La Resurreccion de Cristo Es Algo Real y Poderoso, Ha Impactado Tu Vida?


Download (right click and choose save as)

Video

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ES ALGO REAL Y PODEROSO
¿HA IMPACTADO MI VIDA?
Abril 1 2018

El viernes pasado acompañamos a nuestro Señor en su camino a la cruz, y nos quedamos boquiabiertos al ver su amor, su corazón, su paciencia, su misericordia. Sin duda un hombre fuera de lo común, porque no solo se trata de un hombre, sino del Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios, la segunda persona de un solo Dios en tres personas.

Y en muchos lados del mundo se celebra su muerte, hacen suntuosos viacrucis, e incluso películas de un Cristo histórico, el cual es imposible negar que existió, así como cualquier personaje de la historia.

La diferencia es que Cristo no solo es un personaje de la historia que existió y que hizo algo que lo puso como un héroe, o un villano, Cristo no se quedó en la tumba, él resucitó, por más que hacen estudios y demás, jamás encontrarán los huesos de Jesucristo.

Puedes visitar los restos de Mahoma, de Buda, de Gandhi, pero, jamás encontrarás los restos de Jesucristo, solo encontrarás una tumba vacía, porque él se levantó de los muertos, vive, y el día de hoy sigue sosteniendo el universo, y muy en especial su iglesia.

Cristo no solo partió la historia en dos, sino que sus seguidores literalmente trastornaron el mundo, el Evangelio cambió la política, la sociedad para bien, claro, mientras la iglesia se mantuvo fiel a la Escritura.

La resurrección de Cristo en los Evangelios es algo maravilloso, y podríamos decir que es el relato oficial, o legal que confirma los hechos innegables de la resurrección de nuestro Señor. Los cuatro Evangelios son como cuatro cámaras viendo de cuatro diferentes ángulos lo que sucedió. Son el testimonio fiel de testigos oculares de este hecho.

Algunos piensan: es que los evangelios se contradicen, no es así, al contrario, los testimonios dados en cada evangelio y sus diferencias son lo que lo validan; no son cuatro personas poniéndose de acuerdo para decir lo mismo, eso sería sospechoso.

Más bien, son diferentes ángulos, por ejemplo, si ahora me llama alguien, espero que no, pero si lo hiciera, y mi dijera: dame una descripción de lo que estás viendo, yo describiría lo que veo desde mi ángulo, pero si le llaman a alguno de ustedes, ustedes tal vez describirían parte de lo mismo, pero es otro ángulo diferente.

Estamos hablando de la misma iglesia, hay cosas en las que los dos tenemos la misma perspectiva, quizá el color de las paredes o las sillas, pero, yo no me estoy viendo a mí mismo, ni ustedes a ustedes mismos. Como dice el estudio inductivo, la Biblia no tiene contradicciones, tiene lectores superficiales, esto es lo que vemos en los Evangelios.

La parte más importante de la redención, el evangelio, el plan de salvación es la resurrección, sin resurrección todo lo que estaríamos haciendo sería vano, una religión más, una filosofía más.

Cualquier religión o filosofía tiene su fundamento, su creencia, incluso sus leyendas, pero, ¿cómo validas todo eso? Los fundadores de cualquier otra filosofía murieron y solo dejaron sus enseñanzas.

El cristianismo es diferente del cielo a la luna, porque no solo está validado en un libro singular, sinigual como lo es la Biblia, sino que está confirmado por la resurrección de Cristo, quien reclamó ser el Hijo de Dios, Dios mismo, la imagen del Padre, quien resucitó de los muertos venciendo a la muerte y al pecado. Pablo decía:

1 Co 15:13-15 Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado. 14 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15 Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Pero eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos.

1 Co 15:16-18 Y, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado. 17 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18 En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19 Y, si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo. (NTV)

1 Co 15:32b Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.

No sé que Evangelio es el que has escuchado, pero el Evangelio de Cristo se basa en una persona: Jesucristo; el cual venció al peor enemigo de la humanidad: el pecado; el cual vino a destruir la creación.

Por el cual entró el dolor, violencia, orgullo, y todo lo espantoso que podemos ver hoy, que dejó al ser humano en tinieblas con una tendencia a auto destruirse, y destruir lo que le rodea, y a poner sentencia de muerte y más allá, condenación eterna a cada ser humano que nace y que nacerá.

El viernes explicamos porqué Cristo vino a este mundo a sufrir por nosotros en la cruz del calvario, porqué se hizo hombre, porqué vivió una vida perfecta y nos sirvió, porqué se humilló muriendo como uno de nosotros para recibir sobre él el castigo de nuestra maldad, y vestirnos con su justicia y perfección cuando creemos.

Pero, si él se hubiera quedado en la tumba, nada habría cambiado, solo hubiera sido un héroe más de la historia, diferente a todos, poderoso como nadie, pero, nada más.

Y es lo que Pablo está diciendo: Cristo resucitó, y ese es nuestro mensaje, él venció a la muerte, su resurrección no solo fue espiritual, se levantó de los muertos con un cuerpo diferente, ya no sujeto a enfermedad, ni muerte, ni pecado.

El mensaje del cristiano va mucho más allá de mi mejor vida ahora, la promesa del Evangelio va mucho más allá de tener dinero, salud y prosperidad; habla de eternidad más allá de esta vida, habla de una esperanza eterna.

El Evangelio habla de que todo ser humano es eterno, no habla de reencarnación, no habla de un mundo que seguirá y seguirá por la eternidad, no habla de que solo dejaremos de existir, no habla de que nos convertimos en uno con la madre naturaleza, la película de Coco es muy bonita, pero es fantasía, no es real, tampoco habla de eso.

Muchos se preguntan, ¿cómo puedes estar seguro? ¿Quién ha muerto y ha regresado para decir que es verdad? Lo acabamos de decir: Cristo. Él resucitó y da testimonio, millones de testigos han dado su vida por esta verdad, si no lo fuera no lo habrían hecho.

La Biblia habla de que un día, todo ser humano resucitará, y habrá un juicio en el cual serán juzgados, y unos resucitarán para vida eterna, y otros para condenación eterna, y créeme, la eternidad es mucho tiempo.

Por eso personas como Pablo no les importó perder todo para Cristo, porque sabían dónde estaba su esperanza, su tesoro. Quizá Pablo fue tomado como tonto en su tiempo, pero, él sigue vivo, y no su memoria, él está vivo delante del Dios altísimo, delante del Señor Jesucristo.

El creyente genuino le toca vivir en este mundo como el mejor de los ciudadanos, sirviendo, amando, siendo responsable, siendo el mejor padre, o la mejor madre, el mejor hijo o hija, el mejor trabajador, involucrado con la sociedad, al pendiente de lo que está sucediendo.

Pero, con una diferencia, vive con las maletas hechas, sabe que la solución no la va a traer un nuevo gobierno, ¿qué es un nuevo gobernante? Otro pecador débil. Sabe que no vendrá de la ciencia cuando traiga la cura del cáncer o la fuente de la vida eterna, eso no va a suceder.

Entiende que está de paso y que es un testigo del Dios altísimo, a quien dará cuentas de todo lo que se le confió, se sabe un mayordomo, se sabe un súbdito del reino de los cielos, al cual está llamado a traer honra, a agradarle porque a él le dará cuentas.

Por eso dice Pablo, si no hay resurrección de los muertos comamos y bebamos que mañana moriremos, es decir, ¿para qué preocuparse por ser justo o piadoso? ¿Para qué esperar por un mundo mejor en otra vida? Busquemos la mejor vida ahora a cualquier costo, vivamos al máximo porque vida solo hay una.

Si no, como también mencionó si no hay resurrección de los muertos, somos los más dignos de conmiseración, ¿por qué? Sencillamente no le estamos sacando jugo a esta vida y los pocos años que nos quedan fueron un desperdicio porque nunca nos importó vivir al máximo, entregados a nuestras pasiones y deseos y todo el mundo nos ganó con todo. Pero, no es así.

Por eso, la resurrección de Cristo es lo que hace diferente el cristianismo de cualquier religión o filosofía, las cuales surgen de la imaginación y del corazón del hombre, no así la Biblia, la cual es la Palabra de Dios. Un libro diferente a cualquier otro libro humano, el cual tiene palabras de vida eterna, el cual revela al Dios altísimo y su plan para con la humanidad y su creación entera.

Demos un recorrido por el resto del Evangelio que dejamos pendiente el viernes pasado y al final veamos algunas implicaciones de la resurrección del Señor.

Toda la vida han existido los enemigos de la cruz encabezados por el príncipe de las tinieblas Satanás, quien está comprometido con engañar a todo aquel que se deje. De muchas maneras los incrédulos han atacado estas verdades a través de toda la historia humana, claro, jamás han podido nada contra la verdad, pero, si la han atacado.

Uno de los ataques era que Jesús no había realmente muerto, sino que sobrevivió y que después se recuperó, lo cual implicaría que Jesús murió más adelante, de vejez o algo así, pero vemos que eso no es posible.

Nadie estaría dispuesto a perderlo todo por una mentira, mucho menos a ser martirizado de maneras horribles, y cada uno de los apóstoles a excepción de Juan, quien fue martirizado, pero no murió, los demás murieron martirizados, además de millones que han muerto por esta verdad.

Y esto es lo primero que establecen los Evangelios, Cristo realmente murió, tenía que haber muerto para en verdad resucitar, para que el pecado fuera juzgado en este cuerpo en el cual habita y el cual muere. Por eso yo titulé este mensaje: LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ES ALGO REAL Y PODERORO, ¿HA IMPACTADO MI VIDA? Primeramente, veamos:

I. Para que Cristo resucitara, tendría que haber muerto verdaderamente.

1. Aunque no quebraron sus piernas para que muriera asfixiado, su costado fue traspasado.

Los crucificados morían por asfixia cuando ya no les quedaba más fuerza para jalarse de pies y manos su diafragma quedaba colapsado y morían, aunque podían durar días antes de morir, y para acelerar su muerte les quebraban las piernas. Juan nos relata:

Jua 19:31-33 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. 32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. 33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

Ellos estaban dando fe de que el Señor había muerto, además de estar cumpliendo una profecía más. ¿Se acuerdan del cordero de la pascua? Dice en Éxodo:

Éxo 12:46 Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo.

Cristo el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y dice:

Jua 19:34-37 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. 35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. 36 Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. 37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

Lo normal es que un cuerpo muerto no sangre, pero entonces, ¿qué fue lo que sucedió? Un médico llamado James Thompson cree que Jesús no murió por agotamiento, ni por los golpes, ni por las 3 horas de crucifixión, sino que murió por las terribles experiencias físicas y emocionales que literalmente le produjeron el rompimiento del corazón.

Jesús ya tenía un derrame interior, y la sangre del corazón se mezcló con el líquido del pericardio que rodea el corazón. La lanza del soldado rompió el pericardio y brotó la mezcla de sangre y agua, Juan lo menciona para que médicamente quedara establecida su muerte.

2. Jesús fue embalsamado y sepultado

Juan menciona que José de Arimatea pidió el cuerpo de Jesús a Pilato y Nicodemo y él lo embalsamaron y lo metieron en un sepulcro nuevo.

Jua 19:39-42 También Nicodemo… vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos. 41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. 42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

Marcos menciona donde estaba el sepulcro, cómo lo cerraron y dos testigos de que así sucedió:

Mat 27:60-61 y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue. 61 Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.

Si Jesús fue embalsamado con 100 libras de este compuesto de mirra y aloes, era imposible que con sus heridas de pronto despertara y hubiera sobrevivido. Jesús fue introducido a un sepulcro nuevo, para que no hubiera dudas de si alguien más había sido sepultado en lugar de Jesús, o que haya habido otro cuerpo.

Hay muchos detalles en los evangelios, lo cual solo nos está mostrando el testimonio de un testigo ocular, es decir, esto no es un cuento, es historia real, alguien de carne y hueso estuvo ahí y fue testigo de lo que sucedió.

Y para asegurarse doblemente, Mateo menciona que ellos dejan guardia en la tumba:

3. Guardias romanos se quedan ante la tumba para resguardarla.

Mat 27:62-66 Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, 63 diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. 64 Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. 65 Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. 66 Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.

La guardia dejaba oficialmente a Cristo muerto y enterrado, y la roca obviamente no era para que Jesús no se saliera, sino para que nadie entrara y se robara su cuerpo. De manera que, la Biblia deja establecido que Cristo en verdad murió.

Además, su muerte tiene una implicación teológica muy poderosa: entre otras cosas, si Jesús no hubiera muerto, el pecado no habría sido juzgado.

4. Jesús tenía que haber muerto para que el pecado fuera juzgado en la carne.

¿Cuál era la demanda justa de la ley? La paga del pecado es muerte, dice en Santiago:

Stg 2:10-11 Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda. 11 Pues el que dijo: «No cometas adulterio», también dijo: «No mates.» Si no cometes adulterio, pero matas, ya has violado la ley.

Y dice en Romanos:

Rom 8:3-4 La ley de Moisés no podía salvarnos, porque nuestra naturaleza pecaminosa es débil. Así que Dios hizo lo que la ley no podía hacer. Él envió a su propio Hijo en un cuerpo como el que tenemos nosotros, pecadores. Y, en ese cuerpo, Dios declaró el fin del dominio que el pecado tenía sobre nosotros mediante la entrega de su Hijo como sacrificio por nuestros pecados. 4 Lo hizo para que se cumpliera totalmente la exigencia justa de la ley a favor de nosotros, que ya no seguimos a nuestra naturaleza pecaminosa sino que seguimos al Espíritu.

Cristo vivió una vida perfecta cumpliendo toda la ley, y al morir la demanda de la ley que exige que el que la quebrante debe morir, fue satisfecha, y con su muerte él condenó al pecado:

Heb 2:14-15 Debido a que los hijos de Dios son seres humanos —hechos de carne y sangre —el Hijo también se hizo de carne y sangre. Pues sólo como ser humano podía morir y sólo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. 15 Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte.

También lo mencionó en Colosenses:

Col 2:13-15 Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y porque aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. 14 Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. 15 De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.
Para que cuando tú y yo creyéramos en el Evangelio, tuviéramos por seguro nuestro perdón, reconciliación, el ser declarados inocentes; en Cristo Dios ya no está enojado con nosotros, somos sus amigos, sus hijos, sus herederos, ya no hay conflicto, ya no hay hostilidad.

Y algo muy importante, con su muerte Jesucristo condenó al pecado que nos tenía dominados; por eso un creyente al crecer en la Palabra y en la gracia del Señor va siendo transformado a la imagen de Cristo, se da cuenta que ya no es esclavo de sus pecados.

Sin Cristo no teníamos opción, si éramos alcohólicos solo nos declarábamos enfermos de por vida y orábamos para no volver a caer.

Pero, ahora en Cristo somos declarados nuevas criaturas, libres por completo de las garras del pecado, sanados, podemos abandonar cualquier adicción, cualquier hábito destructivo y pecaminoso que antes nos dominaba, porque el pecado ya fue vencido, Cristo lo venció en la cruz.

El pecado sigue en este cuerpo, pero ya ha sido juzgado, y ya no me domina, mientras le doy el control de mi vida al Espíritu Santo que ahora vive en mí y me ha hecho nacer de nuevo, una nueva creación, un nuevo ser, ya no muerto en pecados y dominado por pecados, sino creado a imagen de Cristo en justicia, en santidad, en verdad. Libre para amar la justicia y para obedecer.

Y después de este día de reposo, el domingo, el primer día de la semana, muy temprano, sucede lo imposible:

II. Jesucristo resucitó.

1. El sepulcro estaba vacío, ángeles testificaron y soldados, hombres y mujeres vieron la tumba vacía.

El Señor resucita en domingo, el primer día de la semana, y por los próximos domingos, el Señor aparece por igual cada domingo, razón por la cual los creyentes nos reunimos en domingo y no en sábado. Debido a la resurrección del Señor.

Dice en Mateo 28:

Mat 28:1-4 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

La roca es removida, y no porque Cristo necesitara mover la roca para salir, pero tenía que quedar establecido que él había resucitado y que no estaba en la tumba.

Marcos menciona que la otra María era la mamá de Jacobo y Salomé, quienes venían a terminar de embalsamar el cuerpo del Señor con más especias aromáticas. Venían desesperanzadas, todo terminó para ellas, María preguntándose si los demonios que el Señor sacó de ella regresarían, preguntándose qué pasaría de aquí en adelante, y quién les removería la piedra del sepulcro.

Los incrédulos quedan como muertos ante una realidad espiritual, un milagro no es suficiente para que alguien crea, la fe no se trata de milagros, sino de obediencia a la verdad, confianza, creer y confiar en lo que Dios declara. Y dice:

Mat 28:5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

Y dice:

Mat 28:6-8 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. 7 E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. 8a Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos.

Lucas menciona que los ángeles les recuerdan la Escritura:

Luc 24:7-8 diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día. 8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras,

2. Se presentó vivo a las Marías y a Pedro y a Juan.

Mat 28:8b-10 Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10 Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

Juan nos da más detalles, dice:

Jua 20:3-7 Pedro y el otro discípulo se dirigieron entonces al sepulcro. 4 Ambos fueron corriendo, pero como el otro discípulo corría más aprisa que Pedro, llegó primero al sepulcro. 5 Inclinándose, se asomó y vio allí las vendas, pero no entró. 6 Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro. Vio allí las vendas 7 y el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús, aunque el sudario no estaba con las vendas sino enrollado en un lugar aparte.

Esto implica que el Señor no fue desenredado ni a prisa ni por otros, sino que solamente como quien se desvanece y atraviesa las vendas se levantó y acomodó su sudario en orden.

Juan nos presenta el encuentro de Jesús con María Magdalena, y cómo esta no le reconoce, y le confunde con el hortelano, nos platica:

Jua 20:10-14 Y volvieron los discípulos a los suyos. 11 Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; 12 y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. 13 Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. 14 Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.

Jua 20:15-18 Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré. 16 Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). 17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. 18 Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

El Señor eligió que estas mujeres fueran testigos de su resurrección, María quien le había ungido con perfume sus pies, tuvo este encuentro con el Señor, vivo y resucitado.

Juan menciona que ese mismo día el Señor se presentó a sus discípulos, y les enseñó las llagas de sus manos y su costado, y los envió a predicar el evangelio del perdón de pecados.

3. Se presentó vivo a los apóstoles.

Jua 20:19-20 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

Tomás no cree y la siguiente semana Jesús le permite al incrédulo Tomás meter sus dedos y su mano en el costado, pero, recuerda, El Señor reprendió a Tomás, no es una gracia que digas: “yo como Santo Tomás, ver para creer”, sin fe es imposible agradar a Dios, es una afrenta para el Señor, y Tomás terminó diciendo: Señor mío y Dios mío.

Relata también que Jesús comió delante de ellos para que quedara claro que no era un espíritu, una aparición, o producto de su imaginación, sino Jesús mismo resucitado en cuerpo y Espíritu.

Lucas menciona que por el camino de Emaús se presentó a dos de sus discípulos a quienes no se reveló, sino hasta el final, después de haberles proclamado la Palabra, su corazón ardía cuando les abría las escrituras y desapareció de su vista cuando partió el pan.

¿Qué hay de ti y de mí cuando escuchamos su Palabra, cuando sentimos su toque? ¿Tienes ojos para ver y oídos para oír la Palabra viva y eficaz, del Señor que en este momento está hablando en su Palabra? Y el Señor no solo se reveló a sus discípulos un día y ya, mira lo que dice Pablo en 1 Corintios:

4. Se presentó vivo a más de 500 personas a la vez.

1 Co 15:2-3 Esa es la Buena Noticia que los salva si ustedes siguen creyendo el mensaje que les prediqué, a menos que hayan creído algo que a principio de cuentas nunca fue cierto. 3 Yo les transmití a ustedes lo más importante y lo que se me había transmitido a mí también. Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras.

1 Co 15:4-8 Fue enterrado y, al tercer día, fue levantado de los muertos, tal como dicen las Escrituras. 5 Lo vio Pedro y luego lo vieron los Doce. 6 Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. 7 Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles. 8 Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo.

Y no es que alguien dijo: ah sí, me pareció como que vi su imagen en una tortilla, o en un árbol, o en un burro de planchar, no, mira lo que escribe Lucas en Hechos de los Apóstoles:

5. Se presentó vivo durante cuarenta días enseñándoles, instruyéndolos.

Hch 1:1-3 En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

Durante 40 días, un mes y diez días el Señor les estuvo enseñando de la Palabra, les dio mandamientos, los cuales ahora tenemos en este maravilloso nuevo testamento. Nos comisionó:

6. Antes de ascender a los cielos los comisionó.

Mat 28:16-20 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Por eso predicamos el Evangelio: Hey, todos hemos pecado, el mundo está como está por el pecado, todos le dimos la espalda a Dios, nos apartamos por nuestro camino, pero Dios, nos amó tanto que envió a su Hijo unigénito a morir por nosotros para que tengamos vida.

Pero ¿qué crees? Cristo vive, no se quedó en la tumba, y Dios manda a todo hombre en todo lugar a que se arrepientan, porque Cristo está por regresar, y entonces juzgará a vivos y a muertos y si no le tienes como abogado, entonces no irás al cielo.

Jesucristo es el único camino al Padre, solo si has creído en él, si le has entregado tu vida, si te has rendido a la verdad es que tienes vida eterna, fuera de Cristo no hay salvación, eso es lo que declara la Palabra.

Cristo vive, necesitas conocerlo, él no es una religión, es una persona, es el Dios vivo hecho carne que habitó entre nosotros, y hoy te invita a conocerlo, a seguirlo, quiere perdonarte, darte vida eterna y que entiendas sus promesas, su voluntad, para que tu vida pueda ser plena y llena de significado, para que no seas condenado una eternidad.

Cristo vive, por eso es por lo que predicamos el evangelio a toda criatura, por eso es por lo que vamos a las calles, y debemos visitar hospitales, cárceles, asilos de ancianos.

Nosotros somos a los que el Cristo vivo nos dejó para ir y hacer discípulos. Por eso hacemos discipulados y enseñamos la Palabra verso por verso para crecer y ser transformados a su imagen, no para llenar requisitos o para quitarte el tiempo.

Hermanos, Cristo vive y está esperando que respondamos, debemos dejar de distraernos con cosas que no son trascendentales, que si me vio feo, que si no me invitó, que si me borró del Facebook, que si este sirve y este no, eso no es relevante, tú sé fiel a tu Señor, es delante de él de quien estás y a quien darás cuenta, tu hermano dará cuenta por sí mismo y tú también.

Hay mucho por hacer, debemos dejar de estar centrados en nosotros mismos, poner la mano en el arado y surcar esos campos que están listos para la siembra y para la siega. Cristo vive, despertemos no estemos dormidos, levántate tú que duermes entre los muertos y te alumbrará Cristo, dice la Palabra en Efesios 5.

7. Cristo ha seguido dando testimonio de que vive y es poderoso a través de la historia.

Así como Pablo que le vio años después de que había resucitado, resucitó, hay innumerables testimonios de hombres y mujeres que le han visto, a quienes él se les ha presentado vivo en sueños y visiones, al punto que estos son mártires de nuestros tiempos, miles de ellos han dado su vida por Jesucristo resucitado.

Sin contar los miles y miles a través de la historia, nosotros mismos que hemos creído, y que su Espíritu hoy está en nosotros y entre nosotros. ¡Cristo vive hermanos!

8. Después de estos 40 días el Señor ascendió a los cielos delante de sus ojos con la promesa de que así mismo regresará, de entre las nubes.

El Señor no se quedó aquí corporalmente, sino que delante de sus ojos, ascendió a su trono, al Padre, no sin dejarnos la promesa de su Espíritu Santo para ser testigos fieles y eficaces de todas estas cosas, mismo que recibimos cuando creímos y del que podemos rebosar cuando se lo pedimos. Dice en Hechos:

Hch 1:6-8 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hch 1:9-11 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

¿Ves la promesa especial? Los ángeles dijeron: así como lo vieron irse, ascendiendo, así va a descender, es una promesa la cual es parte del Evangelio genuino.

III. Razones por las cuales la resurrección de Cristo debería afectar dramáticamente mi vida si soy cristiano.

1. Cristo resucitó porque es Dios.

La muerte no lo podía retener al autor de la vida, y la muerte no tiene poder para retenerlo, él entregó su vida dentro del plan perfecto de Dios planeado desde la eternidad. Dice la Palabra:

Hch 2:23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; 24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

Hch 3:14-15 Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.

Jua 10:17-18 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar.

El Todopoderoso entregó su vida para traer gloria a su Padre, y por amor a nosotros, ¿no deberíamos responder?

2. Su resurrección es la evidencia y el sello de que todo lo que Jesús dijo e hizo es verdad.

Como ya lo dijimos la vida, y muerte de Jesucristo no tendrían poder si Cristo no hubiera resucitado, Cristo venció a la muerte, al pecado, a Satanás.

Aún sus milagros, sus palaras, si Cristo no hubiera resucitado y sus restos estuvieran enterrados, nada tendría sentido, sencillamente fue un hombre más que no logró nada para nadie, solo quizá que le hicieran un monumento y alguna ceremonia de remembranza, pero hasta ahí.

El cristianismo no se trata de una filosofía o de tradiciones humanas o ritos, sino de una persona, la persona de Jesucristo, quien vive, al cual estoy llamado a conocer a relacionarme con él, a conocerlo para amarlo, para obedecerlo, para adorarlo, para servirlo. ¿Por qué?

3. Por su resurrección tengo plena seguridad del perdón de pecados.

La resurrección es la factura, la prueba de que el sacrificio de la cruz fue aceptado como un pago total por nuestros pecados.

La confirmación oficial de que Dios ya no tiene nada en nuestra contra, que Cristo tenga vida, significa que él pagó nuestra deuda, y ese pago fue aceptado, y el acta de decretos y demandas en nuestra contra está cancelada.

Este cuerpo morirá, pero, la muerte ha sido vencida, y aquellos que estemos en Cristo recibiremos un nuevo cuerpo y viviremos por la eternidad.
Si Cristo no hubiera resucitado, la culpa aún estaría sobre nosotros, y la condenación seguiría esperándonos. Hoy somos libres, ¿de qué manera está impactando esta libertad en tu vida?

4. Por que el vive nosotros tenemos vida y resucitaremos.

El poder de Su resurrección es un poder que da vida, y si estamos en Cristo resucitaremos con él.

Jua 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

Rom 8:11 El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes. Y, así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.

Como dice Pablo, si no hay resurrección de los muertos comamos y bebamos que mañana moriremos, pero eso no es verdad, la verdadera vida, o la verdadera muerte, dependiendo si mueres en Cristo o no, comienza cuando terminan estos miserables 80 años.

Pero, sabemos que esta vida no lo es todo, nuestro tiempo aquí es muy corto, es un instante comparado con la eternidad, es como neblina que aparece por poco tiempo y luego se desvanece, es como la hierba y la flor de la hierba que hoy la ves y mañana ya no.

¿Tienes esta esperanza a pesar de cualquier circunstancia adversa en este mundo? ¿Por qué crees que un incrédulo no tiene esperanza, cuando todo va mal y en ese momento su vida deja de tener propósito?

5. Porque Cristo vive tenemos un fuerte y firme consuelo.

Todos aquellos amigos y amados que murieron en Cristo viven hoy con Él y los veremos cuando vayamos a casa.

Pobres de nosotros, si solo fueran estos míseros 80 años llenos de tristezas y sinsabores, dolor, injusticia, angustia, si bien hay momentos de felicidad, lo que este mundo provee siempre es vacío, falso, y temporal, lo único que nos puede mantener en paz a pesar de lo que sea es que tenemos esta esperanza eterna.

La juventud no dura mucho, la salud se puede perder en un instante, la economía es inestable, la misma naturaleza es hostil contra nosotros. Solo en Cristo y en sus promesas podemos vivir en paz y con esperanza.

Pero, la resurrección nos promete eternidad, y el gozo mayor será estar cara a cara y en perfecta comunión con nuestro Señor.

6. Nos debería mantener fieles y obedientes porque estaremos delante de nuestro Señor, recibiendo recompensa o teniendo pérdida.

2 Co 5:9-11 Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él. Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados. Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal. 11 Dado que entendemos nuestra temible responsabilidad ante el Señor, trabajamos con esmero para persuadir a otros.

Esta debería ser suficiente motivación para cuidar lo que hacemos y cómo utilizamos todos los recursos que Cristo nos ha confiado por su Espíritu.

El día viene cuando estemos dando cuentas por nuestras vidas delante del tribunal de Cristo, un tribunal exclusivo para aquellos que nos llamamos cristianos donde recibiremos recompensa, buena o mala, por nuestro buena o mala mayordomía de lo que se nos confió.

Nosotros le amamos porque él nos amó primero, pero, definitivamente daremos cuentas por cada recurso, don, tiempo, talento que se nos confió, por la vida que tenemos, la cual no es nuestra, sino suya.

El mundo nos engaña y nos dice: vive tu vida, pero no es nuestra, solo hay un creador y un salvador que nos compró por precio, solo somos administradores, y todos tendremos auditoría delante de Cristo, ¿qué hiciste con su gracia infinita, con su amor, con su poder en ti?

7. Así como se fue vendrá por nosotros su iglesia su esposa amada.

Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Apo 19:7-9 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

El Señor vivo y resucitado, viene por nosotros, y nos va a tomar para él, es nuestra esperanza.
8. Porque él es Señor regresará por lo que es suyo y nosotros reinaremos con él.

Él promete reinar en este mundo con vara de hierro, y nosotros junto con él por mil años de gobierno justo, perfecto, lo que siempre esperaste del gobierno pero que nunca tuviste porque era gente pecadora la que gobernaba.

Apo 2:26-27 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre;

1 Co 6:2-3 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?

Se nos dará un cuerpo nuevo, glorificado como el de Cristo cuando resucitó, no más pecado, no más esta tendencia a la maldad, en fin, mis hermanos, no terminaría.

Si Cristo no resucitó nuestro cristianismo es una farsa, somos los más dignos de conmiseración, nuestra fe sería inútil, seríamos unos mentirosos, todavía seríamos culpables de nuestros pecados, estaríamos perdidos.

La resurrección de Cristo es la prueba de su poder, es la victoria sobre el pecado, y es la promesa de nuestra propia resurrección. Por ella nos sabemos perdonados, protegidos, amados, porque Cristo está vivo.

La vida viene a nuestras vidas porque Cristo está vivo, hemos nacido de nuevo, decimos que tenemos vida eterna, porque Cristo está vivo.

9. La resurrección nos promete que no moriremos jamás.

Un día ya no habrá muerte, dice la Palabra, luego de varias cosas que sucederán, que seguiremos viendo a lo largo del estudio de la palabra de Dios:

1 Co 15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.
1 Co 15:25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.
1 Co 15:26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

¿Te imaginas? La muerte fue el enemigo más poderoso, la cual entró cuando pecamos, el mismo lugar de los muertos será echado por la eternidad al lago de fuego, junto con todos sus efectos nocivos, destructivos, serán desaparecidos, y todo será restaurado como cuando todo comenzó antes del pecado de Adán, dice la Palabra:

Apo 21:4-7 Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». 6 También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. 7 Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.

Mis hermanos, ¿será urgente abrir nuestros ojos, conocer la Palabra, entender nuestras promesas y comenzar a vivir en este mundo pasajero de acuerdo con ellas? Mis hermanos, esto es inimaginable, pero real, esto es historia pura profetizada por el Dios eterno, el reloj está caminando y llegará a su culminación,

Necesitamos ser una iglesia madura, que pone sus ojos en las cosas de arriba, una iglesia responsable que sabe que dará cuentas de cada don, recurso, talento, y que sabe que su fe será probada, y los hipócritas no pasarán la prueba, los que tienen una doble vida.

¿Porqué la iglesia local? ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Por qué te rogamos que estudies tu biblia, que seas un buen esposo, esposa, hijo?

Dios no puede ser burlado, yo no te veo en tus fines de semana, ni lo que haces en tus tiempos libres, ni lo que ves en televisión o computadora, pero, créeme, Dios si lo ve, y tu fe será probada, no te engañes, mejor de una vez por todas con toda sinceridad entrégate al Señor y se suyo, si oyes hoy su voz no te endurezcas.

No es un fervor religioso lo que necesitas, ni siquiera una membresía, necesitas una nueva vida que te transforme, ¿cuál es el fruto en tu vida? ¿Te pareces a Cristo? Hoy hay salvación, hoy hay esperanza, no esperes más. Cristo vive.

Te pregunto, ¿Debería estar impactando la resurrección de Cristo de alguna manera en mi vida? ¿De veras piensas que el que Cristo esté vivo solo sirva para que te pongas ceniza en la frente, o que hagas ciertos ritos y tu vida sigua igual, o más bien de mal en peor?

Cristo vive y está entre nosotros, mi manera de ver la vida tiene que cambiar, no puedo seguir viviendo en el aquí y en el ahora.

No puedo seguir viniendo cada domingo a un grupo religioso que hace meros ejercicios religiosos, o ritos pseudo espirituales, a no poner atención, en verdad Cristo vive, y se presenta cada vez que nos reunimos, él está hoy aquí entre nosotros, listo para relacionarse a través del Espíritu Santo contigo.

Si has sido reconciliado con Dios, en verdad eres escuchado cuando oras, pero de la misma manera tienes que estar atento a lo que tu Señor quiera decirte, tu vida depende de que conozcas su voluntad.

No puedes seguir con una relación idolátrica solo buscando tus deseos egoístas, lo único que verdaderamente va a cambiar tu vida es conocerle, seguirlo y obedecerlo.

Para que aprendas a caminar con él, en los valles de sombra de muerte, que no estás solo en tus pruebas, tentaciones, necesidades, porque Cristo vive y para tu bendición desea que le tomes en cuenta.

La relación más importante es la que tengas con la persona de Jesucristo vivo y resucitado, porque al final él es eterno, todas tus relaciones familiares un día van a terminar, pero, no tu relación con él.

¿Quieres que tu vida en verdad cambie? Muere a ti mismo, entrégate al Cristo vivo y resucitado, conviértete en su discípulo, pasa tiempo a sus pies.

Si no estás pasando tiempo en la Palabra y en la oración, y buscándole cada día con todo tu corazón. sencillamente lo estás ignorando, puedas estar rellenando requisitos o una apariencia con religión, o con obras, pero, realmente no le conoces.

Él está vivo, y necesitas saber que él viene pronto, que o él llega por su iglesia, o te llama a su presencia.

Por eso, tu vida, recursos, familia, todo lo que eres debe girar en torno a él porque él está vivo y está esperando de ti, todo lo que eres, y debes recordar que él vomita a los tibios.

Pregúntate, ¿en qué lugar de tu vida está Cristo? Si no está en el centro, eso significa que no estás consciente de que él está vivo y resucitado y está a tu lado en todo momento, y que tú estás todavía muy vivo, y necesitas morir.

Él lo dijo si quieres ser su discípulo y seguirle, toma tu cruz, niégate a ti mismo y síguelo, porque todo el que pierda su vida por causa de él la hallará, pero el que ame su vida, la perderá, y qué darás por tu salvación, no tienes nada, todo lo que hayas obtenido en este mundo no será sino un puño de cenizas.

Por eso, haz tesoros en el cielo donde la polilla y el orín no destruyen, donde ladrones no minan ni hurtan, vive tu vida con la perspectiva correcta, para la gloria de Dios, y no para tus deseos egoístas.

No sé cuáles sean tus problemas, o tus sueños y metas, o lo que esperas en esta vida, pero, si no has caído en cuenta de que Jesús está vivo y resucitado, y es el Dios eterno, y que para allá vas, tu vida siempre será miserable, y no completa, porque él y solo él es nuestra plenitud.

Y él lo sabe, el punto es, ¿lo sabes tú? Mira la importancia de que creas que Cristo está vivo, y hoy te invito a que lo consideres y lo creas, porque de eso depende tu vida. Dice la Palabra:

Rom 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

¿Qué dices? ¿Estás dispuesto a creer, a darle la espalda a la mentira de tu perverso corazón y de este mundo y darle paso a la verdad? Recibe hoy vida eterna y perdón de pecados, recibe hoy salvación.

Ora para que a partir de esta semana santa ya no vuelvas a ver la vida de la misma manera, y que tu vida cambie dramáticamente por estas tremendas verdades.

En el mundo entero se recuerda y se celebra la vida y muerte de nuestro salvador, pero muy poco se hace énfasis en su resurrección, que Cristo literalmente volvió a la vida, que no está muerto, que en ningún lugar de esta tierra puedes encontrar los restos de Jesucristo, porque no existen, él resucitó.

Sí, Cristo vino a sufrir, lo crudo y horrible de sus heridas representan lo crudo y horrible de mi pecado, desde la envidia, la lujuria, hasta la mentira y el adulterio.

Todos nosotros lo crucificamos con nuestros pecados, pero, él lo sabía, y él entregó su vida, pero la volvió a tomar y hoy nos ofrece vida eterna.

El Dios Todopoderoso, se encarnó, y para rescatar lo que se había perdido, se humilló, se hizo el servidor de todos, fue perfecto, muró en nuestro lugar para darnos perdón de pecados, resucitar, adoptarnos y muchas cosas más, ¿en verdad todo este esfuerzo sería para dejarnos una serie de preceptos a cumplir, una religión por obras?

Lo vimos el viernes, un despliegue de amor inexplicable, misericordia, poder, justicia, el Hijo de Dios muerto de esa manera tan terrible, ¿solo para que yo pudiera decir, “cruz, cruz que se vaya el diablo y que venga Jesús” ?,

¿Para dejarnos ritos vacíos que no afectan en absoluto nuestra vida diaria, y solo muestran un fervor religioso vacío para tener lo que yo pienso que necesito? Definitivamente no.

Hay un plan maravilloso, un plan de redención, la salvación de una humanidad pecadora, perdida, muerta en sus delitos y pecados, el cual Cristo vino a cumplir.

Un plan algo eterno, divino, el cual el día de hoy puedes decidir creer, y a partir de hoy vivir para él, vivir por esta verdad.

Vamos a orar, y que esta maravillosa realidad se convierta en algo que impacte nuestras vidas, nos transforme y nos convierta en los hombres y mujeres más llenos de gozo y esperanza que existan. Oremos otra vez la oración de Pablo a los Efesios para nosotros:

Efe 3:16-18 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

Efe 3:19-21 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. 20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

¿Has oído la frase, nadie ha ido y regresado de los muertos para que nos diga que es verdad? Si hay uno, que vive y reina: Jesucristo, y su testimonio es real. Harías bien en poner atención y creerle, porque de eso depende tu vida.