Colosenses 2: 6-10 “La necesidad de permanecer en Cristo para poder estar protegidos contra el engaño de este mundo”


Download (right click and choose save as)

LA NECESIDAD DE PERMANECRER EN CRISTO PARA PODER ESTAR PROTEGIDOS CONTRA EL ENGAÑO DE ESTE MUNDO

Colosenses 2:6-10

 

¿Dónde está ubicada la ciudad de Colosas?

 

Colosas esta ciudad en Frigia, en la provincia romana de Asia, lo que es ahora Turquía moderna,  la  cual estaba a unos 80 millas de Éfeso, una pequeña ciudad cercana a Laodicea e Hireápolis,  poblada mayormente por gentiles, y por una gran colonia judía que se había asentado ahí de la dispersión en Babilonia desde el 223 a.C. Lo cual hizo que hubiera una población mezclada de gentiles y judíos.

 

La iglesia de Colosas nació durante ministerio de Pablo en Éfeso, esto lo podemos ver en Hechos 19. Pablo no la fundó, sino Epafrodito y Filemón quienes se convirtieron durante este tiempo y de Éfeso regresaron a su ciudad natal Colosas a comenzar la iglesia.

 

Pablo escribió Colosenses, junto con Efesios, Filipenses y Filemón, son llamadas las cartas de prisión, ya que según la tradición Pablo las escribió en su primer encarcelamiento en Roma entre los años 60 y 62 DC.

 

Esta es una carta preventiva, ya que en la iglesia de Colosas, había una crisis, era una iglesia que estaba creciendo, pero al mismo tiempo estaba siendo amenazada por falsas doctrinas infiltrándose y pretendiendo envenenar la sana doctrina.

 

Colosas estaba en un punto geográfico donde convergían todo tipo de religión, filosofías y paganismo, y su gente tenía fama der ser altamente influenciable, supersticiosa, que fácilmente se fascinaba con lo misterioso, y una filosofía combinada entre judaísmo y misticismo pagano que más tarde se convirtió una nueva herejía que llegó a conocerse como el gnosticismo era la que estaba afectando a la iglesia.

 

¿Cómo esta locura llegaba a ser una amenaza para la iglesia, dónde estaba la tentación?

 

Ellos ofrecían un conocimiento superior, oculto, secreto reservado para unos cuantos súper dotados, te dirían: ok, cristiano, que bueno, ya comenzaste con Cristo, buen principio, pero ahí no termina, ahora necesitas la sabiduría, experiencias espirituales que yo te ofrezco para que estés completo.

 

Presumían que su conocimiento secreto era aún superior a la misma Palabra de Dios, el cual era necesario para entender “su verdadero significado”, y claro que solo algunos iniciados lo tenían disponible para aquellos que se sumaran a su logia, y que se sujetaran a sus disciplinas.

 

Ofrecían experiencias místicas, le sumaban ritos judaicos de la ley del AT, para darle mayor imagen de espiritualidad y humildad, practicaban lo que llama Pablo el duro trato del cuerpo, todo este rollo de mortificar el cuerpo humano, de negarme aquello que me produzca placer para así poder purificar mi alma, mi mente y mi espíritu, y así alcanzar mayor espiritualidad.

 

Sumaban adoración a los ángeles, encuentros directos con lo espiritual, quienes de parte de Dios “te fortalecían”, ofreciendo algo  tangible que te hacía sentir que realmente estabas experimentando algo de parte del Dios, una combinación de gnosticismo, con religión y misticismo para hacerte sentir un súper hombre elevado a niveles superiores.

 

Claro que todo esto era sacado de lo que ellos pensaban y percibían que era Dios, por lo tanto podrían enseñarte que Alicia en el país de las maravillas era la religión verdadera.

 

Y el día de hoy es aún peor, vivimos en un tiempo donde la verdad objetiva y absoluta de Dios se ha cambiado por la opinión, la emoción subjetiva del ser humano, la cual pone al hombre como dios, si yo lo creo y me hace sentir bien, entonces está bien, no importa si vaya en contra total de lo que Dios demanda.

 

Y todo esto de una manera u otra ha afectado también en la iglesia, donde se han infiltrado todo tipo de falsas doctrinas, iglesias donde la Palabra de Dios se ha menospreciado y hecho a un lado, ¿por qué? Por haber creído esta mentira: “Cristo no es suficiente”, se necesita algo más.

 

Y ya lo hemos visto pretender mejorar lo que tenemos en Cristo, con cualquier cosa, no es sumar, o complementar, sino todo lo contrario, es retroceder, es degradarse, es quitar a Cristo del trono que solo a él le pertenece, porque él es el único camino, Cristo es suficiente, si estamos en Cristo, si tenemos su Palabra, no nos falta absolutamente nada.

 

Y esta es la pregunta que Pablo está contestando en esta carta: ¿Es Cristo suficiente o se necesita algo más? ¿Es Cristo suficiente, o es Cristo más legalismo, Cristo más mis obras, Cristo más misticismo, Cristo más liturgias, etc.? ¿Es correcto decir: Cristo es un muy buen comienzo, pero, si realmente quieres salir adelante, necesitas algo más para complementar tu fe?

 

Ya aprendimos que el Evangelio no está escondido, está disponible para todo aquel que pone atención, es suficientemente poderoso como para llevar fruto y transformar a todo aquel que cree. Que en Cristo y por pura gracia somos hechos aptos, somos libertados y somos redimidos.

 

Todo esto sin la necesidad de algún místico o pseudoespiritual, o por algún esfuerzo, obras o capacidad humanas, sino por pura gracia, por medio de la fe, al confiar en su Palabra y responder a su amor, entregándonos a él.

 

Estos falsos maestros negaban la deidad de Cristo, obviamente para disminuir su autoridad y suficiencia, y así usurpar engañosamente su lugar. Pablo refutó este error, Cristo no es un ser creado, un dios chiquito, un ángel, o una emanación de Dios. Cristo es el eterno Dios todopoderoso, creador y sustentador de lo visible e invisible.

 

Nos enseñó la importancia de conocer al Cristo las Escrituras, porque el concepto que tengamos de quien es Cristo va a definir la manera en la que nos acercamos a él, y si nuestro concepto de Cristo es equivocado, nuestro acercamiento también lo será, y lo mismo, de esto dependerá si es o no es poderoso para proveernos de ayuda significativa y verdadera salvación.

 

Cristo es supremo, superior, supereminente, es Dios eterno, el Hijo de Dios, la segunda persona de un Dios en tres personas, y cualquiera que crea en este Dios infinito, Todopoderoso y le entregue su vida puede ser salvo de la muerte. Cristo es uno con Dios, y es la manifestación plena de Él, es el creador de todas las cosas, no parte de la misma creación y es la cabeza de su iglesia, la plenitud de todo.

 

El hombre es tan incapaz de salvarse a sí mismo o siquiera acercarse a Dios por sí solo porque sería consumido, ya que su gloria es inaccesible, un hombre mortal sencillamente no tiene recursos para hacerlo. Solo Dios mismo haciéndose como uno de nosotros, recorriendo la distancia infinita de nuestro pecado y tomando nuestro lugar, tomando la iniciativa para acercarse a nosotros, viniendo a buscar y a salvar lo que se había perdido, es como nos sería posible reconciliarnos con Dios.

 

Además vimos, que no solo éramos culpables, viviendo en injusticia, esclavizados por Satanás y nuestras pasiones y deseos, le debiéndole al Dios justo nuestras vidas, siendo extraños, separados de Dios, sino que también éramos sus enemigos, pero que en Cristo Dios nos reconcilió consigo mismo. Algo que era imposible para nosotros hacer en nuestras fuerzas.

 

Vimos que sin merecerlo Dios tomó la iniciativa e hizo provisión para que la reconciliación se diera, cómo ésta es suficiente para transformarnos y hacernos libres. Y vimos también que la evidencia de que he sido reconciliado es que permaneceré en la fe.

 

Aprendimos también cómo un hombre de Dios está puesto para servir y no para ser servido, no busca lo suyo, sino lo de los demás, en otras palabras tiene el carácter de Cristo, y tiene gozo y propósito el servir al Señor al hacerlo en su poder y con su amor.

 

La semana pasada Pablo nos enseñó acerca de su amor por la iglesia, y de la importancia de que nosotros la iglesia andemos en amor, cómo a diferencia de los falsos maestros y falsas doctrinas, quienes basan su enseñanza en legalismo, vanagloria y demás.

 

Para nosotros la iglesia de Cristo, el amor, es el fundamento de lo que somos, qué importante es de guardar la paz entre nosotros en el amor de Cristo, manifestándonos perdón, para estar en la posición de poder tener comunión con Dios, lo cual a su vez nos protege contra el engaño de falsas doctrinas, y nos permite andar en la libertad de vivir una vida llena de gozo, libres de la envidia, sino gozosos por el progreso espiritual de los demás.  

 

El día de hoy veremos en 5 versículos un contraste maravilloso, Pablo nos hablará de la importancia de estar en Cristo, de permanecer en él, de tenerlo como nuestro instructor, nos va a hablar también de los peligros de tener una fe superficial y no estar firme en ella, nos enseñará también la diferencia entre una instrucción espiritual real y una falsa, lo que implica confiar a ojos cerrados en la sabiduría humana y en contraste, confiar en la única sabiduría, la sabiduría de Dios. por eso yo titulé este mensaje: LA NECESIDAD DE PERMANECRER EN CRISTO PARA PODER ESTAR PROTEGIDOS CONTRA EL ENGAÑO DE ESTE MUNDO.

 

  1. Necesitamos permanecer en Cristo en la sencillez de la fe y no complicarlo.

Col 2:6a Por tanto,

“Por tanto”, siempre que la Biblia dice “por tanto”, nosotros respondemos, “¿qué tanto?”, ya que debemos andar en amor, y en ese amor descubrir la riqueza de entender y conocer a Dios en Cristo, ya que ahí están disponibles para todos los creyentes los tesoros de la sabiduría y del conocimiento, Pablo nos recuerda a los creyentes:

 

Col 2:6b de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él;

¿Cómo le aceptamos que fuera el Salvador de nuestras vidas? ¿De qué manera le dimos en nuestro corazón y en nuestras vidas el título de Dueño, le cedimos el control de nuestras vidas? Fue por fe, en arrepentimiento genuino, no fue algo que nosotros hicimos, no fueron nuestras obras, fue sencillamente considerar lo quién es Dios, el creador de todo lo que existe, reconocer quienes éramos nosotros, los que faltamos, los que transgredimos, los que pecamos.

 

Sencillamente reconocimos nuestro gran problema con Dios, que su justicia y su ira estaban sobre nosotros, u lo que nosotros merecíamos por haber pecado, y al mismo tiempo vimos en Cristo, en la cruz del calvario la invitación a la reconciliación, reconocimos que Cristo es la única salida, que en nosotros no había nada para poder resolverlo, y pensamos: estoy en problemas con Dios, pero, al mismo tiempo él me perdona, el mismo tomó mi lugar, y ahora soy suyo, creo Señor, perdóname.

 

Y a partir de ese momento comenzamos a vivir nuestras vidas en Cristo, en fe, conociéndole en las Escrituras, siendo transformados por el poder del Espíritu Santo y por ser lavados de nuestros pecados, y progresivamente siendo limpiados de nuestra mentalidad pecaminosa, y al mismo tiempo siendo transformados en nuestra manera de pensar, de sentir, de percibir la realidad que nos rodea, ahora con los ojos de la luz, de la verdad, permaneciendo en la verdad, en oración, en la Palabra, y Dios mismo haciendo su obra en mí.

 

En otras palabras andando en el Espíritu, permaneciendo en Cristo, viviendo por fe, así de sencillo. Por eso Pablo va al cimiento, y dice: no lo compliques así comenzó, y así debe permanecer, debes seguir en Cristo, si te mueves de Cristo y lo complicas, te estás saliendo de curso.

 

En el momento en el que complicas tu cristianismo, en el momento en el que dejas a un lado el andar en amor, en servicio, y en fe, ya te estás saliendo del curso, te estás perdiendo de la sencillez del Evangelio, ¿se acuerdan? Pablo les dijo a los Gálatas cuando ellos se comenzaron a enfocar en pretender cumplir la ley en sus fuerzas para ganar salvación, o el favor de Dios:

 

Gál 3:2-3 Sólo quiero que me respondan a esto: ¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje? 3 ¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos?

 

Pablo también lo repitió de otra manera en Efesios:

 

Efe 2:8-10 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte. 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

 

En otras palabras, tanto nuestra salvación, como nuestra transformación, o dicho bíblicamente, nuestra santificación, el poder ser espirituales, el agradar a Dios, el ser mejor personas, el poder acercarnos a Dios con confianza, no se logra con ritos híper sensoriales, ni con todas estas falacias de religión, misticismo, o espiritismo, ya lo vimos, siempre fue iniciativa de Dios.

 

cuando nosotros creíamos que ahora sí queríamos acercarnos a Dios, nos dimos cuenta que él ya nos estaba persiguiendo desde tiempo atrás, él ya había allanado nuestro camino de regreso, ya había quitado estorbos y lo había puesto fácil, derecho, para solo creer, confiar y en fe obedecer a la verdad.

 

Es Dios, es él quien lo hizo todo posible, quien se encargó por completo de nuestra salvación, de nuestra santificación, aunque no lo creamos, antes de que hagamos algo, bueno o malo, a él ya le agrada estar con nosotros, le agrada bendecirnos, le gusta darnos misericordia y perdón cuando genuinamente nos arrepentimos; cuando venimos a él contritos y humillados, en arrepentimiento genuino, jamás encontraremos de él un solo reproche, porque él es bueno.

 

Y dice: anden en él. Dos palabras,

peripatéo

andar todo alrededor, vivir, moverse uno mismo, seguir (como un compañero o partidario): ocupar, encaminar, hacer, ir, andar, caminar, camino, conducir, proceder. Andar, caminar, pasearse. Andar por los alrededores, comportarse, vivir, conducir la propia vida, imitar, observar.

 

Esta palabra abarca todo el conjunto de actividades de la vida individual, implica andar detrás de Cristo, poner atención a quien es él, ocuparnos en observarlo, en conocerle, en seguirle fielmente, en imitarlo y por consiguiente obedecerlo. Que nuestras vidas sean completamente Cristocéntricas. Pablo decía:

 

Flp 1:21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Gál 2:20  Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Mis hermanos, los creyentes no tenemos a otro lado que voltear, solo él tiene palabras de vida eterna, los recursos que necesitamos, la bendición, la luz; él es Dios, fuera de él no hay nada confiable.

 

Pregúntale a una nube de testigos que de generación a generación han confiado en Dios, y no han sido avergonzados, la Biblia dice que ahí están listos para decirte: Dios es confiable, Cristo es confiable, su palabra es confiable, si crees en él, no serás avergonzado

 

Por ejemplo Noé, toda la gente de su tiempo vivía según ella segura, lejos de Dios, y sin necesidad de Dios, todos tenían “su muy particular manera de pensar”, era gente “libre” de hacer lo que le daba la gana, de pensar lo que le daba la gana y de vivir como le daba la gana, tenía su propia economía, política, gobierno, su sistema de vida, y seguramente sus programas, sus súper estrellas, sus gurúes, y demás, eran dios para sí mismos y les funcionaba.

 

Tan seguros de sí mismos, que no quisieron entrar en el arca, pero, solo Noé sobrevivió, solo aquel que vivió su vida centrada, enfocada en Dios y en lo que él le pedía. Noé fue un fiel seguidor de Dios a pesar de lo que un mundo incrédulo pensaba de él, para él no fue una vida complicada, Dios le dijo Noé, haz un arca porque lo voy a destruir todo, Noé dijo: va Señor, y a eso dedicó su vida entera, a escuchar, a buscar y a seguir lo más importante que un hombre puede seguir, la voz, la voluntad de Dios.

 

Por eso Pablo dice: no lo compliquen, no se alejen por un instante de la sencillez del Evangelio, no quiten sus ojos de Cristo. Ahora, ¿A qué llamaría Pablo mantenerlo sencillo? ¿Cuál es entonces nuestra responsabilidad? Dice Pablo:

 

  1. Necesitamos estar firmes en la fe para no estar vulnerables al engaño.

Col 2:7a arraigados y sobreedificados en él,

Checa el énfasis, ¿en quién debemos estar centrados? En él, ¿quién es él? Cristo, el creyente jamás debe quitar sus ojos de su salvador. Lo anterior está haciendo énfasis en caminar, en seguir, y estas dos palabras nos muestran en qué debemos estar sostenidos cómo podemos estar sostenidos en Cristo. Y Pablo nos da dos imágenes de la manera en la que lo deberíamos hacer, un árbol, y un edificio.

 

Lo primero que debemos hacer para estar en Cristo es estar seguros de que estamos arraigados en él. Arraigados es la palabra

jrizóo

; echar raíz, implica hacerse estable, arraigarse firmemente para ser fortalecido, tomar raíz, firmemente plantados o establecidos.

 

Está conjugado en un tiempo que implica algo que ya fue hecho, Dios lo hizo al salvarnos. Pero, a nosotros nos toca también arraigarnos a él. ¿Arraigados a qué? A dos cosas, a Cristo y a su Palabra. 1º Santiago nos dice la actitud que necesitamos tomar:

 

Stg 1:21-22 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. 22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

 

¿Sabes que el Espíritu Santo, Dios, como buen sembrador, no duda en aventar al campo sus mejores semillas, pero al mismo tiempo, depende del tipo de tierra en el que caiga si esta germinará o no?  Hay personas duras de corazón, adoradoras de sí mismas, de su soberbia, en las cuales ni entra la semilla, otras superficiales, esclavas de sus emociones, las cuales hacen más caso a su sentir, a sus temores, que a lo que Dios está dictando.

 

Otras enfocadas en este mundo, atraídos y seducidos por sus ofertas temporales, dependiendo y adorando su sistema, más que de Cristo y su Palabra. Pero, lo que necesitamos para recibir la Palabra y arraigarnos en ella, es desechar constantemente toda inmundicia y abundancia de malicia, y con toda mansedumbre, es decir, habiéndole dado a Cristo el control total de nuestras vida, recibir su Palabra, creerla y ponerla por obra obedeciéndola. En este sentido, a nosotros nos toca asegurarnos de que estamos bien arraigados. El salmo 1 nos dice:

 

Sal 1:1-4 Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos, ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones; 2 sino que se deleitan en la ley del SEÑOR meditando en ella día y noche. 3 Son como árboles plantados a la orilla de un río, que siempre dan fruto en su tiempo. Sus hojas nunca se marchitan, y prosperan en todo lo que hacen. 4 ¡No sucede lo mismo con los malos! Son como paja inútil que esparce el viento. (NTV)

 

Por eso checa con quién andas, dónde andan tus pensamientos, el Señor dijo: yo soy la vid y ustedes los pámpanos, permanezcan unidos a mí, porque separados de mí, nada podéis hacer. Y es interesante que hable de estar arraigados, porque implica raíces profundas y firmes, las cuales no se ven, así tu relación con Cristo y su Palabra es interna, pero el estado del árbol habla de la profundidad y lo estable de las raíces.

 

¿Sabías que hay árboles que tienen una raíz aún mayor que el mismo árbol? ¿Sabías que hay árboles que se ven saludables, pero que si no tienen raíz fuerte, un viento fuerte puede desarraigarlos? Hay fuertes vientos de doctrina que pueden derrumbar tu fe, si no estás bien arraigado, hay todo tipo de sequía espiritual que te rodea, tu carne constantemente atacándote, de tal manera que si no tienes raíces capaces de profundizar y buscar humedad y nutrientes te puedes secar, y comenzar a vivir una vida estéril.

 

Y dice Pablo cimentados. Yo puedo pensar que Pablo está hablando de un edificio, ahora, nosotros nos imaginamos estos edificios modernos, pero Pablo está pensando en los tempos de aquellos tiempos donde se adoraba a las deidades, y la idea es la misma, un edificio sin buenos cimientos, se derrumbará, una adoración real se da cuando conoces y entiendes a lo que, o a quien estás adorando.

 

Nuestros corazones son perversos y engañosos, y son fáciles de seducir, son una fábrica de ídolos, y cualquier ídolo nos esclaviza y al final nos deja miserables, porque realmente no tiene lo que nuestra alma necesita, nuestra alma necesita suplemento eterno, fue hecha para pertenecer, para adorar a Dios, y lo que este mundo nos da es temporal, no puede llenar nuestras necesidades más profundas, y el problema es que cuando éstas no están cubiertas comenzamos a buscar con nuestra mirada en los lugares equivocados, y quedamos expuestos a profanar el lugar que solo le corresponde a Dios, y de ahí vienen todo tipo de problemas.

 

Dios quiere nuestro corazón, porque ese es lugar más importante de nuestro ser, es de donde surge nuestra vida, la Palabra dice: sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida.

 

El edificio no solo implica nuestro lugar de adoración, el cual necesita un buen cimiento, también puede ser nuestra vida, el Señor se refirió a tener un buen cimiento sobre el cual edificar nuestras vidas, al terminar sus palabras en el sermón del monte:

 

Mat 7:24-27 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

 

¿Te das cuenta? Una vez más se refiere a la Palabra de Dios, alguien prudente, es alguien que no se apoya en su propia prudencia, sino que en todo tiempo está considerando la Palabra, está consultando a su Señor.

 

¿Sabes en quienes puedes ver dos ejemplos clarísimos? En el AT, el rey Saúl, un hombre que se la pasó consultando consigo mismo, construyendo su propio reino, teniendo en menos la voluntad de Dios, su vida terminó en una tragedia, y arrastró a toda su familia con él. Por otro lado observa la vida de David, un hombre no perfecto, pero que dependía de Dios, le consultaba en todo momento, que estaba interesado no en su propio reino, sino en el de su Dios. David fue el descendiente más prominente ni más ni menos que del mesías, Jesucristo.

 

Pon tu vida sobre Cristo, sobre su Palabra, y asegúrate de estar edificando sobre la roca correcta, arraiga tu vida con raíces bien profundas en Cristo para que tengas una vida fructífera, y ¿qué sucederá? Dice Pablo:

 

Col 2:7b y confirmados en la fe,

Esto nos permitirá estar confirmados, establecidos, certificados, fortalecidos, sustentados. Me gusta significa también estabilizar. ¿Cómo es tu vida cristiana, un constante sube y baja? Y no refiriéndome a pruebas, sino a tu seguridad y confianza delante de Dios, en momentos te sientes amado y aceptado, y en otros momentos lejos de Dios, no tienes seguridad siquiera de tu salvación, aun cuando tienes las respuestas correctas, ¿por qué? Porque necesitas checar tus raíces y tu cimiento, muchas veces vives una vida cristiana superficial, tu árbol es de plástico, tu vida es solo un pedazo de cartón muy bien trabajado con fotoshop.

 

Pero mi hermano, una raíz profunda, y un buen cimiento en tu vida, es lo único que puede darte estabilidad, seguridad de que estás en la fe, que eres de Cristo, conocer, pero al mismo tiempo obedecer.

 

Al ver tu corazón, tu vida, el fruto, la plenitud de Cristo en ella, no te cabe duda: mi nombre está escrito en el libro de la vida. Y como dice el Himno, cuando allá se pase lista, a mi nombre yo feliz responderé. Y aclaro, las obras, una vida que practica el bien, no es lo que me da la salvación, pero si me comprueba que el Espíritu Santo está en mí, transformándome a la imagen de Cristo. Una vida estable en Cristo. Y no solo eso, dice Pablo:

 

Col 2:7c así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

¿Enseñados por quién? Dice en la Palabra:

 

Efe 4:20 Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, (RVR60)

1 Ts 4:9 Pero no hace falta que les escribamos sobre la importancia de amarse mutuamente, pues Dios mismo les ha enseñado a amarse unos a otros. (NVI)

Isa 48:17 Así dice el SEÑOR, tu Redentor, el Santo de Israel: «Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te enseña lo que te conviene, que te guía por el camino en que debes andar. (NVI)

1 Jn 2:27 Pero ustedes tienen el Espíritu Santo con el que Jesucristo los ha consagrado, y no necesitan que nadie les enseñe, porque el Espíritu que él les ha dado los instruye acerca de todas las cosas, y sus enseñanzas son verdad y no mentira. Permanezcan unidos a Cristo, conforme a lo que el Espíritu les ha enseñado. (DHH)

 

Dios mismo es nuestro maestro, ¿sientes que nadie te escucha cuando oras? ¿No escuchas la voz de Dios? Dispón tu corazón y pregúntale a él, él es el Dios vivo, créeme su voz puede ser escuchada, solo no la escucharás si siempre andas con tu mente y corazón en cualquier lugar, sin disponer tu corazón. Para poder ser enseñado por el Señor, necesitas primeramente escucharlo, ya vimos lo anterior, estar bien arraigado y cimentado para vivir estable en Cristo.

 

Pero, después puedes practicar lo que haces al cruzar las vías del tren: parar, después mirar, y entonces escuchar. Dios no te va a hablar en lo ocupado de tu vida, necesitas parar lo que estés haciendo, créeme, no hay nada más importante para ti, que escuchar al que sostiene tu vida cada instante.

 

Después mira en su Palabra con atención, con un corazón dispuesto, lleno de fe, confiado en su autoridad, en su suficiencia, en saber que es la Palabra eterna y poderosa de Dios. Recuerda fuera de la Palabra, con la biblia cerrada, jamás vas a escuchar a Dios, tu perverso corazón sí, este mundo y sus propuestas engañosas también, pero, no al Señor.

 

Entonces reconociendo tu incapacidad, tu necesidad de él, disponte a escucharlo, mientras haces pausas en tu lectura, entre lectura y oración, ruégale al Señor y dile: háblame, edifícame, muéstrame, guíame, así como lo he leído antes, como un pajarito bebe agua, toma un poco y después levanta su piquito al cielo, guarda silencio, si nunca guardas silencio, lo que estás haciendo es la oración de los necios, ¿cuál es esta? Dice la Palabra:

 

Ecl 5:1 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.

 

¿Cómo es este sacrificio, sin tomar en cuenta a Dios, centrado en ti mismo, arrastrado por tus emociones, sin importarte en lo más mínimo lo que Dios quiere, lo cual sería lo más importante, y dice el dos:

 

Ecl 5:2 No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.

 

Más que lo que tú le puedas decir al Señor, aprende a escucharlo, te aseguro que él te hablará, es más, él está listo, gozoso de poder enseñarte lo que es correcto, pero, guarda silencio, acalla tus emociones, tus pensamientos, y deja que su Palabra te inunde, tome control de tu alma, mente y corazón. Él se deja encontrar por quienes le buscan con toda sinceridad y con todo su corazón.

 

Y no lo dejes ahí, para que la instrucción esté completa, entonces pon por obra lo que él te diga, en confianza, en fe, obedece sus palabras sus consejos, sigue su instrucción con toda confianza, aun a pesar de que te cueste, sabiendo que nadie te ama, ni te cuidará, como él, sabiendo que él jamás te pondrá trampas o te traicionará. A pesar de pruebas, persecución, confía y crecerás, y aprenderás más y más a confiar y a depender de él.

 

Obviamente están tus maestros, tus pastores, atiende a su enseñanza bíblica, pon atención porque el Señor también habla a través de ellos, ¿qué sucederá? Tendrás un corazón lleno de agradecimiento, confiado, pleno, lleno de esperanza, protegido en contra de la desconfianza, de la desesperación, que te lleva a la incredulidad, y a comenzar a buscar salidas falsas, que te llevan al engaño y a perderte.

 

No vas a encontrar un corazón agradecido en ningún otro lugar, que no sea verdaderamente conociendo a tu Señor, conviviendo con él en su Palabra, lleno de su Espíritu Santo. Ahora, con todas estas cosas en mente, entonces estás preparado para lo siguiente, si pones atención en estas cosas, entonces podrás identificar la mentira y estar protegido contra ella, no dormido en tus laureles, por lo tanto dice Pablo:

 

  • El permanecer en Cristo nos llevará a estar alertas y nos enseñará a discernir entre lo falso y lo verdadero.

Col 2:8a Mirad que nadie os engañe

Miren,

blépo,

guarden, observen, examinen, vigilen, guárdense. Es decir, no se duerman, no cierren los ojos, tengan cuidado, dense cuenta, estén alerta, presten atención, consideren, entiendan, observen más allá de las apariencias, sopesen las evidencias, pónganlas delante de la única verdad existente, la Palabra de Dios.

 

Hay una realidad, hay engañadores, Satanás tiene siervos, dedicados a atrapar almas inconstantes, inestables que no están firmes en la fe, el Señor dijo:

 

Mat 7:15 »Ten cuidado de los falsos profetas que vienen disfrazados de ovejas inofensivas pero en realidad son lobos feroces.

 

Seguramente pensando en esto, Pablo mismo lo advirtió cuando se despidió de la iglesia en Mileto, él dijo:

 

Hch 20:28-32 »Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios —su iglesia, comprada con su propia sangre —sobre quien el Espíritu Santo los ha designado ancianos. 29 Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. 30 Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. 31 ¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes —de día y de noche mi constante atención y cuidado —así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes. 32 »Y ahora los encomiendo a Dios y al mensaje de su gracia, que tiene poder para edificarlos y darles una herencia junto con todos los que él ha consagrado para sí mismo.

 

No debemos abrazar a ojos cerrados lo que vemos en internet, en tv, aún si tiene etiqueta de cristiano, necesitamos aprender a discernir, y a tomar en cuenta, hay engañadores, y si no estamos firmes, estamos vulnerables.

 

Y ¿sabes que significa engañar? Es la palabra

sulagogéo, de dos palabras, sule – presa, ago

– llevarse, textualmente secuestrar, capturar presa o botín de guerra, llevar lejos como botín, literalmente cautivar, esclavizar, tomar el control de, secuestrar, tomar cautivo por medio de la seducción y el engaño. Por eso Pablo dijo:

 

Gál 5:1 Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes[a] y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

 

Mira nada más la importancia de estar firme en la fe, por eso es que muchos cristianos viven vidas miserables, cautivos de sus emociones, del miedo, de la desesperación, de algún pecado, ¿donde comienza este triste estado del alma? En una vida inconstante en la fe, en el Señor.

 

Por eso dice Pablo, hey, sean espiritualmente responsables, y no bajen la guardia en ningún momento, no sea que los cautiven, que se los lleven como botín. Si ya de por sí Satanás está listo para robarnos el gozo de las bendiciones que Dios con tanto amor nos concede a cada momento, y debemos estar al pendiente firmes, con armas levantadas para cuidar esto, cuanto más cuidar nuestra fe, aquello que Dios nos enseña, nos instruye. Imagínate, si se supone que habitamos en el reino de luz, no puede ser.

 

¿Y sabes que te lleva a este punto? Un paso a la vez, no es que estabas fuerte, firme y de repente amaneciste mal espiritualmente, no es así; un día no oraste, no abriste la Escritura, uno se convierte en dos, después en una semana, de pronto ya te sientes más débil, seco, las tentaciones se hacen más poderosas, y tú más débil, y cuando menos acuerdas ya estás cautivo.

 

Y Pablo nos advierte de varios peligros los cuales son puertas falsas a la espiritualidad, porque mi corazón perverso me engaña e inmediatamente comienzo a reemplazar lo irremplazable con este tipo de cosas, las cuales en mi auto engaño, me hacen creer que soy espiritual, que no estoy haciendo justo lo que debería hacer, pero algo estoy haciendo. Ahora, no olvides que obediencia a medias, es desobediencia. Y Pablo comienza con filosofías:

 

Col 2:8b por medio filosofías y huecas sutilezas,

Dos palabras

Fileo – amor, sofia

– sabiduría. El hombre en la búsqueda de la verdad, el problema con la filosofía humana es que ha abandonado a Dios, quien es la verdad, y por lo mismo todas sus premisas resultan equivocadas, dice el necio en su corazón, no hay Dios, habiendo conocido a Dios, teniendo el testimonio de una creación superiormente inteligente, en lugar de darle gloria a Dios y reconocerlo como el diseñador y sustentador de todo lo creado, neciamente dicen: “fue la casualidad”, es evolución.

 

Dice Romanos 1, profesando ser sabios, se hicieron necios extraviándose en sus inútiles razonamientos y la mente les quedó en oscuridad y confusión. En otras palabras fuera de Cristo, fuera de la Palabra, solo te queda una cosa: opinión humana, la cual es cambiante, falible, y sobre todo no confiable.

 

La filosofía humana es el hombre pretendiendo encontrar la verdad partiendo del hombre mismo, y ¿qué crees? Jamás la va a encontrar, todo ateo filósofo, ha desembocado en la misma conclusión, el hombre, la vida, todo lo que existe carece totalmente de sentido, estamos solos, somos menos que un grano de arena en un universo inmenso, y lo único que nos queda es medio sobrevivir con toda la bola de vicisitudes de la vida y después dejar de existir.

 

Qué tristeza, por eso tenemos eutanasia, aborto, homosexualismo, pedastría, y toda clase de cosas que muestran algo: la vida no tiene sentido, por lo tanto no tiene valor, es un accidente, el pez grande se come al chico, vive lo mejor que puedas y arrebátaselo al que se deje, comamos y bebamos que mañana moriremos.

 

El hombre tratando de conocer a Dios desde su propia perspectiva, imposible, solo de su propia imaginación lo único que logra es auto engañarse, por eso Pablo le llama al contenido de cualquier filosofía humana:

 

Huecas sutilezas

Sutilezas, apáte: engaño, error, sutileza, fraude, artimaña, también se traduce como placeres de lujuria, deseos engañosos, engaño del pecado. Algo que da una falsa impresión, como las riquezas, el pecado, los cuales seducen.

 

Es precisamente lo que el pecado hace, nos seduce, nos promete mucho, pero, solo nos deja miserables y esclavos, porque dice Pablo, este engaño está hueco, vacío, trae las manos vacías, reamente no tiene nada que ofrecer, no tiene propósito, es fútil, tonto, hueco, no traerá ningún buen resultado a tu vida, no tiene buen efecto, sino  consecuencias desastrosas.

 

Indudablemente, fuera de Cristo, quien es la verdad, no vas a encontrar nada, pueda ser que mucha emoción, adrenalina, pero te pueden igual dejarte los bolsillos vacíos.

 

Lo que estos hombres ofrecían, lo que la filosofía humana ofrece puede ser muy inflado, y seductor, porque como ya lo dijimos en otras prédicas, apelan a tu carne, y es muy tentador que te digan que puedes ser muy espiritual dándole gusto a tus pasiones y deseos, de hecho en el AT se les llamaba a los ídolos y a la idolatría ídolos vanos, vanidades, vapor.

 

Si te quedas con esto y si lo crees te ayudará mucho, pero, todas esas promesas que ves de cualquier tipo, en TV, revistas y demás, son promesas vacías. Dime si no dicen así los anuncios en la TV: ¿quieres que tu vida cambie, ser realmente feliz, pleno? Compra tales pastillas, con dos al día suficiente, y tu vida cambiará y serás libre, feliz y pleno. Y tú dices: órale, 20 dls y tendré la felicidad, va. Ya caíste.

 

Pablo nos enseña: cualquier promesa que el hombre te haga, está vacía, no la puede sostener, ¿por qué? Sencillamente porque no es Dios, no puede sostener su propia vida con éxito, ¿de dónde crees que va a sacar para darte a ti lo que necesitas? Piensa en lo que sea, su religión, su misticismo, adivinos, limpias, lo único que te limpian es la cartera, está hueco.

 

Como lo vimos la semana pasada, lo único que tiene para ofrecerte es lo que el mundo te ofrece darte la falsa seguridad del orgullo, un falso sentido de victoria con la vanagloria de la vida, un placer efímero, por demás corto, el cual te cobrará con creces, y una falsa satisfacción de darte lo que codicias con tus ojos.

 

Porque sí o no, apenas vas sacando de la agencia tu nuevo y flamante 2016, y justo en ese momento va entrando el camión con todos los 2016 y medio, y el tuyo ya bajó un 20% con el solo hecho de rodarlo fuera de la agencia. ¿Y Pablo nos dice de dónde vienen y estas huecas sutilezas? Dice Pablo:

 

Col 2:8c según las tradiciones de los hombres,

Puedan resultar antiguos dichos de la llamada “sabiduría popular”, pero no dejan de ser humanos, no son sino errores transmitidos, corregidos y aumentados. Filósofos famosos como Nitche, filósofo francés, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX, pasó los últimos 11 años de su vida como demente, y aun así su filosofía pasó de generación en generación, no solo él, todo filosofo ateo, queda en la desesperación, en la soledad, en el absurdo, sin embargo se siguen transmitiendo sus enseñanzas generación tras generación.

 

¿Por qué? Dice la Palabra que de todo esto nos salvó Cristo:

1 Pe 1:18a sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres,

 

Ignorancia y falsedad transmitidas de generación en generación, mira la historia humana, con toda su tecnología, la cual por cierto, también viene por capacidades dadas por Dios, la humanidad y sus filosofías han fracasado, ponle el nombre que quieras, es la misma gata revolcada, la tradición humana no trae ningún alivio, ni solución, sea tradición religiosa o no, el Señor dijo:

 

Mar 7:7-9  Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. 8 Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. 9 Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.

 

Este es el problema en nuestros días, el hombre le ha dado la espalda a Dios, y verdaderamente se ha creído la mentira de que su palabra es la última autoridad, lo repito una y otra vez, cuando no tiene control siquiera de lo que será el último latido de su corazón. La Palabra es clara cuando dice:

 

Pro 9:10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

 

Por lo tanto no puedes confiar en la supuesta sabiduría de un mundo que ha decidido ignorar a Dios. Podrá ser algo que se ha enseñado toda la vida, que se ha escuchado por generaciones, pero si tiene esta premisa, significa que el error se ha transmitido igual por generaciones. No es sino inútil y falible opinión humana. Y dice Pablo:

 

Col 2:8d conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

Conforme, es de acuerdo a. En otras palabras, la filosofía humana está diseñada y conformada por pensamientos mundanos, rudimentos, elementos que solo conforman y alcanzan la temporalidad de esta vida, es decir se ven espirituales, místicos, pero realmente solo están interesados en el aquí y en el ahora, se ocupan solo de lo que cualquier persona incrédula se ocuparía.

 

Estos son principios que el hombre natural, es decir, la persona que no ha nacido de nuevo y que por lo tanto está muerta espiritualmente, no entiende, la Palabra dice:

 

1 Co 2:14 Pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque sólo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir. (NTV)

 

La única manera de realmente ocuparnos en lo verdaderamente espiritual, es cuando hemos nacido de nuevo, a la realidad del Dios vivo, de sus demandas, de sus promesas, de su voluntad, de su poder. Una persona que no conoce a Dios solo está interesada, en lo que atañe a su existencia en este mundo, fuera de eso es solo superstición, o un supuesto que como dicen: “pues quién sabe, ¿quién realmente se ha muerto y ha regresado?”.

 

Te voy a decir quién, “Cristo, murió, resucitó con total poder de los muertos, y ¿sabes qué? Partió la historia en dos, y él es el que da vida a todo aquel que cree en él. Es comprobado, puedes tener todo lo que este mundo llama éxito, plenitud, y felicidad y ser la persona más miserable e infeliz de la tierra.

 

Pregúntale a las súper modelos, muriendo de anorexia por la inseguridad de no ser suficientemente flacas, muriendo de envidia por no ser lo suficientemente bellas. Pregúntale a todas esas súper estrellas que se han suicidado y han terminado trágicamente sus vidas.

 

Tienes que entender que el problema del hombre no está en lo que el mundo dice que le falta en cuanto a lo que le rodea, su problema es un problema verdaderamente espiritual, su mayor espiritualidad son los astros, los horóscopos, que estén a su favor, según muy místico y espiritual, pero, ¿qué hay detrás de eso?

 

Que mi esposo me quiera, que no me caiga la sal y me corran del trabajo, que me gane un dinero extra, para comprarme tal ropa y ser mejor aceptado, que pueda tomarme toda la cerveza que quiera sin tener que estar pensando en que ya se me acabó el dinero, y bueno, todos sabemos lo que hay detrás del alcoholismo, la drogadicción, cualquier tipo de adicción: sufrimiento, esclavitud, vació, culpa, una total insatisfacción.

 

Hermanos, nos urge poder ver más allá de lo evidente, pero te tengo noticias, sin vida espiritual esto es imposible, si solo te importa el aquí y el ahora, te voy a decir que aunque tengas todo lo que el aquí y el ahora te digan que necesitas, no vas a estar pleno.

 

Te voy a decir otra cosa lo más probable es que estés muerto espiritualmente, y necesitas un nuevo nacimiento, porque hay una tremenda realidad espiritual, y digo verdadera espiritualidad a tu alrededor que no conoces. Y quítate de la mente esas películas de terror, totalmente falsas y erróneas en cuanto a los poderes del mal y del bien, son una mentira.

 

Hay un creador del cielo y la tierra con el cual tienes un grave problema porque sostiene tu vida y has pecado contra él y la paga del pecado es muerte, pero, te ama y no quiere que te pierdas, así que te llama al arrepentimiento de tus pecados, a que reconozcas que mereces su ira, porque has transgredido su ley, pero quiere que también te des cuenta que él mandó a su hijo unigénito a habitar entre nosotros, quien vivió la vida perfecta que nosotros jamás pudimos vivir, agradando a Dios a la perfección, cumpliendo la ley sin error.

 

Y no solo eso, sino que fue a la cruz a morir de la manera más horrenda que pudiera existir, recibiendo sobre él mismo toda la ira de Dios que tú y yo merecíamos, y nos ofrece perdón de pecados, reconciliación, nos ofrece toda su bondad, su justicia y dejarnos inocentes, nos ofrece vida eterna para que comiences a ocuparte no solo en lo que este mundo te dice, lo cual de por sí no va a permanecer, tú no vas a permanecer por mucho tiempo en este mundo, tienes que morir y dar cuentas.

 

Y te digo que si recibes vida eterna, podrás comenzar a ver que los rudimentos, los elementos que este mundo ofrece se quedan cortos, porque son engañosos, porque son diseñados por Satanás, el engañador que no quiere que te arrepientas porque anhela verte perdido, condenado, blasfemando a Dios, a quien aborrece, porque vino a robar a matar y a destruir, pero Cristo vino a que tengas vida y la tengas en abundancia.

 

Mis hermanos y amigos, los elementos de esta tierra son insuficientes para explicar la vida, quién soy, de dónde vengo y a dónde voy, porque somos seres espirituales, con eternidad, sin Cristo todo esto siempre te parecerá una locura, por eso dice la Palabra:

 

1 Co 1:18-21 ¡El mensaje de la cruz es una ridiculez para los que van rumbo a la destrucción! Pero nosotros, que vamos en camino a la salvación, sabemos que es el poder mismo de Dios. 19 Como dicen las Escrituras: «Destruiré la sabiduría de los sabios y desecharé la inteligencia de los inteligentes». 20 Así que, ¿dónde deja eso a los filósofos, a los estudiosos y a los especialistas en debates de este mundo? Dios ha hecho que la sabiduría de este mundo parezca una ridiculez. 21 Ya que Dios, en su sabiduría se aseguró de que el mundo nunca lo conociera por medio de la sabiduría humana, usó nuestra predicación «ridícula» para salvar a los que creen.

 

Por eso Pablo les recuerda a los Colosenses y con esto cerramos:

 

  1. Al permanecer en Cristo aprenderemos que en él estamos completos y que no necesitamos a nadie, ni a nada más.

Col 2:9  Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

Cristo es Dios hecho hombre, este pasaje contundentemente afirma la deidad de Cristo y la falsedad de las doctrinas de estos herejes de que Cristo no es el Dios eterno, sino una emanación de él, una creación diminuta de él.

 

No toda la plenitud se refiere a Dios eterno, Dios eterno, Cristo es Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero, de Dios verdadero, el hecho de que en él habite corporalmente tiene la intención de decir que en Cristo radica en todo momento, por siempre y para siempre la deidad, porque sencillamente él es el Dios eterno en esencia, Dios en toda su dimensión, por la eternidad.

 

Y esto tiene implicaciones profundas, si Cristo no es el Dios eterno, empaquemos todo y vayámonos a casa, nada de lo que hemos enseñado por estos cinco años, lo que he aprendido por casi 17 años de ser cristiano es puro teatro.

 

Mi amigo, no sé qué haces en un lugar donde te enseñan que Cristo no es Dios, lo que crees no tiene sentido ni propósito verdadero ni eterno, es una filosofía más de tantas que ya existen en este mundo. Es más, comamos y bebamos que mañana moriremos, mejor ser un accidente cósmico, porque es lo único palpable.

 

Pero, Cristo es Dios, y eso lo cambia todo, el que me creó y sustenta mi vida, y sustenta la creación con la Palabra de su poder, me ama, me perdona, me recibe, me adopta, me fortalece, me transforma, me da una esperanza no basada en mi imaginación, en mi soberbia, en mi necedad, sino en sí mismo, en su Palabra, Juan dijo:

 

Jua 1:18  A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios[d] y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.

 

Por lo tanto, dice Pablo:

 

Col 2:10a y vosotros estáis completos en él,

Pleróo:

hacer repleto, atiborrar, rellenar. Si estamos en Cristo, estamos satisfechos, la obra fue terminada, estamos completos. Cristo es suficiente, y no hay más que agregar, mi perdón está completo, mi salvación, mi liberación, mi justificación, mi adopción, mi herencia, mi santificación, mi espiritualidad, mi reconciliación con Dios.

 

En Cristo Dios ya no está enemistado conmigo y nada me puede arrebatar de su mano, en Cristo puedo declarar como Pablo:

 

Rom 8:1a Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús 

 

Rom 8:29-31 Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor de muchos hermanos. 30 Y, después de haberlos elegido, Dios los llamó para que se acercaran a él. Y, una vez que los llamó, los puso en la relación correcta con él. Y, luego de ponerlos en la relación correcta con él, les dio su gloria. 31 ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como éstas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra?

 

Rom 8:32-35 Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? 33 ¿Quién se atreve a acusarnos a nosotros, a quienes Dios ha elegido para sí? Nadie, porque Dios mismo nos puso en la relación correcta con él. 34 Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros. 35 ¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte?

 

Rom 8:36-39 (Como dicen las Escrituras: «Por tu causa nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero»). 37 Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. 38 Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. 39 Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.

 

En el sentido contrario, no hay nada que podamos hacer para acercarnos a Dios en nuestras fuerzas, porque él ya lo hizo todo, y porque en nosotros no existe nada que a Dios le interese para comprar por nosotros mismos nuestra salvación, o un poco de aceptación. No es así, viéndolo desde la perspectiva de este versículo hermanos, no podemos, no debemos complicar nuestro cristianismo, no podemos dejarnos engañar, dice Pablo

 

Col 2:10b que es la cabeza de todo principado y potestad.

En otras palabras, no existe nada mayor a Cristo, él creó a los principados y a las potestades, no existe tal cosa como “mediadores entre Dios y los hombres”, Cristo es la cabeza, está vivo y hoy está en su iglesia, ¿por qué dejaría vicarios? ¿Por qué necesitaríamos de intercesores o intercesoras? Todos aquellos que adoran ángeles, espíritus, cuales quiera que estos sean, no solo están en completa rebeldía en contra de Dios, sino que están incompletos.

 

Sin Cristo estamos incompletos y no hay nada que podamos hacer en nuestras fuerzas para estar completos, no existe sistema religioso o filosófico capaz de completarnos, desde la caída en el jardín del Edén, donde perdimos la imagen de Dios, la comunión con él, quedamos incompletos, el que vive fuera de la voluntad de Dios está incompleto, vacío, el que no conoce al Dios vivo revelado en Jesucristo, está incompleto. Solo en Cristo la cabeza de todo y de todos es que podemos estar completos, y si estamos en él lo estamos.

 

Mis hermanos, es nuestra decisión, tenemos la libertad de escoger entre dos alternativas, seguir la sabiduría humana, y quedar a merced de emisarios de Satanás quienes ten por seguro, te secuestrarán y te dejarán incompleto, o venir a Cristo, y ser enseñados, instruidos por él, ser completos en Cristo.

 

¿Le estás escuchando? ¿Estás cautivo o eres libre? ¿Estás complicando tu cristianismo? ¿Estás arraigado, sobreedificado, firme, lleno de agradecimiento, al verte completo? ¿Cómo estás viviendo tu vida, por puros elementos mundanos, solo te importa el aquí y el ahora? Jamás estarás completo así. ¿Por qué no vienes hoy a Cristo, por qué no le consideras? Hoy es el día de salvación, aquí está el maestro dispuesto a instruirte, ¿pararás, mirarás, escucharás y después accionarás de acuerdo a la verdad?