Oct 22, 2017
1 Timote 6.11-21Lo Que Un Verdadero Hombre O Mujer De Dios Deberían Procurar
Series: 1 Timoteo

LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.

1 Timoteo 6:11 – 21

 

INTRODUCCIÓN

Creemos que:

 

2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

 

Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, para ser nutridos y crecer sanos espiritualmente. Somos la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

                                          

Somos miembros del cuerpo de Cristo, y cada uno de nosotros formamos parte y representamos, este maravilloso organismo llamado la iglesia; diseñado y escogido por Dios el Padre; redimido, limpiado, y perdonado por Dios el Hijo, y engendrado por Dios Espíritu Santo, en aquel día de pentecostés.

 

Nosotros, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan hacia un mundo perdido, revelando su gloria, haciendo que su luz brille a través de nosotros en un mundo en tinieblas.

 

Pero, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, cuando fijamos nuestros ojos en él y en su Palabra, le seguimos fielmente, y somos transformados a su imagen, es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

 

Y predicando todo el consejo de Dios, hoy terminamos esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

 

¿Quién es Timoteo?

Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

 

¿Por qué escribe esta carta?

 

Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden. Pablo tiene que decirle a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

 

Y precisamente el tema que corre a lo largo de esta es la
sana doctrina, la cual se enfoca en dos cosas, a nivel interno: el carácter, una vida regenerada, en proceso de transformación por el poder del Espíritu y la Palabra.  A nivel externo, una buena conducta, la cual confirma la nueva vida, la persona redimida por el Espíritu Santo.

 

Las dos cosas surgen de un amor que nace de un corazón limpio y sincero, una conciencia en buen estado, y una fe genuina, no hipócrita.

 

Hemos aprendido que lo más importante es cuidar de estar siguiendo la sana doctrina para mantenernos sanos, porque una doctrina sana, da como resultado una vida sana, y una doctrina enferma, da como resultado una vida enferma.

 

Hemos aprendido que la sana doctrina no son mitos o genealogías interminables, palabras infladas, religión, sino que, es el amor de Dios en acción.

 

No son requisitos, o religiosidad, es la gracia salvadora de Dios, que rescata, limpia, regenera a un pecador muerto en sus delitos y pecados que por gracia de Dios se le da vida para que elija responder a este amor.

 

Es un amor sincero por los incrédulos, una vida que manifiesta el carácter de Cristo en cada área de la vida, familia, trabajo e iglesia. Por lo mismo, hay que cuidarse del engaño, de la hipocresía, de los falsos maestros, ¿cómo? Manteniéndonos y manteniendo a la iglesia bien nutrida con todo el consejo de Dios.

 

Y es el cierre de esta carta, de manera que Pablo está haciendo énfasis en las cosas más importantes, nos dice: aprendan a identificar a los falsos maestros, a falsas doctrinas. Y partiendo de estos falsos maestros, quienes toman la piedad como fuente de ganancia, Pablo nos dice: cuidado con el amor al dinero.

 

¿Por qué es así? ¿Por qué llega a ser tan importante el dinero en nuestras vidas? Porque, así como muchas cosas en esta vida el dinero se convierte en un ídolo cuando lo amamos poniendo toda nuestra confianza en él, y podríamos decir que es el mayor de los ídolos.

 

O utilizarás a Dios para obtener lo que verdaderamente amas, y en lo cual tienes tu confianza, lo cual son las riquezas o posesiones, o utilizarás las posesiones y las riquezas para servir al Dios que te salvó y al cuál amas, y en el cual confías.

 

Aprendimos que solo uno de los dos es eficaz, y que confiar y servir al dios equivocado trae serias consecuencias a nuestras vidas, no solo materiales, sino espirituales. Vimos el efecto perjudicial del amor al dinero y la cura.

 

Vimos que: La vacuna contra la codicia y el amor al dinero es la piedad y el contentamiento. No debemos amar al dinero porque el dinero es algo temporal. Aprender a vivir con poco es la clave del verdadero contentamiento. El dinero como un dios es una carnada que nos robará la libertad y terminará por destruirnos porque el amor al dinero es raíz de todos los males.

 

El siguiente texto es el cierre de esta carta, y Pablo ya ha definido la sana doctrina, de manera que, este es su mensaje final de ánimo, de exhortación a lo que es correcto, un mensaje de obediencia en respuesta al amor de Dios derramado por pura gracia sobre una persona que él decide salvar y poner en el ministerio.

 

Es un mensaje de lo que un verdadero hombre de Dios debería estar procurando. Por eso yo titulé este mensaje: LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.
 

I. Un hombre o mujer De Dios debe aprender a huir de lo malo, seguir lo bueno, y pelear la batalla correcta.

1 Ti 6:11a Mas tú, oh hombre de Dios,

Pablo comienza con un maravilloso contraste, y dice, pero tú, oh hombre de Dios, haciendo un énfasis que describe convicción, gozo, esperanza, agradecimiento a Dios, Timoteo, recuerda quién eres, recuerda que eres propiedad de Dios.

 

Este término solo se utiliza aquí en el NT, pero es ampliamente utilizado en el AT para referirse a cada siervo de Dios, cada profeta, Moisés, Jeremías, Samuel, otros hombres sin nombre, aquellos que llevaban la Palabra de Dios a su pueblo, todos ellos eran llamados hombres de Dios.

 

Y tú puedes decir: “entonces, ¿soy yo un hombre o una mujer de Dios?”; yo creo que debes verte así, dice en 1 Cor:

 

1 Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

 

En realidad, todos aquellos que nos hacemos llamar cristianos debemos estar conscientes de esto, hemos sido comprados por precio, la sangre de Cristo se ha derramado para adoptarnos, para libertarnos del pecado, hemos recuperado la imagen de Dios en Cristo, hemos sido puestos para manifestar la gloria de Dios en palabra y en obra.

 

Me encanta la Biblia entre muchas otras cosas porque ella siempre nos da razones para obedecer sus principios. La religión y el legalismo solo nos dan mandatos sin una explicación satisfactoria. Y yo termino pensando, si vengo a Dios, él me va a quitar todo lo que me gusta y no estoy listo para eso, soy muy joven y quiero vivir. Nada más alejado de la verdad.

 

La Biblia nos abre los ojos y nos muestra verdaderamente quién es Dios, cuál es su voluntad, y en este caso nos dice realmente nuestra verdadera identidad, quiénes somos, cuál es nuestro valor, nuestro propósito, el significado de lo que somos y por qué lo hacemos. La Biblia siempre nos muestra la razón lógica por la cual somos, y debemos ser diferentes. Dice en Romanos:

 

Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.

 

Por eso me encanta el término, Hombre de Dios, o Mujer de Dios en todo caso, mis hermanos, necesitamos hacer consciencia de que ya de por sí, es un gran privilegio el ser identificados como posesión personal de Dios, como hijos, como siervos del Dios viviente, por lo mismo, es una gran responsabilidad.

 

Si no has entendido quién eres, entiendo por qué te cuesta tanto trabajo abandonar ídolos inútiles y además sucios que te roban, que te dejan en miseria, te hace falta encontrarte frente a frente con el Dios vivo, no lo conoces, por eso prefieres la comida podrida de este mundo, a la gloriosa comida de vida eterna que Dios te ofrece en Cristo. Pídele a Dios que se revele a tu vida.

 

Y Pablo ha venido hablado de falsos maestros que aman el dinero, que han sido consumidos por codicias necias y dañosas y ellos y sus discípulos se han hundido en destrucción y perdición, falsa doctrina, hipocresía, legalismo, jactancia, mentira, amor al dinero, gente engañada por doctrinas de demonios, con conciencias cauterizadas, corruptos de entendimiento.

 

Y le está diciendo: Timoteo, tú no perteneces a ese grupo, tú eres un hombre de Dios, por lo tanto, hay varias cosas que un verdadero hombre de Dios debe hacer. Número uno:

 

1 Ti 6:11b huye de estas cosas,

Como hombres y mujeres de Dios necesitamos aprender que hay cosas contra las cuales no estamos llamados a pelear por una sencilla razón: porque vamos a perder. Como decimos, hay cosas que debemos decir: “patitas para qué las quiero”, “más vale aquí corrió que aquí murió”.

 

Hay lugares a los que no debo pisar, gente a la que no debo frecuentar, pláticas en las que no debo estar, cosas que no debo ver.

 

Yo recuerdo cuando le entregué mi vida al Señor, tenía amigos y compañeros de trabajo de muchos años, y practicábamos juntos una conducta nada piadosa, la presión era fuerte y siendo incrédulos, pues imagínate.

 

De manera que, yo tuve que abandonar por completo estos amigos, y no que no les estimara, o que les juzgara, pero, su influencia no era buena para mí y mucho menos siendo yo un nuevo creyente.

 

Hoy en día, hablo de manera personal obviamente, y no como un mandato porque cada uno conoce sus debilidades, pero, yo no me permito tener tv abierta, no me permito escuchar música que sé que me va a llevar a pensamientos que no debo, mi computadora tiene un programa que monitorea las páginas web que visito, y que bloquea las que son inadecuadas.

 

Yo debo cuidar no estar cerca de gente que ama el dinero, especialmente aquellos que se llaman ministros de Dios.

 

En fin, hay cosas de las que debemos huir, feugo, fugarse, esquivar, desterrar, escapar, evitar, eludir, el peligro, desaparecer, hacerse invisibles de, desvanecerse rápidamente. De manera intencional y sin pensar debes correr, de pasiones necias y dañinas, amor al dinero, falsas doctrinas, todo tipo de pasión desordenada, debes decir: con permiso, esto no es de mi incumbencia, adiós.

 

Me recuerda José con la esposa de Potifar en Génesis 39, la cual lo buscaba, se le insinuaba, porque quería seducirlo, él se negaba, y le daba explicaciones, no, como cree, yo respeto a usted a mi amo, y el último intento de esta mujer fue hacer que no estuviera nadie en casa sino ella y él, y dice:

 

Gén 39:10-12 Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, 11 aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. 12 Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.

 

Aquí no hubo mayor explicación, es see you later. De hecho, hay otras cosas en las que la Biblia nos dice, huyan, no razonen, no pretendan hacerse los open mind, los valientes, nada tienen que hacer ahí. Pablo le dirá a Timoteo en la siguiente carta:

 

2 Ti 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

 

A los corintios Pablo les dice:

 

1 Co 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

 

También nos dicen Pablo y Juan:

 

1 Co 10:14  Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 1 Jn 5:21 Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

 

Todas estas cosas, los ídolos de este mundo como el amor al dinero, el pecado, nuestra naturaleza pecaminosa que batalla contra nuestra alma, pretenden seducirnos, por lo mismo, debemos entrenarnos para huir de ellos, no razonar, no pelear; sí hay una batalla que pelear, pero, no es esta.

 

Nada de que fui a tal lugar para ver qué tan fundado estaba en mi fe, o fui porque ya soy maduro en la fe, nada que ver. Pero, no solo debemos huir, hay otra cosa que debemos hacer, dice Pablo:

 

1 Ti 6:11c y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Cuando se trata de legalismo, de meras normas, leyes, requisitos los cuales debo seguir con mi supuesta fuerza de voluntad lo único que obtengo es una gigantesca apariencia de piedad porque por dentro estoy como un perrito frente a un bistec que no lo dejan probarlo, con la baba caída, o buscando maneras de medio cumplir externamente y por dentro ver cómo arreglármelas para seguir haciendo lo que realmente me gusta.

 

Pero, en el Señor no es así, el Señor no deja un vacío en aquello que nos pide soltar, él siempre lo va a llenar, y nos va a dar no solo el poder de huir, sino que nos va a llenar, nos va a dar propósito; de manera que no vamos a estar como ese perrito, sino más bien saciados, felices.

 

Por ejemplo, si yo tengo días perdido en el desierto sin comer, y me encuentro alguien que tiene una lata de comida de perro, te aseguro que sí me la como y hasta con gusto, pero si vengo del mejor restaurante de carne, y alguien me ofrece una lata de comida de perro, yo le voy a decir: ¿me estás insultando? No gracias.

 

De la misma manera es en Cristo, Dios no solo nos pide que nos abstengamos, de algo, sino que nos llenemos con lo que sí nos sacia. Dios no te llama a “portarte bien” y que en una semana digas: “ta difícil, ya no puedo, ya voy a cuitear”, como se dice aquí, ¡no!

 

Si bien Dios te manda abstenerte y huir de lo malo, te manda a hacer una decisión de seguir lo bueno, así como los deportistas, el gordito que piensa en dietas, solo las respeta uno o dos días, o quizá lo logra por medio año, pero, le falla y se pone más gordito que antes.

 

No así el que cambia dese su mente y corazón la manera de ver la alimentación y el ejercicio, este es el tipo de persona que ya no engorda otra vez.

 

Uno ve la comida como su tierra prometida: un día te veré y otra vez me comeré esos deliciosos tacos. La otra comienza a ver los tacos como enemigos: un taco es colesterol, es grasa, representa abdominales por hacer, granos a mi cara, en otras palabras: uno ve el taco como algo delicioso que un día volverá a ver, el otro lo ve como su enemigo, ¿cuál de los dos va a perseverar?

 

De la misma manera, si tú me dices: ¡es muy difícil Chuy, ya lo intenté! ¿Qué intentaste, dejar de hacer el mal, o comenzar a perseverar en la verdad?

 

Hay una gran diferencia, porque si solo dejaste de hacer el mal, sin perseverar en el la Palabra, en seguir estas cosas, lo único que estás haciendo es comportarte como el gordito que sigue viendo al taco como el amor de su vida, pero que en realidad no quiere nada con una alimentación saludable, guácala, galletas y pan de cartón, que horrible.

 

En fin, no estoy promoviendo que seas una persona fit, estoy animándote a que te conviertas en alguien verdaderamente espiritual para que puedas ver en tu vida verdaderas victorias, avance, madurez, restauración, libertad, porque recuerda, no es que te quedes en el mismo punto, estás retrocediendo y no va a ser algo bueno.

 

Por eso dice Pablo, huye de lo malo, pero, no dejes el vacío ahí, sigue lo bueno, procúralo, persevera, ámalo, cambia tu manera de ver tu pecado, comiénzalo a ver como un enemigo, no como un mal necesario y delicioso, sino todo lo contrario, aborrécelo como Dios lo aborrece, no quieras nada que ver con él, y aprende a amar lo que es bueno.

 

¿Cuál es la palabra seguir? dióko, perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar, y me llama la atención que también tiene el significado de poner en fuga, ahuyentar, expulsar.

 

Lo cual me dice otra verdad: que la mejor manera de mantenerme libre de tentación y de maldad no es alimentando pensamientos pecaminosos, en mi mente, chismes, o codicias, o lujuria, y diciendo: te reprendo diablo, carne malvada.

 

No, la manera es siguiendo la verdad, declarándola, versículos memorizados, leer la escritura mientras estoy en oración, y en mi oración medito la verdad, la voluntad de Dios y pongo por obra sus principios, esto no solo me va a cuidar, sino que esta práctica va a ahuyentar, a poner en fuga, a expulsar esos deseos pecaminosos, cualquier tentación. Por eso la Escritura dice:

 

Gál 5:16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa.

 

Aquí está nuestra victoria, no en pelear contra la carne, sino en procurar andar en el Espíritu, ¿cómo? De esta manera, llenando todo vacío y poniendo toda mi atención en estas cosas, porque cuando lo haga, el Espíritu Santo me estará fortaleciendo y dándome la victoria en cualquier área en mi vida. Y mira lo que debemos seguir:

 

1 Ti 6:11d la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Para que puedas huir eficazmente, ahuyentar, poner en fuga lo que te destruye, tienes que perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar:

 

La justicia dikaiosúne, lo que Dios dice que es bueno, ir tras el estándar de Dios, hacer de lo que él requiere lo que yo requiero. Lo recto bueno, e íntegro.

 

La piedad, eusébeia, devoción a Dios, una vida comprometida en alma, en corazón, movido por el amor a Dios. Antes de Cristo vivimos en una profunda devoción a nosotros mismos, al conocerle, estos afectos y compromisos cambian al que le entregaste tu vida, al que te rendiste.

 

Segur la fe pístis, la confianza en Cristo, en su Palabra, en sus promesas, el comenzar a vivir no por convicciones surgidas de un corazón perverso y engañoso, de un mundo en tinieblas, sino de la verdad bíblica. Vivir guiados, fortalecidos por lo que Dios ha dicho, por quién es él y lo que manda.

 

El amor, agape, este amor incondicional, sacrificial, servicial, conocer al que es amor, y seguirlo.

 

La paciencia jupomone, la cual habla de resistencia, aguante bajo presión, pero con esperanza y gozo, creciendo en la fe, en la confianza en Dios, no resistiendo amargamente o lleno de temor y desconfianza, sino todo lo contrario. Perseverando, persistiendo, sabiendo que Dios es bueno.

 

Y por último siguiendo la mansedumbre, praótes, esta capacidad de ser sujetos al control del Espíritu Santo, mansedumbre habla de ceder control voluntariamente. Ya no vivo yo, mas ahora vives tú Señor.

 

¿A qué te suenan estas cosas? Al fruto del Espíritu, seguimos hablando de lo mismo. Y me encanta, ver algo: para el hombre de Dios, más que un ministerio, ser famoso, estudiar hasta convertirse en un erudito bíblico y escribir libros, o hacer muchas buenas obras hasta convertirse en el padre Tereso, lo más valioso es seguir, procurar un carácter.

 

Porque si tienes estos rasgos de carácter, el resto es añadidura, y no estarás en peligro de amar el dinero, o la fama, o el éxito, más que a Dios, y estarás protegido. Estas cosas son las que debe poner un hombre o mujer de Dios como su guía, como su lámpara, para poder hacer lo siguiente:

 

1 Ti 6:12a Pelea la buena batalla de la fe

1º Huimos de lo malo, 2º Seguimos lo bueno, 3º Necesitamos pelear una buena batalla. Mis hermanos, debemos dejar de vernos a nosotros mismos como los hijos mimados de un rey a los que no les debe dar ni el sol porque se enferman, no, la Biblia nos llama soldados, debes verte a ti mismo como un soldado, como un guerrero.

 

No estamos en casa y tenemos un enemigo que está comprometido con hacernos caer, con desenfocarnos, con hacer que blasfememos el nombre de nuestro Señor. No podemos pensar que el cristianismo es tener posiciones de comodidad y bienestar.

 

Si bien no a todos nos toca estar en un país donde hay persecución religiosa, de cualquier manera, batallamos con los deseos carnales que están batallando contra nuestra alma, Pablo le dijo a Timoteo:

 

2 Ti 2:3-4 Soporta el sufrimiento junto conmigo como un buen soldado de Cristo Jesús. 4 Ningún soldado se enreda en los asuntos de la vida civil, porque de ser así, no podría agradar al oficial que lo reclutó. (NTV)

 

Pablo mismo dijo en la antesala de su ejecución:

 

2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

 

Pablo dijo en Hechos 14 a la gente de Listra, Iconio y Antioquía después de haber sido apedreado:

 

Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

 

En 2 Timoteo también dijo:

 

2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

 

Nuestro Señor también nos advirtió:

 

Mat 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

 

Dice en Efesios 6:

 

Efe 6:10-13 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. 13 Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.

 

Satanás está comprometido con hacernos caer de la posición de privilegio que tenemos en Cristo, y ¿sabes en qué consiste la armadura? Verdad, justicia, el evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios, ¿te suena?

 

Hay guerra, hay batalla, no es fácil, pero un verdadero guerrero no se rinde, está orgulloso de morir en el campo de batalla por su rey.

 

Pelear es la palabra agónizomai, de donde viene nuestra palabra agonizar, y es una palabra utilizada en un contexto militar y deportivo, la cual describe la agonizante concentración, disciplina convicción y esfuerzo que se necesita o para ganar, o para sobrevivir. Y el tiempo en el que está conjugada implica que es algo que tiene que estarse haciendo continuamente.

 

Y dice la buena Kalos, batalla, es decir, muchas veces elegimos pelear por la batalla equivocada, lo vimos la semana pasada, escogemos un dios equivocado como el dinero, como los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, gastamos toda nuestra energía, recursos y talentos, y terminamos derrotados, en miseria.

 

Debemos de estar cuidando de pelear la batalla correcta, batalla es la palabra agón, de la misma raíz de agónizomai, pero aquí se refiere al conflicto espiritual con el reino de Satanás que está en constante lucha contra nosotros, contra el reino de los cielos. Debemos pelear la batalla de la fe, la cual se refiere a todo el contenido de la fe que se nos ha dado.

 

Esta es la clave, pelear la batalla correcta, hay quienes pelean por diferentes cosas, en el mejor de los casos algunas de ellas no son malas como por ejemplo la ley DACA, o las diferentes leyes que luchan por la vida, no aborto, y demás. Otras sí son para leyes impías.

 

Pero, nosotros debemos asegurarnos de estar peleando esta batalla primero que cualquier otra, y hacer que cualquier otra batalla tenga este máximo propósito, llevar a la gente a confrontarse con el Evangelio de la salvación. Ya vimos nuestra armadura, seguir, ir tras un carácter, ¿de qué otra manera?
 
II. Un hombre o una mujer De Dios decide tomar una perspectiva eterna, recordar su llamado y profesionalismo de fe en todo momento.
 

1 Ti 6:12b echa mano de la vida eterna,

Esta es otra de nuestras armas, echar mano, apoderarte, prende, toma la vida eterna, ¿en qué sentido? Timoteo ya era salvo, no, más bien tiene que ver con lo mismo que vimos al principio, es una cuestión de identidad, ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿a quién pertenezco?, ¿dónde está mi hogar?

 

Es una exhortación a vivir y servir al Señor y a su iglesia tomando en cuenta la eternidad que ya tengo, que me espera, porque si solo vivo y batallo por lo que pueda obtener en este mundo, mi perspectiva estará equivocada y muy corta. ¿Qué necesito? Hacer lo que Pablo mientras batallo, mientras entiendo que aquí no está el cielo, porque no voy a estar aquí para siempre, es un hecho, entonces debo recordar:

 

Col 3:1-5 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. (NTV)

 

Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

 

Esta es la perspectiva que un hombre o mujer de Dios debe tener para poder vivir victoriosos en este mundo. Y por si fuera poco Pablo habla recuerda el llamado, dice:

 

1 Ti 6:12c a la cual asimismo fuiste llamado,

Recordar que él nos predestinó y nos llamó para ser suyos, para pertenecerle, para transformarnos a su imagen, porque un día estaremos viviendo en su reino, como sus hijos, y no podemos vivir como hijos de tinieblas cuando se supone que hemos sido alumbrados por su luz admirable, dice la Palabra:

 

2 Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo; (NVI)

 

Efe 1:4 Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.

 

Es absurdo pensar que el llamado de Dios es a ser ricos y exitosos de acuerdo a los estándares de este mundo, el cual no le interesa en lo más mínimo lo eterno, porque ni siquiera cree en lo eterno, todo se trata de disfrutar en este mundo antes de que los gusanos se coman tu cuerpo.

 

El cual no tiene un sentido del juicio venidero, de que va a comparecer delante del justo, que le dio la vida, dice la Palabra:

 

Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

 

Pero, nosotros sabemos que este mundo es temporal, Cristo mismo dijo: mi reino no es de este mundo, si lo fuera no hubiera permitido que me crucificaran. Pero, el reino de nuestro amado Dios viene, y sus riquezas y bendiciones son mucho más que cosas temporales. Son cosas que no se destruyen, que no se pudren y que no se las roban. Y dice:

 

1 Ti 6:12c habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

Quizá en su bautizo, quizá cuando fue llamado al ministerio, pero, todos nosotros debemos recordar, en especial en los momentos de aflicción e incomodidad que hicimos una buena profesión.

 

Es decir, expresamos con nuestros labios: soy de Cristo, ya no vivo yo, vive Cristo en mí. Mi pasado solo fue un desperdicio que trajo dolor y miseria a mi vida, que llevó a Jesucristo a la cruz del calvario, porque si él no hubiera ido ahí, yo hubiera tenido que pagar con condenación eterna. Jesucristo le mandó decir a Juan cuando él estaba en la cárcel por causa de la verdad:

 

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

 

Hoy en día hay muchos pseudo creyentes porque han recibido un pseudo evangelio, o no lo han entendido, y no tienen su fe enraizada en la verdad, y dice la parábola que cuando llega la prueba por causa de la verdad tropiezan.

 

Por eso nosotros debemos recordar en todo momento lo que creímos, lo que creemos, lo que esperamos. ¿Ya hiciste tu profesión? ¿Ya declaraste al mundo entero quién es tu dueño y Señor, lo que esperas? Entonces no lo olvides en tiempos de aflicción, o tentación, te será muy útil.

 

Ahí está la victoria de nuestras vidas, mira lo que hemos venido viendo, ¿te das cuenta que no son espíritus chocarreros los que esclavizan a las personas, que, si es creyente en Cristo, no es una liberación lo que necesita, sino más bien poner por obra estos principios.

 

Entonces si realmente somos creyentes echar la culpa a los espíritus por no cambiar o ser libres es realmente una justificación, porque Dios ya nos ha dado las armas eficaces para vencer.
 
III. Un hombre o mujer De Dios es fiel al mandamiento porque entiende quien le esta enviando y delante de quien comparecerá. 
 

1 Ti 6:13a Te mando delante de Dios,

Pablo le está haciendo un mandato a Pablo, no es una opción, es algo que debería procurar con fidelidad. Y en especial Timoteo, quien le estaba siendo difícil mantenerse fiel en un lugar como la iglesia de Éfeso, la cual estaba plagada de falsa doctrina, de gente que lo tenía en poco, de pastores no calificados. Timoteo necesitaba recordar quién era su Dios.

 

Y para nosotros no es diferente, para seguir manteniéndonos santos para el Señor, fieles a su servicio a pesar de las dificultades, no debemos olvidar quién es nuestro Dios, que en todo momento estamos delante de él, y necesitamos crecer en el conocimiento de su carácter y poder. Esta debe ser la más alta motivación de todo creyente: quién es nuestro Dios. En primer lugar, Pablo nos recuerda:

 

1 Ti 6:13b que da vida a todas las cosas,

Él es todopoderoso, el creador de los cielos y la tierra, por lo tanto, el sustentador de ella, su protector, el dador de vida; si no lo has escuchado, busca las enseñanzas de Génesis, en nuestra página de Facebook, para que te des una idea de quién es nuestro Dios, de sus planes originales para nosotros. Dice la Palabra:

 

Sal 36:5-10 Tu amor inagotable, oh SEÑOR, es tan inmenso como los cielos; tu fidelidad sobrepasa las nubes. 6 Tu rectitud es como las poderosas montañas, tu justicia, como la profundidad de los océanos. Tú cuidas de la gente y de los animales por igual, oh SEÑOR. 7 ¡Qué precioso es tu amor inagotable, oh Dios! Todos los seres humanos encuentran refugio a la sombra de tus alas. 8 Los alimentas con la abundancia de tu propia casa y les permites beber del río de tus delicias. 9 Pues tú eres la fuente de vida, la luz con la que vemos. 10 Derrama tu amor inagotable sobre los que te aman; haz justicia a los de corazón sincero.

 

No solo estamos delante del Dios Todopoderoso, dice Pablo:

 

1 Ti 6:13c y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato,

Jesucristo, quien sabiendo que le iba a costar la vida, sin dudar confesó delante de Poncio Pilato que era el Rey, el Mesías, la verdad, quien le dijo entre otras cosas: mi reino no es de este mundo, no tendrías autoridad si mi Padre no te la hubiese dado. Esto nos recuerda lo que dijo el Señor:

 

Luc 9:24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

 

Cristo mismo es llamado “el Testigo Fiel”. Es decir, lo que creemos no está basado en nosotros, o en ningún hombre, sino en Cristo, quien pisó esta tierra y cambió la historia en dos.

 

Y ambos, nuestro Padre eterno, nuestro Dios, y Jesucristo nuestro salvador no solo son testigos, o jueces a quienes debemos temer, sino que nos capacitan, nos dan la victoria, nos hacen capaces de cumplir la voluntad de un Dios eterno. Dice la Palabra:

 

Efe 1:17-19 Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. 18 Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, 19 y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz

 

Efe 1:20-23 que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, 21 muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. 22 Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. 23 Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo. (NVI)

 

Y dice Pablo, Timoteo por estas sencillas razones:

 

1 Ti 6:14a que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión,

Guárdalo,
teréo, vigílalo de pérdida o daño, no lo pierdas de vista, obedécelo, vela por él, consérvalo, retenlo, protégelo, custódialo, ponlo por obra, predícalo, y cuida que así sea predicado.

 

Que el mandamiento, la Escritura, la doctrina, se mantenga
áspilos, sin mácula, sin defecto, sin contaminación, sin mancha, no lo diluyas, no lo alteres, que no tenga tacha, impecable, puro. Y sin reprensión, anepíleptos, sin culpa, irreprensible, lo cual tiene que ver con mi conducta.

 

Y como lo hemos visto, guardarlo no solo tiene que ver con cuidar de enseñar la Palabra correctamente, sino también con una conducta que sea acorde con la enseñanza. La Palabra dice:

 

2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

 

Gál 1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

 

Hay una autoridad, hay un evangelio, ningún hombre tiene el derecho de decir que hay una tradición superior a lo que ya está escrito. Y todos vamos a dar cuentas con respecto a lo que hicimos con él, si lo creímos, si lo enseñamos fielmente, si lo pusimos por obra. Y Pablo le recuerda a Timoteo:

 

1 Ti 6:14a hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,

Timoteo, no desmayes, no te canses, si Cristo no resucitó, comamos y bebamos que mañana moriremos, pero, él resucitó, no está en ningún lugar de esta tierra, su tumba está vacía, él se presentó delante de cientos de testigos, millones de creyentes han dado su vida por él. Y el prometió algo:

 

Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

 

Hch 1:9 Después de decir esto, Jesús fue levantado en una nube mientras ellos observaban, y hasta que ya no pudieron verlo. 10 Y mientras se esforzaban por verlo ascender al cielo, dos hombres vestidos con túnicas blancas de repente se pusieron en medio de ellos. 11 «Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».

 

No sé en qué momento de tu fe estés, pero espero que no seas de los que dicen sin ningún reparo: “yo conozco de Dios, pero estoy alejado, pero mi compromiso no es como el que un día tuve”. Cuidado mira delante de quién realmente estás, y además, no quieres alejarte avergonzado cuando él regrese.

 

Sí, estamos en una guerra, y cuesta trabajo huir, seguir, pelear, pero no va a ser eterno, hay un fin, y ese fin está cerca, de acuerdo a lo que vemos en la Escritura, el Señor dijo hablando de todas las señales que hemos estado presenciando:

 

Luc 21:28 Por lo tanto, cuando todas estas cosas comiencen a suceder, pónganse de pie y levanten la mirada, ¡porque la salvación está cerca!

 

No te canses de hacer el bien, no desmayes. Y mira lo que pasará cuando Cristo regrese:

 

1 Ti 6:15a la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado

En el tiempo prescrito por Dios, quien es el único que sabe cuándo, nadie más lo sabe, palabras de nuestro Señor Jesucristo el regreso de nuestro Señor Jesucristo va a

deiknúo

, mostrar, manifestar, explicar, exhibir, en todo su esplendor a nuestro Señor. No será algo oculto, él dijo:

 

Luc 17:24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.

 

Y cando eso suceda todo ojo le verá, toda rodilla se doblará, toda lengua confesará que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre. Y me encantan los adjetivos:

 

Bienaventurado. Dios nos puede hacer felices y dichosos porque él lo es,
makários
, a pesar de todo lo que vemos, Dios está feliz, contento, satisfecho, en paz, con perfecto gozo, porque él conoce el fin, y en el fin, él será victorioso y su justicia perfecta sobre todo hombre, nada se puede interponer ante él, ¿por qué? No solo es bienaventurado, dice Pablo:

 

1 Ti 6:15a solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,

Solo él es Dios, él es absolutamente soberano, no le da cuentas a nadie, ni fue creado por nadie, él es, siempre ha sido y será.

 

El poder de todos las estrellas y galaxias son finitas, tienen un fin, pero, él no lo tiene, su poder no tiene límites, él gobierna y todo se mueve hoy de acuerdo a sus planes. Él está sobre todo gobierno, o autoridad, no hay tal cosa como el mal contra el bien, lucha de titanes. Solo hay un Dios dueño de todo, sustentador de todo.

Lo cual nos hace descansar y tener la paz de que lo que él dice sucederá, sin importar nada, por eso podemos descansar en él, por eso debemos conocer sus promesas, de ahí surge la fe. La fe no es fe en la fe, no es disposición humana, o adrenalina, es conocer a un Dios Todopoderoso que no cambia y que lo que promete será, a pesar de tiempo, espacio o lo que sea.

 

Él tiene todo bajo control, no necesitamos preocuparnos ser transigentes, forzar cosas, el éxito de esta iglesia no depende de nuestro ingenio, sabiduría o talento. Nuestra responsabilidad es conocerlo y confiar en él, ahí está nuestro descanso, nuestro reposo. Y dice:

 

1 Ti 6:16a el único que tiene inmortalidad,

Los romanos pensaban que los emperadores eran inmortales, pero, dice Pablo, solo Dios es inmortal, es decir, no muere, en el ser humano hay eternidad, pero los incrédulos morirán eternamente, es decir, no serán aniquilados, estarán consientes en un infierno sin fin.  Claro no es lo que Dios había planeado para ellos, pero por su propia necedad ahí estarán, pero, Dios es inmortal, dice el Salmo:

 

Sal 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

 

Nuestro amado Dios está por encima de la historia y más allá del tiempo, de manera que podemos estar consolados, por eso Pablo decía:

 

2 Co 4:17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.

 

Y no solo eso, dice:

 

1 Ti 6:16b que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver,

Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, vive completamente separado del pecado, en un ambiente de absoluta pureza. Eso lo hace inaccesible, para nosotros, imposible siquiera de ver, por dos causas:

 

Piensa en una diminuta hormiga en la pata de un elefante africano, sencillamente los ojos de la hormiga no lo ven, ni lo aprecian, para ella es una montaña más que recorrer, no entiende su existencia. Si no fuese porque Dios se revela a nosotros, nosotros jamás sospecharíamos quien es él. El Dios no conocido le decían los griegos, Pablo decía, Dios se revela para que quizá palpando lo encontremos.

 

Segundo, no tenemos un cuerpo adecuado para verle, este cuerpo es chafísima, no podemos ver el sol directamente sin el peligro de quedar ciegos. Ahora, ni una pizca de maldad puede estar delante de Dios sin ser consumida. Y la biblia dice:

 

Heb 12:29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Sal 5:4-6 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti. 5 Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad. 6 Destruirás a los que hablan mentira;

Éxo 33:20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.

 

Hoy eso no es posible, no es posible ver a Dios en toda su gloria, sin embargo, qué maravilloso que en Cristo esperamos una resurrección, un nuevo cuerpo para poder habitar y ver la luz gloriosa de nuestro Señor. Hoy solo le podemos ver por la fe, cuando confiamos en su Palabra, pero, él prometió:

 

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

El Señor es quien nos ha justificado, y nos limpia por su Espíritu. Dice también:

 

1 Co 13:12 Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara.

 

Esto nos debe inspirar doblemente, para huir, seguir y pelear, pero, no solo eso, sino saber y confiar en que Dios es más grande que cualquiera de nuestros problemas o situaciones, pero debemos rendirnos a él y comenzar a confiar y a obedecer. Por eso dice pablo:

 

1 Ti 6:16b al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

Es decir, por lo tanto, que Dios sea respetado, que se le dé el peso, el valor, la importancia correcta, y que su reino nunca termine. En toda doxología como esta se menciona lo mismo. Dios es digno de toda nuestra honra, respeto, obediencia, de recibir nuestras vidas por completo.

 

Todo esto debería ser suficiente para obedecer, para no temer, para luchar como buenos soldados de Jesucristo, para no desmayar, para vivir vidas justas y piadosas. Te voy a decir un principio maravilloso de Jhon McArthur, dice:

La forma en la que una persona vive refleja directamente lo que realmente cree acerca de Dios.

 

Un escritor llamado A. W. Tozer escribió: “Lo que viene a nuestra mente cuando reflexionamos sobre Dios es lo más importante acerca de nosotros”. El punto es, ¿cómo concebimos a Dios en lo profundo de nuestro corazón? Porque lo que viene a nuestra mente cuando pensamos en Dios es lo que realmente predice con certeza nuestro futuro espiritual. 

 

Mis hermanos, ¿cuáles son nuestras decisiones, nuestro estilo de vida, más allá de lo que decimos conocer de la Biblia? Si vivimos impíamente, eso significa dos cosas: no lo conocemos, o lo conocemos pero somos temerarios, porque estamos delante del fuego consumidor, y solo alguien impío puede desafiar a Dios de esa manera, y no va a quedar impune, si no se arrepiente, el juicio ya viene, no se tarda. Y Pablo cierra, y nosotros cerramos esta carta:
 
IV. Mandatos finales para un hombre o una mujer De Dios con respecto al dinero y a la falsa doctrina. 

1 Ti 6:17a A los ricos de este siglo

A aquellos que en este período de tiempo Dios les concedió riquezas de este mundo, después de lo que ya hablamos de las riquezas, y de ver quién es el verdadero dueño de ellas, dice Pablo mándales dos cosas:

 

1 Ti 6:17b manda que no sean altivos,

Que se cuiden de ser hupsélophroneó, un verbo compuesto que significa, “pensar alto”, es decir, no se dejen marear por las riquezas, no sean altaneros ni tengan una elevada opinión de sí mismos, no desprecien a los que están abajo en la escala económica, cuídense del orgullo, ya vimos bastante acerca del dinero la semana pasada.

 

El rasgo de carácter de un hijo de Dios es la humildad, no el orgullo, somos simples mayordomos de lo que no es nuestro, y se nos va a pedir cuentas, y dice Pablo:

 

1 Ti 6:17c ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas,

Cuidado, es una tentación comenzar a ver a los demás inferiores, como siervos, y comenzar a servir al dios mammoná, y es un dios equivocado, recuérdales que no confíen en sus riquezas, no son un dios confiable, las circunstancias pueden cambiar en un instante, pregúntale a la directora de la escuela esta que se cayó en México. Dice la Palabra:

 

Pro 23:4-5 No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. 5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo.

 

Ya lo vimos no son las riquezas en sí lo que es malo, eso es neutral, es que pongas tu confianza en ellas, que creas que de ellas depende tu seguridad, tu felicidad, tu tranquilidad, tu éxito. Pablo vuelve a recordar:

 

1 Ti 6:17d sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Dos cosas, cualquier ídolo, en especial las riquezas es un dios inútil que no tiene ojos para ver, ni oídos para oír, ni piensa, ni camina, sin embargo, es totalmente destructivo servirlo, idolatrarlo. Pero, nuestro Dios, lo acabamos de ver, es el Todopoderoso, el Dios vivo y verdadero.

 

Tienes que cambiar tus convicciones y comenzar a pensar que es Dios de quien dependes, es él quien te permite seguir pensando, utilizando tus dones, tus recursos, él te los dio y te permite usarlos cada día, él te cuida para que vayas a trabajar y regreses y no te ocurra nada en el camino, o la empresa quiebre, o te corran de tu trabajo, o haya una depresión económica que haga que tus inversiones no valgan nada.

 

Es Dios y siempre ha sido nuestro verdadero benefactor, porque solo él es el Dios vivo. Él es quien nos provee de todo para que lo disfrutemos, no es Satanás, no es la codicia; y nos da en abundancia, al contrario, la codicia es la que nos empobrece, dice la Palabra:

 

Pro 11:24-25 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. 25 El generoso prosperará, y el que reanima a otros será reanimado. (NTV)

 

Escoge al Dios correcto, sirve al Dios correcto, no olvides quién es él, que tus hábitos financieros hablen de que en verdad entiendes quién es tu benefactor. Y dice:

 

1 Ti 6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;

Pablo dice, en lugar de orgullosos, que hagan el bien, que vean las riquezas como un medio para bendecir, para manifestar el carácter de un hombre o mujer de Dios, dando con liberalidad, es decir, sin esperar nada a cambio, sin esperar ganar control o reconocimiento, y además listos para compartir de lo que Dios les ha confiado, ¿para qué?

 

1 Ti 6:19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

Así es como se invierte en lo celestial, así es como se está seguro de estar enviando nuestras posesiones al cielo, y estamos dejando un fundamento, al no vivir solo para lo temporal y para auto saciarnos, sino pensando en una inversión eterna. Santiago escribió con respecto a los orgullosos y avaros:

 

Stg 5:1-3 Presten atención, ustedes los ricos: lloren y giman con angustia por todas las calamidades que les esperan. 2 Su riqueza se está pudriendo, y su ropa fina son trapos carcomidos por polillas. 3 Su oro y plata han perdido su valor. Las mismas riquezas con las que contaban les consumirán la carne como lo hace el fuego. El tesoro que han acumulado se usará como evidencia contra ustedes el día del juicio.

 

¿Por qué? Porque nunca pasó de servir para auto saciarse, porque nunca hubo una inversión eterna, entonces la riqueza se estancó, se pudrió, y al llegar al cielo ya no tenía ningún valor, al contrario, era desperdicio, era algo desagradable, y lo peor, evidencia para pérdida en el día del juicio, si no es que algo peor. Y Pablo remarca otra cosa:

 

1 Ti 6:20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, 1 Ti 6:21 la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

Una vez más le vuelve a repetir: guarda esta sana doctrina que ya se te encomendó, calvarianos, guardemos esta sana doctrina. Hay pláticas vanas, hay argumentos del falso conocimiento, ya hablamos de esto a lo largo de toda la carta.

 

Si no cuidamos de amar la Escritura, de ponerla por obra, de relacionarnos con ella, corremos el peligro de extraviarnos de la fe, y hermanos, no es un buen lugar para estar, ya de por sí, vivimos en un mundo perdido, que no nos pase.

 

Al parecer era un gran problema en Éfeso, y sí porque esta era una de las ciudades más prominentes en Asia, y no solo el amor al dinero y a este mundo, sino falsa doctrina, un desinterés por la verdad, por pretender escuchar lo que yo quiero escuchar y no estar dispuestos a obedecer.

 

1 Ti 6:21b La gracia sea contigo. Amén.

Es todo lo que necesitamos, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, Jaris. No podemos andar sin ella, no podemos hacer nada sin ella.

 

Que Dios nos permita avanzar en su Palabra, pero, no solo para ganar información de la Biblia, sino para que en verdad podamos conocer a nuestro Dios, recuerda, nuestro estilo de vida manifiesta si realmente conocemos y amamos a nuestro Dios.

 
WatchNotesDownloadDateTitle
  • Oct 22, 20171 Timote 6.11-21Lo Que Un Verdadero Hombre O Mujer De Dios Deberían Procurar
    Oct 22, 2017
    1 Timote 6.11-21Lo Que Un Verdadero Hombre O Mujer De Dios Deberían Procurar
    Series: 1 Timoteo

    LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.

    1 Timoteo 6:11 – 21

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, para ser nutridos y crecer sanos espiritualmente. Somos la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

                                              

    Somos miembros del cuerpo de Cristo, y cada uno de nosotros formamos parte y representamos, este maravilloso organismo llamado la iglesia; diseñado y escogido por Dios el Padre; redimido, limpiado, y perdonado por Dios el Hijo, y engendrado por Dios Espíritu Santo, en aquel día de pentecostés.

     

    Nosotros, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan hacia un mundo perdido, revelando su gloria, haciendo que su luz brille a través de nosotros en un mundo en tinieblas.

     

    Pero, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, cuando fijamos nuestros ojos en él y en su Palabra, le seguimos fielmente, y somos transformados a su imagen, es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

     

    Y predicando todo el consejo de Dios, hoy terminamos esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden. Pablo tiene que decirle a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Y precisamente el tema que corre a lo largo de esta es la
    sana doctrina, la cual se enfoca en dos cosas, a nivel interno: el carácter, una vida regenerada, en proceso de transformación por el poder del Espíritu y la Palabra.  A nivel externo, una buena conducta, la cual confirma la nueva vida, la persona redimida por el Espíritu Santo.

     

    Las dos cosas surgen de un amor que nace de un corazón limpio y sincero, una conciencia en buen estado, y una fe genuina, no hipócrita.

     

    Hemos aprendido que lo más importante es cuidar de estar siguiendo la sana doctrina para mantenernos sanos, porque una doctrina sana, da como resultado una vida sana, y una doctrina enferma, da como resultado una vida enferma.

     

    Hemos aprendido que la sana doctrina no son mitos o genealogías interminables, palabras infladas, religión, sino que, es el amor de Dios en acción.

     

    No son requisitos, o religiosidad, es la gracia salvadora de Dios, que rescata, limpia, regenera a un pecador muerto en sus delitos y pecados que por gracia de Dios se le da vida para que elija responder a este amor.

     

    Es un amor sincero por los incrédulos, una vida que manifiesta el carácter de Cristo en cada área de la vida, familia, trabajo e iglesia. Por lo mismo, hay que cuidarse del engaño, de la hipocresía, de los falsos maestros, ¿cómo? Manteniéndonos y manteniendo a la iglesia bien nutrida con todo el consejo de Dios.

     

    Y es el cierre de esta carta, de manera que Pablo está haciendo énfasis en las cosas más importantes, nos dice: aprendan a identificar a los falsos maestros, a falsas doctrinas. Y partiendo de estos falsos maestros, quienes toman la piedad como fuente de ganancia, Pablo nos dice: cuidado con el amor al dinero.

     

    ¿Por qué es así? ¿Por qué llega a ser tan importante el dinero en nuestras vidas? Porque, así como muchas cosas en esta vida el dinero se convierte en un ídolo cuando lo amamos poniendo toda nuestra confianza en él, y podríamos decir que es el mayor de los ídolos.

     

    O utilizarás a Dios para obtener lo que verdaderamente amas, y en lo cual tienes tu confianza, lo cual son las riquezas o posesiones, o utilizarás las posesiones y las riquezas para servir al Dios que te salvó y al cuál amas, y en el cual confías.

     

    Aprendimos que solo uno de los dos es eficaz, y que confiar y servir al dios equivocado trae serias consecuencias a nuestras vidas, no solo materiales, sino espirituales. Vimos el efecto perjudicial del amor al dinero y la cura.

     

    Vimos que: La vacuna contra la codicia y el amor al dinero es la piedad y el contentamiento. No debemos amar al dinero porque el dinero es algo temporal. Aprender a vivir con poco es la clave del verdadero contentamiento. El dinero como un dios es una carnada que nos robará la libertad y terminará por destruirnos porque el amor al dinero es raíz de todos los males.

     

    El siguiente texto es el cierre de esta carta, y Pablo ya ha definido la sana doctrina, de manera que, este es su mensaje final de ánimo, de exhortación a lo que es correcto, un mensaje de obediencia en respuesta al amor de Dios derramado por pura gracia sobre una persona que él decide salvar y poner en el ministerio.

     

    Es un mensaje de lo que un verdadero hombre de Dios debería estar procurando. Por eso yo titulé este mensaje: LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.
     

    I. Un hombre o mujer De Dios debe aprender a huir de lo malo, seguir lo bueno, y pelear la batalla correcta.

    1 Ti 6:11a Mas tú, oh hombre de Dios,

    Pablo comienza con un maravilloso contraste, y dice, pero tú, oh hombre de Dios, haciendo un énfasis que describe convicción, gozo, esperanza, agradecimiento a Dios, Timoteo, recuerda quién eres, recuerda que eres propiedad de Dios.

     

    Este término solo se utiliza aquí en el NT, pero es ampliamente utilizado en el AT para referirse a cada siervo de Dios, cada profeta, Moisés, Jeremías, Samuel, otros hombres sin nombre, aquellos que llevaban la Palabra de Dios a su pueblo, todos ellos eran llamados hombres de Dios.

     

    Y tú puedes decir: “entonces, ¿soy yo un hombre o una mujer de Dios?”; yo creo que debes verte así, dice en 1 Cor:

     

    1 Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

     

    En realidad, todos aquellos que nos hacemos llamar cristianos debemos estar conscientes de esto, hemos sido comprados por precio, la sangre de Cristo se ha derramado para adoptarnos, para libertarnos del pecado, hemos recuperado la imagen de Dios en Cristo, hemos sido puestos para manifestar la gloria de Dios en palabra y en obra.

     

    Me encanta la Biblia entre muchas otras cosas porque ella siempre nos da razones para obedecer sus principios. La religión y el legalismo solo nos dan mandatos sin una explicación satisfactoria. Y yo termino pensando, si vengo a Dios, él me va a quitar todo lo que me gusta y no estoy listo para eso, soy muy joven y quiero vivir. Nada más alejado de la verdad.

     

    La Biblia nos abre los ojos y nos muestra verdaderamente quién es Dios, cuál es su voluntad, y en este caso nos dice realmente nuestra verdadera identidad, quiénes somos, cuál es nuestro valor, nuestro propósito, el significado de lo que somos y por qué lo hacemos. La Biblia siempre nos muestra la razón lógica por la cual somos, y debemos ser diferentes. Dice en Romanos:

     

    Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.

     

    Por eso me encanta el término, Hombre de Dios, o Mujer de Dios en todo caso, mis hermanos, necesitamos hacer consciencia de que ya de por sí, es un gran privilegio el ser identificados como posesión personal de Dios, como hijos, como siervos del Dios viviente, por lo mismo, es una gran responsabilidad.

     

    Si no has entendido quién eres, entiendo por qué te cuesta tanto trabajo abandonar ídolos inútiles y además sucios que te roban, que te dejan en miseria, te hace falta encontrarte frente a frente con el Dios vivo, no lo conoces, por eso prefieres la comida podrida de este mundo, a la gloriosa comida de vida eterna que Dios te ofrece en Cristo. Pídele a Dios que se revele a tu vida.

     

    Y Pablo ha venido hablado de falsos maestros que aman el dinero, que han sido consumidos por codicias necias y dañosas y ellos y sus discípulos se han hundido en destrucción y perdición, falsa doctrina, hipocresía, legalismo, jactancia, mentira, amor al dinero, gente engañada por doctrinas de demonios, con conciencias cauterizadas, corruptos de entendimiento.

     

    Y le está diciendo: Timoteo, tú no perteneces a ese grupo, tú eres un hombre de Dios, por lo tanto, hay varias cosas que un verdadero hombre de Dios debe hacer. Número uno:

     

    1 Ti 6:11b huye de estas cosas,

    Como hombres y mujeres de Dios necesitamos aprender que hay cosas contra las cuales no estamos llamados a pelear por una sencilla razón: porque vamos a perder. Como decimos, hay cosas que debemos decir: “patitas para qué las quiero”, “más vale aquí corrió que aquí murió”.

     

    Hay lugares a los que no debo pisar, gente a la que no debo frecuentar, pláticas en las que no debo estar, cosas que no debo ver.

     

    Yo recuerdo cuando le entregué mi vida al Señor, tenía amigos y compañeros de trabajo de muchos años, y practicábamos juntos una conducta nada piadosa, la presión era fuerte y siendo incrédulos, pues imagínate.

     

    De manera que, yo tuve que abandonar por completo estos amigos, y no que no les estimara, o que les juzgara, pero, su influencia no era buena para mí y mucho menos siendo yo un nuevo creyente.

     

    Hoy en día, hablo de manera personal obviamente, y no como un mandato porque cada uno conoce sus debilidades, pero, yo no me permito tener tv abierta, no me permito escuchar música que sé que me va a llevar a pensamientos que no debo, mi computadora tiene un programa que monitorea las páginas web que visito, y que bloquea las que son inadecuadas.

     

    Yo debo cuidar no estar cerca de gente que ama el dinero, especialmente aquellos que se llaman ministros de Dios.

     

    En fin, hay cosas de las que debemos huir, feugo, fugarse, esquivar, desterrar, escapar, evitar, eludir, el peligro, desaparecer, hacerse invisibles de, desvanecerse rápidamente. De manera intencional y sin pensar debes correr, de pasiones necias y dañinas, amor al dinero, falsas doctrinas, todo tipo de pasión desordenada, debes decir: con permiso, esto no es de mi incumbencia, adiós.

     

    Me recuerda José con la esposa de Potifar en Génesis 39, la cual lo buscaba, se le insinuaba, porque quería seducirlo, él se negaba, y le daba explicaciones, no, como cree, yo respeto a usted a mi amo, y el último intento de esta mujer fue hacer que no estuviera nadie en casa sino ella y él, y dice:

     

    Gén 39:10-12 Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, 11 aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. 12 Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.

     

    Aquí no hubo mayor explicación, es see you later. De hecho, hay otras cosas en las que la Biblia nos dice, huyan, no razonen, no pretendan hacerse los open mind, los valientes, nada tienen que hacer ahí. Pablo le dirá a Timoteo en la siguiente carta:

     

    2 Ti 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

     

    A los corintios Pablo les dice:

     

    1 Co 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

     

    También nos dicen Pablo y Juan:

     

    1 Co 10:14  Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 1 Jn 5:21 Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

     

    Todas estas cosas, los ídolos de este mundo como el amor al dinero, el pecado, nuestra naturaleza pecaminosa que batalla contra nuestra alma, pretenden seducirnos, por lo mismo, debemos entrenarnos para huir de ellos, no razonar, no pelear; sí hay una batalla que pelear, pero, no es esta.

     

    Nada de que fui a tal lugar para ver qué tan fundado estaba en mi fe, o fui porque ya soy maduro en la fe, nada que ver. Pero, no solo debemos huir, hay otra cosa que debemos hacer, dice Pablo:

     

    1 Ti 6:11c y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

    Cuando se trata de legalismo, de meras normas, leyes, requisitos los cuales debo seguir con mi supuesta fuerza de voluntad lo único que obtengo es una gigantesca apariencia de piedad porque por dentro estoy como un perrito frente a un bistec que no lo dejan probarlo, con la baba caída, o buscando maneras de medio cumplir externamente y por dentro ver cómo arreglármelas para seguir haciendo lo que realmente me gusta.

     

    Pero, en el Señor no es así, el Señor no deja un vacío en aquello que nos pide soltar, él siempre lo va a llenar, y nos va a dar no solo el poder de huir, sino que nos va a llenar, nos va a dar propósito; de manera que no vamos a estar como ese perrito, sino más bien saciados, felices.

     

    Por ejemplo, si yo tengo días perdido en el desierto sin comer, y me encuentro alguien que tiene una lata de comida de perro, te aseguro que sí me la como y hasta con gusto, pero si vengo del mejor restaurante de carne, y alguien me ofrece una lata de comida de perro, yo le voy a decir: ¿me estás insultando? No gracias.

     

    De la misma manera es en Cristo, Dios no solo nos pide que nos abstengamos, de algo, sino que nos llenemos con lo que sí nos sacia. Dios no te llama a “portarte bien” y que en una semana digas: “ta difícil, ya no puedo, ya voy a cuitear”, como se dice aquí, ¡no!

     

    Si bien Dios te manda abstenerte y huir de lo malo, te manda a hacer una decisión de seguir lo bueno, así como los deportistas, el gordito que piensa en dietas, solo las respeta uno o dos días, o quizá lo logra por medio año, pero, le falla y se pone más gordito que antes.

     

    No así el que cambia dese su mente y corazón la manera de ver la alimentación y el ejercicio, este es el tipo de persona que ya no engorda otra vez.

     

    Uno ve la comida como su tierra prometida: un día te veré y otra vez me comeré esos deliciosos tacos. La otra comienza a ver los tacos como enemigos: un taco es colesterol, es grasa, representa abdominales por hacer, granos a mi cara, en otras palabras: uno ve el taco como algo delicioso que un día volverá a ver, el otro lo ve como su enemigo, ¿cuál de los dos va a perseverar?

     

    De la misma manera, si tú me dices: ¡es muy difícil Chuy, ya lo intenté! ¿Qué intentaste, dejar de hacer el mal, o comenzar a perseverar en la verdad?

     

    Hay una gran diferencia, porque si solo dejaste de hacer el mal, sin perseverar en el la Palabra, en seguir estas cosas, lo único que estás haciendo es comportarte como el gordito que sigue viendo al taco como el amor de su vida, pero que en realidad no quiere nada con una alimentación saludable, guácala, galletas y pan de cartón, que horrible.

     

    En fin, no estoy promoviendo que seas una persona fit, estoy animándote a que te conviertas en alguien verdaderamente espiritual para que puedas ver en tu vida verdaderas victorias, avance, madurez, restauración, libertad, porque recuerda, no es que te quedes en el mismo punto, estás retrocediendo y no va a ser algo bueno.

     

    Por eso dice Pablo, huye de lo malo, pero, no dejes el vacío ahí, sigue lo bueno, procúralo, persevera, ámalo, cambia tu manera de ver tu pecado, comiénzalo a ver como un enemigo, no como un mal necesario y delicioso, sino todo lo contrario, aborrécelo como Dios lo aborrece, no quieras nada que ver con él, y aprende a amar lo que es bueno.

     

    ¿Cuál es la palabra seguir? dióko, perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar, y me llama la atención que también tiene el significado de poner en fuga, ahuyentar, expulsar.

     

    Lo cual me dice otra verdad: que la mejor manera de mantenerme libre de tentación y de maldad no es alimentando pensamientos pecaminosos, en mi mente, chismes, o codicias, o lujuria, y diciendo: te reprendo diablo, carne malvada.

     

    No, la manera es siguiendo la verdad, declarándola, versículos memorizados, leer la escritura mientras estoy en oración, y en mi oración medito la verdad, la voluntad de Dios y pongo por obra sus principios, esto no solo me va a cuidar, sino que esta práctica va a ahuyentar, a poner en fuga, a expulsar esos deseos pecaminosos, cualquier tentación. Por eso la Escritura dice:

     

    Gál 5:16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa.

     

    Aquí está nuestra victoria, no en pelear contra la carne, sino en procurar andar en el Espíritu, ¿cómo? De esta manera, llenando todo vacío y poniendo toda mi atención en estas cosas, porque cuando lo haga, el Espíritu Santo me estará fortaleciendo y dándome la victoria en cualquier área en mi vida. Y mira lo que debemos seguir:

     

    1 Ti 6:11d la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

    Para que puedas huir eficazmente, ahuyentar, poner en fuga lo que te destruye, tienes que perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar:

     

    La justicia dikaiosúne, lo que Dios dice que es bueno, ir tras el estándar de Dios, hacer de lo que él requiere lo que yo requiero. Lo recto bueno, e íntegro.

     

    La piedad, eusébeia, devoción a Dios, una vida comprometida en alma, en corazón, movido por el amor a Dios. Antes de Cristo vivimos en una profunda devoción a nosotros mismos, al conocerle, estos afectos y compromisos cambian al que le entregaste tu vida, al que te rendiste.

     

    Segur la fe pístis, la confianza en Cristo, en su Palabra, en sus promesas, el comenzar a vivir no por convicciones surgidas de un corazón perverso y engañoso, de un mundo en tinieblas, sino de la verdad bíblica. Vivir guiados, fortalecidos por lo que Dios ha dicho, por quién es él y lo que manda.

     

    El amor, agape, este amor incondicional, sacrificial, servicial, conocer al que es amor, y seguirlo.

     

    La paciencia jupomone, la cual habla de resistencia, aguante bajo presión, pero con esperanza y gozo, creciendo en la fe, en la confianza en Dios, no resistiendo amargamente o lleno de temor y desconfianza, sino todo lo contrario. Perseverando, persistiendo, sabiendo que Dios es bueno.

     

    Y por último siguiendo la mansedumbre, praótes, esta capacidad de ser sujetos al control del Espíritu Santo, mansedumbre habla de ceder control voluntariamente. Ya no vivo yo, mas ahora vives tú Señor.

     

    ¿A qué te suenan estas cosas? Al fruto del Espíritu, seguimos hablando de lo mismo. Y me encanta, ver algo: para el hombre de Dios, más que un ministerio, ser famoso, estudiar hasta convertirse en un erudito bíblico y escribir libros, o hacer muchas buenas obras hasta convertirse en el padre Tereso, lo más valioso es seguir, procurar un carácter.

     

    Porque si tienes estos rasgos de carácter, el resto es añadidura, y no estarás en peligro de amar el dinero, o la fama, o el éxito, más que a Dios, y estarás protegido. Estas cosas son las que debe poner un hombre o mujer de Dios como su guía, como su lámpara, para poder hacer lo siguiente:

     

    1 Ti 6:12a Pelea la buena batalla de la fe

    1º Huimos de lo malo, 2º Seguimos lo bueno, 3º Necesitamos pelear una buena batalla. Mis hermanos, debemos dejar de vernos a nosotros mismos como los hijos mimados de un rey a los que no les debe dar ni el sol porque se enferman, no, la Biblia nos llama soldados, debes verte a ti mismo como un soldado, como un guerrero.

     

    No estamos en casa y tenemos un enemigo que está comprometido con hacernos caer, con desenfocarnos, con hacer que blasfememos el nombre de nuestro Señor. No podemos pensar que el cristianismo es tener posiciones de comodidad y bienestar.

     

    Si bien no a todos nos toca estar en un país donde hay persecución religiosa, de cualquier manera, batallamos con los deseos carnales que están batallando contra nuestra alma, Pablo le dijo a Timoteo:

     

    2 Ti 2:3-4 Soporta el sufrimiento junto conmigo como un buen soldado de Cristo Jesús. 4 Ningún soldado se enreda en los asuntos de la vida civil, porque de ser así, no podría agradar al oficial que lo reclutó. (NTV)

     

    Pablo mismo dijo en la antesala de su ejecución:

     

    2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

     

    Pablo dijo en Hechos 14 a la gente de Listra, Iconio y Antioquía después de haber sido apedreado:

     

    Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

     

    En 2 Timoteo también dijo:

     

    2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

     

    Nuestro Señor también nos advirtió:

     

    Mat 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

     

    Dice en Efesios 6:

     

    Efe 6:10-13 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. 13 Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.

     

    Satanás está comprometido con hacernos caer de la posición de privilegio que tenemos en Cristo, y ¿sabes en qué consiste la armadura? Verdad, justicia, el evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios, ¿te suena?

     

    Hay guerra, hay batalla, no es fácil, pero un verdadero guerrero no se rinde, está orgulloso de morir en el campo de batalla por su rey.

     

    Pelear es la palabra agónizomai, de donde viene nuestra palabra agonizar, y es una palabra utilizada en un contexto militar y deportivo, la cual describe la agonizante concentración, disciplina convicción y esfuerzo que se necesita o para ganar, o para sobrevivir. Y el tiempo en el que está conjugada implica que es algo que tiene que estarse haciendo continuamente.

     

    Y dice la buena Kalos, batalla, es decir, muchas veces elegimos pelear por la batalla equivocada, lo vimos la semana pasada, escogemos un dios equivocado como el dinero, como los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, gastamos toda nuestra energía, recursos y talentos, y terminamos derrotados, en miseria.

     

    Debemos de estar cuidando de pelear la batalla correcta, batalla es la palabra agón, de la misma raíz de agónizomai, pero aquí se refiere al conflicto espiritual con el reino de Satanás que está en constante lucha contra nosotros, contra el reino de los cielos. Debemos pelear la batalla de la fe, la cual se refiere a todo el contenido de la fe que se nos ha dado.

     

    Esta es la clave, pelear la batalla correcta, hay quienes pelean por diferentes cosas, en el mejor de los casos algunas de ellas no son malas como por ejemplo la ley DACA, o las diferentes leyes que luchan por la vida, no aborto, y demás. Otras sí son para leyes impías.

     

    Pero, nosotros debemos asegurarnos de estar peleando esta batalla primero que cualquier otra, y hacer que cualquier otra batalla tenga este máximo propósito, llevar a la gente a confrontarse con el Evangelio de la salvación. Ya vimos nuestra armadura, seguir, ir tras un carácter, ¿de qué otra manera?
     
    II. Un hombre o una mujer De Dios decide tomar una perspectiva eterna, recordar su llamado y profesionalismo de fe en todo momento.
     

    1 Ti 6:12b echa mano de la vida eterna,

    Esta es otra de nuestras armas, echar mano, apoderarte, prende, toma la vida eterna, ¿en qué sentido? Timoteo ya era salvo, no, más bien tiene que ver con lo mismo que vimos al principio, es una cuestión de identidad, ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿a quién pertenezco?, ¿dónde está mi hogar?

     

    Es una exhortación a vivir y servir al Señor y a su iglesia tomando en cuenta la eternidad que ya tengo, que me espera, porque si solo vivo y batallo por lo que pueda obtener en este mundo, mi perspectiva estará equivocada y muy corta. ¿Qué necesito? Hacer lo que Pablo mientras batallo, mientras entiendo que aquí no está el cielo, porque no voy a estar aquí para siempre, es un hecho, entonces debo recordar:

     

    Col 3:1-5 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. (NTV)

     

    Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

     

    Esta es la perspectiva que un hombre o mujer de Dios debe tener para poder vivir victoriosos en este mundo. Y por si fuera poco Pablo habla recuerda el llamado, dice:

     

    1 Ti 6:12c a la cual asimismo fuiste llamado,

    Recordar que él nos predestinó y nos llamó para ser suyos, para pertenecerle, para transformarnos a su imagen, porque un día estaremos viviendo en su reino, como sus hijos, y no podemos vivir como hijos de tinieblas cuando se supone que hemos sido alumbrados por su luz admirable, dice la Palabra:

     

    2 Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo; (NVI)

     

    Efe 1:4 Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.

     

    Es absurdo pensar que el llamado de Dios es a ser ricos y exitosos de acuerdo a los estándares de este mundo, el cual no le interesa en lo más mínimo lo eterno, porque ni siquiera cree en lo eterno, todo se trata de disfrutar en este mundo antes de que los gusanos se coman tu cuerpo.

     

    El cual no tiene un sentido del juicio venidero, de que va a comparecer delante del justo, que le dio la vida, dice la Palabra:

     

    Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

     

    Pero, nosotros sabemos que este mundo es temporal, Cristo mismo dijo: mi reino no es de este mundo, si lo fuera no hubiera permitido que me crucificaran. Pero, el reino de nuestro amado Dios viene, y sus riquezas y bendiciones son mucho más que cosas temporales. Son cosas que no se destruyen, que no se pudren y que no se las roban. Y dice:

     

    1 Ti 6:12c habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

    Quizá en su bautizo, quizá cuando fue llamado al ministerio, pero, todos nosotros debemos recordar, en especial en los momentos de aflicción e incomodidad que hicimos una buena profesión.

     

    Es decir, expresamos con nuestros labios: soy de Cristo, ya no vivo yo, vive Cristo en mí. Mi pasado solo fue un desperdicio que trajo dolor y miseria a mi vida, que llevó a Jesucristo a la cruz del calvario, porque si él no hubiera ido ahí, yo hubiera tenido que pagar con condenación eterna. Jesucristo le mandó decir a Juan cuando él estaba en la cárcel por causa de la verdad:

     

    Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

     

    Hoy en día hay muchos pseudo creyentes porque han recibido un pseudo evangelio, o no lo han entendido, y no tienen su fe enraizada en la verdad, y dice la parábola que cuando llega la prueba por causa de la verdad tropiezan.

     

    Por eso nosotros debemos recordar en todo momento lo que creímos, lo que creemos, lo que esperamos. ¿Ya hiciste tu profesión? ¿Ya declaraste al mundo entero quién es tu dueño y Señor, lo que esperas? Entonces no lo olvides en tiempos de aflicción, o tentación, te será muy útil.

     

    Ahí está la victoria de nuestras vidas, mira lo que hemos venido viendo, ¿te das cuenta que no son espíritus chocarreros los que esclavizan a las personas, que, si es creyente en Cristo, no es una liberación lo que necesita, sino más bien poner por obra estos principios.

     

    Entonces si realmente somos creyentes echar la culpa a los espíritus por no cambiar o ser libres es realmente una justificación, porque Dios ya nos ha dado las armas eficaces para vencer.
     
    III. Un hombre o mujer De Dios es fiel al mandamiento porque entiende quien le esta enviando y delante de quien comparecerá. 
     

    1 Ti 6:13a Te mando delante de Dios,

    Pablo le está haciendo un mandato a Pablo, no es una opción, es algo que debería procurar con fidelidad. Y en especial Timoteo, quien le estaba siendo difícil mantenerse fiel en un lugar como la iglesia de Éfeso, la cual estaba plagada de falsa doctrina, de gente que lo tenía en poco, de pastores no calificados. Timoteo necesitaba recordar quién era su Dios.

     

    Y para nosotros no es diferente, para seguir manteniéndonos santos para el Señor, fieles a su servicio a pesar de las dificultades, no debemos olvidar quién es nuestro Dios, que en todo momento estamos delante de él, y necesitamos crecer en el conocimiento de su carácter y poder. Esta debe ser la más alta motivación de todo creyente: quién es nuestro Dios. En primer lugar, Pablo nos recuerda:

     

    1 Ti 6:13b que da vida a todas las cosas,

    Él es todopoderoso, el creador de los cielos y la tierra, por lo tanto, el sustentador de ella, su protector, el dador de vida; si no lo has escuchado, busca las enseñanzas de Génesis, en nuestra página de Facebook, para que te des una idea de quién es nuestro Dios, de sus planes originales para nosotros. Dice la Palabra:

     

    Sal 36:5-10 Tu amor inagotable, oh SEÑOR, es tan inmenso como los cielos; tu fidelidad sobrepasa las nubes. 6 Tu rectitud es como las poderosas montañas, tu justicia, como la profundidad de los océanos. Tú cuidas de la gente y de los animales por igual, oh SEÑOR. 7 ¡Qué precioso es tu amor inagotable, oh Dios! Todos los seres humanos encuentran refugio a la sombra de tus alas. 8 Los alimentas con la abundancia de tu propia casa y les permites beber del río de tus delicias. 9 Pues tú eres la fuente de vida, la luz con la que vemos. 10 Derrama tu amor inagotable sobre los que te aman; haz justicia a los de corazón sincero.

     

    No solo estamos delante del Dios Todopoderoso, dice Pablo:

     

    1 Ti 6:13c y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato,

    Jesucristo, quien sabiendo que le iba a costar la vida, sin dudar confesó delante de Poncio Pilato que era el Rey, el Mesías, la verdad, quien le dijo entre otras cosas: mi reino no es de este mundo, no tendrías autoridad si mi Padre no te la hubiese dado. Esto nos recuerda lo que dijo el Señor:

     

    Luc 9:24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

     

    Cristo mismo es llamado “el Testigo Fiel”. Es decir, lo que creemos no está basado en nosotros, o en ningún hombre, sino en Cristo, quien pisó esta tierra y cambió la historia en dos.

     

    Y ambos, nuestro Padre eterno, nuestro Dios, y Jesucristo nuestro salvador no solo son testigos, o jueces a quienes debemos temer, sino que nos capacitan, nos dan la victoria, nos hacen capaces de cumplir la voluntad de un Dios eterno. Dice la Palabra:

     

    Efe 1:17-19 Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. 18 Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, 19 y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz

     

    Efe 1:20-23 que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, 21 muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. 22 Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. 23 Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo. (NVI)

     

    Y dice Pablo, Timoteo por estas sencillas razones:

     

    1 Ti 6:14a que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión,

    Guárdalo,
    teréo, vigílalo de pérdida o daño, no lo pierdas de vista, obedécelo, vela por él, consérvalo, retenlo, protégelo, custódialo, ponlo por obra, predícalo, y cuida que así sea predicado.

     

    Que el mandamiento, la Escritura, la doctrina, se mantenga
    áspilos, sin mácula, sin defecto, sin contaminación, sin mancha, no lo diluyas, no lo alteres, que no tenga tacha, impecable, puro. Y sin reprensión, anepíleptos, sin culpa, irreprensible, lo cual tiene que ver con mi conducta.

     

    Y como lo hemos visto, guardarlo no solo tiene que ver con cuidar de enseñar la Palabra correctamente, sino también con una conducta que sea acorde con la enseñanza. La Palabra dice:

     

    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

     

    Gál 1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

     

    Hay una autoridad, hay un evangelio, ningún hombre tiene el derecho de decir que hay una tradición superior a lo que ya está escrito. Y todos vamos a dar cuentas con respecto a lo que hicimos con él, si lo creímos, si lo enseñamos fielmente, si lo pusimos por obra. Y Pablo le recuerda a Timoteo:

     

    1 Ti 6:14a hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,

    Timoteo, no desmayes, no te canses, si Cristo no resucitó, comamos y bebamos que mañana moriremos, pero, él resucitó, no está en ningún lugar de esta tierra, su tumba está vacía, él se presentó delante de cientos de testigos, millones de creyentes han dado su vida por él. Y el prometió algo:

     

    Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Hch 1:9 Después de decir esto, Jesús fue levantado en una nube mientras ellos observaban, y hasta que ya no pudieron verlo. 10 Y mientras se esforzaban por verlo ascender al cielo, dos hombres vestidos con túnicas blancas de repente se pusieron en medio de ellos. 11 «Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».

     

    No sé en qué momento de tu fe estés, pero espero que no seas de los que dicen sin ningún reparo: “yo conozco de Dios, pero estoy alejado, pero mi compromiso no es como el que un día tuve”. Cuidado mira delante de quién realmente estás, y además, no quieres alejarte avergonzado cuando él regrese.

     

    Sí, estamos en una guerra, y cuesta trabajo huir, seguir, pelear, pero no va a ser eterno, hay un fin, y ese fin está cerca, de acuerdo a lo que vemos en la Escritura, el Señor dijo hablando de todas las señales que hemos estado presenciando:

     

    Luc 21:28 Por lo tanto, cuando todas estas cosas comiencen a suceder, pónganse de pie y levanten la mirada, ¡porque la salvación está cerca!

     

    No te canses de hacer el bien, no desmayes. Y mira lo que pasará cuando Cristo regrese:

     

    1 Ti 6:15a la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado

    En el tiempo prescrito por Dios, quien es el único que sabe cuándo, nadie más lo sabe, palabras de nuestro Señor Jesucristo el regreso de nuestro Señor Jesucristo va a

    deiknúo

    , mostrar, manifestar, explicar, exhibir, en todo su esplendor a nuestro Señor. No será algo oculto, él dijo:

     

    Luc 17:24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.

     

    Y cando eso suceda todo ojo le verá, toda rodilla se doblará, toda lengua confesará que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre. Y me encantan los adjetivos:

     

    Bienaventurado. Dios nos puede hacer felices y dichosos porque él lo es,
    makários
    , a pesar de todo lo que vemos, Dios está feliz, contento, satisfecho, en paz, con perfecto gozo, porque él conoce el fin, y en el fin, él será victorioso y su justicia perfecta sobre todo hombre, nada se puede interponer ante él, ¿por qué? No solo es bienaventurado, dice Pablo:

     

    1 Ti 6:15a solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,

    Solo él es Dios, él es absolutamente soberano, no le da cuentas a nadie, ni fue creado por nadie, él es, siempre ha sido y será.

     

    El poder de todos las estrellas y galaxias son finitas, tienen un fin, pero, él no lo tiene, su poder no tiene límites, él gobierna y todo se mueve hoy de acuerdo a sus planes. Él está sobre todo gobierno, o autoridad, no hay tal cosa como el mal contra el bien, lucha de titanes. Solo hay un Dios dueño de todo, sustentador de todo.

    Lo cual nos hace descansar y tener la paz de que lo que él dice sucederá, sin importar nada, por eso podemos descansar en él, por eso debemos conocer sus promesas, de ahí surge la fe. La fe no es fe en la fe, no es disposición humana, o adrenalina, es conocer a un Dios Todopoderoso que no cambia y que lo que promete será, a pesar de tiempo, espacio o lo que sea.

     

    Él tiene todo bajo control, no necesitamos preocuparnos ser transigentes, forzar cosas, el éxito de esta iglesia no depende de nuestro ingenio, sabiduría o talento. Nuestra responsabilidad es conocerlo y confiar en él, ahí está nuestro descanso, nuestro reposo. Y dice:

     

    1 Ti 6:16a el único que tiene inmortalidad,

    Los romanos pensaban que los emperadores eran inmortales, pero, dice Pablo, solo Dios es inmortal, es decir, no muere, en el ser humano hay eternidad, pero los incrédulos morirán eternamente, es decir, no serán aniquilados, estarán consientes en un infierno sin fin.  Claro no es lo que Dios había planeado para ellos, pero por su propia necedad ahí estarán, pero, Dios es inmortal, dice el Salmo:

     

    Sal 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

     

    Nuestro amado Dios está por encima de la historia y más allá del tiempo, de manera que podemos estar consolados, por eso Pablo decía:

     

    2 Co 4:17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.

     

    Y no solo eso, dice:

     

    1 Ti 6:16b que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver,

    Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, vive completamente separado del pecado, en un ambiente de absoluta pureza. Eso lo hace inaccesible, para nosotros, imposible siquiera de ver, por dos causas:

     

    Piensa en una diminuta hormiga en la pata de un elefante africano, sencillamente los ojos de la hormiga no lo ven, ni lo aprecian, para ella es una montaña más que recorrer, no entiende su existencia. Si no fuese porque Dios se revela a nosotros, nosotros jamás sospecharíamos quien es él. El Dios no conocido le decían los griegos, Pablo decía, Dios se revela para que quizá palpando lo encontremos.

     

    Segundo, no tenemos un cuerpo adecuado para verle, este cuerpo es chafísima, no podemos ver el sol directamente sin el peligro de quedar ciegos. Ahora, ni una pizca de maldad puede estar delante de Dios sin ser consumida. Y la biblia dice:

     

    Heb 12:29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.

    Sal 5:4-6 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti. 5 Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad. 6 Destruirás a los que hablan mentira;

    Éxo 33:20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.

     

    Hoy eso no es posible, no es posible ver a Dios en toda su gloria, sin embargo, qué maravilloso que en Cristo esperamos una resurrección, un nuevo cuerpo para poder habitar y ver la luz gloriosa de nuestro Señor. Hoy solo le podemos ver por la fe, cuando confiamos en su Palabra, pero, él prometió:

     

    Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

    El Señor es quien nos ha justificado, y nos limpia por su Espíritu. Dice también:

     

    1 Co 13:12 Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara.

     

    Esto nos debe inspirar doblemente, para huir, seguir y pelear, pero, no solo eso, sino saber y confiar en que Dios es más grande que cualquiera de nuestros problemas o situaciones, pero debemos rendirnos a él y comenzar a confiar y a obedecer. Por eso dice pablo:

     

    1 Ti 6:16b al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

    Es decir, por lo tanto, que Dios sea respetado, que se le dé el peso, el valor, la importancia correcta, y que su reino nunca termine. En toda doxología como esta se menciona lo mismo. Dios es digno de toda nuestra honra, respeto, obediencia, de recibir nuestras vidas por completo.

     

    Todo esto debería ser suficiente para obedecer, para no temer, para luchar como buenos soldados de Jesucristo, para no desmayar, para vivir vidas justas y piadosas. Te voy a decir un principio maravilloso de Jhon McArthur, dice:

    La forma en la que una persona vive refleja directamente lo que realmente cree acerca de Dios.

     

    Un escritor llamado A. W. Tozer escribió: “Lo que viene a nuestra mente cuando reflexionamos sobre Dios es lo más importante acerca de nosotros”. El punto es, ¿cómo concebimos a Dios en lo profundo de nuestro corazón? Porque lo que viene a nuestra mente cuando pensamos en Dios es lo que realmente predice con certeza nuestro futuro espiritual. 

     

    Mis hermanos, ¿cuáles son nuestras decisiones, nuestro estilo de vida, más allá de lo que decimos conocer de la Biblia? Si vivimos impíamente, eso significa dos cosas: no lo conocemos, o lo conocemos pero somos temerarios, porque estamos delante del fuego consumidor, y solo alguien impío puede desafiar a Dios de esa manera, y no va a quedar impune, si no se arrepiente, el juicio ya viene, no se tarda. Y Pablo cierra, y nosotros cerramos esta carta:
     
    IV. Mandatos finales para un hombre o una mujer De Dios con respecto al dinero y a la falsa doctrina. 

    1 Ti 6:17a A los ricos de este siglo

    A aquellos que en este período de tiempo Dios les concedió riquezas de este mundo, después de lo que ya hablamos de las riquezas, y de ver quién es el verdadero dueño de ellas, dice Pablo mándales dos cosas:

     

    1 Ti 6:17b manda que no sean altivos,

    Que se cuiden de ser hupsélophroneó, un verbo compuesto que significa, “pensar alto”, es decir, no se dejen marear por las riquezas, no sean altaneros ni tengan una elevada opinión de sí mismos, no desprecien a los que están abajo en la escala económica, cuídense del orgullo, ya vimos bastante acerca del dinero la semana pasada.

     

    El rasgo de carácter de un hijo de Dios es la humildad, no el orgullo, somos simples mayordomos de lo que no es nuestro, y se nos va a pedir cuentas, y dice Pablo:

     

    1 Ti 6:17c ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas,

    Cuidado, es una tentación comenzar a ver a los demás inferiores, como siervos, y comenzar a servir al dios mammoná, y es un dios equivocado, recuérdales que no confíen en sus riquezas, no son un dios confiable, las circunstancias pueden cambiar en un instante, pregúntale a la directora de la escuela esta que se cayó en México. Dice la Palabra:

     

    Pro 23:4-5 No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. 5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo.

     

    Ya lo vimos no son las riquezas en sí lo que es malo, eso es neutral, es que pongas tu confianza en ellas, que creas que de ellas depende tu seguridad, tu felicidad, tu tranquilidad, tu éxito. Pablo vuelve a recordar:

     

    1 Ti 6:17d sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

    Dos cosas, cualquier ídolo, en especial las riquezas es un dios inútil que no tiene ojos para ver, ni oídos para oír, ni piensa, ni camina, sin embargo, es totalmente destructivo servirlo, idolatrarlo. Pero, nuestro Dios, lo acabamos de ver, es el Todopoderoso, el Dios vivo y verdadero.

     

    Tienes que cambiar tus convicciones y comenzar a pensar que es Dios de quien dependes, es él quien te permite seguir pensando, utilizando tus dones, tus recursos, él te los dio y te permite usarlos cada día, él te cuida para que vayas a trabajar y regreses y no te ocurra nada en el camino, o la empresa quiebre, o te corran de tu trabajo, o haya una depresión económica que haga que tus inversiones no valgan nada.

     

    Es Dios y siempre ha sido nuestro verdadero benefactor, porque solo él es el Dios vivo. Él es quien nos provee de todo para que lo disfrutemos, no es Satanás, no es la codicia; y nos da en abundancia, al contrario, la codicia es la que nos empobrece, dice la Palabra:

     

    Pro 11:24-25 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. 25 El generoso prosperará, y el que reanima a otros será reanimado. (NTV)

     

    Escoge al Dios correcto, sirve al Dios correcto, no olvides quién es él, que tus hábitos financieros hablen de que en verdad entiendes quién es tu benefactor. Y dice:

     

    1 Ti 6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;

    Pablo dice, en lugar de orgullosos, que hagan el bien, que vean las riquezas como un medio para bendecir, para manifestar el carácter de un hombre o mujer de Dios, dando con liberalidad, es decir, sin esperar nada a cambio, sin esperar ganar control o reconocimiento, y además listos para compartir de lo que Dios les ha confiado, ¿para qué?

     

    1 Ti 6:19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

    Así es como se invierte en lo celestial, así es como se está seguro de estar enviando nuestras posesiones al cielo, y estamos dejando un fundamento, al no vivir solo para lo temporal y para auto saciarnos, sino pensando en una inversión eterna. Santiago escribió con respecto a los orgullosos y avaros:

     

    Stg 5:1-3 Presten atención, ustedes los ricos: lloren y giman con angustia por todas las calamidades que les esperan. 2 Su riqueza se está pudriendo, y su ropa fina son trapos carcomidos por polillas. 3 Su oro y plata han perdido su valor. Las mismas riquezas con las que contaban les consumirán la carne como lo hace el fuego. El tesoro que han acumulado se usará como evidencia contra ustedes el día del juicio.

     

    ¿Por qué? Porque nunca pasó de servir para auto saciarse, porque nunca hubo una inversión eterna, entonces la riqueza se estancó, se pudrió, y al llegar al cielo ya no tenía ningún valor, al contrario, era desperdicio, era algo desagradable, y lo peor, evidencia para pérdida en el día del juicio, si no es que algo peor. Y Pablo remarca otra cosa:

     

    1 Ti 6:20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, 1 Ti 6:21 la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

    Una vez más le vuelve a repetir: guarda esta sana doctrina que ya se te encomendó, calvarianos, guardemos esta sana doctrina. Hay pláticas vanas, hay argumentos del falso conocimiento, ya hablamos de esto a lo largo de toda la carta.

     

    Si no cuidamos de amar la Escritura, de ponerla por obra, de relacionarnos con ella, corremos el peligro de extraviarnos de la fe, y hermanos, no es un buen lugar para estar, ya de por sí, vivimos en un mundo perdido, que no nos pase.

     

    Al parecer era un gran problema en Éfeso, y sí porque esta era una de las ciudades más prominentes en Asia, y no solo el amor al dinero y a este mundo, sino falsa doctrina, un desinterés por la verdad, por pretender escuchar lo que yo quiero escuchar y no estar dispuestos a obedecer.

     

    1 Ti 6:21b La gracia sea contigo. Amén.

    Es todo lo que necesitamos, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, Jaris. No podemos andar sin ella, no podemos hacer nada sin ella.

     

    Que Dios nos permita avanzar en su Palabra, pero, no solo para ganar información de la Biblia, sino para que en verdad podamos conocer a nuestro Dios, recuerda, nuestro estilo de vida manifiesta si realmente conocemos y amamos a nuestro Dios.

     
  • Oct 15, 20171 Tim 6.6-10 El Efecto Perjudícal Del Amor Al Dinero Y La Cura
    Oct 15, 2017
    1 Tim 6.6-10 El Efecto Perjudícal Del Amor Al Dinero Y La Cura
    Series: 1 Timoteo

    EL EFECTO PERJUDICIAL DEL AMOR AL DINERO Y LA CURA  

    1 Timoteo 6:6 – 10

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, para ser nutridos y crecer sanos espiritualmente. Somos la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

                                   

    Somos miembros del cuerpo de Cristo, y cada uno de nosotros formamos parte y representamos, este maravilloso organismo llamado la iglesia; diseñado y escogido por Dios el Padre; redimido, limpiado, y perdonado por Dios el Hijo, y engendrado por Dios Espíritu Santo, en aquel día de pentecostés.

     

    Nosotros, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan hacia un mundo perdido, revelando su gloria, haciendo que su luz brille a través de nosotros en un mundo en tinieblas.

     

    Pero, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, cuando fijamos nuestros ojos en él y en su Palabra, le seguimos fielmente, y somos transformados a su imagen, es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

     

    Y predicando todo el consejo de Dios, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    1 Timoteo es una de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y Tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por su experiencia.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden. Pablo tiene que decirle a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Y precisamente el tema que corre a lo largo de esta es la sana doctrina, la cual se enfoca en dos cosas, a nivel interno: el carácter, una vida regenerada, en proceso de transformación por el poder del Espíritu y la Palabra.  A nivel externo, una buena conducta, la cual confirma la nueva vida, la persona redimida por el Espíritu Santo.

     

    Las dos cosas surgen de un amor que nace de un corazón limpio y sincero, una conciencia en buen estado, y una fe genuina, no hipócrita.

     

    Hemos aprendido que lo más importante es cuidar de estar siguiendo la sana doctrina para mantenernos sanos, porque una doctrina sana, da como resultado una vida sana, y una doctrina enferma, da como resultado una vida enferma.

     

    Hemos aprendido que la sana doctrina no son mitos o genealogías interminables, palabras infladas, religión, sino que, es el amor de Dios en acción.

     

    No son requisitos, o religiosidad, es la gracia salvadora de Dios, que rescata, limpia, regenera a un pecador muerto en sus delitos y pecados que por gracia de Dios se le da vida para que elija responder a este amor.

     

    Es un amor sincero por los incrédulos, una vida que manifiesta el carácter de Cristo en cada área de la vida, familia, trabajo e iglesia. Por lo mismo, hay que cuidarse del engaño, de la hipocresía, de los falsos maestros, ¿cómo? Manteniéndonos y manteniendo a la iglesia bien nutrida con todo el consejo de Dios.

     

    Y es el cierre de esta carta, de manera que Pablo está haciendo énfasis en las cosas más importantes, nos dice: aprendan a identificar a los falsos maestros, a falsas doctrinas.  

     

    Aprendimos que un falso maestro, no enseña propiamente la Palabra, más bien está en desacuerdo con ella, por lo tanto, su enseñanza no lleva a la obediencia a la verdad, ni a seguir lo que es correcto, sino ir tras el dios de nuestros propios deseos. Su carácter y el fruto de su enseñanza no son conforme a la piedad, sino todo lo contrario, y su motivación oculta es la idolatría al dinero.

     

    Y partiendo de estos falsos maestros, quienes toman la piedad como fuente de ganancia, Pablo nos dice: cuidado, todos estamos susceptibles a caer en este engaño. Al parecer el materialismo, como hoy, era un problema en la iglesia de Éfeso, el cual estaba socavando la fe y la sana doctrina.

     

    Y el día de hoy Pablo nos va a enseñar respecto del amor al dinero, va a contestar preguntas tales como: ¿qué es la piedad?, ¿qué es el contentamiento?, ¿qué es la verdadera riqueza? ¿A quién se debe amar, en quién se debe confiar?

     

    Los falsos maestros, así como muchos cristianos y la sociedad en general son seducidos y consumidos por la codicia, vivimos en una sociedad materialista, consumista, la cual es movida por esta misma motivación.

     

    ¿Por qué es así? ¿Por qué llega a ser tan importante el dinero en nuestras vidas? Porque, así como muchas cosas en esta vida el dinero se convierte en un ídolo cuando lo amaos, y podríamos decir que es el mayor de los ídolos. Jesucristo dijo:

     

    Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

     

    Cristo personifica a las riquezas refiriéndose a ellas con el dios caldeo mammonás que significa confianza, riqueza, personificada; avaricia deificada, riqueza terrenal, bienes, derivada de una palabra hebrea que significa «tesoro», la cual se relaciona con otra palabra hebrea que significa algo firme, constante: de ahí aquello en que se puede confiar.

     

    Y Jesucristo está diciendo: o utilizarás a Dios para obtener lo que verdaderamente amas, lo cual son las riquezas o posesiones, o utilizarás las posesiones y las riquezas para servir al Dios que te salvó y al cuál amas. ¿Cuál de los dos es un Dios eficaz? ¿Cuál es el Dios verdadero, en quién confiar a cuál amar?

     

    ¿Qué implicaciones tiene entregarnos al dios equivocado? ¿Estaremos sirviendo al Dios correcto? Por eso yo titulé este mensaje: EL EFECTO PERJUDICIAL DEL AMOR AL DINERO Y LA CURA.   Demos lectura.
     
    1. La vacuna contra la codicia y el amor al dinero es la piedad y el contentamiento.

    1 Ti 6:6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;

    Para los falsos maestros la piedad es un mal necesario que les puede redituar económicamente, un buen negocio del cual espera dividendos no espirituales, ni Dios ni la gente les interesa, ellos están esperando engordar sus cuentas de banco y vivir bien de acuerdo a los estándares de este mundo.

     

    Y los incrédulos no son tan distintos, solo que, para ellos la piedad no tiene ningún valor, a menos que todo vaya mal en su vida, o sus finanzas sean afectadas, entonces pueden ejercitar algo de religión, pero no para buscar o agradar a Dios en sí mismo, sino para pedir la bendición de Dios y seguir disfrutando de su verdadero dios, para ellos Dios es un medio para alcanzar sus fines.

     

    Por eso debemos ser cuidadosos porque el ídolo de este mundo nos ciega, nos hacer perder de vista lo realmente espiritual, trascendente e importante, y nos deja con el engaño de ver ganancia solo en lo que se pueden contar, depositar en una cuenta de banco y gastar. 

     

    Pero, en contraste con los falsos maestros los cuales ven en la piedad un medio para alcanzar lo que realmente aman, lo cual es dinero, Pablo nos dice: no es así, la piedad en sí misma es verdadera ganancia, una gran ganancia.

     

    Megas, grande, abundante, enorme, sorprendente, intenso, fuerte; y porismós, ganancia, provisión, adquisición, medio de ganancia, procurar provisión.

     

    Es decir, ¿quieres verdaderamente procurar una gran provisión, fuerte, sorprendente para ti y para los tuyos? Busca, primeramente, eusébeia, piedad, tomar en cuenta a Dios, devoción a Dios, lo cual implica un genuino interés, verdadera disposición, amor sincero, entrega a Dios, sabiendo que de él viene la verdadera bendición, la cual no se mide en cosas materiales. Cristo dijo:

     

    Luc 12:29-32 »No se inquieten por lo que van a comer o lo que van a beber. No se preocupen por esas cosas. 30 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos en todo el mundo, pero su Padre ya conoce sus necesidades. 31 Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás, y él les dará todo lo que necesiten.

     

    Buscar el reino de Dios es ser piadosos, enfocarnos en lo que para Dios es verdaderamente valioso y honroso, eso es una gran ganancia para nuestras vidas, para nuestras familias y sus generaciones. Fuera de este principio no ganamos, todo lo contrario.

     

    ¿A poco no? Recuerda, cuánto desperdicio cuando estábamos lejos de Dios, cuánto dolor, cuánta miseria; económica, y si no económica moral, espiritual, física, haciéndonos daño y dañando a los demás con nuestras pésimas e impías decisiones. Haciendo de nuestras vidas de una manera u otra, literalmente una llaga podrida.

     

    Pero, cuando llegó el Señor a nuestras vidas y nos perdonó, nos dio vida, nos abrió los ojos a nuestra verdadera realidad, a nuestra miseria, porque cuando estamos lejos de Dios estamos en un hoyo del que ni siquiera estamos conscientes que estamos ahí. Satanás nos hace creer que somos lo máximo y que no somos tan malos, y que no todo está tan mal, y que así se vive en pudrición.

     

    Pero, llega el Evangelio y nos abre los ojos, a lo que realmente somos, a nuestra triste condición, y no nos deja así, nos lava, nos restaura y con su palabra nos re enseña, nos instruye, y nuestras vidas de ser completamente inútiles y nocivas, comienzan a ser útiles.

     

    Aprendemos y entendemos lo que es lo bueno, la justicia, la verdad, y cuánto beneficio trae a nuestras vidas el regresar a nuestro creador, ¿no lo creen así? Gran ganancia es la piedad, genuinamente rendirnos al Señor, entregarle nuestras vidas y comenzar a vivir para él, y experimentar los beneficios de ser reconciliados con nuestro creador.

     

    Pero hay otro ingrediente que debemos añadir a nuestra piedad para no volver a caer en este engaño: contentamiento, autárkeia, autosatisfacción, competencia, lo necesario, estar satisfecho en la circunstancia o posición de la vida, adecuado, suficiente, satisfacción con lo que uno tiene, lo cual es bastante o es suficiente.

     

    Entender y aceptar que en Dios y con Dios tenemos lo suficiente, con lo que Dios hoy nos está dando podemos ser competentes, adecuados, podemos estar satisfechos porque sencillamente sabemos que nuestra competencia viene de Dios, no del mundo. Dice la Palabra:

     

    2 Co 9:8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

     

    Contentamiento es esta decisión de fe, esta actitud de esperar en Dios y estar satisfechos en él, porque él siempre nos dará todo lo que necesitamos, obviamente no todo lo que codiciamos, lo veremos más adelante, más bien la codicia es lo que nos lastima.

     

    Pero, el contentamiento es confiar en que él nos está dando hoy, que lo que tenemos hoy, sin importar la circunstancia es lo que necesitamos, y que, en el futuro, continuará dándonos todo lo que necesitamos, suficiente y en abundancia no solo para cubrir nuestras necesidades, sino hasta para bendecir y ser generosos.

     

    Esto es algo que le he pedido al Señor por mucho tiempo: “Señor, permíteme ser libre de la codicia y ser confiable al punto que pueda convertirme en un canal de abundante bendición para otros, no solo espiritual, sino también material”.

     

    Pero, checa cómo es gran ganancia en sí misma buscar el reino de Dios y su justicia divina, estar contentos y satisfechos en Dios, quien es bueno y generoso siempre.

     

    El vivir convencido de que en Cristo estás completo, que en él tienes todo lo que necesitas para estar satisfecho, en paz, pleno y que tu responsabilidad es conocerle y darle a conocer, mientras sabiamente administras lo que no es tuyo, sino suyo y lo que tienes lo utilizas como un medio para llevar a cabo sus propósitos, su plan, la voluntad de un Dios justo, bueno y generoso. Esto sí que es gran ganancia

     

    Y alguien podría decir: estás loco Chuy, así no se mueve el mundo, es cierto, pero te recuerdo, el mundo no tiene razón, está torcido, no anda bien. Además, Pablo nos da un argumento muy convincente para cambiar nuestra estándar de valores, y nos da una sencilla razón, y tengo mi segundo punto.
     
    II. No debemos amar al dinero porque el dinero es algo temporal.
     

    1 Ti 6:7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

    Y nada es nada. Tú y yo, y todo bebé que conozco y que conozcas, hemos llegado a este mundo completamente desnudos. Ningún bebé nace con un pañal Giorgio Armani, ni con las llaves de un súper auto, ni con una billetera llena de tarjetas de crédito, ni siquiera salimos bañaditos y peinados.

     

    Eso de por sí debe decirnos algo con respecto a nuestro estándar de valores, alguien debe estar equivocado, o Dios se equivocó al mandarnos en miseria, o el mundo y sus valores están torcidos.

     

    Porque hoy en día tiene más valor una cuenta de banco que un bebé, un supuesto plan de vida, una noche de loquera: mata al bebé, me va a traer miseria y no me va a dejar vivir mi vida, cuando cada bebé es un ser humano hecho a la imagen de Dios, por quien Cristo murió.

     

    Y así como nacemos con los puños cerrados, nos vamos con los puños abiertos, checa cualquier velorio, ninguno lleva un tráiler con sus pertenencias. Hay quienes los han enterrado con su Rolls Royce, es verdad, nadie más lo va a manejar, pero, ciertamente ellos tampoco van a poder dar otra vuelta y esa cosa va a terminar tan podrida como ellos.

     

    Viendo esta perspectiva nos damos cuenta que la lógica divina “es muy lógica”, es correcta, pero, ¿te das cuenta cómo somos susceptibles al engaño, ¿cómo el mundo está ciego? Por eso el Señor llama a las riquezas, las riquezas injustas, o el engaño de las riquezas, lo veremos más adelante.

     

    El problema para nosotros viene cuando pretendemos practicar un cristianismo y al mismo tiempo practicamos una religión materialista, y una parte de nosotros batalla, o se entrega, y ciegamente creemos y nos entregamos a los valores de este mundo, su doctrina, y adoramos a su dios: la codicia, el dinero, mammoná.

     

    ¿Cómo puedes decir que el dinero es un dios Chuy? Bueno, si por tu mente o corazón pasa lo siguiente: “lo único que necesito es que me des un poco más de dinero Señor, si tan solo llego a tal cantidad ya me sentiría tranquilo”.

     

    O: “voy a estudiar para poder ganar tantos miles de dólares al año y así poder estar tranquilo y ya con un futuro asegurado, entonces te sirvo al Señor”. O: “Si tan solo tuviera tal o cual cosa, persona o logro, me sentiría realizado, ya no pediría más”.

     

    En otras palabras, tengo esta convicción arraigada en mi interior la cual creo con todo mi corazón: la respuesta a mis problemas es dinero, si tengo dinero voy a tener todo lo que quiera, dinero es lo que necesito, ponle otro nombre, hijos, esposo, carrera. En este caso dinero,

     

    Ya que esto es así, voy a hacer lo que sea necesario hacer para tenerlo, porque cuando lo consiga voy a poder hacer lo que quiera, por eso amo el dinero, y lo sirvo, porque lo que realmente creo en el fondo es que el dinero es lo que verdaderamente puede cambiar mi vida.

     

    Y algunos en el pasado llegamos a creer, y tristemente algunos todavía creen que no son felices porque no tienen el dinero suficiente.

     

    Ahora, piensa en esta pasión y en lugar de pensar en el dinero como tu salvador, ahora piensa en Dios como tu Dios verdadero: es lo que necesito, creo que es lo que puede cambiar mi vida, voy a poder ser realmente feliz, así que, nada me importa, voy a hacer lo que tenga que hacer para servir a mi Dios.

     

    ¿Cómo cambiaría tu vida? Ponlo en perspectiva, y sé honesto, ¿en quién realmente crees? ¿A quién realmente sirves? Porque mucha gente piensa que servir a Dios solo es el cansancio, el aburrimiento, el requisito, el amuleto o la condición para que no me vaya mal.

     

    Y nada está más lejos de la verdad, por qué alguien serviría a Dios si no es porque cree precisamente esto:

     

    Sé que Dios puede cambiar mi vida, antes para mí, todo se trataba de lo material, pero, ahora veo que realmente es él el que está detrás de todo, que solo en él puedo encontrar vida eterna, y vida en abundancia, porque solo él es verdad, él es luz, él es amor.

     

    Por lo tanto, voy a hacer lo que tenga que hacer para servirlo, porque en verdad creo desde el fondo de mi corazón que Él es Dios.

     

    El dios en el que verdaderamente crees, es al dios al que realmente estás sirviendo, y es tu dios porque piensas que con él vas a tener lo que solo el Dios vivo puede darte: tranquilidad, seguridad, gozo, paz, felicidad. Y, por lo tanto, es a quien estás entregado en cuerpo y alma.

     

    Pueda ser que crees en Dios y hasta que vayas a la iglesia, pero, Dios sigue siendo un medio, un ídolo que te ayude a alcanzar al que realmente crees que te va a dar la paz y la tranquilidad que necesitas. Y hay un problema con eso, ese dios te va a defraudar y te va a dejar en miseria, porque de este mundo no te puedes llevar nada, por eso el Señor dijo:

     

    Mat 6:19-21 »No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. 20 Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. 21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón. (NTV)

     

    Y el punto es que donde están los deseos de tu corazón es donde verdaderamente está tu dios, y si tu dios es algo temporal en el momento en el que llega la polilla, el óxido o los ladrones y tu tesoro se destruye, tu corazón igual queda oxidado, apolillado o perdido. Adorar a un dios falso como el dinero es tener la actitud del hombre insensato, lo hemos visto otras veces.

     

    Luc 12:13-15 Entonces alguien de la multitud exclamó: —Maestro, por favor, dile a mi hermano que divida la herencia de nuestro padre conmigo. 14 Jesús le respondió: —Amigo, ¿quién me puso por juez sobre ustedes para decidir cosas como ésa? 15 Y luego dijo: «¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen».

     

    Dos hermanos consumidos por la avaricia pensando que uno le estaba robando la vida, por pretender quitarle su parte de una herencia. Y le parece muy injusto; y el Señor continua:

     

    Luc 12:16-19 Luego les contó una historia: «Un hombre rico tenía un campo fértil que producía buenas cosechas. 17 Se dijo a sí mismo: “¿Qué debo hacer? No tengo lugar para almacenar todas mis cosechas”.

    18 Entonces pensó: “Ya sé. Tiraré abajo mis graneros y construiré unos más grandes. Así tendré lugar suficiente para almacenar todo mi trigo y mis otros bienes. 19 Luego me pondré cómodo y me diré a mí mismo: ‘Amigo mío, tienes almacenado para muchos años. ¡Relájate! ¡Come y bebe y diviértete!’ ”.

     

    Él pensaba que iba muy bien en su vida, llegó a sus metas, se sentía seguro, realizado; interesante que no vemos una familia con él. Son solo él y su dios, y Dios le responde:

     

    Luc 12:20 »Pero Dios le dijo: “¡Necio! Vas a morir esta misma noche. ¿Y quién se quedará con todo aquello por lo que has trabajado?”. 21 »Así es, el que almacena riquezas terrenales pero no es rico en su relación con Dios, es un necio».

     

    Ahora, su problema no fue prepararse, trabajar, ser un buen administrador, no es así, de hecho, Dios nos pedirá cuentas por lo que hicimos con cada talento que nos dio. Su problema fue que no fue rico en su relación con Dios.

     

    No es un pecado ser rico, Abraham fue muy rico, José fue el segundo del país más poderoso en su tiempo, hay muchísimos proverbios que hablan de ser sabios y cuidar con sabiduría las riquezas que Dios nos concede cuidar, hay cantidad de proverbios que hablan en contra de la necedad, de ser perezosos.

     

    Ese no es el problema, el problema es que confíes en el dios equivocado, y comiences a servir al dios equivocado porque tarde o temprano vas a acabar en miseria, créeme, ahí en tu ataúd, te enterrarán como viniste al mundo, buscarán la ropa más barata para vestir tu cuerpo, porque al final va a estar vistiendo piel podrida que nadie quiere ver. Por eso dice la Palabra:

     

    Pro 23:4-5 No te afanes acumulando riquezas; no te obsesiones con ellas. 5 ¿Acaso has podido verlas? ¡No existen! Es como si les salieran alas, pues se van volando como las águilas.

    Y dice Pablo:

    III. Aprender a vivir con poco es la clave del verdadero contentimiento.
     

    1 Ti 6:8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

    Sustento,
    diatrofé, nutrición, alimento, subsistencia, el suministro suficiente. Y abrigo, sképasma, cubierta, vestido, ropa, con qué cubrirnos. Te pregunto, ¿alguna vez ha sido Dios infiel con sus hijos? Te aseguro que no, dice Salomón:

     

    Sal 37:24-25 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano. 25 Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

     

    Mis hermanos sabemos que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, a los que conforme a su propósito hemos sido llamados. Si Dios es contra nosotros, quién contra nosotros. Y si tienes estas dos cosas ya eres más rico que el 90% de la población mundial.

     

    Por eso dice Pablo si tienes esto, puedes estar
    arkéo
    , satisfactorio, basto, es suficiente, puedes estar satisfecho, no necesitas más; claro que es así, hoy te pusiste tu camisa favorita, esa con algodón bien cómodo, vamos a comer al ratito y quizá comas lo que más te gusta.

     

    Bien disfrutado, con eso estás contento, porque si el Señor recoge tu vida esta noche, hoy estuviste feliz, en tu tumba no va a caber ni tu auto, y ni creas que tu esposa va a echar tu billetera contigo, no, si hay que pagar gastos funerarios, malo para los que nos quedamos.

     

    Pero, tú fuiste hoy más feliz de lo que pudiste haber sido, disfrutaste a tu familia, disfrutaste a tus hermanos, adoraste a Dios, escuchaste su Palabra, vestiste ropa cómoda, comiste comida rica. Si fue así, hoy puedes decir: gracias a todos, nos vemos en el cielo, yo me voy con mi Señor donde no hay llanto ni dolor, sino gozo indescriptible.

     

    ¿Te das cuenta cómo las cosas que realmente nos hacen felices no son las que cuestan? Es el engaño de este mundo el que nos tiene locos y afanados con la lengua de fuera, insatisfechos, infelices.

     

    Pero, entonces, ¿dónde está el equilibrio? Porque el Señor no quiere tampoco que sea ocioso, la Biblia dice que el que no trabaje que no coma.

     

    Sí, de hecho, él está esperando que según mi capacidad ponga todos mis talentos a trabajar, y que saque el mayor provecho de mi tiempo, de mis recursos, de mis talentos porque me va a pedir cuentas, pero, ¿cómo no caer en la idolatría?

     

    En primer lugar, necesito esta convicción interna, esta actitud interna de fe, viviendo en este mundo con las maletas hechas, sabiendo que aquí no está lo mío, porque si fuera mío me lo podría llevar, pero, no es así. Por eso debo acompañar mi piedad con contentamiento, con esta sensación de satisfacción. La parábola del mayordomo infiel en Lucas 16 nos puede dar una pista.

     

    Se trata de un hombre rico que tenía un administrador, al cual agarra con las manos en la masa malversando sus fondos, el hombre le pide su renuncia, no sin antes pedirle un informe de sus negocios. Y el transero se pone a pensar: No tengo fuerza para cavar zanjas, y soy muy orgulloso para pedir limosna, ¿qué haré? Ya sé.

     

    Y se pone de acuerdo con los que le debían dinero a su patrón, y les dice: le debes mil, te hago un descuento del 20%, pero acuérdate de mí en un futuro; a otro le descuenta el 50%. Y dice el Señor:

     

    Luc 16:8-9 »El hombre rico tuvo que admirar a este pícaro deshonesto por su astucia. Y la verdad es que los hijos de este mundo son más astutos al lidiar con el mundo que los rodea que los hijos de la luz. 9 Aquí está la lección: usen sus recursos mundanos para beneficiar a otros y para hacer amigos. Entonces, cuando esas posesiones terrenales se acaben, ellos les darán la bienvenida a un hogar eterno. (NTV)

     

    Es decir, ¿qué estaba haciendo este hombre deshonesto? Con diligencia utilizando algo que no era suyo para tener un futuro asegurado. Y esto es lo que el Señor alaba, obviamente no la deshonestidad o el robo, sino la astucia y la diligencia que utiliza para ocuparse de su futuro.

     

    Y es el mismo principio para nosotros, aquí si estamos con ropa y comimos bien, estamos satisfechos, pero, ¿qué hacemos con el resto? Como hijos de luz pensamos en un futuro eterno, no solo temporal, porque muchos de nosotros vivimos consumidos por este mundo y su filosofía y estamos dormidos a esa realidad eterna y no nos importa.

     

    Solo un ejemplo, ¿sabes cuánto es en promedio el porcentaje total de diezmos y ofrendas en este país? 2.6% es lo que creyentes en la Biblia, evangélicos diezman en promedio, no es el 10%. Veámoslo en números.

     

    Más o menos son 12 trillones de dólares lo que todos los cristianos ganan en un año, de esos doce trillones, 213 billones de esa cantidad fue dado a la caridad lo cual representa aproximadamente 1.3%. Dios nos llama a predicar el evangelio, es de las cosas más importantes que una iglesia debería estar haciendo.

     

    Imagínate de esos 213 billones solo el 5% se utiliza para soportar a gente que está predicando el evangelio en lugares alrededor del mundo, y lugares donde ha llegado el evangelio, pero necesitan apoyo, 11 billones de dólares llegaron a las misiones, todas estas estadísticas fuero en el 2003.

     

    Y de esos 11 billones de dólares solo el 1% llegó a lugares remotos donde jamás han visto una biblia solo llegaron 11 millones de dólares. Velo así: el 1% del 5% del 1.3% del ingreso total de todos los cristianos en un año, lo cual es una cantidad insignificante de los 213 millones, de los 12 trillones de dólares que ingresamos.

     

    ¿Te das cuenta cuánta falta de contentamiento? ¿Te das cuenta cuánto gastamos en cosas de este mundo que no tienen trascendencia eterna? Y no es que Dios nos quiera viviendo en la pobreza extrema, o en la miseria. Pero, siendo sinceros, ¿cuánto verdaderamente estamos invirtiendo en aquello que verdaderamente nadie nos quitará? Mira cómo sigue esta parábola, dice el Señor:   

     

    Luc 16:10-13 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes. Pero, si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. 11 Y, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo? 12  Y, si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes? 13 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero».

     

    ¿Te das cuenta? Eso que piensas que es tuyo, no lo es, porque no te lo puedes llevar, sencillamente por eso, porque no va a permanecer contigo.

     

    Pero sí puedes verte como un mayordomo de algo que no es tuyo, y ser fiel para que en el momento en el que vayas a casa te esté esperando una gran inversión que hiciste aquí y Dios pueda confiarte las verdaderas riquezas, lo que verdaderamente es tuyo y que nada te va a arrebatar.

     

    Verdaderamente no te puedes llevar nada, pero sí puedes enviar al cielo tus posesiones, puedes hacer inversiones eternas. Porque realmente ninguna cosa material suma un gozo real y duradero a mi vida, por eso Jesucristo dijo: es más feliz, dichoso a plenitud el que da que el que recibe.

     

    Uno tras otro los testimonios de la gente más rica de este mundo cuando es honesta, solo sale de ellos su insatisfacción, su vacío, su infelicidad. La realidad es que vivir una vida fiel al Señor, siendo un mayordomo fiel, prudente, sabio, buen administrador, viviendo con menos, vive más tranquilo, más feliz, una vida simple, dice Salomón:

     

    Ecl 5:10-12 El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad. 11 Cuando aumentan los bienes, también aumentan los que los consumen. ¿Qué bien, pues, tendrá su dueño, sino verlos con sus ojos? 12 Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia.

     

    Ecl 5:13-15  Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; 14 las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano. 15 Como salió del vientre de su madre, desnudo, así vuelve, yéndose tal como vino; y nada tiene de su trabajo para llevar en su mano.

     

    Checa a la lista de la revista Forbes: Carlos Slim, Bill Gates, Amancio Ortega, están en la lista de los más ricos del mundo, ellos y muchos otros son tenidos como la medida del éxito, como los dioses de este mundo, ellos son los que hacen libros, dan seminarios, porque son considerados el modelo al cual hay que seguir, porque ellos habitan en la cúspide del mundo, en el olimpo del materialismo.  

     

    Claro, nadie piensa en absoluto su calidad moral y mucho menos espiritual, nadie se echa un clavado para ver la verdadera condición ni familiar y mucho menos espiritual de esta gente.

     

    Este mundo cree firmemente en que: cuánto tengo, cuánto valgo, soy más y soy alguien dependiendo de lo que tengo y dónde vivo, etc. Entonces, mi vida, mi tiempo, mis esfuerzos tienen que estar enfocados en lo que, para mí, o para el mundo tiene valor, si no soy considerado mediocre o perdedor.

     

    Y cuando entras en este juego la pregunta viene: ¿cuánto es suficiente? La respuesta es siempre: “un poquito más, nomás tantito y ya, solo esto, solo esto otro, y ahora sí, y la carrera nunca termina porque andamos con la lengua de corbata detrás de un espejismo que nunca alcanzamos.

     

    Pero, la realidad es que nunca somos ni seremos saciados con el ídolo de este mundo, porque sencillamente no fuimos hechos para lo temporal, no podemos ser saciados con algo que ni siquiera podemos conservar.

     

    Hay un dicho romano que decía: el dinero es como el agua del mar, mientras más bebes de ella más sed te produce, es mejor orar lo que el proverbista:

     

    Pro 30:7-9 Oh Dios, te ruego dos favores; concédemelos antes de que muera. 8 Primero, ayúdame a no mentir jamás. Segundo, ¡no me des pobreza ni riqueza! Dame sólo lo suficiente para satisfacer mis necesidades. 9 Pues si me hago rico, podría negarte y decir: «¿Quién es el SEÑOR?». Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios.

     

    Esto es sabio, Señor dame contentamiento, enséñame a ser piadoso en verdad, porque si no, dice Pablo:
     
    IV. El dinero como un dios es carnada que nos robara la liberta y terminara por destruirnos porque el amor al dinero es raiz de todos los males. 
     

    1 Ti 6:9a Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo,

    Querer es la palabra boulomai, y significa desear, estar dispuesto, un deseo de la voluntad que implica propósito, intención y planificación, es un deseo de la razón, no de la emoción. Entonces se refiere a aquellos que deciden deliberadamente rechazar a Dios, no confiar en él, en su bondad, en su generosidad, en su cuidado, ni en sus promesas y hacen del dinero su dios, confiando en él.

     

    Los que dicen: “pues sí, suena muy bonito, pero vivimos en un mundo real”, y sin dinero no baila el perro, además, el dinero no es la felicidad, pero, cómo se le parece, y cuando la pobreza entra por la puerta el amor se va por la ventana”, y no sé qué más dichos te sepas.

     

    Pero cuando alguien decide darle la espalda al único que tiene palabras de vida eterna, al único creador y diseñador de todo, el único que sabe lo que necesitamos porque él nos creó, además nos amó dando a su Hijo Unigénito por nosotros.

     

    Cuando alguien le da la espalda a Dios queda totalmente vulnerable al enemigo de su alma y toma el camino a la degradación, porque eso es lo único que pueden hacer nuestros ídolos que no ven, sienten, oyen y que son inútiles. Solo nos hacen caer en la tentación del este mundo.

     

    Y una vez seducidos, ese rostro de placer, esa promesa de pasión inigualable, toda esa adrenalina, todo ese rostro de poder y control como ningún otro, de tener lo que nadie más y sentirte la última coca cola del desierto, se quita la máscara y lo único que queda es una trampa, cadenas, esclavitud.

     

    Como un animal que cae en una trampa seducido por su olfato y quizá se coma una deliciosa carnada, pero realmente le sale caro, le cuesta la libertad, la pérdida de todo y hasta la misma vida, dice en Santiago:

     

    Stg 1:14 La tentación viene de nuestros propios deseos, los cuales nos seducen y nos arrastran. 15 De esos deseos nacen los actos pecaminosos, y el pecado, cuando se le deja crecer, da a luz la muerte.

     

    Otro ejemplo está en proverbios, cuando habla de la mujer adúltera, personificando a la necedad, dice:

    Pro 5:3-4 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; 4 Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos.

     

    Después de describir cómo seduce esta mujer a un muchacho inexperto, dice:

     

    Pro 7:21-23 Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, Le obligó con la zalamería de sus labios. 22 Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; 23 Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón.

     

    Otro texto dice:

     

    Pro 22:14 La boca de la mujer inmoral es una trampa peligrosa; los que provoquen el enojo del SEÑOR caerán en ella.

     

    Imagínate, yo pensaba que era porque qué suerte tenían los que no se bañaban, qué pegue traía, que guapo e irresistible. Y mira nada más, una mujer inmoral para un hombre es un juicio de parte de Dios.

     

    Y el ir tras el dios equivocado no resulta no solo en la pérdida de la verdadera libertad, sino que es algo progresivo y mortal que literalmente destruye el buen juicio, la capacidad de razonar con cordura porque dice:

     

    1 Ti 6:9b y en muchas codicias necias y dañosas,

    Antes de ser creyente, y por mi profesión de músico y cantante yo anduve trabajando cerca de gente muy importante, y es increíble la manera en la que el pecado nos puede degradar, hombres y mujeres que por dinero perdían la vergüenza totalmente.

     

    Hombres consumidos por su lujuria, por sus pasiones desordenadas, al punto de no importarle su familia, sus hijos, a veces ni sus trabajos ni mucho menos su reputación. Que hasta los incrédulos dicen: lo embrujaron, no está embrujado, está consumido por sus deseos pecaminosos, está en cadenas por sus pecados y por sus propias decisiones, ese es el caso de un adicto, de un adúltero, de un pecador.

     

    Deseos que conducen a lo opuesto de la verdadera felicidad, porque no tienen nada en lo absoluto que ver con el mundo espiritual, con la justicia y el servicio a Dios, lo cual es la única fuente del verdadero gozo.

     

    1 Ti 6:9c que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

    Mira nada más, buscando subir al incondicionalmente al ir tras la riqueza material, lo único que trae al final es ruina, y principalmente ruina espiritual, y en lugar de ir hacia arriba, sin darse cuenta van hacia abajo.

     

    Hundir es la palabra buthizo, que significa naufragar, sumergir, arrastrar hasta el fondo, el ser humano ha llegado a niveles de degradación tan profundos como en los tiempos de Noé, donde dice la Palabra:

     

    Gén 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

    Se pierden fortunas, familias, la dignidad, la vergüenza, se pierde todo, es un naufragio total. Y el mar en el que el hombre está sumergido es un mar de destrucción Olethros, destrucción del cuerpo. Y pudiera ir más allá, pero solo piensa, cuántas enfermedades de transmisión sexual existen y algunas de ellas dejan el cuerpo de las personas literalmente destruido.

     

    Y lo peor del caso es que en su codicia necia, aún a pesar de la destrucción siguen adelante a la auto destrucción porque son esclavos de sus pasiones. Y por si fuera poco como muchos de ellos piensan, “vida solo hay una y hay que vivirla, nomás me llevo un puño de tierra, hay que darle gusto al gusto, no importa si quedo totalmente consumido”.

     

    Pero, no es así, sino que dice perdición, Apoleia, lo cual implica perdición del alma, no solo es un daño temporal o físico, sino espiritual, eterno, no solo es miseria en el cielo, sino condenación. Entonces piensa una vida que naufraga, que se destruye y que queda en perdición eterna.

     

    El amor al dinero definitivamente destruye a las personas, al abandonar a Dios se pierde la cordura y toda brújula que pudiera llevar a tierra firme, y la gente termina perdida. El Señor dijo:

     

    Mat 16:26-27 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

     

    ¿Te acuerdas en Josué 7:1-26 de Acán, quien pecó por su codicia? ¿Cuál fue el resultado? Trajo como resultado la primera derrota de Israel en la tierra prometida, y no solo eso, su codicia arrastró a toda su familia entera al juicio y a la muerte.

     

    ¿Qué me dices de Judas? Él amaba el dinero y su engaño lo hizo perder de vista quién era Cristo, al punto de traicionarlo por una cantidad insignificante. Mis hermanos, un ídolo, cualquiera que este sea, siempre nos consumirá por completo hasta dejarnos más allá de la completa miseria, el amor al dinero es una trampa pecaminosa, produce deseos perjudiciales y termina en la condenación eterna. Y dice:

     

    1 Ti 6:10a porque raíz de todos los males es el amor al dinero,

    Una vez más Pablo menciona esta palabra filarguría, avaricia, amor al dinero, lo cual dice, es la raíz, jríza, la causa fundamental, la razón principal, la fuente, el origen, que hace brotar árboles con ramas de cualquier cantidad de maldad imaginable.

     

    Obviamente no es el dinero, ya lo vimos, el dinero es tiempo consumido, el punto es para qué lo utilizas, para servir a Dios, o para servir a tu codicia, al dios mammoná, por amor a él terminas sirviéndolo, o por amor a Dios lo utilizas para servir al que es verdaderamente Dios.

     

    Pero, por ejemplo, el narcotráfico, la prostitución desde niñitos y niñitas, hasta jovencitas y mayores, la pornografía infantil, la supuesta pornografía gratis en internet, la corrupción en el gobierno, el abandono de familias, toda clase de mal que te imagines tiene su raíz en confiar en este dios falso.

     

    Gente que está dispuesta a pagar cualquier precio por ser famoso o famosa, para a su vez después cobrar bien, ¿por qué? Por amor al dinero. Un texto en el cual resume este amor al dinero, lo resume en amor a las cosas de este mundo, y es interesante que usa la palabra agape, el amor incondicional que debería tenerse por Dios.

     

    Este es de los pocos textos que nos muestran que sí entendemos lo que es el amor agape, el amor sacrificial, el cual se da sin condición, solo que lo damos al dios incorrecto, ¿sabes dónde está? 1 Jn 2. Ahí está explicado porqué amamos el dinero. Dice:

     

    1 Jn 2:15-17 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes. 16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; 17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

     

    Este mundo vive y se desgasta por tres cosas: Tiene este intenso deseo por el placer físico en cualquiera de sus presentaciones, y hará y deshará y trabajará para obtenerlo, y regularmente se obtiene según este mundo con dinero suficiente.

     

    Un deseo insaciable por todo lo que ve, el ojo del hombre jamás es saciado, y este mundo nos vende que el grado de nuestra felicidad está en conformidad con las posesiones que tenemos, ¿con qué obtenemos posesiones? Con dinero.

     

    El tener dinero, produce estatus, poder, control, y nos provee de un delicioso bocado de la jactancia de tener posesiones y alcanzar logros, lo cual nos hace sentir que somos el centro de atención de todos, todos nos admiran y quisieran vivir nuestra vida.

     

    Los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, adivina qué es lo único que nos puede llevar a saciarlos: el dinero, por eso la tendencia de nuestra naturaleza pecaminosa es amarlo incondicionalmente, hacerlo el dios de nuestras vidas.

     

    Y nos lleva a todo lo que ya vimos, a caer en tentación, trampa, codicias necias, hundimiento, destrucción, perdición, porque dice Juan: nada de eso proviene del Padre, es decir, a Dios no se le ocurrió.

     

    Dios sabe la realidad, el mundo y sus deseos no van a subsistir, y de hecho no subsisten para nadie, porque nadie es eterno aquí, y por eso cierra esta sección:

     

    1 Ti 6:10b el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

    Es decir: ya lo viste Timoteo, algunos de ahí de la iglesia de Éfeso lo codiciaron, como Acán, se dejaron seducir, y terminaron extraviados de la fe, comenzaron con falta de contentamiento, reclamando a Dios, por qué a ellos tan poco, está bien Señor, si tú no me das, yo me lo busco.

     

    Y terminan adorando y yendo tras deseos codiciosos, lo que pisen las plantas de mi pie, y decláralo y será tuyo, en fin, y dice:

     

    1 Ti 6:10c y fueron traspasados de muchos dolores.

    Cualquier cosa que este mundo y sus deseos ofrezca, por más que parezca apetitosa, deseable, que prometa felicidad, lo único que traerá al final es mucho dolor, literalmente sinsabores, tortura, terribles sufrimientos, no la felicidad que dicen que cómo se le parece, no trae un perro bailarín, ni tampoco aumenta el verdadero amor.

     

    Prometiéndonos prosperidad, y felicidad, y seguridad, y fama cual ninguna otra cosa, esto es lo único que produce, no dolor, muchos dolores, abundancia y variedad de ellos.

     

    Mis hermanos, el amor al dinero no trae salvación no mejoría de vida, trae mal. Codiciar el dinero es un engaño que 1º Nos extravía de la verdadera fe, 2º Nos trae mucho dolor. Las personas a las que se refiere Pablo, quizá pudo haber sido Demas quien se apartó para ir tras este mundo.

     

    Él y los que así hicieron, Pablo y Timoteo, y yo también, y algunos de ustedes también saben que aquellos que deciden abandonar a Dios, no les va bien, y no es lo que Dios desea, todos ellos fueron torturados, atormentados, se causaron terribles sufrimientos y sinsabores. Porque extraviarse de la fe, de la fe es el camino a la destrucción.

     

    Entonces te lo recuerdo otra vez, ¿piensas que el dinero es lo que va a cambiar tu vida? Estás confiando y estás sirviendo al dios equivocado, y te va a fallar, y te vas a extraviar, y vas a ser traspasado de muchos dolores, porque es un dios falso, porque tu seguridad y prosperidad no vienen del dinero, sino del Dios vivo y verdadero.

     

    ¿Quieres saber la verdad? ¿Quieres saber de quién verdaderamente viene tu bendición? Mira lo que el Señor les dijo a los Israelitas cuando iban a entrar a la tierra prometida:

     

    Deu 8:5-10 Ten por cierto que, así como un padre disciplina a su hijo, el SEÑOR tu Dios te disciplina para tu propio bien. 6 Por lo tanto, obedece los mandatos del SEÑOR tu Dios andando en sus caminos y temiéndolo. 7 Pues el SEÑOR tu Dios te lleva a una buena tierra, con arroyos y lagunas, con fuentes de agua y manantiales que brotan a chorros de los valles y las colinas. 8 Es una tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granadas, de aceite de oliva y miel. 9 Es una tierra donde abunda el alimento y no falta nada. Es una tierra donde el hierro es tan común como las piedras y donde el cobre abunda en las colinas. 10 Cuando hayas comido hasta quedar satisfecho, asegúrate de alabar al SEÑOR tu Dios por la buena tierra que te ha dado.

     

    Nunca olvides quién es tu benefactor, tu proveedor, tu cuidador, no es el dinero, y dice:

     

    Deu 8:11-13 »Sin embargo, ¡ese es el momento cuando debes tener mucho cuidado! En tu abundancia, ten cuidado de no olvidar al SEÑOR tu Dios al desobedecer los mandatos, las ordenanzas y los decretos que te entrego hoy. 12 Pues cuando te sientas satisfecho y hayas prosperado y edificado casas hermosas donde vivir, 13 cuando haya aumentado mucho el número de tus rebaños y tu ganado, y se haya multiplicado tu plata y tu oro junto con todo lo demás, ¡ten mucho cuidado!

     

    Esos momentos de saciedad son los más peligrosos, ahí no debemos amar al dinero, y dice:

     

    Deu 8:14-16 No te vuelvas orgulloso en esos días y entonces te olvides del SEÑOR tu Dios, quien te rescató de la esclavitud en la tierra de Egipto. 15 No olvides que él te guió por el inmenso y terrible desierto, que estaba lleno de escorpiones y serpientes venenosas, y que era tan árido y caliente. ¡Él te dio agua de la roca! 16 En el desierto, te alimentó con maná, un alimento desconocido para tus antepasados. Lo hizo para humillarte y para ponerte a prueba por tu propio bien.

     

    En otras palabras, no olvides tus desiertos, los cuales te hicieron entender que no era el dinero, no era el pan, sino la presencia, la palabra del Señor, y dice:

     

    Deu 8:17 Todo esto lo hizo para que nunca se te ocurriera pensar: “He conseguido toda esta riqueza con mis propias fuerzas y energías”. 18 Acuérdate del SEÑOR tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento.

     

    Es decir, es para cumplir sus propósitos, no los tuyos, para traerle gloria a él, no a ti mismo. Y mira lo que acabamos de ver, solo que en otras palabras:

     

    Deu 8:19 »Pero una cosa te aseguro: si alguna vez te olvidas del SEÑOR tu Dios y sigues a otros dioses, y les rindes culto y te inclinas ante ellos, sin duda serás destruido. 20  Tal como el SEÑOR destruyó a otras naciones en tu paso, así también tú serás destruido si te niegas a obedecer al SEÑOR tu Dios.

     

    ¿Te das cuenta? En verdad Cristo es nuestra tierra prometida, el estar en Cristo está nuestra verdadera saciedad y plenitud.

     

    Qué gran ganancia es ya de por sí estar reconciliados con el verdadero dueño de todo lo creado, el único que tiene verdadero poder de salvarme o echar mi alma en el infierno, el único con poder de verdaderamente enriquecer mi vida con cosas que no puedes ponerle una etiqueta con un precio. Cuidado con el engaño de las riquezas, ¿qué dice en Mateo?

     

    Mat 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

     

    Mar 4:19 pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

     

    Tienes entonces estos dos dioses oponiéndose, ¿a quién vas a servir? ¿en quién vas a creer? ¿En quién vas a confiar? En el que real, sincera y profundamente creas, y recuerda, no puedes servir a los dos, o es uno o es otro, o uno se convierte en el medio y otro el fin, o viceversa.

     

    Y te invito a vivir trabajando para el reino de Dios con toda diligencia y al mismo tiempo a vivir saciado en Cristo, contento, mientras con menos vivas con contentamiento, más contento estarás, y te dejo con una última promesa y oramos:

     

    Luc 12: 32-34 »Así que no se preocupe, pequeño rebaño. Pues al Padre le da mucha felicidad entregarles el reino. 33 »Vendan sus posesiones y den a los que pasan necesidad. ¡Eso almacenará tesoros para ustedes en el cielo! Y las bolsas celestiales nunca se ponen viejas ni se agujerean. El tesoro de ustedes estará seguro; ningún ladrón podrá robarlo y ninguna polilla, destruirlo. 34 Donde esté su tesoro, allí estarán también los deseos de su corazón. (NTV)

     

    Recibe a Cristo, líbrate del engaño de este mundo y conoce la verdadera libertad.

     
  • Oct 8, 20171 Timoteo 6.3-5 Aprendiendo a identificar un falso maestro y una falsa doctrina
    Oct 8, 2017
    1 Timoteo 6.3-5 Aprendiendo a identificar un falso maestro y una falsa doctrina
    Series: 1 Timoteo

    APRENDIENDO A IDENTIFICAR UN FALSO MAESTRO Y UNA FALSA DOCTRINA

    1 Timoteo 6:3 – 5

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, para ser nutridos y crecer sanos espiritualmente. Somos la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

     

    Cada miembro del cuerpo de Cristo, cada uno de nosotros representamos, formamos parte de este maravilloso organismo llamado la iglesia; diseñado y escogido por Dios el Padre redimida, limpiada, perdonada por Dios el Hijo, y engendrada por Dios Espíritu Santo, en aquel día de pentecostés.

     

    De toda institución que ha existido, la iglesia es el único organismo que Cristo prometió proteger y cuidar hasta que él venga, y que las puertas del infierno, no prevalecerían contra nosotros, no somos una institución humana, sino celestial. 

     

    Nosotros, la iglesia, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan hacia un mundo perdido, haciendo visible a Cristo en el mundo, revelando su gloria, haciendo que su luz brille a través de nosotros en un mundo en tinieblas.

     

    Y, cuando fortalecidos por el Espíritu Santo, instruidos y empoderados por la Palabra de Dios, cuando conocemos la voluntad de nuestro Dios, y con toda intención, obediencia, entrega, y fidelidad, respondemos a su amor, y ponemos por obra los principios bíblicos, entonces, nos convertimos en un modelo de piedad y virtud, alumbrando a un mundo en tinieblas.

     

    Pero, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, cuando fijamos nuestros ojos en él y en su Palabra, y la seguimos fielmente, es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

     

    Y yendo a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso, una iglesia en problemas a la cual Timoteo tendría que ayudar, y nosotros siendo la iglesia de Cristo, también necesitamos la guía del Señor.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

    Parte de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden. Pablo le dice a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Y precisamente el tema que corre a lo largo de esta es la

    sana doctrina, la cual se enfoca en dos cosas, a nivel interno: el carácter, una vida regenerada, en proceso de transformación por el poder del Espíritu y la Palabra.  A nivel externo, una buena conducta, la cual confirma la nueva vida, la persona redimida por el Espíritu Santo.

     

    Pablo le dice a Timoteo: “yo quisiera ir a Éfeso, quisiera estar ahí contigo, pero si me tardo, esta es la manera en la que un hijo de Dios, la iglesia de Cristo debería comportarse en la casa de Dios, en la iglesia de Dios, quienes portamos su verdad.

     

    Por eso nos enseña, lo más importante es cuidar de estar siguiendo la sana doctrina para mantenernos sanos, porque una doctrina sana, da como resultado una vida sana, y una doctrina enferma, da como resultado una vida enferma.

     

    Y comienza diciéndonos: la sana doctrina no son mitos o genealogías interminables, palabras infladas, sino que, es el amor de Dios, el cual se ve y se practica, el cual fluye solamente de un corazón sincero, de una conciencia limpia y de una fe genuina, viva.

     

    No son requisitos, o religiosidad, es la gracia salvadora de Dios, que rescata, limpia, regenera a un pecador muerto en sus delitos y pecados que por gracia de Dios se le da vida para que elija responder a este amor.

     

    Pablo le dice a Timoteo: la sana doctrina es orar por los incrédulos, por las autoridades, por los que están en eminencia, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad, que vengan a Cristo, el único mediador entre Dios y los hombres, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos. Sana doctrina es ser testigos fieles de esto.

     

    Sana doctrina es poner en práctica los principios bíblicos con toda sinceridad, fe y confianza, como hombre, como mujer, como líder, como servidor en la iglesia.

     

    Sana doctrina es tener una fe que manifiesta no solo en palabras, sino en obras, en conducta, el carácter de Cristo, Cristo es el modelo a seguir, el maestro, Señor y Dios.

     

    Nos enseña que la sana doctrina es atacada, en aquellos tiempos en Éfeso como hoy los falsos maestros y la falsa doctrina estaban a la orden del día, por lo tanto, nos hace un llamado a estar alerta y aprender a defendernos del engaño, ¿cómo? Dice en el 4:6-7:

     

    1 Ti 4:6-7 Si enseñas estas cosas a los hermanos, serás un buen servidor de Cristo Jesús, nutrido con las verdades de la fe y de la buena enseñanza que paso a paso has seguido. 7 Rechaza las leyendas profanas y otros mitos semejantes. Más bien, ejercítate en la piedad,

     

    Nos dice en este mismo capítulo: pon tu esperanza en el Dios viviente, en su salvación, en sus promesas, y enseña a otros a hacer lo mismo, lee, enseña, exhorta, demanda la Palabra de Dios, cuida tu conducta, tu enseñanza, persevera para que estés protegido contra la mentira y protejas a los que te escuchen.

     

    También nos da enseñanzas muy prácticas como cuida de los más débiles, las viudas, como escoger con cuidado a los servidores. La semana pasada vimos como la sana doctrina se manifiesta en el trabajo.

     

    Vimos que, honra, respeto y sumisión deben ser lo que caracteriza el servicio de un cristiano en su trabajo. Su motivación es que está sirviendo a su Señor, porque para eso vivimos, para traerle gloria y honra. Y cómo el hecho de trabajar para un empleador creyente no disminuye nuestra responsabilidad, sino que añade una deuda de amor.

     

    Y en este capítulo Pablo va a hacer la conclusión de todo lo que ha venido enseñando, con respecto a la sana doctrina. Pablo nos enseñó que debemos estar bien nutridos con la Escritura, y así nutrir a los que enseñamos. Pero, el día de hoy veremos tres versículos donde nos enseñará a identificar falsos maestros y doctrinas.

     

    Mis hermanos, vivimos en un tiempo donde la falsa doctrina pulula en la iglesia, se enseña idolatría al dinero, codicia, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, y se disfrazan de religiosidad y se enseña que eso es adorar al Dios vivo, cuando en realidad están adorando al dios de sus propios deseos, como dice Pablo:

     

    Flp 3:18-20 Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. 19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal. 20 En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. (NVI)

     

    Y nosotros los cristianos estamos llamados a crecer en gracia y en sabiduría para poder identificar el error, la falsificación de la verdad. En 2 Corintios 11 Pablo nos dice:

     

    2 Co 11:13-15 Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. 14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. 15 Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones. (NVI)

     

    Entonces, ¿cómo saber distinguir entre un estafador y un verdadero apóstol? ¿Cómo distinguir algo que parece luz, pero que en realidad son tinieblas? ¿Cómo distinguir un verdadero mensajero de la luz de un mensajero de tinieblas? ¿Cómo saber si un supuesto siervo de la justicia es verdaderamente servidor de Satanás?

     

    Y suena muy fuete, pero es real mis hermanos, no todo lo que brilla es oro, Satanás es el príncipe de la mentira, y para nosotros los creyentes no va a venir con un disfraz de gárgola o como un espanto, no, va a venir sutilmente, como un lobo vestido de oveja, como un ángel de luz, como un supuesto siervo de Dios y su justicia, y enfrentémoslo hermanos, es real.

     

    La Biblia nos llama a ser sabios, a saber, anakrino, distinguir, juzgar, no en el sentido de condenar, pero, sí en el sentido de investigar algo responsablemente, saber identificar lo que es sano de lo que no es, porque no podemos ser negligentes.

     

    ¿Qué tan determinante es? Un ejemplo, no sé si recuerdes las plagas de enfermedades en el pasado como la peste bubónica, la fiebre amarilla, estas enfermedades mataron a millones de personas, y acabaron con pueblos enteros.

     

    Bueno, lo mismo sucede con la falsa doctrina, porque, así como una enfermedad puede matar el cuerpo, una falsa enseñanza condena las almas, una falsa enseñanza es como una enfermedad mortal. Por eso Pablo hace tanto énfasis.

     

    Y la falsa enseñanza y los falsos maestros, no están lejos de ti, están en youtube, en Facebook, en la tv, en iglesias de nuestra comunidad, el engaño de Satanás siempre está queriendo irrumpir a tu puerta, a la puerta de la iglesia.

     

    Por eso nos es necesario aprender a discernir, y para esto, Pablo nos dará ahora algunas características de falsos maestros. Por eso yo titulé este mensaje:  APRENDIENDO A IDENTIFICAR UN FALSO MAESTRO Y UNA FALSA DOCTRINA. Demos lectura.

     

     

     

    1. Un falso maestro, no enseña propiamente la Palabra, está en desacuerdo con ella, y su enseñanza no lleva a la obediencia a la verdad, ni a seguir lo que es correcto.
     
     
    1 Ti 6:3a Si alguno enseña otra cosa,
     
     

    Alguno, significa cualquiera, no importa su personalidad, no importa la cantidad de seguidores, o el supuesto éxito de su ministerio. Todo siervo de Dios, es eso, siervo de Dios, no de sí mismo, y si nos decimos creyentes en Cristo, entonces sabemos que tenemos solo una cabeza, una autoridad, y esa es Jesucristo. Dice la Palabra:

     

    Efe 1:22 Dios ha puesto todo bajo la autoridad de Cristo, a quien hizo cabeza de todas las cosas para beneficio de la iglesia. 23 Y la iglesia es el cuerpo de Cristo; él la completa y la llena, y también es quien da plenitud a todas las cosas en todas partes con su presencia. (NTV)

     

    Y esto es una realidad hoy, cada día que vivimos, Cristo hoy está ejerciendo autoridad, beneficiando a la iglesia, la está llenando, nos está dando plenitud, su presencia está con nosotros su iglesia, él también prometió:

     

    Jua 14:18 No los abandonaré como a huérfanos; vendré a ustedes.

    Mat 28:20b Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. (NTV)

     

    Observa con atención a sus promesas, esto implica por lógica que en los planes de Cristo jamás estuvo el dejar representantes o vicarios suyos, no es así, no existe tal cosa, no es lo que enseña su Palabra, Jesucristo es el Señor de su iglesia, hoy, su sustentador, su dirigente. Su Espíritu Santo está actuando hoy en cada creyente.

     

    El primer rasgo de que podemos identificar de un falso maestro es que enseña otra cosa, jeterodidaskaleo, otra enseñanza diferente a lo que Dios ya reveló en la Escritura.

     

    Desde negar la existencia de Dios, falsear los atributos de Dios, negar la trinidad, falsear la persona y la obra de Cristo, negar su nacimiento virginal, decir que no es Dios y hombre al mismo tiempo, negar su perfección, su muerte expiatoria, su resurrección corporal, su segunda venida.

     

    Lo mismo con la obra del Espíritu Santo al crear doctrinas a cerca de él completamente diferentes a lo que está escrito, lo mismo, negar la completa y única autoridad de la Escritura, falseando la confianza en ella, negando su inspiración, su infalibilidad, su suficiencia. Y enseña otra cosa, no lo que está escrito. Otro rasgo es parecido, dice:

     

    1 Ti 6:3b y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, 

    Conformarse es la palabra proserjomai, y significa ir hacia, acercarse, abordar, asentir a, estar de acuerdo con, juntarse, asociarse. Estas personas lejos de tomar la Palabra como un faro de luz acercándose a ella, la rechazan y toman la dirección contraria, los clásicos que dicen: “sí dice, pero no quiere decir eso, no es lo que significa”.

     

    Literalmente no están de acuerdo con, o están en constante desacuerdo, con la Escritura. Checa cómo hoy en día desde muchos púlpitos se enseña humanismo, psicología, motivación, superación personal, pero no se enseña lo único que verdaderamente puede dar vida eterna, verdadera libertad.

     

    Porque se ha dejado de confiar en la Escritura, porque queriendo imponer los deseos propios del corazón, o doctrinas que contradicen la Escritura, entonces están en desacuerdo con ella, y la editan, si pudieran arrancarían esas hojas de la Biblia. Por ejemplo, mujeres pastores a cargo de una iglesia, homosexuales, dirigiendo la iglesia, etc., y no estoy exagerando.

     

    Por lo mismo qué importante es que conozcas la Escritura, la cual está disponible para ti y para todo el que la abrace, y la desee. Y dice Pablo no se conforman a las sanas palabras, logos, jugiaíno, de aquí se deriva la palabra “higiene”.

     

    ¿Qué quiere decir Pablo? Que solo la Palabra de Dios es saludable, solo ella es íntegra espiritualmente, es provechosa, por eso ella nos merece toda nuestra atención y reverencia, porque es lo único que nos puede cuidar de enfermarnos, de ser engañados, de perdernos, ¿qué dijo Pablo al advertir a los pastores de Éfeso que cuidaran la iglesia de los lobos destructores?

     

    Hch 20:26-27, 32 Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos; 27 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

     

    Mira cómo Pablo se sintió seguro de que hizo lo que tenía que hacer. Mira uno de mis versículos favoritos:

     

    2 Ti 3:15-17 Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Y en esa misma carta Pablo le dice a Timoteo:

     

    2 Ti 1:13-14 Aférrate al modelo de la sana enseñanza que aprendiste de mí, un modelo formado por la fe y el amor que tienes en Cristo Jesús. 14 Mediante el poder del Espíritu Santo, quien vive en nosotros, guarda con sumo cuidado la preciosa verdad que se te confió. (NTV)

     

    Solo la Palabra de Dios es saludable para ser salvos, para madurar, para ser útiles, cuando la conocemos, la entendemos y la ponemos por obra. Y es importante aclarar que por Palabra de Dios estamos hablando de estos 66 libros.

     

    En ellos Dios ya reveló quién es él, su voluntad, para nosotros, nadie tiene el derecho de siquiera pretender decir: “no todo está escrito”, o, “Dios me dio una revelación fuera de la Escritura”, cuidado, mala señal. Alguien que no conoce la Escritura y que se cree profeta hablando de parte de Dios.

     

    Debemos tener cuidado porque por ahí sobran los auto nombrados profetas que dicen: “así dice el Señor, a lo cual siempre tenemos que responder: capítulo y versículo.

     

    Mis hermanos, la autoridad del maestro o predicador no es propia, la autoridad es la Escritura, nadie, absolutamente nadie tiene autoridad de hablar más allá de la Escritura, aun los que se auto proclamen profetas.

     

    En 2 Pedro 1:16 en adelante vemos a Pedro diciendo: nosotros vimos en el monte a Cristo transfigurarse, escuchamos a Dios diciendo: “este es mi hijo amado en el cual tengo complacencia”. Pero, aun así, dice la palabra profética más segura es la Escritura, ponte atento a ella.

     

    Mi hermano, ¿quieres saber cuál es el plan de Dios para el mundo? ¿Quieres saber qué quiere Dios de ti? ¿Cuál es su plan para tu vida? ¿Quieres saber por qué nomás no avanzas? ¿Quieres verdadero avance y crecimiento y tienes dudas?

     

    Bueno, tienes 66 libros, 1189 capítulos, 31,103 versículos, suficientes para que conozcas a Dios, sus intenciones, su carácter, quién es él, su voluntad para tu vida para que no te vean la cara de what.

     

    Después de haberte sumergido aquí, te desafío, si no encontraste provecho, transformación, restauración, poder de Dios en tu vida para todas las áreas, entonces sí, ve y busca a un hombre o una mujer sujetos a pasiones y a pecados como tú y yo, que griten mucho, y que parezcan espirituales y que te hablen de su propio corazón, a lo mejor eso sí te funciona.

     

    Pero, te aseguro que no va a suceder, te aseguro que si tú, seria, diligente, concienzudamente te acercas al Señor y a su Palabra, y con un corazón sincero la pones por obra, no vas a tener ninguna necesidad de andar con comezón de oír, y nunca llegando al conocimiento de la verdad, y vas a encontrar verdadera victoria en tu vida.

     

    No pretendas buscarle tres pies al gato, en lo personal, yo no confío en esos auto proclamados profetas, cuando empiezan con que tengo una palabra de Dios para ti, y que sueña, y las vasijas de aceite no escasearon, y siempre son los mismos textos, y utilizan los mismos recursos.

     

    ¿Sabes qué? Prefiero tomar el mensaje concentrado de la Palabra, sin diluir, sin alterar, el cual está disponible para mí, y para todo el que lo quiera, dice la Escritura:

     

    Sal 118:8 Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre.

     

    Lo he venido repitiendo mucho últimamente, los principios bíblicos, son sencillos, fáciles de entender, claro, toma fe y obediencia, eso es lo difícil porque no queremos negarnos a nosotros mismos, amamos nuestros ídolos, nuestros pecados, nuestras tinieblas y buscamos un camino que nos lleve sin necesidad de soltarlos, pero, no lo olvides no puedes amar y servir a dos Señores.

     

    Y además te aseguro delante de Dios, quien da vida, quien te ama, quien anhela que le conozcas, quien anhela ya bendecirte, no necesitas ningún pseudo profeta para conocer la voluntad de Dios y los principios, que Dios ya dio en su Palabra.

     

    Pero, precisamente ese es el problema no nos gusta lo que la Escritura tiene para nosotros y queremos a como dé lugar que alguien nos diga lo que queremos oír, que nos diga un camino en el cual no tengamos que abandonar nuestros ídolos, nuestros malos hábitos, que no nos tengamos que arrepentir, ni pedir perdón, ni humillarnos, pero, te lo repito, fuera de la sencillez de la escritura no vas a encontrar sanidad ni para ti, ni para los tuyos.

     

    Y los falsos maestros no se conforman a lo Escrito, por lo tanto, no tienen lo que verdaderamente necesitas.

     

    Ahora, no conformarse, no necesariamente tiene que ser algo totalmente fuera de lo que el Señor ha dicho, de hecho, los falsos maestros utilizan una parte de verdad con una parte de mentira, en el mejor de los casos 50%/50%, otros 80%/20%, algunos, los más difíciles de discernir utilizan 90, o 95, e inyectan su veneno en el 10 o en el 5 restante.

     

    Y quiero mencionar un poco de eso, por ejemplo, el ministerio profético del que tanto se habla hoy. Especialmente en el NT este ministerio es muy claro, hoy en día se ha hecho literalmente una nueva religión al respecto, y digo una nueva religión, porque su doctrina no viene de la Escritura, la cerraron, y hablan de la imaginación de su corazón, pero, no desde la verdad y la seguridad de la Palabra.

     

    Yo me pregunto, ¿quién los envió? ¿Por qué se auto proclaman profetas, dueños de unción, o de profecías que solo a ellos Dios les revela o les reveló? Eso ya de por sí es una muy mala señal. Para empezar, el ministerio profético del AT es muy diferente al del NT.

     

    Israel, el pueblo de Dios, al cual le hablaban Moisés, Elías, Isaías y todos los profetas, no es lo mismo que el de la iglesia de Cristo, nosotros también somos el pueblo de Dios, pero, Dios no trata con nosotros la iglesia como trataba con Israel por una sencilla razón.

     

    Para empezar, en aquellos tiempos Cristo no había venido todavía, no había muerto y resucitado, y no gozaban de la presencia del Espíritu Santo como nosotros la iglesia gozamos, para ellos, la revelación de la Escritura no estaba todavía completa, la encarnación de Jesús, el nacimiento de la iglesia todavía eran un misterio por revelar.

     

    En aquellos tiempos solo unos cuántos tenían el Espíritu Santo, y en ciertos momentos especiales, no toda la gente, ni todo el tiempo. Pero, para nosotros los creyentes, no es así, fue en Pentecostés donde sucedió lo que no había sucedido antes de Cristo, la profecía de Joel se hizo realidad, y el Espíritu Santo fue derramado sobre cada persona de en iglesia, y cada persona es toda persona.

     

    Cada persona que hace a Jesucristo el Señor de su vida, y es redimido y recibe vida eterna, se cumple en ellos esta profecía de Joel:

     

    Hch 2:17-18 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. 

     

    No tengo problema con esto, en Calvary Chapel creemos que los dones del Espíritu son para hoy, están vigentes, es más, ve a nuestras enseñanzas en 1 Corintios 12, 13 y 14, ahí hablo ampliamente de los dones de espíritu, en especial de las lenguas y la profecía. Un profeta es alguien que habla del corazón de Dios, de parte de Dios.

     

    Y dice 1 Cor 14:3 que el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación, los fortalece, los anima y los consuela, pero como ya lo vimos aquí, cualquiera puede profetizar, y jamás lo hará más allá de lo que Dios ya reveló en su Palabra.

     

    Y este es el problema estos falsos profetas pretenden practicar un ministerio profético supuestamente al estilo del AT, donde solo algunos tenían el Espíritu Santo. Checa como todos ellos se creen Elías, Eliseo, Isaías, además, se creen dueños de los derechos del Espíritu Santo, solo a los que le entran con la cuota y se mochan, son a los que les pueden compartir de su supuesta unción.

     

    Cuidado, eso ya de por sí, sencillamente no cuadra con la enseñanza del NT, y ni siquiera con la del AT, porque en el AT Dios da instrucciones específicas con respecto a los profetas, y el castigo de un falso profeta, y su falsa enseñanza era muerte, ejecución inmediata.

     

    Por eso, ten cuidado cuando veas supuestos mantos, o espadas, o cosas rarísimas, que no tienen nada que ver con la enseñanza Bíblica, ni del nuevo, ni del AT. Todo eso se ve más son cultos paganos al dios de la codicia, carnalidad disfrazada de espiritualidad.

     

    No es así, Dios es tan bueno que ha dejado su Palabra disponible para ti y para mí y no tiene nada esotérica, supersticiosa u oculta, no, la Palabra es clara, Dios es un Padre celestial bueno, que ya anhela que la entiendas, desea que la abraces, que la ames y que la pongas por obra, para que disfrutes de sus beneficios, no necesitas a alguien que te diga: “Así dice el Señor”.

     

    Lo que yo veo en la Escritura, es que el Espíritu Santo no hace acepción de personas, si tú lo quieres lo puedes tener, si tú quieres, si tú lo pides, puedes ser lleno de él, y él ya quiere llenarte, él ya quiere que le des el control de tu vida, él ya quiere revelarte toda su verdad, él ya quiere fortalecerte para que obedezcas, para que sigas la justicia, para que ames a Dios y puedas ver las ventanas de los cielos abiertas para tu vida.

     

    Y para eso, ningún pastor, o ningún auto proclamado apóstol o profeta tiene exclusividad, cuidado, eso es señal de un falso maestro, de una falsa enseñanza, no caigas en esa mentira.

     

    Es más, ¿sabes que cuando el Señor mandó a Isaías, a Jeremías, a todos sus profetas, el “así dice el Señor que ellos llevaban fue de juicio”? Y no porque ellos no supieran, sí sabían lo que Dios mandaba, sencillamente lo ignoraron voluntariamente.

     

    Dios les hablaba y ellos volteaban la cara, de manera que, los profetas eran como las manos de Dios tomándoles la cara y diciéndoles: “mírame a los ojos, eres un desobediente y ya me cansé, tengo siglos siendo paciente contigo y ya se te acabó el veinte”.

     

    Además, Isaías terminó acerrado por la mitad, Jeremías no tuvo ningún éxito, no tuvo programas de tv, como predicador fue un fracaso, y jamás buscó su propia fama.

     

    Solo en los tiempos de Esdras y Nehemías cuando regresaron del cautiverio, el cual fue el juicio de Dios por su desobediencia, Israel había cavado muy hondo en su depravación y pecado, y salir de ahí en momentos les estaba costando, de manera que se desanimaban.

     

    Y Dios les mandó profetas para animarlos y decirles: sí, todo esto fue consecuencia de tus malas decisiones, pero, no te desanimes, ya te arrepentiste, ya entendiste, yo estoy contigo para fortalecerte para que hagas lo bueno, para que sigas la justicia.

     

    Y ¿sabes qué estaba haciendo el pueblo de Israel antes de recibir el castigo de Dios por no obedecer a la sencillez de su Palabra? Andaban como el mulo sin entendimiento tras sus ídolos, como el buey que va al degolladero, como el ave que vuela hacia la red.

     

    Lo único que buscaban en esos falsos profetas era cumplir los deseos de su vientre, de sus ojos, de la vanagloria de la vida. Pero, Dios y su Palabra, realmente no les interesaba, y aquellos profetas que les hablaban verdaderamente de la Escritura, los despreciaban:

     

    Ay no, este no grita, este nomás puros versículos que, aburrido, no se siente el espíritu, además, yo necesito algo que me sirva ya. No quiero oír de un dios que es fuego consumidor, que me manda obedecer, que me pide que renuncie a mis deseos egoístas, no, yo quiero uno que declare prosperidad y que todo me va a salir bien.

     

    Yo no estoy dispuesto a ceder nada en mi vida, ni a entender ni poner por obra ninguno de los principios bíblicos, aunque es un desastre yo amo mi vida; sí, mi matrimonio, mis hijos, mis finanzas, están en la línea de la destrucción, pero, si Dios quiere ayudarme, tiene que ser a mi manera.

     

    Entonces voy a buscar un profeta que me diga: ¿estás en un desierto? ¿Estás batallando con tu marido, con tus finanzas, con tus hijos? Pon aquí tu cuota y yo voy a dar el hechizo mágico para que todo se arregle.

     

    Claro, no necesitas arrepentirte, no necesitas humillarte, no necesitas entender que son tus faltas, que los deseos de tu carne, tus malas decisiones son los que te están consumiendo y destruyendo tu vida y tu familia, no necesitas obedecer al principio bíblico, todo va a caer como fuego del cielo a tu vida, porque vamos a matar a los malos espíritus, son su culpa, no es tuya, son ellos.

     

    Y sí tienen algo que ver, pero, no son los principales culpables. Solo necesitas al profeta que te diga: “serás próspero y todo te va a salir bien”; ha, pero siembra, trae tu cuota, tráele honra al profeta, porque sin dinero, no hay agorero.

     

    Mejor lee los profetas, y tú los vas a descubrir, pero te doy un texto para que veas lo que Dios piensa de tales profetas:

     

    Jer 23:14 Y en los profetas de Jerusalén he visto torpezas; cometían adulterios, y andaban en mentiras, y fortalecían las manos de los malos, para que ninguno se convirtiese de su maldad; me fueron todos ellos como Sodoma, y sus moradores como Gomorra.

     

    Jer 23:16 Esto dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales a su pueblo: «No escuchen a estos profetas cuando ellos les profeticen, llenándolos de esperanzas vanas. Todo lo que dicen son puros inventos. ¡No hablan de parte del SEÑOR! 17 Siguen diciendo a los que desprecian mi palabra: “¡No se preocupen! ¡El SEÑOR dice que ustedes tendrán paz!”. Y a los que obstinadamente siguen sus propios deseos, los profetas les dicen: “¡No les sucederá nada malo!”. (NTV)

     

    Jer 23:21-22 »Yo no envié a estos profetas, sin embargo van de un lado a otro afirmando hablar en mi nombre. No les he dado ningún mensaje, pero aun así siguen profetizando. 22 Si hubieran estado en mi presencia y me hubieran escuchado, habrían hablado mis palabras y habrían hecho que mi pueblo se apartara de sus malos caminos y sus malas acciones.

     

    Lee todo el capítulo, es más todo Jeremías, toda tu Biblia, te va a hacer mucho bien, conoce a tu Dios, relaciónate con él y con su Palabra. Por eso dice Pablo no se conforman tampoco a la doctrina, la cual es conforme a la piedad.

     

    1 Ti 6:3c y a la doctrina que es conforme a la piedad,

    ¿Qué significa esto? Piedad es devoción a Dios, es un deseo por agradarlo, por seguirlo, por tomarlo en cuenta, por vivir para su gloria, no la propia, lo cual produce una vida sana, una vida que se manifiesta mayormente por amar y seguir la verdad, la justicia de Dios.

     

    Y te voy a decir algo, la falsa doctrina, las palabras de hombres, y no de nuestro Señor Jesucristo, jamás van a producir una vida piadosa, todo lo contrario, predicar a los ídolos de la codicia, avaricia, los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida disfrazados de adoración a Dios, jamás van a producir justicia en la vida de una persona.

     

    Lee 2ª Pedro 2, la carta a Judas, un falso maestro siempre tiene una vida oculta de pecado, ellos los llaman gente dominada por su naturaleza pecaminosa, llenos de inmundicia, atrevidos, contumaces, inconstantes, con los ojos llenos de adulterio.

     

    No tenemos el tiempo de verlo, pero, te invito, lee tu biblia, no te comas todo lo que escuches, primero conoce la Escritura, checa el fruto del maestro, de su enseñanza y corrobórala con la Escritura. Y Pablo da más características de un falso maestro, dice:

     

    1. Su carácter y el fruto de su enseñanza.

    1 Ti 6:4a está envanecido,

    No es que está “lleno de poder del Espíritu”, si bien hubo gente en el AT que llena del Espíritu y del celo del Señor exhortaron e incluso ejecutaron juicio ante un pueblo desobediente, Pablo le dice a Timoteo: no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio.

     

    El NT nos enseña que el fruto del Espíritu es primordialmente amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Jesucristo mismo dijo: aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón.

     

    Estar envanecido es la palabra tuphoo, que se deriva de una palabra que significa “humo”, y es esto, inflarse como una nube de humo. Y hay una diferencia entre verdadero fuego del Espíritu, celo por la verdad y arrogancia.

     

    Imagínate cuánta vanidad se requiere para pretender establecer que una enseñanza de hombres es superior a lo que Dios dice en su Palabra. Dice Pedro:

     

    2 Pe 2:18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción.

     

    Dice en Colosenses 2:

     

    Col 2:18-19a No dejen que los condene ninguno de aquellos que insisten en una religiosa abnegación de uno mismo o en el culto a los ángeles, al afirmar que han tenido visiones sobre estas cosas. Su mente pecaminosa los ha llenado de arrogancia 19a y no están unidos a Cristo, la cabeza del cuerpo.

     

    No es difícil diferenciar una actitud arrogante de una humilde, un falso maestro es arrogante. Jhon McArthur dice:

     

    Los falsos maestros tienen una percepción en extremo inflada de su propia importancia, no vacilando en revelarse contra Dios y su Palabra. Sin embargo, eso simplemente confirma que están infectados con una mortal enfermedad espiritual. Y dice el versículo:

     

    1 Ti 6:4b nada sabe,

    Acerca de las sanas palabras de nuestro Señor y la doctrina conforme a la piedad, dice Pablo: nada sabe, no las comprende, no las conoce, no piensa en ellas, no le son familiares, o no se familiariza con ellas, no tiene una perspectiva verdaderamente bíblica, ni mucho menos espiritual.

     

    Está lleno de su propia prudencia y de lo que brota de su mente carnal inflada de orgullo, pero, no es el Espíritu Santo el que lo mueve, es su propio corazón perverso y engañoso, no es sabiduría de lo alto, no son caracterizados, ni están rodeados de esta sabiduría, sino siempre obras de la carne, celos, contiendas, divisiones, lo que dice en Santiago:

     

    Stg 3:14-16  Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

     

    Y corrobora su enfermedad, dice:

     

    1 Ti 6:4c y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras,

    La palabra delirar noséo, significa estar enfermo, un deseo malsano, nocivo, enfermizo, morboso por provocar discusiones inútiles. Cuestiones se refiere a especulaciones sin valor zétesis, y logomajía, les encanta el debate, la controversia, tener un punto de discusión para parecer muy eruditos y espirituales, cuando en realidad están negando la verdad.

     

    Les encanta discutir acerca de mandamientos y doctrinas de hombres, obras, ritos raros, pero, dice Pablo:

     

    Col 2:21-23 «¡No toques esto! ¡No pruebes eso! ¡No te acerques a aquello!»? 22 Esas reglas son simples enseñanzas humanas acerca de cosas que se deterioran con el uso. 23 Podrán parecer sabias porque exigen una gran devoción, una religiosa abnegación de uno mismo y una severa disciplina corporal; pero a una persona no le ofrecen ninguna ayuda para vencer sus malos deseos.

     

    No hay edificación, no hay un verdadero avance espiritual, lo único que provocan es o contiendas, o puro orgullo espiritual; estas pláticas no producen la justicia de Dios, unidad en el Espíritu, edificación, amor, servicio, unos por otros, solo producen obras de la carne:

     

    1 Ti 6:4d de las cuales nacen envidias,

    Envidias: fdsonos, mala voluntad, malevolencia, celos, enojo por el avance o la prosperidad del otro, este sentimiento de disgusto producido al ser testigo u oír de la prosperidad de otros.

     

    Lejos de gozarse por el avance de un hermano en Cristo, es todo lo contrario: “por qué ese, si yo soy más espiritual, estoy más preparado, llevo más tiempo sirviendo como burro. En este caso de estas peleas lejos de decir: Dios es bueno, justo; no, es competir, es ver quién se ve mejor o quién tiene mayor éxito. Lo contrario al amor, el cual se goza del bien del hermano. Por lo tanto, también surgen:

     

    1 Ti 6:4e pleitos,
    éris, luchas, contención, rivalidades egoístas, riñas, discordia. Lejos de mantenerse la unidad, es siempre una batalla campal, me lastimaste, te lastimo, me las pagas. Checa lo importante de ver entre nosotros el verdadero amor, checa tus pláticas, a dónde llevan. Y dice:

     

    1 Ti 6:4f blasfemias,

    Esta es maldición, maledicencia, o groserías, calumnia, no solo con los hermanos, la blasfemia es específicamente contra Dios. ¿Por qué a mí Dios? ¿Por qué a él lo bendices y a mí no? ¿Te acuerdas de Caín? Qué injusto eres Señor.

     

    1 Ti 6:4g malas sospechas,

    Jupónoia,

    Esta suspicacia, desconfianza maligna de siempre estar pensando mal de alguien; en esto Satanás es experto: mira me vio feo, no me saludó, trae algo contra mí, mira cómo movió la mano, mira cómo se peinó, mira la blusa que usó, mira cómo camina, mira cómo me mira, lo hace para hacerme sentir mal y humillarme, lo hace para hacerme quedar mal, me quiere quitar el puesto, el novio, el marido, el trabajo, el ministerio, etc.

     

    Nunca pensar lo bueno, lo justo, lo honesto, nunca dar el beneficio de la duda. Checa a dónde llevan tus pláticas, también nosotros debemos cuidar la manera en la que hablamos.

     

    Cuidado con un supuesto discipulador que está rodeado de estas cosas, cuidado con alguien que dice saber mucho de la Biblia y estas cosas son las que caracterizan sus amistades y sus supuestos estudios bíblicos. Y dice:

     

    1 Ti 6:5a disputas necias

    Paradiatribé, también se traduce disputas perversas, constantes, que vienen de rencillas necias, ya viejas. Este rollo de ya tenerse tirria, y verse solo para darle vueltas al mismo asunto sin un sincero deseo de perdonar, de sobreponerse, de darle vuelta a la página, sino lo contrario, a ver si en esta ya me desquito y le gano el argumento.

     

    Pleitos que vienen de raíces de amargura bien enraizadas, que solo producen discusiones, fricciones constantes e inútiles, para perdición de los oyentes. Jamás para el avance de la verdad. No pierdas de vista todo lo que provoca el cerrar la Escritura, el no confiar en ella, y preferir confiar en tu propia prudencia guiada por tu naturaleza pecaminosa.

     

    Qué importante es estar en una iglesia local hermanos, porque es la única manera de verdaderamente probar el fruto de la enseñanza, y del maestro. Y Pablo no para ahí, dice dónde está el meollo del asunto:

     

    • Su motivación oculta es la idolatría al dinero.

    1 Ti 6:5b de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad,

    Esto es algo que siempre me ha dejado pasmado, cómo escuchando el Evangelio, no solo eso, habiendo escuchado, predicado y visto en acción el Evangelio poderoso de salvación, todavía no creen, y tienen una agenda oculta.

     

    No vamos muy lejos, Judas, quien convivió con el mismo Señor por tres años, comió del mismo plato, escuchó sus palabras, vio los milagros de primera mano, la multiplicación del pan, vio al Señor apaciguar una tormenta y lo vio caminar sobre el agua, y todo lo demás, pero dice la Palabra que era ladrón y que sustraía de la bolsa del dinero.

     

    Así estos hombres inmersos en el ministerio con un corazón totalmente lejos de Dios, me recuerda lo que el Señor dijo:

     

    Mat 7:15-16 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis.

    Y más adelante dice: sencillamente no puede un árbol bueno dar frutos malos ni viceversa, es decir, no hay pierde, no te engañes, checa el fruto, y después dice:

     

    Mat 7:22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

     

    Y me da calma lo que dice después en Romanos:

    Rom 9:16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

     

    Jua 6:44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.

     

    Jua 15:16  No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

     

    Eso me da más paz, pero, para que te des cuenta que es posible, para que como dice la Escritura, tú también examina tu fruto, examina si verdaderamente estás en la fe, y si oyes hoy su voz no endurezcas tu corazón, porque mientras más te endureces menos podrás creer. La incredulidad produce ignorancia de Dios así como estos hombres, dice en Efesios:

     

    Efe 4:17-18  Así que les digo esto y les insisto en el Señor: no vivan más con pensamientos frívolos como los paganos. 18 A causa de la ignorancia que los domina y por la dureza de su corazón, éstos tienen oscurecido el entendimiento y están alejados de la vida que proviene de Dios. (NVI)

     

    Cuidado con la dureza de corazón, cuidado con ahí mañana me arrepiento, no estoy listo, más adelante, cuando quieras ya no va a ser posible, dice en Proverbios:

     

    Pro 29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.

     

    2 Ts 2:10-12 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

     

    Primeramente, la incredulidad, el no escuchar a su conciencia, y mucho menos al Espíritu Santo convenciéndoles de pecado, lo cual deja sus mentes corrompidas. Una mente diafdserío: Significa podrido por completo, arruinado, descompuesto, corrupto, depravado, una mente en estas condiciones.

     

    Porque como lo vimos queda steréo, privados, defraudados, es decir, pretendiendo engañar a todo mundo, incluyendo a Dios, ellos mismos son los que se defraudan, se hacen trampa a sí mismos, se roban. quedando privados de la verdad. Y al mismo tiempo Dios les da lo que tanto anhelan, una vida sin Dios, les niega la verdad. Como dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 2:14  Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

     

    Dice en Romanos:

    Rom 1:28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

     

    En Hebreos nos dice también:

     

    Heb 6:4-6 Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo,5que saborearon la bondad de la Palabra de Dios y el poder del mundo venidero — 6 y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública. (NTV)

     

    Solo producen error porque no tienen la mente de Cristo, y lo más alarmante es que, no estamos hablando de musulmanes, o agnósticos, o algún movimiento anti cristiano, estamos hablando de gente con apariencia de piedad, con una Biblia bajo el brazo, pero, que niegan la eficacia de ella con sus hechos. Y mira su motivación:

     

    1 Ti 6:5c que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.

    La piedad, el tomar en cuenta a Dios, la devoción a Dios debería ser su ganancia como dice el siguiente versículo, pero, en lugar de eso, ven las cosas de Dios como una manera de enriquecerse, porque ese es su ídolo, ese es su verdadero dios: el dinero.

     

    Ellos no están sirviendo al Señor, están sirviendo al dinero, para ellos el ministerio solo es un medio para enriquecerse. ¿Sabes por qué son tan populares? Por lo que ya te dije al principio mira cómo lo dice Pedro:

     

    2 Pe 2:1-3 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3a y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

     

    Alguien igual enamorado de este mundo, que ama el dinero, que lo tiene como su dios, porque realmente es en lo que cree, cree que es a través el dinero y la prosperidad que va a alcanzar plenitud, seguridad, y todo lo que se necesita para realmente ser feliz.

     

    Obviamente va a buscar a un maestro que se lo venda, por eso decía Chuck Smith: predicadores carnales atraen a gente carnal. Ya lo mencioné si me vendes que Dios va a ser el medio para que yo alcance lo que verdaderamente idolatro, y en el proceso me haces sentir espiritual y que estoy verdaderamente agradando a Dios, pues venga, qué conveniente. Pero, mira su fin:

     

    1 Pedro 3b - Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. 4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; 5 y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6 y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente…

     

    Dice el 10 donde sigue hablando de estos falsos maestros:

     

    2 Pe 2:10-11 El Señor castigará sobre todo a los que siguen deseos impuros y desprecian su autoridad. Son tercos y atrevidos, y no tienen miedo de insultar a los poderes superiores; 11 en cambio, los ángeles, aunque tienen más fuerza y autoridad, no se atreven, de parte del Señor, a condenar con insultos a esos poderes. (DHH)

     

    ¿No se si los hayas escuchado? Pero en el rollo de su reprendedera inflados de orgullo, hacen lo que ni los ángeles harían insultando a poderes que no entienden. Y dice:

     

    2 Pe 2:12-14 Esos hombres son como los animales: no tienen entendimiento, viven solo por instinto y nacen para que los atrapen y los maten. Hablan mal de cosas que no entienden; pero morirán de la misma manera que los animales, 13 sufriendo por lo que han hecho sufrir a otros. Se creen felices entregándose al libertinaje en pleno día. ¡Son un avergüenza y un escándalo cuando los acompañan a ustedes en sus fiestas, divirtiéndose con sus placeres engañosos! 14 No pueden ver a una mujer sin desearla; no se cansan de pecar. Seducen a las almas débiles; son expertos en la avaricia; son gente maldita. (DHH)

     

    ¿Te parece difícil de creer? Pero, es una realidad, escándalo tras escándalo se ha visto de estos falsos maestros. Y sigue:

     

    2 Pe 2:15 Andan perdidos, porque se han desviado del camino recto. Siguen el ejemplo del profeta Balaam, hijo de Bosor, que quiso ganar dinero haciendo el mal 16 y fue reprendido por su pecado: una asna muda le habló con voz humana y no lo dejó seguir con su locura. (DHH)

     

    En Números 22 puedes encontrar esta historia; este hombre fue consumido por su codicia, tan engañado iba que hasta su burra fue más espiritual que él, él estaba ciego, utilizando la piedad como fuente de ganancia, y su final fue la muerte. Y dice:

     

    2 Pe 2:17-19 Esos maestros son como pozos sin agua, como nubes llevadas por el viento; están condenados a pasar la eternidad en la más negra oscuridad. 18 Dicen cosas altisonantes y vacías, y con vicios y deseos humanos seducen a quienes a duras penas logran escapar de los que viven en el error. 19 Les prometen libertad, siendo ellos mismos esclavos de la corrupción; porque todo hombre es esclavo de aquello que lo ha dominado.

     

    Todo esto ya lo vimos, gente estéril, dañina en especial para los que no se ocuparon en poner la verdad como su autoridad, sino que solo quisieron cambiar de banca, y probar a ver qué de bueno sacaban, sin en verdad rendirse por completo al Señor.

     

    2 Pe 2:20-22 Pues los que han conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y han escapado así de las impurezas del mundo, si se dejan enredar otra vez en esas cosas y son dominados por ellas, quedan peor que antes. 21 Hubiera sido mejor para ellos no haber conocido el camino recto que, después de haberlo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero en ellos se ha cumplido la verdad de aquel dicho: "El perro vuelve a su vómito", y también lo de "La puerca recién bañada vuelve a revolcarse en el lodo."

     

    Mis hermanos, esto es muy real y actual, está sucediendo alrededor de nosotros, ¿cuán importante es que tomes la Escritura en serio, que la conozcas y que conociéndola la recibas, la creas, la obedezcas, la pongas por obra, no quieres ni ser un apóstata, ni tampoco estar a merced de estos hombres.

     

    ¿Quieres verdadera sanidad para tu vida, restauración una familia sana, una vida en verdadera piedad? No te apartes ni a diestra ni a siniestra de la Escritura. Ella es la única ancla segura, fuera de ella solo entrarás a un mar de opiniones de gente sujeta a debilidad como tú y como yo.

     

    Cuida el fruto en tu vida, cuida de estar dando fruto de lo que escuchas, ¿qué hay en tus pláticas? ¿Por qué son caracterizadas? ¿Edificas, bendices, inspiras a obedecer a Dios, a hacer lo correcto? ¿Te estás cuidando de no ser tú el foco de este tipo de infecciones de chisme, murmuración y destrucción? Pablo le dirá a Timoteo en la siguiente carta:

     

    2 Ti 2:14-17 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. 15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. 16 Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. 17 Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,

     

    Mis hermanos, no seamos nosotros los que deliramos, enfoquémonos en la sencillez de la Escritura, dejemos de justificarnos, y en fe, en amor a la verdad, simplemente obedezcamos. Voluntariamente, en todo momento, decidamos seguir, conformarnos a las palabras de nuestro Señor Jesucristo, el cual está hoy, disponible para todo aquel que cree en él, y que clama a él.

     

    Solo a través de Cristo es que encontraremos verdadera libertad, solo a través de su Palabra, y si tú no estás en Cristo, hoy puede ser ese día. ¿Qué significa estar en Cristo? No significa solamente decir que crees en él. La Palabra dice en Santiago que los demonios creen y tiemblan y ellos no serán salvos.

     

    Se trata de reconocer que has pecado contra tu creador, contra el dueño y Señor de esta tierra, que con tus pecados le has ofendido, la Palabra dice que por cuanto todos pecamos estamos destituidos de la gloria de Dios.

     

    Y no solo eso, que la paga de ese pecado, el castigo es la muerte, todos vamos a enfrentar al creador por haber pecado, dice en Hebreos:

     

    Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

     

    Que reconozcas que por más que te esfuerces tus buenas obras jamás van a ser suficientes para alcanzar por ti mismo el perdón de pecados, necesitarías ser perfecto, no solo a partir de hoy, sino desde que naciste hasta que te mueras, y eso es imposible, por eso la Biblia dice:

     

    Nos salvó no por obras de justicia que nosotros hubiésemos hecho, sino por su misericordia, por gracia somos salvos por medio de la fe, y esto no es de nosotros, sino que es un don, un regalo de Dios, no por obras para que nadie se gloríe.

     

    Debes saber, y reconocer que Cristo pagó el castigo que tú y yo y cada pecador merecíamos, que siendo inocente, él padeció por nosotros, dice en 1 Pedro 3:18:

     

    1 Pe 3:18 Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu.

     

    Pero, necesitas creer esto, recibir a Cristo, creerlo y confesarlo, la Palabra dice:

    Jua 1:11-12 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

     

    Rom 10:9-11 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

     

    Recibe hoy a Cristo para que dejes de ser un hombre o una mujer natural y comiences a entender las cosas espirituales, y puedas verdaderamente ver y conocer la salvación del Señor en tu vida.

     

    Que puedas comenzar a saborear la sanidad, la integridad que solo encontrarás en la Escritura, que puedas amar y entender lo que es la verdadera piedad, que puedas estar a salvo de falsos maestros, y sobre todo que tengas la seguridad de que el día que mueras no serás condenado.

     

    Recuerda, no es algo sencillo que no tengas la verdad, es cuestión de vida o muerte, de condenación y de salvación. Mis hermanos, pongámonos las pilas con la Escritura, atendamos, obedezcamos, va a ser bien para tu vida, medicina para tu cuerpo y refrigerio para tus huesos. Vamos a orar.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Oct 1, 20171 Timoteo 6.1-2 El Empleado Cristiano Y Su Motivacion
    Oct 1, 2017
    1 Timoteo 6.1-2 El Empleado Cristiano Y Su Motivacion
    Series: 1 Timoteo

    EL EMPLEADO CRISTIANO Y SU MOTIVACIÓN

    1 Timoteo 6:1 – 2
     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

    Parte de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo.

     

    Lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, habla la experiencia de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden.

     

    Pablo le dice a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia. A lo largo de esta carta podemos hallar:

    sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo).

     

    Pablo nos dice en esta carta de qué se trata la sana doctrina: del amor que nace de corazón un limpio, una buena conciencia y una fe no fingida, en otras palabras, la sana doctrina no solamente es una buena enseñanza bíblica, lo cual es imprescindible, tampoco se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas.

     

    La sana doctrina incluye una conducta, la cual es una respuesta al amor de Dios de gente redimida, perdonada, que ha nacido de nuevo, somos la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad, y así nos conducimos.

     

    Si nuestra doctrina no se refleja en una vida transformada, lo único que tenemos es mera filosofía muerta, y el cristianismo se convierte en una opción más en el menú de religiones que existen en el mundo.

     

    Recapitulando un poco, ya hemos visto la importancia y la necesidad de confrontar el pecado, porque, equivaldría a ignorar los síntomas de una enfermedad por temor a que la medicina sabe mal, o a que no me gustan las agujas o los hospitales puede ser muy nocivo e incluso fatal.

     

    Confrontar el pecado es una cuestión de amor y cuidado no de juicio, no se trata de condenar, vengarse o juzgar, sino, o prevenir la enfermedad, o la tratarla para llevar a la persona a la sanidad. Aprendimos también acerca de las viudas, cómo ayudarlas, a quién ayudar; cómo ellas pueden ser una bendición en la iglesia cuando se dedican de tiempo completo al Señor.

     

    Cómo cuidar que el llamado que tengamos a servir sea el correcto, porque estar en el lugar incorrecto con los motivos incorrectos trae tropiezo y juicio de parte de Dios, trae esterilidad espiritual y daño al cuerpo de Cristo.

     

    Y es hermoso saber que formamos parte de este maravilloso organismo llamado la iglesia; Dios Padre diseñó y escogió su iglesia desde la eternidad pasada, Dios el Hijo, la redimió a través su vida, muerte y resurrección, y Dios Espíritu Santo, la engendró en aquel día de pentecostés.

     

    De toda nación o institución que ha existido, la iglesia es el único organismo que Cristo prometió proteger y cuidar hasta que él venga, y nos hizo invencibles ante las puertas del infierno, las cuales no prevalecerían contra nosotros.

     

    Nosotros, la iglesia, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan para llegar a un mundo perdido.

     

    Somos el cuerpo de Cristo, encargados de hacer visible a Cristo en el mundo, revelando su gloria, y con esta gloria atraer a los hombres a la salvación en Él. Dios ha elegido que su luz brille en un mundo en tinieblas a través de su iglesia. Es algo glorioso.

     

    Y esto sucede cuando al ser fortalecidos por el Espíritu Santo, instruidos y empoderados por la Palabra de Dios, en toda intención, obediencia, entrega, y fidelidad, respondemos al amor de Dios, y ponemos por obra los mandamientos, los principios bíblicos; es entonces cuando la iglesia se convierte un modelo de piedad y virtud, y alumbra a un mundo en tinieblas, que no toma en cuenta a Dios.

     

    Por eso, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, y es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

     

    Y hemos visto cómo esto debe comenzar en aquellos que dirigimos, quienes instruimos y discipulamos a otros, para que ellos a su vez ayuden a esta obra de ser luz en el mundo.

     

    Hace dos semanas hablamos de la conducta del anciano, y la responsabilidad que la congregación tiene para con sus dirigentes, la cual, no es sino una respuesta de amor, al amor y al servicio recibido por sus pastores.

     

    Vimos las responsabilidades mutuas entre pastores y la congregación; aprendimos que los líderes que hacen bien su trabajo deben ser reconocidos y recompensados por su buen trabajo.

     

    Vimos cómo el anciano necesita ser protegido, sin llegar al punto de darle inmunidad, temiendo a Dios más que a los hombres. Vimos que la mejor manera de evitar problemas a largo plazo con un mal líder, es tomarse el tiempo suficiente para evaluar si ponerlo o no. Todo esto es básico para ser esta luz que alumbre las tinieblas y que traiga gloria a nuestro Padre celestial.

     

    El día de hoy veremos otro aspecto de la sana doctrina, el cristiano en su trabajo, cómo se practica la sana doctrina en mi lugar de trabajo, la importancia que tiene, el poder que hay en manifestar lo que somos en el lugar donde nos desenvolvemos a diario.

     

    Muchas veces lo he mencionado, no venimos a la iglesia, somos la iglesia; hemos aprendido que no es que seamos cristianos porque venimos a la iglesia y que debemos ser cristianos solo cuando venimos a la iglesia; el ser cristiano es una identidad, es un cambio de residencia, Cristo nos rescató y nos trasladó de las tinieblas al reino de su luz admirable, es una respuesta al llamado del Dios viviente, a la vida eterna.

     

    Porque aquellos que tenemos un trasfondo religioso tradicional fuimos enseñados a que hay diferencia entre el clero y los laicos, es decir, los pastores, o la gente al frente de la iglesia, es diferente a la gente común y corriente que viene a la iglesia los domingos, o en algún evento especial.

     

    Entonces, a los que le toca ser espirituales y servir a Dios son a los miembros del clero, los laicos solo vienen a la iglesia ciertos días de la semana, medio ayudan, medio diezman, y ese es su servicio al Señor, pero, ¿qué crees? No es así.

     

    La biblia no hace esta diferencia, si bien hace diferencia en cuanto a que somos miembros diferentes de un cuerpo, nos dice que somos miembros de un solo cuerpo, y que hay una cabeza la cual es Jesucristo.

     

    Tomando en cuenta estas dos cosas necesitamos recordar que somos cristianos en todo tiempo, y que nuestros trabajos son parte de nuestro ministerio, de hecho, es nuestro campo misionero, ahí estamos sirviendo al Señor.

     

    Debemos poner algo en nuestros corazones, el trabajo no es un castigo debido a la maldición del pecado, antes de la caída del hombre, de hecho, en el capítulo dos de Génesis, el cual estaremos viendo los jueves, Dios le dio a Adán la tarea de labrar y cuidar el huerto de Edén, después de la caída se hizo difícil y cansado, pero, de hecho, Dios creó el trabajo para hallar satisfacción, dignidad, propósito, por lo tanto, nuestro trabajo, cualquiera que este sea, debe ser una oportunidad de glorificar a Dios.

     

    Es ahí donde vivimos nuestra vida cristiana, porque es donde más tiempo nos ocupamos, y por lo mismo, es ahí donde manifestamos nuestras convicciones, nuestro amor a la verdad, a nuestro Señor, ahí es donde se manifiesta lo que realmente somos, no tanto en ejercicios religiosos de iglesia, donde podríamos estar diciendo a Dios que le amamos con nuestra boca, pero con nuestros hechos negándolo.

     

    Entonces, la sana doctrina debe manifestarse en todas las áreas de mi vida, y el día de hoy, Pablo va a recordar a Timoteo que en cuanto al trabajo no es diferente.

     

    Por ejemplo, yo veo a muchos de ustedes aquí en la iglesia, pero, en sus trabajos, la verdad es que para mí es un misterio, pero, sabe que el Señor está viéndote en todo momento, porque él ni siquiera parpadea, todo lo sabe en todo momento.

     

    Y la prédica de hoy no se trata de ponerte una ley y te diga: así tienes que comportarte; no, recuerda lo que es la Palabra de Dios, es un espejo, el cual te va a decir quién eres, cuál es tu estado externo, al mismo tiempo es un escáner que te muestra la realidad de tu alma y corazón, dónde estás, cómo está tu fe, enferma, sana, o quizá sigas muerto espiritualmente.

     

    Recuerda algo más, el poder de Dios que levantó a Jesucristo de los muertos mora en nosotros entonces, no sería lógico seguir siendo los mismos de antes, si bien como cristianos, al menos en esta vida, jamás diremos, “ya llegué, ya estoy contento con lo que soy”, sí debe ser claro que no somos los mismos que éramos cuando Jesús nos encontró.

     

    Y que, aunque no estamos contentos con lo que somos, podemos ver la gracia poderosa y transformadora del Señor actuando en nosotros, transformándonos a la imagen de Cristo, de gloria en gloria.

     

    Ahora, la mayoría de la gente no está feliz con su trabajo, el hecho de levantarse e ir a trabajar le es difícil, y en especial el incrédulo, quien vive consumido por la idolatría a los bienes materiales, el ocio y el materialismo, y para él, el trabajo es un mal necesario para poder financiar sus placeres.

     

    Pero, tristemente para los creyentes muchas veces no es diferente, por eso debemos cuidarnos de la idolatría a las cosas de este mundo y no olvidar lo que dice en Colosenses:

     

    Col 3:23-25 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. 25 Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.

     

    En esta motivación es que Pablo insta a Timoteo a enseñar esto, y es lo que el día de hoy estaremos considerando, por eso yo titulé este mensaje: EL EMPLEADO CRISTIANO Y SU MOTIVACIÓN. Demos lectura 1 Timoteo 6:1-2. Y dice Pablo:
     
    I. Honra, respeto y sumisión deben ser lo que caracteriza el servicio de un cristiano en su trabajo.
     

    1 Ti 6:1a Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor

    Solo hay dos posiciones, o eres empleado, o eres empleador, en cualquier caso, necesitamos recordar que en lo que hacemos, estamos sirviendo al Señor, si brindas un servicio, también eres empleado de la persona a la que se lo brindas. En este caso Pablo se refiere a todos a, cualquiera que esté bajo autoridad.

     

    En estos tiempos el sistema económico estaba basado en la esclavitud, la historia cuenta que más de la mitad de la población romana eran esclavos. Había todo tipo de esclavos, nacidos en casa, comprados, adquiridos como botín de guerra, algunos estudiados, los cuales se usaban como doctores o arquitectos, otros eran tutores, otros dedicados al cuidado de la casa, etc.

     

    Y había castigos severos para los esclavos flojos, desobedientes, ladrones, o los que huían, lo cual incluía desde ser marcados en la piel con hierro incandescente, que hicieran evidente su desobediencia, hasta ser ejecutados, ellos eran una posesión, no personas con derechos.

     

    Para los judíos había leyes específicas que les brindaban protección, en especial si era un esclavo judío vendiéndose como esclavo a otro judío por necesidad. Dios siempre mandó compasión, y cuidado sobre los esclavos, claro que la esclavitud no fue idea de Dios, sino del hombre caído.

     

    En cualquier caso, las condiciones que hoy tenemos en cuanto al trabajo, en especial en países capitalistas, no se compara a las condiciones de trabajo de aquellos tiempos. 

     

    Ya que, en aquellos tiempos no existían sindicatos, ni derechos del trabajador, ni procuradurías que los protegieran, así que, de entrada, no sé cuál será tu condición de trabajo, pero, te aseguro que es mejor a la de cualquier trabajador de aquel tiempo. Y si estás bajo el yugo de esclavitud, es decir, si estas bajo autoridad de algún empleador esto aplica para ti.

    Y de una manera u otra, todos estamos bajo autoridad, y lo más popular en nuestros días es la rebeldía, de hecho, hasta nos jactamos de eso: ¡yo no me dejo! ¡Yo no voy a hacer más de lo que me pidan! ¡Este se cree mejor que yo, yo no le voy a hacer caso a este mediocre! Etc.

     

    Lo más típico es que haya grilla, divisiones, chismes y murmuración en cualquier trabajo o empresa a que haya todo un equipo de trabajo en armonía y amistad, ¿por qué? Porque un síntoma de nuestra naturaleza pecaminosa es ser rebeldes y orgullosos, y no querernos someter bajo ninguna autoridad. Imagínate, si eso ocurre en la iglesia donde se supone que hemos conocido a Cristo, ¿qué no sucede en un ambiente de trabajo secular?

     

    Pero, precisamente alguien que ha nacido de nuevo, de las cosas que son evidentes es que comienza a manifestar mansedumbre, humildad, eso no es típico y mucho menos normal. Y en especial, alguien que le da el control de su vida al Espíritu Santo comienza a manifestar el carácter de Jesucristo, el fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio, de hecho, Jesús dijo:

     

    Mat 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

     

    Es parte del engaño del pecado, pretendemos hallar una supuesta libertad en exigir nuestros derechos, pensando que mientras más orgullosos y rebeldes somos, seremos más poderosos, mejores líderes, obtendremos más, y lo único que obtenemos es un tremendo cansancio porque el trabajo de mantenernos en esa posición se vuelve casi insostenible, y quedamos trabajados, cansados y frustrados.

     

    Y Jesucristo nos da la clave, mansedumbre, lo cual implica el poderme sujetar a la autoridad, el ceder autoridad a un control mayor, al Espíritu Santo.

     

    La mansedumbre es un fruto del Espíritu, la cual se basa en dejar de confiar en mis arranques, ceder mi autoridad al Espíritu Santo en total confianza de aquel que me está dirigiendo, al cual le cedo la rienda, porque confías en que te está llevando al lugar correcto, como el caballo pura sangre, el cual le cede total control al jinete.

     

    Y ¿qué sucede cuando abandonamos la mentira del orgullo, el cual es una ilusión, el cual la Biblia llama vanidad, vapor, aire; el orgullo es como un gran globo inflado que parece gigantesco, pero, si lo desinflas, realmente no tiene volumen, es un pedazo de hule sin forma.

     

    Dice Jesucristo, en la mansedumbre y en la humildad: ahí hay descanso, en reconocernos siervos como el Señor se hizo el siervo de todos, en dejar que él dirija, y en aprender a tomar la posición de humildad, y dejar al Espíritu Santo que nos dé mansedumbre, ahí hay descanso, ese es el yugo de Cristo, el cual es fácil y su carga ligera, nuestra tarea es aprender de nuestro maestro.

     

    Checa en los evangelios, jamás ves a Cristo sudar o preocupado, él era un hombre libre que sabía quién era y a dónde iba, lleno de gozo, libertad y esperanza. La salida no está en ser más rebeldes y orgullosos, sino en aprender de nuestro maestro humildad, recibir del Espíritu mansedumbre.

     

    Tranquilo, no hay nada que perder, todo ya fue entregado a Cristo, él está en control, todo es temporal, no sus promesas, la esperanza que tenemos en él.

     

    Y dice Pablo, ¿estás bajo autoridad?

    Ten a tu supervisor, a tu jefe, a tu subalterno por digno de todo honor.

     

    No sé si te suenen, pero, estas tres palabras las acaba de utilizar Pablo en cuanto a los ancianos; pero, checa una diferencia, a los ancianos en tu iglesia, a los pastores, hay que darles doble honor, pero, en cuanto a tus jefes de trabajo, hay que darles más que doble honor.

     

    Dice Pablo a ellos debes considerarlos, estimarlos, creer conveniente que son dignos de tenerse no solo en doble, sino en todo honor, es decir, darles sumo respeto, como a los ancianos y las viudas, solo que aquí no incluye apoyo económico, pero, sí respeto y obediente servicio. Mira cómo lo dice Pedro:

     

    1 Pe 2:18-21 Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar. 19 Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. 20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.

     

    Y nos dice de dónde viene nuestro ejemplo:

    1 Pe 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22  el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;  23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; 24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

     

    Para los cristianos, hermanos, Cristo es nuestro modelo, es nuestro estándar, ¿por qué hacemos lo que la Biblia nos pide hacer? ¿Por qué poner la otra mejilla? ¿Por qué no responder ante el insulto? ¿Por qué no participar de murmuración y chisme en contra del jefe? ¿Por qué hacer el trabajo que nadie quiere hacer, ayudar al prójimo, aunque ya se acabó el turno? Sencillamente porque estamos siguiendo los pasos de nuestro amado Salvador.

     

    Por eso es que, si solo estás pretendiendo practicar una religión y en tus fuerzas pretender ser una mejor persona, pues ya no portarte tan mal, ya no ser tan canijo y ser un mejor trabajador, pero, realmente no has escuchado el llamado del Señor Jesucristo, no has nacido de nuevo, no has cambiado de residencia espiritual, lo que va a suceder es que muy pronto te vas a cansar y vas a tropezar, vas a cuitear, es más, no te va a ser posible ni una sola vez sufrir el agravio, poner la otra mejilla.

     

    Porque no es una cuestión de mejorarme a mí mismo, de poner una ley y reglas a seguir y poner fuerza de voluntad, no se trata de eso. Lo repito otra vez, es lo que somos, es una identidad, si Cristo está en mí, si Cristo me ha llamado y yo he respondido, si su Espíritu Santo está en mí fortaleciéndome, llenándome de gozo aún al padecer por causa de lo que es justo, entonces Cristo es suficiente para hacerlo.

     

    Estoy leyendo un libro que se llama el hombre celestial, si crees en alguna manera que has sufrido por el Evangelio, te invito a que lo leas. Este hombre fue perseguido, injuriado, encarcelado y torturado por el nombre de Cristo por los 80´s, sin embargo, un hombre que se fortaleció en el Señor, y en las circunstancias más infrahumanas, lo ves con gozo, fortalecido por su Señor, perseverando.

     

    ¿Por qué? Sencillamente porque conocía a su Señor, sabía quién lo había llamado, confiaba en sus promesas, y esperaba lo que verdaderamente era suyo y nada le quitaría. Si no es Cristo el que te constriñe para hacer lo que debes hacer, pronto comenzarás a pensar: es injusto, ¿por qué debo dejarme? ¿Por qué a mí Señor? Yo quiero lo mío, etc.

     

    Y por lo mismo Pablo nos da la razón suficiente, esta debe ser nuestra motivación, si realmente nos llamamos a nosotros mismos siervos del Señor, o queremos servirle, si él es nuestro Padre celestial y queremos ver en nosotros sus hijos los rasgos de quién es él, esta es la razón por la cual debemos ofrecer todo honor a nuestro empleador, aún si es una persona no agradable, dice Pablo: 

     
    II. Su motivacion es que está sirviendo a su Señor, al que vive para traer gloria y honra.
     

    1 Ti 6:1b para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina.

    Pregunta, ¿cuánto te importa el nombre de Dios? ¿Cuánto te importa la Palabra, la doctrina? Mis hermanos, somos portadores, somos heraldos, somos embajadores del Dios altísimo. En Cristo hemos recuperado la imagen de Dios perdida en Edén, más allá de estar anunciando a Calvary Compañerismo Cristiano, o al pastor Chuy, estás representando el nombre de Dios, se supone verdad.

     

    No solo eso, aquí en Calvary presumimos predicar la verdad, la Palabra de Dios, la doctrina,
    didaskalía, la Palabra de Dios no solo es información, no solo sirve para que vengas el domingo y digas: ¡qué bonito sentí! O, ¡sí, pero, qué difícil!

     

    No, la Palabra verdaderamente es viva y eficaz, lo fue en mi vida, lo ha sido en la vida de muchos de ustedes, lo es para cada persona que confía en ella, creyéndola con todo su corazón, cambiando el disco duro de sus convicciones, guardándola y obedeciéndola, poniendo sus principios por obra, comenzando desde los más sencillos y los más básicos.

     

    Por lo tanto, cuando menosprecias a tu supervisor, o a tu superior, si eres holgazán y medio trabajas, o solo cuando te ven, si eres rebelde e insubordinado, irrespetuoso, hostil, si eres del grupo de los que todo el tiempo están hablando mal de sus superiores, murmurando, chismeando, ¿sabes qué estás haciendo realmente? Estás dando oportunidad a dos cosas: Que el nombre de Dios y la doctrina sean blasfemados.

     

    Volvemos al mismo punto, si solo estás en el trabajo porque eres esclavo de cosas materiales, ocio, el materialismo y tu trabajo es un mal necesario para obtener lo tuyo, ok, es de esperarse, no está bien, pero, es de esperarse, y quizá no te haya resplandecido la luz del evangelio todavía.

     

    Pero, si eres realmente un creyente, si sabes que no sirves al Señor un rato los domingos, o en los evangelismos, sino que sabes que eres de Cristo, que fuiste comprado con su sangre, y que tu vida ya no es tuya, ni tu trabajo, ni tu familia, ni tus recursos, sino que todo existe para su gloria, y no tomas cuidado de la manera en la que trabajas y honras a tu superior, lo que estás haciendo es hacer que tu Dios y la Palara sean blasfemados.

     

    Blasfemar es la palabra
    blasfeméo
    , y significa hablar impíamente de, injuriar, calumniar, difamar, maldecir, insultar.

     

    La actitud y la conducta de los creyentes en nuestras relaciones diarias de trabajo influyen profundamente en cómo las personas perciben a Dios y la doctrina que predicamos. De acuerdo a nuestra conducta, ellos van a decir: “bueno, qué clase de Dios sirven estos”; si te ven actuando como Cristo, se preguntarán: ¿será el Dios vivo?; si te ven por las tortas dirán: “pan con lo mismo”. Tito lo dice así:

     

    Tit 2:9-10 Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; 10 no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

     

    Mira lo que adorna la doctrina, no son palabras, o cantos, o un edificio muy hermoso, es una actitud de mansedumbre y humildad lo que hace ver bien a tu Señor, lo que exalta su Palabra. Y una vez más nos da la razón de peso:

     

    Tit 2:11-14 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

     

    Nos ha sido manifestada la gracia de Dios, tenemos una esperanza, viene nuestro glorioso dios y Salvador Jesucristo, él ya nos redimió de iniquidad, nos purificó para que seamos un pueblo peculiar celoso de buenas obras.

     

    Qué bueno es volver a recordar, no tenemos que esperar a trabajar de tiempo completo para el Señor o venir a la iglesia, o a algún evento de la iglesia para decir que estamos sirviendo al Señor, por supuesto la iglesia nos fortalece, nos capacita, nos enseña, pero, mi lugar de trabajo ya es mi ministerio, ya es mi campo misionero, así debo de verme y si no soy fiel ahí, tampoco lo seré en la iglesia.

     

    Y para esto necesito tener una actitud y un carácter de mansedumbre, humildad, de sumisión y de respeto a mis superiores, debo realizar un trabajo de calidad, convencido de que es a mi Señor al que estoy sirviendo, y él dio lo mejor de sí para salvarme, yo debo hacer lo mismo para con él. ¿Qué dice en Colosenses?

     

    Col 3:22-25 Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales. Traten de agradarlos todo el tiempo, no sólo cuando ellos los observan. Sírvanlos con sinceridad debido al temor reverente que ustedes tienen al Señor. 23 Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. 24 Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo. 25 Pero, si hacen lo que está mal, recibirán el pago por el mal que hayan hecho, porque Dios no tiene favoritos. (NTV)

     

    Esto es sana doctrina hermanos, y lo más importante es que es ahí el único lugar donde encontramos verdadero descanso para nuestras almas. Y dice:
     
    III. El hecho de trabajar para un empleador creyente no disminuye la responsabilidad, sino que añade una deuda de amor.
     

    1 Ti 6:2a Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos,

    En aquellos tiempos Cristo llegó a las vidas tanto de esclavos como la de sus amos, y por lo mismo estaban en la posición de pensar pues somos brothers, así que ya no me mandes, somos iguales, y tenían la tentación de tomar como pretexto Gálatas 3:28:

     

    Gál 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

     

    Este texto podría resultar muy conveniente para el esclavo creyente, quien en algún momento podría decirle a su amo: bueno, en Cristo ya somos uno, así que ya no eres mi amo, ahora somos hermanos, iguales delante de Dios, me echo una pestañita, me siento contigo, ya no tengo que hablarte con respeto, y tú me tienes que tratar bien, porque se supone que eres cristiano.

     

    Y de hecho, sí, el cristianismo terminó por abolir la esclavitud, con el paso de los años con el crecer de la iglesia, el amor verdadero por el Señor y su verdad, cada vez más amos cristianos dejaban ir libres a sus hermanos en Cristo que eran o habían nacido esclavos.

     

    Por ejemplo, tenemos la carta a Filemón, léela con cuidado, Pablo le está escribiendo a este hombre para rogarle que perdonara a un esclavo suyo que huyó, lo cual era penado con muerte, sin embargo, este hombre llamado Onésimo, encontró a Jesucristo, y arrepentido por su falta, estaba dispuesto a regresar con su amo.

     

    Pero, dice Pablo, si tu amo, en este caso con nosotros, si tu empleador es creyente, no caigas en la tentación de tenerlo en menos, el hecho de ser hermanos en Cristo no disminuye nuestro compromiso, al contrario, lo aumenta, porque ya no es una mera carga por alguien que no conoce a Cristo, sino que, además, somos familia en Cristo, por lo tanto, estamos llamados a amarnos como Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros.

     

    Se da mucho en la iglesia que cuando llegan nuevos creyentes, se les da un trato muy especial, una bienvenida, sonrisa, se les procura, pero, y los que ya somos creyentes en ocasiones nos menospreciamos unos a otros, ni nos pelamos, y eso está mal.

     

    Sentimos como sí nuestra responsabilidad termina cuando la persona se hace creyente, y no es así, requerimos amor por los no creyentes, pero, entre nosotros debemos seguir procurándonos aún con mayor ahínco y compromiso.

     

    Últimamente he estado meditando en cómo en nuestro perverso corazón siempre queremos complicar el cristianismo con el afán de hallar justificación a nuestra necedad y desobediencia, cuando la realidad es que los principios bíblicos más básicos no son difíciles de entender, son sencillos.

     

    Tan sencillos como ama, perdona, sirve, muere a ti mismo, el problema es cuando comenzamos a decir: “Pastor, pero es que mi caso es diferente, qué usted no conoce a este manso muñequito, o, es que usted no sabe mi pasado”; o en este caso: “no conoce a este hombre, es un voluble, es un abusivo”, etc.

     

    Pero, ahí está el principio bíblico y no cambia, y es igual para todos, y mientras no lo pongas por obra, jamás vas a experimentar ni crecimiento, ni victoria en nada, pero, como lo he dicho antes, cuando decididamente nos proponemos obedecer nunca estamos solos, Dios, el Espíritu Santo está listo para darnos gracia, para fortalecernos y darnos la victoria. ¿Qué dice Santiago?

     

    Stg 4:6-7 Sin embargo, él nos da aún más gracia, para que hagamos frente a esos malos deseos. Como dicen las Escrituras: «Dios se opone a los orgullosos pero muestra su favor a los humildes». 7 Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. (NTV)

     

    Y nosotros hacemos justo lo contrario, en lugar de humillarnos ante Dios, y resistir al diablo y a nuestros malos deseos, nos enorgullecemos contra Dios, lo resistimos y terminamos sometiéndonos al diablo y alejándonos de Dios y jamás vemos victorias en nuestras vidas.  Por eso dice Pablo:

     

    1 Ti 6:2b sino sírvanles mejor,

    No menosprecies a tu hermano, no te justifiques pretendiendo exigir de tu hermano que se comporte como cristiano mientras te olvidas de tu propia responsabilidad. Ese es otro error que se nos da muy fácilmente, somos buenos para apuntar, para exigir nuestros derechos y que los demás sean cristianos.

     

    Pero, ¿qué crees? Eso lo hace satanás nuestro acusador, eso lo hacen los incrédulos buscando justificarse para no venir a Cristo, de ellos ya tenemos suficiente acusación, para que también nosotros nos acusemos unos a otros. Mis hermanos, Dios no nos ha puesto como jueces unos de los otros, porque todos salimos perdiendo, dice en Santiago, (este texto no está en el Ppoint), y en Romanos:

     

    Stg 4:11-12 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. 12 Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?

     

    Rom 2:1 Tal vez crees que puedes condenar a tales individuos, pero tu maldad es igual que la de ellos, ¡y no tienes ninguna excusa! Cuando dices que son perversos y merecen ser castigados, te condenas a ti mismo porque tú, que juzgas a otros, también practicas las mismas cosas. (NTV)

     

    Porque somos filosos para comenzar a exigirle a nuestro prójimo sus deberes cristianos, en especial si es el jefe, muy conveniente para mí, hacer lo que yo quiera, acusarlo si no me trata bien, y todavía que me pague.

     

    Por ejemplo, esto sucede mucho en los matrimonios, cuando tanto él, como ella se exigen lo que deberían ser y lo que deberían hacer, y son como policías viendo que el otro cumpla su parte, y no solo como policías sino como jueces.

     

    Porque además constantemente están juzgando al otro culpable, y se echan la culpa el uno al otro y a la falla más pequeña se condenan, sin saber que más bien están condenando su matrimonio al fracaso; cuando yo veo eso, digo: esto está camino al desastre.

     

    Esto es lo mismo que puede suceder en estos casos, si tu hermano en Cristo es tu jefe en el trabajo, no debes estar esperando que él se comporte como cristiano, y juzgarlo si no lo hace, sino todo lo contrario.

     

    Eso no es lo que hace el creyente, eso no es lo que hace el amor de Cristo, el amor cubre la falta; el amor toma la iniciativa, y sirve, se sacrifica por el otro, así como Cristo lo hizo por nosotros.

     

    El cristiano no está viendo que su hermano cumpla con su parte, sino está con sus ojos puestos en Cristo, pidiéndole ser transformado a su imagen, hay una canción que me encantó de Marcos Vidal que se llama “Nada más”, te la recomiendo, yo la voy a estar cantando en el futuro, primeramente Dios, pero, él dice:

     

    Quién sabrá, lo que queda, que caminos, que tiempos vendrá a partir de aquí. Si tú me concedieras, una sola oración, un deseo profundo en mí. Sólo quiero conocerte, ser más tuyo, vivir a tu vera siempre.

     

    No te pido nada más, que ser fiel hasta el final, a ser íntegro y sincero, hazme puro y verdadero; no te pido nada más.

     

    Aquí estoy, he venido, porque sólo con verte ya ocurre un milagro en mí. Mírame, radiografíame, rómpeme si hace falta y después hazme renacer. Que otros disfruten oro y placer, tú moldéame, haz de mí lo que prefieras.

     

    No te pido nada más, que el honor de tu verdad. Que jamás traiga vituperio a tu nombre o al evangelio,

    no te pido nada más. No te pido nada más, que ser luz, ser sal, ser pan; al caído darle aliento, ser tu agua al sediento, no te pido nada más.

     

    Porque ya de por sí tienes la responsabilidad de honrarlo, aunque no fuera cristiano, y si lo es, ahora auméntale una deuda de amor, con él y con Cristo. Por eso dice Pablo: sírvelo aún mejor. Tienes una doble motivación, Dios te manda honrarlo por ser tu jefe, y te manda amarlo y servirlo por ser tu hermano en Cristo.

     

    Y más aún en el campo de trabajo, donde estamos sirviendo como misioneros, como testigos de que el poder del Evangelio es real, es transformador, imagínate el poderoso testimonio del amor de Cristo para los no creyentes, quizá clientes, quizá otros trabajadores no cristianos, el poder ver a un patrón verdaderamente amando a Cristo, amando a su hermano, y al mismo tiempo un trabajador responsable, diligente, sirviendo a su jefe cristiano como si sirviera a su Señor.

     

    1 Ti 6:2c por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio.

    Son consiervos, son hermanos en Cristo, los dos están supuestos a tener como meta el honrar a Jesucristo su Salvador. Los dos entienden el mandamiento más importante:

     

    Mar 12:29-31 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. 30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

     

    El Señor también dijo:

    Jua 13:34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

     

    Somos creyentes, se supone que nos amamos, y qué mejor manera de amar a un hermano, brindándole un trabajo diligente, y buen servicio. Dice la Palabra:

     

    Gál 6:9-10 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

     

    Amar, servir sin desmayar, es sembrar, y debemos pedir a Dios que nos fortalezca para que en cualquier oportunidad lo hagamos, pero, como dice aquí mayormente a los de la familia de la fe, comenzando por nuestro prójimo. Pedro nos da una razón más, él dice:

     

    1 Pe 4:7-10 Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración. 8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. 9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. 10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

     

    Lo que estamos haciendo es ministrar la gracia abundante de Dios entre nosotros; en el lugar que Dios te puso ahí estás sirviendo al Señor, qué oportunidad tan grande es el estar en un lugar donde tu jefe es cristiano, no oportunidad para que abuses, sino todo lo contrario, para hacer equipo, ¿cómo?

     

    No trabajar y decir: es que estoy compartiendo el evangelio; nada que ver, trabajando con toda diligencia como sirviendo al Señor, y cuando los no creyentes te preguntan por qué estás lleno de gozo, porqué corres la milla extra, aun cuando el trabajo es duro. Entonces, en la hora del lunch, o después del trabajo ahora sí, le compartes el Evangelio.

     

    Nosotros los creyentes debemos ser los mejores trabajadores que deben existir porque lo estamos haciendo para el Señor.

     

    Ahora, piensa esto, si el hecho de ser respondón, irrespetuoso, irresponsable, deshonesto en cuanto a tu trabajo con tu jefe no creyente, y esto trae blasfemia en contra del nombre de Dios y de la doctrina, imagínate el doble tropiezo, que implica si no honras a tu jefe que es tu hermano en Cristo.

     

    Yo creo que este es un tema muy importante, tomando en cuenta lo que somos en Cristo, me gustaría resumir algunos principios de conducta para los creyentes en el trabajo, dice en Efesios 6:

     

    Efe 6:5-8 Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; 6 no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; 7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.

    1. Los creyentes debemos servir obedientemente a nuestros empleadores, responiendo en respeto y sumisión a las ordenes de nuestros empleadores, dice en Efesios:
     
    2. Debemos servirles en todo, cualquier tarea que se nos asigne, exceptuando los que viol aria la ley De Dios.
     
    3. Debemos servirlos con respeto, honrándolos porque es Dioa quien los ha puesto en autoridad sobre nosotros.
     
    4. Debemos servirles con sencillez, de corazón, de buena voluntad, con entusiasmo, no de mala gana, el servicio es para nuestro Señor.
     
    5. Debemos servirlos con excelencia, mostrando y dando lo mejor de nuestras habilidades, porque es para nuestro Señor, el dio lo mejor de si, nosotros debemos dar lo mejor de nosotros para el.
     
    6. Debemos hacerlos con diligencia, no sirviendo al ojo, no haciendo como que trabajamos solo cuando ovemos llegar al jefe o al supervisor. Dios nos esta viendo en todo tiempo, como una cámara encendida que nos esta grabando, y no solo lo que hacemos, sino nuestra actitud y pensamientos. Por eso debemos hacerlo con toda diligencia.
     
    7. Debemos servirlos con humildad, sin hacer uso de la presunción para hacer ver mal al otro mientras nosotros nos vemos como el trabajador del año. Sino como nuestro Señor, en mansedumbre y humildad, mostrando un amor genuino por los demás.
     
    8. Debemos servirlos con una perspectiva no solo material, sino espiritual, sabiendo que lo único que estamos haciendo es hacer la voluntad de nuestro Señor, nuestro trabajo es nuestro campo misionero, por lo tanto, es sagrado, lo que queremos es traerle gloria a nuestro rey con todo lo que hacemos.
     
    9. Debemos servirlos esperando la recompensa no de ellos, sino del Señor, nuestra meta debe ir mas allá que un simple cheque, que ascender y llegar a ser millonarios, no debemos olvidar lo que dice en Colosenses: 
     

    Col 3:23-25 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. 25 Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.

     

    Mis hermanos nuestra perspectiva de vivir la vida tiene que cambiar, si es que en verdad hemos sido redimidos por nuestro salvador, nuestra vida ya no es nuestra, y todo lo que hacemos es para el servicio de nuestro Señor, y hay recompensa, para bien, o para mal.

     

    No debemos olvidar que estatus social o económico, si nos tocó ser empleadores, o empleados, ricos o pobres, todo eso no tiene trascendencia eterna, el mundo pasa y sus deseos, aquí solo estamos de paso, y necesitamos enfocar nuestra mente y corazón en lo eterno, no en un sistema social que de por sí no va a ser eterno.

     

    En su soberanía Dios nos puso en las familias en las que nacimos, y él sabe por qué, de hecho, cuando estemos en el cielo, todos le estaremos dando la razón, la gloria y la alabanza, dice en Apocalipsis:

     

    Apo 16:7 También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.

     

    Pero, estoy seguro que desde ahí podemos darle toda la gloria posible a Dios, y terminar nuestra carrera escuchando de su boca: buen siervo fiel, en lo poco fuiste fiel en lo mucho te pondré. Pablo también escribió:

     

    1 Co 7:21-22 ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más. 22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo.

     

    Y lo más importante, dice Pablo más adelante habiendo hablado de cuestiones matrimoniales, tratando de enfocar a los corintios en la motivación de hacer todo lo que hacen:

     

    1 Co 7:29-30 Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; 30 y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; 31 y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.

     

    Mis hermanos, es hora de comenzar a tomar en serio lo que escuchamos y ponerlo por obra, hemos visto pruebas de esto en los últimos días con todos estos huracanes y temblores. ¿Cuánta gente despertó ese 19 de septiembre sintiéndose firme aún en el piso donde estaban parados y todo se les movió?

     

    En realidad, el tiempo es corto, y la apariencia de este mundo se pasa, pregunten a Puerto Rico, a México, a lugares donde estas cosas suceden. Necesitamos quitarnos el velo de los ojos y comenzar a vivir de acuerdo a lo que hemos aprendido en la Escritura.

     

    Imagínate qué poder habría en nuestras vidas si practicáramos todas estas cosas, la gente necesita saber que hay un Dios vivo, antes de aceptar a Jesucristo como salvador, necesitan creer en Dios como su creador, como su sustentador, a quien todos hemos ofendido, delante de quien todos estaremos tarde o temprano.

     

    Y podemos ver a Cristo no como nuestro juez, sino como nuestro abogado; Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos obremos al arrepentimiento, hoy hay condiciones de paz, de perdón, hoy llama Dios a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta, porque los temblores y huracanes quizá adelantaron el día inminente de la muerte a algunos cientos de personas.

     

    Pero, hay una realidad, todos vamos para allá, las encuestas dicen que el 100% de toda la humanidad va para allá, y el día y la hora solo la conoce nuestro creador. Es una realidad hermanos, el tiempo es corto y la apariencia de este mundo pasa.

     

    Por eso necesitas preguntarte, ¿dónde estás en esa área de tu vida? ¿Estás haciendo una dicotomía? ¿Qué significa esto? ¿Estás separando por completo tu trabajo de la iglesia? ¿Es tu trabajo es un mal necesario para alcanzar los deseos de tus ojos, de tu carne y la vanagloria de la vida?

     

    Dentro de tus planes, sí está el “cooperar con iglesia”, “ir a la iglesia, pues no vaya siendo”, pero ¿sigues yendo tras tu propia vida? Entonces, estás viviendo una religión, pero, realmente no has conocido todavía a tu Salvador.

     

    Si sigues viviendo para ti mismo, y solo vienes aquí para que Dios bendiga tus planes y no te enfermes, y todo te vaya bien, y no te caiga la maldición, entonces sigues viendo a Cristo como un ídolo, como el genio de la lámpara, tal vez ya no tengas imágenes de santitos o vírgenes, pero sigues viendo a Dios no como un fin, sino como un medio para alcanzar tus fines.

     

    Pero recuerda, para el cristiano genuino Cristo no es un medio para alcanzar sus fines, Cristo es la meta, si estás en Cristo ya llegaste, el resto son añadiduras para seguir buscando el reino de Dios y su justicia divina. Pregúntate, ¿qué significa para ti el nombre de Dios y la doctrina?

     

    Hoy puedes hacer una decisión, entregarle tu vida a Cristo, decidir rendirte a él, y comenzar a vivir ya no para ti mismo, recuerda:

     

     

    Mat 16:24-27 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 17 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

     

    Pablo dijo:

     

    Gál 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

     

    y dice Pablo:

     

    1 Ti 6:2d Esto enseña y exhorta.

    Es decir, esta debe ser nuestra práctica constante, esto es fundamental para la vida cristiana, para un evangelismo eficaz, en nuestro trabajo y en toda nuestra vida, no lo olvidemos, nuestro más alto llamado en todo lo que hacemos es glorificar a nuestro Señor y Salvador, a nuestro amado Padre celestial. Esto es algo que debemos aprender y poner por obra.

     

    Mis hermanos, es tiempo de comenzar a vivir nuestro cristianismo genuinamente, y eso incluye mostrar a Cristo no solo en la iglesia, no solo en nuestro hogar, como padres, como hijos, sino también en nuestros trabajos, sirviendo, siendo diligentes, siendo humildes, buscando servir a Cristo con toda excelencia, amando a nuestros hermanos, sirviéndolos.

     

    Y el día de hoy nos toca recordar nuestro modelo perfecto de servicio y amor, aquel que entregó su vida por nosotros, quien fue carpintero, quien vivió una vida como la nuestra, pero sin pecado. Imagínate a Jesucristo, nunca, nadie, jamás pudo acusarlo de ningún pecado. Imagínate su manera de servir, de trabajar, de vivir, ¿qué fue lo que él dijo?

     

    Jua 8:29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.

     

    Jua 17:4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.

     

    Y eso incluyó el vivir una vida perfecta a la cual Dios dijo en varias ocasiones: este es mi hijo amado, en el cual estoy plenamente complacido. Y esa obra la consumó en la cruz del calvario, dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 11:23-26 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

    Y sigue un poco más adelante:

     

    1Co 11:27-31 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. 30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. 31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

     

    ¿Qué es comer y beber indignamente la cena del Señor? Obviamente no habla de que no tienes que tener pecado, habla de discernir, de entender lo que Cristo hizo por ti, entender que no puede ser que la vida, muerte y resurrección de Cristo no hagan ninguna diferencia en tu vida, no es posible.

     

    Si tú tomas la comunión como un acto religioso nada más, sin que el hecho de que el Hijo de Dios haya venido a morir por ti y te ofrezca vida eterna, haga ninguna diferencia en tu vida, entonces, estás teniendo en menos el sacrificio de Cristo.

     

    Y no se trata de: ahora sí le voy a echar ganas, no se trata de obras, se trata de fe, se trata de identidad, ¿quién eres? ¿Dónde estás? ¿A dónde vas? ¿Le perteneces en verdad? Haz tu decisión hoy. ¿Recuerdas el Arca de Noé? ¿Sabes cuánta gente pudo haber simpatizado con Noé? ¿Sabes cuánta gente Noé pudo haber contratado para que le ayudasen a construir el arca?

     

    Sin embargo, solo aquellos que creyeron en el testimonio de Noé, aquellos que obedecieron y entraron con él en el Arca a través de la puerta, la cual es Cristo, fueron los que se salvaron. Todos los demás, no importa qué tanto simpatizaron, qué tanto pensaron que Noé era una buena persona, medio excéntrica, que quizá hasta compartieron alimentos con él y herramientas de trabajo.

     

    Solo los que entraron se salvaron, Cristo es la puerta, y él abrió la puerta al ir a esa cruz muriendo en tu lugar y en mi lugar, no para darte una religión, sino darte vida eterna, y que esa vida se refleje en todas las áreas de tu vida. O estás en la barca o no estás, es tu decisión, tómala hoy, porque mañana no sabes. Repito una vez más, y después oramos:  

     

    Tit 2:11-14 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

  • Sep 17, 20171 Timoteo 5.17-25 Responsabilidades mutuas entre pastores y la congregación
    Sep 17, 2017
    1 Timoteo 5.17-25 Responsabilidades mutuas entre pastores y la congregación
    Series: 1 Timoteo

    RESPONSABILIDADES MUTUAS ENTRE PASTORES Y LA CONGREGACIÓN

    1 Timoteo 5:17 – 25

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

    Parte de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo.

     

    Lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, habla la experiencia de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden.

     

    A lo largo de esta carta son tres cosas las que podemos hallar:

    sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo).

    Pablo le dice a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Pablo nos dice en esta carta de qué se trata la sana doctrina: del amor que nace de corazón un limpio, una buena conciencia y una fe no fingida, en otras palabras, la sana doctrina no solamente es una buena enseñanza bíblica, lo cual es imprescindible, tampoco se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas.

     

    La sana doctrina incluye una conducta, la cual es una respuesta al amor de Dios; somos gente redimida, perdonada, que ha nacido de nuevo, somos la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad, y así nos conducimos.

     

    Si nuestra doctrina no se refleja en una vida transformada, lo único que tenemos es mera filosofía muerta, y el cristianismo no sería más que una opción más en el menú de religiones que existen en el mundo.

     

    Y recapitulando, ya hemos visto la importancia y la necesidad de confrontar el pecado, porque, equivaldría a ignorar los síntomas de una enfermedad por temor a que la medicina sabe mal, o a que no me gustan las agujas o los hospitales puede ser muy nocivo e incluso fatal.

     

    De la misma manera, no confrontar el pecado por temor al rechazo, o a la situación incómoda que sucede cuando dices la verdad a alguien, es decir, evitar conflictos, igual, es nocivo, por lo tanto, es necesario confrontar el pecado. Es una cuestión de cuidado, es o, para evitar la enfermedad, o para tratarla y llevar a la persona a la sanidad.

     

    Por eso confrontar el pecado es una cuestión de amor, y no de juicio, claro, debemos hacerlo dentro del marco de la verdad y del amor, como miembros de la familia en Cristo que somos. Y aprendimos de las viudas, cómo ayudarlas, a quién ayudar; cómo ellas pueden ser una bendición en la iglesia cuando se dedican de tiempo completo al Señor.

     

    Vimos cómo sí, la iglesia está llamada a cuidar de sus miembros más desprotegidos, pero, los que están en necesidad son primeramente responsabilidad de su familia más cercana. Debemos cuidar a nuestros padres recompensando a los que nos dieron vida, porque esto es agradable a Dios.

     

    Por igual, una viuda debe mantenerse siendo una mujer piadosa, no entregándose a su naturaleza caída. Aquella que desea servir de tiempo completo al Señor y ser sostenida por la iglesia, su carácter y su estilo de vida necesitan manifestar la obra de Dios y su Espíritu Santo en ella.

     

    Debemos cuidar que el llamado que tengamos a servir sea el correcto. Estar en el lugar incorrecto con los motivos incorrectos trae tropiezo y juicio de parte de Dios, trae esterilidad espiritual y daño al cuerpo de Cristo.

     

    Y seguimos hablando de sana doctrina, somos la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Sabemos que, Dios Padre diseñó y escogió su iglesia desde la eternidad pasada, Dios el Hijo, la redimió a través su obra en la cruz del calvario, y Dios el Espíritu Santo, la engendró en aquel día de pentecostés.

     

    La iglesia es la única institución que Cristo prometió proteger y cuidar hasta que él venga y que las puertas del infierno no prevalecerían contra ella. Y nosotros, la iglesia, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan para llegar a un mundo perdido.

     

    Somos el cuerpo de Cristo, encargados de hacer visible a Cristo en el mundo, revelando su gloria, y con esta gloria atraer a los hombres a la salvación en Él. Dios ha elegido que su luz brille en un mundo en tinieblas a través de su iglesia. Es algo glorioso.

     

    Al ser fortalecidos por el Espíritu Santo, instruidos y empoderados por la Palabra de Dios, y esto sucede cuando en intención, obediencia, entrega, y fidelidad, respondemos al amor de Dios, y ponemos por obra los mandamientos, los principios bíblicos; es entonces cuando la iglesia se convierte un modelo de piedad y virtud en un mundo que no toma en cuenta a Dios.

     

    Por lo mismo, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos puros y es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz. Pedro lo resumió claramente:

     

    1 Pe 2:9-10 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

     

    Y por eso nos demanda a responder, y dice:

     

    1 Pe 2:11-12 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

     

    Y como lo hemos venido viendo en esta carta, esto debe comenzar en aquellos que dirigimos, quienes instruimos a otros, que les discipulamos para que ellos a su vez ayuden a esta obra de ser luz en el mundo.

     

    Ahora, es importante observar que la Biblia no enseña que sea un solo hombre al que se le dan las riendas soberanas de toda la iglesia del mundo, tampoco, que deba haber un apóstol al que muchas congregaciones locales deban sujetarse.

     

    Pero, lo que sí hemos aprendido es que, a cada persona que Dios redime, le injerta en el cuerpo de Cristo, capacitándole, equipándole con dones, con operaciones de su Espíritu Santo, dando a cada persona algo para compartir y bendecir a otro en el cuerpo de Cristo.

     

    Y cuando un grupo de hombres fieles responden en amor y obediencia, no solo en carácter, sino en servicio a la iglesia, y su llamado de servicio es confirmado por la misma gente de la iglesia, entonces este grupo de hombres, comparten la carga de responsabilidad de liderazgo, en estos humildes oficios de servicio: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros.

     

    Y es lo que estamos viendo, la importancia de tener líderes piadosos, me gusta la frase de John McArthur, él dice: “las iglesias no se elevan más allá del nivel de su liderazgo”. Lo cual es una gran responsabilidad, para mí, y para los que conmigo quieran servir al Señor en esta área, por eso, los líderes debemos estar calificados.

     

    Y seguramente en Éfeso había este tipo de problemas con los líderes, quienes no estaban mostrando los rasgos de carácter necesarios, y el liderazgo ineficiente estaba dejando estragos.

     

    Por eso Pablo regresa a ellos, pero en esta ocasión, Pablo va a hablar de la responsabilidad que la congregación tiene responsabilidades con sus dirigentes, la cual, no es sino una respuesta de amor, al amor y al servicio recibido por sus pastores. Y al mismo tiempo hablará de la conducta del anciano, porque ya habló de su carácter.

     

    Por eso yo titulé este mensaje: RESPONSABILIDADES MUTUAS ENTRE PASTORES Y LA CONGREGACIÓN. Demos lectura:
     
    I. Los lideres que hacen bien su trabajo deben ser reconocidos y recompensados por su buen trabajo.

    1 Ti 5:17a Los ancianos

    Pablo ahora se refiere a los ancianos, los

    presbúteros; Pablo nos ha estado hablando de los obispos, episkopos

    , de quien es un buen ministro o servidor de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina.

     

    Y es importante aclarar que la Biblia habla indistintamente de obispos, ancianos y pastores, los tres se refieren a una misma persona dirigiendo la iglesia. Pastor se refiere a su función de alimentar, apacentar al rebaño; obispo su función de autoridad y guía, sobre viendo a las personas; y anciano a su madurez espiritual. De manera que no necesariamente se está refiriendo a una persona mayor con canas. Y dice:

     

    1 Ti 5:17b Los ancianos que gobiernan bien,

    Gobernar es la palabra,

    proístemmi, estar delante, estar de pie ante, presidir, gobernar, dirigir, cuidar, ayudar, ser jefe. Y dice, los que lo hacen bien, Kalós

    , hermosa, recta, correcta, honrada, excelentemente.

     

    Lo hemos enseñado una y otra vez, la vida del maestro es su enseñanza, si estás a cargo de gente, debes tomar en cuenta que tu conducta debe ser consistente con tus palabras; y Pablo ya habló de los rasgos de carácter que un hombre de Dios que dirige debe manifestar.

     

    Pero, en qué consiste gobernar bien, ¿cuál es la función principal de un pastor? Yo veo dos, los cuales son los más importantes del pastor, o los pastores, por supuesto hay otras cosas que hacer en la iglesia, pero, por eso el Señor nos ha dotado a cada uno de nosotros con diferentes dones y ministerios.

     

    Por ejemplo, el pastor general, cuando hay presupuesto, y la iglesia es suficientemente grande, tiene un pastor asistente, un pastor administrativo, un pastor de jóvenes, consejeros matrimoniales, los diáconos, etc. Cristo no diseñó la iglesia para ser movida por un solo hombre, esto no es saludable, ni eficaz.

     

    Pero, yo veo dos cosas que son mi mayor responsabilidad, porque si yo hago bien eso, entonces podré ver al pueblo de Dios creciendo, conociendo al Señor más profundamente y entonces respondiendo responsablemente y en amor, al entender quién es Dios y lo que ha hecho por ellos, y más importante, lo que él espera de sus hijos amados.

     

    ¿Qué dice la Biblia? En un momento de tensión en la primera iglesia de Hechos, donde creció descomunalmente y de un día a otro de ser un grupo de máximo 100, se convirtió en miles, hubo un problema con las viudas, y todos esperaban que los apóstoles resolvieran todo, pero, mira lo que ellos hicieron:

     

    Hch 6:1-4 Pero, al multiplicarse los creyentes rápidamente, hubo muestras de descontento. Los creyentes que hablaban griego se quejaban de los que hablaban hebreo diciendo que sus viudas eran discriminadas en la distribución diaria de los alimentos.

     

    2 De manera que los Doce convocaron a todos los creyentes a una reunión. Dijeron: «Nosotros, los apóstoles, deberíamos ocupar nuestro tiempo en enseñar la palabra de Dios, y no en dirigir la distribución de alimento.

     

    3 Por lo tanto, hermanos, escojan a siete hombres que sean muy respetados, que estén llenos del Espíritu y de sabiduría. A ellos les daremos esa responsabilidad. 4 Entonces nosotros, los apóstoles, podremos dedicar nuestro tiempo a la oración y a enseñar la palabra». (NTV)

     

    Estas son dos cosas básicas que un pastor debe hacer, orar por la congregación y enseñar la Escritura, si descuida estas cosas por hacer otras, entonces la iglesia se desbalancea, se enfermarse, no crece, al perderse en falsa doctrina y carnalidad.

     

    Esta es la mejor manera de cuidar la iglesia, porque mientras vemos ir madurando a unos y a otros, las necesidades crecen y los mismos congregantes las comienzan a cubrir. Por ejemplo, en estos tiempos de evangelismo que hemos tenido es maravilloso ver a toda la iglesia como un solo cuerpo, cada quien en su lugar y con sus dones sirviendo al Señor, y juntos trayéndole gloria.

     

    Y Cristo nos pide a los pastores que cuidemos del rebaño que él ganó con su preciosa sangre, eso no lo debemos de olvidar, y nos lo ha encomendado, debemos hacerlo con gusto, no para beneficio personal, sino en respuesta al amor de nuestro amado Dios, cuidando de no abusar de la autoridad o la influencia que tenemos, sino siendo ejemplo, esto lo puedes leer en 1 Pedro 5:2-3.

     

    Pablo antes de despedirse de los Efesios en Mileto, les dice: vienen lobos rapaces, cuiden el rebaño como buenos obispos, el rebaño que están cuidando, no es suyo, es de Cristo, y le costaron su preciosa sangre. Entonces, ¿cómo cuidar el rebaño? Dice:

     

    Hch 20:32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

     

    Pablo le volverá a decir a Timoteo en su última carta, Timoteo:

     

    2 Ti 4:1-2 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

     

    Mi mayor responsabilidad es mostrarte a Cristo, de tres maneras: orando por ti, siendo un buen ejemplo para ti, y enseñándote la Palabra de Dios, y si tienes una verdadera relación con Cristo, entonces por seguro, tu vida será transformada, y serás un miembro útil del cuerpo, pero, si te estás yendo por las tortas, necesito amonestarte, y pedirte que regreses.

     

    Pero, también hay que notar algo, me gusta recordar lo que Jaime Foote me aconsejó, él me dijo: somos pastores, Dios nos manda a pastorear ovejas, y solo las ovejas se pueden pastorear, no se puede pastorear una jirafa, porque no cabe, o un león, o un elefante, o una serpiente, no somos domadores, somos pastores.

     

    Y muchas veces la gente quiere vernos así, y se enoja, pero, no es nuestra tarea convertir o hacer obedecer a alguien, nuestra responsabilidad es orar, es predicar, y si se deja, amonestarle y entonces esperar a que si esta persona tiene vida eterna responda en arrepentimiento y obediencia.

     

    U otro extremo, cuando nosotros mismos, los pastores nos hayamos queriendo pastorear a personas que no son ovejas y también nos cansamos y nos desanimamos. Cuando, hay una realidad, el Señor dijo:

     

    Jua 10:14, 27, 28 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

     

    Las que son verdaderamente ovejas, de una manera u otra terminarán escuchando la voz de su pastor, y no me refiero a mí, me refiero a Cristo su pastor, a su verdad; claro, hay un proceso, ninguno de nosotros somos perfectos, y a veces el camino a recorrer con algunas personas es largo, en otras no tanto.

     

    Pero, tarde o temprano, las que son ovejas del Señor, escucharán su voz, y la Palabra de su Señor será suficiente para sentirse apacentadas; las ovejas del Señor permanecerán, siempre terminarán siendo pastoreables, sencillamente porque son ovejas, si no, claro que jamás lo harán.

     

    El que es rebelde a la verdad, e incrédulo tropieza y no sigue a su pastor, no persevera porque no es oveja. Algo que escuché esta mañana es que las ovejas no muerden, y si tienes cuatro colmillos encajados, ¿quién sabe? A lo mejor no era.

     

    Pero, vuelvo a repetir, no estoy diciendo que no pequemos y en ocasiones caigamos, a todos nos pasa, pero las ovejas del Señor siempre terminan levantándose y no se quedan tiradas, porque la gracia del las levanta. Y dice, este tipo de ancianos fieles se les debe reconocer, dice el Pablo:

     

    1 Ti 5:17c sean tenidos por dignos de doble honor,

    Dice Pablo, “sean tenidos por dignos”,
    axióo
    ; y significa: estimar, apreciar, merecer, juzgar algo apropiado, digno o conveniente, sensato; o sea, está bien, es algo correcto, ¿qué?

     

    A este tipo de ancianos, hónrales doblemente, honra es la palabra
    timé
    , lo cual habla de dinero pagado, o de dignidad en sí misma, estimar algo como precioso, de valor, dar respeto, aprecio, reconocimiento, remuneración, compensación por un servicio; se parece a nuestra palabra honorario, que se refiere al dinero dado a alguien para honrar su trabajo.

     

    Pero, Pablo no está refiriéndose a que le paguen doble al pastor, no, esta es una honra que primeramente conlleva respeto y agradecimiento, y en respuesta al servicio, sí, una remuneración justa en medida a esa honra.  

     

    Ahora, nosotros los líderes debemos servir con la actitud que el Señor nos enseñó, considerándonos siervos inútiles que lo que teníamos que hacer hicimos, pero Pablo está hablando al otro lado, la responsabilidad de la congregación con respecto a sus líderes.

     

    Una vez más, no entendamos mal, no está diciendo: “líderes exijan lo que es justo”. No, este texto está dirigido a la congregación, no a los pastores, nosotros estamos obligados por el amor de Cristo a servir y apacentar Su iglesia con fidelidad y excelencia. 

     

    En realidad, Cristo dijo: es más feliz y dichoso el que sirve, el que da, que el que recibe o es servido, y esto es lo que el Señor trata de enseñarnos. El que aprende a ser generoso, a dar respeto, a reconocer a aquellos que lo bendicen, o sencillamente a amar en respuesta, va a ser alguien bienaventurado, es alguien que se está beneficiando a sí mismo.

     

    Porque realmente todos estamos llamados a amarnos y a servirnos mutuamente, el que sirve, lo hace en respuesta al Señor, quien ya le pagó todo, pero, el que recibe el servicio y el amor del que lo sirve necesita reconocerle y mostrarle el amor de Dios. Y repito, Pablo no está hablando meramente de dinero, miremos algunos textos:

     

    Heb 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

    ¿Cómo? En oración, en honra, en respeto. Uno más:

     

    Heb 13:17 Obedezcan a sus líderes espirituales y hagan lo que ellos dicen. Su tarea es cuidar el alma de ustedes y tienen que rendir cuentas a Dios. Denles motivos para que la hagan con alegría y no con dolor. Esto último ciertamente no los beneficiará a ustedes.

     

    Mira cómo la obediencia, claro, no a los caprichos o juicios de un hombre, sino al que te está instruyendo en la Palabra, es decir, responder a la verdad, en obediencia, en no justificarte y poner manos a la obra es una manera de honrar a Dios y a sus pastores.

     

    Tristemente, nuestra naturaleza pecaminosa es horriblemente rebelde, y como dice aquí, es triste que justo cuando nos dicen que hagamos algo que el Señor nos está pidiendo, como contreras no lo hacemos, y lejos de eso, comencemos a justificar nuestra rebeldía, eso es muy triste para cualquier pastor.

     

    Y te voy a decir conozco muchos pastores amargados, deprimidos y cansados por lo mismo, y dice Pablo no hagan eso, no les beneficia tener un pastor desanimado, amargado, descorazonado. No es mi caso, todavía, pero, espero que eso nunca llegue a mi corazón, y que la gracia de mi Señor sea suficiente para mí.

     

    Pero, tu obediencia a la Palabra, a la visión o la dirección que el Señor le está dando a la iglesia a través de tu pastor, es una manera de dar honor, y doble honor se refiere a honrar con toda la intención, que se note. Por eso Pablo justo después de esta declaración dice:

     

    Heb 13:18 Oren por nosotros, pues tenemos la conciencia limpia y deseamos comportarnos con integridad en todo lo que hacemos.

     

    No olvides que, los que dirigimos, somos el blanco de Satanás, y dirás: pero, “es que no hacen las cosas bien”; bueno, no olvides otra cosa, así de chafas como podemos ser los pastores y líderes, es Dios quien nos pone ahí, y como dice en Romanos 13, el que se opone a la autoridad está resistiendo a Dios. También creo que no debemos permanecer chafas, sino dejarnos capacitar por Dios definitivamente.

     

    Pero, yo creo que es plan de Dios poner a gente chafa, por varias causas, algunas son: él quiere llevarse la gloria, la gloria solo le pertenece a él, y si él pone a alguien muy preparado, entonces la gloria va a ser para esa persona y su preparación.

     

    Él escogió lo vil y lo menospreciado, lo que no es, para que nadie se jacte, o presuma en su presencia. Y, además, si pone a un inútil como yo y las cosas caminan milagrosamente, a pesar de mí, entonces, ¿de quién crees que va a ser la gloria? Solo para él. Dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 1:27-29 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

     

    Y la segunda causa, creo yo, es para tratar contigo. En mi experiencia yo he visto cómo para Dios nada es imposible, y él no nos necesita, y he visto cómo él hace que algo se atore y no camine para tratar con nosotros, y en el proceso nos muestra lo que hay en nuestro corazón, quizá impaciencia, envidia, orgullo de sentirme mejor o más preparado y que piense: “cómo es posible que tenga a este tonto donde alguien preparado como yo debería estar”.

     

    Pero, cuando pasas la prueba, Dios ya te humilló y te mostró que es él y solo él y solo su gracia, en un momento, de haber cortado la corriente del río, la deja fluir, y todo se arregla de pronto. Por eso, no olvides esto, y no vuelvas a caer en esta trampa.

     

    Él es Dios, y Dios te ha mandado a honrar a los que te sirven, sea que pienses que son chafas o no, porque al final es su poder y su gloria, y es su iglesia, no es una empresa donde se ponga al más capaz, y se ponga la foto del ministro del mes, es todo lo contrario, al revés, el mayor debe hacerse el siervo de todos.

     

    Por ejemplo, José no fue utilizado hasta que no fue nadie, igual Moisés, igual Pablo, la iglesia no está para exaltar hombres, solo hay uno digno de ser exaltado, ese es Cristo. Claro, si debemos honrarnos en amor, mostrarnos agradecimiento, respeto, obediencia a la verdad, eso sí.

     

    A mí me toca servir con excelencia, diligencia y fidelidad, dejando que el Señor me equipe, créeme, no es mi deseo quedarme chafa, quiero aprender, y hacerlo bien, porque mi servicio es para mí Señor queien me rescató y me tuvo por fiel poniéndome en el ministerio como su estorbador, más que como su ayudante.

     

    De hecho, el mayor rasgo de carácter de un siervo del Señor es la humildad, y no porque él mismo diga: “qué humilde soy”. Sino porque ha experimentado como Pablo, como Moisés, como José lo que es ser humillado por Dios y entienden en lo profundo de su corazón que realmente no son nada. Y dice:

     

    1 Ti 5:17d mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

    Mayormente es la palabra

    málista, y significa particularmente, especialmente, sobre todo, a los que trabajan en predicar y en enseñar. Es interesante la palabra trabajar, es la palabra kopiáo

    , y significa trabajar hasta sentir fatiga, duro, como quien labra la tierra, arduamente, cansarse, hasta estar emocionalmente fatigado y hasta desanimado.

     

    De hecho, viene de la palabra
    Kopos que significa golpe, azotamiento; entonces de esto se trata, un trabajo pesado, laborioso, arduo, con esfuerzo que resulta en fatiga. ¿Trabajar en qué? En la Palabra, logos, que significa también discurso, y en la didaskalía
    , en la instrucción, en la enseñanza, en la doctrina.

     

    Mis hermanos, no saben, y más ahora que estoy haciendo dos mensajes a la semana, es algo cansado, mucha gente piensa: ¿qué puede costar hablar por una hora? Esos pastores flojos que se pongan a trabajar.

     

    ¿Sabes qué? Es duro, son muchas horas, lo que tu oyes cada domingo o jueves, no es sino el pico de un iceberg profundo de horas y horas, de oración, de batallas porque hay guerra espiritual, vida o muerte sucede cada vez que se predica la Palabra, es la diferencia entre estar condenado y recibir vida nueva, es la diferencia entre estar encadenado y recibir libertad, estar al punto del suicidio y de pronto ver esperanza.

     

    Mi trabajo no consiste en venir y pararme aquí dos horas el domingo, o ahora el jueves, es el final de una larga jornada de muchas horas. Velar por las almas de una iglesia, o por la iglesia no es fácil, por eso es que es mejor que un pastor trabaje de tiempo completo sin hacer ninguna otra cosa, no es fácil.

     

    Créeme, no menosprecio en lo más mínimo tu trabajo, de hecho, lo respeto profundamente, sé que es abrumante estar bajo el sol, el desgaste corporal y demás, pero, tú terminas, te das un baño y te sientas en la TV, o practicas tu deporte favorito.

     

    Pero, mi trabajo no termina nunca, porque es un desgaste espiritual, emocional, y a veces es difícil desconectarse, y sencillamente pensar en otra cosa porque estás hablando de vidas, no de un machucón con un martillo, o una casa que se calló, o un auto que no quiso prender.

     

    Estamos hablando de vidas que pueden tropezar, y hay familias, hijos, que pueden o ser condenados por la eternidad, o tropezar y hacer de una familia una carnicería, un caos.

     

    Mira, un auto, lo regresas, o dices: no tiene remedio. Una casa, puedes elegir no trabajar en ella y agarrar una más fácil, pero, ¿cómo haces eso con una pareja, con un joven, con una familia o persona por la que el Dios vivo entregó a su Hijo Unigénto? Sencillamente no puedes.

     

    Y tienes que aprender a amar y a la misma vez amar soltando, porque hoy puedes ver a esa persona sirviendo muy feliz con todo su corazón, y el día de mañana se le sale la cadena, o yo me equivoco porque soy hombre, y se vas de la iglesia, y además se va odiándome.

     

    Y ¿cómo amar incondicionalmente sin el temor de la herida, de la traición, porque es lo que Dios manda, lo que el Señor hace cada día con nosotros? No es fácil, definitivamente se requiere de toda la gracia de Dios. Además de que todo esto afecta por igual a mi esposa e hijas, porque ella y yo somos uno, no es fácil.

     

    Necesitas entender que no se trata de que la Biblia te esté pidiendo que trates a tus pastores como reyes, no es así, pero, el Señor sabe lo que implica, él le dijo a Pedro en Juan 21: ¿Pedro me amas? Apacienta mis corderos, ¿me amas? Apacienta mis ovejas.

     

    Porque él sabe que es un precio alto por hacerlo, claro, totalmente vale la pena, pero quiero que sepas que muchas veces sería más fácil decir: “yo que tengo que estar batallando, soy bueno en lo que sé hacer, mejor vivo una vida como la de todo mundo que vive para sí mismo”.

     

    Claro si hiciera eso sería una derrota, además como Jeremías pretendiendo dejar de hacer lo que el Señor le mandó y que no pudo resistir el fuego en su corazón, y sería el hombre más miserable del mundo si lo hiciera, porque sé que el Señor me ha llamado.

     

    Por eso, te lo voy a decir; no hay algo que cause más desánimo a un pastor, o al menos a mí, que recibir del Señor su Palabra, saber que él quiere hablar a tu corazón, a tu vida, que quiere mostrarte su verdad y su amor, y que tú digas:

     

    Hay que flojera, ¿jueves?, ¿domingo?, ¿es mi día de descanso? Además, hoy pasan la novela, o el juego, o la pelea, tengo cosas más importantes que hacer que escucharte Dios, ahí otro día te atiendo; pero, sabe que más allá que estarme despreciando a mí, estás despreciando a tu Señor.

     

    En fin, es trabajo duro, cansado y muchas veces decepcionante, desanimante por la respuesta tan pobre y desinteresada a lo más relevante que pueda existir, te lo digo de frente no hay nada en tu vida que sea más importante que lo que Dios, tu creador y sustentador tenga que decirte, porque eres eterno, y no sabes siquiera si tienes mañana. En fin. Por eso comienza orando por tus pastores.

     

    Y Pablo cita dos textos, uno del antiguo y uno del nuevo testamento. El primero me encanta porque deja humilladito, a cualquier siervo de Dios que se la quiera dar de “el profeta”, “el mediador”, “el dueño de la unción del Espíritu Santo”, o al menos “el dueño de los derechos del poder, que si lo quieres tienes que venir al Santo de Dios, representante suyo en la tierra”. Mira representante, cómo nos compara Pablo:

     

    1 Ti 5:18a Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla;

    Ja ja, no somos más que bestias de carga, y es el apóstol Pablo hablando, no creo que ninguno de los supuestos “apóstoles” de hoy en día siquiera se asemejen a quien fue Pablo.

     

    Y él cita este texto que sencillamente habla de que si tienes un buey, esta bestia de carga y lo pones a trillar, no seas gandaya, déjalo comer del trigo, todavía que está sirviéndote y que lo hagas pasar hambre, o al menos ni siquiera disfrutar del trigo que está trillando, y para balancear lo de bestias, también nos dice que somos obreros, y dice:

     

    1 Ti 5:18a y: Digno es el obrero de su salario.

    No sé por qué la gente piensa que los pastores no deberíamos ganar nada, que lo deberíamos hacer todo por amor al arte. Créeme, muchas veces lo hacemos, y estamos dispuestos a hacerlo, no cobrar por hacer ministerio, sino pagar por hacerlo. Y mi esposa muchas veces lo hicimos, lo hacemos y si es necesario lo seguiremos haciendo. Dios es bueno, Dios es justo y no desampara a los suyos.

     

    Pero, una vez más, este es un texto para ti, la iglesia, porque Dios quiere que tengas un corazón generoso y agradecido. Porque en nuestra naturaleza pecaminosa creemos que, si el pastor gana, es porque es un codicioso, ¿qué estará haciendo con mi dinero? No lo es, el diezmo no es tu cuota para tu club social en el que luego exijas resultados por el dinero que diste, no.

     

    Piensa solo en esto, y lo digo en general en todos lados, no estoy pidiendo cuotas ni ofrendas para mí, pero, en bodas, y celebraciones, la gente gasta miles de dólares en manteles, mesas, comida, y la iglesia, a no, esa gratis, el pastor, muchas gracias, muy bonito, que le vaya bien.

     

    Una vez más, no estoy exigiendo nada, ni lo digo con resentimiento, para nada, delante de Dios lo digo, me siento cuidado y amado por esta iglesia, y es mi privilegio servirte, pero es importante que veas tu propio corazón para bien tuyo, porque lo vuelvo a repetir, Dios es bueno y justo, y aunque no lo merecemos, él recompensa a sus siervos con bendiciones maravillosas.

     

    Pero, sencillamente, velo así, un obrero que trabaja es digno de su salario, es más, hasta un buey que trilla trigo, es digno que lo dejes comer del trigo; otra vez, no es así como yo debo verlo, porque eso me convertiría a mí en un asalariado, y no es así, ningún siervo de Dios debe estar ahí para ver que saca para él del ministerio.

     

    Yo estoy dispuesto a poner mi vida por el ministerio, aunque yo tuviera que pagar, porque el Señor me ha llamado, porque él me lo dio todo y le pertenezco. Se trata de ti como iglesia, de cómo tú lo ves, el Señor quiere que tú cambies ese corazón, y que aprendas a ser generoso y agradecido, por tu propio bien. Mira algunos textos:

     

    1 Ts 5:12-13 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 12  y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.

     

    1 Co 9:7-11  ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? 8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,

     

    10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?

     

    Y no te preocupes, no voy a levantar ofrenda, este no es un principio para que yo saque provecho de ti, sino al contrario, para tu bien, para tu provecho, no para el mío, el Señor quiere que seas libre. Vamos un poco más rápido. Mi segundo punto dice:
     
    II. El anciano necesita ser protegido, sin llegar al punto de darle inmunidad, temiendo a Dios mas que a los hombres.

    1 Ti 5:19 Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos.

    Es algo muy importante no quitar de la mente lo que he repetido muchas veces, en el momento en el que alguien toma un cargo de liderazgo, en ese momento se convierte en blanco de Satanás, porque la caída de un siervo de Dios significa que la Palabra sea blasfemada, la reputación de Dios, su nombre blasfemado.

     

    Satanás es el diabolos, el acusador por excelencia, y está comprometido con desacreditar y hacer que la gente desconfíe de sus líderes. Si lo hace con Dios, lo hizo en el jardín del Edén con Adán y Eva, hizo que ella desconfiara de Dios desacreditándolo, cuánto más a sus débiles siervos; de hecho, el motivo de fondo cuando alguien de tiempo abandona la iglesia, sencillamente deja de confiar en sus líderes.

     

    Y por lo mismo siempre hay personas ansiosas por acusar falsamente a un hombre de Dios, quizá por envidia al ver su virtud o reconocimiento, al ver las bendiciones de Dios sobre su vida, quizá por resistir la autoridad, resistir la verdad, pero, sencillamente acusar a otros, es convertirnos en mensajeros de Satanás.

     

    Y hay falsa acusación satánica, la cual es eficaz, mira a Jesús, dice la Palabra que por envidia lo entregaron, los fariseos estaban comprometidos con desacreditarlo, lo mismo a José, a Moisés, a David, al mismo Pablo.

     

    Por eso Pablo una y otra vez habla de la importancia de cómo líderes tener una limpia conciencia, de ser irreprensibles, para poder crear confianza en las ovejas que servimos, ¿cómo mantener la credibilidad? A través de la integridad y la honestidad que surge de una vida pura para el Señor.

     

    Porque un ministerio puede ser completamente destruido cuando se le ataca con éxito y es desacreditado, Por eso, si nos es necesario aprender identificar un chisme y las mentiras.

     

    Mis hermanos, no debemos olvidar que, toda historia siempre tiene dos lados, el que se defiende siempre es inocente y el otro es culpable, vas con el otro y es lo mismo, a nuestros propios ojos, siempre somos blancas palomas y todo el mundo tuvo la culpa.

     

    Por eso requerimos un réferi imparcial, ¿cuál es este? La Palabra de Dios, la necesitamos como autoridad, como base para discernir y juzgar cualquier situación.

     

    Y dice Pablo: contra un anciano no admitas, esta palabra es

    paradéjomai

    , y significa: ni siquiera lo consideres en tu mente, ni siquiera entretengas ese pensamiento en tu mente, por un momento, deséchalo.

     

    Ante rumores infundados o no comprobados, no tienes que darle el menor tiempo en tu mente, para esto debes cerrar tus oídos por el bien de tu alma, y por amor y protección a quienes te dirigen.

     

    Cambia la conversación, tu pensamiento, guarda tu corazón y al mismo tiempo cuida de tu líder o pastor, no seas partícipe del pecado de atacar infundadamente alguien puesto por Dios en posición de autoridad, eso sí es algo serio, dice la Palabra:

     

    Sal 105:15 No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.

     

    Vemos a David respetando la autoridad de Saúl, claro, en este caso él tenía una autoridad política, más allá de espiritual, pero, en ningún caso debemos resistir a la autoridad puesta por Dios, porque estamos resistiendo a Dios, no es bueno, no es sano y es dañino porque trae juicio sobre nosotros.

     

    Entonces hablando de rumores de chismes, en ese caso ni siquiera deberíamos investigar, sino desechar el pensamiento.

     

    Pero, si ya hay dos o tres testigos, entonces se debe investigar, y no con el afán de cubrir el pecado de un anciano, sino con el afán de cuidarlo de una falsa acusación. Estos es un mandato desde el AT, que el mismo Señor Jesucristo corroboró, dice en DT:

     

    Deu 19:15 No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación.

     

    Cuando es así, entonces es una acusación seria que se debe investigar, en este caso en la iglesia tenemos un board, este board puede ir con John, y él a su vez lo puede notificar a Sandy Adams, quien supervisa nuestra región, y ellos mandarían a alguien a investigarme.

     

    Lo que sí es falso pensar es que el “ungido de Dios” es intocable. No es así, cualquier siervo de Dios debería rendir cuentas, y debe ser removido de su cargo en un caso de pecado extremo como el pecado sexual, o la malversación de fondos, o un estilo de vida indisciplinado e inmoral, eso no cabe en un siervo de Dios, no puede ser. En tal caso, dice Pablo:

     

    1 Ti 5:20a A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos,

    En cuanto a falsas acusaciones sí se deben proteger a los ancianos, pero no debemos llegar al punto de darles inmunidad ante acusaciones verdaderas. Dice Pablo: si pecan deben afrontar las consecuencias.

     

    Es un falso concepto del amor, el pensar que no disciplinar, o amonestar el pecado, o los errores de alguien más, o aún de nuestros hijos y justificarlos, es amarlos, todo lo contrario. Ya lo aprendimos anteriormente, es como saber que alguien se va a morir, va a contraer cáncer pudiendo evitarlo y no se lo decimos, los aborrecemos, no los amamos si no lo hacemos.

     

    El que ama verdaderamente a su prójimo, a sus hijos, los reprende, los estorba porque no quiere verlos tropezar, en este caso es lo mismo, solo que un anciano tiene una mucho mayor responsabilidad.

     

    Mis errores pueden ser más pequeños o quizá hasta imperceptibles comparados con un nuevo creyente, aun así, cada uno de nosotros somos responsables y daremos cuenta de acuerdo a lo que sabemos.

     

    Pero, yo sé más y tengo mayor responsabilidad delante de Dios, y además delante de los que me ven, que caiga una persona en la iglesia que siempre está cayendo en el mismo error, llegará el momento en el que digamos: pues ya lo conoces. Pero, si yo caigo, junto conmigo puedo derrumbar a toda una congregación. Dice la Palabra:

     

    Stg 3:1 Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.

     

    Luc 12:47-48 Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. 48 Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

     

    Los pecados de un hombre en función de liderazgo son más serios y tienen que castigarse con mayor severidad, y en este punto ya no es si se arrepiente o no, porque perdió credibilidad, y por lo tanto ya no es apto para el ministerio y tiene que ser removido.

     

    Por eso dice Pablo: si un anciano peca descaradamente, tienes que hacer público su pecado y reprenderlo delante de todos, y dirás, ¿por qué tan fuerte?

     

    Sencillamente la congregación necesita saber con claridad porqué se está retirando de su cargo a tal pastor o líder, porque si se le deja ir pretendiendo cuidar su reptación o la de la iglesia, esto va a traer mayores problemas, el primero de ellos va a ser un caos porque la gente no va a comprender por qué están despidiendo a un anciano, y se formarán partidos, “y aquí no hay amor”, y unos estarán con él, y los rumores, y un desastre que traería mayor destrucción a la iglesia de la que ya habría.

     

    Una delas cosas que tenemos que pensar es lo siguiente, y es una decisión que requiere valor, pero que es necesaria, esta pregunta: ¿qué será más importante proteger la reputación de un hombre, o la de Dios?

     

    Hoy en día este es un gran problema, fue el problema de Israel, nosotros somos la columna y baluarte de la verdad, no podemos darnos el lujo de depreciarla, o de borrar la línea de lo que Dios manda, es un gran pecado, y ha dado como resultado una iglesia tibia que al igual que el mundo ya no sabe discernir entre la verdad y la mentira.

     

    De hecho, si permitimos que un anciano vuelva al ministerio sin antes eliminar cualquier vestigio de deshorna, de desconfianza o pecado, estamos haciendo dos cosas: 1º Desafiar la verdad dela Escritura, y 2º Dar el mensaje equivocado haciendo entender que Dios tolera el pecado, cuando no es así. Y mucho menos con un siervo de Dios.

     

    Algunas veces, y definitivamente cuando hay pecado sexual, o malversación de fondos, un pastor debe ser quitado de su cargo, y no permitirle regresar, porque se descalifica a sí mismo para seguir sirviendo en esa posición, aunque se arrepienta, ¿cómo podría confiársele una vez más la verdad? ¿Cómo la gente no solo de la iglesia, sino de los de afuera podrían confiar en una persona así?

     

    Representamos a Cristo hermanos, no debemos de olvidarlo jamás. Claro, si se arrepiente, esto no significa que pierda su salvación o que no pueda estar en la comunión de la iglesia, sí hay otras maneras de servir, pero, no en esa posición que exige un alto grado de integridad, honestidad y verdad.

     

    Es a un Dios santo al que servimos, Jesucristo el Hijo de Dios derramó su sangre preciosa por nosotros para salvarnos y hacernos santos, el mismo Espíritu de Dios poderoso con el que la misma creación fue hecha y Jesucristo fue levantado de los muertos nos ha sido dado para llevar a cabo esta misión. No queda hermanos, no puede ser.

     

    Nosotros debemos pedirle a Dios que nos ayude a ver esta realidad y ser conscientes, somos la iglesia del Dios vivo, eso es mucho, y más a un anciano, estamos hablando de alguien que esté en mi posición. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 5:20b para que los demás también teman.

    Mis hermanos, hay una realidad, grábalo muy bien en tu mente y corazón: Dios aborrece el pecado y la maldad, ¡aborrece! Y si hay algo que el creador del cielo y la tierra, quien tiene en sus manos mi vida, mi futuro y puede matar el cuerpo y echarlo en el infierno, creo que bien debería temer estar haciendo lo que él aborrece y hacer algo al respecto, ¿o no? 

     

    No se puede establecer un nivel de pureza mediocre en la iglesia de Cristo, y mucho menos un liderazgo tibio, una persona todavía esclava de sus pasiones, de sus deseos, de alguna adicción, problemas matrimoniales, económicos, de carácter serios. Es necesario, porque se trata de un Dios bueno, justo que nos ha compartido de su naturaleza divina para poder hacerlo

     

    Ahora, el temor de Dios combina el amor con el temor, lo he dicho otras veces, como el temor, respeto y amor que tendríamos por un padre, por ejemplo, mis hijas me aman y al mismo tiempo temen que yo me enoje, más cuando estaban chiquitas, pero, por un lado, me aman, ellas quieren verme feliz, no quieren verme abrumado por sus malas acciones porque me aman, y al mismo tiempo temen mi enojo, no quieren verme enojado, ya saben cómo me pongo, y además, las puedo castigar.

     

    1 Ti 5:21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad.

    Te encarezco,

    diamartúromai

    dos palabras, te protesto delante de, te declaro solemnemente, bajo juramento, y me encanta, mira el juez y los testigos oculares: Dios, el Señor Jesucristo y sus ángeles escogidos.

     

    Mis hermanos, es delante de Dios de quien estamos, esta es su iglesia, Cristo pagó con su sangre por ustedes, no puedo hacer de ninguna de estas cosas algo personal en contra de alguien, o utilizar mi propia prudencia o conveniencia.

     

    Actuar por temor a los hombres y decir: mi chamba, o, qué va a decir la gente, que soy un pastor re chafa, qué van a decir las demás iglesias de nosotros, ¿qué va a pensar la gente? O esto no conviene a mi buena reputación o fama, hagamos un trato en el que ni tú ni yo quedemos mal y vamos a mentirle a todo mundo, y así todos ganamos, y no perdemos tanto.

     

    Estos prejuicios no deben existir, nada que ver, es delante de Dios, y absolutamente cada uno de nosotros, y en especial los ancianos vamos a dar cuentas delante de él, y no queremos que nos ponga con los siervos infieles, inútiles o hipócritas, y aquí si hablo con todo, porque me estoy hablando a mí mismo, Dios líbrame, hazme un hombre sabio y valiente que ama tu verdad y que la confronta sin temor a perder nada.

     

    Me encanta lo que Josafat, uno de los mejores reyes que tuvo Israel les dijo a los sacerdotes en su intento por traer de regreso al pueblo de Israel a la correcta adoración a Dios, les dijo:

     

    2 Cr 19:6-7 y les advirtió: «Tengan mucho cuidado con lo que hacen, pues su autoridad no proviene de un hombre, sino del SEÑOR, que estará con ustedes cuando impartan justicia. 7 Por eso, teman al SEÑOR y tengan cuidado con lo que hacen, porque el SEÑOR nuestro Dios no admite la injusticia ni la parcialidad ni el soborno.»

     

    Me gusta la cita de John McArthur, él dice: “

    La iglesia que tolera a los ancianos que pecan, para proteger su reputación en la tierra, perderá su reputación en el cielo”.

    Y mis hermanos, sé que es difícil confrontar pecado, pero debemos hacerlo, no debemos ser desobedientes ante este mandato, porque no solo es con respecto a los ancianos.

     

    Mucho se escucha en la iglesia, y aquí no es la excepción cuando alguien peca contra otro: “yo no voy a decir nada, mejor me quedo callado”. Mi hermano, mi hermana, estás desobedeciendo y faltando a un principio que podría protegerte, proteger a tu hermano y proteger la iglesia, no seas negligente.

     

    En primer lugar, si hablas de un problema con alguien que no es parte del problema ni la solución, sin antes hablar con el que sí lo es, eso te convierte en un desobediente y además un chismoso y murmurador, y eso es algo que tarde o temprano, te va a costar a ti y a tu hermano y a toda la iglesia, vas a terminar lastimado tú, la persona y la iglesia junto con ustedes.

     

    Mis hermanos, todos nosotros somos testigos de lo que el chisme, la murmuración, la falta de perdón, el desobedecer a este mandato tan simple pueden dañar a la iglesia, fuimos divididos, y es muy triste, no podemos caer otra vez en el mismo error.

     

    Oremos por valor y por decisión de confrontar el pecado bíblicamente, tenemos que hacerlo hermanos, sé que no es fácil, te entiendo, mi naturaleza es evitar el conflicto, pero no debemos ser cobardes, en el poder del Espíritu, por amor a la verdad, y obediencia al Señor y a nuestros hermanos debemos hacerlo.

     

    No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder amor y dominio propio, él estará con nosotros cuando lo hagamos, él nos respaldará, él te respaldará, confía en él, confiemos en él.  Último punto:

     
    III. La mejor manera de evitar problemas a largo plazo con un mal líder, es tomarse el tiempo suficiente para evaluar si ponerlo o no.
     

    1 Ti 5:22a No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos.

    En lugar de convertirnos en bomberos apaga fuegos, necesitamos prever, evitar problemas, ¿cómo? No nombrando ancianos ni líderes a la ligera. Si quieres ser líder, o anciano, no te ofendas, tengo qué preguntarte, y preguntar a los demás, tengo que investigar, porque no quiero que tú tropieces y hagas tropezar a los demás.

     

    Hoy en día hay demasiado de esto, gente que jamás debió haber sido ordenada como pastor, y que ha sido un terrible tropiezo y mancha para el rostro de nuestro Señor Jesucristo. Dios me ayude a ser sabio, y a tener gente sabia rodeándome para poder tomar decisiones correctas.

     

    Imponer las manos se refiere a ordenar a alguien como pastor o líder, y dice no lo hagas con ligereza,

    taéjos, velozmente, o de prisa; es decir, sin considerar, sin investigar a fondo la vida de la persona. ¿Por qué? ¿Qué sucede cuando negligentemente pones a alguien que no tiene estos rasgos de carácter y esta conducta?

     

    Dice Pablo, te vas a hallar siendo partícipe, en comunión es la palabra, con pecados ajenos, haciéndote responsable de haber puesto a un neófito, o en ocasiones hasta un no creyente que parece creyente. Somos responsables y culpables del pecado del hombre delante de Dios porque la iglesia tropezará, y el responsable directo delante de Dios seré yo, quien lo puse. Por eso dice Pablo:

     

    1 Ti 5:22b Consérvate puro.

    Y esta es una de las maneras, como pastor, ya no solo son mis acciones, sino mis decisiones en la iglesia, por eso necesito sus oraciones mis hermanos. Dice Pablo: Consérvate, vigila, guárdate de tener pérdida o daño y guarda la iglesia. Custodia lo que el Señor te ha dado. Puro es la palabra limpio, inocente, casto, purificado.

     

    Una vez más, equilibrio entre misericordia y amor, un claro entendimiento de la verdad, de los principios bíblicos, y ponerlos por obra y más aún en el momento de escoger a líderes. Para protegerme de participar de pecados ajenos, y cuidar la iglesia también. Y de pronto le da un consejo personal:

     

    1 Ti 5:23 Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades.

    Quizá Timoteo había hecho un voto de abstinencia total de vino, por su deseo de establecer una norma correcta de pureza, y él no iba a hacer algo que pudiera herir la conciencia de algún creyente, pero esto estaba dañando su salud.

     

    Porque en aquellos tiempos el agua no era pura y provocaba disentería y problemas estomacales, y en aquellos tiempos el vino era considerado en cierta medida como algo medicinal. De manera que, Pablo le recuerda: a Dios le importamos nosotros, no se trata de hacer sacrificios ardientes ascetas.

     

    El mundo entero fue hecho por causa de nosotros, no al revés, igual la salvación, igual nuestro cristianismo. En el día de reposo los discípulos del Señor les dio hambre, y arrancaron espigas de trigo, y los fariseos los acusaron: ¿por qué hacen eso? El Señor les dijo el día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no al revés.

     

    Es decir: Dios nos ama, y en el proceso de mantener una norma de pureza entre ancianos y líderes, no debemos cruzar la línea de hacer más importante el mismo ministerio y trabajo que la gente. Necesitamos mantenernos en la gracia de Dios, en la libertad de Cristo verdadera, en el gozo de servirlo, en la libertad de hacer lo que Dios nos manda, sin perder el gozo.

     

    Su yugo es fácil, ligera su carga, es un privilegio cargar el yugo con Cristo, no estamos solos en esto, él está con nosotros, y no debemos caer en el legalismo, solo en Cristo está el equilibrio perfecto. Y continua, dándonos cuatro principios para ayudarnos en este proceso de selección:

     

    1 Ti 5:24a Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio,

    Es decir, algunos desde el principio se les nota, no son aptos, no están listos para el ministerio, porque se les nota, su matrimonio es un desastre, sus finanzas, o son esclavos de algún vicio todavía, ahí, ni te metas, aunque pienses que tienen potencial, o haya necesidad, mejor espera.

     

    Este juicio habla de la entrevista, o de la investigación, o sea, mejor ni los llames, ni les hables de que los estás considerando, sigue orando por ellos hasta que veas fruto verdadero en sus vidas.

     

    1 Ti 5:24b mas a otros se les descubren después.

    Es decir, a otros en el proceso de la investigación va a salir el peine, quizá comienzas a hacer preguntas, y te dicen: es mi vida, qué te metes en ella, o algo raro. Hay gente en esta iglesia que su vida es un misterio, y si investigas pues sale el asunto.

     

    Es interesante esta frase se podría traducir: sus pecados van a la reunión detrás de ellos, o sea, no se les pueden despegar, van a llegar y se van a presentar. “¿Y a ustedes, ¿quién los invitó?” Venimos con él, somos muy allegados”

     

    En este caso mejor damos un paso atrás, y le decimos: déjanos tu teléfono y nosotros te llamamos, no nos llames. Y dice:

     

    1 Ti 5:25a Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras;

    Pero, hay otros que es evidente, y ni siquiera tienes que investigar tanto, se les ve el carácter de Cristo, tienen una esposa feliz, unos hijos respetuosos, sus finanzas en orden, una actitud de servicio y amor a la obra y a Cristo. Ya están listos, porque a simple vista se le ven los rasgos correctos y una conducta cristiana. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 5:25b y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas.

    Las buenas obras de otros no son tan evidentes, pero, en el proceso mostrarán que efectivamente, Dios ha hecho una obra en ellos, y están listos para el liderazgo o el pastorado.  El Señor lo dijo claramente: por sus frutos los conoceréis, no puede un árbol malo dar buen fruto ni viceversa.

     

    El hombre del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas, y el hombre del mal tesoro de su corazón saca malas cosas, la boca habla de lo que hay en el corazón, la conducta de quién es el que está a cargo, si el Espíritu Santo, o todavía la persona es presa de sus pasiones, emociones, deseos y demás.

     

    En fin, mis hermanos, cerremos este capítulo con esto, no lo olvidemos, como iglesia nos urgen hombres, verdaderamente redimidos que manifiestan los rasgos de carácter del 3:2-7, y pueden llevar un ministerio como el que acabamos de ver.

     

    La iglesia tiene responsabilidad de honrar a sus ancianos y protegerlos, que Dios nos de denuedo y que decidamos reprender a aquelos que pecan.

     

    Que entendamos la responsabilidad de ser lo que Dios nos pide y de cuidar la manera en la que seleccionamos a los ancianos y líderes. Que Dios nos proteja, que Dios nos capacite y nos transforme a su imagen, y que nosotros podamos decir poner por obra estos principios con toda intención, diligencia y excelencia.

     

    No sé si el día de hoy hay alguien que quiera re dedicar su compromiso a con Cristo y que haya entendido su necesidad de entregarse en pureza y santidad a su Señor.

     

    Le pido a Dios que podamos entender estos principios de honra, respeto y obediencia a sus siervos, y si el Señor te ha tocado y te ha concedido arrepentimiento, te invito a ponerte de pie, y vamos a decírselo en oración.

     

    No lo olvidemos hermanos, nosotros somos los que hacemos brillar la luz de Cristo, ¿cuántos están dispuestos a entregar sus cuerpos en sacrificio vivo, santo agradable a Dios que es este culto lógico, esta entrega lógica, esta respuesta en obediencia al amor de nuestro Cristo.

     
     
     
  • Sep 10, 20171 Timoteo 5.13-16 La ayuda a las viudas y la importancia de seguir el llamado correcto
    Sep 10, 2017
    1 Timoteo 5.13-16 La ayuda a las viudas y la importancia de seguir el llamado correcto
    Series: 1 Timoteo

    LA AYUDA A LAS VIUDAS Y LA IMPORTANCIA DE SEGUIR EL LLAMADO CORRECTO.

    1 Timoteo 5:3 – 16

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

     

    Parte de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo.

     

    Lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, habla la experiencia de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden.

     

    A lo largo de esta carta son tres cosas las que podemos hallar: sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo). Pablo le dice a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Pablo nos dice en esta carta de qué se trata la sana doctrina: del amor que nace de corazón un limpio, una buena conciencia y una fe no fingida, en otras palabras, la sana doctrina no solamente es una buena enseñanza bíblica, lo cual es imprescindible, tampoco se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas.

     

    La sana doctrina incluye una conducta, la cual es una respuesta al amor de Dios; somos gente redimida, perdonada, que ha nacido de nuevo, somos la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad, y así nos conducimos. Si nuestra doctrina no se refleja en una vida transformada, lo único que tenemos es mera filosofía muerta, y el cristianismo no sería más que una opción más en el menú de religiones que existen en el mundo.

     

    Pero, la realidad es que nosotros no nos referimos a una religión, a una doctrina, sino a una persona: a Jesucristo el Hijo de Dios; quien vino a este mundo, se hizo hombre, vivió una vida perfecta, murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día; y él vive hoy, es a quien seguimos, y porque él vive nos ha dado vida a aquellos que hemos creído en él, dice la Palabra:

     

    1 Jn 5:11-12 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

     

    Y si tenemos al Hijo, entonces tenemos la vida, la cual se debe manifestar en una iglesia que refleja al Hijo en esta sana doctrina, la cual produce sana vida.

     

    Y la semana pasada vimos la importancia y la necesidad de confrontar el pecado, vimos que, ignorar los síntomas de una enfermedad por temor a que la medicina sabe mal, o a que no me gustan las agujas o los hospitales puede ser muy nocivo e incluso fatal.

     

    De la misma manera, no confrontar el pecado por temor al rechazo, o a la situación incómoda que sucede cuando dices la verdad a alguien, es decir, evitar conflictos, igual, es nocivo, por lo tanto, es necesario confrontar el pecado. Es una cuestión de cuidado, es o, para evitar la enfermedad, o para tratarla y llevar a la persona a la sanidad.

     

    Por eso confrontar el pecado es una cuestión de amor, y no de juicio, y debemos hacerlo dentro del marco de la verdad y del amor, como miembros de la familia en Cristo que somos.

     

    Y Pablo nos dice cómo y cuál debe ser nuestra motivación: vernos como una verdadera familia en Cristo que cuidamos los unos de los otros.

     

    Y esta sección Pablo nos habla de otro tema igual de importante, un grupo en la iglesia el cual se debe tratar por igual, en amor, pero en verdad, y Pablo se refiere a las viudas.

     

    Entre líneas podemos leer dos situaciones, la primera era que había un problema con respecto al cuidado de las viudas, cómo y a quién ayudar, y quién y por qué debería tomar responsabilidad de hacerlo.

     

    Y la segunda cuestión tenía que ver con el servicio que una viuda podría desempeñar en la iglesia, un ministerio muy importante para la iglesia, y al igual que los obispos y diáconos, Pablo nos da una lista de los rasgos de carácter de una viuda que puede estar sirviendo al Señor este ministerio, los cuales como lo hemos venido viendo no son requisitos, sino más bien las características de una mujer redimida.

     

    Por eso yo titulé este mensaje: LA AYUDA A LAS VIUDAS Y LA IMPORTANCIA DE SEGUIR EL LLAMADO CORRECTO. V. 3 – 16. Demos lectura. Pablo dice al principio de esta sección:

     

    1. La iglesia está llamada a cuidar de sus miembros más desprotegidos.

    1 Ti 5:3 Honra a las viudas que en verdad lo son.

    ¿Qué sucede con las viudas? Una viuda en aquellos tiempos, era una mujer que al morir su esposo quedaba en pobreza absoluta, muchas veces quedaba desamparada, sin ningún medio de ganarse la vida, porque fuera de casa, las mujeres eran excluidas de cualquier empleo, además de que no tenían derecho de heredar, y su única opción era o mendigar, o prostituirse.

     

    En nuestros tiempos, después de la revolución feminista y la guerra de sexos, nos sería difícil entender lo que estaría sucediendo socialmente en Éfeso hace 2000 años, pero sí podemos tomar una buena aplicación para nuestros días.

     

    Primeramente, debemos recordar algo, tomando en cuenta que Dios es nuestro creador, y que no se equivoca, él creó a la mujer como un vaso frágil, ¿qué significa esto?

     

    No que es menos capaz que el hombre, o menos aguantadora, no, por lo regular una mujer soporta más dolor, aflicción y problemas que el hombre sin desmoronarse, el hombre huye de sus problemas, y la mujer se queda por años aguantando la tormenta.

     

    No, la Biblia no se refiere a su capacidad, sino a la manera en la que Dios la diseñó, ella fue diseñada para tratarse con delicadeza, con especial cuidado, le dio una manera muy especial de ver la vida, diferente a la del hombre. Y Dios la diseñó para que el hombre la protegiera, la cuidara, le proveyera y le dirigiera.

     

    Claro, siendo una humanidad afectada por el pecado, ni el hombre cuida a la mujer como debería, sino que la maltrata, y la mujer tampoco se sujeta al hombre porque no confía en alguien que no la cuida.

     

    Pero, bíblicamente el hombre está llamado por Dios a sustentarse a sí mismo y a proteger, amar y sustentar a la mujer, y ella en respuesta a amar, sujetarse y servir al que con justicia y amor la cuida y la sustenta como a un vaso frágil.

     

    Por lo mismo, Dios muestra un especial interés en la situación tan difícil de que una mujer haya perdido a su esposo, por toda la Biblia vemos la intención de Dios, su mandato a cuidar de los más desprotegidos, dice:

     

    Sal 68:5 Padre de huérfanos y defensor de viudas Es Dios en su santa morada.

     

    Éxo 22:22-24 »No explotes a la viuda ni al huérfano. 23 Si los explotas de alguna manera y ellos claman a mí, ten por seguro que oiré su clamor. 24 Mi enojo se encenderá contra ti y te mataré a filo de espada. Entonces tus esposas serán las viudas y tus hijos los huérfanos.

     

    De hecho, Dios dejó toda una ley con respecto a las viudas en el AT, y cómo éstas deben ser protegidas y sustentadas. En el NT vemos cómo Cristo resucita al hijo de la viuda de Naím, porque ella se hubiera quedado totalmente desamparada.

     

    Vemos en Hechos cómo la iglesia tenía un ministerio dedicado a las viudas. En el nombramiento de los primeros siete diáconos su principal tarea era repartir para las necesidades de las viudas. Santiago también dice:

     

    Stg 1:26-27 Si alguien se cree religioso pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada. 27 La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo. (NVI)

     

    Cuidar a nuestro prójimo, y en especial a los más desprotegidos, es una muestra de que el amor de Dios está en nosotros, Juan también expresó en su primera carta.

     

    1 Jn 3:16-17 En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. 17 Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él?

     

    Por todas estas cosas Pablo dice: la iglesia debe honrar a una viuda. Honrar es la palabra timáo, que significa premiar, fijar valoración, reverenciar, dar atención, venerar, respetar, apreciar, dar ayuda financiera, dar reconocimiento, determinar una cantidad de dinero, asistir, asistencia financiera, o sencillamente ayudar en general.

     

    Dice Pablo, debes hacerlo, pero, ten cuidado, necesitas evaluar quienes son viudas verdaderamente desamparadas, porque los recursos son limitados. Y Para esto debemos definir lo que significa viuda, viuda es la palabra jéra, y se refiere a una mujer cuyo esposo ha muerto.

     

    Aunque la Palabra en sí es un adjetivo que se emplea como sustantivo, y significa “despojado”, “robado”, “que ha sufrido pérdida”, o “ha sido dejado solo”. No describiendo el cómo sucedió, pero sí describiendo el hecho.

     

    Entonces podemos decir que esta palabra es bastante amplia como para referirse a mujeres que han perdido a sus esposos por muerte, abandono, divorcio o cárcel, quizá un hombre polígamo que se arrepiente de su pecado, y se queda con una sola esposa, y el resto quedan desamparadas.

     

    Claro que hoy en nuestros días es mucho más complicado, y más en este país, hombres o mujeres que se vienen solos y en su necesidad inician una nueva familia aquí, dejando otra en su país de origen; mujeres que por todos los beneficios que este gobierno otorga a mujeres solteras, se dedican a vivir una vida inmoral y a tener hijos por los beneficios que reciben de cada uno.

     

    Todo eso además del alto número de divorcios y familias con vínculos muy débiles que viven en unión libre, por la falta de obediencia a los principios bíblicos, por la falta de arrepentimiento de pecados, o el yugo desigual, por vivir una vida moralmente equivocada. Mujeres desprotegidas, explotadas, descuidadas, sea por malas decisiones, o por ser víctimas de abuso.

     

    Y precisamente, por la manera en la que Dios diseñó a la mujer y al hombre, siempre la que más pierde en cuanto una separación, es la mujer y sus hijos, quienes quedan desprotegidos por un hombre quien debería estar dando su vida por ellos. Y por supuesto esto se hereda a la siguiente generación.

     

    Checa cómo por cultura en muchas familias las mujeres son las que cargan con las responsabilidades del hogar, mientras que los hombres andan por las tortas, viviendo para sí mismos, muchos de ellos terminan en drogas o alcoholismo. Obviamente esto es un producto del pecado, y un objetivo satánico para destruir familias estables, y sanas y para que nunca haya un liderazgo bíblico y sano.

     

    En fin, no es que esté juzgando, solo estoy describiendo un poco de la problemática de nuestros días, lo cual hace que hoy en día afrontemos un problema mayor que el de la iglesia de Éfeso, por eso dice Pablo, pon atención, y honra solo aquellas que califican.

     

    Y Pablo nos dice quiénes son, entendiendo que una viuda a la que la iglesia debería ayudar o hasta sostener si le es posible, es a una mujer que no tiene posibilidad ni de ayudarse a sí misma, ni de que nadie más de su familia la cuide, que verdaderamente ha quedado sola.

     

    En este país es difícil que pase eso, hay mucha ayuda, pero, puede llegar a suceder, en países como México si es muy posible. Hoy en nuestra iglesia no tenemos ese problema, pero, quizá un día lo tendremos.

     

    Lo que sí sabemos es que toda la Escritura es útil, y vamos a encontrar muchos principios que serán de bendición para nuestras vidas. Y Pablo comienza con las exclusiones, y dice:

     

    1. Los que están en necesidad son primeramente responsabilidad de su familia más cercana.

    1 Ti 5:4a Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos,

    Pablo nos dice si una viuda, obviamente una mujer con hijos, o incluso nietos mayores que trabajan y pueden hacerse cargo de ella, ellos son los que primeramente deben tomar la responsabilidad de cuidar a los suyos. Hijo es la palabra

    téknon, y nietos ékgonon, los dos se refieren a descendiente directa.

     

    Entonces, antes de que el cuidado de una mujer sin marido quede sobre la iglesia, primeramente, debe revisarse si tiene familia que la pueda sostener, los cuales si son creyentes deben cuidar de su propia familia, y observa que se refiere a los hombres de la familia. Y dice:

     

    1 Ti 5:4b aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia,

    Yo creo que esta es una enseñanza para todos, lo hemos enseñado una y otra vez, el ministerio comienza en casa, aclarando que no implica que sea el único ministerio que debamos tener, poniendo como pretexto la familia para nunca estar involucrado en la iglesia, lo cual es otro extremo.

     

    No, más bien nos referimos a que, así como la gracia de Dios fluye desde el corazón de una persona, y de ahí se derrama a los más cercanos que le rodean, como dice el Señor, del Espíritu Santo:

     

    Jua 7:37-38 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

     

    A la mujer samaritana el Señor le dijo:

     

    Jua 4:13-14 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

     

    Si esta agua de vida está en mi corazón, y está saliendo de mí como una fuente o como un río, esto implica que a los primeros que voy a mojar son a los que están a mi alrededor, y después como todo río extiende el agua hasta llegar al mar, sin dejar de bendecir a todo lo que toca en su camino.

     

    De la misma manera, el servicio es amor, el ver por los demás es la gracia de Dios, el amor de Dios fluyendo en nuestras vidas, y si esto es cierto, los más cercanos, mi prójimo deben ser los primeros beneficiados.

     

    Y por lo que podemos ver, esto es lo que estaba sucediendo en Éfeso, hombres queriendo manifestar una supuesta piedad, pero que estaban siendo negligentes con sus mamás o abuelitas, pretendiendo dejar esa carga a la iglesia.

     

    Y me gusta que Pablo dice: hey hombres, aprendan, primeramente, es decir, en orden de prioridad, su piedad, su cristianismo, su honra a Dios y su verdad, debe comenzar en su hogar. Y yo creo que es un principio para todos.

     

    Todos somos llamados a ser discípulos del Señor, y me gusta que, si queremos un ministerio, necesitamos comenzar en nuestros hogares, y de ahí si todo está en orden y sano, de una manera natural ese amor y servicio se derramará por igual fuera de casa y por supuesto, en la iglesia.

     

    Entonces está hablando de hijos o nietos creyentes que están aprendiendo del Señor, de sus maestros, y de la Palabra de Dios. Por lo tanto, aquí hay un engaño del que debemos cuidarnos, pensar que la piedad puede comenzar y manifestarse en todos lados, menos en casa, debemos poner atención. Me gusta lo que Samuel le dijo a Saúl:

     

    1 Sam 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

     

    A Dios no le importa que des grandes sumas de dinero, que ofrezcas tiempo, que quemes tu cuerpo en el altar del ministerio, si no estás tomando en cuenta su Palabra, si no te estás tomando el tiempo de entenderla, y no solo eso, sino de ponerla por obra. Samuel termina diciendo a Saúl:

     

    1 Sam 15:23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación.

     

    La adivinación y la idolatría son pecados que se pagaban con la muerte, rebelión y obstinación disfrazados de religión, obras, ofrendas o sacrificios no es lo que Dios está buscando. Por eso dice Pablo: hijos o nietos, ¿quieren honrar a Dios? ¿Quieren servirlo? ¿Quieren aprender a ser piadosos? Entonces comiencen en su hogar, cuidando a los más cercanos a ustedes.

     

    Estas personas querían servir a Dios, pero, no lo estaban haciendo como Dios lo mandaba, sino a su manera, haciendo lo que los fariseos, quienes hipócritamente hicieron la ley del Corbán, la cual Dios no había mandado, para que la gente en lugar de ayudar a sus padres, dieran el dinero para el templo, dice:

     

    Mar 7:10-13 Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 11 Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, 12 y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, 13 invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.

     

    Es importante poner por obra pues, la Palabra de Dios en el orden que Dios lo manda, no a nuestra manera, así no funciona, entonces nuestra piedad debe comenzar con nuestro prójimo, con el más próximo a nosotros, nuestro cristianismo debe comenzar en casa, porque ayudar al más necesitado no es una cuestión de piedad y de obediencia. Ahora, ¿por qué debemos hacerlo así? Pablo nos da dos razones:

     

    1. La motivación es que se trata de recompensar a los que nos dieron vida y agradar a Dios.

    1 Ti 5:4c y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios.

    En el mejor de los casos, ellos nos trajeron al mundo, nos vistieron, nos alimentaron, nos dieron un hogar, nos sustentaron, y si no conocían del Señor, a su manera nos amaron y nos criaron, y aquí estamos. Por lo tanto, cuidar de nuestros padres, o de una madre cuando más lo necesita es solo devolver en un grado mínimo todo lo que ella hizo por nosotros.

     

    Y es verdad que no existen los padres perfectos, de hecho, habrá algunos que hayan tenido una muy mala experiencia con sus progenitores, pero igual, si en verdad has venido a Cristo, has entendido que todos somos horribles pecadores, y sabes que, en las mismas circunstancias de tus padres, tú hubieras hecho lo mismo o peor, si no es que ya lo hiciste.

     

    Y en Cristo aprendemos lo que es el amor y el perdón inmerecidos; cuando vemos nuestro pecado, la condición de nuestro perverso corazón, contrastado con la santidad, la bondad, la justicia, la paciencia de Dios inmerecida sobre nosotros, entendemos que es demasiado lo que se nos ha perdonado, que se pagó la sangre del Hijo de Dios para darnos un perdón que no merecíamos.

     

    Entonces sabemos que no importa lo que nos hayan hecho podemos compartir el perdón que se nos ha dado.

     

    Como la parábola que el Señor contó hablando del perdón, donde habla de un rey que le perdona una suma de dinero impagable, a un siervo que ni con tres vidas juntas de trabajo diario le pagaría lo que le debía. Sin embargo, pide misericordia y el rey se la otorga, le perdona una deuda impagable,

     

    Pero, luego él va con un consiervo suyo que le debía el salario de un día, no le perdona y lo manda a la cárcel, olvidando lo que a él le habían perdonado. Finalmente, este siervo malvado es condenado por tener en menos el perdón que se le otorgó, y el Señor le dice:

     

    Mat 18:32-35 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

     

    Y este perdón incluye a nuestros padres, aun cuando ellos en un extremo hayan sido abusivos y malvados o negligentes, en el peor de los casos, pero dice Pablo:

     

    1 Ti 5:4d porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios.

    Me gusta cómo lo expresa, es algo que mientras lo haces está siendo aceptable, agradable a Dios. Y dice delante de Dios, lo cual significa a vista de sus ojos, en su cara. Dios mismo está testificando y diciendo bien hecho, estás siendo bueno como tu Padre celestial que hace salir su sol sobe buenos y malos, y hace llover sus bendiciones sobre justos en injustos.

     

    Dios es nuestro progenitor, y la manera en la que honramos a nuestros padres, está directamente ligada a la manera en la que lo honramos y lo obedecemos a él, y en especial cuando todavía dependemos o vivimos en el mismo hogar que nuestros padres.

     

    Claro, como lo hemos enseñado otras veces, el cordón umbilical de autoridad y dependencia económica, espiritual y moral se rompe cuando nos casamos, no así nuestra honra y respeto, la cual nunca termina.  Ya lo vimos, honrar a nuestros padres es el primer mandamiento con promesa, dice la Palabra:

     

    Efe 6:2-3 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

     

    Y además el no hacerlo también trae maldición, ya lo vimos en versículos anteriores. Ahora, una es la responsabilidad de los hijos, nietos y familiares, pero, también la viuda tiene responsabilidad. Y dice Pablo:

     

    1. Las responsabilidades de la viuda.
    2. Mantenerse siendo piadosa

    1 Ti 5:5a Mas la que en verdad es viuda

    En otras palabras, Pablo está diciendo este es el tipo de viuda que una iglesia está obligada a ayudar, que realmente está en la posición de recibir ayuda, ya que los recursos en una iglesia son limitados, dice:

     

    1 Ti 5:5b y ha quedado sola,

    Una mujer sola, monóo, que significa aislada, sola, abandonada, sin ningún pariente que le ayude, sin recursos, ni sustento familiar, ni manera de ayudarse a sí misma en forma permanente. Y dice:

     

    1 Ti 5:5a espera en Dios,

    Lo primero que implica que es una mujer creyente, una mujer que tiene los ojos de su fe puestos en su Señor, quien a pesar de que las circunstancias dicen que está totalmente desamparada, ella sabe que no lo está. Como lo vimos al principio, Dios es el Dios de los desamparados, y tiene sus ojos sobre los que él ama.  Él cuida de las viudas y los huérfanos.

     

    Esta no es una mujer desesperanzada, sino, confiada en Dios, aguardando en su Señor, sabiendo que él no la abandonará, quien, en su esperanza, muestra que su fe es auténtica, en su decisión de no confiar en su propio corazón perverso y engañoso o en salidas falsas, muestra que en verdad depende de su Señor, confía y cree en él.

     

    Me recuerda la viuda que dio todo lo que tenía, y en la cual estaban puestos los ojos de Jesús para ver por ella:

     

    Mar 12:41-44 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

     

    Mujer, tal vez no seas una viuda que no se puede ayudar, quizá eres joven y has sufrido el abandono, debido al divorcio o a la irresponsabilidad de tu hombre. Entonces voltea al único hombre que jamás te va a fallar: Cristo Jesús.

     

    Confía en él como tu cabeza, como tu sustentador, como tu cuidador, él te hizo para que fueses protegida, cuidada, sustentada, y si un hombre te ha fallado, él no lo va a hacer, pero necesitas dos cosas: confiar y obedecer a tu Señor, no dejarte llevar por tus engañosas emociones, por el temor a las circunstancias o el despecho. Y dice:

     

    1 Ti 5:5a y es diligente en súplicas y oraciones noche y día.

    En lugar de la queja, el resentimiento, y la culpa, el miedo y la desesperanza diligentes y constantes, esta mujer escoge dos cosas: la súplica y la oración al Señor en el que espera. Noche y día es una expresión hebrea que se refiere a hacerlo en todo tiempo, es decir, mientras está consciente y no está roncando.

     

    ¿Sabes?, el mejor remedio en contra del resentimiento, la queja y la culpa es la oración constante, en lugar de quejarte contra el que te lastimó, orar por él poniéndolo en las manos de Dios, en lugar de estar repasando una y otra vez tu drama de nosotros los pobres, o tu historia de terror.

     

    Mejor poner en tu mente la Escritura, y relacionarte con tu Señor y rogarle, pedirle, suplicarle, y al tener en tu corazón la certeza de su amor y su poder, entregarle una adoración genuina y ferviente.  Esto refrescará tu corazón y lo cuidará de que no se arraiguen raíces de amargura que solo te harán daño a ti y a los que te rodean

     

    Por otro lado, qué importante es que sepas mujer que no importa tu edad, puedes ser útil para el Señor, no sabes cuánto nos hacen falta tus oraciones, tu intercesión, ¿cuántos jóvenes e incluso hombres han venido al conocimiento del Señor gracias a las oraciones diligentes y perseverantes de una mamá o una abuelita?

     

    La oración no es lo último que debemos hacer, es lo primero, mujeres diligentes en oración, que quizá ya no tengan la salud o la energía física para servir de otras maneras, pueden servir en este ministerio tan básico, importante y necesario.

     

    Por eso la respuesta de Dios para una mujer en total abandono es la iglesia a la que pertenece, donde tiene una familia, donde los recursos pueden ser utilizados para sostenerla. Y si no estás en abandono total, puedes tomar estos principios, ser una mujer que espera en Dios, comprometida en la oración, eso puede cambiar tu vida por completo.

     

    Hay varios ejemplos en la Biblia de mujeres sostenidas sobrenaturalmente por Dios, por ejemplo, la viuda de Sarepta en 1 Reyes 17:8-16, puedes leerlo en casa, ella tuvo que confiar en Dios y darle primero de comer a Elías, pero después sobrenaturalmente la poca harina y el aceite que le quedaban no se acabaron por dos años. Dios cuidó de ella.

     

    ¿Quieres saber de otra mujer que decidió entregarse en cuerpo y alma a su Señor? Mira a la profetiza Ana, quien tuvo el privilegio de cargar al Mesías pequeñito, dice:

     

    Luc 2:36-37 Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.

     

    Y nos dice Pablo algo que una viuda creyente no hará:

     

    1. No se entrega a su naturaleza caída.

    1 Ti 5:6 Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta.

    Pablo nos da un contraste, y una vez más nos muestra cómo sin lugar a dudas, nuestra manera de vivir, nuestras decisiones son las que manifiestan si tenemos o no vida eterna en nosotros, si la fe que profesamos es genuina.

     

    Dice Pablo la que se entrega a los placeres, esta palabra es interesante: spatalao, y significa ser disoluto, vivir en desenfreno, en deleites, en libertinaje. La versión griega del AT traduce esta palabra en Ezequiel como abundancia de ociosidad.

     

    Eze 16:49 He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.

     

    Una persona que lleva una vida de placer sin pensar en lo que es bueno o malo, o que vive ociosa sin oficio ni beneficio. Quizá mientras vivía su esposo, o estuvo con ella, ella participaba en la iglesia, pero realmente nunca nació de nuevo. Y aquí seguramente Pablo se refiere a una viuda joven.

     

    En este caso a este tipo de mujeres se les abandona a las consecuencias de su pecado, esperando que al tocar fondo pueda venir a un arrepentimiento genuino y venir al Señor, así como el hijo pródigo. Pero, el principio aquí es que los recursos del reino no deben utilizarse para sostener un estilo de vida pecaminoso.

     

    Esto seguramente estaba sucediendo en Éfeso, mujeres que, al verse libres del matrimonio, lejos de dedicarse a su Señor, decidieron entregarse a sus pecados, mostrando que realmente nunca les calló el veinte.

     

    Mujer, no olvides este contraste, tienes la oportunidad de hacer una decisión correcta, y esperar en Dios, y escoger al único que te ama incondicionalmente y que puede darte lo que necesites, o entregarte al engaño de este mundo pretendiendo usar salidas falsas, y quedar en tinieblas y miseria, mostrando que realmente no conoces al Señor. Y dice Pablo:

     

    • No olvidemos la responsabilidad de todos como creyentes mostrar la sana doctrina en una fe genuina.

    1 Ti 5:7 Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles;

    Este es otro mandato de Pablo a Timoteo para cuidar la sana doctrina y ser irreprensible, no darle razón de acusación a los enemigos.

     

    Y son dos cosas importantes, por un lado, una mujer que se mantenga fiel a su Señor, esperando en él, no entregándose a su naturaleza caída, pero, por igual la familia cercana cumplir con nuestra responsabilidad de proveer para los de nuestra familia también es necesario para ser irreprensibles.

     

    El siguiente versículo es el contraste del versículo 4 donde Pablo menciona, cuidar de los tuyos, recompensar a tus padres es algo bueno y además agradable delante de Dios quien siempre está presente viendo lo que haces, pero, mira la seriedad de lo que implica no hacerlo 

     

    1 Ti 5:8 porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

    Proveer es la palabra pronoéo, y significa considerar de antemano, buscar por adelantado, tener en cuenta, procurar, proveer, cuidar, velar por. En otras palabras, es algo que no deberías perder de vista y que necesitas estar pensando dentro de tu presupuesto, en tus oraciones, porque es tu responsabilidad.

     

    Dice Pablo: para los suyos, incluyendo a cualquiera dentro del círculo de relaciones familiares, un hombre creyente que es cabeza de una casa tiene por obligación la responsabilidad de proveer para los suyos.

     

    Los de su casa, son la familia inmediata, por lo tanto, no cuidar de las viudas de tu familia, las cuales solo te tienen a ti, no enfocarte en los tuyos, siendo infiel, recordando que Dios te ha dado a tus padres, a tu esposa, a tus hijos para cuidarlos, porque eso es lo que hacemos los hombres, porque eso es lo que hace nuestro Dios, él no abandona a los suyos. Dice Pablo:

     

    1º Ha negado la fe.

    ¿En qué sentido? Está contradiciendo el mandato más importante de su Señor: amarnos los unos a los otros como él nos ha amado. Nuestra conducta, nuestra generosidad para los nuestros, no está separada de nuestra fe.

     

    ¿En qué seremos conocidos como discípulos del Señor? En que nos amamos unos a otros. Ya lo vimos al principio, el verdadero amor se manifiesta en ayuda, fiel y desinteresada, así como el Señor nos amó a nosotros.

     

    2º Es peor que un incrédulo.

    Es interesante ver cómo hay ocasiones en que gente que se dice que conoce la Palabra, o a Cristo, es más descarada que la gente que nunca ha pisado una iglesia cristiana.

     

    Es a lo que Pablo se está refiriendo, hay principios en cuanto a los padres que gente incrédula sigue. aún gente malvada como secuestradores, o narcotraficantes cuidan fielmente de sus padres, y de los suyos, ¿cómo alguien que se dice creyente va a ser negligente en esta área?

     

    Sería algo inexcusable ya que es un mandamiento de Dios, ¿cómo podría ser que Dios no respaldara nuestras finanzas para ayudar a los que él quiere ayudar? Además, tenemos el Espíritu Santo capacitándonos para hacerlo, poniendo en nosotros el querer como el hacer por su buena voluntad.

     

    1. Los rasgos de carácter de una viuda que sirve en la iglesia.

    1 Ti 5:9a Sea puesta en la lista

    En este versículo Pablo cambia un poco el enfoque, de la ayuda a las viudas, ahora se dirigirá al ministerio de las viudas en la iglesia, quienes servían en algunas funciones oficialmente reconocidas. A esto se refiere con esta lista, no está hablando de una lista de las que se deben ayudar o no, sino las que pueden servir o no en la iglesia en este ministerio tan importante.  

     

    El simple hecho de ver los rasgos de carácter nos recuerda cuando Pablo habló de los diáconos y los obispos, por eso es que creemos que se trata de un ministerio en la iglesia y no la ayuda a viudas como en los versículos anteriores.

     

    Estas mujeres piadosas ejercían un ministerio espiritual práctico con mujeres y niños de la iglesia; Pablo mencionará este ministerio en Tito, él dijo:

     

    Tit 2:3-5 Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 4 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

     

    El mejor lugar donde una mujer puede ser totalmente plena, feliz y además eficaz en el ministerio que Dios le ha concedido para edificar su reino, es siendo una esposa fiel, una ayuda idónea diligente y una influencia piadosa para con su esposo y sus hijos, recordando que para eso fuimos creados, para traerle gloria a nuestro Dios.

     

    Pero, en este momento, una mujer que ha quedado viuda, ya no tiene esta responsabilidad, así que desde el principio de la iglesia existían estos grupos de mujeres solas quienes ayudaban en el bautizo de otras mujeres, visitar enfermos, a los presos, enseñar y disciplinar a las mujeres más jóvenes, ayudarlas a criar y alimentar a sus hijos.

     

    Enseñarlas a ser hospitalarias, a ayudar a ubicar a los niños huérfanos o abandonados, quienes muchas veces terminaban como prostitutas o gladiadores, en fin, está hablando de esta lista de mujeres servidoras que al igual que los diáconos y obispos representaban a Cristo, a la sana doctrina, a la fe. 

     

    Y va a comenzar una lista no de requisitos, sino de características de una mujer que verdaderamente ha entregado su vida al Señor, y sigue dando fruto a pesar de su edad, ya que es el Espíritu Santo el que la fortalece y la equipa. Y dice:

     

    1. Alguien con el deseo de servir a su Señor, sin interés de volver a hacer otra familia.

    1 Ti 5:9b sólo la viuda no menor de sesenta años,

    Esta era la edad en la que hombres y mujeres podían convertirse en sacerdotes y sacerdotisas, además de que a esta edad era posible que una mujer ya no estuviera siendo tentada a abandonar su compromiso de servir al Señor por el deseo de volverse a casar. Pablo había escrito a los Corintios con respecto a los solteros:

     

    1 Co 7:34b La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.

     

    Claro, Pablo está hablando en el contexto de las vírgenes, pero, en este caso el principio es el mismo, se suponía que una mujer de esta edad ya no estaría interesada en buscar a otro esposo, sino dedicarse en cuerpo y alma a su Señor. Y nos da el siguiente rasgo de carácter.

     

    1. Necesitaba testimonio de haber sido fiel a su pacto matrimonial.

    1 Ti 5:9c que haya sido esposa de un solo marido,

    No estaba excluyendo a mujeres que se hubieran casado más de una vez, sino más bien el énfasis era en una mujer que verdaderamente hubiera caminado con Dios, de manera que su vida matrimonial fue un ejemplo.

     

    Debía ser una mujer que se hubiera dedicado completamente a su esposo, en una relación marital fiel, decente, y pura, así como el obispo o el diácono. Que su anterior vida marital diera pruebas de que en verdad era una mujer de Dios, obediente a la verdad, amante de su Señor, al punto de reflejarlo en una vida marital sana. Porque esta mujer estaría siendo un modelo para mujeres más jóvenes.

     

    Qué importante mujer que sepas que puedes tener un matrimonio ejemplar, comenzando tú por ser una mujer ejemplar, más allá de delante de tu marido, delante de tu Señor, quien puede transformarte y darte descanso, y aún protegerte de un marido necio como Nabal, el esposo de Abigail. Puedes leer esta historia en 1 Samuel 25.

     

    Una mujer que vivió con un hombre verdaderamente necio, lo cual no le impidió ser una mujer sabia que conocía a su Dios, que confiaba en él, y más tarde Dios le libró de ese esposo, y hasta le hizo esposa del rey David.

     

    1. Necesita un testimonio de que la obra de Dios en su vida le ha llevado a ser una mujer piadosa en cinco áreas.

    1 Ti 5:10a que tenga testimonio de buenas obras;

    Otra vez, no debemos engañarnos hermanos, no hay excepciones, nuestra conducta, decisiones, una vida en orden o no, en todas las áreas, familiar, económica, moral, ellas testifican, atestiguan declaran, marturéo en griego, si la fe que profesamos es real o no lo es.

     

    Cristo mismo, una y otra vez les decía a los fariseos que lo acusaban de ser un falso maestro: juzguen por las obras que hago.

     

    Él dijo: por sus frutos los conocerás, no por su buena labia, su personalidad, sus títulos, incluso si hace milagros, si profetiza, o echa fuera demonios, si va a calvary, sino por su atención y obediencia a la verdad en palabra, pero, también en obra. Lo mismo con estas mujeres, pero veamos que tipo de obras, dice:

     

    1. Si ha sido una madre piadosa que se ha ocupado en criar hijos que se convirtieran en hijos de Dios.

    1 Ti 5:10b si ha criado hijos;

    Criado hijos, una palabra: teknotrofeo. Alimentar, sustentar, cuidar hasta la madurez a un niño. Si ha cumplido con los deberes de una madre fielmente. Esto implica mujeres piadosas que han criado hijos en un hogar cristiano instruyéndolos a seguir al Señor; si no tuvo hijos pudo haberlos adoptado, o haber cuidado de huérfanos.

     

    Qué importante el poder guiar a otras mujeres más jóvenes, en especial cuando éstas están desesperadas cuidando a dos o tres chiquitos, y fácilmente pierden perspectiva, pensando que vivir para sí mismas sería mejor que cansarse criando hijos pequeñitos, lo cual no es fácil.

     

    Pero, hoy en día la pérdida de generaciones enteras de jóvenes tiene todo que ver con mamás que creyeron la mentira de este mundo y del feminismo, los cuales devaluaron y desacreditaron la tarea más importante de una mujer que es cuidar de su hogar y de sus hijos;

     

    Dándole más importancia a la vanagloria de la vida, y a cosas temporales, pretendiendo criar hijos dándoles Ipads o cosas materiales, sin entender que, aunque ellas no se comprometen con criar a sus hijos, Satanás de tiempo completo se compromete a perderlos y a destruirlos.

     

    Una mujer comprometida con su hogar, con su esposo y sus hijos, es una mujer virtuosa, fiel que está haciendo lo más importante y necesario para una sociedad sana, misma que no vemos hoy en día. Mujer, no te dejes engañar, en ningún otro lado vas a encontrar verdadera saciedad.

     

    1. Una mujer que ha dado testimonio de abrir su hogar a gente fuera de su círculo familiar.

    1 Ti 5:10c si ha practicado la hospitalidad;

    Una mujer que ha abierto su casa tanto a forasteros como a amigos y familiares, dispuesta a sacrificarse para las necesidades de personas que no conoce. Sabiendo que está edificando el reino de los cielos.

     

    Ya que en aquellos tiempos no había hoteles y las posadas eran sucias y peligrosas, y muchos misioneros y predicadores itinerantes andaban por todas las ciudades predicando el evangelio. Una mujer dispuesta a dar abrigo y comida por el bien del evangelio, o por mostrar el amor de Cristo. Este es un rasgo de carácter también de los diáconos y obispos.

     

    1. Testimonio de ser un corazón de humilde servidumbre.

    1 Ti 5:10d si ha lavado los pies de los santos;

    Este era la tarea del esclavo de más baja categoría, no había pavimento en aquellos tiempos, se usaban sandalias, y los esclavos tenían que lavar los pies de los señores de la casa o los visitantes.

     

    ¿Quién hizo esto? El Señor Jesucristo, así fue como personificó el amor cristiano, un amor de humilde servicio y sacrificio. Este debe ser un rasgo de carácter de todo cristiano, pero, en especial de una viuda que va a enseñar a otras mujeres más jóvenes.

     

    No necesariamente implica que literalmente lavara los pies de lo santos, pero, sí un corazón de sierva desinteresada que no busca lo suyo. El Señor dijo así:

     

    Jua 13:13-17 Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. 15 Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. 16 Ciertamente les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió. 17 ¿Entienden esto? Dichosos serán si lo ponen en práctica. (NVI)

     

    Checa el final de este texto, mira donde está la verdadera dicha y felicidad, no en ser soberbio y jactancioso y que todo mundo te sirva, sino en ser como nuestro maestro, el dueño y Señor de todo lo creado que se hizo como el más humilde de todos.

     

    El secreto de la dicha está en ser como nuestro Señor. El punto es que lo creas, y dejes de creer las mentiras de tu corazón perverso y de este mundo. Y dice:

     

    1. Ha ayudado a los que están bajo algún tipo de presión.

    1 Ti 5:10a si ha socorrido a los afligidos;

    Afligidos es la palabra dslíbo, la cual se refiere a alguien que está bajo presión, sea física, mental, emocional, o hasta económica, porque la palabra socorrer implica eso también. Una mujer que ha ayudado en palabra y en obra aún con sus recursos económicos a otros, una mujer generosa.

     

    Alguien que opera en ella el don de liberalidad que consiste en dar desinteresadamente, sin buscar partido, reconocimiento o control, y el don de misericordia, que trae consuelo y apapacho al que está a punto de estallar por alguna causa.

     

    Qué importante es tener cerca de una persona paciente con palabras de sabiduría que calman el furor, la desesperación, y la desesperanza, que tienden la mano al que se siente desprotegido. Qué dones tan importantes. El Espíritu Santo puede hacer esto en ti mujer, y en cada uno de nosotros hombres. Y por último dice:

     

    1. Una mujer que da testimonio de estar dedicada a honrar y a agradar a su Señor que le salvó, antes que a nadie más.

    1 Ti 5:10a si ha practicado toda buena obra.

    Practicar es la palabra epakoludséo, la cual describe a alguien dedicado enérgica y diligentemente a buscar buenas obras. Una mujer comprometida con el Señor que la salvó.

     

    Mis hermanos vivimos en un tiempo donde hay mucha falsa doctrina, mucha religiosidad, pero, no existe esta relación con Cristo que nos lleva a amarlo al punto de verdaderamente negarnos a nosotros mismos y obedecerlo sirviéndolo, al servirnos unos a otros, al seguir lo bueno, pero al mismo tiempo abandonar lo malo. Dijo Pablo en Romanos 12:

     

    Rom 12:9, 21 El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

     

    El cristiano de hoy pretende seguir lo bueno sin soltar lo malo, sin soltar sus ídolos, sus malos hábitos, sus pecados, claro que jamás podrá ver victoria en su vida. Aborrecer implica no solo decir: que feo soy, ni modo, no, implica abandonar, aventar lejos, renunciar, poner en un altar y achicharrar para jamás volver a ver ni las cenizas.

     

    Mujer, qué importante que hagas de esta la norma a seguir para toda tu vida, así no te convertirás en una necia en tu vejez. La verdad es que lo que serás en el futuro lo estás sembrando hoy, y si estás sembrando necedad, carnalidad, eso cosecharás en el tiempo de tu viudez, si es que llegas ahí.

     

    Si hoy viviendo estás muerta, nada te asegura que en tu vejez vayas a estar viva, porque la salvación es hoy. Y dice Pablo:

     

    1. Debemos cuidar que el llamado que tengamos a servir sea el correcto.

    1 Ti 5:11a Pero viudas más jóvenes no admitas;

    Lo que hemos visto es a viudas mayores de 60 años, quizá en nuestros días esta edad pueda variar, pero el punto aquí es que, en este ministerio de servir al Señor de tiempo completo, no es recomendable poner a viudas más jóvenes, ¿por qué? No es lo que les corresponde.

     

    Lo peor que podemos hacer es poner en el ministerio a alguien en el lugar equivocado, o servir o hacer compromisos en la carne, es decir, por nuestra voluntad, o por sentirnos más buena onda que Cristo, o por querer quedar bien, y no verdaderamente llamados e impulsados por el Espíritu Santo.

     

    Lo más probable es que la persona va a terminar quemada, tronando y tropezando, y es algo muy triste. En cuanto al ministerio a veces es difícil porque no vemos el corazón, pero, al menos aquí tenemos una guía: la edad.

     

    Quizá habrá sus honrosas excepciones, pero debido a la experiencia de Pablo, y la situación en Éfeso quizá era mejor poner esta norma como una regla. Y nos dice Pablo por qué:

     

    1. Estar en el lugar incorrecto con los motivos incorrectos trae tropiezo y juicio de parte de Dios.

    1 Ti 5:11b porque cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo, quieren casarse,

    Impulsadas por sus deseos no solamente sexuales, sino el deseo de tener un esposo, lo cual no es malo, es algo natural. Impulsadas por sus deseos es la palabra Katastreniáo, que se emplea para describir a un buey tratando de zafarse de su yugo.

     

    Quizá una mujer por la tristeza de haber perdido a su esposo, aún que es joven piensa que nunca más va a volver a amar ni nadie va a poder llenar ese espacio, y la tristeza la mueve a querer comprometerse a servir en esta área.

     

    Quizá otro caso sea que una mujer esté dolida por haber sido abandonada, o pasó por un divorcio espantoso que la lleve a decir: nunca más me vuelvo a casar, y se anote para este ministerio. No sé, tú has la cuenta.

     

    En este caso, sucede lo que siempre pasa cuando desobedecemos, una mala decisión propia nos lastima, y lastima a otros, pero, terminamos echándole la culpa al pastor, a la iglesia y principalmente a Dios.

     

    Eso hace el pecado en nosotros, nos hace lastimar a otros, lastimarnos a nosotros mismos y nos amarga contra los demás echándole la culpa a todo mundo por nuestra condición, sin considerarnos jamás cuando nosotros somos los culpables.

     

    Y este deseo de casarse no siendo en esencia malo, se hace malo porque la motivación ya es la rebeldía, motivada a su vez por la amargura y el engaño del pecado por una decisión en la carne. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 5:12 incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe.

    Habiendo previamente hecho un voto de consagración al Señor de amarlo, servirlo y obedecerlo para dedicarse únicamente a él, esta rebeldía les lleva a quebrantar su promesa de permanecer soltera y servir a su Señor. La Palabra es clara cuando dice:

     

    Ecl 5:4-6 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?

     

    Mis hermanos, es algo serio, hay juicio de parte de Dios, cuando prometemos y no cumplimos, de entrada, yo creo que él sí nos disciplina en primer lugar por no temer su nombre, y en segundo porque no hay vida más llena de derrotas especialmente en el área espiritual que aquella que es indisciplinada, hombre o mujer de doble ánimo, inconstante en todos sus caminos, ese es el camino directo a la apostasía.

     

    Dios no se va a quedar con los brazos cruzados viendo cómo nos hacemos daño a nosotros mismos, aparte que las promesas a Dios él las toma en serio, no le podemos decir: estaba bromeando. Él es Dios y él no miente, nosotros debemos acostumbrarnos a ser mujeres y hombres de palabra. Y ese no es todo el problema, viene otra consecuencia:

     

    1. También trae esterilidad espiritual y daño al cuerpo de Cristo.

    1 Ti 5:13 Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran.

    Cuando no estás en el lugar donde debes estar, ni con la motivación correcta, no solo incurres en una falta al romper tu promesa, sino que te vuelves estéril espiritualmente y además te conviertes en un tropiezo para quienes deberías estar siendo una bendición.

     

    Dice Pablo: aprenden a ser ociosas, no aprenden a ser piadosas, esta palabra se puede traducir: “cumplen los requisitos de holgazanas”. En lugar de edificar, de bendecir, con un corazón dividido y al no estar haciendo lo que Dios les mandó, sino por estar de atrabancadas estar sirviendo en sus fuerzas por una promesa hecha a la carrera dice Pablo:

     

    No hay un fruto, y peor, se convierten en alguien nocivo para el cuerpo, siendo chismosas, metiches, llevando información de acá para allá, sin ninguna discreción ni recato. Lo hemos hablado montones de veces, lo que el fuego de la lengua es capaz de hacer, lastima, divide, destruye, cuida tu boca, dice la Palabra:

     

    Pro 11:13 La gente chismosa revela los secretos; la gente confiable es discreta.

    Pro 26:20  Sin leña se apaga el fuego; sin chismes se acaba el pleito.

    Pro 16:28  El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos.

     

    Por eso Pablo dice:

     

    1. Cada quien en su lugar para que no haya daño ni tropiezo.

    1 Ti 5:14 Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.

    ¿Te das cuenta? El problema no es casarse, el problema es estar en el lugar incorrecto por necedad, por temor, por tristeza, por desconfianza en Dios, y no por todo lo contrario, por estar esperando en Dios en oración y súplica.

     

    ¿Cuál es el deseo de Dios? Que, si eres joven y te has quedado sin marido, en una separación legítima, hay tres que podemos ver en la Biblia:

     

    1. La muerte de tu esposo
    2. Por fornicación y adulterio.

    Mat 5:32 Pero yo digo que un hombre que se divorcia de su esposa, a menos que ella le haya sido infiel, hace que ella cometa adulterio. Y el que se casa con una divorciada también comete adulterio.

     

    1. Si un incrédulo se separa.

    1 Co 7:15 Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. En tales circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en paz.

     

    En un caso en el que los dos eran incrédulos y uno vino a Cristo, y el incrédulo ya no quiere seguir con el matrimonio, porque el Señor llama a no unirse en yugo desigual, es decir, si eres creyente no te cases con un incrédulo, es un grave error de consecuencias horribles, pero, ese es otro tema. Y es el incrédulo el que hace la decisión, no la creyente. Cada caso es digno de estudiarse, además si hay abuso, alcohol, drogas y demás

     

    En cualquier caso, el divorcio es una amputación, es algo desastroso, Dios lo aborrece, y en Dios siempre hay lugar para el perdón y la restauración. Ahora, en alguno de estos casos extremos, este es el mandato de Dios:

     

    Dios quiere que te cases, críes hijos, y que aprendas a ser una buena gobernadora de tu casa, porque entonces estarás protegida andando en el lugar más seguro de todos: la voluntad de Dios. Salte de ahí y tu vida se convierte en un desastre.

     

    Esto es lo que Dios quiere para ti mujer joven que te has quedado sin marido, que comiences esperando en él, en súplicas y oraciones, para que esta vez, Dios te conceda un hombre conforme a su corazón, piadoso, y no que tu necio corazón te meta en problemas tan grandes que como los que te llevaron a un divorcio.

     

    Créeme es posible, para Dios no hay imposibles, el punto es, ¿quieres lo tuyo o quieres lo de tu Señor? Pero recuerda lo que él dijo:

     

    Mar 8:35-38 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. 36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

     

    Y cuánto más si tu esposo murió, primeramente, confía en el que quiere protegerte y no falla, en tu Señor, después ora para que, en su tiempo, a su manera él te conceda un hombre con el cual le puedas glorificar, no con el cual tengas que estar peleando. Porque si no te queda la otra opción que algunas mujeres en su necedad escogieron. Y que hombres también escogemos:

     

    1 Ti 5:15 Porque ya algunas se han apartado en pos de Satanás.

    Sin duda este es el resultado al que desemboca una mujer que abandona los propósitos para los que Dios la creó. No solo ella, sino un mundo está perdido porque le ha dado la espalda a Dios, neciamente quiere hacer lo que quiere, y lo único que consigue es descender más y más a la depravación y la destrucción.

     

    Qué importante hermanos, que cada uno de nosotros conozcamos los principios bíblicos, la voluntad de Dios, y encontremos nuestra verdadera y única identidad que tenemos en Cristo, dice la Palabra:

     

    Sal 100:2-3 Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. 3 Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;

     

    La mayor necedad del ser humano está en ignorar a Dios, y no darle la gloria que merece, y darle culto a las criaturas en lugar de al creador, el cual es bendito por los siglos.

     

    Porque quien sea se puede apartar lo que quiera de Dios, pero no está yendo tras su propio camino, está yendo detrás de su enemigo que quiere verle derrotado, miserable, condenado y muerto, porque a eso vino Satanás, a robar, matar y destruir.

     

    En otras palabras, no te va a ir bien alejarte del amante de tu alma por ir tras el que aborrece tu alma, y solo hay dos caminos. Sé honesto u honesta, no te dejes engañar, o estás yendo tras la verdad de Dios y tras tu Señor, o tras la mentira y el Señor de la mentira, Satanás, y no te va a ir bien. Hermana, no te apartes en pos de Satanás, no lo hagas. Y cierra Pablo juntando toda la idea:

     

    1 Ti 5:16 Si algún creyente o alguna creyente tiene viudas, que las mantenga, y no sea gravada la iglesia, a fin de que haya lo suficiente para las que en verdad son viudas.

    Es decir, la responsabilidad es de mujeres y hombres, esto no es exclusivo para mujeres, Dios nos da a todos para todo lo necesario, cualquier problema que tengas, no le eches la culpa a Dios, primeramente, revisa tu vida, pon la verdad por delante, sé honesto, y te lo pido sé dispuesto o dispuesta a poner las cartas sobre la mesa, y a rendirte ante el que en verdad te ama.

     

    Él es capaz de destorcer lo más torcido, imagínate, él da vida a los muertos, él puede darle vida a tu corazón destrozado por el abandono, la tristeza de la muerte, la deslealtad, él necesita ser el hombre de tu vida. Hombres, mujeres de Calvary, no seamos de los que viviendo andamos como muertos.

     

    Decidamos obedecer y poner por obra la verdad, te lo prometo te va a ir bien, y te lo prometo, si no lo haces jamás saldrás del hoyo, y jamás es jamás, al contrario, te sumirás más aún, y no es la voluntad de Dios. Hombres a nosotros nos toca amar y proteger a nuestras mujeres, es lo que nuestro Padre Dios hace, es lo que Cristo, el más hombre de todos hizo, es lo que nosotros debemos hacer. Vamos a orar.

     

     

     

  • Sep 3, 20171 Timoteo 5.1-2 Confrontar el pecado a un hermano en la fe es cuestión de amor, no de juicio
    Sep 3, 2017
    1 Timoteo 5.1-2 Confrontar el pecado a un hermano en la fe es cuestión de amor, no de juicio
    Series: 1 Timoteo

    CONFRONTAR EL PECADO A UN HERMANO EN LA FE ES CUESTIÓN DE AMOR, NO DE JUICIO

    1 Timoteo 5:1 – 2

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Parte de las cartas pastorales, junto con 2 Timoteo y tito, escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, en el cual Pablo ya está viejo, y Timoteo pasa de sus treinta, haciendo estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, habla la experiencia de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia no joven, pero en problemas y desorden. a llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden.

     

    A lo largo de esta carta son tres cosas las que podemos hallar: sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo). Pablo le dice a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

     

    Pablo nos dice de qué se trata la sana doctrina: del amor que nace de corazón un limpio, una buena conciencia y una fe no fingida, no meramente de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino de una respuesta al amor de Dios.

     

    Un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, y de vivirla con el poder de la gracia y el Espíritu Santo, los cual deben reflejarse en la iglesia. Siendo un fiel reflejo de la verdad, como el cuerpo de Cristo, como la familia de Dios, la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Y, ¿cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito? ¿Cómo se ve una iglesia que anda en sana doctrina?

     

    Primeramente, una iglesia que ora con un corazón evangelístico, porque el corazón de Dios es que él quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Hombres y mujeres orando, dependiendo del Señor, cada uno tomando responsablemente la tarea impuesta por el Señor.

     

    Siendo una iglesia que sirve con los motivos correctos, que se ocupa más que en nombramientos, jerarquías o constituciones, en los rasgos de carácter de una persona redimida y madura, lo cual se hace visible en una vida transformada, familia, finanzas, trabajo, reputación en orden.

     

    No centrada en sí misma, sino que se enfoca en los demás, en servirlos, en verlos crecer y madurar a la imagen de Cristo.  Nos enseña también que hay enemigos, falsos maestros, falsas doctrinas y debemos cuidarnos y cuidar a nuestros hermanos del engaño, ya que vivimos en un mundo que, vive engañado.

     

    Nos advierte, pongan atención a la verdad, hay enemigos, hay un autor de toda filosofía y falsa religión: Satanás; y él no se cansa de proponerla, de pretender seducirnos o confundirnos con ella. Necesitamos madurar, aprender a pensar correctamente, bíblicamente.

     

    Nos dice: guárdense de hipocresía, de la mentira y de una conciencia cauterizada, los cuales son tres elementos que dan como resultado la apostasía, ¿cómo, siendo honestos, sinceros, delante de Dios y su Palabra, cuidando nuestra conciencia, conociendo la verdad, e identificando la falsa doctrina, la cual pervierte la sencillez del evangelio, con legalismo y falsa espiritualidad.

     

    Y para todo esto, necesitamos ser fieles servidores de Cristo, porque para eso fuimos llamados, para la gloria del Señor, para servirlo hoy, y en la eternidad, por lo tanto, nos dice:

     

    Nútranse con las palabras de la fe y buena doctrina, ¿cómo?, enseñándola, porque el que enseña aprende dos veces. Ejercítense para la piedad para estar saludables espiritualmente, desechen comida espiritual chatarra. No vivan sus vidas a partir de fábulas profanas, que todas sus decisiones estén basadas en la verdad.

    Guarden una esperanza eterna porque el trabajo es arduo y difícil, para que sean buenos servidores, fieles, diligentes, que ponen sus vidas, a disposición de su Señor. Y nos da ejemplos aún más prácticos de ejercitarnos en la piedad, en el discernimiento del bien y del mal, para mantenemos sanos espiritualmente, y nos dice:

     

    Procuren ser un buen ejemplo a los demás estableciendo una norma correcta en su manera de hablar, en su conducta, en la manera de amar a su prójimo, en andar y confiar en el Espíritu, en ser fiel, leal, confiable al Señor, en pureza sexual.  

     

    Nos dijo, ejercítense poniendo atención a la Palabra, leyéndola en todo momento y oportunidad, exhortando a los demás a ponerla por obra, poniendo manos a la obra en enseñarla, en ponerle sentido, cuidando nuestro llamado, si es que queremos ver verdaderos resultados en nuestras vidas, solo así estarás cuidando de ti mismo y de tus discípulos.

     

    Bien, ahora en cuanto a brillar para el Señor, y la sana doctrina, Pablo nos hablará acerca de cómo deberíamos confrontar el pecado, es necesario hacerlo, ignorar los síntomas de una enfermedad por temor a que la medicina sabe mal, o a que no me gustan las agujas o los hospitales puede ser muy nocivo e incluso fatal.

     

    No es una cuestión de ver quién es muy sano y fuerte y quién es débil y enfermizo, sino una cuestión de cuidado, para no caer en enfermedad, o tratarla para llevarla a la persona a la sanidad.

     

    Tú y yo sabemos lo que es una herida mal cuidada, mal lavada, puede infectarse hasta llegar a la amputación, o a la muerte. Y cuando hay una herida infectada no es placentero cuando te la tratan, es doloroso, pero si trae sanidad, bien vale la pena, si no vas a perder un dedo, o una mano, o la vida, mejor que te duela un poco.

     

    De la misma manera, Dios nos ha salvado, y nos ha puesto en un cuerpo, el cuerpo de Cristo, de manera que como lo hemos aprendido, si una parte de tu cuerpo se duele o se enferma, todo el cuerpo es afectado, y como lo hemos visto, Dios nos llamó para su gloria y bendición, y nos ha dado todo lo necesario para mantenernos sanos espiritualmente.

     

    Y yo creo que la mayor de todos los recursos que nos dejó fue su amor, él dijo: en esto conocerán que son mis discípulos, si tienen amor los unos con los otros. Hoy aprenderemos que parte de amar es confrontar, es exhortar, pero, ¿cómo hacerlo de la manera correcta para que lleve el fruto de arrepentimiento necesario y termine en sanidad?

     

    El día de hoy estaremos viendo este tema, por eso yo titulé este mensaje: CONFRONTAR EL PECADO A UN HERMANO EN LA FE ES CUESTIÓN DE AMOR, NO DE JUICIO. Demos lectura a los primeros dos versículos.

     

    1. La exhortación es necesaria, pero debe ser en el marco de la verdad y del amor porque somos familia en Cristo.

    1 Ti 5:1 No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos;

    Hay varias cosas que observamos en estos primeros versículos. 1º Pablo habla de reprender y exhortar, segundo me encanta la imagen que nos da Pablo de lo que somos en Cristo: Una familia. Por eso nos llamamos la familia en la fe.

     

    Pablo nos dice: véanse unos a otros como padres, madres, hermanos y hermanas. Aunque sabemos que la familia no es perfecta, y de hecho, en muchos casos es un desastre, los vínculos familiares son fuertes, muchos dicen: “la sangre llama”, o “somos de la misma sangre”, “eres mi misma sangre”.

     

    Puede haber problemas muy fuertes, pero, un hermano será tu hermano hasta que te mueras, igual un padre o una madre. En cuanto a estos vínculos los cuales son reales e importantes, nos es necesario tomar esta motivación para con nuestros hermanos en Cristo.

     

    En cuanto a nuestra familia, la unidad, aunque sea lealtad al clan, es algo natural, no hay que forzarlo, siempre surge el amor al apellido: “es que los Gómez somos así, o los Castañeda”, en fin, por más problemas que tengamos, de una manera u otra surge el orgullo regionalista o familiar.

     

    Pero, en cuanto a la familia en la fe, es diferente, es algo que debemos procurar, que debemos ser intencionales; claro que en la iglesia no estamos hablando de un orgullo carnal a la camiseta, no, pero, sí una decisión de amar, es algo que debemos procurar, no es natural porque somos muy diferentes, venimos de diferentes trasfondos familiares, regionales de educación y demás, y eso lo hace difícil.

     

    Pero, afortunadamente tenemos a Cristo, la sangre de Cristo que nos une espiritualmente, su Espíritu Santo que nos une, que fluye en nosotros como la sangre que da vida a un cuerpo. De hecho, un día todos estaremos unidos por la eternidad, como el cuerpo de Cristo, como la esposa de Cristo, como los súbditos del rey juntos por la eternidad, alabándole por siempre.

     

    Por eso amarnos, cuidar la unidad, el servirnos unos a otros, el perdonarnos, el no mirar por lo nuestro, son cosas que debemos procurar fortalecidos por el poder del Espíritu Santo porque somos familia en Cristo, nos gustemos o no. Claro que ese día ya no habrá pecado, y todo será hermoso.

     

    Y Pablo le dice algo muy importante a Timoteo: es necesaria la exhortación; pero, es necesario exhortar o confrontar el pecado, de la manera correcta y con los motivos correctos. Pero, ¿por qué? ¿Qué estaba pasando? ¿Se acuerdan de lo que hemos venido viendo hasta ahora en la iglesia de Éfeso?

     

    Algunos habían abandonado la verdad y se habían hecho impíos, otros ya hasta habían naufragado, las mujeres abandonando su función estaban usurpando la función de los hombres, había líderes que no eran aptos, otros estaban enseñando falsas doctrinas de demonios, había viudas estaban llevando una vida de pecado, y la iglesia estaba en peligro, cada uno necesitaba hacer su parte.

     

    De manera que, Pablo le dice a Timoteo: es necesario exhortar a los hermanos, ¿por qué? Como familia es muy importante la obediencia, sabemos las consecuencias de la desobediencia, sabemos lo dañino que es el pecado, como puede destruirlo todo, hasta las mejores familias, congregaciones y personas.

     

    Es bien sabido para nosotros que los pecados de alguien no solo afectan al que los practica, sino a todos los que le rodean, en especial les que le aman. Somos testigos cómo familias enteras son devastadas por el pecado de uno solo de sus miembros, sea él o ella, y más cuando son los dos, la lleva la familia entera.

     

    Cuántas familias destrozadas, no solo el desobediente sale lastimado, el cónyuge, los hijos, es una vida miserable, afectan la iglesia, la rueda de la creación.

     

    Por eso es necesario confrontar el pecado, poca levadura leuda toda la masa, es decir, no se necesita mucho para que el pecado se extienda como cáncer y destruya todo. Es necesaria la exhortación.

     

    Si ves a alguien que va a caer en un pozo, y no le dices nada, no le estás amando, si al menos no le declaras la Escritura, el principio bíblico, lo que dice Dios al respecto, no le estás amando. Dice la Palabra:

     

    Pro 27:6 Las heridas de un amigo sincero son mejores que muchos besos de un enemigo.

    Pro 16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

     

    El amor necesita estar equilibrado con la verdad, amor sin verdad no es amor, y verdad sin amor es mero legalismo. Podemos ver este mismo principio con los hijos, dice la Palabra:

     

    Pro 13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

     

    Pro 23:13-14 No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá. 14 Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol.

     

    Como adultos obviamente esto ya no funciona, pero, es el mismo principio, el amor incluye verdad, instrucción, exhortación. El Señor mismo nos dice en hebreos 12:

     

    Heb 12:5-6 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.

     

    El amor incluye disciplina, exhortación, y Pablo lo menciona porque nuestra tendencia por nuestra naturaleza caída nos hace tener una percepción nublada de lo que es el amor, y nos hace entenderlo mal.

     

    Y hay dos extremos unos piensan que el amor implica solo apapachar, jamás reprender no decir nada que pueda incomodar siquiera a la gente, incluso se refleja en la manera de tratar con los hijos, creer en no disciplinar o regañar, porque le va a doler o se van a sentir mal en su auto estima, etc. Todos esos inventos fallidos de la psicología humanista que no han terminado bien.

     

    O el otro extremo, de pensar que se requiere que seamos como soldados, duros, sin tregua, siempre regañando, siempre haciendo sentir mal.

     

    Pero, ya lo vimos, solo hay uno que sabe lo que es el amor en toda su pureza: Dios; porque él no solo tiene amor, sino que él es amor, nuestro Dios y Señor, solo él nos puede enseñar.

     

    Es necesaria la exhortación, la instrucción, la disciplina, pero, hay una manera, Pablo le dice a Timoteo, no reprendas, exhorta. Dios no nos llama a reprender a los hermanos en Cristo que andan en desobediencia y rebeldía, debemos aprender a exhortarlos, hay una diferencia.

     

    Reprender es la palabra epiplésso de epi, sobre, plesso, golpear, pegar, herir, martillar y de ahí reprender; castigar, con palabras, regañar, reprobar, golpear a.

     

    Es un término fuerte que se refiere a una reprensión áspera o violenta, y aquí se refiere más que nada la violencia verbal, no debemos acribillar con palabras duras a nuestros hermanos, eso no es parte del amor de la familia, dice la Palabra:

     

    Stg 1:19-20 Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. 20 El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. (NTV)

    Pro 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina.

     

    Mira las enseñanzas, es muy importante cuidar nuestras motivaciones al exhortar, no estamos enojados porque alguien no nos es leal a nosotros, o porque alguien no es fiel en su ministerio, o porque queremos venganza.

     

    No lo sé, cada uno de nosotros sabemos las motivaciones más profundas, y debemos ser honestos delante de Dios, porque al final es él quien nos juzga, y con la vara que midamos seremos medidos, el serrucho corta de ida y también de regreso.

     

    Por eso no necesitamos enojo humano, o golpes de espada, necesitamos lengua de sabios que es como medicina que cura, no que deja peor.

     

    No sé si a ti te pasó lo mismo con tus padres o como yo, muchas veces fui así con mis hijas, ellas se golpeaban, o se lastimaban, y requerían de un curita, o un apapacho, y no suficiente con el dolor o la herida que ya traían, me las ponía pintas.

     

    Una vez me acuerdo cómo mi papá llegó por mí a la escuela, y yo me crucé la calle sin ver y un auto casi me atropella, y mi papá en lugar de venir a mí, me dejó en la calle y se fue, claro, después regresó por mí. Pero, esa es nuestra tendencia, regañar, dar su merecido a alguien.

     

    No, como lo vimos el domingo pasado, necesitamos levantar armas espirituales, oración, palabra, para tener todo el fruto del Espíritu, amor, paciencia, para ser misericordiosos como nuestro Padre que está en los cielos es misericordioso.

     

    Dios no es impaciente, si él fuera con nosotros como nosotros somos con los demás hace tiempo que ni tú ni yo estaríamos aquí.

     

    En especial los que servimos como líderes, necesitamos toda la paciencia de Dios, sin dejar de exhortar, pero no golpear con nuestras palabras, no lastimar, si el Espíritu convicta y da dolor al corazón de la persona, qué bueno, ese es dolor bueno porque lleva a arrepentimiento, pero es la Palabra hablando, es el Espíritu Santo abriendo los ojos de alguien a su pecado, o infidelidad. Y créeme, el Espíritu Santo sí es eficaz. Decía Pablo.

     

    2 Co 7:8-9 No lamento haberles enviado esa carta tan severa, aunque al principio sí me lamenté porque sé que les causó dolor durante un tiempo. 9 Ahora me alegro de haberla enviado, no porque los haya lastimado, sino porque el dolor hizo que se arrepintieran y cambiaran su conducta. Fue la clase de tristeza que Dios quiere que su pueblo tenga, de modo que no les hicimos daño de ninguna manera.

     

    2 Co 7:10-11 Pues la clase de tristeza que Dios desea que suframos nos aleja del pecado y trae como resultado salvación. No hay que lamentarse por esa clase de tristeza. Pero la tristeza del mundo, al cual le falta arrepentimiento, resulta en muerte espiritual. 11 ¡Tan sólo miren lo que produjo en ustedes esa tristeza que proviene de Dios! Tal fervor, tal ansiedad por limpiar su nombre, tal indignación, tal preocupación, tal deseo de verme, tal celo y tal disposición para castigar lo malo. Ustedes demostraron haber hecho todo lo necesario para corregir la situación.

     

    ¿Qué debemos de hacer en lugar de simplemente reprender? Exhortar. Una y otra vez vemos esta palabra en la Biblia

    paraklesis, mientras que reprender es epiplesso, epi, estar sobre alguien y martillarle, paraklesis

    , es estar a un lado de alguien y animarlo, exhortarlo, sí demandarle, pero apelando a su corazón, a su Espíritu.

     

    Podría traducirse también como fortalecer, es la idea de ir al lado de alguien que está débil, es más viene de la palabra

    parakletos,

    como se le nombra al Espíritu Santo, el consolador de parte de Dios, el fortalecedor, el que nos convence de pecado, y nos lleva a Cristo.

     

    Esto es lo que hacemos cuando exhortamos a alguien, necesitamos toda la sabiduría y el amor del Espíritu Santo en nosotros, necesitamos orar, y no dejarnos llevar por la impaciencia o desesperación, sencillamente necesitamos considerar a nuestro Señor, cómo él trata con nosotros, y así es como nos consideramos a nosotros mismos. Dice en Gálatas:

     

    Gál 6:1-2 Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado de no caer ustedes en la misma tentación. 2 Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo. (NTV)

     

    Dice en proverbios:

    Pro 15:23 Es muy grato dar la respuesta adecuada, y más grato aún cuando es oportuna. (NVI)

     

    Ahora, hay momentos en los que se deben tomar medidas extremas, cuando hay pecado descarado y rebelde, cuando después de una y otra exhortación lejos de haber arrepentimiento, hay descaro, ¿se acuerdan? En Mateo, lo hemos visto varias veces:

     

    Mat 18:14-17 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños. 15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

     

    Y dice después cuando hacen así las cosas, de acuerdo a los principios bíblicos lo que atan en la tierra con respecto a esto, es atado en el cielo, y lo que desatan, queda desatado, es decir, Dios respalda su Palabra, y con la motivación correcta de hacer las cosas, nos ponemos en sintonía con él, de manera que él dice en cuanto a este mismo tema de confrontar pecado:

     

    Mat 18:19-20 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

     

    Cuando en el nombre de la verdad, con el corazón de Cristo nos proponemos en amor buscar el arrepentimiento de nuestros hermanos, y es necesaria la disciplina, el Señor está en medio de nosotros para respaldar su Palabra y respaldarnos a nosotros.

     

    Otro ejemplo es en Corinto, un caso que dice Pablo, ni los incrédulos lo mencionan, uno en la iglesia tenía a su madrastra como novia, al cual no solo no lo amonestaron, sino que en el nombre del amor y de la mente abierta lo toleraban. De manera que Pablo aquí ya no solo exhorta, sino que disciplina, dice:

     

    1 Co 5:3-5 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús

     

    Y después les dice:

    1 Co 5:6 No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? 

     

    Pablo les está diciendo: corintios, están tan enorgullecidos que no se dan cuenta de que están permitiendo un pecado muy grande en la iglesia y van a terminar por enfermar a toda la gente, al no definir con claridad lo que es bueno y lo que es malo.

     

    Y de hecho, en la carta anterior y ales había advertido, y tuvo que decirles a los corintios que no entendían por la buena, que iba a ser por la mala, así como aquí, les dijo:

     

    1Co 4:21 ¿Qué prefieren? ¿Que llegue con una vara para castigarlos o que vaya con amor y un espíritu amable?

     

    En estos casos ya no hablamos solo de amonestar, sino de disciplinar, con autoridad y severidad, Pablo le dijo a Tito hablando de los cretenses:

     

    Tit 1:12-13 Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. 13 Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe.

     

    Pero, créeme, no quieres la disciplina del Señor sobre tu vida, él nos enseña o por instrucción, es decir, por la buena, o por disciplina, por la mala, y ¿te digo algo? Él es Dios y va a ganar.

     

    Pero, en el caso cotidiano de la iglesia, con toda mansedumbre y humildad, si en verdad profesamos el amor de Cristo, en la familia de Cristo que es la iglesia, debemos exhortarnos como lo hemos venido viendo. Y Pablo nos da una clave más.

     

    1. Cuando exhortes, piensa del mayor en la fe o en edad como si fuera tu Padre.

    1 Ti 5:1a No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre;

    Anciano, presbútero, no refiriéndose al oficio de pastor, sino en general hombres mayores. Porque Timoteo siendo un joven pastor debía confrontar a los ancianos que estaban pecando con el mismo respeto y honra que le daría a su propio padre.

     

    Obviamente, Pablo se está refiriendo a alguien que es creyente y que entiende la honra a su padre, porque quizá la experiencia con tu padre no fue buena, o quizá no tuviste un padre contigo.

     

    Pero, suponiendo que sí hayas sido un hijo piadoso que honraba a su Padre como Dios le mandaba, imagínate el vínculo y el amor al que somos llamados como creyentes al entregarnos al Señor y nos convertimos en parte del cuerpo de Cristo, de la familia de Dios.

     

    ¿Hay alguien mayor que tú sea en edad, o espiritualmente hablando, y se está yendo por las tortas? No lo dejes así, si en verdad le amas, exhórtalo, llámalo a un lado, y con espíritu de mansedumbre, lleno de sabiduría, considerándote a ti mismo, muéstrale su pecado, anímalo a obedecer.

     

    Y entonces fortalécelo con las promesas de la Escritura, acuérdate, no estás ahí para golpearlo, sino para llevarlo a la verdad y que el Espíritu Santo le convenza de su pecado y se arrepienta en verdad. Pero, cuida tus palabras, la intención y la entonación con la que las dices, hazlo como si lo hicieras con tu padre, con todo respeto, honor, cuidando tus palabras. Dice la palabra:

     

    Lev 19:32 Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

    Pro 16:31 Las canas son una honrosa corona que se obtiene en el camino de la justicia.

    Pro 30:17 »Al que mira con desdén a su padre, y rehúsa obedecer a su madre, que los cuervos del valle le saquen los ojos y que se lo coman vivo los buitres.

     

    El Señor también dijo en el NT:

     

    Mat 15:4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.

     

    Dice en Efesios:

     

    Efe 6:2-3 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra

     

    Este respeto, temor de Dios, y toda mansedumbre debemos mostrar al exhortar a un anciano, es una responsabilidad hacerlo, y una irresponsabilidad no hacerlo, porque sabemos que Dios nos va a recompensar no solo por honrar a alguien que quizá no tuvo la honra de su hijo en la carne.

     

    Pero también sabiendo que Dios te va a recompensar porque estás cuidando de una ovejita suya que le costó su sangre. Porque sencillamente amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos es un mandamiento, y además es andar como nuestro Seño, quien nos llamó a servirlo y a quien estamos representando.

     

    1. Cuando exhortes, piensa del menor en la fe o en edad como tu hermano.

    1 Ti 5:1b a los más jóvenes, como a hermanos;

    Una vez más, el ejemplo se refiere a alguien creyente en Cristo, porque mi experiencia con mis hermanos cuando éramos chiquitos no fue buena, obviamente no éramos creyentes y nos buleábamos, nos molestábamos, siempre envidiándonos y acusándonos.

     

    No se refiere a eso, sino a alguien creyente que tiene relaciones familiares sanas, gente que busca y procura el modelo bíblico, entonces, ¿cómo tratarías a tu hermano en la carne, si fueran cristianos los dos?

     

    Por ejemplo, yo veo batallar en esta área a mis hijas, pero cuando las dos están en la Palabra y en la oración, no distraídas, sino verdaderamente buscando al Señor, se les nota. Se tratan con respeto, con amor, con consideración; Rocío mentorea, ayuda, sirve y protege a su hermana, no la humilla, no la menosprecia, le tiene paciencia.

     

    Esto es lo que debemos pensar con respecto a nuestros hermanos, en especial los que son menores en la fe o en años. Porque el simple hecho de verlos como hermanos quita todo aire de superioridad, ya que este término implica la ausencia de cualquier jerarquía. ¿Quieres ver algunos textos?

     

    Lev 19:17 "No abrigues en tu corazón odio contra tu hermano. "Reprende a tu prójimo cuando debas reprenderlo. No te hagas cómplice de su pecado. (DHH)

     

    Mira lo que implica guardar resentimiento y no reprenderle en amor: hacerte cómplice de sus pecados. Por ejemplo, José el soñador, el menor de doce hermanos lo vemos tratando con amor, humildad y perdón a sus hermanos, a pesar de que él era el menor, pero, el segundo en todo Egipto, y ellos lo habían vendido como esclavo, sin embargo, a mí siempre me hace llorar su actitud de amor y perdón para los suyos, dice:

     

    Gén 50:15-17 Pero ahora que su padre había muerto, los hermanos de José tuvieron temor, y se decían: «Ahora José mostrará su enojo y se vengará por todo el mal que le hicimos». 16 Entonces enviaron a José un mensaje que decía: «Antes de morir, tu padre nos mandó que 17 te dijéramos: “Por favor, perdona a tus hermanos por el gran mal que te hicieron, por el pecado de haberte tratado con tanta crueldad”. Por eso nosotros, los siervos del Dios de tu padre, te suplicamos que perdones nuestro pecado». Cuando José recibió el mensaje, perdió el control y se echó a llorar.

     

    Gén 50:18 -20 Entonces sus hermanos llegaron, y se arrojaron al suelo delante de José y dijeron: —Mira, ¡somos tus esclavos! 19 Pero José les respondió: —No me tengan miedo. ¿Acaso soy Dios para castigarlos? 20 Ustedes se propusieron hacerme mal, pero Dios dispuso todo para bien. Él me puso en este cargo para que yo pudiera salvar la vida de muchas personas.21 No, no tengan miedo. Yo seguiré cuidando de ustedes y de sus hijos. Así que hablándoles con ternura y bondad, los reconfortó.

     

    ¿Qué nos dice Juan?

     

    1 Jn 3:11-15 Éste es el mensaje que ustedes han oído desde el principio: que nos amemos unos a otros. 12 No debemos ser como Caín, quien pertenecía al maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque Caín hacía lo malo y su hermano lo recto. 13 Así que, amados hermanos, no se sorprendan si el mundo los odia. 14 Si amamos a nuestros hermanos en Cristo, eso demuestra que hemos pasado de muerte a vida. Pero el que no tiene amor sigue muerto. 15 Todo el que odia a un hermano, en el fondo de su corazón es un asesino, y ustedes saben que ningún asesino tiene la vida eterna en él.

     

    Una y otra vez vemos por todo el NT:

    1 Pe 2:17 Respeten a todos y amen a sus hermanos en Cristo.

    Heb 13:1 Sigan amándose unos a otros como hermanos.

     

    Como ya lo vimos hay excepciones cuando hay pecado persistente y rebelde, pero, esta debe ser nuestra motivación.

     

    Por lo tanto, ¿Hay menores que tú en la fe, o menores en edad? No los menosprecies, trátalos como un hermano mayor piadoso, que toma en cuenta a Dios los trataría. Con respeto, tratando de ser un modelo para ellos, siendo paciente, recordando que tú no naciste sabiendo, que alguien tuvo paciencia contigo.

     

    Claro que no como Caín y Abel, porque ya sabes la historia, acabamos de leer que Caín era del maligno porque sus obras eran malas y las de su hermano buenas, por eso le mató, lleno de envidia y contienda, sino como un hermano mayor responsable, no envidioso, sino con toda paciencia, longanimidad y amor, repréndele como a tu hermano. Y dice:

     

    1. Cuando exhortes, piensa en las mujeres mayores en edad o espiritualmente como si fueran madres.

    El mismo principio, no un no creyente que tuvo familia de inconversos, sino alguien piadoso que fue instruido por una madre cristiana. Dice Pablo:

     

    1 Ti 5:2a a las ancianas, como a madres;

    Mujeres a otras mujeres, o líderes a mujeres mayores que ustedes sea en edad, o incluso espiritualmente, tampoco debemos reprender, sino exhortar como lo harías a tu madre, pensando en las promesas que ya vimos: honrar a tu padre y madre, porque es el primer mandamiento con promesa, para que nos vaya bien, no pensar en maldecirles jamás. Dice la Palabra:

     

    Pro 1:8 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre;

    Pro 6:20 -22 Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre; 21 Átalos siempre en tu corazón, Enlázalos a tu cuello. 22 Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; Hablarán contigo cuando despiertes

    Pro 23:22 Oye a tu padre, a aquel que te engendró; Y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

     

    Con este mismo respeto, sabiendo que a Dios le agrada y que en verdad si no respetas a tu prójimo que ves, ¿cómo vas a respetar a Dios que no ves? ¿Te acuerdas de Evodia y Síntique en Filipenses? Con sus pleitos estaban lastimando la causa de Cristo y la iglesia, pero mira cómo Pablo a pesar de los, las trata con amor y respeto, reconociendo su obra, pero sin dejar de reprenderlas, mostrándonos un equilibrio maravilloso entre tener misericordia y verdad, dice:

     

    Flp 4:1-3 Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados. 2 Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. 3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

     

    No dejando de exhortar a la verdad, pero, con toda honra, ternura, amor y respeto. Y por último dice:

     

    1. Cuando exhortes, piensa en las menores en edad y espíritu como si fueran tus hermanas.

    1 Ti 5:2b a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza.

    Ahora, aquí en Calvary tenemos puras jovencitas, sean casadas o no, así que este texto nos viene muy bien. ¿Cómo tratarías a una hermana menor obviamente siendo un hermano mayor temeroso de Dios? Así debes exhortarles cuando las ves en problemas.

     

    Y Pablo añade algo más con respecto a las jovencitas: con toda pureza, y toda, es toda, y se refiere a pureza sexual. Por lo tanto, estamos llamados a tratarlas con respeto, pero, con toda pureza.

     

    Aunque como dicen: el hombre llega hasta donde la mujer quiere, es nuestra responsabilidad hombres piadosos cuidar a nuestras mujeres, no solo nuestras esposas, sino nuestras hijas, y cada mujer de tu congregación, protegiéndolas, protegiendo su pureza.

     

    Dice Pablo: como a hermanas, esto implica que cualquier pensamiento impuro debes tratarlo como incesto. Y es algo totalmente penado en la Biblia, mira algunos textos:

     

    Lev 18:9 La desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o nacida fuera, su desnudez no descubrirás.

     

    Lev 20:17 Si alguno tomare a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y viere su desnudez, y ella viere la suya, es cosa execrable; por tanto serán muertos a ojos de los hijos de su pueblo; descubrió la desnudez de su hermana; su pecado llevará.

     

    Imagínate, ¿sabes cómo le llama Pablo a no guardar pureza sexual con respecto a tus hermanas en Cristo? Incesto en la familia espiritual.

     

    Y no dice no las exhortes, si es necesario tenemos que hacerlo, porque igual, es una cuestión de amor y verdad, pero debemos hacerlo con toda pureza, además de respeto, además de al igual que a los hermanos menores, siendo un modelo para ellas, siendo pacientes, considerándonos a nosotros mismos.

     

    Pero, esta es un área que hombres y mujeres debemos cuidar, porque ministerios, familias, hombres, y jovencitas han sido destruidas por no tomar en cuenta este texto. Veamos algunos otros textos:

     

    Pro 6:25 No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos;

     

    Decía Job:

    Job 31:1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?

     

    Debemos cuidar nuestras motivaciones, nuestros ojos, nuestros pensamientos, porque el pecado sexual, el adulterio, la fornicación, están a al orden del día, y se oyen historias de terror por todos lados, no podemos permitir que en el nombre de exhortar a una mujer joven se caiga en pecados sexuales, que horrible.

     

    Por eso, hombre, si eres líder, maestro o pastor y vas a dar consejería a una mujer y eres casado, hazlo con tu esposa, ahora, hay ocasiones en las que se requiere aún mayor discreción y no puede estar ni tu esposa, o eres quizá seas soltero, si vas a aconsejar o exhortar, jamás lo hagas a puerta cerrada; tampoco, nada de que vamos a tomar un café solos o algo así.

     

    Un hombre de Dios no debe andar coqueteando, y debe saber poner sus pensamientos e impulsos bajo el control del Espíritu Santo. Claro, jovencitas y mujeres en general, ayúdenos, ustedes también cuiden sus actitudes, sus ojos, su vestimenta, no quieren tropezar a un hombre de Dios. Dice la Palabra:

     

    Pro 6:27-29 ¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan? 28 ¿Andará el hombre sobre brasas sin que sus pies se quemen? 29 Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; No quedará impune ninguno que la tocare.

     

    Pro 6:32-33 Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; Corrompe su alma el que tal hace. 33 Heridas y vergüenza hallará, y su afrenta nunca será borrada.

     

    Heb 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

     

    Por eso, sin llegar al legalismo, o vivir en temor de que una cosa así vaya a pasar y mejor ni mezclarnos, o convertirnos en policías o inspectores de este aspecto viendo y presuponiendo más de lo que deberíamos.

     

    Más bien, sin ninguna otra motivación que no sea el amor de Cristo y el bien de nuestro prójimo, propongámonos cuidarnos mutuamente, orando constantemente unos por otros, por toda la iglesia en general para que el Señor nos proteja de pecados sexuales los cuales son tan dañinos y destructivos.

     

    ¿Por qué? No lo olvides mira cómo Pablo nos dice que nos veamos: como padres, madres, hermanos y hermanas, en este grado de amor y vínculos irrompibles porque estamos en Cristo.

     

    Este es el punto principal de esta porción bíblica somos familia, por lo tanto, debemos cuidarnos uso a otros como tales, nos debemos el amor de Cristo, debemos importarnos mutuamente, porque no queremos ver a nuestro hermano o hermana caer, y por eso debemos exhortarnos, confrontar el pecado mutuamente, no podemos mantenernos ciegos o indiferentes ante el pecado de otros.

     

    Por supuesto, no debemos ponernos en el papel de jueces, porque no somos mejores que nuestros hermanos, pero, sí estamos llamados a demandarnos unos a otros la verdad, con el deseo de restaurar, no de destruir. Dice la Palabra:

     

    Mat 7:1-5 No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. 3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

     

    Es decir, no se condenen unos a otros, dejen que la Palabra y el Espíritu les limpie esa viga en su ojo, porque su hermano cuenta con ustedes para que le saquen esa paja, es molesta, es dañina.

     

    ¿Por qué saben mis hermanos? Dos causas, primeramente, el pecado lastima, esclaviza, mata, y no solo a los que lo practican, sino todos los que están involucrados, lastima a Dios, su imagen, hace que la verdad sea menospreciada, y la iglesia criticada y desacreditada, y a lo vimos. Y Pedro escribió:

     

    1 Pe 1:13-16 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

     

    Dios no nos llamó para que estuviéramos crucificando a su hijo cada vez al ser rebeldes, esa es una gran falta, no nos llamó a su luz admirable para que voluntariamente anduviéramos en tinieblas, no nos libertó para que sin ninguna vergüenza anduviéramos con cadenas en las manos de adicciones y pecados como si fueran adornos. Debemos exhortarnos también por esta segunda causa, dice el resto de este texto:

     

    1 Pe 1:18-20 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, 20 ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,

     

    En otras palabras, porque es mucho lo que se nos ha concedido, la sangre de Cristo el hijo de Dios ha sido derramada por nosotros como para que lo queramos estar crucificando cada día con pecados voluntarios y rebeldes.

     

    Porque el Espíritu Santo, la tercera persona de nuestro maravilloso Dios se nos ha dado como adelanto de la herencia que tenemos en Cristo, y habita en nosotros, en Cristo, Dios nos ha compartido de su naturaleza divina, no podemos estar contristando al Espíritu Santo que habita en nosotros voluntariamente, a menos que la realidad sea que no lo tenemos.

     

    Por lo tanto, debemos responder, y necesitamos ser exhortados, y exhortarnos unos a otros, nuestros hermanos cuentan con nosotros para ayudarlos, lo cual implica exhortarles, animarles, a obedecer, pero, es importante hacerlo de la manera correcta, llenos de amor y sabiduría. Somos familia.

     

    Y es un excelente momento para compartir la comunión y recordar lo que se pagó por nuestra libertad, y entender que es lógico, obligatorio responder en amor y en obediencia al que nos compró con su sangre, dice la Escritura:

     

    1Co 11:23  ¡Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

    1Co 11:24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

    1Co 11:25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

    1Co 11:26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

  • Aug 20, 20171 Timoteo 4.12-16 Ejercicios para la piedad para mantenernos sanos espiritualmente
    Aug 20, 2017
    1 Timoteo 4.12-16 Ejercicios para la piedad para mantenernos sanos espiritualmente
    Series: 1 Timoteo

    EJERCICIOS PARA LA PIEDAD PARA MANTENERNOS SANOS ESPIRITUALMENTE

    1 Timoteo 4:12 – 16

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Creemos que:

    Hch 20:32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, donde todos los creyentes daban buen testimonio de Timoteo, al punto que Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió.

     

    Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta, lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos; lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta a Timoteo para animarlo, consolarlo, y ayudar a un joven pastor a llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

    Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo).

     

    Sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas.

     

    Y la sana doctrina se trata de un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, y de vivirla con el poder de la gracia y el Espíritu Santo, los cual deben reflejarse en la iglesia.

     

    Siendo un fiel reflejo de la verdad, como el cuerpo de Cristo, como la familia de Dios, la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Y, ¿cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito? ¿Cómo se ve una iglesia que anda en sana doctrina?

     

    • Una iglesia que ora con un corazón de proclamar el Evangelio, a todos los hombres.
    • El hombre y la mujer, cada uno debe tomar su función.
    • El hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios.
    • La mujer confiada en la dirección de Dios a través del hombre, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en una influencia externa, sino interna, espiritual.
    • Ambos cumpliendo con los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo. Buscando a Dios en oración con todo el corazón, dependiendo y confiando en él en todas las áreas de nuestras vidas. Sirviendo al Señor y a nuestros hermanos con un amor sacrificial en madurez, dejando de estar centrados en nosotros mismos.

     

    Y en este segundo mandamiento Pablo nos habla de aquellos que quieren tomar responsabilidad ya no solo de sí mismos, sino de sus hermanos, convirtiéndose en obispos, y de servidores en general.

     

    Pero, en lugar de darnos nombramientos, jerarquías, o constituciones, Pablo comienza con lo interno y nos da los rasgos de carácter de una persona redimida y madura, lo cual se hace visible en una vida transformada, en orden, familia, finanzas, trabajo, reputación en orden.

     

    Nos enseña también que hay enemigos, falsos maestros, falsas doctrinas y debemos cuidarnos y cuidar a nuestros hermanos del engaño, ya que vivimos en un mundo que, habiéndole dado la espalda a su creador quedó en tinieblas, y hoy en día vemos numerosas religiones, filosofías que levantan la bandera de la verdad, y Pablo nos enseñó:

     

    Pongan atención a la verdad, hay enemigos, hay un autor de toda filosofía y falsa religión: Satanás; y él no se cansa de proponerla, de pretender seducirnos o confundirnos con ella. Necesitamos madurar, aprender a pensar correctamente, bíblicamente.

     

    Debemos guardarnos de la hipocresía, la mentira y una conciencia cauterizada, los cuales son tres elementos que dan como resultado la apostasía, ¿cómo, siendo honestos, sinceros, delante de Dios y su Palabra, cuidando nuestra conciencia, conociendo la verdad, e identificando la falsa doctrina, la cual pervierte la sencillez del evangelio, con legalismo y falsa espiritualidad.

     

    Y Pablo nos dice, para estar a salvo del engaño, para madurar, creciendo en nuestra fe y el conocimiento del Señor, adquiriendo una cosmovisión correcta, y saber distinguir la luz de las tinieblas necesitamos ser fieles servidores de Cristo, porque para eso fuimos llamados, para la gloria del Señor, para servirlo hoy, y en la eternidad, por lo tanto, nos dice:

     

    Necesitamos mantenernos bien nutridos con las palabras de la fe y buena doctrina, ¿cómo?, enseñándola, porque el que enseña aprende dos veces. Necesitamos ejercitarnos para la piedad para estar saludables espiritualmente, comenzando por desechar comida espiritual chatarra y dañina, pensando, viviendo, tomando decisiones basados en la verdad, y no en fábulas profanas.

     

    Por último, nos dijo que necesitamos a toda costa tener una esperanza eterna porque el trabajo es arduo y difícil, un buen servidor no solo es fiel, sino diligente, poniendo su vida a disposición de su Señor.

     

    Entonces Pablo, ¿podrías darnos ejemplos aún más prácticos de cómo alguien se puede ejercitar en la piedad y no dar lugar a pensamientos que solo tienen que ver con el aquí y el ahora? ¿Cómo podemos poner por obra la verdad que recibimos? ¿Cómo podemos ejercitarnos en el discernimiento del bien y del mal?

     

    Esto es lo que veremos en los siguientes versículos, ejercicios específicos de la piedad para ser un servidor fiel, protegido de enfermedades como el engaño, la hipocresía, una conciencia enferma, y finalmente la apostasía; por eso yo titulé este mensaje: EJERCICIOS PARA LA PIEDAD PARA MANTENERNOS SANOS ESPIRITUALMENTE. Demos lectura.

     

    1. Ejercítate procurando ser un buen ejemplo a los demás.

    1 Ti 4:12a Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes…

    ¿Por qué Pablo comenzaría diciéndole a Timoteo: no permitas que nadie te menosprecie por tu edad? Bueno, este era uno de los desafíos de Timoteo.

     

    En su tiempo el respeto a una persona tenía mucho que ver con su edad, si era alguien joven tenía que ganarse el respeto de los mayores, y esta iglesia no era joven para este momento, ya tenía años, y contaría con hombres de edad madura.

     

    Para la cultura griega alguien de menos de 40 años de edad todavía se le consideraba joven, y Timoteo andaría en sus treinta y tantos, de manera que, por su edad, para Timoteo era un desafío el ganarse el respeto de mayores y menores en la iglesia.

     

    Esto es lo que significan esta frase: Timoteo, no permitas que nadie piense menos de ti a pesar de que eres joven. Y le dice: “Timoteo, usted hombrecito, amárrese los pantalones, imponga su autoridad, que ningún hermanito o hermanita se le suba a las barbas.

     

    De preferencia, use un buen traje y corbata, si eres lampiñón, consíguete un bigote postizo, o píntate uno, y también canas en las cienes y pon cara de pocos amigos. Para nada, le dice: Timoteo, la mejor forma de ganarte el respeto de los demás es ganando el liderazgo de los demás primeramente con un buen ejemplo.

     

    Lo he dicho y enseñado muchas otras veces, el liderazgo no se impone, Cristo no vino a imponer su grandeza y poderío a este mundo con prepotencia y jactancia, ¿cómo lo hizo?, haciéndose el servidor de todos, amándonos, humillándose a sí mismo, callando, sufriendo el agravio, mostrando que no estaba centrado en sí mismo, sino en los demás, no buscando el bien propio, sino el del prójimo.

     

    Todos nosotros de alguna manera, en algún momento de nuestras vidas necesitamos liderar a otros, quizá somos cabezas de nuestro hogar, ¿no respetan tu liderazgo? ¿Quieres respeto? No lo impongas gánatelo como Cristo lo hizo, gánate el respeto de tu esposa e hijos. Lo mismo en tu trabajo, en cualquier lugar donde estés, no impongas, gánate el respeto, pide a Dios sabiduría, él te puede enseñar.

     

    Mujeres, hombres, ¿Dios les ha concedido una posición de humilde servicio en la iglesia y no los respetan?, ganen el respeto de otros, no pretendan imponerse, no caigan en el juego de Satanás, humíllense bajo la poderosa mano de Dios, y dejen que él les exalte, les proteja, y exhiba su justicia. Así lo hizo Cristo.

     

    Pablo dice: gana el respeto de los demás con un buen ejemplo, tupos en griego, de nuestra palabra tipo, una norma, o un modelo a seguir. Interesante, Pablo le dice: conviértete en un modelo a seguir ¿para quienes? Para los creyentes, muéstrales a Cristo con tu manera de vivir, no solo con tus palabras.

     

    Este era el estilo de Pablo, y por lo tanto debe ser el nuestro, ¿te acuerdas en las cartas a los Tesalonicenses?

     

    2 Ts 3:7-9 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros, 8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; 9 no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis.

     

    1Co 11:1  Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

     

    Flp 3:17 Amados hermanos, tomen mi vida como modelo y aprendan de los que siguen nuestro ejemplo.

     

    Mis hermanos, de esto se trata el cristianismo en gran parte, mostrar a otros cómo se vive en Cristo, qué triste el estar haciendo que Cristo y su iglesia sean vituperados cuando somos un mal ejemplo. Seguramente Pablo tenía en mente las palabras del Señor cuando dijo:

     

    Mat 18:6-9 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. 7 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!

     

    8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.

     

    Es decir, es algo serio, muy serio, y necesitamos ejercitarnos, poner manos a la obra; y Pablo le dice a Timoteo qué establecer como un ejemplo, una norma a seguir para otros creyentes, y nos dice:

    1. Establece la norma correcta en tu manera de hablar.

    1 Ti 4:12b en palabra,

    ¿Qué dijo el Señor en cuanto a nuestras palabras?

     

    Mat 12:34-37 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. 36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

     

    Dice en proverbios:

    Pro 18:21 La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

    ¿Qué comunicas con tus palabras, son palabras de gracia, que levantan, que edifican, son palabrotas, que lastiman, o que hablan de un corazón impuro, lleno de toda malicia? El Señor dijo:

     

    Efe 4:29-30 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan. 30 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven.

     

    Ahora, acuérdate, el serrucho corta no solo de ida, también de regreso, piensa en tus palabras, no en las de otros, analiza tu corazón, y no te auto engañes. Mis hermanos nuestra manera de hablar refleja directamente lo que hay en nuestro interior, y o edifica, o destruye, no nos equivoquemos.

     

    Por eso, ¿qué expresas de lo que hay realmente en tu corazón con tus palabras? Si todavía dices groserías y eres alburero, quizá tu corazón sigue dominado por impureza, lascivia, o quizá, resentimiento, odio, amargura, quizá seas jactancioso, y el orgullo te brota hasta por los ojos, o necio, o necia.

     

    Quizá no te aguantas lo que dices y disfrazas un corazón lleno de envidia, con una supuesta sinceridad, que no tienes pelos en la lengua, pero, realmente estás consumido de contención. Lo mismo si eres chismoso, o imprudente, y tus palabras siempre traen veneno que lastima. No te engañes, cuál es tu manera de hablar, así es tu corazón.

     

    Por lo mismo, ¿de qué estás llenando tu corazón diariamente? ¿Pura contienda, murmuración, chisme, temor, impureza, odio, jactancia? ¿Con quién te juntas? ¿Quién es tu mayor influencia en la vida, un incrédulo o incrédula, es a quien admiras? Ten cuidado, vas a terminar siendo como esa persona, dice en proverbios:

     

    Pro 13:20 El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado.

     

    ¿Cuál es el tesoro de tu corazón necedad, o sabiduría?, ¿la Palabra de Dios siete veces purificada, o palabras, pláticas nocivas, sin sentido? Mi hermano, los tesoros de la sabiduría no te serán robados, y te convertirán en un hombre, una mujer, afable, apacible, sabia, con palabras llenas de amor, edificación.

     

    Cristo debe ser nuestro mayor ejemplo, nuestra meta más alta, es a él a quien debemos admirar, a quien estamos siguiendo, y seguimos a los que se parecen a él, y queremos ser este modelo para otros que nos están siguiendo.

     

    El desafío de nosotros como creyentes en estos tiempos quizá no sea la juventud, pero, creo que especialmente en este lugar donde lo que sobran son iglesias, un ejemplo creíble, una vida cristiana creíble es un desafío.

     

    En este lugar cuando invitas a alguien a la iglesia, o le hablas el evangelio, para muchos es sinónimo de: me quieres robar, quieres algo de mí y me vas a timar, eres hipócrita, realmente no me amas, estás buscando sacar provecho de mí.

     

    Por eso nos urge ser ejemplo en palabra, esto ganará respeto para nuestra fe y para nosotros, y Pablo nos está diciendo ejercítense en esto: “sean ejemplo”, es decir, no es una opción, es un mandato, debemos cuidar de ser un ejemplo en todas estas cosas, no solo en palabra, sino:

     

    1. Establece la norma correcta en tu conducta.

    1 Ti 4:12c conducta…

    Mis hermanos, las convicciones bíblicas que profesamos necesitan ser expresadas en un modelo de una vida justa y piadosa, en todos los aspectos de nuestras vidas.

     

    Para mí como pastor, un mensaje acompañado de un estilo de vida impía es hipocresía. Y lo peor del caso, es que sucede como con nuestros hijos, ellos no aprenden lo que escuchan, sino lo que ven, es decir, mi conducta no deja escuchar mis palabras.

     

    De la misma manera, como discipulador, puedo estar enseñando doctrina bíblica, pero si mi vida no es coherente con mi enseñanza, mis discípulos no van a aprender la enseñanza bíblica, van a aprender mi hipocresía, y cuánto de eso hay hoy en día.

     

    Por supuesto que para alguien que es carnal, le es muy conveniente seguir y buscar este tipo de líderes, porque son carnales y viviendo vidas hipócritas se esconden tras la máscara de espiritualidad, o de un supuesto liderazgo.

     

    Así como con mis hijos, yo puedo heredarles una vida impía, o una vida piadosa, de la misma manera, en la iglesia, nos reproducimos en gente hipócrita, o en fieles seguidores del Señor.

     

    Hoy más que nunca la iglesia es vituperada porque no hay ejemplos creíbles, falta de sana doctrina, vidas no transformadas que niegan la eficacia de la verdad por vivir vidas llenas de impureza, matrimonios desastrosos, divorcio, supuestos cristianos tranzando, defraudando, con diversos tipos de adicciones, desde nicotina hasta alcohol o drogas, o apuestas, los brodercitos. Cuando la Palabra nos dice por todos lados:

     

    Stg 3:13-16 Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. 14 Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. 15 Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. 16 Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. (NVI)

     

    1 Pe 1:15-17 pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. 16 Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo». 17 Y recuerden que el Padre celestial, a quien ustedes oran, no tiene favoritos. Él los juzgará o los recompensará según lo que hagan. Así que tienen que vivir con un reverente temor de él mientras sean «extranjeros en la tierra».

     

    1 Pe 2:11-12 Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma.12 Procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes. Así, por más que ellos los acusen de actuar mal, verán que ustedes tienen una conducta honorable y le darán honra a Dios cuando él juzgue al mundo. (NTV)

     

    1 Pe 2:13-15 Por amor al Señor, respeten a toda autoridad humana, ya sea el rey como jefe de Estado 14 o a los funcionarios que él ha nombrado. Pues a ellos el rey los ha mandando a que castiguen a aquellos que hacen el mal y a que honren a los que hacen el bien. 15 La voluntad de Dios es que la vida honorable de ustedes calle a la gente ignorante que los acusa sin fundamento alguno. (NTV)

     

    Recuerda mi hermano una vida de santidad y piedad, da poder autoridad y respeto al mensaje y a la vida de la persona, ¿quieres respeto como líder? Cuida tu conducta, ejercítate en esto, como dijo el Señor en el texto de Mateo, si es necesario amputa el cáncer de tu vida, decide con toda intención y voluntad deshacerte de malos hábitos, malos amigos, perdona, anda en amor y santidad.

     

    Dios te va a fortalecer y te va a dar la victoria, claro, si pones manos a la obra, no antes, todo en la vida cristiana se comprueba obedeciendo, si yo no doy pasos de fe obediente, jamás podré experimentar el poder libertador y victorioso de mi Dios. Como cristianos primero obedecemos en todo, y después es cuando vemos a Dios actuar. Una conducta piadosa gana respeto a nuestra fe. Y dice Pablo:

     

    1. Establece la norma correcta en tu manera de amar a tu prójimo.

    1 Ti 4:12c amor.

    Amor agape, amor sacrificial, no que busca razones para amar. No seas condicional, si la gente hace lo que le pides, si sirve, si se involucra en los discipulados, si te hace favores, entonces le muestras tu amor, pero, si de pronto muestran que les caes mal, o no responden a la verdad como tú pensabas, tu actitud para con ellos cambia, ese no es amor agape.

     

    Nosotros estamos llamados a amar como Cristo nos amó y se entregó por nosotros, siendo gente mal mandada, desagradecida, voluble, convenenciera, bipolar, infiel, pecadora, Cristo entregó su vida igual, decidió amarnos. Esta es la esencia del verdadero ministerio, del verdadero servicio, el amor sacrificial.

     

    Aquel que entrega tiempo, energía atención, servicio, siempre, aún con gente grosera que nunca da las gracias, con gente que probablemente va a dejar todo tirado, que no se va a congregar en la iglesia, que va a traicionar, no importa, porque igual Dios nos sigue amando a pesar de nuestras infidelidades. El Señor es nuestro máximo ejemplo, él nos dijo:

     

    Jua 15:13  Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

     

    ¿Qué me dices de Pablo? Él dijo:

     

    Flp 2:17 Y aunque mi propia vida sea sacrificada para completar la ofrenda que ustedes hacen a Dios por su fe, yo me alegro y comparto esa alegría con todos ustedes. (DHH)

     

    Col 1:24 Ahora me alegro de lo que sufro por ustedes, porque de esta manera voy completando, en mi propio cuerpo, lo que falta de los sufrimientos de Cristo por la iglesia, que es su cuerpo. (DHH)

     

    Y dirás, es que los filipenses y los colosenses eran buena onda con Pablo, pues mira a los corintios que le pagaron mal a Pablo, lo menospreciaron, lo maltrataron, mira lo que les dice:

     

    2 Co 12:15 Con gusto me desgastaré por ustedes y también gastaré todo lo que tengo, aunque parece que cuanto más los amo, menos me aman ustedes a mí. (NVI)

     

    Ningún sacrificio personal es demasiado grande cuando se trata de poner nuestra vida por nuestros hermanos, ese es un buen ejemplo, porque es el ejemplo que Cristo nos dio. Ejercítate para la piedad en el amor agape.

     

    Eso ganará más respeto a que seas ventajoso o sencillamente el que no hace nunca nada porque siempre quiere sacar ventaja de los demás, en el mundo nos engañaron haciéndonos pensar que eso nos hace respetables, no en el reino de la luz, en el reino de los cielos, eso nos avergüenza, y no nos hace respetables. Y dice:

     

    1. Establece la norma correcta en Espíritu.

    1 Ti 4:12c espíritu…

    Mis hermanos, es muy fácil dejar de depender de Dios, no confiar en él y comenzar a servir en nuestras fuerzas, o como diríamos en nuestra carne. No seas de los que manipulan para que las cosas sucedan, no seas de los que se quejan porque eres el único, o de los pocos que hacen, y mira, esos no hacen nada.

     

    Alguien espiritual, es alguien que siembra para el Espíritu, da lugar a la fe, confía en que cada situación Dios está en control, aún si no sale o camina como tu pensabas. Si, alguien que ora en todo momento, no tengas temor de decir: vamos a orar, vamos a comenzar en oración, no des pasos sin antes haber orado.

     

    Es muy fácil comenzar a servir en nuestras fuerzas, pero carne, solo produce más carne, y luego es muy fácil que algo que debería ser una bendición se convierte o en un problema, o sencillamente tropieza porque fue fundamentado no en el poder del Espíritu de Dios, sino en la voluntad de una persona, lo cual siempre estará ensuciado por obras de la carne, ¿qué dice la Palabra?

     

    Jua 14:26  Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

     

    Hch 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

     

    Hch 4:31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

     

    Necesitamos ser gente que ora en todo momento, que busca poder, sabiduría, dirección de lo alto, ejercítate para esto, de oración nunca tenemos suficiente, toma tú la batuta e invita a otros, hazlo en tu hogar, con tus hijos, da ejemplo de ser espiritual, eso te ganará respeto y nadie tendrá en poco tu fe.

     

    1. Establece la norma correcta en fe.

    1 Ti 4:12c fe…

    Aquí más que referirse a alguien que “en el nombre de Jesús declara”, se refiere a alguien tan confiado y lleno de devoción a la Palabra, a la voluntad de Dios, que cuenta con una fidelidad inquebrantable, es alguien siempre fiel que no se desvía de su carril, de su rumbo, con lealtad plena a su Señor.

     

    Alguien que va a ser fiel al llamado que Dios le ha dado a pesar de lo que sea, que no va a ser negligente, descuidado, o siempre va a estar dando excusas de por qué no hizo lo que se le encomendó, alguien confiable por su lealtad no a una camiseta, a un hombre, o a un nombre de iglesia, sino a su Señor. Pablo dijo:

     

    1 Co 4:1-2 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

     

    Ejercítate para la piedad conociendo a tu Señor, dándole un voto pleno de lealtad y confianza en todas las áreas de tu vida, sirviéndolo con devoción, diligencia y fidelidad, eso ganará respeto para ti con todos los que te rodean.

     

    1. Establece la norma correcta en pureza.

    1 Ti 4:12c pureza.

    En griego jagneía, literalmente se refiere a pureza sexual, desde una pureza de corazón, hasta una conducta pura y casta. Cuida tus pensamientos, pon límites, aprende a cambiarle el canal en tu mente y corazón, cuida la manera en la que ves a tus hermanos, o a tus hermanas.

     

    No es una mera conducta mojigata, es alguien que cuida lo que ve y lo que oye, sus pláticas; alguien que alimenta su espíritu de la pureza de la verdad y que se deshace de todo aquello que le lleve a pecados sexuales de cualquier tipo. Recordando que el pecado sexual comienza en la mente y se consuma en el corazón.

     

    No te puedes permitir estar viendo pornografía, en cualquiera de sus presentaciones, y lo comento porque hoy en día ya no necesitamos estar en una computadora, en nuestros teléfonos, en las redes sociales, Satanás está listo para corrompernos, y necesitamos ejercitarnos en esta área y ser un ejemplo.

     

    Esto requerimos para ganar respeto como creyentes y que nadie nos tenga en poco como cristianos. Sería bueno comenzar a orar y anhelarlo, pedir a Dios fortaleza para adquirir esto, porque te aseguro, todo esto es parte de las buenas obras que Dios ya preparó de ante mano para que andemos en ellas. Veamos el siguiente punto:

     

    1. Necesitamos ejercitarnos en poner atención a la Palabra.
    2. Leyéndola en todo tiempo.

    1 Ti 4:13a Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura,

    Pablo manifiesta que era su deseo ir a Éfeso, pero mientras él iba Timoteo debía poner atención a estas tres cosas. Ocuparse es la palabra proséjo en griego que significa sostener la mente hacia, poner atención, tener cautela por, aplícate, adhiérete a, sirve a este propósito.

     

    Lo vimos el jueves, la Biblia es el pensamiento, la voluntad, el corazón de Dios y merece y nosotros necesitamos poner toda nuestra atención, retención, intención, alimentarnos diligentemente, directamente de ella con todo el gozo y la expectación posibles.

     

    La Palabra de Dios es nuestra autoridad, nuestra fuente de poder, de sabiduría, es viva y eficaz, no nos es un privilegio, nos es una necesidad en todo momento. Necesitamos relacionarnos con ella, creerla, ponerla por obra.

     

    Pablo se refería a leerla públicamente, recuerda que en aquellos tiempos no había tantas biblias como ahora, y era necesario estar leyendo la Palabra públicamente, al mismo tiempo que darle sentido. A mí me gusta poner muchos textos, porque creo que es la mejor manera de explicar la biblia, con la biblia misma.

     

    1. Exhortando a ponerla por obra.

    1 Ti 4:13b la exhortación

    Y dice no solo léela y léeselas a tus discípulos pon atención a la exhortación, paráklesis, es decir, llama a tus discípulos a aplicar las verdades, adviérteles que necesitan obedecerlas porque hay bendición si lo hacen, y al mismo tiempo hay juicio si las ignoran.

     

    Por eso no solo debemos leerla, sino amonestar, advertir, dar consejo, haciendo siempre un llamado a la conciencia de las personas, a tomar cartas en el asunto. Lo vimos el jueves, no se trata de tener mero conocimiento bíblico, sino practicar lo que conocemos.

     

    1. Enseñándola, explicándola.
    • Ti 4:13c y la enseñanza.
    De la palabra didaskalia, donde viene la palabra didáctico, instrucción, enseñanza, doctrina. Enseñarla con autoridad, porque es la verdad, la única verdad. El pensamiento de Dios plasmado, para nuestra bendición.

     

    Por el pecado, cada ser humano nace con una percepción del mundo, de Dios y de sí mismo dañada, y cuando nacemos de nuevo, cuando recibimos vida eterna en Cristo Jesús, la capacidad de entender la verdad, de ver la luz, de amar la justicia vuelve a la vida.

     

    Pero, necesitamos ser re enseñados, aunque por el Espíritu hemos sido regenerados, necesitamos ser discipulados, se nos tiene que enseñar otra vez a pensar, a sentir, a actuar, ahora no en función a lo que nuestro perverso corazón nos dictaba, el mundo y su filosofía, y Satanás y sus engaños.

     

    Con una nueva cosmovisión, con ojos para ver, con sentidos espirituales necesitamos reeducarnos con la verdad, con lo que no es dañino, lo cual es la voluntad de Dios, la manera de pensar de Dios, y todo eso está incluido en la Palabra.

     

    Necesitamos aprender a pensar bíblicamente, porque un pensamiento correcto da a luz una vida correcta, y viceversa, un pensamiento equivocado da a luz una vida equivocada. Necesitamos ser instruidos, y aprender a instruir a otros.

     

    Por eso tenemos navegantes y todos los discipulados, por eso enseñamos la Escritura en toda oportunidad, por eso antes que confiar en libros humanos, confiamos en este maravilloso libro. Si en verdad queremos ser siervos fieles, buenos siervos de nuestro Señor, necesitamos primero que nada estar comprometidos con la Escritura. Necesitamos ejercitarnos a la Palabra.

     

    • Necesitamos ejercitarnos en no descuidar nuestro llamado.

    1 Ti 4:14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.

    Los verbos dictan la doctrina, el verbo aquí es no descuidar, ameleo, no hacer caso, desentenderse, despreocuparse de, ser descuidado con, o negligentes. Esto implica que probablemente Timoteo estaba en el peligro de abandonar el ministerio.

     

    El ministerio implica situaciones, problemas, desafíos, y muchas veces es difícil, aunque está lleno de satisfacción, de gozo, y recompensas. Por eso es muy importante siempre orar y estar seguros del llamado que Dios nos ha dado porque hay quienes están en un lugar donde Dios no les puso, y hay otros que no quieren el lugar de privilegio que Dios les ha concedido.

     

    Por eso es muy importante recordar varias cosas, todos aquellos que hemos creído, hemos recibido el don de la vida eterna, el Espíritu Santo ha venido a morar en nosotros, y de acuerdo a lo que hemos estudiado en 1 Corintios, Romanos y Efesios, a todos y a cada uno de nosotros se nos han repartido dones espirituales.

     

    Es esta mezcla de capacidades espirituales diseñada por Dios, dada a cada creyente la cual nos convierte en canales a través de los cuales el Espíritu de Dios ministra, bendice a otros.

     

    El Espíritu Santo actúa a través de nosotros con operaciones poderosas, Cristo ha diseñado ministerios dentro de la iglesia para edificar al cuerpo de Cristo y llevarlo a la madurez. El don de Timoteo por ejemplo incluía evangelismo, predicación, enseñanza, liderazgo.

     

    Y también como Timoteo Dios puede confirmar nuestro llamado públicamente; en el caso de Timoteo él recibió una profecía, una revelación directa de parte de Dios, alguien de parte de Dios, pudo haberle dicho a Timoteo: tú vas a ser un pastor, el Señor te va a levantar y vas a servir a Pablo.

     

    En nuestro caso podría suceder así, o quizá el Señor nos da el llamado providencialmente, él pone en nosotros el deseo, la carga por cubrir alguna necesidad, nos abre puertas y oportunidades. Ese es un principio de ministerio de Calvary, donde Dios dirige, Dios provee.

     

    Y no solo hay un don, y un llamado de parte de Dios, sino una confirmación de parte de aquellos que dirigen en la iglesia, por los pastores, los ancianos y de la iglesia misma.

     

    Si tú dices, es que yo tengo un llamado a la enseñanza, ¿dónde están tus discípulos? Si solo sientes que tienes cierta facilidad para enseñar, pero no tienes discípulos, tu llamado sería cuestionable, igual, es que Dios me está llamando al pastorado, ¿dónde están las ovejas?

     

    Me está llamando al evangelismo, ¿si quiera tomas oportunidades como los miércoles o como este sábado para evangelizar? Dios me está llamando al servicio, ¿estás envuelto en trapear, mover sillas, etc.? Por lo regular cuando dices: es que aquí falta esto, falta lo otro, es mejor que te remangues y te dispongas a cubrir esa necesidad porque muy probablemente es Dios llamándote a cubrirla.

     

    Dios da el llamado, sí, pero, se confirma cuando la oportunidad se da y las puertas se abren, entonces la iglesia entera confirma ese llamado. Pero, es necesario cuidar que sea Dios el que está llamando y no sea una persona, o algo de tu carne, de tu propio corazón.

     

    Porque si soy yo llamándote, yo voy a tener que sostener tu llamado y sencillamente vas a tropezar, porque yo me voy a cansar, son insuficiente e incapaz para sostener el llamado de nadie; si es tu corazón engañoso, y tienes motivos ocultos como brillar, como controlar, mandar, tener el respeto de los demás, a la primera incomodidad del ministerio, y ver que el camino es servir y humillarte, también vas a tropezar.

     

    Y ya que el Señor nos ha llamado, debemos mantenernos fieles a ese llamado, porque si lo descuidamos, entonces estamos siendo infieles con Cristo, más allá de la iglesia, o al pastor. Mira, de una manera u otra si esto es de Dios, él lo va a sostener, aún sin mí. Y ha quedado comprobado, Satanás nos engaña haciéndonos creer que somos indispensables, y no lo somos.

     

    La capacidad, el que la iglesia de Cristo se sostenga a pesar de cualquier situación no es de ningún hombre, tiene todo que ver con Cristo, porque él no va a permitir que las puertas del infierno prevalezcan contra su amada iglesia.

     

    Y si tú te mueves de lugar, y abandonas el lugar de privilegio inmerecido que Cristo te ha dado, el Señor va a traer a otro que tome tu lugar. Mejor no pierdas oportunidades y tiempo, decídete a servir a tu Señor.

     

    Yo recuerdo el llamado que el Señor me dio, hubo gente que me dijo que quizá no estaba llamado, aunque yo sabía que sí, y las circunstancias económicas en aquellos tiempos cada vez eran más difíciles, pero, sé que lo que me sostuvo fue el saber que Dios me había llamado.

     

    Yo soy músico y cantante, ni mi música, me llenaba, ni el verme en el glamur de música cristiana, todo lo que llenaba mi pensamiento era lo que estoy haciendo hoy. Canto porque Dios me ha dado este don natural para algo, y no debo enterrarlo, pero puedo podría no volver a cantar y a tocar jamás, pero, si estoy predicando, y discipulado a otros, estoy satisfecho.

     

    Hay muchas cosas que suceden y el servir al Señor siempre trae dificultades, pero recuerda que el Señor te salvó para su gloria, lo que ves es pasajero, el tiempo es limitado, y sencillamente no vale la pena descuidar por un plato de lentejas el maravilloso evangelio de la salvación, el vivir para servir al que dio su vida por nosotros.

     

    No sé si el Señor te llame al pastorado o no, o a cualquier otro ministerio, pero, sabe que, si él te llamó de las tinieblas a su luz admirable, él ya te otorgó dones, así que no los entierres, pon atención, y no vivas solo para lo temporal, recuerda lo que el Señor dijo:

     

    Mat 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

     

    Luc 18:28-30 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.

     

    Y no habla necesariamente de recompensas materiales, la Biblia las llama añadiduras, pero, tener la paz de Dios, estar llenos de esperanza, de la seguridad del cuidado, del amor de Dios, es suficiente, a pesar de cualquier circunstancia.

     

    La bendición de Dios, su aprobación, andar en el centro de la voluntad de Dios, es el lugar más seguro y más lleno de gozo. Entrénate, ejercítate para ser un siervo fiel que cuida del llamado tan especial que Dios le ha hecho, es lo más preciado que tienes, un día, sea cual sea tu profesión en este mundo, sea cual sea tu habilidad, ya no lo podrás ejercer, pero, la piedad, siempre la podrás practicar. Decía Salomón:

     

    Ecl 12:1 No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable».

     

    Ecl 12:4 Acuérdate de él antes de que la puerta de las oportunidades de la vida se cierre y disminuya el sonido de la actividad diaria. Ahora te levantas con el primer canto de los pájaros, pero un día todos esos trinos apenas serán perceptibles.

     

    Ecl 12:5 Acuérdate de él antes de que tengas miedo de caerte y te preocupes de los peligros de la calle; antes de que el cabello se te ponga blanco como un almendro en flor y arrastres los pies sin energía como un saltamontes moribundo, y la alcaparra ya no estimule el deseo sexual. Acuérdate de él antes de que te falte poco para llegar a la tumba —hogar eterno— donde los que lamentan tu muerte llorarán en tu entierro.

     

    Ecl 12:6-7 Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. 7 Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio.

     

    Honra tu llamado, no lo desperdicies, comienza hoy a servir a tu Señor, ahí donde estás, tu casa, tu trabajo es tu primer campo misionero, si el Señor te llama a un paso más, pues no dejes de orar con tu cónyuge.

     

    Pero, hoy ya tienes un don, no lo descuides y ponlo a trabajar, el Señor te va a pedir cuentas de tu vida y de todo lo que te concedió, nada te vas a llevar, y de acuerdo a tu trabajo, es lo que vas a recibir allá que verdaderamente será tuyo y nadie te podrá quitar. Siguiente punto:

     

    1. Ejercitarte para todo esto es la única manera de verdaderamente ver resultados en tu vida.

    1 Ti 4:15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.

    Dice Pablo: ocúpate, esta palabra es diferente al ocúpate anterior que significaba pon atención, esta es la palabra meletáo, literalmente, revolver en la mente, ocupar la mente, que todas estas características de servicio sean parte de tu meta a seguir, que estés totalmente inmerso en ellas, consumido por ellas

     

    También implica considerar muy bien, de antemano, planificar, trazar estrategias, premeditar, por lo tanto, necesitas prepararte, orar, hacer los cambios necesarios en tu vida para verlo suceder, entonces verás resultados, y no solo tú, sino los que te rodean.

    Además, el hecho de que Pablo lo mencione implica que es necesario rendir cuentas a nuestros hermanos, y que sea evidente el crecimiento en nosotros, y eso me incluye a mí. La vida del creyente en este mundo no se trata de llegar a cierto nivel, y quedarse ahí, la Palabra es clara cuando dice:

     

    Pro 4:18 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.

     

    Ese momento será cuando llegue Cristo por nosotros y seamos despojados de este cuerpo de muerte, no antes, mientras sigamos en este mundo y en este cuerpo, jamás llegaremos a un punto en el cual ya no hay más que aprender o crecer; cuidado con los que manifiestan eso, están envanecidos.

     

    Es emocionante saber que no importa en qué etapa de nuestras vidas cristianas estemos, siempre podemos seguir creciendo, porque la estatura es la estatura de Cristo. Y es un gozo saber que es la gracia de Dios la que nos hace crecer. Pablo decía:

     

    Flp 3:12-14 No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección. Pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13 No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14 avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

     

    Mira la clave de una vida sana, en crecimiento: alguien enfocado no en el pasado, eso ya es de por sí sabido, todo creyente que se ha arrepentido, sabe que es un perdedor, en el sentido de que sabemos que lejos de Cristo no había manera de salir adelante, y esta realidad es para todos.

     

    Una vez fuimos a un panteón muy famoso de aquí de Memphis, y me llamó la atención que algunas tumbas tenían unos monumentos altísimos, yo creo que algunos de 16 a 30 pies de altos, pero me puse a pensar: nueve pies hacia abajo, todos están igualitos, comidos por gusanos.

     

    Mis hermanos, como cristianos, sabemos que nuestra única victoria y esperanza es Cristo, él es el único campeón, él es el único Rey y salvador, el único Dios digno de suprema alabanza, y en él somos, sin él no somos.

     

    Por eso acababa Pablo de decir: todo lo que yo era, lo cual era mucho según este mundo, ahora lo tengo por basura, porque lo único que me importa es Cristo, y el llamado que él me ha hecho.

     

    Y es lo que está diciendo Pablo: ocúpate en estas cosas, en estas características porque estas características describen a Cristo, y si tienes tus ojos en él, entonces verás aprovechamiento. Sí, Pablo llegó a decir: terminé mi carrera, pero, sabes cuándo lo dijo, cuando ya lo iban a ejecutar, él dijo:

     

    2 Ti 4:6-8 En cuanto a mí, mi vida ya fue derramada como una ofrenda a Dios. Se acerca el tiempo de mi muerte. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel. 8 Y ahora me espera el premio, la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me dará el día de su regreso. Y el premio no es sólo para mí, sino para todos los que esperan con anhelo su venida.

     

    De manera que necesitamos saber que tenemos tiempo limitado, y el día que nos llamen a cuentas, o venga Cristo por su iglesia, ahí se acabó el veinte, y ganaremos recompensa o sufriremos pérdida, seremos galardonados, o nos alejaremos avergonzados.

     

    Por eso, debemos asegurarnos de no ser como dice Santiago un hombre de doble ánimo, inconstante en todos sus caminos, dice:

     

    Stg 1:5-8 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

     

    Pero, te aseguro que si te ejercitas para esto, verás aprovechamiento, prokopé, progreso, avance, adelanto, literalmente un golpear hacia delante, esta palabra se utilizaba de un pionero abriéndose paso a machetazos a través de la maleza hacia un nuevo lugar. Y ese lugar es Cristo nuestro Señor.

     

    Entonces, verás resultados, sin duda, a menos que no seas creyente, o que seas desobediente, pero ambas cosas son inciertas, como creyentes no podemos estar inseguros, si en verdad el Espíritu que levantó a Jesucristo de los muertos vive en nosotros.

     

    Pero, debes saber que un siervo fiel del Señor debe estar avanzando hacia parecerse a su Señor, y el pueblo de Dios debe ser capaz de testificar de su progreso. Y último punto:

     

    1. Cuidar de esto es cuidarme a mí mismo y a los que enseño.

    1 Ti 4:16a Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina;

    Pablo no está diciendo a Timoteo: ¡cuídate muchacho, come bien, no te desveles cómete tus vegetales! No, no está invitando a Timoteo a que se apapache a sí mismo, le está diciendo: cuida que estas 11 características descritas sean parte de ti.

     

    En otras palabras, aguas Timoteo, es fácil caer en el engaño de tu naturaleza pecaminosa, en el engaño del orgullo, de la religiosidad, del legalismo, descuidar lo que se te ha dado, no confíes en ti mismo, ya sabes de memoria todas tus justificaciones, y cómo siempre terminas tú inocente, y todos los demás culpables, incluyendo a Dios.

     

    Cuidado, tu lealtad debe ser a Señor, no a ti mismo, no a tu corazón perverso y engañoso, no lo sigas, te va a traicionar, mejor confía en el Señor y en su Espíritu que habita en ti, pon a Cristo delante de ti, no seas negligente con la Palabra y sigue decididamente lo bueno.

     

    Dice Pablo: ten cuidado, esta es parecida a ocúpate del verso 13, la cual es prosejo, pon atención. Esta palabra es epéjo
    , y significa retener, velando, aprende a conocer tus debilidades para que armes una estrategia y Satanás no te esté siempre venciendo de la misma manera.

     

    Asegúrate que estás siguiendo a Cristo, que tu vida está teniendo este aprovechamiento, este avance. Como creyentes nunca estamos parados, o avanzamos o estamos retrocediendo. Con ese mismo cuidado, atiende la doctrina, la Palabra de Dios.

     

    Y nos da una palabra más: persiste epiméno, aquí quédate, permanece, insiste, no te muevas de lugar, a pesar de cualquier circunstancia, o prueba, de todos modos, no tienes a donde ir, o es vida, o es muerte, o es abundancia en Cristo, o es perdición, o es luz, o son tinieblas, o es libertad, o es esclavitud, haz la cuenta, fuera de Cristo es pérdida y empeoramiento de todo.

     

    Por eso dice Pablo: Persevera, ¿por qué?

     

    1 Ti 4:16b pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

    ¿Qué significa esto? ¿Es por obras entonces? No, para nada, es por fe, pero la perseverancia es una característica de la fe genuina, ¿qué dice la Palabra?

     

    Jua 8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

     

    1 Jn 2:19  Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

     

    1 Jn 2:28 Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados.

     

    Pedro, nos dijo:

     

    2 Pe 1:4-5 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 5 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento;

    Es decir, ya tenemos las promesas, ya participamos de la naturaleza divina, pero a nosotros nos toca perseverar, responder, ¿cómo? Escapando, nosotros tenemos que mover las patitas, a nosotros nos toca esforzarnos al máximo poniendo por obra, a trabajar todo lo que se nos ha concedido, no es automático, requiere de decisión, el Espíritu Santo nos lo ha estado recordando esas últimas semanas.

     

    2Pe 1:6-9 el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; 7 la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. 8 Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados.

     

    Y mira lo que el resultado, miopía espiritual, ceguera, y ya comienza una inseguridad de la salvación cuando no hay un resultado de transformación. Y mira cómo cierra:

     

    2 Pe 1:9-11 10 Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán. 11 Entonces Dios les dará un gran recibimiento en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

     

    ¿Te das cuenta dónde está nuestra seguridad? Aquí está este sentido, esta seguridad de la salvación final, de la liberación del pecado, y la entrada en la gloria eterna. Mis hermanos la salvación genuina exige perseverancia, y al mismo tiempo viene con la perseverancia incluida.

     

    Y mira la responsabilidad, si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo porque la salvación será para el maestro como para el discípulo, qué responsabilidad. Una vida ejercitada en la piedad es útil y trae salvación, porque la gracia de Dios es suficiente, poderosa, es transformadora, y me transforma a mí, pero por igual, mi ejemplo, mi llamado te debe llevar a ti a la salvación.

     

    Yo tengo la responsabilidad de ser un siervo fiel, y que mi fe sea evidente que es genuina por el fruto que manifiesta, para que tú por igual lo seas, aprendiendo no solo de mis palabras sino de mi manera de vivir. Una vida piadosa, y enseñanza fiel de la Palabra tendrá un efecto salvador en os que la oyen.

     

    Aquí tenemos la doble enseñanza, la perseverancia de los santos solo puede lograrse por el poder de Dios, pero de igual manera es responsabilidad de cada creyente el permanecer. Servir a nuestro Señor es el llamado más grande de la iglesia, para eso existimos, esta es nuestra meta, llegar a ser como Cristo, es la única manera de mantenernos sanos hasta el día de nuestra redención total.

     

    Invitación, y canto He decidido.

     

  • Aug 13, 20171 Timoteo 4.6-11 Cómo ser un buen servidor de nuestro Señor Jesucristo
    Aug 13, 2017
    1 Timoteo 4.6-11 Cómo ser un buen servidor de nuestro Señor Jesucristo
    Series: 1 Timoteo

     

    CÓMO SER UN BUEN SERVIDOR DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

    1 Timoteo 4:6 – 11

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que:

     

    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

     

    Creemos que:

     

    Hch 20:32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, donde todos los creyentes daban buen testimonio de Timoteo, al punto que Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió.

     

    Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta, lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos; lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta a Timoteo para animarlo, consolarlo, y ayudar a un joven pastor a llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

    Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo).

     

    Sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas.

     

    Y la sana doctrina se trata de un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia.

     

    Siendo un fiel reflejo de la verdad, como el cuerpo de Cristo, como la familia de Dios, la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Y, ¿cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito?

     

    • Una iglesia evangelizadora, una iglesia que ora.
    • Cada individuo, la mujer con su función, el hombre con la suya.
    • El hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios.
    • La mujer confiada en la dirección de Dios masculina, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en su capacidad sino en Cristo.
    • Ambos cumpliendo con los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

     

    El primero se cumple

    cuando ambos, mujeres y hombres buscamos al Señor con todo nuestro corazón y finalmente confiamos en él y dependemos de él para todas las áreas de nuestras vidas, al ser una iglesia que evangeliza y que depende de su Señor en oración e intercesión.

     

    El segundo se cumple

    cuando en madurez y amor agape dejamos de estar centrados en nosotros mismos y comenzamos a servir al Señor y a nuestros hermanos con un amor sacrificial.

     

    Y en lugar de darnos nombramientos, jerarquías, o constituciones, Pablo nos das rasgos de carácter de una persona redimida y madura, comienza con el interior, el cual se refleja en una vida transformada, una vida en orden, familia, finanzas, trabajo, reputación en orden.

     

    Para aquellos que quieren tomar responsabilidad no solo de sí mismos, sino de sus hermanos, convirtiéndose en sobreveedores, y para aquellos que quieren ya no solo ver por lo suyo, sino por lo de los demás, sirviéndolos fielmente en amor sacrificial.

     

    Y vimos la semana pasada que todo esto es verdad para nosotros, pero, no todo es color de rosa, hay engaño, mentira que parece verdad, falsos maestros que parecen genuinos.  

     

    Y esta es la realidad, vivimos en un mundo que, viendo, no ve, que habiéndole dado la espalda a su creador quedó en tinieblas, y por lo mismo hoy en día vemos numerosas religiones, filosofías que levantan la bandera de la verdad, aprendimos que:

     

    Necesitamos poner atención a la verdad, porque hay enemigos, que, de hecho, hay un autor de toda filosofía y falsa religión: Satanás; y él no se cansa de proponerla, de pretender seducirnos o confundirnos con ella. Por eso tuvimos un llamado a la madurez, cuidando de en qué ocupamos nuestra mente.

     

    Aprendimos que la hipocresía, la mentira y una conciencia cauterizada son tres elementos que dan como resultado la apostasía, mientras que la madurez y la honestidad nos protegen de ellas.

     

    Otra manera de descubrir esta falsa doctrina demoniaca, es observando si su enseñanza está pervirtiendo la sencillez del evangelio, con legalismo y falsa espiritualidad lo que Dios hizo para nuestro gozo, oscureciendo la maravillosa gracia dada por nuestro Rey.

     

    Ahora, ¿cómo podemos estar a salvo de este engaño? Dice Pablo, necesitamos madurar, ok, pero, ¿cómo podemos madurar?, ¿cómo crecemos en nuestra fe y conocimiento del Señor para dejar de ser niños inmaduros llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina? Dice el Señor:

     

    Luc 11:34-36 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. 35 Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. 36 Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor.

     

    Entonces, ¿cómo aprendemos a cuidar nuestro ojo, nuestra cosmovisión, la manera en la que percibimos el mundo y lo que nos rodea, sin permitir que este mundo y su filosofía, en ninguna medida sea la que determine nuestro juicio, valores, o decisiones?, ¿cómo tener un ojo bueno, redimido, y entrenado a distinguir la luz de las tinieblas?

     

    Ese es el llamado de Pablo, como iglesia no debemos ser ingenuos y negligentes en poner por obra los principios bíblicos a nuestras vidas para crecer en la verdad, para estar cuidándonos del engaño, porque no toma mucho para dejar de seguir fielmente la verdad y caer en engaños. ¿Cómo mantenernos fieles en la sana doctrina, en una conciencia limpia y una fe no fingida?

     

    El día de hoy vamos a ver algunas instrucciones que Pablo le da a Timoteo, son algunas claves para cuidarnos del engaño, y mantenernos saludables en nuestro ojo, para que nuestras vidas y la iglesia se mantenga sana, madurando y ande en la luz, por eso yo titulé este mensaje: CÓMO SER UN BUEN SERVIDOR DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
     
    1. Necesitamos mantenernos bien nutridos es enseñando, porque el que enseña aprende dos veces.

    1 Ti 4:6 Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.

    Este texto es clave en este capítulo, lo primero a establecer, es que el Señor nos llama a servirlo, a ser su

    diákonos

    , sus servidores, por toda la Biblia está este principio, el Señor siempre habla en términos de sus servidores, él dijo:

     

    Jua 12:26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

     

    Nuestro servicio, nuestras obras no nos salvan, pero, sí nos siguen, nos acompañan, y recibiremos honra por ellas, aun cuando Dios mismo las preparó para que anduviéramos en ellas.

     

    Apo 14:13c «pues sus obras los acompañan.» (NVI)

     

    Nuestro servicio al Señor tiene recompensa:

     

    Mat 25:23 »El amo dijo: “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!”. (NTV)

    Así como ser infieles

    Mat 25:26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí… 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

     

    Mat 24:48, 51 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir… 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.
     
    Debemos entender que siempre estamos sirviendo a algo, a alguien, a un propósito; o servimos a Dios y a sus propósitos, o sirviéndonos a nosotros mismos, nos volvemos a hacer esclavos del pecado, sirviendo a ídolos inútiles.
     
    Rom 6:16-18 ¿No se dan cuenta de que uno se convierte en esclavo de todo lo que decide obedecer? Uno puede ser esclavo del pecado, lo cual lleva a la muerte, o puede decidir obedecer a Dios, lo cual lleva a una vida recta. 17 antes ustedes eran esclavos del pecado pero, gracias a Dios, ahora obedecen de todo corazón la enseñanza que les hemos dado. 18 ahora son libres de la esclavitud del pecado y se han hecho esclavos de la vida recta.
     
    Rom 6:20-22 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto. 21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna. 22 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna.
     
    Claro que, servirnos a nosotros y a nuestros ídolos, siempre terminará en decepción, miseria, esclavitud, condenación. Y la realidad es que hemos sido librados de las tinieblas para servir al rey de la luz admirable.
     
    Mis hermanos, para eso existimos, para eso existe nuestras vidas, cambia tu propósito para vivir, y jamás estarás saciado, y mucho menos en paz. Existimos para nuestro creador, ahí y solo ahí, está nuestro gozo y plenitud.
     
    Y Pablo nos recuerda, hey Timoteo, mira, no solo estás llamado a servir al Señor, sino a ser un buen siervo, Kalós, excelente, virtuoso, valioso, recto.

     

    Ahora, no debemos caer en la trampa de pensar que esto es un trabajo unilateral, que digamos: bueno, pues aquí estoy, y Dios no me ha cambiado, no es así, no es algo automático, requiere cada momento de tomar una decisión, de voluntad, de responder, de responder en acción a tanta bondad divina, de decidir honrar a Dios poniendo manos a la obra.
     
    Y ¿qué es lo que debería hacer alguien para ser un buen siervo de Dios? Enseñar la sana doctrina, Pablo dice: Si esto enseñas a los hermanos. ¿Enseñar qué? Lo que hemos venido viendo desde el capítulo uno y el resto de la carta.

     

    Mis hermanos, es básico conocer y practicar sana doctrina, ¿de dónde viene?, ¿qué es? La Escritura, la Palabra de Dios, en su segunda carta Pablo ya para ser sacrificado, le da a Timoteo mandatos y consejos, y todos tienen que ver con su relación con la Palabra de Dios y su conducta, ya lo estudiaremos a fondo, pero entre otras cosas le dice:
     
    2 Ti 1:13-14 Aférrate al modelo de la sana enseñanza que aprendiste de mí, un modelo formado por la fe y el amor que tienes en Cristo Jesús. 14 Mediante el poder del Espíritu Santo, quien vive en nosotros, guarda con sumo cuidado la preciosa verdad que se te confió. (NTV)
     
    2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
     
    2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
     
    2 Ti 4:1-3 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufriránla sana doctrina.
     
    Mis hermanos, por eso la Escritura para nosotros los cristianos, debe ser nuestra última y máxima autoridad, por eso nuestro énfasis en enseñarla, en que la aprendas, en que te relaciones con ella, ella es el Espíritu del Dios vivo, es eficaz, es poderosa para transformar, y en ella necesita estar puesta toda nuestra lealtad, nuestra confianza, nuestra adoración, no es una exageración, no es fanatismo.
     
    No lo olvides, o es la palabra de Dios, o es la palabra del hombre, y créeme, la palabra del hombre no conviene, es cambiante, es falible, y además surge del corazón perverso y engañoso, manipulado por Satanás el príncipe de este mundo incrédulo, mira cómo está la situación afuera, es una realidad.
     
    Y dice Pablo, si enseñas la sana doctrina, tendrás recompensa: 1º Serás un buen siervo y fiel, aprobado por Dios, y dice Pablo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.
     
    ¿Qué nos recuerda este principio? Que el que enseña, aprende dos veces. Mis hermanos, nuestro Señor nos llamó a ser sus seguidores, sus discípulos, madsetés, aprendices; no nos llamó a ser meros simpatizantes, o miembros de una congregación, y sentarnos y decir: “sí, a mí me gusta escuchar, me trae mucha paz” o, “estos loquitos me caen bien, por lo menos acercarte tantito a Dios, te hace bien”, o, “ya cumplí mi cuota religiosa, di mi diezmo, vine a la iglesia, aquí nos vemos el próximo domingo Dios, aguántame”; y después retirarte a seguir viviendo tu vida para ti mimos.
     
    Nada que ver, como dice Marcos Vidal, o estás en la barca o te hundes en el mar, porque no hay compromiso bilateral. El Señor dijo mis discípulos, se niegan a sí mismos, toman su cruz y me siguen. Ahora, para seguirlo, él mismo ha establecido evangelistas, pastores y maestros, a los cuales tú sigues.
     
    Y tienes que darte cuenta que mientras tú estás siguiendo a Cristo, al seguir a sus siervos, hay otros detrás de ti siguiéndote a ti, por lo tanto, lo que un día alguien hizo por ti, ahora te toca hacerlo por otros. Y cuando dejamos de enfocarnos nosotros mismos, sirviendo a otros, responsabilizándonos en amor a cuidar a otros más pequeños que nosotros, entonces es cuando aprendemos.
     
    ¿Cuál es la mejor manera de aprender? Enseñar, caminar para experimentar, poner por obra los principios aprendidos. Por ejemplo, para un profesionista es muy importante y necesario haber ido a la universidad, pero, ¿qué es lo que realmente lo califica? Su experiencia.
     
    Y nosotros mientras nos ocupamos en entender la sana doctrina para enseñar a otros, no estamos perdiendo el tiempo, Dios nos está nutriendo, nos está equipando al mismo tiempo que enseñamos. Nutrir es la palabra entréfo, que significa alimentar, criar, entrenar, sustentar, abastecer.
     
    Las palabras de la fe y la buena doctrina nos nutren mientras las seguimos fielmente y además las trasmitimos a los que son menores en la fe que nosotros. Mira, hay gente que no se va a acercar a mí, y que si se acerca a lo mejor ni me va a entender, pero, Dios te ha puesto cerca de esas personas, porque él sabe que es lo que necesitan.
     
    Por eso sé fiel, confía y abre tu boca habiendo sido tú mismo nutrido con las palabas de esta fe y sana doctrina, al haber pasado tiempo con tu Señor en oración, en la Palabra.
     
    Porque, ¿qué le pasa a alguien desnutrido? Se enferma, su capacidad de aprender, de trabajar, de desenvolverse en el mundo está limitada, no está al 100%, y además está en peligro, porque cualquier infección o enfermedad puede ser fatal, ya que no tiene defensas.
     
    Y luego tu vida espiritual siempre está a medias, siempre cojeando, caminando como un viejito tuberculoso, sin eficacia, o siendo autista espiritual, desconectado totalmente de la realidad eterna, o parálisis cerebral, nunca pudiendo ni articular una palabra de gracia para otros, ¿por qué? Por estar desnutrido espiritualmente.
     
    Por eso ocúpate, si tienes hijos, ya tienes por donde comenzar, si tienes esposa, ya tienes por donde comenzar, si eres soltero, involúcrate en enseñar a otros, para todos, en la iglesia hay gente que necesita ser discipulada, pero, cuidado, no de consejos de tu propio corazón, nosotros venimos ya descompuestos, dice Pedro:
     
    1 Pe 1:18 Pues Dios los ha rescatado a ustedes de la vida sin sentido que heredaron de sus antepasados; (DHH)
     
    La gente no necesita nuestra experiencia sin Cristo, puede serle útil como una ilustración de lo que no se debe hacer, pero, créeme, todo ser humano ya tiene suficiente con su propio pecado y su propia historia.
     
    No, necesitas ir al modelo perfecto: Cristo, a su Palabra; y una vez comenzando a seguir fielmente a tu Señor, eso enseña a los demás, a seguirte a ti que imitas a Cristo, ¿por qué? Decía el Señor:
     
    Luc 6:39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 
     
    Es decir, nuestra mayor responsabilidad es seguir a nuestro Señor, y enseñar a otros cómo seguirlo, cómo se camina con el Señor en las pruebas, cómo se crece en su Palabra, se relaciona uno con ella, etc. Y en este proceso es cuando el Señor nos equipa, nos forma, nos transforma, nos fortalece para llevar a cabo su obra.
     
    Ahora, hay otro extremo, estar obeso espiritual, y estar obeso no necesariamente es señal de estar sano; algo muy de estos últimos tiempos, gente descrita por Pablo en 2 Timoteo 7, estas mujeres arrastradas por su naturaleza pecaminosa:
     
    2 Ti 3:7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.
     
    Solo con comezón de oír, oyendo, pero, no dando lo que aprenden, hay una canción del pastor Fermín IV que se llama el mar muerto, ¿qué tiene de especial este mar? Recibe por todos lados el agua de diversos ríos, pero, no tiene una salida para repartir, de manera que tiene un exceso de minerales que lo hace tan salado que la vida no es posible en ese mar.
     
    Gente que se pavonea de saber mucho, de escuchar a todo tipo de maestros, pero, que no enseña a otros ni de palabra, ni con su ejemplo. Esta gente tampoco está siendo nutrida, solo está engordando espiritualmente hasta que no le llega un paro cardiaco espiritual. Esto nos lleva al siguiente punto
     
    1. Necesitamos desechar comida chatarra y dañina, y ejercitarnos para la piedad para estar saludables espiritualmente.

    1 Ti 4:7 Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad;

    Pablo nos da la manera práctica en la que podemos mantenernos fuertes y saludables espiritualmente. Y checa con lo que comienza Pablo: Desecha. En el capítulo 1 nos dijo: no pongas atención; pero, ahora dice: desecha. Piensa en esto, si quieres ser alguien ejercitado en la piedad debes comenzar por cuidar de qué te estás alimentando y deshacerte de lo que no sirve.
     
    ¿Qué es lo primero que debe hacer alguien que quiere seriamente ponerse en forma? Comenzar con una dieta balanceada, abandonando lo que no le da energía, o que está dañando su salud de muchas maneras, quitándole energía, o llenándolo de grasa innecesaria.
     
    Lo mismo es para nosotros, no solo es suficiente con escuchar prédicas, con venir a la iglesia, con enseñar, hay algo que tenemos que hacer y es desechar lo que es dañino, o simplemente no es de provecho, solo ocupa espacio y quita tiempo, fuerza, recursos para hacer lo que sí aprovecha.
     
    Tenemos espacio limitado en nuestro disco duro, y si lo sobrecargamos, o siempre se está congelando, o entran todo tipo de virus, por tanta piratería y programas corruptos que no limpias de tu mente.
     
    Desechar es la palabra paraitéomai; deprecar, declinar, evadir: rehusar, desechar, excusar, mantenerse alejado de, negarse a, no incluir, no prestar atención, evitar, rechazar, negarse a aceptar, no asociarse con, negarse a obedecer; rehusar, pedir que lo excusen.
     
    Esta palabra la vemos usada siempre con una urgencia o insistencia de la cual depende la vida, ¡no por favor, no quiero morir, me rehuso, me excuso, me niego, no lo necesito! ¿A qué debemos rehusarnos, evitar, declinar, etc.? Dice Pablo fábulas profanas y de viejas, la NTV lo traduce:
     
    1 Ti 4:7a No pierdas el tiempo discutiendo sobre ideas mundanas y cuentos de viejas. (NTV)
     
    Mis hermanos, nuestra cosmovisión, es decir, los lentes con los que vemos este mundo, y nuestra confianza en su filosofía debe cambiar. Una vez más, no me refiero a los avances tecnológicos, de ciencia, medicina, arte, deporte, todo eso no habla sino de que tenemos un sabio creador, y aun siendo una humanidad caída surgen destellos de la imagen de nuestro creador, la cual perdimos en Edén.
     
    ¿Qué son fábulas? Múdsos, ya lo vimos en el primer capítulo, cuentos, ficción, mitos, leyendas, etc. Es increíble cuántas cosas damos por hecho y por realidades solo porque las escuchamos en Facebook, youtube, o vimos un documental.
     
    Todos hemos oído noticias, descubrimientos, supuestas predicciones, mitos, leyendas. ¿Sabes lo fácil que es esparcir un rumor?
     
    No sé si recibiste ese post donde por los 70 está un hombre a punto de comer su desayuno, pensando que el huevo es lo más saludable que existe, y viene alguien del futuro, y le dice: para, te estás matando a ti mismo, luego ya se lo va a comer, y otra vez viene, bueno solo la clara, lo malo está en la yema, luego, va a comer, no, solo la yema, lo malo estaba en la clara, y así, regresa como cinco veces y no lo deja desayunar.
     
    Mis hermanos, ¿qué tenemos para corroborar que lo que dice la etiqueta de la comida es real? ¿Qué tenemos para corroborar que la noticia que vimos no es una manipulación para algún provecho político? ¿Qué la enfermedad que hoy están inventando no es para mover cierta medicina o la economía mundial? Etc.
     
    ¿Cuántos seguimos haciendo decisiones por mitos, en especial nosotros los latinos? Aguas, no comas hielo, que no te dé el frío, no comas puerco después de una infección, los ovnis, la guerra nuclear, los zombis, compra oro porque le dinero va a dejar de valer.
     
    Mira nada más lo que se ha hecho con todo esto de la ideología del género, el mundo está enloqueciendo, no sé si lo oíste, antes eran según ellos cinco géneros, hoy en día son más de 100; en Canadá hay un hombre de 50 años que dijo que se sentía como una niña de cuatro años y ahora lo tienen respetar, y darle las garantías de una niña de cuatro años por ley, una pareja de mujeres homosexuales lo adoptaron, junto con otra niña de la misma edad.
     
    Mis hermanos, no estoy tratando de hacerles vivir inseguros, yo vivo seguro, creo en la bondad de mi Dios y su cuidado, porque tengo un ancla segura que no se mueve y que existe aún antes que el mundo y el ser humano existiera: La Palabra de Dios.
     
    Por eso dice Pablo, desecha una manera de pensar profana, o mundana, algo profano es como el piso, o incluso una alfombra, hay alfombras muy bien diseñadas, pero, no prepararías tu sándwich ahí, no pondrías el pan, el jamón o los frijoles directos en la alfombra, no pondrías ahí un algodón esterilizado con el que vas a limpiar una herida. Profano también habla de algo meramente terrenal, de este mundo, que no trasciende a lo eterno.
     
    Es decir, aprende a ser un hombre, una mujer que está firme desde la verdad, y la verdad está aquí, en estos 66 libros, y no estoy hablando de que regresemos a la época del oscurantismo, ¡no!, estoy hablando de que como cristianos necesitamos hacer una decisión de en qué vamos a confiar, qué lentes nos vamos a poner, para ver este mundo y nuestra vida misma.
     
    Nos pondremos los lentes del ser humano, del ateísmo, evolucionismo, humanismo, y de ahí juzgaremos la biblia, el cristianismo y todo lo que Dios dice. O lo contrario, nos pondremos los lentes de la verdad y aprenderemos a juzgar todo lo que nos rodea con los lentes de la verdad, para siempre estar en terreno seguro.
     
    Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso, dice la Palabra, esto es lo primero que Pablo te dice para que no seas un siervo infiel, que se va a dejar engañar por fábulas, mitos mentirosos, que van pasando de generación en generación, recuerda lo que Pablo va a decir en 2 Timoteo:
     
    2 Ti 4:3-4 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
     
    Vendrá tiempo cuando la gente decidirá no ponerse los lentes de la verdad, y por amor a sus tinieblas, sus ídolos, sus deseos pecaminosos, preferirá desechar los lentes de la verdad y se pondrá los de este mundo, para engañado, vivir sin que nadie le diga que lo que está haciendo está mal.
     
    El problema es que viene el fin, es que enfrentaremos al creador, y esa es la verdad, el dueño de todas las cosas, incluyendo nuestra vida, este planeta. Dios, el creador, nos va a pedir cuentas a todos, y nos dejó un único camino de salvación, una verdad, a Cristo, su Palabra, y desechar eso, es desechar el amor de Dios, y el final no es nada bueno para aquel que decide darle la espalda a Dios.
     
    Entonces, primeramente, haz una decisión, desecha esos lentes con los que siempre viste tu vida, porque haz conciencia, solo te llevaron al fracaso, a la miseria y la desesperación. Segundo, haz un inventario honesto de tu día, y con la Palabra en la mano, checa cuánto tiempo pierdes en cosas que no te aprovechan, o que te dejan en temor y angustia.
     
    Por estar viendo todos esos videos de personas que quien sabe que madre los parió y que te dejan dudando de la verdad, de tu Señor; horas y horas en Facebook, o juegos, no sé, tú sabes mejor que yo, yo conozco bien lo que me quita el tiempo, y que debo de estar poniendo a un lado; porque el tiempo es algo limitado.
     
    Piénsalo así: cada distracción son minutos, que se convierten en horas, días, semanas, meses, años en los cuales pudiste haber avanzado en tú fe, crecido como cristiano y como persona, y haber encontrado verdadero descanso.
     
    Piensa bien en todos los pretextos que usas para no orar, leer tu biblia, inscribirte en discipulados, venir a la iglesia a ser edificado, ¿de veras eso que no puedes dejar es tan importante como crecer en lo que realmente va a ser determinante para tu vida diaria y para la eternidad?
     
    Yo no sé, pero, si quieres ser un buen servidor de tu Señor, necesitas comenzar por desechar mitos mundanos que vienen de generación en generación que no han servido nunca para nada, porque la humanidad lejos de Dios sigue en una vertiginosa caída y auto destrucción. Lo siguiente es, dice Pablo:
     

    Ejercítate para la piedad.

    Ejercicio, ¿a qué te suena? Disciplina, esfuerzo, cansancio, perseverar para poder ver resultados y lograr una condición física.
     
    Muchos de nosotros no tuvimos la oportunidad de ser entrenados en una buena escuela, nuestros padres a su vez no fueron entrenados para entrenarnos, de manera que no somos buenos lectores, o estudiantes, o atletas y demás.
     
    Pero, buenas noticias, en Cristo somos nuevas criaturas; pero, aun así, un bebé necesita ser bien alimentado y además ser instruido para que crezca fuerte, sano, y un día madure y sea un hombre o mujer útil y productiva para la sociedad, así es esta nueva criatura, necesita desarrollarse, bien alimentada.
     
    Mis hermanos, el cristianismo no es algo pasivo, es activo, es ser intencional, es levantarse y poner manos a la obra, quizá al principio solo corras media milla, pero, con el paso del tiempo podrías llegar a correr un maratón, un triatlón.
     
    A veces somos muy necios, pero, el ejercicio es muy bueno para nuestra salud, una persona sedentaria, está mucho más propenso a sufrir alta presión, diabetes, colesterol alto, cáncer, tener una calidad de vida pobre, de dolor y sufrimiento, hasta tener un infarto y morir, y más si bebe o fuma, las posibilidades se duplican.
     
    Espiritualmente no es diferente, no es suficiente con tener conocimiento de la verdad, hay que aplicarla, muchos piensan que es suficiente escuchar la sabiduría de alguien más, o solo poner conocimiento en su cabeza, pero, eso no es suficiente, ese es el camino más rápido a la apostasía, o al menos a la esterilidad espiritual y al tropiezo.

     

    Ejercitarse es la palabra gumnázo, entrenar, ejercitar, habituarse, a algo. Los griegos sabían esto, ellos crearon los juegos olímpicos. Donde un atleta tenía que sacrificarse, su alimentación, su tiempo de descanso, su tiempo de familia, cuando todos estaban divirtiéndose, él o ella estaban entrenando, y muchas veces para una carrera que duraba 10 segundos, cada cuatro años.
     
    Imagínate, nosotros debemos estar listos, no sabemos cuándo necesitamos evangelizar, dar un consejo, guiar a alguien que quizá nunca volvamos a ver. Dios nos da la oportunidad de hablarle a un inconverso que nunca abrió su corazón y llega el momento, una ventana que no puedes desperdiciar, y nomás abrimos los ojos, y nos quedamos sin palabras.
     
    Pero, ¿qué me dices del último chisme, de la última canción de moda, del nuevo pasito, del juguete de moda, etc.?
     
    Y no existen los atletas instantáneos, es gente que forma un hábito en su manera de vivir y esto se nota en su cuerpo, en su alimentación, en todos los hábitos de su vida. Igual nosotros, somos llamados a ejercitarnos, a entrenarnos en la piedad.
     
    ¿Qué es piedad? En la devoción, en el amor a Dios que se refleja en tomarlo en cuenta, en poner atención a su voluntad y cuidadosamente ponerla por obra. Y eso no se da de la noche a la mañana.
     
    Pero, si nunca comienzas, si eres como yo, de los gorditos de toda la vida, que siempre estamos ahora sí, esta semana, y han pasado 30 años de mi vida, y jamás he vuelto a ver un six pack en mi abdomen, es más, no sé qué haya ahí debajo de mis lonjitas, hace mucho que no veo los músculos de mi abdomen surgir, yo creo que ya renunciaron y se fueron. Algún día los vi cuando tenía como 13 años, y jamás los volví a ver.
     
    Como creyentes no podemos darnos ese lujo hermanos, hay mentira, apóstatas, un león rugiente buscando aprovecharse de los niños, de los simples, de los débiles, no seas uno de ellos.
     
    Cambia tus hábitos, si tienes alguna adicción a la tv, o juegos de video, o cosas así, pide a Dios que te libere, todo eso está diseñado para distraerte, e inyectar veneno de incredulidad y falta de perseverancia en tu vida.
     
    ¿Ves esos juegos tan violentos, sangrientos y hasta demoniacos? Hace poco escuché el testimonio de un muchacho que quedó poseído por un demonio, y todo comenzó en un juego de video que se materializó en un demonio preguntándole si quería tener ese poder.
     
    Cuida lo que ves, cuida lo que escuchas, y pon en el altar del Señor todo lo que está obstruyendo que crezcas en conocerle, para que él lo consuma, pero necesita ser tu decisión. Una vez hecho esto, ocupa ese tiempo para ejercitarte en la piedad, en la devoción a Dios, en el amor a él y a su verdad. ¿En qué debes ejercitarte? Dice Pablo:
     
    Heb 5:11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.
     
    ¿De qué estaba hablando? De Cristo, su sacerdocio en el AT, el Mesías esperado. Y checa lo que dice: se hicieron tardos para oír, no le dieron la importancia que merecía a la verdad, y prefirieron fábulas, y dice Pablo:
     
    Heb 5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.
     
    Cuando ya deberías estar soportando el peso de la verdad a pesar de que no sea cómodo a tu carne para que ésta te transforme y te haga como Cristo, no, ahora, dale lechita al niño, no sea que se enoje, se enferme y ya no venga a la iglesia porque se ofende. Y dice:
     

    Heb 5:13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

    Mira, si eres niño espiritualmente, eres inexperto, ¿en qué? En la palabra de Justicia. Y ya vimos lo que les pasa a los niños, están vulnerables. Ahora mira en qué deberías estarte ejercitando:
     
    Heb 5:14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.
     
    ¿El uso de qué? El uso de la verdad, de la Palabra; ¿cómo? No solo recibiendo conocimiento, sino poniendo por obra la verdad, amando, sirviendo, metiendo las manos en la mugre, en el fuego para sacar a los que se están perdiendo. Esta es gente en pleno entrenamiento, ejercitándose en la piedad. La Palabra nos exhorta:
     

    Rom 16:19a pero quiero que sean sagaces para el bien e inocentes para el mal.

    ¿Qué nos va a pasar si somos flojos, inconstantes en la verdad, si no ejercitamos nuestros sentidos, es decir, los ponemos en servidumbre de la verdad, y no de nuestros deseos pecaminosos?
     
    2 Co 11:3  Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.
     
    Vamos a ser extraviados, y nos vamos a convertir en siervos infieles. Y dice Pablo:
     
    1 Ti 4:8a porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.
     
    En aquellos tiempos y yo diría como hoy, porque lo veo cuando voy al gimnasio de vez en cuando, el ejercicio era algo muy importante para la sociedad.
     
    Pablo una y otra vez sacaba la ilustración del atleta, ya que es algo que en aquellos tiempos entenderían muy bien, los juegos olímpicos eran famosos, ellos sabían las recompensas que tendría un atleta enfocado, o un soldado disciplinado en cuanto a su condición física.
     
    Y en esos días como hoy lo que ocupaba la mente en la sociedad era el estar en forma, y definitivamente hacer ejercicio trae muchos beneficios, el ser disciplinado para esta vida, lo cual diría yo incluye la vida de alguien que en estos tiempos anda en mente sana en cuerpo sano, estudio, buscando éxito profesional, o auto disciplina.
     
    Todo eso no es algo malo en sí mismo, ser disciplinado, cuidarte, aprovechar al máximo los recursos que tienes disponibles.
     
    Pero, si tu motivación tiene que ver solo contigo mismo, con auto superarte, con auto gratificarte, con un mero deseo por el placer físico, o el deseo de tener todo lo que ven tus ojos, o experimentar el orgullo de alcanzar logros y posesiones, entonces tu visión es muy corta, es para poco provechosa, porque tu vida, por más que la cuides, por más sano que comas, por más ejercicio que hagas, tiene fecha de caducidad, punto.
     
    El mundo se acaba junto con lo que la gente tanto desea, y no sabes el día en que serás llamado a cuentas, lo cual, por cierto, sucederá, no importa quién seas.
     
    Observa lo que está diciendo, mira la diferencia entre ejercicio corporal y piedad, el ejercicio corporal, un pensamiento profano o mundano solo puede afectar la vida presente, y te puede pasar lo que al rico insensato, quien acumuló, consiguió todo lo que quiso después de haber sacrificado todo para ver su deseo cumplido, y dice:
     
    Voy a hacer otra casa donde me quepan los autos, donde tenga un guardarropa más grande para meter todas mis garritas, voy a buscar una cuenta de banco en Suiza para que nadie investigue nada, voy a hacer fideicomisos, comprar seguros, y dice:
     
    Luc 12:19-21 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.
     
    Claro, en este texto está hablando de dinero, pero, bien se puede aplicar, Dios sí nos manda a ser disciplinados, nos manda a ser diligentes, a usar con sabiduría todos los recursos que él nos ha confiado, y de hecho nos va a pedir cuentas de cada bendición, de cada talento y don.
     
    Pero, tenemos que tener mucho cuidado de ejercitarnos para practicar la piedad, eusébeia, devoción a Dios, una vida que toma en cuenta a Dios, que le ama, que le importa Dios, no como su genio de la lámpara, sino como su creador, su sustentador. ¿Cuál es el principio de la sabiduría? Dice la Palabra:
     
    Pro 9:10 »El comienzo de la sabiduría es el temor del SEÑOR; conocer al Santo es tener discernimiento. (NVI)
     
    Y ¿qué dice Pablo? Tiene promesa para esta vida presente y para la venidera. ¿Qué dice en este mismo proverbio en los siguientes versículos:
     
    Pro 9:11-12 Por mí aumentarán tus días; muchos años de vida te serán añadidos. 12 Si eres sabio, tu premio será tu sabiduría; si eres insolente, sólo tú lo sufrirás.»
     
    Pro 2:6-10 Porque el SEÑOR da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios. 7 Él reserva su ayuda para la gente íntegra y protege a los de conducta intachable. 8 Él cuida el sendero de los justos y protege el camino de sus fieles. 9 Entonces comprenderás la justicia y el derecho, la equidad y todo buen camino; 10 la sabiduría vendrá a tu corazón, y el conocimiento te endulzará la vida.
     
    El ejercitarte para la piedad afecta ambas vidas, estas son las promesas para esta vida, y ¿qué me dices de la siguiente? Mira las promesas:
     
    Pro 10:25 Pasa la tormenta y desaparece el malvado, pero el justo permanece firme para siempre.
     
    Sal 37:9  Porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra. 10 Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí. 11 Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz.
     
    Sal 37:27-28 Apártate del mal, y haz el bien, y vivirás para siempre. 28 Porque Jehová ama la rectitud, y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; mas la descendencia de los impíos será destruida.
     

    ¿Qué dice de 1 Juan?

    1 Jn 2:17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre. (NTV)
     

    Y Pablo lo afirma:

    1 Ti 4:9 Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos.
     
    Palabra fiel, confiable, digna de creerse, de vivir por ella, esta no es palabra de hombres que hoy te dice una cosa y mañana otra, dependiendo de su conveniencia, es Dios mismo inspirando a sus santos hombres por su Espíritu Santo, diciéndote:
     
    Vale la pena vivir por lo que es eterno, porque de lo que no se ve está sostenido lo que se ve. Es digna de ser aceptada por cada persona, la puedes aprobar sin temor a equivocarte. Dios no deja caer al piso su Palabra, cielos y tierra pasarán, pero su Palabra no pasará.
     
    Isa 40:6-8 Una voz dijo: «¡Grita!». Y yo pregunté: «¿Qué debo gritar?». «Grita que los seres humanos son como la hierba. Su belleza se desvanece tan rápido como las flores en un campo. 7 La hierba se seca y las flores se marchitan bajo el aliento del SEÑOR. Y así sucede también con los seres humanos. 8 La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre». (NTV)
     
    Hermanos, familia en la fe, es un hecho obvio y necesario, si eres creyente en Cristo necesitas disciplinarte a ti mismo para la piedad porque tú eres eterno, y la piedad, la disciplina espiritual es eterna.
     
    Más allá de buscar fama, popularidad o prestigio, éxito en este mundo, el cual es pasajero, necesitamos tomar en cuenta a Dios, necesitamos los lentes de la verdad para equiparar, para discernir, para valorar de la manera correcta este mundo.
     
    Esta semana vi un post de las últimas palabras de Steve Jobs el creador de APPLE, entre otras cosas, dice:
     
    He llegado a la cima del éxito en los negocios. A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito. Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca alegría. Finalmente, mi riqueza no es más que un hecho al que estoy acostumbrado. En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida.
     

    Me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de las que yo estaba tan orgulloso se han convertido en algo insignificante ante la muerte inminente. En la oscuridad miro las luces del equipo de mi respiración artificial, y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se avecina.

    No dejar de perseguir la riqueza sólo puede convertir a una persona en un ser retorcido igual que yo. Dios nos ha formado de una manera que podemos sentir el amor en el corazón de cada uno de nosotros, y no ilusiones construidas por la fama ni el dinero que gané en mi vida, que no puedo llevarlos conmigo.
     
    Usted si tiene dinero, puede contratar a alguien para conducir su coche, pero no puede contratar a alguien para que lleve su enfermedad en lugar de cargarla usted mismo. Las cosas materiales perdidas se pueden encontrar. Pero hay una cosa que nunca se puede encontrar cuando se pierde: la vida.
     
    Sea cual fuere la etapa de la vida en la que estemos en este momento, al final vamos a tener que enfrentar el día cuando la cortina caerá. Haga tesoro en el amor para su familia, en el amor por su cónyuge, en el amor por sus amigos. Trátense bien y ocúpense del prójimo.
     
    Estas son las palabras de un hombre que murió sin esperanza, que solo se ocupó del “ejercicio corporal”, que afecta solo esta vida. Este hombre solo habló de hacer tesoro y murió, y llegó miserable frente a Dios, sin nada que ofrecer, porque solo vivió para sí y para los ídolos de este mundo.
     
    Sin embargo, nosotros tenemos promesas no solo para esta vida, sino para la que sigue, qué importante, qué enriquecedor es para nosotros como creyentes ejercitarnos para la piedad, no tenemos que llegar a este momento llenos de angustia, de vacío, de hubiera hecho esto, o lo otro, sabemos que es Palabra fiel en la que esperamos, por eso tengo mi último punto:
     
    • Necesitamos a toda costa tener una esperanza eterna porque el trabajo es arduo y difícil.
    1 Ti 4:10a Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios,
     
    Dice Pablo, tenemos esta convicción tan firme que ni el trabajo duro, ni el sufrimiento nos para. Qué importante es el llamado, y tener una esperanza eterna. Trabajo es la palabra kopiáo, y significa trabajar duramente, hasta sentir fatiga, un trabajo duro y laborioso, cansado, con esfuerzo, hasta agotarse.
     
    En algunos momentos hasta perder el ánimo y estar emocionalmente fatigados y desanimados, viene de la palabra Kopos que significa paliza, o sea es, trabajar hasta el punto de la fatiga y a extenuación .
     
    Y lo combina con otra palabra sufrir, agonízomai, de donde viene nuestra palabra agonizar, luchar, pelear, ocuparse en una batalla, entrar en una lucha agonizante hasta prevalecer en contra de pruebas, sufrimientos, oposición, tentaciones.
     
    Solo que ha nacido de nuevo y que su perspectiva ha cambiado, que ha decidido ponerse los lentes de la verdad y desechar los lentes engañosos de este mundo, alguien que ha madurado al punto de entender su llamado, su identidad en Cristo, que espera en las promesas de Dios, alguien que sabe que va a comparecer ante el tribunal de Cristo para recibir pérdida o recompensa, éste, es alguien que va a ser diligente sirviendo a su Señor.
     
    En el libro de Liderazgo espiritual de Oswald Sanders escribe: “Si no está dispuesto a pagar el precio de la fatiga por su liderazgo, siempre será un mediocre. El verdadero liderazgo siempre exige una carga pesada sobre todo hombre y cuando más eficiente es el liderazgo, tanto más alto es el precio a pagar.”

     

    Pero, el Señor dijo con claridad:
     
    Mat 16:24-27 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.
     
    Mat 10:37-39 »Si amas a tu padre o a tu madre más que a mí, no eres digno de ser mío; si amas a tu hijo o a tu hija más que a mí, no eres digno de ser mío. 38 Si te niegas a tomar tu cruz y a seguirme, no eres digno de ser mío. 39 Si te aferras a tu vida, la perderás; pero, si entregas tu vida por mí, la salvarás. (NTV)
     
    ¿Cuál era el sentir de Pablo mientras trabajaba aún en medio de pruebas tan difíciles? Mira cómo se veía él mientras se disciplinaba a sí mismo para la piedad, mientras soportaba vergüenza y persecución.
     
    1 Co 9:16-17 Sin embargo, predicar la Buena Noticia no es algo de lo que pueda jactarme. Estoy obligado por Dios a hacerlo. ¡Qué terrible sería para mí si no predicara la Buena Noticia! 17 Si lo hiciera por mi propia iniciativa, merecería que me paguen. Pero no tengo opción, porque Dios me ha encomendado este deber sagrado. (NTV)
     
    1 Co 9:24 ¿No se dan cuenta de que en una carrera todos corren, pero sólo una persona se lleva el premio? ¡Así que corran para ganar! 25 Todos los atletas se entrenan con disciplina. Lo hacen para ganar un premio que se desvanecerá, pero nosotros lo hacemos por un premio eterno. 26 Por eso yo corro cada paso con propósito. No sólo doy golpes al aire. 27 Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado. (NTV)
     
    Y mira la historia, como dice en Hebreos 12, hay una nube de testigos que dieron sus vidas y te pueden decir, y nosotros junto con ellos cuando lleguemos al cielo: valió la pena no entregarnos a nuestros deseos, y abandonar esos lentes y vivir para el Señor.
     
    Heb 11:13-16 Todas estas personas murieron aún creyendo lo que Dios les había prometido. Y aunque no recibieron lo prometido lo vieron desde lejos y lo aceptaron con gusto. Coincidieron en que eran extranjeros y nómadas aquí en este mundo. 14 Es obvio que quienes se expresan así esperan tener su propio país. 15 Si hubieran añorado el país del que salieron, bien podrían haber regresado. 16 Sin embargo, buscaban un lugar mejor, una patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.
     

    Por eso Pablo dice:

    1 Ti 4:10b porque esperamos en el Dios viviente,
     
    Una vez más Pablo nos recuerda: los creyentes no nos movemos para esperar en ídolos mudos, como el dinero, la codicia, imágenes o estatuas que nos prometen puras cosas temporales. No nos desgastamos por un mundo que de por sí no va a durar eternamente, y  en el que ciertamente nosotros no vamos a estar por la eternidad.
     
    Aunque la falsa ciencia diga que son cuatrillones de millones de millones de años que faltan para que al universo se le acabe la energía, lo cual es falso, ellos te dicen eso para que digas: pues si acaso viviré otros 40 o 50 años, soy polvo en el espacio, mejor le doy vuelo a la hilacha, al cabo no le voy a dar cuentas a nadie. Eso es una mentira satánica.
     
    Sí servimos y a un Dios vivo, dueño y señor de todo lo que vemos, sustentador de tu vida, de mi vida, del planeta, del sistema solar, del universo entero, visible e invisible, y nos hizo con un propósito, el adorarlo, el conocerlo, el vivir en gozo y plenitud con él por la eternidad. Y dice Pablo:
     
    1 Ti 4:10c que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.
     
    ¿Qué significa esto? Que él nos salvó a pesar de que le dimos la espalda y lo blasfemamos,  en lugar de condenarnos, él entregó a su Hijo unigénito por ti y por mí, él se hizo hombre, para tomar tu lugar y mi lugar en la cruz, recibiendo sobre él el castigo eterno que nosotros merecíamos por nuestros pecados.
     
    Él que no conoció pecado, por nosotros se hizo pecado para justificarnos delante de un Dios Santo, para reconciliarnos con él, para abrir un camino que en nuestras fuerzas y por nuestras obras hubiera sido imposible abrir, una eternidad de condenación no hubiera bastado.
     
    Para darnos vida, y vida en abundancia, librarnos de nuestras maldades, de la esclavitud de nuestros pecados, de la ceguera que por las tinieblas de nuestras maldades estábamos encadenados.
     
    Ahora, este texto no se refiere a la doctrina del universalismo que enseña que al final todos los hombres hayan o no venido a Cristo serán salvos, no se refiere a eso. Pablo está haciendo énfasis en el Dios vivo en el que esperamos, recordándonos algo, que la esencia de nuestro Dios vivo, es que es el salvador de todos los hombres, ¿en qué sentido?
     
    Que él es tan bueno y no quiere que nadie se pierda y él refrena la muerte y el juicio que todos los pecadores deben recibir por causa del pecado.
     
    Aquí y ahora todo ser humano, por la paciencia de un Dios bueno, él no ha derramado su ira, la cual hubiera derramado desde que Cristo resucitó, sin embargo han pasado ya 2000 años de paciencia, de bondad, de amor, en los cuales inmerecidamente, él sigue haciendo salir su sobre justos e injustos, haciendo llover sobre buenos y malos.
     
    Aún trae sanidad a gente que no le toma en cuenta y que le da el crédito a ídolos, mantiene sanos a gente malvada y nociva, por su gracia no caen muertos cuando pecamos contra él deliberadamente, dice en Hechos:
     
    Hch 14:16-17  En las edades pasadas él ha dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos; 17 si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones.
     
    Todo esto no habla de un Dios que no le importe, sino todo lo contrario, habla de un Dios paciente que muestra sus intenciones de perdonar, de salvar, por eso dice mayormente para los que creen, porque los que no creen, por pura gracia de Dios solo llegarán a tener algo temporal, así como Steve Jobs, claro, llenos de incertidumbre y vacío, pero no porque lo merezcan, sino porque el amor de Dios derramado en Cristo Jesús en la cruz les alcanza en esta paciencia.
     
    Claro que, si no vienen a Cristo, no hay salvación, y no estoy hablando de pertenecer a la religión cristiana, no, estoy hablando de un hombre, de que inicies una relación con el Hijo de Dios, que creas en él, que vengas a él.
     
    Jesucristo el Hijo de Dios, el salvador del mundo, en quien, si depositamos toda nuestra fe y confianza, habiendo reconocido nuestra total incapacidad y culpa, es decir, arrepintiéndonos de nuestros pecados, entonces podemos ser salvos. Eso es lo que enseña la Palabra:
     

    Rom 10:9-13 que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. 11 Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.» 12 No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan, 13 porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo».

     
    Y dice:
    1 Ti 4:11  Esto manda y enseña.
     
    Es decir, este es el mensaje, la instrucción, la orden que debes dar, no es una opción, es el único camino, en la autoridad del creador de los cielos quien se ha revelado al mundo en su Palabra, así debes hacerlo, no comprometas la verdad, no la vendas, aunque la gente se ofenda, ellos viven ofendiendo a Dios, aunque se enojen.
     
    Dios manda a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta de sus maldades, no hay otro nombre en el cual podamos ser salvos, solo en el nombre de Jesucristo hay salvación. Así instruye sin temor y a cualquier costo. Dice la Palabra:
     
    Rom 1:16-17 A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles. 17 De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe.» (NVI)
     
    Mis hermanos, fuimos llamados a servir a nuestro Señor, el Espíritu Santo está listo para equiparnos, fortalecernos, nosotros necesitamos responder, y decidir vivir para él. Esta es la manera en la que podemos ser siervos fieles.
     
    ¿Dónde andas tú? ¿Quién quieres ser tú? ¿Quieres seguir viviendo para ti mismo? ¿Sirviéndote a ti mismo, a tus propósitos egoístas, a tus ídolos, a la manipulación de Satanás que quiere verte condenado? O, ¿te quisieras el día de hoy hacer una decisión de quitarte esos lentes engañosos y decidir confiar plenamente en el único Dios vivo quien tiene promesas para ti no solo para esta vida, sino para al siguiente?
     
    ¿Hay alguien que el día de hoy quiera hacer la decisión de creer en el Dios vivo, abandonar sus ídolos y comenzar a vivir únicamente para aquel que lo salvó? Vamos a orar.
     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Aug 6, 20171 Timoteo 4.1-5 La realidad de la apostaría y el engaño y cómo cuidarnos de ello
    Aug 6, 2017
    1 Timoteo 4.1-5 La realidad de la apostaría y el engaño y cómo cuidarnos de ello
    Series: 1 Timoteo

    LA REALIDAD DE LA APOSTASÍA Y EL ENGAÑO

    Y COMO CUIDARNOS DE ELLO.

    1 Timoteo 4:1-5

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

     

    Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y hemos llegado a esta hermosa carta, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, y todos daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que no está descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta.

     

    Lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar, y ayudar a un joven pastor para llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; por eso, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Nuestro versículo clave es: 1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas. Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto y una buena conducta.

     

    De esto se trata la sana doctrina, un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia. Dice nuestro segundo versículo clave:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Somos la columna y el baluarte de la verdad, nosotros sostenemos la verdad en alto, ¿cómo? Cuidando de tener sana doctrina, la cual produce un buen carácter, el cual produce una buena conducta, los cuales son las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, para que nuestro Padre que está en los cielos sea glorificado.

     

    En resumen, esto es lo que hacemos: conocer a Cristo en comunión íntima y personal, darlo a conocer a quienes no lo conocen, y una vez  que ellos pasan a formar parte de la iglesia, enseñarles a tener esta misma comunión íntima y personal, para que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos.

     

    ¿Cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito?

    Una iglesia evangelizadora, una iglesia que ora. Luego se refiere a cada individuo, la mujer tiene su función, el hombre tiene la suya. El hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios. La mujer confiada en la dirección de Dios masculina, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en su capacidad sino en Cristo. Ambos cumpliendo con los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

     

    El primero se cumple cuando ambos, mujeres y hombres buscamos al Señor con todo nuestro corazón y finalmente confiamos en él y dependemos de él para todas las áreas de nuestras vidas, al ser una iglesia que evangeliza y que depende de su Señor en oración e intercesión.

     

    El segundo se cumple cuando en madurez y amor agape dejamos de estar centrados en nosotros mismos y comenzamos a servir al Señor y a nuestros hermanos con un amor sacrificial. Y Pablo nos da las pautas para que este servicio se dé en un liderazgo espiritual, no nos da nombramientos, jerarquías, o constituciones, sino los rasgos de carácter de una persona redimida y madura.  

     

    Pablo nos describe a alguien que ha entregado su vida al Señor, y su vida está dando indicios de que el Espíritu Santo de Dios mora en él, porque hay madurez, y una vida siendo transformada, que, habiendo sido un caos, está siendo ordenada.

     

    Nos da primeramente los rasgos de los obispos o supervisores, y la semana pasada nos dio los rasgos de los diáconos o servidores y servidoras, y nos dijo:

     

    Los diáconos también deben mostrar un carácter personal irreprensible. Manifiesta una vida espiritual firme y una conducta aprobada. Los rasgos de las servidoras, o diaconizas. El servidor debe tener su hogar en orden. Hay recompensa de ser un siervo fiel. La meta y el fundamento del porqué debemos procurar estos rasgos. Y a partir de este último punto retomaremos el estudio.

     

    Y, tenemos estas instrucciones de Pablo para conducirnos de la manera correcta en la iglesia, la familia del Dios viviente, y ser esta columna y baluarte de la verdad, y podemos seguirlas al pie de la letra, tenemos claro el Evangelio expresado en el credo en el versículo 16. Jesucristo dijo con claridad:

     

    Jua 14:6b Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

    Es decir, la verdad no es una filosofía o religión, es la persona de Jesucristo, y Cristo está expresado en su Palabra, es la revelación del Dios vivo, la cual dice:

     

    Jua 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

     

    Esto es real para nosotros, pero, no todo es color de rosa, a partir de este capítulo Pablo va a entrar a un tema muy importante: el engaño.

     

    La realidad es que vivimos en un mundo que, viendo, no ve, que habiéndole dado la espalda a su creador quedó en tinieblas, y por lo mismo hoy en día vemos numerosas religiones, filosofías que levantan la bandera de la verdad.

     

    Y la Palabra nos enseña a los hijos de Dios, que la madurez no solo es para servirnos unos a otros, sino que también nos protege. Aun niño es fácil engañarlo, no tanto a un adulto, y este es el punto, necesitamos aprender a discernir entre la verdad y la mentira, lo cual conlleva madurez, al conocer a nuestro Señor y ser transformados a su imagen. La Palabra dice:

     

    Luc 11:33-36 Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz. 34 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. 35 Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. 36 Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor.

     

    En otras palabras, necesitamos aprender a cuidar nuestro ojo, nuestra cosmovisión, la manera en la que percibimos el mundo y lo que nos rodea, no debemos permitir que este mundo y su filosofía, en ninguna medida sea la que determine nuestro juicio, valores, o decisiones, necesitamos un ojo bueno, redimido, y entrenado a distinguir la luz de las tinieblas.

     

    Como iglesia no debemos ser ingenuos, no debemos ser negligentes en poner por obra los principios bíblicos a nuestras vidas para crecer en la verdad, para estar cuidándonos del engaño, porque no toma mucho para dejar de seguir fielmente la verdad y caer en engaños.

     

    Basta con ver la historia de la iglesia para corroborarlo, cada movimiento del Espíritu Santo que comenzó fresco y poderoso, fue dejando de ser espiritual, y terminó convirtiéndose en una obra de hombres, carnal y estéril. Por ejemplo, hay denominaciones que comenzaron siendo un poderoso y fresco mover del Espíritu y el día de hoy, abandonando el mandato bíblico, ordenan como pastores a mujeres y homosexuales.

     

    Por eso, el día de hoy Pablo va a comenzar a darnos algunas claves para cuidarnos del engaño, y mantenernos saludables en nuestro ojo, para que nuestras vidas y la iglesia se mantenga sana, madurando y ande en la luz, por eso yo titulé este mensaje: LA REALIDAD DE LA APOSTASÍA Y EL ENGAÑO Y COMO CUIDARNOS DE ELLO. Demos lectura del capítulo 4, aunque solo estudiaremos de los versículos 1-5.

     

    1. Necesitamos poner atención a la verdad, ya que hay enemigos de ella.

    Hermanos, la Palabra es clara, el evangelio es incuestionable, la verdad es luz que resplandece en las tinieblas, vida que levanta a los muertos, pero, como dice la Escritura:

     

    2 Ts 3:2-3 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 3 Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.

     

    No es de todos la fe, hay enemigos de la cruz, hay malos obreros, falsos maestros, hombres que emplean con astucia la mentira, aunque nosotros somos hijos de Dios, y estamos protegidos con su gracia, debemos madurar y aprender a caminar en la verdad. No es una opción, es una necesidad.

     

    No estamos llamados a ser inmaduros e ingenuos en cuanto a nuestra fe toda la vida, la inmadurez nos pondría en un grave peligro de ser engañados, la Palabra nos enseña:

     

    Rom 16:19 Es cierto que ustedes viven en obediencia, lo que es bien conocido de todos y me alegra mucho; pero quiero que sean sagaces para el bien e inocentes para el mal.

     

    Entonces, no sé si eras un experto para el mal, desafortunadamente, yo sí, y creo que todos, hacemos doctorado en malignidad y astucia, pero, el Señor nos llama a todo lo contrario, aprender a ser inocentes para el mal, pero ser sagaces para el bien.

     

    Muchas veces se dice: pobrecito es muy inocente, necesita malicia. Todo lo contrario, necesitamos dejar de ser maliciosos, no necesitamos malicia para vivir en este mundo, ya hay demasiada, necesitamos sabiduría, ser sabios, ¿cómo? Creciendo en la fe, en el conocimiento de la Palabra, el principio de la Sabiduría es el temor del Señor. ¿Por qué? Dice Pablo:

     

    1 Ti 4:1a Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,

    ¿A quién se refiere con el Espíritu? Dios Espíritu Santo, la tercera persona de nuestro maravilloso Dios, el inspirador de las Escrituras, dice la Palabra:

     

    2 Pe 1:20-21 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

     

    La Escritura nos advierte con toda claridad, abiertamente, expresamente, es decir, no hay secreto, hay apostasía en la iglesia, hay falsos maestros, y éstos están en el seno de la iglesia por eso más cuidado necesitamos tener. Hoy en día sobran iglesias, programas de radio y tv, pero, no todo lo que brilla es oro. El Señor dijo:

     

    Mat 7:15 »Ten cuidado de los falsos profetas que vienen disfrazados de ovejas inofensivas pero en realidad son lobos feroces. (NTV)

     

    Seguramente basado en esta enseñanza, Pablo también lo confirmó:

    2 Co 11:13-14 Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. 14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. 15a Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. (NVI)

    Despidiéndose de los Efesios en Mileto, también les dijo:

     

    Hch 20:29-30 Sé que después de mi partida entrarán en medio de ustedes lobos feroces que procurarán acabar con el rebaño. 30 Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan.

     

    Pedro también lo profetizó:

     

    2 Pe 2:1-3 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3a y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas…

     

    En Mateo 24, el Señor profetizando su segunda venida también habla de la apostasía, dice:

     

    Mat 24:10-13 En aquel tiempo muchos se apartarán de la fe; unos a otros se traicionarán y se odiarán; 11 y surgirá un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos. 12 Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará, 13 pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo.

     

    Igual Juan en su primera carta, hablando de los anticristos, en fin, es clara la advertencia de los falsos maestros; la apostasía no debe ser algo que nos sorprenda, más bien, es algo para lo que debemos estar preparados, examinándonos a nosotros mismos, no sea que también quedemos en algún engaño y terminemos negando nuestra fe. Dice la Palabra:

     

    2 Co 13:5a Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos.

     

    Y nos dice: en los postreros tiempos, kairos, lo cual se refiere a una era, una época determinada. ¿cuál es esta? Hoy.

     

    Los últimos tiempos comenzaron desde que el Hijo de Dios, Jesucristo se manifestó en esta tierra, vivió una vida perfecta, murió en la cruz y resucitó con poder, desde ese momento y hasta ahora estamos esperando que venga por su iglesia, lo cual puede ser en cualquier momento, y después de esto que lleguen los últimos 7 años de gran tribulación. Hoy estamos en los tiempos finales.

     

    ¿Qué sucederá? Dice: algunos; qué bueno que no todos, porque en ocasiones nuestra falta de paciencia y desánimo Satanás nos hacen creer que estamos solos, pero, son algunos que apostatarán de la fe.

     

    Y ¿qué significa apostatar? Es la palabra afístemi, de G575 y G2476; remover, instigar a una revuelta, o hacer amotinar, levantarse en rebeldía, desistir de algo, desertar, apartarse, abandonar, alejarse, renunciar, mantenerse alejado, incitar revuelta, dejar, quitar, evitar la asociación, estar o mantenerse apartado, estar aparte, retirarse o ausentarse.

     

    ¿Qué abandonarán? La fe, la sana doctrina; algo pasará en sus corazones y mentes que decidirán que lo que está escrito no es suficiente, no es lo que buscaban, no llena sus expectativas, y entonces se apartarán de la sencillez de las Escrituras, para escuchar mentiras.

     

    Y es interesante que no vienen de fuera, sino que surgen desde dentro, estuvieron cerca de la verdad, pero nunca tuvieron una fe genuina, por lo tanto, son esta tierra rocosa, donde la fe no halla tierra dónde echar raíz, que creen por un tiempo y luego tropiezan.

     

    O esta tierra contaminada por los ídolos de este mundo, que los afanes de este mundo, el engaño de las riquezas, la codicia y los placeres de esta vida no dejan crecer la fe, y la persona se hace estéril.

     

    1. El autor de toda filosofía y falsa religión es Satanás, por eso debemos cuidar en lo que nos ocupamos nuestra mente.

     

    1 Ti 4:1b escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

    Estos hombres dejarán de escuchar la verdad de la escritura y comenzarán a escuchar mentiras. Escuchar es la palabra proséjo, que significa sostener la mente hacia, prestar cuidadosa atención, atender, entregarse a.

     

    Seguir a, velar por, tener cuidado de, estando de acuerdo con algo, considerarlo cuidadosamente. Literalmente dedicarse a algo al punto de consagrarse con devoción de pensamiento, con esfuerzo, aplicarse a algo, al punto de aferrarse.

     

    Muchos dicen: es que no puedo memorizar, no puedo leer, pero, la realidad es que sí sabemos cómo aplicarnos a algo, por ejemplo, cuánto sabes de algún hobbie que tienes, ¿qué me dices de estadísticas? ¿Cuántas canciones seculares te sabes de memoria? Hay quienes se saben de memoria los diálogos de sus películas favoritas.

     

    Pero, ¿cuánto sabes de lo único que realmente puede darte un beneficio espiritual en este mundo y en el que sigue? Pon tu mente y tu corazón en la verdad, mira los discipulados que vienen no están diseñados para hacerte perder el tiempo y quitarte de lo que realmente te importa.

     

    La Palabra de Dios, aprender a relacionarte con tu Señor, a conocer su voluntad, amar su verdad, debería ser la más alta prioridad en tu vida, porque, ¿te digo algo? Realmente eso va a ser lo único que te podrá sostener delante de lo complejo que es esta vida y todas sus situaciones, las cuales no siempre son fáciles.

     

    Porque, date cuenta de algo, satanás tiene estrategias, esquemas, maquinaciones bien planeadas para hacernos caer, para blasfemar y escupir el nombre de Dios, y no descansa, no da tregua, Pedro nos dice

     

    1 Pe 5:8-9  Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos.

     

    No deja de gritar y proponernos sus mentiras, sus filosofías, su falsa religión, como en el jardín del Edén con Eva, y nosotros debemos aprender a discernir para no caer en engaño. Porque checa, estos hombres escogen atender lo que dicen los espíritus engañadores, impostores, errantes, y doctrinas, o enseñanzas demoniacas. Prefieren la instrucción de un daimónion, que, la del Espíritu Santo, al cual resisten.

     

    Ahora, ¿quiénes son estos demonios? Nosotros, ya con un par de milenios de religiosidad, tenemos la idea de que un demonio es una gárgola con alas de murciélago, o un monstruo rojo con cuernos y con trinche, pero, para los griegos del primer siglo un demonio, era una deidad, un ser divino.

     

    Ángeles engañadores, que venían en un concepto muy aceptable, ministros de oscuridad disfrazados de ángeles de luz.

     

    ¿Qué quiero decir con esto? Un engaño para que pueda surtir efecto necesita parecer lógico, aceptable, verdadero, y que digas: “tiene que ser verdad”, checa ellos parecen ovejas, o sea, seguidores de Cristo; y no solo eso, sino que su enseñanza pareciera verdad.

     

    Estos demonios son los autores de la falsa religión, y los apóstatas decidirán que la fe, el contenido de la revelación divina que constituye lo que los cristianos creemos, no es suficiente para ellos, y preferirán creer una mentira antes que la verdad de Dios, y terminarán abandonando la verdad.

     

    Ahora, estos demonios actúan junto con nuestra naturaleza pecaminosa, ¿por qué? Los seres humanos fuimos creados para adorar a Dios, y cuando Dios no está presente en nuestras vidas, entonces adoramos ídolos.

     

    Y Satanás lo sabe, él envía sus emisarios para engañarnos con doctrinas que apelan a nuestra carne y no a nuestro espíritu, con las cuales podemos disfrazar nuestra carnalidad con religiosidad, cuando realmente estamos adorando ídolos y no al Dios vivo. Mira lo que dice en Filipenses 3:

     

    Flp 3:17-19 Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que se comportan conforme al modelo que les hemos dado. 18 Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. 19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.

     

    Primeramente, Pablo nos enseña lo que el Jesucristo ya nos había enseñado: chequen el fruto, su comportamiento, su carácter, lo que realmente les importa y les mueve y cuiden el modelo, el cual es Cristo.

     

    Su destino es su destrucción; y en especial mira a quién adoran en realidad: al dios de sus propios deseos; qué ocupa la mente y corazón de estas personas: solo piensan en lo terrenal, en cosas de este mundo, en el aquí y el ahora.

     

    Dicen por ahí que, si el dios en el que dices creer es condescendiente contigo, comprensivo, no se enoja porque peques contra él, y está a favor de tus deseos y sueños; es muy probable que tu dios sea una proyección de ti mismo.

     

    Ahora, ¿a dónde voy con esto?, ¿qué papel juegan entonces estos espíritus y demonios? Bueno, detrás de cada ídolo hay un demonio dándole vida, materializándolo, dándole poder. Lo vimos en Apocalipsis la imagen de la bestia se le da poder de parte de estos demonios.

     

    En el AT, los dioses paganos, eran imágenes, estatuas, y demás; por ejemplo, Baal, una figura de metal con los brazos extendidos, al cual calentaban al rojo vivo, y ahí ofrecían en adoración a ese falso dios a sus hijos recién nacidos, para no tener que batallar con ellos y seguir con su libertinaje sexual, disfrazaban de espiritualidad sus deseos carnales.

     

    Hoy en día son quirófanos donde asesinan a los bebés, pero, checa, es en el nombre de la libertad y de la “mente abierta” que se hacen estas barbaridades, esta es la gente que practica la religión del humanismo, que es la religión de estos días donde abiertamente el ser humano se cree dios, y el centro del universo, y sigue su propio corazón, aunque la Biblia dice que el corazón es perverso y engañoso, porque escucha a estos demonios.

     

    Los altares de hoy son los quirófanos, las camas de las personas donde se adora al dios sexo, en toda esta inmoralidad sexual, tienen iglesias, sacerdotes, maestros, ¿dónde? En todo lugar donde se juntan y adoctrinan, evangelizan, enseñan toda esta filosofía, ateísmo, materialismo, la evolución.

     

    Y no solo eso, sino toda religión pagana que contiene idolatría explícita con imágenes o estatuillas; por ejemplo; en la india tienen miles de dioses, y en toda religión pagana donde hay imágenes o estatuas, y mira lo que enseña la Escritura, qué papel juegan los demonios y espíritus engañadores:

     

    Lev 17:7 Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado;

     

    Deu 32:17 Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; A dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres.

     

    Sal 106:36-37 Rindieron culto a sus ídolos, y eso resultó en su ruina. 37 Hasta sacrificaron a sus propios hijos e hijas a los demonios.

     

    Pablo mismo dijo en el NT hablando de los sacrificios paganos en templos como Diana en el cual vendían todo tipo de estatuillas e implementos para orar a ella y adorarla:

     

    1 Co 10:19-21 ¿Qué es lo que trato de decir? ¿Que la comida ofrecida a ídolos tiene alguna importancia o que los ídolos son dioses verdaderos? 20 No, de ninguna manera. Lo que digo es que esos sacrificios se ofrecen a los demonios, no a Dios. Y no quiero que ustedes tengan parte con los demonios. 21 Ustedes no pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los demonios. No pueden comer de la Mesa del Señor y también de la mesa de los demonios.

     

    ¿Por qué la gente se obsesiona o se enajena con imágenes milagrosas y con toda esta parafernalia de implementos religiosos como limpias, lectura de cartas, inciensos y demás? Porque detrás de cualquier idolatría hay demonios empoderando al ídolo, dándole consistencia, porque detrás del ídolo está Satanás y sus demonios buscando alejar la mirada de las personas del único que verdaderamente puede salvar: Jesucristo

     

    Y cada una de estas falsas doctrinas, desde las que niegan la deidad de Cristo, o que el Espíritu Santo sea Dios, sino que es una energía; las que niegan o negaban que Jesucristo hubiera venido en carne, que fue solo un espíritu, lo cual negaría totalmente la redención humana.

     

    Hasta las doctrinas que predican no el amor a Dios, sino el amor al dinero, que predican codicia, y el amor a este mundo, dice Jhon Piper:

     

    El evangelio bíblico despierta dolor por el pecado para despertar un deseo por Dios, en contraste con el “evangelio” de la prosperidad, el cual despierta un dolor por la pobreza y un deseo por el dinero.

     

    Todas las falsas religiones fuera de la Palabra de Dios, desde el mormonismo, testigos de Jehová, los cuales no creen en Jesucristo como el Dios todopoderoso, ni la doctrina de la redención como la vemos en la Palabra, hasta el hinduismo, islam, cienciología, cabala, hasta todas estas creencias de los ovnis, y demás.

     

    El adoctrinamiento del ateísmo, el comunismo, el materialismo, el humanismo, las cuales niegan que exista un dios, y que el dios de todas las cosas es el ser humano. El autor de todo esto es Satanás, y nosotros debemos estar atentos.

     

    Recuerda, solo hay de dos: o es la Escritura, la Palabra de Dios, o es la palabra del hombre y sus religiones y filosofías, las cuales tienen como autor el príncipe de este mundo, por quien toman consistencia y poder. Y necesitamos estar listos para no ser engañados, Dice la Escritura:

     

    1 Jn 2:18-19 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. 19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

     

    2 Ts 2:7 Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad;

     

    Efe 2:2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible* —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. (NTV)

     

    Ahora, no me malentiendas, no estoy satanizándolo todo, la ciencia verdadera, medicina, conocimiento y demás, los avances tecnológicos y demás, no es de lo que Satanás es autor, para nada; Dios es el creador, y él nos dejó como mayordomos de este mundo y nos dio capacidades impresionantes para gobernarlo y para hacer descubrimientos y mejoras, de hecho, toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de nuestro amado Padre celestial, quien hace salir su sol sobre buenos y malos.

     

    De lo que estoy hablando es de toda esta cultura de muerte y corrupción moral, todo esto del aborto, inmoralidad sexual, lo cual incluye homosexualidad, adulterio, y toda clase de perversiones, donde la familia y el matrimonio están siendo atacados.

     

    Por ejemplo, estaba escuchando que en Australia, las leyes están permitiéndole a los padres que cambien el sexo de sus hijos a los 5 años; todo lo que esto implica, donde la justicia y la moralidad, seguir lo que Dios manda es tomado como intolerancia.

     

    Donde, lo malo es bueno, y lo bueno malo, donde música, cine, arte, todo está corrompido para no darle gloria a Dios, sino negarlo, enterrarlo, o mandarlo lo más lejos posible. Guerras, tráfico de drogas, corrupción a todos los niveles, etc., ¿quién crees que es el autor de todo este pensamiento?

     

    ¿De dónde crees que se levanta el poder suficiente para poner gobernantes que promuevan y hasta que se hagan leyes que contradicen lo que Dios manda? Son poderes Satánicos los cuales tienen una agenda. Satanás ha pretendido acabar con Dios y su imagen desde siempre, y la maldad que ves en altos niveles de gobierno, no es sino su influencia.

     

    Y esto sucede en todos los niveles, pero, en especial en la iglesia, la cual Satanás quiere engañar, e inutilizar, para que deje de hacer su trabajo en un mundo perdido, a quien a su vez tiene engañado al mundo para que no le resplandezca la luz del evangelio, utilizando todo tipo de artimañas para distraer, para hacerte creer que es lo mismo, que todas las religiones son lo mismo, que no necesitas un salvador, ni arrepentimiento, ni el evangelio en pocas palabras.

     

    Por eso, nos es necesario estar listos, permanecer en la Palabra, conocerla, amar la verdad, estar siempre rendidos a ella, para poder responder con sabiduría ante la mentira y el engaño. Por eso la necesidad de discipulados, de la comunión, de crecer en el conocimiento de la verdad. Ahora, checa qué tipo de tierra produce a los apóstatas, o a los que son engañados por ellos.

     

    • La hipocresía, la mentira y una conciencia cauterizada son tres elementos que dan como resultado la apostasía, mientras que la madurez y la honestidad nos protegen de ellas.

    1 Ti 4:2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,

    Estos hombres son una combinación de tres cosas: Hipocresía, mentira y una conciencia cauterizada. Hipocresía es la palabra jupókrisis, actores, gente con una fe fingida, que no está conectada a la vid, que realmente no cree la verdad de la Palabra, con apariencia de piedad, su fe es una actuación. 

     

    Por lo tanto, son mentirosos pseudológos, promulgadores de doctrina cristiana errónea, mentirosos. Una vez más, tienes que estar consciente de que no todo lo que brilla es oro, necesitas entrenarte en la verdad, ¿por qué discipularte, leer la Biblia, memorizarla?

     

    Porque la única manera de estar a salvo de la mentira es estar creciendo continuamente, necesitas madurar, necesitas estar listo y andar de día, con los ojos bien abiertos, bien despierto, porque Satanás anda como león rugiente buscando a quien devorar, dice en Efesios:

     

    Efe 4:13-14 Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra feconocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo. 14 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad.

     

    La mentira parece verdad, brilla y está dorada como el oro, pero, no lo es, es roca radioactiva que termina por lastimarte, que te hace andar como muchos cristianos hoy en día, niños inmaduros, arrastrados por falsas doctrinas, sin rumbo y dirección, sin llegar nunca a ningún lado.

     

    Con vidas destrozadas, sin transformación; sí, llenas de legalismo, fervor religioso, pero, presas de su naturaleza pecaminosa, sin poder experimentar verdadera libertad, familias en caos total, esclavizados por pecados, adicciones y demás de las que Cristo ya les había rescatado.

     

    Y, tercero, ¿por qué estos emisarios de Satanás pueden actuar sin ningún temor, introducirse en la iglesia, para desde dentro causar el mayor daño posible a la iglesia que Cristo redimió con su preciosa sangre sin ningún recato? Porque tienen una conciencia cauterizada.

     

    ¿Qué es la conciencia? Lo vimos la semana pasada, esa facultad dada por Dios que nos acusa o nos justifica; si hacemos lo que va en contra de Dios, nos produce culpabilidad, vergüenza, temor, remordimiento, desesperación por el pecado, o lo contrario, si practicamos las verdades que hemos aprendido, entonces produce en nosotros aprobación, seguridad, paz, de gozo.

     

    Y, ¿qué les pasó a estos hombres? Terminaron por descomponer la buena conciencia que Dios les proveyó, ¿cómo? La verdad viene, y dices: sí, mañana, entra por un oído y sale por el otro, siempre justificándose, siempre racionalizando el pecado, que al final la línea entre lo bueno y lo malo, lo dulce y lo amargo se pierde al constantemente estar rechazando la verdad.

     

    Al ignorar la conciencia, primero desorientada, una conciencia enferma, y cada vez que la callas, y dices: está mal, pero, qué tanto es tantito, sí, pero, ni modo ahí voy, la vas lastimando, hasta que queda descompuesta.

     

    Y al final como estos falsos maestros queda como una cicatriz con el tejido quemado e insensible, incapacitada para cumplir con su función, ya no hay culpabilidad ni remordimiento por hacer lo incorrecto, al contrario, hasta se defiende a capa y espada una mala conducta.

     

    Pasa lo que le sucedió a Israel, quienes deberían haber sido los más leales, se convirtieron en los más descarados, dice la Palabra:

     

    Isa 5:20  ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!

     

    ¿Por qué sucede esto? Dice el Señor:

    Jer 11:8 Pero no oyeron, ni inclinaron su oído, antes se fueron cada uno tras la imaginación de su malvado corazón;

     

    En mi caminar cristiano he visto cómo en ocasiones una persona que conoció la Palabra, es más descarada que alguien que no la ha conocido, porque aquella que apostata la verdad, dice en Hebreos, ya no tiene remedio, es muy difícil que regrese, porque está perdido en un mundo de ambigüedad por no rendirse ante la verdad, dice en Hebreos:

     

    Heb 6:4-6 Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo, 5 que saborearon la bondad de la Palabra de Dios y el poder del mundo venidero — 6 y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.

     

    Checa qué importante es una buena conciencia, Pablo una y otra vez habla de ella, en sí mismo, y en los demás, la Biblia una y otra vez nos invita a cuidar nuestra conciencia porque es frágil.

     

    Y está es nutrida y cuidada cuando somos honestos con la verdad, con nosotros mismos, cuando la amamos, y la seguimos; y lo contrario, cuando no guardamos con sinceridad la verdad, la lastimamos y corremos el peligro de terminar por descomponerla

     

    Cuidado con estos tres ingredientes que son capaces de llevar a un falso creyente al mismo infierno: Hipocresía, mentira y una conciencia cauterizada, lo cual lleva a la incredulidad; la hipocresía nos convierte en mentirosos, y la mentira termina por cauterizar nuestra conciencia y llevarnos a la incredulidad. Todo lo contrario, a un corazón sincero, limpio, una buena conciencia y una fe no fingida. 

     

    ¿Cuál será su falsa enseñanza, entre otras?

     

    1. Debemos estar conscientes de que la falsa doctrina demoniaca pervierte con legalismo y falsa espiritualidad lo que Dios hizo para nuestro gozo.

     

     

    1 Ti 4:3a prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos

    Obviamente hay otras falsas doctrinas, pero, al parecer esta era una que estaba atacando a la iglesia de Éfeso.

     

    Eso lo enseñó lo que se llegó a denominar el gnosticismo, haciendo creer que porque ellos no lo hacían ya habían pasado a otro nivel de espiritualidad, confiando en buenas obras, ritos externos o negarse a sí mismo, llegando a sentirse aún más estrictos que Dios.

     

    Es gente que cubren su fe falsa, y su falsa enseñanza con falsa espiritualidad: te dicen: ¿quieres ser puro al máximo? No te cases, guarda una dieta ceremonialmente pura, y aléjate de alimentos impuros para que seas verdaderamente espiritual, así como yo. Ayuna tres veces por semana, utiliza este tipo de ropa y estos movimientos espirituales.

     

    Y no es que permanecer soltero sea algo malo, Jesucristo dijo que a algunos se les da este don de la soltería, de la abstinencia como a Pablo; lo mismo el ayuno, el cual es una práctica muy útil para el alma y el espíritu.

     

    El problema es comenzar a ver este tipo de cosas como obras necesarias o para ser salvo, o para ser verdaderamente santo, ¿por qué? Porque quitan mis ojos de la gracia, de la misericordia de Dios, y me llenan de orgullo, haciéndome creer que puedo hacer deudor a Dios, y a largo plazo, me hacen sentir que no necesitaba un salvador, porque yo soy capaz.

     

    Cuando el matrimonio es una bendición de Dios, al igual que disfrutar de los alimentos. Y nuestra santificación y buenas obras son la obra del Espíritu Santo en nosotros.

     

    Pero, toda religión falsa siempre va a enseñar que este tipo de obras son necesarias para una verdadera salvación o santificación, y cosas que Dios no prohíbe, que al contrario creó para nuestro gozo y para su gloria, hacerlas ver como un pecado.

     

    Por ejemplo, el matrimonio, haciendo creer que tener relaciones sexuales aún dentro del matrimonio es un pecado, cuando Dios fue el creador del matrimonio y de la sexualidad, él diseñó nuestro cuerpo para tener gozo y disfrutar del santo estado del matrimonio.

     

    Y al final estas doctrinas de demonios dejan a la gente con la imagen de un Dios mezquino y cruel que nos creó para divertirse viéndonos sufrir al tenernos en la raya, con hambre, insatisfechos, sufriendo de angustia.

     

    Todo este asunto del ascetismo que implica el mortificar tu cuerpo, no dejarlo disfrutar de nada porque eso sería carnal, nada más alejado de la verdad bíblica. Y checa, no se trata de un libertino, sino de alguien que aparenta mucha espiritualidad. Pero dice en Colosenses:

     

    Col 2:16-22 Por lo tanto, no permitan que nadie los condene por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertos días santos ni ceremonias por la luna nueva ni los días de descanso. 17 Pues esas reglas son sólo sombras de la realidad que vendrá. Y Cristo mismo es esa realidad.

     

    18 No dejen que los condene ninguno de aquellos que insisten en una religiosa abnegación de uno mismo o en el culto a los ángeles, al afirmar que han tenido visiones sobre estas cosas. Su mente pecaminosa los ha llenado de arrogancia

     

    19 y no están unidos a Cristo, la cabeza del cuerpo. Pues él mantiene todo el cuerpo unido con las articulaciones y los ligamentos, el cual va creciendo a medida que Dios lo nutre. 20 Ustedes han muerto con Cristo, y él los ha rescatado de los poderes espirituales de este mundo. Entonces, ¿por qué siguen cumpliendo las reglas del mundo, tales como:

     

    21 «¡No toques esto! ¡No pruebes eso! ¡No te acerques a aquello!»? 22 Esas reglas son simples enseñanzas humanas acerca de cosas que se deterioran con el uso. 23 Podrán parecer sabias porque exigen una gran devoción, una religiosa abnegación de uno mismo y una severa disciplina corporal; pero a una persona no le ofrecen ninguna ayuda para vencer sus malos deseos.

     

    En otras palabras, en Cristo estamos completos, y no necesitamos practicar este tipo de cosas para obtener salvación de nuestros pecados, o ser santificados y justos delante de Dios. El sacrificio de Cristo fue suficiente, él dijo en la cruz del calvario: consumado es.

     

    No tenemos que quitarle ni ponerle, ya está perfecto, cualquier cosa contraria es oscurecer el amor de Dios, y tener en menos el sacrificio de Cristo, y eso es precisamente lo que quiere Satanás.

     

    Y debemos tener mucho cuidado con cosas que realmente apelan a nuestra carne, y no al espíritu. Las cosas que verdaderamente son espirituales producen en mí verdadera libertad, porque me ayudan a vencer mis malos deseos, por lo tanto, producen verdadero gozo en mí.

     

    Porque estoy siendo libre de las cosas que me tenían esclavizado, estoy viendo en mí la imagen de Cristo, estoy siendo saciado, pleno, lleno del fruto del Espíritu, amor, gozo, paz paciencia, bondad, benignidad, fe, dominio propio, manteniéndome limpio, purificándome el poder de la gracia del Espíritu Santo.

     

    1 Ti 4:3a alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.

    El Señor Jesucristo nos enseñó en los evangelios:

     

    Mar 7:18-23  El les dijo: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, 19 porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos. 20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.

     

    21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

     

    Dios hizo la creación, incluyendo el matrimonio y la comida para nuestro gozo, para que llenos de gozo y agradecimiento le demos gloria. Tenemos un Dios bueno, no un Dios mezquino y cruel que se deleita en hacernos sufrir.

     

    Y dice Pablo los creyentes que hemos conocido la verdad; porque es cuando venimos a Cristo cuando comenzamos a verdaderamente disfrutar de las cosas que Dios nos da y sacarles el máximo de gozo y felicidad.

     

    Por eso, el venir a Cristo no se trata de no disfrutar las bendiciones de Dios, toda buena dádiva y todo don perfecto vienen de nuestro amado Padre celestial. Mucha gente tiene ese falso concepto de Dios y por eso no viene a él.

     

    Cuando la realidad es que nuestro Señor se goza con nosotros cuando caminamos con él, y disfrutamos de la comunión con él, y nos bendice con cosas materiales, o cierto éxito, claro, todo eso debe servir para glorificarlo, pero, al mismo tiempo nos las da para tener la oportunidad de voltear al cielo y reconocerlo a él como nuestro proveedor y benefactor.

     

    El problema llega cuando en lugar de reconocerlo a él como la fuente de nuestro gozo, provisión y seguridad, comenzamos a creer que es el dinero, o que es nuestra destreza y capacidad, entonces cambiamos de Dios por un ídolo.

     

    Pablo entendía esto, por eso él decía estando en abundancia o en escasez, estoy contento, ¿por qué?, porque Pablo sabía que, con bendiciones materiales, o sin ellas, su gozo estaba en Cristo, no en lo que tuviera o no.

     

    Mucha gente se compadece de los cristianos que viven en lugares de extrema pobreza y persecución como en China, pero, la realidad es que, los cristianos aquí en américa donde hay tanta abundancia estamos en mayor peligro, porque aquí nos mal acostumbramos y es fácil entregarnos al dios de la codicia, o hacernos tibios enfocados solo en nosotros mismos y nuestro plan de vida.

     

    Y mientras que allá agradecen un pedazo de pan, tener un par de zapatos, aunque estén rotos, agradecer que pasaron un día más y no los encontraron para cortarles la cabeza. Nosotros nos enojamos porque no tenemos un auto del año, o porque no salimos de vacaciones y nos queremos cortar las venas.

     

    Pero a diferencia de nosotros, ellos ven el cielo abierto cada día, y ven increíbles milagros de provisión directamente de la mano de Dios, porque saben quién es su seguridad y plenitud.

     

    Mientras que nosotros acá tenemos el peligro de conformarnos, de hacernos débiles espiritualmente, de amar más este mundo que al Señor, y caer en idolatría de adorar y anhelar las bendiciones de Dios y no a Dios mismo. Porque, de hecho, ese es el problema del mundo incrédulo quiere las bendiciones de Dios, pero, no quiere a Dios, quiere el cielo, pero, no quiere a Dios.

     

    El punto es que, nunca olvidemos quién es nuestro benefactor, y no nos envanezcamos pensando que nosotros somos los encargados de darnos gozo, plenitud, seguridad a través de cosas materiales. Es Dios quien lo creó todo para nuestro gozo.

     

    Un ejemplo lo vemos en el AT, mira lo que deberían hacer al entrar a la tierra prometida, después de haber estado por cuarenta años en un desierto por su desobediencia no porque haya sido la voluntad de Dios:

     

    Deu 26:1-2 Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites, 2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre,

     

    3 Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría. 4 Y el sacerdote tomará la canasta de tu mano, y la pondrá delante del altar de Jehová tu Dios. 5 Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios:

     

    Y después de declarar en voz alta cada una de las bendiciones de Dios en esta tierra prometida, y de traer el primer fruto de la tierra como prueba del amor y la bendición de Dios, tenían que decir también:

     

    Deu 26:10-11 Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios. 11 Y te alegrarás en todo el bien que Jehová tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, así tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti.

     

    Checa, no dice: y no toques nada, y vas a ayunar de preferencia cuatro veces a la semana, prohibido reírse o disfrutar, ¡no!

     

    Nosotros los creyentes sabemos que tenemos un Dios bueno y generoso, no mezquino y cruel, y él no se complace con vernos sufrir, sí permite el sufrimiento, las pruebas, para fortalecer nuestra fe, para poder darnos una visión clara de lo eterno y saber disfrutar de sus bendiciones sin enamorarnos de este mundo.

     

    Pero su meta es gozarse con nosotros por la eternidad, es bendecirnos, es darnos en abundancia su amor, su misericordia, el cielo se trata de Dios y su generosidad, no su avaricia, eso no existe. Por eso dice Pablo:  

     

    1 Ti 4:4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;

    Checa bien y ponlo en tu corazón: Dios fue el creador de la diversión, de la felicidad, incluso de la sexualidad, de lo que disfrutamos, él creó nuestro cuerpo, él creó este mundo, dice en Gn 1 antes de la caída del hombre:

     

    Gén 2:9, 15 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.

     

    Dios creó el matrimonio, Dios creó la sexualidad, no Satanás, y su creación entera fue hecha para que el hombre la disfrutara, no fue Satanás el creador de la diversión, él corrompió lo que un día fue hecho para nuestro gozo y para la gloria de Dios.

     

    El pecado nos descompuso distorsionando nuestra manera de ver la vida, porque engañados creemos que solo se pueden obtener rompiendo las leyes de Dios, siendo infieles, y corruptos, cuando es todo lo contrario, precisamente eso que provoca el efecto contrario, falta de saciedad, de propósito, culpa, y eventualmente destrucción y esclavitud.

     

    Un ejemplo muy claro de eso es la adicción a drogas o alcohol, el adulterio, la fornicación, en un principio ofrecen mucho, pero, al final lo único que traen es esclavitud, destrucción y condenación.

     

    Y, en Cristo recuperamos nuestra identidad, recuperamos la capacidad de verdaderamente amar y disfrutar de cada bendición que Dios nos provee con acción de gracias. Cristo, y solo Cristo es nuestra paz, nuestro gozo, nuestra esperanza.

     

    Por eso, cuidado cuando estás siguiendo una doctrina que te amarra la tripa, que te agarra del cuello y no te deja disfrutar, con el pretexto de alcanzar santidad, justicia o bendición de Dios. Una doctrina legalista basada en este tipo de sacrificios, en el duro trato del cuerpo no es bíblica, no es una buena señal y de acuerdo a este texto es doctrina de demonios.

     

    No es que no haya sacrificios como creyentes, pero el sacrificio mayor consiste en morir a nosotros mismos, y que Cristo viva en nosotros, en vivir para servir al prójimo, y aún ahí el Señor dijo: es más feliz y dichoso el que da, el que sirve, el que se enfoca en los demás, que el que vive centrado en sí mismo, que vive para satisfacerse y buscar que otros lo sirvan, esa es la vida más miserable que existe.

     

    Pero, en Cristo hay libertad y gozo verdadero, y el mundo incrédulo debe saberlo, lo que el mundo presume como libertad, es esclavitud, y Satanás intencionalmente les hace creer que venir al Dios verdadero implica coartar toda oportunidad de verdaderamente disfrutar la vida.

     

    Por eso muchos dicen: déjame vivir mi vida y luego ya vengo a Dios cuando esté viejito, claro, habiendo más bien desperdiciado una vida, lleno de culpa y destrucción. Y además con un corazón endurecido por una vida lejos de Dios es mucho menos probable que vengas a Cristo.

     

    Lo repito, es en Cristo en quien únicamente podemos ser verdaderamente plenos y felices. Es un engaño de Satanás y de la falsa religión el pensar que venir a Dios es ponerme un yugo de aburrimiento, e insatisfacción, es todo lo contrario. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 4:5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.

    Cuando venimos a Cristo precisamente, recibimos vida nueva, una nueva naturaleza, una nueva manera de disfrutar y percibir la vida, y la Palabra de Dios nos reeduca.

     

    El venir a Cristo no a una religión, a tener una relación con quien dio su vida por nosotros, cuando venimos a la luz somos limpiados, y somos re enseñados por el Espíritu Santo y encontramos el verdadero propósito de la vida que es reconciliación con Dios, y conocerle, el Señor dijo:

     

    Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

     

    Entonces entendemos que todo lo que tenemos y somos le pertenece a él, dejamos de creernos los dioses de nuestras vidas, le cedemos el trono a quien es el único rey y Señor, y entendemos que todo depende de él, que cada día despertamos y el simple hecho de poder respirar y estar sanos y comenzar un nuevo día viene de su amorosa y paciente mano, de modo que por la Palabra y la oración lo que hacemos es santificado.

     

    Quisiera terminar con un texto más y después hacer una oración.

     

    Heb 3:12-14 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. 14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio,

     

    Heb 3:15-19 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. 16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? 17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

     

    Si no has hallado descanso, dice el Señor venid a mí los que están trabajados y cansados porque yo les haré descansar, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. Quizás seas un adorador de ti mismo, y necesitas quitarte del trono y dejar a Jesús comenzar a reinar en tu vida.

     

    ¿No amas la verdad? Ríndete hoy al Señor y pídele amor por la verdad. Dile: Señor, no me quiero ir de aquí hasta que no me bendigas con amor por tu palabra.

     

    Si el día de hoy has encontrado que hay en ti hipocresía, mentira y una conciencia enferma, y no estás amando la verdad, hoy puedes rogar a Dios que te sane, y que te haga honesto y puedas vivir la verdadera libertad, que te libre del engaño y del peligro de la apostasía.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jul 30, 20171 Timoteo 3:8-16 El llamado al servicio y los rasgos del servidor (Segunda parte)
    Jul 30, 2017
    1 Timoteo 3:8-16 El llamado al servicio y los rasgos del servidor (Segunda parte)
    Series: 1 Timoteo

    EL LLAMADO AL SERVICIO Y LOS RASGOS DEL SERVIDOR

    (2ª Parte)

    1 Timoteo 3:8-16

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo,

     

    Y hemos llegado a esta hermosa carta, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, y todos daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que no está descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta.

     

    Lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar, y ayudar a un joven pastor para llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; por eso, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Nuestro versículo clave es:

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Hemos aprendido que, sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas. Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto y una buena conducta.

     

    De esto se trata la sana doctrina, un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia. Dice nuestro segundo versículo clave:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Somos la columna y el baluarte de la verdad, es decir, la sana doctrina produce un buen carácter, y este produce una buena conducta, y esta conducta, y buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, hacen que nuestro Padre que está en los cielos sea glorificado.

     

    Por lo tanto, nuestra responsabilidad principal es conocer a Cristo en comunión íntima y personal, darlo a conocer a quienes no lo conocen, y una vez en la iglesia, enseñarles a tener esta misma comunión íntima y personal, para que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos.

     

    Y Pablo nos va dejando poco a poco el flujo de esta carta, comenzó con una iglesia evangelizadora, una iglesia que ora. Luego se refiere a cada individuo, la mujer tiene su función, el hombre tiene la suya, el hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios. La mujer confiada en la dirección de Dios masculina, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en su capacidad sino en Cristo.

     

    Y me encanta ver cómo toda la Escritura es verdaderamente de inspiración divina, en estos capítulos puedo ver los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

     

    El primero se cumple cuando ambos, mujeres y hombres buscamos al Señor con todo nuestro corazón y finalmente confiamos en él y dependemos de él para todas las áreas de nuestras vidas, al ser una iglesia que evangeliza y que depende de su Señor en oración e intercesión.

     

    Inmediatamente después, Pablo se dirige al liderazgo de la iglesia, a los servidores, porque ¿cuál es la manera en la que amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos? Sirviéndolo con amor sacrificial. Y Pablo nos muestra cómo también estamos llamados a la madurez, porque alguien que se enfoca no en sí mismo, sino en los demás, es alguien maduro.

     

    Un buen sector de la iglesia ha cometido el error de copiar un liderazgo secular, pero, solo la Palabra nos puede enseñar, lo que es el verdadero liderazgo, y cómo éste se define en servicio, y en rasgos de carácter, que hablan de una persona madura.

     

    La Biblia no nos da un manual de autoridades y jerarquías de cómo organizar la iglesia, lo que nos da es un perfil, un carácter. Porque es desastroso no tener a una persona verdaderamente espiritual, en un lugar donde se requiere a personas espirituales.

     

    Recordemos, la iglesia es un organismo vivo, pero, es Cristo quien le da vida, es el Espíritu Santo, de la misma manera, jamás debemos caer en el error de manejar la iglesia como una institución meramente humana, no lo es.

     

    Si ella ha subsistido a todo tipo de ataques hasta hoy, solo ha sido por su creador, su dueño, su sustentador, Dios, nuestro Salvador Jesucristo, quien prometió que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, que las puertas del infierno no se podrían sostener ante el ejército de Cristo, el cual somos nosotros, la iglesia. Y él nuestro general.

     

    Dice Jaime Foote: el hombre busca métodos, pero, el método de Dios es el hombre. Por lo tanto, Dios está buscando a gente redimida, gente que ha nacido de nuevo y que muestra en su conducta que en verdad está siendo transformada por el Espíritu Santo, y a este tipo de personas es a la que Dios quiere utilizar para guiar a su iglesia, gente espiritual.

     

    Puedes buscar en estas epístolas pastorales, y no vas a encontrar lo que el ser humano acostumbra: nombramientos, jerarquías, o constituciones. Claro que es importante la organización, sí, somos un organismo vivo, pero, aún un organismo vivo desordenado, es un cuerpo sin coordinación, enfermo, no funcional.

     

    Pero, lejos de darnos un manual de cómo organizar la iglesia en cuanto a los líderes, Pablo nos da una lista en cuanto a los rasgos de carácter de la persona y su vida cotidiana. Hemos visto que estas listas no se tratan de requisitos que alguien pueda alcanzar en sus propias fuerzas, en este caso estaríamos peleando contra la carne, y seríamos derrotados.

     

    No es así, Pablo está hablando de alguien que ha entregado su vida al Señor, y su vida está dando indicios de que el Espíritu Santo de Dios mora en él, porque hay madurez, y una vida siendo transformada, que, habiendo sido un caos, está siendo ordenada.

     

    Vimos entonces en cuanto a los supervisores que: El mejor lugar de servicio es aquel en el que el Señor te ha puesto. El supervisor debe ser irreprensible en cuanto a su carácter. Debe ser irreprensible en cuanto a su primer ministerio, su familia. Para ser irreprensible necesita ser alguien que ha caminado con el Señor lo suficiente. El testimonio de afuera es determinante para verdaderamente ser irreprensible en todas estas áreas.

     

    El día de hoy terminaremos el resto del capítulo, y veremos los rasgos del diácono o servidor y la diaconiza o servidora, y la motivación de hacer lo que hacemos, continuando con esta miniserie: EL LLAMADO AL SERVICIO Y LOS RASGOS DEL SERVIDOR (2ª Parte). Demos lectura:

     

    1. Los diáconos también deben mostrar un carácter personal irreprensible.

    1 Ti 3:8 Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas;

    Y dice Pablo, “los diáconos así mismo”; como lo hemos visto antes, este así mismo, implica que tiene el mismo peso, la misma importancia, así como para los supervisores, también esto es necesario para los diáconos. Porque igual, somos la iglesia de Cristo, se nos dice cristianos, porque somos cristitos, le representamos a él.

     

    En el momento en el que dices sí al Señor, pasas a ser un miembro de su cuerpo, por eso no hay manera de que un cristiano pretenda ser llanero solitario, agente independiente. No es posible, Dios diseñó el cuerpo para necesitarnos, para ser un todo, para que en la unidad que da su Espíritu Santo vayamos todos guiados por su Palabra a cumplir su voluntad, no la nuestra, a traerle gloria a él, no a nosotros.

     

    Y el punto es que, siendo parte de un cuerpo, no un ser independiente, representas a todo el cuerpo, tú nos representas a todos, ni siquiera solo a Calvary, a todo el cuerpo de Cristo, y más allá a Cristo mismo, entonces es una gran responsabilidad, por eso dice Pablo, los diáconos así mismo deben mostrar este carácter.

     

    Ahora, ¿quiénes son los diáconos? Esta palabra al igual que obispo también se transliteró, no se tradujo, quizá en un afán de hacer una palabra que hiciera diferentes los roles seculares, a los roles en la iglesia, quizá pretendiendo hacerlas sonar más religiosas e importantes.

     

    Lo mencioné el domingo pasado, por ejemplo, eucaristía, ¿qué significa? Acción de gracias, pero, si lo dices así, ya no suena tan sacro. Y diácono viene de la palabra diákonos, ¿y sabes qué significa en lo más básico de la palabra?

     

    Uno que hace mandados, un ayudante, mesero, que sirve a la mesa o en otros quehaceres domésticos, es un servidor, de esta palabra también viene la palabra ministro, esto es lo que es un ministro, un servidor, un ministerio, es un servicio. Cuando oyes ministerio público, están hablando de gente que se supone que está al servicio del pueblo, o de la comunidad, claro que no tiene este significado hoy en día.

     

    Pero, Pablo estaba pensando en esto, en un oficio de humilde servicio, un diácono es aquel a quien se le ha confiado la tarea de servir a las necesidades de los creyentes, un asistente que da un servicio de buena voluntad. En Hechos 6 vemos por primera vez este oficio:

     

    Hch 6:1-2 Pero, al multiplicarse los creyentes rápidamente, hubo muestras de descontento. Los creyentes que hablaban griego se quejaban de los que hablaban hebreo diciendo que sus viudas eran discriminadas en la distribución diaria de los alimentos. 2 De manera que los Doce convocaron a todos los creyentes a una reunión. Dijeron: «Nosotros, los apóstoles, deberíamos ocupar nuestro tiempo en enseñar la palabra de Dios, y no en dirigir la distribución de alimento. (NTV)

     

    Hch 6:3-4 Por lo tanto, hermanos, escojan a siete hombres que sean muy respetados, que estén llenos del Espíritu y de sabiduría. A ellos les daremos esa responsabilidad. 4 Entonces nosotros, los apóstoles, podremos dedicar nuestro tiempo a la oración y a enseñar la palabra». (NTV)

     

    Hch 6:5-6 A todos les gustó la idea y eligieron a Esteban (un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo), a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas y a Nicolás de Antioquía (quien anteriormente se había convertido a la fe judía). 6 Estos siete hombres fueron presentados ante los apóstoles, quienes oraron por ellos y les impusieron las manos. (NTV)

     

    Interesante, mira llenos del Espíritu y de sabiduría, ¿qué tenían que hacer? Repartir equitativamente una libra de arroz, un galón de leche. Pero, mira la importancia del carácter, de ser espiritual para esto que pudieras decir: “ay repartir comida, por favor, cualquiera lo hace”.

     

    No es así, ¿sabes por qué? Porque es en estas situaciones tan cotidianas donde las obras de la carne se levantan, y de un pequeño detalle como que a “esta le dieron libra y 100gms, a mí la libra, no es justo”, se arman chismes, contiendas y hasta se divide la iglesia.

     

    Mis hermanos, lo hemos vivido, por ejemplo, aunque las fotografías no cuentan toda la historia, de fotografías en Facebook se levantan chismes, contiendas y divisiones, “a mí no me invitan, me hacen a un lado”, etc.

     

    El punto es que al final los que siempre quedamos mal somos los que servimos, la gente que se peleó por la libra de arroz está feliz, pero los servidores somos los que quedamos siendo incompetentes, odiados, mal hechos. Y no quiero decir que seamos perfectos, no, requerimos de toda la gracia de Dios para hacer lo que hacemos, y somos débiles mortales.

     

    Pero, Satanás sabe que, si tira a los ancianos, supervisores, diáconos, está destruyendo la iglesia de Dios, por eso ten cuidado porque él utiliza estos detalles, por eso se requiere que un servidor, aunque tome una escoba, o haga el café, sea espiritual.

     

    Mientras no servías eras el buena onda, amigo de todos, una vez que das un paso de madurez y responsabilidad, ya no es tan así, porque te conviertes en el blanco de Satanás, porque que estás representando a Cristo, y Satanás sabe cómo meterse en esos detalles que si no somos espirituales acarrean tanta destrucción.

     

    Y por eso, debes aprender a discernir que eso precisamente es lo que Satanás quiere, romper la iglesia, hacerla pedazos y es en esta área de servir a otros, es donde él siembra sus semillas de inconformidad, de contiendas y discordias, por eso la necesidad de gente espiritual para cosas tan sencillas y cotidianas.

     

    La necesidad de gente madura, llena del Espíritu Santo, que no va a tomar partido, que va a recibir operaciones de sabiduría para calmar un pleito, para apagar el fuego del chisme y la murmuración, para humillarse cuando otros critican su trabajo. Mira la importancia de ser espirituales, de ser personas que permanecemos en la Palabra de Dios, en la oración.

     

    Imagínate una persona carnal en estos puestos, olvídate, la iglesia se convierte en una batalla campal. Por eso, yo creo que nuestro ministerio de oración es tan importante, y me da gusto que constantemente, no solo de mí, sino de los demás salen oraciones como: Señor transfórmanos a tu imagen, danos hambre y sed de tu Palabra, líbranos de nuestra carnalidad.

     

    Y esto deberíamos estarlo pidiendo todos mis hermanos, muchos de nuestros problemas en la iglesia se deben a esto, no solamente a un pastorado chafa como el mío, todos tenemos responsabilidad., recuerda el serrucho no solo corta de ida, sino también de regreso, o sea, no seas juzgador, porque a ti también te toca, tú también vas a dar cuentas de lo que se te ha confiado, no toda la responsabilidad es de los demás.

     

    Porque el Señor a todos nos ha llamado a amarnos, a servirnos, a crecer, a madurar; nuestro Señor, es cabeza tuya y mía, y sigue requiriéndonos morir a nosotros mismos, caminar con él para aprender a confiar en él en pruebas, para que en las humillaciones seamos formados a su imagen.

     

    Aprendiendo a humillarnos bajo la poderosa mano de Dios, aprendiendo a crucificar nuestra carne, que ya no vivamos nosotros, sino Cristo en nosotros, que ya no vivamos para nosotros mismos, sino para aquel que nos salvó.

     

    Y cuando hacemos esto, estamos listos para ser buenos servidores, para ya no servirnos a nosotros mismos, sino servir a nuestro Señor, poniendo nuestras vidas por nuestros hermanos, porque así lo hizo nuestro rey.

     

    Y el día de hoy escuchas diácono, y te imaginas todo, menos a un siervo, oyes: “el ministro”, “el siervo de Dios”. Hasta he oído que ya sacaron nuevos adjetivos, porque apóstol ya les quedó chico.  

     

    Pero, al venir a la Escritura, y tomar en cuenta las enseñanzas acerca de nuestro Señor, nos damos cuenta que, todos estos no eran sino oficios de humilde servicio, no se trataba de poner en un pedestal al “siervo de Dios” y tratarlo como un rey, o como un dios. Una vez más, ¿qué dijo el Señor?

     

    Mar 10:42-44 Así que Jesús los reunió a todos y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de este mundo tratan a su pueblo con prepotencia y los funcionarios hacen alarde de su autoridad frente a los súbditos. 43 Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente, 44 y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá ser esclavo de los demás. 45 Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos».

     

    Así que, ¿quieres ser líder? Aprende de Cristo, en el cielo es totalmente al revés que, en este mundo, Cristo ganó el mundo, conquistó a su iglesia siendo el siervo de todos. El ser humano quiere conquistar al mundo con su grandeza, con su prepotencia, y solo consigue destruirse más y más. Por eso, aplica este principio de servicio en todas las áreas de tu vida, trabajos, familias, etc., y verás una diferencia. Ahora, veamos lo que encabeza la lista de los rasgos del diácono, tiene que ser:

     

    1. Honestosemnós

    Primero, esta palabra tiene como raíz otra palabra que significa alguien piadoso, alguien temeroso de Dios. Y cuánta honestidad se requiere para ser alguien temeroso de Dios, porque en cuanto carácter interno, nadie, sino solo Dios tiene acceso a mis pensamientos, intenciones y voluntad más profundas.

     

    Y solo alguien honesto en primer lugar consigo mismo, va a poder valorar y desear el temor de Dios, porque una cosa es cuando todos me ven, o lo que ven de mí, pero, otra es lo que nadie, sino solo yo, sé que pienso y siento.

     

    Y cuando soy honesto en mi interior, con respecto a la verdad de Dios y la mentira, con respecto a quien soy yo en realidad, y quién es Dios, entonces esto se refleja en mi exterior.

     

    Y qué importante virtud espiritual es la honestidad cuando se trata de servir a otros, de cuánta hipocresía nos libra, de tomar partido y agarrar monte contra alguien porque sencillamente no lo trago, de juzgar a unos y exonerar a otros, porque uno me cae bien, y el otro no, etc.

     

    Pero, cuando le permitimos al Espíritu Santo hacer esta obra en nosotros, entonces eso se nota, porque manifestamos un amor sincero, imparcial y sin hipocresía por la gente, y entonces la gente puede respetarnos, puede respetar nuestras decisiones; porque por la gracia de Dios estamos siendo honestos, que significa: venerable, honorable, serio, sobrio, digno, respetable, noble.

     

    Una honestidad interna que se refleja en una honestidad externa, en un amor sincero, de manera que el siervo es confiable, y respetable de parte de los demás.

     

    Y es algo maravilloso que Dios tenga esta honestidad como un regalo disponible para nosotros, como una de las buenas obras que él preparó de ante mano para que anduviéramos en ella. Y no te olvides esta característica porque también es para las servidoras.

     

    1. Sin doblez - dílogos

    Significa alguien que dice una historia diferente cada vez, otro diccionario la traduce ser de dos lenguas, hipócrita, insincero, falso, decir una cosa a una persona, y dar una visión distinta a otra.

     

    Qué importante esta virtud para el servidor que está en medio de los hermanos en la iglesia, porque maneja información, él oye que este dijo, que el otro dijo, y a uno le dice una cosa y a otro otra, es una gran responsabilidad, cuidar la lengua, y no tener doblez, sino ser uno en todo momento.

     

    Sembrar discordia entre hermanos es algo que el Señor aborrece, según proverbios 7, qué importante es no ser mentirosos, o no ser como la chimoltrufia: “así como digo una cosa, digo otra”. Sino estar asidos de la verdad, y poder ver a todos con el mismo amor y paciencia que Dios nos ve.

     

    1. No dado a mucho vino – me oinos polus proséjo

    Y la clave está en la palabra proséjo: sostener la mente hacia, prestar atención, aplicarse, adherirse a, atender, servir a. Y se refiere a lo que hablamos la semana pasada al respecto, esto no debe ser la práctica habitual de los servidores, no deben ocuparse, ni preocuparse por la bebida, ni en ningún modo permitir que ésta influya en su vida.

     

    Y más en estos tiempos, donde estamos invadidos por esta cultura postmodernista que dice que lo que esté bien para ti, está bien, donde las líneas entre el bien y el mal están borradas. Pero, nosotros debemos levantar muy en alto la verdad y marcar estas líneas.

     

    Además, como lo dije la semana pasada, cualquier adicción sea a una actividad, drogas, alcohol o nicotina, tiene como raíz la idolatría, porque estás buscando en eso lo que solo Cristo te puede dar, desde tranquilidad, cierto gozo, descanso y demás.

     

    Y no estamos en el tiempo donde debamos dejar la verdad ambigua, hemos sido llamados por el Rey de reyes, y no podemos permitirnos ser causa de tropiezo de alguien más.

     

    Somos la columna y el baluarte de la verdad, y necesitamos ser un ejemplo, nuestras palabras y nuestros hechos deben manifestar quién es el que está en primer lugar en nuestras vidas, a quién adoramos, a quién servimos, al alcohol, al dios de nuestros deseos o al Señor.

     

    Porque recuerda el vivir para satisfacerme a mí mismo y todo ídolo que adoro para este objetivo, en realidad me está defraudando y me va a dejar en miseria, y destruido.

     

    Pero, el verdadero amor y servicio, es ver por los demás y no por lo mí, y exige sacrificio, y si no estás dispuesto a poner a un lado cosas que son necesarias para bien representar a tu Señor, es mejor que no sirvas, pero, sabe que estás adorando a otro que no merece adoración, estás siendo infiel al que te provee, te cuida y dio su vida por ti.

     

    Un siervo del Señor, que le conoce, que ha experimentado su amor, y lo que es andar en la verdad, tarde o temprano estará dispuesto a abandonar por completo este tipo de hábitos, en primer lugar porque está satisfecho en su Señor, y por amor al Señor, y a sus hermanos, sabrá que no vale la pena darle un minuto de tiempo aire en el pensamiento, y mucho menos sacar un penny para gastarlo en eso.

     

    Porque cuando conoces verdaderamente a tu Señor, la realidad es que todo eso debe pasar a un segundo término, y no ser relevante, además, es una línea muy delgada, entre un gusto, o una dependencia.

     

    Ya lo mencioné la semana pasada, si estás en Cristo, seas o no un supervisor, mejor abandona todo eso, y llénate de Cristo, te sale más barato, te ahorras juicios y chismes y del peligro de justificar una dependencia. Créeme en Cristo tienes muchísimo más de lo que te puedas imaginar. Dice la Palabra:

     

    Pro 20:1 El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea. Los que se dejan llevar por la bebida, no pueden ser sabios. (NTV)

     

    1. No codicioso de ganancias deshonestas – aisjrokerdés.

    Igual que el obispo, el diácono no debe ser alguien codicioso, falto de contentamiento, entregado a los deseos de sus ojos, de su carne y de la vanagloria de la vida.  Porque la codicia, la falta de contentamiento lleva a la deshonestidad, y la deshonestidad tarde o temprano lleva al fracaso, o cosas peores, porque es un pecado grave, dice la Palabra:

     

    Pro 11:1 El SEÑOR aborrece las balanzas adulteradas, pero aprueba las pesas exactas

    Pro 16:11 El SEÑOR exige el uso de pesas y balanzas exactas, él es quien fija los parámetros de la justicia.

    Pro 22:1 Elige una buena reputación sobre las muchas riquezas; ser tenido en gran estima es mejor que la plata o el oro.

     

    Alguien que ha entendido lo que dijo el Señor:

    Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

     

    Que entiende bien lo que es el amor al mundo y el amor del Padre:

    1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

    Stg 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

     

    1. Manifiesta una vida espiritual firme y una conducta aprobada.

    1 Ti 3:9 que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.

    El misterio de la fe, se refiere a las verdades reveladas en el NT que durante el tiempo del AT estuvieron ocultas, las cuales conforman nuestra fe. Y en la combinación entre guardarlas y tener limpia conciencia tenemos la aplicación.

     

    En primer lugar, un siervo de Dios debe guardar la verdad, es decir, recibirla, creerla, confiar en ella, de modo que sea lo que lo mueve para cada decisión en su vida. Su disco duro, no puede estar con un pensamiento en la Biblia y otros tres en pensamientos, o filosofías humanas.

     

    Dice el Señor, no puedes poner vino nuevo en botellas viejas, porque el vino nuevo va a romper la botella vieja. Dice también, no pones remiendo de tela nueva en vestido viejo porque la tela nueva encoje y hace peor el hoyo del vestido viejo, y dice: el vino nuevo en odres nuevos, y así los dos se conservan.

     

    En otras palabras, no puedes pretender combinar tu vieja manera de pensar y de vivir con lo que la Palabra enseña, tarde o temprano vas a tener que escoger, y si no sueltas tus viejo modo de pensar, vas a tropezar.

     

    Cualquiera que anda así, termina apostatando la fe. Porque por lo regular cuando hacemos eso, es porque estamos pretendiendo justificar algún pensamiento o hábito pecaminoso, que no queremos soltar y, por lo tanto, nuestra conciencia no está limpia.

     

    Dios llama al servidor a hacer de la verdad su modo de vida, lo cual va a darle una conciencia limpia. Esta facultad humana dada por Dios a cada persona que sirve para advertirnos cuando hemos violado la ley moral.

     

    La conciencia nos acusa o nos justifica, si hacemos lo que va en contra de Dios, nos produce culpabilidad, vergüenza, temor, remordimiento, desesperación por el pecado, o lo contrario, si practicamos las verdades que hemos aprendido, entonces disfrutamos de seguridad, de paz, de gozo.

     

    La Biblia una y otra vez nos invita a cuidar nuestra conciencia porque es frágil, y ésta está cuidada cuando somos honestos con la verdad, cuando la amamos, y la seguimos y la descomponemos cuando no guardamos con sinceridad la verdad. Dice la Palabra:

     

    2 Co 1:12 Podemos decir con confianza y con una conciencia limpia que, en todos nuestros asuntos, hemos vivido en santidad y con una sinceridad dadas por Dios. Hemos dependido de la gracia de Dios y no de nuestra propia sabiduría humana. Ésa es la forma en que nos hemos comportado ante el mundo y en especial con ustedes. (NTV)

     

    ¿Cómo está tu conciencia? ¿Qué papel juega la verdad de Dios en tu vida? ¿Eres un cristiano de domingo, o en verdad vives lo que crees? El hacer lo correcto te hará un siervo fiel.

     

    1 Ti 3:10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.

    Ser sometidos a prueba es la palabra dokimazo, y significa someter a prueba algo con el fin de aprobarlo, no de reprobarlo, examinar algo y comprobar su genuinidad. Y mis hermanos, esto no nos debe molestar, porque la vida del creyente debe ser transparente, si tienes algo que ocultar, no tienes una conciencia limpia, y tarde o temprano la mugre sale a la superficie, y todo lo que construiste se vendrá abajo.

     

    Por eso, yo prefiero decirte de entrada quién soy, y mostrarme como soy, porque así de una vez me odias y te vas, o me aceptas y caminamos juntos en nuestras debilidades dependiendo de la gracia del Señor. El que aparenta no es libre, pero el que sin temor muestra quién es y cómo solo es Dios quien le sostiene, puede vivir en libertad. El Señor decía:

     

    Jua 11:9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; 10 pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.

     

    Jua 3:19-21 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas.20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere. (NTV)

     

    De la misma manera, un siervo tiene que estar dispuesto a ser evaluado, y además nosotros como iglesia debemos estar en la Palabra para tener discernimiento y saber evaluar a una persona no con criterios humanos, sino con la verdad de Dios.

     

    El poder reconocer e identificar a alguien como fiel, espiritual, sin motivos ocultos, que ama al Señor, que no tiene agendas ocultas, que en la iglesia es uno, y los viernes en los antros o peor, en su casa, es otro muy diferente. Y cada uno de nosotros debemos ser acontables, estar dispuestos a rendir cuentas.

     

    Al final el que nos juzga es el Señor, pero, nosotros somos la columna y el baluarte de la verdad. No cualquiera debe estar sirviendo, sino el que es llamado, y anda de acuerdo a ese llamado. Por ejemplo, si alguien dice: quiero servir, pero, nunca mueve un solo dedo para ayudar, verdaderamente, ¿querrá servir?

     

    • Los rasgos de las servidoras, o diaconizas.

    1 Ti 3:11 Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.

    En este versículo se ha debatido mucho acerca de si estas mujeres, Pablo se está refiriendo a las esposas de los diáconos o a un orden separado de diaconisas, pero, en realidad, es que en muchas ocasiones Pablo menciona a servidoras como Febe en Romanos 16. Hechos menciona a Tabita, a Priscila.

     

    En fin, el llamado de Dios a servirlo es para todos, la iglesia es un cuerpo, y cada miembro cuenta, es necesario y Dios le ha dado algo para bendecir, servir y amar a su prójimo, edificando el reino de Dios, y bajo los principios que hemos aprendido, claro.

     

    Pablo ya mencionó algunas funciones que son exclusivas de hombres o de mujeres, pero, en el lugar donde el Señor nos ponga, ahí debemos manifestar lo que somos, hijos, o hijas de Dios. Veamos la lista: lo mismo que los diáconos, las diaconizas deben ser:

     

    1. Honestas - semnós

    Piadosas, honestas consigo mismas, por lo tanto, cuidadosas en su trato con los demás, igual, no tomando partido porque pues “ella es mi manita”, tu sabes, tengo que serle leal, eso no es ser honesto, agarrar monte contra alguien porque no me cae bien, y basadas en esto juzgar a unos, exonerar a otros, ser parcial, etc.

     

    Honestidad es una virtud que el Espíritu Santo provee, de manera que la gente pueda respetarte mujer, respetar tus decisiones, al ser honorable, seria, noble, imparcial, confiable para con otras mujeres.

     

    Lo vuelvo a repetir, es algo maravilloso que Dios tenga esta honestidad como un regalo disponible para nosotros, como una de las buenas obras que él preparó de ante mano para que anduviéramos en ella, para hombres y para mujeres.

     

    1. No calumniadoras – Diábolos.

    Traducido también diablo, el calumniador. Mujer, mira lo serio de no darle al Espíritu Santo el control de tu influencia y tus emociones. Ser calumniadora o diábolos, es el rasgo de una mujer que no está sujeto a su Señor. Ya lo vimos en el capítulo pasado, mujer, tu influencia es poderosa, tus palabras pueden incendiar un bosque entero si no pones todo tu ser bajo el control del Espíritu Santo.

     

    Y si estás en una posición de servicio debes tener el doble de cuidado, porque Satanás te utilizará para que no seas una bendición, sino un problema. Pon atención, si en el área donde estás siempre hay alguien herido, siempre alguien inconforme, ya se hizo un chisme, y el ministerio ya parece lavadero de mercado.

     

    Qué importante mujer es que seas espiritual, sí, tu esposo tiene una responsabilidad en lavarte, pero, tú por igual tienes una responsabilidad individual de permanecer en la Palabra, de estar sujeta a tu esposo, y ser humilde recibiendo reprensión de él y de la Palabra.

     

    Mujeres ustedes son muy eficaces e inteligentes, yo podría decir sin temor a equivocarme mucho más que los hombres, saben cómo organizar una casa, una familia, de manera que eventos o actividades en la iglesia no les cuesta ningún trabajo, y sé que en un instante organizan un evento.

     

    Pero, igual, si no eres cuidadosa y te mantienes bajo sujeción, a la Palabra, a tu marido, al Espíritu Santo, entonces te conviertes en una calumniadora, en una diábolos, y lo que es una bendición se convierte en un problema, y no quieres eso.

     

    Cuánto ha hecho daño esta obra de la carne entre mujeres a muchas iglesias, y esta iglesia no es la excepción, mucho de nuestros problemas en esta iglesia tienen que ver con esto, con problemas entre mujeres. Cuidado, es una gran responsabilidad.

     

    Busquemos la paz y sigámosla, pongamos por obra los principios de amor, humildad, servicio. Mujer sujeta tu lengua, controla lo que vas a decir, recuerda lo que dice Santiago:

     

    Stg 3:5-6 Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! 6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno…

     

     Stg 3:8-9 pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

     

    Stg 3:10-12 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. 11¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? 12Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

     

    Porque checa mujer muchas veces la indiscreción, o la imprudencia la justificas en el nombre de la justicia, y de la amistad, y de una supuesta buena intención, pero, el resultado es desastroso. Servidora de Dios, cuida tu boca. Y sabe que el Espíritu Santo es capaz de librarte de este engaño.

     

    1. Sobrias – nefáleos

    El mismo rasgo de carácter que los ancianos, Un comportamiento serio y decoroso, en palabras y obras, alguien a quien se le puede tomar en serio. Discreta, cautelosa, mesurada, moderada, respetable.

     

    Como ya lo vimos, lo contrario a alguien intoxicado por alguna droga o alcohol, que es desinhibido, indiscreto, imprudente, totalmente alocado. Dios requiere de una mujer sobria, como servidora, y el Espíritu Santo puede hacer esto tu vida mujer.

     

    1. Fieles en todo

    Dignas de confianza, no tener que andar como bombero, apagando los incendios uno detrás de otro, sino fiel al Señor, fiel a la Palabra, una mujer recatada que sabe que está representando al Señor, y a su marido, porque recuerda, la mujer es la gloria de su esposo. No hagas quedar mal a tu esposo, tú eres su corona.

     

    Y el Espíritu Santo puede hacerte una mujer fiel, confiable, en cada área de tu vida, en cada área que el Señor te confíe en su iglesia.

     

    1. El servidor debe tener su hogar en orden.

    1 Ti 3:12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

    Ya lo vimos la semana pasada, así como los ancianos, los diáconos deben probar su carácter espiritual en su hogar, primeramente, gobernando bien a sus hijos, el dinero, y todo lo que conforma su familia, su hogar.

     

    Como ya lo vimos, un hombre marido de una sola mujer, que es fiel, que es un buen esposo, muestra que ha entendido su papel de hombre, dentro del pacto matrimonial. El servidor por igual, debe ser una persona que muestre ser libre de inmoralidad sexual, de la codicia.

     

    Recuerda hombre, tu vida matrimonial dice mucho de ti, y es un testimonio público de lo que el Espíritu Santo ha hecho en tu vida, o no le has permitido hacer, habla de compromiso, contentamiento, etc. Nuestro hogar debe tener puertas de cristal, porque de cualquier manera nada está oculto a los ojos de nuestro Señor.

     

    Y es el mismo principio, ¿qué cara trae tu esposa al venir a la iglesia a servir? ¿Está gozosa? Hombres, Dios nos llama a gobernar nuestros hogares, ahí debemos ser los mejores siervos del Señor, ahí está nuestro primer ministerio. Si ese ministerio no anda bien, no podemos pretender hacer ministerio en otro lugar.

     

    Igual tus hijos, tú Padre eres el primer responsable de ellos, no dejes esa responsabilidad a tu esposa, porque tú y yo vamos a dar cuentas de ellos, además, te voy a decir algo, nuestros hijos son excelentes entrenadores para hacernos buenos siervos en la iglesia.

     

    Pero, si es evidente que los hijos andan en rebeldía y disolución y no guardan respeto por sus Padres, hay un mal gobierno de parte del papá.

     

    Y aunque Dios tiene hijos, y no nietos, nosotros como Padres no podemos revelarles a Cristo a nuestros hijos, no los podemos hacer cristianos, sí podemos darles ejemplo, de lo que es ser un creyente, instruirlos en disciplina y amonestación del Señor, estorbarlos y no patrocinar sus pecados; un hombre de Dios, va a estorbar a sus hijos con toda sabiduría, no les va abrir la puerta a la maldad.

     

    Entonces nuestra fidelidad como siervos del Señor debe comenzar en casa y fluir hacia cada área de mi vida, hasta llegar a la iglesia, esa es señal de sanidad espiritual y una buena administración. Y no olvidemos que en todo esto es Dios, es su gracia la que nos capacita, sin ello no es difícil, es imposible.

     

    Y si no sabes gobernar tu propia casa, en todas las áreas, espiritual, y económicamente, si has sido infiel, o negligente y no te has puesto las pilas, no esperes que Dios te llame a algún ministerio. Ponte, ya de rodillas y levanta manos santas intercediendo por ti y por tu familia, en Cristo es posible.

     

    1. Hay recompensa de ser un siervo fiel.

    1 Ti 3:13 Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

    Aquellos que son fieles en su servicio al Señor, en el llamado que él les ha hecho, obtienen recompensas, y Pablo habla específicamente de dos, dice: Ganan para sí un grado honroso.

     

    ¿Qué significa esto? En primer lugar, el servir, como lo hemos venido viendo, implica una posición de humildad voluntaria, el Señor lo dijo, el que quiera hacerse grande, hágase el siervo de todos. Sin embargo, la Palabra dice:

     

    Stg 4:10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

     

    Pedro escribió en su primera carta:

     

    1 Pe 5:6-7 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

     

    1 Pe 5:1-4 Y ahora, una palabra para ustedes los ancianos en las iglesias. También soy un anciano y testigo de los sufrimientos de Cristo. Y yo también voy a participar de su gloria cuando él sea revelado a todo el mundo. Como anciano igual que ustedes, les ruego: 2 cuiden del rebaño que Dios les ha encomendado. Háganlo con gusto, no de mala gana ni por el beneficio personal que puedan obtener de ello, sino porque están deseosos de servir a Dios. 3 No abusen de la autoridad que tienen sobre los que están a su cargo, sino guíenlos con su buen ejemplo. 4 Así, cuando venga el Gran Pastor, recibirán una corona de gloria y honor eternos. (NTV)

     

    Y no solo el Señor, igualmente la iglesia da honra al servidor, ¿se acuerdan en 1 Tesalonicenses?

    1 Ts 5:12-13 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 13 y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.

     

    En realidad, sabemos lo que dice Pablo en su carta a los corintios:

     

    1 Co 4:7 Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?

     

    En otras palabras, servir al Señor, es un regalo de gracia del Señor, sinceramente, el Señor haría un mejor trabajo sin nosotros, él podría mandar ángeles perfectos, sin debilidades, que no se quejan, que no son envidiosos, chismosos que no son inconstantes, y lo harían perfecto, pero en su gracia, el Señor nos convida de su amor.

     

    Y nos da el privilegio de que, aun siendo vasos de barro, y en ocasiones como un servidor, vasos de barro que le deshonraban, de portar un maravilloso contenido glorioso. Eso ya sería suficiente, sin embargo, habiendo sido blasfemos e injuriadores, todavía inmerecidamente nos da honra, nos regala el respeto inmerecido de gente como ustedes, su amor y su cariño. Es algo maravilloso.

     

    Ahora, la honra viene del Señor, no es una honra que nosotros debamos tomar por nosotros mismos, es él quien la da, y si servimos motivados por recibir esta honra, recibiremos honra humana, pero, ya recibimos nuestra recompensa, nuestra actitud debe ser la que Cristo mismo nos enseñó:

     

    Luc 17:7-10 »Cuando un sirviente vuelve de arar o de cuidar las ovejas, ¿acaso su patrón le dice: “Ven y come conmigo”? 8 No, le dirá: “Prepara mi comida, ponte el delantal y sírveme mientras como. Luego puedes comer tú”. 9 ¿Y le agradece el amo al sirviente por hacer lo que se le dijo que hiciera? Por supuesto que no. 10 De la misma manera, cuando ustedes me obedecen, deben decir: “Somos siervos indignos que simplemente cumplimos con nuestro deber”.

     

    Y ahí no termina, no solo un grado, un nivel honroso delante de Dios y delante de la gente, sino mucha confianza en la fe, que es en Cristo Jesús. ¿Qué significa esto? Conforme servimos al Señor y a su iglesia con la actitud y la diligencia correctas, entonces ganamos respeto, autoridad, y seguridad entre el pueblo de Dios al que servimos.

     

    Podremos ver el poder y la gracia de Dios obrando en nuestras vidas, y el Señor nos seguirá confiando cosas aún mayores.

     

    Mat 25:21 »El amo lo llenó de elogios. “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!”.

     

    Vamos al último punto:

     

    1. La meta y el fundamento del porqué debemos procurar estos rasgos.

    1 Ti 3:14 Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte,

    Pablo nos está dando la razón por la cual escribió esta carta, y se podría traducir mejor: Hubiera querido decírtelo en persona, pero, no pude ir tan pronto como pude, pero esto es algo muy importante. ¿Por qué cuidar tener una fe sincera, un amor genuino, una limpia conciencia?

     

    ¿Por qué ser una iglesia que ora y que evangeliza? ¿Por qué cuidar los roles entre hombres y mujeres en la iglesia? ¿Por qué anhelar y procurar permanecer en Cristo y ser transformados a su imagen en todos estos rasgos de carácter? Pablo dice:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

    En otras palabras, Timoteo, no olvides quién eres, no olvides tu identidad. Mi hermano, cada vez que digas, ¿por qué tengo que humillarme? ¿Por qué tengo que servir? ¿Por qué tengo que aguantar a este o a esta?

     

    ¿Por qué no como mucha gente puedo tomar un domingo y estar panza arriba y tengo que levantarme temprano y no vivo para mí mismo? No sé, piensa en todas las quejas y pretextos y justificaciones que tu carne te da cuando se trata de servir y de buscar a tu Señor.

     

    En primer lugar, porque somos la casa, el

    oikos

    de Dios, lo cual se refiere a la familia, el clan de Dios; mis hermanos, éramos enemigos de Dios, objetos de su ira, y por su gran misericordia nos alcanzó, no nos dio lo que merecíamos, nos perdonó, y todavía nos dio de su naturaleza y nos hizo miembros de su familia, por eso servirlo, no es una mera cuestión de religión, o de cumplir la ley porque si no Dios me castiga.

     

    ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Somos la familia de Dios, no es por la reputación del nombre de un pastor, o una iglesia, o denominación, eso es carnal, no somos un equipo de futbol, o un club social, o un mercado de conveniencia al cual hay que darle buena publicidad, no, somos miembros de la casa de Dios. Y esto nos merece comportarnos como es digno del llamamiento que se nos ha hecho.

     

    Si tu perspectiva de cristiano no llega a este punto, tienes todavía la vista muy corta, y en menos de lo que esperas va a ser insuficiente tu esfuerzo de estar aquí, o de querer cambiar.

     

    No somos de la casa de un ídolo mudo, sino que pertenecemos a la familia del Dios vivo. Mis hermanos, el mundo está muerto, y vive entregado a sus ídolos, de codicia, lascivia, de vanagloria, ídolos que no ven, ni oyen, ni siente, un mundo que, enajenado, engañado, esclavizado a ellos, finalmente va a quedar vacío y miserable.

     

    Pero, nosotros pertenecemos al Dios vivo, al Dios viviente creador del cielo y la tierra, somos la posesión adquirida, por la sangre de Cristo, para la alabanza de la gloria de nuestro Dios. Graba eso en tu mente y corazón, y si no lo entiendes haz una prioridad el orar para que Dios te lo haga entender.

     

    Lo repito, el mundo está en tinieblas y vive para servir a ídolos mudos, a todo tipo de adicciones, desde la pornografía, las apuestas, drogas, hasta no poder vivir sin hobbies cada vez más absurdos, y vacíos que solo les vacían los bolsillos.

     

    Pero, nosotros no nos desgastamos por cosas que envejecen y que al final no van a permanecer, ni nos podremos llevar con nosotros, servimos al Dios vivo; el rey David, uno de los reyes más prominentes de Israel, teniendo acceso a todo lo que el mundo le podría dar decía:

     

    Sal 42:2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

     

    Los hijos de Coré escribieron:

     

    Sal 84:1-2 Qué bella es tu morada, oh SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. 2 Anhelo y hasta desfallezco de deseo por entrar en los atrios del SEÑOR. Con todo mi ser, mi cuerpo y mi alma, gritaré con alegría al Dios viviente. (NTV)

     

    Vivimos en medio de una sociedad muerta, pagana, que no tiene propósito para vivir, no sabe a dónde va, pero nosotros somos la asamblea de los santos, la iglesia del Dios vivo. Por eso nos tomamos tantas molestias, por eso nos negamos a nosotros mismos, por eso ya no vivimos y Cristo vive en nosotros.

     

    Además, lo he dicho en casi cada prédica: nosotros somos la

    columna y el baluarte de la verdad,

    ¿qué significa esto?

     

    Los Efesios entendían bien a qué se refería Pablo, el templo a la diosa Diana era una de las siete maravillas del mundo antiguo, y cuenta la historia que tenía 127 columnas, algunas arregladas con joyas y cubiertas de oro, y el baluarte era el cimiento sobre el que estas columnas eran sostenidas.

     

    Pero, a su vez, las columnas no eran lo importante, sino el templo en sí mismo, de la misma manera nosotros como iglesia tenemos este propósito maravilloso no de sostener un templo de un ídolo mudo, sino de sostener la verdad del Dios vivo.

     

    La revelación divina, el evangelio, la fe cristiana, como iglesia esta es nuestra mayor responsabilidad, nosotros no inventamos la verdad, ni la alteramos, porque recibiríamos juicio, al contrario, debemos apoyarla, protegerla, modelarla con nuestras vidas.

     

    Es nuestro tesoro más importante, más que edificios, o ministerios, nosotros somos portadores del evangelio poderoso para salvar, para dar vida, para santificar, para dar perdón de pecados, para vivir para la gloria de Dios.

     

    Nosotros somos los mayordomos de la Palabra, y es la posesión más preciosa en esta tierra, y si la usamos mal, si la ignoramos, si la tergiversamos, si la despreciamos, estamos destruyendo nuestra única razón de existir, y seremos ineficaces y recibiremos juicio de parte de Dios.

     

    Y es una responsabilidad individual, cada uno, necesitamos creerla, apoderarnos de ella memorizándola, meditar en ella, entenderla, obedecerla, defenderla, vivirla y proclamarla. Solo ahí nos encontraremos plenos, satisfechos y seguros. Y nuestro servicio y amor por los demás, el obedecer los principios bíblicos todo tiene que ver con esto.

     

    Porque si seguimos con los pensamientos frívolos y equivocados de este mundo, nunca veremos verdadera libertad en nuestras vidas. Este mundo es pasajero hermanos, y nosotros fuimos hechos para la eternidad, y aquí comienza todo, esta debe ser nuestra más alta prioridad.

     

    Por eso si tu motivación de estar en la iglesia solamente es: es que ya intenté todo y todo me falló, a ver si esto sí me funciona, o a ver si aquí si Dios cambia a mi esposo, o a mi esposa, a ver si me va mejor, tu perspectiva es muy corta y vas a tropezar.

     

    Necesitas saber que es el Dios vivo el que te llamó, y formando parte de su iglesia, tienes el privilegio y la misión más maravillosa y grande que nada en este mundo te puede dar, ser columna y baluarte de la verdad.

     

    Por eso Pablo cierra con el primer credo cristiano, que quedó inscrito en la Palabra, así de importante es la razón de procurar a nuestro Señor para ser como él con su poder y tener estos rasgos, y ser esta iglesia que proclama su verdad, y de todas, esta es la más importante: Cristo mismo, el Evangelio:

     

    1 Ti 3:16a E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:

    En resumidas cuentas, en esto consiste nuestra fe, por eso somos lo que somos y hacemos lo que hacemos. Y Pablo comienza diciendo: es indiscutible, no se puede negar este misterio que una vez estuvo oculto, pero que fue revelado en Cristo. Y cada creyente debe estar de acuerdo con esta verdad, si no, no puede llamarse cristiano.

     

     

     

    1 Ti 3:16b Dios fue manifestado en carne,

    La Biblia declara que Cristo es Dios, la traducción del Nuevo mundo de los testigos de Jehová no fue traducida para instruir, sino solo para decir que Cristo no es Dios, pero, si Cristo no es Dios, me estás hablando de otro que no es Cristo, me estás hablando de una religión extraña, pero, no es cristiana, sin Cristo como Dios, las Escrituras pierden todo su propósito.

     

    Como dice aquí: Dios mismo Jesucristo la segunda persona del Dios trino, fue encarnado, se hizo hombre, para poder morir en nuestro lugar, recibir el castigo que nosotros merecíamos, y a la misma vez resucitar como el nuevo Adán, y ahora por la fe, nosotros somos nuevas criaturas, y un día resucitaremos como él. Y dice:

     

    1 Ti 3:16c Justificado en el Espíritu,

    Jesucristo fue declarado justo, no se halló pecado en él, el mismo Espíritu en el día de su bautismo se manifestó mientras Dios el Padre decía: este es mi hijo amado, y él me complace, cumple con mi justicia a la perfección. De manera que Jesús fue un sacrificio sin pecado a nuestro favor, dice en 1 Corintios:

     

    2 Co 5:21 Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado,* para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.

     

    El más grande problema de la humanidad no es el hambre, o la guerra, o la injusticia, todo eso no es sino síntoma de algo que en lo profundo está mal, y se llama pecado, tu pecado y el mío son la causa de todo nuestro sufrimiento y condenación.

     

    Pero Cristo fue justificado, declarado justo, y cuando confesamos nuestro pecado, nuestra total incapacidad, pero declaramos nuestra confianza en Cristo, entonces somos justificados, esa justicia perfecta que Cristo ganó al jamás pecar, nos es depositada a nuestra cuenta. Y dice:

     

    1 Ti 3:16d Visto de los ángeles,

    Los ángeles son servidores de Dios, mensajeros de Dios los cuales fungieron como testigos al mundo de que Cristo era Dios encarnado, en su nacimiento, en su ministerio, en su resurrección, y en su ascensión ellos estuvieron presentes dándonos testimonio a nosotros de que él era el Dios altísimo.

     

    No solo eso, sino los mismos ángeles caídos, lo vieron triunfar sobre ellos, y Cristo mismo declaró victoria sobre ellos en la cruz del calvario, dejándonos paso libre a la reconciliación y al perdón de pecados.

     

    1 Ti 3:16e Predicado a los gentiles, Creído en el mundo,

    Antes de Cristo, Dios solo se había revelado a un solo pueblo, al pueblo de Israel, pero, él dejó la gran comisión y desde hace dos mil años se ha predicado a todas las naciones que Cristo es Señor, y hoy estamos tú y yo aquí gracias a esta predicación. Cristo el Salvador del mundo entero ha sido y está siendo predicado, de una manera u otra. Porque él viene a hacer cuentas, y no quiere que nadie se pierda. Y por último:

     

    1 Ti 3:16e Recibido arriba en gloria.

    Jesucristo no está en ninguna tumba en esta tierra, puedes visitar la tumba de Mahoma, de Buda, de Krisna, pero no la de Cristo Jesús, porque está vivo, él resucitó. Como cristianos nuestra más grande esperanza no es un gobierno humano justo, o una economía perfecta, o la cura del cáncer, es que Cristo resucitó.

     

    Lo cual implica que todo lo que ves un día dejará de existir para dar paso a un reino inconmovible, perfecto, donde mora la justicia, donde no habrá más vileza, ni violencia, ni dolor, ni desesperanza, nuestro Rey viene hermanos.

     

    De esto se trata nuestro cristianismo, por eso servimos, por eso venimos a la iglesia, por eso nos negamos a los placeres efímeros y malvados de nuestra carne y de este mundo, por eso escogemos la humillación, el perdonar a otros, el poner la otra mejilla, el ser esposos que se sacrifican por sus esposas, el ser esposas sujetas a sus maridos, etc.

     

    Así de importante debería ser para nosotros nuestro cristianismo, así de importante y relevante es tu servicio a Dios. Es mucho más que estar ocupado en la iglesia, o sentirte espiritual, o que ya te ganaste dos o tres bendiciones de parte de Dios.

     

    No debemos olvidar todas estas cosas cada vez que abrimos la Biblia, que oramos, que nos relacionamos como hermanos por más difícil que parezca, porque por eso lo hacemos, cada vez que cruzamos esa puerta, que tomamos una escoba para barrer, o un cepillo para lavar el excusado.

     

    O damos nuestro diezmo, o movemos una silla, o pasamos por alto la ofensa de nuestro hermano, y todas esas cosas en las que te cuesta tanto trabajo ser fiel, o siquiera levantar una mano para servir y sacrificarte por tu Señor y tus hermanos. Y por todas estas cosas Jesucristo dijo, y cierro este mensaje con esto:

     

    Luc 9:57- 62 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el reino de Dios. 61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

     

    ¿Por qué tan importante el carácter? Por todas estas cosas, el reino de los cielos es algo ciertísimo y no es para tomarse a la ligera, ¿dónde estás mi hermano? ¿Dónde andas? ¿Estás dispuesto a seguir a tu Señor? ¿Estás dispuesto a poner tu vida y dejar de tomar a la ligera la verdad que se nos ha encomendado? Dios nos ha llamado, somos sus siervos y para esto existimos.

     

     

     

     

  • Jul 23, 20171 Timoteo 3.1-7 El llamado al servicio y los rasgos del servidor
    Jul 23, 2017
    1 Timoteo 3.1-7 El llamado al servicio y los rasgos del servidor
    Series: 1 Timoteo

    EL LLAMADO AL SERVICIO Y LOS RASGOS DEL SERVIDOR

    1 Timoteo 3:1-7

     

    INTRODUCCIÓN

    Creemos que toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo,

     

    Y hemos llegado a esta hermosa carta, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, y todos daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que no está descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado, junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta.

     

    Esto hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar, y ayudar a un joven pastor para llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; por eso, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Nuestro versículo clave es:

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Hemos aprendido que, sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas. Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto y una buena conducta.

     

    De esto se trata la sana doctrina, un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia. Dice nuestro segundo versículo clave:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Somos la columna y el baluarte de la verdad, es decir, la sana doctrina produce un buen carácter, y este produce una buena conducta, y esta conducta, y buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, hacen que nuestro Padre que está en los cielos sea glorificado.

     

    Por lo tanto, nuestra responsabilidad principal es conocer a Cristo en comunión íntima y personal, darlo a conocer a quienes no lo conocen, y una vez en la iglesia, enseñarles a tener esta misma comunión íntima y personal, para que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos.

     

    Y Pablo nos va dejando poco a poco el flujo de esta carta, comenzó con una iglesia evangelizadora, una iglesia que ora. Luego se refiere a cada individuo, la mujer tiene su función, el hombre tiene la suya, el hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios. La mujer confiada en la dirección de Dios masculina, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en su capacidad sino en Cristo.

     

    Y me encanta ver cómo toda la Escritura es verdaderamente de inspiración divina, en estos capítulos puedo ver los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

     

    El primero se cumple cuando ambos, mujeres y hombres buscamos al Señor con todo nuestro corazón y finalmente confiamos en él y dependemos de él para todas las áreas de nuestras vidas, y el segundo lo vamos a comenzar a ver hoy.

     

    Inmediatamente después, Pablo se dirige al liderazgo de la iglesia, a los servidores, porque ¿cómo amamos a nuestro prójimo? Sirviéndolo. Pablo nos va a mostrar cómo Dios nos llama a la madurez, porque alguien que se enfoca no en sí mismo, sino en los demás, es alguien maduro.

     

    ¿Cómo conducirnos correctamente en la iglesia del Dios viviente? Cuidando de tener el liderazgo correcto. Un buen sector de la iglesia ha cometido el error de copiar un liderazgo secular, pero, solo la Palabra nos puede enseñar, lo que es el verdadero liderazgo, y cómo éste se define en servicio, y en rasgos de carácter, que hablan de una persona madura. Por eso yo titulé este mensaje: EL LLAMADO AL SERVICIO Y LOS RASGOS DEL SERVIDOR. Demos lectura:

     

    Hoy en día existen diferentes modelos de gobierno de la iglesia, algunos son muy dogmáticos, pero me llama la atención que en la Biblia no existe una estructura definida, tan es así, que existen diferentes y variados modelos, tenemos por ejemplo el modelo congregacional, donde como si la iglesia fuera una democracia, la congregación gobierna la iglesia, y hasta eligen por votación a sus pastores, y a sus líderes.

     

    Existe la iglesia episcopal, la cual es gobernada por obispos, la iglesia presbiteriana, la cual es gobernada por el presbiterio, o los ancianos, etc. Nosotros como Calvary Chapel, tenemos nuestra forma de gobierno, elegimos un gobierno teocrático, y lo tomamos del liderazgo de Moisés: Dios gobernando su iglesia, dando su Palabra y dirección a un hombre, ayudado por un consejo de ancianos.

     

    Pero, para mayor entendimiento puedes adquirir el libro de Distintivos de Calvary Chapel, o inscribirte al discipulado para que si no lo tienes tan claro, lo puedas entender.

     

    Pero, me llama la atención que la Biblia no nos da un manual de cómo organizar la iglesia, pero, checa, lo que nos da es un perfil, un carácter. Porque se puede tener a la persona equivocada en el lugar equivocado.

     

    Dice Jaime Foote: el hombre busca métodos, pero, el método de Dios es el hombre. Entonces hoy aprenderemos que más bien, Dios está buscando a gente redimida, gente que ha nacido de nuevo y que muestra en su conducta que en verdad está siendo transformada por el Espíritu Santo, y a este tipo de personas es a la que Dios quiere utilizar para guiar a su iglesia, gente espiritual.

     

    Puedes buscar en estas epístolas pastorales, y no vas a encontrar lo que el ser humano acostumbra: nombramientos, jerarquías, o constituciones. Claro que es importante la organización, sí, somos un organismo vivo, pero, aún un organismo vivo desordenado, es un cuerpo sin coordinación, no funcional.

     

    Pero, lejos de darnos un manual de cómo organizar la iglesia en cuanto a los líderes, Pablo nos da una lista en cuanto al carácter de la persona.

     

    Ahora, notemos algo, la RV dice requisitos de los obispos, pero, yo no lo llamaría requisitos, porque entonces estaría implicando que esta lista es mi responsabilidad, y que tendría que comenzar por ponerla en mi refrigerador y decir: mañana comienzo la dieta espiritual, el entrenamiento necesario para yo alcanzar este nivel.

     

    Y, esto estaría en contradicción con lo que la Biblia enseña, en este caso estaríamos peleando contra la carne, y seríamos derrotados. No es así, Pablo está hablando de alguien que ha entregado su vida al Señor, y los indicios de que el Espíritu Santo de Dios mora en esta persona, es madurez, es una vida transformada.

     

    Aclaremos que a todos Dios nos llama a servirlo amando a nuestro prójimo, y el liderazgo requiere de algo a lo cual, por igual, todos estamos también llamados, Dios nos llama a la madurez.

     

    Alguien que ha muerto a sí mismo, que con el paso del tiempo en su caminar con Cristo, las pruebas, las humillaciones, le han enseñado a humillarse bajo la poderosa mano de Dios, a crucificar su carne, a ya no vivir él, sino Cristo en él, o ella, ya no vivir para sí mismo, sino para el que lo salvó y para servir a su prójimo, y mi primer punto es este:

     

    1. El mejor lugar de servicio es aquel en el que el Señor te ha puesto.

    1 Ti 3:1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.

    Pablo comienza con la segunda palabra fiel de esta carta; es decir, lo que Pablo va a enseñar es algo en lo que puedes confiar.

     

    Una vez más, que esto te recuerde que necesitas poner en tu corazón lo siguiente: de todo lo que está escrito en el mundo, sea lo que sea, religiones, filosofías, solo hay dos, o es la palabra del hombre, o es la Palabra de Dios.

     

    Y la palabra del hombre siempre cae a tierra, no permanece, no es eterna, no salva, es insuficiente, pero, solo la Palabra de Dios, es poderosa, eficaz, la cual, no solo nos saca de problemas temporales, sino que nos libra de condenación, y nos abre los ojos a la verdad, es luz, solo la Palabra de Dios es verdad.

     

    Y esto es lo que Pablo está diciendo, esto es verdadero, si alguien anhela, tiene en su corazón, desea una posición de servicio a sus hermanos y a su Señor, está deseando algo bueno.

     

    ¿Qué significa obispo? Viene de la palabra episkopé, sobre ver, o supervisor. Esta palabra en lo más básico de su lenguaje, simplemente significa esto, un sobreveedor, alguien que está en una posición de liderazgo, viendo por las ovejas del Señor, un administrador de la iglesia que es del Señor.

     

    El día de hoy esta palabra ya quedó lejos de lo que significaba, en la Biblia se utiliza obispo, junto con anciano o con pastor, y se está refiriendo a la misma persona.

     

    Son palabras que no se tradujeron, sino que se transliteraron, por ejemplo, lo que ahora llamamos espanglish, en lugar de empujar, hay gente que dice puchar, lo cual viene de push en inglés, es una palabra no traducida sino transliterada, que hace que suene como español.

     

    Y en un afán de seguir sonando religioso, así las dejaron, por ejemplo, eucaristía, ¿qué significa? Acción de gracias, pero, si lo dices así, ya no suena tan sacro. Lo mismo esta palabra, el día de hoy la escuchas y te suena a alguien vestido con ropas religiosas muy pomposas, gorras especiales, asientos especiales, una posición religiosa, o política.

     

    Pero, Pablo está hablando de un supervisor, alguien que ha crecido en Cristo, y que puede ayudar a sus hermanos a crecer, y es una de las funciones de los pastores y líderes. Sobre ver, un anciano, , alguien maduro espiritualmente, no necesariamente viejito o con canas, y un pastor, quien apacienta el rebaño del Señor, dándole alimento y cuidándole.

     

    Y al venir a la Escritura, y tomar en cuenta las enseñanzas acerca del liderazgo, nos damos cuenta que, todas estas eran posiciones de humilde servicio, no se trataba de poner en un pedestal al “siervo de Dios” y tratarlo como un rey, o como un dios.

     

    Si bien, Pablo nos va a enseñar cómo quien enseña la Palabra debe ser tratado con honor y respeto, no habla de ponerle en un pedestal, porque es un ser humano, y van a ocurrir dos cosas: si tú me subes a un pedestal, tarde o temprano, el hecho de que soy un simple mortal, te va a hacer tropezar, y me vas a bajar de ahí, y si yo me quiero quedar ahí, Dios me va a humillar y él me va a bajar de los pelos. Cristo enseñó:

     

    Mar 10:42-44 Así que Jesús los reunió a todos y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de este mundo tratan a su pueblo con prepotencia y los funcionarios hacen alarde de su autoridad frente a los súbditos. 43 Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente, 44 y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá ser esclavo de los demás. 45 Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos».

     

    Pablo también lo dijo cuando en la iglesia de Corinto estaban en una guerra de quién era el maestro más espiritual y más preparado, Pablo dijo:

     

    1 Co 3:5-9 Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. 6 Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. 7 Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino sólo Dios, quien es el que hace crecer. 8 El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada uno será recompensado según su propio trabajo. 9 En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios.

     

    ¿Qué somos entonces? Dice Pablo:

     

    1 Co 4:1 Que todos nos consideren servidores de Cristo, encargados de administrar los misterios de Dios.

     

    Una y otra vez leemos que la primera credencial de Pablo era llamarse a sí mismo siervo, lo cual significa esclavo, y en ese tiempo sabían lo que era esclavitud, alguien sin derechos dedicado a los demás, de manera que, esta debe ser nuestra motivación cuando anhelamos una posición de liderazgo, somos servidores.

     

    Y dice Pablo, es una buena obra, no es que sea la mejor, ¿por qué? Porque la mejor obra en la que puedes estar involucrado es en aquella en la que el Señor te ha llamado. Quizá sea lavando baños, y si es lo que el Señor te ha llamado a hacer, sé fiel, porque es la mejor obra que estás haciendo, al seguir la voluntad del que te llamó.

     

    Lo peor es estar en un lugar donde Dios no te ha llamado a estar, puedes haber ido a un instituto bíblico, y tener títulos y demás, pero, lo primordial es que el Señor te haya llamado.

     

    No existen seminarios, o institutos bíblicos que produzcan pastores, sí, instruyen, ayudan, equipan, pero, un pastor no se hace en un aula, sino sirviendo al rebaño del Señor, habiendo sido previamente llamado por él a servirle en esta área.

     

    Y es una buena obra, es una señal de que estás comenzando a desenfocarte de ti mismo, y estás comenzando a ver la necesidad en tus hermanos; eso es madurez. Observa a un niño, todo se trata de él, si las cosas no salen como él quiere, al momento que quiere y no obtiene lo que quiere, su vida se cae en pedazos y siente que no vale la pena vivir y que todos lo odian.

     

    Pero, observa a una mamá con su bebé en brazos, no importa que no haya dormido, no importa su cansancio, su incomodidad, si ya se peinó, o se arregló, su vida torna a favor no de ella, sino de su pequeño. Estos son dos extremos, pero, nos ayudan a ver una parte de lo que es la madurez.

     

    Y ahora, Pablo se dispone a darnos unas listas, cualquiera diría: bueno, ahora nos va a dar un manual de cómo organizar la iglesia, cuántos líderes por cuántas personas, una cadena de mando, una serie de nombramientos para que la gente se acostumbre a sujetarse y a respetar la autoridad, y obviamente los requisitos para que alguien pueda ocupar estos lugares privilegiados, de gente inteligentemente superior.

     

    Tampoco nos va a decir: si quiere ser líder o pastor, tiene que saber tales doctrinas, y tener tales conocimientos, como ya lo dije, el obrero debe prepararse, pero, el hecho de estar preparado no lo hace tener un llamado, ¿y qué dice Pablo?

     

    1. El supervisor debe ser irreprensible en cuanto a su carácter.

    1 Ti 3:2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;

    Pablo nos da una lista no de sus capacidades, de sus títulos o de sus funciones, sino una lista de su carácter.

     

    Como ya lo mencioné, estos no son requisitos que debas procurar alcanzar en tus propias fuerzas peleando contra tu carne, auto mejorándote, proponiéndote en tus fuerzas ser mejor cada día, no, vas a fracasar.

     

    Es una lista de lo que sucede cuando una persona verdaderamente se ha arrepentido, es decir, ha sido honesto en cuanto a sí mismo delante de Dios, se ha rendido por completo al Señor, ha rendido sus pensamientos, su voluntad, lo cual no es una acción de una sola vez, sino que en su caminar con Dios, ha aprendido que: sea Dios verdadero, y todo hombre mentiroso, comenzando por él.

     

    De manera que, rinde sus convicciones, su manera de pensar, su vida y todo lo que es, a lo cual la Palabra llama morir a nosotros mismos, aprender a decir no a nuestros deseos, a nuestro viejo hombre, a crucificar la carne en la cruz del calvario, y darle paso con toda libertad al Espíritu Santo a hacer una obra en mí, darle el control de mi vida, y permitirle que me transforme.

     

    ¿Cuándo sucede esto? Cada vez que yo hago lo anterior, me rindo a él, me rindo a la verdad, si la verdad dice que es negro, yo no digo: “bueno, es entre azul y buenas noches”; tampoco digo: “es que mi caso es diferente”, o “cada quien su verdad”.

     

    No, rendirme, es decir: soy tuyo Señor, y si dices que es blanco, es blanco y todos los grises que tenía en mi mente ahora si son blancos son blancos, y los que son negros los pongo a tus pies. Mis pensamientos cambian, por lo tanto, mis intenciones y mi voluntad cambian, y por consiguiente mi conducta también cambiará.

     

    ¿Cómo es esto real en mi vida? No porque hablo más bonito, no porque ya me sé la Biblia completa, o puedo sacar mis doberman teológicos a pelear. No, se manifiesta en un carácter, el cual dice Pablo: es necesario. ¿Por qué es necesario?

     

    Mis hermanos, yo creo que la respuesta a esta pregunta es obvia: cada creyente representa a Cristo, por eso nos decimos cristianos, y más aún, siendo siervos del Señor en esta área, donde vamos a tratar con gente difícil, bipolar, convenenciera, voluble, inconstante, etc.

     

    Porque la iglesia es un hospital, y en un hospital no llega gente sana, hay quienes están al borde de la muerte, otros tienen heridas ligeras, otras enfermedades crónicas, o simples resfriados, etc. Y requerimos de toda la gracia de Cristo en nosotros para tratar en amor y como Cristo lo hace, porque a él representamos. Veamos entonces cada rasgo del servidor; y Pablo comienza:

     

    1. Irreprensible - anepíleptos

     

    Sin reprensión, no culpable, irreprochable, por encima de todo reproche, alguien que, a pesar de acusaciones, estas no llegan a comprobarse. Ahora, no habla de perfección, ese es un estado el cual nadie en esta tierra puede ni podrá alcanzar, hasta el día de la glorificación, ¿cuál es este? Cuando seamos librados de este cuerpo de muerte, no antes. Dice Juan en su primera carta:

     

    1 Jn 1:8-10 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

     

    Dice Santiago, incluyéndose a sí mismo:

     

    Stg 3:1-2a Amados hermanos, no muchos deberían llegar a ser maestros en la iglesia, porque los que enseñamos seremos juzgados de una manera más estricta. 2a Es cierto que todos cometemos muchos errores…

     

    De manera que, Pablo no se está refiriendo a perfección, sino al menos a estas listas que va a comenzar a dar, en cuanto a la siguiente lista un supervisor, un líder, un maestro, debe ser irreprensible, si no, no está calificado, y ponerlo a pesar de esto será un error que traerá consecuencias.

     

    Y mis hermanos, la gracia es eficaz, el poder del Espíritu es poderoso para transformarnos y equiparnos. No podemos pretender seguir siendo los mismos que cuando creímos y querer ser siervos eficaces del Señor, se requiere entrega y rendición diarias, hacer morir orgullo, auto suficiencia, y sobre todo convicciones personales que no van de acuerdo con la verdad de la palabra.

     

    Y nos dice en qué debemos ser irreprensibles. Me llama la atención el énfasis de Pablo no solo en el carácter del supervisor, sino en la manera en la que maneja su familia y relaciones, dice:

     

    1. Marido de una sola mujer.

    Hay diferentes posiciones en cuanto a este rasgo de carácter, algunos dicen: tiene que estar casado, pero, ni Pablo, ni obviamente el Señor lo estuvieron, y eso los descalificaría.

     

    Otros dicen: no debe haberse divorciado y volverse a casar, creo personalmente que cada caso es diferente, si la persona no era creyente, por ejemplo, y después de una vida turbulenta el Señor le rescató, o alguien que conocía de la escritura, pero, en un horrible tropiezo, Dios le vuelve a hablar, finalmente nace de nuevo y Dios le transforma.

     

    En fin, hay historias de gracia, redención, perdón y transformación que hacen el ministerio de una persona una buena ilustración de lo que es la gracia de Dios. Dice la Palabra que en Cristo somos nuevas criaturas, y su misericordia es nueva cada mañana.

     

    Y habrá gente que por un pasado turbulento no se sienta cómoda con un pastor que no haya tenido una vida turbulenta, o habrá gente que su pasado no fue tan turbulento, y se sienta más cómoda con alguien que no lo tuvo.

     

    Otros dicen, y lo creo yo también que se refiere a tener una esposa a la vez; en aquellos tiempos se practicaba la poligamia, obviamente como hoy, el divorcio estaba a la orden del día, y un hombre marido de una sola mujer, que es fiel, que es un buen esposo, muestra que ha entendido su papel de hombre, dentro del pacto matrimonial.

     

    Por eso, yo veo que el énfasis mayor está en que debe ser una persona libre de inmoralidad sexual, no codicioso, la infidelidad, o tener más de una mujer tiene como raíz no solo la lascivia, sino la codicia, no conformarte con la mujer que tienes, así sea hermosa, quieres tener más. Dice una canción de Torre Fuerte que se llama: LO QUE TIENES QUE HACER:

     

    Ser hombre es respetar, es esperar, no es hombre el que por placer lastima y después se va, ser hombre es responsabilidad, ser hombre, no es hacer lo que quiere, sino lo que tiene que hacer. Y dice: no es hombre el que pretende satisfacer a muchas mujeres, sino aquel que es capaz de satisfacer a una sola, en todas sus necesidades, toda su vida.

     

    De manera que, tu vida matrimonial dice mucho de ti, y es un testimonio público de lo que el Espíritu Santo ha hecho en tu vida, o no le has permitido hacer, habla de pureza sexual, compromiso, contentamiento, etc.

     

    Por eso, observa de cerca la vida matrimonial de aquel que te dirige, o que está dirigiendo, y más importante, pide a Dios esto para tu vida, porque vas a ser pleno y libre de culpa para poder servir al Señor sin estorbo.

     

    1. Sobrio – nefáleos

     

    Un comportamiento serio y decoroso, en palabras y obras, no un payaso, un bromista que no se le puede tomar en serio. Alguien discreto, cauteloso, mesurado, moderado, discreto, respetable.

     

    Lo contrario sería alguien intoxicado por alguna droga o alcohol, que es desinhibido, indiscreto, imprudente, totalmente alocado. Dios requiere de un hombre sobrio, para usarlo en esta área, y ¿qué crees? El Espíritu Santo puede hacer esto en nuestras vidas, lo digo por experiencia.

     

    1. Prudente - sófron
    Esta palabra es familiar de sofrosune – modestia, que vimos en cuanto a las mujeres, y significa: sano de mente, alguien dueño de sí mismo en cualquier situación, que se domina, que no suelta la palabrota, o el chisme, alguien moderado en cuanto a su propia opinión o pasión.

     

    Que se considera a sí mismo, y piensa dos veces lo que va a decir, filtrándolo con el amor y con la verdad de la Palabra. De manera que, si eres de los discutidores en cuanto al futbol, o películas, o cualquier otra cosa, necesitas pedirle al Señor prudencia.

     

    Pro 12:16 El necio muestra en seguida su enojo, pero el prudente pasa por alto el insulto. (NVI)

    Pro 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.

     

    Por ejemplo, sabes que un objeto es fuerte cuando aplicas peso sobre él y lo resiste, lo mismo un hombre, su fortaleza, su prudencia se muestra cuando moralmente puede resistir a la presión de cualquier índole, y obviamente su fortaleza es Cristo.

     

    1. Decoroso - Kósmios

    La misma palabra usada para ropa decorosa, de manera que es alguien ordenado, bien dispuesto, decente, modesto, pero, no solo en un sentido externo, en cuanto a su vestido y comportamiento, sino a su vida interna, un corazón y pensamiento ordenados, guiados por el poder del Espíritu Santo, los cuales dan a luz una vida ordenada en todas las áreas.

     

    El Espíritu Santo puede hacernos decorosos, a ambos, hombres y mujeres, imagínate, toda esa tendencia al desorden, con el que cada ser humano carga, y no me refiero meramente a desorden en la casa, sino una manera de vivir desordenada, en cuanto a los principios de la verdad.

     

    El Señor es experto en darle orden a nuestras vidas, él puede, y se necesita este orden para poder servir a otros como supervisor, líder, o pastor.

     

    1. Hospedador - filóxenos

    Literalmente amar extraños. No solo significa abrir las puertas de tu hogar, sino estar dispuesto a conocer gente nueva, en muchas ocasiones gente rara y difícil, a la cual Cristo ama. Recuerda otra vez lo del hospital, si esperas ver llegar o servir a solo cierto tipo de persona, con la que fácilmente te identifiques o te caiga bien, no vas a ser un buen supervisor.

     

    Y algo que produce en ti el Espíritu Santo y hace una persona madura, es que deja de juzgar a los demás, se considera a sí mismo, y sabe que no es mejor que la persona, entiende que hay un pasado que le formó en la persona que es ahora, pero, que en Cristo hay solución, si esa persona cree, le entrega su vida al Señor y le permite transformarle.

     

    1. Apto para enseñar - didaktikós

    De donde viene nuestra palabra, didáctico, un instructor, alguien cualificado para enseñar, hábil para instruir, con el don de enseñanza, diestro, apto, adiestrado para enseñar a otros.

     

    Es verdad que muchas de las veces Dios no llama a los capacitados, él capacita a los que llama, y si nuestra tarea es llevar a otros a Cristo, poner sentido a la Escritura, es algo que nos debemos comprometer con hacer.

     

    Y me alivia también que es un don del Espíritu Santo, un pastor más allá de tener dones de administración, y de exhortación, necesita este don de enseñanza.

     

    El mal estado espiritual de la iglesia en nuestros días se debe a tanta ignorancia, por líderes que no instruyen a su congregación en la Palabra de Dios, se la pasan buscando la nueva moda para llenar las bancas y hacer prosperar su reino propio, pero no instruyen a la gente en la Palabra.

     

    Y eso produce gente no nacida de nuevo, no transformada, muy religiosa, con una gran apariencia de espiritualidad, pero, que no entiende con claridad ni las doctrinas más básicas del cristiano. Gente con una mentalidad muy religiosa, sí, pero casada con la manera de pensar de este mundo.

     

    Y como lo hemos aprendido aquí en Calvary, la transformación comienza en el arrepentimiento, un cambio de mente que genera un cambio de actitud, debido a un nuevo nacimiento, una nueva naturaleza, la cual se nutre cuando nuestro entendimiento va siendo renovado por la verdad de la Palabra de Dios.

     

    Nuestra manera de ver la vida cambia, y aprendemos a afrontar problemas y tentaciones de manera distinta. Un cambio de vida no ocurre solo porque yo piense que la unción baja del cielo, y porque me emocioné mucho, y sentí hormiguitas en el cuerpo y lloré mucho, voy a abandonar mi pecado.

     

    Definitivamente muchas veces hay una experiencia muy emocional y profunda al pasar tiempo con el Señor en oración o alabanza, es real, pero mi vida no va a cambiar, a menos que yo cambie el software con el que corro mi vida.

     

    Y ahí incluye decisiones, incluye meditar en mis caminos, conocer los caminos de Dios, y hacer decisiones desde mi voluntad basadas en la verdad presentada por Dios a mi vida, y esto solo viene a través de la instrucción fiel y fidedigna de la Palabra.

     

    Repito, no estamos peleados con ese poder invisible que muchas veces sentimos y que nos consuela, o nos da convicciones firmes, o nos llena de emoción, es hermoso, y yo lo busco cada día, pero, hay una línea delgada en comenzar a buscar solo estas experiencias emocionales, las cuales pueden bien estar siendo experiencias en mi carne, las cuales no tienen nada de espiritual.

     

    Por ejemplo esa euforia que se siente si estuvieras en un estadio viendo ganar el campeonato a tu equipo favorito, se siente increíble, pero es de la carne, eso no va a cambiar en absoluto los problemas en tu vida.

     

    Esa emoción cuando vemos películas, cuando escuchamos canciones, cuando vemos a nuestros hijos en una obra de teatro, etc. No son cosas malas, pero, no son necesariamente espirituales. La fe, es confianza plena en lo que Dios ha dicho, y dar un paso de obediencia al confiar en que es verdad, por eso dice en Romanos 12:

     

    Rom 12:2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

     

    Dice Pablo:

     

    Efe 4:20-23 Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo. 21 Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, 22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 Y, en cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. (NTV)

     

    Si no cambia tu manera de pensar, jamás va a cambiar tu manera de vivir, y por eso necesitamos maestros fieles a la verdad, comprometidos con aprender, con dejar que el Espíritu les equipe, y poniendo manos a la obra.

     

    ¿Cómo vas con el estudio inductivo? ¿Cómo vas con la memorización de la Escritura? ¿Cómo vas con tu lectura de la Biblia? Si Dios te llama, él puede hacerte un buen maestro, y tú puedes comprometerte con él poniendo manos a la obra. Y sigue:

     

    1 Ti 3:3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;

     

    1. No dado al vino – pároinos

    Literalmente, alguien que no se emborracha, que no depende de estas cosas para relajarse, divertirse, socializar. Algunos toman esto dogmáticamente, que el vino ni siquiera debería tocar los labios de un pastor. Y hay otro extremo que usa 2 de Timoteo, donde vemos a Pablo aconsejando a Timoteo que tome un poco de vino y ya no agua, debido a sus problemas estomacales, entonces este sector dice que la abstinencia total no es requerida para los pastores.

     

    Pero, yo creo que el principio está en Romanos 15, no vas a hacer algo que tropiece a tu hermano, por amor a él, y porque no quieres que Cristo sea vituperado.

     

    En lo personal yo no creo que sea un gran deal que alguien tome una copa de vino en su cena o algo así, pero, no, si tienes un papel de liderazgo en la iglesia, porque no quieres tropezar a alguien que sí tiene un problema de adicción. Además, nosotros somos la columna y el baluarte de la verdad, y necesitamos ser un ejemplo.

     

    Ahora, si alguien dice, ¿qué tal si yo no quiero hacerlo? Bueno, entonces te diría que no debes estar en el ministerio, porque si tu derecho a tomar una copa de vino o una cerveza, es más importante que el ejemplo que debes dar a tus hermanos, o que el llamado que Dios te está haciendo a servirlo, entonces tienes un problema mayor, quizá de adicción, de orgullo, pero definitivamente Cristo no está en la posición número uno en tu vida.

     

    Porque debes saber que el servicio exige sacrificio, y al final eso es el amor de Dios, un amor sacrificial, y si no estás dispuesto a poner a un lado cosas que son necesarias para bien representar a tu Señor, es mejor que no sirvas, porque no estás listo.

     

    ¿Qué no cantamos muchas veces en alabanzas, Señor úsame y haz conmigo lo que quieras? ¿Qué no recitamos en ya no vivo yo, más ahora vives tú en mí? Dime una cosa: ¿no estarías dispuesto a obedecer cualquier cosa que Cristo te dijera que no hicieras?

     

    Y sé que hay diferentes culturas, en Europa, por ejemplo, en lugares como en Argentina, donde en todos lados se toma vino, o en lugares como el norte de México, donde es muy normal tomar una cerveza.

     

    Pero, aquí vivimos en la faja bíblica, y muchos de nuestros hermanos en Cristo son enseñados, a que el alcohol, en cualquiera de sus presentaciones, claro, menos el que usas para curar heridas, es un pecado. A lo cual yo me apego a lo que dice Romanos, aunque no está hablando de bebida, sino de comida:

     

    1 Co 8:13 Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.

     

    Ahora, si necesitas de una copa de vino, o una cerveza para relajarte, divertirte, socializar, entonces quizá tengas un problema de adicción, y cualquier adicción, desde bebidas intoxicantes, drogas, o pornografía, tienen como fondo la idolatría, porque el adicto depende de eso para sentirse gozoso, feliz, tranquilo o seguro, y sabe que todas esas cosas las da Cristo.

     

    En lo personal, Cristo me hace feliz, me da la plenitud que necesito y de él recibo lo que necesito para consolarme, relajarme, y demás, no necesito una copa de vino, o una cerveza. Y más allá, tengo una responsabilidad muy grande de establecer con mi vida lo que es pureza, lo que es estar saciado en Cristo y ser un buen ejemplo para mis hermanos.

     

    Entonces un líder, un supervisor debe estar dispuesto a abandonar por completo este tipo de hábitos por amor primeramente al Señor, y después a sus hermanos.

     

    Claro, no debemos juzgar a quien lo hace y pretender hacerle sentir que somos mejores que esa persona porque no lo hacemos, porque sencillamente es una convicción, y por supuesto estoy hablando de una copa de vino, o una cerveza, no de alguien con un problema de alcoholismo, o drogadicción, lo cual es otro tema.

     

    Pero, aquellos que lideramos, que estamos al frente no olvidemos lo que dice el primer versículo, debemos ser irreprochables, y esta es un área que debemos cuidar, nadie tiene por qué decir: “viste le dio un trago a la cerveza, o a la copa de vino, y eso que es pastor, y eso que es un anciano o líder en la iglesia”. Eso no es aceptable, por lo que hacemos y por a quién representamos.

     

    Y cuando conoces verdaderamente a tu Señor, la realidad es que todo eso debe pasar a un segundo término, y no ser relevante, además, es una línea muy delgada, entre un gusto, o una dependencia.

     

    Por eso, yo te aconsejo, si estás en Cristo, seas o no un supervisor, mejor abandona todo eso, y llénate de Cristo, te sale más barato, te ahorras juicios y chismes y del peligro de justificar una dependencia. Créeme en Cristo tienes eso y muchísimo más de lo que te puedas imaginar. Dice la Palabra:

     

    Pro 20:1 El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea. Los que se dejan llevar por la bebida, no pueden ser sabios. (NTV)

     

    1. No pendenciero – pléktes

    Es decir, no golpeador o violento, peleonero, colérico o como decimos, pleitero. Imagínate, si manejamos el evangelio de la paz; ya lo hemos visto antes, dice Santiago:

     

    Stg 1:19-20 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

     

    Stg 3:16-18 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

     

    Necesitamos buscar el fruto del Espíritu, el cual es paz, dominio propio, amor, paciencia, benignidad, bondad.

     

    1. No codicioso de ganancias deshonestas – aisjrokerdés.

    Alguien codicioso, falto de contentamiento, entregado a los deseos de sus ojos, de su carne y de la vanagloria de la vida.  Y debes saber que la codicia, la falta de contentamiento lleva a la deshonestidad, y la deshonestidad tarde o temprano lleva al fracaso, o cosas peores, porque es un pecado grave, dice la Palabra:

    Pro 11:1 El SEÑOR aborrece las balanzas adulteradas, pero aprueba las pesas exactas

    Pro 16:11 El SEÑOR exige el uso de pesas y balanzas exactas, él es quien fija los parámetros de la justicia.

    Pro 22:1 Elige una buena reputación sobre las muchas riquezas; ser tenido en gran estima es mejor que la plata o el oro.

     

    Qué horrible es ver a un supuesto siervo de Dios enfermo de codicia; por el contrario, el supervisor debe haber encontrado en Cristo sanidad a su codicia, y lo que vimos anteriormente, plenitud en Cristo, una perspectiva eterna de las cosas, no engañado y totalmente comprometido con los deseos de sus ojos, de su carne y de la vanagloria de la vida, porque sabe que quien ama al mundo, de esta manera, el amor del Padre no está en él. Y dice:

     

    1. Sino amable – epieikés.

    Dice Pablo, en lugar de todo esto, debe ser caracterizado también por la amabilidad, alguien apropiado, gentil, suave, afable, apacible, considerado, indulgente, equitativo. Es esa consideración que examina humana y razonablemente los hechos de un asunto. Que da el beneficio de la duda, antes que dar un veredicto de juicio o culpabilidad.

     

    1. Apacible – ámajos.

    Alguien pacífico, sosegado, que no combate. Alguien que de antemano no va dispuesto a combatir, con la espada desenvainada, con mil argumentos para defenderse y ganar, sino con la disposición a hacer la paz, a buscarla y seguirla, a humillarse bajo la poderosa mano de Dios y dejar lugar a la ira de Dios. Dice la Palabra:

     

    Sal 34:14  Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.

    Pro 15:1 La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos. (NTV)

     

    Alguien que entiende lo que dice Romanos 12:

     

    Rom 12:19-21 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

     

    Yo creo que estos dos serían el contraste de alguien pendenciero. Y dice:

     

    1. No avaro – afiláguros

    El codicioso quiere más, no se conforma y acumula y acumula; la Palabra nos enseña que el ojo del hombre jamás es saciado, pero el avaricioso nos muestra otra faceta de la codicia, es alguien que ama el dinero tanto, que no lo suelta, lo abraza, y para que le saques algo, está difícil.

     

    Pero, esta palabra habla justamente de lo contrario, el supervisor no debe ser alguien que ame la plata; agarrado, sino generoso, alguien curado de la idolatría a las riquezas, de hecho, más adelante nos enseñará que el amor al dinero es la raíz de todos los males, y una de las características de los falsos maestros. Dice la Palabra:

     

    Pro 18:11 Los ricos piensan que su riqueza es una gran defensa; imaginan que es una muralla alta y segura.

    Pro 23:4-5 No te desgastes tratando de hacerte rico. Sé lo suficientemente sabio para saber cuándo detenerte. 5 Las riquezas desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, porque les saldrán alas y se irán volando como las águilas.

    Pro 11:28 El que confía en su dinero, se hundirá, pero los justos reverdecen como las hojas en primavera.

     

    • Debe ser irreprensible en cuanto a su primer ministerio, su familia.

    1 Ti 3:4a que gobierne bien su casa,

    Y Pablo nos trae al hogar del supervisor, por eso lo importante de estar en una iglesia local, de tener un pastor, o un líder que rinda cuentas, que su hogar sea transparente, y esto no se puede hacer vía internet, o a larga distancia.

     

    Qué interesante que no diga: que predique muy bien, que se vea muy espiritual y que tenga personalidad dominante. No, si quieres saber algo de mí, pregúntale a mi esposa, si mi esposa está harta de mí, ella lo expresará: Este, sí, es muy espiritual aquí, casi se le ven las alas, pero, en la casa, no lo conoces.

     

    Gobernar es la palabra,

    proístemi

    , estar delante, presidir, ocuparse de, conducir, con atención y diligencia.

     

    Siempre me lo han oído decir, nuestro primer ministerio es nuestro hogar, si ese ministerio no anda bien, no podemos pretender hacer ministerio en otro lugar. Nosotros los hombres somos las cabezas de nuestro hogar, quienes dirigimos, y no debemos pretender tomar el timón en la iglesia, cuando el barco de nuestro hogar está hundiéndose.

     

    No puedes decir: estoy edificando el reino de Dios, no tengo tiempo para mi familia. Ese es un insano desequilibrio, es totalmente incoherente. Si eres fiel en tu hogar, serás fiel como líder en la iglesia, si eres abusivo, o negligente, en tu hogar, así lo serás en la iglesia.

     

    Dios no creó primero la iglesia, creó la familia, porque familias sanas dan como resultado una iglesia sana. Y con esto te quiero animar no a que dejes el ministerio, o que no lo consideres, sino a que responsablemente comiences a poner por obra los principios de la Palabra que has escuchado por tanto tiempo, que dejes de justificarte y que pongas manos a la obra, Dios es suficiente y poderoso para que lo puedas hacer. Y nos dice cómo:

     

    1 Ti 3:4b que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad

    Una señal de un buen gobierno en casa son hijos sujetos y respetuosos a sus padres. Y aquí se refiere a niños que todavía viven en casa. ¿Quieres saber la condición de un hogar? Te invito al ministerio de niños, ellos son muy honestos, no han aprendido todavía a aparentar.

     

    Si es evidente que los hijos andan en rebeldía y disolución y no guardan respeto por sus Padres, hay un mal gobierno de parte del papá.

     

    Volvemos al mismo punto, no es que el padre pretenda imponer una autoridad que no tiene, sino que hablamos de un hombre sujeto a su cabeza, la cual es Cristo, un hombre honesto que depende de su Señor y que con su gracia y sabiduría puede gobernar a sus hijos.

     

    Aclaro, Dios tiene hijos, no nietos, nosotros como Padres no podemos revelarles a Cristo a nuestros hijos, no los podemos hacer cristianos. Les podemos dar un ejemplo, podemos instruirlos en disciplina y amonestación del Señor, podemos estorbarlos y no patrocinar sus pecados, pero, llega el momento en el que ellos hacen sus propias decisiones, y fuera de casa, ya es harina de otro costal.

     

    No así, dentro del hogar, donde aun cuando escojan rebeldía, tienen que estar en sujeción, y no se les permite andar descaradamente en libertinaje, porque ellos saben cómo esconderse, pero, un hombre de Dios, va a estorbar a sus hijos con toda sabiduría, no les va abrir la puerta a la maldad.

     

    Yo siempre les digo a mis hijas: yo soy su mejor sponsor, voy a procurarles lo mejor que pueda, y lo más que tenga es suyo, pero, si ustedes eligen el mal, no esperen absolutamente nada de mí, yo no voy a ser sponsor de sus pecados, ni voy a apoyarlas para que sean instrumentos de maldad.

     

    Ellos harán sus propias decisiones, y esperamos que se entreguen al Señor desde pequeños, pero, nosotros estamos llamados a instruirlos, a disciplinarlos, a enseñarles lo que es bueno y lo que es malo con toda claridad, y animarlos, inspirarlos, proveer un ambiente en casa donde ellos crezcan en justicia, en el amor de Dios. En fin, este es otro tema. Y Pablo nos dice el porqué:

     

    1 Ti 3:5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);

    Esto es lógico hombre, Dios te ha confiado una familia, una esposa, hijos a quienes cuidar, amar, instruir, guiar a los pies de Dios. Y óyeme bien, esa responsabilidad la tienes seas líder de la iglesia o no. Si estás siendo infiel con tu propio hogar, ¿cómo pretendes hacer un buen trabajo en la iglesia? Por lógica no es posible.

    Por eso, yo hago tanto énfasis en la familia, si bien el otro extremo también muestra un desequilibrio, hasta de idolatría, decir: no puedo servir, o tomar un ministerio porque estoy atendiendo a mi familia, porque sencillamente así no funciona.

     

    La instrucción en casa, incluye el enseñar a tus hijos la importancia de la iglesia local, de tener un compromiso, de priorizar el hecho de ser alimentado, de tener comunión con los hermanos, cómo se ve el ser diligentes y fieles con lo que el Señor nos ha mandado.

     

    Y viendo estas dos cosas nos damos cuenta que si es el Espíritu Santo, habrá equilibrio, sí, hay momentos en los que los hijos requieren atención extra, y hay que dárselas, pero, también hay momentos en los que ellos deben verte a ti dándole el primer lugar a tu Señor, y eso implica también sacrificar sosas, tiempo de diversión, o de hobbies, o vacaciones de vez en cuando.

     

    Mis hermanos, Dios no es injusto, Dios es bueno, y siempre nos da más de lo que merecemos. Pero, definitivamente, tus hijos si deben tener claro donde está tu corazón, y tu más alta prioridad, así como la mía es amar a Dios sobre todas las cosas, con todo el corazón, alma, mente y fuerzas, y eso es lo que tus hijos por igual deben aprender. ¿Puedes ver el equilibrio?

     

    Y si no sabes gobernar tu propia casa, en todas las áreas, espiritual, y económicamente, si has sido infiel, o negligente y no te has puesto las pilas, no esperes que Dios te llame a algún ministerio. Ponte, ya de rodillas y levanta manos santas intercediendo por ti y por tu familia, en Cristo es posible.

     

    1. Para ser irreprensible necesita ser alguien que ha caminado con el Señor lo suficiente.

    1 Ti 3:6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.

    Neófito es la palabra neófutos, y significa plantado recientemente, un recién convertido, ¿por qué? El tener posiciones de liderazgo conllevan control y muchas veces poder, y el poder corrompe. Y alguien que no ha caminado lo suficiente con Cristo, puede ser engañado por su propio orgullo.

     

    ¿Por qué? Bueno, alguien puede aprender muy rápido, e involucrarse y hacer todos los discipulados, y tener facilidad para aprender el Estudio Inductivo, y hasta predicar, pero, como lo hemos venido viendo hasta ahora, la madurez no se obtiene en un aula, o leyendo un libro.

     

    Y la madurez no la da otra cosa sino el tiempo, tiempo suficiente para que la persona haya pasado por pruebas, dificultades que lo formen en carácter a la imagen de Cristo, que muestren que la semilla calló en buena tierra, y que muestren un fruto, perseverancia, en la palabra, un hogar en orden, que no caerá en pecado a la primera de cambios, es decir, alguien que ya vivió.

     

    Al poner a un nuevo creyente en posición de liderazgo e influencia, es arriesgar a que la persona tropiece y a que la gente a su cargo tropiece por igual. Y son cosas que debemos aprender, que yo debo aprender a discernir también como pastor de la iglesia.

     

    ¿Y cuál es la condenación del diablo? Es decir que no caiga en la condenación que cayó el diablo, el cual cayó por soberbia, no supo manejar la gloria de Dios, fue hecho hermoso para servir al Dios glorioso en capacidad de arcángel, pero, eso no fue suficiente para él, dice la Palabra que quiso ser como Dios.

     

    Eze 28:17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

     

    El ministerio es un lugar de servicio, de sacrificio, pero, al mismo tiempo puede ser de mucho glamur, hay lugares donde equivocadamente se nos da un trato de reyes, o de gente superior, y eso es una trampa.

     

    La realidad es que somos vasos de barro, pero, el contenido que manejamos es glorioso, por eso es que Dios tiene que trabajar en nosotros, humillarnos y convencernos de que no somos sino administradores, y cualquier gloria, cualquier éxito, vienen de parte de Dios, no somos nosotros.

     

    Imagínate si hombres de Dios con mucha experiencia se envanecen, ¿cuánto más alguien que es un nuevo creyente?

     

    1. El testimonio de afuera es determinante para verdaderamente ser irreprensible en todas estas áreas.

    1 Ti 3:7a También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera,

    ¿A qué se refiere con esto? ¿Quiénes son los de afuera? Tus compañeros de trabajo, sí, tus clientes, pero, también el mecánico, el cajero que te atiende en el banco y en el supermercado, el que te corta el pelo, el que te suple de material o de partes, los que van contigo en la carretera mientras manejas, tus vecinos.

     

    Es decir, aquellos que en verdad conocen al hermano en Cristo, o al hermano de Drácula que sale en ti en momentos de presión y dificultad, en los momentos en los que eres agredido, abusado, o hasta discriminado, cuando se te poncha una llanta y te pegas con la llave de cruz, cuando no salieron las cosas como esperabas.

     

    Porque ellos pueden testificar, dar evidencia si en verdad si has crecido, madurado en carácter y te pareces a Cristo, o más allá, que puedan decir que en verdad eres de Cristo . Y mis hermanos, necesitamos dejarnos de justificar, Cristo es suficiente, su gracia es suficiente, no hay excusa, y nos dice el porqué:

     

    1 Ti 3:7b para que no caiga en descrédito

    Descrédito es la palabra oneidismós, y significa vituperio, descrédito, insulto, burla, deshonra, difamación, literalmente tener un reproche público.

     

    No hay cosa más triste que la gente diga y con uso de razón: ¿ese es pastor? Pero, si aquel día que no le entregué tal cosa, hasta me recordó a mi mamacita y por poco y me golpea; o, le hice tal trabajo, y no me ha pagado, o le pagué y nunca me entregó el trabajo, o, le pedí que me esperara un minuto y me hizo todo un drama en la fila del banco.

     

    O que digan: pues dice que es cristiano, pero es tan prepotente. No sé, yo ni vivo contigo, ni estoy en tu trabajo, pero Dios sí, y ¿sabes quién más está ahí listo para hacer publicidad de todo tu falta de carácter? Satanás.

     

    Y ¿sabes por qué? Porque le gusta que se hable mal de Cristo, porque en el último de los casos, bueno fuera que todo se quedara en tu reputación, pero, no es así, la gente habla mal de la iglesia, y en última instancia Cristo es desacreditado, y por igual el Evangelio.

     

    Y les das un motivo para decir: “yo por eso con los cristianos ni a la esquina, puros hipócritas”; o, yo no les creo nada, pura pedidera de dinero, y al final disque cristianos y míralos, tan peor que uno”. Y ahí no termina, sucede otra cosa:

     

    1 Ti 3:7c y en lazo del diablo.

    Un lazo, es una trampa, ¿qué pasa cuando alguien está en una trampa? Está atrapado, o para ser apresado, o devorado, ya que Satanás es un león rugiente buscando a quién devorar.

     

    Entonces sucede algo: si somos creyentes genuinos, Satanás no nos puede llevar a la condenación, pero, sí puede hacer algo: inutilizarnos, amarrarnos las manos para no dar fruto, hacernos estériles, quitarnos autoridad de hablar la palabra o el evangelio.

     

    Porque, ¿con qué cara vas a hablar del amor de Dios, del perdón, de la paz, cuando es lo último que has mostrado con tu vida? Y en el momento en el que quieres compartir el evangelio, tienes las manos atadas, y un corazón y una mente llenos de acusación de parte de Satanás, quien ya te tiene donde quería. Y te hace tropezar en tu fe y otros tropiezan por causa tuya.

     

    Mis hermanos, es algo muy serio, estamos hablando de vida o muerte, de condenación o salvación, todos estamos llamados a amarnos y servirnos unos a otros, todos estamos llamados a la madurez, a crecer y ser transformados a la imagen de Cristo. No caigas en la trampa de decir: al cabo yo no soy pastor, ni quiero ser líder.

     

    No, tienes un hogar en el cual ya sirves y eres pastor, mujeres, esto también aplica a ustedes, tienen su responsabilidad, y necesitan responder por igual. Cristo es suficiente

     

    Mira lo serio de ser un siervo del Señor, si estás pensando, quiero servir al Señor, sabe que no es suficiente con que digas: soy muy sincero, y quiero servir, no, porque si no has caminado con el Señor, lo suficiente para que te transforme, y haya hecho una obra de gracia en ti, van a suceder dos cosas, tú vas a tropezar, y vas a hacer tropezar a tus hermanos.

     

    Por eso no se trata solo de que digas: aquí no ha donde servir, o no me dejan servir, o no me llaman a servir, no, es un llamado de Dios que le hace a cada persona.

     

    Pero, recuerda, así como vas a un trabajo, y no te dejan hacer lo que quieres, sino lo que la empresa requiere, y tú necesitas tener ciertas cualificaciones que muestren que puedes hacer el trabajo, si no, no te contratan, es lo mismo en la iglesia. Servir al Señor no es darle el tiempo que te sobra, si eres de Cristo, ya eres su siervo.

     

    Checa la importancia de un buen carácter, pregúntate, ¿estoy en Cristo? Si ya tiene tiempo de estar aquí y no ves transformación en tu vida, es válido que te preguntes porqué estás aquí, pregúntate, pregúntale al Señor: ¿Señor he nacido de nuevo, tengo vida nueva en mí? ¿Qué pasa conmigo?

     

    Mis hermanos, el Señor cuenta con nosotros, su iglesia, y el mundo está en tinieblas, pero, mira, la necesidad de ser como nuestro Señor, mira dónde comienza el evangelismo eficaz. Y no es que no compartas tu fe, no dejes de hacerlo, pero, también enfoca tus ojos en todas estas cosas. Vamos a orar.

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jul 16, 20171 Timoteo 2:9-15 La sana doctrina en la autoridad y la influencia (Segunda parte)
    Jul 16, 2017
    1 Timoteo 2:9-15 La sana doctrina en la autoridad y la influencia (Segunda parte)
    Series: 1 Timoteo

    LA SANA DOCTRINA EN LA AUTORIDAD Y LA INFLUENCIA

    (Parte 2)

    1 Timoteo 2:9-15

     

    INTRODUCCIÓN

    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, la cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia junto con los que el Señor ha llamado y apartado para él.

     

    Y estamos en esta hermosa carta escrita, no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron en creyentes en el Señor Jesucristo.

     

    En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en 16 que en su segundo viaje misionero Pablo todos en Listra daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y este joven se convierte en el compañero inseparable de Pablo, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 y junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Pablo está escribiendo esta carta dos años antes de su muerte, ya estaba viejo, y Timoteo era un joven que pasaba de sus treinta.

     

    De manera que, estas cartas son significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos. Estas cartas tienen esta importancia, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de experiencia, de amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia, de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo escribe esta carta para animar, consolar, y ayudar a un joven pastor para llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; por eso, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

     

    Pablo habla a dos pastores definiendo lo que es la sana doctrina, tratando con el orden en la iglesia, con la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Sana doctrina produce una vida sana en todos los aspectos, eso es lo que podemos ver en la historia de la iglesia, cuando ésta se ha predicado, es lo que ha producido. De la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas.

     

    Todo comienza ahí, Pablo nos ha venido diciendo en lo que consiste el verdadero cristianismo, descrito en el que creo yo, es uno de los versículos claves de esta carta:

     

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    De esto se trata la sana doctrina, un amor que nace de estas tres cosas, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia. Dice nuestro segundo versículo clave:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Somos la columna y el baluarte de la verdad, es decir, nosotros somos los encargados de que, con nuestra conducta y buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, nuestro Padre que está en los cielos sea glorificado, y de esta manera, la verdad no será vituperada, sino que luzca con toda su gloria.

     

    Y no solo eso, somos los encargados de hacer brillar la verdad con sana doctrina, levantando, exhibiendo la Palabra en todo su esplendor, anunciando un evangelio claro, poderoso, somos voceros de la verdad en palabra y en obra.

     

    Es nuestra responsabilidad principal conocer a Cristo en comunión íntima y personal, darlo a conocer a quienes no lo conocen, y una vez en la iglesia, enseñarlos a tener esta misma comunión íntima y personal, y que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos.

     

    Y ya vimos que esto comienza con una iglesia que ora, si en verdad queremos poder de lo alto, ser guiados por el Espíritu Santo, ser eficaces en la obra de edificar el reino de los cielos como la iglesia, el cuerpo de Cristo, entonces necesitamos orar, una oración no egoísta, sino que sigue el corazón de Dios, quien quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

     

    Y Pablo comienza con responsabilidades básicas de hombres y mujeres, un tema que aún dentro de sectores de la iglesia evangélica es polémico hoy en día, debido a la cultura machista y feminista que presiona a la iglesia, que se ha infiltrado, pretendiendo hacer lo que Satanás ha hecho por toda la historia humana: poner en duda la verdad de Dios. Pero, ya establecimos que:

     

    1. Tenemos un creador, por lo tanto, un diseñador, el único que puede ofrecernos verdadero propósito para vivir.

     

    Dios es el dueño de nuestras vidas, dice la Palabra:

     

    Gén 1:1 En el principio, Dios creó los cielos y la tierra.

     

    Si no crees esto, no podrás creer el resto de la Biblia. Dios es el único que puede darnos verdadero propósito para vivir, el único con autoridad para definir nuestras prioridades y funciones, el único que sabe cómo deberíamos vivir y ser plenos. Y solo con su poder y gracia es que podremos vivir de acuerdo a su voluntad, la cual es buena, perfecta y agradable.

     

    1. Dios nos ha dejado funciones importantísimas para llevar a cabo su plan de darse a conocer a un mundo en tinieblas.

     

    La Palabra de Dios, es nuestro manual del fabricante, y él ha dejado establecidas funciones específicas para los hombres y las mujeres, las cuales no tienen otro propósito, que darle a conocer, hacerle visible a un mundo que no le conoce porque intencionalmente le ignora.

     

    Dios ha dejado un sistema de autoridad, de influencia y de humilde sujeción. Dios le ha dado al hombre autoridad, y a la mujer influencia, y ambos tienen la responsabilidad de sujetarse a sus cabezas. Veamos las definiciones:

     

    La Autoridad es la libertad de hacer lo que tienes que hacer, para cumplir la responsabilidad que se te encomienda.Por ende, quien tenga mayor autoridad, tendrá mayor responsabilidad.

     

    Mientras que, la Influencia es la capacidad de implementar de forma creativa los propósitos explícitos o implícitos de la Autoridad.

     

    Y la semana pasada comenzamos con el hombre. Dios le pide al hombre algo que no hace por naturaleza: orar en todo lugar, levantando manos santas sin ira ni contienda. ¿Por qué?

     

    1. Dios le ha dado al hombre la responsabilidad de representar SU autoridad.

     

    Establecimos que la autoridad no comienza ni termina en el hombre, sino que fluye desde el Dios altísimo, y regresa a él, por lo tanto, más que un privilegio, es una gran responsabilidad que requiere dependencia total del Señor, porque se nos pedirá cuentas.

     

    Por lo tanto, no debemos ni abusar de la autoridad, ni ser negligentes y ceder autoridad, porque no cedemos responsabilidad y se nos pedirá cuentas. Aprendimos que, los principales obstructores para llegar a ser hombres de oración son la autosuficiencia y el pecado del orgullo.

     

    Que levantar manos santas en oración, es señal de rendición y dependencia, es señal de sinceridad, honestidad e integridad, y muchas veces nuestras manos no están limpias. Que abusar de la autoridad que se me ha confiado es un gran obstáculo para que Dios escuche mis oraciones. Y que nos debemos cuidar de no confiar en enojo o en labia, sino que debemos orar dependiendo de Dios.

     

    Hoy veremos la manera en la que tú mujer puedes cumplir con la tarea que Dios te ha encomendado llena de gozo y esperanza, y cómo cuidarte de errores que, así como nosotros los hombres solo te desgastan y que no te llevan en realidad a ningún lado. Este mensaje se titula: LA SANA DOCTRINA EN LA AUTORIDAD Y LA INFLUENCIA (PARTE 2). Demos lectura.

     

    1. Dios le pide a la mujer algo que no hace por naturaleza: confiar en su influencia celestial y no en la terrenal.

     

    Como ya lo mencionamos, Dios ha dejado un diseño, que manifieste su gloria, este diseño, lo podemos ver en la misma trinidad: Dios la cabeza de Cristo, y Cristo sujeto a su Padre, los dos son uno, igualdad de importancia, igualdad de naturaleza, pero diferentes en cuanto a función y personalidad, uno es el Hijo, el otro es el Padre y otro es el Espíritu Santo, los tres diferentes en función, pero, al mismo tiempo una unidad perfecta.

     

    Jua 10:30 Yo y el Padre uno somos.

    Flp 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

     

    Pero, aun así, por diseño y función, Cristo está sujeto a su Padre, dice en Juan:

    1 Co 11:3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

     

    Jua 5:19-20a Entonces Jesús afirmó: —Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. 20a Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace... (NVI)

     

    De la misma manera, Dios ha establecido un diseño, y un orden que manifieste precisamente su imagen en la iglesia y en la familia, lo tenemos en la ilustración del boletín:

     

     

    Este diseño no tiene que ver con capacidad, sino con diseño; el hombre y la mujer somos distintos, genéticas, biológica, física, e incluso emocionalmente. Dios nos hizo diferentes y con diferentes funciones, para poder complementarnos y cumplir sus propósitos. La mujer y el hombre somos iguales delante de Dios, tenemos el mismo valor, la misma dignidad,

     

    1 Co 11:11-12 Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón; 12 porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios.

    Gál 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

     

    Nadie como Cristo, y como la Biblia le da tanto valor y dignidad a la mujer, en un mundo donde la mujer era un cero a la izquierda, un objeto, una posesión. Un judío oraba: te doy gracias porque no soy un gentil, un esclavo, o una mujer.

     

    Recordemos, no debemos permitir que el machismo, o el feminismo afecten nuestra manera de ver lo que Dios diseñó, los dos son manifestaciones de un ser humano caído, que le ha dado la espalda a Dios y que ha intentado en sus fuerzas editar, o redefinir lo que Dios ya había hecho perfecto.

     

    Por lo mismo la familia, el matrimonio entre un hombre y una mujer, están siendo amenazados, porque el hombre ha creído la mentira de que es dios y que puede darse a sí mismo propósito para vivir, y puede definir lo que es la vida.

     

    Y hoy podemos ver el desastre de sociedad, la casi extinción del matrimonio, reemplazado por la unión libre, por el libertinaje sexual, matrimonios del mismo sexo, mas todo el pecado de inmoralidad sexual que existe, lo cual produce más y más niños sin padres comprometidos, y generaciones enteras de jóvenes sin dirección y propósito, se han perdido.

     

    Ahora, este diseño divino, también lo podemos ver con Cristo y la iglesia, Cristo es la autoridad de la iglesia, él es la cabeza, y nosotros la influencia en el mundo, creativamente llevamos a cabo los propósitos de la autoridad de nuestra cabeza que es Cristo. La Biblia dice:

     

    Efe 4:15-16 En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia. 16a Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente…

     

    La gran comisión lo expresa tambié:

     

     

    Mat 28:18-20 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

     

    La autoridad es de Cristo, a nosotros nos toca implementarlo creativamente, Cristo no nos dice exactamente cómo, nos da la libertad de usar nuestra creatividad y personalidad para llevar a cabo su propósito. Recordemos otra vez nuestras definiciones:

     

    De la misma manera, Dios le ha dado al hombre autoridad, y a la mujer influencia, y en los siguientes versículos nos va a mostrar los más comunes errores de las mujeres en cuanto a su influencia. Yo le pido a Dios que nos permita con un corazón sencillo y dispuesto escuchar su verdad, confiar en ella, abrazarla y recibir los beneficios de creerla y obedecer. Y mi primer inciso es el siguiente:

     

    1. Si quieres verdadero avance en tu vida, no caigas en la trampa de confiar en influencia externa.

    1 Ti 2:9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

    Como ya lo comentamos, este “asimismo”, es un término de conclusión que le da el mismo peso a los siguientes siete versículos que al anterior. Es decir, si los pusieras en una balanza, el verso 8, pesaría para los hombres como los versículos 9 – 15 para las mujeres.

     

    Y dice Pablo, que las mujeres, gune, refiriéndose a las mujeres en general, solteras o casadas, y les dice: mujeres, escojan bien la manera en la que quieren ser vistas. Y les dice: chequen su atavío; ¿qué significa esto?

     

    Atavío es la palabra kosméo, de donde viene la palabra cosmético, de ahí viene también la palabra cosmos, y significa eso: un orden, un decorado, arreglo, adorno, externo; poner en orden, arreglar algo, embellecerlo, hacerlo atractivo.

     

    Esta palabra se usa para describir la acción de amueblar una habitación, adornar monumentos, edificios o la propia persona. Y Pablo está diciendo: mujeres cuiden la manera en la que se embellecen, o en la que se adornan.

     

    Pero, ¿por qué?, ¿acaso Dios querrá que las mujeres sean fodongas? No lo creo. Muchas veces esta es la interpretación superficial que se le da a estos versículos: hombres orando, poniendo el pie en el cuello de las mujeres, las mujeres calladas, sometidas y bien fodongas, y no es así.

     

    Esto no es lo que ni Pablo, y mucho menos el Señor tienen en mente. Por ejemplo, la mujer virtuosa de proverbios 30, vestía bien:

     

    Pro 31:22 Ella hace sus propias colchas. Se viste con túnicas de lino de alta calidad y vestiduras de color púrpura.

     

    La sunamita, esposa de salomón en el Cantar de los Cantares, estaba hermosamente adornada, dice:

     

    Cnt 1:10-11 ¡Qué hermosas son tus mejillas! ¡Tus pendientes las encienden aún más! ¡Qué hermoso es tu cuello realzado con un collar de joyas! 11 Te haremos unos pendientes de oro con cuentas de plata.

     

    Entonces, ¿a qué se refiere?  Bueno, así como los hombres nos es tan importante cuidar nuestra vida de oración por la autoridad que manejamos, las mujeres deben cuidar la manera en la que influencian su alrededor, la manera en la que consiguen desde respeto, atención, cuidado, seguridad.

     

    Y ustedes saben qué tan importante es la apariencia externa para conseguirlo, y así como los hombres confiamos en nuestra capacidad, orgullo, labia, las mujeres tienden a confiar en su apariencia externa.

     

    Mujeres, ustedes saben que un buen vestido, buen maquillaje y peinado, les abre puertas, su apariencia externa es poderosa, ¿si o no? Lo que, es más, su seguridad o inseguridad depende de ello en gran manera; una vez tuve que decirle a mi mujer: oye, ¿tú te arreglas mejor cuando vas a una reunión especial de mujeres que cuando sales conmigo?

     

    Otro ejemplo es, ¿cuánto cuesta la ropa de hombre? ¿Cuánto cuesta la ropa de mujer? ¿Cuánta variedad hay en la ropa de hombre y cuánta en la ropa de mujer? La ropa de hombre es mucho más cara porque no compramos tan seguido, no así la de las mujeres. Piensa en cómo se utiliza la imagen de la mujer para la mercadotecnia, es indispensable.

     

    Y mujer, tú sabes cuánto puedes confiar en tu vestimenta externa, cuán segura o insegura te puedes sentir, no solo con respecto a la respuesta de los hombres, sino a comentarios entre las mismas mujeres. Además de ser una manera en las que puedes decir que tienes cierto control.

     

    Por eso, no se trata de que nunca te vistas para una boda, o algo muy elegante, de hecho, Cristo, nos va a conceder vestirnos de lino fino blanco y resplandeciente en las bodas del cordero, claro que está hablando en un sentido espiritual, pero Dios no está peleado con la belleza, él la creó.

     

    El punto es: es válido lucir bien, pero, es necesario cuidar la motivación al hacerlo, pregúntate mujer ¿qué estoy buscando, la aceptación de otros, que hablen bien de mí, que me pongan atención, sentirme segura?

     

    Por eso Pablo dice: cuidado, que tu seguridad de mover o controlar tus circunstancias, tu influencia, no sea el peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, la moda de aquel tiempo, los cuales hoy diríamos un tinte de pelo, una bolsa Prada, etc.

     

    En aquellos tiempos los vestidos eran caros, y las mujeres solo contaban con dos o tres para toda su vida, un vestido de una mujer rica podía llegar a costar hasta 7 mil denarios, uno más ordinario entre 500 u 800 denarios.

     

    Y ¿sabes cuál era el salario diario de un obrero? Un denario; imagínate, ¿qué podía pasar por la mente de las personas si una mujer entraba con uno de estos vestidos en un culto de domingo? Envidas, distracción y demás.

     

    Por eso, Pablo dice: mujer, no pongas tu confianza en esto, cuida tu motivación, cuida tu corazón, escoge, dice Pablo ropa decorosa. Esta es la palabra aidós, significa modesto, reverente, decente, con un sentido de vergüenza.

     

    Piensa, ¿qué pensamientos quieres provocar? No quieres ser el tropiezo ni de otras mujeres que puedan envidiarte, ni de otros hombres a los que podrías tentar. Mi mujer siempre trata de cuidar eso, y siempre me pregunta si está bien lo que va a usar.

     

    Y dice Pablo, no solo pudor, sino modestia, esta es otra palabra, sofrosúne, cordura de mente, dominio propio, buen juicio, moderación, prudencia. Así como a los hombres nos puede confundir el orgullo y hacernos confiar en nuestra labia y capacidad, así a ustedes, la confianza en su atavío exterior.

     

    Entonces, en todo momento medita, pon textos en la entrada de tu guardarropa, cuídate al ver revistas, entrar a tiendas, ten dominio propio, piensa con cordura y pregúntate:

     

    ¿Por qué voy a usar esto, solo causar admiración? ¿Necesito atención, afirmación, competir con otras mujeres, codicia hacia la moda, ganar estatus social, seguridad? ¿Qué estoy reflejando a los demás con mi manera de vestir, de comprar ropa, carteras, joyas y demás?

     

    Ora, y pide a Dios que descubra tu corazón, y entonces sería bueno que santificaras tu guardarropa, vuelvo a hacer énfasis, no se trata de que seas fodonga, sino de que cuides tu corazón, porque entre otras cosas, eres un regalo para los ojos de tu esposo.

     

    Si no eres casada, piensa que quisieras que ese hombre admirara en ti, no olvides que, aunque todavía no lo tienes, ya eres de alguien más, y en el último de los casos tu hombre es Cristo, guárdate para ese alguien que aún no conoces, pero que Dios tiene para ti.

     

    Y estos son dos buenos filtros, aidós, reverencia, a Dios, modestia, pudor, humildad, y sofrosúne, una mente cuerda, dominio propio.

     

    Recuerda lo que dijo su tío a Spiderman: un gran poder con lleva una gran responsabilidad, así ustedes mujeres, la posibilidad de una gran belleza, y deslumbrar, y dejar a todas las demás llenas de envidia, y a hombres con la boca abierta y la baba de fuera, es una gran responsabilidad.

     

    No olvides que eres una sierva de Dios, y tu mayor deseo es que todo lo que eres y tienes, incluyendo esa belleza y recursos, sirvan a los propósitos de Dios, y no que Satanás los use para que seas tropiezo para tus amados hermanos y hermanas en Cristo, ¿o no?  Entonces, ¿cuál sería una vestimenta apropiada? Dice Pablo:

     

    1 Ti 2:10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.

    Me encanta el énfasis de Pablo, checa cómo no da una lista del uniforme apropiado para venir a la iglesia, o un estilo de ropa, o algo así, no, eso sería imponer la ley, y créeme, una mujer puede andar con un hábito, o aún con la cara tapada, pero con un corazón preso de la envidia, la amargura, codicia, o aún la lujuria.

     

    Pablo no está diciendo: pónganse un hábito que les tape hasta los dientes, no es así. Hay muchas culturas, y Dios lo sabía cuándo esto fue escrito, y cada cultura define muchas veces lo que es decente y lo que no.

     

    Por ejemplo, en las costas, o en lugares de playas, es normal que las mujeres usen ropa corta, hace calor, si van a nadar, no se van a meter vestidas, no es ofensivo que usen trajes de baño, cada cultura tiene sus estándares

     

    Porque mira, puedes traer un hábito, y aún hombres estar codiciándote con ojos de lujuria, claro, que el problema ahí no es tuyo, sino de hombres que están esclavizados a su lujuria.

     

    Pero, lo que está diciendo es lo que enseña la Biblia, si eres una mujer piadosa, que toma en cuenta a Dios, que ha sido salvada por la gracia, por la fe en Cristo Jesús, entonces esto es lo que debería manifestar tu fe en tu manera de vivir:

     

    Buenas obras, las mismas que Dios ya preparó de ante mano para que andes en ellas. Una vida coherente con tu fe, te hace ver más hermosa que el mejor vestido, el mejor peinado y las mejores joyas. Además de que obtienes mejores resultados.

     

    Y dice mujeres que profesan, que anuncian que son piadosas, o que toman en cuenta a Dios, así que no puedes pedirle esto a alguien no creyente, un no creyente actúa y piensa como nosotros pensábamos antes de conocer a Cristo, como incrédulos, siguiendo a nuestro propio corazón engañoso, por eso no debes juzgarles, sino orar por ellas, y si es posible compartirles el evangelio.

     

    Pero lo que sí está diciendo Pablo es que, si tú presumes ser una mujer redimida, y lo estás profesando, epanguélo, de la raíz de evangelio, anunciar, estás haciendo un anuncio público, estás profesando o afirmando, tu fe en el Dios vivo, entonces, no solo lo debes manifestar con tu boca, sino en lo que proyectas en todo tu ser, la manera en la que te vistes y te arreglas sí importa.

     

    ¿En qué estás más ocupada o preocupada, por la última moda, por carteras, perfumes, marcas caras? Cuidado. Pablo usa la palabra prépo, que significa lo apropiado, lo que conviene, o lo que corresponde, a una mujer de Dios, lo cual es procurar tener sus ojos en el lugar correcto, tu vida entera sirviendo a los propósitos eternos.

     

    Recuerda, Dios no está diciendo que verte hermosa es un pecado, y que debas esconder tu belleza, él te hizo así, él creó a la mujer y uno de los propósitos es este, deleitar a tu marido, otro es embellecer a la creación, cuando Adán vio a su mujer, hizo un poema instantáneo:

     

    Gén 2:23  Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

     

    Lo que está diciendo Pablo, es lo mismo que le dice al hombre en cuanto a confiar en su capacidad y autosuficiencia, a la mujer le está diciendo: no dependas de tu atavío externo para pretender alcanzar plenitud, o seguridad, o todo esto que hemos venido diciendo. Necesitas confiar en Dios y no en tu belleza. Pedro lo dijo así:

     

    1 Pe 3:3-4 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

     

    Mira cómo todo comienza en un corazón redimido, y observa también algo, lo externo, tu belleza, ese vaso fino, delicado, esa belleza externa femenina, un día se va a terminar, pero mira, un espíritu afable y apacible, te hace ver hermosa, y esa hermosura nadie te la quitará.

     

    Y con ella estás siendo verdaderamente elogiada por Dios, porque él estima grandemente esa belleza. ¿Qué dice proverbios de la mujer virtuosa y de un corazón lleno del gozo del Señor?

     

    Pro 31:30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

    Pro 15:13 El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

     

    Me encanta cómo Dios todo lo comienza desde dentro hacia fuera, porque el exterior es un resultado del interior. La belleza que no te será quitada y que te hace hermosa aún por fuera, comienza en tu corazón, un corazón confiado en su Señor.

     

    1. Debe cuidarse del peligro de querer controlar y salir del diseño.

    1 Ti 2:11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. 1 Ti 2:12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

    Este texto también es de controversia por toda esta influencia o machista, o feminista, pero, ¿qué quiere decir Pablo? Bueno, como ya lo mencioné, hay dos escenarios donde Dios deja establecido su diseño de autoridad e influencia: en la iglesia, lo cual estamos viendo ahora, y en casa, lo cual menciona Pedro en su primera carta, y Pablo en Efesios.

     

    Y hoy en día tenemos una controversia porque hay iglesias y denominaciones que han ignorado la claridad de estos versículos y los han o torcido a sus opiniones, movidas, o por mujeres que quieren el control, o movimientos enteros que ya no confían en la suficiencia de la Escritura, pretendiendo que la iglesia jamás impactará la cultura si sigue con esos modelos “antiguos y machistas”.

     

    Pero, creo con todo mi corazón que la Palabra es suficiente, que no se equivoca, y que, si la seguimos con un corazón sincero y sencillo, rindiendo nuestra voluntad y opiniones, a ella, esto será lo único que traiga a nuestras vidas verdadera libertad y por consiguiente gozo, crecimiento y bendición.

     

    Y este debate ha existido desde la caída del hombre, Satanás poniendo en duda la veracidad de la Palabra de Dios, diciendo: “con que dijo Dios”. Y el hombre creyendo a Satanás, quien siempre nos pone a dudar de Dios:

     

    “no es cierto lo que Dios dice, es injusto, además es envidioso y quiere quitarte algo, quiere privarte de algo, él sabe que serán como dios, le dijo a Eva, y no quiere competencia”; Eva creyó a la serpiente, y el resto es historia.

     

    Claro que el problema jamás está en lo que dice la Escritura, sino en la naturaleza caída del hombre que tiende a rebelarse a como dé lugar de la verdad de Dios, pretendiendo definir la verdad, como si el hombre fuera el creador y sustentador de su propia vida, lo cual es una ilusión de la soberbia, el orgullo y el egocentrismo.

     

    Pero, el problema jamás es la Palabra, hermanos de Calvary y aquellos que aman y creen en la Palabra de Dios: jamás duden de ella, porque ni una jota, ni una tilde están ahí con algún error. Dios es perfecto y así su Palabra, Dios es poderoso, y así su Palabra.

     

    Y te digo algo con toda seguridad, porque conozco a mi Señor, y conozco su Palabra: Dios no está a favor del abuso de hombres contra las mujeres, Dios no es el creador del machismo, es satanás y el corazón perverso del hombre pecador; Dios es bueno, justo, lleno de amor, y esto no es lo que estos textos pretenden enseñar.

     

    ¿Qué significa entonces? En aquellos tiempos la mujer era excluida del culto público, la mujer griega denominada, “decente”, era una mujer que no salía de sus habitaciones, ni para comer, ni andaba en la calle, literalmente confinada.

     

    Y para los judíos de este tiempo no era diferente, por ejemplo, los rabíes no estaban interesados en enseñar a las mujeres, las denigraban, en muchos casos eran un cero a la izquierda, y tenían muchos prejuicios, obviamente no sacados de la Escritura, porque el AT afirma que las mujeres tienen una condición espiritual y valor delante de Dios igual al de los hombres.

     

    Y al igual que hoy en día, este abuso llevó a que las mujeres reaccionaran ante tal denigración, y como hoy, la iglesia estaba siendo afectada, había mujeres que no estaban teniendo una conducta correcta, y otras estaban exigiendo tener lugares de liderazgo y Pablo tiene que dar esta orden.

     

    En la reunión de adoración, o la iglesia, que la mujer aprenda, es decir, no debe quedar excluida, es importante que como todo creyente aprenda, y nos dice cómo: En silencio. Creo que para todos es la mejor manera de aprender, cuando callamos y ponemos atención, ¿o no?

     

    Y nos da el porqué, la función de la mujer en la iglesia, no es ni enseñar al hombre, ni dirigirlo, espiritualmente, Dios se da a conocer a su iglesia, la iglesia le da a conocer a la humanidad incrédula, a través de la familia, Dios da a conocer su voluntad y nos muestra su dirección para nuestras vidas, cuando su Palabra es enseñada, y por diseño del creador, quien se da a conocer como hombre, él ha elegido al hombre, es algo lógico.

     

    Por lo tanto, no es la función de la mujer pretender buscar dirección de Dios para dirigir al hombre, no es su función ser la cabeza ni en la iglesia, ni en el hogar, Dios no diseñó a la mujer para eso, y cuando esto sucede hay disfunción, hay problemas, ya lo veremos.

     

    Y eso no significa para nada que la mujer sea inferior, ya lo vimos, en Cristo y el Padre son uno, pero, la igualdad no suprime la subordinación, Jesucristo es igual al Padre, sin embargo, vivió en este mundo sujeto a su Padre, y eso no lo denigró.

     

    No es una cuestión de valor, dignidad, o capacidad, sino diseño, y tú y yo sabemos que cuando las cosas funcionan de acuerdo a su diseño, les puedes sacar el mayor provecho, no hay desperdicio, ni falta de propósito.

     

    Y dice: la mujer debe estar en silencio, con toda sujeción. ¿De qué estás hablando Pablo? Sé que si tienes un trasfondo postmodernista, o feminista, el solo hecho de escuchar estas dos palabras, hace que se te tuerza el estómago. Pero, Pablo no está diciendo: “y la mujer que se calle la boca y que no esté de metiche”.

     

    No, la clave está en lo que significa silencio y sujeción: jesujía, sosegado, tranquilo, en descanso, sin disturbio, apacible. Y sujeción: jupotage, del verbo jupotaso, el cual es un término militar que significa: subordinación, obediencia, sujeción, sumisión, ordenarse bajo.

     

    En los cursos de matrimonios he enseñado mucho acerca de lo que significa la sumisión, en primer lugar, la sujeción no es exclusiva de las mujeres, la Biblia nos ordena a todos:

     

    Efe 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

     

    Es más, desde el universo y sus leyes las cuales están sujetas unas a otras, unas rigen a las otras, sin ellas, no tendríamos este equilibrio ecológico que permite la vida, leyes de gravedad, de la termodinámica, etc.

     

    En cualquier sociedad, los principios de sujeción y autoridad son básicos e importantísimos para que se dé la paz y el orden; quita estos principios de un país y ¿qué tienes?, anarquía, si nadie se sujeta a la autoridad, y la autoridad es abusiva, hay anarquía un desorden total.

     

    Y el ser humano es el único que se rebela ante su autoridad, el pecado original, y nuestro mismo pecado, nos hace orgullosos y rebeldes a cualquier autoridad.

     

    Mira, sé honesto, y checa cuál es tu tendencia al pensar en la policía, si te quieren hacer respetar la ley, en el gobierno, si te mandan un bill, si estás en la escuela, a tus maestros, en especial si quieren ponerse firmes contigo, en tu trabajo hacia tus supervisores, si eres hijo a tus padres, si eres esposa, a tu esposo, es más con el de la tienda que te dice: no se pare en esa fila, venga a esta, armamos un pancho, racistas, etc.

     

    Todos cargamos con esta rebeldía arraigada en nuestro corazón, y ¿sabes en lo profundo hacia quién es esta rebeldía? A Dios; porque finalmente es Dios quien pone las autoridades, quien las define, cuando somos rebeldes a la autoridad, es a Dios a quien en el fondo estamos siendo rebeldes, no queremos someternos por naturaleza.

     

    Sin embargo, Cristo vino a poner al derecho a un mundo que está al revés, el mundo dice: ¿quieren paz? Aguas, el pez gordo se come al chico, que nadie se te suba a las barbas, somete, pisa, engaña, y no te dejes.

     

    Jesucristo el Dios dueño del universo, Todopoderoso, nos dijo: ¿quieren paz? Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, dijo: bienaventurados los mansos, porque de ellos es el reino de los cielos. ¿Qué es mansedumbre? No es mensedumbre, es este ejemplo de un caballo pura sangre: media tonelada de músculo, poder, belleza, sujeta a un cabestro, a su jinete.

     

    El caballo solo necesita un jaloncito para romper la rienda, el puro cuello del caballo es más poderoso que todo el cuerpo del jinete, pero, el caballo decide voluntariamente poner todo lo que es y tiene bajo la rienda de quien lo está montando.

     

    Yo creo que un rasgo más de una persona que ha sido redimida, aparte de ser agradecida, es ser mansa y humilde de corazón como su Señor, alguien sumiso o sumisa a la autoridad, y la sumisión, es una posición que yo decido tomar, y es característica de alguien que ha nacido de nuevo.

     

    Por eso, imposible si no he nacido de nuevo, si no he creído en Cristo, y su Espíritu Santo está tomando control de mi vida, dándome una nueva naturaleza, la rebeldía siempre me dominará.

     

    Por ejemplo, puedes tener muchos años aquí en Estados Unidos, y quizá ya no te acuerdes, pero, ¿qué es lo que ves cuando entras a este país, en comparación a nuestros países? ¿Sabes qué? Orden.

     

    Sabemos que no es perfecto, pero, aquí hay una cultura de respeto y obediencia a la ley. Gracias a eso disfrutamos de cierta seguridad y tranquilidad, tú y yo que vivimos aquí en Memphis, no estamos temiendo que entre un comando al Ihope, o a tu casa y te secuestre.

     

    Pero no sucede lo mismo en nuestros países, al menos en México, hay un estado de anarquía donde tu negocio, tu dinero, tu familia, nada está seguro porque el que sea puede llegar y arrebatártelo y el gobierno no va a responder por ti.

     

    Y checa, ¿a quién se le echa la culpa? Al gobierno, y claro, en un sentido lo es, pero, por igual, nadie quiere sujetarse al gobierno, y el gobierno por su lado tampoco gobierna a favor del pueblo.

     

    Y, no estoy hablando de política, solo estoy tratando de mostrarte cómo cuando hay sujeción voluntaria, confiada y humilde, combinada con una autoridad justa, hay paz, hay descanso, hay tranquilidad.

     

    Y es el mismo principio en la iglesia y la familia, mujer, necesitas confiar que Dios es el dueño y Señor no solo de tu vida, sino de tu matrimonio, y de su iglesia. Y sí, nosotros los hombres representamos la autoridad de Dios, y él ha decidido este diseño, el cual está establecido en el mismo cielo, y ¿qué crees? funciona.

     

    Pero, checa algo, la manera de Dios no es que el que tiene la autoridad la imponga, sino que el que está bajo autoridad humilde y mansamente decida sujetarse, confiando en Dios, y el que representa la autoridad, la use para proteger, proveer, bendecir, no imponer o suprimir.

     

    Y tienes razón, muchas veces los hombres no somos piadosos, o justos, claro, somos pecadores en proceso de santificación, pero, Dios te llama a sujetarte confiando en él, en sus promesas; así como a los cristianos nos llama a sujetarnos al gobierno y autoridades aun cuando éstos no son justos y mucho menos perfectos.

     

    Por eso, aguas, soltera o soltero, no te unas en yugo desigual, no te atrevas a acercarte a un incrédulo o incrédula, mira en lo que te vas a meter.

     

    Mujer, necesitas confiar en tu influencia celestial, porque entonces vas a tener este espíritu afable y apacible que es de gran estima delante de Dios.

     

    Y mira tú sujeción a la autoridad puesta por Dios, confiando en su poder, sabiduría y amor, y al darle voluntariamente al Espíritu Santo el control de tu vida, es lo que producirá para ti esa tranquilidad que tanto deseas, este hermoso espíritu afable y apacible. ¿Qué sucede cuando no sigues este principio? Justo lo contrario, dice Pablo:

     

    1 Ti 2:12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

    Lo veremos más adelante, el hombre, por nuestra naturaleza caída, vendida al pecado, tendemos o a abusar de nuestra autoridad, o ser negligentes y abandonarla, pero, la mujer tiende a querer tomar control, y abandonar su función de ser influencia.

     

    Ejercer dominio, es una palabra es una palabra interesante: audsentéo, actuar por uno mismo, ejercer autoridad por uno mismo, y por medio de una sublevación, o revolución tomar el dominio completo y tener plena autoridad.

     

    Uno que con su propia mano daba muerte a otros o a sí mismo, más tarde se utilizó para describir a alguien que actúa en base de su propia autoridad. Alguien usurpando la autoridad, como un golpe de estado.

     

    Y esta es tu tendencia mujer, buscando tu seguridad y tranquilidad fuera del diseño, abandonas tu lugar de influencia, pretendiendo tomar control, y al tomar control usurpas la autoridad dada por Dios a tu esposo, quedando desprotegida.

     

    Y lo último que consigues es tranquilidad, tu estómago se paraliza, pierdes la paz, o te deprimes, o te pones histérica, y lejos de sentirte más segura, a largo plazo, todo empeora.

     

    Y dices, es que tú no conoces a mi esposo, o a los hombres de esta congregación, bueno, Pedro nos da la clave una vez más en Sara, quien se vestía internamente, con un corazón y un espíritu afable y apacible, dice Pedro:

     

    1 Pe 3:5-6 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; 6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.

     

    Abraham el padre de la fe, en dos ocasiones mandó a su esposa por delante, para protegerse a sí mismo, y además poniendo en peligro la descendencia de Cristo mismo, literalmente vendió a su esposa para su beneficio. Sara aprendió a confiar en Dios, y a pesar de la gran necedad de su esposo Abraham, Dios la protegió, y además hasta bendijo a Abraham.

     

    Ahora, ya lo dijimos, los hombres tendemos ir hacia dos extremos, o abusamos de la autoridad, o abandonamos nuestra responsabilidad, y en ambos casos, tú mujer juegas un papel muy importante, ni debes negar tu ayuda a tu esposo, pero tampoco debes ser posibilitadora, o el otro extremo, controladora.

     

    Eres posibilitadora cuando en el nombre de la sujeción eres partícipe de los pecados de tu esposo, y por temor a estar sola, o a quién te mantenga, o lo que sea, permites que él lleve una vida de pecado y no lo estorbas, hay mujeres que se dejan abusar, que saben que sus maridos tienen otra mujer, o son presas de las drogas y el alcohol y no hacen nada, eso no es ser sujeta, eso es ser posibilitadora.

     

    O, por otro lado, vienes de una familia de matriarcado, donde las mujeres gobernaban, y no dejas liderar a tu esposo, y lo que estás haciendo es contribuir a vivir en un hogar sin verdadera dirección, a la deriva, un hombre no va a liderar su hogar, a menos que tú mujer le cedas el timón, un hombre no va a pelear contigo, al contrario, le vas a dar la posición más cómoda para vivir para sí mismo.

     

    O cansada de la situación, le niegas a tu esposo tu importante función de ser influencia, de ser su ayuda idónea, y también dejas cojo el matrimonio, o la iglesia.

     

    Y no se trata de que no enseñes, si estás aprendiendo es para enseñar, pero, ya lo veremos, tienes una responsabilidad grandísima de enseñar a otras mujeres, y de guiar a los niños, de ser creativa y poner toda tu ayuda para que el reino de los cielos sea establecido en la iglesia y en tu hogar. Y Dios te diseñó para eso.

     

    Pero, recuerda, cada vez que usurpas el lugar de tu esposo, estás yendo en contra de Dios, y no te va a ir bien, no te vas a sentir mejor, porque no es lo que necesitas, necesitas aprender a conocer a tu Señor, a obedecerlo, porque solo en él encontrarás plenitud, gozo y paz, la dirección de Dios fluye hacia abajo, de Dios a Cristo, de Cristo al hombre, y del hombre a la mujer.

     

    Entonces sujeción, con la vista puesta en tu Señor, esperando confiadamente en él, caminando en la verdad, vestida de buenas obras. Recuerda, no se trata de ley, es tu identidad, es lo que la fe de una hija de Dios manifiesta. Y en el siguiente versículo Pablo nos dará la razón bíblica.

     

    1 Ti 2:13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;

    Muchos creen que el castigo que Dios le dio a Eva por haber desobedecido fue que quedara sometida bajo su marido.

     

    No es así, el diseño ya estaba antes del pecado, y ni Adán, ni Eva tenían problema con eso, el castigo para Eva fue que Dios disminuiría su gloria de traer seres humanos al mundo dándole dolor extremo en sus preñeces.

     

    Pero, el hecho de que la mujer sintiera este deseo irresistible de tomar control, usurpando el lugar de su marido, fue el resultado de su pecado, no la maldición. En adelante la mujer tendería a usurpar la autoridad del hombre dada por Dios, y esto es lo que trae problemas al matrimonio.

     

    Esto es lo que hace el pecado, rebelarse en contra de todo lo que es Dios y pretender poner su propia verdad, y mira en lo que hemos convertido el santo estado del matrimonio, un chiste de mal gusto, se menosprecia, se desprecia, cuando es un regalo sagrado de Dios para el bien de la sociedad y de la pareja misma.

     

    Y la verdad es que, Dios creó al hombre, y del hombre hizo a la mujer para hacer de ellos un maravilloso cuadro de gracia, de amor, en una humilde sujeción, bajo una autoridad amorosa, que cuida y protege a un vaso hermoso, especial, pero, es una cuestión de diseño, de mostrar al mundo este maravilloso cuadro. Último punto:

     

    1. Desenfocarte de tu función no arregla nada, pero sí te hace quedar vulnerable.

    1 Ti 2:14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

    ¿Qué quieres decir Pablo, no que no es cuestión de capacidad? Claro que no, es cuestión de diseño, cuando la mujer, o el hombre, sale del diseño que Dios creó para ellos, inmediatamente se pierde propósito, se pierde gozo, se pierde todo.

     

    Mira el mundo engañado, pretendiendo ser independiente de Dios, cuando ni el aire que respiramos es nuestro, ni siquiera la energía que utilizamos para que nuestro cuerpo funcione es nuestra. De la misma manera, cuando el hombre abandona su lugar, deja en peligro a su familia, y su vida misma, cuando una mujer abandona su lugar, por igual, queda vulnerable al engaño de Satán.

     

    Este día tan triste y espantoso de la caída del hombre, tanto Adán como Eva fueron negligentes con sus funciones, el texto en Génesis 3 no indica que Adán no estaba, y Adán estuvo peor, él supo que estaba mal, pero, quizá prefirió no tener problemas con Eva, no quiso lidiar con ella, desconfió de lo que Dios le había confiado, y prefirió ceder ante su mujer que ejercer la autoridad que Dios le había dado.

     

    El pecado de Adán y Eva, no comenzó en que ella creyó la mentira, comenzó cuando Adán fue negligente a su función, dejó a Eva negociar libremente con Satanás, cediéndole a Eva la autoridad que Dios le había confiado a él, porque él no fue engañado, sino que simplemente dijo: “ahí se va, pues que tanto es tantito”.

     

    Él pudo haber parado esa conversación y haberle dicho a Satanás, mira, ya son las 4, en media hora llega Dios, pregúntale a él. Pero, no fue así, mujer, no tengas en menos tu función, mira hasta dónde llevó a Adán la influencia equivocada de su esposa, que aun sabiendo que estaba mal cedió a Eva, y míranos ahora.

     

    Mujer, cuando abandonas la fe, y entras en este círculo vicioso y sales de la protección dada por Dios en tu esposo, entonces estás en peligro de ser engañada, y no solo tú estás en peligro, sino toda tu familia, mira a Eva, mira este mundo.

     

    Dios hizo diferentes al hombre y a la mujer, nos hizo para complementarnos, para necesitarnos, somos diferentes, pensamos diferente. Por ejemplo, la mujer piensa globalmente, el hombre piensa secuencialmente, por eso se dice que las mujeres tienen un sexto sentido.

     

    Y esto, no es otra cosa sino esta capacidad dada por Dios para verlo todo en una mirada, los hombres no, no podemos ver más allá de la tarea que estamos haciendo, y hasta que no la terminamos, no podemos pasar a la siguiente.

     

    Las mujeres todo lo piensan emocionalmente y todo está conectado con sus emociones, los hombres todo lo pensamos en tareas, y estamos totalmente desconectados de nuestras emociones. Sexualmente, somos opuestos, pensamos y disfrutamos de maneras totalmente distintas.

     

    Y todas esas capacidades mujer, Dios no te las dio para dirigir, sino para ser ayuda idónea de tu esposo, para ser su paso perfecto, para que, en Cristo, y con Cristo en el centro, plenos en él, el uno al otro, se hagan aún más felices, se disfruten, y juntos tragian gloria a su Señor y salvador, el matrimonio es algo grandioso.

     

    Y mujer, cuando tú abandonas tu lugar de privilegio, entonces todas esas capacidades que Dios te dio, se convierten en un arma de Satanás en tu contra y quedas vulnerable al engaño, y ya viste en Eva el poder de tu influencia para con nosotros los hombres, es poderosa, y además destructiva si no es usada como debe ser.

     

    Tú sabes, nosotros los hombres tenemos nuestros problemas, pero las mujeres, sí que saben cómo enredar las cosas y una mujer sujeta a sus pasiones y deseos con su influencia puede destruir iglesias, familias, y su propia vida. Divisiones en la iglesia son causadas por hombres que quieren la autoridad, pero chismes y disensiones por las mujeres porque quieren la influencia.

     

    Un hombre nomás se destruye a sí mismo, y claro, eso es suficiente para destruir a su familia y desperdiciar lo que Dios le dio, pero, mujer, sabes de lo que hablo, como el fuego de la lengua puede incendiar un bosque entero.

     

    Eva, por no confiar en lo que su marido seguramente le enseñó, quizá comenzó a pensar: “es que, con Adán, tengo mis dudas, es un bruto, no sabe ni hablar, no, yo tengo que ver por mis chiquitos, por nuestro futuro, qué tal si este nunca se pone las pilas, y nos lleva a la miseria; y sí siempre le estoy diciendo, y me ignora”. Y quedó engañada, por sus emociones. Mira lo que Pablo mencionó en Corintios:

     

    2 Co 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

     

    Por eso, tienes que cuidar mujer, que tu desconfianza en Dios, y tu confianza y mal uso de tu influencia no te lleve a pretender tomar control y autoridad, porque las cosas no van a salir bien, y tarde o temprano lo vas a lamentar.

     

    Tu influencia es poderosa, hay un dicho que se dice en mi tierra, que lo voy a decir decentemente, y dice: jalan más un par de ojos hermosos, que una yunta de bueyes, por eso, no caigas en la tentación de pretender tomar control, ni por medio del chantaje físico o sexual, de salud, me enfermo, me muero, y ustedes tienen la culpa, ni emocional, poner tu mirada pulverizadora, o armar un drama que mereces un Oscar.

     

    Cuidado, no te dejes engañar, e irresponsablemente utilices lo que Dios te ha dado para bendecir, para cuidar de tu esposo y tu familia, tu iglesia, y lo estés usando irresponsablemente. Míranos hoy, nuestro pecado es el producto de la desobediencia al diseño de Dios bueno y perfecto. Y dice Pablo:

     

    1 Ti 2:15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

    A ver Pablo, barájamela más despacio, ¿quieres decir que una mujer es salva por tener hijos? Creo que eso contradeciría toda la doctrina de la salvación por fe. Además, no sé si tú has visto, pero hay mujeres con muchos hijos, que lo último que manifiestan es que siquiera conocen a Dios.

     

    No se refiere a esto, Pablo está diciendo algo muy importante: engendrar se refiere al hecho de criar, de enseñar, de cuidar. Mujer, deja de creer la mentira de que estar en casa y cuidar de los hijos es denigrante, o te hace ser una mujer de segunda categoría.

     

    Eso es una gran mentira creada por Satanás, mira el resultado de generaciones enteras de jóvenes perdidos porque no tuvieron una madre que los guiara, por estar ocupada pretendiendo ganar la gloria del mundo, y no sintiéndose realmente realizada, sino más y más deprimida por que no fue hecha para eso, además Cristo dice algo muy importante:

     

    Luc 16:15b porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

     

    Dos cosas, en primer lugar, traer seres humanos al mundo a la imagen de Dios, es un privilegio inigualable. Un hombre por más que engañadamente que esté y diga que es una mujer en cuerpo de hombre, jamás podrá tener hijos.

     

    Sí, la mujer fue hecha del hombre, pero cada hombre en este mundo tiene que venir de una mujer. Y Dios te ha dado el privilegio de formar hombres y mujeres de Dios, una madre piadosa y una impía es la diferencia entre generaciones futuras sanas o que se pierden.

     

    Jamás tengas en menos la tarea que Dios te ha dejado mujer, no fuiste hecha para lo temporal, sino para lo eterno, y tu tarea es importantísima para llevar a cabo la voluntad de Dios. Una vez más lo repito, mira la situación de nuestra sociedad, ¿sabes cuánto de esto tiene que ver con madres que han abandonado su función, engañadas por las falsas promesas de este mundo?

     

    Y dice Pablo que permanezcan en fe, amor, santificación y modestia, es decir, si decides con todo tu corazón, permanecer en esta fe, confiando en Dios, en su Palabra, si eres una mujer de la Palabra de Dios que busca los propósitos eternos, divinos, no solo temporales.

     

    Si permaneces en el amor de Dios, el amor agape, de sacrificio y servicio, practicando este amor con los estándares divinos, no los falsos e ilusos estándares de este mundo que solo te dejarán más y más miserable y engañada.

     

    Y en santificación, apartada para un solo objetivo: tu Señor Jesucristo, no para tus deseos egoístas, no para los engañosos deseos de tus sentidos y emociones, sino confiando en la verdad con este único motivo, traer gloria a quien te salvó

     

    Y una vez más esta Palabra, modestia, cordura de mente, una mente sana la cual solo la sana verdad de Dios puede dar, este sofrosúne, dominio propio, sensatez, buen juicio.

     

    Es decir, una mujer no solamente sujeta a su esposo, sino sujeta a la verdad, no presa de sus emociones ni sentidos, vulnerable al engaño de Satanás por dejarte llevar en esas obras de la carne que tienen como una montaña rusa tus emociones, sino una mujer sensata, confiada, creyendo plenamente, guiada por el Espíritu Santo.

     

    Entonces estarás en terreno seguro, tranquila, ataviada con el hermoso vestido de un corazón afable y apacible. Podrás estar en silencio, en serenidad, en descanso, viendo actuar a tu Dios, de una manera u otra a través de tu esposo y del liderazgo masculino, viendo cómo tu influencia celestial es mucho más poderosa que tu influencia en la carne.

     

    Así qué, cerrando: Hombres: Dios nos ha dado autoridad, pero necesitamos toda la gracia de Dios para ejercerla con justicia y con sabiduría, y no caer en abuso de autoridad.

     

    Mujer, Dios te ha dado influencia y necesitas toda la gracia de Dios para no pretender controlar y por temor no a Dios, sino a las circunstancias no permitir a Dios actuar en la vida de tu esposo, o en los varones de la iglesia.

     

    Recuerden, ni el feminismo, ni el machismo son cosas que están en la Biblia, y quizá machistas o feministas pretendan venir con ese concepto en la mente y el corazón y pretendan interpretar porciones como ésta a su conveniencia, o atacar estos versículos a su conveniencia.

     

    Pero, la realidad es que necesitamos venir con las convicciones correctas, solo la Palabra es verdad, y ella no se equivoca, buscamos la gloria de Dios y no la nuestra, su voluntad, y entonces podemos disfrutar del resultado de andar en la verdad, de andar como Cristo anduvo.

     

    Recuerden, las dos cosas que pide Pablo para hombres o mujeres es igual de difícil para ambos, las dos cosas van en contra de su naturaleza, y para poder llevarlas a cabo y manifestar la sana doctrina, necesitamos toda la gracia de Dios, sin el Espíritu Santo morando en nosotros es imposible.

     

    Pero, si obedecemos, si nos entregamos a la verdad, entonces podremos ver un impacto eterno en nosotros, en nuestras familias y en la misma iglesia.

     

    Mujer, no pretendas con tu influencia atentar contra la autoridad de Dios, le estás quitando al hombre la oportunidad de crecer y ver a Dios actuando a través de él. Hombre, no abuses de tu autoridad, no seas negligente, estás robándote a ti mismo, defraudándote de el mejor equipo que Dios quiere darte.

     

    Y el plan de Satanás es distraernos de esas funciones, menospreciarlas, o usurparlas, y nuestra naturaleza pecaminosa, la cual no se sujeta a la justicia de Dios, porque no puede, y además no quiere también las socaba.  La mujer cree que lo que necesita es la autoridad del hombre para tener verdadero control. El hombre abusa de su autoridad, o la abandona.

     

    Y la realidad es que ambos necesitamos pararnos en la brecha y decidir si somos o no de Cristo, si vamos a servir a nuestros propósitos temporales, o a los propósitos de quien nos salvó, pero, te seguro, si crees, al que cree todo le es posible, si crees verás la gloria de Dios.

     

    Esto somos como iglesia, aquí comienza y se manifiesta la sana doctrina, así se conducen los hombres y las mujeres de Dios, en la iglesia del Dios viviente, así se ve el amor nacido de corazón limpio, de buena conciencia y de fe no fingida. Invitación.

     

    1 Pe 3:10 Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; 11 Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala.  12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos,  Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.

     

    1 Pe 3:13-15 ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? 14 Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, 15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

     

  • Jul 9, 20171 Timoteo 2:8 La sana doctrina en la autoridad y la influencia (Primera Parte)
    Jul 9, 2017
    1 Timoteo 2:8 La sana doctrina en la autoridad y la influencia (Primera Parte)
    Series: 1 Timoteo

    LA SANA DOCTRINA EN LA AUTORIDAD Y LA INFLUENCIA

    (Parte 1)

    1 Timoteo 2:8

     

    INTRODUCCIÓN

    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, la cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia junto con los que el Señor ha llamado y apartado para él.

     

    Y estamos en esta hermosa carta escrita, no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron en creyentes en el Señor Jesucristo.

     

    En

    Hechos 14

    leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en 16 que en su segundo viaje misionero Pablo todos en Listra daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y este joven se convierte en el compañero inseparable de Pablo, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 y junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Para este momento, Pablo está escribiendo esta carta dos años antes de su muerte, ya estaba viejo, y Timoteo era un joven que pasaba de sus treinta.

     

    De manera que, estas cartas son significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos. Estas cartas tienen esta importancia, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de experiencia, de amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia, de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor.

     

     

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, tratando con el orden en la iglesia, con la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente. Así que, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales. Pablo nos va a mostrar, en qué consiste el cristianismo y cómo se debería llevar el orden en la iglesia del Dios viviente.

     

    Pablo está dejando a Timoteo a cargo de la iglesia de Éfeso, la cual estaba siendo atacada por falsos maestros, tenía líderes entregados al materialismo, y había cosas en la iglesia que estaban en desorden. Y todo esto era un paquete difícil para Timoteo quien definitivamente no tenía el temperamento de Pablo.

     

    De manera que Pablo escribe esta carta para animarlo, consolarlo, y ayudarlo a llevar a cabo esta difícil tarea en la iglesia.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Sana doctrina produce una vida sana en todos los aspectos, eso es lo que podemos ver en la historia de la iglesia, cuando ésta se ha predicado, es lo que ha producido. De la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada y con muchos problemas.

     

    Todo comienza ahí, Pablo nos ha venido diciendo en lo que consiste el verdadero cristianismo, descrito en el que creo yo, es uno de los versículos claves de esta carta:

     

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Fuera de la firmeza de la Escritura, de la sana doctrina, la cual descansa en Dios y su omnipotencia, solo quedan palabras vacías. ¿Por qué es así? El ser humano le ha dado la espalda a Dios, y todas sus filosofías y aún religiones parten de esta misma premisa: no hay Dios, y si lo hay, es un dios a mi imagen y a mi conveniencia.

     

    Y lo único que queda es palabrería, mitos y genealogías sin fin, producto de la imaginación del hombre, la cual no conduce a la piedad, sino a disputas necias, a encubrir mayor hipocresía y lo que ésta conlleva, pero no transforma a las personas, por lo mismo, no resuelve nada, y solo hace más ruido, causa más tráfico en Facebook y redes sociales, pero no ayuda.

     

    No ofrece verdadera esperanza, libertad, gozo y demás; lo único que le queda al ser humano es la ley, es decir: reglas, requisitos, decálogos para mejorarse a sí mismo, en sus fuerzas y a su manera.

     

    Sin embargo, Pablo ya nos recordó, el pretender hacer vivir a la gente un cristianismo a través de requisitos, a través de los: “no hagas”, “esto está prohibido”, “debes hacer esto y lo otro, abandonar aquello”, etc., solo va a traer como consecuencia mayor carnalidad, mayor desobediencia y mayor legalismo he hipocresía.

     

    Porque esa no es la función de la ley, Dios no nos la dejó para salvarnos a nosotros mismos, o para auto mejorarnos, o para darnos una puerta u opción para acercarnos a Dios y ganar su bendición. La ley solo provoca, revela y condena al pecado para que una vez derrotados, frustrados, convencidos de que no tenemos remedio, vayamos a Cristo y pongamos nuestra confianza plena en él, esa es su función.

     

    Por eso, Pablo nos habló con claridad la diferencia de vivir bajo la ley y vivir bajo la gracia, él dijo: “doy gracias a Cristo quien fortaleció a un pecador sin remedio como yo, dándole misericordia y derramando inmensurable gracia, su favor inmerecido, perdonándolo y haciéndolo fiel.

     

    Es decir, bajo la gracia, es Dios quien toma la iniciativa, es él quien recorre el camino, quien vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

     

    De manera que, un creyente que ha entendido la gracia vive en libertad, en gozo, y puede ir viendo más y más victorias sobre su pecado, puede verse más y más transformado a la imagen de Cristo, y mientras persevera en Cristo y en su Palabra sus apetitos, su manera de ver la vida cambia.

     

    Pero, es una respuesta, es una consecuencia, no es la ley empujando y no logrando nada, es la gracia actuando poderosamente en una persona que se arrepiente y que rinde su vida al Señor.

     

    No así el que vive bajo la ley, el cual vive en derrota, tras derrota, convirtiéndose en un legalista profesional, amargado, siempre juzgando a los demás y considerándose mejor que ellos, viviendo en hipocresía, o el otro extremo, ya derrotado, cansado y frustrado, abandona la fe del todo, echándole la culpa a Dios.

     

    ¿Por qué hago este énfasis? Porque el día de hoy vamos a comenzar a ver instrucciones muy prácticas, y debemos cuidar esta línea entre la ley y la gracia. Pablo nos enseñará cómo luce la gracia en acción en una iglesia, cómo se ve una iglesia militando en su fe, no en la carne, sino en el poder del Espíritu Santo. Como nuestro segundo versículo clave de esta carta el 3:15 dice:

     

    1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

     

    Somos la columna de la verdad, es decir, nosotros somos los encargados de que, con nuestra conducta y buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, glorifiquen al Padre que está en los cielos, de esta manera nosotros podemos cuidar de que la verdad no sea vituperada.

     

    Y no solo eso, somos el baluarte, es decir, somos los encargados de hacer brillar la verdad con sana doctrina, levantando la Palabra de Dios muy por lo alto, y que sea exhibida en todo su esplendor.

     

    Es decir, Dios ha hecho una obra de gracia en nosotros, y así es como luce esta obra divina, lo que vamos a ver a continuación es lo que una persona llena del Espíritu Santo será conducida a hacer para este propósito. Y nuestra tarea principal como iglesia la encontramos en la gran comisión:

     

    Mat 28:18-20 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

     

    En una frase nuestra tarea como iglesia es esta: conocer a Cristo en comunión íntima y personal, predicar el evangelio para que otros vengan a los pies de Cristo y una vez en la iglesia, enseñarles a tener esta misma comunión íntima y personal, y que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos. Y esta obra solo se puede realizar en la iglesia, el cuerpo de Cristo. 

     

    Y ¿cómo se hace? Bueno, la semana pasada vimos que la sana doctrina comienza con una iglesia que ora, si en verdad queremos poder de lo alto, ser guiados por el Espíritu Santo, ser eficaces en la obra de edificar el reino de los cielos como la iglesia, el cuerpo de Cristo, entonces necesitamos orar.

     

    Orar para que Dios nos dé un corazón por los no creyentes, orar por la salvación de la humanidad, orar por los gobernantes y los que están en posiciones de influencia, porque esto es lo que nuestro Dios anhela. Nos enseñó en el versículo 3 en adelante:

     

    1 Ti 2:3-7 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. 7  Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad.  

     

    Y en el versículo 7 podemos ver esta misión de conocer a Cristo y darlo a conocer, Cristo lo constituyó alguien que anuncia el evangelio, le dio la misión de ir a los gentiles, y lo puso como maestro, una vez más ganar, discipular y enviar.

     

    Quizá nosotros no tengamos la misma misión de Pablo, pero, sí estamos llamados a predicar el evangelio a toda criatura, y a enseñarla a caminar con Cristo.

     

    Cada creyente debe ser un soldado de Cristo, un predicador, un maestro, y debe ocuparse en entender la voluntad de Dios para su vida y caminar en esa misión específica en la que se le ha puesto, y si queremos alcanzar objetivos verdaderamente espirituales necesitamos orar.

     

    Y más cuando Pablo nos mostró el corazón de Dios, quien no quiere que nadie se pierda, quien ha provisto a un mediador para darnos salvación.

     

    Y lo que sigue a continuación necesita tener este objetivo: dar a conocer el amor de Dios, el corazón de Dios, hacer visible a Cristo el iniciador, el mediador entre Dios y un mundo en tinieblas, y nosotros, la iglesia, el cuerpo de Cristo, somos los encargados de darlo a conocer.

     

    ¿De qué otra manera manifestamos en la iglesia este amor nacido de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida? Bueno, ahora Pablo se va a referir a los hombres y a las mujeres.

     

    Aún dentro de sectores de la iglesia evangélica esta es una sección polémica hoy en día, y le pido a Dios que sencillamente nos permita con un corazón dispuesto escuchar su verdad, confiar en ella, abrazarla y recibir los beneficios de creer y obedecer. Por eso yo titulé este mensaje: LA SANA DOCTRINA EN LA AUTORIDAD Y LA INFLUENCIA.

     

    Teniendo la función de hacer visible a Cristo en el mundo, sea en la iglesia, o en nuestros matrimonios, debemos recordar que tenemos un creador de todas las cosas, él es quien nos da el propósito para vivir y quien debería ser dueño de nuestras prioridades. Él nos diseñó, él fue quien nos dio funciones, él es quien sabe cómo debemos vivir.

     

    Y cuando nos salimos de su voluntad, de su diseño, es cuando perdemos propósito para vivir y es cuando lo que tanto pretendemos tener, lo cual es felicidad, o paz, o esperanza, se pierde, porque sencillamente no estamos caminando en el propósito para el cual fuimos creados.

     

    Por ejemplo, definitivamente puedes usar una tv de 60 pulgadas como escalón, o como paraguas de lluvia, va a ser pesada, o como un arma para estrellársela a alguien en la cabeza, pero ese no fue su propósito ni su diseño, es decir, o no va a ser eficaz, o va a ser un desperdicio.

     

    De la misma manera, se requiere todo el poder de Dios y gracia para poder vivir de acuerdo a lo que Dios diseñó, ya que, en nuestra naturaleza pecaminosa, no nos sujetamos a la voluntad de Dios, ni tampoco queremos, a menos que el Espíritu Santo haga una obra de gracia en nosotros.

     

    Dios nos ha dejado funciones importantísimas para llevar a cabo su plan, y el plan de Satanás es distraernos de esas funciones, y poner en nosotros codicia, o inconformidad por las funciones del otro.

     

    Es bueno y agradable delante de Dios tener esto en el corazón, esta motivación, y entonces ir hacia delante. ¿Qué es lo que los hombres debemos hacer para poder conducirnos de la manera correcta en la iglesia del Dios viviente? ¿Cómo podemos con efectividad sostener la verdad y mostrar que lo es? Si la iglesia necesita, ante todo orar, los hombres también debemos hacerlo, dice Pablo:

     

    1. Dios le pide al hombre algo que no hace por naturaleza: orar.
    2. Dios le ha dado al hombre la autoridad.

    1 Ti 2:8a Quiero, pues, que los hombres

    La palabra hombre en este versículo es diferente a la anterior que se refería a la raza humana, en este caso se refiere a hombres, a esposos, a maridos, a varones en general. Y dice Pablo: quiero, pues; es decir, ya que debemos orar como iglesia, ¿quién debe tomar la iniciativa en cuanto a buscar al Señor en oración? El hombre.

     

    ¿Por qué? Con respecto a la familia y la iglesia, Dios ha dejado un diseño, Dios ha puesto al hombre como cabeza, tanto en la iglesia como en la familia, es liderazgo masculino el que Dios está buscando y esperando.

     

    Es una cuestión de diseño, no de capacidad, Dios se da a conocer de esta manera, porque es lo que él es, y no olvidemos que para eso existimos, para reflejar su gloria.

     

    Por eso debes quitar de tu mente tanto el feminismo como el machismo, las dos cosas surgen del corazón pecador del ser humano que busca lo suyo, uno pretende subyugar y aplastar, el otro pretende liberarse de esa supresión e imponer su superioridad y una supuesta libertad, los dos socavan el diseño de Dios y están planeados por Satanás para que ambos o abusen de su función, la abandonen, o terminen odiándola.

     

    Pero, la realidad es que Dios lo creó todo bueno en gran manera, perfecto, antes del pecado, Adán y Eva estaban plenos, completos; entre Adán y Eva no había conflicto, y este diseño estaba en perfecta función.

     

    No fue sino hasta que ambos fueron negligentes con lo que Dios les había mandado, Eva fue engañada, y Adán desobedeció, murieron espiritualmente, y es cuando todo se complicó horriblemente, llegó todo lo que hoy conoces, toda la injusticia, abuso de autoridad, abandono de funciones y demás.

     

    Pero, Pablo comienza con el hombre porque Dios le ha dado autoridad, le ha puesto como responsable. Una vez más, cuando lees en Génesis 3, cuando el pecado entró en el mundo, es Eva la que es engañada, pero, Dios hace responsable a quien le dio la autoridad: a Adán. De hecho, la tierra es maldecida por causa de Adán, no de Eva, porque él era responsable. 

     

    Pero, en el diseño de Dios, el hombre es el que representa a Cristo en su hogar, y también en la iglesia, cada hombre representamos a Cristo, seamos casados o no, representamos a Dios, en el mundo, siendo hombres piadosos, representamos a un Dios bueno, santo, y justo. Y es una cuestión de diseño, la autoridad suprema es Dios mismo, de él fluye la cadena de autoridad, dice en 1 Corintios:

     

    1 Co 11:3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

     

    ¿Te das cuenta? No es cuestión de capacidad, sino diseño, Cristo es igual al Padre, son uno; Cristo dijo en varias ocasiones:

     

    Jua 10:30 Yo y el Padre uno somos.

    Flp 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

     

    Pero, aun así, por diseño y función, Cristo está sujeto a su Padre, dice en Juan:

     

    Jua 5:19-20a Entonces Jesús afirmó: —Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. 20a  Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace... (NVI)

     

    De la misma manera, la mujer y el hombre somos iguales delante de Dios, dice en varios textos:

     

    1 Co 11:11-12 Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón; 12 porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios.

    Gál 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

     

    Pero, en cuanto a diseño, Dios ha dejado al hombre como responsable, Cristo le habla al hombre, y el hombre comunica a su mujer la dirección que Cristo quiere para su hogar.

     

    Igual en la iglesia, Dios da dirección en un liderazgo masculino que cuida, de buscar a su Señor para tener una iglesia sana que camina en los propósitos de Dios. Recordemos nuestras definiciones de autoridad y de influencia:

     

    La Autoridad

    es la libertad de hacer lo que tienes que hacer, para cumplir la responsabilidad que se te encomienda. Por ende, quien tenga mayor responsabilidad, tendrá mayor autoridad.

     

    Mientras que,

    la Influencia

    es la capacidad de implementar de forma creativa los propósitos explícitos o implícitos de la Autoridad. Ya veremos en los siguientes versículos

     

    Pero, hay algo importante a aclarar, porque Satanás engaña al hombre haciéndole creer que la mujer está sujeta a él, y por lo tanto, como hombres no tenemos a nadie a quién rendirle cuentas. O la mujer tiende a pensar que Dios quiere borrar su individualidad y que ella no tiene ni voz ni voto.

     

    Pero, viendo lo que significa la autoridad, nos deja claro que en realidad, el hombre no se manda solo, que hay una cadena de autoridad, la cual desciende desde el creador de todas las cosas, el único merecedor de toda gloria y alabanza, el cual está esperando que su voluntad sea honrada, obedecida y llevada a cabo.

     

    Por lo tanto, no la tenemos porque seamos más capaces, tampoco la tenemos para cumplir nuestros deseos egoístas, no, la autoridad del hombre no comienza en nosotros y termina en nosotros.

     

    Hombres, Dios no nos dio autoridad para llenarnos de orgullo y sentirnos los reyes a quienes todo el mundo deben rendir pleitesía, y que todo mundo, en especial nuestras mujeres se callen, porque nosotros tenemos la autoridad, no es así, nuestras mujeres no son siervas o concubinas que existen para que nuestros caprichos se cumplan.

     

    No, tener la autoridad de parte de Dios, más que un privilegio, es una gran responsabilidad otorgada por su gracia, para llevar a cabo sus propósitos divinos, y nosotros los hombres vamos a responder delante de Dios por lo que hicimos con la autoridad que él nos confió, porque como ya lo dijimos, quien tiene mayor autoridad, tiene mayor responsabilidad.

     

    Por lo mismo, lejos de enorgullecernos y comenzar a practicar abuso de autoridad, o su contraparte, que también es muy cotidiano, abandonar nuestra responsabilidad, deberíamos temer, y por lo mismo, antes de comenzar cada día de nuestras vidas llenos de orgullo y auto suficiencia, deberíamos comenzar por arrodillarnos y pedirle al Señor manos santas sin ira ni contienda para buscarle.

     

    Es una gran responsabilidad, no solo portamos la imagen de Dios, quien por toda la Biblia siempre se presenta como hombre, sino que somos responsables de manejar su autoridad con justicia y santidad para llevar a cabo sus propósitos.

     

    Debemos cuidarnos de no utilizarla para nuestra conveniencia, y abusar de ella, o ser negligentes y abandonarla, porque como Adán, podemos ceder toda la autoridad que queramos, tomar una posición cómoda y no tomar el liderazgo ni en la iglesia, ni en nuestro hogar.

     

    Y podemos ceder autoridad, pero, no responsabilidad. Eva fue engañada, Adán estando ahí no dijo nada y le cedió la autoridad, pero, al mismo tiempo, Adán no dejó de ser el responsable, a él Dios le pidió cuentas.

     

    1. Nuestra primera responsabilidad es orar buscando a nuestro Señor.

    1 Ti 2:8b oren en todo lugar,

    Por eso, ¿qué nos ordena el Señor? Que oremos en todo lugar, y esto implica dentro y fuera de la iglesia, en una constante dependencia y comunión con Dios, motivados por esta tremenda responsabilidad.

     

    Nuestra manera de ver la autoridad debe cambiar, porque eso no es algo que como hombres se nos dé con facilidad. ¿Cuál es nuestra tendencia? Nuestra naturaleza pecaminosa nos lleva a ser orgullosos y autosuficientes.

     

    A las mujeres no les pide esto porque ellas se les da con facilidad orar, y levantar sus manos, ellas por naturaleza son conversadoras, su vida está basada en relaciones, en emociones, si no están hablando con su mamá, entonces con su hermana, si no con su comadre, o con la amiga, y lloran juntas y no tienen problemas con clamar y hasta tirarse al piso juntas a rogarle al Señor: “cámbiamelo Señor, mis hijos.

     

    Pero, no un hombre, nosotros a diferencia de las mujeres, vemos nuestras vidas no como relaciones, sino como tareas, completamos una, y vamos a la que sigue. Si le preguntas a una mujer cómo está, te da la historia completa de sus hijos, su esposo y lo que está viviendo. Si le preguntas a un hombre, te dice: bien, y te habla de su trabajo, o ya muy, muy profundamente, sentimental y emocional, te habla de futbol, o su hobby favorito.

     

    Muchas veces he oído la misma respuesta o el mismo comentario de hombres: ¿Ir a la iglesia? Hay que trabajar, hay que aprovechar el tiempo. De la misma manera, el hombre en su naturaleza no ora, porque en el fondo, lo considera una pérdida de tiempo, nuestra tendencia es: ¿qué hay que hacer? Y sin preguntar, sin orar, ni nada es “aprovechar” el tiempo, y poner manos a la obra, no hay tiempo que perder, orar es para las mujeres, y ya ves que no es así.

     

    Y eso no es lo que Dios nos pide, porque muchas veces por no considerar la importancia de orar, sí sudamos un montón, y nos cansamos, tristemente cansamos a nuestras familias, y la iglesia la hacemos a un lado, pero, al final del día, o de nuestras vidas no avanzamos ni una pulgada, al contrario, retrocedemos y solo desperdiciamos tiempo, esfuerzo, recursos, nos desgastamos y gastamos a los que supuestamente queremos ayudar.

     

    Por eso Pablo nos dice: Dios está esperando, está contando con hombres de oración. Si no oramos hermanos, estamos desobedeciendo, y no solo eso, estamos siendo temerarios y necios, estamos yendo en contra de la instrucción más elemental e importante para todo hombre.

     

    Necesitamos orar, luego actuar, no actuar, y luego de uno y mil tropiezos orar ya en desesperación, cuando es tan fácil sencillamente orar. Claro, tú dices: Chuy, no es tan fácil como dices. Efectivamente, hay cosas que obstruyen esta necesidad tan importante, por eso dice Pablo y tengo mi segundo punto:

     

    1. Los principales obstructores para llegar a ser hombres de oración son la autosuficiencia y el pecado.

    1 Ti 2:8c levantando manos santas,

    En primer lugar, quizá hubiera sido suficiente que Pablo dijera: que los hombres oren en todo lugar, que sean santos, pero, ¿por qué el comentario de levantar las manos, y manos santas? ¿Qué significa esto?

     

    Definitivamente creo que es algo literal, una expresión externa, levantar las manos mientras oramos, pero, a la misma vez es algo más profundo y espiritual. Y mira mi hermano, no hay nada de malo en ser expresivo, y en especial, ¿estás agradecido con Dios? Hazlo.

     

    Mira si tu equipo favorito mete gol y levantas las manos y brincas y gritas, ¿por qué te cuesta tanto trabajo expresar a Dios lo que se supone que hay en tu corazón? Y te voy a decir, en el AT y por toda la Biblia vemos que grandes hombres de Dios, incluso reyes oraban levantando las manos, lo cual es una expresión externa de adoración, de entrega y dependencia hermosa.

     

    • Levantar las manos es señal de rendición y dependencia y nuestro orgullo nos estorba.

    A los hombres no nos gusta ni rendirnos, ni vernos dependientes de alguien más, eso va en contra de nuestra naturaleza orgullosa.

     

    Por eso nos cuesta tanto trabajo expresar nuestras emociones, para nosotros, es señal de debilidad, y esto lo sufren nuestras esposas y nuestros hijos. En muchas familias una caricia, un abrazo, abrir el corazón al cónyuge son proezas, porque sentimos que debemos ser como “terminator, I´ll be back”, y sentimos que esa dureza nos hace más hombres, o más respetables.

     

    Sin embargo, nuestro Señor Jesucristo, el más hombre de todos, no lo vemos en esta actitud, al contrario, vemos en él a un hombre sensible a la necesidad y emocional, al punto de derramar llanto en varias ocasiones, cuando muere su amigo Lázaro, podemos ver una emoción extrema cuando termina por dejar abandonado a su pueblo, y les dice:

     

    Mat 23:37-39 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! 38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta. 39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

     

    Lo vemos lleno de amor y ternura, dando consuelo y amor a quienes nadie se acercaría, lo vemos tocando a un leproso, sanando y consolando a paralíticos, lo vemos orando en todo tiempo, incluso por noches enteras, ayunando hasta cuarenta días.

     

    Cristo fue un hombre que jamás se avergonzó de decir que dependía de su Padre celestial y que no haría nada que su Padre no le pidiera. Vemos a un Cristo totalmente dependiente de su Padre, totalmente rendido y sujeto a su Padre celestial.

     

    Y nosotros no levantamos las manos al cielo, al contrario, ignoramos a Dios y en lugar de presentar nuestras manos al Señor, en señal de dependencia, de decirle: Señor, soy tuyo, dependo de ti, nada puedo hacer si tú no me hablas, si tú no me guías, lo ignoramos y soberbiamente hacemos las cosas como si de veras tuviéramos el control y todo nos fuera a salir bien, cuando sigue siendo él y solo el, quien permite que las cosas sucedan.

     

    Y levantar manos al Señor, es justo lo contrario, es dejar de hacer todo lo que estamos haciendo, o poner en pausa, aun lo que parece más urgente, para decirle al Señor: soy tuyo, dependo de ti, por más que me esfuerce, si tu no edificas y si tú no cuidas, es en vano, nada va a suceder. 

     

    Por eso, levantar las manos es una señal de rendición, de dependencia, ¿qué es lo que hace alguien cuando le apuntan con un arma y le dicen manos arriba? Le está diciendo: ríndete; y esto es lo que el Señor nos pide a los hombres, no solo una expresión externa, lo cual hablaría de tu corazón, sino una expresión interna de rendición.

     

    Me rindo, no soy capaz, te necesito, necesito todo lo que puedas darme porque sin ti ni voy a hacer nada, ni puedo hacer nada que verdaderamente sea eficaz. Es decirle: Señor, no voy a poner manos a la obra hasta que no haya levantado estas manos a ti, para que tú las santifiques y las guíes a hacer lo que deben hacer.

     

    Porque tu trabajo no es tuyo, ya que tu vida no es tuya, porque si no me equivoco, eso fue lo que hiciste cuando creíste en Cristo y le entregaste tu vida, ¿o no? Y Cristo lo quiere todo, no acepta ni pagos mensuales, ni pagos parciales, o te niegas a ti mismo, tomas tu cruz y le sigues, o sigues viviendo para ti mismo.

     

    • Levantar las manos en señal de sinceridad, honestidad e integridad, y muchas veces nuestras manos no están limpias.

    Levantar las manos no solo es una señal de rendición, sino es una señal de sinceridad, de honestidad e integridad, por eso dice Pablo manos santas.

     

    Una vez más lo del asalto, levantar las manos es comunicar también al asaltante: por favor no me dispares, mira mis manos, no voy a atacarte de regreso, mira, no tengo algo con lo cual pueda pretender defenderme.

     

    Por eso, levantar manos santas también implica decir: Señor, estoy limpio, puedo levantar mis manos porque no las he metido en el lodo, no tengo nada que esconderte; y aún al haberlas ensuciado poder decirle: aquí están Señor perdóname, son tuyas, por favor límpialas.

     

    Y así sucede, muchas veces los hombres no levantamos manos porque no traemos manos limpias, y no me refiero a mugre o aceite, llegamos a la iglesia y sabemos, con ellas acabamos de hacer un negocio medio extraño, con ellas acabamos de tocar el claxon siete veces, no con un mensaje muy bonito, con ellas acabamos de hacer señas y ademanes, y no precisamente de amor y ternura. O las tenemos metidas hasta el fondo en lodo.

     

    O sencillamente nuestras manos no están ocupadas en bendecir, en buscar hacer la voluntad de Dios, y solo trabajan para lo propio, para defenderme a mí mismo, proveerme, cuidarme, cuando eso en sí mismo se le llama idolatría, porque me estoy poniendo a mí mismo en el lugar de Dios.

     

    Santidad precisamente significa esto: consagrar, apartar para una función sagrada. Ya lo he explicado antes, piensa en el bisturí de un cardiólogo, esa herramienta tiene un solo propósito, y uno muy importante hacer cortes muy precisos, tan precisos que de ellos depende la vida de una persona.

     

    Te aseguro que el cardiólogo no lo trae a casa por si no encuentra un cuchillo con suficiente filo, o no lo usa para abrir sus cartas, o para defensa personal. Esa herramienta tiene un propósito tan importante que debe tratarse con mucho cuidado porque de ella depende la vida de una persona.

     

    Así nosotros, nuestras manos representan lo que hacemos, para lo que vivimos y nos desgastamos, y lo vimos al principio, somos de Dios, le representamos. Dios nos ha dado esta vida para traerle gloria, nos ha concedido autoridad, gracia talentos, recursos, dones, para llevar a cabo sus propósitos, no los nuestros, y eso incluye tu trabajo, tu familia, todo lo que eres y haces.

     

    Y Pablo nos da la razón por la que deberíamos hacer esto:

     

    Rom 6:13 No dejen que ninguna parte de su cuerpo se convierta en un instrumento del mal para servir al pecado. En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios. (NTV)

     

    Claro, como dice aquí, si hemos nacido de nuevo, si no obviamente querremos seguir viviendo para nosotros mismos, y no para Dios, aunque cuando nos servimos a nosotros mismos, en el fondo servimos a al príncipe de este mundo, quien nos tiene atados y cegados. Dice en el verso 19 del mismo capítulo:

     

    Rom 6:19 Hablo en términos humanos, por las limitaciones de su naturaleza humana. Antes ofrecían ustedes los miembros de su cuerpo para servir a la impureza, que lleva más y más a la maldad; ofrézcanlos ahora para servir a la justicia que lleva a la santidad.

     

    Antes no teníamos reparo, todo nuestro cuerpo servía al egoísmo, a la maldad, pero ahora nuestras manos deben servir a la justicia. Mira cómo lo ilustra hablando del pecado sexual:

     

    1 Co 6:15 ¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo mismo? ¿Tomaré acaso los miembros de Cristo para unirlos con una prostituta? ¡Jamás!

     

    Esto me debe llevar a pensar, ¿qué estoy haciendo con mi vida? ¿Por qué no estoy orando? ¿Por qué no soy libre de levantar mis manos? ¿Estarán sucias, seré un orgulloso?

     

    Ahora, pueda ser que digas: pero, Chuy lo estoy haciendo, pero, siento que mis oraciones no están siendo escuchadas. Bueno, en primer lugar, los tiempos de Dios no son los nuestros, pero, qué tal si quizá en verdad halla otra obstrucción, y tengo el siguiente inciso:

     

    • Quizá no estoy teniendo cuidado y estoy abusando de la autoridad que se me ha confiado.

     

    1 Pe 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

    Col 3:19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.

     

    No solo estos pecados debemos cuidarnos, mira hombre, lo que pasa si no cuidas la responsabilidad de usar tu autoridad para proteger, para amar, para servir, para ejercer la justicia de Dios, sino para exaltarte a ti mismo y procurarte egoístamente.

     

    Quizá al no considerar a tu mujer como un vaso frágil, o especial, y no le estás dando honor, no estás viviendo con sabiduría, la estás teniendo en menos y estás siendo áspero con ella.

     

    No olvides algo, ella es coheredera de la gracia de la vida junto contigo. Lo repito, el hecho de que tengas autoridad, no implica que tú valgas más que ella, o que la puedas maltratar. Y recuerda algo: El papá de tu esposa es el creador del universo, quien te está dando autoridad no para maltratarla, o abusarla, sino para cuidarla, tu suegro celestial te está viendo, y ama a su hija. Checa si por esta causa no estás viendo tus oraciones respondidas.

     

    Maltratar a tu mujer, o no tratarla con honor, como a un vaso frágil y ser un amargoso con ella, no es levantar manos santas, y dice mi último punto de hoy:

     

    1. Para ejercer autoridad, necesitamos confiar en la guía de Dios y no en nuestro enojo o discusión.

    1 Ti 2:8d sin ira ni contienda

    Los hombres por naturaleza no oramos, y estos dos recursos son lo único que nos queda, gritar, o como decimos la labia.

     

    Y sabemos manejarlos con maestría, o, yo diría que más bien nos dominan, ya que al no haber buscado al Señor y ver que no se hizo nuestra voluntad, o nuestros planes se fueron por la coladera, entonces en lugar de humillarnos y de pedir perdón, nos enojamos o armamos contienda.

     

    Por ejemplo, en general las mujeres son mejores con su boca, nos dejan callados en dos, tres frases, al menos a mí, y ¿qué es lo único que nos queda? Comenzar a gritar, y hacerla de wolverin. Y por lo mismo nuestras esposas ya no nos dicen nada porque ya nos conocen, solo vamos a berrinchar, o a gritar.

     

    Y al final ellas saben que van a terminar arreglando el asunto a nuestras espaldas, y esa dinámica familiar cómo trae amargura y heridas a nuestras vidas y familias, generación tras generación, hombres entregados a la ira y a la contienda, y mujeres tomando el control y la autoridad indirectamente. Cuando lo que tenemos que hacer hombres es comenzar por humillarnos bajo la poderosa mano de nuestro Señor.

     

    O la otra, si bien en general los hombres no armamos chismes, ¿qué me dices de polémica? Nos encanta sacar el tema y pavonearnos del otro ignorante que no sabe nada, y todo se convierte en ganar un argumento, y pretendemos utilizar nuestra labia para conseguir lo que queremos.

     

    Stg 1:19-20 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios

     

    Es decir, sí vas a hacer mucho ruido, es más, quizá rompas cosas, las cuales por cierto también te costaron, pero no vas a obtener nada, no vas a avanzar, sí más carnalidad, mucha adrenalina, pero tu cuerpo se deteriora, el azúcar te sube, las contiendas suben de tono y no verás el resultado que al fin esperas. ¿Sabes qué estás haciendo? Dice en Proverbios:

     

    Pro 13:16 Todo hombre prudente procede con sabiduría; Mas el necio manifestará necedad.

    ¿De dónde viene la sabiduría? El principio de la sabiduría es el temor del Señor.

     

    Pro 26:12 ¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él.

    ¿Quién es un hombre sabio en su propia opinión? Aquel que no toma en cuenta a Dios, aquel que es atrabancado y falto de cordura, confiando en su propia prudencia.

     

    Pro 12:16 El necio muestra en seguida su enojo, pero el prudente pasa por alto el insulto.

    ¿De dónde puede venir esta prudencia?

     

    Pro 16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

    Cuando no levantamos manos santas al Señor, estamos comenzando al revés, podemos tomar una ciudad, pero no somos dueños de nosotros mismos, estamos esclavos de nuestras pasiones, y tarde o temprano llega el colapso, la derrota, y todo se pierde.

     

    Por eso, cuando utilizamos estos recursos, de acuerdo a la verdad de la Palabra no nos vemos mejor, no nos vemos más hombres, nos vemos como unos necios, somos tercos, como faraón en tiempos de Moisés, a pesar de ver Egipto en ruinas, después de haber sido la primera potencia, endurece su corazón, y su terquedad lo lleva a quedar en medio del mar junto con su gloria, su poder, lo cual perece junto con él.

     

    ¿Y entonces, de dónde vendrá la prudencia, de dónde obtendremos este dominio propio? ¿Qué nos pide el Señor como nuestra más alta prioridad, como nuestro primer recurso, como nuestra mayor responsabilidad varones? Levantar manos santas, no confiar en ira, o en contienda, sino rendirnos a nuestro Señor.

     

    Checa en la Palabra de Dios y aprende de hombres de Dios como Pablo, como David, como nuestro mismo Señor Jesucristo, el más hombre de todos. Mira a David, él era un hombre de guerra, un rey, el personaje político más importante de su tiempo y de su nación, un hombre en todos los aspectos, ¿cuál era siempre su actitud? Chécalo en los salmos, mira:

     

    Sal 119:81-83 Desfallece mi alma por tu salvación, Mas espero en tu palabra. 82 Desfallecieron mis ojos por tu palabra, Diciendo: ¿Cuándo me consolarás? 83 Porque estoy como el odre al humo; Pero no he olvidado tus estatutos.

     

    En otras palabras, Señor, si no haces algo, me muero, no existo, son nadie, ni nada en este mundo. David sabía levantar manos santas a su Señor. Era un hombre totalmente dependiente de Dios, que buscaba, anhelaba integridad, porque sabía que no era algo ligero delante de Dios levantar manos sucias, o con guantes, es decir, hipocresía, encubriendo suciedad, él lo había aprendido muy bien en el asunto de Betsabé: míralo en el salmo 66, podríamos hacer de ello nuestra oración:

     

    Sal 66:18  Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.

     

    Hombres hagamos inventario, ¿cómo está nuestras vidas? Sé honesto, porqué hasta ahora no has visto cambios, porqué sigues dando vueltas en el mismo lugar. Es de Dios la bendición, el avance, cuida tu corazón y cuida tus manos. Mira el salmo 24, me encanta:

     

    Sal 24:3-6 ¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? 4 El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño. 5 El recibirá bendición de Jehová, Y justicia del Dios de salvación. 6 Tal es la generación de los que le buscan, De los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob. Selah

     

    ¿A qué generación pertenecen a los que lo ignoran o a los que le buscan? Por eso, que de aquí en adelante que cada hombre de Calvary sea el primero en levantar su voz, sus manos en oración y dependencia al Señor.

     

    Hombres, este versículo es para nosotros, y necesitamos, nos urge ponerlo por obra, y creerlo, es muy importante nuestra responsabilidad como hombres, por favor, pongamos atención y cuanto antes en esto sí que debemos poner manos a la obra.

     

    Qué importante, qué sencillo, pero, qué difícil a la misma vez, para nosotros los hombres, conducirnos de la manera adecuada en la iglesia, manifestar sana doctrina y fe genuina significa ser hombres de oración, dependientes de Dios, que lo ponen en primer lugar que cualquier cosa, que se consagran al Señor y que consagran sus miembros y recursos para servicio y gloria de su Señor. El amor nacido de un corazón limpio, una buena conciencia y una fe no fingida, siempre nos llevará a este lugar.

     

    Y Pablo va a continuar: así mismo las mujeres, y comenzará con su manera de vestir, pero, eso lo veremos con calma el próximo domingo.

     

    Ahora, ese así mismo mujeres, implica que el peso de lo que acabamos de ver, lo imposible de hacerse para un hombre sin Dios, equivale a lo que Pablo les pedirá en los próximos siete versículos. Quizá pensarás ¿por qué no les pide que no usen sus playeras de su equipo favorito? Porque ese no es mayor problema para nosotros, es lo que acabamos de ver,

     

    Porque las dos cosas que pide Pablo para hombres o mujeres es igual de difícil para ambos, las dos cosas van en contra de su naturaleza, y para poder llevarlas a cabo y manifestar esta sana doctrina, necesitamos toda la racia de Dios.

     

    Y para nosotros mujeres, esto es tan difícil, tan imposible de hacerse, sin el poder del Espíritu Santo, sin la gracia de Dios, como para ustedes lo que vamos a ver la semana entrante. Aunque es un solo versículo y ustedes tienen siete, con este solo versículo ya tenemos para ocuparnos.

     

    Pero, si lo obedecemos, entonces podremos ver un impacto eterno en nosotros, en nuestras familias y en la misma iglesia. Dios nos ha dado autoridad, pero necesitamos la gracia de Dios para ejercerla con justicia y con sabiduría, y no caer en abuso de autoridad.

     

    Dios te ha dado influencia mujer, y necesitas gracia de Dios para no pretender controlar y por temor no a Dios, sino a las circunstancias no permitir a Dios actuar en la vida de tu esposo, o en los varones de la iglesia.

     

    Mujeres, ya lo estaremos viendo la semana entrante, a ustedes no les toca hoy, pero, no quiero dejar de mencionar que, Dios nos diseñó diferentes, para poder complementarnos, y los hombres vemos las cosas secuencialmente, es decir, vamos tarea, tras tarea, y no vemos lo que sigue hasta que no terminamos en la que estamos ocupados.

     

    Ustedes piensan globalmente, por eso es que muchas cosas ya las vieron antes que nosotros, y sí, Dios les ha dado influencia, algo que vamos a explicar bien la semana entrante, pero, tengan cuidado, nosotros como hombres no debemos buscar guía y dirección de parte de ustedes, porque todos vamos a estar en problemas, recuerda a Adán y a Eva, aquí estamos todos sufriendo.

     

    Los hombres, necesitamos buscar guía y dirección de parte de Dios, quien estoy seguro que ve las cosas aún más claras que tú, que lo ve todo aún más global que tú mujer.

     

    Por eso, cuidado, en esta área, mejor, ora por nosotros los hombres, facilítanos que de rodillas levantemos manos santas para poder tomar de Dios esta dirección. Cuando tú mujer por tu temor, pretendes tomar control del asunto y no permites que tu hombre busque al Señor, también hay problemas y muy grandes.

     

    Recordemos, ¿lo que vimos desde el principio? Existimos para la gloria de Dios, somos suyos, y mientras vivamos para cumplir los propósitos eternos, celestiales, estaremos satisfechos, plenos, porque para eso fuimos hechos.  Y esta es la manera de Dios, y los quiero dejar con un texto más para orar. Dice la Palabra:

     

    Pro 3:1-8 Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; 2 Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. 3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; 4 Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres. 5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

     

    Medicina para nuestras familias, iglesias y comunidades, refrigerio, ese viento refrescante que traerá paz y verdadero gozo en todo lo que hacemos, ese es nuestro Dios, bueno, generoso, misericordioso, que quiere nuestro bien. Atendámosle por favor.

     

     

  • Jul 2, 20171 Timoteo 2:1-7 La sana doctrina y la oración
    Jul 2, 2017
    1 Timoteo 2:1-7 La sana doctrina y la oración
    Series: 1 Timoteo

    LA SANA DOCTRINA Y LA ORACIÓN

    1 Timoteo 2:1 – 7

     

    INTRODUCCIÓN

    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, la cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia junto con los que el Señor ha llamado y apartado para él.

     

    Y estamos en esta hermosa carta escrita, no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron en creyentes en el Señor Jesucristo.

     

    En

    Hechos 14

    leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en 16 que en su segundo viaje misionero Pablo todos en Listra daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y este joven se convierte en el compañero inseparable de Pablo, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 y junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Para este momento, Pablo está escribiendo esta carta dos años antes de su muerte, ya estaba viejo, y Timoteo era un joven que pasaba de sus treinta.

     

    De manera que, estas cartas son significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos. Estas cartas tienen esta importancia, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de experiencia, de amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia, de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor.

     

     

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo define lo que es la sana doctrina, tratando con el orden en la iglesia, con la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente. Así que, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales. Pablo nos va a mostrar, en qué consiste el cristianismo y cómo se debería llevar el orden en la iglesia del Dios viviente.

     

    Pablo está dejando a Timoteo a cargo de la iglesia de Éfeso, la cual estaba siendo atacada por falsos maestros, tenía líderes entregados al materialismo, y había cosas en la iglesia que estaban en desorden. Y todo esto era un paquete difícil para Timoteo quien definitivamente no tenía el temperamento de Pablo.

     

    De manera que Pablo escribe esta carta para animarlo, consolarlo, y ayudarlo a llevar a cabo esta difícil tarea en la iglesia.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    El versículo clave de esta carta, creo yo es:

     

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Estamos viendo lo que sucede cuando abandonamos la sana doctrina, y su principal objetivo, el amor genuino; cuando no tenemos, o abandonamos el firme cimiento de la verdad, y quedamos a merced de filosofías y religiones surgidas de la imaginación y del perverso corazón del hombre.

     

    Cuando esto sucede solo nos quedan fábulas, mitos, vana palabrería, filosofías basadas en mitos y superstición, no basados en hechos comprobables, Pablo la llama más adelante la falsamente llamada ciencia, recordando que si es nuevo no es verdad, si es verdad, no es nuevo. Y el problema es que no edifican a nadie y solo provocan disputas y tropiezo.

    -

    También hemos aprendido bastante acerca de la ley y la gracia. Los falsos maestros en Éfeso estaban usando equivocadamente la ley, pretendiendo usarla como un medio de santificación y salvación. Pero, Pablo establece que la ley debe usarse de acuerdo a los términos establecidos por el dador de la ley: Dios, no nosotros.

     

    Aprendimos que la ley no tiene como función salvar o mejorar al hombre, sino todo lo contrario, encerrar a todos bajo pecado, para dejarnos un solo camino: la fe; y llevarnos desesperados a los pies de Cristo, de manera que él se convierta en nuestra única esperanza.

    Fuera de la sencillez de la fe lo único que nos queda es nuestro esfuerzo, nuestra capacidad, y caemos en la mentira de que somos nosotros quienes debemos encargarnos de nuestra propia superación, cuidado y salvación.

     

    Por eso Pablo nos enseña en su propia vida en qué consiste la gracia, cómo experimentamos libertad de nuestra carne y el pecado, como vivimos guiados por el Espíritu no viviendo por la ley, sino por la gracia, y en Pablo vimos un contraste maravilloso entre la gracia y la ley.

     

    Vimos cómo bajo la ley solo descubrimos que no tenemos ningún poder, mientras que en el evangelio de la gracia recibimos toda la fortaleza necesaria en Cristo. El legalismo nos engaña haciéndonos creer que podemos hacer deudor a Dios, mientras que el evangelio de la gracia nos muestra que es por pura misericordia que podemos sostenernos delante de Dios.

     

    Descubrimos que bajo la ley quedamos sumergidos bajo la esclavitud del pecado y en la culpa, mientras que la gracia lo supera todo, es más abundante que todo eso. La ley solo condena al pecador, pero, el Evangelio lo salva. Al venir al evangelio de la gracia nos damos cuenta que cada cual que ha creído se convierte en un ejemplo de que la misericordia de Dios es para todos.

     

    El que está enfocado en la ley termina buscando su gloria, pero, el verdadero evangelio siempre llevará a darle la gloria solo a Dios, el autor y consumador de la fe. Y por último, que nuestra responsabilidad es mantenernos constantemente en la Palabra y en la gracia de Dios cuidando de no desviarnos, como soldados que hacen estrategia para no perderse en la batalla.

    -

    En este capítulo Pablo comenzará con la práctica, ¿cómo se ve la gracia de Dios en acción? ¿Cómo se ve trabajando una iglesia no en la carne, sino en el poder del Espíritu Santo, llena de gracia? Así es cómo debemos conducirnos en la casa de Dios, la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

     

    Así se refleja en la practica el amor, nacido de un corazón limpio, una buena conciencia y una fe no fingida. Y ¿con qué crees que comienza Pablo? Con la oración. Cómo, por quién, qué, y porqué debemos orar. Por eso yo titulé este mensaje: LA SANA DOCTRINA Y LA ORACIÓN.

     

    1. La sana doctrina comienza en ser una iglesia que ora.

    1 Ti 2:1a Exhorto ante todo,

    Es interesante que Pablo con lo primero que comienza es: oren. Alguien guiado por la gracia siempre va comenzar en oración.

     

    Dice Pablo: Exhorto, ante todo;

    parakaleo

    , les invoco, les imploro, les ruego, les aliento, les amonesto, les animo, les exijo;

     

    Y ante todo,

    protón

    , en primer lugar, prioridad más alta en orden de importancia, en tiempo, lugar orden o importancia, antes que nada, antes que comenzar a planear, antes de dar cualquier paso: Oren.

     

    El Espíritu Santo nos está llamando primero que todo a orar, porque en el momento en el que dejamos de orar comenzamos a dejar de depender de Dios, y ocurren varias cosas: si las cosas funcionan, nos enorgullecemos y pensamos que es por nuestra increíble capacidad, a Israel le pasó, al punto que el Señor les dijo:

     

    Deu 32:30 ¿Cómo podría una persona perseguir a mil de ellos y dos personas hacer huir a diez mil, a menos que la Roca de ellos los hubiera vendido, a menos que el SEÑOR se los hubiera entregado?

     

    O nos vamos al otro extremo, si no salen las cosas, en lugar de dar un paso atrás e intentar otra cosa, nos desanimamos y comenzamos a echarnos la culpa de todo, nos paralizamos y no avanzamos.

     

    Y lo peor del caso es que las cosas verdaderamente sobrenaturales, o espirituales dejan de suceder, es decir, comenzamos a ser ineficaces en la verdadera obra del reino, porque lo que comenzó siendo una obra del espíritu, se convierte en una obra de la carne, decía Pablo a los Gálatas:

     

    Gál 3:2, 5 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?... 5  Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?

     

    Debemos orar, o no podremos ser eficaces, si no estamos buscando a nuestro Señor, si no tenemos nuestros ojos puestos en nuestro comandante, nuestro general, nunca seremos realmente espirituales.

     

    Debemos permanecer orando, intercediendo en todo momento, la iglesia es de Dios, la obra es suya, y solo podremos estar seguros que la estamos llevando a cabo si estamos orando, por eso nuestro énfasis en la oración individual y colectiva.

     

    Se dice por ahí: ¿quieres conocer la popularidad de la iglesia? Ven un domingo; ¿quieres conocer la popularidad del pastor? Ven a un servicio de miércoles. ¿Quieres conocer la popularidad de Cristo? Ven a una reunión de oración.

     

    Necesitamos ser intencionales y disciplinados, tener tiempos determinados para orar, y a la misma vez, orar para mantener estos tiempos de oración.

     

    Hay muchas maneras, hacer una cita diaria con el Señor en algún momento del día, a parte de la oración matutina, vespertina, o en las comidas, como en la película de cuarto de guerra, quizá tener un lugar especial para buscarle de rodillas con todo el corazón y sin distracción.

     

    Ya lo hemos visto, la oración es igual a relación, todo aquel que haya nacido de nuevo, y tenga vida eterna en él, querrá comunicarse con su salvador, con su Padre celestial, aprenderá a disfrutar de la comunión inigualable de pasar tiempo con su Señor.

     

    Orar para despertar a lo invisible, a lo espiritual, a lo que es eterno y tener la perspectiva correcta de lo que vemos, a pesar de lo que vivimos en este mundo, la Palabra dice:

     

    2 Co 4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

     

    Eso individualmente. Colectivamente, si eres casado, ora con tu esposa y con tus hijos, no hay mejor herencia, mejor patrimonio que dejarles a tus hijos como una fe genuina. Que ellos recuerden a padres que oraban, enseña a tus hijos a orar, que ellos los vean orar, para que por igual aprendan a depender del Señor

     

    Jóvenes, oren con tus amigos, aprendan a tener amistades espirituales, las lealtades carnales pueden parecer fuertes, pero, al final su fruto es amargo, porque si no es el amor y la palabra de Dios, no tardarán en surgir envidias chismes, porque nuestros corazones egoístas siempre están mirando por lo propio, y finalmente esas lealtades terminan rompiéndose, si no es Cristo quien las está uniendo.

     

    Que sus reuniones no solo sean puntos divertidos, como el cine, o un parque de diversiones, eso está bien, no es malo, pero, si es lo único que les une, no va a ser suficiente, y, sobre todo, no tendrá un fruto espiritual que trascienda edad y tiempo, por supuesto, ojalá que no sean antros, o el pecado, lo que les une, eso sería tristísimo, y habría consecuencias.

     

    Que no sea así, la iglesia es un muy buen punto de convergencia, sirvan juntos, involúcrense en servir al Señor, en ser ejemplos para otros más jóvenes que ustedes, no pierdan la oportunidad de escoger a un buen mentor, que les lleve más a Cristo. ¿Cómo ocurrirá esto? Comencemos por orar juntos.

     

    Estoy seguro que el Señor nos dará a todos lo que necesitamos si comenzamos por orar juntos, sin importar edades o culturas, o aún idiomas.

     

    En la iglesia, necesitamos aprovechar cada oportunidad que tenemos. Por diversas causas o la gente no llega a orar, o si llega, no siempre ora, quizá por temor, quizá porque a alguno no le guste que otro agarre el micrófono y ya sabes lo que va a orar por media hora, no sé.

     

    Pero recuerda algo, la oración, así como la alabanza, no son para ti, son para el Señor, no estés criticando la oración de tu hermano, mejor apóyalo, y si te identificas con su oración, únete a él, derrama tu corazón al Señor.

     

    En otras palabras, no pongas pretextos, ¿amas a tu Señor?, ¿por qué no abres tu corazón y levantas una alabanza, una petición, una intercesión por ti o por tus hermanos? No pongas pretextos, ¿es tu Señor?

     

     

    Mira, independientemente de que el mundo entero no sea sincero, o hable lo mismo cada vez, ¿qué hay de tu corazón? El Señor juzgará los corazones de los demás, pero también el tuyo. Pablo lo dijo:

     

    1 Ts 5:1  Orad sin cesar.

     

    En otras palabras, mantente en comunión constante con tu Señor, no hay momento en el que él se vaya, tu carne, y la tentación del pecado es lo que te hacen pensar, que de algún modo él no te ve, ni te escucha, pero, él siempre está ahí. 

     

    Individualmente o como iglesia necesitamos hacerlo, y esperar que él se manifieste en el mismo momento, o ver las oraciones respondidas. Dios nos manda antes que todo a orar, y cuando venimos con un corazón limpio, sincero, entonces Dios nos escucha.

     

    La oración mis hermanos, es una de nuestras armas espirituales más poderosas para derribar argumentos y altivez que se levanta en contra del conocimiento de Dios y para llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

     

    Mira, a veces yo estoy tentado: voy a hablar con tal persona, y le voy a decir, y voy a hacer esto, y lo otro, lo primero que el Señor me dice es: ora, y yo me vuelvo a preguntar, ¿ya oré? Porque si lo hago guiado por mi carne, por mi desesperación, lo único que voy a hacer es alborotar más el agua, y lejos de ver arrepentimiento la gente se endurece y se rebela más.

     

    Pero, si es Dios actuando, entonces el resultado será espiritual. Convéncete de algo: el Señor lo hace mejor que tú o que yo; y además, somos suyos, la iglesia s suya, y haremos bien en cumplir con este mandato tan sencillo, y a la misma vez tan difícil de obedecer.

     

    Dios no necesita “expertos”, él es el experto, Dios no necesita “súper líderes”, él necesita gente dispuesta a escucharlo y a obedecerlo, a ser diligente con la comisión que le encomiende, y él hará el resto.

     

    Mira a Saúl un hombre delante del mundo respetable, capaz, pero que nunca oraba, que se la pasó edificando su propio reino, cuidando su reputación, cuidando su posición de liderazgo y que todos lo respetaran, y sí, el reino caminó hasta cierto punto.

     

    Pero, ¿qué me dices de David? Un humilde pastor de ovejas, pero, el cantor de Israel, el salmista, quien hizo del desierto su santuario con el Señor, quien no hacía nada sin consultar a su Señor; quien cuando no lo hizo fue una época oscura en su vida, y tiempo difícil para el pueblo.

     

    Pero, sin embargo, de todos los reyes, él fue quien marcó la mejor época del pueblo de Dios, por un hombre que buscaba con todo su corazón a su Señor. En fin, este es un tema que nunca agotaríamos.

     

    Ahora, Pablo nos dice qué orar, si quieren verdaderamente tener sana doctrina, lo cual produce vida sana, antes que cualquier otra cosa esto es lo primero que debemos orar:

     

    1 Ti 2:1b a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias,

     

    Rogativas – déesis

    Presentar una petición, una súplica con un beneficio en particular, un ruego al Señor. 1º ¿Se acuerdan de la viuda y del juez injusto? Una mujer sin nada que ofrecer al juez injusto que solo le haría caso a alguien que le llegara al precio, pero, por lo molesto que esta mujer estaba siendo, para él llegó a ser de mayor beneficio dejar de oír su molesta voz que recibir un soborno.

     

    Claro que el Señor termina diciendo: esta mujer era una viuda desamparada, ustedes son mis hijos por quienes di mi sangre, este hombre era injusto, malvado y egoísta, su Padre celestial es bueno, santo, ¿cómo no los escuchará?

     

    Y yo te preguntaría esto, ¿qué es aquello por lo que has estado orando ya de tiempo atrás? El Señor dijo: oren sin desmayar.

     

    1º Asegúrate de que estás sincronizándote con el corazón del Señor, no estás delante de tus ídolos que falsamente te ofrecen cumplir los deseos de tu codicia. No, este es un Dios Santo, bueno y justo, y su voluntad siempre es buena, perfecta y agradable.

     

    Así que necesitas primeramente pedirle: Señor, quiero amar lo que tu amas, desear lo que tú deseas, buscar lo que tú buscas. Entonces como Daniel, quien estaba pidiendo, precisamente lo que Dios ya quería y había prometido en su Palabra: “que Israel regresara a su país”. Mira lo que le dice el ángel:

     

    Dan 9:20-23  Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios; 21 aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde. 22 Y me hizo entender, y habló conmigo, diciendo: Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento. 23 Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado. Entiende, pues, la orden, y entiende la visión.

     

    Ahora, dices, Chuy, sinceramente, estoy más preocupado por mi esposo inconverso, por mi mamá enferma, por mi situación de trabajo. Ok, ¿por qué no haces la prueba y después de poner en sus manos todas las cosas que te preocupan, también incluyes en tus oraciones?:

     

    Señor ya puse en tus manos lo que me aqueja, y sé que me has escuchado, ahora, también te ruego, enséñame a amar lo que tú amas, abre mis ojos a tu bondad, a tu cuidado. Señor, tu sacrificio en la cruz por mí, ya me da una buena prueba de tu amor por mí, tus promesas son claras y reales, y me hablan de tus buenas intenciones para mí.

     

    Te pregunto eso: ¿qué beneficio quisieras pedir de parte de Dios? Recuerda, no es Santa, ni el Genio de la lámpara, es un padre que no te dará el cuchillo con el que te vas a cortar. ¿Qué quisieras para tu vida, para tu familia, para tu iglesia, para tu ministerio? Tienes un gran Dios, dispuesto a hacerte bien, pero, ora sin desmayar.

     

    ¿Qué me dices de rogar por ti mismo, rogar por ser transformado a la imagen de Cristo? Mira, a todos nos encanta echarle la bolita al otro, y siempre estamos: “cámbialo, transfórmalo, ilumínalo, o mejor elimínalo”. Sí, porque siempre tendemos a pensar que el problema siempre son los demás.

     

    Y no es así, para que haya un problema se necesitan dos, tu matrimonio no está en dificultades solo por culpa de un cónyuge, los problemas en tu trabajo no son solo por culpa de los otros, tú tienes un papel que jugar ahí.

     

    ¿Por qué no comienzas a cambiar tu ruego de: cámbialo Señor; a cámbiame Señor? Tú también necesitas, y ¿qué crees? Tú no tienes el poder de cambiar ni a tu esposo, ni a tus hijos, ni a nadie, sí, puedes rogar por ellos, y no dejes de hacerlo es lo mejor que puedes hacer.

     

    Pero, te voy a decir un secreto: sí tienes el poder de decidir cambiar tú, de dejar al Espíritu Santo hacer su obra en ti y transformarte. Tú sí puedes ser otro, puedes ser como Cristo, puedes obedecer, y créeme, quizá no veas cambiar al otro, pero si tu cambias vas a comenzar a ver la vida muy diferente, con más victorias, con más gozo, y al final, ¿no es lo que quieres?

     

    Oraciones - proseujé

    Oración habla más de adoración, de una oración ferviente.

     

    No sabes cómo cambia tu corazón y tu perspectiva de cualquier circunstancia con el simple hecho de leer un salmo y recordar quién es Dios, y levantar una oración de adoración.  En ese lugar hay paz, hay esperanza, hay una convicción de que nada te podrá separar de la mano de un Dios Todopoderoso, y sobre todo encuentras que él está contigo.

     

    Te da la claridad suficiente para hacer decisiones sabias, y no arrebatadas, te protege, cuida tu salud, porque la paz que sobrepasa todo entendimiento te inunda.

     

    Pruébalo de vez en cuando, no te estoy mintiendo, Dios es real; claro, puedes andar como gallina sin cabeza, y hacer mucho ruido y correr muy rápido y dejar un desastre, pero, eso no implica que algo sucedió, hiciste un drama que te hizo creer que sí, pero no. Mejor porueba ponerte en contacto con el que creó todo y el que sostiene tu vida, él sabe mejor.

     

    Peticiones – énteuxis

    Esta palabra habla de intercesión, pedir por otra persona. Literalmente habla de interrumpir a alguien cuando está hablando, o sea, ser impertinente pidiendo por alguien más. Yo sé que oras por los que amas, y por los que te aman, pero, ¿qué me dices de los que no amas y los que no te aman?

     

    ¿Nunca has probado? En lugar de hablar mal de alguien, de murmurar, de hacer un chisme, orar por él, bendecirlo, Es más, ¿sabías que eso es lo que hacemos los hijos de Dios? El Señor dijo:

     

    Mat 5:44-45 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

     

    Haz la prueba, lo primero que va a suceder, esa contención en tu corazón que tanta paz te roba, esa inseguridad, incertidumbre se va a desvanecer, y te vas a parecer más a tu Padre celestial.

     

    Por otro lado, no dejes de orar por aquellos que están en problemas, por los que te piden oración, por Memphis, por tu familia inconversa, por tu familia extendida, etc. Intercede por ellos, tráelos delante del altar del Señor, y pide por ellos lo que pedirías por ti: misericordia, gracia, paciencia, perdón, bendición.

     

    El único que podía despertar a un rey en la madrugada sin ser reo de muerte, era ¿quién crees? Su hijo, los hijos pueden ser impertinentes y faltos de educación, un niño pequeño no le importa con quién estamos hablando, si quiere algo, interrumpe. Claro, debemos enseñarlo a que no lo haga.

     

    Pero, en la oración tenemos esa confianza, de entrar al trono de la gracia de Dios y él siempre tendrá tiempo para nosotros, sus oídos están atentos a nuestras oraciones, la oración del justo puede mucho, es eficaz, dice Pedro:

     

    1 Pe 3:10-13 En efecto, «el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; 11 que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal.» 13 Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien?

     

    ¿Y sabes dónde puedes comenzar a hacer bien a tu prójimo? En tus oraciones, ahí, en lugar de quejas, en lugar del veneno del chisme, una intercesión. En lugar de encender un fuego que lo destruye todo, que tú te enciendas por el Espíritu Santo para bendecir y hacer lo bueno, y así contagiar a tus hermanos.

     

    Y créeme, el Señor escucha este tipo de oraciones, acuérdate, no se trata de la ley, de ser bueno para ver si me gano que Dios me escuche, no, sino de estar en comunión con él, sintonizado con él y como Daniel, pedir lo que él ya estaba anhelando. Esas son oraciones que Dios no puede negar, al contrario, ya está listo para contestar.

     

    Acciones de gracias - eujaristía

    Lo hemos enseñado antes, la característica inequívoca de que alguien es un hijo de Dios es el agradecimiento. El inconverso vive inconforme contra Dios, le culpa de todo, o vive amargado, dentro de su corazón, pensando que Dios no es bueno.

     

    Los creyentes sabemos que es al revés, que aún a pesar de la peor maldad que esté ocurriendo en el mundo, si no fuera por Dios, aún sería peor, el mundo ya se hubiera auto consumido, destruido.

     

    Dios ha sido paciente, misericordioso, y no ha quitado su mano en todos estos milenios, si lo hubiera hecho, aún la peor película de maldad se hubiera quedado corta, y no creo que la humanidad hubiera subsistido ni la primera generación.

     

    Cuando el diluvio, habían pasado por mucho mil años, y eso ya era mucho, y era todavía la primera generación, y ya todos estaban totalmente corrompidos.

     

    Mis hermanos Dios es bueno, siempre bueno, por él disfrutamos las cosas, por más pequeñas que sean, por él seguimos en pie, por él conocimos a Cristo, por él tenemos esperanza, dice Santiago y el salmista:

     

    Stg 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras. (NVI)

    Sal 136:1 Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.

    Sal 86:5  Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan.

    Sal 119:68  Tú eres bueno, y haces el bien; enséñame tus decretos.

     

    La bondad de Dios ya es motivo suficiente para agradecerle por la eternidad, y cuando nos acercamos a la Escritura, y pasamos tiempo con él en comunión, y podemos ver nuestra libertad como una realidad, y disfrutamos de su paz, de su cuidado, su consuelo aún en momentos dificilísimos, siempre podemos dar gracias.

     

    Una vida agradecida con Dios, es una vida llena de gozo, y no estoy hablando de darle gracias a la vida, que te ha dado tanto, o darte gracias a ti mismo, o a la naturaleza, o a la buena vibra, o a la suerte. Eso es como el que le da gracias a los ídolos que no ven, ni oyen, ni sienten, ni hablan, no tiene una verdadera relación, porque su dios no existe.

     

    No, estoy hablando de una vida agradecida con el único Dios y creador, habiendo sido reconciliados con él por medio de Cristo, porque si no estamos en conflicto con él, y seguimos siendo sus enemigos, a menos que vengamos a través de Cristo, habiendo creído en este evangelio.

     

    Solo Cristo es el camino al Padre, solo en él hay salvación, libertad, y mucho más, y la posibilidad de vivir una vida agradecida. También haz la prueba, si eres realmente creyente, siempre tendrás algo por qué estar agradecido y lleno de esperanza, sin importar la situación, así sea muerte, enfermedad o violencia, compruébalo, esto es sana doctrian. Y tengo mi siguiente punto:

     

    1. La sana doctrina requiere un corazón de misericordia por una humanidad en problemas, y solo la oración nos lo puede dar.

    1 Ti 2:1c por todos los hombres;

    La sana doctrina, el amor genuino, la gracia de Dios, siempre nos llevará a preocuparnos por una humanidad en problemas, no a juzgarla y condenarla al infierno. Sí, nos es necesario declarar la verdad, pero amorosa, misericordiosamente, siempre con la puerta al perdón bien abierta.

     

    Hombres aquí no se refiere al género, sino, a toda la humanidad,

    ándsropos.

    Y nos dice por quiénes debemos orar: por todos los hombres.

     

    Y dices: sí, yo oro por el hambre y por la paz del mundo. Qué bueno, pero, esa no es la única, ni la mayor necesidad, el mundo está en miseria y en violencia precisamente porque le ha dado la espalda a Dios, y está en tinieblas.

     

    Entonces, ¿por qué no oras también por las iglesias del mundo entero, que se fortalezcan que crezcan que Dios traiga un avivamiento que impacte la sociedad, una ciudad entera, un país entero?

     

    ¿En verdad te preocupa este mundo o la naturaleza? Sí, puedes unirte a Green Peace, pero no estás erradicando el problema de fondo, al final todo mundo busca lo suyo. ¿Quieres una solución real predica el evangelio, ora por la iglesia, la única esperanza en el mundo?

     

    ¿Por qué? Si eres creyente lo sabes, sabes que nada funcionó en tu vida jamás, trataste todo, hasta que llegó Cristo y arregló el problema de fondo, y fuiste transformado de dentro hacia fuera, y todo a tu alrededor fue cambiando.

     

    Yo veo a mis hijas, definitivamente el presente que hoy están viviendo no es el que les esperaba si Cristo no me hubiera alcanzado. El mundo necesita perdón de pecados, reconciliación con Dios.

     

    Y preguntas: ¿hay que orar por ISIS? Sí, por arrepentimiento, ¿no recuerdan a Pablo? Iba respirando amenazas y muerte, lo más probable es que la iglesia estaba orando por él porque era su perseguidor número uno, y ¿qué pasó? El Señor lo tiró de su caballo, se arrepintió, y el esto es historia.

     

    ¿Por el que me está haciendo la vida de cuadritos en el trabajo? Sí, es por quien más deberías orar en lugar de estar pensando en cómo desquitarte, o en que el Señor lo quite de tu camino.

     

    Pero, como te lo dije arriba, con un corazón sincero y sencillo, como un hijo de Dios, prueba, y te darás cuenta de que las cosas comienzan a cambiar, al menos en tu corazón, y ¿sabes? Desde ahí es de donde percibes este mundo, si tu corazón cambia, la percepción de cómo ves el mundo, tu vida, va a cambiar.

     

    Vas a comenzar en verdad a ver tu trabajo como un campo misionero, y en lugar de juzgar a las personas que te hacen mal, y de estarte quejando por ellas, vas a comenzar a verlas con misericordia, como Dios las ve.

     

    El problema es que, por nuestra naturaleza caída, tendemos a estar ensimismados, pensamos que, el universo entero debe girar en torno a nosotros. Lo único que importa somos nosotros, cómo nos sentimos nuestros derechos, el bien de mi prójimo es importante si su bien es mi bien, pero, si no lo es entonces no estoy de acuerdo.

     

    Y lo que hace el Espíritu Santo en nosotros es que nos des ensimisma, y nos enseña a ver por los demás, y no solo por lo nuestro. Y de esto se trata la oración, produce en nosotros un corazón noble, generoso, nos quita lo mezquinos, lo egoístas, lo egocentristas, nos hace como Cristo. Y entonces Pablo va todavía más lejos, dice:

     

    1 Ti 2:2a por los reyes y por todos los que están en eminencia,

    Mira lo que incluye la sana doctrina, ante todo, dice Pablo, una de nuestras responsabilidades es orar por nuestros gobernantes. Y alguien podría decir, pero, seguramente ellos no tenían los gobernantes que ahora tenemos.

     

    ¿Qué crees? Ni siquiera tenían una democracia; en México, por ejemplo, hay gran corrupción sí, pero, hay democracia, y hay derechos que el pueblo todavía puede ejercer, pero en tiempos de Pablo, eran monarquías, y su rey en ese momento era el tirano implacable y blasfemo de Nerón.

     

    El apóstol Pedro es otro ejemplo, su hermano Jacobo fue ejecutado por uno de los Herodes, y para su tiempo la misma dinastía seguía en el poder, y mira lo que dice:

     

    1 Pe 2:13-15, 17 Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos… 17 Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.

     

    Hoy en día no escuchas sino inconformidad, falta de respeto a la autoridad, y no es algo extraño, la realidad es que nuestra naturaleza es rebelarse en contra de la autoridad.

     

    Lo he predicado antes: el gobierno no es sino un reflejo del pueblo, cada nación tiene los gobernantes que merecen sus obras. La corrupción, la injusticia, el mal gobierno, no se vive solo a nivel político. Gobiernos que promueven el paganismo, la idolatría, la inmoralidad, son reflejos de un pueblo que lo pide.

     

    Por ejemplo, en un hogar, un padre es el que gobierna su hogar, ¿qué tan justo eres? ¿Miras por lo tuyo propio o por lo de los demás? ¿Primero están los demás que tú? ¿Cómo manejas los recursos? ¿Estás haciendo que tu hogar sea próspero, un lugar seguro, donde es evidente la justicia, la equidad? O lo contrario, ¿viven defraudándose el uno al otro, etc.?

     

    ¿Te das cuenta? Lo mismo es en el gobierno, ¿qué pueden otros pecadores como tú, con las mismas debilidades que las tuyas? Ese es nuestro problema, ponemos nuestra esperanza en gente mortal y pecadora como nosotros. Ellos no pueden resolver los problemas de fondo que realmente tenemos como seres humanos. Si tu esperanza está en personas, buena suerte con eso. Pero, la Biblia si nos declara:

     

    Rom 13:1-4 Toda persona debe someterse a las autoridades de gobierno, pues toda autoridad proviene de Dios, y los que ocupan puestos de autoridad están allí colocados por Dios. 2 Por lo tanto, cualquiera que se rebele contra la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido, y será castigado. 3 Pues las autoridades no infunden temor a los que hacen lo que está bien, sino en los que hacen lo que está mal. ¿Quieres vivir sin temor a las autoridades? Haz lo correcto, y ellas te honrarán. 4 Las autoridades están al servicio de Dios para tu bien. Pero, si estás haciendo algo malo, por supuesto que deberías tener miedo, porque ellas tienen poder para castigarte. Están al servicio de Dios para cumplir el propósito específico de castigar a los que hacen lo malo. (NTV)

     

    Mis hermanos los cristianos no deberíamos estarnos quejando del gobierno, ni formar parte de las burlas, y memes que surgen en internet y demás. Dios nos llama a orar por nuestros gobernantes, y no a estar orando para que los quiten por malos gobernantes.

     

    No, Dios nos llama a ser leales y obedientes al gobierno, porque esto precisamente es lo que nos hace diferentes, y nos puede dar una puerta abierta a predicar el Evangelio. Mis hermanos, nosotros dice Pablo en Tito 3, somos un pueblo peculiar, diferente, celoso de buenas obras, y eso debería notarse hasta en la forma en la que nos expresamos de nuestros gobernantes.

     

    Pon en tu corazón honrar a Dios, y el Señor te ayudará para que anheles honrar a tus autoridades. Aplica la misma estrategia, ora por ellos, bendícelos, pide que el Señor los alcance, que gente piadosa esté en el gobierno, que surjan leyes justas, leyes que promuevan la piedad, que no faciliten el pecado y la maldad. Dios puede cambiar gobiernos, dice en Daniel:

     

    Dan 2:21 Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos.

     

    Los propósitos eternos de Dios se cumplirán porque él es soberano, pero a nosotros como iglesia nos manda a influir de otra manera, nuestras armas no son carnales, son espirituales, y comienzan aquí. Vas a influir verdaderamente con tus oraciones que con tus quejas e inconformidad.

     

    Y dice los que están en eminencia.

     

    Es decir, aquellos que tienen influencia en el mundo, ¿qué te parecería que en lugar de estar criticando a Katy Perry, o Justin Beaver, o estas personalidades, comenzaras a orar por su conversión. ¿Qué me dices de los dueños de industrias como la pornografía, drogas, y demás?

     

    ¿Por qué no comenzamos a orar? Señor tráeles convicción de pecado y arrepentimiento, trae historias de redención, destruye redes criminales y estrategias que manipulan a la sociedad para aceptar algo que está torcido y corrupto como algo bueno.

     

    Todos ellos tienen gran influencia en el mundo, y es un golpe al reino de las tinieblas cuando alguno de ellos se convierte. Por ejemplo, pienso en Fermín IV, era un hombre famoso, y su influencia al mundo de los raperos era fuerte, sin embargo, mira todo el fruto que Dios ha traído a través de él como pastor ahora. Y nos da el para qué:

     

    • La oración nos provee de tranquilidad, y nos lleva a ser piadosos y a vivir honestamente, lo cual es parte de la sana doctrina.

    1 Ti 2:2b para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.

    ¿Quieres tener verdadera influencia en el mundo? Asegúrate de que tu influencia comience en los cielos, todo intento del hombre solo podrá aminorar algunos síntomas, pero no arreglará la enfermedad.

     

    La salvación de pecados puede transformar una persona, y por tanto una sociedad. La oración del justo puede mucho, más que la grilla, o que la queja. Si puedes, ejerce tus deberes civiles y vota por aquellos que exaltan la justicia y la verdad, pero, esperando en Dios, no en ellos. Sabiendo que es Dios el que abre, y cierra puertas, levanta y aplasta gobiernos y naciones.

     

    Y mira de dónde viene lo que al final tanto anhelas: vivir en quietud y en reposo. Quietud,

    eremos, se refiere a una tranquilidad que surge desde afuera. Y Jesújios

    , quietud, que surge de dentro.

     

    Mira, qué determinante es la oración, cuando oramos por las autoridades, no es solo que las autoridades comiencen a ser más justas, quizá no sucede, quizá hay más persecución, pero, como lo hemos venido diciendo, el tener una perspectiva eterna, el sabernos cuidados por un Dios soberano quien está sobre toda autoridad, y quien tiene cuidado de nosotros, nos da tranquilidad.

     

    ¿Cuántas cosas y rumores se dijeron cuando entró este gobierno? ¿Cuánta falta de respeto se promovió y se sigue promoviendo al gobierno? Pero, dime, tú y yo, aquí en Calvary, hemos confiando en el Señor, y su cuidado ha sido evidente.

     

    Y esta quietud que viene de dentro, surge de gente que no está centrada en sí misma, sino en los demás, una iglesia ocupada en bendecir, en dar a conocer el nombre de Cristo, no enfocada en que ya me sacaron la lengua, me vieron feo, no me saludaron.

     

    Mis hermanos, hay un mundo entero necesitado profundamente de escuchar la verdad, de recibir lo único que verdaderamente puede camíbar sus vidas y su eternidad: el Evangelio. ¿Quieres esta quietud y reposo? Comienza por orar, y que el Señor cambie tu corazón y aprendas a confiar en él, eso de por sí ya te dará paz que sobre pasa todo entendimiento y esperanza que no muere.

     

    Todas esas noticias manipuladas no te quitarán el sueño, y vivirás confiado, dice la Palabra:

     

    Isa 26:3-4 ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! 4 Confíen siempre en el SEÑOR, porque el SEÑOR DIOS es la Roca eterna. (NTV)

     

    Sal 56:11  En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?

     

    Y dice en toda piedad,

    eusebeia,

    de ahí viene el nombre Eusebio. Tomar en cuenta a Dios, con respeto, con devoción, ya actitud del corazón.

     

    Y honestidad,

    semnótes

    , una conducta apropiada, con respecto a lo que es moralmente bueno, lo que es espiritualmente santo.

     

    Porque cuando no oramos por las autoridades, y vivimos en rebeldía contra ellas, lo que se promueve, ¿qué crees que es? La tranza, las salidas fáciles, caemos en la mentira de que, si ellos no hacen nada con mis impuestos, pues para qué se los pago.

     

    Y pensamos que no hay manera de ser derechos en un pueblo que es por cultura corrupto, y entonces entramos en el círculo vicioso, la autoridad puesta por Dios para proteger, se convierte en mi enemiga, ya que está ahí para castigar al que hace mal, la quietud y el reposo se desvanecen, adiós tranquilidad.

     

    Al hacer mal me convierto en un impío, dejo de respetar a Dios, y la honestidad, pues no existe para mí, comienzo a pensar que si no tranzo no avanzo o que soy un tonto y qué esa es la única salida.

     

    Sin embargo, el estar en comunión con Dios, produce en nosotros el desenfocarnos de nosotros mismos, y el enfocarnos en él, en su santidad, y por consiguiente nos hace generosos, nos hace enfocarnos en los demás, y nos permite confiar en el Señor y a pesar de cualquier circunstancia, podemos vivir quieta y reposadamente, nuestro corazón, dice la Palabra:

     

    Sal 112:5-9 Les va bien a los que prestan dinero con generosidad y manejan sus negocios equitativamente. 6 A estas personas no las vencerá el mal; a los rectos se les recordará por mucho tiempo. 7 Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el SEÑOR los cuidará. 8 Tienen confianza y viven sin temor, y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos. 9 Las personas con integridad caminan seguras, pero las que toman caminos torcidos tropezarán y caerán. (NTV)

     

    Y ahora nos da el por qué:

     

    1. Como sus hijos, estar sincronizados al corazón de nuestro Padre, debe ser nuestra mayor motivación.

    1 Ti 2:3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,

    En primer lugar, dice Pablo: es algo bueno, es bondad, es lo que un Dios bueno haría, y lo que, por consiguiente, sus hijos harían. Bueno,

    kalós,

    hermoso, honroso, valioso, virtuoso, algo que es correcto o propio, precioso. El Señor nos dijo:

     

    Mat 5:44-45 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

     

    Mis hermanos, aquellos que hemos sido salvados entendemos que nuestra mayor responsabilidad es conocer la voluntad de Dios, alinearnos a ella y obedecerla, porque ella es buena, perfecta y agradable, es decir, solo en su voluntad nos encontraremos seguros y plenos, fuera de ella, nuestras vidas serán un terrible sube y baja, y más baja que sube, lleno de incertidumbre.

     

    Por eso el saber que esto agrada a Dios, debe ser un motivo suficiente. Agradable es la palabra

    apódektos,

    y significa acepto, conveniente, agradable, placentero.

     

    Quizá haya muchas cosas que no podemos entender de Dios porque él es eterno y Todopoderoso, pero, ¿sabes que esto le es agradable? ¿Sabes que esto le causa placer? Esta es una manera correcta de orar, orar por la salvación de un mundo que está en problemas.

     

    Y nos da una característica que no debemos perder de vista como iglesia: él es Dios nuestro Salvador. Qué importante hermanos, ¿por qué nos discipulamos para conocerlo mejor? Pero, no para quedarnos con ese conocimiento, sino para que lo demos a conocer.

     

    De eso se trata la iglesia, para eso existimos como iglesia, para conocer a nuestro Dios, pero para darlo a conocer.

     

    La iglesia no es una tienda de conveniencia o un club social donde escojo a ver cuál me ofrece más por mi dinero, más comodidades, más bendiciones y entonces llego, me siento y recibo, y me prometen que todo va a estar bien con mi vida y con eso me conformo.

     

    No mis hermanos, ya lo dijimos un no creyente vive centrado en sí mismo, y vive para sí, los creyentes aprendemos a ser como nuestro Señor, a andar como él anduvo. Y esta es la mejor manera, ¿quieres hacer un verdadero bien a la humanidad, o a los que amas? Comienza orando por ellos, por su salvación, ora por la salvación de tu país, de la ciudad donde vives, eso es bueno y le agrada al Señor.

     

    ¿En qué consisten tus pensamientos? ¿De qué se tratan tus pláticas internas y con tus amistades, de bendecir, o de murmurar, de chismear? Dios no acepta con agrado tus quejas, tus acusaciones, pero, sí tus oraciones misericordiosas por los demás. Dios es un Dios salvador, no condenador, dice en Ezequiel:

     

    Eze 33:11  Diles: “Tan cierto como que yo vivo —afirma el SEÑOR omnipotente—, que no me alegro con la muerte del malvado, sino con que se convierta de su mala conducta y viva. (NVI)

     

    Mira el deseo de Dios, el cual reflejamos cuando oramos de esta manera:

     

    1 Ti 2:4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

    Si hay algo que está en la agenda de Dios, y nosotros debemos tomar en cuenta, es que él desea la salvación de toda la humanidad, no la condenación. El problema es que la humanidad no quiere la salvación que Dios le ofrece, dice en Isaías 45:

     

    Isa 45:22 »Vuelvan a mí y sean salvos, todos los confines de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.

     

    En 1 Pedro, dice:

    2 Pe 3:9 El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan. (NVI)

     

    Este es el deseo de Dios, Dios no está escondiendo la verdad, la incredulidad del ser humano, su pecado, le hace ser ignorante de Dios, le hace quedar confundido y engañado por la mentira. El testimonio de Dios es evidente en la Palabra, en la creación, y el hombre sigue prefiriendo la mentira antes que la verdad.

     

    Dios quisiera que todos le conocieran, él es la verdad, no una verdad, solo hay una, y es Jesucristo. De manera que todo aquel que viene a él, él no le echa fuera. Estos textos enseñan muy bien la responsabilidad total del hombre a responder al llamado de Dios, al deseo de Dios. Pero, no todos quieren, y dice la razón:

     

    1 Ti 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

    Hay un solo Dios, esto implica una vez más que hay una sola verdad, que hay un solo camino, y eso lo determina Dios el creador. No todos los caminos llevan a roma, no se trata de que cada quién tenga una deidad superior.

     

    No existe tal cosa, el único Dios verdadero se ha dado a conocer, el único creador del cielo tierra y la humanidad es el Dios de la Biblia, y no es igual al dios de los budistas, hinduistas, musulmanes y demás, no es el mismo Dios, no se trata de la deidad que mejor te acomode.

     

    Hay un solo Dios, y por consiguiente un solo mediador, es erróneo el pensar que podemos acercarnos a Dios por medio de la intercesión de ángeles, de santos o de María. De igual manera, ningún profeta, pastor o apóstol puede ponerse como mediador entre Dios y nosotros.

     

    Mediador es la palabra

    mesítes,

    y significa un intermediario, un reconciliador, un intercesor. La paga del pecado es muerte, por cuanto todos pecamos estamos destituidos de la gloria de dios, la humanidad está bajo la ira de Dios.

     

    Su ley ha sido transgredida, comenzando por Adán nuestro antepasado, a partir de él, todo ser humano nace en pecado, muerto en sus delitos y pecado, muerto espiritualmente, y no solo somos pecadores por default, pecamos por distraídos, por confundidos, por no poner atención y además pecamos por transgresores.

     

    No solo porque nuestro padre Adán pecó, sino que nosotros pecamos deliberadamente. Lo vimos la semana pasada, dice en Efesios:

     

    Efe 2:1-3 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

     

    ¿Por qué crees que la humanidad no está en paz, no tiene paz en ninguna de sus relaciones? Porque está en conflicto con Dios. Además, por si esto fuera poco, la Biblia también declara que además de que cada ser humano que nació o que nacerá pecó, nadie busca a Dios:

     

    Rom 3:10-12 Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; 11 no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios. 12 Todos se han descarriado, a una se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!»

     

    Lo mencioné la semana pasada, cuando clamamos al Dios vivo es porque él ya nos ha estado cerrando el paso de muchas maneras para que no nos perdamos y para salirnos al encuentro, pero, si Dios nos dejara a nuestra suerte, todos huiríamos de él lo más lejos posible yendo tras los deseos de nuestro corazón, tras nuestro egoísmo, tas nuestros intereses, aunque en ese camino quedaríamos perdidos.

     

    En nuestra realidad espiritual ni podemos, ni queremos, todo nuestro esfuerzo, nuestras justicias, nuestras buenas obras no nos acercan un milímetro más a Dios, al contrario, dice la Palabra:

     

    Isa 64:6 Estamos todos infectados por el pecado y somos impuros. Cuando mostramos nuestros actos de justicia, no son más que trapos sucios. Como las hojas del otoño, nos marchitamos y caemos, y nuestros pecados nos arrasan como el viento. (NTV)

     

    Entonces, solo la iniciativa misma de un Dios misericordioso que se apiadó de nosotros, es decir, Dios tomando cartas en el asunto. ¿Cuál fue el plan? Recorrer la distancia infinita que nuestros pecados hicieron entre Dios y nosotros, solo él lo pudo hacer, porque él es Dios.

     

    Pero, siendo Dios no podía rescatarnos, este cuerpo quedó bajo maldición, y solo otro ser humano podría rescatarnos, así que el Dios infinito se vistió de nuestra carne, sin dejar de ser Dios, se hizo como uno de nosotros y en nuestro lugar cumplió las leyes que todo ser humano había transgredido.

     

    Y como un ser humano de carne y hueso, fue a la cruz a recibir el castigo que nosotros los seres humanos merecíamos, dice en Hebreos:

     

    Heb 2:14-15 Debido a que los hijos de Dios son seres humanos —hechos de carne y sangre —el Hijo también se hizo de carne y sangre. Pues sólo como ser humano podía morir y sólo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. 15 Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte. (NTV)

     

    Necesitábamos un sacerdote, es decir, un mediador que intercediera por nosotros delante de Dios, y que Dios nos hablara a nosotros a través de él, que ofreciera un sacrificio aceptable como pago por nuestras transgresiones, y eso fue lo que hizo Cristo, él como hombre, con su muerte nos reconcilió con Dios, creó condiciones de paz entre Dios y nosotros presentándose a sí mismo como sacerdote y como cordero sin mancha en nuestro lugar, dice en Hebreos:

     

    Heb 10:12 Pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios.

     

    Heb 10:16-18 «Éste es el nuevo pacto que haré con mi pueblo en aquel día —dice el SEÑOR —: Pondré mis leyes en su corazón y las escribiré en su mente». 17 Después dice: «Nunca más me acordaré de sus pecados y sus transgresiones». 18 Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios.

     

    Heb 10:19-22 Así que, amados hermanos, podemos entrar con valentía en el Lugar Santísimo del cielo por causa de la sangre de Jesús. 20 Por su muerte, Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida —a través de la cortina al Lugar Santísimo. 21 Ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que gobierna la casa de Dios, 22 entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura.

     

    Por eso dice Pablo:

     

    1 Ti 2:6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

    En obediencia al Padre, y voluntariamente él se entregó a sí mismo y dio su vida para volverla a tomar, dice en Juan. ¿Para qué? Para pagar el rescate, para dar con su sangre el pago de nuestra libertad. ¿Qué más quieres como prueba de su amor, de su deseo?

     

    Redimirnos a nosotros, la creación, este mundo.

     

    Sí, por nuestro pecado, por haberle dado la espalda a Dios, porque cada vez que te preguntes dónde está Dios debes preguntarte también, ¿quién se movió de lugar? ¿Quién le dio la espalda a quién? ¿Quién está huyendo de quién? Es el hombre.

     

    Y por esa causa nosotros los seres humanos trajimos la desgracia al mundo, no fue culpa de Dios, las cosas malas que suceden no son falta de amor o cuidado de parte de Dios, es transgresión de un ser humano engañado, creyendo que es dios y que Dios y el universo le deben algo.

     

    Dios no nos debe nada, él de tiempo atrás debió habernos dejado morir y dejar caer todo el peso de su justicia, y no lo ha hecho. ¿Por qué mueren bebés y hay cáncer, y muerte en accidentes de gente joven o aparentemente buena? Por el pecado.

     

    Antes por la bondad de Dios, todos en este mundo vivimos horas extras, y Dios vino a salvarnos de la muerte eterna, no vino a tratar con síntomas, él dio su vida para de una vez por todas librarnos de la muerte y la condenación.

     

    En Cristo hay esperanza para más allá de esta vida, lo acabamos de ver en Tesalonicenses, no fuimos hechos para esta tierra llena de dolor, Dios va a redimirnos a nosotros y a esta creación, dice en romanos 8:

     

    Rom 8:20-21 Contra su propia voluntad, toda la creación quedó sujeta a la maldición de Dios. Pero, con gran esperanza,21 la creación espera el día en que se unirá junto con los hijos de Dios a la gloriosa libertad de la muerte y la descomposición.

     

    Esperamos cielos nuevos, tierra nueva donde mora la justicia, esperamos nuevos cuerpos que no morirán jamás, esperamos ver a aquellos que se nos adelantaron y que creyeron. Hay un juicio, hay una eternidad con Cristo en la gloria o sin Cristo en el infierno. Es una realidad. Un incrédulo no tiene esta esperanza.

     

    Pero, lo que Cristo alcanzó para nosotros es inimaginable, pero necesitas venir al mediador, necesitas tomar la provisión hecha en él, si le rechazas, no hay otro camino, pero, si crees, entonces podrás disfrutar de lo que es la verdadera comunión con Dios.

     

    Ya se dio testimonio, se sigue dando testimonio Cristo, el infinito Dios – Hombre, ya vino, ya murió, ya resucitó y está sentado a la derecha del Padre y viene con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

     

    1 Ti 2:7 Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad.

    Dice Pablo, tan es así que mi vida entera existe para eso, lo que un día fui ya no es más porque esto es lo más importante que existe, no existe otra cosa más importante o trascendente para el ser humano que esto.

     

    Sus triunfos, sus creaciones, su música, su tecnología, solo manifiesta que un Dios superior los creó. Pero, todo eso dejará de ser, y solo el que hace su voluntad permanece para siempre. Por eso vale la pena que configures tu vida a este maravilloso evangelio, que ores y descubras que tú, al igual que Pablo también Dios te ha puesto para anunciar su evangelio, te ha comisionado a ser su heraldo, su embajador y su maestro.

     

    Esto era pablo, un heraldo, un embajador y un maestro de la fe y la verdad, para eso existimos como iglesia, para conocer al Señor y para darlo a conocer. Que no te cuenten, no te engañes tampoco, fuera de esta realidad tu vida, tu trabajo, tu familia, todo lo que eres, tarde o temprano quedará sin propósito, vacío, sin razón de ser.

     

    Porque vienen las pruebas, vienen los vientos, los ríos y dan con ímpetu en esta vida temporal, y por más que te acomodes en este mundo, no quedarás cómodo, porque nadie se va a quedar aquí, nadie se va a llevar nada de lo que hay aquí. Te lo garantizo, la Biblia declara que ni siquiera la memoria, ni el legado del hombre que no le toma en cuenta a Dios permanecerá.

     

    Entonces, ante todo la sana doctrina se muestra en una iglesia que ora, claro, que lo difícil de la oración es que requiere humildad, requiere de creer que separado de él nada puedes hacer, y nada es nada, requiere que reconozcas tu derrota, y que te rindas a él en dependencia total.

     

    Sana doctrina es orar por todos los seres humanos, por la salvación, por el perdón de pecados porque tenemos un Dios que no quiere que nadie se pierda, este es el corazón de Dios, él quiere que oremos por todos los hombres, es lo primero que debemos hacer.

     

    Necesitamos ser una iglesia enfocada en los demás, dependiente del poder y la fortaleza de su Señor, vamos a estar haciendo en los próximos meses una cruzada evangelística, y espero que todos estemos envueltos, dispuestos a compartir el corazón de Dios.

     

    Porque sabemos que tenemos un Dios salvador que pagó con su vida el rescate de la humanidad, que ya hizo provisión, que dejó condiciones de paz, hacerles saber que la invitación está abierta. Dice la palabra:

     

    Isa 55:1-3 »¡Vengan a las aguas todos los que tengan sed! ¡Vengan a comprar y a comer los que no tengan dinero! Vengan, compren vino y leche sin pago alguno. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

     

    Hoy celebramos la santa cena, lo cual es un testimonio del pago de nuestro rescate, esa misma noche, el Señor prometió venir por nosotros, y nos dijo hagan esto en memoria de mí, recordándome como el único mediador, el único Dios, el único que entregó su vida por ustedes que no quiere la muerte del impío.

     

    La paz está disponible, la reconciliación con Dios, la puerta está abierta, y esa puerta es Cristo, ojalá que hoy reconozcas la verdad y que puedas ver que solo Cristo, y solo él es lo que necesitas,  la falta de él es lo que te ha llevado a estar donde estás. Él dijo la noche que iba a ser entregado:

     

    1Co 11:23  Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

    1Co 11:24  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

    1Co 11:25  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto(D) en mi sangre;(E) haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

    1Co 11:26  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Jun 25, 20171 Timoteo 1:12-20 El contraste del evangelio de la gracia con respecto a la ley
    Jun 25, 2017
    1 Timoteo 1:12-20 El contraste del evangelio de la gracia con respecto a la ley
    Series: 1 Timoteo

    EL CONTRASTE DEL EVANGELIO DE LA GRACIA CON RESPECTO A LA LEY

    1 Timoteo 1:12 – 20

     

    INTRODUCCIÓN

    Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, y por la gracia de Dios, hoy comenzamos una nueva carta.

     

    ¿A quién le está escribiendo Pablo?

    No le está escribiendo a una iglesia en particular, sino a una persona, a un joven pastor llamado Timoteo, a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

     

    ¿Quién es Timoteo?

    Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, ya que su papá era griego y su madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, y más tarde se convirtieron en creyentes en el Señor Jesucristo.

     

    En

    Hechos 14

    leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad de Listra pensando que estaba muerto, los Lo rodean los discípulos, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

     

    Seguramente Timoteo quedó impresionado al ver que Pablo además de levantarse milagrosamente, no sale huyendo, sino que, regresa a la ciudad. Para este tiempo Timoteo era un joven de solo 20 años o menos.

     

    Leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa un año después y todos en Listra daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y este joven se convierte en el compañero inseparable de Pablo, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

     

    Al punto que Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo; por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras en Berea, y encarcelamientos, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

     

    Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 después de haber sido liberado por el Cesar, escribe 1 Timoteo y Tito. Al final de estos dos años vuelve a ser encarcelado y sentenciado, en este tiempo de su segundo encarcelamiento escribe 2 Timoteo.

     

    De manera que 1 Timoteo, Tito y 2 Timoteo son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió, Pablo ya estaba viejo y está escribiendo esta carta dos años antes de su muerte, y para este entonces, Timoteo era un joven que pasaba de sus treinta.

     

    ¿Por qué escribe esta carta?

     

    Pablo está tratando en esta carta con el orden en la iglesia, con la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, definiendo lo que es la sana doctrina. Esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales. En esta carta Pablo nos va a mostrar, en qué consiste el cristianismo y cómo se debería llevar el orden en la iglesia del Dios viviente.

     

    Pablo dejó a Timoteo a cargo de la iglesia de Éfeso, la cual estaba siendo atacada por falsos maestros, tenía líderes entregados al materialismo, y había cosas en la iglesia que estaban en desorden. Y todo esto era un paquete difícil para Timoteo quien definitivamente no tenía el temperamento de Pablo.

     

    De manera que Pablo escribe esta carta para animarlo, consolarlo, y ayudarlo a llevar a cabo esta difícil tarea en la iglesia.

     

    ¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

     

    Pablo nos da el versículo clave de esta carta, creo yo:

     

    1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

     

    Cuando abandonamos la sana doctrina, y su principal objetivo, este amor genuino, solo nos quedan fábulas, mitos, vana palabrería. Estos falsos maestros estaban enseñando una doctrina que más adelante se denominó el gnosticismo.

     

    Su filosofía era palabrería vacía, basada en mitos y superstición, no basados en hechos comprobables. Y esto sucede cuando no tenemos, o abandonamos el firme cimiento de la verdad, quedamos a merced de filosofías y religiones surgidas de la imaginación y del perverso corazón del hombre.

     

    Lo cual como dice Pablo, no edifican a nadie y solo provocan disputas y divisiones. Por eso, recuerda nuestra máxima: si es nuevo no es verdad, si es verdad, no es nuevo; o si lo quieres ver así: si es bíblico, no es nuevo, si es nuevo, no es bíblico.

     

    Y cuando abandonamos la sencillez de la fe, la cual se enfoca en Dios, y no en nosotros, lo único que nos queda es nuestro esfuerzo, nuestra capacidad, y caemos en la mentira de que somos nosotros quienes de