Sanos, Enfermos o Muertos Espiritualmente Tito 1:9-14


Download (right click and choose save as)

Video

SANOS, ENFERMOS, O MUERTOS ESPIRITUALMENTE
Tito 1:9 – 16

Introducción

Seguimos en nuestra encomienda de predicar cada libro de la Biblia capítulo por capítulo, versículo por versículo donde el Señor tiene tesoros maravillosos y hemos llegado hasta esta hermosa carta a Tito.

Escrita por Pablo entre el 62 y 64 d. C. entre su primero y segundo encarcelamiento romano, mientras estaba en libertad, escrita probablemente desde Corinto o Nicópolis, ya que Pablo estaba ministrando desde las iglesias de Macedonia; escrita por el mismo tiempo que 1 Timoteo, cartas parecidas, solo que a un público un poco diferente.

¿Quién era Tito?

Pablo lo llama “verdadero hijo en la común fe”, lo cual nos muestra que igual que Timoteo, Tito era hijo espiritual de Pablo, quien muy probablemente se convirtió a Cristo a la predicación de Pablo en su segundo viaje misionero.

Lucas no menciona a Tito en Hechos, pero, en algunas cartas escritas por Pablo, Tito es mencionado y nos presenta referencias que nos hablan de su carácter y de su ministerio.

Vemos en Gálatas que estuvo presente en el primer concilio en Jerusalén en Hechos 15; Pablo lo menciona por lo menos 9 veces en 2 Corintios; Pablo lo llama su compañero y colaborador, y vemos su amor y su fidelidad por el ministerio, por Pablo y por la iglesia.

Tito fue su aprendiz y su hermano amado, quien a su vez amaba a las ovejas, era fiel, sacrificado por la obra del Señor, confiable como para llevar la ofrenda de ayuda a la iglesia de Jerusalén.

Para Pablo, Tito era digno de confianza en su doctrina, su madurez espiritual, su liderazgo, su fidelidad, su diligencia, y su amor genuino por las ovejitas. Los historiadores y padres de la fe dicen que Timoteo era fuerte, prudente, pacificador, restaurador, que sabía cómo conducirse en situaciones difíciles.

Para el final de los días de Pablo, lo vemos mencionado por última vez en 2 de Timoteo donde Pablo lo había enviado a Dalmacia.

¿Por qué le escribe esta carta?

Estando libre de su primer encarcelamiento Pablo viaja a una isla llamada Creta, donde junto con Tito ministra por algún tiempo, Pablo sigue su camino para seguir visitando las iglesias, pero, deja a Tito para cuidar de las iglesias que había en esa isla, y probablemente Pablo escribió a Tito en respuesta a una carta de Tito o a algún reporte de Creta.

¿Cómo se formó la iglesia de Creta?

Vimos que es muy probable que ya hubiera cristianos cuando Pablo y Tito pasaron por Creta, ya que desde Pentecostés en Hechos 2 hubo cretenses convertidos a Cristo, pero, probablemente las iglesias y la doctrina no estaban muy bien organizadas y Pablo deja a Tito a cargo, para corregir lo incompleto.

¿Cuál era el contexto social y cultural de Creta?

La isla de Creta está ubicada en el mar Mediterráneo al sudeste de Grecia, al sudoeste de Asia Menor y al norte de África.

Con unas 162 millas de largo y entre 6 y 34 millas de ancha es una de las islas más grandes en el Mar Mediterráneo.

Su ubicación la hizo estar expuesta por mucho tiempo a la civilización grecorromana, y llegó a ganar una mala reputación, de ser un lugar con una sociedad difícil. Los historiadores hablan de ciudades malvadas del mar Mediterráneo y la peor de todas era Creta, con fama de que su gente era violenta, inmoral y sin escrúpulos; Pablo mismo menciona en este capítulo:

Tit 1:12 Incluso uno de sus propios hombres, un profeta de Creta, dijo acerca de ellos: «Todos los cretenses son mentirosos, animales crueles y glotones perezosos». (NTV)

Gente mentirosa, gandaya, cruel, floja, y aprovechada solo pensando en cómo satisfacerse, se dice que todo lo arreglaban a palos y pleitos, veremos que dentro de las iglesias cretenses había muchos rebeldes, gente fraudulenta, fosa doctrina, falsos maestros, gente impía.

Las iglesias en Creta eran jóvenes y estaban vulnerables, de manera que, Timoteo tenía que establecer el estándar para que se nombraran líderes fieles con una vida coherente entre la verdad y su conducta que pudieran ser ejemplo para los nuevos creyentes cretenses.

Por eso Tito necesitaba como Timoteo ánimo, fortaleza, sabiduría para poder dirigir a una iglesia con gente como esta. Y en una iglesia que viene saliendo de una cultura como esta y en una sociedad como esta Pablo deja a Tito a corregir lo deficiente, y es en estos lugares donde el Evangelio se abre paso. Me gusta lo que dice la Palabra:

Mat 9:11-13 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? 12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. 13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

Por eso es de tan grande gozo para nosotros estudiar esta carta, si Dios lo puede hacer en los cretenses, lo puede hacer en nosotros.

¿Cuáles son los temas principales de esta carta?

Una de las enseñanzas principales de Tito es esta: Sana doctrina produce sana conducta. Buena doctrina demanda buena conducta. Estos cretenses estaban acostumbrados a la impiedad, y podían estar pensando que era posible supuestamente creer y seguir viviendo sin cambiar en absoluto.

Si tu doctrina es buena, tu doctrina demanda que tu comportamiento refleje lo que dices creer, si tú crees en un Dios soberano, poderoso, santo, que todo lo ve y lo sabe, que te ve cómo te conduces en tu vida, lo que piensas, lo que sientes, que te ha llenado de su Espíritu Santo, que te ha dado vida eterna, por medio de su Palabra.

Entonces es lógico que esa buena doctrina produzca en ti buen pensamiento, buenas convicciones, buena conducta. Podríamos decir que el versículo clave en esta carta es Tito 2:14:

Tit 2:14 Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.

Y una sana doctrina que conduce a una sana conducta, nos llevará a ser testigos fieles y creíbles, a tener un evangelismo eficaz.

Este es otro propósito de la carta, preparar a las iglesias de Creta para el evangelismo eficaz en una cultura de mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. Porque no es coherente presentar un evangelio tan poderoso, que no tenga el poder de tocar nuestras vidas, eso solo suena a religión, es incoherente.

Y dado que la cultura en la que vivimos no es tan diferente, la única manera de llamar la atención a una audiencia como esta es con el testimonio de un evangelio poderoso para transformar, esta carta nos ayudará, nos pulirá para ser mejores obreros del Señor.

Nos enseñará que el cristianismo es muchísimo más que un auto disciplina o religiosidad que no resuelven el problema de fondo, el cual es una naturaleza pecaminosa, nos recordará que el Evangelio es poder de Dios para salvación, no solo de la muerte eterna, sino del pecado presente, poderoso para libertar de adicción, de cadenas de cualquier pecado, sea lujuria, odio, etc. El Evangelio es capaz de transformarnos a la imagen de Jesucristo.

Uno de los testimonios más convincentes que un cristiano puede dar es el de una vida justa, santa, generosa y sujeta a la verdad.

Ya vimos al principio de esta carta que Pablo comienza poniendo por delante nuestra riqueza, aquello a lo cual podemos y debemos responder en obediencia y amor. Vimos Cuatro verdades a las que deberíamos responder:

Representamos una autoridad divina, tenemos una esperanza segura que descansa en las promesas de Dios quien no miente, tenemos el Evangelio de salvación el cual nos salva y nos transforma, tenemos Gracia, Misericordia y Paz de parte de nuestro Dios, para llevar a cabo los propósitos divinos.

Sabiendo que no somos muy diferentes a los cretenses, que nuestra cultural está plagada de una cultura cretense y aún peor, necesitamos comenzar con esta verdad: Dios es suficiente y es posible responder, levantarnos y hacer su voluntad.

La semana pasada comenzamos con aquello que una iglesia como Creta necesita para comenzar a ser corregida y puesta en una posición de eficacia espiritual, Pablo le dice: corrige lo deficiente, o completa lo que está incompleto.

Le dice: Tito, restaura el liderazgo en la iglesia, pon ancianos de buen carácter moral y clarifica lo que es sana doctrina. Escoge gente con una reputación pública intachable, con una alta moralidad sexual, que muestren sabiduría al liderar su familia, teniéndola en orden, que entiendan que están administrando cosas del reino de Dios.

Esto es lo que un administrador de Dios debe enderezar, la soberbia, la irritabilidad, alguna adicción, por pequeña que sea, si es peleonero, o discutidor, codicia por ganancias deshonestas. Y lo que debe procurar al ser enderezado, es ser hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo,

El día de hoy continuamos con destorcer lo torcido, con completar lo incompleto, y después de haber revisado la importancia de un carácter cristiano sano, el día de hoy continuaremos con lo que consiste una doctrina, enseñanza y fe sanas.

Confirmaremos que la mejor protección en contra de los enemigos de la cruz es un carácter cristiano, y una doctrina, enseñanza y fe sanas. ¿Qué importancia tiene una sana doctrina, una sana enseñanza, una fe sana? ¿Qué resultados trae una doctrina, enseñanza y fe enfermas?

¿Qué implicaciones traerá a una persona el estar enferma espiritualmente? ¿Qué querrá Dios para ti y para mí? Alguien que está vivo, pero enfermo, tiene posibilidades de levantarse, no así alguien que ya murió.

¿Cuál será tu situación? Solo hay tres posibilidades, estar sano, estar enfermo, o muerto, Por eso yo titulé este mensaje: SANOS, ENFERMOS O MUERTOS ESPIRITUALMENTE.

I. Para estar sanos no es suficiente con conocer la sana doctrina, sino que debemos retenerla.
Tit 1:9a retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada,
Retenedor es la palabra griega antéjomai, y significa sostenerse uno mismo opuesto a, adherirse, demostrar interés, apegarse, ser fiel, estimar, sostener, mantenerse firmemente adherido. Esto es lo que hace el pegamento, pega cosas que de no ser por eso estarían despegadas.

¿Retenedores de qué? De la palabra fiel, del logos, la palabra griega que se utiliza para denominar la Palabra de Dios, logos es la expresión, la idea, el pensamiento, la manifestación completa de alguien.

Por ejemplo, si pudieras expresar en un libro, quizá pequeño o grande lo que eres, lo que te gusta, tu historia desde que naciste, cómo te convertiste en lo que ahora eres de adulto, que describa lo que manifiesta el ser de Chuy Castañeda. Ese sería mi logos, la expresión de quien soy yo, expresada en una forma lógica y entendible.

Eso es la Escritura, la expresión de Dios, la revelación de sí mismo, así se le llama a Jesucristo: el logos de Dios:

Jua 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Cristo dijo:

Jua 14:9b El que me ha visto a mí, ha visto al Padre;

Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Jua 17:6a He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste;

Por eso dice Hebreos:

Heb 4:12-13 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Por eso Pablo la llama palabra fiel, pistos, digna de confianza, fidedigna, segura, fiel, fiable. Ya lo estudiamos hace dos semanas, Dios no miente, solo su Palabra es verdad y verdadera. ¿De qué nos habla esto? De autoridad.

Y dice: tal como ha sido enseñada, didajé, instrucción, doctrina, enseñanza. Si llega alguno a decirte: mira tengo una nueva revelación, es que soñé, es que tuve una visión, ten cuidado, lo que están implicando es que durante 2000 años de historia de la iglesia el Espíritu Santo no ha hecho un buen trabajo hasta que llegó este espiritual, más espiritual que el Espíritu Santo.

La sana doctrina siempre está en armonía con la Palabra de Dios, los llamados padres de la iglesia desde el siglo uno, todos aquellos que se han adherido a la Escritura, siempre han estado en común acuerdo, en unidad, porque hay un solo Dios Espíritu Santo dador de las Escrituras. Si alguien llega y dice: tengo algo nuevo, inmediatamente duda de eso, Jesucristo prometió:

Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Sobre la roca de la fe en Jesucristo está cimentada la iglesia de Cristo y el infierno y su oposición no van a poder resistirla, Cristo prometió edificar su iglesia, y lo ha hecho, a pesar de todo lo que ha sucedido a lo largo de su historia, aquí estamos estudiando la Palabra fiel. También Cristo prometió:

Mat 28:20b y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

El lugar seguro es la Palabra de Dios la cual fue enseñada y establecida por los Apóstoles de Cristo, dice en Efesios y Judas:

Efe 2:19-20 Así que ahora ustedes, los gentiles, ya no son unos desconocidos ni extranjeros. Son ciudadanos junto con todo el pueblo santo de Dios. Son miembros de la familia de Dios. 20 Juntos constituimos su casa, la cual está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas. Y la piedra principal es Cristo Jesús mismo. (NTV)

Jud 1:3 Queridos amigos, con gran anhelo tenía pensado escribirles acerca de la salvación que compartimos. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que debo escribirles sobre otro tema para animarlos a que defiendan la fe que Dios ha confiado una vez y para siempre a su pueblo santo. (NTV)

El mismo Pablo en Gálatas dijo:

Gál 1:6-9 Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio. 7 No es que haya otro evangelio, sino que ciertos individuos están sembrando confusión entre ustedes y quieren tergiversar el evangelio de Cristo. 8 Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! 9 Como ya lo hemos dicho, ahora lo repito: si alguien les anda predicando un evangelio distinto del que recibieron, ¡que caiga bajo maldición! (NVI)

Habiendo establecido que solo hay una palabra fiel, y ha sido ya enseñada a través de los tiempos, entonces es nuestra responsabilidad retenerla para mantenernos sanos espiritualmente. Y retener implica hace fuerza por mantenerse adherido a algo que no se va a dar de forma natural, requiere de decisión, de disciplina.

Porque sabemos cómo retener, si te gusta la música, cierto compositor o cantante, te aseguro que te sabes muchas de sus canciones, si te gusta el futbol y tienes un equipo favorito, tendrás un alto conocimiento de tu equipo, estadísticas, jugadores, entrenadores, campeonatos, etc.

En tu trabajo, si quieres lo quieres conservar o quieres que te promuevan tienes que esforzarte en conocerlo, dominar herramientas, técnicas y demás. Sabemos y podemos retener.

Ese no es el problema, no es que no sepas memorizar, o que no tengas tiempo, es que realmente no te interesa, y no te interesa porque no has entendido que es una cuestión de vida o muerte, que estás hablando de eternidad, que lo que no se ve es lo que sostiene a lo que se ve.

En algunos casos la gente está dispuesta a retener, pero, tristemente no tiene sana doctrina, en otros casos tenemos Palabra de Dios para dar y repartir, pero, decidimos que cualquier otra cosa es más importante.

Porque para retener la Palabra fiel, es necesario conocerla, debimos haber estado atentos, escucharla, con atención, preguntando nuestras dudas, diligentemente meditándola, comprobando su eficacia al ponerla por obra.

Un anciano y líder, hombre o mujer de su casa, debe ser retenedor de la palabra fiel, necesitamos no solo conocer, o escuchar de buena gana, sino retenerla porque hay enemigos de la verdad comenzando por nuestra propia naturaleza humana pecaminosa.

Hay filosofías mentirosas que se levantan, que se tratan como verdaderas: Opra, Holliwood, Chamanes, Gurúes, además de los falsos maestros que están infiltrados en la misma iglesia de Cristo. Conviértete en un retenedor de la palabra fiel, y nos dice para qué:

Tit 1:9b para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.
Hay dos cosas que estamos llamados a hacer: exhortar a nuestros hermanos, exhortar es la palabra griega parakaleo, y significa urgir, apremiar y animar; literalmente “llamar a un lado” con el propósito de brindar fuerza y ayuda.

También se empleaba este término para referirse a la acción del abogado defensor que abogaba por su defendido ante el juez en una corte legal y aconsejaba al acusado a hacer lo correcto en favor de su causa.

Eso con los creyentes, pero, hay otro grupo, los que contradicen: antílego, significa disputar, rehusarse a, negar, rebatir, replicar, ser respondón, oponerse, los que están en desacuerdo con la sana enseñanza.

A ellos estamos llamados a elenjo, que significa refutar, amonestar, acusar, convencer, redargüir, reprender, mostrar la falta, ponerlos en manifiesto, hasta condenar, reprochar, castigar, con la implicación de que haya prueba convincente de la falta.

Estamos llamados a exhortar y convencer, pero, nuestra arma defensiva y ofensiva es la sana enseñanza. Enseñanza, del mismo verbo del que hablamos hace un momento, aunque aquí se refiere a la acción de enseñar, instruir, didaskalía.

Y esta enseñanza es sana, jugiaíno, de la cual se viene el término higiene, tener buena salud, estar bien, algo saludable y benéfico, con referencia a aquello que protege y preserva la vida.

Nuestra capacidad de bien exhortar, o bien refutar, o redargüir, viene de conocer la Escritura, es lo que los predicadores hacemos, enseñamos para proteger y preservar la salud espiritual de los que oyen. Pero, no solo es de los predicadores, ¿qué me dices de lavar a tu esposa? ¿Qué me dices de ser una buena influencia para tu esposo?

¿De dónde sacas sabiduría para hacerlo correctamente y con fruto? Gritos, peleas, heridas. ¿Qué me dices de tus hijos? Estamos llamados por igual, a instruirlos, exhortarlos, incluso amonestarlos porque a veces son respondones. ¿Cómo le haces, igual, por como medio aprendiste de tus padres, quienes a su vez no fueron instruidos por la Escritura?

¿Qué me dices de todas tus relaciones interpersonales, amigos, amigas, tu círculo de amistades e influencia? Por igual es una oportunidad de ser bendición, no de ser arrastrado por malas influencias, sino de influir a otros a ser piadosos, a hacer lo correcto. ¿Cómo lo haces? ¿De dónde estás sacando recursos? Checa lo que dice este texto, la Palabra es poderosa para hacerte capaz.

Por eso, mira en el círculo en el que te desenvuelves, familia, trabajo, iglesia, ¿te das cuenta por qué muchas veces no ves la sanidad que quisieras ni en tu matrimonio, ni con tus hijos, ni familia extendida o amigos? ¿Estarás aplicando la higiene necesaria para matar todos esos gérmenes espirituales que terminan enfermándote y enfermando a los tuyos y todo lo que tocas?

Es muy importante que entendamos que Dios no está buscando que sea el hombre o la mujer más aburridos del mundo, no es así, el mundo corrupto nos ha enseñado que no hay nada de malo en equivocarme, en ser un necio, complicado, disfuncional, adicto a relaciones destructivas, misógino y demás, si no, “qué chiste tendría la vida”.

Nada que ver, debes saber que Dios quiere, y es posible ser sanos, si espiritualmente somos sanos, entonces podremos vivir en círculos sanos. Cristo dijo:

Jua 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Deja de pensar que tu vida es una película de drama o acción con muertos desmembrados por todos lados, para que haya emoción. Es un engaño, no hay nada mejor que estar sano, tú lo sabes, a nadie le gusta estar enfermo, y nadie es nadie, no queremos ni una gripita, ¿por qué piensas que será diferente en tu vida?

Necesitamos ser retenedores de la Palabra fiel tal como ha sido enseñada para poder amonestar y exhortar desde la única autoridad, desde el único lugar que es eficaz, no pretender hacerlo desde mi propia justicia, o mi muy particular modo de ver las cosas.

Eso solo muestra orgullo, muestra que tengo un alto concepto de mí mismo, el cual no es verdad, la medida justa, es la Palabra, y absolutamente todos debemos voltear a ella y dejar que ella nos juzgue. Por eso el Señor dijo:

Luc 6:41-42 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

Y es lo que debemos hacer como predicadores o maestros, la predicación es proclamación pública de la verdad y su propósito básico es mover la voluntad de los oyentes a responder. La enseñanza se dirige más a hacer que la mente entienda. El que predica exhorta y amonesta, el que enseña, explica, clarifica.

Claro que toda buena predicación tiene que tener explicación, y toda buena enseñanza debe contener exhortación, y ambas son necesarias en nuestras vidas, para discipular, o para ser discipulados, o para ser protegidos en contra de la mentira de este mundo.

Pero, espero que estés viendo la importancia de retener la verdad en tu corazón, y hacerla el motor de tu vida, no solo tu religión de domingo. Y Pablo nos dice por qué:

II. Necesitamos estar vacunados contra doctrina enferma que puede terminar por enfermarnos.
Tit 1:10a Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión,
¿Por qué es tan importante mantenernos en la luz de la Escritura? Porque pululan, abundan, hartos la cantidad de contumaces. ¿Qué significa esto? Anupótaktos, no sometidos, insubordinados, rebeldes, desobedientes, insumisos, no sujetos a, independientes, no sometidos al gobierno.

¿A qué no se sujetan? A la verdad, a la voluntad de Dios, a su justicia. De hecho, esta es la esencia del pecado, la rebeldía, el querer malvadamente independizarme de Dios, declararme el dios de mi propia vida engañado por mi soberbia, cuando no tengo el control ni de lo que va a pasar el siguiente segundo.

Un falso maestro, trae su propia agenda, ya lo veremos en los versículos siguientes, traen su propio evangelio y enseñanza, no sujetos para nada a la única verdad, sino diseñados para sacar su propio provecho económico.

También los llama habladores de vanidades, mataiológos, mátaios, vanidades, lógos, hablar. Es interesante la palabra mátaios se utiliza para referirse a ídolos, y cuando la biblia se refiere a ellos, los llama vacíos, inútiles, ineficaces, vacíos, fútiles, sin valor, infructuosos.

Engañadores frenapátes, es interesante, dos palabras: fren – modo de pensar, y apátes engaño, sutileza, fraude, artimaña. Literalmente: seductores de la mente, descarriadores de la mente, engañadores de las almas, impostores, embaucadores.

Mis hermanos, todos nacemos muertos espiritualmente, por lo tanto, confundidos, sin Cristo no entendemos la verdad, somos auto destructivos, violentos, egoístas, somos capaces de ponerle fin a un mundo hermoso que Dios creó para nuestro gozo.

Somos capaces de echar a perder a un hijo que fue hecho a imagen de Dios, un hermoso matrimonio, una vida llena de talentos, capacidades, somos capaces de tirarla por la coladera, ¿de dónde crees que vienen tantas familias disfuncionales, divorcios, drogadicción, mafias de todo tipo problemas?

Nacemos descompuestos, nuestra vieja naturaleza, según Efesios 4 está viciada conforme a los deseos engañosos, los deseos carnales están continuamente batallando contra nuestra alma.

Y como creyentes lo único capaz de poner en orden lo totalmente desordenado, de completar lo incompleto, de dar luz a lo que está en tinieblas, de sanar lo que está enfermo para tener un matrimonio, familia, una vida plena y disfrutable es con el bálsamo de la verdad, con la verdad alumbrando nuestras mentes cada día.

Y estos falsos maestros están entrenados para engañar, o para ser unos buenos cómicos, entretenedores, o para ser unos actores dignos de un Oscar, y seducen tu mente, tus pensamientos, porque tú tampoco los tienes cimentados en la verdad de la Palabra, sigues creyendo que es posible tener mi muy particular modo de ver las cosas, no existe eso, solo hay dos caminos, o es lo que Dios dice, o es lo que el hombre dice, incluyéndote a ti.

Y esto es lo que sucede con la falsa doctrina, no solo enferma, sino que obviamente no cura, puede mover emociones y hacerte sentir motivado y que el universo entero está a tus pies, pero realmente son palabras vacías que solo te hicieron perder tiempo y dinero, porque ya veremos que estos falsos maestros se especializan en robar, en despojar, en trasquilar a las ovejas.

Y lo peor del caso es que enferman tu fe, enferman tu espíritu y después andas tropezando, por eso nos es tan necesario aprender a discernir la verdad de la mentira.

Cuando apareció la moneda y el papel moneda, la gente tenía que estar muy alerta, si no quería ser timada, tenía que entrenarse a sí misma no para reconocer las monedas o los billetes falsos, sino para conocer los que eran verdaderos.

La falsificación de moneda o papel moneda era tan grave que se pagaba con la muerte, porque era una falta directa al rey y al reino ya que podía desequilibrar la economía del reino.

Hoy no es diferente, es una falta muy grave el falsificar dinero, claro que es más difícil, pero igual, no sé si te ha tocado, recibir un billete falso es ser defraudado, y tener la tentación de dárselo a alguien más, en todo caso es un daño.

Y espiritualmente es aún peor, estás hablando de la eternidad, de la diferencia entre conocer al Dios vivo, al Evangelio de la gracia, o a un dios falso, y un falso evangelio. Y nos da un ejemplo:

Tit 1:10b mayormente los de la circuncisión,
¿Quiénes eran estos y cuál era su engaño? Eran judíos supuestamente convertidos a Cristo, y su falsa enseñanza consistía en decir que, sí, que bueno que creíste en Cristo, pero, para completar tu salvación, y santificación, necesitas cumplir con ciertos ritos judaicos, como la circuncisión, como guardar la ley y las fiestas.

Y este era el problema con los judaizantes, o los religiosos, te enseñan que sí Cristo murió, pero hay algo que tú tienes que hacer para complementar tu salvación.

Pero, hay algo que todos nosotros, todo creyente necesita estar completamente claro y seguro, que debes entender por completo, no hay nada que pueda estorbarte para que vengas a la cruz y seas salvo. Dice la Palabra:

Jua 6:37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.

No hay nada que tengas que cumplir o satisfacer, ritos, o sacramentos, encender velas o inciensos, vestir ropas raras, hablar palabras mágicas, no tienes necesidad de un supuesto apóstol o sacerdote mediador entre tú y Dios que reciba sacrificios u oraciones para ser aceptado por Dios.

Dios ya te recibe como estás, claro, no te va a dejar así, te va a transformar, pero para venir a él, la puerta está abierta, para todo aquel que cree, todo aquel que invoca el nombre de Jesucristo rendido a la verdad es aceptado.

La idea aquí es que la puerta a la salvación está abierta, solo tienes que entrar, no hay nada espiritual o religioso que tengas que cumplir, cuando vienes a Cristo Dios pone a tu cuenta la justicia de Cristo.

Y los falsos maestros pretenden complementar la obra redentora de Cristo con obras, ritos, o el reconocimiento de un falso apóstol, cuando el único Dios y redentor que derramó su sangre fue uno: Cristo Jesús.

Y con su falsa enseñanza lo que enseñan es que la obra de Cristo no fue suficiente y necesitas algo más para poder alcanzar perdón, o perfección, y yo lo tengo, solo “adórame a mí”, mírame como el varón de Dios dueño de la franquicia del don, poder y unción. Nada que ver.

El decir que de alguna manera yo puedo mejorar la obra perfecta de Cristo en la cruz es una mentira diabólica.

Es verdad, cuando venimos a Cristo ocurre un nuevo nacimiento, somos regenerados, hay fruto que nos va conformando a la imagen de Cristo, por su poder, pero, no existe, no hay nada con lo que nosotros podamos contribuir a la salvación que ya fue arreglada y completada hace 2000 años en un monte llamado Gólgota donde nuestro salvador fue crucificado y la obra quedó consumada. Dice la Palabra:

Col 2:8-10 Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que va de acuerdo con los principios[a] de este mundo y no conforme a Cristo. 9 Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo; 10 y en él, que es la cabeza de todo poder y autoridad, ustedes han recibido esa plenitud.

Col 2:11 Además, en él fueron circuncidados, no por mano humana sino con la circuncisión que consiste en despojarse del cuerpo pecaminoso. Esta circuncisión la efectuó Cristo. 12 Ustedes la recibieron al ser sepultados con él en el bautismo. En él también fueron resucitados mediante la fe en el poder de Dios, quien lo resucitó de entre los muertos.

En Cristo estamos completos, dice ahí mismo en Colosenses:
Col 2:13-15 Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados 14 y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz. 15 Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.

El camino al Padre ya está abierto, el perdón está disponible, la redención ya fue pagada, por eso, mucho cuidado con los que pretenden venderte una súper espiritualidad basada en obras, en ritos, en mantos supremos, cuidado, eso es brujería vestida de religión. Por eso Pablo continúa diciendo:

Col 2:16 Así que nadie los juzgue a ustedes por lo que comen o beben, o con respecto a días de fiesta religiosa, de luna nueva o de reposo… 18 No dejen que les prive de esta realidad ninguno de esos que se ufanan en fingir humildad y adoración de ángeles. Los tales hacen alarde de lo que no han visto; y, envanecidos por su razonamiento humano, 19 no se mantienen firmemente unidos a la Cabeza…

Porque son contumaces, rebeldes a la verdad, no están unidos a la vid, y dice.

Col 2:20-23 Si con Cristo ustedes ya han muerto a los principios de este mundo, ¿por qué, como si todavía pertenecieran al mundo, se someten a preceptos tales como: 21 «No tomes en tus manos, no pruebes, no toques»? 22 Estos preceptos, basados en reglas y enseñanzas humanas, se refieren a cosas que van a desaparecer con el uso. 23 Tienen sin duda apariencia de sabiduría, con su afectada piedad, falsa humildad y severo trato del cuerpo, pero de nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa. (NVI)

O sea, sí, te ves muy espiritual, y hasta impresionas porque por fuera pareces el máster Yoda, Obi wan kenoby, pero por dentro sigues podrido. Que no te engañen, la Palabra dice claramente:

Efe 2:8-10 Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. 9 La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo. 10 Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás. (NTV)

Mucho cuidado con la sutileza de hacerte creer que para ser verdaderamente salvo y merecer las bendiciones de Dios necesitas estar sirviendo como esclavo en la iglesia sin importar trabajo, familia ni nada, no está mal que sirvas, pero, es una respuesta a lo mucho que Dios ya te dio, no un requisito para merecer algo.

Mucho cuidado con la sutileza de hacerte creer que porque no fumas, no tomas, no bailas, no usas pantalón, no te pintas las uñas y el pelo, o usas un velo, o traes corbata y dices hermano eres más espiritual o estás contribuyendo a algo a tu salvación o santificación. No es así, aún las buenas obras Dios ya las había preparado, todo es de él, por él y para él.

En el cielo no existirá nadie ni nada que pueda pararse el cuello, la gloria es solo para uno, eso está por toditititita la Biblia ya sea católica o protestante. Una salvación basada en obras, ritos, sacramentos, desempeño, es un falso evangelio. Es únicamente por gracia y por la fe. Una enseñanza enferma, va a enfermar a los que la escuchan y la siguen, tiene consecuencias, dice:

Tit 1:11a a los cuales es preciso tapar la boca;
Es conveniente, preciso, obligatorio silenciarlos, y ¿cómo lo vas a hacer? Necio con necio, necedad contra necedad, tendrás una guerra de necios. No, necesitas la sana enseñanza, necesitas creerla, conocerla, dominarla.

¿Cómo andas en las doctrinas más básicas del cristianismo? ¿Las conoces? ¿Cómo puedes decir entonces que eres cristiano si ni siquiera entiendes tu fe? Tienes una religión.

Si en verdad amas a Cristo, amas su verdad, por favor comprométete con ella, relaciónate con ella, conócela, saboréala, pide a Dios hambre y sed de la verdad, si no los tienes es muy probable que estés enfermo espiritualmente, y mira la triste consecuencia:

Tit 1:11b que trastornan casas enteras,
Lo cual implica familias enteras, casas, iglesias, que son trastornadas, anatrépo, que significa voltear, derribar, destruir, arruinar, literalmente girar arriba volcar, dejar sin pies ni cabeza, perturban por completo la vida de una persona y todo su entorno.

Solo hay dos causas, falsos maestros, o teniendo sana doctrina dejarse engañar por el corazón perverso y engañoso. Pero, el resultado es el mismo, dejar un corazón enfermo, o dejarse enfermar por falsas doctrinas destruye la vida del necio. Lo he visto en mis 19 años de cristiano vidas, familias enteras totalmente arrasadas por no decidir tomar la verdad responsablemente, creerla, negarse a sí mismo.

Mis hermanos, no es cosa de risa, no es que digas, ya ves, soy un cabezón, tengo mente de teflón, no se me pega nada, no se me da; siento tristeza por ti porque sé lo que viene.

Checa esas supuestas iglesias basadas en marketing, en la falsa teología de la prosperidad, la palabra de fe, ¿hay transformación, hay gente libre de sus pecados con familias que glorifican a Dios, llenas de gozo y plenitud? Mira, una enseñanza carnal, solo da a luz gente carnal punto. Porque mira su motivación:

Tit 1:11c enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.
Lo que estos maestros enfermos y falsos tienen en su corazón no es tu bendición, no es que avances espiritualmente, no es que tu vida en verdad crezca. Solo están pensando en su codicia, están buscando un provecho deshonesto, vergonzoso, sucio. Dice la Palabra:

Jud 1:10-11 Pero esa gente se burla de cosas que no entiende. Como animales irracionales, hacen todo lo que les dictan sus instintos y de esta manera provocan su propia destrucción. 11 ¡Qué aflicción les espera! Pues siguen los pasos de Caín, quien mató a su hermano. Al igual que Balaam, engañan a la gente por dinero; y, como Coré, perecen en su propia rebelión.

Jud 1:12 Cuando estos individuos participan con ustedes en sus comidas de compañerismo —las cuales conmemoran el amor del Señor—, son como arrecifes peligrosos que pueden hacerlos naufragar. Son como pastores que no tienen vergüenza y que sólo se preocupan por sí mismos. Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia. Son como árboles en el otoño, doblemente muertos, porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz.

Jud 1:13 Son como violentas olas del mar que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más negra oscuridad. (NTV)

Jud 1:16 Estos individuos son rezongones, se quejan de todo y viven sólo para satisfacer sus deseos. Son fanfarrones que se jactan de sí mismos y adulan a otros para conseguir lo que quieren. NTV)

Tú puedes estudiar toda la carta de Judas es larguísima, un capítulo, pero, la falsa y enferma doctrina, no es algo ligero, destruye y no solo aquí en esta tierra, sino en la eternidad.

Y, ¿cómo puedes callar a alguien así? ¿Cómo puedes tapar su boca? Con doctrina sana, con la palabra de Dios. Mientras más verdad hay en la iglesia, en tu casa, sobre todo en tu corazón y mente, tendrás cómo tapar la boca del engañador, tendrás cómo defenderte.

Yo tengo una responsabilidad como pastor, pero, tú tienes que responder, yo no he rehusado el darte todo el consejo de Dios durante estos 6 años como iglesia, pero es una enorme responsabilidad que tú tienes de responder, porque Dios te va a hacer responsable de lo que escuchaste y no quisiste atender, no quieres eso.

¿Por qué por una vez en tu vida no comienzas al revés? Si toda tu vida tu necedad te ha arrastrado, te ha robado, medio vives, ¿por qué no comienzas poniendo en tu corazón la verdad? ¿Por qué no dejas de justificarte, te humillas ante Dios y su verdad y comienzas a obedecer?

¿Por qué no dejas a un lado todo ese consejo de tu corazón perverso, de la mala influencia de gente que no respeta a Dios, de programas televisivos, música, cine que solo afrenta la verdad, y comienzas con la verdad, y quizá al final tengas tiempo para eso, o quizá al final ya ni te interese y en verdad te sientas lleno, y veas un fruto, sanidad, avance en tu vida y la de tu familia?

¿Por qué no pruebas diferente? Enfermedad mental es hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente, ¿por qué no tratas esta vez al revés? Concienzuda, seria, disciplinadamente pruebas abandonar todo eso y le das lugar a Dios, comenzando con 15 o 20 minutos al día.

Si de todos modos te avientas hasta cinco capítulos de tus series favoritas de Netflix, de 45 minutos a una hora que duran, ¿no será digno tu Señor de 20 minutos? Y no somos tú y yo los que le hacemos el favor a Dios, créeme, él no necesita nada, él ya está completo sin ti y sin mí, nosotros le necesitamos desesperadamente, necesitamos la vacuna de la verdad.

Tit 1:12 Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos.
La inmoralidad, la codicia, la falta absoluta de confiabilidad es lo que caracteriza a un falso maestro, y Pablo habla de los cretenses que no han nacido de nuevo para ilustrarlo.

Y cita a uno de ellos, es decir, no es lo mismo que otro venga y te critique, a que tú mismo te critiques y digas lo que eres, este profeta se llamaba Epiménides, un griego intelectual del siglo seis a.C. que fue considerado uno de los siete grandes hombres sabios de Grecia, que era precisamente de Creta. De hecho, cuando a alguien le querían decir mentiroso y transero, lo decían: eres un cretense.

Malas bestias, tenía la idea de comportarse como animal salvaje, viviendo para satisfacer apetitos y pasiones sensuales. Glotones y ociosos describe que les chocaba tener que trabajar, pero, les encantaba comer. Imagínate, condescendientes consigo mismos, codiciosos, lujuriosos, sobrealimentados, ¿cuál sería la imagen?

Mis hermanos, debemos entender, nuestra naturaleza pecaminosa es irredimible, inmejorable, en nuestra naturaleza humana no mora el bien, necesitamos un nuevo nacimiento, la presencia del único que es bueno: Jesucristo, el Espíritu Santo en nosotros.

Yo sé, que tú te consideras todo menos un cretense, y qué bueno, seguramente más educado y decente que yo sí eres, y lo digo sinceramente. Pero, aún el más decente ser humano, sea quien sea necesita ser redimido, nadie puede ni podrá jamás justificarse delante de Dios. Por eso dice Pablo:

Tit 1:13a Este testimonio es verdadero;
Este profeta no estaba equivocado, dice en Romanos 7:
Rom 7:18 Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa* no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo.

Rom 7:21-23 He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. 22 Amo la ley de Dios con todo mi corazón. 23 Pero hay otro poder dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí.

Rom 7:24-25 ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? 25 ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor. Así que ya ven: en mi mente, de verdad quiero obedecer la ley de Dios pero, a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado.

Y podrías hoy sentirte muy decente y educado, pero, sin un nuevo nacimiento, sin Cristo dentro de ti, lo único que va a suceder es que te vas a ir corrompiendo más y más hasta quedar desfigurado espiritualmente.

Porque la naturaleza pecaminosa de todo ser humano tiene el potencial de quedar peor que cretense, lo he visto, es más, lo he vivido en mi vida cuando descuido mi relación con Dios y dejo que la carne se levante, puedo ver que es implacable, destructiva, es voraz, devasta todo lo que se cruza en frente.

Y lo peor del caso es que te llevas entre las patas a los que más amas, por eso necesitas antes que cualquier otra cosa, y cualquiera es cualquiera, la única medicina efectiva: andar conforme al Espíritu Santo que mora en ti, darle el control de tu vida, que abunde en ti la vacuna de la verdad. Deja de poner como prioridad lo que no sacia, lo temporal, te lo ruego, ponte las pilas con tu Señor. Y dice:

III. Algunas maneras de estar vacunados.
a) Reprende el pecado, busca confesión y arrepentimiento.
Tit 1:13b por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe,
Para consecuencias extremas requerimos medidas extremas hermanos, no queremos devastación en nuestras vidas y familias, por lo tanto, dice Pablo:

Repréndelos, redarguye con la verdad, condena, reprocha, muestra la falta con y a la luz de la Palabra, por supuesto, y hazlo con apotómos, abruptamente, apremiantemente, absoluta, precisa, seca, rigurosa, severamente.

Así debemos tratar con nuestro pecado primeramente, luego con el pecado de nuestro prójimo, con mansedumbre claro, considerándonos a nosotros mismos, pero, llamando a lo blanco, blanco, y a lo negro, negro, llamando el pecado por su nombre.

No decir: “es mujerieguito”, no es adúltero y los adúlteros no heredarán el reino de Dios; es medio canijillo, es impío, y sin santidad nadie verá al Señor; “dice mentiritas piadosas” es un mentiroso y en Dios no hay ningunas tinieblas; “es difícil de carácter, es especial”, eres un soberbio y orgulloso y Dios los mira de lejos, etc.

Yo como pastor estoy llamado a reprender desde aquí y cuando hemos pasado por el proceso cristiano de reprender el pecado, que es: Tu hermano peca contra ti, ve y tú y él solos repréndele, si no te oye, con dos o tres testigos, si no, dilo a la iglesia, si no oye a la iglesia entonces trátalo como incrédulo.

Qué importante es tener el valor de hacerlo, porque estamos acostumbrados a que si alguien peca contra nosotros en lugar de ir y confrontarle, mejor chismeamos, murmuramos, y le decimos a gente que no es parte del problema ni de la solución: ora por mí para que lo perdone, para que cambie.

Nada que ver eso es chisme y Dios aborrece el chisme y la murmuración, nuestra obligación es ir directamente con el que me faltó y reprenderle, no con el fin de vengarme, sino con el fin de restaurar, buscar conciliación y restablecer la comunión.

Y esta es la motivación de la reprensión, no es buscar venganza, no es avergonzar o destruir, sino buscar la sanidad, para que la gente o nosotros mismos podamos hallarnos sin reprensión el día que estemos delante de nuestro Señor Jesucristo, dice la Palabra:

Mat 18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

2 Ti 2:25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,

Stg 5:19 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 20 sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

¿Cómo trata un cirujano con un tumor canceroso, con mucho amor y paciencia no vaya ser que se sienta que no lo aman al tumor? Si tu hijo adolecente está a media calle y un camión de basura está por aplastarlo, ¿cómo le dirías que se moviera, con mucho amor y paciencia para que no se enoje el rey?

b) No te dejes impresionar por cuestiones extra bíblicas ni por mandamientos de hombres.
Tit 1:14 no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Atender implica prestar atención o reverenciar, acatar un error y someterse a él. Las fábulas judaicas eran de muchos tipos, combinaciones del lenguaje hebreo con numerología gnóstica griega, estar buscando significados ocultos y misteriosos en la Palabra de Dios, visiones, iluminación.

Por eso es muy importante tener el marco bíblico, el filtro bíblico para todo lo que oyes y ves, no atiendas a doctrinas, cuentos, enseñanzas extra bíblicas, como ya lo dijimos, quienes inventan esas cosas no están unidos a la vid, por eso necesitan un libro, un manual, algo extra bíblico que apoye sus mentiras.

Siempre es Cristo, mas otra cosa, cuidado aprende a oler la falsa doctrina, si no te perderás en un mar de confusión, de verdades a medias, por eso necesitas una autoridad. Y la Palabra fue escrita para nosotros y debe entenderse en sentido literal, a menos que la misma Palabra indique lo contrario.

Por ejemplo, no hay nada de esotérico en decirte: perdona, ama, sirve, niégate a ti mismo, abandona tu pecado, conoce a Cristo, él es la verdad, vive en santidad, ama a tus enemigos, etc.

Y ya lo tocamos hace ratito, no te dejes apantallar por mandamientos de hombres, que apelan a tu carnalidad porque te hacen sentir muy espiritual, cuando en realidad es tu carne; debes tener cuidado con mandamientos de hombres que pretenden usurpar la justicia de Dios que es por fe, por gracia.

Los mandamientos de hombres, la salvación o bendición por obras, no enriquecen tu fe, la contaminan, la enferman, te apartan de la verdad.

Cuidado cuando se te exige creer en una fuente externa a la Palabra, cuidado cuando te ofrecen ritos espectaculares que en tu carne te hacen sentir el súper ungido de Dios, eso no es del Espíritu, es de la carne, el Espíritu Santo solo exalta uno y a uno solo: a Jesucristo el único Dios, el autor y consumador de nuestra fe, no vírgenes, no santos, no vicarios de Cristo, no apóstoles o pseudo profetas.

Solo hay una autoridad la Palabra de Dios, estos 66 libros, fuera de eso es palabra mentirosa de hombres.

Aun libros cristianos que son muy buenos, escuchar prédicas, eso no está del todo mal, ayuda, pero, debes saber que la Palabra de Dios es insustituible, es indispensable, si no comienzas con tener un tiempo diario con tu Señor y su Palabra, con aprender a relacionarte con ella, jamás tendrás una convicción propia y cualquier viento de doctrina, o tu misma carnalidad te arrastrarán con facilidad y no podrás dar pasos firmes, no estarás sano espiritualmente.

Si solo tienes tu celular para leerla, te aconsejo consigue una de papel, el día que se caigan los satélites o la luz eléctrica por alguna circunstancia, vas a desear tener una de estas.

Haz el hábito de tener una espada, de saber cómo utilizarla que ande contigo, tengas o no tengas pila en el celular, tengas o no tengas internet, trae tu biblia a la iglesia, apunta las referencias que yo pongo y revísalas y medítalas en la semana.

c) Atiende a dos de los principios más básicos.
– El Señor evalúa el interior, de lo que está lleno el corazón o lo ha limpiado, o sigue corrupto.
Tit 1:15a Todas las cosas son puras para los puros,
Kadsarós, limpios, inocentes, ¿quién puede llamarse a sí mismo limpio o inocente? Solo aquel que ha sido justificado por la fe, y ha sido vestido con el vestido de lino fino, blanco y resplandeciente lo cual es la justicia de Cristo su perfección, esa justicia se recibe por fe, no por religiosidad ni sacramentos ni buenas obras, nuestras mejores obras son trapos asquerosos para Dios. Dice el Salmista:

Sal 143:1-2 Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos; respóndeme por tu verdad, por tu justicia. 2 Y no entres en juicio con tu siervo; porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

Isa 64:6 Todos nosotros somos como un hombre impuro; todas nuestras buenas obras son como un trapo sucio; (DHH)

Por eso, alguien que en verdad ha nacido de nuevo, a quien la luz del Evangelio le ha resplandecido, va a manifestar en su vida luz, orden, sanidad espiritual, en pensamiento, palabra y obra.

La pureza, la limpieza obviamente la da el Espíritu Santo, y alguien controlado por él, comenzará a amar lo que es bueno y a seguirlo, y querrá poner bajo el orden divino su vida y la de los que le rodean, a eso le impulsará el Espíritu Santo que mora en él. Por el contrario, dice:

Tit 1:15b mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.
Aquellos que habiendo escuchado la verdad no le dieron lugar, decidieron no creer y como dice en Romanos:

Rom 10:3 Pues no reconocen que es Dios quien hace justos a los hombres, y pretenden ser justos por sí mismos; y así no se han sometido a lo que Dios estableció para hacernos justos. (DHH)

Una persona que rechaza la verdad es alguien que no está permitiendo a la luz alumbrar sus ideas, pensamiento, su manera de concebir la vida, y ya lo vimos hace un rato, su cosmovisión sigue torcida, y sigue en el camino de este mundo a la autodestrucción. Sus pensamientos, sus perspectivas y acciones están contaminadas con su corrupción interna. El Señor nos enseñó:

Mat 15:18-20 Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. 20 Estas cosas son las que contaminan al hombre…

Sin la luz de la verdad, se pierde la brújula, y podemos llegar a justificar aborto, homosexualidad, pedastría, homicidio por diversión, en este caso ignorara por completo las advertencias a tergiversar la verdad y con toda desfachatez por ganancia vergonzosa hacer tropezar a la gente y hacer ver mal al Dios bueno y justo. Y por último:

– Nosotros podemos evaluar el exterior por sus frutos los conocerás.
Tit 1:16 Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.
Dice Jaime Foote, la esencia del legalismo es la inconsistencia; los fariseos presumían de ser gente disciplinada, capaz de cumplir la ley, pero cuando nuestro Señor los alumbró con la verdadera luz de la Palabra y denunció sus mandamientos de hombre y no de Dios, quedó expuesta su inconsistencia.

De la misma manera, los falsos maestros; es increíble como muchos supuestos tele evangelistas han tenido escandalosas caídas, comprobadas, adulterio, robo descarado y demás, y después de que todo medio se aplaca vuelven a sus andadas, y lo peor del caso es que la gente sigue confiando en sus mentiras.

Esa no es la enseñanza bíblica, la verdadera luz bíblica nos hace sabios, no necios, no más tontos, la verdad bíblica nos despierta, no nos duerme. Dios busca nuestro entendimiento. Y la Palabra es clara:

Mat 7:15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos… 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

La manera de vivir, la conducta el resultado de su fe en su vida, en la de los que enseña habla de la sana o de la enferma doctrina. Y al tener esta inconsistencia, muestran que son abominables para Dios, porque es claro, dice la Escritura:

Apo 21:27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

Son rebeldes, impersuasibles, desobedientes, sus supuestas buenas obras no pasan la prueba, son adókimos, descalificadas o rechazada, todas ellas se quedan como trapos sucios que ofenden el único sacrificio aceptable a Dios: la sangre del cordero sin mancha, el sacrifico perfecto aceptable a Dios.
Mis hermanos, hasta aquí hemos visto tres tipos de persona, los que son sanos espiritualmente, los que están enfermos espiritualmente, y los que están muertos. ¿Con cuál de todos estos te identificas?

Si estás enfermo, comienza ya a tomar del bálsamo sanador, si estás muerto, quizá hoy el Señor esté llamándote de los muertos, ¿oyes su voz? Entonces vuelve a la vida creyendo el Evangelio porque hoy es el día de salvación, porque hoy Dios te está llamando, no pierdas la oportunidad que él hoy te esté dando vida y oídos para escuchar.

¿Estás sano o en el proceso de? Por favor persevera, continua, así seas el único, así sean unos cuantos, ojalá y fuéramos todos, sería un gran gozo, sería una victoria eterna.

Una sana doctrina es la mejor protección contra la infecciosa enfermedad de la falsa doctrina. ¿Cómo está tu enseñanza, tu doctrina, tu fe? ¿Están enfermas? Así estará tu vida. ¿Están sanas? Así estará tu vida.

¿Qué vas a hacer al respecto? ¿Cuándo vas a reprender duramente tu carnalidad? ¿Cuándo vas a comenzar a ser un retenedor de la palabra fiel? ¿Cuándo te vas a poner la vacuna de la verdad, la cual necesitas a diario? ¿Cuándo vas a tomar la Palabra como tu autoridad y vas a quitar tu necio corazón del trono?

¿Cuándo vas a desempolvar ese cuaderno de tus devocionales, de tus estudios? ¿Cuándo vas a tomar tus libros de navegantes, tus apuntes de los estudios? ¿Hasta cuándo le vas a seguir permitiendo al robador que venga y te engañe? Es cuestión de vida o muerte espiritual y eterna. No lo permitas.