COMO LUCE LA SANA DOCTRINA EN UNA SOCIEDAD PAGANA Tito 3: 1-8


Download (right click and choose save as)

COMO LUCE LA SANA DOCTRINA EN UNA SOCIEDAD PAGANA Tito 3: 1-8

Introducción Seguimos en nuestra encomienda de predicar cada libro de la Biblia capítulo por capítulo, versículo por versículo donde el Señor tiene tesoros maravillosos y hemos llegado hasta esta hermosa carta a Tito. Escrita por Pablo a Tito, “verdadero hijo en la común fe, compañero, colaborador, aprendiz, hermano amado, hijo espiritual de Pablo, un siervo fiel que amaba la iglesia de Cristo. Escrita para que corrigiera lo deficiente en las jóvenes iglesias de Creta, donde había falsos maestros, contumaces y rebeldes, en medio de una sociedad con gente mentirosa, gandaya, cruel, floja, y aprovechada solo pensando en cómo satisfacerse. Tito tenía que nombrar líderes fieles y establecer un estándar de verdad y conducta. Saber esto me llena de esperanza, que Dios ama profundamente aún una sociedad como esta porque él vino a los enfermos, no a los sanos, y que, en una iglesia como esta, el Evangelio es igual de eficaz y poderoso. Los temas principales de esta carta son: Sana doctrina produce sana conducta, buena doctrina demanda buena conducta, misma que nos hará ser testigos fieles y creíbles, a tener un evangelismo eficaz. El versículo clave en esta carta, es: Tit 2:14 Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien. Pablo nos ha mostrado ya cómo debería verse una iglesia sana, cómo la sana doctrina no solo es teología correcta, información, sino un estilo de vida, una identidad, la cual debemos fomentar, procurar y modelar. Nos ha hablado de la conducta en la iglesia que deberían tener los ancianos, las ancianas, los jóvenes, las jovencitas, los trabajadores, cómo una conducta correcta hablará bien de la sana doctrina, la Palabra de Dios no sería blasfemada o ridiculizada. El adversario se avergonzará de sus falsas acusaciones y lo dejaremos callado al conducirnos de esta manera, y la sana doctrina será adornada, embellecida, y Dios será glorificado. La semana pasada Pablo nos dio una de las razones por las cuales esto deber ser así, por qué es posible qué un cristiano sea llamado a tan alto estándar de piedad. Sencillamente porque la gracia de Dios ya se ha manifestado sobre nosotros; ya nos fue dada para salvación. Porque esta maravillosa gracia nos instruye, y nos hace libres del dominio del pecado; nos enseña a amar, a abrazar una esperanza eterna, la esperanza bienaventurada, la aparición gloriosa de nuestro amado salvador en su regreso. Nos purifica para hacernos un pueblo peculiar, diferente, celoso de buenas obras. El día de hoy estamos en el último capítulo, ya en la recta final de esta preciosa carta que tanto nos ha enseñado en un sentido práctico, de enseñarnos la conducta de una sana doctrina en la iglesia, la familia, el trabajo, ahora nos dice cómo deberíamos hacerlo en la sociedad. Ciertamente vivimos en una sociedad pagana que podría tener una máscara de religiosidad, pero la cultura, el gobierno, la educación ciertamente son paganos, el humanismo, el libertinaje, el buscar placer como el único bien, el rechazo de cualquier principio bíblico, todo eso hacen nuestra cultura totalmente anti dios. Aquello que la Biblia, la verdad declara que es bueno, la sociedad lo rechaza, lo ridiculiza, lo llama cadenas, pérdida de la libertad. Y en contraste lo que un día fue vulgar e inadmisible, hoy no solo se toma como normal, sino que aquellos que lo practican se les trata como héroes o celebridades. Entonces, ¿cuál debería ser nuestra postura mientras vivimos en un mundo como este? ¿Cómo podemos ser luz, rechazar el pecado en nuestras vidas y al mismo tiempo poder amar y evangelizar a aquellos por los que Cristo vino a morir, quienes evidentemente necesitan el evangelio, aunque lo rechacen? ¿Cómo debería enseñar Timoteo a los cretenses a comportarse y ser sal y luz en una sociedad como esa? Ya lo vimos en la iglesia, en nuestra familia, en nuestros trabajos. Pero ¿cuál debería ser nuestra postura, por ejemplo, ahora en estos tiempos que estamos viviendo? Por eso yo titulé este mensaje: COMO LUCE LA SANA DOCTRINA EN UNA SOCIEDAD PAGANA. Demos lectura de los versículos: 1 al 8. Y Pablo comienza diciendo: I. Nuestra postura ante los gobernantes y autoridades debe ser la correcta. Tit 3:1a Recuérdales Pablo comienza diciendo: recuérdales, jupomimnésko, hacer recordar, llamar la atención, traer a la memoria, y el tiempo en el que está conjugado implica que es un mandato, no una sugerencia, y que tiene que ser algo continuo y persistente. ¿Por qué? Porque tendemos a olvidar, y en especial aquello que es lo correcto; nuestra naturaleza pecaminosa está constantemente jalándonos hacia el piso, mientras que el Espíritu Santo nos quiere jalar para elevarnos, y cuando somos descuidados cuando menos acordamos ya estamos otra vez estacionados donde jamás deberíamos haber regresado. Pablo y Pedro decían: Flp 3:1 Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro. 2 Pe 1:12 Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente. 2 Pe 1:15 También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. La mejor manera de aprender y no olvidar es la repetición, por eso necesitamos memorizar, por eso necesitamos escuchar una y otra vez la Escritura para no olvidar cosas de las que depende nuestra comunión con Dios, nuestra paz, prosperidad y descanso. ¿Qué deberíamos recordar con persistencia? Las primeras listas fueron más bien un carácter interno, aunque también son actitudes practicas, pero, estas son más bien una conducta externa delante de los no creyentes, y la manera en la que podemos ser ejemplo a nuestros hermanos; así luce la sana doctrina, así luce un pueblo purificado por Dios, peculiar, celoso de buenas obras, dice Pedro: 1 Pe 2:9 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. (NVI) Así proclamamos las obras maravillosas de nuestro salvador, dice Pablo: a) Debemos mostrar sujeción y obediencia al gobierno y a la autoridad. Tit 3:1b que se sujeten – Sujeción – jupotásso. Significa subordinarse, ponerse bajo autoridad. ¿Qué sería lo opuesto a la sujeción? La rebeldía. Si en verdad hemos sido alcanzados por la gracia del Señor, y ésta nos está instruyendo, entonces, nos llama a sujetarnos, no a rebelarnos, no a ser anárquicos, o revoltosos. ¿A quien debemos estar sujetos? Tit 3:1c a los gobernantes y autoridades, Pablo no especifica alguna clase de gobierno en particular porque no hay excepciones o condiciones. Pero, Chuy, ¿ya viste cómo está el gobierno en países como México, Venezuela o Latinoamérica? ¿Sabes en qué tipo de sociedad vivía Pablo? ¿Sabes qué gobierno lo rodeaba? Vivía bajo el reinado de Nerón, uno de los emperadores más sádicos y depravados que tuvo el imperio romano. Pablo vivía en un mundo de tiranos homicidas, en un mundo de desigualdad e injusticias, de libertinaje y perversión sexual. Un gobierno despótico, que no respetaba ninguna ley; opresivo, intolerante, si no hacías o pensabas como ellos te encarcelaban o te mataban; injusto, claro que no buscaba el bien común, sino los caprichos de un hombre perverso; brutal, sin más ni más podían sacarte de tu casa, quitarte todo y echarte a los leones porque no hiciste, o no pudiste hacer lo que se te exigió. Era un gobierno que solapaba y promovía la idolatría, la prostitución ritual, la inmoralidad, la esclavitud, la extorsión, donde los impuestos eran exorbitantes e injustos. Solo si eras ciudadano romano tendrías ciertos privilegios bajo la ley, lo cual también era endeble, porque por cualquier motivo podían quitártelos. De manera que, había muchos motivos para que los creyentes se sintieran inconformes, enardecidos frente a la sociedad y el gobierno en el que vivían. Nosotros, por más injusto que parezca el asunto, hoy tenemos derechos humanos, democracia, la prensa, libertad de expresión, lo que podamos estar viviendo no se compara con el tipo de gobierno en el que vivía Pablo y los creyentes de esa época. Y aún así Pablo dice: sujétense a las autoridades, no hay excepción. Checa cómo Pablo no nos dice: para cambiar la sociedad y el gobierno condenen y señalen a los incrédulos que practiquen inmoralidad, o tengan religiones raras. O busquemos incursionar en la política para pugnar por reformas a la idolatría, inmoralidad y corrupción. Tampoco dice: protesten o resistirse, pero pacíficamente; obviamente mucho menos violentamente, porque en el tiempo de Pablo les exigían más de lo que ganaban, o les cortaban las manos, o los quemaban como antorchas vivientes. Mis hermanos, en el momento en el que los cristianos nos volvemos políticos, entonces lo que debería ser nuestro campo misionero se convierte en el campo enemigo. No podemos convertirnos en enemigos de quienes deberíamos ganar para Cristo. ¿Cómo vamos a armar un pleito en contra de alguien que en un futuro se puede convertir en un hermano o hermana en Cristo? Por más sincero o noble que pueda ser nuestro deseo de impactar la cultura, Dios no nos llama como iglesia a influir en la sociedad políticamente. ¿Por qué? No olviden nuestra meta, que al ver el mundo incrédulo nuestras buenas obras glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos. Estamos para llamar a los pecadores al arrepentimiento, a la salvación a través de Cristo, ¿cómo? Siendo linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. Porque si somos creyentes, entonces sabemos que no pertenecemos a este mundo, ni a este gobierno, somos ciudadanos de un reino celestial, hemos sido declarados hijos de Dios, tenemos otro ADN. Podemos tener un pasaporte mexicano, argentino, venezolano, guatemalteco, salvadoreño, sí, y no debemos de parar de orar por nuestros países y nuestros paisanos, buscar su bien, su bendición, incluyendo el país en el que hoy estamos. Pero, esta no es nuestra ciudadanía principal, antes que ser leales a cualquier país o movimiento político, estamos llamados a ser leales a la verdad, a ser leales a nuestro Señor Jesucristo, quien ya ganó, y está por regresar e instaurar su reino de justicia, paz y gozo, aquí estamos solo de paso, y en el lugar donde el Señor te haya encontrado, ahí tienes que ser de bendición, ¿cómo? No pretendiendo mejorar la sociedad por mejorarla, que haya mejores servicios, mejores leyes, mejores trabajos, oh, soy una bendición, te voy a decir por qué: Delante de Dios y de la eternidad, no importa si alguien fue policía y buen policía, drogadicto, criminal, o juez, o constructor, si esa persona no tiene una relación salvadora con Jesucristo el destino es el mismo: el infierno, no hace diferencia alguna lo que una persona haya sido en esta vida si no conoció a Cristo, si no recibió el Evangelio de la gracia. Por eso nuestro llamado es a predicar el Evangelio, ¿qué necesitan nuestros países? A Cristo, su Evangelio, gente fiel que como Pablo no se distraigan en asuntos sociales de este tiempo; claro, el Señor dijo: Mat 10:16 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. Mientras somos una bendición, mientras nos sujetamos al gobierno, mientras ayudamos a la sociedad y somos una bendición, nuestro enfoque es Cristo, el Evangelio, es lo primordial que necesita cualquier persona porque estamos hablando de eternidad. Porque podrían hoy dan una admistía, y saliendo de aquí me mato en el freeway, ¿de qué me sirvió? O voy al doctor y me declaran cáncer terminal. Podría haber hecho todo un movimiento de ayuda a homless o huérfanos, pero, si hay un sismo de 8 grados y todos mueren, y no les compartí el Evangelio mi trabajo fue en vano. ¿Entiendes? Necesitas pedir al Señor sabiduría para entender tu vida, tu lugar en esta tierra y como cristiano. Como cristianos no vamos a ganar ninguna batalla políticamente, si permitimos que nuestros pensamientos, planes, tiempo, dinero y energía se gasten tratando de hacer un cambio de esta manera, vamos a terminar descuidando, o peor aún, distorsionando el evangelio. Estaremos menospreciando nuestro llamado divino y malgastando los recursos que dios nos ha dado. No podemos confundirnos con respecto a nuestra ciudadanía, nuestras lealtades y obligaciones espirituales. No debemos demeritar nuestra misión espiritual, nuestra prioridad es proclamar el evangelio de salvación. Si en verdad queremos hacer un bien a la sociedad y cambiarla, será por medio de la proclamación fiel y fidedigna del evangelio, porque solo él tiene el poder para cambiar las vidas desde lo más profundo. Si hacemos obra social será solo un pretexto para compartir las buenas nuevas de salvación. Como cristianos no podemos volvernos hostiles al gobierno, o a la sociedad incrédula, ¿sabes por qué? Porque donde tú ves a un mal gobierno, Dios ve a personas miserables, yendo al infierno por no conocerle. No podemos tener resentimiento ni odio a los que Dios no odia, por los que Cristo derramó su sangre, por los que más bien Dios siente amor y compasión; un cristiano lleno del Espíritu Santo es lo que debería sentir, aún por el peor de los criminales. Nuestro llamado es a predicar, a enseñar y a testificar con el Evangelio y el poder transformador de la salvación en Cristo Jesús, a vivir vidas que den evidencias claras de ese poder. Por eso dice: Tit 3:1d que obedezcan, – Obedecer – peidsarjéo El mismo principio conformarse a las leyes, escucharlas, hacer caso, en otras palabras, no podemos estar de subversivos, de activistas, tenemos que utilizar nuestras armas espirituales. Dice la Palabra: 2 Co 10:4-5 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. ¿Quieres vivir pacíficamente? En primer lugar, debes llegar a la convicción de que tu benefactor, tu cuidador, tu pronto auxilio en las tribulaciones, tu roca firme, tu sustentador, no es un país, no es una economía, es un Dios Todopoderoso y se llama Jesucristo, y donde quiera que estés, si estás con él, estarás seguro. Mira lo que dice la Escritura: 1 Ti 2:1-6 Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2 por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Mira la prioridad de Dios, ¿cuál debería ser nuestra prioridad? Otra vez, el contexto del gobierno en el que esto está escrito es el mismo, una monarquía totalmente malvada e injusta. Necesitas comenzar por orar por tus autoridades, por su salvación porque a Dios le importa tanto que envió a su Hijo único a morir por ellos y no los quiere ver en el infierno por la eternidad. Mientras tanto tú y yo vivimos en toda, y toda es toda, piedad y honestidad. Mira otro texto: Rom 13:1 Toda persona debe someterse a las autoridades de gobierno, pues toda autoridad proviene de Dios, y los que ocupan puestos de autoridad están allí colocados por Dios. 2 Por lo tanto, cualquiera que se rebele contra la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido, y será castigado. 3 Pues las autoridades no infunden temor a los que hacen lo que está bien, sino en los que hacen lo que está mal. ¿Quieres vivir sin temor a las autoridades? Haz lo correcto, y ellas te honrarán. Rom 13:4 Las autoridades están al servicio de Dios para tu bien. Pero, si estás haciendo algo malo, por supuesto que deberías tener miedo, porque ellas tienen poder para castigarte. Están al servicio de Dios para cumplir el propósito específico de castigar a los que hacen lo malo. Rom 13:5-7 Por eso tienes que someterte a ellas, no sólo para evitar el castigo, sino para mantener tu conciencia limpia. 6 Por esas mismas razones, también paguen sus impuestos, pues los funcionarios de gobierno necesitan cobrar su sueldo. Ellos sirven a Dios con lo que hacen. 7 Ustedes den a cada uno lo que le deben: paguen los impuestos y demás aranceles a quien corresponda, y den respeto y honra a los que están en autoridad. Dios ha puesto las autoridades, sujetarse a ellas es sujetarse a Dios, por eso es que el incrédulo no se quiere sujetar porque no le interesa sujetarse a Dios, es un mandato divino. Por más corrupto que parezca Dios lo puso para nuestro bien, y si hacemos lo bueno, nada temeremos, obviamente si queremos todo hacerlo a la tranza, a la mordida, ¿qué esperas? Pero, es que nadie lo hace, pues por eso está el país como está, pero, te aseguro, el que honra a Dios, Dios le honra a él, el que confía en Dios y espera en él, Dios no le abandona. Salomón, el hombre más próspero que ha existido escribió: Sal 37:25 Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan. En toda su vida como hijo de un rey y aún como rey, su testimonio es que Dios o desampara a los suyos, así estén en el peor lugar. Sí, vemos noticias y escuchamos, pero, solo aquellos que viven las situaciones difíciles con el Señor, saben y pueden disfrutar de la gracia, de la esperanza, de la compañía del Señor, aún en momentos de dar su vida por la fe, esos son los testimonios de aquellos como Pablo que no les importaba ser apedreados o latigueados, Dios es fiel, yo lo creo. También Pedro escribió: 1 Pe 2:13 Por amor al Señor, respeten a toda autoridad humana, ya sea el rey como jefe de Estado 14 o a los funcionarios que él ha nombrado. Pues a ellos el rey los ha mandando a que castiguen a aquellos que hacen el mal y a que honren a los que hacen el bien. 15 La voluntad de Dios es que la vida honorable de ustedes calle a la gente ignorante que los acusa sin fundamento alguno. 16 Pues ustedes son libres pero, a la vez, son esclavos de Dios, así que no usen su libertad como una excusa para hacer el mal. 17 Respeten a todos y amen a sus hermanos en Cristo. Teman a Dios y respeten al rey. Otras versiones dicen: por causa del Señor, porque somos suyos, porque nos ha llamado, porque somos su pueblo purificado por él mismo, un pueblo peculiar celoso de buenas obras, a quien su mayor anhelo es adornar esta sana doctrina, traerle gloria al Señor, porque como Abraham, conoce al que le llamó, ha caminado con él. Por esta razón, con esta motivación, dice también a Tito enseña a estos cretenses: b) Dispuestos a bendecir. Tit 3:1d que estén dispuestos a toda buena obra. – Dispuestos – Jétoimos Ajustados, listos, preparados, prestos, dispuestos y disponibles, con disposición voluntaria y sinceridad para tomara toda oportunidad de bendecir a los que nos rodean. Un anhelo sincero y amoroso de servir a los demás, porque ese es el anhelo de nuestro Señor, así vivió nuestro Salvador, amando y sirviendo. Dice en Gálatas 6: Gál 6:9-10 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe. Que en un futuro no muy lejano el Señor nos permita armar brigadas de ayuda en tiempos de crisis, tenemos constructores, mecánicos, que podamos ir con toda libertad y predicar el evangelio, mientras amamos y servimos a los que están en necesidad. Más allá de cumplir con un deber, o de pretender ganar una medalla o reconocimiento en este mundo, por amor a nuestro Señor, quien entregó su vida por todos. Un falso maestro, un falso creyente está centrado en sí mismo, y es todo lo que le importa, un creyente genuino se enfoca en los demás. Mi hermano, mi hermana, que bueno que entraras a este recinto no siempre buscando lo tuyo, no siempre viendo a ver si te damos el ancho, a ver qué tenemos qué mejorar, sino con una mente y un corazón de servicio. Qué bueno sería que pidieras a Dios: Señor, muéstrame la necesidad que hay y enséñame a cubrirla. No digas: aquí no hay ministerios, no hay cómo servir. Hay y muchas necesidades, lo que pasa es que estás tan ocupado en ti mismo que no las ves. Y si estás viendo que hay, es porque Dios te está llamando a cubrirla. Han pasado años, y solo una persona, esporádicamente dos o tres personas vienen y ayudan a limpiar, y aquí habemos más de una. Afuera, en los jardines, en fin, hay mucho por hacer, mucho por servir, hacer lindo este lugar para que el que venga se sienta bienvenido, que pueda ver la gracia de Dios. Dios nos quiere dispuestos, listos para ser una bendición. Si al final solo viviste para servirte a ti mismo, cuando llegues al cielo vas a ser muy miserable, y aún en esta vida. Abre tus ojos, abre tu corazón, entiende que lo que tienes no es tuyo, y para eso existes, para ser las manos generosas de tu Señor, los pies prestos para compartir el Evangelio. Eso es lo que somos siervos del Dios altísimo. Cuánto más en la comunidad, que importante es que como cristianos seamos conocidos por el gobierno y la comunidad, no por alborotadores, sino por el bien que hacemos en ella en el nombre de Cristo, siempre compartiendo el Evangelio en palabra y obra. Y dice c) Nunca hablando mal de ellos, ni siendo contenciosos, sino con todo el fruto del Espíritu. Tit 3:2a Que a nadie difamen, – Difamar – Blasfeméo Avergonzar, hablar impíamente, hablar mal dé, injuriar, calumniar, decir mal de, difamar, maldecir, insultar, lenguaje profano. Hoy que en México hay tiempo de elecciones, y aún con el mismo gobierno de este país, cuánto hay de esto. Mis hermanos, si somos cristianos sabe que no es voluntad de Dios que te expreses de tus gobernantes como te expresas. Recuerda, expresarte así de ellos, es expresarte de la autoridad puesta por Dios, es resistir la autoridad misma de Dios. Sí, es cierto, puede ser un mal gobierno, pero, yo una vez escuché y muy sabiamente, cada pueblo tiene el gobierno que merece. Porque el gobierno no es sino el reflejo del pueblo. Si todos fueran honrados, y nadie fuera corrupto, todos respetaran el derecho ajeno, si cada hogar fuera ejemplo de un papá que gobierna su hogar con juicio y justicia, si en el trabajo igual, nadie abusara del poder, ni robara a su empleador, ni pusiera en mal a su compañero, etc., y el gobierno fuera corrupto e injusto, lo acepto, y aún ahí Dios tendría sus propósitos. Pero, si en cada hogar, dependencia, negocio, escuela es exactamente la misma dinámica, de racismo, opresión, deshonestidad, entonces te puedo decir: el gobierno es solo un reflejo de lo que es el pueblo. ¿Por qué creerías que un gobernante que es pecador igual que tú, y que muy probablemente ni conoce al Dios vivo sería tu salvación, la solución para tus problemas o para un país, o para un futuro mejor? Ahora, no estoy diciendo que no cumplas con tu deber civil, no sería coherente con ser buenos ciudadanos, no significa que no escojas con sabiduría, habiendo buscado a Dios, esperando en él y no en seres humanos que nada pueden hacer por ti, ejercer tu deber de votar, pero, dice la Palabra: Jer 17:5 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Isa 31:1 ¡Qué aflicción les espera a los que buscan ayuda en Egipto! Al confiar en sus caballos, en sus carros de guerra y en sus conductores; y al depender de la fuerza de ejércitos humanos en lugar de buscar ayuda en el SEÑOR, el Santo de Israel. Job 12:10 En sus manos está la vida de todo ser vivo, y el hálito que anima a todo ser humano. Si eres creyente, tienes que confiar que aún en un gobierno como el de Nerón, Dios está muy por encima llevando a cabo sus propósitos. Claro, si estás engañado por la filosofía de este mundo, que tu mayor bien es que seas feliz aquí y ahora, sin ningún deseo por lo eterno, pues buena suerte, porque este mundo es inconsistente, es inestable, solo mira las noticias, estamos al borde de una guerra, y si eso sucede, cualquier cosa puede pasar y aún dentro de este país tan hermoso que pareciera tan seguro y estable. No sabes, solo Dios quien tiene las cuerdas para mover tiempos, edades, reinos, gobiernos, naciones bajo su soberanía y sabiduría, quien tiene en su libro el número de días que tú y yo viviremos en este mundo, quien sabe cuándo llegará el fin de todo lo que ves, pero, que te ama tanto que envió a su Hijo Unigénito a morir por tus pecados, es en quien puedes y deberías confiar. Por eso, ¿quieres verdaderamente vivir en paz? Ahí tienes 1 Timoteo 2:1-4. Comienza orando por tus autoridades, aquí tienes todos estos textos, pero, deja de expresarte así de ellos, y mejor con todo respeto y confianza dirígete a tu sustentador, y ora por ellos, porque él si puede lograr lo que necesitamos, porque para él nada es imposible. Y dice: Tit 3:2b que no sean pendencieros, – Pendencieros – ámajos. No combativo, pacífico, sosegado, no contencioso, no busca pleito, apacible. Porque sabemos que por mucho que pataleemos, demos de gritos y sombrerazos el único que puede y quiere hacer lo mejor para todos es el Señor. La hostilidad, la venganza, el odio, la violencia contra el gobierno, o contra los incrédulos en alguien que se supone está siendo instruido por la gracia de Dios, no queda. Una vez más, recuerda a quién representamos y lo que deseamos, el bien más alto de todos: que la gente sea salva y venga al conocimiento de la verdad, no podemos aborrecer a los que Dios no ha aborrecido. Y dice: Tit 3:2c sino amables, – Amables – Epieikés. Apropiado, gentil, suave, bondadoso, considerado, indulgente, ajustado, equitativo, justo, moderado, paciente. Esta palabra expresa una consideración que examina humana y razonablemente los hechos de un asunto. Tit 3:2a mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. – Mansedumbre – Praútes Humildad, dulzura, fortaleza sujeta a control, alguien que da las riendas al Espíritu Santo para que éste le controle, porque es un fruto del Espíritu, es algo sobrenatural. Pedro dijo: 1 Pe 3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; ¿Por qué tengo que ser así? Porque nuestro maestro así lo fue, y de hecho así se describió a sí mismo, y dijo que es la manera de encontrar descanso para nuestras almas, al dejar de luchar por pretender ser alguien que no somos, de pretender caber en lugares creados por esta falsa filosofía del mejor, el más capaz, el único y los demás fuchi, pobres perdedores. El Señor dijo: Mat 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Sé que estos rasgos de carácter son totalmente menospreciados por la mentalidad de nuestros días, donde el más malvado, el más abusado, el mejor peleador, el mejor pensador, el que engaña a todos y que nadie lo engañan a él es el héroe. Pero, te repito, ¿quién estará mal? ¿De veras piensas que el mundo está mal por ser tan bueno, y justo y que por ser tan bueno y justo los malvados y el diablo se lo bailaron? Para nada, dice en Proverbios: Pro 14:32 El malvado cae por su propia maldad; el justo halla refugio en su integridad. El incrédulo le apuesta al mal, engañado confía en impiedad, en mentira, en abuso de poder, pero, jamás va a ganar; honestamente, mira las noticias, mira la historia, todos los malvados han caído y caerán. Pero, Cristo, mi Cristo, tu Cristo, tu Salvador, fue amable, y venció. ¿Quieres ver la fotografía del que venció humillándose, sirviendo, amando? Dice la Palabra: Isa 53:2-3 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Esta es la foto de cómo venció, ahora mira la foto de su regreso en el final de los tiempos: Apo 19:11-16 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. 12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. 13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. 14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Por eso, estos rasgos de carácter, este comportamiento se espera de todo creyente para con todos los hombres, no solo los hermanos en Cristo, sino aún los difíciles de soportar, gobiernos, con todos. Porque sencillamente así es nuestro Padre celestial, dice la Palabra, que hace salir su sol sobre buenos y malos, y hace llover sobre justos e injustos. Él ama, bendice, es paciente, y así debemos ser nosotros. Y dice mi siguiente punto: II. No olvidando jamás nuestra antigua condición antes de Cristo. Tit 3:3a Porque nosotros también éramos en otro tiempo Definitivamente, Dios nos llama a aborrecer el pecado, es algo que aprendemos mientras nos relacionamos con él, y su palabra nos lava, y nos transforma, pero, algo que no debemos olvidar es que Dios aborrece el pecado, pero ama al pecador. Sencillamente aquellos que hoy tienden a exasperarnos, y con los que de repente decimos: “pero, cómo es posible que hagan esto, o lo otro”; y nos indignemos, dice Pablo, no olviden algo: Todos nosotros fuimos lo mismo que ellos, y de hecho, ahí te va mi hermano, de no haber sido por la gracia salvadora de dios, quien nos hizo libres de condenación, lo seguiríamos siendo. Todos venimos del mismo ancestro, todos, absolutamente todos nacimos en pecado, solo hubo uno que no y ese fue Cristo, porque solo él es Dios, quien se hizo hombre, ni siquiera su madre, quien declaró necesitar un salvador igual que todo ser humano. En todas las listas que Pablo da por toda la Biblia acerca del pecado y las obras de la carne, todos estamos incluidos. Ahora, alguien puede decir: pero, Chuy, es que yo me convertí cuando era niño, y por gracia de Dios ni siquiera escuché acerca de algunos pecados mencionados en la Biblia. Otros dirán: es que yo me convertí cuando era adulto, pero siempre llevé una vida de relativa moralidad y responsabilidad social. Sí, pero, si no somos salvos, todos nacimos en pecado, y estuvimos inmersos en la depravación de nuestra propia naturaleza y fuimos enemigos de Dios, no importa cuán moral, respetable y religiosa pueda haber sido nuestra apariencia externa. Dice la Palabra: Efe 2:1-3 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Por eso, por más indignante que sea la conducta actual, y todo lo que se practica y se enseña, como se ha aceptado y se ha puesto hasta en niveles heroicos, por ejemplo, el declararse homosexual, el ser estrella de pornografía, el tener sexo casual, el aborto, el que fomenten en los niños en las escuelas toda clase de conducta, menos la castidad, o la piedad. Todo esto sin duda es malo, es destructivo, destruye a las personas, a la sociedad, deshonran a nuestro Señor, pero, esa es la triste realidad de una humanidad caída y pecadora, y debemos aprender a no asustarnos, de esperar del pecador pecado, debemos aprender a amar soltando, así como Dios nos ama a nosotros, conoce todo de nosotros, pasado, presente y futuro, y aún así se la quiso jugar y nos salvó. No estamos ni para juzgarnos entre nosotros, ni para juzgar al mundo incrédulo, claro, no juzgar no significa alcahuetear, o no señalar el pecado y lo que está mal, nosotros estamos llamados a la madurez, y el que es maduro tiene los sentidos bien entrenados por el uso de los principios bíblicos en discernir lo malo de lo bueno. Más bien a lo que se refiere es a no condenar y mandar al infierno a las personas, creyéndonos mejores que ellos, eso le corresponde solo a Dios, no a nosotros, solo Dios es bueno y justo, nosotros fuimos rescatados, por su gracia ya no somos lo que éramos. Ya lo veremos más adelante. Pero, mira a Pablo incluyéndose, todos nosotros, ahora, me gusta el énfasis, dice éramos, tiempo pasado, y por si fuera poco, dice: en otro tiempo. Es decir, no hoy, un creyente genuino no puede seguir siendo el mismo de hace 10 años, tiene que haber avance, crecimiento. Hay cosas que son del pasado, y que no pueden seguir siendo parte de la vida de ningún creyente, es en otro tiempo muy lejano, al cual no quiero volver. Un tiempo que hoy veo con cierta tristeza por tanto tiempo perdido, por tanto dolor generado por la necedad y la dureza de corazón, pero, al mismo tiempo con un agradecimiento inmensurable a mi Señor, con adoración eterna por haber salvado a un pecador torcido y perdido como yo. Y dice: Tit 3:3b insensatos, – Insensatos – anóetos Sin inteligencia, necios, desperdiciando recursos, tiempo, talentos, haciendo puras tarugadas; (hablo por mí, no sé tú). Una ignorancia producida por rechazar la verdad y amar la mentira. Una humanidad que presume de tanta tecnología y conocimiento y aún así sin poder descifrar su tendencia a la auto destrucción. No saber valorar lo verdadero de lo falso y estar engañado por el príncipe de la potestad del aire, Satanás, por el padre de mentira, dice la Palabra: 2 Co 4:4 Satanás, quien es el dios de este mundo, ha cegado la mente de los que no creen. Son incapaces de ver la gloriosa luz de la Buena Noticia. No entienden este mensaje acerca de la gloria de Cristo, quien es la imagen exacta de Dios. (NTV) Dice en Romanos: Rom 1:28-29 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29 estando atestados de toda injusticia… Tit 3:3c rebeldes, – Rebeldes – Apeidsés Desobedientes, sin el menor sentido de sujeción, de honra o respeto a la autoridad, siempre contestones, contradictores, impersuadibles, sabios en nuestra propia opinión, potros salvajes rumbo al desfiladero, al degolladero. Tit 3:3d extraviados, – Extraviados – Planáo Engañar, vagar, errar, descarriar, estar equivocado, torcido del camino correcto, de forma deliberada. Sin propósito para vivir, con metas equivocadas, desgastándonos por lo que no sacia, como buey al degolladero, como ovejas sin pastor, a merced de los lobos, siempre yendo a ser robados, lastimados por nuestros pecados y las tinieblas de nuestra mente. Sin darnos cuenta del daño que nos hacíamos y que le hacíamos a los demás, cómo robábamos a nuestra familia, y nos engañábamos a nosotros mismos. Tit 3:3e esclavos de concupiscencias y deleites diversos, – Esclavos – Douleúo Sirviendo como esclavos, esclavitud involuntaria, de concupiscencias, epidsumía, codicias por lo prohibido, deseos, pasiones, codicia por tener los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida a cualquier costo. Y deleites diversos, placer, lascivia, delicia, multiformes, con un amplio repertorio para la degradación. Viene de la palabra Hedoné, de donde se deriva hedonismo, la búsqueda insaciable de satisfacción individual. Sí o no lo que caracteriza nuestra sociedad. Impureza, inmoralidad, adulterios, fornicaciones, que nos robaban la capacidad del verdadero amor, de la verdadera intimidad, que nos hacían más insensibles y ventajosos, queriendo satisfacción sin compromiso, solo quitando y jamás dando. Pensando que era muy divertido y que éramos libres solo nos caían pesadas cadenas que nos llevaban a relaciones autodestructivas. Por eso dice: Tit 3:3e viviendo en malicia y envidia, – Viviendo – Diágo. La malicia, kakía, maldad, depravación, sentimientos detestables, pleitos, odios, resentimientos, venganza, fdonos, envidias, mala voluntad, arder por el bien del otro que yo no tengo, por el éxito, la felicidad de otro, y llenarme de amargura. Jamás estar satisfecho con lo que tienes, y siempre querer más, ser insaciable y no soportar que cualquier otra persona tenga lo que le falta en su vida, o que tenga más de lo que tú tienes. Imagínate, esta maldad y envida eran nuestro hogar, ahí nos movíamos, nos conducíamos, esta era nuestra vida normal, típica, habitual y ordinaria de vivir en esta tierra, ¿cuándo íbamos a conocer la paz, la verdadera plenitud, todo esto nos llevaba a lo último: Tit 3:3f aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. – Aborrecibles – Stugnetós; Detestado – Miséo. Odiosos, no en un buen sentido, sino este fruto natural de un corazón no regenerado dice la Palabra: Pro 28:21b Hasta por un bocado de pan prevaricará el hombre. El problema no está en el pan, ni en el cuchillo ni en la mantequilla, sino en el corazón del hombre, en el cual por su pecado tiene esta terrible tendencia al odio y al resentimiento. Uno tiene que ver con ser odioso, el otro tiene que ver con terminar siendo odiado por el daño, por el dolor, infringido a la otra persona. Tú lo haz visto y quizá hasta experimentado, un hombre abusador y ventajoso que se aprovecha de una mujer joven e inexperta, que se hace odioso y ella termina odiándolo con todo su corazón. Matrimonios que se hacen promesas de amor y terminan queriendo dispararse, relaciones que comienzan muy apasionadas y terminan con corazones rotos y odios y resentimientos que marcan la vida entera y que llegan hasta futuros hijos, los cuales son criados con este odio, y ellos a su vez heredan esta vana manera de vivir a la siguiente generación. Todo esto éramos, ahí anduvimos, por ahí estaba nuestro domicilio, y si no has entregado tu vida a Cristo, esta es tu vida, lo que crees estar viviendo no es sino una ilusión, ahora la Palabra está corriendo el velo y te está permitiendo ver la miseria que realmente estás viviendo. Ven a Cristo. Y nosotros al estar conscientes de esto deberíamos ser humildes y cuidarnos contra estos sentimientos en contra de aquellos que siguen pecando y que a veces pecan contra nosotros. Debemos recordar cómo nos miró el Señor a nosotros, y cómo los mira a ellos. III. Nunca olvidando que el día de hoy somos nuevas criaturas por pura misericordia. Tit 3:4a Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, Estos peros de la Biblia son contrastes maravillosos, densas tinieblas con luz inaccesible, como en Efesios 2, muertos, esclavos, arrastrados, por la corriente de este mundo, objetos de la ira de Dios, y de pronto como si alguien encendiera la luz: “pero Dios, que es rico en misericordia”. Guau. De la misma manera, con que colores tan oscuros, tan tenebrosos describimos el versículo tres, pero, qué gloriosa manera de contrastar. Qué glorioso día para mí, esa noche que su luz me resplandeció, que su evangelio si hizo carne en mi vida, y por primera vez vi la luz, y di como un recién nacido mi primera bocanada de aire, de vida eterna. Y sobre toda esa tenebrosa oscuridad, sobre toda esa insensatez, rebeldía, extravío, esclavitud de codicias, malicia, envidia, odiosidad, la bondad de Dios mi Salvador, y su amor me resplandeció, opacó, hizo huir toda esa maldad. Y con su bondad no solo me dio vida, me salvó, quitó mis cadenas, con manos llenas de ternura me recogío de la suciedad donde estaba y lleno de su amor me lavó, me cubrió con un nuevo vestido, con su justicia, con su bondad. Por qué, no me lo preguntes, no lo sé, pero aquí estoy. Y te voy a decir algo, su bondad ya fue manifestada, Cristo ya vino, ya murió, ya resucitó, la puerta está abierta, pero hablo en primera persona, porque es algo que debes haber experimentado personalmente. La salvación no es grupal, es personal, tú tienes que tratar estos pecados con él, y si no te ves en esta fotografía tenebrosa, asquerosa y oscura, si no te has visto en ella, entonces no puedes reclamar que eres salvo, sencillamente porque no has visto el contraste entre la luz y las tinieblas, todo sigue siendo tinieblas para ti, pero no tiene por que ser así. Hoy la bondad de Dios, su amor está resplandeciendo como millones y millones de soles y galaxias, pero, lo tienes que ver tú, y cada día de tu vida vivir para agradecerlo, por eso le servimos, por eso nos sujetamos a las autoridades. Y dice: Tit 3:5a nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, Es un hecho, ¿has experimentado esto? Eres salvo, pero, cuidado, somos salvos, sí, pero, no tiene que ver con nuestras buenas obras, lo mejor de nosotros, nuestras mejores obras de justicia, ese día que cruzaste al cieguito, ese día que estuviste dispuesto a dar tu vida por tu hijo. Ese día que te propusiste con todo tu corazón cumplir con ritos y tradiciones, ese día que hiciste tu mejor obra social y alimentaste a los huérfanos o fuiste al asilo de ancianos, dice Isaías, son trapos inmundos para Dios. Antes de Cristo, tú y yo estábamos en el versículo 3, esa es la realidad de todo ser humano, no hay tal cosa como que alguien nazca inocente, dice la Palabra: Rom 3:10-12 Como está escrito: no hay justo, ni aun uno; 11 no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Isa 53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. ¿Por qué lo hizo? Dice la Palabra: Tit 3:5b sino por su misericordia, Por su pura misericordia, misericordia es no darnos lo que merecemos. Honestamente, ¿qué merece alguien que está en las tinieblas del versículo tres? ¿El cielo? ¿De veras? Alguien que fue a cuentas viviendo en el versículo tres sin Cristo, ¿en verdad crees que resultará inocente? Claro que no, todos merecemos la condenación, pero ¿por qué no nos da nuestro Señor lo que merecemos? Porque tenemos un Dios generoso que se deleita en perdonar, que se deleita en hacer de lo que no es una maravillosa obra de gracia. Dice en Romanos: Rom 5:6-7 Cuando éramos totalmente incapaces de salvarnos, Cristo vino en el momento preciso y murió por nosotros, pecadores. 7 Ahora bien, casi nadie se ofrecería a morir por una persona honrada, aunque tal vez alguien podría estar dispuesto a dar su vida por una persona extraordinariamente buena. (NTV) Rom 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Por eso le adoramos, por eso decidimos negarnos a nosotros mismos, por eso nos negamos a los deseos impíos que batallan contra el alma, por eso le decimos no al pecado, ¿dime si tu salvador no es digno de que lo hagas? Y dice: Tit 3:5a por el lavamiento de la regeneración Dos cosas que sucedieron cuando entendimos esto, cuando nos rendimos por fin al Señor y le entregamos nuestras vidas, esta fue una obra del Espíritu Santo, él nos lavó, de toda esa maldad del versículo tres que nos tenía condenados más enfermos que un enfermo terminal de cáncer o lepra, su sangre preciosa nos lavó de toda maldad. Imagínate qué peso se quitó de nuestras vidas, yo no sé si te guste bañarte, pero después de un día caluroso trabajando en la tierra, en el pasto, o donde sea, un baño literalmente te vuelve a la vida. Ahora, imagínate ser limpiados de una eternidad de inmundicia, al ver la luz resplandeciente de Jesucristo, y en verdad sentir en el Espíritu nuestra culpa quitada. Es impresionante. Y no solo nos limpió, sino que nos regeneró, (Palingenesia), lo cual implica un nuevo nacimiento, vida nueva, nueva criatura, ese viejo Chuy que todavía me produce tristeza, ya murió, está crucificado, y uno nuevo ha nacido en Cristo, salió de la tumba junto con Cristo. El Señor le dijo a Nicodemo un maestro de la ley, un experto en religión, pero que no había nacido de nuevo: Jua 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dice: no entiendo Señor, ¿tengo que regresar al vientre de mi madre, no Nicodemo, le dice: Jua 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Así funciona: Jua 3:8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. Después le explica esto que hemos venido viendo, y el Espíritu sopló a su corazón, ¿está soplando al tuyo? Por eso dice Pablo: 2 Co 5:17-18a De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo… Hay un nuevo ser, el hijo de Dios, el que Dios adopta y hace heredero, pero, ahí no termina, dice: Tit 3:5c y por la renovación en el Espíritu Santo, ¿En qué consiste esto? Uno es el nuevo nacimiento esto se refiere al efecto de la regeneración, se refiere al poder transformador del Espíritu Santo en cada creyente obrando a través de la Palabra, y del Espíritu. El Espíritu nos aparta, para Dios, y es cuando nos convertimos en este pueblo peculiar, celoso de buenas obras. Dice Pedro: 2 Pe 1:3-4 Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia. 4 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. ¿Entiendes el peso de nuestra salvación? ¿Entiendes porqué Pablo le dice a Tito que instruya a los cretenses a vivir en este estándar tan alto de vida? Porque es Dios en nosotros, no somos nosotros, por supuesto cuando decidimos cada día negarnos a nosotros mismos y pasar tiempo en oración y Palabra, no cuando seguimos voluntaria y desobedientemente entregándonos a nuestra naturaleza pecaminosa. Por supuesto que es un gran pecado y maldad el tener en menos la sangre de Cristo, por eso, el contristar al Espíritu Santo no es algo ligero, es algo muy grave. Por eso dice: Tit 3:6 el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, Ya está ahí, en tu nuevo ser, toda esta gracia derramada de una manera excéntrica y espectacular dice la Palabra: Jua 3:33-36 Todo el que acepta su testimonio puede confirmar que Dios es veraz. 34 Pues él es enviado por Dios y habla las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin límites. 35 El Padre ama a su Hijo y ha puesto todo en sus manos. 36 Los que creen en el Hijo de Dios tienen vida eterna. Los que no obedecen al Hijo nunca tendrán vida eterna, sino que permanecen bajo la ira del juicio de Dios. Abundantemente es la palabra plousíos, y significa amplia, rica, generosa, extremada, extravagantemente. Ya lo tienes, ya lo tengo, si somos creyentes. Pero, tiene un propósito: Tit 3:7 para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. Una vez justificados, una vez vestidos con la inocencia de Cristo, con la justicia suya por su gracia, entonces venimos a ser herederos de Dios. Estas ya son palabras mayores mis hermanos, la riqueza divina vale más que el universo entero. Esta esperanza bienaventurada de la vida eterna. Gracia sobre gracia. Dice la Palabra: Rom 8:16-18 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Y dice: Tit 3:8a Palabra fiel es esta, Una más de nuestras palabras fieles, verdaderas, confiables, creíbles, dignas de tenerse como convicción de vida. ¿Dónde está sostenida tu vida? ¿En qué esperanza? ¿En qué palabra? Porque ciertamente de un lugar estás tomando la seguridad de las decisiones que tomas. Solo hay un Dios, solo hay una verdad, fuera de la verdad, el resto es mentira, y no te va a sostener, no esperes darte cuenta de eso cuando sea demasiado tarde porque si llegas delante de Dios sin Cristo como abogado, sin haber recibido su gracia, sigues en el versículo 3, y ahí no hay esperanza. Por eso cierra Pablo a Tito: Tit 3:8b y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, Estas cosas las necesitamos escuchar constantemente, y debemos ponerlas en nuestro corazón, y escribirlas en postits, y en index cards, ¿por qué? ¿Quieres vivir en libertad? ¿Quieres vivir en plenitud? Necesitas ser firme en tu corazón y aceptar estas verdades y alimentarte de ellas cada día, claro, dice la siguiente parte del versículo: Tit 3:8c para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Es decir, no es para todos, si no has creído y sigues en el versículo tres, te amamos, no somos mejores que tú, sí te compadecemos, pobre de ti y de los que te rodean, estás en tinieblas, no quisiéramos que estuvieras ahí, ya estuvimos y no fue agradable. Mejor sería que te resplandeciera la luz, la bondad, el amor de Dios. Ahora, ¿crees en Dios? Mira, piénsalo bien, este término no es una mera expresión, Santiago dijo: Stg 2:19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. Creer en Dios es creer en todo lo que acabamos de decir, lo cual es el testimonio de Dios, y si es así, entonces podrás dedicar tu vida entera a ocuparte en buenas obras, como una respuesta, como un resultado. No para ganar la salvación, sino porque la gracia de Dios ya ha sido derramada abundantemente en tu corazón, porque has sido regenerado, renovado, impactado con la luz del amor y la misericordia de Dios. Por eso cerramos: Tit 3:8b Estas cosas son buenas y útiles a los hombres. No son malas, son útiles, verdaderamente útiles para darte herencia con los santificados. No sé que estés tomando como útil en tu vida, tu trabajo, tener papeles, tener hijos, dinero, fama y éxito, si no es esto, no es realmente útil, porque hoy podrían reclamar tu vida, y lo que hubieras provisto de quién será. Mis hermanos, estas son palabras fieles y verdaderas, ¿vas a comenzar a orar por tus autoridades y no a criticarlas? ¿Estás dispuesto a comenzar a confiar no en hombres, sino en tu Señor? ¿A quién le gustaría este día moverse del versículo tres al versículo cuatro y de ahí en adelante? ¿Quién quiere tomar hoy el paso de adornar la sana doctrina, de vivir para la gloria de Dios? Cretenses como yo, y quizá como tú, cuánto necesitamos escuchar esto, cuánto necesitamos apuntar nuestros ojos al autor y consumador de nuestra fe. Por eso le adoramos, por eso le servimos, esto no es fanatismo, la salvación es real, la vida eterna es real, hoy estamos llenos de gozo y esperanza, te dejo con un último versículo: Jer 29:11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.