Apr 2, 2017
1 Tesalonicenses 5: 23-28 “Principios para mantener una iglesia sana parte 3 – El creyente y la santidad”

 

PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA

(5ª PARTE)

EL CREYENTE Y LA SANTIDAD

1 Tesalonicenses 5:23-28

 

Hoy terminamos con esta carta a la hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

 

Autor y fecha.

Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

 

Esta ciudad, así como la nuestra, y como cada ciudad grecorromana, era caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno.

 

En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos, no sin antes haber dejado una iglesia establecida, llegó a esta ciudad.

 

Por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

 

Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

 

Dejando Pablo atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige hasta Corinto, y desde ahí, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, habiéndola dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y respondiendo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

En esta carta fuimos alentados a seguir creciendo, a seguir caminando hacia Cristo, ser transformados a su imagen, y a pelear y ganar la buena batalla de la fe. Fuimos llamados a fortalecernos en el poder de Dios, a pesar de las dificultades, y a perseverar. Fuimos animados a vivir en pureza y santidad, apartándonos de una sociedad corrupta. Y sobre todo fuimos desafiados a esperar con gran expectativa y gozo a nuestro Señor que viene por nosotros, y que viene a juzgar la maldad de este mundo.

 

Algo que podemos imitar de esta iglesia es su sinceridad y obediencia a la verdad, que, si queremos estar frescos y ser una iglesia dinámica llena de esperanza, necesitamos responder a la verdad creyéndola y poniéndola por obra, amándonos y perdonándonos, así como Cristo lo hizo con nosotros.

 

Los tesalonicenses nos enseñan que podemos y debemos vivir una fe real, tener una esperanza ciertísima, y practicar un amor genuino, mientras Pablo nos enseña cuál debe ser el corazón del líder para con sus discípulos.

 

Y hoy terminaremos con la ayuda de Dios esta carta y la despedida de Pablo, la cual creo yo, nos muestra en estos ruegos y responsabilidades principios muy prácticos para mantenernos sanos como iglesia, en curso y en crecimiento, venciendo sobre toda oposición, yendo hacia la madurez, y no perder la frescura; para mantenernos firmes, delante de nuestro adversario que nos quiere derrotar y devorar.

 

Pablo nos dice a nosotros como a los a los Tesalonicenses, ey, la batalla sigue, son una hermosa iglesia en pleno desarrollo, pero, hay vacunas que ponerse, hay experiencias que vivir, hay áreas que hay que limpiar, sí, en todo eso Cristo será fiel, pero no dejen sus responsabilidades a un lado, todavía hay muchas pruebas por venir, nuevas generaciones vienen por delante, y la batalla no terminará hasta que llegue Cristo.

 

Mis hermanos, como los Tesalonicenses somos una familia en Cristo, y en toda familia hay dificultades, porque hay cercanía, y es fácil tener diferencias, venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil. Y Satanás querrá parar la obra en nuestras vidas y en la iglesia.

 

El primero es la relación entre pastores y ovejas: reconozcan a sus líderes, líderes trabajen y sirvan, lideren, demanden y enseñen la verdad en palabra y en obra, vivan en paz, procúrenla, cuiden la unidad.

 

Asegúrense de que todos van hacia delante peleando la buena batalla de la fe, cuiden unos de otros, amonesten a los ociosos, alienten a los de poco ánimo, sostengan a los débiles. En medio de las dificultades, no paguen mal por mal, antes sigan lo bueno, y sean buenos para con sus hermanos y para con todos.

 

Sobretodo guarden su relación con Dios, conózcanlo de manera que siempre estén llenos de gozo, sencillamente por quién es él y por lo que ha hecho por nosotros. Mantengan una vida disciplinada de constante oración, para que puedan vivir agradecidos a pesar de cualquier circunstancia.

 

Por último, la semana pasada vimos la importancia de cuidar nuestra relación con la verdad, ¿cómo?

 

Necesito aprender a honrar Dios Espíritu Santo, asegurarme de que está ardiendo en mí enriqueciéndome y bendiciéndome, cuidar de no apagarlo con nuestra autosuficiencia, religiosidad e hipocresía, con incredulidad, falta de perdón y amargura. Respondiendo a la Palabra de Dios obedeciéndola y poniéndola por obra; aprendiendo a ejercer discernimiento espiritual, abrazando lo bueno y absteniéndome de toda especie de mal

 

Ahora Pablo procede a cerrar su despedida, y me encanta el equilibrio, comienza con nuestra responsabilidad, pero, cierra con la realidad de que al final todo depende del Señor, al final es la obra de Dios, quien nos llamó, quien nos apartó para él, quien nos amó, estos versículos me recuerdan Efesios 2:

 

Efe 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

 

Mis hermanos, esto me recuerda las dos realidades en las que debo vivir; al venir a Cristo, arrepentirme de mis pecados y recibir perdón, vida nueva y demás han ocurrido cosas espirituales que no puedo ver, pero que sé que son ciertísimas.

 

El Espíritu Santo está en mí, hoy mi nombre está escrito en el libro de la vida, e incluso estoy sentado en lugares celestiales en Cristo Jesús.

 

Pero, hay otra realidad ciertísima, hoy vivo en este cuerpo debilitado por el pecado, en este mundo caído, y aunque tengo victoria sobre el pecado y la muerte, sigo siendo susceptible a su influencia.

 

Y por lo mismo, hoy tengo la oportunidad de decidir por el poder de Dios en mí, y al entender el amor que Dios ha derramado en Cristo sobre mí el responder en obediencia, el entregarme voluntariamente a mi Señor, y el negarme a mí mismo y a mis pecados, el entregarle toda mi vida, y no solamente por obligación, porque es lógico sino por amor al que entregó su vida por mí.

 

Y mientras eso sucede, puedo encontrar victoria en mi vida, puedo pasar por este valle de incertidumbre, dolor y debilidad lleno de gozo y esperanza.

 

Pablo nos muestra nuestra realidad espiritual, y nuestra necesidad de abandonar los ídolos de este mundo, de nuestro corazón perverso y engañoso, y entregarnos por completo a él, para poder vivir como Pablo, a pesar de dificultades llenos de gozo y esperanza, viendo la victoria en nuestras vidas. Por eso yo titulé este mensaje: EL CREYENTE Y LA SANTIDAD. Demos lectura desde el versículo 12 hasta el final:

 

1Ts 5:12

  Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 

1Ts 5:13  y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. 

1Ts 5:14  También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. 

1Ts 5:15  Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 

1Ts 5:16  Estad siempre gozosos. 

1Ts 5:17  Orad sin cesar. 

1Ts 5:18  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 

1Ts 5:19  No apaguéis al Espíritu. 

1Ts 5:20  No menospreciéis las profecías. 

1Ts 5:21  Examinadlo todo; retened lo bueno. 

1Ts 5:22  Absteneos de toda especie de mal. 

1Ts 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 

1Ts 5:24  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará. 

 

Salutaciones y bendición final

 

1Ts 5:25  Hermanos, orad por nosotros. 

1Ts 5:26  Saludad a todos los hermanos con ósculo santo. 

1Ts 5:27  Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos. 

1Ts 5:28  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén. 

 

  1. Dios es el iniciador de mi santificación, a mí me toca responder a ella.

1 Ts 5:23a Y el mismo Dios de paz

Muchas de las veces nuestra infidelidad, nuestra naturaleza caída, lo que somos y que nuestro corazón lo sabe cuando estamos ahí solos, cuando somos honestos con nosotros mismos y con Dios y reconocemos quienes somos en realidad, es cuando de pronto surgen dudas, y decimos: Señor, ¿de veras me amas? ¿De veras estoy seguro en tu amor? ¿De veras no me has desechado?

 

Porque Señor, de veras, qué difícil me es mantener una buena relación con mis líderes, procurar el bien para mis hermanos, confiar en ti y estar gozoso, orando y agradecido, estar en tu Palabra, abrazar lo bueno y abstenerme de lo malo; y Pablo nos recuerda algo:

 

Sí Chuy, ese Dios que es fuego consumidor, que no puede ver la maldad, que aborrece el pecado, ese mismo Dios es también es un Dios de paz; y ha hecho provisión para nosotros, para nuestro perdón.

 

Y no es que él se contradiga a sí mismo, o que sea tan buena onda que se haga de la vista gorda con nuestra maldad, no, sino que él mismo arregló este problema en la cruz del calvario, ahí derramó el furor de su ira sobre sí mismo tomando nuestro lugar, y cumplió su justicia a la perfección al castigar el pecado sobre Jesucristo su hijo.

 

En otras palabras, mis hermanos, Pablo quiere cerrar esta carta recordándonos la importancia del amor y la gracia del Señor, porque si solo nos enfocamos en lo que nosotros deberíamos hacer, olvídenlo, no tendríamos esperanza, ustedes lo saben, yo lo sé, lo mejor que podemos hacer esforzándonos es convertirnos en unos legalistas o moralistas súper orgullosos, y aun así no podemos acercarnos a Dios ni un milímetro más. O lo contrario, vivir frustrados y llenos de culpa al no poder lograr nada.

 

Por eso Pablo nos recuerda: tienen un Dios de paz, quien en primera instancia no vino a condenarlos, sino a buscar y a salvar lo que se había perdido, él es el iniciador, el autor y consumador de nuestra fe.

 

Él fue quien se acercó a nosotros, él fue quien pagó por nosotros, él fue quien, como un rey Todopoderoso, lleno de misericordia y amor estiró su mano para alcanzar y levantar a limosneros que no tenían nada para ofrecer, porque hasta nos era vergonzoso mostrarle una mano sucia, enferma, llena de llagas, sin fuerza siquiera para levantar la mano y pedirle.

 

Sino que, él fue quien nos vio con ojos de amor y misericordia, y con su mano limpia, santa, llena de amor y misericordia, nos alcanzó, y sin importarle ensuciarse las manos, o contagiarse de nuestro pecado, nos levantó de nuestra podredumbre. Él es el Dios de paz, quien vino a hacer la paz con nosotros, y quien dejó condiciones de paz para reconciliarnos con él.

 

De esto se trata el cristianismo, no es el hombre buscando a Dios, no, eso es religión, el cristianismo, la Biblia, no son reglas de cómo portarnos bien para ver si de perdida con un seis, llegamos a ser medio aceptables delante de Dios y a ver si nos perdona, no, eso jamás sucedería.

 

No nos alcanzaría una eternidad de buenas obras para subir siquiera medio milímetro al cielo, mucho menos nuestras efímeras y escazas buenas obras. Un solo pecado, uno solo, es suficiente para ser condenados, y Cristo fue condenado.

 

La Biblia, la santa Palabra de Dios nos enseña que nadie busca a Dios, que todos nos hemos descarriado como ovejas, le dimos la espalda, nos alejamos de él lo más posible, y que, por el contrario, él fue quien nunca nos abandonó a nuestra suerte, que él fue quien nos vino a buscar, el buen pastor, Jesucristo quien vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

 

No teníamos remedio, y él vino a remediarnos, no había manera que nosotros quisiéramos o pudiéramos acercarnos a él ni un milímetro y estábamos a una eternidad de distancia, pero, él se acercó a nosotros, él vino a crear condiciones de paz, donde de nuestra parte, solo había hostilidad y conflicto.

 

Él se humilló, dejó su trono de justicia, perfección y magnificencia para hacerse como uno de nosotros, se encarnó en un cuerpo como el nuestro, que suda, que se cansa, que es susceptible a la enfermedad, al dolor, a la angustia, se hizo de nuestra estatura, con pies como nosotros para andar con nosotros, para ponerse el yugo con nosotros. El rey eterno se humilló a medir 5, 6 y hablar al corazón de un necio como yo, y como tú.

 

Por eso, el único camino al Padre es Jesucristo, no hay otro, ni Mahoma, ni buda, ni ningún iniciado, o líder religioso, o filósofo, jamás pudo, ni podrá hacer nada por nosotros, está en el mismo tambo que nosotros, quizá llegará a definir el problema, hasta cierto punto, pero, solo Dios es el único con poder de atravesar la eternidad del abismo que hicieron nuestros pecados, mostrarnos el problema y darnos la solución eficaz.

 

Es este maravilloso Dios de paz, quien es el mismo ayer, hoy y por los siglos quien nos ha reconciliado con él, quien vino a unir dos cosas separadas, nos vino a reconciliar con él, y solo en él está la fuente de nuestra seguridad, decía Juan en su primera carta:

 

1 Jn 4:15-19 Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. 16 y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. 17 ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor, 18 sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. 19 nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero. (NVI)

 

Nosotros podemos y debemos amar a Dios y a nuestro prójimo como una consecuencia natural de que hemos llegado a conocer al Dios vivo y verdadero, quien es amor, quien nos capacita porque es un Dios de paz que quiere nuestro bien, nuestra bendición; esas son sus intenciones. Y dice Pablo:

 

1 Ts 5:23b os santifique por completo;

En última instancia esta debería ser nuestra esperanza, y al mismo tiempo nuestra meta. Pero, ¿qué significa santidad? Este es un término tan mal entendido que por lo mismo es muy mal utilizado.

 

Por ejemplo, en el contexto católico se tiene a un santo como a una persona muerta que en vida fue tan buena que logró que se le concedieran poderes especiales milagrosos, o al menos una influencia especial para con Dios y así a través de él, y por su intercesión lograr ciertas necesidades o peticiones de parte de Dios.

 

En general la gente piensa que ser santo es ser perfecto, y no equivocarse. Sí, o no se refieren así a alguien que medio se quiere portar bien: ese es bien mocho, es re persignado, se cree mejor que los demás. Y, ¿Si o no lo utilizábamos para justificarnos en nuestros pecados? Si no soy un santo, por qué me exiges tanto, o esta no es una santa.

 

Incluso en ciertos sectores de la iglesia evangélica también se tiene una concepción equivocada de la santidad, se piensa que alguien santo es alguien que ha logrado por su propia fuerza portarse bien y ser bueno delante de Dios.

 

El término en realidad sí tiene que ver con algo limpio o sin culpa, pero, esa no es su connotación única o principal. Su significado tiene más que ver con apartar, separar, hacer algo diferente a lo común y corriente, algo dedicado o reservado para alguien, para su servicio, algo sagrado o consagrado, de ahí viene la palabra santuario, es la palabra que utilizaban los paganos griegos para referirse a lo que dedicaban a sus ídolos.

 

Este es el concepto, apartar algo para alguien y que su único propósito sea vivir y servir para ese alguien o servir solo para lo que fue apartado.

 

Por ejemplo, yo recuerdo que platicaban de un tío que cuando llegaba el pan de dulce recién calientito, él escogía su pan y para que nadie se lo ganara, le metía el dedo y decía: “este es mío y que nadie lo toque”. Y con la marca de su dedote ya nadie lo agarraba, era su pan, para su solo uso y deleite. Mi tío santificaba su pan para él.

 

Otro ejemplo es un bisturí, bien podría pasar como un corta papeles, o un cuchillo con una forma extraña, pero un doctor no haría una carne asada y diría: ¿no trajeron cuchillo? Bueno, ahí traigo el bisturí, tráelo para cortar la cebolla y la carne. No lo haría, no sería bueno ni para el próximo paciente, ni creo que tú te comerías ese pico de gallo cortado con un bisturí que utilizó para operar un tumor canceroso.

 

No, ese bisturí fue hecho con un propósito específico y permanece en un lugar, y se le trata de una manera muy especial por el trabajo para el que se le utiliza, se le debe mantener bien filoso, y además esterilizado. Por lo mismo, podríamos decir que el bisturí está santificado para el doctor, y para el servicio de él, no se utiliza para ninguna otra cosa.

 

Pero, la santidad tiene dos vías, no solo es de parte de Dios hacia nosotros, un pan no puede escoger a quien se lo va a comer, un bisturí tampoco puede escoger a su doctor, pero nosotros sí, de manera que hay otro ejemplo y que ya he utilizado antes: el matrimonio.

 

Yo escogí a mi esposa, bueno, es lo que yo creía hasta que aprendí que es la mujer la que escoge. Pero, digamos que fue así, ya que el hombre es el iniciador y el responsable delante de Dios. Yo dije esta mujer la quiero para mí, la aparto para mí no quiero que ningún otro hombre la tenga, la santifico para mí.

 

Ok, pero, ahí no termina el asunto, ella necesita responder de la misma manera, ella voluntariamente necesita apartarse para mí, ella por amor a mí, se va a santificar en cuerpo, mente y alma para mí, tanto ella como yo vamos a devotar nuestras vidas el uno al otro, ese es el pacto matrimonial porque nos convertimos en uno.

 

Yo estoy comprometido con ella, no puedo tener corazón de condominio, mi corazón es solo para ella, si trabajo, si hago algo, no puedo, no debo sacar a mi esposa de la jugada, estoy atentando contra el pacto de santidad que hicimos el uno al otro. Estos dos componentes tienen la santidad.

 

Yo soy diferente, ¿por qué? Porque Dios me apartó para él, ahora le pertenezco a Dios, y yo me he apartado para él, a él sirvo, mi vida sirve a sus propósitos; así como el bisturí, soy esterilizado y afiliado, listo para un propósito muy especial.

 

Estoy en un lugar especial donde por gracia de Dios, y por su poder, estoy siendo transformado más y más a su imagen, y al mismo tiempo yo como la iglesia, como la esposa, como el redimido decido por amor apartarme para él.

 

Dios continuamente me separa cada vez más y más del pecado, a quien antes pertenecía, de quien era esclavo, yo estaba santificado a la muerte, a las tinieblas, al príncipe de este mundo, todo lo que era y tenía servía a sus propósitos, pero, desde que Cristo me rescató, ya no es más así.

 

Estos tres ejemplos se dan en la Palabra. El día que Cristo me salvó, posicionalmente Dios me sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, dice en Hebreos 10:

 

Heb 10:10 Pues la voluntad de Dios fue que el sacrificio del cuerpo de Jesucristo nos hiciera santos, una vez y para siempre.

 

Esto es algo que ya sucedió, el Señor nos separó, nos apartó para él, nos rescató del dominio del pecado, de la oscuridad espiritual, y nos ubicó en el reino de la justicia y la luz, dándonos una nueva naturaleza, haciéndonos morada de Dios en el Espíritu, vistiéndonos de la justicia de Cristo, de manera que, en Cristo, Dios ya no nos ve como pecadores, sino santificados, en Cristo somos declarados santos.

 

En un futuro hay otro aspecto, la glorificación, la santificación final, Dios nos hará libres del pecado, Dios unirá nuestros cuerpos con nuestra nueva naturaleza. Finalmente vamos a ser libertados de esta carne debilitadora, y vamos a ser transformados por la eternidad a la imagen de Dios, como una esposa sin mancha, ni arruga ni cosa semejante.

 

Flp 3:20-21 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. 21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.

 

Pero, hay un tercer elemento que define la santificación, el cual tiene todo que ver con nosotros, así como el esposo o la esposa que por amor mutuo, ambos se esfuerzan por respetarse, por mantenerse fieles, no solo en el aspecto íntimo, sino en todos los aspectos.

 

Ambos dejan de estar enfocados en sí mismos para vivir para el bien del otro, tomando el sentir de Cristo como su bandera, viendo no por lo suyo propio, sino por lo del otro.

 

Una vez más, su trabajo, esfuerzo, tiempo libre, la manera en la que se divierten, no pueden pensarla como si fueran solteros, sino que ambos están comprometidos en cuidarse, amarse, protegerse, servirse el uno al otro por el bien de su matrimonio.

 

Esto requiere de un esfuerzo diario, de una decisión, motivada por el verdadero amor, que se sacrifica, que mira por lo del otro. Pero, por igual, obviamente trae resultados hermosos en la relación, amistad verdadera, comunión, intimidad no solo física sino emocional y espiritual, plenitud, gozo, confianza, lealtad mutua, propósito para vivir, etc., los beneficios de practicar el amor de Dios son maravillosos.

 

Y en nuestra relación con el Señor no es diferente, de su parte, obviamente él es santo, y nos ha apartado para él, y como lo veremos más adelante, él es fiel, él no es como nosotros que fallamos, pero de la misma manera a nosotros nos toca por el poder del Espíritu Santo en nosotros esforzarnos en conformarnos a la imagen de Cristo, en ser suyos, solo para él.

 

Su gracia va conformando nuestros corazones al corazón de nuestro Señor. Algo que necesitamos entender mis amados es que no solo somos portadores del nombre de Dios, lo cual ya es de por sí glorioso, no solo nos toca levantar un estandarte para anunciar su gloria y majestad.

 

También somos portadores de su imagen, la gente no solo oye nuestras palabras, pero, en nuestro carácter, en nuestra conducta, nuestros gustos, nuestros temas de conversación, lo que amamos hacer, lo que disfrutamos hacer debería mostrar la imagen de aquel a quien amamos y a quien pertenecemos.

 

MI esposa y yo, aun cuando ella tiene y tendrá siempre algo de Gómez Velázquez, y yo de Castañeda Reveles, juntos conformamos un nuevo estilo, hay algo en nosotros que ya no se parece ni a una, ni a otra familia, eso es algo nuestro, particular, especial, yo me comienzo a parecer a ella, y ella a parecerse a mí.

 

De la misma manera con Dios, él nos transforma a su imagen, a medida que nosotros nos esforzamos a devotarnos y a disciplinarnos para nuestro Señor, a rendirnos humildemente a sus pies, es él quien nos capacita para obedecerle, para amarlo, para progresar en la santificación, y ser conformados a su imagen, mientras que al mismo tiempo nosotros decidimos con todo nuestro corazón rendir nuestras vidas a él, esto es la santidad.

 

No es nuestro poder, es su poder, es su capacidad, pero sí es nuestra decisión, es nuestra voluntad de responder a tanto amor y gracia, dice la Palabra:

 

Zac 4:6b No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

 

Dios es el iniciador, pero nosotros respondemos ante ese amor, como ya lo dije, antes éramos devotos a nosotros mismos, a este mundo y a los propósitos de Satanás que nos llevaban a ir en contra de lo que Dios requería, pero, ahora con esa misma entrega y pasión, decidimos santificarnos para nuestro Señor, en romanos, Pablo nos lo explica muy bien:

 

Rom 6:17-18 Antes ustedes eran esclavos del pecado pero, gracias a Dios, ahora obedecen de todo corazón la enseñanza que les hemos dado. 18 Ahora son libres de la esclavitud del pecado y se han hecho esclavos de la vida recta. (NTV)

 

¿Te das cuenta del énfasis? Nosotros, por amor al Señor, nos hemos hecho esclavos a nosotros mismos, nos hemos santificado para Dios porque él nos santificó para él. Y dice:

 

Rom 6:19 Uso la ilustración de la esclavitud para ayudarlos a entender todo esto, porque la naturaleza humana de ustedes es débil. En el pasado, se dejaron esclavizar por la impureza y el desenfreno, lo cual los hundió aún más en el pecado. Ahora deben entregarse como esclavos a la vida recta para llegar a ser santos.

 

Ahora, esto nos da la clave para lo siguiente, ¿por qué razón debo ser santo para el Señor? ¿Por qué debo abandonar mi vieja manera de vivir? ¿Por qué no simplemente entregarme a mis pasiones desordenadas? Al cabo, ¿estamos bajo la gracia no?

 

Bueno, Dios no te salvó para que tú mismo te esclavices voluntariamente una vez más. Checa los anales de la historia, un esclavo no era ni libre, ni mucho menos feliz, en sus honrosas excepciones era abusado y tratado como un objeto, sin identidad, no podía decir que tenía un hijo, una esposa, y mucho menos una vida, si se enfermaba, era como una herramienta descompuesta de la que había que deshacerse, y no es un buen lugar para estar. Y Pablo agrega:

 

Rom 6:20 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto.

 

Es cierto, aunque muy dentro de mí yo solo sufría la culpa, la soledad, la degradación, el vacío, y los que me rodeaban eran mis víctimas, o yo era víctima de los que me rodeaban, no sentía la necesidad de obedecer a Dios, si tenía culpa, pero me dejaba llevar, pero, dice Pablo, no olviden que había consecuencias:

 

Rom 6:21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna.

 

Yo soy honesto, heridas y vergüenza encontré, mucho dolor, recibí muy poco por el costo tan grande que pagué de vivir supuestamente “libre”, yendo detrás de mi perverso corazón y mis pasiones, y si Dios me hubiera llamado a cuentas en ese tiempo estaría yo condenado, ardiendo en el infierno, pero dice Pablo:

 

Rom 6:22-23 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna. 23 Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.

 

Este es el por qué Dios me llama a la santidad, ¿qué quiero ver en mi vida y en la eternidad? Muerte, esclavitud, o verdadera libertad y vida eterna en y por Cristo Jesús nuestro Salvador. Esta es la oración de Pablo que el Dios de paz nos santifique, y no solo en el pasado, o en el futuro, sino que especialmente hoy donde estoy viviendo una vida consiente, tengo esta necesidad.

 

Por eso es importante la santificación, por eso la santidad no es un logro, como antes lo pensábamos, sino un estado de gracia al que Dios nos llama, al cual, de la misma manera nosotros estamos llamados a santificarnos para Dios por el llamamiento que nos ha hecho, y en esa santificación nos purificamos de toda contaminación y abandonamos el pecado, para vivir una vida apartada, santa, consagrada para Dios, quien entregó lo mejor de sí para nosotros. Filipenses nos enseña este equilibrio, dice:

 

Flp 2:12-13 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

 

La santidad tiene que ver con una decisión, tiene todo que ver con piedad, con un deseo de la voluntad, motivada por el amor de pertenecer a Dios. 

 

Pero, en esta vida consagrada a Dios, no significa que yo viva aburrido, o como perro amarrado delante de un bistec, con la baba saliéndoseme, siempre anhelando lo que tengo prohibido hacer, no, esa es la vida del religioso, del moralista.

 

Los creyentes genuinos hemos conocido lo que es la verdadera libertad, el verdadero gozo, y sabemos que solo consagrados para nuestro Señor es como experimentaremos y disfrutaremos de comunión con él, de verdadero gozo, verdadera intimidad.

 

Sí, soy como ese bisturí que nunca saldrá al aire libre de este mundo por que se contamina, pero, al mismo tiempo encuentra un propósito como ningún otro cuchillo, la mano del cirujano del universo, del creador, le toca, le maneja, le ama, le cuida, le da propósito, le llena por completo y salva vidas, toca vidas, y está en el lugar más especial del doctor del universo.

 

Y sí, nos vemos diferentes, nos comportamos diferente, hablamos diferente, porque somos siervos y pertenecemos a un Dios por demás especial, diferente a todo lo que vemos en este mundo, ¿o qué no nos llamamos hijos de Dios? ¿No deberíamos parecernos a él?

 

Y esta es la oración de Pablo, que suceda y que sea algo completo, esto es que nos deje absolutamente completos, perfectos, maduros, enteros, de punta a punta, íntegramente sin que falte nada. Y esto mis hermanos, nos debería llenar de esperanza, y de una convicción profunda de vivir solo para nuestro Señor y no más para nuestros pecados, para nuestras necedades, vale la pena.

 

Pero, recuerda, solo para él, antes que pienses en tu cónyuge, o en tus hijos, o en tu vida, o en tu familia extendida, Dios te llamó para él, no puedes estarte acercando a Dios para que él arregle tu vida y la enderece, y después le digas: gracias por tus servicios Dios, aquí vuelvo a acudir a ti cuando te necesite.

 

No se trata de eso, así jamás encontrarás lo que buscas, necesitas aprender a ser y a estar completo en él, y solo en él, y el resto se dará, llegará como una añadidura, pero, el resto es la añadidura, no Dios.

 

Es nuestro Señor a quien necesitamos, y el resto es temporal, incluyendo hijos, cónyuge, o trabajo y demás, si lo pones primero que a Dios, lo estás convirtiendo en un ídolo, y jamás vas a estar pleno, es Dios el que necesitas para estar pleno y completo, y esperar que en su bondad, y en su perfección, él te de lo que realmente necesitas, o te quite lo que no necesitas.

 

Y dice Pablo, oro para que sea una santificación completa, dice:

 

  1. Mi santificación está segura por quien me llamó y ese llamado me llevará a querer santificarme.

1 Ts 5:23b y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

En los tiempos de Pablo y aún hoy, existe esta filosofía del dualismo, la cual enseña que el cuerpo y el espíritu están separados, el cuerpo es malo no tiene remedio, pero, el espíritu del hombre es bueno, que implicación tiene esto, que según yo puedo ser muy espiritual, aunque con mi cuerpo sea yo inmoral.

 

Cada vez que yo digo: ¡Dios conoce mi corazón, él sabe que quiero! Estás engañándote y comportándote como un dualista. No aceptarías que tu esposa te dijera: te soy infiel, pero en el fondo realmente a quien amo es a ti. Sencillamente no funciona así entre nosotros. No puedes decirle a un juez: con mis manos soy un ratero, pero en mi corazón verdaderamente amo la honestidad, déjeme salir.

 

No es así, tanto nuestro espíritu y alma como nuestro cuerpo están juntos, o juntos están santificados para el Señor, o juntos están santificados para la maldad. Y, de hecho, cuando en verdad nuestro hombre interior está santificado para el Señor, esta santificación se refleja en el hombre exterior.

 

No puedo separar la parte espiritual o no material de la parte material, la cual es mi cuerpo, mi cuerpo no solo es un envase desechable, es importante lo que haga con él. Cuando Jesús se presentó resucitado, aunque su cuerpo estaba glorificado, las marcas de su sufrimiento se quedaron con él.

 

De la misma manera necesito entender que Dios no solo está interesado en santificar mi espíritu, sino también mi cuerpo. Dice en 1 Corintios 6:

 

1 Co 6:18-20 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

 

Es una realidad que mi cuerpo es tan importante como mi alma y mi espíritu, no solo individualmente, tu cuerpo es templo del Espíritu Santo, sino como una piedra viva. De manera que cada vez que nos reunimos como iglesia también tienes la responsabilidad de venir santo para el Señor.

 

Y no me refiero a que digas: uy, mejor no vengo a la iglesia, no me he portado bien. No se trata de eso, se trata de tu identidad, ¿quién eres? ¿Eres un hijo de Dios? ¿Qué es lo que amas, la justicia o la injusticia?

 

Ninguno aquí ni en ninguna parte del mundo es perfecto o sin pecado, la perfección está prometida para nosotros de parte de nuestro Señor, pero, hoy si te dices creyente, se supone que has hecho una decisión: le pertenezco a aquel que me eligió, que me rescató, que pagó el precio de mi libertad, soy suyo.

 

Señor, aquí estoy, límpiame porque quiero ser santo para ti, te amo, y aquí está mi corazón, mi voluntad, mis pensamientos, límpialos, pero, no solo lo interno, sino también lo externo, aquí están mis miembros, mis manos, mis pies, mis ojos, mi boca, todo lo que soy es tuyo, lávame, purifícame, hazme santo para ti.

 

No solo en este lugar, pero, también cuando salga de aquí, y cuando vaya a trabajar, y cuando esté con mis amigos, y cuando me divierta, y cuando esté con mis hijos y con mi esposa, y en todo lugar, soy tu instrumento, soy tu servidor.

 

Y esta es la oración de Pablo, que integralmente seamos guardados, conservados, y no solo eso, sino custodiados, reservados, protegidos, vigilados, mantenidos firmes, en guardia, con integridad total, intactos, sin daño ¿cómo?

 

Irreprensibles, sin tacha, sin falta, sin defecto, ¿es esto posible? Obviamente no para nosotros, pero, dice la Palabra, que lo que es imposible para los hombres para Dios es posible, porque no hay imposibles para él.

 

Por última vez Pablo menciona el regreso de nuestro Señor Jesucristo por nosotros, quien en un abrir y cerrar de ojos, según 1 Corintios 15 él transformará nuestro cuerpo de muerte, en un cuerpo con la gloria de nuestro Señor Jesucristo. La corrupción de este cuerpo se vestirá de incorrupción, y la muerte será tragada por la vida.

 

No sé cuál sea en este momento tu situación, pero, si no ves hacia el futuro, hacia este futuro, el cual es ciertísimo, te vas a quedar sumido en desesperanza. Te voy a decir algo, tengo 18 años de creyente, y ¿qué crees? Los problemas no han terminado, mi naturaleza pecaminosa sigue ahí, igual de corrupta.

 

Tú dirás, pues ahora que eres pastor ya todo es más fácil, ¡no sabes!, para nada, ¿sabes qué es lo que lo hace más difícil? El entender un poco mejor la grandeza, el poder, la santidad de Dios, y profundizar aún más que nosotros estamos podridos por nuestro pecado, y cómo aun así Dios nos puede amar, y recibir, y bendecir.

 

El no poder disfrutar a plenitud de la comunión con el Señor, con lo que es bueno, el tener que estar batallando cada día con esta naturaleza y con este cuerpo que no se sujeta a la ley de Dios, ni quiere agradar a Dios, que tengo que ignorarla mientras rindo mi vida al Espíritu Santo y le permito que controle mi vida.

 

Por eso este debería ser tu mayor anhelo, y si no lo es, comenzar a pedirlo, porque si no es así, todavía estás muy enamorado de este mundo, todavía estás engañado creyendo que la filosofía de este mundo sí te va a cumplir, que tu cuerpo sí te va a cumplir si obedeces sus demandas y te entregas y que finalmente serás feliz y completo el día en el que le puedas dar vuelo a la hilacha sin ningún recato.

 

Que la manera torcida y equivocada de este mundo es la única manera de salir adelante, ¿bien casado como crees? ¿Sin robar, diciendo la verdad, siendo honesto? ¿Cómo crees es el camino más directo al fracaso?

 

Cuando no es así, cuando lo que te retiene de ser feliz y pleno no es Dios, no es que te obliguen a hacer lo bueno cuando te mueres por hacer lo que no conviene.

 

Cuando precisamente por hacer lo que no conviene es que eres infeliz, el pensar que no hay de otra más que vivir una vida inmoral, o en unión libre, o en una relación fornicaria, o robando, o con alguna droga o el alcohol, o con tus ídolos, quizá el futbol, el cigarro, la avaricia de tener más y más.

 

Tú ponle el nombre que quieras, tú sabes de qué hablo, todo eso que sabes que no debes hacer, que el Señor te está pidiendo que abandones y que no lo haces por no confiar en él, y confiar mejor en tu destructor.

 

Esto es el engaño de este mundo, al que toma en cuenta a Dios, es al que Dios levanta, es él quien levanta y quien humilla, y te haría bien tomarlo en cuenta.

 

Debes entender y creer con todo tu corazón que el Señor viene, que tienes tiempo limitado en este cuerpo, en esta tierra, y que además no te vas a llevar nada, que un día dejarás de ser esposa o esposo, madre, o padre, que todo lo que ves hoy es temporal, y que lo mejor está por venir, comenzando por la aparición de nuestro Señor Jesucristo quien ese día, en verdad lo arreglará todo, y que no falta mucho tiempo, podría ser hoy.

 

Y esta era la oración de Pablo, Señor cuídalos, custódialos, mantenlos firmes para cuando tú vengas ellos se hallen irreprensibles delante de ti, sin mancha, por eso dice:

 

1 Ts 5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Mira nada más, por eso es que podemos llevar a cabo todo lo que hemos venido diciendo y aprendiendo en toda la Biblia, pero, aquí es donde comienza todo.

 

¿Has escuchado el llamado de Dios a venir a él? Y dirás ¿cómo? ¿Has creído en el Evangelio? ¿Te has arrepentido? ¿Has cambiado tu manera de pensar? ¿Has justificado a Dios como justo y te has declarado injusto o culpable y has confesado a Cristo como tu único salvador, como tu Señor?

 

Si él te ha llamado a pertenecerle, si él ya te ha santificado, sabe una cosa, él es fiel, ¿qué significa fiel? Digno de confianza, fidedigno, verdadero, Dios no miento, sus promesas son seguras, es digno de plena confianza. 

 

Su promesa, su amor, su palabra, es lo único fidedigno y confiable. En esos momentos difíciles es cuando debes recordar estas promesas y pedir fe para que tomen consistencia delante de las mentiras de Satanás y tu corazón perverso y engañoso.

 

Necesitas creer que las intenciones de Dios son buenas para ti, ninguna otra cosa en este mundo nos puede dar esta seguridad, porque este mundo es inestable y pasajero.

 

Cuando nos venden algo, desde un auto, una casa, una membresía, hasta un par de calcetines, nos prometen felicidad eterna, personalidad inigualable, reconocimiento, y al final todo resulta vano e insuficiente.

 

Piensa en las promesas de los gobiernos, las promesas de nuestros superiores en nuestros trabajos, qué inestable será tu vida si te basas en eso, realmente no sabes si te van a despedir, o la empresa va a quebrar, o tú vas a estar en condiciones de seguir trabajando.

 

Hasta la medicina moderna, la cual no siempre nos cura y que definitivamente no puede detener lo inevitable, no importa lo que pretendas pagar.

 

Incluso en la familia, en el noviazgo, nos bajamos el cielo y las estrellas, y cuando llega el matrimonio, en lugar de cielo y estrellas llega mal humor, malos hábitos, en ocasiones, mal olor, y el príncipe azul, se convierte en el perro mojado, o la princesa de Disney en la chimoltrufia.

 

¿Qué me dices de las promesas del pacto matrimonial? ¿Cuántas veces no cumplimos de amar y respetar en la salud y en la enfermedad? Prometemos a nuestros hijos, o ellos nos prometen a nosotros, y resultamos falaces, incumplidores. Al final, no recibimos, o no damos lo que prometemos.

 

Pero, ¿qué creen? Si el Señor te ha llamado, él es fiel a sus promesas, dice la Palabra:

 

Núm 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? 

 

Sal 119:89-91 Tu eterna palabra, oh SEÑOR, se mantiene firme en el cielo. 90 Tu fidelidad se extiende a cada generación, y perdura igual que la tierra que creaste. 91 Tus ordenanzas siguen siendo verdad hasta el día de hoy, porque todo está al servicio de tus planes. (NTV)

 

Isa 40:7-8 La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre». (NTV)

 

Hay dos partes en este texto, quien nos está llamando es fiel y verdadero, y la segunda parte es: lo hará, lo producirá, lo llevará a cabo, lo va a efectuar, a ejecutar. Dice Judas:

 

Jud 1:24-25 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

 

Mis hermanos, es un hecho, si el Señor nos ha llamado, él nos limpiará de la maldad, nos quitará el amor por el pecado y nos permitirá ir cada vez pecando menos, renovará nuestra mente, conforme le permitimos a la Palabra renovarnos.

 

Cambiará nuestros corazones, nuestras intenciones, y ésta transformará nuestra conducta, no al revés, iremos siendo transformados a SU imagen, a la imagen de Cristo. No olvidemos que esta es nuestra más alta prioridad, es voluntad de Dios para nosotros:

 

1 Ts 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

 

Tit 2:13-14 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio,(B) celoso de buenas obras.

 

No tenemos una meta más alta que ser como nuestro Señor Jesucristo. Y finalmente Pablo cierra con tres recomendaciones importantísimas para una iglesia sana:

 

  • Últimas ordenes de Pablo.
  1. Ora por tus pastores.

1 Ts 5:25 Hermanos, orad por nosotros.

En primer lugar no debemos olvidar, somos familia en Cristo, somos hijos de Dios, somos miembros de la familia de Dios, de Dios nuestro Padre celestial, y somos adelfos, hermanos, y este vínculo nunca terminará.

 

La promesa es que un día todos nos vamos a caer bien, y vamos a ser como debemos ser, gracias al poder de Dios, así que no te preocupes, vas a disfrutar de tus hermanos en Cristo. Pero, cuando venga Cristo, incluso nuestra familia en la carne dejará de ser.

 

Lo segundo es que Pablo dice: oren por nosotros. Qué importante es que no dejes de orar por mí, y por los que te discipulan, necesitas tener un hábito de esto. Mira en la Escritura, tenemos un modelo por lo que Pablo pedía oración.

 

Él pedía por seguridad:

 

  • Pide por seguridad.

 

2 Ts 3:1-2 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, 2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.

 

 

Las acechanzas y los enemigos son reales, tenemos un enemigo encarnizado, en verdad Satanás está comprometido con destruir la obra de Dios.

 

  • Pide por sabiduría para el servicio.

 

Rom 15:31 para que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos en Jerusalén sea acepta;

 

Dios me ha llamado a administrar con eficacia, con sabiduría, y necesito escuchar de mis Señor lo que él quiere para nosotros como iglesia, para tomar decisiones correctas, para tener un juicio sabio a la hora de resolver posibles conflictos. Todo eso viene de Dios, de él viene la sabiduría y yo necesito tus oraciones para poder ser sabio.

 

  • Pide porque los planes futuros de esta iglesia y las prioridades sean conforme a la voluntad de Dios.

 

Rom 15:32  para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.

 

Como pastores, Dios nos muestra su corazón para su iglesia, y nos da visión para el ministerio futuro, qué importante es orar por provisión y bendición para que él cumpla sus planes y la oposición no detenga el crecimiento.

 

  • Ora por eficacia en la predicación de la Palabra.

 

Efe 6:19  y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, Efe 6:20  por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

 

Cada semana hay una batalla para tener el mensaje, cada domingo hay una batalla para que muchos de ustedes lleguen, luego para que se concentren y pongan atención, y luego para que puedan recibirla en su corazón y decidan arrepentirse y cambiar su mente y conducta con respecto a ella. Dice en otro texto:

 

2 Ts 3:1 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros.

 

  • Ora para que Dios nos fortaleza espiritualmente y nos permita ministrar con integridad.

 

Heb 13:18  Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo.

 

Somos blanco de Satanás para pretender hacernos caer, si nosotros caemos, muchos en la congregación caerán porque sencillamente somos los que estamos al frente.

 

Pero, me anima mucho el saber que Dios, quien nos llamó y que es fiel, también lo hará, y nos mantendrá firmes y sin caída delante de él y de su iglesia. Mis hermanos, yo requiero de guerreros de oración, la iglesia los requiere, levantémonos, recordemos lo que dijo Pablo en 2 Corintios:

 

2 Co 10:3-5 Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. 4 usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo. (NTV)

 

No debemos olvidar esto para poder tener una iglesia sana, y Pablo nos dice:

 

  1. Manifiesta un amor genuino y visible.

1 Ts 5:26 Saludad a todos los hermanos con ósculo santo.

Mostrarnos un afecto sano, genuino, más allá de formalidad fría, esto implica amistad, cordialidad. Y dice un ósculo santo, ¿qué es un ósculo? Un beso, claro, depende de las culturas, en la cultura latina esto no nos cuesta trabajo, es parte de nosotros.

 

Pero, se refiere a un gesto afectivo, pero, a la misma vez lleno de lo que hemos estado viendo, santidad, cuidado hombres al acercarse a las mujeres, o viceversa, cuida tus intenciones, tus pensamientos, llénate de honestidad, y de amor genuino por tus hermanos y hermanas.

 

Debemos hacerlo, no necesariamente el beso, pero, sí un afecto entrañable, sincero, genuino, y no necesariamente tiene que haber contacto, pero, si lo hay necesita ser lleno del amor de Dios, con todo respeto y honra.

 

Para esto necesita haber perdón, el sentir de Cristo entre nosotros, el ser humildes y no considerarnos mejores que los demás, el vernos con misericordia, el darnos el beneficio de la duda, el pensar siempre lo bueno, y no lo malo. El mantenernos santos para el Señor en pensamiento e intenciones. Pero, una vez más, me encanta que esto es posible, y que además debe ser.

 

No sé cuál es tu estilo, si eres tipo alemán tosco y frío, pero, ese estilo no va con los cristianos. El Señor de muchas maneras nos muestra que nos ama, y lo hace de maneras tiernas y significativas, un atardecer, un buen tiempo de descanso, el disfrutar de nuestra familia, de su Palabra, en fin, ¿has sentido el toque tierno del Espíritu en tu vida?

 

  1. Necesitamos ponernos bajo juramento de leerla y estudiarla para nuestro bien.

1 Ts 5:27 Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos.

Solemne y autoritativamente Pablo dice: les pongo bajo juramento, prométanme que van a leer a todos los santos, a todas las iglesias esta carta. Así de importante es leer y escuchar la Escritura, son palabras de vida eterna.

 

Mis hermanos, no es cosa ligera el no tener una relación con la Escritura, ya lo leímos hace rato con respecto a las promesas de Dios. Todos daremos cuenta del testimonio de Dios, el cual es verdadero, el cual es un llamado al arrepentimiento y a la santidad.

 

Y alguien dirá: por eso no la leo. Bueno, en primer lugar, estás en tinieblas y no sabes a dónde vas, estás engañado por tu perverso corazón y por el príncipe de este mundo, y al final tu vida será un fracaso, un desperdicio y no se diga tu situación espiritual, no te va a ir bien en la eternidad, porque de cualquier manera hoy estás escuchando que Dios te manda a que le conozcas.

 

Que él ha hecho provisión para que así suceda, para perdonarte, para darte vida eterna, pero, es en sus términos, no en los tuyos, no en los términos del mundo. Y hoy no solo tenemos una carta, tenemos la Biblia entera, billones de biblias se han vendido a lo largo de la historia, y hoy todos tenemos acceso a ella, y no solo a una traducción, sino a miles de ellas.

 

Así que te conjuro por el Señor: lee su palabra, estúdiala, ámala, obedécela, comprueba que toda ella está compuesta de Palabras de vida eterna. Que sin ella estás perdido, pero que en ella puedes encontrar salvación para tu alma, y libertad de tus pecados hoy, dice la Palabra:

 

Apo 2:7 El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.

 

Jua 5:24-25 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. 25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

 

El día de hoy el Espíritu Santo nos pone bajo juramento, lee la escritura, léeselas a tus hijos, predícala a los perdidos, guárdala en tu corazón, ¿se acuerdan en Colosenses?

 

Col 3:1-4 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

 

Col 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,

 

Col 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

 

  1. Despedida final de Pablo

1 Ts 5:28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén.

Pablo termina como comenzó, encomendándonos a lo único que puede sostenernos, la gracia, el don inmerecido, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, la cual viene de nuestro Salvador sea con nosotros, sobre nosotros y en nosotros, que así sea.

 

Imagínate mi hermano, la gracia es aquello que causa verdadero gozo, es el favor de Dios, es la bondad de Dios, son los dones, los regalos de Dios sobre sus amados hijos, es su perdón, su poder purificador, santificador sobre nosotros.

 

Es la acción eficaz del Espíritu Santo sobre nuestras vidas, es el combustible que nos hace amar y desear lo que Dios desea, el poder que nos transforma a la imagen de Cristo, que nos hace sabios, que nos aparta, nos santifica para nuestro Señor en su regreso, el cual puede ser hoy mismo.

 

Esto es lo que todo pastor desea para la iglesia: reconozcan a sus líderes, involúcrense en el discipulado y crecimiento de sus hermanos, no paguen mal por mal, sigan lo bueno unos para con otros.

 

Que el gozo del Señor sea su fuerza, oren sin cesar, den gracias en todo, no apaguen al Espíritu, antes háganlo arder, no menosprecien la Escritura, retengan lo bueno, absténganse de toda especie de mal.

 

Oren por su pastor, demuéstrense el amor de Dios, sométanse a la Escritura, óiganla, léanla, estúdienla y aplíquenla.

 

Pero, al mismo tiempo, nunca jamás olviden que nuestra santificación no es nuestra obra, es de aquel que nos llamó, él nos santificará por completo y nos guardará irreprensibles para cuando nuestro Señor aparezca. Recuerden: él nos llamó, él es fiel y él tiene poder para terminar la buena obra que él comenzó en nosotros.

 

A nosotros nos toca responder, en amor, nuestra meta más alta es entregarnos, rendirnos a nuestro Señor en cuerpo, mente, alma y espíritu, para un día llegar a ser como nuestro Señor Jesucristo. ¿Estás dispuesto a ser un instrumento exclusivo del Señor?

 

¿Estás dispuesto a apartarte para él, a darle tus ojos tu boca, tus miembros, tus pensamientos, todo lo que eres? ¿Crees que él es digno? ¿Crees que te va a ir mejor? Esta vida que tienes hoy, así como está, es la única oportunidad que tienes para decirle a tu Señor, sí, soy tuyo, seré tuyo por la eternidad, y estos pecados que están aquí, esta debilidad, la aborrezco.

 

Entiendo que me producía cierto placer, cierta seguridad, cierta felicidad, pero, también entiendo que no es nada comparado con regresar a mi creador, al amante verdadero de mi vida. Señor, soy tuyo, me declaro santo para ti, hoy hago un pacto de consagración, para vivir solo para ti, reconociendo que es el poder de tu Espíritu en mí, quien me llevará a cumplirlo, mientras yo me rindo por completo a ti y te entrego el control de mi vida.

 

El Señor hoy te dice: esa vida que tanto amas, la cual quieres que Dios bendiga, todo eso con lo que pretendes ser feliz sin Dios, son ídolos, de los cuales el Señor hoy nos dice, suéltalo, aviéntalo lejos de ti, aborrécelo déjalo atrás y comprueba que soy yo lo único que necesitas.

 

Los dejo con un texto más y tendremos la cena del Señor:

 

1 Jn 2:6  El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

 

Heb 12:12  Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies,(C) para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. 14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura

 

No cambies todo lo que el Señor te ha dado por un mugroso plato de frijoles, no vale la pena. Vamos a recordar donde quedó firmado este maravilloso pacto de fidelidad, y de poder, quien en su amor tomó nuestro lugar recibiendo el castigo por nuestros pecados y derramando su sangre preciosa que nos limpia, que nos lava de toda maldad.

 

Y que en su poder, resucitó con poder venciendo a la muerte y al pecado, sentándose a la derecha del Padre, haciendo firme sus promesas y recordándonos que viene por nosotros.

 

1Co 11:23  Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

1Co 11:24  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

1Co 11:25  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto(D) en mi sangre;(E) haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

1Co 11:26  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

 

Tomando la Cena indignamente

 

1Co 11:27  De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

1Co 11:28  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

1Co 11:29  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

1Co 11:30  Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

1Co 11:31  Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

1Co 11:32  mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

1Co 11:33  Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.

1Co 11:34  Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.

 

 

Isa 53:1  ¿Quién ha creído a nuestro anuncio?(A) ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?(B)

Isa 53:2  Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.

Isa 53:3  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

Isa 53:4  Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;(C) y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Isa 53:5  Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.(D)

Isa 53:6  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,(E) cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Isa 53:7  Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero;(F) y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

Isa 53:8  Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,(G) y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

Isa 53:9  Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.(H)

Isa 53:10  Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

Isa 53:11  Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

Isa 53:12  Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores,(I) habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

 

 

WatchNotesDownloadDateTitle
  • Apr 2, 20171 Tesalonicenses 5: 23-28 “Principios para mantener una iglesia sana parte 3 – El creyente y la santidad”
    Apr 2, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 23-28 “Principios para mantener una iglesia sana parte 3 – El creyente y la santidad”

     

    PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA

    (5ª PARTE)

    EL CREYENTE Y LA SANTIDAD

    1 Tesalonicenses 5:23-28

     

    Hoy terminamos con esta carta a la hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Esta ciudad, así como la nuestra, y como cada ciudad grecorromana, era caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno.

     

    En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos, no sin antes haber dejado una iglesia establecida, llegó a esta ciudad.

     

    Por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Dejando Pablo atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige hasta Corinto, y desde ahí, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, habiéndola dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y respondiendo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

     

    En esta carta fuimos alentados a seguir creciendo, a seguir caminando hacia Cristo, ser transformados a su imagen, y a pelear y ganar la buena batalla de la fe. Fuimos llamados a fortalecernos en el poder de Dios, a pesar de las dificultades, y a perseverar. Fuimos animados a vivir en pureza y santidad, apartándonos de una sociedad corrupta. Y sobre todo fuimos desafiados a esperar con gran expectativa y gozo a nuestro Señor que viene por nosotros, y que viene a juzgar la maldad de este mundo.

     

    Algo que podemos imitar de esta iglesia es su sinceridad y obediencia a la verdad, que, si queremos estar frescos y ser una iglesia dinámica llena de esperanza, necesitamos responder a la verdad creyéndola y poniéndola por obra, amándonos y perdonándonos, así como Cristo lo hizo con nosotros.

     

    Los tesalonicenses nos enseñan que podemos y debemos vivir una fe real, tener una esperanza ciertísima, y practicar un amor genuino, mientras Pablo nos enseña cuál debe ser el corazón del líder para con sus discípulos.

     

    Y hoy terminaremos con la ayuda de Dios esta carta y la despedida de Pablo, la cual creo yo, nos muestra en estos ruegos y responsabilidades principios muy prácticos para mantenernos sanos como iglesia, en curso y en crecimiento, venciendo sobre toda oposición, yendo hacia la madurez, y no perder la frescura; para mantenernos firmes, delante de nuestro adversario que nos quiere derrotar y devorar.

     

    Pablo nos dice a nosotros como a los a los Tesalonicenses, ey, la batalla sigue, son una hermosa iglesia en pleno desarrollo, pero, hay vacunas que ponerse, hay experiencias que vivir, hay áreas que hay que limpiar, sí, en todo eso Cristo será fiel, pero no dejen sus responsabilidades a un lado, todavía hay muchas pruebas por venir, nuevas generaciones vienen por delante, y la batalla no terminará hasta que llegue Cristo.

     

    Mis hermanos, como los Tesalonicenses somos una familia en Cristo, y en toda familia hay dificultades, porque hay cercanía, y es fácil tener diferencias, venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil. Y Satanás querrá parar la obra en nuestras vidas y en la iglesia.

     

    El primero es la relación entre pastores y ovejas: reconozcan a sus líderes, líderes trabajen y sirvan, lideren, demanden y enseñen la verdad en palabra y en obra, vivan en paz, procúrenla, cuiden la unidad.

     

    Asegúrense de que todos van hacia delante peleando la buena batalla de la fe, cuiden unos de otros, amonesten a los ociosos, alienten a los de poco ánimo, sostengan a los débiles. En medio de las dificultades, no paguen mal por mal, antes sigan lo bueno, y sean buenos para con sus hermanos y para con todos.

     

    Sobretodo guarden su relación con Dios, conózcanlo de manera que siempre estén llenos de gozo, sencillamente por quién es él y por lo que ha hecho por nosotros. Mantengan una vida disciplinada de constante oración, para que puedan vivir agradecidos a pesar de cualquier circunstancia.

     

    Por último, la semana pasada vimos la importancia de cuidar nuestra relación con la verdad, ¿cómo?

     

    Necesito aprender a honrar Dios Espíritu Santo, asegurarme de que está ardiendo en mí enriqueciéndome y bendiciéndome, cuidar de no apagarlo con nuestra autosuficiencia, religiosidad e hipocresía, con incredulidad, falta de perdón y amargura. Respondiendo a la Palabra de Dios obedeciéndola y poniéndola por obra; aprendiendo a ejercer discernimiento espiritual, abrazando lo bueno y absteniéndome de toda especie de mal

     

    Ahora Pablo procede a cerrar su despedida, y me encanta el equilibrio, comienza con nuestra responsabilidad, pero, cierra con la realidad de que al final todo depende del Señor, al final es la obra de Dios, quien nos llamó, quien nos apartó para él, quien nos amó, estos versículos me recuerdan Efesios 2:

     

    Efe 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

     

    Mis hermanos, esto me recuerda las dos realidades en las que debo vivir; al venir a Cristo, arrepentirme de mis pecados y recibir perdón, vida nueva y demás han ocurrido cosas espirituales que no puedo ver, pero que sé que son ciertísimas.

     

    El Espíritu Santo está en mí, hoy mi nombre está escrito en el libro de la vida, e incluso estoy sentado en lugares celestiales en Cristo Jesús.

     

    Pero, hay otra realidad ciertísima, hoy vivo en este cuerpo debilitado por el pecado, en este mundo caído, y aunque tengo victoria sobre el pecado y la muerte, sigo siendo susceptible a su influencia.

     

    Y por lo mismo, hoy tengo la oportunidad de decidir por el poder de Dios en mí, y al entender el amor que Dios ha derramado en Cristo sobre mí el responder en obediencia, el entregarme voluntariamente a mi Señor, y el negarme a mí mismo y a mis pecados, el entregarle toda mi vida, y no solamente por obligación, porque es lógico sino por amor al que entregó su vida por mí.

     

    Y mientras eso sucede, puedo encontrar victoria en mi vida, puedo pasar por este valle de incertidumbre, dolor y debilidad lleno de gozo y esperanza.

     

    Pablo nos muestra nuestra realidad espiritual, y nuestra necesidad de abandonar los ídolos de este mundo, de nuestro corazón perverso y engañoso, y entregarnos por completo a él, para poder vivir como Pablo, a pesar de dificultades llenos de gozo y esperanza, viendo la victoria en nuestras vidas. Por eso yo titulé este mensaje: EL CREYENTE Y LA SANTIDAD. Demos lectura desde el versículo 12 hasta el final:

     

    1Ts 5:12

      Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 

    1Ts 5:13  y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. 

    1Ts 5:14  También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. 

    1Ts 5:15  Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 

    1Ts 5:16  Estad siempre gozosos. 

    1Ts 5:17  Orad sin cesar. 

    1Ts 5:18  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 

    1Ts 5:19  No apaguéis al Espíritu. 

    1Ts 5:20  No menospreciéis las profecías. 

    1Ts 5:21  Examinadlo todo; retened lo bueno. 

    1Ts 5:22  Absteneos de toda especie de mal. 

    1Ts 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 

    1Ts 5:24  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará. 

     

    Salutaciones y bendición final

     

    1Ts 5:25  Hermanos, orad por nosotros. 

    1Ts 5:26  Saludad a todos los hermanos con ósculo santo. 

    1Ts 5:27  Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos. 

    1Ts 5:28  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén. 

     

    1. Dios es el iniciador de mi santificación, a mí me toca responder a ella.

    1 Ts 5:23a Y el mismo Dios de paz

    Muchas de las veces nuestra infidelidad, nuestra naturaleza caída, lo que somos y que nuestro corazón lo sabe cuando estamos ahí solos, cuando somos honestos con nosotros mismos y con Dios y reconocemos quienes somos en realidad, es cuando de pronto surgen dudas, y decimos: Señor, ¿de veras me amas? ¿De veras estoy seguro en tu amor? ¿De veras no me has desechado?

     

    Porque Señor, de veras, qué difícil me es mantener una buena relación con mis líderes, procurar el bien para mis hermanos, confiar en ti y estar gozoso, orando y agradecido, estar en tu Palabra, abrazar lo bueno y abstenerme de lo malo; y Pablo nos recuerda algo:

     

    Sí Chuy, ese Dios que es fuego consumidor, que no puede ver la maldad, que aborrece el pecado, ese mismo Dios es también es un Dios de paz; y ha hecho provisión para nosotros, para nuestro perdón.

     

    Y no es que él se contradiga a sí mismo, o que sea tan buena onda que se haga de la vista gorda con nuestra maldad, no, sino que él mismo arregló este problema en la cruz del calvario, ahí derramó el furor de su ira sobre sí mismo tomando nuestro lugar, y cumplió su justicia a la perfección al castigar el pecado sobre Jesucristo su hijo.

     

    En otras palabras, mis hermanos, Pablo quiere cerrar esta carta recordándonos la importancia del amor y la gracia del Señor, porque si solo nos enfocamos en lo que nosotros deberíamos hacer, olvídenlo, no tendríamos esperanza, ustedes lo saben, yo lo sé, lo mejor que podemos hacer esforzándonos es convertirnos en unos legalistas o moralistas súper orgullosos, y aun así no podemos acercarnos a Dios ni un milímetro más. O lo contrario, vivir frustrados y llenos de culpa al no poder lograr nada.

     

    Por eso Pablo nos recuerda: tienen un Dios de paz, quien en primera instancia no vino a condenarlos, sino a buscar y a salvar lo que se había perdido, él es el iniciador, el autor y consumador de nuestra fe.

     

    Él fue quien se acercó a nosotros, él fue quien pagó por nosotros, él fue quien, como un rey Todopoderoso, lleno de misericordia y amor estiró su mano para alcanzar y levantar a limosneros que no tenían nada para ofrecer, porque hasta nos era vergonzoso mostrarle una mano sucia, enferma, llena de llagas, sin fuerza siquiera para levantar la mano y pedirle.

     

    Sino que, él fue quien nos vio con ojos de amor y misericordia, y con su mano limpia, santa, llena de amor y misericordia, nos alcanzó, y sin importarle ensuciarse las manos, o contagiarse de nuestro pecado, nos levantó de nuestra podredumbre. Él es el Dios de paz, quien vino a hacer la paz con nosotros, y quien dejó condiciones de paz para reconciliarnos con él.

     

    De esto se trata el cristianismo, no es el hombre buscando a Dios, no, eso es religión, el cristianismo, la Biblia, no son reglas de cómo portarnos bien para ver si de perdida con un seis, llegamos a ser medio aceptables delante de Dios y a ver si nos perdona, no, eso jamás sucedería.

     

    No nos alcanzaría una eternidad de buenas obras para subir siquiera medio milímetro al cielo, mucho menos nuestras efímeras y escazas buenas obras. Un solo pecado, uno solo, es suficiente para ser condenados, y Cristo fue condenado.

     

    La Biblia, la santa Palabra de Dios nos enseña que nadie busca a Dios, que todos nos hemos descarriado como ovejas, le dimos la espalda, nos alejamos de él lo más posible, y que, por el contrario, él fue quien nunca nos abandonó a nuestra suerte, que él fue quien nos vino a buscar, el buen pastor, Jesucristo quien vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

     

    No teníamos remedio, y él vino a remediarnos, no había manera que nosotros quisiéramos o pudiéramos acercarnos a él ni un milímetro y estábamos a una eternidad de distancia, pero, él se acercó a nosotros, él vino a crear condiciones de paz, donde de nuestra parte, solo había hostilidad y conflicto.

     

    Él se humilló, dejó su trono de justicia, perfección y magnificencia para hacerse como uno de nosotros, se encarnó en un cuerpo como el nuestro, que suda, que se cansa, que es susceptible a la enfermedad, al dolor, a la angustia, se hizo de nuestra estatura, con pies como nosotros para andar con nosotros, para ponerse el yugo con nosotros. El rey eterno se humilló a medir 5, 6 y hablar al corazón de un necio como yo, y como tú.

     

    Por eso, el único camino al Padre es Jesucristo, no hay otro, ni Mahoma, ni buda, ni ningún iniciado, o líder religioso, o filósofo, jamás pudo, ni podrá hacer nada por nosotros, está en el mismo tambo que nosotros, quizá llegará a definir el problema, hasta cierto punto, pero, solo Dios es el único con poder de atravesar la eternidad del abismo que hicieron nuestros pecados, mostrarnos el problema y darnos la solución eficaz.

     

    Es este maravilloso Dios de paz, quien es el mismo ayer, hoy y por los siglos quien nos ha reconciliado con él, quien vino a unir dos cosas separadas, nos vino a reconciliar con él, y solo en él está la fuente de nuestra seguridad, decía Juan en su primera carta:

     

    1 Jn 4:15-19 Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. 16 y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. 17 ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor, 18 sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. 19 nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero. (NVI)

     

    Nosotros podemos y debemos amar a Dios y a nuestro prójimo como una consecuencia natural de que hemos llegado a conocer al Dios vivo y verdadero, quien es amor, quien nos capacita porque es un Dios de paz que quiere nuestro bien, nuestra bendición; esas son sus intenciones. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 5:23b os santifique por completo;

    En última instancia esta debería ser nuestra esperanza, y al mismo tiempo nuestra meta. Pero, ¿qué significa santidad? Este es un término tan mal entendido que por lo mismo es muy mal utilizado.

     

    Por ejemplo, en el contexto católico se tiene a un santo como a una persona muerta que en vida fue tan buena que logró que se le concedieran poderes especiales milagrosos, o al menos una influencia especial para con Dios y así a través de él, y por su intercesión lograr ciertas necesidades o peticiones de parte de Dios.

     

    En general la gente piensa que ser santo es ser perfecto, y no equivocarse. Sí, o no se refieren así a alguien que medio se quiere portar bien: ese es bien mocho, es re persignado, se cree mejor que los demás. Y, ¿Si o no lo utilizábamos para justificarnos en nuestros pecados? Si no soy un santo, por qué me exiges tanto, o esta no es una santa.

     

    Incluso en ciertos sectores de la iglesia evangélica también se tiene una concepción equivocada de la santidad, se piensa que alguien santo es alguien que ha logrado por su propia fuerza portarse bien y ser bueno delante de Dios.

     

    El término en realidad sí tiene que ver con algo limpio o sin culpa, pero, esa no es su connotación única o principal. Su significado tiene más que ver con apartar, separar, hacer algo diferente a lo común y corriente, algo dedicado o reservado para alguien, para su servicio, algo sagrado o consagrado, de ahí viene la palabra santuario, es la palabra que utilizaban los paganos griegos para referirse a lo que dedicaban a sus ídolos.

     

    Este es el concepto, apartar algo para alguien y que su único propósito sea vivir y servir para ese alguien o servir solo para lo que fue apartado.

     

    Por ejemplo, yo recuerdo que platicaban de un tío que cuando llegaba el pan de dulce recién calientito, él escogía su pan y para que nadie se lo ganara, le metía el dedo y decía: “este es mío y que nadie lo toque”. Y con la marca de su dedote ya nadie lo agarraba, era su pan, para su solo uso y deleite. Mi tío santificaba su pan para él.

     

    Otro ejemplo es un bisturí, bien podría pasar como un corta papeles, o un cuchillo con una forma extraña, pero un doctor no haría una carne asada y diría: ¿no trajeron cuchillo? Bueno, ahí traigo el bisturí, tráelo para cortar la cebolla y la carne. No lo haría, no sería bueno ni para el próximo paciente, ni creo que tú te comerías ese pico de gallo cortado con un bisturí que utilizó para operar un tumor canceroso.

     

    No, ese bisturí fue hecho con un propósito específico y permanece en un lugar, y se le trata de una manera muy especial por el trabajo para el que se le utiliza, se le debe mantener bien filoso, y además esterilizado. Por lo mismo, podríamos decir que el bisturí está santificado para el doctor, y para el servicio de él, no se utiliza para ninguna otra cosa.

     

    Pero, la santidad tiene dos vías, no solo es de parte de Dios hacia nosotros, un pan no puede escoger a quien se lo va a comer, un bisturí tampoco puede escoger a su doctor, pero nosotros sí, de manera que hay otro ejemplo y que ya he utilizado antes: el matrimonio.

     

    Yo escogí a mi esposa, bueno, es lo que yo creía hasta que aprendí que es la mujer la que escoge. Pero, digamos que fue así, ya que el hombre es el iniciador y el responsable delante de Dios. Yo dije esta mujer la quiero para mí, la aparto para mí no quiero que ningún otro hombre la tenga, la santifico para mí.

     

    Ok, pero, ahí no termina el asunto, ella necesita responder de la misma manera, ella voluntariamente necesita apartarse para mí, ella por amor a mí, se va a santificar en cuerpo, mente y alma para mí, tanto ella como yo vamos a devotar nuestras vidas el uno al otro, ese es el pacto matrimonial porque nos convertimos en uno.

     

    Yo estoy comprometido con ella, no puedo tener corazón de condominio, mi corazón es solo para ella, si trabajo, si hago algo, no puedo, no debo sacar a mi esposa de la jugada, estoy atentando contra el pacto de santidad que hicimos el uno al otro. Estos dos componentes tienen la santidad.

     

    Yo soy diferente, ¿por qué? Porque Dios me apartó para él, ahora le pertenezco a Dios, y yo me he apartado para él, a él sirvo, mi vida sirve a sus propósitos; así como el bisturí, soy esterilizado y afiliado, listo para un propósito muy especial.

     

    Estoy en un lugar especial donde por gracia de Dios, y por su poder, estoy siendo transformado más y más a su imagen, y al mismo tiempo yo como la iglesia, como la esposa, como el redimido decido por amor apartarme para él.

     

    Dios continuamente me separa cada vez más y más del pecado, a quien antes pertenecía, de quien era esclavo, yo estaba santificado a la muerte, a las tinieblas, al príncipe de este mundo, todo lo que era y tenía servía a sus propósitos, pero, desde que Cristo me rescató, ya no es más así.

     

    Estos tres ejemplos se dan en la Palabra. El día que Cristo me salvó, posicionalmente Dios me sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, dice en Hebreos 10:

     

    Heb 10:10 Pues la voluntad de Dios fue que el sacrificio del cuerpo de Jesucristo nos hiciera santos, una vez y para siempre.

     

    Esto es algo que ya sucedió, el Señor nos separó, nos apartó para él, nos rescató del dominio del pecado, de la oscuridad espiritual, y nos ubicó en el reino de la justicia y la luz, dándonos una nueva naturaleza, haciéndonos morada de Dios en el Espíritu, vistiéndonos de la justicia de Cristo, de manera que, en Cristo, Dios ya no nos ve como pecadores, sino santificados, en Cristo somos declarados santos.

     

    En un futuro hay otro aspecto, la glorificación, la santificación final, Dios nos hará libres del pecado, Dios unirá nuestros cuerpos con nuestra nueva naturaleza. Finalmente vamos a ser libertados de esta carne debilitadora, y vamos a ser transformados por la eternidad a la imagen de Dios, como una esposa sin mancha, ni arruga ni cosa semejante.

     

    Flp 3:20-21 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. 21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.

     

    Pero, hay un tercer elemento que define la santificación, el cual tiene todo que ver con nosotros, así como el esposo o la esposa que por amor mutuo, ambos se esfuerzan por respetarse, por mantenerse fieles, no solo en el aspecto íntimo, sino en todos los aspectos.

     

    Ambos dejan de estar enfocados en sí mismos para vivir para el bien del otro, tomando el sentir de Cristo como su bandera, viendo no por lo suyo propio, sino por lo del otro.

     

    Una vez más, su trabajo, esfuerzo, tiempo libre, la manera en la que se divierten, no pueden pensarla como si fueran solteros, sino que ambos están comprometidos en cuidarse, amarse, protegerse, servirse el uno al otro por el bien de su matrimonio.

     

    Esto requiere de un esfuerzo diario, de una decisión, motivada por el verdadero amor, que se sacrifica, que mira por lo del otro. Pero, por igual, obviamente trae resultados hermosos en la relación, amistad verdadera, comunión, intimidad no solo física sino emocional y espiritual, plenitud, gozo, confianza, lealtad mutua, propósito para vivir, etc., los beneficios de practicar el amor de Dios son maravillosos.

     

    Y en nuestra relación con el Señor no es diferente, de su parte, obviamente él es santo, y nos ha apartado para él, y como lo veremos más adelante, él es fiel, él no es como nosotros que fallamos, pero de la misma manera a nosotros nos toca por el poder del Espíritu Santo en nosotros esforzarnos en conformarnos a la imagen de Cristo, en ser suyos, solo para él.

     

    Su gracia va conformando nuestros corazones al corazón de nuestro Señor. Algo que necesitamos entender mis amados es que no solo somos portadores del nombre de Dios, lo cual ya es de por sí glorioso, no solo nos toca levantar un estandarte para anunciar su gloria y majestad.

     

    También somos portadores de su imagen, la gente no solo oye nuestras palabras, pero, en nuestro carácter, en nuestra conducta, nuestros gustos, nuestros temas de conversación, lo que amamos hacer, lo que disfrutamos hacer debería mostrar la imagen de aquel a quien amamos y a quien pertenecemos.

     

    MI esposa y yo, aun cuando ella tiene y tendrá siempre algo de Gómez Velázquez, y yo de Castañeda Reveles, juntos conformamos un nuevo estilo, hay algo en nosotros que ya no se parece ni a una, ni a otra familia, eso es algo nuestro, particular, especial, yo me comienzo a parecer a ella, y ella a parecerse a mí.

     

    De la misma manera con Dios, él nos transforma a su imagen, a medida que nosotros nos esforzamos a devotarnos y a disciplinarnos para nuestro Señor, a rendirnos humildemente a sus pies, es él quien nos capacita para obedecerle, para amarlo, para progresar en la santificación, y ser conformados a su imagen, mientras que al mismo tiempo nosotros decidimos con todo nuestro corazón rendir nuestras vidas a él, esto es la santidad.

     

    No es nuestro poder, es su poder, es su capacidad, pero sí es nuestra decisión, es nuestra voluntad de responder a tanto amor y gracia, dice la Palabra:

     

    Zac 4:6b No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

     

    Dios es el iniciador, pero nosotros respondemos ante ese amor, como ya lo dije, antes éramos devotos a nosotros mismos, a este mundo y a los propósitos de Satanás que nos llevaban a ir en contra de lo que Dios requería, pero, ahora con esa misma entrega y pasión, decidimos santificarnos para nuestro Señor, en romanos, Pablo nos lo explica muy bien:

     

    Rom 6:17-18 Antes ustedes eran esclavos del pecado pero, gracias a Dios, ahora obedecen de todo corazón la enseñanza que les hemos dado. 18 Ahora son libres de la esclavitud del pecado y se han hecho esclavos de la vida recta. (NTV)

     

    ¿Te das cuenta del énfasis? Nosotros, por amor al Señor, nos hemos hecho esclavos a nosotros mismos, nos hemos santificado para Dios porque él nos santificó para él. Y dice:

     

    Rom 6:19 Uso la ilustración de la esclavitud para ayudarlos a entender todo esto, porque la naturaleza humana de ustedes es débil. En el pasado, se dejaron esclavizar por la impureza y el desenfreno, lo cual los hundió aún más en el pecado. Ahora deben entregarse como esclavos a la vida recta para llegar a ser santos.

     

    Ahora, esto nos da la clave para lo siguiente, ¿por qué razón debo ser santo para el Señor? ¿Por qué debo abandonar mi vieja manera de vivir? ¿Por qué no simplemente entregarme a mis pasiones desordenadas? Al cabo, ¿estamos bajo la gracia no?

     

    Bueno, Dios no te salvó para que tú mismo te esclavices voluntariamente una vez más. Checa los anales de la historia, un esclavo no era ni libre, ni mucho menos feliz, en sus honrosas excepciones era abusado y tratado como un objeto, sin identidad, no podía decir que tenía un hijo, una esposa, y mucho menos una vida, si se enfermaba, era como una herramienta descompuesta de la que había que deshacerse, y no es un buen lugar para estar. Y Pablo agrega:

     

    Rom 6:20 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto.

     

    Es cierto, aunque muy dentro de mí yo solo sufría la culpa, la soledad, la degradación, el vacío, y los que me rodeaban eran mis víctimas, o yo era víctima de los que me rodeaban, no sentía la necesidad de obedecer a Dios, si tenía culpa, pero me dejaba llevar, pero, dice Pablo, no olviden que había consecuencias:

     

    Rom 6:21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna.

     

    Yo soy honesto, heridas y vergüenza encontré, mucho dolor, recibí muy poco por el costo tan grande que pagué de vivir supuestamente “libre”, yendo detrás de mi perverso corazón y mis pasiones, y si Dios me hubiera llamado a cuentas en ese tiempo estaría yo condenado, ardiendo en el infierno, pero dice Pablo:

     

    Rom 6:22-23 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna. 23 Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.

     

    Este es el por qué Dios me llama a la santidad, ¿qué quiero ver en mi vida y en la eternidad? Muerte, esclavitud, o verdadera libertad y vida eterna en y por Cristo Jesús nuestro Salvador. Esta es la oración de Pablo que el Dios de paz nos santifique, y no solo en el pasado, o en el futuro, sino que especialmente hoy donde estoy viviendo una vida consiente, tengo esta necesidad.

     

    Por eso es importante la santificación, por eso la santidad no es un logro, como antes lo pensábamos, sino un estado de gracia al que Dios nos llama, al cual, de la misma manera nosotros estamos llamados a santificarnos para Dios por el llamamiento que nos ha hecho, y en esa santificación nos purificamos de toda contaminación y abandonamos el pecado, para vivir una vida apartada, santa, consagrada para Dios, quien entregó lo mejor de sí para nosotros. Filipenses nos enseña este equilibrio, dice:

     

    Flp 2:12-13 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

     

    La santidad tiene que ver con una decisión, tiene todo que ver con piedad, con un deseo de la voluntad, motivada por el amor de pertenecer a Dios. 

     

    Pero, en esta vida consagrada a Dios, no significa que yo viva aburrido, o como perro amarrado delante de un bistec, con la baba saliéndoseme, siempre anhelando lo que tengo prohibido hacer, no, esa es la vida del religioso, del moralista.

     

    Los creyentes genuinos hemos conocido lo que es la verdadera libertad, el verdadero gozo, y sabemos que solo consagrados para nuestro Señor es como experimentaremos y disfrutaremos de comunión con él, de verdadero gozo, verdadera intimidad.

     

    Sí, soy como ese bisturí que nunca saldrá al aire libre de este mundo por que se contamina, pero, al mismo tiempo encuentra un propósito como ningún otro cuchillo, la mano del cirujano del universo, del creador, le toca, le maneja, le ama, le cuida, le da propósito, le llena por completo y salva vidas, toca vidas, y está en el lugar más especial del doctor del universo.

     

    Y sí, nos vemos diferentes, nos comportamos diferente, hablamos diferente, porque somos siervos y pertenecemos a un Dios por demás especial, diferente a todo lo que vemos en este mundo, ¿o qué no nos llamamos hijos de Dios? ¿No deberíamos parecernos a él?

     

    Y esta es la oración de Pablo, que suceda y que sea algo completo, esto es que nos deje absolutamente completos, perfectos, maduros, enteros, de punta a punta, íntegramente sin que falte nada. Y esto mis hermanos, nos debería llenar de esperanza, y de una convicción profunda de vivir solo para nuestro Señor y no más para nuestros pecados, para nuestras necedades, vale la pena.

     

    Pero, recuerda, solo para él, antes que pienses en tu cónyuge, o en tus hijos, o en tu vida, o en tu familia extendida, Dios te llamó para él, no puedes estarte acercando a Dios para que él arregle tu vida y la enderece, y después le digas: gracias por tus servicios Dios, aquí vuelvo a acudir a ti cuando te necesite.

     

    No se trata de eso, así jamás encontrarás lo que buscas, necesitas aprender a ser y a estar completo en él, y solo en él, y el resto se dará, llegará como una añadidura, pero, el resto es la añadidura, no Dios.

     

    Es nuestro Señor a quien necesitamos, y el resto es temporal, incluyendo hijos, cónyuge, o trabajo y demás, si lo pones primero que a Dios, lo estás convirtiendo en un ídolo, y jamás vas a estar pleno, es Dios el que necesitas para estar pleno y completo, y esperar que en su bondad, y en su perfección, él te de lo que realmente necesitas, o te quite lo que no necesitas.

     

    Y dice Pablo, oro para que sea una santificación completa, dice:

     

    1. Mi santificación está segura por quien me llamó y ese llamado me llevará a querer santificarme.

    1 Ts 5:23b y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

    En los tiempos de Pablo y aún hoy, existe esta filosofía del dualismo, la cual enseña que el cuerpo y el espíritu están separados, el cuerpo es malo no tiene remedio, pero, el espíritu del hombre es bueno, que implicación tiene esto, que según yo puedo ser muy espiritual, aunque con mi cuerpo sea yo inmoral.

     

    Cada vez que yo digo: ¡Dios conoce mi corazón, él sabe que quiero! Estás engañándote y comportándote como un dualista. No aceptarías que tu esposa te dijera: te soy infiel, pero en el fondo realmente a quien amo es a ti. Sencillamente no funciona así entre nosotros. No puedes decirle a un juez: con mis manos soy un ratero, pero en mi corazón verdaderamente amo la honestidad, déjeme salir.

     

    No es así, tanto nuestro espíritu y alma como nuestro cuerpo están juntos, o juntos están santificados para el Señor, o juntos están santificados para la maldad. Y, de hecho, cuando en verdad nuestro hombre interior está santificado para el Señor, esta santificación se refleja en el hombre exterior.

     

    No puedo separar la parte espiritual o no material de la parte material, la cual es mi cuerpo, mi cuerpo no solo es un envase desechable, es importante lo que haga con él. Cuando Jesús se presentó resucitado, aunque su cuerpo estaba glorificado, las marcas de su sufrimiento se quedaron con él.

     

    De la misma manera necesito entender que Dios no solo está interesado en santificar mi espíritu, sino también mi cuerpo. Dice en 1 Corintios 6:

     

    1 Co 6:18-20 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

     

    Es una realidad que mi cuerpo es tan importante como mi alma y mi espíritu, no solo individualmente, tu cuerpo es templo del Espíritu Santo, sino como una piedra viva. De manera que cada vez que nos reunimos como iglesia también tienes la responsabilidad de venir santo para el Señor.

     

    Y no me refiero a que digas: uy, mejor no vengo a la iglesia, no me he portado bien. No se trata de eso, se trata de tu identidad, ¿quién eres? ¿Eres un hijo de Dios? ¿Qué es lo que amas, la justicia o la injusticia?

     

    Ninguno aquí ni en ninguna parte del mundo es perfecto o sin pecado, la perfección está prometida para nosotros de parte de nuestro Señor, pero, hoy si te dices creyente, se supone que has hecho una decisión: le pertenezco a aquel que me eligió, que me rescató, que pagó el precio de mi libertad, soy suyo.

     

    Señor, aquí estoy, límpiame porque quiero ser santo para ti, te amo, y aquí está mi corazón, mi voluntad, mis pensamientos, límpialos, pero, no solo lo interno, sino también lo externo, aquí están mis miembros, mis manos, mis pies, mis ojos, mi boca, todo lo que soy es tuyo, lávame, purifícame, hazme santo para ti.

     

    No solo en este lugar, pero, también cuando salga de aquí, y cuando vaya a trabajar, y cuando esté con mis amigos, y cuando me divierta, y cuando esté con mis hijos y con mi esposa, y en todo lugar, soy tu instrumento, soy tu servidor.

     

    Y esta es la oración de Pablo, que integralmente seamos guardados, conservados, y no solo eso, sino custodiados, reservados, protegidos, vigilados, mantenidos firmes, en guardia, con integridad total, intactos, sin daño ¿cómo?

     

    Irreprensibles, sin tacha, sin falta, sin defecto, ¿es esto posible? Obviamente no para nosotros, pero, dice la Palabra, que lo que es imposible para los hombres para Dios es posible, porque no hay imposibles para él.

     

    Por última vez Pablo menciona el regreso de nuestro Señor Jesucristo por nosotros, quien en un abrir y cerrar de ojos, según 1 Corintios 15 él transformará nuestro cuerpo de muerte, en un cuerpo con la gloria de nuestro Señor Jesucristo. La corrupción de este cuerpo se vestirá de incorrupción, y la muerte será tragada por la vida.

     

    No sé cuál sea en este momento tu situación, pero, si no ves hacia el futuro, hacia este futuro, el cual es ciertísimo, te vas a quedar sumido en desesperanza. Te voy a decir algo, tengo 18 años de creyente, y ¿qué crees? Los problemas no han terminado, mi naturaleza pecaminosa sigue ahí, igual de corrupta.

     

    Tú dirás, pues ahora que eres pastor ya todo es más fácil, ¡no sabes!, para nada, ¿sabes qué es lo que lo hace más difícil? El entender un poco mejor la grandeza, el poder, la santidad de Dios, y profundizar aún más que nosotros estamos podridos por nuestro pecado, y cómo aun así Dios nos puede amar, y recibir, y bendecir.

     

    El no poder disfrutar a plenitud de la comunión con el Señor, con lo que es bueno, el tener que estar batallando cada día con esta naturaleza y con este cuerpo que no se sujeta a la ley de Dios, ni quiere agradar a Dios, que tengo que ignorarla mientras rindo mi vida al Espíritu Santo y le permito que controle mi vida.

     

    Por eso este debería ser tu mayor anhelo, y si no lo es, comenzar a pedirlo, porque si no es así, todavía estás muy enamorado de este mundo, todavía estás engañado creyendo que la filosofía de este mundo sí te va a cumplir, que tu cuerpo sí te va a cumplir si obedeces sus demandas y te entregas y que finalmente serás feliz y completo el día en el que le puedas dar vuelo a la hilacha sin ningún recato.

     

    Que la manera torcida y equivocada de este mundo es la única manera de salir adelante, ¿bien casado como crees? ¿Sin robar, diciendo la verdad, siendo honesto? ¿Cómo crees es el camino más directo al fracaso?

     

    Cuando no es así, cuando lo que te retiene de ser feliz y pleno no es Dios, no es que te obliguen a hacer lo bueno cuando te mueres por hacer lo que no conviene.

     

    Cuando precisamente por hacer lo que no conviene es que eres infeliz, el pensar que no hay de otra más que vivir una vida inmoral, o en unión libre, o en una relación fornicaria, o robando, o con alguna droga o el alcohol, o con tus ídolos, quizá el futbol, el cigarro, la avaricia de tener más y más.

     

    Tú ponle el nombre que quieras, tú sabes de qué hablo, todo eso que sabes que no debes hacer, que el Señor te está pidiendo que abandones y que no lo haces por no confiar en él, y confiar mejor en tu destructor.

     

    Esto es el engaño de este mundo, al que toma en cuenta a Dios, es al que Dios levanta, es él quien levanta y quien humilla, y te haría bien tomarlo en cuenta.

     

    Debes entender y creer con todo tu corazón que el Señor viene, que tienes tiempo limitado en este cuerpo, en esta tierra, y que además no te vas a llevar nada, que un día dejarás de ser esposa o esposo, madre, o padre, que todo lo que ves hoy es temporal, y que lo mejor está por venir, comenzando por la aparición de nuestro Señor Jesucristo quien ese día, en verdad lo arreglará todo, y que no falta mucho tiempo, podría ser hoy.

     

    Y esta era la oración de Pablo, Señor cuídalos, custódialos, mantenlos firmes para cuando tú vengas ellos se hallen irreprensibles delante de ti, sin mancha, por eso dice:

     

    1 Ts 5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

    Mira nada más, por eso es que podemos llevar a cabo todo lo que hemos venido diciendo y aprendiendo en toda la Biblia, pero, aquí es donde comienza todo.

     

    ¿Has escuchado el llamado de Dios a venir a él? Y dirás ¿cómo? ¿Has creído en el Evangelio? ¿Te has arrepentido? ¿Has cambiado tu manera de pensar? ¿Has justificado a Dios como justo y te has declarado injusto o culpable y has confesado a Cristo como tu único salvador, como tu Señor?

     

    Si él te ha llamado a pertenecerle, si él ya te ha santificado, sabe una cosa, él es fiel, ¿qué significa fiel? Digno de confianza, fidedigno, verdadero, Dios no miento, sus promesas son seguras, es digno de plena confianza. 

     

    Su promesa, su amor, su palabra, es lo único fidedigno y confiable. En esos momentos difíciles es cuando debes recordar estas promesas y pedir fe para que tomen consistencia delante de las mentiras de Satanás y tu corazón perverso y engañoso.

     

    Necesitas creer que las intenciones de Dios son buenas para ti, ninguna otra cosa en este mundo nos puede dar esta seguridad, porque este mundo es inestable y pasajero.

     

    Cuando nos venden algo, desde un auto, una casa, una membresía, hasta un par de calcetines, nos prometen felicidad eterna, personalidad inigualable, reconocimiento, y al final todo resulta vano e insuficiente.

     

    Piensa en las promesas de los gobiernos, las promesas de nuestros superiores en nuestros trabajos, qué inestable será tu vida si te basas en eso, realmente no sabes si te van a despedir, o la empresa va a quebrar, o tú vas a estar en condiciones de seguir trabajando.

     

    Hasta la medicina moderna, la cual no siempre nos cura y que definitivamente no puede detener lo inevitable, no importa lo que pretendas pagar.

     

    Incluso en la familia, en el noviazgo, nos bajamos el cielo y las estrellas, y cuando llega el matrimonio, en lugar de cielo y estrellas llega mal humor, malos hábitos, en ocasiones, mal olor, y el príncipe azul, se convierte en el perro mojado, o la princesa de Disney en la chimoltrufia.

     

    ¿Qué me dices de las promesas del pacto matrimonial? ¿Cuántas veces no cumplimos de amar y respetar en la salud y en la enfermedad? Prometemos a nuestros hijos, o ellos nos prometen a nosotros, y resultamos falaces, incumplidores. Al final, no recibimos, o no damos lo que prometemos.

     

    Pero, ¿qué creen? Si el Señor te ha llamado, él es fiel a sus promesas, dice la Palabra:

     

    Núm 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? 

     

    Sal 119:89-91 Tu eterna palabra, oh SEÑOR, se mantiene firme en el cielo. 90 Tu fidelidad se extiende a cada generación, y perdura igual que la tierra que creaste. 91 Tus ordenanzas siguen siendo verdad hasta el día de hoy, porque todo está al servicio de tus planes. (NTV)

     

    Isa 40:7-8 La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre». (NTV)

     

    Hay dos partes en este texto, quien nos está llamando es fiel y verdadero, y la segunda parte es: lo hará, lo producirá, lo llevará a cabo, lo va a efectuar, a ejecutar. Dice Judas:

     

    Jud 1:24-25 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

     

    Mis hermanos, es un hecho, si el Señor nos ha llamado, él nos limpiará de la maldad, nos quitará el amor por el pecado y nos permitirá ir cada vez pecando menos, renovará nuestra mente, conforme le permitimos a la Palabra renovarnos.

     

    Cambiará nuestros corazones, nuestras intenciones, y ésta transformará nuestra conducta, no al revés, iremos siendo transformados a SU imagen, a la imagen de Cristo. No olvidemos que esta es nuestra más alta prioridad, es voluntad de Dios para nosotros:

     

    1 Ts 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

     

    Tit 2:13-14 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio,(B) celoso de buenas obras.

     

    No tenemos una meta más alta que ser como nuestro Señor Jesucristo. Y finalmente Pablo cierra con tres recomendaciones importantísimas para una iglesia sana:

     

    • Últimas ordenes de Pablo.
    1. Ora por tus pastores.

    1 Ts 5:25 Hermanos, orad por nosotros.

    En primer lugar no debemos olvidar, somos familia en Cristo, somos hijos de Dios, somos miembros de la familia de Dios, de Dios nuestro Padre celestial, y somos adelfos, hermanos, y este vínculo nunca terminará.

     

    La promesa es que un día todos nos vamos a caer bien, y vamos a ser como debemos ser, gracias al poder de Dios, así que no te preocupes, vas a disfrutar de tus hermanos en Cristo. Pero, cuando venga Cristo, incluso nuestra familia en la carne dejará de ser.

     

    Lo segundo es que Pablo dice: oren por nosotros. Qué importante es que no dejes de orar por mí, y por los que te discipulan, necesitas tener un hábito de esto. Mira en la Escritura, tenemos un modelo por lo que Pablo pedía oración.

     

    Él pedía por seguridad:

     

    • Pide por seguridad.

     

    2 Ts 3:1-2 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, 2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.

     

     

    Las acechanzas y los enemigos son reales, tenemos un enemigo encarnizado, en verdad Satanás está comprometido con destruir la obra de Dios.

     

    • Pide por sabiduría para el servicio.

     

    Rom 15:31 para que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos en Jerusalén sea acepta;

     

    Dios me ha llamado a administrar con eficacia, con sabiduría, y necesito escuchar de mis Señor lo que él quiere para nosotros como iglesia, para tomar decisiones correctas, para tener un juicio sabio a la hora de resolver posibles conflictos. Todo eso viene de Dios, de él viene la sabiduría y yo necesito tus oraciones para poder ser sabio.

     

    • Pide porque los planes futuros de esta iglesia y las prioridades sean conforme a la voluntad de Dios.

     

    Rom 15:32  para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.

     

    Como pastores, Dios nos muestra su corazón para su iglesia, y nos da visión para el ministerio futuro, qué importante es orar por provisión y bendición para que él cumpla sus planes y la oposición no detenga el crecimiento.

     

    • Ora por eficacia en la predicación de la Palabra.

     

    Efe 6:19  y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, Efe 6:20  por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

     

    Cada semana hay una batalla para tener el mensaje, cada domingo hay una batalla para que muchos de ustedes lleguen, luego para que se concentren y pongan atención, y luego para que puedan recibirla en su corazón y decidan arrepentirse y cambiar su mente y conducta con respecto a ella. Dice en otro texto:

     

    2 Ts 3:1 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros.

     

    • Ora para que Dios nos fortaleza espiritualmente y nos permita ministrar con integridad.

     

    Heb 13:18  Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo.

     

    Somos blanco de Satanás para pretender hacernos caer, si nosotros caemos, muchos en la congregación caerán porque sencillamente somos los que estamos al frente.

     

    Pero, me anima mucho el saber que Dios, quien nos llamó y que es fiel, también lo hará, y nos mantendrá firmes y sin caída delante de él y de su iglesia. Mis hermanos, yo requiero de guerreros de oración, la iglesia los requiere, levantémonos, recordemos lo que dijo Pablo en 2 Corintios:

     

    2 Co 10:3-5 Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. 4 usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo. (NTV)

     

    No debemos olvidar esto para poder tener una iglesia sana, y Pablo nos dice:

     

    1. Manifiesta un amor genuino y visible.

    1 Ts 5:26 Saludad a todos los hermanos con ósculo santo.

    Mostrarnos un afecto sano, genuino, más allá de formalidad fría, esto implica amistad, cordialidad. Y dice un ósculo santo, ¿qué es un ósculo? Un beso, claro, depende de las culturas, en la cultura latina esto no nos cuesta trabajo, es parte de nosotros.

     

    Pero, se refiere a un gesto afectivo, pero, a la misma vez lleno de lo que hemos estado viendo, santidad, cuidado hombres al acercarse a las mujeres, o viceversa, cuida tus intenciones, tus pensamientos, llénate de honestidad, y de amor genuino por tus hermanos y hermanas.

     

    Debemos hacerlo, no necesariamente el beso, pero, sí un afecto entrañable, sincero, genuino, y no necesariamente tiene que haber contacto, pero, si lo hay necesita ser lleno del amor de Dios, con todo respeto y honra.

     

    Para esto necesita haber perdón, el sentir de Cristo entre nosotros, el ser humildes y no considerarnos mejores que los demás, el vernos con misericordia, el darnos el beneficio de la duda, el pensar siempre lo bueno, y no lo malo. El mantenernos santos para el Señor en pensamiento e intenciones. Pero, una vez más, me encanta que esto es posible, y que además debe ser.

     

    No sé cuál es tu estilo, si eres tipo alemán tosco y frío, pero, ese estilo no va con los cristianos. El Señor de muchas maneras nos muestra que nos ama, y lo hace de maneras tiernas y significativas, un atardecer, un buen tiempo de descanso, el disfrutar de nuestra familia, de su Palabra, en fin, ¿has sentido el toque tierno del Espíritu en tu vida?

     

    1. Necesitamos ponernos bajo juramento de leerla y estudiarla para nuestro bien.

    1 Ts 5:27 Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos.

    Solemne y autoritativamente Pablo dice: les pongo bajo juramento, prométanme que van a leer a todos los santos, a todas las iglesias esta carta. Así de importante es leer y escuchar la Escritura, son palabras de vida eterna.

     

    Mis hermanos, no es cosa ligera el no tener una relación con la Escritura, ya lo leímos hace rato con respecto a las promesas de Dios. Todos daremos cuenta del testimonio de Dios, el cual es verdadero, el cual es un llamado al arrepentimiento y a la santidad.

     

    Y alguien dirá: por eso no la leo. Bueno, en primer lugar, estás en tinieblas y no sabes a dónde vas, estás engañado por tu perverso corazón y por el príncipe de este mundo, y al final tu vida será un fracaso, un desperdicio y no se diga tu situación espiritual, no te va a ir bien en la eternidad, porque de cualquier manera hoy estás escuchando que Dios te manda a que le conozcas.

     

    Que él ha hecho provisión para que así suceda, para perdonarte, para darte vida eterna, pero, es en sus términos, no en los tuyos, no en los términos del mundo. Y hoy no solo tenemos una carta, tenemos la Biblia entera, billones de biblias se han vendido a lo largo de la historia, y hoy todos tenemos acceso a ella, y no solo a una traducción, sino a miles de ellas.

     

    Así que te conjuro por el Señor: lee su palabra, estúdiala, ámala, obedécela, comprueba que toda ella está compuesta de Palabras de vida eterna. Que sin ella estás perdido, pero que en ella puedes encontrar salvación para tu alma, y libertad de tus pecados hoy, dice la Palabra:

     

    Apo 2:7 El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.

     

    Jua 5:24-25 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. 25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

     

    El día de hoy el Espíritu Santo nos pone bajo juramento, lee la escritura, léeselas a tus hijos, predícala a los perdidos, guárdala en tu corazón, ¿se acuerdan en Colosenses?

     

    Col 3:1-4 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

     

    Col 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,

     

    Col 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

     

    1. Despedida final de Pablo

    1 Ts 5:28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén.

    Pablo termina como comenzó, encomendándonos a lo único que puede sostenernos, la gracia, el don inmerecido, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, la cual viene de nuestro Salvador sea con nosotros, sobre nosotros y en nosotros, que así sea.

     

    Imagínate mi hermano, la gracia es aquello que causa verdadero gozo, es el favor de Dios, es la bondad de Dios, son los dones, los regalos de Dios sobre sus amados hijos, es su perdón, su poder purificador, santificador sobre nosotros.

     

    Es la acción eficaz del Espíritu Santo sobre nuestras vidas, es el combustible que nos hace amar y desear lo que Dios desea, el poder que nos transforma a la imagen de Cristo, que nos hace sabios, que nos aparta, nos santifica para nuestro Señor en su regreso, el cual puede ser hoy mismo.

     

    Esto es lo que todo pastor desea para la iglesia: reconozcan a sus líderes, involúcrense en el discipulado y crecimiento de sus hermanos, no paguen mal por mal, sigan lo bueno unos para con otros.

     

    Que el gozo del Señor sea su fuerza, oren sin cesar, den gracias en todo, no apaguen al Espíritu, antes háganlo arder, no menosprecien la Escritura, retengan lo bueno, absténganse de toda especie de mal.

     

    Oren por su pastor, demuéstrense el amor de Dios, sométanse a la Escritura, óiganla, léanla, estúdienla y aplíquenla.

     

    Pero, al mismo tiempo, nunca jamás olviden que nuestra santificación no es nuestra obra, es de aquel que nos llamó, él nos santificará por completo y nos guardará irreprensibles para cuando nuestro Señor aparezca. Recuerden: él nos llamó, él es fiel y él tiene poder para terminar la buena obra que él comenzó en nosotros.

     

    A nosotros nos toca responder, en amor, nuestra meta más alta es entregarnos, rendirnos a nuestro Señor en cuerpo, mente, alma y espíritu, para un día llegar a ser como nuestro Señor Jesucristo. ¿Estás dispuesto a ser un instrumento exclusivo del Señor?

     

    ¿Estás dispuesto a apartarte para él, a darle tus ojos tu boca, tus miembros, tus pensamientos, todo lo que eres? ¿Crees que él es digno? ¿Crees que te va a ir mejor? Esta vida que tienes hoy, así como está, es la única oportunidad que tienes para decirle a tu Señor, sí, soy tuyo, seré tuyo por la eternidad, y estos pecados que están aquí, esta debilidad, la aborrezco.

     

    Entiendo que me producía cierto placer, cierta seguridad, cierta felicidad, pero, también entiendo que no es nada comparado con regresar a mi creador, al amante verdadero de mi vida. Señor, soy tuyo, me declaro santo para ti, hoy hago un pacto de consagración, para vivir solo para ti, reconociendo que es el poder de tu Espíritu en mí, quien me llevará a cumplirlo, mientras yo me rindo por completo a ti y te entrego el control de mi vida.

     

    El Señor hoy te dice: esa vida que tanto amas, la cual quieres que Dios bendiga, todo eso con lo que pretendes ser feliz sin Dios, son ídolos, de los cuales el Señor hoy nos dice, suéltalo, aviéntalo lejos de ti, aborrécelo déjalo atrás y comprueba que soy yo lo único que necesitas.

     

    Los dejo con un texto más y tendremos la cena del Señor:

     

    1 Jn 2:6  El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

     

    Heb 12:12  Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies,(C) para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. 14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura

     

    No cambies todo lo que el Señor te ha dado por un mugroso plato de frijoles, no vale la pena. Vamos a recordar donde quedó firmado este maravilloso pacto de fidelidad, y de poder, quien en su amor tomó nuestro lugar recibiendo el castigo por nuestros pecados y derramando su sangre preciosa que nos limpia, que nos lava de toda maldad.

     

    Y que en su poder, resucitó con poder venciendo a la muerte y al pecado, sentándose a la derecha del Padre, haciendo firme sus promesas y recordándonos que viene por nosotros.

     

    1Co 11:23  Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

    1Co 11:24  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

    1Co 11:25  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto(D) en mi sangre;(E) haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

    1Co 11:26  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

    Tomando la Cena indignamente

     

    1Co 11:27  De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

    1Co 11:28  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

    1Co 11:29  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

    1Co 11:30  Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

    1Co 11:31  Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

    1Co 11:32  mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

    1Co 11:33  Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.

    1Co 11:34  Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.

     

     

    Isa 53:1  ¿Quién ha creído a nuestro anuncio?(A) ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?(B)

    Isa 53:2  Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.

    Isa 53:3  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

    Isa 53:4  Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;(C) y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

    Isa 53:5  Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.(D)

    Isa 53:6  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,(E) cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

    Isa 53:7  Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero;(F) y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

    Isa 53:8  Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,(G) y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

    Isa 53:9  Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.(H)

    Isa 53:10  Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

    Isa 53:11  Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

    Isa 53:12  Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores,(I) habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

     

     

  • Mar 26, 20171 Tesalonicenses 5: 19-22 “Principios para mantener una iglesia sana parte 4 – La relación entre el creyente y la verdad”
    Mar 26, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 19-22 “Principios para mantener una iglesia sana parte 4 – La relación entre el creyente y la verdad”

     

    PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA

    (4ª PARTE)

    LA RELACIÓN ENTRE EL CREYENTE Y LA VERDAD

    1 Tesalonicenses 5:19-22

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Esta ciudad, así como la nuestra, y como cada ciudad grecorromana, era caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno.

     

    En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos, no sin antes haber dejado una iglesia establecida, llegó a esta ciudad.

     

    Por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Dejando atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí, Pablo preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

     

    En esta carta Pablo nos ha alentado a seguir creciendo, a seguir caminando hacia Cristo, ser transformados a su imagen, pelear y ganar la buena batalla de la fe. Nos llama a fortalecernos en el poder de Dios, a pesar de las dificultades, y a perseverar. Nos anima a vivir en pureza y santidad, apartándonos de una sociedad corrupta, nos anima a esperar a nuestro Señor que viene por nosotros, y viene a juzgar la maldad de este mundo.

     

    Hemos aprendido que es posible responder con toda sinceridad y obediencia a la verdad; que, si queremos estar frescos y ser una iglesia dinámica llena de esperanza, necesitamos responder a la verdad creyéndola y poniéndola por obra, amándonos y perdonándonos, así como Cristo lo hizo con nosotros.

     

    Los tesalonicenses nos enseñan que podemos y debemos vivir una fe real, tener una esperanza ciertísima, y practicar un amor genuino, nos enseña cuál debe ser el corazón del líder para con sus discípulos; que tenemos que estar listos porque el Señor viene en cualquier momento por nosotros.

     

    Y seguimos en esta despedida de Pablo, la cual creo yo es muy importante para mantenernos sanos como iglesia, ya que cuando hacemos lo que Dios nos ha mandado hacer, estamos derrumbando el reino de las tinieblas, hay oposición, a Satanás no le gusta.

     

    Y estos ruegos y responsabilidades nos ayudan a mantenernos en curso, a no perder la frescura, el enfoque y a seguir en crecimiento.

     

    Pablo está enseñando a los Tesalonicenses, ey, la batalla sigue, son una hermosa iglesia en pleno desarrollo, pero, hay vacunas que ponerse, hay experiencias que vivir, hay áreas que hay que limpiar, sí, en todo eso Cristo será fiel, pero no dejen sus responsabilidades a un lado, todavía hay muchas pruebas por venir, nuevas generaciones vienen por delante, y la batalla no terminará hasta que llegue Cristo.

     

    Mis hermanos, como los Tesalonicenses somos una familia en Cristo, y en toda familia hay dificultades, porque hay cercanía, y es fácil tener diferencias, venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil. Y Satanás querrá parar la obra en nuestras vidas y en la iglesia.

     

    ¿Cómo mantenernos sanos como iglesia? ¿cómo permanecer frescos? ¿Cómo permanecer santos para el Señor? ¿Cómo seguir limpios de ídolos con una fe viva, una esperanza real, y un amor genuino hirviendo a 100

    o

    centígrados por Cristo, por la verdad, por nuestro prójimo?

     

    Estos últimos consejos son cimientos, son claves, para mantenernos firmes, delante de nuestro adversario que nos quiere derrotar y devorar. Pablo termina haciéndonos dos ruegos, y dándonos 9 mandamientos de parte del Señor para mantener una iglesia sana, en forma.

     

    El primero tiene que ver con la relación entre pastores y ovejas. Los creyentes son llamados a reconocer a sus autoridades, y los líderes estamos llamados a trabajar arduamente, a liderar, demandar y enseñar la verdad.  Y ambos estamos llamados a vivir en paz, a procurar la paz, a cuidar la unidad, en medio de las dificultades.

     

    Aprendimos que todos estamos llamados a crecer, a caminar con Cristo, a ir hacia delante, a pelear la buena batalla de la fe, correr la carrera, ya que, en la vida cristiana, o estamos avanzando, o estamos en retroceso, no hay tal cosa como estar estacionados, y retroceder es un lugar muy peligroso, de manera que, todos estamos llamados a cuidar de todos, en amor, a hacer nuestra parte.

     

    Y nos da tres razones posibles por la que alguien esté retrocediendo, y nos hace otro llamado al corazón: amonesten a los ociosos, alienten a los de poco ánimo, sostengan a los débiles. En medio de las dificultades, no paguen mal por mal, antes sigan lo bueno, y sean buenos para con sus hermanos y para con todos.

     

    Hace dos semanas Pablo se enfocó en lo interno, en nuestra relación con Dios. Nos enseñó que los creyentes deberíamos estar llenos de gozo, sencillamente por quién es nuestro Señor y por lo que ha hecho por nosotros.

     

    Aprendimos que nuestra responsabilidad es mantenernos en contacto con nuestro Señor todo el tiempo en una vida disciplinada de constante oración, y que su voluntad es que vivamos una vida agradecida para con él.

     

    El gozo es un fruto del Espíritu que Dios me ofrece, la oración es una disciplina que yo decido tomar, y el agradecimiento una posición de mi corazón que decido practicar en respuesta. Qué importante que nuestro Señor nos manda estar gozosos.

     

    Definitivamente lo opuesto a una vida llena de gozo, una vida llena de amargura, una vida nula de oración, sino de plática introspectiva que genera un total egoísmo, y una vida insatisfecha, producen una persona muy lejos de lo que un cristiano debería ser.

     

    El día de hoy veremos los últimos mandatos de Pablo para mantenernos sanos. ¿Cómo estar fortalecidos para llevar a cabo todo lo que aprendimos en la carta y además estos mandatos? Es imposible en nuestras fuerzas, no se trata de adrenalina, no se trata de mera fuerza de voluntad, de optimismo.

     

    No está en mí, el día de hoy Pablo nos recordará donde está la fuente de nuestro poder, donde debemos estar para poder vivir la vida que Dios planeó para nosotros. El día de hoy nos toca considerar la siguiente porción la cual tiene que ver con nuestra relación con la Verdad, la importancia de relacionarnos correctamente con Dios Espíritu Santo, con su Palabra y con aprender a discernir. Por eso yo titulé este mensaje. LA RELACIÓN ENTRE EL CREYENTE Y LA VERDAD. Demos lectura.

     

    1. Necesito aprender a honrar al Dios Espíritu Santo.

    1 Ts 5:19 No apaguéis al Espíritu.

    El Espíritu Santo se muestra en muchas partes de la Escritura como fuego ardiendo en la vida del creyente, por ejemplo, en pentecostés en Hechos 2 que cuando el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos, dice:

     

    Hch 2:1-4 El día de Pentecostés, todos los creyentes estaban reunidos en un mismo lugar. 2 De repente, se oyó un ruido desde el cielo parecido al estruendo de un viento fuerte e impetuoso que llenó la casa donde estaban sentados. 3 Luego, algo parecido a unas llamas o lenguas de fuego aparecieron y se posaron sobre cada uno de ellos. 4 Y todos los presentes fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas, conforme el Espíritu Santo les daba esa capacidad. (NTV)

     

    El Espíritu Santo es representado por fuego. Cuando vemos a Jesucristo en su bautizo, relata Mateo:

     

    Mat 3:16-17 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

     

    La cual no necesariamente sería una palomita blanca que pareciera que se escapó del palomar, sino que se vería algo parecido a una paloma, o que tendría que ver con el volar de una paloma, quizá se vería como una flama.

     

       

     

    Pablo le dijo a Timoteo:

     

    2 Ti 1:6-7 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

     

    Y dice Pablo, no lo apaguen, Apagar es la Palabra

    sbénnumi

    , que significa extinguir, apagar, limitar, detener, sofocar. Pablo está diciéndoles a los tesalonicenses: no extingan, no limiten, no detengan, no sofoquen el poder, la obra, el ministerio del Dios Espíritu Santo en ustedes. Es posible que esto suceda en la vida de un creyente.

     

    Y hay dos interpretaciones. 1º Es dar por hecho que esta orden está directamente ligada al 20 y al 21, lo cual se interpreta que está hablando específicamente de los dones espirituales ejercidos en la iglesia y que no se deben impedir.

     

    2º Y la segunda es que simplemente como los anteriores es un mandato en general a no obstruir la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, o en la iglesia.

     

    Yo creo que tiene que ver con las dos cosas, porque de una manera u otra necesitamos urgentemente al Espíritu Santo en nosotros, él es Dios, es su presencia, es el consolador, es Cristo en nosotros, de manera que es indispensable, sin él olvidémonos de gozo, de oración significativa y eficaz, de vivir una vida de agradecimiento, de la unidad, del amor entre nosotros.

     

    El Espíritu Santo es quien nos da vida, quien nos santifica, quien nos ha injertado en el cuerpo de Cristo, quien nos hace hijos de Dios, sin él no somos sino una religión vacía, muerta, no tenemos nada. De manera, que es un todo. Ahora, veamos la primera parte, el Espíritu Santo y los dones espirituales ejercidos en la iglesia.

     

    1. Los dones espirituales ejercidos en la iglesia.

     

    Definitivamente hoy en día hay razones para apagar cierto espíritu en la iglesia que no debería estar ahí, hay un abuso en la carismanía en la cual se da por sentado que cosas muy bizarras que no glorifican a Cristo, sino que exaltan a hombres, y que apelan a puras emociones subjetivas, y no a la fe, la cual lleva a la voluntad, a la obediencia, a la transformación a la imagen de Cristo, sino puro filing, son el mover del Espíritu Santo.

     

    Supuestas manifestaciones del Espíritu que apelan a la codicia, a los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, a: tú solo decláralo y será tuyo. Ven por tu milagro, por tu sanidad, por lo que tanto has deseado.

     

    Servicios supuestamente donde se siente la presencia del Espíritu, pero que realmente están enfocados en emociones, en experiencias subjetivas, disfrazadas de espiritualidad que realmente no están centradas en Cristo, en Dios, en su voluntad, en su gloria, en su Palabra sino en el hombre mismo.

     

    El centro en estas iglesias no es Cristo, soy yo, se trata de mí, de mis necesidades, de mi gloria, de mi prosperidad, de mis sueños, de mis anhelos, y Dios es mi chalán, mi genio de la lámpara, para eso lo adoro, para eso lo visito, para eso diezmo y hago obras, para que me dé lo que quiero.

     

    Y terminan tratando a Cristo como un ídolo, no como el Dios vivo y soberano, como el dueño de todo, que hace lo que quiere, a quien, por el contrario, yo debería temer y amar con todo mi corazón. Un desorden total en la iglesia, impulsos de la carne que se toman como manifestaciones del Espíritu Santo.

     

    De hecho, hubo un tiempo que se puso de moda, no sé si todavía en que las iglesias buscaban manifestaciones demoniacas cada domingo para que hubiera sensacionalismo y que el interés de las personas se mantuviera. Cuando la Palabra establece claramente:

     

    1 Co 14:26-29 ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. 27 Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. 28 Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios. 29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen.

     

    1 Co 14:31-33 Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados. 32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; 33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.  Como en todas las iglesias de los santos,

     

    Aquí muchos podrían reprender a Pablo y decirle: Pablo ¿por qué apagas el Espíritu?

     

    1 Co 14:39-40 Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; 40 pero hágase todo decentemente y con orden

    .

     

    Y muchas veces en iglesias lo último que vez es esto, hay confusión, desorden y desafortunadamente en muchas ocasiones falta de decoro, de decencia, de dignidad. Este tipo de espíritu sí hay que apagarlo, pero, ¿cuál es el que no debemos apagar?

     

    Bueno, como saben, en Calvary tomamos como nuestra máxima autoridad la Palabra de Dios, y ella obviamente habla del Dios Espíritu Santo desde Génesis hasta Apocalipsis, y en específico con los dones espirituales, creemos firmemente lo que la Biblia habla de ellos, y procuramos así practicarlos y buscarlos, no apagarlos

     

    Por ejemplo, creemos que lo que hace el Espíritu Santo en 1 Corintios 12 no se debe apagar, sino avivar:

     

    1 Co 12:4-7 Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. 5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6 Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

     

    Son dones o carismas, son ministerios, o diakonías, son operaciones o energemas, creemos que son para hoy, y que son indispensables para el funcionamiento sano y poderoso de la iglesia; creemos que son ayudas sobrenaturales del Espíritu Santo expresadas en una manera muy natural en el cuerpo de Cristo para la edificación del cuerpo, para el provecho del cuerpo, para poder traerle gloria a nuestro Señor y darlo a conocer al mundo en tinieblas.

     

    Los dones, o carismas con los cuales es equipado cada creyente con uno o con varios, los podemos ver en Romanos 12:6-9: el don de profecía, de servicio, de enseñanza, de exhortación, de dar con generosidad, de presidir o liderar, de hacer misericordia, y obviamente el poder amar como Cristo nos amó.

     

    En Efesios 4:11-12 podemos observar los ministerios o diakonías: Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Estos humildes oficios con los cuales la iglesia es edificada llevándola a conocer a su Salvador para llegar a la madurez y ser transformada a su imagen.

     

    Ahí mismo en 1 Corintios 12:8-10 Pablo nos muestra las operaciones, o energemas obradas en el creyente por Dios, como y cuando Él quiere en su soberana voluntad: palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe para hacer algo humanamente imposible, dones de sanidades, hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas, interpretación de esas lenguas.

     

    Todos estos son dones, regalos, del Dios Espíritu Santo para el provecho del cuerpo de Cristo, para edificarnos en amor y en verdad, a este espíritu no debemos apagar, no debemos dejar de procurarlo en oración, de estar en el lugar correcto para recibir del Espíritu en todo momento su gracia y su poder.

     

    Mis hermanos, es indispensable que el Espíritu Santo esté actuando en cada miembro y en la asamblea de Dios, otorgándonos su gracia, su poder, expresado en amor, en todos estos dones y operaciones, los cuales, por tanto, abuso se dejan de buscar o de procurar, cuando la Palabra nos dice: 

     

    1 Co 12:31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.

     

    Y después nos habla de la supremacía del amor, la señal inequívoca de la presencia del Espíritu Santo.

     

    Después en Gálatas 5:22-23 vemos el fruto del Espíritu, el cual está disponible para todos, el amor expresado en 8 maneras: en gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza; contra los cuales no hay ley, los cuales Dios nos los da sin medida, tenemos la oportunidad de recibirlos y ejercerlos con toda libertad.

     

    Mis hermanos, no debemos apagar al Espíritu hermanos, debemos procurarlo más que nuestra propia vida, más que todas las cosas efímeras y temporales de este mundo que tanto nos prometen y que no nos dan nada, los cuales nos prometen felicidad y solo nos dan insignificantes y fugaces episodios de cierto placer o satisfacción, y siempre nos dejan con hambre, centrados en nosotros mismos, y más miserables que antes.

     

    Si Cristo no nos hace felices, nada lo hará, solo en Cristo hay plenitud, y nuestro contacto con él es el Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo es Cristo. Imagínate que importante es que avivemos el fuego del don de Dios que no lo apaguemos, chequemos solo algunas cosas que está haciendo y que hizo ya en nosotros:

     

    1. Lo que hace el fuego del Espíritu Santo en nuestras vidas

     

    • El Espíritu Santo nos regenera.

     

    ¿Qué significa esto? El Espíritu Santo transforma por completo nuestros afectos espirituales, nuestros apetitos, lo que disfrutamos, las cosas espirituales que antes nos eran ajenas, aburridas, ahora son nuestra necesidad y las disfrutamos.

     

    • Nos liberta de la esclavitud de nuestros pecados habituales.

     

    Podemos dejar de hace lo que antes nos era imposible, sea una adicción, o un hábito pecaminoso.

     

    • Nos pone en el cuerpo de Cristo.
    • Mora en nosotros de forma permanente cuando nacemos de nuevo.
    • Derrama el amor de Dios en nuestros corazones.
    • Nos da dones para el servicio espiritual.
    • Nos sella para la eternidad. Un sello de protección, de pertenencia y de garantía.
    • Nos santifica. Nos aparta y nos limpia de la maldad.
    • Nos da esa convicción de ser hijos de Dios, al punto que podemos decir: Abba Padre.
    • Nos revela a Cristo, nos hace conocerle en verdad.
    • Nos hace entender la Escritura, nos enseña, nos muestra la voluntad de Dios y nos capacita para seguirla y obedecerla.
    • Nos regala intimidad profunda y verdadera con Dios.
    • Nos transforma a la imagen de nuestro Señor.
    • Nos da la fortaleza interna necesaria para ayudarnos a permanecer en el camino de ser santificados progresivamente.
    • Es la única manera en la que le podemos adorar en Espíritu y en Verdad.
    • Nos da la victoria en contra de la carne.
    • Nos ayuda a morir a nosotros mismos, a nuestro orgullo.
    • Nos da el poder de amar y perdonar.
    • Por el Espíritu Santo en nosotros, es como podemos decir que tenemos vida, o un nuevo nacimiento porque mora en nosotros.

     

    Por eso, es que debemos tener mucho cuidado con apagar el fuego del Espíritu en nosotros, ¿cómo lo apagamos?

     

    1. Cómo apagamos el fuego del Espíritu en nosotros.

     

    • Al pretender vivir nuestras vidas carnalmente, en nuestro esfuerzo, con moralismo, con religiosidad, en lugar de vivir por fe, buscando la gracia que nos da el Espíritu Santo, Pablo les dijo a los Gálatas:

     

    Gál 3:3-5 ¿Será posible que sean tan tontos? Después de haber comenzado a vivir la vida cristiana en el Espíritu, ¿por qué ahora tratan de ser perfectos mediante sus propios esfuerzos? 4 ¿Acaso han pasado por tantas experiencias en vano? ¡No puede ser que no les hayan servido para nada! 5 Vuelvo a preguntarles: ¿acaso Dios les da al Espíritu Santo y hace milagros entre ustedes porque obedecen la ley? ¡Por supuesto que no! Es porque creen el mensaje que oyeron acerca de Cristo. (NTV)

     

    • Con incredulidad.

     

    Confiando más en esa plática interna tan dañina que viene de nuestro corazón perverso y engañoso, en lugar de meditar en la Escritura y reconocer al Espíritu Santo que nos quiere consolar, enseñar, guiar, llevarnos a toda verdad, hablar a nuestro corazón. Pablo también dijo en ese mismo capítulo:

     

    Gál 5:13-14 Pues ustedes, mis hermanos, han sido llamados a vivir en libertad. Pero no usen esa libertad para satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa. Al contrario, usen la libertad para servirse unos a otros por amor. 14 Pues toda la ley puede resumirse en un solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». 15 Pero, si están siempre mordiéndose y devorándose unos a otros, ¡tengan cuidado! Corren peligro de destruirse unos a otros. (NTV)

     

    Gál 5:17-16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones. (NTV)

     

    ¿Te das cuenta dónde está el único lugar donde puedes hallar victoria? Por eso también lo apagas cuando no alimentamos nuestro espíritu y somos vagos espirituales. Al ser negligentes con nuestro estudio de la Escritura, nuestros devocionales, nuestros tiempos de oración, y le abrimos la puerta y le damos una ancha avenida a nuestra carne para que nos domine, dice en Romanos:

     

    Rom 8:5-7 Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. 6 Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. 7 Pues la naturaleza pecaminosa es enemiga de Dios siempre. Nunca obedeció las leyes de Dios y jamás lo hará.

     

    Rom 8:8-9 Por eso, los que todavía viven bajo el dominio de la naturaleza pecaminosa nunca pueden agradar a Dios. 9 Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa. Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive en ustedes. (Y recuerden que los que no tienen al Espíritu de Cristo en ellos, de ninguna manera pertenecen a él).

     

    • Con mundanalidad.

    También lo apagamos con mundanalidad, llenándonos de cosas de este mundo, no necesariamente malas, pero sí distractoras. Obviamente pecando deliberadamente, dándole rienda suelta a nuestra carne y no permitiéndole al Espíritu Santo que nos limpie.

     

    Mis hermanos la carne, la filosofía del mundo, los afanes de este tiempo, el engaño de las riquezas, la codicia de nuestros ojos, de nuestros apetitos, los placeres de esta vida, la glotonería, la embriaguez.

     

    Las obras de la carne, adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicería, hostilidades, peleas, celos, arrebatos de furia, las ambiciones egoístas, las discordias, las divisiones, todas estas cosas pretenden ser pobres, miserables y engañosos sustitutos de lo que solo el Espíritu Santo nos puede dar, verdadero gozo y plenitud.

     

    Pretendemos hallar en el mundo y en los lugares más equivocados que puedan existir, solo lo que Dios nos puede dar. En relaciones adúlteras, en tener relaciones antes de casarse, en el homosexualismo, en acumular y acumular al precio que sea, en pretender ser exitosos a la manera del mundo a cualquier costo.

     

    Porque el gozo, la paz, la unidad, la verdadera plenitud, el verdadero sentido de victoria, de aceptación, verdadera seguridad y demás, solo lo podemos encontrar en Cristo, ¿cómo? Cuando el Espíritu Santo en nosotros está ardiendo.

     

    Por eso él nos convence de pecado, por eso no nos deja en paz, por eso, de una manera u otra llama nuestra atención, y nosotros embebidos, necios, comprometidos con nuestros ídolos, pretendiendo que ellos nos llenen y nos cumplan, cuando solo nos defraudan, nos roban y nos esclavizan, apagando el fuego del Espíritu en nosotros, dejándonos sin esperanza.

     

    • Al no perdonar y llenarnos de amargura

    Al buscar venganza, “y cuando vengan y se humillen ante mí estaré en paz”, “cuando le diga sus verdades estaré satisfecho”; no es cierto, es verdad que hay cierto placer efímero en nuestro orgullo al humillar y desquitarme, pero al final seguimos secos y cada vez más envenenados por la soberbia, la amargura y la falta de perdón, además de la culpa. Por eso Pablo dice:

     

    Efe 4:30-32 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven. Recuerden que él los identificó como suyos, y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención. 31 Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta. 32 Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.

     

    Todo esto y más ahoga, sofoca, retarda la obra del Espíritu Santo, en nosotros, lo contrista, lo entristece, lo apaga. ¿Y qué creen hermanos? Los únicos perdedores somos nosotros.

     

    Porque solo él es la única fuente de verdadera esperanza, y de experimentar lo que buscamos en otro lugar, el poder, el amor, la misericordia, el perdón, la cercanía, la aceptación de nuestro Salvador y Señor Jesucristo, de nuestro creador y sustentador, el Dios Todopoderoso.

     

    En Romanos 12, creo que podemos ver de una manera práctica cómo se ve el fuego del Espíritu ardiendo en una persona, y nos dice:

     

    Rom 12:9 El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. 10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. 11a En lo que requiere diligencia, no perezosos; (Y aquí es donde yo creo que está la clave de poder hacer lo demás, dice:  

     

    11b fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; (¿sabes qué significa fervientes? Ardiendo, hirviendo. Y ¿cómo se nota esa llama del Espíritu en nosotros? Dice Pablo: 12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

     

    Rom 12:13-16 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. 14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. 15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. 16 Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.

     

    Rom 12:17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

     

    Que importante, hermanos, es no sofocar la obra del Espíritu en nosotros, cuando lo hacemos sencillamente nos hacemos mundanotes, y eso es bien triste porque nos convertimos en la gente más miserable, desesperanzada y amargada que existe, porque nuestra cercanía con Dios es él, porque él es Dios. Esto nos lleva al siguiente mandato:

     

    1. Necesito responder a la Palabra de Dios obedeciéndola y poniéndola por obra.

    1 Ts 5:20 No menospreciéis las profecías.

    Para entender este mandato necesitamos definir lo que es profecía, y en lo que consiste este ministerio. Porque el día de hoy también hay mucha ignorancia y abuso al respecto.

     

    Profecía es la palabra

    profeteía en griego, que viene de la palabra profétes, pro delante, femi,

    mostrar o dar a conocer los pensamientos, hablar, decir, afirmar. Un profeta es alguien que habla delante o de parte de Dios, una profecía es un mensaje de parte de Dios.

     

    Puede ser escrito, o hablado, alguien que habla públicamente, o proclama públicamente el corazón de Dios, su voluntad. Vemos en la Biblia que en ocasiones se comunicaba nueva revelación directamente de Dios, por ejemplo, cuando Pedro en Mateo 16:16 reconoció a Cristo como el Hijo del Dios viviente, el Señor le dijo: esto no te lo reveló tu corazón, o ningún hombre, fue mi Padre quien te lo reveló.

     

    En otras ocasiones el profeta solo reitera o recalca lo que Dios ya previamente habló y está registrado en la misma Palabra. Por ejemplo, los Apóstoles recibieron de parte de Dios el Nuevo Testamento, el cual para el tiempo de Pablo todavía no estaba escrito. A Juan le fue revelado el final de nuestra historia.

     

    A veces sí había mensajes sobrenaturales de revelaciones prácticas en situaciones de ese momento, por ejemplo, cuando el profeta Agabo profetizó el hambre, o la manera en la que Pablo sería apresado en Jerusalén en Hechos 12 y Hechos 21.

     

    Por ejemplo, en la Biblia podemos ver el ministerio profético del AT y del NT, son un poco diferentes, ya que el AT tiene reglas muy específicas que, si se siguieran hoy, no habría tantos de estos supuestos profetas, los cuales pretenden practicar un estilo de profecía combinado entre el AT y el NT.

     

    La mayoría de ellos quieren ser Elías, o Eliseo, pero pasan por alto todas las advertencias a que si falla una sola de sus profecías no se tiene que tener como profeta, que, si sus profecías te llevan a adorar a otros dioses, en este caso al dios dinero, a la codicia, en cualquiera de los dos casos tendrían que morir.

     

    Deu 18:20-22 El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. 21 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?; 22 si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.

     

    Deu 13:1-3 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, 2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; 3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

     

    Deu 13:4-5 En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis. 5 Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti.

     

    Sin embargo, en el NT tenemos una guía segura al respecto, en primer lugar, podemos ver que la profecía, es parte de lo que vimos hace un rato: puede ser un don, un ministerio, o una operación del Espíritu Santo.

     

    Yo personalmente creo que aquel que predica la Escritura, y es pastor o maestro, puede tener este oficio, o este don, de hablar de parte de Dios, a veces explicamos la Palabra, pero también a veces tú sabes que es Dios hablando a tu corazón ciertas verdades o la voluntad de Dios para tu vida.

     

    Muchas veces cuando evangelizamos en las calles o a algún no creyente estamos profetizando, estamos hablando de parte del corazón de Dios a gente no creyente.

     

    Pero, también leemos que la profecía puede actuar como una operación del Espíritu, de pronto alguien sin saberlo, en una manera muy natural te da un mensaje que tú sabes que es sobrenatural porque es lo que estabas necesitando para ese momento, a veces puede ser una exhortación, una consolación, o una palabra de edificación, según 1 Corintios es lo que hace el profeta:

     

    1 Co 14:3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

     

    Ahora, no seas de los que siempre están buscando señales en los anuncios del Higway, o en que si llueve hoy es que sí, si trae la camisa roja es que no, cuidado, eso es muy engañoso y más si no conoces la Palabra, ya lo veremos en el siguiente versículo. Pero, la Escritura nos enseña lo siguiente:

     

    Rom 12:6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

     

    ¿Cuál es la medida de la fe? Que, si yo traigo mucha pila, puedo decir: aaaaaaaah declaro bendición sobre ti. No está hablando de eso, la medida de la fe, se refiere al marco bíblico, a lo que ya previamente Dios ha revelado.

     

    Como ya lo vimos, ninguno que se diga profeta puede ir más allá de la verdad ya revelada, el mensaje del verdadero profeta siempre tiene que estar respaldado por la verdad de la Escritura. El Espíritu Santo no se contradice a sí mismo. El mensaje de la Biblia es uno, por lo mismo Pedro, hablando de los falsos profetas dice:

     

    2 Pe 1:19a-21 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro… 20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

     

    Y más abajo nos da la motivación de ellos, dice:

     

    2 Pe 2:1-3 Pero en Israel también hubo falsos profetas, tal como habrá falsos maestros entre ustedes. Ellos les enseñarán con astucia herejías destructivas y hasta negarán al Señor, quien los compró. Esto provocará su propia repentina destrucción. 2 Habrá muchos que seguirán sus malas enseñanzas y su vergonzosa inmoralidad. Y, por culpa de estos maestros, se hablará mal del camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, inventarán mentiras ingeniosas para apoderarse del dinero de ustedes. Pero Dios los condenó desde hace mucho, y su destrucción no tardará en llegar. (NVI)

     

    Mis hermanos, tenemos la Escritura, ella debe ser nuestro filtro para todo, por eso necesitas conocerla, entenderla, relacionarte con ella, con el Espíritu Santo quien es el inspirador de ella, quien le da vida.

     

    Solo hay de dos sopas, o es el hombre y su filosofía, y dentro de la filosofía humana está todo pensamiento humano, que créeme, no difiere en mucho, sea budismo, sea hinduismo, humanismo, y todos los ismos, o es la Palabra de Dios.

     

    Satanás pretende engañarnos haciéndonos creer que cada cabeza es un mundo, que “mi muy particular manera de ver las cosas”, no es particular, no hay tal cosa, los seres humanos todos venimos rotos de fábrica y nuestra naturaleza pecaminosa se manifiesta por igual, solo en diferentes presentaciones, idiomas, culturas, colores de piel, nombres de filosofías y religiones, pero sigue siendo la misma maldad, la misma soberbia, egoísmos y demás, en eso todos los seres humanos somos muy parecidos.

     

    Dios, el creador, el único que puede hablar la verdad porque es el que nos hizo y nos sustenta, o el hombre, engañado por Satanás, ¿se acuerdan en Edén? Dios dijo la verdad:

     

    Gén 2:16-17 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

     

    ¿Qué dijo Satanás más adelante a Eva?

     

    Gén 3:1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 4  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5  sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

     

    Y desde entonces el hombre engañado por su orgullo, tiene complejo de dios, hermanos nos creemos dios, ¿por qué crees que nos atrevemos a decirle al único Dios verdadero: ¿cómo te atreves a meterte conmigo?

     

    ¿Cuál es nuestra reacción si alguien siquiera se atreve a hacernos una mueca? ¿Qué le pasa a este por qué me menosprecia, me discrimina, por qué se atreve a maltratar al muñeco? Si soy dios. “Ah, y por cierto tú, Dios, el dueño del cielo y la tierra y del aire que respiro, ni se te ocurra truncar mis sueños, y cuidadito con que no me cuides de la manera apropiada, y que nadie me maltrate, ay de ti, nomás con que pretendas decirme como vivir, qué hacer”. ¿Puedes ver nuestro complejo de dioses?

     

    No lo olvides, o es la palabra del hombre, o es la palabra de Dios, ¿cuál de los dos será verdad? ¿Cuál de los dos deberías menospreciar y cuál de los dos deberías aceptar y amar?

     

    Por eso dice Pablo, no menosprecien las profecías, no menosprecien la genuina Palabra de Dios. Menospreciar es la palabra

    exoudsenéo,

    que significa tener en poco, reprobar, tener en poca estima, tener como menor, despreciar, considerar como absolutamente nada.

     

    Y cuántas veces nos hallamos menospreciando la Escritura, dándole más crédito al horóscopo, o al adivino, o a youtube, o al Facebook, a la falsamente llamada ciencia, en un instante ponemos en duda lo que Dios dice, y decimos: “pues los científicos dijeron”. ¿De veras? ¿Has visto a alguno? ¿Has estado presente en alguno de sus experimentos?

     

    No es que dijeron en la tele, ¿conoces la fuente del que dijo tal noticia? O es que decía en la etiqueta del frasco, ¿y viste cuando lo envasaron? Mis hermanos, dice la Palabra:

     

    Rom 3:4 De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito:

     

    Mis hermanos, estamos tan acostumbrados a creernos nuestras propias mentiras, nuestras propias novelas, a las mentiras de nuestro perverso corazón, a las convicciones viciadas por las mentiras de este mundo, y con tanta facilidad a menospreciar lo que Dios dice en su Palabra, lo cual es lo único verdadero. Eso es fe.

     

    Viene un problema, y un hermano te cita un salmo, un versículo y dices: pues suena bonito, pero, “quien sabe”. Llega tu amiga inconversota que su vida es literalmente un desastre y te dice cualquier tontería, y te llenas de temor, de angustia, “es que doña chuchita vino y me dijo”.

     

    Ves las noticias manipuladas a más no poder, para llenarte de temor, o manipularte a cierto partido, o movimiento, y es domingo y lees: aguas porque hay una redada quien sabe dónde, y dices: ay no, mejor no voy a la iglesia.

     

    Cuando es el único lugar donde si se abre la Palabra de Dios vas a escuchar algo verdadero, que no cambia y que es verdaderamente determinante y trascendental para tu vida, donde el Dios vivo verdaderamente podría hablarme y darle a mi vida un verdadero cambio, pero, es más creíble el cambalache que una prédica el domingo, es más creíble una película ficticia, un falso orgullo de que ganó mi equipo favorito que la verdadera victoria e Cristo que solo viene de su verdad.

     

    ¿Por qué crees que necesitas estar en la Escritura? Es cuestión de vida o muerte, y tú estás más ocupado en pláticas indecentes, en murmurar, en chismear, o en simplemente perder el tiempo miserablemente, cuando el Dios del cielo y la tierra, el único capaz de cambiar verdadera y profundamente tu vida y tu entorno te quiere hablar, y tú lo menosprecias.

     

    Ay, que aburrido, ¿aprenderme versículos? Cómo crees, estudio bíblico o el fut, estudio bíblico o la fiesta, la fiesta; el fut, las pláticas ociosas, son más divertidas. Y entonces cuando llega la hora de la prueba, estás débil, a merced de Satanás, y tropiezas, y todo el mundo tiene la culpa, menos tú.

     

    Hermanos, abramos los ojos, seamos brutalmente honestos delante de Dios, si no tienes amor por la Palabra, estás en problemas, si eres capaz de invertir dinero, tiempo, esfuerzo para todo, menos para lo que Dios te quiere hablar en tu casa y en la iglesia, en discipulados y demás, estás en problemas, estás menospreciando la profecía.

     

    Dios no te va a hablar porque abras tu Biblia al azar como si fueran galletas chinas, no te lo voy a negar, ha habido veces en las que el Señor me ha hablado así, pero, él sabe, que cuando comienzo a querer que siempre me hable así, sencillamente deja de hablarme.

     

    Él no quiere que lo trates como un ídolo o como un adivino al que consultas, él quiere una relación contigo, y si menosprecias la Palabra lo menosprecias a él, lo que piensas de su Palabra es realmente lo que piensas de él.

     

    Me acabo de hacer el firme propósito de leer la Biblia en tres meses, y ya llevo un mes seguido, y ¿sabes por qué? Porque yo sé que así es como Dios me habla, cuando seriamente, pongo todo mi corazón, mi atención y pongo como mi más alta prioridad el buscar a mi Señor, entonces él me habla, y se me nota, y la vida es más fácil para mí.

     

    Debes recordar esto:

     

    Efe 5:15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

     

    Somos súper entendidos del último chisme, de lo que a mí me agrada, de lo que yo quiero; mientras que la voluntad de Dios, su corazón, lo  que él desea para mí, para mi bien, lo ignoro, lo menosprecio.

     

    Nuestra más alta prioridad debería ser el ser entendidos de la voluntad de Dios, conocerla. Por que por eso vivimos tan infelices y con una fe tan endeble, porque tenemos bien clara nuestra propia voluntad, y hasta por eso venimos a la iglesia, “Y Dios más te vale que te apures eh, solo tienes un domingo más, si no te vas a perder de este muñecazo”.

     

    Este es el que dice: “Dios no funciona”; claro, él no va cumplir todos nuestros caprichos.

     

    Aunque te voy a decir, que a veces sí sucede lo de proverbios que Dios nos da lo que tanto le pedimos en nuestra necedad, para que después quedemos hastiados de nuestro propio consejo, comprobando que si Dios, si Cristo no nos hace felices, nada lo hará.

     

    Por eso, no se trata de nuestra voluntad y que Dios la bendiga y nos de la bendición, porque, aunque bendiga nuestros necios planes, no vamos a ser felices.

     

    Hermanos, nosotros muchas de las veces no sabemos ni quiénes somos, no tenemos idea de lo que es la vida, a menos que nos hayamos reconciliado con nuestro creador, y que hayamos encontrado propósito para vivir, ojos para ver y entender lo que es bueno, y justo; y esto solo sucede cuando no menospreciamos sus palabras.

     

    Por eso, no menosprecies la Escritura, por favor, te lo pido, haz un compromiso con tu corazón delante de Dios, y entrégale tu vida, de una vez por todas entiende que en ti solo hay engaño y decepción, que solo en Cristo y en su voluntad, siguiéndole de cerca, obedeciendo, poniendo por obra sus principios es como verdaderamente te hallarás pleno.

     

    Si no quieres, pues aquí te espero, sin Cristo, sin su Palabra, sin haber rendido todas tus convicciones de la vida, a lo cual la biblia llama arrepentimiento, te lo aseguro, jamás encontrarás lo que buscas, y sin Cristo te hallarás condenado, no solo a vivir una vida vacía y siempre en derrota, y aún con dinero, aún con un supuesto éxito.

     

    Porque eso es lo que Dios manda a todo hombre en todo lugar, a que se arrepienta, a que considere sus caminos, a que se reconozca como el pecador, como el mentiroso, como el injusto, y a que reconozca a Dios como el único Dios, como el justo, como el verdadero, que vino a perdonarnos, a darnos luz a través de su Hijo Jesucristo, quien es la revelación total del Dios verdadero.

     

    Léelo en los evangelios, las palabras favoritas de Cristo siempre fueron: de cierto, de cierto te digo; él dijo: yo soy el camino y la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por mí, yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

     

    Y para creer estas cosas necesitas comenzar a menospreciar la mentira de tu corazón, de tu vida, las mentiras de este mundo y comenzar a amar la verdad, la cual solo viene de Dios, de ningún otro lugar. ¿Te das cuenta cómo el mundo está al revés? ¿Cómo nuestro pensamiento está chueco y solo la Palabra de Dios lo puede enderezar? Y esto nos lleva a nuestro último punto:

     

    • Necesito aprender a ejercer discernimiento espiritual.

    Pablo nos da tres mandatos más, 1º Necesito aprender a discernir, 2º Al hacerlo no debo olvidarme de retener lo bueno, y 3º Al tener clara la diferencia entre el bien y el mal, necesito abstenerme de toda especie de mal. El primero es:

     

    1 Ts 5:21a Examinadlo todo;

    Examinar es la palabra

    dokimázo

    en griego que significa, probar, aprobar, poner a prueba, saber distinguir, comprobar, examinar algo, juzgar, considerar algo como genuino o valioso, someter a prueba algo con el fin de decidir si es genuino o no. Esta palabra se utilizaba para probar la autenticidad, o la genuinidad de algún metal.

     

    Qué importante hermanos, porque como ya lo he mencionado en otras ocasiones, vivimos en un momento donde el postmodernismo ha invadido la iglesia: no razones, solo siente, solo déjate llevar, experimenta, no importa que no entiendas solo siente la vibra, siente cómo se mueve el Espíritu y dale.

     

    No juzgues, si te funciona, debe estar bien, si te hace sentir bien, debe ser bueno. Nada que ver, un pasón de marihuana, una borrachera pudiera hacer sentir bien a alguien por un momento, pero trae consecuencias.

     

    Y una buena parte de la iglesia está intoxicada de falsas doctrinas, por esta actitud; la idolatría a las cosas de este mundo y al humanismo han invadido la iglesia, y al que se atreve a denunciarlo lo acusan de apagar al Espíritu Santo. Checa en el AT cuando Israel estaba a punto de ser exiliado a Babilonia, estaba lleno de falsos profetas a los cuales el Señor les decía:

     

    Eze 13:10” Esto ocurrirá porque estos profetas malvados engañan a mi pueblo cuando dicen: ‘Todo está en paz’, ¡pero en realidad no hay paz en absoluto! Es como si el pueblo hubiera construido un muro frágil, ¡y estos profetas pretenden reforzarlo cubriéndolo con cal!

     

    Eze 13:22-23 Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo, 23 por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jehová.

     

    No te preocupes todo va a estar bien, tú eres el campeón, quién sabe cómo andas en tu familia, si practicas la verdad, la justicia, tú solo éntrale con tu billete, y yo te voy a bendecir, es decir, tu problema no es tu pecado, no es que estés en conflicto con el que te da la vida, tu problema de depresión y tristeza es que no tienes suficiente del dios dinero, suficiente salud o prosperidad.

     

    Lo que necesitas para estar bien es ser rico, próspero, exitoso y saludable, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida. ¿te das cuenta? Ídolos que nos prometen y no nos cumplen metidos en la adoración de la iglesia.

     

    Mis amados hermanos, Dios nos llama a conocer su Palabra, para después poder checar lo que escuchamos, lo que nos comemos, con qué nos alimentamos, porque luego por eso andamos intoxicados espiritualmente, o por eso estamos con anemia espiritual, alimentándonos de pura psicología, humanismo, motivación y superación personal: eres lo máximo, tú puedes, tú vales, tú eres la neta del planeta, Cristo está contigo y él mismo es el líder de los Cheer leaders.

     

    Mientras que la vida de esa persona es un desastre, y si alguien se atreve a llegar con la Escritura, mira, es que necesitas entender que solo hay uno bueno, que este mundo es pasajero, que amar las cosas de este mundo es idolatría, te dicen: “te reprendo, apártate de mí, satanás, me robas mi felicidad, no lo recibo”. Cuando la Biblia está llena de advertencias al respecto:

     

    1 Ti 4:1-2 Ahora bien, el Espíritu Santo nos dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe verdadera; seguirán espíritus engañosos y enseñanzas que provienen de demonios. 2 Estas personas son hipócritas y mentirosas, y tienen muerta la conciencia.

     

    Por eso Pablo le da a Timoteo la base del discernimiento, conocer la verdad, conocer las Escrituras para no ser engañados:

     

    1 Ti 4:13 Hasta que yo llegue, dedícate a leer las Escrituras a la iglesia, y a animar y a enseñarles a los creyentes.

     

    También le dice:

     

    1 Ti 4:16 Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen.

     

    En 2 Timoteo leemos:

     

    2 Ti 4:1-4 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

     

    Hablando de los ancianos en la iglesia le advierte a Tito:

     

    Tit 1:9-11 Debe tener una fuerte creencia en el mensaje fiel que se le enseñó; entonces podrá animar a otros con la sana enseñanza y demostrar a los que se oponen en qué están equivocados. 10 Y es que hay muchos rebeldes, charlatanes y engañadores, especialmente los partidarios de la circuncisión. 11 A ésos hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe; y lo hacen para obtener ganancias mal habidas.

     

    En Efesios hablando de la necesidad de madurar, nos dice que la madurez incluye esta habilidad de aprender a discernir, dice una vez que crezcan en conocer a Cristo:

     

    Efe 4:14 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad.

     

    El discernimiento espiritual es la capacidad de distinguir entre la verdad divina, y el error, o las verdades a medias. Esto último es lo más peligroso, cuando doctrinas o enseñanzas, tienen el veneno del error bien escondido, 95 o 99% bien y en ese 1% hay falsa doctrina.

     

    Mis amados hermanos, que no te cuenten, que no te hagan sentir mal porque todo lo cuestionas, con la Palabra en la mano y en el corazón, cuando te sea posible, denuncia lo que no está bien, o al menos no te lo comas, porque también creo que esos debates en Facebook son una pérdida de tiempo, una trampa.

     

    Le pido a Dios que todos nosotros estemos aprendiendo a saborear lo que es verdadero, que estemos educando con la verdad de la palabra nuestros sentidos espirituales, así como cuando los frijoles nos saben medio raro, y decimos: ¿tienen queso o están agrios?

     

    Créeme, si eres carnal, vas a encontrar un líder carnal, miles de mensajes pseudo bíblicos carnales, humanistas, de psicología, la cual no puede transformarte, te emociona, pero nada puede hacer por ti.

     

    Al punto de que cuando escuches la Escritura dirás: qué aburrido, la biblia, o, aquí no se siente el Espíritu; o sus prédicas son estudios, no son prédicas de verdad que muevan mis emociones, que me manipulen que me hagan “sentir”; no transforman mi vida en absoluto, pero salí bien motivado. Ese no es un buen síntoma.

     

    Un creyente genuino, sea de la denominación que sea, alguien que ha nacido de nuevo, sabe cuándo está escuchando la Palabra de Dios, y no la va a menospreciar, la va a saborear, y le va a ser de provecho. Ahora, una vez que has pasado cada convicción en tu vida, cada pensamiento, cada enseñanza por el filtro de la Palabra, debemos hacer lo siguiente:

     

    1 Ts 5:21b retened lo bueno.

    Retengan

    katéjo

    en griego, sostengan, sujeten, ocupen, posean, mantengan firme, apodérense de lo bueno. Es decir, acepten de todo su corazón lo que es genuino, auténtico, verdadero, lo correcto, más allá de lo superficial, más allá de apariencias.

     

    Cada vez que el Espíritu Santo les muestre una verdad, un principio, háganlo suyo, ámenlo, reformateen ese pensamiento, como quien reemplaza un disco duro viejo por uno nuevo. Si el Señor dice: no roben, no mientan, perdonen, amen, no adulteren, no forniquen, no comiencen a justificarse, no comiencen a decir, pues ahí poco a poco, no, hagan una decisión radical.

     

    Nos conviene hermanos, solo ahí está la paz, el gozo, la esperanza, y ¿saben qué es lo mejor del caso? Que, en Cristo, que con el Espíritu Santo ardiendo en nuestro corazón, es posible, sin Cristo es imposible, somos esclavos de las tinieblas, pero en Cristo somos libres. Pero, ahí no se queda, también dice:

     

    1 Ts 5:22 Absteneos de toda especie de mal.

    Absténganse, en tiempo presente, hoy, cada día,

    apéjomai

    en griego, y significa restringirse uno mismo, apartarse, mantenerse alejado.

     

    Y dice de toda especie, cualquier cosa que se vea sospechosa, aléjense de ella, si ya tuviste la duda, mejor no lo hagas, el mal no te va a dar lo que promete jamás, procuren lo bueno, decía Pablo en romanos:

     

    Rom 12:9b Aborrezcan lo malo. Aférrense a lo bueno. (NTV)

     

    Muchas veces pretendemos aferrarnos a lo bueno, sin aborrecer lo malo, y ¿saben? Eso es imposible, acabaremos sirviendo a uno y despreciando al otro.

     

    Jamás podremos estar a la mitad, ser tibios es ser hipócritas, aquí es donde toma lugar la religiosidad, la hipocresía, donde llegamos a creernos nuestras propias mentiras y justificaciones y los únicos que nos vemos espirituales o bien, somos nosotros, porque todos los demás te vemos las lagañas, los mocos, el mal aliento, menos tú.

     

    Por eso el mandato es abstente, restríngete, esta es responsabilidad tuya, Dios no lo va a hacer por ti, yo no lo puedo hacer por ti, es algo que tú tienes que decidir hacer. Porque si Dios interviene, puede ser algo muy extremo.

     

    Te pongo un ejemplo, ¿te acuerdas de Sansón? ¿Sabes cuál fue su problema? Las mujeres filisteas, y más allá, fueron sus ojos, él no aprendió a aborrecer lo malo, y siempre se justificó, es que soy mujiereguito, es que tú sabes, los hombres poderosos como yo somos irresistibles, y nos duele la cara de guapos.

     

    ¿Cómo terminó? Dios le tuvo que sacar los ojos, así fue como Dios lo ayudó para finalmente hacer su más grande hazaña para Dios, y no solo perdió sus ojos, sino su vida. Dice la Palabra que derrumbó el templo de los filisteos y que esa vez mató a más filisteos que en toda su vida.

     

    Por eso no digas: es que no puedo Señor, ayúdame; ya tienes al Espíritu Santo, hoy ya puedes decidir abstenerte de la maldad y confiar en Dios, ya tienes la ayuda que necesitas para ser libre sin necesidad de que pierdas una de tus extremidades, tu trabajo, tu salud, tu matrimonio y ya desde tu humillación finalmente ser útil para el reino y para Dios.

     

    ¿De veras quieres que Dios tenga que actuar así de extremo como con Sansón? Todo porque no quisiste abstenerte y aborrecer algo que pudiste haberlo hecho antes.

     

    Mejor como dice la Palabra si tu ojo te es ocasión de caer, córtatelo, igual tu mano, es decir corta con esa amistad, con ese ídolo, porque te va a alcanzar, y si eres un hijo de Dios, sabe que a Dios le interesa más tu alma que tu mano o que tu ojo.

     

    Mejor utiliza todo tu cuerpo, ponlo bajo servidumbre y tráelo como un sacrificio agradable a Dios, comenzando por tu mente, tu corazón, tu voluntad, y camina con Dios, no es chistoso que digas: “no puedo, me conoces”, “esto es superior a mis fuerzas”. No, tú le estás dando el control a eso, a tu ídolo, y estás jugando con fuego, no quieres ver a Dios actuando contigo como con Sansón.

     

    No será para tu condenación, pero la disciplina sí duele, mejor recibe corrección, ama la sabiduría, la justicia, y abstente, restríngete de lo que no conviene.

     

    ¿Cómo puedes saber que estás con toda certeza creyendo y siguiendo lo correcto? Primeramente, no apagues el Espíritu, déjalo fluir libremente en tu vida, ¿cómo? Ama la verdad, la Escritura, conócela, entonces aprende a discernir claramente entre lo que es verdad y lo que no es, lo que es bueno y lo que es malo, después, reten con todo tu corazón lo bueno.

     

    Y por último, abstente de cualquier maldad, porque cuando comenzamos a justificarnos, justificamos nuestros pensamientos, nuestras obras, cuando la Biblia claramente nos está diciendo que está mal, y nosotros ahí estamos buscándole tres pies al gato:

     

    “Y es que tú no sabes Chuy, mi caso es diferente”. “Es que es muy difícil, pero, ya para el año que entra ahora sí, para el próximo año nuevo será mi propósito y estamos en Marzo”.

     

    Aun en cosas pequeñitas, así comenzamos, y terminamos auto engañándonos y haciendo toda clase de barbaridades, diciéndonos cristianos y poniendo en mal a Cristo y a su iglesia. Cuidado hermanos, maldad es maldad, y Dios es luz y en él no hay ningunas tinieblas, si crees que puedes estar en medio, te estás engañando, o ya estás engañado, y créeme, no te vas a salir con la tuya.

     

    ¿Qué vas a hacer? Quiero cerrar con un texto más, dice en Efesios 5:

     

    Efe 5:5 Pueden estar seguros de que ninguna persona inmoral, impura o avara heredará el reino de Cristo y de Dios. Pues el avaro es un idólatra, que adora las cosas de este mundo. 6 No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados, porque el enojo de Dios caerá sobre todos los que lo desobedecen. 7 No participen en las cosas que hace esa gente.

     

    Efe 5:8-10 Pues antes ustedes estaban llenos de oscuridad, pero ahora tienen la luz que proviene del Señor. Por lo tanto, ¡vivan como gente de luz! 9 Pues esa luz que está dentro de ustedes produce sólo cosas buenas, rectas y verdaderas. 10 Averigüen bien lo que agrada al Señor.

     

    Efe 5:11-13 No participen en las obras inútiles de la maldad y la oscuridad; al contrario, sáquenlas a la luz. 12 Es vergonzoso siquiera hablar de las cosas que la gente malvada hace en secreto. 13 No obstante, sus malas intenciones se descubrirán cuando la luz las ilumine,

     

    Efe 5:14 porque la luz hace todo visible. Por eso se dice: «Despiértate tú que duermes, levántate de los muertos, y Cristo te dará luz». 15 Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios.

     

    Hoy te invito, haz una decisión por Cristo para que el Espíritu Santo venga a morar en tu vida, ¿qué quiero decir con esto? Arrepiéntete, reconoce tu maldad, reconoce que tu maldad llevó a Cristo a la cruz, que tú eras reo de muerte y condenación, que no puedes hacer nada para salvarte a ti mismo, que la única salida es Cristo.

     

    El infinito Dios que se hizo hombre para vivir la vida perfecta, agradable a Dios que nosotros jamás pudimos, ni podemos, ni podremos vivir. Que vino para recibir toda la ira de Dios en tu lugar y en mi lugar, haciéndose odioso para su mismo Padre, recibiendo el castigo de nuestra maldad.

     

    No solo eso, sino que creas que él no quedó muerto, sino que resucitó, venciendo a la muerte y al pecado, abriéndonos paso a la reconciliación con Dios, al perdón de nuestros pecados. Y que si hoy crees todo esto, él puede darle vida a tu espíritu muerto, darte perdón de pecados, y regalarte vida eterna, por su gracia.

     

    Entonces el Espíritu Santo podrá venir a morar en ti, a darte una nueva naturaleza, nuevos apetitos, abrirá tus ojos, te ayudará a entender la verdad, a amarla, y te transformará a la imagen de su hijo, entonces encontrarás vida abundante, gozo, paz, esperanza, y todo lo que este mundo jamás te dio. Díselo con todo tu corazón y recibe el don del Espíritu Santo en tu vida.

     

    El resto de nosotros, hoy los invito hermanos, quien quiere ser lleno del Espíritu Santo hoy, sin temor recibir su poder, una vez más, reanudar su obra en nuestros corazones. Quizá lo estás apagando.

     

    ¿Por qué no te pones de pie y le pides con todo tu corazón que encienda ese fuego en tu corazón para que vuelvas a amar su verdad, para que te enseñe a discernir, para que quieras con todo tu corazón aborrecer lo malo y seguir lo bueno, con toda disciplina y amor abstenerte de toda clase de mal, y al mismo tiempo retener, amar lo bueno?

     

    Dice la Palabra que, si nosotros siendo malos sabemos dar buenas dádivas a nuestros hijos, cuanto más nuestro Padre celestial no nos dará el Espíritu Santo si se lo pedimos. Primeramente, recuerda, pide perdón a Dios por tus maldades, decide hoy abandonar, abstenerte de lo malo por completo, y dale a Dios tu corazón, tu voluntad, y entonces lo recibirás, a medias no, no va a suceder.

     

    Hoy es el día de salvación, hoy es el día de su misericordia y amor, es hoy, no dejes pasar un día más, porque quizá mañana sea demasiado tarde. Tomémonos de las manos, y vamos a levantarlas a una sola voz, y pidámosle al Señor, dame de tu Espíritu, danos de tu Espíritu hoy.

     

    Hermanos sin todos estos principios, jamás seremos una iglesia sana, ¿quieren serlo? Yo quiero serlo, restablezcamos hoy nuestra relación con la verdad, con el Espíritu Santo, que está listo para bendecirnos.

  • Mar 12, 20171 Tesalonicenses 5: 16-18 ” Principios para mantener una iglesia sana parte 3 – La relación entre los creyentes y Dios “
    Mar 12, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 16-18 ” Principios para mantener una iglesia sana parte 3 – La relación entre los creyentes y Dios “

     PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA

    (3ª PARTE)

    LA RELACIÓN ENTRE LOS CREYENTES Y DIOS

    1 Tesalonicenses 5:16-18

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Esta ciudad, así como la nuestra, y como cada ciudad grecorromana, era caracterizada por su bajo trasfondo moral y espiritual, su idolatría, su desenfreno.

     

    En una sociedad como la nuestra donde condenaban lo correcto y aprobaban lo incorrecto, después de haber sido encarcelado, torturado y expulsado de Filipos, no sin antes haber dejado una iglesia establecida, llegó a esta ciudad.

     

    Por tres fines de semana consecutivos Pablo predica el Evangelio: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, los incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo y los suyos, y los fuerzan a salir de la ciudad. Pero en esas tres semanas una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende por toda la región.

     

    Dejando atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí, Pablo preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

     

    En esta carta Pablo nos ha alentado a seguir creciendo, a seguir caminando hacia Cristo, ser transformados a su imagen, pelear y ganar la buena batalla de la fe. Nos llama a fortalecernos en el poder de Dios, a pesar de las dificultades, y a perseverar. Nos anima a vivir en pureza y santidad, apartándonos de una sociedad corrupta, nos anima a esperar a nuestro Señor que viene por nosotros, y viene a juzgar la maldad de este mundo.

     

    Hemos aprendido que es posible responder con toda sinceridad y obediencia a la verdad; que, si queremos estar frescos y ser una iglesia dinámica llena de esperanza, necesitamos responder a la verdad creyéndola y poniéndola por obra, amándonos y perdonándonos, así como Cristo lo hizo con nosotros.

     

    Nos llama a vivir una fe real, una esperanza cierta, y un amor genuino, nos enseña cuál debe ser el corazón del líder para con sus discípulos; que tenemos que estar listos porque el Señor viene en cualquier momento por nosotros.

     

    Y mis hermanos, cualquiera podría decir: pues que así se quede Tesalónica. Y no me cabe duda que Dios siguió actuando en esta iglesia, y que Dios hizo grandes cosas en esta generación. Sin embargo, la vida tuvo que seguir.

     

    Y el punto es que, el Señor dijo que en este mundo tendríamos aflicción, pero, que podíamos confiar en él porque él venció al mundo, y yo creo que Pablo está dando a esta iglesia una buena manera de mantenerse en el lugar donde están. No en vano la Palabra dice:

     

    1 Pe 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

     

    Efe 6:10-13 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

     

    Pablo sabía lo que vendría, y cuando hacemos lo que Dios nos ha mandado hacer, y estamos derrumbando el reino de las tinieblas, hay oposición, a Satanás no le gusta. De manera que Pablo se propone dejarlos con algunos ruegos y responsabilidades que les ayudarían a mantenerse en curso, a no perder la frescura, el enfoque y a seguir en crecimiento, como iban.

     

    Pablo está enseñando a los Tesalonicenses, ey, la batalla sigue, son una hermosa iglesia en pleno desarrollo, pero, hay vacunas que ponerse, hay experiencias que vivir, hay áreas que hay que limpiar, sí, en todo eso Cristo será fiel, pero no dejen sus responsabilidades a un lado.  

     

    La batalla no terminará hasta que llegue Cristo y, todavía hay muchas pruebas por venir, además nuevas generaciones vienen por delante.

     

    ¿Cómo mantenernos sanos como iglesia? ¿cómo permanecer frescos? ¿Cómo permanecer santos para el Señor? ¿Cómo seguir limpios de ídolos con una fe viva, una esperanza real, y un amor genuino hirviendo a 100

    o

    centígrados por Cristo, por la verdad, por nuestro prójimo?

     

    Yo creo firmemente que estos últimos consejos son cimientos, son claves, para mantenernos firmes, delante de nuestro adversario que nos quiere derrotar y devorar.

     

    Mis hermanos, como los Tesalonicenses somos una familia en Cristo, él es el centro de nuestras vidas, quien nos ha perdonado, quien murió por nosotros dándonos vida eterna, haciéndonos hijos de Dios, poniéndonos en la familia de Dios.

     

    Y en toda familia hay dificultades, porque hay cercanía, y es fácil tener diferencias, venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil. Y Satanás querrá parar la obra en nuestras vidas y en la iglesia.

     

    Por eso, Pablo nos deja con estos consejos claves para no dar lugar al diablo y mantenernos en unidad y cercanía, a pesar de las situaciones difíciles, porque recuerden, el punto no es que no haya problemas, los va a haber, el punto es cómo tratar con ellos, cómo solucionarlos.

     

    Pablo termina haciéndonos dos ruegos, y dándonos 9 mandamientos de parte del Señor para mantener una iglesia sana, en forma. Ya vimos dos ruegos y dos mandamientos.

     

    El primero tiene que ver con la relación entre pastores y ovejas. En su estrategia Satanás hará todo lo que esté de su parte para que la autoridad para ti no signifique nada. Si no hay una verdad firme, cada quién puede hacer lo que mejor le parezca, si desechas la verdad, serás presa fácil de la mentira y estás en grave riesgo de perderte.

     

    Pero, Dios ha dejado su autoridad máxima entre nosotros: La Palabra de Dios. Y ha designado en su cuerpo, a gente que la represente, que ayude a definirla, a enseñarla, a demandarla, y ambos tenemos responsabilidades:

     

    Los creyentes son llamados a reconocer a sus autoridades, no por lo que ellos son, sino por lo que representan y la misión que llevan a cabo. Por otro lado, los líderes estamos llamados a trabajar arduamente, a liderar, demandar y enseñar la verdad. Y ambos estamos llamados a vivir en paz, a procurar la paz, a cuidar la unidad, en medio de las dificultades.

     

    ¿Cómo? El único camino a salir victoriosos es el amor, el humillarnos, el perdonar, el pedir perdón, una y otra vez, el buscar la restauración, considerarnos porque de una u otra manera, todos cojeamos de la misma pata, somos pecadores, en sujetarnos a la verdad, el enfocar nuestra mente, alma y corazón hacia nuestra cabeza: Cristo.

     

    De ahí Pablo ahora se enfoca en general a todos los creyentes, y nos hace un llamado al amor que demanda la verdad, a no ser indiferentes, la disciplina, la amonestación son parte del verdadero amor

     

    Todos estamos llamados a crecer, a caminar con Cristo, a ir hacia delante, a pelear la buena batalla de la fe, correr la carrera, ya que, en la vida cristiana, o estamos avanzando, o estamos en retroceso, no hay tal cosa como estar estacionados, y retroceder es un lugar muy peligroso, de manera que, todos estamos llamados a cuidar de todos, en amor, a hacer nuestra parte.

     

    Y Pablo nos da tres razones posibles por la que alguien esté yendo hacia atrás, y nos pone unos a otros como responsables de amarnos, ayudándonos en nuestro caminar.

     

    Nos vuelve a rogar, haciéndonos un llamado al corazón, y nos dice: amonesten a los ociosos, alienten a los de poco ánimo, sostengan a los débiles. En medio de las dificultades, no paguen mal por mal, antes sigan lo bueno, y sean buenos para con sus hermanos y para con todos.

     

    El día de hoy veremos otros dos puntos clave, nuestra actitud ante las circunstancias, la cual refleja por completo nuestra confianza y adoración en Dios.

     

    Qué importante es lo interno hermanos, cuando lo interno no acompaña a lo externo, le llamamos hipocresía, y el problema con la hipocresía es que, tarde o temprano surgen nuestros motivos y sale a la luz lo que realmente hay en nuestros corazones, especialmente en los momentos críticos, donde más necesitamos de la fe y la fortaleza espiritual, para estar protegidos del maligno.

     

    De manera que Pablo nos dice: protejan su corazón, protejan sus motivaciones, sus intenciones, sus pensamientos para que puedan ser constantes y coherentes entre sus acciones y sus palabras, de manera que ustedes no sean los causantes de los problemas y que no se metan en problemas.

     

    Cuiden su relación con Dios, porque de ella surge todo lo demás, porque de lo que esté lleno su corazón, hablará su boca, se mostrará en su conducta, y les dará la victoria cristiana. Por eso yo titulé este mensaje: LA RELACIÓN ENTRE LOS CREYENTES Y DIOS

     

    1. La actitud de mi corazón para con mi Señor debe ser estar lleno de gozo por quién es y por lo que ha hecho por mí.

    1 Ts 5:16 Estad siempre gozosos.

    La siguiente orden es: tengan gozo, ¡estén gozosos! Y ¿cada cuándo? Siempre. Esto nos enseña dos cosas hermanos, la primera es que debemos, es una orden estar gozosos, buscarlo y cuidarlo, y la segunda, la cual me da mucha esperanza, es que podemos vivir siempre con gozo, el gozo está disponible para los creyentes.

     

    Gozo es la palabra

    jaíro

    , y significa estar alegre, feliz calmadamente o bien; gozar, gozo, gozoso, alegrar, regocijar, estar complacidos, estar muy contentos.

     

    Pero, ¿por qué nos lo ordena? ¿Será que no estar gozosos no es algo que agrade a Dios? Definitivamente, ¿cuál es la fuente de nuestro gozo? Dios, una relación profunda y creciente con nuestro Señor, en oración, en devoción, en Palabra, siempre nos llevará a conocerle más, y mientras más le conocemos, mientras más revelación tenemos de quién es él y lo que ha hecho por nosotros, indudablemente esto nos llevará a tener este gozo en nuestro corazón.

     

    De manera que, no tener esta relación con Dios, el conocerlo de oídas, así como Job, siempre nos llevará a no tener ninguna causa de gozo, a todo lo contrario, estar llenos de aflicción, de temor, de tristeza, de desagradecimiento, lo cual es una falta grave, dadas las bendiciones incontables que ya hemos recibido de parte de Dios en Cristo Jesús. Es una falta muy grave vivir amargados y descontentos si nos decimos creyentes, porque esa es la esencia del pecado.

     

    ¿Qué sucedió el día que Eva fue engañada, y ella y Adán pecaron? Lo primero que hizo Satanás fue poner en duda la verdad de Dios, pero no solo la verdad, sino poner en tela de juicio el carácter de Dios, diciendo que era injusto y mentiroso, y además sus intenciones: no los ama, les quiere quitar algo, no quiere que realmente sean felices, es envidioso, egoísta y no quiere compartir con ustedes su gloria, él no quiere competencia.

     

    Precisamente, la falta de gozo contiene estos elementos, cuando peco por incredulidad, estoy diciendo que lo que Dios promete en su Palabra es mentira, que no es justo, es egoísta porque está ocupado en quién sabe qué galaxia y yo no soy tan importante para él, de manera que sus intenciones para conmigo no son lo que deberían ser.

     

    Muchas de las veces el problema no es que Dios no pueda, sí creo que puede, el problema es, ¿querrá? ¿En verdad me amará suficiente? ¿En verdad querrá bendecirme, si mira lo que estoy viviendo? ¿Se acuerdan cuando los discípulos están en la barca a punto de hundirse y el Señor está dormido en la popa sobre un cabezal? ¿Qué es lo primero que le dicen?

     

    Mar 4:37-38 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. 38 y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

     

    Inmediatamente él se levanta, reprende al viento y al mar, y le dice: calla, enmudece, y sucede, porque él es el creador del universo, pero, checa cuál fue el problema, les dice el Señor:

     

    Mar 4:40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

     

    ¿Te das cuenta? Les está diciendo: ¿qué no me están viendo aquí entre ustedes? ¿Por qué dudan de mis intenciones, de mi cuidado por ustedes?

     

    Lo mismo pasa con el leproso, en Mateo 8, mira lo que le dice:

     

    Mat 8:1-3 Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. 2 Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 3 Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

     

    ¿Cuál fue la pregunta? ¿Querrás Señor? He oído suficiente de ti, sé que eres poderoso para sanar, pero, el punto aquí es, ¿tienes la intención de hacerme bien? ¿Será que tu amor alcance para un indeseable leproso? ¿Te das cuenta? Es de las intenciones del Señor de quien está dudando.

     

    Esta no es la única, estoy en mi devocional en los primeros cinco libros de la Biblia, en el Pentateuco. Dios acaba de sacarlos con mano poderosa de Egipto, acaba de hacer milagros y señales de juicio sobre sus enemigos, y ellos decidieron no confiar en Dios, decidieron creer que él tenía malas intenciones al punto de que toda una generación no entró a la tierra prometida, por incrédula, por no querer darle la gloria a Dios, por simplemente no recibir sus bendiciones, gozarse y vivir agradecidos con él.

     

    Mira algunas, Faraón estaba enterrando a su hijo primogénito, habiendo dejado ir a Israel, pero se arrepiente, y llegan al mar rojo donde piensa que los atrapó y donde ellos se sienten atrapados, y lejos de confiar en Dios mira lo que dicen:

     

    Éxo 14:11-12 Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? 12 ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.

     

    Dios abre el mar en dos, ellos pasan por tierra seca y todo el poderoso ejército Egipto termina muerto en medio del mar. Ellos se gozan en las circunstancias favorables, pero no se ocupan de poner sus ojos en el Señor, y en ese mismo capítulo ya están murmurando contra Moisés porque no tienen agua. Más adelante les dan ganas de comer carne, y mira lo cómo se dirigen al Señor:

     

    Éxo 16:2-3 Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; 3 y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

     

    Diez veces hacen lo mismo con Dios y sus bendiciones, además de toda su desobediencia, te muestro la última de ellas cuando mandaron a los 12 espías a reconocer la tierra que Dios mismo les había prometido, y estos en lugar de animar a sus hermanos, los desaniman, desenfocándolos de Dios.

     

    Núm 14:1-4 Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. 2 Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! 3 ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? 4 Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto.

     

    A pesar de tener con ellos al Dios vivo, cuidándolos como un padre a su hijo, llevándolos de la mano, ellos nunca decidieron gozarse por el increíble privilegio de haber sido escogidos por Dios.

     

    Su respuesta a Dios siempre fue: no es suficiente, no nos amas, tus intenciones son falsas, eres malo, no eres bueno, no eres suficientemente cuidadoso, eres injusto, tú tienes la culpa, me iba mejor allá donde era un esclavo y vivía oprimido, humillado, sin esperanza, sin identidad, donde no era yo más que un objeto, y me podían usar como cepillo de retrete.

     

    Una falta de gozo tremenda que se convirtió en amargura e incredulidad, es un pecado grave hermanos el no tener el gozo del Señor, el cual es nuestra fuerza.

     

    Mis hermanos, por toda la Biblia hallamos cómo Dios nos manda a estar gozosos, y no es este mandato que a veces le damos a nuestros hijos de: ¡Cállese, y no llore, y quiero ver una sonrisa! No, en verdad Dios nos da razones de sobra para gozarnos.

     

    Estábamos perdidos, muertos en nuestros delitos y pecados, sin propósito verdadero, vacíos, llenos de incertidumbre, sin esperanza, sin Dios en el mundo, listos para morir y recibir todo el juicio de Dios.

     

    Pero, Dios que es rico en misericordia, amándonos sin medida se hizo hombre como uno de nosotros, acortando la distancia que nos separaba de él. En lugar de condenarnos, nos perdonó, nos lavó, nos adoptó como sus hijos.

     

    Siendo el Todopoderoso, no nos destruyó, sino que su poder, así como los Israelitas ahora en Cristo, está a nuestro favor. Él hoy está a la diestra de su Padre celestial abogando por nosotros, él está ahora en nosotros en su Espíritu Santo, él ha triunfado definitivamente sobre el reino de la muerte, de las tinieblas, del pecado.

     

    Su luz nos ha resplandecido en su Evangelio que da vida, hoy podemos ser libres del pecado, hoy tenemos una esperanza inquebrantable, tenemos una perspectiva clara de sus recompensas, podemos ver transformación en nuestras vidas, podremos ver a muchos de los que amamos venir a él, disfrutamos de verdadera comunión entre nosotros y con él.

     

    Tenemos su Palabra poderosa, infalible, eficaz, él es nuestro escudo y protección, nuestro ayudador, nuestro redentor, ahora todas las cosas que suceden son para nuestro beneficio, nada nos puede arrebatar de su mano.

     

    Todo lo que este mundo nos da es temporal, y además ni siquiera es nuestro porque no nos podemos llevar nada, pero, lo que él nos da, nada nos lo puede arrebatar, eso y toda bendición espiritual en los lugares celestiales.

     

    Como creyentes hermanos, nuestra más alta preocupación debería ser glorificar a Dios, más allá que evitar las dificultades personales, pensar más en las riquezas espirituales y la gloria eterna aún en la pobreza material, o en cualquier dolor de este mundo. Por eso es un mandato, por quién es Dios, por lo que ha hecho inmerecidamente por nosotros, y lo que ahora esperamos cada uno de nosotros.

     

    Mis hermanos, ciertamente no estamos en casa, hay enfermedades, accidentes, problemas de todo tipo, situaciones en nuestras familias, en la familia extendida, en la familia de la fe. A veces son nuestras imprudencias las que nos meten en problemas, a veces son los pecados de alguien más.

     

    En otras ocasiones son las cosas que la vida en este mundo caído trae, una recesión, un cambio de gobierno, la salud, los hijos, los padres, los años, la muerte de gente cercana a nosotros, etc. En cuanto a esto, no hay nada que podamos hacer, nadie puede controlar los sucesos de la vida.

     

    Solo aquellos que se dejan engañar por su orgullo y por Satanás tienen esta ilusión de tener algún control, y creen equivocadamente que son dueños de su vida, y que le pueden decir al universo y el universo los obedece, la buena vibra, o el lado de la luz de la fuerza, pero todo eso es una ilusión, una mentira que solo nosotros nos creemos.

     

    La realidad mis hermanos es que no existe una vida perfecta para nadie, no aquí en este mundo, ni para el creyente, y mucho menos para el incrédulo. Porque cuando nos llega la hora de la crisis entendemos nuestra situación: somos polvo, somos menos que un grano de arena en un universo inmenso que además es hostil contra nosotros.

     

    Y definitivamente no tenemos el control sobre nada de lo que nos rodea, sin embargo, nosotros los creyentes sí podemos hacer algo: tenemos en nosotros el poder de responder de la manera correcta a todas esas situaciones. Sí podemos controlar nuestros sentimientos y emociones.

     

    Podemos controlar nuestros pensamientos, nuestras motivaciones, ¿cómo? Poniendo nuestra confianza en quien es Dios. Recordemos algo, si somos creyentes, si hemos nacido de nuevo, el Espíritu Santo mora en nosotros, el fruto del Espíritu es el gozo, es esta convicción de la bondad, del poder, del favor, de Dios sobre nosotros.

     

    ¿Qué nos roba el gozo, incertidumbre, temor, angustia? Un futuro incierto, circunstancias, obviamente el pecado, satanás, la horrible incredulidadetc. ¿Cómo podemos estar gozosos a pesar de las circunstancias? ¿Cómo nos llenamos de gozo, cerrando nuestros ojos a la realidad que vivimos?

     

    Todo lo contrario, abriendo nuestros ojos a la realidad espiritual, a quien es nuestro Dios. Si hemos pecado necesitamos arrepentirnos, ten por seguro que eso robará tu gozo. Si estás lleno de amargura, necesitas perdonar, esa amargura te llevará directamente a blasfemar a Dios y te hará una persona totalmente desdichada.

     

    ¿Sigues creyendo que tu gozo va a venir de algo que este mundo tiene o promete? Te aseguro que este mundo ha defraudado a todos, en especial a aquellos que la TV muestran como exitosos o famosos, es la gente más miserable, y no pienses que su miseria es divertida, ha sí sufre, pero es famoso, lo tratan como Dios, no lo es, es gente que sufre profundamente, y es profundamente infeliz, totalmente vacía, y vida es un infierno.

     

    Mis hermanos, mientras sigamos pensando que el gozo va a venir de un hombre o una mujer, de un estatus migratorio, de un lugar en específico, de posesiones materiales, de ser sano, de tener libertad financiera, o éxito profesional, mi gozo siempre va a ser circunstancial y muy corto, además de que estoy siendo idólatra, confiando en que mi gozo vendrá de otro que no es Dios y quedaré por.

     

    Y mientras no nos dispongamos a pasar tiempo con nuestro Señor, a conocerlo, a entregarle nuestro corazón, nuestra confianza, por quién es él, y por lo que ha hecho por nosotros, lo cual es fe, lo cual es adoración, mientras no conozcas lo que es andar en el Espíritu y no satisfacer los deseos de la carne, nunca podremos conocer el gozo de nuestro Señor, ni disfrutarlo, ya que el fruto del Espíritu es amor y gozo.

     

    Y estarás en un serio problema con Dios, porque le estás desechando, le estás despreciando, y vas a terminar como Israel, quejándote de todo y menospreciando la buena, amorosa, provisora, poderosa mano de Dios. Como el niño que dice: no me gustan frijoles, quiero arroz.

     

    Pero, mis hermanos, entendamos, en Cristo, en el Señor, solo en él está nuestro gozo, Juan decía:

     

    1 Jn 1:3-4 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

     

    Lo contrario del gozo, ¿qué sería tristeza, amargura, enojo, resentimiento? No lo sé, pero, piensa en una persona así, ¿cuál será el ambiente en su hogar, en su trabajo, en la iglesia? Es algo dañino contra Dios y contra nuestro prójimo.

     

    Ahora, ¿cómo tener gozo? ¿Cómo cumplir con esta responsabilidad? ¿Cómo honrar a Dios con nuestra confianza y que nuestro corazón y nuestro ser lo manifieste en un gozo real que se puede sostener a pesar de cualquier circunstancia? Pues es el siguiente mandato, orar sin cesar:

     

    1. Mi responsabilidad es mantenerme en contacto con mi Señor todo el tiempo en una vida disciplinada de oración.

    1 Ts 5:17 Orad sin cesar.

    ¿Qué significa esto? Ininterrumpidamente, sin omisión, sin interrupción, constantemente, estén orando. Orar es la palabra

    proseújomai

    en griego, y significa suplicar, adorar, pedir, viene de dos palabras, pro – ir hacia, y eújomai, desear, querer, ansiar, desear.

     

    ¿A qué se refiere Pablo? A vivir hincados y con los ojos cerrados, ¿cómo iríamos a trabajar? ¿Cómo manejar el automóvil? No es así, oración es igual a relación, es una constante conversación con Dios, que nos lleva a estará conscientes de su presencia, él está en todo lugar, no existe un solo instante en el que él no esté.

     

    Está en nuestras conversaciones, en nuestros pensamientos más profundos, aunque el pecado y nuestra humanidad nos hacen sentirnos lejos de él, él no se va, está oyendo y viendo cada pasamiento y cada intención.

     

    Aunque nosotros estemos tan distraídos y tan embebidos con nuestros ídolos con todo lo que atañe a esta vida, él siempre está ahí. Lo hemos dicho antes, hay una preciosa y abrumadora realidad espiritual a la cual siempre estaremos ajenos si no nos disponemos a orar.

     

    El Señor nos llama a esta preciosa relación con él, no a rezos prefabricados, o repeticiones sin sentido, y vacíos; la oración es un elemento de comunicación. Recordemos, el cristianismo no es una religión, sino una relación.

     

    Cuando el Señor llamó a sus discípulos, les dijo: síganme, de la misma manera, cuando el Señor nos llamó, él nos dijo: síganme, es decir, conóceme, inicia una relación profunda y personal conmigo. No te puedes relacionar con tu ídolo, dice la Palabra que no tiene oídos, para oír, boca para hablar, nariz para oler, en la idolatría es imposible tener una relación verdadera.

     

    No así con nuestro Señor, quien vive y reina, a quien nos podemos acercar confiadamente, y que nos llama precisamente a esto, a tener una relación con él, porque la realidad es que, sin comunicación, no es posible una relación, el poder hablar, escuchar, conversar, conocerse.

     

    Esta es la primera causa por la cual deberíamos orar, no se supone que deberíamos vivir ignorando, o diciendo dos o tres palabras a aquel que nos salvó, aquel que sostiene nuestras vidas a cada momento, de vez en cuando y si nos llegamos a acordar.

     

    Así de importante es la oración, donde le abrimos nuestro corazón, le derramamos nuestras vidas, y nos disponemos a escucharlo, a disfrutar de su presencia. Por eso la oración es un recurso maravilloso en el que tenemos la convicción de que Dios está en los cielos, pero, que está al mismo tiempo cercano a mí, que me escucha, que antes de que la palabra esté en mi boca, él ya sabe mis necesidades.

     

    El mismo Jesucristo, nuestro maestro nos enseña, invitándonos a orar con toda confianza, y no al altísimo, o al eterno, sino que nos dijo, ustedes orarán así: Padre nuestro, que estás en los cielos, con esa confianza, con esa intimidad.

     

    De manera mis hermanos que si en verdad tenemos una relación con el Dios vivo a través de Jesucristo, es vital esta comunicación con él, a través de la oración. Es un privilegio maravilloso que yo pueda comunicarme en el nivel de Padre – Hijo con el creador y sustentador de todas las cosas.

     

    Al haber considerado el Evangelio, a Cristo nuestro salvador, nuestro mediador entre Dios y nosotros, por la fe en su obra, al haber muerto por nosotros en esa cruz, recibiendo el castigo de nuestros pecados, y al haber resucitado con poder, y nosotros al creer en él, al hacerlo el Señor de nuestras vidas, venimos a ser hijos de Dios por la fe en Cristo.

     

    Y entonces es que comienza una maravillosa relación que antes no existía, todo ser humano nace muerto espiritualmente, ajeno por completo a la vida de Dios, del Dios vivo; tiene sus ídolos, su religión, pero, eso no lo hace conocer al Dios vivo, eso no lo hace un hijo de Dios, sino hasta que viene a arrepentimiento y cree en el Evangelio, entonces tiene este maravilloso privilegio de estar en contacto con su Salvador.

     

    La oración es como el ejercicio, requiere de decisión, de un esfuerzo, y se nota cuando alguien está en forma y cuando no, así como el ejercicio es vital para una buena calidad de vida, para cuidarnos de enfermedades que pueden ser mortales, nos da agilidad, energía, una buena salud, etc., se nota cuando alguien está en forma, al igual que cuando alguien es sedentario, y no se cuida en absoluto.

     

    Así es con respecto al que ora y al que no lo hace, la oración, requiere de esta decisión, esta disciplina, este hábito, y al igual que el que hace ejercicio, de la misma manera, al que ora, se le nota, se ve espiritualmente saludable, con gozo, no en temor, no quejándose de lo que le rodea, de lo que no tiene, en la iglesia o en su vida, sino agradecido.

     

    La oración mis hermanos, es este elemento vital para una vida saludable en todos los sentidos. Para estar despierto a la realidad espiritual, Satanás quiere mantenernos distraídos, o dormidos, aletargados, y la oración me lleva a estar vigilando, a tener esta perspectiva eterna que me mantiene lleno de gozo.

     

    Consciente de que Dios tiene el control de todas las cosas, que si cuida de las aves, también cuidará de mí, que si se ocupa de las hojas de los árboles, se ocupará de mí. Las cosas de este mundo que nos atormentan, que nos llenan de incertidumbre, que nos confunden, que nos ciegan a las cosas verdaderamente importantes quedan atrás, delante de la abrumadora realidad de nuestro Rey Soberano, bondadoso Señor.

     

    Nosotros tenemos la creencia de que cuando oramos, Dios va a cambiar, que la oración cambia a Dios, y aunque la Biblia habla un par de veces donde Moisés oró y aparentemente Dios cambió su voluntad, si lo estudias a profundidad, te darás cuenta, que sencillamente, Moisés estaba en una comunión tan profunda con su Señor, que Moisés estaba deseando lo que realmente Dios deseaba, tener misericordia de su pueblo.

     

    Pero hay algo que sí puedes ver como una constante en toda la Biblia: la oración a veces cambia las circunstancias, a veces no, y de Dios dice que a Dios no lo podemos cambiar, porque él es el mismo ayer, hoy y por los siglos, la Biblia enseña que él es siempre bueno, que sus pensamientos para con nosotros son siempre de paz, siempre darnos bien y el fin que esperamos, porque él es bueno, siempre bueno.

     

    Dios no es el que cambia en la oración, Dios no es el que despierta, soy yo; yo soy el que está dormido, el que necesita cambiar; porque lo primero que cambia la oración es nuestra perspectiva, cambia nuestra actitud.

     

    Cuando nos disciplinamos a orar, a través de su Palabra y de su Espíritu Santo que habita en nuestros corazones, de pronto ante nuestros ojos se corre el telón a una realidad a la que nuestra carne está ciega, y cuando oramos de esta manera, comenzamos a ver las cosas dese la perspectiva de Dios.

     

    Orar es sintonizar mi corazón con el de Dios, y ¿sabes qué? Orar la voluntad de Dios, amar y ver la voluntad de Dios y no la mía, es tener siempre oraciones respondidas, es ser lleno de gozo, como él lo dijo, pidan y recibirán y su gozo será cumplido.

     

    Porque entonces estaré deseando lo que él desea, y lo que él desea nada lo puede truncar, de manera que tendré el gozo de ver cumplido mi deseo en el deseo de Dios.

     

    Por eso no estoy orando porque Dios anda descuidado, y tiene que oír mis lamentos, mis dramas para que me haga caso y se digne ver mi triste situación, no, oración es que yo fije mis ojos en él y comience a ver las cosas desde su perspectiva.

     

    Porque cuando dejo de orar, es justo cuando comienzo a ver las cosas muy negras, e imposibles, pero, ¿qué dice la Palabra? Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios, y eso solo lo puedo comprobar cuando comienzo a orar y entonces al ver con los ojos de la fe, puedo confiar, puedo descansar en que él siempre tiene un plan, y sus planes no fallan.

     

    Mis hermanos si no oramos estamos destinados a tener una perspectiva temporal, humana, y muy triste de las cosas, por eso, ¿estás orando?

     

    Es una realidad, los cristianos tenemos el privilegio de vivir en dos mundos, vivimos en un mundo horizontal, el cual ha decidido creer la mentira antes que la verdad, que ha decidido ignorar a Dios y sacarlo fuera de su vida, y todo lo que enseña, por lo que vive, su estilo de vida es anti Dios.

     

    Pero, cuando nos mantenemos orando, estamos conscientes de este maravilloso mundo vertical, cada vez que abrimos la Palabra, cuando venimos a la iglesia, de pronto Dios nos muestra a colores y HD una realidad que tiene más peso que lo que vivimos a diario, lo cual nos puede sostener.

     

    Por eso necesitamos orar en todo tiempo, ser un vigilante, para no caer en tentación. Porque puedes venir a la iglesia, o a los estudios bíblicos y quizá Dios te despierta, pero si tu no tomas la batuta, si tú no te disciplinas a orar, sales de aquí, cruzando esa puerta, y vuelves a tu letargo, a tu sueño, y una vez más quedas a merced de la desesperanza, en tinieblas.

     

    ----------------------------------------------

    Y no solo eso mis hermanos, la oración es la conexión con la fuente de todo poder para poder vivir la vida que Dios quiere que viva, en ella puedo declarar mi sumisión y dependencia de Dios, puedo confesar mis pecados, pedirle sobre mis necesidades, interceder por mis hermanos, alabarle con todo mi corazón, darle alabanza y acción de gracias por su bondad.

     

    ¿Cómo voy a encontrar gozo lejos de mi Señor? ¿Cómo voy a encontrar sabiduría sin estar a los pies de mi maestro, sin entender lo que es el temor de limpio de Dios, la consciencia de su presencia, de su poder y de su amor?

     

    ¿Cómo voy a amarlo más que a nada en este mundo y a aborrecer los ídolos que constantemente pretenden seducirme si no le conozco, si no he entendido quién es él y lo que ha hecho por mí? ¿Cómo voy a reconocer que es un Padre celestial como ningún otro, bueno, lleno de gracia y misericordia, que en verdad no duerme y que su oído está atento a la súplica de sus hijos?

     

    ¿Cómo voy a ver paz en mi vida a pesar de tantos problemas y situaciones adversas? ¿Cómo me voy a fortalecer en él para no cansarme de correr la carrera? ¿Cómo voy a estar protegido con la armadura para pelear protegido en la batalla encarnizada que se desata cada vez que me dispongo a entregarme a mi Señor en obediencia y santidad, cuando me dispongo a ser una luz en las tinieblas?

     

    ¿Cómo voy a conocer sus promesas a escuchar su voz a aliviar mis preocupaciones? ¿De dónde voy a sacar fuerza para librarme del pecado que cada día me asedia y pretende seducirme a hacer lo malo? ¿De dónde voy a sacar discernimiento espiritual?

     

    MI hermano, ¿estás en problemas maritales o personales? Mi pregunta es, ¿estás orando? ¿Estás pasando tiempo en la Escritura? Si la respuesta es no, olvídate, vas a quedar engañado y seducido. Y te voy a decir algo, el que está engañado, es el último en darse cuenta, todos los demás lo vemos, menos el que está entrando en esa dinámica destructiva.

     

    Y Satanás no está jugando, te va a robar todo, te va a dejar en miseria, te va a robar a tu familia, a tus hijos, tu paz, y si es posible tu alma.

     

    ¿Eres una persona caracterizada por la amargura, el temor, la angustia? Te pregunto otra cosa, ¿Estás orando? ¿Cómo está tu vida de oración?

     

    ¿Estás batallando con algún pecado recurrente? ¿Estás siendo una vez más atado por tus malos hábitos, por viejos pecados, no estás experimentando verdadera libertad? ¿Cómo andas en tu vida devocional?

     

    No hay otra medicina, y mientras menos ores, menos vas a sentir que necesitas orar, el diablo, tu carne y el mundo inmediatamente llenarán ese espacio con los deseos de tu carne, la vanagloria de la vida y con los deseos de los ojos.

     

    Comenzarás a pensar que tu gozo, que tu salida está en tus manos, o en darle rienda suelta a tu egoísmo, a tu orgullo, a tu odio, a tu lascivia, a tu falta de perdón, cuando solo estás cavando un hoyo más profundo, estás endureciendo tu corazón y estás siendo un bocado de pan para tu enemigo quien te tragará completito y sin sal.

     

    Mis hermanos no es algo ligero el dejar de orar, o el no tener una vida de oración, es el camino directo a la derrota espiritual, a la confusión, a la destrucción. Sencillamente no existe ningún sustituto, tener una vida de oración es prueba de que tienes o no tienes vida espiritual, o quizá de que estés dormido, aletargado, en coma, y cerca de morir.

     

    Por eso lo primero que vamos a reestructurar en esta iglesia son los tiempos de oración, queremos dejar establecido un buen ministerio de oración, el cual nos ayude y nos sostenga de la mano de nuestro rey. Si quieres ser útil en la obra del reino necesitas ser un hombre, una mujer de oración, si quieres verdaderamente ver fruto en tu vida, por ahí debes comenzar.

     

    Y no me refiero a que hables contigo mismo, ¿cuándo sucede eso? Cuando no te tomas la molestia de abrir tu Biblia nunca, cuando no conoces ni un solo versículo bíblico. Recuerda, puedes saber de la biblia, pero no conocerla, puedes saber mucho de lo que Dios les ha hablado a otros, pero tú nunca escuchar la voz de tu Señor hablando a tu corazón.

     

    ¿Qué te dijo el Señor la semana pasada en tu devocional? ¿De qué te habló en la porción en la que vas? ¿De qué manera viste su mano, su dirección, su sabiduría en cada situación que acabas de vivir estos últimos días?

     

    Si la respuesta es no tengo idea de qué me hablas, o sí, me la pasé escuchando toda la semana conferencias, o leí mi devocional del pan diario. Eso está bien, no lo dejes, pero, no estoy hablando de eso.

     

    ¿Tienes un tiempo específico y no hablo de horas y horas? Pero, ¿tienes un tiempo específico donde paras todo, donde ninguna cosa es más importante que tu biblia, un cuaderno de notas y un lápiz, donde te arrodillas para orar, le abres tu corazón al Señor, luego, abres tu Biblia, lees, y le dices al Señor, habla Señor que tu siervo escucha?

     

    ¿Tienes una lista de oración donde tienes testimonio de la fidelidad de Dios, donde estás intercediendo por ti, por tu familia, por tus hermanos, por tu iglesia, donde estás creciendo en tu relación con Dios? Si estás casado, ¿estás orando con tu cónyuge? ¿Estás tomando tiempo para orar con tus hijos?

     

    Si no es así, te voy a decir algo, eres un ocioso espiritual y necesitas despertar porque ya viene la crisis, si no es que ya está ahí y estás tan orgulloso que ni cuenta te das de que le estás dando paso y hasta le haces una reverencia a la destrucción que estás dejando entrar a tu vida y la de los tuyos. Es una cuestión de vida o muerte.

     

    Mis hermanos, necesitamos levantarnos y orar, y buscar con todo nuestro corazón a nuestro Señor, y clamar por ayuda. Veamos algunos textos:

     

    ¿Tienes la sed de David por el Dios vivo?

     

    Sal 42:1-3 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. 2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios? 3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

     

    Si no es así, necesitas pedirla y esto solo comienza en la oración. ¿Tienes dudas de algo, necesitas sabiduría para tomar decisiones? Ve al lugar correcto, antes de ir a cualquier persona, pregúntale a tu Señor en quien confías, en quien te gozas pasando buenos tiempos de oración:

     

    Stg 1:5-8 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

     

    Recuerda, maldito del hombre que confía en el hombre y pone carne por su brazo, un hombre nada puede hacer por ti, y tu primer recurso debe ser tu Señor, después confirmar con alguien maduro en la fe. El mundo y su ciencia y su psicología no es confiable, necesitas la verdad de Dios que te guíe.

     

    ¿Estás lleno de afán y angustia porque tus enemigos están a la puerta? ¿Qué dice Pablo en la carta del gozo?

     

    Flp 4:4-7 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! 5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. 6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

     

    ¿Tienes una necesidad? ¿Quieres ver a Dios en medio de tu vida, en tu ciudad, en tu familia? ¿Quisieras ver sanidad no solo en tu cuerpo, pero en tu familia entera? ¿Quisieras ser más como Cristo? ¿Quisieras no ser un mundano y comenzar a ser verdaderamente espiritual? ¿Quisieras ver tu iglesia caminando en la verdad, andando en amor y viviendo en libertad? ¿Quieres ver tu vida llena de gozo indescriptible que nada ni nadie te robe? El Señor dice de la necesidad de orar siempre y no desmayar:

     

    Luc 11:9 -13 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12  ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

    Mis hermanos, el Señor nos quiere cerca de él, dependiendo de él, conociéndolo, y no sabes cuánto tú necesitas de eso por igual. Es vital, es básico, es de vida o muerte. ¿Tienes alguna necesidad, alguna queja, lo que sea no me importa? Comienza de rodillas, ahí comienza todo, si no nada vas a obtener, nada, y nada es nada.

     

    Otros podremos orar por ti, y nuestra oración va a ser respondida cuando tú dobles tus rodillas y tú comiences a orar, ahí sabremos que en verdad Dios ha tocado tu corazón, y tú te has humillado ante él. Créeme, yo estoy orando por ti, y confío en que el Señor me escuchará, pero el día que tú te pongas de rodillas y comiences a clamar, otro gallo te va a cantar, no antes.

     

    Otro gallo le va a cantar a esta iglesia, a este Memphis, podrás ver le poder de Dios desatado en tu vida, una vida limpia, una vida llena de gozo, despierta a la bondad y a la grandeza de nuestro Señor. Jamás serás un creyente sano si no comienzas de rodillas, jamás tendrás una familia sana, jamás seremos una iglesia sana, si no cuidamos este mandato tan elemental.

     

    Hermanos, Dios nos ordena estar gozosos, nos ordena tener una vida de oración, y por último hoy veremos que nos ordena a vivir una vida de agradecimiento.

     

    • La voluntad de Dios es que viva una vida agradecida para con él.

    1 Ts 5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

    Una vida agradecida es algo que Dios quiere no solo para cada creyente, sino que cada creyente está llamado a ser agradecido. ¿Quieres saber la voluntad de Dios para tu vida? Que seas agradecido en todo es parte de su voluntad. Pero, ojo, es para los que estamos en Cristo Jesús, si estás en Cristo Jesús, Dios te manda a ser agradecido, ¿por qué Pablo hace la distinción?

     

    ¿Sabes que el desagradecimiento es la esencia misma del corazón no regenerado? ¿Del que no ha nacido de nuevo? ¿Del que no tiene vida espiritual? Dios nos ha dado todo, por él vivimos, aun siendo incrédulos, todo lo que podemos disfrutar viene de su mano, obviamente todo lo que nos lastima viene de nuestro pecado, pero todo lo bueno viene de su mano.

     

    Él es siempre bueno, justo, lleno de amor, no hay maldad en él, de manera que, ese será uno de los deleites celestiales, ver la gloria, la perfección de Dios, y no tener jamás por toda la eternidad ni una sola excusa para siquiera suspirar y decir, “es que, si hubiera, es que antes”. Nada. Dice la Palabra:

     

    Stg 1:17 Todo lo que es bueno y perfecto desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.

     

    Sin embargo, lo que caracteriza al no creyente es un corazón no agradecido, dice en Romanos 1:

     

    Rom 1:21-23 A pesar de haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se extraviaron en sus inútiles razonamientos, y se les oscureció su insensato corazón. 22 Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios 23 y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que eran réplicas del hombre mortal, (NVI)

     

    Y precisamente cuando recibimos vida nueva, se nos da un nuevo corazón, regenerado, que nos lleva a este mandato maravilloso de vivir siempre agradecidos con nuestro Señor.

     

    Esta es la primera señal del que ha nacido de nuevo, ahora está agradecido con Dios, puede perdonar, puede disfrutar de gozo. Estaba muerto y ha sido hallado, como el Hijo Pródigo, estaba en tremenda miseria apacentando puercos, comiendo comida de puercos, vacío de su estómago, de su alma, de todo lo que era.

     

    Y reconociendo lo que era, un pecador que le deseó la muerte a su padre celestial, que utilizó la vida y las bendiciones que le dio para blasfemarlo para saciar sus apetitos más bajos y quedar en profunda miseria, al recordar la casa de su Padre, recordó su bondad, recordó su generosidad, y dijo:

     

    Quizá me acepte como uno de sus jornaleros, ya no merezco ser su hijo, y ni siquiera lo aspiro, llegaré y le diré: Padre he pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digno de ser llamado tu hijo, mira, solo dame el trabajo que nadie quiere aquí en tu casa con eso me conformo, con eso sé que viviré bien, ya no estaré en esta terrible miseria.

     

    Sin embargo, el Padre le ve venir, corre hacia él sufriendo la vergüenza, habiéndolo esperado todo el tiempo desde su partida, y así oliendo a cerdo, en harapos, todo flaco, y demacrado por las huellas de su pecado en él, le abraza del cuello y le besa.

     

    Y cuando él hijo le dice: he pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digno de ser llamado tu hijo, y antes de que dijera hazme como uno de tus jornaleros. Su padre le dice: para ahí, es suficiente lo único que quería era ver tu corazón arrepentido.

     

    Y ¿sabes qué pasa? No lo hace como uno de sus jornaleros. Comienza a apresurar a todo mundo: hey pronto, traigan la mejor ropa para vestirlo, y lo cubre con su justicia, lo lava, lo limpia, le regresa la dignidad que había perdido, una vez más del monstruo en el que se convirtió por el daño del pecado, le regresa la imagen perdida en el Edén.

     

    Y no solo eso, les dice, traigan un anillo y pónganselo en su dedo, ¿sabes de qué me habla eso? Le regresa su derecho de hijo, él quería ser un simple jornalero, sabía que con eso era suficiente, aunque ni eso merecía, y el padre lo restaura como su hijo.

     

    Y ahí no termina: dice póngale sandalias en sus pies; solo los esclavos andaban descalzos, es decir, le está diciendo eres libre, libre de tus tinieblas, libre de tus adicciones, eres libre para amarme, libre para obedecerme, no tienes más las cadenas con las que Satanás y tu pecado te ataban.

     

    Y por si fuera poco, dice: traigan el ternero más gordo y mátenlo porque hay que hacer una fiesta, y, dice:

     

    Luc 15:24 Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” Así que empezaron a hacer fiesta.

     

    MI hermano, esa es gracia sobre gracia, ¿cómo crees que viviría en adelante ese hijo pródigo? Agradecido con cada vaso con agua, con cada alimento, con despertar en una cama, con salir y ver la sonrisa de su Padre.

     

    Solo un creyente genuino puede ser caracterizado por el agradecimiento a Dios, al entender su condición antigua, y al ver quién es ahora delante de Dios, es una consecuencia lógica.

     

    De hecho, el arrepentimiento bíblico tiene todo que ver con esto; el arrepentimiento es un cambio de mente que genera un cambio de actitud:

     

    Dios, tu no eras culpable, tú no eras injusto, yo soy el culpable, yo soy el injusto, yo soy el pecador, tú no has pecado contra mí, al no darme lo que mi orgulloso corazón me hacía pensar que merecía, ahora entiendo que no merezco nada, y por el puro hecho de que me ofrezcas perdón y no me condenes, ya sería motivo suficiente para vivir agradecido por toda la eternidad.

     

    Pero, Señor, no solo me has perdonado, me has enriquecido, me has colmado de bendiciones, me has adoptado como tu hijo, me has hecho tu heredero, ¿qué más puedo pedir Señor? Solo vivir agradecido por el resto de mis días en esta tierra, y por la eternidad cuando mire tu rostro.

     

    Por eso dice Pablo: den gracias en todo; obviamente no por todo: “Señor te doy gracias porque tengo cáncer y un dolor insoportable”. Claro que no nos está diciendo esto. No dice den gracias por todo, dice den gracias en todo. Nuestro Señor mismo lo prometió, nos hizo una promesa:

     

    Jua 16:33 Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.

     

    Observa dónde encontramos la paz a pesar de cualquier aflicción. No solo eso, Pablo también recalcó:

     

    Rom 8:28 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.

     

    Esta es una promesa maravillosa, pero, mira la condición, ¿has sido perdonado por Dios y ahora como el hijo pródigo le amas? ¿Has sido llamado de acuerdo al propósito de salvación y redención por el Evangelio?

     

    Solo aquellos que son hijos de Dios que han recibido el perdón de pecados son aquellos para quienes esta promesa aplica, no es para todos. ¿Para quienes? Mira lo que dice después:

     

    Rom 8:29-31 Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó. 31 ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?

     

    El agradecimiento es parte de lo que identifica y sostiene a una persona regenerada, sin importar pruebas, dificultades o vicisitudes, claro, no causadas por pecados personales, eso es otra cosa, el pecado siempre traerá destrucción y dolor.

     

    Pero, el resto, el paquete de vivir en un mundo caído, todo lo que pudiera suceder en él, será parte del plan divino de Dios para la vida del creyente, y le servirá para limpiarlo, para llevarlo a la madurez, para llevarlo a amar lo eterno y desechar lo mundano, lo llevará a amar y a depender más de su Señor, todo, tarde o temprano será una bendición. Y en el cielo donde todo será revelado no se diga, ahí será gozo indescriptible por la eternidad.

     

    José, quien fue llamado por Dios, pero vendido por sus hermanos, que vivió más de 10 años como esclavo que fue metido a la cárcel injustamente, que se mantuvo firme en su Señor, para el final de sus días les dijo a sus hermanos:

     

    Gén 50:20 Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.

     

    En salmos y proverbios promete:

    Sal 37:28 Porque Jehová ama la rectitud, Y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; Mas la descendencia de los impíos será destruida.

    Pro 19:2  Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.

     

    Por eso, vivir desagradecidos es vivir siendo desobedientes a un mandato que está por toda la Biblia, veamos algunos textos:

     

    Sal 136:1-3 Den gracias al SEÑOR, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre. 2 Den gracias al Dios de dioses; su gran amor perdura para siempre. 3 Den gracias al SEÑOR omnipotente; su gran amor perdura para siempre.

     

    Sal 100:1-5 Salmo de acción de gracias. Aclamen alegres al SEÑOR, habitantes de toda la tierra; 2 adoren al SEÑOR con regocijo. Preséntense ante él con cánticos de júbilo. 3 Reconozcan que el SEÑOR es Dios; él nos hizo, y somos suyos. Somos su pueblo, ovejas de su prado. 4 Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre. 5 Porque el SEÑOR es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre.

     

    Una vida agradecida, es una vida que escoge la verdad y la justicia, dice en Efesios:

     

    Efe 5:3-4 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.

     

    Efe 5:18-20 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

    Y a lo vimos, en angustia, en tribulación, en temor, ¿qué nos dice filipenses 4:6-7? Oración con acción de gracias.

     

    Si eres un creyente amargado, ten cuidado, revisa tu fe, y arrepiéntete y haz la voluntad del Señor, que te manda a vivir gozoso, a llevar una vida de oración, sin las cuales, Jamás podrás vivir una vida llena de agradecimiento.

     

    Y dime una cosa, ¿cómo podrás ser feliz sin estos tres elementos? ¿Qué no es lo que has buscado y anhelado toda tu vida? Fuera de Cristo jamás lo encontrarás, él es la fuente.

     

    Cuando decidas verdaderamente delatarte en tu Señor, vivir una vida de oración, entonces podrás vivir agradecido, porque, al final mi hermano, quiero decirte algo: Cristo va a ganar, Cristo es vencedor, Cristo es rey, y Satanás lo sabe.

     

    Podrás tener tus ojos abiertos a su amor, poder, sabiduría, a su victoria, a su plan, a su gracia, a todo lo que él ya ha planeado para ti, y que es ciertísimo que sucederá, y ¿sabes qué? Aún en la más terrible circunstancia, incluso de muerte, no podrás sino estar agradecido, sabiendo que este mundo no es el final.

     

    Porque estarás seguro que él ha ido a preparar un lugar para ti, que te ama, anhela estar contigo, y un día estarás tirando tus coronas, pleno, maravillado, de conocer al eterno rey y Señor, a ti Salvador, al cual, estarás conociendo por la eternidad. Y aunque estés gozoso, orando en medio de la tempestad, con esta perspectiva real y eterna, lo más lógico estarás agradecido, honrando a tu Señor.

     

    Ya no estarás orando solo por lo que vas a recibir en un futuro, sino en lo que ya has recibido, su perdón, su gracia, porque en Cristo estás completo, e incluso pudieras no tener nada en este mundo, pero allá, en la eternidad, lo sabes que lo todo, y eso mis hermanos, nos hace vivir en completo agradecimiento, libertad, gozo

     

    Porque cuando estamos desagradecidos para con Dios, comenzamos a agradecernos a nosotros mismos y a nuestros ídolos, desairamos a Dios, le robamos la gloria que solo él merece, porque todo viene de él, jamás seremos creyentes sanos, ni familias sanas, ni mucho menos una iglesia sana, si no comenzamos por cultivar un corazón agradecido.

     

    No lo olvides mi hermano, vivir agradecido no significa que cantes: “gracias a la vida, que me ha dado tanto”. Si no tienes a Cristo no tienes nada.

     

    Mis hermanos, concluyendo, estamos bajo ataque, y no lo tomes equivocado por favor, no me refiero a personas, me queda claro quién es nuestro enemigo, no es carne ni sangre, no son personas de carne y hueso, es Satanás y sus huestes de maldad.

     

    Y algunos han caído en nuestra iglesia, otros están a punto de caer, otros pocos se han ido, y todo eso no es señal, sino de que estamos bajo ataque hermanos.

     

    Y es triste por los que han caído y no están, por los que han ido en otra dirección a servir al Señor, pero el ataque no es una mala señal, ¿saben por qué?  Porque eso indica que estamos haciendo la voluntad de Dios, estamos haciendo lo correcto, vamos bien, cuando no estamos haciendo nada, entonces Satanás ni se inmuta, pero a aquellos a los que Dios está utilizando entonces es a los que atacará.

     

    ¿Por qué Dios lo permitirá? Para limpiarnos, para fortalecernos, para entrenarnos, porque la batalla no disminuirá, arreciará, y más cuando estamos siguiendo fielmente a nuestro Señor.

     

    Por lo mismo, sí requerimos estar alertas, no aflojemos hermanos, porque es verdad, tenemos un Dios todopoderoso; y si él está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

     

    Nuestro amado Señor, la cabeza de nuestra iglesia prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, y hoy está aquí sosteniendo su iglesia.

     

    Él prometió que las puertas del infierno no prevalecerían contra nuestro ataque, y no prevalecerán, hoy estamos aquí, este pequeño grupo, este pequeño ejército que Dios ha sostenido y ha levantado para su gloria, y tenemos la victoria. Por eso, pon estos principios en tu corazón, y obedécelos.

     

    Sigamos predicando la Palabra como hasta hoy, sigamos predicando el Evangelio, sigamos viendo a Cristo actuar en nuestras familias, transformándolas a su imagen.

     

    Para eso existimos como iglesia, para eso nos reunimos; nuestro principal mandamiento es amara nuestro Dios con todo nuestro corazón, alma, mente, y fuerzas, y así conocerlo, conocer su voluntad, su carácter, de esa manera amarlo más y más al conocerle más y más, valga la redundancia, y así ser transformados mientras pasamos tiempo con él.

     

    Y entonces darlo a conocer al mundo, traer el evangelio de la reconciliación, siendo activos y creativos, todo lo que hacemos o hagamos como iglesia tiene que tener este objetivo, si no, no tiene razón de ser.

     

    Esto es lo que hemos venido haciendo como iglesia, y creo que es lo que los Tesalonicenses hacían, conocer al Señor, y darlo a conocer, en su Palabra y en su vida, y el Señor dijo que habría oposición, porque estamos en una guerra, y él nos llama a cuidar nuestro lugar de privilegio, aunque esta guerra está ganada, hay batallas que debemos pelear, mantenernos firmes y ganar.

     

    Cuidemos nuestra relación con nuestros líderes, amemos a nuestros hermanos cuidándonos unos a otros, cuidemos nuestra relación con nuestro amado Dios, de ahí surge todo, ¿cómo? Estemos siempre gozosos, oremos sin cesar, y vivamos agradecidos porque es su voluntad, y eso nos protegerá, nos mantendrá sanos, enfocados, y frescos.

     

    ¿Eres parte de la iglesia de Cristo? Te invito a formar parte de ella.

  • Mar 5, 20171 Tesalonicenses 5: 14-15 ¨Principios para mantener una iglesia sana parte 2 – La relación correcta entre creyentes”
    Mar 5, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 14-15 ¨Principios para mantener una iglesia sana parte 2 – La relación correcta entre creyentes”

     

    PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA

    (2ª PARTE)

    LA RELACIÓN CORRECTA ENTRE CREYENTES

    1 Tesalonicenses 5:14-15

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, hacían de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido encarcelado, latigueado, y finalmente expulsado de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando algunas otras ciudades hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Estando ahí Pablo predica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo y los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, y Pablo y su equipo son forzados a salir de la ciudad.

     

    Pero sucede que, en estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya.

     

    Pablo y Silas se ven forzados a salir de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí, Pablo preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Propósito

    Hemos visto que Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Alentar a una iglesia joven en medio del crecimiento a seguir creciendo. 2º Fortalecer a esta iglesia joven en medio de las dificultades y animarla a seguir perseverando. 3º Exhortarlos a vivir en pureza y santidad en medio de una sociedad por demás inmoral, e 4º Instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En esta carta hemos encontrado mucho aliento al ver que vale la pena responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, al amor de Dios y cómo esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    Los tesalonicenses nos han enseñado un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, en qué consiste una fe viva y real.

     

    Pablo nos dejó un muy buen modelo de en lo qué consiste el servicio, el liderazgo bíblico, el corazón del servidor, su amor, su dedicación, su esperanza para los que discipula.

     

    Hemos visto que Dios nos llama a la pureza en medio de una cultura por demás torcida y depravada de la que éramos parte y en medio de la cual vivimos, y nos da razones de peso para no conformarnos a este mundo y para vivir para nuestro Señor.

     

    Nos instruyó con respecto al regreso de nuestro Señor Jesucristo. Aprendimos acerca del rapto de la iglesia, y la resurrección, y cómo esta realidad debe ser una de las más motivantes y esperanzadoras que deberíamos tener, porque es la meta final de nuestra carrera como creyentes, es nuestra graduación.

     

     

     

    Cristo regresará con poder, regresará por su iglesia y a establecer su reino, y cuando Él regrese, nuestra esperanza se consumará. Aprendimos que los que estemos vivos cuando Jesús regrese seremos arrebatados y transformados, seremos reunidos con los creyentes resucitados y con Cristo para estar con ellos por la eternidad.

     

    Aprendimos con respecto al Día del Señor como es un evento separado del rapto de la iglesia, que, o somos hijos de luz o hijos de las tinieblas, los cuales tenemos muy diferentes futuros, el día del Señor llegará por sorpresa a los hijos de las tinieblas. No así a los hijos de luz, quienes debemos andar despiertos y sobrios.

     

    Pablo está cerrando la carta, dejando consejos muy importantes para seguir adelante, recordemos que la batalla nunca termina, esta era una iglesia joven, y como todo joven hay mucho por desarrollarse todavía, muchas pruebas por venir, las generaciones siguientes y demás.

     

    Entonces, ¿cómo permanecer frescos? ¿Cómo permanecer santos para el Señor? Ellos habían abandonado a sus ídolos para seguir al Dios vivo, su fe, su esperanza, su amor estaban en su máximo apogeo, pero como se dice, esto no se acaba hasta que se acaba, la carrera termina o cuando nosotros vamos al Señor, o cuando él regrese por nosotros.  

     

    Yo creo firmemente que estos últimos consejos son cimientos, son claves, son ayudas, y al mismo tiempo, son como el acabado para dejar una construcción hermosa y firme. Después de asegurarnos de que tenemos una esperanza eterna, una fe viva, y un amor entrañable. Pablo deja establecido, somos la familia de Cristo, si te fijas, una y otra vez usa la palabra hermanos, adelfos en griego.

     

    Pero, no olviden que en toda familia hay dificultades, hay cercanía, y es fácil tener diferencias, si tienes hermanos sabes de lo que te estoy hablando, hay peleas, dificultades, pero, al mismo tiempo darías tu vida por ellos, lo mismo en la familia en Cristo, nuestro vínculo no solo será hoy, sino por la eternidad.

     

    Venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil, por eso, Pablo nos da consejos claves para no dar lugar al diablo y mantenernos en unidad y cercanía, a pesar de las situaciones difíciles, recuerden, el punto no es que no haya problemas, los va a haber, el punto es cómo tratar con ellos, cómo solucionarlos.

     

    Por lo mismo, termina haciéndonos dos ruegos, y dándonos 9 mandamientos de parte del Señor para mantener una iglesia sana, en forma, la semana pasada vimos uno de los ruegos, y uno de los mandatos.

     

    Aprendimos algunas responsabilidades como ovejas y como pastores o líderes, aprendimos que, reconocer el liderazgo es responsabilidad de las ovejas. Trabajar arduamente, liderar, demandar y enseñar la verdad es responsabilidad del pastor. La razón del respeto, el cuidado y la sujeción, no es la persona en sí, sino el llamado que tienen, quién los llamó y la misión que llevan a cabo. Vimos que el mandato es a vivir en paz con nuestros pastores y líderes y entre nosotros, y a procurar y cuidar la paz.

     

    Eso nos da paso al siguiente ruego, y el siguiente mandato, que hoy veremos, nos quedarán 7 mandatos más, muy importantes que nos ayudarán a mantener una iglesia sana, un cristianismo sano y eficaz.

     

    Como ya lo mencionamos, venimos de muy diferentes trasfondos de educación, social, cultural, moral y espiritual, somos muchos pecadores juntos, y todos somos vasos de barro, quienes necesitamos poner nuestros ojos en el único que es bueno, justo, perfecto y demás, el cual es Jesucristo, el cual está listo para asistirnos, al cual debemos ver como nuestro modelo.

     

    Y es una realidad, entre nosotros siempre habrá dificultades, diferencias, y el único camino a salir victoriosos es el amor, el humillarnos, el perdonar, el pedir perdón, una y otra vez, el buscar la restauración, considerarnos porque de una u otra manera, todos cojeamos de la misma pata, somos pecadores.

     

    Y Pablo cierra esta carta haciendo un ruego con respecto a nuestros hermanos, ¿qué debemos hacer? ¿cómo debemos tratarnos unos a otros sin caer en el juicio condenatorio, y al mismo tiempo sin caer en la indiferencia desamorosa, o en el punto de mejor no me meto con nadie para que nadie se meta conmigo.

     

    No es así, todos tenemos responsabilidad unos para con otros, y esa responsabilidad es amarnos, pero, el amor de Dios no solo implica amor y paz, e incluso comprometer la verdad en pro de la paz. No es así, el amor está completamente entrelazado con la verdad.

     

    Amor también es disciplina, es amonestación, es demandar la verdad. Por ejemplo, con los hijos, alguien que dice: yo no les digo nada a mis hijos porque los amo, realmente no los ama, dice en proverbios que lo aborreces.

     

    Pro 13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

     

    Porque el énfasis está en caminar, en ir hacia delante, estar estáticos en nuestro cristianismo no es correcto, estamos llamados a ir hacia delante, caminar con el Señor, pelear la buena batalla de la fe, correr la carrera, además estar estáticos es un engaño, porque o estás avanzando, o estás caminando, no hay tal cosa como estar estacionado en tu cristianismo.

     

    Pablo nos da tres razones posibles por la que estés yendo hacia atrás, y nos pone unos a otros como responsables de amarnos, ayudándonos en nuestro caminar, yo le pido a Dios que nos permita identificarnos con alguno de estos, quizá ser los ayudadores, o reconocer que voy hacia atrás, arrepentirme y caminar.

     

    Por eso, el día de hoy nos toca ver la relación correcta entre hermanos, y continuemos con nuestra miniserie: PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA (2ª PARTE) LA RELACIÓN CORRECTA ENTRE CREYENTES. V. 14 – 15 Demos lectura a estos dos versículos.

     

    1 Ts 5:14-15 También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. 15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.

     

    1. Dios nos hace un llamado al corazón.

    1 Ts 5:14a También os rogamos, hermanos,

    Una vez más vuelve a rogar, es interesante que nos ruegue, como ya lo vimos la semana pasada, un ruego apela al corazón, a que, desde un corazón amoroso, humilde, que no mira por lo suyo propio, sino por lo de los demás, decida involucrarse por amor en la vida de sus hermanos en Cristo, aunque no sea fácil, aunque traiga heridas en ello.

     

    Los que han vivido en ciudades grandes, aunque hay sus excepciones, hay lugares como en los centros de las ciudades donde hay miles de personas juntas caminando, pero, se da un fenómeno interesante, cada persona va en su propio mundo, y por ejemplo si hay un accidente, le roban al que está lastimado, eso le pasó a mi hija; la gente puede presenciar un robo, una situación, y nadie se mete, todos siguen caminando como si nada ocurriera.

     

    ¿Por qué? Porque definitivamente no hay amor, el opuesto del amor no es el odio, el amor y el odio se parecen mucho, de hecho, el odio es una perversión del amor, pero, el opuesto del amor es la indiferencia, el no querer tomarte la molestia de siquiera preguntar cómo estás, o cómo te puedo ayudar. De la misma manera Pablo dice: les ruego, les exhorto, les animo, ¿a qué?

     

    Nos da tres maneras de llamarnos a amar y ayudar a tres tipos de personas que estén trastabillando en su caminar con Cristo, nos llama a: amonestar, alentar, sostener, y ser pacientes, ¿a quienes? A gente ociosa, gente de poco ánimo, o a gente débil.

     

    Y mis hermanos, de una u otra manera todos caemos o caeremos en uno de estos rubros en algún momento. Necesitamos considerarnos siempre hermanos, cuando sentimos que nosotros no, que estamos fuera de cualquier equivocación, cuidado porque estamos siendo engañados por nuestro orgullo, dice Santiago, el hermano del Señor:

     

    Stg 3:2 Porque todos ofendemos muchas veces.

    2 Cr 6:36 »Ya que no hay ser humano que no peque, (NVI)

     

    Pero, en cuanto a ayudar a nuestros hermanos con su pecado, debemos hacerlo de la manera correcta, por ejemplo, muchas veces he visto cómo en Facebook se expone una falsa doctrina, o un falso profeta, y la gente que se siente atraída a este tipo de enseñanzas, inmediatamente hace uso del clásico: “no juzgue hermano”.

     

    ¿Será verdad que no debemos apuntar al pecado de nuestros hermanos en ningún momento? No es así, ya lo vimos, eso sería indiferencia, y es falta de amor ver a alguien que va a un hoyo, decir que le amamos y no hacer nada. Por otro lado, se puede caer en el orgullo de sentirnos mejores que los demás y condenarlos y mandarlos al infierno como jueces, gracias a Dios el equilibrio está como siempre en la Palabra.

     

    Ahora, ¿De dónde sale esto de “no juzgue hermano”? Se saca fuera de contexto del capítulo y de Mateo 6, en donde el Señor dice:

    Mat 7:1-2 »No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. 2 Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

     

    Pero, el contexto está hablando de ayudar a mi hermano, habiéndome considerado a mí mismo, es decir, no juzgo a mi hermano para condenarlo sintiéndome mejor que él, sino que, como uno que, por igual está necesitado de toda la gracia de Dios, le ruega, o le amonesta en amor, a regresar a la verdad.

     

    Este es el llamado, a no condenar, a no mandar al otro al infierno, porque nosotros no somos los jueces, es el Señor, porque yo tengo las mismas debilidades que él, en humildad le estoy llamando a la obediencia. El equilibrio de Gálatas 6:

     

    Gál 6:1-3 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

     

    Y hay dos palabras en griego que se parecen y se traducen como juzgar, una es anakrino, y la otra es krino, una tiene que ver con discernir, con analizar la situación y actuar de acuerdo a ella, la otra tiene que ver con juzgar en condenación y dar un veredicto.

     

    Y lo que sucede es que a nadie nos gusta que nos digan nada, e inmediatamente nos defendemos, y decimos: me estás juzgando, no, no te estoy juzgando, te amo y no quiero ver cómo tropiezas y cómo te lastimas. De hecho, es verdad que Dios nos acepta como somos, sí, pero nos ama tanto que no quiere dejarnos como estamos.

     

    Lo mismo es entre nosotros, estamos llamados a ayudarnos unos a otros, y esta ayuda no solo implica ayuda económica, sino el estarnos unos a otros instando a la verdad, a caminar con Cristo, a permanecer en la luz. Todos estamos llamados a levantarnos y a correr la carrera, a pelear la buena batalla de la fe, a edificar la iglesia, a labrar los campos del Señor y recoger el fruto.

     

    Checa en especial a este trío, unos de a tiro están ociosos, otros están muy desanimados como para seguir caminando, otros están tan débiles que no pueden dar un paso, pero, todos tienen algo en común: ninguno de los tres está avanzando, y los tres necesitan caminar, porque como dice el dicho popular, camarón que se duerme se lo lleva la corriente. Satanás está listo para devorarlos, para confundirlos, para engañarlos.

     

    Y ¿qué crees? Para determinar que alguien está ocioso, desanimado, o es débil, necesitamos juzgar, en el sentido de discernir, de observar y poner manos a la obra en amor a mi hermano, para ayudarlo, para edificarlo e instarlo al amor y a las buenas obras, para gloria de nuestro amado Señor. De manera que, Pablo comienza haciéndonos un ruego a nuestro corazón, a amarnos. Y observemos el primer grupo:

     

    1. Los ociosos necesitan ser amonestados.

    1 Ts 5:14b que amonestéis a los ociosos,

    Ocioso es la palabra

    átaktos

    , y significa no arreglado, insubordinado (religiosamente): ocioso, no establecido, Indisciplinado, desordenado, libertino, perezoso, ocioso. Uno que no mantiene el orden.

     

    Este era un término militar de alguien que no mantenía su puesto y se insubordinaba. Gente que de pronto las cosas eternas le parecen irreales, o actúa como si fueran irreales. No tomando con la seriedad, la disciplina y la diligencia necesaria sus responsabilidades delante de Cristo, de la verdad, de la iglesia.

     

    ¿Cómo comienza todo? Ya lo hemos dicho antes, un día no oro, no busco al Señor en su Palabra, ese día se convierte en dos, hasta que ya nunca lo hago, lo mismo con los discipulados, o con ir a la iglesia, un día falté, ya el otro es más fácil, mejor una peliculita, un heladito, al rato, pues una chelita, una no es ninguna, qué tanto es tantito.

     

    Y necesitamos tener cuidado con esto hermanos, porque en el momento en el que te sientes más cómodo y disfrutando de la vida en medio de tu carnalidad, te aseguro que no muy lejos, es más, a la vuelta de la esquina, más pronto de lo que esperas ya está el conflicto, el problema, la crisis ya está tocando a tu puerta.

     

    Porque Dios nos ama demasiado como para dejarnos a merced de nuestro ocio, el cual es el lugar perfecto para que nuestra carne despierte, tome control y Satanás la utilice para nuestro perjuicio y el de nuestras familias e iglesias.

     

    Y ¿qué debemos hacer con aquellos que estamos viendo que andan desordenadamente, que han abandonado sus responsabilidades como hijos de Dios, y como miembros del cuerpo de Cristo? Hay que amonestarlos.

     

    Ya vimos anteriormente esta palabra, es una de las funciones del pastor, pero de igual manera es una responsabilidad de todos, porque se supone que amamos a nuestros hermanos.

     

    Amonestar es la palabra

    noudsetéo

    , nous, mente tísdemi, encargar, poner. Significa: poner en la mente, hey, ¿ya viste por dónde vas? Ten cuidado, vas camino al tropiezo, y Satanás no anda con juegos, él te va a robar todo, te lo va a arrebatar, despierta.

     

    Significa advertir o regañar gentilmente, exhortar, amonestar, también se puede utilizar como instruir, enseñar, amonestar la conducta y la fe correctas, reprender por una mala conducta, aconsejar sobre las consecuencias de una acción incorrecta.

     

    Y el Señor siempre quiere llamar a nuestro entendimiento, porque no se trata de una disciplina corporal, escuchaba yo a Jaime decir en una prédica, aunque te golpee, no me vas a escuchar, créeme, si funcionara, lo haría, crearíamos el ministerio de la judicial celestial.

     

    No es así, el Espíritu, su Palabra quiere hablarnos al entendimiento, a nuestra voluntad para que desde una convicción interna obedezcamos a la verdad porque estemos convencidos de que es lo mejor. Esa es la obediencia que Dios busca, no aquella que solo pretende justificarse, y decir: “lo intenté, pero ustedes tuvieron la culpa, no supieron tratar con alguien como yo” cuando en realidad por dentro seguimos apegados a nuestros ídolos, porque la convicción no ha cambiado.

     

    Por eso esta es una advertencia verbal, pero, es Dios quien se encargará de disciplinar, de mover circunstancias, de poner situaciones difíciles, porque en ocasiones es la única manera de hacernos reaccionar y voltear al cielo, aunque no sin advertencia. Como dicen, sobre aviso no hay engaño.

     

    Y así es como funciona, todos recibimos enseñanza, cada verdad de parte del Señor, pero, si no pones por obra, y te deslizas al ocio espiritual llega el momento en el que hay que recordarte: “hey, ¿te acuerdas lo que aprendimos? Hay consecuencias si sigues por ese camino y endureces tu corazón, cuidado, Dios no está jugando”.

     

    Tanto la instrucción como la reprensión, son dos cosas que como creyentes debemos recibir, con humildad. Y de hecho, la Palabra nos llama a amar la reprensión, porque si no la amamos, si nos justificamos, si la rechazamos, entonces no solo somos ociosos, sino que nos convertimos en necios, y no hay buen fin para el necio. Dice la Palabra.

     

    Pro 12:1 El que ama la instrucción ama la sabiduría; Mas el que aborrece la reprensión es ignorante.

    Pro 15:10 La reconvención es molesta al que deja el camino; Y el que aborrece la corrección morirá.

     

    Mira este mismo versículo en otra traducción:

    Pro 15:10 El que abandona el buen camino será severamente disciplinado; el que odia la corrección morirá. (NTV)

     

    Pero, aún para amonestar con sabiduría, necesitamos orar, llenarnos del amor de Dios, de la sabiduría que viene de lo alto, porque también hay una advertencia al pretender amonestar ya no al ocioso, sino al necio, dice otro proverbio:

     

    Pro 9:8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; Corrige al sabio, y te amará.

     

    Incluso, ahí mismo en Mateo 6 al final de la sección de no juzgues y primero quita la viga de tu ojo antes de pretender quitar la paja de tu hermano, para que verdaderamente lo puedas ayudar, dice al final:

     

    Mat 7:6 »No desperdicies lo que es santo en gente que no es santa. ¡No arrojes tus perlas a los cerdos! Pisotearán las perlas y luego se darán vuelta y te atacarán. (NTV)

     

    Por eso debe haber un balance entre verdad y amor, cuidar nuestros motivos, considerarnos, buscar la paz, buscar el arrepentimiento de mi hermano, con miras a la restauración total, y para esto, también dice Santiago:

     

    Stg 5:19-20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 20 sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

     

    Ahora  es importante ver las diferencias y contrastes, un átaktos, ocioso espiritual, desordenado espritual, no necesita ser animado, eso ya no funciona en él, ya no le sirve de nada que le digas: “hermano, mira a Cristo, mira lo que te estás perdiendo, mira la iglesia, te amamos, nos duele. Tampoco lo podemos sostener, “es que pobrecito, es muy débil en su fe”; no, eso es participar de sus pecados.

     

    Al desordenado, al ocioso, Dios nos llama a advertirle, a amonestarle, los ociosos no necesitan un empujoncito, o una palabra de ánimo, necesitan una sacudida: “vas por muy mal camino, y ahí adelante está el hoyo, por favor levántate”, si yo no te sacudo, Satanás te va a revolcar, te va a robar todo, y si puede te va a matar.

     

    Si no recibe la exhortación, probablemente no esté ocioso, sino que ya calló en el rubro de ser necio. De cualquier manera, el Señor nos llama a permanecer orando unos por otros. Veamos el siguiente grupo:

     

    • Los de poco ánimo necesitan ser alentados.

    1 Ts 5:14c que alentéis a los de poco ánimo,

    Esta puede ser otra causa por la que alguien no esté caminando, no es que sea alguien débil, no es que esté de desordenado u ocioso, sino que anda con poco ánimo.

     

    Poco ánimo es la palabra,

    oligópsujos,

    oligó, pequeño, psuje alma, de alma pequeña, o achicada, de poco espíritu, de ánimo cobarde, desalentado, desanimado, tímido, pusilánime, desesperanzado. Dice en Proverbios:

     

    Pro 18:14 El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?

     

    Hay muchas causas por las que alguien pueda estar desalentado, quizá circunstancias adversas; en ocasiones hay gente que está sirviendo con todo su corazón, y está dispuesta a servir, y Dios tiene que probar sus corazones, como el Señor a Israel en el desierto:

     

    Deu 8:2-3 Recuerda cómo el SEÑOR tu Dios te guió por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos. 3 Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive sólo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del SEÑOR.

     

    El jueves veíamos en el discipulado de servidores que el servicio al Señor tiene montañas gloriosas donde vemos fruto, vida nueva, mucho gozo, pero, esas montañas de gloria casi siempre vienen acompañadas de profundos valles de aflicción, y son esos valles de aflicción los que nos hacen madurar, los que nos hacen realmente entender, disfrutar y valorar las montañas de gloria.

     

    Quizá alguien a quien amas y parece prometer mucho, nomás no camina, y no solo eso, tropieza, vuelve atrás, en otras ocasiones, puede haber algún pecado que te deja sumido en culpa, a pesar de arrepentirte pronto y restituir, sin mencionar los ataques frontales de acusación de Satanás, la dureza de corazón de otros, a veces tus propios hijos tropiezan, o las cosas no salen como esperabas.

     

    En fin, este no es nuestro hogar, vivimos en un mundo caído, dañado por el pecado, y hay un sin fin de cosas que nos producen aflicción. Y hay ocasiones en que esos valles de aflicción nos dejan en un fuerte desánimo, nos producen desesperanza, ganas de renunciar, ya no querer seguir adelante.

     

    ¿Qué hacemos con estas personas que los vemos como tropezando y no avanzando? Les alentamos, a una persona desanimada no debes amonestarla porque terminarías por aplastarla; Esta es una lección que yo debo aprender, porque muchas veces, y en especial con mi pobre esposa, en lugar de escucharla y de animarla, tiendo a regañarla por estar triste, eso está mal, una persona desanimada requiere de una palabra de aliento, una palabra de fe y de esperanza.

     

    Tampoco debemos pretender sostenerlas como a los débiles, porque les harías daño en su proceso de crecimiento, ya que el Señor les está sacando del nido para que aprendan a volar, y crecer es doloroso, y precisamente el Señor quiere que aprendan a depender de él, no de ti o de mí.

     

    Hay momentos de orar por ellos, darles la palabra de aliento y darles espacio para que ellos puedan ver al Señor en sus vidas sin que nosotros estorbemos eso. No quieres que una persona dependa de ti, porque tú no eres Dios, y no siempre podrás estar ahí, y además no tienes infinita sabiduría, ni infinito amor y paciencia, y eso puede resultar contraproducente, pero, el Señor sí.

     

     

    Así que a una persona desanimada se le alienta, y se le lleva al Señor, tampoco pretendas sacar todas esas frases humanistas de “tu puedes”, “eres un ser hermoso valioso que la misma creación ni merece”. Cuidado también con eso, haces daño, porque la realidad es que somos vasos de barro, y frente a lo que es la verdad, la justicia de Dios, el amor infinito de Dios, sencillamente no podemos.

     

    Y muchas veces es al punto donde el Señor nos quiere llevar, a que reconozcamos que somos vasos de barro, que reconozcamos que sin él nada podemos hacer, que si hay algo que merecemos de su parte es juicio, es castigo, y que si estamos de pie es gracias solo a su misericordia, a su gracia, a su mucho amor, con el que se digna tratar con pecadores insalubres como nosotros.

     

    Así que, cuidado con el humanismo, es un falso consuelo que infla directamente nuestro orgullo, y créeme, no necesitamos orgullo, la humillación que viene de la verdad de la Palabra es la que nos da sanidad mental, la que nos pone los pies en la tierra.

     

    Y nos quita ese horrible complejo de dioses que nos dejó el pecado, que nos aleja de Dios, que nos engaña haciéndonos creer que somos autosuficientes, independientes, indestructibles, cuando es pura mentira, no somos sino vasos de barro.

     

    Los cuales ni el aire que respiramos merecemos, porque no es nuestro, te engañaron, este mundo no es tuyo, es de Dios, y en el momento que quiera, él lo puede retirar de nuestros pulmones, y no lo hace. Y estas lecciones de humillación son buenas, pero pueden ser también como camiones atropellando nuestro orgullo, decía David:

     

    Sal 119:67, 71 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra. 71 Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos.

     

     

    Pero, este proceso no es fácil, de manera que a los cabizbajos, los alientas, aquellos que están desalentados, desesperanzados por la prueba, por la disciplina. Dice en Hebreos 12 hablando justamente de la disciplina del Señor:

     

    Heb 12:11-13 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. 12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.

     

    Aliento es la palabra:

    paramudséomai

    ; relacionarse cerca, por implicación animar, consolar: consolar, confortar, estimular, aliviar.

     

    En esos momentos cómo hace bien una palabra de aliento, y me encanta la Escritura porque ella está llena de palabras de aliento. Simplemente los salmos, cuántos de ellos fueron escritos desde el punto más bajo de la humillación humana, y terminan en una victoria maravillosa, en una esperanza inquebrantable.

     

    El leer y aprender de la fidelidad de Dios, de su poder, de su amor, de cómo él siempre protegió y levantó a los suyos, como sus promesas, sus palabras jamás cayeron a tierra; como cada personaje bíblico era como nosotros, gente pecadora, llena de debilidades, de errores, e incluso de pecados, y el Señor no los abandonó, no se cansó de ellos, no se dio por vencido, y los levantó.

     

    No porque fueran perfectos, porque no hubo ninguno, solo Cristo, sino porque les dio precisamente misericordia, no lo que merecían y los bendijo con gracia, dándoles y enriqueciéndoles justo con lo que no merecían.

     

    Por eso, mi hermano, lee tu Biblia, conoce a tu Señor, deja que ella te escanee, te diagnostique, te consuele, te limpie, te lave, no sabes de lo que te estás perdiendo si no has comenzado a desarrollar una relación con ella.

     

    Hay otra cosa que puede tirarnos al piso y no dejarnos avanzar, ya vimos una es la ociosidad espiritual, la otra es el desánimo, y esta es la tercera:

     

    1. Los débiles necesitan ser sostenidos y ser asistidos para seguir caminando.

    1 Ts 5:14d que sostengáis a los débiles,

    Débil es la palabra

    asdsenés

    , y significa sin fuerza, sin fortaleza, enfermo, frágil, débil, debilidad, debilitar, enfermo; discapacitado, débil, relativo a una condición de capacidad limitada. Y todo esto en un sentido espiritual y moral, alguien, moralmente débil, incapaz de hacer lo correcto.

     

    Pablo se puede estar refiriendo a aquellos que son frágiles en la fe, que todavía no tienen una fe completa, madura. Su fe no es suficientemente fuerte como para disfrutar su libertad en Jesucristo, su conciencia puede ser débil, y es fácil de tropezar.

     

    Por ejemplo, Pablo habla de la comida, un tema muy importante en sus tiempos, ya que un judío tenía y tiene un adieta estricta, y en aquellos tiempos las religiones paganas sacrificaban animales a falsos dioses y a demonios y la carne la vendían barata.

     

    Para algunos que acababan de salir de la idolatría y de todo ese paganismo, les costaba mucho trabajo comer esa carne, sin pensar en todas las cosas que hacían cuando sucedían esos cultos idolátricos.

     

    Para los judíos no se diga, era una abominación siquiera tocar esa carne, y si era un judío recién convertido, le era muy difícil convivir con eso, al punto de que a ambos se les podía hacer tropezar en su fe, y les podría ser imposible seguir adelante.

     

    Otros son tan débiles e inmaduros en su fe que son como dice en Efesios, niños fluctuantes llevados por todo viento de doctrina, fáciles de engañar, todavía no saben discernir con sabiduría entre lo que es espiritual y lo que es carnal, entre algo que está moviendo su espíritu a convicción, o algo que solo está moviendo su carne y sus emociones.

     

    Una frase humanista que está levantando su ego, o una verdad bíblica que está dándole convicción de lo que es correcto. Y esto también toma tiempo, el aprender a discernir.

     

    Otros que son débiles en la fe, son aquellos que son todavía muy suceptibles al pecado y les está costando mucho trabajo abandonar ciertos hábitos y obedecer la voluntad de Dios, ellos son débiles moralmente.

     

    Y de alguna manera u otra todos hemos estado arraigados a algún pecado, sea lascivia, sea alguna adicción, no solo eso, arraigados a la mentira, a la amargura, al chisme, moralmente débiles. Y nos toma un tiempo ser transformados en nuestro entendimiento.

     

    Me recuerda a viernes, en Robinson Crusoe, este hombre que queda varado en una isla solo, a la que una tribu caníbal solía venir y dejan abandonado a uno de sus niños que iban a sacrificar para comérselo. Este hombre lo adopta, pero se duerme con temor, porque tiene miedo a que sus antiguas costumbres lo hagan matarlo y comérselo, porque en un momento el muchachito le da a entender que desentierren a un cuerpo de uno de los que acababan de matar y que se lo comieran.

     

    Así nosotros, venimos de hoyos tan profundos, de lugares tan oscuros, con malos hábitos bien arraigados en nuestra alma, en nuestra carne, literalmente llegamos como salvajes espirituales, y a veces toma tiempo poder quedar limpios de todo eso; y hay quienes les toma más tiempo que otros, que necesitan de asistencia para salir adelante.

     

    ¿Qué se tiene que hacer con estos tres tipos de gente débil? Dice Pablo, hay que sostenerlos. Sostener es la palabra, antéjomai; que significa sostenerse uno mismo opuesto a, adherirse a, apegarse a, ser fiel a; interesarse por: estimar, retenedor, sostener. Demostrar interés en, hacerle caso a, ayudar, mantenerse firme, mantenerse firmemente adherido, hasta se puede traducir como estar adicto, a una persona.

     

    En otras palabras, este tipo de gente muchas veces sí necesita un policía, amoroso claro, no que enjuicie, sino que le estorbe, que le instruya, pero, para esto requerimos de un verdadero amor por ellos, y no darnos por vencidos a la primera, y desahuciarlos espiritualmente, y decir: este ni es salvo, no le cayó el veinte.

     

    No, estas personas requieren de nuestro amor, y de no darnos por vencidos a la primera, por ejemplo, Pablo nos dice cómo ayudar a aquellos que tienen una débil conciencia y no saben todavía equilibrar ni ejercer la verdadera libertad en Cristo, dice:

     

    Rom 14:1 Acepten a los creyentes que son débiles en la fe y no discutan acerca de lo que ellos consideran bueno o malo. (NTV)

     

    Rom 15:1-2 Los que somos fuertes debemos tener consideración de los que son sensibles a este tipo de cosas. No debemos agradarnos solamente a nosotros mismos. 2 Deberíamos ayudar a otros a hacer lo que es correcto y edificarlos en el Señor. (NTV)

     

    Pablo decía:

     

    1 Co 9:22 Cuando estoy con los que son débiles, me hago débil con ellos, porque deseo llevar a los débiles a Cristo.

     

    Los débiles morales y espirituales necesitan de los espiritualmente fuertes para interceder por ellos, para exhortarlos al arrepentirse por el pecado que los está debilitando, los maduros necesitamos anteponernos a ellos con firmeza para que ellos tengan de donde sostenerse, donde apoyarse.

     

    Son ovejas débiles que necesitan de las ovejas más fuertes cerca, las cuales necesitan establecer relaciones personales y profundas con ellas, para instruirlas, para darles aliento, para enseñarlas cómo se camina en Cristo, cómo se camina en justicia y cómo es posible alejarse del pecado, de los ídolos, cómo se vive en libertad, se anda en amor al conocer la verdad.

     

    Para esto es el discipulado, y este no es un trabajo de uno solo, sino de cada uno de ustedes que han crecido. Yo no puedo estar con todos, sin embargo, ustedes sí pueden estar cerca de uno o dos, y echarle la mano a alguno débil en la fe, o en su moral.

     

    Y checa, hay diferencia entre el ocioso a e débil, es aquel nuevo creyente que aquí está, queriendo hacer lo bueno, por primera vez en su vida puede ver cierta libertad en él, por primera vez en su vida comienza a desear estar con Dios, caminar en la verdad, y esto lleva un proceso, en el cual neceista de sus hermanos mayores en la fe para no morir en el intento.

     

    Qué importante es el discipulado, pero, si te das cuenta la motivación siempre es el amor genuino, el amor por los perdidos, por las ovejitas nuevas. Abre tus ojos hermano, descéntrate de ti mismo, y voltea a tu alrededor, hay alguien que te necesita, ya, hoy puedes ser utilizado por el Señor, y ser una bendición para el cuerpo de Cristo y para algún hermano en particular. Pablo le dice a Timoteo:

     

    2 Ti 4:2-3 Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. 3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina

     

    Otra traducción podría ser, veas fruto o no veas fruto, no te des por vencido con tu hermano.

     

    Y ¿quién crees que nos dejó el ejemplo? Nuestro Señor, Cristo, porque en verdad hermanos, todos cojeamos de la misma pata, y todos, todo ser humano nacido de mujer, es descendiente del mismo hombre pecador, Adán, y todos venimos del mismo lugar, si hubiese habido uno perfecto, Cristo no hubiera tenido que venir.

     

    Sin embargo, Cristo nos vino a salvar, y lo hizo precisamente cuando no había esperanza alguna para nosotros, ningún ser humano hubiera sido capaz de levantarse por la humanidad, todos estábamos muertos en delitos y pecados, destituidos de la gloria de Dios, completamente incapaces, débiles, así dice en Romanos:

     

    Rom 5:6 Cuando éramos totalmente incapaces de salvarnos, Cristo vino en el momento preciso y murió por nosotros, pecadores.

     

    Y ahí no termina Pablo, nos dice:

     

    1. Todos necesitamos paciencia para con todos.

    1 Ts 5:14e que seáis pacientes para con todos.

    Una vez más, no te dejes engañar por tu orgullo, solo hay uno bueno, uno justo, y todos necesitamos de todos, y en algún momento tú también vas a necesitar alguna de estas cosas. Parte del ruego de Pablo es ser pacientes unos con otros.

     

    Pero, en especial los creyentes maduros necesitan ser pacientes, en especial para aquellas ovejas que tienen algún problema crónico, y lo que es más aquel que es maduro espiritualmente, será paciente para con sus hermanos, así como un buen padre que pacientemente enseña a sus hijos.

     

    Un buen padre no desecha a sus hijos aun cuando estos son necios, o se descarrilen muy feo, ora por ellos, y está listo para sostenerlos y darles otra oportunidad, así es el Señor con nosotros, de hecho. 

     

    Paciencia es la palabra

    makrodsuméo

    , makro, largo, grande, alargar, dsumeo, de dsumos, ira, alargar la ira, tener espíritu largo, largura de ánimo, alguien que aguanta, que espera con paciencia, que tarda en responder, que es sufrido, es longánimo. Alguien que muestra control interno y externo en circunstancias difíciles, que es lento para enojarse.

     

    Es ser longánimo, lo cual es la cualidad de dominio propio frente a la provocación, que no toma apresuradas represalias ni castiga con celeridad; es lo opuesto a la ira, y está asociada con la misericordia.

     

    La paciencia es la cualidad que no se rinde ante las circunstancias ni sucumbe bajo la prueba; es lo opuesto a la desesperanza y va asociada con la esperanza, la tolerancia, la constancia. Las dos las encontramos en la Biblia para referirse a nuestro Dios, él es longánimo, paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos nos arrepintamos. 

     

    Es un fruto del Espíritu, es una cualidad de Dios que el Espíritu Santo nos imparte, mientras somos pacientes, nos parecemos a nuestro maestro y Señor.

     

    Y como ya lo dijimos, en el ministerio hay mucha aflicción, desilusión de aquellos que deberían responder, gente a la que hemos invertido tiempo, esfuerzo, gente a la que se le ha enseñado, formado, exhortado, fortalecido, y la gente responde con poco o ningún compromiso con Cristo, con poco o ningún crecimiento espiritual.

     

    Hay gente que tarda años en caminar, gente que es regada constantemente con la Palabra de Dios, y no ves ni siquiera una hojita, hay otros que parecen hierba silvestre que en un momento surge un hermoso árbol fuerte y pronto trae fruto.

     

    Pero de una manera u otra todos necesitamos esta maravillosa cualidad de nuestro Señor llamada paciencia. ¿Qué le respondió el Señor a Pedro cuando éste se quería justificar con respecto a la gente incómoda, difícil o dura de corazón?

     

    Mat 18:21-22 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? 22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

     

    Necesitamos paciencia y perdón unos para con los otros, yo creo que en una cantidad que no se acabe, y, ¿sabes qué? Es posible, porque tenemos un Dios tan bueno, tan paciente, tan misericordioso y perdonador, que nos ha compartido de su naturaleza divina.

     

    Finalmente, la meta es ser como nuestro Señor, y ni siquiera eso está en nosotros, es parte de su gracia, de todo el paquete llamado redención en Cristo, solo en él tenemos todo lo que necesitamos para poder vivir la vida que a él le agrada y que a nosotros nos puede dar gozo y plenitud.

     

    Pero, ¿te das cuenta cómo todo tiene que ver con amor, con siempre considerarme a mí mismo, con abandonar la soberbia, el orgullo, con no mirar por lo mío, y mirar por lo de los otros? Y si no me ocupo de las cosas espirituales, jamás tendré lo que necesito para poder vivir en verdadera libertad.

     

    Y Pablo nos da el segundo mandato, el primero fue tengan paz entre ustedes, no es una opción, es un mandato, busquen la paz, síganla, procúrenla y cuídenla, pero ahora nos da otro mandato:

     

    1. Nuestra responsabilidad es deshacernos de la maldad, poner en la mira lo bueno y avanzar hacia el bien.

    1 Ts 5:15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.

    Dice: miren, joráo, fíjense, disciernan claramente, presten atención, observen, dense cuenta, entiendan, experimenten lo que significa no pagar mal por mal.

     

    Hermanos, necesitamos despertar a esto, ya lo comenté, todos pecamos contra todos, de una o de otra manera, tenemos una naturaleza caída, aún sin querer hacerlo, a veces solo por respirar tropezamos a alguien porque le caemos mal. Hay veces que es pecado por omisión, es decir, por falta de cuidado, de amor, pero, al fin es pecado.

     

    Mis hermanos, nuestra responsabilidad es aprender a discernir esto en nuestros corazones y ser como nuestro Señor, quitarnos de nuestro vocabulario: “me las va a pagar”, “ahora va la mía”, “él o ella me hizo, se la regreso para que se le quite”.

     

    Nuestro orgullo nos engaña, sé que lo repito una y otra vez, pero, es que somos tan despistados y tan débiles en esta área que necesitas entrenarte, entrenar tu corazón, tus pensamientos, y hacer una decisión por la verdad. En una pelea, nadie gana, todos pierden, y todos estamos llamados a amarnos como Cristo nos amó, a perdonarnos como Cristo nos perdonó.

     

    No podemos darnos el lujo de pagar a otro mal por el mal que nos hizo, por eso la iglesia luego se vuelve un desastre, porque muchos, sea por descuidados o por malignos, solo se la pasan desquitándose, o cultivando un corazón con cizaña o con raíces de amargura, en lugar de obedecer y perdonar de todo corazón, y amar con toda sinceridad.

     

    Esto es lo único que nos haría diferentes al mundo, como iglesia podemos tener las mejores instalaciones y los mejores ministerios, y la enseñanza más profunda de la Biblia, pero, si no nos amamos de esta manera, no somos sino metal que resuena, o címbalo que retiñe.

     

    Si como iglesia somos caracterizados por los chismes, por la contención, por la competencia, porque nadie cede sus derechos, y es paciente para con todos, porque todos estamos centrados en nosotros mismos exigiendo nuestros derechos y que nos respeten y que nos amen, y nosotros no lo hacemos, nada somos, y estamos mal representando a Cristo. Y no solo en la iglesia, en nuestras familias, ahí comienza todo.

     

    No podemos vivir pagando mal por mal, somos pecadores y es una realidad, nos lastimamos, nos atacamos, nos provocamos, tristemente de las maneras más feas, pero, la salida sigue siendo la misma, Dios nos manda a perdonarnos, a restituir el mal que hicimos.

     

    ¿Y saben qué? Ese debe ser el resultado de nuestra asistencia a la iglesia, o a los discipulados, no es para hacernos unos pecadores más listos o más religiosos, sino para transformarnos a la imagen de Cristo no siendo oidores olvidadizos, sino hacedores de la Palabra.

     

    Ni hay lugar para la venganza o la represalia personal, ni debe haber lugar para el descuido desamoroso, para la horrible indiferencia, no podemos permitir eso, y Cristo nos ha dado todo lo que necesitamos para no vivir así, es nuestra responsabilidad.

     

    Las ovejas maduras a ser pacientes, y las inmaduras a proponerse madurar en amor, por bien de ustedes mismos y por el bien y la salud de sus familias y de la iglesia. Es finalmente Dios quien se lleva la gloria, y ¿qué no es lo que queremos, lo que anhelamos? Entonces no le busques mi hermano.

     

    ¿Qué tenemos que hacer? Seguir lo bueno, decidir llevar nuestros pies, nuestros pensamientos, nuestro corazón, nuestras convicciones hacia lo que es correcto. Si eres creyente, si has nacido de nuevo, si has creído en el Evangelio, y eres un hijo de Dios, no tengas ninguna duda, te es posible.

     

    El Espíritu Santo con el cual fueron creados los cielos y la tierra, el cual con su poder sostiene todo lo que ves y lo que se mueve en el macro y en el micro universo, el Espíritu que levantó a Jesucristo de los muertos con poder, dándole victoria sobre la muerte y el pecado, habita en los que ha creído en él. No tenemos excusa hermanos.

     

    ¿Hasta cuándo seremos obedientes a esta simple orden? ¿Hasta cuando seguiremos necios amando la maldad? No te equivoques indiferencia es maldad, chisme es maldad, no perdonar es maldad, condenar a otros en tu corazón es maldad, considerarte mejor que los demás es maldad. Ese no es nuestro ejemplo.

     

    Checa los adverbios y las preposiciones: siempre y cada uno, es decir, todos y en todo momento, ninguno debe pagar mal por mal, y siempre debemos seguir lo bueno. ¿Por qué lo tenemos que hacer? Sencillamente porque Cristo es digno de que lo hagamos, porque se trata de aquel que derramó su sangre por todas esas maldades y que ganó la justicia para ponerla sobre mí.

     

    ¿Qué no eres cristiano? ¿Qué no nos decimos cristianos? Eso es lo que un cristiano debe hacer, seguir lo bueno, esforzarse por hacerlo, negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir al maestro. ¿Qué nos dice la Palabra?

     

    Heb 13:16  Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

     

    2 Ts 3:13 Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.

     

    Gál 6:9  No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Gál 6:10  Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

     

    Rom 12:20-21 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

     

    Flp 4:8-9  Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 9  Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.

     

    Unos para con otros, es decir en la iglesia, y para con todos, es decir más allá de esta iglesia local, esta es la manera de brillar con intensidad para Cristo. Despertemos hermanos, no durmamos, viene el rey, lo acabamos de ver.

     

    Si todavía lo dudas, si dices. Ay no, qué fanático, primeramente, checa si en verdad has creído en Cristo, si no, cree hoy en él porque vale la pena. Y si eres creyente y lo estás dudando, y todavía crees que es exagerado, entonces abandona tu dureza de corazón, tu necedad y decídete a caminar en amor, te dejo con esta promesa, y después vamos a tomar la cena del Señor, recordando por qué debes aborrecer la maldad que llevó a tu Salvador a la cruz.

     

    Dice en Apocalipsis:

     

    Apo 21:6-8 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

     

    Y no te quiero asustar, lo que quiero que veas es que la victoria ya la tienes si estás en Cristo, en Cristo ya está el perdón, ya está la salvación, ya está la justicia, la bondad, el amor por lo bueno. El fuego y el azufre, la segunda muerte, son no para el malo, todos somos malos y hemos pecado, son para el incrédulo, para el que se juzgó mejor que Dios.

     

    Para el que no quiso creer ni recibir la única salida al perdón, no nuestras obras, no nuestra religión, pero, la fe en Jesucristo, el único bueno, justo y santo que nos ofrece perdón, a través de su muerte en la cruz por nosotros.

     

    Mis hermanos, esta es una responsabilidad de cada uno de nosotros, yo no puedo estar cerca de todos, no soy Dios, pero, tú si estás cerca del que yo no puedo, y Cristo está contando contigo, tienes al alcance a hermanos, por los cuales puedes orar, y según su caso, puedes amonestarlos, alentarlos, o sostenerlos.

     

    Por eso mis hermanos, ¿dónde estamos? ¿Con cuál nos identificamos, con el ocioso, con el desanimado, con el débil? Porque los tres casos nos llevan al mismo lugar, a que la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas sea detenida y que quedemos estériles, y llevarnos una vez más al dominio de la carne y el pecado, para que nuestras vidas se conviertan una vez más en un infierno.

     

    Todos estamos llamados a avanzar, a caminar, ¿dónde estás tú? Y no olvides qué importante papel jugamos cada uno de nosotros al preocuparnos por nuestros hermanos, esto es amor, este es el amor agape al que estamos llamados a andar todos.

     

    ¿Quieres saber cómo servir y amar a tus hermanos? Pues pon atención porque quizá alguno por ahí necesite una amonestación, aliento, o que le seas un soporte, porque al final de esto se tratan nuestras vidas, de traerle gloria al Señor.

     

    ¿Quieres saber cómo agradar al Señor? Mira, cuida, está seguro, aprende, entrénate para no pagar mal por mal, sino amar, comprometerte, ser diligente en seguir lo bueno, y hacer el bien siempre, y cada uno de nosotros a nuestros hermanos, así te estarás pareciendo a tu Padre que está en los cielos.

     

    Le pido a Dios que nos enriquezca en nuestra relación, y que nos regale la oportunidad de amarnos y servirnos mutuamente, acompáñame a pedírselo, pídelo para ti, para tu familia para tu iglesia. Y recordemos a nuestro Señor en la comunión.

     

     

    LA CENA DEL SEÑOR.

     

    Mis hermanos, nuestro mayor problema es nuestro pecado, es la fuente de todo nuestro dolor, depravación e idolatría, y nosotros somos los que le dimos la espalda a Dios, quienes nos alejamos de él, no él de nosotros.

     

    Por eso lo primero que necesitamos es a Cristo, necesitamos verdaderamente entregarnos a él, porque en Cristo Dios arregló nuestro problema de pecado, la paga del pecado es muerte, muerte espiritual, muerte física, y muerte eterna, pero la dádiva de Dios es vida eterna.

     

    Este pedazo de pan representa este cuerpo molido por nuestras transgresiones, este jugo de uva representa su sangre derramada en nuestro lugar, tú y yo deberíamos haber ido a la cruz, pero, él tomó nuestro lugar.

     

    Cristo vino y padeció, sufrió el castigo del pecado de la humanidad, siendo Dios eterno, estando en su trono lleno de gloria, lo dejó atrás, se humilló a sí mismo, se humilló tomando forma humana. Y siendo un ser humano en toda la extensión, pero sin pecado, cuando al mismo tiempo nunca dejó de ser Dios, viviendo una vida perfecta.

     

    Cumplió por ti y por mí y por cada ser humano los requerimientos de Dios, la justicia de Dios para poder ser salvos y perdonados, y al creer en Cristo ser vestidos con su perfección y justicia para ya no tener la ira de Dios sobre nosotros.

     

    No solo eso, fue a la cruz del calvario, la forma más espantosa, espeluznante que ha existido de tortura, castigo y vergüenza. Los Evangelios nos dicen que después de ser juzgado injustamente y ser condenado por haberse declarado Dios, el hijo de Dios, quien realmente era, primero le taparon la cabeza con una funda, lo golpearon, le arrancaron las barbas, le escupieron.

     

    Luego lo enviaron con una compañía de soldados, por lo menos 500 soldados no muy educados o delicados que digamos, no, duros acostumbrados a derramar sangre y a ser despiadados, ellos lo humillaron, también lo golpearon, le pusieron una corona de espinas, la cual se sentiría como descargas eléctricas en la cabeza por cada espina y lo golpeaban con una vara en la cabeza espinada.

     

    Lo entregaron a quienes lo latiguearían, estos látigos no solo eran pedazos de cuero, estos pedazos de cuero terminaban con pedazos de hueso filoso combinados con pedazos de metal para provocar hematomas y después rasgar la piel, muchos criminales no salían vivos de este castigo, porque sus órganos quedaban expuestos. Por esto el Señor ya no tuvo fuerza para cargar su cruz por mucho tiempo.

     

    Después de este castigo, tenía que caminar por una gran distancia desnudo y lastimado para sufrir aún más vergüenza y humillación de parte de todos los que lo veían, y llegando al gólgota, fue clavado a su cruz, de pies y manos, en lugares específicos para provocar más dolor y agonía, los clavos atravesaron nervios y músculos que le provocaban igual, choques eléctricos durante todo el tiempo de su crucifixión.

     

    Hasta que la muerte llegara por asfixia, ya que colgados de las dos manos su diafragma se contraía y no había manera de tomar aire, sino jalándose de los pies y manos ya atravesados por estos clavos que producían aún más dolor. La agonía podía durar días y estaban en público para que la gente los siguiera humillando y escupiendo.

     

    Les daban vino combinado con mirra para drogarlos un poco y mitigar su dolor, Cristo no quiso beberla, él necesitaba recibir todo el castigo de nuestros pecados consiente y en toda su fuerza.

     

    Y lo peor que sucedió no fue todo el castigo físico hacia su humanidad, sino que espiritualmente Cristo por primera vez en toda su eternidad fue separado de su Padre, al cual le dijo: ¿por qué me has abandonado? La ira del castigo de nuestra paz fue sobre él. Realmente quedó desfigurado, irreconocible. Así como el pecado deja a los que lo abrazan.

     

    Y todo esto no es para que digamos: pobrecito, mugres judíos y romanos, por qué le hacen esto a mi Señor, no, todo ese dolor, castigo y vergüenza, desprecio, abandono del Padre, es lo que nuestros pecados y faltas, los de cada persona en la humanidad, lo que tú y yo merecíamos porque todos hemos pecado, la paga del pecado es muerte, es ser reo de muerte y digno de recibir toda la ira de Dios sobre nosotros, pero, Cristo lo hizo.

     

    Este pedazo de pan y este jugo de uva representan este nuevo pacto. Cristo tomó tu lugar y mi lugar en esa cruz del calvario, eso es lo que yo merecía, así de serio y espantoso es el pecado.

     

    Cristo padeció, fue humillado, murió, pero resucitó, él no se quedó en la tumba, resucitó con poder venciendo a la muerte, cumpliendo la justicia de Dios dándonos a nosotros la oportunidad de ser libres del pecado, libres de la paga del pecado, libres de los efectos del pecado.

     

    Por eso es que solo en Cristo puedo encontrar la paz con Dios, y la paz que necesito para con mi prójimo, y donde puedo encontrar esa paciencia, ese valor y poder para seguir lo bueno, y amarlo, y desechar lo malo.

     

    Habiendo encontrado perdón de Dios, ahora puedo perdonar a los que me han hecho mal, ahora sé que puedo ser perdonado no solo por los pecados en contra de Dios, sino en contra de los que yo he pecado y lastimado. Si te deben algo, sabrás que Cristo ya lo pagó, si tú debes algo, sabrás que Cristo ya lo pagó por ti.

     

    Esto es lo que representan estos símbolos, una conexión entre el cielo y la tierra, Dios haciendo contacto con nosotros, haciendo la paz a través de nuestro Salvador. Sin Cristo lo único que tendré son soluciones temporales que al final una vez más me harán retroceder y quedar incompleto, infeliz y dañado.

     

    Si crees estas cosas, puedes ser salvo, puedes recibir perdón de pecados, podrás comenzar a ver la puerta de salida a toda maldad y comenzar a seguir lo bueno, hagámoslo, hagamos una oración, y digámoselo a nuestro creador, hazlo con fe y si no lo has hecho, recibe hoy el perdón de pecados y vida eterna, y abre la puerta a Cristo a tu vida.

     

    Y nosotros con toda solemnidad, recordemos a nuestro Señor, y redediquemos hoy nuestras vidas a él hermanos, será para tu perjuicio si solo lo haces por una tradición religiosa, Pablo lo dijo, bebemos condenación para nosotros si no entendemos esto y si no tomamos una decisión.

     

    Si no quieres tomar la decisión firme de entregarte a tu Señor y seguir lo bueno, mejor no tomes los elementos. Porque eso es lo que requiere el Señor, después de tomar la decisión, el resto, él lo hará con su Espíritu, en la medida en la que camines con él, ese es su trabajo, no te preocupes. Dice la Palabra:

     

    1 Co 11:23-26 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

    1Co 11:27 Por lo tanto, cualquiera que coma este pan o beba de esta copa del Señor en forma indigna es culpable de pecar contra* el cuerpo y la sangre del Señor.

    1Co 11:28 Por esta razón, cada uno debería examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa.

    1Co 11:29 Pues, si alguno come el pan y bebe de la copa sin honrar el cuerpo de Cristo,* come y bebe el juicio de Dios sobre sí mismo.

    1Co 11:30 Esa es la razón por la que muchos de ustedes son débiles y están enfermos y algunos incluso han muerto.

    1Co 11:31 Pero, si nos examináramos a nosotros mismos, Dios no nos juzgaría de esa manera.

    1Co 11:32 Sin embargo, cuando el Señor nos juzga, nos está disciplinado para que no seamos condenados junto con el mundo.

     

     

    ¿Qué significa esto? ¿Qué no tengas pecado, que no te hayas equivocado? Claro que no, nadie podríamos tomar la cena del Señor hoy. Cristo ya nos limpió, él es quien murió y nos dio perdón de pecados.

     

    No honrar a Cristo es no tomarlo en cuenta, es no valorar su sacrificio por mí y tenerlo en menos, ahí está la deshonra, estos corintios se emborrachaban, y se la vivían peleando unos contra otros, pero presumían de ser muy espirituales y religiosos, cuando su corazón estaba muy lejos del Señor.

     

    Por eso hoy tómale en cuenta reconoce lo que él hizo por ti y de una vez por todas decide caminar con él. Comamos el pan, bebamos la copa y oremos.

  • Feb 26, 20171 Tesalonicenses 5: 12-13 ” Principios para mantener una iglesia sana parte 1 – La relación entre pastores y ovejas “
    Feb 26, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 12-13 ” Principios para mantener una iglesia sana parte 1 – La relación entre pastores y ovejas “

     PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA (1ª PARTE) –

    LA RELACIÓN ENTRE PASTORES Y OVEJAS

     

    1 Tesalonicenses 5:12-13

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia joven, de menos de un año, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, hacían de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido encarcelado, latigueado, y finalmente expulsado de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando algunas otras ciudades hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Estando ahí Pablo predica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, y viene por nosotros su iglesia, etc.

     

    Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo y los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, y Pablo y su equipo son forzados a salir de la ciudad.

     

    Pero sucede que, en estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya.

     

    Pablo y Silas se ven forzados a salir de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí, Pablo preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Propósito

    Hemos visto que Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Alentar a una iglesia joven en medio del crecimiento a seguir creciendo. 2º Fortalecer a esta iglesia joven en medio de las dificultades y animarla a seguir perseverando. 3º Exhortarlos a vivir en pureza y santidad en medio de una sociedad por demás inmoral, e 4º Instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En esta carta hemos encontrado mucho aliento al ver que vale la pena responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, al amor de Dios y cómo esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    Los tesalonicenses nos han enseñado un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, en qué consiste una fe viva y real.

     

    Pablo nos dejó un muy buen modelo de en lo qué consiste el servicio, el liderazgo bíblico, el corazón del servidor, su amor, su dedicación, su esperanza para los que discipula, lo cual es verlos maduros, verlos victoriosos y semejantes a Cristo, caminando fielmente con él, en su verdad.

     

    Hemos visto que Dios nos llama a la pureza en medio de una cultura por demás torcida y depravada de la que éramos parte y en medio de la cual vivimos, y nos da razones de peso para no conformarnos a este mundo y para vivir para nuestro Señor.

     

    Nos instruyó con respecto al regreso de nuestro Señor Jesucristo. Aprendimos acerca del rapto de la iglesia, y la resurrección, y cómo esta realidad debe ser una de las más motivantes y esperanzadoras que deberíamos tener, porque es la meta final de nuestra carrera como creyentes, es nuestra graduación.

     

    Imagínate, finalmente dejar de batallar con ese cuerpo de muerte, ver todas las promesas de Dios cumplidas, ya no vivir por fe, sino ver a ojos abiertos toda la gloria de Dios, todas sus promesas cumplidas y ver su victoria total contra la maldad.

     

    Con mucho gozo hemos visto como en este maravilloso libro llamado la Biblia encontramos la verdad de la humanidad, ahí está escrita nuestra historia, nuestro pasado, nuestro presente, y nuestro futuro.

     

    Hemos visto cómo es la única fuente confiable que ha probado ser ni más ni menos que la Palabra misma del Dios vivo, la cual nos muestra que el creador de todo tiene un plan, y que está por intervenir, y que todo será lo que él planeó de antemano, y que el reloj está caminando y hacia allá se está moviendo la historia.

     

    Aprendimos que, sin un futuro claro, no hay esperanza, y que nuestra esperanza descansa en la resurrección de Cristo, Cristo no está muerto, en ningún lugar de este mundo podrán encontrar los restos humanos de Jesús, porque él vive.

     

    Pero, él regresará con poder, regresará por su iglesia y a establecer su reino, y cuando Él regrese, nuestra esperanza se consumará. Aprendimos que los que estemos vivos cuando Jesús regrese seremos arrebatados y transformados, seremos reunidos con los creyentes resucitados y con Cristo para estar con ellos por la eternidad.

     

    Y hace dos semanas respondimos a las preguntas, ¿a qué se refiere Pablo con el día del Señor? ¿Por qué lo trata como una cosa separada del rapto de la iglesia? ¿Cuándo va a pasar todo esto? Nos explicó que nosotros no seremos parte de ese día.

     

    Aprendimos que, o somos hijos de luz o hijos de las tinieblas, los cuales tenemos muy diferentes futuros. Aprendimos que el día del Señor llegará por sorpresa a los hijos de las tinieblas. No así a los hijos de luz, quienes debemos andar despiertos y sobrios. Entendimos que nuestro futuro maravilloso y la voluntad de Dios para nuestras vidas, lo cual es bendición, debe ser la máxima razón de andar de día y no de noche.

     

    En esta última sección Pablo cerrará la carta, dejando consejos muy importantes para seguir adelante, recordemos que la batalla nunca termina, esta era una iglesia joven, y como todo joven hay mucho por desarrollarse todavía, muchas pruebas por venir, las generaciones siguientes y demás.

     

    ¿Cómo permanecer frescos? ¿Cómo permanecer santos para el Señor? Ellos habían abandonado a sus ídolos para seguir al Dios vivo, su fe, su esperanza, su amor estaban en su máximo apogeo, pero como se dice, esto no se acaba hasta que se acaba, la carrera termina o cuando nosotros vamos al Señor, o cuando él regrese por nosotros.  

     

    De manera que, estos últimos consejos son cimientos, son ayudas, y al mismo tiempo, son como el acabado para dejar una construcción hermosa y firme. Lo primero, ya lo vimos nuestra esperanza eterna, asegurarnos de tener una fe viva, y un amor entrañable.

     

    Pablo termina haciendo un buen énfasis recordándonos que somos la familia de Cristo, si te fijas, una y otra vez usa la palabra hermanos, adelfos en griego.

     

    Es decir Pablo les dice: somos una familia, pero, no olviden que en toda familia hay dificultades, hay cercanía, y es fácil tener diferencias, si tienes hermanos sabes de lo que te estoy hablando, hay peleas, dificultades, pero, al mismo tiempo darías tu vida por ellos, ya que en esta vida nunca dejaremos de ser familia.

     

    Lo mismo en la familia en Cristo, nuestro vínculo no solo será hoy, sino por la eternidad, pero, venimos de tantos trasfondos diferentes, de educación, de moral, de todo tipo, que ponernos de acuerdo y convivir juntos a veces es difícil, y Pablo nos da consejos claves para no dar lugar al diablo y mantenernos en unidad y cercanía, a pesar de las situaciones difíciles, y termina haciéndonos dos ruegos, y dándonos 9 mandamientos de parte del Señor.

     

    Yo creo que esta última sección nos da principios muy importantes para mantener una iglesia sana, en forma, y el día de hoy solo vamos a ver uno de estos ruegos, y uno de los mandatos, estudiaremos dos cortos, pero sustanciosos versículos.

     

    Como saben nosotros estudiamos la Palabra capítulo por capítulo, versículo por versículo, y esta es la porción que toca hoy, hago mención porque va a ser un poco raro para mí estar hablando de lo que soy y de lo que hago, pero, es importante ya que la Escritura lo enseña, le pido a Dios que nos enriquezca en nuestra relación, y que nos regale la oportunidad de amarnos y servirnos mutuamente.

     

    Este ruego y mandamiento nos recordará algunas responsabilidades como ovejas y como pastores o líderes, por eso yo titulé este mensaje: PRINCIPIOS PARA MANTENER UNA IGLESIA SANA (1ª PARTE) – LA RELACIÓN ENTRE PASTORES Y OVEJAS. V. 12 – 13 Demos lectura a todo el capítulo. Y mi primer punto es:

     

    1. Reconocer el liderazgo es responsabilidad de las ovejas.

    1 Ts 5:12 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan;

    Pablo comienza con un ruego, el cual es hacia la congregación, con respecto a sus líderes. Es muy importante que Pablo comience por ahí, ya que estamos hablando de los que llevan la dirección que el Espíritu Santo marca para la iglesia.

     

    Uno de los blancos principales de Satanás somos aquellos que estamos al frente, de muchas maneras diferentes Satanás siempre atacará el liderazgo, de una manera muy especial los líderes somos tentados al pecado, al orgullo, la jactancia, la insensibilidad, tendemos al desánimo, muy seguido nos lleva a la depresión, a la derrota, a la culpa, y muchas cosas más. A Satanás le encanta ver cuando un siervo de Dios cae.

     

    Pero, de la misma manera, él está comprometido con hacer que la congregación vea con desagrado a sus líderes.

     

    Por ejemplo, puedes ser un miembro regular de la iglesia, ser amigo de todos, y caerles bien a todos, pero en el momento en el que Dios te da un lugar de liderazgo, en ese momento comienzas a estar en la lupa de toda la gente, y el diablo y nuestra carnalidad son expertos en promover crítica, juicio, inconformidad, en especial en contra del que está al frente. Y Satanás no deja de sembrar cizaña, discordias, envidias, desacuerdos, confusión y todo tipo de desacuerdos

     

    Porque obviamente si logra que un líder de la iglesia caiga, el impacto en contra de la iglesia, y en especial en contra del Evangelio y la imagen de Cristo es terrible, Cristo es blasfemado, mucha gente es tropezada, y el diablo tiene armas para burlarse de la verdad y de la preciosa iglesia de nuestro Señor.

     

    Es más, con que satanás logre que pierdas el respeto y la confianza en aquellos que están dirigiéndote, la unidad se pierde, y llega la división, pueda ser de un sector pequeño de la iglesia, o uno grande y así ya logró gran parte de su objetivo.

     

    De manera que, Pablo nos enseña aquí un equilibrio que ambos debemos cuidar, porque los dos tenemos responsabilidades, tanto pastores y líderes como ovejas. En mucho, es responsabilidad de cada uno mantener una relación sana entre líderes y creyentes.

     

    Y me llama la atención que, en cuanto a esto, Pablo no comienza ordenando o imponiendo, sino que, comienza con un ruego

    erotao,

    en griego, la cual es una palabra que se usaría de hermano a hermano, no es una orden de una autoridad a un subalterno. Es una solicitud, es instar, es una petición, es buscar el corazón.

     

    Y otra cosa es que se dirige primeramente a los creyentes, no a los que dirigen, ¿por qué será? ¿Por qué hace un ruego y no un mandamiento de: sujétense? Yo creo que Pablo utiliza la manera en la que la Palabra nos enseña, en Efesios 5:21 nos dice someteos unos a otros en el temo de Dios, cuando habla de la sujeción, siempre se dirige al que está bajo autoridad, a hacerlo voluntariamente, no el que tiene la autoridad a someter y hacerla válida.

     

    Por ejemplo, entre marido y mujer, se dirige primeramente a la mujer, igual entre hijos y padres, se dirige a los hijos, o entre ciudadanos y gobierno, se dirige a los ciudadanos.

     

    Y la Biblia claramente nos enseña que la obediencia, la sujeción, el servir, el bendecir a los dirigentes, no es algo que deba imponer el que está en una posición de autoridad, sino que debe ser un acto de la voluntad del que está subordinado a la autoridad, lo cual debería surgir del amor, de la humildad, de no mirar por lo propio, sino por lo de los demás.

     

    La Biblia no enseña que los que estamos en alguna posición de autoridad seamos dictadores, o conquistadores, o tiranos que de una u otra manera impongamos nuestra voluntad, ni aún las verdades divinas.

     

    Ni siquiera Dios quien podría imponer su autoridad y convertirnos a todos en robots que respondiéramos a él, lo hace así. Él nos dio un libre albedrío, y ya vimos cómo hoy estamos en el tiempo donde podemos escoger o creer, o seguir a Dios, o darle la espalda, Dios no nos obliga, nos abre la puerta para voluntariamente hacer o no hacer lo correcto.

     

    Él nos atrae con cuerdas de amor, con longanimidad, con paciencia con las cuales nos guía paciente y amorosamente al arrepentimiento. Cristo vino y conquistó a su iglesia no imponiéndose con majestad y poder, sino haciéndose el menor, sirviendo, y no como el que debiera ser servido.

     

    Hay una línea delgada entre imponer la autoridad y decidir someterse en amor, que debemos cuidar, porque cuando hay alguien imponiendo su autoridad, en ese momento se pierde la libertad, automáticamente se pierde el gozo, la unidad y todo se vuelve un desastre.

     

    Porque hemos enseñado que la libertad, no se trata de hacer lo que me dé la gana, eso es anarquía, y en un lugar en anarquía no se puede vivir en paz y en armonía, en realidad la libertad se pierde. Libertad en Cristo es sentirme libre de hacer lo que Dios requiere, libre para obedecer la verdad, libre para someterme a la autoridad y por consiguiente, vivir quieta y reposadamente, en respeto.

     

    Y en esta libertad es en la que Pablo lanza su ruego, en la libertad de voluntaria, humilde y amorosamente, someterme bajo la autoridad de Dios y su verdad, bajo el liderazgo que él mismo ha diseñado y puesto en su iglesia.

     

    Recordemos algo, sí, Cristo es la cabeza y la máxima autoridad en la iglesia es la Palabra de Dios, pero, él ha puesto estratégicamente a cada persona en el lugar de servicio que le toca, y necesitamos vivir en humilde y amorosa sujeción, dice la Palabra:

     

    1 Co 12:18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.

    Dios determina a quién y en qué lugar nos pone en el cuerpo de Cristo, y no solo eso, en ese mismo capítulo nos explica que los que parecen más débiles son los más necesarios, y los que parecen menos dignos se les da mayor dignidad, que al de menos decoro se le tratan con más decoro, de modo que todos nos necesitemos y nos procuremos unos a otros.

     

    En otras palabras, Dios diseñó el cuerpo al revés de cómo el mundo lo haría, porque el mundo está al revés. El mismo Señor dijo: el que quiera ser el mayor tiene que hacerse el menor, y el siervo de todos. Pero, es Dios quien determina dónde poner a cada miembro en el cuerpo de Cristo, y definitivamente sí hay un orden de autoridad donde él es la cabeza y su Palabra la fuente de autoridad, dice:

     

    1 Co 12:28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.

    Los tres primeros tienen que ver con los que enseñan la Palabra, los siguientes son los que ayudan a que la verdad sea establecida.

    En Efesios también aprendemos cómo Cristo mismo ha designado a aquellos que están ahí no para otra cosa, sino para equipar con la verdad de la Palabra a los creyentes para la obra del ministerio:

     

    Efe 4:11-12 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

     

    ¿Cómo? Llevando a los creyentes a la madurez, conociendo a través de la Palabra a Cristo, su carácter, su voluntad, hasta ser conformados a su imagen, edificándonos unos a otros siguiendo verdad, el amor, en disciplina, crezcamos y nos edifiquemos en amor.

     

    Y Pablo menciona esto porque hay dos extremos a los cuales debemos evitar llegar. Hay un extremo que no quiere tener nada que ver con ningún tipo de liderazgo y que no está dispuesto a sujetarse, porque dice: todos somos iguales, y no queremos ni mencionar la palabra líder, quienes en el fondo tienen arraigada la rebeldía de no sujetarse a nadie, obviamente ni a Dios, ni a su verdad, pero, vemos en el NT cómo en la iglesia se constituyen líderes que edifiquen a los creyentes:

     

    Hch 14:23 Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

    Tit 1:5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé;

     

    Pablo mismo le pide a Timoteo:

     

    2 Ti 2:2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

     

    La Biblia se refiere a los líderes como ancianos,

    presbuetros, lo cual habla de su sabiduría o madurez espiritual. También se refiere a ellos como obispos, episkopos,

    lo cual se refiere a su tarea de supervisar, de dar liderazgo espiritual reconociendo y ayudado a reconocer los dones de los creyentes y ponerlos en lugares de ministerio.

     

    También se refiere a ellos como pastores,

    poimén, lo cual enfatiza la responsabilidad de alimentar y proteger al rebaño. Y por último también se refiere a ellos como líderes, hegemon,

    lo cual implica que el líder debe ser capaz de proveer discernimiento y guía espiritual para el rebaño. Definitivamente Dios dejó líneas de autoridad a seguir.

     

    Pero, hay otro extremo, el cual literalmente idealiza, o deifica a los que están al frente, los pone en un pedestal y hasta casi los adora, de hecho, de ahí viene toda esta doctrina de jerarquías, donde los líderes literalmente se ponen en una posición superior a los demás, ellos tienen vara alta con el Señor, están más cerca del Señor y son los mediadores entre Dios y los hombres.

     

    Todo este asunto de laicos y el clero, al punto que se les da un trato literalmente como representantes de Dios en la tierra, la famosa doctrina de los Nicolaítas, lo llama la Biblia, la cual aborrece el Señor:

     

    Apo 2:15 Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco.

     

    Ni una, ni otra, sí en Cristo somos uno, y valemos por igual, la preciosa sangre de Cristo, solo hay uno bueno, perfecto, santo, digno de toda alabanza, Cristo, solo hay una cabeza, Cristo, pero en la iglesia sí hay líneas de autoridad que Dios ha dejado para el bien de la paz y la armonía.  

     

    Y Pablo nos enseña la responsabilidad tanto de uno como de otro, Dios ha diseñado así al cuerpo, gente que nos dirige, que nos enseña, que nos amonesta, que nos trae la Palabra de Dios, y que busca la dirección del Espíritu Santo para la iglesia.

     

    Y comienza con este ruego, pidiendo de hermano, a hermano, hey, te lo ruego, hablando a tu corazón, reconoce a aquellos que te dirigen, que te enseñan, que te amonestan, no des lugar al diablo. Y esta es la primera responsabilidad como oveja del Señor:

     

    1 Ts 5:12b que reconozcáis

    Reconocer es la palabra

    eído

    , que significa conocer por experiencia, saber, percibir, reconocer, comprender, entender, informar, mirar. Entender, comprender el significado de algo, recordar, llamar a la memoria, honrar, reconocer la alta posición de una persona o un evento. Plenitud de conocimiento.

     

    Otras versiones lo traducen como: sean considerados, honren a sus líderes en la obra del Señor, tengan respeto. Es un ruego a conocer a nuestros pastores profunda y respetuosamente, a valorar su servicio, más allá de recordar sus nombres, o saber de algunas cosas de su vida personal, esta palabra nos habla de un conocimiento personal que desemboca en aprecio y cuidado.

     

    También puede implicar un respaldo económico como lo dice en 1 Timoteo:

     

    1 Ti 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

     

    Honor es la palabra time, que implica respeto, o alta consideración, y en su contexto estaba hablando del cuidado económico a las viudas, por lo tanto, bien se puede referir aquí a la economía, apoyar con generosidad a los que trabajamos en la exposición de la Palabra.

     

    Ahora, esto es un poco raro para mí, ustedes saben que yo no hago énfasis en esto, pero la Palabra lo enseña, y no es que yo esté inconforme, todo lo contrario, yo estoy agradecido por el cuidado y amor que toda mi familia recibe de ustedes, mi preciosa familia.

     

    Pero, si la Biblia lo enseña, es necesario enseñarlo, y el énfasis no es que el pastor pida o exija sus derechos, sino lo contrario, es la iglesia, la que es llamada a que voluntaria y generosamente bendiga a sus pastores y líderes. Y vuelvo a repetir, en lo personal me siento amado y cuidado por ustedes para gloria de Dios.

     

    Y como lo dije, es algo bíblico, no que los pastores debamos exigir, pero que la iglesia para estar saludable, debe practicar. También dice la Palabra al respecto:

     

    1 Co 9:7-11 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? 8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?

     

    Claro que Pablo termina diciendo que él renunciará a este derecho si es necesario por amor a ellos, y en realidad ese debe ser nuestro sentir. Pero, por muchos años, y aún ahora, mi esposa y yo seguimos trabajando fuera de la iglesia para poder solventar nuestros gastos y no gravar la iglesia, es decir, seguimos pagando por hacer ministerio.

     

    Pero, ¿si se entiende verdad? Yo como pastor, y como Pablo, estaría dispuesto a poner mi vida por el servicio a mi Señor, pero, él es tan bueno que me bendice con gente como ustedes, generosa, que me da más de lo que yo merezco.

     

    Pero, por otro lado, ustedes como iglesia, delante de Dios, responden a su amor bendiciéndonos, dando generosamente sus diezmos, ofrendas y ayudas, como su responsabilidad, y esta es una decisión personal, e individual de cada creyente.

     

    Jhon McArthur escribió: Reconocerles, es el conocimiento que lleva al respeto amoroso, la admiración sincera y la remuneración económica generosa que muestra gratitud por el ministerio del pastor, y confianza en su mayordomía de os recursos de la iglesia.

     

    Ahora, no se trata solamente de allá para acá, sino que yo, o los líderes tenemos responsabilidades también, no se trata solamente de da ciegamente, sino que las bendiciones son mutuas, no es que yo ponga una sonrisa y estire las manos, y vénganos a tu reino, no, dice Pablo:

     

    1. Trabajar arduamente, liderar, demandar y enseñar la verdad es responsabilidad del pastor.

    1 Ts 5:12c que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros,

    Trabajar es la palabra

    kopiáo

    , la cual habla de un trabajo duro, afanoso, arduo, cansado, exhibir un gran esfuerzo y ahínco, hasta el punto de sudar o quedar exhausto.

     

    El trabajo en el ministerio mis hermanos, no es sencillo, mucha gente puede pensar que solo es hablar un día o dos a la semana, pero no es así. La realidad es que el trabajo nunca termina, es muy difícil que yo pueda poner a un lado las cosas que hay que hacer, siempre hay que estar orando, pensando que hacer, el trabajo nunca termina, decía Pablo:

     

    2 Co 11:23 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces…

     

    2 Co 11:27-29 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; 28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

     

    Aunque a mí no me ha tocado sufrir corporalmente por el Señor, la realidad es que sí he hecho decisiones en cuanto a trabajar para el Señor que mucha gente que no conoce del Señor diría que estoy loco, sí puedo decir desvelos y fatiga, y más allá la preocupación de cada uno de ustedes, de una manera o de otra, de verles caminar con Cristo.

     

    El poder aconsejar bíblicamente, el tenerlos en constante oración, el estar disponibles para cualquier necesidad, decía Pablo:

     

    Hch 20:18 Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, 19 sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; 20 y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas… 31Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.

     

    Col 1:28-29 a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; 29 para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.

     

    1 Co 15:10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.

     

    Tengo una linda tarjeta de cumpleaños que me regaló Toñito y Sarita que tengo en mi pizarrón con ilustraciones muy chistosas que me gusta ver, y dice: Ser pastor no es fácil, estudiar largas horas, mantener unido al rebaño, casar parejas, predicar mensajes dinámicos, visitar a los enfermos, ministrar a cualquier hora, pero, lo has hecho bien, dice, y espero que así sea.

     

     

    En realidad, hermanos, el ministerio es trabajo, es servicio, es tener diligencia, es estar dispuestos a trabajar hasta el cansancio por la verdad, por ver objetivos espirituales, por proclamar el evangelio, por equipar gente para la obra del ministerio, hay otro par de textos que me gustan mucho de dos plaquitas que me regaló Agustín y Lucía que me animan mucho, dicen:

     

     

    1 Co 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

     

    Uno más que me recuerda mi responsabilidad:

     

    Hch 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

     

    Es una responsabilidad, no por nada Pablo nos pone como labradores, y a veces la tierra está muy dura, a veces no vemos fruto, a veces resulta que estamos trabajando para el campo de otro, y es cansado, se requiere paciencia, piensa en un labrador, no es fácil, largas horas de trabajo bajo las inclemencias del tiempo.

     

    Nos pone como constructores, la iglesia es el templo de Dios, hecho de piedras vivas, las cuales muchas veces pones y se caen. De pronto, algo parece estar ya agarrando forma y se derrumba, y hay que volver a empezar, aunque para la gloria de Dios, los músculos espirituales crecen, y salen callos que protegen, y la próxima ya no cuesta tanto.

     

    Nos pone como administradores, la mayor parte del tiempo, y no solo me pasa a mí, los pastores nos sentimos inadecuados, incapaces, para la obra, sencillamente porque manejamos un tesoro maravilloso.

     

    En esta conferencia de pastores decía Jaime, no somos dignos ni siquiera de que un precioso evangelio salga de nuestras bocas pecadoras, pero por la gracia de Dios somos lo que somos. Y tenemos un Dios maravilloso, y es un privilegio servir al Rey de reyes y Señor de señores Jesucristo. Sí es mucho trabajo, pueda ser no físico, pero sí emocional y no se diga espiritual.

     

    1 Ts 5:12d y os presiden en el Señor,

    Presidir

    proistemi,

    significa literalmente “pararse ante” y significa esto, presidir, liderar o dirigir con autoridad, supervisar, tomar decisiones, dar dirección a la iglesia, procurar la unidad, buscar el corazón de las personas, ayudar a resolver situaciones complicadas, bíblicamente, estar constantemente buscando sabiduría de Dios para ir hacia el rumbo que el Señor está marcando, buscando creatividad de lo alto para cada ministerio y actividad en la iglesia, de manera que sean eventos eficaces.

     

    Llevar a cada persona a Cristo, porque no se trata de traerlos a nosotros y sacar ventaja, se trata de llevarlos a los pies del Señor y enseñarlos a depender de él, levantar la voz cuando todas las voces ya se callaron, comenzar a predicar en los evangelismos, siempre estar liderando con el ejemplo, mostrando que Cristo es real y que vale la pena incluso hacer el ridículo por él, quedarse ronco, y gastar todo por él. Y no solo eso, dice Pablo:

     

    1 Ts 5:12e y os amonestan;

    Esta es de las cosas al menos para mí, más difíciles, tener que enfrentar el conflicto, tener que demandar la verdad a alguien que está agarrando monte. Amonestar es la palabra

    noudseleo,

    lo cual no solo implica hablar desde el púlpito mensajes duros y difíciles, pero también amonestar con el propósito de corregir y de que haya un cambio en las personas.

     

    Implica advertir y hasta regañar, para dirigir a la iglesia a una vida santa, y para eso se requiere buscar del Señor para no hablar desde el corazón perverso y engañoso, y no ser parcial, no caer en la tentación de utilizar el púlpito o la autoridad como un medio de venganza personal.

     

    Sino con temor de Dios siempre buscar lo que su Palabra dice acerca de cualquier situación. Y mis hermanos, no es divertido tener que demandar la verdad o reprender el pecado, muchas veces no sale bien, y en ocasiones lejos de ver arrepentimiento muchas veces la gente se endurece, porque como dicen, la verdad no peca, pero incomoda, y a veces demasiado.

     

    Y se requiere tener piel dura, y desarrollar una concha igual, dura y resbalosa, practicar perdón, decidir morir a uno mismo, y dejar que Dios se encargue de la situación y no uno mismo.

     

    Tit 1:9-11 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen. 10 Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, 11 a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.

     

    Todo esto no es fácil hermanos, y más con personas como yo que en su viejo hombre lo que mejor hacíamos era evitar el conflicto, solo por gracia de Dios, y sabiendo que no es mi palabra o mis conceptos, sino la verdad de Dios la que estoy manejando, y el saber que es Dios el que me ha puesto como su servidor y que a él rindo cuentas, recordando lo que le dijo a Jeremías:

     

    Jer 1:17 Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos.

     

    Recordando la amonestación y la advertencia de Pedro:

     

    1 Pe 5:1-4 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.

     

    Y dice Pablo, ovejita, aprende a entender todas estas cosas, porque no sabes, quizá Dios también te envíe y créeme, lo que siembres en el ministerio de otro, lo segarás en el tuyo, sea para bien o para mal, lo he comprobado también. Y dice, no solo necesitas reconocer su trabajo, otra responsabilidad es la siguiente:

     

    • La razón no son ellos mismos, sino quién los llamó y la misión que llevan a cabo.

    1 Ts 5:13a y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra.

    Una vez más mis hermanos, no estoy abogando por mí, me parece medio raro estar hablando de esto, pero, es lo que enseña la Escritura.

     

    Estima es la palabra griega

    jeguéomai

    que significa, estimar, considerar: principal, gobernador, guiador, príncipe, director, procurador, Se usa en participio presente para denotar un gobernador, lit: «uno gobernando. Esta frase se podría traducir: los estiméis en grado sumo.

     

    Y mucha es la palabra

    perissóteros,

    que significa: más superabundante (en número, grado o carácter): mayor, más abundante, demasiado. Más, mayor, todavía más, mucho más, sobre y por encima, abundante, literalmente más allá de toda medida.

     

    Este verbo es diferente al primero, el cual habla de aprecio, este verbo habla más que siempre respeto habla de respetar limitadamente a los líderes de la iglesia, respetar su autoridad, su liderazgo, y seguirlo.

     

    Además de amor, más allá de toda medida, este amor agape, de sacrificio y servicio desinteresado, esta decisión de amar sin condición. Y me encanta, este respeto y amor no es por la personalidad, o capacidad, o por bonitos. No, sino por la obra que hacemos.

     

    En otras palabras, no olvidemos que es Dios el que designa, el que llama, el que sostiene el llamado, o el también el que quita, es Dios el que escoge, él es el que da la posición de servicio, y ten por seguro que él usa vasos de barro para su obra, dice la Palabra:

     

    2 Co 4:1-3 Por esto, ya que por la misericordia de Dios tenemos este ministerio, no nos desanimamos. 2 Más bien, hemos renunciado a todo lo vergonzoso que se hace a escondidas; no actuamos con engaño ni torcemos la palabra de Dios. Al contrario, mediante la clara exposición de la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana en la presencia de Dios. 3 Pero si nuestro evangelio está encubierto, lo está para los que se pierden…

     

    2 Co 4:5-6 No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. 6 Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo…

     

    2 Co 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

     

    Dios sigue utilizando vasos de barro, sea Jhon McArthur, o el más grande erudito de la Biblia, seguimos siendo vasos de barro, y el barro es eso, un material frágil, corriente, que no merece cargar con esa gloria maravillosa, con esa palabra infalible y poderosa, pero, es lo que Dios ha elegido.

     

    Y es un tesoro maravilloso el que inmerecidamente manejamos, nos toca alimentar al rebaño, cuidarlo, ya vimos todo lo anterior, y no es fácil, somos el blanco directo de Satanás, más bien necesitamos tus oraciones, tus bendiciones, tu ayuda, que pongas a caminar tus dones y talentos, por eso muy especialmente dice Pablo:

     

    1. El mandato es a vivir en paz con nuestros pastores y líderes, a procurarla y a cuidarla.

    1 Ts 5:13c Tened paz entre vosotros.

    Eireneúo, es actúen pacíficamente, intencionalmente busquen la paz y síganla, manténganla, especialmente entre sus pastores y ustedes. Compórtense de una manera que promueva la armonía, esta es otra responsabilidad de todo creyente para con su pastor o sus líderes. Y me encanta que esta sí es una orden, es nuestra responsabilidad, dice la Palabra:

     

    Rom 12:17  No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

     

    Rom 12:19-20 No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor. 20 Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.»

     

    En Efesios también menciona:

    Efe 4:1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

     

    Y especialmente con tus pastores, ya lo mencioné, no sabes de qué maneras Satanás y tu carnalidad promoverán celos, contiendas, rebelión en contra de la autoridad, pero, no es contra mí, es contra el Señor, recuerda la sabiduría de lo alto y la sabiduría terrenal, animal y diabólica.

     

    Stg 3:13-18 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

     

    Nunca dejes de filtrar lo que sientes, o lo que piensas con esto, porque ya lo mencioné, yo soy un vaso de barro, débil, indigno, corriente. Por eso, obviamente, sin incluir pecado deliberado, espera errores, de mi parte, espera que las cosas no sean perfectas, y cuando eso suceda en lugar de darle lugar al diablo, comienza orando por mí.

     

    Recuerda, el amor cubre las faltas, obviamente no encubre el pecado, no, no estoy hablando de eso, ves alguna situación, te sientes ansioso, dice la Palabra:

     

    1 Pe 5:6-7 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

     

    Ten por seguro lo que Jesucristo prometió:

    Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

    Mat 28:20b y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

     

    Cuando yo te parezca el más inadecuado, o cuando veas algo que te parece injusto, ten por seguro que el Señor está hoy aquí con nosotros y que está edificando a su iglesia, y mejor da lugar a la ira de Dios, deja que él actúe.

     

    Me gustó lo que nos dijo Mike Macintosh, a los pastores en Cuernavaca: deja que Dios te defienda, porque si tú te defiendes vas a hacer un trabajo débil. Te aseguro que Dios hace un mejor trabajo que tú o que yo. Recuerda lo que también dice la Palabra:

     

    Sal 75:6-7 Porque ni de oriente ni de occidente, Ni del desierto viene el enaltecimiento. 7 Mas Dios es el juez; A éste humilla, y a aquél enaltece.

     

    Tu responsabilidad es estimar, respetar y amar a tus líderes y pastores más allá toda medida por la labor que hacen, por quien los puso, quien no se equivoca, dice la Palabra:

     

    Heb 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

     

    No te va a ser provechoso a ti, ni a la iglesia, también dice:

     

    Heb 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

     

    En otras palabras, no se trata de sujetarnos ciegamente a cualquier líder, si está envuelto en pecado deliberado, sean pecados sexuales o de avaricia, o hay una evidente falsa doctrina.

     

    Obviamente esta sujeción, respeto y amor ilimitado, es para aquel a quien cuidadosamente ya reconociste como un genuino siervo de Dios, como lo vimos al principio, habiendo visto todas estas características que acabamos de ver

     

    Y si es así, entonces tu deber es éste tenerle mucha estima, no por su personalidad, o capacidad, sino por la obra que hace, por a quien representa, sirve, ama, comprométete con el Señor y con su obra.

     

    Mis hermanos, nos tiene que quedar muy claro, al servirme a mí, o a la iglesia, no están edificando mi reino, es el reino del Señor, es su evangelio, es su salvación, no se trata de Calvary Compañerismo Cristiano, se trata de que estamos levantando el nombre de Cristo, estamos proclamando su Evangelio, nosotros somos solo una de muchas expresiones de su cuerpo, y si estás seguro que el Señor aquí te puso entonces diligentemente pongámonos las pilas y trabajemos duro.

     

    Mira, a donde vayas, una iglesia perfecta no vas a encontrar, te estás engañando si te vas con esos motivos, donde quiera que hay gente hay problemas, porque todo ser humano somos puros vasos de barro, pero precisamente Dios pone juntos ciertos vasos de barro, para que aprendamos a amarnos, a respetarnos, a perdonarnos, y nuestra responsabilidad es tener paz entre tú y yo, yo como tu pastor y tú como la ovejita del Señor.

     

    No olvides que es Dios el que da el crecimiento, el que prospera, el que trae vida al que estaba muerto, el que da el crecimiento o la madurez, y si él no edifica por más que nos desgastemos, por más millones de dólares que invirtiéramos en edificios o estructuras, o libros, o seminario, nada ocurrirá, todo es en vano.

     

    ¿Sabes qué? El mismo Espíritu Santo es el que da vida y madurez a los creyentes jóvenes y viejos en un lugar inhóspito de la cierra, donde no hay ni siquiera un techo, que en un edificio de millones de dólares. Es Dios, sigue siendo Dios y él no se limita a ninguna de esas cosas.

     

    Recuerda, la iglesia ni es un club social donde exiges tus derechos y buenas instalaciones y servicios por pagar tu mensualidad, o donde buscas a pura gente que te trate bien o un grupo con el que te lleves bien. Tampoco es una tienda de conveniencia donde acudes a la que mejor servicio y más valor por tu dinero te dé, y mejores ministerios tenga, o que menos compromiso te exija.

     

    No, la iglesia de Cristo es una, aquí y en China, y no se trata de lo que la iglesia tenga para ofrecerme, sino todo lo contrario, sino de lo que yo tengo para ofrecer a la iglesia y enriquecerla, porque el Señor me ha equipado con su Espíritu Santo, y yo ya tengo algo con qué bendecir a la iglesia a la que pertenezco, ya tengo la responsabilidad de ejercer en amor el don que Dios me ha repartido para bien de mis hermanos.

     

    Claro, vuelvo a repetir, lo primero que debo hacer es estar seguro de que el lugar donde estoy es el lugar donde él me ha llamado a estar, y si lo es, entonces debemos buscar siempre la paz, no permitirle a Satanás que nos la robe, que nos robe la confianza en nuestros líderes y orar por ellos para que se mantengan santos para el Señor.

     

    Y es mejor que nos pongamos diligentemente a buscar a nuestro rey y Señor, y en paz proponernos trabajar para la gloria de Dios., porque cada uno de nosotros somos un miembro del cuerpo, y el Señor nos va a pedir cuentas de lo que nos confió.

     

    ¿Y sabes qué? Lo que quiere Satanás es precisamente parar la obra del Espíritu Santo en nosotros y en la iglesia entera.

     

    Por eso te invito mi hermano, mi hermana, no olvides tus responsabilidades, yo te prometo que no voy a olvidar las mías, y que delante de Dios me comprometo a buscar diligentemente su gracia, su poder, su sabiduría, su dirección.

     

    Somos vasos de barro, y no debemos perder de vista eso, yo estoy puesto para velar por tu alma, ¿cómo? Orando por ti en todo momento, dándote los mejores estudios bíblicos que yo pueda darte dentro de mis limitaciones, ofreciéndote una palabra de amonestación, de ánimo, de llamarte a la santidad, al perdón, a que mires a Cristo con tus ojos y camines con él.

     

    Mi compromiso es a mantenerme en la gracia para que el Espíritu Santo me mantenga limpio y puro, y yo entregarme a él en santidad.

     

    Dice John MacArthur en su comentario: Quejas de ovejas tecas, caprichosas y desobedientes roban la alegría de sus pastores y les causan a ellos y a los demás líderes dolor y relaciones no provechosas.

     

    Por eso, para que la iglesia local funcione como Dios quiere y reciba su bendición, sus pastores deben ser responsables de trabajar entre su pueblo, ejercer autoridad sobre ellos y amonestarlos, al mismo tiempo, los creyentes tienen la obligación de reconocer a sus pastores, estimarlos y someterse a ellos.

     

    Cuando los dos cumplen con sus respectivas responsabilidades, la iglesia se convierte en el rebaño saludable, unificado, gozoso y pacífico que Dios quiere. Cuando ministran conjuntamente los pastores fieles y la congregación fiel, honran a Cristo, la cabeza de la iglesia y promueven el reino de dios y le glorifican.

     

    Mis hermanos, se trata de Cristo, ¿cuántos de los que están aquí aman a Cristo? Entonces pongámonos las pilas, dejemos de estar centrados en nosotros mismos y pongamos nuestros ojos en Cristo y en su verdad, y sigámosla fielmente.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Feb 12, 20171 Tesalonicenses 5: 1-11 “Hijos de luz de las tinieblas¨
    Feb 12, 2017
    1 Tesalonicenses 5: 1-11 “Hijos de luz de las tinieblas¨

    HIJOS DE LUZ O HIJOS DE LAS TINIEBLAS

    1 Tesalonicenses 5:1-11

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, haciendo de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado violentamente de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Y estando ahí Pablo les predica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, y Pablo y su equipo son forzados a salir de la ciudad.

     

    Y en estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya.

     

    Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Propósito

    Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Los alienta en medio del crecimiento. 2º Los fortalece en medio de las dificultades. 3º Los exhorta a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Los instruye en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En esta carta encontramos mucho aliento de que vale la pena responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, al amor de Dios porque esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    También encontramos en esta carta un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, en qué consiste una fe viva y real. Hemos visto en qué consiste el servicio, el liderazgo bíblico, el corazón del servidor, su amor, su dedicación, su esperanza para los que discipula, lo cual es llevarlos a la madurez, y verlos victoriosos en Cristo.

     

    Hemos visto que Dios nos llama a la pureza en medio de una cultura por demás torcida y depravada de la que éramos parte; y nos sigue mostrando que tenemos razones de peso para no conformarnos a este mundo.

     

    El día de hoy seguimos en el cuarto de los propósitos de su carta, instruirlos en medio de la confusión con respecto al regreso de nuestro Señor Jesucristo. Él solo tuvo tres semanas para hablarles del Evangelio el cual incluye la resurrección y el día del Señor

     

    Los tesalonicenses sabían con certeza que el Señor regresaba, pero, se quedaron con dudas y preocupados por lo que sucedería con aquellos cristianos que ya habían partido con el Señor, había cosas que no tenían claras.

     

    La semana pasada hablamos acerca del rapto de la iglesia, y la resurrección, y cómo este tema debe ser uno de los más motivantes y esperanzadores que deberíamos tener, porque es la meta final de nuestra carrera como creyentes, es nuestra graduación, finalmente dejar de batallar con ese cuerpo de muerte, ver todas las promesas de Dios cumplidas, será un momento en el que ya no viviremos por fe, sino que, veremos físicamente las promesas de Dios cumplidas en nosotros.

     

    Todo esto lo hemos venido viendo en este maravilloso libro llamado la Biblia donde encontramos la verdad de la humanidad, ahí está escrita nuestra historia, nuestro pasado, nuestro presente, y nuestro futuro.

     

    Y esta única fuente confiable que ha probado ser ni más ni menos que la Palabra misma del Dios vivo nos dice que esto no va a ocurrir, nos explica que el creador de todo tiene un plan, y que está por intervenir, y todo será lo que él planeó de antemano, y que el reloj está caminando y hacia allá se está moviendo la historia.

     

    Ya vimos que Jesucristo mismo, quien partió la historia en dos, quien murió, pero resucitó y hoy vive, prometió que él regresaría por su iglesia. Checa en Juan 14, como justo después de hablarles de su muerte en la cruz ellos quedan destrozados y desesperanzados, pero el Señor les dice:

     

    Jn 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Como dijo C. S. Lewis, somos ineficaces en este mundo porque hemos dejado de pensar en el otro, la realidad es que somos ciudadanos de un reino celestial, que en forma espiritual ya está aquí y se vive en la iglesia, pero que estará físicamente en este mundo, conquistando lo que de por sí era del rey, venciendo al reino de las tinieblas.

     

    Y es lo que veremos en este texto un evento futuro, de profecía, y gracias a la profecía los cristianos tenemos una ventaja sobre los no cristianos, que, a pesar del sufrimiento, la persecución podemos perseverar con esperanza porque conocemos el final.

     

    Los creyentes en Cristo Jesús no tenemos que estar adivinando o dependiendo de las predicciones de Walter Mercado o cosas peores, nosotros sí tenemos las respuestas. Tenemos las promesas firmes, no adivinaciones vagas de gente de dudosa reputación, no son horóscopos.

     

    Sin un futuro claro, no hay esperanza. Nuestra esperanza descansa en la resurrección de Cristo. Cuando Cristo regrese la esperanza se consumará. Los que estemos vivos cuando Jesús regrese seremos arrebatados y transformados, seremos reunidos con los creyentes resucitados y con Cristo para estar con ellos por la eternidad.

     

    El día de hoy Pablo nos sigue hablando del futuro, pero de otro evento, el día del Señor, nos explicará qué va a suceder con el resto del mundo, ¿qué debemos esperar, es el rapto y ya? No, hoy tocaremos un tema muy importante, el cual habla del futuro final de esta tierra, y qué importante es mencionar que, si nos visitas por primera vez, nosotros predicamos la Palabra verso por verso y hoy toca este maravilloso tema tan importante, y le pido a Dios que me permita hablarlo con toda claridad, autoridad y lleno de misericordia.

     

    Hoy hay varias preguntas a responder, ¿a qué se refiere Pablo con el día del Señor? ¿Por qué lo trata como una cosa separada del rapto de la iglesia? ¿Cuándo va a pasar todo esto? Y nos va a explicar por qué nosotros no seremos parte de ese día, quienes somos y a qué hemos sido llamados. Por eso yo titulé este mensaje: HIJOS DE LUZ O HIJOS DE LAS TINIEBLAS. Demos lectura.

     

    1. El día del Señor llegará por sorpresa a los hijos de las tinieblas.

    1 Ts 5:1a Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones,

    Pablo comienza hablando de los tiempos y las ocasiones, ¿a qué se refiere? Tiempos es la palabra

    cronos

    , de donde viene nuestra palabra cronómetro, o cronología. De manera que se refiere a un tiempo específico, un momento, por decir así, cronos se refiere más específicamente a un día, una hora, un minuto, o un segundo en el tiempo.

     

    Ocasiones es la palabra

    Kairós

    , la cual es diferente es una palabra utilizada para referirse a cierta temporada, a una era, una época. Por ejemplo, en temporada de futbol, puedes decir el kairós es el campeonato de invierno, o de otoño, pero el cronos es cuándo juegan, día y hora.

     

    De la misma manera, el día de hoy estamos en el día, la era del hombre, el kairós del hombre, donde el hombre está poniendo en el banquillo de los acusados a Dios, estamos en el tiempo de la gracia y la misericordia, Dios rogando al hombre que se arrepienta, el hombre juzgando a Dios como injusto.

     

    Pero, este Kairós, esta época tiene un tiempo de duración, el reloj está en cuenta regresiva, y va a venir el día del Señor, la cual es otra época, otra era donde el Señor juzgará al hombre.

     

    El mundo incrédulo, en su engaño, ve la historia humana de dos maneras como cíclica, que una y otra vez todo se vuelve a repetir y que llegará el tiempo en que se acabe este ciclo y comienza otro nuevecito, pero, realmente nunca termina.

     

    El naturalista, o el ateo, ve la historia como lineal, sencillamente dejamos de existir, o se acaban los recursos, etc., no es repetitiva como la anterior, pero, se parecen en que las dos no tienen, ni dan significado a la vida.

     

    Una dice nazco, me reproduzco y muero, la otra dice, la historia comenzó con un caldo de bacterias y va a terminar cuando al universo se le acabe la energía, todos los recursos se van a terminar, por lo tanto, no tenemos propósito para vivir, ni esperanza para la eternidad, solo dejaremos de existir, así que démosle vuelo a la hilacha antes de que se nos acabe el veinte, no tenemos a nadie a quien rendir cuentas, somos un accidente en un vasto universo.

     

    El problema es que no es tan sencillo, llegan situaciones que no te dejan darle vuelo a la hilacha como quisieras, sí te importa y te duele una enfermedad, y te pone triste e incómodo ver a alguien que amas, y estás vacío, sencillamente estas posiciones no dan esperanza.

     

    Y viene un conflicto mayor, porque resentido comienzas a pensar: si hubiera alguien en el universo a quien yo le importara, no me haría sufrir de esta manera, así que, si hay un Dios, lo maldigo, o lo ignoro, o me mantengo lo más alejado de él posible, porque no es justo y no me deja hacer mi vida como me da la gana.

     

    Sin embargo, la Palabra de Dios nos enseña que no es así; hay épocas cumpliéndose, como en la que hoy estamos viviendo en la cual Dios quiere manifestar su perdón, su gracia, su paciencia, no queriendo que nadie se pierda.

     

    En su amor alarga y alarga este Kairós dando oportunidad al necio, al duro de corazón a responder a su amor y paciencia manifestados por él cada día. Y tienes que entender que cada día que respiras es una oportunidad, cada vez que vas al doctor y te dicen que es un simple flu, o una gastritis, y que haciendo tal o cual cosa puedes curarte, y que no es una enfermedad incurable, es una oportunidad de parte de Dios.

     

    Mientras tu corazón sigue latiendo, y sales a trabajar y te dan un cheque, y tienes comida en tu mesa, una cama dónde dormir, una familia que disfrutar, todo lo bueno que tienes, es paciencia de parte de un Dios que es bueno y misericordioso.

     

    Aunque nuestro orgullo nos engaña y nos hace pensar que Dios nos debe y que más le vale bendecirnos, porque si no nosotros los dioses nos enojamos con él, él es Dios quien, a pesar de nuestras continuas maldades, pecados, blasfemias en su contra, peleas entre nosotros, a pesar de toda la violencia, la injusticia, la mentira, todas las cosas terribles e innombrables que se hacen en el mundo, él no derrama su ira, él no dice: “ya me cansaron, hasta aquí, basta ya”. Y bien lo podría hacer, pero hoy es el kairós del hombre.

     

    Y dice Pablo, en cuanto a la historia humana, según nuestro creador, según su Palabra, hay kairos y hay cronos, es decir, nuestra historia no es lineal ni cíclica, estamos en una época que va a terminar en un momento exacto. Y no solo es una época porque las dos palabras están en plural, es decir vienen cosas por suceder, como el rapto del que ya hablamos la semana pasada.

     

    Mis hermanos, es lo mismo en nuestras vidas, debemos evitar ver nuestras propias vidas como cíclicas o como lineales, el incrédulo se ve a sí mismo de esta manera, por no le importa su eternidad, decide no creer que se le van a pedir cuentas por cada cosa que hizo y se engaña a sí mismo, cierra sus ojos y dice, soy un accidente y nadie tiene por qué decirme nada.

     

    Pero debemos saber que nuestras vidas también son parte del plan de Dios, que todos nosotros encajamos en un lugar en los planes de Dios, en su voluntad, y deberíamos estar ocupados tratando de estar en el lugar, y jugando la parte que nos toca, claro, si nos decimos creyentes en Cristo.

     

    Porque las circunstancias en nuestras vidas pueden cambiar en un instante y debemos estar listos, por eso nosotros se supone que vivimos por fe y no por vista, se supone que entendemos y creemos que lo que se ve es temporal, mas lo que no se ve es eterno, también se supone que vivimos convencidos de que nada nos podrá arrebatar de la mano de nuestro Señor, y que todo lo que suceda siempre ayudará para bien.

     

    Por eso no debemos ser necios, sino sabios, temiendo a Dios, esperando su voluntad, ya hablaremos de eso más adelante.

     

    Ahora, veamos algunos acontecimientos, otros kairós por suceder; a vimos uno, el arrebatamiento, pero también viene la aparición del anticristo, la salvación de Israel, los juicios de los sellos, las trompetas y las copas, el encarcelamiento de Satanás, el reino milenario, la liberación de Satanás, como consecuencia la rebelión mundial final, el fin del milenio, el juicio del gran trono blanco, y cielos nuevos y tierra nueva por la eternidad.

     

    Todo esto descrito en Apocalipsis, en Daniel, en Ezequiel, y en los diferentes profetas, y mis hermanos es ciertísimo, y es causa de gozo. Porque las cosas no van a seguir así por mucho tiempo, viene la justicia a ser establecida. Y dice Pablo, de estas épocas y fechas:

     

    1 Ts 5:1b no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. 1 Ts 5:2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;

    Los tesalonicenses, quizá, así como nosotros tenían curiosidad por lo que sucedería, pero, dice Pablo, no tengo necesidad de escribirles de esto porque ya saben lo que tienen que saber en cuanto a esto, el Señor dijo:

     

    Hch 1:7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;

     

    Mat 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

     

    Mat 24:43-46 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. 45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

     

    Mat 24:47-51 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Mira, al respecto nosotros ya tenemos la instrucción, el llamado es a ser fieles, sabemos que todo esto va a suceder y necesitamos poner estas realidades como nuestra motivación para seguir adelante, como nuestra advertencia para no pecar, como nuestra esperanza para vivir llenos de gozo, y estamos llamados a estar velando hoy, a estar listos.

     

    Si supiéramos el momento exacto, muy probablemente nos haríamos flojos, o nos daría el pánico y ya estaríamos haciendo nuestros trucos chafas para justificarnos. Por eso es bien importante que veas la diferencia, para nosotros los creyentes el Señor no va a llegar como un ladrón, esa expresión siempre es para los incrédulos que no quieren creer y que no les importa.

     

    Con respecto a nosotros es al siervo malo e irresponsable, al desobediente que dejó de esperar a su Señor es el hipócrita al que el Señor le va a llegar como un ladrón, no así a nosotros quienes cada día de nuestras vidas en esta tierra necesitamos estar pendientes.

     

    Por eso los cristianos nos apartamos para el Señor, por eso no nos entregamos a los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa, por eso procuramos serle fieles, y si llegamos a caer, con rapidez nos levantamos.

     

    No queremos ser hallados infieles, y peor aún ser hallados junto a los hipócritas, con un doblez en el corazón, con un corazón lleno de altares paganos, de ídolos mundanos como la codicia, la fornicación, la inmundicia.

     

    Esta es la única manera en la que un supuesto creyente pueda caerle el Señor encima como el ladrón en la noche, de hecho, esta expresión nunca se utiliza para referirse al rapto de la iglesia. Y dice:

     

    1 Ts 5:2b el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;

    Para el resto de la humanidad por igual, viene este día, el día del Señor, el cual llegará a ellos inesperada, inoportuna y perjudicialmente. El Señor dijo al respecto:

     

    Mat 24:37-39 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

     

    En Lucas añade:

     

    Luc 17:28-30 Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; 29 mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. 30 Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.

     

    Mis hermanos, el mundo incrédulo, siempre será incrédulo, y aun viendo todo tipo de señales, aun bajo el peso de terribles catástrofes naturales, a pesar de pestes, a pesar de guerras, la gente seguirá incrédula viviendo sus vidas para sí mismos, vivimos en una cultura de engaño, y engañada por sus propios y vanos razonamientos.

     

    Checa con Sodomoa y Gomorra, ni por ver a los ángeles, se arrepintieron, al contrario, estaban tan ciegos y entregados a sus maldades que no les importaba nada. ¿Por qué? Dice en 2 Tes:

     

    2 Ts 2:10-12 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

     

    Y Pablo comienza con un término de conclusión, es decir, acaba de hablar del rapto, pero ahora pasa a otra cosa, porque muchos pueden pensar, ¿entonces el día del Señor es el rapto? No, el día del Señor, es el momento en el que el juicio divino de Dios llegará sobre los impíos como una catástrofe inminente.

     

    Es precisamente lo que acabamos de decir, es uno de los kairós de Dios, es la última era de este mundo como lo conocemos porque su gobierno, su filosofía, su religión, su economía, serán juzgadas.  y el reino de Cristo finalmente será establecido.

     

    Hay otro acontecimiento que se refiere al momento cuando los creyentes genuinos estaremos con el Señor y seremos juzgados también, no para condenación, pero sí para recompensa, a este día la Biblia se refiere como el día de Cristo, o el día de nuestro Señor Jesucristo.

     

    No, este tiempo la biblia también lo llama el día de la venganza, así como a Sodoma y a Gomorra les llegó un tiempo, así como a la generación de antes del diluvio les llegó el tiempo, de la misma manera este mundo está llenando una copa de ira, de indignación, de juicio, la cual será derramada el día del Señor.

     

    Y mis hermanos, no estamos tratando de asustar, o de manipular, simplemente estamos enseñando lo que la Santa Palabra de Dios enseña, alguien podría decir: “en esa iglesia enseñan condenación, dónde está el amor”. No, no tendríamos amor si no te advirtiéramos del peligro.

     

    Un doctor no sería un buen doctor si descubriera que tienes cáncer y no te lo dijera para no asustarte, y dijera: mejor no le digo, eso le va a traer muchos problemas en su casa, y van a empezar a pensar en la economía, y demás. Claro que tienen que pensar en eso y en muchas otras cosas más, sería desamoroso e irresponsable de parte del doctor no hablarlo. Y si te asusta y te lleva a Cristo, pues gloria a Dios.

     

    De la misma manera nosotros necesitamos advertir a la gente, aunque no nos crea, pero, entiende algo, esto no lo dicen los astros, o un pastor fanático, lo declara con toda claridad la Palabra de Dios. Por eso el Señor el día de hoy llama al arrepentimiento, a la reconciliación con Dios, ya lo dijimos, hoy es el día del hombre, pero ese día tiene caducidad. Vamos a leer algunos de los textos que hablan del día del Señor:

     

    Isa 2:12 Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;

     

    El mayor problema del ser humano es su soberbia, es su orgullo, el cual le engaña, le infla haciéndole creer que verdaderamente es el dios de su vida, el sustentador de su propia vida, que tiene control y demás, cuando no es así, lo único con lo que cuenta es con un libre albedrío de creer, o no creer a Dios, y decide creer la mentira y se llena de orgullo, y escupe a Dios en su cara.

     

    En el día del hombre, las personas tienen la libertad de juzgar a la verdad y decir: pues no creo, yo creo que, si Dios fuera lo que dice ser, sucedería esto, y lo otro, y haría aquello, en otras palabras, sería como yo y pensaría como yo. Pero, el día de hoy tenemos el resultado de una humanidad envanecida en total desastre que recibirá su castigo. Veamos otro:

     

    Isa 13:6-9 Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso. 7 Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre, 8 y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas. 9 He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

     

    Isa 13:10-13 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. 11 Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes. 12 Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre. 13 Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de Jehová de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.

     

    Eze 30:3 Porque cerca está el día, cerca está el día de Jehová; día de nublado, día de castigo de las naciones será.

     

    Joe 1:15 ¡Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso.

     

    Isa 63:4 Ha llegado la hora de cobrar venganza por mi pueblo; de rescatar a mi pueblo de sus opresores.

     

    Isa 61:2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;

     

    En el profeta Joel lo menciona 5 veces en Amos 2 veces, en Abdías 15, en Sofonías 2, en Zacarías 1, en Malaquías 1, en el NT es mencionado 4 veces, en Hechos 2:20, en 2 Tesalonicenses, en 2 Pedro.

     

    En 2 Pedro nos dice cómo la gente voluntariamente ignora este día:

     

    2Pe 3:3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.

     

    2 Pe 3:7-10 pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. 8 Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

     

    Mis hermanos, hay un momento en el cual comenzará el día del Señor, y este será disparado con el rapto de la iglesia, Para el rapto de la iglesia no hay señal alguna, pero no así para el día del Señor, dice Pablo:

     

    1 Ts 5:3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.

    En Mateo 24 tenemos una lista de cosas que irán sucediendo antes del día del Señor, y él lo llama el principio de dolores, asemejándolo a los dolores de parto, ¿cómo son estos? No me pregunten, nunca los he sentido, pero sí nos ilustran la manera en la que se van desarrollando los eventos.

     

    Algo que tienen los dolores de parto es que son progresivos en dos sentidos: 1º Cada vez son más seguido y cada vez son más dolorosos, pero llega un momento en el que el parto es inevitable, y es cuando llega el dolor más espantoso para la mujer.

     

    Muchos han dicho que equivale a romperse 30 huesos del cuerpo al mismo tiempo. Mujeres, aquellas que han tenido partos y en especial partos naturales pueden hablar del momento tan doloroso del trabajo del parto y del parto en sí mismo. Y es lo que vamos viendo, el Señor dijo:

     

    Mat 24:6-8 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. 7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. 8 Y todo esto será principio de dolores.

     

    Lo vimos la semana pasada primero la iglesia tiene que ser raptada, luego de esto aparecerá un hombre poseído por Satanás, dice en la Palabra:

     

    Dan 7:8 Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas.

     

    2 Ts 2:3 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

     

    Y comenzará este último período de 7 años, este kairós donde surgirá este hombre de carisma, encanto, persuasión, brillantez, autoridad e implacable, que parecerá ser el líder que el mundo desesperado estaba anhelando, él va a unificar al mundo bajo su liderazgo, y logrará una corta era de 3 años y medio de paz, y de prosperidad política y económica en el mundo entero.

     

    Hará un pacto con Israel de 7 años, al punto que ellos creerán que él es su mesías esperado. Hoy en día nadie puede esperar que el templo de Israel sea reconstruido porque justo ahí está la cúpula de la roca de los musulmanes, sin embargo, si tú vas hoy a Jerusalén podrás ver que hay una organización dedicada al nuevo templo de Jerusalén que todavía no existe.

     

    Los judíos pueden ir ahí a comprobar su genealogía para saber si son de la tribu de Levi y pueden servir como sacerdotes, ahí está todo lo necesario para volver a ofrecer sacrificios, incluso ya están produciendo la oveja roja, y los animales para los sacrificios, y toda esta es gente que no cree en el NT, pero, el escenario se está conformando poco a poco. Dios es soberano.

     

    Pues este hombre logrará la paz y el templo se construirá, y a la mitad del tiempo, a los tres años y medio se quitará la máscara y revelará quién es él, exigirá adoración del mundo entero, mientras que el juicio de Dios sobre esta tierra, el día del Señor estará llevándose a cabo.

     

    Todo esto lo puedes ver en Apocalipsis del capítulo 6 al 19 donde los sellos, serán abiertos, las copas derramadas y las trompetas tocadas, todo eso es ciertísimo que llegará. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 5:3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.

    Es impresionante nuestra capacidad de auto engaño, somos capaces de asegurar que somos suficientemente buenos como para que Dios nos perdone sin Cristo, o para decir: todo va a estar bien, no te preocupes de nada, y a ese auto engaño le llamamos valor.

     

    Pero, como ya lo leímos, será como en los días de Noé, o de Lot, la gente sigue pensando: mañana voy a hacer esto o lo otro, el año que entra voy a completar tal cosa, y más le vale a Dios que me ayude, pero, dice la Palabra:

     

    Pro 16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.

    A pesar de los dolores de parto progresivos, de pronto llegará el trabajo de parto y ahí ya será demasiado tarde, llegará la destrucción, la ruina, la perdición, en un momento. Cuando llegó el juicio para Sodoma y Gomorra, nos muestra bien lo que la gente va a estar haciendo, confiada, entregada a su pecado, sintiendo que nada ni nadie los puede detener.

     

    Dos ángeles van a comprobar que la ciudad está lista para el juicio, llegan con Lot y él sabiendo lo que sucedía en esa ciudad, rápidamente los lleva a su casa, pero, dice:

     

    Gén 19:4 pero antes de que se fueran a dormir, todos los hombres de Sodoma, tanto jóvenes como mayores, llegaron de todas partes de la ciudad y rodearon la casa. 5 Y le gritaron a Lot: —¿Dónde están los hombres que llegaron para pasar la noche contigo? ¡Haz que salgan para que podamos tener sexo con ellos!

     

    ¿Te das cuenta? Lot todavía les dice: no lo hagan les doy a mis hijas, son vírgenes; ellos dicen: no, qué aburrido, nunca hemos estado con ángeles. Y dice que aún después de que los ángeles los dejan ciegos no se cansan y siguen en su intento por tener lo que quieren. Después Lot sale a avisarle a sus conocidos, y dice que nadie le cree. Todos sentían paz y seguridad.

     

    Finalmente, los ángeles por pura misericordia los ángeles tienen que sacar arrastrando a Lot, a su esposa y a sus hijas, finalmente el corazón de su esposa estaba tan arraigado al mundo que prefiere morir con Sodoma que quedarse sin su idolatría. Y cae el fuego sobre la ciudad,

     

    Gén 19:24 Enseguida el SEÑOR hizo llover de los cielos fuego y azufre ardiente sobre Sodoma y Gomorra. 25 Las destruyó por completo, junto con las demás ciudades y aldeas de la llanura. Así arrasó a todas las personas y a toda la vegetación;

     

    Ellos decían paz y seguridad, ¿quién nos molestará? Y llegó la destrucción repentina. Y checa otra evidencia más de que nosotros no estaremos ahí, dice Pablo dos expresiones: cuando digan, y caerá sobre ellos. Más abajo nos dirá que el Señor no nos ha puesto para ira, ya lo dije, es inconsistente que el Señor quiera golpear a su iglesia junto con el mundo, por eso dice Pablo:

     

    1. Hijos de luz es lo que somos, y andar despiertos y ser sobrios es el resultado.

    1 Ts 5:4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. 1 Ts 5:5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

     

    Una vez más, pablo les dice a los tesalonicense: “más vosotros, hermanos”, es decir, como hijos de Dios nosotros no experimentaremos el día del Señor. Y Pablo hace un contraste entre los que están en tinieblas y son hijos de la noche y de las tinieblas y los que son hijos de luz y andan de día, esa es la clave. ¿A qué te refieres Pablo? ¿Se acuerdan en Colosenses?

     

    Col 1:12-13 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

     

    Hermanos, está hablando del reino de Satanás, el cual es un reino de tinieblas, ¿qué tipo de tinieblas? Tinieblas morales, intelectuales. Ya lo hemos visto muchas veces, el mundo no sabe a dónde va, no piensa bien, aborrece a su creador, le ha dado la espalda.

     

    Por lo tanto, está ciego moralmente, sumergido en pecado, a lo bueno le llama malo y a lo malo bueno, es un triunfo el que sencillamente me dejen hacer lo que me da la gana y que nadie me diga nada, aunque en el proceso atropelle los derechos de un bebé antes de nacer. Está ciego intelectualmente, al no saber lo que es verdad, y no hacer lo que es correcto.

     

    La Palabra dice que los hombres amaron más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas, no solo están en tinieblas porque no conocen la verdad, sino porque aman la maldad. ¿Se acuerdan en Efesios 4?

     

    Efe 4:17-19 Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos. 18 Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él. 19 Han perdido la vergüenza. Viven para los placeres sensuales y practican con gusto toda clase de impureza. (NTV)

     

    Andar en tinieblas es vivir y pensar como la gente que no conoce a Dios, por eso es tan importante que constantemente cheques tu conducta, y más allá tus pensamientos, tus apetitos, ¿sigues aferrado a tus ídolos? ¿Qué es lo que realmente ocupa tu mente y te hace sentir completo, feliz, seguro? ¿Son las propuestas engañosas de este mundo la filosofía humanista, homosexual, fornicaria de este mundo?

     

    ¿Qué música escuchas y disfrutas y no puedes vivir sin ella? ¿Cómo te diviertes? ¿Cuáles son tus hobbies? ¿Quiénes son tus amigos sin los cuales no puedes vivir ni sentirte bien? Ten cuidado, constantemente el mundo quiere distraerte y más allá quiere seducirte con sus deseos, por eso Juan nos dice:

     

    1Jn 2:15-17 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

     

    ¿De veras crees que vale la pena pretender ser feliz solo dándole a tu naturaleza pecaminosa lo que te pide? Recuerda, destrucción repentina, no vale la pena.  Este mundo está en tinieblas, por eso no pueden ver la luz, dice en 2 Cor:

     

    2 Co 4:4 Satanás, quien es el dios de este mundo, ha cegado la mente de los que no creen. Son incapaces de ver la gloriosa luz de la Buena Noticia. No entienden este mensaje acerca de la gloria de Cristo, quien es la imagen exacta de Dios. (NTV)

     

    Hermanos, nosotros no somos hijos de las tinieblas, las tinieblas serán juzgadas y no habrá valido la pena. Si hemos creído en Cristo, se supone que la luz nos ha resplandecido, y en tal caso no tenemos nada que temer, dice la Palabra:

     

    2 Co 4:6 Pues Dios, quien dijo: «Que haya luz en la oscuridad», hizo que esta luz brille en nuestro corazón para que podamos conocer la gloria de Dios que se ve en el rostro de Jesucristo.

     

    Juan escribió:

    1 Jn 1:5-7 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; 7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

     

    Jesucristo dijo:

    Jua 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

     

    Pedro también nos recordó que antes estábamos en ignorancia, en tinieblas intelectuales, pero que ahora nos ha resplandecido la luz, por lo tanto, debemos decidir consagrarnos a nuestro Señor:

     

    1 Pe 1:14-17 Por lo tanto, vivan como hijos obedientes de Dios. No vuelvan atrás, a su vieja manera de vivir, con el fin de satisfacer sus propios deseos. Antes lo hacían por ignorancia, 15 pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. 16 Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo». 17 Y recuerden que el Padre celestial, a quien ustedes oran, no tiene favoritos. Él los juzgará o los recompensará según lo que hagan. Así que tienen que vivir con un reverente temor de él mientras sean «extranjeros en la tierra».

     

    Se supone que los creyentes vivimos en una esfera completamente diferente a los que van a ser sorprendidos con el día del Señor, nosotros somos nuevas criaturas, nuestra vida está escondida en Cristo. Y seremos arrebatados, y no participaremos de este día tan terrible. Nuestra manera de vivir es diferente a la de la gente que no conoce a Cristo y que no le espera, dice Pablo.

     

     

     

     

     

    1 Ts 5:6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. 1 Ts 5:7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.

    Alguien dormido, es alguien con indiferencia espiritual, viviendo temerariamente como si no fuera a haber un juicio. Y Pablo dice: los que somos de día no se supone que dormimos, la gente duerme durante la noche, si eres de la noche, entonces será normal que nos solo estés como dormido, sino como en coma espiritual, indiferente a la verdad.

     

    Velar, o estar dormido, aletargado, ¿de qué se trató la prédica? Pues de Cristo, pues, quién sabe, pero qué bendición. Aletargados espiritualmente, sin entender la verdad, ni tampoco con interés de quererla entender.

     

    Pero aquellos que andan de día, no solo están despiertos, sino que están alerta. Es mejor que no tomes tu auto y te metas al freeway sonámbulo, o somnoliento, vas a chocar, puedes morir o matar a alguien. Es igual, mis hermanos nosotros si estamos en luz, si somos hijos de luz, entonces podemos entender la verdad, y amamos, anhelamos andar en ella.

     

    Y utiliza otros dos términos: embriagados o sobrios. Los que andamos de día estamos libres de la influencia de bebidas alcohólicas. ¿Cómo actúa alguien alcoholizado? Sin control, sin freno, sin vergüenza, sin responsabilidad, puede atentar contra su propia vida al manejar en ese estado, al no parar aun sabiendo que puede perder la vida, es alguien esclavizado al apetito de su cuerpo que le pide más y más.

     

    ¿Cómo actúa alguien sobrio? En primer lugar, tiene sus cinco sentidos disponibles, lleva una vida seria, no disipada, equilibrada, calmada, cuida las prioridades en su vida, es confiable, responsable, prudente, etc.

     

    Tanto dormir como embriagarse se hacen de noche, dormir tiene que ver con una indiferencia pasiva, y embriagarse con el pecado activo, los dos son características de alguien que no le ha amanecido que está todavía en tinieblas. Pablo escribió:

     

    Rom 13:10-12 El amor no hace mal a otros, por eso el amor cumple con las exigencias de la ley de Dios. 11 Esto es aún más urgente, porque ustedes saben que es muy tarde; el tiempo se acaba. Despierten, porque nuestra salvación ahora está más cerca que cuando recién creímos. 12 La noche ya casi llega a su fin; el día de la salvación amanecerá pronto. Por eso, dejen de lado sus actos oscuros como si se quitaran ropa sucia, y pónganse la armadura resplandeciente de la vida recta.

     

    Rom 13:13-14 Ya que nosotros pertenecemos al día, vivamos con decencia a la vista de todos. No participen en la oscuridad de las fiestas desenfrenadas y las borracheras, ni vivan en promiscuidad sexual e inmoralidad, ni se metan en peleas, ni tengan envidia. 14 Más bien, vístanse con la presencia del Señor Jesucristo. Y no se permitan pensar en formas de complacer los malos deseos.

     

    Una vez más, piensa en el contraste, hijos de la noche, de las tinieblas, hijos de la luz, del día, estar dormido, embriagado, estar velando, despierto, siendo sobrios, ¿qué caracteriza tu vida? Y dice:

     

    1 Ts 5:8a Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios,

    Sigue Pablo con los contrastes, dice: “pero, nosotros somos del día”. Es decir, mi hermano, mi hermana, no queda duda, sé que al ser descuidados podemos terminar haciendo obras de las tinieblas, o de pronto aletargarnos, pero, Dice Pablo: hermanos ustedes y yo, somos del día, podemos ser sobrios, debemos ser sobrios.

     

    Por en cuanto a nuestra santificación, en cuanto a andar en pureza a los creyentes no encontramos en la Biblia verbos como: si pueden, poco a poco ahí llévenla y un año de estos pues ya lo lograron, si este año hicieron bien un 20% van bien.

     

    No, eso no dice la Biblia de nosotros porque no es en nuestras fuerzas, somos nuevas criaturas, el Espíritu de Dios que levantó a Jesucristo de los muertos vive en nosotros, está listo para fortalecernos, para transformarnos, para libertarnos, sin importar cuál haya sido nuestra adicción, nuestra debilidad.

     

    Por eso la Biblia dice:

    Efe 4:22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 Y, en cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. 24 Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo. (NTV)

     

    Efe 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. (RVR60)

     

    Efe 4:31-32 Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia. 32 Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. (NVI)

     

    Efe 5:9-15 (el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad) 10 y comprueben lo que agrada al Señor. 11 No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas, 12 porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto. 13 Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible, 14 porque la luz es lo que hace que todo sea visible. Por eso se dice: «Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo.» 15 Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, (NVI)

     

    Estos son los verbos en cuanto a lo que debemos hacer, dejen, abandonen, desháganse, límpiense, quítense, presenten, ya no anden, ¿por qué? Porque es lo que somos, es nuestra identidad, la religión, y te amenaza y te obliga a hacer cosas que no son lo que realmente quieres, que están muy alejadas de ti.

     

    Lo mismo el moralismo, el cual te obliga a verte bien delante de la gente, tienes que convencer a la gente de que eres decente, buena persona, no tan mala, pero ambas cosas están fuera de ti, amabas cosas cansan y realmente no te ofrecen libertad.

     

    Por eso no se trata de lo que haces, sino de quién eres, si eres mexicano comerás chile y le podrás limón a todo, en general, si eres argentino dirás vos y che, puedes imitar conductas, aprender inglés, pintarte el pelo de güero, ponerte pupilentes, pero, eso no te hace anglosajón.

     

    Lo mismo nosotros los creyentes, somos hijos de Dios y eso se manifiesta, y si no es así, pues revisa tu fe, quizá solo estés viviendo una religión, o estés intentando en tus fuerzas imitar una conducta que realmente no está en tu corazón, que no es parte de ti, pero el juicio viene, deja de pretender, deja de actuar, deja la hipocresía.

     

    Mejor entrégate a Jesucristo hoy, y deja que él te transforme cuando tú verdaderamente creas en él y le entregues tu vida. Por eso dice somos del día, nosotros, la familia de Dios, sencillamente seamos sobrios. No te entregues a tu naturaleza pecaminosa, no des rienda suelta a tu carnalidad, pelea contra ella, ella no es tu dueña, no es tu señora para que te esclavices a ella voluntariamente. Por eso dice Pablo:

     

    1 Ts 5:8b habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

    Pablo nos recuerda: somos soldados y necesitamos traer las armas de la luz, pertenecemos al reino de la luz y estamos protegidos. Y me encanta que el tiempo gramatical es algo que ya hicimos, que estamos haciendo y que seguiremos haciendo.

     

    La coraza del soldado cubría los órganos vitales, como un chaleco antibalas lo haría ahora, el yelmo es ese casco que cubre la cabeza, como el casco de un jugador de futbol americano, o un motociclista.

     

    La fe, el amor, la esperanza de la salvación es lo que nos protege frente a nuestro enemigo Satanás, quien está listo para engañarnos, para hacernos caer de nuestra firmeza, y aletargarnos e invitarnos a embriagarnos.

     

    La fe, la cual es esta confianza plena en la verdad de Dios, en su Palabra, confianza en su poder, en su plan, en sus promesas, en su amor, la cual nos da esta creencia firme de que Dios completamente confiable en todo lo que él es, en lo que él dice y hace.

     

    De manera que, si llega Satanás con sus propuestas mentirosas, de que él me puede hacer feliz, de que Dios me quiere quitar algo y nunca me va a hacer feliz, de que si digo la verdad, si ando derecho en todo, si perdono, si hago lo que es correcto voy a vivir una vida incompleta, aburrida e infeliz, añorando lo que sí me haría feliz: el pecado.

     

    Nada que ver, Satanás jamás nos ha cumplido, ni nos cumplió, ni nos cumplirá, lo mismo el satisfacer nuestros deseos pecaminosos, siempre fuimos defraudados por nuestro perverso corazón y siempre quedamos en las más densas tinieblas, amargados, defraudados, en miseria, infelices, incompletos.

     

    Nuestros ídolos nos dieron muy poco y siempre nos cobraron caro, el ir a sus altares siempre implicó dejar ahí una parte de nosotros mismos.

     

    Tener fe, por el contrario, implica creer la verdad, confiar en ella, hacer decisiones de verdad y para la verdad, las cuales nos protegen y finalmente nos dan lo que prometen, porque Dios no cambia, porque él es bueno, porque solo él es el creador del gozo, de la felicidad, de la plenitud, no Satanás, no los deseos pecaminosos.

     

    El amor, amor por la verdad, amor por Dios, amor por mi prójimo, el verdadero creyente está cubierto con él, con él cubre las faltas, no las expone, con el amor de Dios se sacrifica por su hermano, no mira por lo propio, dice la Palabra:

     

    Rom 13:8-10 No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

     

    Toda la ley de Dios se resume en amar a Dios sobre todas las cosas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Solo andando en amor, obedeciendo en respuesta al amor de Dios es que puedo verdaderamente experimentar libertad, la libertad de obedecer, de bendecir, de vivir para los demás y no para mi mismo y hallar en eso el secreto de la vida plena y feliz.

     

    Con el amor de Dios, estoy protegido del amor al dinero, raíz de todos los males, del amor a mí mismo, raíz del orgullo y la soberbia, todo lo cual me lleva al pecado y a andar de noche, cuando soy del día.

     

    El casco de la esperanza de la salvación, más que hablar de lo que pasó cuando fuimos rescatados, lo cual es maravilloso y debería también ser parte de nuestra inspiración y motivación para vivir para él, está hablando de todo lo que vimos al principio, Cristo viene, la redención está por suceder, estamos esperando la gloria que en nosotros se va a manifestar, seremos semejantes a él porque le veremos.

     

    Estamos esperando que nuestro Señor cumpla su promesa: no teman, voy a prepararles lugar y cuando todo esté listo vendré para tomarlos conmigo para siempre, por eso dice Juan:

     

    1Jn 3:2-3 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

     

    Mis hermanos un creyente genuino, es hijo de luz, del día, es sobrio, está alerta, velando, está procurando estar vestido de fe, de amor, de esperanza, es lo que somos. Me gusta lo que dice Jhon McArthur:

     

    Cuando la fe es débil, el amor se enfría. Cuando el amor se enfría, la esperanza se pierde. Y si la promesa divina de nuestra gloria futura es débil, entonces quedamos vulnerables a la tentación y al pecado. Solamente vistiendo con firmeza la coraza de la fe y del amor y el yelmo de la esperanza de la salvación, pueden resistir con eficacia el ataque de las fuerzas de la oscuridad. Y Pablo nos da la razón más alta de ser luz y andar como de día:

     

    • Nuestro destino y la voluntad de Dios para nuestras vidas debe ser la máxima razón de andar de día y no de noche.

    1 Ts 5:9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

    ¿Te preguntas porqué como cristiano necesitas morir a ti mismo, negarte a los deseos de tu carne, de tus ojos y la vanagloria de la vida? ¿Te preguntas porqué sencillamente no vivir como todo mundo vive? Esta es la respuesta, Dios no te destinó para ira. Dios no nos destinó para ira, él tiene un plan y nos escogió desde antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos y sin mancha.

     

    Dios creó un mundo perfecto, dio libre albedrío, la humanidad le dio la espalda, y en su plan estaba el redimir a la humanidad, no creando un súper héroe, o un sistema de pago con planetas o algo así, sino que él mismo cargó con lo más caro del costo, él se despojó a sí mismo y tomó nuestra forma, y murió en nuestro lugar.

     

    Hay dos aspectos de Dios que no debemos dejar de ver, y que incluso no debemos dejar de predicar, Dios es amor, su amor es maravilloso, está lleno de paciencia, de misericordia, de perdón, de ternura, de todas las cosas buenas que te puedas imaginar.

     

    Pero, también Dios es justo, y él de ningún modo dará por inocente al culpable, por toda la Biblia hallamos la realidad de que Dios va a juzgar a los impíos. En Romanos 1 nos dice que su ira se revela contra toda impiedad de los hombres que obstruyen con su injusticia la verdad, la justicia, lo que es bueno.

     

    Ya lo vimos al principio,

    Rom 9:22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,

     

    Dios está sosteniendo pacientemente esa copa, la cual se sigue llenando, pero que no está muy lejos el día en el que la derramará, dice en Apocalipsis sobre aquellos que amaron la maldad:

     

    Apo 14:9-10 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;

     

    Apo 16:19 Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.

     

    Dios no sería justo si no castigara la maldad, y si a nosotros, aún en nuestra justicia torcida no nos gusta que el malvado se salga con la suya, ¿cuánto más Dios?

     

    Pero me encanta lo que dice: Chuy, Rocío, cada uno de ustedes que ha creído, que se ha entregado a mí, no los destiné para ira, no los pensé para ira, no tienen nada que temer, mi ira será derramada para aquellos que me rechazan.

     

    Acuérdate, no se trata de buenos y malos, nadie es bueno, el estándar es perfección, si pecaste una vez, si mentiste una vez, si envidiaste una vez, ya eres reo de muerte, mereces toda la ira de Dios sobre ti. Y créeme no fue solo una vez, desde que naciste ya traías en ti la naturaleza pecaminosa, porque naciste como hijo de Adán, y los hijos de Adán mueren.

     

    Uno de cada persona muere, esa es la prueba, todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios, la religión no nos salva, ser moralistas tampoco nos salva, sino el creer en Jesucristo, el confiaren él, en reconocer mi maldad y el reconocer que él tomó mi lugar, que sufrió mi castigo, que venció a la muerte resucitando al tercer día, que en él tengo perdón de pecados, reconciliación, y todas las promesas de salvación y resurrección, él lo hizo posible, es su obra consumada y está por regresar.

     

    Él te destinó a ti que andas de día, velando, sobrio, para ser salvo por medio de Jesucristo, por eso dice:

     

    1 Ts 5:10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.

    Cristo murió por nosotros su muerte satisfizo las exigencias de justicia y santidad de Dios, él pagó por completo la pena por los pecados de cada creyente. Nuestro Señor Jesucristo experimentó toda la furia de la muerte en todas sus dimensiones cuando “llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia”. 1 Pedro 2:24

     

    De manera que, su muerte transformó nuestra muerte en sueño, nuestro Señor hizo que la muerte cambiara su nombre para los cristianos, es el dormir del cuerpo. Recuerden no solo somos un cuerpo, o un alma, somos cuerpo, alma y espíritu.

     

    Y cuando los creyentes morimos, nuestro espíritu va inmediatamente a la comunión consciente con nuestro Señor, pero, nuestros cuerpos quedan dormidos temporalmente en la tumba, a la espera del arrebatamiento.

     

    Por eso dice Pablo: sea que estemos vivos, viviendo de día, velando, o sea que ya hayamos dejado nuestro cuerpo en esa tumba en espera, Dios nos creó, nos salvó, y nos resucitará para vivir eternamente junto a él.

     

    Ese es el cielo hermanos, para esto fuimos destinados, esta es la razón por la cual decidimos santificarnos para nuestro rey, es la razón por la que muchos mártires dieron si vida y la están dando justo en este momento, por esta realidad.

     

    Cristo lo hizo posible, él es nuestra esperanza, por eso vivimos para él o morimos para él, no sé de qué se trate tu cristianismo, espero que sea esto, porque si tu fe se trata solo del aquí y del ahora, es muy pobre, y no se sostendrá, para el creyente lo mejor está por venir, por eso Pablo cierra:

     

    1 Ts 5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

    Esta es la clave de este tema en esta carta, Pablo quería animar a los tesalonicenses, darles razones de sobra para seguir adelante a pesar de las pruebas, de las persecuciones, de los problemas, de las enfermedades. Dice Pablo:

     

    Confórtense, aliéntense, amonéstense, consuélense, exíjanse con estas verdades. No se den falsas expectativas con cosas de este mundo. Si bien todas las cosas Dios nos las da en abundancia, incluyendo lo que necesitamos para vivir una vida llena de paz y de plenitud, nos da contentamiento para esta vida a pesar de situaciones, estas realidades son las únicas que nos pueden mantener de pie en cualquier situación.

     

    Y dice edifíquense unos a otros, construyan sus vidas sobre estas verdades, pónganlas como el cimiento, como la roca firme de su fe, de sus familias, de sus convicciones, edifiquen sobre estas verdades porque solo así se sostendrán delante de las lluvias, los vientos y los ríos con los que este mundo y sus filosofías nos embisten.

     

    Hermanos, jamás creceremos firmes como verdaderos cristianos fuera de estas realidades. Y me encanta cómo Pablo dice: así como ya lo están haciendo, ¿te das cuenta? Una vez más, esto es lo que hace alguien que anda de día, velando, sobrio, como hijo de luz. Es alguien que edifica su vida sobre realidades eternas.

     

    Por lo tanto, yo quiero terminar preguntándote, ¿estás en luz o en las tinieblas? ¿Eres hijo del día o de la noche? ¿Cómo estás viviendo sobriamente o como un borracho espiritual, y quizá literal? ¿Estás dormido, aletargado a las cosas espirituales, lo que es más, estás en coma espiritual? Entonces despiértate tú que duermes y levántate de los muertos y te alumbrará Cristo. Y termino con este texto:

     

    2 Pe 3:11  Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

     

    La Biblia entre muchas otras cosas fue escrita para amonestarnos hermanos, pongamos atención, el día del Señor no tiene que encontrarnos a nosotros como ladrón en la noche. Dios no nos destinó para ira, ¿qué vas a hacer? ¿Qué vamos a hacer?

     

    La luz en las tinieblas resplanece y las tinieblas no prevalecen contra ella, asi alumbre nuestra luz delante de los hombres. Resplandecemos como luminares en este mundo en tinieblas.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Feb 5, 20171 Tesalonicenses 4: 13-18 ” La esperanza del creyente “
    Feb 5, 2017
    1 Tesalonicenses 4: 13-18 ” La esperanza del creyente “

    LA ESPERANZA DEL CREYENTE

    1 Tesalonicenses 4:13-18

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, haciendo de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado violentamente de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Y estando ahí Pablo les predica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, y Pablo y su equipo son forzados a salir de la ciudad.

     

    Y en estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace en Tesalónica convirtiéndose en una plataforma de donde la fe se extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya.

     

    Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, y desde ahí preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, de manera que, Pablo escribe su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Propósito

    Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Los alienta en medio del crecimiento. 2º Los fortalece en medio de las dificultades. 3º Los exhorta a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Los instruye en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En esta carta encontramos mucho aliento de que vale la pena responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, al amor de Dios porque esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    También encontramos en esta carta un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, en qué consiste una fe viva y real. Hemos visto en qué consiste el servicio, el liderazgo bíblico, el corazón del servidor, su amor, su dedicación, su esperanza para los que discipula, lo cual es llevarlos a la madurez, y verlos victoriosos en Cristo.

     

    La semana pasada vimos que Dios nos llama a la pureza en medio de una cultura por demás torcida y depravada de la que éramos parte; nos mostró cómo tenemos razones de peso para no conformarnos a este mundo. Aprendimos que la fe genuina desembocará en un deseo por ser santos, ya que a eso nos llama nuestro Padre que es santo.

     

    Vimos que la santidad es algo que agrada a Dios y es un proceso continuo, no un hecho pasado de una sola vez. Que la santidad es un llamado divino, es una posición de privilegio, no es un logro carnal. Que la santidad no solo se trata de lo que no debo de hacer, sino de lo que estoy llamado a hacer y perseverar en ello más y más.

     

    El día de hoy Pablo entra en el cuarto de los propósitos de su carta, instruirlos en medio de la confusión con respecto al regreso de nuestro Señor Jesucristo. Él solo tuvo tres semanas para hablarles del Evangelio el cual incluye la resurrección el cual es un tema importantísimo y además extenso. Sin duda Pablo les enseñó acerca de la resurrección, en el capítulo 1 les dice:

     

    1 Ts 1:9-10 porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, 10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

     

    Y en el capítulo les dice:

    1 Ts 2:19 Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida?

     

    En el capítulo tres no es la excepción, les dice:

     

    1 Ts 3:12-13 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, 13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

     

    Los tesalonicenses sabían con certeza que el Señor regresaba, pero, se quedaron con dudas y preocupados por lo que sucedería con aquellos cristianos que ya habían partido con el Señor, había cosas que no tenían claras.

     

    Había persecución, quizá algunos estaban siendo muertos por su fe, otros quizá murieron por enfermedad o por muerte natural, y ellos pensaban: Ok, viene Cristo, pero entonces, ¿ellos ya se lo perdieron? ¿Ya no van a poder disfrutar de la resurrección porque se fueron antes que sucediera?

     

    Y Pablo se da a la tarea de explicarles a estos jóvenes creyentes acerca de lo que sucederá cuando Cristo venga, no es un tratado de escatología, lo cual es el área de la teología que estudia los tiempos del fin, sino que les da esta explicación para darles confort, consuelo y esperanza. Por eso yo titulé este mensaje: LA ESPERANZA DEL CREYENTE. 1 Tes 4:13-18 Demos lectura.

     

    Tal vez hayas escuchado acerca del rapto, de hecho, se han hecho películas, la más reciente es la que hizo Nicolas Cage, que se llama dejados atrás, de hecho, hubo un tiempo y quizá todavía que se usaron calcomanías en los autos que decían: “en caso de desaparecer este auto quedará sin control”.

     

    Este tema es uno de los temas más motivantes y esperanzadores que un cristiano pueda tener, porque es la meta final de nuestra carrera como creyentes, es nuestra graduación; imagínate, finalmente dejar de batallar con ese cuerpo de muerte, ver todas las promesas de Dios cumplidas, será un momento en el que ya no viviremos por fe, sino que, veremos físicamente las promesas de Dios cumplidas en nosotros.

     

    Y esto por supuesto que no es nuevo, por muchos años la iglesia ha sido animada y estimulada por este tema, aunque al mismo tiempo es un tema controversial.

     

    Por ejemplo, si estás escuchando esto por primera vez y nunca habías leído tu Biblia, y leerás que ella habla de que en un momento seremos transformados, y que en algún lugar de esta atmósfera nos encontraremos con el Señor en el aire, te pueda sonar como película de ciencia ficción, y digas: “eso suena raro, estos cristianos quien sabe qué se fumaron, suena tonto”.

     

    Pero, ¿qué crees? La Escritura lo enseña claramente, Cristo mismo lo prometió, él regresará por nosotros y puede ser en cualquier momento, quizá ahora mismo, quizá cuando el ministro le esté diciendo a mi hija: y los declaro marido y muj…..zooom. El rapto.

     

    Pero, la realidad es que este tema, debe llenar de esperanza, de aliento, y de consuelo a la iglesia, a todo creyente. Y checa mi hermano, viendo la situación en el mundo, su decadencia, cómo ha ido en moralmente en declive, viendo en lo que se ha convertido, la realidad es que el regreso de Cristo es una necesidad.

     

    Los gobiernos, ni las naciones unidas funcionan, la monarquía no funciona, el socialismo mucho menos, y ¿qué crees? Tampoco la democracia, y nos damos cuenta que lo único que funcionaría sería una teocracia, donde el creador de todo, Cristo el regrese y se encargue de acomodar todo este desastre.

     

    Checa las predicciones de los supuestos “expertos” siempre son catastróficas, un mundo consumido de energía, sin recursos naturales, hay que irnos a la luna, o buscar otro planeta, y claro, porque este mundo está en decadencia.

     

    Pero ¿qué crees? Hay un libro donde el Dios de la creación se ha revelado al hombre llamado la Biblia, y en ella puedes encontrar la verdad de la humanidad, ahí está escrita nuestra historia, nuestro pasado, nuestro presente, y nuestro futuro.

     

    Y esta única fuente confiable que ha probado ser ni más ni menos que la Palabra misma del Dios vivo nos dice que esto no va a ocurrir, nos explica que el creador de todo tiene un plan, y que está por intervenir, y todo será lo que él planeó de antemano, y que el reloj está caminando y hacia allá se está moviendo la historia.

     

    Jesucristo mismo, quien partió la historia en dos, quien murió, pero resucitó y hoy vive, prometió que él regresaría por su iglesia. Checa en Juan 14, como justo después de hablarles de su muerte en la cruz ellos quedan destrozados y desesperanzados, pero el Señor les dice:

     

    Jn 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Mis hermanos, esta esperanza del regreso de nuestro Señor genera en la iglesia una expectación por este día. Y es lo correcto, porque el Señor nos llama a vivir en una anticipación de su regreso.

     

    1. S. Lewis, el autor de libros como las Crónicas de Narnia escribió: en gran parte porque la que la iglesia ha dejado de pensar en el otro mundo, es que ha llegado a ser tan poco efectiva en este. Cuando la Biblia una y otra vez nos dice que somos ciudadanos de un reino celestial, que en forma espiritual ya está aquí y se vive en la iglesia, pero que estará físicamente en este mundo, conquistando lo que de por sí era del rey, venciendo al reino de las tinieblas.

     

    Y es lo que veremos en este texto un evento futuro, de profecía, y gracias a la profecía los cristianos tenemos una ventaja sobre los no cristianos, que, a pesar del sufrimiento, la persecución podemos perseverar con esperanza porque conocemos el final.

     

    Los creyentes en Cristo Jesús no tenemos que estar adivinando o dependiendo de las predicciones de Walter Mercado o cosas peores, nosotros sí tenemos las respuestas. Tenemos las promesas firmes, no adivinaciones vagas de gente de dudosa reputación, no son horóscopos.

     

    Lo que es más ni siquiera es como la predicción de un meteorólogo que calcula por medio del satélite y el movimiento del aire frío y caliente. No mis hermanos, la biblia no adivina, imagínate si habla a detalle de muchas cosas en la historia antes de que sucedieran, de la misma manera, nos habla a detalle de nuestro futuro. Y Pablo comienza:

     

    1. Sin un futuro claro, no hay esperanza.

    1 Ts 4:13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.

    Lo último que quiere Dios es que estemos en ignorancia, claro, el principio de la sabiduría es el temor del Señor, pero, él anhela comunicarnos verdades, darnos lo mejor, para vivir de acuerdo a su voluntad en este mundo, y uno de los temas de mayor ignorancia es este, junto con los dones del Espíritu donde Pablo también nos dice: “no queremos que estén ignorantes”.

     

    Yo te animo a que estudies la Biblia, no te quedes solo con lo que un maestro te dice, o con escuchar conferencias y conferencias, eso siempre será lo que Dios le habló a otros, lo cual es muy útil y además una gran bendición, pero nada puede sustituir el estudio individual de la Palabra. Dios quiere hablarte a ti, lo que escuches de otros lo podrás creer y recibir, pero, lo que tú descubras se convertirá en tu convicción.

     

    Y Pablo les dice: no quiero que ignoren de los que ya murieron. Qué importante, ¿qué sucede después de la muerte? La Biblia nos lo explica, hay un Dios eterno que sabe exactamente lo que sucede y nos lo quiere informar.

     

    Ahora, dormir es un eufemismo, para referirse a la muerte del cuerpo, los griegos así se referían a sus muertos, porque hay una doctrina equivocada que piensa que cuando morimos caemos en una inconsciencia en la eternidad mientras se da la resurrección, pero este dormir no se refiere al sueño del alma, o a una inconsciencia en la eternidad mientras se da la resurrección, la Biblia no enseña eso, Pablo dijo:

     

    2 Co 5:6-9 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor 7 (porque por fe andamos, no por vista); 8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

     

    También el mencionó en Filipenses 1:

    Flp 1:21-23 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;

     

    El Señor mismo le dijo al ladrón en la cruz:

    Luc 23:43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

     

    De manera que, al momento de partir de este mundo inmediatamente estaremos presentes en el Señor, con conciencia total de quienes somos y de dónde estamos. También podemos ver esto en la parábola de Lázaro y el rico en Lucas 16, vemos al rico perfectamente consciente del dolor, el sufrimiento al punto de que pide que Lázaro vaya a avisarle a su familia que la Palabra es verdad.

     

    Y Pablo comienza diciendo: no se preocupen, hay esperanza; y no es que los creyentes no nos dolamos por la despedida de alguien a quien amamos, porque, aunque es algo maravilloso para los que se van porque estarán con Cristo, no es así para los que nos quedamos, quienes no estamos diseñados para este tipo de despedidas, y nos dolemos.

     

    De hecho, hay diferentes tipos de funerales, la muerte temprana de un niño o un bebé, es muy difícil, pero, hay esperanza en volverle a ver porque el reino de los cielos es de los niños, un funeral de un no creyente es terriblemente desesperanzador, no queda sino predicar el evangelio a la familia, porque fuera de Cristo no hay esperanza.

     

    Pero, en especial el funeral de un creyente es diferente, y más cuando muere lleno de años de haber caminado con el Señor, es más bien una graduación, una corta despedida, es alguien que ya llegó a casa antes que nosotros.

     

    Por eso Pablo comienza: hey tesalonicenses los creyentes sí nos dolemos, pero no tenemos que estar desesperanzados, tenemos una gran esperanza, y nos dice dónde está esta esperanza:

     

     

    1. La esperanza descansa en la resurrección de Cristo.

    1 Ts 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

    ¿En qué se basa esta doctrina del arrebatamiento, del rapto de la iglesia, de la resurrección? En primer lugar, en creer que Jesús murió, pero resucitó, é está vivo.

     

    Desde los tiempos de Cristo hasta hoy no hay duda de la existencia de Cristo, la misma historia está partida en dos por su causa, A. C. Y D. C.

     

    Hoy en día nadie puede negar de la existencia de Cristo en la historia, lo que siempre ha sido diabólicamente atacado es que Cristo haya resucitado, pero, hay evidencia abrumadora de la resurrección de Cristo.

     

    Por más reportajes que hacen y que encontraron la tumba de Cristo, es pura mentira, puedes encontrar los huesos de Mahoma, de Buda, pero no los de Cristo, porque él está vivo. Él resucitó de los muertos, miles y millones de testigos a lo largo de la historia, y aún hoy, ¿sabías que el número de mártires que han muerto en los últimos años rebasa el número de los mártires de toda la historia.

     

    Nadie muere por una mentira, nadie es capaz de perderlo todo, desde estatus, hasta ver a hijos siendo decapitados enfrente de ellos por la fe, solo si es verdad. La Palabra de Dios, la iglesia de Cristo a pesar de tanto ataque sigue de pie, 2000 años después levantando la misma verdad. Pablo mismo dijo en 1 Corintios:

     

    1 Co 15:3-8 Yo les transmití a ustedes lo más importante y lo que se me había transmitido a mí también. Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras. 4 Fue enterrado y, al tercer día, fue levantado de los muertos, tal como dicen las Escrituras. 5 Lo vio Pedro y luego lo vieron los Doce. 6 Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores* a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. 7 Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles. 8 Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo.

     

    Mis hermanos esto es el cristianismo, toda religión está basada en obras para que me vaya bien aquí, y que no me agarren las desgracias, pero la riqueza del cristianismo está en el futuro, no en el presente, no en este mundo, por eso esas doctrinas materialistas de decláralo para que sea tuyo y tengas tu mejor vida ahora, no encajan en lo que la Palabra de Dios enseña.

     

    Tan importante es la resurrección de Cristo que Pablo dice:

    1 Co 15:30-32 ¿Y para qué nosotros a todas horas pondríamos en peligro nuestra vida? 31 Pues juro, amados hermanos, que todos los días enfrento la muerte… 32 ¿Y qué valor hubo en luchar contra las fieras salvajes —esa gente de Éfeso — si no habrá resurrección de los muertos? Y, si no hay resurrección, «¡comamos y bebamos, que mañana moriremos!». (NTV)

     

    Y un poco antes menciona:

     

    1 Co 15:13-16 Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado. 14 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15 Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Pero eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos. 16 Y, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado. (NTV)

     

    1 Co 15:17-20 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18 En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19 Y, si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo. 20 Pero lo cierto es que Cristo sí resucitó de los muertos. Él es el primer fruto de una gran cosecha, el primero de todos los que murieron. (NTV)

     

    En otras palabras, Pablo les dice a los tesalonicenses: ustedes han creído en Cristo aquellos que murieron creyeron en Cristo y estamos esperando que lo mejor está por venir, Cristo resucitó, se levantó de los muertos, y así como él se levantó, los que murieron habiendo creído en Cristo también se levantarán. Jesús le dijo a María cuando Lázaro había muerto:

     

    Jua 11:24-26 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. 25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

     

    La Biblia está llena de promesas al respecto, por eso los creyentes tenemos esperanza, aun cuando los que amamos que están en Cristo se nos adelantan. Ahora, también es por eso es que tenemos urgencia de compartir el Evangelio, en especial a nuestra familia que no ha creído.

     

    No sé qué te preocupe de tu familia extendida inmediata, de tus hijos, tus padres, tus hermanos, tíos, primos, pero, espero que no sean solo cosas temporales, porque si ellos mueren sin Cristo no tendrán este privilegio, es solo para los que creen.

     

    Por eso pongámonos las pilas hermanos, salvación para nuestras familias es indispensable, para poder volver a verles y reunirnos con ellos.

     

    Y alguien pensará, pues sí, quizá el cielo es este lugar utópico y quizá Jesús dijo que no morirá eternamente, porque estará por siempre en nuestras memorias y, pues quién sabe.

     

    No, no es una existencia en la imaginación, es una realidad, es esperanza viva, no serán espíritus chocarreros sin cuerpo, sino una resurrección física, así como Cristo resucitó físicamente, él no era un espíritu, sino un cuerpo, diferente, pero era un cuerpo físico, así resucitarán todos los que murieron en Cristo. Y Pablo nos explica qué sucederá:

     

    • Cuando Cristo regrese la esperanza se consumará.

    1 Ts 4:15a Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor:

    En Palabra del Señor, es decir, Pablo está diciendo no son ideas humanas, no son mafufadas mías para manipularlos y aprovecharme de ustedes, es Cristo el que prometió, y dice:

     

    1 Ts 4:15b que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Otra versión lo dice así: 1 Ts 4:15 Les decimos lo siguiente de parte del Señor: nosotros, los que todavía estemos vivos cuando el Señor regrese, no nos encontraremos con él antes de los que ya hayan muerto.

     

    Pablo comienza diciéndoles, no tienen de qué preocuparse nosotros no veremos al Señor antes de los que ya murieron, ellos no se van a perder de experimentar la resurrección. Y nos da la clave, la venida del Señor.

     

    La palabra venida, o regreso, es la palabra

    parousía

    en griego, que significa estar, cercar, adviento, retorno; la presencia física de la segunda venida del Señor; su advenimiento, su presencia, su llegada.

     

    Parousía

    es un término oficial que se refiere a la presencia de un oficial superior, alguien de la realeza que llega y se hace presente en toda su realeza y esplendor. Literalmente está diciendo, la gloria esplendorosa visible de Jesucristo en su regreso, y dice cómo pasará:

     

    1 Ts 4:16a Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo;

    Finalmente, en este momento Cristo vendrá desde su trono a nuestro tiempo y espacio y ese día glorioso en que regresará por su amada iglesia llegará, y nos convocará a todos los santos, y la manera en la que describe este llamado es muy significativo.

     

    Dice, es Cristo mismo con voz de mando,

    Kéleuma

    , un grito de incitación, una orden de nuestro Señor, un grito de mando, como una orden militar, como un general llamando a sus tropas.

     

    Y dice, con voz de arcángel, es decir, uno de sus generales celestiales, también nos convocará. ¿Cómo será su voz? No lo sabemos, la nuestra es aire vibrando a través de las cuerdas vocales y resonando en nuestros huesos, pero Cristo no necesita de aire para hablar, quizá será como el ruido de muchas aguas como dice en Apocalipsis, no lo sabemos, pero será maravilloso

     

    Y dice con trompeta de Dios, claro que no se refiere a las trompetas de juicio de Apocalipsis 8 al 11, esta es la trompeta de Dios que convoca a su iglesia, en aquellos tiempos la trompeta se usaba para llamar a la guerra cuando había algún ataque, o para llamar a alguna celebración, o la que me gustó más, para anunciar libertad.

     

    Imagínate, el que dijo: sea la luz y fue, el que le dijo al mar calla y enmudece, y les dio los límites a los océanos y dijo de aquí no pasarás, el que le dijo a Lázaro: Lázaro, sal fuera, estando ya podrido de tres días de muerto, abrió los ojos, y todo su cuerpo sin vida, consumido por bacterias, recibió vida y fue funcional otra vez, así nosotros, su voz poderosa se escuchará y sucederá lo que dice en Jn:

     

    Jua 5:25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

     

    El punto de Pablo, es que Cristo en este momento ya no viene como el cordero sufriente, sino como el León de la tribu de Judá, viene como conquistador en todo su poder y autoridad, como el Rey y Señor de todo lo que existe, como el esposo de su iglesia que la llama a su presencia.

     

    Este detalle es algo muy importante hermanos, porque cuando Cristo venga no va a venir en una imagen en una tortilla, o en un árbol, o en una pared, o en un burro de planchar, o en una hermosa formación de nubes en el cielo y que digas, mira clarito ahí se le ve la barba. No, él vendrá en toda su gloria, con todo su poder y autoridad, Cristo vivo y resucitado se hará presente primeramente a su iglesia, y dice lo que sucederá:

     

    1 Ts 4:16b y los muertos en Cristo resucitarán primero.

    Los tesalonicenses estaban preocupados por lo que pasaría con los que ya habían muerto y Pablo les dice ellos resucitarán, se levantarán. El verbo levantar es el verbo anístemi de dos palabras que significa levantarse entre otros.

     

    ¿Pero, cómo sucederá? El énfasis en este versículo es lo que les pasará a nuestros cuerpos, ¿y cómo será? Así como Jesús físicamente murió y físicamente resucitó, así será con los creyentes que ya murieron, aquellos que murieron en Cristo se levantarán también, sus espíritus glorificados se unirán a un cuerpo glorificado.

     

    Habrá un cambio físico en sus cuerpos cuando Jesús venga, así como Cristo que cuando se levantó de los muertos, él se levantó físicamente, no figurativamente o espiritualmente, su cuerpo salió de la tumba, Cristo estuvo físicamente con sus discípulos.

     

    No era un espíritu, o una visión, era él, su cuerpo diferente, pero, era él. Así que aquellos que murieron y su cuerpo está en la tierra, o en algún lugar del mundo, cuando Jesús venga por su iglesia habrá una resurrección física del cuerpo, pero un cuerpo transformado, algunas características las podemos ver en Cristo resucitado, veamos algunas de ellas:

     

    Jua 20:19-20 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

    Las puertas estaban cerradas y aún Cristo apareció entre ellos, su cuerpo obedecía a otras leyes, tal parece que podía cruzar paredes y puertas, pero no era un espíritu sino Cristo con un cuerpo un diferente, porque les mostró sus manos y su costado lacerados. Era Cristo, glorificado y ellos lo pudieron reconocer, llenándose de gozo. Otro:

     

    Luc 24:30  Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. 31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista.

    Cristo podía tener la misma comunión con sus discípulos, como lo hacía siempre bendijo el pan, lo tomó con sus manos, lo partió, pero como vemos podía aparecer y desaparecer. Uno más:

     

    Luc 24:36-43 Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. 37 Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. 38 Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? 39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. 40 Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. 41 Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? 42 Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. 43 Y él lo tomó, y comió delante de ellos.

     

    Aquí el Señor mismo lo explica, pero hace otra cosa: come con ellos. ¿Te das cuenta? Veamos un último:

     

    Hch 1:9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.

     

    Jesús con su cuerpo glorificado podía flotar en el aire. Y es lo que nos está diciendo Pablo, cuando Jesús venga por su iglesia, habrá una transformación y comenzará con los que murieron en cristo

     

    Ahora, ¿cómo va a suceder? ¿qué hay de la gente que fue cremada y que quizá tiraron sus cenizas en el mar o en el bosque? Primeramente, estamos hablando de resurrección no de una reconstrucción, no te imagines a Dios yendo por todo el mundo buscando las piezas del ADN de cada persona y armando rompecabezas, para re ensamblarte.  

     

    En 1 Corintios 15 Pablo lo explica:

     

    1 Co 15:35-38 Pero alguien podría preguntar: «¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Qué clase de cuerpos tendrán?». 36 ¡Qué pregunta tan tonta! Cuando pones una semilla en la tierra, no crece y llega a ser una planta a menos que muera primero. 37 Y lo que pones en el suelo no es la planta que crecerá sino tan sólo una simple semilla de trigo o de lo que estés sembrando. 38 Luego Dios le da el cuerpo nuevo que él quiere que tenga. De cada clase de semilla crece una planta diferente.

     

    Y dice más adelante:

     

    1Co 15:42-44 Lo mismo sucede con la resurrección de los muertos. Cuando morimos, nuestros cuerpos terrenales son plantados en la tierra, pero serán resucitados para que vivan por siempre. 43 Nuestros cuerpos son enterrados en deshonra, pero serán resucitados en gloria. Son enterrados en debilidad, pero serán resucitados en fuerza. 44 Son enterrados como cuerpos humanos naturales, pero serán resucitados como cuerpos espirituales.

     

    Es como la semilla de una flor que es enterrada en la tierra, la semilla muere y nace una flor, y aunque la semilla y la flor tienen todo que ver entre sí, no se parecen en nada. La flor se ve mucho mejor que la semilla.

     

    ¿Cómo nos veremos en la resurrección? Definitivamente mucho mejor que como nos vemos hoy, tendremos un nuevo cuerpo, celestial. En filipenses dice:

     

    Flp 3:20-21 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. 21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.

     

    Mi hermano, no importa qué tan bien creas que te ves hoy, te verás mucho mejor cuando seas resucitado. Imagínate, no más ceguera, sordera, sillas de ruedas, no enfermedades, como el cáncer, diabetes, no más acné, no más calvicie, no más grasa, un cuerpo nuevecito celestial. Nuestro cuerpo será absolutamente transformado.

     

    Ahora, ¿recuerdas la enseñanza de la semana pasada? ¿Te das cuenta de las implicaciones de la fornicación? Esta es otra causa para que te cuides de ella, por eso es que pecas contra tu propio cuerpo, dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 6:18-20 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

     

    Y tu cuerpo va a llevar las marcas de lo que le hiciste en este tiempo, ten cuidado con lo que haces con él. Ahora,

    ¿qué pasará con nosotros?

    Pablo explica y tengo mi siguiente punto:

     

    1. Los que estemos vivos cuando Jesús regrese seremos arrebatados y transformados.

    1 Ts 4:17a Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados.

    Qué padre que los que murieron en Cristo serán levantados y transformados, pero, ¿qué hay de nosotros? Pablo dice: seremos arrebatados. De aquí sale el concepto del rapto de la iglesia.

     

    ¿Y de dónde viene la palabra rapto si no está en la Biblia? Bueno es cierto, no está la palabra, pero está el concepto, lo mismo con la palabra milenio, pero habla de mil años, o trinidad, pero por todos lados en la Biblia se relata a un solo Dios en tres personas, la palabra biblia no está en la Biblia, pero, aquí la tenemos, y es mejor que la leas.

     

    Cuando la biblia fue traducida del griego al latín se utilizó la palabra rapto, rupture es el significado del Señor bajando y nosotros siendo arrebatados por él para llevarnos arriba y vernos con el Señor en las nubes, que es lo que veremos más adelant.

     

    Y aunque el término no está sí está la enseñanza, el término arrebatar, es la palabra jarpázo que significa apoderarse, arrebatar, es usado 13 veces en el NT, se traduce como arrebatar, tomar por la fuerza, apoderarse, arrebatar jalando, tomar, jalar.

     

    Keneth Withs un erudito bíblico dijo que esta palabra estaba llena de significado, la idea no solo es arrebatar algo, sino tomarlo para ti, hacerlo tu pertenencia, reclamarlo para ti, así es como el Señor lo ve. Nosotros anhelamos estar en el cielo, bueno, pues el Señor de la misma manera anhela tenerte con él, hacerte suyo, él dice: te quiero conmigo.

     

    ¿Y qué crees que pasará cuando seamos arrebatados? Dice Pablo en Corintios:

     

    1 Co 15:52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

     

    Transformación instantánea, en un parpadeo, en una fracción de segundo, seremos cambiados en carácter, seremos finalmente puros, libres de mancha, perfectos, dice Juan:

     

    1 Jn 3:2-3 Queridos amigos, ya somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga. Pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es. 3 Y todos los que tienen esta gran expectativa se mantendrán puros, así como él es puro. (NTV)

     

    Hoy por hoy estamos en un proceso de transformación llamado santificación, pero, este momento se llama glorificación, y será un cambio instantáneo, de corrupción a incorrupción, y no solo eso, así como los que resucitaron, sufriremos un cambio físico, una metamorfosis instantánea cuando el Señor regrese por nosotros.

     

    Todos nosotros seremos instantáneamente transformados en un abrir y cerrar de ojos en algo maravilloso, un cambio de carácter, de espíritu y de cuerpo. Y lo más maravilloso de esto es que estaremos con nuestro Señor para siempre.

     

    Mis hermanos, por eso lo peor que le puede pasar a una persona es envejecer como incrédulo porque solo puede mirar hacia una dirección, hacia atrás, hacia el pasado, todo lo que tiene son fotografías, y memorias y eso si es que fueron buenas, porque para muchos su vida ha sido un desastre de dolor y heridas.

     

    Pero, mira nada más nuestra esperanza, si eres cristiano, no importa lo que el pasado haya sido, no importa lo que sea el presente, lo mejor está por venir, para nosotros la única opción es que la cosa se ponga cada vez mejor, y eso es una esperanza inigualable.

     

    Ahora, con respecto al regreso del Señor hay dos eventos que necesitas separar en tu mente, Uno es este, el rapto de la iglesia, o el regreso de Cristo por sus santos, pero hay otro que es diferente a la Segunda venida de Cristo a la tierra, son similares y al mismo tiempo totalmente distintos.

     

    El rapto de la iglesia del cual estamos hablando, el Señor desciende del cielo, pero no hasta la tierra, sino que nos encontramos con él a medio camino, en el aire, Dice le versículo 17:

    seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

     

    Pero en la segunda venida de Cristo, Cristo bajará hasta la tierra, pondrá sus pies en el monte de los olivos y la tierra se parte en dos, esto será totalmente visible, y todo el mundo se dará cuenta.

     

    En mateo 24 dice:

     

    Mat 24:29-30 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

     

    A diferencia del rapto, el cual sucederá sin previo aviso, de repente no así en la segunda venida de Cristo, ahí todos se darán cuenta. Además, el rapto es exclusivo, solo con la iglesia y será en el aire, pero la segunda es pisando la tierra y todo el mundo lo verá. Ahí mismo en Mateo más adelante dice:

     

    Mat 24:44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

     

    Cuando Cristo venga a la tierra en la segunda venida, todo ojo le verá no solo será para unos cuantos, no solo habrá algunos que luego escribirán un libro, o harán una película de su experiencia no, la segunda venida de Cristo será evidente para cada persona en el mundo. Dice ahí en Mateo 24:

     

    Mat 24:27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

     

    Son dos eventos, el que Pablo está relatando hoy, y la segunda venida de Cristo, relatada junto con este relato en Mateo 24.

     

    ¿Cuál es el orden cronológico? Después de que la iglesia sea arrebatada habrá un período de 7 años de gran tribulación, y al terminar este período es que se dará la segunda venida del Señor Jesucristo, en ese momento él juzgará a las naciones, lo que vemos en Mateo 25, y después comenzará el milenio, un período de 1000 años donde Jesucristo reinará sobre la tierra y nosotros junto con él.

     

    Ahora, en cuanto el rapto de la iglesia hay tres posiciones, unos piensan que el rapto sucederá a la mitad de los últimos siete años de tribulación. En Daniel y en Apocalipsis puedes ver cómo para este último período de 7 años, un personaje llamado el anticristo se dará a conocer.

     

    No será una estrella de rock, será un dirigente político excepcional que literalmente será un enviado de Satanás, pondrá en orden la economía, terminará con la guerra en medio oriente, será el dirigente que todos estaban esperando.

     

    Claro que su agenda será totalmente mundana, humanista, y su gobierno no solo será político, sino también económico y religioso, va a unir el mundo incrédulo con promesas y leyes anti Dios, y de la misma manera la maldad se multiplicará como nunca antes, ya sin la iglesia de por medio oponiéndosele.

     

    Pero, a los tres años y medio de paz le saldrán los colmillos, y exigirá adoración para él, y comenzará a perseguir al pueblo judío, quien saldrá una vez más a escena. Mientras que durante este tiempo el juicio de Dios se desatará sobre este mundo cosas terribles sucederán.

     

    Una posición dice que la iglesia será arrebatada justo a la mitad de la tribulación, después de 3 años y medio cuando el anticristo se destape y exija adoración como Dios. Otros dicen que será al final de la tribulación.

     

    El problema es que estas dos posiciones dejan con muchos más problemas la interpretación de Apocalipsis, como quiénes son los 144 mil y muchas cosas que no tendríamos tiempo de discutir, pero, nosotros, y muchos más, creemos que el rapto será antes de la tribulación, y que el rapto desatará este último período de 7 años.

     

    Y cuando lo ves así la cronología y el resto de la biblia encajan a la perfección, por ejemplo, ¿quiénes son los 24 ancianos al principio de Apocalipsis? Es la iglesia que ya ha sido arrebatada.

     

    Dos tipos de la iglesia los podemos ver en el A. T. Justo antes del diluvio, hay un hombre llamado Enoc que camina con Dios y Dios le lleva con él, Enoc es un tipo de la iglesia arrebatada, y Noe y el arca representan al pueblo de Israel que pasará por la gran tribulación protegidos por el Señor.

     

    Otro lo tenemos en el libro de Daniel cuando es relatado que Nabucodonosor, tipo del anticristo, exige adoración del mundo entero, y al que lo desobedezca sería enviado al horno de fuego, y Sadrac Mesac y Abed-nego, compañeros de Daniel, tipos del pueblo de Israel son echados al horno de fuego y milagrosamente rescatados por Jesucristo mismo, pero hay algo interesante, extrañamente no ves a Daniel en este evento.

     

    Otro argumente es que arrebatar también tiene el significado de rescatar algo del peligro, antes que el peligro llegue, rescatas a esa persona para ponerla a salvo. En hechos 23 cuando Pablo estaba a punto de ser linchado por el pueblo, el tribuno lo arrebató para salvarlo, lo raptaron del peligro.

     

    Y alguien podría decir: yo creo que sí pasaremos por la tribulación, bueno, sencillamente hay más evidencia bíblica de que no. Y alguien dirá: pero, Jesús dijo que tendríamos tribulación.

     

    Sí, pero la tribulación que los cristianos recibimos hoy no viene de Dios, viene de Satanás nuestro enemigo, pero, en el tiempo de la gran tribulación, ésta vendrá de parte de Dios, como un juicio para el mundo incrédulo, y Dios no va a castigar a su iglesia junto con el mundo, Cristo no va a golpear a su propia esposa.

     

    Esto es lo que creemos que antes de la tribulación seremos arrebatados por el Señor, además en el capítulo 5:9, justo después de hablar de la tribulación, Pablo dice:

     

    1 Ts 5:9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

     

    Ahora, ¿cuándo va a suceder el rapto para estar listos? La respuesta es que hoy deberías estar listo. Claro, mucho cuidado con la gente que dice saber cuándo sucederá, porque Jesucristo dijo que solo el Padre lo sabía, aunque desobedientemente muchos hombres con el afán de ganar quizá popularidad o qué se yo, han pretendido decir cuándo va a ser.

     

    Hacen calculaciones matemáticas y se equivocan, y hasta dicen el día la hora, y ponen espectaculares, ¿se acuerdan? Hubo gente que vendió todo lo que tenía, dejó su trabajo, y se fue a esperar a que Cristo llegara, haciéndonos ver a los cristianos mal, desacreditando la iglesia, cuando el Señor lo dijo, nadie sabe ni el día ni la hora.

     

    Mat 25:13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

    Hch 1:7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;

    Mar 13:31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. 32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

     

    Casi cada año o cada varios años sale un vivo desobediente presumiendo que él sí pudo descubrir lo que ni Cristo siendo hombre sabía. Ahora, no te equivoques no porque esta gente se haya equivocado, el rapto no va a llegar, o va a estar invalidado.

     

    No porque Cristo no ha regresado todavía no significa que él no va a regresar, de hecho, hay muchas señales que nos dicen que estamos en los últimos días, pero no estamos llamados a hacer predicciones, estamos llamados a estar listos cada día de nuestras vidas como siervos vigilantes, creyendo que él viene hoy.

     

    Mira a Pablo, él dice: nosotros los que estamos vivos y que todavía quedemos, lo cual nos indica que Pablo estaba esperando que el Señor regresara cuando él estaba vivo. Esta es una doctrina teológica que se llama el regreso eminente de Cristo. Cristo quiere que cada generación de cristianos le estemos esperando, porque puede ser en cualquier momento, no hay nada que falte por cumplirse para que el rapto se dé, Jesucristo dijo:

     

    Mat 24:42-45 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. 45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

     

    Mat 24:46-51 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Esto nos ayudará a mantenernos puros y a vivir expectantes y llenos de esperanza por el regreso de nuestro Señor por nosotros.

     

    1. Seremos reunidos con los creyentes resucitados y con Cristo para estar con ellos por la eternidad.

    1 Ts 4:17b juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

    Esta será nuestra reunión esperada, una parte igualmente preciosa de nuestro futuro, de las promesas de nuestro Señor. Pablo dice que seremos reunidos con ellos, ¿quiénes? Nuestros parientes, a los que amamos y que se nos adelantaron, los que durmieron en Cristo, quienes resucitarán primero, a quienes nosotros alcanzaremos para estar con el Señor por siempre, ese momento maravilloso se convertirá en una reunión familiar eterna.

     

    Mis hermanos esta es nuestra esperanza, nuestra confianza, los jóvenes creyentes de tesalónica estaban preocupados de los que habían muerto, y pensaban, los extrañamos, fuimos separados de ellos, Pablo les dice:

     

    No se preocupen Cristo regresará por nosotros y llegará la resurrección, nos dará un nuevo cuerpo, y cuando sean arrebatados los alcanzarán en el aire, y junto con Cristo habrá una reunión maravillosa por la eternidad con los que amas.

     

    Imagínate, felicidad completa, gozo completo, plenitud, ya no solo por un instante como aquí en la tierra donde esos tiempos de plenitud no duran mucho debido al pecado, y por vivir en un mundo imperfecto, pero a partir de ese momento, ese sentir de gozo, de victoria no será un instante, sino una eternidad.

     

    Gente que quizá enterraste que estaba en Cristo, la volverás a ver, ese hijo que quizá el Señor se llevó muy temprano y no conociste, ahí lo conocerás.

     

    Por eso, cada vez que veas en su féretro a un creyente que murió, piensa y dile: “nos vemos pronto”, porque esa persona solo se graduó, solo se cambió de casa, llegó a su hogar antes que nosotros, pero nosotros con toda seguridad le volveremos a ver y nos gozaremos juntos. Seremos reunidos con aquellos que amamos que murieron en Cristo.

     

    La gente se pregunta, pero con todos esos cambios, un nuevo cuerpo glorificado, resucitados, ¿nos reconoceremos cuando estemos allá? Decía Carlos Spurgeon, ¿de veras crees que en el cielo seremos más tontos de lo que somos aquí? El punto es, si nos reconocemos hoy, es muy probable que nos reconozcamos allá, quizá solo dirás Chuy, ¿eres tú pero sin 50 libras? Sí, soy yo yeeeee.

     

    Por ejemplo, Pedro, Juan y Santiago en la transfiguración de Jesús reconocieron a Moisés y a Elías instantáneamente, y tenían 900 años de haber muerto. La Palabra dice:

     

    1 Co 13:12 Ahora vemos todo de manera imperfecta, como reflejos desconcertantes, pero luego veremos todo con perfecta claridad. Todo lo que ahora conozco es parcial e incompleto, pero luego conoceré todo por completo, tal como Dios ya me conoce a mí completamente. (NTV)

     

    Cristo Jesús se despidió de su iglesia elevándose, y mira lo que los ángeles les dijeron:

     

    Hch 1:9-11 Después de decir esto, Jesús fue levantado en una nube mientras ellos observaban, y hasta que ya no pudieron verlo. 10 Y mientras se esforzaban por verlo ascender al cielo, dos hombres vestidos con túnicas blancas de repente se pusieron en medio de ellos. 11 «Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».

     

    Y ese día seremos transformados, llegará nuestra glorificación, recibiremos un cuerpo diferente como el del Señor, un cuerpo renovado, capacitado para la eternidad, hoy con esta piel y con estos ojos, y en este cuerpo lleno de suciedad no estaríamos preparados ni para ver la gloria de Dios, ni para soportar su peso.

     

    Nuestras retinas no lo soportarían, se fundirían con solo ver la gloria de Dios a millones de millas de distancia, si no podemos ni ver al sol directamente, imagínate a Dios. Esta piel no soportaría la presencia de Dios, quedaríamos menos que fulminados y pulverizados.

     

    Por eso es que tendremos otro cuerpo con ojos para poder ver la gloria de Dios y no quedar ciegos, piel para poder estar en su presencia y no ser consumidos, y tener plena comunión, cercanía, intimidad con nuestro Señor, esto es lo más maravilloso de ese día, porque el cielo es Cristo, sin Cristo no hay cielo.

     

    Olvídate de volar, o desaparecer y aparecer, tendremos la capacidad de soportar la gloria de Dios, su amor en su máxima expresión y ser plenos y felices de una manera que no podemos ni imaginar ahora, hoy solo le podemos ver por fe, hoy solo tenemos esta nostalgia de un lugar que no hemos conocido, pero que sabemos que nos espera.

     

    Y esto puede sonar increíble para los incrédulos, ¿por qué? Porque ellos solo ven lo que ahora vemos, un mundo en decadencia, ellos prefieren creer que venimos de un licuado de bacterias prehistórico, y que evolucionamos, pero, pregunto, ¿de dónde entonces vino la moralidad, el amor, lo que nos hace amar, odiar, etc.? ¿quién sabe? Claro que ellos no te pueden dar esas respuestas.

     

    Pero, nosotros sabemos de dónde venimos, sabemos que Dios no creó el mundo así como está, en el principio él creó un mundo perfecto, sin maldad, sin dolor, sin enfermedad, sin violencia, pero, el hombre prefirió creer la mentira, que creer la verdad, desobedeció a Dios, y todo se perdió a partir de ese día.

     

    Pero, este día maravilloso, todo lo perdido y mucho más será recuperado, en este momento para los creyentes, y en este último período de 7 años en el que la iglesia ya no estará presente, y este mundo, su maldad, su filosofía, su gobierno, su religión humanista, serán juzgadas.

     

    Y la tierra será renovada para que en este último período de tiempo llamado el milenio, donde el gobierno humano corrupto no será más, que físicamente Cristo será el rey gobernando con vara de hierro y justicia, junto con nosotros, su iglesia a los que sobrevivieron de la gran tribulación. Después de esto siguen cielos nuevos y tierra nueva, pero, esa es otra historia. Y cierra Pablo con el último versículo:

     

    1 Ts 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

    Mis hermanos, Pablo escribió esto para alentarnos, para llenarnos de esperanza, de consuelo, no fue escrita para darnos una lección teológica de escatología, fue para dar confort y consuelo a un grupo de nuevos creyentes, preocupados por sus hermanos que habían muerto. No está escrito para que temamos, sino para que nos gocemos, es verdad, es una realidad.

     

    Quizá esto te parezca una locura, y digas: no Chuy, yo mejor creo en el caldo de bacterias y que soy pariente de los changos, ok, dime, ¿cuál es entonces tu esperanza? No tienes. Hoy puedes hacer todos los planes que quieras y quizá seas alguien muy dotado, pero, ¿qué tal si tu vida es cortada mucho antes de lo que esperas? ¿Lo que has provisto de quién será? ¿Estás seguro? ¿Qué esperanza tienes del futuro?

     

    Si dices, yo creo en la reencarnación, ¿de veras tienes esperanza en eso? No sabrías ni en qué vas a reencarnar, ¿qué tal si reencarnas en un pedazo de barro y te convierten en azulejo para una taza de baño? No hay esperanza, no hay seguridad en eso.

     

    ¿Prefieres creer en uno de esos tantos cuentos que Hollywood cuenta en sus películas raras de un cielo extraño? ¿De veras? ¿Vas a poner tu confianza en otro ser humano como tú? Claro, muy imaginativo, pero, ¿qué tal si no? ¿Qué esperanza tienes?

     

    Pero, dime, qué esperanza nos da la resurrección, el retorno de nuestro amado Señor, por eso los cristianos enfrentamos la muerte muy diferente a los que no tienen esperanza, por eso los creyentes podríamos ver el más sombrío panorama quizá por este gobierno, o la situación en el mundo, pero los cristianos podemos decir: tranquilo, todo va a estar bien, el Señor tiene cuidado de nosotros, echemos toda nuestra ansiedad sobre él.

     

    Hermanos, Jesús viene pronto y aún si nos tocara morir antes que eso suceda, nos reuniremos todos con él. Mis hermanos el cristiano está lleno de esperanza.

     

    Tú puedes tener tu filosofía, tu humanismo, o lo que quieras, pero, sabes bien que no tienes esperanza, no este tipo de esperanza, voltea a tu alrededor y mira a gente que está expectante de su Señor, anticipando su regreso.

     

    Si ponemos atención a las señales que están sucediendo en el mundo entero, podríamos decir que es muy probable que esta generación sea la que vea este evento maravilloso, y yo lo estoy esperando. Es más, cada día deberíamos preguntarnos, ¿Señor, será hoy? ¿Hoy llegas? ¿Hoy es ese glorioso día?

     

    Porque podría ser lo único que lo detiene es la misericordia de Dios por este mundo, su paciencia porque él está alargando su ira.

     

    Y quizá no nos toque, y repito, quizá, aun así, seguimos ganando, porque aun cuando vivimos en un mundo impío y desolado podemos vivir llenos de esta esperanza real, con este gozo anticipado de que lo mejor está por venir, y si morimos antes que suceda, estaremos cara a cara con él y muy pronto estaremos todos reunidos con él.

     

    Hermanos, por eso nos apartamos para nuestro Señor, por eso no caminamos con este mundo y sus demandas, por eso nos esforzamos en conocerle, en servirle fielmente, en vivir para él, tenemos razones de sobra para negarnos a nosotros mismos y darle la espalda a este mundo.

     

    Pero, la pregunta es, ¿estás listo? O eres de los que dicen: no que no llegue todavía, tan joven y sin haber amado, ojalá que te equivoques Chuy. Te voy a decir, si no anhelas a Cristo aquí, ¿qué te hace pensar que lo anhelarás allá? Amas tu vida, amas este mundo temporal, realmente no estás esperando a Cristo, quieres un ídolo que te cumpla todos tus deseos de aquí y de ahora.

     

    Pero, ¿te digo algo? Necesitas entonces conocer a Cristo, no le conoces, y te estás perdiendo de lo mejor. Pero también te voy a decir, le puedes conocer hoy y tener esta esperanza con solo entregar tu vida a Jesucristo y comprometerte con él y con su verdad creyendo este evangelio. Solo hay esperanza en Cristo.

     

    Y si hay alguien aquí que se sienta así, con dudas, con temor, te invito a que hoy hagas una decisión por Cristo y le entregues tu vida. Si no tienes esta esperanza, si estás vació, si tu vida no tiene este sentido y propósito, entrégale tu vida hoy y recíbelo. Si no conoces a Cristo, no te gustaría conocerlo hoy, me gustaría orar por ti. ¿Qué hay de todos nosotros, están listos? El Señor regresa por su iglesia, ¿ya formas parte de ella?

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jan 29, 20171 Tesalonicenses 4: 1-12 “Un llamado a la santidad”
    Jan 29, 2017
    1 Tesalonicenses 4: 1-12 “Un llamado a la santidad”

    UN LLAMADO A LA SANTIDAD

    1 Tesalonicenses 4:1-12

     

    Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, haciendo de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado violentamente de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Y estando ahí Pablo les comunica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a gente ociosa y malvada ociosos utilizándola para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, los llevan al tribunal, y finalmente el alboroto se disuelve, pero, Pablo y los suyos son forzados a salir de la ciudad.

     

    En estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace, al punto que la iglesia de Tesalónica se convierte en una plataforma de donde su fe se extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para que la vida de muchas personas cambiara en Tesalónica, lo cual nos muestra que escuchar el Evangelio y creerlo con fe genuina es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona en un momento, porque es la gracia de Dios en acción, es el Señor buscando y salvando lo que se había perdido.

     

    Por eso recuerda, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado, cuál es tu presente, Dios puede transformar tu corazón, si solo escuchas con atención lo que él tiene que decir, si lo crees, si lo pones por obra, y dejas al Espíritu actuar en ti.

     

    ¿Qué sucede después? Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, en su camino allá sigue predicando, pasando por Berea, y siendo expulsado, pasando por Atenas con muy poco fruto, y finalmente llegando a Corinto el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Desde Corinto, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Propósito

    Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Los alienta en medio del crecimiento. 2º Los fortalece en medio de las dificultades. 3º Los exhorta a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Los instruye en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En otro bosquejo sencillo podríamos decir que les recuerda su pasado, cómo creyeron, su presente, cómo deben vivir, y su futuro, lo que deben esperar.

     

    Esta carta nos alienta de igual manera a nosotros, a responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, a responder al amor de Dios y cómo esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    También encontramos en esta carta un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, podemos ver en ella cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, y en qué consiste una fe viva y real.

     

    Claro que no hablamos de perfección, porque eso no existe en este lado de la eternidad, pero sí de la gracia de Dios actuando eficazmente en gente pecadora que responde a al amor de Dios con una fe genuina y creciente. Dios eligió a esta gente, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios, ellos conocieron el amor de Dios y su vida y carácter dieron evidencia de esto.

     

    En el primer capítulo vimos lo que es una iglesia viva y en progreso continuo a la santificación, arrepentimiento genuino que se manifiesta en un amor sacrificial, y una fe a toda prueba, la cual persevera en medio de la prueba, con una expectación por el regreso del Señor. 

     

    En el segundo capítulo vimos como al Pablo ser acusado de ser un falso maestro, se da a la tarea de recordar a los Tesalonicenses su mensaje y su conducta; lo cual nos deja buen modelo para lo que un siervo genuino de Dios debe ser, recordando que, de una manera u otra, todos somos siervos del Señor.

     

    Pablo les recordó: hey, nos conducimos entre ustedes en santidad, no abusamos de su necesidad, les tratamos como una madre trataría a su bebé, como un padre instruiría a sus hijos, les instamos a seguir a Cristo.

     

    Vimos también de dónde surgió esta fe, dice la palabra que la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios, y estos hombres y mujeres tuvieron la actitud y la disposición correctas para recibir la verdad del Evangelio. Ellos tuvieron la actitud y la disposición correctas en su corazón ante la Palabra de Dios, ciertamente la recibieron como Palabra de Dios, y no de hombres, y esto marcó sus vidas, y los transformó.

     

    En cuanto al liderazgo del servidor vimos la semana pasada su corazón, lo que un siervo de Dios debe amar y anhelar de aquellos quienes sirve, lo que le ocupa y preocupa en su mente y corazón, lo que le causa gozo y esperanza a un siervo de Dios con respecto a sus discípulos.

     

    Aprendimos que, ama sinceramente a sus discípulos y su motivación es verlos vencedores en su fe en el día de Jesucristo. Que su mayor preocupación es que su fe madure. Y que la mayor causa de gozo de un siervo de Dios es ver a sus discípulos caminando con el Señor.

     

    Hoy tenemos esta transición: “por lo demás”. En este capítulo estamos entrando al siguiente propósito de su carta, ya los alentó a seguir creciendo en su fe, los fortaleció en medio de la persecución, y en esta porción los exhortará a vivir en pureza en medio de la inmoralidad.

     

    Hoy recordaremos a qué nos ha llamado el Señor, ya hemos sido salvos, ok, hemos visto en qué consiste una fe viva, pero en especial hoy veremos cómo Dios nos llama a la pureza, ya que todos seguimos batallando con esta naturaleza pecaminosa y vivimos en medio de una sociedad hundida en la inmoralidad sexual. ¿Cómo debe vivir un creyente? ¿Cómo debemos vivir nosotros en el presente tiempo que nos tocó vivir y que ciertamente no es bueno?

     

    Por ejemplo, hoy en día se reclama como un derecho humano el vivir un estilo de vida inmoral, películas, programas televisivos, dirigidos por la gente más rara, gritando a los cuatro vientos: ¡está bien tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, está bien tener fantasías sexuales, está bien ser infiel de vez en cuando, está bien llevar a cabo un estilo de vida homosexual, no dejes que nadie te arrebate eso!

     

    Organizaciones no gubernamentales y aún el mismo gobierno, dedicados a proteger y a promover todo este tipo comportamiento, por ejemplo: tus hijos menores de edad no pueden hacer muchas cosas sin tu consentimiento, pero, sí pueden ir por anticonceptivos de todo tipo sin pedirte permiso para poder seguir con un estilo de vida inmoral, la ley los protege.

     

    El gobierno da todo tipo de ayuda a mujeres solteras por cada hijo que tengan, en lugar de fortalecer el matrimonio, y así se promueven más y más relaciones sexuales entre adolecentes, también hijos sin padres y más y más inmoralidad. Además de todos estos lugares en pro del aborto como un medio anticonceptivo: matar al bebé, es lo más normal y un “derecho”.

     

    La industria del sexo, la cual literalmente es una mafia que maneja millones y millones de dólares traficando con almas, de niños, de mujeres, de hombres y trayéndolas a la esclavitud, sea de aquellos que están sumidos en adicción, o mujeres, hombres y niños literalmente esclavizados, utilizados para hacer más y más dinero, pornografía, clubes de desnudismo, clubes de prostitución de todo tipo, bares diseñados para tener encuentros inmorales de lo que se te ocurra.

     

    Nuestra sociedad ha declarado el matrimonio como algo obsoleto, o en el mejor de los casos lo ha redefinido a una historia de amor basada en emociones y pasión desordenada que no dura a veces ni un año.

     

    En las películas de hoy en día ya no ves a una familia de padres felices con sus hijos, ya ni siquiera le llaman tu esposo o tu esposa, sino tu “pareja”, porque puede ser lo que sea, hombre, mujer, perro, gato o árbol.

     

    Celulares, computadoras, televisiones, tabletas, están diseñadas para resguardar con tus paswords tu “privacidad” y tener lo que quieras ahí con una supuesta ley de “privacidad”, aunque mis hermanos, Dios lo ve todo y ante él no hay nada escondido.

     

    Y esta siempre ha sido la batalla de todo creyente, vivir en un mundo caído, hundido en sus tinieblas, en su inmoralidad, de hecho, 1 Jn está escrita por este problema, porque muchas veces como cristianos nos comenzamos a conformar a este mundo, y decimos, “vengo a la iglesia, sirvo, oro con mi familia, tengo una biblia”; pero mi cuerpo, mis prácticas íntimas así lo son, son mías, eso es otra cosa, ahí que nadie se meta.

     

    Pero, Pablo nos enseña que tanto uno como otro, cuerpo, espíritu y alma, son uno, y daremos cuenta de nuestro cuerpo, de cómo lo utilizamos, si lo utilizamos para la gloria de Dios, o para darle rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa.

     

    Y en el tiempo de Pablo no era diferente, el hombre siempre ha sido pecador, en cada generación de la historia humana lo único que muestra es una humanidad caída con una triste tendencia a todo lo malo, violencia, corrupción, inmoralidad sexual, cómo sin importar cuán bien inicie, al ignorar a Dios termina corrompida y en una triste situación.

     

    Por ejemplo, los griegos, los romanos con su fama de inmoralidad, no comenzaron así, comenzaron con leyes de moralidad, y vemos en la historia cómo terminaron, Nerón se paseaba desnudo alumbrado por los cuerpos empalados y ardiendo de los cristianos a los que perseguía.

     

    Pensamos en emperadores como Calígula, y no solo eso, en los tiempos de Pablo el divorcio estaba a la orden del día, se dice que las mujeres contaban sus años por el número de divorcios, los hombres decían: es necesario tener prostitutas para el placer, concubinas para los quehaceres y esposas para tener hijos. Obviamente como hoy, los que cargaban con lo peor eran los más pequeñitos.

     

    En los tiempos de Pablo en cada lugar de Grecia había templos a sus dioses, y por ejemplo los servicios de adoración al dios Bacar, de donde viene Bacardí, eran tremendas borracheras, porque así podías tener contacto con el dios.

     

    La adoración a afrodita, la cual incluía que cientos y en lugares hasta miles de prostitutas, “sacerdotisas” bajaban al pueblo a seducir a los hombres a tener un buen servicio de “adoración” para ser bendecidos en todas las áreas. Hoy tienes todo esto al alcance de tu teléfono inteligente, y los nuevos templos son todo ese tipo de antros, claro que en esos tiempos era en vivo y en directo.

     

    En medio de esta cultura vivía Pablo, vivía la iglesia, en medio de esta cultura vivimos todos nosotros y debemos saber responder, debemos tener razones de peso para no conformarnos a este mundo, y me encanta la manera en la que Pablo trata estos asuntos, no comienza legalistamente por ahí a decir: arrepiéntanse pecadores, tiren todos sus teléfonos y ipads.

     

    No, Pablo nos da el orden, todo comienza con una fe viva, con una disposición a la Palabra con un corazón sincero y sencillo, que lleva a la perseverancia, a un amor genuino por mi prójimo, por el Señor, por la verdad, y esto dará como resultado una vida libre de la esclavitud del pecado, una vida llena de gozo, paz y esperanza, la cual desemboca en una vida consagrada al Señor, un deseo por pertenecerle, por ser solo suyos, y por eso yo titulé este mensaje:  UN LLAMADO A LA SANTIDAD. Veremos los versículos 1-12

     

     

     

    1. La santidad es algo que agrada a Dios y es un proceso continuo, no un hecho pasado de una sola vez.

    1 Ts 4:1a Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús,

    Podemos ver varios principios en este versículo, primeramente, Pablo lanza dos palabras: 1º hace un ruego, y 2º hace una exhortación. Es bien importante ver a nuestro Dios de esta manera, él podría obligarnos, o pulverizarnos si no lo hacemos, pero, él siempre está buscando nuestro corazón.

     

    Así como un Padre que sabe que puede obligar a los hijos a obedecer, pero que, también les ruega por amor a que se sujeten a la verdad, a que la sigan por voluntad propia buscando su corazón. Reforzando la autoridad y las reglas de la casa obligándolo a someterse para que aprenda respeto, disciplina, y al mismo tiempo rogándole para que aprenda a obedecer por amor, por el deseo de darle honra a sus padres, no solo obedecer para que ya dejen de molestar.

     

    Y así es nuestro Señor, él no solo nos obliga, nos da un ruego, Dios ruega por medio de Cristo y su iglesia al mundo que se reconcilie con él, pero, al mismo tiempo, Dios manda, Dios exige, su justicia reclama que todo ser humano se arrepienta y obedezca a la verdad, porque él es el supremo juez, el creador y el sustentador de todo, él tiene toda la autoridad para exigir adoración, honra, obediencia.

     

    Y al mismo tiempo es tan bueno, tan paciente, tan lleno de misericordia y gracia que sin nosotros merecerlo nos extiende los brazos y nos ofrece reconciliación, amor, perdón, nos llama tiernamente para que voluntariamente, en toda mansedumbre y humildad nos rindamos ante él y él lejos de recibirnos con su vara de justicia nos abre sus brazos, corre hacia nosotros como el papá del hijo pródigo, humillándose y gozoso, ansioso por perdonar y recibir al pecador arrepentido. Porque es de parte de Jesucristo que recibimos esta invitación y esta exhortación, y dice Pablo:

     

    1 Ts 4:1b que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios,

    Y Pablo dice: así como nosotros les modelamos la verdad, así como nos vieron comportarnos, así como ustedes recibieron la verdad, lo cual es conveniente, es necesario, es preciso, es bueno para ustedes, es bendición para sus vidas, para sus matrimonios, para sus hijos, para su estancia en esta tierra, así sigan viviendo.

     

    Y no solo eso, esa manera de vivir es agradable a Dios, lo cual debería ser nuestra principal motivación interna: traerle agrado a Dios.

     

    Para ilustrar esto, piensa en algo agradable, una buena noticia, un buen postre, etc., algo que te causa gozo, ¿qué sientes en tu corazón? ¿Cómo te sientes? Felicidad, confort, comodidad, paz, un sentido de plenitud, ¿qué gestos hace tu cara, tu expresión corporal? Sonrisa, un suspiro, aaaah que bien.

     

    Por el contrario, ¿cómo te sientes cuando las cosas no andan bien, dolor, angustia, estrés, miedo? ¿Cuál es tu expresión corporal cuando pruebas un delicioso bocado de pastel? ¿Cuál es tu expresión cuando chupas un limón ácido, cuando te pegas en el dedo chiquito del pie, cuando te das con el martillo, cuando ves algo desagradable?

     

    Piensa en eso, ¿qué expresiones provocas de tu Señor cuando él ve tu vida, tus decisiones, tus amistades, tu manera de divertirte, tus hobbies personales, lo que ves en tus electrónicos, con lo que entretienes tus pensamientos.

     

    Él está en todo momento viendo, no hay un solo momento en el que sus ojos se cierren, él no necesita parpadear, todo está descubierto ante sus ojos en resolución celestial, infinitamente mayor al HD. Estas son dos cosas muy importantes, pensar realmente que vivir mi vida de acuerdo a la verdad, es conveniente a mi vida, me conviene en todos los sentidos, y además a Dios le agrada, le hace dar un suspiro de satisfacción, una sonrisa de gozo. Y Dice Pablo:

     

    1 Ts 4:1c así abundéis más y más.

    No dice: ahí cuando se acuerden, pues si de vez en cuando les sale bien, si les nace, “pues que diga el Señor que le fue bien, porque tú y yo, ya nos conoces, si ya sabe cómo somos para qué nos invita”. Nada que ver mis hermanos.

     

    Pablo dice: ustedes ya lo están haciendo tesalonicenses, pero no se queden ahí, superabunden en eso, que haya un exceso, que sobresalga más y más, que vaya en aumento, en un progreso continuo, ayer eran dos, que hoy sean tres, y que para el año que entra sean 100, y el siguiente 300.

     

    Mis hermanos, ciertamente el Espíritu Santo produce fruto de obediencia en nosotros, pero nosotros necesitamos enfocarnos y procurarlo con todo nuestro corazón, lo he dicho miles de veces desde este púlpito y fuera de él, la vida del creyente o va en ascenso, o va en descenso, pero nunca está quieta.

     

    O vas en un progreso continuo pareciéndote más y más a tu Señor, o vas en u retroceso continuo al pecado y a la degradación. Por eso el Señor nos manda:

     

    Col 3:2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. (NTV)

     

    Rom 8:5-6 Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. 6 Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. (NTV)

     

    Pro 4:18-23 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. 19 El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué tropiezan. 20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

     

    Los que todavía clavan con martillo, saben que el martillo va a pegar donde el ojo esté apuntando, por eso si vas a martillar no ves tu dedo, porque es machucón seguro, no, ves el clavo, para asegurarte que le estás pegando al calvo.

     

    Así necesitas proponerte poner tus ojos en Cristo, en su verdad, en su palabra, no estar entreteniendo tus pensamientos en lo que no es bueno, pretendiendo que lo vas a dominar, ese es el camino directo al fracaso, eso es poner tu ojo en el dedo y no en el clavo.

     

    Pablo dice: ustedes tesalonicenses ya están viviendo así, pero no es suficiente vivir así un día, un mes, un año y luego descansar, no, en ese pequeño descanso ya fracasaste, la vida cristiana es una carrera, y el que va en la competencia si se sienta a descansar ya perdió. Necesitamos tener en la mira lo que Dios nos manda, quien es él, y perseverar, y sobreabundar, en exceso, más y más cada día más. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 4:2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús;

    Ya saben, les hicimos saber lo que es conveniente para ustedes, lo que agrada a Dios, y no les hablamos de nuestro corazón, o nuestra opinión, o nuestra inteligencia, o nuestra experiencia, mis hermanos cuando hablamos desde nosotros mismos, las conversaciones, la obediencia, lo que está bien o mal se convierte en algo relativo, es tu opinión contra la de los otros.

     

    Nuestro corazón perverso y engañoso hace nuestro caso, y nos convence de que tenemos razón en ser como somos, en comportarnos como nos comportamos; y no es el caso, cuidado con eso, tu opinión no le sirve a nadie, mi opinión no le sirve a nadie, es otra opinión como la de millones de personas más, pregúntale al Chapo Guzmán, o a cualquier asesino en serie, ellos tienen su opinión y su razón para hacer lo que hicieron.

     

    Por eso dice Pablo: nuestras instrucciones son del Señor Jesús. Mis hermanos, debemos aprender a hablar desde la autoridad de la Escritura, ella es la última autoridad, es la verdad absoluta, esa es la opinión de Dios, y esa es la única verdad, todo hombre es mentiroso, es voluble, es manipulable, está en tinieblas y no sabe a dónde va, dice la Palabra.

     

    Pero, solo la Palabra de Dios, estos 66 libros son verdad en toda su extensión y es digna de ser creída y ser seguida y de que tenga toda tu confianza, y más nos vale. Y Pablo está hablando desde esta autoridad.  Ahora, ¿cuál es su voluntad? ¿Qué les pide el Señor? ¿Qué nos pide?

     

    1 Ts 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

    Mucha gente siempre está diciendo: ¿qué querrá Dios para mi vida? ¿Qué difícil es saber la voluntad de Dios? No lo es, ¿quieres saber qué quiere Dios para tu vida? Tu santificación, que te apartes de fornicación, y esta es solo una de las muchas veces que Dios habla de su voluntad con toda claridad.

     

    Por lo mismo, si estás orando: ¿será voluntad de Dios que me vaya a vivir con mi novio o mi novia para conocernos antes de casarnos? Voy a orar. No ores, y que nadie ore por ti, ¿por qué? Porque no es voluntad de Dios, aquí dice. Si estás pensando, ¿será voluntad de Dios que me case o que siga en unión libre? Voy a orar. No ores, obedece. ¿Será voluntad de Dios que deje un estilo de vida homosexual? Voy a orar, no ores, para tu desobediencia y comienza a obedecer.

     

    De hecho, todos tus problemas, tus conflictos, de una manera u otra tienen que ver con tu falta de sabiduría, tienen que ver con que no has tomado en cuenta a Dios en los principios más básicos. Por ejemplo, la Biblia no te hablará directamente si debes ir a tal banco o tal institución a guardar tu dinero, si debes o no trabajar en tal lugar, pero sí te hablará de contentamiento, de codicia, de honra a Dios, a tus padres, a los necesitados.

     

    La biblia no tiene un directorio de hombres o mujeres a escoger para casarte, pero, sí te enseña: no te unas en yugo desigual, honra a Dios, di no a la inmoralidad sexual, y si sigues eso estarás a salvo en tus decisiones.

     

    Por eso, pon tus ojos en la verdad ella te protegerá, pero no solo tus ojos, también tu corazón, tu voluntad, y ella será medicina a tu cuerpo, refrigerio para tus huesos, vida en abundancia a los que los hallan. Y si tienes que hallarlos es porque no están visibles de manera natural en tu corazón engañoso, tienes que presionar para el bien, claro que el Señor te asistirá, te fortalecerá, te dará la salida. ¿Qué dice 1 Corintios 10?

     

    1 Co 10:12-13 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

     

    No es la voluntad de Dios que vivas en este mundo corriendo empujado por su fluyo inmoral, que vivas en la idolatría al dios de la inmoralidad de este mundo, a darle rienda suelta a tus deseos, todo eso es idolatría.

     

    Hoy no hay templos a Baales, Aseras, y Afroditas, y Bacar, como en aquellos tiempos, hoy los encuentras en antros, en los centros de cada ciudad, en ciudades como las vegas, y no solo eso, en casas, en computadoras, en celulares, en la cama de millones de personas entregadas a sus pecados, en el altar de sus corazones.

     

    Y nosotros los cristianos hermanos no estamos llamados a eso, estamos llamados a apartarnos, a destruir todo altar a esos ídolos en nuestro corazón, y a sacar cualquier ídolo de nuestra casa, de nuestras influencias o amigos, de nuestra manera de divertirnos, y apartarnos para Dios antes de que nuestro ídolo termine por consumirnos y destruirnos a nosotros y a nuestras familias, matrimonios, antes que nos termine por degradar, engañarnos y dejarnos perdidos.

     

    Fornicación es todo tipo de inmoralidad sexual, todo lo que tenga que ver con impureza sexual, la cual comienza en el corazón, se perfecciona en la mente y se manifiesta en infidelidad, en tener intimidad antes del matrimonio, fuera del matrimonio, cualquier conducta homosexual, pornografía, pedofilia, bestialismo, etc. La humanidad hoy en día no considera nada de esto como malo, al contrario, lo exige como un derecho, por sobre los derechos de los que están siendo abusados y utilizados.

     

    Y lo peor de todo es que lo justifican en el nombre del amor, pero, eso no es amor, eso es una pasión desordenada, pasión egoísta que no mira por los demás que mira por lo que yo quiero ahora, mi satisfacción. Alguien dice: es que me acosté con mi novio porque nos amamos, ¿qué hay de malo en eso? Bueno, la Biblia dice: el amor es paciente espera, el amor ama la verdad, lo que es justo, lo que es correcto, busca el bien del otro, no la satisfacción egoísta.

     

    Todo tipo de justificaciones y de autoengaño surge para que yo me salga con la mía, pero te voy a decir algo, en la inmoralidad sexual jamás vas a encontrar lo que buscas, finalmente te va a dejar vacío, avergonzado, en miseria, y en última instancia lo más importante en condenación.

     

    Pero, sí te prometo algo: solo en Cristo puedes encontrar eso que tanto buscas y mucho más; y obviamente no hablo del deseo egoísta de auto gratificarte. Sino de verdadera plenitud, verdadera felicidad, gozo que solo pueden venir de Dios quien nos creó.

     

    ¿Sabes? Quítate la mentira de que el sexo es algo malo, no, Dios lo creó, no solo para la procreación, sino para la intimidad, para el gozo de una pareja unida en matrimonio, en el cual gozan de intimidad emocional, sentimental, física y espiritual. El matrimonio es la imagen del Evangelio, es la manera en la que Dios quiere tener comunión con nosotros.

     

    Y la sexualidad es algo maravilloso que Dios creó, pero el único lugar donde se puede vivir a plenitud y sin culpa, es en el santo estado del matrimonio. Lo he dicho otras veces, el sexo es como el fuego, el cual pones en una chimenea en casa, y es maravilloso disfrutar de su calor, del ambiente, hasta del olor a la madera, pero, toma uno de esos leños y ponlo en la alfombra, consumirá toda la casa.

     

    Dios nos dio la sexualidad como un regalo, pero no para que hagamos con él la perversión que hoy en día ya tiene y que solo trae dolor y miseria, sino que Dios mismo necesita controlar por su Espíritu nuestra sexualidad. Dale oportunidad a Dios de hacer lo que solo él sabe hacer con nosotros porque él nos creó y te sorprenderás, entenderás que solo Dios hace al hombre feliz, y eso incluye tu vida sexual.

     

    Es su voluntad que nos apartemos de cualquier tipo de fornicación, pero, no que nos quedemos ahí, sino que nos consagremos a él, a su verdad, abandonamos los ídolos y nos entregamos a él, y nos dice:

     

    1. La santidad es un llamado divino, es una posición de privilegio, no es un logro carnal.

    1 Ts 4:4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; Otras versiones traducen: 1 Ts 4:4 que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa. (NVI)

     

    La palabra esposa es la palabra skeúos, que significa vaso, vasija, implemento, equipo, aparato, utensilio, y también se utiliza para referirse a la esposa, en 1 Pedro dice:

     

    1 Pe 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

     

    Y los dos significados caben muy bien en las dos interpretaciones, ya dijimos que el único lugar donde se debe y se puede disfrutar a plenitud y sin culpa de la sexualidad es en el santo estado del matrimonio, el cual también debemos cuidar de no ensuciar metiendo a nuestras alcobas y en medio de nuestra intimidad cualquiera de estas inmoralidades sexuales, dice en Hebreos:

     

    Heb 13:4 Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales.

     

    Para nosotros los casados nuestra alcoba, nuestra intimidad debe ser por igual un altar no de idolatría inmoral, sino un lugar donde se glorifica a Dios, un altar para Dios, por eso es tan importante mantener nuestro corazón y mente libres de impureza sexual para no ensuciar nuestro matrimonio.

     

    Vuelvo a repetir, Dios creó la sexualidad para el gozo y la plenitud de la pareja, ahora, un matrimonio no debe fundamentarse en ello, la sexualidad es una parte del matrimonio, no el fundamento, porque cuando lo ponemos como fundamento, lo convertimos en un ídolo. Al meter pornografía, y todo lo que eso conlleva, lo ensuciamos.

     

    Por eso necesitamos tener en alta estima el matrimonio, la fidelidad conyugal y pedirle a Dios que nos eduque al respecto, él nos creó para poder disfrutar nuestra intimidad, no hay pecado en eso, el pecado está cuando torcemos nuestra sexualidad con las obras de la carne y terminamos por hacerlo un ídolo, adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, etc.

     

    En cuanto a usar la palabra como el vaso o como el instrumento, por igual, cabe perfectamente, tanto nuestra intimidad marital como nuestro cuerpo requieren ser tratados de la misma manera, esto aplica a casados o solteros, necesitamos tratar nuestro cuerpo con honra, como un instrumento que trae gloria a Dios, no que lo deshonra con impureza.

     

    1º Ya expliqué necesitamos

    santificarnos,

    apartarnos para aquel que nos compró, somos suyos. No debemos ensuciarnos con ídolos asquerosos, no debemos ocupar nuestro cuerpo con altares de ídolos mundanos y degradarlo.

     

    2º Debemos tratarlo con

    honor,

    ¿de dónde viene esta palabra? Es la palabra timé, que significa valor, precio, dignidad, algo precioso.

     

    Hermanos, nuestro cuerpo tiene valor. No solo se lo van a comer los gusanos, la Biblia declara que vamos a ser levantados aún si morimos antes de que él regrese, y este mismo cuerpo, este envase será transformado, y no solo eso, hoy mismo, ¿sabes cómo la Biblia lo llama?

     

    Es el templo donde habita el Dios vivo, por eso Jesús dijo: destruyan este templo y lo levantaré en tres días, hablando de su cuerpo. Para los cristianos el templo donde le damos adoración a Dios, donde habita Dios es nuestro cuerpo; juntos, dice Pedro, somos piedras vivas que conformamos un templo vivo y santo donde ofrecemos sacrificios agradables a Dios.

     

    Cuando entregamos nuestros cuerpos a la fornicación estamos degradando algo hermoso, algo valioso para Dios, lo estamos tratando como desperdicio, cuando es el único lugar donde podemos tener comunión con Dios, y si lo degradamos de esa manera estamos contristando al Espíritu Santo, estamos destruyendo la posibilidad de tener verdadera comunión con Dios y con mis hermanos, lo cual incluye mi cónyuge, nos convertimos en cisternas rotas, templos destruidos.

     

    Un ejemplo de lo que sucede cuando no limpias tu corazón, suponiendo que todos fuéramos casados aquí, no creo que ninguno de nosotros nos sentiríamos cómodos de estar en la sala mientras nuestro cónyuge está en la alcoba siéndonos infieles con una persona de por sí desagradable y dañina.

     

    Y que de repente saliera nuestro cónyuge y nos dijera: “oye, tenemos sed, tráenos un vaso con agua, tenemos hambre, danos de comer, vete a trabajar, necesitamos sábanas nuevas y limpias, ¿verdad que no queda, que no lo aceptarías?

     

    Y es lo que hacemos con Dios cada vez que de una manera u otra entregamos nuestros cuerpos, corazones o mente a la fornicación, o a cualquier otro ídolo de codicia, de mundanalidad, ¿quieres verlo en la Biblia? Mira:

     

    1 Co 6:13-17 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. 14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

     

    En cualquier pecado de fornicación no solo estamos incluyendo nuestro cuerpo, sino nuestra alma y nuestro espíritu, es un problema espiritual, de idolatría, de infidelidad a quien nos compró, por eso dice Pablo:

     

    1 Co 6:18-20 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

     

    No le estás dando a tu cuerpo el valor que tiene, además de que no es tuyo, es de Dios, y estás utilizando algo que no es tuyo ventajosamente y lo estás degradando, lo estás destruyendo, y no va a quedar nada de él para verdaderamente ofrecer adoración a tu Señor Jesucristo, además de que también estarás destruyendo tu capacidad de disfrutar verdaderamente de la intimidad que Dios ha provisto para ti y para tu matrimonio, el cual existe para traerle gloria. Pablo nos dice otra verdad:

     

    1 Ts 4:5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; Estos dos versos juntos así los traduce le NVI: 1 Ts 4:4-5 que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, 5 sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios; (NVI)

    Pasión,

    pathos son deseos incontrolables, sentimientos absorbentes, impulsos internos, pasiones vergonzosas, se traduce en Romanos 1:26, también pasiones desordenadas. Concupiscencia epithumias,

    ansias fuera de control cas siempre por algo ilegítimo o injusto.

     

    Estas son características de la gente que no conoce a Dios, que no tiene el Espíritu Santo en su interior, la gente sin vida nueva, sin vida espiritual, como lo mencioné al principio, así vive el mundo incrédulo practicando toda clase de inmoralidad sexual sin reparo en su manera de vivir.

     

    Y nosotros los creyentes tenemos el Espíritu Santo en nosotros, tenemos nueva vida, podemos decir no, Cristo nos ha libertado. Ciertamente podemos cultivar pensamientos inmorales y cometer actos inmorales si nos descuidamos, pero por eso la importancia de poner nuestra mente y corazón en Cristo, en su Palabra, la importancia de no ver cosas que no necesitamos.

     

    ¿Sabías que en la tv hay en promedio una escena con contenido sexual cada 10 minutos? Eso sin contar la violencia, la obscenidad y malas palabras al hablar, son miles de escenas y de palabras al año, ¿cuánto habrás escuchado y visto solo en tv normal? Piensa en tus hijos, ahora con sus tabletas, las encuestas dicen que a la edad de 10 a 12 años ya vieron pornografía explícita.

     

    Sin contar canciones llenas de sensualidad, de violencia, igual de obscenidades, hermanos, necesitamos cuidar lo que vemos y lo que oímos, definitivamente Satanás está como autor de todo eso, y no se trata de simple satanización religiosa, es real, cultiva tu mente, un pensamiento da a luz un sentir que lleva a la voluntad y definitivamente a un acto inmoral.

     

    Toda esa tendencia a la inmoralidad sexual tiene todo que ver con tu naturaleza pecaminosa y por cómo la alimentas con lo que ves y con lo que escuchas, con tus pláticas, con tus influencias, y también con lo que no ves y no escuchas.

     

    Dos horas el domingo no puede contrarrestar toda esa basura, ni a ti ni a tus hijos, si tú no vuelves a abrir tu biblia en la semana, si no pasas tiempo con tu Señor, si todo el día traes en tu auto música obscena, o violenta, o de infidelidades, ¿en qué crees que vas a estar pensando? ¿De dónde vas a sacar dominio propio?

     

    No mis hermanos Dios no nos puso para someternos a tales cosas, podemos ser libres, la libertad está ahí disponible, pero, ¿qué estás haciendo? ¿Estás cultivando tus pensamientos? ¿Cuánto tiempo pasas e la Palabra? La Palabra dice:

     

    Rom 6:11-14 De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. 12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. 13 No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia. 14 Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.

     

    Mis hermanos, ciertamente cultivar pensamientos y sentimientos lascivos nos puede llevar a los creyentes a actuar completamente incongruente con nuestra posición en Cristo, y las consecuencias son terribles, siervos de Dios han caído y lo han perdido todo, desde ministerio, hasta familia. Claro que hay perdón, pero las consecuencias ahí quedan y son vergonzosas y dolorosas, Satanás vino a robar, a matar y a destruir, y lo puede hacer solo si se lo permitimos.

     

    El fruto del Espíritu es dominio propio, no cultives, no entretengas esos pensamientos, llévalos cautivos a la obediencia a Cristo, cambia tus hábitos televisivos, la música que escuchas, los amigos que frecuentas, no te conviene. Y podrás decir, me duele, es muy difícil, bueno, mira lo que dice el Señor:

     

    Mat 18:8-9 Si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y arrójalo. Más te vale entrar en la vida manco o cojo que ser arrojado al fuego eterno con tus dos manos y tus dos pies. 9 Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo y arrójalo. Más te vale entrar tuerto en la vida que con dos ojos ser arrojado al fuego del infierno. (NVI)

     

    Y ahí no termina, dice:

    1 Ts 4:6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.

    Agraviar,

    juperbaíno:

    poner el pie sobre, pisotear, sobrepasarse, abarcar demasiado, agraviar, abusar, pecar contra, pasar por encima, vencer, pecar contra, transgredir, agraviar, ir por ensima,

     

    Transgredir, se refiere a traspasar los límites que marcan la separación entre la castidad y el libertinaje, la santificación del pecado, se propase, no aprovecharse, peque, se atreva a extralimitarse, oprima, agravie.

     

    Engañar,

    pleonektéo

    : ser codicioso, abarcar demasiado, engañar, ganar ventaja, aprovecharse de, explotar, sacar provecho de, sacar el mejor partido de, tomar ventaja, buscar conseguir más (pleon, más; eco, tener); de ahí conseguir ventaja sobre, ganar ventaja de.

     

    Y dice a un hermano, el Señor dijo también en Mateo:

     

    Mat 18:6-7 Pero si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por las cosas que hacen pecar a la gente! Inevitable es que sucedan, pero ¡ay del que hace pecar a los demás! (NVI)

     

    En otras palabras, un cristiano que provoca tropiezo a otro cristiano más pequeño, le sería mejor ahogarse, lo que dice directamente es que un creyente que engañe a otro en esta área merece la muerte, mis hermanos, no es algo ligero, no es que: “tú no me conoces Chuy, soy calenturioso”. Nada que ver es algo muy serio.

     

    Por otro lado, entiende que cada vez que tocas a una mujer que no es tu esposa, estás agraviando la esposa de alguien más, y viceversa, mujer, cada vez que te dejas tocar por un hombre que no es tu esposo, estás defraudando al que va a ser tu esposo, sea que los dos consintieron o no.

     

    Será tuya y es tuyo el día que se casen el día que firmen, antes no, el amor espera, el verdadero amor no busca lo suyo, no se aprovecha, defiende, protege, cuida, el fuego del sexo fuera del matrimonio es destructivo, y se las va a cobrar el día que estén en el lecho con el o la que vaya a ser su cónyuge, no se defrauden el uno al otro.

     

    En todos los sentidos, eres acreedor a la muerte delante de Dios, y además agravias a alguien que quizá ni conozcas, y Dios va a tomar venganza, él está esperando, él es paciente, él no quiere que nadie se pierda, pero su ira viene sobre aquel que no quiso y que deliberadamente le valió.

     

    Y Pablo nos da la razón de por qué un creyente debe ser sexualmente puro:

     

     

    1 Ts 4:7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.

    No olvides tu llamado, ¿has creído en el Evangelio, lo has recibido? ¿Has reconocido que Cristo murió precisamente por causa de todos estos pecados y tomó tu lugar en la cruz? Entiende que esto fue lo que lo llevó a morir y ser torturado como el peor de los criminales de la manera más infame y vergonzosa que pudo haber existido.

     

    Y si lo creíste debes saber que recibiste un llamado divino, una invitación majestuosa, y no fue a seguir en

    akadarsía

    , en impureza, en suciedad, en corrupción, en inmoralidad sexual, por el contrario, fuimos limpiados.

     

    Dios es luz y en él no hay ningunas tinieblas, Cristo nos limpió con su sangre, y su llamado no es a que tengas nombre de que vives, o que digas que eres cristiano porque naciste en cuna cristiana, o que tienes una membresía, o que vienes a la iglesia cada domingo y en tu estilo de vida sigues en suciedad.

     

    Recuerda, Dios te ha llamado a pertenecerle, a ser para él, a apartarte, a consagrarte para el que pagó el precio de tu libertad. El incrédulo es el que tiene estos pensamientos de auto destrucción, solo un incrédulo es como estas ballenas que van a la orilla del mar a morir, que por más que las jalan hacia el mar profundo, tienen este sentido de auto destrucción, de suicidio.

     

    No, Dios nos llamó para ser suyos, para ser santos, para apartarnos para él, y él hacer una obra de transformación en nuestras vidas, y como lo vimos al principio, es algo de toda nuestra vida, el presionar hacia delante, como dicen, para atrás ni para tomar vuelo, Dios nos ha llamado a manifestar su gloria, su imagen, no podemos seguir cargando la imagen torcida y podrida de una humanidad caída hermanos.

     

    Por eso decimos que la santidad no es un logro, porque mucha gente se excusa con eso, y dice: “pues no soy santo”, ¿qué crees?, si Cristo te limpió, te lavó, te trasladó de las tinieblas a su luz admirable, sí eres santo, ya estás ahí, la única manera en la que no lo seas es porque no quieres, porque eres desobediente y está sucediendo lo que dice el siguiente versículo:

     

    1 Ts 4:8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

    El que deshecha,

    adsetéo

    , el que pone a un lado, el que se separa de, el que desestima, el que neutraliza, viola, invalida, rechaza, el que se rehúsa, el que toma esto como algo sin valor, que piensa que no vale la pena escucharlo, o lo siente exagerado, o se justifica diciendo: no es para tanto.

     

    Mira lo que dice, es claro, no me estás desechando a mí o al último pastor con el que estuviste, no hay excusa, estás desechando a Dios, estás blasfemando al Espíritu Santo. La próxima vez que pienses que esto es algo ligero, recuerda que no lo es, la norma no la están poniendo monjitas mojigatas, o pastores hipócritas, para que digas: “esos que dicen y no hacen, ¿ya oíste del último pastor que lo agarraron en la movida? Por eso yo ni creo nada.”

     

    No, no tienes excusa, la norma la pone Dios, es divina, es a él al que ese pastor infiel, o tú y yo por igual vamos a responder delante de Dios. No rechaces a Dios, no te conviertas en su enemigo, por más que tu orgullo te haga pensar lo contrario, no vas a ganar, vas a quedar mudo el día que estés delante de su presencia, y él no quiere que te pierdas, él no quiere la muerte del impío.

     

    Hermanos, necesitamos buscar arrepentimiento urgentemente, limpieza, necesitamos hacer decisiones de cambio en nuestras vidas, necesitamos parar ya de estarnos auto engañando, justificando, Dios no dará por inocente al culpable.

     

    No deseches a Dios, no deseches su Espíritu, en él hay perdón, libertad, su misericordia es nueva cada mañana, aprovechemos hoy porque se acerca la hora. Tú no sabes, ya te lo mencioné, un primo mío de mi edad acaba de morir, Dios puede llamarte en cualquier momento, que no te encuentre descuidado, siendo infiel. Y veamos el último punto:

     

    • La santidad no solo se trata de lo que no debo de hacer, sino de lo que estoy llamado a hacer y perseverar en ello más y más.

    1 Ts 4:9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;

    Mira lo que debo de hacer mientras me deshago de la impureza, mientras recibo la palabra como Palabra de Dios y no de hombres, mientras decido no rechazar a mi Rey y Señor y su verdad. Debo ocuparme en el amor a mis hermanos, en este amor fraternal este amor por la familia en Cristo, que me lleva a servir, les a sacrificarme por ellos, así como Cristo lo hizo por mí, estos actos de servicio que satisfacen las necesidades y hacen cosas sacrificiales para el beneficio del cuerpo.

     

    ¿Te das cuenta cómo el verdadero cristianismo siempre va a desembocar en una fe viva, práctica que sale a la calle en la vida normal y cotidiana, que afecta cada área de la vida del creyente, desde su corazón, de dentro hacia fuera?

     

    Una religión falsa jamás va a lograr esto, verdadera transformación, solo logrará religiosidad, legalismo, pero un corazón todavía preso de su pecado. Por eso decía Pablo, regresando una vez más al amor, es imposible que un creyente genuino no ame, no perdone, no manifieste las características de su Señor. ¿Qué dijo Juan?

     

    1 Jn 3:14-18 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. 15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. 16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

     

    Y este es un fruto, no lo puedes producir en un no creyente, tú no lo puedes producir en ti mismo, es algo que Dios, que su Espíritu Santo hace en ti, parecerte a tu Padre celestial. Y dice:

     

    1 Ts 4:10 y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más;

    Pablo lo vuelve a repetir, ustedes nos han imitado, han seguido la instrucción de la Palabra, se han convertido en un ejemplo para toda la región de Macedonia, pero no se queden ahí, es su responsabilidad permanecer, perseverar, presionar hacia delante y abundar.

     

    La misma frase que la del principio, superabundar, que haya exceso, que sobresalga, porque el que ama ha cumplido la ley, el que verdaderamente ama a su prójimo no le codiciará ni querrá hacerle tropezar en ningún pecado sexual ni de ningún tipo. Por eso dice Pablo, asegúrense de que esté creciendo.

     

    Recuerden la vida del creyente, o crece, o decrece, o progresa, o retrocede, cuiden que siempre esté en ascenso, conozcan el amor de Dios y síganlo que sea característico en todas las áreas de su vida. Y dice:

     

    1 Ts 4:11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado,

    Procurar es la palabra jesujázo, mantenerse quito, tranquilo, abstenerse de trabajo, callarse, desistir, descansar, vivir en paz, en reposo, sin perturbación, pero al mismo tiempo dice: ocúpense y trabajen con sus manos.

     

    Podría sonar a una contradicción, pero, no lo es, esta tranquilidad es una actitud de corazón, es la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento que lleva a tener una vida sencilla, libre de los conflictos y peleas que caracterizan la vida de los no creyentes.

     

    El creyente verdadero al llegar a Cristo, sabe que ya llegó, Cristo es la meta en cuanto a sus aspiraciones en este mundo, sabe que depende de la gracia de Dios, sabe que la gracia es suficiente para mantenerle firme, para sostenerse perseverando en todas estas cosas.

     

    Sabe que a pesar de cualquier situación nada le puede arrebatar de la mano de su Señor, que no puede hacer nada para ser amado menos, ni para ser amado más, que el Señor ya le amó con todo lo que tenía para hacerlo, y lo hizo por que quiso, le dijo a Timoteo que así enseñara:

     

    1 Ti 2:1-4 En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos. 2 Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada por la devoción a Dios y la dignidad. 3 Esto es bueno y le agrada a Dios nuestro Salvador, 4 quien quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad.

     

    ¿Te das cuenta? En todos estos mandatos está la clave del verdadero evangelismo eficaz, cuánto hace falta creyentes orando por las autoridades, no quejándose ni blasfemándolas, sabiendo que Dios las puso y que él no se equivoca, procurando la tranquilidad, esperando en el Señor, libres de la inmoralidad sexual y todos los problemas que ésta acarrea.

     

    Al mismo tiempo dice: ocúpense en sus negocios, es decir, una conducta desordenada o floja no cabe en un creyente, eso estaba pasando con algunos de los tesalonicenses que poniendo como pretexto que Jesús ya venía dejaron de trabajar, y esclavos dejaron de obedecer a sus amos, al punto que otros creyentes tenían que estar cargando con los desordenados. Más adelante vamos a ver cómo Pablo dice:

     

    2 Ts 3:10-12 Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente orden: «Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman» 11 Sin embargo, oímos que algunos de ustedes llevan vidas de ocio, se niegan a trabajar y se entrometen en los asuntos de los demás. 12 Les ordenamos a tales personas y las instamos en el nombre del Señor Jesucristo a que se tranquilicen y a que trabajen para ganarse la vida. (NTV)

     

    Y dice Pablo el porqué:

     

    1 Ts 4:12 a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada.

    Mis hermanos, una vida ordenada, disciplinada, responsable, es muestra de una vida sabia también. Muchos quieren complicar el cristianismo, sobre espiritualizarlo y hablar con un estilo de Yoda, no es así, la vida cristiana se vive de una manera simple, tan simple, sencilla y tranquila, aún en medio de las peores circunstancias que llama la atención de los no creyentes.

     

    Y dice, no tengan necesidad de nada, ¿qué significa esto? Que cuando yo pongo por obra los principios bíblicos, Dios es capaz de transformar mi vida, y no importa qué tan indisciplinado haya sido, no importa qué tan derrochador, si siempre fui una carga para todos y nunca tomé responsabilidad de nada.

     

    Al venir a Cristo soy transformado de tal manera que Dios puede hacer que en mi vida, a pesar de cualquier circunstancia no tenga necesidad de nada, no tenga que ser carga para nadie, sino al contrario, una bendición, un canal que Dios utiliza para bendecir a otros.

     

    Dejar de ser el hermanito que siempre está causando problemas, sino el que es una bendición para el que está delante de él. Mis hermanos esto es posible, independientemente de tiempos de necesidad, Dios cuida de los suyos, dice la Palabra:

     

    Sal 37:23-28 El SEÑOR dirige los pasos de los justos; se deleita en cada detalle de su vida. 24 Aunque tropiecen, nunca caerán, porque el SEÑOR los sostiene de la mano. 25 Una vez fui joven, ahora soy anciano, sin embargo, nunca he visto abandonado al justo ni a sus hijos mendigando pan. 26 Los justos siempre prestan con generosidad y sus hijos son una bendición. 27 Aléjate del mal y haz el bien, y vivirás en la tierra para siempre. 28 Pues el SEÑOR ama la justicia y nunca abandonará a los justos. Los mantendrá a salvo para siempre, pero los hijos de los perversos morirán. (NTV)

     

    Sal 37:29-34 Los justos poseerán la tierra y vivirán allí para siempre. 30 Los justos ofrecen buenos consejos; enseñan a diferenciar entre lo bueno y lo malo. 31 Han hecho suya la ley de Dios, por eso, nunca resbalarán de su camino. 32 Los malvados esperan en emboscada a los justos, en busca de una excusa para matarlos. 33 Pero el SEÑOR no permitirá que los perversos tengan éxito ni que los justos sean condenados cuando los lleven a juicio. 34 Pon tu esperanza en el SEÑOR y marcha con paso firme por su camino. Él te honrará al darte la tierra y verás destruidos a los perversos.

     

    Mis hermanos, es hora de despertar y de levantarnos, Dios nos ha llamado a santidad, Dios nos ha llamado a procurar una vida tranquila y ordenada, eso es la vida cristiana, de eso se trata, ¿qué escogerás, rechazar al Señor, a su Espíritu Santo, seguir justificándote creyendo neciamente que vas a poder bailarte al Señor? Eso no va a pasar.

     

    Sin embargo, él quiere darte esta vida, a cada uno de sus hijos, no una vida sin pruebas, no una vida sin tentaciones, pero una vida santa, una vida pura, una vida que brilla con todas estas características en medio de una generación perversa que no puede estar en paz con nada. ¿No lo quieres? Quiero terminar con unos textos y vamos a orar, espero que no pongas tras tus espaldas esto, y que en verdad lo hagas parte de tu vida:

     

     

    Gál 5:19-21 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.

     

    Gál 6:7-9 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

     

    1 Co 6:9-11 ¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad 10 o son ladrones o avaros o borrachos o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios. 11 Algunos de ustedes antes eran así. Pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

     

     

    1 Pe 3:10 Pues las Escrituras dicen: «Si quieres disfrutar de la vida y ver muchos días felices, refrena tu lengua de hablar el mal y tus labios de decir mentiras. 11 Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. 12 Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo». 13 Ahora bien, ¿quién querrá hacerles daño si ustedes están deseosos de hacer el bien? 14 Pero, aun si sufren por hacer lo correcto, Dios va a recompensarlos. Así que no se preocupen ni tengan miedo a las amenazas.

     

    1 Pe 3:15-18 En cambio, adoren a Cristo como el Señor de su vida. Y, si alguien les pregunta acerca de la esperanza cristiana que tienen, estén siempre preparados para dar una explicación. 16 Pero háganlo con humildad y respeto. Mantengan siempre limpia la conciencia. Entonces, si la gente habla en contra de ustedes será avergonzada al ver la vida recta que llevan porque pertenecen a Cristo. 17 Recuerden que es mejor sufrir por hacer el bien —si eso es lo que Dios quiere —¡que sufrir por hacer el mal! 18 Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu.

     

    ¿Quiere alguien hacer una decisión por Cristo? ¿Quiere alguien hoy hacer una decisión definitiva por pertenecer, por consagrarse al Rey, al único que es digno de ser creído?

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jan 22, 20171 Tesalonicenses 2: 17 – 20; 3 “El corazón de un verdadero siervo de Dios”
    Jan 22, 2017
    1 Tesalonicenses 2: 17 – 20; 3 “El corazón de un verdadero siervo de Dios”

    EL CORAZÓN DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS

    1 Tesalonicenses 2:17-20; 3

     

    Estamos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Esa carta escrita por Pablo escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, haciendo de esta ciudad un importante centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho desenfreno como toda ciudad griega.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidianos en la sociedad, por lo tanto, esta carta es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Otra cosa importante de esta iglesia es su nacimiento, esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado violentamente de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar a Tesalónica.

     

    Y estando ahí Pablo les comunica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a gente ociosa y malvada ociosos utilizándola para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, los llevan al tribunal, y finalmente el alboroto se disuelve, pero, Pablo y los suyos son forzados a salir de la ciudad.

     

    Pero, en estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia fuerte nace, al punto que la iglesia de Tesalónica se convierte en una plataforma de donde su fe se extiende en todo lugar, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para que la vida de muchas personas cambiara en Tesalónica, por eso, mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo con fe genuina es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona en un instante, porque es la gracia de Dios, es el Señor buscando y salvando lo que se había perdido, por eso recuerda, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado, cuál es tu presente, Dios puede transformar tu corazón, si solo se lo permites.

     

    ¿Qué sucede después? Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, en su camino allá sigue predicando, pasando por Berea, y siendo expulsado, pasando por Atenas con muy poco fruto, y finalmente llegando a Corinto el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Desde Corinto, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Y vemos cuatro razones: 1º Los alienta en medio del crecimiento. 2º Los fortalece en medio de las dificultades. 3º Los exhorta a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Los instruye en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia.

     

    En otro bosquejo sencillo podríamos decir que les recuerda su pasado, cómo creyeron, su presente, cómo deben vivir, y su futuro, lo que deben esperar.

     

    Esta carta nos alienta de igual manera a nosotros, a responder como los tesalonicenses al llamado de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, a cómo responder al amor de Dios y cómo esta respuesta es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de esperanza.

     

    Al estudiar esta carta encontramos un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, y hemos podido identificar cómo se ve una iglesia con gente nacida de nuevo, y en qué consiste una fe viva, real.

     

    Claro que no hablamos de perfección, porque eso no existe, pero sí de la gracia de Dios actuando en gente que responde a su amor, con una fe genuina y creciente. Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios, ellos conocieron el amor de Dios y su vida y carácter dieron evidencia de esto.

     

    En el primer capítulo vimos lo que es una iglesia viva y en progreso continuo, arrepentimiento, amor sacrificial, perseverancia en medio de la prueba, obediencia, madurez, expectación por el regreso del Señor. 

     

    Pablo estaba siendo acusado de ser un falso maestro, tanto su mensaje como su persona estaban siendo atacados, de manera que, en el capítulo dos se da a la tarea de recordar a los Tesalonicenses, su mensaje y su conducta, dejándonos buen modelo para lo que un siervo genuino de Dios debe ser, recordando que, de una manera u otra, ya eres un siervo del Señor, y alguien más te está viendo para seguir tu fe.

     

    Pablo les recordó: hey nos conducimos entre ustedes en santidad, no abusamos de su necesidad, les tratamos como una madre trataría a su bebé, como un padre instruiría a sus hijos, les instamos a seguir a Cristo.

     

    Y vimos la semana pasada de dónde surgió esta fe, dice la palabra que la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios, y estos hombres y mujeres tuvieron la actitud y la disposición correctas para recibir la verdad del Evangelio.

     

    Hablamos de la palabra de Dios y vimos la importancia de tener la actitud y la disposición correctas en nuestro corazón ante la Palabra de Dios, ciertamente la recibieron como Palabra de Dios, y no de hombres, y esto marcó sus vidas, y las transformó.

     

    Y precisamente el día de hoy vamos a seguir aprendiendo de Pablo, pero, en esta ocasión no de su conducta o manera de predicar el Evangelio, sino de su corazón, ¿cómo un siervo de Dios debe amar a aquellos quienes sirve. ¿Qué es lo que ocupa y preocupa la mente y corazón de un siervo de Dios? ¿Qué le causa gozo y esperanza?

     

    Esta porción también nos hablará de la fe, qué tan valioso es tener una fe genuina, tanto para el maestro como para el discípulo, cómo ésta necesita ser confirmada y para ser genuina debe permanecer, sosteniéndose ante la adversidad y la tentación, y cómo sin duda madurará, al ser alimentada y cuidada. Por eso yo titulé este mensaje: EL CORAZÓN DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS, y veremos 2:17 – 20; 3.

     

    1. Ama sinceramente a sus discípulos y su motivación es verlos vencedores en su fe en el día de Jesucristo.

    1 Ts 2:17 Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; 1 Ts 2:18a por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez;

    Para este momento ya había pasado más de medio año, tiempo suficiente para que los enemigos de Pablo prepararan un buen caso en contra de él, quizá repitiéndoles una y otra vez: ustedes no le importan a Pablo, ¿por qué los dejó? Él no los ama verdaderamente. De manera que lo primero que hace Pablo es reiterarles que no estuvieron con ellos no por deseo propio, sino porque fueron forzados a dejarlos.

     

    Esta palabra separados,

    aporfanizomai

    , implica desgarrar algo para separarlo, haber sido arrebatados por la fuerza, y haberlos dejado solos, también se puede traducir como ser hecho huérfano a la fuerza.

     

    Y es lo que Pablo les dice: Sí, es verdad, no estuvimos con ustedes físicamente, pero, no fue porque quisimos, fuimos obligados, pero tesalonicenses, se quedaron en nuestros corazones, en nuestras mentes, en nuestras oraciones, y no solo sí queríamos verlos, sino que, aún hasta hoy lo estoy procurando con diligencia.

     

    Aquí podemos ver el amor de Pablo por ellos porque las palabras que utiliza Pablo indican emoción, deseo profundo por tener comunión con ellos, por estar con ellos, Pablo les está expresando que en verdad les amaba.

     

    Y qué importante es buscar este amor unos por otros, porque muchas veces entre nosotros no nos podemos ni ver, qué contradicción, proclamar el Evangelio, la historia más extrema del amor de Dios, quien nos ama sin merecerlo, quien dio su vida por amor a nosotros, y que nosotros no nos podamos poner de acuerdo.

     

    Una señal de verdadera fe es este deseo por tener comunión unos con otros, si tienes el amor de Dios querrás estar en la comunión de la iglesia con tus hermanos, porque ahí es donde se manifiesta el amor de Dios.

     

    Y este amor es el amor ágape, que comienza en mí, en una decisión de amar, aunque nadie me pele, aunque nadie me tire un lazo, porque el verdadero amor, el amor de Dios no comienza en que los demás se ganen mi amor, me traten bien, que llamen mi atención y me caigan tan bien, que diga: sí, estos merecen que los ame y que los extrañe.

     

    No, por ejemplo, vemos a Pablo amando profundamente a los Corintios, quienes fueron muy rudos y desleales con él, y aun así les dice:

     

    2 Co 2:4 Escribí aquella carta con gran angustia, un corazón afligido y muchas lágrimas. No quise causarles tristeza, más bien quería que supieran cuánto amor tengo por ustedes.

    2 Co 12:15 Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos.

     

    A los Gálatas igual de desleales a la verdad, como niños fluctuantes llevados de acá para allá les dice:

     

    Gál 4:19-20 ¡Oh mis hijos queridos! Siento como si volviera a sufrir dolores de parto por ustedes, y seguirán hasta que Cristo se forme por completo en sus vidas. 20 Desearía estar con ustedes en este momento para poder hablarles en otro tono. Pero, estando tan lejos, no sé qué más puedo hacer para ayudarlos.

     

    En todo momento la Biblia nos muestra que el verdadero amor cristiano no está esperando que le amen para amar, sino que, como su Señor, sencillamente decide amar en sacrificio y servicio. Porque alguien podría decir, sí pues estos Tesalonicenses son fáciles de amar, pero, ¿qué me dices de los Corintios, y de los Gálatas?

     

    Y además Pablo nos enseña cómo el amor cristiano también es algo que está en el corazón, mis hermanos, la comunión entre nosotros no debe verse solo cuando estamos juntos, qué importante es mantener a tus hermanos en tu corazón, ¿y sabes cuál es la mejor manera? Orando por ellos.

     

    Ora por tus hermanos en lugar de quejarte de ellos, en lugar de juzgarlos, en lugar de desahuciarlos espiritualmente, o decidir que no son dignos de tu amor, de tu amistad, o de tu confianza, nosotros estamos llamados a amar como nuestro Señor, y el amor de Dios no es el que espera a ver qué le dan, y a ver si son dignos de ser amados por mí.

     

    No, nuestro ejemplo es Cristo quien vino a amar a gente grosera, gente egoísta, gente que lo crucificó, y aun así Cristo no cambió su amor por nosotros. Así nosotros debemos amarnos, tenemos al Espíritu Santo morando en nosotros para poder hacerlo. Un amor que se lleva en el corazón y que se manifiesta cuando hay oportunidad de comunión. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 2:18b pero Satanás nos estorbó.

    Pablo les da la razón por la cual no fue a ellos, no es porque no quiso, o porque no lo intentó, sino porque fue estorbado.

     

    Mis hermanos, es muy importante aprender a discernir, Pablo menciona en 2 Corintios que Satanás tiene planes, estrategias, para estorbarnos, por ejemplo, una de ellas es evitar el perdón a como dé lugar, de una o de otra manera mantener viva la herida, el fuego del odio y el resentimiento ardiendo, para luego provocar dolor y amargura, y ese es campo abierto para que él destruya hasta la amistad más entrañable:

     

    2 Co 2:10 Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

     

    Satanás es mencionado también como un león rugiente buscando a quién devorar, se le llama entre otros nombres el calumniador, el tentador, y es lo que él hace estorbar nuestro crecimiento, nuestra comunión, estorbar nuestra perspectiva eterna y embelesarnos con lo temporal.

     

    Pablo usa aquí un término militar que se refiere a cavar una trinchera u obstaculizar un camino, y Pablo supo que esta no era sino oposición Satánica.

     

    Y es así, la Biblia nos enseña que Satanás está comprometido con destruir todo lo que lleve la imagen de Dios, tentó a Cristo para que no fuera a la cruz, se opone al evangelio, engaña con milagros falsos, busca engañar a los creyentes, perpetra mentiras, calumnias, homicidios, ataca iglesias locales, especialmente ataca a los líderes espirituales, más que en cualquier otro lugar está en medio de nuestra comunión como iglesia, pretendiendo a toda costa destruir las cosas hermosas que Dios quiere hacer entre nosotros, azuzando nuestra naturaleza pecaminosa.

     

    Pero, me llama la atención que Pablo no se pone a reprender, o a “guerrear”, y no dice: pero, lo reprendí, y dije: en el nombre de Jesús; nada que ver, ¿sabes qué hace? Descansa en la soberanía de Dios. Porque Pablo tenía discernimiento espiritual, y nosotros como cristiano tenemos que estar seguros que Dios está en perfecto control de todas las cosas, dice la Palabra:

     

    Pro 16:4 El SEÑOR ha hecho todo para sus propios propósitos, incluso al perverso para el día de la calamidad.

     

    Y Satanás es un ser creado, no se trata del bien contra el mal, y a veces gana uno, y a veces otro, no, Dios es soberano sobre todas las cosas, nada lo mueve de su trono, ni nada obstruye sus planes y propósitos.

     

    Por eso no debemos estar asustados por Satanás, la Palabra nos llama a tener temor únicamente de Dios, nos llama a conocer a quién servimos y entender que él tiene planes, y que esos planes perfectos incluyen en ocasiones el permitirle a Satanás hacer cosas.

     

    Claro que cuando Dios le permite atacar Satanás solo está pensando en su odio y su deseo de asesinar y destruir, pero Dios tiene un cuidadoso y absoluto control sobre él, para que finalmente todas las cosas ayuden a bien a aquellos que amamos a Dios, aquellos que hemos sido llamados por él para sus propósitos gloriosos, para ser transformados a la imagen de Cristo.

     

    Por supuesto que no es así con los incrédulos con aquellos que están todavía esclavos de él, pero nosotros podemos contar con que nada nos puede arrebatar de la mano de Dios.

     

    Por ejemplo, lo puedes ver en Job, en los primeros capítulos, es Dios quien azuza a Satanás a quitarle a Job sus posesiones, su familia y su salud, sin embargo, vemos al final una victoria impresionante en su vida, y Dios es glorificado.

     

    Los creyentes debemos esperar oposición, pero, no enfocarnos en ella, sino en Cristo, en su Palabra porque él sacará lo mejor de nosotros de las pruebas, nuestra fe mucho más preciosa que el oro será purificada.

     

    Porque mira a Pablo, él fue estorbado, y ¿qué bueno crees que salió de esa oposición Satánica? Dos cosas: 1º Los Tesalonicenses crecieron en su fe, pero 2º Ni más ni menos, la primera carta inspirada, la cual estamos leyendo ahora fue escrita por Pablo, así es nuestro Dios.

     

    Ahora, en el siguiente versículo vemos lo que alguien que conoce al Señor y sus promesas debería aprender a valorar, además de ver la motivación más profunda de Pablo de su disposición y de su amor tan extremo por estos Tesalonicenses.

     

    Mis hermanos, qué importante es una perspectiva eterna, qué importante es que estés deseando esto para tus hermanos en Cristo, para tus hijos, tu cónyuge, para los que amas.

     

    1 Ts 2:19 Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe?

    Y Pablo hace una pregunta que responde con otra pregunta, ¿qué es lo que realmente nos produce esperanza,

    Elpis, este gozo anticipado de algo que es ciertísimo que viene, esta confianza plena en algo que no será arrebatado jamás, y qué nos produce este gozo, Jará

    este deleite, este regocijo que supera toda circunstancia?

     

    Y no solo eso, sino dice: ¿cuál será la recompensa que recibiremos y que nos dará este sentido de triunfo, de sentirnos realizados, completos, que llegamos a la meta?

     

    Corona es la palabra stéfanos, esta guirnalda entretejida que se les daba como recompensa a los vencedores en los juegos olímpicos.

     

    Pablo claramente nos anima a analizar de dónde sacamos nosotros nuestra esperanza, ¿qué estamos esperando nosotros recibir o alcanzar, o conquistar para que ya finalmente nos haga sentir triunfadores, completos, realizados? Y Pablo responde con una pregunta retórica:

     

    1 Ts 2:19b ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? 1 Ts 2:20 Vosotros sois nuestra gloria y gozo.

    Mira nada más de dónde Pablo sacaba su motivación para amar, servir a sus hermanos, el verlos salvos delante del Señor redimidos, presentarse delante del Señor Jesucristo y ver a esta iglesia entregada a él, salva, redimida, renovada esa era su causa de esperanza y gozo, su recompensa.

     

    La Biblia menciona varias coronas con respecto al creyente, coronas que recibiremos por pura gracia y que al final estaremos echando a los pies del único que merece gloria y honra, y Pablo menciona, por ejemplo, que aquellos que terminemos la carrera de la fe recibiremos una corona eterna, la corona de justicia:

     

    1 Co 9:25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

    2 Ti 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

     

    Aquellos que hayan decidido entregarse a su Señor en cuerpo y alma y resistan la tentación y la prueba en respuesta a su amor y salvación, recibirán la corona de vida:

     

    Stg 1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

    Apo 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

    Apo 3:11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

     

    Aquellos que servimos al Señor amando y sirviendo a sus ovejas recibiremos una corona de gloria:

     

    1 Pe 5:4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.

     

    Yo puedo ver en estas coronas triunfo total sobre el pecado, pero también veo que a todas estas coronas las precede la perseverancia, el permanecer, el resistir, y veremos más adelante que como todo esto, se trata de fe, de permanecer creyendo, confiando en Cristo hasta su regreso.

     

    Y qué interesante es que el mayor gozo de Pablo, su mayor recompensa y la motivación suficiente para servir y hacer lo que hacía era su amor por ellos, pero, su gozo, su esperanza, su recompensa sería verlos delante de Cristo firmes, salvos, victoriosos sobre el pecado y sus enemigos, Satanás, el mundo y la carne, no que les cayera bien a todos, o llegar a tener una mega iglesia, con un estaf muy grande, y un ministerio mundialmente famoso, no mis hermanos, eso es temporal.

     

    Mis hermanos, este debería ser nuestra motivación al servir al Señor, al servir a nuestros hermanos, al enseñarles, al plantar una iglesia, un estudio bíblico, algún ministerio.

     

    ¿Cuál es tu motivación de estar aquí cada domingo, de servir a tus hermanos, de adorar al Señor? ¿Son cosas de este mundo? La Biblia nos dice que el mundo no solo dejará de ser, está dejando de ser, a cada momento se corrompe más y más, y va hacia abajo junto con sus deseos.

     

    Mira cómo la gente se está levantando por multitudes a decir: no queremos un Dios que nos juzgue, queremos “libertad” para hacer nuestras maldades y si te atreves a decir que son maldades y que hagamos lo correcto entonces eres un villano, un racista, un malvado.

     

    Y la Palabra nos enseña que lo que se ve es temporal, absolutamente nada de lo que ves tiene eternidad, tarde o temprano pasa de moda y terminará como chatarra, no importa si es de colección, pregunta todo lo que ha quedado destruido en las guerras. El Señor dijo:

     

    Jua 12:25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.

     

    Sin embargo, el Señor va a coronar por su pura gracia a todos los creyentes con vida, justicia, gloria, perfección y gozo.  Y mis hermanos fue el privilegio de Pablo compartir con esta gente el Evangelio en palabra y ejemplo y llevarlos a los pies del Señor. Qué importante es para nosotros saber que cada creyente que esté en el cielo por nosotros haberle compartido el Evangelio, será causa de gozo para nosotros, por eso el Señor dijo:

     

    Luc 16:9 Les aconsejo que usen las falsas riquezas de este mundo para ganarse amigos, para que cuando las riquezas se acaben, haya quien los reciba a ustedes en las viviendas eternas. (DHH)

     

    Esta era la esperanza, el gozo y la recompensa de Pablo, estar delante de Jesucristo, y presentar a gente que nació de nuevo, que creció en su fe y que perseveró hasta el final. Y sigue diciendo:

     

    1. Su mayor preocupación es que la fe de sus discípulos llegue a la madurez.

    1 Ts 3:1 Por lo cual, no pudiendo soportarlo más, acordamos quedarnos solos en Atenas, 1 Ts 3:2 y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe,

    En otras palabras, Pablo les está diciendo: de parte de nosotros jamás les hubiéramos dejado solos, fue tan difícil como dejar una pequeña manada de ovejitas recién nacidas solas, como un bebé recién nacido dejado huérfano.

     

    Pablo sigue mostrando su amor por ellos, y les hace saber que el haberse quedado en Atenas no fue fácil, y por amor a ellos, sacrificialmente les envió a Timoteo, el mejor de sus colaboradores. Y les dice: Timoteo, es nuestro hermano en Cristo, es alguien que vive para servir a Dios, y es mi colaborador en el Evangelio, y se los envié para dos cosas: conformarlos y exhortarlos en cuanto a su fe.

     

    Confirmar es la palabra

    sterízo

    : fijar firmemente, volverse resueltamente en cierta dirección, confirmar, establecer, afirmar.

     

    Y exhortar,

    parakaléo:

    que implica rogar, alentar, amonestar, animar, consolar, confrontar, exigencia, infundir ánimo, pedir, insistir, implorar, instar, apremiar a alguien para que siga un curso de conducta, enfocándole al futuro, o consolar a alguien que ha estado pasando por pruebas ya experimentadas.

     

    Y esto nos enseña cómo es necesaria la comunión y el discipulado, cómo es imposible crecer fuera de la iglesia, cómo no existen los llaneros solitarios. En la iglesia o estás creciendo siendo enseñado por otros, o tú estás ayudando a otros a crecer. Y debe ser con tus palabras y con tu conducta y carácter, siendo un modelo coherente entre lo que dices y haces.

     

    Y me encantan estas dos cosas, lo primero que hay que hacer con un nuevo creyente, con un recién convertido, es primeramente establecerlo, confirmarlo en la fe, asegurarnos de que ha entendido el Evangelio y que lo ha creído.

     

    La instrucción bíblica es indispensable para esto, una fe se fortalece cuando conoce lo que dios ha revelado y tiene un fundamento firme en la sana doctrina, No existe una fe fuerte sin el conocimiento y entendimiento de la verdad.

     

    Cada vez que enseño de la fe, lo vuelvo a repetir, la fe es confianza, siempre estoy practicando fe, el punto es, ¿cuál es mi convicción? ¿Qué me sostiene? ¿Qué he determinado creer como verdad, como digno de seguir y vivir y morir por ello? Hay quienes deciden el pecado, la maldad, la mentira de Satanás que niega todo lo que se llama Dios, esa es su fe.

     

    Pero, la fe que salva es una fe basada en lo que Dios ha declarado de sí mismo, y de lo que ha hecho, basada en confiar en la Palabra de Dios, comenzando por el Evangelio, el cual me dice que soy pecador, que soy culpable, reo de muerte, porque he pecado, y la paga del pecado es muerte.

     

    Pero, al mismo tiempo evangelio es buena noticia, ¿cuál es la buena noticia? Que hay condiciones de paz, que Dios no quiere la muerte del malvado, sino que se convierta de su maldad, que Jesucristo vino a sufrir la muerte del malvado en la cruz, y que nos ofrece perdón de pecados, justificación en Cristo, nos ofrece vida eterna al reconocernos pecadores y confiar en Cristo para nuestra salvación.

     

    La Biblia declara que Dios es bueno, y que el ser humano es pecador y malvado, que el ser humano ha decidido darle la espalda, ignorarlo, y ha creído la mentira de que es dios, el centro del universo, pero que no es así, que hay un creador de todas las cosas que demanda ser obedecido, honrado, adorado porque es el único que es digno. Esto y muchas cosas más.

     

    Y esto es la fe, creer lo que la palabra de Dios dice y comenzar a vivir por ella, confiando en que es verdad a pesar de que el mundo entero dice lo contrario, y además aborrece la verdad. Así, un nuevo creyente necesita ser afirmado en su fe enseñándole la verdad.

     

    Y lo segundo es infundirle ánimo, instarlo con nuestro testimonio, con nuestra experiencia en el Evangelio a seguir adelante y no parar, no tropezar, ¿por qué? Porque hay pruebas, dice Pablo:

    1 Ts 3:3 a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos.

    Pablo se fue obligado por sus perseguidores, y esta iglesia tierna se quedó con el problema porque se propusieron caminar con Cristo y quizá las tribulaciones aumentaron y por eso les envió a Timoteo para confirmarlos y consolarlos.

     

    Para fortalecer su fe haciéndoles ver en quién creyeron, quién los llamó, y cuáles son sus promesas, animarlos a vivir en la verdad, a vivir por la verdad y a predicar la verdad a cualquier costo.

     

    Mis hermanos qué importante es haber escuchado el evangelio correcto, porque si te predicaron que si venías a Cristo todos tus problemas serían resueltos, te mintieron, si te predicaron que serías dueño del oro y la plata y lo que pisen tus pies sería tuyo solo si pactabas y diezmabas, te mintieron. Pablo le dijo a Timoteo:

     

    2 Ti 3:12 Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución. (NTV)

     

    Cuando tú te decides a caminar con Cristo, te conviertes en una luz en las tinieblas, y mucha gente ama sus tinieblas y va a pelear por ellas, va a golpear porque no va a resistir la luz. Cristo fue rechazado y llevado a la cruz porque el mundo amó más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas, ¿cuál fue su pecado? No creer, decidieron quedarse con la mentira de este mundo. Él dijo:

     

    Jua 15:18-20 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. 20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

     

    Santiago también escribió:

    Stg 4:4b Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

     

    Pablo también expresó:

    1 Ts 3:4 Porque también estando con vosotros, os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones, como ha acontecido y sabéis.

    Aquí está la prueba, Pablo desde el primer día que les predicó el Evangelio, en esas tres semanas les advirtió, no les mintió: vienen persecuciones, somos extranjeros, en un mundo hostil contra la verdad, y van a recibir persecución.

     

    Por ejemplo, este nuevo gobierno está exaltando el nombre de Cristo, hablando en contra del aborto, de cosas malvadas, y mira cómo el mundo se está levantando y mostrando sus motivos: no queremos que nadie nos diga que lo que estamos haciendo está mal, y el que lo haga tendrá que sufrir las consecuencias.

     

    Por eso tú y yo necesitamos estar en la comunión de la iglesia, permanecer en la Palabra, porque la persecución llega, hay pruebas, y solo con una fe firme en la verdad es posible vivirlas con gozo, por eso Pedro lo expresó así:

     

    1 Pe 1:3-8 Que toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Es por su gran misericordia que hemos nacido de nuevo, porque Dios levantó a Jesucristo de los muertos. Ahora vivimos con gran expectación 4 y tenemos una herencia que no tiene precio, una herencia que está reservada en el cielo para ustedes, pura y sin mancha, que no puede cambiar ni deteriorarse. 5 Por la fe que tienen, Dios los protege con su poder hasta que reciban esta salvación, la cual está lista para ser revelada en el día final, a fin de que todos la vean. 6 Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aun cuando tengan que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. 7 Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo. 8 Ustedes aman a Jesucristo a pesar de que nunca lo han visto. Aunque ahora no lo ven, confían en él y se gozan con una alegría gloriosa e indescriptible. 9 La recompensa por confiar en él será la salvación de sus almas. (NTV)

     

    Santiago también lo dijo:

     

    Stg 1:2 Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho 3 porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. 4 Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada. 5 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

     

    Por eso el autor de hebreos declaró:

     

    Heb 11:6  En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

     

    Mis hermanos en el cristianismo el juego no se trata de obras, sino de fe, de confiar en Dios y vivir por y para su verdad a pesar de cualquier circunstancia, porque sabes que él es real, él es verdadero. Y no solo de fe, sino de constancia, de permanencia, de perseverancia en esa fe. Juan dijo:

     

    Jua 15:6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

    1 Jn 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

     

    La fe genuina permanece, persevera hasta el final a pesar de cualquier situación, esa es la prueba final de la fe genuina. Y dice Pablo

     

    1 Ts 3:5 Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano.

    Pablo vuelve a mencionar, que no podía soportar más. Su mayor preocupación era el estado de la fe de los tesalonicenses, si habían permanecido y habían adquirido una fe genuina. Ellos habían tenido literalmente una tormenta de pruebas y la mayor preocupación de todo pastor es que las personas permanezcan en la fe y de fruto.

     

    ¿Cómo tienta el tentador? ¿Cuál es su enfoque? Debilitar la fe, matarla; matar tu confianza en Dios y su verdad, y que digas: esto no vale la pena, son puros cuentos, mejor sigo como estaba. De una manera u otra Satanás siempre quiere llevarnos a la incredulidad, la cual es la raíz de todo pecado.

     

    Si yo decido entregarme a mi carne, estoy rechazando la verdad de que sembrar para la carne es muerte, que solo en Cristo puedo ser pleno, y creo la mentira en lugar de la verdad. Constantemente el diablo, el mundo y mi carnalidad están gritando su mentira: “yo soy dios, no necesito de uno, y si hay uno él tendría que servir a mis propósitos”.

     

    Y ¿Cómo trabaja el tentador para que una fe no germine? Tiene tres tácticas las cuales podemos ver en la parábola del sembrador en Mateo 13, tú puedes leerlo con calma en casa, pero la primera semilla cae junto al camino, y sin más vienen las aves y la comen, la verdad es predicada, Satanás arrebata lo que fue sembrado en su corazón y roba la Palabra. Dice 2 Corintios:

     

    2 Co 4:3-4 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; 4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

     

    La segunda táctica es la prueba, cuando una fe no es genuina en una persona la prueba le hace retroceder de su fe, no era fe genuina, solo fue emoción, dice:

     

    Mat 13:20-21 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

     

    Pablo estaba orando para que este no fuera el caso de los tesalonicenses. Pero, hay una tercera táctica, debilitar la fe de los creyentes con los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, dice la parábola:

     

    Mat 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

     

    Marcos añade las codicias de otras cosas, y Lucas añade los placeres de esta vida, todas estas cosas ahogan la palabra, y no hay fe genuina que responda a ella, de manera que no hay fruto, ¿qué fruto? Obediencia a la verdad, vivir en ella, andando en amor y en santidad.

     

    De pronto Satanás puede convencer a la persona, y más en este país donde reina el consumismo y el materialismo: ¿qué haces batallando? Hay que darle gusto al cuerpo, vuelo a la hilacha, comamos y bebamos que mañana moriremos, hasta que es demasiado tarde.

     

    Y precisamente, Pablo no quería que su obra en el evangelio entre ellos fuera vana, vacía, inútil. Este es el deseo de todo pastor, de hecho, de todo aquel que le predica el evangelio o le enseña la Palabra a alguien, deseas que la persona muestre señales de vida.

     

    Realmente el deseo no es que la persona venga a la iglesia y ya, ese es muy buen comienzo, pero quieres ver a tus hermanos venir a la madurez, dando pasos de obediencia, quieres ver trasformación, restauración, vida nueva, luz haciendo meya en el reino de las tinieblas. Sin embargo, con los tesalonicenses la semilla de la Palabra cayó en buena tierra, ¿cómo dice la parábola?

     

    Luc 8:15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

    Mar 4:20 Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

    Mat 13:23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

     

    Y ¿en qué consiste este fruto de los Tesalonicenses? Dice Pablo:

    1 Ts 3:6 Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros,

    Timoteo llegó y les dijo: su fe es genuina, está viva, ¿cómo sabes? Siguen firmes en el Evangelio y además están caminando en amor, y su amor llega hasta ti. Este es el dúo inseparable, la fe genuina se manifiesta en amor, el amor de Dios, Jesucristo dijo:

     

    Jua 13:34-35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros;(F) como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 34 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

     

    1 Jn 4:7-8 Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios. 8 Pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

     

    Mis hermanos no hay atajos para esto, y amor es amor, lo cual incluye el sentir de Cristo, sacrificio y servicio, el perdón y demás. Y es justo lo que estamos viendo entre Pablo y los tesalonicenses. Y dice Pablo:

     

    • La mayor causa de gozo del siervo de Dios es ver a sus discípulos caminando con el Señor.

    1 Ts 3:7 por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe;

    En otras palabras, la fe genuina de los tesalonicenses superó la incomodidad de la necesidad y la aflicción de la oposición. El consuelo de Pablo fue ver la fe viva de los Tesalonicenses

     

    ¿Qué le quitaba el sueño a Pablo, las tribulaciones, la necesidad, la aflicción de sus circunstancias adversas? No, solo el saber que los Tesalonicenses habían sobrevivido en cuanto a la fe.  ¿Cómo lo sabes? Pablo dice:

     

    1 Ts 3:8 porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor.

    La palabra firmes, es un término militar para referirse a soldados que no retroceden ante el ataque, y no hay señal más clara de una fe genuina que cuando ésta se sostiene ante las pruebas, y dice Pablo, ahora vivimos, lo cual implica dos cosas. Una fe genuina es una fue a prueba de todo.

     

    1º En el sentido positivo, este es el deseo amoroso de alguien que ama a su hermano en Cristo. ¿Qué le dijo Juan a Gayo en 3 Jn?

     

    3 Jn 1:1-4 El anciano a Gayo, el amado, a quien amo en la verdad. 2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad. 4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.

     

    Si no tienes hijos, el día que los tengas y si estás creciendo en Cristo te darás cuenta que más allá de títulos, éxito profesional, o cualquier cosa que este mundo exija que necesitan tus hijos para ser felices, el peso más grande de tu corazón es ver a tus hijos caminando en la verdad, siguiendo a tu Señor, porque sabes que esa será la única forma de verles felices, plenos.

     

    Lo que el mundo y la carne ofrecen es temporal, muy difícil de mantener, y además siempre termina dejándote en miseria y esclavizado, eso es lo que cualquier adicción hace, la felicidad y satisfacción que dan los éxitos mundanos es muy corta, y la única opción es auto engañarte y llenarte de orgullo.

     

    Pero, solo caminar con Cristo, permanecer en su verdad, estar como dice este texto, firme en el Señor, es como puedes estar seguro y pleno, además que sin esta fe estás perdido, muerto.

     

    2º En el sentido negativo, implica que, si Pablo revivió al ver la fe de ellos, se sentía como muerto solo de pensar que ellos hubieran tropezado, y esta es una realidad, no hay cosa más triste para un pastor que ver a alguien tropezar, que ver a sus discípulos estériles, estancados, que ver una iglesia indiferente a la necesidad humana.

     

    Que pensar que la Palabra de Dios viva, poderosa, eficaz, sea nulificada por la incredulidad y la desobediencia de alguien, eso es escalofriante, porque si pones la Palabra a un lado, ¿qué otra cosa te queda para llegar a ser salvo? Nada, la fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios, y si la rechazas, estás rechazando todo conducto a la salvación, por eso dice Pablo:

     

    1 Ts 3:9 Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios,

    Es decir, ¿cómo agradecer a Dios tanta gracia, tanto amor? Y sin duda Dios constantemente nos está dejando sin palabras, y nos quedamos sin palabras cuando de pronto nos cae el veinte de su misericordia y gracia sobre nosotros. Ese es el corazón de nuestro Dios, y debe ser el nuestro, dice la Palabra:

     

    Luc 15:7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.

     

    Luc 15:10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

    su cuello, y le besó.

     

    Luc 15:21-24 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22  Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

     

    Luc 15:31-32 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

     

     

    Eze 18:31-32 Deja atrás tu rebelión y procura encontrar un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué habrías de morir, oh pueblo de Israel? 32 No quiero que mueras, dice el SEÑOR Soberano. ¡Cambia de rumbo y vive!

     

    Pablo no solo se sentía vivo al ver la fe viva de ellos, sino al ver pecadores verdaderamente arrepentidos, vueltos al Señor, gente que abandonó su vana manera de vivir y que decidió entregarse por completo al Señor, porque una vez más la Palabra probó ser eficaz, el Evangelio poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, y esto debe ser causa de gozo indescriptible en nuestros corazones, porque así es en el corazón de nuestro Dios y en el cielo mismo.

     

    1 Ts 3:10 orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos vuestro rostro, y completemos lo que falte a vuestra fe?

    Pero, Pablo no se conformaba con saber que estaban firmes, sino que quería terminar de instruir su fe, y completarla, y me llama la atención que para esto nos da la parte que siempre va en el paquete de fe, la oración insistente, día y noche.

     

    Esto nos enseña que de una manera u otra nuestra fe no es perfecta y siempre tiene que estar siendo completada, y nos enseña este principio tan importante:

     

    Sí creemos, se nos da vida nueva, y tenemos una fe viva, pero nuestra fe está en un constante progreso, porque necesita madurar, crecer, ser completa, y esto es lo que sucede mientras perseveramos en la palabra y en la iglesia.

     

    Por eso te pregunto, ¿qué estás haciendo tú, para que tu fe sea completada? Siempre estamos en ese proceso hasta que el Señor venga, por eso es que somos llamados a permanecer, permanecer en Cristo, andar en el Espíritu.

     

    Por eso aquí predicamos la Palabra verso por verso, por eso queremos proveerte de enseñanza en cada estudio bíblico, en cada discipulado, porque quiero completarte en tu fe. Y podemos ver en Pablo lo que es una fe madura: ¿qué le preocupaba a Pablo más que cualquier cosa? Sus hermanos, una vida entregada a Cristo, una vida no enfocada no en sí mismo, sino en los demás. Pablo estuvo dispuesto a perder su vida por causa de la verdad. Y Pablo termina esta sección orando:

     

    1 Ts 3:11 Mas el mismo Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirija nuestro camino a vosotros.

    En otras palabras, el resultado de nuestra fe sigue dependiendo de nuestro soberano Dios, y aun cuando Pablo estaba ansioso, preocupado por ellos, procurando verlos, al mismo tiempo manifiesta su confianza en el Señor. Dios, por favor, tú abre puertas, tú ve delante de nosotros, guíanos, ayúdanos.

     

     

    1 Ts 3:12 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,

    Y el dúo inseparable: fe, y amor, amor de Dios y amor al prójimo, mis hermanos, el Señor nos ha estado hablando demasiado al respecto, el amor entre nosotros es el evangelismo más eficaz, así como la desunión, la contienda, el desamor, la falta de perdón, el camino más rápido a que el nombre de Cristo sea vituperado.

     

    Esto es algo por lo que necesitamos estar orando constantemente como la iglesia de Cristo: en toda oportunidad, reunión de oración, te pido que ores esto: Señor te necesitamos, haz crecer en nosotros tu amor, fortalece tu amor en nosotros, enséñanos a amar, y de la misma manera que así sea para todos y cada uno de los miembros de tu cuerpo, de tu iglesia.

     

    Dice Pablo, oramos esto por ustedes, y también oramos esto por nosotros. Me encanta hermanos porque todos tenemos la misma necesidad, esta debe ser nuestra oración. Y nos da un último resultado de una fe genuina que se manifiesta en amor, dice:

     

    1 Ts 3:13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

    Me encanta ver como este conjunto de cosas afirman el corazón de un creyente, y en nuestro corazón hermanos es donde reside la fe, donde tenemos puesta nuestra voluntad, el centro de nuestra adoración, ahí puede estar repleto de altares a los ídolos de nuestra vida, o un solo altar al Dios vivo.

     

    Por eso de ahí surge el amar la santidad, el amar la verdad, la libertad de hacer lo que Dios demanda, el gozo de obedecer, no porque alguien te esté amenazando, o porque te importe mucho cómo te vean los demás, sino porque en verdad tu obediencia surge de conocer a tu Señor, de experimentar su amor.

     

    De manera que, una fe completa, un corazón afirmado guía a una vida consagrada a su Señor, no por legalismo o religiosidad, no por obligación, sino por amor.

     

    ¿Te das cuenta de la progresión desde el capítulo 2? Un corazón con la actitud y la disposición correcta de recibir la Palabra, un corazón sincero, da a luz una fe genuina, la cual se sostiene, la cual permanece, persevera, la cual se manifiesta en amor genuino por los hermanos, por el Señor, por la verdad, y se convierte en una vida consagrada al Señor, una vida que vive con gozo, paz y esperanza, al ser libre de la esclavitud de su pecado.

     

    Al final esta es la libertad a la que somos llamados hermanos, y qué gozo es que tengas esto en mente, que sea tu meta, que, si estás discipulado a alguien más, sea a tus hijos, a tu esposa, a algún amigo, puedas establecer estas metas para tu corazón.

     

    Ahora que estamos en el discipulado de servidores, cuánto nos hace falta cuidar nuestros motivos al servir, estar bien enfocados y anhelar estas cosas para nuestros hermanos aquí en Calvary, para cada persona que entre por esa puerta. Le pido al Señor que nos ayude a manifestar de esta manera su presencia, en esta fe viva, genuina, llena de amor, de esperanza por lo eterno, de expectación por el regreso de nuestro Señor.

     

    ¿Cuál es el estado de tu fe? ¿Qué vas a hacer para afirmarla? Cada domingo se predica la Palabra de Dios, ¿tienes un corazón sencillo para recibirla? Los jueves nos estamos reuniendo para seguir estudiando la Palabra, los viernes en la iglesia en hogar, aquí está la mesa puesta, ¿te quisieras sentar a tomar de los manjares que el Señor te ofrece?

     

    ¿Dónde estás buscando tu recompensa? ¿Sigues esperando en este mundo? ¿Cuál es tu motivo de gozo, esperanza y gloria?

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jan 15, 20171 Tesalonicenses 2:13-16 “La actitud y la disposición correctas del corazón ante la palabra de Dios”
    Jan 15, 2017
    1 Tesalonicenses 2:13-16 “La actitud y la disposición correctas del corazón ante la palabra de Dios”

    LA ACTITUD Y LA DISPOCISIÓN CORRECTAS DEL CORAZÓN

    ANTE LA PALABRA DE DIOS

    1 Tesalonicenses 2:13-16

     

    Ya comenzamos a ver las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Esa carta escrita por Pablo escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    La cual, estando en la costa, Tesalónica tenía uno de los puertos más impresionantes del área, y Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia, una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste.

     

    De manera que, muchos viajeros y gente de negocios pasaban por esa ciudad, a hacer comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral.

     

    Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y los pecados sexuales eran cotidianos entre ellos, de manera que, Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Otra cosa interesante de esta iglesia es su nacimiento, esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica.

     

    Y estando en este lugar Pablo les comunica el Evangelio, les dice: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, muchos griegos creen.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a gente ociosa y malvada ociosos utilizándola para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, los llevan al tribunal, y finalmente el alboroto se disuelve, pero, Pablo y los suyos son forzados a salir de la ciudad.

     

    Pero, en estas tres semanas Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nace al punto que Tesalónica se convierte en una plataforma de donde, como dice en el 1:8, la fe de los tesalonicenses se extendió en todo lugar, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para que la vida de muchas personas cambiara en Tesalónica, por eso, mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo con fe genuina es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona en un instante, porque es la gracia de Dios, es el Señor buscando y salvando lo que se había perdido, por eso recuerda, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado, Dios puede transformar tu corazón, si solo se lo permites.

     

    Retomando, ¿Qué sucede después? Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, en su camino allá sigue predicando, pasando por Berea, y siendo expulsado, pasando por Atenas con muy poco fruto, y finalmente llegando a Corinto el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Desde Corinto, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses. Y vemos cuatro razones:

     

    PROPÓSITO

    1º Para alentarlos en medio del crecimiento. 2º Para fortalecerlos en medio de las dificultades. 3º Para alentarlos a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Para instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia. Les recuerda su pasado, cómo creyeron, su presente, cómo deben vivir, y su futuro, lo que deben esperar.

     

    ¿Cómo podemos aplicar esta carta a nuestras vidas? En esta carta podemos ver claramente lo que significa responder al llamado de parte de nuestro Señor, cómo la obediencia a la verdad y la respuesta al amor de Dios producen una iglesia dinámica y vibrante, una iglesia fresca y llena de esperanza.

     

    Así, las características de una iglesia como la de Tesalónica nos da un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestro carácter, en cuanto a nuestra fe, al comparar nuestra fe con la de esta iglesia. En esta iglesia podremos identificar lo que es una iglesia con gente nacida de nuevo, y ver en qué consiste una fe viva, real.

     

    Ahora, no es que estos hombres y mujeres de Tesalónica eran perfectos, porque no existe una iglesia perfecta, pero, sí podemos ver en ellos lo que es responder al llamado de Dios. Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios, ellos conocieron el amor de Dios y su vida dio evidencia de su respuesta.

     

    En el primer capítulo vimos que la fe de los Tesalonicenses era una fe viva, que dio fruto de arrepentimiento, manifestándose en un amor sacrificial, sosteniéndose a pesar de la dura prueba de la persecución, llenos de esperanza por creer que el Señor les amaba y venía por ellos. Vemos una iglesia con gente dando pasos radicales y drásticos en cuanto a su manera de vivir.

     

    Una fe viva es una obra de Dios, la fe es de Dios, nuestra redención comienza en Dios y termina en él, nosotros solo respondemos, él nos elige por su gracia, y esta elección se comprueba cuando nos convertimos en discípulos de Cristo, y luego en discipuladores de otros, hay transformación, hay madurez y un anhelo expectante por el regreso del Señor.

     

    En el capítulo donde estamos, Pablo nos deja ver que estaba siendo acusado de ser un falso maestro, ya que el enemigo no descansa y quiere destruir la obra de Dios a toda costa, y la manera en la que actúan es que primero persiguen, si esto no funciona, intentan desacreditar el mensaje, y si esto todavía no funciona, entonces intentan desacreditan al mensajero.

     

    De manera que Pablo se da a la tarea de recordar a los Tesalonicenses, cómo él y Silas se desenvolvieron entre ellos, cómo les predicaron el evangelio, de qué manera, cuál fue su mensaje y su conducta, y nos deja un buen modelo para lo que un siervo genuino de Dios debe ser.

     

    En los primeros 6 versículos podemos ver cinco cualidades clave del siervo de Dios, tenacidad, que viene de su confianza total en el poder de Dios. Integridad, que viene de su amor y compromiso con la verdad de Dios; responsabilidad porque sabe que el Dios omnisciente examina su corazón; y humildad que viene de conocer y entender quién es su Señor, al ser consumido por su gloria inigualable.

     

    Y tú dirás, bueno, esto no es para mí, porque no estoy sirviendo en ningún área en la iglesia, o no soy servidor de iglesia en hogar.

     

    ¿Qué crees mi hermano? No es así, el día que le entregaste tu vida al Señor, en ese momento te convertiste en su servidor, y de una manera u otra le estás sirviendo, si dices: yo no quiero estar en el ministerio, lo cual significa servicio, y eres creyente en Cristo, to late, ya eres siervo del Señor, y él te va a pedir cuentas de lo que te ha confiado. Tu primer ministerio es tu hogar, ya eres un misionero en tu trabajo, un embajador del Evangelio de Cristo donde quiera que estés.

     

    Además al haber sido insertado en el cuerpo de Cristo, él te capacitó, te dio dones, ministerios, manifestaciones de su amor y su poder, no para que seas un almacén andante de bendiciones, sino para que seas un conducto a través de cual manifiestes su amor, en servicio, como líder, guiando a otros a Cristo, quizá como padre de familia, dirigiendo a tu esposa y a tus hijos, como esposa, dirigiendo a tus hijos y a otras mujeres, en tu trabajo, donde sea, tu vida existe para la gloria de Dios, por lo tanto este capítulo es para ti.

     

    Pablo no solo habló de su carácter, sino de su trato para con ellos, la palabra dice: por sus frutos los conoceréis; de manera que, cuál es el carácter del maestro, cuál es su fruto, y cuando hablamos de carácter y de fruto, hablamos de Cristo, sacrificio, servicio, humildad, alguien que no mira por lo suyo, sino por lo de los demás, tiene amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, en otras palabras, manifiesta a Cristo en su carácter y en su trato, y para explicarlo nos da dos ilustraciones de su trato para con ellos, el amor de un padre, y el amor de una madre.

     

    Vimos que el siervo del Señor debe ser como una madre para con sus discípulos, amable y tierno, estamos llamados a amar con un amor sacrificial y un trabajo desinteresado, como una madre con sus hijos. El siervo del Señor expresa el amor como un padre que ama la verdad, manifestando una conducta intachable. Exhorta y consuela como un Padre a sus hijos. Que insta a sus hijos a andar de acuerdo al llamado que han recibido.

     

    Ahora para estas cosas, ¿quién es suficiente? Solo Cristo en nosotros le pido a Dios que nos enseñe, nos capacite para poder llegar a este estándar por su gracia y misericordia.

     

    Y el día de hoy veremos una clave más que nos dirá la razón por la que estos hombres y mujeres dieron esos pasos de madurez agigantados. ¿De dónde salió todo esto? ¿Cómo es que siendo una iglesia tan joven se convirtieron en el modelo de iglesia de su tiempo en toda su región? ¿Dónde comenzó esta maravillosa relación de amor, servicio, obediencia? ¿Cómo es que llegaron a este punto?

     

    El día de hoy hablaremos de la Palabra de Dios, por eso yo titulé este mensaje: LA ACTITUD Y LA DISPOCISIÓN CORRECTAS DEL CORAZÓN ANTE LA PALABRA DE DIOS. 1 Tesalonicenses 2: 13-16

     

     

    1. La actitud y la disposición correctas de corazón, siempre producirán agradecimiento al entender la gracia del Señor sobre nosotros.

    1 Ts 2:13a Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios,

    Pablo vuelve a agradecer a Dios por los Tesalonicenses, dice: estamos profundamente agradecidos con Dios,

    Eujaristéo,

    y le agradecemos constantemente. Me encanta recordar que estamos llamados a vivir agradecidos, no amargados, cuando hemos sido salvados por Dios, en verdad tenemos razones de sobra para agradecerle, él es quien nos da todo, quien nos da la vida aún sin merecerla, quien nos sigue bendiciendo aún sin merecerlo.

     

    Cuando por su gracia entendemos o quizá apenas sospechamos quién es Dios, lo que ha hecho, quienes somos nosotros, y cómo Dios se atreve a tratar con nosotros, siendo pecadores, desleales, berrinchudos, indisciplinados, interesados, volubles, y eso solo hablando de nuestro carácter, porque no estoy tomando en cuenta nuestras acciones, las cuales también muchas veces le deshonran.

     

    Porque el pecado es una transgresión en contra de su justicia, es un escupitajo a su rostro Santo y perfecto, en el cual no existe una sola mancha, pero, el Dios Todopoderoso, lleno de amor, no se cansa de nosotros, nos sigue bendiciendo, quien además ideó un plan perfecto que se está desenvolviendo, que terminará en gozo eterno, en bendición eterna, en el cual estamos tú y yo, y estaremos inmerecidamente y llenos de gracia, en la presencia de nuestro Dios.

     

    Y en este plan él tomó el costo mayor para limpiarnos ofreciéndonos la justicia y la perfección de Cristo, la cual es imputada a nosotros cuando creemos en nuestro Señor, por esta y muchas cosas más es que un cristiano debe vivir agradecido con su Señor.

     

    Y solo una persona nacida de nuevo, que permanece en la Palabra, que la conoce, que la cree, que le entrega su confianza, que pasa tiempo en oración con su Señor puede ver con los ojos de la fe dos realidades:

     

    Este mundo lleno de lágrimas, pecado, e injusticia, pero, una segunda realidad eterna donde habita la justicia, donde la Palabra de Dios que no cambia, nos levanta y nos llena de gozo indescriptible, y de una convicción plena que nos llena de paz, y nos lleva a estar agradecidos, satisfechos, en paz, al punto que el Señor dice:

     

    Isa 30:15a Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza.

     

    Por eso por todos lados la Biblia nos llama a estar agradecidos, aquí hay algunos versículos:

     

    1 Ts 5:17-18 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

     

    Col 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

     

    Col 4:2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;

     

    Flp 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

     

    De hecho, en Apocalipsis, parte de la alabanza celestial donde toda la gloria de Dios está al descubierto, es el agradecimiento:

     

    Apo 4:9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,

     

    Apo 7:11-12 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

     

    Alguien que conoce a Dios, que conoce su Palabra, que está en comunión con él, será una persona agradecida, aún a pesar de las pruebas, dificultades y persecuciones.

     

    Y Pablo agradece a Dios sin por el don de la fe dada a los Tesalonicenses, porque aun esta fe de responder a la Palabra de Dios correctamente, viene de Dios, sigue siendo la pura gracia de Dios sobre nosotros, por eso dice: gracias a Dios porque ustedes la recibieron como tal. Y nos explica

     

    1. Identificar entre lo que es la palabra de Dios y las palabras de hombres es básico para vivir una vida firme e inamovible en la verdad.

    1 Ts 2:13b de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios,

    Pablo nos muestra por qué esta iglesia estaba dando tanto fruto en el Señor, y esto fue por la manera en la que ellos respondieron a la verdad expuesta por Pablo, ellos obedecieron al Evangelio con una fe sencilla. Ellos la recibieron como palabra de Dios, y no de hombres.

     

    Nuestra responsabilidad es, con toda diligencia y responsabilidad, abrir la Palabra de Dios, enseñarla, predicarla, anunciarla, proclamarla, para que la gente tenga la oportunidad de considerarla como palabra de Dios y de creerla, o como palabra de hombres, y rechazarla.

     

    Y yo creo que aquí vemos la clave de una fe genuina, la cual consiste en una actitud correcta, en una disposición de corazón a creer, en el Evangelio como palabra de Dios, lo cual la Biblia llama obediencia a la fe. Dice en Romanos 1:

     

    Rom 1:5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;

     

    Todo ser humano está llamado a responder al Evangelio como lo hicieron los Tesalonicenses. La frase: “de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros”, se puede leer literalmente en griego original, “Palabra oída de nosotros y enviada por Dios”.

     

    En otras palabras, nosotros proclamamos el Evangelio, sí, pero, su contenido, no son palabras de hombres, no son la invención de una iglesia, o de una persona, cada vez que anunciamos el Evangelio, es Dios quien está rogando, es Dios proclamando condiciones de paz, de reconciliación, Dios mismo está proclamando:

     

    La paga del pecado es muerte, pero mi regalo es vida eterna, todo ese sufrimiento, dolor y demás, es causa de su pecado, de haberme dado la espalda, de rechazarme, de ignorarme, yo no soy el culpable, son ustedes que han rechazado al autor de la vida.

     

    Dios está proclamando: En Cristo, en su vida, muerte y resurrección, en esa cruz del calvario, hice reconciliación, cargué sus pecados en mi hijo, para no tomárselos a ustedes en cuenta. Les amo de tal manera que di a mi hijo unigénito por ustedes, para que si creen tengan vida eterna. Y cada persona está llamada a responder en obediencia, recibiendo como verdad este ruego de parte de Dios.

     

    Y estos Tesalonicenses, acostumbrados a oír todo tipo de filosofías paganas, al oír el Evangelio, inmediatamente se dieron cuenta que había algo diferente en la predicación de Pablo, ellos tenían hambre espiritual, de hecho, hermanos, la gente tiene hambre espiritual, tiene una tremenda necesidad de oír la verdad, solo que no lo sabe, y cuando esta es expuesta, inmediatamente es identificada.

     

    Yo recuerdo cuando escuché por primera vez la Palabra expuesta de esta manera, ya era yo creyente, y aún que había ido a algunos conciertos cristianos, a un par de iglesias, el escuchar la Palabra por primera vez, fue algo incomparable, al punto que a partir de ese día no volví a faltar a la iglesia, no porque me estuvieran obligando, sino porque no podía, necesitaba oír cada domingo, eso que me levantaba, que me llenaba de vida, que me lavaba y me transformaba de a poco, yo sabía que no era palabra de hombres, sino verdadera palabra de Dios.

     

    Si tienes ya más de un año con nosotros, y has creído la Escritura, te aseguro que ya no te comes tan fácilmente cualquier predicación, ya puedes distinguir entre lo que es la Palabra de Dios, y lo que es la palabra de hombres.

     

    Y este es mi punto, mis hermanos esa Biblia que sostienes en tus manos, no es un simple libro, es la Palabra de Dios, y Dios está esperando que así la recibas. ¿Qué dice en 2 Timoteo?

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

     

    La Palabra de Dios que tienes en tus manos es ni más ni menos, la respiración de Dios, su aliento, para poder emitir palabras tú y yo necesitamos aire para que este se convierta en sonido, el cual articulamos con nuestra boca y lo convertimos en palabras coherentes.

     

    Así Dios, él mismo habló por su Espíritu Santo a y a través de personas lo que él quiso, su revelación a la humanidad está en esa Biblia que tienes, él habló en la Biblia, y la Biblia no contiene la palabra de Dios, es la Palabra de Dios.

     

    Aquellos que hemos sido confrontados por su verdad, derribados de nuestra engañosa escala de valores, derribados de nuestras soberbias, de nuestra religión, podemos testificar con nuestras vidas: la Palabra de Dios es poderosa, es la verdad.

     

    Además de sostener el universo entero, a la misma vez es capaz de darte propósito para vivir, hacerte entender el verdadero significado de la vida, darte libertad de ti mismo, de tu auto estima, de la cárcel de tu pecado, el cual te esclaviza de mil maneras, con odio, resentimiento, temor, adicciones, y demás.

     

    La Palabra te liberta del poder de las tinieblas, sana tu manera de pensar, te libra de la locura de la humanidad, y te hace pensar correctamente, te llena de paz, de gozo, de esperanza que no dependen de circunstancias como de tener salud perfecta, o un buen gobierno, o vivir en un país de primer mundo, de tener mucho o tener poco, porque te enseña que en Cristo y solo en él puedes estar pleno, completo, y el resto de las cosas son temporales.

     

    Este es nuestro testimonio en cuanto a que nosotros hemos creído que es palabra de Dios y no de hombres, pero, alguien podría decir: ¿cómo sabes? ¿Cómo sabes que no es un invento de hombres para controlar las masas? ¿Qué hace diferente este libro de los millones de libros escritos a lo largo de la historia?

     

    Bueno, no tenemos tiempo suficiente para cubrir este tema tan extenso, pero veamos algunas pruebas. Para empezar, la Biblia se ha sostenido a todo tipo de ataques a lo largo de milenios, aquí sigue, y no ha cambiado, dice el Salmo 119:

     

    Sal 119:89-91 Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos. 90 De generación en generación es tu fidelidad; Tú afirmaste la tierra, y subsiste. 91 Por tu ordenación subsisten todas las cosas hasta hoy, Pues todas ellas te sirven.

     

    Por otro lado, la Biblia afirma más de 2000 veces ser la Palabra de Dios, “así dice el Señor, dijo el Señor, vino palabra del Señor, el Señor dice”, etc.

     

    Ahora, alguien podría decir, sí yo soy Jhon Lenon y lo afirmo mil veces si quieres, y claro, cualquiera puede reclamar lo que quiera, pero se requieren pruebas, evidencia, por lo mismo quiero mencionarte solo cuatro evidencias externas de que la Biblia es lo que afirma ser, la Palabra inspirada por Dios, y no por hombres.

     

    1. Su preservación.

     

    A lo largo de milenios la Biblia ha sido transmitida, sin perder absolutamente nada de información. Después de siglos de copiarla y distribuirla el mensaje jamás ha sido cambiado, y ¿cómo lo sabemos? A lo largo de la historia se han encontrado más de 5500 copias de los manuscritos del NT, se el NT completo, o fragmentos, solo hablando del NT, imagínate del AT, los manuscritos más antiguos encontrados, llamados los rollos del mar muerto, y todos ellos tienen la misma información.  

     

    Los más antiguos fueron encontrados 130 años después de Cristo, ¿qué implica esto? Por ejemplo, el Evangelio de Juan, se encontró solo 30 años después de que fue escrito. Si comparamos esto con cualquier otra literatura, por ejemplo, las Guerras de Galia escritas por Julio Cesar, la copia más cercana después de que fue escrita, fue encontrada después de 1000 años.

     

    O la Odisea de Homero, la copia más cercana encontrada a cuando fue escrita fue 2200 años después, y las copias que se han encontrado son mínimas, fragmentos, o quizá una o dos. Y checa, nadie ataca o siquiera duda de que la Odisea fue escrita por Homero, o atacan los escritos de Cesar, pero, ¿qué tal la Biblia? Cómo es atacada, sin embargo, cada manuscrito comprueba su contenido, el cual a través de los milenios se ha trasmitido sin error.

     

    1. Su historia fidedigna.

     

    Mis hermanos, la Biblia es mucho más que un libro religioso de oraciones de fábulas, o leyendas, la Biblia habla de lugares, familias, de eventos que han sucedido en la historia, y la historia misma los respalda. Por ejemplo, un arqueólogo judío muy famoso llamado Nelson Glueck dijo: ningún descubrimiento arqueológico ha contradicho jamás la Biblia.

     

    Muchos incrédulos atacan la Biblia diciendo que los lugares que relatan no existieron porque no han encontrado ruinas de los lugares descritos, por ejemplo, así decían Betesda, el lugar donde fue el Señor curó al paralítico y cuando el agua se movía el primero que llegaba era sanado, y ellos decían es un mito, porque no hemos encontrado ninguna prueba de que este lugar existió.

     

    Pero, hace algunos años haciendo excavaciones, ¿qué crees? Ahí estaba el estanque de Betesda, justo como la Biblia lo describió, y extrañamente, todos guardaron silencio. Lo mismo decían de Poncio Pilatos, hasta que encontraron una roca con la inscripción de Tiberio el Cesar, y el procurador de Cesarea, Poncio Pilatos. Lo mismo decían de Jericó, y encontraron el muro derribado de una manera muy singular.

     

    1. La unidad en su mensaje.

     

    La Biblia no es un libro solamente, son 66 libros en uno, escritos a lo largo de 1600 años, por 40 autores, en tres lenguas diferentes, en tres continentes diferentes, por gente de diversos trasfondos, por ejemplo, Amos era un pastor de ovejas, Pedro y Juan pescadores, Daniel un primer ministro, Mateo un publicano, David un rey, y así podríamos seguir.

     

    Todos ellos escribieron de temas muy controversiales, y aun así hay unidad en sus mensajes, ni una sola contradicción, sino todo lo contrario, claridad, unidad, en sus mensajes. Tal pareciera que fue un solo autor, Claro que lo fue, Dios, eterno, que habló a cada uno de estos hombres.

     

    Ahora, para ponerlo en perspectiva, te desafío a lo siguiente: agarra 66 libros de medicina, escritos por cuarenta escritores diferentes, escritos a lo largo de 1600 años, de diferentes idiomas, y diferentes continentes, desde oriente, medio oriente, Europa, áfrica, américa, los nativos americanos, y trata de curar una enfermedad, ¿sabes qué? Vas a matar a la persona, porque se van a contradecir.

     

    Si hoy mismo tomas a 10 médicos y dales un tópico de medicina a escribir, no se van a poner de acuerdo. Sin embargo, la Biblia tiene un mensaje maravillosamente uniforme. Recuerda, la Biblia no tiene contradicciones, lo que tiene son lectores superficiales.

     

    1. Profecía Cumplida.

     

    ¿De qué habla esto? Dios habló de cosas en la Biblia que todavía no sucedían a propósito, para que quedara comprobada su omnisciencia, su eterna sabiduría, él ya lo vio todo suceder, porque para él no hay tiempo ni espacio, de manera que la gente pudiera decir: él es real, él es creíble. En Isaías 46 dice:

     

    Isa 46:9-11 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; 11 que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.

     

    Sencillamente las profecías de Jesucristo, miles de años antes Dios las anunció en su Palabra, más de 300 profecías a lo largo de toda la Biblia a cerca de Jesucristo, desde su nacimiento, su nombre, su muerte, su resurrección, donde nació, donde vivió, cómo iba a morir.

     

    El porcentaje de atinar solo una de estas profecías equivaldría a llenar todo el estado de Texas de cuartos de dólar, tirar un solo cuarto pintado de rojo, tirarse de un avión en paracaídas y en el primer salto caer y la primera moneda que tomes sea la pintada de rojo.

     

    Eso sin contar la caída de los reinos de Babilonia, Persia, Asiria, Grecia, Roma, Dios habló de la caída de todos esos reinos siglos antes de que siquiera fueran naciones. Y ¿qué crees? Ahí está nuestra historia, escrita hasta el final de los tiempos, y así como con error absoluto Dios sencillamente habló lo que él ya conoce de la historia antigua, de la misma manera, él sabe con exactitud lo que pasará en los próximos años. Es emocionante.

     

    Mis hermanos, la Biblia es la Palabra de Dios respirada por él, por su Espíritu Santo y es el único libro que puedes leer sin temor, y sin ningún filtro, porque ni siquiera libros cristianos, todos necesitas filtrarlos a través de la Palabra para saber si están en lo correcto.

     

    Y así es como debemos acercarnos a la Escritura, sabiendo que es la mismísima Palabra de Dios, no dudando en nada, porque en el momento en el que dudamos, nosotros nos convertimos en los jueces de la Biblia, nosotros comenzamos a decidir si algo es verdad o no lo es.

     

    Y nos quedamos con las promesas bonitas, y decidimos que las condiciones, o las maldiciones son solo cuestiones culturales, o de cualquier manera nos justificamos y solo tomamos lo que nos gusta, o lo que nos conviene.

     

    Cuando la Biblia es la que nos debe juzgar a nosotros, ella es la que decide lo que está bien o mal en mí. Por eso no me gusta cuando sacan post que dicen: La nasa comprobó la Biblia, o la ciencia comprobó la Biblia.

     

    Para nada, la biblia ya se comprueba por sí misma, y ella es la Palabra de Dios, de manera que ella es la única que tiene la autoridad de juzgarlo todo, ella juzga la ciencia, la historia, al ser humano, y no al revés, porque ha comprobado que es la última y la única autoridad sobre todas las cosas.

     

    Ahora, ¿cómo la recibes tú, como palabra de hombres o como palabra de Dios? Veamos cómo estos hombres y mujeres lo entendieron, porque dice Pablo:

     

    • La actitud y la disposición del corazón para recibir la Palabra de Dios es básica para poder tener una fe genuina, y para poder experimentar su poder transformador.

    1 Ts 2:13b de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios,

    Y aprendemos un principio más, en este versículo tan rico, el proceso de creer y obedecer la verdad. Y utiliza dos palabras que nos describen el proceso de creer y de obedecer la verdad, nos muestra la actitud y la disposición correcta. Las dos son traducidas como recibir, pero son dos palabras diferentes.

     

    La primera es

    paralambáno,

    la cual tiene el significado de aprender, de entenderla, de tener la información correcta. Este es el momento en el que dices: sí es lógico, suena verdad, se ve como verdad, y además muy interesante, y quizá la memorizas, quizá hasta la citas.

     

    Pero, aquí no termina, dice Pablo, sí, la escucharon, y la entendieron, pero después la recibieron,

    déjomai,

    percibir, aceptar, tomar, acoger, dar la bienvenida, lo cual implica algo interno que afecta la voluntad, el alma, todo el ser.

     

    Mientras que la primera es mero conocimiento intelectual, la segunda habla de una aceptación de corazón, de algo interno. Así, muchos son cristianos con un conocimiento intelectual de la verdad, pero, ese conocimiento jamás ha llegado a sus corazones, no la han recibido como palabra de Dios.

     

    Sigue estando en el nivel de cualquier otra cosa que escuchan en libros, poemas, o películas, pero no es tan determinante como si fuera la Palabra del Dios vivo, de quien depende su vida. ¿Cuánta atención le pondrías a una persona manifestándose en la calle por x razón? ¿Cuánta atención le pondrías a tu jefe en tu trabajo si te estuviera hablando de un aumento, o algo por el estilo?

     

    Porque los que no han bajado la información a su corazón dicen: suena bien. Pero no afecta su voluntad, si la tomaran como la Palabra de Dios, y no como información religiosa, entonces algo sucedería en su corazón, que afectaría su voluntad y todo lo que son.

     

    Porque Pablo llevó el mismo mensaje a Atenas y a cada lugar en el que se presentó, sin embargo, algo diferente y poderoso sucedió en Tesalónica y les dice: ustedes no solo la entendieron, y la aprendieron, les dieron la bienvenida a sus principios, los tomaron como verdad, y desecharon su propia prudencia.

     

    Y mis hermanos, de esto se trata la fe genuina, ahí comienza nuestro cristianismo, nuestro nuevo nacimiento, ahí comienza todo, en este proceso. En el momento en el que cada uno de nosotros escuchó la verdad, recibió luz de parte de Dios, y no solo se conformó con decir: muy bonito, suena bien, pero gracias, no es para mí, después, otro día.

     

    No, para el que nació de nuevo, fue un momento de hacer una decisión la cual cambió su corazón, sus motivos, sus pensamientos, por lo tanto, su vida cambió de dirección por igual. Pablo lo explica a los Efesios, y dice después de darles una maravillosa lista de bendiciones espirituales:

     

    Efe 1:13-14 En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. 14 Éste garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria. (NVI)

     

    ¿Te das cuenta? No solo se trata de información, de saber, sino de escuchar sí, pero después creer, recibirlo, darle la bienvenida a la verdad.

     

    Ahora, yo veo en este versículo tanto la responsabilidad del hombre de recibir la Palabra de Dios, como Dios otorgando la fe necesaria para poder creer, porque por eso Pablo comienza con este agradecimiento profundo a Dios.  Porque mis hermanos, aún esa fe con la que respondemos en obediencia a la verdad viene de la bondad de Dios.

     

    Porque el hombre le ha dado la espalda a Dios, huye de él, está en tinieblas, está perdido, condenado, y aun así, nuestro gran Dios lleno de gracia, lleno de paciencia invade este mundo y se nos presenta, se da a conocer, nos da a conocer su verdad, alumbra nuestras tinieblas y nos despierta, dándonos la oportunidad de responder en fe, en confianza.

     

    Pero, al mismo tiempo Dios nos da la oportunidad de decir ante su verdad: es cierto, tú eres la verdad, lo que tú dices es cierto, creo, confío en lo que tú has dicho, acepto que lo que antes yo creía, por lo que me desvivía, por lo que estaba dispuesto a dejarme cortar una mano, era mentira.

     

    Recibo tu Palabra como verdadera, creo que mi corazón es perverso y engañoso, creo que estaba en tinieblas y estaba engañado, esclavizado, creo que, aunque este mundo presume de sabiduría, de bondad, de poder, está de cabeza, está perdido, confundido, en tinieblas, haciéndose daño, y dañando.

     

    Al recibir el Evangelio como la Palabra de Dios, dejo de creer que Satanás, su maldad y sus mentiras son la verdad, que él es el que miente acerca de Dios, y que no es digno de ser seguido.

     

    Por lo tanto, dejo de confiar en mí mismo, en la filosofía de este mundo, en las mentiras de Satanás, y decido creerle a él confiar en él, decido dejar de vivir para mí mismo, y comenzar a vivir para él, por su verdad, porque he confiado plenamente en ella.

     

    Me declaro mentiroso, y declaro a Dios verdadero, dejo de culpar a Dios, y reconozco mi culpa, dejo de justificarme a mí mismo y justifico a Dios, porque eso es lo que la Palabra respirada por Dios me enseña. Esto es la fe, esta es la actitud y la disposición del corazón que me lleva a una fe genuina.

     

    1 Ts 2:13c la cual actúa en vosotros los creyentes.

    Solo la Palabra de Dios es efectiva, es eficiente, produce algo real y permanente en nosotros, porque obra justamente en nuestro interior, en nuestra voluntad, mucho más allá de nuestras emociones, las cuales me pueden hacer llorar, enojarme, sentirme muy motivado, lleno de adrenalina, pero, todas esas cosas las puedo sentir en un partido de futbol, en una buena película, pero, por más llorado, sudado, o alterado que salga de alguno de esos lugares, eso no va a cambiar en absoluto, ni un ápice lo que soy.

     

    Necesito aprender a diferenciar también esto, porque tristemente en muchos lugares se alimenta a la congregación con este tipo de cosas, lo cual no es sino comida chatarra, no alimenta, no fortalece, no transforma, y sí termina por enfermar la fe, y en algunos casos hasta matarla, aunque realmente nunca fue una fe genuina porque no surgió de la verdad de la Palabra, sino de humanismo, de manipulación de emociones y adrenalina.

     

    Pero, no la verdad de Dios, la cual penetra mucho más allá de simples emociones y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón, los cuales, al ser afectados por la verdad, y ser cambiados, produce que la persona también lo sea en todas las áreas de su vida.

     

    Mis hermanos, solo la Palabra de Dios, nos salva, nos santifica, nos hade madurar, nos libera, nos perfecciona, nos aconseja, nos edifica, nos asegura éxito y victoria espiritual, nos da esperanza, nos llena de gozo y de todo el fruto del Espíritu, transforma nuestras vidas diarias, nuestros matrimonios, nuestra sociedad.

     

    Mientras que la sabiduría humana, solo nos infla de orgullo, nos hace creer ilusiones irreales, y no puede producir ninguna de estas cosas.

     

    Pero, recuerda, no es suficiente que tengas una Biblia, o que la lleves por todos lados, si no la lees, porque te es necesario leerla para conocerla, después necesitas creerla, y aplicarla a tu vida para poder experimentar su poder transformador, el cual es eficaz.

     

    Recuerda, no puedes decir que tomas a Cristo en serio, a menos que tomes en serio su Palabra, lo que pienses de la palabra de Dios, es en verdad lo que piensas de Dios, tu relación con la palabra de Dios, es en realidad tu relación con Dios, si no la conoces, no conoces a Dios, si no la amas, no amas a Dios, si no pasas tiempo con ella, no estás pasando tiempo con Dios, si no la recibes como lo que es, la palabra de Dios, estás rechazando a Dios.

     

    Y Pablo nos dice una vez más lo que la fe genuina de los Tesalonicenses logró:

     

    1 Ts 2:14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos,

    Para Pablo esta era una señal de la salvación de los Tesalonicenses. ¿En qué consiste esto? Las iglesias de Judea, las cuales eran por igual de Dios, formadas en Cristo, habían sido perseguidas fuertemente por los judíos, quienes deberían haberlas abrazado.

     

    Pablo mismo persiguió a la primera generación de la iglesia de Judea, se convirtió, y quizá esto disminuyó, pero después Herodes mató primero a Santiago, y después encarceló a Pedro, y quizá más adelante arreció el maltrato despiadado y era evidente cómo la iglesia de Judea perseveró en el sufrimiento.

     

    Y la iglesia de Tesalónica estaba imitando esta paciencia de los de la iglesia de Judea. Mis hermanos, qué importante es poner nuestros ojos en las promesas eternas e imitar a nuestro Señor Jesucristo, y encontrar en él la plenitud, solo esto puede darnos un verdadero gozo y paz en medio de la tribulación. El Señor lo prometió, él dijo:

     

    Jua 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

     

    Pablo lo dijo de esta manera al hablar de su ministerio:

     

    2 Co 4:6-7 Pues Dios, quien dijo: «Que haya luz en la oscuridad», hizo que esta luz brille en nuestro corazón para que podamos conocer la gloria de Dios que se ve en el rostro de Jesucristo. 7 Ahora tenemos esta luz que brilla en nuestro corazón, pero nosotros mismos somos como frágiles vasijas de barro que contienen este gran tesoro. Esto deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.

     

    2 Co 4:8-10 Por todos lados nos presionan las dificultades, pero no nos aplastan. Estamos perplejos pero no caemos en la desesperación. 9 Somos perseguidos pero nunca abandonados por Dios. Somos derribados, pero no destruidos. 10 Mediante el sufrimiento, nuestro cuerpo sigue participando de la muerte de Jesús, para que la vida de Jesús también pueda verse en nuestro cuerpo.

     

    2 Co 4:11 Es cierto, vivimos en constante peligro de muerte porque servimos a Jesús, para que la vida de Jesús sea evidente en nuestro cuerpo que muere. 12 Así que vivimos de cara a la muerte, pero esto ha dado como resultado vida eterna para ustedes. 13 Sin embargo, seguimos predicando porque tenemos la misma clase de fe que tenía el salmista cuando dijo: «Creí en Dios, por tanto hablé».

     

    2 Co 4:14-15 Sabemos que Dios, quien resucitó al Señor Jesús, también nos resucitará a nosotros con Jesús y nos presentará ante él mismo junto con ustedes. 15 Todo esto es para beneficio de ustedes. Y, a medida que la gracia de Dios alcance a más y más personas, habrá abundante acción de gracias, y Dios recibirá más y más gloria.

     

    2 Co 4:16-18 Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. 17 Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades! 18 Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.

     

    ¿Te das cuenta? Una perspectiva eterna que produce una paz y una esperanza que nada de lo que este mundo promete, podrá dar jamás. Este mundo promete con los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida paz, abundante, felicidad sin fin, libertad, y demás.

     

    Cuando la verdad lo único que nos da es orgullo, soberbia, los cuales solo son una ilusión, nos hacen ver grandes, pero solo es un globo enorme, lleno de aire, o sea nada, lo truenas y no queda más que un pedazo de plástico sin forma y babeado.

     

    Sin embargo, las cosa que promete Dios, nuestro creador, son consistentes, son reales. Cristo fue levantado de los muertos con poder, sus promesas son eternas, y esto fue lo que estos Tesalonicenses creyeron e imitaron de los de Judea, imitaron su fe, su esperanza, su gozo.

     

    Confiaron en Dios, desde la predicación de Pablo, hasta la enseñanza de la Escritura, y además pusieron como su modelo a la iglesia de Judea, ni siquiera a los filipenses, sino que fueron por la iglesia con más años y experiencia. Y veamos el último punto:

     

    1. Rechazar la Palabra de Dios es rechaza a Cristo.

    1 Ts 2:15 los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres, 1 Ts 2:16 impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo.

    Qué contraste mis hermanos, los judíos, con siglos, con milenios de tener la verdad, con Jesucristo mismo entre ellos, le rechazaron, y mira a estos Tesalonicenses, en tres semanas de escuchar la verdad ellos la recibieron, y decidieron que lo era, que valía la pena seguirla. 

     

    Hagamos una lista del resultado de su rechazo:

     

    • Mataron a Jesucristo
    • Mataron a sus profetas
    • Expulsaron a Pablo siempre que pudieron.
    • No agradan a Dios.
    • No les interesan los demás hombres, les rechazan, les aborrecen.
    • Obstruyen la verdad, ellos siempre quisieron callar a Pablo, y a Pedro y a Juan les prohibieron hablar en el nombre de Jesucristo.
    • Nos enseña que hay un límite de pecados, que aunque Dios espera pacientemente, hay un momento en el cual la copa del juicio se llena hasta derramarse.
    • El juicio es inminente.

     

    Como otras veces lo hemos predicado, si te fijas, el problema no es ser bueno, o ser malo, hacer buenas obras que me alcancen la salvación, o hacer malas obras que me lleven a la condenación. El problema se llama fe, creíste o no en el testimonio de Dios en Cristo, en su Evangelio, o le rechazaste. Una vez que le preguntaron cuál era la obra de Dios, el dijo:

     

    Jua 6:28-29 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? 29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

     

    Creer en el testimonio de Dios, y dejar de creer en el testimonio de Satanás, del mundo y de tu carne, Veamos con más detalle cual fue el problema de los judíos, veamos un par de textos más:

     

    Rom 10:2 Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. 3 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios;

     

    Dios no está enfocado en tu desempeño, está enfocado en tu corazón, si le crees, o no, porque él sabe que cuando le creas, tu desempeño también cambiará para bien. Tú puedes sentir que estás en un desempeño increíble, pero si es tu propia justicia, si son tus convicciones, no es la Palabra de Dios, y si comparas ambos, ¿quién crees que va a estar en lo correcto?

     

    Heb 4:1-2 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. 2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.

     

    ¿Te fijas? Ellos tenían el conocimiento intelectual, pro jamás les bajó hasta el corazón, la conocían, pero no le dieron la bienvenida, y esto los llevó a la apostasía total.

     

    Y la humanidad entera está ante estos dos caminos, el rechazo a Cristo no puede ser pasivo, no lo es, la humanidad presume tolerancia, reclama tolerancia, pero, no puede tolerar ni un solo instante el cristianismo, la verdad. Los judíos terminaron por matar a Jesucristo, a sus profetas también, todos aquellos que les proclamaban buenas nuevas, él dijo:

     

    Mat 12:30-31 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama. 31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

     

    Mis hermanos, es cuestión de vida o muerte rechazar a Cristo o recibirle,

     

    ¿Cuál es tu última autoridad? ¿Es este libro? ¿Es el Espíritu de Dios hablando en este libro inigualable, que le habla al pueblo de Dios? ¿Verdaderamente estás fundamentado en esta verdad? ¿Son estos principios los que aplicas en tu vida en tiempos de crisis, en tiempos de decisiones importantes en tu vida? ¿Cómo recibes la Palabra de Dios, como palabra de hombres, como opinión humana, o como lo que es, la Palabra viva y eficaz? ¿Qué dice tu vida? ¿Qué dicen tus decisiones? ¿Cuál es tu actitud hacia ella?

     

    Para los tesalonicenses fue su punto de quiebre, de obediencia, Dios les transformó, la Palabra de Dios es poderosa y suficiente, pero, ¿qué harás con ella?

     

     

     

  • Jan 8, 20171 Tesalonicenses 2:7-12 “Las cualidades de un verdadero siervo de Dios” 2a Parte
    Jan 8, 2017
    1 Tesalonicenses 2:7-12 “Las cualidades de un verdadero siervo de Dios” 2a Parte

    LAS CUALIDADES DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS

    2ª PARTE

    1 Tesalonicenses 2:7-12

     

    Ya comenzamos a ver las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Esa carta escrita por Pablo escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    La cual, estando en la costa, Tesalónica tenía uno de los puertos más impresionantes del área, y Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia, una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste.

     

    De manera que, muchos viajeros y gente de negocios pasaban por esa ciudad, a hacer comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, al punto que se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”.

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral.

     

    Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y los pecados sexuales eran cotidianos entre ellos, de manera que, Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Otra cosa interesante de esta iglesia es su nacimiento, esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica.

     

    Y estando en este lugar Pablo les comunica el Evangelio, les dice: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos rechazan a Pablo, muchos griegos creen.

     

    Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a gente ociosa y malvada ociosos utilizándola para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, los llevan al tribunal, y finalmente el alboroto se disuelve, pero, Pablo y los suyos son forzados a salir de la ciudad.

     

    Pero, en estas tres semanas Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nace al punto que Tesalónica se convierte en una plataforma de donde, como dice en el 1:8, la fe de los tesalonicenses se extendió en todo lugar, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para que la vida de muchas personas cambiara en Tesalónica, por eso, mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo con fe genuina es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona en un instante, porque es la gracia de Dios, es el Señor buscando y salvando lo que se había perdido, por eso recuerda, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado, Dios puede transformar tu corazón, si solo se lo permites.

     

    Retomando, ¿Qué sucede después? Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás a una iglesia recién nacida, el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, en su camino allá sigue predicando, pasando por Berea, y siendo expulsado, pasando por Atenas con muy poco fruto, y finalmente llegando a Corinto el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Desde Corinto, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses. Y vemos cuatro razones:

     

    PROPÓSITO

    1º Para alentarlos en medio del crecimiento. 2º Para fortalecerlos en medio de las dificultades. 3º Para alentarlos a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Para instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia. Les recuerda su pasado, cómo creyeron, su presente, cómo deben vivir, y su futuro, lo que deben esperar.

     

    ¿Cómo podemos aplicar esta carta a nuestras vidas? En esta carta podemos ver claramente lo que significa responder al llamado de parte de nuestro Señor, cómo la obediencia a la verdad y la respuesta al amor de Dios producen una iglesia dinámica y vibrante, una iglesia fresca y llena de esperanza.

     

    Así, las características de una iglesia como la de Tesalónica nos da un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestro carácter, en cuanto a nuestra fe, al comparar nuestra fe con la de esta iglesia. En esta iglesia podremos identificar lo que es una iglesia con gente nacida de nuevo, y ver en qué consiste una fe viva, real.

     

    Ahora, no es que estos hombres y mujeres de Tesalónica eran perfectos, porque no existe una iglesia perfecta, pero, sí podemos ver en ellos lo que es responder al llamado de Dios. Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios, ellos conocieron el amor de Dios y su vida dio evidencia de su respuesta.

     

    Recapitulemos, ya que tenemos tres semanas sin estar en esta carta. Primer, ya vimos en el primer capítulo la descripción de la fe de los Tesalonicenses, la cual era una fe viva, no pasiva, dando fruto de arrepentimiento, manifestándose en un amor sacrificial, sosteniéndose a pesar de la dura prueba de la persecución, llenos de esperanza por creer que el Señor les amaba y venía por ellos. Vemos una iglesia con gente dando pasos radicales y drásticos en cuanto a su manera de vivir.

     

    Aprendimos también que una fe viva, es una obra de Dios, nuestra redención comienza en Dios y termina en él, nosotros solo respondemos, él nos elige, y la elección se comprueba cuando nos convertimos en discípulos de Cristo, y luego en discipuladores de otros, hay transformación, hay madurez y un anhelo expectante por el regreso del Señor.

     

    En el capítulo 2, después de describir la fe de los tesalonicenses, y recordarles cómo ellos respondieron al mensaje, ahora Pablo cambia el enfoque de la cámara y comienza a recordarles cómo es que él y los suyos llegaron al lugar y les presentaron a Cristo, les recuerda el mensaje y su conducta.

     

    ¿Por qué hace esto Pablo? Obviamente el enemigo no descansa y quiere destruir la obra de Dios a toda costa y la manera en la que los enemigos de la verdad actúan es que primero persiguen, si esto no funciona, intentan desacreditar el mensaje, y si esto todavía no funciona, entonces desacreditan al mensajero.

     

    En aquellos tiempos había falsos maestros que andaban de pueblo en pueblo enseñando falsa doctrina, sacando provecho económico de esas visitas, y el hecho de que Pablo solo estuvo entre ellos tres semanas les da el pretexto perfecto a los enemigos de la cruz para acusar a Pablo, y ellos estaban diciendo: miren a Pablo ¿por qué no se quedó más? Es un charlatán como todos, no conoce el AT, y ni siquiera les ama, ¿por qué creen que se fue a la primera dificultad?

     

    De manera que Pablo se da a la tarea de recordar a los Tesalonicenses, cómo él y Silas se desenvolvieron entre ellos, cómo les predicaron el evangelio, de qué manera.

     

    Vimos cómo debe cuidar que haya una obra genuina del Espíritu Santo en lo que hace para el Señor, corroborando que hay un fruto espiritual. Un siervo de Dios habla con el denuedo, sin temor, bajo la autoridad del Espíritu Santo, a pesar de dificultades y persecución, está dispuesto a sacrificarse por servir al evangelio y a las personas, porque vive con una perspectiva eterna. Todo esto es señal del poder del Espíritu Santo en él,

     

    Pablo les recuerda, que la motivación de su exhortación no partía del error, de la impureza o el engaño, porque Pablo estaba siendo acusado de las tres, pero, él les dice: la sabiduría es corroborada por su fruto. Las motivaciones de un falso maestro salen a relucir tarde o temprano, no pueden permanecer ocultas por mucho tiempo, se manifiestan en su carácter, en su forma de ser, y tarde o temprano en sus obras, en su conducta egoísta, orgullosa y pecaminosa.

     

    Un siervo genuino de Dios, es caracterizado por la humildad, tiene la consciencia de que es Dios el que aprueba y el que comisiona, que él es solo un mayordomo, que no está sirviendo a propósitos egoístas, o al reino de un hombre.

     

    Teme a Dios y no a los hombres porque sabe que Dios no solo ve su conducta, sino que prueba el corazón, las intenciones más profundas, por lo tanto, no habla lo que la gente quiere oír, sino lo que Dios le manda que diga, y por lo mismo, está buscando el favor de Dios y no el de los hombres. Renuncia a sus derechos, por amor a la verdad y a sus hermanos, y se cuida del abuso de autoridad.

     

    Podemos entonces, en los primeros 6 versículos ver cinco cualidades clave del siervo de Dios, tenacidad, que viene de su confianza total en el poder de Dios. Integridad, que viene de su amor y compromiso con la verdad de Dios; responsabilidad porque sabe que el Dios omnisciente examina su corazón; y humildad que viene de conocer y entender quién es su Señor, al ser consumido por su gloria inigualable.

     

    Y tú dirás, bueno, esto no es para mí, porque no estoy sirviendo en ningún área en la iglesia, o no soy servidor de iglesia en hogar.

     

    ¿Qué crees mi hermano? No es así, el día que le entregaste tu vida al Señor, en ese momento te convertiste en su servidor, y de una manera u otra le estás sirviendo, si dices: yo no quiero estar en el ministerio, lo cual significa servicio, y eres creyente en Cristo, to late, ya eres siervo del Señor, y él te va a pedir cuentas de lo que te ha confiado. Tu primer ministerio es tu hogar, ya eres un misionero en tu trabajo, un embajador del Evangelio de Cristo donde quiera que estés.

     

    Además al haber sido insertado en el cuerpo de Cristo, él te capacitó, te dio dones, ministerios, manifestaciones de su amor y su poder, no para que seas un almacén andante de bendiciones, sino para que seas un conducto a través de cual manifiestes su amor, en servicio, como líder, guiando a otros a Cristo, quizá como padre de familia, dirigiendo a tu esposa y a tus hijos, como esposa, dirigiendo a tus hijos y a otras mujeres, en tu trabajo, donde sea, tu vida existe para la gloria de Dios, por lo tanto este capítulo es para ti.

     

    Ahora, vuelvo a repetir, como decía Pablo, para estas cosas, ¿quién es suficiente? Solo Cristo en nosotros, yo me estoy predicando a mí mismo, y le pido a Dios que me enseñe y me capacite para poder llegar a este estándar por su gracia y misericordia, y lo mismo a cada uno de nosotros, por eso hoy continuamos con nuestro mensaje: LAS CUALIDADES DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS 2ª Parte. 2 Tesalonicenses 2:7-12 Demos lectura desde el 1.

     

    Pablo ya habló de su carácter, ahora hablará de su trato para con ellos, recordemos, por sus frutos los conoceréis, cuál es el carácter del maestro, cuál es su fruto, y cuando hablamos de carácter y de fruto, hablamos de Cristo, sacrificio, servicio, humildad, alguien que no mira por lo suyo, sino por lo de los demás, tiene amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, en otras palabras, manifiesta a Cristo en su carácter y en su trato, y para explicarlo nos da dos ilustraciones de su trato para con ellos, el amor de un padre, y el amor de una madre, y dice:

     

    1. El siervo del Señor debe ser amable y tierno con los nuevos creyentes, como el de una madre.

    1 Ts 2:7a Antes fuimos tiernos entre vosotros,

    Dice Pablo, nuestra conducta lejos de ser orgullosa, ventajosa, hipócrita, fue sincera, recuerden cómo los tratamos, no los manipulamos y después los dejamos a pie, no los mangoneamos y los dejamos lastimados y llenos de temor y condenación, no nos aprovechamos de ustedes, para que nos sirvieran, no, fuimos tiernos, aunque esta palabra tiene más que ver con amabilidad.

     

    Tiernos es la palabra épios:

    que significa afable, suave o bondadoso: amable, tierno al hablar, afectuoso, gentil, manso, hablar con mansedumbre.

     

    Esta era una palabra frecuentemente usada por los escritores griegos para caracterizar a una nodriza con niños difíciles, o a un maestro con alumnos poco aplicados, o con padres hacia sus hijos. Y eso es lo que somos todos en muchas ocasiones, hasta que el Señor no venga y nos complete, siempre estaremos incompletos.

     

    En especial aquellos que apenas vienen al Señor, recuerda cuando tú llegaste al Señor, estábamos perdidos, lejos de Dios, hallados a la impureza, a las obras de la carne, y aun cuando somos lavados por el Señor, toma tiempo darnos cuenta que ya no dependemos de eso para sentirnos medio vivos, o medio saciados, para darnos cuenta que ya no somos esclavos, que ya no hay cadenas que estamos en la luz.

     

    No solo somos como niños difíciles maltratados por el pecado, acostumbrados a la miseria espiritual, al dolor del látigo de la esclavitud de la naturaleza pecaminosa, sino también alumnos poco aplicados.

     

    Enseñados a poner todo esfuerzo y dedicación para lo malo, para la ventaja, pero acostumbrados a no poner el más mínimo esfuerzo para lo bueno, ahí siempre queremos todo como decimos, peladito y a la boca, y que no esté lejos, y que no haga frío, que no haya sol, que no me haya cansado mucho, porque si no, no voy.

     

    O voy, y a la primera de cambios, ay, es que yo no leo, no entiendo, no tengo ganas, yo pensé que era más fácil, menos compromiso, poco aplicados, queremos puros exámenes de opción múltiple y clases que nos exijan el menor esfuerzo.

     

    O somos como niños con sus padres, siempre midiendo, manipulando, buscando dónde está la línea de autoridad para rebasarla, buscando atención a toda costa, eso y todo lo que los padres ya sabemos con respecto a los hijos.

     

    Y la verdad es que muchas veces somos como esos niños difíciles, difíciles de calmar, egoístas, con déficit de atención, con profundos vestigios de una naturaleza pecaminosa torcida, rota.

     

    Recuerdo a un niño que conocimos hace algunos años, que tenía menos de cinco años que estaba en Foster care, sus padres biológicos lo lastimaban, lo quemaban, literalmente lo torturaban, y esta hermosa y tierna familia de americanos terminó por adoptarlo, su vida cambió, pero ellos contaban de cómo se despertaba en las noches gritando y llorando aterrorizado.

     

    Yo creo que tomó tiempo para que este niño se diera cuenta de que su situación había cambiado, sin embargo, cuánto contó el trato amable de esta familia, cuánto va a ser determinante para que este niño crezca y aprecie la oportunidad que Dios le dio, el cambio de vida que por su gracia quiso regalarle.

     

    Mis hermanos, nosotros, siervos del Señor no debemos olvidar lo importante de tener esta actitud para con nuestros hermanos, a los que somos maduros espiritualmente, los que hemos crecido, y el Señor nos ha puesto a cuidar de sus ovejas, necesitamos este rasgo de carácter. Dice en 2 Tim:

     

    2 Ti 2:24 Un siervo del Señor no debe andar peleando, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar y paciente con las personas difíciles.

     

    En el mundo el liderazgo se basa en prepotencia, en hacerte sentir lo magnífico e impresionante que soy yo y porqué sería inteligente de tu parte sujetarte bajo mi autoridad, yo me impongo, y te obligo, pero, no es así en el Señor, estamos llamados a como nuestro Señor, ganar el respeto, el que otros nos vean como líderes, al servirlos desinteresadamente con este rasgo de carácter. Dice Pablo:

     

    1 Ts 2:7b como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos.

    Nodriza se refiere al acto maternal de nutrir, de amamantar con ternura a su bebé, una enfermera que da cuidados y atención a un enfermo, una gallina que cuida a sus huevos, que ama, que da calor y mantiene tibio, a sus a sus polluelos. Trae consuelo, cuidado, fomenta, procura, cuida, amor sacrificial y trabajo desinteresado, así como una madre le da calor a su bebé.

     

    Esta palabra también se refiere a ablandar con calor, me gustó mucho ese término, el amor que cubre las faltas, que no las hace más grandes, que las olvida puede ablandar el corazón más duro, más que el juicio, la desesperación, sino la paciencia, el ver a las personas con misericordia, no ser rápidos para juzgar, para desahuciar espiritualmente.

     

    No ser duros, muchos han sido tratados con dureza por parte de sus padres, esa no es la manera en la que Dios trata con nosotros, él no nos maltrata, no nos ningunea, no nos humilla, no se harta de nosotros, no nos dice: ya no los soporto, háganse a un lado, nos trata como un padre bueno, amoroso y sabio trataría con un niño y sus berrinches.

     

    Por ejemplo, checa cómo Dios trata con Israel, su Pueblo, mira a lo largo de toda la Biblia, Dios se la pasa rogando a gente terca, desobediente, se la pasa invitando, hijo, hija, por favor, ven a mí, te quiero bendecir, siempre lo vemos rogando, sí advirtiendo, claro sin dejar de instruir y de aplicar disciplina cuando ya es demasiado tarde. Dice el Señor en la Palabra:

     

    Deu 1:31 Y en el desierto has visto que Jehová tu Dios te ha traído, como trae el hombre a su hijo, por todo el camino que habéis andado, hasta llegar a este lugar.

     

    Y ellos no fueron buenos hijos que digamos. El Señor les dice antes de abandonarlos:

     

    Mat 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

     

    Ese debe ser nuestro distintivo, en amor es que necesitamos discipular a los nuevos creyentes, con toda paciencia, sí con instrucción, pero en amor, no con dureza, indiferencia o juicio. Y nos dice a qué punto les cuidaron:

     

    1. El amor del siervo del Señor es como el amor de una madre, que ama con un amor sacrificial y un trabajo desinteresado.

    1 Ts 2:8a Tan grande es nuestro afecto por vosotros,

    Esta frase contiene dos palabras importantes,

    jímeromai, que significa anhelar a alguien con pasión y sinceridad, y eudokeo,

    que significa pensar bien de, agradar, sentir complacencia, gozo, aprobar.

     

    Pablo les está diciendo, no estábamos interesados en sus posesiones, sino en ustedes. Y pensando en los Tesalonicenses, es muy importante ver cómo ellos seguramente estaban abiertos al evangelio, y no solo al evangelio, sino al cariño de Pablo y Silas.

     

    Y tristemente vivimos en un lugar donde la gente ya ha tenido experiencias con respecto al cristianismo no buenas, son tiempos peligrosos, hay falsas doctrinas, falsos maestros, abusos, pero, qué maravilloso es encontrar a gente sencilla de corazón que recibe la verdad, que se deja servir y amar. Hoy en día hay gente a la cual no puedes ni darle un abrazo sincero, porque ya está a la defensiva.

     

    Pero, qué emocionante es ver a gente que recibe el amor de Dios, y que es recíproca al amor honesto y sincero de un siervo de Dios, es emocionante, piensas en las personas, te llena de gozo el ver a alguien apasionado por la Palabra, por la iglesia de Cristo, con hambre y sed, que disfruta la comunión con la iglesia.  Así Pablo se sentía con los Tesalonicenses, y se los recuerda, y dice:

     

    1 Ts 2:8b que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos.

    Imagínate, Pablo ya estaba dispuesto a morir por el evangelio, por amor a su Señor, andaba de sinagoga en sinagoga, siendo la mayor parte del tiempo rechazado, sin embargo, siempre llegaba con el mismo amor, con la misma esperanza de ser aceptado.

     

    Igual nosotros cuando compartimos el Evangelio, no importa si nos acaban de rechazar, con la misma sonrisa nos acercamos a otra persona, y el amor desinteresado, abre puertas, abre corazones.

     

    Ahora, piensa cuando hay respuesta, cuando vez vida nueva en los ojos de una persona, cuando somos testigos de arrepentimiento y confesión, cuando vemos unos ojos que se llenan de esperanza, cuando alguien recibe como una respuesta de Dios, como un abrazo de Dios el llegar y bendecirle, y orar por él, y que además se queda en la iglesia.

     

    Así es como el amor crece y se esparce cuando hay respuesta, cuando hay eco al evangelio, al amor de Dios. Esta palabra entregar el evangelio de Dios no significa dar algo que entregas y te quedas sin nada, es más bien la imagen de compartir una parte, quedándote con la tuya.

     

    Imagínate, el Evangelio llega a nosotros, nos afecta desde lo más profundo del corazón, nos llena de bendición, al ser lavados, perdonados, al recibir vida nueva, gozo, paz, y empapados de este evangelio lo compartimos, damos un poco de lo que ya tenemos, y sigue y sigue.

     

    Por eso, qué importante es que entendamos que el Evangelio es un mensaje de amor, no es mera información, es Dios rogando a la persona, pero, es el amor de Dios a través de nosotros, no podemos dar un evangelio seco, o indiferente, o lleno de juicio, debemos siempre estar pidiendo al Señor un amor genuino, tener una carga genuina por las personas.

     

    Necesitamos poner como meta el pedirle a Dios este tipo de amor entre nosotros, el cual cubre las faltas, el cual rompe barreras culturales, y de cualquier tipo.

     

     

    ¿Te das cuenta cómo el amor puede llevarnos a este punto? Pero, si lo piensas así es como nos amó el Señor, al punto de dejar su trono, humillarse y morir por nosotros en la cruz del calvario. Ahora, alguien dirá, pero, yo no tengo este tipo de amor, bueno, necesitas conocer al Señor, porque el amor es de Dios, dice la Palabra:

     

    1 Jn 4:7-8 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

     

    Porque además solo al experimentar este tipo de amor es que verdaderamente podemos experimentar verdadero gozo y libertad, y llegar a entender a algún punto, quién es nuestro Dios, porque él es amor.

     

    La NVI traduce así este versículo:

    1 Ts 2:8 así nosotros, por el cariño que les tenemos, nos deleitamos en compartir con ustedes no sólo el evangelio de Dios sino también nuestra vida. ¡Tanto llegamos a quererlos! (NVI)

     

    Y ahí no termina, Pablo no solo les recuerda su amor sacrificial, por ellos, el sentimiento y la emoción que les rodeaba, sino que les dice: no solo les hablamos bonito, o les sonreímos, sino que demostramos nuestro amor por ustedes trabajando fatigosamente por ustedes, y dice:

     

    1 Ts 2:9 Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios.

    Trabajo se refiere a la dificultad de una obra en particular y fatiga subraya el esfuerzo agotador y la lucha para realizar esta obra. Nada puede ilustrar mejor el amor, la actitud, la sincera preocupación maternal de una madre por su hijo.

     

    Una madre sabe que no hay precio que sus hijos puedan pagar por su preocupación, y sabe que no hay precio que sus hijos puedan pagar por lo que ella hace por ellos, y no está esperando una compensación de su parte por haberlos criado, o por mostrarles este afecto profundo, o por atender a todas sus necesidades con sacrificio y amor de corazón.

     

    De la misma manera Pablo les recuerda que así fue como ellos se condujeron. En 2 Tesalonicenses lo dice más claro, y nos amplía aún más su motivación:

     

    2 Ts 3:7-9 Ustedes mismos saben cómo deben seguir nuestro ejemplo. Nosotros no vivimos como ociosos entre ustedes, 8 ni comimos el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, día y noche trabajamos arduamente y sin descanso para no ser una carga a ninguno de ustedes. 9 Y lo hicimos así, no porque no tuviéramos derecho a tal ayuda, sino para darles buen ejemplo.

     

    Pablo y Silas tomaron un trabajo de tiempo completo, y utilizaron el resto del tiempo no para descansar, no para decir: pues ya me gané el sustento de hoy, vámonos a la palaya a relajarnos. No, ellos no solo no exigieron lo que podrían haber exigido como siervos genuinos de Dios, sino que prefirieron no dormir y fatigarse que poner tropiezo a la obra de Dios.

     

    Pablo y Silas querían que quedara claro que no estaban interesados en su dinero, en su membresía, en utilizarlos para construir un reino personal, que no estaban pensando en sí mismos, sino que en verdad conocieran el amor de Dios, que entendieran el Evangelio, no solo en papel, sino modelado, porque el verdadero amor se ve, en sacrificio y servicio por los demás.

     

    Y además ellos querían dejar un modelo a seguir, no sabemos cuál era el trasfondo de esta ciudad, quizá había habido ya bastantes charlatanes, pero Pablo se asegura de que nadie gastara un solo centavo en ellos, al contrario, él estaba dispuesto a gastar y a pagar por hacer ministerio, para comprobar que su motivación era genuina.

     

    Mis amados hermanos, si tan solo la iglesia se ocupara en conocer la Escritura, y entender los rasgos de un cristiano genuino, se daría cuenta en un instante cuando hay un lobo vestido de oveja pretendiendo trasquilar a las ovejas.

     

    Porque el fruto del Espíritu es inimitable, el amor es de Dios, y solo un genuino hijo de Dios puede manifestar este tipo de amor. Este es el distintivo inigualable de un verdadero creyente, no si hace milagros, no si enseña muy bonito, no si tiene un ministerio exitoso, no si tiene una personalidad impresionante, no si tiene muchos dones del Espíritu, el verdadero distintivo del creyente es el amor, porque Dios es amor.

     

    Y se nota cuando alguien en verdad está en comunión con el Señor, porque ama la verdad y ama a las personas, no te equivoques. No puedes decir que no conocen tu corazón, el amor de Dios genuino es evidente, no se puede esconder, la Palabra es enfática en esto, dice así:

     

    1 Jn 2:3-7 ¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. 4 El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. 5 En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: 6 el que afirma que permanece en él, debe vivir como él vivió. 7 Queridos hermanos, lo que les escribo no es un mandamiento nuevo, sino uno antiguo que han tenido desde el principio. Este mandamiento antiguo es el mensaje que ya oyeron.

     

    1 Jn 2:8-11 Por otra parte, lo que les escribo es un mandamiento nuevo, cuya verdad se manifiesta tanto en la vida de Cristo como en la de ustedes, porque la oscuridad se va desvaneciendo y ya brilla la luz verdadera. 9 El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad. 10 El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga tropezar. 11 Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver. (NVI)

     

    Y el Señor lo dijo:

     

    Jua 13:34-35» Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. 35 De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros. (NVI)

     

    Ahora, el amor no solo se expresa en amabilidad, ternura, amor sacrificial, trabajo desinteresado, sino en una conducta, en amor por la verdad, dice:

     

    1. El siervo del Señor expresa el amor como un padre que amar la verdad, que manifestar una conducta intachable.

    1Ts 2:10 Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos comportamos con vosotros los creyentes;

    Y sigue Pablo diciéndoles, como desde el versículo uno: ustedes mismos saben, ustedes se acuerdan, y ahora les dice: ustedes son testigos; es decir, no es que les contaron, no es que leyeron una carta de recomendación, no es que les sacamos nuestras credenciales y nos presentamos como los siervos de Dios certificados por la iglesia de Antioquía, no, de primera mano ustedes fueron testigos.

     

    Y no se queda ahí Pablo, dice: Dios también. Es decir, Dios es testigo de que su motivación, lo interno, lo que ellos no pueden ver, pero, Dios sí, Dios mismo es testigo de todo esto, junto con ellos. Y Pablo nos da una lista de tres cosas que como siervos del Señor necesitamos estar pidiendo y además decidiendo tener.

     

    En primer lugar, dice santa, ¿qué implica esto? Viene de jagios, santo, apartado, su vida consagrada al Señor y al evangelio. Era evidente que Pablo no estaba como un falso maestro tras los deseos de su vientre, como los falsos maestros que solo piensan en lo terrenal, dice en Filipenses:

     

    Flp 3:18-20 Pues ya les dije varias veces y ahora se los repito de nuevo con lágrimas en los ojos: hay muchos cuya conducta demuestra que son verdaderos enemigos de la cruz de Cristo. 19 Van camino a la destrucción. Su dios son sus propios apetitos, se jactan de cosas vergonzosas y sólo piensan en esta vida terrenal. 20 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. (NTV)

     

    Alguien que se comporta en santidad, es alguien entregado, consagrado a su Señor que ha decidido constantemente estar poniendo los ídolos de que su corazón crea en el altar de quien le salvó, lo que dice Romanos 1:

     

    Rom 12:1-2 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo. 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

     

    Una persona que vive en santidad, está pensando constantemente en esta entrega total al Señor. Y dice: justa. Esto tiene que ver con su estándar de vida. Alguien que decide vivir bajo el estándar de Dios, que decide hacer de la Palabra de verdad su convicción de vida, que está dispuesto a vivir por la verdad, y a morir por ella, si es necesario.

     

    Alguien que no dice: eso dice la Biblia, pero, “yo creo”. No, alguien que entiende que solo el Señor tiene palabras de vida eterna, que todo hombre es mentiroso y que solo Dios es veraz, confiable, que su voluntad es buena, perfecta, agradable, digna de ser seguida, digna de ser confiada, a cualquier costo, incluso de la vida misma, de la comodidad, de la aceptación, de la filosofía mundana, cualquiera que esta sea.

     

    Gente que piensa conforme a la Biblia, y que conforma su vida a la verdad de Dios, a lo que Dios requiere.

     

    E irreprensiblemente, tiene que ver con su reputación delante de las personas, fueron ejemplares, intachables, irreprochables. ¿Puedes observar la progresión? Me consagro delante de mi rey, recibo su verdad como mi verdad, como la que le da forma a mis pensamientos, intenciones, convicciones, y voluntad, y esto da como resultado tener una vida intachable.

     

    Ahora, es importante entender que la motivación más profunda no es el legalismo: que todo mundo vea que eres espiritual, aunque por dentro estés tan alejado de Dios como el norte del sur. Tamoco la religiosidad, pórtate bien, si no te vas a ir al infierno. ¿Sabes cuál es la motivación más profunda? El amor, el amor a Dios, y el amor a tu prójimo.

     

    Cuando este amor que hemos venido describiendo es el que mueve tu vida, entonces es que conoces y practicas esta verdad que te hace libre. Aquí está la libertad para obedecer, para vivir como Dios quiere. Si pretendes tener solo una reputación, eso es cansado, y además débil, porque en cualquier momento sale a la superficie lo que realmente hay en el corazón, y todo queda al descubierto.

     

    Además, alguien que vive solo por temor al qué dirán, realmente no le interesa Dios, o si le interesa vive como un perrito amarrado en frente de deliciosos steaks, con la baba goteándole, pero sin poder agarrar nada, no porque no quiera, sino porque lo tienen amarrado, eso no es libertad. Dios no nos llama a vivir así. El verdadero creyente, el verdadero siervo de Dios, vive en verdadera libertad. El Salmo 119 nos describe esta progresión hermosamente:

     

     

    Sal 119:1-9 Dichosos los que van por caminos perfectos, los que andan conforme a la ley del SEÑOR. 2  Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan. 3 Jamás hacen nada malo, sino que siguen los caminos de Dios. 4 Tú has establecido tus preceptos, para que se cumplan fielmente. 5 ¡Cuánto deseo afirmar mis caminos para cumplir tus decretos! 6 No tendré que pasar vergüenzas cuando considere todos tus mandamientos. 7 Te alabaré con integridad de corazón, cuando aprenda tus justos juicios. 8 Tus decretos cumpliré; no me abandones del todo. 9 ¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. (NVI)

     

    Y checa dice: con ustedes los creyentes, eso mis hermanos, es tan importante, porque de pronto llega a un punto en las iglesias en las que somos muy amables con los nuevos, especialmente con los incrédulos, y está bien, lo acabamos de enseñar, necesitamos un evangelio impregnado del amor de Dios, y entre los hermanitos la cosa está horrible, lleno de puras obras de la carne.

     

    Pero, no debemos olvidar que debemos comenzar en casa, con nuestros hermanos, con los creyentes, Pablo lo dijo en Gálatas:

     

    Gál 6:9-10 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

     

    No solo como padres que ponen un ejemplo con sus vidas, sino que también les instruyeron como padres a sus hijos

     

    1. Que exhorta y consuela como un Padre a sus hijos.

    1 Ts 2:11 así como también sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros,

    Y nos da el equilibrio, lo necesario entre la ternura de la madre, y la instrucción del padre, y Pablo describe la función de un padre preocupado por el bienestar de sus hijos. Esto nos enseña que los siervos del Señor, que guiamos a personas no solo debemos ser ejemplos, sino también maestros y además motivadores de aquellos que nos siguen para llevarlos al Señor.

     

    Exhortar es la palabra parakaleo, la cual viene de la palabra parakletos, uno de los títulos del Espíritu Santo, quien nos llama a su lado y nos consuela, y nos exhorta, y nos enseña. De la misma manera Pablo acudía al lado de sus hijos los Tesalonicenses, con el propósito de ayudarlos, de dirigirlos, de instruirlos sabiamente, de llevarlos a la madurez espiritual, a manifestar el carácter de Cristo.

     

    Y justamente es lo que buscamos aquí en Calvary, que cada uno de nosotros nos convirtamos en este discipulador que lleva a otro a los pies de Cristo, que le enseña cómo vive un creyente genuino, cómo se va a los pies del maestro, cómo se camina en el Espíritu, en obediencia, siguiendo la Palabra de Dios.

    Y dice, les consolábamos, paramudseomai, que significa alentar en el sentido de dar consolación. Mis hermanos, vivimos en un mundo que aborrece la verdad, y que por lo tanto aborrece al que la practica, habitamos en un cuerpo en el cual reside una naturaleza pecaminosa, tenemos un enemigo que no descansa y que nos quiere ver muertos, condenados, en miseria.

     

    Por estas casusas la vida del creyente genuino no es fácil en este mundo, hay obstáculos, hay fracasos, y muchas veces necesitamos de una buena palabra de consolación, hay momentos que necesitamos exhortación: “hey, ponte las pilas, cuidado”; pero hay otros donde al ser necios caemos hasta el punto de ser hastiados de nuestro propio consejo.

     

    El pecado siempre nos ofrece mucho, pero siempre nos deja vacíos, en miseria, en terrible desesperación y ansiedad, y aun cuando para el creyente genuino siempre hay oportunidad de arrepentimiento y limpieza a través de la confesión, porque tenemos un Dios muy bueno, las consecuencias de nuestras malas decisiones llegan, y Dios sabe cuánto nos hace falta una palabra de consuelo mientras pasamos por ese trauma y somos restaurados.

     

    Y qué importante es ser no solo como una madre que trata con ternura, con paciencia, con amabilidad, que está dispuesta a desgastarse y a trabajar desinteresadamente, sino también como un padre que instruye, que aconseja, que consuela de forma cariñosa y compasiva, a aquel hijo que tiene el corazón roto por su pecado, que se ha arrepentido. Eso es lo que hace un Padre, bondadoso, y me estoy predicando a mí mismo. Y también les recuerda:

     

    1. Que insta a sus hijos a andar de acuerdo al llamado que han recibido.

    1 Ts 2:12 y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.

    Encargar es la palabra martúromai, de mártir, es un término jurídico que significa ser llamado como testigo, protestar, requerir, declarar solemnemente, también significa insistir, instar, en otras ocasiones Pablo instó a sus hermanos, por ejemplo, en Hechos 20:

     

    Hch 20:26-27 Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos; 27 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.

     

    De manera que, Pablo les recuerda, ¿se acuerdan cómo les insistíamos, los instábamos, anden por favor como es digno de Dios, no pierdan de vista quién los llamó y a qué los llamó. No se trata de una mera religión, de un camino para ser mejores en este mundo y tener paz interior, no, es mucho más que eso.

     

    Dios, el creador, el rey digno, majestuoso, a quien su majestad no se le iguala ni una fracción el más hermoso atardecer, o la estrella más hermosa, o la constelación más maravillosa. El que hizo los cielos y la tierra, el que sostiene la creación entera, él les llamó.

     

    Les llamó de la muerte a la vida, de las tinieblas a su luz admirable, de la suciedad, a ser limpios, eran esclavos, estaban condenados, muertos en delitos y pecados, degradados, degradándose, lastimados, lastimándose y lastimando a otros, estaban esclavizados al reino de las tinieblas.

     

    Y este gran Dios los llamó, así como Lázaro escuchó del Señor: Lázaro sal fuera, y sus vestidos de muerto fueron removidos, y fue lavado de su olor a muerte. Dios les llamó a su reino y a su gloria. Y su conducta diaria necesita manifestar este llamado.

     

    El Señor les ha llamado a la salvación, les ha regenerado, les ha justificado, los ha santificado en su misericordia, en su gracia, en su bondadosa soberanía. No lo olviden tesalonicenses, aunque no lo ven físicamente todavía, hoy, ya están participando de la naturaleza divina, de la gloria de Dios, tienen una maravillosa promesa de un glorioso futuro en un reino que está por llegar.

     

    Cada creyente necesita anhelar compartir la gloria completa del reino celestial, cuando Dios nos levante para ser semejantes a Cristo, con un cuerpo diferente, transformados a su imagen, libres de esta naturaleza pecaminosa, y finalmente estar con él por la eternidad.

     

    Mis hermanos, necesitamos enseñar a los más pequeños en la fe, quién es Dios, y llevarlos delante de las promesas divinas. Nuestra vida en este mundo es un suspiro, este mundo nos engaña y nos hace creer y sentir inmortales, y que viviremos aquí por la eternidad, pero no es verdad, ni este mundo se sostendrá por la eternidad, y mucho menos nosotros.

     

    Los días de cada persona que nace están contados, Dios no nos hizo para la temporalidad, no moriremos y desapareceremos como polvo en el viento, ese es un engaño diabólico, en nosotros hay eternidad, y necesitamos tener resuelto el lugar donde la pasaremos, con Cristo, en la gloria de Dios, en su reino de justicia, gozo y paz.

     

    O en condenación, separados para siempre de la bondad, del gozo, de la misericordia de Dios, solo viendo su fuego consumidor y su justo juicio, desesperación y rechinar de dientes, tinieblas dolorosas por siempre, esa no es la voluntad de Dios, él no quiere que nadie se pierda, sino que todos caminen al arrepentimiento.

     

    Los siervos de Dios, aquellos que lideramos, necesitamos llevar a los discípulos a este lugar, necesitamos rogarles, instarlos, protestarles: hey no te desenfoques de tu Señor, no te pierdas en un mundo que a toda costa intenta seducirte con mentiras. No pierdas de vista quién te ha llamado y a qué te ha llamado, chequemos algunas promesas a conocer, a creer a seguir y a enseñar:

     

    Pro 3:31 No envidies a las personas violentas, ni imites su conducta. 32 El SEÑOR detesta a esa gente perversa; en cambio, ofrece su amistad a los justos. 33 El SEÑOR maldice la casa del perverso, pero bendice el hogar de los justos. 34 El SEÑOR se burla de los burlones, pero muestra su bondad a los humildes. 35 Los sabios heredan honra, ¡pero los necios son avergonzados! (NTV)

     

    1 Pe 5:6-10 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. 7 Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. 8 ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que sus hermanos en Cristo, en todo el mundo, también están pasando por el mismo sufrimiento. 10 En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido. (NTV)

     

    Mat 5:11-12 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. 12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes.

     

    Rom 8:18 De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros.

     

    2 Co 4:17-18 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. 18 Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

     

    Flp 3:20 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. 21 Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.

     

    Col 3:4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria.

     

    jua 14:1-3 »No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. (NTV)

     

    ¿Quieres la gloria de este mundo? Puede parecer deslumbrante, pero es pasajera, y terminará en muerte, la persona más hermosa, termina como calaca, y hecha polvo, así es la gloria de este mundo, no así la gloria de Dios.

     

    1 Co 7:31 y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.

     

    1 Jn 2:15-17 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

     

    Y un último:

     

    Apo 7:15-17  Por eso, están delante del trono de Dios, y día y noche le sirven en su templo; y el que está sentado en el trono les dará refugio en su santuario. 16 Ya no sufrirán hambre ni sed. No los abatirá el sol ni ningún calor abrasador. 17 Porque el Cordero que está en el trono los pastoreará y los guiará a fuentes de agua viva; y Dios les enjugará toda lágrima de sus ojos.

     

    Esto fue lo que Pablo les recordó a los Tesalonicenses que les enseñó, un falso maestro solo está enfocado en el aquí y el ahora, no así alguien que ama al Señor y la verdad, esto les enseñó Pablo como un padre a sus hijos.

     

    Esto necesita enseñar un padre a sus hijos, un discipulador a su discípulo, lo debe instar a caminar de acuerdo a este llamado, le debe dar estas razones para abandonar su pecado y negarse a este mundo. Es maravilloso hermanos, estas son nuestras promesas.

     

    Mis hermanos que el Señor nos permita tener este equilibrio en Calvary, que seamos compasivos, tiernos y bondadosos como una madre, y al mismo tiempo, firmes, puros y ejemplares como padres espirituales: que tengamos vidas que con nuestros motivos y acciones determinen la norma a seguir para todo el que nos siga.

     

    Que enseñemos fielmente la verdad, que aprendamos a edificar a nuestros hermanos en sabiduría espiritual, que mostremos valentía, convicción para ir a su lado, para exhortarlos, para llamarlos a la obediencia, que aprendamos el equilibrio entre la disciplina firme, fuerte y consistente y la consolación tierna.

     

    De esta manera podremos llevar a nuestros pequeños hermanos a vivir de un modo que honre a Dios, que recuerden que Dios les ha llamado a su reino y su gloria eterna. Que entiendan quién les llamó y a qué han sido llamados.

     

    Este es el resultado de un liderazgo piadoso, por eso, qué importante es estar a los pies del maestro, que él nos enseñe, que él nos eduque, que él nos capacite, porque entonces podremos ver un resultado, un fruto, tarde o temprano, confiemos y no desmayemos porque a su tiempo segaremos.

     

  • Dec 18, 20161 Tesalonicenses 2: 1- 6 “Las cualidades de un verdadero siervo de Dios”
    Dec 18, 2016
    1 Tesalonicenses 2: 1- 6 “Las cualidades de un verdadero siervo de Dios”

    LAS CUALIDADES DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS

    1 Tesalonicenses 2:1-6

     

    Ya comenzamos a ver las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Esa carta escrita por Pablo escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    La cual, estando en la costa, Tesalónica tenía uno de los puertos más impresionantes del área, y Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia, una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste.

     

    Lo cual significaba que muchos viajeros pasaban por esa ciudad, gente de negocios acababa en esa ciudad y hacía comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, a la cual se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”. Veamos el mapa.

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral, podemos ver a Pablo diciendo en el capítulo 4:

     

    La gente vivía cotidianamente en pecados sexuales, y una cultura como la nuestra, si todos lo hacen, ya es algo normal, así que nadie diga nada o, al contrario, celebremos a los que descaradamente lo hacen, por eso Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral. Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado de Filipos. De ahí se trasladan 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica.

     

    Y en tres semanas solamente Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos lo rechazaron, pero muchos griegos creyeron.

     

    Los que no creen se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a estos ociosos malvados y los utilizan para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes,

     

    Y en estas tres semanas Pablo les explicó las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nace, al punto que Tesalónica se convirtió en una plataforma de donde, como dice el versículo 8, en todo lugar la fe de los tesalonicenses se extendió, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para cambiar la vida de las personas en Tesalónica. Mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona, es un instante, es gracia de parte de Dios, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado.

     

    Después de este alboroto, Pablo y Silas tienen que salir de la ciudad, y el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, no sin seguir utilizándolo en el camino, pasa por Berea, predica, y es expulsado, pasa por Atenas con muy poco fruto, y finalmente el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Y desde Corinto, preocupado por la iglesia que dejó en Tesalónica, al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses, por cuatro razones:

     

    PROPÓSITO

    1º Para alentarlos en medio del crecimiento. 2º Para fortalecerlos en medio de las dificultades. 3º Para alentarlos a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Para instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia. Y podemos ver en esta carta un llamado a ser como la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia dinámica y vibrante.

     

    Y el ver las características de una iglesia como la de Tesalónica nos dará un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestro carácter, en cuanto a nuestra fe. Al comparar nuestra fe con esta iglesia fresca, llena de esperanza hemos visto la importancia de identificar lo que es un nuevo nacimiento, una fe viva, real, y no es que estos hombres y mujeres eran perfectos, pero, supieron responder al llamado de Dios.

     

    Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios. Y vimos que una fe viva es activa, no pasiva, tiene un fruto de arrepentimiento, el cual nos lleva a la madurez espiritual.

     

    ¿En qué consiste la madurez? Esta fe viva que se manifiesta en un amor sacrificial, centrado en los demás, y no en uno mismos. Vimos también que la fe viva se sostiene en esperanza hasta el final, a pesar de cualquier prueba.

     

    Vimos que este tipo de fe, esta radicalidad, no se debe a gente que sea superior, espiritualmente hablando, sino que estos hombres sencillamente estaban manifestando que Dios les había escogido, les había elegido, para él.

     

    Estos tesalonicenses los vemos dando pasos radicales, drásticos en cuanto a su manera de vivir, oyen a Pablo por tres semanas, creen, y responden, y esto es evidente. La fe viva, es una obra de Dios, nuestra redención comienza en Dios y termina en él, nosotros solo respondemos.

     

    Se hace manifiesta al escuchar un Evangelio acompañado por el poder de Dios, y la certeza del Espíritu Santo no son solo con palabras. Alguien que ha sido elegido por Dios se convierte en discípulo y a su vez, se convierte en un ejemplo y en un maestro para los que están creyendo. Hay una transformación dramática, y una madurez. Otra evidencia es que muestra un anhelo expectante por el regreso de su Señor.

     

    Y lo que hemos estado viendo en esta carta es que Pablo una y otra vez les recuerda dos cosas, lo que sucedió cuando ellos recibieron el mensaje, y su conducta al estar entre ellos. En esta carta Pablo les recuerda en el pasado cómo recibieron al Señor y cómo les fue presentado, les mostrará también su presente, cómo deben seguir, y su futuro, qué deben esperar.

     

    En este capítulo Pablo cambia el enfoque de la cámara, de estar describiendo la fe de ellos, ahora les recuerda cómo Pablo y los suyos les predicaron el Evangelio, y cuál fue su conducta. ¿Por qué? Los tesalonicenses estaban recibiendo acusaciones en contra de Pablo, esta es la manera en la que los enemigos de la verdad actúan. Primero persiguen, si esto no funciona, intentan desacreditar el mensaje, y si esto todavía no funciona, entonces desacreditan al mensajero.

     

    Y ya que Pablo solo estuvo entre ellos tres semanas, este se convierte en el pretexto perfecto de los enemigos de la cruz para acusar a Pablo. En aquellos tiempos el pan de cada día eran falsos maestros itinerantes que enseñaban falsa doctrina, y sacaban provecho de esas visitas. Y ellos estaban diciendo: miren a Pablo, él no conoce el AT, ni siquiera les ama, porque se fue a la primera oportunidad.

     

    De manera que Pablo se da a la tarea de recordarles quiénes fueron entre ellos cuando les predicaron el evangelio. En esta preciosa porción, vamos a aprender mucho de las cualidades de un siervo de Dios, cómo un líder espiritual se comporta y cómo no debería comportarse. Y tú dirás, bueno, esto no es para mí, porque no estoy sirviendo como servidor de iglesia en hogar, o alguna otra cosa.

     

    ¿Qué crees mi hermano? No es así, el día que le entregaste tu vida al Señor, en ese momento te convertiste en su servidor, y de una manera u otra le estás sirviendo, si dices: yo no quiero estar en el ministerio, lo cual significa servicio, y eres creyente en Cristo, to late, ya eres siervo del Señor, y él te va a pedir cuentas de lo que te ha confiado.

     

    Porque al insertarte en el cuerpo de Cristo, él te capacitó, te dio dones, ministerios, manifestaciones de su amor y su poder, no para que seas un almacén andante de bendiciones, sino para que seas un conducto a través de cual manifiestes su amor, en servicio, como líder, guiando a otros a Cristo, quizá como padre de familia, dirigiendo a tu esposa y a tus hijos, como esposa, dirigiendo a tus hijos y a otras mujeres, en tu trabajo, donde sea, tu vida existe para la gloria de Dios, por lo tanto este capítulo es para ti.

     

    Ahora, vuelvo a repetir, como decía Pablo, para estas cosas, ¿quién es suficiente? Solo Cristo en nosotros, yo me estoy predicando a mí mismo, y le pido a Dios que me enseñe y me capacite para poder llegar a este estándar por su gracia y misericordia. Yo titulé este mensaje: LAS CUALIDADES DE UN VERDADERO SIERVO DE DIOS. 2 Tesalonicenses 2:1-6 Demos lectura.

     

    1. Debe cuidar que haya una obra genuina del Espíritu Santo en lo que hace para el Señor.

    1 Ts 2:1 Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana;

    Cuando hay una obra del Espíritu Santo, hay fruto, ¿qué tipo de fruto? Conversiones genuinas, familias son afectadas, incluso colonias y ciudades. Si te acuerdas de Pablo y sus secuaces dicen algo: “estos que trastornan al mundo”. Es decir, que lo ponen de cabeza, aunque sabemos que es todo lo contrario, la verdad de Dios, el Evangelio viene a voltear al derecho a un mundo que está de cabeza. Y esto sucede cuando hay una obra genuina del Espíritu Santo.

     

    Vano es la palabra

    kenós

    , y significa algo vacío, hueco, sin propósito, sin resultado, fútil, tonto, hueco,

    necio, estúpido, falso, carente de verdad, sin resultado, sin efecto, ausencia de cualidad.

     

    Esto es algo que debemos estar cuidando constantemente, no hallarnos haciendo cosas en nuestras fuerzas, o con propósitos meramente egoístas o materiales. La tarea de la iglesia es sobrenatural, es eterna, y no es posible hacerla sin el poder del Espíritu Santo en nosotros. Recuerda, lo que el hombre levanta, él lo sostiene, y se cansa pronto, pero, lo que Dios levanta, él lo sostiene, y él no se cansa.

     

    Por otro lado, el resultado es de él, a nosotros nos toca ser fieles, respondiendo al llamado que él nos hace, a poner a trabajar los dones, ministerios, operaciones, con los que el Señor nos ha equipado, y el resultado hablará del respaldo, la guía del Señor, o sencillamente que él no está en ese plan. Entonces sería hora de dar un paso atrás y seguir avanzando en otra dirección, porque donde no está el Señor, solo hay desperdicio y un desastre.

     

    No olvidemos, nuestra tarea es ser fieles, es buscar ser entendidos de la voluntad de Dios, es estar en comunión con él, es cuidarnos de nuestro corazón perverso y engañoso, y no caer en falsas motivaciones.

     

    “¿Y qué haces? Estoy aquí levantando el reino de Dios, cuando lo que estás haciendo es levantar tu propio reino. Aquí estoy, ganando discípulos para Cristo, cuando lo que estás haciendo es ganar adeptos a tus propósitos”. Aquí estoy Señor poniendo mi vida dispuesta para tu gloria, cuando estás viviendo para ti mismo. No, el Señor nos llama a poner nuestros ojos en él, y a hacer escrutinio del resultado.

     

    Acuérdate, recursos meramente humanos, carnales, producen resultados carnales, así sea un imperio, de pronto ya no se parece a la iglesia de Cristo, es gente orgullosa, soberbia, que no refleja para nada ni la humildad, ni el amor de Cristo. Pero, recursos espirituales, siempre traerán resultados espirituales.

     

    Y lo mismo en tu vida, cuida de no estar sembrando tu vida en tus fuerzas, para meros propósitos temporales, porque vas a encontrar que solo estás desperdiciando recursos y tiempo. Y dirás, ¿cuáles son estos? Bueno, lo vimos la semana pasada:

     

    Gente respondiendo a la verdad de una manera radical, que crece y que madura, ¿quién es gente madura? Gente que expresa su fe en obediencia a la verdad, en un amor sacrificial, en una esperanza a prueba de cualquier dificultad. Que sigue a un servidor fiel de Cristo, y que se convierte en uno.

     

    Esa es nuestra tarea, esa es mi tarea, apuntarte hacia Cristo, llevarte a sus pies y que te conviertas en su seguidor, enseñándote su Palabra, y modelándotela en la medida de lo posible y que tú te conviertas en un modelo para otros que lleva a otros a los pies de Cristo.

     

    Y así Pablo apunta los ojos de los tesalonicenses hacia la visita de Pablo, y les recuerda, ustedes son testigos, son el resultado de nuestra visita, no fue vana, hubo resultados de que el poder de Dios estuvo en y a través de nosotros.

     

    Y  recuerda, si eres un creyente en Jesucristo, si naciste de nuevo, y dices: no sé si quiero estar en el ministerio, ya es tarde mi hermano, ya estás en el ministerio, y estás llamado a servir al Señor.

     

    Ya hay otros que te están viendo, y te están siguiendo, no necesitas tener una posición en la iglesia, tú eres la iglesia donde quiera que estás, tu vida entera es de Cristo, al menos eso fue lo que dijiste el día que le entregaste tu vida, de manera que, este texto aplica a cada persona, a cada creyente en este cuarto. Por eso tengo el siguiente punto:

     

     

    1. Habla con el denuedo del Espíritu Santo.

    1 Ts 2:2 pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición.

    Pablo está estableciendo, un falso maestro está buscando lo suyo, va tras los reflectores, busca mayor influencia para sacar mayor provecho, puede sufrir hasta cierto punto, pero, si no hay nada para él, da un paso atrás y busca un mejor postor, ¿se acuerdan en Filipenses? Pablo nos habla de Epafrodito, dice:

     

    Flp 2:30 Pues arriesgó su vida por la obra de Cristo y estuvo al borde de la muerte mientras hacía por mí lo que ustedes no podían desde tan lejos.

     

    Y en contraste habla de los falsos maestros:

     

    Flp 3:17-19 Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que se comportan conforme al modelo que les hemos dado. 18 Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. 19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.

     

    Por eso Pablo comienza con eso, mientras que un falso maestro va tras lo suyo, su ventaja, su comodidad, Pablo les dice: ¿Se acuerdan Tesalonicenses cuando llegamos a ustedes? Todavía teníamos heridas abiertas, moretones en la cara.

     

    Ellos no tuvieron una cálida recepción en Filipos, pasaron por verdadera adversidad, por sufrimiento, no fue cómodo estar en Filipos predicando el Evangelio, no solo no fue cómodo, sino que fueron afrentados, la gente los lastimó corporalmente, los agredió verbalmente, los humilló, los maltrató, los afrentó. Nadie sin una fe genuina, sin una motivación correcta aguanta este tipo de dificultades.

     

    Y dice Pablo, no solo no tuvimos una recepción con bombo y platillo en Filipos, sino también aquí. Si se acuerdan judíos incrédulos, llenos de celos, junto con hombres malos y ociosos, juntaron una turba, armaron un escándalo diciendo que Pablo anunciaba a otro rey, Jesucristo, y el pueblo y las autoridades, pensando en que eran una ciudad exenta de impuestos y que podrían tener problemas con Roma, los expulsan.   

     

    Y en medio de todas estas cosas, Pablo les recuerda: a pesar de todo esto, ¿se acuerdan que, sin temor, y llenos de confianza y valor les predicamos el Evangelio? Mis hermanos, nosotros con mucho, mucho menos que eso luego, luego pensamos: “el Señor no está dirigiendo”. La gente todavía no nos dice que no, y porque movió la mano para acomodarse el pelo, decimos: vámonos, ya no quiso.

     

    Por eso, qué importante mis hermanos, es pedir de Dios denuedo; los discípulos de Cristo, todo el tiempo lo estaban pidiendo, y es algo que Dios concede, no es algo natural. Podemos ver a los discípulos justo después de haber sido Cristo crucificado, encerrados, llenos de temor, sin embargo, unos capítulos adelante los vemos llenos de denuedo, a pesar de la persecución y las amenazas. Los miembros del concilio, reconocen algo en ellos cuando dan testimonio de Cristo al haber sido sanado un cojo de nacimiento:

     

    Hch 4:13 Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús.

     

    Las autoridades los sueltan, pero, ellos viendo que la amenaza era real, y les podría costar su libertad y su vida, oran unánimes y vuelven a pedir denuedo, lo cual puede ser un buen modelo para nosotros a orar al pedir denuedo, checa lo que hacen:

     

    1º Reconocen quién es Dios.

     

    Hch 4:23-24 Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. 24 Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;

     

    Esto es lo primero que necesitas en momentos de angustia, de padecimiento, o de persecución, reconoce quién te ha llamado, quién te está respaldando, como iglesia necesitamos hacer esto constantemente, y es lo que hacemos cuando cantamos alabanzas.

    Reconocer quién es Dios y cómo él tiene el control total de todo lo que existe y de cualquier circunstancia. Luego:

     

    2º Recuerdan las promesas de Dios, citan su Palabra y la aplican a la realidad de la vida.

     

    Hch 4:25-28 que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? 26 Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. 27 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

     

    Este es un Salmo profético de lo que sucederá en la batalla de Armagedón cuando el gobierno, y el sistema de este mundo se levante por última vez para pretender irrisoriamente pelear contra el creador, y serán vencidos.

     

    Y ellos lo citan, orando, Señor tú eres vencedor sobre esta gente, no importa quién sea, y sí tu Hijo Jesucristo fue crucificado, pero todo era parte de tu plan perfecto. Y viene la petición:

     

    3º Ponen a Dios como su protector, piden denuedo y su oración es contestada.

     

    Hch 4:29-31 Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, 30 mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. 31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

     

    Dicen, Señor, el pleito no es con nosotros, es contigo, tú nos has hecho un llamado a predicar tu Palabra, tú respáldala con sanidades, señales, y prodigios en el nombre de tu hijo, nosotros solo te pedimos una cosa: danos denuedo para ser fieles al hacerlo, y no acobardarnos, y eso es lo que sucede, el Señor les da testimonio de que escuchó su oración, el lugar tiembla, y mira de dónde viene su denuedo, son llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la Palabra de Dios.

     

    ¿Qué es denuedo? Esta es la palabra parresiázomai, que viene de la palabra parresía que significa franqueza, seguridad, confianza, claridad, hablar abiertamente, públicamente con toda seguridad, hablar denodadamente, valerosamente en público.

     

    Y qué importante es tener denuedo del Espíritu Santo para hablar su Palabra, para compartir el Evangelio, la verdad. Porque tristemente en nuestros días se habla con tanta desvergüenza de cosas vergonzosas, hay programas de tv dedicados a hablar sandeces, y la gente no le da pena, y nosotros los creyentes, apenas y se oye: “cristo te ama”. Por eso necesitamos denuedo, porque vamos corriente arriba no es fácil, necesitamos poder del Espíritu cada vez que testificamos de él.

     

    Pero, que, importante es pedir del Espíritu denuedo, lo que hicimos el sábado anterior, salir a las calles, cantar en público requiere de esta habilidad del Espíritu Santo. Hablar con toda franqueza, sin llegar a ser irrespetuosos, pero sí francos, un mensaje lleno de misericordia y de verdad, pero, se requiere valor y solo el Espíritu Santo nos puede dar ese valor.

     

    Y Pablo les dice a los Tesalonicenses: miren, ni veníamos de una gran recepción, éxito o fama, sino todo lo contrario, y cuando llegamos aquí, hubo todo tipo de oposición hasta expulsarnos del pueblo, sin embargo, nosotros no nos acobardamos, no suavizamos nuestro mensaje por popularidad personal, por recibir felicitaciones o regalos, no andábamos tras ninguna de esas cosas.

     

    Al contrario, el Espíritu Santo nos dio valor, denuedo, libertad, valentía de hablar públicamente, con toda claridad, sin diluir ni alterar el mensaje del Evangelio de Dios, y esto aun estando chimuelos por la última golpiza. Eso solo lo puede hacer el Espíritu Santo. Y dice:

     

     

     

     

     

    • Su origen, y su motivación no son la herejía, la impureza o el engaño.

    1 Ts 2:3 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño,

    Estas son tres cosas que mueven a un falso maestro: el error, la impureza y el engaño, y Pablo estaba siendo acusado de las tres, Pablo dijo en cuanto al error, ya que no fue la primera vez que fue acusado:

     

    2 Co 2:17a Ya ven, no somos como tantos charlatanes que predican para provecho personal.

     

    Otras versiones lo traducen:

    2 Co 2:17a  Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios

    2 Co 2:17a A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios.

     

    Pedro también profetizó:

    2 Pe 2:1-3 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha.

     

    Como ya lo vimos, el dios de los falsos maestros, es su vientre, es decir, solo están interesados en satisfacer sus apetitos, y el problema es que abundaban, siempre han abundado, solo que hoy se ha agudizado el problema, ya que antes eran maestros itinerantes que iban de aquí para allá, aprovechándose de los crédulos que no conocían la Palabra.

     

    Hoy en día son líderes de congregaciones grandes, con mucha influencia, los que están trayendo falsas doctrinas con la misma motivación, avaricia.

     

    Pero, dice Pablo, nosotros no llegamos a ustedes con enseñanzas equivocadas, ustedes mismos lo corroboraron. Y dice, tampoco nuestra motivación fue la impureza, akatarcia, de donde viene catarsis. Pero, con el prefijo a, se refiere a todo lo contrario. Akatarcia siempre se vincula con pecado sexual. Qué interesante que estaban también acusando a Pablo de esto.

     

    Pero, este es el estilo de los perseguidores de la verdad, primero persiguen a las personas, si esto no funciona, difaman su enseñanza, y después siguen con su integridad personal. Y Satanás es experto en hacer este tipo de publicidad. Si te fijas en las noticias la única manera que hablan de la iglesia, es cuando ésta hace algo malo, o el pastor, si cayó en adulterio, o en fraude.

     

    Pero, si te das cuenta nunca hablan de las cosas buenas que suceden a través de la iglesia, del bien a la sociedad que el evangelio trae porque cambia a las personas desde su interior. Claro, Satanás está comprometido con destruir la imagen de Dios en todos los aspectos.

     

    En esos tiempos la religión estaba directamente ligada al pecado sexual, y esta era otra de las maneras en las que un falso maestro ganaba adeptos, por todos lados había templos donde la adoración a Dios era tener intimidad con prostitutas sacerdotisas, en los templos había orgías y cosas semejantes.

     

    De hecho, Pedro y Judas también marcan que esta es otra de las cosas que distinguen a un falso maestro, no solo su codicia por el dinero, sino su lascivia, dice Judas:

     

    2 Pe 2:13-14 y recibirán el justo pago por sus injusticias. Su concepto de placer es entregarse a las pasiones desenfrenadas en pleno día. Son manchas y suciedad, que gozan de sus placeres mientras los acompañan a ustedes en sus comidas. 14 Tienen los ojos llenos de adulterio y son insaciables en el pecar; seducen a las personas inconstantes; son expertos en la avaricia, ¡hijos de maldición!

     

    Jud 1:12 Estos individuos son un peligro oculto: sin ningún respeto convierten en parrandas las fiestas de amor fraternal que ustedes celebran. Buscan sólo su propio provecho. Son nubes sin agua, llevadas por el viento. Son árboles que no dan fruto cuando debieran darlo; están doblemente muertos, arrancados de raíz. 13 Son violentas olas del mar, que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son estrellas fugaces, para quienes está reservada eternamente la más densa oscuridad.

     

    Sin embargo, dice Pablo, nosotros no tuvimos nada que hacer con eso, de hecho, Pablo era un defensor de la verdad, le decía a Timoteo:

     

    2 Ti 1:13-14 Con fe y amor en Cristo Jesús, sigue el ejemplo de la sana doctrina que de mí aprendiste. 14 Con el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros, cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado.

     

    Le dijo: procura con diligencia presentarte a Dios como un obrero que no tiene de qué avergonzarse, pero que usa, que sabe trazar bien la Palabra, la Escritura. Y una tercera señal de un falso profeta, de lo cual estaba siendo acusado pablo, era el engaño.

     

    Dólos

    en griego, de donde viene nuestra palabra dolo, significa señuelo, truco, asechanza, engaño, mentira, anzuelo, cebo, trampa.

     

    Esta es otra de las estrategias de los falsos maestros, utilizar falsas señales, en aquellos tiempos utilizaban trucos de magia, o cosas semejantes para engañar a las almas inconstantes. Pablo lo dijo así en Efesios:

     

    Efe 4:14 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad. (NTV)

     

    Un niño, un inmaduro es presa fácil de los falsos maestros, es presa fácil de ser arrastrado por corrientes de falsas doctrinas que lo llevan de aquí para allá, sin llegar jamás a tierra firme en cuanto a sus convicciones. Un creyente inmaduro no sabe distinguir entre la verdad, y algo que parece verdad.

     

    Esta gente es hábil, está entrenada para mover emociones, y alguien inmaduro, que no conoce la Escritura, es alguien que no sabe distinguir entre la convicción del Espíritu Santo y una emoción, entre una verdad bíblica y un concepto humanista.

     

    Ya lo veremos más adelante, pero, Pablo les dirá: Nosotros no los enredamos, para sacarles algo, ¿díganos cuánto dinero les quitamos? Al revés trabajamos con nuestras propias manos para no distraerlos con estas cosas. Sin embargo, les dice, esto fue lo que nos movió:

     

     

    1. Sabe que es Dios el que aprueba y el que comisiona.

    1 Ts 2:4a sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos;

    Pablo dice, no hablamos como engañadores, sino como mensajeros aprobados por Dios. Así como cuando llega a tu casa un vendedor de determinado producto, lo primero que te muestran es su credencial, se identifican. Pablo dice nosotros fuimos aprobados por Dios.

     

    Probar

    dokimázo

    en griego, que significa someter a prueba, distinguir, examinar, juzgar, comprobar, evaluar, considerar algo como bueno, como genuino o valioso. Someter a prueba, con el fin de decidir.

     

    Y sabes lo que prueba a un siervo de Dios, precisamente las dificultades, la perseverancia, la paciencia. Decía Chuck Smith, cuando alguien viene y me dice que quiere servir, siempre lo trato de desanimar lo más posible, porque si se desanima, definitivamente el ministerio no es para esa persona, ya que en el ministerio llegan verdaderas pruebas y no quieres a un pastor renunciando y dejando a las iglesias colgadas.

     

    Hoy en día cientos de pastores están renunciando mensualmente, iglesias que se quedan sin pastor, o iglesias que la gente sencillamente ya no va y tienen que cerrar las puertas. Mis hermanos, el ministerio, es algo maravilloso, es un privilegio servir al Rey de reyes, se viven cosas maravillosas en el camino, el amor de personas, ver vidas transformadas, milagros, ver la provisión de Dios directamente de su mano, muchas cosas, más, además de lo hermoso de saber que tu jefe directo es Jesucristo.

     

    Pero al mismo tiempo no es fácil, porque se trata de amar al que muchas veces no te ama, de servir al que muchas veces no está conforme, quiere más y además ni te lo agradece, se trata de bendecir al que muchas veces hasta te maldice. Pero, ¿qué crees?

     

    Eso y mucho más es lo que hace Dios constantemente con nosotros, nos ama, nos sirve y nos bendice, aún sobre buenos y malos sale el sol del Señor y nos regala su tibieza, un hermoso atardecer. Ese es el corazón de Dios. Y es lo que hacemos cuando servimos al Señor, somos simples meseros, mayordomos, no somos los dueños, representamos a alguien superior, y ese alguien es así.

     

    Por eso nos tiene que probar, por eso, aunque vivimos cosas maravillosas al estar a sus pies, también nos es necesario saber que en el mundo tendremos aflicción, porque sencillamente este no es nuestro hogar, aquí estamos de paso.

     

    Ahora, yo creo que la prueba tiene varios beneficios, uno, descubre nuestro corazón, nuestra verdadera motivación, obviamente no para juzgarnos y condenarnos, sino para que podamos confesar y ser limpiados, porque Dios es un Dios de segundas oportunidades que nos ama, que anhela restaurar.

     

    Dios no nos prueba para ver si podemos, porque ¿sabes cuál es la respuesta a esa pregunta? Es obvia, no podemos, nadie puede, es Dios en nosotros, es su gracia, nuestra naturaleza pecaminosa es ser egoístas, aún nuestras mejores obras, un acto por demás altruista, encuentra su motivación en uno mismo, no en los demás.

     

    Dios nos prueba para mostrarnos nuestro corazón y que no caigamos en orgullo.

     

    Otra causa es el ser fortalecidos, el comprobar que Dios es fiel, el aprender a depender de él y no de nosotros mismos, el entender que somos polvo, pero que su gracia es suficiente, el entender que aún su llamado es pura gracia. Y dice Pablo, no olvido que fue Dios el que me aprobó, y el que me confió el Evangelio, él dijo en otros lugares en la Palabra:

     

    1 Co 15:10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.

     

    Efe 3:8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

     

    1 Ti 1:11-12 según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado. 12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,

     

    ¿Cómo habla entonces alguien que ha sido aprobado y comisionado por Dios? Ya vimos lo que no es, error, impureza o engaño, Pablo nos da tres:

     

    1. Teme a Dios y no a los hombres.

    1 Ts 2:4b no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

    Dice Pablo un maestro genuino de la verdad no está preocupado por agradar a los hombres, sino a Dios. Obviamente como ya lo dije, no es que se aun grosero, un imprudente, pero, realmente no tiene este temor a los hombres que lo puede dejar inutilizado espiritualmente, lo puede dejar estéril espiritual. Dice la palabra:

     

    Pro 29:25-26 Temer a la gente es una trampa peligrosa, pero confiar en el SEÑOR significa seguridad. 26 Muchos buscan el favor del gobernante, pero la justicia proviene del SEÑOR.

     

    Temer a la gente, al qué dirán a que todos estén contentos conmigo, es una trampa, porque sencillamente es imposible tener contentos a todos, y más porque somos egoístas naturalmente, y hay choque de egos, de egoísmo, y la carrera se vuelve interminable.

     

    Pero, Dios no nos llama a tener contenta a la gente, nos llama a estar comprometidos con la verdad, y si alguien tiene problema con ella, tiene un problema con Dios, no contigo, y ¿sabes? Eso te hace descansar. Para mí, el predicar la Palabra verso por verso, me da descanso.

     

    El saber que estoy hablando desde la autoridad de la Escritura me da seguridad, me pongo a temblar cuando comienzo a sentir que estoy hablando de mi propia opinión, no sabes qué inseguridad. Y vemos talk shows, debates humanos, y políticos donde nadie se pone de acuerdo, y la hoguera de las vanidades arde a mil grados.

     

    Pero hablar desde la autoridad de la Escritura, es un descanso, y como Pablo, o cualquier otro mártir, o testigo: haz lo que quieras, mátame si quieres, pero, esta es la verdad. Por eso es un descanso tener la Escritura, la cual no cambia y su veracidad es a prueba de todo, porque es Dios hablando.

     

    Pero, temer al hombre, buscar su aprobación, es un cuento de nunca acabar, Dios no nos llama a eso, y es una trampa para no dejarte hablar la verdad con el denuedo que debes. No temas al hombre, no temas decir la verdad, que no te importe el costo, porque vale la pena, Dios respalda su Palabra, y eso es maravilloso.

     

    Y dice Pablo el porqué: Dios prueba los corazones, el siervo de Dios sabe que para Dios nuestros corazones están desnudos, él puede ver las intenciones más profundas de nuestro corazón, no le podemos engañar. Cada vez que hables la verdad de Dios, recuerda, él es tu primera audiencia. Enseña como si él estuviera sentado frente a ti.

     

    Como ya lo mencioné, procura con diligencia presentarte a Dios como un obrero aprobado, que usa bien la Palabra de verdad. Sé integro al enseñarle a tus hijos, a tu esposa, a tus discípulos en la iglesia, que no llegue el día del estudio y cinco minutos antes le des un repaso. No lo hagas, eso es deshonesto, la Escritura merece todo nuestro tiempo, y no es algo que debas utilizar superficialmente.

     

    Necesitas compromiso con ella, tiempo, dedicación, desvelo, si es necesario, porque no lo olvides, Dios prueba los corazones, y si hay otra cosa más importante para ti, mejor sé honesto, y di, no estoy listo para enseñar.

     

    Aunque sabe que, como ya lo dije, en el momento en el que le entregaste tu vida al Señor, ese día firmaste para ser su servidor, e igual tienes un compromiso para dar razón de tu fe, a quien te lo pregunte, sean tus hijos, sea tu familia, sea quien sea, así servimos al Señor. Y él prueba los corazones.

     

    Una vez más, teme a Dios y no a los hombres, no te preocupes tanto por lo que ellos dirán de tu servicio, de tu estudio, sino de lo que Dios dirá al haberte confiado lo que te confió. Y eso se notará en tu manera de enseñar, de servir, de predicar, y Pablo confiaba en eso.

     

    1. No habla lo que la gente quiere oír, sino lo que Dios le manda que diga.

    1 Ts 2:5 Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo;

    Una vez más, Pablo dice desde el verso anterior, en nuestro corazón no estaba el agradar a los hombres, pero no solo eso, sino que lo mostramos en la manera en la que enseñamos. Y me encanta cómo una vez más pone a Dios por testigo.

     

    Nunca les adulamos con el afán de sacarles provecho, Kolakia, de donde viene nuestra palabra coloquial, esta es una conversación lisonjera, o adulación que alimenta la propia vanidad en busca de provecho personal. Literalmente este rollo de este me quiere chamaquear, qué querrá.

     

    Aunque esta es una técnica de ventas, el hacerte sentir VIP, el decirte lo importante que eres, lo maravilloso que es hacer negocios contigo, de manera que tú digas: estos sí saben reconocer la calidad de la melcocha. Y esta es otra técnica de los falsos maestros, dice la Palabra con respecto a los últimos tiempos:

     

    2 Ti 4:3-4 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

     

    La NTV traduce

     

    2 Ti 4:3-4 Pues llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. 4 Rechazarán la verdad e irán tras de mitos.

     

    Mis hermanos, este siempre ha sido un problema en el ser humano, desde el AT vemos a los Israelitas metiendo a la cárcel aun Jeremías, a Elías, a Isaías. Vemos a los judíos tapándose los oídos, rechinando los dientes y finalmente apedreando a Esteban cuando éste les decía la verdad acerca de Dios y de ellos mismos.

     

    Hoy vivimos en estos tiempos, la gente no quiere escuchar la verdad, la cual les haría libres, la cual les daría luz, les guiaría a camino seguro. La gente prefiere escuchar: “eres un campeón”, “eres una princesa”, “eres un hijo del rey”, “Dios te va a conceder todos los deseos de tu codicioso corazón”, “sueña, porque en Dios no hay límites”.

     

    Un alma inconstante no soporta la sana doctrina, y siempre está buscando no lo que le incomode, sino lo que le rasque a su oído, lo que le diga lo que quiere oír, tú no tienes la culpa, eres lo máximo, etc.

     

    Y además, ¿sabes que todos esos mensajes no vienen en la Biblia? Cristo te llama a morir a ti mismo, no a soñar, la Biblia no habla de auto estima, lo que es más la verdad lo primero que tiene que hacer para traerte a arrepentimiento es destrozar por completo tu auto estima, lo cual no es sino otra manera de decir: mi dignidad, mi soberbia, mi orgullo, principales obstáculos para reconocer la verdad de Dios, el Evangelio, el cual dice que eres pecador, y que no tienes remedio, pero que Cristo murió por tus pecados, y te amó tanto que o quiere dejarte en miseria.

     

    La gente quiere oír mensajes que le rasquen el oído, que le hagan salir motivados, pero, ¿qué crees? Tu problema no es falta de motivación, tu problema se llama pecado, y la única manera de lidiar con él, no es con que te emociones al punto del grito descontrolado, no, eso es de tu carne, te da cierto placer, pero, no cambia nada en ti.

     

    La única manera de lidiar con tu pecado, es conociendo la verdad, viéndote crudamente y sin justificarte en el espejo de la Palabra, la cual es brutal en este aspecto, ella te dice sin tapujos la verdad acerca de ti, dice en Hebreos 4:

     

    Heb 4:12-13 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

     

    La Palabra de Dios hace lo que la psicología, mensajes motivacionales, jamás podrán hacer, llegar hasta las intenciones de tu corazón, y mostrarte tu pecado, para instalar un nuevo sistema operativo, la verdad de Dios.

     

    Y lo más maravilloso es que cuando esto sucede, verdaderamente estás trayendo sanidad a tu vida, libertad, gozo, permanentes, estás siendo libre de ti mismo, de tus propias justificaciones, por eso dice la Palabra, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

     

    Sí, es incómodo, así como una cirugía, como una dolorosa inyección, y sientes que te mueres, y sientes la crisis curativa en todo su apogeo, pero, una vez que eso pasa, qué diferencia es en tu vida.

     

    Qué diferencia es vivir enfermo y acostumbrarte a sobrellevar esa situación, y que haya momentos hasta que se te olvida que estás enfermo, pero saberte enfermo, vienen y van los síntomas, a de pronto experimentar sanidad plena, libertad plena de aquel dolor, de aquel malestar, libre por siempre de esa situación.

     

    Y esto es lo que Dios busca en ti y en mí, él no busca decirte la verdad de ti mismo para burlarse de ti, o para condenarte, sino para limpiarte, para hacerte libre. Por eso un verdadero siervo de Dios no utilizará adulación como un recurso. Porque no está interesado en agradar a los hombres, ni tampoco en su cartera.

     

    Me gusta lo que Jaime Foote dijo: lo que un hombre está dispuesto a perder, habla mucho de su corazón, quizá respeto, posición, seguridad económica, no lo sé, piensa, eso puede hablar bastante de cuál es tu corazón al respecto, si estás buscando agradar a los hombres, lo cual incluye agradarte a ti mismo, o agradar a Dios.

     

    Pero, te voy a decir algo, cuando realmente estás comprometido con agradar a Dios, entonces por consiguiente tendrás aprobación de los demás, no quizá de los carnales, pero, sí de los espirituales. Y sabes donde puedes encontrar el equilibrio: “anda en amor, en amor a Dios, a su verdad, a su Palabra, y en base a este amor, ama a tus hermanos, un equilibrio entre misericordia y verdad.

     

    Un siervo de Dios no busca lo suyo, ni fama, ni dinero, ni ventaja alguna, busca lo del Señor, me encanta cómo lo dice a los Corintios:

     

    2 Co 12:14 He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos.

     

    • Busca el favor de Dios y no el de los hombres.

    1 Ts 2:6a ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo.

    Un siervo de Dios no está buscando tampoco estima, honra, alabanza, reconocimiento, elogios, honores, o prestigio de parte de los hombres, ni lo buscaba en los Tesalonicenses.

     

    En la carta a los filipenses podemos ver a Pablo hablando de todo lo que tuvo por basura para tener a Cristo. Si Pablo hubiera estado buscando la honra de los hombres, él jamás hubiera venido a Cristo, por el contrario, por causa de Cristo lo perdió todo. Además, mira lo que dijo Jesús:

     

    Jua 5:41  Gloria de los hombres no recibo.

     

    Jua 12:42-43 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

     

    Jua 2:23 Debido a las señales milagrosas que Jesús hizo en Jerusalén durante la celebración de la Pascua, muchos comenzaron a confiar en él. 24 Pero Jesús no confiaba en ellos porque conocía la naturaleza humana.25 No hacía falta que nadie le dijera cómo es el ser humano.

     

    Mis hermanos, sin acusar a nadie porque todos cojeamos o hemos cojeado de la misma pata, nuestra naturaleza pecaminosa es ser leales a nuestra necesidad, y cuando nuestra necesidad cambia, igual nuestra lealtad. Y ¿qué nos enseña la Palabra en cuanto a depender de hombres, pretender salir adelante confiando en influencias, en conexiones o cosas por el estilo?

     

    Maldito del hombre

     

    Jer 17:5-9 Esto dice el SEÑOR: «Malditos son los que ponen su confianza en simples seres humanos, que se apoyan en la fuerza humana y apartan el corazón del SEÑOR. 6 Son como los arbustos raquíticos del desierto, sin esperanza para el futuro. Vivirán en lugares desolados, en tierra despoblada y salada. 7 Pero benditos son los que confían en el SEÑOR y han hecho que el SEÑOR sea su esperanza y confianza. 8 Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto. 9 El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?

     

    Lo acabamos de ver en Proverbios:

     

    Pro 29:25-26 Temer a la gente es una trampa peligrosa, pero confiar en el SEÑOR significa seguridad. 26 Muchos buscan el favor del gobernante, pero la justicia proviene del SEÑOR.

     

    ¿Te das cuenta porqué es tan vano buscar la gloria de los hombres? Un siervo de Dios no está buscando gloria de los hombres tampoco, porque entiende de dónde viene su bendición, su protección, su provisión, su cuidado. Entiende lo que dijo el salmista:

     

    Sal 37:25 Una vez fui joven, ahora soy anciano, sin embargo, nunca he visto abandonado al justo ni a sus hijos mendigando pan.

     

    Sal 27:9-10 No escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo; Mi ayuda has sido. No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación. 10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá.

     

    A ese extremo, porque solo hay uno que no cambia, que su poder no mengua en el menor grado, que siempre está al pendiente de nosotros, que nos ama, que dio su vida por nosotros: nuestro amado Dios y salvador Jesucristo. Y dice Pablo:

     

    • Renuncia a sus derechos, por amor a la verdad y a sus hermanos.

    1 Ts 2:6b aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo.

    Esta palabra carga también se puede traducir como autoridad. Pablo lo está usando en el sentido de reclamar importancia. De manera que Pablo está diciendo: pudimos haber sacado de ustedes por lo menos un buen prestigio, somos apóstoles, enviados del Señor.

     

    Pablo jamás abusó de su autoridad, de su posición, siempre fue humilde, responsable y amoroso, al contrario, les dice a los Tesalonicenses, ¿cuándo les exigimos algo como apóstoles de Cristo? Todo lo contrario, veremos la semana que entra cómo lejos de imponerles una carga, un diezmo especial, o algo por el estilo les amaron como una madre ama a su bebé, les guiaron como un Padre guía a su hijo, nunca olvidaron que ellos eran la iglesia de Cristo, no la iglesia de Pablo.

     

    De manera que los acusadores de Pablo, no tenían ninguna justificación. Y en el mismo Pablo podemos ver lo que Dios puede hacer en la vida de uno que se deja moldear, utilizar por él. Quiero dejar este último texto para cada creyente aquí presente, recuerda, tú ya eres un siervo de Dios, claro, te digo, todo esto es posible solo con la gracia de Dios, el mismo Pablo decía:

     

    2 Co 2:14-17 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; 16 a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? 17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.

     

    Este último versículo mira cómo lo dice la NTV, vamos a orar después.

     

    2 Co 2:17 Ya ven, no somos como tantos charlatanes que predican para provecho personal. Nosotros predicamos la palabra de Dios con sinceridad y con la autoridad de Cristo, sabiendo que Dios nos observa.

     

    Podemos entonces, ver cinco cualidades clave del siervo de Dios, tenacidad, porque el líder confía totalmente en el poder de Dios. Integridad, porque el líder está completamente comprometido con la verdad de Dios; responsabilidad porque el líder sabe que el Dios omnisciente examina su corazón; y humildad porque el líder está consumido por la gloria de Dios.

     

    ¿Necesitas de la gracia de Dios para dirigir tu familia, tus hijos, tu propia vida? Ven, Cristo es el maestro. ¿Has sido tu probado por Dios? ¿Te ha confiado Dios algo? ¿Cómo te ves en este cuerpo de Cristo? ¿Sigues viviendo para ti mismo? Da un paso de amor y de fe, permite que Dios te lleve a la madurez. Invitación.

  • Dec 11, 20161 Tesalonicenses 1: 4-10 “Evidencias inequívocas de que he sido elegido por Dios”
    Dec 11, 2016
    1 Tesalonicenses 1: 4-10 “Evidencias inequívocas de que he sido elegido por Dios”

    EVIDENCIAS INEQUÍVOCAS DE QUE HE SIDO ELEGIDO POR DIOS

    1 Tesalonicenses 1:4-10

     

    Ya comenzamos a ver las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Esa carta escrita por Pablo escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    La cual, estando en la costa, Tesalónica tenía uno de los puertos más impresionantes del área, y Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia, una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste.

     

    Lo cual significaba que muchos viajeros pasaban por esa ciudad, gente de negocios acababa en esa ciudad y hacía comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, a la cual se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”. Veamos el mapa.

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral, podemos ver a Pablo diciendo en el capítulo 4:

     

    La gente vivía cotidianamente en pecados sexuales, y una cultura como la nuestra, si todos lo hacen, ya es algo normal, así que nadie diga nada o, al contrario, celebremos a los que descaradamente lo hacen, por eso Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral. Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado de Filipos. De ahí se trasladan 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica. Veamos el mapa:

     

     

    Y en tres semanas solamente Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos lo rechazaron, pero muchos griegos creyeron.

     

    Los que no creen se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a estos ociosos malvados y los utilizan para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes,

     

    Y en estas tres semanas Pablo les explicó las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nace, al punto que Tesalónica se convirtió en una plataforma de donde, como dice el versículo 8, en todo lugar la fe de los tesalonicenses se extendió, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para cambiar la vida de las personas en Tesalónica. Mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona, es un instante, es gracia de parte de Dios, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado.

     

    Después de este alboroto, Pablo y Silas tienen que salir de la ciudad, y el Señor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, no sin seguir utilizándolo en el camino, pasa por Berea, predica, y es expulsado, pasa por Atenas con muy poco fruto, y finalmente el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Y desde Corinto, preocupado por la iglesia que dejó en Tesalónica, al haberla dejado en medio de gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses, por cuatro razones:

     

    1º Para alentarlos en medio del crecimiento. 2º Para fortalecerlos en medio de las dificultades. 3º Para alentarlos a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y 4º Para instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia. Y podemos ver en esta carta un llamado a ser como la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia dinámica y vibrante.

     

    La palabra, una y otra vez nos insta a estarnos evaluando, debemos estarnos mirando en el espejo de la Palabra, permitirle al Espíritu Santo que nos hable una y otra vez, porque nuestro corazón es perverso y engañoso, y cuando menos acordamos ya estamos equivocando el camino, y estamos muy lejos de la voluntad de Dios.

     

    De pronto nos comenzamos a sentir vacíos, o secos, o muy débiles ante la tentación, y la mayoría de las veces es porque nuestro corazón ya nos engañó, este mundo nos distrajo y un pasito a la vez quedamos muy lejos del propósito de Dios.

     

    Y el ver las características de una iglesia como la de Tesalónica nos dará un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso adecuado, en cuanto a nuestro carácter, en cuanto a nuestra fe. En los primeros tres versículos de esta carta ya pudimos comenzar a hacerlo, al comparar nuestra fe con esta iglesia fresca, llena de esperanza.

     

    Vimos la importancia de identificar lo que es un nuevo nacimiento, una fe viva, real, porque no es que estos hombres y mujeres eran perfectos, pero, supieron responder al llamado de Dios.

     

    Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de haber sido escogidos por Dios. Vimos que alguien que tiene una fe viva ora constantemente al anhelar y tener una relación profunda con su Señor, está agradecido y enfocado en el crecimiento espiritual de sus hermanos, agradecido por su fe genuina. Pablo estaba profundamente agradecido por la fe de los Tesalonicenses.

     

    Y vimos que una fe viva es activa, no pasiva, tiene un fruto de arrepentimiento. Al haberme puesto de acuerdo con Dios, entonces comienzo a procurar vivir de acuerdo a su estándar, a su verdad, a su justicia, y eso es evidente, porque una fe sin esta respuesta a la verdad de Dios, es una fe muerta, es mera información, mero simpatizar, y si mi fe no llega al punto de obediencia a lo que ella me propone, está muerta.

     

    Vimos también como fe viva como la de los Tesalonicenses se manifestaba en un amor sacrificial, centrado en los demás, y no en sí mismos, el amor de Dios, la característica del verdadero cristiano. Vimos también que la fe viva se sostiene en esperanza hasta el final, a pesar de cualquier prueba.

     

    El día de hoy Pablo nos seguirá explicando por qué estaba tan agradecido por estos tesalonicenses; y esta es la pregunta que hoy responderemos, ¿de dónde sale esta fe? ¿Cómo se puede ser tan radical como estos tesalonicenses? ¿Sería porque los tesalonicenses eran superiormente espirituales a los demás, eran más buenos?

     

    Se menciona de los de Berea, que eran más nobles de corazón, recibían la verdad, y la corroboraban, sin embargo, estos tesalonicenses sencillamente los vemos dando pasos radicales, drásticos en cuanto a su vida, oyen a Pablo por tres semanas, creen, y responden, y esto es evidente. Pablo nos da la clave, es una obra de Dios, nuestra redención comienza en Dios y termina en él, nosotros solo respondemos, por eso yo titulé este mensaje: EVIDENCIAS INEQUÍVOCAS DE QUE HE SIDO ELEGIDO POR DIOS. Y veremos el resto del capítulo.

     

    Yo le pido al Señor que nos permita ver estas realidades en nuestras vidas y en nuestra iglesia, y que si alguno ha perdido la frescura que la pueda recuperar, y ser lleno una vez más del gozo de la salvación que tenemos en Cristo. Demos lectura desde el versículo 2:

     

    1. Se hace manifiesta al escuchar un Evangelio acompañado por el poder de Dios, y la certeza del Espíritu Santo, no son solo con palabras.

    1 Ts 1:4 Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección;

    Dios los ha elegido, por lo tanto, es evidente, Dios les ha amado, nos podemos identificar con ustedes sin ninguna reserva porque estamos en el mismo barco, en la misma página, es evidente que tenemos el mismo Padre celestial, el mismo Señor.

     

    Qué importante mis hermanos es que tengamos esta seguridad en nuestras vidas, yo no puedo darte esa seguridad, diciéndote que, si tú hiciste la oración del pecador, o que si levantaste la mano en un servicio para recibir al Señor, o que si te bautizaste, o fuiste, o vas regularmente a una iglesia, eres cristiano, o eres salvo, o Dios te ha elegido.

     

    Esa seguridad, lo hemos visto hermanos, nos la da el mismo Espíritu Santo a nuestros corazones, y es corroborado por un cambio interno, el cambio de nuestros apetitos, por nuestros deseos, de aquello que amamos y seguimos, por aquello que vamos detrás y nos desgastamos. Es decir, una conducta generada por una nueva identidad, somos nuevas criaturas, nada nos puede arrebatar de su mano, pero, la evidencia es hacia dónde está dirigido mi corazón. Lo vamos a ver más adelante.

     

    Pablo comienza diciendo: podemos percibir,

    eído

    en griego, hemos conocido, nos hemos informado, hemos comprendido que Dios les ha elegido. Por eso es tan importante que tú conozcas sana doctrina, que conozcas lo que la Biblia llama luz, verdad, porque solo hay una verdad, Cristo es la verdad, el camino y la vida. Solo él es la luz, dice Juan:

     

    1 Jn 1:5-10 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; 7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

     

    En otras palabras, no es que cuando nacemos de nuevo de pronto ya somos perfectos, no, vemos por toda la Palabra cómo mientras estemos en esta vida cargaremos con un cuerpo en el cual habita una vieja naturaleza pecaminosa, de la cual ya no somos esclavos, tenemos una voluntad libertada con la cual ahora podemos elegir el bien.

     

    Somos obras en progreso, pero, sí hubo un cambio de naturaleza, algo sucede en el interior de una persona que le ha entregado su vida a Cristo, que se ha rendido ante él, y le ha hecho el Señor de su vida. Hay un cambio drástico, porque de estar muerto, ahora hay vida. Un muerto no siente, no ve, nada, pero, alguien vivo y sano tiene todos sus sentidos funcionales.

     

    De la misma manera, ocurre un nuevo nacimiento, hay nueva vida, claro, hay un bebé que se desarrollará y se convertirá en un adulto en algún momento, así es la vida del creyente, hay un gran contraste entre el incrédulo y el que ha nacido de nuevo, dice la Palabra:

     

    Pro 4:18-19 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor. 19 Pero el camino de los perversos es como la más densa oscuridad; ni siquiera saben con qué tropiezan.

     

    En el nuevo creyente, así tenga un día de nacido de nuevo, hay una crisis, ocurre una maravilla, hay nueva vida, por lo tanto, nueva perspectiva, nuevos propósitos, nuevas metas, nuevos apetitos. Y Pablo podía reconocer esto en la vida de los tesalonicenses, por eso

    les dice hermanos.

     

    Qué importante, hermanos, es aprender a identificarnos, porque ya lo vimos, en Dios no hay ningunas tinieblas, y lo que abunda en los últimos tiempos es falsa doctrina, falsos maestros, que generan falsos creyentes, y el problema con esto es que prometen una falsa salvación. De hecho, Pablo dice:

     

    1 Co 5:9-10 Cuando les escribí anteriormente, les dije que no se relacionaran con personas que se entregan al pecado sexual. 10 Pero no me refería a los incrédulos que se entregan al pecado sexual o son avaros o estafadores o rinden culto a ídolos. Uno tendría que salir de este mundo para evitar gente como esa. 11 Lo que quise decir es: no se relacionen con ninguno que afirma ser creyente y aun así se entrega al pecado sexual o es avaro o rinde culto a ídolos o insulta o es borracho o estafador. Ni siquiera coman con esa gente. 12 No es mi deber juzgar a los de afuera, pero sí es responsabilidad de ustedes juzgar a los que son de la iglesia y están en pecado.

     

    Porque nosotros somos la iglesia del Dios viviente, la columna, el baluarte de la verdad, el Señor nos ha puesto por luz, en las tinieblas, y hermanos, lo más maravilloso es que él nos ha dado lo necesario para andar en luz, hoy podemos andar en su justicia, somos libres para obedecer, nos ha equipado para hacerlo, es su voluntad.

     

    Identifícate con tus hermanos, exhorta, anima, a tiempo y a destiempo, somos el pueblo de Dios, ¿se acuerdan? Ayer lo cantamos, el apóstol Pedro lo dijo así:

     

    1 Pe 2:9-12 Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa. 10 «Antes no tenían identidad como pueblo, ahora son pueblo de Dios. Antes no recibieron misericordia, ahora han recibido la misericordia de Dios». 11 Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma. 12 Procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes. Así, por más que ellos los acusen de actuar mal, verán que ustedes tienen una conducta honorable y le darán honra a Dios cuando él juzgue al mundo.

     

    Tenemos razones de sobra para ser aquello a lo que fuimos llamados a ser hermanos. Y Pablo da la clave, él dice, conocemos hermanos,

    amados de Dios, vuestra elección

    .

     

    Pablo procede a hablar de algo tan importante que nos debe quedar claro cómo Dios nos eligió, por toda la Biblia se habla de la elección de Dios. 

     

    Efe 1:4 Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos.

    Jua 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto,

     

    ¿Y saben qué? El hecho de que hoy estemos aquí, es una obra de la misericordia de Dios, es una muestra de amor incomparable. Ya lo hemos enseñado otras veces, no es que la humanidad está queriendo con todo su corazón ser salva, ser aceptada por Dios, y Dios mezquinamente les cierra la puerta en las narices, y solo algunos VIP les deja entrar.

     

    No, la Biblia enseña que todos nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, que nadie busca a Dios, obviamente en el sentido de hacerle el dueño de su vida, la gente incrédula busca ídolos que sirvan a sus propósitos, pero gente de manera natural, queriendo entregarle su vida a Cristo para que él la controle, y la guíe, no existe.

     

    ¿Por qué creen que el Evangelio ofende a muchos? Porque te está diciendo que estás mal en ir detrás de ti mismo, en pensar que eres dios, rey y señor de tu propia vida, que eso justamente es lo que te tiene en miseria y te causa tanto sufrimiento, dolor, y condenación.

     

    El Evangelio te dice que solo hay un Dios que debe ser temido, al que harías mucho bien en conocer rendirte y seguirle. Y el incrédulo cierra sus oídos, no le interesa que le hables de Dios, solo le interesan sus términos, su manera. No hermanos, no, la gente no está levantando la mano rogándole a Dios que la perdone, o que les de salvación.

     

    ¿A dónde voy? La elección de Dios es una cuestión de gracia, de misericordia, de amor, sobre gente que no lo merecía, y ni siquiera le interesaba. Dios no tendría por qué elegir a nadie, sin embargo, lo hace, y no porque haya algo especial, sino solo por el puro afecto, el amor de su voluntad, porque quiso hacerlo. Por eso dice en Romanos 9:

     

    Rom 9:15-18 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 18 De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

     

    ¿Te das cuenta? Habla de misericordia, misericordia es no darnos lo que merecemos, esto implica que Dios endurece al que ya de por sí estaba endurecido. Te vuelvo a recordar, ¿cuánto tuvo que pasar? ¿cuánto tuvieron que rogarte para que vinieras a la iglesia? No me digas que hay una fila interminable ahí afuera queriendo entrar, y aquí no hay lugar.

     

    Por eso es misericordia de Dios, es paciencia, es su mucho amor de parte de Dios hacia pecadores que le dieron la espalda, que le blasfemaron, que no les interesaba tampoco tomar en cuenta a Dios. Ahora, él es definitivamente soberano, también menciona Pablo:

     

    Rom 9:19-20a Pero tú me dirás: «Entonces, ¿por qué todavía nos echa la culpa Dios? ¿Quién puede oponerse a su voluntad?» 20a Respondo: ¿Quién eres tú para pedirle cuentas a Dios? «¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: “¿Por qué me hiciste así?”»

     

    En otras palabras, alguien podría decir: ¿por qué me echa la culpa si él ya lo planeó todo desde la fundación del mundo? Además, es injusto, porque él elige para perdición, para el infierno a unos, y a otros los creó para salvarlos. No, la Biblia declara que Dios no quiere que nadie se pierda, pero, el hombre decidió darle la espalda.

     

    Y Pablo dice: hey, en última instancia, Dios es soberano, eterno, y todo lo sabe, sus planes rebasan nuestra lógica, él nos hizo, dice la Biblia, y no nosotros a nosotros mismos. Y es cierto hermanos, la última vez que chequé ningún ser humano tenía el título de propiedad de su propia vida.

     

    Lo que es más, ¿quién crees que provee el aire de la atmosfera en la que vives y de la que respiras, la energía que usas para que tu corazón lata, y los impulsos eléctricos de tu cerebro sigan sus trayectorias y tu cuerpo sea funcional y no colapse, todo es de él y para él, él es el soberano sobre toda la tierra.

     

    Pero, aun así, es tan bueno que nos ha provisto de un libre albedrío para elegir, nos ha dado la responsabilidad de responder a su amor. ¿Cómo puedes armonizar estas dos cosas? La realidad es que no caben en la lógica humana, pero podríamos armonizar la responsabilidad del hombre y la soberanía de Dios de esta manera:

     

    En la eternidad de Dios, donde no hay tiempo ni espacio, donde todo es un eterno presente, Dios ya conoce lo que somos, y él tiene el plano perfecto, el control total de lo que sucederá desde el principio de la historia humana hasta su consumación.

     

    Pero, nosotros vivimos en este plano terrenal donde hay tiempo y espacio, donde somos responsables de entender y conocer la voluntad de Dios, su carácter, y sobre todo su evangelio, y conociéndole somos responsables de recibir su verdad, o de rechazarla. En la eternidad Dios ya sabe quién la va a rechazar, y quién la va a aceptar, y de la misma manera, en su soberanía, él ha elegido a los que él quiso.

     

    Otro ejemplo es el que ya he dicho otras veces, en la eternidad, hay una puerta, en la parte de afuera, dice: el que tenga sed, venga y beba, y aquel que decide cruzar, encuentra que, de la parte interna de la puerta, ya en la eternidad, dice: elegido desde antes de la fundación del mundo.

     

    Y alguien dirá, pero, no lo siento justo, ¿por qué no me elige a mí? Bueno, hoy estás aquí, ¿por qué no te rindes a él, y lo haces el Señor y Salvador de tu vida? Entonces descubrirás que él te eligió. Y checa el resto de esta porción:

     

    Rom 9:21 ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios? 22 ¿Y qué si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los que eran objeto de su castigo y estaban destinados a la destrucción? 23 ¿Qué si lo hizo para dar a conocer sus gloriosas riquezas a los que eran objeto de su misericordia, y a quienes de antemano preparó para esa gloria? (NVI)

     

    Una vez más, mira cómo todos somos vasos de barro, hechos de la misma tierra de pecado y rebeldía, pero Pablo nos muestra con claridad las dos cosas que Dios quiere mostrar: 1º Su paciencia con aquellos a los que aun sabiendo que le negarán, les da una y otra vez la oportunidad de arrepentirse, porque el hombre es responsable de su respuesta al evangelio, y Dios no quiere que nadie se pierda, no es su voluntad. Cada persona que termine en el infierno, será responsable cabal, de estar ahí.

     

    Y 2º, Aquellos que escogió, serán la obra de arte de gracia que él realizará para desplegar su misericordia en todo su esplendor, contrastando con un brillo infinito en gente que sin merecer absolutamente nada de Dios, fue perdonada, lavada, transformada, enriquecida y al final, cuando la obra de Dios sea terminada, cuando Cristo venga y todo sea consumado, estaremos ahí, siendo vasos de honra y de gloria para el Señor, por su pura gracia, dice en Efesios:

     

    Efe 2:5-7 nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! 6 Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, 7 para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. (NVI)

     

    Esto es algo bien importante mis hermanos, si hoy estamos aquí es por la pura misericordia de Dios, por esto es que esta doctrina de la elección exalta a Dios en todo su esplendor. Por eso me encanta la Palabra de Dios, porque ella no exalta a seres humanos, como lo hace la religión, sino exalta a un Dios por demás, bueno, maravilloso, lleno de misericordia, a favor de un ser humano pecador, débil, al cual, de no ser por su amor, estaría perdido. Por eso termina ese capítulo de romanos así:

     

    Rom 9:29 Así había dicho Isaías: «Si el Señor Todopoderoso no nos hubiera dejado descendientes, seríamos ya como Sodoma, nos pareceríamos a Gomorra.»

     

    Por eso Pablo les dice: ustedes son mis hermanos, Dios les ama profundamente, y el hecho de que Dios los haya elegido es evidente, y continúa diciéndonos porqué es evidente que Dios les amó eligiéndoles:

     

    1 Ts 1:5a pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre,

    Me encanta, cómo todo comienza con el evangelio con el cual se identificaban tan profundamente Pablo y los demás, que le llaman nuestro evangelio, no es que fuera uno diferente, seguía siendo el evangelio.

     

    Pero, es muy importante que entendamos que no solo se trata de saberte un bosquejo, o el puente, o el contenido del evangelio, sino que se requiere del poder de Dios, de la convicción del Espíritu Santo, el cual trae esta certidumbre plena.

     

    No debemos olvidar que podríamos decir el Evangelio lo más claro posible, como un erudito, respaldándolo con argumentos lógicos de apologética, ser un increíble comunicador, dinámico, interesante, pero, si el Espíritu Santo no da vida, si no hay poder de Dios levantando al que está muerto espiritualmente, no se va a lograr nada.

     

    Esto nos debe ayudar a entender por qué muchas veces proclamamos el evangelio con claridad y aun así la gente parece no entenderlo, o sencillamente no escucharlo. Mis hermanos, el evangelio no solo es sencillo, es lógico, es real, pero, el problema es que hay muerte espiritual, y como lo vimos, y como lo dice Juan:

     

    Jua 6:44a Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere

     

    El Evangelio de una manera sencilla dice: eres pecador, tienes un gran problema en ti y con Dios, porque la paga del pecado es muerte, es condenación eterna, y la ira de Dios está sobre ti, pero, él no quiere que te pierdas, y te amó tanto que envió a su Hijo Unigénito al mundo a vivir la vida a la perfección, cosa que tú nunca pudiste, ni podrías haber hecho.

     

    Siendo inocente, fue a la cruz para recibir en sí mismo el castigo que tus pecados y mis pecados merecían, recibiendo todo el peso de la ira de Dios que estaba sobre ti. Siendo Dios, la muerte no lo podía retener, porque él es el autor de la vida, así que se levantó al tercer día, triunfando sobre la muerte, sobre el príncipe de maldad y su reino.

     

    Y todo aquel que confía en esta obra perfecta de Jesucristo, recibe la perfección sobre sí, recibe perdón de pecados, y vida eterna.

     

    Esto es el evangelio, pero es el poder de Dios el que prepara a una persona para predicarlo, y a un alma para responder, cuando Cristo llamó a Lázaro que tenía ya cuatro días de muerto, Cristo tuvo que capacitarlo para oír su voz, dándole vida. Y este es el poder de Dios en el Evangelio hermanos, esta es la acción del Espíritu Santo, dice Pablo en Romanos 1:16

     

    Rom 1:16a Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;

     

    Ese es el poder de Dios, más allá de señales, milagros, los cuales son reales, porque tenemos un Dios poderoso, que es el mismo ayer, hoy y por los siglos, las señales tampoco producen fe, solo son eso señales que apuntan a quien las hace. A los Israelitas por ejemplo no les bastó todo lo que vieron hacer a Dios a su favor, a Judas no le bastó el vivir y convivir por tres años con el Señor.

     

    No, el poder de Dios, el poder del Evangelio yace en dar vida al que estaba muerto, en transformar una vida que estaba rota y darle un nuevo propósito, en darle la certeza plena por el Espíritu Santo, y esta plena certeza, no solo al que predica, sino al que escucha,

     

    Plena certidumbre es la palabra

    pleroforía

    : plena certeza, plena certidumbre., convicción, certeza total, plena seguridad.

     

    Imagínate, Pablo y los suyos dispuestos a predicar a cualquier costo, y de la misma manera los tesalonicenses dispuestos a sufrir persecución porque el Espíritu Santo, les dio esta plena seguridad, esta disposición, unos eran libres de predicar, otros capacitados para creer, dándoseles por el Espíritu, esta confianza al haber entendido plenamente quién era Cristo, y lo que había hecho por ellos.

     

    Este es un don del Espíritu Santo, un regalo, por eso, si entiendes el Evangelio no lo dejes para mañana, confía en él, entrégate al Señor hoy.

     

    Qué importante, así comienza la obra de Dios en nuestras vidas, por eso es por fe y para fe, es una confianza plena dada por Dios, que lleva a una persona a negarse a sí misma, tomar su cruz y seguir a su Señor, andar tras el Espíritu, guiado, controlado por la verdad.

     

    De la misma manera, dice Pablo, fue Evidente el poder de Dios sobre sus vidas, porque el poder de Dios les dio vida, y el Espíritu Santo les convenció de pecado, y de la justicia de Cristo.

     

    Por eso, no lo olvides, el evangelio no son solo palabras, requieres de orar, de pedir poder de lo alto, por eso el evangelismo de ayer lo hicimos en dos días, uno para orar, recordar las promesas, pedir el respaldo del Señor, y otro para salir en fe y obediencia, confiando en el contenido del Evangelio, en el poder de Dios para dar vida, y el Espíritu Santo para dar plena convicción y certeza. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 1:5b como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

    ¿Cómo fueron ellos? Pablo y su equipo les amaron desinteresadamente, acababan de ser ultrajados en Filipos, en misma Tesalónica ya estaban siendo amenazados, el siguiente capítulo nos mostrará cómo Pablo les dice: claramente no quisimos sacar ventaja de ustedes, no les llevamos una falsa doctrina.

     

    Les servimos desinteresadamente, fuimos tiernos entre ustedes, les tratamos como una nodriza que trata con ternura a sus propios hijos, dice, nos fatigamos trabajando día y noche para que no pensaran que estábamos buscando su dinero, como nuestros hijos les exhortamos, les consolamos, y demás.

     

    En otras palabras, Pablo dice: no solo tuvieron el Evangelio hablado, sino modelado, este mis hermanos, es el equilibrio perfecto, no solo estamos llamados a ser derechos, o amables, estamos llamados a predicar verbalmente el Evangelio, en nuestros trabajos, o en círculos de amigos, no debemos ser de la secreta, donde nunca se dieron cuenta ni de que eras cristiano. Y en ambos lados, el poder de Dios, y la convicción del Espíritu Santo son necesarios. Y Pablo continua:

     

    1. Otra evidencia del que ha sido elegido por Dios es que se convierte en discípulo y se convierte en un ejemplo y en un maestro para los que están creyendo.

    1 Ts 1:6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo,

    Mis hermanos, la vida cristiana no solo comienza en el Evangelio, y termina en asistir a alguna iglesia, o adquirir una membresía, no es así, el creyente genuino, por consecuencia natural, se convertirá en un discípulo, un aprendiz. Un imitador, un mimetés, seguir, imitar al pie de la letra.

     

    En los evangelios puedes ver con claridad dos tipos de personas, la multitud, y los discípulos, el Señor trató de diferente manera con ambos, la multitud no era leal a Cristo, era leal a su necesidad, y cuando esta cambiaba, lo mismo pasaba con su lealtad.

     

    Al punto que siempre andaban como las olas del mar, de aquí para allá, hoy creían, mañana abandonaban al Señor, siempre yendo tras el mejor postor. Al punto que el Señor terminó enseñándoles en parábolas, y ellos terminaron gritando con toda su fuerza: “crucifíquenle”.

     

    No así los discípulos quienes, a pesar de pruebas, dificultades, incluso de haber dudado, así como Tomás o como Pedro que le negó tres veces, al final permanecieron y perseveraron. Mientras que la multitud no andaba detrás de Cristo, sino de su conveniencia, y realmente se perdieron de toda la acción, mientras que los discípulos fueron testigos de cosas impresionantes.

     

    Vieron a Cristo caminar sobre el agua, calmar la tempestad, ver cada milagro, cada palabra de Cristo, durmieron donde él dormía, estuvieron en la última cena con él, recibieron poder y autoridad, y mil cosas más.

     

    Y esto es lo que podemos ver en alguien que genuinamente es un creyente, mira lo que estos tesalonicenses hicieron: comenzaron a imitar la fe de Pablo y los suyos, se convirtieron en imitadores de Pablo y su equipo de colaboradores, y en última instancia de Cristo, en dos sentidos:

     

    Mis hermanos, en aquel que ha sido elegido por Dios, que ha creído el Evangelio, comenzará una obra de santificación, sino a vivir al estilo de la verdad como Pablo y los suyos. El creyente está llamado a vivir en esta vida nueva que se le ha dado, dice la Palabra:

     

    1 Pe 4:1-5 Por lo tanto, ya que Cristo sufrió dolor en su cuerpo, ustedes prepárense, adoptando la misma actitud que tuvo él y estén listos para sufrir también. Pues, si han sufrido físicamente por Cristo, han terminado con el pecado. 2 No pasarán el resto de la vida siguiendo sus propios deseos, sino que estarán ansiosos de hacer la voluntad de Dios. 3 En el pasado, han tenido más que suficiente de las cosas perversas que les gusta hacer a los que no tienen a Dios: inmoralidad y pasiones sexuales, parrandas, borracheras, fiestas desenfrenadas y abominable adoración a ídolos. 4 No es de extrañarse que sus amigos de la vieja vida se sorprendan de que ustedes ya no participan en las cosas destructivas y descontroladas que ellos hacen. Por eso los calumnian. 5 Pero recuerden que ellos tendrán que enfrentarse con Dios, quien juzgará a todos, tanto a vivos como a muertos. (NTV)

     

    Ellos comenzaron imitando a Pablo, pero entendieron que el comportamiento de Pablo era porque él imitaba a Cristo, de manera que terminaron siendo imitadores del Señor, su cambio de vida era evidente a los que les rodeaban. Ellos comenzaron a manifestar en sus vidas que eran nuevas criaturas. No se justificaban diciendo: ay, yo no voy a ser un fanático, o un religioso, o un legalista.

     

    Con eso comenzamos Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Esto lo comprende un discípulo de Cristo. Por eso elige bien a quién vas a seguir, conoce bien a Cristo, y aquel que esté comprometido con seguir a su Señor, pon tus ojos en ese, pégatele, no aceptes menos que eso.

     

    En la iglesia siempre encontrarás de todo, y Satanás estará listo para ponerte en medio de gente no comprometida, tibia, que te diga lo que quieres oír, que te dé la oportunidad de justificarte, y que digas: pues si ellos lo hacen, significa que yo también lo puedo hacer, se puede ser cristiano sin tanto compromiso.

     

    No, recuerda que de la misma manera siempre hay alguien dispuesto a entregarse al Señor a cualquier costo, a servirlo, a entregar su tiempo, sus talentos todo lo que tiene y es, a ese pégatele. Te lo he dicho muchas veces, muchos comenzaron estudiando en la escuela de ministerio con nosotros, y de todo ese grupo, te puedo contar con los dedos de una mano los que perseveraron. Por eso pon tus ojos en aquel que busca imitar a Cristo, y no te dejes engañar por Satanás.

     

    No solo imitaron su conducta como la de Cristo, sino la manera en la que Pablo y sus consiervos enfrentaban las tribulaciones. A pesar de la dura tribulación que comenzó cuando expulsaron a Pablo y que quizá se intensificó, ellos estaban llenos de gozo. Así como pablo, los tesalonicenses estuvieron dispuestos a morir por la verdad,

     

    Ellos pudieron aprender esto de Pablo directamente, quizá al verlo con cicatrices, o hasta heridas frescas de la última persecución, Pablo estaba lleno de gozo, de esperanza, en medio de gran tribulación, predicando la Palabra de Dios con toda autoridad y denuedo.

     

    Pero, checa el ejemplo genuino de Pablo, Pablo no les mostró una faceta de líder inteligente, capaz, con un traje, y un carrazo, portándose soberbiamente como un ungido de Dios, al ver el poder, y el dinero, dices: me siento llamado al ministerio. No, checa, ellos tenían una esperanza eterna, ¿qué cosa de acuerdo a este mundo podría haber sido atrayente para estos tesalonicenses de parte de Pablo? Nada.

     

    ¿Qué les ofrecieron Pablo y los suyos? Solamente un amor sincero por ellos, por Cristo, por la Palabra, y ese amor sincero fue suficiente para conquistar el corazón de los Tesalonicenses. Una confianza plena, una certeza plena de que Cristo es digno de seguirse, a pesar de tener que dar aún la vida por la verdad.

     

    1 Ts 1:7 de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.

    Ejemplo es la palabra túpos, o tipo, una figura, una forma, estatua, un modelo, un patrón. Qué interesante, ese es el patrón, recibo el evangelio, me convierto en un discípulo de Cristo, un imitador de Cristo, y entonces al hacerlo fielmente, me convierto en un modelo a seguir para otros.

     

    Mis hermanos, qué responsabilidad, por eso estamos llamados a poner nuestros ojos en Cristo, no en una persona, claro, que una persona nos enseña a Cristo, pero, mi responsabilidad es ir conociendo a Cristo, para poder identificar a aquellos que lo están siguiendo y a su vez son confiables para seguir.

     

    El discipulado, como ya lo he dicho antes, no se trata de llevar a personas a poner sus ojos en mí, y que sean como yo, yo, por mí mismo, no tengo nada bueno que imitar, se trata de imitar a Cristo, imitando a los que siguen a Cristo.

     

    Estos tesalonicenses se convirtieron en un modelo a seguir, los cuales no fueron impuestos por Pablo, no, su decisión de seguir a Cristo, los hizo tener el suficiente respeto como para inspirar al resto de sus paisanos griegos.

     

    Ellos ganaron tal reputación que cualquiera que quisiera un buen ejemplo de cómo un cristiano debería comportarse, ellos decían: mira a los tesalonicenses, eso deberías estar haciendo. Qué importante es poner nuestros ojos en Cristo y en la Palabra y escoger un buen modelo a seguir.

     

    Qué importante es que yo establezca como meta convertirme en un modelo a seguir, y te voy a decir algo, eso va a suceder por sí solo, si tú solamente te enfocas en la verdad, en buscar a tu Señor, en estarle dando al Espíritu Santo el control de tu vida, él se va a encargar de transformarte, y hacerte un modelo confiable para otros.

     

    Porque el Señor te estará utilizando, es así de sencillo, no compliques el cristianismo, sí, puedes complicarlo con difíciles organigramas de discipulado, programas de esto, del otro, y membresías, y demás, pero, al final, ¿de qué se trata?

     

    No del que me dice Señor, Señor, sino del que hace la voluntad de Dios, y la voluntad de Dios es santificación, es brillar para él con buenas obras, que él mismo preparó de antemano para vivir en ellas. Y Pablo explica lo que sucedió, dice:

     

    1 Ts 1:8 Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada;

    Mira nada más, lo que una fe viva, una fe genuina puede hacer. Ellos n tenían redes sociales, o complicados libros de cómo evangelizar, o discipular, simplemente manifestaban su identidad, eran verdaderos hijos de Dios, que divulgaban la Palabra de Dios no como

     

    Sino con poder, el poder de haberla vivido, de haberla experimentado, de ser testigos de primera mano de que la voluntad de Dios es buena, perfecta y agradable, porque he comprobado lo que es obedecerla, y por eso no solo te estoy pasando información, sino vida.

     

    Hermanos, la Palabra de Dios es viva y eficaz, no es mera información, es mucho más que fría teología, es Cristo mismo en acción en el corazón de las personas, exhortándoles, animándoles, transformándoles. Y esta fue la diferencia en estos tesalonicenses, no tenían nombre de que vivían y estaban muertos, no, su manera de vivir corroboraba su mensaje.

     

    Este es el poder de Dios para salvación. Mira lo que dice: no solo la palabra del Señor fue divulgada, sino su fe, una fe por demás fructífera, la cual se extendió,

    exérjomai

    , salir, escapar, adelantar, difundir. Mis hermanos, es imposible esconder una fe viva, es imposible que el Dios vivo habite en tu interior y tú sigas siendo el mismo, aplatanado, sin que nada te mueva, o peor aún sigas siendo el mismo viejo hombre que no se le ve a Cristo por ningún lado.

     

    El Señor lo dijo aquel que escucha con corazón sincero, que retiene la palabra oída, que la recibe, que la entiende, al poner atención, éste da fruto al 30, al 60 y al 100x1. Para esto nos llamó el Señor, para llevar fruto y que nuestro fruto permanezca.

     

    Una fe viva, es una fe que se extiende, que se multiplica, ¿sabías que un estudio reveló que más del 80% de los cristianos jamás ha compartido su fe persona a persona? Mi hermano, eso no suena bien, si yo tengo que manipularte para compartir lo que Dios ha hecho en ti, probablemente, no ha sucedido.

     

    Lo digo y lo vuelvo a repetir, el discipulado, el evangelismo son parte del creyente genuino. Porque mira, estamos hablando de nuevos creyentes que rebasaron incluso al apóstol Pablo, lo dejaron sin chamba en Grecia, porque ellos sencillamente creyeron, porque el Señor les eligió. ¿Se acuerdan en Colosenses?

     

    Col 3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

     

    Una fe de este tipo es antojable, inspira a otros, es algo que el mundo no puede dar, pero que cuando el Espíritu Santo produce en un creyente, es evidente, es luz pura que alumbra las tinieblas más oscuras. Y mira lo que hizo que esta fe dinámica, eficaz fuera visible y una evidencia de la elección de Dios, dos cosas:

     

    • Hay una transformación dramática, y muestra un anhelo expectante por el regreso de su Señor.

    1 Ts 1:9a porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis,

    Me imagino a Pablo queriendo predicar la Palabra, o el Evangelio en otras partes de Acaya y Macedonia, orando, pensando, les enseñaré, Señor, ¿quisieras que aquí predicara? Y antes de hablar, ¿han oído de Jesucristo? Y ellos le dirían ¿Pablo? ¿Tú eres Pablo el apóstol? Pablo, bienvenido, henos oído mucho de ti, y ellos dirían: pero, ¿de dónde? Pues los tesalonicenses nos han hablado tanto de ustedes.

     

    Y si los vieran, verdaderamente aman al Señor y su Palabra, son radicales, son de a deveras estos tesalonicenses. Algo maravilloso pasó cuando ustedes les predicaron el Evangelio. ¿Sabes qué fue? Dos cosas, la primera, el Señor en su amor por ellos, les eligió para él, les dio vida, y segundo, ellos respondieron como la semilla que cae en buena tierra:

     

    Mat 13:23 Las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que de verdad oyen y entienden la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado! (NTV)

     

    Mar 4:20 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que oyen y aceptan la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!». (NTV)

     

    Luc 8:15 Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a las personas sinceras, de buen corazón, que oyen la palabra de Dios, se aferran a ella y con paciencia producen una cosecha enorme. (NTV)

     

    Ellos recibieron la Palabra, ¿y sabes en qué consistió este fruto, esta fe eficaz y evidente? ¿Sabes cómo se manifestó?

     

    1 Ts 1:9b y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero,

    Convertirse es la palabra epistréfo y significa revertir, volver, regresar. Regresar a un punto, cambiar creencias personales, cambiar una opinión respecto a la verdad, cambiar la conducta propia debido a esto. Hacer volver hacia.

     

    Mis hermanos, solo Dios puede darnos vida, hacernos ver nuestra condición real, mostrarnos que le habíamos dado la espalda, que fuimos creados por él, con el propósito de servirle.

     

    Mis hermanos, sin Cristo vivimos sirviendo a ídolos inservibles, y no me refiero solo a imágenes, o a figuras de yeso, sino al dios dinero, al dios sexo, al dios fama, todos esos dioses que no ven, no huelen, no tocan, no hablan, dice el salmo:

     

    Sal 115:3-9 Nuestro Dios está en los cielos y hace lo que le place. 4 Los ídolos de ellos no son más que objetos de plata y oro, manos humanas les dieron forma. 5 Tienen boca pero no pueden hablar, tienen ojos pero no pueden ver. 6 Tienen oídos pero no pueden oír, y nariz, pero no pueden oler. 7 Tienen manos pero no pueden sentir, tienen pies pero no pueden caminar, y tienen garganta pero no pueden emitir sonidos. 8 Y los que hacen ídolos son iguales a ellos, como también todos los que confían en ellos. 9 ¡Oh Israel, confía en el SEÑOR! Él es tu ayudador y tu escudo.

     

    En otras palabras, los ídolos solo tienen una apariencia externa de que viven, de que sirven, pero realmente son inservibles para ayudarnos, no se pueden relacionar con nosotros, y así nos dejan a nosotros inservibles, vacíos, desprotegidos, en miseria. Mira cómo traduce la idolatría el NT:

     

    Col 3:5 Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría.

     

    Como ya lo mencioné, todo pecado sexual, tiene como base la idolatría. Pero, mira lo que los tesalonicenses creyeron:

     

     

    1 Jn 5:19-21 Sabemos que somos hijos de Dios, y que el mundo entero está bajo el control del maligno. 20 También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con[b] su Hijo Jesucristo. Éste es el Dios verdadero y la vida eterna. 21 Queridos hijos, apártense de los ídolos.

     

    Y mira cómo traduce este último versículo la NTV:

    1 Jn 5:21 Queridos hijos, aléjense de todo lo que pueda ocupar el lugar de Dios en el corazón. (NTV)

     

    Por eso, solo aquel que ha entendido el evangelio, que se le ha dado vida, que ha sido elegido por dios, entiende que solo hay uno en el que puede confiar, solo hay uno que es digno de recibir honra, confianza plena, y este es Dios.

     

    Entiende que su salvador no es sí mismo, no es el dinero, no es la fama, no es la codicia de tener todo lo que quiera, entiende que ahí no es donde encontrará plenitud y gozo indescriptibles y además permanentes. Sino solo en Cristo.

     

    Estos tesalonicenses lo entendieron, y su lealtad, sus apegos, sus apetitos, su seguridad cambió, ya no eran ellos mismos ni sus ídolos, era evidente que era Dios, porque ya no se servían a sí mismos, ni a sus propósitos egoístas.

     

    Porque aún en la iglesia, en el ministerio, si no tenemos cuidado, de pronto no estamos sirviendo a los propósitos de Dios, sino a los nuestros, y nuestros motivos salen a flote cuando el Señor nos quita nuestro ministerio. En todo momento el Señor nos está mostrando los ídolos de nuestro corazón, todo aquello con lo que sientes que no podrías vivir, o ser feliz, o ser pleno, podría ser una adicción, un hobbie, hasta tu cónyuge o un hijo.

     

    Todo eso se puede convertir en un ídolo, pero, el creyente que persevera en conocer a su Señor entiende lo que Cristo dijo:

     

    Jua 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

     

    El ladrón es satanás, quien quiere engañarte con sus ídolos, es tu corazón perverso y engañoso quien es una fábrica de ídolos, es este mundo que tiene toda clase de ídolos que te prometen vida abundante y plena y que solo te dejan en miseria, pero, esta es la vida eterna:

     

    Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

     

    Porque todo ídolo es temporal, y donde esté tu tesoro ahí estará tu corazón, y cuando ese ídolo deje de ser, o sea destruido, lo mismo pasará con tu corazón y quedarás en triste miseria. El mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

     

    Mat 6:19-21 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen,(F) y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

     

    Y donde está el deseo de tu corazón, ese es tu ídolo, si no es Dios, porque ese es el mayor y más importante mandamiento, amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas, eso implica que no debe quedar espacio para un solo ídolo, los cuales nos dejan inservibles y miserables. Comprueba que el amor de Cristo es suficiente.

     

    Comprueba lo que es servir al Dios vivo y verdadero, abandonando ídolos inútiles. Para esto fuimos creados, cada ser humano, solo va a encontrar plenitud y propósito cuando se vuelva, cuando regrese a su creador.

     

    El hombre está perdido desde Edén, pero desde ahí Dios mismo hizo provisión, al anunciar que un día la simiente de Eva, Jesucristo, un hombre que nació de una mujer, sin la intervención de un hombre, sino de Dios mismo, él vendría a buscar y a salvar lo que se había perdido y darle la oportunidad de regresar a su origen, a su creador.

     

    Esto fue evidente de los tesalonicenses a todos los griegos, fue una dramática transformación. Yo no sé cómo ocurrieron las cosas en tu vida cuando Cristo vino a salvarte, pero en mi caso, la obra de Dios en mi vida fue evidente. Fue un impacto a los que me conocían, mi vida no volvió a ser la misma, e hice una decisión: servir en adelante solo al Dios vivo y verdadero.

     

    Esa fe hermanos, es una fe que es un modelo a seguir, que se multiplica que se esparce, que hace famoso a Cristo, que constata el poder de Dios, su amor, el poder de su Evangelio. Y no solo eso fue evidente de la fe de los tesalonicenses:

     

    1 Ts 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

    Estos hombres dejaron de esperar un gobierno perfecto, la fuente de la eterna juventud, entendieron que solo hay uno que es digno de ser esperado, porque es el único que no es como nosotros, sino que es el Dios vivo y verdadero: Jesucristo.

     

    Mis hermanos, quienes han sido elegidos por Dios y que aman a Cristo, ellos esperan su regreso, un verdadero creyente sabe, por el Espíritu que mora en él, que Jesucristo está vivo, que resucitó al tercer día que fue muerto en la cruz.

     

    Esta verdad es en última instancia la que debería sostener a un verdadero creyente, más allá de buena salud, o economía, porque el creyente no se sirve a sí mismo, sino a su Señor, vemos a Pablo decir:

     

    2 Ti 4:8 Y ahora me espera el premio, la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me dará el día de su regreso. Y el premio no es sólo para mí, sino para todos los que esperan con anhelo su venida.

     

    Tit 2:11  En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación 12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, 13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

     

    1 Jn 3:2-3 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

     

    El anhelo por el regreso del Señor era evidente en ellos, y dice Pablo, nos libra de la ira venidera. Hay una realidad, la Biblia declara que Dios está airado contra una humanidad pecadora, pero que Cristo arregló este problema.

     

    Por eso la cuestión a resolver el día que estemos en el cielo, no es nuestro pecado, porque ese ya fue arreglado, en la cruz, el problema a resolver será, qué hicimos con Cristo, creíste o no en Cristo, tuviste por digno su sacrificio, o le rechazaste, creyendo la mentira de que no le necesitabas.

     

    En el día del juicio final ese será el problema a arreglar, si estás o no inscrito en el libro de la vida del cordero, porque rechazarle es tener en menos el amor de Dios, su paciencia, es decir: “no me importa que tu hijo haya muerto por mí, para mí no es suficiente, para mí fue un desperdicio”. Y es ahí donde viene la condenación. Esa será la pregunta en el día final.

     

    Cristo nos libra de la ira venidera, hay dos, una en la gran tribulación cuando Cristo arrebate a su iglesia y comiencen los últimos siete años de la tierra y su gobierno humano, ahí Dios desatará su juicio, y dará la última oportunidad para arrepentirse. Pero, también la ira de su condenación. Solo Cristo nos libra por completo de la ira de Dios, ¿por qué? Ya lo expliqué, él la recibió completa y con todo rigor en la cruz en nuestro lugar.

     

    Y solo por la fe podemos tomar esta gracia maravillosa. Cuando tú cres esto, entonces puedes estar seguro en quién has creído, tu fe dará testimonio de estar viva, tú estarás dando evidencias de que has sido elegido por Dios.

     

    ¿Por qué el día de hoy no te aseguras de eso, por qué no te rindes ante él, y crees de una vez por todas en este evangelio, y le pides a Dios una fe viva y verdadera, comprobando que Dios te ha elegido? No tienes porqué vivir una vida en constante inseguridad. Tampoco vivas una vida en la carne, es muy incierto vivir así, dale paso al Espíritu Santo y asegúrate de que eres un hijo de Dios, no por auto engaño, sino porque no solo tus palabras lo corroboran, sino la vida abundante que acompaña al evangelio poderoso de Dios para salvación.

     

     

     

     

     

     

  • Dec 4, 20161 Tesalonicenses 1:1-3 “Características de una Fe viva”
    Dec 4, 2016
    1 Tesalonicenses 1:1-3 “Características de una Fe viva”

    CARACTERÍSTICAS DE UNA FE VIVA

    1 Tesalonicenses 1:1-3

     

    Cuando estudiamos la Palabra de Dios nos damos cuenta que la gente en los tiempos bíblicos no era muy diferente a nosotros, la humanidad siempre ha sido la misma, una humanidad pecadora, necia, que tiende a alejarse de su creador, y de la misma manera encontramos siempre a un Dios que no cambia, misericordioso, paciente, justo y bueno, que vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

     

    Y esto es lo que podemos ver con los tesalonicenses no eran muy diferentes a nosotros, por eso te invito a que estés leyendo esta carta completa por lo menos una vez por semana, no es muy larga, y te tomará unos minutos, para que encuentres tu lugar en la foto y podamos así sacar el máximo provecho de ella para nuestras vidas.

     

    La semana pasada vimos en detalle la introducción de esta carta, y vimos a grandes rasgos las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería estar.

     

    Autor y fecha.

    Vimos que como está escrito en la introducción, Pablo, inspirado por el Espíritu Santo escribe esta carta, pero menciona como un formalismo a Silvano, mejor conocido como Silas y a Timoteo, sus acompañantes y consiervos de viaje.

     

    Lo más probable es que esta carta fue escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto. Es interesante saber también que esta carta probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más antiguamente escrita del NT.

     

    Aprendimos que Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    La cual, estando en la costa, Tesalónica tenía uno de los puertos más impresionantes del área, y Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia, una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste.

     

    Lo cual significaba que muchos viajeros pasaban por esa ciudad, gente de negocios acababa en esa ciudad y hacía comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, a la cual se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”. Veamos el mapa.

     

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral, podemos ver a Pablo diciendo en el capítulo 4:

     

    La gente vivía cotidianamente en pecados sexuales, y una cultura como la nuestra, si todos lo hacen, ya es algo normal, así que nadie diga nada o, al contrario, celebremos a los que descaradamente lo hacen, por eso Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral. Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    Esta ciudad fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido expulsado de Filipos. De ahí se trasladan 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica. Veamos el mapa:

     

     

     

    Y en tres semanas solamente Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos lo rechazaron, pero muchos griegos creyeron.

     

    Y como siempre pasa, el Evangelio se predica algunos creen, otros no, y los que no creen se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a estos ociosos malvados y los utilizan para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes,

     

    Imagínate, en tres semanas Pablo les explicó las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nació en esas tres semanas, al punto que Tesalónica se convirtió en una plataforma de donde, como dice el versículo 8, en todo lugar la fe de los tesalonicenses se extendió, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para cambiar la vida de las personas en Tesalónica. Mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona, es un instante, es gracia de parte de Dios, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado.

     

    Después de este alboroto, Pablo y Silas no tienen otra opción que salir de la ciudad, y una vez más, vemos al Señor dirigiéndolos, y Pablo es enviado por el Señor 350 millas abajo hasta Corinto, no sin seguir utilizándolo en el camino, pasa por Berea, predica, y es expulsado, pasa por Atenas con muy poco fruto, y finalmente el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece en Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

     

    Estando en Corinto, preocupado por la iglesia que dejó en Tesalónica, al haberla dejado en medio de gran persecución, está preocupado porque la persecución lejos de parar, se hacía más dura, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan con un buen reporte de ellos, y es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses.

     

    Vimos cuatro razones por las que Pablo escribe esta carta Para alentarlos en medio del crecimiento. Para fortalecerlos en medio de las dificultades. Para alentarlos a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad, y para instruirlos en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros, la iglesia. Y recibimos un llamado a ser como la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia dinámica y vibrante.

     

    El día de hoy comenzaremos con los primeros tres versículos de esta carta y podremos identificarnos con esta iglesia fresca, llena de esperanza. La palabra, una y otra vez nos insta a estarnos evaluando, a estarnos mirando en el espejo de la Palabra, a permitirle al Espíritu Santo que nos hable una y otra vez, porque nuestro corazón es perverso y engañoso, y cuando menos acordamos ya estamos equivocando el camino, y estamos muy lejos de la voluntad de Dios.

     

    De pronto nos comenzamos a sentir vacíos, o secos, o muy débiles ante la tentación, y la mayoría de las veces es porque nuestro corazón ya nos engañó, este mundo nos distrajo y un pasito a la vez quedamos muy lejos del propósito de Dios.

     

    El ver las características de una iglesia como la de Tesalónica nos dará un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso, en cuanto a nuestro carácter, en cuanto a nuestra fe. Hoy veremos la importancia de identificar lo que es un nuevo nacimiento, una fe viva, real, y no es que estos hombres y mujeres eran perfectos, pero, supieron responder al llamado de Dios.

     

    Dios les eligió, y sus vidas dieron evidencia de ser de Dios. Le pido al Señor que nos permita ver estas realidades en nuestras vidas y en nuestra iglesia, y que si alguno ha perdido la frescura que la pueda recuperar, y ser lleno una vez más del gozo de la salvación que tenemos en Cristo. Por eso yo titulé este mensaje: CARACTERÍSTICAS DE UNA FE VIVA. Demos lectura.

     

    1. Oran constantemente porque anhelan una relación profunda con Dios y pueden vivir agradecidos por la fe genuina de otros.

    1 Ts 1:1a Pablo, Silvano y Timoteo,

    En todas las cartas Pablo siempre se presenta o como Apóstol de Jesucristo, o siervo de Jesucristo, pero, es interesante que en esta solo se presenta con su nombre, mencionando a sus consiervos, no sabemos si fue porque esta era su primera carta, o sencillamente la fe de estos tesalonicenses era tan fresca y su relación con ellos tan profunda en tan poco tiempo que no saca su credencial.

     

    Pablo quien adquirió este nombre después de haber sido alcanzado por el Señor y tirado de su caballo cuando iba respirando amenazas y muerte contra su iglesia. Después de haber sido Saulo, como el nombre del primer rey de Israel, se lo cambió por Pablo, pequeño. Dios le escogió para ser su siervo y llevar el Evangelio a los gentiles, puedes leer esta historia en Hechos 9.

     

    Silvano, o Silas, un miembro de la comunidad de la iglesia de Jerusalén, a quien Pablo escoge como su compañero después de separarse de Bernabé, y también un ciudadano romano como Pablo, consiervo de Pablo.

     

    Y Timoteo, el discípulo más cercano a Pablo, quien, siendo un jovencito, creyó al evangelio predicado por Pablo en Listra, cuando Pablo fue apedreado, y un año después se unió a él convirtiéndose en el discípulo más notable de Pablo, quien lo acompañó a su segundo y tercero viaje misionero, Pablo le escribió dos cartas, y más adelante lo dejó como pastor de la iglesia de Éfeso. A quienes menciona como sus compañeros y consiervos. ¿A quién escribe?

     

    1 Ts 1:1b a la iglesia de los tesalonicenses

    La iglesia, ekklesía, no un edificio, no una estructura religiosa, sino una asamblea, un conjunto de creyentes. Esto es muy importante como siempre lo decimos, debemos quitarnos de la mente que venimos a la iglesia; nos reunimos como iglesia, porque cada uno de nosotros somos la iglesia, miembros del cuerpo de Cristo, y piedras vivas que conformamos el templo de Dios.

     

    1 Co 12:27 Todos ustedes en conjunto son el cuerpo de Cristo, y cada uno de ustedes es parte de ese cuerpo. (NTV)

    1 Pe 2:4a Y ustedes son las piedras vivas con las cuales Dios edifica su templo espiritual. (NTV)

     

    Nosotros hermanos, somos el pueblo de Dios, su pueblo santo, al igual que estos tesalonicenses. Y Pablo dice:

     

    1 Ts 1:1c en Dios Padre y en el Señor Jesucristo:

    Me gusta cómo lo menciona, no se refiere a la iglesia de Dios y Jesucristo, sino en, esto nos habla de intimidad, de cercanía.

     

    Y me encanta, le llama a Dios como ningún judío lo llamaría, sino como Jesús nos enseñó que lo llamáramos: Padre; no un Dios lejano e impersonal, sino íntimo, cercano, que se interesa por nosotros en lo más elemental, quien envió a su unigénito hijo Jesucristo para salvarnos de nuestros pecados, que nos limpió, que nos dio su naturaleza, nos adoptó, y todo esto por pura gracia, por el puro afecto de su voluntad, no porque encontrara algo en nosotros, sino porque quiso hacerlo. dice en Romanos:

     

    Rom 8:29 Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor de muchos hermanos. (NTV)

     

    Y dice Pablo a los tesalonicenses: ustedes están en este Padre, en su seno, forman parte de él, no una mera propiedad o creación, son parte de la familia de Dios, dice ahí en Romanos 8:

     

    Rom 8:30-31 Y, después de haberlos elegido, Dios los llamó para que se acercaran a él. Y, una vez que los llamó, los puso en la relación correcta con él. Y, luego de ponerlos en la relación correcta con él, les dio su gloria. 31 ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como éstas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra? (NTV)

     

    Y dice no solo en Dios el Padre, sino en el Señor, Kurios, el dueño, el soberano, el supremo en autoridad, el controlador de todo. Jesús, Dios nuestro salvador, Cristo, el ungido de Dios, el Mesías enviado de Dios para darlo a conocer y para poner su vida por nosotros.

     

    Y Pablo menciona lo mismo: ustedes, están en él, en intima unidad, con él, son su cuerpo, nada los puede arrebatar de su mano, no solo son suyos, están en él. Y los menciona como uno, en igualdad, sencillamente porque son uno, un solo Dios, junto con el Dios Espíritu Santo, un Dios en tres personas. Y por primera vez menciona el saludo de Pablo que en todas sus cartas tendrá:

     

    1 Ts 1:1c Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

    No creo que este sea un mero tecnicismo de educación de Pablo, él está deseándolo con todo su corazón, y les da un saludo doble, como saldarían los griegos, y como saludarían los judíos. Recordando lo que somos, un nuevo pueblo, una nueva creación, dice Pablo:

     

    Efe 2:14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno.

    Efe 2:16 Cristo reconcilió a ambos grupos con Dios en un solo cuerpo por medio de su muerte en la cruz, y la hostilidad que había entre nosotros quedó destruida. (NTV)

    Gál 3:27-28 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

     

    Gracia, jaris, la influencia divina sobre el corazón del hombre, favor inmerecido de Dios, regalo de Dios. Shalom, paz, prosperidad, bendición, bien estar, tranquilidad sin reserva de parte de Dios. Como siempre decimos sin gracia, sin el favor inmerecido de Dios sobre nosotros es imposible tener y disfrutar de la paz de Dios, estar reconciliados con él, sin conflicto.

     

    Se dice que la gracia es la fuente del amor de Dios, y la paz es el río por donde corre y llega hasta nuestros corazones. Y qué hermoso es saber que quienes nos los proveen, quienes tienen los brazos abiertos para darnos su bendición es Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo, en quienes estamos.

     

    Estas son verdades, son realidades mis hermanos, es más que teología, necesitas estar seguro que estás en Cristo y que su gracia y su paz están fluyendo en tu vida, porque sin duda, éstas se reflejarán en tu vida, y podrás responder como estos tesalonicenses. Estar en Cristo y recibir su gracia como una experiencia real es necesario para vivir una vida cristiana fresca, llena de gozo y esperanza. Y dice Pablo:

     

    1 Ts 1:2 Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones,

    Mis hermanos, qué importante es en primer lugar estar orando, mucho hemos hablado acerca de la importancia de orar, de tener comunión con nuestro Señor, de estar perseverando, despiertos a la realidad eterna, sincronizados con lo que Dios ve, con lo que Dios ama, con su voluntad.

     

    Pero, qué importante es también no solo estar orando por nosotros mismos, por nuestras necesidades, eso es fácil, convertir nuestro tiempo de oración en un quejatorio, o en estar poniendo nuestra lista de deseos y necesidades.

     

    Mis hermanos, nuestra familia necesita nuestras oraciones, nuestro cónyuge, nuestros hijos, nuestra familia extendida, nuestros hermanos en Cristo, y la oración del justo, del que está en Cristo puede mucho, es decir, es eficaz, son oraciones que el Señor escucha con atención.

     

    Oración de intercesión por tus hermanos, por tu pastor, espero que estés orando por mí, la verdad es que necesito tus oraciones, ¿sabías que es lo que te pide Dios? Tu preocupación, tu ansiedad, tu queja, tus acusaciones, tus berrinches, tus dramas no son lo que Dios escucha.

     

    Había una regla que aprendí con respecto a la educación de mis hijas, si berrinchaban, si gritaban no obtenían nada, muchas veces solo una vara, o hasta un pao en la boca. Pero, cuando mostraban amor, misericordia, la una a la otra, respeto, y pedían las cosas por favor, las escuchaba, y hasta las premiaba.

     

    No creas que es diferente con el Señor, no le des rienda suelta a tu carnalidad y te entregues al drama, al berrinche, eso no va a mover el corazón del Señor, él no va a decir: ay, qué vergüenza, mejor ya le doy su dulce si no me va a avergonzar delante de la gente.

     

    No, el Señor está esperando que te relaciones con él, que le conozcas, que sepas cómo él actúa, cómo responde las oraciones, con un sí, con un no, con un espera, y que toda respuesta de Dios es perfecta, porque así es su voluntad agradable, buena y perfecta.

     

    Mira, ya lo vimos, una persona agradecida, es una persona feliz, llena de gozo, centrada en los demás, no en sí mismo, que se considera, que entiende lo que dice Santiago:

     

    Stg 3:2 Porque todos ofendemos muchas veces.

     

    Y lo que vimos en Colosenses si eres lastimado por un hermano:

     

    Col 3:12 Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. 13 Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. 14 Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía.

     

    Mis hermanos, los tesalonicenses no eran perfectos, de hecho, Pablo dice lo mismo de los divisivos y orgullosos corintios:

     

    1 Co 1:4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;

     

    Qué importante es estar intercediendo por tus hermanos, dando gracias por su vida, considerarte a ti mismo, y entender que solo hay uno que es digno y que nunca peca, y que pudiendo dejarnos podridos en nuestros pecados y maldades, nos amó sin merecerlo, nos perdonó.

     

    Mis hermanos, se los propongo, últimamente hemos sido muy atacados por Satanás porque él no quiere que demos fruto, que nos levantemos a darle gloria a Dios, y nos quiere distraer, les invito, propongámonos orar unos por otros, y por cada queja que tengas por tu hermano, conviértela en una acción de gracias, en un ruego, y no por: “dale su merecido Señor”.

     

    No, sino que como Cristo lo hizo contigo, ofrece misericordia, ¿qué es misericordia? No darte lo que mereces, sí, todos pecamos muchas veces unos contra otros y nos lastimamos, pero, ¿cuántas veces atentamos contra Dios, y él nos perdona, nos recibe, nos da misericordia?

     

    Practica misericordia de parte de Dios para que manifiestes su carácter, dale a tus hermanos lo que no merecen, perdón, amor, una acción de gracias por sus vidas, una decisión de dejar atrás la falta, porque el que perdona paga, así como Cristo pagó mis platos rotos y me dio misericordia.

     

    Practica gracia, darnos lo que no merecemos, el Señor nos enriqueció, no solo no nos dio lo que merecíamos, nos bendijo con abundancia, y no por darnos cachetada con guante blanco, como decimos, sino en sinceridad, decidió amarnos, pasando por alto nuestras faltas, no dándonos lo que merecíamos, nos bendijo, nos enriqueció abundantemente. Haz lo mismo con tus hermanos, y así serás como tu Padre que está en los cielos, él dijo:

     

    Mat 5:38  «Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” 39 Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. 40 Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa. 41 Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda.

     

    Mat 5:43-45 «Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo  y odia a tu enemigo.” 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.

     

    Mat 5:46  Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? 48 Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? 49 Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.

     

    Esto es lo que un hijo verdadero de Dios hace, procura. Además, ¿sabes qué? Tu enemistad, tu pleito, tu contención, tu murmuración tu chisme, tu queja contra tu hermano, no lo va a cambiar, la circunstancia tampoco, solo te va a llenar de amargura, que se convertirá en ira, celos, griterías, que te alejará de tu Señor, porque te hará perder tu comunión con él, te hará un estéril espiritual.

     

    Mejor, un buen pensamiento, un agradecimiento, una sincera bendición para tus hermanos. No sabes cuánto necesito yo de tus oraciones, y créeme, yo constantemente estoy orando por ti, por cada uno de ustedes, y dando gracias por sus vidas. Pablo dijo:

     

    Flp 4:8  Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

     

    Esta es la clave de la unidad, esto es decidir amar a nuestros hermanos. Y mis hermanos, hay mucho por hacer, no nos dejemos distraer, cambiemos esas pláticas con nuestro corazón perverso y engañoso tan dañinas para nosotros y para la iglesia por oraciones, por acciones de gracias por nuestros hermanos, por bendiciones y no maldiciones para ser como nuestro Padre celestial.

     

    Esto es lo que Pablo hacía, orando, en constante comunión con su Señor, y no por un ejercicio religioso, sino porque le amaba, anhelaba su presencia, y en oración recordaba a cada uno de sus hermanos, y elevaba una acción de agradecimiento por ellos.

     

    Pablo oraba por los Corintios que le lastimaron tanto, y encontraba que agradecer a Dios por ellos, lo mismo tú, si permites que el Espíritu Santo te controle, te guíe, él siempre te dará una razón para agradecer, para vivir gozoso y lleno de esperanza. Ahora, veamos por qué causa oraba por ellos:

     

    1 Ts 1:3a acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro

    Me gusta cómo nuestras oraciones sinceras van justo al trono de la gracia, cómo él las escucha. Y qué importante es no parar, no decir: bueno, el Señor ya contestó, ahora a dormir en mis laureles. No, la oración debe ser perseverante, ya lo recordamos.

     

    Y debemos poner delante de nosotros a nuestro Dios y Padre, ¿a dónde nos debe llevar esto? Dios es Dios, y no hay imposibles para él, él es Todopoderoso, Todo lo sabe, está en todo lugar, pero, es nuestro Padre amoroso, quien no escatimó ni a su propio Hijo por nosotros. Lo menciono mucho, pero, dice así:

     

    Heb 4:15 Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo él nunca pecó. 16 Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos. (NTV)

     

    ¿Cómo hacer un continuo tabernáculo tu corazón y tu mente, siempre en su presencia? Desenfócate de ti mismo, eso te distrae, pon tu corazón en el Señor, en tu Palabra, e intercede por los que te rodean con acciones de gracias, ya lo vimos. 

     

    Y Pablo recordaba en oración y en profundo agradecimiento tres cosas de estos tesalonicenses, imagínate a esos pequeñitos en la fe, tres semanas, y Pablo pudo ver que su fe era genuina, ¿cómo yo puedo saber con toda certeza si he nacido de nuevo, si tengo vida nueva?

     

    1. Tienen una fe genuina activa, no pasiva.

    1 Ts 1:3b de la obra de vuestra fe,

    Mis hermanos, la fe no solo es asentir a cierta declaración y decir, sí creo que es verdad, tampoco es optimismo, creé en ti mismo, todo va a salir bien, lo creo con todo mi corazón, pero, ¿qué crees? Te han engañado, tu corazón no tiene ningún poder.

     

    Ciertamente el motivarte a ti mismo te hace ponerte de pie y completar cosas, obtener, pero, hay un problema con eso, tú no eres eterno, ni infalible, y en cualquier momento tus circunstancias cambian, sea por salud, por trabajo, una crisis financiera en el país. Lo que es más un flu de aquellos te deja tirado en cama y te puede hacer perder una gran oportunidad de trabajo, o lo que sea.

     

    Fe, tampoco es fe en la fe, es decir, si yo lo creo con todo mi corazón, si logro juntar 1000 likes, o 1000 firmas, o 1000 personas que estén de acuerdo conmigo, y juntas gritemos: “sí se puede”, con esa fe, sí que vamos a mover el mundo y llamaremos la atención de Dios.

     

    No es así, ya lo hemos dicho otras veces, fe, viene de confianza, de fidelidad, de creer en quién es Dios, de confiar en lo que él es, y lo que ha dicho, en decidir que lo que él dice es verdad, y es una convicción que puedo tomar como mía.

     

    Porque cada persona vive su vida de acuerdo a sus convicciones, de acuerdo a lo que cree, ya lo explicamos, siempre estás ejerciendo fe, porque de acuerdo a esas convicciones es que te mueves, trabajas, te desgastas, te arriesgas, sacrificas algo.

     

    Por ejemplo, para venir aquí, tuviste que haber tenido una convicción de arriesgarlo todo por un sueño americano, el cual conformaba tus metas, tus convicciones, eras fiel a ellas, o sigues siendo. De la misma manera la fe en Cristo, en su Evangelio, en su Palabra, el Señor no solo me dice: esta es mi verdad, y al primero que diga sí, ese gana.

     

    No, la verdad de Dios viene y confronta mi vida, mi plan, mi manera de vivirla, mis valores, mis estándares, viene y revuelve como un huracán todo aquello por lo que yo vivía, y me desafía a abandonar todo eso que llamaba mi vida, a esto le llamamos morir a nosotros mismos, negarnos a nosotros mismos, ¿para qué? Para ahora vivir por y para la verdad, quien es Cristo. Y eso es una obra, la obra de obediencia a la verdad, por eso decía Santiago:

     

    Stg 2:14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

     

    Alguien que no ha entendido la fe, diría, pero, yo sí creo en Dios, Santiago te diría:

     

    Stg 2:17-19 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

     

    La fe, es una respuesta obediente a la verdad, que surge de esta confianza plena de decir: Señor tú eres verdadero, no yo, Señor, tú eres Dios, no yo, Señor tú tienes la verdad, tú eres la verdad y no este mundo. Por eso Señor, yo te sigo a ti, y comienzo a vivir mi vida de acuerdo a lo que tú dices y mandas, porque es verdad.

     

    De manera que la obediencia es un resultado de la fe, la fe genuina lleva a una acción, la cual viene de un cambio de mente que genera cambio de actitud, arrepentimiento. Por eso dime, ¿qué papel juega la verdad de Dios en tu vida? Porque si no la ves por ningún lado, no importa que vengas aquí cada domingo o que te sepas versículos o conozcas la Biblia al revés y al derecho.

     

    No la has creído, estás practicando una religión, quizá eres moralista, ¿qué significa eso? Que en tu propio estándar tratas de ser una buena persona, pero, no en el estándar de Dios. Quizá seas un religioso, legalista, engañándote a ti mismo al cumplir con tradiciones y reglas de hombres, pero con un corazón totalmente alejado de Dios.

     

    En todos estos casos, se sigue tratando de ti, sigues viviendo para ti, para tus sueños, metas, convicciones, no ha cambiado nada en ti, y lo peor del caso es que la propuesta de este mundo, de tu corazón perverso y engañoso, solo te engaña, te esclaviza, no así el obedecer a la verdad, en fe, en confianza, en certeza plena, dice en Romanos 6:

     

    Rom 6:16-18, 21-22 Ahora bien, ¿eso significa que podemos seguir pecando porque la gracia de Dios nos ha liberado de la ley? ¡Claro que no! 16 ¿No se dan cuenta de que uno se convierte en esclavo de todo lo que decide obedecer? Uno puede ser esclavo del pecado, lo cual lleva a la muerte, o puede decidir obedecer a Dios, lo cual lleva a una vida recta. 17 Antes ustedes eran esclavos del pecado, pero, gracias a Dios, ahora obedecen de todo corazón la enseñanza que les hemos dado. 18 Ahora son libres de la esclavitud del pecado y se han hecho esclavos de la vida recta... 21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna. 22 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna. (NTV)

     

    ¿Te das cuenta? No así una fe que obra como la de los tesalonicenses, es una fe que acciona que responde a la verdad y hace cambios, sin importar las consecuencias. ¿Se acuerdan de Jasón? La verdad fue suficiente para poner su vida en la raya, porque entendió quién era Cristo, y que él era digno.

     

    Estos tesalonicenses estaban bajo ataque, bajo persecución, pero, en ellos ya había una convicción plena de que lo que estaban haciendo era lo correcto, de que seguir a Cristo era lo que se debía hacer. Piensa mi hermano, en qué mueve tu vida, y si no es la verdad, recíbela hoy, arrepiéntete, recibe una fe que obra, que sí, comienza en el interior, pero se manifiesta externamente y da evidencias de ser genuina.

     

    Porque no olvidemos cuando recibimos el testimonio del Evangelio, de la verdad, cuando nos arrepentimos y decidimos dejar de justificarnos y justificamos a Dios, entonces algo sucede en nuestro interior, somos renovados, somos regenerados, somos capacitados para vivir la vida que Dios nos requiere, pero, igual, este milagro ocurre internamente, y se manifiesta externamente, en una fe activa, que produce la justicia de Dios en nosotros, una conducta santa.

     

    Y sí hermanos, no somos perfectos y muchas veces desobedecemos, pero, nuestro mayor anhelo es obedecer, es honrar a nuestro Dios, y no podemos esperar por ser librados de este cuerpo de muerte. Y no olvidemos, la fe salvadora auténtica siempre estará inclinada hacia la obediencia a Dios, y esta llevará inevitablemente a esta obra de la fe por la cual Pablo elogió a los tesalonicenses.

     

    • Tienen un amor verdadero que se sacrifica por los demás.

    1 Ts 1:3c del trabajo de vuestro amor

    Alguien que ha nacido de nuevo, a quien dios ha escogido andará en amor, esa es la característica del creyente genuino, el ser movido por el amor de Dios, amar al prójimo, amar incluso a los enemigos, amar a otros creyentes. Dice la Palabra:

     

    1 Pe 1:20-23 Cristo, a quien Dios escogió antes de la creación del mundo, se ha manifestado en estos últimos tiempos en beneficio de ustedes. 21 Por medio de él ustedes creen en Dios, que lo resucitó y glorificó, de modo que su fe y su esperanza están puestas en Dios. 22 Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón[e] los unos a los otros. 23 Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece. (NTV)

     

    Juan mismo dijo:

    1 Jn 2:9-11 Si alguno dice que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad. 10 El que ama a su hermano vive en la luz, y no hay nada que lo haga caer. 11 Pero el que odia a su hermano vive y anda en la oscuridad, y no sabe a dónde va, porque la oscuridad lo ha dejado ciego. (DHH)

     

     

    Dios es amor, y nosotros quienes hemos sido escogidos por él debemos manifestar ese amor, unos por otros, en servicio y sacrificio, en perdón, en misericordia.

     

    Y trabajo es la palabra Kópos, e implica un trabajo arduo que drena tus fuerzas, que resulta en cansancio, trabajo duro, labor, molestia, afán, penalidad, dificultad. ¿Quién va a pensar eso del amor en este mundo? Por favor, el amor de este mundo es romance, es sentir emoción, es muchas de las veces una pasión desordenada egoísta.

     

    Pero, qué diferente es el concepto de amor que el mundo nos vende, al verdadero amor, el cual es un amor sacrificial, entrega no por lo propio, sino por lo de los demás. Y el pecado no es que no cueste trabajo, también requiere de mucho esfuerzo, veíamos en la clase de pecado de Sanas Palabras que los pecadores se esfuerzan por entrar en el infierno, que el pecado es trabajo duro que deja en miseria y muerte.

     

    Jer 9:5 Se engañan unos a otros; no se hablan con la verdad. Han enseñado sus lenguas a mentir, y pecan hasta el cansancio.

    Rom 8:6  Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

    Gál 6:8  Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

     

    Ocuparse y sembrar son labores muy duras y puedes desgastarte por la correcta. En otras palabras, no te dejes engañar por Satanás, igual pecar también consume tu energía y requiere que todos los recursos que Dios te ha dado los pongas a trabajar de la manera incorrecta. Lo que pasa es que estamos acostumbrados a la miseria, al dolor, al sinsabor, a ser defraudados, pero, eso no quiere decir que el cansancio no sea real.

     

    Por eso, mejor esfuérzate por la justicia, por la verdad, por amor a Dios y a tu prójimo, como estos tesalonicenses pon tu vida en la raya por la justicia de Dios, ama a tus hermanos, ama a tu prójimo como a ti mismo. No puedes decir que amas a un Dios que no ves, cuando no amas a tu prójimo que sí ves.

     

    Stg 1:12 Dios bendice a los que soportan con paciencia las pruebas y las tentaciones, porque después de superarlas, recibirán la corona de vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.

     

    Como decía mi esposa: hechos son amores y no buenas razones, el amor no son poemas, no son canciones, no son flores, no lo dejes de hacer con tu esposa, ella necesita que satisfagas sus necesidades emocionales. Pero, más allá de eso, el verdadero amor es el que nos enseñó Pablo en Filipenses:

     

    Flp 2:1-3 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, 2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. 3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

     

    Y ¿quién nos dio ejemplo? Cristo, mira la cruz, ese es el ejemplo del verdadero amor, quien quitó su mirada de sí mismo, renunció a sus derechos, se humilló, tomó forma de siervo por amor a su Padre y por amor a nosotros.

     

    Por eso, solo alguien escogido por Dios, alguien que ha nacido de nuevo puede manifestar. El incrédulo es egoísta, es orgulloso, y solo piensa en sí mismo, y maldice a los que no lo procuran, pero, eso mis hermanos, no es de creyentes en Cristo. Atención calvarianos, no perdamos la frescura de los Tesalonicenses, tenemos mucho por hacer, no nos dejemos distraer. Otra cosa por la que Pablo les recordaba era esta:

     

    1. Tienen una esperanza que los sostiene hasta el final a pesar de cualquier prueba.

    1 Ts 1:3d y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

    Otra cosa que pudo ver Pablo en estos tesalonicenses, fue su constancia,

    hupomone,

    resistencia o aguante alegre, perseverar, persistir, conlleva la idea de resistencia y perseverancia; literalmente, denota la condición de permanencia bajo presión. Se traduce también como paciencia, aguante.

     

    Ahora, ¿qué hace que un creyente permanezca en Cristo a pesar de enfrentar dificultades, pruebas, persecución, y hasta la misma muerte? La esperanza en nuestro Señor Jesucristo. Esperanza es la palabra elpis, que significa esperar con anhelo, con placer, con expectación, con confianza, me gusta la definición: un gozo anticipado de algo que es ciertísimo que sucederá, una esperanza favorable y confiada.

     

    Para el incrédulo, dice: pues la esperanza muere al último; más bien yo diría, tu esperanza está al último porque realmente no la crees. No es así, la única manera en la que un creyente genuino permanezca a pesar de lo que sea, es que tenga claro lo que espera, lo que Dios promete.

     

    Y mira cómo se cierra el ciclo, comienza con una fe que te lleva a cambiar tu estilo de vida, y termina con la constancia en la esperanza de esa promesa que creíste. Qué hermoso, si te fijas, es un pasado, un presente y un futuro continuos. Creo lo que Dios ha hecho por mí, creo que lo que yo hice estaba mal, y ahora vivo por la verdad.

     

    En mi presente vivo en este amor sacrificial por los demás, negándome a mí mismo, no mirando por lo mío, sino por lo de los demás, por Cristo, y con la mira en el futuro, persevero, persisto, aguanto, entendiendo quién soy, quién me llamó, y a dónde voy. ¿Se acuerdan del principio cuando la promesa es clara, el costo es bajo? De esto se trata.

     

    Por eso el creyente genuino es capaz de perseverar, para él la esperanza eterna es suficiente para sostenerle en medio de cualquier tribulación. A mi me encanta esta promesa:

     

    Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Esta es la promesa que los tesalonicenses creyeron, la cual les sostenía firmes, el ver un día cara a cara a nuestro Señor, quien ha ido a preparar un lugar para estar con él por la eternidad, por eso nos dice en Tito 2:

     

    Tit 2:11-13 Pues la gracia de Dios ya ha sido revelada, la cual trae salvación a todas las personas. 12 Y se nos instruye a que nos apartemos de la vida mundana y de los placeres pecaminosos. En este mundo maligno, debemos vivir con sabiduría, justicia y devoción a Dios, 13 mientras anhelamos con esperanza ese día maravilloso en que se revele la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

     

    Esta es la esperanza que mueve a un creyente a buscar la sabiduría, a buscar la justicia y la devoción a Dios. Si eres de los que vienen a la iglesia para que me vaya mejor, y a ver si ahora esto me funciona, de una vez te digo, vas a quedar frustrado, y tu expectativa va a quedar defraudada.

     

    La Biblia no promete eso, la Biblia no te enseña que, si vienes a la iglesia tus problemas se van a resolver, o al menos te va a ir mejor, no, quizá te vaya peor, claro, según los parámetros de este mundo. Porque lo que sí te va a enseñar la Biblia es que tu mal, el desastre de vida que llevas no es por causa de los malos que te rodean, o las malas circunstancias que te tocaron.

     

    No, la Biblia te enseña que hay un mal en ti que se llama pecado, y él es el causante de todos tus problemas, porque estás ajeno a la vida de Dios, eres su enemigo, estás en tinieblas, por lo tanto tu juicio está nublado, jamás podrás hacer las decisiones correctas porque sencillamente no conoces la verdad, y la verdad es Jesucristo.

     

    Mientras sigas como lo vimos hace un rato, obedeciendo a tu naturaleza pecaminosa, no saldrás de tu esclavitud. Tu problema no necesariamente es la falta de dinero, o salud, o paz en tu vida, en tu matrimonio, eso es una consecuencia de tu pecado.

     

    Por eso necesitas creer este evangelio, entregar tu vida a Jesucristo, permitirle que te de vida eterna, y él pondrá en orden lo primero que necesitas poner en orden, tu relación con él, reconciliación con el Dios vivo, con el cual tienes un grave problema, porque la paga del pecado es muerte, porque la ira de Dios está sobre los hijos de desobediencia.

     

    Pero, él no quiere que nadie se pierda, él no quiere que permanezcas engañado, tas la corriente de este mundo, dirigido por Satanás, el cual no quiere que hagas consciencia de que en verdad es necesario que todo hombre al morir comparezca delante de Dios, y si no eres perfecto como él, entonces quedarás en condenación.

     

    Pero, sabe que él ha provisto en Cristo perdón, que Cristo vivió la vida que tú y yo jamás pudimos, ni podremos vivir, y que él fue a la cruz muriendo en nuestro lugar, pagando el precio de nuestro castigo, pero que resucitó, y si crees todas estas cosas entonces él pone a tu cuenta su justicia, de manera que Dios puede verte justo como él es justo. Que Dios no está más enojado contigo porque derramó su ira sobre su hijo.

     

    Que puedes el día de hoy comenzar a tener esta fe activa, este amor sacrificial, y esta esperanza inamovible. Y teniendo esto en tu corazón, puedes entonces experimentar lo que es la vida eterna hoy, puedes tener paz para con Dios, y por consiguiente paz para con los que te rodean. Mis hermanos, el creyente tiene una esperanza inconmovible, mira lo que dice en Hebreos:

     

    Heb 6:17-20 Por eso Dios, queriendo demostrar claramente a los herederos de la promesa que su propósito es inmutable, la confirmó con un juramento. 18 Lo hizo así para que, mediante la promesa y el juramento, que son dos realidades inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un estímulo poderoso los que, buscando refugio, nos aferramos a la esperanza que está delante de nosotros. 19 Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del santuario, 20 hasta donde Jesús, el precursor, entró por nosotros, llegando a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec. (NTV)

     

    Imagínate, Dios hizo una promesa y un juramento, además de la intercesión de Cristo, quien es nuestro sacerdote, nuestro mediador entre Dios y nosotros, quien, como Dios, y además como uno de nosotros, hizo lo que nosotros jamás, hubiéramos podido hacer, ni siquiera en el día donde más bueno te sentiste, ni por poco, estuviste más cerca de Dios, porque hay pecado en ti y en mí, y nuestras mejores intenciones, nuestras mejores obras de bondad son para Dios como trapos asquerosos y apestosos.

     

    Sin embargo Cristo entró hasta la misma presencia de Dios, donde ningún hombre podría estar y vivir, y por este sumo sacerdote eterno, quien intercede por nosotros, mantiene asegurada eternamente esta esperanza, ahí descansa nuestra confianza, más allá de toda expectativa humana.

     

    Por eso es que cuando tenemos clara esta esperanza es que podemos triunfar sobre cualquier dificultad, así como los tesalonicenses, como nuestro Señor nos lo profetizó hablando de los teimpos del fin, él dijo:

     

    Mat 24:11-13 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

     

    Por eso Juan escribió:

     

    1 Jn 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

     

    Mis hermanos, ¿dónde está su esperanza? ¿En qué estás esperando, en un mejor gobierno, en tener un Green card, en por fin tener salud, en tener un hijo, en una nueva casa, un nuevo auto, un mejor trabajo, un título, quizá un ministerio? Todo eso es temporal, y no te va dar lo que tanto anhelas, plenitud, y gozo continuo.

     

    Y además Cristo no lo prometió, lo que Él sí prometió es que en el mundo tendríamos aflicción, pero que confiáramos en él, porque él venció al mundo, este no es nuestro hogar, aquí estamos de paso, lo mejor está por venir.

     

    Mira la realidad, por más que pienses que eres eterno, no lo eres, en cualquier momento el Señor podría llamarte a cuentas, nada tiene tu vida asegurada, hay un 100 % de seguridad, tú y todos los que te rodean no serán eternos en esta vida. Necesitas una esperanza eterna.

     

    Por eso es que un falso evangelio que te predica el aquí y el ahora es tan dañino, porque te promete puras cosas temporales que se desgastan, el ladrón viene y se las roba, que hoy son hermosas y mañana son un vejestorio.

     

    Por eso es que alguien que no ha recibido el evangelio de Cristo verdadero, no puede permanecer, alguien centrado en sí mismo, es alguien que en la prueba se dará por vencido y tarde o temprano le dará la espalda a la verdad.

     

    Me encanta un texto en Apocalipsis que habla precisamente de todos aquellos que soportaron la prueba y en constancia por la esperanza vencieron:

     

    Apo 14:12-13 Esto significa que el pueblo de Dios tiene que soportar la persecución con paciencia, obedeciendo sus mandamientos y manteniendo la fe en Jesús. 13 Y oí una voz del cielo que decía: «Escribe lo siguiente: benditos son los que de ahora en adelante mueran en el Señor. El Espíritu dice: “Sí, ellos son en verdad benditos, porque descansarán de su arduo trabajo, ¡pues sus buenas acciones los siguen!”».

     

    ¿Cómo está tu corazón, tu amor por los demás? ¿Cuáles son tus pensamientos hacia el Señor, hacia tu prójimo, son de amor? ¿Estás dispuesto a dejar a un lado las obras de la carne como las enemistades, los pleitos, las murmuraciones, las quejas, las acusaciones y comenzar a bendecir a tus hermanos, a orar por ellos? Te estarías haciendo un bien tremendo.

     

    ¿Decidirías el día de hoy comenzar a desgastar tu vida hasta el cansancio por lo bueno, por lo justo, por lo honesto? Acuérdate, de todos modos, lo estás haciendo, cree a Dios y haz lo correcto.

     

     

    Pregúntate el día de hoy ¿cómo está tu fe, estás viviendo por tus convicciones, o en verdad estás conociendo, recibiendo, entendiendo y poniendo por obra la verdad de Dios? Vale la pena, el Señor ama la verdad en lo profundo, sus ojos están atentos a los que aman su voluntad, a los que le aman a él, a los que confían en su verdad.

     

    ¿Cuál es tu esperanza? ¿En qué estás fincando tu vida? ¿A qué le estás apostando? ¿Estás seguro que tu esperanza te sostendrá para todos los días de tu vida en este mundo, y más allá para la eternidad? La Biblia dice que todos, en el momento en el que partamos de aquí inmediatamente vamos al juicio delante de Dios, ¿ya tienes a tu abogado eficaz, a Cristo Jesús?

     

    ¿Qué quieres que te siga, que vaya contigo en ese día delante de Dios, tus buenas obras, tu decisión de honrar a tu Señor, o tu necedad y todas las obras perversas de la naturaleza pecaminosa? ¿Tienes una fe viva? Pide a Dios que hoy te de vida.

     

    Cristo murió por nosotros, Cristo vino para que tengamos vida y la tengamos en abundancia. El día de hoy tomaremos la cena del Señor y recordaremos este pacto de pactos.

     

    1Co 11:17  Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.

    1Co 11:18  Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.

    1Co 11:19  Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.

    1Co 11:20  Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor.

    1Co 11:21  Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.

    1Co 11:22  Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.

     

    Institución de la Cena del Señor

    (Mt. 26.26-29; Mr. 14.22-25; Lc. 22.14-20)

     

    1Co 11:23  Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

    1Co 11:24  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

    1Co 11:25  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto(D) en mi sangre;(E) haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

    1Co 11:26  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

    Tomando la Cena indignamente

     

    1Co 11:27  De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

    1Co 11:28  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

    1Co 11:29  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

    1Co 11:30  Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

    1Co 11:31  Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

    1Co 11:32  mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

    1Co 11:33  Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.

    1Co 11:34  Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.

     

  • Nov 27, 2016Tesalonicenses, una iglesia viva, en progreso continuo (Introducción).
    Nov 27, 2016
    Tesalonicenses, una iglesia viva, en progreso continuo (Introducción).

     

    TESALONICENSES, UNA IGLESIA VIVA, EN PROGRESO CONTINUO

    INTRODUCCIÓN

     

     

    Hoy comenzamos esta maravillosa carta a los Tesalonicenses. Es emocionante cada vez que comenzamos una nueva carta, o un nuevo libro de la Biblia, en cada una de sus palabras encontramos que es inspirada por Dios, encontramos la frescura, el poder, el amor, la misericordia de un Dios que vive hoy y por los siglos, y que está cercano a nosotros, más de lo que podemos imaginar, y que sus intenciones son buenas para nosotros.

     

    ¿Qué podemos encontrar en esta carta? Hemos aprendido lo importante de tener un contexto claro de la carta, porqué fue escrita, a quién fue escrita, dónde fue escrita, etc., igual de importante es entender la intención del autor, Pablo tenía algo en mente cuando escribió esta carta, ¿qué estaba sucediendo cuando Pablo la escribió, ¿cuándo la escribió?

     

    Porque todo esto nos dará una base firme para poder aplicar esta carta a nuestros días. Y esto es lo que entenderemos, que los tesalonicenses no eran muy diferentes a nosotros, de hecho, la humanidad siempre ha sido la misma, una humanidad pecadora, necia, que tiende a alejarse de su creador, y de la misma manera encontramos siempre a un Dios que no cambia, misericordioso, paciente, justo y bueno, que vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

     

    Te invito a que estés leyendo esta carta completa por lo menos una vez por semana, no es muy larga, y te tomará unos minutos, así iremos juntos observándola y sacando el máximo provecho de ella.

     

    El día de hoy estaremos yendo solo por la introducción a esta carta, y viendo las características de esta hermosa iglesia de Tesalónica, podremos aprender las características de una iglesia viva, vibrante, que está enfocada en lo que Dios le llamó a hacer. Por eso yo titulé el mensaje de hoy: TESALONICENSES, UNA IGLESIA VIVA, EN PROGRESO CONTINUO – INTRODUCCIÓN

     

    Autor y fecha.

    ¿Quién escribió esta carta? Bueno, en la salutación podemos ver mencionados a Pablo, a Silvano y a Timoteo. Silvano es Silas, a quien vemos en otras cartas. Pero, como hemos visto, Pablo es el autor inspirado de la carta, y por mero formalismo menciona a Silas y a Timoteo, sus acompañantes y consiervos de viaje.

     

    Lo más probable es que esta carta fue escrita entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto. Es interesante saber también que esta carta probablemente fue la primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, probablemente Gálatas fue la primera, ya que Gálatas habla del 1 Concilio en Jerusalén y Pablo todavía no había fundado la iglesia de Tesalónica.

     

    1. La ubicación de Tesalónica y su importancia.

     

    Tesalónica sigue existiendo hasta el día de hoy, se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo Temaico en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

     

    ¿Qué hacía tan importante esta ciudad? En primer lugar, estando en la costa, Tesalónica gozaba de tener uno de los puertos más impresionantes del área, se podían ver barcos de todo el mundo, además de que Justo en medio de esta ciudad cruzaba una calle muy importante que se llamaba la vía Ignacia.

     

    Ésta era una calle principal Romana, la cual conectaba desde la actual Estambul, hasta Italia, conectando desde el este al oeste, lo que significaba que muchos viajeros pasaban por esa ciudad, gente de negocios acababa en esa ciudad y hacía comercio internacional, además de ser un importantísimo centro político, de hecho, se le dio el nombre de “la llave a toda Macedonia”, y “la madre de toda Macedonia”. Veamos el mapa.

     

     

    Había una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos, muchos judíos. Esto nos da el trasfondo moral y espiritual de esta ciudad, la cual, como toda ciudad griega de su tiempo, no era buena, además de tener la misma cultura idolátrica griega, era también una cultura de muy baja moral, podemos ver a Pablo diciendo en el capítulo 4:

     

    1 Ts 4:3-7 La voluntad de Dios es que sean santos, entonces aléjense de todo pecado sexual. 4 Como resultado cada uno controlará su propio cuerpo y vivirá en santidad y honor, 5 no en pasiones sensuales como viven los paganos, que no conocen a Dios ni sus caminos. 6 Nunca hagan daño ni engañen a un hermano cristiano en este asunto, teniendo relaciones sexuales con su esposa, porque el Señor toma venganza de todos esos pecados, como ya les hemos advertido solemnemente. 7 Dios nos ha llamado a vivir vidas santas, no impuras.

     

    La gente vivía cotidianamente en pecados sexuales, y una cultura como la nuestra, si todos lo hacen, ya es algo normal, así que nadie diga nada o, al contrario, celebremos a los que descaradamente lo hacen, por eso Pablo los llama a no vivir en un estilo de vida inmoral. Piensa en las grandes ciudades como LA, o New York o alguna otra, la inmoralidad, el materialismo, el elitismo, etc., toda la complejidad y perversión que una ciudad grande tiene.

     

    Probablemente la situación no estaba tan mal como en Corinto, pero sí era suficientemente mala como para que Pablo les rogara que vivieran una vida pura, en santidad y honor. Por lo tanto, es muy aplicable a nuestra generación.

     

    1. ¿Cómo fue fundada esta iglesia y cuál era su trasfondo?

     

    Fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero. Vamos a seguir su historia desde Hechos 15:36, cuando Pablo termina su primer viaje misionero con el concilio en Jerusalén, y Pablo siente que es hora de iniciar el segundo. Y habiendo regresado a Antioquía, el cuartel general de la iglesia gentil en ese momento, Pablo le dice a Bernabé:

     

    Hch 15:36 Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están.

     

    Pablo se separa de Bernabé por causa de Marcos, como lo vimos la semana pasada, toma a Silas y encomendado por la iglesia inicia su segundo viaje misionero, dice:

     

    Hch 15:40-41 y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, 41 y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias.

     

    Vemos en Hch 16:1 que Timoteo se les une en Listra, y en el versículo 6 en adelante dice:

     

    Hch 16:6-10 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. 8 Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. 9 Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. 10 Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.

     

    Mira cómo Espíritu Santo les cierra el paso, literalmente escribe Lucas que el Espíritu Santo les prohíbe ir a Asia a predicar, así que se mueve a Troas, y estando ahí en un sueño el Señor le revela una visión, un varón macedonio, de la antigua Grecia que le ruega que pase a Macedonia y le ayude. Pablo da por hecho que es una orden de parte de Dios y andando con Silas, parten a Macedonia, veamos el mapa:

     

     

    Ahora, es interesante cómo ellos terminan en esa región porque el Espíritu Santo les prohibió predicar el Evangelio en Asia. ¿Entonces el Espíritu Santo prohibirá a veces compartir el Evangelio a una persona o en algún lugar? Claro.

     

    Esto nos enseña que hay momentos en los que el Señor no quiere que nos movamos, porque nuestra tendencia es movernos por movernos, el punto hermanos, es aprender a movernos de acuerdo a su voluntad, porque es la única manera de ser efectivos. Y en ese momento la voluntad de Dios no era que predicaran el Evangelio en Asia, sino en Grecia.

     

    Nunca olvides que Dios tiene su propio programa y su método para dar a conocer su Evangelio, lo que nos toca es ser parte de lo que Dios está haciendo, no pretender neciamente que Dios bendiga mis planes, eso no funciona, jamás ha funcionado. Me encanta cómo lo enseña el Salmo 37:

     

    Sal 37:23 El SEÑOR dirige los pasos de los justos; se deleita en cada detalle de su vida. 24 Aunque tropiecen, nunca caerán, porque el SEÑOR los sostiene de la mano. (NTV)

     

    Los pasos del hombre son ordenados por el Señor, pero, no pierdas de vista a quién dirige el Señor, a aquellos que lo toman en cuenta, que están dispuestos a hacer su voluntad a cualquier costo, mira la promesa: aquellos que siguen lo que Dios requiere, y que lo que están haciendo, lo cual es buscar la voluntad de Dios, le agrada, le deleita al Señor.

     

    Dice: aunque tropiecen, es decir, sí hay batallas, aprendizaje, crecimiento, pero, la promesa es que no caerán derrotados, porque el Señor les sostiene.

     

    Y toma en cuenta que la voluntad de Dios no necesariamente es estar siempre ocupados, hay que estar ocupados cuando el Señor lo ordena, porque a veces el Señor solo quiere que paremos, que descansemos, que le escuchemos, hasta ver luz verde de su parte.

     

    Porque entonces solo nos cansamos de okis, desperdiciamos tiempo y recursos maravillosos por no hacer lo más importante para nuestras vidas: estar a los pies de nuestro Señor, buscarle con toda paz y paciencia en oración y en su Palabra, porque, así como es importante estar atentos a los “vayan”, también es crítico escuchar los “paren y pongan atención”.

     

    Algunas veces hago conciencia de dónde estoy ahora, y lo que estoy haciendo, nunca me lo imaginé, si bien yo sabía que Dios me había llamado al pastorado, en mis planes no estaba el venir a Memphis y comenzar Calvary.

     

    De hecho, yo vine a Memphis en una gira con Semilla en el 2003 a Bellevue, y dije: ¡qué iglesota!, ¿qué tipo de gente trabajará aquí? Y 3 años después el Señor con diferentes circunstancias, puertas cerradas y puertas abiertas, incluso con un robo de un auto que nos hicieron, además de que el que mi pastor en ese tiempo se hubiera movido de iglesia, el Señor nos trajo hasta acá.

     

    Por eso mis hermanos, nos urge aprender a ser dirigidos por Dios en toda mansedumbre, y no querer apostatar la fe a los primeros “nos” del Señor, sino confiar en su eterna sabiduría. Porque Pablo finalmente llega a Filipos, comparte el Evangelio, gente se convierte, suceden algunas situaciones, que, Pablo y Silas terminan en prisión.

     

    Son golpeados, encadenados de pies y manos en un cepo, y de vemos a Silas diciéndole a Pablo: ¿estás seguro que fue Dios quien nos trajo? A mí se me hace que comiste muchos tacos esa noche Pablo. Para nada, en lugar de quejarse, en medio de toda su incomodidad y dolor, en esa horrible prisión comienzan a alabar al Señor a media noche.

     

    Y mientras lo hacen sucede un gran terremoto, todas las celdas se abren, y entre otras cosas, el carcelero termina convirtiéndose a Cristo junto con toda su familia. Y son expulsados de la ciudad, no sin antes haber dejado una iglesia plantada en Filipos. De ahí se trasladan 100 millas hacia abajo pasando por Anfípolis y Apolonia, hasta finalmente llegar hasta Tesalónica. Veamos el mapa:

     

    Dice en el capítulo 17:1

     

    Hch 17:1- 4 Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. 2 Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, 3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo. 4 Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas; y de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas.

     

    Como era la costumbre de Pablo, siempre se dirigía primero a los judíos, ¿por qué?, porque ellos necesitaban recibir el mensaje de que su Mesías había llegado, y se supone que ellos eran los que por milenios lo habían estado esperando, por eso no había un mejor lugar para hablar de Jesucristo que la sinagoga.

     

    Y en tres semanas solamente Pablo les explica las doctrinas más importantes del cristianismo: Cristo padeció por nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna, cumpliendo la ley, etc. Pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos lo rechazaron, pero muchos griegos creyeron, y entonces Pablo se enfocó en ellos. Veamos lo que sucede:

     

    Hch 17:5 Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo.

     

    Estos hombres se valen de lo que sea para perseguir a los creyentes, en esta ocasión utilizan a estos hombres que se dedicaban a la ociosidad y a buscar una oportunidad para sacar ventaja, y asaltan la casa de Jasón.

     

    Y como siempre pasa, el Evangelio se predica algunos creen, otros no, y los que no creen se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a estos ociosos malvados y los utilizan para crear un alboroto, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, y gritan:

     

    Hch 17:6 Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá;

     

    Qué impresionante, mira el apelativo, estos que perturban, que no son capaces de simplemente ir con la corriente y no hacer escándalo. ¿Por qué sucede esto? Las tinieblas no soportan la luz, recuerden hermanos, nosotros somos el reino de los cielos que se ha acercado, somos el reino invasor, se supone que donde entre un cristiano, el flujo de muerte del mundo tiene que ser interrumpido, o al menos incomodado, claro, no con tu orgullo religioso, o tu celoso legalismo, sino con tu amor, con tu servicio, con tu amor por la verdad, tu amor desinteresado por ellos.

     

    Y eso somos los cristianos hermanos, o deberíamos ser, aquellos que trastornamos el mundo, que lo ponemos de cabeza, o más bien que lo volteamos al derecho, porque el mundo está de cabeza. Aquellos que, con la luz de su conducta, de la palabra, con el Evangelio alumbran las tinieblas del mundo. Por eso, no esperes que siempre te reciban con bombo y platillo. Y dice la falsa acusación:

     

    Hch17:7 a los cuales Jasón ha recibido; y todos éstos contravienen los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús. 8 Y alborotaron al pueblo y a las autoridades de la ciudad, oyendo estas cosas. 9 Pero obtenida fianza de Jasón y de los demás, los soltaron.

     

    Les hacen la peor acusación de esos tiempos: traición en contra de Roma. Es muy importante que veas cómo Satanás no va a parar ni se va a medir en cuanto a sus ataques, pero, finalmente no va a vencer. Mira cómo no vemos a Jasón peleando contra ellos al tú por tú, sino que, paga una fianza, se apega a la ley, confiando en el Señor, y el Señor lo rescata, por eso dice Pablo:

     

    Rom 12:19-21 No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor. 20 Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.» 21 No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien. (NVI)

     

    Y observa otra cosa, Jasón era un nuevo creyente, y justo en su tercera semana de creyente, le cae la persecución. Su casa es asaltada, no sabemos si tenía familia e hijos, si ya estaba en la paz de su hogar, si estaba orando, pero, tú imagina el alboroto, tiene que arriesgar su seguridad, poner su dinero, y todo esto en tres semanas de ser creyente. ¿Qué hubiéramos dicho muchos de nosotros?

     

    ¿Y te das cuenta de algo? Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para cambiar la vida de las personas en Tesalónica. Mis hermanos, escuchar el Evangelio y creerlo es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona, es un instante, es gracia de parte de Dios, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado.

     

    ¿Se acuerdan del ladrón en la cruz, al lado de nuestro Señor? Solo le tomó creer, el otro, ni delante de la misma muerte se rindió ante el Señor, pero, el que creyó, le dijo al Señor:

     

    Luc 23:39-42 Uno de los criminales colgados junto a él se burló: «¿Así que eres el Mesías? Demuéstralo salvándote a ti mismo, ¡y a nosotros también!». 40 Pero el otro criminal protestó: «¿Ni siquiera temes a Dios ahora que estás condenado a muerte? 41 Nosotros merecemos morir por nuestros crímenes, pero este hombre no ha hecho nada malo». 42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. (NVI) Luc 23:39

     

    Y mira lo que le responde el Señor:

     

    Luc 23:43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús. (NVI)

    El Señor también dijo que el Espíritu sopla de donde quiere, y es como el viento, que no sabes de dónde viene, ni a dónde va, así es todo el que es nacido del Espíritu, escucha, cree, se le da vida, y ocurre un nuevo nacimiento. Mis hermanos, esto no toma años, es una obra del Espíritu que en un instante da vida al que estaba muerto, y las cosas cambian.

     

    Ahora, puedes estar aquí y no haber nacido de nuevo, por eso es que quizá tu vida no de fruto, por eso es que por más que quieres no puedes obedecer, no amas la verdad, y te sigues gozando en tu pecado. Las iglesias están llenas de gente no nacida de nuevo, claro, si te estás dando cuenta de esto, quizá el Señor te esté llamando hoy a la vida, responde a su voz.

     

    Pero, hay algo que aprendemos, la oposición para la iglesia no es el mayor problema, al contrario, es como el aire que sopla y aviva el fuego, es como la resistencia del aire que necesita un avión para poderse elevar, de hecho, la persecución mantiene a la iglesia genuina dependiente del Señor, enfocada y aún más unida, cuidándose unos a otros, sin ninguna distracción.

     

    Por ejemplo, en medio oriente donde Isis ha despojado a cristianos de todo lo que tienen, no tienen en qué distraerse, ya no hay biles que pagar, ni escuelas, ni trabajos, solo les queda confiar en la buena mano de su Señor.

     

    Sin embargo, te voy a decir a quién si deja en evidencia la oposición, la oposición saca a la superficie a los falsos creyentes, el Señor lo dijo:

     

    Mat 13:20-21 Las semillas sobre la tierra rocosa representan a los que oyen el mensaje y de inmediato lo reciben con alegría; 21 pero, como no tienen raíces profundas, no duran mucho. En cuanto tienen problemas o son perseguidos por creer la palabra de Dios, caen.

     

    Tropiezan y se alejan de la verdad, porque su motivación nunca fue Cristo, siempre se trató de ellos mismos. Lo mismo en el ataque interno, cuando la iglesia es atacada por un espíritu divisivo, el cual está diseñado para desenfocarla y dejarla estéril, y el Señor dijo: un reino dividido no puede subsistir. Pero, también Pablo dijo a los Corintios:

     

    1 Co 11:19 Pero, ¡por supuesto que tiene que haber divisiones entre ustedes, para que los que tienen la aprobación de Dios sean reconocidos!

     

    En otras palabras, mis hermanos, el creyente genuino persevera a pesar de la persecución fuerte, así como la que recibió Jasón, o la división interna, y lejos de tropezar, crece, en muchos textos nuestra fe es comparada con el oro, el cual con el fuego sale aún más purificado, más hermoso, dice:

     

    1 Pe 1:6-8 Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aun cuando tengan que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. 7 Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo. 8 Ustedes aman a Jesucristo a pesar de que nunca lo han visto. Aunque ahora no lo ven, confían en él y se gozan con una alegría gloriosa e indescriptible. (NTV)

     

    Jasón era un creyente genuino quien, a pesar de recibir una persecución tan fuerte, veremos cómo permaneció.

     

    Eso en el sentido individual, pero en un sentido colectivo, esto nos da otra enseñanza, ¿te das cuenta cómo no toma tanto tiempo plantar una iglesia? Hay gente que dice: iniciar una iglesia, eso es bien difícil, ¿sabes qué? Si es el Señor dirigiendo, no es así. Al contrario, es relativamente simple, lo difícil es que seamos gente mansa, dispuestos a tomar tiempo con nuestro Señor, a buscar su gloria, y no la propia.

     

    Porque hay quienes dicen: bueno, la manera más segura de iniciar una iglesia en algún lugar, es comenzar a estudiar la demográfica, hay que saber la media en la edad, la media en la economía, la media en los intereses de los vecinos, la media en su educación, y podemos hacer una iglesia que encaje en esos parámetros, como si fuera un Wal-Mart o un CVS.

     

    Y, así no trabaja el Señor, cuando nos empeñamos en levantarlo nosotros, el Señor se hace a un lado y nos deja, él no va a firmar tus planes, tú y yo necesitamos meternos en su voluntad y ser parte de ella.

     

    Recuerda, lo que tú levantas, tú lo sostienes, y te cansas, pero, lo que él levanta, él lo sostiene, y él no se cansa, todo lo que tenemos que hacer nosotros mis hermanos, es sencilla, fiel y libremente hablar el evangelio y dejar al Espíritu Santo que haga su trabajo.

     

    También hemos dicho muchas veces una obra carnal, o en la carne, o basada en fuerzas humanas, va a traer resultados carnales, pero, el trabajo en el Espíritu va a traer resultados espirituales.

     

    Porque yo creo que en el fondo hoy en día muchas iglesias piensan: Espíritu Santo, mira, gracias por moverte durante estos 2000 años, pero, ya tenemos el mejor programa de computadora para iglesia, ya tenemos diagramas de flujo, edificios, pizarrones, mejor ve a China, ahí sí que te necesitan, nosotros tenemos todo lo que se necesita para comenzar esto, y sin tu ayuda.

     

    Imagínate, en tres semanas Pablo les explicó las doctrinas más importantes del cristianismo, y una iglesia fuerte nació en esas tres semanas, al punto que Tesalónica se convirtió en una plataforma de donde, como dice el versículo 8, en todo lugar la fe de los tesalonicenses se extendió, en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no tenemos necesidad de hablar nada.

     

    ¿Te das cuenta cómo andar tras la voluntad de Dios, siguiéndole, respondiendo a su amor, es algo eficaz? Él sí sabe cómo hacer que algo suceda en cualquier área, porque él siempre sabe lo que está haciendo.

     

    Piénsalo así, Pablo era judío, al mismo tiempo era ciudadano romano, conocía bien la cultura griega, hablaba su idioma, y Tesalónica era un lugar clave para dar a conocer el Evangelio a muchas partes del mundo.

     

    Y Pablo pudo haber pensado, pues aquí tengo mucho que hacer, así que, seguramente me quedaré por un buen rato, ¿qué crees Pablo? No, así no lo quiero, diría el Señor, solo te ocupé tres semanas, del resto me encargo yo. Y sí, el Señor lo envía otras 350 millas abajo hasta Corinto, mientras que, en el camino, lo sigue utilizando

     

    Pero, mira a Pablo, no buscando lo suyo, sino lo del Señor, siendo fiel en predicar la sencillez del Evangelio, algunos lo rechazaron, otros lo recibieron, y los de buena tierra, daban fruto al 30, al 60 y al 100 x 1. Mis hermanos, el éxito no es de nosotros, es del Señor, de nosotros es ser fieles en buscarle, en seguir su voluntad. Porque aun cuando Pablo es rechazado y perseguido, iglesias comenzaban.

     

    Pon esto en tu mente, en tres semanas Dios le dio vida a la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia joven, siendo perseguida, pero al mismo tiempo llena de vida. ¿Cómo está tu vida? ¿En qué áreas sigues neciamente resistiendo a Dios, empujándolo, poniéndole condiciones antes de que se le ocurra meter su nariz en tus planes “perfectos”?

     

    Veamos lo que sucede después de este alboroto, Pablo y Silas no tienen otra opción que salir de la ciudad, y una vez más, vemos al Señor dirigiéndolos, a pesar de que las cosas circunstancialmente no se veían bien, no para aquellos que solo tienen la mirada puesta en el aquí y el ahora, pero, sí para Dios, sí para Pablo, quien solo estaba cumpliendo la voluntad de Dios. ¿Qué sucede? Dice así:

     

    Hch 17:10-11 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

     

    Mira nada más a Pablo con una sola agenda: proclamar el Evangelio. Mis hermanos eso es lo que el Señor nos pide, ¿ha hecho el Señor algo por ti? Entonces proclama su amor, su misericordia, su bendición, no te calles, si has visto su poder, su amor, su misericordia, sencillamente no pondrías callarte. Veamos lo que sucede:

     

    Hch 17:12-15 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres. 13 Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes. 14 Pero inmediatamente los hermanos enviaron a Pablo que fuese hacia el mar; y Silas y Timoteo se quedaron allí. 15 Y los que se habían encargado de conducir a Pablo le llevaron a Atenas; y habiendo recibido orden para Silas y Timoteo, de que viniesen a él lo más pronto que pudiesen, salieron.

     

    El Señor también trae mucho fruto de la gente noble de Berea por la predicación de la Palabra, pero, los enemigos aplican la misma dosis, pensando equivocadamente que están teniendo éxito al perseguir a Pablo, pero no contaban con la astucia del Señor, porque ya era demasiado tarde, el Evangelio de la vida ya había hecho estragos también en los de Berea.

     

    Pablo es enviado a Atenas y ahí lo vemos predicando en el Areópago, con muy poco fruto, debido a que la gente ahí, está llena de sí misma y de sus filosofías, y de ahí se va a Corinto, no sin antes enviar a Timoteo y a Silas de regreso a Tesalónica, y les dice: por favor fortalezcan a estos chiquitos, y tráiganme un reporte para ver cómo están, y Pablo se mueve a Corinto.

     

    Hch 18:1 Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto.

     

    Ahí para variar, es rechazado por sus compatriotas, pero, en esta ocasión el principal de la sinagoga se convierte, conoce a los famosos Aquila y a Priscila, se va a la casa de uno llamado Justo, y Pablo recibe otra visión de parte del Señor:

     

    Hch 18:8-11 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados. 9 Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; 10 porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. 11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.

     

    ¿No hubieras dicho tú, Señor hubieras llegado desde Filipos? Pero, no, quizá Pablo para este momento, ya comenzaba a dudar, no se había podido establecer, pero, el Señor nunca llega tarde, y en esta ocasión el Señor mismo habla a su corazón, y le da promesas maravillosas.

     

    Pero, una vez más, vemos a Pablo siendo dirigido por el Señor, dentro de su voluntad, y siendo fortalecido y alentado por el mismo Señor. Interesante, ¿lo vemos haciendo qué? Enseñando la Palabra de Dios, mis hermanos, nuestra tarea no es complicada. Ir, hacer discípulos a todas las naciones, enseñarles la Escritura, que ellos se identifiquen con Cristo, sus vidas son transformadas al recibir un nuevo nacimiento, y repetir la ecuación.

     

    Así es hermanos, existimos para conocer al Dios vivo, al ser expuestos delante de su Palabra, y conocer su gloria y darle a conocer. De esto se trata, el Evangelismo, así como el discipulado, no son cosas que tengas que obligar a hacer a una persona nacida de nuevo, si tienes que obligar a alguien a hacerlo, algo no está bien en la fe de esa persona.

     

    El resultado natural de una oveja sana, es que se va a reproducir, porque cuando somos expuestos a la gracia, al poder, a la majestad del Dios vivo, sencillamente nuestras vidas no pueden ser las mismas.

     

    Por eso, debemos ser cuidadosos, porque se puede ser religioso en extremo, y aun así no conocer a Dios, pero, como ya lo dijimos, una persona que realmente se encuentra con el Dios vivo, y se rinde ante él, es lógico que sufrirá un cambio dramático.

     

    Piénsalo así: es el creador del universo, es Jesucristo, el Dios Todopoderoso, soplando vida sobre el que estaba muerto, y créeme, hay una diferencia muy marcada entre un cadáver y una persona viva. Y, es justamente aquí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los Tesalonicenses al haber recibido el reporte de Timoteo y Silas.

     

    • Cuatro razones por las que Pablo escribió esta carta.

    Veamos la carga que tenía Pablo por los Tesalonicenses, hay varias razones. 1º Pablo escucha de Timoteo y de Silas lo que estaba pasando en esta iglesia. Al haberla dejado en medio de gran persecución, está preocupado porque la persecución lejos de parar, se hacía más dura. Y probablemente estos nuevos creyentes no la estaban pasando bien, pero, llega Timoteo y le da el reporte, veamos:

     

    1 Ts 3:4-7 Aun cuando estábamos con ustedes, les advertimos que las dificultades pronto llegarían, y así sucedió, como bien saben. 5 Por esta razón, cuando ya no pude más, envié a Timoteo para averiguar si la fe de ustedes seguía firme. Tenía miedo de que el tentador los hubiera vencido y que nuestro trabajo hubiera sido en vano. 6 Pero ahora Timoteo acaba de regresar y nos trajo buenas noticias acerca de la fe y el amor de ustedes. Nos contó que siempre recuerdan nuestra visita con alegría y que desean vernos tanto como nosotros deseamos verlos a ustedes. 7 Así que, amados hermanos, en medio de nuestras dificultades y sufrimientos hemos sido muy animados porque han permanecido firmes en su fe. 8 Nos reaviva saber que están firmes en el Señor. (NTV)

     

    Mira nada más, en el reporte, no vemos plasmado ningún síntoma de temor, o incertidumbre, todo lo contrario: Ellos tienen una fe fortalecida, no están amargados los unos contra los otros, sino por el contrario, amándose y sirviéndose.

     

    No los ves diciendo: “a buena hora llegó ese tal Pablo con su Evangelio, ojalá nunca se hubiera aparecido por aquí”. No, mira, están alegres, llenos de esperanza, con un gran deseo por ver a Pablo y a los otros.

     

    De manera que Pablo está impresionado y a la misma vez emocionado con lo que Dios está haciendo en Tesalónica, moviéndose poderosamente entre ellos. Y escuchando estos maravillosos reportes acerca de esta joven y vibrante iglesia, enfocada en hacer lo que Dios les mandó hacer, Pablo les escribe, por al menos estas cuatro razones:

     

    1. Para alentarlos en medio del crecimiento.

     

    Ellos estaban creciendo, floreciendo, y de hecho, vamos a ver a Pablo varias veces alentándoles y diciéndoles: hey, Tesalonicenses, van muy bien, pero, sigan así, no paren, no dejen de entrénense en lo que están haciendo y mejoren cada vez más, hagan más de lo que están haciendo, prediquen más el Evangelio más, ámense, sírvanse unos a otros más.

     

    Porque este es un peligro del que cada iglesia debe cuidarse, cuando de pronto comenzamos a pensar que ya llegamos, que ya no tenemos más que aprender, que ya somos suficientemente maduros. Cuando ya no vemos un continuo crecimiento espiritual, tanto individualmente y como iglesia, estamos en terreno peligroso, porque como creyentes el trabajo del Espíritu Santo en nuestras vidas no terminará hasta que Cristo sea manifestado.

     

    Debemos tener cuidado nuestra vida cristiana está estacionada en el pasado, en lugar de estarla viendo ir hacia delante. Si todo lo que tienes son recuerdos: “me acuerdo cuando en aquellos tiempos, Dios se movió en mi vida”.

     

    No, mi hermano, mi hermana, Dios debe estarse moviendo en tu vida hoy, es hermoso que tengas recuerdos de tu primer encuentro con Cristo, de cuando decidiste entregarle tu vida, pero, si esa experiencia es algo del tiempo pasado, hay algo que está muy mal.

     

    Porque la salvación, la vida eterna, el perdón de pecados, no es una cosa del pasado, es un presente maravilloso, y un futuro lleno de esperanza que le da vida a nuestro presente. Es Emanuel, Dios con nosotros, hoy, no ayer, no en el futuro, hoy. Por eso Pablo nos recuerda, es su responsabilidad perseverar. ¿Se acuerdan de 2 de Pedro?

     

    2 Pe 1:5-8 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; 6 el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; 7 la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. 8 Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

     

    2 Pe 1:9-11 Pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados. 10 Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán. 11 Entonces Dios les dará un gran recibimiento en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

     

    Esto les va a recordar Pablo en esta carta, añadan a su fe, enriquézcanla con el Espíritu Santo en ustedes, con todo su fruto, para que no estén ociosos, estériles o miopes espirituales, es cada día, solo un muerto no puede hacer nada, pero, alguien con vida en el Espíritu, con el poder del Espíritu Santo en sí mismo, debe tener lo necesario para avanzar, para ir al frente, jamás hacia atrás.

     

    No debe ser así, por eso Pablo dice: sigan así, sigan creciendo, no se conformen. Por ahí dicen que somos como árboles, o crecemos, o nos morimos, como ya lo hemos dicho, nunca estás estático, o vas hacia arriba, o vas de bajada. Si no estás progresando, solo estás yendo hacia atrás, y vas a tropezar. Créeme, no necesitas progreso de reversa mi hermano. Pablo les dirá: Tesalonicenses, están creciendo, están compartiendo su fe, se están amando unos a otros, sigan ahí, sigan pisando el acelerador. Segundo propósito:

     

    1. Para fortalecerlos en medio de las dificultades.

     

    ¿Se acuerdan de Jasón? Era un nuevo creyente, un bebé en la fe, que necesitaba ser fortalecido. Así muchos de los Tesalonicenses estaban siendo perseguidos.

     

    Imagínate, le entregas tu vida a Cristo, eres un bebé en la fe, lleno de confianza, de esperanza, porque la manera en la que llegamos a Cristo, siempre es después de una crisis, llegamos arrastrados, cojeando, enfermos, y, si las cosas no mejoran, sino que empeoran, si comienza persecución, un deterioro de salud, de finanzas, abandono de amigos, puede ser frustrante. Y de pronto piensas, ¿será esta la vida abundante?

     

    Por eso Pablo necesita fortalecerlos en medio de tiempos difíciles, recordarles, que vale la pena, que Cristo es digno de ser creído a pesar de dificultades. Enseñarles promesas que no conocen, platicarles de nuestro propio caminar, cómo no solo a ellos les ocurren estas cosas, sino a todo creyente, pero al mismo tiempo decirles que vale la pena, que Cristo es digno, que él dijo:

     

    “Si a mí me aborrecieron, también a ustedes los aborrecerán, si a mí me persiguieron, a ustedes los perseguirán, pero, es normal porque son míos, y el mundo no tiene nada en mí, así que, sí, tendrán aflicción en este mundo, pero, confíen, porque yo he vencido al mundo, y vengo pronto por ustedes, etc.

     

    Imagínate, si el mismo Pablo tuvo que ser consolado por el mismo Señor en varias ocasiones, cuánto más un pequeño en la fe, por eso la importancia del discipulado, de estar cerca de un hermano y enseñarlo a caminar, a valorar su fe, a valorar las pruebas.

     

    Yo puedo ver cuánta gente ha desfilado por estas sillas, comienzan con un gozo maravilloso, diciendo: de aquí somos, pero, a veces no pasa ni un mes, cuando ya no los volvemos a ver. Por eso que el Señor nos enseñe, y nos permita cuidar a los nuevos en la fe de esta manera, orar por ellos, alentarlos, no dejarlos solos. Tercer propósito:

     

    1. Los va a alentar a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad.

     

    Vivían en una ciudad inmoral, idólatra, donde los encuentros sexuales ilícitos eran descarados y hasta promovidos y premiados, por eso, en medio de tanta maldad, Pablo les enseña de la necesidad de mantenerse puros.

     

    Porque definitivamente puede llegar a ser muy difícil, más no imposible, pero difícil mantenerse puro en medio una sociedad promiscua, que practica la inmoralidad sexual como deporte, que es algo normal y además se promueve como el mejor medio para llegar a ser famoso y rico, y es una de las mayores fuentes de economía para la ciudad,

     

    Por ejemplo, yo recuerdo cuando en el DF, no se hoy, había pornografía en cada espectacular por todas las vías rápidas, en puestos de revistas, ni siquiera la disimulaban, así expuesta, cualquier niño o persona podía verlo, casi tenías que ir con los ojos cerrados.

     

    Y hay dificultad para todos, no creas que si eres joven la tienes más difícil, es igual para los adultos, o los casados, llevar una vida limpia delante de Dios en una sociedad impía no es fácil.

     

    De manera que Pablo les alienta a tener santidad personal en sus corazones, en sus mentes, en su conducta, y les recuerda: la voluntad de Dios es que sean puros, él ama la justicia en lo profundo del corazón. Y Cuarto propósito:

     

    1. Instruirlos en medio de la confusión.

     

    Muchos de ellos se sentían confundidos porque recordaban a Pablo hablándoles de la segunda venida del Señor Jesucristo por la iglesia. Y pensaban, ¿va a suceder? ¿Cristo va a regresar por nosotros? ¿Cómo, cuándo, dónde? ¿Qué señales debemos esperar? Algunos de hecho, con este pretexto hasta abandonan sus trabajos y comienzan a andar de ociosos.

     

    De hecho, la profecía, el rapto de la iglesia, lo vemos por toda esta carta, cada capítulo, Pablo cierra con una referencia al regreso del Señor, y dedica todo un capítulo refiriéndose solo a eso.

     

    Y hay mucha ignorancia acerca de la profecía aun en nuestros días, y más aún cuando hay todo tipo de información falaz en internet y en los medios de comunicación. Vemos a falsos maestros contradiciéndose unos a otros, gente que sin tomarse la molestia de leer por sí mismos, solo se comen completito y sin sal las enseñanzas de, ve, tú a saber quién, y todo esto causa confusión, por eso pablo dice: no quiero que ignoren de esto.

     

    1. Un llamado a ser como la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia dinámica y vibrante.

    Esta es la iglesia de los Tesalonicenses, una iglesia dinámica, llena de vitalidad, de gozo, con el Espíritu Santo fluyendo entre ellos, en amor y servicio, y ojalá cada uno de nosotros calvarianos, podamos tomar esta visión para nuestras propias vidas y para nuestro compañerismo.

     

    Vamos a aprender de los Tesalonicenses que el Evangelismo más eficaz, no es el que hacemos en las calles, o en conciertos, o en estadios, sino el que practicamos persona a persona, en tu propia vida, al ser un testigo fiel, lleno de vida del Espíritu Santo.

     

    En los Tesalonicenses vamos a aprender de lo que es una iglesia que está expectante, despierta, velando, emocionada por el regreso de su Señor, el cual puede ser en cualquier momento. Vamos a aprender de conducta cristiana, de lo que se trata vivir de acuerdo al evangelio, en medio de una generación maligna y perversa.

     

    Le pido a Dios que mientras aprendemos y recibimos las verdades de esta carta nos parezcamos más y más a estos Tesalonicenses. Una iglesia joven, con menos de un año, vibrante, viva, activa, pero ojo, no solo ocupada, sino activa en la gracia, en las promesas, en su relación con el Señor, en hacer sencillamente lo que el señor les manda a hacer.

     

    Aprenderemos cómo la iglesia de los Tesalonicense, era una iglesia sin estructuras complicadas, lo único que los mantenía unidos era una común fe, una común esperanza y el amor de Dios entre ellos.

     

    Mis hermanos, esta carta será un desafío para nosotros, Dios nos ha bendecido grandemente, y nos ha regalado esta frescura, este amor servicial entre nosotros, esta fe, esta esperanza, debemos mantenernos ahí.

     

    Esta carta nos enseñará a tener cuidado de no perder de vista el propósito de nuestra existencia como iglesia, de no perder de vista lo que Dios pensó para la iglesia, para nosotros, de recordar que la iglesia no es un museo de santos, es un hospital de pecadores.

     

    Que el propósito máximo de nuestra existencia, es crecer en conocer a nuestro Dios y darlo a conocer, que la vida cristiana no se trata de quedar estáticos, atorados y ya ni para atrás, ni para adelante. No, no podemos parar, perder velocidad en nuestro crecimiento, sin progresar más, sino que estamos llamados a ser dinámicos en nuestra relación con Dios.

     

    Que como iglesia no comencemos a estar más ocupados en cuidar un estatus que cuidar de las almas, más preocupados por miembros y dinero, en lugar de hacer ministerio, estar tan ocupados en problemas organizacionales, que en problemas espirituales, de manera que dejemos de ser efectivos para impactar la cultura y la sociedad en la que vivimos

     

    Mis hermanos, tenemos una visión y necesitamos continuar en ella, sin movernos ni a izquierda ni a derecha. Que no llegue el momento en el que comencemos a vivir en las glorias y las victorias del pasado, porque como iglesia no se trata de lo que el Señor hizo ayer, eso es bueno verlo para recordar la fidelidad de Dios.

     

    Pero, no se trata de lo que el Señor hizo ayer, en los tiempos de gloria, sino en lo que el Señor está haciendo hoy y lo que quiere hacer en el futuro.

     

    Mis hermanos, la realidad es que la emoción, el gozo, el primer amor, no tiene porqué irse, ni de una persona, ni de una iglesia, ese debería ser un presente continuo, ¿por qué?, porque sencillamente, Dios está actuando hoy, cada día, su misericordia, su poder, su amor, son eternos, nuevos, frescos cada día, y no disminuyen, lo son hoy, y por el futuro.

     

    Necesitamos entender que una iglesia, o una persona que vive en la gloria del pasado, no está saludable espiritualmente, no es una iglesia saludable, los creyentes estamos llamados y tenemos todo lo necesario para debe vivir en el gozo de lo que Dios está haciendo hoy, y de lo que hará en el futuro.

     

    Mis hermanos, debemos cuidarnos de la atrofia espiritual, y llegar al punto de inmortalizar actos pasados en lugar de conservar la frescura del presente y del futuro.  Tesalonicenses nos va a ayudar, a no caer en esto. Si tan solo pudiéramos tener una visión del cielo, del trono de Dios, nos daríamos cuenta cómo su gloria no disminuye, y la expectativa, el gozo, la felicidad brillan con todo poder hoy mismo en el cielo.

     

    Y ¿saben mis hermanos? Esta tendencia a la atrofia espiritual siempre ha existido, no es algo nuevo. Mira lo que el Señor le escribió a Sardis, la cual tenía justo este problema.

     

    Apo 3:1-3 Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. 2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. 3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

     

    Apo 3:4-6 Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. 5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

     

    Pero, la iglesia de Tesalónica, era la antítesis de Sardis, con menos de un año de haber sido fundada, estaba fresca, creciente, llena de emoción.

     

    Una iglesia compartiendo su fe activamente, llevándose entre ellos llenos de amor, y hermosa comunión, amándose y sirviéndose como miembros del cuerpo de Cristo, y además, una iglesia que vivía despierta, esperando el regreso de su Señor en cualquier momento, llenos de entusiasmo, con ansia de verle cara a cara.

     

    Mis hermanos, realmente no queremos estar atrofiados como creyentes en Cristo, como iglesia, necesitamos buscar con todo el corazón ver al Señor trabajando en nuestras vidas continuamente, cada día, individualmente y como iglesia.

     

    En el momento en el que comenzamos a ver la obra de Dios en nuestras vidas, o en la iglesia como un pasado, aunque este sea glorioso, ya comenzó nuestra atrofia, nuestra decadencia. Porque el poder de Dios es el mismo hoy que ayer, él nos ama con la misma intensidad, puedes voltear a la cruz, y la sangre sigue fresca, Cristo está vivo, hoy está aquí entre nosotros, queriendo transformarnos con todo poder.

     

    Necesitamos ser dinámicos, no estáticos, debemos evitar a toda costa convertirnos en cristianos de nombre, necesitamos manifestar en todo momento lo que somos: nuevas criaturas, llenas de celo por el Señor, por la verdad, del poder de Dios, de su amor, que no cambia.

     

    Que el Señor nos permita responder a su amor, a todas las cosas que ha estado haciendo entre nosotros, a tanta verdad y Palabra a la que hemos sido expuestos. Que no nos suceda lo que a Israel cuando escuchaban a Jeremías, ¿se acuerdan?

     

    Eze 33:30-33  »En cuanto a ti, hijo de hombre, los de tu pueblo hablan de ti junto a los muros y en las puertas de las casas, y se dicen unos a otros: “Vamos a escuchar el mensaje que nos envía el SEÑOR.” 31 Y se te acercan en masa, y se sientan delante de ti y escuchan tus palabras, pero luego no las practican. Me halagan de labios para afuera, pero después sólo buscan las ganancias injustas. 32 En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica. 33 No obstante, cuando todo esto suceda —y en verdad está a punto de cumplirse—, sabrán que hubo un profeta entre ellos.»

     

    Mis hermanos que en Tesalonicenses hallemos inspiración suficiente para no convertirnos en esta iglesia que escucha la Palabra como lindas canciones que le suenan hermosas, pero, que no toma cartas en el asunto, que no responde al amor de Dios en obediencia, en fe.

     

    La historia del pastor que llegó a la iglesia que estaba muriendo, y puso un ataúd con un espejo para mostrarles que había muerto. Primeros cuatro días fue y les dijo este es un nuevo comienzo de parte de Dios, una nueva obra, vengan, nadie vino a la iglesia.

     

    La segunda semana, publicó en el periódico que la iglesia estaba declarada muerta y que necesitaba un entierro apropiado, así que los invitó, y por curiosidad, todo el pueblo fue. Entendieron que no era un problema del pastor, sino individual

     

    Mis hermanos, siempre lo repito, la iglesia eres tú, y yo también, somos todos nosotros, el Señor nos está hablando, cada domingo, cada estudio, el Espíritu Santo se está moviendo, pero, ¿dónde estás tú? No tenemos una sola razón para no ser esta iglesia de Tesalónica. ¿Estás listo para responder al amor de Dios?

     

    Vamos a despedirnos orando al Señor que él se manifieste en nuestra iglesia, que aliente a seguir en la buena batalla de la fe a aquellos que están respondiendo, que fortalezca a aquellos que están pasando por pruebas y que queden convencidos de que Cristo es digno de ser seguido y servido, aunque esto implique entregarle mi vida entera.

     

    Que el Señor nos aliente a vivir en pureza en medio de este Memphis, de este mundo torcido, en medio de familias que le rechazan, sabiendo que el Señor ama la justicia, la pureza. Y por último que aprendamos lo que es velar, estar despiertos, a la maravillosa esperanza de nuestro futuro cercano, más cercano de lo que nos imaginamos.