Jun 4, 2017
2 Tesalonicenses 3:6-18 “La disciplina en la iglesia”

LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA

2 Tesalonicenses 3:6 – 18

 

Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

 

Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

 

Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

 

Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

 

Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

 

¿Qué aprenderemos de esta carta?

 

La enseñanza central de esta carta es el regreso de nuestro Señor, alrededor de lo cual surgen los demás principios.

 

Los tesalonicenses nos inspiran, con su fe firme, con su amor entrañable, y con su actitud de servicio y amor por la verdad a pesar de tan fuerte persecución y sufrimiento que estaban viviendo por causa del Evangelio.

 

Y nos da la razón: ellos tenían una perspectiva eterna de la vida, que les hacía vivir con esperanza, vivir una vida santa para el Señor, vivir disciplinados para no caer en ociosidad u orgullo espiritual.

 

Esta carta nos llena de esperanza, al enseñarnos que Dios es justo, y al mismo tiempo misericordioso, porque está listo para hacer justicia, pero, ese día no llega porque él es paciente y no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento. Nos enseña que habrá retribución y recompensa, tribulación y castigo eterno para el incrédulo, pero reposo y gozo indescriptible para el creyente.

 

Aprendimos mucho acerca del anticristo, este hombre peculiar, y por demás malvado, quien su estrategia es la mentira, el engaño, por lo cual, nos quedó clara nuestra necesidad de entregarnos a la verdad en cuerpo, en alma y voluntad.

 

También aprendimos que nosotros, los creyentes en Cristo Jesús, no estaremos cuando este hombre se manifieste, y podemos descansar en la seguridad plena del amor de Dios y de su salvación del juicio y la condenación que vienen, nada nos podrá arrebatar de la mano de nuestro Señor, porque su gracia es suficiente.

 

Ya que, nuestra salvación es una obra soberana de Dios, motivada por su amor. Dios nos amó, nos escogió y nos llamó por pura gracia. Claro, nosotros tenemos responsabilidades, necesitamos responder a su amor manteniéndonos firmes en Su gracia y reteniendo Su verdad.

 

A nosotros nos toca deshacernos de nuestros ídolos, y caminar hacia nuestro Señor andando en oración, permaneciendo en su Palabra. La última semana recordamos varias cosas por las que deberíamos estar orando para vivir una vida fructífera y llena de gozo.

 

Vimos que nuestra responsabilidad es orar y buscar al Señor. Orar por eficacia en la predicación de la Palabra y porque ésta produzca fruto. Orar por protección y discernimiento. Orar para tener la plena certeza y confianza de que la obra es del Señor y no nuestra. Poner manos a la obra y caminar para que el Señor nos dirija con su Espíritu, fortalecidos con su poder.

 

Y el día de hoy, Pablo cierra esta carta con el último tema, lo cual creo yo, es muy importante, ya que viene haciendo una maravillosa despedida y de pronto hace un paréntesis. Al parecer había otro problema, gente que andaba desordenadamente en la iglesia, a la cual Pablo amonestaría ya por tercera vez, los había amonestado personalmente, en la carta anterior, y en esta segunda carta.

 

De manera que, tiene que ejercer su autoridad y exhortar fuertemente a los desordenados, Ahora, ¿cómo debe hacerse? ¿Qué no es falta de amor si exhortamos a alguien a que obedezca, o si le pedimos que se vaya? ¿Hasta dónde debe llegar nuestra exhortación? Estas son algunas cosas que hoy aprenderemos, por eso yo titulé este mensaje: LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA. Demos lectura.

 

  1. Debemos definir la autoridad, y lo que es la verdad.

2 Ts 3:6a Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo,

Pablo comienza con una orden enfática, no es una opción, un consejo, es una orden, y para que no quepa duda, la da bajo la autoridad del Señor Jesucristo.

 

Esto es algo muy importante, ¿cuándo hay unidad de pensamiento? ¿Cuándo hay unidad en cualquier sentido? Cuando todos y cada uno de nosotros ponemos nuestra mirada y nuestro corazón en la única autoridad: la Palabra de Dios, ahí está el único lugar donde todos podemos converger.

 

El orgullo, el pecado, todo este pensamiento postmodernista nos hace creer que nuestras opiniones son las que cuentan, que lo que decimos se debe escuchar, y si no lo haces, estás pasando sobre mis derechos.

 

Cada ser humano viene dañado por el pecado, si no lo crees, solo mira las noticias, el Facebook, Youtube, todo mundo tratando de definir una verdad, de definir lo que es la vida en sí, pero, la realidad es que nadie se pone de acuerdo, y todo termina en un caos, en “cada quién su vida”.

 

Y no es que no sea importante lo que decimos, claro que lo es, es nuestra expresión, es lo que somos, el problema es cuando pretendemos poner nuestras opiniones sobre la verdad de Dios, sobre lo que Dios, el único que no miente, el único que no tiene un corazón confundido por el pecado, el único que piensa con cordura perfecta, quien nos ama, quien tiene intenciones de bien y no de mal para nosotros.

 

Esa es una ventaja que tenemos los creyentes en Cristo, aquel que se ha arrepentido, precisamente a cambiado su manera de pensar, ha entendido que lo que él pensaba estaba equivocado, y ha creído que solo hay una verdad, un evangelio, un Dios, de alguna manera, gracias a la verdad, comienza a entrar la cordura en nosotros, claro, a menos que contristemos al Espíritu Santo dándole lugar a nuestra carne.

 

No debemos olvidar esto mis hermanos, ¿sabes cuándo hay conflictos entre nosotros? Cuando perdemos esto de vista, cuando nos dejamos engañar por la ilusión que nuestro perverso corazón y nuestro orgullo nos vende.

 

Si tú eres creyente en Cristo, no lo olvides, solo hay una verdad, una autoridad: la Escritura, dice la Palabra:

 

Isa 40:6-8 Una voz dijo: «¡Grita!». Y yo pregunté: «¿Qué debo gritar?». «Grita que los seres humanos son como la hierba. Su belleza se desvanece tan rápido como las flores en un campo.7La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».

 

El ser humano y sus opiniones mueren con él, pero, hay una luz, una verdad, a la cual haremos bien en estar atentos y doblar nuestra voluntad: la Escritura. Dios no miente, Dios no se equivoca. Por eso tanto la Escritura como Cristo, deben ser el centro de cualquier iglesia, ahí está la unidad de pensamiento.

 

Y esto a pesar de quien sea y de lo que pudiera hacer, porque muchas veces en nuestra rebeldía estamos tratando de descalificar al maestro para descalificar el mensaje, pero, sabe algo, yo Chuy no soy quien valida la Escritura, ningún ser humano valida la Escritura, ella se valida a sí misma, la Escritura sencillamente es, porque Dios es, es la Palabra de Dios y no depende de nadie, aunque nadie la crea, o la obedezca, ella no deja de ser, así como Dios no deja de ser solo porque haya movimientos ateos y demás.

 

Mis hermanos, necesitamos poner la Escritura en medio de toda diferencia, o confusión, ella es luz, ella es la que manda, pon tus ojos en ella, y estarás en terreno seguro. Y Pablo dice, bajo esta autoridad les pido:

 

  1. Debemos aprender a hacer diferencia entre la luz y las tinieblas.

2 Ts 3:6b que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente

¿En qué consiste la orden? Guau, suena extremo, suena fuerte, Pablo, ¿dónde está el amor? ¿Qué pasa? Bueno, gracias a Dios tenemos toda la Escritura, la cual nos da más información y más principios.

 

Apartarse es la palabra

stélo

; que significa fijar firmemente o detener, figurativamente significa reprimir, se usa para referirse a abstenerse de asociarse con alguien o con algo, de ahí: apartarse de una persona, evitar, huir de, rehuir, mantenerse alejado de una actividad. Colocar, tener cuidado en contra de una cosa, evitar.  

 

¿A quién es a quien se debe apartar de la comunión de la iglesia? A cualquier hermano que anda desordenadamente, que su estilo de vida no manifiesta la fe que profesa. Puede venir a la iglesia, puede tener cierto conocimiento bíblico, puede servir, alzar las manos y hablar cristiano, pero en su vida práctica, en su vida diaria se ve como alguien que no conoce a Dios, alguien que no ha nacido de nuevo.

 

Desordenadamente es la palabra

atáktos

; que significa, andar irregularmente en un sentido moral. Andar con descuido; ociosamente, perezosamente, alguien indisciplinado, libertino, insubordinado, alguien que no mantiene el orden. Como soldados que no guardan la formación.

 

Pero, esta es una palabra militar que se refiere a alguien que se sale de su formación, alguien sin disciplina, que no se sujeta a su superior, ni respeta el uniforme, o la bandera que representa. Imagínate un soldado que no se pone el uniforme, que no marcha cuando debe, que descuida su puesto a la hora de la guerra. En este caso eran hermanos que no querían trabajar, ya lo veremos más adelante.

 

Mis hermanos, hay una manera en la que los cristianos debemos comportarnos, como el mismo nombre lo dice: Cristo es el modelo, no lo podemos cambiar, ni aumentar, ni editar, necesitamos conocer a Cristo, y no solo eso, sino ver el ejemplo de aquellos que fielmente han seguido a Cristo, así como Pablo, o como un hermano que se parece a Cristo, pero en el dado caso de que nadie obedeciera, no tenemos excusa, porque si somos creyentes, seguimos teniendo a Cristo, al Espíritu Santo, la Palabra de Dios.

 

Ahora, es interesante que hable de hermanos, gente que ha escuchado la verdad, Pablo está hablando de alguien que conoce, que se ha identificado como hermano en Cristo, como creyente, pero, ese alguien anda desordenadamente, es decir, está en franca rebeldía y desobediencia, y dice: todo hermano, es decir, cualquier hermano que se le salga la cadena y que ande desordenadamente.

 

En 1 Corintios nos da otro ejemplo de alguien que andaba desordenadamente, claro que este fue más extremo, pero, nos muestra el equilibrio.

 

Los corintios se sentían tan buenos, tan llenos de amor, incluso más amorosos que el mismo Señor, al punto que entre ellos había un hermanito que tenía como novia a la mujer de su papá, no era su mamá, pero, era su madrastra. Y en el nombre del open mind, en nombre de la buena onda, de mantener la paz, del amor, nadie decía nada. Al punto que pablo les dice:

 

1 Co 5:9-13 Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. 12 Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? 13 Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.

 

No podemos en el nombre del amor sencillamente pasar por alto la mentira, las tinieblas, la oscuridad, mira las palabras de Pablo al referirse a este hombre, dice un poco antes:

 

1Co 5:4-5 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

 

¿Qué pasa Pablo? ¿De qué hablas? Bueno, checa las frases destrucción de la carne, y que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. Nosotros muchas veces estamos más preocupados por lo que vemos, que no sufra, que no le duela, que no me vaya mal, que tenga mi mejor vida ahora, lo más cómodo posible.

 

Pero, vivimos en un mundo en el que eso es imposible, hay enfermedad, hay muerte, hay accidentes, a la gente la corren del trabajo, suceden cosas. Vivimos en un mundo caído, en el cual no existe la plenitud, siempre hay aflicción en la carne, aún en los momentos más sublimes.

 

El mejor atardecer en la playa tiene un calor intenso que te puede insolar, a la mejor tv se le va la señal, etc., la bendición de Dios es la única que no añade tristeza con ella. Y Dios lo sabe, tú y yo muchas veces lo ignoramos, pero, no somos eternos en esta vida, ni el más sano de este mundo se va a librar de terminar sus días aquí.

 

Pero, Dios, quien ve en la eternidad, sí lo sabe, por eso, él está más preocupado y ocupado en nuestro espíritu que en nuestra cuenta de banco, o incluso nuestra salud, o cualquier cosa del aquí y el ahora. De la misma manera, este es el pensamiento de Pablo.

 

Muchas de las veces la gente está tan arraigada a su naturaleza pecaminosa que sencillamente decide no soltar sus ídolos, sus deseos, sus pasiones, sus convicciones. Y termina auto engañándose, a pensar: “bueno, qué tanto es tantito, no creo que a Dios le moleste, si mira nomás una vez al año”.

 

Hasta que se convierte en una vez a la semana, o ya diario, y se desarrolla una profunda hipocresía, un doblez de pensar que puedo amar al mundo y sus deseos y al mismo tiempo le sigo cayendo bien a Dios, y esto es muy peligroso.

 

Por eso es que hay casos en los que es mejor para este tipo de personas no estar en la iglesia, porque se hacen más daño, pensando que se puede combinar la luz con las tinieblas y vivir una vida de hipocresía, o de engaño.

 

Porque el mayor problema es que en el día del Señor hay un lugar no muy bueno, que el Señor le llama el lugar de los hipócritas, donde le preguntarán, pero Señor, ¿no hicimos milagros, no hablamos de tu palabra, no hasta echamos demonios fuera? Y Él les dirá apartaos de mí, hacedores de maldad. Y el Señor no quiere eso.

 

Por esto se toman estas medidas, de decirle a alguien, mira, mejor ve, y atáscate que hay lodo, ojalá que regreses, tu decisión es una decisión muy incierta y peligrosa, pero mejor ve, toca fondo, y cuando quedes convencido de que el pecado jamás va a llenar tu vida, sino por el contrario, te va a esclavizar, te va a dejar en miseria y vacío, entonces vengas humillado y necesitado. De esto se trata.

 

Y claro que hay un orden, no se trata de que pongamos la ley del hielo y nadie se hable en la iglesia, o que andemos entregando a Satanás a la destrucción de la carne a todo mundo. No, primeramente, debemos cuidar nuestra motivación, y la meta al hacerlo.

 

La motivación debe ser el amor, no la venganza, no el exigir mis derechos. Si amas a alguien y esta persona va a caer en un pozo, necesitas hacer algo para que no caiga ahí, no puedes decir que amas a alguien, si le ves en peligro y no haces nada.

 

Y por lo mismo, a veces no hay tiempo de ser amables, es una cuestión de vida o muerte, por ejemplo, si alguien está a media calle y no ve un auto que le va a caer encima, ¿qué harías? ¿Le dirías, vamos a platicar mira, no te has fijado, pero con amor te quiero decir qué?

 

Nada que ver, antes de que termines la primera frase ya quedó embarrado en el pavimento, más bien, como en las películas te le avientas encima, y quizá se raspe, o hasta se le rompe un hueso, la aventada no va a ser amable, pero le va a salvar la vida. Por eso es que el amor incluye disciplina.

 

Y ¿cuál es la meta? La restauración, siempre dejar lugar para el perdón y a la reconciliación. Una vez más, no se trata de buscar venganza, de dejar al otro en vergüenza, por lo malvado, lo mal hermano que es, y cómo yo fui su víctima. No, tenemos varios textos, por ejemplo, Gálatas 6:

 

Gál 6:1-3 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

 

Considerándome a mí mismo, reconociendo que yo no soy mejor, que sufro también gran debilidad en mi carne, que yo fácilmente podría estar en su lugar, o peor; con el deseo de ver en la persona arrepentimiento genuino, restauración, esta es disciplina amorosa. Dice en proverbios:

 

Pro 27:6 Las heridas de un amigo sincero son mejores que muchos besos de un enemigo.

 

Dice en Santiago:

 

Stg 5:19-20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 20 sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

 

Esta es la meta, salvar de muerte, cubrir multitud de pecados, no exhibirlos, no acusar, ya tenemos un acusador que nos acusa día y noche: Satanás. Debemos de cuidarnos de no ser acusadores porque estamos siendo socios del acusador.

 

Tampoco somos jueces, la Palabra nos enseña claramente que cuando juzgamos a otros, nos estamos juzgando a nosotros mismos, dice en Romanos:

 

Rom 2:1-3 Tal vez crees que puedes condenar a tales individuos, pero tu maldad es igual que la de ellos, ¡y no tienes ninguna excusa! Cuando dices que son perversos y merecen ser castigados, te condenas a ti mismo porque tú, que juzgas a otros, también practicas las mismas cosas. 2 Y sabemos que Dios, en su justicia, castigará a todos los que hacen tales cosas. 3 Y tú, que juzgas a otros por hacer esas cosas, ¿cómo crees que podrás evitar el juicio de Dios cuando tú haces lo mismo? (NTV)

 

Ya tenemos un juez, ese es Dios, su palabra, ella es la autoridad, ella es la luz y todos debemos sujetarnos a ella. pero, además todos tenemos un abogado infalible: Jesucristo, y ahí todo acusador pierde, no estés del lado perdedor. La motivación de toda disciplina siempre debe ser el amor, y la meta es la restauración, ¿se acuerdan la oveja perdida? Primeramente, veamos el corazón del Señor:

 

Mat 18:11-14 Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. 12 ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? 13 Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. 14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

 

Mira el sentido de pérdida en el corazón del Señor y el gozo de encontrarla, no para darle vara, sino para regocijarse de que estaba perdida y fue encontrada, estaba muerta y ahora vive. No es la voluntad del Señor que nadie se pierda. Y con esta motivación, nos da los pasos:

 

Mat 18:15-17 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

 

El propósito es ganarlo, pero, si no hay respuesta, hay un momento en el que es mejor para esa persona estar alejada de la comunión de la iglesia, ¿por qué? Por otra causa. Uno de los mayores problemas que tiene la iglesia hoy en día es que ha diluido la verdad, se ha cerrado la escritura, y hay confusión, con respecto a lo que es bueno o malo. Y esta es una estrategia Satánica, el diluir la verdad para que nadie tenga un ancla firme y cada quién haga lo que mejor le parezca.

 

Este es el pensamiento postmodernista de nuestros días, el cual centra en la persona misma, en sus caprichos, es esta premisa que dice: si te funciona, o si me funciona, entonces está bien, porque al final es mi aparente verdad la que cuenta, porque no existe una verdad absoluta, una autoridad absoluta.

 

Pero, el problema con esto es cuando yo escojo algo que me funciona, pero, que no le funciona a mi vecino, o a mi esposa, o a mi prójimo, entonces se arman guerras. Pero, nosotros, la iglesia estamos llamados a definir la verdad, dice la Palabra: 

 

1 Ti 3:15 si me retraso, sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. (NVI)

 

Nosotros estamos llamados no solo a enseñar la verdad, sino a modelarla, por eso cada uno de nosotros debemos aprender a discernir entre lo bueno y lo malo, entre la verdad y la mentira, entre la luz y la oscuridad. Si perdemos esto como iglesia, lo estamos perdiendo todo, Jesucristo también dijo:

 

Mat 5:13-16 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

 

La iglesia debe mantener la luz encendida, y la sal salando, ¿cómo? Al conocer la verdad, al individualmente procurar conformar nuestra mente y corazón a ella, y ayudar a nuestros hermanos a hacer lo mismo, al dejar que el Espíritu Santo haga la obra en nosotros y nos capacite, nos transforme a la imagen de Cristo.

 

Por eso la importancia de marcar la diferencia entre lo bueno y lo malo. Si una persona cree que la iglesia solo se trata de tener muchos amigos y pasárnosla de lo lindo en tiempos de comunión, o de hacer discipulados, o todo tipo de actividades, pero, seguir en tinieblas, se está engañando a sí mismo, está haciendo gris, lo que es o blanco o negro.

 

Aunque nos cueste persecución, aunque nadie nos hable, como dice Pablo, que nos convirtamos en la escoria, claro, según este mundo. Porque la verdad mis hermanos como dice el dicho, no peca, pero incomoda, y mucho. Por eso el Señor dijo:

 

Mat 10:34-36 »¡No crean que vine a traer paz a la tierra! No vine a traer paz, sino espada. 35 “He venido a poner a un hombre contra su padre, a una hija contra su madre y a una nuera contra su suegra. 36  ¡Sus enemigos serán los miembros de su propia casa!”

 

Y el Señor se enfoca en el seno del hogar, lo más íntimo, y sabe que cuando sacas la verdad marca una línea, una división, entre los que la quieren y los que quieren seguir justificando su pecado, su forma de vida y pretender decir que son cristianos, del mismo equipo.

 

Pero, el mundo necesita tener claro lo que es luz, lo que es verdad, y la iglesia está llamada a hacer una diferencia, porque somos diferentes, porque el Dios Santo y bueno está entre nosotros, él nos ha salvado, nos ha limpiado, nos ha dado ojos para ver, ha restaurado su imagen en nosotros.

 

Y por lo mismo tendremos en ocasiones que despedir a un hermano de la comunión con la iglesia, porque no podemos ser más leales a una amistad, a un familiar, que a la misma verdad. No puedes permitir que en el nombre de la lealtad tu hermano esté en peligro de perderse.

 

¿Quién es nuestro mejor amigo que nunca nos ha fallado? Nuestro Señor Jesucristo. A él debemos toda nuestra lealtad y nuestras vidas, él pagó por nosotros, el dio lo mejor de sí mismo para salvarnos. En todos los años que tengo de conocerlo jamás me ha dado la espalda, siempre ha estado ahí, siempre me ha ayudado. No puede, no debe haber otro, él es a quien debemos toda nuestra vida.

 

La iglesia es la columna y el baluarte de la verdad, cuando la verdad ya no se puede distinguir, estamos en problemas. Nuestra primera lealtad debe ser a favor de la verdad, porque nada podemos contra ella.

 

El amor y la misericordia incluyen la verdad, disciplina, no debemos confundir el amor con ser alcahuetes del pecado, eso no es amor, de hecho, cuando hacemos eso estamos confundiendo la luz, ese es el mayor problema de este mundo, a lo blanco llama negro, a lo dulce amargo, y donde no hay instrucción, hay desorden, desastre, con misericordia y verdad se corrige el pecado.

 

El amor no es una emoción de sentirme atraído por alguien aun cuando sea alguien del mismo sexo y defienda esa relación en el nombre del amor, aun cuando sea un supuesto amor por el hombre, o la mujer de mi prójimo, eso es adulterio, aun cuando sea sexo antes del matrimonio, eso es fornicación.

 

El verdadero amor, ama la verdad, ama el bien del prójimo, y eso incluye amar la voluntad de Dios, no ignorarla.

 

Y no es que Dios sea un chocoso que no me deja hacer lo que yo quiero, si mi idea de amor y felicidad es mejor que la suya, no. El amor ama la verdad porque la mentira, el pecado, es dañino y trae consecuencias, y Dios lo sabe.

 

La mentira, el pecado, trae consecuencias, trae muerte, degradación, Dios lo sabe, ese es el problema del pecado, no solo es una opinión diferente, no solo es que yo diga, bueno, es mi muy particular manera de pensar, que cada quién haga lo que mejor le parezca.

 

No, te voy a dar un ejemplo: toma veneno, o ácido, o algo que destruya o desintegre tus átomos, y di: “en mi muy particular manera de pensar, esto no es dañino, es agua para mí, a mí me gusta su sabor, me hace feliz, y a mí me funciona”. Ok, pero vas a terminar muerto.

 

Ese es el problema con el pecado, no solo se trata de que bueno, “Dios tú piensas que está mal, yo pienso que está bien”. No, hay consecuencias en esta vida y en la siguiente, y ahí ya no te podrás auto engañar, ni justificar, la paga del pecado es muerte, miseria, vacío, nunca serás feliz en esta vida, nunca estarás completo, y en la otra condenación eterna.

 

Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, ¿cómo podremos andar en tinieblas, hablar tinieblas y decir que somos hijos de un Dios bueno y santo? No es posible, te es mejor estar fuera de aquí, y que lejos de la comunión de la iglesia toques fondo.

 

Y como dice en Corintios quizá seas destruido en la carne, ¿en qué sentido? Las malas decisiones siempre, tarde o temprano traen consecuencias, y quizá una sobredosis de droga te haga perder la salud de alguna forma, pero, eso te haga venir al Señor.

 

Quizá te metan a la cárcel y pierdas todo, no lo sé, pero, ojalá que esas fuertes consecuencias te lleven a tocar fondo y regreses arrepentido como el hijo pródigo, deseando, aunque sea ser el más humilde de los esclavos, pero en casa de tu padre.

 

Pero, por el bien de la verdad, de la iglesia, y de la misma persona, hay momentos en los que una persona tiene que ser sacada de la comunión de la iglesia. En ocasiones es necesario apartarse, evitar a hermanos, ¿qué tipo de hermanos? Los que andan desordenadamente.

 

Entonces, aléjate de los que no andan bien, evítalos, pero pégate a los que se parecen a Cristo, no busques en la iglesia a gente que no camina para identificarte con ella y pretender hacer tu cristianismo más fácil, porque no porque estén en la iglesia están bien, fija tus ojos en las personas correctas, en aquellos que son confiables en cuanto a su conducta.

 

  • Tenemos que buscar un modelo de la verdad fidedigno y convertirnos nosotros mismos en un modelo a seguir.

2 Ts 3:6c y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros. 2 Ts 3:7 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros,

Pablo dejó establecido con su palabra y con sus obras la manera en la que ellos se debían conducir. Qué importante es escoger el modelo correcto. Para empezar, tenemos la escritura, ahí está lleno de malos y buenos ejemplos.

 

Por eso la importancia del discipulado, un discípulo es uno que aprende, que está a los pies de su maestro comiendo la Escritura, entendiéndola, poniéndola por obra, para después enseñarla a otros. Y Pablo dice: nosotros les mostramos cómo se camina en Cristo.

 

Mis hermanos, es una gran responsabilidad, los menores en la fe siempre nos están viendo, y claro, no se trata de que somos eternamente niños inmaduros, todos estamos llamados al crecimiento, de manera que siempre habrá otros que estén aprendiendo de la manera en la que vivimos para Cristo. Que nunca digan de ti: “si eso es ser cristiano mejor me quedo como estoy”.

 

Pero, ¿cómo anduvieron? ¿Qué ejemplo dejó Pablo? ¿Cómo estableció él la verdad en su vida y como un camino a seguir para los demás? Dice el versículo 8:

 

2 Ts 3:8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;

Primeramente, andaban bajo el orden de Dios, como fieles soldado de Cristo, con toda la armadura, el uniforme, el fruto del Espíritu. Además, procuraron dejar un ejemplo de sacrificio y servicio, el sentir de Cristo dice la NTV:

 

2 Ts 3:8 En ningún momento aceptamos comida de nadie sin pagarla. Trabajamos mucho de día y de noche a fin de no ser una carga para ninguno de ustedes.

 

En muchos de estos lugares se trabajaba de noche, o muy temprano, casi de madrugada, para que a la hora del fuerte sol ya nadie estuviera en la calle, y al parecer este fue el estilo de Pablo. Y así es el ministerio, hay tiempos de mucho trabajo. Y veamos qué era lo que estaba en el corazón de Pablo. En la primera carta nos da más información, dice:

 

1 Ts 2:9-11 Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga. 10 Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable. 11 Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos. 12 Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.

 

Su mayor ocupación era proclamarles el evangelio, darles la Palabra y quitar cualquier estorbo para que la recibieran. Y checa su conducta fue santa, recta, e irreprochable, y les trataron como un padre trataría a sus hijos, les instaron a vivir una vida digna de Dios y de su verdad. Puedes oír la enseñanza completa de este capítulo en la página, pero, este es un buen modelo a seguir, no aceptes imitaciones. Y dice Pablo:

 

2 Ts 3:9 no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis.

Pablo menciona esto para mostrarles qué era lo digno de imitarse, ¿qué era esto? El ejemplo de sacrificio y servicio. Porque no siempre sucedió esto, a los corintios menciona cómo los filipenses siempre fueron buenos dadores, en Éfeso se menciona cómo llegó el momento en el que Pablo era sostenido por la iglesia.

 

¿Cuál era el ejemplo entonces? El de no mirar por lo propio, sino por lo de los demás, el estimarlos como superiores, el estar dispuestos a servirles y no tomar nada de ellos si esto pudiera resultar en un estorbo. En 1 Corintios él enseñó:

 

1 Co 9:9-11 Porque en la ley de Moisés está escrito: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando.» ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes, 10 o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros, porque cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de participar de la cosecha. 11 Si hemos sembrado semilla espiritual entre ustedes, ¿será mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material?

 

1 Co 9:12-15 Si otros tienen derecho a este sustento de parte de ustedes, ¿no lo tendremos aún más nosotros? Sin embargo, no ejercimos este derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo. 13 ¿No saben que los que sirven en el templo reciben su alimento del templo, y que los que atienden el altar participan de lo que se ofrece en el altar? 14 Así también el Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio. 15 Pero no me he aprovechado de ninguno de estos derechos, ni escribo de esta manera porque quiera reclamarlos. Prefiero morir a que alguien me prive de este motivo de orgullo.

 

Este era el ejemplo que Pablo quería dejar. El corazón de los creyentes debe ser como el de nuestro Señor, quien pudiendo hacerlo, no vino a ser servido, sino a servir, a dar su vida en rescate por muchos. Más adelante en ese mismo capítulo Pablo menciona:

 

1 Co 9:19-20 Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. 20 Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos.

 

1 Cor 9:21-23 Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre de la ley de Dios sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están sin ley. 22 Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles. 23 Todo esto lo hago por causa del evangelio, para participar de sus frutos.

 

Y nos explica algo, dice:

 

  1. Necesitamos aplicar la disciplina con firmeza, confiando en el Señor.

2 Ts 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

Esto nos muestra que este era un problema para los tesalonicenses, así como para los corintios, para la cultura de aquellos tiempos el trabajo duro era cosa de esclavos, o de ciudadanos de segunda categoría. De manera que, esto producía gente ociosa, desde aquellos tiempos ya existía la filosofía de: fui músico pa no estudiar. Todos querían ser o artistas, o jefes, pero nadie quería ensuciarse las manos o sudar.

 

Sin embargo, Pablo estaba dejando como ejemplo que el trabajo es una bendición de Dios, el ser productivos, el usar nuestros talentos y recursos para la gloria de Dios. El Señor mismo decía: hasta ahora yo trabajo; hablando de la redención.

 

Toda esta cultura de los ninis, ni trabajo, ni estudio, o buscar trabajo pidiendo no encontrarlo, no es algo bíblico, y Pablo dejó un ejemplo trabajando duro por su propia comida. Si él hubiera ejercido su derecho de ser sostenido, quizá hubiera hecho que muchos pretendieran venir al ministerio pensando que no tenían que trabajar.

 

Cuando realmente el ministerio es arduo, se requiere tiempo y esfuerzo, y aun así Pablo corrió la extra milla para mostrar que es un privilegio poder trabajar para servir al Señor y para hacer bien al prójimo.

 

Y podemos ver otra vez la importancia de no confundir el amor con ser permisivos, Pablo era lo suficientemente firme como para no permitir el desorden, para oponerse a los ociosos y decirles: mi brother, no vengas a cargar a la iglesia, no vengas a pedir, tienes dos manos, ponte las pilas como todos los demás, aquí nadie come de balde. Y dice:

 

2 Ts 3:11 Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.

Una vez más Pablo repite la palabra clave de este texto: y dice algunos andan desordenadamente, y ¿en qué consistía su indisciplina? Estaban de ociosos, lo cual producía una cosa más, en lugar de ocuparse de ellos mismos, estaban de metiches, de murmuradores, quizá opinando, pretendiendo ser consejeros, pero, no ocupándose de sus asuntos.

 

Lo mismo habla Pablo de las viudas jóvenes, las cuales no deberían ser mantenidas por la iglesia, ya que todavía pueden ser productivas, dice Pablo:

 

1 Ti 5:13 Y, si están en la lista, se acostumbrarán a ser perezosas y pasarán todo el tiempo yendo de casa en casa chismeando, entrometiéndose en la vida de los demás y hablando de lo que no deben.

 

La ociosidad da el mismo resultado, como dicen: es la madre de todos los vicios. Yo creo que, debido a la cultura de este país en cuanto al trabajo, hablando de los latinos, este problema no se ve mucho, al contrario, aquí creo que se da el otro extremo, una idolatría por el trabajo y por el billete verde. Pero, debemos tener un equilibrio, y sobre todo la motivación correcta, la perspectiva correcta al hacerlo. Dice Pablo:

 

2 Ts 3:12 A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.

Pablo les habla con el equilibrio que el Señor se refiere a nosotros, él nos mandar, y al mismo tiempo nos ruega, nos muestra su poder, y al mismo tiempo su ternura, su paciencia. Y es lo mismo que hace Pablo.

 

Dice: les mando, les impongo, les ordeno, pero, al mismo tiempo les exhorto, les hago una amorosa invitación; así como el Señor lo hace bien podría obligarnos, sin embargo, gentilmente nos llama, nos invita: hey hijo, obedece, entrégate a mí, haz lo correcto, vive justamente, vas a ser verdaderamente feliz y pleno y yo te voy a bendecir.

 

Y Pablo dice: este ruego es de parte del Señor, qué importante, aun siendo firmes, aun aplicando disciplina justa, esta es la clave para dejar abierta la puerta a la restauración: mira mi hermano, mi hermana, te ruego que atiendas, pon atención, no estás haciendo lo correcto, por favor considera, ven al Señor; y si no hay respuesta, entonces de la misma manera se le pide:

 

Necesitas ir fuera, es mejor para ti que seguir en este lugar porque solo estás endureciendo más tu corazón a la verdad, te estás vacunando contra ella, cuando estés listo regresa, aquí te esperamos.

 

Y Pablo da la orden: trabajen sosegadamente, es decir, en un equilibrio, no tomando el dinero o el trabajo como un ídolo, al final es Dios el que hace que nuestros trabajos, o el dinero que recibimos nos rinda, o se convierta en una bendición, y no en pura aflicción de espíritu. ¿Qué dice el salmo 127?

 

Sal 127:1-2 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. 2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.

Pro 10:22  La bendición de Jehová es la que enriquece,  Y no añade tristeza con ella.

 

Ecl 5:18-19 He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. 19 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.

 

En otras palabras, haz tu trabajo en quietud, en confianza, recibiendo tu bien de la mano del Señor, y al mismo tiempo su bendición para comer tu propio pan. El Señor a todos nos da lo que necesitamos, Dios es un Dios generoso, la pobreza en el mundo no es causa de Dios, es por el pecado, por la injusticia del hombre, y por su codicia, dice en Proverbios:

 

Pro 13:23 En el campo del pobre hay abundante comida, pero ésta se pierde donde hay injusticia.

 

El problema de fondo en nuestros países no es el gobierno, sé que esto suena fuerte y además duele escucharlo, pero, es la verdad, el gobierno no es sino un reflejo directo de lo que es el pueblo.

 

La corrupción no solo está en el gobierno, está en el corazón de cada ciudadano, nadie quiera pagar ni la luz eléctrica, para todo es la misma cultura del que no tranza no avanza, mordida, salida fácil, no pagar impuestos, no pagar servicios, etc.

 

Es la injusticia, es el pecado, es la idolatría, es esa mentalidad ventajosa y criminal del corazón alejado de Dios lo que nos tiene en una situación miserable. Y no estoy juzgando a otros peores que yo, porque esa era mi vida, mi cultura, hasta que Cristo me alcanzó y me enseño la verdad. Dice en proverbios también:

 

Pro 12:3 Nadie puede afirmarse por medio de la maldad; sólo queda firme la raíz de los justos. (NVI)

 

Nuestros países necesitan un cambio de fondo, necesitan el Evangelio, el cual sí puede transformar una sociedad entera, el problema de la pobreza y la miseria es un problema espiritual. Y no estoy diciendo que Dios haga ricos a sus hijos, no, pero, Dios puede darle el sustento necesario a cada persona, y más cuando es creyente. Salomón dijo:

 

Sal 37:25-28 He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan 26 Prestan siempre con generosidad; sus hijos son una bendición. 27 Apártate del mal y haz el bien, y siempre tendrás dónde vivir 28 Porque el SEÑOR ama la justicia y no abandona a quienes le son fieles. El SEÑOR los protegerá para siempre, pero acabará con la descendencia de los malvados. (NVI)

 

Ahora Dios promete darnos todo lo que necesitamos, no lo que codiciamos y que este mundo nos vende, por eso el mayor regalo es tener contentamiento, vivir agradecidos con lo que Dios nos da, y no todo el tiempo codiciando, envidiando lo que los demás tienen, esa es una manera miserable de vivir.

 

Yo lo he comprobado, en México viviendo al día, sin saber si el día de mañana tendría trabajo, el Señor jamás me dejó, siempre tuve hasta para compartir con otros.

 

Pero, esa es la clave, no ser ociosos, ni tampoco codiciosos, sino trabajar sosegadamente, enfocado en tu Señor, agradecido, recibiendo de su mano lo que él te confíe para poder producir fruto en su reino para su gloria, porque ciertamente él va a pedir cuentas, todo es suyo, le pertenece.

 

Así es como nos convertimos en una bendición para los demás, para la iglesia, recuerden: no necesitan ser llamados de tiempo completo para servir al Señor, tu vida ya existe para la gloria de Dios, si eres creyente ya estas sirviendo al Señor de tiempo completo y tu campo misionero es tu trabajo, tu familia, tu vecindario. Dice en Colosenses:

 

Col 3:23-25 Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, 24 conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor. 25 El que hace el mal pagará por su propia maldad, y en esto no hay favoritismos. (NVI)

 

Dice en Efesios:

 

Efe 4:28  El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

 

Y una vez más, Pablo balancea:

2 Ts 3:13 Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.

Es decir, no toda la gente es vaga, verdaderamente hay necesitadas, no podemos permitirnos el hacernos insensibles a las verdaderas necesidades por culpa de gente abusiva. El hecho de que gente alguna vez abuse de nosotros no nos da la excusa de dejar de bendecir a los necesitados, hay muchas promesas al respecto, dice la Palabra:

 

Sal 37:21 Los malvados piden prestado y no pagan, pero los justos dan con generosidad.

Sal 112:9 Reparte, da a los pobres; Su justicia permanece para siempre;

Sal 41:1 Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová.

Pro 19:17 A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

Pro 28:27 El que da al pobre no tendrá pobreza; Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

 

Jesucristo mismo dijo:

Luc 14:12-14 Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. 13 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; 14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

 

Y dice Pablo, cerrando esta sección:

 

2 Ts 3:14 Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.

Esta era ya la tercera vez que Pablo tocaba el asunto, de manera que dice Pablo, si sigue igual, no más, hay que hacer una distinción, decirle a toda la congregación: aguas con tal persona, está obstinada en desobedecer.

 

Y no solo eso, sino que dice: no se junten con él, no se mezclen, ya tocamos por qué Pablo es tan tan extremo. Pero, no dejemos de ver que la disciplina es seria, y no es falta de amor, es necesario hacer diferencia entre el bien y el mal, es necesario cuidar a un hermano al no dejarlo vivir en su pecado porque es muy peligroso.

 

Y ¿cuál es la meta? Dice Pablo que se avergüence, y esta palabra no tiene el sentido de: para que se le quite y que aprenda, no es lo que vimos anteriormente, la idea es que recapacite, reconozca su pecado y cambie su comportamiento.

 

En aquellos tiempos era más fácil porque no había muchas iglesias, ahora es difícil, la gente sencillamente se puede ir y perderse en alguna iglesia grande, donde nadie le pida cuentas, donde se puede camuflajear.

 

Es muy fácil huir del problema y llevártelo contigo mismo porque no lo arreglas apropiadamente, y el que lo hace así es el que pierde, porque si tiene este tipo de situaciones inconclusas, o como en este caso pecados no confesados, nunca va a crecer, al contrario, irá en retroceso hasta ya no poder esconder el fruto.

 

Por eso, es muy importante no dejar cabos sueltos y arreglar los problemas bíblicamente, es la única manera de ver la bendición de Dios sin estorbo, y además de crecer, de madurar, y de estar en paz, sin que nada te moleste, aunque estés en otro lugar.

 

Porque créeme, estas cosas te persiguen, son situaciones del corazón que necesitan ser tratadas, no es un problema externo, es interno que solo el arrepentimiento, la confesión y el perdón pueden sanar. Y para que no quede duda, dice Pablo:

 

2 Ts 3:15 Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano.

Una vez más, no se trata de darle su merecido a alguien, qué importante es pedirle al Señor motivos limpios, su corazón. Nos es muy fácil entrar en el modo de acusadores y jueces implacables, y no debemos olvidar que somos hermanos.

 

Nos debe dar tristeza cuando un hermano cae, el amor no se goza de la injusticia, sino de la verdad. Es a Dios al que le tocará decidir si alguien es salvo o no. A nosotros nos toca con amor, con esperanza, con fervor, orar por nuestro hermano y amonestarlo como un hermano.

 

Yo tengo un hermano mayor, y tres hermanas, y hay algo, podemos enojarnos, puede haber grandes problemas familiares, pero en esta vida ese vínculo jamás se romperá. Ahora, espiritualmente como creyentes también es así, y nuestro vínculo que es Cristo, estará ahí no solo en esta vida, sino por la eternidad.

 

Dice Pablo: amonéstenle,

noudsetéo

, llamar la atención, poner en la mente hacer una reprensión suave, una advertencia en amor, en misericordia, pero, en verdad, un regaño gentil. Sí, apunta al pecado, aprieta la herida, pero, con el fin de buscar su mente, para que haya arrepentimiento. Él es tu hermano en Cristo. Y finalmente cierra la carta:

 

  1. Bendición final

2 Ts 3:16 Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros.

Qué hermosa bendición, como si el Espíritu Santo supiera, qué difícil es mantener la paz cuando nos entregamos a nuestra carne ignorando la verdad, ignorando su voz. Pero, no debemos olvidar esto: nuestro Señor, es el Señor de paz, solo volviendo nuestros ojos a él es que podremos recuperar la paz.

 

Y donde hay reconciliación, arrepentimiento, perdón, restauración, ahí está el Espíritu de Dios, por el contrario, donde hay resentimiento, celos, contiendas, ahí hay confusión y toda obra perversa, ahí no está el Señor, la confusión, la división, la falta de perdón no vienen de Dios.

 

Jamás confundamos eso hermanos, si no estamos viendo al Espíritu Santo actuando cuando la reconciliación se está dando, cuando él mismo nos está pidiendo que andemos en amor y perdón, estamos perdiendo la brújula-

 

Él es señor de paz, es nuestra paz, y es la fuente de la paz que necesitamos en nuestro corazón, en nuestra familia, en nuestra iglesia, en todas nuestras relaciones. Haz de esto tu oración.

 

Y esto es lo que yo le pido al Señor, que nos conceda paz en esta iglesia, restauración, arrepentimiento, que no permita que tengamos que llegar a estas instancias. Que sea evidente su presencia entre nosotros y que su paz nos inunde.

 

Qué importante es ver así de práctico nuestro cristianismo hermanos. El cristianismo no se trata de una filosofía, o una religión de obras que no tocan nuestro corazón. Somos un cuerpo, somos un organismo vivo, y nuestra cabeza es el Señor de la paz. Mis hermanos busquemos la justicia, la santidad, el amor, el perdón. Nuestro Señor ya quiere, necesitamos clamar por ello. Y cierra Pablo:

 

2 Ts 3:17 La salutación es de mi propia mano, de Pablo, que es el signo en toda carta mía; así escribo.

Debido a la falsificación de cartas supuestamente escritas por él, Pablo tuvo que desarrollar una manera de autentificarlas. Otros escribían mientras él dictaba, pero, al final él firmaba. Y dice:

 

2 Ts 3:18 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

La influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, esta vida de libertad que entiende que la victoria no está en sus obras, desempeño o capacidades, sino en el poder del Espíritu Santo.

 

Esta gracia que nos mantiene salvos hasta la eternidad, que nos fortalece, que nos transforma a la imagen de Cristo, que es un regalo inmerecido, la presencia del Dios vivo en nosotros, que ella nos sostenga y nos lleve hasta el final.

 

¿En qué áreas de tu vida todavía estás fuera de orden? ¿Qué necesitas de una vez por todas entregar al Señor? No esperes a que tus ídolos te consuman y te hagan perder todo lo bueno que Dios quiere darte.

 

Permite que tu vida sea un canal de bendición, recuerda, el amor, el verdadero amor conlleva instrucción y disciplina, el verdadero amor no está exigiendo sus derechos, está dispuesto a amar y a servir. ¿Estás dispuesto a convertirte en un modelo a seguir? Deja que el Espíritu Santo haga su obra en ti, él es capaz de hacerlo, solo tienes que creerlo, decidirlo.

 

¿Tu vida está llena de grises y de colores no definidos? Te invito a que de una vez por todas te entregues a la luz, y llames a las tinieblas de tu vida lo que son, tinieblas, que dejes de justificarte, que dejes de racionalizar tu pecado, y que dejes la luz entrar por completo, el agua de vida lavar tus pecados y sanar tu visión de lo que es justo, de lo que es correcto, es la única manera en la que experimentarás gozo y plenitud.

 

Recuerda, somos columna y baluarte de la verdad, la iglesia del Dios vivo y estamos llamados a ser sal que sala, luz que alumbra y que los hombres viendo nuestra luz, nuestras buenas obras, glorifiquen al padre que está en los cielos.

 

¿Dónde está tu autoridad? ¿Sigues siendo tú mismo? Estás en problemas, en un océano de inseguridad, solo hay uno que dice verdad, que habla verdad, ese es Jesucristo, nuestro Dios y creador. ¿Quisieras entregarle tu vida al Señor por completo? O quizá esta sea el día en que por primera vez lo hagas. Recuerda, el Señor te está invitando no lo dejes con las manos extendidas.

 

El día de hoy nos toca tomar la cena del Señor, y es una oportunidad de recordar su gracia, lo que él hizo por nosotros. Es una oportunidad de reconciliarnos entre nosotros. De recordar nuestra victoria, al Señor de la paz que es capaz de sostenernos y presentarnos delante de dios sin mancha ni caída.

 

Porque él ya pagó, ya consumó la obra de redención, el castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga hemos sido nosotros sanados.

WatchNotesDownloadDateTitle
  • Jun 4, 20172 Tesalonicenses 3:6-18 “La disciplina en la iglesia”
    Jun 4, 2017
    2 Tesalonicenses 3:6-18 “La disciplina en la iglesia”

    LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA

    2 Tesalonicenses 3:6 – 18

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    La enseñanza central de esta carta es el regreso de nuestro Señor, alrededor de lo cual surgen los demás principios.

     

    Los tesalonicenses nos inspiran, con su fe firme, con su amor entrañable, y con su actitud de servicio y amor por la verdad a pesar de tan fuerte persecución y sufrimiento que estaban viviendo por causa del Evangelio.

     

    Y nos da la razón: ellos tenían una perspectiva eterna de la vida, que les hacía vivir con esperanza, vivir una vida santa para el Señor, vivir disciplinados para no caer en ociosidad u orgullo espiritual.

     

    Esta carta nos llena de esperanza, al enseñarnos que Dios es justo, y al mismo tiempo misericordioso, porque está listo para hacer justicia, pero, ese día no llega porque él es paciente y no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento. Nos enseña que habrá retribución y recompensa, tribulación y castigo eterno para el incrédulo, pero reposo y gozo indescriptible para el creyente.

     

    Aprendimos mucho acerca del anticristo, este hombre peculiar, y por demás malvado, quien su estrategia es la mentira, el engaño, por lo cual, nos quedó clara nuestra necesidad de entregarnos a la verdad en cuerpo, en alma y voluntad.

     

    También aprendimos que nosotros, los creyentes en Cristo Jesús, no estaremos cuando este hombre se manifieste, y podemos descansar en la seguridad plena del amor de Dios y de su salvación del juicio y la condenación que vienen, nada nos podrá arrebatar de la mano de nuestro Señor, porque su gracia es suficiente.

     

    Ya que, nuestra salvación es una obra soberana de Dios, motivada por su amor. Dios nos amó, nos escogió y nos llamó por pura gracia. Claro, nosotros tenemos responsabilidades, necesitamos responder a su amor manteniéndonos firmes en Su gracia y reteniendo Su verdad.

     

    A nosotros nos toca deshacernos de nuestros ídolos, y caminar hacia nuestro Señor andando en oración, permaneciendo en su Palabra. La última semana recordamos varias cosas por las que deberíamos estar orando para vivir una vida fructífera y llena de gozo.

     

    Vimos que nuestra responsabilidad es orar y buscar al Señor. Orar por eficacia en la predicación de la Palabra y porque ésta produzca fruto. Orar por protección y discernimiento. Orar para tener la plena certeza y confianza de que la obra es del Señor y no nuestra. Poner manos a la obra y caminar para que el Señor nos dirija con su Espíritu, fortalecidos con su poder.

     

    Y el día de hoy, Pablo cierra esta carta con el último tema, lo cual creo yo, es muy importante, ya que viene haciendo una maravillosa despedida y de pronto hace un paréntesis. Al parecer había otro problema, gente que andaba desordenadamente en la iglesia, a la cual Pablo amonestaría ya por tercera vez, los había amonestado personalmente, en la carta anterior, y en esta segunda carta.

     

    De manera que, tiene que ejercer su autoridad y exhortar fuertemente a los desordenados, Ahora, ¿cómo debe hacerse? ¿Qué no es falta de amor si exhortamos a alguien a que obedezca, o si le pedimos que se vaya? ¿Hasta dónde debe llegar nuestra exhortación? Estas son algunas cosas que hoy aprenderemos, por eso yo titulé este mensaje: LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA. Demos lectura.

     

    1. Debemos definir la autoridad, y lo que es la verdad.

    2 Ts 3:6a Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo,

    Pablo comienza con una orden enfática, no es una opción, un consejo, es una orden, y para que no quepa duda, la da bajo la autoridad del Señor Jesucristo.

     

    Esto es algo muy importante, ¿cuándo hay unidad de pensamiento? ¿Cuándo hay unidad en cualquier sentido? Cuando todos y cada uno de nosotros ponemos nuestra mirada y nuestro corazón en la única autoridad: la Palabra de Dios, ahí está el único lugar donde todos podemos converger.

     

    El orgullo, el pecado, todo este pensamiento postmodernista nos hace creer que nuestras opiniones son las que cuentan, que lo que decimos se debe escuchar, y si no lo haces, estás pasando sobre mis derechos.

     

    Cada ser humano viene dañado por el pecado, si no lo crees, solo mira las noticias, el Facebook, Youtube, todo mundo tratando de definir una verdad, de definir lo que es la vida en sí, pero, la realidad es que nadie se pone de acuerdo, y todo termina en un caos, en “cada quién su vida”.

     

    Y no es que no sea importante lo que decimos, claro que lo es, es nuestra expresión, es lo que somos, el problema es cuando pretendemos poner nuestras opiniones sobre la verdad de Dios, sobre lo que Dios, el único que no miente, el único que no tiene un corazón confundido por el pecado, el único que piensa con cordura perfecta, quien nos ama, quien tiene intenciones de bien y no de mal para nosotros.

     

    Esa es una ventaja que tenemos los creyentes en Cristo, aquel que se ha arrepentido, precisamente a cambiado su manera de pensar, ha entendido que lo que él pensaba estaba equivocado, y ha creído que solo hay una verdad, un evangelio, un Dios, de alguna manera, gracias a la verdad, comienza a entrar la cordura en nosotros, claro, a menos que contristemos al Espíritu Santo dándole lugar a nuestra carne.

     

    No debemos olvidar esto mis hermanos, ¿sabes cuándo hay conflictos entre nosotros? Cuando perdemos esto de vista, cuando nos dejamos engañar por la ilusión que nuestro perverso corazón y nuestro orgullo nos vende.

     

    Si tú eres creyente en Cristo, no lo olvides, solo hay una verdad, una autoridad: la Escritura, dice la Palabra:

     

    Isa 40:6-8 Una voz dijo: «¡Grita!». Y yo pregunté: «¿Qué debo gritar?». «Grita que los seres humanos son como la hierba. Su belleza se desvanece tan rápido como las flores en un campo.7La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».

     

    El ser humano y sus opiniones mueren con él, pero, hay una luz, una verdad, a la cual haremos bien en estar atentos y doblar nuestra voluntad: la Escritura. Dios no miente, Dios no se equivoca. Por eso tanto la Escritura como Cristo, deben ser el centro de cualquier iglesia, ahí está la unidad de pensamiento.

     

    Y esto a pesar de quien sea y de lo que pudiera hacer, porque muchas veces en nuestra rebeldía estamos tratando de descalificar al maestro para descalificar el mensaje, pero, sabe algo, yo Chuy no soy quien valida la Escritura, ningún ser humano valida la Escritura, ella se valida a sí misma, la Escritura sencillamente es, porque Dios es, es la Palabra de Dios y no depende de nadie, aunque nadie la crea, o la obedezca, ella no deja de ser, así como Dios no deja de ser solo porque haya movimientos ateos y demás.

     

    Mis hermanos, necesitamos poner la Escritura en medio de toda diferencia, o confusión, ella es luz, ella es la que manda, pon tus ojos en ella, y estarás en terreno seguro. Y Pablo dice, bajo esta autoridad les pido:

     

    1. Debemos aprender a hacer diferencia entre la luz y las tinieblas.

    2 Ts 3:6b que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente

    ¿En qué consiste la orden? Guau, suena extremo, suena fuerte, Pablo, ¿dónde está el amor? ¿Qué pasa? Bueno, gracias a Dios tenemos toda la Escritura, la cual nos da más información y más principios.

     

    Apartarse es la palabra

    stélo

    ; que significa fijar firmemente o detener, figurativamente significa reprimir, se usa para referirse a abstenerse de asociarse con alguien o con algo, de ahí: apartarse de una persona, evitar, huir de, rehuir, mantenerse alejado de una actividad. Colocar, tener cuidado en contra de una cosa, evitar.  

     

    ¿A quién es a quien se debe apartar de la comunión de la iglesia? A cualquier hermano que anda desordenadamente, que su estilo de vida no manifiesta la fe que profesa. Puede venir a la iglesia, puede tener cierto conocimiento bíblico, puede servir, alzar las manos y hablar cristiano, pero en su vida práctica, en su vida diaria se ve como alguien que no conoce a Dios, alguien que no ha nacido de nuevo.

     

    Desordenadamente es la palabra

    atáktos

    ; que significa, andar irregularmente en un sentido moral. Andar con descuido; ociosamente, perezosamente, alguien indisciplinado, libertino, insubordinado, alguien que no mantiene el orden. Como soldados que no guardan la formación.

     

    Pero, esta es una palabra militar que se refiere a alguien que se sale de su formación, alguien sin disciplina, que no se sujeta a su superior, ni respeta el uniforme, o la bandera que representa. Imagínate un soldado que no se pone el uniforme, que no marcha cuando debe, que descuida su puesto a la hora de la guerra. En este caso eran hermanos que no querían trabajar, ya lo veremos más adelante.

     

    Mis hermanos, hay una manera en la que los cristianos debemos comportarnos, como el mismo nombre lo dice: Cristo es el modelo, no lo podemos cambiar, ni aumentar, ni editar, necesitamos conocer a Cristo, y no solo eso, sino ver el ejemplo de aquellos que fielmente han seguido a Cristo, así como Pablo, o como un hermano que se parece a Cristo, pero en el dado caso de que nadie obedeciera, no tenemos excusa, porque si somos creyentes, seguimos teniendo a Cristo, al Espíritu Santo, la Palabra de Dios.

     

    Ahora, es interesante que hable de hermanos, gente que ha escuchado la verdad, Pablo está hablando de alguien que conoce, que se ha identificado como hermano en Cristo, como creyente, pero, ese alguien anda desordenadamente, es decir, está en franca rebeldía y desobediencia, y dice: todo hermano, es decir, cualquier hermano que se le salga la cadena y que ande desordenadamente.

     

    En 1 Corintios nos da otro ejemplo de alguien que andaba desordenadamente, claro que este fue más extremo, pero, nos muestra el equilibrio.

     

    Los corintios se sentían tan buenos, tan llenos de amor, incluso más amorosos que el mismo Señor, al punto que entre ellos había un hermanito que tenía como novia a la mujer de su papá, no era su mamá, pero, era su madrastra. Y en el nombre del open mind, en nombre de la buena onda, de mantener la paz, del amor, nadie decía nada. Al punto que pablo les dice:

     

    1 Co 5:9-13 Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. 12 Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? 13 Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.

     

    No podemos en el nombre del amor sencillamente pasar por alto la mentira, las tinieblas, la oscuridad, mira las palabras de Pablo al referirse a este hombre, dice un poco antes:

     

    1Co 5:4-5 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

     

    ¿Qué pasa Pablo? ¿De qué hablas? Bueno, checa las frases destrucción de la carne, y que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. Nosotros muchas veces estamos más preocupados por lo que vemos, que no sufra, que no le duela, que no me vaya mal, que tenga mi mejor vida ahora, lo más cómodo posible.

     

    Pero, vivimos en un mundo en el que eso es imposible, hay enfermedad, hay muerte, hay accidentes, a la gente la corren del trabajo, suceden cosas. Vivimos en un mundo caído, en el cual no existe la plenitud, siempre hay aflicción en la carne, aún en los momentos más sublimes.

     

    El mejor atardecer en la playa tiene un calor intenso que te puede insolar, a la mejor tv se le va la señal, etc., la bendición de Dios es la única que no añade tristeza con ella. Y Dios lo sabe, tú y yo muchas veces lo ignoramos, pero, no somos eternos en esta vida, ni el más sano de este mundo se va a librar de terminar sus días aquí.

     

    Pero, Dios, quien ve en la eternidad, sí lo sabe, por eso, él está más preocupado y ocupado en nuestro espíritu que en nuestra cuenta de banco, o incluso nuestra salud, o cualquier cosa del aquí y el ahora. De la misma manera, este es el pensamiento de Pablo.

     

    Muchas de las veces la gente está tan arraigada a su naturaleza pecaminosa que sencillamente decide no soltar sus ídolos, sus deseos, sus pasiones, sus convicciones. Y termina auto engañándose, a pensar: “bueno, qué tanto es tantito, no creo que a Dios le moleste, si mira nomás una vez al año”.

     

    Hasta que se convierte en una vez a la semana, o ya diario, y se desarrolla una profunda hipocresía, un doblez de pensar que puedo amar al mundo y sus deseos y al mismo tiempo le sigo cayendo bien a Dios, y esto es muy peligroso.

     

    Por eso es que hay casos en los que es mejor para este tipo de personas no estar en la iglesia, porque se hacen más daño, pensando que se puede combinar la luz con las tinieblas y vivir una vida de hipocresía, o de engaño.

     

    Porque el mayor problema es que en el día del Señor hay un lugar no muy bueno, que el Señor le llama el lugar de los hipócritas, donde le preguntarán, pero Señor, ¿no hicimos milagros, no hablamos de tu palabra, no hasta echamos demonios fuera? Y Él les dirá apartaos de mí, hacedores de maldad. Y el Señor no quiere eso.

     

    Por esto se toman estas medidas, de decirle a alguien, mira, mejor ve, y atáscate que hay lodo, ojalá que regreses, tu decisión es una decisión muy incierta y peligrosa, pero mejor ve, toca fondo, y cuando quedes convencido de que el pecado jamás va a llenar tu vida, sino por el contrario, te va a esclavizar, te va a dejar en miseria y vacío, entonces vengas humillado y necesitado. De esto se trata.

     

    Y claro que hay un orden, no se trata de que pongamos la ley del hielo y nadie se hable en la iglesia, o que andemos entregando a Satanás a la destrucción de la carne a todo mundo. No, primeramente, debemos cuidar nuestra motivación, y la meta al hacerlo.

     

    La motivación debe ser el amor, no la venganza, no el exigir mis derechos. Si amas a alguien y esta persona va a caer en un pozo, necesitas hacer algo para que no caiga ahí, no puedes decir que amas a alguien, si le ves en peligro y no haces nada.

     

    Y por lo mismo, a veces no hay tiempo de ser amables, es una cuestión de vida o muerte, por ejemplo, si alguien está a media calle y no ve un auto que le va a caer encima, ¿qué harías? ¿Le dirías, vamos a platicar mira, no te has fijado, pero con amor te quiero decir qué?

     

    Nada que ver, antes de que termines la primera frase ya quedó embarrado en el pavimento, más bien, como en las películas te le avientas encima, y quizá se raspe, o hasta se le rompe un hueso, la aventada no va a ser amable, pero le va a salvar la vida. Por eso es que el amor incluye disciplina.

     

    Y ¿cuál es la meta? La restauración, siempre dejar lugar para el perdón y a la reconciliación. Una vez más, no se trata de buscar venganza, de dejar al otro en vergüenza, por lo malvado, lo mal hermano que es, y cómo yo fui su víctima. No, tenemos varios textos, por ejemplo, Gálatas 6:

     

    Gál 6:1-3 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

     

    Considerándome a mí mismo, reconociendo que yo no soy mejor, que sufro también gran debilidad en mi carne, que yo fácilmente podría estar en su lugar, o peor; con el deseo de ver en la persona arrepentimiento genuino, restauración, esta es disciplina amorosa. Dice en proverbios:

     

    Pro 27:6 Las heridas de un amigo sincero son mejores que muchos besos de un enemigo.

     

    Dice en Santiago:

     

    Stg 5:19-20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 20 sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

     

    Esta es la meta, salvar de muerte, cubrir multitud de pecados, no exhibirlos, no acusar, ya tenemos un acusador que nos acusa día y noche: Satanás. Debemos de cuidarnos de no ser acusadores porque estamos siendo socios del acusador.

     

    Tampoco somos jueces, la Palabra nos enseña claramente que cuando juzgamos a otros, nos estamos juzgando a nosotros mismos, dice en Romanos:

     

    Rom 2:1-3 Tal vez crees que puedes condenar a tales individuos, pero tu maldad es igual que la de ellos, ¡y no tienes ninguna excusa! Cuando dices que son perversos y merecen ser castigados, te condenas a ti mismo porque tú, que juzgas a otros, también practicas las mismas cosas. 2 Y sabemos que Dios, en su justicia, castigará a todos los que hacen tales cosas. 3 Y tú, que juzgas a otros por hacer esas cosas, ¿cómo crees que podrás evitar el juicio de Dios cuando tú haces lo mismo? (NTV)

     

    Ya tenemos un juez, ese es Dios, su palabra, ella es la autoridad, ella es la luz y todos debemos sujetarnos a ella. pero, además todos tenemos un abogado infalible: Jesucristo, y ahí todo acusador pierde, no estés del lado perdedor. La motivación de toda disciplina siempre debe ser el amor, y la meta es la restauración, ¿se acuerdan la oveja perdida? Primeramente, veamos el corazón del Señor:

     

    Mat 18:11-14 Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. 12 ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? 13 Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. 14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

     

    Mira el sentido de pérdida en el corazón del Señor y el gozo de encontrarla, no para darle vara, sino para regocijarse de que estaba perdida y fue encontrada, estaba muerta y ahora vive. No es la voluntad del Señor que nadie se pierda. Y con esta motivación, nos da los pasos:

     

    Mat 18:15-17 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

     

    El propósito es ganarlo, pero, si no hay respuesta, hay un momento en el que es mejor para esa persona estar alejada de la comunión de la iglesia, ¿por qué? Por otra causa. Uno de los mayores problemas que tiene la iglesia hoy en día es que ha diluido la verdad, se ha cerrado la escritura, y hay confusión, con respecto a lo que es bueno o malo. Y esta es una estrategia Satánica, el diluir la verdad para que nadie tenga un ancla firme y cada quién haga lo que mejor le parezca.

     

    Este es el pensamiento postmodernista de nuestros días, el cual centra en la persona misma, en sus caprichos, es esta premisa que dice: si te funciona, o si me funciona, entonces está bien, porque al final es mi aparente verdad la que cuenta, porque no existe una verdad absoluta, una autoridad absoluta.

     

    Pero, el problema con esto es cuando yo escojo algo que me funciona, pero, que no le funciona a mi vecino, o a mi esposa, o a mi prójimo, entonces se arman guerras. Pero, nosotros, la iglesia estamos llamados a definir la verdad, dice la Palabra: 

     

    1 Ti 3:15 si me retraso, sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. (NVI)

     

    Nosotros estamos llamados no solo a enseñar la verdad, sino a modelarla, por eso cada uno de nosotros debemos aprender a discernir entre lo bueno y lo malo, entre la verdad y la mentira, entre la luz y la oscuridad. Si perdemos esto como iglesia, lo estamos perdiendo todo, Jesucristo también dijo:

     

    Mat 5:13-16 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

     

    La iglesia debe mantener la luz encendida, y la sal salando, ¿cómo? Al conocer la verdad, al individualmente procurar conformar nuestra mente y corazón a ella, y ayudar a nuestros hermanos a hacer lo mismo, al dejar que el Espíritu Santo haga la obra en nosotros y nos capacite, nos transforme a la imagen de Cristo.

     

    Por eso la importancia de marcar la diferencia entre lo bueno y lo malo. Si una persona cree que la iglesia solo se trata de tener muchos amigos y pasárnosla de lo lindo en tiempos de comunión, o de hacer discipulados, o todo tipo de actividades, pero, seguir en tinieblas, se está engañando a sí mismo, está haciendo gris, lo que es o blanco o negro.

     

    Aunque nos cueste persecución, aunque nadie nos hable, como dice Pablo, que nos convirtamos en la escoria, claro, según este mundo. Porque la verdad mis hermanos como dice el dicho, no peca, pero incomoda, y mucho. Por eso el Señor dijo:

     

    Mat 10:34-36 »¡No crean que vine a traer paz a la tierra! No vine a traer paz, sino espada. 35 “He venido a poner a un hombre contra su padre, a una hija contra su madre y a una nuera contra su suegra. 36  ¡Sus enemigos serán los miembros de su propia casa!”

     

    Y el Señor se enfoca en el seno del hogar, lo más íntimo, y sabe que cuando sacas la verdad marca una línea, una división, entre los que la quieren y los que quieren seguir justificando su pecado, su forma de vida y pretender decir que son cristianos, del mismo equipo.

     

    Pero, el mundo necesita tener claro lo que es luz, lo que es verdad, y la iglesia está llamada a hacer una diferencia, porque somos diferentes, porque el Dios Santo y bueno está entre nosotros, él nos ha salvado, nos ha limpiado, nos ha dado ojos para ver, ha restaurado su imagen en nosotros.

     

    Y por lo mismo tendremos en ocasiones que despedir a un hermano de la comunión con la iglesia, porque no podemos ser más leales a una amistad, a un familiar, que a la misma verdad. No puedes permitir que en el nombre de la lealtad tu hermano esté en peligro de perderse.

     

    ¿Quién es nuestro mejor amigo que nunca nos ha fallado? Nuestro Señor Jesucristo. A él debemos toda nuestra lealtad y nuestras vidas, él pagó por nosotros, el dio lo mejor de sí mismo para salvarnos. En todos los años que tengo de conocerlo jamás me ha dado la espalda, siempre ha estado ahí, siempre me ha ayudado. No puede, no debe haber otro, él es a quien debemos toda nuestra vida.

     

    La iglesia es la columna y el baluarte de la verdad, cuando la verdad ya no se puede distinguir, estamos en problemas. Nuestra primera lealtad debe ser a favor de la verdad, porque nada podemos contra ella.

     

    El amor y la misericordia incluyen la verdad, disciplina, no debemos confundir el amor con ser alcahuetes del pecado, eso no es amor, de hecho, cuando hacemos eso estamos confundiendo la luz, ese es el mayor problema de este mundo, a lo blanco llama negro, a lo dulce amargo, y donde no hay instrucción, hay desorden, desastre, con misericordia y verdad se corrige el pecado.

     

    El amor no es una emoción de sentirme atraído por alguien aun cuando sea alguien del mismo sexo y defienda esa relación en el nombre del amor, aun cuando sea un supuesto amor por el hombre, o la mujer de mi prójimo, eso es adulterio, aun cuando sea sexo antes del matrimonio, eso es fornicación.

     

    El verdadero amor, ama la verdad, ama el bien del prójimo, y eso incluye amar la voluntad de Dios, no ignorarla.

     

    Y no es que Dios sea un chocoso que no me deja hacer lo que yo quiero, si mi idea de amor y felicidad es mejor que la suya, no. El amor ama la verdad porque la mentira, el pecado, es dañino y trae consecuencias, y Dios lo sabe.

     

    La mentira, el pecado, trae consecuencias, trae muerte, degradación, Dios lo sabe, ese es el problema del pecado, no solo es una opinión diferente, no solo es que yo diga, bueno, es mi muy particular manera de pensar, que cada quién haga lo que mejor le parezca.

     

    No, te voy a dar un ejemplo: toma veneno, o ácido, o algo que destruya o desintegre tus átomos, y di: “en mi muy particular manera de pensar, esto no es dañino, es agua para mí, a mí me gusta su sabor, me hace feliz, y a mí me funciona”. Ok, pero vas a terminar muerto.

     

    Ese es el problema con el pecado, no solo se trata de que bueno, “Dios tú piensas que está mal, yo pienso que está bien”. No, hay consecuencias en esta vida y en la siguiente, y ahí ya no te podrás auto engañar, ni justificar, la paga del pecado es muerte, miseria, vacío, nunca serás feliz en esta vida, nunca estarás completo, y en la otra condenación eterna.

     

    Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, ¿cómo podremos andar en tinieblas, hablar tinieblas y decir que somos hijos de un Dios bueno y santo? No es posible, te es mejor estar fuera de aquí, y que lejos de la comunión de la iglesia toques fondo.

     

    Y como dice en Corintios quizá seas destruido en la carne, ¿en qué sentido? Las malas decisiones siempre, tarde o temprano traen consecuencias, y quizá una sobredosis de droga te haga perder la salud de alguna forma, pero, eso te haga venir al Señor.

     

    Quizá te metan a la cárcel y pierdas todo, no lo sé, pero, ojalá que esas fuertes consecuencias te lleven a tocar fondo y regreses arrepentido como el hijo pródigo, deseando, aunque sea ser el más humilde de los esclavos, pero en casa de tu padre.

     

    Pero, por el bien de la verdad, de la iglesia, y de la misma persona, hay momentos en los que una persona tiene que ser sacada de la comunión de la iglesia. En ocasiones es necesario apartarse, evitar a hermanos, ¿qué tipo de hermanos? Los que andan desordenadamente.

     

    Entonces, aléjate de los que no andan bien, evítalos, pero pégate a los que se parecen a Cristo, no busques en la iglesia a gente que no camina para identificarte con ella y pretender hacer tu cristianismo más fácil, porque no porque estén en la iglesia están bien, fija tus ojos en las personas correctas, en aquellos que son confiables en cuanto a su conducta.

     

    • Tenemos que buscar un modelo de la verdad fidedigno y convertirnos nosotros mismos en un modelo a seguir.

    2 Ts 3:6c y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros. 2 Ts 3:7 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros,

    Pablo dejó establecido con su palabra y con sus obras la manera en la que ellos se debían conducir. Qué importante es escoger el modelo correcto. Para empezar, tenemos la escritura, ahí está lleno de malos y buenos ejemplos.

     

    Por eso la importancia del discipulado, un discípulo es uno que aprende, que está a los pies de su maestro comiendo la Escritura, entendiéndola, poniéndola por obra, para después enseñarla a otros. Y Pablo dice: nosotros les mostramos cómo se camina en Cristo.

     

    Mis hermanos, es una gran responsabilidad, los menores en la fe siempre nos están viendo, y claro, no se trata de que somos eternamente niños inmaduros, todos estamos llamados al crecimiento, de manera que siempre habrá otros que estén aprendiendo de la manera en la que vivimos para Cristo. Que nunca digan de ti: “si eso es ser cristiano mejor me quedo como estoy”.

     

    Pero, ¿cómo anduvieron? ¿Qué ejemplo dejó Pablo? ¿Cómo estableció él la verdad en su vida y como un camino a seguir para los demás? Dice el versículo 8:

     

    2 Ts 3:8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;

    Primeramente, andaban bajo el orden de Dios, como fieles soldado de Cristo, con toda la armadura, el uniforme, el fruto del Espíritu. Además, procuraron dejar un ejemplo de sacrificio y servicio, el sentir de Cristo dice la NTV:

     

    2 Ts 3:8 En ningún momento aceptamos comida de nadie sin pagarla. Trabajamos mucho de día y de noche a fin de no ser una carga para ninguno de ustedes.

     

    En muchos de estos lugares se trabajaba de noche, o muy temprano, casi de madrugada, para que a la hora del fuerte sol ya nadie estuviera en la calle, y al parecer este fue el estilo de Pablo. Y así es el ministerio, hay tiempos de mucho trabajo. Y veamos qué era lo que estaba en el corazón de Pablo. En la primera carta nos da más información, dice:

     

    1 Ts 2:9-11 Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga. 10 Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable. 11 Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos. 12 Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.

     

    Su mayor ocupación era proclamarles el evangelio, darles la Palabra y quitar cualquier estorbo para que la recibieran. Y checa su conducta fue santa, recta, e irreprochable, y les trataron como un padre trataría a sus hijos, les instaron a vivir una vida digna de Dios y de su verdad. Puedes oír la enseñanza completa de este capítulo en la página, pero, este es un buen modelo a seguir, no aceptes imitaciones. Y dice Pablo:

     

    2 Ts 3:9 no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis.

    Pablo menciona esto para mostrarles qué era lo digno de imitarse, ¿qué era esto? El ejemplo de sacrificio y servicio. Porque no siempre sucedió esto, a los corintios menciona cómo los filipenses siempre fueron buenos dadores, en Éfeso se menciona cómo llegó el momento en el que Pablo era sostenido por la iglesia.

     

    ¿Cuál era el ejemplo entonces? El de no mirar por lo propio, sino por lo de los demás, el estimarlos como superiores, el estar dispuestos a servirles y no tomar nada de ellos si esto pudiera resultar en un estorbo. En 1 Corintios él enseñó:

     

    1 Co 9:9-11 Porque en la ley de Moisés está escrito: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando.» ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes, 10 o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros, porque cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de participar de la cosecha. 11 Si hemos sembrado semilla espiritual entre ustedes, ¿será mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material?

     

    1 Co 9:12-15 Si otros tienen derecho a este sustento de parte de ustedes, ¿no lo tendremos aún más nosotros? Sin embargo, no ejercimos este derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo. 13 ¿No saben que los que sirven en el templo reciben su alimento del templo, y que los que atienden el altar participan de lo que se ofrece en el altar? 14 Así también el Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio. 15 Pero no me he aprovechado de ninguno de estos derechos, ni escribo de esta manera porque quiera reclamarlos. Prefiero morir a que alguien me prive de este motivo de orgullo.

     

    Este era el ejemplo que Pablo quería dejar. El corazón de los creyentes debe ser como el de nuestro Señor, quien pudiendo hacerlo, no vino a ser servido, sino a servir, a dar su vida en rescate por muchos. Más adelante en ese mismo capítulo Pablo menciona:

     

    1 Co 9:19-20 Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. 20 Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos.

     

    1 Cor 9:21-23 Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre de la ley de Dios sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están sin ley. 22 Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles. 23 Todo esto lo hago por causa del evangelio, para participar de sus frutos.

     

    Y nos explica algo, dice:

     

    1. Necesitamos aplicar la disciplina con firmeza, confiando en el Señor.

    2 Ts 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

    Esto nos muestra que este era un problema para los tesalonicenses, así como para los corintios, para la cultura de aquellos tiempos el trabajo duro era cosa de esclavos, o de ciudadanos de segunda categoría. De manera que, esto producía gente ociosa, desde aquellos tiempos ya existía la filosofía de: fui músico pa no estudiar. Todos querían ser o artistas, o jefes, pero nadie quería ensuciarse las manos o sudar.

     

    Sin embargo, Pablo estaba dejando como ejemplo que el trabajo es una bendición de Dios, el ser productivos, el usar nuestros talentos y recursos para la gloria de Dios. El Señor mismo decía: hasta ahora yo trabajo; hablando de la redención.

     

    Toda esta cultura de los ninis, ni trabajo, ni estudio, o buscar trabajo pidiendo no encontrarlo, no es algo bíblico, y Pablo dejó un ejemplo trabajando duro por su propia comida. Si él hubiera ejercido su derecho de ser sostenido, quizá hubiera hecho que muchos pretendieran venir al ministerio pensando que no tenían que trabajar.

     

    Cuando realmente el ministerio es arduo, se requiere tiempo y esfuerzo, y aun así Pablo corrió la extra milla para mostrar que es un privilegio poder trabajar para servir al Señor y para hacer bien al prójimo.

     

    Y podemos ver otra vez la importancia de no confundir el amor con ser permisivos, Pablo era lo suficientemente firme como para no permitir el desorden, para oponerse a los ociosos y decirles: mi brother, no vengas a cargar a la iglesia, no vengas a pedir, tienes dos manos, ponte las pilas como todos los demás, aquí nadie come de balde. Y dice:

     

    2 Ts 3:11 Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.

    Una vez más Pablo repite la palabra clave de este texto: y dice algunos andan desordenadamente, y ¿en qué consistía su indisciplina? Estaban de ociosos, lo cual producía una cosa más, en lugar de ocuparse de ellos mismos, estaban de metiches, de murmuradores, quizá opinando, pretendiendo ser consejeros, pero, no ocupándose de sus asuntos.

     

    Lo mismo habla Pablo de las viudas jóvenes, las cuales no deberían ser mantenidas por la iglesia, ya que todavía pueden ser productivas, dice Pablo:

     

    1 Ti 5:13 Y, si están en la lista, se acostumbrarán a ser perezosas y pasarán todo el tiempo yendo de casa en casa chismeando, entrometiéndose en la vida de los demás y hablando de lo que no deben.

     

    La ociosidad da el mismo resultado, como dicen: es la madre de todos los vicios. Yo creo que, debido a la cultura de este país en cuanto al trabajo, hablando de los latinos, este problema no se ve mucho, al contrario, aquí creo que se da el otro extremo, una idolatría por el trabajo y por el billete verde. Pero, debemos tener un equilibrio, y sobre todo la motivación correcta, la perspectiva correcta al hacerlo. Dice Pablo:

     

    2 Ts 3:12 A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.

    Pablo les habla con el equilibrio que el Señor se refiere a nosotros, él nos mandar, y al mismo tiempo nos ruega, nos muestra su poder, y al mismo tiempo su ternura, su paciencia. Y es lo mismo que hace Pablo.

     

    Dice: les mando, les impongo, les ordeno, pero, al mismo tiempo les exhorto, les hago una amorosa invitación; así como el Señor lo hace bien podría obligarnos, sin embargo, gentilmente nos llama, nos invita: hey hijo, obedece, entrégate a mí, haz lo correcto, vive justamente, vas a ser verdaderamente feliz y pleno y yo te voy a bendecir.

     

    Y Pablo dice: este ruego es de parte del Señor, qué importante, aun siendo firmes, aun aplicando disciplina justa, esta es la clave para dejar abierta la puerta a la restauración: mira mi hermano, mi hermana, te ruego que atiendas, pon atención, no estás haciendo lo correcto, por favor considera, ven al Señor; y si no hay respuesta, entonces de la misma manera se le pide:

     

    Necesitas ir fuera, es mejor para ti que seguir en este lugar porque solo estás endureciendo más tu corazón a la verdad, te estás vacunando contra ella, cuando estés listo regresa, aquí te esperamos.

     

    Y Pablo da la orden: trabajen sosegadamente, es decir, en un equilibrio, no tomando el dinero o el trabajo como un ídolo, al final es Dios el que hace que nuestros trabajos, o el dinero que recibimos nos rinda, o se convierta en una bendición, y no en pura aflicción de espíritu. ¿Qué dice el salmo 127?

     

    Sal 127:1-2 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. 2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.

    Pro 10:22  La bendición de Jehová es la que enriquece,  Y no añade tristeza con ella.

     

    Ecl 5:18-19 He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. 19 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.

     

    En otras palabras, haz tu trabajo en quietud, en confianza, recibiendo tu bien de la mano del Señor, y al mismo tiempo su bendición para comer tu propio pan. El Señor a todos nos da lo que necesitamos, Dios es un Dios generoso, la pobreza en el mundo no es causa de Dios, es por el pecado, por la injusticia del hombre, y por su codicia, dice en Proverbios:

     

    Pro 13:23 En el campo del pobre hay abundante comida, pero ésta se pierde donde hay injusticia.

     

    El problema de fondo en nuestros países no es el gobierno, sé que esto suena fuerte y además duele escucharlo, pero, es la verdad, el gobierno no es sino un reflejo directo de lo que es el pueblo.

     

    La corrupción no solo está en el gobierno, está en el corazón de cada ciudadano, nadie quiera pagar ni la luz eléctrica, para todo es la misma cultura del que no tranza no avanza, mordida, salida fácil, no pagar impuestos, no pagar servicios, etc.

     

    Es la injusticia, es el pecado, es la idolatría, es esa mentalidad ventajosa y criminal del corazón alejado de Dios lo que nos tiene en una situación miserable. Y no estoy juzgando a otros peores que yo, porque esa era mi vida, mi cultura, hasta que Cristo me alcanzó y me enseño la verdad. Dice en proverbios también:

     

    Pro 12:3 Nadie puede afirmarse por medio de la maldad; sólo queda firme la raíz de los justos. (NVI)

     

    Nuestros países necesitan un cambio de fondo, necesitan el Evangelio, el cual sí puede transformar una sociedad entera, el problema de la pobreza y la miseria es un problema espiritual. Y no estoy diciendo que Dios haga ricos a sus hijos, no, pero, Dios puede darle el sustento necesario a cada persona, y más cuando es creyente. Salomón dijo:

     

    Sal 37:25-28 He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan 26 Prestan siempre con generosidad; sus hijos son una bendición. 27 Apártate del mal y haz el bien, y siempre tendrás dónde vivir 28 Porque el SEÑOR ama la justicia y no abandona a quienes le son fieles. El SEÑOR los protegerá para siempre, pero acabará con la descendencia de los malvados. (NVI)

     

    Ahora Dios promete darnos todo lo que necesitamos, no lo que codiciamos y que este mundo nos vende, por eso el mayor regalo es tener contentamiento, vivir agradecidos con lo que Dios nos da, y no todo el tiempo codiciando, envidiando lo que los demás tienen, esa es una manera miserable de vivir.

     

    Yo lo he comprobado, en México viviendo al día, sin saber si el día de mañana tendría trabajo, el Señor jamás me dejó, siempre tuve hasta para compartir con otros.

     

    Pero, esa es la clave, no ser ociosos, ni tampoco codiciosos, sino trabajar sosegadamente, enfocado en tu Señor, agradecido, recibiendo de su mano lo que él te confíe para poder producir fruto en su reino para su gloria, porque ciertamente él va a pedir cuentas, todo es suyo, le pertenece.

     

    Así es como nos convertimos en una bendición para los demás, para la iglesia, recuerden: no necesitan ser llamados de tiempo completo para servir al Señor, tu vida ya existe para la gloria de Dios, si eres creyente ya estas sirviendo al Señor de tiempo completo y tu campo misionero es tu trabajo, tu familia, tu vecindario. Dice en Colosenses:

     

    Col 3:23-25 Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, 24 conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor. 25 El que hace el mal pagará por su propia maldad, y en esto no hay favoritismos. (NVI)

     

    Dice en Efesios:

     

    Efe 4:28  El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

     

    Y una vez más, Pablo balancea:

    2 Ts 3:13 Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.

    Es decir, no toda la gente es vaga, verdaderamente hay necesitadas, no podemos permitirnos el hacernos insensibles a las verdaderas necesidades por culpa de gente abusiva. El hecho de que gente alguna vez abuse de nosotros no nos da la excusa de dejar de bendecir a los necesitados, hay muchas promesas al respecto, dice la Palabra:

     

    Sal 37:21 Los malvados piden prestado y no pagan, pero los justos dan con generosidad.

    Sal 112:9 Reparte, da a los pobres; Su justicia permanece para siempre;

    Sal 41:1 Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová.

    Pro 19:17 A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

    Pro 28:27 El que da al pobre no tendrá pobreza; Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

     

    Jesucristo mismo dijo:

    Luc 14:12-14 Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. 13 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; 14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

     

    Y dice Pablo, cerrando esta sección:

     

    2 Ts 3:14 Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.

    Esta era ya la tercera vez que Pablo tocaba el asunto, de manera que dice Pablo, si sigue igual, no más, hay que hacer una distinción, decirle a toda la congregación: aguas con tal persona, está obstinada en desobedecer.

     

    Y no solo eso, sino que dice: no se junten con él, no se mezclen, ya tocamos por qué Pablo es tan tan extremo. Pero, no dejemos de ver que la disciplina es seria, y no es falta de amor, es necesario hacer diferencia entre el bien y el mal, es necesario cuidar a un hermano al no dejarlo vivir en su pecado porque es muy peligroso.

     

    Y ¿cuál es la meta? Dice Pablo que se avergüence, y esta palabra no tiene el sentido de: para que se le quite y que aprenda, no es lo que vimos anteriormente, la idea es que recapacite, reconozca su pecado y cambie su comportamiento.

     

    En aquellos tiempos era más fácil porque no había muchas iglesias, ahora es difícil, la gente sencillamente se puede ir y perderse en alguna iglesia grande, donde nadie le pida cuentas, donde se puede camuflajear.

     

    Es muy fácil huir del problema y llevártelo contigo mismo porque no lo arreglas apropiadamente, y el que lo hace así es el que pierde, porque si tiene este tipo de situaciones inconclusas, o como en este caso pecados no confesados, nunca va a crecer, al contrario, irá en retroceso hasta ya no poder esconder el fruto.

     

    Por eso, es muy importante no dejar cabos sueltos y arreglar los problemas bíblicamente, es la única manera de ver la bendición de Dios sin estorbo, y además de crecer, de madurar, y de estar en paz, sin que nada te moleste, aunque estés en otro lugar.

     

    Porque créeme, estas cosas te persiguen, son situaciones del corazón que necesitan ser tratadas, no es un problema externo, es interno que solo el arrepentimiento, la confesión y el perdón pueden sanar. Y para que no quede duda, dice Pablo:

     

    2 Ts 3:15 Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano.

    Una vez más, no se trata de darle su merecido a alguien, qué importante es pedirle al Señor motivos limpios, su corazón. Nos es muy fácil entrar en el modo de acusadores y jueces implacables, y no debemos olvidar que somos hermanos.

     

    Nos debe dar tristeza cuando un hermano cae, el amor no se goza de la injusticia, sino de la verdad. Es a Dios al que le tocará decidir si alguien es salvo o no. A nosotros nos toca con amor, con esperanza, con fervor, orar por nuestro hermano y amonestarlo como un hermano.

     

    Yo tengo un hermano mayor, y tres hermanas, y hay algo, podemos enojarnos, puede haber grandes problemas familiares, pero en esta vida ese vínculo jamás se romperá. Ahora, espiritualmente como creyentes también es así, y nuestro vínculo que es Cristo, estará ahí no solo en esta vida, sino por la eternidad.

     

    Dice Pablo: amonéstenle,

    noudsetéo

    , llamar la atención, poner en la mente hacer una reprensión suave, una advertencia en amor, en misericordia, pero, en verdad, un regaño gentil. Sí, apunta al pecado, aprieta la herida, pero, con el fin de buscar su mente, para que haya arrepentimiento. Él es tu hermano en Cristo. Y finalmente cierra la carta:

     

    1. Bendición final

    2 Ts 3:16 Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros.

    Qué hermosa bendición, como si el Espíritu Santo supiera, qué difícil es mantener la paz cuando nos entregamos a nuestra carne ignorando la verdad, ignorando su voz. Pero, no debemos olvidar esto: nuestro Señor, es el Señor de paz, solo volviendo nuestros ojos a él es que podremos recuperar la paz.

     

    Y donde hay reconciliación, arrepentimiento, perdón, restauración, ahí está el Espíritu de Dios, por el contrario, donde hay resentimiento, celos, contiendas, ahí hay confusión y toda obra perversa, ahí no está el Señor, la confusión, la división, la falta de perdón no vienen de Dios.

     

    Jamás confundamos eso hermanos, si no estamos viendo al Espíritu Santo actuando cuando la reconciliación se está dando, cuando él mismo nos está pidiendo que andemos en amor y perdón, estamos perdiendo la brújula-

     

    Él es señor de paz, es nuestra paz, y es la fuente de la paz que necesitamos en nuestro corazón, en nuestra familia, en nuestra iglesia, en todas nuestras relaciones. Haz de esto tu oración.

     

    Y esto es lo que yo le pido al Señor, que nos conceda paz en esta iglesia, restauración, arrepentimiento, que no permita que tengamos que llegar a estas instancias. Que sea evidente su presencia entre nosotros y que su paz nos inunde.

     

    Qué importante es ver así de práctico nuestro cristianismo hermanos. El cristianismo no se trata de una filosofía, o una religión de obras que no tocan nuestro corazón. Somos un cuerpo, somos un organismo vivo, y nuestra cabeza es el Señor de la paz. Mis hermanos busquemos la justicia, la santidad, el amor, el perdón. Nuestro Señor ya quiere, necesitamos clamar por ello. Y cierra Pablo:

     

    2 Ts 3:17 La salutación es de mi propia mano, de Pablo, que es el signo en toda carta mía; así escribo.

    Debido a la falsificación de cartas supuestamente escritas por él, Pablo tuvo que desarrollar una manera de autentificarlas. Otros escribían mientras él dictaba, pero, al final él firmaba. Y dice:

     

    2 Ts 3:18 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

    La influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, esta vida de libertad que entiende que la victoria no está en sus obras, desempeño o capacidades, sino en el poder del Espíritu Santo.

     

    Esta gracia que nos mantiene salvos hasta la eternidad, que nos fortalece, que nos transforma a la imagen de Cristo, que es un regalo inmerecido, la presencia del Dios vivo en nosotros, que ella nos sostenga y nos lleve hasta el final.

     

    ¿En qué áreas de tu vida todavía estás fuera de orden? ¿Qué necesitas de una vez por todas entregar al Señor? No esperes a que tus ídolos te consuman y te hagan perder todo lo bueno que Dios quiere darte.

     

    Permite que tu vida sea un canal de bendición, recuerda, el amor, el verdadero amor conlleva instrucción y disciplina, el verdadero amor no está exigiendo sus derechos, está dispuesto a amar y a servir. ¿Estás dispuesto a convertirte en un modelo a seguir? Deja que el Espíritu Santo haga su obra en ti, él es capaz de hacerlo, solo tienes que creerlo, decidirlo.

     

    ¿Tu vida está llena de grises y de colores no definidos? Te invito a que de una vez por todas te entregues a la luz, y llames a las tinieblas de tu vida lo que son, tinieblas, que dejes de justificarte, que dejes de racionalizar tu pecado, y que dejes la luz entrar por completo, el agua de vida lavar tus pecados y sanar tu visión de lo que es justo, de lo que es correcto, es la única manera en la que experimentarás gozo y plenitud.

     

    Recuerda, somos columna y baluarte de la verdad, la iglesia del Dios vivo y estamos llamados a ser sal que sala, luz que alumbra y que los hombres viendo nuestra luz, nuestras buenas obras, glorifiquen al padre que está en los cielos.

     

    ¿Dónde está tu autoridad? ¿Sigues siendo tú mismo? Estás en problemas, en un océano de inseguridad, solo hay uno que dice verdad, que habla verdad, ese es Jesucristo, nuestro Dios y creador. ¿Quisieras entregarle tu vida al Señor por completo? O quizá esta sea el día en que por primera vez lo hagas. Recuerda, el Señor te está invitando no lo dejes con las manos extendidas.

     

    El día de hoy nos toca tomar la cena del Señor, y es una oportunidad de recordar su gracia, lo que él hizo por nosotros. Es una oportunidad de reconciliarnos entre nosotros. De recordar nuestra victoria, al Señor de la paz que es capaz de sostenernos y presentarnos delante de dios sin mancha ni caída.

     

    Porque él ya pagó, ya consumó la obra de redención, el castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga hemos sido nosotros sanados.

  • May 21, 20172 Tesalonicenses 3:1-5 “La oración que es eficaz”
    May 21, 2017
    2 Tesalonicenses 3:1-5 “La oración que es eficaz”

    LA ORACIÓN QUE ES EFICAZ

    2 Tesalonicenses 3:1 – 5

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    La enseñanza central de esta carta es el regreso de nuestro Señor, alrededor de lo cual surgen los demás principios.

     

    Los tesalonicenses nos inspiran, con su fe firme, con su amor entrañable, y con su actitud de servicio y amor por la verdad a pesar de tan fuerte persecución y sufrimiento que estaban viviendo por causa del Evangelio.

     

    Y nos da la razón: ellos tenían una perspectiva eterna de la vida, que les hacía vivir con esperanza, vivir una vida santa para el Señor, vivir disciplinados para no caer en ociosidad u orgullo espiritual.

     

    Esta carta nos llena de esperanza, al enseñarnos que Dios es justo, y al mismo tiempo misericordioso, porque está listo para hacer justicia, pero, ese día no llega porque él es paciente y no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento. Nos enseña que habrá retribución y recompensa, tribulación y castigo eterno para el incrédulo, pero reposo y gozo indescriptible para el creyente.

     

    Aprendimos mucho acerca del anticristo, este hombre peculiar, y por demás malvado, quien su estrategia es la mentira, el engaño, por lo cual, nos quedó clara nuestra necesidad de entregarnos a la verdad en cuerpo, en alma y voluntad. También aprendimos que nosotros, los creyentes en Cristo Jesús, no estaremos cuando este hombre se manifieste.

     

    De hecho, la semana pasada Pablo nos recordó que los creyentes podemos descansar en la seguridad plena del amor de Dios y de su salvación del juicio y la condenación que vienen, dónde podemos estar seguros de que nada nos podrá arrebatar de la mano de nuestro Señor, porque aprendimos que su gracia es suficiente, dice en 1 Jn:

     

    1 Jn 5:4-5 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

     

    1 Jn 5:18-19 Sabemos que los hijos de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque el Hijo de Dios los mantiene protegidos, y el maligno no puede tocarlos. 19 Sabemos que somos hijos de Dios y que el mundo que nos rodea está controlado por el maligno.

     

    Nuestra salvación es una obra soberana de Dios, motivada por su amor. Dios nos amó, nos escogió y nos llamó por pura gracia. Claro, nosotros tenemos responsabilidades, necesitamos responder a su amor, ¿cómo? Es nuestra responsabilidad mantenernos firmes en Su gracia y retener Su verdad.

     

    Nos toca deshacernos de nuestros ídolos, y no olvidar que solo en Cristo hay verdadera consolación, esperanza, y seguridad.

     

    Definitivamente hay cosas que solo le pertenecen a Dios saber, y a nosotros solo nos toca creerlas y confiar en ellas. Pero, hay otras que sí nos corresponden a nosotros, Dios ha dejado la manera de tener comunión con él aún en este cuerpo finito y caído, pero, a nosotros nos toca poner manos a la obra.

     

    Nosotros hermanos, tenemos responsabilidades que no debemos descuidar, ¿de qué manera debemos responder a todo lo que Dios nos concede? ¿Cómo involucrarnos sin robarle la gloria a Dios, sin caer en la mentira del legalismo y creer que nosotros somos los únicos responsables?

     

    O el otro extremo, ¿cómo no caer en la mentira de la negligencia de pensar que todo es responsabilidad de Dios, incluso si soy desobediente, es porque Dios no hace nada? Hoy vamos a ver otra responsabilidad básica de cada creyente: la oración; el día de hoy Pablo nos va a recordar cinco cosas por las que deberíamos estar orando para vivir una vida fructífera y llena de gozo. Por eso yo titulé este mensaje: LA ORACIÓN QUE ES EFICAZ.

     

    1. Nuestra responsabilidad es orar y buscar al Señor.

    2 Ts 3:1a Por lo demás, hermanos, orad por nosotros,

    Dice Pablo: “por lo demás”. Pablo va a comenzar a cerrar su carta y como en varias de sus cartas pide oración por él, y por todos los líderes. Qué básica es la oración, qué necesaria, y cuánta fe necesitamos para estar orando y pidiendo por nuestros hermanos, en especial por nuestros líderes.

     

    Es la manera que el Señor eligió para que estemos en comunión con él, las dos cosas más importantes del cristiano: la Palabra de Dios y la oración. Dios quiere que estemos con él, que dependamos de él, en la oración nosotros nos conectamos a su corazón, y él se conecta a nuestras peticiones.

     

    Cuando oramos, estamos en comunión con él, y por consiguiente andamos en el Espíritu, ¿qué significa esto? Somos guiados, controlados no por nuestra naturaleza pecaminosa, sino por el Espíritu Santo de Dios.

     

    Y nos es necesario andar en el Espíritu, ver las cosas que no se ven con los ojos de la fe, ver las realidades espirituales las cuales realmente son las que mueven las cosas que se ven. Necesitamos sintonizarnos al corazón de Dios, amar lo que él ama, desear lo que él desea, porque como dice el Salmo, si el no edifica, en vano trabajamos.

     

    Necesitamos fortalecernos en el poder de su fuerza, necesitamos constantemente estar orando unos por otros. Y para esto, mis amados hermanos, requerimos de disciplina, de una decisión, de todo nuestro esfuerzo. Pablo le dijo a Timoteo:

     

    1 Ti 4:7a Ejercítate para la piedad;

     

    Por ejemplo, cuando lleguen a tu corazón y a tus pensamientos quejas, murmuraciones, envidias, inconformidades, y cosas parecidas, ese es el momento de ejercitarte. ¿Cómo? Aprende por el poder del Espíritu Santo, y con la verdad, con el escudo de la fe, y con la espada de la verdad, la Palabra de Dios a decidir callar esos pensamientos y comenzar a orar de acuerdo a la Palabra por las personas.

     

    Es un buen ejercicio, aprende a discernir tus propios pensamientos, fíltralos con la verdad de la Palabra, con el fruto del Espíritu, y decide cambiar maldición por bendición.

     

    En especial, en lugar de quejarte, ora por nosotros los líderes, el Señor jamás prometió que seríamos perfectos aquí, no lo somos, nadie lo es, solo él, él es nuestro ejemplo, nuestros ojos deben estar firmes en Cristo y en su Palabra, eso sí nos llenará de esperanza y nos transformará. Nos permitirá ser una bendición para nuestros hermanos.

     

    Es mejor que ores por cada uno de tus hermanos, en especial tus líderes. Satanás está comprometido con hacerte sentir inconformidad y rebelión, pero, recuerda, no es contra mí, es contra Dios, quien da los ministerios como él quiere.

     

    Y recuerda que cada vez que juzgas a tu hermano, te juzgas a ti mismo, el juicio que quieres para él, o para mí, es el mismo que tú mereces.

     

    Es cierto, Dios me va a pedir cuentas a mí, por el llamado que me dio, por la función que en su gracia me concedió, Dios le va a pedir cuentas al hermano del cuál estás quejándote, pero también te va a pedir cuentas a ti, yo voy a responder por mí, tu hermano por él, pero, tú vas a responder por ti, y en cuanto a lo que es tu responsabilidad, no vas a poder echarle la culpa a nadie.

     

    Por eso, ejercítate para la piedad en esta área, ¿cómo? Ora en todo tiempo, y calla toda queja, murmuración y juicio, y cámbiala por bendición, por oración. Hemos aprendido mucho al respecto, cambia tus pensamientos, y llévalos cautivos a la obediencia a Cristo con las armas espirituales de la fe y la Palabra.

     

    Un ejemplo práctico podría ser memorizar Filipenses 4, y Gálatas 5 con las obras de la carne y el fruto del Espíritu, y comenzar orando por estas cosas. Dice en la Palabra:

     

    Flp 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

     

    Gál 5:19-21 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

     

    Gál 5:22-26 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. 24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

     

    ¿Qué de estas cosas contienen tus pensamientos? ¿Qué de estas cosas van a salir de tu boca? Porque de lo que está lleno tu corazón hablará tu boca. Si no es lo justo, lo honesto, lo de buen nombre, alguna virtud, no lo digas, se convertirá en una queja, en una murmuración, o en un chisme, lo cual es como veneno para el cuerpo de Cristo, es fuego que consume.

     

    Por eso, cuida tu corazón, ahí están tus pensamientos, tus intenciones, tu entendimiento, si no lo haces, lo vas a ensuciar, vas a lastimar el cuerpo de Cristo, no vas a edificar.

     

    No importa qué tan suaves parezcan los bocados del chisme, un pequeño fuego enciende un gran bosque, la lengua es un mundo de maldad que necesita ser domado por el Espíritu Santo.

     

    Un gran barco se gobierna con un pequeño timón, así todo tu cuerpo, las acciones de lo que llamas tu vida, serán controladas, si cambias tus pensamientos por oraciones, tus maldiciones por bendiciones, y cuidas lo que sale de tu boca, recordando que justo lo que sale de tu boca manifiesta lo que hay en tu corazón. Y si son serpientes y escaleras, tienes un nido de eso en tu corazón.

     

    Y ¿sabes qué? Romper, dividr el cuerpo de Cristo no es algo ligero, es muy grave, dice la Palabra hablando de los Corintios, quienes se estaban consumiendo por la división, el chisme y el orgullo:

     

    1 Co 3:16-17 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

     

    Es un pecado muy grave el atentar contra el cuerpo de Cristo, el cual es su iglesia, y Satanás está comprometido de tiempo completo para lastimarlo, porque recuerda cuando el cuerpo sufre división, es Cristo quien vuelve a sangrar, es su cuerpo el que se desmiembra.

     

    Por eso cuida tu boca, ¿cómo? Cuida tus pensamientos; ¿cómo? Ejercítate para la piedad, ejercita tu espíritu, y aprende a callar y a crucificar tu naturaleza pecaminosa, ¿cómo? Ora en todo tiempo.

     

    Llena tu corazón de la Escritura, y comienza orar por tus hermanos, y en especial por nosotros tus líderes, tu queja contra tus líderes no va a ayudar en nada, solo va a empeorar y a darle a Satanás una puerta abierta a la destrucción.

     

    Pero, si te decides a orar, si te decides a no juzgar, sino a pedir del Espíritu Santo, de guía, te estarás haciendo un bien, y le estarás haciendo un gran bien al cuerpo de Cristo, a su iglesia, no sabes cuánto bien te vas a hacer a ti mismo, cuanta paz ganarás, cuanto gozo y esperanza.

     

    Mis hermanos, orar es algo tan práctico y tan sencillo, y a la misma vez tan necesario, por ejemplo, ¿cuánto del tiempo que avanza cada día de tu vida lo dedicas para estar orando? Ciertamente hay que concentrarnos en nuestros trabajos, familia, o las cosas necesarias de esta vida. Pero, qué importante es que no saques a Cristo en ningún momento de tus pensamientos, él te puede ayudar en todo, te puede aconsejar, te puede dirigir, y tú lo necesitas, no te apoyes en tu propia prudencia.

     

    Recuerdo en México a una persona, no me acuerdo de su nombre, pero, él era un científico, y hablaba de cómo en sus devocionales al anda por la Palabra y la oración, Dios le enseñaba cosas, y había hecho muchos descubrimientos que el Señor le había revelado.

     

    No sé qué tan experto te sientas en cuanto a tu trabajo, pero, hay otro que lo creó todo, y que sabe más que tú de lo que quieras, que es eternamente sabio, y que le puedes preguntar lo que quieras. Te sorprenderás de qué tan cercano a ti está el Señor, y qué tan práctica y cotidiana puede ser su consejo. No lo olvides, el principio de la sabiduría es el temor de Yahvé.

     

    ¿Te atoraste en algo, por más simple que sea comprueba que le puedes pedir ayuda? Sí, él hizo el cielo y la tierra, y todo lo sostiene con el poder de su fuerza y su infinita inteligencia, pero, él no es como tú o como yo, él tiene tiempo suficiente para decirte: “ese tornillo no va ahí, va acá”, “no cargues así la tabla, mejor cárgala así”, “mejor hoy no vayas a tal lugar, se te va a descomponer el día y no vas a poder honrarme, deja eso para mañana, yo te voy a ayudar”. Etc.

     

    Y Pablo dice: pon tus ojos en las cosas de arriba, en las cosas que no se ven, de ellas depende todo lo que se ve. Ahora, ¿por qué razón específica Pablo pedía oración? Pide por varias cosas:

     

    1. Orar por eficacia en la predicación de la Palabra y porque ésta produzca fruto.

    2 Ts 3:1b para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros,

    A los efesios les pidió que oraran por él para tener denuedo, autoridad, para predicar la verdad, ahora pide: oren para que haya un fruto contundente de la Palabra de Dios.

     

    Esta es muy buena razón para que ores por Calvary; tenemos más de 5 años predicando la verdad, y yo sé que ha hecho estragos en tu vida, pero no debes dejar de orar para que esto siga sucediendo en nosotros, comenzando por ti, y luego en tus hermanos.

     

    Porque si la Palabra corre y es glorificada en tu vida, eso significará que estarás siendo bendecido, transformado; significará que tu familia y todo lo que eres está siendo restaurado y acomodado en su lugar. ¿No te gustaría eso?

     

    Ora por mí, y por cada persona que vaya a enseñar la Escritura para que escuchemos del Señor y al hablarte la verdad tú puedas tener ojos para ver y oídos para oír.

     

    Lo más peligroso para cualquier persona es escuchar la Escritura, sus verdades, su poder, e ignorarla, porque después de eso, ya no hay más que hacer. Y no olvides que todos seremos responsables y daremos cuenta de lo que hemos escuchado.

     

    Mira a Israel, toda la historia de persecución, el Holocausto y demás, no es sino consecuencia de haber recibido la verdad, haber contado con la presencia misma del único Dios vivo y verdadero, pero, haberlo despreciado, y haber decidido amar ídolos en lugar de amar al precioso Dios vivo, lleno de amor y misericordia. Por eso Pablo pide y dice: oren para que la Palabra del Señor corra y sea glorificada.

     

    Correr,

    tréjo,

    andar de prisa, difundirse, darse prisa, apurarse, luchar por, esforzarse, procurar hacer.

     

    En otras palabras, que podamos ver un progreso rápido y sin estorbos mientras la luz está siendo encendida, el agua purificadora derramada, el espejo de la verdad está siendo exhibido, el bisturí del doctor de doctores está trabajando discerniendo pensamientos profundos, intenciones del corazón que ni tú sabías que estaban ahí y que te estaban causando gran molestia.

     

    Y 2º, que esté siendo estimada, que se le alabe, se le de gloria, honra, se le glorifique, se le exalte, se enaltezca, se magnifique, reciba honor. Algo recibe honor y se enaltece cuando recibe la atención adecuada. No puedes decir que honras la verdad, si te entra por un oído y te sale por el otro. Ahí más bien estás mostrando que no te interesa, que no tiene ningún valor para ti.

     

    La gloria de Dios es la revelación y la manifestación de todo lo que él posee y es, de la misma manera, que la palabra sea glorificada implica que al ser enseñada y escuchada la gente entienda su importancia, su poder, y responda a ella, le dé el peso en su vida que merece, ya que, por igual, es la revelación y la manifestación de lo que Dios es.

     

    ¿Cómo fue glorificada la Palabra en los tesalonicenses? ¿De qué manera fue recibida por ellos? ¿Se acuerdan lo que estudiamos en la primera carta? Pablo dijo de ellos:

     

    1 Ts 1:4  Hermanos amados de Dios, sabemos que él los ha escogido,

    Y dice Pablo, esta es la razón por la cual tenemos esta certeza, hay un fruto, dice:

     

    1 Ts 1:5 porque nuestro evangelio les llegó no sólo con palabras sino también con poder, es decir, con el Espíritu Santo y con profunda convicción.

     

    Para ellos el evangelio no solo fueron lindas palabras, o una experiencia pasajera, o una oportunidad de convertirse en miembros de la iglesia de Pablo. La Palabra se difundió poderosamente entre ellos, y ellos la reconocieron como tal, y al obedecerla fue glorificada, para ellos escucharla fue escuchar lo más importante que hubieran escuchado jamás.

     

    Como leeremos, para ellos fue la Palabra del Dios vivo, no rezos religiosos sin sentido y vacíos, sino palabra de suma importancia para sus vidas, y así la creyeron, y recibieron vida nueva, un cambio de corazón, de mente de propósito, porque así la obedecieron, y literalmente sus vidas comenzaron a tornarse alrededor de la verdad de la Escritura, su estilo de vida cambió, dice Pablo:

     

    1 Ts 1:6-7 Ustedes se hicieron imitadores nuestros y del Señor cuando, a pesar de mucho sufrimiento, recibieron el mensaje con la alegría que infunde el Espíritu Santo. 7 De esta manera se constituyeron en ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.

     

    Ellos imitaron la fe de Pablo y los suyos, aun cuando veían que Pablo no estaba ganando popularidad o comodidad, sino todo lo contrario, era humillado, insultado, y hasta lastimado, pero, ellos pudieron reconocer al Dios de Pablo, al Salvador de Pablo, el cual les fue predicado, al punto que ellos mismos fueron ejemplo de lo que sucede cuando la Palabra llega con poder a un grupo de personas.

     

    Y no solo eso, mira lo que sucedió:

     

    1 Ts 1:9-10 Ellos mismos cuentan de lo bien que ustedes nos recibieron, y de cómo se convirtieron a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.

     

    Literalmente su forma de vida fue transformada, dejaron de confiar en sus ídolos para alcanzar “felicidad”, para sentirse seguros, etc., dejaron de vivir para servir a los ídolos de este mundo, el materialismo, la lascivia, la codicia, y decidieron servir al único Dios vivo y verdadero; sus apetitos cambiaron, sus metas la manera de ver la vida, incluso la manera de ganarse la vida, si es que alguno vivía de la estafa, de la prostitución, o de la falsa religión, comenzaron a vivir correctamente.

     

    Dejaron de esperar en que el gobierno les resolviera sus problemas, o cualquier promesa falsa de este mundo, y su mayor esperanza se convirtió Jesucristo y su regreso. Ellos creyeron el testimonio del Evangelio de que Cristo resucitó y que solo en él hay salvación de la ira que azotará este mundo, y valga la redundancia, esto transformó a los tesalonicenses. Pablo no termina ahí, dice:

     

    1 Ts 2:9-11 Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga. 10 Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable. 11 Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos.

     

    1 Ts 2:12-13 Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria. 13 Así que no dejamos de dar gracias a Dios, porque al oír ustedes la palabra de Dios que les predicamos, la aceptaron no como palabra humana sino como lo que realmente es, palabra de Dios, la cual actúa en ustedes los creyentes.

     

    Ellos la aceptaron como lo que es, la Palabra de Dios, y créeme, Dios es alguien muy importante, él sostiene el latido de tu corazón, mantiene la electricidad que hace funcionar tu cerebro y todo tu cuerpo, hace que el aire que respiras te de vida y que puedas vivir en este mundo, maneja con extrema precisión lo que sucede a tu alrededor para que un camión no te caiga encima, o para que tus células se vuelvan locas y te de cáncer.

     

    Si alguien que sostiene mi vida se está dirigiendo a mí, me está hablando, creo que lo más inteligente y correcto sería que lo tomara en serio, y que comenzara a creer y a obedecer lo que me pidiera, que le diera yo el peso que realmente tiene, y así honrar al que me habla con mi atención.

     

    Por ejemplo, si estás en un cuarto solo encerrado con una bomba de tiempo, y alguien por celular te está dando instrucciones de cómo desarmarla sin que estalle y te vuelva picadillo, no vas a estar contando chistes, o viendo si el cuarto está sucio, o si hace calor o frío. ¿Dónde estaría toda tu atención? ¿Qué dirías? Repite, no entendí, por favor muévete a un lugar con mejor recepción.

     

    Y esto es lo que Dios hace al hablarnos, todo lo que él habla es lo único que puede ayudarnos y transformar nuestras vidas porque están en peligro, sí hay una bomba de tiempo, y hay un enemigo terrible y despiadado. Dale el peso necesario a la Escritura.

     

    Y justo esto fue lo que los tesalonicenses hicieron, imitaron el sacrificio y el servicio de Pablo y los suyos, comenzaron a vivir en una forma santa, justa e irreprochable, en pocas palabras, decidieron vivir una vida digna de Dios.

     

    ¿Quieres saber cómo se ve la palabra corriendo en la iglesia, cómo es glorificada como la Palabra de Dios? De esta manera, así se ve.

     

    Porque tristemente muchas veces nosotros escuchamos la Escritura y suena bien, pero, no hace ninguna diferencia en nuestras vidas, tenemos un montón de argumentos, convicciones y supuestas verdades, las cuales son las que rigen nuestras vidas, estamos en ese cuarto distraídos con cada tontería, mientras el reloj está en su marcha en cuenta regresiva.

     

    Y la Palabra de Dios para nosotros no tiene esa gloria, no pesa lo suficiente para nosotros como para decidir creerla, obedecerla y ser consolados y llenos de esperanza por ella, de manera que, no corre ni es glorificada. Por eso necesitamos orar por esto mis hermanos. El problema no es la poderosa Palabra de Dios, el Evangelio que es poder de Dios para salvación, es la dureza de corazón, es la incredulidad, es ceguera espiritual, es el amor por los cochinos ídolos de este mundo. Y dice:

     

    • Orar por protección y discernimiento.

    2 Ts 3:2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.

    Pablo toca este tema con más detalle en 2 Corintios y en Efesios. La iglesia tiene un enemigo: Satanás, y él ataca de muchas maneras, ataca desde afuera con persecución, la cual al final funciona como el aire que aviva el fuego en cuanto a la iglesia genuina de Cristo.

     

    El problema mayor para la iglesia no es la persecución externa, como ya lo dije, la persecución limpia la iglesia, y fortalece a los creyentes genuinos. Tenemos la historia de la iglesia que lo corrobora, cuando hay persecución los farsantes son los primeros en huir.

     

    El mayor problema para la iglesia está en su interior, lo hemos visto, hay todo tipo de ataques a la iglesia, a su unidad, y más cuando la iglesia está haciendo lo más importante que debe hacer: predicar la Palabra, exaltar el nombre de Cristo bíblicamente.

     

    Y Pablo se refiere en primer lugar a cierto tipo de hombres, él dice:

     

    Seamos librados, rescatados, de hombres perversos,

    atopos,

    fuera de lugar, de sitio, impropios, injuriosos. Esta palabra también se traduce como mal, crimen, perverso, absurdo, malo, anormal, insensato, malicioso, inconveniente, inadecuado.

     

    Y malos,

    ponerós,

    dañino, esto tiene más que ver con el efecto o influencia de su obra, más que su carácter, se refiere al resultado de su obra. Indica también una degeneración de la virtud original. También se traduce como enfermo, culpable, vicioso, delincuente, malicioso, pecaminoso, así se le llama a Satanás, el maligno, el ponerós. Literalmente la forma activa del mal.

     

    Necesitamos estar conscientes de que tenemos un enemigo que no descansa, dice la Palabra:

     

    Efe 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

     

    2 Co 11:13-15 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

     

    1 Pe 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

     

     

    Los cuales atacan con falsa doctrina, con falsos evangelios que no exaltan a Cristo, sino la codicia y el orgullo, que niegan la deidad de Cristo, la veracidad y la suficiencia de la Escritura. Y lo que los hace más peligrosos es que, es gente con apariencia de piedad, o que parece espiritual, aunque sus hechos niegan su fe.

     

    No solo eso, sino malos obreros, infieles al Señor, con motivaciones equivocadas buscando lo propio y no lo de Cristo.

     

    También gente carnal que vive en una constante rebeldía contra la sencillez de la Escritura y prefiere justificarse para no obedecer y no dar pasos serios para que la palabra corra en su vida, para glorificarla, y por si fuera poco la carnalidad con la que cada uno de nosotros luchamos.

     

    Mis hermanos, no es algo nuevo, estamos bajo ataque, desde el momento en el que dijimos sí a Cristo nos convertimos en minoría, y además en odiados del mundo y su sistema.

     

    Por ejemplo, en países donde sigue habiendo un régimen socialista o donde lo hubo, nunca faltaron los infiltrados del gobierno, espías que descubrían las iglesias encubiertas, las cuales terminaban por ser quemadas, o sus líderes por ser encarcelados o asesinados, por estos falsos creyentes.

     

    Hermanos, es una realidad, la fe no es de todos, por eso es que, nosotros estamos llamados a crecer en la verdad, para poder discernir. Porque es interesante como la gente carnal es atraída por gente carnal, pero, gente espiritual es atraída por gente espiritual.

     

    Y Satanás sabe cómo moverse. Me acuerdo cómo en semilla, un lugar con mucha gente, mi papá vino a visitarnos desde Torreón a México DF, obviamente yo lo llevé a la iglesia, y ¿qué crees? Justo ese día alguien se le acercó a pedirle dinero, y mi papá no siendo cristiano, le dio dinero. Como política eso no se permite dentro de la iglesia, precisamente para evitar abusos, pero esa persona supo a quién acercarse en ese momento.

     

    Satanás sabe a quién acercarse, dice Pablo: no debemos ignorar sus maquinaciones, no hay que darle lugar. Y cabe mencionar que las dos veces que menciona que no le demos lugar es cuando no hay perdón, checa:

     

    2 Co 2:10-11 Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

     

    Efe 4:26-27 Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, 27 porque el enojo da lugar al diablo. (NTV)

     

    La falta de perdón es la manea de abrir una puerta y hacer un camino grande para que Satanás entre a hacer destrucción, sea en nuestro trabajo, iglesia, familia y en especial en nosotros mismos.

     

    Y es así, cuando llegamos a la iglesia tendemos a pensar que todo mundo es creyente, que todo mundo es bueno, que nomás les faltan las alitas y la aureola, pero, no es así, debemos aprender que es una realidad, hay fasos creyentes, hay malos obreros, hay literalmente servidores de Satanás dedicados a hacer tropezar a la gente y a destruir iglesias.

     

    Además de que, cada día libramos una batalla para abstenernos de los malos deseos que batallan contra nuestra alma, dice Pedro:

     

    1 Pe 2:11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

     

    Checa ellos son los que nos atacan, a nosotros nos toca sencillamente abstenernos, decir no, y voltear nuestros ojos al Señor, a la ayuda del Espíritu Santo que está ahí listo para asistirnos y darnos la victoria.

     

    Mis hermanos, nos urge crecer, madurar para no ser engañados ni por Satanás, ni por nuestros sentidos y emociones, ni por falsos maestros, ni falsos hermanos, ni falsas doctrinas, y a lo vimos, satanás no se cansa de lanzarnos sus flechas encendidas.

     

    Una vez más, yo necesito de tus oraciones, tú necesitas de las mías, tus hermanos necesitan de las tuyas, no de tu juicio, no de tu crítica, no de tus chismes y murmuración.

     

    Por eso dice la Biblia, siempre que hables de otro, no olvides que tú también cojeas de la misma pata, estás en el mismo campo de batalla, tienes el mismo enemigo, si atacas a tu hermano, estás atacando a un soldado de tu mismo bando, además de que estás dejando descubierta tu espalda.

     

    No es así, en batalla un soldado está dispuesto a dar su vida por su compañero de milicia, no va a la guerra a traicionarlo, ya hay suficientes enemigos en el campo, como para tener más en tu mismo bando.

     

    Mis hermanos, propongámonos, comprometámonos con orar unos por otros, primeramente, para que la fe sí sea nuestra, que como los tesalonicenses corra en nosotros y la glorifiquemos con nuestras vidas, porque recuerda, el que está engañado, es el último en darse cuenta. Pero, por eso, por sus frutos los conoceréis, el punto es, ¿conoces el fruto para poder diferenciar? ¿Tienes ojos para ver y oídos para oír?

     

    Comienza orando por eso, dile: Señor quiero estar seguro que he nacido de nuevo, quiero vida nueva, quiero dejar de amar mis ídolos, quiero aborrecer mi pecado, quiero amar a mis hermanos, amar a mis enemigos, dejar de ser egoísta y centrado en mí mismo, quiero ser como tú, dame ojos para ver, y oídos para oír. Quiero que tu Palabra corra en mi vida, en mi familia, en mi iglesia, y que juntos la glorifiquemos. Yo no quiero ser un falso creyente, un mal obrero, o un emisario de Satanás.

     

    Y Dios nos puede dar esa seguridad, ¿cómo puedes tenerla? Yo no puedo dártela es una obra del Espíritu Santo en tu interior, el cual clama Abba Padre, el cual te da testimonio de que eres hijo de Dios, y no se trata de una mera buena vibra, o positivismo, no, hay un fruto de obediencia, hay un fruto de amar la verdad, y abandonar la mentira, la maldad y el pecado.

     

    Eso lo puedes pedir hoy, si no lo tienes, hoy puedes decir: Señor yo lo quiero, clama a él, hoy puedes hacerlo, y si estás dispuesto, él te lo dará. Y para corroborarlo, Pablo remata y dice:

     

    1. Orar para tener la plena certeza y confianza de que la obra es del Señor y no nuestra

    2 Ts 3:3 Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.

    Mira nada más, esta es la parte que le toca al Señor, a ti y a mí nos toca orar, nos toca crecer en conocerle, para poder amarle y obedecerle, nos toca conocer la verdad para poder andar en amor, y vivir en libertad, nos toca asegurarnos de que estamos caminando guiados, controlados por su Espíritu Santo, pero, el Señor hará lo que él hace, ser fiel.

     

    ¿Por qué? Dice Pablo: el Señor es fiel: De la misma raíz de fe, pistisi, este es pistos, digno de confianza, fidedigno, digno de ser creíble, porque es verdadero, es seguro, él no miente, él es 100% honorable, él no cambia, sus intenciones no cambian, siempre es justo, bueno, misericordioso, jamás es malo, en él no hay tinieblas. Dice la Palabra:

     

    Sal 46:1-4 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. 2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; 3 Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah 4 Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. 5 Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana.

     

    Isa 41:4 ¿Quién ha hecho obras tan poderosas, llamando a cada nueva generación desde el principio del tiempo? Soy yo, el SEÑOR, el Primero y el Último; únicamente yo lo soy».

     

    Isa 40:7-8 La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo. 8 Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

     

    La Biblia está llena de textos que describen la fidelidad e Dios. Y Mis hermanos, Dios no cambia, te conviene conocerle más que cualquier otra cosa en este mundo. Créeme, este mundo te va a fallar como siempre lo ha hecho, tu corazón, tu buena vibra, tu supuesta buena suerte, todo eso son imaginaciones de tu soberbio corazón, nunca te han cumplido.

     

    Pero, nuestro Dios, él es Rey de reyes, él es el Todopoderoso, ojalá que lo puedas ver, ojalá que algún día entiendas lo que es fidelidad, porque solo él es fiel. Este mundo está lleno de mentira, y vive por falsedad, por deshonestidad, y se atreve a decir que es la manera de ser poderoso y exitoso. No es cierto, el Señor es paciente, pero dará a cada uno lo que merece, dice la Palabra:

     

    Pro 12:3 Nadie puede afirmarse por medio de la maldad; sólo queda firme la raíz de los justos. (NVI)

     

    Y justamente sostenida en esa fidelidad está su promesa: él nos afirmará.

    Sterízo

    , nos fijará firmemente, nos confirmará establecerá, nos fortalecerá. La seguridad de nuestra salvación es una obra del Dios fiel, ¿será que él pueda fallar?

     

    Por eso es que hay seguridad en Cristo, por eso es que no podemos siquiera hablar de perder la salvación. La salvación no es un boleto que se te pueda traspapelar y no sabes dónde lo pusiste; ¡no!, es una posición de privilegio, o estás en el reino de luz y justicia, o no estás, es una identidad, o eres hijo, o no lo eres, claro, el fruto, lo que arroja tu vida lo confirma.

     

    Las obras del reino de las tinieblas son evidentes, al igual que las del reino de justicia, ¿cuáles obras amas? ¿Cuáles sigues? ¿Cuáles te apasionan? ¿Qué principios son los que te guía en esta vida? ¿Son los principios del reino de los cielos, la Palabra, ¿la verdad? ¿O son la injusticia, la mentira de este mundo? No estoy diciendo si eres perfecto y nunca te equivocas, pero, ¿qué amas?, ¿en quién confías?  

     

    Si eres hijo de Dios, tiene que haber algún parecido con tu Padre celestial. Lo hemos visto, uno de los rasgos principales de un incrédulo, es que no agradece a Dios, y no solo lo ignora, sino que hay una profunda rebeldía en su contra, tiene una aversión en contra de la autoridad puesta por Dios, y la sujeción, no quiere tener nada que ver con lo que él demanda.

     

    Siempre se siente juzgado por él, como si no tuviera él derecho a juzgarle siendo su creador, siempre quiere exigir sus derechos, y sobre todo el derecho de que Dios no se meta con él.

     

    No así el hijo de Dios, quien ama a su Padre, quien, aunque no es perfecto, amaría honrarlo, agradarlo, es su oración, quien cuando cae se siente miserable, quien lo que más valora, es su comunión con su Señor, desea su amistad, desea su aprobación, anhela sus caminos porque los ha experimentado, sabe que no hay mejor lugar que andar en sus caminos, y dice Pablo, esto es una obra de Dios, quien es fiel.

     

    Esto es lo más maravilloso hermanos, nosotros no debemos temer que un día Dios no nos vaya a recibir, que un día se vaya a hartar de nosotros diga: ya me cansaron. No, ya o vimos, él nos amó, antes de la fundación del mundo, y su gracia y su misericordia alcanzan para afirmarnos en nuestra posición, en nuestra identidad, nada nos puede arrebatar de su mano, él lo llevará a cabo, dice la Palabra:

     

    Isa 43:25  Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

    Heb 8:10  Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo; 

     

    Y definitivamente nos guardará del maligno, de Satanás, de sus maquinaciones, de su odio, de su deseo de matarnos, destruirnos y robarnos todas las bendiciones que Dios nos ha dado.

     

    Nos hará vencedores en contra de nuestra naturaleza pecaminosa, y es su tarea, es su poder, no el mío, eso también me da descanso, porque yo siempre he perdido contra mi propia naturaleza pecaminosa, no así él, quien me sostendrá firme.

     

    Guardar es la palabra

    fulásso

    , que significa vigilar, estar de guardia, preservar, custodiar. ¿En cuántos textos la Palabra nos enseña que Dios no duerme? ¿Cuántos textos hay de protección, de cuidado? Nosotros somos imperfectos y siempre se nos va algo, pero, a él no se le va nada. Nuestra responsabilidad es asegurarnos de que nuestro corazón esté en el lugar correcto, y el único lugar seguro es Cristo, su Palabra.

     

    Ahora, cuidado, porque luego nos engañamos, y queremos andar como ovejas descarriadas y que Dios nos siga bendiciendo aun cuando andamos haciendo lo que le ofende, lo que le deshonra. No consultamos con él para ninguna decisión.

     

    Pretendemos obligarlo a que él se comprometa donde él no se ha comprometido, y en nuestra maldad, todavía nos enojamos con él porque no nos dejó pecar a gusto, y no nos dio a los muñecos el deseo de nuestro berrinche, no nos “cuidó”, ¿qué no era su trabajo? Para nada. Siempre habrá consecuencias de nuestras malas decisiones, de nuestros pecados y descuidos, son dolorosas.

     

    Pero, aún ahí, debes estar seguro de que su mano no te deja, él no te abandona, y hace lo necesario para volvernos al redil, sí está vigilando que la mano de satanás no sea fatal sobre nosotros. ¿Cuántos de nosotros ya estaríamos perdidos de no ser por la mano vigilante de nuestro Señor?

     

    De manera que, en todo tiempo somos cuidados por el Señor, y si somos creyentes genuinos, él no nos dejará ir más allá de donde ya no podamos regresar, claro que cuando andamos por allá, no será nada agradable, preferiríamos morir que estar ahí.

     

    Pero, sí hay un lugar de seguridad en los lugares celestiales donde la fidelidad, el amor, el poder de Dios nos tiene cuidados, el cual tiene las puertas abiertas todo el tiempo, del cual no deberíamos siquiera pensar en movernos por un solo momento. Como dice Fermín IV, escondido detrás del madero nada va a tocarme, la gracia del Señor es suficiente.

     

    Pero, si estás en depresiones, en opresiones, si vives preso del temor y la inseguridad, si aún tienes pecados, adicciones que te arrastran, entonces te hace falta conocer mejor a tu Señor, quizá no le conoces todavía, por eso sigue tu vida siendo tan insatisfactoria y está tan revuelta, nada encaja, todo siempre es un desastre, siempre vives derrotado por tu enemigo.

     

    Si es así, necesitas venir al Señor para que él ponga en orden tu vida, no es algo normal tener ese desastre a tu alrededor; porque de pronto lo vemos como normal, “todo el mundo vive así”. Pero, sabe que no lo es, soy testigo, mi vida no es perfecta, pero, créeme, era un desastre, y el Señor vino a poner orden en mi, primeramente, y luego en mi familia y en todo lo que me rodea.

     

    El Evangelio es poder de Dios para salvación, en Cristo hay libertad, en Cristo hay seguridad; puedes experimentar la seguridad, la mano de Dios sobre tu vida, y no lejana, y no de vez en cuando, sino, todo el tiempo; aún si hubieses pecado, dice la Palabra:

     

    1 Jn 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

     

    1. Poner manos a la obra y caminar para que el Señor nos dirija con su Espíritu, fortalecidos con su poder.

    2 Ts 3:4 Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.

    Cuando oramos estas cosas y las creemos, entonces hay confianza, esta es la palabra peídso: significa estar convencido, sentir e descanso al tener esta certeza, estar persuadido, confiado, tener tranquilidad.

     

    Pablo sabía que la fe de los tesalonicenses era genuina, por lo tanto, él estaba seguro de que, aunque no los veía, ellos estaban haciendo y permanecerían haciendo lo que el Señor manda.

     

    Haber mandado, es la palabra

    parangélo

    , y significa transmitir un mensaje, imponer, mandar, anunciar, ordenar. Esto es muy importante hermanos, el mensaje de Pablo no ha cambiado; es el mismo que nosotros tenemos, está en esta Biblia, en sus biblias.

     

    Por eso damos tanto énfasis al estudio de la Palabra de Dios, a ella nos debemos, el creyente debe ser entendido de la voluntad de Dios, porque de ella depende su vida, estas son palabras de vida eterna para todo aquel que las escucha y las cree.

     

    Y Pablo tenía esta confianza, este descanso en cuanto a los tesalonicenses. ¿Te pregunto? ¿Te gustaría tener ese descanso en tu vida y con los que amas? Predícales la escritura, no te canses de hacerlo, enséñaselas, instrúyelos, no dejes de orar por ellos, no dejes de orar de la manera correcta, y entonces tendrás esta confianza.

     

    Asegúrate de que están recibiendo el mensaje del Evangelio; obviamente no puedes creer por ellos, ni tú, ni yo, ni ningún ser humano tiene el poder de dar vida eterna, ni otorgar perdón de pecados, solo Dios. 

     

    Cada persona necesita un cambio interno, una regeneración de corazón, vida nueva, y cuando esto sucede, entonces hay un cambio de conducta.

     

    Forzar el cambio de conducta sin el cambio de corazón, no solo es inútil, es frustrante, y solo produce o rebeldía, o hipocresía, el verdadero cambio, es el que el Espíritu Santo produce en una persona que ha creído el Evangelio y ha recibido vida nueva.

     

    Pero, tú y yo debemos asegurarnos de que estamos pasando el mensaje, que lo estamos viviendo, que hemos creído en él. Porque puedes estar seguro de que si esa persona, sea tu hijo, sea tu amigo, sea quien sea, si verdaderamente ha creído, tarde o temprano va a obedecer.

     

    Pero, checa dónde está el descanso, dónde está la confianza, por eso no debemos ser jueces, debemos cuidarnos siempre de no caer en la tentación de pensar que, si gritoneamos, o si regañamos, o si nos ofuscamos conseguiremos algo de una persona.

     

    No, debemos orar y esperar pacientemente, dice Santiago: la ira del hombre no produce la justicia de Dios. Aunque pusieras un rin, o establecieras el ministerio del cuarto de tortura, eso no cambiará el corazón de nadie. Necesitamos confiar en la verdad, asirnos de ella, vivir por ella, y no movernos, aunque el mundo entero diga lo contrario.

     

    Ya lo he mencionado antes, pero, no porque mil moscas digan que la suciedad es buena, o sabrosa, lo es. Recuerda el juez es el Señor, la única luz, el único punto de referencia no es la opinión de nadie, es la Escritura. Ahí debemos y podemos descansar, ahí debemos apuntar a los que nos rodean, ahí está el lugar seguro, donde él pondrá en nosotros el querer como el hacer. Y cierra Pablo:

     

    2 Ts 3:5 Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.

    ¿Quién es el encargado de encaminar nuestros corazones? Es el Señor, solo él puede hacerlo, y debemos orar para que así suceda. 

     

    Y checa, es nuestro corazón el que necesita ser encaminado, a Dios no le interesan los ritos externos y vacíos, que no llevan el corazón de las personas. Eso es religión, con la boca decir rezos vacíos, con las manos hacer ritos y tener un corazón frío, muy lejos del Señor.

     

    Ya lo hemos visto, el corazón es donde radica mi entendimiento, lo que realmente amo, lo que aprecio, lo que adoro, allí radica mi voluntad, mis convicciones, ahí está el centro de mi ser. Por eso la frase: “te amo con todo el corazón”. Eso es lo que el Señor busca de ti y de mí. Y dice: encamine:

     

    Kateudsúno:

    enderezar totalmente, dirigir: encaminar, guiar, corregir, hacer recto.

     

    Nuestro corazón por naturaleza piensa chueco, y tiende a ir a la dirección equivocada, es perverso, es engañoso, corre al egoísmo, a la queja, al chisme, a la auto gratificación, al orgullo.

     

    Me acuerdo de una perrita que tenía Maribel, no la podías dejar suelta porque agarraba monte, para ir tras su perverso corazón, se la dio después a Eva, creo, y sucedió lo mismo, no podías abrir la puerta porque salía desbocada a vivir su vida, al punto que terminó perdida. No saben si la atropellaron, o si alguien más la agarró, yo creo que siguió haciendo lo mismo.

     

    Así es nuestro corazón, necesita la guía del instructor, por un tiempo quizá una correa, hasta que aprenda a seguir instrucciones, a amar a su amo, a valorar su hogar, y no ir desbocado a perderse. Por eso, necesitamos el Espíritu Santo corrigiendo constantemente la dirección de nuestro corazón, llevarlo al sentir correcto, a la motivación correcta, a desear lo correcto.

     

    Y ¿qué es lo correcto? Dos cosas: en primer lugar, el amor de Dios, no lo que nosotros pensamos que es amor, sino el amor de Dios, basado en sacrificio y servicio, en perdón, que no busca lo suyo, que no es condicional, que incluye, como lo veremos la semana entrante, disciplina, amonestación, exhortación a la verdad.

     

    Necesitamos dejar que Dios nos enseñe lo que significa el amor verdadero, y entonces ponerlo como el filtro de todo lo que hacemos, dice en Romanos 13:

     

    Rom 13:8-10 No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

     

    Vuelvo a repetir, no racionalices lo que es el amor, no permitas que tu corazón, o este mundo lo defina, mira a Cristo, mira a Dios tratar con su pueblo rebelde, mira su paciencia, pero también mira su disciplina, son las dos cosas: misericordia y verdad. Él dijo:

     

    Jer 46:28 Tú, Jacob, siervo mío, no temas, porque yo estoy contigo —afirma el SEÑOR—. »Aunque aniquile a todas las naciones por las que te he dispersado, a ti no te aniquilaré. Te corregiré con justicia, pero no te dejaré sin castigo.»

     

    Un Padre que verdaderamente ama a sus hijos los corrige, los instruye, no los deja crecer como salvajes, no los consiente dejándolos a merced de su egoísmo o rebeldía, los ama con misericordia, pero con verdad, con instrucción y disciplina.

     

    Y dice: enderece sus corazones, dirija el camino de sus corazones a la paciencia de Cristo. ¿Qué significa paciencia? Otra versión dice: a perseverar como Cristo perseveró, a la perseverancia con paciencia que proviene de Cristo.

     

    Jupomoné

    , resistencia, aguante alegre, o lleno de esperanza, constancia, perseverancia, persistencia, tolerancia, permanecer bajo presión. Esta paciencia que crece en las pruebas, que hace que la fe sea más fuerte y se purifique.

     

    Sin olvidar que el creyente genuino persevera, cree porque persevera, y persevera porque cree, en otras palabras, alguien que verdaderamente ha creído perseverará, y alguien perseverará porque su fe lo llevará a perseverar.

     

    Vivimos como extranjeros y peregrinos, este mundo aborrece la verdad, aborrece a Cristo, su sistema va en contra de lo que Dios manda, nuestra naturaleza pecaminosa constantemente nos jala al lado equivocado.

     

    Hay pruebas y dificultades, hay persecución para el que quiere vivir tomando en cuenta a Dios; muchas veces pareciera que el malvado prospera y que el que toma en cuenta a Dios va para atrás. A nadie nos gusta por naturaleza sufrir, o padecer.

     

    Confiar en la verdad, es ir en contra de toda filosofía humana, egoísta y orgullosa, necesitamos perseverar, y Cristo es nuestro modelo, él es nuestro ejemplo, él es nuestra fortaleza, nuestra meta. Estamos siendo transformados a su imagen.

     

    Las semillas que vimos la semana pasada, el que da fruto es el que permanece y persevera; piensa una vez más en lo que vimos en los puntos anteriores, ¡qué necesario es ejercitarnos en la piedad!

     

    Primeramente, estar orando de la manera correcta, por cosas eternas que serán determinantes para mi vida, qué básico es permanecer en la Palabra, en comunión con mi Señor, conociéndole, y luego obedeciéndole, poniendo por obra lo que Él me manda fortalecido por su Espíritu Santo. Esto me recuerda lo que Pablo les dijo a los Filipenses:

     

    Flp 2:12-13 Queridos amigos, siempre siguieron mis instrucciones cuando estaba con ustedes. Y, ahora que estoy lejos, es aún más importante que lo hagan. Esfuércense por demostrar los resultados de su salvación obedeciendo a Dios con profunda reverencia y temor. 13 Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada. (NTV)

     

    Observa el equilibrio perfecto que siempre nos da la Palabra, aunque él es el iniciador, el sustentador, el proveedor de todo, Él no lo va a hacer todo, Él sirve la mesa, Él nos da el equipo, Él pone en nosotros la fortaleza, el poder, quita nuestras cadenas, nos abre la puerta de la cárcel.

     

    Pero, a nosotros nos toca tomar la cuchara, ponerla en la sopa y llevárnosla a la boca. A nosotros nos toca decidir sacudirnos las cadenas y levantarnos del cepo, a nosotros nos toca caminar y cruzar la reja de la prisión, y salir de la cárcel de nuestras tinieblas.

     

    Por eso, para alguien que ha escuchado, que ha entendido quién es Dios y desobedece, tiene mayor pecado que el que no conoce, o conoce muy poco, porque una vez más, es un problema de incredulidad, es un problema de afectos, de amar tanto mis cadenas y mi cuarto tenebroso, por estar tan habituado a mi viejo hombre, a mi vieja naturaleza, a la cual estoy llamado a abandonar, a rechazar. Entonces, no es que no pueda, es que no quiero.

     

    De la misma manera, cualquier adicción, cualquier hábito pecaminoso, no es sino rebeldía en contra de Dios, si has conocido la verdad y sigues exactamente en el mismo lugar, no es que tu caso sea especial, no es que necesites “expertos” o “especialistas”; Dios es experto y especialista.

     

    No, necesitas una decisión, necesitas arrepentirte porque sencillamente lo que estás haciendo es rebelarte contra Dios, caminar en rebeldía, darle la espalda. Vivir como Dios quiere que vivamos no se trata de capacidad, el que levantó a Jesucristo de los muertos, es el que habita en nosotros, ¿no será capaz de darnos lo necesario para ser libres? Claro que lo es.

     

    Él es fiel, él ha prometido afirmarnos, él nos está custodiando, nos está guardando, por eso, es una cuestión de fe.

     

    Te pregunto, ¿conoces a tu hermoso Salvador? ¿Has experimentado su plenitud? ¿Has llegado al punto de decir como Pablo: quién eres y qué quieres que yo haga Señor porque hasta aquí llegué, ya me di cuenta que pretendía ponerme a las patadas con Sansón, eres el rey del universo, y yo estoy actuando como tu enemigo? Si hoy me perdonaste tan inmerecidamente, eso significa que ahora te pertenezco.

     

    Por eso es que alguien que conoce tiene mayor responsabilidad, y recibirá mayor castigo. ¿Por qué crees que de Judas el Señor dijo: más le valdría no haber nacido? Judas vio de primera mano a Cristo, lo vio en acción, el Señor le dio de comer en la boca, y él no quiso creer, prefirió su amor por el dinero y por este mundo. 

     

    Nunca olvides esto: Dios es fiel, él nos afirma, él nos cuida, pero, te es necesario voltear a él para ser salvo. Nos es necesario obedecer, orando, confiando, y experimentando. ¿Harás hoy una decisión?

     

    ¿Qué vas a hacer hoy, esta semana y el resto de tu vida? ¿Seguirás echando a tus espaldas la Palabra? O ¿vas a decidir hoy darle el peso que debe tener? ¿Comenzarás a orar por tus hermanos y tus líderes en lugar de murmurar o chismear? ¿Bendecirás en lugar de maldecir?

     

    ¿Estás dispuesto a comenzar por cambiar tu manera de orar? O ¿quizá en tu caso, comenzar a orar? ¿Cuántos quieren ver eficacia en sus oraciones? Digámoselo al Señor. Invitación.

     

     

     

     

     

     

  • May 14, 20172 Tesalonicenses 2:13-17 “La suficiencia de la gracia”
    May 14, 2017
    2 Tesalonicenses 2:13-17 “La suficiencia de la gracia”

    LA SUFICIENCIA DE LA GRACIA

    2 Tesalonicenses 2:13 – 17

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    Creo que la enseñanza central de esta carta es el regreso de nuestro Señor, alrededor de lo cual surgen los demás principios.

     

    Nos enseña que ivimos en los últimos tiempos, el Señor viene, está por llegar, y él está esperando encontrarnos ocupados en su reino, haciendo lo que nos ha mandado en su Palabra, listos para ser recogidos por él o cuando venga por su iglesia, o cuando termine nuestro tiempo en este mundo, ya que ciertamente no somos eternos aquí, y podemos partir en cualquier momento, como se dice: nadie tiene la vida comprada.

     

    Los tesalonicenses nos inspiran, con su fe firme, con su amor entrañable, y con su actitud de servicio y amor por la verdad a pesar de tan fuerte persecución y sufrimiento que estaban viviendo por causa del Evangelio. Vemos en ellos cómo una fe auténtica no es debilitada por los problemas, sino que, es fortalecida, no así una fe falsa, la cual es destruida por pruebas y dificultades.

     

    Somos atribulados sencillamente porque no estamos en casa, porque gracias a Dios no fuimos creados para este mundo de injusticia, pecado, violencia, enfermedad, dolor y demás. Lo mejor está por venir.

     

    Como decía Pablo, si solo esperamos en este mundo, y no hay una realidad eterna, y Cristo no está vivo, y no viene por nosotros, somos los más dignos de conmiseración. Qué vida tan vacía y sin propósito es una vida que espera ser feliz y completa bajo los valores tan superficiales y falsos de este mundo.

     

    Por lo mismo, nos enseña lo necesario de tener una perspectiva eterna, una esperanza eterna que nos mueva a perseverar viviendo una vida santa para el Señor, quien viene a hacer justicia, ya que un correcto entendimiento del fin de los tiempos, nos mantiene sanos en la fe, nos lleva a ser obedientes a la verdad y disciplinados para no caer en la ociosidad y en orgullo espiritual, llevándonos a dar un testimonio eficaz al mundo.

     

    Nos llena de esperanza, al enseñarnos que Dios es justo, y al mismo tiempo misericordioso, porque está listo para hacer justicia, pero, ese día no llega porque él es paciente y no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento.

     

    Habrá retribución y recompensa, tribulación y castigo eterno para el incrédulo, pero reposo y gozo indescriptible para el creyente. Aunque no se trata de ser buenos o malos, de hacer buenas obras o malas obras, sino de fe, de creer o no creer en el testimonio de Dios, en el Evangelio, en el Señor Jesucristo.

     

    Lo último que hemos estado viendo es como el engaño es la estrategia principal de Satanás el príncipe de mentira, quien nos engaña con su filosofía mundana y temporal, con falsa doctrina y falsos maestros, además de que nosotros mismos tenemos una gran tendencia a ser engañados por nuestra propia naturaleza pecaminosa, misma que él también manipula para engañarnos.

     

    De manera que, aprendimos la importancia de entregarnos a la verdad en cuerpo, alma y voluntad, cómo necesitamos crear convicciones que surjan de la única verdad que existe, y estar constantemente vigilando nuestro corazón, poniendo la verdad y el amor de Dios como el filtro, como el juez de lo que sentimos y pensamos.

     

    Los tesalonicenses estaban siendo atacados por falsos maestros estaban tratando de confundir a los creyentes, trayendo la mentira de que la gran tribulación, los últimos 7 años de la historia de este mundo, ya estaban en marcha.

     

    Y la joven iglesia de tesalónica había entrado en pánico y había perdido el gozo, pensando que Dios ya les había abandonado, y Pablo les escribe para confortar sus corazones, sin entrar en grandes detalles, les recuerda algunas cosas de las cuales ya les había hablado.  

     

     

     

     

    Primeramente, les responde con un hecho contundente:

     

    2 Ts 2:3-4 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

     

    No importa qué difícil se vea la situación, si hay guerras o rumores de guerras, temblores, huracanes, tornados, hambre, y demás.

     

    Para que estemos en este último período de 7 años donde esta tierra será juzgada y su historia terminará, necesita haberse revelado este hombre, sinigual, denominado el anticristo. Quien como vimos la semana pasada será un líder mundial como ningún otro, sobre quien estarán los reflectores del mundo entero.

     

    Él liderará mundialmente la política, la economía, la religión y demás de manera que, durante los 3 años y medio primeros, se ganará la confianza del mundo entero, reconstruirá el templo judío, y demás.

     

    Pero, al cumplirse estos tres años y medio, se quitará la máscara y se convertirá en un dictador implacable que exigirá adoración para sí mismo, pretendiendo suplantar a Dios, de manera que, matará a dos terceras partes de los judíos, junto con los que se rebelen contra él.

     

    Ya hemos visto bastante acerca de él, escucha los dos mensajes pasados para que te pongas al corriente. Pablo lo llamó el hijo de perdición, el hombre de pecado, quien traerá un tiempo de rebelión en contra de Dios como nunca antes.

     

    En este último tiempo llegará la apostasía, el abandono de toda verdad y justicia de Dios, la maldad se levantará como nunca antes, y llegará a su máximo apogeo, mientras que el juicio de Dios también se estará desatando sobre la tierra.

     

    Este hombre malvado, este hombre de pecado vivirá en continua rebelión y blasfemia contra Dios y su ley, y se convertirá el héroe de toda la gente que, como él, escogerá vivir sin ley.

     

    El día de hoy el anticristo está siendo detenido por la soberanía de Dios, pero hay un tiempo determinado en que sin duda se manifestará, aunque su misterio de maldad sigue en marcha..

     

    Vimos también que su mayor poder es el engaño, la mentira, los incrédulos que amaron sus tinieblas y decidieron rechazar la verdad caerán en un engaño total hasta ser condenados, y aunque se manifestará todo el poder de las tinieblas, será solo por un tiempo limitado, porque en un instante será destruido.

     

    Pero, Pablo nos dijo, esto no lo veremos los creyentes, y entrando al contraste de este capítulo, nos muestra que mientras los no redimidos desprecian la verdad amando la mentira y obedeciendo a la injusticia, los creyentes amamos la verdad, y obedecemos a la justicia; los no redimidos seguirán fielmente a su anticristo, los creyentes seguimos fielmente a Jesucristo.

     

    Pablo nos recordará donde descansa la seguridad plena del amor de Dios y de su salvación del juicio y la condenación que vienen, dónde podemos estar seguros de que nada nos podrá arrebatar de la mano de nuestro Señor. Y regresa a lo más básico, nuestra salvación, nuestra redención, los cuales fluyen de su gracia.

     

    Hoy veremos por qué debemos estar siempre agradecidos con el Señor por habernos escogido, y al mismo tiempo recordaremos que tenemos responsabilidades como creyentes, para poder experimentar la seguridad del amor de Dios.

     

    Obviamente nosotros solo respondemos al amor de Dios, nosotros le amamos a él porque él nos amó primero, porque él nos escogió, nos recibió, y aunque esta respuesta es algo que debería surgir de un corazón regenerado, al mismo tiempo es un buen parámetro para saber dónde estamos en nuestra fe.

     

    Y saber qué es lo que necesitamos para ser perfeccionados por el amor del Señor y por su poder para no sentirnos inseguros ante la realidad abrumadora del amor de Dios que no cambia, de su elección por nosotros, a pesar de nosotros.

     

    Hoy veremos el contraste de todas estas cosas, creo que es un buen regalo para las mamás, en esta semana que se festeja su día, además de todos los buenos deseos y bendiciones de hijos agradecidos por ellas, el recordar ellas y nosotros la importancia de quién es nuestro Dios y quiénes somos nosotros, y nuestra responsabilidad de responder al amor de Dios, por eso yo titulé este mensaje: LA SUFICIENCIA DE LA GRACIA

     

    1. Nuestra salvación es una obra soberana de Dios, por su gracia y amor.

    2 Ts 2:13a Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros,

    Este “pero” es muy importante; Pablo viene de estar hablándonos de la gran tribulación, la manifestación del anticristo, el juicio de Dios sobre la maldad lo cual es una realidad espantosa sobre los incrédulos.

     

    De manera que tiene que dejar el énfasis bien marcado: “pero, nosotros”. ¿Quiénes? Los creyentes, quienes amamos la verdad y la obedecemos, quienes en Cristo somos hermanos y Dios nos ha amado de una manera muy especial.

     

    Nosotros no estamos más bajo la mirada de juicio de nuestro Dios, somos aceptos en Cristo delante de Dios, somos perdonados, adoptados como hijos de Dios, herederos de Dios, se nos han dado las arras del Espíritu, este maravilloso adelanto del cielo, el Espíritu Santo, la tercera persona de nuestro Dios trino está en nosotros para mantenernos vivos, salvos, seguros por la eternidad. Dice en Efesios 1:

     

    Efe 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

     

    Mis hermanos, independientemente de lo que nosotros somos estando en este mundo caído, independientemente de esta naturaleza pecaminosa con la que batallamos, la gracia de Dios, que incluye todas estas cosas y más, son motivos para vivir en eterno agradecimiento y alabanza a nuestro Señor, por ser bueno y misericordioso con nosotros.

     

    Pablo por eso lo dice: siempre, constantemente debemos agradecer a Dios, cada momento de tribulación, en medio de cada problema de salud, situaciones de pecado, en este mundo donde es imposible no ensuciarnos, siempre debemos voltear los ojos al cielo y recordar quién es nuestro Padre, fijar nuestros ojos en la luz y dejar que él nos alumbre, recordándonos que él es el vencedor, y que, por lo mismo, nuestra mayor responsabilidad es conocerle y darle a conocer.

     

    Si hemos nacido de nuevo por la fe en Cristo, si hemos sido regenerados, no tenemos nada que temer, nada nos puede arrebatar de su mano. Y dice:

     

    1. Dios nos amó, nos escogió y nos llamó por pura gracia.

    2 Ts 2:13b hermanos amados por el Señor,

    Pablo sabía dos cosas, los tesalonicenses eran parte del cuerpo de Cristo, eran sus hermanos, por eso nos decimos hermanos, tenemos un solo Padre celestial, el día de hoy, estando en Cristo formamos parte de la familia de Dios.

     

    Y él nos ha amado por pura gracia, no porque lo merezcamos, nuestro Señor Jesucristo nos amó, al habernos sacado de nuestras tinieblas, al habernos dado vida, al habernos perdonado cuando no lo merecíamos.

     

    ¿Cuántas veces tú y yo blasfemamos su nombre, no solo en palabra, sino con nuestras obras, con nuestros pecados? ¿Cuántas veces él pasó por alto nuestra franca decisión de darle la espalda en nuestra horrible soberbia?

     

    Esto es algo que nos debe quedar muy claro, porque si no siempre estaremos inseguros de su amor, él no nos amó porque fuésemos lindísimas y finísimas personas; todos pecamos, lo declara la Palabra, y todo pecado es transgresión, es una grave falta en contra de un Dios justo, y la paga, el castigo que merece hasta el más mínimo pecado es la muerte.

     

    La realidad es que, si fuera por nosotros, deberíamos pasar por la gran tribulación y estar condenados por la eternidad, pero, Dios nos amó por pura gracia, es decir, como un regalo totalmente inmerecido, dice la Palabra:

     

    Efe 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

     

    Y mira cuándo lo hizo, dice en Romanos:

     

    Rom 5:7-8 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. 8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

     

    Y mira cómo lo hizo:

    2 Co 5:18-21 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

     

    Dios decidió amarnos, en sacrificio y servicio, entregó lo mejor de él, por gente como nosotros que no lo merecíamos. Él quiso dar a conocer las riquezas de su gloriosa gracia, darnos lo que no merecemos, y mostrar en plenitud lo que significa amar y tener misericordia, es decir, no darnos lo que merecemos, sino perdonarnos todo por SU amor.

     

    Porque siendo sinceros, cuando vemos criaturas como nosotros, imperfectos, llenos de quejas, prejuicios y complejos, inconformes, de veras, gente difícil, quienes aún en sus mejores momentos, siempre hay alguien a quien le caemos mal, sin mencionar nuestros peores momentos, donde ni nosotros mismos nos aguantamos.

     

    Y de pronto, hacemos consciencia, y vemos a un Dios perfecto, lleno de gracia y verdad, quien decide convivir con gente como nosotros, y nos recibe, y progresivamente nos limpia, nos transforma, y aunque no somos perfectos, ni llegaremos a serlo en esta vida, en este lado de la eternidad, de repente por su pura gracia salen vestigios de un Dios bueno y misericordioso de nosotros, de pronto lo reflejamos.

     

    Y justo ahí, así como el diamante muestra todo su esplendor y características hermosas en un paño negro, así nosotros, el amor de Dios en gente como nosotros, contrasta de una manera gloriosa. No es que veamos algo especial en el paño negro, sino que la gloria de Dios brilla sinigual, al mostrarse en estos pecadores todas las riquezas de su bondad, su misericordia y su paciencia.

     

    Cómo no vivir agradecidos, no solo por lo que no vamos a vivir en la tribulación y la condenación, sino por ser receptores de tal amor. Y para que quede todavía más seguro, Pablo nos recuerda por qué nos decimos creyentes, por qué nos atrevemos a creer y a declarar lo que dice Pablo en Romanos:

     

    Rom 8:38-39 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

     

    Y nos dice dónde descansa esta seguridad:

     

    2 Ts 2:13b de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación,

    En su amor Dios nos escogió, y lo hizo desde antes de la fundación del mundo. Nosotros no elegimos a Dios, él nos eligió a nosotros.

     

    Pablo les está diciendo: recuerden tesalonicenses, Dios los escogió, y lo hizo desde antes de la fundación del mundo, los escogió para que fueran salvos, para rescatarlos.

     

    Y en esto ustedes tampoco tuvieron nada que ver, de manera que, pueden sentirse seguros; porque si fuera que Dios los escogiera como el mundo lo hace, de acuerdo a sus capacidades, a su desempeño, a sus logros, a sus buenas obras, pobrecitos, nadie lo lograría. Sé que el mundo vende esto en todas sus películas, libros y filosofías, pero, la realidad es que absolutamente nadie daría el ancho.

     

    Estamos hablando de un Dios perfecto, Todopoderoso, eternamente sabio, perfectamente creativo, vencedor, dueño de todo lo que existe, en quien no hay engaño, ni existe una microscópica partícula de maldad.

     

    Imagínate, este Dios no aceptaría de nosotros menos que santidad perfecta, bondad perfecta, capacidad perfecta, no importa cuán sincero te sientas y digas: mira, tienes razón Señor, no soy perfecto, pero di lo mejor de mí. ¡Nada! Un solo pecado, un solo error te llevan al rechazo y a la condenación total. Entiende algo, Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él.

     

    Pero, gracias a Dios por dos cosas: 1º Cristo lo hizo por nosotros, él vivió la vida perfecta, él fue perfecto y aceptable en totalidad para con este Dios perfecto, y en Cristo y su perfección, por la fe, somos aceptos en Dios. 2º Dios no nos escogió en función a nuestro desempeño, sino sencillamente porque le plació hacerlo, lo hizo desde antes de la fundación del mundo, sabiendo lo que llegaríamos a ser.

     

    Por eso, todo lo que somos no le tomó por sorpresa, errores, imperfecciones, incapacidades, todo eso ya estaba presupuestado, y aún con todo eso el Señor nos escogió, de manera que esto le pone un remache más a nuestra seguridad.

     

    Y alguien puede decir: pero, entonces Dios es injusto porque escoge a unos para salvación y a otros para perdición.

     

    Ya lo he explicado antes, si sales a la calle la gente no está, así como que muy desesperada por buscar a Dios, no, está buscando lo suyo, más bien huyendo de Dios, de su verdad, sí, tiene sus ídolos hechos a su manera y a su medida.

     

    Pero, ¿qué sucede cuando a alguien le hablas del evangelio, de la verdad de Dios? Se asusta, te rechaza, y no es sino hasta que estamos vacíos, en derrota, en bancarrota cuando clamamos a él, y en ese momento nos damos cuenta que él de tiempo atrás ya nos estaba buscando, ya nos estaba esperando, nos había salido al encuentro.

     

    De manera que, no se trata de que el mundo entero tenga la mano levantada y diga: Dios yo te escojo, déjame entrar, no, más bien Dios es el que busca, el que persigue, el que ruega todo el tiempo, el Espíritu Santo está constantemente rogando, convenciendo a un mundo incrédulo de que ha pecado, pero, que ya hubo un juicio sobre el pecado y que por fe puede recibir perdón, de que la justicia de Dios ya fue satisfecha en Cristo, y que hay un camino al perdón: la fe en Jesucristo.

     

    Simplemente nosotros, ¿cuánto tiempo pasó para que nos rindiéramos a nuestro Señor, a la verdad? No estábamos haciendo fila. Como todos los demás, éramos esclavos de nuestro pecado, lo amábamos, y no fue sino hasta que Dios por su gran amor con que nos amó, nos dio vida con Cristo cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados.

     

    No fue sino hasta que él nos cerró el paso una y otra vez, nos salía una y otra vez al encuentro, y hasta que nosotros viviendo las consecuencias de nuestra vana manera de vivir, en sufrimiento y dolor clamamos a él, y él nos escuchó, porque ya tenía rato siguiéndonos.

     

    Todos nos descarriamos como ovejas, cada cual se aparta por su camino, pero, Dios en su misericordia sí escoge a algunos.

     

    Jua 15:16a No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros,

     

    Jua 6:44a Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere;

     

    Jua 15:19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

     

    Pablo explica muy bien la soberanía de Dios al hablar de cómo escogió a Jacob y desechó a Esaú, los dos hijos de Isaac, hijo de Abraham, dice:

     

    Rom 9:11-13 Pero, antes de que nacieran, antes de que pudieran hacer algo bueno o malo, ella recibió un mensaje de Dios. (Este mensaje demuestra que Dios elige a la gente según sus propósitos; 12 él llama a las personas, pero no según las buenas o malas acciones que hayan hecho). Se le dijo: «Tu hijo mayor servirá a tu hijo menor». 13 Como dicen las Escrituras: «Amé a Jacob, pero rechacé a Esaú». (NTV)

     

    Rom 9:14-16 ¿Estamos diciendo, entonces, que Dios fue injusto? ¡Por supuesto que no!15 Pues Dios le dijo a Moisés: «Tendré misericordia de quien yo quiera y mostraré compasión con quien yo quiera». 16 Por lo tanto, es Dios quien decide tener misericordia. No depende de nuestro deseo ni de nuestro esfuerzo. (NTV)

     

    Rom 9:17-18 Pues las Escrituras cuentan que Dios le dijo a Faraón: «Te he designado con el propósito específico de exhibir mi poder en ti y dar a conocer mi fama por toda la tierra». 18 Así que, como ven, Dios decide tener misericordia de algunos y también decide endurecer el corazón de otros para que se nieguen a escuchar.

     

    Rom 9:19-21 Ahora bien, ustedes podrían decir: «¿Por qué Dios culpa a las personas por no responder? ¿Acaso no hicieron sencillamente lo que él les exige que hagan?». 20 No, no digan eso. ¿Quién eres tú, simple ser humano, para discutir con Dios? ¿Acaso el objeto creado puede preguntarle a su creador: «por qué me has hecho así»? 21 Cuando un alfarero hace vasijas de barro, ¿no tiene derecho a usar del mismo trozo de barro para hacer una vasija de adorno y otra para arrojar basura?

     

    Rom 9:22-23 De la misma manera, aunque Dios tiene el derecho de mostrar su enojo y su poder, él es muy paciente con aquellos que son objeto de su enojo, los que están destinados para destrucción. 23 Lo hace para que las riquezas de su gloria brillen con mucha más intensidad sobre aquellos a quienes les tiene misericordia, los que preparó de antemano para gloria.

     

    Y lo hizo desde el principio, es decir, desde antes de la fundación del mundo ya nos había elegido en Cristo.

     

    Efe 1:4 Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. (NTV)

     

    De manera que, antes de que tú y yo naciéramos, antes de que hiciéramos bien o mal, él decidió hacernos vasos de honra, decidió salvarnos, decidió recogernos y hacernos sus hijos, ¿cómo no viviremos agradecidos con él por la eternidad?

     

    Y alguien dirá, pero, ¿entonces qué hay de los que están afuera? Mi pregunta es: ¿estás tú hoy aquí, ¿no? Aprovecha, cree, no pierdas la oportunidad, mañana no sabes, porque tu fe, en Cristo, en la verdad, en el Evangelio, es la que va a corroborar que Dios te escogió.

     

    Con respecto a quiénes escogió Dios, eso solo lo sabe Él, a ti y a mí no nos va a revelar quienes son los que él ha escogido. A nosotros nos toca apurarnos y esparcir el Evangelio, en especial a los que amamos, a los más cercanos a nosotros, porque es cuestión de vida o muerte.

     

    Es nuestro deber, nuestra misión proclamar el Evangelio y no caer en la trampa del ultra calvinismo, de decir: Pues Dios ya sabe los que va a salvar, y van a ser salvos porque Dios es soberano, para qué salir y evangelizar. Porque, sí, ellos van a ser salvos, pero tú vas a ser un siervo infiel e inútil que no hizo lo que Dios le mandó hacer.

     

    Pero, esta es la realidad, Debemos vivir agradecidos y sentirnos plenos y seguros, porque él nos amó, y nos escogió desde el principio para ser salvos. Y mira el medio:

     

    2 Ts 2:13c mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,

    El Espíritu Santo de Dios, quien nos convenció de pecado, quien nos llevó a la confesión y al arrepentimiento. La obra del Espíritu Santo, quien nos separó del pecado y nos unió a la justicia de Cristo. Por quien nacimos de nuevo, y nos dio la nueva naturaleza que nos hace verdaderamente hijos de Dios.

     

    2 Pe 1:3-4 Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia. 4 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos.

     

    La fe en la verdad, en Cristo, la realidad de que solo hay un Dios vivo y verdadero, y no somos nosotros, que él tiene todo el derecho de reclamar nuestras vidas y de exigirnos que vivamos su justicia y de condenarnos si no la cumplimos, que solo él es verdadero y bueno, y nosotros estamos llenos de mentira y maldad.

     

    Y que Cristo es el Hijo de Dios, quien vino a tomar nuestro lugar en la cruz del calvario, y que resucitó al tercer día con poder. Entonces somos regenerados, y sucede lo que dice la Escritura:

     

    Rom 10:9-10 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

     

    2 Ts 2:14a a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio,

    ¿A qué nos llamó? A la salvación, no nos llamó para juicio, para tribulación, nos llamó para ser salvos del pecado.

     

    Pero, checa el único camino es Cristo, es el Evangelio de la gracia que hemos venido describiendo, no es a través de buenas obras, no es a través de sinceramente dar lo mejor de mí, aunque no llegue a la perfección, ya discutimos eso, no es através de filosofías humanas, no es a través de experiencias espirituales, o porque viste un milagro de sanidad en tu vida, o algo así.

     

    No, solo hay un camino, y este es el evangelio, es Cristo, la fe en él, el camino es angosto y solo hay uno.

     

    Solo es este maravilloso llamado a la vida, al perdón a través de la fe en Jesucristo. Así como Lázaro respondió a la voz del Señor y salió a la tumba, nosotros respondimos a su voz, cuando él clamó en Juan 3: De tal manera les amé que di a mi Hijo unigénito para que toda aquel que cree en él no se pierda mas tenga vida eterna. Es responder a este llamado al escuchar:

     

    Hch 3:19-20 Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados.20 Entonces, de la presencia del Señor vendrán tiempos de refrigerio y él les enviará nuevamente a Jesús, el Mesías designado para ustedes.

     

    Hch 17:29-30 Y, como esto es cierto, no debemos pensar en Dios como un ídolo diseñado por artesanos y hecho de oro, plata o piedra. 30 »En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él.

     

    Es responder al ruego del Señor: cambien de dirección, cambien de manera de pensar, vengan a mí los que están cansados y trabajados porque yo les haré descansar, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. Isaías dice:

     

    Isa 45:22

    Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.

     

    El Señor nos ha llamado, y su llamado es irrevocable, y su salvación es por pura gracia, dice en 2 Tim 1:

     

    2 Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo;

     

    Y mira el propósito más alto de nuestra redención:

     

    2 Ts 2:14b para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

    Alcanzar también se traduce como adquirir, poseer, preservar, ganar, en plenitud, ¿qué?, la gloria, doxa, el peso, la honra, el esplendor, la magnificencia, el señorío, el resplandor, el honor, de nuestro Señor Jesucristo.

     

    Mis hermanos esta es la meta final de la redención, de la salvación, del por qué estamos o venimos a la iglesia, del porqué evangelizamos y nos comprometemos a amar ya obedecer la verdad. No es para conseguir cachivaches que puedes comprar en Walmart o en Amason, o con un corredor de bienes raíces, o en un dealer de autos.

     

    No es para que nunca te enfermes y que no te de flu, o que no se enferme tu hijo, o tu mamá o que no te de cáncer y que vivas en este mundo de violencia, terror e injusticia sin que nadie te moleste, obviamente eso suena contradictorio.

     

    La meta final del Evangelio no es nuestra mejor vida ahora, no es posible, las encuestas dicen que el 100% de cada ser humano que nazca morirá, por más descubrimientos de medicina, por más hospitales, doctores, gimnasios, nutriólogos, porque ellos juren que van a encontrar otro planeta donde vivir. No se puede detener lo inevitable, este mundo no es eterno, hay muerte, y ya lo vimos el reloj está en cuenta regresiva.

     

    Mis hermanos, nuestra meta es eterna, el centro en esta iglesia se llama Cristo, ni siguiera es nuestra comunión, o nuestras amistades, es Cristo. Debemos dejar ya de estar diciendo que no es lo mismo que al principio, ¿qué tal si estábamos haciendo un ídolo de eso y quizá ya nos estábamos desenfocando, haciendo de amistades y lealtades carnales un ídolo?

     

    No mis hermanos, lo más importante en la iglesia de Cristo, cualquiera que esta sea, debe ser Cristo, si nos desenfocamos de él, entonces comenzamos a perderlo todo. Mi mayor tarea no es ser la nana de nadie, tú no puedes encontrar plenitud en mí, soy tu pastor y todo te faltará.

     

    Mi mayor tarea es apuntar tus ojos a Cristo, si él no es real para ti, entonces siempre estarás incompleto, muy pronto tu vida comenzará a carecer de propósito, y una vez más regresarás a una vida llena de derrotas.

     

    Hermanos, por eso aprendemos la Palabra, por eso no nos cansamos de adorar a nuestro Jesucristo, ¿qué hace especial a Calvary? No es siquiera que digan: mira cómo se llevan tan bien; no, ya vimos que eso es no siempre sucede porque somos pecadores.

     

    No, lo más importante es que Cristo es nuestro Salvador y toda nuestra lealtad, atención y vida debe estar ahí, y en él, y si tú permites que Satanás te engañe, haciéndote creer que lo que necesitas es que te inviten a fiestas, o que el pastor no salga de tu casa, o que tengas un amigo en quien llorar en el hombro y te olvidas de lo más importante, muy pronto esta iglesia no va a ser suficiente para ti, ni esta iglesia ni ninguna, no vas a encontrar fuera de Cristo lo que solo puedes encontrar en él.

     

    Si la Palabra de Dios, si la oración, si la adoración a nuestro Señor no te es suficiente para vivir una vida plena y lista para amar, para servir, para perdonar a tu prójimo, nada lo será. Es más, yo te lo declaro: no tengo otra cosa más para ofrecerte, te estaría engañando. Esto que ves, es lo que hay:

     

    Hch 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

     

    Conocer la verdad, andar en amor y vivir en libertad.

     

    Pero, sí te voy a decir algo, y no porque yo sea el pastor de esta iglesia, sino porque yo lo viví. No soy pastor porque mi vida sea un fracaso y no tenga otra cosa mejor que hacer. No decidí dedicarme de tiempo completo a servir al Señor para ver si me hacía rico o famoso porque por otro lado no tenía ni cómo.

     

    No es así, lo hice porque Cristo llenó mi vida, y su Palabra fue suficiente para transformarme y para llenarme, y para darme todo lo que necesito para vivir una vida plena y llena de esperanza, y lo ha hecho fielmente, a pesar de tiempos dificilísimos donde solo había desiertos secos y despoblados, Cristo fue suficiente para mí y mi familia, y lo seguirá siendo, aún con iglesia o sin iglesia, con amigos o sin amigos, con salud o sin salud, con dinero o sin dinero.

     

    En otras palabras, Cristo es suficiente, él es nuestra meta, el único camino a la plenitud es que seas conformado a su imagen, que reflejes su gloria a pesar de que en este tiempo estamos viviendo en este cuerpo que habita el pecado.

     

    Nuestra esperanza es que día reflejaremos sin estorbo toda la gloria de Cristo, todo su esplendor y poder, y ese día será maravilloso, y es ese día el que debemos estar esperando, dice la Palabra:

     

    1 Jn 3:1-3 Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él. 2 Queridos amigos, ya somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga. Pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es. 3 Y todos los que tienen esta gran expectativa se mantendrán puros, así como él es puro.

     

    Rom 8:29 Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor* de muchos hermanos.

     

    Flp 3:21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.

     

    ¡Imagínate! Y todo esto es una obra soberana de Dios, Dios lo quiso así, de manera que un creyente genuino no tiene por qué estar inseguro de su salvación, no puede estar preocupado por el regreso de su Señor, o estar temiendo que el juicio de Dios viene sobre los impíos.

     

    Nosotros hermanos no estamos destinados a juicio, sino a la gloria de nuestro maravilloso Señor y Salvador Jesucristo. Nuestra meta es eterna, y se llama Cristo. El centro de esta iglesia tiene que ser Cristo y solo él.

     

    1. Nuestra responsabilidad es mantenernos firmes en esta gracia y retener la verdad de Dios.

    2 Ts 2:15a Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

    Dice Pablo, así que, un término de conclusión, en otras palabras, no estés temiendo, ¿qué dice Pablo que debes hacer?

     

    1º Mantente firme.

    Es decir, no te muevas de lugar, no gires tus ojos a ningún otro lado que no sea Cristo, mucho menos los pongas en ti mismo, o en gente falible, tu única esperanza es Cristo, imita a los que así hacen, porque ellos son los que crecen, ellos son los que no tropiezan y terminan la carrera y ganan la batalla.

     

    Qué triste es que tengamos tantos años predicando la Palabra y sencillamente te parezca insuficiente, y voltees hacia otro lugar que no sacia y dejes tu lugar de privilegio, el lugar que el Señor te ha concedido y que espera que no te muevas y que seas fiel hasta el final. Pablo le dijo a Timoteo:

     

    2 Ti 2:1 Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

    Parece una contradicción, porque gracia es darnos algo que no nos cuesta, ¿a qué se refiere? Somos débiles, somos sumamente influenciables, tendemos a la incredulidad, tendemos a la autosuficiencia, no nos es natural esperar en Dios, esperar en fe, confiar en las promesas de Dios a pesar de cualquier circunstancia.

     

    Nuestra tendencia es a huir y a cometer los errores de todos esos personajes bíblicos a los que Dios una y otra vez les decía confíen, esperen y ellos desobedientemente, se apresuraban y buscaban seguridad en sus propios esfuerzos, confiando en hombres, confiando en sí misinos, en estrategias humanas, y no en Dios, quien les había prometido.

     

    Por eso nos es necesario agarrar nuestro corazón perverso y engañoso y cachetearlo, y ponerlo en su lugar, y dejar que el Espíritu Santo nos recuerde las promesas, y nos levante, y a pesar del terror que nos hace sentir nuestra carne, estar quietos para ver la salvación del Señor y que solo él se lleve la gloria.

     

    Por eso necesitamos esforzarnos en permanecer en la gracia de Dios, en la fe, eso es lo que hacían grandes hombres de fe como David, como Pablo, como Esteban, y muchos más. Dice en Hebreos, hablando de aquellos hombres de fe que se esforzaron en la gracia y permanecieron firmes en ella:

     

    Heb 12:1-2 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

     

    Niégate a ti mismo, ignora, calla a ese corazón egoísta que exige sus derechos, así no aprendimos de Cristo. Decide despojarte de ese peso extra de pecado, ya no lo tienes que cargar, eres libre, y corre la carrera de la fe con paciencia, ¿cuál es la clave? Pon tus ojos en Cristo, mira cómo él sufrió la cruz manteniéndose firme en la promesa, en la esperanza y mira lo que alcanzó.

     

    Él nos dejó ejemplo, el viene pronto, y solo con nuestros ojos puestos en él es que podremos estar seguros.

     

    Uno más, mira el enfoque de Pablo, el cual es un modelo bíblico, no es falta de amor, es lo que debemos hacer, sin dejar de orar y tomar las oportunidades que tengamos para bendecir a aquellos que se han dejado engañar, debemos proseguir firmes en la tarea que nuestro Señor nos ha dejado, debemos de ser fieles y poner nuestros ojos en él, dice Pablo:

     

    Flp 3:12-14 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

     

    Hermanos, tenemos una meta, tenemos un enfoque, tenemos un ejemplo, al cual cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad por igual de seguir y en la cual perseverar: Cristo. Desenfócate de Cristo y estarás en problemas, inseguro, insatisfecho y enojado con todo mundo, escuchando no al Espíritu Santo, sino a tu carnalidad, y teniendo un cafecito con el diablo.

     

    Muere a ti mismo y así como una de esas gigantescas antenas parabólicas que dirigen hacia los satélites, así dirige tu corazón, tu alma, tu mente y todo tu ser a Jesucristo. Y dice Pablo una cosa más:

     

    2 Ts 2:15a y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

    Obviamente en aquellos tiempos la Biblia no estaba completa todavía, pero, nosotros ya la tenemos, y esta es otra de nuestras responsabilidades para no sentirnos inseguros:

    Retener la Escritura, la verdad.

     

    Tenemos un legado maravilloso que no tiene fin: la Palabra, la cual es nuestra autoridad, nuestro juez. Cualquiera puede dar su opinión, pero delante de la Palabra ninguna opinión humana es superior, ninguna. Hermanos, dejemos de andar con opiniones personales que surgen de nuestra carnalidad, y demos paso a la Escritura.

     

    Una vez más, sin ella estamos en problemas, sin ella solo nos queda la propia prudencia de cada quien, y la Escritura dice:

     

    Isa 5:21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!

     

    Pro 12:15  El camino del necio es derecho en su opinión; Mas el que obedece al consejo es sabio.

     

    Pro 3:5-7 Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. 6 Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. 7 No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al SEÑOR y aléjate del mal.

     

    Cuando no retenemos la Palabra con la que somos enseñados quedamos a merced de nuestros propios pensamientos engañosos. Cuidado hermanos. Qué importante es retener lo que escuchamos y después obedecerlo, ponerlo por obra. Y no está hablando de poner por obra lo que yo creo, o que otros pongan por obra lo que yo creo que debe ser.

     

    Se trata de permanecer en la Palabra, conocer al Señor, seguirlo y obedecerlo con todo nuestro corazón, y créeme, el que permanece en la Palabra su vida da fruto de ello, una vez más ¿cuál es la sabiduría aceptable? ¿Qué dice Santiago?

     

    Stg 3:13-15 Si ustedes son sabios y entienden los caminos de Dios, demuéstrenlo viviendo una vida honesta y haciendo buenas acciones con la humildad que proviene de la sabiduría. 14 Pero, si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras. 15 Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas.

     

    Stg 3:16-18 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. 17 Pero la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. 18 Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia.

     

    No nos movamos de ahí hermanos, es el único lugar seguro, ahí encontraremos libertad, unidad, protección, no debemos racionalizar esto, no debemos justificarnos, sembremos semillas de paz y recogeremos justicia. ¿No ves fruto en tu vida? No estás reteniendo la Escritura, ¿se acuerdan de la parábola del Sembrador?

     

    Si tu corazón está duro para recibirla Satanás siempre robará lo que escuchas. Si eres superficial y solo estás centrado en ti mismo, y tu supuesta fe surge de tus emociones, y de tu propia prudencia, tropezarás a la primera prueba.

     

    Si tu corazón está lleno de los afanes de este mundo, del engaño de las riquezas, de ídolos mundanos, todo eso ahogará siempre las promesas de Dios, siempre será difícil para ti dar pasos de obediencia, porque amas demasiado tus ídolos, y nunca darás fruto.

     

    Pero, ¿cuál es la que lleva fruto?

     

    Mat 13:23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

     

    Luc 8:15 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a las personas sinceras, de buen corazón, que oyen la palabra de Dios, se aferran a ella y con paciencia producen una cosecha enorme.

     

    Mar 4:20 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que oyen y aceptan la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».

     

    Hermanos de Calvary, estamos en una segunda etapa, oigamos la Palabra, pero, propongámonos entenderla, propongámonos con toda sinceridad y motivos puros aferrarnos a ella, perseverando con paciencia, propongámonos aceptarla con humildad, y si ella contradice nuestra propia prudencia, entonces cambiemos nosotros, y no pretendamos ser más listos que Dios.

     

    Esta es nuestra responsabilidad, Dios ha puesto la mesa, el Señor nos ha dado todo el equipo necesario para jamás caer. Porque quizá alguien esté pensando con todo esto del engaño y lo que vimos las semanas anteriores:

     

    Qué difícil, qué inseguro, qué tal si soy engañado, qué tal si no permanezco. Si estás en Cristo permanecerás, estarás seguro y no serás engañado, él te llevará hasta el fin. Mi pregunta sería, ¿de veras planeas no estar en Cristo? Entonces, eso debería hacerte dudar si verdaderamente has creído.

     

    Yo no tengo dudas, sé quién me llamó, entiendo con quién quiero estar, y con quién no quiero tener nada que ver. Y Chuy, he entendido el costo de caminar con Cristo: el costo es mi vida, es morir a mí mismo, es negarme, es tomar mi cruz y seguir a mi Señor, nada menos que eso acepta el Señor.

     

    Pero, sí te voy a decir algo, no encontré, ni encuentro, ni encontraré un lugar mejor, que estar sentado con mi Señor, por fe, en los lugares celestiales. No planeo ir a ningún lado, a pesar de lo que sea, porque soy suyo. No existe otra verdad, solo hay una: la Escritora, el resto es opinión humana, y el humano está descompuesto, no te lo recomiendo. Y por eso cierra Pablo esta sección:

     

    • Solo en Cristo está la consolación, la esperanza y la seguridad.

    2 Ts 2:16a Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna

    Algunas cosas que no debemos perder de vista son estas, Jesucristo nuestro Señor, nuestro guía, a quien hemos entregado, se supone nuestra voluntad, y nuestras vidas. Y Dios, nuestro Padre, nuestro protector, proveedor, salvador, la fuente de todo lo que necesitamos para la vida y la piedad, quien, junto con Cristo, son uno.

     

    Él nos ha amado. Si quieres conocer lo que es el amor, necesitas conocer a Cristo, y esto lo podemos ver con claridad en su Palabra, su amor no solo es un sentimiento, incluye decisión, sacrificio, servicio, incluye su verdad, incluye disciplina, instrucción, exhortación.

     

    Él nos ha amado, y su amor nos trae consuelo, ayuda, estímulo, también se traduce como salvación, liberación, y es temporal como el consuelo del que dependemos muchas veces. Estamos preocupados, pues vamos al cine, nos sentimos medio amargados, comámonos un chocolate, hagamos esto, o aquello. Consuelos temporales que realmente nos distraen solo por momentos.

     

    Pero, nada como el consuelo eterno que podemos encontrar en Cristo, en su Palabra. Sería una buena meta como cristianos: Señor enséñame a encontrar y a comprender lo que es tener un consuelo eterno, el cual me sirva para cualquier circunstancia, cualquier momento, cualquier situación. ¿Cuántos textos tienes como consuelo? Yo tengo varios, pero uno me encanta:

     

    Rom 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

     

    Otro que me encanta es este:

     

    Jud 1:24-25 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

     

    Consuelo también significa súplica, llamar al lado de uno, y es lo que el Señor siempre está haciendo: ven hijo, ven hija, yo soy tu salida, solo yo. Pero, requieres de fe, de obediencia, de paciencia, de negarte a las demandas de tu carne.

     

    Porque a veces estamos muy acostumbrados y engañados por darle tanto a nuestra carnalidad, y sentimos que se nos va la vida cuando no atendemos pronto a esas demandas. Si todo te aburre rápido, si eres de los que tienen hambre, frío, calor y si no están a gusto pierden el estilo. Si tienes alguna adicción y sientes morir si no te fumas un cigarro, si no ves la tv, etc.

     

    Entonces necesitas un buen tiempo de ayuno de alguna de esas cosas, dejar que el Espíritu Santo te muestre tu verdadera necesidad, tu verdadera hambre y aprender a valorar y a disfrutar el ser saciado en tu espíritu por el Espíritu de Dios, y entonces hallar consuelo eterno.

     

    Deberías pensar en dónde buscas consuelo, si no es en Cristo y en sus promesas eternas, te aseguro que tus consuelos son de muy corta duración. No solo eso, nos ha dado una buena esperanza:

     

    2 Ts 2:16b buena esperanza por gracia,

    Una vez más, ¿qué es aquello que piensas que si solo tuvieras eso ya estarías completo, ya no pedirías más? Checa bien, porque fuera de las verdades eternas, todo es un espejismo, todo son vanidades, lo llama la Escritura, son ilusiones.

     

    De pronto nos formamos ideas de cómo debería ser nuestra vida, y lo peor es que esa idea no viene de Dios ni de su Palabra, viene de nuestros complejos, de nuestras vidas lejos de Dios, de lo que aprendimos en libros, películas o programas de TV.

     

    Y te voy a decir algo, si tu esperanza es temporal, así de corta es, y muy pronto te vas a hallar desesperanzado. Esperanza es la palabra

    elpis

    . El gozo anticipado de algo que es ciertísimo que sucederá.

     

    No es un último recurso, sino el recurso que te mantiene de pie en cualquier situación, sabiendo que Dios es bueno, justo, fiel, que no cambia, que te ama, que te perdona, que viene por ti, que nada te puede arrebatar de su mano.

     

    Y me encanta, dice: por gracia, no tiene que ver contigo o conmigo, como comencé, te lo digo hoy, no tiene que ver con tu desempeño o capacidad. Estos son las lecciones más difíciles de aprender porque somos orgullosos, no nos gusta que la gracia de Dios exhiba nuestra incapacidad, nuestra necesidad total de Dios.

     

    La gracia de Dios, su amor soberano nos es muy difícil porque aplasta nuestro orgullo, porque solo Dios recibe todo el mérito, porque solo exalta a Dios, porque solo él recibe alabanza.

     

    Pero, al mismo tiempo es maravilloso porque nos provee de este gozo maravilloso, nos inspira a responder a este amor, y vivir para el Señor en santidad, y nos llena de seguridad, porque no tengo que ponerme guapo para que él me ama, ya lo hizo, y nada que yo haga puede hacerle cambiar de opinión.  Y por último dice:

     

    2 Ts 2:17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

    Que todo esto haga dos cosas: exhorte, aliente, amoneste anime, le exija a nuestros corazones a vivir confiados y llenos de esperanza en Cristo. Y lo último, nos confirme, ¿qué significa esto? Que nos establezca, se traduce también nos haga fijos firmemente, nos afirme. En otras dos cosas: En toda palabra y obra. Qué importante hermanos, la Palabra nos enseña una y otra vez:

     

    Mat 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

    Y si tu tesoro es temporal cuando este falte o se destruya, lo mismo pasará con tu corazón, quedarás descorazonado, confundido, en miseria.

     

    Mat 12:33-36  O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. 34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. 36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

     

    Monitorea tus palabras, monitorea tus pensamientos, y pide gracia al Señor para que cambien y verdaderamente le traigan gloria, dos más:

     

    Mat 15:18-19  Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. 20 Estas cosas son las que contaminan al hombre;

     

    Pro 4:23 Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida.

     

    Porque es ahí donde entendemos, donde está nuestra voluntad y pensamientos, es ahí donde decidimos qué creer, qué seguir, quiénes vamos a ser, si amaremos la verdad, o la mentira, si seguiremos a nuestro maestro y Señor, o a la vanidad de nuestro perverso corazón, manipulado por Satanás y su influencia mundana.

     

    Y me encanta que la gracia del Señor es suficiente, por eso: mantente firme en ella, retén la Escritura, retén la verdad, ámala y ella te amará, cuídala en tu corazón y ella te cuidará, te llenará de esperanza, y a pesar de cualquier situación podrás estar seguro, sin temor de nada.

     

    Mis hermanos reenfoquemos nuestra mirada y nuestro corazón, aquí está Cristo, Cristo es la cabeza de esta iglesia, su Palabra es nuestra esperanza, nuestra seguridad. Mamás, qué buen regalo el recordar todas estas cosas, el amor del Señor sobre tu vida, no estás sola, no te dejes engañar, no abandones al primer hombre de tu vida, a Jesucristo tu Señor.

     

    Y atodos, les invito a que juntos tomemos un compromiso de mantenernos firmes en la gracia, de conocer este amor maravilloso que excede a todo conocimiento, y que hagamos nuestra la oración de Pablo:

     

    Efe 3:14-17 Cuando pienso en todo esto, caigo de rodillas y elevo una oración al Padre,15 el Creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra.16 Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. 17 Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. 18 Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor.

     

    Efe 3:19-21 Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. 20 Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. 21 ¡Gloria a él en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde hoy y para siempre! Amén.

     

     

  • May 7, 20172 Tesalonicenses 2:6-12 “La importancia de entregarnos a la verdad amarla y obedecerla” parte 2
    May 7, 2017
    2 Tesalonicenses 2:6-12 “La importancia de entregarnos a la verdad amarla y obedecerla” parte 2

    LA IMPORTANCIA DE ENTREGANOS A LA VERDAD AMARLA Y OBEDECERLA

    (Parte 2)

    2 Tesalonicenses 2:6 – 12

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    Como cada libro de la Biblia esta carta nos enseña principios maravillosos, y creo que la enseñanza central de esta carta es el regreso de nuestro Señor, alrededor de lo cual surgen los demás principios.

     

    Vivimos en los últimos tiempos, el Señor viene, está por llegar, y él está esperando encontrarnos ocupados en su reino, haciendo lo que nos ha mandado en su Palabra, listos para ser recogidos por él o cuando venga por su iglesia, o cuando termine nuestro tiempo en este mundo, ya que ciertamente no somos eternos aquí, y podemos partir en cualquier momento, como se dice: nadie tiene la vida comprada.

     

    Estos tesalonicenses nos inspiran, a pesar de tan fuerte persecución y sufrimiento que estaban viviendo por causa del Evangelio, ellos seguían creciendo en fe, en amor, perseverando en la verdad, seguros de que ningún sufrimiento o persecución en Cristo es en vano, ya que Dios ganará, él es el soberano vencedor.

     

    Vemos en ellos cómo una fe auténtica no es debilitada por los problemas, sino que, es fortalecida, cómo estas situaciones no son enemigas, sino instrumentos de entrenamiento para crecer en la fe, entendemos que las aflicciones por causa de la verdad son una muestra el amor de Dios, quien nos está haciendo dignos de su reino. No así una fe falsa, la cual es destruida por pruebas y dificultades.

     

    Somos atribulados sencillamente porque no estamos en casa, porque gracias a Dios no fuimos creados para este mundo de injusticia, pecado, violencia, enfermedad, dolor y demás. Lo mejor está por venir.

     

    Como decía Pablo, si solo esperamos en este mundo, y no hay una realidad eterna, y Cristo no está vivo, y no viene por nosotros, somos los más dignos de conmiseración. Qué vida tan vacía y sin propósito es una vida que espera ser feliz y completa bajo los valores tan superficiales y falsos de este mundo.

     

    Pero, no es así, el mundo y su filosofía aborreció a Cristo, quien vino a salvarle, fue rechazado por él, y él regresa por lo que es suyo. Este mundo no es de los seres humanos, es de Dios, quien ofrece perdón, libertad de pecados, salvación a través de Jesucristo.

     

    Por eso una de las cosas más importantes que esta carta nos enseña es lo necesario de tener una perspectiva eterna, una esperanza eterna que nos mueva a perseverar viviendo una vida santa para el Señor.

     

    Un correcto entendimiento del fin de los tiempos, nos mantiene sanos en la fe, nos lleva a ser obedientes a la verdad y disciplinados para no caer en la ociosidad y en orgullo espiritual, llevándonos a dar un testimonio eficaz al mundo.

     

    Y dice Pablo, es cierto, hoy pareciera que el mal es el que gana y que nadie hace nada al respecto, en momentos parecería que Dios está dormido, pero no es así, Dios tiene un orden, dice en 1 Pedro:

     

    1 Pe 4:17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios!

     

    Esta carta nos llena de esperanza, al enseñarnos que Dios está listo para hacer justicia, ese día no llega porque él es misericordioso y no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento.

     

    Pero, claramente la Biblia nos enseña que en el regreso del Señor ciertamente hay retribución y recompensa, tribulación para el incrédulo, pero reposo para el creyente, castigo eterno para el incrédulo, pero, gozo indescriptible para el creyente. Vimos que no se trata de ser buenos o malos, de hacer buenas obras o malas obras, sino de fe, de creer o no creer en el testimonio de Dios, en el Evangelio, en el Señor Jesucristo.

     

    Vemos nuestra necesidad de orar para que estas realidades afecten nuestras vidas y nos hagan experimentar la gracia eficaz del Señor.

     

    La semana pasada vimos la importancia de entregarnos a la verdad en cuerpo, alma y voluntad; cómo necesitamos tener convicciones que surjan de la única verdad que existe, y estar constantemente vigilando nuestro corazón, poniendo la verdad y el amor de Dios como el filtro, como el juez de lo que sentimos y pensamos.

     

    Estamos viendo cómo falsos maestros estaban tratando de confundir a los creyentes, trayendo la mentira de que la gran tribulación, los últimos 7 años de la historia de este mundo, ya estaban en marcha.

     

    Y por causa de esta mentira la joven iglesia de tesalónica había entrado en pánico y había perdido el gozo, pensando que Dios ya les había abandonado, y Pablo les escribe para confortar sus corazones, sin entrar en grandes detalles, les recuerda algunas cosas de las cuales ya les había hablado.  

     

    Primeramente, les responde con un hecho contundente:

     

    2 Ts 2:3-4 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

     

    No importa qué difícil se vea la situación, si hay guerras o rumores de guerras, temblores, huracanes, tornados, hambre, y demás.

     

    Para que estemos en este último período de 7 años donde esta tierra será juzgada y su historia terminará, necesita haber llegado este hombre peculiar, sinigual, denominado el anticristo, el que se opone a Cristo y el que pretende suplantar a Cristo, justo lo que escribe Pablo en este texto. También llamado el cuerno pequeño, en Daniel, y la bestia en Apocalipsis.

     

    Quien como vimos la semana pasada será un líder mundial como ningún otro, sobre quien estarán los reflectores del mundo entero. Él manejará la política, la economía, la religión y demás de manera que, durante los 3 años y medio primeros, se ganará la confianza del mundo entero, trayendo paz en medio oriente. Y finalmente el templo de los judíos será reconstruido.

     

    Pero, al cumplirse estos tres años y medio, se quitará la máscara y se convertirá de ser un carismático político en quien el mundo entero puso su confianza, en un dictador implacable que exigirá adoración para sí mismo, pretenderá suplantar a Dios, y matará a dos terceras partes de los judíos, junto con los que se rebelen contra él, dice la Palabra:

     

    Dan 9:27 El gobernante firmará un tratado con el pueblo por un período de un conjunto de siete, pero al cumplirse la mitad de ese tiempo, pondrá fin a los sacrificios y a las ofrendas. Como punto culminante de todos sus terribles actos, colocará un objeto sacrílego que causa profanación hasta que el destino decretado para este profanador finalmente caiga sobre él». (NTV)

     

    Vimos bastante acerca de él la semana pasada, escucha el mensaje para que te pongas al corriente. Pablo lo llamó el hijo de perdición, el hombre de pecado, quien traerá un tiempo de rebelión en contra de Dios como nunca antes.

     

    El día de hoy todavía hay quien se levanta en contra de prácticas tan horribles como los millones de niños asesinados en el vientre de su madre. O en contra del pecado del homosexualismo. No solo eso, sino la industria del sexo, la esclavitud y algunas cosas que hasta hoy son ilegales, en ese tiempo serán legales, y la maldad se levantará como nunca antes.

     

    En este último tiempo la apostasía, el abandono de toda verdad bíblica, de Dios y todo lo que tenga que ver con él, llegará a su máximo apogeo.

     

    Claro, solo serán estos siete años, y tú lo puedes leer en Apocalipsis, además de que, todo esto no estará sucediendo sin que el juicio de Dios también se esté manifestando sobre la tierra.

     

    Este hombre malvado llamado el anticristo, “el hombre de pecado”, el hombre “sin ley”, el hombre de anarquía lo traducen también. Quien vivirá en continua rebelión y blasfemia contra Dios y su ley, este hombre será el héroe de toda la gente que escogerá vivir sin ley. En este tiempo habrá una rebelión contra Dios generalizada sin precedentes.

     

    El hijo de perdición lo llama Pablo también, hijo de destrucción, así como un hijo comparte las características y la naturaleza de su padre, el padre de este hombre será la perdición, la destrucción. Pero, Gracias a Dios tú y yo y todos aquellos que hayan creído en el Evangelio y sigamos a Jesucristo no estaremos presentes, desde la carta anterior, pero es importante entender estos principios para estar seguros en la fe.

     

    Hoy veremos la segunda parte de esta mini, mini serie llamada. LA IMPORTANCIA DE ENTREGANOS A LA VERDAD AMARLA Y OBEDECERLA (Parte 2). Y veremos los versículos 6 en adelante. Demos lectura:

     

    1. El día de hoy el anticristo está siendo detenido, pero hay un tiempo determinado en que sin duda se manifestará.
     

    2 Ts 2:6 Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.

    1º Este tema no era extraño para ellos, Pablo ya había hablado con claridad acerca de todas estas cosas, solo que ellos habían permitido que el temor los invadiera debido a las maquinaciones de estos falsos maestros.

     

    2º El hecho de que este hombre se dé a conocer, representa el principio del juicio final para la tierra, de manera que el Señor tiene especificado un tiempo que solo él conoce, hay un tiempo señalado para dar comienzo a este evento final.

     

    El rapto de la iglesia y la aparición del anticristo son eventos que no necesitan más profecías para que se cumplan, el escenario está listo, los tiempos son los correctos, pero, dice Pablo, esto no ha sucedido porque hay algo que está deteniendo a este hombre.

     

    El día de hoy el anticristo está siendo sujetado, está siendo refrenado, retenido, algo le sigue impidiendo el paso, ¿qué será? ¿qué lo detendrá?

     

    Hay quienes dicen que es la predicación del Evangelio que cuando se predique a todas las naciones entonces vendrá el fin, otros que es la iglesia, la cual es la sal de la tierra y la luz del mundo, y cuando esta sea quitada, habrá libertad plena para el mal, otros que es el mismo gobierno humano mientras sostenga cierta moralidad, otros que es el arcángel Miguel.

     

    Según lo que yo veo en la Biblia, puede ser un poco de todo, pero a la misma vez es una sola cosa: el poder soberano de Dios, la paciencia y la misericordia de Dios sobre este mundo.

     

    Quien definitivamente pone los gobiernos y de ahí sujeta la maldad para que aún con toda la corrupción que pueda haber, hay leyes, hay cárcel, porque no es verdad que todos los que están ahí son inocentes y que los culpables están libres. Definitivamente hay injusticias, pero no es la norma, los que hacen el mal reciben el mal.

     

    La iglesia, por más que es el cuerpo de Cristo, no es completamente santa, y por sí misma sería incapaz de detener a Satanás, sin embargo, Dios sigue escuchando las oraciones de los santos, Dios sigue protegiendo a su iglesia y la sigue utilizando para su gloria.

     

    Pero, en su soberanía el Señor vendrá por ella, y cuando ella sea quitada de en medio, también habrá camino libre a la maldad, y las circunstancias serán las óptimas para que este mesías satánico se manifieste.

     

    Miguel, o Gabriel, leemos en el libro de Daniel cómo estos seres angelicales luchan, batallan, se oponen al poder de Satanás, pero, siempre los vemos sujetos a su Señor. En Judas 1:9 podemos ver cómo Gabriel ni siquiera se atreve a pelear contra Satanás.  Sin embargo, hay uno que tiene poder soberano e inigualable, dice Daniel:

     

    Dan 2:20-22 y dijo: «Alabado sea el nombre de Dios por siempre y para siempre, porque a él pertenecen toda la sabiduría y todo el poder. 21 Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos. 22 Él revela cosas profundas y misteriosas y conoce lo que se oculta en la oscuridad, aunque él está rodeado de luz.

     

    El poder inigualable y soberano de nuestro Dios altísimo, de nuestro Salvador, quien tiene en perfecto control cada suceso, hasta que llegue el tiempo de su manifestación y su victoria total.

     

    No solo la omnipotencia de Dios lo detiene, ¿sabes qué otra cosa? Su paciencia, él sigue alargando el tiempo de su ira, él sigue siendo paciente, como dice Pedro:

     

    2 Pe 3:9, 15 En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido, quiere que todos se arrepientan… 15 Y recuerden que la paciencia de nuestro Señor da tiempo para que la gente sea salva.

     

    Su misericordia, su amor, dice en Romanos:

     

    Rom 2:4 ¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti? ¿No ves que la bondad de Dios es para guiarte a que te arrepientas y abandones tu pecado? 5 Pero eres terco y te niegas a arrepentirte y abandonar tu pecado, por eso vas acumulando un castigo terrible para ti mismo. Pues se acerca el día de la ira, en el cual se manifestará el justo juicio de Dios. 6 Él juzgará a cada uno según lo que haya hecho.

     

    Es Dios mismo, quien nos ama, quien nos dejó tan claro esta intención de su corazón que dice en Juan:

     

    Jua 3:16-18 »Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 »No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios.

     

    Es el poder soberano y la sabiduría de nuestro Dios el que dirá cuando es tiempo de que el anticristo se manifieste. Y por un corto período de tiempo, Dios le dará mayor poder e influencia, no total claro, porque Satanás lo destruiría todo.

     

    1. El hecho de que el anticristo esté siendo sujetado no significa que el mal no siga adelante.

    2 Ts 2:7a Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad;

    Esto es, aunque nosotros como creyentes no lo vayamos a conocer, su maldad si sigue en aumento, y como lo vamos a ver más adelante, su mayor estrategia es la mentira, el engaño. Pero, ya está operando, y no solo lo pienses como un complot allá en la casa blanca, o allá en la Comunidad Económica Europea.

     

    Si bien definitivamente en los gobiernos, Satanás secretamente está operando y acomodando todo para poder sacar a la luz a su enviado. Este misterio no solo está operando a nivel gubernamental, sino en toda institución humana, como ya lo hemos visto, en cada persona que no decide darle paso a la verdad del Evangelio, dice en Efesios:

     

    Efe 2:1 Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. 2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios.

     

    Cada grupo anti Dios que se levanta, cada filosofía anti Dios, el ateísmo, el humanismo, el materialismo, todo este asunto de que somos un mero accidente, y que nada que sea espiritual existe, solo somos materia, y químicos que por suerte se mezclaron y dieron por accidente la vida tan compleja que vivimos hoy, los grupos pro aborto, el movimiento gay, pedastras, mafias de cualquier tipo.

     

    Todo este espíritu de: no tengo que darle cuentas a nadie, tengo que vivir mi vida al máximo sin pensar en consecuencias eternas. Solo existe el aquí y el ahora, el dinero es mi Dios, el vivir codiciando y vivir para satisfacer los deseos de mis ojos, idolatrando todo lo que la tv, o los medios me venden como la fuente de la felicidad o del respeto.

     

    Los apetitos de mi cuerpo, vive para auto satisfacerte a cualquier costo, no importa si en el camino te destruyes a ti mismo, a tu familia, contribuyes a la esclavitud sexual de jovencitas menores de edad, de niños utilizados para el comercio.

     

    Y no solo eso, la idolatría a hobbies, la gente es capaz de abandonar a su familia, a su cónyuge o a sus hijos por diferentes tipos de juegos que al principio comenzaron como inofensivos, pero que terminaron definiendo sus vidas, al punto de que alguien es capaz de matar a un contrincante en el estadio de futbol, o de enemistarse porque no tienen el mismo gusto por el mismo equipo.

     

    El orgullo de ser reconocido y de preferencia adorado por mis logros, y que se me hagan homenajes, o se levanten estatuas en mi nombre, o que, a calles, a ciudades, a becas de la escuela, a descubrimientos que yo hice se les ponga mi nombre, y yo sea “inmortalizado”, o al menos que mis cuates digan: órale con el Chuy, si la hizo en la vida.

     

    Raíz de todos los males es el amor al dinero, todos estos ídolos de adicciones de cualquier tipo, sea a la lascivia, al alcohol, o a cualquier otra droga. Toda esta codicia de poder y control a cualquier costo. Todas estas cosas son manipuladas por este ministerio de maldad, el cual está trabajando en mentes, corazones y almas de personas, nublando su mente, endureciendo sus corazones, dice Juan:

     

    1 Jn 2:18 Queridos hijos, llegó la última hora. Ustedes han oído que el Anticristo viene, y ya han surgido muchos anticristos. Por eso sabemos que la última hora ha llegado.

     

    ¿Cómo vemos esto? El mal, las mentiras, la hipocresía, la inmoralidad, la falsa religión, las obras de la carne, todo esto va invadiendo cada generación en el mundo y con cada generación cada vez se va haciendo peor.

     

    Como ya lo mencioné idolatría de todo tipo, drogadicción, alcoholismo, pornografía, homicidio, fornicación, robo, incredulidad, adulterio, homosexualidad, hostilidad, peleas, ambiciones egoístas, divisiones, envidias, peleas, discordias, que como dice en Romanos, no solo las hacen, sino que se también se complacen con los que las practican, y continúa en Gálatas:

     

    Gál 5:21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.

     

    Y ¿quién crees que está a cargo acomodando medios de comunicación, falsa religión y demás, para que cuando este hombre se manifieste la gente lo acepte como el príncipe de todas estas cosas, lo abrace entregándole su corazón por completo?

     

    El misterio de la iniquidad, iniquidad es esto: anarquía, sin ley. ¿Qué es lo que hoy en día la gente incrédula más manifiesta? No quiero un Dios que me juzgue, no quiero su ley, quiero la mía, quiero hacer lo que yo quiera y que nadie se meta conmigo.

     

    Este misterio ya está en operación, y cuando el mesías de Satanás se manifieste, todo el cuadro mundial y el corazón de los incrédulos va a estar listo para recibirlo, el espíritu anti Dios será general, en todo el mundo, en toda nación, en toda cultura, como ya lo vamos viendo avanzar hasta hoy. Y dice:

     

    2 Ts 2:7b sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. La NTV lo traduce: 2 Ts 2:7 Pues esa anarquía ya está en marcha en forma secreta, y permanecerá secreta hasta que el que la detiene se quite de en medio.

     

    ¿Quién es este? El Espíritu Santo, claro, no está diciendo que se va a ir del mundo, eso es imposible, él es el Dios omnipotente y omnipresente, vemos que él va a seguir con su obra redentora porque en Apocalipsis, aún en medio de la gran tribulación vemos que habrá salvación, habrá gente que crea, en especial el remanente de los israelitas y gente que se arrepienta en ese tiempo.

     

    Pero, lo que sí va a suceder es que el Espíritu Santo se hará a un lado, y le dará cierta autoridad a Satanás y a su enviado para darle lugar a los últimos 7 años de este mundo como lo conocemos, para después ser juzgado, dice el verso 8:

     

    • Aunque manifestará todo el poder de las tinieblas su tiempo será limitado, y en un instante será destruido.

    2 Ts 2:8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;

    Apokalúpto, que significa quitar cubierta, revelar, descubrir. Finalmente, con toda la mesa puesta y el escenario listo, los corazones de los malvados dispuestos, sin la iglesia de por medio, y con luz verde de parte del Espíritu Santo, se dará a conocer y arremeterá con todo su odio contra los que pretendan hacer lo bueno, y terminará por engañar a todos los que no quisieron la verdad, pero, será por poco tiempo, dice en Apocalipsis 12:12b:

     

    Apo 12:12b ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

     

    Inicuo, la misma raíz de iniquidad, en contra de la ley, algo ilegal; este hombre será la manifestación plena del espíritu del anticristo, entregado totalmente a Satanás. Y este hombre, el violador de la justicia, el infractor, el transgresor de la ley, el hombre de pecado, maldad y destrucción será derrocado.

     

    Estando en la cima de su poder, cuando pareciera que es invencible, ejerciendo un poder sin igual en toda la historia humana, será aniquilado, todo su poder y esplendor serán aplastados sin esfuerzo, en un momento por nuestro Salvador, el creador del universo.

     

    Nuestro Señor en un instante aplastará toda su pompa y poder, pero, no solo eso, sino que su influencia demoniaca será también aniquilada, destruir es la palabra dejar sin efecto, inutilizar, invalidar, abolir, deshacer, suprimir.  Dice en Daniel 11:45:

     

    Dan 7:26-27 Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, 27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

     

    Apo 17:11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

     

    Apo 19:20  Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.

     

    Después de estos últimos tres años y medio, el Señor dirá: basta, se te acabó el veinte. Y así como hubo un tiempo para su aparición, en muy poco tiempo, en el momento señalado llegará su destrucción. Y mira cómo lo hará, con el aliento de su boca, el pneuma, el Espíritu Santo, quien habló y todo fue hecho, de la misma manera dirá: ¡hasta aquí!

     

    Así de soberano y poderoso es nuestro Señor, por eso no debes perder el tiempo temiendo a Satanás, teme a Dios, guarda sus mandamientos, conócelo, ámalo, enamórate de él, de eso depende tu vida.

     

    Mira cómo lo describe Juan:

    Apo 1:16 Tenía siete estrellas en la mano derecha, y una espada aguda de doble filo salía de su boca. Y la cara era semejante al sol cuando brilla en todo su esplendor.

     

    Y mira cómo describe su final:

     

    Apo 19:15-16, 21 De su boca salía una espada afilada para derribar a las naciones. Él las gobernará con vara de hierro y desatará el furor de la ira de Dios, el Todopoderoso, como el jugo que corre del lagar. 16 En la túnica, a la altura del muslo, estaba escrito el título: «Rey de reyes y Señor de señores» ... 21 Todo su ejército fue aniquilado por la espada afilada que salía de la boca del que montaba el caballo blanco. Y todos los buitres devoraron los cuerpos muertos hasta hartarse.

     

    Mira a cómo lo describe Isaías:

     

    Isa 11:4b La tierra temblará con la fuerza de su palabra, y bastará un soplo de su boca para destruir a los malvados.

     

    Imagínate si Satanás el príncipe de las tinieblas y del reino de maldad no puede resistir ante el simple soplo del Señor, y queda aniquilado con su sola presencia, ¿dime qué será de aquellos que engañados piensan que podrán argumentar con Dios?

     

    Y no durará mucho, me encanta su final, no importa qué tan feroz se vea, o qué espantoso, cuanto ladre como perro rabioso, cuánta publicidad le hagan en esta tierra, cuánto tiempo estuvo haciendo maldad y engañando a las naciones, cuánta gente se le unió, pensando que la unión hace la fuerza, y que la voz del pueblo es la que manda.

     

    Para nada, en primer lugar, él fue juzgado en la cruz del calvario, y está vencido, y al final perderá, no resistirá ni un solo instante la Palabra, ni la presencia del Todopoderoso su destino está escrito, y el Todopoderoso, el único digno de ser temido y respetado lo firma y lo afirma.

     

    No sé a cuál equipo quieras pertenecer, pero, yo prefiero estar en el equipo ganador, no en el que me engaña en mi orgullo y mi carnalidad, y solo me infla, pero que al final me dejará miserable y condenado. Y dice:

     

    1. Su mayor poder es el engaño, la mentira.

    2 Ts 2:9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,

    Aquí pablo menciona la palabra que siempre se menciona para la aparición de Cristo,

    parousía

    , el advenimiento, la presencia, la venida, la gran aparición. Pero, aquí hay una diferencia, es Satanás quien lo respalda, todo el poder de las tinieblas estará en acción en este hombre.

     

    Enérgeia, eficiencia, actividad, operación, poder, fuerza, potencia, de Satanás. Dunamis, poder milagroso. Semeíon, señales, milagros que apuntan a quien las realiza, que pretenderán mostrar que él es divino. Teras,

    prodigios.

     

    Es interesante, todas estas palabras siempre se mencionan con respecto a Cristo, pero, recordemos que Satanás es un suplantador, y pretenderá imitar en todo a Dios, porque él quiere ser como Dios, aunque sea por este tiempo.

     

    Y todo esto dice que es mentiroso, no porque Satanás no tenga poder, aunque algunas sí serán falsificadas, como su muerte y resurrección, otras sí manifestarán el poder sobrenatural de Satanás. Imagínate, la gente va a quedar asombrada, impactada, con la boca abierta.  

     

    Pero todo esto serán mentirosos, en el aspecto de que servirán para engañar a la gente y hacerla pensar que él es Dios y que es invencible, y que el reino de maldad que tanta publicidad se le hizo por toda la historia humana era verdad. Cuando no saben que, no importa qué tan imponente sea, su fin está a la vuelta de la esquina. Dice en Apocalipsis de estas señales:

     

    Apo 13:3-5 Vi que una de las cabezas de la bestia parecía estar herida de muerte, ¡pero la herida mortal sanó! Todo el mundo se maravilló de este milagro y dio lealtad a la bestia. 4 Adoraron al dragón por haberle dado semejante poder a la bestia y también adoraron a la bestia. «¿Quién es tan grande como la bestia? —exclamaban—, ¿quién puede luchar contra ella?». 5 A la bestia se le permitió decir grandes blasfemias contra Dios, y se le dio autoridad para hacer todo lo que quisiera durante cuarenta y dos meses. (NTV)

     

    ¿Te fijas?, el dragón es Satanás quien se hace pasar por Dios, la bestia es su mesías, quien se hace pasar por Cristo, y su profeta, el cual se hace pasar por el Espíritu Santo, quien irá por todos lados ganando influencia para la bestia y el dragón. Y dice:

     

    Apo 13:6-8 Y abrió la boca con terribles blasfemias contra Dios, maldiciendo su nombre y su habitación, es decir a los que habitan en el cielo. 7 Además se le permitió a la bestia hacer guerra contra el pueblo santo de Dios y conquistarlo; y se le dio autoridad para gobernar sobre todo pueblo y toda tribu, lengua y nación. 8 Y adoraron a la bestia todos los que pertenecen a este mundo cuyos nombres no estaban escritos en el Libro de la Vida antes de la creación del mundo, el libro que le pertenece al Cordero, que fue sacrificado.

     

    Apo 13:11 Luego vi a otra bestia; ésta salía de la tierra. Tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba con la voz de un dragón. 12 Ejercía toda la autoridad de la primera bestia y exigía que toda la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia, la que se había recuperado de su herida mortal. 13 Hacía milagros asombrosos, incluso que cayera fuego del cielo a la tierra mientras todos observaban.

     

    Apo 13:14 Con los milagros que se le permitió hacer en nombre de la primera bestia, engañó a todos los que pertenecen a este mundo. Les ordenó que hicieran una gran estatua de la primera bestia, la que estaba herida de muerte y después volvió a la vida. 15 Luego se le permitió dar vida a esa estatua para que pudiera hablar. Entonces la estatua de la bestia ordenó que todo el que se negara a adorarla debía morir.

     

    ¿Te das cuenta cómo no todo lo que brilla es oro? ¿Entiendes la necesidad de estar en la verdad y saber reconocerla? No todo se trata de milagros, se trata del mensaje, de quién es al final glorificado. Todo lo que hace el Espíritu Santo glorifica exclusivamente a Cristo, y todo lo que hizo Cristo trajo gloria a su Padre.

     

    Y cada milagro de Cristo sencillamente respaldó la verdad, el Evangelio, fue luz, la gente no fue salva por los milagros, o por creer en ellos, sino por creer a Cristo a su verdad. No así Satanás, quien utilizará estos prodigios para engañar, para ganar lealtad y credibilidad de los crédulos, no de los creyentes, quedarán engañados. Y veamos quienes son los que quedarán engañados.

     

    1. El engaño es para los incrédulos, para los que amaron sus tinieblas y decidieron rechazar la verdad.

    2 Ts 2:10a y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden,

    Engaño también se traduce como seducción, sutileza, fraude, artimañas, placeres de lujuria, de codicia. Por ejemplo, se usa cuando en la parábola de las semillas el Señor habla del que fue sembrado entre espinos y el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra.

     

    En Efesios cuatro nos dice que el viejo hombre está corrompido por los deseos engañosos de la codicia y la lujuria, Colosenses nos habla de la engañosa y vana filosofía de tradiciones humanas. Hebreos 3 nos dice que no nos dejemos endurecer por el engaño del pecado, el cual siempre nos ofrece mucho y solo nos trae miseria. Pero, todo esto tiene que ver con esta seducción, y artimañas.

     

    Imagínate, físicamente el enviado del dios de este mundo hará legal toda la maldad posible, cualquier cosa que se le ocurra al perverso corazón de alguien. Todas estas películas como el libro de Elí y Mad Max serán realidad en cuanto a la maldad expícita.

     

    Por eso será tan popular, imagínate, el primer líder mundial que avalará y promoverá cualquier deseo de la maldad del hombre. Él dirá: dale con todo, no te preocupes, tú nada más adórame, porque leímos que se dedicará a blasfemar a Dios, y promoverá al máximo la idolatría y que la gente aborrezca a Dios y a la verdad.

     

    El Señor dijo que como en los días antes del diluvio, donde el pensamiento de las personas era de continuo el mal, como en los días antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra, donde estaban tan corruptos que lo único que pensaban era en satisfacer sus deseos más bajos a cualquier costo, aun habiendo sido cegados por los ángeles que querían violar.

     

    Claro que sabemos que lo que hay detrás de entregarse a la maldad son más deseos insatisfechos, esclavitud, ansiedad, perdición, miseria.

     

    Por eso dice Pablo: el engaño será para los que se pierden, para los que van a la perdición inminente, no para los creyentes genuinos, quienes preferirán la muerte antes que entregarse a todas estas cosas. Y Pablo nos dice por qué esto tan extremo, dónde está la clave:

     

    2 Ts 2:10b por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

    ¿Te das cuenta de qué se trata todo? De la verdad, de lo que hemos venido hablando desde la semana pasada, decidieron no hacer de la verdad su autoridad, y mira cómo no es una cuestión intelectual, de que no la hayan entendido, Jesucristo es la verdad, su Evangelio es la verdad, su Palabra es la verdad, y como dice Juan 3:

     

    Jua 3:19-21 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere. (NTV)

     

    Es una decisión moral, es cerrar los ojos a la verdad por amor a las tinieblas. Una vez más, ¿te das cuenta cómo no se trata de buenos y malos? Es una cuestión de fe, de creer la verdad y vivir por ella, o creer la mentira y vivir por ella.

     

    El Señor extendió sus manos como la gallina junta a sus polluelos y no quisieron, los incrédulos amaron sus tinieblas, decidieron desconocer a Dios y no obedecer el evangelio y la Palabra. Por eso date cuenta de la importancia de no auto engañarte, de no vivir a la mitad pensando que puedes navegar en dos aguas.

     

    No es posible, Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, y mientras más te convences a ti mismo de que sí es posible, más engañado quedarás.

     

    La salvación está en amar la verdad y los incrédulos decidieron no recibirla, no aceptarla como verdad no porque no lo fuera, no porque no hubiera suficiente evidencia, sino porque no quisieron dejar de abrazar sus pecados, sus ídolos y decidieron creer que vivir en la mentira y en lo que va en contra de la justicia de Dios es más seguro que seguir la justicia. Y ¿qué sucedió?

     

    2 Ts 2:11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,

    En Cristo hay poder suficiente para que el que crea sea salvo, la luz es imposible de ocultar, la misericordia, la paciencia el amor de Dios están disponibles, Dios tiene los brazos extendidos porque no es su deseo que el malo muera, él hizo provisión en Cristo para que todo aquel que crea en él no se pierda más tenga vida eterna.

     

    Pero, los que lleguen a este momento, finalmente habrán ganado, y obtendrán de parte de Dios lo que tanto quisieron: una eternidad sin él. Su dureza de corazón, su incredulidad, su decisión de rechazar al Señor, su blasfemia en contra del Espíritu Santo que constantemente les estuvo tratando de convencer de pecado, de que ya había sido juzgado y de que en Cristo había perdón, en este momento terminará.

     

    Y el pecado contra el Espíritu Santo tendrá su resultado, y quedarán atrapados en la mentira que deliberadamente quisieron abrazar. Y van a quedar abandonadnos por Dios a las consecuencias de su elección.

     

    Finalmente es Dios el único quien en su soberanía tiene el poder de decidir el destino eterno de las personas, y este incluye a los que odiaron el evangelio. Aún Satanás solo tendrá éxito por la soberana y poderosa mano de Dios. Finalmente quedarán sentenciados a ver el mal como bien, y el bien como el mal, la mentira como verdad, y la verdad como mentira.

     

    Por ejemplo, ¿se acuerdan de Faraón? Faraón se endureció muchas veces, y Dios finalmente lo sentenció dejándolo endurecido para su perdición. El fuego que deshace la cera de un corazón que abraza y que ama la verdad, es el mismo que endurece el barro de un corazón incrédulo.

     

    En este momento finalmente el Espíritu dejará de estorbar al mundo incrédulo que siempre le resistió, y lo entregará a la inmundicia de sus deseos más bajos. Tendrán una conciencia cauterizada y quedarán engañados sin remedio. Recuerden que en este momento la iglesia ya no estará tampoco, la sal y la luz del mundo se habrá ido. Dice la Palabra:

     

    Pro 29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.

     

    Pro 5:22 Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan.

     

    Y Pablo nos repite la sentencia:

     

    2 Ts 2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

    El Señor terminó endureciendo a su Pueblo porque no estuvo dispuesto a recibir la verdad, amaron sus tinieblas, su religiosidad, dice la Palabra:

     

    Isa 6:10 Endurece el corazón de este pueblo; tápales los oídos y ciérrales los ojos. De esa forma, no verán con sus ojos, ni oirán con sus oídos, ni comprenderán con su corazón para que no se vuelvan a mí en busca de sanidad.

     

    Y en Mateo el Señor nos dice cómo se cumplió esta profecía:

     

    Mat 13:13-16 Por eso uso estas parábolas: Pues ellos miran, pero en realidad no ven. Oyen, pero en realidad no escuchan ni entienden. 14 »De esa forma, se cumple la profecía de Isaías que dice: “Cuando ustedes oigan lo que digo, no comprenderán. Cuando vean lo que hago, no entenderán. 15 Pues el corazón de este pueblo está endurecido, y sus oídos no pueden oír, y han cerrado los ojos, así que sus ojos no pueden ver, y sus oídos no pueden oír, y sus corazones no pueden entender, y no pueden volver a mí para que yo los sane”. 16 »Pero benditos son los ojos de ustedes, porque ven; y sus oídos, porque oyen. (NTV)

     

    Una vez más, Dios endurece los corazones de los que se empeñan en endurecer su corazón contra la verdad. Es una cuestión de fe, y nos es necesario hermanos cuidarnos, ya lo mencioné el que está engañado, es el último en darse cuenta.

     

    Y el engaño es sutil, ¿cuándo somos engañados? Cuando siempre nos estamos justificando, cuando siempre estamos racionalizando el pecado, cuando siempre estamos encontrando una cláusula de excepción, es decir: “sí, pero en mi caso es diferente”. Decía un pastor, cada vez que haces eso y que vas en contra de la verdad, estás pretendiendo ser más listo que Dios, y ¿cómo te lo explico? Eso no es posible.

     

    Y mira la contraparte de verdad: la injusticia. La mentira va de la mano con la injusticia. ¿Qué es la injusticia? Bueno, la justicia es todo aquello que es Dios y que demanda. Debemos cuidarnos de estarnos gozando en lo correcto, y no en lo incorrecto.

     

    Pablo nos dice en Filipenses lo que es la justicia, y en lo que nosotros los creyentes deberíamos estar enfocados, para estar cuidándonos del engaño:

     

    Flp 4:8-9Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. 9 No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes.

     

    Lo primero es: cuida tus pensamientos, no te permitas andar en las espantosas obras de la carne, tu corazón es perverso y va a terminar engañándote, el Señor le dijo a Jeremías la causa del castigo de Israel y su incredulidad:

     

    Jer 9:13 El SEÑOR contesta: «Esto sucedió porque mi pueblo abandonó mis instrucciones; se negó a obedecer lo que dije. (NTV)

    Jer 9:14 antes se fueron tras la imaginación de su corazón, y en pos de los baales, según les enseñaron sus padres. (RVR60)

     

    Lo volvió a repetir en el 11:

     

    Jer 11:7-8 Porque solemnemente protesté a vuestros padres el día que les hice subir de la tierra de Egipto, amonestándoles desde temprano y sin cesar hasta el día de hoy, diciendo: Oíd mi voz. 8 Pero no oyeron, ni inclinaron su oído, antes se fueron cada uno tras la imaginación de su malvado corazón; por tanto, traeré sobre ellos todas las palabras de este pacto, el cual mandé que cumpliesen, y no lo cumplieron.

     

    Y se los volvió a decir en el 16:

    Jer 16:12 y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.

     

    Cuida tus pensamientos.

     

    Segundo, asegúrate de que tu vida está manifestando el amor de Dios, la verdad es inherente al amor, el creyente genuino manifestará el amor de Dios. Si andas en amor, estás mostrando la marca inequívoca de quien es hijo de Dios, dice la Palabra:

     

    Jua 13:34-35  Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

     

    Y no solo los de afuera sino tú mismo, el amor de Dios, el amor incondicional, el sacrificio, el servicio son la manera más segura de saber si estás en el lugar correcto. Aún más allá de tener conocimiento bíblico o teológico. Pablo declara en 1 Cor 13 que puedes saber los misterios ocultos y entender verdades profundas, pero, sin amor no eres nadie, es más, Satanás sabe más de la biblia que nosotros.

     

    Y el sacrificio y el servicio del amor incondicional incluyen perdón, incluyen el considerarme y el ofrecer siempre misericordia y no juicio, porque con la vara que yo mida seré medido y con el juicio que yo juzgue yo seré juzgado, si yo perdono seré perdonado, si yo no perdono no seré perdonado, y esto no tiene ninguna cláusula de excepción, así es.

     

    No podemos deleitarnos en ninguna de estas cosas, no debemos darnos el lujo de pensar que nosotros sí tenemos el derecho de no perdonar, y de juzgar, estamos cayendo en el engaño de Satanás. El Señor y Santiago lo dijeron:

     

    Mat 12:36 Y les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho.

    Stg 2:12-13 Entonces, en todo lo que digan y en todo lo que hagan, recuerden que serán juzgados por la ley que los hace libres. 13 No habrá compasión para quienes no hayan tenido compasión de otros. Pero si ustedes han sido compasivos, Dios será misericordioso con ustedes cuando los juzgue.

     

    Mis hermanos amados, andar en amor es clave para saber que andamos en la verdad, si no andamos en amor, si no lo practicamos entonces estamos en grave peligro de ser engañados. Nada puede reemplazar el amor de Dios Pablo lo dijo en Romanos:

     

    Rom 13:8-10 No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley. 9 Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies», y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» 10 El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. (NTV)

    Rom 13:11-12 Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos. 12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz.

     

    La falta de perdón nos engaña, porque nos llena de raíces de amargura que se convierten en todo tipo de maldad. Debemos cuidarnos del orgullo, el cual también nos engaña, el creernos mejores que los demás, del egoísmo el cual es hermano del orgullo que nos hace creer que somos lo más importante y que nadie se debe meter con nosotros.

     

    En fin, necesitamos entregarnos a la verdad, amarla y obedecerla, necesitamos deshacernos de todo tipo de maldad constantemente. Por eso para terminar, te hago algunas preguntas de aplicación:

     

    ¿Dónde están tus apegos? Viendo todo esto, dime tú, ¿sigues creyendo que andar a medias es posible? ¿De veras crees que engañas a tus hermanos o a Dios? Si hoy lo único que te causa verdadero gozo, aprobación, complacencia, placer, está en hacer lo malo, ¿de dónde crees que si sonara la trompeta y viniera Cristo en un instante te saldría amor por la justicia, por lo bueno, por la verdad, por lo eterno?

     

    ¿Por qué crees que la Biblia nos llama una y otra vez a crucificar nuestra carne con sus deseos? El creyente genuino lo hará, el creyente genuino no encuentra gozo en entregarse a su pecado, y cuando cae, es el momento más miserable y terrible de su vida.

     

    No está planeando su próxima caída, según él haciéndolo sin que nadie se dé cuenta, eso es imposible, el fruto siempre sale a relucir, un buen árbol no da malos frutos y un mal árbol no da buenos frutos.

     

    El creyente se complace, se goza en ver su vida transformada, en encontrar que ya no anhela hacer lo malo. En comprobar que andar en el Espíritu, en caminar con Cristo, andar en la verdad a cualquier costo.

     

    Porque sabe que es el camino más seguro y que además trae verdadero gozo permanente. No como el placer de hacer maldad, el cual siempre cobra con creces y deja en la miseria.

     

    ¿A quién estás creyendo hoy? ¿En qué te estás complaciendo? Yo quiero hoy cerrar con esto porque es muy importante. No nos dejemos engañar hermanos. Dos filtros muy buenos para no ser engañados son estos: Andar en la verdad, y andar en amor.

     

    Y se los digo claro mis hermanos por fallar a estos dos mandamientos y no por ninguna otra cosa, por no perdonar, por llenarse de amargura, por juzgar y dar veredicto sin considerarse a sí mismos, gente de nuestra iglesia se ha ido engañada, pensando que esa es la manera correcta de irse, lastimando al cuerpo, y lastimándose a sí mismos, y eso de ninguna manera, y por ningún lado es correcto.

     

    El Señor nos llama a amarnos, y el amor cubre las faltas con perdón, como dice en Gálatas considerándonos a nosotros mismos, sabiendo que padecemos de las mismas debilidades, el amor no expone las faltas con juicio, con orgullo, con chisme, con murmuración, con amargura, haciendo la falta más y más grande.

     

    El Señor nos llama a perdonarnos, a arreglar nuestras diferencias, para un cristiano no existe el momento en el cual no pueda perdonar, porque sabe que se le ha perdonado demasiado, porque ha entendido el perdón que se le otorgó en Cristo.

     

    Mis hermanos no permitamos que Satanás nos engañe, entreguémonos a la verdad, al amor, al perdón, parezcámonos a nuestro Salvador, lleno siempre de abundante misericordia, amor y verdad. ¿Quieres saber la razón?

     

    Esa es la única razón delante de Dios, y en la autoridad de la Palabra, te pido que tú no formes parte de esto, que, si no eres parte del problema, ni de la solución, te hagas a un lado y vengas a este mandamiento, el cual es lugar seguro, te pido que ores por tu iglesia, que ores por tus hermanos y no los juzgues, que ores para que cada uno de nosotros tomemos la responsabilidad individual de guardar la unidad y el amor entre nosotros con dosis fuertes de verdad, de amor y perdón, para no ser engañados.

     

    ¿Tienes algún problema con algún hermano? El Señor, su Palabra, la autoridad del Dios altísimo y Todopoderoso te ordena a ti y a mí y a cada uno de sus hijos: arréglalo, si lastimaste pide perdón y restituye, si fuiste lastimado, perdona y otorga gracia y misericordia considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Eso es lo que nos manda el Señor.

     

    No permitamos que Satanás siga haciendo meya en esta iglesia, no permitas ser engañado por el inicuo, por el ministerio de iniquidad, decidamos entregarnos al amor de Cristo. Hay mucho por hacer, olvidando lo que queda atrás, extendámonos a lo que está adelante y prosigamos a la meta que hemos sido llamados, nuestra meta es Cristo.

     

    Por eso, sigamos predicando el Evangelio, sigamos discipulándonos unos a otros, dejemos que el Señor nos utilice poderosamente para su gloria, porque ciertamente él viene por nosotros y no queremos ni quedarnos, ni ser hallados infieles y mucho menos ser engañados Y la exhortación es para todos, comenzando por mí.

     

    Y si hay alguien aquí que no ha perdonado, le invito a perdonar, hoy es el día, porque recordaremos el perdón de nuestro Señor por nosotros en la cena del Señor, recordando las palabras de Pablo a los filipenses que estaban batallando con la unidad:

     

    Flp 2:14-16 Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; 16 asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.

     

    Y, por otro lado, si hay alguien aquí que no ha hecho a Cristo el Señor de su vida, te digo mi amigo: no has recibido amor por la verdad, estás en peligro, pero, hoy puede ser ese día, hoy puedes quedar libre del engaño, decidiendo tomar la verdad y amarla, te dejo un texto que hoy puedes hacer tuyo.

     

    Recordando que no puedes dejar esta decisión para mañana porque no sabes lo que ocurrirá, quizá el Señor venga por nosotros y sea demasiado tarde, él dijo:

     

    Isa 55:6-7 Busquen al SEÑOR mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano. 7 Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al SEÑOR, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia.

     

    Encontrémonos con nuestro Señor en la comunión, recordando el pacto de pactos:

     

    1 Co 11:23  Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

     

    1 Co 11:25  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

     

     

     

     

  • Apr 30, 20172 Tesalonicenses 2: 1-5 “La importancia de entregarnos a la verdad en cuerpo, alma y voluntad”
    Apr 30, 2017
    2 Tesalonicenses 2: 1-5 “La importancia de entregarnos a la verdad en cuerpo, alma y voluntad”

    LA IMPORTANCIA DE ENTREGANOS A LA VERDAD EN CUERPO, ALMA Y VOLUNTAD

    2 Tesalonicenses 2:1-5

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    Esta carta nos da un balance maravilloso al hablarnos del regreso del Señor Jesucristo, de nuestras promesas, de nuestra esperanza, y al mismo tiempo nos recuerda que mientras eso sucede, debemos mantenernos en este mundo ocupados en lo nuestro, con la motivación de traerle gloria a Dios con lo que somos, lo que tenemos y con lo que hacemos para vivir.

     

    Ya que algunos de la iglesia habían tomado la postura de que, si Cristo venía pronto, pues ya para qué trabajar, para qué estudiar, para qué esforzarse, mejor sentarse y esperar a que el Señor venga. Y Pablo se ve en la necesidad de amonestarles. Por eso en esta carta aprenderemos también acerca de la disciplina en la iglesia.

     

    Como siempre la naturaleza caída del ser humano siempre trae problemas, hay desobediencia, oposición a la autoridad de Pablo, e incluso desafío, de algunos desobedientes, al punto que Pablo les dice:

     

    2 Ts 3:6 Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.

     

    Por causa de falsas enseñanzas de lobos vestidos de oveja que seguían atacando a la iglesia Pablo se dará a la tarea de corregir errores acerca del día del Señor, el cual sin duda está por llegar, el Señor viene, pero, no sin que antes ocurran algunos eventos clave, que veremos hoy.

     

    Aprenderemos que, al tener un correcto entendimiento del fin de los tiempos, nos podemos mantener sanos en la fe, con un testimonio eficaz en nuestra conducta, y siendo obedientes a la verdad y disciplinados para no caer en la ociosidad y en orgullo espiritual.

     

    En esta carta vemos a un Pablo agradecido por la fe, amor y perseverancia de los tesalonicenses, a pesar de la fuerte persecución que no disminuyó, sino que aumentó.  Aprendimos cómo ningún sufrimiento o persecución en Cristo es en vano, Dios tiene planes desarrollándose, y al final él ganará, sencillamente, en Cristo somos más que vencedores.

     

    Aprendimos cómo se comporta aquel que tiene una fe auténtica en las tribulaciones, aquel que entiende su identidad y su riqueza en Cristo, cómo no debemos ver las tribulaciones como enemigas, sino como amigas, por eso, la importancia de tener una perspectiva eterna y no solo temporal. 

     

    Vimos también que la fe genuina crece y se manifiesta en amor y obediencia especialmente en medio de la tribulación, y mientras que las tribulaciones fortalecen la fe genuina, la fe falsa es destruida por ellas.

     

    Entendimos también que las aflicciones por causa de la verdad son una muestra el amor de Dios, quien nos está haciendo dignos del reino de Dios.

     

    La semana pasada vimos la contraparte; los creyentes tenemos y tendremos tribulación en este mundo, pero, sea cual sea nuestra situación o circunstancia, al final es solo ganancia, no así para los incrédulos, quienes por más que hoy parezcan estar cómodos, o victoriosos, su final será derrota.

     

    Y dice Pablo, es cierto, hoy pareciera que el mal es el que gana y que nadie hace nada al respecto, en momentos parecería que Dios está dormido, pero no es así, Dios tiene un orden, dice en 1 Pedro:

     

    1 Pe 4:17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios!

     

    Y fuimos llenos de esperanza, al ver lo qué pasará con aquellos que sencillamente decidieron no creer y decir: “pues yo no creo nada, todo está aquí, así que mejor arrebato mi vida, si no quién me va a dar algo a mí, y si se trata de sufrir, antes que yo sufra, mejor hago sufrir a los otros, y vimos que ciertamente hay retribución y recompensa.

     

    Habrá tribulación para el incrédulo en el regreso del Señor. Habrá reposo para el creyente en el regreso del Señor. Habrá castigo eterno para el incrédulo. Habrá gozo indescriptible en el creyente. Vimos que no se trata de ser buenos o malos, de hacer buenas obras o malas obras, sino de fe, de creer o no creer en el testimonio de Dios, en el Evangelio, en el Señor Jesucristo.

     

    A quien, con nuestra fe, o rechazamos y damos por desperdicio su obra, o creemos y abrazamos, recibiendo el perdón de pecados, la adopción y toda bendición espiritual. Por último, vimos nuestra necesidad de orar para que estas realidades afecten nuestras vidas y nos hagan experimentar la gracia eficaz del Señor.

     

    En el capítulo de hoy Pablo tratará con el mayor problema que estaba sucediendo en esta iglesia, a pesar de que Pablo ya les había hablado acerca de la segunda venida del Señor, los falsos maestros siguieron en su tarea de confundir y perder a los creyentes.

     

    Hoy veremos que este es uno de los problemas que siempre han existido, Satanás es el príncipe de la mentira, y tiene un plan de mentira bien orquestado para mantener a la gente engañada, falsa doctrina, falsa filosofía, falsa ciencia, en fin, todo para que a la gente no le resplandezca la luz de la verdad, dice en 2 de Corintios Pablo menciona:

     

    2 Co 4:3-4 Si la Buena Noticia que predicamos está escondida detrás de un velo, sólo está oculta de la gente que se pierde. 4 Satanás, quien es el dios de este mundo, ha cegado la mente de los que no creen. Son incapaces de ver la gloriosa luz de la Buena Noticia. No entienden este mensaje acerca de la gloria de Cristo, quien es la imagen exacta de Dios.

     

    Y en la iglesia no es la excepción, de hecho, es el lugar donde más está enfocado para traer confusión y tropiezo entre los creyentes, y así detener la obra redentora del Evangelio, a través de nosotros, su iglesia. Por lo tanto, hoy veremos también la importancia de mantenernos en la verdad, para no ser confundidos.

     

    El problema no era falta de instrucción, ya que Pablo había tratado con respecto al día del Señor, pero, al parecer no quedó del todo claro, y además los falsos maestros, supuestas cartas de Pablo y mensajes proféticos de parte de Dios, pusieron a temblar a esta iglesia, de manera que, Pablo se ve en la necesidad de volver a tocar el tema, no para hacer un estudio minucioso de escatología, materia que estudia los tiempos del fin.

     

    Sino para confortar los corazones de una iglesia relativamente joven, que había perdido el gozo y literalmente estaba en pánico, pensando que Dios ya les había abandonado, por eso es que Pablo no da muchos detalles. Por eso yo titulé este mensaje: LA IMPORTANCIA DE ENTREGANOS A LA VERDAD EN CUERPO, ALMA Y VOLUNTAD. Y como este es un tema bastante extenso hoy solo estudiaremos los versículos del 1 al 5, demos lectura.

     

    2 Ts 2:1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,

    2 Ts 2:2 que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

    2 Ts 2:3 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

    2 Ts 2:4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

    2 Ts 2:5 ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?

     

    1. Necesitamos convicciones que surjan de la verdad de Dios y que nos lleven a amarla y obedecerla.

    2 Ts 2:1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,

    Una vez más, la venida del Señor Jesucristo y nuestra reunión son dos cosas separadas dentro de un evento completo llamado el día del Señor, el día de la ira de Dios.

     

    La venida de nuestro Señor Jesucristo.

    Es su aparición, su regreso, seguimos en este tema maravilloso del regreso de nuestro maravilloso Salvador. Recordemos, hace 2000 años él se fue a prepararnos lugar, pero, prometió venir por nosotros. Una noche antes de ser entregado, nos lo prometió, y quedó escrito:

     

    Jua 14:1-2 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Después de haber vivido por tres años entre la humanidad, mostrando quién es Dios, en perfección y plenitud, mostrando lo que es una vida justa y perfecta, llena de amor, cumpliendo a la perfección la justicia de Dios.

     

    Y siendo inocente, yendo a la cruz a morir el justo por los injustos, sufriendo el rechazo de su Padre en nuestro lugar y recibiendo todo el ardor de su ira. Cristo padeció, y fue sepultado, pero, se levantó de los muertos con poder.

     

    Lo vimos con lujo de detalle el domingo de resurrección, quien después de presentarse vivo a sus discípulos por cuarenta días, en los cuales en una ocasión se presentó a más de 500 de ellos, Cristo ascendió delante de sus ojos, y los ángeles dijeron:

     

    Hch 1:9-11 Después de decir esto, Jesús fue levantado en una nube mientras ellos observaban, y hasta que ya no pudieron verlo. 10 Y mientras se esforzaban por verlo ascender al cielo, dos hombres vestidos con túnicas blancas de repente se pusieron en medio de ellos. 11 «Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».

     

    El día del Señor es este, la parousía en griego, el del Señor, su aparición corporal en esta tierra, su regreso majestuoso.

     

    Cristo vive, él se levantó de los muertos, por estos 2000 años ha estado en su trono, y al mismo tiempo ha estado entre nosotros por el Espíritu Santo, pero, su promesa está por cumplirse y él está por llegar, no falta mucho.

     

    Es más, podría ser hoy, pero esta vez, vendrá no más como el cordero que no abrió su boca, esta vez vendrá por nosotros su iglesia y nos tomará para él, y luego vendrá con el poder de sus ángeles y en llama de fuego a juzgar esta tierra, su sistema y a los incrédulos en los últimos 7 años de historia de la tierra como la conocemos.

     

    En este momento el tiempo de su paciencia, de su misericordia, de su oferta de perdón, de adopción de bendición, habrá terminado. Lo vimos la semana pasada, hoy es el tiempo de la misericordia, hoy Dios ruega a todo hombre, en todo lugar, reconcíliense conmigo, al que no conoció pecado, mi Hijo, lo hice pecado por ustedes.

     

    Hoy Dios manda a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta, que cambie su manera de pensar, que deje de estarse auto justificando, y que justifique a Dios.

     

    Pero, en el día del Señor, ese tiempo terminará, hoy el cronómetro sigue en marcha, pero en ese momento será: tiempo de misericordia terminado, el tiempo del juicio ha llegado, la justicia de Dios será cumplida a la perfección, y Cristo regresará esta vez con poder y gran gloria, en llama de fuego, como el león de la tribu de Judá.

     

    Pero, como Pablo ya les había explicado, dice, ya hablamos de esto, de nuestra reunión con él. Lo vimos en la primera carta, ellos estaban preocupados por lo que pasaría con aquellos que murieron, quienes quizá se perderían este momento que llamamos el rapto de la iglesia, o el arrebatamiento, Pablo les explicó:

     

    1 Ts 4:15-18 Les decimos lo siguiente de parte del Señor: nosotros, los que todavía estemos vivos cuando el Señor regrese, no nos encontraremos con él antes de los que ya hayan muerto. 16 Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios. Primero, los cristianos que hayan muerto se levantarán de sus tumbas. 17 Luego, junto con ellos, nosotros los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Entonces estaremos con el Señor para siempre. 18 Así que anímense unos a otros con estas palabras.

     

    Pero, ahora había surgido otra duda, los falsos maestros les habían hecho creer que esto ya había sucedido y que se lo habían perdido. Estaban sufriendo una fuerte persecución por causa del Evangelio, y falsos maestros les estaban haciendo pensar que ya había sucedido y que ya estaban en la gran tribulación, la cual no nos toca sufrir como iglesia, ya que el Señor no nos puso para ira, ni castigará a su esposa, a los justos con los injustos.

     

    De manera que Pablo les dice:

     

    2 Ts 2:2a que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

    Pablo les hace un ruego, les dice: recuerden lo que les enseñé cuando estuve con ustedes, les hablé con claridad de estas verdades. Por eso es que Pablo no se ocupa de tocar detalles que ellos ya sabían, pero, les hace un ruego más: no se dejen mover, no se muevan de sus convicciones, de la verdad. Esto es algo básico para todo creyente.

     

    Mover es la palabra: saleúo, y significa oscilar, agitar, mecer, derribar, destruir; perturbar, incitar: remecer, sacudir, temblar, alborotar, conmover, hacer cambiar de lugar. Estar angustiado, estar afligido, ser sacudido, ser remecido.

     

    Esta palabra describe la acción de un viento tempestuoso, que sacude un árbol, la conmueve, hacer algo inseguro, agitarlo, alborotarlo, sacudirlo. De un sentimiento de seguridad y felicidad, quedar abatido o sacudido.

     

    Y dice tampoco se conturben, dsroéo, que significa lamentar; hacer clamor, por quedar aterrado, asustado, literalmente estar alarmado, estar perturbado, y hacer alboroto, un tumulto, y crear una estampida.

     

    Y dice Pablo, mucho menos tan fácilmente, con tanta ligereza, tan rápidamente, tan imprudente y  precipitadamente.

     

    ¿De qué? De su manera de pensar, noús, el asiento de la consciencia reflexiva, ese lugar de nuestras mentes donde percibimos la información, la reflexionamos, y la comprendemos. Y procesada esta información y tomada como verdad, afecta nuestros sentimientos, afecta la manera en la que juzgamos lo que nos rodea y nos lleva a tomar una determinación, una decisión.

     

    El intelecto, la mente, el entendimiento incluye tres cosas: pensamiento, sentimiento y voluntad. Por lo mismo mis convicciones afectan mis actitudes, mis intenciones, mis propósitos, mi entendimiento y discernimiento. Todo esto incluye mi mente, donde entiendo, razono y decido.

     

    Y ahí, Pablo les dice: no armen un alboroto, no queden sacudidos como cañas en el desierto, y mucho menos con tanta ligereza, con tanta facilidad por una mentira.

     

    En otras ocasiones he hablado de esto, pero, para llegar a este punto, necesitamos hacer algo que la Biblia llama confesión, hablar una misma cosa con Dios, ponernos de acuerdo con Dios, ser honesto y comenzar a llamar verdad solo lo que Dios llama verdad, hacerlo una convicción y dejar que esto afecte tu vida, tu conducta, tus decisiones.

     

    Pablo acaba de hablarles acerca de las promesas de descanso, de cómo se han mantenido firmes en la persecución, pero esto se trataba de poner en duda las promesas de Dios, de pronto ellos, por causa de estos falsos maestros y de los ataques de Satanás, ya habían hecho su historia de terror, su novela, en la cual se encontraban abandonados por Dios en medio de la gran tribulación, la cual en un rato más mencionaremos.

     

    Qué importante hermanos, es mantener una mente sana, dirigida y controlada por la verdad, y no por las arenas movedizas de nuestras emociones o sentimientos, por la falsedad de nuestro perverso y engañoso corazón.

     

    Esto nos lleva a varias preguntas, ¿de dónde salen las convicciones que mueven tu vida? Todos los días haces decisiones, la vida que llevas, tu conducta, la manera en la que educas a tus hijos, el trabajo que tienes, la educación que escogiste, el cónyuge que escogiste, la manera en la que gastas tu dinero, o en la que lo ganas, tus hábitos, en fin, todo lo que llamas tu vida está basada en estas convicciones.

     

    Y, piensa, ¿qué cosas son las que te llevan a hacer literalmente un drama, o te dejan sacudido? ¿Qué te lleva a desconfiar del Señor y debilita, o literalmente te hacen perder tu fe? Lo primero a preguntar sería, ¿cómo, de dónde estás sacando sabiduría, de dónde vienen tus convicciones?

     

    Antes de venir a Cristo, la Biblia declara que por el pecado y por la dureza de corazón, teníamos el entendimiento oscurecido; esto no se trata de capacidad de pensar, sino de dureza de corazón que genera ignorancia de Dios.

     

    La Biblia nos declara que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová, solo Dios es verdadero, es luz, solo su Palabra es el único punto de referencia confiable en cuanto a la verdad. Toda palabra de hombre se tiene que filtrar, con la única verdad existente.

     

    Si cierras la Escritura en tu vida, o si no la conoces, tu vida será como arenas movedizas, estarás a merced del relativismo mentiroso del ser humano, el cual llama a lo bueno malo, y a lo malo bueno, a lo dulce amargo, y a lo amargo dulce, a merced de tus pensamientos engañosos, y guiado y controlado por emociones y sentimientos volátiles, sin correa.

     

    Checa cómo está la humanidad hoy en día, torcida, perdida, no sabe a dónde va, esclava de sus pasiones, de sus deseos, de lo que dicta su corazón. No tomes de su filosofía engañosa la fuente de tus convicciones, es una vana manera de vivir, dice Efesios:

     

    Rom 1:21 Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias. En cambio, comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios. Como resultado, la mente les quedó en oscuridad y confusión.

     

    Efe 4:17-18 Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios,* porque ellos están irremediablemente confundidos. 18 Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él.

     

    Y además son pensamientos heredados, mira lo que dice Pedro:

     

    1 Pe 1:18 Pues Dios los ha rescatado a ustedes de la vida sin sentido que heredaron de sus antepasados;

     

    Ahora, ¿por qué causas podrías estar dejándote mover tan fácilmente de tus convicciones? La primera, quizá porque no las tienes, no estás creciendo como deberías en la Palabra, en conocer a tu Señor, y eres un niño fluctuante, como un barco sin vela, sin dirección, solo zangoloteado y llevado de aquí para allá por todo viento de doctrina, dice la NTV:

     

    Efe 4:13-14 hasta que todos lleguemos a estar unidos por la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, y alcancemos la edad adulta, que corresponde a la plena madurez de Cristo. 14 y a no seremos como niños, que cambian fácilmente de parecer y que son arrastrados por el viento de cualquier nueva enseñanza hasta dejarse engañar por gente astuta que anda por caminos equivocados.

     

    Y nos dice Efesios cómo:

     

    Efe 4:15 Más bien, profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo.

     

    Profesar la verdad, seguirla, creerla, obedecerla, poner el amor de Cristo como filtro, como guía, el verdadero conocimiento de Dios nos lleva a andar como él anduvo, en amor, en sacrificio y servicio, en humildad, en un carácter. Mientras te niegas a ti mismo, mientras verdaderamente declaras mentiroso a tu corazón, y todos esos argumentos que siempre surgen para poner en duda la verdad de Dios.

     

    Argumentos que siempre han sido falsos y que Satanás sabe cuándo ponértelos en el corazón para que no camines por fe, para que no obedezcas, para que sigas pensando que no hay otro camino seguro, sino el de andar a medias, o mentir, o pecar.

     

    Por eso, pregúntate algunas cosas, ¿cuánto tiempo tienes en esta iglesia? ¿Tienes amor por la Palabra, amor por la verdad, o solo vienes y te sientas en una silla cada domingo, y nada de lo que escuchas afecta en verdad tus convicciones, las cuales te llevan a cambiar tu manera de pensar, y por consiguiente afectan tu voluntad, llevándote a tomar decisiones.

     

    Decisiones de abandonar el pecado, la mentira, la maldad, y proponerte seguir lo bueno, lo justo, lo que Dios ama. Recuerda, Dios es luz, y no hay ningunas, y ningunas es ningunas, en él no hay sombras, él no está con los que andan a la mitad, con el Señor, o es todo, o es nada. Él no tiene nada que ver con los tibios.

     

    ¿Qué lugar tiene la Palabra de Dios en tu vida? ¿Te estás ocupando de conocerla? ¿Te estás alimentando de ella diariamente? ¿Podrías decir que este año conoces más de ella que lo que la conocías el año pasado, que entiendes mejor su tema, su propósito, su poder transformador?

     

    Y no solo por lo que escuchas cada domingo, sino también por lo que tú diariamente te estás ocupando en conocer, relacionándote con tu Señor cada día bebiendo de su agua pura, capaz de limpiarte y darte herencia junto con los santificados.

     

    ¿Cuánto de lo que escuchas cada domingo lo pones por obra? O solo son como decía Dios a Jeremías que hacían los judíos incrédulos, escuchas la Palabra como lindas canciones de amor, y dices: ay, qué bonito, y saliendo de esa puerta se te olvida todo, inmediatamente racionalizas tu pecado, te justificas, pones tus propias cláusulas de excepción, y sigues siendo el mismo mundano de siempre.

     

    Bueno, pues si es así, siempre seguirás siendo un niño que con toda ligereza cambia de parecer, y nunca pisarás tierra firme en tu vida. Lo cual tiene implicaciones muy serias hermanos, ya lo veremos más adelante.

     

    Y no solo escoger la inmadurez, puede ser el problema, quizá tienes un corazón dividido, realmente no has entregado todo tu ser al Señor, y sigues siendo leal a tus convicciones, a tu corazón perverso y engañoso, y realmente no has decidido entregarte por completo a la verdad, y eres un hombre, una mujer de doble ánimo, que pretende tener doble lealtad.

     

    Cuando, así como la verdad a medias es mentira, la obediencia a medias es desobediencia, igual, la fe a medias es incredulidad, medio entregarte al Señor, es no entregarte a él del todo. Dice en Santiago hablando previamente de las pruebas que nos es necesario sufrir a los creyentes:

     

    Stg 1:5-8 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

     

    ¿A qué se refiere con el mundo? A sus deseos, a su filosofía anti dios y temporal, a sus ídolos de inmoralidad, de humanismo, de materialismo. Las convicciones en su mente entre estas dos cosas pelean:

     

    “Pero, es que el domingo, o esta mañana, el Señor me habló claramente de tal cosa, que debo tomar tal decisión”, “no, pero, quizá no era para tanto, me van a decir fanático”, “pero, la Biblia dice que Dios no tiene ninguna comunión con las tinieblas”, “no, pero, él me va a entender y me va a perdonar”. Y no sé qué tantas cosas, tú conoces bien esas peleas internas.

     

    Y cuando tu lealtad está dividida, ¿quién crees que termina siempre ganando? Terminas entregándote a los pensamientos de su perverso corazón.

     

    Necesitamos, nos urge cuidar nuestro pensamiento, y santificarlo para el Señor, no podremos estar en medio, a los únicos que engañamos es a nosotros mismos, no hay peor engaño que el auto engaño, necesitamos trabajar en fortalecer la verdad en nosotros y decidir ponerla como nuestra más alta autoridad, como la que rige nuestras vidas.

     

    Porque sabe algo, hay un príncipe de mentira, listo para engañarnos, para hacernos perder la cabeza, para que nos alarmemos, nos desenfoquemos, y nos desanimemos.

     

    Recuerdo cómo se hablaba en México de cuando había balaceras por todos lados, que todavía hay, pero un rumor hacía que la ciudad entera entrara en psicosis, y tristemente incluía a los cristianos, quienes es cuando podían mostrar paz y confianza y fortalecer el espíritu derrumbado de los incrédulos.

     

    Sencillamente ahora en el cambio de gobierno, cuántos rumores no se escucharon, de que si redadas por aquí y por allá, de que, si habían entrado a la casa de una persona para deportarla, y esto afectó incluso a gente cristiana.

     

    Cuando es en estos tiempos difíciles donde nosotros podemos mostrar en quién hemos creído, quién nos sostiene, y así como los amigos de Daniel delante del horno de fuego ardiente diciendo:

     

    Dan 3:17-18 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

     

    En otras palabras, mi Dios a quien sirvo me puede librar, y si no lo hace sigo confiando en él porque sus propósitos rebasan cualquier circunstancia temporal.

     

    Por eso les dice Pablo: No se dejen mover tan a la ligera de las convicciones que ya tenían establecidas en su corazón, no se muevan del propósito de corazón que ya había surgido de esa convicción, ya tenían claras las promesas y el orden de los sucesos, no dejen que una mentira venga a sacudirlos. Ahora, ¿por qué fue tal sacudida de los tesalonicenses? Dice Pablo.

     

    2 Ts 2:2b ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

    La afirmación en el original griego implica que estaban diciendo que este período de tiempo ya había comenzado, y por lo tanto, se traduciría mejor: que el día del Señor ya llegó, ya está aquí. De manera que, ellos pensaban que se habían perdido el rapto de la iglesia, y que Dios los había abandonado a su suerte.

     

    Y llegó a ser tan creíble para ellos porque estos falsos profetas no solo lo afirmaron, sino que según ellos tuvieron una revelación del espíritu, y les había comunicado este mensaje desde el cielo, además se atrevieron a falsificar una carta supuestamente de Pablo. Imagínate: Dios me lo reveló, me dio esta palabra para ustedes, y además Pablo lo respalda, aquí está su carta.

     

    Qué importante, hermanos, conocer la verdad, porque el diablo nunca es más diablo que cuando carga una biblia bajo el brazo. Pablo mencionó de estos falsos maestros en 2 Corintios:

     

    2 Co 11:12-15 Pero seguiré haciendo lo que hago, a fin de quitar todo pretexto a aquellos que, buscando una oportunidad para hacerse iguales a nosotros, se jactan de lo que hacen. 13 Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. 14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. 15 Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones. (NVI)

     

    Por eso nos es necesario como los que trabajan en bancos y que manejan billetes, a ellos no les enseñan a distinguir a la infinidad de billetes falsos, sino que los enseñan a conocer lo que es un billete genuino, y con ese punto de referencia no necesitan envolverse en la imposible tarea de definir los billetes falsos, con lo cual quedarían confundidos.

     

    De la misma manera, la mentira es mentira, y tiene infinidad de facetas, todas ellas falaces, todas ellas parecen verdad, pero no lo son al 100%, pero, solo hay una verdad, y esa verdad está en la Escritura, no en palabras de hombres, y cuando estás sumergido en ella, es muy difícil que te tomen el pelo.

     

    Ahora, esta inquietud de los tesalonicenses es una evidencia más de que ellos esperaban el rapto antes de la tribulación, y que Pablo así se los había enseñado, porque si no fuera así, ellos no estarían intranquilos, sino felices, llenos de esperanza, esperando a que el Señor apareciera, contando los 7 años de gran tribulación. Y dice:

     

    1. Necesitamos conocer la Palabra para tener certeza de lo que ocurrirá y así estar cuidados de falsas doctrinas y mentiras.

    2 Ts 2:3a Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

    Y Pablo les dice: en cuanto a esto no se dejen engañar, el engaño lleva a la ansiedad y al miedo, y estos tesalonicenses estaban en pánico, al dejarse engañar por los falsos maestros y creer que ya estaban en el día del Señor. Por eso es que necesitamos la verdad.

     

    El mundo entero está bajo el maligno engañado, y tristemente la iglesia no es la excepción, en toda su historia ha habido charlatanes con falsas enseñanzas acerca del regreso del Señor. Pero, no solo Pablo lo predijo, sino también Cristo, quien nos animó a perseverar en la verdad, y hablando del tiempo del fin, entre otras cosas dijo:

     

    Mat 24:4-5 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. 5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

     

    Pablo refiriéndose a ellos, dijo:

     

    Rom 16:17-18 Les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones y dificultades, y van en contra de lo que a ustedes se les ha enseñado. Apártense de ellos. 18 Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos. Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos.

     

    En 2 Timoteo mencionó:

     

    2 Ti 3:13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.

     

    Y juan también dijo:

    2 Jn 1:7 Porque muchos engañadores han salido por el mundo,

     

    Y así como en muchas iglesias no se enseña la resurrección de Cristo, tampoco se enseña de su regreso, lo cual es básico para mantenernos fieles y santos con temor y reverencia esperando que el Señor nos encuentre haciendo lo correcto, con la mirada puesta en la eternidad llenos de gozo. Por eso es que necesitamos, nos urge conocer la verdad.

     

    Por eso Satanás, el príncipe de la mentira envía a sus secuaces, él sabe, que es mejor que adquiramos la actitud del siervo infiel:

     

    Mat 24:48-49 Pero ¿qué tal si ese siervo malo se pone a pensar: “Mi señor se está demorando”, 49  y luego comienza a golpear a sus compañeros, y a comer y beber con los borrachos? 50 El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el señor volverá. 51 Lo castigará severamente y le impondrá la condena que reciben los hipócritas. Y habrá llanto y rechinar de dientes.

     

    O de los burladores

    2 Pe 3:3-4 Ante todo, deben saber que en los últimos días vendrá gente burlona que, siguiendo sus malos deseos, se mofará: 4 «¿Qué hubo de esa promesa de su venida? Nuestros padres murieron, y nada ha cambiado desde el principio de la creación.»

     

    Uno se cansó de esperar, y dijo: ya no vino, o ya se tardó demasiado, no vale la pena esperarlo. Los incrédulos dijeron: puras mentiras, nada cambia, todo sigue igual, venimos de un chango, y todo es cíclico, y ambos están engañados.

     

    Pero tener esta verdad fresca, nos llena de gozo, de esperanza, nos mantiene con el deseo de ser encontrados limpios, irreprensibles, en paz. Y Pablo les recuerda la clave infalsificable, y nos da la clave:

     

    2 Ts 2:3b porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

    Si este hombre, del cual Pablo nos va a dar algunos detalles, no se ha revelado al mundo todavía, el día del Señor sencillamente no ha llegado. Pero, ¿quién es este hombre? Y ¿a qué se refiere con el día del Señor? Como ya lo mencioné, el día del Señor se refiere al último período de tiempo de esta tierra, en la cual va a ser juzgada.

     

    En diferentes partes de la Biblia se habla de este tiempo, el cual se desatará cuando la iglesia sea arrebatada, entonces una vez que la iglesia desaparezca de la escena, este hombre se revelará y comenzarán los últimos 7 años de la tierra como la conocemos.

     

    En este último período la iglesia no va a estar presente, si tú estás presente, y no nos ves a ninguno de nosotros, es que te quedaste, espero que no, pero si este hombre ya está en escena, ten por seguro que ya es el tiempo. ¿Quién es este hombre?

     

    Un hombre que superará a todos los hombres malvados de la historia; desde Nerón, Calígula, y Domiciano, quien quiso freír sin éxito a Juan en una olla de aceite y después lo envió a las islas de Padmos; hasta Hitler, Marx, Stalin, y demás líderes malvados.

     

    Este hombre es llamado por Ezequiel: Eze 38:2 «Hijo de hombre, ponte de cara a Gog, de la tierra de Magog, el príncipe que gobierna a las naciones de Mesec y Tubal, y profetiza contra él.

     

    Daniel lo describe como el cuerno pequeño:

     

    Dan 7:8 Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas.

     

    En Apocalipsis Juan lo llama la bestia:

    Apo 11:7 Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará.

     

    Apo 13:1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

     

    ¿Quién es este hombre? Daniel dice de él que hablaba grandes cosas, por su carisma, por estar siendo fortalecido por Satanás, este hombre se convertirá en un líder político excepcional, de hecho, una de las cosas que leemos en Daniel y Apocalipsis es que habrá un templo, se reconstruirá una vez más el templo de los judíos.

     

    Lo que implica que de algún modo este hombre va a traer paz en medio oriente para que este templo se pueda construir. Hoy tú puedes ir a Israel, y te darás cuenta que hay una asociación que ya tienen listo el mobiliario del templo, y están criando a las ovejas para los sacrificios, y las están purificando para que sean ovejas sin mancha, ya están apartando a los que pueden comprobar su linaje sacerdotal.

     

    No lo han podido hacer porque muy cerca de donde debería estar el templo, está la mezquita musulmana del gran domo dorado, y cómo te lo explico, no se los permiten. Pero cuando este hombre aparezca, él terminará con el conflicto, y de hecho tomará el liderazgo político del mundo entero.

     

    Ya que resolverá problemas económicos, aunque al mismo tiempo la maldad se desatará cual nunca antes. Ahora, este último período solo durará 7 años, lo mejor de su reinado será en la primera mitad, Este hombre se presentará como protector de los judíos.

     

    Pero a la mitad del tiempo, a los 3 años y medio, se va a quitar la máscara, va hacer que cesen los sacrificios y él se va a poner en el lugar santísimo pretendiendo suplantar a Dios, y de diferentes maneras va a exigir adoración de toda la gente, mientras que va a perseguir a los judíos, quienes finalmente van a creer en Jesucristo y van a resurgir, no sin matar a dos terceras partes de ellos, dice en Zacarías 13:8

     

    Dice la Palabra:

     

    Dan 9:27 El gobernante firmará un tratado con el pueblo por un período de un conjunto de siete, pero al cumplirse la mitad de ese tiempo, pondrá fin a los sacrificios y a las ofrendas. Como punto culminante de todos sus terribles actos, colocará un objeto sacrílego que causa profanación hasta que el destino decretado para este profanador finalmente caiga sobre él». (NTV)

     

    Jesucristo también habló de él y de este acto:

     

    Mat 24:15  Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

     

    Daniel también menciona últimos tres años y medio:

     

    Dan 12:7 »Yo pude ver y oír cuando el hombre vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, levantó las manos al cielo y juró por el que vive para siempre: “Faltan tres años y medio. Todo esto se cumplirá cuando el poder del pueblo santo no vuelva a ser destruido.” (NVI)

     

    Apocalipsis describe con detalle lo que pasará en este último período de siete años, pero, aquí menciona cómo este hombre va a exigir adoración, y la estrategia que utilizará para lograrlo: Discapacidades

     

    Apo 13:15-17 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. 16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

     

    Claro que la Palabra menciona que este hombre será juzgado y destruido por el Señor y será enviado al lago de fuego, por la eternidad.

     

    Este hombre es llamado el anticristo, el que se opone a Cristo y el que suplanta a Cristo, de hecho, Juan nos dice que todo aquel que se opone a Cristo y a su obra manifiesta el espíritu del anticristo, por eso dijo:

     

    1 Jn 2:18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.

     

    Pero, como dice Juan, este anticristo final será la culminación de todos los anticristos anteriores, y será la manifestación plena del espíritu del anticristo. El cual ha estado operando durante toda la historia humana, pero, este tiempo será diferente.

     

    Y Pablo dice: no se preocupen tesalonicenses, el día del Señor no puede estar aquí sin que este hombre se haya revelado, sin que haya llegado la apostasía, ¿a qué se refiere con esto?

     

    ¿Qué significa apostasía? Alguien que deserta de la verdad, que cambia su partido, que conoció la verdad, pero que decidió no abrazarla, sino que se rebela contra ella, literalmente significa revuelta o rebelión. Ciertamente vivimos en tiempos donde la apostasía está a la orden del día.

     

    Pero, Pablo no está hablando de esta apostasía, la cual ha existido durante toda la historia de la iglesia. Pablo está hablando de que en este último tiempo la apostasía, el abandono de toda verdad bíblica, de Dios y todo lo que tenga que ver con él, llegará a su máximo apogeo.

     

    2 Ti 3:1-5 Timoteo, es bueno que sepas que, en los últimos días, habrá tiempos muy difíciles. 2 Pues la gente sólo tendrá amor por sí misma y por su dinero. Serán fanfarrones y orgullosos, se burlarán de Dios, serán desobedientes a sus padres y malagradecidos. No considerarán nada sagrado.No amarán ni perdonarán; calumniarán a otros y no tendrán control propio. Serán crueles y odiarán lo que es bueno. 4 Traicionarán a sus amigos, serán imprudentes, se llenarán de soberbia y amarán el placer en lugar de amar a Dios. 5 Actuarán como religiosos pero rechazarán el único poder capaz de hacerlos obedientes a Dios. ¡Aléjate de esa clase de individuos!

     

    Apostasía también significa: un tiempo de blasfemia general sin precedente. Y Pablo dice: esta apostasía vendrá junto con este hombre malvado llamado el anticristo, y mira cómo lo llama: El hombre de pecado, “sin ley”, de anarquía lo traducen otras traducciones.

     

    Este hombre vivirá en continua rebelión y blasfemia contra Dios y su ley, y así como hoy se escogen líderes que apoyen agendas anti dios, en aquellos tiempos este hombre será el héroe de toda la gente que escogerá vivir sin ley. Habrá una rebelión contra Dios generalizada.

     

    Pero no solo le llama el hombre que vivirá para rebelarse contra Dios y que arrastrará al mundo entero tras él, sino que lo llama, hijo de perdición, de destrucción. Así fue llamado solo otra persona en la Biblia: Judas.

     

    Así como un hijo comparte las características y la naturaleza de su padre, el padre de este hombre será la perdición, la destrucción. De manera que será imposible no saber cuándo este tiempo ya esté aquí. Vuelvo a repetir, nosotros, la iglesia no estaremos para atestiguar, pero, sí la gente que se quede, la cual todavía podrá creer, pero, los tiempos serán muy horribles. Y Pablo menciona lo que ya dijimos:

     

    • Necesito aprender a discernir entre el amor al mundo y el amor a Dios para no pensar que mientras adoro a los ídolos de este mundo puedo amar a Dios al mismo tiempo.

    2 Ts 2:4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

    Esta es la abominación desoladora a la que se refirió Daniel y el Señor Jesucristo anunciaron. Este hombre creará su propia religión en la cual él se proclamará como Dios, prohibiendo la adoración a cualquier otro Dios.

     

    Y no es que la gente estará adorándolo en contra de su voluntad, no, ya que este hombre atraerá a él a todos aquellos que amaron la maldad y la mentira. No es que la gente que tenga la famosa marca de la bestia, de repente diga: ¡no puede ser me la pusieron y no me di cuenta!

     

    No es gente que ama sus tinieblas, que ha entregado su corazón, su vida, su confianza a este hombre, será el dios perfecto del humanismo, materialismo, perversión moral y demás. Un hombre arrogante, lleno de maldad, quien es necesario que se manifieste para saber que en efecto el día del Señor llegará.

     

    Con su doctrina de demonios engañará a millones y millones, será la persona más poderosa, malvada y engañadora que haya vivido alguna vez. De hecho, será la culminación de la guerra de Satanás contra Dios. Aunque no será el diablo, el espíritu de este hombre será la manifestación más plena y malévola de él en una persona.

     

    Disfrazándose como ángel de luz, tendrá un profeta, un líder religioso que dirigirá su satánica religión, dice en Apocalipsis:

     

    Apo 13:11-14 Luego vi a otra bestia; ésta salía de la tierra. Tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba con la voz de un dragón. 12 Ejercía toda la autoridad de la primera bestia y exigía que toda la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia, la que se había recuperado de su herida mortal. 13 Hacía milagros asombrosos, incluso que cayera fuego del cielo a la tierra mientras todos observaban. 14 Con los milagros que se le permitió hacer en nombre de la primera bestia, engañó a todos los que pertenecen a este mundo.

     

    Pero llegará su fin precisamente cuando piense que el mundo es suyo, el fin de él y de los que lo adoran, ¿se acuerdan en 1 Tes 5?

     

    1 Ts 5:2-3 Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche. 3 Cuando la gente esté diciendo: «Todo está tranquilo y seguro», entonces le caerá encima la catástrofe tan repentinamente como le vienen los dolores de parto a una mujer embarazada. Y no habrá escapatoria posible.

     

    Claro que nosotros los creyentes no debemos temer este día, lo vimos ahí mismo, nosotros somos de día, y estamos esperando que Cristo regrese del cielo, Pablo ya les había dicho:

     

    1 Ts 5:4- 5 Pero ustedes, amados hermanos, no están a oscuras acerca de estos temas, y no serán sorprendidos cuando el día del Señor venga como un ladrón. 5 Pues todos ustedes son hijos de la luz y del día; no pertenecemos a la oscuridad y a la noche.

     

    Nosotros estamos esperando otra cosa: que el Señor regrese por nosotros

    1 Ts 1:10 También comentan cómo ustedes esperan con ansias la venida, desde el cielo, del Hijo de Dios, Jesús, a quien Dios levantó de los muertos. Él es quien nos rescató de los horrores del juicio venidero.

     

    Y como lo vimos en el versículo 1 de este capítulo, estamos esperando ser reunidos y reencontrarnos con nuestro salvador. Y dice Pablo:

     

    2 Ts 2:5 ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?

    Pablo ya les había hablado con lujo de detalle de todas estas cosas, pero, ellos habían olvidado, o tal vez estos falsos maestros habían orquestado muy bien su ataque.

     

    Mis hermanos, qué importante es que nos mantengamos en la verdad, por eso el Señor nos advirtió, Satanás es padre de mentira, es mentiroso y a nosotros nos urge estar en la verdad, conocerla, amarla, no rechazarla, no pretender que podemos estar a la mitad, si no hacemos una decisión quedaremos engañados, confundidos.

     

    Y dudar de la verdad de Dios siempre significa abrazar la mentira. Mira cómo todo se trata de mentira y de engaño, y si no tienes clara la verdad, entonces estás totalmente vulnerable, y recuerda, cuando estás engañado, serás el último en darte cuenta que lo estás.

     

    ¿Qué podemos hacer entonces mis hermanos para mantenernos seguros, protegidos, compartiendo con toda seriedad y convicción estas verdades? ¿Te das cuenta de la importancia de estar esperando a nuestro Señor? ¿Cómo cambiaría tu manera de ver tu vida si en verdad pusieras estas verdades por delante de ti?

     

    ¿Qué dirías cuando el Señor dice: ¿no puedes ser amigo del mundo y mi amigo, si haces al mundo tu amigo, en ese momento te conviertes en mi enemigo? ¿Verdad que lo tomarías más en serio? Y eso es lo que Satanás quiere, que tú y yo hagamos menos estas verdades y que no rijan nuestras vidas y convicciones.

     

    Por eso te invito hoy, decide crecer en Cristo, deja de perder tanto tiempo en cosas que no convienen o que quizá no sean malas, pero, sencillamente no te edifican, y si te quitan el tiempo para buscar el reino de Dios y su justicia divina, definitivamente son un estorbo. Dice la Palabra:

     

    1 Jn 2:15-18 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre. 18 Queridos hijos, llegó la última hora. Ustedes han oído que el Anticristo viene, y ya han surgido muchos anticristos. Por eso sabemos que la última hora ha llegado.

     

    Pedro escribió:

    2 Pe 3:11-14 Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable 12 y esperando ansiosamente[b] la venida del día de Dios? Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán con el calor de las llamas. 13 Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia. 14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él.

     

    El día de hoy nos tocó ver quién es este hombre, al cual tendremos la fortuna de no ver. Recuerden que Pablo estaba infundiendo aliento a sus hijos en la fe. Hay mucha morbosidad con respecto a este tema, pero nunca olvides que los creyentes no esperamos al anticristo, no tememos al anticristo, olvídate de todas esas películas del 666.

     

    Los creyentes estamos esperando a Cristo y su manifestación, ora a Dios para que te permita amar su regreso, anhelarlo, buscar su verdad, amarla, entenderla, vivir por ella. Que tus convicciones sean modeladas por ella, para que tus decisiones no te lleven lejos de Dios. Pablo escribió lo siguiente, y con eso te dejo para proseguir la semana que viene y terminar con este tema:

     

    2 Ti 4:6-8 En cuanto a mí, mi vida ya fue derramada como una ofrenda a Dios. Se acerca el tiempo de mi muerte. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel. 8 Y ahora me espera el premio, la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me dará el día de su regreso. Y el premio no es sólo para mí, sino para todos los que esperan con anhelo su venida.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Apr 23, 20172 Tesalonicenses 1: 6-12 “Retribución o recompensa ¿Qué escoges?
    Apr 23, 2017
    2 Tesalonicenses 1: 6-12 “Retribución o recompensa ¿Qué escoges?

    RETRIBUCIÓN O RECOMPENSA ¿QUÉ ESCOGES?

    2 Tesalonicenses 1:6-12

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos se traslada, y por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primera carta.

     

    ¿Qué aprenderemos de esta carta?

     

    Esta carta nos da un balance maravilloso al hablarnos del regreso del Señor Jesucristo, de nuestras promesas, de nuestra esperanza, y al mismo tiempo nos recuerda que mientras eso sucede, debemos mantenernos en este mundo ocupados en lo nuestro, con la motivación de traerle gloria a Dios con lo que somos, lo que tenemos y con lo que hacemos para vivir.

     

    Ya que algunos de la iglesia habían tomado la postura de que si Cristo venía pronto, pues ya para qué trabajar, para qué estudiar, para qué esforzarse, mejor sentarse y esperar a que el Señor venga. Y Pablo se ve en la necesidad de amonestarles. Por eso en esta carta aprenderemos también acerca de la disciplina en la iglesia.

     

    Como siempre la naturaleza caída del ser humano siempre trae problemas, hay desobediencia, oposición a la autoridad de Pablo, e incluso desafío, de algunos desobedientes, al punto que Pablo les dice:

     

    2 Ts 3:6 Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.

     

    Pablo se dará a la tarea de corregir errores acerca del día del Señor, el cual sin duda está por llegar, el Señor viene, pero, no sin que antes ocurran algunos eventos clave, ya que, por causa de falsas enseñanzas había de falsos maestros y lobos vestidos de oveja que seguían atacando a la iglesia.

     

    Aprenderemos que, al tener un correcto entendimiento del fin de los tiempos, nos podemos mantener sanos en la fe, con un testimonio eficaz en nuestra conducta, y siendo obedientes a la verdad y disciplinados para no caer en la ociosidad y en orgullo espiritual.

     

    Hace dos semanas estudiamos el saludo de Pablo a sus amados hermanos, y seguimos viendo a un Pablo agradecido por la fe, amor y perseverancia de los tesalonicenses, a pesar de la fuerte persecución que no disminuyó, sino que aumentó.

     

    En esto, aprendimos cómo ningún sufrimiento o persecución en Cristo es en vano, Dios tiene planes desarrollándose, y al final él ganará, sencillamente, en Cristo somos más que vencedores.

     

    Aprendimos cómo se comporta aquel que tiene una fe auténtica en las tribulaciones, aquel que entiende su identidad y su riqueza en Cristo, cómo no debemos ver las tribulaciones como enemigas, sino como amigas, por eso, la importancia de tener una perspectiva eterna y no solo temporal. 

     

    Vimos también que la fe genuina crece y se manifiesta en amor y obediencia especialmente en medio de la tribulación, y mientras que las tribulaciones fortalecen la fe genuina, la fe falsa es destruida por ellas.

     

    Entendimos también que las aflicciones por causa de la verdad son una muestra el amor de Dios, quien nos está haciendo dignos del reino de Dios.

     

    En la siguiente parte de este capítulo vamos a ver la contraparte; los creyentes tenemos y tendremos tribulación en este mundo, pero, sea cual sea nuestra situación o circunstancia, al final es solo ganancia, no así para los incrédulos, quienes por más que hoy parezcan estar cómodos, o victoriosos, su final será derrota.

    Y dice Pablo, sí, hoy parece, solo parece que el mal es el que gana y que nadie hace nada al respecto, en momentos parecería que Dios está dormido, pero no es así, Dios tiene un orden, dice en 1 Pedro:

     

    1 Pe 4:17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios!

     

    Es verdad, vivimos en un mundo caído, lleno de injusticia, pero, ¿cómo deberíamos entonces reaccionar ante la injusticia, ante la maldad, ciertamente el Señor Jesucristo nos dijo:

     

    Mat 5:38-42 «Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” 39 Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. 40 Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa. 41 Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda.

     

    Mat 5:43-45 «Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.” 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.

     

    Esto es, no respondan mal por mal, perdonen, sufran el agravio, lo cual implica no solo aguantarte amargado sin decir nada, sino el perdonar de corazón, el absorber la falta y decidir amar y seguir adelante.

     

    Y todo esto tiene un costo, porque no porque ames a tus enemigos van a dejar de serlo, o porque sufras el agravio, te van a dejar de agraviar. Hay un costo, el de humillarnos, el de ser como Cristo, lo cual para el mundo no es sino ser un tonto, porque la filosofía mundana es todo lo contrario, el abusado, abusa antes de que alguien lo quiera abusar.

     

    Este capítulo nos llenará de esperanza, porque Pablo nos recordará lo qué pasará con aquellos que sencillamente decidieron no creer y decir: “pues yo no creo nada, todo está aquí, así que mejor arrebato mi vida, si no quién me va a dar algo a mí, y si se trata de sufrir, antes que yo sufra, mejor hago sufrir a los otros.

     

    Pero, Pablo nos da razones de peso para no hacerlo, y para seguir adelante, vale la pena vivir para Cristo Por eso yo titulé este mensaje: LA RETRIBUCIÓN, LA RECOMPENSA ¿QUÉ ESCOGES? Demos lecutra desde el versículo 3.

     

    1. Habrá tribulación para el incrédulo en el regreso del Señor.

    2 Ts 1:6 Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan,

    Mientras que la persecución para el creyente es muestra de que Dios le ha trasladado a su reino y se ha convertido en un blanco del reino de las tinieblas, dice Pablo: esto no se va a quedar así. Viene un momento que los atribuladores se convertirán en atribulados. El Señor lo mencionó:

     

    Rom 12:19-21 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

     

    Es justo, no tenemos un Dios injusto. Cuando todo termine, este mundo sea juzgado y finalmente estén en el infierno o con él los que tengan que estar, será un día glorioso, no solo por nuestra salvación, sino porque en ese día la Palabra nos dice que todo lo creado se postrará delante de Dios y le dará gloria, por quien es él, especialmente por su justicia.

     

    ¿Qué significa esto? Por ejemplo, cuando hay alguna situación, sea en algún caso, o un juicio entre gobiernos, o entre familias, casi siempre el que pierde se queda con el rollo de: “no es justo”. Y si no ellos, alguien más que simpatiza con ellos, o alguien que sabe cosas más secretas, etc.

     

    Bueno, en este día donde todo saldrá a la luz y no habrá nada oculto para nadie, tanto en el infierno como en el cielo, todo mundo se postrará y dirá: Dios es justo. Obviamente nosotros lo diremos llenos de gozo, pero los incrédulos y Satanás lo dirán llenos de dolor, mordiéndose la lengua, llenos de odio, pero reconocerán al único que es perfectamente justo.

     

    Por eso mis hermanos, qué importante es hoy conocer la justicia de Dios, y no solo eso, sino reconocerla como buena, no resistirla, porque entonces estamos quedando del otro lado, y créeme, no vas a ganar, nadie va a poder altercar con Dios ni ponerlo en el banquillo de los acusados, nadie siquiera podrá levantar la mirada, o emitir un solo sonido, porque Dios es el único justo. El Señor le dijo a Job:

     

    Job 40:2-5 ¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto. 3 Entonces respondió Job a Jehová, y dijo: 4 He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. 5 Una vez hablé, mas no responderé; Aun dos veces, mas no volveré a hablar.

     

    Y más adelante le dijo, después de hablarle de su poderío y majestad:

     

    Job 40:6-9 Respondió Jehová a Job desde el torbellino, y dijo: 7 Cíñete ahora como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me responderás. 8 ¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú? 9 ¿Tienes tú un brazo como el de Dios? ¿Y truenas con voz como la suya?

     

    Pablo también escribió:

     

    Rom 9:20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?

     

    Por eso es tan importante entregarnos desde hoy a la verdad, amar la justicia, recibirla, entenderla, negarnos a nosotros mismos, a nuestras convicciones y argumentos engañosos y darle paso a la verdad. Para que en ese día podamos gozarnos con nuestro Señor, no dolernos de odio como sus perdedores enemigos.

     

    Y dice Pablo es algo justo que Dios pague con tribulación, aflicción, opresión, angustia; lo he dicho otras veces, la única razón por la que un asesino en serie, o alguien deliberadamente malvado disfrute de algo, es porque está aún en este mundo, utilizando y corrompiendo lo que Dios creó para bendición, pero, en el infierno no existirá nada de gozo, o de esperanza, o de placer, será solo como dice el Señor, el llanto y el rechinar de dientes, donde el gusano no muere y el fuego nunca se apaga.

     

    Nuestro cuerpo tiene cierto límite para soportar dolor o estrés, de pronto se desconecta el cerebro, o la gente se puede desasociar, que significa perder su consciencia en cierto momento traumático. En ese momento no será así, será plena consciencia, angustia, dolor, desesperación sin límite y por la eternidad. De hecho, el Señor habló de este tópico en repetidas ocasiones:

     

    Mar 9:43-44 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

     

    Luc 13:27 -28 Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad. 28 Allí será el llanto y el crujir de dientes,

     

    De hecho, el lago de fuego es aún peor que la misma muerte hoy, ahí es lanzada la misma muerte, dice:

     

    Apo 20:14-15 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

     

    Claro, esto no es lo que el Señor quiere, ni hizo para nosotros, pero, es la decisión de cada quien al recibir o rechazar su testimonio. Y Pablo contrasta:

     

    1. Habrá reposo para el creyente en el regreso del Señor.

    2 Ts 1:7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

    Por otro lado, los que son hoy, en esta corta vida atribulados, ya sea por la persecución, o por la aflicción de negarse a sí mismos, dice Pablo: “nosotros”. Es decir, los tesalonicenses, y los que hemos creído junto con Pablo, tendremos finalmente reposo.

     

    Ánesis

    en griego, relajación, alivio, reposo, holgura, libertad, expansión, descanso, finalmente ser completamente libres de nuestros enemigos, nunca más preocuparnos por si pensamos mal, dijimos mal, actuamos mal. Sencillamente tendremos libertad plena, gozo perpetuo.

     

    Lo contrario al infierno, toda manera de gozo y disfrute, sin una sola gota de corrupción, o de pecado, justicia, bondad, santidad perfectas y plenas.

     

    Date cuenta hoy donde está tu gozo o tu aflicción, sí, sé que lo atribuimos a las circunstancias, pero en realidad donde sufrimos es en nuestra mente y pensamientos o en nuestro cuerpo, ahí sufrimos las consecuencias. De todo lo que hoy te aflige, incluyendo las consecuencias de tu pecado o el mío, todo eso lo sufrimos en este cuerpo, en esta alma, en esta mente.

     

    Por ejemplo, cuando una persona muere, deja de estar consciente a este mundo, nada de lo que suceda a su alrededor le molesta, incluso lo pueden hasta cremar y a él no le molesta. El problema del ser humano no está a fuera de él, está dentro de él, y se llama pecado.

     

    En Cristo nuestro futuro ya fue resuelto, Cristo es nuestro reposo en cuanto a nuestras obras, en él tenemos salvación por su obra de redención, ya no tenemos que trabajar para ser aceptos delante del Dios altísimo, en Cristo hemos sido justificados, perdonados, recibidos como hijos.

     

    Pero seguimos en este cuerpo en el cual habita la naturaleza pecaminosa, la cual no se sujeta a la justicia de Dios, ni puede, ni quiere, los apetitos de nuestra carne, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida no nos dejan en paz, tenemos que vencerlos al andar en el Espíritu y no satisfacerlos, y esto lleva trabajo, es aflicción de espíritu. Decidir ser de Cristo en cuerpo y alma, y caminar en su justicia, tras su voluntad es trabajo, es cansado.

     

    Vivimos en este mundo el cual es enemigo de la justicia de Dios, su filosofía es humanista, el hombre es Dios y el centro del universo. Atea, no existe Dios, o si existe es parte de mi imaginación, yo lo cree, por lo tanto, está para servirme. O religiosa y legalista, son mis obras, es un Dios a mi medida y a mi manera.

     

    Lo que vemos en los medios de comunicación, en libros, en escuelas, universidades, la falsamente llamada ciencia, los valores de este mundo, todo esto va en contra de la justicia, de la verdad de Dios, y navegar en contra de la corriente de este mundo en la cual navegan los hijos de desobediencia, es cansado, es trabajo el cuidar mi corazón de la idolatría a este mundo.

     

    Tenemos un enemigo, Satanás, quien aborrece a Dios, y aborrece a todo aquel que decide honrar a Dios y a su verdad, el cual orquesta y dirige a este mundo y su filosofía, y está dispuesto a robar, a matar y a destruir, orquestando todo tipo de persecución y de situaciones para no hacernos fácil nuestro caminar con el Señor.

     

    De hecho, la Palabra de Dios, y en especial Pablo nos da varias ilustraciones de lo que somos, y todas ellas representan gran trabajo, él dice: somos atletas que necesitan disciplina, dominio propio, cuidar correr bajo las reglas de la competencia para no ser eliminados, para no quedarnos a la mitad y llegar a la meta.

     

    Somos agricultores que trabajan arduamente, desde picar la tierra dura, limpiarla, sembrar la buena semilla, regar, esperar con paciencia el fruto, luego cosecharlo y administrarlo. No creo que ningún agricultor te diga que ese trabajo es tranquilo, no, es arduo trabajo hasta ver el precioso fruto, y ahí no termina, un agricultor tiene que ocuparse de acomodar su fruto y ver ganancias de él.

     

    Somos soldados quienes estamos en una batalla constante, sin tregua, todo el tiempo estamos siendo atacados en nuestra mente, y en nuestro espíritu. Argumentos, mentiras, falsas convicciones, temores del hombre y de las circunstancias, cosas que constantemente nos tientan a no confiar en Dios y confiar en nuestra propia prudencia, en nuestro corazón perverso y engañoso.

     

    Y por eso, no podemos quitarnos por ningún motivo y en ningún instante la armadura, ni debemos dormir y eso es trabajo, es aflicción, es cansado.

     

    Claro, que en todas estas cosas contamos con la gracia del Señor, con su fortaleza divina, el Espíritu Santo en nosotros guiándonos a toda verdad, su Palabra que taladra nuestros corazones, que nos transforma; armas espirituales que nos ayudan en esta batalla. Y estamos en este cuerpo que, a pesar de la fe, de las promesas divinas, puede y es atribulado.

     

    Pero, nos dice Pablo, viene un día en el cual el Señor aparecerá, con los ángeles de su poder y nos tomará a él, y en aquel día finalmente llegará el reposo pleno, se nos dará un nuevo cuerpo libre de pecado y maldad, y todo por la gracia de Dios, dice en 1 Corintios y en 1 Tesalonicenses que ya vimos:

     

    1 Ts 4:16-18 Pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios. Primero, los cristianos que hayan muerto se levantarán de sus tumbas. 17 Luego, junto con ellos, nosotros los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Entonces estaremos con el Señor para siempre. 18 Así que anímense unos a otros con estas palabras. (NTV)

     

    1 Co 15:50-52 Lo que les digo, amados hermanos, es que nuestros cuerpos físicos no pueden heredar el reino de Dios. Estos cuerpos que mueren no pueden heredar lo que durará para siempre. 51 Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! 52 Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos también seremos transformados. (NTV)

     

    En ese momento llegará nuestro reposo, veremos cumplidas todas las promesas de seguir a nuestro Señor, de andar en mansedumbre, de haber vivido como nuestro Señor, en humildad en sufrir el agravio, en perdonar y poner la otra mejilla, veremos la recompensa y el resultado de andar como él anduvo, de cómo dice en Efesios:

     

    Efe 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

     

    De someternos a las autoridades aun cuando éstas no son justas ni piadosas:

     

    1 Pe 2:13-15 Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;

     

    De tomar la posición de humildad como nuestro Rey, él dijo:

     

    1 Pe 5:6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo

     

    Ese tiempo se cumplirá cuando él se manifieste, sea revelado desde el cielo con los ángeles de su poder. Él también dijo:

     

    Mat 5:5, 7 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. 7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

     

    Mat 5:10-12 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

     

    En este versículo vemos una razón más por la cual los cristianos amamos el regreso del Señor, oramos por su regreso, lo anhelamos; los cristianos sabemos que lo mejor está por venir.

     

    Porque sabe mi hermano, créelo, lo que nos trae tanta infelicidad, insatisfacción, todo lo horrible, es este pecado, hemos sido afectados por él, y ese día ese problema será resuelto en nosotros cuando él se manifieste, cuando se revele como el Rey del universo en todo su esplendor. Y Pablo nos vuelve a dar el contraste:

     

     

     

    • Habrá castigo eterno para el incrédulo.

    2 Ts 1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; 2 Ts 1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

    Sabemos que el regreso del Señor no es un evento solamente, es una era que incluye el rapto de la iglesia, la manifestación del anticristo, la gran tribulación, y todo lo que habrá en ella que está descrito en Apocalipsis, y Pablo está hablando de un todo.

     

    Y mira escena, cuando el Señor vino por primera vez, vino como el cordero que enmudeció cuando fue llevado al matadero, porque hoy es el día de la misericordia, de la paciencia, del perdón, pero, en ese día no vendrá como el cordero, sino como el león de la tribu de Judá, llegará con un rugido que dejará al mundo entero sin habla.

     

    Y checa también el contraste, mientras que para nosotros el verle significa gloria y honra, para los incrédulos será lo contrario: fuego, retribución, sufrimiento, pena de eterna perdición, exclusión eterna de la presencia del Señor y de la gloria de su poder. Dice en Hebreos:

     

    • Llama de fuego.

    Heb 12:28-29 Así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible, seamos agradecidos. Inspirados por esta gratitud, adoremos a Dios como a él le agrada, con temor reverente, 29 porque nuestro «Dios es fuego consumidor».

     

    Todas estas características de Dios nos confrontan, y más en este mundo postmoderno donde se enseña que libertad es hacer lo que me dé la gana, lo que sienta, lo que de repente me surja del corazón y que nadie me diga nada.

     

    Cuando eso no existe, porque nuestra tendencia es a ir tras lo que no aprovecha, como dice en Génesis: los designios de los pensamientos del corazón son de continuo solamente el mal.

     

    Lo que surge de mi corazón es romper el límite de velocidad, es buscar lo mío antes que lo de los demás, reclamar mis supuestos derechos, aunque en el proceso tenga que matar a millones de bebés no nacidos.

     

    Reclamar que mi identidad puede no ser lo que la biología de mi cuerpo dice, y no solo eso, todas las obras de la carne, con las cuales se edifican entre otras cosas, la industria del sexo, la cual trae esclavitud y degradación, los carteles de drogas, los gobiernos totalitarios o corruptos, en fin. A todo esto, el mundo llama bueno, es bueno que me dejes hacer lo que me dé la gana.

     

    Por eso no me presentes a un Dios que quiera coartarme mi “libertad”, que me diga lo que es malo o lo que es bueno, ¿qué se cree, el creador del universo? No quiero que nadie se atreva a decirme lo que tengo que hacer, o que lo que estoy haciendo está mal.

     

    Quiero gente que me diga: “eres una lindísima y finísima persona, tú solo échale ganas, eres un regalo del universo, eres Dios, todo lo que quieras lo adquirirás, no te preocupes de nada, solo sal del closet y libérate”.

     

    Por eso a nosotros solo nos gusta el Jesús buena onda, dice Jaime, el Jesús sonriente, vestido de surfero, con chanclas y shorts.

     

    Pero, la realidad es que, para poder tener un balance en nuestra adoración, en nuestro servicio, en nuestra honra a él, necesitamos constantemente recordarnos las dos caras de la moneda, lo cual no es dañino, es sano, el no olvidar quién es nuestro Dios, a eso la Palabra le llama temor limpio de Dios.

     

    Incómodo para nuestro orgullo y nuestra naturaleza pecaminoso, pero tan necesario para nuestra alma y espíritu. Pero, es una realidad, nuestro Dios es amor, es misericordia, es paciencia, pero también es justicia, es fuego consumidor. Fuego que purifica al creyente, pero que consume al malvado.

     

    Para nuestro gozo, en Cristo ya no tenemos que sufrir el peso de la cara de la moneda de su justicia, de su justa ira, de su retribución, pero, eso no implica que no la debamos recordar ahí está, ese es nuestro Dios.

     

    • Retribución – Ekdíkesis.

     

    Significa vindicación, venganza, justicia, castigo, daño por daño, lo que es justamente merecido. Y aquí alguien pueda pensar, ¿entonces será como cuando el malo recibe su merecido en la película y todos diremos: ¿ándele para que se le quite, qué bueno, lero, lero? Definitivamente, ni Dios, ni sus siervos vamos a sentir eso.

     

    La venganza humana muy frecuentemente es un sentimiento de agravio o de indignación que brota precisamente del resentimiento, de la auto gratificación; me la hiciste, me la pagas, te metiste con el muñeco, con la persona equivocada, ahora lo vas a sufrir por haberte atrevido a meterte con Juan Camanei.

     

    Además de ser totalmente injusta, porque no es equitativa: me rasguñaste, te arranco la mano, me golpeaste, o dañaste mi auto estima, o me humillaste, te quiero borrar de la faz de la tierra.

     

    Pero, la venganza de Dios, su retribución, surge de su perfecta justicia, como ya lo expliqué al principio. Así como hay leyes, y cuando hay un juicio, cada caso le corresponde cierto castigo debido al nivel de delito, de la misma manera, Dios sencillamente va a sacar el registro de cada persona y va a ser juzgado de acuerdo a su ley perfecta finalmente, va a haber justicia.

     

    Hoy, en este tiempo de espera, el mundo desobediente se regodea sin ningún tope de su desobediencia a Dios, pero, la Biblia dice que la ira de Dios está ahí latente, que el vaso de su ira se sigue llenando y que cuando llegue a su colmo se derramará, que su ira está colgando como una guillotina con un cronómetro lista para ser soltada.

     

    Y esto sucede hoy, a nivel individual, como dicen se te acaba el veinte y el corrido, y puede llegar la ira de Dios contra el pecador impenitente. Pero, este momento es diferente, el mundo, su sistema, su gobierno, todo lo que hoy reina, será juzgado y toda injusticia recibirá el pago, dice en Hebreos:

     

    Heb 10:30-31 Pues conocemos al que dijo: «Mía es la venganza; yo pagaré»; y también: «El Señor juzgará a su pueblo.» 31 ¡Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo!

     

    • Los cuales sufrirán pena de eterna perdición.

     

    ¿Qué significa esto? Bueno, una vez más, en las películas, recuerdo una escena donde el malo de la película tiene al héroe, y lo amenaza horriblemente, y que lo va matar, y ya sabes, y el héroe le dice: Adelante, solo me puedes matar una vez.

     

    Y así podríamos pensar, en cuanto a la retribución, la gente que dice: “pues que venga, si me va a matar, de una vez, arderé y ya. Pero, esa no es la idea, perdición no significa aniquilación, como si Dios tuviera un matadero, no es así, como ya lo repetí, aquí nuestro cuerpo muere y ya no hay más que hacer, si un asesino muere, ya su cuerpo no lo meten a la cárcel, deja de existir para este mundo.

     

    Pero, con en cuanto a la condenación no es así, por eso la palabra eterna es clave. Todo ser humano fue hecho con eternidad en él, de manera que cuando morimos no dejamos de existir, sea creyente o incrédulo, habrá resurrección para vida eterna, y resurrección para muerte eterna, dice Daniel:

     

    Dan 12:2-3 y del polvo de la tierra se levantarán las multitudes de los que duermen, algunos de ellos para vivir por siempre, pero otros para quedar en la vergüenza y en la confusión perpetuas. 3 Los sabios resplandecerán con el brillo de la bóveda celeste; los que instruyen a las multitudes en el camino de la justicia brillarán como las estrellas por toda la eternidad. (NVI)

     

    En otras palabras, no es como algunas religiones, por ejemplo, los Testigos de Jehová enseñan, que una vez muertos dejaremos de existir, no es así, somos seres eternos, y el castigo es eterna perdición y perdición es sinónimo de ruina, vergüenza, confusión eterna, imagina lo que ya expliqué al principio, por la eternidad.  Y ¿sabes en qué consiste esa ruina, esa destrucción? La siguiente parte nos lo dice:

     

    • Excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.

     

    Como lo dije anteriormente, Dios es amor, lleno de gracia, de verdad, pero, a la misma vez es justo, es fuego consumidor. Dice el Salmo 139:

     

    Sal 139:8 Si subiera al cielo, allí estás tú; si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, también estás allí. (NVI)

     

    Dios es omnipresente, es decir, está en todos lados, pero en especial en el infierno, no va a estar presente este lado de Dios, ellos jamás verán la presencia y la gloria de su poder como aquellos que hemos creído.

     

    Porque no es que los demonios o satanás no vean a Dios, lo ven, y solo de verlo sufren, así como los endemoniados que solo de ver la presencia de Cristo era algo insoportable para ellos. Y precisamente, la Palabra nos explica algo:

     

    Stg 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.

     

    Lo vuelvo a explicar, hoy, en este mundo, aún el peor de los criminales, el peor malvado del mundo puede disfrutar una buena comida, o aún disfrutar de su maldad. Todo lo bueno que podemos tener, viene de parte de Dios, quien hace salir su sol sobre buenos y malos, sobre justos e injustos.

     

    Pero, en ese día esta capacidad será quitada, sencillamente porque ese lado de Dios ya no estará disponible. De hecho, el cielo, más allá de un cuerpo sin pecado, de perfección, de calles de oro, y puertas de diamante, el cielo ser trata de Dios, de su gloria, de su magnificencia, de Cristo, su belleza, su grandeza, la cual es eterna.

     

    El gozo indescriptible del cielo, es quedar abrumados por la eternidad por la grandeza de Dios, el ver quién es él y disfrutarlo y nunca terminar, porque él es eterno. El cielo es la presencia de Dios, es disfrutar y ver su poder, su creatividad, quien es él, él es Dios.

     

    Y si quitas eso, lo único que queda es tinieblas y desesperación, dolor, confusión, vergüenza, lo único que podrán ver de Dios es su justicia, su fuego consumidor, por la eternidad. Y Dios lo sabe, ¿por qué crees que ha esperado tanto tiempo? ¿Por qué crees que no ha derramado su ira aún? Porque es paciente.

     

    Pero, en este momento el tiempo de ruego, de la paciencia de Dios, de la invitación termina. Y este día viene, es más, debería haber venido desde hace mucho tiempo, pero no ha llegado precisamente porque Dios es paciente, dice la Palabra:

     

    2 Pe 3:9-10 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

     

    Cada uno veremos diferentes facetas del Señor, tendremos diferente perspectiva, diferente experiencia.

     

    Ahora, pueda ser que alguien se pregunte, pero, ¿por qué tanta violencia? ¿Por qué Dios tan extremo? Y quise dejar para ahorita a quienes, y por qué, la respuesta está en el versículo 8, dice a quienes, y por qué:

     

    • A los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

     

    A los que sencillamente no es que Dios no se haya dado a conocer, sino que siempre le resistieron, siempre le rechazaron, aún cuando él les extendió sus manos una y otra vez, y sencillamente no se les dio la gana, prefirieron amar sus vidas, amar este mundo.

     

    Decidieron no obedecer el evangelio, las buenas noticias de nuestro Señor Jesucristo, Dios es perfecto y justo, un solo pecado es suficiente para recibir la condenación eterna, y nadie, absolutamente nadie peca, ni pecará solo una vez.

     

    Un bebé por el hecho de nacer ya nace en pecado, es descendencia de nuestro antepasado Adán, todos nacemos en pecado, pecamos por naturaleza y por despistados, y además pecamos porque queremos pecar. El ser humano no tiene salida por sí mismo.

     

    Pero, Dios vino y arregló esa situación, ¿cómo? No lo hizo creando una raza superior que viniera a redimirnos, no lo hizo mandando a un ángel, o a una legión de ángeles, no lo hizo creando a súper héroes, o extra terrestres, no.

     

    El Señor sabía cuál la gravedad del problema, él sabía que la paga del pecado es muerte, y el único pago aceptable era haciéndose él mismo como uno de nosotros, dejando su trono, humillándose hasta lo sumo.

     

    Cristo lo dijo: yo soy el único camino al Padre, yo soy la verdad, yo soy la vida, yo soy el puente, yo soy la salvación, el que cree en mí aunque esté muerto vivirá.

     

    Entonces piensa, ¿qué puede ser lo más valioso para Dios? ¿Qué es lo más importante para él a parte de su creación? Su Hijo unigénito. Mira la cruz, es un derroche de amor, de misericordia, de paciencia, es lo más valioso, lo más caro.

     

    La Biblia dice que todo le pertenece a Dios, el mundo entero; piensa en el hombre más rico del mundo, cómo le rinden pleitesía y todos quieren ser como él. Bueno, ése hombre no es nada comparado con la riqueza de Dios.

     

    Dios es el dueño de la vida misma, de los elementos, de lo visible y lo invisible, jamás se le va a acabar la riqueza. Claro, sus valores no son los nuestros, porque él valora la verdad, la justicia, la humildad, la mansedumbre, pero, aun así, él es eternamente rico.

     

    Pues para salvarnos tuvo que poner su vida, su Hijo unigénito tuvo que morir, y morir por su propia mano, Dios mismo le azotó, le castigó, derramó sobre él este infierno del que estamos hablando, le volteó la espalda, le abandonó para darnos vida, para perdonarnos.

     

    Otra vez, piensa, ¿cuál es el gran pecado? Dice: los que no conocieron a Dios, los que lo hicieron menos, los que lo rechazaron, los que no lo reconocieron como Dios, ni digno de ser adorado. Y no solo eso, sino que no creyeron.

     

    ¿Te das cuenta? Es una cuestión de fe, sin fe es imposible agradar a Dios, por fe es que somos salvos, no por obras. Por eso es que la incredulidad es el peor de los pecados, es decirle a Dios, no te hubieras molestado, ¿para qué moriste por mí? Yo puedo solo, no te necesito.

     

    La eterna perdición es esta, es despreciar el amor de Dios, es despreciar su perdón. Cada persona que esté en el infierno estará allí porque no quiso creer la verdad, porque despreció voluntariamente al Hijo de Dios, su amor.

     

    No obedecieron: hey estás en problemas conmigo, y ya te di una salida, mi hijo Jesucristo, cree en él, arrepiéntete, reconócete pecador, reconoce que él es la única salida, y ruega por perdón, reconoce que el único bueno, el único Dios es él. Recibe su amor, recibe su gracia infinita.

     

    Y ¿qué dijeron? No, no puedo traicionar la religión de mis padres, no, no puedo traicionar mis propias convicciones, no, no puedo aceptar que no soy nada, no puedo aceptar que estoy perdido, sí soy alguien, yo importo, y mi vida es lo más importante.

     

    Vivir para mí mismo, porque yo soy dios. Y no sé, piensa en todas las objeciones que ponías antes de venir al Señor, piensa en todo lo que amabas y creías que Dios no era digno de que le dieras la espalda y preferías darle la espalda a él. Piensa en todas las justificaciones que alguien da para no venir a Cristo. Todas ellas son un desprecio, al amor de Dios. ¿Entiendes por qué es tan severo?

     

    Dios dice: no me quieres, ok, has vencido, no me tendrás por la eternidad. Pero, hay un problema, has creído una mentira, porque fuera de Dios, no tendrías ni aire para respirar.

     

    Por eso lo vuelvo a repetir, el infierno o el cielo no se trata de quienes fueron buenos o malos, todos somos malos, todos nos descarriamos como ovejas, el cielo y el infierno se trata de creyentes y de incrédulos.

     

    Esa es la maldad, escupir el rostro de quien te ama, de quien quiere bendecirte, dar como desperdicio la sangre preciosísima de aquel que la derramó por ti para que fueras salvo, y no quisiste. ¿Se acuerdan lo que les dijo a los Judíos el Señor? Lleno de dolor, y de tristeza por ellos:

     

    Mat 23:37 »¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!

     

    Lo mismo con nosotros, cuántas veces el Señor una y otra vez nos salió al encuentro y por su gracia, creímos, cuántos otros endurecidos en su corazón, le ganarán a Dios, y Dios les dará lo que tanto pidieron, una eternidad sin él. Y dice nuestro segundo contraste:

     

    1. Habrá gozo indescriptible en el creyente.

    2 Ts 1:10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

    Mira qué maravilloso, y qué contraste tan fuerte, por los incrédulos el Señor será blasfemado, pero para nosotros ese día será el día más maravilloso. El poder levantar nuestras manos aquellos que hemos creído por su gracia, y hemos sido apartados por él, y reconocer su esplendor, su gloria, y llenarnos de gozo inefable.

     

    No sé si en algún momento tuviste un artista favorito, y lo que significó en aquel momento verlo en vivo, ¿qué tal ver su show en primera fila, en esos boletos de miles de dólares, luces y demás? ¿Qué tal tomarte un selfi, recibir un autógrafo de su mano? Claro que si lo vieras al otro día despertar en su cama no se vería tan espectacular, y menos si no se ha lavado los dientes y se fue de juerga la noche anterior.

     

    Sin embargo, finalmente ver a aquel por el cual tuvimos toda nuestra vida un anhelo profundo, y que solo lo podíamos ver con los ojos de la fe. No teníamos ojos para verlo, pero, ese día con ojos nuevos, capacitados para ver la gloria de Dios y no quedar ciegos, capacitados para ver nuevas gamas de colores que jamás se nos hubiera ocurrido que existían.

     

    Ese día le veremos en toda su gloria, y quedaremos asombrados, sorprendidos, y le daremos toda la gloria y la honra que solo él y solo él y nadie más merece. Toda lengua confesará, y toda rodilla se doblará ante el único Dios y su Hijo Jesucristo.

     

    Pero, mira el énfasis de Pablo, es así de sencillo. Los que creyeron, no los que se superaron, no los que sí la pudieron hacer, nadie puede, son los que creyeron y los que recibieron este testimonio, este maravilloso evangelio.

     

    ¿Te das cuenta de la importancia de predicar el Evangelio? ¿Te das cuenta de la importancia de dar el testimonio correcto a tus hijos? Porque muchas veces con tus palabras les dices algo, pero, realmente no los estás enseñando a adorar y a quedarse estupefactos de quién es Dios, sino que, con tu conducta, con tus apegos y con la manera en la que disfrutas de este mundo les estás enseñando lo hermoso de este mundo, más no la grandeza de Dios.

     

    Cuidado, comprométete a conocer a tu Señor para que tu testimonio sea el correcto, primeramente, a los tuyos, y después al mundo entero.

     

    Es nuestra responsabilidad entregar un testimonio fiel, ¿qué es esto? Va mucho más allá de tener una buena reputación, tiene todo que ver con que conozcas, con que entiendas, con que hayas experimentado la gracia, el amor, el perdón de Dios, con que estés entendiendo tu condición de pecador y tu necesidad de Dios, con que estés siendo lleno no de juicio por los pecadores, sino de verles con misericordia, con compasión.

     

    Para que entonces ellos puedan también anhelar este día, sí, entiendo que a ninguno de nosotros nos gusta sufrir o batallar, mucho menos ver sufrir o batallar a nuestros hijos, o a quien amamos, queremos una vida más fácil, sencilla y más disfrutable.

     

    El problema es que solo pensamos aquí y ahora, y no es así, necesitamos una perspectiva eterna, y en esa perspectiva alinear nuestras vidas, nuestras metas, nuestros sueños, aún nuestros apetitos y demás. Y dice:

     

    1. Necesitamos orar para que esta realidad afecte nuestras vidas y nos haga experimentar la gracia eficaz del Señor.

    2 Ts 1:11 Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder,

    Como en cada carta, Pablo hace su oración por sus amados hermanos. Y el contexto es lo que podemos ver como su oración. El llamamiento de Dios implica todo lo anterior, el ser suyos, el esperar su aparición.

     

    Mis hermanos, qué importante es no solo orar, pero, orar de la manera correcta y tener esta perspectiva eterna que afecte nuestra manera de vivir, nuestra manera de ver el mundo que nos rodea, la manera en la que gastamos los recursos que tenemos, todo lo que incluye este pequeño pedazo de tiempo que llamamos vida, el Señor viene, o nosotros vamos y necesitamos despertar.

     

    Mucho del cristianismo contemporáneo es demasiado secular, todos estos movimientos como Palabra de Fe, Confesión Positiva, Decláralo y Pídelo, el Evangelio de la Prosperidad o de la Salud y Riqueza, las cuales entre otras cosas enseñan que Dios puede entregarnos todo tipo de cosas materiales si las pedimos con fe suficiente.

     

    Enseñan que la oración es un medio para gratificarnos personalmente, y la fe es una mera herramienta para obtener casas, autos, ropa. Y que Dios es como el genio de la lámpara que nos concede todos los deseos materiales de los que le adoramos suficientemente bien.

     

    Sin darse cuenta hacen al materialismo y a la codicia un ídolo, y las oraciones son superficiales, miopes, mal dirigidas y egoístas. Todo se enfoca en mi mejor vida ahora, salud, riqueza, felicidad, consuelo, éxito, casa, trabajo, un esposo o esposa, un ascenso, un aumento salarial.

     

    Y no porque estas cosas sean malas, pero, todo eso son medios, son añadiduras, no son la fuente verdadera de nuestra felicidad y plenitud, como presumen. Si todo eso se pone en lo más alto de mis prioridades, se convierte en un ídolo, y como todo ídolo finalmente me dejará en miseria.

     

    Es Cristo lo único que me puede hacer feliz y darme plenitud, y todo eso son solo medios para traerle gloria al que ya de por sí me ha llenado y me ha dado propósito para vivir. Santiago lo dijo así:

     

    Stg 4:2-4 Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. 3 Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones. 4 ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.

     

    Pero, qué importante es comenzar por aquello que nadie nos va a arrebatar, no entendemos que nuestro problema no está afuera, sino adentro, que es lo interno lo primero que necesitamos atender, el asunto espiritual, el cual me dará lo que necesito para navegar en este mundo inestable.

     

    No está mal que oremos por lo que necesitamos, tenemos un Dios generoso que anhela bendecirnos y que además está con nosotros en tiempos difíciles, podemos pedirle confiadamente, pero no debemos olvidar cuidar nuestros motivos, nuestras intenciones, nuestros apegos.

     

    Si pensamos que es justamente algo material lo que necesitamos para que ahora sí, ya seamos completos, felices y nunca más volvamos a molestar al Señor, estamos cayendo en idolatría y en un error, es Dios a quien necesitamos. Y partiendo de esa premisa, podemos pedir con toda confianza, porque ya no será para gastar en nuestros deleites, sino para cumplir la voluntad del Señor.

     

    Pablo siempre oraba por la madurez de sus hermanos, que entendieran la riqueza que ya tenían en Cristo, su amor. Dios quiere que aprendamos a orar de la manera correcta, sabiendo que cuando oramos nuestro corazón se alinea con el suyo, que Dios ha elegido cumplir su voluntad a través de nuestras oraciones, cuando oramos de acuerdo a su voluntad, por eso la oración del justo puede mucho.

     

    Y chequemos rápidamente por qué ora Pablo, primeramente, dice:

     

    • Para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento,

     

    Esto también se puede traducir, los haga dignos de su llamamiento. Klésis, esta divina invitación, el cual también mencionó a los Efesios, recordando que él ya nos hizo dignos, al justificarnos en Cristo, al vestirnos e Cristo, pero, al mismo tiempo nosotros por su poder y gracia debemos mostrar que somos hijos de Dios, en nuestra conducta, en nuestra vida, la manera en la que hablamos y elegimos, y vivimos.

     

    ¿Sabes que la Biblia menciona la manera en la que un creyente que ha sido llamado, divinamente invitado por Dios a ser suyo debería andar? Dignamente, se refiere a algo apropiado, algo coherente con la impresionante verdad de haber sido hechos hijos de Dios, ¿cómo anda un hijo genuino de Dios?

     

    Por ejemplo en humildad, según Ef4:2, en pureza, según Romanos 13:13, con contentamiento, según 1 Cor 7:17, en fe, según 2 Co 5:7, en justicia, según Ef 2:10, en unidad, según Ef 4:3, en mansedumbre, en paciencia, en amor, en gozo, en agradecimiento, en conocimiento de Dios, en sabiduría, en verdad, llevando fruto. ¿Se acuerdan de lo que dijo Juan?

     

    1 Jn 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

     

    Necesitamos estar orando constantemente unos por otros mis hermanos, para que Dios nos permita manifestar las virtudes espirituales que nos hagan dignos de llamarnos cristianos. Y dice:

     

    • Y cumpla todo propósito de bondad

     

    ¿Qué significa esto? Cumplir es la palabra

    pleróo

    , que significa llevar a cabo, terminar, llenar a plenitud, hacer repleto, atiborrar, completar.

     

    Propósito

    eudokía

    , es voluntad, anhelo, un deseo, un propósito, cuando venimos a Cristo, de pronto nos damos cuenta cómo comenzamos amar la verdad, cómo aun cuando no somos lo que deberíamos ser, anhelamos con todo el corazón hacer lo bueno.

     

    Bondad,

    agadsosune,

    este fruto del Espíritu, esta característica de Dios, quien es bueno, siempre bueno.

     

    Y esto es lo que ora Pablo, que esos deseos de honrar a Dios, de andar siempre en la verdad sean llenados a plenitud.

     

    Y estos deseos solo pueden venir de un corazón regenerado, que piensa en la vida eterna y que entiende quién es, y que solo está de paso, que este es su único momento de utilizar todo lo que tiene para ganar dividendos eternos y escuchar de su Señor: “buen siervo y fiel en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré”.

     

    Seguramente estaba pensando en el salmo 37:

     

    Sal 37:4 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

     

    ¿Te has puesto a pensar, por qué no tengo hambre de la Palabra, por qué me cuesta tanto trabajo buscar lo que Dios ama, lo justo, por qué tengo tanta tendencia a lo malo y me es tan difícil lo bueno?

     

    Te haría otra pregunta, ¿en qué hallas tu deleite? ¿Dónde, con qué actividad, es cuando según tú te sientes deleitado y como pez en el agua? Si no es Dios, si no es el Señor, jamás tendrás este deseo. Es más, todo lo contrario, su voluntad siempre va a ser un estorbo, un fastidio para ti, y nunca vas a estasr pleno. Y por último dice:

     

    • y toda obra de fe con su poder.

     

    ¿A qué se refiere? Lo que hemos venido viendo por todas estas cartas, la fe genuina se manifiesta en una vida transformada, la fe no es mera información a la que decimos sí creo, no, la fe implica mente y corazón, y cuerpo. Entiendo, creo, lo llevo a mi voluntad, la cual mueve mis intenciones, mis decisiones, lo cual me lleva a vivir por aquello que creo. La fe auténtica produce buenas obras como fruto, Santiago lo decía así:

     

    Stg 2:14 - 16 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?

     

    Stg 2:17-19 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

     

    Es refrescante saber que todo esto que venimos hablando, no es sino por el poder de Dios y nada más. Es él actuando en nosotros mientras nos ocupamos de estar llenos del Espíritu, mientras la Palabra de Dios habita abundantemente en nosotros, mientras verdaderamente nos deleitamos en nuestro Señor y nos negamos a nosotros mismos. Y Pablo nos dice la razón de todo esto:

     

    2 Ts 1:12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

    Qué importante mis hermanos, ¿por qué estamos aquí? ¿Por qué hacemos iglesia? No es por nosotros mismos. Para mí es muy importante estarte recordando cada domingo que no debemos ser una iglesia homocéntrica, es decir, centrada en nosotros: no me siento bien, no me atienden bien, aquí no se aman, aquí no encuentro lo que yo necesito.

     

    La iglesia no existe meramente para nuestra satisfacción, eso es egoísta, ya lo vimos. La razón de la iglesia es la gloria de Dios. Dice John Piper: Dios es más glorificado en nosotros cuando nosotros estamos más satisfechos en él.

     

    Es decir, mientras más egoístas y egocéntricos seamos, mientras más enfocados en nosotros mismos, y vivamos en el mundo de todo se trata de mí punto com, más miserables e infelices seremos. Por el contrario, cuando me niego a mí mismo, y decido tomar mi cruz, y seguir a Cristo. Sencillamente es el único momento en el que comienzo a vivir en plenitud y gozo.

     

    Y entonces Cristo es glorificado, y sucede lo que yo pensaba que yo debería exigir y buscar a toda costa, yo soy glorificado en él. Así son las cosas en el reino de Dios, totalmente al revés de este mundo que está de cabeza, el Señor le dijo al sacerdote Elí, quien estaba enfocado en sus hijos, y no en el Señor:

     

    1 Sa 2:30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.

     

    Jesús lo dijo en Juan:

    Jua 12:26b Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

     

    Cristo claramente nos enseñó que nuestra manera de vivir, señala nuestra fe, en qué y en quién hemos confiado, en él, y en sus promesas eternas, o en el mundo y su filosofía diseñada por el padre de las mentiras, él dijo:

     

    Mat 5:13-16 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

     

    Y me encanta cómo cierra esta oración, todo es por él, de él y para él, Pablo dice:

     

    • por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

     

    ¿Te das cuenta quién es el autor y consumador de nuestra fe? Por eso es imposible que alguien que genuinamente ha creído, no persevere, no haya algún cambio en él, por eso es posible ser diferentes, es posible perdonarnos, es posible andar como Cristo anduvo, porque su gracia es suficiente para todo, la influencia divina en el corazón del hombre y su reflejo en la vida.

     

    Mis hermanos, solo hay de dos sopas, o somos creyentes, o incrédulos, no hay un punto medio, si dices, casi me convences, eres incrédulo, si dices, ya voy a creer, dame chance tantito más, eres incrédulo. Necesitas depositar tu vida en el lugar correcto.

     

    Recuerda, vienen tiempos de retribución, el Señor no va a tener por inocente al culpable, mejor haz tu decisión hoy, no quieres el castigo eterno, Dios no quiere el castigo eterno para ti, puedes decidir vivir para este mundo y entregarte a tus deleites, pero será muy corto, y no habrá valido la pena.

     

    Quizá pienses es mucho lo que Dios pide, no es nada, si comparas el costo de no hacerlo, pero, cuando la promesa es clara, el costo es bajo. Necesitas entregar tu vida al Señor, y si ya lo hiciste, necesitas una perspectiva eterna, y dejar de idolatrar el aquí y el ahora, aun cuando esto te cueste tribulación y pruebas. Te dejo con dos textos y quisiera que oráramos con el salmo 37, por si te queda alguna duda:

     

    1Pe 4:14-16 Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes. 15 Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido. 16 Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo.

     

    1 Pe 4:17-19 Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¡cuál no será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! 18 «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será del impío y del pecador?» 19 Así pues, los que sufren según la voluntad de Dios, entréguense a su fiel Creador y sigan practicando el bien. (NVI)

     

    Sal 37:1-6 No te impacientes a causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. 2 Porque como hierba serán pronto cortados, Y como la hierba verde se secarán. 3 Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. 4 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. 6 Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía.

     

    Sal 37:7-10  Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. 8 Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. 9 Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra. 10 Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí.

     

     

    Sal 37:11-15 Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz. 12 Maquina el impío contra el justo, Y cruje contra él sus dientes; 13 El Señor se reirá de él; Porque ve que viene su día. 14 Los impíos desenvainan espada y entesan su arco, Para derribar al pobre y al menesteroso, Para matar a los de recto proceder.15 Su espada entrará en su mismo corazón, Y su arco será quebrado.

     

    Sal 37:16-20 Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores. 17 Porque los brazos de los impíos serán quebrados; Mas el que sostiene a los justos es Jehová. 18 Conoce Jehová los días de los perfectos, Y la heredad de ellos será para siempre. 19 No serán avergonzados en el mal tiempo, Y en los días de hambre serán saciados. 20 Mas los impíos perecerán, Y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros Serán consumidos; se disiparán como el humo.

     

    Sal 37:21-25 El impío toma prestado, y no paga; Mas el justo tiene misericordia, y da. 22 Porque los benditos de él heredarán la tierra; Y los malditos de él serán destruidos. 23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. 24 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano. 25 Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

     

    Sal 37:26  En todo tiempo tiene misericordia, y presta; Y su descendencia es para bendición. 27 Apártate del mal, y haz el bien, Y vivirás para siempre. 28 Porque Jehová ama la rectitud, Y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; Mas la descendencia de los impíos será destruida. 29 Los justos heredarán la tierra, Y vivirán para siempre sobre ella. 30 La boca del justo habla sabiduría, Y su lengua habla justicia.

     

    Sal 37:31  La ley de su Dios está en su corazón; Por tanto, sus pies no resbalarán. 32 Acecha el impío al justo, Y procura matarlo. 33 Jehová no lo dejará en sus manos, Ni lo condenará cuando le juzgaren. 34 Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te exaltará para heredar la tierra; Cuando sean destruidos los pecadores, lo verás.

     

    Sal 37:35-40 Vi yo al impío sumamente enaltecido, Y que se extendía como laurel verde. 36 Pero él pasó, y he aquí ya no estaba; Lo busqué, y no fue hallado. 37 Considera al íntegro, y mira al justo; Porque hay un final dichoso para el hombre de paz. 38 Mas los transgresores serán todos a una destruidos; La posteridad de los impíos será extinguida. 39 Pero la salvación de los justos es de Jehová, Y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia.40 Jehová los ayudará y los librará; Los libertará de los impíos, y los salvará, Por cuanto en él esperaron.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Apr 9, 20172 Tesalonicenses 1: 1-5 “La fe auténtica y las tribulaciones”
    Apr 9, 2017
    2 Tesalonicenses 1: 1-5 “La fe auténtica y las tribulaciones”

    LA FE AUTÉNTICA Y LAS TRIBULACIONES

    2 Tesalonicenses 1:1-5

     

    Seguimos hablando de la misma iglesia, en el mismo lugar, solo que unos meses más tarde. Esta iglesia asentada en Tesalónica, ciudad que todavía existe y es una de las más importantes de la región de Macedonia en Grecia.

     

    Ciudad grecorromana caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno. En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto.

     

    Donde Pablo, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos, se traslada hasta Tesalónica, donde por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Esta carta es literalmente continuación de la primera, como ya lo mencioné, para este momento había pasado menos de un año, la primera carta ya había sido enviada, y Pablo recibe otro reporte en el cual recibe tanto buenas noticias del crecimiento espiritual de esta iglesia, además de dificultades en Tesalónica que no se resolvieron con la primer carta.

     

    Como siempre la naturaleza caída del ser humano siempre trae problemas, hay desobediencia, oposición a la autoridad de Pablo, e incluso desafío, de algunos desobedientes, al punto que Pablo les dice:

     

    2 Ts 3:6 Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.

     

    Esta carta nos enseñará acerca de la disciplina en la iglesia, además de que Pablo se dará a la tarea de corregir el error acerca del día del Señor, el cual sin duda está por llegar, el Señor viene, pero, no sin que antes ocurrieran algunos eventos clave, ya que había confusión porque los falsos maestros siguieron atacando a la iglesia.

     

    También nos enseñará cómo mantenernos sanos, con un testimonio eficaz en nuestra conducta, al tener un correcto entendimiento del fin de los tiempos, a lo que teológicamente se le llama escatología, y nos hablará de la importancia de ser obedientes a la verdad y disciplinados para no caer en la ociosidad y en orgullo espiritual.

     

    En este primer capítulo vemos a Pablo una vez más saludando a sus amados hermanos de la iglesia de Tesalonicenses, y vemos a un Pablo agradecido por la fe, amor y perseverancia de los tesalonicenses a pesar de la fuerte persecución que no disminuyó, sino que aumentó.

     

    Podemos ver que los tesalonicenses no desobedecieron, por el contrario, los vemos firmes, frescos y vibrantes, creciendo, a pesar de los problemas de falsos maestros y gente indisciplinada que están enfrentando.

     

    Y Pablo comienza explicando que ningún sufrimiento o persecución en Cristo es en vano, Dios tiene planes en pleno desarrollo, y al final él ganará, porque en Cristo somos más que vencedores.

     

    El día de hoy nos hará ver la necesidad de tener una fe auténtica, cómo se comporta esta en las tribulaciones, cómo debemos ver las tribulaciones, no como enemigas, sino como amigas, la importancia de entender nuestra identidad. Yo creo que hoy aprenderemos a dar un paso más de madurez al pedirle al Señor una perspectiva eterna y no solo temporal.  Por eso yo titulé este mensaje: LA FE AUTÉNTICA Y LAS TRIBULACIONES. Demos lectura.

     

    1. Nunca olvides tu identidad es de gran ayuda para sostenerte delante de la tribulación.

    2 Ts 1:1a Pablo, Silvano y Timoteo,

    Una vez más Pablo comienza con su saludo, en el cual incluye a su dream team, a Silas ya Timoteo. Mis hermanos, qué importante es poder tener un grupo de servidores fieles que compartan la misma visión, la misma carga, la misma pasión, ese es un regalo del Señor y es señal de su aprobación, además de su amor por su iglesia.

     

    Cuando hay unidad de propósito y gente en un mismo sentir y en un mismo parecer, trabajando no para el bien de una persona, sino por el reino de Dios y por el bien común, entonces tenemos una iglesia eficaz, que puede hacer mella en el reino de las tinieblas.

     

    Por eso, nunca dejemos de orar por que cada uno de nosotros tomemos nuestra responsabilidad de cuidar, de proteger la unidad y la paz, y de no entregarnos a las demandas de nuestra naturaleza pecaminosa, sino que, por nuestro propio bien, el de nuestras familias y la iglesia nos mantengamos orando unos por otros, pidiendo toda la asistencia del Espíritu Santo que podamos tener.

     

    Y dice Pablo a quién la dirige:

     

    2 Ts 1:1b a la iglesia de los tesalonicenses

    La iglesia, la ekklesia, la asamblea, los llamados, los convidados ec – desde, Kaleo, llamar, convidar, invitar, convocar, denominar. Esta palabra se utilizaba para referirse a una reunión popular, o una congregación religiosa.

     

    Por lo tanto, no se refiere a un edificio físico, y tampoco se refiere a una estructura jerárquica que hace diferencia entre laicos y religiosos, que pone a unos superiores a los otros, eso no lo vemos en el NT, si bien en el AT, hubo uso de sacerdotes y levitas, también en el NT vemos a Juan diciendo de cada uno de nosotros los creyentes:

     

    Apo 1:5-6 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

     

    Además de que Pedro menciona:

     

    1 Pe 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

     

    Si bien hemos aprendido que hay humildes funciones de servicio establecidas por Dios, dadas por Cristo y fortalecidas por el Espíritu Santo, nunca son nombramientos que hacen a personas más importantes o superiores que otras.

     

    Además de que el Señor nos enseñó que el mayor, sirve al menor, y que hay solo una cabeza, la cual es Cristo, Dios, quien vive y reina por los siglos, quien prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

     

    Quien además nos dejó al consolador, el Espíritu Santo, Dios, el autor de la Palabra, la cual consideramos la máxima autoridad para todo aquel que se dice cristiano, ella es nuestra regla de vida, el manual del fabricante, a la cual haremos bien en estar atentos como antorcha que alumbra en lugar oscuro.

     

    Entonces no lo olvides, la iglesia somos nosotros el conjunto de creyentes reunidos para adorar y servir al Rey, y me encanta lo que dice:

     

    2 Ts 1:1c en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo:

    La preposición “en”, nos hace ver a quién pertenecemos, dónde está fundamentada la iglesia, quién la sostiene, bendice, fortalece y la llevará hasta el día en que Jesucristo la tome para sí, para estar con él por la eternidad. Jesucristo dijo:

     

    Mat 28:20 Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos». (NTV)

     

    Rom 8:30-32 Y, después de haberlos elegido, Dios los llamó para que se acercaran a él. Y, una vez que los llamó, los puso en la relación correcta con él. Y, luego de ponerlos en la relación correcta con él, les dio su gloria. 31 ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como éstas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra? 32 Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? (NTV)

     

    Rom 8:33 ¿Quién se atreve a acusarnos a nosotros, a quienes Dios ha elegido para sí? Nadie, porque Dios mismo nos puso en la relación correcta con él. 34 Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros. (NTV)

     

    Cada vez que tengas dudas acerca de la iglesia, por lo que ves en la gente, dos cosas: 1º No te desanimes, uy, mira nada más, ¿cómo vamos a salir adelante si somos una bola de pecadores. Y 2º Tampoco te justifiques, mira, si nadie obedece, son una bola de hipócritas, yo por eso no voy a la iglesia.

     

    No, somos lo que somos, no por nosotros, sino por quién nos llamó y por quién nos sostiene, y por quién prometió y que no falta a su palabra porque es fiel y justo.

     

    Por eso, no pierdas tanto tiempo en estar escaneando a tus hermanos, escanéate a ti mismo, poniendo tus ojos en Cristo, en el Padre celestial, porque es el único lugar donde podemos encontrar esperanza, confianza, propósito y demás.

     

    Y me encanta, además de esto, no solo somos una creación más del Dios y Padre de todo lo creado, no, aquellos que hemos creído en Cristo, en el Evangelio, que hemos obedecido a la fe, verdaderamente hemos sido adoptados como sus hijos de Dios, se nos ha compartido la naturaleza divina.

     

    No solamente somos el objeto valioso de alguien muy rico, como un auto de colección, o una mansión, en Cristo, hemos sido hechos hijos legítimos, herederos del Dios Todopoderoso por medio de Cristo.

     

    Efe 1:4-5 Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos y sin defecto en su presencia. Por su amor, 5 nos había destinado a ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, hacia el cual nos ordenó, según la determinación bondadosa de su voluntad. (DHH)

     

    Rom 8:16-17 Pues su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios. 17 Y, como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios. Pero, si vamos a participar de su gloria, también debemos participar de su sufrimiento. (NTV)

     

    No lo olvides, no somos un club social, o a un grupo activista, o de mera ayuda social, no, nunca olvides a quién perteneces, cuál es tu identidad en Cristo, y responde a ella en fe, en amor, en obediencia.

     

    La Biblia nos deja claro que somos lo que ningún otro grupo en el mundo; todo grupo fuera de Cristo, de la Biblia y de la iglesia, es meramente humano, depende del hombre, es pensado por el hombre y por lo tanto tiene las limitaciones del hombre caído y finito.

     

    No así la iglesia de Cristo, la cual tiene un origen divino, por eso es tan especial, nada en este mundo la iguala, ella es diseñada por Dios, fortalecida por él, él es quien le da el propósito, quien la dirige.

     

    La iglesia es el medio por el cual el Dios único Dios, vivo y verdadero se da a conocer, y da a conocer su voluntad, su carácter, sus planes, nosotros, la iglesia lo damos a conocer, al ser transformados a la imagen de Cristo, al dar a conocer su Palabra, poderosa, inamovible.

     

    Y les dice Pablo: tesalonicenses, ustedes son parte de esta iglesia, y esto es lo primero que deseo para ustedes:

     

    2 Ts 1:2 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

    Gracia, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, la aceptación de Dios, su bendición, por decirlo así, su “ok”, el sí de Dios.

     

    Esto nos hace diferentes a cualquier religión, toda religión o filosofía está pensando en el esfuerzo del hombre, en auto mejorarse, superarse, en ganarse el puesto, la bendición, la salvación, merecer que Dios les mire con ojos de bondad, o que la naturaleza, o la fuerza del universo les favorezca portándose bien, o cumpliendo con reglas, ritos, requisitos, o disciplinas, es decir, es mi responsabilidad, todo está sobre mí, y si no cumplo, estoy perdido.

     

    Pero, cuando nosotros los cristianos pensamos en gracia, pensamos en dos cosas: Estamos pensando en el favor inmerecido de Dios, en lo que ya hizo, en lo que ya autorizó, ya firmó, en lo que ya está pagado y nos ofrece como un regalo que nunca podremos pagar, ni con una constelación completa.

     

    Ni con una vida completa de buenas obras, porque la gracia deja establecido que no podemos, sencillamente no tenemos ni en un miligramo lo que se requeriría para salvarnos a nosotros mismos. Tuvo que haber sido un regalo, tuvo que haber sido la misericordia pura de Dios.

     

    El Dios vivo y verdadero se hizo hombre para comprar nuestro perdón, recibiendo el castigo por nuestras maldades, ofreciéndonos perdón de pecados, vida eterna, adopción por medio de la fe, a gente que no podía ayudarse a sí misma, es lo que la Biblia enseña. ¿Qué dice Efesios 2?

     

    Efe 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

     

    Estábamos muertos, un muerto no puede hacer nada por sí mismo. Y dice:

     

    Efe 2:2 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

     

    Esto es gracia, este don inmerecido, y sigue:

     

    Efe 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios 9  no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

     

    Esta es la esencia de la gracia, la cual recibimos día a día de parte de Dios, la cual debemos conocer, buscar y adorar por la eternidad.

     

    Y paz

    , unir dos cosas sueltas, lo vimos la semana pasada, paz es igual a reconciliación de dos partes en conflicto, en hostilidad, sin la paz con Dios, jamás podremos tener paz en nosotros, y mucho menos entre nosotros. ¿Qué ves en el mundo aumentar cada vez más? Violencia, indiferencia, odio, resentimiento, heridas, muerte, etc.

     

    Sin haber hecho la paz con Dios, estamos en conflicto y en culpa, y podemos engañarnos, con yoga, o hinduismo, adormecernos con drogas, alcohol, o peor aún con soberbia, auto engaño, hasta quedar endurecidos, listos para la condenación, vacíos y solos.

     

    Pero, solo en Cristo podemos tener esta paz que sobre pasa todo entendimiento, que es mucho más que ausencia de conflicto, o ausencia de circunstancias desfavorables.  Es sabernos perdonados, libres de culpa, libres de condenación, saber que Dios nos mira con buenos ojos.

     

    Y disfrutar de esta paz en nuestras familias, nuestros matrimonios, aún en medio de cada dificultad, de circunstancias difíciles. Es recordar cada vez que Satanás quiere robarnos la paz con culpa y temor lo siguiente:

     

    Rom 5:6-8 Cuando éramos totalmente incapaces de salvarnos, Cristo vino en el momento preciso y murió por nosotros, pecadores.7 Ahora bien, casi nadie se ofrecería a morir por una persona honrada, aunque tal vez alguien podría estar dispuesto a dar su vida por una persona extraordinariamente buena. 8 Pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.

     

    Rom 5:9-11 Y, como se nos declaró justos a los ojos de Dios por la sangre de Cristo, con toda seguridad él nos salvará de la condenación de Dios. 10 Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo. 11 Así que ahora podemos alegrarnos por nuestra nueva y maravillosa relación con Dios gracias a que nuestro Señor Jesucristo nos hizo amigos de Dios.

     

    Es la paz de decir con toda confianza, plenamente convencidos: nada me puede arrebatar de la mano de mi Señor, nada me puede separar de su amor, soy suyo, él me escogió, me rescató, me limpió, me perdonó, me y él me preservará para él hasta el día final, ninguna cosa creada podrá arrebatarme de su mano.

     

    Y mis amados, los creyentes somos testigos de primera mano de todas estas cosas, esto es lo que predicamos, lo que compartimos, cuando evangelizamos no se trata de un multinivel, o de un producto a vender.

     

    La salvación es una realidad, es una experiencia, la vida, la luz, Jesucristo nos encontró, nos levantó y hoy nos está llenando de su gracia, si lo has experimentado, es imposible que no hables de ello a quien no lo tiene y está en miseria, todavía en conflicto.

     

    Gente que ha creído a la verdad es capaz de dar su vida por ella, fuera de esas verdades el cristianismo es mera religión vacía, sin poder.

     

    Y Dios, el creador de todo lo visible y lo invisible, quien es nuestro amado Padre, y Cristo, dice Pablo,

    es nuestro Señor.

    Señor, significa dueño, controlador, a quien nos entregamos por completo. Esto significa que, en Cristo ya no se trata de ti o de mí, se trata de Cristo; tú y yo estamos crucificados con él, ya no vivimos, él vive en nosotros.

     

    Y lo has escuchado muchas veces, y hasta lo has cantado, pero cada vez que andas con tus quejas, inconformidades, temores, rencores, reclamando tus derechos, lo que estás diciendo es que Cristo no es tu Señor, es tu achichinque, y que tu Señor sigues siendo tú mismo.

     

    Y Pablo nos recuerda: Cristo es nuestro Señor, Dios es nuestro Padre, quienes están dispuestos a bendecirnos, y están con las ventanas de los cielos abiertas para derramar sobre nosotros abundante gracia y paz; el favor de Dios, quien nos otorga su paz.

     

    Qué hermoso saludo, ¿no creen? Mejor que hi, o “que onda”, o “qué pasión te domina”, o siquiera, “Cómo estás”. Así se saludaban los creyentes, y yo creo que sería un lindo saludo, que cada vez que te vea o me despida de ti, te diga: gracia y paz, que cada momento de tu vida la gracia y la paz de parte de nuestro Padre celestial, el Dios vivo, y de nuestro salvador y Señor Jesucristo estén contigo. 

     

    Esto es lo que Pablo comienza recordando a los tesalonicenses y a cada iglesia que le escribía, y creo que es lo que Dios nos quiere recordar hoy, no sé cuál sea tu situación, pero si no has experimentado estos dos maravillosos ingredientes, si no eres parte de su iglesia, pídele hoy a Dios con todo tu corazón que te revele su gracia y su paz, sin ellos jamás serás feliz, y mucho menos salvo, y Cristo es el camino a obtenerlos.

     

    Por eso es tan importante la oración, la alabanza, en todo momento de nuestras vidas. Mis hermanos, dejemos de estar en esas conversaciones tan dañinas e inútiles con nosotros mismos, y consideremos lo que el Señor y su Espíritu Santo tienen para decirnos cada vez que le tomamos en cuenta. Y después de definir su identidad, recordarles quién es su Señor y su Dios entra en materia. Y dice:

     

    1. La fe genuina crece y se manifiesta en amor y obediencia en medio de la tribulación.

    2 Ts 1:3a Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos,

    Pablo comienza con un: debemos.

    ofeílo

    en griego, y significa estar bajo obligación, es un deber, una responsabilidad profunda, estamos en deuda eterna con Dios, por eso debemos darle gracias siempre.

     

    1º Para poder vivir siempre agradecidos con Dios por las cosas correctas, es indispensable tener una perspectiva eterna, si todo lo que gobierna en nuestro corazón se trata del aquí y del ahora, nos será muy difícil estar agradecidos, siempre viviremos inconformes e inseguros.

     

    Pero, si comenzamos por entender nuestra identidad, nuestro llamado, y quién nos llamó y para qué nos llamó, nuestro propósito, ya tendríamos suficiente para vivir agradecidos. Esto es lo que sucede cuando Cristo nos sale al encuentro y nos da vida eterna y nacemos de nuevo, sucede algo en nuestro interior; hay muchas cosas que no sabemos y que no entendemos, pero, algo sí podemos ver:

     

    “Estaba perdido, vacío, hambriento, como un pordiosero, y no merecía nada, pero, fui encontrado por ti, me extendiste tu mano limpia y santa para bendecirme y darme mucho más de lo que yo pudiera pensar o entender; por lo tanto, con el puro hecho de saberme salvado por ti, inmerecidamente, sé que tengo motivo suficiente para agradecer, estoy en deuda eterna.

     

    Ya lo vimos, la principal característica del inconverso, del incrédulo es su inconformidad, su falta de agradecimiento a Dios, porque le ha rechazado, ha rechazado su verdad, le ha dado la espalda, lo cual lo llevó a la ignorancia, la confusión y a la depravación.

     

    El incrédulo, el que no acepta el Evangelio de Cristo, está perdido, no sabe quién es, a lo bueno llama malo y a lo malo bueno, no tiene verdadero propósito, y en su engaño, le echa la culpa a Dios, se ensaña contra Dios, no le agradece, dice en Romanos 1:

     

    Rom 1:21 Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias. En cambio, comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios. Como resultado, la mente les quedó en oscuridad y confusión. (NTV)

     

    Rom 1:25  Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a los seres creados antes que al Creador, quien es bendito por siempre. Amén.

     

    Por el contrario, una de las características que no te dejarán equivocarte en cuanto a un verdadero creyente es que de una manera u otra vive agradecido. Si está amargado, cuidado es una mala señal, quizá esté cayendo en engaño por no pasar tiempo con el Señor y su Palabra, o, definitivamente no es creyente.

     

    Qué importante es dar gracias por tus hermanos cuando los ves creciendo en el Señor. Esto llenaba de gozo y agradecimiento a Pablo. Dice:

     

    2 Ts 1:3b como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;

    Y Pablo nos da una razón, dice: es digno,

    áxios,

    es apropiado, es justo, o como diría Jaime Foote, es la de ahí. Pero, checa cuál era el motivo de su agradecimiento, no por el tamaño de la congregación, o por los edificios que hubieran construido, ministerios, presupuesto o popularidad, sino por dos causas: su fe y su amor seguían en crecimiento y estaban abundando.

     

    Creciendo es la palabra

    juperauxáno, juper, un superlativo, por encima, más allá de la marca, auxiáno,

    aumentar, crecer, esto es, algo que está aumentando por encima de lo ordinario, más allá de lo esperado.

     

    Para Pablo esto significaba varias cosas,

    La fe de estos tesalonicenses era auténtica, 2º ¿Se acuerdan cómo Pablo había orado por que Dios le permitiera completar lo que faltaba a su fe en 1Ts 1:3? En esta carta Pablo estaba tan agradecido porque Dios había respondido. Ahora, analicemos los principios de este versículo:

     

    1º La fe y el amor de los tesalonicenses nunca dejó de crecer.

     

    A pesar de la persecución, ellos siguieron confiando plenamente en las Escrituras. Esta confianza es fe, es decidir que las convicciones de mi corazón están equivocadas, al igual que la filosofía de este mundo, y que lo que Dios dice es verdad. Lo cual les llevó a ser obedientes, a ser transformados a la imagen de Cristo, en pensamiento, en propósito para vivir, en las prioridades de cada día. Esto era evidente.

     

    Y no solo su fe credió, sino el amor entre ellos. Seguramente el sentir de Cristo, el no ver por lo propio, el estar ensimismado, sino ver por lo de los demás, iba aumentando,

    pleonázo

    , superabundando, multiplicándose cada vez más.

     

    Este es un síntoma clave para saber si mi fe es auténtica o está saludable, tanto la fe como el amor, deben ir en crecimiento, recordemos, nunca estamos estáticos, o vamos aumentado, o vamos decreciendo.   

     

    Otro principio es que la fe y el amor, son dos hermanos inseparables, lo vemos por toda la Biblia, no puedo llamarme un hombre de fe, si no tengo amor; o viceversa, no puedo decir que conozco el verdadero amor y lo practico, si no tomo en cuenta al que es amor.

     

    Efesios 4 por ejemplo, tenemos estos dos elementos: Somos equipados para servirnos, y ese servicio tiene como objetivo el ser edificados para que lleguemos a la unidad de la fe, a conocer mejor a Jesucristo y ser transformados a su imagen, y edificarnos en amor.

     

    Este es el objetivo del servicio en la iglesia, no divertir al pueblo, o que te sientas útil, o más cerca de Dios, o edificios mayores, todo eso sirve a este objetivo: conocer a Cristo, darlo a conocer y ser transformados a su imagen, edificándonos en amor, checa los dos elementos:

     

    Efe 4:12-13 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

     

    Pero, no termina todo con la unidad de la fe, la cual contiene la verdad, es decir, a Cristo, mira la combinación:

     

    Efe 4:15-16 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

     

    ¿Te das cuenta? Un verdadero hombre o mujer de Dios es caracterizado por estos dos elementos, la fe y el amor.

     

    Otro principio, es que Pablo le da gracias a Dios, por la fe y el amor de los tesalonicenses, Pablo no está diciendo: bien tesalonicenses, ¡eso! Ustedes si son bien machotes, son cristianos de a de veras, que sí viven su fe de verdad; no, eso levantaría su ego, su carnalidad, y no es así, ya lo vimos, la obra es absolutamente de Cristo.

     

    Pablo sabe bien que esto no viene de los tesalonicenses, sino de Dios, Pablo sabe que solo por la gracia del Señor ellos eran lo que eran. Y esto es lo que hace que la Biblia sea diferente a cualquier otro libro, el hombre no sabe otra cosa que exaltar al hombre, ve sus películas. Incluso los superhéroes no son sino proyecciones del mismo ser humano.

     

    No así la Biblia, la cual no fija sus ojos en los hombres, sino en el Señor, el autor y consumador de nuestra fe.

     

    Esto también me da descanso, que nuestra fe crezca, que podamos amarnos como Cristo nos amó, es una obra del Espíritu Santo en nosotros, es la gracia de Dios actuando poderosamente en nosotros, es una señal inequívoca de la presencia de nuestro Señor entre nosotros.

     

    Claro que es nuestra responsabilidad andar en el Espíritu cuidando nuestros tiempos de oración, nuestros motivos, al hacer una decisión de amor y no mirar por lo nuestro, sino decidiendo tomar una posición de humildad y de servicio hacia los demás, justo como nuestro Señor; cuidando y procurando la unidad y la paz.

     

    Al mismo tiempo, decidiendo no satisfacer los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa, negarnos a las demandas envidiosas, inconformes y orgullosas de nuestra carne.

     

    Parafraseando, Pablo lo expresaría así: tesalonicenses: los veo, veo su actitud, su compromiso, su amor entre ustedes, como no miran por lo propio, no exigen sus derechos, cómo se cuidan, cómo se sirven, cómo deciden perdonarse, sufrir el agravio, absorbiendo la falta, cuidando la unidad y la paz.

     

    Además, es evidente la manera en la que se han mantenido firmes en la fe, en las promesas, en la Palabra de nuestro Señor a pesar de que algunos de ustedes hasta lo han perdido todo, han perdido familia, amigos, prestigio, trabajo, libertad, han sido hasta golpeados y encarcelados, y su fe sigue firme y creciendo.

     

    Los veo en paz, gozosos, lo único que me queda decir es que esto solo puede venir del Señor, es una obra de su Espíritu Santo, es una obra de Dios. Gracias Dios mío, tengo que darte las gracias, estoy obligado, no puedo callarme.

     

    • Las tribulaciones fortalecen la fe genuina, y destruyen la fe falsa.

    2 Ts 1:4 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.

    Ahora, veamos con más detenimiento en medio de qué circunstancias estos tesalonicenses están creciendo, Pablo menciona persecuciones y tribulaciones, y que ellos están mostrando paciencia y fe en medio de ellas, las cuales comprueban su crecimiento.

     

    Y lo que Pablo está diciendo es: ustedes tesalonicenses, no tienen que decir nada, nosotros somos los que podemos decir con toda confianza que su crecimiento en Cristo es real. Y ustedes sirven como ejemplo a todas las iglesias de Dios. Especialmente Pablo estaba en Corinto, la iglesia que más problemas dio, al punto que es a la iglesia que más dedicó Pablo escritura del AT en las cartas.

     

    Esto nos enseña la necesidad de no solo agradecer a Dios lo que él esté haciendo en su vida, sino que la gracia eficaz es también una oportunidad de dar testimonio de que la fidelidad, el poder de Dios, sus promesas son reales y dignas de creerse, y así inspirar a otros a hacer lo mismo, al darles testimonio de que Dios es real, que vale la pena confiar en él.

     

    Los tesalonicenses mostraban paciencia y fe, al soportar dos cosas: tribulaciones y persecuciones. Paciencia es la palabra Hupomoné, lo cual no significa resignarme, “pues ya ni modo, así me tocó vivir, es mi cruz”.

     

    No, esta palabra implica permanecer, o mantener la esperanza bajo la dificultad, no es una paciencia con cara de agonía, sino con alegría, con esperanza, resistencia o aguante alegre, esperanzado, alguien que persevera, que es constante. 

     

    Y Pablo habla de tribulaciones,

    dslípsis, presión, estrechez, aflicción, angustia, tribulación. La cual creo yo, tiene que ver conmigo, con mis luchas internas, con el no entregarme a mi naturaleza pecaminosa. Y diogmós

    , persecución la cual tiene que ver con el acoso, o la opresión de personas en mi contra.

     

    Pero, ¿por qué nos aquejan las persecuciones y aflicciones? ¿De dónde vienen? ¿No que en Cristo se van todos los problemas y se es feliz toda la vida? No es así, la Biblia nos enseña, en primer lugar, que este mundo está caído, aquí no vas a encontrar el cielo.

     

    Como dicen algunos: aquí en la tierra está el cielo y el infierno, aquí se paga todo. No, tienes que saber lo que la Biblia dice, y te voy a decir algo, por más que disfrutes algo en esta tierra por un segundo, al máximo, o por un largo período de tiempo, lo cual es muy difícil o imposible, porque ni la princesa Diana era feliz; aun lo que pienses que es lo más sublime en este mundo, no se va a comparar con el cielo. La Biblia declara:

     

    1 Co 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

    También dijo del cielo:

     

    2 Co 12:4 que fui llevado al paraíso y oí cosas tan increíbles que no pueden expresarse con palabras, cosas que a ningún humano se le permite contar. (NVI)

     

    Y por el contrario, el día de perros más terrible, el peor día, del peor sufrimiento y soledad, aún una tarde en Siria en manos de ISIS, no se puede comparar con lo terrible del infierno, el Señor decía:

    Mat 13:41-42 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Mar 9:43-44 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

     

    Apo 20:10, 15 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos… 15  Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

     

    En primer lugar necesitas cambiar tu punto de vista acerca de la tribulación, me gusta cómo fue dicho: Dios hace sus mejores obras de arte en el lienzo del dolor.

    Para nosotros la tribulación es entrenamiento, Dios nos está limpiando, nos está preparando para la gloria eterna, Santiago y Pedro nos dicen:

     

    Stg 1:2-2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

     

    1 Pe 1:6-7 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

     

    La Escritura nos dice que nuestra fe es mucho más preciosa que el oro, y la prueba es el fuego que la limpia y que la hace más preciosa. Hoy en día, incluso en la iglesia el sufrimiento se ve como algo malo en esencia que se debe evitar a toda costa.

     

    Cuando por todo el NT vemos cómo Dios lo utiliza para cumplir sus propósitos eternos, nos moldea, nos libra de nuestra naturaleza pecaminosa, y no es una evidencia de que Dios nos olvida, sino de que él está con nosotros, él no nos abandona cuando vamos por el valle de sombra de muerte, al contrario, él habita con el quebrantado de Espíritu, da gracia a los humildes.

     

    La fe genuina no es frágil, todo lo contrario, a veces pensamos: ojalá que Dios no lo pruebe ahorita porque si no va a tropezar, y queremos poner la fe del nuevo creyente sobre algodones, y aislarlo de los golpes.

     

    Pero, ¿qué crees? Es todo lo contrario la fe auténtica no solo no es débil, que deba protegerse en contra de las pruebas y dificultades, al contrario, se robustece, se fortalece con las pruebas, ¿Por qué? Porque nos acerca a Dios, nos hace depender de él y no de nosotros, el Señor le dijo a Pablo mientras sufría de alguna enfermedad, o de algún tipo de persecución o molestia grandísimo:

     

    2 Co 12:7-8 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8  respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

     

    2 Co 12:9-10 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

     

    Nos limpia de la enfermedad de la autosuficiencia y la soberbia. David decía:

     

    Sal 119:67, 71 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra… 71  Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos.

     

    Santiago decía de Job quien sufrió de una manera que muy pocos podrían soportar, y comprobó la misericordia y la compasión del Señor:

     

    Stg 5:11 He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

     

    Así que necesitamos orar de una manera diferente con aquellos que están en pruebas, sean nuevos creyentes o no, debemos orar por que su fe sea auténtica, porque entonces saldrán aprobados. La tribulación es un agente purificador, es un entrenador, nos abre los ojos.

     

    A nadie le gusta, claro, pero, ¿qué crees? Es también una prueba del amor de Dios sobre sus hijos. Dice en Hebreos:

     

    Heb 12:5-8 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

     

    Heb 12:11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

     

    Porque como lo dije en el título de este punto, ¿sabes qué es lo que hace la tribulación con una fe falsa? La descubre y la destruye. Si es emocionalismo, si tienes una fe equivocada, o un mal entendimiento de la fe, no basado en la Palabra, sino en convicciones propias, entonces tropezarás, ¿qué dice la parábola de las semillas de la segunda semilla?

     

    Mat 13:20-21 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21  pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

     

    Por eso es importante entender de dónde viene la tribulación y la persecución, por qué el mundo nos odia. En primer lugar como ya lo mencioné el Señor nos enseñó que no somos de este mundo:

     

    Jua 15:18-19 »Si el mundo los aborrece, tengan presente que antes que a ustedes, me aborreció a mí. 19  Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece. (NVI)

     

    El mundo entero habla de tolerancia, y nos acusa a los cristianos de intolerantes, cuando es el mundo el que no puede oír siquiera la palabra Cristo, no toleran la verdad, pueden hablar en paz un budista, un hinduista, un humanista, pero si llega el cristiano, lo acribillan. ¿Por qué? Juan 3 nos da la razón:

     

    Jua 3:19-20 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto.

     

    Ok, pero, más allá ¿por qué tanta saña y desprecio? Dice en Efesios

     

    Efe 6:12 Pues no luchamos* contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.

     

    Satanás aborrece a Dios, vino a robar, a matar y a destruir, nos aborrece a nosotros, por eso promueve la maldad y la aplaude, e intenta aplastar, corromper y borrar todo aquello que tenga la imagen de Dios.

     

    El mundo entero y su sistema económico, político, filosófico y religioso está perfectamente orquestado, no por seres humanos, sino por Satanás y sus secuaces.

     

    Por eso necesitas toda la armadura de Dios, no solo porque escuches o veas espantos, sino porque de la manera más natural ahí está Satanás intentando hacerte tropezar con pensamientos, recuerdos, imágenes, gente que te provoque de una y otra manera, explotando tu carnalidad, explotando tus debilidades emocionales, morales y demás, con gente que te provoque.

     

    Y dices: Chuy, ¿quieres decir que toda la gente que no ha rendido su vida a Cristo está poseída? Claro que no, hay algunas que definitivamente sí lo están.

     

    Pero, lo que la Biblia sí enseña es que la gente sin Cristo está bajo el látigo de Satanás, es esclava de sus pasiones y deseos, está engañada por él, y definitivamente es manipulada por él, dice en Efesios 2 de nuestra vieja vida y de la condición de los incrédulos:

     

    Efe 2:1-3 Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. 2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. 3 Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. (NTV)

     

    ¿De dónde crees que viene toda esta cultura de muerte y de inmoralidad? ¿De dónde crees que surgen estos gobiernos que aplauden y promueven todo tipo de depravación? ¿De dónde crees que surgen todas estas películas llenas de violencia, celos, divisiones, adulterios, homosexualismo, etc.? ¿Por qué crees que en la agenda de todas las universidades seculares está el robarles la fe a los jóvenes?

     

    ¿Por qué crees que más y más maestros están ahí para adoctrinar con todo tipo de ateísmo e inmoralidad a los jóvenes, y al mismo tiempo persiguen e intentan callar a todo el que se levante en contra de esas enseñanzas? Por último, ¿por qué no simplemente dejarnos llevar por la corriente de este mundo y entregarnos a nuestros apetitos? Dice Pedro:

     

    1 Pe 4:1-2 Por tanto, ya que Cristo sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado, 2 para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones humanas sino cumpliendo la voluntad de Dios.

     

    1 Pe 4:3-5 Pues ya basta con el tiempo que han desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables. 4 A ellos les parece extraño que ustedes ya no corran con ellos en ese mismo desbordamiento de inmoralidad, y por eso los insultan. 5 Pero ellos tendrán que rendirle cuentas a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.

     

    ¿Por qué dejarnos vituperar y en casos como el de Esteban morir perdonando a sus agresores cuando fue apedreado? Mira lo que le dijo el Señor a la iglesia de Esmirna en apocalipsis 2:10

     

    Apo 2:10-11  No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. 11 »Todo el que tenga oídos para oír debe escuchar al Espíritu y entender lo que él dice a las iglesias. Los que salgan vencedores no sufrirán daño de la segunda muerte.

     

    ¿Sabes qué es lo único que te piden los persecutores en estos casos para dejarte de perseguir? Que niegues tu fe, que digas que Cristo es una falacia, pero, el Señor también dijo:

     

    Mat 10:32-33 »Todo aquel que me reconozca en público aquí en la tierra también lo reconoceré delante de mi Padre en el cielo. 33 Pero al que me niegue aquí en la tierra, también yo lo negaré delante de mi Padre en el cielo.

     

    ¿Te das cuenta de la necesidad de una perspectiva eterna? Te vuelvo a repetir fuera de Cristo jamás estarás pleno, jamás encontrarás lo que buscas. Sin embargo, mira a estos Tesalonicenses, siendo pacientes, confiando, siendo fieles a lo que el Señor les ha prometido y que nos ha prometido a todos nosotros.

     

    Una fe y un amor creciente se demuestra, o sale a relucir en medio de las tribulaciones. Esta es otra señal de una fe viva, cuando la persona permanece y persevera.

     

    Es fácil llamarnos creyentes y estar agradecidos cuando las circunstancias son favorables, pero, ¿qué hay cuando no lo son? ¿Qué saca de nosotros las tribulaciones y persecuciones? Si llamáramos persecución a lo que vivimos en este país. Y dice Pablo:

     

    1. Las aflicciones por causa de la verdad son una muestra el amor de Dios, quien nos está haciendo dignos del reino de Dios.

    2 Ts 1:5 Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

    La fe de los tesalonicenses, su paciencia, su perseverancia, su fidelidad, en medio de la tribulación es la muestra, la prueba manifiesta, la evidencia de que la gracia del Señor es suficiente para vivir para el reino de Dios y su justicia divina, a pesar de cualquier tribulación.

     

    El hecho de que Dios permita sobre nosotros las pruebas, las aflicciones y las tribulaciones, son en sí mismas, como ya lo vimos una muestra de que somos hijos de Dios, quien nos está preparando para el reino venidero, nos está dejando por medio de la fe y de su gracia listos para recibir sus recompensas y su gloria. Pablo decía estando seguro de esto:

     

    2 Co 4:16-18 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

     

    Esta perspectiva eterna es la que muestra que somos dignos del reino de Dios, y que Dios es justo, no injusto cuando nos permite padecer, porque está amándonos, porque el Señor está más interesado en nuestra alma, que, en nuestra cartera, o aún que en nuestra salud, porque sabe que somos seres eternos, y que las tribulaciones por más difíciles que parezcan son pasajeras, ya lo mencioné, el cielo no está aquí, y tampoco el infierno.

     

    Cuando pones toda tu confianza en lo que el Señor ha prometido, y con paciencia perseveras entonces estás dejando claro que Dios es justo, que Dios es fiel que es digno de confianza, y estás dejando establecido de quién eres, tu identidad y tu verdadera ciudadanía, tu verdadera esperanza.

     

    Por eso debemos tener cuidado con esos falsos evangelios que prometen nuestra mejor vida ahora, el cielo aquí en la tierra, felicidad personal, realización, comodidad, éxito o prosperidad, todo de acuerdo a los valores de este mundo, el Señor dijo con claridad:

     

    Mat 10:38-39 Si te niegas a tomar tu cruz y a seguirme, no eres digno de ser mío. 39 Si te aferras a tu vida, la perderás; pero, si entregas tu vida por mí, la salvarás.

     

    Mat 16:24-26 Luego Jesús dijo a sus discípulos: «Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz y seguirme. 25 Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás, pero, si entregas tu vida por mi causa, la salvarás. 26 ¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma?

     

    Mar 8:38 Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje en estos días de adulterio y de pecado, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en la gloria de su Padre con sus santos ángeles».

     

    Recuerda una vez más lo que hablamos al principio, porque todo tiene que ver con esto, ¿eres hijo de Dios? ¿Has creído en el Evangelio? ¿Te has arrepentido y has recibido el perdón de pecados?

     

    Pregúntate con honestidad, ¿qué es lo que te hace no estar agradecido? ¿Qué te impide decir: gracias Señor, y por el contrario te tientan a, decir: “por qué Señor, por qué a mí, por qué te olvidas de mí, estás siendo injusto, no me tienes contento he”? ¿Qué necesitarías que sucediera para que finalmente estuvieras agradecido? ¿Qué circunstancias, qué razones, qué situaciones?

     

    Ora hoy con todo tu corazón, pídele a Dios que te permita desear lo que él desea para ti, valorar lo que él valora, porque nuestros deseos, la filosofía de este mundo y Satanás jamás nos darán lo que nos prometen.

     

    Te aseguro que lo que Dios desea para nosotros, lo cual incluye el amor entre nosotros y la fe, será lo único que verdaderamente te llenará, todo lo demás es un engaño y nunca nos dejará satisfechos.

     

    ¿Cómo ves la tribulación ahora? ¿La sigues viendo como el castigo de Dios, como el juicio de Dios? ¿No crees que es hora de madurar, y de comenzar a ver las cosas como las ve Dios?

     

    ¿Tienes una perspectiva eterna? ¿Por qué no se la pides hoy al Señor? Quizá te estás dando cuenta que tu fe no es auténtica, y si es así, hoy es el día de comenzar a tener una fe genuina.

     

    Mira, la vida no la tienes comprada, por más que te lo repitas a ti mismo, hoy podría ser tu último día y después partirías con el Señor. Mira la situación, aunque la Biblia dice que habría guerras y rumores de guerras, eso implica que el fin está cerca. La maldad está aumentando cada vez más, etc. Mejor, ¿no te gustaría llegar a él siendo digno de su reino por su gracia? No dudes de sus intenciones.

     

    Quiero darte unas promesas que el Señor hace a su iglesia, para aquellos que vencieron sobre el pecado y la persecución para que te las lleves, antes de que pienses que no vale la pena, y que quieres tu mejor vida hoy. Que quieres escoger una vida incierta y por cierto muy corta:

     

    Apo 2:7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

    Apo 2:11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

    Apo 2:25-28 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga. 26 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; 28 y le daré la estrella de la mañana.

    Apo 3:5  El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 

    Apo 3:12  Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo,(F) de mi Dios, y mi nombre nuevo.

     

    Apo 21:7-8 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.