Colosenses 4: 5-6 “La sabiduría en mi andar y en mi hablar”


Download (right click and choose save as)

Sermon Notes

LA SABIDURÍA EN MI ANDAR Y EN MI HABLAR

Colosenses 4:5-6

 

Seguimos adelante con esta carta a la iglesia de Cristo en Colosas una ciudad de Frigia, lo que es ahora Turquía moderna, en la cual nació una iglesia durante el ministerio de Pablo en Éfeso, fundada no por Pablo sino por Epafrodito y Filemón quienes vinieron al Señor en Éfeso. Esta carta fue escrita por Pablo junto con Efesios, Filipenses y Filemón, en su primer encarcelamiento en Roma entre los años 60 y 62 DC.

 

Los colosenses tenían fama der ser altamente influenciables, supersticiosos, y una filosofía que ofrecía una ensalada de religiones juntas, que más tarde llegó a conocerse como el gnosticismo se estaba infiltrando a la iglesia con falsas doctrinas envenenando la sana doctrina con el engaño de cualquier religión en el mundo:

 

Cristo no es suficiente, y tú necesitas hacer algo más, Cristo más obras, Cristo más conocimiento, Cristo más rituales, Cristo más un misticismo con un enfoque meramente temporal y humanista, y Pablo les escribe para prevenirles, y nos hace ver claramente a nosotros nuestra identidad y cómo Cristo es suficiente y en él somos suficientes.

 

Y desde el capítulo 1 nos recuerda, hey, no olviden el Evangelio, la Buena Noticia que recibieron: siendo pecadores, Cristo murió por ustedes y les concedió perdón, vida eterna, les enriqueció, y todo por su gracia, como un favor inmerecido, esto ya lo tienen al haber creído en Cristo, al haber depositado su confianza en él.

 

Y esta es una esperanza eterna, firme, inamovible porque se sostiene en Cristo, nuestro Dios, quien nos ha prometido el cielo, por lo tanto, un cristiano que ha entendido el Evangelio, ya tiene una esperanza firme para después de esta vida, suficiente para sostenerle hoy para vivir en gozo y libertad, a pesar de un mundo lleno de aflicción, suficiente para fortalecerle para capacitarle, y así poder seguir fielmente a su maestro Jesucristo en esta vida.

 

Y para esto, Pablo nos enseña también que no se trata de lo que nosotros pensemos en nuestros corazones, nuestras convicciones, sino que es vital conocer, entender, y seguir la voluntad de Dios, la cual conocemos en su Palabra, porque su Palabra no solo es vida, es luz, para poder andar en un mundo en tinieblas sin perdernos, y alumbrar a los demás.

 

Y al conocer su voluntad, creerla, recibirla, obedecerla, traerá como consecuencia conocerle más Íntimamente, de manera que, le amaremos más profundamente, y al ser expuestos a su gloria, seremos transformados a su imagen, y le podremos traer fama y gloria con nuestro carácter y conducta.

 

Pablo reitera, hey colosenses, no se trata de ustedes, o de nosotros pretendiendo alcanzar a Dios, eso es imposible, nosotros estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, un muerto no puede hacer nada por sí mismo, se trata de Jesucristo, imagínense, él es la imagen misma del Dios invisible, el que sustentador de todo lo creado visible e invisible, antes que todo lo que existe fuera, él ya era, es el Dios eterno.

 

Además, si de cuestiones espirituales se trata, él es ni más ni menos que, la cabeza del cuerpo, el mayor en todo, la plenitud de todo. No solo eso, fue él quien nos llamó de las tinieblas en las que estábamos esclavizados a la libertad su luz, él nos rescató, y nos lavó, nos resucitó de la muerte, nos hizo nacer de nuevo, y nos injertó en su cuerpo, que es la iglesia.

 

Habiendo estado infinitamente lejos de Dios y habiendo sido sus enemigos, fuimos traído muy cerca, y no solo eso, sino que fuimos reconciliados con él, por la obra perfecta de Jesucristo, quien lo consumó todo en la cruz y se levantó al tercer día con poder, triunfando sobre el pecado y la maldad, anulando el acta de nuestra condenación, exhibiendo a nuestros enemigos en la cruz del calvario.

 

Por eso, habiéndonos explicado todo esto nos dice:

 

Col 2:8-9 Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes los quieren engañar con teorías y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo. 9 Porque toda la plenitud de Dios se encuentra visiblemente en Cristo, 10 y en él Dios los hace experimentar todo su poder, pues Cristo es cabeza de todos los seres espirituales que tienen poder y autoridad. (DHH)

Este último versículo me gusta más cómo lo traduce la RV:

 

Col 2:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. (RVR60)

 

Por eso nos deja claro, no pueden mejorar lo que ya es perfecto, lo que ya quedó completado en Cristo. ¿quieren saber lo que es la verdadera espiritualidad? Primero les voy a explicar lo que no es ser espiritual:

 

No son estos cuatro elementos que nos ofrecen un falso sustituto para ser espirituales: Filosofías humanas, gnosticismo, budismo, etc., legalismo, lo cual incluye cumplir todo tipo de leyes, reglas y tradiciones, ritualismo, lo cual incluye todo tipo de ritos religiosos, misticismo, lo cual incluye poderes ocultos, visiones, espíritus chocarreros y demás, y ascetismo, lo que es la negación del yo, mortificar mi cuerpo, no darle ningún placer, y hasta lastimarlo.

 

Estas son cuatro formas de falsa espiritualidad, creadas no por Dios, sino por el corazón perverso y engañoso del hombre, por Satanás y por este mundo, lo cual en otras palabras se llama paganismo, los cuales, más que ayudas, Pablo nos deja claro, son un tropiezo, son inútiles, ya que, no ganamos mayor espiritualidad sino todo lo contrario.

 

Son una afrenta directa en contra de Cristo quien ya completó la obra de redención a la perfección, está consumada, es inmejorable, nos dio perdón, nos ofrece santificación, y nos dio eternidad, por lo tanto, pretender por obras, rituales, sacrificios, mejorar lo perfecto, es necio, inútil, y un grave pecado contra aquel que dio su vida para salvarnos.

 

De manera que Pablo nos deja claro: Cristo es suficiente, su Palabra es suficiente, él y solo él, es el autor y consumador de nuestra fe, no tenemos a qué intervenir, porque aparte, ni tenemos recursos con qué intervenir.

 

Y nos enseña, ¿quieren ser espirituales? ¿Quieren agradar a Dios? ¿Quieren sentirse plenos, completos? No se trata de una mera conducta externa, de ritos, de religión, sino de un nuevo nacimiento en Cristo, de haber resucitado de la muerte del pecado, de una nueva identidad, de ser una nueva criatura, en el hombre interior, de adquirir el carácter de Cristo.

 

Es algo que comienza internamente y que se refleja externamente, porque espiritualmente, por la fe, hemos sido insertados, sumergidos en Cristo, y externamente quedamos vestidos de Cristo, en nuestra conducta.

 

Se me ha dado un nuevo vestido creado en justicia, en santidad, en la verdad, pero, es mi responsabilidad vestirme cada día de Cristo, ¿cómo?, dándole al Espíritu Santo el control de mi vida, deshaciéndome del viejo hombre, negándome a mí mismo, deshaciéndome de la vieja naturaleza que todavía cargo, desechando cada día, ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras groseras, deshonestas, de mentira, comportándome como un verdadero escogido, apartado, y amado de Dios.

 

Y al mismo tiempo vistiéndome de Cristo, para ser renovado, transformado a su imagen, para ser investido de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia, para ser capacitado por el poder del Espíritu Santo para soportar, para perdonar, amar a mis hermanos, y para andar en perfecta unidad, este es el carácter de Cristo.

 

Y una vez haciendo esto puedo ser gobernado interiormente por la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, mientras diligentemente voy llenándome al máximo de la Escritura, y entonces, mis pensamientos comienzan a ser gobernados por los principios divinos, y es entonces que comienzo a vivir por convicciones basadas ya no en la filosofía de este mundo mentiroso, sino por la verdad, la justicia de Dios.

 

Colosenses nos muestra entonces, que ser espiritual no se trata de tener una actitud religiosa o legalista, sino de tener un carácter interno, que se refleja en una conducta externa, con lo cual es posible vivir la vida que Dios planeó para nosotros, en verdadera libertad y plenitud.

 

Y al estar completos en él, podemos entonces, brillar en este mundo caído y en tinieblas, trayéndole gloria con nuestra manera de vivir, en los roles que desempeñamos cada día de nuestras vidas, lo cual es un resultado de una fe genuina.

 

Ahí es donde el Evangelio que hemos creído, nuestra nueva identidad debe ser manifiesta, donde este vestido brilla, donde la suficiencia de Cristo se hace evidente, porque si esto no está sucediendo, nuestro cristianismo es mera filosofía, una religión más.

 

Por eso Pablo nos dice: brillen con la luz de Cristo primeramente con los más cercanos a ustedes, comenzando en su hogar, porque si nuestro cristianismo no funciona en casa, entonces no funciona.

 

La esposa brilla en su matrimonio representando a la iglesia, sujetándose respetuosamente a su marido, el cuál es su cabeza. El esposo brilla en su matrimonio representando a Cristo, amando y cuidando a su mujer, sacrificándose por ella como Cristo lo hace por su iglesia, los dos brillan para Cristo en una relación de amor y respeto, vestidos de Cristo.

 

Los hijos brillan para Cristo siendo obedientes a sus padres, respetándolos, honrándolos, escuchándolos, siguiendo sus instrucciones. Los padres brillan para Cristo, instruyendo a sus hijos con sabiduría, en disciplina y amonestación bíblicas, no los desalentándolos, ni exasperándolos. 

 

Todos brillamos en nuestros trabajos, al obedecer respetuosamente a nuestros superiores, al trabajar diligentemente, sabiendo que nuestros trabajos son el ministerio donde servimos al Señor, y que por él mismo seremos recompensados.

 

Y podrías decir: todo esto suena maravilloso, me suena lógico, pero, Chuy, en la vida diaria, aunque tengo victorias, y sí estoy viendo cambios substanciales en mi vida, muchas de las veces esto se hace muy difícil, y en tiempos difíciles, siento a veces que hasta es imposible.

 

Por eso me parece lógico que Pablo cierre esta sección con algo tan importante como la oración, Pablo nos dice, por favor, oren, hagan una disciplina, cultívenla, perseveren en ella, sin la oración no podrán hacer nada, pero si oran, si se proponen desarrollar una íntima relación sincera con su Señor, serán imparables. Él quiere que le conozcas, te quiere cerca de él, quiere que te conviertas en un vigilante.

 

¿Por qué? Porque ya vimos que hay dos realidades, la que ves, y la que no ves, y lo que no ves es eterno, pero lo que ves es temporal, y necesitas estar despierto, vigilante a la maravillosa realidad espiritual, porque es la única manera en la que vivirás agradecido, lleno de esperanza, de paz, fortalecido para llevar a cabo todas estas cosas.

 

Y es interesante que Pablo haya puesto nuestra necesidad de orar, entre la sección anterior y los versículos que veremos hoy, porque Pablo vuelve a retomar el nuevo hombre, y nos va a pedir en dos versículos algo muy importante: cuidar nuestra conducta y nuestra manera de hablar, lo cual creo yo encierra todo lo anterior.

 

Ya nos ha quedado claro, vivimos para la gloria de Dios, nuestras vidas existen para su gloria y servicio, tenemos de Cristo un nuevo hombre, un nuevo carácter, pero, éste debe reflejarse en una conducta, la cual no solo se refleja en lo que hacemos, sino también en la manera en la que hablamos.

 

Ya nos quedó claro, pretender hacer estos dos versículos sin un nuevo nacimiento, solo va a resultar en legalismo, o en una total frustración para nosotros, o no hacer caso de estos dos versículos y decir que tenemos una nueva en Cristo, resultará en hipocresía, en una falsa fe.

 

Sin embargo, Pablo nos los deja como el balance perfecto para poder ser luz, testigos fieles en un mundo en tinieblas, por eso yo titulé este mensaje: LA SABIDURÍA EN MI ANDAR Y EN MI HABLAR. Veremos los versículos 5 al 6. Demos lectura:

 

Col 4:5-6 Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

 

  1. Dios me manda a andar como un sabio y no como un necio.

Col 4:5a Andad sabiamente

Como ya lo hemos visto con anterioridad, cuando la Biblia habla de andar, se refiere a nuestra conducta, y mis hermanos, si hemos sido redimidos, será una consecuencia lógica que nuestra manera de vivir esté de acuerdo al nuevo hombre redimido que ya somos, y esto va a ser evidente para los que nos rodean, por eso Pablo nos dice: condúzcanse sabiamente.

 

Mira nada más mi hermano, si Cristo mora en ti, si te has rendido ante él, el Señor requiere de ti que seas sabio, él Señor nos ha dejado su Palabra, y su Espíritu Santo está dispuesto en todo momento para hacernos sabios, para hacerte sabio a ti y a mí.

 

Para un cristiano ser sabio no es una opción, es una necesidad, es un mandato de Dios que diligentemente nos propongamos buscar sabiduría, ¿por qué? Porque le estamos representando, porque somos su iglesia, el cuerpo de Cristo, la iglesia es la única imagen visible al mundo de quien es Cristo.

 

Como iglesia estamos haciendo visible el reino de los cielos que Cristo ha dejado establecido entre nosotros, donde tenemos un rey, al cual adoramos y servimos, al cual queremos dar a conocer, Jesucristo, ¿y saben qué? Nuestro Dios es sabio, y nosotros estamos llamados a manifestar su sabiduría.

 

Ahora, ¿qué es sabiduría? Ya lo hemos visto antes, inteligencia no es lo mismo que sabiduría, tener información, no es lo mismo que ser sabio, hay doctores que son una eminencia, sin embargo, no dejan de fumar, sabiendo con claridad el daño que le están haciendo a su sistema.

 

O por otro lado, checa círculos de gente muy preparada, o gente muy exitosa, pueden ser una eminencia para los negocios, para la música, para la ciencia, y las artes, pero muchos de ellos su vida es un desastre, y son un fracaso a nivel familiar.

 

La sabiduría es la correcta evaluación de las circunstancias, el buen uso de la información, y la inteligencia y, por lo tanto, la capacidad de tomar buenas decisiones. Porque lo que somos, la calidad de vida que vivimos, el estado de nuestro espíritu, nuestras finanzas, familia, pensamiento, depende de la toma de estas buenas y sabias decisiones, o necias y malas decisiones.

 

Y ¿sabes qué?, es maravilloso que a los creyentes en especial, se nos ha equipado con lo necesario para llevar una vida sabia, lo cual equivale a tener en todas las áreas de nuestras vidas, una vida organizada, coherente y justa, obviamente con respecto al estándar de Dios, no a un estándar humano.

 

Y aunque siempre lucharemos con viejos hábitos, con nuestra vieja vida, no debemos olvidar que somos nuevas criaturas, y el Espíritu de Dios que resucitó a Jesucristo de los muertos mora en nosotros y está dispuesto a fortalecernos, a mostrarnos el camino, a alumbrarnos y llenarnos de sabidurá. Ahora, ¿cuál será el antónimo de sabiduría? Yo creo que hay dos, y proverbios nos los muestra:

 

1º La inexperiencia.

Pro 1:4 para infundir sagacidad en los inexpertos, conocimiento y discreción en los jóvenes. (NVI)

 

2º La necedad.

Pro 1:7 El temor del SEÑOR es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la disciplina. (NVI)

 

Porque cuando venimos al Señor, nacemos de nuevo, y nos convertimos en niños espirituales, hay muchas cosas que no sabemos, somos niños inexpertos en muchas áreas, pero, claro, si deseamos como un recién nacido la Palabra de Dios, creceremos, al ir dejando atrás nuestra vieja vida, viejos hábitos, abandonando convicciones equivocadas, y dándole lugar a la Palabra.

 

Pero, hay un momento para todo creyente en el cual debe dejar de ser un niño espiritual. Por ejemplo, qué mal se ve un joven de 15 años comportándose como un niñito inmaduro de 5 años, o peor aún, un adolecente de 30, 40, y tristemente más viejo, sin tomar responsabilidad, viviendo para sí mismo. Un bebé es hermoso, pero, una persona adulta con el tamaño de un bebé, ya es algo anormal.

 

De la misma manera nosotros, estamos llamados a la madurez, somos inexpertos cuando recién venimos a Cristo, pero llega un punto en nuestras vidas en el que hemos sido alimentados, se nos ha enseñado la Palabra de Dios, pero, si continuamos rechazándola, poniéndola a nuestras espaldas, y tenemos el conocimiento, pero, decidimos que no es conveniente para nosotros, para nuestras vidas diarias, en ese momento nos convertimos en necios, decidimos no tomar en cuenta a Dios, decidimos no creerle, y nos endurecemos a la verdad.

 

Eso es necedad, la cual se refleja en una vida desordenada, muy poco coherente con la verdad que profesa, y obviamente llena de decisiones en contra de lo que Dios requiere, lo cual desemboca en un desastre de vida. Economía, familia, trabajo, salud, con depresiones, confusión, un carácter muy alejado de quien es Cristo, nada encuentra su lugar, todo es un desastre.

 

Porque obviamente cuando alguien decide no tomar en cuenta a Dios y su Palabra, todas sus decisiones son equivocadas, y tarde o temprano llevan al desastre espiritual, y en todas las áreas, y llega al punto de neciamente culpar a Dios por sus malas decisiones, en esto es experto Satanás, dice la Palabra:

 

Pro 19:3 La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el SEÑOR.

 

Sin embargo, como creyentes hermanos, solo tenemos que hacer una decisión, creer a Dios, confiar en él, recibir su verdad, el principio de la sabiduría es tomarlo en cuenta, temerle, y, ¿sabes qué nos dice el Señor?

 

Stg 1:5-8 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

 

Veámoslo en otra versión:

 

Stg 1:5-8 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

 

¿Te das cuenta? Temer a Dios no solo es respetarlo profundamente, entender su poder, y su grandeza, entender que de él mana nuestra vida, y que, si él quisiera simplemente recoge el aire de nuestros pulmones y se acabó, lo cual es ciertísimo.

 

Temer a Dios implica también confiar en él, en su verdad, ya no vivo yo, más vive Cristo en mí, ya no se trata de mi vida, es su vida en mí, son sus planes, no los míos, son sus metas, no las mías, es su vida, porque él me compró por precio, de manera que, si él dice algo, y o lo creo, lo respeto, confío en ello, y hago los cambios necesarios en mi vida para instalar esa verdad.

 

Mis convicciones, y por lo tanto mis decisiones están en conformidad con su verdad, y yo tengo que cambiar lo que sea necesario en cuanto a mi manera de pensar, en cuanto a mi manera de ver y de vivir la vida.

 

Sin embargo, mira por qué no recibimos la sabiduría que tanto pedimos, pretendemos estar en medio, pretendemos solo tomar de Dios lo que nos conviene, utilizarlo para mis propósitos, yo sigo siendo el rey, y tú Dios, mi servidor, se sigue tratando de mí. Solo estoy pintando mi fachada de cristiano, pero por dentro signo siendo yo.

 

Pero, ¿sabes por qué les llamaron cristianos a los cristianos por primera vez? Porque estos hombres y mujeres actuaban como Cristo, el tema de su plática era Cristo, de manera que despectivamente decían, mira estos cristitos, de manera que, si soy cristiano, es porque soy un cristito, pero, si se sigue tratando de mí, si se trata de mí, entonces yo no debería decir que soy cristiano, debería decir que soy Jesusiano, o Rociana, o Fernandiano, etc.

 

¿Entiendes por qué no recibes sabiduría de parte de Dios? Porque no has definido a quién vas a seguir, por eso, primero define a quién vas a seguir, a quién vas a temer, a ti mismo, al mundo, o a Dios, a Cristo y su Palabra, solo hay dos opciones, no hay un punto medio. Porque el principio de la sabiduría es el temor del Señor, es tomarle en cuenta, es conocerle, confiar en él y seguirle, y no a medias, al Señor no le gustan los tibios.

 

Y la clave está en conocer, creer, recibir, poner por obra la Palabra de Dios, por eso Pablo nos dice que ella debe morar abundantemente en nosotros, que la debemos tomar en cuenta, el Señor en la parábola del sembrador nos dice que el que da fruto es el que la escucha, la recibe, la entiende, la retienen con un corazón bueno, sincero y recto, y la pone por obra, este es el que teme al Señor, y este será sabio.

 

A mí me anima saber que el Señor nos exhorta a vivir sabiamente, porque entonces eso significa que él nos está ofreciendo lo necesario para poder vivir en sabiduría. ¿Cuántos de ustedes les gustaría pasar por sabios, y no por necios? A mí me gustaría, bueno ya sabes qué hacer, Dios te va a respaldar ahí tienes todo Proverbios, lee uno diario, son 31, uno para cada día del mes.

 

Pero proponte ponerlos por obra, no solo digas: ay que bonito, o ay que impresionante, o qué difícil, no, deja de oír a tu perverso corazón, deja de venerarte a ti mismo, deja de pensar que lo sabes todo, o que lo que tú piensas es la neta, ríndete ante la verdad, solo hay una verdad, y esa verdad es Cristo, él no tiene un segundo lugar o un co-verdadero, o él está diciendo la verdad, y tú eres un mentiroso, o tú estás diciendo la verdad, y él es un mentiroso, ¿quién tendrá la razón?

 

Es deshonra, es incredulidad, deja de hacer a Dios mentiroso, y ríndete ante su verdad, porque entonces vas a comenzar a ver fluir su sabiduría en tu vida, y vas a comer de su delicioso fruto. Y dice:

 

  1. El andar sabiamente es la única manera de mostrar a un mundo inconverso que Cristo está en mí.

Col 4:5a para con los de afuera,

El término “los de afuera”, se refiere a los no cristianos, qué interesante mis hermanos, que nosotros los creyentes por la gracia del Señor estamos dentro, ahora, aclaro que esto no quiere decir que las puertas estén cerradas para los de afuera, no, están abiertas, dice el Señor:

 

Jua 6:37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

Mat 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

 

Hoy hay una invitación de parte del Señor a estar dentro, ¿de dónde? Del reino de los cielos, estar en Cristo, él lo dijo de muchas maneras:

 

Luc 11:23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Jua 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

 

En otras palabras, no hay tal cosa como que todas las religiones son buenas, y todos los caminos llegan a roma, no es así, definitivamente de una u otra manera todos vamos a estar delante del Dios vivo compareciendo, pero, la única manera de estar delante de él, no como sus enemigos, sino reconciliados, es a través de Cristo, y en los términos de Cristo, no los nuestros.

 

Pero, aquellos que hemos creído en Cristo, en este Evangelio de la Palabra de Dios, dice la Palabra, que somos salvos, y estamos en Cristo, y somos ciudadanos del reino de los cielos, no enemigos del reino. El mismo Señor hizo en su Palabra una diferencia muy marcada, mira cómo se refiere a los Israelitas que le dieron la espalda:

 

Mat 8:12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

 

Este es el que quiso entrar en sus propios términos, y no en los de Cristo:

 

Mat 22:11-13 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. 12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. 13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

 

Y al siervo inútil lo deja fuera también:

 

Mat 25:30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

 

Mis hermanos, hay una diferencia claramente marcada, en estar en Cristo y en no estar, si estás aquí y sabes que no estás, pues entra, hoy puedes entrar, la puerta está abierta. Ahora, el llanto y el crujir de dientes, no ha llegado todavía, sin duda llegará, pero, definitivamente hoy, estar sin Cristo es algo terrible, es una vida de esclavitud y confusión, llena de heridas, dolor, desesperanza, destrucción, tú lo estás viviendo si no estás en Cristo, y si ya estás, con seguridad lo viviste. 

 

Por eso mis hermanos, vivir en este mundo incrédulo y estar en Cristo, es un privilegio, y le pido al Señor que la vida abundante en Cristo sea una realidad para ti, porque si te dices cristiano y no tienes una vida abundante, entonces necesitas revisar tu fe.

 

Ahora, no estoy diciendo que una vida abundante, sea una vida sin problemas, no, el Señor dijo que en este mundo tendríamos aflicción, pero, que confiáramos en él, porque él ha vencido al mundo, y eso nos trae esperanza, nos llena de su paz que sobrepasa todo entendimiento.

 

Pero, mis hermanos, el Señor nos llama a ser luz en el mundo, y nos dice Pablo cómo, viviendo sabiamente, tomando en cuenta a Dios, rindiéndonos a él cada día, rindiéndonos a su verdad, a su Palabra, y negándonos a nuestras convicciones equivocadas.

 

De manera que sea evidente que nuestra vida es diferente, una vida organizada, coherente y justa que manifiesta los atributos del carácter de Cristo delante de los incrédulos, quienes están afuera, y les parece extraño, porque mis hermanos, gente necia abunda, de hecho, el mundo entero anda en necedad, “dice el necio en su corazón no hay Dios”, no hay sabiduría para el que rechaza a Dios, para el que no le conoce.

 

Aunque haya mucha gente que se considere buena, y que, engañada por Satanás, haya creído que está bien con Dios, y que la realidad es que cuando les presentas la verdad, la voluntad de Dios, sale su rebeldía en contra de él, sale la necedad. Y nosotros no estamos llamados a vivir neciamente como los incrédulos, todo lo contrario, dice Pedro:

 

1 Ts 4:11-12 Pónganse como objetivo vivir una vida tranquila, ocúpense de sus propios asuntos y trabajen con sus manos, tal como los instruimos anteriormente. 12 Entonces la gente que no es cristiana respetará la manera en que ustedes viven, y no tendrán que depender de otros. (NTV)

 

¿Cómo respondes ante los desafíos de la vida? Como un necio, todo mundo responde así, por más que hables de Cristo, para el mundo tu Cristo es ineficaz, porque respondes como todo el mundo responde, como si Dios no existiera. En especial ahora, ¿cómo estás respondiendo ante la situación que estamos viviendo?

 

¿Saben mis hermanos que ahora es un tiempo precioso para que la gente pueda ver la sabiduría de Dios en ti y en mí, esta tranquilidad? Con esto de las elecciones la gente está llena de temor y de incertidumbre, hay rumores, especulaciones, marchas, los medios no se cansan de decir lo mal que nos va a ir con este nuevo gobierno, las redes sociales están llenas de memes y burlas, groserías, y todo tipo de necedades. Pero, nada de eso es un hecho todavía.

 

Y te pregunto, ¿deberíamos los cristianos estar participando de todas esas cosas a la manera de los que no conocen a Dios? No, ciertamente podemos y debemos opinar, pero, sabiamente, pero, al menos, ¿conoces los principios que nos dan tranquilidad a los creyentes a pesar de lo que sea? Recordémoslos, apréndelos para que seas sabio con los de afuera, dice Romanos 13:

 

Rom 13:1-4 Toda persona debe someterse a las autoridades de gobierno, pues toda autoridad proviene de Dios, y los que ocupan puestos de autoridad están allí colocados por Dios. 2 Por lo tanto, cualquiera que se rebele contra la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido, y será castigado. 3 Pues las autoridades no infunden temor a los que hacen lo que está bien, sino en los que hacen lo que está mal. ¿Quieres vivir sin temor a las autoridades? Haz lo correcto, y ellas te honrarán. 4 Las autoridades están al servicio de Dios para tu bien. Pero, si estás haciendo algo malo, por supuesto que deberías tener miedo, porque ellas tienen poder para castigarte. Están al servicio de Dios para cumplir el propósito específico de castigar a los que hacen lo malo. (NTV)

 

Rom 13:5-8 Por eso tienes que someterte a ellas, no sólo para evitar el castigo, sino para mantener tu conciencia limpia. 6 Por esas mismas razones, también paguen sus impuestos, pues los funcionarios de gobierno necesitan cobrar su sueldo. Ellos sirven a Dios con lo que hacen. 7 Ustedes den a cada uno lo que le deben: paguen los impuestos y demás aranceles a quien corresponda, y den respeto y honra a los que están en autoridad. 8 No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. Si aman a su prójimo, cumplen con las exigencias de la ley de Dios. (NTV)

 

¿Quién puso a las autoridades? Dios, y te pregunto, ¿tiene Dios cuidado de ti y de mí? ¿Qué te pide la Palabra? En lo que esté de tu parte haz lo correcto, y no tendrás nada que temer. Ahora, el Señor te alcanzó cuando ya estabas aquí, confía en él, hasta aquí te ha ayudado, y él te sacará adelante.

 

¿Sabes? El mundo incrédulo se aterroriza cuando se trata de hablar y vivir en la verdad, en la honestidad, en la integridad, porque está engañada, porque todo eso representa a Dios, y le ha declarado la guerra, pero nosotros los creyentes entendemos que nuestro Dios es todas estas cosas.

 

Y la por toda la Biblia Dios nos promete: se íntegro, se verdadero, se honesto, porque yo amo la verdad en lo profundo, amo la justicia, amo al íntegro, lo protejo, no seas como el mundo, no temas a que Dios ponga en orden tu vida. Pueda ser que lo veas como una inyección, y probablemente duela un poco y se vea fea la aguja, pero, te va a traer mejoría, descanso.

 

Pueda ser como una cirugía, invasiva, hay tiempo de recuperación, ejercicios para restablecer el cuerpo y los músculos, pero, va a traer alivio a ese dolor crónico, le va a poner fin a esa parálisis, va a valer la pena, tu vida va a tener calidad, vas a dejar de solo sobrevivir, para pasar a vivir una vida abundante.

 

No temas a Dios, no temas su verdad, no temas su voluntad, no la resistas, no respondas como un enemigo de Dios. Sé sabio en medio de una generación maligna y perversa que neciamente teme a la verdad y pretende esconderse en mentiras, en transas.

 

Lo que, es más, ¿quieres tener verdadera influencia en este mundo? Bueno, otra vez, actúa sabiamente, no como necio, no respondas ante estas cosas como un necio, mira lo que Dios te pide, lejos de estar criticando, o respondiendo a necedades de los medios, que solo quieren tenerte en ascuas para ganar tu atención y rating:

 

1 Ti 2:1-4 Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2 por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

 

Mis hermanos, necesitamos una perspectiva vertical, no horizontal, nuestra influencia está en los cielos, una vida perseverante en oración influye más en el cielo y en la tierra, es decir, en lo vertical y en lo horizontal, más que 1000 post en Facebook, más que 1000 organizaciones políticas en contra del gobierno establecido por Dios. Por eso dice la Palabra:

 

Isa 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

Checa, no dice aquel cuyo pensamiento está en las especulaciones de las noticias y de las redes sociales, y que confía en quién sabe qué persona, que quién sabe de dónde saca su información. Mis hermanos, yo no seré un experto en política, ni leyes, pero conozco a Cristo y su Palabra, y ahí, sobran testimonios de cómo él levanta reinos y aplasta reinos, levanta reyes y aplasta reyes, y su plan sigue en marcha y se cumplirá, ahí está el fin de nuestra historia, y hay victoria, y eso me da completa paz, conocer a mi Señor, conoce a tu Señor.

 

Y no se trata tampoco de que cerremos los ojos a la realidad, y vivamos en el mundo de “aquí no pasa nada”, no, pero, como lo vimos la semana pasada, los creyentes sabemos que hay dos realidades, y tenemos claro que hay un trono más alto, y superior al de cualquier presidente o nación, y en ese trono está sentado el Dios todo poderoso, quien es nuestro Padre celestial, quien dio lo mejor de sí mismo para salvarnos, a su Hijo unigénito.

 

Por lo tanto, ¿por qué hemos de temer a los hombres? ¿Qué decía David?

 

Sal 56:4 Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo. ¿Qué puede hacerme un simple mortal? (NVI)

 

Sal 118:4-9 Que proclamen los que temen al SEÑOR: «Su gran amor perdura para siempre.» 5 Desde mi angustia clamé al SEÑOR, y él respondió dándome libertad. 6 El SEÑOR está conmigo, y no tengo miedo; ¿qué me puede hacer un simple mortal? 7 El SEÑOR está conmigo, él es mi ayuda; ¡ya veré por los suelos a los que me odian! 8 Es mejor refugiarse en el SEÑOR que confiar en el hombre. 9 Es mejor refugiarse en el SEÑOR que fiarse de los poderosos. (NVI)

 

Además, hermanos, los creyentes sabemos que el lugar más seguro es el centro de la voluntad de Dios, sea aquí en Estados Unidos, o en Irak, en medio de Isis y todos estos lugares, los creyentes ya no creemos en un sueño americano que se convierte en pesadilla, confiamos en una realidad eterna que nadie, ni nada nos puede arrebatar.

 

Sabemos que lo que necesitamos es la bendición de Dios, y si ésta está con nosotros, no importan dónde estemos, estaremos bien, o, todo lo contrario, si no la tenemos podríamos vivir en un palacio y ser los más miserables de este mundo.

 

Por eso, deja de escuchar rumores y especulaciones, a menos que seas un experto en las leyes de este país, no puedes tener una certeza de lo que está ocurriendo, y estás a merced de gente que quiere manipularte, y de Satanás que quiere desenfocarte, y aún que fueras un experto en las leyes de este país, hay uno superior a cualquier ley de cualquier hombre, el cual cuidará de sus hijos.

 

Por eso Pablo, aún después de toda la persecución que sufrió, aún a pesar de vivir bajo el gobierno de Roma, ¿y sabes quién estaba como rey? Ni más ni menos que Nerón, no creo que hoy tengamos un dirigente peor que él, y en el tiempo de Pablo no había ni constitución, ni ONU, ni derechos humanos, ni nada de esto, y ¿sabes cuál era la respuesta de Pablo a la política de Nerón, que se encargó de empalar cristianos y quemarlos medio vivos y pasarse en medio de ellos desnudo?

 

Rom 8:28, 31 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito… 31 ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?

 

Rom 8:32-34 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? 33 ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. 34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.

 

Rom 8:35-39 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? 36 Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!» 37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.

 

Mis hermanos, el mundo incrédulo teme al hombre e ignora a Dios, pero nosotros deberíamos temer a Dios, y claro que no ignoramos al hombre, nos sometemos a las autoridades que fueron puestas por él, pero, sí creemos firmemente que Dios está en su trono y que su voluntad será cumplida, y que nos ama profundamente. Por eso si tienes temor, te invito a conocer a Cristo, si le conoces, entonces te exhorto a que confíes en él, él jamás te ha fallado, ni te fallará. Y si estás en esta posición créeme, estarás actuando sabiamente. Y dice Pablo:

 

Col 4:5c redimiendo el tiempo.

Esta frase implica lo que dicen otras versiones, aprovechen al máximo cada oportunidad, cada momento oportuno. Mis hermanos, este es un momento oportuno, la necesidad del hombre, es la oportunidad de Dios. La gente tiene muchas preguntas, y si tú y yo estamos en Cristo, en oración, en su Palabra, tenemos las respuestas, ya te las di.

 

Cuando ellos te vean andando sabiamente, en tranquilidad, y no solo tu tranquilidad, sino tu respeto, tu buen comportamiento, tu bien representar a Cristo, a pesar de lo que sea, y en su duda, este será el momento de compartir tu fe. ¿Qué dijo Pedro en su primera carta?

 

1 Pe 3:11-15 Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. 12 Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo».13 Ahora bien, ¿quién querrá hacerles daño si ustedes están deseosos de hacer el bien? 14 Pero, aun si sufren por hacer lo correcto, Dios va a recompensarlos. Así que no se preocupen ni tengan miedo a las amenazas. 15 En cambio, adoren a Cristo como el Señor de su vida. Y, si alguien les pregunta acerca de la esperanza cristiana que tienen, estén siempre preparados para dar una explicación.

 

Por eso, ¿cuál es tu actitud en medio de tragedias, en medio de tiempos difíciles? ¿Sabes que son los mejores tiempos para compartir a Cristo? Porque la gente está delante de su vulnerabilidad, de su necesidad de Dios. Lo peores tiempos son los de abundancia, porque ahí la gente está saciada, engañada, convencida de que no necesita a Dios.

 

Por ejemplo, no sé si te acuerdes cuando hubo todo este asunto en México del virus del flu H1N1, en México hubo días que cerraron los cines, es más, muchas iglesias ni siquiera se reunieron, sino por internet, y ¿qué crees? Había por ahí un pastor misionero llamado Juan Domingo que vive en Ensenada Baja California, desesperado por encontrar un vuelo que lo llevara a México, con varios miles de dólares para comprar tiempo aire en la TV y compartir el Evangelio, tratando de encontrar a Fermín IV, el pastor de Semilla de Mostaza México, quien finalmente sí tuvo la oportunidad de hacerlo.

 

Pero, imagínate, qué locura para el mundo, este hombre intentando desesperado ir al lugar donde todo mundo quería huir. Pero, este hombre estaba viendo lo que muy pocos estaban viendo, una oportunidad, una ventana de decir: “¿ya viste que no estás tan seguro como piensas, ya viste que necesitas un salvador?”. Este hombre estaba aprovechando al máximo cada oportunidad.

 

El tiempo es corto hermanos, el mundo está engañado, y piensa que será eterno, cuando no es así, ¿sabías que aproximadamente mueren 150 mil personas diariamente? Sin contar las que no están registradas y todas las fosas clandestinas y desastres naturales. Cristo viene pronto, definitivamente, pero, al mismo tiempo, mucha gente ahora mismo está yéndose sin Cristo, sin un abogado, a la condenación eterna, por eso decía Pablo:

 

Rom 13:11-14 Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos. 12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz. 13 Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias. 14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa.

 

Mis hermanos, redimamos bien el tiempo, la gente está haciendo preguntas, dale respuestas sabias a quien te las pida, porque no solo debemos ser sabios al actuar, sino al hablar, y Pablo nos da dos claves más, veamos el siguiente punto:

 

  • Actuar sabiamente incluye hablar con sabiduría.

Col 4:6a Sea vuestra palabra siempre con gracia,

No solo nuestra vida debe estar consistente con la Palabra de Dios, sino también nuestra manera de hablar. Y me llama la atención que dice, siempre, en todo tiempo, cada vez que abras la boca, por eso, como se dice: si no tienes algo bueno que decir, mejor no lo digas, porque dice siempre, en cada oportunidad que hables, ¿cómo debes hablar? Con gracia.

 

Gracia es la influencia divina en el corazón del hombre, y su reflejo en la vida, es el don inmerecido de Dios sobre una persona a quien Dios ha limpiado y lavado en Cristo. ¿Cómo podrías seguir hablando como alguien que no ha sido redimido? No importa la circunstancia que estés viviendo, lo que es más, las circunstancias difíciles, las pruebas, los problemas, o sacan lo mejor de nosotros, o lo peor.

 

Muchas veces sentimos que estamos en un grado espiritual inalcanzable, y de repente se nos atraviesan en la calle, y nos sale el código postal, o el Zip Code, el barrio, para que me entiendas. ¿Sabes que eso no debería suceder bajo ninguna circunstancia? ¿Te acuerdas en Efesios?

 

Efe 4:29-30 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan. 30 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven. Recuerden que él los identificó como suyos,* y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención. (NTV)

 

Efe 5:3-5 Que no haya ninguna inmoralidad sexual, impureza ni avaricia entre ustedes. Tales pecados no tienen lugar en el pueblo de Dios. 4 Los cuentos obscenos, las conversaciones necias y los chistes groseros no son para ustedes. En cambio, que haya una actitud de agradecimiento a Dios. 5 Pueden estar seguros de que ninguna persona inmoral, impura o avara heredará el reino de Cristo y de Dios. Pues el avaro es un idólatra, que adora las cosas de este mundo.

 

Efe 5:6-8 No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados, porque el enojo de Dios caerá sobre todos los que lo desobedecen. 7 No participen en las cosas que hace esa gente. 8 Pues antes ustedes estaban llenos de oscuridad, pero ahora tienen la luz que proviene del Señor. Por lo tanto, ¡vivan como gente de luz!

 

Mis hermanos, que nuestras palabas siempre hablen lo espiritual, o que es prudente, digno, amable, conveniente, significativo, pertinente, gentil, verdadero, amoroso, considerado, oremos para que el Señor nos permita siempre construir, edificar, no destruir. Que de tu boca no salga murmuración, chismes, groserías, mentiras, obscenidades, no te engañes, no te lo permitas, el Señor dijo:

 

Luc 6:43-45 No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. 44 Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. 45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

 

No dejes de monitorear tu corazón, a través de lo que hablas, de tus conversaciones, de lo que sale de tu boca, porque refleja directamente lo que habita en tu corazón, y ¿de veras? ¿Crees que de pasar tiempo con tu Señor eso va a salir de tu boca? Hermanos, la murmuración, el chisme, lo cual es hablar mal de otras personas, o hablarle mal a otras personas, todas estas cosas, no son algo ligero, romper la unidad, no procurarla, son pecados graves, que no quedarán sin castigo, el Señor también añadió:

 

Luc 12:1 Mientras tanto, se habían reunido millares de personas, tantas que se atropellaban unas a otras. Jesús comenzó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, o sea, de la hipocresía. 2 No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. 3 Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas. (NVI)

 

Y uno más al respecto:

 

Mat 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

 

Si el Espíritu Santo mora en nosotros hermanos, no tenemos que seguir siendo esclavos de nuestros pecados, de nuestros malos hábitos, a menos que decidamos ser necios, no te acostumbres a ser necio, no endurezcas tu corazón, Dios no puede ser burlado.  Veamos la siguiente clave:

 

Col 4:6b sazonada con sal,

Conversaciones sazonadas con sal tiene varios significados, la sal era un elemento preservador, y desinfectante, era también utilizada para producir sed en circunstancias de deshidratación aguda, además de ser como lo dice el texto una especia para sazonar alimentos, para darles sabor.

 

De manera que nuestras conversaciones siempre deberían producir un efecto positivo en otros, así como la sal arde en heridas, pero, al mismo tiempo evita la descomposición, nuestras conversaciones necesitan estar saturadas de la verdad de Dios, así como se puede poner un tono sucio en las conversaciones, de la misma manera se puede siempre poner un tono lleno de verdad que las purifique.

 

No participes en conversaciones sucias, ni en chismes ni murmuraciones, y si ya estás ahí, entonces pon un tono de amor, espiritual, cambia el tema, habla de lo bueno, de lo justo, siempre hay algo bueno que decir.

 

Y no solo eso, que tu conversación invite, que llene de curiosidad a la verdad, que de sed por el Evangelio, y cuando estés hablando del Señor que sean conversaciones llenas de ingenio. No hay cosa más horrible que hablar de un Evangelio sin igual, poderoso, de una manera aburrida, y la teología de la justificación nos dice que etc., o llena de temor, Jesús te ama, bien rápido, y pensando, ojalá que no me haya oído.

 

No mis hermanos, necesitamos estar llenos del poder del Espíritu Santo, necesitamos entender el tesoro que manejamos siendo vasos de barro, es vida, es poder para salvación a todo aquel que cree, es esperanza, es el Dios vivo rogando a través de nosotros: reconcíliense con Dios, Cristo ofrece reconciliación con Dios por la fe, él ya lo hizo, estás en problemas con Dios, necesitas arrepentirte. Y por último dice:

 

Col 4:6c para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

Mis hermanos, nosotros no sabemos con qué tipo de respuesta nos vamos a encontrar, no sabemos cómo va a responder alguien, pero, nosotros debemos estar preparados primeramente con dos cosas, gracia abundante saliendo de nuestras bocas.

 

La blanda respuesta aplaca la ira, es difícil que alguien rechace a una persona sincera, lo hemos visto, ahora que salimos a predicar, es difícil que alguien te diga: “no quiero que ores por mí”. Pero, aún si lo hay, necesitas estar preparado para responder aún con todo amor, y con toda paciencia.

 

Cada caso es diferente, pero, en cualquier caso, Dios te da lo necesario para responder de la manera adecuada. Si estás lleno del Espíritu Santo, si en verdad has pedido por amor a los que no conocen al Señor, si en verdad estás saliendo con este sentido de urgencia de predicar la verdad, estoy seguro que siempre tendrás las palabras necesarias para cada situación.

 

Y no siempre es agradecimiento, hay rechazo, puede haber hasta agresión, pero, no es a ti, es al Señor, y eso ya debería causarte tristeza y no enojo, no debería apelar a algún complejo, sino que nos debería llevar a interceder por esa pobre persona.

 

Porque si Cristo no envía fuego sobre ella, tú no tienes por qué pensar que Dios envíe fuego sobre ella, ¿qué les dijo el Señor a Jacobo y a Juan cuando los Samaritanos los corrieron y ellos bien celosos de la verdad querían enviar fuego sobre ellos? Checa:

 

Luc 9:54-56 Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? 55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; 56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

 

Donde tú ves a una persona grosera, o dura, Dios ve un alma perdida, porque él vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido, y este debe ser nuestro corazón, y necesitamos estar preparados. Pedro también nos dice cómo dar razón de nuestra fe, cuando al ser sabios en medio de una generación necia, nos preguntan por nuestra fe:

 

1 Pe 3:16-18 Pero háganlo con humildad y respeto. Mantengan siempre limpia la conciencia. Entonces, si la gente habla en contra de ustedes será avergonzada al ver la vida recta que llevan porque pertenecen a Cristo. 17 Recuerden que es mejor sufrir por hacer el bien —si eso es lo que Dios quiere —¡que sufrir por hacer el mal! 18 Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu. (NTV)

 

Pedro también nos da varias claves: humildad, respeto, aún a pesar de respuestas duras, el amor sincero, mis hermanos, ablanda corazones. Respeto, palabras llenas de gracia, sazonadas con sal, nos dan lo que necesitamos.

 

Pero, mira, una conciencia limpia, si tienes algo que te estorbe, algún pecado no confesado, algún mal hábito que abrazas y que no quieres dejar ir, créeme, se va a manifestar en la peor de las necedades, cuida tu corazón, deja que el Señor lo limpie, no permitas que la necedad ensucie tu fe, tu juicio, y vivas siendo un necio no solo de corazón, sino al hablar.

 

Puedes ser sabio, Dios anhela que lo seas, porque él sabe que ahí está tu libertad, tú y yo necesitamos actuar sabiamente, no religiosa o legalistamente, no vivir como si Dios no existiera, sino mostrando en nuestras decisiones, en nuestra manera de vivir que Cristo vive en nosotros. Quisiera cerrar con algunos textos, mira el deseo de Dios para nosotros como creyentes:

 

Tit 2:11-14 En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación 12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, 13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. 14 Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.

 

Nosotros somos parte de este pueblo elegido, un pueblo peculiar, diferente, un pueblo sabio, que refleja la sabiduría de Dios, que rechaza la necedad, que no se conforma con la inexperiencia espiritual, sino que está apasionado por conocer a su Señor, para amarle más, servirle mejor, sabiendo que él viene pronto por nosotros, y podría ser hoy.

 

Me encanta un texto del AT que Dios dice a su Pueblo amado a través de Moisés, que ilustra lo que somos como su pueblo especial:

 

Deu 4:5-9 Mira, ahora te enseño decretos y ordenanzas tal como me lo encargó el SEÑOR mi Dios, para que los obedezcas en la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. 6 Síguelos al pie de la letra y darás a conocer tu sabiduría y tu inteligencia a las naciones vecinas. Cuando esas naciones se enteren de todos estos decretos, exclamarán: “¡Qué sabio y prudente es el pueblo de esa gran nación!”. 7 Pues, ¿qué gran nación tiene un dios que esté tan cerca de ellos de la manera que el SEÑOR nuestro Dios está cerca de nosotros cada vez que lo invocamos? 8 ¿Y qué gran nación tiene decretos y ordenanzas tan justas e imparciales como este conjunto de leyes que te entrego hoy? 9 ¡Pero cuidado! Asegúrate de nunca olvidar lo que viste con tus propios ojos. ¡No dejes que esas experiencias se te borren de la mente mientras vivas! Y asegúrate de trasmitirlas a tus hijos y a tus nietos.

 

Mis hermanos, y nosotros, a diferencia de los Israelitas, tenemos en nuestras manos la revelación completa del plan de Dios, no seamos necios, no nos quedemos inexpertos, hoy no solo tenemos diez mandamientos, tenemos al mismo Espíritu Santo de Dios habitando en nuestros corazones, este nuevo pacto en Cristo Jesús, él prometió:

 

Heb 8:10 Pero éste es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel en ese día, dice el SEÑOR: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 11 Y no habrá necesidad de enseñar a sus vecinos ni habrá necesidad de enseñar a sus parientes, diciendo: “Deberías conocer al SEÑOR”. Pues todos ya me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande. 12 Y perdonaré sus maldades y nunca más me acordaré de sus pecados»*.

 

Así es mis hermanos, ¿cómo quieres vivir en este mundo como un necio? Revisa tu fe, Dios quiere que vivas y hables como sabio. (Invitación) Un último texto y oramos:

 

1 Jn 5:3-4 Amar a Dios significa obedecer sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga difícil de llevar. 4 Pues todo hijo de Dios vence este mundo de maldad, y logramos esa victoria por medio de nuestra fe.