Cuatro Verdades A Las Que Deberíamos Responder En Fe Y Obediencia Tito 1:1-4


Download (right click and choose save as)

Video

CUATRO VERDADES A LAS QUE DEBERÍAS RESPONDER EN FE Y OBEDIENCIA
Tito 1:1-4

Introducción

Como siempre, es un gozo y una gran emoción el comenzar con una nueva carta, en cada libro de la Biblia el Señor tiene tesoros maravillosos, por eso la predicamos capítulo por capítulo, versículo por versículo.

Y hemos llegado a la carta de Pablo a Tito, una carta un tanto parecida a 1 Timoteo, de hecho, Pablo la escribió más o menos en el mismo tiempo, pero, en orden cronológico la escribe después de 1 Timoteo. De manera que, esta es la penúltima carta escrita por Pablo, ya que la última fue la que terminamos la semana pasada, 2 Timoteo.

¿Cuándo escribe Pablo a Tito y desde dónde?
Entre el 62-64 d.C., probablemente desde Corinto o Nicópolis, ya que estaba ministrando desde las iglesias de Macedonia, entre su primero y segundo encarcelamiento romano, mientras estaba en libertad.

¿Quién era Tito?

De Tito no tenemos un antecedente como de Timoteo de dónde se convirtió, pero, muy probablemente fue en el segundo viaje misionero de Pablo, y podemos leer que Pablo lo llama “verdadero hijo en la común fe”, lo cual nos muestra que igual que Timoteo, Tito era hijo espiritual de Pablo.

Porque interesantemente, aunque hay mucha evidencia de que Tito anduvo con Pablo en muchos lugares, Lucas no menciona por nombre a Tito en todo el libro de los Hechos. Pero, las cartas si nos presentan referencias que nos hablan de su carácter y de su ministerio.

Pero, por ejemplo, la primera referencia de Tito en orden cronológico la encontramos en Gálatas 2:3, vemos a Tito subiendo al concilio de Jerusalén junto con Pablo y Bernabé, dice:

Gál 2:1-3 Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. 2 Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles. 3 Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, con todo y ser griego, fue obligado a circuncidarse;

Y sto sucedió en Hechos 15, donde no vemos mencionado a Tito, Lucas solo menciona: “algunos otros de ellos”, y entre esos ellos estaba Tito, quien fue utilizado como un ejemplo de creyente gentil o no judío que andaba según Cristo, y no debía ser obligado a circuncidarse.

Luego, Tito es mencionado por lo menos 9 veces en 2 Corintios; y en su relación con ellos y con Pablo podemos ver su amor y su fidelidad. Por ejemplo, en 2 Co 8, mira cómo Pablo lo llama:

2 Co 8:23 En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros;

Es muy probable que Tito sirvió con Pablo tanto en su segundo como en su tercer viaje misionero. Tito es el encargado de llevar la epístola de 2 Corintios a los corintios, y Pablo la escribe cuando pasa por Macedonia, evento mencionado en Hechos 19:20; lo que significa que Tito andaba con Pablo en todas esas Cristo aventuras.

Podemos ver también el cariño y la confianza de Pablo en Tito en 2 Corintios 2:12-13:

2 Co 2:12-13 Cuando llegué a la ciudad de Troas para predicar la Buena Noticia de Cristo, el Señor me abrió una puerta de oportunidad. 13 Pero no sentía paz, porque mi querido hermano Tito todavía no había llegado con un informe de ustedes. Así que me despedí y seguí hacia Macedonia para buscarlo. (NTV)

2 Co 7:13 Esto nos ha alentado en gran manera. Además de nuestro propio aliento, nos deleitamos particularmente al ver lo feliz que estaba Tito por la manera en que todos ustedes lo recibieron y lo tranquilizaron. (NTV)

Fue su aprendiz y su hermano amado, quien amaba a las ovejas, era fiel, sacrificado por la obra del Señor, confiable como para llevar la ofrenda de ayuda a la iglesia de Jerusalén junto con otro gran hermano, del que no se menciona nombre., mira:

2 Co 8:16-19 Pero gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma solicitud por vosotros. 17 Pues a la verdad recibió la exhortación; pero estando también muy solícito, por su propia voluntad partió para ir a vosotros. 18 Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias; 19 y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias como compañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, que es administrado por nosotros para gloria del Señor mismo, y para demostrar vuestra buena voluntad;

Y por la tarea que le dará, podemos ver que, para Pablo, Tito era digno de confianza en su doctrina, su madurez espiritual, su liderazgo, su confiabilidad, su diligencia, y su amor genuino por las ovejitas. Y finalmente lo encontramos según 2 de Timoteo que Pablo lo había enviado a Dalmacia.

Los historiadores y padres de la fe dicen que Timoteo era fuerte, prudente, pacificador, restaurador, que sabía cómo conducirse en situaciones difíciles.

¿Por qué le escribe esta carta?

Cuando Pablo sale libre de su primer encarcelamiento viaja a una isla llamada Creta, donde ministra junto con Tito por algún tiempo, Pablo sigue su camino para seguir visitando las iglesias, pero, deja a Tito para cuidar de las iglesias que había en esa isla, Pablo probablemente escribió a Tito en respuesta a una carta de Tito o a un reporte de Creta.

¿Cómo se formó la iglesia de Creta?

Leamos en Hechos 2:11 el nacimiento de la iglesia

Hch 2:1-4 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Hch 2:5-8, 11 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. 6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. 7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? 8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?… 11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.

Ese día se añadieron a la iglesia como 3000 personas y muy seguramente algunos que oyeron se convirtieron y llevaron el evangelio de regreso a Creta y establecieron iglesias en sus pueblos. Por lo tanto, es posible que cuando pablo fue por primera vez hubiera un buen número de cristianos no muy bien organizados y tampoco con muy buena doctrina.

Pablo estuvo en Creta también por un leve tiempo cuando iba rumbo a Roma como prisionero, poco antes de naufragar, esto lo puedes leer en Hechos 27:7-9, 12, 13, 21.

Más tarde, después de salir de prisión mientras él iba a macedonia, regresa a Creta y deja a Tito a cargo, así como deja a Timoteo en Éfeso.

Háblame de Creta

CRETA

La isla de Creta está ubicada en el mar Mediterráneo al sudeste de Grecia, al sudoeste de Asia Menor y al norte de África.

Con unas 162 millas de largo y entre 6 y 34 millas de ancha es una de las islas más grandes en el Mar Mediterráneo.

Con su ubicación estratégica, fue expuesta por mucho tiempo a la civilización grecorromana, pero, la cuestión que hacía especial a Creta y sus iglesias, es que sus habitantes no tenían buena reputación. Creta era conocida como un lugar difícil, así como ciertas regiones o lugares tienen reputación de ser peleones, o informales, o cosas peores, así Creta tenía su fama.

Los historiadores hablan de ciudades malvadas del mar Mediterráneo y se refieren a tres de ellas como las peores: Capadocia, Chipre y Creta, pero, la peor de todas era Creta, con fama de tener una sociedad difícil con gente violenta, inmoral; Pablo mismo menciona en este capítulo:

Tit 1:12 Incluso uno de sus propios hombres, un profeta de Creta, dijo acerca de ellos: «Todos los cretenses son mentirosos, animales crueles y glotones perezosos». (NTV)

Imagínate gente que no puedes confiar en lo que te dice, como decimos, gente gandaya, cruel, además de ser flojos y abusivos, solo pensando en cómo satisfacerse. Y en un lugar como ese Pablo deja a Tito a corregir lo deficiente en una iglesia que viene de una cultura que el ser de esta manera es normal. Por eso:

¿Cuál es el propósito de esta carta?

Al igual que 1 Timoteo, Pablo escribe esta carta para animar y fortalecer a un pastor joven a quien él mismo había discipulado, en quien tenía una gran confianza y por quien sentía un amor profundo como su padre espiritual.

Creta no era un lugar fácil, veremos que dentro de las iglesias cretenses había muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, maestros falsos que no solo enseñaban falsa doctrina, sino que vivían impíamente, como si Dios no existiera.

Las iglesias como tales tenían poco tiempo, eran jóvenes y estaban vulnerables, de manera que, Timoteo tenía que establecer el estándar para que se nombraran líderes fieles con una vida coherente entre la verdad y su conducta que pudieran ser ejemplo para los nuevos creyentes cretenses.

Tito tendría que instruir ancianos y miembros de las diversas congregaciones, y con todo esto necesitaba la autoridad apostólica de Pablo respaldándolo, así como él estaba recibiendo aliento y consejo, tenía que darlo a los líderes en estas iglesias.

¿Cuáles son los temas principales de esta carta?

Una de las enseñanzas principales de Tito es esta: Sana doctrina produce sana conducta. Buena doctrina demanda buena conducta. Estos cretenses estaban acostumbrados a la impiedad, y podían estar pensando que era posible supuestamente creer y seguir viviendo sin cambiar en absoluto.

Pero, imagínate lo que es que alguien diga: Creo que Dios es soberano, Todopoderoso, que todo lo sabe, que se hizo hombre y habitó entre nosotros, que murió en una cruz por mis pecados.

Creo que soy un pecador, y ningún pecador puede acercarse a un Dios santo sin haber sido lavado por la sangre de Cristo, él me ha llenado con su Espíritu Santo, y ahora tengo vida eterna, y siguiera siendo cretense mentiroso, mala bestia, glotón y ocioso. No tiene sentido, pero tristemente hay quienes piensan que es posible.

Entonces, si tu doctrina es buena, tu doctrina demanda que tu comportamiento refleje lo que dices creer, si tú crees en un Dios soberano, poderoso, santo, que todo lo ve y lo sabe, que te ve cómo te conduces en tu vida, lo que piensas, lo que sientes, que te ha llenado de su Espíritu Santo, que te ha dado vida eterna, por medio de su Palabra, entonces es lógico que esa buena doctrina produzca en ti buena conducta.

Y este es uno de los temas en los que definitivamente la iglesia de creta estaba batallando y que Tito debería corregir, Pablo nos enseñará:

Tit 2:10 no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.
Tit 2:14 Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.

También les tenía que enseñar que en esto mismo consistía un evangelismo eficaz. Dios nos salva y nos capacita para poder vivir vidas piadosas para que otros al ver nuestras buenas obras, puedan también ser salvos mediante la proclamación de la verdad del evangelio respaldada por el testimonio de vidas transformadas.

Este es otro propósito, preparar a las iglesias de Creta para el evangelismo eficaz en una cultura de mentirosos, malas bestias, glotones ociosos.

Y mis hermanos, la cultura en la que vivimos no es tan diferente, y la única manera de llamar la atención a una audiencia como esta es con el testimonio de un evangelio poderoso para transformar. Los falsos maestros son caracterizados por vender sus falsas doctrinas, mientras viven vidas desenfrenadas en la carne.

No es coherente presentar un evangelio tan poderoso, que no tenga el poder de tocar nuestras vidas, eso solo suena a religión, y para eso, el yoga, u otras corrientes religiosas o filosóficas ofrecen mayor disciplina, claro, en la carne.

Pero, el cristianismo es muchísimo más que un auto disciplina y religiosidad que no resuelven el problema de la naturaleza pecaminosa. El Evangelio es poder de Dios para salvación, y no solo de la muerte eterna, sino del pecado presente, poderoso para libertar de adicción, de cadenas de cualquier pecado, sea lujuria, odio, etc. El Evangelio transforma a la imagen de Jesucristo.

Por eso volveremos a ver las cualidades del liderazgo en la iglesia, el carácter, su doctrina, su conducta personal, quienes estamos llamados a dar testimonio de la verdad de esta manera.

Una vez más Pablo manda a Tito a silenciar a los falsos maestros, a quitar el veneno de sus ideas corruptas y a denunciar su corrupta manera de vivir, la cual no solo amenazaba la vida espiritual de los creyentes, sino también la salvación de aquellos a quienes estaban testificando.

Porque la verdad salvadora del mensaje del evangelio cae en oídos sordos cuando aquellos que la proclaman llevan vidas impías y no muestran evidencia alguna de haber sido redimidos del pecado. Si los cristianos viven en pecado delante de los incrédulos, no pueden esperar que los incrédulos presten atención a un mensaje que de por sí está afirmando que salva a los hombres del pecado.

Entonces se trata de esto: uno de los testimonios más convincentes que un cristiano puede dar es el de una vida justa, santa, generosa y sujeta a la verdad. Entonces sana doctrina, sana conducta, evangelismo eficaz. En una cultura muy dura y necia.

Y Pablo comienza con uno de los saludos más largos de todas sus cartas, porque gracia y paz que es con lo que generalmente termina su saludo inicial son mencionadas hasta el versículo 4. En estos versículos como siempre Pablo pone por delante nuestra riqueza, aquello por lo cual podemos y debemos responder en obediencia y amor. Por eso yo titulé este mensaje: CUATRO VERDADES A LAS QUE DEBERÍAS RESPONDER EN FE Y OBEDIENCIA. Y con esto en mente, demos lectura:

I. Representamos una autoridad divina.
Tit 1:1a Pablo, siervo de Dios
Pablo no había pasado tanto tiempo en Creta como lo hizo en Éfeso, por lo mismo tenía que dejar establecida su autoridad de parte de Dios y para con Tito. Pero es interesante de dónde viene su autoridad, él no les dice: yo soy el apóstol y todos tienen que obedecerme.

No, establece que él solo representa una autoridad que viene de más arriba, él solo es un siervo, doulos, esclavo.

Hay dos palabras que se refieren a servicio en la Biblia una es diakonos, de donde viene ministerio, o servicio, que literalmente significa mesero, la cual tiene más que ver con el oficio. Pero doulos tiene que ver con identidad.

Esta palabra se utilizaba para referirse al siervo de la más baja categoría, y con frecuencia también se traducía como esclavo.

Un esclavo no tenía derechos, no podía llamar su vida propia, no tenía voluntad propia, no seguía propósitos propios, porque era considerado una posesión y todo en su vida estaba sujeto a su Señor, pensamiento, aliento de vida, esfuerzo, todo se encontraba bajo la autoridad y el dominio de su amo, y para Pablo era Dios.

Pero ¿qué crees? Ser cristianos equivale a ser siervos de Dios. Satanás, la filosofía del mundo, y nuestra naturaleza pecaminosa nos hacen creer que fuera de Dios somos libres, pero, no lo somos, solo tenemos dos opciones: o somos esclavos del pecado, o somos esclavos de Dios, voluntariamente y por amor. Dice en Romanos:

Rom 6:16-18 ¿No se dan cuenta de que uno se convierte en esclavo de todo lo que decide obedecer? Uno puede ser esclavo del pecado, lo cual lleva a la muerte, o puede decidir obedecer a Dios, lo cual lleva a una vida recta. 17 Antes ustedes eran esclavos del pecado pero, gracias a Dios, ahora obedecen de todo corazón la enseñanza que les hemos dado. 18 Ahora son libres de la esclavitud del pecado y se han hecho esclavos de la vida recta.

Rom 6:19 Uso la ilustración de la esclavitud para ayudarlos a entender todo esto, porque la naturaleza humana de ustedes es débil. En el pasado, se dejaron esclavizar por la impureza y el desenfreno, lo cual los hundió aún más en el pecado. Ahora deben entregarse como esclavos a la vida recta para llegar a ser santos. 20 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto.

Rom 6:21-23 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna. 22 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna. 23 Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.

Por eso la Biblia habla de redención, esta palabra significa rescate, y tú pagas rescate por aquello que está secuestrado, esclavizado. Cristo nos redimió, dice en 1 Cor 6:

1 Co 6:19-20 ¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos, 20 porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo.

2 Co 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Y se ha pagado un alto precio por nuestro rescate:

1 Pe 1:17-19 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,

De manera que, esto es lo primero que necesitamos entender, de esto se trata la vida cristiana, Dios no es nuestro medio para alcanzar nuestros fines, eso es lo que queremos que hagan los ídolos inútiles. Dios no es nuestro servidor, nosotros somos suyos, le pertenecemos.

Si tú te consideras cristiano, entonces debes saber esto, te has rendido a Dios, has rendido tus armas, en tu corazón no puede haber dos reyes, o eres tú y todos los demás te sirven incluyendo a Dios, o es Dios a quien has puesto como tu rey, y ahora todo lo que tienes y eres sirve a sus propósitos.

Y ¿sabes? Es la única manera en la que verdaderamente puedes encontrar y entender la libertad, lo cual no significa hacer lo que me dé la gana, porque cuando piensas así no estás haciendo lo que te da la gana, estás siendo arrastrado por tus pasiones y deseos, por tu naturaleza pecaminosa, y la prueba está en el resultado de tu vida: relaciones rotas, falta de paz, adicciones, y todo lo que antes de Cristo nos hacía miserables.

Por eso nuestro llamado es a morir, porque cuando nuestra naturaleza pecaminosa despierta lo único que hace es rebelarse y querer tomar control de nuestras vidas otra vez, y tú y yo conocemos el fruto, como dice ahí en romanos 6, el resultado de eso ni lo queremos mencionar, es vergüenza.

Por eso el Señor dice: bienaventurados los mansos porque recibirán la tierra por heredad. Alguien manso es alguien que ha rendido sus armas, que ha dejado de pelear, que ha dejado de exigir sus derechos, y que ha sujetado voluntariamente todo su ser a quien sabe que es su dueño.

Recuerda eso es lo que hizo alguien que entregó su vida a Cristo, que le hizo el Señor de su vida, Señor significa dueño, controlador. Si dices: soy cristiano, es porque te has entregado a Cristo de esta manera, ya no vives tú, mas vive Cristo en ti, y eso significa que vives para él, para sus propósitos, porque eres un esclavo voluntario y por amor.

Pero así es como representas entonces a tu Señor, así como Pablo. Tú y yo representamos una autoridad mayor, a la cual estamos sujetos, entregados, rendidos voluntariamente. El incrédulo vive en constante rebeldía en contra de Dios queriendo hacer su propia voluntad, pero, no nosotros, si nos decimos cristianos, hijos de Dios. Y dice también:

Tit 1:1b y apóstol de Jesucristo,
Enviado, mensajero, embajador. Date cuenta de que no traemos un mensaje personal, una opinión muy nuestra, no un particular modo de ver las cosas, el cual no es tan particular como pensamos. Eso nos hace sentir nuestro orgullo que tenemos la razón y que somos muy originales, pero, no es así, todos los pecadores somos muy parecidos porque todos cojeamos de la misma pata.

Por eso los creyentes debemos estar atentos a la voluntad de Dios, a su verdad revelada, la Escritura porque ese es nuestro mensaje. Representamos al rey y no podemos avergonzarlo, no podemos dar una imagen de quien no es él, el es bueno, justo, lleno de amor y misericordia, no de maldad, injusticia, desamor y juicio, también es santo, puro, no es impío lleno de malicia y suciedad. ¿Qué dice 1 Corintios?

2 Co 5:20-21 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Estamos bajo autoridad divina y representamos a nuestro Salvador, él nos ha enviado. Y Pablo sabía estas dos cosas las cuales son de las primeras que necesita entender cualquier creyente y en especial estos cretenses. Y dice:

Tit 1:1c conforme a la fe de los escogidos de Dios
Dentro del marco de la fe, el cuerpo de la verdad, no solo el Evangelio, sino todo lo que compone la verdad de Dios que ha entregado a aquellos que ha elegido. Esto es algo importantísimo, la verdad ya fue dada, ya fue revelada, aquí está en estos 66 libros.

El ser humano no está llamado a descubrir nueva verdad, a buscar nuevas revelaciones, eso no es bíblico, alguien que salga con eso, huye de él y cuéntaselo a quien más confianza le tengas. De esas supuestas nuevas revelaciones han surgido todo tipo de herejías.

Podemos pedir a Dios que nos ilumine, no que nos revele, que nos abra los ojos del corazón, y de la mente para entender su verdad, para entender la fe que ya nos fue dada en Cristo, en la Palabra. La Biblia nos llama a ser sabios, entendidos de la voluntad de Dios, la cual está expresa aquí.

Si alguien se dice muy profeta y no conoce la Biblia o la menosprecia, ten cuidado con esa persona, hay una fe dada a los santos, hay un marco de la fe que no se mueve y que está aquí en la Escritura.

La elección de Dios es algo maravilloso, es algo que nos da paz, seguridad, gozo, y que nos lleva a darle toda la gloria a Dios. Y para Pablo también era importante dejar claro esto porque en medio de tanta tibieza y pecado como en Creta, cuando alguien comienza a obedecer, es fácil comenzar a apuntar al vecino: yo ya no me porto tan mal, y mira ese que no obedece. No es así, todo es de él, por él y para él, dice la Palabra:

Jua 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros,

Efe 1:4-5 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

Antes de que pecaras, que fracasaras que te convirtieras en lo que te convertiste.

2 Ts 2:13 Nosotros, en cambio, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados por el Señor, porque desde el principio Dios los escogió para ser salvos, mediante la obra santificadora del Espíritu y la fe que tienen en la verdad.

2 Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo;

1 Pe 1:2 Dios Padre los conocía y los eligió desde hace mucho tiempo, y su Espíritu los ha hecho santos. Como resultado, ustedes lo obedecieron y fueron limpiados por la sangre de Jesucristo. Que Dios les conceda cada vez más gracia y paz.

La doctrina de la elección está por toda la Biblia, y Dios ya la había hablado mucho antes de que hubiera nacido Calvino, Swinglo, Arminio, o cualquier otro. Es una verdad bíblica que Dios escoge y no es que eligió a los buenos que hicieron méritos, no, fue por gracia, así como Noé, así como Abraham, así como David.

Más bien Dios escoge de toda una humanidad que le ha dado la espalda y que huye de él, pero, él rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó aún nosotros muertos en nuestros pecados nos dio vida juntamente con Cristo, y lo hizo cuando no le buscábamos, y no nos destruyó cuando nos revolcábamos en lo más oscuro de nuestras tinieblas.

Qué importante es que conozcas la riqueza de la fe que Dios nos ha concedido, por eso dice:

Tit 1:1c y el conocimiento de la verdad
El conocimiento epignosis la percepción clara de una verdad, llegar a discernir, a reconocer lo que Dios ha revelado. Lo hemos visto antes, la dureza de corazón produce ignorancia de Dios, lo vimos en 2 Timoteo, hay quienes no buscan a Dios de manera genuina, siempre están aprendiendo, pero, nunca llegan al conocimiento de la verdad que los puede salvar.

El señorío de Cristo, y su llamado jamás lo entenderemos si no entendemos su voluntad, su Palabra revelada. Nuestra salud espiritual va directamente ligada a la Palabra, a la verdad. Siempre lo repito, solo hay de dos sopas: o es la verdad de Dios, o es la mentira del hombre; Es una cuestión de autoridad, cuál autoridad escoges:

O te rindes ante la mentira y ahí cimientas y filtras todos tus pensamientos, ideas, convicciones, opiniones, decisiones y demás, o te rindes a la verdad de Dios, o te rindes ante la verdad de Dios y y ahí cimientas y filtras todos tus pensamientos, ideas, convicciones, opiniones. decisiones y demás.

Y dice:
Tit 1:1d que es según la piedad,
La piedad habla de mi conducta, eusébeia, devoción a Dios, alguien que toma en cuenta a Dios, que le importa lo que Dios manda, lo que le agrada o desagrada. Por ejemplo, alguien puede ser devoto a un partido político, a un equipo de futbol, y se le nota, guarda cierta manera de vestirse, de pensar, etc.

¿A qué se refiere Pablo? A lo que ya hablamos al principio: la verdad, el Evangelio que nos lleva a la salvación, sin duda va a producir en nosotros santificación, piedad, la fe que no me ha cambiado, es la fe que no me ha salvado, alguien impío no puede ser considerado como alguien genuinamente salvo.

Esto es lo que Pablo enseñará más adelante a los cretenses, y lo que hoy urgentemente la iglesia cristiana debe entender. No es que yo levante la mano y que pase al frente y diga la oración del pecador, y hasta me bautice lo que me hace salvo.

Es un nuevo nacimiento, una nueva naturaleza que viene a mí, el día en que por gracia de Dios me rindo ante la verdad, creo en la verdad, y Dios me da un nuevo nacimiento y hago a Dios el dueño de mi vida.

Es verdad, es Dios quien da vida a quien él quiere, pero, al mismo tiempo yo soy responsable de responder a la verdad, y cuando recibo vida nueva, esta vida nueva invariablemente me llevará a la piedad, a la transformación. La salvación es cuestión de identidad, de pertenencia, si soy hijo de Dios me pareceré a mi Padre santo y justo.

Yo me parezco a mi papá, y nada puede negar eso, yo no puedo hacer nada al respecto, de la misma manera con Dios, ¿a quién te pareces, o te comienzas a parecer no solo en tu exterior, sino desde tu interior, a un Dios bueno, santo y justo, o a alguien mentiroso, lleno de odio, que vino a acusar, a robar, a matar y a destruir? Dice Pedro:
1 Pe 1:14-18 Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. 15 Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; 16 pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo.» 17 Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo. 18 Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus antepasados.

Claro que no hablamos de perfección porque esa solo la alcanzaremos hasta que seamos librados de este cuerpo que contiene una naturaleza pecaminosa. Es decir, en la resurrección de los muertos, pero, si hablamos de una decisión, de perseverar, de un constante crecimiento. Por eso Pablo dice y tengo mi siguiente punto:

II. Tenemos una esperanza segura basada en las promesas de Dios.
Tit 1:2a en la esperanza de la vida eterna,
Esperanza es la palabra elpis y significa esperar con anhelo, con placer, con expectación y confianza plena. La esperanza es un gozo anticipado de algo que es ciertísimo que va a suceder. Cuando el ser humano habla de esperanza es porque ya no tiene, ya utilizó todos sus cartuchos y no le queda nada más en qué confiar.

Cuando la Biblia habla de esperanza es todo lo contrario, es certeza, es confianza plena que nos lleva a gozarnos aún en medio de la tribulación, como Daniel en el foso de los leones, o como Sadrac, Mesac y Abed Nego dentro del horno de fuego.

Como Pablo aun esperando su turno para ser decapitado, como Pedro, quien dijo: no soy dingo de ser crucificado como mi Señor, pónganme de cabeza. Como muchos que llenos de gozo entregan posesiones, libertad y hasta su vida. Pablo dijo en Romanos:

Rom 8:23-25 Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo. 24 Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? 25 Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia. (NVI)

Y ¿por qué estamos tan seguros? ¿En qué fundamente un cristiano cuando dice: ¿me voy al cielo, o voy a casa, o voy a ver a mis familiares que murieron en Cristo? ¿En qué nos basamos? Dice:

Tit 1:2b la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos,
En la promesa de Dios, él no miente, los cretenses mienten, tú y yo se nos da la mentira, el mundo está basado en mentiras, según él su mayor fortaleza es la mentira, porque dicen: información es poder, manipular información es manipular a las personas. Y en cierto sentido es verdad, pero, la verdad tarde o temprano siempre sale a la luz, y lo que surge de mentira nunca será estable, ni bueno, ni para bendición, siempre es para abuso, ventaja, opresión. Dice la Palabra:

Jua 8:44-45 Pues ustedes son hijos de su padre, el diablo, y les encanta hacer las cosas malvadas que él hace. Él ha sido asesino desde el principio y siempre ha odiado la verdad, porque en él no hay verdad. Cuando miente, actúa de acuerdo con su naturaleza porque es mentiroso y el padre de la mentira. 45 Por eso, es natural que no me crean cuando les digo la verdad. (NTV)

No así Dios que es verdadero, él es la verdad, la verdad no es un concepto, es una persona, y ese es Dios. Si estuvieras viniendo con nosotros el jueves entenderías lo que significa que Dios prometa, sus promesas se cumplen, ¿sabes por cuánto tiempo estuvo la promesa del Salvador siendo sostenida por Dios que no miente hasta que Cristo apareció? 4 mil años, cuatro milenios.

Y tenemos preciosas y grandísimas promesas como esta, hechas por Dios aún antes de que le mundo existiera, antes de que tú o yo pecáramos por primera vez.

Por eso estamos seguros. Los cristianos no hacemos castillos en el aire con respecto a la eternidad, todo lo que tiene de esperanza el ser humano incrédulo es Coco, eso es fantasía, no existe, ¿en qué está basada toda esa filosofía? En la imaginación de personas finitas.

Por favor, no caigas en ese engaño, no sientes tu seguridad del cielo o no cielo, del infierno o no infierno en tu corazón perverso y engañoso, o en el corazón perverso y engañoso de otras personas, es eso engaño para dormirte con una canción que te emociona. Solo hay un Dios verdadero de Dios verdadero, Luz de Luz, fuera de él todo es incierto, solo él no miente, compruébalo.

¿Por qué estamos tan seguros los cristianos de nuestra salvación y de ir al cielo? Por esto. Dios ha prometido y lo que él promete lo cumple porque él no miente, Satanás sí, el hombre sí, pero, no él. En él se sostiene nuestra esperanza, nuestra certeza. Conócelo, ríndete a él, y dice:

III. Tenemos el Evangelio de salvación.
Tit 1:3 y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador,
En el Kairós, en el tiempo apropiado, el tiempo fijado por él, el momento oportuno. Debes saber que sí hay un tiempo corriendo para nosotros, para la humanidad, los planes de Dios están caminando, solo los incrédulos son los que prefieren creer cualquier otra cosa menos lo que Dios dice, dice en 1 Pedro:

2 Pe 3:3-4 Sobre todo, quiero recordarles que, en los últimos días, vendrán burladores que se reirán de la verdad y seguirán sus propios deseos. 4 Dirán: «¿Qué pasó con la promesa de que Jesús iba a volver? Desde tiempos antes de nuestros antepasados, el mundo sigue igual que al principio de la creación».

Dios tiene sus planes y los ha ido cumpliendo a lo largo de la historia humana, igual en nuestras vidas, para Pablo tenía este plan de hacerlo apóstol de los no judíos, dice en Gálatas:

Gál 1:15-16 Sin embargo, Dios me había apartado desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia. Cuando él tuvo a bien 16 revelarme a su Hijo para que yo lo predicara entre los gentiles, no consulté con nadie.

Dios ha manifestado su Evangelio a toda criatura, todo aquel que clama, e invoca el nombre del Señor es salvo, incluyendo los lugares donde jamás se ha escuchado el Evangelio. De alguna manera Dios lo hace presente.

Dios nos ha salido al encuentro, el Evangelio nos ha sido predicado individualmente, y aquí estamos, ese es un gran privilegio, y ha sido en su tiempo perfecto, en su soberanía, cuando él lo ha decidido. Él nos ha manifestado su Palabra por medio de la predicación de alguien más.

Manifestar es la palabra faneróo, que significa hacer aparente, poner en evidencia, descubrir, mostrar, revelar, dar a conocer, ser expuesto, también tiene el sentido de comparecer, presentar.

El Evangelio hoy más que nunca está disponible, Cristo ya vino, desde hace más de 2 mil años se ha estado predicando. Antes de Cristo el Evangelio era un misterio, pero, hace 2 mil años el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Dios se encarnó, tomó forma de hombre, vivió una vida perfecta, sirvió, amó, sanó, caminó sobre el agua, calmó tempestades.

Siendo inocente fue a la cruz del calvario a morir como un criminal en el lugar de todos los pecadores, recibió sobre él toda la ira, el juicio de Dios que nosotros merecíamos recibir, al final dijo: la deuda está pagada, consumado es.

Resucitó al tercer día venciendo la muerte, el pecado, obteniendo vida eterna para todo aquel que cree, partió la historia en dos, miles de testigos han testificado que Cristo vive, nosotros en esta iglesia cada domingo lo predicamos:

Cristo vive; y no en nuestra imaginación, sino que en verdad está sentado a la derecha del Padre y vendrá con poder a Juzgar a vivos y a muertos, establecerá su reino, el cual no tendrá fin. Dios ya ha manifestado su Palabra, por eso te digo como Isaías, como en Hebreos:

Isa 55:6-7 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Heb 4:7 Por eso, Dios volvió a fijar un día, que es «hoy», cuando mucho después declaró por medio de David lo que ya se ha mencionado: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón.»

Hoy es el día de salvación, hoy se está predicando este maravilloso mensaje aquí y por todo el mundo. Toda esta verdad, esta promesa, está incluida en este Evangelio, y él prometió:

Rom 10:8-10 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.(B) Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Rom 10:11-13 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Y de la misma manera nosotros tenemos con nosotros este maravilloso tesoro en vasos de barro, tesoro que tenemos para compartir, dice la Escritura:

2 Co 4:6-7 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. 7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

Y lo tenemos no para quedarnos con él, sino para compartirlo, esperando que sea el tiempo propicio de aquellos que lo escuchan, que lo consideran. Porque es verdad, hoy Dios está en el banco de los acusados, el ser humano está juzgando a Dios como bueno, como malo, si existe, o no, y Dios trae a comparecer su Evangelio como evidencia, su muerte en la cruz, su resurrección.

Y aquel que justifica a Dios es el que es salvo, aquel que se justifica a sí mismo y juzga a Dios mentiroso es el que se condena. Pero, esta es la realidad: Dios manda a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta, a que cambie su manera de pensar con respecto a Dios y con respecto a sí mismo, que considere la verdad, que considere el Evangelio que es capaz de salvar y dar vida a aquel que lo cree y lo recibe. Y por último:

IV. Al ser hijos verdaderos, tenemos Gracia, Misericordia y Paz de parte de nuestro Dios.
Tit 1:4 a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.
Verdadero es la palabra gnesios, que significa básicamente: “engendrado de manera legal y auténtica”; sinceramente, verdadero, fiel. téknon, hijo legítimo, a diferencia de uno nacido fuera del vínculo matrimonial.

Pablo está diciendo: tú Timoteo eres hijo legítimo, en Cristo él lo engendró. Y dice en esta fe que nos es común, en otras palabras, Pablo no tiene el poder de dar vida a nadie, nosotros por más que evangelicemos y oremos por personas, no podemos dar vida a nadie.

Es esta fe que nos es común a todos, es para todos, todos la necesitamos por igual y a través de ella, todo aquel que la recibe, que la cree, puede ser salvo.

Y checa cómo el orden siempre es Gracia y paz, nunca al revés, nadie, ningún ser humano puede tener paz hasta que no entienda la gracia. Claro que no se trata de abusar de la gracia, pero, la verdad es que esta corrupción se tiene que vestir de incorrupción, esto mortal se tiene que vestir de inmortalidad.

En romanos 6 dice Pablo: que no reine el pecado en tu cuerpo mortal. En Gálatas nos dice que la carne y el Espíritu no se llevan entre sí. La realidad es que hay algo en nosotros que no está bien, somos cristianos, pero convivimos con esta naturaleza pecaminosa, la cual deberíamos crucificar cada día, cada momento.

Cuando chequemos la lista le va a decir a los ancianos, les va a pedir: no sean polígamos, malos padres, irresponsables, soberbios iracundos, borrachos, peleoneros, codiciosos. Hay algo mal en cada ser humano, que de no ser por la gracia y la misericordia de Dios nadie podría levantarse delante de Dios, absolutamente nadie.

¿Qué es esta tendencia que me jala a hacer lo que no debo hacer, a ser envidioso, codicioso, peleonero, lascivo? Es esta naturaleza caída, por la cual necesitamos toda la gracia de Dios, todo el tiempo.

La vida cristiana, la salvación, todo lo que somos o lo que debemos ser en Cristo, nada lo podremos hacer sin la gracia de Dios. Nadie en esta iglesia ni en ninguna puede ir al cielo sin la gracia de Dios. Ninguno de nosotros podrá decir: yo si junté más estrellitas que tú en mi refrigerador, fui mejor.

Si tú estás hoy aquí y piensas: pues sí, yo necesito gracia, pero ese, ese sí que la necesita mucho más que yo, ese necesita el doble o el triple, ¿sabes qué? Significa que no has entendido la gracia, sencillamente no la entiendes.

No has entendido lo que la gracia ha hecho en ti y cuán depravado eres y que de no haber sido por la gracia de Dios no estarías aquí, como nadie puede. Por eso Pedro dice: crezcan en la gracia y en el conocimiento de Dios.

Cuando la Biblia habla de gracia, habla de algo que no merecemos, ni podremos merecer jamás, cuando la Biblia habla de misericordia, habla de no recibir lo que merezco y bien merecido. Pedro le llama la multiforme gracia de Dios, Juan usa la palabra gracia 7 veces, Pablo, el perseguidor, injuriador, el primero de todos los pecadores, según sus palabras, la usa 120 veces, ¿por qué sería? Porque él sabía lo necesitado que estaba de la gracia, y cuánto nosotros la necesitamos.

Y nos enseñará la definición en el siguiente capítulo, mira lo que nos enseña la gracia, hacia dónde nos apunta, nos dirige:

Tit 2:11-14 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Al evangelio, a la promesa de Dios, y a abandonar nuestra maldad. Mis hermanos necesitamos gracia, de principio a fin.

En Cristo nadie tiene ni tendrá absolutamente nada de qué presumir, de qué gloriarse, nadie tiene el derecho a presumir delante de Dios, todo pertenece al Señor, es por él que hoy sobrevivimos, que hoy estamos firmes en Cristo para salvación, claro que por eso nuestra salvación es segura, es por eso por lo que estaremos alabando a Dios por la eternidad y tratando de entender su gracia infinita, inigualable.

Y por supuesto que la gracia genuina, la gracia verdadera, como lo vimos en Tito 2:11, nos llevará a la piedad, a la santificación, a vivir piadosamente. Pero, entonces, si recibimos y entendemos la gracia de Dios, entenderemos y recibiremos misericordia, y finalmente tendremos paz con Dios, y paz con nuestro prójimo.

¿No tienes paz en tu vida? ¿No tienes paz para con los tuyos? Necesitas conocer la gracia.

Por eso, es algo muy importante preguntarnos el día de hoy: ¿somos hijos de Dios? ¿Hemos nacido de nuevo para vida eterna? Porque la Biblia enseña que no nacemos siendo hijos de Dios, somos creación de Dios, pero, de hecho, nacemos pecadores, nacemos muertos espiritualmente, nacemos como enemigos de Dios, dice la Palabra:

Efe 2:2-3 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. (NVI)

Y mira la invitación, mira cómo puedes convertirte en un hijo genuino y tener en común con nosotros la misma fe, porque no hay otra que salve, la Biblia no enseña que ni santos o vírgenes salven, que iluminados, o profetas, o ningún otro nombre, mira lo que dice:

Jua 1:11-13 Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. 12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. 13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.

Hch 4:11-12 Jesucristo es “la piedra que desecharon ustedes los constructores, y que ha llegado a ser la piedra angular” . 12 De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.

Esta es la manera, así respondemos en fe, ¿te das cuenta que no eres hijo de Dios? Invoca el nombre de Cristo para que seas salvo. ¿No hay piedad en tu vida? Arrepiéntete, deja de endurecerte y decide creer y obedecer.

Necesitamos responder a estas cosas, se nos han otorgado, es imposible conocerlas o recibirlas y no hacer nada al respecto, a menos que no las creamos, y créeme, separado de Cristo nada puedes hacer, fuera de la verdad solo te queda la mentira.

Y le pido a Dios que esta carta sea definitiva para aquellos que no se han decidido obedecer, que nos limpie, que nos lave, que la sana doctrina por fin se arraigue en tu corazón y de fruto al 30, al 60 y al 100 x 1. Hoy es el día, mis hermanos, el Señor viene, tenemos que responder al llamado.