados ocultos, los chamucos atravesados que trae lo tienen enfermo.

No, creo que no haya orado por él, pero, Dios es soberano, en la Biblia no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de la sanidad, eso es un invento de falsos obreros para robar a la gente. Creo en las sanidades, creo en los milagros 100%, pero, como dice en 1 Corintios:

1 Co 12:11 Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina.
Lo estamos viendo aquí, Pablo tampoco sanó a Timoteo de sus problemas estomacales, la oración del justo puede mucho, pero Dios sana a quien quiere y cuando quiere, no podemos citar al Espíritu Santo para que haga lo que le pedimos a nuestro antojo, no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de las sanidades.

VIII. Saludos y despedida final.
2 Ti 4:21 Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
Pablo quería ver a Timoteo y necesitaba su saco para el frío. Checa, estos detalles hacen de todo este relato algo real, no una leyenda. Pablo, de carne y hueso, sujeto a debilidades como nosotros, necesitado de toda la gracia de Dios como nosotros, tenía que vivir por fe como nosotros.

Eubulo, Pudente, Lino, Claudia, gente de la iglesia de Roma, todos ellos de carne y hueso, quienes estaban teniendo la oportunidad de confiar en el Señor a pesar de la persecución. Cuántos nombres no están en la Biblia, pero sí en el libro de la vida.

Todos ellos disfrutando de los mismos recursos espirituales que hoy tenemos nosotros, exactamente el mismo Cristo, el mismo Dios, porque él es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Dios sigue amando a su iglesia Calvary como amó a la iglesia de Roma.

Todos eran parte del círculo de relaciones en el cual Pablo se movía, hombres, mujeres, amigos cercanos, enemigos, fieles, desertores, creyentes verdaderos, incrédulo. Todos siendo utilizados soberanamente por el Señor, y teniendo el privilegio de colaborar con Pablo hombro con hombro.

2 Ti 4:22 El Señor Jesucristo esté con tu espíritu. La gracia sea con vosotros. Amén.
A todos ellos los anima: asegúrense de que tienen comunión en el Espíritu con su Señor, separados de él nada podemos hacer. Necesitamos tener comunión con nuestro Señor, ¿qué estás haciendo tú para tenerla?

Y Pablo los encomienda a lo único capaz de fortalecerlos, guiarlos, mantenerlos salvos por la eternidad, la gracia, el don inmerecido, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida. Finalmente, Pablo se despide de gente que probablemente no volvió a ver hasta que se reunieron en el cielo con nuestro Señor.

¿Cuántas cosas nos enseñó Pablo en esta carta? ¿Cuántas de ellas recuerdas? No olvides el propósito de esta carta, tienes un trecho que recorrer hasta que el Señor venga por ti, o por toda su iglesia. ¿Te acuerdas las preguntas que te hice al principio?

Si hubieses vivido en el tiempo de Pablo en Roma, ¿estarías en esta lista? ¿serías de los incrédulos? Acuérdate, finalmente todos murieron, incluyendo Nerón, hasta el imperio Romano cayó, pero, ¿sabes quiénes permanecieron? Dice Juan:

1 Jn 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Cómo estás planteando tu vida? ¿Es esto real para ti o es una mera religión? ¿Con quién te identificas? Esta era la red personal de las relaciones de Pablo, ¿cuál es la tuya? ¿Dónde te desenvuelves? ¿Dónde te mueves como pez en el agua? Pablo terminó, y terminó bien, leamos una vez más los versículos claves y tomemos un tiempo para orar.

2 Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

¿Qué hay de ti? ¿Habrá alguien que quiera dedicar su vida por completo al Señor? Si no estás en Cristo, entonces eres de los incrédulos, y necesitas arrepentirte, necesitas creer en el Evangelio y recibir perdón de pecados confiando en Jesucristo para salvación, dejando de confiar en ti mismo, en tu capacidad, en tus buenas obras, en tu religión, en tus ídolos.

Nada de eso nos puede salvar, el único camino al Padre es Jesucristo, la Palabra dice que todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios, que la paga del pecado es muerte, pero que en Cristo Dios estaba juzgando nuestros pecados en la cruz del calvario, el justo por los injustos para llevarnos a Dios.

Que Cristo resucitó venciendo a la muerte, el poder del pecado, lo cual es el causante de todos tus males: el pecado, de quien sin Cristo eres esclavo, y estás muerto. La Biblia dice:

Rom 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

El pecado trae dolor, vergüenza, condenación, y Cristo ya sufrió todo eso en nuestro lugar, y hoy nos ofrece vida eterna, una nueva vida, ¿quisieras hoy invocarlo para ser salvo? ¿Crees todo esto? Entonces confiésale y recíbele, ríndete a él, dale tu vida, y deja que él haga el resto. Vamos a orar.

WatchNotesDownloadDateTitle
  • Feb 18, 20182 Timoteo 4:9-22 La Red Personal de las Relaciones de Pablo
    Feb 18, 2018
    2 Timoteo 4:9-22 La Red Personal de las Relaciones de Pablo
    Series: 2 Timoteo

    LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO
    2 Timoteo 4:9-22

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

    Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    Encarcelado, y sentenciado a muerte, por Nerón, quien estaba persiguiendo, y ejecutando cristianos de las maneras más horribles, Pablo escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

    Parecido a nuestros tiempos, donde cada vez hay más leyes que van en contra de la verdad, donde no estamos lejos de comenzar a ser perseguidos por el mensaje de la verdad; ya ha habido casos de cárcel, de cierres de negocio, de expulsiones de niños o maestros de las escuelas por hablar de su fe.

    Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, quien no estaba pasando un buen momento, y necesitaba ser animado y consolado. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo estaba a punto de graduarse y sabía que a pesar de oposición, problemas y demás, era posible terminar bien.

    RECAPITULANDO:

    Sabiendo quienes somos, la fe que profesamos; que no debemos avergonzarnos del evangelio, sino esforzarnos en la gracia, cuidarnos de falsos maestros, evitar vanas conversaciones, presentándonos delante de Dios como obreros fieles, limpiándonos para ser vasos útiles en las manos del Señor.

    Debemos cuidarnos de la hipocresía, monitorear si tenemos o no un carácter cristiano. Debemos buscar un modelo correcto a seguir, y ser un modelo correcto para otros.

    Para cerrar, Pablo nos habló de nuestro recurso supremo y suficiente: la Palabra de Dios. Nos enseñó que, las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación. Vimos que, es Dios quien la inspiró, la respiró, por lo tanto, es útil para nuestra santificación, nuestra transformación. Y el propósito es madurez que se manifiesta en hacer la voluntad de Dios.

    Y dejó para el final, su consejo más importante, nos dijo: Prediquen la Palabra; es tan importante porque es un mandato de Dios, y él nos juzgará a todos de acuerdo con esa verdad. Y nos dice cómo predicarla, si es conveniente o no, debemos redargüir, reprender, exhortar, con toda paciencia instruir.

    Y nos dijo por qué: viene el tiempo y es hoy cuando la gente no estará dispuesta a escuchar la sana doctrina, le dará la espalda a la verdad, no va a tolerarla. Hoy estamos en tiempos donde la gente solo quiere sentirse bien consigo misma y busca mensajes que no los confronten, sino que le digan que es un campeón, un consentido de Dios, que no tienen que abandonar sus ídolos ni sus pecados.

    Y dice Pablo: buscarán maestros conforme a su naturaleza pecaminosa egoísta, pastores y maestros que les rasquen el oído, que les cuenten fábulas que suban su auto estima y que les prometan todos sus deseos egoístas del aquí y del ahora. Y al rechazar la verdad confrontadora, pero a la misma vez transformadora, quedarán dislocados del cuerpo, privados de la verdadera unción del Espíritu Santo.

    Y después de esta última orden de predicar la Palabra de Dios, Pablo dio su última exhortación, a Timoteo: Timoteo, enfócate, tienes que terminar.

    No debemos olvidar nunca que cuando el Señor nos llamó de nuestras tinieblas a su luz admirable, lo hizo con propósitos específicos, la Biblia declara que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, nos ha dado vida eterna, nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, nos ha compartido de la naturaleza divina.

    Nos ha equipado con dones sobrenaturales del Espíritu Santo para bendecir a nuestro prójimo, nos ha enriquecido con talentos naturales, los cuales no solo sirven para ganarnos la vida, sino para hacer tesoros en los cielos, donde la polilla y el orín no corrompen, ni los ladrones minan ni hurtan.

    Nos ha bendecido con bendiciones materiales, de las cuales no nos podremos llevar nada, pero, que hoy sabemos que podemos invertir en lo eterno para recibir lo nuestro.

    Nos ha dado una vida completa, de la cual nos pedirá cuentas, porque estamos convencidos que no es verdad que el mundo sea nuestro y que nuestras vidas sean nuestras, lo sabemos, nadie tiene el control de su propia vida, el switch de prendido y apagado, no, el que decide cuándo es hora de partir es Dios, no nosotros, Dios es el dueño y Señor de todas las cosas, es soberano sobre todo y sobre todos.

    Solo podemos hacer decisiones en lo que pensamos y decimos, cómo gastar la vida que tenemos, pero, no es nuestra, somos mayordomos, estamos administrando algo que no es nuestro, algo que se nos ha confiado por un poco de tiempo, los creyentes sabemos que no somos nuestros, que hemos sido comprados por precio, y por lo tanto, no podemos llegar a casa con las manos vacías,

    Por eso nos dijo: cumple tu ministerio porque es nuestra responsabilidad; el tiempo es limitado Nuestra vida cristiana es una batalla espiritual y tenemos que pelear una buena batalla. Tenemos una carrera que correr y necesitamos estar enfocados en la meta hasta terminar. Somos responsables de custodiar la verdad en nosotros, la verdad está en guerra. Hay recompensa.

    El día de hoy nos toca cerrar esta carta, Pablo estará abriendo la ventana de sus relaciones interpersonales cercanas, y nos mencionará a hombres y mujeres con diversas características, como es habitual de Pablo en sus despedidas.

    Me gusta oír a Pablo mencionando a toda esta gente porque nos damos cuenta de que no es una historia de la imaginación de nadie, no son personajes ficticios, si pudiéramos viajar en el tiempo, podrías ir a la casa de estas personas, conocer sus antecedentes, y darte cuenta de que son gente común y corriente.

    Tú y yo, podríamos ser alguno de ellos, o quizá lo estamos siendo. Eso me gusta porque como ya lo he mencionado, la Biblia no está llena de súper hombres iluminados, sino de gente como nosotros, totalmente necesitada de la gracia de Dios, algunos responden, otros no, pero, es hermoso vernos en la gran fotografía del plan de Dios.

    Porque todos estos formaron un cimiento para que otros siguieran construyendo, hasta llegar a nuestros días. Por supuesto podemos ver en medio de ellos la gracia de Dios fluyendo y sosteniendo su iglesia contra la cual las puertas del infierno no prevalecieron, ni prevalecerán.

    Pero, qué importante es que para el final de sus días Pablo intencionalmente mencionara a cada una de estas personas. Porque es una realidad, somos un cuerpo, la iglesia no es Pablo, o el pastor, ni siquiera un pequeño grupo de líderes. Cada uno de nosotros como miembros, formamos el cuerpo de Cristo para ser edificados unos a otros en amor, dice en Efesios:

    Efe 4:11-16 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

    Rom 12:4 Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, 5 el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.

    Pablo nos presentará a sus colaboradores y compañeros de milicia, aquellos en quienes él confiaba para el ministerio mutuo, la mayoría de ellos colaboradores fieles, hombres y mujeres, compañeros de milicia redimidos por Cristo, sirviendo a su Señor hombro con hombro.

    Algunos viejos amigos, otros nuevos, algunos terminaron su servicio, otros no, vemos a otros listos para ser voluntarios, otros nunca lo estuvieron. Algunos dispuestos a sacrificarse por el Señor, otros no, Pocos incrédulos, pero todos eran parte de la vida de Pablo y todos jugaron un papel en su ministerio.

    Yo creo que el Espíritu Santo quería que todos nosotros supiéramos de estos hermanos que veremos un día en el cielo que formaron parte de la vida de Pablo y aprendieron siendo fieles, o fracasando. Porque Pablo no solo nos mostrará a sus amigos, sino también a sus enemigos, a los que los infieles, quienes también forman una parte importantísima de nuestro crecimiento espiritual y dependencia de Dios.

    El día de hoy tú puedes preguntarte, si hubieses sido contemporáneo de Pablo, ¿estarías en esta lista? ¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Con quién te identificas? Por eso yo titulé este mensaje: LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO.

    I. Timoteo el hijo más fiel y Demas el más infiel.
    2 Ti 4:9 Procura venir pronto a verme,
    En este versículo vemos el amor de Pablo por su hijo espiritual Timoteo, Pablo sabía que iba a ser ejecutado, Lucas estaba con él, pero, para Pablo era importante verlo antes de ir con el Señor, aunque seguramente Pablo sabía que vería a Timoteo con el Señor, quizá era importante para él despedirse personalmente, orar juntos por última vez, no lo sabemos.

    Qué importante es pedir a Dios amor genuino por nuestros hermanos, el amor familiar, se da naturalmente, y es hermoso, amar a los de nuestra familia, pero, el amor a los hermanos en la iglesia es algo que debemos cultivar, pedir de parte de Dios, porque somos gente muy diferente, aun cuando hablamos el mismo idioma venimos de diferentes contextos, diferentes culturas, diferentes países.

    Qué importante es buscar el sentir de Cristo y no estar criticando nuestras diferencias, o buscando que los otros cambien y se parezcan a mí. No, todos estamos llamados a parecernos a Cristo, a perdonarnos, a pensar siempre lo mejor de los otros, a no estimarnos mejores, teniendo un más alto concepto de nosotros mismos.

    Porque estas amistades cimentadas no en lealtades carnales, sino en el vínculo perfecto del amor de Cristo, van a durar por la eternidad.

    No sé cuál era la vida de Timoteo antes de encontrarse con Pablo y con el Evangelio, pero su vida dio un giro total, cuando su corazón y el de Pablo quedaron unidos por el amor a Jesucristo. Sabemos que Timoteo fue encarcelado por su fe al igual que su maestro, de manera que siguió sus pasos, dice en hebreos:

    Heb 13:23 Quiero que sepan que nuestro hermano Timoteo ya salió de la cárcel. Si llega pronto, lo llevaré conmigo cuando vaya a verlos.

    Veamos al siguiente:

    2 Ti 4:10a porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
    Pablo pasa del más fiel, al más infiel, tal vez Demas era un colaborador valioso para Pablo y el ministerio que abandonó en Roma Pablo quería que Timoteo lo continuara.

    En Colosenses, unos cinco años antes de 2 Timoteo Pablo menciona a Demas como uno de sus colaboradores. Pablo seguramente invirtió tiempo y esfuerzo enseñando, aconsejando, animando a Demas y esperaba que creciera y respondiera, sin embargo, no sucedió.

    Y no sé qué fue más duro para Pablo que Demas lo abandonara, o que haya amado este mundo, aión, que significa esta era, esta corriente, esta filosofía de la vida. Es muy triste ver tropezar a gente que aprendes a amar en el Señor, en la cual inviertes tiempo, amor, servicio.

    A veces el caminar con Cristo se vuelve solitario, porque no todos responden y dan fruto, y a veces una sola persona que es fiel al Señor, que ama su Palabra, que le sigue, es de gran consuelo.

    Checa, solo hubo un Timoteo, y yo creo que para Pablo el verle dando el fruto que estaba dando era suficiente para decir: Tú Señor eres verdadero y digno de ser seguido, vale la pena desgastarse discipulando a otros, evangelizando a los incrédulos.

    Qué triste que tu nombre sea recordado como el que amó más al mundo que a Jesucristo, finalmente Demas hoy no está aquí, y si no se arrepintió Pablo vive en Cristo, pero, Demas no. Demas prefirió como Esaú hermano de Jacob vender su primogenitura por un plato de frijoles,

    De la misma manera, hay quienes no juzgan a Cristo digno de ser seguido y prefieren su recompensa hoy, y mientras vivan tienen oportunidad de arrepentirse, pero si son llamados a cuentas mientras aman este mundo, su destino será muy diferente, Jesucristo dijo:

    Mat 10:32-33 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

    Luc 14:25 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

    Lo vimos el jueves, una relación de ídolo es cuando vengo al Señor conmigo mismo como el centro, vengo, pero, se trata de mí, de lo que yo necesito. Aprendo la verdad, sirvo, hago, pero pensando en cómo puedo salir yo bendecido, vengo a la iglesia y te traigo a mi marido para que me lo cambies, y lo necesito así y asá, yo cumpliré con ir a los discipulados, pero tú Señor, no me falles.

    Cuando no es así, no se trata de nosotros, se trata de la gloria de Dios, no la nuestra. Y parece difícil, porque nosotros solo vemos lo que está delante de nuestros ojos, no vemos lo que el Señor ve, no nos damos cuenta de que somos eternos, que lo que estamos viviendo hoy es pasajero.

    Un día ya no habrá esposos, hijos, trabajo, porque todos seremos uno en Cristo, y créeme, no extrañarás en absoluto lo que dejaste aquí. Este mundo y su sistema no va a tener razón de existir, porque viviremos en un mundo perfecto, y Dios lo sabe, y tú y yo necesitamos aprender a vivir con esta perspectiva eterna porque es fácil ser engañados por los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa.

    Demas fue engañado, y para él ver a Pablo en la cárcel fue una derrota, y no juzgó que valiera la pena que a él también lo encarcelaran por lo que para él seguramente era solo una ideología. El Señor mencionó este tipo de personas en la parábola del sembrador, él dijo:

    Mar 4:16-17 Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; 17 pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan.

    Esto sucede cuando hay motivos ocultos, motivos egoístas, se trata de mí, deseo de poder, control, dinero.

    Abandonar es la palabra enkataleipo, que implica abandonar completamente a alguien y dejarlo desamparado en una situación nefasta. Incomodidades, sacrificio hasta la pérdida probable de la libertad, en este caso, ver a Pablo a punto de morir, ya fue demasiado alto para Demas, para él fue hermoso ver milagros, y la hermandad, los viajes, ser recibido como colaborador del apóstol Pablo, pero cuando se dio cuenta del costo, ya no quiso seguir.

    Dice también la Palabra:

    1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

    Por eso es importante hacer morir el amor propio, porque éste no deja lugar al amor al Señor, y mucho menos al prójimo, la egolatría, es decir, la idolatría a mí mismo, a lo que yo quiero, a quién soy yo ocupa todo el corazón y roba cualquier espacio al amor a Dios y al prójimo. Pido a Dios que ninguno de ustedes se convierta en un Demas. Veamos el siguiente:

    II. Los fieles, uno conocido, y otro desconocido.
    2 Ti 4:10b Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
    No sabemos mucho de Crescente su nombre significa uno que cree. Un colaborador de Pablo suficientemente confiable para enviarlo a las iglesias de Galacia. Seguramente conocido por todas las iglesias, y especialmente conocido por el Señor. Cuando lleguemos al cielo vamos a preguntar por él, de hecho, el Señor dijo:

    Mat 19:29 Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos que ahora son los más importantes, en ese día serán los menos importantes, y aquellos que ahora parecen menos importantes, en ese día serán los más importantes.

    Como decía Chuck Smith, fundador de Calvary Chapel, la cual casi llega a las 2000 iglesias en todo el mundo, él dice en su libro, estoy seguro de que cuando llegue al cielo yo estaré en la parte de más atrás diciendo: por su gracia lo logré.

    Dios es quien juzga los corazones, Dios es quien da o no da el éxito, pero, es de nosotros ser fieles, ser íntegros, honestos, mantenernos puros de intenciones para con el Señor.

    Tito, conocido y fiel, ya estaremos estudiando la carta que Pablo le escribió, a quien llama verdadero hijo en la común fe, a quien en algún momento dejó como pastor en Creta para que corrigiera lo deficiente. Cuán necesarios son estos colaboradores.

    III. El compañero fiel, y el infiel restaurado, y otro siervo fiel.
    2 Ti 4:11 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.
    Más que una expresión de tristeza: "de los dos que me quedaban nada más me queda uno". Pablo le está diciendo: Lucas necesita ayuda, yo estoy en la cárcel y solo él está a cargo de la iglesia. Esos eran tiempos difíciles y muchos creyentes habían huido por la persecución fiera de Nerón, y los que se quedaban estaban en peligro constante.

    Pero, mira la fidelidad de Lucas, Pablo lo llama "el médico amado", Lucas lo dejó todo para servir al Señor, escribió el más largo de los Evangelios, Hechos de los apóstoles, donde lo vemos con Pablo por todos lados, hasta naufragando, en los dos encarcelamientos de Pablo.

    Alguien preparado quien pudo haber tenido un buen futuro con sus conocimientos, pero que junto con Pablo entregó su vida a Cristo y prefirió vivir cada momento para su Señor.

    Marcos, por otro lado, en el primer viaje misionero de Pablo abandonó a Pablo y a Bernabé a la mitad del viaje, y de hecho Bernabé y Pablo se separan en el segundo viaje misionero de Pablo a causa de Marcos.

    Y aunque le costó tiempo, en algún momento de su vida decidió finalmente entregarse por completo al Señor, porque después vemos a Pablo mencionándolo como colaborador, de hecho, este Marcos fue el que escribió el Evangelio que lleva su nombre, y mucha de su información, se sabe que la recibió directamente de Pedro el apóstol con quien también pasó un tiempo.

    Para Pablo hoy Marcos era un miembro útil del cuerpo, útil significa usado fácilmente, de ser un miembro infiel, difícil, se convirtió en alguien fácil con el cual trabajar.

    Qué importante es responder al Señor y asegurarnos de que somos miembros útiles del cuerpo, no miembros enfermos que lo hacen no ser eficaz, que causan dolor, o que más bien son como parásitos que solo roban energía, nutrientes y no aportan nada, más bien dañan.

    Sí, hay desilusión en ver gente que puede ser útil al Señor perder interés en las cosas del reino y dejar tirado el ministerio, pero qué gozo y qué satisfacción es ver que se levante y que pongan a un lado cualquier estorbo o vergüenza, cualquier pretensión egoísta y regresen con todo a la obra del reino.

    Pero, debes saber que mientras estés vivo, en el Señor hay oportunidad, que su misericordia es nueva cada mañana, que quizá a la primera no obedezcas como debes, pero, que gloria a Dios hay oportunidad de arrepentirse y retomar el camino, y hoy puede ser ese día.

    2 Ti 4:12 A Tíquico lo envié a Efeso.
    Quizá Tíquico estaba encargado de llevar las cartas, era el mensajero, él llevó la carta a los Efesios, a los Colosenses, y probablemente a Tito. Los viajes eran largos, peligrosos e incómodos, y definitivamente se requeriría de un don de servicio para hacerlos. Para Pablo Tíquico era confiable, un colaborador de gran valor.

    No todos tenemos que ser maestros o pastores, además ya vimos, los más indignos miembros del cuerpo, se les viste con más honor, y los más dignos e importantes ni los pelamos, hasta los maltratamos.

    Cuidamos la uñita y hasta forma le damos, y al corazón que nos mantiene vivos ni lo pelamos, le echamos colesterol y no hacemos ejercicio. Así Tíquico, una obra aparentemente sencilla, pero, aquí tenemos en nuestras manos las cartas que él llevó. Además,

    IV. Carpo es el hospedador fiel.
    2 Ti 4:13 Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.
    Tanto el capote como los pergaminos eran cosas de gran valor, quizá Pablo fue arrestado en Troas y tuvo que dejar ahí sus cosas, el capote le serviría para resistir el invierno, y los pergaminos, o eran copias de sus cartas, algún libro del AT, o papel blanco para escribir.

    La casa de Carpo pudo haber sido el lugar donde Pablo se hospedaba en Troas, o quizá ahí estaba la iglesia.

    Nosotros hemos visto qué importante es ser hospedadores, gente de esta iglesia ha llegado aquí gracias a que alguien abrió su casa desinteresadamente, y no cualquiera quiere hacerlo porque trae costo, a veces cosas se rompen, se requiere de invertir tiempo y demás.

    Definitivamente se requiere don de servicio y amor por los hermanos, demos gracias a Dios por personas como estas que desinteresadamente abren su casa y están dispuestos a que se la destruyan por amor al Evangelio y al Señor, valoremos cada vez que alguien abre su casa para un estudio bíblico, una fiesta y demás, es una bendición, y es también un esfuerzo.

    V. El enemigo
    2 Ti 4:14 Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. 2 Ti 4:15 Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.
    Este hombre pudo haber sido un fabricante de ídolos que estaba muy molesto con Pablo y le causó muchos males, además de esparcir falsa enseñanza. Mis hermanos, enemigos siempre van a haber, y no debemos extrañarnos, al contrario, debemos estar preparados. Pablo dejó la causa al Señor, como Jesucristo, dice en 1 Pedro:

    1Pe 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;

    Rom 12:18-20 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

    Aunque debemos pedir sabiduría para tratar con aquellos que dañan al cuerpo y se oponen a la verdad, el Señor también dijo:

    Mat 10:16 "Miren, los envío como ovejas en medio de lobos. Por lo tanto, sean astutos como serpientes e inofensivos como palomas.

    El Señor no nos llama a ser ingenuos, debemos estar alerta, no tenemos por qué dejarnos defraudar así nada más. Sí, perdonamos la falta, pero, evitamos estar en situaciones que Dios no nos manda estar siendo sabios en todo momento.

    Recuerda, los enemigos no son nuestros directamente, son enemigos de Cristo, cuando calumnian, hablan mal de la iglesia, o se interponen no es contra el pastor, o la iglesia, o los líderes, es contra el Señor, a nadie le gusta que hablen mal de su esposa, y como esté la iglesia es la esposa de Cristo, y en última instancia es él quien es desairado, criticado, calumniado o difamado.

    VI. Los anónimos infieles y el amigo infalible.
    2 Ti 4:16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.
    En aquellos tiempos eran dos audiencias legales las que se les concedían, en una establecían la acusación, y la segunda para dar el veredicto. En esta audiencia se quedó solo, nadie que testificara a su favor, que lo acompañara siquiera para orar por él.

    Estos son momentos difíciles, cuando o eres el único en estar sirviendo, o ves como todos se excusan y se van despidiendo hasta que quedas tú solo con todo el paquete, porque por diferentes casusas no todos sirven.

    Algunos se enferman, otros tienen compromisos, otros simplemente dicen: que trabajen los burros, de cualquier forma, cuando esto sucede también tus motivos son probados. Son tiempos muy importantes, porque te hacen pensar: o lo estoy haciendo por el pastor, o porque me vean y me reconozcan como el más movido, o el mejor servidor, porque quiero que me den las gracias, o lo estoy haciendo por ti Señor.

    Recuerdo un párrafo en el libro Porque la gracia todo lo cambia de Chuck Smith, quien tenía un carro de golf y solía recorrer las instalaciones de Calvary Chapel Costamesa para recoger basura, y cuenta que él nunca fumó y fue educado de manera que ese vicio para él era repugnante.

    Y en una ocasión estaba recogiendo las colillas de los cigarros, y estaba queja y queja: "esta gente, cómo no tira sus cochinos cigarros en la basura". Y el Señor le preguntó: Chuck, ¿para quién estás haciendo esto? Y él respondió: para ti Señor claro. El Señor le dijo: entonces no te quejes. El Señor dijo:

    Mat 6:1 "¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo. 2 Cuando le des a alguien que pasa necesidad, no hagas lo que hacen los hipócritas que tocan la trompeta en las sinagogas y en las calles para llamar la atención a sus actos de caridad. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa.

    Mat 6:3-4 Pero tú, cuando le des a alguien que pasa necesidad, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. 4 Entrega tu ayuda en privado y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.

    En ocasiones también el Señor nos deja solos porque tendemos a hacer un ídolo del ministerio, o a depender de otras personas, amistades, incluso maestros, y el Señor solo quiere que dependamos de él, que lo sirvamos a él. Él también dijo:

    Luc 17:10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

    Pero mira lo que Pablo pudo disfrutar al haberse quedad completamente solo, nadie siquiera que orara por él:

    2 Ti 4:17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 2 Ti 4:18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.
    Seguramente Pablo fue un prisionero famoso, y muchos incrédulos estuvieron en su audiencia, pero, es interesante que Pablo no utilizó esta ocasión para buscar su libertad, sino para predicar el Evangelio. Y predicando el Evangelio, Dios lo libró, así como a Daniel. Él dijo: Busquen el reino de Dios antes que todo, lo demás lo tengo calculado, sé exactamente lo que necesitan, yo me encargo de ustedes.

    También en ocasiones el Señor te deja completamente solo porque quiere encontrarse contigo, quiere que dependas totalmente en fe de sus promesas, de su presencia y que en medio de la dificultad aprendas a identificarlo, a escucharlo, a ser testigo ocular de su fidelidad.

    Para que saliendo de la prueba puedas decir: Dios es fiel, y toda la gloria es para él, porque de no haber sido por él, no estaría aquí, esto no hubiera sucedido.

    Por ejemplo, cuando Pablo fue apresado en Jerusalén y todo se veía muy negro, y él estaba solo en el calabozo, lleno de incertidumbre, el Señor se le apareció a Pablo y lo animó, le dijo:

    Hch 23:10-11 Y habiendo grande disensión, el tribuno, teniendo temor de que Pablo fuese despedazado por ellos, mandó que bajasen soldados y le arrebatasen de en medio de ellos, y le llevasen a la fortaleza. 11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

    En el naufragio en Hechos 27, cuando todos perdieron la esperanza, Pablo se quedó solo y es cuando una vez más escuchó a su Señor:

    Hch 27:20-21 Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. 21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.

    Hch 27:22-23 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,

    Hch 27:24-25 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

    Debes aprender que tu mayor amigo, siempre fiel es el Señor, todo puede fallar, todos pueden fallar, ojalá y no, todos pueden tropezar, pero, hay uno que siempre es fiel y que no cambia y que siempre está a nuestro lado, y en ocasiones hay tanta distracción, que él tiene que llevarnos al extremo para que podamos escucharlo, y ver que solo de él es la gloria, no de ningún pastor, o líder, solo de él.

    No hace esto para que escuches al diablo y comiences a murmurar contra tus hermanos, y a amargarte, de hecho, aprende a esperar menos de tus hermanos, y todo de tu Señor, aprende a amar y servir incondicional y desinteresadamente, ese es terreno seguro y medicina contra la murmuración, si somos algo solo es por la gracia de nuestro Señor, solo por él, solo a él es la gloria.

    Además, Dios sabe que mientras más aprendemos a dependemos del Señor y lo dejamos actuar, más eficaces somos, y él es más glorificado, mientras más metemos la mano y tomamos el control, menos actúa el Señor y nosotros somos más glorificados, y ese no es el punto.

    VII. Los viejos colaboradores siempre fieles, y el que sufre por el evangelio.
    2 Ti 4:19 Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo.
    A quienes conoció en Hechos 18, con quienes hacía tiendas para ganarse la vida cuando todavía no había iglesia que lo sostuviera en Éfeso. Pablo se estuvo quedando en su casa, y finalmente los dejó sirviendo en la iglesia de Éfeso. Gente fiel, amada por Pablo a quien vemos mencionada por el mismo en muchas de sus cartas.

    La casa de Onesíforo, ¿cuánta gente estaría en la mente y en el corazón de Pablo al mandarle saludos? Para mí hay mucha gente amada que dejé hace 12 años en la Ciudad de México, gente que está en mi corazón y que cada vez que veo es un gozo enorme, historias de fe, haber crecido con ellos.

    2 Ti 4:20 Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo dejé en Mileto enfermo.
    Pablo menciona que Erasto era tesorero de la ciudad en Corinto, esto implica que no importa tu ocupación, siempre puedes servir al Señor fielmente. Trófimo acompañante de Pablo desde Grecia a Troas, quizá fue él por quien Pablo fue acusado y arrestado en Jerusalén de meter a un incircunciso al templo, cuando acompañó a Pablo a llevar una ofrenda a Jerusalén.

    Finalmente, se enfermó, y Pablo tuvo que seguir su camino, y él quedarse. Debes aprender que en el Señor todo puede suceder, y no tiene que ser todo miel sobre hojuelas.

    Por eso, el servidor necesita estar preparado espiritualmente para esperar lo inesperado y resolverlo, no desanimarse, ni quejarse, ni contra sus hermanos, ni contra Dios. El Señor permite muchas situaciones para reenfocarnos en él, también para probarnos, para depender de él. No podemos esperar que siempre todo salga a la perfección, porque eso nos traería gloria a nosotros y no al Señor.

    Otra cosa que podemos ver es que Pablo no sanó a Trófimo, no le dijo: "te declaro Sano"; tampoco dice: ese Trófimo no se sanó porque no tenía fe. Tampoco dice: sus maldiciones generacionales, sus pecados ocultos, los chamucos atravesados que trae lo tienen enfermo.

    No, creo que no haya orado por él, pero, Dios es soberano, en la Biblia no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de la sanidad, eso es un invento de falsos obreros para robar a la gente. Creo en las sanidades, creo en los milagros 100%, pero, como dice en 1 Corintios:

    1 Co 12:11 Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina.
    Lo estamos viendo aquí, Pablo tampoco sanó a Timoteo de sus problemas estomacales, la oración del justo puede mucho, pero Dios sana a quien quiere y cuando quiere, no podemos citar al Espíritu Santo para que haga lo que le pedimos a nuestro antojo, no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de las sanidades.

    VIII. Saludos y despedida final.
    2 Ti 4:21 Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
    Pablo quería ver a Timoteo y necesitaba su saco para el frío. Checa, estos detalles hacen de todo este relato algo real, no una leyenda. Pablo, de carne y hueso, sujeto a debilidades como nosotros, necesitado de toda la gracia de Dios como nosotros, tenía que vivir por fe como nosotros.

    Eubulo, Pudente, Lino, Claudia, gente de la iglesia de Roma, todos ellos de carne y hueso, quienes estaban teniendo la oportunidad de confiar en el Señor a pesar de la persecución. Cuántos nombres no están en la Biblia, pero sí en el libro de la vida.

    Todos ellos disfrutando de los mismos recursos espirituales que hoy tenemos nosotros, exactamente el mismo Cristo, el mismo Dios, porque él es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Dios sigue amando a su iglesia Calvary como amó a la iglesia de Roma.

    Todos eran parte del círculo de relaciones en el cual Pablo se movía, hombres, mujeres, amigos cercanos, enemigos, fieles, desertores, creyentes verdaderos, incrédulo. Todos siendo utilizados soberanamente por el Señor, y teniendo el privilegio de colaborar con Pablo hombro con hombro.

    2 Ti 4:22 El Señor Jesucristo esté con tu espíritu. La gracia sea con vosotros. Amén.
    A todos ellos los anima: asegúrense de que tienen comunión en el Espíritu con su Señor, separados de él nada podemos hacer. Necesitamos tener comunión con nuestro Señor, ¿qué estás haciendo tú para tenerla?

    Y Pablo los encomienda a lo único capaz de fortalecerlos, guiarlos, mantenerlos salvos por la eternidad, la gracia, el don inmerecido, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida. Finalmente, Pablo se despide de gente que probablemente no volvió a ver hasta que se reunieron en el cielo con nuestro Señor.

    ¿Cuántas cosas nos enseñó Pablo en esta carta? ¿Cuántas de ellas recuerdas? No olvides el propósito de esta carta, tienes un trecho que recorrer hasta que el Señor venga por ti, o por toda su iglesia. ¿Te acuerdas las preguntas que te hice al principio?

    Si hubieses vivido en el tiempo de Pablo en Roma, ¿estarías en esta lista? ¿serías de los incrédulos? Acuérdate, finalmente todos murieron, incluyendo Nerón, hasta el imperio Romano cayó, pero, ¿sabes quiénes permanecieron? Dice Juan:

    1 Jn 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

    ¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Cómo estás planteando tu vida? ¿Es esto real para ti o es una mera religión? ¿Con quién te identificas? Esta era la red personal de las relaciones de Pablo, ¿cuál es la tuya? ¿Dónde te desenvuelves? ¿Dónde te mueves como pez en el agua? Pablo terminó, y terminó bien, leamos una vez más los versículos claves y tomemos un tiempo para orar.

    2 Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    ¿Qué hay de ti? ¿Habrá alguien que quiera dedicar su vida por completo al Señor? Si no estás en Cristo, entonces eres de los incrédulos, y necesitas arrepentirte, necesitas creer en el Evangelio y recibir perdón de pecados confiando en Jesucristo para salvación, dejando de confiar en ti mismo, en tu capacidad, en tus buenas obras, en tu religión, en tus ídolos.

    Nada de eso nos puede salvar, el único camino al Padre es Jesucristo, la Palabra dice que todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios, que la paga del pecado es muerte, pero que en Cristo Dios estaba juzgando nuestros pecados en la cruz del calvario, el justo por los injustos para llevarnos a Dios.

    Que Cristo resucitó venciendo a la muerte, el poder del pecado, lo cual es el causante de todos tus males: el pecado, de quien sin Cristo eres esclavo, y estás muerto. La Biblia dice:

    Rom 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

    El pecado trae dolor, vergüenza, condenación, y Cristo ya sufrió todo eso en nuestro lugar, y hoy nos ofrece vida eterna, una nueva vida, ¿quisieras hoy invocarlo para ser salvo? ¿Crees todo esto? Entonces confiésale y recíbele, ríndete a él, dale tu vida, y deja que él haga el resto. Vamos a orar.

  • Feb 4, 20182 Timoteo 4:5-8 Cumple Tu Ministerio
    Feb 4, 2018
    2 Timoteo 4:5-8 Cumple Tu Ministerio
    Series: 2 Timoteo

    CUMPLE TU MINISTERIO
    2 Timoteo 4:5-22

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

    Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    Encarcelado, y sentenciado a muerte, por Nerón, quien estaba persiguiendo, y ejecutando cristianos de las maneras más horribles, Pablo escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

    Parecido a nuestros tiempos, donde cada vez hay más leyes que van en contra de la verdad, donde no estamos lejos de comenzar a ser perseguidos por el mensaje de la verdad; ya ha habido casos de cárcel, de cierres de negocio, de expulsiones de niños o maestros de las escuelas por hablar de su fe.

    Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, quien no estaba pasando un buen momento, y necesitaba ser animado y consolado. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo estaba a punto de graduarse y sabía que a pesar de oposición, problemas y demás, era posible terminar bien.

    RECAPITULANDO:

    Sabiendo quienes somos, la fe que profesamos; que no debemos avergonzarnos del evangelio, sino esforzarnos en la gracia, cuidarnos de falsos maestros, evitar vanas conversaciones, presentándonos delante de Dios como obreros fieles, limpiándonos para ser vasos útiles en las manos del Señor.

    Debemos cuidarnos de la hipocresía, monitorear si tenemos o no un carácter cristiano. Debemos buscar un modelo correcto a seguir, y ser un modelo correcto para otros.

    Para cerrar, Pablo nos habló de nuestro recurso supremo y suficiente: la Palabra de Dios. Nos enseñó que, las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación. Vimos que, es Dios quien la inspiró, la respiró, por lo tanto, es útil para nuestra santificación, nuestra transformación. Y el propósito es madurez que se manifiesta en hacer la voluntad de Dios.

    Y dejó lo mejor para el final, su consejo más importante, nos dijo: Prediquen la Palabra, es tan importante porque es un mandato de Dios, y él nos juzgará a todos de acuerdo con esa verdad. Y nos dice cómo predicarla, si es conveniente o no, debemos redargüir, reprender, exhortar, con toda paciencia instruir.

    Y nos dijo por qué: viene el tiempo y es hoy cuando la gente no estará dispuesta a escuchar la sana doctrina, le dará la espalda a la verdad, no va a tolerarla. Hoy estamos en tiempos donde la gente solo quiere sentirse bien consigo misma y busca mensajes que no los confronten, sino que le digan que es un campeón, un consentido de Dios, que no tienen que abandonar sus ídolos ni sus pecados.

    Y dice Pablo: buscarán maestros conforme a su naturaleza pecaminosa egoísta, pastores y maestros que les rasquen el oído, que les cuenten fábulas que suban su auto estima y que les prometan todos sus deseos egoístas del aquí y del ahora. Y al rechazar la verdad confrontadora, pero a la misma vez transformadora, quedarán dislocados del cuerpo, privados de la verdadera unción del Espíritu Santo.

    Y después de esta última orden de predicar la Palabra de Dios, le hará la última exhortación, le dirá: Timoteo, enfócate, tienes que terminar, sí, gente infiel al Señor y a la verdad abunda, gente inconstante en todos sus caminos, falsos maestros, falsos creyentes, pero, tú Timoteo, estás llamado a terminar.

    Pablo terminó, Timoteo terminaría, y tú y yo y todos los Timoteo, si Dios no nos ha llamado a cuentas, si no tenemos una sentencia de muerte próxima como Pablo, entonces eso significa que tenemos un ministerio que cumplir.

    No debemos olvidar nunca que cuando el Señor nos llamó de nuestras tinieblas a su luz admirable, lo hizo con propósitos específicos, la Biblia declara que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, nos ha dado vida eterna, nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, nos ha compartido de la naturaleza divina.

    Nos ha equipado con dones sobrenaturales del Espíritu Santo para bendecir a nuestro prójimo, nos ha enriquecido con talentos naturales, los cuales no solo sirven para ganarnos la vida, sino para hacer tesoros en los cielos, donde la polilla y el orín no corrompen, ni los ladrones minan ni hurtan.

    Nos ha bendecido con bendiciones materiales, de las cuales no nos podemos llevar nada, pero, que hoy sabemos que podemos invertir en lo eterno para recibir lo nuestro, dice en Lucas:

    Luc 16:9-12 Por eso les digo que se valgan de las riquezas mundanas para ganar amigos, a fin de que cuando éstas se acaben haya quienes los reciban a ustedes en las viviendas eternas. 10 "El que es honrado[e] en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho. 11 Por eso, si ustedes no han sido honrados en el uso de las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas? 12 Y si con lo ajeno no han sido honrados, ¿quién les dará a ustedes lo que les pertenece?

    Nos ha dado una vida completa, de la cual nos pedirá cuentas, porque sabemos que no es verdad que el mundo sea nuestro y que nuestras vidas sean nuestras, lo sabemos, nadie tiene el control de su propia vida, el switch de prendido y apagado, no, el que decide cuándo es hora de partir es Dios, no nosotros, Dios es el dueño y Señor de todas las cosas, es soberano sobre todo y sobre todos.

    Es cierto, podemos hacer decisiones de cómo gastar la vida que tenemos, pero, no es nuestra, somos mayordomos, estamos administrando algo que no es nuestro, algo que se nos ha confiado por un poco de tiempo, los creyentes sabemos que no somos nuestros, que hemos sido comprados por precio, y por lo tanto, no podemos llegar a casa con las manos vacías, por eso yo titulé este mensaje: CUMPLE TU MINISTERIO.

    I. Es nuestra responsabilidad.
    2 Ti 4:5a Pero tú sé sobrio en todo,
    Dios nos llama a ser sobrios, estar vigilando, no podemos dormir, no podemos tomar las cosas de Dios como si no tuvieran importancia, debemos estar despiertos, velando, con la cabeza despejada, practicando dominio propio, responsablemente.

    No debemos actuar como un borracho, al cual no le importa nada, sin responsabilidad, para el cual todo es causa de risa y mofa, una broma. Ser sobrio, implica seriedad para con lo que Dios está hablando, implica afrontar y considerar con madurez todas estas cosas que hemos venido estudiando, porque son cuestión de vida o muerte.

    No sabemos el día ni la hora en el que nuestro Señor viene por nosotros, y no queremos que nos encuentre dormidos, con actitud de borrachos desinteresados de lo que verdaderamente es valioso, de lo que dependen nuestras vidas. No solo necesitamos ser sobrios, dice Pablo:

    2 Ti 4:5b soporta las aflicciones,
    Mis hermanos, algo que Cristo prometió es que las aflicciones vendrían, los tropiezos vendrían, las persecuciones vendrían. No estamos en casa, somos extranjeros y además pertenecemos a un reino invasor que viene a derrocar el reino de las tinieblas, y hay batalla.

    Si aborrecieron a Cristo nuestro Señor, a nosotros, y a cualquiera que se levante como amigo de Cristo, se va a convertir en enemigo del mundo y su filosofía, además de que, si no estamos en casa, eso significa que, aunque Dios nos bendice, y gloria a Dios por eso, no debemos extrañarnos si hay pruebas, si de pronto somos criticados, se nos levantan falsos, se nos trata de hipócritas, fanáticos o locos.

    Si somos hijos de un rey, pero, su reino no ha sido establecido físicamente todavía, sí, nuestras riquezas son mayores a cosas corruptibles y pasajeras como el oro y la plata, sí, tenemos tiempos maravillosos de dulce comunión entre creyentes, con nuestro Señor, en su Palabra, disfrutamos nuestras familias, de una buena comida, o vivimos en un hogar agradable.

    Pero, todo esto es pasajero, no es nuestro hogar, aquí no es el cielo, hay aflicciones necesitas aceptarlo, y aunque no es fácil debes gozarte de algo, si no te acomodas en este mundo, significa que realmente eres un hijo de Dios. Porque dice el Señor:

    Jua 15:19 Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece.

    Preocúpate si en este mundo te mueves como pez en el agua y todo el mundo te vitorea, y sientes que nada te falta, que aquí perteneces, malas noticias para ti, dice la Palabra

    Luc 6:24-25 "Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya han recibido su consuelo! 25 ¡Ay de ustedes los que ahora están saciados, porque sabrán lo que es pasar hambre! ¡Ay de ustedes los que ahora ríen, porque sabrán lo que es derramar lágrimas!

    ¿Por qué el llanto? Porque tu gran tesoro en este mundo es pasajero, no va a permanecer, ni tú tampoco vas a permanecer en él, ¿se acuerdan de Lázaro y el rico? Lázaro comía las migajas que tiraban de los banquetes que hacían diariamente en su casa, los perros venían y lamían sus heridas.

    Cuando les llegó a los dos la hora de dar cuentas, sucede en circunstancias muy diferentes, uno yace en el tormento, y el otro en el cielo, y el rico, que ya no es rico en ese lugar, le pide a Abraham, dile a Lázaro que moje su dedo y me deje probar una gota de agua, ni siquiera migajas, y Abraham le dice.

    Luc 16:25 Pero Abraham le contestó: "Hijo, recuerda que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti, sufrir terriblemente.

    Es Cristo hablando, por eso es verdad, lee tú en tu casa todo el capítulo, pero, es una cuestión de identidad, de ciudadanía. ¿Sufres aflicciones hoy por causa de tu fe? Vas bien, estamos de paso, y vamos a casa.

    ¿Te mueves como pez en el agua y solo disfrutas del aquí y del ahora y lo único que te importa es tu mejor vida ahora? Cuidado estás menospreciando un reino inconmovible, y lo que ves tarde o temprano va a dejar de ser.

    Sí, hay momentos en los que hay que decir la verdad y recibir todo tipo de críticas, hay momentos en los que necesitamos abrir la caja de pandora y ver el infierno inflamarse sobre nosotros y quizá quedar solos.

    Pero, créeme, es preferible ir por un camino de soledad, pero tener comunión con Cristo que no te abandona y camina contigo, que ser aplaudido por una multitud, pero lejos de Cristo. Ancha es la puerta y espacioso es el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por él, pero, pero estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Necesitamos aprender a soportar las aflicciones, porque no es un juego, la vida cristiana significa trabajo intenso, este no es nuestro mundo, hay dificultades, existe el cáncer del pecado, hay una guerra encarnizada contra la verdad, hay odio, falta de perdón, hay familias destrozadas, hay injusticia, impiedad, soportemos hermanos. No solo ser sobrios, aprender a soportar aflicciones, sino dice Pablo:

    2 Ti 4:5c haz obra de evangelista,
    Dediquémonos a dar estas buenas noticias, mientras dejamos que la Palabra nos transforme a la imagen de Cristo, mientras la estudiamos, la guardamos y la obedecemos, tenemos que compartir las buenas noticias de salvación. Dice Jesucristo:

    Mat 5:13-16 "Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee. 14 "Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. 15 Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. 16 Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

    No solo si tienes un ministerio dedicado al Evangelismo, el mundo está en tinieblas, desesperadamente necesita escuchar la verdad, muchos rechazarán, esa no es nuestra responsabilidad, solo Cristo puede dar vida, solo el Espíritu Santo sopla vida a quien quiere.

    Y al mismo tiempo la gente que escucha es responsables de la invitación divina que ha recibido, aprende a amar a los perdidos mientras aprendes a sufrir su rechazo. Por otro lado, hay mucho gozo por aquellos que responden y son salvos.

    Evangelizar es algo que debemos estar haciendo constantemente, de una manera u otra dar testimonio de nuestro Señor: el rey viene, arrepiéntanse, tienen un problema con Dios, pero Dios les ama tanto que ha arreglado ese problema en Cristo; Cristo es la única salida, él es Dios y juzgará a vivos y a muertos. Reciban perdón de pecados, reconcíliense con Dios, reciban vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Y finalmente le dice:

    2 Ti 4:5d cumple tu ministerio.
    Pleroforéo, llevar fuera completamente, a plenitud; Timoteo, asegúrate de terminar, este es mi último desafío. ¿Terminar qué? Tu ministerio, tu diakonía, tu servicio al Señor. El Señor nos ha llamado, su gracia es suficiente para sostenernos por medio de la fe hasta su regreso, pero, no debemos olvidar que no nos servimos a nosotros mismos, sino al Señor.

    A todos Dios nos ha dado algo para hacer, y si somos creyentes genuinos no podemos dejarlo a medias, quizá podamos caer en algún momento y por momentos, pero, el creyente genuino no se queda tirado, dice la Palabra:

    Pro 24:15-16 No estés al acecho frente a la casa del justo, ni ataques el lugar donde vive. 16 Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse. En cambio, basta una sola calamidad para derribar al perverso. (NTV)

    Esto significa, tenemos plenitud de gracia, por eso es nuestra responsabilidad responder y completar nuestro llamado, nuestro servicio a aquel que nos compró por precio, consumarlo, realizarlo, satisfacerlo completamente, llevarlo a cabo hasta el término, no podemos ser infieles, inconstantes.

    El rasgo de una fe genuina es que persevera, la fidelidad es un fruto del Espíritu, Dios nos ha confiado algo a cada uno para cumplir con sus propósitos, terminar con su misión, y nos dice por qué:

    II. El tiempo es limitado.
    2 Ti 4:6a Porque yo ya estoy para ser sacrificado,
    Timoteo, mientras no venga Cristo, hay una iglesia a la cual seguir sirviendo, mi tiempo en este mundo ya terminó, desde que Cristo me alcanzó, le entregué mi vida como un sacrificio vivo y santo, agradable a él, pero ahora me toca entregarle mi muerte.

    Esta es una realidad mis hermanos, no a todos nos toca el privilegio de sufrir persecución como Pablo por causa de la verdad, a los filipenses Pablo les dijo:

    Flp 1:27a , 29 Sobre todo, deben vivir como ciudadanos del cielo, comportándose de un modo digno de la Buena Noticia acerca de Cristo… 29 Pues a ustedes se les dio no sólo el privilegio de confiar en Cristo sino también el privilegio de sufrir por él. (NTV)

    Pero, a todos se nos llama a entregar nuestras vidas como sacrificio vivo y santo, dice en Romanos 12:

    Rom 12:1 Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. (NVI)

    Los cristianos no estamos bajo la ley en el sistema de sacrificios por los pecados, los cuales eran una imagen de Cristo, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, esos sacrificios enseñaban que necesitábamos un sustituto inocente, perfecto, sin mancha para que pudiéramos acercarnos a Dios.

    Y el sacrificio no solo era la muerte del animal, sino que al que lo llevaba, le costaba, tenía que tomar no de lo que le sobraba, sino lo mejor de su ganado para ofrecerlo al Señor en adoración, en agradecimiento, y tenía que ser voluntario.

    Es interesante que los cristianos hoy no estamos obligados a traer animales para cubrir nuestros pecados, en primer lugar, Cristo ya murió, el sacrificio ya fue hecho, la reconciliación con Dios Cristo la hizo posible y él ha quitado el pecado del mundo.

    2º No hay un templo físico, ni sacerdotes que ofrezcan esos sacrificios, pero, los creyentes, dice la Palabra que formamos como piedras vivas el templo de Dios, en el cual ofrecemos sacrificios agradables a Dios.

    Y este es uno de ellos, no es un sacrificio muerto, sino vivo, Dios quiere que entreguemos nuestras vidas, así como Pablo, soldado de Jesucristo. Pablo no solo entregó su muerte, sino que, primeramente, entregó su vida entera como un sacrificio agradable a Dios. Pablo tenía en su cuerpo las marcas de Cristo, él escribió:

    Gál 6:17 De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.

    ¿Cuáles eran estas marcas? Entre otras veamos algunas:

    2 Co 11:24-26 En cinco ocasiones distintas, los líderes judíos me dieron treinta y nueve latigazos. 25 Tres veces me azotaron con varas. Una vez fui apedreado. Tres veces sufrí naufragios. Una vez pasé toda una noche y el día siguiente a la deriva en el mar. 26 He estado en muchos viajes muy largos. Enfrenté peligros de ríos y de ladrones. Enfrenté peligros de parte de mi propio pueblo, los judíos, y también de los gentiles. Enfrenté peligros en ciudades, en desiertos y en mares. Y enfrenté peligros de hombres que afirman ser creyentes, pero no lo son.

    2 Co 11:27-29 He trabajado con esfuerzo y por largas horas y soporté muchas noches sin dormir. He tenido hambre y sed, y a menudo me he quedado sin nada que comer. He temblado de frío, sin tener ropa suficiente para mantenerme abrigado. 28 Y, además de todo eso, a diario llevo la carga de mi preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién está débil sin que yo no sienta esa misma debilidad? ¿Quién se ha dejado llevar por mal camino y sin que yo no arda de enojo?

    Como soldado de Cristo Pablo tenía las cicatrices de la batalla las cuales son las marcas de un soldado fiel. A eso todos estamos llamados, pero, en unos meses Pablo iba a entregar ya no solo su vida, sino su muerte.

    Siendo ciudadano romano, no le iban a crucificar, ese tormento era para extranjeros, Pablo iba a ser decapitado, una muerte rápida, pero, su sangre iba a ser derramada.

    Y es interesante la imagen de este sacrificio, es la palabra Spéndo: y significa derramar como libación, una ofrenda líquida, ofrecer en sacrificio, ser derramado en libación.

    La imagen de este sacrificio la podemos ver ilustrada en el sistema de sacrificios del AT, la libación era derramar vino sobre un sacrificio presentado a Dios que ya estaba ardiendo sobre el altar, entonces, la libación no era en sí la que cubría el pecado, sino la muerte del animal inocente. Pero, lo que hacía la libación era embellecer el sacrificio, que subiera como olor grato al Señor.

    Me gustó la imagen del soldado que dio John McArthur: así como las cicatrices de batalla de un soldado son las marcas de un soldado fiel, la marca suprema del soldado fiel es dar su vida en batalla.

    Qué hermosa imagen, a pesar de que Pablo estaba a punto de ser ejecutado en unos meses, estaba satisfecho, pero, diciéndole a Pablo, el trabajo se queda, hay que tomar la estafeta y seguir. ¿De qué manera estás tú tomando la estafeta que otros están dejando? Algunos quizá por infieles, otros porque como Pablo ya terminaron. Y dice:

    2 Ti 4:6b y el tiempo de mi partida está cercano.
    Esta imagen también es hermosa, Pablo no está viendo su muerte como el fin desesperanzado de un incrédulo, Pablo no está diciendo: "se me acabó el veinte, ahí quedaré enterrado, o seré mezclado con la energía cósmica y reciclado con la madre tierra".

    O como un creyente con poca fe, o un cristiano carnal al cual tristemente le aterroriza la idea de ver cara a cara a su salvador. Qué espantoso, horrible, no más dolor, paz, gloria y gozo por la eternidad, noooo, yo quiero ver Fast and furios 20, la Guerra de las Galaxias episodio 18.

    Nada que ver, los cristianos, los hijos de Dios, tenemos un destino, para un creyente la muerte es como dice Pedro, y así era para Pablo: abandonar este cuerpo cansado y destruido, es dejar atrás dolor, exigencia y obtener infinita gloria, paz, descanso.

    Pablo no estaba hablando de una hora o un día, sino de este momento en el que tendremos que abandonar este cuerpo para esperar nuestro cuerpo ya sin pecado. Y la frase "mi partida" tiene mucho significado, es la palabra analusis, y tiene al menos cuatro significados:

    1. Como quien desata un animal de del yugo de los palos del carro o del arado.

    Pablo dijo en 1 Corintios 9:
    1 Co 9:9-10 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.

    Pablo se veía a sí mismo y así debemos vernos, al menos los pastores, los servidores de Dios, como bueyes de carga. Aramos una tierra dura, cansancio, aunque también el yugo cuando lo compartimos con Cristo es ligero y fácil, y hallamos descanso para nuestras almas. Pero, para Pablo y para el cristiano es descansar de este trabajo.

    2. Como quien quita las cadenas.

    Pablo escribió:
    Rom 7:24-25 ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? 25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

    Cuántas veces sientes que vuelas y sientes el aire de la libertad de la gracia de Dios, y de pronto este cuerpo de muerte como una horrible gravedad te sienta los pies en el piso. Los creyentes anhelamos ese día maravilloso que seremos libertados de las cadenas de este cuerpo sujeto al pecado.

    Cuántas veces Pablo estuvo encadenado, y en ese mismo momento, él sabía que la muerte era salir libre, y quitar estas cadenas de temporalidad.

    3. Como quien suelta las cuerdas de una tienda de campaña para desarmarla, levantando el campamento.

    Esta me encantó, cuando la Palabra habla de este cuerpo, también está hablando de una casa de campaña, un tabernáculo. Es bien importante entender que Abraham vivía en tiendas de campaña, porque se reconocía extranjero.

    Cuando la Biblia habla de que Dios habitó entre nosotros es la palabra acampar, es decir, él se vistió de carne y hueso, para andar entre nosotros, pero, este término indica: "estoy de paso, no soy de aquí". Un día nosotros dejaremos esta tienda de campaña e iremos a la ciudad que es nuestra, a nuestro hogar, dice la Palabra:

    2 Co 4:16-18 Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. 17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. 18 Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno. (NVI)

    2 Co 5:1 Pues sabemos que, cuando se desarme esta tienda de campaña terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros por Dios mismo y no por manos humanas. (NTV)

    2 Co 5:2 Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial, (NVI)

    Como un día nosotros Pablo ya le iba tocar desarmar su casa de campaña para ir al cielo no a una casa de campaña temporal, sino a una mansión hecha con las manos del Señor quien fue a preparar morada para nosotros y que prometió venir a tomarnos a él.

    4. Como quien suelta las amarras de un barco para surcar los mares.

    Las amarras, el ancla que nos tiene amarrados a esta temporalidad un día no muy lejano se levantarán y podremos surcar los cielos, la eternidad. Pablo estaba lleno de esperanza, recordando lo que él mismo escribió:

    1 Co 15:53-55 Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales. 54 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: "La muerte es devorada en victoria. 55 Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?".

    Los cristianos sabemos que la muerte no es el final, es el comienzo y Pablo tenía esta seguridad. Checa, en Pablo no había temor, o remordimientos, no lo vemos lamentándose, está seguro. Como dice el dicho: si no estás preparado para morir, tampoco estás preparado para vivir.

    Y mis hermanos, el tiempo es limitado, no podemos perderlo, necesitamos proponernos y buscar al señor con todo nuestro corazón, no esperemos escuchar de él si no tomamos seriamente tiempo de oración y de Palabra, memorizando, meditando, entendiendo a nuestro Señor, eso no llega así porque sí.

    ¿Cómo estás en tu tiempo devocional? ¿Cuánto has avanzado en tus tiempos de oración en el último año? ¿Cuánto dirías que avanzaste en el 2017 a conocer mejor a tu Señor?

    III. Necesitas asegurarte de haber peleado, haber acabado y haber guardado.
    Estas tres expresiones: he peleado, he acabado y he guardado, son traducciones de verbos perfectos intensivos para indicar acciones completadas con resultados que continúan. Como le gustaba a Pablo ilustra de tres maneras su vida cristiana, la cual nosotros deberíamos ver así para graduarnos como Pablo. Y la primera es esa:

    a) Nuestra vida cristiana es una batalla espiritual.
    2 Ti 4:7a He peleado la buena batalla,
    Pelear es la palabra agonízomai, de donde viene nuestra palabra agonizar o agonía, esta palabra implica gran esfuerzo y energía, físico o espiritual.

    Mis hermanos, nuestro enemigo anda como un león rugiente a quién devorar, está bien organizado, principados, potestades, huestes de maldad en los lugares celestiales no descansan para hacernos tropezar.

    Nuestra naturaleza pecaminosa, nuestro pecado, nuestra ignorancia, nuestra pereza, nuestra inconstancia, orgullo, incluso el no tomar las decisiones más elementales como escoger lo mejor en lugar de lo bueno, siempre andar tras lo urgente y dejar de lado lo importante.

    Sabemos lo que es agonizar por algo, el problema es que la mayor parte del tiempo no es por haber hecho lo bueno, sino por nuestras malas decisiones, por nuestra inconstancia que nos mantiene derrotados y sin crecer.

    Pero, la vida cristiana requiere lucha, esfuerzo, decisión. Satanás está listo para robar, matar y destruir, no está jugando, y nosotros creemos que se vale amanecer sin ganas, se vale no siempre estar al 100%, se vale bajar la guardia porque, pues, finalmente, somos humanos. Baja la guardia y Satanás nos solo está listo para romperte los dientes, sino para atravesarte con su espada de maldad. Jesucristo dijo:

    Luc 13:24-27 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. 25 Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois. 26 Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. 27 Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.

    También dijo:

    Mat 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él.

    Y habla de una buena batalla; mis hermanos, todos sabemos agonizar y batallar, pero, el problema es que no estamos desgastándonos por una buena batalla, sino por nuestras batallas egoístas, por los estándares de este mundo, por este mundo y sus deseos.

    Saúl siempre luchó sus propias batallas, para su santo, para su gloria, en su propia prudencia, y terminó asesinado por un amalecita, y lo peor es que años atrás, Dios le mandó exterminar a Amalec, y por desobediente no lo hizo, el Señor lo desechó.

    Y Saúl continuó por años en el trono, perdiendo, su relación con Dios, perdiendo el respeto del pueblo, y se convirtió en un asesino desalmado, hasta terminar consultando adivinas y finalmente al primero que debió haber destruido al principio de su reinado, fue quien terminó matándolo al final de su reinado en su derrota final. Las últimas palabras que escuchó fueron: soy un amalecita.

    En contraste mira a David, quien se dedicó a pelear las batallas de su Señor Jehová de los ejércitos, se convirtió en un hombre conforme al corazón de Dios y su descendencia llegó hasta Cristo el salvador eterno.

    Pregúntate, ¿qué batallas estás luchando? ¿En qué estás desperdiciando el tiempo y los recursos tan preciados que Dios te dio para glorificarlo a él, no a ti mismo, no para que andes tras los deseos engañosos de tu perverso corazón? Si no es la buena batalla la que estás peleando, vas a terminar perdiendo.

    ¿Eres un soldado de Jesucristo? Entonces deberías estar peleando las batallas de Jesucristo, si eres tu propio soldado te encontrarás resistiendo la verdad, peleando contra Dios, y no con él desde la victoria.

    Porque estarás peleando por alcanzar tus supuestos derechos, por satisfacer los deseos de la carne, por andar tras los espejismos de este mundo, terminarás en una batalla campal contra tu prójimo y más allá contra Dios, Santiago escribió con claridad:

    Stg 4:1-4 ¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos?[a] 2Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. 3 Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones. 4 ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.

    Y si decides ser enemigo de Dios, créeme, es una batalla que no vas a ganar, solo tendrás pérdida. Enfócate y agoniza por una buena batalla.

    b) Tenemos una carrera y necesitamos estar enfocados en la meta hasta terminar.
    2 Ti 4:7b he acabado la carrera,
    Carrera es la palabra dromos, y se refiere a una carrera, una profesión u ocupación o servicio. Desde el día en que nacimos de nuevo, hasta el momento en el que el Señor nos llame a su presencia la carrera no terminará.

    Y checa algo, Pablo no está diciendo: he ganado la carrera, he vencido a mis competidores; no, dice he acabado. Dios no nos va a recompensar por el éxito que tengamos, eso le pertenece a él, él nos premiará por nuestra fidelidad. Pablo lo sabía, él se enfocó en donde debía y no se dejó mover, él dijo:

    Flp 3:11-15 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

    Aún en medio de la tribulación, Pablo sabía quién lo había llamado, él dijo:

    Hch 20:23-24 salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. 24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

    Yo creo que un principio clave también lo encontramos en Hebreos, dice:
    Heb 12:1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe,

    Hay montones de gente que terminaron la carrera, se mantuvieron en la fe poniendo sus ojos en Cristo, muévelos de ahí y vas a comenzar a batallar con peso extra y pecado. El peso no es necesariamente algo malo, pero, sí se convierte en un estorbo por estar corriendo una carrera equivocada.

    Hay quienes todavía siguen casados con la filosofía mundana de buscar satisfacer todo dese intenso por el placer físico, por saciar el deseo insaciable de todo lo que ven y codician nuestros ojos, o por alcanzar el orgullo por el éxito de logros y posesiones. Con un pensamiento doble este tipo de gente sigue creyendo que solo ahí encontrarán felicidad, seguridad, aceptación, éxito y demás.

    Pero, nada de eso proviene del Padre, sino del mundo y el mundo se acaba, el mundo pasa y sus deseos, y entonces medio corren la carrera de la fe, o solo van a las gradas a ver correr a otros porque están comprometidos con la carrera de este mundo pasajero. O van corriendo distraídos, con los ojos no puestos en Cristo, sino babeando con lo que este mundo les quiere seducir.

    Si no es que no solo es peso, sino pecado que les tiene las manos caídas y las rodillas paralizadas, incapaces de darle la gloria a Dios, incapaces de correr, al punto que tienen que ser disciplinados por el Señor, dice ahí mismo en Hebreos:

    Heb 12:12-16 Por tanto, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas. 13 "Hagan sendas derechas para sus pies", para que la pierna coja no se disloque sino que se sane. 14 Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos; 16 y de que nadie sea inmoral ni profano como Esaú… (NVI)

    Sin fruto porque estos son los de la tierra contaminada por los ídolos de este mundo, dice:

    Luc 8:14 Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen el mensaje, pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Así que nunca crecen hasta la madurez.

    Necesitamos enfocarnos en Cristo, y vivir al máximo, no para nuestros deseos egoístas, sino para el Señor, él nos ha llamado, y nos ha capacitado para sus propósitos, no para los nuestros, de cualquier manera, el tiempo se acaba, el Señor llega, no te halles agonizando por la carrera equivocada. También decía Pablo:

    1 Co 9:26-27 Por eso yo corro cada paso con propósito. No sólo doy golpes al aire. 27 Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado. (NTV)

    Me encanta que la Palabra habla por sí sola, y por último dice:

    c) Somos responsables de custodiar la verdad en nosotros.
    2 Ti 4:7c he guardado la fe.
    Guardar es la palabra tereo y significa vigilar, guardar de pérdida o daño, mantener, retener, conservar, custodiar, reservar, proteger, cumplir, obedecer.

    Mis hermanos Satanás es el príncipe de mentira, decía el Señor, de suyo habla porque no hay verdad en él, todo lo que dice es mentira, él mismo ha diseñado este mundo lleno de parámetros espirituales y morales, mentirosos, el humanismo y todos los ismos.

    Valores falsos que idealizan cosas temporales como casas, autos y éxito, y tienen como basura, o al menos sin valor cosas como la familia, el matrimonio entre un hombre y una mujer, el valor de instruir a un hijo, de ser una esposa que se dedica a su hogar. Venir a Dios, pérdida de tiempo, junto con cualquier cosa que tenga que ver con la Biblia, con la iglesia, etc.

    Nuestro corazón perverso y engañoso que nos hace vivir centrados en nosotros mismos, y que siempre está contendiendo contra la verdad, si vale la pena perdonar, humillarse, amar incondicionalmente, servir a Dios, obedecer la verdad.

    O mejor vivir para mí mismo, si yo no me amo a mí mismo, quién me va a amar, etc. Todo el conjunto de cosas que hacen la diferencia entre una persona espiritual y una carnal, una obediente y una desobediente, todo eso tiene que ver con guardar, custodiar la fe.

    Además de falsas doctrinas por todos lados, diseñadas por Satanás para robar la fe de los débiles. Mis hermanos, la verdad está en guerra, diariamente en tv, en canciones, en revistas, libros, nosotros, nuestros hijos, los creyentes, somos bombardeados por todo tipo de ideologías ateas, agnósticas, humanistas, y son sutiles, parecen verdad, y no lo son, son seductoras, parecen espirituales, pero, son carnales.

    Y nosotros tibios, irresponsables, sin tomar cada día una porción de la Escritura, y bien, un tiempo eres nuevo creyente, pero, después de un año, si no entendías algo, debiste haberte puesto seriamente a orar y a pedir de Dios discernimiento, entendimiento para poder manejar con mayor destreza la verdad.

    No hay excusa, si sigues igual que hace un año, si no has crecido en tu comunión con Dios, no solo estás estancado, vas para atrás, no estás custodiando la verdad que se te ha confiado, y finalmente vas a tropezar.

    La iglesia no tiene la culpa, tus hermanos no tienen la culpa, el pastor no tiene la culpa, tú eres responsable de lo que Dios te ha confiado solo a ti, él te ama personalmente, te anhela personalmente, pero, tú le ignoras voluntariamente.

    La verdad que hay en ti es algo que necesita ser custodiado, por la misma fe, por la misma perseverancia, por el amor a la verdad, por el deseo de Dios, por el hambre y sed de justicia. Somos guardados por la fe, pero ¿de dónde crees que viene la fe? Por el oír la Palabra de Dios.

    ¿Hasta cuándo vas a comenzar seriamente a buscar de tu Señor, a hacer metas espirituales, prioridades espirituales? ¿Piensas seguir tibio por el resto de tu vida?

    El crecimiento no comienza en actividades en la iglesia, sino en que estés unido a la vid y la rica sabia del Espíritu Santo te fortalezca y te lleve a la madurez, a la estatura del varón perfecto que es Jesucristo, mientras creces en conocerle, porque separado de él no puedes hacer nada, y nada es nada, por el contrario, unido a la vid, ¿quién te podrá detener?

    Mira, en mi vida y en la vida de mi esposa, llegó el momento en el que nos encontramos completamente solos, el Señor nos trajo a este país, y la iglesia en la que crecimos, el pastor que nos discipuló, todo lo que conformaba nuestra vida cristiana, de pronto Dios lo quitó de nuestros pies, como quien quita un mantel sin tirar los platos.

    Pero, yo sabía quién me había llamado, yo sabía quién era mi Señor, y lo pensé, y lo sigo pensando, y te lo digo: yo no nací pastor, yo soy un musiquete que comenzó como todos, como un vil pecador totalmente ignorante de Dios.

    Y definitivamente tuve el privilegio de ser enseñado en la Palabra, pero, no fue una iglesia en especial, o una persona, o ni siquiera el ministerio que ejercía en la iglesia lo que me sostuvo y me hizo perseverar. Claro, todo eso es básico imprescindible para crecer. La comunión con la iglesia es indispensable.

    Pero, lo que realmente me sostuvo, fue mi relación personal con Dios y su Palabra, mi decisión de creer y no moverme de lugar a pesar de lo que sea, con todas mis limitaciones, que créeme, son muchas, el poder del Señor se perfeccionó en mi debilidad, y mírame aquí, un hombre sin letras, y del vulgo, pero, reconozco algo en mí, he caminado con mi Señor, y por su gracia aquí estoy, y aquí seguiré.

    No te dejes engañar, no le eches la culpa a los demás, si por eso fuera, yo jamás hubiera llegado a ser pastor, y sería el peor de los infieles. Si de algo te sirve te lo paso al costo, mira a Pablo, hay mucha gente infiel y desobediente, pero, también hay gente fiel y obediente a la cual debes imitar.

    El Señor no va a calificar tu capacidad o éxito, sino tu fidelidad, tus intenciones, tu honestidad, tu amor que responde a su amor. Entonces es que podrás decir como Judas:

    Jud 1:24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 25al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

    Y esto es lo que Pablo terminó diciendo con toda seguridad:

    IV. Hay recompensa.
    2 Ti 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
    Checa lo que dice: me está guardada; ¿por qué? Pablo se dedicó a hacer tesoros en el cielo donde la polilla y el orín no corrompen ni los ladrones minan ni hurtan. Guardar es la palabra apókeimai, y significa establecido, reservado, conteniendo la idea de estar en un lugar almacenado y bien protegido. Dice Pablo ya acabé, y espero por gracia de Dios, grandes cosas, la Biblia dice:

    Gál 6:7-8 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

    1 Ti 6:18-19 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

    Esta es una de tres coronas, o una corona con tres características diferentes: la corona incorruptible de gloria, la corona de la vida, y esta corona de justicia, stephanos, una diadema que se les daba a los vencedores en las competencias.

    Finalmente recibiremos la justicia de Cristo en nosotros, no nuestra propia justicia, finalmente perfectos, hechos a la imagen de Cristo por su pura gracia, no por nuestros méritos, no por los méritos de Pablo, él solo anduvo en las buenas obras que Cristo mismo preparó para que él anduviera en ellas. Porque Pablo persiguió a la iglesia fieramente, era enemigo declarado de la cruz, él dijo:

    1 Ti 1:12-13 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.

    1 Ti 1:14-16 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. 15 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. 16 Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.

    En su gracia el Señor le alcanzó y mira lo que Dios es capaz de hacer, todo ese odio de Pablo el Señor lo convirtió en amor, porque no sé cuántos cristianos murieron por causa del odio de Pablo cuando andaba en ignorancia e incredulidad persiguiendo a Cristo.

    Él llegó a decir: no soy digno de ser llamado apóstol porque perseguí a la iglesia de mi Señor, a la cual ahora amo y estoy dispuesto a dar mi vida por ella. Pero piensa esto: directa o indirectamente Pablo fue el padre espiritual de casi todas las almas redimidas en el mundo gentil, esto gracia de nuestro Señor.

    Por eso no deja de llamarlo: el juez justo, quien con su justicia nos hizo justos, quien, recibiendo una corona de espinas, en su gracia, misericordia y generosidad nos ofrece una corona de justicia. La gloria es para él hermanos.

    Y dice Pablo: no solo a mí, sino a todos los que como yo nos portamos muy bien, somos muy santos y religiosos y cumplimos con todos los ritos y ceremonias, no, mira lo que dice: aquellos que aman su venida. Su regreso, donde él va a hacer cuentas.

    Tienes qué preguntarte, ¿amas su venida, lo estás esperando cada día de tu vida con anhelo? Y mira, no estoy diciendo si estás cansado de la vida. Porque hay quienes han batallado con cáncer o enfermedades y dicen: ya llévame Señor, no está hablando de eso.

    Está hablando de que si anhelas el reino de Dios establecido aquí, la verdadera riqueza, la justicia de Dios, la maldad juzgada, Satanás echado en el lago de fuego junto con todos sus seguidores.

    ¿Cómo estarías tú pensando? Estoy listo Señor, porque estoy cansado y amargado; o no, hoy no vengas, ando por las tortas, qué peligro mi hermano, nadie sabe ni el día ni la hora. O como Pablo, satisfecho, terminé, por tu gracia terminé bien, por favor ya no te tardes, aquí estoy.

    Mi hermano, mi hermana, cumple tu ministerio, no seas infiel, el Señor viene, y tú dices si te dirá buen siervo y fiel en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor, o te dirá siervo malvado e infiel apártate de mí, nunca te conocí:

    Mat 25:34 "Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: "Vengan, ustedes, que son benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.41 "Luego el Rey se dirigirá a los de la izquierda y dirá: "¡Fuera de aquí, ustedes, los malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus demonios! 42 Pues tuve hambre, y no me alimentaron. Tuve sed, y no me dieron de bebe

    Mat 25:43-46 Fui extranjero, y no me invitaron a su hogar. Estuve desnudo, y no me dieron ropa. Estuve enfermo y en prisión, y no me visitaron". 44 "Entonces ellos responderán: "Señor, ¿en qué momento te vimos con hambre o con sed o como extranjero o desnudo o enfermo o en prisión y no te ayudamos?". 45 "Y él responderá: "Les digo la verdad, cuando se negaron a ayudar al más insignificante de éstos, mis hermanos, se negaron a ayudarme a mí". 46 "Y ellos irán al castigo eterno, pero los justos entrarán en la vida eterna.

    Mis hermanos, nos toca terminar la tarea que se nos ha dado, el ministerio que Dios nos ha confiado, ¿amas su venida? ¿Amas su justicia o amas tus tinieblas, tus ídolos? Viene aquel día, y Dios nos puede ser burlado, y ese día podría ser hoy, por eso, te animo:

    Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    La puerta y el camino de la religiosidad, de la hipocresía, de amar este mundo y tener apariencia de piedad es muy ancha y el camino espacioso, es cómodo a tu naturaleza pecaminosa, es más fácil entregarse a ella, lo cual llevará a la infidelidad al Señor, pero el que lleva a la vida no es cómodo, nuestra naturaleza pecaminosa no cabe, nos toca morir a nosotros mismos, se entra de rodillas, derrotado, rendido ante la verdad.

    Pablo terminó y nos dice hoy: es posible terminar, pero tenemos que enfocarnos, tenemos una responsabilidad, y nuestro tiempo es limitado, pero, necesitamos asegurarnos de estar peleando la batalla correcta, corriendo nuestra carrera sin quitar los ojos de nuestro Jesucristo, custodiando la fe que se nos ha entregado, y entonces recibiremos la recompensa de parte de nuestro Señor, directamente de su mano. Te dejo con un último texto que dice así:

    Apo 3:10-12 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. 11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. 12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

  • Jan 28, 20182 Timoteo 4:1-4 Predica la Palabra
    Jan 28, 2018
    2 Timoteo 4:1-4 Predica la Palabra
    Series: 2 Timoteo

    PREDICA LA PALABRA
    2 Timoteo 4:1-4

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

    Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    Encarcelado, y sentenciado a muerte, por Nerón, quien estaba persiguiendo, y ejecutando cristianos de las maneras más horribles, Pablo escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

    Parecido a nuestros tiempos, donde cada vez hay más leyes que van en contra de la verdad, donde no estamos lejos de comenzar a ser perseguidos por el mensaje de la verdad; ya ha habido casos de cárcel, de cierres de negocio, de expulsiones de niños o maestros de las escuelas por hablar de su fe.

    Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, quien no estaba pasando un buen momento, y necesitaba ser animado y consolado. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo estaba a punto de graduarse y sabía que a pesar de oposición, problemas y demás, era posible terminar bien.

    RECAPITULANDO:

    Después de habernos recordado quienes somos, la fe que profesamos; su exhortación a no avergonzarnos del evangelio, a esforzarnos en la gracia, a cuidarnos de falsos maestros, evitando vanas conversaciones, presentándonos delante de Dios como obreros fieles, limpiándonos para ser vasos útiles en las manos del Señor.

    Nos llama a cuidarnos de la hipocresía, monitoreando si tenemos o no un carácter cristiano. Nos habló de la importancia del discipulado, de buscar un modelo correcto y ser un modelo cristiano correcto para oros, nos enseñó la importancia de perseverar

    La semana pasada Pablo comenzó a cerrar esta carta hablándonos de la Palabra de Dios, nuestro recurso supremo y suficiente.

    Nos enseñó que, las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación. Vimos que, es Dios quien la inspiró, la respiró, por lo tanto, es útil para nuestra santificación, nuestra transformación. Y el propósito es madurez que se manifiesta en hacer la voluntad de Dios.

    Hoy estamos a punto de estudiar su último consejo, ¿qué dejarías para el final si supieras que es lo último que vas a decir? ¿Cuáles serían tus últimas palabras? Ciertamente el estar delante de la muerte hace ver con mucha claridad la realidad de la vida, yo creo que como que nuestro enfoque de la temporalidad de esta vida se clarifica.

    Yo creo que dejarías lo más importante para cerrar con broche de oro, para dejar remarcado algo que no debes dejar de hacer bajo ningún motivo, hoy yo titulé este mensaje: PREDICA LA PALABRA.

    I. La importancia del mandato.
    2 Ti 4:1a Te encarezco
    Habiendo recapitulado el resto de la carta, Pablo termina con esto, sin darle vueltas al asunto, no da una sugerencia, ni siquiera es un desafío, es una orden muy solemne, él dice:

    Te encarezco, diamartúromai; te atestiguo, protesto, declaro, te exhorto ferviente, exhaustiva, solemnemente; encarecer, doy testimonio, te encargar bajo juramento solemne, te conjuro, manifestar enfáticamente, te advierto.

    2 Ti 4:1b delante de Dios y del Señor Jesucristo,
    Delante de, enópion, literalmente, en la cara de, en presencia de, ante los ojos, según la opinión, el juicio, la voluntad de, delante de la vista aprobatoria de Dios, el Todopoderoso, y del Señor, el amo de todas las cosas, el salvador del mundo.

    Timoteo, lo que te voy a decir no es otra cosa sino lo que Dios quiere; es decir, lo que Pablo está mandando a Timoteo, Dios está respaldando cada palabra, es su voluntad, su deseo, y no solo eso, dice:

    2 Ti 4:1c que juzgará a los vivos y a los muertos
    Esto es tan importante porque viene el juicio de Dios. El tiempo en el que está el verbo juzgará implica urgencia, implica que está por suceder, implica que deberíamos todos nosotros vivir con temor de Dios, sabiendo que nadie sabe el día ni la hora ni en el que será llamado a cuentas, y por igual en que este tiempo de gracia y paciencia de parte de Dios se termine.

    Vivos y muertos, todos, es ese momento en el que Dios dirá hasta aquí, game over, a nosotros y a todo el mundo, nos va a decir: vamos a hacer cuentas. Todos resucitaremos, unos para vida eterna y otros para condenación eterna, dice Juan:

    Jua 5:26-29 El Padre tiene vida en sí mismo y le ha entregado a su Hijo ese mismo poder de dar vida. 27 Y le ha dado autoridad para juzgar a todos, porque es el Hijo del Hombre. 28 ¡No se sorprendan tanto! Ciertamente, ya se acerca el tiempo en que todos los que están en las tumbas oirán la voz del Hijo de Dios 29 y resucitarán. Los que hicieron el bien resucitarán para gozar de la vida eterna, y los que continuaron en su maldad resucitarán para sufrir el juicio. (NTV)

    Juicio es la palabra, kríno y significa: distinguir, hacer separación, un escrutinio cuidadoso y entonces emitir un fallo.

    Cada persona estará delante de Dios, pero, aquí está el punto, será juzgada no de acuerdo con su propia justicia, sino de acuerdo con la justicia de Dios, su Palabra será la que se ponga como la ley, el documento al que responderemos, los creyentes estaremos ante el tribunal de Cristo, no un tribunal de condenación, sino de recompensa o pérdida, dice la Palabra:

    2 Co 5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

    Y esto bueno o malo, lo define la justicia de Dios, no la nuestra. Y también los no creyentes tendrán un juicio, diferente, el cuál es para condenación, dice la Palabra:

    Apo 20:11-15 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

    Y no nos dice otra causa de peso:

    2 Ti 4:1c en su manifestación y en su reino,
    Epifáneia, su resplandor, su aparición; lo que hemos venido viendo, el Señor tiene marcado un tiempo para manifestarse, y no solo como un eclipse o un cometa que pasan, allá cada siglo, no, el Señor viene a finalmente establecer su reino por la eternidad.

    Y va a hacer justicia para sus súbditos, y va al mismo tiempo va a hacer justica con todos aquellos que se declararon los enemigos de su reino, y ¿quién crees que va a vencer?

    Y me encanta que el veredicto no es meramente por mis obras, cuantas cosas buenas hice y cuántas cosas malas hice, no, es por fe; si fuera por obras todos reprobamos, pero, el veredicto está en función a lo que hicimos con Cristo, si fuimos creyentes o incrédulos al evangelio.

    Cristo ya cumplió la ley por nosotros, y nosotros estamos llamados a confiar en Cristo. Una vez le preguntaron al Señor, ¿Cuáles son las obras de Dios? Y el Señor les dijo:

    Jua 6:28-29 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? 29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

    Creer, confiar en el contenido del Evangelio, justificar a Dios, dejarme de justificar a mí mismo, rendir mi vida a la verdad, reconocerme pecador, condenado, sin remedio, reconocer que la única salida es Cristo, el único camino al Padre es Jesús, quien murió por mí en la cruz, y que resucitó con poder consiguiendo para mí perdón de pecados, libertad del pecado y de la muerte, reconciliación con Dios.

    Esa es la obra, no mis obras las cuales son trapos de inmundicia, si pretendo justificarme con ellas, las buenas obras Dios ya las preparó de antemano para que yo ande en ellas cuando respondo a lo que Cristo ya hizo y me da un nuevo nacimiento. Ningún ser humano se justificará delante de Dios, Dios es el único que puede justificar, y ya hizo justicia en Cristo.

    Y debido a esto, por el peso de esta realidad, hay urgencia; debido a que lo que él manifiesta en su Palabra será por lo que seremos juzgados, no de acuerdo con lo que el ser humano piense de sí mismo. Tú y yo no somos el juez, es Dios, es su Palabra, por lo tanto, necesitamos conocer con toda claridad lo que Dios demanda en ella, su justicia, su voluntad, quién realmente es él, no quien cree la gente que es Dios y que es bueno y malo, nuestra opinión no cuenta, él es Rey y Dios, no nosotros.

    Por eso es una responsabilidad de los que hablamos de parte de Dios, es la responsabilidad más alta de todo maestro, discipulador o siervo del Señor enseñar la Palabra. Y Timoteo dice: esta es la máxima autoridad, no existe otra, no hay otra causa mayor a la que nadie pudiera apelar. Y nos dice:

    II. En qué consiste este mandato.
    2 Ti 4:2a que prediques la palabra;
    ¿Cuál es el mandato divino? Predicar la palabra, predicar es la palabra Kerússo, y significa predicar, pregonar, proclamar, publicar, heraldo, divulgar.

    Esta palabra implica más que predicar el evangelio, sí, es parte dé, pero va más allá, esto implica anunciar como un heraldo. En aquellos tiempos no había noticias ni redes sociales, tv, radio, así que se requería de representantes, heraldos que anunciaran los decretos de un rey o un emperador.

    Y dice proclama el logos, la palabra, Cristo, esta palabra es muy profunda, implica desde el pensamiento, la revelación, la manifestación, el mensaje, el carácter, es presentar a Dios mismo, a Cristo se le llama el Logos de Dios, y la Palabra es inspirada por Dios Espíritu Santo.

    Por eso la importancia de predicar la Palabra, por eso se dice que lo que piensa una persona de la palabra de Dios es lo que realmente piensa de Dios. Desechar la palabra escrita es desechar a Dios.

    Y es lo que somos, representantes, heraldos del Rey de reyes, cuando abrimos la Palabra y la exponemos estamos proclamando no solo su voluntad, sino proclamando su carácter, sus intenciones, su corazón, sus obras, y realmente para eso existimos.

    Por eso Pablo le dice a Timoteo: proclama la Palabra, proclama a tu Señor, mantente firme y no dejes de hacerlo, no prediques de tu corazón, no prediques un mensaje propio, predica el corazón de Dios, y hazlo sin importar si la gente lo quiere aceptar o no.

    Toma la palabra respirada, respirada por Dios, y entrégala sin comprometerla, deja que ella haga su trabajo, decía Charles Spurgeon, ella es como un León, ábrele la jaula y el resto ella lo hará. Dice Isaías:

    Isa 55:10-11 Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo, y no vuelven allá sin regar antes la tierra y hacerla fecundar y germinar para que dé semilla al que siembra y pan al que come, 11 así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.

    La Palabra cumplirá los propósitos de Dios y no regresará vacía, sea para salvación y edificación, o para tropiezo y condenación al que la rechaza, pero, a nosotros nos toca proclamarla, es nuestra responsabilidad, sin importar si es popular, si la gente la quiere escuchar o no.

    Representamos al Rey de reyes, no a nosotros mismos, no representamos a un hombre, ni siquiera el nombre de una iglesia, sino al creador, por lo tanto, es su mensaje, no el nuestro, si la gente rechaza o recibe no es nuestro problema, es su problema, no el nuestro, nosotros somos solo siervos inútiles que Dios está esperando que seamos fieles, primeramente, presentándonos delante de él como obreros responsables que trazamos bien la Escritura.

    Y checa, no está diciendo: sana a los enfermos, haz milagros, busca los dones del Espíritu, no, simplemente, predica la Palabra. Cualquier pastor, maestro, debe predicar la Palabra, y la congregación debe demandar que la Palabra sea predicada.

    No importa si es incómoda, si es confrontadora y me va a poner una arrastrada, si las piedras casi me van a arrancar la cabeza, como la iglesia de Cristo nosotros debemos tener la actitud de decir: dime lo que Dios ha dicho, dime lo que la biblia dice, predícame la Palabra.

    Esta es la exhortación para toda iglesia a lo largo de todo el mundo, es la exhortación a cualquiera que se dice pastor y que habla desde el púlpito, esto es lo que Dios demanda, no predicar un mensaje de nuestro propio corazón, por más motivador o emotivo que sea, no estamos llamados a predicar lo que la gente quiere escuchar, sino la Palabra de Dios, por menos popular que esto sea.

    Recuerda, este libro es la Palabra eterna y respirada por Dios con o sin nosotros, y lo seguirá siendo de aquí a 10, 100, 1000 años, aun cuando nosotros ya no estemos. ¿Qué será más importante que entregar responsable y claramente la Palabra de Dios? Si decimos estar sirviendo a nuestro Señor, entonces estamos hablando de parte de él, y si esto es así, debemos hablar su Palabra.

    Aun Pablo ni siquiera se dedicó a hablar de milagros, de señales, sino de la Escritura, él entendía esto, por años les estuvo enseñando cuatro horas, cinco días a la semana, cuando se despidió de ellos unos años antes de este momento, y que pensó que ya no los vería, mira lo que fue más importante para Pablo:

    Hch 20:25-28 Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro. 26 Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos; 27 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios. 28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

    Hch 20:29-32 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. 31 Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno. 32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

    Pablo le está diciendo: Timoteo, yo ya lo hice y terminé, ahora te toca a ti, somos heraldos del Rey y necesitamos proclamar su logos, su Palabra. Si en verdad nos llamamos hombres de Dios, tenemos que alimentar al pueblo de Dios con la Palabra de Dios, punto. Y no solo eso, sino que, nos dice cuándo hay que hacerlo:

    2 Ti 4:2b que instes a tiempo y fuera de tiempo;
    Instar es la palabra: efístemi, pararse sobre, estar presente, acudir, arremeter, asaltar, presentar, atacar, establecer, estar al lado o sobre, encima, arremeter. Instar implica estar listo como un soldado en su puesto, alerta.

    Está listo para presentar la Palabra, ¿cuándo? A tiempo y fuera de tiempo, son dos palabras eukaíros, akaíros.

    Hay dos palabras que se refieren al tiempo en griego, una es kronos, y la otra es kairos, Kronos se refiere al tiempo cronológico de un reloj, cronómetro, o un calendario, pero kairos, se refiere a eras, a momentos marcados por situaciones, a eras.

    Por eso se puede traducir: Timoteo, abre bien los ojos, mantente en tu puesto listo para proclamar la Palabra cuando habla la Palabra cuando sea conveniente o cuando no lo sea, cuando culturalmente sea aceptable, y cuando no lo sea, cuando la gente te agradezca, o cuando te persiga y te mande a la cárcel, veas fruto, o no veas fruto, veas respuesta o no la veas.

    Cuando te duela la cabeza, o cuando te sientas bien, cuando tengas energía o cuando te sientas desinflado. En tiempo y fuera de tiempo debes estar listo porque eres el heraldo del Rey porque su reino viene y está listo para juzgar a vivos y muertos. Y nos dice cómo hay que hacerlo, dice:

    2 Ti 4:2c redarguye,
    Redargüir: Lo vimos la semana pasada, elenjo, poner al descubierto, dejar convicto, poner en evidencia, convencer, mostrar la falta, exponer, poner en manifiesto, acusar, reprender, mostrar la propia culpa, denunciar.

    Que la gente quede convencida de su propio estado pecaminoso. En nuestro orgullo y dureza de corazón tendemos a siempre estarnos justificando, a estar buscando cláusulas de excepción: "en mi caso es diferente, yo no soy tan malo, eso ya es exagerado". Etc.

    El mensaje del pastor o maestro tiene que estar tan lleno de la Palabra que lleve a la persona a la convicción de su propio pecado, que le deje desnudo delante de la verdad, que el espejo le muestre su realidad, los rayos x revelen los tumores, el cáncer, el virus del pecado.

    Que al predicar la Palabra de Rey haya convicción, quizá llevar a la persona a decir: Ya entendí Señor, ya sé quién soy yo, ya vi lo que tiene que camíbar en mí, ya se lo que debo hacer, ya se lo que no debo hacer, no tengo excusa.

    Pude ser no confortable, pero la Palabra es así, muchas veces Dios está diciéndole claramente: lo que estás haciendo está mal y necesitas arrepentirte, necesitas confesar. Y dice:

    2 Ti 4:2d reprende,
    Reprender es la palabra epitimáo, imponer sobre, censurar, amonestar, mandar, reconvenir, reprender, ordenar, mandar, exigir severamente, denunciar, expresar intensa desaprobación, advertir con la implicación de una amenaza, encargar con rigor.

    Lo cual son esas pedradas que nos duelen hasta el alma, pero, es necesario, es saludable, ya lo he dicho antes. La reprensión es meter bisturí, lo cual implica cortar piel, tendones, músculo, y llegar al órgano afectado por el tumor maligno y cortar el tejido afectado.

    Mientras que redargüir es pasar el escáner, reprender es meter cuchillo para extirpar el mal, lo cual es invasivo, doloroso, pero en contra de un cáncer mortal, es eficaz, puede prevenir la muerte y eventualmente traer descanso. Y dice:

    2 Ti 4:2d exhorta
    Parakaléo, llamar a un lado, llamar cerca, rogar, alentar, animar, confortar, consolar, infundir ánimo, pedir, suplicar, pedir fervorosamente, implorar, amonestar, apremiar a alguien para que siga un curso de conducta; siempre en anticipación, mirando al futuro.

    Hay personas que no responden a la reprensión, pero responden a una exhortación. Cuando le dices a alguien: no estás solo, todos somos pecadores, todos flaqueamos del mismo lado, pero en Cristo hay victoria; y necesitamos apoyarnos, soportarnos, animarnos, porque estamos en la misma carrera, y sufrimos las mismas pruebas, las mismas batallas, o parecidas, dice la Palabra:

    1 Pe 5:8-9 Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos. (NVI)

    Y ahí no termina, dice:

    2 Ti 4:2d con toda paciencia
    Con toda paciencia, makrodsumía, longanimidad, con aguante, clemencia, no es cortanimidad, es longanimidad, esto implica hacerlo con espíritu de mansedumbre, nunca juzgándome mejor que el otro, nunca con esta actitud de "ándele para que se te quite", nunca una actitud de: "ya me tienes harto y el fuego te va a consumir". Sino con toda paciencia, como el Señor lo hace con nosotros. Y además dice:

    2 Ti 4:2e y doctrina.
    Esto significa instrucción, lo cual implica que va a llevar un tiempo, un bebé tarda nueve meses, un niño tarda años en llegar a la pubertad, y después a la edad adulta, y requiere instrucción paciente, porque es un proceso largo.

    El crecimiento, la madurez llega en momentos diferentes, en cada persona es diferente, en algunos les toma mucho más tiempo que a otros, pero, mientras el Señor no nos llame a su presencia y o se manifieste, hay esperanza.

    No nos debemos de cansar de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, debemos una y otra vez enseñar, instruir, esperando que un día caerá el veinte y la llamada se completará.

    La obediencia, la santidad, el compromiso, el deseo de servir en una persona, no es nuestra responsabilidad, esas cosas las produce Dios, en la medida en la que los hijos de Dios le permiten a la Palabra hacer su obra sin estarse justificando.

    A nosotros no nos toca manipular, o empujar, nos toca ser fieles predicando la verdad, y esperar que ésta haga su trabajo, mientras tanto somos pacientes, confiamos en el Señor, y no dejamos de instruir, de enseñar a la gente a caminar con el Señor. Y mi punto tres dice:

    III. La razón del mandato.
    2 Ti 4:3a Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina,
    ¿Por qué tengo que esforzarme tanto en hacerlo? Porque llegará el tiempo y es hoy, esta es una profecía, lo cual fue cierto en el tiempo de Timoteo, y ciertamente lo es en el nuestro, en el que la gente no querrá escuchar la sana doctrina, le dará la espalda a la verdad, y eso no tendrá que ver con el mensaje, sino con su rebeldía.

    Sí, somos heraldos del rey, pero el reino al que representamos viene a invadir el reino de las tinieblas, las puertas del infierno pelean en contra de la verdad, y el mundo se ha metido en iglesias, se enseña desde púlpitos, y por lo tanto, llegará el momento en el que sencillamente no la sufrirán, no estarán dispuestos a escucharla, la verdad les incomodará tanto que preferirán taparse los oídos.:

    Sufrir es la palabra anéjomai, y significa sostenerse uno mismo en contra, soportar, aguantar, tolerar, padecer.

    Esta es una realidad mis hermanos, la verdad no es para nada cómoda para nuestra naturaleza pecaminosa, dice en romanos:

    Rom 8:7-8 Pues la naturaleza pecaminosa es enemiga de Dios siempre. Nunca obedeció las leyes de Dios y jamás lo hará. 8 Por eso, los que todavía viven bajo el dominio de la naturaleza pecaminosa nunca pueden agradar a Dios.

    A nuestra naturaleza pecaminosa no le interesa honrar a Dios, si por ella fuera, ella se entregaría a su propia pasión hasta quedar consumida, corrupta, ella es capaz de dejarnos deformes, convertirnos en monstruos, y si pudiera seguiría corrompiéndonos.

    De hecho, es lo que pasa cuando no hemos nacido de nuevo, cuando le permitimos a las pasiones que están en nuestro cuerpo dominarnos, y no le damos el dominio, el control al Espíritu Santo.

    Nuestra naturaleza pecaminosa es irredimible, inmejorable, nadie puede mejorar su naturaleza pecaminosa, hay un único lugar para ella, y esa es crucificarla juntamente con Cristo cada día de nuestras vidas, ¿cómo? ignorándola y corriendo a la verdad, a la gracia de Dios, poniendo nuestra mente y corazón en las cosas de arriba, y no en las de la tierra.

    El Señor dijo que de lo que está lleno nuestro corazón hablará nuestra boca, y Santiago, dice con respecto a la lengua:

    Stg 3:6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

    Y alguien sujeto a sus pasiones no va a soportar que la verdad se atreva a decirle que está mal, que debe parar, que necesita cambiar de rumbo, porque es un pecador, que la paga del pecado es muerte condenación.

    Alguien no arrepentido se defenderá y dirá: "cómo te atreves a querer condenarme, ¿crees que eres mejor que yo? ¿cómo te atreves a decir que necesito un salvador que estoy podrido que delante de Dios soy igual que un asesino, o un criminal? Si yo soy religioso, si hago buenas cosas, no soy tan malo.

    No voy a soportar que me digas que tengo que cambiar, que tengo que morir a mí mismo, que uno solo de mis pecados es suficiente para ir al infierno.

    ¿Cómo te atreves a decir que yo no soy el centro del universo y que Dios no se muere sin mí, y que él no es mi genio de la lámpara, y no está a mis órdenes? ¿Cómo me dices que si no me arrepiento en mis pecados moriré? No me digas nada, no quiero saber, amo mi pecado, amo mis tinieblas, no me molestes.

    Estamos en el tiempo en el que la gente no quiere escuchar doctrina, enseñanza saludable, jugiaíno, de donde viene nuestra palabra higiene, o higiénico. Es decir, libre de enfermedades, de gérmenes espirituales. Sanidad, limpieza completa.

    Mira mi hermano, ya lo mencioné la semana pasada, nacemos descompuestos, muertos espiritualmente, y es algo evidente, mira la sociedad, mira tu corazón con honestidad, ¿cómo era tu vida antes de Cristo? Y si no estás en Cristo, sé honesto, tú y yo sabemos que no está bien.

    Una vida sin Dios es una vida enferma, disfuncional, equivocada, sucia llena de gérmenes espirituales, impureza, lascivia, odios, envidias, egoísmo, etc. Y necesitamos una medicina eficaz, que nos pueda limpiar y eventualmente llevarnos a la sanidad.

    Una persona sin Dios que se quiere limpiar a sí misma es como alguien que vive en el drenaje y del mismo drenaje pretende buscar un trapo limpio para limpiarse, no es posible, necesitamos algo externo a nosotros, algo fuera del pensamiento humano torcido que nos limpie.

    Por eso la psicología, las ciencias humanas muy poco pueden hacer por el ser humano, lo más que pueden hacer es mostrar el problema, pero, no traen ninguna solución eficaz, no así la verdad.

    Y hoy estamos en el tiempo en el que la gente no soporta la doctrina saludable, la enseñanza sana, porque engañada ama sus tinieblas, hoy en día hay supuestos cristianos que no están dispuestos y van a decir: no me estés diciendo cómo vivir una vida santa para Dios, no me digas cómo tener una vida espiritual saludable. Dice Pablo:

    2 Ti 4:3b que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
    Es decir, buscarán doctrinas que les rasquen el oído, ideas no bíblicas que les hagan sentir bien, que justifiquen sus pecados y los pasen por alto.

    Buscarán un Arón que les haga un becerro de oro, que les permita seguir abrazando sus ídolos, desenfrenarse y todavía sentir que están adorando a Dios de la manera correcta, y que todavía les digan: ahí está tu Dios Jehová que te sacó de Egipto, regocíjate.

    Buscarán maestros que les rasquen el oído y dirán: no me digas nada incómodo porque ya no vengo, dime cómo puedo ser feliz hoy, no vengo a que me tires pedradas, no vengo dispuesto a cambiar, lo que quiero es salir de la iglesia y sentirme bien conmigo mismo.

    No me hables de justicia, arrepentimiento, adoración a un Dios santo y justo, no, mejor dime que todos mis sueños codiciosos se van a hacer realidad, que tengo potencial y que Dios va a bendecir todo lo que yo quiera.

    Quiero una palmadita en la espalda, que me digas que soy un vencedor, que soy capaz, que puedo conquistar mis sueños y nada me lo impedirá, dame un masaje en los hombros, hazme sentir bien, no me hagas sentir incómodo.

    Dime que nunca me voy a enfermar, que las riquezas de los malvados serán mías y que todo lo que pisen las plantas de mis pies me será dado si tengo fe, pero, no me hables de pecado, de arrepentimiento, eso no lo quiero escuchar.

    Y es una realidad en nuestros días, sobran iglesias que ya no enseñan la deidad de Jesús, la encarnación, no creen que vaya a haber una resurrección literal, que Cristo ascendió, ya no creen que Cristo va a regresar físicamente a la tierra, no creen en el rapto de la iglesia, no predican de santidad, justicia, obediencia.

    Ya no creen en eso que llaman "pecado", por eso no hablan de arrepentimiento, porque tampoco creen que hay un infierno, solo creen en un dios que los ama como son y que es un alcahuete, por lo mismo ya no necesitan un salvador que muera por ellos, solo el que les abra las ventanas de los cielos. No creen en un nuevo nacimiento, por lo tanto, no entienden lo que es la regeneración, una nueva naturaleza.

    No, ¿cómo crees? Eso es incómodo para la gente, ya no van a venir a la iglesia, y cómo nos vamos a sostener, ¿quién va a sostener la iglesia?

    Mira la iglesia es de Cristo, él la compró, y si él decide que una iglesia muera, es mejor que muera a tenerla viviendo con esfuerzos carnales, pero, si él la sostiene, nada la tirará, nada la parará, porque es suya, y donde él dirige, él provee.

    Y donde él no dirige, no hay futuro, y si él no está ahí, para qué quieres estar ahí, yo no querría estar ahí, no me interesa, yo ya viví una vida completa en mi propia prudencia y tuve suficiente, estoy convencido de que solo en Cristo puedo encontrar palabras de vida eterna, y una vida plena y segura aquí, a pesar de cualquier circunstancia, he comprobado lo que dice Pablo:

    Flp 4:12-13 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

    Ahora, se vende una fe falsa que se basa en mí, en los dictados de mi perverso corazón, no en la Palabra de Dios.

    Todo es la buena onda, la buena vibra, un supuesto "amor que todo lo tolera"; eso no es amor, dile a un enfermo de cáncer el cual todavía tendría cura si le dan quimios, radiaciones o cirugías: "ay eso es muy feo, te va a incomodar, te van a dar náuseas y se te va a caer el pelo, mejor digamos que no tienes nada, y nos abrazamos y celebramos la vida".

    Lo estás matando, eso no es amor, el amor es verdad, implica verdad, aunque esta duela, porque sin limpieza del pecado, sin santidad, sin la pureza que da la gracia de Dios, jamás nadie podrá disfrutar de la verdadera libertad, porque el que peca es esclavo de su pecado.

    Hoy en día la gente está más preocupada de qué tan largo es el sermón, a qué tan profundo es el sermón, más preocupados de cómo Dios me va a servir a mí y a mis propósitos, que de cómo yo debería servir a Dios y a sus propósitos, cómo él va a vivir para mí y entregarse a mí incondicionalmente, a que yo debería vivir para él y entregarme a él incondicionalmente.

    Y dice: se amontonarán, es decir, están haciendo fila, hay jóvenes pastores listos para sacar la última moda, para conformar la iglesia a la filosofía del mundo para que la gente no se sienta ofendida y venga a la iglesia, y no al revés, que la iglesia traiga la verdad al mundo para que este se convierta, listos para ganar popularidad y tener su mega iglesia.

    Maestros conforme a sus concupiscencias, epidsumía, nada que contradiga su estilo de vida, su esclavitud a sus pasiones, a su codicia, a su avaricia. Iglesias llenas de gente no nacida de nuevo. Dice en Jeremías:

    Jer 5:30-31 "Algo espantoso y terrible ha ocurrido en este país. 31 Los profetas profieren mentiras, los sacerdotes gobiernan a su antojo, ¡y mi pueblo tan campante! Pero, ¿qué van a hacer ustedes cuando todo haya terminado?

    Jer 23:30-32 Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano. 31 Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: El ha dicho. 32 He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.

    Por consiguiente, familias esclavas del pecado, destruyéndose, sin transformación, sin ni un solo deseo por lo eterno, todo se trata del aquí y del ahora. Y obviamente los maestros les dan lo que quieren oír mientras sigan trayendo sus diezmos. Y dice:

    2 Ti 4:4a y apartarán de la verdad el oído
    Apartar es la palabra apostréfo y significa alejarse, retroceder, abandonar, apartarse, desechar, devolverse, volver al otro lado, retirarse, huir, rechazar, negar, dar las espaldas, cambiarán su creencia, se desviarán de la creencia correcta, descarriarse, pervertir, perturbar.

    Así como Israel cuando en el desierto por su incredulidad no quisieron cruzar a la tierra prometida, y mejor estaban organizando líderes que los regresaran a Egipto, porque según ellos era mejor vivir como esclavos de la carne, a que alguien los estuviera obligando a buscar la justicia de Dios.

    Egipto representa la carnalidad, Dios los sacó de Egipto, pero, ellos nunca sacaron a Egipto de su corazón. Así estas personas no quieren tener que ver nada con la verdad, ellos preferirán las fábulas, dice así:

    2 Ti 4:4b y se volverán a las fábulas.
    Volverse es otra palabra interesante, ektrépo, es otro término médico y tiene que ver con dislocarse, desviar, salir del camino, cojear, irse tras vana palabrería, en pos de Satanás. Serán los niños fluctuanes de los que habla en Efesios:

    Efe 4:14-16 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

    Entonces estos serán miembros dislocados del cuerpo que cambiarán su cabeza, que es Cristo, su verdad, por vientos de doctrina, múdsos, fábulas, mitos, ficción, leyendas, cuentos, sin ningún fundamento bíblico.

    Preferirán escuchar al que dice: "así dice el Señor": tráiganme relojes, casas, autos, ofrendas de mil dólares y el Señor te lo multiplicará. ¡El futuro es tuyo, para los valienteeeees, los que se atreveeeen!"

    Porque todas sus fabulas tienen que ver con codicia con tu potencial humano, que puedes alcanzar lo que quieras y puedes hacer aquello. Y la Biblia si habla de poder, de alcanzar victorias, pero sobre tu pecado, tu carnalidad, tesoros celestiales, no temporales, los cuales, si son una bendición, pero son meras herramientas.

    Nosotros somos meros mayordomos, administradores de las riquezas injustas, no son nuestras, estamos llamados a aprender a hacer con ellas nuestro verdadero tesoro en los cielos, donde el ladrón no se las lleva, donde la polilla no las pudre y el orín no las destruye.

    Porque hay algo que es real, y no son fábulas: la Biblia habla de enfermedad, de dificultades, de sufrimiento, de problemas, de guerra espiritual, habla de hogares destrozados que necesitan ser restaurados, de hijos pródigos que una vez estuvieron perdidos comiendo comida de cerdos.

    Habla de gente que muere sin recibir lo prometido, esperando un reino que sabía que aquí no iba a recibir, pero, creía que Dios tenía para ellos un hogar con cimientos eternos, no hecho con manos humanas, sino con mano de Dios.

    Por eso necesitas conocer la sana doctrina, no puedes ser parte de esta gente dislocada que romperá el flujo del Espíritu Santo sobre sí mismos y dejarán de ser útiles a la iglesia, más bien una carga, un tropiezo, un miembro que pende inútil que solo roba energía y estorba.

    Mis hermanos, Cristo debe estar por encima de la cultura, cuando la iglesia cae, es porque pretende acomodar a Cristo a la cultura.

    Debemos orar por avivamiento, porque cuando hay avivamiento la Palabra toma un lugar preminente, por el contrario, cuando la iglesia cae es porque la iglesia cede ante la presión de la cultura y se comienza a predicar menos la verdad, hasta que se echa de lado, y las consecuencias vienen, termina una iglesia enferma, débil, presa de sus pecados, sin verdadera libertad.

    Donde hay avivamiento la adoración al Dios vivo crece y se promueve, donde hay decadencia de la iglesia se comienza a alabar al hombre, su reputación sus capacidades, el ser humano se convierte en el centro de la iglesia.

    Cuando hay avivamiento el evangelio y su proclamación es la prioridad de la iglesia, cuando la iglesia decae el trabajo se convierte en mera obra, justicia, social, trabajo humanitario, lo cual es parte, pero, no es el centro, Jesucristo dijo que yo puedo entregar mi cuerpo al ministerio, pero, sin amor, no soy nada.

    Cuando hay avivamiento la pureza se vuelve una convicción, el lenguaje cambia, se limpia, bares y antros cierran porque no hay clientela. Hay arrepentimiento genuino, gente cae de rodillas entregándose a Cristo, dejando atrás sus vidas pecaminosas, esto ha sucedido a lo largo de la historia.

    Cuando la iglesia decae hay tolerancia de pecado, y entonces la iglesia se corrompe, la norma comienza a ser verte cool, y no tan apretado.

    Cuando hay avivamiento los hombres, papás, abuelos, jóvenes regresan a la iglesia, los hombres seriamente toman su rol de cabezas, sacerdotes de su hogar, los hombres oran con sus hijos, lavan a sus esposas. Los pastores se paran en el púlpito firmes en la verdad a cualquier costo, llenos de denuedo, convicción de la verdad.

    Pero cuando la iglesia decae, pierde el liderazgo masculino porque el hombre comienza a ausentarse, deja lo que debería dirigir a la deriva, y en la iglesia ves a puras mujeres desesperadas tratando de todo para que sus esposos se acerquen a Dios.

    Mis hermanos, si queremos ver un avivamiento en esta iglesia, en Memphis, en este país, necesitamos comenzar por honrar la Palabra de Dios como lo que es, la inspirada, respirada, la eterna Palabra, inmutable, poderosa, suficiente de Dios.

    Debemos dejar de preocuparnos si el mensaje va a ofender a tal grupo, a tal persona, no, hay una realidad, el mensaje es igual para todos, y si todos somos pecadores, eso implica que a todos nos ofende por igual.

    Y qué bueno, entiende, si no le das la espalda a tus pecados y recibes la verdad, jamás serás libre, jamás, tu matrimonio, tu vida, nada de lo que hagas jamás encontrará libertad, siempre estarás recogiendo los pedazos de tu vida, malgastándola viendo cómo las bendiciones temporales se te resbalan en las manos como agua, sin haberte dado ningún beneficio verdadero y eterno.

    Y créeme, a pesar de tanto siervo infiel, hay palabra de Dios, hay sana doctrina, ese no es el problema, el problema es que sobre eso, reina una falta de deseo de oírla, de recibirla; la gente sencillamente no la quiere, no quiere ser honesta, no quiere venir a la luz para ser limpiada.

    Y en los últimos tiempos, los que hoy estamos viviendo, van a querer estar confortables, van a buscar entretenimiento, mensajes lite, que no ofendan a nadie, conciertos y conciertos donde la gente sale pensando en lo bien que se sintió ella, no en lo mucho que adoraron e hicieron sentir bien a Dios.

    Van a la iglesia y salen sin nada de eternidad, ¿por qué?, porque no fueron redargüidos, reprendidos, exhortados, instruidos, no fueron expuestos a la Palabra viva y eficaz, no fueron desafiados.

    Salieron inflados de emocionalismo, pero no más libres de su pecado, felices superficialmente, porque cuando se acaba el efecto de esa rascada de oído, ese masaje, todo el peso y las cadenas de su pecado que nunca les fueron quitadas, les cae encima, y nada cambia, al contrario, todo sigue de mal en peor. Y finalmente:

    IV. Nuestra responsabilidad con respecto al mandato.
    2 Ti 4:5a Pero tú sé sobrio en todo,
    Otro contraste, lo anterior no es para un creyente genuino, esto es para aquellos que hemos recibido la verdad, y dice:

    Pero tú sé, este verbo es un presente continuo, y significa que hoy debes ser, que continuamente necesitas estar vigilando, no puedes dormir. Dice sé sobrio, ¿qué es sobriedad? Néfo, desde abstenerse de vino, alguien libre de la influencia de productos embriagantes, en sentido figurado, significa ser discreto, estar despierto, velando, con la cabeza despejada, alguien moderado, auto controlado.

    En otras palabras, en cuanto a la verdad, a la Palabra de Dios, no debes actuar como un borracho, al cual no le importa nada, sin responsabilidad, para él todo es causa de risa y mofa, una broma. No, ser sobrio, implica seriedad para con lo que Dios está hablando, implica afrontar y considerar con madurez todas estas cosas que hemos venido estudiando, porque son cuestión de vida o muerte, requieres de un cuidado total.

    No es una sugerencia, es lo que es necesario, esto es lo que el Espíritu Santo les dice a todos los Timoteos: vivimos en tiempos peligrosos, la gente ya no le interesa la verdad, hablar del matrimonio entre un hombre y una mujer como lo único saludable, no es popular, hablar de la creación no es popular, y en algunos lugares ya es ilegal y puedes ir a la cárcel.

    Nosotros los creyentes genuinos tenemos que estar despiertos, vigilando, con todo cuidado, porque estamos hablando de la Palabra viva de Dios, porque no sabemos el día ni la hora en el que nuestro Señor viene por nosotros, y no queremos que nos encuentre dormidos, con actitud de borrachos desinteresados de lo que verdaderamente es valioso, de lo que dependen nuestras vidas. Necesitamos estar listos, con la mente despierta para devorar la verdad.

    Porque sabemos ser sobrios, somos muy sobrios para lo que no permanecerá, y muy poco, o nada sobrios para la verdad. Sales de aquí, y a los quince minutos ya ni te acuerdas de lo que el Todopoderoso quiso hablar a tu corazón. Tienes en poco las palabras que son de vida eterna, palabras que en verdad son determinantes para tu vida. No solo necesitamos ser sobrios, dice Pablo:

    2 Ti 4:5b soporta las aflicciones,
    Mis hermanos, ya lo vimos, vamos contra una corriente que fluye hacia abajo, a la perdición y condenación, la gente ama sus tinieblas, y si aborrecen la verdad, a Cristo, y nosotros estamos siguiendo a Cristo y su verdad habrá aflicción.

    Pararse delante de la verdad no es fácil, hay muchos hermanos alrededor del mundo que están sufriendo por el evangelio que han sido arrebatados de sus hogares, les han quitado todo, y la mayoría de ellos no están llorando, sino que, se tienen como dichosos de ser dignos de sufrir por su maestro, por la verdad.

    En China, es de los lugares donde la iglesia ha sido más perseguida, y es de los lugares donde la iglesia más rápidamente ha crecido, nosotros por lo más que nos podemos quejar es que nos cortaron la luz, o la terrible situación de que me cortaron el dish, ¿dónde estás Señor?

    Soportar, es la misma palabra que Pablo utilizó para decirnos que soportáramos aflicciones como soldados de Jesucristo, que no se enreda en cuestiones civiles. Un civil no vive y se comporta como lo haría un soldado en los montes de Afganistán. Un soldado que está en el campo de batalla, bajo fuego, o vigilando que no llegue el enemigo no tiene la misma actitud de alguien que fue al mall el domingo.

    Y la razón es porque quiere agradar al rey, a su Señor de quien es heraldo, quiere resultar ser un buen siervo que en lo poco fue fiel. Que entendió que aquí no es, aquí es tiempo de batallar, de cavar, de construir a través de la fe, un futuro eterno, tesoros en los cielos, y para poder lograrlo hay que sufrir aflicción, y necesitamos aprender a soportarla en fe, llenos de gracia divina, de esperanza divina.

    Somos heraldos, representamos a otro rey, representamos a otro reino, representamos a otro mundo y hay gente que quiere oír la verdad, y aunque haya otros que no, no debemos predicar en función a eso, sino en función a la misión, al mandato celestial que hemos recibido.

    Nuestra responsabilidad no es hacer que la gente crea, obedezca, nuestra responsabilidad es entregar el mensaje concentrado, sin diluir ni alterar, o recibirlo con honestidad, el resto es trabajo del Espíritu Santo y al mismo tiempo responsabilidad del que oye, de creer o no creer, e recibir o rechazar, de atesorar o descartar.

    Es Dios quien da el crecimiento, tú y yo soportemos las aflicciones, hay momentos en los que hay que decir la verdad y recibir todo tipo de críticas, hay momentos en los que necesitamos abrir la caja de pandora y ver el infierno inflamarse sobre nosotros y quizá quedar solos.

    Pero, créeme, es preferible ir por un camino de soledad, pero tener comunión con Cristo que no te abandona y camina contigo, que ser aplaudido por una multitud, pero lejos de Cristo. Ancha es la puerta y espacioso es el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por él, pero, pero estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Necesitamos aprender a soportar las aflicciones, porque no es un juego, la vida cristiana significa trabajo intenso, este no es nuestro mundo, hay dificultades, existe el cáncer del pecado, hay una guerra encarnizada contra la verdad, hay odio, falta de perdón, hay familias destrozadas, hay injusticia, impiedad, soportemos hermanos. No solo ser sobrios, aprender a soportar aflicciones, sino dice Pablo:

    2 Ti 4:5c haz obra de evangelista,
    Sí, es cierto, existen diferentes ministerios, uno es ser pastor, otro es ser evangelista, y para el que es evangelista el salir y evangelizar no es trabajo, pero, para el pastor, para el que enseña quizá sí lo sea, y debemos hacerlo, necesitamos pedir al Señor un corazón para los que están perdidos.

    Es algo que todo cristiano debe estar haciendo, anunciando las buenas nuevas, trabajando duro para llevar a cabo ese maravilloso trabajo. Y por último, además de ser sobrios, de aprender a sufrir, de hacer obra de evangelista, Pablo termina con esta sección:

    2 Ti 4:5d cumple tu ministerio.
    Pleroforéo, lleva fuera completamente, a plenitud, asegúrate de terminar Timoteo, este es mi último desafío.

    Timoteo, completa tu llamado, consúmelo, realízalo, satisfácelo completamente, llévalo a cabo hasta el término; Dios te ha llamado, no dejes tirado el trabajo, no seas infiel.

    Pablo va a decir, y nosotros vamos a estudiar: yo cumplí mi ministerio, completé lo que el Señor me mandó. Tú Timoteo tienes qué terminarlo como yo, es posible. Mira lo que él ya había dicho años atrás cuando todo lo que escuchaba era que iba a ser encarcelado y torturado, pero, así terminó su vida, acabó la carrera, dice:

    Hch 20:23 salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. 24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

    Y Pablo terminó, y mis Timoteos, esta es la vida de todo cristiano, tu vida y la mía. La gente quiere escuchar lo que quiere escuchar, por eso están dislocados, sin el Espíritu Santo fluyendo en ellos, pendiendo como miembros inútiles, causando dolor y carga al cuerpo, porque no quieren oír la verdad.

    Pero, recuerda, somos un cuerpo, y todos dependemos de todos, cada miembro, cada ligamento suple algo, es conducto del amor de Dios, yo cuento contigo, tú cuentas conmigo, tu hermano cuenta contigo. Somos el cuerpo de Cristo. Necesitamos ser sobrios, ¿qué dice Josué 1:9?

    Jos 1:8-9 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

    Dios le ha confiado algo a cada creyente, y nos lo dio para cumplir sus propósitos y terminar nuestra misión, y recuerda, seremos recompensados de acuerdo con nuestra fidelidad, no de acuerdo con nuestro éxito, eso le pertenece a él. La fidelidad es un rasgo de carácter, y al mismo tiempo es un fruto del Espíritu, así que permanece en Cristo y serás fiel.

    Hay un montón de testigos, de siervos fieles que han derramado sus vidas, su misma sangre para que tú y yo el día de hoy tengamos esta preciosa biblia en nuestras manos. Gente fiel que terminó su ministerio.

    ¿Qué ha puesto el Señor en tus manos? ¿Todavía no lo sabes? Ya va siendo hora de que te postres en humildad y se lo preguntes. ¿A qué grupo perteneces? ¿Qué estás haciendo con la verdad? Pablo terminó y dijo:

    2 Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    ¿Dónde estás tú ahora?

  • Jan 21, 20182 Timoteo 3:15-17 La Palabra De Dios Nuestro Recurso Supremo Y Suficiente
    Jan 21, 2018
    2 Timoteo 3:15-17 La Palabra De Dios Nuestro Recurso Supremo Y Suficiente
    Series: 2 Timoteo

    LA PALABRA DE DIOS, NUESTRO RECURSO SUPREMO Y SUFICIENTE
    2 Timoteo 3:15-17

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

    Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    Después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre dos y cuatro años después, Pablo vuelve a ser encarcelado, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, durante su último encarcelamiento escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

    Nerón ha iniciado su persecución en contra de los cristianos, culpándolos de quemar Roma y acusando de traición a todo el que declarara otro rey y dios que no fuera él. En este momento Pablo ya había tenido su primera audiencia y bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente.

    Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe.

    Este contexto le da mucha fuerza a 2ª de Timoteo, el hecho de ser las últimas palabras de Pablo a un Timoteo desanimado, acobardado, a quien anima, instruye y exhorta a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo había servido a su Señor a través de todas las circunstancias imaginables, y sabía que era posible terminar bien, y en esta carta nos da principios básicos para lograrlo. Porque de la misma manera que Pablo, cada uno de nosotros tenemos una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, y no es fácil, dice la Palabra:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, "Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?".19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    Esto es lo hermoso de esta carta, Pablo, a punto de graduarse, como un testigo fiel nos dice: hay victoria, se puede ser fiel hasta el final.

    RECAPITULANDO:

    En la primera parte Pablo ya nos reafirmó nuestro maravilloso llamado, quiénes somos, la fe que profesamos, lo que hemos obtenido en Cristo.

    Nos recordó que este mundo no es nuestro hogar, y por lo mismo, hay padecimiento, porque no hay un lugar fijo dónde echar raíz, sencillamente aquí no vamos a permanecer, aunque nosotros ciertamente, esperamos un hogar, una tierra, un reino inconmovible.

    Somos parte del reino de la luz, y tenemos un rey inmortal, Jesucristo, quien nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo, quien quitó la muerte, sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

    Por lo cual hay oposición, dureza de corazón, incredulidad, hostilidad, los cristianos somos soldados y aunque peleamos desde la victoria ganada por Cristo, estamos en batalla, somos atletas que necesitan estar en forma para mantenerse sanos, firmes en la fe, luchando contra una naturaleza pecaminosa.

    Somos agricultores que trabajamos arduamente en una tierra que es dura, y enfrentamos todo tipo de inclemencia por ver un fruto que a vece es escaso, pero al mismo tiempo Pablo nos recuerda que tenemos maravillosas promesas:

    2 Ti 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

    Pablo nos ha enseñado: soporten aflicciones, no se avergüencen del evangelio, esfuércense en la gracia.

    En la segunda parte, Pablo nos ha enseñado, hay otra oposición a la cual sobreponernos, hay falsos maestros, hay doctrinas equivocadas, hay una fe falsa, que no salva, hay engaño, hipocresía, opositores, lobos vestidos de oveja que no perdonarán al rebaño, sino que harán mercadería de las ovejas.

    Vivimos en el mundo de lo relativo donde se ha ignorado la verdad y ya no hay absolutos, filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

    Falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo se han infiltrado en la iglesia, para destruir, opacar, o confundir la verdad basadas en codicia, en idolatría a los deseos temporales de este mundo.

    Y Pablo nos enseña: no se metan en discusiones inútiles de palabras, filosofías y huecas sutilezas, no edifican, son como gangrena y conducen más y más a la impiedad, más bien:

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

    Es ante Dios que responderemos por el uso de las Escrituras al entenderlas, obedecerlas, al enseñarlas, es a Dios a quien tenemos que agradar. Y nos dice: el Señor conoce a los suyos, pero, ojo, los suyos, todos aquellos que hemos invocado el nombre de Cristo estamos llamados a responder apartándonos de iniquidad. Para ser instrumentos de hora, santificados, útiles al Señor, dispuestos para toda buena obra.

    Y finalmente, en este último capítulo Pablo nos ha enseñado que vivimos en tiempos peligrosos, que hoy en día no todo el que dice que cristiano o pastor lo es, y debemos estar alerta al fruto, porque eso es lo que determina un falso maestro o creyente de uno verdadero, el carácter de la persona.

    Su carácter o conducta manifestará su identidad, cristiano, o mundano; a quién verdaderamente sirve, al dios de su vientre, o al Señor Jesucristo, a qué reino pertenece, al de las tinieblas o al de la luz, quién es verdaderamente es su padre, el padre de mentiras, Satanás, o el Padre de verdad.

    Jesucristo dijo hablando a sus discípulos en el sermón del monte:

    Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Ahí mismo, más adelante dijo:

    Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

    Y para esto, Pablo nos dio una fotografía, un perfil para que, así como un investigador busca a una persona, nosotros también estemos alerta, cuidándonos; nos dio un espejo para que con toda integridad nos observemos a nosotros mismos, y por la gracia de Dios nos limpiemos de lo que nos hace ver mal, hace ver mal a la iglesia y a nuestro Señor.

    Y nos dice: no debes ignorarlo, entiéndelo, en los últimos días, los cuales estamos viviendo hoy, son tiempos peligrosos de vida o muerte, salvación o condenación eternas, son tiempos furiosos, difíciles, violentos, duros, trabajosos.

    La religión del materialismo y el egocentrismo, ha invadido la iglesia, se ha creído la mentira de que la causa de la infelicidad es que no me amo a mí mismo lo suficiente, tengo baja auto estima, lo cual es más bien la esencia del pecado. Amarme a mí mismo más que a todos, ponerme como el centro del universo, ser como dios, todo lo que importa soy yo.

    Un buen sector de la iglesia de nuestros días hecho a un lado a Cristo, a su Palabra, y en su lugar se ha puesto al ser humano como lo más importante, el cual reclama bendiciones y todo lo mejor para él, sin importarle lo que Dios realmente quiere, su voluntad.

    De esta idolatría a uno mismo amadora de sí misma, surgirá gente vanagloriosa y soberbia, blasfema, desobediente a los Padres, ingrata, impía, sin afecto natural, implacable, calumniadora, intemperante, cruel, aborrecedora de lo bueno, traidora, impetuosa, infatuada, amadora de los deleites más que de Dios.

    Esta gente maneja un perfil evangélico, se viste, se mueve, habla, tiene costumbres evangélicas, pero solo es pantalla, tienen conceptos, pero, no un carácter cristiano, no es gente realmente espiritual.

    Por lo mismo, su conducta, su manera de pensar y de vivir, su filosofía egocéntrica de vida negará el poder transformador de la verdad, de la gracia, de la fe genuina. A los cuales dice Pablo evítalos a toda costa.

    Nos enseñó cómo esta gente se maneja como depredadores en busca de los vulnerables, nos da el ejemplo de las mujercillas que nunca confesaron sus pecados, y por lo mismo no entienden la verdad, cómo la seducción del pecado lleva a la rebeldía y eventualmente a la apostasía.

    Pero, gracias a Dios nos dice: tarde o temprano saldrá la maldad contrastará con la bondad, y el mal será destruido.

    La semana pasada cambió de un sabor amargo, a un sabor más dulce, Pablo nos mostró un contraste, aprendimos que debemos evitar a toda costa a quienes, o lo que no nos edifique y debemos tomar un modelo bíblico, no solo en papel, sino el ejemplo de una persona piadosa, y debemos seguirla, así de importante es ser un discípulo genuino y convertirnos en discipuladores de otros.

    Pablo le dijo a Timoteo: tu caso es distinto, Timoteo, eres mi discípulo, has aprendido de mí, desde el día en que naciste de nuevo, y hasta ahora. Y nos dice, sean ejemplos o sigan aquellos que siguen la verdad, en una doctrina sana, en una conducta piadosa, y con motivos puros.

    Busquen un modelo, y ustedes mismos conviértanse en modelos en carácter cristiano, en fidelidad, paciencia, perseverancia, y amor, de cómo se vive en persecuciones y padecimientos en fe y esperanza.

    Aprendimos que, al creer y nacer de nuevo, pasamos a formar parte del reino de la luz, el cual está invadiendo el reino de las tinieblas, por lo tanto, en algún grado, habrá resistencia, oposición, persecución. Pablo nos enseñó que, los creyentes debemos retener lo que hemos aprendido de maestros fieles.

    Y la sección anterior termina diciendo a Timoteo: Persiste, en lo que has aprendido, persiste en aquello que es ahora tu convicción. ¿Sabes? El mundo constantemente está haciendo presión a nuestra mente y corazón como dos moldes que oprimen un pedazo de play do, para conformarnos a su manera, y los creyentes estamos llamados a oponernos a eso.

    Por eso el día de hoy Pablo cerrará con su última arma poderosa, el arma suprema, la cual es indispensable para vencer, la espada del Espíritu que es la Palabra. Después de haber hablado de todo lo que ya hemos visto, esta será su último consejo, algo que ningún creyente debe olvidar.

    Qué importante debería haber sido para Pablo que lo deja para el final, por eso yo titulé este mensaje: LA PALABRA DE DIOS, NUESTRO RECURSO SUPREMO Y SUFICIENTE. Demos lectura, y Pablo dice, sobre todas estas cosas, recuerda Timoteo:

    I. Las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación.
    2 Ti 3:15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
    Desde que eras pequeñito, ¿te acuerdas al principio?

    2 Ti 1:5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

    Es interesante mis hermanos, porque la Palabra nos enseña que Timoteo fue hijo de padre griego, mientras que su madre y abuela eran judías. Piensa en eso, Timoteo vivió en un hogar dividido, roto, sin embargo, su madre y su abuela no dejaron de enseñarle.

    No sabemos si su Padre lo llevaba a los templos paganos, le hablaba de la historia de los dioses, de Zeus, Diana, Afrodita y demás, pero piensa en su madre y abuela hablándole en contraparte de Sansón, David, Moisés, etc.

    Si bien nosotros no podemos revelar a Cristo a nuestros hijos, no podemos hacerlos salvos ni obedecer por ellos, sí podemos instruirlos, es muy importante sembrar en nuestros hijos la Palabra de Dios, un ejemplo creíble, una fe genuina, todo esto es necesario, nuestros hijos son una de nuestras más altas responsabilidades, nuestras familias son nuestro primer ministerio, sin dejar de lado la comunión de la iglesia y demás.

    Y Pablo menciona las Sagradas Escrituras, este es una referencia al AT, así le llamaban los judíos griegos al AT Jieros grammata, las Sagradas Escrituras. Primero, Pablo nos muestra cómo desde el AT la gente tenía la oportunidad de conocer la gracia y la salvación, era suficiente para entender que requerían un salvador.

    Cada sacrificio mostraba la necesidad de un sustituto, la ley enseña que el que rompa uno solo de sus mandamientos es reo de muerte, por lo tanto, el único camino que deja es la fe en la gracia inmerecida de Dios, la cual da a cualquiera que lo reconozca y que la pida. Ahí están Moisés, David, Josué, etc.

    De Génesis a Malaquías podemos ver la santidad, majestad, bondad, misericordia, amor de Dios, su plan de redención, su paciencia.

    En el AT la gente era salva volteando a la cruz desde su presente hacia el futuro redentor en Cristo, nosotros somos salvos al conocer la Escritura y voltear de nuestro presente al pasado, cuando nuestro Señor fue a la cruz, pero ambos somos salvos por fe, y la Escritura es suficiente para hacernos entender la verdad y llevarnos a la salvación.

    Solo la Escritura es capaz, dúnamai, de dunamis, poder eficaz y milagroso, solo la Palabra es poderosa, para hacer entender la verdad, para dar vida, no solo revela la voluntad de Dios, sino que da entendimiento suficiente para recibir el Evangelio y ser salvo de pecados.

    Nacer de nuevo, no viene como resultado de un nacimiento físico, pasión de la iniciativa humana, sino que viene de Dios. Y la verdad de las Escrituras invariablemente nos llevará a la salvación, a aquellos que la buscan con sinceridad, impulsados por el Espíritu Santo se toparán con Cristo invariablemente.

    Es una verdad, toda batalla espiritual se libra en la mente, se define en el corazón y en la conducta se manifiesta quién fue el vencedor, quien es el que finalmente que gobierna la vida de la persona, si la verdad para vida, o la mentira para muerte. Por ejemplo, el incrédulo, dice la Palabra que está en tinieblas, ¿de qué manera?

    Efe 4:17-18 Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos. 18 Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él.

    Su perspectiva de la vida, la manera en la que perciben la vida está equivocada porque están muertos espiritualmente, así nacemos todos, así estamos todos antes de conocer a Cristo.

    Y por eso compartimos el Evangelio de la gracia, no solamente hablamos nuestro testimonio, o lo bueno que es Dios, eso es importante, pero, es necesario sacar la espada eficaz de la Palabra para encender la luz en la vida de las personas.

    Habla o enseñar la Escritura en su contexto es como prender un foco en densas tinieblas, el que la acepta puede ser limpiado, el que la rechaza es porque ama sus tinieblas, la luz le molesta y prefiere decirte: apágale, así vivo feliz; aman sus tinieblas y no quieren que la luz les limpie, pero, nosotros ya hicimos nuestra parte al predicarla.

    Por lo mismo, predicar un falso evangelio es predicar tinieblas, es hacer que la gente no salga de su ignorancia. Un falso evangelio es atrayente a un falso creyente porque te promete comodidad dentro de tus mismas tinieblas, aunque sea una comodidad ilusoria, o pasajera, porque el que peca es esclavo, es decir.

    Un falso evangelio no te salva de tus pecados, no te libra de ellos; aquel que está bajo un falso evangelio sigue siendo esclavo de sus pasiones y deseos, por lo tanto, jamás experimentará verdadera libertad.

    Por eso es tan importante conocer la Escritura, relacionarnos con ella, disponernos a poner toda nuestra atención a la invitación de nuestro Salvador en el evangelio, para creer en él y recibir salvación y vida eterna, protección de la mentira, del fraude al conocer la verdad.

    Una vez más, la Palabra es luz, sin la luz la gente está en tinieblas y no sabe a dónde va. Piensa en un lugar donde no hay un solo rayo de luz, donde lo único que te queda es andar a tientas, ahora, piensa en ese lugar no solo en densas tinieblas, sino sin gravedad, sin lugar dónde tener los pies firmes.

    Así es la vida antes de Cristo, así está el mundo, sin la luz de la verdad, no tiene un punto de comparación, no tiene una autoridad y vive perdido en la inmensidad de lo relativo. Jesucristo dice:

    Mat 6:22-23 "Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo. Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz. 23 Pero, cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad! (NTV)

    Pero, al venir a la Escritura, entonces encendemos la luz y tenemos la oportunidad de lo que llamamos confesión y después arrepentimiento. Hermanos, la Palabra de Dios no solo es información, es vida, está viva y es eficaz, porque es el Espíritu de Dios hablando a nuestros corazones, ya lo veremos más adelante.

    Ahora, ¿por qué tenemos la oportunidad de confesión? Porque cuando la luz se enciende, entonces tenemos la oportunidad de ver nuestro alrededor, de vernos a nosotros mismos, de ver la realidad de la que estamos rodeados, y entonces tenemos un punto de referencia real con el cual puedo comparar mis convicciones, podemos poner nuestros pies en tierra firme para saber dónde estamos y a dónde vamos.

    Vayamos otra vez al cuarto sin luz ni gravedad, ¿dónde podrías decir que es norte sur, este, oeste? No puedes a menos que tuvieras una gravedad que te mantiene firme y sabes, debajo de mis pies es norte, arriba es sur, a un lado oriente y al otro poniente, dependiendo mi posición, pero, el norte siempre es el norte, no cambia, ahí encuentras la precisión de una brújula.

    Ese norte, esa gravedad que nos mantiene firmes en la tierra y no nos permite salir disparados al universo es la verdad, la Palabra de Dios, la única roca firme, ancla segura, punto de referencia real y confiable.

    Cuando la luz es encendida y digo, ya vi, estaba en tinieblas, iba mal, yo estaba torcido, mi supuesta luz eran tinieblas, mi supuesta verdad mentira, mi sabiduría necedad; en ese momento me estoy poniendo de acuerdo con ella, con Dios, eso es confesión.

    Y después de considerar con honestidad la verdad, y decido ponerme en la posición correcta, alinearme en función a este punto de referencia, y pongo mi vida en sintonía con él, a esto le llamo arrepentimiento.

    Por eso la Escritura me hace sabio, porque me deja ver mi necedad, mi rebeldía, me libra de mis tinieblas engañosas que me hacen sentir la última coca cola del desierto, el único que sabe y tiene la razón.

    Me llevan a justificar a Dios, y a dejar de justificarme a mí mismo, a entender mi necesidad real de un salvador, a entender que, sin Cristo, no tengo ningún chance de salvarme a mí mismo, de limpiarme, o de presentarme delante de Dios y salir librado o perdonado.

    A menos que sea con mi abogado Jesucristo, quien pagó por mí, quien se presenta como mi sustituto, como el que venció la muerte, como en quien tengo redención, perdón de pecados, adopción, herencia con los santificados, resurrección de los muertos, etc.

    Por eso dice Pablo la Escritura te puede hacer sabio para salvación, claro, tú puedes decir, pero no en todos sucede, claro, ¿recuerdas la parábola del sembrador? No todos los corazones son fértiles a la semilla de la Palabra.

    Mat 13:19-21 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. 20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

    Mat 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

    Estos tipos de suelo representan la manera en la que la gente responde a la Palabra de Dios, y ella es poderosa para salvar, pero, también depende de la condición de cada corazón, los únicos en oír y entender la sabiduría de la Palabra son "los que con corazón bueno y recto retienen, oyen y entienden, y reciben la palabra y dan fruto con perseverancia.

    Al mismo tiempo, es Dios quien hace soplar el Espíritu Santo de donde quiere y da vida, dice la Palabra:

    Jua 3:8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

    En Santiago dice:

    Stg 1:18 Él, por su propia voluntad, nos hizo nacer de nuevo por medio de la palabra de verdad que nos dio y, de toda la creación, nosotros llegamos a ser su valiosa posesión.

    Por eso es tan necesario poner atención, escuchar con cuidado, con honestidad, porque las Escrituras, abren nuestros ojos, y sin duda nos pueden llevar a Cristo, porque ellas Escrituras dan testimonio de Cristo nuestro salvador.

    El Espíritu Santo dador de las Escrituras nos lleva a Cristo, no lleva a ningún ser humano, no exalta a ningún supuesto siervo de Dios, del hombre solo denuncia su pecado, su incapacidad para salvarse, su necesidad de un salvador. Dice en Juan:

    Jua 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

    Timoteo desde niño conoció las Escrituras, ¿Desde cuándo conoces las conoces tú? Y es importante aclararlo, porque no se trata de un poder místico saliendo de la tinta y el papel que forman tu Biblia, ni siquiera son las palabras en sí, como si fueran mantras de poder, se trata de la sabiduría que las Escrituras imparten, la verdad que alumbra mis tinieblas, las que llevan a la salvación por la fe en Cristo.

    Y la Palabra de Dios no solo tiene poder para mostrarnos la verdad y llevarnos a Cristo, también tiene todo lo que necesitamos para ser santos. Pablo le dice a Timoteo, no olvides esto jamás, vamos al siguiente punto:

    II. Dios la inspiró y es útil para nuestra santificación.
    2 Ti 3:16a Toda la Escritura es inspirada por Dios,
    Aquí Pablo utiliza otra palabra para referirse a las Escrituras, la palabra grafé, el cual se refiere ya no solo al AT, sino a toda la Biblia. Y Pablo está diciendo toda, es decir, no solo algunas partes de ella, porque entonces, ¿quién definiría que sí y que no? El hombre no es, ni será jamás el juez de las Escrituras, es ella la que nos juzga a nosotros y no al revés.

    Toda la escritura, el AT menciona las profecías cumplidas en el nuevo, el NT constantemente cita el AT, Pedro, Pablo, el mismo Jesucristo.

    ¿Sabías que, en los primeros cinco libros del AT, el Pentateuco por lo menos tiene 680 afirmaciones de que es Dios quien lo inspiró? En los libros históricos 410 veces menciona la Biblia misma ser inspirada por Dios, en los libros poéticos 195 veces, en los profetas 1307 veces.

    El NT contiene más de 300 citas directas y al menos 1000 referencias indirectas al AT, y casi todas declaran o implican que son Palabra de Dios. Es más, ¿te acuerdas cómo comienza la carta a los hebreos?

    Heb 1:1-2 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

    Estaba leyendo que, en conjunto, los escritores bíblicos hacen unas 4000 afirmaciones de estar escribiendo la Palabra de Dios. De Génesis a Apocalipsis cada palabra Dios la inspiró con sus propósitos específicos.

    Inspirar es la palabra Theopneustos, respirado por Dios, o respirado de Dios. Inspirado, algo lanzado, emitido, enviado por Dios. Dios respiró sus palabras a escritores humanos, para que ellos las registraran como si fuera un dictado. A Jeremías le dijo: he aquí he puesto mis palabras en tu boca.

    Dice John McArthur: Las Palabra escrita es la transmisión de la revelación de Dios, la inspiración a sus siervos fieles fue el medio que Dios utilizó para transmitirla. En las palabras reveladas por Dios y registradas originalmente por los escritores de la Biblia, toda la Escritura es la Palabra infalible de Dios.

    Y es importante aclarar que, esta inspiración no se refiere a la inspiración de un compositor, o algún artista, tampoco se refiere a que quienes escribieron la Palabra todo el tiempo y todo lo que hablaron o escribieron era inspirado por Dios.

    Muchos de los que escribieron la Escritura como Moisés y Pablo, eran hombres muy bien preparados en conocimiento y sabiduría humana, pero esas capacidades no fueron la fuente de la verdad divina que registraron.

    Por ejemplo, David era músico, poeta, podemos ver su capacidad y talento en lo hermoso de los salmos, pero tampoco su talento fue la fuente de la verdad divina. La Escritura es lo que Dios ha inspirado, lo que él decidió dictar por su Espíritu, sin esta revelación de Dios, sus pensamientos, sabiduría y entendimiento eran comunes, humanos, falibles.

    Por ejemplo, Pablo o cualquiera de los escritores Bíblicos, no es lo único que escribieron, pero, solo lo que está escrito en la Biblia es lo que Dios decidió inspirar.

    Y no es que lo que haya escrito Pablo fuera del canon Bíblico haya sido impío o no haya sido de bendición, no, pero, hablando de la Biblia, es otra cosa totalmente distinta, es Dios quien decidió hablar, y utilizar instrumentos humanos, bajo su soberanía.

    La Biblia no es una colección de la sabiduría de ideas de los hombres, aún que habláramos de hombres piadosos, la Biblia es la verdad de Dios, y su propia Palabra en sus propias palabras. Dice la Escritura:

    Sal 119:89 Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos.

    Cuando nos acercamos a la Escritura, tenemos que poner en nuestra mente y corazón que proviene de Dios y se trata de Dios de su revelación a la una humanidad caída.

    Desde Génesis hasta Apocalipsis Dios revela su verdad, su carácter, sus atributos, y su plan divino para la redención del hombre, al cual hizo a su propia imagen. Incluso predice la redención futra del resto de su creación, que "será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Dice la Palabra:

    2 Pe 1:20-21 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

    Ni un solo pasaje de las Escrituras se originó, o se emitió por sabiduría y voluntad de ningún hombre. Claro, Dios decidió elegir a hombres fieles a través de los cuales se reveló y bajo la instrucción divina la ejecutaron por obra del Espíritu Santo y la registraron.

    ¿Por qué es tan importante para Pablo mencionar esto? Hoy en día la iglesia está plagada de falsos maestros que lo primero que hacen es dudar de la Escritura, y hacer a la iglesia dudar de ella, porque si no hay autoridad, entonces ellos se pueden poner como la autoridad, se atreven a decir que no todo está Escrito, y que ellos reciben tiene la misma autoridad que la Palabra escrita, cuando la Palabra dice:

    Gál 1:6-9 Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio. 7 No es que haya otro evangelio, sino que ciertos individuos están sembrando confusión entre ustedes y quieren tergiversar el evangelio de Cristo. 8 Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! 9 Como ya lo hemos dicho, ahora lo repito: si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición!

    Apocalipsis dice claramente:
    Apo 22:18-19 A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. 19 Y si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro.

    Y checa las falsas enseñanzas están plagadas de obras de la carne, orgullo, egocentrismo, codicia, ensalzan al predicador y no a Cristo, y son claramente contrarias a la Escritura.

    Este es un versículo muy importante que todo creyente debe entender, lo he dicho, y lo repetiré una y otra vez, solo hay de dos sopas, o es palabra de hombre, o es Palabra de Dios, y hay una gran diferencia entre estas dos cosas. Y si hablamos de algo que Dios nos inspiró, entonces tenemos un gran problema.

    Porque solo la Palabra inspirada por Dios, viva y eficaz, es la única, y lo repito, la única que tiene poder verdadero para salvar, y para transformar. Ninguna palabra, ciencia o disciplina humana, puede, ni podrá jamás transformar el corazón humano, por más motivadora, humanista, o psicológica que sea, por más que conmueva nuestras entrañas, no transforma, no trae verdadera solución.

    Porque el problema humano es espiritual, y el hombre nace muerto espiritualmente, el problema humano se llama pecado, no es un problema de desequilibrio químico, psicológico, un trauma del pasado, etc., lo más que puede hacer es auto engañarse, dormir su conciencia, negar neciamente la realidad hasta que las consecuencias le alcanzan en esta vida, y peor aún en la próxima. Dice la Palabra:

    Heb 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

    A un nivel espiritual la Palabra de Dios, el Espíritu Santo hace lo que ni la psicología, ni la meditación trascendental, ni ninguna otra disciplina humana puede hacer: llegar al meollo del asunto. Mi problema está en las intenciones de mi corazón, y ahí solo el bisturí de la Palabra puede llegar, y hacer algo al respecto, no solo dar paliativos. Y dice Pablo, por lo tanto:

    2 Ti 3:16b y útil
    Es útil, eso significa que fuera de la Palabra todo es inútil, para libarte del pecado, por lo tanto, no va a ser eficaz poder restaurar tu relación con Dios, por lo tanto, tampoco con tu cónyuge, con tus hijos, con tus padres, no así la Escritura, la cual es útil, ofélimos, algo provechoso, beneficioso, productivo y suficiente.

    Debemos entender que, aunque la mercadotecnia nos dice que nuestro problema es que no vestimos determinada ropa, no manejamos determinado auto, o vivimos de tal manera, eso es una mentira, el mundo pasa y sus deseos.

    El satisfacer los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida jamás nos darán verdadera libertad y satisfacción. Nuestro mayor problema no es siquiera que nos enfermamos, o que no tenemos suficiente dinero, o que tenemos un mal gobierno, ciertamente todo eso es parte de los síntomas del problema, el pecado.

    Por eso, es muy importante encender la luz de la Escritura y creer que nuestra mayor necesidad es conocer a nuestro Salvador, porque nuestro mayor problema es el pecado.

    Por eso es tan importante entender venimos descompuestos de fábrica, nacemos rotos, y necesitamos un nuevo nacimiento, y una vez habiendo nacido de nuevo, necesitamos crecer, para lo cual tenemos que re aprender, renovar por completo nuestro entendimiento, por eso es por lo que necesitamos ser enseñados, redargüidos, corregidos, instruidos.

    Porque aún como nuevas criaturas nuestra nueva naturaleza constantemente es bombardeada primeramente por nuestra vieja naturaleza caída, viciada, vendida al pecado.

    Es bombardeada por un mundo que está en tinieblas, que pensando que es sabio, es más bien necio, y está dominado, esclavizado por las tinieblas, y con engaños constantemente nos bombardea, apelando a nuestra vieja naturaleza pecaminosa. Y Satanás echa combustible a esta filosofía mundana y a nuestra naturaleza pecaminosa para que ardan con más fuerza.

    Y muchas veces hasta nuestras mejores buenas obras, nuestros intentos altruistas, según de compasión y ayuda están manchados por soberbia, envidia, por alto concepto de nosotros mismos y por eso, necesitamos ser redargüidos por el Espíritu Santo de la Palabra constantemente.

    Entonces debo saber que mi mayor necesidad es espiritual, y que la Escritura más que un privilegio que tengo para de vez en cuando es una necesidad, mi mayor necesidad, y partiendo de ahí, es que, todo puede cambiar en mi vida para Bien. Puedo alcanzar verdadera sabiduría, libertad, crecimiento, dice el salmo 19:

    Sal 19:7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

    Sal 19:8-13 Los preceptos del SEÑOR son rectos: traen alegría al corazón. El mandamiento del SEÑOR es claro: da luz a los ojos. 9 El temor del SEÑOR es puro: permanece para siempre. Las sentencias del SEÑOR son verdaderas: todas ellas son justas 10 Son más deseables que el oro, más que mucho oro refinado; son más dulces que la miel, la miel que destila del panal 11 Por ellas queda advertido tu siervo; quien las obedece recibe una gran recompensa. 12 ¿Quién está consciente de sus propios errores? ¡Perdóname aquellos de los que no estoy consciente! 13 Libra, además, a tu siervo de pecar a sabiendas; no permitas que tales pecados me dominen. Así estaré libre de culpa y de multiplicar mis pecados.

    Significa que su Palabra, es perfecta, digna de confianza, recta, clara, pura y verdadera, convierte el alma, infunde nuevo aliento, da sabiduría al sencillo alegra el corazón, alumbra los ojos, permanece para siempre, produce la justicia de Dios, enriquece, deleita, recompensa, genera conciencia y protege. Por eso, solo ella es útil, ¿para qué?

    2 Ti 3:16c para enseñar,
    Didaskalia, no se refiere al proceso de enseñar, sino al contenido, a toda la instrucción divina a la doctrina dada la los creyentes en la Palabra. Las cosas que solo el Espíritu Santo puede enseñar, dice en 1 Corintios:

    1Co 2:11-12 Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios. 12 Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.

    1 Co 2:13-14 Les decimos estas cosas sin emplear palabras que provienen de la sabiduría humana. En cambio, hablamos con palabras que el Espíritu nos da, usamos las palabras del Espíritu para explicar las verdades espirituales. 14 Pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque sólo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir.

    La Palabra nos instruye, nos enseña a utilizar la Palabra de Dios como la espada del Espíritu, nuestra única arma ofensiva. Cristo siendo Dios, y pudiendo hablar como Dios, haciendo que lo que dijera fuera Palabra de Dios, escogió responder las tentaciones de Satanás con tres versículos bíblicos. Qué importante es dejarnos enseñar por la Escritura, decía Josué:

    Jos 1:7-8 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

    Proverbios nos enseña que despreciar la instrucción de la Palabra se ser necios, ¿qué dice proverbios 3?

    Pro 3:1-8 Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; 2 porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán. 3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón; 4 Y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres. 5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.

    No solo es útil para enseñarnos, guiarnos, protegernos, sino que también nos redarguye:

    2 Ti 3:16c para redargüir,
    Élenjos, prueba, convicción, certeza, puesta al descubierto.

    ¿A qué se refiere con esto? A que la Escritura también nos reprende, nos convence de mala conducta o falsa doctrina. Nos capacita para conocer y entender la verdad, y entonces expone en nosotros la falsedad, el pecado, una creencia equivocada, una conducta impía. Y entonces nos lleva a la confesión, y por consiguiente al perdón de pecados.

    ¿Cuántas veces nos sentimos lejos del Señor, fríos, apagados? Y muchas veces es algún pecado oculto, algún ídolo que no hemos abandonado y que seguimos conservando. La Palabra es el espejo que nos muestra nuestra horrible realidad, y nos lleva a la confesión y al perdón de pecados, dice la Palabra:

    Jn 1:8-10 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

    Decía Salomón y su padre David:
    Sal 19:12-14 ¿Cómo puedo conocer todos los pecados escondidos en mi corazón? Límpiame de estas faltas ocultas. 13 ¡Libra a tu siervo de pecar intencionalmente! No permitas que estos pecados me controlen. Entonces estaré libre de culpa y seré inocente de grandes pecados. 14 Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado, oh SEÑOR, mi roca y mi redentor.

    Sal 119:7 A medida que aprendo tus justas ordenanzas, te daré las gracias viviendo como debo hacerlo. 8 Obedeceré tus decretos; ¡por favor, no te des por vencido conmigo! 9 ¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra.

    Pro 28:13 Los que encubren sus pecados no prosperarán, pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia.

    Qué importante es venir a la Escritura con un corazón sincero, honesto, íntegro, y si la Palabra de Dios va en contra de algo que yo pienso que está bien, no pretender justificarme, y hacer que la Palabra diga lo que me conviene, sino al contrario, en ese momento alinearme con la Escritura, eso me traerá descanso, gozo y crecimiento, y quitará lo que estorba para tener comunión plena con mi Señor y con los demás.

    Que importante es no hacer oídos sordos a la verdad, a mi conciencia, a la voz del Espíritu Santo tratando de convencerme de pecado, lo cual no es para mí mal, sino para mi bien.

    Porque si mi relación con Dios está rota, mi relación con los demás lo estará, no importa qué tan leal quera ser. Necesito constantemente el diagnóstico, el cutscan, la radiografía, de la Palabra, para mantenerme en forma, dando fruto. Y dice:

    2 Ti 3:16c para corregir,
    Corregir: Epanórdsosis, enderezar de nuevo, rectificar, reformar, corregir, restaurar, rectificación completa, corrección, restauración de la conducta. Restauración de algo hasta su estado original y condición apropiada.

    En la literatura griega se utilizaba para arreglar un objeto que había caído y ayudar a unapersona a ponerse en pie cuando se había caído.

    Es decir, Dios no nos deja tirados, Dios no quiere que yo viva en una eterna condenación o acusación, ese es el trabajo del diablo, no el del Espíritu Santo, el cual me muestra mi pecado para poder limpiarme, para poder darme paz y bendición.

    Cuando abrazo mis pecados, mis ídolos, entonces yo mismo detengo la bendición de Dios, porque mi comunión está rota con él, por lo tanto, necesito ser enseñado por Dios, después redargüido, para poder ser corregido.

    Su deseo es formarme a su imagen y para eso necesita restaurarme, corregir mi camino, mostrándome el camino derecho. Porque tenemos la idea de que solo tenemos que venir y pedirle a Dios y cumplir y tal vez aprendernos versículos bíblicos, pero, no hacemos nada por corregir lo torcido, lo equivocado, y por lo mismo nunca vemos avance.

    Pero, es algo maravilloso el saber que la Palabra no solo me va a mostrar la verdad, me va a convencer de pecado, sino que me va a capacitar para que yo pueda corregir el rumbo. Pero, para esto tengo que tomar cartas en el asunto, decía Pedro:

    1 Pe 2:1-3 Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes. Por lo tanto, abandonando toda maldad y todo engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia, 2 deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación, 3 ahora que han probado lo bueno que es el Señor.

    Al mismo tiempo nos ayuda a poder corregir a aquellos que no andan bien como lo dice en Gálatas:

    Gál 6:1-2 Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. 2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.

    ¿Cuál es el parámetro para corregir, para demandar? Ciertamente no es ni mi propia prudencia, ni mi propia justicia, sino la verdad de Dios. Porque si no me ocurre lo que dice el Señor en el sermón del monte, quiero quitar la paja de mi hermano, cuando no me doy cuenta que yo tengo una viga.

    Necesito la Escritura, porque no se trata de lo que yo demande, porque no lo soporto, porque me cae mal, porque yo me considero mejor, sino se trata de considerar lo que Dios demanda, y todos y cada uno de nosotros alinearnos a esa verdad, y demandarnos el enfocar nuestra mirada al modelo, el cual es Cristo. Y por último, también es útil para:

    2 Ti 3:16c para instruir en justicia,
    Paideía, lo cual tiene que ver con tutoría, educación, entrenamiento, disciplina, instrucción, la formación que se le da a un niño. ¿Cuál es la diferencia a las anteriores? Más que un sentido negativo, es positivo.

    La Escritura me instruye para hacer lo que Dios requiere, me enseña a pensar, a sentir y a comportarme de una manera piadosa. Cuánta falta me hace aprender los caminos de Dios, y lo más impresionante es que cuando me decido, él está listo para caminar conmigo, él se pone el yugo conmigo y me da su carga ligera.

    Cuando abro la Escritura, puedo estar seguro de que el Señor me dará una y otra lección para practicar y después dominar. Me enseñará a no estar cayendo siempre en los mismos errores, perdiendo siempre las mismas batallas, me enseñará a tener victorias cada vez más seguido, por lo tanto, me enseñará la clave de una vida en verdadera libertad.

    Me enseñará a amar lo que Dios ama, a seguir la justicia, el amor, la fe, y me enseñará cómo hacerlo aún con una naturaleza pecaminosa, y con todos mis enemigos.

    Mira Holliwood, te venden otra filosofía que hacen ver la sabiduría de la Escritura como algo estúpido, donde el bueno es menso, y el malo, el mentiroso, el violento, el orgulloso es el rey. ¿Quién tiene la razón? Solo el hombre de Dios puede valorar lo que Dios valora, amarlo, desearlo como niño recién nacido la leche espiritual no adulterada, con ella crece.

    Es maravilloso, los beneficios de la Escritura son como tesoros, es como los nutrientes que no sabemos cómo llegan a nosotros, pero nos sentimos sanos y fuertes, es como el crecimiento del cual no estamos conscientes hasta que vemos que ya crecimos, algunos para los lados.

    Porque si no jamás vamos a alcanzar nuestro máximo propósito, crecer en conocer a nuestro creador, y traerle fama y gloria en nuestras vidas, cumpliendo su voluntad, fuera de eso, nuestras vidas están errando en el blanco, desperdiciando, porque tiene un fin, dice mi tercer y último punto:

    III. Hay un propósito: la madurez reflejada en hacer la voluntad de Dios.
    2 Ti 3:17a a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
    En primer lugar, no es para toda persona, es para el hombre, o la mujer de Dios, si Cristo no está en ti, si no has nacido de nuevo, entonces más bien serás antagonista de la verdad, no la vas a entender, te sonará ilógica.

    Y ¿qué quiere el Señor? Que seamos perfectos, esta Palabra puede sonar rara, pero, más bien se refiere a ser ártios, fresco, completo, bien ajustado, capacitado, cabal, hecho propio para. El señor anhela que yo madure, y ha dejado lo necesario en su Palabra para que yo pueda crecer. Él me quiere conformar a su imagen, quiere que yo me parezca a él. ¿Para qué quiere el Señor que yo madure? Dice:

    2 Ti 3:17b enteramente preparado para toda buena obra.
    Exartízo, equipar completamente, preparar enteramente, cumplir. Mira cuánto énfasis hace la Palabra en cuanto a nuestra conducta. A veces pienso que yo soy demasiado repetitivo en algunas cosas, pero, no soy yo, es la Escritura, es el Espíritu Santo redarguyéndonos. ¿Por qué? Porque dice la Palabra:

    Flp 2:14.15 Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa,(B) en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;

    Nuestra conducta es nuestra luz en el mundo, no una filosofía de palabras, no una religión de tradiciones o ritos es una conducta para la cual el Señor mismo nos quiere equipar por completo. Para toda buena obra. ¿Por qué es tan importante?

    Porque tenemos un Padre celestial que es bueno, que necesita ser dado a conocer, no solo en Palabra, sino en obra, dice en Mateo:

    Mat 5:14-16 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

    Nuestro Padre celestial necesita ser glorificado, necesita ser dado a conocer, y esta es la manera. Y te preguntarás, pero, ¿es muy difícil no? Bueno, sin la Palabra, sin el Espíritu Santo, imposible, no así si permanecemos en él, para los hombres es imposible, pero para Dios todo es posible. Dice en Efesios:

    Efe 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

    La mesa está servida, la mochila con todo tipo de arsenal ya está disponible para todo aquel que cree, todo aquel que ama a su Señor. Su Palabra es suficiente. Grábate esto en tu corazón, hay demasiada apostasía, y un supuesto siervo de Dios que no ama la Escritura, la Palabra de Dios, estos 66 libros, no vale la pena ser seguido.

    ¿Te das cuenta cómo todo comienza en una transformación interna que se refleje en una transformación externa? ¿te das cuenta? Primero Pablo habló de un carácter interno, de sinceridad, integridad delante de Dios, delante de la Escritura, después necesitamos disponernos y responder.

    Su Palabra es suficiente, es completa, es eterna, es viva y eficaz para mantenernos seguros hasta el final, ¿querrá alguien el día de hoy decidir verse como mentiroso y ver a Dios como verdadero? ¿Querrá alguien el día de hoy entregarse a la verdad y comenzar a confiar en la suficiencia de las Escrituras? La Palabra de Dios es nuestra arma suprema infalible, no la abandones, al contrario, cree, y entrégate a ella. Te dejo con un último texto y oramos.

    Isa 55:6-8 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

    Isa 55:9-11 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. 10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

  • Jan 14, 20182 Timoteo 3:10-14 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia
    Jan 14, 2018
    2 Timoteo 3:10-14 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia
    Series: 2 Timoteo

    CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA
    (Parte 3)
    2 Timoteo 3:10-17

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Carta denominada del grupo de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, esta carta es especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo escribe a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    Mientras que 1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., de dos a cuatro años después, Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este momento Pablo había sido encarcelado por Nerón, y sentenciado a muerte por su fe en Jesucristo, acusado de traición y junto con todos los cristianos, acusado falsamente de haber quemado Roma. Pablo ya había tenido su primera audiencia y bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe.

    2ª de Timoteo son las últimas palabras de Pablo a un Timoteo desanimado, acobardado, a quien anima, instruye y exhorta a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, sabía que era posible terminar bien, y en esta carta nos da principios básicos para lograrlo. Porque de la misma manera que Pablo, cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, y no es fácil, dice la Palabra:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, "Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?".19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    Y no es que sea difícil porque el evangelio sea difícil de entender, o la salvación difícil de alcanzar, Cristo ya conquistó todo eso para nosotros en la cruz del calvario, el camino está trazado, la puerta está abierta, la cena está servida, hay perdón, hay reconciliación, la fidelidad de Dios es inquebrantable.

    El problema es que no todos están dispuestos a negarse a sí mismos, a abandonar sus tinieblas, se aman demasiado, aman demasiado sus tinieblas, no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

    Además de nuestra batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, el mundo impío y Satanás, el príncipe de las tinieblas.

    Pero, Pablo, a punto de graduarse, como un testigo fiel nos dice en esta carta: hay victoria, se puede ser fiel hasta el final. Si te gustaría terminar la carrera ganando la batalla y guardando la fe, pon atención y atesora estas palabras en tu corazón.

    RECAPITULANDO:

    En la primera parte Pablo ya nos reafirmó nuestro maravilloso llamado, quiénes somos, la fe que profesamos, lo que hemos obtenido en Cristo.

    Nos recordó que este mundo no es nuestro hogar, somos extranjeros y peregrinos, por lo tanto, hay padecimiento, porque no hay un lugar fijo dónde echar raíz, sencillamente aquí no vamos a permanecer, pero, ciertamente, esperamos un hogar, una tierra, un reino inamovible.

    Somos parte del reino de la luz, y tenemos un rey inmortal Jesucristo, quien nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo, quien quitó la muerte, sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

    Por lo cual hay oposición, dureza de corazón, incredulidad, hostilidad, somos soldados y estamos en batalla, somos atletas que necesitan estar en forma para mantenerse sanos, firmes en la fe, somos agricultores que trabajamos arduamente en una tierra dura enfrentando todo tipo de inclemencia para ver fruto.

    Pero, tenemos maravillosas promesas, por eso Pablo nos dice: soporta aflicciones, no te avergüences del evangelio, de Cristo, vale la pena terminar, esfuérzate en la gracia:

    2 Ti 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

    En esta la segunda parte, Pablo nos recuerda: hay falsos maestros, hay doctrinas equivocadas, hay una fe falsa, no salvadora, hay engaño, hipocresía, opositores, lobos vestidos de oveja que no perdonarán al rebaño, sino que harán mercadería de las ovejas.

    Estamos en el mundo de lo relativo donde ya no hay absolutos, las filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

    Falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo se han infiltrado en la iglesia, para destruir, opacar, o confundir la verdad. Por eso Pablo nos recuerda: no se metan en discusiones de palabras, filosofías y huecas sutilezas, no edifican, son como gangrena y conducen más y más a la impiedad, más bien Timoteo:

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

    Recuerda Timoteo: el Señor conoce a los suyos, y los suyos, todos aquellos que han invocado el nombre de Cristo están llamados a apartarse de iniquidad. Todo hijo de Dios, miembro del cuerpo de Cristo, está llamado a limpiarse de toda carnalidad para ser un instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.

    Y llenos de todo el fruto del Espíritu estamos llamados a corregir a los que se oponen, para que quizá Dios les conceda que se arrepientan y conozcan la verdad, y escapen del lazo del diablo, en quien están cautivos a voluntad de él.

    Las semanas pasadas aprendimos que vivimos en tiempos peligrosos, hoy en día no todo el que dice que cristiano o pastor lo es. Y eso lo determina el fruto, el carácter de la persona, el cuál es el que verdaderamente manifiesta nuestra identidad, quiénes somos, a quién pertenecemos, quién es verdaderamente nuestro Padre, Jesucristo dijo:

    Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Ahí mismo, más adelante dijo:

    Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

    Y Pablo nos dio una fotografía, un perfil para que, así como un investigador busca a una persona, nosotros también estemos alerta, cuidándonos, pero, no solo es una fotografía para ver a nuestro alrededor.

    También es un espejo para que con toda integridad nos observemos a nosotros mismos, y por la gracia de Dios nos limpiemos de lo que nos hace ver mal, hace ver mal a la iglesia y a nuestro Señor.

    Y Pablo no solamente refiriéndose a falsos pastores o líderes, sino a toda persona que dice profesar cristianismo, dice: Timoteo, debes saber esto, no lo pierdas de vista y entiéndelo: en los últimos días, los cuales estamos viviendo desde que Cristo vino a este mundo, murió y resucitó,

    Son tiempos peligrosos de vida o muerte, salvación o condenación eternas, son tiempos furiosos, difíciles, violentos, duros, trabajosos.

    La idolatría del yo, el egocentrismo, ha invadido la iglesia, se ha creído la mentira de que la causa de la infelicidad es que no me amo a mí mismo lo suficiente, tengo baja auto estima, lo cual es más bien la esencia del pecado. Amarme a mí mismo más que a todos, ponerme como el centro del universo, ser como dios, y entonces todo lo que importa soy yo.

    Un buen sector de la iglesia de nuestros días hecho a un lado a Cristo, a su Palabra, y en su lugar se ha puesto al ser humano como lo más importante, el cual reclama bendiciones y todo lo mejor para él, sin importarle lo que Dios realmente quiere, su voluntad.

    De esta idolatría al ego, dice Pablo: habrá gente amadora de sí misma, vanagloriosa y soberbia, blasfema, desobediente a los Padres, ingrata, impía, sin afecto natural, implacable, calumniadora, intemperante, cruel, aborrecedora de lo bueno, traidora, impetuosa, infatuada, amadora de los deleites más que de Dios.

    Y dice Pablo, cuidado porque todos ellos tienen, manejan un perfil evangélico, se visten, se mueven, hablan, tienen costumbres evangélicas, pero solo es pantalla, tienen conceptos, pero, no un carácter cristiano, no es gente realmente espiritual.

    Por lo mismo, su conducta, su manera de pensar y de vivir, su filosofía egocéntrica de vida negará el poder transformador de la verdad, de la gracia, de la fe genuina. A los cuales dice Pablo evítalos a toda costa, no te juntes con ellos, no te conviene.

    También aprendimos que no podemos darnos el lujo de permanecer débiles y vulnerables porque vamos a ser devorados, necesitamos confesar nuestros pecados y arrepentirnos para no caer en dureza de corazón, y en apostasía.

    Debemos cuidarnos de la seducción del pecado, la cual nos llevará a la rebeldía en contra de la verdad. Y por más que un falso creyente pretenda ocultarse, tarde o temprano saldrá la verdad a la superficie, y el mal será destruido, nos conviene creer y obedecer.

    El día de hoy va a cambiar el sabor, de un sabor de boca amargo, ahora tendremos un sabor más dulce, finalmente veremos el contraste, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo mantenernos seguros y no caer en semejante desobediencia? Hoy concluimos con nuestra mini serie: CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA (Parte 3). Demos lectura:

    I. Evita "al", y "lo" que no te edifica, y sigue el modelo bíblico a cualquier costo.
    2 Ti 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,
    Este, pero, es un hermoso contraste, Pablo está diciendo: Timoteo, hablando de ti, estamos hablando de una historia totalmente diferente. Me encantan este tipo de contrastes en la Biblia, por ejemplo, en Efesios 2, hablando de los hijos de ira, esclavos de pasiones y deseos, bajo el control del príncipe de la potestad del aire, y llega el contraste: "Pero Dios que es rico en misericordia".

    De la misma manera aquí, acabamos de tener una lista negra, una situación que es real, nos rodea, pretende oprimirnos, pero, me no contaban con la astucia del Señor, sí hay creyentes genuinos, siervos de Dios fieles, la Iglesia está vivita y coleando, hay un sector fiel como la iglesia de filadelfia que ha guardado su Palabra.

    Igual, dice Pablo: Tú Timoteo, no eres de ese grupo, has evitado este tipo de gente, los has denunciado, te has mantenido firme. Y, otra cosa que observo es que es algo que Timoteo ya ha hecho y sigue haciendo.

    Pablo no le está diciendo: "pero, tú Timoteo, ya deja de portarte mal ahora sí échale ganas, en esta sí te va a salir, la tercera es la vencida. No es así, Pablo se refiere a Timoteo como alguien que ya ha practicado una fe genuina desde tiempo atrás, le dice: has seguido, es un hecho.

    Así nosotros hermanos, es algo que debemos decidir, no podemos estar en medio, es algo que ya deberíamos estar procurando, obviamente no hablamos de perfección, eso solo llegará hasta que venga Cristo y seamos liberados de este cuerpo de muerte, pero, sí veo esta decisión de Timoteo de ser de Cristo.

    Misma decisión que nosotros debimos haber tomado el día que creímos, el día que tocamos fondo, que llegamos a la bancarrota moral y espiritual y le entregamos nuestras vidas al Señor, y dejamos de caminar en la dirección equivocada lejos de Dios, y comenzamos a seguir su luz, su Palabra, la cual fue una y una vez por todas.

    ¿Qué hizo Timoteo? Decidió seguir a Pablo, lo eligió, así como Pablo al caer de su caballo ese día rumbo a Damasco al verse como muerto delante del que él quería destruir, se entregó, y vivió para Cristo de ahí en adelante, y a su vez él mismo se convirtió en un modelo, dice la Palabra:

    1 Co 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.
    Pablo se entregó a Cristo, y entregarse a Cristo implica seguirlo, no te puedes decir cristiano si no estás siguiendo a Cristo, sus enseñanzas, su Palabra.

    Y seguirlo implica estar físicamente con la persona, vincularse a ella en las duras y en las maduras, sin abandonarle, no solo eso, seguirle intelectualmente, atender con diligencia su enseñanza y comprender plenamente el significado de lo que dice.

    Seguirle espiritualmente, no solo en sus palabras, sino poner en práctica sus ideas y ser la clase de persona que quiere que seamos, lo mismo a los discípulos de Cristo, eso significa ser discípulo, y todo creyente está llamado a serlo.

    No existe tal cosa como ser cristiano y no seguir a Cristo, y no tomarle en cuenta, y no ser un discípulo, mathetes, uno que aprende de su maestro. Necesitamos el patrón de creencias, de pensamiento y estilo de vida de Cristo, y de los que así le siguen.

    Y cuando haces esto, entonces Cristo nos transforma, y es cuando nos convertimos en un modelo digno de ser seguido, no por nuestro carisma, capacidad, o logros, Pablo tenía todo eso como basura, sino por el poder eficaz de la gracia actuando en él, transformándolo a la imagen de Cristo, y lo mismo a nosotros Dice Filipenses 3:

    Flp 3:17-18 Amados hermanos, tomen mi vida como modelo y aprendan de los que siguen nuestro ejemplo. 18 Pues ya les dije varias veces y ahora se los repito de nuevo con lágrimas en los ojos: hay muchos cuya conducta demuestra que son verdaderos enemigos de la cruz de Cristo. (NVI)

    Es decir, como lo hemos venido viendo dentro de la iglesia siempre vas a encontrar de los dos, probablemente van a ser los menos los dignos de imitarse, pero, aunque sea a uno, pero vas a encontrar a alguien digno de seguirse.

    Obviamente si tú andas en la carne jamás lo vas a identificar, y lo más probable es que cuando lo veas no lo vas a soportar, te va a caer mal, pero, no si estás buscando a Cristo, si estás buscando agradar al que te salvó.

    Por eso, comienza por poner tus ojos en Cristo, en su Palabra, conócelo, relaciónate con él íntimamente, hazlo el mejor de tus amigos, porque entonces, él te va a presentar a los suyos, y junto con ellos le van a traer gloria.

    Recuerda, Satanás no descansa, y siempre nos pone la tentación de seguir al que es carnal y desobediente, o al menos, según nosotros, no tan comprometido, porque nuestra carnalidad nos exige caminos fáciles.

    Entonces buscamos a gente que según nosotros está peor que nosotros, porque así no nos sentimos tan mal, y tenemos la ilusión de que no somos tan mundanotes como aquel, pero, al mismo tiempo todavía, aunque sea de panzazo, pero ahí estamos.

    Lo cual es un engaño, porque la Biblia no enseña grises hermanos, nosotros, queremos ver grises en ella para justificarnos, pero, Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas.

    En este capítulo tienes las dos fotografías, los dos perfiles, ya vimos el oscuro, ahora veamos el claro, encendamos la luz. Veamos el perfil de un líder piadoso, todos deberíamos o estar aprendiendo, o estar dando ejemplo de cómo se camina en Cristo. Y el primer ejemplo debe ser su relación con la Palabra, le dice:

    II. Sé un ejemplo en tu relación con la verdad.
    2 Ti 3:10a Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito
    1. Doctrina - Didaskalia
    Enseñanza, instrucción, ¿De qué? Obviamente de la Palabra, la verdad de Dios, ¿qué le acaba de decir?

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

    Más adelante le dirá: la Escritura te puede hacer sabio, toda la Escritura es útil…; le dirá: predica la Palabra. Timoteo vio a Pablo defender la verdad con su vida, modelársela no solo en palabra, sino en obra, y Timoteo retuvo la forma de las sanas Palabras que escuchó de Pablo en la fe y amor que es en Cristo Jesús.

    Nosotros debemos hacer lo mismo, lo siento, parezco disco rayado, pero, juzga por ti mismo, o es la palabra del hombre, o es la palabra de Dios, y perdóname, pero, yo voy a confiar en un Dios perfecto, no en un hombre y su filosofía imperfectas.

    Sé un discípulo fiel e íntegro, siguiendo la doctrina de la verdad, apréndela, entiéndela, aprende a discernir la mentira de la verdad conociendo la Escritura, y sigue a los que de la misma manera, la siguen y la enseñan diligentemente. Y dice:

    2. Conducta - Agogué
    Criar, modo de vivir, carácter, estilo de vida, comportamiento.
    La vida del maestro es su enseñanza, no puedes separar estas dos cosas, porque es por sus frutos que reconoces si algo es bueno o no lo es.

    No hay tropiezo más horrible que alguien a quien Dios le ha confiado su Palabra y este tropieza para ensuciar lo enseñado, para blasfemar el nombre de Dios, cuando un mensaje piadoso se contradice con una vida impía.

    Por eso sigue al que tiene ambas características, no te dejes llevar solo porque pareciera un gran maestro y sabe mucho, eso no es suficiente, el líder debe enseñar con su vida, con una conducta que hable de su enseñanza, y de lo siguiente, de su propósito:

    3. Propósito - Pródesis
    Propuesta, intención, deseo, designio, plan, voluntad, determinación.

    Checa cómo además de una sana doctrina y carácter cristiano también es importante el propósito, la intención, la determinación que mueve al maestro, o que te mueve a ti. Es básico tener motivos correctos para predicar servir al Señor, es importante que estés monitoreando las intenciones de tu corazón.

    ¿Qué pudo ver Timoteo de Pablo? Pablo dijo:

    Flp 1:21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

    Flp 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

    1 Co 9:16 Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

    Hch 20:19-21 He servido al Señor con toda humildad y con lágrimas, a pesar de haber sido sometido a duras pruebas por las maquinaciones de los judíos. 20 Ustedes saben que no he vacilado en predicarles nada que les fuera de provecho, sino que les he enseñado públicamente y en las casas. 21 A judíos y a griegos les he instado a convertirse a Dios y a creer en nuestro Señor Jesús. (NVI)

    Hch 20:26 Por tanto, hoy les declaro que soy inocente de la sangre de todos, 27 porque sin vacilar les he proclamado todo el propósito de Dios.

    ¿Qué movía a Pablo? ¿Cuál era la pasión que dirigía su corazón? Conocer a Cristo, defender la verdad de Cristo, darlo a conocer predicando el Evangelio y discipulando a los creyentes. Es muy importante que tengas la motivación, la inspiración correcta para seguir y servir al Señor, si no vas a tropezar. Si no es Cristo, su Palabra, darlo a conocer, y es algún motivo egoísta, tarde o temprano vas a tropezar.

    Pablo no servía al Señor por la fuerza, porque alguien más le tuviera que inflar la pelota, lo tuviera que manipular, nadie lo tenía que terapear, o asustar, o hacerlo sentir importante, o miserable para que sirviera, Pablo no necesitaba las gracias, atención, reconocimiento, o remuneración, no estaba buscando lo suyo, sino lo de Cristo.

    Y ¿sabes qué? Eso le daba la oportunidad de servir al Señor libremente, no tenía que estar esperando a tener mucha gente, poca gente, no le molestaba si le daban ofrenda o no, si lo reconocían como apóstol o lo maltrataban, si lo apedreaban o recibían su mensaje con gusto, si le abrían las puertas de casas ricas, o lo dejaban dormir en la calle.

    Pablo sabía a quién pertenecía y estaba entregado a su Señor, él le servía feliz y voluntariamente. Porque hay quienes no lo hacen, en la carta a los filipenses él mencionó:

    Flp 1:15-17 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

    Entonces, cuidemos también nuestros motivos, y sigamos a aquellos que sirven al Señor sin hipocresía, sinceramente, por amor al Señor y a su iglesia. Dice John McArthur:

    Esa fuerza impulsora interior crea una vida de integridad y fidelidad en la cual la verdad profesada es la verdad vivida. Cosas como las comodidades, el amor propio, el éxito personal, la promoción y la preservación personales ya no tienen trascendencia, y no deberían tenerla en alguien que vive para servir a Cristo.

    Lo siguiente que debes procurar es:

    III. Sé un ejemplo en carácter cristiano.
    2 Ti 3:10b fe, longanimidad, amor, paciencia
    Yo puedo ver claramente en estas cuatro cosas parte de las características del fruto del Espíritu. Pablo era alguien guiado, controlado por el Espíritu Santo. Eso es ser espiritual, no una actitud rara que parece más espiritualismo esotérico que una vida en verdadera libertad del Espíritu Santo. Dice Pablo me has seguido, has imitado:

    4. Fe - Pistis
    Lo cual más que fe salvadora, como fruto del Espíritu se refiere a fidelidad, confiabilidad. Pablo fue fiel en la obra que el Señor le encomendó. Esta carta es prueba de ello, Pablo supo que había terminado cuando la espada de Roma iba a cortar su cabeza.

    Pablo no dejaba las cosas a medias, no se amedrentó por amenazas, ni por latigazos, ni por hambre, cansancio, naufragios; por obra del Espíritu Santo se mantuvo fiel hasta el final y terminó la obra que Cristo le dejó. La idea es vivir con fidelidad la verdad que se profesa.

    5. Longanimidad - Makrothumia
    Macro - alargar, thumia - ira. Esta virtud es parecida a la paciencia, alguien que tarda en airarse, en frustrarse. Alguien inquebrantable que soporta el sufrimiento. Alguien resuelto y persistente en servir al Señor, que no se rinde ni se da por vencido, sin importar el costo. Dice John McArthur:

    Más que una actitud, es una forma de vida determinada y es una marca segura del cristiano que vive sin comprometer su devoción al Señor y a la obra de su reino.

    En otras palabras, Pablo no solo fue fiel en el ministerio que Dios le mandó, sino que lo hizo sujeto y sin jeta, sin renegar, sin reclamar, en otras palabras, a pesar del sufrimiento y las dificultades, no perdió el estilo, así como muchos comprenderemos. Busca a este tipo de personas y síguelas, busca ser este tipo de persona para que seas un modelo a seguir. Y dice:

    6. Amor - Agape
    Mucho hemos hablado de este amor, amor incondicional, sacrificial, desinteresado, que no busca lo suyo, no busca razones, sino que simplemente decide amar, servir, sacrificarse por los demás. La señal indudable de alguien lleno del Espíritu Santo, la prueba genuina de un verdadero discípulo de Cristo. Alguien así es digno de seguirse porque está imitando a Cristo.

    7. Paciencia - Hupomoné
    A diferencia de longanimidad, esta tiene más que ver con resistir peso, aguante alegre, perseverancia, constancia. Mientras que longanimidad es no perder el estilo específicamente con respecto a personas difíciles u hostiles, paciencia tiene más que ver con respecto a circunstancias difíciles.

    Perseverar con gozo porque sabemos que no estamos en nuestro hogar, y que ni la enfermedad, ni la carencia ni la falta de resultados, ni los problemas nos hacen dar pasos hacia atrás, sino al contrario, fortalecen nuestra fe y confianza en la esperanza eterna que tenemos en Cristo. Un discipulador con estas características es digno de imitarse, lo cual lleva a lo siguiente:

    IV. Sé un ejemplo no comprometiendo la verdad a pesar de las dificultades.
    2 Ti 3:11a persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido,
    Timoteo también siguió estas cosas de su maestro:
    8. Persecuciones - Diogmós
    Gente hostil a la verdad, judíos legalistas, paganos fanáticos se abalanzaron en contra de Pablo cuando él los llamó al arrepentimiento, a la fe en Jesucristo. Juntos sufrieron acoso y opresión que los hicieron huir. En los cuales hubo padecimiento:

    9. Padecimientos - pádsema
    Y a Timoteo le tocó sufrir estas persecuciones y padecer junto a Pablo, Timoteo vio y participó de aflicciones, adversidades, y dolor junto con Pablo. Y Pablo menciona estas tres ciudades, las cuales estaban en la región donde Timoteo había nacido.

    Timoteo vio cuando Pablo sanó al paralítico de nacimiento, cuando apedrearon a Pablo en Listra dándolo por muerto, y él se levantó y lejos de huir despavorido, entra de regreso a la ciudad y consuela a todos los creyentes, quizá chimuelo y mal trecho. Timoteo pudo ver en acción en la vida de Pablo lo que él mismo escribió:

    2 Co 1:6-7 Aun cuando estamos abrumados por dificultades, ¡es para el consuelo y la salvación de ustedes! Pues, cuando nosotros somos consolados, ciertamente los consolaremos a ustedes. Entonces pueden soportar con paciencia los mismos sufrimientos que nosotros. 7 Tenemos la plena confianza de que, al participar ustedes de nuestros sufrimientos, también tendrán parte del consuelo que Dios nos da. (NVI)

    Rom 8:17-18 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. 18 De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros.

    2 Co 12:9-10 pero él me dijo: "Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad." Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. 10 Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

    Pero, ¿te digo algo? De la misma manera que hubo persecución y padecimiento a Timoteo le tocó ver el poder de Dios en acción, en primera fila. Por eso dice Pablo:

    2 Ti 3:11b y de todas me ha librado el Señor.
    Y tú Timoteo, has sido testigo de eso, porque en medio de cualquier tribulación por causa de Cristo ningún cristiano está solo, la gracia de Dios se manifiesta de una manera poderosa.

    El Señor da gracia de acuerdo a la prueba por causa de la verdad, ¿se acuerdan de Sadrac, Mesac y Abednego? Ellos se negaron a adorar la estatua de Nabucodonosor, sí, fueron echados al horno de fuego extra calentado, al punto que los que los echaron fueron calcinados al hacerlo, pero ellos vieron el poder de Dios cuando Cristo caminaba con ellos dentro del horno, y ellos salieron sin siquiera oler a humo.

    Y hay muchos ejemplos de estos en la Biblia que sucedieron con gente que se paró en la raya confiando en Dios y su verdad. Dice la Palabra:

    Sal 34:19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.

    Si siempre estás en tu zona de confort, jamás verás el poder de Dios actuando, librándote, actuando sobrenaturalmente para darse a conocer, jamás verás el cielo abierto y los ángeles subiendo y bajando con las bendiciones del Señor.

    Jamás conocerás en realidad que él es fiel y que él es digno de ser seguido a pesar de persecuciones y tribulaciones por causa de la verdad. Ahora, esto no era exclusivo de Pablo y Timoteo, dice Pablo:

    2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;
    Dice Pablo, todos, y todos significa todos, todo aquel que decida tomar en cuenta a Dios, conocer la verdad, andar en amor y vivir en libertad con toda integridad y sinceridad, que decida negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a su Señor.

    El día que tú te decidas a vivir para el Señor con toda honestidad y con todo tu corazón, ese día estás tomando un camino exactamente al lado contrario que este mundo, y al mundo no le gusta, ¿por qué? Porque con la luz del evangelio reflejado en tu vida expondrás el pecado de aquellos que se sienten buenos, y que viven justificándose.

    Porque con la luz que hay en ti alumbrarás las tinieblas de muchos que quieren ver una vida congruente entre la verdad que predicas y la verdad que vives, y Satanás, el reino de las tinieblas querrá pararte. Jesucristo también lo dijo claramente:

    Jua 15:18-21 "Si el mundo los odia, recuerden que a mí me odió primero. 19 Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como a uno de los suyos, pero ustedes ya no forman parte del mundo. Yo los elegí para que salieran del mundo, por eso el mundo los odia. 20 ¿Recuerdan lo que les dije? "El esclavo no es superior a su amo". Ya que me persiguieron a mí, también a ustedes los perseguirán. Y, si me hubieran escuchado a mí, también los escucharían a ustedes. 21 Les harán todo eso a causa de mí, porque han rechazado a aquel que me envió. (NTV)

    Si vives centrado en ti mismo, sirviéndote más a ti mismo que al Señor, es difícil que vayas a sufrir por tu fe, porque igual, no representas mucha amenaza para Satanás, eres tibio, no tienes fruto, no estás haciendo mella en el reino de las tinieblas, pero, al mismo tiempo, eres de poco beneficio para la obra del reino de los cielos.

    Porque si bien no todos seremos difamados, aprisionados, torturados, o muertos por nuestra fe, de alguna manera el hecho de seguir a Cristo nos debe traer, sí o sí algún grado de oposición de parte del mundo, sea en tu trabajo, tus amigos, tu familia, pueda ser crítica, chisme, no sé, yo perdí a todos mis amigos, parte de mi familia se enojó conmigo, todavía el pararme firme en convicciones me cuesta a veces pleitos y demás.

    Pero, la realidad es que no puedes estar en medio, y sí tienes que hacer una decisión, o ser amigo del mundo, pero enemigo de Dios, o ser amigo de Dios, pero enemigo del mundo. Jesucristo dijo:

    Luc 6:20-23 Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. 23 Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.

    Luc 6:24-26 Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo. 25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

    ¿Viendo esto, de las palabras del Señor Jesucristo? ¿No te parece una total contradicción el evangelio de la prosperidad, el evangelio de tu mejor vida ahora, el evangelio que enseña que tú eres el centro y Dios tu ayudante?

    Date cuenta por qué es tan dañino Cristo no prometió ni promete una vida sin problemas, o llena de bendiciones temporales, si bien en ocasiones es parte de su plan, esas bendiciones temporales no son el tesoro de un creyente que conoce el único tesoro inamovible: Jesucristo.

    Un verdadero siervo de Cristo no está esperando, o no debería esperar que el mundo le aplauda, le reconozca o le remunere, sino todo lo contrario, un verdadero siervo del Señor sabe que su recompensa es Cristo mismo, que su tesoro, su hogar, su riqueza, no está en este mundo. Hebreos habla de aquellos que murieron sin haber recibido lo prometido, y dice de ellos:

    Heb 11:38 ¡El mundo no merecía gente así!

    Y nos da el contraste una vez más:

    2 Ti 3:13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.
    Los malos, aquellos de los que ya nos dio un perfil en los primeros versículos, los cuales son los impostores, cualquiera que pervierta la Palabra de Dios, dice Pablo, ellos irán de mal en peor, ellos ya quien influyan.

    Pensando que están siendo muy astutos engañando y aprovechándose de otros, no se dan cuenta que ellos mismos están cayendo en un engaño del cual no van a salir.

    Satanás no es amigo de nadie, él no hace pactos con nadie, no es buena onda, no tiene ningún solo pensamiento ni de bondad, ni de verdad, todo en él es mentira, corrupción, maldad, y su fin es terminar condenando aún a aquellos a los que azuza a practicar la maldad.

    La Biblia declara que no es como la gente piensa, que no hay otra manera de salir adelante si no es con mentira, tranza, injusticia, no es así, solo hay un vencedor y ese es Jesucristo, y los que con él estén, ¿qué dice el salmo 1?

    Sal 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. 3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

    Sal 1:4-6 No así los malos, que son como el tamo que arrebata el viento. 5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos. 6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas la senda de los malos perecerá.

    Dice el salmo 37:
    Sal 37:1-3 No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. 2 Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se secarán. 3 Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.

    V. Reten lo que has recibido de maestros fieles.
    ¿Qué tienes que hacer entonces Timoteo?
    2 Ti 3:14a Pero persiste tú
    Persiste, méno, significa quedarse, sea un lugar, estado, relación, o expectación dada. Haz escala, mora ahí, permanece, posa, no te muevas de lugar. Tú que realmente te has rendido a tu Señor, que has decidido ir contracorriente, ahí sí, ponte terco, no te dejes mover por nada.

    No te dejes engañar, ni desanimar, requieres esa permanencia hasta el final, así como Pablo terminó. Y me gusta el orden, dice: persiste, primeramente:

    2 Ti 3:14b en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
    Aprender es la palabra manthano, de donde viene la palabra mathetes, de la que hemos venido hablando, discípulo, uno que aprende, que pone atención, que invierte tiempo y esfuerzo en entender, que investiga y que observa, y que pone por obra para comprobar que lo que aprendió es verdad.

    Y de esa manera queda persuadido, pistóo, asegurado, convencido porque lo ha confirmado en su propia vida, ha experimentado la buena, perfecta y agradable voluntad de Dios, al comprometerse a entender la Palabra y ponerla por obra.

    Al ver afectada su vida con la verdad, entonces Timoteo sabe, eído, ha entendido, que de quien ha aprendido es verdaderamente de un creyente genuino, en este caso era Pablo.

    Si no has puesto atención, si solo vienes por venir, si no tomas seriamente como algo de vida o muerte, perdición o salvación, condenación o perdón y vida eterna lo que escuchas, jamás tendrás una convicción plena de la verdad.

    Seguirás siendo arrastrado por las convicciones equivocadas de un mundo que está en tinieblas y que no tiene idea de quién es, ni de lo que hace aquí porque ha ignorado a su creador, a su hacedor. Si se supone que el mundo nos aborrece, ¿por qué con tanta facilidad creemos, recibimos lo que nos vende?

    ¿Y por qué entonces nos cuesta tanto trabajo creer la verdad? Escuchamos la verdad, y decimos: suena fuerte, pero, quién sabe. Escuchamos una noticia o un rumor en los medios y nos mueve el tapete, somos capaces de casi perder la fe.

    Entonces, ¿de quién estás aprendiendo? ¿Quién estás permitiendo que sea tu influencia, tu maestro o discipulador? ¿Cuál es la verdad que estás aceptando? ¿No será más bien una mentira? Si de cualquier manera, este mundo y sus mentiras siempre te han fallado, jamás te han cumplido. ¿Qué dice en Romanos 12?

    Rom 12:1-2 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo. 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. (NTV)

    Es a Dios a quien necesitamos entregarnos como un sacrificio, pero no un sacrificio muerto, inerte, sino vivo, solo tenemos una vida, y es un ratito, y no es para que vivamos como esos falsos maestros, como esos falsos creyentes egocéntricamente, enfocados en nosotros mismos, es un sacrificio vivo, es poner nuestras vidas, comenzando por la decisión plena de entender.

    Y nos dice la manera: deja de correr en la corriente de este mundo, deja de bailar al son que este mundo te toca, primeramente, deja que la Palabra transforme tu entendimiento, y no es algo que sucederá por ósmosis, o como algo místico, por arte de magia, no, necesitas poner tu decisión y todo tu entendimiento, para que entonces aprendas a conocer la voluntad de Dios.

    Y la única manera de comprobarla y quedar convencido como Timoteo es cuando la pongas por obra, no antes, lo vimos este jueves y la semana pasada.

    La fe no dice ver para creer, la fe verdadera dice cree para que puedas ver. Y no es una fe ciega, no es el clásico "salto de fe", el cual ni es cristiano, ni es bíblico. Es confiar en Dios, en su Palabra, en lo que él ha dicho, de ahí viene la confianza, y es ahí donde saltamos, si quieres llamarlo así.

    Es una decisión de confiar en Dios y de entregarnos a él pase lo que pase, a su voluntad, a su Palabra, pero, si no pones atención, si no te dispones a aprender de algún hermano que ya haya recorrido el camino, si tú mismo no dejas de pretender vivir tu fe a través de la fe de otro, jamás tendrás una convicción propia que te lleve a vivir una vida para tu Señor, y no para ti mismo.

    La única manera de comprobar que la voluntad de Dios es buena, perfecta y agradable es si la obedeces, si la pones por obra, entonces es que tendrás esta convicción de vida, seguirás al Señor como Pablo, con un propósito correcto, a pesar de cualquier persecución o dificultad.

    Pero, si te obstinas en obedecer tu perverso corazón, y siempre estás pensando: "No, qué tal si dejo una relación fornicaria y me quedo soltera para siempre", "qué tal si le exijo que nos casemos como Dios manda y me deja y me quedo sola",

    "Qué tal si comienzo a pagar impuestos como Dios manda y en el año me quedo corto, y ya no voy de vacaciones, o no me alcanza para todos mis gastos", primero que Dios me bendiga, ya que me esté yendo mejor lo obedezco.

    No va a suceder, vas a ir de mal en peor y jamás vas a avanzar, jamás vas a entender, y seguirás siendo presa de tu perverso corazón y seguirás siendo arrastrado por rumores, influenciado por gente malvada, impía que solo está interesada en tener mayor raiting.

    Hay mil y una justificación que tenemos para no obedecer, simplemente no nos disponemos a poner atención, pero, así jamás podrás ver la bendición de Dios, así jamás verás la mano de Dios moviendo circunstancias, corazones, dejándote con la boca abierta y postrado en agradecimiento y adoración por comprobar que, en efecto, él es Dios, y solo él. Mira lo que dice Juan 7:

    Jua 7:17 Todo el que quiera hacer la voluntad de Dios sabrá si lo que enseño proviene de Dios o sólo hablo por mi propia cuenta.

    Te es necesario comenzar por querer hacer la voluntad de Dios para comprobar quién es Cristo, Cristo no es un ídolo, es el Dios todopoderoso, que vive y reina por los siglos de los siglos, no es tu achichincle, no es tu genio de la lámpara, no es tu ayudante de conveniencia, él es Dios, y nosotros sus súbditos.

    Necesitas dejar de persistir en la necedad, y comenzar a persistir en lo que has escuchado, algunos durante años, otros meses, pero, no han puesto atención. Conviértete en un modelo bíblico digno de seguirse, deja la tibieza y decídete a ver a Dios en todo su poder respaldando tu vida verdaderamente cristiana.

    Te voy a dejar con unos textos para cerrar y para que oremos:

    1 Ts 1:6-7 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, 7 de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.

    Efe 5:1-2 Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, 2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.

  • Jan 7, 20182 Timoteo 3:6-9 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia Parte 2
    Jan 7, 2018
    2 Timoteo 3:6-9 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia Parte 2
    Series: 2 Timoteo

    CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA
    (Parte 2)
    2 Timoteo 3:6-9

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Esta carta es del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo escribe a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    Para este momento Pablo ha sido encarcelado por Nerón, y sentenciado a muerte por su fe en Jesucristo, acusado de traición y junto con todos los cristianos, haber quemado Roma. Pablo ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe.

    La 2ª carta a Timoteo son las últimas palabras de Pablo a punto de ser ejecutado a un Timoteo desanimado, acobardado, a quien anima, instruye y exhorta a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, sabía que era posible terminar bien, y en esta carta nos da principios básicos para lograrlo. Porque de la misma manera que Pablo, cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, y no es fácil, dice la Palabra:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    Y no es que sea difícil porque el evangelio sea difícil de entender, o la salvación difícil de alcanzar, Cristo ya conquistó todo eso para nosotros en la cruz del calvario, el camino está trazado, la puerta está abierta, la cena está servida, hay perdón, hay reconciliación, la fidelidad de Dios es inquebrantable.

    El problema es que no todos están dispuestos a negarse a sí mismos, a abandonar sus tinieblas, se aman demasiado, aman demasiado sus tinieblas, no todos deciden que perseverar en la gracia valga la pena, pero con seguridad, todo aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    No todos juzgan digno el Evangelio de creer tanto como para abandonar sus vidas y encontrar vida eterna en Cristo, no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

    Además de que, hasta que no venga Cristo seguiremos en una batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, rodeados de pecadores en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, luchando contra nuestro enemigo Satanás que sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Y, para poder vencer contra un mundo que aborrece la fe y la verdad y brillar como luminares, necesitamos permanecer y perseverar en la fe, y esto requiere de fe y decisión, no es fácil.

    Y Pablo, a punto de graduarse, como un testigo fiel nos dice en esta carta: hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final. Si te gustaría terminar la carrera ganando la batalla y guardando la fe, necesitas poner atención y atesorar estas palabras en tu corazón.

    RECAPITULANDO:

    En la primera parte Pablo ya nos reafirmó nuestro maravilloso llamado, quiénes somos, la fe que profesamos, lo que hemos obtenido en Cristo.

    Nos recordó que este mundo no es nuestro hogar, somos extranjeros y peregrinos, por lo tanto, hay padecimiento, porque no hay un lugar fijo dónde echar raíz, sencillamente aquí no vamos a permanecer, pero, ciertamente, esperamos un hogar, una tierra, un reino inamovible.

    Somos parte del reino de la luz, y tenemos el rey inmortal Jesucristo, quien nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, o conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo, quien quitó la muerte, sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

    Para lo cual hay oposición, dureza de corazón, incredulidad, hostilidad, somos soldados y estamos en batalla, somos atletas que necesitan estar en forma para mantenerse sanos, firmes en la fe, somos agricultores que trabajamos arduamente en una tierra dura enfrentando todo tipo de inclemencia para ver fruto.

    Pero, tenemos maravillosas promesas, por eso Pablo nos dice: soporta aflicciones, no te avergüences del evangelio, de Cristo, vale la pena terminar, esfuérzate en la gracia:

    2 Ti 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

    Ahora estamos en la segunda parte, en la cual Pablo nos recuerda: hay falsos maestros, hay doctrinas equivocadas, hay una fe falsa, no salvadora, hay engaño, hipocresía, opositores, lobos vestidos de oveja que no perdonarán al rebaño, sino que harán mercadería de él.

    Satanás es el príncipe de la mentira, vivimos en el mundo de lo relativo, en filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, no hay absolutos, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

    Falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo infiltradas en la misma iglesia, de una manera u otra, Satanás se infiltra en la iglesia para destruir, opacar, o confundir la verdad.

    Por eso Pablo nos recuerda, no se metan en rollos de palabras, de filosofías y huecas sutilezas, las cuales son como gangrena y lejos de ayudar, conducen más y más a la impiedad, más bien:

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

    Recuerda que el Señor conoce a los suyos, y los suyos están llamados a apartarse de iniquidad, todos aquellos que han invocado el nombre de Cristo.

    Todo hijo de Dios, miembro del cuerpo de Cristo, está llamado a limpiarse de toda carnalidad para ser un instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.

    Y llenos de todo el fruto del Espíritu estamos llamados a corregir a los que se oponen, para que quizá Dios les conceda que se arrepientan y conozcan la verdad, y escapen del lazo del diablo, en quien están cautivos a voluntad de él.

    El día de hoy vamos a continuar con el capítulo tres, el cual nos recuerda que hoy en día no todo el que dice que cristiano o pastor lo es. Aprendimos que nuestro carácter verdaderamente manifiesta nuestra identidad, quiénes somos, a quién pertenecemos, quién es verdaderamente nuestro Padre.

    Los primeros versículos de este capítulo nos mostraron la realidad de nuestros tiempos, vivimos en tiempos peligrosos, Jesucristo dijo:

    Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Ahí mismo, más adelante dijo:

    Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

    Pero, tenemos suficiente luz, hay suficientes recursos, poder, capacidad de parte de Dios para mantenernos a flote en una sociedad hundiéndose; hay maneras de vivir haciendo la voluntad de Dios, de ser conocidos por él y verdaderamente conocerle, en Cristo hay victoria.

    Por eso hoy continuamos con el mensaje: CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA (Parte 2). Demos lectura desde el versículo 1.

    En primer lugar, vimos que no debemos ignorar los tiempos peligrosos en los que vivimos, hoy más que nunca no solo existe un rechazo descarado a la verdad, sino que, se promueve, se premia, se vitorea a los que blasfeman a Dios y su verdad.

    Y lo peor es que, mucha de esta gente tiene apariencia de piedad, falsos creyentes, falsos maestros, falsas doctrinas se están predicando desde púlpitos.

    Hoy en día el pecado no solo es tolerado en las iglesias, sino igualmente practicado, o al menos no señalado, todo por ignorancia voluntaria y en el nombre de un amor y una fe falsos. Eso es lo más peligroso: puedes ser un mundano, idólatra y andar entre creyentes, o pensando que lo eres, o pretendiendo engañar a todos, engañándote a ti mismo.

    Y ya vimos varias cosas de las que debemos cuidarnos, y si identificamos alguna de ellas en nosotros, entonces debemos arrepentirnos y pedirle al Señor que nos limpie. Y Pablo no solamente se refirió a falsos pastores o líderes, sino a toda persona que dice profesar cristianismo. Por eso son tiempos peligrosos, que debemos saber reconocer.

    El problema no solo es la falsa doctrina, sino la hipocresía, y todos somos susceptibles, a ella, por eso debemos cuidarnos, Pablo nos dice: debes saber esto, no lo pierdas de vista y entiéndelo:

    En los últimos días, los cuales se están viviendo desde que Cristo vino a este mundo, murió y resucitó, la maldad ha ido en aumento, el mundo va en decadencia,

    Son tiempos peligrosos de vida o muerte, salvación o condenación eternas, son tiempos furiosos, difíciles, violentos, duros, trabajosos. El consejo de Dios siempre ha sido desagradable, inaceptable y hasta repugnante para la humanidad incrédula, egocéntrica y mundana.

    La idolatría del egocentrismo, del yo, ha invadido la iglesia, se ha creído la mentira de que la causa de la infelicidad es que no me amo a mí mismo lo suficiente, tengo baja auto estima, lo cual es más bien la esencia del pecado, el pecado de Satanás, amarme a mí mismo más que a todos, ponerme como el centro del universo, ser como dios, y entonces todo lo que importa soy yo.

    Un buen sector de la iglesia de nuestros días hecho a un lado a Cristo, a su Palabra, y en su lugar se ha puesto al ser humano como lo más importante, el cual reclama bendiciones y todo lo mejor para él, sin importarle lo que Dios realmente quiere, su voluntad.

    Por eso dice Pablo: Habrá gente amadora de sí misma, la cual se tiene a sí misma como Dios, de lo cual surgirá el resto de la lista, gente que amará el dinero, raíz de todos los males, gente la cual sus deseos son su dios, y solo piensan en lo terrenal.

    Gente vanagloriosa y soberbia, fanfarrona, que busca ser el protagonista de todo y en todo, que se siente más alta que los demás, haciendo un altar de sí mismos, lo contrario a la mansedumbre y la humildad que caracterizaban a nuestro Señor Jesucristo.

    Maestros blasfemos, que hacen daño, difaman, calumnian el nombre, el carácter de Dios, con sus falsas doctrinas y su conducta mundana. Desobedientes a los Padres, en pocas palabras que no respetan ninguna autoridad, rebeldes y tercos que solo siguen su perverso corazón.

    Gente ingrata, que piensa que lo merece todo, que dios y todos los demás están a su servicio, y si le dieron algo, es porque lo merecía, gente insatisfecha, inconforme, siempre poniendo en duda la bondad, la generosidad, las intenciones de un Dios bueno.

    Gente impía, irreverente, profana, no santa, que no le interesa Dios ni mucho menos lo que él piense, porque solo se importa a sí mismo. Sin afecto natural, gente tan centrada en sí misma que ni su propia familia es importante.

    Implacable, lo cual significa alguien que no perdona, si me la hiciste me la pagas, perdono, pero no olvido, cuando un hijo de Dios debería ser caracterizado por la misericordia y el perdón, así como nuestro Señor Jesucristo.

    Calumniadores, gente acusadora, chismosa, que no le importa dañar la reputación de su hermano, que jamás da el beneficio de la duda, que siembra discordia entre hermanos y no calla su boca, no la cuida.

    Gente intemperante, sin control propio, esclava de sus paciones y deseos, como un auto en bajada sin frenos que se estrella con lo primero que se le atraviesa.

    Por lo mismo, gente cruel, que no se toca el corazón para destruir al hermano, su reputación, ni la reputación de su Señor, sin el menor amor por los demás.

    Maestros y gente aborrecedora de lo bueno, enemigos del bien, opositores de lo que es correcto, lo cual les parece imposible y ridículo, saben lo que deben hacer, lo que es buen, pero eligen oponerse.

    Traidores, es decir, sin el menor sentido de lo que es la lealtad, cuidando lo suyo, su comodidad, su reputación, sus posesiones a cualquier costo, sin importar si tienen que entregar a su propia madre, mucho menos a Cristo y convicciones correctas.

    Sin el menor sentido de la lealtad genuina, solo mirando por lo propio, y no por lo de los demás, obviamente al ser amadores de sí mismos.

    Impetuosos, el clásico que dice lo que siente, que se deja llevar por sus emociones, precipitado, irracional, temerario, arrebatado, obstinado, que con toda desvergüenza dice: así dice el Señor, aunque sea algo torcido, o claramente vaya en contra de la verdad.

    Infatuados, inflados, hinchados de orgullo, que han perdido el piso, y ahora quieren que les llamen los ungidos, intocables, los socios del Dios altísimo, los dueños y administradores de la unción y la revelación divinas.

    Amadores de los deleites más que de Dios, los que viven solo para satisfacer sus propios deseos y apetitos, todo a su alrededor tiene este propósito, de donde surge nuestra palabra hedonista.

    Gente que ama por sobre todas las cosas su comodidad, buena comida, satisfacción sexual, y no solo eso, sino lo anterior, encuentra deleite en la calumnia, la crueldad, la traición.

    Y dice Pablo, cuidado porque todos ellos tienen, manejan un perfil evangélico, se visten, se mueven, hablan, tienen costumbres evangélicas, pero solo es pantalla, tienen conceptos, pero, no un carácter cristiano.

    Por lo mismo, su conducta, su manera de pensar y de vivir, su filosofía egocéntrica de vida negará el poder transformador de la verdad.

    Por eso debes escoger a quién influenciará tu vida, dice Pablo, evítalos, aléjate de este tipo de personas, se ven religiosos, pero realmente son enemigos de la cruz, no conocen al Señor. No te metas con esta gente, evádela, no te conviene.

    Terminemos hoy la lista, Pablo nos dará más características de estas personas para poder cuidarnos de todas estas cosas y poder caminar contra corriente en integridad y obediencia.

    Pablo nos da un ejemplo del fruto de estas personas, ensimismadas, ¿qué hacen? Con engaños se aprovechan de las mujeres débiles y vulnerables. y tengo mi primer punto:

    I. No puedes darte el lujo de permanecer débil y vulnerable porque vas a ser devorado.
    2 Ti 3:6a Porque de éstos
    Es decir, esta característica no aplica a todos los falsos maestros, pero, es una de ellas. ¿Qué hacen estos falsos maestros y falsos creyentes?

    2 Ti 3:6b son los que se meten en las casas y llevan cautivas
    Meterse en las casas habla de hacerlo con engaños, furtivamente, a hurtadillas, sin ser detectados, Simulando ser cristianos se meten en hogares no para ayudar, sino para destruir, y su blanco, en el caso de estos falsos maestros, son mujeres vulnerables, a las cuales terminan apresando en mayor pecado. Dice en Judas:

    Jud 1:4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

    Teniendo el entendimiento entenebrecido y la conciencia cauterizada, su fin es auto satisfacerse a cualquier costo, con astucia y engaño capturan, esta palabra significa capturar, tomar cautivo, hacer preso, hacer prisioneras de guerra.

    Pablo nos está dando una imagen clara de un depredador, el cual va en busca de los más débiles y vulnerables para capturarlos y devorarlos. Ahora, ¿detrás de qué tipo de personas andan estos depredadores?

    II. Necesitas confesar tus pecados y arrepentirte porque ese es el camino más directo a la apostasía.
    2 Ti 3:6c a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias.
    Pablo se refiere a cierto tipo de mujeres, las llama gunaikárion, literalmente mujer pequeña, pero, no de estatura, sino es un término para referirse a una mujer necia, débil en un aspecto moral, alguien carente de voluntad, fácil de engañar, una mujer insensata.

    ¿Quién es este tipo de mujer? Aquellas que no han rendido sus vidas a Cristo, lo cual requiere confesión y arrepentimiento, por lo tanto, cargan con sus pecados, con la culpa; su mismo pecado las ha hecho esclavas de su naturaleza pecaminosa emocional y espiritualmente.

    Son mujeres débiles moralmente y en la verdad, y el peso de sus pecados y la culpa las hace aún más vulnerables a religiosidad y a falsas doctrinas, buscar doctrinas que no les recriminen su pecado, y que las haga sentir al mismo tiempo espirituales. ¿Recuerdan a Eva? Dice Pablo a los corintios:

    2 Co 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

    Si bien este tipo de mujeres no son creyentes genuinas, así como los falsos maestros, es importante que los creyentes nos cuidemos, nos examinemos, Pablo les decía a los corintios que eran muy carnales:

    2 Co 13:5 Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! (NVI)

    Es muy importante mantenernos delante del espejo de la Palabra de Dios, y dejar con toda integridad y honestidad que ella nos juzgue, y al mismo tiempo que nos lave, nos corrija, nos instruya, nos transforme, porque es fácil auto engañarnos, es fácil de pronto sentirnos como el fariseo que pensaba que hablaba con Dios, pero estaba hablando consigo mismo y se sentía mejor que el publicano, decía:

    Luc 18:10-14 «Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros—ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.” 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!” 14 »Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa justificado ante Dios. (NVI)

    Así, estas mujeres son engañadas con falsa doctrina, por falsos maestros, y si crecieron en la iglesia, son especialmente susceptibles a falsas ideas que les hacen sentir como cristianas, pero, al no conocer la Palabra, y por no abandonar su pecado, quedan indefensas y sin discernimiento en contra de falsa doctrina, impía.

    Dice Pablo:
    2 Ti 3:7a Estas siempre están aprendiendo,
    Están alerta de la última moda de cualquier doctrina falsa, pero ignoran la verdad voluntariamente. Por ejemplo, puede ser legalismo, el cual les es atractivo porque solo se enfoca en el desempeño externo.

    Y para una persona que vive una religión, y realmente no ha nacido de nuevo, el legalismo es perfecto porque el legalismo nos promete justificarnos delante de Dios con tan solo adquirir ciertas formas externas y cumplir con ciertas normas de comportamiento, el legalismo no exige sinceridad de corazón, es cumplir requisitos externos.

    De la misma manera, estas mujeres pasando de un falso maestro a otro, de un grupo a otro siempre están aprendiendo, sucede lo que estudiaremos en el siguiente capítulo, dice Pablo:

    2 Ti 4:3-4 Porque va a llegar el tiempo en que la gente no soportará la sana enseñanza; más bien, según sus propios caprichos, se buscarán un montón de maestros que solo les enseñen lo que ellos quieran oír. 4 Darán la espalda a la verdad y harán caso a toda clase de cuentos. (DHH)

    Su problema no es que no estudien, sino que no ponen atención, no les interesa lo que la Biblia, la Palabra de Dios diga, sino solo aquello que suena interesante, supersticioso, esotérico, o muy vanguardista, nada que les incomode, o que las llame a la obediencia. Por lo mismo, sucede algo:

    2 Ti 3:7b y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.
    Interesante, checa no dice: les es muy difícil; no, dice: nunca, jamás, ni siquiera una vez, llegan a la epígnosis, reconocer, discernir totalmente, un pleno conocimiento de la verdad. No llegan a entender, comprender y discernir la verdad del Evangelio.

    Pero, es interesante cuál es la razón: no existe fe salvadora en este tipo de personas; ¿por qué? Porque es gente que no ha nacido de nuevo, que no ha nacido del Espíritu Santo, sigue en sus pecados.

    Ahora, definamos la fe en Cristo; la fe no solo implica un conocimiento intelectual, no es mera información que tengo en la cabeza: Sí, sé que existe Dios, que Jesucristo vino, vivió y resucitó, por lo mismo vengo a la iglesia una vez a la semana y cumplo con Dios.

    No, la fe implica plena confianza, en lo que Dios ha dicho y ha dejado escrito en su Palabra, la cual es la última autoridad en toda situación.

    La Biblia habla en diferentes lugares acerca del concepto de obedecer a la fe, es decir, la fe implica no solo dar un voto de confianza, sino que, implica también rendición total, rendirme a la verdad, rendir mis convicciones equivocadas, mi vieja manera de vivir, dejar que ésta quede crucificada juntamente con Cristo, y yo morir a mí mismo.

    El mundo incrédulo dice: ver para creer; pero, la Biblia nos enseña lo contrario necesitas creer, confiar para poder verdaderamente ver. El mundo incrédulo dice ver para creer, el creyente sabe que solo creyendo es que puede ver.

    Por eso es imposible que alguien que no se ha rendido a Cristo, entienda en realidad el Evangelio, para él es locura, y ojo, puede como estas mujercillas vivir una religión, y hasta creerse espiritual, cuando en realidad está siendo arrastrado aún por sus pasiones desordenadas.

    Por eso, si dices: es que yo vengo y vengo a la iglesia y no entiendo nada; pregúntate porqué estás aquí, que te tiene en este lugar, si en lo más básico de la fe, ya te has arrepentido, ya has confesado poniéndote de acuerdo con Dios, llamando blanco a lo que él llama blanco, o negro, a lo que él llama negro.

    Pregúntate si ya te has rendido a la verdad, si ya justificaste a Dios y dejaste de justificarte a ti mismo, si ya paraste de decir: “no se puede”, “no soy tan malo”, “no es para tanto”, “poco a poco”. Si en verdad ya dijiste: “Dios tú eres verdad, tu Palabra es verdad”, “seas tú veraz y todo hombre es mentiroso, comenzando por mí”.

    Yo no soy lo que yo creía, o lo que yo creía ser, ahora sé que soy un pecador, y que si merezco algo es la muerte, la condenación eterna, pero tú eres un Dios bueno que no quieres que me pierda. Reconozco que separado de ti nada puedo hacer, reconozco que haga lo que haga jamás, ni con mil vidas podría pagar lo que mis pecados merecen.

    Entiendo que mis mejores obras para ti son como trapos de inmundicia, reconozco que lo único que aceptarías es perfección total, y esa perfección total solo la puedo encontrar en Cristo, quien me ofrece perdonarme, justificarme, vestirme con su perfecta justicia, y eso es totalmente injusto, pero por gracia me lo ofreces, y por fe lo recibo, creo, soy tuyo.

    Entonces es que podrás ver, entender, conocer al Señor, en Cristo jamás es ver para creer, es creer, confiar, para recibir vida nueva, vida eterna, y entonces tener ojos para ver.

    Si tienes pecados ocultos, si te niegas a abandonar tus ídolos, tus obras pecaminosas, jamás entenderás la verdad, jamás llegarás al conocimiento pleno de la verdad; y ojo, esto no es algo que obtengas gradualmente, por eso mira los términos: siempre, nunca. No dice: poco a poco, o tal vez.

    No mis hermanos, blanco o negro, o eres, o no eres, o lo tienes, o no lo tienes. Si no te ha caído el veinte todavía, checa si sigues aferrado a tu ego, a ti mismo, al yo, y realmente no te has rendido al Señor, a la verdad. Porque esta es la voluntad de Dios, ya lo vimos en la carta anterior y también en esta:

    2 Ti 2:25-26 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

    1 Ti 2:4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

    Esto fue lo que Jesucristo oró, él dijo:

    Jua 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

    En Hebreos podemos ver esta realidad confirmada, en la vida de los Israelitas, que vieron todas las obras magníficas de Dios, todos ellos vieron pero no creyeron, decidieron que Dios no era confiable, y que era mejor la vida de esclavitud en Egipto.

    Vieron abrirse el mar en dos, cruzaron en seco por en medio del mar, vieron salir el agua de la roca, la columna de fuego por la noche, la nube de día, vieron el monte arder y temblar, incluso escucharon la voz ensordecedora del creador, retumbando toda la tierra, sin embargo, dice:

    Heb 4:2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.

    Chequemos otra versión de este mismo texto:

    Heb 4:2 Porque nosotros recibimos el anuncio de la buena noticia, lo mismo que ellos; pero a ellos no les sirvió de nada el oírlo, porque no se unieron por la fe con los que habían obedecido al mensaje. (DHH)

    Entonces, para poder llegar al conocimiento de la verdad, necesitamos dejar de amar nuestras tinieblas, es decir nuestras malas obras, y venir a la verdad para ser limpiados, si no seremos como estas mujeres, o como estos hombres, cauterizados para recibir la verdad, y dice Pablo:

    Y observemos porque son dos caras de la moneda, por un lado, falsos maestros, depredadores, pero, por otro lado, gente carnal, arrastrada por su pecado, ambos, falsos maestros y falsos creyentes que terminan lastimándose, destruyéndose mutuamente. Y Pablo regresa a los falsos maestros, dice:

    III. Necesitas cuidarte de la seducción del pecado, la cual te llevará a la rebeldía en contra de la verdad.
    2 Ti 3:8a Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad;
    En ningún lugar de Éxodo, ni del AT se encuentran estos nombres, pero, según la tradición judía, Janes y Jambres fueron los sabios y hechiceros que duplicaron muchos de los milagros que el Señor hizo por medio de Moisés en la corte de faraón.

    Y es interesante el significado de estos nombres, los cuales quizá se les dieron a estos hombres para mostrar lo que está detrás de resistir a la verdad, y no permite llegar al conocimiento de la verdad:

    Janes significa: quien seduce; y Jambres significa: quien se rebela. El pecado seduce y lleva a la rebelión en contra de la verdad, sucede lo que dice Juan en su Evangelio:

    Jua 3:19-21 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere. (NTV)

    La luz es la Palabra, es la verdad que me dice quién realmente soy, y quién realmente es Dios, pero la gente prefiere sus tinieblas, renunciando a la verdad, quedando voluntariamente ignorantes de Dios, lo cual no los justifica, al contrario, los condena.

    Porque no es que no haya suficiente testimonio de la verdad, de hecho, el Espíritu Santo está constantemente queriendo convencer a las personas de pecado, de juicio y de justicia.

    Es decir, a través del Evangelio predicado por la iglesia, constantemente está diciendo: eres pecador, estás en problemas con Dios el creador, eres culpable, eres reo de muerte, porque la paga del pecado es muerte, porque por cuanto has pecado estás destituido de la gloria de Dios, porque no eres un hijo de Dios, ni Dios es tu padre, eres hijo de ira, y Satanás es tu padre.

    Pero, en Cristo el pecado ya ha sido juzgado, y si crees lo anterior puedes recibir perdón de pecados, reconciliación con Dios, y recibir la justicia de Dios en Cristo, quien la compró para nosotros, una correcta relación con Dios, adopción como sus hijos.

    Sin embargo, el incrédulo voluntaria, desobediente y malignamente decide cerrar los ojos de su corazón, y piensa que, por decir, ¡yo no oigo soy de palo tengo orejas de pescado!, verdaderamente va a llegar con Dios y le va a decir: Yo no supe, no me puedes condenar porque ni cuenta me di, ¿a poco me hablaste?

    Para nada, Satanás es el príncipe de la mentira, y nos engaña, y delante de Dios nadie se podrá justificar, él es Dios, él es verdadero, y no hay ningunas tinieblas en él, delante de él toda rodilla se doblará sea por una decisión de haberse previamente rendido, o como un enemigo rechinando los dientes, sin ninguna otra opción que quedar humillado bajo el único Dios Todopoderoso, verdadero y justo.

    Estos hombres Janes y Jambres, seducción y rebelión, no solo resistieron la verdad hablando mentira, sino que imitaron los milagros de Moisés, claro, hasta cierto punto, donde ya no pudieron hacerlo, y dijeron a Faraón: esto es dedo de Dios; cuando Moisés convirtió la tierra en piojos, en Éxodo 8:16-19.

    Por eso no podemos pretender alimentar nuestra fe con milagros, o con cosas espectaculares, prodigios, porque muchas de esas cosas las puede hacer Satanás y sus servidores, ya lo leímos, los falsos maestros hacen milagros, profetizan, echan fuera demonios, cosas espectaculares, pero Dios los desconoce. También dice la Escritura:

    Mat 24:24 Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar,

    2 Ts 2:9-10 En cuanto a ese malvado, vendrá con la ayuda de Satanás; llegará con mucho poder, y con señales y milagros falsos. 10 y usará toda clase de maldad para engañar a los que van a la condenación, porque no quisieron aceptar y amar la verdad para recibir la salvación.

    2 Co 11:13-15 pues no son más que falsos apóstoles y engañadores que se disfrazan de apóstoles de Cristo. 14 y esto no es nada raro, y a que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz; 15 por eso resulta muy natural que sus servidores pretendan aparecer como defensores de la justicia. ¡Pero habrán de terminar como sus hechos merecen!

    Por eso la única ancla segura es la verdad del Evangelio, no la emoción, no experiencias extrasensoriales de que vi luces, o sentí un calor que recorrió mi cuerpo, o tuve visiones, o todo ese tipo de cosas que muchas veces se buscan para decir que el Espíritu estuvo presente.

    Satanás puede con toda facilidad producir todo tipo de cosas que mueven nuestras emociones y sentimientos, pero, es algo carnal, no es espiritual. ¿Cómo lo sé? Porque mucha de la gente que va a la iglesia buscando estas cosas, solo es más legalista, pero está caracterizada por todo tipo de obras de la carne: celos, contiendas, divisiones, adulterios, etc.

    Cuando la verdadera obra del Espíritu Santo es llevarnos a Cristo, transformarnos a su imagen, llevarnos a amar la verdad, a desear obedecer, a glorificar el nombre de Cristo, a adorarlo, a morir a nosotros mismos, nos llena de todo su fruto, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, dominio propio.

    Nos lleva a entender la verdad, llegamos al conocimiento pleno de la verdad por el Espíritu Santo que nos recuerda las palabras de nuestro Señor Jesucristo, nos da convicciones para vivir la vida que agrada a Dios, y entonces conoceos la verdad, y la verdad nos hace libres de ser arrastrados por nuestros pecados.

    Porque el que peca es esclavo de su pecado, nadie que se diga lleno del Espíritu Santo puede ser esclavo del chisme, de la envidia, del orgullo, el resentimiento, alguien así no es libre, y donde está el espíritu ahí hay libertad, lo he dicho otras veces, libertad en el Espíritu no es hacer la víbora del amar en la iglesia, no es hacer zumba en la alabanza, ni gritar descontroladamente, ni convulsionarse, o caerse para atrás.

    La libertad que el Espíritu Santo da, es libertad del pecado, libertad para adorar a Dios a Jesucristo el Salvador sin ningún estorbo que un pecado arraigado pueda estorbar, es libertad para obedecer, para amar a Cristo, su iglesia, su voluntad, etc.

    Solo ahí hay plenitud y gozo verdaderos, no carnales, los cuales son de corta duración y no afectan la voluntad, no hay transformación verdadera, no hay un verdadero conocimiento profundo del Salvador y su Palabra.

    Satanás puede imitar a través de sus servidores todas estas cosas, pero, hay un detalle, él aborrece la verdad, la bondad, el amor, por lo tanto, él no puede imitar el fruto del Espíritu, él no puede producir amor por lo bueno, por la verdad, por la justicia, por eso dice el Señor: por sus frutos los conoceréis, no puede el árbol malo dar buen fruto ni viceversa.

    De hecho, hay quienes piensan que son los milagros los que traen la fe, no es así, hay muchas personas que reciben su milagro, y aun así no confían en Cristo para salvación, los Israelitas se cansaron de ver milagro, tras milagro, maravilla tras maravilla, y fueron incrédulos y rebeldes. Mira lo que sucedió con Jesús:

    Jua 12:37-41 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él; 38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? 39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: 40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y yo los sane. 41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

    La fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios, y conocer la verdad nos hace libres, eso es el verdadero milagro, una vida llena de gozo y plenitud, cuando una persona se rinde ante ella, y obedece a la fe, entonces es cuando puede ver a Dios actuar sobrenaturalmente de una manera muy natural.

    Y según la tradición estos hombres fingieron su conversión al judaísmo para deliberadamente socavar la tarea que Dios le había asignado a Moisés de liberar a Israel de Egipto, y contaban que ellos fueron los que lideraron la hechura y adoración del becerro de oro mientras Moisés estaba en el monte Sinaí recibiendo la Ley de Dios, puedes ver esta escena en Éxodo 32.

    Estos hombres resistían a Moisés quien traía la Palabra de Dios, así como estos hombres resisten la verdad del Evangelio.

    Resistir es la palabra andsístemi y significa pararse en contra, oponerse, resistir, contradecir, hacer frente a, ser hostil, rebelarse, enfrentarse.

    El clásico sí, pero no; esta rebeldía que lleva a una persona a morir de una sobredosis, o que es consumida por el odio y el rencor, por la soberbia y el orgullo, y checa, las dos cosas que llevan a la perdición: seducción y rebelión.

    Por eso, no te dejes seducir por el engaño del pecado, es eso, un engaño que te dejará cauterizado, incapacitado para conocer la verdad, como un rebelde en contra de un Dios, delante de quien no podrás ganar, y tu única victoria y premio será la condenación eterna.

    En el infierno estarán los que vencieron en su obstinación contra la verdad. Por eso, deja de resistir la verdad, deja de creer que puedes estar en medio, no es posible. Veamos el resultado de aquellos que se dejan seducir y se rebelan en contra de la verdad:

    2 Ti 3:8b hombres corruptos de entendimiento,
    Corrupto es la palabra katafdseíro, que significa arruinar enteramente, depravar, perecer, aniquilar, pervertir. Entendimiento es la palabra nous, que significa intelecto, pensamiento, sentimiento, voluntad, actitud, intención, propósito, discernimiento.

    Capacidad psicológica para entender, razonar y decidir, la consciencia las facultades de percibir, comprender, sentir, el juicio, la determinación.

    Y te das cuenta cómo esto es real, es increíble cómo gente con tanto genio lo utiliza para ser un asesino en serie, un capo de la droga que indudablemente acabará o en la cárcel o muerto por sus enemigos.

    Es evidente ver cómo un brillante hombre de negocios con sus mismas decisiones puede destruir por completo su matrimonio, y lastimar a su cónyuge, a sus hijos.

    El hombre sin la luz de la verdad está en tinieblas, su voluntad, intención, percepción de la vida, su propósito para vivir, su capacidad de discernir la vida está nublada, y lo puedes ver fácilmente al ver la destrucción moral, espiritual y a veces física debida a vicios y las pasiones que lo arrastran.

    Sencillamente cómo prefiere ignorar voluntariamente que hay un Dios todopoderoso creador del cielo y la tierra que demanda su obediencia, su amor, su adoración. Y prefiere la mentira, cree cosas tan absurdas como decir que somos producto del azar, o venimos de un chango, que nada dio por resultado todo.

    En fin, pero, en especial este tipo de personas son diferentes del mundo incrédulo en que ya vieron, ya probaron, ya conocieron, pero decidieron resistir la verdad.

    Esto es a lo que Jesucristo llama el pecado imperdonable, el cuál es el pecado contra el Espíritu Santo, el cual constantemente está tratando de llamar al arrepentimiento, y estas personas dicen: no, no quiero, endurecen su corazón y Dios termina dándoles lo que tanto anhelaron, una vida sin Dios por la eternidad. Por eso dice;

    2 Ti 3:8b réprobos en cuanto a la fe.
    Réprobos, adókimos, lo contrario a dókimos, una palabra que se refiere a pasar un metal precioso por fuego tanto para limpiarlo de impurezas como para hacerlo precioso y dejarlo como un metal precioso genuino, valioso, verdadero.

    Adókimos es lo contrario, un metal que no pasa la evaluación de pureza o genuinidad, lo scuales eran descartados. También esta palabra se utilizaba para referirse a falsificación, es decir, estas personas no son incrédulos comunes que no tienen nada que ver con la iglesia, sino individuos en la iglesia que afirman ser cristianos, pero no lo son.

    Una fe que resulta no genuina, lo cual es evidente por el fruto, sea falsa doctrina, o apostasía, dice también en Hebreos, y lo hemos visto antes:

    Heb 6:4 Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo, 5 que saborearon la bondad de la Palabra de Dios y el poder del mundo venidero — 6 y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.

    Heb 6:7-8 Cuando la tierra se empapa de la lluvia que cae y produce una buena cosecha para el agricultor, recibe la bendición de Dios. 8 En cambio, el campo que produce espinos y cardos no sirve para nada. El agricultor no tardará en maldecirlo y quemarlo. (NTV)

    ¿Cuál es esta lluvia que cae? La Palabra de Dios, pero aquellos que la resisten una y otra vez, llegan a este punto de no retorno. Ahora, si te importa, no has llegado a este punto, no has cometido el pecado imperdonable. Los que lo cometen sencillamente ni les va ni les viene, porque están cauterizados.

    Y termina Pablo esta idea diciendo:

    IV. Tarde o temprano saldrá la verdad a la superficie, y el mal será destruido, te conviene creer y obedecer.
    2 Ti 3:9a Mas no irán más adelante;
    Esta es una promesa hermosa, aun cuando la iglesia ha sido perseguida fieramente a lo largo de toda su historia y el maligno ha tratado de desaparecerla por completo, Dios sigue siendo el soberano rey, y él tiene un límite

    Es incorrecto pensar en el dualismo que enseña que es el bien contra el mal, y a veces gana el bien, y a veces el mal, y pensar que Dios está jugando a las vencidas con Satanás, y ya casi pierde. Nada que ver, Dios es el Todopoderoso y Satanás no es más que parte de su creación, y así como a Job, él tiene que pedir permiso para todo, su maldad está limitada a la soberanía y los propósitos de Dios.

    Claro, si Dios le diera rienda suelta, todo habría sido aniquilado ya, pero Dios es bueno, aún cuando somos nosotros los que le hemos dado ese poder a Satanás, no Dios, nosotros somos los que le cedimos el terreno en cuanto a este mundo, dándole la espalda a Dios, pretendiendo expulsarlo de lo que es suyo, y digo pretendiendo porque sin Dios nada existiría.

    Pero, él en su amor, misericordia y paciencia envió a su Hijo unigénito, quien se hizo un ser humano como nosotros sin dejar de ser Dios, para conquistar una vez más el derecho de esta tierra que nosotros le dimos al darle la espalda, y arrebatarlo del reino de las tinieblas, y recuperarlo para sí.

    Pero, dice John McArthur: satanás está atado con una soga divina y no puede ni romperla, ni estirarla. Así es hermanos, por eso los creyentes no debemos temer maldiciones, ni brujerías, ni espantos, ni ninguna de estas cosas.

    Para nosotros los creyentes todas las cosas nos ayudan a bien, sea disciplina, enfermedad, carencia, dice Pablo, ni la muerte, ni ninguna cosa creada nos podrá separar jamás del amor de nuestro Dios. Dios tiene un plan, y más nos vale andar siguiendo ese plan, no ilusamente creer que podemos manipular a Dios para que haga nuestra voluntad, ese es un falso evangelio.

    Y nos dice por qué no irán más adelante.

    2 Ti 3:9b porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos.
    Es decir, llegará el momento en el que cualquier creyente que ha entendido su salvación, que ha llegado al conocimiento de la verdad se dará cuenta de que eso no es espiritualidad genuina, sino un engaño, que eso no es sabiduría sino astucia, necedad, que realmente no hay poder, sino que son como dicen Pedro y Judas:

    2 Pe 2:17-19 Estos individuos son tan inútiles como manantiales secos o como la neblina que es llevada por el viento. Están condenados a la más negra oscuridad. 18 Se jactan de sí mismos con alardes tontos y sin sentido. Saben cómo apelar a los deseos sexuales pervertidos, para incitar a que vuelvan al pecado los que apenas se escapaban de una vida de engaño. 19 Prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos del pecado y de la corrupción porque uno es esclavo de aquello que lo controla.

    Jud 1:11 ¡Qué aflicción les espera! Pues siguen los pasos de Caín, quien mató a su hermano. Al igual que Balaam, engañan a la gente por dinero; y, como Coré, perecen en su propia rebelión. 12 Cuando estos individuos participan con ustedes en sus comidas de compañerismo —las cuales conmemoran el amor del Señor—, son como arrecifes peligrosos que pueden hacerlos naufragar. Son como pastores que no tienen vergüenza y que sólo se preocupan por sí mismos. Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia. Son como árboles en el otoño, doblemente muertos, porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz. 13 Son como violentas olas del mar que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más negra oscuridad.

    Como dirá más adelante Pablo:

    2 Ti 3:13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.

    Mientras que los creyentes somos como dice en proverbios:

    Pro 4:18 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.

    Mira lo que ocurrió con Janes y Jambres:
    Éxo 32:25-28 Al ver Moisés que el pueblo estaba desenfrenado y que Aarón les había permitido desmandarse y convertirse en el hazmerreír de sus enemigos, 26 se puso a la entrada del campamento y dijo: «Todo el que esté de parte del SEÑOR, que se pase de mi lado.» Y se le unieron todos los levitas. 27 Entonces les dijo Moisés: «El SEÑOR, Dios de Israel, ordena lo siguiente: “Cíñase cada uno la espada y recorra todo el campamento de un extremo al otro, y mate al que se le ponga enfrente, sea hermano, amigo o vecino.” » 28 Los levitas hicieron lo que les mandó Moisés, y aquel día mataron como a tres mil israelitas.

    Su insensatez fue evidente y terminaron muertos junto con todos los idólatras. Por eso mis hermanos, mejor atendamos a la verdad, no sea que seamos engañados y quedemos ciegos a la verdad, recuerden, el que está engañado es el último en darse cuenta, eso les pasará a aquellos que en la gran tribulación decidan ser adoradores del anticristo, ¿por qué? Ya lo leímos:

    1 Ts 2:10-12 Se valdrá de toda clase de mentiras malignas para engañar a los que van rumbo a la destrucción, porque se niegan a amar y a aceptar la verdad que los salvaría. 11 Por lo tanto, Dios hará que ellos sean engañados en gran manera y creerán esas mentiras. 12 Entonces serán condenados por deleitarse en la maldad en lugar de creer en la verdad.

    Pero, me encanta la siguiente parte, la cual espero que sea para ti, como lo es para mí:

    2 Ts 2:13 En cuanto a nosotros, no podemos más que agradecerle a Dios por ustedes, queridos hermanos, amados por el Señor. Siempre estamos agradecidos de que Dios los eligió para que estén entre los primeros en experimentar la salvación, una salvación que vino mediante el Espíritu —quien los hace santos —y por creer en la verdad.
    2 Ts 2:14-17 Él los llamó a la salvación cuando les anunciamos la Buena Noticia; ahora pueden participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 15 Con todo esto en mente, amados hermanos, permanezcan firmes y sigan bien aferrados a las enseñanzas que les transmitimos tanto en persona como por carta.16 Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, quien nos amó y por su gracia nos dio consuelo eterno y una esperanza maravillosa, 17los conforten y fortalezcan en todo lo bueno que ustedes hagan y digan. (NTV)

    Mis hermanos, por eso son tiempos peligrosos, hay consecuencias, de no poner atención, de postergar una y otra vez lo que debemos hacer de una vez por todas, no solo puedo decir, pues no sabía, me chamaquearon, es que no me dio tiempo de pensar bien las cosas.

    Satanás vino a robar, matar y destruir punto, él no quiere tu bendición, no quiere que te vaya bien, te aborrece, y si por él fuera, de un pisotón terminaría con tu vida, pero, eso no es lo que quiere Dios, esa no es su voluntad.

    Su voluntad es que termines la carrera, que pelees la buena batalla y tomes la victoria que ya tienes, que seas transformado a la imagen de su Hijo para que puedas finalmente saborear la verdadera libertad, gozo, plenitud, esperanza.

    Por eso no lo olvides, estamos en guerra, y esta no va a disminuir, va a aumentar en medida a que la segunda venida de Cristo se acerque. Tenemos que aprender, conocer, amar la Palabra de Dios para poder discernir la mentira.

    Necesitamos limpiarnos, decidir ponernos bajo el agua de la Palabra para ser lavados, y ser así santos y puros para convertirnos en instrumentos de honra para uso del Señor. ¿Recuerdas la armadura del creyente?

    La coraza de justicia es nuestra protección, no podemos darnos el lujo de tener pecados ocultos, verdades a medias, porque si no seremos blancos fáciles de falsas doctrinas, falsos maestros y de vidas impías, de conciencias cauterizadas y una fe reprobada.

    Todo está en esta decisión de permanecer en Cristo, de andar en el Espíritu, de ser pacientes, de ser fortalecidos en nuestra fe y así tener siempre la victoria.

    Hoy en día tenemos oportunidades maravillosas de proclamar el Evangelio, la Palabra, pero, al mismo tiempo hay herejía, apostasía, egocentrismo, decadencia morar, y están envolviendo a la iglesia como un cáncer.

    Y no podemos ser como los glóbulos blancos en la sangre que no atacan las células cancerosas porque las identifican como parte del cuerpo. No podemos ser así, estamos llamados a marcar una diferencia, a denunciar la mentira con la verdad. No podemos ser parte de la rebelión que hoy existe en contra del Señor y su Palabra.

    El ataque del reino de las tinieblas se va a intensificar contra nosotros, la Palabra nos asegura que la maldad aumentará, el engaño aumentará, los lobos rapaces no perdonarán al rebaño, viene aún más apostasía, antes de que llegue el representante de Satanás llamado el Anticristo, quien terminará por engañar al resto de la humanidad incrédula.

    Sabemos que al final Cristo ganará, que su derrota es segura, pero, hay guerra, hay mentira, y aunque no estamos solos, y tenemos la victoria, nuestro Señor está esperando de nosotros que le ofrezcamos todo lo que somos y tenemos, que nos entreguemos a él en santidad, que decidamos limpiarnos, que estemos dispuestos para que él nos use donde él quiera y como quiera, siendo instrumentos de honra, y no de deshonra.

    No podemos mantenernos dormidos, tibios, no es una buena actitud para el que sabe que está en una guerra encarnizada y sin tregua. No debemos olvidar lo que dice Pedro:

    1 Pe 5:8-11 Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos. 10 Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables. 11 A él sea el poder por los siglos de los siglos. Amén. (NVI)

    Hoy en día se vende una espiritualidad falsa, iglesias supuestamente centradas en el Espíritu Santo, cuando el Espíritu Santo debe llevarte a Cristo, no al predicador ni a ti mismo. Por eso no quites tus ojos de Cristo, él es el centro, el modelo, el Rey y Señor, todo lo que te mueva de él, duda de que venga de Dios.

    Asegúrate de que te estás pareciendo más a él, que le estás amando más, que el Evangelio de la gracia es cada vez más claro para ti, que le estás conociendo, glorificando, adorando cada día más y mejor. Entonces puedes saber que estás en terreno seguro. En Cristo es posible caminar contra corriente en integridad y obediencia. Vamos a orar.

  • Dec 17, 20172 Timoteo 3:1-5 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia Parte 1
    Dec 17, 2017
    2 Timoteo 3:1-5 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia Parte 1
    Series: 2 Timoteo

    CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA
    (Parte 1)
    2 Timoteo 3:1-5

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Esta carta es del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    Para este momento Pablo ha sido encarcelado por Nerón, y sentenciado a muerte por su fe en Jesucristo, acusado de traición y junto con todos los cristianos, haber quemado Roma. Pablo ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe.

    2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo a un Timoteo desanimado, acobardado, a quien anima, instruye y exhorta a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Yo creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Pablo, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe con éxito, y en esta carta nos da principios básicos para lograrlo.

    Y de la misma manera como Timoteo, cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, por eso es igual de importante para nosotros qué cosas es necesario evitar, retener, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea; porque no es fácil, dice la Palabra:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    No porque el evangelio sea difícil de entender, o la salvación difícil de alcanzar, Cristo ya conquistó todo eso para nosotros en la cruz del calvario, el camino está trazado, la puerta está abierta, la cena está servida, hay perdón, hay reconciliación, la fidelidad de Dios es inquebrantable.

    El problema es que no todos están dispuestos a negarse a sí mismos, a abandonar sus tinieblas, se aman demasiado, aman demasiado sus tinieblas, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    No todos juzgan digno el Evangelio de creer tanto como para abandonar sus vidas y encontrar vida eterna en Cristo, no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

    Hasta que no venga Cristo todos seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Seguimos en una batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar en la fe, y esto requiere de fe y decisión.

    Y Pablo a punto de graduarse, como un testigo fiel nos dice en esta carta: hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final. ¿A cuántos les gustaría terminar la carrera ganando la batalla y guardando la fe? Entonces pon atención.

    RECAPITULANDO:

    Habiendo hablado de la aflicción y cómo enfrentarla, a partir del capítulo 2, verso 14 Pablo toma otro tema igual de importante que soportar la aflicción por causa de Cristo, da paso al tema de la falsa doctrina, del engaño, de la hipocresía.

    Satanás es el príncipe de la mentira, vivimos en el mundo de lo relativo, en filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, no hay absolutos, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo, falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo infiltradas en la misma iglesia.

    De una manera u otra, Satanás pretendiendo infiltrarse y destruir, opacar, confundir la verdad. Hoy en día no todo el que dice que cristiano o pastor lo es, y debemos conocer la verdad para poder discernir la voluntad de Dios y la mentira.

    La Escritura es la única luz verdadera, nuestro parámetro, la máxima autoridad, la cual juzga todo, solo hay una verdad, Jesucristo dijo:

    Jua 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

    Jua 14:6, 17, 26 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

    Debido a tanta mentira y apostasía, a partir de aquí veremos el énfasis de Pablo en la Palabra, en permanecer en ella, qué básico, qué importante es recibirla, guardarla, vivir por ella, para no ser engañados y perdernos. La semana pasada vimos cómo poder convertirnos en instrumentos de honra para el Señor.

    El día de hoy veremos un desafío más para aquellos que gozan de una fe genuina, Pablo nos enseñará algunas claves más para mantenernos a salvo, nos mostrará la realidad de nuestros tiempos, cómo es posible navegar contra corriente, mantenernos firmes, cómo no perder el rumbo y seguir en el camino correcto hasta el final.

    Tenemos que aceptarlo, vivimos en tiempos donde se puede aprender un perfil evangélico, hablar como cristiano, moverse como cristiano, vestirse como cristiano, comportarse como cristianos, ser miembros de una iglesia, bautizarse, diezmar, ocupar un lugar en el santuario y en el ministerio, y aún así no conocer al Señor, no tener fe salvadora, Jesucristo dijo:

    Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

    Ahí mismo, más adelante dijo:

    Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

    Ahora, este no es un mensaje de condenación que nos deje sin esperanza, todo lo contrario, pero, ignorar un problema no es arreglarlo, vivir en el mundo de no pasa nada, no significa que no pasa nada, pasa, y mucho, y por más que digamos: “yo no sé qué pasó, no tuve la culpa porque ignoré”. No es así, somos responsables de nuestras acciones y decisiones.

    Al final cada uno de nosotros será responsable delante de Dios, de lo que hicimos con lo que él nos concedió, hablando de la fe y sus bendiciones, por eso, esto implica una contraparte maravillosa, así como podemos pasarnos ignorando el problema, podemos no hacerlo, tenemos el poder de Dios para tomar el toro por los cuernos y hacer algo al respecto.

    No tiene por qué continuar así la situación, hay suficiente luz, hay suficientes recursos, poder, capacidad de parte de Dios para mantenernos a flote en una sociedad hundiéndose; hay maneras de vivir haciendo la voluntad de Dios, de ser conocidos por él y verdaderamente conocerle, en Cristo hay victoria. Por eso yo titulé este mensaje: CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA (Parte 1).

    I. No ignores los tiempos peligrosos en los que vivimos.
    2 Ti 3:1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.
    Pablo le dice a Timoteo: debes saber, ginósko, esto es algo que necesitas conocer, comprender, cerciorarte, saber reconocerlo, cuida de no mantenerte ignorante de algo tan importante; recuerda, delante de Dios no es una buena justificación suficiente: “es que no sabía, no puse atención”. Porque estamos hablando de vida o muerte, de condenación o salvación.

    Si vas por un camino peligroso, pones total atención y te pones un arnés, buscas seguridad, porque un paso en falso no vas a decir: “perdón, no, nadie es perfecto, todos se equivocan”; no creo que en el fondo del barranco estés en condiciones de decir nada.

    Por eso dice Pablo asegúrate de que entiendes esto, en los postreros tiempos, ¿cuáles son los postreros tiempos? Desde que Cristo vino a este mundo, murió y resucitó. Dios los ha alargado por su gran misericordia, pero, desde Pablo, hasta hoy estamos en esta última etapa del mundo como lo conocemos, Cristo viene, y podría ser hoy mismo, o él viene, o tú vas.

    En momentos como los nuestros, estamos en tiempos jalepós, peligrosos, furiosos, difíciles, violentos, duros, trabajosos. El consejo de Dios siempre ha sido desagradable, inaceptable y hasta repugnante para la humanidad incrédula, egocéntrica y mundana.

    Pero, hoy más que nunca este rechazo es descarado, se promueve, se premia, se vitorea a los que blasfeman a Dios y su verdad. Y no solo eso, lo peor es que, gente con apariencia de piedad, falsos creyentes, falsos maestros, falsas doctrinas se están predicando desde púlpitos.

    El pecado no solo es tolerado en las iglesias, sino igualmente practicado, o al menos no señalado, todo por ignorancia voluntaria y en el nombre de un amor y una fe falsos. Eso es lo más peligroso, que puedes ser un mundano, idólatra y andar entre creyentes, o pensando que lo eres, o pretendiendo engañar a todos, engañándote a ti mismo.

    Este es uno de los peligros, los siguientes adjetivos son cosas de las que debemos cuidarnos, y si identificamos alguna de ellas en nosotros, entonces debemos arrepentirnos y pedirle al Señor que nos limpie.

    Recuerda, no se refiere solamente a los pastores o líderes, se refiere a toda persona que dice profesar cristianismo. Por eso son tiempos peligrosos, que debemos saber reconocer, y dice:

    2 Ti 3:2a Porque habrá hombres amadores de sí mismos,
    - Amadores de sí mismos - fílautos
    Literal, que se aman a sí mismos, egoístas, egocéntricos, gente que vive en el mundo de todo se trata de mi punto com. Que su mejor amigo es sí mismo, su conversación siempre se trata de ellos, todo lo que les importa gira alrededor de ellos o ellas.

    Y lo que puedo observar es que alguien que se ama a sí mismo, es alguien que realmente no se ha rendido ante el Señor, sigue siendo rey y dios de su propia vida, el resto de los que le rodean, incluyendo a Dios, tienen que servir a sus caprichos, a sus propósitos, si no es infeliz.

    Y esto justamente es lo contrario a lo que un cristiano debe ser, el llamado es a matar, ignorar el yo, negarme a mí mismo, tomar mi cruz, es decir, mis sueños, mis planes, mis metas egoístas, los deseos de mis ojos, de mi carne y la vanagloria de la vida, todo eso debe ir a la cruz a ser crucificado.

    Como lo dice Pablo en Gálatas, y lo que profesamos en el corazón al rendirnos a Cristo, y públicamente al bautizarnos:

    Gál 2:20 He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. (NVI)

    Es posible ser, o vivir rodeados de gente amadora de sí misma, pero, el hecho de que esto sea así, no lo hace correcto, no es lo normal, no es lo que Cristo nuestro salvador está esperando, porque él fue a la cruz precisamente por este egocentrismo que nos llevó a darle la espalda y a ser negligentes unos contra otros.

    Lo vuelvo a repetir, todos o estamos, o hemos batallado con esto, pero, debemos identificarlo en nosotros, primeramente, y si lo identificamos en alguien más, orar por esa persona, y como dice el verso 5 evita tener una lealtad carnal con ellos, no te vuelvas como ellos, sino ellos como tú, porque dice la Palabra:

    Pro 13:20 Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades. (NTV)

    Ahora, yo creo que el ser egoísta, egocéntrico, y no tener a Cristo como el Señor de nuestras vidas da como resultado todas estas características, si no estás rendido a Cristo, y tú sigues siendo el rey, lo siguiente será parte de tu carácter, de una manera u otra:

    - Avaros - filárguros
    2 Ti 3:2b avaros,
    Este ya lo hemos visto antes, filos, encariñados, árguros plata, amadores de dinero. Dice la Palabra:

    Col 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

    Hemos sido creados para adorar a Dios, y cuando no estamos adorando a Dios, entonces estamos idolatrando otra cosa, la idolatría es adoración corrupta.

    Pretender diezmar, venir a la iglesia, adorar a Dios para que me vaya bien y tenga más dinero, es ser avaro, es buscar a un ídolo que te dé lo que realmente amas porque es con lo que te sientes seguro, que te dará felicidad, comodidad y todo lo que necesitas para ser feliz.

    Es muy importante que tengas claro quién es tu proveedor, quién es el que te sostiene, el que te da la salud, la habilidad, la gracia con tus superiores, o con tus clientes, que hace que no te enfermes, o por alguna causa pierdas tu trabajo, o incluso tu libertad, quien hace que el dinero que ganes no caiga en sacos rotos, que sirva para glorificar a Dios.

    Quién está en tu corazón y en tu mente cada vez que amaneces, que vas a tu jornada de trabajo y regresas, es Dios, o es el dinero.

    Cuidado, hay quienes utilizan su profesión, cualquiera que esta sea, como una oportunidad de ministerio, de servicio a Dios, hay quienes lo utilizan solo para servir al dios de sus deseos.

    O también tristemente hay quienes utilizan el ministerio para hacer un negocio, quienes hacen mercadería de los creyentes, como dice el apóstol Pedro. Como lo dice Pablo:

    Flp 3:18-19 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.

    Esto sucede en la iglesia, y no por eso es normal, cuidado, no te justifiques diciendo: “todos lo hacen”; esa no será justificación aceptable delante del Señor. Y dice:

    - Vanagloriosos, soberbios – alzón, juperéfanos
    2 Ti 3:2c vanagloriosos, soberbios,
    Alzón, se refiere a fanfarrón, alguien que afirma una grandeza que no tiene. Gente que se jacta de sus logros, que exagera las cosas al grado de que ya no parece real, los sabelotodo, que hacen creer a la gente que son brillantes para engañarlos, los que aman ver sus nombres en la prensa y en la tv, que exageran sus habilidades, sus logros, talentos reputación, que siempre son los héroes de sus relatos.

    Checa la progresión: amadores de sí mismos, del dinero, entonces son fanfarrones y por consiguiente soberbios, júper sobre, faíno brillar, mostrarse. El soberbio es aquel que se ubica a sí mismo por encima de los demás, y que tiene estos aires de superioridad.

    Quienes, en lugar de darle gloria a Dios, se dan gloria a sí mismos, y buscan la atención, la exigen, este tipo de líderes que exige un trato diferente, que se les trate como reyes porque son superiores. Esto se ve en muchos “líderes o pastores” de nuestros días.

    Todo lo contrario, a la mansedumbre y a la humildad, ¿qué hizo Jesucristo? ¿Fue vanaglorioso y soberbio, buscó lo suyo, o todo lo contrario? Él no estimó el ser igual a Dios como algo a lo cual aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, se hizo pobre para enriquecernos a nosotros.

    Pablo, hablando con los Corintios porque ellos menospreciaban a Pablo porque se portó humildemente, y en servicio por ellos, y le daban honra a los que los maltrataban, estos eran así, vanagloriosos y soberbios, y pensaban que era una virtud, cuando no lo es. Pablo les dice:

    Muchas veces la gente piensa que un verdadero líder es el que se impone, y es vanaglorioso y soberbio, no es así, no para el cristiano, ser como Cristo es ser un buen líder, aquel que sirve, que se humilla, que enseña con su ejemplo y con su servicio deja un modelo.

    2 Co 11:7 ¿Estaba equivocado cuando me humillé y los honré al predicarles la Buena Noticia de Dios sin esperar nada a cambio?

    Humildad, mansedumbre, pero, mira lo que pasó después:

    2Co 11:18-21 Y, ya que otros se jactan de sus logros humanos, yo también lo haré. 19 Después de todo, ustedes se creen muy sabios, ¡pero con gusto soportan a los necios! 20 Aguantan cuando alguien los esclaviza, les quita todo lo que tienen, se aprovecha de ustedes, toma control de todo y les da una bofetada. 21 ¡Me da vergüenza decir que nosotros fuimos demasiado «débiles» para hacer lo mismo! Pero sea lo que sea de lo que ellos se atrevan a jactarse —otra vez hablo como un necio —yo también me atrevo a jactarme de lo mismo.

    Cuidado hermanos, buscamos el carácter de Cristo, la vanagloria y la soberbia, son obras de la carne, y una congregación caracterizada por estas dos cosas, no es espiritual, por más lenguas y ministerios que tenga, por más supuestos milagros que haga, un siervo de Cristo, se parece a Cristo, en su carácter.

    Cuando nosotros somos así, es que tenemos todavía mucho de nosotros, pero, si permitimos al Espíritu Santo transformarnos al transformar nuestra manera de pensar a través de la Escritura, de recibir la verdad en humildad y nos rendimos a ella, podremos parecernos a Cristo: dice él en Mateo:

    Mat 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

    ¿Te das cuenta? Alguien vanaglorioso y soberbio no tiene descanso, en el carácter de Cristo es que hallamos descanso, en dependencia total de él, en saber que él es Dios, él lo es todo, y yo ya no tengo que demostrar que soy alguien por culpa de mis complejos, cuando sé que en Cristo he recuperado mi identidad.

    Mis ojos fueron abiertos, ahora sé quién soy en realidad, no soy dios, no soy la última coca cola del desierto, no soy don fregón; pero, por otro lado, soy acepto en Cristo, soy inmerecidamente un hijo de Dios, he sido enriquecido por gracia, se me ha compartido de la naturaleza divina, el Espíritu de Dios que levantó a Jesucristo de los muertos habita en mí.

    Y esto no me causa jactancia o soberbia, sino que me humilla al entender que en alguien como yo Dios pueda habitar, que pueda ver perdón, aceptación sin reproche, que pudiendo ser el barrendero, es más el lava-baños del reino de mi Señor, me convierta en su hijo y hasta coronas me dé.

    - Blasfemos - blásfemos
    2 Ti 3:2d blasfemos,
    Crear mala fama, hacer daño a la reputación, difamar, calumniar, maldecir específicamente el nombre, el carácter de Dios. ¿Sabes que una de las responsabilidades más importantes como cristianos, es exaltar, dar fama al nombre de Dios? Mostrar al mundo incrédulo quién es Dios.

    Satanás se ha encargado de difamar por completo el nombre de Dios, el ser humano ha creído esta mentira y no se cansa de blasfemar el nombre bendito y santo del creador. ¿A quién culpa el malvado de las cosas malas que ocurren en el mundo? A Dios.

    Dicen: ¿por qué hay tanta maldad, violencia, muerte, enfermedad, desastres naturales? ¿Dónde está Dios? En otras palabras, él es el culpable, si está ahí, es un mal Dios, descuidado, centrado en sí mismo, que no le importa su creación, que se goza en la maldad.

    Pero, la respuesta es la misma, si no ves a Dios en medio de todo este asunto, que, por cierto, sí está ahí, y eso de por sí, nos debería dar temor, más bien, ¿quién se movió de lugar? ¿Quién le dio la espalda a quién? Es el hombre que le dio la espalda a Dios.

    Satanás se ha encargado de difamar a Dios, de calumniarlo, y cada vez que nosotros nos los creyentes no nos comportamos como tales, hacemos que el nombre de Dios sea blasfemado.

    Y no solo de esa manera, sino cuando se enseñan doctrinas que no hacen honor al nombre bueno y santo de Dios, por ejemplo, cuando se enseña que son mis obras, que es mi fe la que gana el milagro de Dios, o su bendición, eso hace ver a un Dios caprichoso, que tiene su bota en mi cuello hasta que le dé lo que él quiere, ese no es Dios.

    Cuando se enseña que el centro en la iglesia no es Cristo, sino yo, que se trata de mí, eso muestra a un Dios no soberano, no todopoderoso, sino a un Santa, a un genio al cual, si digo las palabras correctas, o pago mis votos puedo pedirle mi capricho. Ese no es Dios, y también le estoy blasfemando, le estoy calumniando. Dios dijo:

    Sal 50:9-12 No necesito becerros de tu establo ni machos cabríos de tus apriscos, 10 pues míos son los animales del bosque, y mío también el ganado de los cerros. 11 Conozco a las aves de las alturas; todas las bestias del campo son mías. 12 Si yo tuviera hambre, no te lo diría, pues mío es el mundo, y todo lo que contiene. 13 ¿Acaso me alimento con carne de toros, o con sangre de machos cabríos? 14 ¡Ofrece a Dios tu gratitud, cumple tus promesas al Altísimo! 15 Invócame en el día de la angustia; yo te libraré y tú me honrarás.»

    Dios es el dueño de todo, nosotros no tenemos nada con qué pactar, ni qué ofrecerle, nosotros necesitamos de él, solo él es Dios, cuando nos acercamos a él el beneficio es para nosotros, no para él.

    Pensamos que nosotros le hacemos un favor, él no necesita alabanzas de bocas que acaban de maldecir, con corazones que acaban de pecar en intenciones, pensamientos que ya de por sí dan pena.

    Es pura gracia, pura paciencia y misericordia de un Dios bueno, que no tendría por qué tratar con nosotros, por qué dejarnos vivir, pero, lo hace, y que hasta entregó a su Hijo Unigénito para dar a conocer quién es él, pero, toda la gloria es para él.

    Sal 50:16-18 Pero Dios le dice al malvado: «¿Qué derecho tienes tú de recitar mis leyes o de mencionar mi pacto con tus labios? 17 Mi instrucción, la aborreces; mis palabras, las desechas. 18 Ves a un ladrón, y lo acompañas; con los adúlteros te identificas. 19 Para lo malo, das rienda suelta a tu boca; tu lengua está siempre dispuesta al engaño.

    Sal 50:20-23 Tienes por costumbre hablar contra tu prójimo, y aun calumnias a tu propio hermano. 21 Has hecho todo esto, y he guardado silencio; ¿acaso piensas que soy como tú? Pero ahora voy a reprenderte; cara a cara voy a denunciarte. 22 »Ustedes que se olvidan de Dios, consideren lo que he dicho; de lo contrario, los haré pedazos, y no habrá nadie que los salve. 23 Quien me ofrece su gratitud, me honra; al que enmiende su conducta le mostraré mi salvación.»

    Cuánto se desacredita el nombre de Dios, cuán calumniado es el Espíritu Santo cada vez que lo citan: mañana a las 8:00 Espíritu Santo, noche de milagros, y no llegues tarde, me vas a hacer quedar mal. Por no procurar conocerle, por hacer una imagen de Dios a mi propia imagen, por llevar en mí esa falsa noción de que soy dios, desde Génesis 3.

    Por eso, qué necesario nos es conocer a nuestro Dios, reconocerlo, y dar a conocer su nombre como es, no comprometer su imagen solo por agendas personales, por levantar un reino personal, y no incomodar a la gente para que no se vaya, y para eso, mejor les muestro un Dios alcahuete, “que me ama tanto y que estaba tan infeliz porque yo no le pertenecía, y se moría de angustia sin mí”.

    No es así, Dios es el rey del cielo y la tierra, y es digno, merece ser alabado, pero, no solo eso, temido, obedecido, él es Dios no nosotros, él nos hizo, él nos sostiene, él es quien nos salvó, y quien total e inmerecidamente, por pura gracia nos ha recogido del bote de la basura.

    Eso es lo que la Biblia enseña, y no me voy a disculpar por eso, la Biblia no habla de súper hombres, habla de un súper Dios, perfecto, santo, bueno, al cual la humanidad entera haría bien en tomar en cuenta.

    Ante el cual la creación entera tiembla al oír su voz, solo nosotros no temblamos porque estamos demasiado engañados por nuestra naturaleza pecaminosa, por el orgullo, por estar inflados pensando que somos lo que no somos.

    Pero, cuando Él grita, con algún temblor, o huracán, o tornado, todos nos postramos, y créeme, él es más poderoso que todos los temblores juntos, dice la Palabra:

    Isa 40:12-14 ¿Quién ha medido las aguas con la palma de su mano, y abarcado entre sus dedos la extensión de los cielos? ¿Quién metió en una medida el polvo de la tierra? ¿Quién pesó en una balanza las montañas y los cerros? 13 Quién puede medir el alcance del espíritu del SEÑOR, o quién puede servirle de consejero? 14 ¿A quién consultó el SEÑOR para ilustrarse, y quién le enseñó el camino de la justicia? ¿Quién le impartió conocimiento o le hizo conocer la senda de la inteligencia?

    Isa 40:15-20 A los ojos de Dios, las naciones son como una gota de agua en un balde, como una brizna de polvo en una balanza. El SEÑOR pesa las islas como si fueran polvo fino. 16 El Líbano no alcanza para el fuego de su altar, ni todos sus animales para los holocaustos. 17 Todas las naciones no son nada en su presencia; no tienen para él valor alguno. 18 ¿Con quién compararán a Dios? ¿Con qué imagen lo representarán? 19 Al ídolo un escultor lo funde; un joyero lo enchapa en oro y le labra cadenas de plata. 20 El que es muy pobre para ofrendar escoge madera que no se pudra, y busca un hábil artesano para erigir un ídolo que no se caiga.

    ¿Te das cuenta de lo absurdo de la idolatría, de darle culto a un pedazo de yeso, a una fotografía, o a cualquier imagen de cualquier material? Eso también es blasfemia. Y dice:

    Isa 40:21-24 ¿Acaso no lo sabían ustedes? ¿No se habían enterado? ¿No se les dijo desde el principio? ¿No lo entendieron desde la fundación del mundo? 22 Él reina sobre la bóveda de la tierra, cuyos habitantes son como langostas. Él extiende los cielos como un toldo, y los despliega como carpa para ser habitada. 23 Él anula a los poderosos, y a nada reduce a los gobernantes de este mundo. 24 Escasamente han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas echan raíces en la tierra, cuando él sopla sobre ellos y se marchitan; ¡y el huracán los arrasa como paja!

    Isa 40:25-28 «¿Con quién, entonces, me compararán ustedes? ¿Quién es igual a mí?», dice el Santo. 26 Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas! 27 ¿Por qué murmuras, Jacob? ¿Por qué refunfuñas, Israel: «Mi camino está escondido del SEÑOR; mi Dios ignora mi derecho»?

    Isa 40:28-31 ¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El SEÑOR es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. 29 Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. 30 Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; 31 pero los que confían en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.

    Por eso, nosotros la iglesia, bien nutridos por su Palabra, sabiendo quien es él, ocupándonos, interesándonos en quién es él deberíamos estar comprometidos con que nuestra vida, nuestras Palabras, lo que hacemos y somos le traiga gloria, no blasfemia, eso sería lo normal para alguien que dice conocer a Cristo y amarle, que ha entendido lo que costó su salvación. Dice Pedro:

    1 Pe 2:9-10 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. 10 Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido.

    1 Pe 2:11-12 Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo, que se aparten de los deseos pecaminosos que combaten contra la vida. 12 Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación.

    Alguien amador de sí mismo no tendrá temor de Dios, porque está centrado en sí mismo, y ni siquiera le pasa por la mente con quién realmente está tratando.

    Por eso, piensa en tu relación con Dios, y no solo en la manera en la que le hablas cuando oras, sino en tu estilo de vida, en las decisiones que tomas, si le honras, o te val, no lo olvides, él es Dios, aunque tú lo ignores voluntariamente.

    Por eso mejor debemos anunciar su nombre, si somos sus hijos, si somos sus súbditos, si hemos sido trasladados de las tinieblas a su luz admirable. Hay tiempos peligrosos, y debemos entender que ser blasfemos no es lo normal. Y dice:

    - Desobedientes a los Padres – Goneús apeidsés
    2 Ti 3:2e desobedientes a los padres,
    Impersuadible, contumaz, rebelde. ¿Sabes que lo que sigue de la incredulidad es la rebeldía? Cuánto se ha dado por sentado, es adolecente, tiene que ser rebelde, es normal. Mira como no lo es, joven, niño, la Biblia está llena de advertencias y recompensas al deshonrar, o al honrar a los padres.

    Padres, instruyan a sus hijos, si ellos no los respetan a ustedes, si no saben lo que es temer el romper sus reglas, el romperles el corazón y hacerles enojar, a padres que ven, ellos jamás van a respetar, a temer o a valorar a un Dios que no ven. Mira cómo ve la Biblia la rebeldía:

    1Sa 15:22-23 Pero Samuel respondió: —¿Qué es lo que más le agrada al SEÑOR: tus ofrendas quemadas y sacrificios, o que obedezcas a su voz? ¡Escucha! La obediencia es mejor que el sacrificio, y la sumisión es mejor que ofrecer la grasa de carneros. 23 La rebelión es tan pecaminosa como la hechicería, y la terquedad, tan mala como rendir culto a ídolos. Así que, por cuanto has rechazado el mandato del SEÑOR, él te ha rechazado como rey.

    ¿Te das cuenta? La rebeldía es algo tan satánico como la hechicería, la adivinación, lo pone al nivel de satanismo. Porque realmente es eso, si a algo nos incita siempre Satanás es a desobedecer, a desafiar a Dios y a su verdad, esa es la maldad, tener la bondad delante de nosotros, las manos llenas de amor y misericordia de Dios, y manotearlo y escupir su rostro.

    Por eso, es totalmente incorrecto el pretender acercarnos a nuestra manera a Dios, hacer nuestra propia religión, nuestra propia filosofía de vida, que ni es tan propia ni tan original, porque si no estamos sujetos a Cristo, somos esclavos de nuestras pasiones, las cuales a su vez son movidas de Satanás, eso es lo que enseña la Biblia, obediencia a medias es desobediencia.

    Por eso, la motivación de la rebeldía es: nadie tiene derecho a decirme nada porque yo soy dios, yo no voy a perder mi derecho a defender mi yo, mis ideales, nadie tiene por qué decirme lo que tengo que hacer, si quieren, vamos a negociar, vamos a hablarnos de igual, o de superior a inferior, pero, mis chicharrones truenan.

    Cuidado, una actitud rebelde, no es normal, aunque veas toda una iglesia en ese espíritu, obviamente están en el espíritu incorrecto, pero, la mansedumbre es un fruto del Espíritu y parte del carácter de Dios, de Jesucristo, eso manifestamos los creyentes, humildad, sujeción mansedumbre al control del Espíritu Santo. Vamos u n poco más rápido, y dice:

    - Ingratos - ajáristos
    2 Ti 3:2f ingratos,
    Jaris es gracia, favor, aceptación, aprobación, lo contrario sería jamás estar contentos con lo que tenemos, sería no aprobar las bendiciones de Dios sobre nosotros, no aceptar que es bueno, que es justo que es generoso.

    Todo lo contrario, siempre insatisfechos, inconformes, siempre en queja, siempre poniendo en duda su bondad, su buena voluntad e intenciones. Todo por lo que vimos al principio, estar centrados en sí mismos, como niños.

    Cuidado estamos en tiempos donde aún dentro de la iglesia se piensa que esto es normal, y no lo es, ser desagradecidos no es algo ligero, dice en Romanos:

    Rom 1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

    Porque centrados en nosotros mismos comenzamos a darnos gracias a nosotros, y no a Dios, engañados pensamos que somos los autores de nuestra felicidad, y cuando no nos salen bien las cosas, comenzamos a maldecir a Dios, por según nosotros truncar lo que merecemos, cuando no merecemos nada.

    Por eso, cuando le adoramos le damos gracias, por el simple hecho de perdonarnos, eso sería ya suficiente, aunque no nos volviera a bendecir de ninguna otra manera; por eso en 1 Tesalonicenses:

    1 Ts 5:18 den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.

    En Colosenses dice:

    Col 3:15 Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos.

    Claro, si no entendemos la paz, la reconciliación con el creador, si no entendemos nuestra comunión, el privilegio de haber sido insertados en el cuerpo de Cristo, jamás seremos agradecidos, y hasta una uña enterrada nos hará maldecir a Dios, perdiendo cada oportunidad de apreciar su bondad, sus bendiciones verdaderas. Y dice:

    - Impíos – anósios
    2 Ti 3:2g impíos,
    Irreverentes, profanos, sacrílegos, no santo; ¿en qué sentido? Alguien piadoso es alguien que le importa Dios, que le toma en cuenta, que se preocupa por aquello que agrada, que glorifica, que exalta el nombre de Dios, lo que él manda, etc.

    Alguien impío es alguien que no le importa en lo más mínimo ni quién sea Dios, ni qué quiere Dios, y obviamente si es alguien centrado en sí mismo, es lo menos que le va a importar, es alguien que va a estar con el mejor postor, el que le sirva mejor, que a la hora de la prueba va a tropezar, porque no está en la iglesia por Cristo, sino por ver qué saca para él, sea bendición, felicidad, un mejor matrimonio, un mejor trabajo, una mejor vida ahora, y si no lo ve o lo consigue, adiós.

    Cuánto de eso vemos hoy en día, voy a una iglesia no buscando la voluntad de Dios, sino mi propia comodidad, que me sirvan bien, que tengan buenas instalaciones, buenos ministerios, porque al fin se trata de mí. Eso no es normal, debemos tener cuidado, aunque toda la gente fuera impía, yo no debo serlo, son tiempos peligrosos. Y dice:

    - Sin afecto natural - Ástorgos
    2 Ti 3:3a sin afecto natural,
    Literalmente cariño natural, viene de la palabra storgé, el cual se refiere al amor a la camiseta, a la bandera, al equipo, el amor familiar. Amar a Dios, amar a nuestros hermanos es algo que necesitamos obedecer y proponernos hacerlo, no así con la familia, es algo que surge de una manera natural amar a nuestros padres, hermanos o familiares en la carne.

    Por eso se refiere a tener corazón duro hacia los parientes, especialmente de los padres a los hijos, y de los hijos a los padres. Alguien solo preocupado por sí mismo, lo que tiene que ver conmigo, el resto es irrelevante.

    El abuso entre cónyuges, abuso sexual de padres a sus hijos, desde una madre que abandona a su hijo en un bote de basura, o hasta lo mata, o lo aborta. Es increíble escuchar de gente que se dice cristiana que aborta a sus hijos. No es difícil hoy en día ver casos de este tipo dentro de la iglesia, y no es algo normal, son tiempos peligrosos. Y dice:

    - Implacables - áspondos
    2 Ti 3:3b implacables,
    Sin tregua, alguien irreconciliable; cuando no queremos perdonar bajo ningún motivo, cuando Dios nos manda perdonarnos así como él nos perdonó; cuando tratamos de mediar las cosas, quedamos se supone bien, pero, en el corazón se queda la dureza, y sencillamente no perdonas, sigues acusando, sigues condenando, y con palabras o sin palabras, sino con tus hechos dices: pues no lo perdono, me falló y conmigo no hay segundas oportunidades.

    Cuando ni siquiera el único que podría ser así, el cual es Dios, no es así, su misericordia es nueva cada mañana, y le pedimos perdón sinceramente y nos perdona, y echa en el fondo del mar nuestros malos actos, y nos vuelve a tratar como si nada hubiese ocurrido.

    Ser implacables no tiene ninguna virtud, al contrario, la iglesia está llena de pecadores, por lo tanto, debería abundar el perdón, la consideración, el pensar que yo puedo caer de la misma manera, y necesito dar misericordia, porque muy pronto yo la puedo necesitar.

    Ser implacable no es normal, y se ve mucho en la iglesia: perdono, pero, no olvido, a mí nadie me la hace, etc. Triste, pero real, y nada que ver con un verdadero hijo de un Dios misericordioso y perdonador. Y dice:

    - Calumniadores - diábolos
    2 Ti 3:3c calumniadores,
    Amante de los chismes maliciosos, que se la pasa acusando a los hermanos, porque es lo que hace Satanás, acusar, es el acusador, quien día y noche nos acusa delante de Dios, aunque, bendito sea el Señor que tenemos abogado 24/7.

    Cada vez que tú acusas a tus hermanos, en primer lugar, te estás acusando a ti mismo porque no te das cuenta qué tan parecido eres al que te faltó, dice en Romanos:

    Rom 2:1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

    El creyente no acusa a sus hermanos delante de Dios, los ve con misericordia, con compasión, intercede por ellos, pasa por alto la falta, sufre el agravio, no se la pasa acusando a los hermanos con otros hermanos, sembrando discordia, desunión, sencillamente porque eso es lo que hace Dios con nosotros todos los días, porque todos los días pecamos. Además que es una de las cosas que Dios aborrece:

    Pro 6:16-19 Hay seis cosas que el SEÑOR aborrece, y siete que le son detestables: 17 los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente, 18 el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, 19 el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.

    Esto es muy común, pero, no es normal, no debe ser en la iglesia de Cristo, son tiempos peligrosos, y dice:

    - Intemperantes – sin control propio.
    2 Ti 3:3d intemperantes,
    Alguien esclavo de sus pasiones, sin freno, que lleva una vida indulgente, que no le importa lo que la gente piense, ni las consecuencias de sus acciones, como un auto en bajada y sin frenos que se estrellan con lo primero que se les atraviesa.

    Es impresionante la cantidad de inmoralidad y pecados sexuales que se dan dentro de la iglesia, eso no es normal, y es algo de lo que debemos cuidarnos. Y dice.

    - Crueles - anémeros
    2 Ti 3:3e crueles,
    Feroz, cruel, alguien dijo: aquellos que se olvidan de Dios como creador de ellos y se comportan semejantes a leones salvajes, desenfrenados y fieros, cuya naturaleza es atacar a los enemigos y despedazarlos.

    Una boca que lastima, que puede acabar sin temor con la reputación de alguien más, dispuesto a lastimar, el amor propio que hace a una persona insensible. La crueldad está en nuestra naturaleza, y no podemos dejarla escapar libremente, solo muriendo a nosotros mismos y viviendo para el Señor, eso es lo normal, lo correcto. Y dice:

    - Aborrecedores de lo bueno - Afilágadsos
    2 Ti 3:3f aborrecedores de lo bueno,
    Literalmente hostiles a la virtud, enemigos del bien, gente opuesta a lo que es correcto. Las clásicas personas que te dicen: “eres un religioso”.

    Que engañados piensan que hacer lo bueno los va a llevar a ser infelices, fracasados, aburridos, que odian lo que debería amarse y que aman lo que debería odiarse, desde no poder establecer una relación pura, o santa, sino siempre adulterio, fornicación, impureza, infidelidad.

    Que no pueden vivir sin mentir, sin tranzar, aborrecerían verse como los buenos de la película, es más divertido ser los gandayas. Cuando dice Pablo:

    Flp 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

    Aquellos que esto les parece imposible, y además ridículo, saben lo que deben hacer, lo que es buen, pero eligen oponerse, sí sé lo que es bueno, lo que sería bueno, pero, no quiero; no deberías estar siendo influenciado por este tipo de personas, si aborrecen lo que se supone que tu amas, y dice Pablo:

    - Traidores – prodótes.
    2 Ti 3:4a traidores,
    Quienes se vuelven contra su propia familia y amigos, en especial en tiempos de persecución, algo que sucederá en los últimos tiempos, dice:

    Mat 10:21-22 El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir. 22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

    Sin el menor sentido de la lealtad genuina, solo mirando por lo propio, y no por lo de los demás, obviamente al ser amadores de sí mismos. Y dice:

    - Impetuosos - propetés
    2 Ti 3:4b impetuosos,
    El clásico que dice lo que siente, que se deja llevar por sus emociones, precipitado, irracional, temerario, arrebatado, obstinado.
    - Infatuados - tufóo
    2 Ti 3:4c infatuados,
    Literalmente, envuelto en humo, hincharse de orgullo, alguien que literalmente pierde el piso, y ya quiere que lo llamen: maestro, apóstol de apóstoles, el ungido, intocable del Señor, dueño de una unción híper celestial, la cual solo tiene Cristo, y ellos. El que describe Pablo a Timoteo en la carta anterior:

    1 Ti 6:3-5 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5 disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.

    - Amadores de deleites más que de Dios – filédonos, más que filódseos.
    2 Ti 3:4d amadores de los deleites más que de Dios,
    Se traduce mejor: amarán el placer en lugar de amar a Dios, obviamente viven para satisfacer sus propios deseos y apetitos, todo a su alrededor tiene este propósito, filédonos, de la palabra edonos surge nuestra palabra hedonista.

    Alguien que ama por sobre todas las cosas su comodidad, buena comida, satisfacción sexual, y no solo eso, sino lo anterior, encuentra deleite en la calumnia, la crueldad, la traición.

    Eso en un extremo, pero, ¿qué me dices de todo eso que buscas y disfrutas, que al ponerlo en la balanza junto a tiempos en la iglesia, en la Palabra, en la oración, de pronto no hayas ningún amor ni deleite en lo que es bueno para ti?

    Cuidado cuando se empieza a notar que disfrutas todo menos estar en comunión con tus hermanos, hacer ministerio para ti es una carga, aprenderte textos bíblicos es un castigo, leer la biblia es para agarrar sueño, eso no es un buen síntoma.

    La Palabra es un tesoro, es algo que debes enseñarte a hacer, obviamente para tu carne, tu naturaleza pecaminosa, eso es incómodo, cuando tienes hambre no piensas en una deliciosa avena en agua, sin nada, o en brócolis crudos, piensas en tacos bien fritos y mantecosos con mucha salsa.

    Y es normal, pero, no correcto que la gente busque solo la pachanga, solo la comunión, pero, no la palabra, no la oración, puedes ver una película de tres horas, estar en una fiesta por cinco horas, estar chismendo y palabrando todo el día, pero, dos horas en la iglesia, una hora de prédica, qué martirio.

    Cuidado, sé que mis sermones no son cortos, pero, de verdad, me preocupas, sé que algunos de ustedes no van a volver a agarrar su biblia en toda la semana, y mi oración es que por lo menos un versículo de todos los que digo hable a tu corazón, ojalá que fuera todo, y que en verdad tomaras en cuenta la Escritura, sería para tu bien.

    Cuántos de ustedes ni siquiera llegan a la alabanza, o llegan a la última canción, ¿por qué? Si el tiempo de alabanza es la oportunidad de abrazar al Señor, de proclamar su gloria, su bondad, de agradecerle, muchos no encuentran ningún deleite en la alabanza, ¿no será porque todavía no le conoces?

    La alabanza no son cantos vacíos, o los cortos del cine que te puedes perder, es tan importante como la enseñanza, pide a Dios que abra tus ojos, tu corazón para que no te pierdas de la maravillosa experiencia de adorar en Espíritu y en verdad a tu Señor.

    Porque estas personas son las que él está buscando, las que se deleitan en su presencia, no solo en una pelea de box, un juego de futbol, o una pachanga equis. Y nos dice la razón, y lo que debemos hacer:

    II. Necesitas escoger a quién vas a dejar que influencie tu vida.
    2 Ti 3:5a que tendrán apariencia de piedad,
    Como lo mencioné al principio, tienen un perfil evangélico, se mueven, se visten, hablan, y hasta sus costumbres son muy evangélicas, quizá no faltan al domingo, se involucran, y algunos hasta sacan títulos de ministros y pastores, aparentemente saben mucho, apantallan, pero, es solo eso, conceptos, no un carácter cristiano. Porque dice:

    2 Ti 3:5b pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.
    Negarán, contradecirán, lo que aparentan, porque no hay poder verdadero de Dios en ellos. Muchos piensan que el poder de Dios es gritar, y emocionar, y que la gente se caiga para atrás, o que haya muchos milagros, es más dice la Palabra:

    Mat 7:22-23 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” 23 Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!”

    La Palabra es clarísima, el poder de Dios, el verdadero poder de Dios no se manifiesta en supuestas profecías, en manifestaciones diabólicas, o ni siquiera en muchos milagros, todo eso puede ser pirateado por Satanás, ¿quién dice el Señor que entrarán en el reino de los cielos? Dice:

    Mat 7:20-21 Así que por sus frutos los conocerán. 21 »No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
    Pablo dice en 1 Corintios 2:

    1 Co 2:1-5 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

    Mira el día de hoy hay tv cristiana, donde te muestran pastores perfectos, con iglesias perfectas, mentira, eso no existe, nuevas doctrinas, cuando si es verdad, no es nuevo, y si es nuevo no es verdad, en fin, tú podrías decir: a mí me hizo mucho bien, y me curó del cáncer, ok.

    Mi respuesta sería, déjame ver qué tanto te llevó a amar más a Cristo, a seguirlo, a obedecerlo, a parecerte más a él, te transformó, transformó tu familia, ahora tu casa es un santuario donde se respira el amor de Dios, el perdón, el fruto del Espíritu, se puede ver a Cristo, entonces lo consideraré.

    Pero, si mucho tilín, tilín y nada de paletas, mucho trueno, aire, y no lluvia, si sigues esclavizado a tus pasiones y deseos, y esto que acabamos de ver es lo que caracteriza tu vida, no te engañes, estás contradiciendo el poder transformador del Espíritu Santo que es capaz de hacerte vivir bajo la voluntad de dios, pleno, libre, feliz.

    ¿Qué dice la gente de ti? Puede decir: vale la pena vivir para Cristo; o dicen: “esto no sirve, es lo mismo de siempre. Recuerda quién es Dios. Dice Pablo:

    2 Ti 3:5c a éstos evita.
    Dice otra versión: con esta gente ni te metas, aléjate de esa clase de individuos, vas a quedar atorado y engañado como ellos. Apotrépo, desvíate de ellos, evádelos, no tengas nada que ver, abandónalos completamente, gira hacia otro lugar, no te conviene.

    En verdad, quieres ver poder transformador en tu vida, quisieras ver verdadera libertad, paz, justicia, ahí está el descanso, y si eres ese tipo de persona, arrepiéntete, ven a ser lavado. Checa su doctrina, ¿es la Escritura su autoridad? Checa su carácter, ¿se parecen a Cristo? Checa el fruto de su enseñanza, ¿sus discípulos se parecen a Cristo? De qué están rodeados.

    Y hasta aquí vamos a dejar por falta de tiempo, me pareció importante ir a detalle en cada una de las características de aquellos que están dentro de la iglesia con una apariencia, porque hermanos, vivimos en tiempos peligrosos, y necesitamos, nos urge levantarnos en la verdad, caminar contra corriente en integridad y en obediencia, con toda sinceridad.

    No quieres encontrarte delante de Dios y que te diga: nunca te conocí, no quieres vivir engañándote a ti mismo haciéndote pasar por alguien que ha nacido de nuevo cuando no ha sucedido, tarde o temprano la mugre sale a la superficie, y si saliera aquí sería mejor, porque tendrías tiempo para recapacitar, confesar, arrepentirte y recibir perdón, pero, ¿qué tal si llegas allá?

    Estos hombres parecían convencidos de haber hecho lo correcto, o al menos sentían que podían convencer al Señor, pero, el Señor les dijo todo lo contrario.

    Checa muy bien, mira cómo todo esto habla de una falta de carácter cristiano, decía mi esposa ayer: no necesitamos conceptos cristianos, necesitamos un carácter cristiano, y es de lo que hoy hablamos, ¿por qué es tan importante? Porque nuestro carácter verdaderamente manifiesta nuestra identidad, quiénes somos, a quién pertenecemos, quién es verdaderamente nuestro Padre.

    Es muy importante cuidarnos, enfocar en aquello que surge de nuestro corazón y nuestra conducta sin auto engañarnos, sin crear falsas cláusulas de excepción. Y explico cada una de estas palabras porque sin la luz de la Escritura, hay muchos grises en nuestra manera de ver la vida.

    Y ¿qué crees? La Biblia no tiene grises, es blanco o negro, es luz o son tinieblas, es bueno, o malo, o Dios es tu Padre, o Satanás es tu Padre, el camino es angosto, y la puerta estrecha, y pocos son los que lo hallan.

    Pero, si vienes a la luz, si creces en la palabra, si conoces a tu Señor, entonces esos grises van a ir desapareciendo, y entonces verás con claridad, y conocerás la verdad, y la verdad te hará libre en verdad, valga la redundancia.

    Mis hermanos, cuando recién hemos nacido de nuevo, y por no haber pasado por mucho tiempo en la iglesia, tendemos a pensar que en la iglesia hay pura gente buena que no se equivoca, que no peca, pero, pronto nos damos cuenta que no es así, y nuestra tendencia es a justificarnos, o para no venir más a la iglesia, o para acomodarnos y no crecer, no lo hagas.

    No te permitas pensar así, no olvides que la iglesia es un hospital, y un hospital está lleno de enfermos, unos más graves que otros, pero todos en proceso de transformación.

    No vienes a la iglesia porque vas a encontrar a gente sin pecados, eso no va a suceder, vayas a la iglesia que vayas, pronto te darás cuenta de lo mismo, no venimos a la iglesia por eso, eso no es lo que nos mantiene, ni nos mantendrá firmes.

    Lo que nos mantiene firmes no es que queramos encontrar gente perfecta, no, lo que nos mantiene firmes, es que tenemos un Dios perfecto, un salvador perfecto, una Palabra de Dios perfecta, y ahí el único lugar donde siempre encontramos y encontraremos una roca firme, un ancla segura.

    Es Cristo el que nos atrae, que nos debería atraer, que nos mantiene aquí, desengáñate de una vez, no hay manera de encontrar una iglesia perfecta en este mundo, no hasta que Cristo regrese y todos seamos libertados de este cuerpo de pecado, y transformados a su imagen gloriosa.

    Pero mientras tanto, tenemos a Cristo, su Palabra, su Espíritu poderoso y transformador entre nosotros, y eso es suficiente, si Cristo no es suficiente para ti, nunca, jamás nada lo será, pero, lo es. Estamos en tiempos peligrosos hermanos, muchos no perseverarán, muchos no serán honestos, sinceros, íntegros.

    Deja de amarte a ti mismo, ya viste todos los resultados, mejor ríndete a Cristo, lleva tu naturaleza pecaminosa, tus deseos egoístas a la cruz y voluntariamente clávalos ahí, no quieres que te destruyan, no quieres que te conviertan en alguien que aparenta piedad, y que con una eficacia nula del verdadero poder de Dios, termines contradiciendo todo lo que hablas con tu boca.

    Hay una fuerte corriente que nos quiere arrastrar, hay mucha gente apostatando su fe, que sigue en iglesias, hay iglesias apóstatas por completo, falsos maestros, falsos hermanos, el punto es, ¿quién eres tú? ¿Eres de Cristo? Ahí está él, escucha a Pablo diciéndote: ten cuidado, levántate y camina contra corriente, haz una decisión por Cristo hoy y comienza a obedecer a la fe. Vamos a orar.

  • Dec 10, 20172 Timoteo 2:14-26 Como Convertirnos En Instrumentos De Honra Para El Señor
    Dec 10, 2017
    2 Timoteo 2:14-26 Como Convertirnos En Instrumentos De Honra Para El Señor
    Series: 2 Timoteo

    CÓMO CONVERTIRNOS EN INSTRUMENTOS DE HONRA PARA EL SEÑOR
    2 Timoteo 2:14 – 26

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Como lo hemos dicho antes, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa en el estudio de la Biblia, el contexto lo es todo.

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

    Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

    El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, a quién se consideraba un dios, de modo que, cualquier devoción a otro Dios era considerado traición;

    Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, y se desata una terrible persecución en contra de los cristianos y bajo esta persecución es que Pablo es arrestado.

    Para este momento Pablo ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

    Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, y no le estaba yendo bien, además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

    Entonces Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Yo creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, y habiendo experimentado todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, Pablo sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe con éxito

    Y cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, por eso es igual de importante para nosotros qué cosas es necesario evitar, retener, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea; porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    Y lo difícil no está en que Dios no pueda, o la salvación sea difícil de alcanzar, no, la salvación Cristo la alcanzó para nosotros, él abrió la puerta al perdón, a la reconciliación, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos están dispuestos a abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    El problema es que no todos juzgan digno el Evangelio de creer tanto como para abandonar sus vidas y encontrar vida eterna en Cristo. El problema es que no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

    Y aún nosotros que somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, el Espíritu Santo está en nosotros, tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Seguimos en una batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar en la fe, y esto requiere de fe y decisión.

    Pablo ya había vivido de todo y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final. Entonces, si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor, estos consejos nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo.

    En el primer capítulo Pablo le recordó a Timoteo que Cristo mismo fue quien le envió, que él cuenta con una fe genuina, que tiene recursos ilimitados con los que ha sido equipado para ser transformados a la imagen de Cristo y llevar a cabo su voluntad.

    Le recordó la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya estaba en él, cómo Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y del dominio propio necesario para salir victoriosos.

    Le dijo: cuídate ser infiel, no te avergüences de tu fe por la aflicción o aparentes derrotas. Tienes un llamado celestial inigualable, perteneces al Rey del cielo, se te ha dado vida, hay un hogar y una herencia que estás por recibir.

    Cristo ha resucitado, y nosotros con él, así que, tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.

    Pablo le recordó a Timoteo: retén y guarda, la Palabra justo como la recibiste de mí. Que ésta deje la impresión de su golpe en tu corazón, que tu corazón, tu mente, tus convicciones sean vaciadas en el molde de la Palabra y tomen su forma.

    Vimos que, Dios sostiene su Palabra, pero, al mismo tiempo cada generación es responsable de retener su forma, guardar la verdad, y no dejarnos engañar, o distraer, sino seguir el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.

    Aprendimos acerca de la gracia y la aflicción, cómo fortalecernos en la aflicción, cómo pelear la batalla correcta.

    Necesitamos ser capacitados por Dios, porque resultados espirituales solo se obtienen con recursos espirituales, por lo tanto, necesitamos fortalecernos en la gracia. Necesitamos gracia para transmitir una fe genuina de una generación a otra, enseñando a otros porque esto también trae aflicción.

    Requerimos gracia porque somos soldados de Jesucristo y un soldado vive aflicciones, además de que, un buen soldado no debe distraerse con las cosas de este mundo.

    Somos atletas y requerimos disciplina, lo cual trae aflicción, por eso necesitamos fijar nuestros ojos en la meta, para lo cual necesitamos gracia. Necesitamos gracia porque se sufren penalidades al trabajar la tierra mientras esperamos ver fruto.

    La semana pasada vimos razones de mucho peso, por las que vale la pena soportar la aflicción por causa del Evangelio. Lo primero fue que necesitamos permanecer orando y meditando en la Palabra de Dios. Entendimos que Jesucristo, su Evangelio y su Palabra son suficientes, y es fácil desenfocarnos, por eso necesitamos mantenernos firmes.

    No debemos olvidar que el propósito por el cual hacemos lo que hacemos, son todos aquellos que el Señor ha escogido y que serán salvos. No pierdas de vista la promesa ni al que promete.

    En esta porción Pablo cambia el tema, ha terminado gloriosamente con la aflicción, vale la pena sufrir por Cristo, pero, ahora va a dar paso al tema de las vanas palabrerías, de la falsa doctrina, qué importante es esto hermanos, lo hemos venido viendo en casi todas las cartas.

    Satanás es el príncipe de la mentira, vivimos en el mundo de lo relativo, en filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, no hay absolutos, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

    Esto y más, falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo infiltradas en la misma iglesia. De una manera u otra, Satanás pretendiendo infiltrarse y destruir, opacar, confundir la verdad. Hoy en día no todo el que dice que es pastor de Cristo, lo es, o cristiano, por eso necesitamos la Palabra, Jesucristo dijo:

    Mat 7:15-20 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

    Pero, para distinguir cuál es la voluntad de Dios, necesitas conocerla, para poder diferenciar entre un fruto bueno y uno malo, necesitas conocer el fruto, y es la Palabra, la Escritura la única que es luz, nuestro parámetro, nuestra autoridad, la cual es la que juzga todo. Este es otro de los desafíos, de nuestros días.

    Solo hay una verdad, siempre lo he dicho, y lo sostengo, es la Escritura la máxima autoridad, creemos que es inspirada por Dios, y es útil para enseñarnos. Jesucristo dijo:

    Jua 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

    Jua 14:6,17,26 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

    A partir de aquí veremos el énfasis de Pablo en la Palabra, en permanecer en ella, qué básico, qué importante es recibirla, guardarla, vivir por ella, para no ser engañados y perdernos.

    Y el día de hoy veremos cómo podemos ser inutilizados para servir al Señor, o ser siervos útiles si la ponemos por obra, o si somos negligentes con ella, de qué debemos cuidarnos, qué debemos procurar.

    Por eso yo titulé este mensaje: CÓMO CONVERTIRNOS EN INSTRUMENTOS DE HONRA PARA EL SEÑOR

    I. Cuida de no contender sobre palabras de hombres y enfócate en la palabra de verdad.
    2 Ti 2:14 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.
    Pablo le dice a Timoteo: cuidado, exhórtales delante del Señor, es decir, es una orden, por favor no se ocupen en estar contendiendo, disputando sobre palabras, eso no es algo que agrade al Señor, Cristo no está buscando eso, y por el contrario eso lo desacredita.

    ¿Cuándo ves a Cristo en los evangelios discutir o responder a las provocaciones de sus enemigos? Nunca, solo declaró la verdad, y llegó el momento en el que dejó de hablar con ellos, cuando ellos se endurecieron y lo único que buscaban era agarrarlo en una equivocación para acusarlo, pero la Palabra dice de él:

    Mat 12:19-20 No peleará ni gritará, ni levantará su voz en público. 20 No aplastará la caña más débil ni apagará una vela que titila. Al final, hará que la justicia salga victoriosa.

    Siempre habló con toda mansedumbre, nunca respondió a provocaciones del maligno. Y lo mismo nos pide, lo veremos más adelante.

    Ahora, ¿qué tipo de palabras? Por el contexto, sabemos que no se refiere a una mera discusión inmadura, sino a discutir acerca de doctrinas o filosofías.

    Debemos saber algo, alguien controversial, o polémico, no está interesado en la verdad, sino en armar eso contienda y controversia, y necesitamos sabiduría para aprender a discernirlo.

    Alguien incrédulos no tiene su confianza en la autoridad divina de la Palabra de Dios, para ellos no lo es, es religión, es una filosofía más; de igual manera, nosotros los creyentes no debemos poner nuestra confianza en la supuesta autoridad de las palabras humanas.

    Partiendo de ese punto, no puede haber un debate eficaz porque estamos argumentando desde diferentes puntos de vista, diferente autoridad, argumentos que se contradicen y que son opuestos, jamás vamos allegar a un acuerdo.

    Y lo que es peor, cuando caemos en eso, no importa cuánta Palabra estemos declarando, cuánta sana doctrina, si debatimos así con los incrédulos, estamos haciendo que las Escrituras sean consideradas al mismo nivel que la sabiduría humana.

    Por eso, a menos que sea entre creyentes que reconocen la infalibilidad y la autoridad divina de la Biblia sea que discutamos interpretaciones de las Escrituras o doctrina con un espíritu de humildad y cortesía, con un corazón sincero, buscando la verdad, habrá provecho.
    O cuando hay alguien receptivo en necesidad, quebrantado, que está viviendo la convicción de sus pecados, entonces podemos hablarle la verdad, pero, si hay resistencia después de varios intentos, mejor retirarse y no poner en riesgo la verdad, el Señor dijo también:

    Mat 7:6 »No desperdicies lo que es santo en gente que no es santa. ¡No arrojes tus perlas a los cerdos! Pisotearán las perlas y luego se darán vuelta y te atacarán. (NTV)

    Es muy importante, esto no trae provecho en absoluto, por el contrario, trae katastrophe, perdición, cualquier falsa enseñanza tiene efectos catastróficos, que arruinan espiritualmente, que traen confusión, no levantan a nadie, solo aplastan y destruyen.

    Y Satanás es experto en traer y provocar este tipo de cosas, sabe que la gente solo está buscando cualquier pretexto para decir: “yo por eso mejor no voy a la iglesia”, “todo es lo mismo, quién sabrá la verdad”.

    Yo he visto cómo la gente se agarra de cualquier pretexto para no considerar lo más importante: el Evangelio de Cristo. Y reconozco que alguna vez he caído en la trampa, y como dice aquí, el resultado nunca es bueno. Acuérdate, la gente que discute no está buscando la verdad, está buscando controversia, y eso lo utiliza el diablo para desacreditar la verdad.

    Contender sobre palabras no trae provecho en absoluto, por el contrario, trae confusión, literalmente pierde a los que oyen la contención. La contención de palabras, discusión, pelearse por palabras es un arma satánica, y el hecho de que Pablo ponga al Señor por delante habla de algo muy solemne e importante.

    No estamos siendo instrumentos de honra cuando utilizamos este mal recurso, esto es algo que no debemos olvidar, y constantemente recordar. ¿Qué debemos de hacer en lugar de estar metidos en discusiones inútiles con gente que no quiere nada con Cristo?

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
    Mira el contraste entre estar atrapado en discusiones inútiles y en enfocarnos en la palabra de verdad, la Escritura. Timoteo no gastes un solo segundo en contención de Palabras, por el contrario:

    Procura con diligencia una palabra: spoudázo; usar velocidad, hacer esfuerzo, ser pronto o ferviente, solícito. La idea de ser persistente, insistente para lograr un objetivo.

    Y dice, con esa diligencia más bien preséntate a Dios aprobado, esa es mi responsabilidad, ¿qué implica esto? Que la contención de palabras es entre hombres, se trata de quedar bien delante de hombres, de vencer al contrincante y apabullarlo, de no verte como un tonto ignorante.

    Pero, no debemos olvidar que es Dios delante de quien, en primera instancia estamos, a quien queremos agradar, quien es el único que nos puede juzgar, y que lo va a hacer, y que su juicio al final es el único válido porque él es Dios.

    Necesito diligencia, necesito no olvidar a quién le voy a darle cuentas, y voy a ser probado, mis obras, mis intenciones, todo lo que hice, y o sufriré pérdida, o ganancia.

    Aprobado es la palabra dokimos, y significa aceptable, como quien aquilata una joya y la constata como genuina, como auténtica, pasar favorablemente un escrutinio cuidadoso, y salir declarado valioso, real.

    Qué importante es esto, porque una falsa doctrina da a luz una falsa fe, y una falsa salvación, y ese es el peligro de nuestros días, la Biblia nos dice: pruébense a sí mismos si están en la fe, no dejen de mirarse al espejo de la Palabra.

    Y Pablo dice eres un obrero, un trabajador, un labrador de Dios, y no quieres quedar avergonzado delante de él, quizá quedes como un inteligente delante de los necios, pero avergonzado delante de Dios.

    Y hay un motivo para quedar avergonzado delante de Dios: no usar bien la palabra de verdad, no trazarla responsablemente, la única palabra relevante en última instancia: La palabra de verdad, la Escritura.

    Aquel que no se preocupó por sumergirse en ella, por entender a su Señor en su Palabra, y que aprendió a trazarla, a usarla bien. Usar es la palabra orthotoméo, que significa hacer un corte derecho, como quien traza una calle, corta un vestido, o un padre de familia que parte el pan equitativamente.

    No podemos ser negligentes a lo que el Señor quiere decirnos, su Palabra es verdad, ayer con los varones vimos muchos proverbios que nos hablan de nuestra necesidad de adquirir sabiduría, y cómo solo hay de dos sopas, o tomamos en cuenta a Dios y alcanzamos sabiduría, o le ignoramos, le rechazamos y nos convertimos en necios, y hay consecuencias y recompensas para ambos.

    Pro 1:7 El temor del SEÑOR es la base del verdadero conocimiento, pero los necios desprecian la sabiduría y la disciplina.

    Pro 8:17 Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.

    La Palabra es infalible, autoritativa, suficiente y la única fuente de la palabra de verdad de Dios, cualquier otra afirmación que presuma ser verdad tiene que apoyarse en esta verdad para que lo sea. Solo a partir de la verdad de las Escrituras es que podemos saber si algo es verdad, ella es la única fuente y medida de toda verdad espiritual y moral.

    Mira la importancia que Pablo le estará dando a la Escritura a partir de aquí. Pablo está diciendo: no pierdas el tiempo en palabrerías, inviértelo en la Palabra de verdad de tu Señor, porque él es el que te aprobará o desaprobará, delante de él es de quien estaré avergonzado, o aprobado al haber aprendido a usar bien, trazar bien la Palabra de verdad. Dice en 1 Jn.

    1 Jn 2:28-29 Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados. 29 Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.

    Y dice:

    a) Las palabrerías son vanas, profanas, llevan a la impiedad y son poderosas para destruir.
    2 Ti 2:16 Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.
    Evita, mantente lejos de falsas doctrinas, de herejías; acuérdate solo son dos: o es la palabra del hombre, o es la palabra de Dios.

    Profano es la palabra bébelos y significa pagano, malo, malvado, además son vacías, kenofonía, que suena hueco, la filosofía humana y todos sus conceptos paganos son sin peso, inútiles, no te van a llevar a ningún lado, no te van a levantar, no te van a ayudar, lo más que pueden hacer es enseñarte a auto engañarte y repetirte un millón de veces: tú eres el campeón, no eres culpable, todos tienen la culpa, eres una víctima, te lo mereces todo, etc.

    Levantan tu auto estima, pero, la realidad es que delante de las dificultades de la vida serias, tu auto estima se va por los suelos. No sé si viste algunos de los videos de gente que está viviendo los temblores en México el 11 de septiembre, te aseguro que ninguna filosofía te levanta cuando ves cuatro paredes y toneladas de cemento a punto de caerte en cima.

    Sal 62:8-9 Oh pueblo mío, confía en Dios en todo momento; dile lo que hay en tu corazón, porque él es nuestro refugio. Interludio. 9 La gente común no vale más que una bocanada de viento, y los poderosos no son lo que parecen ser; si se les pesa juntos en una balanza, ambos son más livianos que un soplo de aire.

    Y Pablo ya nos había dicho:

    Tit 3:9 Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho.

    1 Ti 6:20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia,

    Col 2:8 No permitan que nadie los atrape con filosofías huecas y disparates elocuentes, que nacen del pensamiento humano y de los poderes espirituales de este mundo y no de Cristo.

    ¿Cuál es el resultado? La impiedad, ignorar a Dios, no tomarle en cuenta, lo cual implica un deterioro moral, espiritual y a la larga físico, porque es quedar en tinieblas. No vas a encontrar ningún avance, y por el contrario vas a retroceder, y sin darte cuenta porque además quedas engañado.

    Por eso, te desafío, ¿en verdad quieres avance en tu vida? Abandona tu antigua manera de pensar y dale paso a lo único que es confiable 100%, la Palabra de Dios, te aseguro, si tú pides a Dios, él te dará sabiduría sin reproche, dice la Palabra:

    Stg 1:5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.

    Ven a la Palabra, aprende la verdad, y entonces podrás discernir entre lo que es verdadero y lo que no, porque no todo lo que brilla es oro, y mucho de lo que brilla hoy en día solo es carnada para que quedes atrapado. Y dice:

    2 Ti 2:17 Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,
    ¿Qué significa esto? Que una falsa doctrina, una filosofía equivocada se esparce con rapidez. Solo mira cómo iglesias cristianas que un día fueron firmes en la Palabra, al cerrarla y dejar entrar humanismo, psicología, junto con ellos entraron pecados que terminaron justificándose.

    La religión falsas y las mentiras satánicas se esparcen más rápido que la verdad, sencillamente porque el corazón humano pecaminoso es más receptivo a lo que apele a la naturaleza pecaminosa que lo que apele al Espíritu, lo cual es siempre incómodo para la naturaleza pecaminosa.

    Tenemos que tratar la falsa doctrina con mascarilla y con guantes, no podemos darnos el lujo de yugo desigual, ¿qué dice la Palabra?

    1 Jn 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

    Juan y Santiago nos dicen también:

    1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

    Stg 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

    ¿Qué se hace con un cáncer o una gangrena? Se trata lo más rápido posible, y si es necesario para salvar la vida tiene que llegar la amputación. Pablo pone este ejemplo tan crudo porque así de peligrosa es la falsa doctrina.

    Himeneo y Fileto son un ejemplo del poder destructivo de andar filosofando y de no tomar una decisión de creer la verdad. ¿Qué hicieron ellos? ¿Qué les sucedió?

    2 Ti 2:18 que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.
    1º Se desviaron de la verdad por nunca tomarla en verdad y quedaron engañados, y se convirtieron en engañadores. Esparcieron una mentira, una falsa doctrina: La resurrección ya sucedió, cuando la Palabra es muy clara al respecto, cielos nuevos, tierra nueva, la gran tribulación.

    La secta de los Testigos de Jehová afirma una cosa así, claro, cambiaron la fecha varias veces, y mejor dijeron que ya sucedió, que Cristo ya vino, que estamos en el milenio, y claro, dadas las circunstancias actuales es obvio que esto es falso. Pero, así de peligroso es que no conozcas la Palabra, quedas a merced del engaño, dice en Efesios:

    Efe 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

    Y me llama la atención, solo algunos fueron trastornados en su fe, ¿quiénes son estos niños fluctuantes, fáciles de engañar? Dice la Palabra:

    Stg 1:6-8 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

    Y te pongo el mismo texto en otra versión para que veas dónde está el problema con más claridad:

    Stg 1:6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.
    ¿Qué sucede con estos inconstantes? Mira lo que dice Pedro:

    2 Pe 2:14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.
    Son seducidos por otros que también fueron inconstantes y que nunca se rindieron a la verdad, mira:

    2 Pe 3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

    El no procurar con diligencia presentarte a Dios aprobado, no te permitirá ser útil en el reino jamás, serás de los que siempre encuentran justificación para nunca dar fruto. Vayamos al siguiente punto:

    II. Es nuestra responsabilidad mantenernos sanos en la Palabra para ser instrumentos de honra para el Señor.
    2 Ti 2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
    A pesar de tanta mentira y falsas doctrinas, la verdad siempre estará firme, porque es verdad, por eso se nos dice a la iglesia la columna y baluarte de la verdad. Ya aprendimos que Dios es fiel, confiable, y no se puede negar a sí mismo. Y su iglesia tiene un sello de pertenencia, inviolable, el cual tiene dos caras, el primero es: Conoce el Señor a los que son suyos.

    Yo creo firmemente en que aquel que es salvo, jamás podrá ser arrebatado de la mano de Dios, el punto aquí es determinar cuándo se es salvo, obviamente cuando nacemos de nuevo, cuando confiamos en Cristo, cuando le entregamos nuestras vidas y nos rendimos a él, cuando nuestras vidas dan evidencia de esa nueva naturaleza en un cambio de mente que genera un cambio de actitud.

    Cuando nuestros apetitos cambian, cuando nuestra manera de ver el mundo y su filosofía cambia, cuando comenzamos a amar la justicia en vez de la mentira, cuando comenzamos a aborrecer nuestro pecado y huimos de él, cuando comenzamos a disfrutar de la presencia de Dios, y a rechazar la maldad en la cual antes nos revolcábamos como cochinos en el lodo.

    Es decir, hay evidencia, es equivocado pensar que yo soy salvo porque hice una oración hace quién sabe cuánto tiempo, y levanté la mano, y me bauticé, y tenía una membresía en la iglesia, pero, me alejé de Dios.

    La Biblia no enseña eso, la Biblia enseña que o somos hijos de luz, o hijos de tinieblas, pero, no podemos estar a la mitad. Pablo les dijo con toda claridad a los Corintios carnales:

    1Co 6:9-11 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

    Yo no me atrevería a decirle a alguien que vive en pecado como un estilo de vida, sin hacer nada al respecto: ah oraste, te bautizaste, ibas a la iglesia, no te preocupes, eres salvo, y la salvación no se pierde.

    No es así, alguien que vive habitualmente en pecado, debería cuestionarse no si perdió la salvación sino si verdaderamente la tiene, ese es el punto.

    Si el Espíritu Santo habita en mí, aunque lo puedo contristar, es poderoso para incomodarme, y no podría vivir en una situación pecaminosa por mucho tiempo, no si soy verdaderamente salvo, porque el que es verdaderamente salvo, ama, valora, su comunión con Dios como lo más importante, no está planeando su próxima fechoría y cómo justificarse, cuidado, es una línea delgada. Juan escribió:

    1 Jn 3:9 Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.

    1 Jn 5:18 Sabemos que los hijos de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque el Hijo de Dios los mantiene protegidos, y el maligno no puede tocarlos.

    Es sencillo, la fe que no me ha cambiado, es la fe que no me ha salvado, punto. Por sus frutos los conocerás, por los frutos en tu vida conocerás qué tipo de fe tienes, ¿obedeces a la verdad, la amas, la estás procurando, o ni te interesa?

    Puedes pretender decir que eres un creyente carnal, o inmaduro, pero, te voy a decir, ahí no tienes ninguna seguridad, la biblia no te la da, y tú, a menos que te engañes a ti mismo podrías decir que la tienes. Pero, Dios es poderoso, y una nueva criatura espiritual actuará como tal.

    El fundamento está firme, y el Señor conoce a los suyos, ¿qué significa? Que esta mentira no afectará a aquellos que en verdad se han rendido al Señor y a su verdad, Juan escribió:

    1 Jn 2:19-20 Esas personas salieron de nuestras iglesias pero, en realidad, nunca fueron parte de nosotros; de haber sido así, se habrían quedado con nosotros. Al irse demostraron que no eran parte de nosotros. 20 Pero ustedes no son así, porque el Santo les ha dado su Espíritu,* y todos ustedes conocen la verdad.

    Juan también escribió que el Señor conoce a los suyos, y los suyos le conocen igual:

    Jua 10:3-5 El portero le abre la puerta, y las ovejas reconocen la voz del pastor y se le acercan. Él llama a cada una de sus ovejas por su nombre y las lleva fuera del redil. 4 Una vez reunido su propio rebaño, camina delante de las ovejas, y ellas lo siguen porque conocen su voz. 5 Nunca seguirán a un desconocido; al contrario, huirán de él porque no conocen su voz.

    Más adelante les dijo a aquellos que no recibieron su verdad:

    Jua 10:26-28 pero ustedes no me creen porque no son mis ovejas. 27 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen.2 8 Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas,

    Por eso nos da la siguiente parte de este sello, de este fundamento inamovible, la santidad personal, la decisión de apartarse para el Señor, de vivir en pureza, honra y honor como una respuesta a su gracia, como una consecuencia lógica de haber sido reconciliados con nuestro salvador, con nuestro creador, y haber recuperado lo perdido por el pecado. Dicen Juan y Pablo:

    1 Jn 2:29 Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.

    Practicar justicia es lo que hacen los hijos de un Dios justo, no por su propia virtud, sino por la acción del Espíritu Santo en la nueva naturaleza, en una nueva criatura. Dice Pablo en 1 Corintios:

    1 Co 6:19 ¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos, 20 porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo.

    Por eso nos dice:

    2 Ti 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
    Hablando en el contexto de la iglesia, podríamos decir que esta ilustración de una casa grande, se refiere a ella, en la cual hay herramientas de todo tipo, es decir, Dios va a utilizar cualquier circunstancia, y se va a glorificar, no quiere decir que él apruebe el pecado, no lo hace, pero, finalmente se glorifica, el que peca tiene su consecuencia, igual el que obedece tiene su recompensa.

    Pero, yo veo esto como una invitación, más que un acto de condenación, yo creo que hoy el Señor quiere invitarnos a todos a ser utensilios de oro y plata que tienen un uso honroso.

    Y nos da esta ilustración de una casa rica en la cual dice: por mucho que haya lujo y pomposidad, no solo hay cosas de lujo, las cuales se sacan para ocasiones especiales, también tienen escobas y productos de limpieza, tazas de baño y papel de baño, lo cual ya no es como que muy honroso, y me recuerda lo que el Señor dijo.

    Mat 18:7 »¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!

    Es inevitable que dentro de la iglesia haya todo tipo de tierras, unas no dan fruto, otras al 30 al 60 y al 100 x 1, siempre hay los que tropiezan, unos definitivamente, lo cual duele y es muy triste, otros por un tiempo, pero, ambos producen dolor al cuerpo, y al mismo tiempo Dios utilizará todo este dolor para tratar con su iglesia, dice en 2 Corintios:

    1 Co 11:18-19 En primer lugar, oigo decir que cuando se reúnen como iglesia hay divisiones entre ustedes, y hasta cierto punto lo creo. 19 Sin duda, tiene que haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la aprobación de Dios.

    Es decir, ¿cómo quieres que te utilice el Señor? Como el que va a traer dolor al cuerpo, el que le va a hacer estar orando por ti en vela y angustia, o como el que va a bendecir y enriquecer al cuerpo. De las dos maneras Dios se va a glorificar, pero una en especial a ti, te va a ser de bendición, la otra va a ser complicada. Por eso dice Pablo:

    2 Ti 2:21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
    Qué interesante, es mi decisión limpiarme de estas cosas, es mi decisión el ser un instrumento para honra y no para deshonra.

    Mira, checa a un lado de cada taza de baño, hay un cepillo ahí que es muy útil para tener limpio el baño, es útil, pero, está aislado, y lo tienes que tomar con guantes, bueno, deberíamos, o lavarnos bien las manos.

    Sí, está esa posición disponible, pero sabe que también hay posiciones de gran honra al Señor, quizá la vajilla de porcelana china, los cubiertos de plata, un hermoso mueble clásico que adorna la casa. Espero que me entiendas, Dios quiere lo mejor para ti y para mí, y la posición de honra está disponible.

    Santificado, significa no común y corriente, no profano, sino algo especial, ya lo he dicho antes, como el bisturí de un cardiólogo, él lo tiene en un lugar muy especial porque su uso es muy especial. Dios tiene ese lugar especial para todo aquel que cree, como dicen aquí its up to you, Él ya quiere.

    Cuando decidimos poner todo nuestro ser a su servicio, entonces somos útiles al Señor, eújrestos, que significa usado fácilmente, interesante. Alguien que siempre está resistiendo al Señor, su verdad, su voluntad, es rejego, es como dice el salmo:

    Sal 32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

    Dime, ¿quién quiere utilizar un mulo o un caballo rebelde para la labor? Va a perder más tiempo en convencerlo o en arreglar el desastre que en hacer el trabajo.

    Y dice: preparado para hacer buena obra, amar, servir, enseñar, mostrar el carácter de Cristo de muchas maneras. Preparar es Jetoimázo, dispuesto, listo, es decir sin estorbo, nada que pueda estorbarle en su testimonio, su reputación, ni contaminarle doctrinal o moralmente.

    Pero, pregunto una vez más, una vez salvo, justificado por la sangre de Cristo, reconciliado con Dios, con una nueva naturaleza, ¿de quién es la decisión de ir a la fuente de agua limpia a ser lavado? De nosotros.

    La Palabra es el agua que nos lava, que nos purifica, que transforma nuestra manera de pensar y nos hace como Cristo. Por eso dice en Mateo 18, la siguiente parte de que es imposible que no haya tropiezos:

    Mat 18:8-9 Por lo tanto, si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con una sola mano o un solo pie que ser arrojado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies. 9 Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con un solo ojo que tener los dos ojos y ser arrojado al fuego del infierno.

    Es decir, pon manos a la obra, no te unas en yugo desigual, no te dejes engañar por ti mismo, Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, eso dice Juan, ven a la luz para que tus obras sean reprendidas, pero para que seas limpiado. Tú no te puedes limpiar a ti mismo, pero sí puedes decidir ir a que Cristo mismo lave tus pies de las inmundicias de este mundo.

    Por eso, ¿de qué grupo quieres ser, de los sectarios, los que producen divisiones, o trasmiten el cáncer? También el Señor está utilizándote, pero, no para un uso honroso, sino deshonroso. ¿Qué quieres ser en la casa del Señor, un instrumento de honra, útil, listo para hacer bien, o un instrumento de deshonra?

    Un hermoso mueble que adorna la casa, una herramienta que arregla, o un excusado, peor aún, papel de baño, o el cepillo con el que lo lavas, lo cual no presumes, pero, está ahí porque es necesario.

    Nos toca limpiarnos de estas cosas, es nuestra responsabilidad, el Señor no va a usar vasos sucios para usos honrosos. Pero, qué hermoso que el Señor nos aparte como su posesión preciada, como sus instrumentos especiales que usa para manifestar su amor, su Palabra, su Evangelio, sus brazos para abrazar, servir, sus pies para ir a los necesitados, su boca para manifestar su verdad.

    Útiles para el Señor, no inútiles, y me gusta la palabra, dispuestos, disponibles, no gente que todo el tiempo está diciendo en tiempo futuro: te serviré Señor, y cuando llega la oportunidad, hoy no, o no me gusta, no es lo que quería, siempre perdiendo oportunidades por no querer abandonar sus ídolos de adicciones, o rencores, en el altar del Señor.

    Porque Dios quiere, pero no puede, no lo va a hacer, hasta que no decidas apartarte para él a cualquier costo. Ahora, no es solo limpiarnos de palabrería que lleva a la impiedad y que corre como gangrena, sino una cosa más le dice Pablo a Timoteo:

    2 Ti 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.
    Nuestras pasiones están en nuestro interior, en nuestro corazón, y esto es lo que Dios quiere de nosotros, nuestro corazón, para poder ser un instrumento de honra.

    Timoteo tenía alrededor de 35 años y era considerado un Joven, y la palabra huir es significativa: feugo, y significa fugarse, y se deriva de la palabra fugitivo, es decir, no es de una sola vez, sino de un continuo estar escapando de pensamientos pecaminosos que comenzaron desde nuestra juventud.

    ¿Cuántas imágenes? ¿Cuántas cosas que hoy yo desearía no haber vivido y que están ahí? ¿Qué tengo que hacer? Fugarme, hay cosas que no me puedo permitir ni ver, ni pensar, necesito del Espíritu Santo dominio propio, necesito llenar mi corazón de la Palabra de Dios, fortalecerme con la gracia de Dios, con el poder de su Espíritu, para decir no, donde solo Dios y yo podemos ver.

    Y no solo de algún deseo sexual, sino también del orgullo, del anhelo de riqueza y poder, ambición egoísta, celos, envidias, ese espíritu argumentativo y dominante.

    Si hay algo que tenemos cuando somos jóvenes, es que no nos gusta que nos digan nada, porque en verdad creemos que ya lo sabemos todo, y que los viejos no tienen nada que enseñarnos, que podemos comernos el mundo a rebanadas, todos esos son males de la juventud que solo se arreglan con la humillación de la vida.

    Y muchos de ellos quedan, crecen y hasta los perfeccionamos, Pablo dice: huyan conviértanse en fugitivos de su viejo hombre. Hasta una falsa doctrina comienza con la jactancia de que solo a mí Dios me revela cosas, porque soy especial. No es así, Dios revela su Palabra a todo aquel que le busca, ya lo vimos.

    Pero, no es suficiente con estar huyendo sin rumbo, sino que tenemos una dirección a la cual acudir cada día, porque si no nos pasa como dijo el Señor:

    Luc 11:24-26 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. 25 Y cuando llega, la halla barrida y adornada. 26 Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

    Si huimos del pecado y no corremos hacia la justicia de Dios, entonces el pecado nos sorprenderá en nuestra huida otra vez, y aún con más fuerza. ¿Qué dice el Salmo 119?

    Sal 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

    No se trata de huir a la nada, al vacío y pretender llenarlo con cualquier otra cosa, no debe ser así porque entonces nuestro corazón perverso y engañoso encuentra la manera de seguir satisfaciendo nuestras pasiones solo que con diferente presentación, y solo nos engañamos a nosotros mismos.

    Ya no veo pornografía, pero ahora soy fan de Game of Thrones, etc., somos expertos en auto engañarnos, en comenzar a practicar religión, ritos que cubran nuestra carnalidad porque seguimos entregados a ella.

    Por eso, nos dice qué hacer: mientras huyes de esas pasiones, entonces caminas en dirección contraria, buscas un punto de referencia, ¿cuál? La palabra de verdad, la cual contiene la justicia de Dios, la cual puede fortalecer tu fe, llenarte de amor y de paz.

    La justicia de Dios, pon atención a lo que Dios demanda, a lo que a Dios le agrada, y entrégate a eso, huye hacia la fe, a la integridad, a ser confiable, a la lealtad a la verdad.

    Al amor, el fruto del Espíritu más importante, no dejarte engañar por lo que este mundo llama amor, sino el amor de Dios, basado en sacrificio, en una decisión, más que emociones egoístas de hazme feliz.

    Y la paz, a relaciones sin conflicto, como cristianos no podemos pasárnosla siendo conflictivos, siempre en contienda, enojados, inconformes, el fruto de justicia se siembra en paz para los uqe hacen la paz, nuestro Dios es un Dios de paz, no de conflicto.

    Si estamos reconciliados con él, entonces podemos tener paz entre nosotros y reconciliar cualquier situación en perdón, en paciencia, en amor, no en juicio, no en queja e inconformidad.

    Y lo más lindo es que, no te vas a encontrar solo cuando lo hagas, hay otros que lo están haciendo, no son la mayoría, pero, sí hay, gente que, con un corazón limpio, están invocando al Señor, y todo aquel que invoca al Señor es salvo. Te será fácil identificar a aquellos que como tu son instrumentos de honra para el Señor.

    Todo esto es resultado de procurar con diligencia presentarte a Dios aprobado en todas las áreas, conociendo, trazando bien la Palabra de verdad, conociéndola. ¿quieres ser un instrumento de honra, santificado, útil para el Señor dispuesto para toda buena obra? Entonces necesitas huir de las pasiones juveniles, y correr hacia el Espíritu Santo para que te enriquezca con su fruto. Y hay una última manera, dice:

    2 Ti 2:23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.
    Esto habla propiamente de tu mente, que aprendas a discernir, a estar en guardia, saber discernir las maquinaciones de Satanás, sus mentiras. Saber diferenciar cuando algo es carnal y no espiritual cuando algo suena sabio, pero en realidad es necedad.

    ¿Cómo diferenciarlo? Por el fruto que producen, si solo me producen obras de la carne, celos, envidias, contiendas, preocupación, desasosiego, no puede venir de Dios. Por otro lado, si genera el fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, si llama a la unidad, al perdón, a la reconciliación, a la justicia, eso viene de Dios, de su Espíritu.

    Desechar, otra vez, ¿cómo deshechas un pañuelo que acabas de utilizar para sonarte la nariz? Lo más pronto posible lo alejas de ti, no es algo que quieras coleccionar, deshazte de cuestiones que son necias e insensatas, no vas a obtener el resultado que quieres.

    Quizá cierta satisfacción en tu carne a la hora de estar escupiendo la sopa, pero, al final su fruto es amargo, no trae unidad, no te mejora a ti en absoluto, y solo se crean mayores contiendas, disgustos, enemistades, venganzas, rencores. ¿Qué dice Santiago?

    Stg 3:13-14 Si ustedes son sabios y entienden los caminos de Dios, demuéstrenlo viviendo una vida honesta y haciendo buenas acciones con la humildad que proviene de la sabiduría. 14 Pero, si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras.

    Stg 3:15-18 Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. 16 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. 17 Pero la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. 18 Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia. (NTV)

    Si es que quieres ser instrumento de honra, santificado, útil para el Señor, dispuesto para toda buena obra. En Cristo es posible. Y último punto:

    III. Un instrumento de honra manifiesta el carácter de Cristo y busca la restauración y el arrepentimiento, no ganar un argumento.
    2 Ti 2:24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido;
    El deseo del creyente no es ganar un argumento, sino ver venir a la persona al conocimiento de la verdad. Ya lo vimos al principio, Cristo jamás fue jactancioso ni fanfarrón, sino manso y humilde de corazón, siempre amable, dispuesto a enseñar.

    Sufrido significa que soporta la aflicción, que aguanta cuando lo humillan, cuando lo maltratan, cuando lo provocan no responde. Alguien dueño de sí mismo, dominado por el Espíritu Santo manifestando dominio propio. Ya lo vimos en 1 de Timoteo, no debe ser peleonero o irritable, porque está representando a Cristo,

    2 Ti 2:25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 2 Ti 2:26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.
    Necesita corregir, y no con el deseo de aplastar, sino de buscar arrepentimiento, un regreso a la verdad, fe salvadora. Mansedumbre tiene que ver con fortaleza sujeta al control, alguien gentil o dócil.

    No buscar venganza porque no se compromete la gente, o porque solo nos están utilizando, o porque nadie viene a servir, y entonces estoy frustrado.

    No, ¿se acuerdan de los hijos del trueno Jacobo y Juan en Lucas 9:51 -56? Ellos van a un pueblo de Samaria, no los reciben porque les ven finta de hebreos, e inmediatamente le dicen al Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo así como Elías para que consuma a estos racistas? El Señor les dice:

    Luc 9:55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; 56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

    Donde tú ves gente anoing, jactanciosa, dura de corazón, Dios los ve en realidad: escalvos a voluntad de Satanás, cautivos, como dice la Palabra.

    Tit 3:3-4 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. 4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,

    El día de hoy Dios no está con la espada desenvainada lista para hacer juicio, sus brazos están abiertos, su paciencia todavía no se acaba, la puerta del arca sigue abierta para todo aquel que cree. Y así como Dios fue paciente con nosotros siendo tan cabezas duras, él sigue siendo paciente aún con los más duros de corazón.

    Dios no quiere que nadie se pierda, sino que obren al arrepentimiento, por eso no estamos buscando pleitos doctrinales, estamos buscando almas, la verdad es la verdad, y ella se defiende sola, porque Dios la respalda.

    Nsotros estamos para predicar el Evangelio con toda mansedumbre, Prautes, reflejando este espíritu de humildad que no se centra en sí mismo, sino en el Señor y en otros porque vamos como embajadores de paz, rogando al un mundo cautivo, esclavo por Satanás a que se reconcilie con Dios.

    Este mundo no ve sus cadenas, está engañado, su vida es un desastre, familias rotas, apetitos torcidos, aborto, homosexualidad, violencia, y mucho más, un mundo de tinieblas, al cual estamos anunciando:

    Hey, ese reino ya fue vencido, puedes ser libre, hay esperanza, no necesitas tus ídolos, no necesitas tus adicciones, puedes vivir libre, Cristo es la salida, él ya murió en la cruz por tus pecados y por los míos. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, el justo por los injustos para llevarnos a Dios.

    Stg 5:19-20 Mis amados hermanos, si alguno de ustedes se aparta de la verdad y otro lo hace volver, 20 pueden estar seguros de que quien haga volver al pecador de su mal camino salvará a esa persona de la muerte y traerá como resultado el perdón de muchos pecados.

    Stg 1:19-21 Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. 20 El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. 21 Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma.

    Stg 1:22-25 Pero no sólo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. 23 Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo. 24 Te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. 25 Pero, si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y si la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.

    En fin, convertirnos en instrumentos de honra, ¿qué quieres ser? De todos modos, Dios se va a glorificar, ¿qué te gustaría recibir? La consecuencia, o la recompensa. ¿Qué clase de herramienta quieres ser para Dios uso honroso, o deshonroso?

    Entonces pongamos manos a la obra y comencemos a limpiarnos, a ir al lugar del agua pura. Vayamos a ser capacitados con todo el fruto del Espíritu para poder ser eficaces al compartir el amor de Dios, a pesar de la humillación o el rechazo. Cristo es suficiente, y él es digno.

  • Dec 3, 20172 Timoteo 2:7-13 Razones Para Soportar La Aflicción Por Causa Del Evangelio
    Dec 3, 2017
    2 Timoteo 2:7-13 Razones Para Soportar La Aflicción Por Causa Del Evangelio
    Series: 2 Timoteo
    This was automatically recovered, cancel to remove this revision or save to recover this autosave. See history

    RAZONES PARA SOPORTAR LA AFLICCIÓN POR CAUSA DEL EVANGELIO
    2 Timoteo 2:7-13

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Como lo hemos dicho antes, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa en el estudio de la Biblia, el contexto lo es todo.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

    Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

    El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, a quién se consideraba un dios, de modo que, cualquier devoción a otro Dios era considerado traición;

    Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, y se desata una terrible persecución en contra de los cristianos y bajo esta persecución es que Pablo es arrestado.

    Para este momento Pablo ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

    Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, y no le estaba yendo bien, además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

    Entonces Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    Para mí el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, y habiendo experimentado todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, Pablo sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe con éxito

    Y cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, por eso es igual de importante para nosotros qué cosas es necesario evitar, retener, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea; porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

    Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

    Y lo difícil no está en que Dios no pueda, o la salvación sea difícil de alcanzar, no, la salvación Cristo la alcanzó para nosotros, él abrió la puerta al perdón, a la reconciliación, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos están dispuestos a abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    El problema es que no todos juzgan digno el Evangelio de creer tanto como para abandonar sus vidas y encontrar vida eterna en Cristo. El problema es que no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

    Y aunque somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, aunque el Espíritu Santo está en nosotros, aunque tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Y aunque todos hemos experimentado la salvación, el gozo de la presencia del Señor, de la comunión con su iglesia, la batalla es real y no termina, la cual no solo es contra nuestra naturaleza pecaminosa, sino contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar en la fe, y esto requiere de fe y decisión.

    Pablo ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final. Si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor, estos consejos nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo.

    En el primer capítulo Pablo le recordó a Timoteo que Cristo mismo fue quien le envió, que él cuenta con una fe genuina, que tiene recursos ilimitados con los que ha sido equipado para ser transformados a la imagen de Cristo y llevar a cabo su voluntad.

    Le recordó la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya estaba en él, cómo Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y del dominio propio necesario para salir victoriosos.

    Le dijo: cuídate ser infiel, no te avergüences de tu fe por la aflicción o aparentes derrotas. Tienes un llamado celestial inigualable, perteneces al Rey del cielo, se te ha dado vida, hay un hogar y una herencia que estás por recibir.

    Cristo ha resucitado, y nosotros con él, así que, tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.

    Pablo le recordó a Timoteo: retén y guarda, vimos la importancia de retener la Palabra justo como la hemos recibido. Que ésta deje la impresión de su golpe en tu corazón, que tu corazón, tu mente, tus convicciones sean vaciadas en el molde de la Palabra y tomen su forma.

    Vimos que, aunque Dios sostiene su Palabra, al mismo tiempo cada generación es responsable de retener su forma, guardar la verdad, y no dejarnos engañar, o distraer, sino seguir el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.

    Hace dos semanas aprendimos acerca de la gracia y la aflicción, cómo fortalecernos en la aflicción, cómo pelear la batalla correcta.

    Aprendimos que, necesitamos ser capacitados por Dios, porque resultados espirituales solo se obtienen con recursos espirituales, por lo tanto, necesitamos fortalecernos en la gracia. Necesitamos gracia para transmitir una fe genuina de una generación a otra, enseñando a otros porque esto también trae aflicción.

    Requerimos gracia porque somos soldados de Jesucristo y un soldado vive aflicciones, además de que, un buen soldado no debe distraerse con las cosas de este mundo. Somos atletas y requerimos disciplina, lo cual trae aflicción, por eso necesitamos fijar nuestros ojos en la meta, para lo cual necesitamos gracia. Necesitamos gracia porque se sufren penalidades al trabajar la tierra mientras esperamos ver fruto.

    El día de hoy Pablo va a enseñar una porción más en esta carta acerca de cómo terminar la carrera, cómo pelear la buena batalla, cómo guardar la fe. Y va a cerrar este tema de la aflicción, que conlleva el caminar con Cristo, por eso yo titulé este mensaje: RAZONES PARA SOPORTAR LA AFLICCIÓN POR CAUSA DEL EVANGELIO

    I. Medita y ora para que el Señor te dé entendimiento.
    2 Ti 2:7 Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.
    Pablo le dice a Timoteo considera noeo, que significa percibe con claridad de mente, con comprensión total, considerando cuidadosamente, valorándolo, reflexionándolo, y lo hace de manera imperativa, es decir, todo esto, no es un mero consejo, es un mandato.

    La batalla es recia, la carrera no es sencilla, requiere disciplina, el trabajo de sembrar y regar en el campo no es un coco en la playa, hay aflicción, requerimos estar preparados. Por eso, es nuestro deber, nuestra responsabilidad mantenernos bajo el flujo de la gracia y, ¿cómo hacemos eso en términos prácticos?

    Meditar constantemente, reflexionar en todo momento en la Palabra de Dios. No dejes que tu mente vuele, es espiritualmente incorrecto que sigas a tu corazón, es perverso y engañoso, te va a engañar, no necesitas tus viejas convicciones, tus arraigadas justificaciones para no obedecer e ignorar a Dios, quien te está llamando en todo momento, quien quiere tener comunión contigo, no porque él lo necesite, sino porque tú lo necesitas más de lo que te puedes imaginar.

    Recuerda, son dos extremos opuestos, no se llevan, o es la palabra del hombre, o es la Palabra de Dios, sencillamente se oponen, se cancela el uno al otro, no puedes estar en medio, no puedes servir a dos señores, o sirves a un rey, o sirves al otro.

    No se puede poner vino nuevo en odres viejos, ni remendar un vestido viejo con tela nueva porque se van a romper y dice el Señor, se pierde el vino, es decir, viene el tropiezo.

    Es nuestro deber recordar que tenemos que procurar con diligencia presentarnos a Dios aprobados, que tenemos que presentar nuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo agradable a Dios el cual es nuestro culto racional.

    Esta es la única manera en la que realmente podremos recibir comprensión, espiritual, revelación divina, sabiduría para poder ser entendidos de la voluntad de Dios, buena, perfecta y agradable. Una y otra vez la Escritura nos exhorta:

    Rom 12:2 No vivan y a según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.

    Efe 5:15-17 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

    Y como dice Pablo aquí es en este proceso en medio del cual Dios nos va a hablar, Dios no te va a hablar en medio de tu bullicio y tus muchas ocupaciones, y estás errando al hacerlo así porque llegará el momento en el que no vas a ir ni para adelante ni para atrás, porque del Señor viene la capacidad y la verdadera bendición, una vida llena de gozo, paz, bendición, justicia, que vienen del Espíritu de Dios.

    Ayer en el medio día de ayuno y oración pusimos esto por obra, la primera parte de este tiempo se le llama esperar en el Señor mientras meditamos en su Palabra, en la guía del líder nos menciona que E. M. Bounds dice:

    Dios no reconoce a las personas apresuradamente. Él no da sus dones a los que se comunican con él apresuradamente y de momento. Permanecer en comunión con Dios es el secreto para conocerlo a él y conocer su influencia.

    Algunos textos que nos reiteran que debemos esperar en el Señor son estos:

    Isa 40:29-31 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

    Y esperar en él es esto, considerar, reflexionar en su Palabra, en un tiempo a solas con él, y entonces recibir de él entendimiento, fuerza, capacidad. Otros textos son el Salmo 27 y salmo 65:

    Sal 27:13-14 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. 14 Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

    Sal 62:5-7 Que todo mi ser espere en silencio delante de Dios, porque en él está mi esperanza. 6 Sólo él es mi roca y mi salvación, mi fortaleza donde no seré sacudido. 7 Mi victoria y mi honor provienen solamente de Dios; él es mi refugio, una roca donde ningún enemigo puede alcanzarme.

    Sal 62:8-9 Oh pueblo mío, confía en Dios en todo momento; dile lo que hay en tu corazón, porque él es nuestro refugio. Interludio. 9 La gente común no vale más que una bocanada de viento, y los poderosos no son lo que parecen ser; si se les pesa juntos en una balanza, ambos son más livianos que un soplo de aire.

    No esperes salir fortalecido y victorioso de ninguna aflicción, si no estás haciendo lo correcto, sencillamente vas a fracasar, y vas a terminar negando a tu Señor, y ¿sabes qué? No quieres eso, ya lo veremos al final.

    Esto es lo primero que debes hacer, considerar, para poder recibir lo que necesitas de parte de Dios, si no lo haces, seguirás siendo esclavo de tus pasiones y deseos, seguirás en derrotas constantes.

    Y sí, entiendo que hay cierto placer en dejarte llevar por tu carnalidad, pero, no pienses que no te van a llegar las facturas, los billes, va a llegar la crisis, y no quieres eso, va a llegar otro tipo de aflicción por causa de tu mala cabeza, y eso es amargo, no lo quieres. Y Timoteo nos da otro recurso:

    II. Jesucristo, su Evangelio y su Palabra son suficientes, no te desenfoques.
    2 Ti 2:8 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio,
    En medio de la prueba y la aflicción de aquellos que sabemos que somos extranjeros y peregrinos, necesitamos no perder de vista el centro: Cristo.

    Y Pablo lo recuerda porque es fácil desenfocarse, nuestros corazones son traicioneros, y nuestros motivos de servir, de venir a la iglesia, hasta de estudiar la Palabra y obedecerla comienzan a ser egoístas. Llamar la atención, pretender hacer deudor a Dios, “hago para que me des, para que me bendigas”, buscar éxito personal, reconocimiento, y demás.

    El problema con eso es que cuando las cosas no salen conforme a lo que queremos entonces tropezamos, si no me da el resultado que yo quería, si tiene que haber sacrificio y servicio, pero no hay ni las gracias.

    Aún más si hay humillación, vergüenza, persecución o pérdida de la libertad y de la vida como Pablo, entonces comenzamos a no juzgar ser cristianos como algo digno de sostenerse a pesar de la dificultad.

    Es fácil hacer un ídolo del mismo ministerio, enfocarse en actividades y actividades, en servir, y servir, en los hermanos, en edificios, en ministerios de esto, del otro, en estructuras, en el mismo pastor, y obviamente todo eso es imperfecto, y sin el Espíritu Santo gobernándonos y en la carne, todo llega a ser chocante o insuficiente.

    Cuando no debemos olvidar lo más básico, ¿por qué nos hacemos llamar cristianos? Pues por Cristo, Cristo es el centro de todo, debe serlo en nuestras vidas y en la iglesia.

    Por eso una iglesia enfocada solamente en el ministerio o en la estructura, o en el hombre, en las personas, va a perder su rumbo, todo eso es parte dé, pero el centro sigue siendo Cristo, si perdemos a Cristo de vista estaremos en problemas.

    Me recuerda a la iglesia de Laodicea, la cual se sentía la más espiritual y exitosa de todas, pero, perdieron lo principal a Cristo, lo dejaron fuera y lo único que producían en Cristo era nauseas, y él tiene que tocarles para entrar porque lo habían dejado fuera, mira, léelo por ti mismo:

    Apo 3:14-17 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: 15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
    Apo 3:18-21 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

    Mis hermanos, es muy importante no olvidarnos de Jesucristo, todo lo demás puede ser, puede haber o no, pero, es él quien nos salvó, es él quien murió por nosotros, es él quien nos está fortaleciendo, quien está en el cielo preparando morada para nosotros, un cielo sin Cristo no es cielo.

    Piensa en las iglesias de Siria, de Corea del Norte, de algunos lugares de África, no están preocupados por el ministerio de jóvenes, de adultos, de adultos mayores, de niños, medios niños, jóvenes, no tan jóvenes, jóvenes y medio.

    Todo eso no es relevante para ellos, con que se puedan juntar sin ser atrapados, con que uno de ellos haya memorizado algún versículo de la Biblia porque ni biblias tienen, pero ve a ver esas iglesias, no están apáticas, inconformes y malcriadas como las iglesias de este país, siempre quejándose de algo.

    No, ellos están llenos de gozo, llenos de esperanza, sabiendo que esa podría ser su última reunión porque los pueden mandar a cárceles de trabajos forzados en condiciones infrahumanas, o peor aún ser ejecutados por causa de su fe.

    Y ¿sabes por qué están llenos de gozo porque Jesucristo camina con ellos cada paso de su dificultad, y les es imposible olvidarse de su Señor, lo tienen presente, lo aman, y están dispuestos a vivir por él, o a morir por él.

    Estaba leyendo que durante un tiempo, llegó a haber cerca de 1000 km de catacumbas bajo la ciudad de Roma, casi todas ellas excavadas y usadas por diez generaciones de cristianos a lo largo de 300 años, cristianos perseguidos que tuvieron que abrirse paso para adorar a Jesucristo su Señor de cualquier manera, ¿por qué? Porque no se olvidaron de su Señor.

    Mis hermanos Cristo es el motivo de todo lo que hacemos y porqué somos lo que somos, él es lo más importante, un cristiano está llamado a morir a sí mismo y a vivir para su Señor. Lo he repetido un mucho últimamente, Cristo no es un medio para alcanzar mis fines, eso es idolatría, eso es religión, no se trata de mí. Cristo es el fin de todo, él es la meta.

    Por eso dice Pablo: acuérdate de Jesucristo, no lo pierdas de vista, y no está hablando de un Jesucristo hecho a tu imagen, o moldeado por tradiciones o religión, sino del linaje de David, el Rey de reyes.

    Quien no solamente se identifica con nosotros en su humanidad como nuestro sumo sacerdote compasivo y misericordioso, que conoce y entiende todo nuestro sufrimiento y le da sentido a nuestro dolor, sino que él es verdaderamente un rey, y su reino no tendrá fin, servimos al todopoderoso, quien sin duda viene y va a establecer su reino, aún que no nos tocara verlo en esta vida, seremos resucitados y sin duda lo veremos. La Palabra dice:

    Luc 1:32-33 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

    Apo 22:16-17 Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. 17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

    Y no solo eso, dice: resucitado de los muertos, ¿qué significa esto? Que no solamente estamos sirviendo a un acontecimiento del pasado, o a una simple persona histórica, que hizo tanto por la humanidad que hay que recordar su legado.

    No, si bien él existió históricamente, si bien él partió la historia en dos, y fue a morir en una cruz, no estamos sirviendo a un recuerdo o a una fotografía, no estamos adorando un evento que en algún momento sucedió, no, adoramos a Cristo y lo seguimos porque está vivo, él no está en ninguna tumba de este mundo.

    Puedes encontrar los huesos de buda, de Mahoma, pero no los de Jesucristo, porque él vive. Adoramos y servimos a un Jesucristo vivo.

    Y ¿qué implica esto? Qué él venció lo irremediable. No sé si hayas escuchado antes la frase de: lo único que no tiene remedio es la muerte. Pues eso fue antes de Cristo, porque él le puso remedio a esa situación que comenzó en Edén, Cristo venció a la muerte.

    ¿Por qué crees que hay millones y millones de personas que han dado su vida por decir sencillamente eso: Cristo está vivo y es el rey del universo? Y nosotros vamos a resucitar y a vivir con él por la eternidad, esa es nuestra promesa, eso es lo que nos debe mover, mucho más allá de si va a haber reforma migratoria, si nos va a ir bien en el próximo negocio, si ya no nos vamos a enfermar.

    Todo eso es irrelevante al saber que no somos eternos aquí, por eso el cristiano no debería vivir enfocado solo en el aquí y el ahora, no hay vida más miserable que la que vive así, porque hay muchas sorpresas en esta vida, te sorprende un cáncer, una devaluación, un desastre natural, y tu plan de vida temporal se acabó, no así cuando estás pensando en lo eterno, dice en Romanos:

    Rom 8:37-39 Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. 38 Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. 39 Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.

    1 Co 15:54-58 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: «La muerte es devorada en victoria. 55 Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?». 56 Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. 57 ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Por lo tanto, mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil.

    Este es el verdadero evangelio, no el de una prosperidad temporal que de por sí es falsa porque aquí no está el cielo, ni tampoco el infierno, ninguna de las dos cosas se compara con lo que realmente son.

    En Cristo, por su resurrección, debemos estar constantemente recordando que solo él es Dios, el es rey, él es nuestro salvador, por medio de su muerte y resurrección, rompió los grilletes del pecado y de la paga del pecado que es la muerte, el arma más grande de Satanás.

    Y cuando lo confesamos como Señor y depositamos nuestra confianza en él, él se convierte en nuestro Salvador y en nuestro Señor, y rompe por completo el poder del pecado, de la muerte, y de Satanás en nuestras vidas.

    ¿Dime qué otra cosa podría motivarnos mejor para servir a aquel que nos ha salvado y ha dado todo por nosotros?

    Y dice Pablo, según mi evangelio, no refiriéndose a su opinión personal, sino al único evangelio que era tan personal para él, y que además el Señor mismo se lo había comunicado, que él podía decirlo como embajador, como heraldo del único evangelio de Jesucristo resucitado.

    Y no olvidar que Jesucristo sufrió la cruz para podernos dar vida eterna, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y que cada vez que sufrimos por causa del evangelio, de una manera o de otra, estamos participando de sus sufrimientos, y al mismo tiempo estamos declarando a qué reino pertenecemos, que no pertenecemos aquí, que aquí no está nuestro hogar, que esperamos el reino que viene ya, que estamos esperando a nuestro Rey.

    Por eso continuamente haz memoria, recuerda, menciona, especialmente en esos momentos que te da por renegar. Y dice Pablo:

    2 Ti 2:9 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.
    No es sorpresa, y te lo paso al costo, el Señor lo dijo con toda claridad, el precio del discipulado, de seguir a Cristo es alto, Cristo quiere todo de nosotros, él dijo:

    Mat 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

    Más adelante dijo a los doce:
    Mat 10:38-39 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

    Ya cerca de su crucifixión cuando comenzaba a advertirles a sus discípulos que le era necesario sufrir les volvió a decir:

    Mat 16:24-27 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.
    En Juan volvió a decir:
    Jua 15:20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.(B) Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. 21 Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

    Porque servir al Señor fielmente cuesta, Pablo más adelante le dirá a Timoteo:

    2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

    Pero, el jueves veíamos en el linaje de Set en el capítulo 5 de génesis, esa gente comenzó a invocar el nombre de Dios, eso significa que se abrió paso en medio de una corriente oscura y malvada, como quien con una cuña se esfuerza por levantar algo.

    Vivir para Cristo y por la verdad y en la verdad es algo costoso, la pregunta es la misma: ¿es Cristo suficiente para ti? Si no es así, necesitas conocerlo porque de cualquier manera tu vida va a terminar aquí, por más que la ames, y allá no te va a gustar lo que vas a ver, y aquí son unos cuantos años, pero allá es una eternidad, y eso es mucho para vivirlo sin Cristo.

    Pero, Pablo tenía una convicción, él decía: Yo estoy preso, pero, no la Palabra de Dios, ¿qué significa eso? Que la Palabra es lo que dice Hebreos:

    Heb 4:12-13 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

    No importa que gobiernos pretendan prohibirla, que pretendan matar a cristianos, la Palabra de Dios es la Espada del Espíritu, ¿qué significa esto? Que es Dios mismo quien sostiene esa espada, y dime, ¿quién podrá resistirle? Ni Satanás ni nadie.

    Volvemos al mismo ejemplo de países perseguidos, aquí donde se supone que hay libertad de expresión, la Palabra cada vez más encuentra menos camino porque los corazones están duros, encallecidos, enorgullecidos, conformados a este mundo, acomodados al aquí y al ahora.

    No así en lugares como China, por ejemplo, en donde antes de la conquista comunista al final de la década de 1940 y a principios de 1950, había más de 700 mil cristianos, y durante la revolución cultural 30 millones de chinos fueron masacrados, y la mayoría de ellos eran cristianos.

    Legó la opresión, la persecución, la cárcel, ejecuciones brutales, y ¿qué crees? Después de cuarenta años de un comunismo cerrado la iglesia de Jesucristo tiene una membresía actual estimada entre 30 y 100 millones de cristianos, ¿por qué? Porque la Palabra de Dios no está presa.

    Juan Bunyan quien escribió la famosa obra El progreso del peregrino fue encarcelado en Inglaterra, y le pusieron en una celda donde tenía una ventana, pero era tapada por un muro que rodeaba la prisión, él no podía ver, ni nadie podía verle, sin embargo, él predicaba desde su celda para que se escuchara hasta la calle, y cientos de oyentes y de incrédulos estaban ansiosos por la Palabra de Dios. Porque la Palabra no está presa.

    Y eso nos debe animar a nosotros, gente de Alemania y de otros lugares escucharán la verdad, y no podemos parar, no pararemos porque si callamos nosotros las piedras lo harán, no pierdas la oportunidad de predicar la verdad. Y dice Pablo:

    III. No olvides el propósito por el cual hacemos lo que hacemos, eso te mantendrá en track.
    2 Ti 2:10 Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.
    Es decir, el Evangelio sigue esparciéndose y seguirá corriendo mientras tú lo prediques, no debemos callarnos, no debemos amedrentarnos si no vemos respuesta aparente, si no vemos los recursos de otras iglesias, tenemos lo más valioso que es el Evangelio, la Escritura, y no podemos callar, no podemos ser infieles.

    Pablo estaba seguro de eso, por eso todo lo soportaba, y lo movía el amor a los escogidos, aquellos a quienes antes de la fundación del mundo Dios escogió para ser sus hijos, los cuales igual, necesitan escuchar la verdad y creer, tomar un paso de fe. Por eso es tan importante el Evangelismo.

    Mira mi hermano, cada jueves una familia de las nuestras están saliendo a evangelizar, no esperes a un programa especial, o a un evento, si tienes a Cristo, si le haz conocido, si el Evangelio te ha salvado, ya puedes hacerlo.

    Si necesitas compañía y ánimo, acércate a Gloria y Alejandro, ellos lo hacen cada jueves, o tú mismo, escoge un día de la semana, y hazlo intencionalmente, te aseguro que vas a ver al Señor caminar contigo, hazlo por amor al Señor y por amor a los escogidos.

    Son dos cosas juntas, no sabes a quiénes Dios ha escogido, pero, todos necesitan escuchar el Evangelio, todos, esa es nuestra parte, el resto le corresponde al Señor.

    Necesitamos pedirle que nos llene de su amor porque el mensaje que estamos llevando es vida eterna, es salvación, es gloria eterna, y qué maravilloso que el día que estés en el cielo muchos puedan decirte: gracias por compartirme tu fe, gracias por poner tus recursos, tu tiempo, tu amor, tu servicio, porque ahora estoy aquí compartiendo contigo la gloria de nuestro Señor, pero necesitan oír, dice la Palabra:

    Efe 1:4-5 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

    Rom 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

    Pero, también nos dice:
    Rom 10:13-17 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? 17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

    En Juan nos dice también:

    Jua 6:65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

    Pero, también nos dice:
    Jua 3:16-18 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

    Es por gracia que somos salvos, por medio de la fe, pero, es necesario ir y predicar el Evangelio, el infierno es eterno, y cuántas personas están yendo allá. Necesitamos pedirle al Señor tener un corazón evangelizador, y créeme, eso no está en mis hombros nada más, sino en cada uno de nosotros que hemos recibido vida eterna para compartirla.

    Estaba leyendo biografías como la de Juan Wesley, el fundador de la iglesia metodista, quien sufrió persecuciones, difamación, y lo dejó todo por Cristo.

    Estaba leyendo que él viajó a pie o a caballo alrededor de 300 mil millas, predicó más de 40 mil sermones y escribió o tradujo más de 200 libros.

    Vivió de manera sencilla y regaló la mayoría de los ingresos que recibía, fue ridiculizado, apedreado, apartado por sus colegas, pero, nunca perdió la alegría de su servicio ni de su amor por el Señor y por las personas, como él muchos otros que han dejado su vida entera por una obra que vale la pena, el Evangelio de la salvación.

    Otro de ellos fue George Whitefield, amigo íntimo y compañero de los hermanos Welsley, el cual pasó 34 años predicando el evangelio en las islas británicas y en América del Noerte, hizo trece viajes transatlánticos los cuales eran muy peligrosos, predicó 18 mil sermones en dos continentes, y hasta un himno le compusieron decía así:

    Amó el mundo que le odió. Eran sinceras las lágrimas que caían sobre su Biblia. Cuando le asediaban el escándalo y las lenguas contenciosas, su única respuesta fue una vida intachable.

    Y hermanos, cada cosa que hacemos para el Señor no es en vano, y no importa que no tengamos micrófonos, o un gran escenario, o un gran sistema de media, tenemos el Evangelio poderoso de la salvación, necesitamos proclamarlo, ¿eres cristiano? Debes hacerlo. Y cerramos

    IV. No pierdas de vista la promesa ni al que promete.
    2 Ti 2:11 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;
    Pablo menciona una más de sus palabras fieles, es decir, digna de confianza, creíble, puedes apostar tu vida entera a esta promesa porque es Dios mismo el que lo promete.

    Se cree que este era un himno y un credo de los primeros cristianos, quienes sembraron la Palabra con persecuciones, y con su sangre, quienes morían abrazados cantándolo en los circos romanos, al punto de que gente de la audiencia bajaba con ellos a morir comidos por leones. Y dice:

    Si somos muertos con él, lo cual se puede referir tanto a morir espiritualmente, a tomar nuestra cruz y seguirle, negarnos a nosotros mismos, dice en Romanos:

    Rom 6:3-4 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

    Rom 6:5-8 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

    Pero, también se está refiriendo a si sufrimos de alguna manera persecución y hostilidades, porque estamos dando evidencia de a quién pertenecemos verdaderamente, estamos diciendo al mundo que este no es nuestro hogar, y no buscamos su gloria, sino una diferente, una eterna, estamos esperando nuestra verdadera riqueza y el reino verdadero, no las riquezas temporales de este mundo. Por eso también dice:

    2 Ti 2:12a Si sufrimos, también reinaremos con él;
    Sabemos que un día reinaremos con el Señor, con quien nos estamos identificando, así como estos hombres y millones más que han juzgado que Cristo es digno, es real, y que vale la pena derramar la vida por él, el Señor les dijo a sus apóstoles y a los demás:

    Mat 19:28 Jesús contestó: —Les aseguro que, cuando el mundo se renueve* y el Hijo del Hombre* se siente sobre su trono glorioso, ustedes, que han sido mis seguidores, también se sentarán en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.29Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna.

    1Co 6:2-3 ¿No se dan cuenta de que algún día nosotros, los creyentes, juzgaremos al mundo? Y, dado que ustedes van a juzgar al mundo, ¿no son capaces de resolver esas pequeñas cuestiones entre ustedes? 3 ¿No se dan cuenta de que juzgaremos a los ángeles? Así que, deberían ser capaces de resolver los conflictos comunes y corrientes que pasan en esta vida.

    Esta es la promesa, y es morir con Cristo, no habla de una muerte heroica por el nombre de alguien que vivió, porque ya establecimos que él está vivo. Pablo nos dice en Colosenses:

    Col 3:1-4 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra.3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria.

    Col 3:5-6 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. 6 A causa de esos pecados, viene la furia de Dios. (NTV)

    Como Moisés quien pudo haber disfrutado de los deleites temporales de ser un príncipe y hasta llegar a ser el faraón de Egipto, pero dice en hebreos:

    Heb 11:24-26 Fue por la fe que Moisés, cuando ya fue adulto, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón. 25 Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los placeres momentáneos del pecado. 26 Consideró que era mejor sufrir por causa de Cristo que poseer los tesoros de Egipto, pues tenía la mirada puesta en la gran recompensa que recibiría. (NTV)

    Ya lo he mencionado, no es que no va a haber sufrimiento si niegas a Cristo, de todos modos va a venir, estos egipcios terminaron devastados por las plagas y al final el ejército ahogado en el mar.

    El jueves vimos acerca del camino de Caín, aquellos que decidieron entregarse a los deleites temporales del mundo, y el linaje de Set, aquellos que decidieron oponerse y mantenerse firmes en la fe y la verdad; aquellos que se creyeron mejores y que ganaron lo que quisieron terminaron ahogados en el diluvio, no así Noé y sus hijos, quienes hasta hoy viven, por la fe, y por quienes hoy estamos todos aquí.

    Mis hermanos, el por eso el ser cristiano no se trata de una religión, de ritos, de tradiciones, es una relación con el Dios vivo, con Jesucristo nuestro Señor. ¿Lo tienes o no? ¿Lo conoces o no? Y el himno sigue:

    2 Ti 2:12a Si le negáremos, él también nos negará.
    Esta frase podría traducirse mejor: si alguna vez le negáremos, o si en el futuro le negáremos. Refiriéndose a una situación de vida o muerte y definitiva, porque podemos pensar que nosotros cada vez que desobedecemos, cuando no estamos dispuestos a declarar abiertamente nuestro amor por Cristo en una situación dada, le estamos negando.

    Pero, no se refiere a eso, porque podemos pensar en Pedro, quien le negó, pero verdaderamente se arrepintió, y el Señor le restauró, además de que una vez lleno del Espíritu Santo jamás volvió a negar al Señor, sino que lo proclamó hasta morir por Cristo.

    Cuenta la tradición que fue crucificado, y que pidió ser crucificado de cabeza porque no se juzgó digno de morir como su Señor.

    Más bien habla de aquellos que definitivamente no juzgan a Cristo digno de seguirse, todos estos falsos maestros que le niegan y enseñan que él no es Dios, aquellos que una vez le proclamaron, pero que retrocedieron, mostrando que nunca tuvieron una fe genuina, dice en Hebreos:

    Heb 6:4-6 Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo, 5 que saborearon la bondad de la Palabra de Dios y el poder del mundo venidero — 6 y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.

    Cristo mismo lo dijo en el contexto de la persecución, a la hora de confesar a Cristo como rey y Señor

    Mat 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

    Juan también escribió:
    1 Jn 2:22-23 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

    Y su promesa termina con lo siguiente:
    2 Ti 2:13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.
    Infiel es la palabra apistos, lo cual no se refiere a tener poca fe, débil o no confiable, sino a definitivamente no creer, a no tener fe salvadora, por lo mismo podríamos explicarlo de esta manera:

    Yo puedo apostatar la fe, y creer que voy a reencarnar, o que solo voy a dejar de existir, o que Dios si es un Dios de amor no me va a mandar al infierno. Es cierto, Dios es amor, pero también es un juez justo, y por amor a la verdad, él no va a dar por inocente al culpable.

    El punto es que, él es fiel a lo que ha prometido, eso no va a cambiar, por eso la importancia de no dejarnos engañar por nuestro perverso corazón, delante de Dios nuestras convicciones, pensamientos y creencias no significan nada.

    Tú puedes decir: yo no creo en el sol, pero eso no cambia la realidad de que el sol está ahí, de la misma manera, Cristo permanece fiel no solo con quienes creen en él, sino con quienes no lo hacen. ¿te acuerda en Juan 3:16? Dice:

    Jua 3:16-17 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

    Pero inmediatamente después también declara:

    Jua 3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

    Él no va a ser infiel a su promesa de salvar a quienes creen en él, pero, de la misma manera, tampoco incumplirá su promesa de condenar a quienes no lo hagan, porque él no se puede negar a sí mismo, es justo.

    Y tenemos delante de nosotros la vida y la muerte, escojamos la vida, eso es lo que Dios quiere, observa esos textos: morir y sufrir, por Cristo trae vida, trae recompensa, negarle, serle infieles, también.

    Es una cuestión de fe, siempre lo ha sido, ¿qué vas a creer? ¿A quién vas a seguir? No puedes estar en medio, puedes venir todo lo que quieras a esta iglesia, o a cualquier otra, pero, eso no es lo que te traerá salvación, sino la decisión que tomes, seguir viviendo para ti mismo, para este mundo, donde igual morirás y sufrirás, y negar a Cristo y ser infiel, o decidir vivir para Cristo, sin juzgándolo digno de sufrir o morir si es necesario.

    Todas estas son razones de peso para soportar sufrimiento, para negarnos a nosotros mismos, para no entregarnos a las pasiones de nuestra carne ni seguir el camino que el mundo está siguiendo. No lo olvides, lo que creas o no creas, no cambia la realidad de lo que es. Haz tu decisión hoy.

    Te dejo con un texto antes de tomar la comunión, donde estamos haciendo mucho más que una obra religiosa sin sentido ni significado.

    Cuando tomas el pan y el jugo de uva, estás declarando una vez más tus intenciones, lo que estás creyendo, estás tomando la decisión de pertenecer a Cristo y caminar con él y obedecerle a cualquier costo, porque entiendes quién es él y lo que te ofrece.

    Porque entiendes su amor derramado en esa cruz, porque crees que el no solo vino a morir en tu lugar, sino que resucitó con poder y hoy vive, no estamos haciendo honores a un hombre muerto, sino a alguien que hoy está aquí entre nosotros y que te está extendiendo las manos, pero, recuerda, él lo quiere todo, toda tu vida.

    Y no te dejes engañar, porque también Satanás lo tiene todo de ti, si no te entregas a Cristo, si no estás en Cristo, entonces Satanás es tu Señor, no te sientas tan libre, ni tan afortunado, ni tan open mind. Abre tus ojos, y si hoy puedes ver tu salvación, no la postergues más. Y entrégate a tu Señor. Pablo escribió, y yo lo creo:

    2 Ti 1:12 Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

    Y dice en Hebreos:

    Heb 10:23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

    1 Co 15:57-58 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
    1 Pe 4:12-16 Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. 13 Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo. 14 Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes. 15 Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido. 16 Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo.
    2 Co 4:16-18 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

    Luc 12:35-38 »Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida. 36 Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque. 37 Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles. 38 Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada. (NVI)

  • Nov 19, 20172 Timoteo 2:1-7 La Gracia Y La Aflicción
    Nov 19, 2017
    2 Timoteo 2:1-7 La Gracia Y La Aflicción
    Series: 2 Timoteo

    LA GRACIA Y LA AFLICCIÓN
    2 Timoteo 2:1 – 7

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Como lo hemos dicho antes, en el estudio de la Biblia, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa, el contexto lo es todo.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

    Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

    El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, en ese tiempo se consideraba al Cesar un dios, y cualquier devoción a otro Dios era considerado traición al trono, además de que Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, de manera que, se desata una terrible persecución en contra de los cristianos.

    Bajo esta persecución es que Pablo es arrestado; para este momento ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

    Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, pero, no le estaba yendo bien; además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

    Y en esta carta Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo ya no está dando instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, sino exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    Por lo tanto, creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, Pablo pudo experimentar todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, y sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe.

    Y para nosotros es muy importante saber en qué cosas es necesario evitar, retner, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea, porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

    Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará.

    Y lo difícil no está en que Dios no pueda, su gracia es suficiente, la puerta a la salvación, al perdón, a la reconciliación está abierta, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos están dispuestos a abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    Y aunque somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, aunque el Espíritu Santo está en nosotros, aunque tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Y aunque todos hemos experimentado la salvación, el gozo de la presencia del Señor, de la comunión con su iglesia, la batalla es real, no solo contra nuestra naturaleza pecaminosa, sino contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar, y no es fácil.

    Y Pablo ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final.

    Pero, guerra es guerra, y requerimos ser buenos soldados, que saben defenderse y atacar, y requerimos ser disciplinados, para acabar bien la carrera, necesitamos ser buenos agricultores que trabajan con fidelidad y esperanza a pesar de la oposición.

    Entonces, estos son consejos que nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo, y más aún, si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor.

    Ya vimos el primer capítulo, Pablo le recordó a Timoteo quién le envió, su tu fe es genuina, los recursos ilimitados con los que ha sido equipado para ser transformados a su imagen y llevar a cabo su voluntad.

    Le recordó la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya estaba en él, cómo Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, el Espíritu Santo nos da el poder, el amor y el dominio propio necesario para salir victoriosos.

    Cuidarse del peligro de ser infieles, o de avergonzarnos de nuestra fe debido a la aflicción y aparentes derrotas. Tenemos un llamado celestial inigualable, pertenecemos al Rey del cielo, se nos ha dado vida, hay un hogar y una herencia que estamos por recibir.

    Cristo ha resucitado, y nosotros con él, así que, tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados. Hemos visto cómo cada instrucción de Pablo comienza con un verbo, la semana pasada vimos retén y guarda, y dos ejemplos uno negativo, y otro positivo.

    Vimos la importancia de retener la Palabra justo como la hemos recibido. Que ésta deje la impresión de su golpe en tu corazón, que tu corazón, tu mente, tus convicciones sean vaciadas en el molde de la Palabra y tomen su forma. Vimos cómo Dios sostiene su Palabra, pero, al mismo tiempo y cada generación es responsable de retener su forma.

    Qué importante es guarda la verdad, y no dejarnos engañar, o distraer, sino seguir el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.

    El día de hoy Pablo va a enseñar una porción más en esta carta acerca de cómo terminar la carrera, cómo pelear la buena batalla, cómo guardar la fe. Hay aflicciones, es cansado, lo acabamos de aprender, por lo mismo, no todos perseveran.

    ¿Cómo saber que estamos peleando la batalla correcta, corriendo en la carrera correcta y trabajando en el campo correcto? Porque de cualquier manera en este mundo todos batallamos, todos estamos en una carrera y todos nos desgastamos, trabajamos por algo.

    El día de hoy Pablo nos enseñará cómo fortalecernos para la aflicción, cómo mirarnos a nosotros mismos en medio de la aflicción, y por qué es importante escoger el lugar correcto de la aflicción, por eso yo titulé este mensaje: LA GRACIA Y LA AFLICCIÓN.

    I. Necesitas ser capacitado por Dios, porque resultados espirituales solo se obtienen con recursos espirituales.
    2 Ti 2:1a Tú, pues, hijo mío,
    Tú pues, por tanto, así que, de manera que, todos estos son términos de conclusión que están conectando dos ideas. Siempre que veamos esto en la Biblia, debe llevarnos a recordar el contexto, lo cual nos ayuda a entender lo que el escritor quiso decir.

    Y le dice como comenzó la carta: Tú pues, mi verdadero hijo en la fe, ya que entiendes que hay qué avivar el don de Dios, que el Espíritu que se te ha concedido no es de cobardía, sino de poder, amor, dominio propio, que no te debes avergonzar, sino al contrario, retener la forma de las sanas palabras, guarda la verdad que se te ha dado en depósito, por todo lo que el evangelio implica.

    ¿Cómo debes hacerlo? ¿De dónde hijo mío sacas fuerza, inteligencia, o capacidad para hacer una obra que implica sacrificio, servicio, aflicción, que es de por sí espiritual? Dice Pablo:

    2 Ti 2:1b esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.
    Checa las palabras, Pablo no está diciendo: échale ganas, tú puedes, si te lo propones nada que se interponga en tu camino te detendrá, no es así, si en verdad queremos resultados espirituales, entonces necesitamos recursos espirituales.

    Cuando intentamos obtener resultados espirituales con este tipo de esfuerzos, a esto le llamamos esfuerzos carnales, los cuales sencillamente van a resultar en derrota, en frustración, ¿por qué? La Biblia nos enseña:

    Rom 8:5-7 Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. 6 Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. 7 Pues la naturaleza pecaminosa es enemiga de Dios siempre. Nunca obedeció las leyes de Dios y jamás lo hará. (NTV)

    Por eso es que siempre que tú pretendas por mera fuerza de voluntad portarte bien, llevar a cabo la voluntad de Dios, hacer decisiones de salir de algún mal hábito, pecado, o adicción, te va a ser imposible, si primeramente no comienzas con buscar recursos espirituales, y batallas con armas espirituales. Decía Pablo:

    2 Co 10:3-5 Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. 4 Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo.

    ¿Cuándo es que dejamos de confiar en las armas espirituales? Cuando descuidamos nuestra relación con el Señor la oración, la Palabra, cuando descuidamos la comunión con la iglesia, inmediatamente nos volvemos jactanciosos, orgullosos, nos centramos en nosotros mismos, nos amargamos.

    Y Satanás y nuestra carne están listos para engañarnos, haciéndonos pensar que somos capaces, y que orar y estar en la Palabra es una pérdida de tiempo, sutilmente nos deslizamos al área de la auto suficiencia, y cuando menos acordamos, ya estamos pretendiendo pelear batallas espirituales en nuestra carne, y la derrota se avecina, o ya está ahí.

    Un buen ejemplo es Martha y María, Jesús llega a su casa, y dice la historia:

    Luc 10:39-42 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

    Chuy, ¿entonces no hay que hacer nada sino pasárnosla en oración y en la Biblia? Claro que no, pero, necesitamos entender que la vida cristiana no comienza en las obras, en el afán o en la ansiedad, sino en Cristo, a los pies de Cristo, por eso somos cristianos, andamos tras los propósitos suyos, no los nuestros, se supone que nosotros estamos llamados a morir y a que él viva.

    Además, no quieres andar un camino tras tu perverso corazón, créeme, te vas a arrepentir, no quieres comenzar un proyecto, hacer decisiones, gastar recursos, esfuerzo, sacrificio, donde no está Cristo dirigiendo, o peor aún, donde no está él para nada, porque entonces, todo va a ser un desperdicio y una derrota. Dice el salmo 127:

    Sal 127:1-2 Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el SEÑOR no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes. 2 En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas, porque Dios concede el sueño a sus amados.

    Por eso nuestra mayor responsabilidad como creyentes es esforzarnos en la gracia, Jaris, la influencia divina sobre el corazón del hombre, y su reflejo en la vida, el don inmerecido de Dios, su favor, su aceptación, su aprobación, el sí de Dios a nosotros, su bendición, ahí está nuestra fortaleza.

    Endunamóo, de dunamis, poder milagroso, eficacia, maravilla, capacidad, potencia, vestirnos de la gracia de Dios. ¿De dónde viene nuestra capacidad, nuestra fortaleza? De Cristo, de su gracia, él nos vuelve capaces, él nos da la victoria, en él tenemos la victoria, si nos movemos un milímetro de ahí, entonces no podremos nada, separados de él nada podemos hacer, nada es nada.

    Esto es como una contradicción, una paradoja: esfuérzate por permanecer en el único lugar donde puedes ser fortalecido porque tú no tienes en ti mismo fortaleza. Esta es la responsabilidad más importante que tenemos como cristianos, si la descuidamos terminaremos cansados, desanimados, frustrados, derrotados, enojados contra nuestros hermanos, y peor aún contra Dios.

    Es una línea delgada que necesitamos saber identificar, cuándo ya estamos en nuestra carne, y dejamos de andar en el Espíritu para tratar de sostenernos en nuestra nula capacidad, tratando de vivir una vida cristiana, tratando de obedecer, o de llevar a cabo la voluntad de Dios, lo cual es ineficaz, y terminando en derrota y en desastre.

    Marta y María son un buen ejemplo, Marta estaba frustrada y cansada, sin ningún fruto, María estaba extasiada a los pies del maestro, pero, observa los pasos de ambas, María siempre estuvo un paso adelante que todo mundo, porque conocía a su Señor.

    También Cristo dijo: mi yugo es fácil, ligera mi carga, y en el momento en el que no vemos nuestra vida cristiana ni fácil, ni ligera, es porque estamos dejando de obtener nuestra fortaleza del único lugar de donde es eficaz: La gracia dada en Cristo Jesús.

    Es interesante que en ese texto Jesucristo viene hablando de los auto suficientes, los capaces, los sabios y entendidos de Corazín y Betzaida, él dice:

    Mat 11:25-26 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. 26 Sí, Padre, porque así te agradó.

    Los niños, son los dependientes, los que reconocen su necesidad, los que no andan jactanciosos en su propia prudencia, la cual los lleva a caminos torcidos, dudosos, sin un fin feliz.

    Esforzarnos en la gracia es recordar que en Cristo todas sus promesas son sí y son amén, es conocer, creer y vivir por esas promesas, es estar siempre en la posición en la que puedo estar seguro que nada me puede arrebatar de la mano de Dios.

    Cuando comienzo a sentirme separado de Dios, de su cuerpo, desanimado, cansado y trabajado, estoy convirtiéndome en Marto, en un orgulloso auto suficiente, y voy camino al tropiezo. Por eso, asegúrate de que Cristo es tu plenitud, trabaja en eso, conócelo, enamórate de él, convéncete de su amor y fidelidad.

    Porque vienen aflicciones, vienen pruebas como todo mundo en esta tierra, como todo ser humano las tiene, no existe quien tenga una vida sin problemas, el punto es, cómo enfrentarlas, y también distinguir qué las está provocando, mi desobediencia, mis malas decisiones, o andar en la verdad y caminar en un mundo que no es mi hogar, ni es el cielo. Dice la Palabra:

    Jua 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

    1 Co 10:13 Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.

    Esa puerta está en la gracia, la paz en Cristo la encontramos bajo esta gracia, Pablo dijo en Efesios:

    Efe 6:10-11 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

    En su primera carta ya le había dicho a Timoteo:

    1 Ti 1:12-14 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. 14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

    Pablo no era fiel, no era creyente, no honraba a Dios, pero, la gracia del Señor fue más abundante que todos sus pecados y debilidades, y Dios lo capacitó para ser lo que fue.

    Por eso, mis hermanos, es tan básica e importante la gracia para nosotros, si aún no lo entiendes, por favor ora, porque si tu vida está caracterizada por la derrota, por la infidelidad, por la inconstancia, entonces no has conocido la gracia, no has entendido todavía la salvación.

    Lo difícil de fortalecerse en la gracia está en que necesita humildad, la gracia no es para los soberbios, sino para los que deciden humillarse bajo la poderosa mano de Dios, reconociendo su necesidad total de Dios.

    Por eso la gracia comienza con humildad, con rendirse, el soberbio resiste la gracia, el humilde muere, se rinde, deja de luchar contra Dios y su verdad y se rinde ante él para que él viva, y no sí mismo, en Cristo estamos llamados a morir, y morir implica esta decisión de dejar de ser, y dejar que Cristo sea.

    Recuerda, resultados espirituales solo se obtienen con recursos espirituales. Y tengo mucho por hacer.

    Y ya vestido, fortalecido, capacitado por esta gracia que nos es dada mientras oramos, mientras nos humillamos delante de Dios, y permanecemos en la Palabra y nos disponemos a creerla, seguirla, obedecerla, rindiéndonos, dice Pablo es nuestra responsabilidad:

    II. Necesito gracia para transmitir una fe genuina de una generación a otra, enseñando a otros.
    2 Ti 2:2a Lo que has oído de mí ante muchos testigos,
    En primer lugar, Cristo está contando con que estés poniendo atención, y teniendo cuidado de entender su Palabra, si la Palabra no te es suficiente nada lo será, puedes practicar una religión, con actividades, juntando dinero para edificios, para un mejor equipo, ministerios de futbol, de música, etc.

    Todo lo cual no está mal si tiene el enfoque correcto, pero, puedes estar haciendo todo eso, y aun así tu corazón estar lejos del Señor. Estar en una iglesia con todo eso y practicarlo no te garantiza que estés haciendo la voluntad de Dios.

    ¿Qué quiere Dios? Que pongas atención, que le entiendas, que le conozcas y que muestres tu obediencia en respuesta a su amor, que muestres una fe activa que acciona.

    Hay gente cerca de ti que lo está haciendo, de la cual puedes aprender, al menos, cada domingo, cada jueves, cada lunes con las mujeres, cada discipulado y oportunidad de oración, cada evangelismo o evento, tienes esta oportunidad de ver lo que Dios está haciendo. Pablo estaba en acción, y Timoteo ponía atención, y ahí es donde recibía el discipulado.

    Por ejemplo, cada vez que Israel tuvo victorias, Dios prometía estar con ellos, pero para poder ver el poder de Dios, sus maravillas, ver su fidelidad, la gente tenía que presentarse y estar en medio de la batalla, en primera fila. Dios no quería que se quedaran en sus tiendas, o que fueran a comerciar mientras otros peleaban las batallas, al cabo, tenemos la victoria, ahí me platicas.

    No, Dios quiere que estés, si estás tan ocupado en tus propios rollos que no le das la prioridad que tiene el estar en la iglesia, en la Palabra, en la oración, entonces siempre te perderás de la acción, y además estarás desconectado, inconforme, quejándote. Dios te llama a estar ahí, donde está la acción, no puedes ser iglesia desde tu casa, en la ocupación de tus múltiples quehaceres.

    Dios te manda a estar aquí, ¿dónde has estado todas las veces que hemos visto la gloria de Dios en los eventos? Por eso yo puedo ver una diferencia muy grande en los que están ahí, en la acción, a los que ni siquiera se presentan.

    Hay gozo, hay avance, hay fuego en los corazones de los que están donde Dios manifiesta su poder, y por el contrario, hay apatía, hay inconformidad, queja en aquellos que no se toman la molestia ni siquiera de presentarse.

    Por eso, pablo le dice a Timoteo: lo que has oído de mí; es decir, Timoteo siempre estuvo en el lugar de la acción, donde Dios se manifiesta, esos son los que les toca ver las maravillas, no los que se quedan en casa distraídos con cosas que sencillamente no permanecen, son vanas, temporales.

    Escuchar, akoúo, tiene que ver con atención, entendimiento que lleva a la obediencia, y delante de muchos testigos tiene que ver con que Pablo estaba aplicando lo que estaba enseñando.

    También al decirle que lo oyó delante de muchos testigos, implicaba que no se trata de un conocimiento oculto, solo para unos cuantos, sino este depósito, este molde, la forma de la sana doctrina, la cual comenzó en Cristo, luego en los apóstoles y después a quienes ellos enseñaron.

    No se trata de una supuesta sucesión apostólica, el Nuevo Testamento ni enseña, ni respalda esta idea, se trata de mantener la antorcha encendida que Cristo comenzó, y que nos dejó escrita en la Biblia.

    Se transmitir una fe viva, no solo información, no un sistema de ritos religiosos, o supuestos poderes místicos, sino la verdad del Evangelio que está disponible para todo aquel que cree, todo aquel que busca al Señor con sinceridad.

    Esta verdad que no solo es filosofía, sino una relación con Dios, una forma de vida, la cual cada maestro enseña a otro, y a otro, como eslabones de cadenas que llevarían hasta Cristo, lo cual no es fácil, tiene pruebas, dificultades, requiere disciplina, la gente no siempre es fiel y amable, por lo tanto, se necesita toda la gracia de Dios. Y, ¿cómo deben ser estos eslabones? Dice Pablo:

    2 Ti 2:2b esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
    Encarga, la misma palabra que hemos estado aprendiendo paratídsemi, colocar junto, presentar, depositar, encomendar, exponer.

    Vestido de esta gracia, capacitado por ella, reteniendo la forma, guardando ese buen depósito, sin diluir ni alterar, así hay que pasarlo a la siguiente generación, a través de hombres fieles, pistos, de la raíz de pisis, fe.

    Hombres fidedignos, confiables, que verdaderamente han depositado su confianza en el Evangelio, en la verdad, y por lo mismo, morirían y vivirían por ella a cualquier costo. Hombres que perseveran, no inconstantes en sus caminos, sino fieles delante de Dios y de la verdad.

    Los cuales, a su vez, responsablemente se fortalecen en la gracia para ser capacitados con el poder de Dios, idóneo es la palabra jikanós, que significa llegar a ser competente, apropiado, digno, suficiente, adecuado, capaz.

    Porque sostenerse en la verdad, cuesta, cuesta morir a uno mismo, morir a nuestra jactancia, auto suficiencia, rendirnos ante el único Dios, declararnos no dioses, sino siervos, esclavos del único dueño y Señor de todo.

    Por eso, no se trata de hombría en el sentido de machismo, o de capacidad en la carne, como lo vimos anteriormente; esta capacidad no se obtiene en un seminario, o universidad, o en un grupo de discipulado. Sobra gente con conocimientos, pero, sin esta fortaleza. Habla de esta capacidad dada por la gracia de Dios.

    Y dices, bueno, al cabo no soy pastor, no es así, tú vas a dar cuentas de lo que se te ha confiado también, y hay otros que te están viendo, tus hijos, tu esposa, tu familia extendida, tus compañeros de trabajo.

    El punto es, ¿amas la verdad?, ¿te estás preocupando por entenderla, por responder a ella? ¿Te importa ver a Dios en acción, no solo para tus deseos egoístas, sino para el progreso del Evangelio?

    Vestido de la gracia necesito saber que en el proceso de mantener la verdad y de transmitirla voy a sufrir penalidades, no va a ser fácil, hay enemigos, dentro y fuera de mí, por eso necesito estarme esforzando por lo correcto; mi siguiente punto es:

    III. Se requiere gracia porque somos soldados de Jesucristo y un buen soldado no debe distraerse con las cosas de este mundo.
    2 Ti 2:3a Tú, pues, sufre penalidades.
    Hacer a Jesucristo nuestro Señor y servirlo fielmente trae aflicción, por lo tanto, necesitamos su gracia para lograrlo.

    Tú pues, mi amado, y verdadero hijo en la fe, que has entendido quién eres, a quién perteneces, por qué reino peleas, a qué rey estás representando no solo como soldado, sino como un embajador, sufre penalidades, porque el rey al que representas no es bien recibido en este mundo.

    Recuerda, el hecho de que Cristo haya venido a este mundo, representa una invasión al falso Edén hecho por un ser humano rebelde que pretende hacer su propio cielo, a su manera y sin Dios, que ama sus tinieblas y que aborrece la luz.

    En Cristo, el reino de los cielos vino a conquistar el reino de las tinieblas, por lo tanto, estamos en una guerra, y si en verdad estamos en Cristo, y hemos entendido el Evangelio, debemos esperar aflicción, no bienvenida, no fanfarrias, bombo y platillo, dice en 1 Pedro:

    1 Pe 4:12-16 Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. 13 Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo. 14 Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes. 15 Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido. 16 Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo.

    Obviamente, el reino de las tinieblas que estamos invadiendo no nos va ceder terreno nomás por bonitos, hay una batalla que luchar, y si no estás luchando y estás muy acomodado en el terreno enemigo, quizá esto indica que no estás luchando para el rey correcto, y vas a ser de los que resisten la verdad.

    Pero, tú y yo sabemos lo que es estar en el reino de las tinieblas, no es libertad, es esclavitud, y no es que no haya aflicción, también la hay, y es una aflicción amarga, llena de desesperanza, miedo, celos, miseria, hasta llegar a la muerte.

    No te engañes, no es que sin Cristo no hay aflicción, la hay, y peor, el punto es, ¿qué tipo de aflicción quieres tener? ¿Padecer por causa de la verdad o padecer por causa de la injusticia?

    Porque Satanás hace ver como perdedores a los que padecen por la verdad, porque nos engaña con una nube de jactancia y orgullo, en la que en nuestra carne nos creemos dioses, pero es un engaño, porque realmente no tenemos control de nada, porque es Dios el único que sigue teniendo el control de todo, y cuando él dice se acabó, se acabó.

    Puedes estar en la cima de la fama, del éxito económico o profesional, pero, de pronto, por más verduras que comas te viene un cáncer, y see you later. Por eso, no es que en Cristo no te vas a enfermar, pero, al menos ya salimos de esa vana ilusión de creernos eterno en este mundo, hoy vivimos libres, llenos de esperanza, esperando lo que verdaderamente es nuestro, Pablo decía:

    2 Co 4:16-18 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

    Lo veíamos el jueves, Caín, quien representa al incrédulo, para quien solo existe el aquí y del ahora, nos muestra la realidad, vivir sin Cristo, es vivir como fugitivos, huyendo de Dios, quien verdaderamente tiene nuestro hogar, es huir del único hogar verdadero, por lo tanto, es vivir sin estabilidad, sin propósito verdadero, porque por más bonita que hagas tu casa, no vas a poder vivir ahí para siempre.

    Pero, nosotros los creyentes vivimos como extranjeros y peregrinos, es decir, no estamos interesados en hacer un hogar permanente donde no es nuestra tierra, ¿para qué? Nuestro corazón ansía, siente nostalgia por nuestro verdadero hogar.

    Somos peregrinos, es decir, sabemos que estamos de paso, no estamos huyendo de casa, vamos rumbo a nuestra casa verdadera la cual nuestro Señor está construyendo para todo aquel que cree en él, la cual no nos será quitada, porque no se desgasta, ni se destruye, y estaremos en ella por la eternidad.

    Y si dices: no Chuy, eso es fanatismo, bueno, te invito a que des una vuelta al panteón, desde hoy te profetizo, tarde o temprano, ojalá que, en muchos más años, no hoy, pero, tú y yo, y todo ser humano que nazca tenemos una cita en ese lugar.

    Y por fuera las lápidas pueden verse muy arregladas, pero abajo solo hay podredumbre, y ninguno de los que están ahí tiene absolutamente nada por lo que tanto se afanó y trabajó, nadie.

    Pero, hoy, aquellos que hemos oído con atención la Palabra y la ponemos por obra, hemos aprendido a disfrutar lo de este mundo, y además a invertirlo en lo eterno, sin Cristo solo se desparrama, se desperdicia.

    Pero en Cristo, sabemos cómo invertirlo en el banco celestial, es decir, mi hermano, mi amigo, en Cristo, todo es ganancia, una sencilla, no complicada, claro enfocada, comprometida, pero llena de esperanza verdadera.

    Y mira, la palabra sufrir es interesante, sunkakopadséo, es sufrir adversidad en compañía de, es decir, no estás solo, hay una nube de testigos, miles de personas que declaran: vale la pena sufrir por Cristo, además, lo mejor de todo, es que el mismo Cristo camina con nosotros en este tipo de sufrimiento.

    No así el sufrimiento de este mundo, en medio del cual duele, quema, arde la soledad porque realmente no puedes tener una sola relación sana, plena sin Cristo, porque obviamente sin estar reconciliados con Dios, sin paz para con Dios, no podemos tener paz para con nadie, por más que nos esforcemos. Y dice:

    2 Ti 2:3a como buen soldado de Jesucristo.
    Como un buen, honroso, valioso, recto, virtuoso, soldado, y un soldado de Jesucristo, mira quién es nuestro comandante, mira quién es el que traza estrategia, quién es el que va delante de nosotros.

    Nunca debemos perder de vista que es lo que somos soldados, esto implica que estamos en guerra, y en terreno enemigo, no te vas a quejar de la incomodidad, no podemos exigir condiciones de trabajo más cómodas.

    Estamos en terreno enemigo, estamos bajo fuego, si no nos matan ya podemos darnos por afortunados, aunque no hubiera comida, aunque hiciera frío, no sé.

    Yo creo que lo único que sí exigiría un soldado es una buena armadura, lo cual tiene, una buena arma, lo cual también tiene, un buen comandante que le dé buena estrategia para ganar, lo cual también tiene, a Jesucristo el comandante supremo, y delante de este general, el mismo Satanás se postra.

    Así que cámbiale al canal, y deshazte de ese evangelio que dice que somos princesas o príncipes hijos del rey, lo somos, pero nuestro reino, nuestra riqueza no está en este mundo temporal, hoy por hoy estamos en campaña de conquista.

    Ya ganamos la guerra, y estamos esperando ese día especial en el que recibiremos nuestro botín, nuestra herencia, y seamos coronados personalmente por nuestro rey y Señor, pero, cámbiale al canal, no se trata de ti, se trata de él.

    Y solo hay dos opciones, o por amor eres soldado de Jesucristo, del reino de la luz, quien te compró por precio.

    O la otra opción, eres un soldado de Satanás, del reino de las tinieblas, y ahí las condiciones son muy diferentes, estás como esclavo, no por voluntad propia, bajo un yugo de esclavitud cruel y mortífera, lastimándote, y lastimando a los demás, donde no le importas para nada a ese príncipe de tinieblas, sino que te aborrece, te utilizará, y después se deshará de ti. Y dice Pablo:

    2 Ti 2:4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
    Un soldado que milita no tiene un trabajo por fuera, ni de 9, ni de 60 horas por semana, es soldado las 24 horas del día y los 365 días del año, todos sus recursos, cuerpo, salud, habilidades, tiempo todo le pertenece al ejercito al cual sirve.

    Aún si pidiera licencia, tiene que estar disponible al momento en el que lo llaman y por cualquier razón, si va en una misión que es peligrosa, se espera de él que arriesgue su vida hasta el límite sin cuestionar o dudar.

    Se enreda, es la palabra empléco, y tiene este sentido de quedar enganchado, entrelazado, y no se refiere a hacer cosas que en sí son malas, se está refiriendo más bien a que un soldado no va a decir: hoy no puedo ir a pelear porque tengo un negocito que cerrar, dile al enemigo que me aguante tantito, nomás cierro y ya voy para allá.

    No mis hermanos, debemos aprender a priorizar, no podemos darnos el lujo de permitir que cuestiones terrenales interfieran con el cumplimiento de nuestro deber para con nuestro Señor. Debemos estar siempre alerta, con las maletas hechas, porque no sabemos ni el día ni la hora, y lo que hemos trabajado, ¿para quién será si el Señor nos llama?

    Nos mantenemos ocupados, trabajando diligente y responsablemente, pero, al mismo tiempo lo hacemos con las maletas hechas. El Señor dijo:

    Luc 9:57-59 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el reino de Dios.

    Luc 9:61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

    Todo esto implicaba no una despedida, o un velorio, implicaba: nomás que mi papá se muera, ahora sí ya te sirvo, nomás que cumpla esto o lo otro, ya te sirvo, sí ya viejo y reumatoso, ¿qué vas a poder hacer? ¿Qué sucede con los que se enredan con los negocios de la vida? Dice la parábola del sembrador:

    Luc 8:14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

    Por eso el Señor advirtió muchas veces:

    Luc 12:35-38 »Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida. 36 Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque. 37 Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles. 38 Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada. (NVI)

    Esta es la manera en la que en nuestros corazones debe estar este deseo de agradar a aquel que nos llamó, si es verdad que somos cristianos, ese debería ser nuestro todo; lo he venido repitiendo, para el creyente genuino Cristo no es un medio para alcanzar mis fines, Cristo es el fin, él es la meta de todo lo que hago.

    Además, mis hermanos, es maravilloso que el Señor nos haya llamado, y ahora nos tenga por fieles, es un gran privilegio, militar para el ejército del reino de los cielos, para este rey maravilloso, bueno y justo. Así le cantamos, mi rey, pero, de la misma manera, militamos, guerreamos para él.

    IV. Somos atletas y requerimos disciplina, fijando nuestros ojos en la meta, para lo cual necesitamos gracia.
    2 Ti 2:5 Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
    No solo necesitamos estar vestidos de la gracia para sufrir penalidades como soldados de Jesucristo, sino también requerimos de la disciplina, la determinación, la persistencia, una voluntad decidida a ganar una competencia.

    Un atleta no solo está en una competencia y se esfuerza en ese momento para ganar, él necesita haberse preparado, requirió de sacrificios, dormir temprano, buena alimentación, entrenamiento.

    Nosotros no estamos compitiendo contra otros cristianos, pero sí contra los deseos carnales que batallan contra nuestra alma, contra nuestro ego, contra el mundo, contra Satanás y sus servidores. Y tenemos una meta: Cristo; decía Pablo:

    Flp 3:13-14 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

    Y dice: no hay meta sin una competencia bajo las reglas. En aquellos tiempos había tres requisitos que todo competidor tenía que cumplir, si no era descalificado automáticamente: 1º Nacimiento, 2º Entrenamiento, y 3º Competición.

    1º Tenía que ser alguien verdaderamente fuera griego, 2º Tenía que prepararse al menos diez meses antes de la competencia, y tenía que jurar delante de una estatua de Zeus que lo hizo. Y 3º Había reglas específicas en cada disciplina o evento que tenía que conocer y bajo las que tenía que competir.

    De igual manera, nosotros debemos haber nacido de nuevo, claro, eso es de parte de Dios, él es quien nos rescató, nos dio vida cuando estábamos muertos, pero, no solo eso, requerimos de fidelidad en estudiar y obedecer la Escritura, estamos llamados a negarnos a nosotros mismos, a tener una vida de adoración, y vivir de acuerdo a los principios bíblicos que nuestro Señor Jesucristo y su Palabra nos indican.

    El sabernos en esta maravillosa competencia donde la meta es Cristo, nos debe recordar que no es automático, que requerimos dedicación, esfuerzo constante, es lo que hace un verdadero discípulo, de hecho, disciplina espiritual tiene la misma raíz que el discípulo, quien se enfoca, quien vestido de la gracia en Cristo tiene el control de sus apetitos, emociones, prioridades y objetivos.

    Mis hermanos, no sé qué clase de cristianismo practiques, pero recuerda dos principios importantísimos, buenas intenciones, muy sinceras, pero sin acción, no es obediencia. Y obediencia a medias, es desobediencia. Cristo está esperando de nosotros que pongamos manos a la obra, Pablo les dijo a los Corintios carnales y distraídos con el aquí y el ahora:

    1 Co 9:24 -27 ¿No se dan cuenta de que en una carrera todos corren, pero sólo una persona se lleva el premio? ¡Así que corran para ganar! 25 Todos los atletas se entrenan con disciplina. Lo hacen para ganar un premio que se desvanecerá, pero nosotros lo hacemos por un premio eterno. 26 Por eso yo corro cada paso con propósito. No sólo doy golpes al aire. 27 Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado.

    Y Pablo menciona lo que estamos esperando ver a nuestro Señor cara a cara, pero, aun las coronas que un día echaremos a sus pies, según Apocalipsis 4.

    La corona de justicia que recibirán de Dios mismo aquellos que aman su regreso, mencionada en 2 Timoteo 4:8; la corona incorruptible de gloria, que recibiremos cuando aparezca el Príncipe de los pastores, mencionada en 1 P. 5:4, y la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman. Según Santiago 1:12 Y Ap 2:10.

    Así como puedes estar peleando una batalla incorrecta, también si te dejas engañar por este mundo vas a estar en una competencia incorrecta, la cual no lleva a ninguna meta, porque son ilusiones, son los espejismos de este mundo que a nadie llenan, y que a todo mundo tienen babeando, por una ilusión inexistente, golpeando al aire y yendo como Caín, a ningún lado, corriendo como fugitivo, sin hogar. Y dice:

    V. Necesitamos gracia porque se sufren penalidades al trabajar la tierra para ver fruto.
    2 Ti 2:6 El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.
    Es interesante, también sufrimos penalidades como labradores, no solo al transmitir nuestra fe, al luchar como soldados, o al competir en la carrera, sino también al labrar la tierra para ver fruto.

    Esta imagen es la de un granjero de aquellos tiempos, a quien se contrataba para trabajar la tierra, y su pago sería un porcentaje de la cosecha. De manera que, para recibir su pago, primero tendría que trabajar arduamente.

    Trabajar, es la palabra kopiao, la cual implica arduo trabajo un esfuerzo intenso, que implica sudor y esmero hasta quedar exhausto.

    Un labrador comienza temprano y termina tarde, soporta el calor, la lluvia, la sequía, tiene que arar el suelo sea que la tierra esté dura o blanda, no puede hacerlo en su propia agenda porque las estaciones son las que mandan, hay un tiempo de plantar, y debe plantar, si hay mala hierba, tiene que arrancarla, si el cultivo ya está maduro hay que cosecharlo.

    Y es una especial aflicción el ser labrador por varias causas, en primer lugar, a diferencia de los demás, alguien que transmite su fe, mientras enseña puede ser muy emocionante ver el avance de sus discípulos, un soldado en batalla tiene todo menos aburrimiento, el que compite está emocionado por la competencia.

    Pero, el trabajo del labrador en su mayoría es tedioso, rutinario y poco emocionante, y peor aún si no ve el fruto cuando debería verlo.

    Un soldado tiene compañeros, un competidor tiene una multitud que le vitorea, por lo regular un labrador es solitario, no tiene alguien que le esté diciendo: échale ganas, tú puedes. Y muchas veces la rutina de sembrar es poco emocionante, atractiva o compensadora.

    Esto nos sirve porque muchas veces queremos ver fruto donde no hemos sembrado, o lo queremos pronto, pero, el fruto, así como un bebé, tiene su tiempo, y requiere riego, y requiere una buena siembra, y a veces hemos hecho todo, y aun así no hay fruto.

    Pero, no debemos olvidar que, a pesar de todo esto, nuestra recompensa está guardada en los cielos, y nuestro recompensador es fiel, en ese fruto deben estar puestas nuestras esperanzas, en saber que a la recompensa de Cristo para sus discípulos fieles jamás será deficiente, injusta, ni llegará tarde, ni se le olvidará.

    Si bien, no obramos para ser salvos, o para mantenernos salvos, sí nos recuerda que es la manera de saber si nuestra fe está viva, si estamos en esas buenas obras que Dios preparó para que anduviésemos en ellas, y que nuestras obras recibirán recompensa, dice la Palabra:

    2 Co 5:9-11 Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él. 10 Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados. Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal.11 Dado que entendemos nuestra temible responsabilidad ante el Señor, trabajamos con esmero para persuadir a otros.

    1 Co 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

    1 Co 3:13-14 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.

    Por eso, mira lo que mantiene al labrador en pie y trabajando arduamente: pensar en el fruto; es ahí donde tiene que poner su mente y su corazón, porque vale la pena. Por eso concluye Pablo:

    2 Ti 2:7 Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.
    Pablo le dice a Timoteo considera noeo, que significa percibe con claridad de mente, con comprensión total, considerando cuidadosamente, valorándolo, reflexionándolo, y lo hace de manera imperativa, es decir, todo esto, no es un mero consejo, es un mandato.

    Timoteo, el creyente genuino sufre aflicción, no está en casa, está en terreno enemigo, no se debe enredar por asuntos mundanos, debe procurar poner por obra y obedeciendo los mandatos del Señor, hay tareas que debe cumplir.

    Eres soldado, eres un atleta, eres un labrador, pero hay victoria, hay recompensa de una vida despilonada, y dedicada, hay un fruto precioso del trabajo de labrar.

    Pero, a menos que no lo consideres y lo pongas por obra, entonces no vas a poder entenderlo, porque está en futuro, si consideras esto, entonces el Señor te dará entendimiento en todo esto, y estoy seguro que estarás feliz y dichoso, lleno de gozo.

    Es como la fe, mucha gente piensa: cuando vea, cuando Dios me ponga delante la mesa servida y yo me sienta seguro, entonces voy a obedecer. Eso no es fe, la fe es escuchar la promesa, el mandato y aunque toda circunstancia esté complicada, yo obedezco y confío, y es así como compruebo.

    Primero obedezco y luego compruebo, no compruebo, y luego obedezco, de la misma manera, considero todo esto, lo obedezco, y entonces el Señor me dará entendimiento, comprensión, inteligencia, todo caerá en su lugar, y podré poner en práctica con confianza todas estas cosas, para ver gozo en mi vida.

    Por eso pregúntate algunas cosas: ¿Te estás dedicando a guardar, enseñar y transmitir la verdad de Dios? ¿Te estás negando a ti mismo y estás considerando que tu vida no tiene importancia a fin de servir fielmente a tu Señor?

    ¿Te estás manteniendo alejado de los asuntos del mundo? ¿Te preparas continuamente para servir a tu Señor? ¿Entiendes la negación y el sacrificio personal que requieres como discípulo y servo del Señor? ¿Estás dispuesto a pagar el precio que tu Señor te pide? Entonces podrás ver cómo el Señor te da entendimiento en todo, sabiduría y visión hasta la victoria en cada desafío.

    Pero, sé honesto, ¿qué estás transmitiendo una fe genuina, o religión? ¿Para qué rey estás militando, para el príncipe de este mundo en tinieblas y su filosofía, o para el rey del reino de la luz? ¿Qué carrera estás corriendo, la equivocada carrera de este mundo por lo temporal, o en verdad tienes como meta a Cristo tu Señor?

    ¿Qué fruto tienes en tu mente y en tu corazón por el que estás trabajando con tanto cansancio y sudor, un fruto temporal o eterno?

    Pueda ser que lo entiendas, y que digas: lo estoy haciendo Chuy, o estoy tratando de hacerlo, pero, me siento desconectado, débil, hasta enojado con tus hermanos. ¿No andarás quizá fuera del rango donde Cristo está derramando su gracia?

    No pienses que, en medio de tu afán y ocupación en las cosas de este mundo, él va a andar detrás de ti con una cubeta de gracia, para ver si tiene suerte y en una de esas que te quedes quieto, por suerte te cae encima y te baña.

    Tampoco Cristo prometió darte gracia si estás peleando tus propias peleas pretendiendo ganar victorias mundanas, Cristo no te va a dar gracia para eso. Tampoco te va a fortalecer para que andes en la carrera vacía y sin sentido de este mundo, y mucho menos, él te promete fruto de trabajar para lo que no sustenta, lo que no permanece.

    ¿Te acuerdas del rey David y de Saúl? Saúl peleó sus propias batallas y Dios no estuvo con él, terminó derrotado y asesinado por el enemigo que pudo haber vencido en un instante, pero David dedicó su reinado a pelear las batallas de su Señor, y eso lo llevó a la victoria, la cual sigue por la eternidad en Cristo Jesús. Asegúrate de estar peleando, corriendo, trabajando en la batalla, la carrera y la tierra correctas.

    1 Co 15:57-58 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

  • Nov 12, 20172 Timoteo 1:13-18- No Te Avergüences De Tu Señor-Prt 2- RETEN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO
    Nov 12, 2017
    2 Timoteo 1:13-18- No Te Avergüences De Tu Señor-Prt 2- RETEN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO
    Series: 2 Timoteo

    NO TE AVERGÜENCES DE TU SEÑOR PARTE 2
    RETÉN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO
    2 Timoteo 1:13 – 18

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

    Como lo hemos dicho antes, en el estudio de la Biblia, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa, el contexto lo es todo.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

    Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

    El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

    ¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

    1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, en ese tiempo se consideraba al Cesar un dios, y cualquier devoción a otro Dios era considerado traición al trono, además de que Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, de manera que, se desata una terrible persecución en contra de los cristianos.

    Bajo esta persecución es que Pablo es arrestado; para este momento ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

    Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

    Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, pero, no le estaba yendo bien; además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

    Y en esta carta Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo ya no está dando instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, sino exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    Por lo tanto, creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, Pablo pudo experimentar todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, y sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe.

    Y para nosotros es muy importante saber en qué cosas es necesario no soltar, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea, porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

    Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará.

    Y lo difícil no está en que Dios no pueda, su gracia es suficiente, la puerta a la salvación, al perdón, a la reconciliación está abierta, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos quieren abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    Y aunque somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, aunque el Espíritu Santo está en nosotros, aunque tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

    Y aunque todos hemos experimentado la salvación, el gozo de la presencia del Señor, de la comunión con su iglesia, la batalla es real, no solo contra nuestra naturaleza pecaminosa, sino contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar, y no es fácil.

    Y Pablo ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final.

    Pero, guerra es guerra, y requerimos ser buenos soldados, que saben defenderse y atacar, y requerimos ser disciplinados, para acabar bien la carrera, necesitamos ser buenos agricultores que trabajan con fidelidad y esperanza a pesar de la oposición.

    Entonces, estos son consejos que nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo, y más aún, si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor.

    Ya vimos los primeros 12 versículos, las primeras instrucciones, le dice Timoteo: Recuerda quién nos envió, recuerda que tu fe es genuina, recuerda que hemos sido equipados y tenemos recursos ilimitados de parte del que nos llamó para ser transformados a su imagen y llevar a cabo su voluntad.

    Por lo tanto, tienes la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya está en ti, es nuestra responsabilidad mantener ese fuego ardiendo, Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, el Espíritu Santo nos da el poder, el amor y el dominio propio necesario para salir victoriosos.

    Pero, al estar en medio de todas estas pruebas, navegar en un mundo que menosprecia la justicia, que a lo malo llama bueno y viceversa, y que persigue, y humilla al que decide seguir a Cristo fielmente, existe el peligro de ser infieles, o de avergonzarnos de nuestra fe debido a aparentes derrotas, y aprendimos varias realidades que nos cuidan de no caer en el peligro de avergonzarnos de nuestro Señor:

    Vimos la necesidad de enfocarnos y no perder de vista que hay cosas de las que nos deberíamos avergonzar, en las que debemos estar firmes, sabiendo a quién pertenecemos, quién nos llamó, lo que somos en Cristo quien resucitó con poder, en quien esperamos nuestro verdadero rey, nuestro verdadero hogar, nuestra verdadera herencia.

    No perder de vista quién nos salvó, nos llamó, para qué y porqué lo hizo. Valorar y entender la resurrección de Cristo, que tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.

    El día de hoy concluiremos este capítulo, y Pablo va a seguir dando instrucciones, de hecho, te dejo de tarea que cheques los verbos con los que comienzan muchos de los párrafos, ahí puedes ver la doctrina y los mandatos: retén, guarda, esfuérzate, sufre penalidades, acuérdate de Jesucristo, recuérdales, procura con diligencia, evita, huye, persiste, predica la palabra, se sobrio, etc.

    Durante la semana lee toda la carta varias veces, no te toma mucho tiempo. Y el día de hoy vamos a ver estos dos verbos: retén y guarda, dos armas, o herramientas más que nos ayudarán a no avergonzarnos, a no tropezar en Cristo, y Pablo terminará el capítulo con dos ejemplos, uno que tropezó, y otro que perseveró.

    ¿Qué cosa es tan importante que debemos retener a como dé lugar? ¿Por qué es necesario tal esfuerzo? ¿Dónde queremos terminar en nuestra vida? Hoy veremos la importancia de conocer la verdad, la cual solo es una, conocer su patrón, su forma y no movernos de ahí.

    Hoy veremos la importancia de no permitirnos distraernos haciendo que se desvanezca en nuestros corazones porque puede ser muy malo. Por eso yo titulé este mensaje: NO TE AVERGÜENCES DE TU SEÑOR - Parte 2 - RETÉN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO. Demos lectura a todo el capítulo.

    2 Ti 1:12 Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

    Entonces, avivando el fuego del donde Dios, entendiendo que no debo avergonzarme, porque hemos creído a Dios, hemos confiado en él, dice Pablo hay algo más que debes hacer Timoteo:

    I. Retén la Palabra justo como la has recibido.
    2 Ti 1:13 Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.
    Ahora Pablo va a pasar a la necesidad de una doctrina sana, de guardar la fe, el amor que surgen de esta doctrina, la cual no es mera información, sino poder de Dios que transforma, la acción del Espíritu Santo en nosotros que nos hace amarnos como Cristo nos amó.

    A lo largo de su ministerio, Pablo aprendió la importancia de avivar el fuego del donde Dios, para no avergonzarnos de Cristo y del Evangelio, pero, ahora nos dice: retén este evangelio tal y como es, no lo diluyas, no lo alteres.

    Retener es la palabra éjo, un verbo que significa tener algo y sostenerlo, poseerlo en una relación estrecha, sé cercano, está próximo a ello, contempla, conservarlo, aprender a necesitarlo. Significa también hazte dueño de, aférrate; sostén, considera, incluso se traduce como vestirte, entonces igual, vístete de ello, experiméntala.

    También se traduce como concebir, entonces piensa en ese sentido, deja que esta enseñanza se encarne en ti, de fruto en ti. Es un verbo que implica algo extremo, al punto de agonizar por.

    Ahora, ¿qué debes retener? La forma, es la palabra jupo (bajo) – túposis (de tupo, o tipos); lo cual significa retén, guarda, el prototipo, el boceto a imitar, el ejemplo, el modelo, la delineación, el bosquejo, la pauta, señal, término, el género; también se puede referir a un contenido oral o escrito.

    Este tipo es como una calca a papel carbón, una figura, forma, modelo, una marca, una cicatriz que no se puede borrar ni alterar. Como una señal fija que no cambia, que por lo mismo puede servir de advertencia.

    Tupos, denotaba en primer lugar un golpe que dejaba una impresión, la marca de un golpe; la impronta de un sello, una estampa hecha por un molde, imagen.

    Piensa en un molde dentro del que se vacía un material fundido a fin de que adquiera su forma. El evangelio, la Palabra de Dios es ese molde, y los que creemos y obedecemos a sus enseñanzas somos vertidos en ese molde y somos conformados a la imagen de Cristo, quien es presentado por el evangelio.

    Entonces Pablo se está refiriendo a que hay un molde de doctrina que no cambia, a la que todo cristiano debe amoldarse. Por supuesto, porque solo hay una verdad, esta verdad, este evangelio, estas sanas palabras.

    Sano, jugiaíno, ser incorrupto, bueno en salud, sano. Un lógos, mensaje, dicho, tema, razonamiento, enseñanza, el asunto ni más ni menos que de Dios.

    ¿Por qué habla Pablo de estar dispuestos a poner la vida para guardar su forma? Bueno, solo checa en nuestros días, la razón principal de la crisis en la iglesia de nuestros días, es que se ha cerrado la Escritura para dar paso a religión, a tradiciones, a filosofías y huecas sutilezas, psicología, humanismo.

    Se ha tratado de “hacer relevante el mensaje” supuestamente dándole un contenedor hermoso, al cual cuando lo abres te das cuenta de que el mensaje no está ahí, el precioso evangelio de la gracia, el evangelio de Jesucristo, la verdad plasmada en la Biblia, no está.

    En los tiempos de Pablo las falsas doctrinas ya estaban pululando y en nuestros tiempos no es diferente, Satanás, el príncipe de mentira ha querido desacreditar el mensaje por toda la historia humana, desde el principio en la caída del hombre, con Adán y Eva, hasta hoy. Hay una guerra contra la verdad, y solo la verdad nos puede hacer libres.

    Por no haber sana doctrina, saludable, incorrupta, la iglesia se enferma, pierde el rumbo, y los hombres detienen con su injusticia la verdad dice en Romanos. Solo checa Facebook, yo lo llamo el areópago de nuestros tiempos donde cada quién tiene su propia opinión o filosofía.

    Y lo que Pablo nos está enseñando, entre otras cosas es que, en primer lugar, tienes que estar convencido de que la sana doctrina está disponible, hoy para todo aquel que la quiere, Dios tiene sus brazos extendidos, y está listo para dar su verdad, su Palabra. En Proverbios dice, y no está en el power point:

    Pro 1:20-24 La sabiduría hace oír su voz en las calles; clama en la plaza pública. 21 La sabiduría clama a los que están reunidos frente a la entrada de la ciudad y a las multitudes por la calle principal: 22 «Simplones, ¿hasta cuándo insistirán en su ignorancia? Burlones, ¿hasta cuándo disfrutarán de sus burlas? Necios, ¿hasta cuándo odiarán el saber? 23 Vengan y escuchen mi consejo. Les abriré mi corazón y los haré sabios. 24 »Los llamé muy a menudo pero no quisieron venir; les tendí la mano pero no me hicieron caso.

    Sal 138:2 Me postraré hacia tu santo templo, Y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.

    Sal 119:89 Tu palabra, SEÑOR, es eterna, y está firme en los cielos. 90 Tu fidelidad permanece para siempre; estableciste la tierra, y quedó firme. 91 Todo subsiste hoy, conforme a tus decretos, porque todo está a tu servicio.

    Un cristiano tiene que estar seguro que lo que tiene en sus manos, esos 66 documentos que conforman la Biblia, es la revelación de Dios para el hombre, por toda ella está escrita la firma de un Dios soberano que da fe de que la Biblia es su Palabra, él la ha sostenido desde siempre porque su Palabra es eterna.

    Y, en segundo lugar, y no menos importante, Pablo nos está diciendo: cada generación es responsable de retener esa forma, de no permitir que se diluya, de no permitir que la alteren, de denunciar la mentira y sobretodo, pregonar, enseñar, levantar la verdad en palabra y en obra.

    Dios llama a cada cristiano a conocer y a defender la verdad bíblica y las normas bíblicas para la vida, y tristemente, por el contrario, gran parte de la iglesia carece de convicciones teológicas, y las más esenciales. Una iglesia impregnada de idolatría a las cosas temporales, siendo infiel con la filosofía de este mundo, pretendiendo caminar entre azul y buenas noches.

    Y en nombre del amor, de la tolerancia y la paz en la iglesia, o con la sociedad, se acepta casi cualquier doctrina o al menos no se le cuestiona, aunque sea contraria a las Escrituras, porque se cree que afirmar y enseñar doctrinas absolutas no es amoroso porque divide, no juzgue hermano, divide el cuerpo de Cristo, si saca su doctrina.

    Y claro que divide, pero divide lo malo de lo bueno, la luz de las tinieblas, el falso amor del verdadero, la falsa fe, de la verdadera, y qué importante y necesario es eso, estamos hablando de salud, de sanidad, la enfermedad lleva a la muerte, para a la gente de ser fructífera, disfrutar la vida, trabajar, etc.

    Un ejemplo, si te sientes mal y vas con el doctor, y el doctor descubre que tienes cáncer, o una enfermedad muy mala que puedes tratar, no quisieras que el doctor decidiera no decirte nada para no incomodarte, te vas a asustar mucho y no te vaya a dar azúcar; no pensarías que es un buen doctor.

    Igual si te dice: pues lo que tiene, es un cáncer entre benigno y maligno; cuando él sabe que es maligno, pero, en el nombre de la tolerancia y el respeto, digamos que es una mezcla. Mi brother, si es maligno y no lo tratas, y el doctor no te lo hace saber, créeme tu cuerpo te lo va a hacer saber, tu salud.

    Por eso, por más crudo y horrible que sea, necesitas un diagnóstico certero para tratarlo a tiempo y de la manera correcta.

    De la misma manera, si yo voy a una iglesia solo porque es divertidísimo, tienen todo tipo de juguetes y ministerios para mantenerme ocupado, además me rascan el oído, o, por un rato me hacen sentir mejor y más cómodo con mi vida, y no me confrontan con la verdad para que no me sienta incómodo, pues por un rato me reiré, pero, mi vida y mi familia me van a hacer ver la realidad a la hora de la crisis.

    O peor aún, si llego delante de Dios y me dice: apártate de mí hacedor de maldad, nunca te conocí. Señor, yo iba a la iglesia y te adoraba, sí, pero, nunca recibiste mi verdad. Todo porque no me predican la verdad, porque no me enseñan la Palabra, la cual es viva y poderosa, y más filosa que cualquier espada de dos filos, y corta de ida y de regreso.

    Y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, llega hasta la médula de los huesos, y no solo eso, sino que juzga mis pensamientos y aún las intenciones más profundas de mi corazón, lo cual como suena, no es algo cómodo, verdad, el simple hecho de pensar en una espada que la Palabra te corte a la mitad y descubra la triste realidad, que eres un pecador, no es algo cómodo.

    Y si la Palabra no me arde, no me incomoda, no me lleva a estar insatisfecho conmigo mismo, claro no para dejarme condenado, sino para tratarme y curarme, entonces, significa dos cosas:

    O estoy tan encallecido que ya quedé cauterizado porque la lepra de mi pecado ya me comió los nervios espirituales, y ya no siento, un leproso se le caen los dedos, o las orejas, o se corta y no siente porque su piel está muerta en vida y él se está descomponiendo en vida como un cadáver andante.

    O Lo que me están echando a la herida no es alcohol, no es agua, solo le están soplando aire contaminado a una herida de por sí podrida. Porque créeme, si es la Escritura, va a lastimar, me va a incomodar, me va a doler, me va a arrastrar, porque me va a cortar como un bisturí sin anestesia, pero, al mismo tiempo me va a sacar tumores, va a tomar un tiempo recuperarme, pero, ya no estaré en peligro de muerte.

    O si no lo quieres ver tan extremo, que lo es, la Palabra también es como un espejo, la cual al mostrarme mi verdadera imagen, me va a asustar, porque este me va a decir que no soy tan guapo, tan perfecto, tan buena gente, tan inteligente, tan fregón como pensaba, porque la Escritura, así como el espejo en la mañana al levantarme, es sincero, y sin tapujos me muestra quién soy yo, cual es la condición espiritual, cómo en realidad me veo.

    Pero, es necesario, ¿qué prefieres? Sentirte muy cómodo, engañado, con los ojos cerrados a un cáncer que te está carcomiendo por dentro, pero tú: “todo está bien, todo va a salir bien porque si lo creo y me lo propongo, soy el vencedor, lo declaro, estoy bien”.

    ¿Quieres seguirte creyendo la excelente y buena persona que crees que eres cuando en realidad te estás haciendo daño y estás haciéndole daño a los que te rodean?

    O en verdad quieres una vida sana, quieres restauración, verdadera libertad, no solo una linda ilusión que se cae y se rompe a la primera prueba, sino verdadera esperanza, libertad, gozo que aguanta hasta la prueba más difícil, que en verdad cura, sacia, restaura, sana.

    Solo la palabra de Dios puede hacer eso, aunque sea incómoda al principio, las inyecciones no son cómodas, pero alivian, por eso dice la Palabra, y tenemos que tener cuidado:

    2 Ti 4:3-4 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. 4 Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.

    1 Pe 2:1-3 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha.

    Por eso, dice Pablo: Timoteo, Chuy, cada uno de ustedes: retén la forma, el patrón, el molde, ese no cambia, no es como el Iphone, que sale uno cada seis meses, no es como la moda, que solo da vueltas como un espiral, no es como la música, o los descubrimientos tecnológicos, o alimenticios, que hoy te dicen que si tomas café te vas a aliviar de todo, cuando hace unos años te decían que te ibas a morir por las toxinas malignas de lo negro del café.

    No mis hermanos, la Palabra de Dios es eficaz, el día de hoy es tan relevante como lo fue hace 6 mil años para Adán y para Eva, porque es la palabra, el pensamiento, la voluntad, el carácter, la revelación de un Dios Todopoderoso que no cambia, para quien no existe el tiempo, quien no se desgasta, ni se cansa.

    Recuerda el dicho: si es bíblico no es nuevo, y si es nuevo, entonces no es bíblico. Si es verdad, no es nuevo, y si es nuevo, entonces no es verdad.

    Pablo sabía, y tú deberías saber que la verdad está en guerra, y que tú y yo tenemos la responsabilidad de conocerla, de creerla y de pasarla a nuestros hijos y discípulos de la manera en la que la recibimos, es una gran responsabilidad, no solo el predicar la verdad, sino denunciar la mentira cuando esta está atentando contra la verdad.

    Y no estoy diciendo que te metas en el areópago del Facebook a dar una opinión más, estoy diciendo que en tu corazón la instales como la verdad y que tus palabras, tus convicciones, tus decisiones sean movidas y regidas por ella, para que cuando el mundo te pregunte, como dice Pedro y Judas,

    1 Pe 3:15-16 Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 16 Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias.

    Jud 1:3-4 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

    Tengas sabiduría para dar razón de tu fe, o que puedas contender ardientemente por la fe de la manera correcta.

    No le muevas, aquí está la Biblia, cuando te la acabes, podrás considerar en poner otra cosa como la más alta autoridad, pero como eso no va a suceder, debes saber que como cristiano evangélico protestante, si lo quieres decir así, para nosotros la autoridad de la Escritura es lo más importante que tenemos.

    Pablo está hablando de tradición de los apóstoles que conformaron lo que es la iglesia católica, no es así, solo hay dos opciones, o es la palabra del hombre falible, cambiante, ensuciada por el pecado y demás, o es la palabra de Dios, infalible, que se ha sostenido y se sostendrá aún antes de que le mismo canon bíblico estuviera completo, el cual Dios mismo se encargó de completar para nuestra bendición.

    Pero, aún en el AT, Dios ya hablaba y su verdad siempre es, fue y será verdad, y él ha encargado de que así sea.

    Por eso dice Pablo, retén la forma, cuida de conocer la verdad, comprométete con ella y vive por ella, para Dios no hay de que: “él sabe que soy sincero y que intenciones eran buenas”; el infierno va a estar lleno de ese tipo de gente sincera y de buenas intenciones, porque Dios ya nos ha dado preciosas y grandísimas promesas para que las conozcamos, las creamos y andemos por ellas, la fe ya nos fue revelada y confiada.

    Por eso, el primer paso es: conócela, conoce el patrón, la pauta, el bosquejo, el molde, no seas negligente, luego que lo conozcas, vacía en ese molde tu mente, tu corazón, tus intenciones, tus convicciones, tu fe, para que seas transformado o transformada a la imagen de Cristo quien es el molde.

    Transformado a este evangelio precioso que predicamos cada domingo, esta preciosa Palabra sinigual en la cual confiamos.

    Recuerda lo que dijo el Señor no puedes echar vino nuevo en odres viejos porque se van a reventar, no puedes remendar un vestido viejo con tela nueva porque vas a hacer peor la rotura. Vino nuevo en odres nuevos para que los dos se conserven.

    Es decir, no pretendas venir con tu vieja manera de pensar, con tus viejas convicciones mundanas, con psicología, doctrinas, filosofías humanas de tu vieja manera de vivir y de pensar pretendiendo combinarlas con la verdad de Dios. No son compatibles, o es palabra de Dios, o es palabra de hombres, y la Palabra de Dios ya nos fue dada, aquí en esta Biblia que tienes en tus manos. Por eso Pablo dice:

    II. Guarda la verdad, no te dejes engañar, no te dejes distraer.
    2 Ti 1:14 Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.
    Guarda: fulásso mediante la idea de aislamiento; vigilar, estar de guardia; por implicación preservar, obedecer, custodiar, guardar, evade los enemigos de tu fe, abstente de lo que te daña espiritualmente.

    Hay otras dos palabras que se traducen guardar: teréo, la cual implica mantener el ojo sobre algo para que no haya pérdida. Hay otra palabra koustodia, la cual implica una fortaleza, o líneas completas militares de aparato, una tiene que ver cuidar tu tesoro para que no haya pérdidas o robo, la otra tiene que ver literalmente estar alerta en contra de un enemigo externo, cerrar filas y no dejarlo entrar para mermar tu tesoro.

    Pero, esta palabra tiene que ver con prevenir que alguien escape, por eso, se traduce como vigilar, obedecer, seguir, perseverar, cuidar, proteger, de estar alerta, vigilar atentamente, montar guardia, mantener bajo custodia, como un soldado a cargo de cuidar un tesoro.

    Pero a diferencia de las otras palabras no tiene que ver con cuidarte de alguien de afuera, sino de ti mismo, de tu falta de compromiso, de tu tendencia a la distracción, a saciar los deseos de tu carne abandonando las cosas espirituales,

    Por eso también se traduce como evitar, hacer un esfuerzo por mantenerse alejado, de abstenerse de cosas que te distraigan.

    ¿Qué debes guardar? El bueno, hermoso, valioso, virtuoso, conveniente depósito. Es interesante, Pablo acaba de mencionar, dios es poderoso para guardar mi depósito para aquel día, pero, Timoteo, no es algo unilateral.

    Dios es fiel, y no fallará, pero, él está esperando que respondamos, y me gusta que dice: por el poder del Espíritu Santo, es decir, sigue siendo su gracia, su poder, la acción del Espíritu Santo, pero a mí me toca responder perseverando, el depósito de nuestras vidas está seguro con Dios, el sostiene su Palabra, pero, la pregunta es, ¿qué tan seguro está este depósito de la verdad divina con nosotros?

    Entonces, una vez que conoces el modelo, retenlo, pero ahora, persevera en él para que no te dejes engañar por palabras engañosas, por huecas sutilezas.

    Por si fuera poco, la oposición externa, nuestros deseos carnales batallan contra el alma, tu carnalidad no se sujeta a la voluntad de Dios, a la verdad, no quiere, ni puede, y cada día necesitas una porción de la Escritura, una decisión, cada pensamiento contrario a la verdad necesita ser aplastado por las promesas, por la Escritura que debería morar en tu corazón.

    Un día sin orar, un domingo sin venir a la iglesia es quedar vulnerable, no te va a ser más fácil al otro día, esa semana, va a ser más difícil, porque estás cayendo en un hoyo. Necesitas la inercia del día anterior, necesitas comenzar y ponerte de rodillas para que valores y guardes ese maravilloso depósito, Dios es fiel para guardártelo, pero, a ti te toca responder y guardarlo por igual.

    Si todavía no tienes una convicción firme de lo que es la verdad, checa en cuál de estos dos versículos estás flojo, quizá aún no tienes claro el modelo, o si lo tienes claro, aún no has querido morir a ti mismo y no has derramado tu corazón en el único molde real, este evangelio de la gracia.

    Por otro lado, quizá estás descuidando ese maravilloso depósito que te ha sido encomendado, Dios es fiel, pero, ¿qué hay de ti? ¿Qué estás haciendo por no permitir que la filosofía engañosa de este mundo no sea la que te esté moldeando a ti? Romanos 12 dice:

    Rom 12:1-2 Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. 2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

    ¿Cuál es esa misericordia? Este depósito, esta verdad, este tesoro, ¿qué tenemos qué hacer? Ofrecer nuestro cuerpo en un sacrificio vivo, ya no vivimos nosotros, mas ahora vive Cristo en nosotros.

    Lo que vimos la semana pasada, estamos muertos, pero, nuestras vidas verdaderas están escondidas en Cristo, quien resucitó, quien fue a preparar lugar para nosotros, quien está por venir por su iglesia para llevarla con él.

    ¿Cómo no nos amoldamos al mundo y nos amoldamos a la verdad? Renovando nuestro entendimiento, al retener la forma de las sanas palabras, y al guardar este depósito, no permitiendo que la presión de este mundo nos haga tomar su forma.

    Solo así podemos comprobar que en verdad la voluntad de Dios es buena, mejor que la nuestra, es agradable, mejor que cualquier cosa que este mundo promete, y que no vamos a tropezar, al contrario, vamos a ganar la victoria porque es perfecta.

    Entonces es este equilibrio que nos permitirá terminar la carrera, no avergonzarnos, avivar el fuego del don de Dios que está en nosotros actuando con un espíritu de poder, amor y dominio propio.

    ¿Para qué? Para cuidar nuestra responsabilidad más solemne delante de pastores, y líderes espirituales que se han desviado de las Escrituras a seguir “un evangelio diferente”, o que “han pervertido el evangelio de Cristo”. Especialmente si somos maestros y predicadores: mantener y defender la integridad de la Palabra de Dios.

    III. Sigue el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.
    a) Figelo y Hermógenes un ejemplo de los que tropezaron en Cristo.
    2 Ti 1:15 Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes.
    Y mis hermanos, es un hecho, no todos van a perseverar, a pesar de lo que sea, el punto, es ¿de qué grupo quieres ser tú? Me recuerda Judas, quien estuvo con Cristo, comió de su mismo plato, fue testigo ocular de los milagros, del poder, del amor del Señor, sin embargo, no dispuso su corazón a la verdad.

    En algún punto de nuestras vidas, todos vamos a sufrir algún tipo de traición, y en verdad es difícil la persecución externa, pero, el hecho de ver a gente a la cual Pablo había discipulado, a quien se había entregado desinteresadamente, sí que fue doloroso.

    Hay gente que se va a avergonzar, como Figelo y Hermógenes, quienes le dieron la espalda a Pablo, quienes no juzgaron que Cristo valía la pena tanto como para perder su reputación, su trabajo o su libertad en este caso.

    Quizá en el momento en el que Pablo fue apresado, él estaba esperando más apoyo de sus hermanos en Cristo, pero, al contrario, esta gente no avivó su don, no retuvieron la forma de las sanas Palabras, y no les interesó jamás guardar el buen depósito que Dios les había confiado.

    Y el hecho de que Pablo mencione a estos hombres quizá tenía un tono como de: Estos dos hombres eran los últimos que yo esperaba que le dieran la espalda al Señor, por eso es una gran responsabilidad mantenernos en la fe, y es una gran irresponsabilidad entregarnos a la carne. Pablo dijo:

    2 Co 13:5 Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! (NVI)

    Necesitamos la actitud del salmista:

    Sal 139:23-24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

    Sal 19:12-14 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. 13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. 14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

    Estos hombres abandonaron a Pablo junto con muchos otros en Éfeso; entre estos, ¿estarían aquellos que se despidieron de él llorando en Hechos 20 cuando él partía para Jerusalén en su primer encarcelamiento? O lo sabemos, pero, lo que sí sabemos es que el creyente genuino persevera.

    Abandonar es la palabra: Apostréfo, y significa retroceder, abandonar, apartarse, convertirse, desechar, devolver, perturbar, volverse. Volver del otro lado, hacer volver, disuadir, retirarse, apartarse, huir, rechazar, negar, dar espaldas a, desertar, girar, o poner de vuelta. Volverse a uno mismo del camino de donde veníamos.

    Causar un cambio de creencia, desviar de la creencia correcta, descarriar a alguien, detener, con la implicación de rechazo, negarse a creer, apartarse de la verdad, negarse a dar ayuda. Entonces tiene el sentido de regresar al lugar de donde fuimos rescatados. Qué interesante que este rechazo no solo fue a Pablo, sino al Señor Jesucristo, quien dijo:

    Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

    El autor de Hebreos escribió:

    Heb 6:4-6 Es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que han sido una vez iluminados, que han saboreado el don celestial, 5 que han tenido parte en el Espíritu Santo y que han experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y después de todo esto se han apartado. 6 Es imposible, porque así vuelven a crucificar, para su propio mal, al Hijo de Dios, y lo exponen a la vergüenza pública.

    Heb 6:7-8 Cuando la tierra bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendición de Dios. 8 En cambio, cuando produce espinos y cardos, no vale nada; está a punto de ser maldecida, y acabará por ser quemada.

    Es algo serio no proponernos a guardar, a custodiar las verdades que recibimos cada vez que nos reunimos, no es chistoso el decir: le entra por un oído y le sale por el otro, especialmente cuando hablamos de la forma de la sana doctrina, la cual el mismo Espíritu Santo quiere fijar en nosotros. Ahora, veamos un ejemplo positivo:

    b) Onesíforo y su casa un ejemplo de los que perseveraron.
    2 Ti 1:16 Tenga el Señor misericordia de la casa de Onesíforo, porque muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis cadenas,
    Qué interesante, alguien podría decir: pero Onesíforo hizo bien, ¿por qué tendría que pedir misericordia para él? Porque la realidad es que todos requerimos sí, la gracia, pero, también la misericordia del Señor, y más su misericordia.

    Para este momento Pablo se conocía, sabía lo que un ser humano es capaz de hacer, y es algo que yo he experimentado también, conforme más caminas con el Señor y el tiempo pasa, más te decepcionas de la gente y de ti mismo, lo cual no es malo, porque entonces sucede lo que tiene que suceder: Dios se lleva la gloria de todo.

    Si no fuera por su misericordia, es decir, no darnos lo que merecemos, imagínate, cuánta infidelidad, mentiras aunque sean pequeñas, envidias, resentimientos, quejas contra un Dios perfecto, cuánta incredulidad, cuánta falta de amor, de paciencia, de benignidad, cuánto nos encontramos ministrando la carne, en lugar de estar en el Espíritu.

    En fin, yo me he dado cuenta cómo muchas veces la misericordia es bien evidente a gente que ni siquiera está comprometida con el Señor y su Palabra, gente descuidada, gente que ni en cuenta, ¿por qué? Porque es por eso que se llama misericordia, no darnos lo que merecemos.

    Y la realidad es que mientras más caminas con el Señor más seguido te viene a la mente: ¿por qué yo Señor, por qué una humanidad como la nuestra, grosera, voluble, infiel? Y tu respuesta vuelve a ser la misma:

    Rom 9:15-16 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

    ¿Qué hizo Onesíforo? Varis cosas, lo primero es que confortó muchas veces a Pablo, y no se avergonzó de sus cadenas.

    Confortar es la palabra anapsújo que significa animar, dar descanso, confort, renovar, enfriar, alivio, como un aire fresco en medio de un caluroso día, dice la Palabra:

    Pro 25:13 Como frío de nieve en tiempo de la siega, Así es el mensajero fiel a los que lo envían, Pues al alma de su señor da refrigerio.

    Un hermano fiel, es un gran consuelo, y más en medio de la tribulación, Onesíforo tuvo que hacer una decisión al visitar a Pablo una y otra vez, ya que Pablo era un enemigo de Roma.

    Otra cosa que me llama la atención es que Pablo menciona a toda su casa, y es una realidad, es hermoso cuando todo un hogar está de acuerdo, porque quiero pensar en la esposa de este hombre, en sus hijos, aunque Onesíforo era el que estaba yendo a ver a Pablo, era un riesgo, y un sacrificio de todo su hogar.

    Seguramente todos estaban en un mismo Espíritu, con la mirada fija en una meta en común, Cristo. Y es un ejemplo porque muchos hombres no entendemos la importancia de lavar a nuestras mujeres, de dar mantenimiento a nuestras familias y renovar día a día nuestra esperanza eterna, y transmitir las promesas de esta sana doctrina, al estarla guardando y reteniendo.

    Imagínate si hubiera tenido una esposa a la cual él no hubiera lavado, llena de temor, reclamándole: piensa en tus hijos, piensa en tu casa, ¿qué no te importamos? ¿Qué estás haciendo poniendo en riesgo nuestro hogar? Por igual si hubiera tenido hijos llenos de queja: a mi papá no le importamos, solo le importa su ministerio, etc.

    Qué importante es hacer a toda nuestra familia parte del ministerio, no son dos cosas separadas, yo siempre estoy tratando de involucrar a mis hijas, y tratando de hacerles ver lo valioso, lo hermoso de servir al Señor y a su iglesia, a pesar de que no siempre es placentero y requiere sacrificios, pero, al final el amor es sacrificio.

    Claro que cada miembro de la casa tiene su propia responsabilidad de responder al Señor, la esposa, los hijos individualmente tienen su responsabilidad, pero, igual, se ve la diferencia cuando el hombre de la casa se compromete con retener la forma de las sanas palabras y con guardar el buen depósito. Y dice:

    2 Ti 1:17 sino que cuando estuvo en Roma, me buscó solícitamente y me halló.
    Es decir, requirió esfuerzo, recursos económicos, implicó riesgo. En su primer en encarcelamiento, Pablo vivía en una casa rentada con un soldado encadenado a él, pero, este último encarcelamiento fue diferente, Pablo estaba en un horrible calabozo en condiciones dificilísimas. Onesíforo tuvo que preguntar aquí, allá y no parar hasta dar con Pablo.

    Este es el amor verdadero, el amor que toma un paso de sacrificio, cuando va más allá de nuestras fuerzas e implica este acto de amor genuino de parte de Onesíforo y su hogar. Solo alguien que en verdad ha conocido a su Señor, que le ha hecho el Señor de su vida, que se ha rendido ante él, y que le ha hecho el mejor de sus amigos, es alguien que no le va a traicionar. Dice la Palabra:

    Gál 6:6-10 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye. 7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

    Y fue justamente lo que hizo Onesíforo, si bien es un gran dolor ver retroceder a gente que debería estar dando fruto y viviendo por Cristo sin ningún estorbo, de la misma manera el Señor trae gran consuelo el ver a personas respondiendo al amor del Señor en amor y servicio, aunque sea la minoría, decía Juan:

    3 Jn 1:3 Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad. 4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad. 5 Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos, 6 los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje.

    Y así como el anciano Gayo le causaba un gran gozo al apóstol Juan, de la misma manera Onesíforo a Pablo. El Señor también dijo, poniendo el estándar de lo que es el verdadero amor:

    Jua 15:8-13 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. 9 »Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. 13 Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.

    Por eso Pablo vuelve a orar:

    2 Ti 1:18 Concédale el Señor que halle misericordia cerca del Señor en aquel día. Y cuánto nos ayudó en Efeso, tú lo sabes mejor.
    Alguien avivando el don de Dios, reteniendo la forma de las sanas Palabras, en la fe y en el amor en Cristo, será alguien con este deseo para sus hermanos. Una vez más, que halle misericordia, y dice: cerca, al lado del Señor en aquel día, ¿cuál día?

    En el día del tribunal de Cristo, en el cual nuestras obras serán pesadas, algunos recibiremos pérdida, otros, ganancia, dice la Palabra:

    Rom 14:10-13 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. 11 Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. 12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. 13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

    2 Co 5:8-10 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

    ¿Cuántas oraciones de parte de otros hermanos tienes a tu cuenta en el banco celestial? Pablo pide misericordia para Onesíforo en esta vida, la cual necesitamos cada día de nuestras vidas, e igual la pide para él el día del tribunal de Cristo. La Palabra de Dios es clara, también dice:

    Mat 10:40-42 »El que los recibe a ustedes me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe al Padre, quien me envió. 41 Si reciben a un profeta como a alguien que habla de parte de Dios, recibirán la misma recompensa que un profeta. Y, si reciben a un justo debido a su justicia, recibirán una recompensa similar a la de él. 42 Y, si le dan siquiera un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores más insignificantes, les aseguro que recibirán una recompensa». (NVI)

    Qué tan importante será sembrar misericordia para recibir misericordia, amor, paciencia, bendiciones, servicio sincero y desinteresado, en lugar de quejas y reclamos; oraciones por nuestros enemigos, por los que nos ultrajan, porque eso dice la Escritura:

    Luc 6:35-38 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

    Pero, qué hermoso es poder entrar en este círculo de amor, servicio y oraciones unos por otros, pero, te aconsejo, comienza por bendecir en lugar de maldecir, en lugar de murmurar o chismear, tu vida puede ser muy diferente, y también estás sembrando para lo eterno.

    Pero, de igual manera, si tu no avivas el don de Dios que hay en ti, si no retienes la forma de las sanas Palabras, si no decides guardar el buen depósito, el cuál es más valioso que cualquier cosa en este mundo, no vas a poder ver esto, porque no está de manera natural en ninguno de nosotros.

    Y si nos salimos del flujo de gracia de parte de nuestro Dios lo único que empieza a surgir de nosotros es carnalidad, es inconformidad, con nuestros hermanos y lo peor del caso contra nuestro Señor y Salvador.

    Y si esto sucede, lejos de encontrar misericordia en ese día, vas a encontrar reproches, vergüenza y pérdida, y no quieres eso.

    De manera que, podemos ver en Onesíforo este fruto de amor, de servicio, porque Él puso sus recursos; un valiente testimonio, a pesar del peligro, del costo, porque Onesíforo pudo haber perdido no solo su libertad, sino como Pablo, su vida.

    En estos dos grupos podemos ver lo que pasa cuando decidimos poner nuestro esfuerzo en guardar, en retener, y por consiguiente cuando decidimos solo vivir una religión, y darle al Señor lo mínimo. El día de hoy podemos ver el testimonio de la fe de Onesíforo, y al mismo tiempo nada más sabemos de Figelo y Hermógenes, solo que eran traidores, cobardes, apóstatas. T

    Un grupo no quiso tomar en serio la verdad, y otro quiso hacerlo, unos terminaron tropezando en Cristo, avergonzándose de él, pero, Onesíforo y su casa dieron mucho a Pablo, y dieron fruto de vida eterna.

    Por eso, ¿quieres terminar la carrera? ¿quieres no avergonzarte jamás de tu Señor? ¿Quieres jamás tropezar en él como estos hombres lo hicieron? Por favor comienza priorizando, necesitas conocer el molde y vaciar tu vida en él.

    Este maravilloso Evangelio que no necesita ser embellecido porque ya es hermoso, ni completado porque ya está completo, ni editado porque no tiene ningún error, todo lo que pertenece a la vida y a la piedad, ya nos ha sido dado para nuestro gozo, pero, debemos responder al amor, a la fidelidad de Dios.

    Necesitamos poner nuestra confianza en la Palabra de Dios y en su poder transformador, debemos cuidarnos de dejarnos engañar por contenedores hermosos que realmente no tienen el contenido, debemos creer que la Escritura es totalmente relevante para hoy, y que no está sujeta a cambios, la moda cambia, la tecnología avanza, pero la Escritura es la misma porque Dios es el mismo hoy y por los siglos. Vamos a orar.

  • Nov 5, 20172 Timoteo 1:8-12- No Te Avergüences De Tu Señor
    Nov 5, 2017
    2 Timoteo 1:8-12- No Te Avergüences De Tu Señor
    Series: 2 Timoteo

    NO TE AVERGÜENCES DE TU SEÑOR
    (Parte 1)
    2 Timoteo 1:8 – 12

    INTRODUCCIÓN
    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, y por la gracia de Dios, hoy avanzamos a esta nueva carta.

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?
    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad, es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18.

    Desde ese momento la vida de este muchacho de 20 años no volvió a ser la misma, un muchacho que dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno. El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro. Y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

    ¿Cuál es el contexto histórico?

    Mientras que 1 Timoteo fue escrita poco después de la liberación de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., estando Pablo libre, entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón era el Cesar de Roma, un hombre totalmente depravado, quien empalaba cristianos, los untaba de brea y los ponía como lámparas para caminar desnudo, incendia Roma, y decide culpar a los cristianos de haberlo hecho, de manera que, se desata una terrible persecución en contra de los cristianos.

    Además de que se consideraba al Cesar un dios, y cualquier devoción a otro Dios era considerado traición. Bajo esta persecución es que Pablo es arrestado, ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien, y bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente, Pablo sabía que iba a morir.

    De manera que, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

    Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, pero, no le estaba yendo bien; además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada.

    De manera que en esta carta Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo ya no está dando instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, sino exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

    Por lo tanto, creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

    2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, Pablo pudo experimentar todo lo que se podría haber vivido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, y sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe.

    Y para nosotros es muy importante saber en qué cosas es necesario prestar mayor atención y no soltar a pesar de lo que sea, porque no es fácil, Pablo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

    Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

    Pedro también escribió:

    1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará.

    Y lo difícil no está en que Dios no pueda, su gracia es suficiente, la puerta a la salvación, al perdón, a la reconciliación está abierta, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos quieren abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

    Y es verdad, somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, pero seguimos siendo pecadores, y todos vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos.

    Nuestro enemigo Satanás, está comprometido con destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito sin descanso, y hay hermosos momentos de dulce comunión, pero, también hay momentos de terribles batallas encarnizadas por la fe y la verdad, por permanecer y perseverar, hay momentos donde parece que no va a terminar, y era el caso de Timoteo, quien estaba en plena batalla.

    Pero, ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo no solo ocular, sino por experiencia: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final, pero, guerra es guerra, y requerimos ser buenos soldados, usando nuestras armas, y requerimos ser disciplinados para acabar bien la carrera.

    Entonces, estos consejos tienen todo que ver con cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo, en especial aquellos que hemos entendido y recibido el llamado a servir a nuestro Señor.

    Ya vimos los primeros 7 versículos en los cuales Pablo le dará a Timoteo las primeras instrucciones, le dice Timoteo: Recuerda quién nos envió, recuerda que tu fe es genuina, recuerda que hemos sido equipados y tenemos recursos ilimitados de parte del que nos llamó para ser transformados a su imagen y llevar a cabo su voluntad.

    Por lo tanto, tienes la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya está en ti, es nuestra responsabilidad mantener ese fuego ardiendo, Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, el Espíritu Santo nos da el poder, el amor y el dominio propio necesario para salir victoriosos.

    Y en medio de todas estas pruebas, de un mundo que menosprecia la justicia, que a lo malo llama bueno y viceversa, que persigue al que decide seguir a Cristo fielmente, existe el peligro de ser infieles, o de avergonzarnos de nuestra fe debido a aparentes derrotas, de manera que hoy aprenderemos varios principios para no caer en este peligro, por eso yo titulé este mensaje: NO TE AVERGUENCES DE TU SEÑOR (PARTE 1)

    I. Enfócate y no pierdas de vista de qué te debes avergonzar y de qué te puedes jactar.
    2 Ti 1:8a Por tanto,
    Por tanto, y preguntamos: ¿qué tanto?; Timoteo, ya que tienes una fe genuina, ya que el Señor tienes recursos ilimitados de parte de Dios, los cuales puedes mantener ardiendo, ya que tienes en ti el poder, el amor y el dominio propio que te da el Espíritu Santo, y no un espíritu de cobardía, entonces, dice Pablo:

    2 Ti 1:8b no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo,
    Es verdad, hay un precio que pagar al decidir seguir a Cristo fielmente, habrá mal entendidos, rechazo, humillaciones, hay lugares como en los tiempos de Pablo donde ser cristiano costaba perderlo todo, toda posición social, o en situaciones extremas perder la libertad, y hasta la vida.

    Y si bien, en el país donde vivimos hay libertad religiosa, de cualquier manera, hay crítica, hay menosprecio, para el mundo incrédulo un cristiano que sigue los principios bíblicos para la familia, para un hombre y una mujer, es un retrógrada, es un racista radical.

    Y es verdad, hay consecuencias de decidir ser fieles al Señor, pero, hay que aceptarlas porque los creyentes debemos tomar una decisión, si temer al hombre, o temer a Dios, si vivir para agradar al mundo y sus deseos, o vivir para agradar a aquel que nos salvó. Jesucristo dijo:

    Jua 15:19 Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece.

    Por eso Pablo dice: si el Espíritu Santo de Dios está en ustedes, no pueden, no deben hacer caso del menosprecio del mundo.

    No se olviden de algo: son testigos, de la palabra martur, un testigo era alguien que daba testimonio de que algo era cierto, pero por muchos cristianos que pagaron con su muerte por dar testimonio de Cristo la palabra martur, se convirtió en la palabra mártir, uno que da testimonio de Cristo pagando con su propia vida.

    Y la palabra testimonio es interesante: martúrion, algo que es evidencia, evidencia dada o (específicamente) el decálogo (en el tabernáculo sagrado): dar testimonio, testificar, dar prueba. La oportunidad de testificar, atestiguar, aportando conocimiento directo acerca de una persona; el contenido de lo que el testigo informa.

    Entonces ser testigos de Cristo y de su iglesia se refiere no solo a proclamar las verdades del evangelio, sino a haberlas experimentado, se refiere a presentar nuestras vidas impactadas por la verdad, por un Dios vivo y resucitado como una evidencia, dice el salmista:

    Sal 119:5-6 ¡Oh, cuánto deseo que mis acciones sean un vivo reflejo de tus decretos! 6 Entonces no tendré vergüenza cuando compare mi vida con tus mandatos. (NTV)

    Y si hemos sido alumbrados, entonces sabemos que solo hay una verdad, solo hay un Señor, y estar en Cristo no es causa de vergüenza, la mentira, la impiedad, la injusticia, toda nuestra antigua manera de vivir eso es lo que debe dar vergüenza, dice en Romanos:

    Rom 6:20-21 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto. 21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna.

    El punto es, ¿a quién quieres agradar, con quién quieres quedar bien, a quién le debes honor, respeto, obediencia?, ¿quién es digno de que le entregues tu vida en sacrificio, este mundo y sus deseos, el cual pasa o al Dios infinito?

    El mundo y Satanás ha hecho un buen trabajo en engañar a la gente, la cual verdaderamente ha creído que ir en contra de Dios el creador, el que nos amó y entregó a su hijo por nosotros es algo loable, es algo de lo que se puede estar orgulloso, y hasta se pueden hacer marchas y exigir derecho de respetar las maldades, lo que atropella, lo que escupe la única verdad.

    Pero, nosotros vivimos por la verdad, seguimos la verdad, la hemos experimentado, hemos visto cómo nos ha enriquecido, restaurado, llenado de verdadero gozo, esperanza, plenitud, e incontables bendiciones.

    De manera que, nuestro testimonio proclama al mundo incrédulo: Dios es real, Dios es bueno, Dios es Dios, es el Todopoderoso, nosotros los seres humanos no somos Dios, somos pecadores, él es el juez, no nosotros, estamos en problemas, estamos bajo la ira de Dios, necesitas arrepentirte y confesar tu maldad, para ser salvo, porque Él es nos ama y no quiere que perezcamos en nuestros pecados.

    Jua 3:16 »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.

    Jua 3:19-21 Ésta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, pero la humanidad prefirió las tinieblas a la luz, porque sus hechos eran perversos. 20 Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto. 21 En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios. (NVI)

    Por eso dice:

    2 Ti 1:8c sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,
    En lugar de avergonzarte identificándote con el lado equivocado, dice Pablo, sufre junto con tus hermanos en Cristo las adversidades que trae el caminar en la verdad.

    En otras palabras, identifícate como extranjero y peregrino, como miembro de otra familia, de la familia de Dios, como ciudadano de otro mundo, la ciudad celestial, como súbdito de otro reino, el reino celestial, el reino de la luz, donde habita el Rey Soberano, el dueño y Señor de todo lo que existe. ¿Te acuerdas del Señor delante de Poncio Pilato?

    Jua 18:36-37 —Mi reino no es de este mundo —contestó Jesús—. Si lo fuera, mis propios guardias pelearían para impedir que los judíos me arrestaran. Pero mi reino no es de este mundo. 37 —¡Así que eres rey! —le dijo Pilato. —Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz. (NVI)

    Sí, es verdad cuando vivimos una vida moral y digna delante de nuestra familia, compañeros de estudio, de trabajo, vecinos, es posible que recibamos hostilidad de alguna manera, porque su inmoralidad e impiedad son puestos en evidencia cuando la luz de la verdad les alumbra, y si confrontamos con el Evangelio y la Palabra su necesidad de arrepentimiento y salvación, se van a sentir ofendidos, y entonces de una manera u otra llega la aflicción. Pablo le escribió más adelante:

    2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

    Las aflicciones son un costo inevitable de la vida cristiana auténtica, el mundo ama a los suyos, les rinde pleitesía, les hace monumentos, les da premios nobel, los sube a la categoría de héroes, pero, necesitas decidir entonces quién va a ser tu Dios, no podemos amar la luz y las tinieblas al mismo tiempo, eso es un engaño, el Señor dijo:

    Luc 6:26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

    Pero, si te estás identificando con Cristo, debes saber que padecer por causa de la verdad, por hacer lo correcto, claro, por Cristo, no por sufrir las consecuencias de nuestros pecados, necedades y falta de sabiduría, sino al haber hecho una decisión firme por seguir a Cristo, decisiones que ofenden a tus primos, tíos, papás, hermanos, compañeros de trabajo, el padecer por esta causa es un privilegio.

    Si estás en Cristo sabes que es un privilegio más que un sacrificio, que es una bendición, más que una prueba. Los apóstoles, la primera vez que fueron azotados por causa del Evangelio, iban con la espalda rallada, ensangrentada, pero, iban verdaderamente felices, llenos de gozo y de valor, dice la Palabra:

    Hch 5:40 Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. 41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. 42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

    Y no solo ellos, hay infinidad de testimonios de mártires que, en la misma hoguera, o en el momento de la tortura, estaban llenos de gozo, felices por identificarse con su mejor amigo, Cristo. Pablo les decía a los filipenses:

    Flp 1:29 Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,

    ¿Por qué? Porque en verdad estás manifestando de quién eres, a quién perteneces, le estás dando peso al evangelio que predicas. ¿Y sabes por qué es esto posible? Porque no es algo que ningún ser humano pueda hacer de forma natural, hasta nuestras cachetadas con guante blanco están llenas de orgullo, amargura y venganza.

    Es por lo que dice Pablo, por y con el poder de Dios, porque en el interior del creyente habita el Espíritu Santo que da nos provee de verdadero poder, amor y dominio propio con el cual somos capacitados para responder con sabiduría a cualquier situación adversa.

    Por eso, cuidado cuando sientes amargura o juicio en contra de tus perseguidores, y aún peor cuando se los haces saber: este mundano, pecador, impío, pero, te veré arder en el infierno, o te va a caer la maldición y no vas a ver bendiciones.

    Eso es un mal síntoma, necesitas gracia de parte de Dios, la cual es la única capaz de capacitarnos para amar a nuestros enemigos, para orar por ellos y bendecirlos sinceramente, porque entonces estamos manifestando que somos hijos de un Dios bueno, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos.

    Y alguien dirá: pero, es un costo muy alto, piénsalo, ¿de verdad tu vida sin Cristo es de color de rosa? De cualquier manera, estás padeciendo, y sin esperanza, además estarás condenado, y como todo ser humano te enfermas, y te llegará el fin en este mundo, hagas lo que hagas.

    ¿Qué valdrá más la pena? Podrás disfrutar ciertos momentos, o períodos cortos de tiempo, porque inmediatamente llega la insatisfacción, el temor, la amargura, la culpa, la soledad, y tarde o temprano las facturas llegarán, y el costo será muy alto. Y Pablo continúa y le dice:

    II. No pierdas de vista quién te salvó, quién te llamó, para qué y porqué lo hizo.
    2 Ti 1:9a quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,
    En Génesis hemos visto cómo el ser humano murió espiritualmente a creer la mentira y echar a sus espaldas la verdad, quedó destituido de la gloria de Dios, en verdad, la paga del pecado es muerte eterna, muerte espiritual.

    Y cada uno de los que hemos sido salvados en Cristo debemos tener claro un antes y después de Cristo, así como la historia quedó partida en dos, Cristo cambió por completo la historia, de la misma manera nosotros.

    Hubo un momento de nuestras vidas que entendimos eso, no solo por circunstancias difíciles, no slo porque tuvimos cáncer y nos ibamos a morir, o porque nos fue muy mal económicamente y lo perdimos todo, o porque éramos adictos a las drogas, o porque nuestro matrimonio estaba muy mal.

    Sí, en verdad la necesidad nos hizo venir a Dios, voltear los ojos al cielo, pero, eso no lo es todo, yo he escuchado de gente que es fiel a la vírgen o algún otro ídolo porque creen que los sanó, o les concedió algún “milagro.

    Lo que es más, Satanás mismo se viste como ángel de luz y concede cosas de este mundo, ¿recuerdan a Cristo en Mateo 4? Le ofreció todos los reinos de la tierra en un instante, y le dijo: es mío dártelos. De manera que, eso no es lo que tiene a un cristiano en la iglesia, no es el mejor postor el que atrae a las personas, eso es lo que los ídolos hacen.

    La realidad de la salvación ocurre cuando entendemos que éramos reos de muerte, que nuestros pecados ofendieron al creador, que nuestro problema es mucho mayor que una enfermedad, un problema matrimonial, e incluso que la misma muerte.

    Entender que nuestro pecado es un veneno mortal que definitivamente afecta y afectó nuestras vidas de una manera dramáticamente espantosa, pero, mucho más allá, entender que somos objetos de la ira de Dios, reos de muerte eterna.

    Es decir, no soy cristiano o estoy aquí porque Dios me conciente mucho y me ha bendecido, entonces pues de alguna manera tengo que pagarle, o vengo a la iglesia para ver si esto si funciona y me resulta.

    No, la salvación no se trata de eso, se trata de que tenemos un grave problema con el creador del universo, si no entendemos y creemos que Dios es nuestro creador, el dueño y Señor de todo lo que existe, quien tiene el poder de no solo matar el cuerpo, sino de echarlo en el infierno, contra el cual pequé, y por lo mismo entiendo que merezco que todo el peso de su justicia caiga sobre mí.

    Que Dios sería totalmente justo y Santo, y la creación entera debería alabarlo porque echó al infierno a un pecador como yo.

    Entonces, al entender esta realidad, que mi problema es contra Dios, y que no termina cuando yo deje de respirar en este mundo, sino que la desesperación total, la oscuridad total me espera, esto me hace entender que necesito un salvador, porque la ley de Dios me muestra que no tengo ninguna oportunidad de salvarme, o de ayudarme a mí mismo, porque la ley, la justicia, la santidad de Dios exije perfección.

    De manera que, entiendo que Dios por su mucho amor, por su mucha misericordia, es decir, no darme lo que merezco, la muerte, me llenó de su gracia al llamarme de la muerte a la vida, y de estar sin ninguna esperanza, al creer en Cristo como la única salida, como aquel que cumplió a la perfección esa ley en mi lugar, y además recibió el castigo eterno que yo merecía en su muerte por crucifixión.

    Entonces entiendo, he sido salvado, no solo de una enfermedad mortal, no solo de que mi matrimonio se destruyera, no solo de que vivía en depresión y ahora soy más feliz, no, he sido salvo de la muerte eterna.

    Y no solo eso, Dios me ha llamado por nombre, me ha hecho su hijo, me ha compartido de su naturaleza divina, dándome de su Espíritu Santo, me ha llamado a pertenecerle, a ser como él, a vivir una vida coherente de acuerdo a lo que soy ahora por fe: un Hijo del Dios vivo y Santo.

    Para comenzar a vivir ya no para mí mismo, sino para él por eso he entendido que, ya no vivo yo, más vive Cristo en mí. Que el evangelio no se trata de mis sueños, mi comodidad, mis metas, mi vida, no, se trata de Cristo, pero, aún ahí, puedo creer lo que dijo Pablo a los Colosenses:

    Col 3:2-6 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. 6 A causa de esos pecados, viene la furia de Dios.*

    Dios nos salvó, Sózo, salvar, librar, o protege, dar misericordia, preservar, sanar, sano, rescatar del peligro, entregar para la salvación divina, restituir lo que se perdió en Génesis 3, el Edén, el cielo, la inocencia, la inmortalidad.

    Y nos llamó de las tinieblas a la luz, no conforme a nuestras obras, nosotros estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, y como Lázaro nos gritó: “Lázaro, Chuy, José, Rocío, sal fuera”; y éramos espiritualmente como un cuerpo podrido de cuatro días que no puede hacer nada por sí mismo.

    Lázaro no podía ayudarse a sí mismo, no tenía posibilidades, no había potencial en él, no había de que, si se lo proponía con todas sus fuerzas iba a mejorar su situación, no tenía esperanza de salir de esa tumba.

    Dios derramó su gracia, el infinito favor inmerecido sobre gente que ni quería, ni podía ayudarse a sí misma. Nada de que ayúdate que yo te ayudaré, Lázaro no podía ayudarse a sí mismo.

    Y mira hasta dónde llega su gracia, Dios lo planeó antes de la fundación del mundo, antes de Génesis 1, antes de que siquiera hubieras pecado, no existías, no existía nada de lo que hoy vemos, y Dios ya había derramado su gracia escogiéndonos, predestinándonos para salvarnos y vivir para su gloria.

    Por eso, si solo ves a Dios como un medio para alcanzar tus fines, entonces no será suficiente, y terminarás negándolo, avergonzándote de él, por eso recuerda, Dios no es un medio, él es el fin, él es la meta. Y si recuerdas que has sido salvado, entonces puedes vivir agradecido, y jamás te avergonzarás de vivir, o de morir para Cristo a pesar de cualquier situación. Por eso Pablo escribió:

    Rom 8:35-39 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

    Es verdad, somos extranjeros, vivimos en un mundo que aborrece la luz, que aborrece a Dios, pero, es un tiempo de misericordia para este mundo, porque viene su fin, y no es el deseo de Dios condenar al mundo, dice en Romanos:

    Rom 2:5-8 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

    Entonces hemos sido salvados, llamados, se nos ha dado un propósito superior a cualquier meta humanista, la cual no pasa de esta vida, y es una mera ilusión, porque nada nos podremos llevar, ni siquiera una satisfacción. La Biblia dice que los que mueren sin Cristo, no importan lo que hayan hecho, dice:

    Sal 1:4 En cambio, los malvados son como paja arrastrada por el viento. 5 Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos.

    Sal 37:1 No te impacientes a causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. 2 Porque como hierba serán pronto cortados, como la hierba verde se secarán. 3 Confía en Jehová, y haz el bien;

    Sal 37:10 Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí. 11 Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz. 12 Maquina el impío contra el justo, Y cruje contra él sus dientes; 3 El Señor se reirá de él; Porque ve que viene su día.

    Sal 37:35-37 Vi yo al impío sumamente enaltecido, Y que se extendía como laurel verde. 36 Pero él pasó, y he aquí ya no estaba; Lo busqué, y no fue hallado. 37 Considera al íntegro, y mira al justo; Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.

    Y ahora en Cristo entendemos esta realidad eterna, entendemos que esto no es lo que Dios planeó para la humanidad, pero que la humanidad misma escogió y sigue escogiendo. Y que en su misericordia nos llamó, y nos sacó de nuestra ceguera espiritual. Y no solo esto, dice:

    III. La resurrección de Cristo es razón de peso también para no avergonzarnos.
    2 Ti 1:10a pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio,
    Es decir, por mucho tiempo estuvo oculto, y era un misterio la encarnación de Jesucristo, la segunda persona de nuestro Dios trino, y cuando él apareció hace 2000 años concluyó esta salvación, este plan de redención llegó a su climax. Juan escribió:

    Jua 1:9-10 Esa luz verdadera, la que alumbra a todo ser humano, venía a este mundo. 10 El que era la luz ya estaba en el mundo, y el mundo fue creado por medio de él, pero el mundo no lo reconoció.

    Jua 1:11 -14 Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. 12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. 13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios. 14 Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. (NVI)
    Jua 1:16-18 De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia, 17pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. 18 A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.

    Durante su vida terrenal manifestó el poder, el carácter, la gloria, de un Dios lleno de gracia y de verdad, nos mostró la luz, abrió camino al Padre, al perdón, a la reconciliación, y esto para toda la humanidad, pero no solo en su vida, dice Pablo:

    2 Ti 1:10b el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad
    El día que Adán y Eva pecaron, no solo perdieron la inocencia, no solo trajeron al mundo la maldad, el dolor, la angustia, la violencia, todo lo que te molesta y te lleva a la depresión, la amargura, a cualquier herida.

    Sino que sucedió lo que Dios dijo: el día que comas de este fruto, si me desobedeces, si no confías en mí, si no decides volutariamente creer la verdad, no solo todo este mundo de deleite, gozo, bienestar, plenitud, este paraíso, el cielo, no solo se va a peder, sino que ciertamente morirás.

    Y a partir de nuestros antepasados, cada ser humano que nace, no importa que hermoso esté, no importa si nace en una cuna real, o es hijo de un famoso, cada descendiente de Adán y Eva nace con un conteo regresivo, nace con sentencia de muerte.

    No importa cuánto planees, cuánto ejercicio hagas, cuánto estudies, cuánto llegues a acumular, ni tú, ni nadie, ni el más millonario de este mundo va a quedarse aquí por la eternidad. Todos tenemos una cita con la muerte.

    Y sin Cristo, no solo es muerte corporal, sino después una muerte eterna. Dice en Apocalipsis en un juicio llamado el juicio del gran trono blanco donde cada ser humano que existió y que decidió no creer va a ser juzgado, y vendrá una segunda muerte,

    Apo 20:11-12 Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno. 12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros.

    Apo 20:13-15 El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno[a] devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. 14 La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. 15 Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.

    Pero, ¿qué crees? Cristo siendo eternamente Dios, y a la misma vez, eternamente hombre, pudo cargar con toda la maldad humana hecha desde Génesis 3, hasta el fin de los tiempos, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo fue inmolado desde antes de la fundación del mundo, es decir, el tiempo no afecta a un ser eterno como Dios.

    Pero, ¿recuerdas algo? Él no solo recibió el castigo de cada persona, sino que cumplió la ley a la perfección y pudo decir: consumado es, recibió el juicio, eterno de Dios sobre él, pero, ahí no terminó todo, Cristo murió, es decir, recibió la paga del pecado sobre él, Cristo murió la muerte de cada persona que existió.

    Y si todo hubiera quedado ahí, Cristo solo hubiera sido un héroe más, un ser humano más, bueno, como ningún otro, pero, tú y yo seguiríamos con la misma sentencia de muerte.

    Sin embargo, sucedió lo impensable: Cristo resucitó. ¿Qué significa esto? Venció a la muerte, quitó de todo aquel que cree en él, y se rinde a él, la sentencia de muerte. Siendo infinitamente Dios, e infinitamente hombre, él pudo morir la muerte de todos.

    Pero, al mismo tiempo la muerte no podía retener al autor de la vida, y Cristo resucitó con poder, venciendo a la muerte. Cristo resucitó al tercer día, su tumba quedó vacía, los cuatro evangelios son documentos oficiales de que esto sucedió, Hechos 1 nos cuenta cómo por cuarenta días, por más de un mes Cristo estuvo con ellos y enseñándoles acerca del reino de Dios.

    1 Corintios 15 nos cuenta que apareció a Pedro, a los doce, en una ocasión a más de 500 de sus discípulos, a Jacobo, y a él mismo. Y no solo eso, a miles y miles de creyentes que fueron dramáticamente impactados por Cristo resucitado y que dieron su vida, y lo siguen haciendo.

    La resurrección de Cristo no es un mito, él está vivo, y su cuerpo era diferente cuando él resucitó, un cuerpo glorificado, un nuevo Adán, una nueva humanidad hecha nuevamente a la imagen de Dios, la cual se perdió aquel día en Génesis 3.

    La vida y la inmortalidad nos fueron dadas en Cristo, y los creyentes sabemos que el día que partamos de este mundo no va a ser el final, sabemos que lo mejor está por venir, ya no tenemos esta segunda muerte sobre nosotros, Jesús resucitado, él mismo le está hablando a la iglesia de Esmirna, y le dice:

    Apo 2:10-11 No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. 11 El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que salga vencedor no sufrirá daño alguno de la segunda muerte.

    En verdad, Cristo quitó la muerte, la inutilizó, la dejó inoperante, y los creyentes tenemos esta esperanza, por eso nos entristece cuando un hermano se nos adelanta, pero, tenemos esperanza de volverle a ver, sin duda, le volveremos a ver.

    Lo mismo cuando un hijo, un padre, o un hermano en la carne que sabemos que es creyente, muere, no nos quedamos sin esperanza, por eso la importancia de predicarles el evangelio a nuestra familia en la carne, si realmente queremos verles con nosotros por la eternidad, dice en 1 Corintios 15:

    1 Co 15:51-54 Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, 52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. 53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. 54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.» (NVI)

    1 Co 15:55-58 «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» 56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. 57 ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! 58 Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano.

    Cristo en verdad dejó esta sentencia de muerte eterna inoperante, la inutilizó, la dejó sin efecto, la abolió, enteramente inmóvil, la deshizo, la destruyó, la suprimió, acabó con ella.

    Y así como el cuerpo de Cristo no vio corrupción, ya no volvió a la tierra como el viejo Adán, ese mismo día que Cristo dejó su tumba vacía, la inmortalidad perdida en Edén, fue recuperada, el árbol de la vida está disponible otra vez en Cristo, en Cristo no tenemos temor de la segunda muerte. Y me encanta el medio:

    2 Ti 1:10c por el evangelio,
    No la religión, no las obras, es el evangelio, toda esta buena noticia que estoy tratando de explicarte lo mejor posible. El cual se recibe por fe, dice Pablo:

    Efe 2:4-6 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo(A) (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

    Efe 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

    ¿Dime si la Biblia no nos da razones de sobra para identificarnos con Cristo a pesar de que este mundo no nos acepte? ¿Dime si es correcto que un creyente que verdaderamente ha entendido el Evangelio y ha recibido vida eterna se avergonzará de Cristo? Por eso el Señor predicó:

    Mat 5:11-12 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. 12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes. (NTVI)

    Mat 10:16 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.

    Y más adelante dijo:

    Mat 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. 29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados.

    Mat 10:31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. 32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

    Cristo vive, resucitó, la resurrección de Cristo es central en el Evangelio, esta siempre ha sido el ataque Satánico, no hay infierno, no hay vida después de la muerte, no vamos adarle cuentas a nadie, simplemente vamos a dejar de existir, o no somos malos, Dios no puede ser tan malo que haya creado un infierno.

    Por favor, si tu mismo, sientes una total injusticia cuando a un político o a algún asesino lo sueltan y no recibe su merecido, ¿por qué sería diferente con el Juez celestial, mas justo y santo que cualquier juez terrenal?

    Hoy en día nadie puede negar que Jesucristo vivió en este mundo, lo que se niega y se ataca es que resucitó, por eso el mensaje no solo es que murió por nosotros, sino que resucitó con poder, y por él hoy tenemos esta vida eterna, la muerte está inoperante, y tenemos inmortalidad en Cristo.

    Y es por medio del Evangelio que podemos recibir esto, no existe ninguna otra manera, y dice Pablo:

    IV. Tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.
    2 Ti 1:11 del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles.
    Pablo dice: este evangelio no solo se recibe, hay que compartirlo, hay que predicarlo, hay que enseñarlo. No es para quedarnos con él y decir: “yo ya estoy a salvo, los demás que le hagan como puedan”.

    Ese no esel amor de Dios, lo vimos en la carta pasada, Dios quiere que estemos en constante oración, intercesión por aquellos que no le conocen, con un iterés genuino por ellos, porque Dios tiene amor genuino por ellos.

    La sangre de su Hijo Jesucristo fue derramada por todos, y solo aquellos que creen, le reciben y le confiesan como Salvador son aquellos que pueden disfrutar los beneficios, es necesario un paso, por eso Pablo decía:

    Rom 10:14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

    Y dice Pablo a mi Cristo mismo me consitituyó, me encargó, este ministerio, no una supuesta suceción apostólica, no es así, es Cristo el que coloca a cada persona en su cuerpo, para servirle cada uno en su área. Pablo dijo:

    Gál 1:11 Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

    Pero, dice más adelante:

    1 Co 9:16 Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

    Es decir, Dios lo envió a proclamar el Evangelio, ser un heraldo, un embajador, el que anuncia esta buena noticia. Cristo lo comisionó como su apóstol, su mensajero para instruir a los no creyentes. Y este es el balance necesario en la iglesia, no solo proclamamos el Evangelio, sino que discipulamos, instruimos, enseñamos a los que vienen a Cristo por el Evangelio.

    Esta es nuestra tarea más importante, mientras Cristo no nos llama, o viene por nosotros su iglesia. Nuestros matrimonios, familias, trabajos, recursos, nuestra vida, que ya no es nuestra existe para esto, para traer gloria a nuestro Salvador, para anunciar a otros el perdón de pecados.

    Si no estamos haciendo esto, estamos desparramando, desperdiciando tiempo, recursos valiosísimos, porque ¿qué otro propósito tendrás para hacer lo que haces, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida? ¿De veras es lo que quieres transmitir a tus hijos y a tus generaciones futuras si es que el Señor no te llama o viene por nosotros?

    Esta debería ser una de tus convicciones más fuertes, antes que dejar patrimonios, educación, o cualquier otra cosa, deberías estar ocupándote en que tus hijos, tu familia, todo lo que tienes y eres sirva para estos propósitos eternos, si no estás desperdiciando. Porque no te vas a poder llevar nada, y si no te enfocas en tu familia, tampoco verás a tus hijos contigo en la eternidad. ¿De veras quieres eso?

    Y no estoy diciendo que debas abandonar tu trabajo, y te vengas a vivir a la iglesia, no, estoy hablando de un cambio de enfoque, de un cambio de apetitos, de un cambio de metas, de valores, de estádares.

    Trabaja dilgentemente, educa a tus hijos, aprovecha, utiliza cada recurso que el Señor te está proveyendo, pero, recuerda, él te va a pedir cuentas, asegúrate de estar utilizando todo lo que tienes como una oportunidad de decirle al mundo: Cristo vive, Cristo viene, Cristo te ama, tienes un problema con Dios y Cristo es la reconciliación.

    Que tu trabajo sea tu campo misionero, que tu casa se convierta en tu campo de ministerio, tu familia extendida, etc. Solo tienes una vida, y Dios no está contento con que tengas una religión, una religió no te sirve para nada, necesitas esta relación correcta con Dios, entendiendo este evangelio.

    Y comenzar a vivir como Cristiano, en justicia, en santidad, en verdad, siendo piadoso, abandonando el pecado y la maldad proponiéndote vivir como un ciudadano del reino de la luz, no chocolateado, no lleno de malos hábitos, adicciones, viviendo como si Dios no existiera, sino con una vida verdaderamente transformada por el poder del Evangelio, y dice Pablo:

    2 Ti 1:12a Por lo cual asimismo padezco esto;
    Sí, el tribunal humano ya me sentenció, y he sido perseguido, y he pagado un costo, es cierto, el decidir seguir a Cristo y no a este mundo tiene un costo, y no puedes estar en medio, Jesucristo dijo:

    Luc 11:23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

    Jua 15:18-19 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

    Pero, ¿sabes qué Tmoteo? mira lo que dice:
    2 Ti 1:12b pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.
    No me averguenzo, ¿por qué? Porque sé, conozco, he visto, tengo una relación con mi Salvador y le creo. Pablo no está diciendo: mira Timoteo, entiendo muy bien la teología de la predestinación, y además, tantos años de ministerio, pues como que si al final me rajo, sería una vergüenza.

    No, Pablo está convencido no porque conoce una teología, una doctrina, una cosa, es más, ni siquiera la verdad de Dios, está convencido porque conoce a Dios mismo, su testimonio, y le ha creído, no se trata solo de decir: creo en Dios, los demonios creen y tiemblan dice Santiago y no van a ir al cielo.

    Se trata de creerle a Dios, creer su testimonio, su Evangelio y comenzar a vivir por él a cualquier costo porque sabes que no hay otro camino, esto es fe.

    Y fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que si le buscamos creamos que él está ahí y él recompensa a los que lo buscan con sinceridad, de todo su corazón.

    Es decir, aquel que tiene una fe genuina, sabe en quién ha creído, y lo que ha creído; en ocasiones este mundo, las pruebas, nuestra naturaleza pecaminosa, nos hacen desenfocarnos y perder de vista quiénes somos, y por qué estamos aquí.

    Pero, aquellos que somos creyentes entendemos el valor de lo eterno, entendemos la temporalidad de la vida, lo falso de los valores mundanos, cómo lo que para los hombres es sublime, para Dios es abominación.

    Recordemos que somos testigos de quién verdaderamente es Dios, el cual no es el dios de este mundo, no es el dinero, la fama, el placer, es el creador del universo, al cual hemos faltado, pero, que en Cristo hemos sido reconciliados.

    Aquellos que le conocemos sabemos que este no es nuestro hogar, sabemos que este mundo está en contra de Cristo, le aborrece, y solo hay de dos sopas y no puedes estar en medio. Y me encanta Pablo, dice:

    2 Ti 1:12c y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.
    Estoy persuadido, confiado, descansando, a pesar de tener la espada en mi cuello a punto de cortarlo, estoy tranquilo, aplacado, mi destino, mi futuro, ya está trazado, y ni Nerón, ni nadie lo va a poder cambiar, porque descansa en mi Señor.

    Él es poderoso para guardar mi depósito, ¿a qué se refiere con esto? Piensa en un depósito bancario, en una cuenta. Pablo sabía que había apostado todo a uno solo, a Cristo, ahí había puesto toda su vida, toda su confianza, ¿en qué? En las promesas divinas, dice Pedro:

    2 Pe 1:4 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. (NTV)

    Su depósito eran estas promesas valiosísimas las cuales son este evangelio de la gracia, el cual Cristo mismo le había encomendado. El mismo Pedro dijo en su primer carta:

    1 Pe 1:3-5 ¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva 4 y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, 5 a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos.

    El depósito de Pablo era su vida que había dejado escondida en Cristo al confiar en su Palabra, y que sabía que nada le iba a arrebatar ni robar, porque era un tesoro que ladrón no mina ni hurta, la polilla ni el orín corrompen.

    ¿Qué hay de ti? ¿Estás dispuesto a vivir para tu Señor? Comienza entregándole tu vida, rindiéndote a él, rindiendo tu corazón, tu fe, para que puedas contar con un tesoro como el de Pablo. Necestias tomar una decisión, y te dejo con unos cuántos textos más y vamos a tener la comunión, la cena del Señor.

    Luc 6:20-22 Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.
    Esto muestra a qué reino perteneces, y dice:

    Luc 6:23-26 Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas. 24 Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo. 25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.
    Sí, por un rato te divertirás, y eso si no te da sida, cáncer, o quedas liciado en un accidente, así que será corto. Por eso dice:

    Mar 8:35-38 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. 36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.
    No quieres que Dios se avergüence de ti, por eso dice:

    Mat 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

    Y por último te reafirmo como Pablo a los romanos y a los filipenses

    Rom 10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.
    Vale la pena. Mira a pablo:

    Flp 1:20-21 conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. 21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
    Y para terminar y tomar la cena del Señor, la cual representa este evangelio, este pacto unilaterla, que descansa únicamente en Cristo, no en nosotros:

    Rom 1:16-17 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

    Si alguien quiere rendirse a Cristo el día de hoy póngase de pie, y tome la cena del Señor.

  • Oct 29, 20172 Timoteo 1:1-7 AVIVA EL FUEGO DEL DON DE DIOS
    Oct 29, 2017
    2 Timoteo 1:1-7 AVIVA EL FUEGO DEL DON DE DIOS
    Series: 2 Timoteo

    INTRODUCCIÓN

    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, y por la gracia de Dios, hoy avanzamos a esta nueva carta.

     

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?

    Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de 20 años al ver la fe de Pablo cuando este fue arrastrado fuera de la ciudad, apedreado, y dejado como muerto.

     

    Seguramente Timoteo quedó impresionado al ver que Pablo además de levantarse milagrosamente, no sale huyendo, sino que, regresa a la ciudad y conforta a los creyentes, puedes leer esto en Hechos 18. Desde ese momento la vida de este muchacho de 20 años no volvió a ser la misma, un muchacho que dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

     

    El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro. Y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

     

    ¿Cuál es el contexto histórico?

     

    1 Timoteo fue escrita poco después de la liberación de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C. Pablo estaba libre. Unos años después, entre 2 y cuatro años, Pablo vuelve a ser encarcelado, pero esta vez ya no sale, sino que poco tiempo después es ejecutado, estamos entre el año 66 y 67 d.C.

     

    En este tiempo de la historia es cuando Nerón, un hombre totalmente depravado, quien empalaba cristianos, los untaba de brea y los ponía como lámparas para caminar desnudo, incendia Roma, y decide culpar a los cristianos de haberlo hecho, de manera que, se desata una terrible persecución en contra de los cristianos y bajo esta persecución es que Pablo es arrestado, y tiempo después ejecutado.

     

    Estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, de manera que esta carta podríamos denominarla como el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

     

    ¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia con tus discípulos? Yo siempre les he dicho a mis hijas: sigan a Cristo, es el camino más seguro, amen su Palabra, entréguense a él, él sabrá dirigirlas y cuidarlas.

     

    Piénsalo, yo creo que perderías el tiempo hablando del último éxito en la radio, o si ganó tu equipo favorito, o de alguna receta de cocina, hablarías cosas realmente importantes, relevantes, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

     

    De esta manera, en 2 Timoteo, Pablo está dando estas últimas instrucciones a su hijo amado Timoteo, que seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, la cual lejos haber madurado, o mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada.

     

    Y yo creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

     

    2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

     

    En esta carta Pablo se va a dar a la tarea de animar a un Timoteo acobardado, desanimado, pero no derribado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

     

    Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo ya no está dando instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, sino consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

     

    Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, Pablo pudo experimentar todo lo que se podría haber vivido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, y créanme hermanos, con 11 años como cristiano, sirviéndole al Señor, y solo seis años que llevo como pastor, lo cual no se compara en absoluto con la carrera de Pablo, les digo, no es fácil.

     

    Sí, es verdad, somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, pero seguimos siendo pecadores, y todos vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos.

     

    Y nuestro enemigo Satanás, quien comprometido con destruirnos y blasfemar la imagen de Dios bendito no descansa, de manera que, aunque hay hermosos momentos de dulce comunión, también hay momentos de terribles batallas encarnizadas por la fe y la verdad, por permanecer y perseverar.

    Pablo ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse, Timoteo lo estaba viviendo, y hay momentos donde parece que no va a terminar, pero, Pablo había terminado su carrera, había peleado la buena batalla y había guardado la fe, y podía decirle a Timoteo como un testigo no solo ocular, sino por experiencia: Hay victoria Timoteo, hay manera de mantenerse fiel hasta el final.

     

    Entonces, estos consejos tienen todo que ver con cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo, en especial aquellos que hemos entendido y recibido el llamado a servir a nuestro Señor.

     

    El día de hoy comenzamos en esta nueva aventura, y le pido a Dios que nos llene de su Espíritu Santo, y nos permita ser instruidos e inspirados a continuar sanos, salvos, victoriosos en esta carrera, esta buena batalla de guardar la fe tal y como nos fue transmitida por nuestro amado Dios Espíritu Santo en su Santa Palabra.

     

    Hoy veremos los primeros 7 versículos en los cuales Pablo le dará a Timoteo las primeras instrucciones y mandatos, recordándole su identidad y su llamado, animándole a algo que todos debemos hacer constantemente, avivar el fuego del don de Dios. Por eso yo titulé este mensaje: AVIVA EL FUEGO DEL DON DE DIOS. Como siempre Pablo comienza con su saludo:

    I. Recordando de dónde viene la autoridad y la fortaleza.

    Como siempre Pablo comienza con su saludo:

    2 Ti 1:1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús,

    Aunque esta carta es muy personal, pero nota cómo Pablo no deja de establecer su autoridad dada por Dios, lo cual es importante porque, le está hablando a su amado hijo en la fe, y esto enseña que la intimidad y el amor no excluyen la autoridad, y viceversa, la autoridad no excluye la intimidad, o el amor,

     

    La sujeción y autoridad es una cuestión de diseño, de la voluntad de Dios, quien establece toda autoridad, pero, la autoridad no está diseñada para someter por la fuerza abusando de la autoridad, o humillar al que está abajo, o el que esté abajo tenga que vivir en una eterna rebeldía, sino que, es una oportunidad para ambos, de ejercer obediencia, humildad y amor.

     

    Cristo, el Todopoderoso, vivió en este mundo en humildad, sujeción, amor y servicio a un gobierno corrupto e injusto, a seres humanos pecadores, a sus padres, realmente la sujeción y la humildad son rasgos de carácter de una persona que en verdad, ha nacido de nuevo.

     

    ¿Cómo podemos manifestar que obedecemos y amamos a Dios que no vemos si no obedecemos y amamos a las personas que sí vemos y que él ha puesto por encima de nosotros? Es una muy buena manera de medir nuestra humildad, nuestro amor a Dios, ya que toda autoridad es puesta por Dios, y el que resiste la autoridad a Dios resiste.

     

    Y, algunas diferencias que quiero hacer con respecto a la carta anterior, es que, en 1 Timoteo Pablo estaba estableciendo su autoridad debido a las normas que estableció en la iglesia, pero, en esta ocasión es diferente.

     

    De una manera muy personal Pablo no solamente está estableciendo su autoridad, sino, creo yo, al mismo tiempo, le está recordando a Timoteo quien es el que da la autoridad, porque Timoteo, aunque no era apóstol, era al igual que Pablo un siervo del Señor, y necesitaba recordar porqué le estaba sirviendo, debido a todos los problemas en Éfeso.

     

    Debido a los problemas, y gente desobedeciendo, lo primero que surge en uno, es la duda, ¿me habrá Dios llamado? ¿Me habrá dado Dios la autoridad? Y Pablo establece su autoridad, y al mismo tiempo le recuerda a Timoteo que aún la autoridad que tiene le ha sido dada por Dios, por gracia, por medio del Evangelio.

     

    En el saludo de 1 Timoteo le dice: soy apóstol por mandato de Dios nuestro Salvador y del Señor Jesucristo nuestra esperanza, pero, ahora le dice: soy apóstol por voluntad de Dios, y estoy en esta posición por una promesa, la promesa de vida que es y que tenemos en Cristo Jesús, es decir gracias al Evangelio, y esto hace nuestro llamado y nuestro ministerio algo seguro, porque no tiene que ver con nosotros, sino con Dios quien nos llamó.

     

    Pablo está diciendo: sí Dios me envió como su embajador, como su apóstol, con la misión de definir la doctrina, de establecer la iglesia, pero, te recuerdo, Timoteo, lo hizo por su voluntad, y estoy aquí como siervo del Señor gracias a la promesa de vida que es y que tenemos en Cristo Jesús, al igual que tú.

     

    Y eso es lo que somos, siervos de Dios, y más si le servimos de tiempo completo, porque Dios así lo quiso, ese es fu deseo, no porque lo merezcamos, o porque seamos capaces de una tarea por demás imposible para un ser humano.

     

    Imagínate, servir al creador de los cielos y la tierra quien es perfecto y Todopoderoso, un ángel podría hacerlo mejor, sin respingar, sin causar tantos problemas como nosotros, pero, él ha decidido escogernos como sus estorbadores.

     

    Lo hemos dicho antes, él no llama a los capacitados, capacita a los que llama, y si estamos aquí, es por su pura gracia, porque él nos ha dado vida eterna, porque hay una promesa divina, la cual nos capacita, haciéndonos hijos legítimos de Dios.

     

    Por ejemplo, en 2 Corintios Pablo viene hablando de la victoria total que tenemos en Cristo y el privilegio de manifestar su gloria, al manifestar el grato olor de Cristo, aun siendo lo que somos, y dice:

     

    2 Co 2:16b Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?

     

    Él mismo, hablando de su apostolado les dijo a los Corintios:

     

    1 Co 15:10a Pero por la gracia de Dios soy lo que soy;

     

    Este es una buen motivador para Timoteo, para ti y para mí, ha sido voluntad de Dios ponernos en la posición de servicio en la que estás, y cualquier éxito es por su pura gracia, porque en su Evangelio se nos ha dado vida, se nos han dado preciosas y grandísimas promesas por las cuales debemos caminar a pesar de cualquier dificultad, y esto debe hacernos descansar. Y mira otra diferencia con respecto a 1 Timoteo, le dice:

     

    2 Ti 1:2a  a Timoteo, amado hijo:

    A, Timoteo, como ya lo vimos, su nombre significa el que honra, que aprecia, que le da el valor que merece a Dios. En su primera carta le dijo: verdadero hijo en la fe, alguien con una fe legítima, sincera, verdadera, quien en verdad ha nacido del Espíritu santo, quien por gracia de Dios y porque creyó ha recibido este nuevo nacimiento, dice en Juan:

     

    Jua 1:12 Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

     

    Este era un muchacho al cual esta verdad le cambió la vida por completo al haber nacido del Espíritu, el cual dio evidencias de una fe genuina, ¿cómo? Dice en 1 Juan:

     

    1 Jn 2:4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

     

    Timoteo creyó a la edad de 20 años aproximadamente, para este momento habían pasado 18 o 20 años, y él seguía perseverando y creciendo, y Pablo había sido testigo de la fe genuina de este hombre, porque hay un fruto de obediencia y de perseverancia en aquel que es un hijo genuino.

     

    Pero, en este caso le dice más que eso, le dice: amado hijo. Pruebas, tribulaciones, años de ministerio, y su amistad, el vínculo en Cristo entre estos dos no se debilitó, sino que se fortaleció. Mis hermanos, esta es, o puede ser una realidad en todas nuestras relaciones cuando decidimos poner a Cristo como el vínculo, sea amistad, paternidad, matrimonial, o hermandadn en Cristo.

     

    No sabemos que Pablo haya tenido hijos en la carne, sí sabemos que tenía familia, que quizá tuvo hasta esposa ya que pertenecía al Sanedrín, para lo cual tendría que ser casado, pero, qué maravilloso es dejar ver a Cristo en acción en nuestras relaciones, y llegar a tener este tipo de amor y amistad, quizá no todas nuestras relaciones lleguen a crecer tan entrañablemente como esta, pero podemos tener al menos una.

     

    ¿Quieres tener este tipo de relaciones? Mantente fiel a Cristo, y permanece cerca de los que al igual lo están haciendo. Porque estas relaciones trascienden tiempo, y distancia, y seguirán en la eternidad. Y debemos procurarlas, porque tristemente hay más amistades dañadas y rotas, que vínculos de este tipo.

     

    Y toma en cuenta que, si somos cristianos en el cielo estaremos junto con los que hemos tenido problemas y ahí nos llevaremos bien, sí o sí.

     

    Pero, qué oportunidad el poder nutrir una verdadera amistad en Cristo, el discipular a alguien, es decir, enseñarlo a caminar con Cristo, sin ningún otro motivo que verlo crecer y dar fruto y llegar a decir como Pablo: amado hijo, es al único que vemos en todas las cartas de Pablo, aunque enseñó a muchos, mira lo que dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 4:15 Pues, aunque tuvieran diez mil maestros que les enseñaran acerca de Cristo, tienen sólo un padre espiritual. Pues me convertí en su padre en Cristo Jesús cuando les prediqué la Buena Noticia. 16 Así que les ruego que me imiten. 17 Por esa razón les envié a Timoteo, mi fiel y amado hijo en el Señor. Él les recordará la manera en que sigo a Cristo Jesús, así como lo enseño en todas las iglesias en todas partes.

     

    De todos ellos solo Timoteo se convirtió en su hijo amado, y ¿qué pide para su hijo amado?

     

    2 Ti 1:2b Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor.

    Aun cuando es un vínculo muy especial Pablo pide lo mismo, que pediría para cualquier hermano en Cristo, ¿por qué? Porque estas cosas son lo que todos necesitamos.

     

    Nuestra relación con Dios y con los demás comienza en Cristo y se sostiene en Cristo, con sus recursos, no los nuestros, una amistad carnal, lealtades carnales no nos edifican, al contrario, nos lastiman, toda lealtad, toda amistad debe estar fundamentada en Cristo, en su amor, en su verdad y fortalecida con sus recursos.

     

    La religión, como lo vimos el jueves pasado, es el intento del hombre por justificarse, por quitarse la culpa y acercarse a Dios en sus fuerzas, con sus recursos, a su manera, lo cual es imposible, lo único que logra es vestirse con ridículas e incómodas hojas de higuera, pero no puede cubrir su injusticia, su culpa, su vergüenza.

     

    Pero, el jueves veremos cómo tiene que ser Dios, quien es el que siempre toma la iniciativa, ya que la biblia nos declara que absolutamente nadie busca a Dios, buscamos ídolos que sirvan a nuestros propósitos, pero, nadie está diciendo por iniciativa y voluntad propia, “me quiero rendir a Dios y dejar que él sea el rey, el guía, el centro de mi vida, de hoy en adelante yo estoy muerto, ya no vivo, ahora solo vive él”.

     

    Y cuando esto sucede es porque Dios ya nos salió al encuentro ochenta mil veces y su Espíritu Santo nos convenció de pecado, y nos dio fe para creer, y vida eterna, y nuestra vida cristiana es así, comienza en fe, y continua hasta la eternidad sostenida por la fe, dice la Palabra.

     

    Efe 2:4-5, 8-10 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)… 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

     

    Esto significa que en el momento en el que creímos gracia fue derramada sobre nosotros, ¿qué es gracia? Jaris, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, aceptación, buena voluntad, bondad inmerecida, aprobación, mérito, todo esto dado a nosotros como un regalo que jamás podríamos ni comprar, ni jamás podríamos corresponder.

     

    Si alguien te regala algo de la tienda más cara de Memphis, podrías decir, pues voy a ahorrar y pues le voy a devolver el favor comprándole algo similar o aún mejor. Esto no lo podemos hacer con el regalo de vida eterna, ni lo merecemos, ni lo mereceremos jamás, ni lo podemos alcanzar, ni jamás lo podremos alcanzar, y por supuesto jamás lo podremos pagar, ni con una eternidad.

     

    Y esta gracia nos lleva a la reconciliación con Dios, lo cual es la paz, la paz no es ausencia de conflicto, la paz es unir dos cosas sueltas, por el pecado estamos separados, destituidos de la gloria de Dios, hay conflicto, sin Cristo no somos hijos de Dios como todo mundo piensa, somos hijos de ira, estamos bajo el juicio de Dios.

     

    Pero, al recibir este regalo inmerecido en Cristo Jesús, entonces somos reconciliados con Dios, esa separación es acortada, y regresamos a una correcta relación con Dios. Por eso este es el orden gracia, y después paz, sin gracia no hay paz, y la gracia nos lleva a la paz con Dios.

     

    Pero, es significativo esto Pablo sigue pidiendo gracia, misericordia y paz para Timoteo, ¿por qué? Porque absolutamente toda nuestra vida cristiana es sostenida por Dios.

     

    La religión nos enseña equivocadamente que, a través de ritos, o de buenas obras podemos acercarnos a Dios y recibir su perdón. Ya vimos que es imposible, requeriríamos perfección, y no desde un punto de nuestras vidas, sino haber nacido perfectos y vivir perfectos hasta nuestra muerte, entonces es imposible.

     

    Pero, hay otro error aún dentro de la iglesia cristiana, por un mal entendimiento de la gracia, porque en muchas iglesias se enseña que sí, somos salvos por gracia, pero una vez salvos, ahora es nuestra responsabilidad portarnos bien, para mantener nuestro promedio y no perder nuestra salvación.

     

    O para mantener buenos méritos y que Dios me siga bendiciendo y viendo con buenos ojos, en otras palabras, soy salvo por fe, pero mantenerme salvo, o ser santo y ser transformado a la imagen de Cristo, esa es otra historia, a mí me toca, es mi responsabilidad.

     

    Esto es equivocado, porque no solo somos salvos por gracia, no solo tenemos paz para con Dios por la gracia, por el favor inmerecido de Dios derramado sobre nuestras vidas, sino que nos mantenemos salvos en todo momento, hasta la eternidad exclusivamente por los méritos de Cristo, por su gracia, por su favor inmerecido.

     

    Somos salvos en un principio, y nos mantenemos salvos no por nuestros méritos, sino por la gracia de Dios que fluye constantemente sobre nuestras vidas, si por un instante dejara de fluir, entonces todo terminaría para nosotros, lo cual es imposible porque las promesas de Dios, y sus dones son irrevocables, es decir no terminan, porque en él sus promesas son sí y son amén.

     

    Para mantenernos salvos hoy necesitamos gracia, cada instante de nuestras vidas, y hoy está fluyendo, y para hacernos santos, transformarnos a la imagen del que nos salvó, necesitamos cuidarnos de estar constantemente bajo el chorro de gracia que viene desde el cielo y que nunca para.

     

    Pero, es nuestra responsabilidad estar ahí, orar unos por otros, mantenernos en la Palabra, poner por obra los principios bíblicos amando la verdad y aborreciendo la mentira, amando la justicia y aborreciendo la injusticia, siendo hombres y mueres piadosos, por eso Pablo pudo escribir:

     

    Flp 1:6 Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva.

     

    Esto es algo que necesitamos recordar constantemente, pero, no solo gracia y paz, Pablo incluye la misericordia antes de la paz, ¿qué es la misericordia? No darnos lo que merecemos, y yo creo que como servidores de Dios necesitamos misericordia, misericordia para poder seguir sirviendo al Señor a pesar de nuestras incapacidades, dice Santiago:

     

    Stg 3:1 Amados hermanos, no muchos deberían llegar a ser maestros en la iglesia, porque los que enseñamos seremos juzgados de una manera más estricta.

     

    Como ya lo mencioné, Pablo había vivido muchas cosas, enemigos dentro y fuera de la iglesia, y el que está al frente tiene que tomar decisiones, los que dirigimos, no somos perfectos, hay errores, no solo eso, hay ataques, porque somos el blanco de Satanás.

     

    Hay pecado, hay necedad, hay traición, hay desobediencia, y es muy fácil entregarse a un espíritu de orgullo o de juicio, y necesitamos toneladas de paciencia, del amor de Cristo, de misericordia, de perdón, y no solo para recibirla por nuestros errores, sino para poder darla inagotablemente a aquellos que lastiman, a aquellos que parecen no dar pasos de obediencia.  

     

    Esto le recordó a Timoteo, y nos recuerda a nosotros que sigue siendo su obra, su poder, no los nuestros, es la gracia de Dios, es el poder de su Espíritu Santo en nosotros para afrontar cualquier situación.

     

    Que esta es su iglesia, la cual él compró con su sangre, la cual él edifica y le da toda victoria sobre cualquier situación. Entender de dónde viene la autoridad y la fortaleza es básico para poder pelear, correr y guardar la fe hasta el día en el que venga el Señor, y saber que él la sostiene, nos hace descansar. Y dice:

    II. Viviendo agradecidos, manteniendo una conciencia limpia y orando por nuestros hermanos, y procurando una fe no fingida.

    2 Ti 1:3 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día;

    Lo segundo que va a hacer Pablo es recordarle a Timoteo: hey Timoteo estoy orando por ti; pongo a Dios por testigo, a quien estoy agradecido por el simple hecho de que Dios mismo te trae a mi mente.

     

    Esto es algo maravilloso de estar orando, el Señor trae a tu mente personas por las que necesitas orar, y ya no para estarlas juzgando, sino acordarte de ellas con amor y misericordia, este ya es un don de Dios, el cual hay que agradecer.

     

    Me gusta que Pablo no se para el cuello y dice: soy tan espiritual que siempre me acuerdo de ti; no, dice, es Dios el que pone en mí el querer como el hacer por su buena voluntad. Aunque Pablo estaba en ese calabozo romano oscuro, húmedo, peligroso, sucio y apestoso, estaba agradecido con el Señor por haberle dado el privilegio de conocer y discipular a Timoteo.

     

    Qué importante es mantener un corazón agradecido a pesar de cualquier circunstancia, y no solo eso, una conciencia limpia. Estas dos palabras eran de las favoritas de Pablo, pero, qué importante es tener una conciencia limpia, la cual es esta facultad que Dios puso en cada ser humano de hacer diferencia entre lo bueno y lo malo.

     

    Mis hermanos, como decimos, no hay peor engaño que el auto engaño, y esta es la razón por la que muchos de nosotros no salimos de nuestros pecados y malos hábitos, porque nos encanta auto justificarnos acallando nuestra conciencia, la cual claramente nos dice: ¡está mal, no lo hagas!

     

    Y si la callo, y la callo, terminaré en hipocresía, y en este auto engaño, es el terreno perfecto para que el engaño de Satanás de fruto de destrucción, lo cual ya es una situación muy peligrosa, porque lo siguiente es tener una conciencia cauterizada, incapaz de diferenciar entre lo bueno y lo malo, al contrario, llamándole a lo bueno malo, y a lo malo bueno.

     

    Donde ya es muy difícil encontrar confesión y arrepentimiento genuinos, donde sentimos que podemos bailarnos a Dios y a la gente, cuando solo nos engañamos a nosotros mismos.

     

    Lo vimos este jueves con el engaño de Satanás, lo primero que hacemos cuando pecamos es justificarnos, y no ser honestos con Dios, con su verdad, y con nosotros mismos, cuando la Palabra es clara diciéndonos:

     

    Pro 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

     

    Mantener una limpia conciencia nos hace confesar y arrepentirnos, lo cual nos trae sanidad espiritual, avance, bendición porque no nos justificamos, sino que andamos en la verdad y somos libres. Valora la honestidad, valora la verdad de Dios, sé honesto con Dios, contigo mismo, y con tus hermanos. Será medicina para tu cuerpo y para tus huesos.

     

    Y Pablo le dice a Timoteo, gracias a Dios que me ha permitido servirlo con una limpia conciencia desde mis mayores, o más entendible, desde que el Señor me rescató, y gracias a él, te recuerdo y oro por ti, noche y día, es decir, en todo momento, y eso hace que mi amor y mi cuidado por ti, sean genuinos, y no egoístas.

     

    Como siempre Pablo menciona su servicio más importante orar por sus hermanos en Cristo, en casi todas sus cartas siempre mencionó: estoy orando por ustedes noche y día, qué importante ministerio. Entonces mantenernos agradecidos, una limpia conciencia e interceder por nuestros hermanos, también nos protege. Y mira lo que Dios traía a la mente de Pablo mientras oraba por Timoteo:

     

     

    2 Ti 1:4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo;

    Producía en él un deseo por ver a Timoteo, lo cual le llenaría de gozo, al recordar su afecto sincero por él. Muy probablemente Pablo tuvo la oportunidad de despedirse de Pablo en alguna visita breve a Timoteo en Éfeso antes de su arresto en Nicópolis, pero, este mismo afecto lo vimos en todos los ancianos de Éfeso cuando se despedían de Pablo, dice:

     

    Hch 20:36-38 Cuando hubo dicho estas cosas, se puso de rodillas, y oró con todos ellos. 37 Entonces hubo gran llanto de todos; y echándose al cuello de Pablo, le besaban, 38 doliéndose en gran manera por la palabra que dijo, de que no verían más su rostro. Y le acompañaron al barco.

     

    En aquel momento Pablo les dijo que no verían más su rostro, y sí lo vieron, pero en este caso era muy probable que Pablo no volviera a ver a Timoteo en esta vida. Mis hermanos, que hermoso es el amor cristiano genuino, qué importante es procurarlo al mantenernos bajo el flujo de la gracia del Señor. Ahora, veamos qué le traía tanto gozo, además de volver a ver a su hijo Timoteo, dice:

     

    2 Ti 1:5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

    Otra cosa que le causaba gozo y agradecimiento a Pablo aun en estas horribles condiciones era recordar que la fe de Timoteo era sincera. Qué importante la sinceridad, la honestidad; imagínate a Pablo con todos sus años de ministerio, cuántas cosas no vio.

     

    Y la verdad es que yo con apenas 17 años de cristiano he podido ver que en realidad son pocos los que en verdad dan fruto al 30, al 60 y al ciento por uno, son más los que tropiezan que los que perseveran, de manera que es un gozo recordar a gente genuina, sincera en su fe, sin fingimiento, sin motivaciones ocultas.

     

    Y mira cómo Pablo está animando a Timoteo: hey, estoy orando por ti; y en mis oraciones recuerdo Timoteo que en verdad me amas en Cristo, y además recuerda, eres bien correspondido, y por si fuera poco recuerdo tu fe Timoteo, no lo olvides, de todos los que he conocido, aún de Tito, o Epafrodito, eres un hombre que su fe es verdaderamente genuina.

     

    Además, recuerda Timoteo, esa fe genuina te fue inculcada desde tu abuelita y tu madre. Mamás, abuelitas, qué responsabilidad, su papá de Timoteo no era creyente, pero la fe de la abuelita y de la mamá fueron determinantes para Timoteo, o sea que sí se puede.

     

    El papá de Timoteo no era creyente, era griego, no se habla de él, pero mira como tu fe genuina mamá, o abuelita, sí puede hacer la diferencia en tu nieto, o en tu hijo, a pesar de no tener un hombre piadoso en casa.

     

    Y tenemos que quedarnos con este principio, mira todo lo que puede hacer la oración, estoy seguro que si cada uno de nosotros nos ocupáramos en tener un tiempo de adoración, de devoción en la Palabra, de intercesión por nuestros hermanos, eso cambiaría nuestra iglesia en muchas maneras.

     

    Nos haría eficaces, nos permitiría tener mayor unidad entre nosotros, mayor amor, más gente viniendo al conocimiento de la verdad, más gente comprometiéndose con el Señor, con la verdad, en fin, un fruto maravilloso, un avivamiento hermoso.

     

    El problema es que nos dejamos engañar, y en esto que es tan básico y fácil de hacer como leer la escritura y platicar con Dios, no lo hacemos y comenzamos a depender de nosotros mismos, y estorbamos la bendición de Dios, porque no nos tomamos el tiempo para escuchar seriamente a nuestro Dios.

     

    Pretendemos orar en medio de nuestras ocupaciones, lo cual no es malo, pero, un tiempo dedicado exclusivamente al Señor, dejamos de hacerlo, y cuando menos acordamos ya no estamos orando, sino hablando con nosotros mismos, lo cual es tan engañoso y destructivo.

     

    Piensa en esto, ¿es fácil o difícil escuchar a alguien a quien no le estás poniendo atención? Digo, si un policía te para y no le pones atención, te metes en problemas.

     

    O hasta algún amigo, ¿qué pensarías tú si le estás hablando y él anda ocupadísimo caminando de acá para allá y no para un instante para ponerte atención? ¿Verdad que te sentirías mal? ¿Verdad que pensarías, a este no le importa en lo más mínimo lo que tengo que decirle?

     

    Por qué pensarías que es diferente con Dios, el cual quiere toda tu atención, por lo menos 15 minutos al día, te haría muchísimo bien más que eso, pero al menos ese tiempo donde le hablas desde tu corazón, y él te habla. Tiene sentido.

     

    Además, no sé con cuánta gente te cueste relacionarte, con cuánta gente dentro y fuera de la iglesia tengas problemas, pero, te voy a decir, qué buen remedio, que buena medicina es comenzar a orar por ellos, ponerlos en las manos de Dios, y no para que los elimine, sino para que los bendiga.

     

    Qué diferencia sería si en lugar de quejarte, murmurar y chismear de tus hermanos en Cristo, los trajeras al trono de la gracia en oración, te aseguro que lo primero que cambiaría sería tu corazón, y de paso, también el de ellos, y bendecirías a la iglesia enormemente, y más que todo a ti mismo.

    III. Aunque la fe es un don de Dios, es nuestra responsabilidad mantenerla ardiendo en nosotros.

    2 Ti 1:6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

    Timoteo estaba siendo apagado en su fe, lo más probable era la oposición, falsos maestros, menosprecio, la poca respuesta de los Efesios ante su liderazgo, y todos los problemas que surgen en el ministerio, ya que somos pecadores y vivimos rodeados de pecadores.

     

    Timoteo no solo enfrentaba problemas desde dentro, sino persecución física, encarcelamiento o como Pablo, la muerte, por eso Pablo tiene que hacerle recordar otra cosa a Timoteo: Aviva el fuego del don de Dios.

     

    Esto nos da varios principios, el primero es que el día que creímos, nos rendimos a Cristo, y él nos dio vida eterna, algo sucedió en nuestro interior, el Espíritu Santo nos fue dado, recibimos una nueva naturaleza, y él mismo nos equipa con dones, jarismas, de la palabra jaris, o gracia. Dice la Palabra:

     

    Tit 3:5-6 él nos salvó, no por las acciones justas que nosotros habíamos hecho, sino por su misericordia. Nos lavó, quitando nuestros pecados, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo. 6 Él derramó su Espíritu sobre nosotros en abundancia por medio de Jesucristo nuestro Salvador.

     

    Rom 8:9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo

     

    Y al venir a morar a nosotros nos da regalos de gracia para capacitarnos para poder servirlo, manifestándonos su amor y gracia entre nosotros, dice la Palabra:

     

    Rom 12:6 Dios, en su gracia, nos ha dado dones diferentes para hacer bien determinadas cosas. (NTV)

    1 Co 12:7 A cada uno de nosotros se nos da un don espiritual para que nos ayudemos mutuamente. (NTV)

     

    Y de la misma manera que Timoteo, al tener esta fe genuina, somos equipados con dones, con ministerios, con operaciones del Espíritu Santo, pero, no es suficiente con tenerlos ahí, ellos son como carbones que necesitan ser avivados haciéndoles aire, y esta es nuestra responsabilidad, dice en 1 Cor:

     

    1 Co 12:31 Procurad, pues, los dones mejores.

    1 Co 14:1 Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis.

     

    No solo eso, con nuestra distracción, con nuestra indiferencia, con nuestro temor, con nuestro pecado podemos mantener apagado al Espíritu Santo, por eso dice Pablo en Tesalonicenses:

     

    1Ts 5:19 No apaguéis al Espíritu

     

    En Efesios dice:

     

    Efe 4:29-32 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

     

    Todos estamos llamados a avivar ese fuego, eso significa que no es algo automático, que si en verdad pretendemos ser cristianos victoriosos, entonces debemos poner manos a la obra, ponernos bajo el chorro de gracia que brota a nuestro favor.

     

    Tienes que ponerte a pensar qué tan apagado tienes ese don que Dios te ha confiado, y jamás verás ese don, a menos que comiences a vivir para tu Señor rendido en obediencia y confianza; si nuestro deseo más profundo se convierte en servirlo sin reservas, entonces comenzáremos a ver actuar al Señor a través de nosotros, porque entonces estaremos haciendo lo que él nos ha mandado y para lo que nos ha capacitado.

     

    Cuando lo hacemos así entonces, sin temer a la vergüenza por Cristo, entonces somos protegidos, y nos es fácil ver la voluntad del Señor, y al proponernos ponerla por obra, entonces comenzamos a ver operar ese don con todo el poder del Espíritu Santo.

     

    Los dones que el Espíritu Santo nos da son inseparables de nuestro llamamiento divino, los dones son facultades de gracia divinas para poder dar un servicio eficaz al Señor, y de hecho durante toda la carta vamos a ver lo que significa avivar ese fuego para poder terminar la carrera con gozo.

     

    El problema es cuando solo estamos enfocados en el aquí y el ahora, y no entendemos las promesas, la esperanza a la que hemos sido llamados, y solo vivimos para nosotros mismos. Y dice:

     

    2 Ti 1:7a Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

    Sencillamente no corresponde a lo que hemos recibido, Timoteo, la cobardía, el hacerte pequeño delante de los desafíos de la vida no es el Espíritu que Dios te ha concedido. Esto implica que Dios ya nos ha provisto de recursos ilimitados para hacer su voluntad.

     

    Cobardía es la palabra deilia que significa timidez, un miedo que se acobarda, que lleva a la falta de confianza, a la incredulidad, generado por un carácter débil y egoísta. Alguien que es negligente con sus disciplinas espirituales nunca tendrá el valor, o el corage de compartir su fe, de enfrentar la oposición, de mantener firme una convicción a pesar de la burla o incluso del conflicto.

     

    Dios no nos ha dado este espíritu, aquel que en verdad camina con el Señor, no le será difícil ser un testigo, abandonar malos hábitos, desde adicciones, hasta mentiras, groserías, decidir tomar la iniciativa para perdonar, para bendecir, hasta para orar, para enseñar a otros, en fin, para ser cristianos.

     

    Debemos entender que hemos sido lujosamente equipados, y que nos es posible llevar a cabo la voluntad de Dios, si es que en verdad hemos nacido de nuevo, si la gracia de Dios ha sido derramada en nuestros corazones, si estamos procurando buscar a nuestro Señor con todo nuestro corazón apartando un tiempo para conocerle, para escucharle, tomando decisiones radicales de obediencia a servir y a amar a nuestro prójimo.  Y dice Pablo:

     

    2 Ti 1:7b sino de poder, de amor y de dominio propio.

    Todo lo contrario, si el Espíritu Santo está en nosotros estos son recursos que debemos tener claro, están disponibles para cualquier creyente genuino. En primer lugar dice: Poder – Dúnamis Fuerza, poder milagroso, eficacia, impetuoso, maravilla, milagro, capacidad, poderosamente, potencia, potestad, capacidad, habilidad, obra de poder, recurso, habilidad, para desarrollar una actividad, acto de poder, poder sobrenatural, capacidad, física o moral, residente en una persona o cosa; poder en acción, más allá de capacidad»); capacidad de llevar cualquier cosa a cabo.

     

    Entonces es lo primero que debes saber que está a tu disposición, el poder de Dios para llevar a cabo sus propósitos, esto es obvio, el poder de Dios no es para satisfacer mis deseos egoístas, ese es un poder diferente.

     

    Muchas veces Dios en su misericordia permite que cosas sucedan, pero, aún Satanás puede hacer señales milagrosas, dice la Palabra. Pero, lo que estamos viendo es que tenemos disponible el poder de Dios para andar en sus caminos, para abandonar pecados, para predicar el Evangelio, para ser como Cristo, no sé con qué estás batallando hoy, te invito a avivar el fuego y a ver a Cristo en acción a través de ti. Dúnamis no viene solo, porque podríamos correr el peligro de enorgullecernos, por eso viene acompañado de otros dos hermanitos, los cuales lo balancean:

    Amor - Agápe El amor de Dios, el cual es sacrificial, desinteresado, incondicional, que desea y actúa buscando el bien de la persona a quien ama, no buscando lo propio, mucho más que una mera emoción, sino una decisión de aceptar, de recibir, de perdonar, más allá de si lo merecen o no, porque así lo hizo nuestro Dios.

     

    Este amor que te lleva a estar orando por tus hermanos, e incluso por tus enemigos, ese amor que llevo a decir a Cristo que él pondría su vida por sus amigos, es este amor fraternal no fingido, es este amor con el que nos amamos entrañablemente con corazón puro. Es este amor que nos hace vivir para nuestro Señor como dice Pablo en Romanos:

     

    Rom 14:8 Si vivimos, es para honrar al Señor y, si morimos, es para honrar al Señor. Entonces, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos al Señor.

     

    Si queremos medir nuestra vida espiritual con precisión lo podemos hacer en medida a practicar este tipo de amor, porque si a los primeros que amamos es a nosotros mismos, entonces no vamos a servir al Señor ni a buscar lo suyo, sino lo nuestro. Todos nuestros sacrificios estarán enfocados en nosotros mismos, pero jamás en el Señor.

     

    Recordemos que este amor es un fruto del Espíritu y si con el dúnamis de Dios decidimos andar en el Espíritu, este será el resultado. Date cuenta de lo necesario que es balancear un poder de tal magnitud con el cual Jesucristo fue levantado de los muertos.

     

    El verdadero poder del Espíritu Santo jamás nos llevará a pretender utilizarlo para adquirir deseos codiciosos, los deseos de la carne, de los ojos y la vanagloria de la vida. Ese no es el poder del Espíritu Santo, el que dice: solo visualízalo, decláralo y será tuyo.

     

    El verdadero poder del Espíritu Santo me transforma a la imagen de Cristo, me hace un verdadero hijo de Dios, obediente, humilde, centrado en los demás, dispuesto a poner su vida por sus amigos, dispuesto a perdonar, a poner la otra mejilla, a proclamar el Evangelio sin vergüenza y sin temor alguno. Y uno más: Dominio propio – Sofronismós  Disciplina, control, dominio de uno mismo, buen juicio, moderación, autodisciplina, templanza, amonestación o llamamiento a una mente sana, o al dominio propio, cordura, estar en cabal juicio, sobrio, prudente.

     

    Esto conlleva la idea de una mente con las prioridades apropiadas, disciplinada y controlada. Este es el dominio propio que Dios da y que permite que los creyentes controlemos todo elemento en nuestras vidas, sean positivos o negativos.

     

    Por ejemplo, experimentar éxitos sin enorgullecernos, sufrir fracasos sin amargarnos o perder la esperanza. Es una vida ordenada por el Espíritu Santo, la cual aprende a aplicar la sabiduría de Dios en toda situación.

     

    ¿Qué sucede cuando comenzamos a utilizar este recurso a nuestra disposición por la gracia de Dios dada a nosotros a través de su Espíritu Santo? Nuestras prioridades quedan en el orden correcto y podemos cumplir con el primer mandamiento: “amar a Dios sobre todas las cosas con todo el corazón, la mente, el alma y las fuerzas”.

     

    En otras palabras, nuestras vidas se enfocan y se dedican a nuestra primera prioridad glorificar a nuestro Dios y vivir para promover la causa de Cristo, sujetando nuestro cuerpo al control del Espíritu Santo, así como Pablo decía a los Corintios:

     

    1 Co 9:26-27 Por eso yo corro cada paso con propósito. No sólo doy golpes al aire. 27 Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado. (NTV)

     

    Y ¿sabes qué? Hay algo que debe darte mucha paz, que todo esto no tiene que ver contigo, es algo que Dios ya decidió darte, por lo tanto, no tienes que temer si podrás o no tenerlo, es más, nada de esto son dones naturales, no se nace con ellos, no se pueden aprender, o desarrollar, no se pueden heredar, no se obtienen por instrucción, sino que son atributos divinos dados por Dios por pura gracia a todo aquel que cree, que le ha entregado su vida a Cristo.

     

    Poder con el cual podemos ser eficaces en servirlo, amor para no perder el piso y tener la actitud correcta hacia nuestro Dios y hacia nuestro prójimo, y dominio propio para mantenernos enfocados y aplicados en cada área de nuestra vida de acuerdo a la voluntad de nuestro Señor. Por eso dice, y con esto termino y la semana entrante continuamos:

     

    2 Ti 1:8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

     

    Imagínate un creyente que en verdad decide avivar el don de Dios, que decide abandonar todas sus justificaciones, me pregunto, y te pregunto, ¿qué pasaría con un esposo, una esposa que decidiera creer al Señor?

     

    ¿Qué pasaría con jóvenes con todo su brío si decidieran dedicarse a su Señor? ¿Qué pasaría con Calvary con nuestras familias, con Memphis? ¿Estás dispuesto o dispuesta a recordar quién te llamó? ¿Quién está dispuesto a hacer un compromiso delante de Dios de comenzar a interceder por sus hermanos?

     

    ¿Quién está dispuesto a comenzar un serio tiempo devocional diario, para escuchar con atención a su creador y salvador?

     

    No podemos seguir dormidos, necesitamos avivar el fuego del don de Dios, aquí comienza esta maravillosa carta, la cual como toda la Escritura, está llena de valiosos tesoros espirituales, a los cuales haríamos bien en poner atención.

     

    Terminemos con un texto y pongámonos en manos del Señor:

     

    Efe 3:14-18 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

     

    Efe 3:19-21 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. 20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.