Aug 27, 2017
2 Corintios 10.1-6 Nuestras armas espirituales
Series: Especiales
Nuestras armas espirituales
"2 Corintios 10:1-6".
WatchNotesDownloadDateTitle
  • Aug 27, 20172 Corintios 10.1-6 Nuestras armas espirituales
    Aug 27, 2017
    2 Corintios 10.1-6 Nuestras armas espirituales
    Series: Especiales
    Nuestras armas espirituales
    "2 Corintios 10:1-6".
  • May 28, 20171 Corintios 14 “El uso bíblico de los dones”
    May 28, 2017
    1 Corintios 14 “El uso bíblico de los dones”
    Series: Especiales
    El uso bíblico de los dones
    1 Corintios 14".
  • Apr 16, 2017” La resurrección es la clave para una vida llena de esperanza” – Pascuas 2017-
    Apr 16, 2017
    ” La resurrección es la clave para una vida llena de esperanza” – Pascuas 2017-
    Series: Especiales

    LA RESURRECCIÓN ES LA CLAVE PARA UNA VIDA LLENA DE ESPERANZA

     

     El viernes pasado acompañamos a nuestro Señor en su camino a la cruz, y nos quedamos boquiabiertos al ver su amor, su corazón, su paciencia, su misericordia. Sin duda un hombre fuera de lo común, porque no solo se trata de un hombre, sino del Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios, la segunda persona de un solo Dios en tres personas.

     

    Y en especial, la resurrección de Cristo en los Evangelios es algo maravilloso, y podríamos decir que es el relato oficial, o legal que confirma los hechos innegables de la resurrección de nuestro Señor. Los cuatro Evangelios son como cuatro cámaras viendo de cuatro diferentes ángulos lo que sucedió. Son el testimonio fiel de testigos oculares de este hecho.

     

    Algunos piensan: es que los evangelios se contradicen. No es así, al contrario, los testimonios dados en cada evangelio y sus diferencias es lo que lo validan; no son cuatro personas poniéndose de acuerdo a decir lo mismo, eso lo haría sospechoso.

     

    No, son diferentes ángulos, por ejemplo, si ahora me llama alguien, espero que no, pero si lo hiciera, y mi dijera: dame una descripción de lo que estás viendo, yo describiría lo que veo desde mi ángulo, pero si le llaman a alguno de ustedes, ustedes tal vez describirían parte de lo mismo, pero es otro ángulo diferente.

     

    Estamos hablando de la misma iglesia, hay cosas en las que los dos tenemos la misma perspectiva, quizá el color de las paredes o las sillas, pero, yo no me estoy viendo a mí mismo, ni ustedes a ustedes mismos. Como dice el estudio inductivo, la Biblia no tiene contradicciones, tiene lectores superficiales.

     

    De esta manera es lo que podemos ver en los Evangelios, de hecho, es la parte más importante de la redención, la resurrección, Pablo decía:

     

    1 Co 15:13-15 Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado. 14 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15 Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Pero eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos.

     

    1 Co 15:16-18 Y, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado. 17 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18 En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19 Y, si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo. (NTV)

     

    1 Co 15:32b Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos

    .

     

    La resurrección de Cristo es lo que hace diferente el cristianismo de cualquier religión o filosofía, las cuales surgen de la imaginación y del corazón del hombre, no así la Biblia, la cual es la Palabra de Dios. Un libro diferente a cualquier otro libro humano, el cual tiene palabras de vida eterna, el cual revela al Dios altísimo y su plan para con la humanidad y su creación entera.

     

    Y este es el punto, mucho se habla de héroes de la historia, padres de la patria, grandes líderes que llevaron a naciones a conquistar el mundo en el que vivían, dictadores malvados, despiadados, pero, ¿hablar de resurrección? Hablar de que alguno de ellos a pesar de sentirse dioses, siga vivo después de milenios o siglos, o que se haya levantado de los muertos, imposible.

     

    A menos que hablemos de mitología griega, que cree que atlas sostiene al mundo, o hinduismo, que declara que el mundo está sostenido por una tortuga y cuatro elefantes. Pero, cuando hablamos de Cristo no estamos hablando de mitología, sino de historia.

     

    Cristo partió la historia en dos, cada vez que alguien escribe la fecha o recuerda su fecha de nacimiento, de acuerdo al año en el que vive, está declarando que Cristo partió la historia en dos, ya que vivimos en la era después de Cristo.

     

    Por eso la resurrección de Cristo es lo que diferencia del cristianismo a toda filosofía o religión. Puedes visitar la tumba de Mahoma, de Buda, de Gandhi, ahí están sus restos, pero, no así de Jesucristo, no existe un lugar donde jamás lo encontrarán porque, después de más de 2000 años sigue vivo. Él es el Dios vivo, se hizo hombre, y venció a la muerte, producida por el pecado.

     

    Y es lo que el día de hoy veremos dando un recorrido por el resto del Evangelio que dejamos pendiente el viernes pasado y dando al final algunas implicaciones de la resurrección del Señor. Primeramente, tenía que quedar establecido que Jesús murió, porque uno de los ataques era que Jesús no había realmente muerto, sino que sobrevivió y que después se recuperó.

     

    Lo cual implicaría que Jesús murió más adelante, de vejez o algo así, pero vemos que eso no es posible, cada uno de los apóstoles a excepción de Juan murieron martirizados, aunque Juan no se salvó del martirio, ellos y miles han muerto por Jesucristo, el cual no es una religión, o una filosofía, o preceptos, es un infinito Dios hombre.

     

    Y esto es lo primero que establecen los Evangelios, Cristo realmente murió, tenía que haber muerto para poder juzgar el pecado en este cuerpo que habita el pecado y que muere,

     

    1. Cristo tenía que haber muerto para que quedara establecido que el pecado en la carne había sido juzgado.

     

    • El costado de Jesús traspasado

    Jua 19:31-33 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. 32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. 33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

     

    De hecho, los crucificados duraban días antes de morir, la agonía era lenta y muy dolorosa, sin embargo, por ser un día especial, o cuando les era necesario acelerar la muerte por alguna causa, aún por misericordia, en ocasiones, les quebraban las piernas para que ya no tuvieran punto de apoyo para respirar y que murieran asfixiados.

     

    Pero, el Señor estaba cumpliendo una profecía más: “ninguno de sus huesos sería quebrado”. Además de que la ley decía que el cordero de la pascua no debía quebrársele ningún hueso.

     

    Éxo 12:46 Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo.

    Y dice:

     

    Jua 19:34-37 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. 35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. 36 Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. 37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

     

    • Jesús fue sepultado

    Jua 19:38-40 Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús. 39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

     

    Jua 19:41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. 42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

     

    Mat 27:57 Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús. 58 Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo. 59 Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, 60 y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue. 61 Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.

     

    Los evangelios nos mencionan cada detalle, muchos de ellos, son solo eso, detalles que nos muestran que alguien está sencillamente hablando de algo que fue testigo, no es un cuento, es historia real, alguien de carne y hueso estuvo ahí, alguien con una vida como la tuya y la mía fue testigo de lo que sucedió.

     

    Jesús fue envuelto en una sábana nueva comprada por él, fue introducido a un sepulcro nuevo, para que no hubiera dudas de si alguien más había sido sepultado en lugar de Jesús, o había ya otro cuerpo.

     

    Juan menciona que junto con Nicodemo lo embalsamaron con 100 libras de un compuesto de mirra y aloes, con lo cual era imposible que con sus heridas y embalsamado con este compuesto él de pronto despertara habiendo sobrevivido.

     

    ¿Por qué entonces es tan importante que Jesús hubiera muerto? Entre otras cosas, si Jesús no hubiera muerto, el pecado no hubiera sido juzgado, dice en Romanos:

     

    Rom 8:3 La ley de Moisés no podía salvarnos, porque nuestra naturaleza pecaminosa es débil. Así que Dios hizo lo que la ley no podía hacer. Él envió a su propio Hijo en un cuerpo como el que tenemos nosotros, pecadores. Y, en ese cuerpo, Dios declaró el fin del dominio que el pecado tenía sobre nosotros mediante la entrega de su Hijo como sacrificio por nuestros pecados.4 Lo hizo para que se cumpliera totalmente la exigencia justa de la ley a favor de nosotros, que ya no seguimos a nuestra naturaleza pecaminosa sino que seguimos al Espíritu.

     

    En otras palabras, por obras era imposible, ya que se trataba de cumplir la ley de Dios a la perfección, y con una sola falta, ya éramos reos de muerte, de manera que, Jesucristo no solo cumplió a la perfección la ley, sino que, satisfizo su demanda.

     

    ¿Cuál era la demanda justa de la ley? La paga del pecado es muerte, dice en Santiago:

     

    Stg 2:10-11 Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda. 11 Pues el que dijo: «No cometas adulterio», también dijo: «No mates.» Si no cometes adulterio, pero matas, ya has violado la ley.

     

    Entonces Cristo tuvo que vivir a la perfección para cumplir toda la ley, y al mismo tiempo al morir la demanda de la ley que exige que el que la quebrante debe morir, fue satisfecha al declarar muerto a Jesucristo. Con su muerte él condenó al pecado:

     

    Heb 2:14-15 Debido a que los hijos de Dios son seres humanos —hechos de carne y sangre —el Hijo también se hizo de carne y sangre. Pues sólo como ser humano podía morir y sólo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. 15 Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte.

     

    También lo mencionó en Colosenses:

     

    Col 2:13-15 Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y porque aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. 14 Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. 15 De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.

     

     

    Para que cuando tú y yo creyéramos en el Evangelio, tuviéramos por segura nuestra justificación, nuestro perdón, nuestra reconciliación, en Cristo Dios ya no está enojado con nosotros, somos sus amigos, sus hijos, sus herederos, ya no hay conflicto, ya no hay hostilidad.

    Y para asegurarse doblemente, Mateo menciona que ellos dejan guardia en la tumba:

     

    La guardia ante la tumba

    Mat 27:62-66 Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, 63 diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. 64 Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. 65 Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. 66 Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.

     

    Obviamente la roca no era para que Jesús no se saliera, sino para que nadie entrara y se robara su cuerpo. Después de este día de reposo, el domingo, el primer día de la semana, muy temprano, sucede lo imposible:

     

     

    • El sepulcro estaba vacío

    Vamos ahora Mateo 28:

     

    Mat 28:1-4 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

     

    A partir de la resurrección de Cristo, en domingo, el primer día de la semana, vemos cómo por los próximos domingos, el Señor se les aparece por igual, y esta es la razón por la que los creyentes nos reunimos en domingo y no en sábado. Debido a la resurrección del Señor.

     

    Cristo no necesitaba que le movieran la roca para salir, pero tenía que quedar establecido que él había resucitado y que no estaba en la tumba. Marcos menciona que la otra María era la mamá de Jacobo y Salomé, quienes venían a terminar de embalsamar el cuerpo del Señor con más especias aromáticas. Y que venían preguntándose quién les removería la piedra del sepulcro.

     

    Por otro lado, también siempre me ha llamado la atención las diferentes reacciones, cómo los incrédulos quedan como muertos ante una realidad espiritual, no lo reciben igual, y cómo un milagro no es suficiente para que alguien crea. Por eso la fe no se trata de milagros, sino de obediencia a la verdad, creer y confiar en lo que Dios declara. Y dice:

     

    Mat 28:5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

     

    ¿Te das cuenta? La diferencia que hace el ángel: ustedes no teman, sus razones para estar aquí son muy diferentes a la de estos hombres que quizá estaban más ocupados en que se les acabara el turno para ya irse a su casa. Y dice:

     

    Mat 28:6-8 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. 7 E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. 8a Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos.

     

    El Señor había resucitado, Lucas menciona que los ángeles les recuerdan:

     

    Luc 24:7-8 diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día. 8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras,

     

    Y dice Mateo:

     

    Mat 28:8b-10 Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10 Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

     

    Juan nos da más detalles, nos platica cómo Pedro y Juan también vinieron al sepulcro, y cómo no encontraron una escena en la que hubieran desenredado al Señor de su embalsamamiento, o lo hubieran desembalsamado con prisa, sino que la manera en la que encontraron los lienzos indicaba que Jesús sencillamente había atravesado las vendas, así como después atravesaba las paredes, muy diferente a Lázaro, a quien tuvieron que liberar de las vendas. Dice en Juan:

     

    Jua 20:3-7 Pedro y el otro discípulo se dirigieron entonces al sepulcro. 4 Ambos fueron corriendo, pero como el otro discípulo corría más aprisa que Pedro, llegó primero al sepulcro. 5 Inclinándose, se asomó y vio allí las vendas, pero no entró. 6 Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro. Vio allí las vendas 7 y el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús, aunque el sudario no estaba con las vendas sino enrollado en un lugar aparte.

     

    Después Juan nos presenta el encuentro de Jesús con María Magdalena, y cómo esta no le reconoce, y le confunde con el hortelano, nos platica:

     

    Jua 20:10-14 Y volvieron los discípulos a los suyos. 11 Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; 12 y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. 13 Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. 14 Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.

     

    Jua 20:15-18 Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré. 16 Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). 17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. 18 Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

     

    El Señor eligió que estas mujeres fueran testigos de su resurrección, María quien le había ungido con perfume sus pies, tuvo este encuentro con el Señor, vivo y resucitado. Juan menciona que ese mismo día el Señor se presentó a sus discípulos, y les enseñó las llagas de sus manos y su costado, y los envió a predicar el evangelio del perdón de pecados.

     

    Jua 20:19-20 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

     

    Más adelante el incrédulo Tomás le permitió meter sus dedos y su mano en el costado, recuerda, Tomás fue reprendido por el Señor, no es una gracia que digas: “yo como Santo Tomás, ver para creer”, sin fe es imposible agradar a Dios, es una afrenta para el Señor, y Tomás terminó diciendo: Señor mío y Dios mío.

     

    No solo eso, comió delante de ellos para que quedara claro que no era un espíritu, una aparición, o producto de su imaginación, sino Jesús mismo resucitado en cuerpo y Espíritu.

     

    Lucas menciona que por el camino de Emaús se presentó a dos de sus discípulos a quienes no se reveló, sino hasta el final, después de haberlos animado, ya que nadie creía en su resurrección, ardía su corazón cuando le escuchaban hablar. ¿Qué hay de ti y de mí cuando escuchamos su Palabra?

     

    ¿Tienes ojos para ver y oídos para oír la Palabra viva y eficaz, del Señor que en este momento está hablando en su Palabra?

     

    Otra cosa es que vemos cómo el Señor no solo se reveló a sus discípulos un día y ya, mira lo que dice Pablo en 1 Corintios:

     

    1 Co 15:1-3 Ahora, amados hermanos, permítanme recordarles la Buena Noticia que ya les prediqué. En ese entonces, la recibieron con gusto y todavía permanecen firmes en ella. 2 Esa es la Buena Noticia que los salva si ustedes siguen creyendo el mensaje que les prediqué, a menos que hayan creído algo que a principio de cuentas nunca fue cierto. 3 Yo les transmití a ustedes lo más importante y lo que se me había transmitido a mí también. Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras.

     

    1 Co 15:4-8 Fue enterrado y, al tercer día, fue levantado de los muertos, tal como dicen las Escrituras. 5 Lo vio Pedro y luego lo vieron los Doce. 6 Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. 7 Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles. 8 Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo.

     

    Y no es que alguien dijo: ah sí, me pareció como que vi su imagen en una tortilla, o en un árbol, o en un burro de planchar, no, mira lo que escribe Lucas en Hechos de los Apóstoles:

     

    Hch 1:1-3 En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

     

    Durante 40 días, un mes y diez días el Señor les estuvo enseñando de la Palabra, les dio mandamientos, los cuales ahora tenemos en este maravilloso nuevo testamento. Nos comisionó:

     

    Mat 28:16-20 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

     

    Y precisamente esto esto es lo que predicamos en el Evangelio: Hey, todos hemos pecado, el mundo está como está por el pecado, todos le dimos la espalda a Dios, nos apartamos por nuestro camino, pero Dios, nos amó tanto que envió a su Hijo unigénito a morir por nosotros.

     

    Pero, ¿qué crees? Cristo vive, no se quedó en la tumba, y Dios manda a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta, porque Cristo está por regresar, y entonces juzgará a vivos y a muertos.

     

    Cristo vive, necesitas conocerlo, él no es una religión, es una persona, es el Dios vivo hecho carne que habitó entre nosotros, y hoy te invita a conocerlo, a seguirlo, quiere perdonarte, darte vida eterna y que entiendas sus promesas, su voluntad, para que tu vida pueda ser plena y llena de significado.

     

    Cristo vive, por eso es que predicamos el evangelio a toda criatura, por eso es que vamos a las calles, estaremos yendo a hospitales, cárceles, asilos de ancianos. Nosotros somos a los que el Cristo vivo nos dejó para ir y hacer discípulos.

     

    Hermanos, Cristo vive y está esperando que respondamos, debemos dejar de distraernos con cosas que la verdad, no son trascendentales, que si me vio feo, que si me invitó, que si me borró del Facebook, eso no es relevante, hay mucho por hacer, debemos dejar de estar centrados en nosotros mismos, poner la mano en el arado y surcar esos campos que están listos para la siembra y para la siega.

     

    Cristo vive, despertemos no estemos dormidos mientras él vive, levántate tú que duermes entre los muertos y te alumbrará Cristo, dice la Palabra.

     

    Y durante estos 40 días les siguió dando pruebas innegables de que verdaderamente resucitó, y no solo en ese tiempo, sino a través de la historia.

     

    Así como Pablo que le vio años después de que había resucitado, resucitó, hay innumerables testimonios de hombres y mujeres que le han visto, a quienes él se les ha presentado vivo. Por ejemplo, Saed Abeddini, por quien estuvimos orando, que estuvo preso por varios años por su fe, y que finalmente fue liberado.

     

    Él cuenta en su conversión, así como muchos otros musulmanes, que se sentía vacío y que en un momento de su vida preguntó a Dios, de qué se trataba la vida, y Jesús mismo se les presentó, al punto que estos son mártires de nuestros tiempos, miles de ellos han dado su vida por Jesucristo resucitado.

     

    Sin contar los miles y miles a través de la historia, nosotros mismos que hemos creído, y que su Espíritu hoy está en nosotros y entre nosotros. ¡Cristo vive hermanos!

     

    Porque el Señor no se quedó aquí corporalmente, sino que delante de sus ojos, ascendió a su trono, al Padre, dice ahí mismo:

     

    Hch 1:6-8 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

     

    Hch 1:9-11 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

     

    ¿Ves la promesa especial? Los ángeles dijeron: así como lo vieron irse, ascendiendo, así va a descender, es una promesa. ¿Qué implicaciones tiene que el Señor verdaderamente haya resucitado? Teológica y espiritualmente son implicaciones maravillosas.

     

    En primer lugar, él es Dios, él vino a este mundo, y la muerte no lo podía retener, dice la Palabra:

     

    1. Cristo vive porque Él es el autor de la vida, la muerte no lo podía retener.

     

    Hch 2:23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; 24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

     

    Hch 3:14-15 Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.

     

    Jua 10:17-18 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar.

     

    Por amor a ti y a mí sufrió todas estas cosas, por traerle gloria a su Padre, y qué impresionante, es la humillación, es el amor, es el servicio lo que trae gloria y honra en el reino de los cielos, no es como en este mundo que pretendemos con soberbia, con odio, con fuerza y dictadura dejar claro: “yo soy poderoso”, “yo soy el fregón”.

     

    Nada que ver, por eso Dios ve de lejos y resiste al orgulloso, pero, da gracia a los humildes, por eso los humildes son los que serán exaltados, y los orgullosos aplastados, por toda la Biblia está esa verdad. Practica como el Señor humildad, humíllate bajo la poderosa mano de Dios, no te exaltes a ti mismo, porque serás humillado.

     

     

    • Su resurrección es la evidencia y el sello de que todo lo que Jesús dijo e hizo es verdad.

     

    Como ya lo dijimos la vida, y muerte de Jesucristo no tendrían poder si Cristo no hubiera resucitado, Cristo venció a la muerte, al pecado, a Satanás.

     

    Aún sus milagros, sus palaras, si Cristo no hubiera resucitado y sus restos estuvieran enterrados, nada tendría sentido, sencillamente fue un hombre más que no logró nada para nadie, solo quizá que le hicieran un monumento y alguna ceremonia de remembranza, pero hasta ahí.

     

    Recuerda, el cristianismo camina alrededor no de un conjunto de principios a seguir, no, sino alrededor de una persona, la persona de Jesucristo, quien vive, quien dejó establecido su poder al levantarse de los muertos.

     

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder justificador.

     

    Es la nota y la prueba de que el sacrificio de la cruz fue aceptado como un pago total por nuestros pecados.

     

    Lo vamos a ver, su resurrección es la ratificación oficial de que Dios ya no tiene nada en nuestra contra, que Cristo tenga vida, significa que él pagó nuestra deuda, y el acta de decretos, demandas en nuestra contra está cancelada.

     

    Si Cristo no hubiera resucitado, la culpa aún estaría sobre nosotros, y la condenación seguiría esperándonos. Este cuerpo morirá, pero, la muerte ha sido vencida, y aquellos que estemos en Cristo viviremos por la eternidad.

     

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder que da vida, aquellos que estamos conectados con Jesucristo recibimos la misma resurrección de vida.

     

    Jua 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

     

    Rom 8:11 El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes. Y, así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.

     

    Esta vida no lo es todo, en verdad como dice Pablo, si no hay resurrección de los muertos comamos y bebamos que mañana moriremos, pero, la realidad es que para todo ser humano, la verdadera vida, o la verdadera muerte, dependiendo si murió en Cristo o no, comienza cuando terminan estos miserables 80 años.

     

    Por la resurrección de Cristo sabemos que nuestro tiempo en esta tierra es pasajero, es un instante comparado con la eternidad, es como neblina que aparece por poco tiempo y luego se desvanece, es como la hierba y la flor de la hierba que hoy la ves y mañana ya no.

     

    Y esto nos debe llenar de esperanza a pesar de cualquier circunstancia adversa en este mundo, y al mismo tiempo es por eso que el incrédulo no tiene esperanza, cuando todo va mal, en ese momento su vida deja de tener propósito. No así nosotros los creyentes.

     

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder consolador y reconfortante.

     

    Porque promete que nuestros amigos y amados que están muertos en Cristo viven con Él y los veremos en la otra vida.

     

    Es decir, esta vida no lo es todo, para nada, pobrecitos de nosotros, si solo fueran estos míseros 80 años si bien nos va, para lo que nacimos, porque además los años en este mundo están llenos de tristezas y sinsabores, dolor, injusticia, angustia, si bien hay momentos de felicidad, lo que este mundo provee siempre es vacío, falso, y lo único que nos sostiene es nuestra fe en la eternidad.

     

    La juventud se va en un momento, la salud la podemos perder en un instante, la economía es totalmente inestable, la misma naturaleza es hostil contra nosotros. Solo en Cristo y en sus promesas podemos vivir en paz y con esperanza.

     

    Sin embargo, la resurrección nos promete otra cosa, eternidad, no solo para nosotros, sino aún para aquellos de los que nos hemos despedido con tanta tristeza, si ellos murieron en Cristo un día estaremos de nuevo con ellos, aunque el gozo mayor será estar cara a cara y en perfecta comunión con nuestro Señor.

     

     

    • Nos promete que un día estaremos delante de nuestro Señor, recibiendo recompensa o teniendo pérdida.

     

    2 Co 5:10-11 Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados. Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal. 11 Dado que entendemos nuestra temible responsabilidad ante el Señor, trabajamos con esmero para persuadir a otros.

     

    Esta debe ser una motivación suficiente para cuidar lo que hacemos y cómo utilizamos todos los recursos que Cristo nos ha confiado por su Espíritu, el amarnos, el perdonarnos, el servirnos.

     

    La resurrección de Cristo es la promesa de que nosotros resucitaremos y un día estaremos delante de Cristo dando cuentas por nuestras vidas delante del tribunal de Cristo, un tribunal exclusivo para aquellos que nos llamamos cristianos donde recibiremos recompensa, buena o mala, por nuestro servicio en esta vida.

     

    Los creyentes le amamos porque él nos amó primero, respondemos a su amor, pero, al mismo tiempo debemos tener en cuenta que definitivamente daremos cuentas por cada recurso, por cada don, por cada talento que se nos confió, por nuestra vida, la cual no es nuestra, sino suya.

     

    El mundo nos engaña y nos dice: vive tu vida, pero no es nuestra, nosotros no hicimos nada para tenerla, Dios nos la prestó, somos mayordomos, administradores, y todos tendremos auditoría delante de Cristo, ¿qué hiciste con su gracia infinita, con su amor, con su poder en ti?

     

     

    • El Señor prometió venir por nosotros su iglesia, su esposa amada, y él va a venir por nosotros, así como se fue.

     

    Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

     

    Apo 19:7-9 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas(E) del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

     

    El Señor vivo y resucitado, viene por nosotros, y nos va a tomar para él, somos suyos, es nuestra esperanza, porque él vive nosotros viviremos, no moriremos eternamente.

     

    1. La Palabra también promete un reino milenial, donde él regirá este mundo con vara de hierro, y nosotros junto con él.

     

    1Co 6:2-3 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?

     

    Apo 2:26-27 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero;(I) como yo también la he recibido de mi Padre;

     

    En fin mis hermanos, no terminaría, checa todo 1 Corintios 15, ahí aprenderás que la resurrección de nuestro Señor y la nuestra son inseparables, van juntas.

     

    Si Cristo no resucitó nuestro cristianismo es una farsa, somos los más dignos de conmiseración, nuestra fe es inútil, seríamos unos mentirosos, todavía seríamos culpables de nuestros pecados, estaríamos perdidos.

     

    La resurrección de Cristo es la prueba de su poder, es la victoria sobre el pecado, y es la promesa de nuestra propia resurrección. Nos sabemos perdonados, protegidos, amados, porque Cristo está vivo. La vida viene a nuestras vidas porque Cristo está vivo, hemos nacido de nuevo, decimos que tenemos vida eterna, porque Cristo está vivo.

     

    ¿Sabes la increíble esperanza que la resurrección de Cristo nos da? Que un día ya no habrá muerte, dice la Palabra, luego de varias cosas que sucederán, que seguiremos viendo a lo largo del estudio de la palabra de Dios:

     

    1 Co 15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

    1 Co 15:25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

    1 Co 15:26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

     

    ¿Te imaginas? La muerte fue el enemigo más poderoso, la cual entró cuando pecamos. Como lo leímos la muerte y el mismo lugar de los muertos serán echados por la eternidad al lago de fuego, todos los efectos nocivos, destructivos, del pecado, serán desaparecidos, justo como cuando todo comenzó antes del pecado de Adán.

     

    ¿Te das cuenta de lo horrible del pecado? Sin embargo, aquí llega este tiempo donde no habrá más llanto, ni dolor, ni angustia porque todo eso habrá pasado, dice así en Apocalipsis:

     

    Apo 21:4-7 Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». 6 También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. 7 Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.

     

    Mis hermanos, nos urge abrir nuestros ojos, nos urge conocer la Palabra, entender nuestras promesas y comenzar a vivir en este mundo pasajero de acuerdo a ellas.

     

    ¿De quién es el trono de Dios? Del Hijo, es decir, Dios va a ser todo en todos. ¿Quiénes estamos en Cristo? Nosotros. Mis hermanos, esto es inimaginable, pero real. Mis hermanos, esto no es sino historia pura.

     

    Todo esto está por suceder, esto es historia pura, se está llevando a cabo, y llegará a su culminación, necesitamos ser una iglesia madura, que pone sus ojos en las cosas de arriba, una iglesia responsable que sabe que dará cuentas de cada don, recurso, talento, y que sabe que su fe será probada, y los hipócritas no pasarán la prueba, los que tienen una doble vida.

     

    ¿Porqué esta iglesia? ¿Por qué los ministerios? ¿Por qué te rogamos que le tomes en cuenta, que estudies tu biblia, que seas un buen esposo, esposa, hijo? Dios no puede ser burlado, yo no te veo en tus fines de semana, ni lo que haces en tus tiempos libres, ni lo que ves en televisión o computadora, pero, créeme, Dios si lo ve, y tu fe será probada, no te engañes, mejor de una vez por todas con toda sinceridad entrégate al Señor y se suyo, si oyes hoy su voz no te endurezcas.

     

    No te engañes que porque tienes un fervor religioso, o porque vienes a Calvary o porque naciste en un hogar cristiano, eso no te hace cristiano, ¿cuál es el fruto en tu vida? ¿Te pareces a Cristo? Dios no puede ser burlado, pero, hoy hay salvación, hoy hay esperanza, no esperes más. Cristo vive.

     

    Y el Señor corporalmente no está hoy con nosotros, pero el Espíritu Santo sí está, él dijo: les conviene que yo me vaya, ¿por qué? En su cuerpo estaba limitado, pero, en su Espíritu Santo habita en cada creyente, le guía a toda verdad, le hace libre de la esclavitud del pecado, le fortalece.

     

    Jua 16:7 Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.

     

    Jua 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. 14 Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. 15 Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. 16 »Dentro de poco ya no me verán; pero un poco después volverán a verme.

     

    El Espíritu Santo, Cristo mismo, nos consuela, nos da testimonio de que somos hijos de Dios, herederos de Dios, nos enriquece con todos sus dones, ministerios, operaciones, con su fruto, el cual es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Por esto:

     

     

    1. ¿Qué debería implicar en mi vida práctica que el Señor verdaderamente haya resucitado?

     

    • Que todas sus promesas son reales, que en verdad las puertas del infierno no prevalecerán contra su iglesia, podemos estar tranquilos. Cristo vive y está entre nosotros.

     

    • Que mi manera de ver la vida tiene que cambiar, no puedo seguir viviendo en el aquí y en el ahora. Cristo vive.

     

    • Que no estoy viniendo cada domingo a un grupo religioso que hace meros ejercicios religiosos, o ritos pseudo espirituales, en verdad Cristo vive, y se presenta cada vez, él está hoy aquí entre nosotros, y está dispuesto a relacionarse a través del Espíritu Santo. Cristo vive.

     

    • Significa que en verdad estoy siendo escuchado cuando oro, y que al mismo tiempo necesito estar atento a lo que mi Señor quiera decirme, mi vida depende de que yo conozca su voluntad, la cual es buena, perfecta y agradable. Cristo Vivre.

     

    • Que no se trata de tener una relación como la que tenía en mi ignorancia con mis ídolos o en una religión vana, sino que verdaderamente si Cristo vive, eso significa que puedo tener una relación con él profunda, real, donde le puedo conocer, y le puedo preguntar, y puedo disfrutar en realidad de su presencia.

     

    • Que es verdad que él va conmigo en los valles de sombra de muerte, que no estoy solo en mis pruebas, en mis tentaciones, en mis necesidades, en verdad Cristo vivo y resucitado quiere, desea, anhela que yo le tome en cuenta.

     

    • Implica que debo dejar de ignorarlo, al no tener tiempos de oración significativos, al no para mi vida para pasar tiempo con el más importante de todos, porque al final él es eterno, mis relaciones familiares un día van a terminar, cuando yo muera, o cuando él venga. Cristo vive.

     

    • Es una cuestión de vida o muerte que yo deje de estar tan centrado en mí mismo, y que en verdad muera a mí mismo, y ponga a Cristo en el centro, y comience a seguirle. Por eso él declara en la Biblia que está llamando a discípulos.

     

    • La multitud que solo está por su propia conveniencia, engañada, pensando que sus planes son mejores que los de Dios, siempre terminan lejos de él, no así los discípulos. ¿Eres un discípulo del Cristo vivo? ¿Si no lo eres él te está llamando hoy, aquí? Él está vivo.

     

    • Un discípulo es uno que aprende, uno que está a los pies de su maestro poniendo atención, aprendiendo de él. Y si yo no paso tiempo en la Palabra y en la oración, y con todo mi corazón le busco, sencillamente le estoy ignorando, no estoy a sus pies, pueda estar rellenando requisitos o una apariencia con religión, o con obras, pero, realmente no le conozco, no estoy creciendo en mi relación con él.

     

    • Él está vivo, yo necesito saber que él viene pronto, que él viene por mí, y que o él llega por su iglesia, o yo soy llamado a su presencia, mi vida, mis recursos, mi familia, todo lo que soy debe girar en torno a él porque él está vivo y está esperando de mí, todo lo que soy, él vomita a los tibios.

     

    • Pregúntate, ¿en qué lugar de tu vida está Cristo? Si no está en el centro, eso significa que no estás consciente de que él está vivo y resucitado y está a tu lado en todo momento. Tú estás muy vivo, y necesitas morir.

     

    • Él lo dijo si quieres ser su discípulo y segurile, toma tu cruz, niégate a ti mismo y síguelo, porque todo el que pierda su vida por causa de él la hallará, pero el que ame su vida, la perderá, y qué darás por tu salvación, no tienes nada, todo lo que hayas obtenido en este mundo no será sino un puño de cenizas.

     

    • Pero, si le sigues, entonces todo o que hagas en este mundo, serán tesoros en el cielo que te traerán dividendos, porque viviste la vida con la premisa correcta, para la gloria de Dios, y no para tus deseos egoístas.

     

    • ¿Cómo vives? ¿Cómo piensas? ¿Cómo sientes? ¿Cuáles son tus convicciones? ¿Cómo si Dios no existiera?

     

    • No sé cuáles sean tus problemas, o tus sueños y metas, o lo que esperas en esta vida, pero, si no has caído en cuenta de que Jesús está vivo y resucitado, y es el Dios eterno, y que para allá vas, tu vida siempre será miserable, y no completa, porque él y solo él es nuestra plenitud.

     

    Y él lo sabe, el punto es, ¿lo sabes tú? Mira la importancia de que creas que Cristo está vivo, y hoy te invito a que lo consideres y lo creas, porque de eso depende tu vida.

     

    Puedes seguir creyendo las mentiras de este mundo y seguir sufriendo de sinsabores, de frustración, de fracaso, de no encontrarle a esta vida propósito, de creer que existes por un accidente y que vienes de un chango.

     

    O creer que hay un creador, al cual le diste la espalda, por lo cual estás como estás, por lo cual otros pecaron contra ti, así como tú estás ahora pecando contra otros; pero, que ese creador se hizo hombre, habitó entre nosotros, murió por nosotros y resucitó, vive, y nos ofrece vida eterna.

     

    Rom 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

     

    ¿Qué dices? ¿Estás dispuesto a creer, a darle la espalda a la mentira de tu perverso corazón y de este mundo y darle paso a la verdad? Recibe hoy vida eterna y perdón de pecados, recibe hoy salvación.

     

    Espero que a partir de esta semana santa ya no la vuelvas a ver de la misma manera, y que tu vida cambie por estas tremendas verdades.

     

    En el mundo entero se recuerda y se celebra la vida y muerte de nuestro salvador, pero muy poco se hace énfasis en su resurrección, que Cristo literalmente volvió a la vida, que no está muerto, que en ningún lugar de esta tierra puedes encontrar los restos de Jesucristo, porque no existen, él resucitó con un cuerpo diferente, y muchos testigos lo vieron, incluso partió la historia en dos.

     

    Se hace énfasis en un Cristo que vino a sufrir, y se hacen viacrucis y cosas bizarras donde la gente se lastima, y se ve a Cristo con lástima, y la gente se siente justa al decir: “qué injustos fueron con él, cuando no es así.

     

    Todos nosotros lo crucificamos con nuestros pecados, pero, él lo sabía, y él entregó su vida para volverla a tomar y ofrecernos vida eterna. ¿Por qué? Porque Cristo vive.

     

    Piénsalo así, ¿habrá instituido su iglesia el Señor para propósitos meramente temporales? Será que la vida, muerte y resurrección de ni más ni menos que el creador del cielo y la tierra, quien se hizo hombre y habitó entre nosotros, murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día, su eterna Palabra, sirva como un mero amuleto para que me vaya bien, o para tener un ícono, o una imagen y santiguarnos para que se vaya el mal de ojo, las malas vibras, la mala suerte.

     

    Imagínate, el Dios Todopoderoso, se encarnó, y para rescatar lo que se había perdido, tuvo que humillarse, haciéndose el servidor de todos, a cumplir su justicia perfecta por nosotros, a morir en nuestro lugar para darnos perdón de pecados, resucitar, adoptarnos y muchas cosas más, ¿en verdad todo este esfuerzo sería para dejarnos una serie de preceptos a cumplir, una religión por obras?

     

    Lo vimos el viernes, un despliegue de amor inexplicable, misericordia, poder, justicia, el Hijo de Dios muerto de esa manera tan terrible, ¿solo para que yo pudiera decir, “cruz, cruz que se vaya el diablo y que venga Jesús” ?, ¿o para dejarnos ritos vacíos que no afectan en absoluto nuestra vida diaria, y solo muestran un fervor religioso vacío para tener lo que yo pienso que necesito?

     

    Definitivamente no lo creo, hay un plan maravilloso, un plan de redención, el pago de la libertad, de la salvación de una humanidad pecadora, perdida, muerta en sus delitos y pecados, el cual Cristo vino a realizar.

     

    Ahora, este plan es algo eterno, divino, por lo mismo todos los idiomas y palabras existentes no alcanzarían para explicarlo, porque sencillamente nuestra mente es totalmente limitada, pero, el día de hoy puedes decidir creer y a partir de hoy vivir para él y vivir por esta verdad.

     

    Vamos a orar, y que esta maravillosa realidad se convierta en algo que impacte nuestras vidas, y nos convierta en los hombres y mujeres más llenos de gozo y esperanza que existan. Hoy oro la oración de Pablo a los Efesios:

     

    Efe 3:16-18 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

     

    Efe 3:19-21 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. 20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

     

    ¿Has oído la frase, nadie ha ido y regresado de los muertos para que nos diga que es verdad? Si hay uno, que vive y reina: Jesucristo, y su testimonio es real. Harías bien en poner atención y creerle, porque de eso depende tu vida.

     

     

  • Feb 19, 2017Lucas: 17 ” Humildes y perdonadores como nuestro Señor “
    Feb 19, 2017
    Lucas: 17 ” Humildes y perdonadores como nuestro Señor “
    Series: Especiales
    HUMILDES Y PERDONADORES COMO NUESTRO SEÑOR
     
    LUCAS: 17
  • Jan 1, 2017Lucas 12 “Cinco cosas de las cuales necesitamos cuidarnos para este 2017” – Mensaje de año Nuevo
    Jan 1, 2017
    Lucas 12 “Cinco cosas de las cuales necesitamos cuidarnos para este 2017” – Mensaje de año Nuevo
    Series: Especiales

    CINCO COSAS DE LAS CUALES NECESITAMOS CUIDARNOS PARA ESTE 2017

    Lucas 12

     

    INTRODUCCIÓN

    Este domingo es muy especial ya que nos tocó que fuera el primer día del nuevo año, y es tan importante enfocarnos en aquello que el Señor quiere para nosotros, ya que todo lo que oímos y vemos es incierto, hoy es, y mañana quién sabe, todo cambia, pero la Palabra del Señor permanece para siempre.

     

    Él nos mandó a no ser ignorantes de su voluntad, el apoyarnos en nuestra propia prudencia es algo necio porque nosotros no sabemos lo que sucederá el día de mañana, planeamos y nos imaginamos que sí, y hasta hacemos planes e inversiones seguros de que así sucederá.

     

    Y no estoy diciendo que planear sea malo, al punto que quiero llegar es que necesitamos ser sabios, y el principio de la sabiduría es el temor de Jehová, lo cual incluye el tomarlo en cuenta, el creerle, el seguirlo, el honrarlo, el respetarlo, el amarlo el buscar, entender y seguir su voluntad, con toda confianza, dejar que él lideré nuestras vidas y no pretender que nosotros le digamos que hacer en ella.

     

    Ese mis hermanos, debería ser nuestro máximo propósito este año, el conocer más profundamente a nuestro Señor, el entenderlo, el seguir y amar su Palabra y su voluntad.

     

    Creo que Dios es un Dios de oportunidades, que su misericordia es nueva cada mañana, que él cumple ciclos en nuestras vidas, y definitivamente creo que en este año que comienza el Señor traerá muchas bendiciones, desafíos, creo que comprobaremos su fidelidad y amor a pesar de cualquier circunstancia, y que como siempre nos sorprenderá en su infinita sabiduría y paciencia.

     

    Y el día de hoy el Señor me dirigió hacia un pasaje en Lucas, el cual creo yo que nos puede dar muy buenos propósitos específicos a seguir este año, los cuales puedes poner como tu cimiento y sobre ellos poner los que ya te habías hecho, porque recuerda, si el Señor no edifica tu casa, es decir, si no estás poniendo sobre la roca firme tus planes, en vano lo estás haciendo, estás desperdiciando. Yo titulé este mensaje: CINCO COSAS DE LAS CUALES NECESITAMOS CUIDARNOS PARA ESTE 2017, Lucas 12.

     

    El Señor está en pleno ministerio dándose a conocer como el Mesías y dando a conocer que el reino de los cielos se ha acercado, para este momento ya hay una clara diferencia entre los discípulos y la multitud, aquí veremos cómo se refiere en ocasiones a la multitud, y en ocasiones a los discípulos, es importante hacer la diferencia por las cosas que el Señor va a estarnos enseñando.

     

    El contexto de este capítulo es cómo Jesús viene enfrentando el rechazo y la incredulidad de la gente, y en especial de los fariseos, a quienes acaba de acusar de hipócritas, y justamente esa es nuestra primerA cosa a guardarnos, la hipocresía.

     

    1. Guardarnos de la hipocresía, y proponernos ser sinceros en pensamiento, intenciones y obras.

    Luc 12:1 En esto, juntándose por millares la multitud, tanto que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

    Aunque hay una multitud tal que se atropellaban unos a otros, el Señor comienza hablando a sus discípulos. Como ya lo hemos dicho antes la multitud solo sigue a Jesús hasta que su conveniencia se los indica, la multitud es leal a su necesidad, y cuando ésta cambia, lo mismo sucede con su lealtad.

     

    Y el Señor se refiere a los discípulos, a los aprendedores, a aquellos que han decidido seguir al Señor y aprender de él. Y lo que nos recuerda el Señor es la importancia de mantener un corazón íntegro, sencillo, sincero.

     

    Siempre tenemos la tentación de aparentar, de enfocarnos solo en lo exterior y llegar a pensar que lo interno no importa, cuando es lo más importante, Dios está buscando nuestro corazón, el centro de nuestras emociones, intenciones, voluntad, ahí es donde realmente amamos, tememos, seguimos, ahí están nuestros afectos, nuestra verdadera lealtad, nuestra confianza, ahí descansa nuestra fe, ya sea en Dios, o en cualquier otra cosa, lo cual sería un ídolo.

     

    Levadura se refiere a esta masa leudada por bacterias, en la cual darías un pellizquito y la pondrías en maza nueva para que ésta terminara por leudarse y esponjarse.

     

    De manera que siempre que la biblia se refiere a levadura, se está refiriendo a la influencia de algo que termina por contaminarlo todo. Pablo dijo refiriéndose al orgullo, poca levadura leuda toda la masa, es decir, no tratar con el pecado, o con áreas en nuestras vidas que aún no son controladas por el Espíritu Santo es irresponsable porque terminarán por corrompernos por completo, aunque digamos, qué tanto es esto, nomás tantito, eso poquito terminará por contaminarnos completamente.

     

    Y el Señor dice: cuidad con la hipocresía, hipocrisis en griego de un actor, de un simulador. El Señor una y otra vez denunció la hipocresía de los fariseos, ellos siempre dieron toda la importancia a lo externo, y nada a lo interno, siempre estuvieron preocupados por sí mismos, y por lo que los demás dijeran, pero su corazón siempre estuvo lejos del Señor, tenían una agenda oculta, presumían de amar a Dios, de seguirlo, pero, realmente se seguían a sí mismos y nunca siguieron realmente al Señor, él les dijo:

     

    Luc 11:39 ,44 Entonces el Señor le dijo: «Ustedes, los fariseos, son tan cuidadosos para limpiar la parte exterior de la taza y del plato pero ustedes están sucios por dentro, ¡llenos de avaricia y perversidad! 44 ¡Sí, qué aflicción les espera! Pues son como tumbas escondidas en el campo. Las personas caminan sobre ellas sin saber de la corrupción que están pisando». (NTV)

     

    Lo contrario a hipocresía es sinceridad, por eso nosotros debemos estar cuidando nuestro corazón, nuestros afectos, nuestras lealtades, nuestros apetitos, nuestras intenciones. De pronto nuestro corazón nos engaña y nos hace creer que todo lo que importa es lo que vemos, que de alguna manera Dios ya se durmió, o se ocupó y anda distraído, y todo se trata de lo que ven nuestros ojos.

     

    Y en ese momento de estar enfocados en los demás, en Cristo, en su Palabra, nos ensimismamos y nos ponemos al centro de toda nuestra atención. Por eso debemos cuidar nuestros pensamientos, nuestras pláticas, estos rollos de: quiero desahogarme, ten cuidado que tu deshago no se convierta en murmuración, en queja, en chisme, en inconformidad, porque contra quien estamos quejándonos directamente es contra Dios.

     

    Eso le pasó a Israel, el pueblo de Dios, todo comenzó en su corazón, un corazón desagradecido para con sus circunstancias, para con Dios y cuando menos acordaron ya era algo general, y las pláticas del pueblo ya eran quejas contra Moisés, y contra el maná, de manera que Moisés dice: su queja no es contra mí, yo quien soy, su queja es contra Dios, quien les sacó de Egipto de su esclavitud. Y el Señor nos dice el porqué:

     

    Luc 12:2a Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse;

    Hay dos cosas aquí, por un lado, hay una gran actuación en medio de todo lo que vemos, todo mundo presume de amar la sociedad, y la humanidad, cuando de hecho nuestras intenciones siempre están chuecas, de una o de otra manera.

     

    Desde la política, el gobierno, corporaciones, economía, hasta el pequeño comercio, e incluso declaraciones individuales de impuestos, todo está basado en la mentira, en aparentar, en promesas no cumplidas, en manipularte para obtener mi provecho, que se me reconozca como el bueno, como el capaz, como el héroe y demás. Todos hemos oído de complots que a través del tiempo han sido descubiertos, dice la Palabra:

     

    Rom 1:18 Pero Dios muestra su ira desde el cielo contra todos los que son pecadores y perversos, que detienen la verdad con su perversión. (NTV)

     

    La educación, el gobierno, el cuidado ambiental, el cuidado de la salud, acuerdos políticos, todas estas cosas están basadas en lo oculto están encubiertas, con su perversión detienen la verdad, pero el Señor dice: un día todo va a ser descubierto, como quien quita una cobija, un velo, y toda mentira será expuesta. Por eso es que no debemos confiar en mentira, sino en la verdad. Y no termina ahí, dice:

     

    Luc 12:2b ni oculto, que no haya de saberse.

    Esto tiene más que ver con algo individual, escondido, secreto, en lo interior, donde nadie más sabe, esto como ya lo mencioné, habla de mi corazón. En ocasiones me preguntan: ¿cómo estás? Y aunque por dentro estoy en el ácido, por fuera doy la mejor de mis sonrisas y digo, “muy bien, bendecido, nunca pude estar mejor”.

     

    Otras hablo con personas para según arreglar algún problema, y hasta oramos, y decimos, todo está muy bien, y salimos murmurando y hasta chismeando, y quiero generalizar porque estoy seguro que de una manera u otra todos los que estamos aquí somos culpables de esta falta, y yo me incluyo. Si o fuera así, el Señor no nos lo estaría diciendo, de manera que todos batallamos con esto.

     

    Pero, el Señor nos dice: cuidado, no caigan ante tal tentación, no se entreguen a ella, peleen contra ella, no se lo permitan, ¿por qué? ¿Saben que el Señor quiere ahorrarnos vergüenza? Y más allá el peligro de perdernos, porque cuando persistimos en la hipocresía podemos caer en la incredulidad total y quedar condenados, ya lo veremos más adelante. Mira lo que la Palabra nos dice al respecto, dice el Señor:

     

    Luc 12:3 Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.

    Y ¿qué crees? La palabra todo, significa todo. Cuando pensaba que estaba suficientemente oscuro para que nadie me viera, suficientemente privado para que nadie me oyera, mis hermanos, en aquel día no habrá nada de que: “nooo, como crees, yo nunca dije ni diría eso”; el Señor sacará su pantalla hiper HD celestial, y hasta las muelas picadas se te van a ver mientras reniegas con todas las vocales, y el Señor dirá: ah sí, ¿y quién es este?

     

    Y lo peor del caso mi hermano, es que no solo nuestras palabras quedarán expuestas, sino también nuestras intenciones, cuando dijiste: te perdono, y por dentro estás, “me las pagas”. Todo eso, dice la Palabra:

     

    1 Co 4:5 Así que no juzguen a nadie antes de tiempo, es decir, antes de que el Señor vuelva. Pues él sacará a la luz nuestros secretos más oscuros y revelará nuestras intenciones más íntimas. Entonces Dios le dará a cada uno el reconocimiento que le corresponda. (NTV)

     

    No solo intenciones, sino pecados ocultos que tú pensaste que quedarían en el olvido, por eso mejor confiesa, arrepiéntete y que el Señor te limpie, dice la Palabra:

     

    1 Ti 5:24 Recuerda que los pecados de algunos individuos son evidentes, y los llevan a un juicio inevitable; pero los pecados de otros se revelarán después. (NTV)

     

    Mis hermanos, el propósito de Dios no es esconder la verdad, es darla a conocer. Necesitamos entregarnos a la verdad y amarla, ella es nuestro protector ahora, e incluso en el día final, mejor confesar y cada vez que saquen un trapito al sol que pueda salir como un archivo ya juzgado, ya limpiado, ya perdonado, pero cuida tus pensamientos, tus intenciones y tus acciones, porque todas ellas las puedes cubrir con hipocresía, puedes ser un actor ganador del Oscar, claro aquí, allá todo se sabe. Por eso proponte guardarte de la hipocresía este año y proponte ser sincero en pensamiento, intenciones y obras. Siguiente:

     

    1. Guárdate del temor a los hombres y cultiva el temor de Dios.

    Luc 12:4 Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.

    La hipocresía es un engaño del corazón que nos hace creer que Dios no está viéndonos, y de pronto quedamos enfocados en nosotros mismos, por consiguiente, a merced del temor a los hombres. La Palabra nos enseña que el temor del hombre pone lazo, es decir, no nos deja ser felices, no nos da ninguna seguridad, ni tampoco ninguna garantía.

     

    El mundo incrédulo aborrece a Cristo, y por consiguiente a la iglesia, y puede haber persecución, misma que los primeros cristianos sufrieron y muchos cristianos a lo largo de la historia, pero, el Señor nos recuerda, cuídense del temor a los hombres, de la confianza en los hombres, no olviden quién es el único digno de ser temido, respetado, quién es el único que sostiene nuestras vidas y además quien verdaderamente puede cambiar el rumbo de las mismas.

     

    Un perseguidor lo último que podría hacer es terminar con nuestra vida, pero, los creyentes tenemos una esperanza eterna; todos, un día enfrentaremos la muerte, un incrédulo cree que solo se trata de estos míseros 80 años, sin embargo, Cristo nos recuerda, ahí no termina todo, realmente ahí comienza, por eso nos enseña:

     

    Luc 12:5 Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

    Checa quién en última instancia es el que quita la vida, el que tiene contados nuestros días y quien sabe el número exacto de ellos: es Dios. Y no solo tiene en sus manos el dar por terminados los días de una persona en este mundo, sino que tiene el poder de echarla en el infierno. Es decir, si de temor se trata, entonces teme a quien debes temer, no te equivoques.

     

    Porque hay gente que teme a Satanás, a brujos, a poderosos y a Dios ni lo respetan, ni lo toman en cuenta, sus acciones y decisiones están en función al temor a ellos, y no a Dios. Y el Señor nos recuerda, no pierdan el enfoque, es Dios el único Dios, y a él se deben, a él deben respetar, a él deben honrar, en función a su voluntad es que deben vivir.

     

    Solo él es quien realmente determina la vida de todo lo que nos rodea, y quien controla todo con el poder de su soberana fuerza. No temas a predicciones de economía, de política, de salud, etc., pon atención a la Palabra de Dios la cual es verdad y nunca cambia. Y me encanta que mi Señor, no nos deja con teman al que les puede quitar la vida y echarlos al infierno, mira lo que dice:

     

    Luc 12:6 ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.

    Me encanta ver el equilibrio perfecto de lo que significa el temor de Dios, por un lado nuestro Dios es fuego consumidor, es el Todopoderoso, si tienes miedo, si tienes fobias y esos temores te dominan, mejor teme a Dios, él sí que es determinante para tu vida.

     

    Pero, ahí no termina el temor de Dios, sino que para nosotros los creyentes nos es tan importante recordar que nuestro Dios no solo es fuego consumidor, sino que él es amor, y si ama su creación, aún lo más pequeño de ella.

     

    Un cuarto era una moneda romana, assarion, la cual equivalía a la 16ava parte de un denario, menos de lo que sería una hora de trabajo de aquellos tiempos. Y dice:

     

    Luc 12:7 Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

    Es decir, Dios está minuciosamente al pendiente de los detalles más pequeños de su creación, y aun lo que a nosotros nos parezca insignificante para él no lo es, nuestro Dios es soberano y tiene el control sobre todas las cosas.

     

    Y nosotros mis hermanos, valemos más que muchos pajarillos, la sangre de Cristo fue derramada por nosotros, y dice el Señor, hasta sus cabellos están contados, esto nos muestra una verdad, entre muchas otras, si eres calvo, hay esperanza para ti mi hermano.

     

    ¿Qué nos está diciendo el Señor hermanos? Les amo, nada les puede arrebatar de mi mano, no pierdan de vista quién soy yo, con quién están tratando, porque así valorarán aún más mi amor. Claro que no nos está diciendo que tengamos temor al juicio, ¿por qué? 1 Jn dice:

     

    1 Jn 4:17-18 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. 18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

     

    El temor de Dios no incluye un temor por un castigo eterno, sí hay corrección de parte de un Dios bueno que quiere formar su imagen en nosotros, que nos disciplina como un Padre que ama a sus hijos, pero, no un temor de condenación, o de rechazo. Y no solo eso, por lo mismo el Señor nos dice con respecto a esto:

     

     

     

     

    • Guárdate de no cuidar tener una perspectiva eterna.

    Luc 12:8 Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios;

    Mis hermanos, confesar a Cristo como Salvador, como Señor delante de los hombres tiene un costo, algunas veces mayor, otras veces menor. Definitivamente todo creyente está llamado a morir a sí mismo, a confesarse muerto para el mundo y vivo para el Señor, por eso el bautismo, ahí públicamente, sin temor, sin vergüenza le estamos diciendo al mundo: soy de Cristo, yo ya no vivo, le pertenezco.

     

    Y esa confesión tiene costo, hay quienes pierden amigos, estatus, fama, trabajo, dinero, familia, sencillamente por la decisión de caminar en la verdad, detrás de su maestro Jesucristo. Hay quienes son avergonzados, maltratados, y hasta martirizados por el nombre de Jesucristo.

     

    Por eso este año no olvides mantener, procurar una perspectiva eterna, porque la Palabra no nos engaña, el Señor no nos engaña, seguirlo tiene el costo de perder nuestras vidas, pero encontrarlas en Cristo. Como dijo Jimy Eliott, no es un tonto el que pierde lo que de por sí no va a poder conservar, tu vida.

     

    Y el Señor nos dice: confiésame con tu vida, con tu conducta, con tus decisiones, manifestando la verdad no solo en palabras sino en obras, que el mundo sepa que eres mío, que te he salvado, porque con el mismo denuedo que tú me confieses delante de un mundo incrédulo, así yo te confesaré en el día del juicio: “él es mi hijo, yo soy su salvador, él es mío”.

     

    Y checa es Jesucristo mismo, no un heraldo celestial, no un arcángel, no el mismo Hijo de Dios te confesará como suyo delante de los ángeles de Dios. Recuerda, cuando la promesa es clara, el costo es bajo, aquí no está todo, confesar a Cristo sí trae un costo, para este mundo, pero la recompensa es inigualable. Hay un juicio que está por venir, y necesitamos estar listos, tenemos que estar conscientes de eso, y dice:

     

    Luc 12:9 mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios.

    Igual, quizá seas incrédulo y digas, no es para tanto, yo mejor a medias, y pues sí voy a la iglesia, pero me cuido, no vaya a ser que me digan el aleluyo, no vaya a ser que hablar de Cristo me comprometa de más y pues tengo una familia que alimentar, no los voy a poner en riesgo. O quizá digas, es que no puedo dejar esto, o lo otro, me gusta demasiado, allá cuando esté viejo, ahorita no puedo Jesús.

     

    O piensa en las maneras en las que puedes estar negando el nombre de Cristo delante de los hombres por temor a ellos, o por demasiado amor a ti mismo, el Señor te dice: tú pensaste que a medias lo estabas haciendo, y que de alguna manera ibas a negociar conmigo, pero yo te digo, que para mí no hay medias tintas, o es sí, o es no, y sencillamente el no dar una respuesta, es dar una respuesta.

     

     

    Ahora, no se refiere a una negación permanente, consistente y absoluta de una persona, porque puede ocurrir como Pedro, quien negó al Señor tres veces, pero, más tarde se arrepintió y fue restaurado, de manera que, su negación fue temporal.

     

    Pero, por otro lado, no fue así con Judas, quien le negó una y otra vez, a quien el Señor le dio tres años de oportunidades para arrepentirse, y negándole una y otra vez decidió darle la espalda al Señor hasta que fue demasiado tarde.

     

    Entonces, el Señor se refiere a aquellos que le niegan por motivo del temor a la vergüenza, por descuido, por tardanza o por amor al mundo, y terminan rechazando toda evidencia y revelación, siempre justificándose para no confesar a Cristo como Salvador y Rey hasta que es demasiado tarde. Al respecto dice el Señor:

     

    Luc 12:10 A todo aquel que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que blasfemare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado.

    Aquí no se refiere a algún pecado de ignorancia, sino que hostil, deliberada, voluntariosa e inconmoviblemente rechazan el testimonio del Espíritu Santo, rechazando a Cristo. Los fariseos, por ejemplo, llegaron al punto de decir que lo que Jesús hacía era por obra de Satanás.

     

    Una y otra vez el Espíritu Santo está a un lado de cada persona convenciéndoles de su pecado, de su necesidad de un salvador, de que hay un salvador que ya hizo todo para perdonarles y que no quiere que se pierdan, y al rechazar una y otra vez el testimonio del Espíritu Santo, endureciendo su corazón, llega el momento en el que queda endurecida, y ya no hay remedio.

     

    Luc 12:11 Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; Luc 12:12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir

    .

    El Señor promete asistirnos, equiparnos en todo momento, él no nos abandona en ningún momento, y en especial cuando por causa de la persecución, circunstancias no hubo oportunidad de prepararse para responder.

     

    Claro que no está diciendo que seamos vagos espirituales y que sin estudiar nos presentemos a predicar la Palabra o a enseñar, checa, dice delante de magistrados y autoridades, es decir cuando alguien es apresado inesperadamente y tiene que dar testimonio de la verdad. Estas son las promesas de nuestro Señor, las cuales debemos conocer, y en las cuales debemos confiar, y por las cuales debemos vivir.

     

     

    1. Necesitamos guardarnos de la idolatría.

    Lucas nos relata un suceso que nos abre paso a este punto, y dice:

    Luc 12:13 Le dijo uno de la multitud: Maestro, dí a mi hermano que parta conmigo la herencia.

    Checa, estas dos personas son de la multitud, no de los discípulos, es decir, centrados en sí mismos, en sus problemas, y viendo a Cristo como el medio para alcanzar sus fines, no como el fin, el propósito de su vida, lo cual debería ser para un discípulo

     

    Son dos hermanos, quizá uno era el primogénito y el menor le está pidiendo que le dé una parte, quizá se siente con el derecho, aunque no le tocaba, pero, el punto es que están teniendo un problema por cuestiones materiales, y mira la respuesta del Señor:

     

    Luc 12:14 Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?

    En primer lugar, les responde: hey, ¿se dan cuenta con quién están hablando y lo que le están pidiendo? ¿No han oído lo que he enseñado? No, estaban tan ensimismados que no se dieron cuenta de su verdadera necesidad, la cual no era económica.

     

    Y muchas veces así nos acercamos al Señor, sin la consciencia de quién es él, sin entender nuestro verdadero problema, creyendo como el mundo que nuestro problema se resolvería si hubiera una economía perfecta, y si el gobierno dejara de robar, o si me ganara la lotería, cuando nuestro problema se llama pecado, el cual nos lleva a todo tipo de sufrimiento. Por lo mismo, el Señor les enfoca a la raíz del problema y les dice:

     

    Luc 12:15a Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia;.

    El problema no es que su padre no les hubiera repartido equitativamente, o que la ley de la primogenitura fuera injusta, no, el problema estaba en su corazón, eran avaros, tenían la filosofía de que el dinero no es la felicidad, pero, cómo se le parece, que sin dinero no baila el perro. En otras palabras la riqueza era su ídolo.

     

    Este es un problema que siempre ha existido, el pensar que lo que necesito para ser feliz es una buena cantidad de dinero o bienes materiales, cuando todo lo que requerimos es la bendición de nuestro Señor para disfrutar de la vida, sea lo que tengamos, donde vivamos o el éxito que logremos. Y el Señor dice algo clave:

     

    Luc 12:15b porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

    Por eso cuídense, cuiden su corazón, guárdense de influencia mundana, la cual es engañosa, una vida abundante no consiste en tener mucho, se puede tener mucho y ser un miserable, ya lo veremos, y el Señor nos da la ilustración perfecta, dice:

     

    Luc 12:16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Luc 12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?

    Otras versiones dicen: y hablaba consigo mismo. Esto es lo que hace este mundo ensimismarte, engañarte poniéndote como el centro del universo, no sabemos si tenía familia, no sabemos ninguna de estas cosas, lo vemos a él solo en esta escena.

     

    Luc 12:18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;

    Este hombre tenía abundancia de bienes, de cosas materiales y tenía este falso concepto de la vida, él dijo, lo que necesito es más espacio, y un buen lugar donde guardar seguro lo que he logrado con mi astucia y la fregonura de mi inteligencia. Y dice:

     

    Luc 12:19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.

    Es decir, ya lo logré, ya llegué, ¿qué más le puedo pedir a la vida? Solo me queda disfrutar y decidir en qué voy a gastar todo lo que tengo.

     

    Luc 12:20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

    Mira cómo lo llama el Señor: eres un necio, cada vez que te propones confiar en la filosofía de este mundo y pretender así resolver lo que llamas tu vida, te estás convirtiendo en un necio, porque no estás tomando en cuenta a Dios, no estás siendo sabio, no importa si te conviertes en el vendedor más exitoso, o te vuelves famoso por ser un increíble negociante, el Señor le dice:

     

    Esa alma que presumías como tuya, y que decidiste que estaría segura por tener los bienes que este mundo decía que necesitabas para ser feliz, hoy te es reclamada, porque nunca fue tuya. ¿Y qué va a ser del producto de tu trabajo, tu astucia o tus capacidades? ¿A quién se le van a quedar? A tu yerno. Y el Señor dice:

     

    Luc 12:21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

    Es decir, vive para ti mismo, pon el dinero como tu ídolo y al final quedarás en miseria, porque no se trata de no trabajar, sino de poner a trabajar dones, talentos, bienes materiales para tus deseos egoístas, eso es desperdiciar, ahí sí que no te llevarás nada. Tu vida no es como este mundo lo plantea, no consiste en la abundancia de los bienes que posees.

     

    Muchas veces se dice: mira se pervirtió porque tiene tanto que no sabe en qué gastarlo, no, más bien jamás encontró en los bienes materiales lo que verdaderamente necesitaba, y su vació, su falta de Dios le llevó a corromperse más y más, y lejos de saciarse quedó aún más defraudado y en miseria.

     

    Pero, sí puedes ser rico para con Dios y seguir viendo dividendos de lo que logres aquí, ya lo veremos más adelante. Ahora, esto lo dijo a la multitud, a estos hombres, y mira lo que dice a los discípulos:

     

    Luc 12:22 Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. Luc 12:23 La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido.

    Es decir, no plantees tu vida al revés, primero es la vida, después la comida, primero es el cuerpo, y luego el vestido. El ser humano en sus tinieblas es capaz de desgastarse por comprar una camisa de miles de dólares, y al mismo tiempo dejar morir el cuerpo de un niño en la calle, porque tiene su vida mal planteada, sus ídolos lo engañan y lo hacen una persona infame. Y el Señor lo ilustra con dos ejemplos:

     

    Luc 12:24a Considerad los cuervos,

    Y el Señor dice: consideren, pongan atención a cómo yo sustento aún lo más pequeño en la creación.

     

    Luc 12:24b que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves?

    Miren, ellos no necesitan lo complicado de sus vidas, y ustedes valen mucho más que todos ellos. Y justo es donde muchos dicen: sí Señor, pero no los llevas a comer comida italiana, y además a mí no me gusta la comida de los cuervos, nunca se me ha antojado.

     

    Una vez más, codicia, falta de contentamiento, una mente engañada por los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, los cuales te prometen una felicidad que jamás te dan. Claro que el Señor no nos está diciendo que no trabajemos, no, nos está hablando de esta manera equivocada de ver la vida, la cual tiene que cambiar. Y sigue:

     

    Luc 12:25 ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo?

    Esto se puede traducir, ¿quién puede añadir una hora al curso de su vida por más que se afane? Ya lo dijimos, si tu vida está planteada en puras cosas materiales, cuando tu vida termine, lo mismo tu sueño y todo lo que pensaste que era tu vida.

     

    Si eres amante de las películas y piensas que vas a estar realizado cuanto tengas una colección de tus favoritas, y el Señor sabía que tenías una enfermedad de nacimiento que te dejaría ciego, para qué te servirían ya las películas. Y sigue:

     

    Luc 12:26 Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás?

    ¿Te das cuenta? El mundo nos hace creer que somos dioses porque comemos cierta comida o en ciertos lugares, pero, tu vida puede terminar en el camino a ese lugar, o de una indigestión. Tu vida es más que cualquiera de esas cosas. No plantees mal tu vida, deja que el Señor la defina. Y nos da la segunda ilustración:

     

    Luc 12:27 Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Luc 12:28 Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?

    Y ahí dicen: pero, es que nunca he visto una flor vestida de Giorgio Armani, ok bueno… Pues te voy a decir, el Señor tiene mejor gusto que Hugo Boss, o que Giorgio Armani, es más creativo, y además es un verdadero caballero. Deja que Dios te instruya, él es mejor que cualquier hombre, él sí conoce nuestra identidad, nuestro propósito en esta tierra.

     

    Dios verdaderamente sabe vestir a su creación, es maravillosa y el hombre no la puede igualar, ni aún con sus mejores actos de la imaginación. Deja que él se encargue de ti, pero abandona las mentiras de este mundo, dile no a sus ídolos. Y dice:

     

    Luc 12:29 Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Luc 12:30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.

    Una persona que ve las cosas así, está confundida, engañada, no ha conocido la bondad de Dios, no ha considerado la sabiduría que viene de lo alto. Un hijo de Dios debe conocer a su Padre, y debe saber que él es bueno, misericordioso, generoso y que nunca duerme. Claro, no nos dará los deseos de nuestro codicioso corazón, pero, sí nos cuidará y nos dará siempre lo que necesitamos.

     

    Sé que tu ansiosa inquietud llega porque te mentes en problemas al no creerle a Dios, y seguir neciamente planteando tu vida de la manera equivocada, y tienes deudas, y te falta para esto, y para lo otro, por lo mismo.

     

    Por eso no solo tú déjate educar por el Señor, sino que discipula a tu familia, a tus hijos, a tu esposa, lávalos con el agua de la Palabra para que sus ojos sean abiertos y su corazón satisfecho por el Señor, por su verdad. ¿Te acuerdas de David? Él decía estaré satisfecho cuando despierte a tu imagen. Deseos eternos, no por presumir de religioso, sino por haber comprobado la buena voluntad de Dios agradable y perfecta.

     

    La gente de este mundo va detrás de su ídolo, tú y yo no tenemos que hacer eso, porque la gente de este mundo no está satisfecha ni lo estará jamás, ni la más millonaria, dice la Palabra:

     

    Ecl 5:10-15 Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente. ¡Qué absurdo es pensar que las riquezas traen verdadera felicidad! 11 Cuanto más tengas, más se te acercará la gente para ayudarte a gastarlo. Por lo tanto, ¿de qué sirven las riquezas? ¡Quizás sólo para ver cómo se escapan de las manos! 12 La gente trabajadora siempre duerme bien, coma mucho o coma poco; pero los ricos rara vez tienen una buena noche de descanso. 13 He notado otro gran problema bajo el sol: acaparar riquezas perjudica al que ahorra. 14 Se invierte dinero en negocios arriesgados que fracasan, y entonces todo se pierde. A fin de cuentas, no queda nada para dejarles a los hijos. 15 Todos llegamos al final de nuestra vida tal como estábamos el día que nacimos: desnudos y con las manos vacías. No podemos llevarnos las riquezas al morir.

     

    Ahora, este es el punto de vista de un hombre que dejó a sus espaldas el temor del Señor y quedó al final de sus días como un miserable espiritual, pero, el Señor nos enseña cómo sí podemos hacer uso de nuestras riquezas y llevarnos un buen dividendo al cielo con nosotros, él dice:

     

    Luc 12:31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

    En esto es en lo que nosotros debemos estar enfocados, con una buena perspectiva eterna, con nuestro corazón en el lugar correcto, necesitamos poner nuestros ojos en el reino de Dios, lo cual sí incluye nuestro diezmo y ofrendas a la iglesia local, pero, eso solo es una parte, mi vida existe para la gloria de Dios, mi familia, mi trabajo, todo lo que soy, no lo debo olvidar.

     

    Y nos dice, eso por lo que le mundo se desgasta pensando que será feliz, sencillamente llegará como una añadidura, es algo que Dios agregará para que administres, no como el fundamento de tu vida, es necesario, pero, no solo de pan vivirá el hombre, ya te lo dije un estómago enfermo el pan no le apetece. Y finalmente nos da la clave para una vida abundante aquí y en los cielos, y cómo podemos estar seguros que no estamos desperdiciando:

     

    Luc 12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

    En primer lugar dice: no tengas miedo, y nos advierte no son muchos los que creen esto, pero, los que creen son parte de mis ovejas, de mi pequeña manada. Y dice: ya tienen el reino, por su gracia y en su amor, el Señor ya les enriqueció con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, en Cristo el cielo ya es suyo, por pura gracia de Dios.

     

    No pierdas tu perspectiva eterna, no dejes que el mundo defina tus valores, deja que el Señor lo haga, o terminarás en verdadera miseria. Y checa cómo el cuidado tierno de nuestro padre por nosotros su rebaño pequeño, debería ser una buena medicina para el temor, el afán y la ansiedad, y poder vivir agradecidos, sabiendo que nuestro Padre está al pendiente de nosotros. Y el Señor nos dice:

     

    Luc 12:33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. Luc 12:34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

    En otras palabras, abandona la falsa noción, de que, en acumular posesiones materiales, estará tu seguridad, en otras palabras, deja de pensar que tu seguridad depende de recursos materiales. La cura para la avaricia es la generosidad.

     

    Claro, esto no es una obligación, ni el Señor está condenando el tener cosas materiales, lo vemos por ejemplo en Hechos 5 con Ananías y Safira en cuando ellos intentan engañar a Pedro y a la iglesia diciendo que vendieron todo lo que tenían para el bien de los necesitados. Pedro les dice: lo que era tuyo era tuyo, nadie te lo estaba pidiendo.

     

    Pero, el Señor si nos enseña un buen principio, la manera en la que gastas tu dinero, habla muy claramente de tu verdadera espiritualidad, de dónde está tu corazón, si hay ídolos de avaricia o no. Y sembrar en generosidad, vivir para bendecir, para dar es la mejor manera de invertir en lo eterno, ahí no habrá devaluación que te llegue, o defraudadores que te roben.

     

    Y checa, Dios quiere tu corazón, monitoréalo, sé sincero, porque quizá por es que vives en miseria, o siempre en escasez económica, no porque no tengas, sino porque tu corazón está en el lugar equivocado. ¿No te parece un buen propósito para este próximo año? Vayamos al siguiente:

     

    1. Guardarnos de la infidelidad, manteniéndonos fieles y vigilantes esperando a nuestro Señor.

    Luc 12:35 Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; Luc 12:36 y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida.

    Este es el último propósito que necesitamos tener fresco todo el año. Pablo nos recuerda lo que somos: siervos de Dios, mayordomos. Y nos dice: manténganse con los lomos ceñidos, en aquellos tiempos se usaban largas túnicas y para poder trabajar con libertad se requería de tomar lo suelto de las túnicas y amarrarlo con un cinto a la cintura para trabajar sin estorbo y poder ser eficaces.

     

    Y dice, las lámparas encendidas, lo cual se refiere a estar listos esperando a nuestro amo, ya que no había electricidad, y las lámparas requerían de aceite para no apagarse, siervos fieles que están esperando el regreso de su Señor.

     

    Y nos da la ilustración: el amo anda ocupado, no hay celulares ni Facebook ni nada, y las fiestas podrían ser lejos y durar un tiempo indefinido, y dice: un siervo listo, que si oye venir a su amo, no dice: y mi cinto, y mi túnica, y ya llegó, y el amo se queda por 15 minutos esperando a que le abran.  Y dice nuestro Señor:

     

    Luc 12:37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

    Mira nada más, me maravilla siempre el leer este versículo, mira lo que hará el Señor con aquellos siervos fieles que no cabecearon, que no se cansaron de esperar, que no se distrajeron y pensaron que podían tomar un trabajo de medio tiempo en el mundo, porque pues el Señor quien sabe cuándo vaya a llegar y para qué pierdo oportunidades esperando, no, mira:

     

    ¿Dónde está la bienaventuranza? El mismo creador del cielo y de la tierra nos servirá a nosotros, qué imagen de humildad de nuestro rey, quien nos solo vino a servir y dar su vida en rescate por muchos en esta tierra, sino que aún en el cielo, en su reino, él tomará el papel de siervo, y con todo su amor, en lugar de decirnos: ya llegaron, que bueno, los estuve esperando por más de dos mil años, a ponerse las pilas aquí está mi trono y estos son sus quehaceres celestiales.

     

    No, mira, él mismo dirá: hijo te persiguieron, te avergonzaron, te humillaron, fue dura la batalla contra los apetitos de tu carne, contra la seducción de este mundo, ven hijo mío, siéntate, yo mismo me voy a ceñir, y yo mismo te voy a servir. Mis hermanos, cuando la promesa es clara, el costo es bajo. Y dice:

     

    Luc 12:38 Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.

    Es decir, dieron las doce, las dos de la mañana, todo mundo dormía, muchos llegaron a decir: menso, ahí sigue en tu lucha, yo ya me voy al baile. Pero, el Señor dice: felices y dichosos, más que ninguno son esta clase de siervos fieles. Y nos explica cómo será el regreso de nuestro Señor:

     

    Luc 12:39 Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa. Luc 12:40 Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.

    No sabes cuándo va a llegar el ladrón, no te deja un aviso una semana antes, sencillamente llega y si estás dormido, te deja bien rasurado. Y el Señor así nos dice, yo vengo muy pronto, cuánto, no lo sé, pero, sí espero que tú como un siervo fiel te mantengas esperándome, todos los días de tu vida.

     

    Mis hermanos, el Señor llega en cualquier momento. y necesitamos proponernos estar esperándolo cada día del resto de este año nuevo, ¿Y saben qué? Esto nos proveerá de ser fieles, y al amar su venida, nos mantendremos puros y enfocados en quiénes somos y lo que estamos esperando. El Señor nos llama a estar preparados, porque si no estamos pensando en eso, justamente es cuándo llegará, y veamos lo que sucederá:

     

    Luc 12:41 Entonces Pedro le dijo: Señor, ¿dices esta parábola a nosotros, o también a todos?

    Pedro pregunta, y el Señor no le da una respuesta directa, pero, sí le recuerda que es a todos los que él ha llamado, porque los llamó para su gloria, para servirlo, y dice el Señor:

     

    Luc 12:42 Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración?

    Un mayordomo era un siervo de confianza, por lo general una persona que hubiera nacido dentro del hogar y que se designaba como gerente administrativo para la distribución de las tareas y los suministros propios del hogar. Actuaba como un agente que representaba a su Señor y tenía autoridad plena para realizar y ejecutar transacciones y negocios en nombre del Señor. Y es a estos siervos fieles a los que esto está dirigido, y dice:

     

    Luc 12:43 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. Luc 12:44 En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes.

    Mateo nos lo dice parecido, dice:

    Mat 24:45 »Un sirviente fiel y sensato es aquel a quien el amo puede darle la responsabilidad de dirigir a los demás sirvientes y alimentarlos.

     

    Mira, una promesa más, Dios nos está equipando y entrenando para administrar sus bienes en el cielo, lo que tenemos hoy no es nuestro, es suyo, y somos sus administradores, él nos dará lo que es nuestro en los cielos, y además nos dará el privilegio de gobernar en su reino como reyes y sacerdotes.

     

    Pero, checa el papel tan importante que juega el ser siervos fieles hoy, un siervo fiel que tiene todas estas cosas en su mente y en su corazón, libre de idolatría, de hipocresía, y demás.

     

    Un mayordomo fiel representa a un creyente genuino que maneja cuidadoso del patrimonio de su amo administrando las riquezas espirituales que Dios ha puesto bajo su cuidado para beneficio de los demás.

     

    Mis hermanos por eso la iglesia somos llamados la columna y baluarte de la verdad, somos administradores de un precioso tesoro en vasos de barro, el evangelio, el perdón de pecados La fidelidad de esta mayordomía espiritual traerá un resultado: honra y recompensa.

     

    Y vuelve a contrastar con el infiel, por si alguien se pregunta qué significa ser infiel, y checa una vez más el papel del corazón, la hipocresía que da sus retoños:

     

    Luc 12:45 Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse,

    En lugar de andar en amor, maltrata a sus hermanos, se sirve de ellos, mira lo que pasará:

     

    Luc 12:46 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles.

    El siervo infiel ilustra la maldad de un corazón incrédulo, al cual el Señor destruirá por completo, así de severo será el juicio final sobre los incrédulos, a quienes se les ofreció en todo tiempo la única salida, el único camino: Jesucristo, quien solo les pidió creer en él, negarse a sí mismos, reconocer su maldad y confiar en Jesucristo para su salvación.

     

    Por eso, en el momento en el que pierdes de vista a tu Señor, ya estás en peligro, este siervo infiel ya no tiene idea, noción del tiempo, y mira las consecuencias, un duro castigo que implica destrucción total, y un lugar con los infieles, con los incrédulos, los que decidieron no creer al Señor. Si te quedan dudas, mira cómo lo traduce la NTV:

     

    Luc 12:46 El amo regresará inesperadamente y sin previo aviso, cortará al siervo en pedazos y lo expulsará junto con los infieles.

     

    Por toda la Biblia hay advertencias de que el Señor viene pronto y viene como un ladrón en la noche, miren, veamos algunos ejemplos:

     

    Luc 21:34-35 ¡Tengan cuidado! No dejen que su corazón se entorpezca con parrandas y borracheras, ni por las preocupaciones de esta vida. No dejen que ese día los agarre desprevenidos, 35 como una trampa. Pues ese día vendrá sobre cada ser viviente de la tierra.

    Mis hermanos, o el Señor viene, o nosotros vamos, y él nos puede llamar a cuentas y se acabó el corrido, y el problema mayor no será aquí, sino al estar frente a él. Mira cómo lo dice Tesalonicenses:

     

     

    1 Ts 5:2-3 Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche. 3 Cuando la gente esté diciendo: «Todo está tranquilo y seguro», entonces le caerá encima la catástrofe tan repentinamente como le vienen los dolores de parto a una mujer embarazada. Y no habrá escapatoria posible.

     

    1 Ts 5:4-6 Pero ustedes, amados hermanos, no están a oscuras acerca de estos temas, y no serán sorprendidos cuando el día del Señor venga como un ladrón. 5 Pues todos ustedes son hijos de la luz y del día; no pertenecemos a la oscuridad y a la noche. 6 Así que manténganse en guardia, no dormidos como los demás. Estén alerta y lúcidos.

     

    1 Ts 5:7 Es en la noche cuando la gente duerme y los bebedores se emborrachan. 8 Pero los que vivimos en la luz estemos lúcidos, protegidos por la armadura de la fe y el amor, y usemos, por casco, la confianza de nuestra salvación. 9 Pues Dios escogió salvarnos por medio de nuestro Señor Jesucristo y no derramar su enojo sobre nosotros. 10 Cristo murió por nosotros para que —estemos vivos o muertos cuando regrese —podamos vivir con él para siempre. 11 Así que aliéntense y edifíquense unos a otros, tal como ya lo hacen.

     

    2 Pe 3:10 Pero el día del Señor llegará tan inesperadamente como un ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con un terrible estruendo, y los mismos elementos se consumirán en el fuego, y la tierra con todo lo que hay en ella quedará sometida a juicio.

     

    Mira lo que le dice a la iglesia de Sardis y antes de la batalla final en Armagedón:

     

    Apo 3:3 Vuelve a lo que escuchaste y creíste al principio, y retenlo con firmeza. Arrepiéntete y regresa a mí. Si no despiertas, vendré a ti de repente, cuando menos lo esperes, como lo hace un ladrón.

    Apo 16:15 «Miren, ¡yo vendré como un ladrón, cuando nadie lo espere! Benditos son todos los que me esperan y tienen su ropa lista para no tener que andar desnudos y avergonzados».

     

    ¿Te das cuenta? Todo tiene que ver con creer y permanecer creyendo sin dudar, la fe es la que nos sostiene. Y nos da otro principio importantísimo:

     

    Luc 12:47 Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.

    Es decir, estas verdades aplican para todos los creyentes y pero, Dios hará diferencia entre los que le conocieron y por lo tanto se les encomendó más, y los que no le conocieron. Claro, la ignorancia no será una excusa, pero, sí habrá niveles de castigo.

     

    Pero checa no es de acuerdo a la maldad, sino de acuerdo a la incredulidad, de acuerdo a mi respuesta a la verdad y cómo la puse por obra, o la eché a mis espaldas, al maliciosamente decir: sí, pero no, no quiero creer, Santiago escribió:

     

    Stg 3:1 Amados hermanos, no muchos deberían llegar a ser maestros en la iglesia, porque los que enseñamos seremos juzgados de una manera más estricta.

    Ahora, no te equivoques hay mayor responsabilidad, pero, igual, un mayor privilegio en cuanto recompensas y demás. Y dice:

     

    Luc 12:48 Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

    El grado del castigo será proporcional a la medida en la que la conducta infiel fue por voluntad propia, pero checa como la ignorancia no será una excusa tampoco, pero, si vemos como en el infierno habrá diferentes grados de castigo.

     

    El Señor lo dejó claro al comparar a Israel con Sodoma y Gomorra, con Nínive, diciendo que si se hubieran hecho los milagros que se hicieron ahí, estos lugares no habrían sido destruidos porque habrían creído. Una vez más, todo está en función a la respuesta en fe o en incredulidad, a la verdad que se predicó.

     

    Dice en Hebreos, hablando de aquellos que escucharon el Evangelio, conocieron a Cristo, sin embargo le dieron la espalda deliberadamente:

     

    Heb 10:29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios.

     

    La incredulidad es el peor de los pecados, es dejar a Cristo con las manos extendidas, es tener en menos el sacrificio del Hijo de Dios, es un desprecio vil y maligno, es decirle a Dios: no me interesa tu amor, no me interesa que todo el día extiendas tus brazos como la gallina queriendo abrigar a sus polluelos, Dios no me interesas.

     

    ¿Te das cuenta cómo es una cuestión de fe, y cómo esta cuestión de fe está ligada a responder en amor, al amor de Dios? Qué importante es proponernos esperar fielmente a nuestro Señor el próximo año, cómo cambiaría nuestra vida, cómo se activaría nuestra iglesia al máximo con gente que ama el regreso de su Señor, y le está esperando con gozo y fidelidad en todo momento. Y termina este capítulo con algunas advertencias:

     

    1. Necesitamos poner atención a las advertencias.
    2. La verdad trae libertad, pero también conflicto con los incrédulos.

    Luc 12:49 Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? Luc 12:50 De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!  Otra versión dice: Luc 12:49-51 Yo he venido para encender con fuego el mundo, ¡y quisiera que ya estuviera en llamas! 51 Me espera un terrible bautismo de sufrimiento, y estoy bajo una carga pesada hasta que se lleve a cabo. (NTV)

     

    El Señor está enfrentando terrible incredulidad por parte del pueblo que debería haberlo estado esperando, e igualmente por parte de un mundo que lejos de estar gozoso por ver la libertad de sus tinieblas y su esclavitud, está amando sus tinieblas y defendiendo sus cadenas.

     

    De manera que el Señor nos recuerda, hay un juicio por venir, yo vine a buscar y a salvar lo que se había perdido, y el costo es mi muerte en esa cruz del calvario, y nos recuerda otra cosa, la cual vimos la semana pasada, y dice:

     

    Luc 12:51 ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Luc 12:52 Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Luc 12:53 Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.

    Mis hermanos, aunque anunciamos el evangelio de la paz el resultado inmediato de predicarlo es conflicto, porque los hombres incrédulos aman sus tinieblas y lucharán por ellas. Recordemos, el reino de las tinieblas fue depuesto cuando Cristo vino a este mundo

     

    Al llegar el reino de los cielos inició una insurrección, una invasión, una reconquista, por eso la verdad trae conflicto a todo ser humano, el cual en su naturaleza pecaminosa, no solo está cautivo, sino que ama su pecado, hasta que el Espíritu Santo viene y le convence de pecado, de juicio y de justicia.

     

    Por lo mismo, la conversión a Cristo puede resultar en tensiones en las relaciones familiares, en persecución, e incluso hasta el martirio, y debemos siempre recordar que seguir a Cristo incluye la decisión y la intensión de soportar hasta este punto.

     

    Ahora, al venir a Cristo, somos reconciliados con Dios, y como creyentes podemos disfrutar de la paz de Dios a pesar de cualquier circunstancia, paz que sobrepasa todo entendimiento, pero el mundo nos aborrece, y el Señor nos lo advirtió, él nunca nos ofreció una vida libre de problemas.

     

    Sí, él es el príncipe de paz, pero, es también quien vino a derrocar a Satanás y su reino de maldad y eso trae problemas.

     

    1. Nadie tiene excusa, cada persona tiene lo necesario para creer.

    El Señor se vuelve a dirigir a la multitud una vez más y les dice:

    Luc 12:54 Decía también a la multitud: Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: Agua viene; y así sucede. Luc 12:55 Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace. Luc 12:56 ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo? Luc 12:57 ¿Y por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?

    Es decir, si tenemos la capacidad de entender los cambios climatológicos, de la misma manera no tenemos excusa, podemos distinguir en nuestro interior la necesidad de Dios, de su perdón, de un salvador. Dios nos dio la capacidad de distinguir lo que es correcto.

     

    A todos se nos ha dado una conciencia, todos tenemos la misma creación para decir, hay un creador, hay un diseñador, alguien que nos da el propósito de nuestra existencia, de una manera u otra el Señor se da a conocer, solo que el mundo incrédulo le da la espalda una y otra vez, y por último:

     

    1. Todos daremos cuenta delante de Dios sin excepción de personas.

    Luc 12:58 Cuando vayas al magistrado con tu adversario, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre al juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel. Luc 12:59 Te digo que no saldrás de allí, hasta que hayas pagado aun la última blanca.

    Una blanca, la moneda de cobre más pequeña equivalente a la 8va parte de un centavo, la moneda de más baja denominación. ¿Qué significa esto? Dos cosas, la primera es que hoy es el momento, si el Señor te llama a cuentas, o regresa por su iglesia, time is up, game over. Hoy es el día de salvación, hoy es el día en que puedes entregarle tu vida al Señor, aquí, mañana no sabes, no esperes a que sea demasiado tarde.

     

    Y 2º Para Dios no hay acepción de personas, no podrás negociar con Dios, lo que debes, así sea tan insignificante como una blanca, lo tendrás que pagar, si Cristo no es tu abogado, la paga del pecado es muerte, y una blanca tendrá como costo la condenación eterna. No tiene que ser así, este es un buen año para comenzar como Dios manda.

     

    Hoy tendremos la cena del Señor y podemos comenzar reconciliándonos con él, haz una decisión y caminemos juntos. Dice la palabra:

     

    Rom 13:11-14 Esto es aún más urgente, porque ustedes saben que es muy tarde; el tiempo se acaba. Despierten, porque nuestra salvación ahora está más cerca que cuando recién creímos. 12 La noche ya casi llega a su fin; el día de la salvación amanecerá pronto. Por eso, dejen de lado sus actos oscuros como si se quitaran ropa sucia, y pónganse la armadura resplandeciente de la vida recta. 13 Ya que nosotros pertenecemos al día, vivamos con decencia a la vista de todos. No participen en la oscuridad de las fiestas desenfrenadas y las borracheras, ni vivan en promiscuidad sexual e inmoralidad, ni se metan en peleas, ni tengan envidia. 14 Más bien, vístanse con la presencia del Señor Jesucristo. Y no se permitan pensar en formas de complacer los malos deseos.

     

    Buenos propósitos para poner como cimientos de los que ya hiciste, guardarnos de la hipocresía, del temor a los hombres, de no cuidar una perspectiva eterna, de la idolatría y de la infidelidad. Oremos.

  • Dec 25, 2016“El último Adán” Mensaje de Navidad 2016
    Dec 25, 2016
    “El último Adán” Mensaje de Navidad 2016
    Series: Especiales

    MENSAJE DE NAVIDAD 2016

    EL ÚLTIMO ADÁN

     

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Este es un domingo doblemente especial, ya que no solo es el día del Señor, sino que estamos celebrando la navidad. Emanuel, Dios con nosotros, la encarnación del Hijo de Dios. Es una gran bendición poder considerar a nuestro salvador, adorarlo, darle la honra que merece.

     

    Primero, hemos aprendido que la navidad es mucho más que un día de reunión familiar, de regalos, de comida, no, es el día en que Dios se hizo como uno de nosotros, el Hijo de Dios se encarnó.

     

    Y por todos lados se escuchan estos hermosos villancicos que hablan de que el mundo ahora puede disfrutar de paz, que ha salido de las tinieblas porque llegó la luz, hay perdón disponible, la justicia se hizo presente, el reino de Dios está entre nosotros porque Cristo llegó, cantamos, el salvador del mundo nació.

     

    Y cantamos: ¿quién es este niño? Y la Palabra contesta: es Emanuel, Dios con nosotros, y llamarás su nombre Jesús, Jehová, Yahveh salva. Y nos preguntamos, ¿por qué Dios tuvo que humanarse? ¿Por qué el Dios Padre tuvo que enviar a su Hijo Unigénito? ¿Por qué este día es un día como nunca hubo, ni habrá en el mundo donde el creador viene y se hace presente en este mundo?

     

    Yo me preguntaba, ¿por qué los ángeles del cielo cantan de una victoria, pero después veo a este pequeño niño en una cruz? ¿Dónde está la victoria? ¿Cuál es el verdadero conflicto que este niño vino a arreglar?

     

    Como lo pudimos ver hace una semana, la historia comienza desde la creación, en Edén, y la solución del problema comienza en Belén. ¿Se acuerdan?

     

    Gén 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Gén 1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Gén 2:9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

     

    Dios, Todopoderoso, hace una mundo bueno, perfecto, ideal, donde hay plenitud, no hay pecado, hay comunión perfecta entre Dios y el ser humano, entre seres humanos, el matrimonio de Adán y Eva es perfecto, entre la creación y la humanidad, no hay desastres naturales, la creación da su fruto al hombre, no hay conflicto, no hay dolor, ni enfermedad, ni desesperanza, no hay muerte, todo es bueno en gran manera.

     

    A nuestros antepasados Adán y Eva, no les faltaba nada, tenían lo necesario, tenían el árbol de la vida, disponible, para vivir eternamente en este estado de pureza, y Dios solo les da un mandato:

     

    Gén 2:16-17 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

    Les deja este árbol no como una trampa, ya que el hombre no tenía una tendencia al pecado en este momento, pero, sí tenía un libre albedrío, el poder elegir libremente, ¿por qué Dios lo hizo? Para darle al hombre la oportunidad de que voluntariamente mostrara su amor, su lealtad, su agradecimiento a Dios.

     

    ¿Qué sucedió después? Llega el engañador, y aun teniendo todas estas evidencias de las intenciones, del amor, de la bondad, de la generosidad de Dios, Eva es engañada, y Adán desobedece. De manera que, le dan la espalda a Dios.

     

    Gén 3:1-4 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

     

    “Con que Dios ha dicho”, sigue siendo la mentira que el hombre ha creído, lo que Dios dice no es verdad, tú puedes ser como dios, tú puedes crear tu propio destino, tú puedes decidir lo que es bueno, y lo que es malo.

     

    De pronto Eva comienza a ver características del árbol que antes ni le pasaban por la mente, pero que Satanás en su engaño hace que comiencen a brillar y a ser irresistibles:

     

    1º Estaba ciega, Dios me tenía limitada, lo que veían mis ojos en Edén solo era una ilusión, una mentira. Cuando era lo más real que podían estar viviendo, no había manera de mejorarlo, pero, así nos engaña el pecado. Si estás con Dios estás ciego, estás limitado, Dios te está ocultando algo que puede ser la verdadera felicidad, lo que él te da no es suficiente.

     

    2º Serás como Dios, lo que Dios no quiere es competencia. Así ya no tendrás que depender de él, podrás hacer tu propio universo, como si para ese momento Dios les hubiera retenido algo. El engaño consistía en hacer ver a Dios malo, mezquino, culpable, cuando no había nada, ni habrá nada de qué culpar a Dios.

     

    Y de pronto todo el Edén completo, incluyendo el árbol de la vida se les hace poca cosa a Adán y Eva, comparada con este árbol.

     

    Y dice de Eva: vio que era bueno para comer, agradable a los ojos, y codiciable para alcanzar sabiduría, los deseos de los ojos, de la carne y de la vanagloria de la vida que tanto nos ofrecen y que nos dejan en terrible esclavitud.

     

    Sí Eva, pero, ¿qué hay del resto del huerto? ¿qué no había muchos más árboles buenos para comer, incluyendo el árbol de la vida? Así es justo como el pecado nos engaña, distorsiona nuestra percepción de quien es Dios, de lo bueno, de lo justo, de lo que es estar pleno, gozoso, nos incapacita para disfrutar lo que realmente es bueno, y nos hace creer que en la maldad es donde está la verdadera plenitud, y gozo, y que ser bueno, es aburrido.

     

    Finalmente comen del árbol, viene Dios a hacerles preguntas, no porque él no supiera, sino porque ellos quedan perdidos en un mundo que ahora quedó en conflicto con ellos, ya no saben quiénes son, dónde están, ni lo que realmente es bueno o malo, y comienzan los problemas entre Adán y Eva, culpándose el uno al otro, escondiéndose de Dios. Pero, es demasiado tarde. 

     

    Y finalmente sucede lo que Dios dijo, no lo que Satanás dijo, porque solo hay uno que es verdad, Dios. El hombre desobedece, prefiere creer una mentira antes que la verdad, prefiere creer la ilusión de que puede ser independiente de Dios, y crear su propio Edén.

     

    Y hasta la fecha, la humanidad se cree Dios, cree que es el centro del universo, no permite que le digan nada, todo mundo vive queriendo hacer su voluntad, ignorando por completo a Dios.

     

    Y es entonces por la decisión del hombre, comienza la degradación, de ahí en adelante el ser humano solo escoge lo malo, lo que es contrario a lo que Dios pide, y si crees que soy exagerado, mira la sociedad, mira la condición de la humanidad, perdida, sin rumbo, sin propósito, llamándole bueno a lo malo, y malo a lo bueno, rechazando a su creador, pretendiendo desaparecerlo con su ateísmo, su religiosidad, evolución, humanismo, y todas estas cosas.

     

    Y a partir de ese momento, Adán y Eva, quienes fueron los únicos que probaron lo que es ser perfecto, lo que es estar pleno, satisfecho, lo que es tener perfecta comunión con Dios, lo pierden todo.

     

    Por pura misericordia de Dios, no mueren instantáneamente, pero de ser perfectos y eternos, algo sucede en su cuerpo, su ADN es mutado, y llega la enfermedad, dolor, angustia, y una sentencia de muerte en ellos. Y eso no es lo peor, de jamás haber tenido un solo pensamiento de maldad, lo primero que relata la Biblia después de esto, es cómo uno de sus hijos mata despiadadamente a otro.

     

    En su misericordia Dios les saca del Edén, les corta el acceso al árbol de la vida ¿para qué? Para que no vivan en esta terrible situación de corrupción por la eternidad, mis hermanos, ¿cómo se ve un bebé hermoso al nacer? ¿Qué decimo de él? Míralo inocente. Dime cómo se ve ese niño solo 15 años después, en plena adolescencia, muchas veces corrupto ya en muchas áreas, ahora, imagínate ¿qué sería una eternidad corrompiéndonos? Seríamos monstruos depravados, irreconocibles.

     

    Pero, este Dios misericordioso, no deja al ser humano en semejante desgracia, en ese mismo día, el más triste que vio la creación, justo en ese momento, Dios mismo ya les estaba prometiendo a Emanuel, a Dios con nosotros, quien vendría a buscar y a salvar lo que se había perdido. Y Dios está dando la sentencia a Satanás, y al mismo tiempo le está profetizando su derrota, y le dice:

     

    Gén 3:15 Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón.»

     

    Un hombre nacido de una mujer, sin la intervención de un hombre, sino la intervención divina, vendría y aplastaría la cabeza de la serpiente, no sin que ella, lastimara su talón, ¿cómo? En la cruz del calvario, aunque la victoria del niño, sería total, él sería lastimado en su cuerpo. Y en el futuro tenemos la intervención de una mujer, y de un nuevo Adán. Aunque faltarían muchos años todavía, para que esto sucediera.

     

    Ocurre la primera muerte, Dios mata animales para vestirlos con pieles, y a partir de Adán y Eva, cada generación subsecuente se corrompe más y se multiplica el odio, resentimiento, envidia, culpa, temor, corrupción, maldad, escala a tal punto que los pensamientos del corazón del hombre son de continuo solo el mal, y en los más de 900 años que Adán y Eva vivieron, son testigos de las consecuencias de su decisión.

     

    Violencia y maldad escalando, porque ahora darán a luz hijos que mueren y que se corrompen, toda la descendencia de Adán y Eva es afectada por el pecado.

     

    Este año tuvimos la oportunidad de ir al Museo de la Creación y al Encuentro con el Arca, un arca tamaño real, con las dimensiones que la Biblia la relata, pero, ahí pudimos aprender de este tópico tan vasto, cómo a nivel de ADN, es completamente posible el que de una sola pareja el mundo entero se pueda poblar.

     

    Cómo las diferencias en seres humanos, son menos del 12%, pero revisando el ADN compartimos casi un 90%, aun cuando el color de nuestra piel y facciones puedan ser diferentes, por dentro, y con un microscopio, nos damos cuenta que somos muy parecidos.

     

    Y cómo solo hay una raza, no dos, ni tres, solo existe la raza humana, y el racismo y todo esto de diferentes razas salió de la equivocada teoría de la evolución, la cual no tiene un solo fósil que la respalde, los fósiles que encontramos solo son evidencias de que hubo una catástrofe masiva llamada el diluvio. 

     

     

    Tan oscuros llegaron a ser los días de los hombres, tan corruptos, tan despiadados, llenos de violencia y perversión, que Dios decide acabar con toda esa primera generación, pero, no acaba con toda la humanidad, un hombre halla gracia delante de Dios, Noé, obviamente no un hombre sin pecado, porque no existe ningún hombre sin pecado, porque nace de la descendencia de Adán y Eva, no hay otra.

     

    Pero, este hombre halla gracia delante de Dios, gracia es darnos un regalo inmerecido, y en este hombre Dios guarda la humanidad, le manda hacer un Arca, la cual representa a Cristo, Noé es llamado pregonero de justicia, es decir, él anunció: viene un diluvio, viene el juicio de Dios, arrepiéntanse.

     

    Finalmente, no le creen, y solo Noé y sus tres hijos y sus esposas se salvan, 8 personas, de las cuales la tierra se vuelve a poblar, pero, ¿qué crees? La historia se repite, porque somos la misma descendencia de Adán y Eva, el mismo ADN. El mundo sigue su historia, y ¿qué sucede? Una vez más, dolor, angustia, miedo, enfermedad, violencia, maldad, corrupción, gente perdida, sin esperanza, sin conocimiento del verdadero dios, cada vez más alejada de él y más corrupta.

     

    Como lo comenté, hay infinidad de cosas escritas en la Biblia que relatan lo que sucedió, pero, no habría tiempo para relatártelas todas. Ven a la iglesia, o acércate a un lugar donde te enseñen la Biblia y te den la luz que necesitas para vivir, en ellas hay palabras de vida eterna, solo ellas son verdaderas.

     

    Y, Dios no deja al ser humano a su suerte, él se revela a un hombre, Abraham, de quien Dios crea a un pueblo: Israel, ¿con qué motivo? Darse a conocer, dar a conocer una vez más quién es él, su justicia, sus leyes, y que este pueblo le diera a conocer al mundo.

     

    Pero, especialmente en este pueblo Dios hace una y otra promesa, así como a Adán y a Eva en el huerto del Edén, ya viene el que aplastará la cabeza de Satanás, viene el mesías, viene un libertador. Porque ¿sabes qué? Eso fue lo que pasó el día del Edén, el hombre no solo se buscó la muerte, sino que le entregó a Satanás la creación.

     

    Desde ese momento, quedó establecido el reino de las tinieblas, el reino de la muerte y la maldad, entonces, piensa qué desesperación para el hombre, ¿dónde hallaría esperanza? No la había, no la hay. Dice la Biblia:

     

    Rom 3:23  por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

    Rom 6:23a Porque la paga del pecado es muerte,

     

    Y solo un nuevo Adán podría arreglar el asunto, y ¿qué crees? Este hermoso bebé, Cristo, es llamado el último Adán, del primero dice:

     

    Rom 5:12 Cuando Adán pecó, el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte, de modo que la muerte se extendió a todos, porque todos pecaron. (NTV)

     

    De la descendencia de Adán, no hubo, ni habrá esperanza, aun si un descendiente de Adán decidiera morir por los pecados de alguien más, solo estaría muriendo por los propios. La humanidad no tendría chance de nada, pero, aquí estuvo la diferencia, mira lo que pasó en este hermoso bebé el nuevo Adán:

     

    Rom 5:15-9 Pero hay una gran diferencia entre el pecado de Adán y el regalo del favor inmerecido de Dios. Pues el pecado de un solo hombre, Adán, trajo muerte a muchos. Pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su perdón para muchos por medio de otro hombre, Jesucristo. 16 Y el resultado del regalo del favor inmerecido de Dios es muy diferente de la consecuencia del pecado de ese primer hombre. Pues el pecado de Adán llevó a la condenación, pero el regalo de Dios nos lleva a ser declarados justos a los ojos de Dios, a pesar de que somos culpables de muchos pecados. 17 Pues el pecado de un solo hombre, Adán, hizo que la muerte reinara sobre muchos. Pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su justicia, porque todos los que lo reciben vivirán en victoria sobre el pecado y la muerte por medio de un solo hombre, Jesucristo. 18 Así es, un solo pecado de Adán trae condenación para todos, pero un solo acto de justicia de Cristo trae una relación correcta con Dios y vida nueva para todos. 19 Por uno solo que desobedeció a Dios, muchos pasaron a ser pecadores. Pero, por uno solo que obedeció a Dios, muchos serán declarados justos. (NTV)

     

    Nuestro Dios bueno, paciente, bondadoso, decidió personalmente a arreglar el asunto. Esto es la navidad, esto es lo inigualable de este día, el Dios del cielo y las estrellas, aquel que fue ofendido y rechazado en Edén, acortó una distancia infinita para el hombre.

     

    El ser humano ni con sus mejores obras podría haberse acercado a Dios tan solo un milímetro, la Biblia declara que el ser humano sin Cristo, está muerto espiritualmente, ha transgredido la justicia de Dios, hay un terrible conflicto entre Dios y el hombre, lo único que el hombre puede recibir de Dios por su pecado, es juicio, es toda su ira, la humanidad está en serios problemas con Dios.

     

    El más grande problema de la humanidad no es su economía, o el supuesto calentamiento global, que la tierra se va a quedar sin recursos naturales, o que el universo se le acabará la energía, no, todo lo que ves es temporal, va a dejar de ser, es más ni siquiera es Satanás, su reino es temporal y está en este mundo, el infierno no es propiedad de Satanás, ahí no hay un castillo y un trono donde Satanás reina, no, el infierno es un lugar de castigo eterno para él mismo. Dios hizo ese lugar para él.

     

    El más grande problema de la humanidad es su conflicto con Dios, él es el creador, tú y yo fuimos creados con eternidad en nuestra alma, nuestro espíritu es eterno, el más grande problema de la humanidad es que le dio la espalda al creador. Dice Jesús con respecto a esto:

     

    Luc 12:4-5 Queridos amigos, no teman a los que quieren matarles el cuerpo, después de eso, no pueden hacerles nada más. 5 Pero les diré a quién temer. Teman a Dios, quien tiene el poder de quitarles la vida y luego arrojarlos al infierno. Claro, él es a quien deben temer. (NTV)

     

    Sí, la humanidad está engañada, nuestro corazón perverso nos engaña, pero no somos dios, nadie, ninguno de nosotros tiene el título de propiedad de su propia vida, sé que nos molestamos y nos indignamos cuando alguien que amamos muere, más cuando es un niño, o alguien que manifestó ser una buena persona, pero esta es la razón, solo hay un dueño y Señor de todo, de tu vida y la mía, ese es Dios, solo él tiene le interruptor de tu corazón, de tu cerebro, de tu cuerpo para que funcione.

     

    Solo hay un dueño de todo, él creó, controla, sostiene y nos presta el aire que respiramos, el espacio que ocupas en este mundo, los recursos que utilizamos son suyos, él es el dueño de nuestra alma, cuerpo, ser, de todo lo que somos.

     

    Eso es lo que la biblia nos enseña, por eso es que la estudiamos y nos damos cuenta que fuimos creados no para nuestra gloria, sino para la gloria de nuestro Dios, nuestro Rey, nuestro creador, y nos damos cuenta que solo hay uno que la merece. La Palabra de Dios nos da luz y nos abre los ojos a la verdad.

     

    Y mira la tragedia, mira el peligro en el que el ser humano está, y no lo sabe, el hombre decidió hacerse enemigo de Dios, por eso la Biblia dice:

     

    Sal 7:11-13 Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días. 12 Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. 13 Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes.

     

    Rom 1:18 Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad.

     

    Y ¿qué crees? Toda la descendencia de Adán nacemos con este problema, pero, precisamente, esta es la buena noticia, el Evangelio: El último Adán, el postrer Adán llegó para arreglar el asunto.

     

    Dios mismo hizo lo que tú y yo jamás hubiéramos podido hacer, él se acercó a nosotros, él nos vio con misericordia, con amor, y en lugar de dejarnos corrompernos hasta el mismo infierno. Decidió no estimar el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse, se despojó a sí mismo, dejó todos sus privilegios, su trono, su gloria, su adoración celestial.

     

    Dejó su eternidad, se insertó en nuestro tiempo y espacio, se humilló haciéndose como uno de nosotros, encarnándose en una mujer, de la descendencia del primer Adán, para ser como uno de nosotros, rebajándose, a vivir todas nuestras debilidades, pero, sin pecado, dice en hebreos:

     

    Heb 4:15 Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo él nunca pecó. (NTV)

     

    El creador del cielo y la tierra eligió ser tan frágil y dependiente como un bebé que necesita ser amamantado, quien lloró por su lechita, quien se le tuvo que cortar el cordón umbilical, quien tuvo que aprender a hablar, a caminar, quien sintió frío, calor, hambre, temor, sudó, tuvo que ir al baño, necesitó como nosotros fe y oración para estar en comunión con su Padre celestial.

     

    Cristo adquirió nuestra humanidad, por eso ese le llama el Hijo del hombre, o el hijo de Adán, pero con una gran diferencia, este nuevo Adán es el mismo hijo de Dios. Cristo jamás dejó de ser Dios. Mis hermanos, en Adán comenzó una nueva creación, una nueva humanidad, a partir este nuevo Adán, sus descendientes, aquellos que nacen del Espíritu tienen vida eterna.

     

    Claro que esto no es automático, se requiere fe y arrepentimiento, porque no todos somos hijos de Dios, como el mundo piensa, no, como descendientes de Adán, somos hijos de ira, y estamos bajo el juicio de Dios, pero, al creer en este evangelio, nacemos del Espíritu, y nos convertimos en descendientes espirituales de este nuevo Adán, esta nueva creación en Cristo, nos convertimos en hijos de Dios, él nos da el derecho, la potestad de ser hechos hijos de Dios.

     

    Por eso todo aquel que cree en este hermoso bebé, el último Adán, recibe vida eterna, y adquiera la esperanza de que aun cuando su cuerpo se desgaste y vaya a la tumba, si ha creído en él, tiene la esperanza de vida eterna y un cuerpo eterno, y a lo leímos en romanos 5. Cristo resucitó, y así como él resucitó nosotros resucitaremos con él.

     

    Y esta es la manera en la que sucedió, esto es lo que festejamos hoy, Dios mismo se insertó en el óvulo de María la virgen, y después de nueve meses, esa noche maravillosa la luz vino al mundo, la oportunidad del descanso, de la paz, de la libertad, de la salvación llegó, Emanuel, Dios con nosotros, Jesús, jehová Yahveh salva, Cristo, el ungido de Dios.

     

    Un milagro increíble sucedió, el Rey de los siglos, el inconmovible, aquel a quien los cielos, y los cielos de los cielos no le pueden contener, se comprimió y se vistió de carne y hueso, ¿para qué? Porque necesitábamos un nuevo Adán, que, a diferencia del primero, el cual le dio la espalda a Dios, vendría a cumplir la voluntad de Dios a la perfección, en nuestro lugar. Dios mismo lo dijo:

     

    Mat 3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

     

    Esta nueva creación, este nuevo hombre, viviría y haría lo que el primer Adán decidió no vivir ni hacer, cumplir la voluntad de Dios a la perfección, vivir la vida perfecta que demanda la justicia de Dios, él siempre agradó a Dios, cumplió la ley a la perfección por nosotros.

     

    Si tú dices: yo lo quiero hacer sin Cristo, necesitas ser perfecto, una sola falta ya es suficiente para ir al infierno, y aunque decidieras desde hoy ser perfecto y suponiendo que lo lograras, lo cual es imposible, ¿qué hay de todos tus errores pasados? No, solo queda la fe en Cristo, confiar en Cristo, descansar en el que lo hizo por nosotros, y que él nos presente delante de Dios con su justicia perfecta.

     

    Cristo fue justo a la perfección, Cristo cumplió la justicia que Dios requeriría de un hombre para no ser condenado y ganar un lugar en el cielo. Por la fe, al confiar en Cristo, tenemos lo que se necesita para presentarnos justos delante de Dios, esta es la justificación, cuando creemos en Cristo somos vestidos de la justicia de Cristo, y cuando Dios nos ve, ya no ve a ese Chuy imperfecto, ahora ve a Cristo, y me ve con ojos de agrado, de aceptación, sin ira, sino total aceptación.

     

    Pero, esa solo fue la primera parte, quedaba otra, ¿qué hay de todos estos miles de años de corrupción, de blasfemia en contra de Dios? ¿Qué hay de millones y millones de personas, de descendientes del primer Adán condenados al infierno eterno, a la desesperación eterna, a recibir sobre ellos toda la justa ira de un Dios justo y perfecto?

     

    Esa es la siguiente parte, Cristo no solo vivió esa vida perfecta, sino que ese pequeño bebé vino para dar su vida en rescate por muchos, él iría a la cruz del calvario, la forma más terrible de tortura, castigo y vergüenza que ha existido a morir por nuestros pecados. Cristo entregó su vida, nadie se la quitó, él de sí mismo la puso para volverla a tomar:

     

    1 Pe 3:18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;

    2 Co 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

     

    Dios trató a Cristo en la cruz como el peor de los pecadores, Cristo bebió completa la copa de la ira de Dios que le correspondía a cada ser humano, el peso del pecado de cada ser humano, la deuda impagable de cada ser humano cayó sobre él, sobre un justo, sobre un inocente, quien en su amor infinito decidió humillarse hasta lo más bajo.

     

    Emanuel, Dios con nosotros, nos salvó de la manera más inimaginable que pudo haber existido, ni el mismo Satanás supo descifrar lo que venía. De esta manera Cristo hizo dos cosas, dejó disponible su perfecta justicia, y arregló nuestro terrible problema con Dios, recibiendo en nuestro lugar, el castigo merecidísimo por nuestros pecados, y la deuda fue saldada, dice en Colosenses:

     

    Col 2:13-15 Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y porque aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. 14 Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. 15 De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz. (NTV)

     

    Y ahí no terminó todo, Cristo siendo el autor de la vida, la muerte no podía retenerlo, y al tercer día resucitó con poder, venciendo a la muerte, de lo cual quedó constancia irrefutable, no existe ningún lugar en este mundo que puedas encontrar sus restos, porque vive.

     

    Hch 2:23-24 Éste fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz. 24 Sin embargo, Dios lo resucitó, librándolo de las angustias de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio. (NVI)

     

    Este bebé, este hombre es el Dios vivo, que resucitó, el autor de la vida, al cual la muerte no podría haber retenido, dando constancia que la muerte ya no tiene poder sobre nosotros, esa muerte que Adán ganó al desobedecer, Cristo, el nuevo Adán la conquistó al obedecer, dice en 1 Corintios 15:

     

    1 Co 15:51-53 Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, 52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. 53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.

     

    1 Co 15:54-57 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.» 55 Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?». 56 Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. 57 ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.

     

    Siendo hombre, y sin dejar de ser Dios, Cristo despojó al imperio de la muerte y la maldad, deshizo la maldición que Adán hizo al darle la espalda a Dios:

     

    Heb 2:14-15 Debido a que los hijos de Dios son seres humanos —hechos de carne y sangre —el Hijo también se hizo de carne y sangre. Pues sólo como ser humano podía morir y sólo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. 15 Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte. (NTV)

     

    Y mis hermanos y amigos, Cristo es el nuevo Adán, en él hay una nueva descendencia, una nueva creación, hay esperanza, en Cristo, en Emanuel, esa noche, en Belén se recuperó lo que se perdió en Edén, la imagen de Dios, este es el tema de toda la Biblia.

     

    En Cristo regresamos a nuestro origen, somos restablecidos como hijos de Dios, somos adoptados, somos limpiados, lavados, somos una nueva creación en Cristo, y el único camino, la única manera de ser injertados en esta nueva descendencia es a través de la fe.

     

    Efe 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

     

    Es solo a través de la fe, es solo creyendo todo esto que acabo de relatarte, sin Cristo, ni tú, ni nadie tiene chance, el hombre ha creado religiones, se trata de auto justificar, pero, no ganará nada, Dios ya hizo provisión para el perdón, y lo hizo en Cristo.

     

    Por eso él dijo: yo soy el camino, y la verdad, y la vida, y nadie viene al Padre sino por mí, por eso la Biblia declara que en ningún otro nombre hay salvación, dice así:

     

    Hch 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

     

    1 Ti 2:4 quien quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad. 5 Pues hay sólo un Dios y sólo un Mediador que puede reconciliar a la humanidad con Dios, y es el hombre Cristo Jesús. (NTV)

     

    Este bebé es el nuevo Adán, hoy aquí está Emanuel ofreciéndonos perdón, salvación, no hay otra manera, no existe, el hombre sin Cristo está perdido. Ahora, sin perder de vista todo lo que hemos venido viendo, veamos lo que el Evangelio habla y espero que con toda esta información puedas verlo con otros ojos:

     

    Luc 1:26-29 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, 27 a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. 29 Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta.

     

    ¿Entiendes ahora por qué ella fue tan favorecida? ¿Por qué fue bendita entre las mujeres? Qué privilegio, el tener en su vientre al Mesías, al nuevo Adán. María sin duda era una jovencita de fe, que amaba al Señor, pero, era de la descendencia del viejo Adán, ella no podía traer salvación, si ella hubiera sido sin pecado, ¿para qué vendría Cristo? Pero, su ADN sirvió para que Jesús fuera humano como nosotros.

     

    Luc 1:30-33 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

     

    Si te das cuenta, la gracia le da la gloria al que la otorga, no al que la recibe, ya que la gracia es un don inmerecido. Por eso imagínate, promesas parecidas a las que Dios le dio a David el rey, este pequeño bebé llegaría a ser el rey eterno. Dios es bueno en gran manera, que se humilla por amor. Y dice:

     

    Luc 1:34-38 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. 36 Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; 37 porque nada hay imposible para Dios. 38 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

     

    Una concepción virginal, porque tendría que ser una descendencia divina, recordemos un hijo de Adán viejo no hubiera servido de nada, pero en María ocurrió este milagro, Dios se mezcló en nuestro ADN, sin pecado. Mira cómo se ve diferente lo que sigue:

     

    Luc 1:39-45 En aquellos días, levantándose María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá; 40 y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet. 41 Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo, 42 y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. 43 ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? 44 Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. 45 Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor.

     

    ¿Entiendes ahora por qué María es bendita entre las mujeres? Ella fue escogida por gracia para que el Salvador viniera a este mundo. Y el fruto de su vientre, pues no se diga. Y checa cómo dice: bienaventurada la que creyó. Para María también fue una cuestión de fe, ella se jugó la vida, su matrimonio, su reputación, pero confió en lo que escuchó. Ahora, mira a María clamar por su salvador, al igual que cualquier otro ser humano.

     

    Luc 1:46-48 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; 47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. 48 Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.  

     

    Mis hermanos, recuerda todo este plan de salvación, exaltar a alguien más que no sea Cristo oscurece la gracia, la gloria de Dios, sencillamente no cabe. La magnitud del sacrificio de Cristo, su poder, quien es él, no da lugar a corredentoras, solo hay un nombre, solo un nuevo Adán, eso lo declara la Biblia. Pero sigamos adelante, para tomar este maravilloso sabor de gloria de nuestro Rey, dice el capítulo 2:

     

    Luc 2:1-7 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

     

    La Biblia nos ofrece detalles para hacernos saber que esto fue historia pura, no son leyendas, son eventos que puedes corroborar, lo que acabamos de estudiar no son simbologías, porque tu problema y el mío no es simbólico, nuestro pecado es real, así como nuestro salvador, así como nuestro antepasado Adán.

     

    José y María vivían en Galilea, un lugar exento de impuestos por Roma, ya que era un lugar clave para defenderse en contra de sus enemigos, pero con este censo son llamados a sus ciudades natales para pagar impuestos.

     

    Además de un estigma, porque el hecho de que fueran de la casa y familia de David, indicaba que ahí había familiares cercanos a ellos, pero Cristo creció con el estigma de ser hijo ilegítimo, tanto José como María tomaron el paso de obediencia, y confiaron en Dios, pero, eran mal vistos por su familia, además de no tener dinero ni para un mesón, al punto de que el Rey de reyes es acostado en un comedero de animales. Así conquistó nuestro rey la salvación, dice la Palabra:

     

    2 Co 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

     

    El reino de los cielos tiene otra escala de valores, son otros principios muy diferentes a los nuestros, no lo olvides, la próxima vez que con una falsa doctrina te ofrezcan los deseos de tu codicioso corazón. Y mira lo que sigue:

     

    Luc 2:8-14 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

     

    Un ángel se aparece a pastores, gente de dudosa reputación, y mira el mensaje: noticias de gran gozo, el reino de tinieblas será destruido, el rey, el verdadero rey ha llegado. Mis hermanos, la navidad es una insurrección, es una invasión, es una reconquista. Cristo, el ungido de Dios, el Señor, el dueño, el controlador de todas las cosas llegó al mundo. Pero mira en qué condición:

     

    Luc 2:12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

    Qué señal para el rey de los cielos, para el rey que reinará por la eternidad, mis hermanos, tenemos un Dios Todopoderoso, pero que manifiesta total humildad, mansedumbre, servicio, sacrificio desde su nacimiento. Pero, checa dos dimensiones totalmente distintas que contrastan impresionantemente, ve:

     

    Luc 2:13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

    Imagínate gloria indescriptible en los cielos, ángeles y ángeles que no se pueden contar que están viendo la realidad de este mundo.

     

    Y un mundo sumido en tinieblas, enfermo de orgullo, de vanidad, corrupto, sintiéndose cómodo, un día más en este mundo, pero no para el reino de las tinieblas, no para el reino celestial. Hoy mismo hay dos realidades, necesitas conectarte a la verdadera, y mira el canto:

     

    Luc 2:14 ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

     

    En las alturas gloria infinita, y para nosotros los ciegos, los muertos, los que estamos en problemas con Dios, bajo su ira, mira: paz para nosotros de parte de Dios. Me acuerdo que en la televisión decían y paz a los hombres de buena voluntad, perdón, ¿buena voluntad? El hombre huye de Dios, buena voluntad para quién, será para sí mismo, no para con Dios.

     

    Sin embargo, mira cómo la frase así sí toma toda la lógica: paz de parte de Dios, y en Cristo Dios expresa sus intenciones, su amor, su buena voluntad de perdonar, de no darnos lo que merecemos, de limpiarnos, lavarnos, adoptarnos cuando no lo merecíamos, cuando éramos sus enemigos, por eso dice Pablo:

     

    Rom 5:10 Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!

     

    Esto es la paz, unir dos cosas que estaban sueltas, separadas, paz es reconciliación, la cual llegó a través de Cristo, es él el que inicia, nosotros solo respondemos, por eso, no existe tal cosa como el hombre buscando a Dios, busca lo suyo, busca sus ídolos para alcanzar sus deseos egoístas, pero no va tras el Dios vivo, tras su verdad, su justicia, de ella huye, y la critica y no la quiere.

     

    Sin embargo, mira a Cristo, mira a los ángeles: paz de Dios para con los hombres, buena voluntad de Dios para con los hombres, eso llegó ese día, el día de la navidad, reconciliación, dice en 1 Corintios:

     

    2 Co 5:18-21 Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: 19 esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 20 Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.» 21 Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.

     

    Esto es la navidad, Dios con nosotros, Emanuel, paz, buena voluntad para con nosotros de parte de Dios, y en el cielo gloria eterna, por lo que Dios terminará en nosotros hasta el día en el que estemos con él por la eternidad, este plan comenzó en Edén, en Belén se cumplió la promesa, y la consumación está por venir.

     

    Y ustedes y yo hermanos, estamos llamados a anunciar las virtudes, la hombría, la misericordia de un Dios que nos libró del presente siglo malo, que nos llamó de la potestad de las tinieblas a su luz admirable. Hermanos, estamos llamados a la santidad, a pertenecerle al Señor, somos su pueblo, un pueblo celoso de buenas obras, que su mayor anhelo es traerle gloria a este salvador sin igual.

     

    Por eso te pregunto, ¿no tienes paz? Hoy es navidad, haz la paz con Dios a través de Cristo, él es tu paz, él es nuestra paz, no lo dejes con las manos extendidas, hoy es el día de salvación. ¿No tienes paz con alguno de tus hermanos, con alguien de tu familia? Él es tu paz, haz la paz con Dios, haz la paz con tu prójimo, ahí está disponible, no seas desobediente y tómala.

     

    Hoy mismo está sonando en el cielo este canto angelical. El salvador ya nació, y está listo para salvarte, para mostrarte la paz que sobre pasa todo entendimiento. Esta es la invitación:

     

    Jua 3:16-19 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

     

    Recibe hoy salvación, y dale a él la adoración que merece, él es Dios, confiésalo, como Dios, recíbelo como salvador, cree en su testimonio, y sé salvo de esta perversa generación. Recibe vida nueva, deja que él te muestre la verdadera vida, fuera de Cristo solo hay miseria y medio vivir, sin Cristo no hay vida, no hay esperanza, pero, en él puedes estar completo, confiésalo hoy, dice la Palabra:

     

    Rom 10:9-11 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

     

    Mis hermanos, es hora de adorar a nuestro Salvador, este pequeño no se quedó así, creció, se hizo hombre, y como el más hombre de todos, nos vino a salvar. ¿Hay alguien aquí que quiera recibirle? ¿Hay alquilen aquí que no lo quiera dejar con las manos extendidas? Permite que hoy te de vida nueva, haz la paz con Dios.

     

    Repite después de mí: dile así: creo en ti, te reconozco, entiendo que estaba perdido sin ti, entiendo que solo a través de ti puedo ser salvo, dame luz, dame vida, dame la vida eterna, quiero conocerte. Vamos a orar, y vamos a darle gloria y honra a aquel que solo la merece, conoce a tu Señor, conoce a tu salvador.

     

    Hemos cantado, al mundo paz, hay luz, hay felicidad, hay perdón, hay justicia, el poder y el amor de Dios está entre nosotros, su reino está entre nosotros. Hay paz porque Cristo está aquí. Ángeles del cielo cantaban coros celestiales, gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz y buena voluntad para con los hombres.

     

    Ha nacido el rey, ha nacido nuestro redentor, en un humilde pesebre, en un comedero de animales, como pobre, pero enriqueciendo a muchos, pero, esta es una noche diferente, y cantemos, postrémonos, adorémosle, el mundo entero, la creación, está llamada a adorar a este niño, el salvador del mundo, el último Adán.

     

    Mat 4:16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; Y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció.

     

    Isa 9:6-7 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

     

     

     

     

  • Dec 17, 2016Cena de Navidad 2016
    Dec 17, 2016
    Cena de Navidad 2016
    Series: Especiales
    Cena de Navidad
  • Oct 16, 2016Lucas 10 – Mensaje Especial Arvi Cruz
    Oct 16, 2016
    Lucas 10 – Mensaje Especial Arvi Cruz
    Series: Especiales
  • Oct 9, 20165º ANIVERSARIO CALVARY CC: REPASANDO NUESTRA VISIÓN
    Oct 9, 2016
    5º ANIVERSARIO CALVARY CC: REPASANDO NUESTRA VISIÓN
    Series: Especiales

    MENSAJE 5º ANIVERSARIO CALVARY

    REPASANDO NUESTRA VISIÓN

    9 de octubre de 2016

    El día de hoy es muy especial, porque hoy hace 5 años comenzamos con esta aventura de fe llamada Calvary Compañerismo Cristiano. Luego de haber estado orando con el Pastor Jhon Pillivant por un espacio de dos años desde el 2009, rogando a Dios por un ministerio hispano con el estilo de ministerio de Calvary Chapel, en enero del 2011, siendo un par de familias, comenzamos con un pequeño estudio bíblico en la sala de los Sulia, con una mesita individual, de esas para café como púlpito, moviéndonos poco tiempo después a la casa de los Arreola.   Finalmente, nuestro primer servicio en este edificio fue el domingo 9 de octubre 2011 en el cuarto de los jóvenes, pero, lleno de generosidad y confianza en el Señor, Jhon me dijo: “pueden usar lo que quieran”; y muy apenados decidimos justo el siguiente domingo reunirnos en este santuario.     Ahora, ¿cómo podríamos definir estos cinco años en cuatro palabras? Dios ha sido fiel, contra cualquier lógica humana, como dice en 2 Cor 4:7, nuestro Señor ha usado a vasos de barro como yo, y como muchos de nosotros, en los cuales ha quedado claro que la excelencia del poder es suya y no nuestra.   Nos ha sostenido, nos ha consentido y cuidado, nos ha permitido crecer, no solo en número, sino espiritualmente, en madurez, Dios ha hecho señales y milagros entre nosotros, ha traído vida nueva, transformación, nos ha guiado.   Y porque él es el único bueno y perfecto y nosotros somos pecadores, en tiempos difíciles nos ha consolado, ha levantado nuestros rostros y nos ha afirmado: “yo estoy con ustedes y les amo, son parte de mi iglesia amada que compré para mi gloria, y les seguiré utilizando”.   Recuerdo a Samuel, el último de los jueces de Israel, y al mismo tiempo, el primer profeta, en un tiempo donde por muchos años Israel había sido desobediente apartándose de Dios a sus ídolos por, y en medio de sus tribulaciones, Dios escucha sus ruegos, y en su gracia y paciencia, Dios llama a su siervo Samuel, para juzgar a su pueblo, y sacarlos de su aflicción. Y mira cómo comienza:   1 Sa 7:3-6 Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos. 4 Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová. 5 Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová. 6 Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.   Ellos dan el primer paso que toda persona debería dar, para comenzar a ver restauración, victoria y plenitud en su vida: se arrepienten, y con todo su corazón deciden tomarle en cuenta y comenzar a caminar con él.   Claro que sus enemigos, quienes los tenían esclavizados, no están contentos, y dicen: ¿cómo estos van a dejar de servirnos? ¿Cómo estos pretenden ser libres y felices? De manera que sus enemigos se levantan al ver que algo está ocurriendo entre ellos, y antes de comenzar a quejarse y decir: uy, me iba mejor antes que me acercara a Dios, ¿perdón? Estabas esclavizado. Bueno, esto no sucede, y Samuel les da una gran victoria, y les muestra que aquellos que se vuelven de sus pecados de todo su corazón, y se vuelven al Señor con toda su alma, él les liberta, y les da la victoria, no sin batalla, pero, les da victoria, y Samuel dice:   1 Sa 7:8-13 Entonces dijeron los hijos de Israel a Samuel: No ceses de clamar por nosotros a Jehová nuestro Dios, para que nos guarde de la mano de los filisteos. 9 Y Samuel tomó un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto a Jehová; y clamó Samuel a Jehová por Israel, y Jehová le oyó. 10 Y aconteció que mientras Samuel sacrificaba el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Mas Jehová tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel. 11 Y saliendo los hijos de Israel de Mizpa, siguieron a los filisteos, hiriéndolos hasta abajo de Bet-car. 12 Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová. 13 Así fueron sometidos los filisteos, y no volvieron más a entrar en el territorio de Israel; y la mano de Jehová estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel.   De la misma manera, hoy estamos celebrando el amor de Dios y recordando su fidelidad y amor para con nosotros, no nuestras capacidades, o nuestros logros, sino los suyos, porque hasta aquí nos ha ayudado, él ha sido nuestro Ebenezer, nuestra piedra de ayuda. El Señor ha sido nuestra roca firme, nuestro ayudador, y por eso vivimos para su gloria, para agradecerle, para servirlo, para eso existe Calvary Compañerismo Cristiano.   Y, ¿qué es Calvary Compañerismo Cristiano? Obviamente la iglesia de Cristo, amamos al Señor, queremos hacer famoso su nombre, levantar su verdad, pero, ¿hacia dónde nos dirigimos como iglesia? ¿qué había en mi corazón al comenzar esta iglesia? ¿Qué había en el corazón de Dios? ¿Qué hay en el corazón de Dios al comenzar este compañerismo? En primer lugar, al igual que Israel, en mi corazón también había un lamento, un deseo por ver la Escritura de Dios predicada capítulo por capítulo, versículo por versículo, libro por libro, porque yo había vivido y experimentado el poder transformador de la Escritura, porque yo crecí espiritualmente con eso, y sabía que Dios quería utilizarme aquí en Memphis predicando su Palabra.   Yo había sido testigo que más allá de programas, estructuras, gente educada en el área del ministerio, cosas que definitivamente son necesarias para organizar la iglesia de Cristo, mas no determinantes, porque no dejan de ser herramientas, y el poder de la herramienta no está en la herramienta misma, sino en el que la maneja, el cual es Cristo, el Espíritu Santo, herramientas por sí mismas no tienen poder, sino el poder del que las toma en sus manos, el poder que viene de escuchar, entender, recibir, creer, y aplicar la Escritura, la Palabra de Dios.   Sin el cual cualquier herramienta, por más nueva o especializada, puede llegar a ser inservible y una distracción si se le da un mayor grado de importancia que lo que realmente da vida, el Espíritu Santo, la frescura y el poder de la Escritura, sin los cuales, se puede llegar a estar muy bien estructurado como iglesia, y al mismo tiempo estéril y ser una religión más, muy ordenada, pero sin vida, el cual, por cierto, es un peligro del que necesita cuidarse siempre toda la iglesia de Cristo, no solo nosotros.   Entonces, ¿qué hacemos nosotros para mantenernos sobre Ebenezer? Entre otras cosas, nuestro mayor énfasis está en tres cosas: 1º En la Palabra de Dios, 2o En el amor de Dios entre nosotros y al mundo, y 3º En la gracia de Dios sobre nuestras vidas para llevar a cabo la obra de Dios como iglesia e individualmente.   Estas tres cosas nos dan el equilibrio que necesita cada creyente para poder vivir de acuerdo a la voluntad de Dios, buscando ser santos para él, caminando en su verdad, sin caer en legalismo o religiosidad vacíos, y al mismo tiempo nos hacen disfrutar de la libertad que tenemos en Cristo sin caer en el libertinaje, o en un cristianismo lite.   De hecho, de ahí surgió nuestro eslogan: Conociendo la verdad, Andando en Amor y Viviendo en libertad, el cual hoy me gustaría recordar. Por eso, a grandes rasgos, ¿cuál es entonces nuestra visión? Creo que ahora que cumplimos 5 años, sería muy bueno recordarlo, por eso hoy titulé el mensaje: Repasando Nuestra Visión.   Primeramente, como parte de Calvary Chapel y del cuerpo de Cristo, tenemos una visión general: Ganar, Discipular y enviar, ganar al perdido para Cristo, discipular al creyente, equipándolo en todo el consejo de Dios, y enviar al siervo de Dios a alcanzar a los perdidos, cumpliendo así la gran comisión:   Mat 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.   Entonces, 1º Reconocemos que, como la iglesia de Cristo, es de Cristo nuestro Salvador de donde adquirimos nuestra identidad, es de Cristo de donde obtenemos nuestra autoridad, es Cristo quien otorga autoridad a su iglesia para levantarnos en su nombre y predicar su Evangelio y su Palabra, es él quien nos envía en su nombre como sus embajadores a un mundo en tinieblas a proclamar el Evangelio y a hacer discípulos. Dice 2 Corintos:   2 Co 5:19-20 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.   Cuando proclamamos el Evangelio, estamos hablando como representantes de Cristo, rogando al mundo a que se arrepienta y se reconcilie con él en Cristo, de manera que, cuando nos rechazan, no nos rechazan a nosotros, rechazan a Cristo. Y es en su autoridad que hoy estamos aquí después de 5 años como iglesia de Cristo, en Su autoridad, voluntad, llamados por él, es que vamos y hacemos discípulos a todas las naciones.   Por ejemplo, henos aquí a mí y a mi familia, quienes desde la ciudad de México el Señor nos envió para llevar a cabo su obra aquí en Memphis y proclamar su Evangelio a unos cuántos miles de km de nuestro país de origen.   Y una vez habiendo visto reconciliación entre alguna persona y Cristo, el Señor nos dice: enséñenles, a guardar todas las cosas que les he mandado, es decir, enséñenles a conocerme, a conocer mi voluntad, y a obedecerla, hagan discípulos míos.   De hecho, esto es el discipulado, un discípulo es uno que aprende, un matheteuo, uno que se convierte en aprendiz, en un seguidor de Cristo, el cual se identifica con su Salvador en el bautismo, mismo que no es un requisito para ser salvo, la Biblia no enseña que alguien es salvo por bautizarse, la Biblia enseña que somos salvos por gracia, por medio de la fe, no por obras, y si bautizarse fuera necesario para ser salvo, eso sería una obra.   Ya vimos que en Cristo estamos completos, sin embargo, el bautismo es una señal externa de alguien que ya creyó en Cristo, que ya es salvo y se convirtió en su seguidor, y ahora en obediencia, y por amor a su Señor, hace pública su profesión de fe, identificándose públicamente con Él, con su iglesia, y le hace saber al mundo que ha muerto para él, pero, que ahora vive para quien lo salvó.   Ahora, ¿cómo llegamos a cumplir la gran comisión en Calvary? ¿Cuál es el proceso que recorremos para llegar a ese punto en Calvary? Bueno, de ahí viene la 1er frase de nuestro eslogan:   1.Conociendo la verdad.   Nuestro más grande deseo es establecer a cada creyente, a cada uno de ustedes en una relación con Cristo, real, fresca y creciente a través de su Palabra y la oración, ¿por qué? El Señor dijo:   Jua 15:4-10 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí. 5 Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. 7 Pero, si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido! 8 Cuando producen mucho fruto, demuestran que son mis verdaderos discípulos. Eso le da mucha gloria a mi Padre. 9 Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí. Permanezcan en mi amor. 10 Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. (NTV)  
    Además Cristo dijo de sí mismo en Juan 14:
    Jua 14:6a Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida... (NTV)   ¿Te das cuenta? La verdad no es un concepto, no es una filosofía, no es una mera declaración de fe, no es mero conocimiento intelectual, la verdad es una persona, es Jesucristo, y solo conociendo a Jesucristo es que podemos llegar al Padre, a tener esta comunión transformadora con nuestro creador, Jesucristo mismo lo dijo más adelante:   Jua 14:7-9 Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién es mi Padre. De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto. 8 Felipe le dijo: —Señor, muéstranos al Padre quedaremos conformes. 9 Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me pides que les muestre al Padre?   De manera que Jesucristo es la expresión misma de Dios en toda su gloria, poder y majestad, es el Todopoderoso Dios-Hombre. ¿Y dónde crees que está la revelación plena de Dios para el hombre? En su palabra.   A Jesucristo se le llama en el evangelio de Juan el logos de Dios, logos es un verbo griego que habla de la expresión plena en acción de quien es alguien, por eso se traduce como la Palabra, así como cuando dices: ¿y cuál es el verbo de esa persona? En otras palabras, ¿qué se trae, ¿quién es?, ¿cuál es su rollo? Así Cristo mismo es personificado como la Palabra, el Verbo de Dios Todopoderoso, dice Juan 1:1:   Jua 1:1-4 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.   En otra versión dice:   Jua 1:1-4 En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. 2 El que es la Palabra existía en el principio con Dios. 3 Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él. 4 La Palabra le dio vida a todo lo creado, y su vida trajo luz a todos. (NTV)  
    Por eso, nuestro énfasis en la Palabra, en que la conozcas, en que la entiendas, en que te relaciones con ella, por eso nuestro énfasis en la oración, porque la única manera de conocerlo en una relación profunda, íntima y transformadora es
    en, y a través de Su Palabra, el Logos de Dios, la Biblia, que es poderosa, perfecta y suficiente, la cual contiene todo lo que Dios es y quiere.   Mis hermanos porque para eso existimos, para traer gloria a Dios, al final la redención, la iglesia, la creación todo existe para dar a conocer quién es Dios, su carácter, toda su bondad, su misericordia, su santidad, su perfección, su justicia, su poder, su amor. Porque por él vivimos, subsistimos, y somos, él es quien nos da identidad, propósito y prioridades, ya lo vimos en Colosenses, ¿cuál es el mayor de los mandamientos?   Mar 12:30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.   La iglesia no existe para sí misma, va mucho más allá de un club social, o de una organización de ayuda social, o de ser un lugar donde la gente viene para que sus problemas se resuelvan y por fin tenga lo que merece: “ser feliz”.   Eso no lo enseña la Biblia, de hecho, la Biblia enseña que lo que merecemos es ser condenados por nuestros pecados, claro que, al mismo tiempo enseña que Cristo fue condenado en nuestro lugar, y si creemos en él podemos ser libres de la condenación, ser plenos, ser llenos de gozo indescriptible.   Pero, nos enseña que el medio no es estando centrados en nosotros mismos, viviendo en el mundo de todo se trata de mí punto com, que no es así que vamos a ser felices, sino conociendo a nuestro amado Señor, entendiendo y creyendo quienes somos, lo que merecemos, pecadores, merecedores de todo el peso de la justicia de Dios por haber transgredido sus leyes.   Pero al mismo tiempo saber quién es él y lo que nos otorgó por su gracia, un Dios perdonador, misericordioso, que pagó el precio de nuestras transgresiones, ofreciéndonos perdón, salvación, adoptándonos como sus hijos, haciéndonos sus herederos, nos encontramos con el amor de Dios.   Y la enseñanza es contraria a vivir ensimismado, la enseñanza es morir a nosotros mismos, al des enajenarnos de nosotros mismos, al dejar de creer que nosotros somos el centro del universo, que nosotros somos dios y que Dios existe para servirnos, entonces es que llegamos a ser plenos.   Jesús mismo lo dijo: es más feliz y dichoso el que da que el que recibe, el que está centrado en los demás que en sí mismo y, por consiguiente, es más miserable el que solo piensa en sí mismo. Pablo escribió: Efe 3:19 Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.   La plenitud del creyente hermanos, no está en satisfacer los apetitos físicos de su cuerpo con los placeres de este mundo, tampoco al tener todo lo que sus ojos codician, ni tampoco al lograr ser famoso y tener muchas posesiones y ser idolatrado por el mundo y los que nos rodean, de hecho, todo eso, va a dejar de ser, el mundo pasa y sus deseos, pero, el que hace la voluntad del Padre, permanecer para siempre.   Mis hermanos, la plenitud de todo ser humano está en conocer a su Señor, en regresar a su origen, a su creador, en ser reconciliado con él, y el único camino es Jesucristo, su muerte en la cruz por nosotros, su sacrificio.   Y al creer en su resurrección, en su victoria, al depositar toda nuestra confianza en él, y dejar de confiar en nosotros mismos, entonces encontramos perdón, reconciliación con Dios, su amor, y entonces tenemos plenitud en Cristo, no en cosas efímeras y temporales, sino en tener al Rey de reyes, al Salvador, al creador del mundo como nuestro Padre, y morando en nosotros, guiando nuestra vida, nuestras familias, nuestra iglesia.   Por eso es que los creyentes, a pesar de pruebas, dificultades, enfermedades, tenemos gozo, esperanza y plenitud, porque nuestra plenitud es Cristo, por eso es que es nuestro más grande anhelo y prioridad, es que conozcas, que conozcamos profundamente a nuestro Señor en su Palabra.  
    Por eso es que en Calvary procuramos enseñar
    todo el consejo de Dios
    , de pasta a pasta, de Génesis a Apocalipsis, capítulo por capítulo, versículo por versículo, porque creemos que:
      2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  
    Por eso en Calvary decimos que más que buscar conocimiento, buscamos conocer a nuestro amado Dios y Señor Jesucristo, nuestro Salvador quien
    ES LA VERDAD,
    porque no queremos idolatrar una doctrina, o una teología, o una denominación, queremos conocer a aquel en quien están escondidos todos los tesoros del conocimiento, a Cristo. Y ¿qué crees que va a suceder si somos fieles en esta primera fase? Va a haber un resultado, nuestra siguiente frase
        2. Andando en amor.   Como dice Juan 15, si permanecemos en Cristo podremos dar fruto, la clave en la iglesia de ser fructíferos no es ser una iglesia activista, que siempre está empujando, siempre está promoviendo y forzando una conducta externa, hasta tener una iglesia practicando liturgias, o códigos de vestimenta, o guardando un comportamiento legalista dentro de la iglesia, y fuera de ella vivir como si Dios no existiera.   Creemos firmemente que el resultado de permanecer en Cristo es ser transformados a Su imagen, por el poder del Espíritu Santo. Mis hermanos, Cristo no solo es un modelo a seguir, Cristo no solo nos dejó un decálogo a seguir y se desentendió de nosotros, él dijo: yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo. Cristo es la fuente de transformación, porque él es la fuente de vida.   Ya lo estudiamos en Colosenses, tenemos un vestido creado según Dios en justicia, santidad y verdad, el cual es Cristo mismo transformándonos a su imagen, de manera que esa es la meta del creyente, ver a Cristo formado en nosotros mismos, hasta llegar a la unidad de la fe, reflejando a Cristo individualmente y como iglesia. El Señor nos dejó un mandato:   Jn 13:34-35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.   Así que, en “Calvary Compañerismo Cristiano” hemos entendido que lo que distingue a un verdadero creyente es el amor, que la evidencia real e inequívoca del Espíritu Santo dentro de una persona, más que cualquier otro don del Espíritu Santo ¡es el Amor! Pablo dijo, puedo hablar lenguas celestiales y humanas, puedo entender todos los misterios, puedo tener los ministerios más espectaculares, pero, si no tengo amor, nada soy. Juan también repitió:   1 Jn 4:20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?   No podemos reclamar que somos discípulos de Cristo, ni siquiera hijos de Dios, si no somos caracterizados por el amor de Dios, un amor perdonador, lleno de misericordia, de paciencia, de todo el fruto del Espíritu, porque creemos que Cristo faculta al creyente para poder hacerlo, dice en el mismo capítulo:   1 Jn 4:7-11 Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios. 8 Pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. 9 Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él. 10 En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados. 11 Queridos amigos, ya que Dios nos amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros.   El versículo 19 nos dice:   1 Jn 4:19 Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.   De esta manera procuramos que cada acto de servicio entre nosotros, cada ministerio, cada área de servicio en la iglesia, y en nuestras vidas, sea generado y motivado por SU amor, en una respuesta a lo que Dios ya hizo por nosotros.  
    Este es nuestro énfasis
    en la gracia
    , sí obramos, sí, procuramos ser santos y puros para él, procuramos ser fieles siervos suyos haciendo las cosas con excelencia, con todo nuestro corazón, pero, no para ganarnos su bendición o su aceptación, sino que lo hacemos, porque creemos que él ya nos aceptó, él ya nos bendijo con toda bendición en los lugares celestiales en Cristo Jesús, él ya nos sentó a su diestra.
      De manera que lo que hacemos es en respuesta a su amor, fortalecidos por su gracia, porque entendemos que separados de él nada podemos hacer, entendemos que en nosotros no hay nada bueno, solo una espantosa naturaleza pecaminosa, la cual solo dándole el poder al Espíritu Santo, el control de nuestras vidas, puede ser subyugada por él, no por nosotros.     Y cuando vivimos nuestro cristianismo con este entendimiento, entonces evitamos ser ovejas cansadas, raquíticas, discípulos quemados, hartos del ministerio, o el otro extremo, cristianos llenos de orgullo por creernos los ministros del año, por todo el tiempo hacer ministerio en nuestras fuerzas, en nuestra carne, claro, como si eso fuera posible, no lo es.   Pero, en Calvary queremos estar conscientes de que todo lo que tenemos y somos, desde nuestra salvación, hasta cada don, ministerio, talento, es propiedad del Señor, y él en su gracia nos lo concedió, nosotros no tuvimos nada que hacer, sino rendirnos a él, dice en Efesios 2:   Efe 2:4-6 Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto 5 que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!) 6 Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús.   Efe 2:8-10 Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. 9 La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo. 10 Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.   De manera que, somos fieles, porque sabemos que un día estaremos delante de él dándole cuentas de cómo utilizamos lo que él nos confió para traerle gloria, dice la Palabra:   2 Co 5:9-10 Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él. 10 Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados. Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal.   Checa cómo el Señor lo explica en Mateo 25, en la parábola de los talentos:   Mat 25:14-15 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.   Al que le dio 5 y al que le dio dos, duplicaron los talentos, y el Señor les dijo:   Mat 25:23 »El amo dijo: “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!”.   Pero, al que le dio uno, decidió no hacer nada con é:   Mat 25:24-27 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.   Quisiera que checaras el énfasis en quién es el dueño de los talentos, Dios, quien nos ha entregado algo de acuerdo a nuestras capacidades, es decir, capacitándonos para traerle gloria de una u otra manera. Los siervos no tenían que granjearse sus propios talentos, el castigo que recibe el siervo infiel, no fue porque no tuviera talentos o capacidades, fue porque no quiso hacer, ni siquiera lo más mínimo, en fe levantarse y decidirse a glorificar a Dios, decidió vivir para sí mismo, decidió escucharse a sí mismo, en lugar de escuchar a Dios.   De manera que creemos firmemente que la capacidad de cada creyente viene de Dios, Dios no llama a los capacitados, pero, capacita a los que llama, y claro, espera de ellos que sean fieles, pero, aun así, como ya lo mencioné, nosotros somos simples vasos de barro, pero el poder, la capacidad viene del Señor, de su Espíritu Santo en nosotros, el cual nos transforma a su imagen, y nos capacita para amarlo, para amarnos entre nosotros, y para amar a los no creyentes.   Por eso, en Calvary entendemos que el cristianismo no es una religión, es una relación y más allá un estilo de vida, visible al mundo, generado por esa relación, por nuestra permanencia en Cristo, la cual producirá este fruto, este estilo de vida en amor, el cual se convierte en un evangelio viviente, un evangelismo sincero, creíble y eficaz, el Señor oró eso por nosotros, él dijo:   Jua 17:21 Te pido que todos sean uno, así como tú y yo somos uno, es decir, como tú estás en mí, Padre, y yo estoy en ti. Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.   Por lo tanto, nuestro servicio no está enfocado en nosotros mismos, en recibir reconocimiento entre nosotros por nuestras capacidades, o en estarnos levantando el ego para servir, sino que estamos enfocados en quién es él, entendemos que nosotros somos simples estorbadores de su obra, él no nos necesita, pero por su gracia aquí estamos. Entender que si yo no respondo a su llamado, alguien más lo hará, porque no se trata de nosotros, se trata de él. Ahora, ¿qué sucederá entonces al andar en este estilo de vida, caracterizado por el amor de Dios?   3. Viviendo en Libertad.   Jesús dijo en Juan 8:   Juan 8:31-32, 36 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres… 36 “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”.   Aquí es donde se cierra el círculo de la vida abundante, dice en ese mismo capítulo:   Jua 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.   Aquel que vive en algún pecado persistentemente, es alguien que es esclavo, no existe verdadera libertad para alguien que es esclavo, sea de lujuria, amargura, odio, codicia, robo, arrebatos de ira, o cualquier obra de la carne, algunas listas de las obras de la carne son estas:   1 Co 6:9-11 ¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad 10 o son ladrones o avaros o borrachos o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios. 11 Algunos de ustedes antes eran así. Pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.   Gál 5:19-21 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.   Si tú eres dominado por alguno de estos pecados, no has conocido la libertad en Cristo, y solo al ser lavados constantemente por el agua de la Palabra, al constantemente permitirle a la Palabra que transforme nuestro entendimiento, al confesar, es decir, al hablar una misma cosa con Dios y no justificarnos, es que mi niñez, mi barrio, la pobreza, la riqueza, el entorno social, mi trasfondo cultural, etc., no, sino llamándole blanco a lo que Dios llama blanco, y negro, a lo que Dios llama negro.   Permitiéndole a la verdad de la Palabra evidenciar todas esas oscuras y equivocadas convicciones, intenciones, pensamientos, filosofía de la vida, porque la Palabra es como un espejo, como una lámpara, como rallos x espirituales, como un cut scan, un emoray, el cual pone al descubierto, y deja al desnudo lo que soy.   Y cuando le permito a la Palabra escanear mis pensamientos, mi corazón, mis intenciones, y la dejo lavarme, limpiarme, cambiar el disco duro, el sistema operativo de mi vida, dejando que la verdad de Dios, que el Espíritu Santo gobierne mi vida, entonces al confesar, y al darle paso a la Palabra, recibo un cambio de mente, lo cual es a lo que la Biblia llama arrepentimiento.  
    Y este cambio de mente, genera un cambio de actitud y, por consiguiente, de conducta, por lo tanto, mi vida cambia de dirección, es una vuelta de 180o, de huir de Dios, lo más lejos posible, corro hacia Dios y su verdad, lo cual trae a mi vida verdadera libertad. La verdadera libertad que Cristo me ofrece.
      Porque el mundo piensa que su libertad está en que ya no haya guerras, que tenga todos sus deseos codiciosos cumplidos, que nadie tenga ningún conflicto con él o ella, que no tenga que pagar impuestos, ni servicios, etc., en que lo dejen hacer lo que le dé la gana, y que nadie lo moleste, pero, la realidad es que vivimos millones de personas juntos, y si todos piensan lo mismo, siempre habrá conflicto y jamás habrá paz.   Pero, la Biblia nos dice la verdad de nosotros mismos, y la verdad de Dios. El problema no está afuera de nosotros, el problema está en nuestro corazón, y se llama pecado, y hasta que no le permitimos a la verdad alumbrarnos, y no la recibamos, y no creamos el Evangelio, y recibamos perdón de pecados, y no solo eso, sino que aprendamos a caminar en esa verdad cada día de nuestras vidas, fortalecidos por la gracia de Dios, por su poder, después de conocerla, no podremos vivir, ni disfrutar la verdadera libertad. Dice la Palabra:   Pro 28:13-14 Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón. 14 ¡Dichoso el que siempre teme al SEÑOR! Pero el obstinado caerá en la desgracia. (NVI) Juan lo expresó así con respecto a la salvación:   Jua 3:16 Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios. 19 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas .20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere.   Por eso este es nuestro deseo convertirnos en verdaderos discípulos de Cristo y la única forma bíblica para llegar a esta realidad es PERMANECER EN SU PALABRA; al permanecer en ella conoceremos la VERDAD que nos hará LIBRES, viviendo en permanente libertad del poder del pecado en nuestras vidas y entonces, poder usar esa libertad para cumplir Su propósito de traerle gloria, de ser testigos de su amor y poder, y de disfrutar de la vida abundante que Cristo nos ofrece hoy.   Y así poder ser como dice en Filipenses, brillar como luminares, como estrellas refulgentes en medio de una generación mala y perversa, como dice en Mateo 5: como una luz en nuestros hogares, en nuestro entorno inmediato, no se enciende una luz y se pone debajo de una caja, sino en un candelero, para que alumbre a todos.   Poder ser como iglesia, esa ciudad elevada sobre un monte, el cual es Jesucristo, no puedes esconder una ciudad llena de luz que está en un monte, que nuestra luz alumbre así delante de los hombres, para que al ver ellos nuestras buenas obras, nuestra libertad, nuestro amor, glorifiquen al Padre que está en los cielos.   En Calvary anhelamos ser un testimonio vivo y fiel de la libertad que nos da Cristo, aquí hay gente que es testigo de que esto es posible, no, no somos perfectos, pero yo mismo soy testigo de lo que Dios puede hacer en la vida del que le cree, del que pone toda su confianza en Cristo, y se decide amar la Palabra de Dios y caminara con ella. Y Cristo puede hacer lo mismo contigo, puede restaurar tu vida, tus relaciones y hacerte parte de Su plan divino, él, y solo él puede libertarte.   Y a ti y a mí, si te congregas con nosotros, nos toca cada día de nuestras vidas hermanos recibir su verdad, creerla y obedecerla, porque si no, el hecho de sentarte en esa silla jamás va a hacer algo por ti, nada va a suceder en tu vida, sin creer, en Cristo, sin confiar en él, sin obedecer en fe a su verdad, si no la recibes, la crees y la obedeces.   Por último, hermanos, hay tres cosas que necesitamos tener claras en nuestro corazón, como parte del cuerpo de Cristo. Las cuales solo la luz de la Escritura nos puede mostrar:  
    1. Necesitamos una visión local.
      Dios te ha puesto en esta pequeña expresión del cuerpo llamado Calvary Companerismo Cristiano, no se puede llevar a cabo el propósito de Dios para este mundo fuera de la iglesia, y no puedes decir que estás en la iglesia, si no formas parte activa en una iglesia local. Mis hermanos, estoy convencido, la única esperanza de este mundo no es el gobierno, no es que se desarrollen nuevas drogas que acaben con el cáncer, no es mejor economía o educación, o que Superman o el hombre araña se conviertan en realidad.   Mira todas esas cosas podrían mejorar en algún sentido tu entorno, pero no atacan el problema del ser humano que está en su corazón, y se llama pecado, y tú y yo, y todos batallamos con lo mismo, y solo Jesucristo es el único capaz de tratar con el problema de raíz.   La única esperanza de este mundo es Jesucristo, es el Evangelio, y la iglesia es la portadora de las buenas nuevas, Nosotros somos la columna y el baluarte de la verdad. La única esperanza real de este mundo y de nuestro Memphis somos nosotros la iglesia hermanos. Cristo ha elegido a la iglesia como su embajadora, no obra social, no activistas a favor de la naturaleza, etc., etc., no su iglesia, portadora de su verdad, de la luz para el mundo en tinieblas. Y es la iglesia local, así de chafa como la veas, así de débil que te parezca, la iglesia es el lugar donde Cristo ha elegido revelarse, darse a conocer, manifestar su poder, entre nosotros y para el mundo. Por eso, el Evangelio no es eficaz en llaneros solitarios cristianos, así no lo diseñó Cristo, tiene que surgir del iglesia local, la cual es el cuerpo de Cristo, a quien Cristo hay equipado con dones, ministerios, dice en Efesios:   Efe 4:11-13 Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros. 12 Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo. 13 Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.   Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos obren al arrepentimiento, y esto solo se puede llevar a cabo desde esta iglesia local. ¿Cómo mis hermanos? Ya lo dijimos: Ganamos al perdido, discipulamos al creyente, y lo enviamos para que vaya por más, fortalecidos por el Espíritu Santo.   Comenzando por nuestro primer ministerio, el cual es nuestra familia, nuestro Jerusalén, si no me creen mis hijos, he fallado. Ahora, mi propósito aún con mis hijos y mi esposa, es transmitirles esta visión eterna, global y local, no se trata de hacerlos felices a tal punto que ellos sepan que yo fui un buen padre, sino se trata de llevarlos a Cristo y que juntos, como familia le traigamos gloria a Dios, y que tienen un buen Padre en Dios.   Para eso existimos, nunca es centrarnos en nosotros mismos, sino tener propósitos eternos, metas eternas y prioridades eternas, eso les estoy transmitiendo a mis hijos y a mi esposa, y juntos, como equipo lo estamos llevado a cabo.   Mi Jerusalén, después mi Judea, vecinos, compañeros de trabajo, familia extendida, luego Samaria, mi vecindario, mi ciudad, todo aquello que está a mi alcance y hasta lo último de la tierra. Para esto existe nuestras vidas hermanos, hay quienes Dios envía a lo último dela tierra, hay quienes deja en una ciudad, tarde o temprano es algo que naturalmente debería suceder en cada iglesia, y más individualmente en cada persona.   Si tú eres creyente, es porque Cristo te ha llamado de las tinieblas a su luz admirable, y no te llamó solo para darle un toque de mejoría a tu vida, o para que la pintaras por encima de cristianismo, y pues para que ya no te vaya tan mal, y dese que estás cerca de Dios, ya no peleas tanto, y tienes más paz.   Sí, definitivamente todas estas cosas y mucho más suceden, si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros? Pero, ese no es el objetivo final, esa es parte de las bendiciones que Dios nos da, por el simple hecho de conocerle, pero no son el fin.   El fin es que un día veremos cara a cara a nuestro Señor, y si no le vemos a través de Jesucristo, recibiremos condenación y juicio, y hay multitud de gente que necesita escuchar que viene el día del juicio final, y que si no están reconciliados con Cristo, van a ir a una eternidad de condenación, pero que Cristo vino a salvarles, a morir por ellos en esa cruz del calvario y que tienen que arrepentirse de sus pecados y creer con todos su corazón, confiar en Cristo como su Señor y salvador para recibir perdón de pecados y vida eterna.   Necesitas recordar todo el tiempo que Dios te llamó a una iglesia local para capacitarte y para su servicio, y que el servicio al Señor es algo muy serio, y es algo tan importante como la eternidad en salvación o en condenación, no importa en qué área de la iglesia estés sirviendo, sea limpiando pisos, cuidando niños, en el sonido o power point, en una iglesia en hogar, estás formando parte primordial del cuerpo de Cristo en esta iglesia.   No pienses que el servicio es solo para los que no tiene nada que hacer, o algo mejor que hacer, y, pues vamos a servir, no, se trata de que queremos ser equipados para la obra del ministerio, Dios nos ha llamado a servirlo, a serle útiles, partiendo de esta iglesia local, en la que él te ha puesto, para ser equipado, para restaurar tu familia, y para enviarte a un mundo en tinieblas que necesita conocer a Cristo. Más allá, necesitamos tener una visión global:   2) Una visión Global   Somos parte de un cuerpo que abarca muchos más, dice en 1 Cor:   1 Co 1:2b junto con todos los que en todas partes invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y de nosotros: Mis hermanos, tenemos que darnos cuenta que somos parte de algo más grande, necesitamos abrir nuestro panorama y entender que somos parte de la iglesia de Cristo, la cual él pagó con su sangre preciosa.   Hablando solo de Calvary Chapel alrededor del mundo hay 1826 Calvaris registradas, además, donde se invoque el nombre de Cristo como Señor y salvador, donde se crea en las cinco solas: solo la Gracia, solo la fe, solo cristo, solo la Escritura, solo la gloria a Dios, donde se crea en Jesucristo como el Salvador del mundo, donde se crea que la salvación es por gracia, por medio de la fe, y no por obras, donde se tenga a la Palabra de Dios como la más alta autoridad, donde solo se le de la gloria a Dios, ahí hay familia tuya y mía, no somos un punto separado del gran cuerpo de Cristo, mis hermanos, Calvary Compañerismo Cristiano es parte del cuerpo de Cristo.   Y todos necesitamos las oraciones de todos, y de servirnos en amor unos a otros, hay iglesias en mucha pobreza, otras están sufriendo persecución, a unas Dios nos ha dado más, a otras menos, para que a las que nos ha dado más les bendigamos.   Así como cuando tomas tu lugar en un selfi, o en una fotografía, necesitas saber que Dios tiene para ti un lugar, un ministerio a cumplir en gran fotografía. Deja de estar ensimismado, y comienza a orar, pidiéndole al Señor que te de perspectiva, que abra tus ojos, que ponga en tu corazón amor por los perdidos, amor por tus hermanos, a los cuales un día conocerás en el cielo, donde millones estaremos cantando, de la belleza, de nuestro Rey, llenos de gozo. Y, por último, no menos importante, necesitas también:   3) Una visión eterna.   Apo 22:12-15 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. 14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. 15 Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.   Mis hermanos, es imperante que entendamos que Dios nos llamó con planes eternos, cuando no entendemos esto y llega la adversidad a nuestras vidas, podemos llegar a sentir que no tiene sentido, y pensamos: “si estoy viniendo a la iglesia, si estoy sirviendo, si estoy leyendo la biblia, estoy tratando de hacer las cosas bien, ¿por qué me va mal, o por qué les va mejor a otros que ni siquiera toman en cuenta a Dios?   Necesitas entender que los planes que Dios tiene, superan este tiempo y espacio, superan nuestros planes, los cuales son muy cortos en comparación con lo que Dios ha planeado para nosotros.   Por eso en Calvary no queremos enfocamos solo en añadiduras temporales, sino en buscar el reino de Dios y su justicia divina, los cuales son eternos, porque sabemos que somos eternos, que somos extranjeros y peregrinos en este mundo, que solo estamos de paso.   Y no solo nosotros ¿eh? Cada ser humano, sea creyente o no. Lo que pasa es que el mundo ignora voluntariamente esta realidad, pero, igual, nadie es eterno en este mundo, y todos tarde o temprano iremos a comparecer delante de Dios, de una manera, u otra.   Solo que nosotros sabemos de dónde venimos, para qué estamos aquí y a dónde vamos, por eso necesitamos vivir con maletas hechas, sabiendo a quién pertenecemos, y que viene por nosotros en cualquier momento, sea que él venga, o que tú vayas. Y ¿qué crees? Jamás vas a crecer en tu perspectiva eterna, si no te propones conocer la verdad, andar en amor y vivir en libertad.   Mis hermanos, el día de hoy, les invito, si ya eres parte de la familia, a ponerte las pilas, si no lo eres, te invito a subir al barco, si no eres creyente, el día de hoy entrégale tu vida a Cristo, y se parte de esta maravillosa aventura de fe. En la cual el Señor tiene muchísimo más por hacer, déjate sorprender por él.   Mis hermanos, necesitamos ser fieles en lo poco, estamos cumpliendo cinco años, y el Señor nos ha bendecido maravillosamente, estoy más que agradecido, pero, ¿sabes mi hermano? Creo que este es el momento de dar un siguiente paso, creo que hemos sido fieles en predicar la Palabra y enseñar, pero quisiera que como iglesia cada uno de nosotros diéramos un paso más en obediencia y fe, y nos propusiéramos tener estas cosas en la mente.   Esta tarde, antes de pasar afuera y disfrutar de unos deliciosos alimentos, me gustaría que nos tomáramos de las manos, y aquellos que hoy se han dado cuenta que no se han reconciliado con Dios porque no son libres, hoy le pidieras al Señor que te de libertad, que te saque de tus tinieblas y que te dé vida nueva, perdón de pecados.   Reconócete pecador, y al mismo tiempo confía en Cristo, quien murió en la cruz en tu lugar, recibiendo el pago de tus pecados, reconoce que él está vivo, resucitó, partió la historia en dos, venció a la muerte y al pecado, y nos ofrece esa victoria a todo aquel que cree en él.   Si ya eres creyente, entonces te voy a pedir que le pidas al Espíritu Santo que te limpie, que aleje de ti tus ídolos, también arrepiéntete, confiesa, y entonces, pídele que te llene de su poder, pídele que te equipe con dones de profecía, de servicio, de enseñanza, de exhortación, de dar con generosidad, de liderar, de hacer misericordia, y sobre todo que te llene de su amor.   Pídele con todo tu corazón que nos equipe y nos bendiga operaciones con manifestaciones poderosas de su presencia y amor, que nos dé palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidades, milagros, discernimiento de espíritus, lenguas, interpretación de lenguas. Pide al Señor que enriquezca tu vida.   Pide a Dios que enriquezca su amada iglesia Calvary con ministerios, con evangelistas, con pastores, con maestros, con profetas. Pide que te muestre con qué dones quiere equiparte, y que en qué lugar de servicio quiere él ponerte en esta expresión del cuerpo de Cristo. La Palabra nos dice que procuremos los dones del Espíritu, que el mayor de ellos es el amor, y sobre todo la Palabra de Dios, poderla enseñar y predicar.   Quisiera que con todo nuestro corazón le pidamos a Dios y le preguntemos: Señor aquí está tu iglesia Calvary, y queremos servirte, ¿podrías equiparnos? Podrías mostrarnos qué quieres que hagamos aquí en Memphis para tu gloria, ¿cuál es el siguiente paso que quieres para mi vida para poder traerte gloria Señor? Señor anhelo de tu Espíritu Santo, danos tus dones, equípanos y envíanos por favor. ¿Cuál es el siguiente paso para tu iglesia?   Recuerda, no se trata de nosotros, sino de a quién representamos, Calvary no está llamada a ser una iglesia centrada en las personas y sus necesidades, está llamada a estar centrada en Cristo y en su obra, y él se encarga de nuestras personas y nuestras necesidades, ten confianza, él lo hará.   Dios no nos salvó para vivir para nosotros mismos, nos salvó para que sirviéramos a sus propósitos, para traerle gloria. Nuestra vida, nuestro matrimonio, nuestros hijos, nuestros recursos, nuestros trabajos, esta iglesia, todo lo que tenemos y somos no existe para nosotros, porque sencillamente no somos nuestros, le pertenecemos al que nos compró, y esta iglesia es suya.   Si tú te dices cristiano, es porque sabes que has sido rescatado de las tinieblas, que has sido rescatado de tus pecados y de la paga del pecado, y que fuiste comprado por precio, y ya no te perteneces, le perteneces al que pagó por ti. Señor, somos tuyos, utilízanos para tu gloria, has maravillas y Señales, danos denuedo para hablar tu verdad, equípanos, usa lo vil y lo menospreciado para que la gloria sea solo para ti.   Gracias por un año más, gracias por tu Palabra, gracias Espíritu Santo, gracias por tu fidelidad, gracias por las bendiciones que ya vienen en camino, síguenos transformando a tu imagen. Gracias Ebenezer, nuestra roca firme, nuestro ayudador, hasta aquí nos has ayudado, y lo seguirás haciendo. Te amamos Señor.
  • Mar 27, 20161 Corintios 15: 20-28 “El plan de resurrección” – Pascuas 2016 –
    Mar 27, 2016
    1 Corintios 15: 20-28 “El plan de resurrección” – Pascuas 2016 –
    Series: Especiales

    EL PLAN DE LA RESURRECCIÓN

     

    Esta semana es llamada la semana santa donde se recuerda y se celebra la vida muerte y resurrección de nuestro salvador. Aunque en algunos lugares solo se hace énfasis en un Cristo que vino a sufrir, se hacen viacrucis y hasta cosas muy raras, la gente se lastima, y se ve a un Cristo con lástima, pobrecito, mira como lo maltrataron, mal enfocando su sacrificio, sin entender del todo en qué consistió y lo que logró su vida, muerte y resurrección.

     

    Muy vagamente se menciona su resurrección, aunque se celebra y se tiene por tradición que él resucitó un domingo, cuando para los cristianos el punto central de la redención humana, no es la muerte de Cristo, sino en su resurrección, es ahí donde encuentra todo su poder, sin ella la vida y la muerte de Cristo, no serían sino un acto heroico, de alguien que fue muy valiente, pero que su cuerpo ahí quedó en la tumba como el de cualquier otro hombre.

     

    Por eso, hoy quisiera recordar la importancia de la resurrección de Cristo, sin ella, nuestro cristianismo, las promesas de la Palabra de Dios, el mismo Evangelio, no tendría sentido, no tendría poder. Porque la gente en el mundo no puede negar que Cristo vino hace 2000 años, no tienen problema con eso, y llaman a Cristo un gran hombre, un gran profeta, pero el mayor problema está en su resurrección, ahí está el ataque frontal. El mundo incrédulo la niega, no le da importancia, y no la entiende.

     

    Es más, hoy en día hay iglesias donde ni siquiera se habla de la resurrección, todo es el aquí y el ahora, un cristianismo de mi mejor vida ahora, de “dame lo que necesito y a cambio yo te adoro o medio te obedezco”. Todo se trata de canciones hermosas, de la vida es linda cuando estás conmigo, y el futuro, la eternidad, fuera de este sistema o creación, ahí sí quién sabe. Hoy, que me vaya bien, aquí que no me enferme, que no me quiten el trabajo, que mis hijos no se descarríen que no me den problemas, nomás que triunfen profesional y económicamente, y lo mismo yo, y vengo domingo tras domingo para que todo salga bien la próxima semana, o para que diosito me ayude en algún problema.

     

    Pero, ¿a esto no nos ha llamado el Señor como iglesia? ¿La vida, muerte y resurrección de ni más ni menos que el creador del cielo y la tierra, quien se hizo hombre y habitó entre nosotros, murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día, su eterna Palabra, habrá quedado solo como un amuleto para que me vaya bien? ¿O habrá sido solo para tener un ícono, o una imagen y santiguarnos para que se vaya el mal de ojo, las malas vibras, la mala suerte, nada que ver?

     

    Solo vuélvelo a repetir en tu mente, haz  consciencia, el creador del cielo y la tierra, quien justo en este momento está manteniendo firmes las moléculas del piso donde estás parado o sentado para que no te hundas, quien está permitiendo que haya oxígeno en el aire que estás respirando para que puedas vivir, quien le da energía a cada uno de tus órganos vitales, con los que puedes tener un cuerpo funcional, quien te da los sentidos para poder vivir y convivir en este mundo, oyendo, viendo, comiendo. Quien te da la fuerza y la salud para que cada día de tu vida despiertes y vayas a laborar o a cuidar de tus hijos.

     

    Quien siendo el Dios Todopoderoso, se encarnó, viniendo a rescatar lo que se había perdido, humillándose al hacerse como su creación, sirviéndola hasta la muerte, viviendo una vida perfecta, tomando tu lugar y mi lugar, quien resucitó con poder, proveyendo para nosotros la justicia necesaria para poder ser perdonados, para poder ser hechos hijos de un Dios Santo y Justo, y muchas cosas más, ¿en verdad crees que haría todo esto para dejarnos una religión por obras?

     

    ¿En verdad todo este despliegue de amor, misericordia, poder y demás solo para que me vaya bien y cruz, cruz que se vaya el diablo y que venga Jesús, para dejarnos ritos vacíos que no afectan en absoluto nuestra vida diaria, y solo muestran un fervor religioso vacío para tener lo que yo pienso que necesito?

     

    Definitivamente no, hay un plan maravilloso, un plan de redención, el pago de la libertad, de la salvación de una humanidad pecadora, perdida, muerta en sus delitos y pecados, el cual Cristo vino a realizar. Ahora, este plan es algo eterno, divino, por lo mismo todos los idiomas y palabras existentes no alcanzarían para explicarlo, porque sencillamente nuestra mente es totalmente limitada, y más la mía.

     

    Sin embargo el Señor en su gracia se hizo de nuestro tamaño, bajó a nuestro nivel y lo puso delante de nosotros de manera que lo pudiéramos entender, que lo pudiéramos tomar con nuestras manos, se hizo del tamaño de nuestro corazón para que pudiéramos tomarlo y hacerlo nuestro.

     

    Nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, todo lo que pertenece a nuestra vida en este mundo y nuestra relación con él, todo eso está al alcance de nuestras manos, a la medida de nuestro corazón, y al nivel de nuestras mentes finitas, y hace que lo que entendamos de él sea suficiente para darnos lo que necesitamos para vivir un cristianismo real y poderoso en un mundo en tinieblas.

     

    Le pido a Dios que el día de hoy podamos entender un poco más de lo que significa para nosotros la resurrección, y que ésta se convierta en el motor de nuestro cristianismo. Hoy veremos historia, historia pasada con respecto a nuestro Señor, quien dijo en la cruz: “consumado es”. Quién oyó del Padre: “este es mi hijo amado en quien tengo complacencia”. De quien escucharon de dos ángeles varios de los discípulos que vinieron a embalsamar a Cristo el domingo por la mañana: “¿por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí sino que ha resucitado, y veremos historia por venir, lo que implica la resurrección de los muertos para nosotros los creyentes. Por eso yo titulé este mensaje: EL PLAN DE LA RESURRECCIÓN. Veremos diferentes textos, pero nos enfocaremos en 1 Corintios 15:20- 28, demos lectura.

     

    En primer lugar, como ya lo dijimos la vida, y muerte de Jesucristo no tendrían poder si Cristo no hubiera resucitado, vimos esto la semana pasada:

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder evidenciado Su resurrección es la evidencia y el sello de que todo lo que Jesús dijo e hizo es verdad.

     

    Aún sus milagros, sus palaras, si Cristo no hubiera resucitado y sus restos estuvieran enterrados, nada tendría sentido, sencillamente fue un hombre más que no logró nada para nadie, solo quizá que le hicieran un monumento y alguna ceremonia de remembranza, pero hasta ahí.

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder justificador. Es la nota y la prueba de que el sacrificio de la cruz fue aceptado como un pago total por nuestros pecados.

     

    Lo vamos a ver, su resurrección es la ratificación oficial de que Dios ya no tiene nada en nuestra contra, que Cristo tenga vida, significa que él pagó nuestra deuda, y el acta de decretos, demandas en nuestra contra está cancelada. Si Cristo no hubiera resucitado, la culpa aún estaría sobre nosotros, y la condenación seguiría esperándonos.

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder que da vida, aquellos que estamos conectados con Jesucristo recibimos la misma resurrección de vida.

     

    Hoy veremos esto también, no solo Cristo resucitó, sino que en él, al estar en Cristo, insertados por la fe, todo aquel que cree, tiene vida eterna, y ha pasado de muerte a vida, el Señor lo dijo:

    Jua 5:24  De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

     

    1. El poder de Su resurrección es un poder consolador y reconfortante porque promete que nuestros amigos y amados que están muertos en Cristo viven con Él y los veremos en la otra vida.

     

    Es decir, esta vida no lo es todo, para nada, pobrecitos de nosotros si solo fueran estos míseros 80 años si bien nos va, para lo que nacimos, porque además los años en este mundo están llenos de tristezas y sinsabores, dolor, injusticia, angustia, si bien hay momentos de felicidad, lo que este mundo provee siempre es vacío, falso, y lo único que nos sostiene es nuestra fe en la eternidad.

     

    Sin embargo la resurrección nos promete otra cosa, eternidad, no solo para nosotros, sino aún para aquellos de los que nos hemos despedido con tanta tristeza, si ellos murieron en Cristo un día estaremos de nuevo con ellos, aunque el gozo mayor será estar cara a cara y en perfecta comunión con nuestro Señor.

     

    Pero, ¿cómo se va a dar? ¿Cómo va a suceder? Hoy iremos una vez más al capítulo 15 de 1 Corintios y revisaremos algunos de sus 58 versículos. Como ya lo mencioné sería imposible poder explicarlo todo en una hora, pero, el día de hoy demos un repaso a este maravilloso plan. Todo este capítulo grandioso nos habla en gran detalle de la resurrección, pero, hoy nos enfocaremos en cuatro elementos que envuelven la resurrección, ya que esta no sucederá de un jalón, sino en varias fases, un elemento que envuelve la resurrección es:

     

    1º El tribunal de Cristo.

     

    En la resurrección de los creyentes cada uno de nosotros estaremos delante de Cristo dando cuentas por nuestras vidas delante del tribunal de Cristo, un tribunal exclusivo para aquellos que nos llamamos cristianos donde recibiremos recompensa, buena o mala, por nuestro servicio en esta vida, dice en 2 Corintios:

     

    2 Co 5:6-10 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor 7 (porque por fe andamos, no por vista); 8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

     

    Claro que nosotros le amamos a él porque él nos amó primero, y nuestro mayor anhelo es verle cara a cara y estar con él por la eternidad, anhelamos que venga por nosotros su amada iglesia, y no queremos hacer lo que le deshonra, lo que va en contra de su voluntad. Además de por amor amamos agradarlo, pero al mismo tiempo debemos tener en cuenta que definitivamente daremos cuentas por cada recurso, por cada don, por cada talento que se nos confió, por nuestra vida, la cual no es nuestra, sino suya.

     

    El mundo nos engaña y nos dice: vive tu vida, pero no es nuestra, nosotros no hicimos nada para tenerla, Dios nos la prestó, somos mayordomos, administradores, y todos tendremos auditoría delante de Cristo, ¿qué hiciste con su gracia infinita, con su amor, con su poder en ti? Todos pasaremos por escrutinio y nuestra fe será probada si fue o no genuina, dice en 1 de Juan:

     

    1 Jn 2:28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.

     

    Este tribunal es “aquel día” del que habla Mateo 7:21 donde muchos le dirán: Señor hicimos tal o cual cosa en tu nombre, profetizamos, echamos fuera demonios, hicimos milagros en tu nombre, éramos religiosísimos, o moralísimos, activos en la iglesia, en nuestra vida diaria, quién sabe, en nuestro corazón, quién sabe, pero, aquí está nuestra justicia personal, nuestras buenas obras, pero, el Señor les dirá: apártense de mí hacedores de maldad, nunca los conocí. No los conozco. Ustedes vivieron para servirse a ustedes mismos, su dios no era yo, eran el dios de sus deseos, ustedes jamás se entregaron a mí, nunca fueron míos.

     

    Y no solo eso, en 1 Corintios 3, habla de cómo nuestras obras serán probadas por fuego, y si lo resisten recibiremos recompensa, pero si se consumen, sufriremos pérdida, dependiendo si fueron metales o piedras preciosas, o madera, heno u hojas secas, ahí serán probados nuestros motivos, nuestra doctrina, nuestras obras, si lo hicimos para el Señor, o para nuestra gloria, pudimos haber tenido el ministerio más famoso en el mundo con los motivos equivocados, nuestra gloria, y solo sería hojarasca, que en un instante se consumiría como un cerillo, pudimos no haber figurado jamás en el jet set cristianil, haber sido de los últimos, pero el Señor dijo, en aquel día muchos últimos serán primeros, y muchos primeros serán los últimos, porque al que mucho se le da, mucho se le pedirá.

     

    En Mateo 25, nos habla de cómo también nuestra fidelidad, nuestra buena mayordomía de lo que se nos dio en nuestras vidas, todo eso será juzgado, si vivimos con las maletas hechas, con el corazón en nuestro Rey y su reino, o vivimos solo para el aquí y el ahora, pensando que nuestro Señor tardaría en venir, y dice Mateo, viviendo mundanamente, para los placeres de esta vida, y el lugar de estas personas hipócritas con doble vida, será con los infieles.

     

    Entonces mis hermanos no lo olvidemos todo creyente al morir pasaremos por el tribunal de Cristo y nuestra fe será probada como real o falsa, nuestras obras, nuestros motivos, nuestra mayordomía, nuestra fidelidad. Por eso necesitamos tener cuidado de nuestra manera de vivir, de saber si verdaderamente estamos en la fe, y que no nos engañemos pensando que porque tenemos una religión o fervor religioso, o porque vamos a la iglesia los domingos, o tenemos un falso concepto de nosotros mismos y de Dios, al hacernos un dios a nuestra imagen. No, recordemos, la fe que no me ha cambiado, es la fe que no me ha salvado. Pablo escribió a los Corintios:

     

    2 Co 13:5 Examínense para saber si su fe es genuina. Pruébense a sí mismos. Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes; de no ser así, ustedes han reprobado el examen de la fe genuina.

     

    Y cuál es la prueba de una fe genuina, una vida llena de amor, del fruto del Espíritu, del carácter de Cristo, una vida transformada a la imagen de Cristo, o en el proceso, alguien que ama a su Señor, a su verdad, su presencia. No hay tal cosa como alguien entregado a sus pecados que diga que Cristo es su Señor, no, se sabe quién es tu Señor, al ver a quién sirves, a quién te entregas, por quién te desbaratas, no el domingo, sino cada día de tu vida, el dios de tus deseos egoístas, o Cristo tu salvador, el Señor dijo:

     

    Apo 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

     

    Hay otro evento en la resurrección:

     

    2º Las Bodas del cordero.

     

    Dice la Palabra.

     

    Apo 19:6-9 Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! 7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

     

    Después de haber sido recompensados, se llevarán a cabo las bodas del cordero donde la iglesia, justo como lo dice Efesios 5:21 en adelante, es la hermosa esposa de Jesucristo, Dios mismo la ha preparado a través de su Espíritu Santo, finalmente como dice el texto: se nos concederá por pura gracia, no justicia personal, el ser vestidos de lino fino, limpio y resplandeciente, todas las obras perfectas que Dios mismo preparó de ante mano para que anduviésemos en ellas, el poder de vivir una vida obediente, amor por la verdad, por la justicia por lo que es correcto, todo esto relucirá en un hermoso vestido de justicia, perfecto, sin mancha.

     

    Obviamente no obras religiosas que pretenden auto justificarnos, sino este vestido nuevo, creado en justicia, santidad y verdad, esta nueva naturaleza que cada creyente recibe por gracia, la libertad de vivir llenos de gozo, adorando a nuestro Señor con una vida obediente, que le honra ya sin la presencia del pecado en nosotros, un cuerpo glorificado.

     

    Y en este momento toda la justicia de Cristo, su perfección, su santidad, su limpieza perfecta, brillará en nosotros, quedaremos finalmente sin mancha, sin arruga ni cosa semejante, sino una iglesia gloriosa, una esposa digna del Cordero de Dios, del Hijo de Dios, un regalo del Padre para su Hijo, una iglesia redimida, rescatada, transformada por el poder del Dios Espíritu Santo en nosotros. Y hay un tercer evento:

     

    3º El Reino milenial

     

    Este será un tiempo hermoso de comunión con el Señor donde como la iglesia, como su esposa, reinaremos junto con él en esta tierra renovada, un solo gobierno mundial, Cristo mismo reinando, su reino establecido físicamente en este mundo donde toda promesa mesiánica será cumplida, todo gobierno será puesto bajo el estrado de sus pies, lo cual espero tengamos tiempo para verlo un poco más al ratito, dice en 1 Corintios 6:

     

    1 Co 6:2-3 ¿No se dan cuenta de que algún día nosotros, los creyentes, juzgaremos al mundo? Y, dado que ustedes van a juzgar al mundo, ¿no son capaces de resolver esas pequeñas cuestiones entre ustedes? 3 ¿No se dan cuenta de que juzgaremos a los ángeles? Así que, deberían ser capaces de resolver los conflictos comunes y corrientes que pasan en esta vida.

     

    Pero, hay un cuarto evento, el cual es la calve de todos estos, la resurrección, antes del tribunal de Cristo, de las bodas del cordero, y el reino milenial, tiene que darse este maravilloso evento llamado la resurrección. Todo comenzó con un redentor, pero, va a terminar con los redimidos.

     

    Guau mis hermanos, ¿se dan cuenta? Ser cristianos es algo impresionante, va más allá de cualquier expectativa. Y la resurrección es el clímax de nuestra historia redentora. 1 de Corintios 15 nos lo explica. ¿Qué está sucediendo? Uno de los problemas doctrinales en la iglesia Corinto era que falsos maestros influenciados por la filosofía griega, materialista, mundana, estaban negando la resurrección.

     

    Ellos decían: los muertos sencillamente no resucitan, morimos y aquí termina todo, comamos y bebamos que mañana moriremos, démosle gusto al cuerpo, sí, seamos espirituales, pero, este cuerpo se lo van a comer los gusanos, así que primero que se lo coman los humanos. Y este pensamiento que no tiene nada de nuevo, este mundo lo tiene y vive por esta convicción, toda la filosofía de este mundo está basada en esta falsa premisa:

     

    “No hay Dios, todo lo que existe es ahora, algunos estaban diciendo, ¿cómo va a ser posible que los muertos resuciten?”. Es aquí y ya todo se acabó, quién ha venido de la muerte para que nos diga lo contrario, Bueno Cristo lo hizo y dejó testimonio. Él vino desde el cielo, vivió, murió y resucitó de los muertos y una vez más ascendió a los cielos, él tiene el testimonio ciertísimo de lo que nos espera. Por eso Pablo comienza respondiendo ante este ataque tan cotidiano, y tenemos nuestro primer punto:

     

    1. La Resurrección de Cristo y la de los creyentes son inseparables.

    Hay dos cosas que están unidas, y son inseparables: 1º La Resurrección de Jesús y 2º La Resurrección de los creyentes, las cuales son una sola. Y Pablo comienza sin siquiera hablar de este problema, sencillamente les dice: un momento Corintios, en el momento en el que ustedes creyeron en Cristo, y se declararon cristianos, se supone que están creyendo en la resurrección de Cristo y en la suya, esto es primordial para todo creyente. Cualquier creyente genuino en Cristo Jesús es creyente en la resurrección, así de sencillo, si alguien se dice creyente en Cristo y no cree en la resurrección, sencillamente no lo es.

     

    Y la resurrección, justo como la de Cristo, no solo es en espíritu, sino en cuerpo y espíritu. Y es lo primero que Pablo deja asentado: Cristo resucitó en cuerpo y en espíritu, y habla de todos los que fueron testigos de esto, dice:

     

    1 Co 15:1-7 Ahora, amados hermanos, permítanme recordarles la Buena Noticia que ya les prediqué. En ese entonces, la recibieron con gusto y todavía permanecen firmes en ella. 2 Esa es la Buena Noticia que los salva si ustedes siguen creyendo el mensaje que les prediqué, a menos que hayan creído algo que a principio de cuentas nunca fue cierto. 3 les transmití a ustedes lo más importante y lo que se me había transmitido a mí también. Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras. 4 Fue enterrado y, al tercer día, fue levantado de los muertos, tal como dicen las Escrituras. 5 Lo vio Pedro y luego lo vieron los Doce. 6  Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. 7 Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles. (NTV)

     

    1 Co 15:8-11 Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo. 9 Pues soy el más insignificante de todos los apóstoles. De hecho, ni siquiera soy digno de ser llamado apóstol después de haber perseguido la iglesia de Dios, como lo hice. 10 Sin embargo, lo que ahora soy, todo se debe a que Dios derramó su favor especial sobre mí, y no sin resultados. Pues he trabajado mucho más que cualquiera de los otros apóstoles; pero no fui yo sino Dios quien obraba a través de mí por su gracia. 11 Así que no importa si predico yo o predican ellos, porque todos predicamos el mismo mensaje que ustedes ya han creído. (NTV)

     

    Esto es lo que predicamos, a un Cristo vivo y resucitado, y no solo en Espíritu, sino con un cuerpo glorificado, Jesús no era un fantasma, o una aparición virtual, Cristo seguía siendo humano, pero un humano diferente, él comió, bebió delante de ellos, las heridas de su muerte en la cruz eran evidentes en él, Tomás metió su dedo en sus llagas, y su mano en la herida de su costado, pero, al mismo tiempo Jesús era diferente, entraba y salía de lugares atravesando paredes, se trasladaba de un lugar a otro, y además lo vieron elevarse en el aire cuando regresó al cielo. Y por eso dice:

     

    1 Co 15:12 Pero díganme lo siguiente: dado que nosotros predicamos que Cristo se levantó de los muertos, ¿por qué algunos de ustedes dicen que no habrá resurrección de los muertos? (NTV)

     

    En otras palabras Pablo está diciendo: no es posible que digan: pues si creo que Cristo resucitó, pero yo no creo que nosotros resucitaremos, la resurrección de Cristo es un evento separado. Pero la resurrección de los muertos es otra cosa. Y dice Pablo no, para nada. El punto es que ambas resurrecciones están unidas, o sucedieron las dos, o no sucedieron, a tal punto que dice Pablo:

     

     

    1. Sin la resurrección nuestro cristianismo sería una farsa.

    1 Co 15:13-19 Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado. 14 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15 Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Pero eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos. 16 Y, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado. 17 Y, si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18 En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19 Y, si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo. (NTV)

     

    Mira nada más lo importante de la resurrección para un cristiano, lo es todo, si la resurrección no fuera real, lo que predicamos sería inútil, al igual que nuestra fe, los predicadores seríamos unos mentirosos defraudadores, Cristo no sería sino un ser humano normal igual que todos que se fue a la tumba. Todavía estaríamos a merced de nuestros pecados, condenados, perdidos, y seríamos los más dignos de lástima de todos los que nos rodean.

     

    Imagínate, lo difícil de tratar de vivir una vida diferente a la del mundo entero, de guardarnos de hacer el mal, de no caer en tentaciones, de no entregarnos a nuestra naturaleza pecaminosa y darle rienda suelta a nuestras pasiones, de vivir tan incómodos y hasta en momentos de debilidad con indignación al ver como la gente se corrompe y en ocasiones hasta parece prosperar mientras hace el mal y nosotros sufriendo contra los apetitos de nuestra carne y las codicias mundanas. Definitivamente el mundo tendría razón en decir: “Ay de estos pobres cristianitos fanáticos, sigan batallando mientras yo disfruto”. Pero, la realidad es que no es así. Dice Pablo:

     

     

    • La resurrección de Cristo no solo es prueba de su poder y victoria sobre el pecado, sino que es la promesa de nuestra propia resurrección.

    1 Co 15:20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.

    Es decir, Cristo no solo resucitó de los muertos, sino que su resurrección es el fruto de una cosecha de muchos que resucitarán cuando el venga por su iglesia. Imagínate, Cristo no solo resucitó y mostró su poderío, sino que su misma resurrección es una promesa cumplida, es un adelanto, Cristo resucitado, es el primero, después estamos todos aquellos que hemos creído, quienes resucitaremos justo como Cristo lo hizo. Enfoca tus ojos, estudia tu Biblia, emociónate leyéndola, ve más allá del aquí y del ahora, esto es lo que llenaba a los escritores de la Biblia de gozo inigualable.

     

    ¿Cómo te puede causar más gozo cosas temporales, las cuales no es que no deban causarte gozo, cada cosa buena es una bendición de Dios, pero, ¿qué me dices del gozo de que un día resucitarás? ¿Encuentra lugar en tu vida este gozo? ¿O solo tu gozo se conforma de cosas temporales?

     

    Pablo usa esta palabra recordando las primicias que se entregaban en Levítico 23:10, donde después de la pascua, Dios les pedía que entregaran la primera cosecha, ya que ellos sembraban en diferentes tiempos debido a que eran cosechas de temporal, si había demasiada lluvia, sino había lluvia, debía haber semilla sembrada en diferentes tiempos, pero, el hecho de llevar los primeros frutos, era un acto de fe, de confianza en Dios, de saber que él proveería a pesar de cualquier cosa. Y el mandato decía que ellos no podían cosechar el resto hasta que no hubiera salido el primer fruto y lo hubieran traído al Señor.

     

    Y esto es lo que Pablo está tratando de apuntar, hasta que Cristo se entregó como ofrenda aceptable a Dios y resucitó como el primer fruto, entonces es posible que venga ahora una producción de fruto, creyentes que resuciten después de él. En otras palabras, Cristo no es un fruto aislado, es la promesa de una gran cosecha que viene en camino, alégrense mis hermanos, ahí estamos nosotros incluidos, todos aquellos que hemos creído en Cristo. Así de importante es la resurrección de Cristo

     

    1. Así como fue posible que la muerte entrara a toda la humanidad por un hombre, es posible que la vida entre por un solo hombre.

    1 Co 15:21-22 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

    ¿Cómo? Ya lo hemos enseñado anteriormente, la Biblia nos da la historia exacta de la humanidad, no venimos por procesos naturales y evolución hace millones y millones de años, no es así.

     

    Dios hizo una creación perfecta, sin pecado, en seis días literales, no en millones y millones de años, por cierto, la evidencia científica apoya esta verdad revelada por el único testigo de la creación: Dios mismo, quien dejó su Palabra como testimonio. Ninguno de los científicos que se jactan de saber la verdad de nuestros orígenes estuvo ahí, de hecho la palabra falible del hombre cambia a cada momento y siempre tienen que estar rectificando sus aseveraciones equivocadas, ¿por qué? Por comenzar con la premisa necia de que no hay Dios.

     

    En fin, Dios creó una humanidad perfecta en Adán y Eva, sin pecado, un ADN perfectos, una creación sin muerte, enfermedad, violencia, nada, Adán decide no creer a Dios, su esposa desobedece, él desobedece y el Señor les había dicho: el día que coman de este fruto de cierto morirán. Y de hecho así sucedió, algo pasó en esta creación perfecta, dejó de serlo, en este ADN perfecto, dejó de serlo.

     

    En el ADN de Adán y Eva estaba la información necesaria para que de su descendencia saliera toda la humanidad que ha existido, esto es 100% comprobable científicamente, el ADN y la información contenida en él, es más poderosa que cualquier computadora humana existente, y Dios lo creó.

     

    Solo que ahora a partir de Adán y Eva, toda su descendencia vendría afectada por esta decisión, y todo ser humano que existe y que ha existido es descendencia de este Adán que pecó, y la prueba la puedes ver en cada hospital y panteón, los hijos de Adán venimos afectados por el pecado y morimos, es posible.

     

    Y dice Pablo, de la misma manera, es posible que por un solo hombre haya resurrección de los muertos, qué maravilloso, dice Pablo:

     

    1 Co 15:22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

    Ahora, cabe mencionar que este todos, no se refiere a la teleología equivocada del universalismo, la cual enseña que al final de los tiempos toda la humanidad será salva, el problema es que mal interpretan el “todos”. Ya que la Biblia enseña claramente que hay muchos que no se salvarán, ancho y espacioso es el camino que lleva a la muerte y muchos son los que entran por él.

     

    Pero, hay una clave que acabamos de ver, ¿quiénes son los que mueren en Adán? Todos los que pertenecen a la descendencia de Adán. De la misma manera en Cristo, no es automático que todos sean salvos, sino aquellos que son descendencia sobrenatural de Cristo por la fe. Por eso es que la Palabra habla de una nueva creación, dice:

     

    Gál 6:15 No importa si fuimos o no circuncidados. Lo que importa es que hayamos sido transformados en una creación nueva.

     

    ¿Se acuerdan de Jesús y Nicodemo el maestro de la ley que se creía religioso y por eso se justificaba a sí mismo? El Señor le dijo:

     

    Jua 3:2-3 Una noche, fue a hablar con Jesús: —Rabí* —le dijo—, todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo. 3 Jesús le respondió: —Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios. 4 —¿Qué quieres decir? —exclamó Nicodemo —. ¿Cómo puede un hombre mayor volver al vientre de su madre y nacer de nuevo? 5 Jesús le contestó: —Te digo la verdad, nadie puede entrar en el reino de Dios si no nace de agua y del Espíritu. 6 El ser humano sólo puede reproducir la vida humana, pero la vida espiritual nace del Espíritu Santo. 7 Así que no te sorprendas cuando digo: “Tienen que nacer de nuevo”. 8 El viento sopla hacia donde quiere. De la misma manera que oyes el viento pero no sabes de dónde viene ni adónde va, tampoco puedes explicar cómo las personas nacen del Espíritu. (NTV)

     

    Nicodemo aún no entiende, probando que sin vida espiritual es imposible entender las cosas espirituales, pero el Señor le dio la manera, y le da un ejemplo palpable de cómo es que se da este nacimiento, hablándole de un evento en el AT en Números 21, y le dice:

     

    Jua 3:14 Y, así como Moisés levantó la serpiente de bronce en un poste en el desierto, así deberá ser levantado el Hijo del Hombre,

     

    Por su pecado y rebelión, Dios manda serpientes venenosas, Moisés ora por ellos, y extrañamente le hace que haga una serpiente de bronce y todo aquel que es mordido por alguna serpiente, podía ver a esta imagen y era sanado. Cristo da el significado de esta figura.

     

    La serpiente es un animal maldecido por Dios, el hacer imágenes era algo que la ley prohibía y maldecía, el pecado es este veneno que corre por las venas invadiendo el cuerpo, enfermándolo hasta la agonía y matándolo. Cristo se hizo maldición por nuestros pecados, Cristo se hizo pecado, y cuando nosotros reconocemos nuestras maldades, nos dejamos de justificar y entendemos que el mal que existe no es culpa de Dios sino nuestra, lo que hemos sufrido no solo es culpa de los demás que han pecado contra nosotros, sino de nosotros que por igual hemos pecado contra otros y principalmente contra Dios, y al mismo tiempo volteamos a la cruz del calvario y vemos a Cristo morir en nuestro lugar, diciendo: “consumado es”, reconociendo que  murió por mí, que resucitó venciendo al pecado y ganando la victoria, y justificándome delante de Dios, entonces puedo nacer de nuevo por el Espíritu, porque él es el que da vida, él es el que decide y sopla de donde quiere.

     

    ¿Cuántas veces he predicado este Evangelio a tantas personas que simplemente lo ignoran, otros con mucho menos sencillamente escuchan y sienten el soplar maravilloso de vida del Espíritu Santo, y se arrepienten y reciben un nuevo nacimiento, por eso Jesús continúa:

     

    Jua 3:15-18 para que todo el que crea en él tenga vida eterna. 16 »Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 »No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios.

     

    Aquí está el equilibrio, Dios no quiere que nadie se pierda, así que la serpiente está a plena vista de todos, solo que sucede lo que viene a continuación:

     

    Jua 3:19-21 Y esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto. 21 Pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere.

     

    Estos no han nacido del Espíritu, por lo tanto no pertenecen a esos todos, sin embargo, todos están invitados, este nuevo nacimiento viene por la fe, por gracia somos salvos por medio de la fe, y esto no es de nosotros, es un regalo de Dios. Qué impresionante, como la responsabilidad del hombre y la soberanía de Dios conviven a la perfección sin tocarse.

     

    Pero, aquellos que hemos nacido de Dios, somos esta nueva creación sobrenatural, somos hijos de Dios, los cuales tenemos un nuevo ADN espiritual. Ya no como el de Adán en el cual todos morimos, ahora aquellos que hemos creído en Cristo y nuestras vidas dan evidencia de una fe viva al transformarnos, somos una nueva creación en Cristo de quien todos los que descendemos, seremos vivificados, el mismo Juan escribe.

     

    Jua 1:11-13 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron. 12 Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

     

    Por eso es que estamos esperando la resurrección, por eso es que la resurrección es nuestra mayor esperanza, Cristo resucitó, y en él nosotros resucitaremos. La pregunta en esta sección es, ¿de quién desciendes, de Adán? Morirás irremediablemente, ¿de Cristo, una nueva creación? Vivirás, ¿quién muere? Aquel que se queda en Adán, ¿quién vive? Aquel que está en Cristo. ¿Estás en Cristo? Adán fue el primer fruto de muerte, Cristo es el primer fruto de vida.

     

    1. Hay un orden cronológico en la resurrección.

    1 Co 15:23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

    Me encanta, mira, hay un orden, y checa: los que son de Cristo, pero los que somos de Cristo resucitaremos en cierto momento, es decir, la resurrección va a ocurrir en cuatro fases, la primera comienza con nosotros la iglesia que le está esperando cuando Cristo venga por nosotros, en su aparición, su venida.

     

    Ahora, la Biblia por todos lados habla de la resurrección, y ¿saben qué? No solo nosotros los creyentes vamos a resucitar, de hecho la Palabra dice que en cada ser humano Dios ha puesto eternidad, Dios nos hizo eternos, solo que va a haber una resurrección alterna para los no creyentes, resurrección para muerte, hay resurrección de los justos y de los pecadores, dice la Palabra:

     

    Luc 14:13-14 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; 14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

     

    Jua 5:28  No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

     

    Heb 11:35  Hubo mujeres que por la resurrección recobraron a sus muertos. Otros, en cambio, fueron muertos a golpes, pues para alcanzar una mejor resurrección no aceptaron que los pusieran en libertad. (NVI)

     

    No existe tal cosa como dejar de existir, o reencarnación, o como las películas lo muestran, gente viviendo en un mundo alterno, la vida que vivían en este mundo, no es así, todos resucitaremos, sea para vida o para muerte eternas. Solo hay una resurrección pero que se dará en tres fases. ¿Cuál fue la primera?

     

    1. La resurrección de Cristo.

     

    ¿Cuál será la segunda?

     

    1. El rapto de la iglesia.

    La que menciona este versículo, en la aparición de Cristo, lo leímos la semana pasada, cuando la iglesia sea raptada, dice en 1 Tesalonicenses 4:16:

     

    1 Ts 4:16  El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. 18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.

     

    En este mismo capítulo dice así:

     

    1 Co 15:50-53 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trom 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. (NTV)

     

    Luego viene una tercera fase:

     

    1. La resurrección de los mártires muertos en la gran tribulación y de los creyentes del Antiguo Testamento.

     

    El rapto de la iglesia desatará el último período de 7 años que esta tierra y su generación conocerá antes de que venga el reino milenial con Cristo. El anticristo se manifestará y comenzará el juicio de Dios en contra de esta tierra y su sistema anti Dios. Aún en medio de toda esta maldad gente creerá en Cristo, ya que un remanente de Judíos creerá finalmente en Cristo y ellos evangelizarán por todo el mundo, además de ángeles y profetas, los cuales morirán por causa de su fe, pero, al final de este período de 7 años, ellos también resucitarán. Esto lo podemos leer en Apocalipsis 20:

     

    Apo 20:3-5 El ángel lo lanzó al abismo sin fondo y lo encerró con llave para que Satanás no pudiera engañar más a las naciones hasta que se cumplieran los mil años. Pasado ese tiempo, debe ser soltado por un poco de tiempo. 4 Después vi tronos, y los que estaban sentados en ellos habían recibido autoridad para juzgar. Vi las almas de aquéllos que habían sido decapitados por dar testimonio acerca de Jesús y proclamar la palabra de Dios. Ellos no habían adorado a la bestia ni a su estatua, ni habían aceptado su marca en la frente o en las manos. Volvieron a la vida, y reinaron con Cristo durante mil años. 5 Ésta es la primera resurrección. (El resto de los muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años).

     

    Y en Daniel 12, nos enseña como se van a levantar los santos del AT:

     

    Dan 12:1-3 »En ese tiempo se levantará Miguel, el arcángel que hace guardia sobre tu nación. Entonces habrá un tiempo de angustia, como no lo hubo desde que existen las naciones. Sin embargo, en ese momento, cada uno de tu pueblo que tiene el nombre escrito en el libro será rescatado. 2 Se levantarán muchos de los que están muertos y enterrados, algunos para vida eterna y otros para vergüenza y deshonra eterna. 3 Los sabios resplandecerán tan brillantes como el cielo y quienes conducen a muchos a la justicia brillarán como estrellas para siempre.

     

    Este es el orden de la resurrección de los justos: Cristo, la iglesia raptada, los muertos en la gran tribulación junto con los justos del AT. Todos aquellos que creyeron son levantados, son vivificados.

     

    A final de la gran tribulación se da la batalla de Armagedón donde el Anticristo y los suyos son mandados al lago de fuego y Satanás es apresado por mil años, los cuales fueron de los que hablamos al principio, esto lo puedes leer en Ap 16 – 20. En este tiempo todos los resucitados reinaremos junto con Cristo con vara de hierro, ya que los sobrevivientes de la gran tribulación tendrán aún pecado, pero, al final de estos mil años de justicia, Satanás será suelto una vez más, engañará a las naciones en un momento, ellos querrán rebelarse, pero el Señor lo enviará al lago de fuego, y en un instante como un pergamino enrollará este cielo y tierra, y se dará la cuarta y última etapa:

     

    1. La resurrección de los injustos.

     

    Esto lo puedes leer en Ap 20:11 en adelante, ahí resucitarán todos los seres humanos que nunca quedaron unidos al Señor por la fe, sino solo en Adán, dese Adán hasta el final de los 1000 años cada ser humano incrédulo resucitará y será juzgado y lanzado al lago de fuego, ya que su nombre no estará escrito en el libro de la vida, dice:

     

    Apo 20:11-15 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 14  Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

     

    Cabe mencionar como una y otra vez menciona la Palabra que el lago de fuego fue creado para Satanás y sus secuaces, no para nosotros, cada persona que esté ahí, estará por su propia decisión, no por la del Señor, absolutamente todos nacimos en pecado, y a todos Dios nos da su invitación, hoy está abierta la invitación, ésta terminará el día que partamos de este mundo, o que todas estas cosas se desaten, pero el hecho de que pase tanto tiempo, no es sino parte de la misericordia de Dios, quien no se goza en condenar, sino en perdonar.

     

    Checa nada más y dime, si es coherente, si es correcto enseñar o vivir un evangelio secular, del aquí y del ahora. ¿Dime dónde está tu esperanza? Evalúa tu fe, tu cristianismo, todo lo que hacemos necesita esta motivación. Él es Dios y no nosotros hermanos, le pertenecemos, aquí hay plenitud de gozo. Y  una vez terminada la resurrección en todas estas fases, viene la última parte:

     

    1. La restauración de todas las cosas.

    1 Co 15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

    Dice Pablo: llega el fin, ahora, este no es el fin de se acabó y ya no hay más, es la Palabra Telasin en griego que significa cumplimiento, o culminación de un propósito o meta. ¿Cuál es este? Todo reino le fue dado a Cristo el Hijo, lo leemos en Filipenses 2, Toda lengua confesará y toda rodilla se doblará ante el nombre de Jesucristo, Dios mismo pondrá todos los reinos bajo el estrado de los pies de Cristo vivo y resucitado, su iglesia junto con él, ya que no solo somos la esposa, sino el cuerpo de Cristo, siendo el la cabeza suprema de todo.

     

    Pero, mira nada más, cuando esto haya sucedido, Cristo mismo en humildad total, tomará todos los reinos, dominio, autoridad y potencia que él mismo suprimió y lo entregará a su Padre. Dándole así toda la gloria, y la honra. Este es el propósito principal del plan de redención y la resurrección y todo lo que existe, darle gloria y honra al único que la merece.

     

    ¿Te das cuenta cómo no se trata de que yo soy la última coca cola del desierto, y Dios se siente tan solo sin mí, que tuvo que hacer un plan de redención para quitarse la soledad? Él es Dios, él estaba y estará por la eternidad completo sin mí. Él ideo este plan para que al fin recibiera gloria y honra, para manifestar a plenitud todos sus atributos de justicia, amor, misericordia, poder y que todo le trajera gloria inigualable.

     

    Y mis hermanos esto es lo único que nos dará plenitud, el conocerle, Cristo lo dijo: esta es la vida eterna, que te conozcan Padre, a ti y a mí, tu hijo a quien has enviado. Y al final en la restauración de todas las cosas, esto sucederá, y absolutamente todos los que estemos en Cristo resucitados, no nos faltará nada, seremos parte de la eternidad gloriosa de Dios, dándole gloria eterna por los siglos de los siglos, ninguna película se le comparará, ningún súper héroe, ningún paisaje o lo mejor que este mundo pudiera prometer de plenitud y gozo, ninguna música, ningún arte, ninguna posesión material, ni siquiera esposa, esposo, hijos, absolutamente todo eso es pasajero. Y dice:

     

    1 Co 15:25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

    Desde Apocalipsis 5 donde se halla que solo Cristo, el cordero de Dios inmolado es digno de abrir el pergamino que representa el título de propiedad de la tierra, hasta el final de la gran tribulación y durante los 1000 años, Cristo reina y pone a todos y a cada uno de sus enemigos bajo sus pies. Y nosotros junto con él, hasta llegar al versículo 26:

     

    1 Co 15:26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

    ¿Te imaginas? La muerte fue el enemigo más poderoso, la cual entró cuando pecamos. Como lo leímos la muerte y el mismo lugar de los muertos serán echados por la eternidad al lago de fuego, todos los efectos nocivos, destructivos, del pecado, serán desaparecidos, justo como cuando todo comenzó antes del pecado de Adán. ¿Te das cuenta de lo horrible del pecado? Sin embargo aquí llega este tiempo donde no habrá más llanto, ni dolor, ni angustia porque todo eso habrá pasado, dice así en Apocalipsis:

     

    Apo 21:4-7 Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». 6 También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. 7 Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.

     

    Y dice Pablo:

    1 Co 15:27 Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

    Aquí todas las promesas mesiánicas se harán realidad:

    Sal 2:6 Pues el Señor declara: «He puesto a mi rey elegido en el trono de Jerusalén,* en mi monte santo». 7 El rey proclama el decreto del SEÑOR: «El SEÑOR me dijo: “Tú eres mi hijo.* Hoy he llegado a ser tu Padre. 8 Sólo pídelo, y te daré como herencia las naciones, toda la tierra como posesión tuya.

     

    Veamos otra entre muchas que existen:

    Sal 8:6 Los pusiste a cargo de todo lo que creaste, y sometiste todas las cosas bajo su autoridad:

    Sal 110:1 El SEÑOR le dijo a mi Señor: «Siéntate en el lugar de honor a mi derecha, hasta que humille a tus enemigos y los ponga por debajo de tus pies».

     

    Pero, ahí no termina todo, mira lo que hace el Señor:

     

     

    1 Co 15:28 Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

    Es decir, Dios le dio una tarea al Jesucristo, redimir la tierra, y Jesucristo termina su obra y la trae completita a su Padre y se la entrega como una maravillosa obra terminada. Y ¿sabes qué es impresionante? Que Cristo le está entregando al Padre un reino, ¿de qué? ¿En qué consiste el reino? Un reino de gente redimida, sencillamente de eso. Imagínate, no hay resurrección, no hay reino, checa nada más hasta dónde llega la realidad de nuestra resurrección. Un reino de gente redimida, resucitada, transformada. Sin resurrección no hay juicio a esta tierra y su sistema injusto, no hay reino milenial, no hay siquiera reino.

     

    Mis hermanos, nos urge abrir nuestros ojos, nos urge conocer la Palabra, entender nuestras promesas y comenzar a vivir en este mundo pasajero de acuerdo a ellas. Esto es real, pero, ¿te das cuenta cómo todo comienza en el paraíso del Edén y todo terminará en el Paraíso con Dios? ¿De quién es el trono de Dios? Del Hijo, es decir, Dios va a ser todo en todos. ¿Quiénes estamos en Cristo? Nosotros. Mis hermanos, esto es inimaginable, pero real. Mis hermanos, esto no es sino historia pura.

     

    Todo esto está por suceder, esto es historia pura, se está llevando a cabo, y llegará a su culminación, necesitamos ser una iglesia madura, que pone sus ojos en las cosas de arriba, una iglesia responsable que sabe que dará cuentas de cada don, recurso, talento, y que sabe que su fe será probada, y los hipócritas no pasarán la prueba, los que tienen una doble vida.

     

    ¿Porqué esta iglesia? ¿Por qué los ministerios? ¿Por qué te rogamos que le tomes en cuenta, que estudies tu biblia, que seas un buen esposo, esposa, hijo? Dios no puede ser burlado, yo no te veo en tus fines de semana, ni lo que haces en tus tiempos libres, ni lo que ves en televisión o computadora, pero, créeme, Dios si lo ve, y tu fe será probada, no te engañes, mejor de una vez por todas con toda sinceridad entrégate al Señor y se suyo, si oyes hoy su voz no te endurezcas.

     

    No te engañes que porque tienes un fervor religioso, o porque vienes a Calvary o porque naciste en un hogar cristiano, eso no te hace cristiano, ¿cuál es el fruto en tu vida? ¿Te pareces a Cristo? Dios no puede ser burlado, pero, hoy hay salvación, hoy hay esperanza, no esperes más.

     

     

     

  • Feb 21, 2016LUCAS 8: 4-15 “Evaluando mi fe al evaluar que tipo de tierra en mi corazón”
    Feb 21, 2016
    LUCAS 8: 4-15 “Evaluando mi fe al evaluar que tipo de tierra en mi corazón”
    Series: Especiales

    EVALUANDO MI FE AL EVALUAR QUE TIPO DE TIERRA ES MI CORAZÓN

    Lucas 8:4-15

  • Dec 27, 20152 PEDRO 1:1-15 “MANOS A LA OBRA EN ESTE 2016”
    Dec 27, 2015
    2 PEDRO 1:1-15 “MANOS A LA OBRA EN ESTE 2016”
    Series: Especiales

    MENSAJE DE AÑO NUEVO 2016

    MANOS A LA OBRA EN ESTE 2016

    2 Pedro 1:1-15

     

    Como cada primer domingo del año tenemos un mensaje especial, para arrancar este 2016 con algo firme, duradero, y relevante que nos pueda sostener, ¿qué creen que tenemos? La Palabra de Dios. Y estuve orando, qué sería bueno para que nos ayudara en este 2016 a traerle gloria y fama a nuestro Señor y al mismo tiempo ser bendecidos con la plenitud de su presencia en todas las áreas de nuestra vida.

     

    El Señor me mostró que 2 Pedro 1, sería un muy buen paquete para traer en nuestra mochila y comenzar el año bien equipados, así que abramos nuestras Biblias en 2 Pedro 1.

     

    Pedro escribe esta carta para el final de sus días, lo cual es muy significativo porque para el final de tus días escribirías lo que consideras es lo más importante, y es interesante que Pedro escriba esta carta para cuidar a la iglesia de los falsos maestros y falsas doctrinas. Qué importante es esto porque una manera equivocada de pensar da a luz una manera equivocada de vivir, una fe falsa, nos da una salvación falsa, un falso Dios, y demás.

     

    Y hoy más que nunca las falsas doctrinas pululan, enseñanzas superficiales, religión, hay desenfoque en la iglesia, por lo mismo en muchos casos el cristianismo se practica como una religión, ya que se reduce a ciertas prácticas, algunas liturgias y ordenanzas como el bautismo o la comunión, cuando el cristianismo es una relación, no una religión, una relación manifestada en un estilo de vida.

     

    Una característica de los últimos tiempos, los cuales estamos viviendo desde que Cristo ascendió hace poco más de 2000 años al cielo, es la apostasía, falsos maestros difundiendo falsas doctrinas, y gente yendo tras ellos que termina negando la fe verdadera, dice el mismo Pedro más adelante:

     

    2 Pe 2:1-3 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha. (NTV)

     

    Pablo lo dice así:

     

    2 Ti 3:1-5 Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. 2 La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, 4 traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios. 5 Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas! (NVI)

     

    2 Ti 4:1-4 En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino —te pido encarecidamente: 2 predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza. 3 Pues llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. 4 Rechazarán la verdad e irán tras de mitos. (NTV)

     

    Esto es una realidad, por lo mismo sería muy bueno comenzar el año levantando una buena barricada de verdad en contra de tanta mentira, y Pedro nos da unos muy buenos principios para no caer en el error tan común de nuestros días, de creer que porque hicimos una oración, o venimos a la iglesia cada domingo, y hasta nos bautizamos, ya estamos a salvo, este capítulo nos dará herramientas y convicciones firmes para no ser derribados de la verdad.

     

    En el mensaje de la semana pasada vimos que el principio para llegar a una fe genuina es haber llegado al arrepentimiento, el cual junto con la confesión, producen un cambio de conducta, un cambio de dirección. Me pongo de acuerdo con Dios y con su verdad, la pongo como la autoridad, la luz, la verdad que juzga mis pensamientos y acciones, y en lugar de justificarme, comienzo a llamar por su nombre mi pecado.

     

    Por ejemplo, dejo de justificar mi envidia con mil argumentos, “es que mis antepasados, o mi mamá, o en mi barrio, o los de mi tierra”, no, simple y llanamente con la luz de la Palabra alumbrándome y mostrándome que soy un envidioso, me pongo de acuerdo con Dios y le digo: Señor: soy un envidioso.

     

    Y de igual manera el chisme, la lujuria, el robo, el adulterio, la idolatría, los ataques de ira, la informalidad, mi amor por el mundo, etc., y habiendo reconocido mi pecado, entonces abrazo la verdad de Dios, y le digo: Señor, no quiero ser más ninguna de estas cosas, perdóname, hazme como tú, ya no quiero ir detrás de ellas y estarme justificando, ahora quiero ir detrás de tu verdad, ya no quiero huir de ti, ahora quiero correr a ti, a tus brazos, a tu verdad.

     

    De manera que arrepentimiento es esto, un cambio de mente que genera un cambio de actitud y de conducta, es un cambio de dirección, una vuelta de 180

    o

    , de idolatrarme a mí mismo, de ponerme a mí mismo como la verdad y la más alta autoridad, justificándome, comienzo a justificar a Dios, y a su verdad y a vivir por ella.

     

    Perfecto, esa es la puerta al reino de los cielos, pero, ahí no termina todo, porque de pronto encuentro que cada día de mi vida hay una batalla, los deseos de mis ojos, de mi carne y la vanagloria de la vida, el mundo, su filosofía, Satanás y sus mentiras y mi naturaleza pecaminosa, no me dejan fácil esta tarea, de manera que encuentro que cada día de mi vida tengo que estar firme en la Palabra de Dios para poder experimentar victoria.

     

    De muchas maneras la Palabra nos exhorta a caminar, a andar en el Espíritu, nos muestra que vivir para Cristo no es automático y que aún cuando somos salvos por gracia, y somos santificados por gracia, a nosotros nos toca en respuesta al amor de Dios y a su provisión, poner manos a la obra. De hecho, si pudiéramos resumir en una palabra la vida del creyente genuino, sería: perseverar. El creyente genuino tiene como principal característica la perseverancia, si hay algo que el Espíritu Santo produce en un creyente es eso, la perseverancia.

     

    Y en este capítulo podemos encontrar que Pedro nos da algunos principios para tener una vida fructífera, ya que el Señor dijo: “por sus frutos los conoceréis”. ¿Cómo entonces podemos llevar una vida llena de fruto y no caer en la tibieza espiritual, en apatía y comenzar a pensar: “yo ya llegué, ya aprendí lo que tenía que aprender, ahora me duermo en mis laureles”, lo cual es la antesala del tropiezo y finalmente de la apostasía, y quedamos listos para que Satanás como un león rugiente buscando a quien devorar obtenga su siguiente presa de nosotros.

     

    Por sería muy bueno que comenzáramos considerando estas cosas este nuevo año, y que lo pusieras como una prioridad. Yo titulé este mensaje: MANOS A LA OBRA EN ESTE 2016. Y dice así:

     

    1. Camina por el siguiente año recordando que fuiste llamado por la gracia de Dios a pertenecer a una hermosa fe.

    2 Pe 1:1 Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:

    Como Pablo, Pedro comienza identificándose y recordando dos cosas: soy Simón, renombrado por Jesucristo como Pedro, o piedra, soy su enviado, su apóstol, y además su esclavo, su servidor. Qué importante es recordar estas dos cosas: 1º El Señor nos ha hecho un maravilloso llamado, y a todos nos ha dado la misión de ser testigos suyos, pero 2º, no importa el lugar donde él nos ponga que no se nos olvide que somos simples servidores, mayordomos, peones, administradores de la gracia de Dios, pero, él y solo él, Jesucristo es el rey, quien es la cabeza de la iglesia.

     

    Otra cosa que nos recuerda Pedro es: no se olviden que todos hemos recibido por igual una hermosa fe, este conjunto de verdades y convicciones que nos hacen ser cristianos, y la misma fe, la cual es también un regalo de Dios. Y Pedro nos dice: no lo olviden Dios nuestro Salvador Jesucristo él y solo él, es quien por su justicia alcanzó para nosotros nuestra salvación, el perdón de pecados, nuestra esperanza eterna.

     

    Y me encanta que Pedro comience con la gracia de Dios. La línea es delgada hermanos, si no nos cuidamos de pronto comenzamos a vivir un cristianismo por obras, y es muy fácil pensar que nosotros tenemos que ganarnos la bendición de Dios, santificarnos, o portarnos bien en nuestras fuerzas, y comenzar a hacer deudor a Dios: ya hice, ya obré lo suficiente, ahora Dios, me debes, bendíceme.

     

    Eso jamás sucede, no podemos hacer deudor a Dios, a él ya le debíamos todo, y lo que nos da, lo recibimos por gracia. Con el simple hecho de que Cristo nos haya salvado, y nos haya adoptado, y nos haya dado todas estas bendiciones, tenemos más de lo que jamás hubiéramos podido imaginar, si no nos volviera a dar otra bendición a parte del perdón, de la salvación, ya estaríamos eterna y totalmente bendecidos.

     

    Y Pedro nos recuerda: Cristo vivió una vida perfecta, agradando al Padre en todo, murió por ustedes recibiendo el castigo que cada uno de nosotros merecíamos, resucitó venciendo a la muerte, ascendió al cielo, abriéndonos un camino para que nosotros al caminar en él pudiéramos estar delante del Padre sin tener que morir, sin culpa. Fuimos reconciliados con Dios, nuestro Padre, celestial, y toda esta justicia de parte de Cristo ha sido acreditada a nuestra cuenta, lo tenemos por fe y por gracia.

     

    De manera que al igual que Pedro, cada creyente tiene la misma salvación, la misma fe maravillosa, no existe tal cosa como creyentes de segunda, en Cristo todos somos uno, ya no hay judío, ni griego, ni esclavo, ni libre, ni estudiado o analfabeta, ni hombre o mujer, por todos y cada uno de nosotros fue derramada la sangre de Cristo y al haber creído en él, por medio de esta fe preciosa, hemos sido declarados hijos de Dios, y mucho más, puedes escuchar nuestros estudios de la carta a los Efesios si quieres extasiarte con tanto amor y bendición inmerecidos de parte de nuestro amado Dios y Salvador. Y dice:

     

    2 Pe 1:2 Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.

    Gracia: el don inmerecido de Dios, su buena voluntad, su favor, su bondad inmerecida, su influencia divina sobre nuestros corazones reflejado en nuestra vida. Y paz, eirene, lo cual significa esta reconciliación, esta unión con Dios sin conflicto, lo cual nos trae prosperidad, bienestar, tranquilidad, descanso, una relación de armonía entre Dios y nosotros y por consiguiente en nuestras relaciones interpersonales, entre nosotros como hermanos en Cristo.

     

    Y se parece mucho al saludo de Pablo, el cual era un saludo muy judío: Shalom, o paz, para ti, los griegos dirían jaris, pero Pedro y Pablo dicen Jaris e Eirene, pero, Pedro añade: Que esta gracia y paz, sean multiplicadas en ustedes, es decir que sobreabunden.

     

    Por eso, 1º En todo este año, no olvides tu llamado, segundo hay gracia y paz fluyendo de parte de Dios, pero, así como una llave puede estar abierta, si estás lejos de ella, es más, si ni siquiera sabes que existe, te podrías morir de sed. Y por eso Pedro nos dice la gracia y la paz deben ser multiplicadas.

     

    Es decir la gracia y la paz no son como un cofre y un tesoro, el cual tienes, y guardas, y admiras, y de vez en cuando vas lo abres y lo contemplas, no, es más bien como una fuente, como una cascada donde constantemente están brotando, y yo tengo que hallar la manera de estarla constantemente recibiendo, y además almacenando, necesito intencionalmente estar donde fluyen.

     

    Y hay un lugar donde yo puedo aumentar mi capacidad para recibir más y disfrutar de más gracia y paz, checa, Pedro dice: en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús, ¿por qué? Porque ellos no solo tienen gracia y paz, ellos son la fuente de la gracia y la paz. Y es interesante que la única manera es conociéndolos, y no habla de tener información acerca de ellos, sino de el conocimiento que surge de tener una relación personal, real, donde hay roce, donde hay toque, donde hay comunicación.

     

    Así como en el matrimonio, después de 22 años de convivir con mi esposa, ahora la conozco mejor, y ella a mí. De esto habla Pedro, si no estás creciendo en tu relación con Dios, a través de la Palabra y la oración cada día de tu vida, no le estás conociendo. Imagínate, Dios es eterno, jamás terminaremos de conocerlo, pero, si tú dices: sí yo conozco a Cristo, una vez fui a la iglesia hace 10 años hice una oración y hasta lloré.

     

    Pero, si no perseveraste y te olvidaste de él por completo, no le conoces, tuviste quizá un encuentro con él. Así como tu primer noviecita, fue una experiencia memorable, pero tú no conoces a esa persona como conoces a tu esposa que es con la que convives cada día de tu vida. Por eso Dios nos llama a pertenecerle, somos suyos, él pagó por nuestras vidas, Cristo dijo: si alguno quiere ser mi discípulo niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame, y cada día es cada día, no es cada ocho días, o una vez al año.

     

    Solo así es como podrás ser rico en gracia y paz frescas, nuevas cada mañana, en un constante fluir, de otra manera vivirás siempre miserable, en la falsa expectativa con la que este mundo te promete y te promete cosas que nunca te cumple, lo cual termina siempre en crisis y destrucción. Entonces este año cuida de estar ahí, bajo el chorro abundante de gracia y paz que surgen de la presencia de tu Señor. Y Pedro nos dice cómo:

     

    1. Camina por este año recordando que Dios te ha dejado disponible todo lo que necesitas para vivir en su voluntad y vivir así en plenitud y gozo, sin importar las circunstancias.

    2 Pe 1:3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,

    Estaba yo estudiando la palabra griega todas, y ¿saben qué significa todas? Todas. En otras palabras, a Dios no se le pasó nada, ningún detalle, cualquier falla que veas, no es por causa de Dios, es culpa de nuestra naturaleza caída, la cual acepta las falsas expectativas de este mundo, por sus falsas filosofías, su humanismo, su psicología, y luego le echa la culpa a Dios por lo que él no prometió darnos.

     

    Pero, realmente Dios nos ha provisto de todo lo que necesitamos para las dos cosas que forman lo que somos. 1º La vida, es decir, familia, trabajo, amistades, etc. Y la piedad, nuestra relación con Dios.

     

    Mucha gente cae en el engaño de pensar que puede separar su cristianismo de su vida diaria, de sus decisiones, de lo que es y hace. De hecho, eso es lo que la religión propone: yo cumplo con ciertas obligaciones, y Dios promete bendecirme en lo que llamo mi vida y además promete dejarme en paz porque yo ya cumplí, y estoy muy ocupado alcanzando mis metas, desarrollándome como ser humano.

     

    Y para nada es así, si te dices cristiano, tú ya no cuentas, tú estás crucificado en Cristo, ya no vives tú mas vive Cristo en ti y ahora vives para él, por lo tanto no te puedes dividir, pero lo más maravilloso es que Dios nos provee de todo, absolutamente todo lo que necesitamos para vivir una vida llena de gozo y esperanza, una vida que cuente, no solo en estos 70 u 80 años, sino que repercuta a nuestra eternidad, cosa que este mundo jamás podrá hacer.

     

    Este mundo nos engaña y pretende decirnos que comamos y bebamos que mañana moriremos, que nos dediquemos a vivir para nosotros mismos, porque solo hay una vida, y la eternidad, ¿cuál eternidad? Y nos mantiene dormidos haciéndonos creer que la vida se trata solo de satisfacer los deseos de nuestros ojos, de nuestra carne, de estar cómodos y la vanagloria de la vida, es decir: tener con qué presumir e impresionar a mi vecino.

     

    Y desafortunadamente, muchos supuestos creyentes viven así, el Señor lo llama: tener una tierra contaminada con los ídolos de este mundo, los cuales ahogan la Palabra y no dejan que germine, lo dice así en la parábola del sembrador:

     

    Mat 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

    Mar 4:19 pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

    Luc 8:14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

     

    Por eso no vayas al lugar incorrecto, con la gente incorrecta a buscar maneras de cómo vivir mejor y ser más feliz, ven a la fuente, a la única fuente fidedigna que no te va a fallar, el Señor ha provisto todo lo necesario para que vivas la vida que necesitas vivir, y no te vas a arrepentir, todo lo contrario.

     

    Y la piedad, nuestra relación con Dios, es maravilloso cómo él ha provisto lo necesario para que nos relacionemos con él de la manera correcta, y él ha designado que sencillamente oremos, que leamos su Palabra en oración, en ruego, no es nada complicado. ¿No entiendes algo en la Palabra? Antes que ir a cualquier comentario o persona, ¿le has preguntado a él? Te sorprenderías la manera en la que él te respondería, ¿y sabes qué? Él es el mejor maestro que existe.

     

    Él nos ha provisto lo que necesitamos para relacionarnos con él, él está listo para derramar su gracia, para activar su poder sobre nuestras oraciones siempre que oremos conforme a su voluntad. Lo he dicho antes, yo puedo ver el poder transformador de la Palabra de Dios, es evidente, pero, te voy a decir que las victorias a lo largo de mi vida, y en especial desde que Calvary comenzó, las he visto mientras estoy de rodillas derramando mi corazón al Señor en oración.

     

    Y ¿sabes qué? Muchas veces buscamos la experiencia emocional y sobrenatural, no caigas en esa trampa, sencillamente disponte a hablar con tu Señor, aún cuando estés cansado, aún cuando sientas que siempre dices lo mismo una y otra vez, te aseguro que al terminar verás la diferencia, pero hazlo.

     

    Sé brutalmente honesto y piensa cuánto tiempo de la semana realmente inviertes en oración; nada más, en apartarte en un lugar especial de rodillas buscando el rostro de tu Señor con la Biblia abierta, si es nulo o casi nada, no esperes ver resultados, comienza cuidando ese tiempo, no dejes que Satanás te lo robe con cualquier tontería, porque puede ser hasta la distracción más tonta. Decídete y experimenta por ti mismo todo este año cómo lo que concierte a la piedad, a tu relación con Dios, él ya te lo concedió, y aún antes que se lo pidas, es más eso no tienes ni qué pedírselo, solo comienza.

     

    Y mira lo que dice Pedro: nos han sido dadas por su divino poder. Una vez más, la medida es su poder, ¿qué tan poderoso es Dios? Él es Todopoderoso, pero como te lo dije al principio, él no va a derramar su poder en tu vida mientras tú andas “tan ocupado en tus rollos”.

     

    Mis hermanos, no seamos tontos, y me incluyo porque desperdiciamos tiempos maravillosos donde el Señor nos está esperando para bendecirnos, y los cambiamos por un plato de lentejas, desde una reunión de supuesta amistad que no nos va a edificar en absoluto, hasta ver programas televisivos que lejos de edificarnos terminan ensuciando nuestro corazón con la filosofía engañosa de este mundo.

     

    Tú has la cuenta, pero recuerda, Dios no va a derramar su poder mientras estás viendo la rosa de Guadalupe o algo peor, Dios no va a derramar su poder en tus pláticas llenas de murmuración y chisme. Dios no va a derramar su poder en alguien que le ignora y que siempre le deja las sobras de su tiempo, y a veces ni eso.

     

    Y mira, otra vez, mediante el conocimiento, la misma palabra epígnosis, un conocimiento que surge de una relación profunda, no mera información, no mera teología, se trata de roce, de toque, de intercambio de corazones. Pedro menciona en esta pequeña carta más de 10 veces lo necesario de conocer de esta manera a Cristo, porque solo él mismo nos puede proteger del engaño.

     

    Y dice Pedro por su gloria y excelencia, me encanta, gloria es la palabra doxa, que habla de peso, de honra, de la relevancia, la reputación, la estimación de quien es él. Si no nos relacionamos con él íntimamente, jamás conoceremos verdaderamente quién es Él, y por consiguiente jamás podremos ser testigos eficaces, ¿por qué? Porque un testigo fiel, es alguien que de primera mano conoce la situación, y si le conocemos superficialmente, si su corazón y el nuestro jamás se han encontrado, ¿cómo podemos decir que le conocemos? ¿Cómo podremos ser sus testigos?

     

    Y preferimos darle nuestro corazón a quién sabe quién, o pensamos que a nadie, porque siempre se lo estamos dando a alguien, de hecho ahí está la verdadera adoración, y si no estás compenetrándote con el Señor, lo estás haciendo con alguien o con algo más y eso es idolatría. Dios es celoso, y él te quiere completito, 24/7. Ese es el trato, y si lo aceptas, ¿te digo algo? No te vas a arrepentir.

     

    Y dice excelencia, esta palabra también significa su hombría, su virtud. ¿Cómo podemos verdaderamente llegar a ser hombres o mujeres de virtud si no conocemos al que es virtud? Hombre, ¿quieres saber lo que es la verdadera hombría? Ponte de rodillas y conoce al único que es un hombre en toda la extensión de la palabra: Jesucristo.

     

    Te urge, me urge conocerle más, más profundamente, su gloria es inigualable, en este mundo hay gente que se le da el premio noble de literatura, hay filósofos, o poetas, pero, nada se compara a aquel que es perfecto y que en su esencia es verdaderamente excelente, y su gloria no es comparable ni con el más famoso o rico de este mundo, porque toda gloria del hombre es como hierba, la cual se seca, como la flor que se marchita, pero la Palabra del Señor, su gloria, permanece y brilla con más fuerza que la energía de todo el universo.

     

    Te conviene, me conviene conocerle y tomar de su plenitud, y recibir su gracia, su paz, su poder, conocer su gloria y excelencia. Y Pedro nos da otro principio:

     

    2 Pe 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;

    Mira nada más, lo que en su gloria y excelencia nos ha concedido, lo cual tiene varios resultados: 1º Dios ha hecho promesas de vida eterna, promesas de bendición, mira lo que dice el salmo 38 acerca de la certeza de lo que Dios dice:

     

    Sal 33:8-12 Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo. 9 Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió. 10 Jehová hace nulo el consejo de las naciones, Y frustra las maquinaciones de los pueblos. 11 El consejo de Jehová permanecerá para siempre;   Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. 12 Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí.

     

    Dime si no es relevante lo que Dios dice, él no es como nosotros que decimos, yo creo que si voy, y a la mera hora no voy, no, él dice y si dijo será, punto.

     

    Bueno, ¿qué tan atento estás a su palabra? O ¿sigues en esa eterno monólogo interno que solo te lleva a la amargura, al juicio y la murmuración, a la incredulidad? Mi hermano, todo este año recuerda, Dios ha hablado y en la medida de su esplendor y virtud, nos ha hecho promesas, y si él ha prometido, ¿a caso cumplirá? Dios no va a dejar caer ninguna de sus promesas, pero cuidado, lo que él prometió está escrito, él no te promete que nunca te vas a enfermar, que no vas a tener problemas, y que todas las casas de Collerville van a ser tuyas o lo que pisen tus pies, no más decláralo.

     

    Una vez más, Dios no revela sus promesas en esa plática interna donde hablas nada más contigo mismo, y tú mismo te concedes todo, y te das tus guayabasos, y te justificas, y eres optimista y tú mismo te prometes. No, Dios no está comprometido con los deseos de tu perverso y egoísta corazón, Dios está comprometido con su Palabra, y necesitas conocerla, necesitas convivir con ella, para poder decir que realmente estás conviviendo con Dios.

     

    Y mira los adjetivos que Pedro le da a sus promesas: son preciosas, esto significa que son estimables, venerables, que las puedes llegar a honrar, a amar, a respetar, a apreciar como apreciarías un reloj de oro, o una piedra preciosa. Checa qué es lo que realmente aprecias, el rey David, a través de quien el Señor llegó a hacer de Israel la potencia más poderosa de su tiempo, decía:

     

    Sal 19:9-10 La reverencia al SEÑOR es pura, permanece para siempre. Las leyes del SEÑOR son verdaderas, cada una de ellas es imparcial. 10 Son más deseables que el oro, incluso que el oro más puro. Son más dulces que la miel, incluso que la miel que gotea del panal. (NTV)

     

    Y esto solo llega cuando te decides con todo tu corazón a creer y a obedecer las promesas de Dios, sin importar las consecuencias cuando ésta te invita a arrepentirte y resarcir algún daño por ejemplo. Siempre te lo comento, tu mejor protección es la verdad, es la integridad. Si te decides por la Palabra te darás cuenta que nada tiene mayor valor y es más hermoso y honroso que la palabra de Dios, que sus promesas.

     

    Y no solo son preciosas, de gran valor, sino son grandísimas, es la palabra Mega, y significa algo enorme, abundante. Las promesas de Dios tienen alcance eterno, son eficaces para nuestra vida hoy, y además para la eternidad cuando estemos frente al Señor.

     

    Y mira a qué punto, a través de ellas hemos nacido del Espíritu, el Espíritu Santo ha venido a morar en nuestro interior, y la misma naturaleza divina habita en nosotros. No en el sentido orgulloso de creernos dioses chiquitos, sino en el sentido de que somos nuevas criaturas, una nueva creación.

     

    De ser hijos de desobediencia y merecedores de toda la ira de Dios, ahora se nos puede llamar hijos de Dios. ¿Has creído sus promesas? Aquí van algunas, para que observemos lo grandiosas y lo preciosas que son:

     

    Deu 4:39-40 »Reconoce y considera seriamente hoy que el SEÑOR es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y que no hay otro. 40 Obedece sus preceptos y normas que hoy te mando cumplir. De este modo a ti y a tus descendientes les irá bien, y permanecerán mucho tiempo en la tierra que el SEÑOR su Dios les da para siempre.» (NVI)

     

    Deu 5:29 ¡Oh, si siempre tuvieran un corazón así, si estuvieran dispuestos a temerme y a obedecer todos mis mandatos! Entonces siempre les iría bien a ellos y a sus descendientes.

     

    Y la palabra obedecer significa escuchar con atención, y poner por obra. Qué importante es para ti y para mí, conocer las promesas de Dios, ¿qué más ha prometido?

     

    Rom 10:8-11 En realidad, dice: «El mensaje está muy cerca de ti, está en tus labios y en tu corazón». Y ese mensaje es el mismo mensaje que nosotros predicamos acerca de la fe: 9 Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. 10 Pues es por creer en tu corazón que eres declarado justo a los ojos de Dios y es por confesarlo con tu boca que eres salvo. 11 Como nos dicen las Escrituras: «Todo el que confíe en él jamás será deshonrado». (NTV)

     

    Jua 1:11-12 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

     

    Jua 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

     

    Jua 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

     

    Jua 6:47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

     

    Jua 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

     

    Jua 14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

     

    Jua 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.(F)

     

    ¿Quieres más promesas? ¿Y sabes qué dice? Que estas promesas hacen posible que escapemos, que huyamos de la corrupción que hay en el mundo, que no tenemos que estar bajo el látigo de la filosofía de este mundo, correr en el ritmo y en la dirección en la que el mundo entero corre, no, Dios nos ha equipado para vivir la vida que él quiere que vivamos y que le agrada, porque él sabe que solo así es como podremos verdaderamente vivir plenos, en paz y en verdadera libertad.

     

    El pecado nos asedia constantemente, el mundo, sus deseos, la concupiscencia, pero Dios ha hecho provisión para que podamos escapar de ella, ¿se acuerdan navegantes?

     

    1 Co 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

     

    Me llama la atención que use la palabra huir, igual, escapar, Dios no te llama a quedarte a luchar contra una tentación, él te llama a escapar y a correr a refugiarte en él y en su Palabra.

     

    Entonces durante todo el año siguiente no olvides que Dios ha hecho provisión para que vivas como él desea, te ha hecho participante de su naturaleza divina, te ha dado preciosas y grandísimas promesas, todo para que puedas huir de aquello que Satanás, el mundo y tu carne te dicen que es imposible huir. Deja de creerles y comienza a creerle a Dios.

     

    Ahora, aquí va la parte práctica, ¿cómo evitar una vida tibia, una vida llena de tilín, tilín y nada de paletas, de mucho ruido y pocas nueces, de mucho bla bla y nada de acción? Pedro nos da la clave, y dice:

     

    • Me toca con toda diligencia tomar la provisión de Dios y utilizarla a mi favor.

    2 Pe 1:5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;

    Jamás fue la intención de Dios que yo creyera y entonces me durmiera en mis laureles. Qué equivocados estamos cuando pensamos: “es que Dios no hace nada, yo ya creí, y él no me ayuda”. ¿De veras? No es así. Dios te llama a poner diligencia, con la misma diligencia, astucia, disponibilidad, y entrega con la que pecabas, el Señor te llama a que todo eso lo pongas a su servicio, Pedro lo dijo en su anterior carta:

     

    1 Pe 4:3 Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.

     

    Cuánto dinero, tiempo, esfuerzo gastabas en planear, en ir y comprar, es más hasta ahorrabas, y si estaba cerrado un lugar ibas al otro, no importaba la hora que fuera, te arriesgabas a contraer enfermedades, a morir en un choque por manejar bajo la influencia, a perder tu trabajo, tu matrimonio, tu reputación, gastabas hasta lo que no tenías.

     

    Con mucho esfuerzo y diligencia te entregabas a tus pecados, ¿por qué crees que sería diferente con el Señor? ¿Por qué en lo que Dios te manda no quieres ni invertir el más mínimo esfuerzo? ¿Verdad que no es lógico? Pero, así es nuestra naturaleza pecaminosa, Pablo decía en Romanos:

     

    Rom 6:11-14 Así también ustedes deberían considerarse muertos al poder del pecado y vivos para Dios por medio de Cristo Jesús. 12 No permitan que el pecado controle la manera en que viven; no caigan ante los deseos pecaminosos. 13 No dejen que ninguna parte de su cuerpo se convierta en un instrumento del mal para servir al pecado. En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios. 14 El pecado ya no es más su amo, porque ustedes ya no viven bajo las exigencias de la ley. En cambio, viven en la libertad de la gracia de Dios. (NTV)

     

    ¿Te das cuenta qué perverso es estar siempre regateándole al Señor? ¿Puedes ver qué baratos nos vemos siempre dándole al Señor lo que nos sobra y hasta menos que eso? “Ah, es pa´l Señor, ahí se va”. Nada que ver, el Señor requiere toda tu diligencia, todo tu esfuerzo, tu atención, tu energía, tus recursos, la NTV lo traduce así:

     

    2 Pe 1:5 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento;

     

    Mi hermano, considera por favor tus propósitos de año nuevo, te conviene, comienza con estas cosas, que lo primero en tu lista sean todas estas cosas. Y si te fijas dice: por responder. Es decir, los creyentes solo respondemos al amor de Dios, no es que a nosotros nos toque producir de nosotros mismos excelencia moral, conocimiento, dominio propio, paciencia, piedad, afecto fraternal, amor. ¡No! Todas estas cosas ya están en nuestro paquete, en nuestra mochila, están servidas en la mesa, pero, necesito poner atención, necesito enfocarme, re direccionar todos esos esfuerzos vanos que solo me llevarán al fracaso si no comienzo por aquí.

     

    A mí me toca en primer lugar reconocer que estoy en una fe preciosa al igual que todos mis hermanos. Mi hermano, la fe que me trajo a ser pastor en esta iglesia, es la misma fe que Dios te ofreció para darte salvación. No es que ahora para mí sea más fácil que para ti, no, los mismos recursos que tengo yo y que tiene cualquier creyente, los tienes tú.

     

    Pero a ti te toca poner manos a la obra, a ti y a mí nos toca así como cuando llevas a un auto a la estación de gasolina, de la misma manera a ti y a mí nos toca con diligencia estarlo llevando a la estación celestial, y primero necesitas ir a la bomba de virtud.

     

    Esta es la misma palabra que excelencia: aréte en griego y significa hombría, valor, excelencia virtud. Esta palabra la utilizaban los griegos para referirse a la habilidad dada por Dios para hacer actos heroicos, para alguien que sobresalía por su virtud en medio de una multitud. Imagínate, si es Dios mismo habitando por su Espíritu en nosotros, ¿qué no podremos hacer? Y no se refiere a fanfarronear, o a creerte mucho, pero, qué me dices de servir sacrificialmente a tu esposa, a tu familia.

     

    ¿Qué me dices de poner la otra mejilla cuando te dan un golpe en la otra? ¿Qué me dices de perdonar, de dar misericordia, es decir no dar a alguien lo que se merece, sino amarle? ¿Qué me dices de vivir honradamente, a cualquier costo aún si aparentemente estás poniendo en riesgo tu economía? Y digo aparentemente porque eso es lo que el mundo te diría.

     

    Pero, alguien lleno de virtud, de excelencia moral, es alguien que manifiesta que existe verdaderamente un Dios. Y Pedro nos está recordando: “todos y a cada uno de nosotros tenemos disponible una fuente interminable, generosa y abundante de virtud, pero, te toca, me toca tomar esa virtud y estar alimentando tu fe con ella.

     

    ¿Cómo? Conoce a aquel que es esplendoroso o lleno de virtud, a tu Señor, pero, comienza tomándote el tiempo de parar arrodillarte y decirle: Señor, quiero conocer la virtud que ya tienes disponible para mí. Déjame conocerte en toda tu virtud y enséñame a utilizarla, a ponerla por obra comenzando en mi casa y en todo lugar donde esté.

     

    Y ahí no para, dice a la virtud, una vez más suminístrale conocimiento, es decir: entendimiento y sabiduría que vienen como resultado de comprender y aplicar bien la verdad, lo cual incluye el estudio diligente y la búsqueda de la verdad en la Palabra de Dios. Mi hermano, mi hermana, no se a qué le estás invirtiendo tanto esfuerzo y diligencia, comienza por desviar una buena parte para no permitir que cada día te vayas a la cama sin haber escudriñado alguna porción de la Escritura.

     

    Recuerda si no estás en la Palabra, no estás conociendo a Dios, estás hablando contigo mismo, te estás adorando a ti mismo, te estás prometiendo cosas a ti mismo, Satanás te va a engañar, necesitas la Escritura. Enriquece tu fe con el conocimiento de la Palabra de Dios, dijo el Salmista:

     

    Sal 119:97-104 ¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. 98 Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, Porque siempre están conmigo. 99 Más que todos mis enseñadores he entendido, Porque tus testimonios son mi meditación. 100 Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos; 101 De todo mal camino contuve mis pies, Para guardar tu palabra. 102 No me aparté de tus juicios, Porque tú me enseñaste. 103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. 104 De tus mandamientos he adquirido inteligencia; Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.

     

    2 Pe 1:6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;

    Otro elemento que necesitas constantemente estar suministrándole a tu fe es: dominio propio, perfecciona tu conocimiento con dominio propio. Literalmente significa contenerse, implica disciplina, ¿y qué crees? Igual es parte del fruto del Espíritu, es decir, no se trata de fuerza de voluntad que viene de tu carne, no, por igual está servida la mesa, así como hay una fuente de virtud, otra de conocimiento, está la fuente del dominio propio.

     

    Por el poder del Espíritu Santo en ti, necesitas diligentemente tomar la iniciativa y tajantemente parar y controlarte ante los deseos y las pasiones de tu carne y de tu cuerpo, si eres creyente y sufrías de alguna dependencia o adicción, tienes una cascada de dominio propio a tu disposición, pero te toca ser diligente, si eras adicto a alguna droga, alcohol, y demás, a la pornografía, a los antidepresivos, tú nómbralo, si eres un creyente genuino y nacido de nuevo, necesitas poner en práctica el dominio propio cada día de tu vida, y en lugar de estarte degradando con tus ídolos comenzar a llenarte de la verdad, de la presencia de Dios.

     

    Si te dices creyente y estás en alguna de estas adicciones es porque eres incrédulo, y estás deliberadamente desobedeciendo, proponte este año añadir, suministrar, enriquecer tu fe, con dominio propio, disciplina, tienes disponible la facultad de ejercer tu libertad del pecado, ahí está la victoria, es toda tuya.

     

    ¿Te das cuenta cómo el conocimiento tiene que estar acompañado de dominio propio, es decir de práctica? Por eso ten cuidado con los supuestos conocedores de la Biblia, abundan muchos aquí en Memphis, gente que se dice conocedora de la Biblia, pero, que en la práctica no ves que se parezcan a Cristo por ningún lado, cuidado, esa gente es peligrosa. El verdadero conocimiento de Dios produce un abundante fruto de dominio propio.

     

    Por eso es tan necesario que estés en una iglesia local donde la gente que te está enseñando sea acontable, o que pueda rendirte cuentas de su conducta, así como tú de la tuya a ellos. Y el dominio propio es algo inherente en un creyente lleno del Espíritu Santo.

     

    Otro ingrediente que necesitas sumar a al dominio propio es la paciencia, lo cual más que disciplina implica soportar peso, perseverar, practicar resistencia, no dar tu brazo a torcer. Y no resignado y triste, sino lleno de esperanza y gozo, al saber que a quien estás sirviendo, a quien estás agradando e intentando poner en su rostro una sonrisa, es al Señor, alguien que tiene en su mente lo que Pablo tenía:

     

    2 Ti 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

     

    Aquel que está esperando las palabras del Señor:

    Mat 25:21 »El amo lo llenó de elogios. “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!”*.

     

    Utilizar cualquier adversidad o prueba como una oportunidad de poner en práctica la paciencia, la resistencia, sin estar blasfemando, renegando, quejándote, sino recordando las promesas de Dios.

     

    Heb 12:4-7 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; 5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

     

    Recordando que nuestra fe es más preciosa que el oro y que se purifica con la prueba, al crecer en la paciencia. De hecho ese es el principio en os gimnasios, por medio de la resistencia aumenta la fuerza y la condición física. Y el Señor tiene para ti y para mí toneladas de paciencia disponibles, y es una virtud tan necesaria y tan benéfica para ti y para los que te rodean, porque moldea tu carácter, te purifica, te forma a la imagen de Cristo, te entrena.

     

    Utilízala este año, mi hermano, mi hermana, este año como cada año traerá su propio mal, sus aflicciones, no cierres tus ojos a la realidad de esto, y en lugar de ciegamente decir: “todo va a ir bien y digo la oración de martinillo, martinillo, que no me apeste ni siquiera un zorrillo”. Mejor ora: Señor equípame y ayúdame a estar listo para traerte gloria en cualquier situación que traiga este año. Señor, gracias porque sé que todas las cosas siempre me ayudarán a bien porque me amas y tus pensamientos son superiores a los míos, pero, en ti confío.

     

    Y sigue Pedro suminístrale a la paciencia piedad, porque muchas de las veces podemos caer en orgullo, al ver nuestro progreso espiritual, y comenzar a creer que es por nosotros que hoy podemos mostrar cierta virtud, cuando siempre es absolutamente por un Dios generoso que nos provee todo lo necesario.

     

    Por eso dice Pedro, suma piedad a todas estas cosas, suministra piedad, añádela, ¿quién es alguien piadoso? Alguien que toma en cuenta a Dios, que vive con reverencia, lealtad y obediencia hacia un Dios a quien ama, a quien respeta, a quien teme. Todos los recursos espirituales que manifiestan, sustentan, y perfeccionan una vida que agrada a Dios, ya los tenemos por su divino poder. En Cristo podemos encontrar la fuente de la suficiencia y la perseverancia necesaria para vivir agradando a Dios. ¿No te da gusto?

     

    La religión te diría, apúrate, haz algo, ¿cómo quieres ver la salvación y la bendición de Dios, si mira nada más que clase de persona eres? Mientras la Palabra nos dice que Cristo ya sabía la clase de personas que éramos, pero, en su gracia y misericordia nos escoge, nos perdona, nos limpia, nos capacita, nos transforma, y en respuesta, a nosotros nos toca tomar de todo ese bufete de bendiciones y poner manos a la obra, pero, es en respuesta, todas esas cosas no las generamos nosotros, sino Cristo, su Espíritu en nosotros es la fuente que nos hace disponibles todas estas cosas.

     

    2 Pe 1:7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

    Ahora, muy importante, a tu piedad añádele, afecto fraternal, es decir, una disposición al sacrificio mutuo, al servicio a tus hermanos, a estar dispuesto a tener palabras suaves, así como te la das de exhortador, de la misma manera tener medicina en tus labios, que invita a la unidad, a la amistad, a la hermandad, a la cercanía.

     

    Qué importante, esto tiene que ver directamente con la relación con tu prójimo. Qué triste es ver a un esposo hablándole ásperamente a su esposa, a sus hijos y con otros muy suave y dulce, no, comienza en tu hogar, comienza con la mujer de tu pacto. O viceversa, también hay mujeres muy respetuosas con otras personas y totalmente irrespetuosas con su esposo o sus hijos.

     

    Afecto fraternal es la palabra filadelfía, este afecto apapachador que se ve en no ser frío, ser de aquellos que siempre se tiene que decir de ellos: “no lo tomes personal, así es el hermanito o la hermanita con todos, pero en el fondo es buena bestia”. No, Cristo estaba lleno de este afecto fraternal, de este amor que no solo se muestra en servicio, sino en amabilidad.

     

    Y dice Pedro muy acertadamente, que no solo sea apapacho, o amabilidad, sino que haz que el afecto fraternal tenga peso con el amor agape. Una vez más no sirve de nada que estés con la frase: “les amamos”, y no hacer el menor sacrificio por tus hermanos, o por tu familia.

     

    Mucho hemos hablado del amor agape, este amor incondicional, este acto de la decisión de amar aún cuando la gente no lo merezca, aún cuando la gente no lo agradezca, porque es por amor a Cristo y es para él, aún cuando recibiéramos un escupitajo en la cara, así como Cristo, que no se bajó de la cruz, nosotros decidimos amar como nuestro maestro, no porque alguien lo merezca, sino porque es lo que nuestro Señor y Salvador manda y nos dejó ejemplo a seguir. Él dijo:

     

    Jua 13:13-15 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

     

    Ahora, ¿cuál va a ser el resultado si te propones hacer esto? Mis hermanos como lo dije al principio, es imposible separar tu vida diaria de tu vida espiritual, solo tienes una vida, y la estás viviendo para el Señor, o la estás viviendo para ti mismo. Por eso, nos es necesario considerar lo que vamos a hacer el próximo año, cómo lo vamos a vivir, dice el IV punto:

     

    1. Si no haces caso estarás estéril y ocioso, miope, ciego y amnésico. Si lo haces serás fructífero, útil, tendrás visión y no te olvidarás de tu Señor.

    2 Pe 1:8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

    Dos cosas son necesarias con estas cosas: la primera es que estén en nosotros, es decir, ¿estás en Cristo? ¿Ya te arrepentiste de tus pecados, cambiaste de dirección, y en lugar de huir de Dios has corrido a los brazos de Cristo para ser perdonado, lavado, adoptado, al nacer de nuevo, al ser una nueva criatura? Si esto es así puedes contar con que estas cosas están en ti, están disponibles para ti.

     

    Ahora, si verdaderamente están en ti, entonces perseverarás y con toda diligencia tienes que encargarte de que cada día de tu vida estés recargándote con ellas, haciendo que abunden en ti. Checa tu vida en cuanto a las cosas del Señor, ¿estás ocioso? Es decir, ¿no eres útil para el Señor, para su reino, solo vives para ti mismo, centrado en ti mismo? Checa si estas cosas están en ti, o si están abundando.

     

    ¿Puedes ver fruto en tu vida? ¿Es evidente el carácter de Cristo en ti? Pregúntale a los más cercanos a ti. Ahora es importante por tercera vez dice: en cuanto al conocimiento de nuestro Señor. Es decir, qué importante es que estés creciendo en tu relación con el Señor. El cristianismo no es una religión, no es una lista de liturgias u oraciones prefabricadas, repeticiones interminables. Es una relación cálida y creciente, donde hay roce, donde hay conversación, donde dos corazones se compenetran al abrirse el uno con el otro.

     

    Si no estás suministrándole a tu fe todas estas cosas, significa que no estás conociendo a Cristo, porque conocer a Cristo tiene un impacto en tu vida. Así como los Apóstoles, les faltaban muchas cosas, pero la gente podía reconocer que habían estado con él porque olían a Cristo, se movían como Cristo, hablaban como él. Y otra consecuencia:

     

    2 Pe 1:9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.

    En otras palabras, se te olvida porqué eres cristiano. Ese parece ser el juego de nuestros días, iglesias completamente desenfocadas, pensando que el cristianismo se trata de la gente misma, y que Cristo es Santa Claus o el Genio de la Lámpara que está para complacer todos y cada uno de mis caprichos.

     

    Cristianos miopes o tristemente ciegos, a las verdaderas bendiciones de Cristo, pidiéndole a Cristo cosas como si él fuera un ídolo que cumple todos los deseos de sus ojos, de su carne y la vanagloria de la vida, teniendo solo por bendición estar sano, tener trabajo y tener los menos problemas posibles. Cuando por todos lados la Biblia nos enseña que somos extranjeros, peregrinos, que el reino de Dios no es comida ni bebida, ni autos, ni mi mejor vida aquí en esta tierra.

     

    Sino que esperamos lo mejor: y les dices, Cristo dio su vida por ti, te salvó, “ay sí eso ya lo escuché, ya se, y mi milagro, no quiero que me duela la cabeza, quiero estar sano, que se quede con su salvación, pero que me de lo que quiero ya, mi mejor vida aquí y ahora”.

     

    ¿Cuál es tu relación con Dios? ¿Así de corta es tu visión para las cosas eternas? ¿Sabes porqué? Porque no lo conoces, conoces muy bien este mundo y sus demandas, conoces muy bien los apetitos y los deseos de la comodidad de tu carne, pero no conoces a Cristo. Se te olvidó que tu mayor problema era tu pecado, y que se pagó por ti mucho más que oro o plata, o piedras preciosas, la sangre preciosa de un cordero inocente, sin mancha ni arruga, fue pagada por tu libertad.

     

    Se te olvidó que Cristo, siendo en forma de Dios no valoró su lugar de majestad y decidió despojarse de toda su gloria no para darte tu mejor vida ahora, sino algo mucho más sublime: salvarte de tus pecados, los cuales verdaderamente son tu problema. ¿Vives lleno de amargura, de temor, de inseguridad y te dices creyente? Estás desenfocado, se te olvidó porqué te dices cristiano. ¿Te aburre escuchar de la cruz del calvario y quieres algo nuevo que te haga llorar? Estás desenfocado. Estás miope espiritual, estás ciego. Cuidado. Y dice Pedro

     

     

    1. Si lo haces serás fructífero, útil, tendrás visión, no te olvidarás que tu Señor ya te bendijo suficiente al salvarte de tus pecados y vivirás en constante victoria.

    2 Pe 1:10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

    Mis hermanos mucho se habla de la seguridad de la salvación, y hay libros, discipulados, y al mismo tiempo, hay mucha gente que está dudando de que si perdió su salvación o no, o que engañada mejor le da el carpetazo. ¿Sabes que la Biblia no habla en esos términos? El hombre, nosotros con nuestras doctrinas hablamos en esos términos.

     

    Pero, el Señor fue muy claro: analiza tu vida, revisa cuidadosamente tu conducta a la luz de la Escritura, el árbol se conoce por su fruto, no puede un árbol bueno dar frutos malos, y un árbol malo dar frutos buenos. A la luz de la Escritura, ¿qué manifiesta tu conducta? ¿De quién eres, a quién perteneces?

     

    Ahora dices: ¡no! ¿porque cómo voy a aceptar que 20, 10, 5, años de mi vida estuve engañado pensando que sí era salvo? Mira mi hermano, mejor que lo aceptes a que llegues ahí y el Señor te diga apártate de mí hacedor de maldad, nunca te conocí. Ahora, los que estamos afuera podemos testificar ciertas cosas de ti, pero realmente al que le toca confesar y arrepentirse es a ti. De nada va a servir que yo te lea la cartilla, si tú no estás dispuesto a ser escudriñado por la Palabra, a ponerte bajo su escrutinio y dejar que ella te juzgue.

     

    Pero, ¿sabes qué es lo más maravilloso? Qué si encuentras que sí, efectivamente estuviste engañado esos 20, 10, o 5, menos o más años, hoy está disponible para ti, la misma misericordia y perdón de parte de Dios, si te arrepientes. No te preocupes, recibe hoy el perdón de Dios.

     

    Ahora, Pedro nos da la clave para la seguridad de la salvación: con toda diligencia, asegúrate de que estas cosas están en ti, que al haber nacido de nuevo, el Espíritu Santo las ha colocado, las ha puesto disponibles para ti, y si es así, te darás cuenta de que no será difícil ponerlas por obra. Y que no será difícil para ti que con toda diligencia, comiences a hacer uso de lo que ya tienes.

     

    Claro que si tu fe no es genuina, no te será difícil poner esto por obra, te será imposible, por eso comienza con hacer firme tu vocación y tu elección evaluando honestamente a la luz de la Palabra tu vida.

     

    Y viendo cómo el Espíritu Santo, todo el poder de Cristo, la naturaleza divina, estas preciosas y grandísimas promesas están activamente actuando en tu vida transformándote a la imagen de Cristo, progresiva y dinámicamente, entonces estarás seguro de que has sido elegido, que has sido llamado por Cristo. ¿Te acuerdas lo primero que dije? La fe genuina, el creyente genuino, según la Palabra de Dios lo puedes resumir en una palabra: perseverancia.

     

    Y si perseveras en estas cosas, dice Pedro, no caerás jamás, no tropezarás, no pecarás. En contraste, sigue como vas, sigue engañado por este mundo, llamándole victoria y bendición a lo que este mundo llama victoria y bendición, y tu vida será un constante traspié, tropiezo y derrota. Y eso no es normal para el verdadero creyente, revisa tu fe.

     

    ¿Te das cuenta cómo la vida cristiana es practicar aquello que ya se nos dio? No es un tesoro, o un anillo como el de Golum donde solo lo contemplas y dices my precious. No, es una vida en movimiento, es la gloria de Cristo brillando con toda su fuerza e intensidad en la vida de una persona a cada momento. Por eso dice Pedro:

     

    2 Pe 1:11 Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

    Aquí está la clave de la seguridad de la salvación, no en si hiciste la oración del pecador, o cumpliste con alguna ordenanza como el bautismo, o si te hiciste miembro de alguna iglesia o asociación religiosa, no, es si tu vida está manifestando que eres un hijo de Dios. Si tu fe es rica en virtud, conocimiento, dominio propio, paciencia, piedad, afecto fraternal y amor.

     

    Si verdaderamente has huido de la corrupción y la concupiscencia por el poder de Dios. Eso será evidente y será un resultado, recuerda diligencia, procurando añadir, suministrar lo que ya se me otorgó. Entonces las puertas estarán abiertas de par en par, el Señor me estará esperando con los brazos abiertos, no tendré el temor de alejarme de él avergonzado.

     

    Mi lugar en el reino eterno de mi Señor estará asegurado, te lo digo, ¿tienes dudas de tu salvación? Yo no puedo darte ninguna seguridad, ni ningún libro, pero la Palabra de Dios sí puede, pregúntale al Señor, pero, hazlo, y estoy seguro que él te contestará. Sabes, en lo personal, dese el día en el que el Señor me salvó, jamás he tenido la menor duda de su perfecto amor, y no siempre me he portado bien, le he fallado y muy mal, pero, estoy seguro que nada me puede arrebatar de su mano.

     

    Y mi seguridad no es fanfarronería, es que he visto el poder de su Espíritu actuando en mi vida, él, por su gracia me ha transformado, me ha tenido por fiel cuando yo era un infiel, me ha hecho una persona que yo no era, puedo ver su presencia en mi carácter y en mi conducta. Le he fallado y sé que hasta que él no me libre de este cuerpo de muerte, no dejaré de ser imperfecto, pero estoy seguro de su amor, y esta seguridad no es porque tomé algún discipulado, leí algún libro, o alguien me lo aseguró, no, me sucedió lo que dice Pablo en Romanos:

     

    Rom 8:15-17 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

     

    ¿Qué hay de ti? Y termino con los últimos dos versículos. Dice Pedro.

     

     

     

    1. Necesitas constantemente estar recordando estas cosas porque tendemos a olvidar y a quedarnos dormidos.

    2 Pe 1:12 Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente.

    Mis hermanos, ¿se dan cuenta cómo el cristianismo no es de que hice una oración quien sabe cuando y ya tengo mi boleto al cielo? No, necesitamos estarnos refrescando constantemente con la Palabra de Dios, lavarnos con ella. Por eso la palabra es como alimento, el cual no comes una vez y se acabó, no constantemente necesitamos ser alimentados, refrescados con el agua fresca de la Escritura.

     

    Si ya leíste la Biblia vuélvela a empezar, el juego se llama repetición, mis hermanos, somos olvidadizos nuestra naturaleza caída siempre nos jalará hacia abajo, andar en el Espíritu es algo de todos los días, no podemos bajar la guardia, haz la prueba este año y entonces verás cambios dramáticos en tu vida, por eso dice Pedro:

     

    2 Pe 1:13 Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación; 2 Pe 1:14 sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. 2 Pe 1:15 También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.

    Esa es mi tarea, esa debería ser tu tarea contigo mismo, no temas, no seas orgulloso, déjate amonestar por la Escritura, por tus hermanos en Cristo, de eso depende tu vida. El día que creas que ya lo sabes todo, tu caída está a la vuelta de la esquina. Que tu más grande aventura se convierta en conocer a tu Señor, ese es el secreto de la vida, él dijo:

     

    Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

     

    ¿Cuántos están dispuestos a hacer este el tema del 2016? Te invito, vamos a orar.

     

     

     

     

     

  • Jul 19, 20151 Timoteo 1:12-17 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos
    Jul 19, 2015
    1 Timoteo 1:12-17 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos
    Series: Especiales
  • Jul 12, 2015Mateo 22:15-40 Cómo responder a las preguntas del mundo
    Jul 12, 2015
    Mateo 22:15-40 Cómo responder a las preguntas del mundo
    Series: Especiales
  • Jul 5, 2015Lucas 10:17-24 El verdadero motivo de regocijo
    Jul 5, 2015
    Lucas 10:17-24 El verdadero motivo de regocijo
    Series: Especiales
  • Apr 12, 2015Ya creí, me arrepentí y volví a Dios ¿ Y ahora qué?
    Apr 12, 2015
    Ya creí, me arrepentí y volví a Dios ¿ Y ahora qué?
    Series: Especiales

    La semana pasada, aprovechando que celebramos la semana santa, Chuy nos recordó acerca de la vida, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo en el mensaje del Domingo titulado "LA INVASION DEL GRAN YO SOY". Entre tantas cosas que aprendimos, una fue que EL NO VINO a la tierra A ARREGLAR NUESTRA TEMPORALIDAD, SINO NUESTRA ETERNIDAD, a darnos vida, vida en abundancia, vida eterna.

     

    Preguntas como ¿Qué pide Cristo de nosotros? ¿Qué pide de vos si no te has rendido a él? fueron respondidas en el último punto de ese mensaje: "EL GRAN YO SOY TE PIDE QUE CREAS EN ÉL Y QUE TE ARREPIENTAS".

    Entonces nos preguntaron: ¿Quién es Jesús para vos? ¿qué vas a hacer con Jesús? Y la conclusión y respuesta final fue entender que Cristo no es un ídolo, sino el Rey que vive y lo que pide de mi no es menos que toda mi vida.

     

    Quizás las palabras de Chuy traspasaron tu corazón al escucharlas, así como pasó con la multitud que escuchó el mensaje de Pedro en Hechos 2:37 RV quienes le dijeron a él y a los demás apóstoles: —Hermanos, ¿qué debemos hacer?. 38 Pedro contestó: —Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.

    Y quizás tu respuesta fue arrepentimiento, confesión de tus pecados y decidiste volver a Dios como dice el verso 38.

    Quizás el Señor te alcanzó, te salvó y te dio vida eterna; ya sea que escuchaste el mensaje por primera vez el Domingo pasado y naciste de nuevo en el Espíritu o sea que tenés años en la familia de Dios, (pero es como si nunca hubieses crecido en la fé y el Señor te llamó la atención a que volvieras a El), muy probablemente vengan las siguientes preguntas a tu mente: ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue? ¿Qué hago ahora?

    Lo primero que debemos entender de nuestra salvación en Cristo es que entramos en un proceso de desarrollo espiritual; a esto algunos le llaman el vivir cristiano, otros el estilo de vida del creyente y otros se refieren a esto como al caminar del creyente. Como sea, lo importante es entender los aspectos bíblicos de nuestra SALVACION EN CRISTO JESUS para poder comprender el plan de Dios para nuestras vidas. Cuando la biblia se refiere a nuestra salvación, lo hace en tres sentidos: Justificación, Santificación y Glorificación.

     

    1 Corintios 6:11 RV Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

    La justificación habla de mi posición en Cristo y se efectuó en el tiempo pasado, es decir que HE SIDO SALVADO DE LA PENA DEL PECADO por fé en la vida, muerte y resurrección de Cristo (acerca de esto fue lo que nos compartió Chuy el Domingo anterior).

    Romanos 5:1 RV Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;

     

    La santificación es en el tiempo presente, osea HOY AHORA MISMO y se refiere a que HOY ESTOY SIENDO SALVADO DEL PODER DEL PECADO EN MI VIDA; un proceso en el que están habiendo cambios en mí (pensamientos, palabras, actitudes, etc) siendo transformados desde el interior, me estoy pareciendo a Cristo.

    1 Pedro 1:2 RV elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

    Romanos 6:22 RV Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

     

    Y la glorificación en el tiempo futuro es que Cristo NOS VA A SALVAR DE LA PRESENCIA DEL PECADO EN NOSOTROS cuando, o ya sea que partamos de este mundo por muerte o él venga a buscarnos, nos encontremos por fin delante de El.

    2 Corintios 5:1-4 (NTV) Pues sabemos que, cuando se desarme esta tienda de campaña terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros por Dios mismo y no por manos humanas. 2 Nos fatigamos en nuestro cuerpo actual y anhelamos ponernos nuestro cuerpo celestial como si fuera ropa nueva. 3 Pues nos vestiremos con un cuerpo celestial; no seremos espíritus sin cuerpo. 4 Mientras vivimos en este cuerpo terrenal, gemimos y suspiramos, pero no es que queramos morir y deshacernos de este cuerpo que nos viste. Más bien, queremos ponernos nuestro cuerpo nuevo para que este cuerpo que muere sea consumido por la vida.

    1 Corintios 15:51-52 (NVI) 51 Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, 52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados.

     

    Que hermosa esperanza que tenemos en Cristo, nuestro Señor y Salvador. Habiendo aprendido y entendido, el Domingo pasado, acerca de la justificación que tenemos en Cristo, hoy vamos a hablar de la santificación del creyente.

     

    SANTIFICACION = jagiasmos significa que hemos sido separados para Dios, apartados y consagrados para El; y ahora producto de esto, actuamos acorde.

    Así, la santificación es el estado predeterminado por Dios al que en gracia nos ha llamado a los que creímos; nuestro proceso de desarrollo espiritual, nuestra conducta, nuestro curso de vida, forma de vivir. Ahora que hemos comprendido que ya estamos justificados en Cristo Jesús, ahora vivimos acorde al plan de Dios para nuestras vidas. Por esto recibimos el nombre de SANTOS = jagios que fundamentalmente significa separado (entre los griegos, dedicado a los dioses), entonces en las Escrituras, en su sentido moral y espiritual, se refiere a separado del pecado y por lo tanto consagrado a Dios, sagrado.

     

    Ahora, surgen algunas preguntas no?: ¿Qué debo hacer ahora que soy salvo? ¿Cómo debo vivir? ¿y ahora qué? Obviamente que muchas cosas cambiaron, hay cambios por hacer. ¿Qué cambios? ¿Cómo?

     

    a) Cambio de conducta

    Efesios 4:17 (NTV) Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos.

    La invitación es a comportarnos, conducirnos como alguien que conoce a Dios. ¿Y como se conduce alguien que conoce a Dios?

    Efesios 4:21-24 (NTV) Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, 22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 Y, en cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. 24 Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.

     

    El llamado es a deshacernos de lo antiguo y ponernos lo nuevo, es un llamado a la acción, a actuar, a ponernos las pilas.

    Romanos 13:14 Al contrario, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no busquen satisfacer los malos deseos de la naturaleza humana.

     

    Gálatas 3:26-27 NVI Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, 27 porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo.

     

    Colosenses 3:10 NTV Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él.

    Lo que me pide Dios ahora es conocerle, y al conocerle quiere que le obedezca y El va a formar la imágen de su Hijo Jesucristo en nosotros; nos pareceremos a El. ¿Conocés a Dios de forma íntima? ¿Te estás pareciendo cada vez más a El? ¿Estás siendo transformado día a día, de gloria en gloria, a la imágen del Señor Jesús? ¿NO? Entonces el llamado es a hacerlo, a ponernos las pilas. Y me preguntás ahora: ¿Cómo lo hago?

     

    b) Cambio de mente

     

    Te acordás Efesios 4:23? Efesios 4:23 RV1960 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

    Esta renovación no se refiere a los poderes naturales de la memoria, juicio y percepción, sino que bajo la energía controladora del Espíritu Santo en mí, él dirige mis tendencias, actitudes, pensamientos hacia Dios y al cumplimiento de su vountad.

     

    Romanos 12:1-2 (NVI) Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. 2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

    Ahora puedo venir con todo lo que soy, en un acto de adoración, en respuesta a su amor, y me ofrezco como sacrificio vivo, santo, agradable a El. No antes, porque ¿Cómo puedo adorarle si no entiendo las razones por las que debo adorarle?

    ¿Has tomado en cuenta las misericordias de Dios hacia vos, tu familia, tus hijos, tu vida? ¿Has entendido que la adoración verdadera que Dios quiere es en el Espíritu, producto de entender que inmensas son sus misericordias hacia nosotros?

    ¿cual es el resultado de haber tenido en cuenta sus misericordias, su favor, su gracia y amor hacia nosotros? Verdadera adoración, mi vida ofrecida como sacrificio a él. Obediencia.

    Pero, tené en cuenta que para poder obedecerle, debemos primero conocer su voluntad, osea lo que él quiere que hagamos. Y esto va a pasar solamente cuando no estamos siendo conformados al mundo, no estamos tomando la forma del mundo, muy por el contrario, nos estamos renovando por medio de la transformación de nuestro entendimiento. ¿Entendés esto? ¿Podés decir que en tu diario vivir estás ofreciendo tu vida, en sacrificio a él, como respuesta a sus misericordias de acuerdo a su voluntad?

     

    Efesios 5:17 NVI Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.

    Y te preguntás ¿y cual es la voluntad de Dios para mi vida? Muy rápido, te doy algunos versos:

     

    1 Tesalonicenses 4:3-5 NVI 3 La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; 4 que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, 5 sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios;

     

    1 Tesalonicenses 5:18 NVI den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.

     

    1 Pedro 2:15 NTV La voluntad de Dios es que la vida honorable de ustedes calle a la gente ignorante que los acusa sin fundamento alguno.

     

    RV dice haciendo lo bueno: agathopoieo = hacer bien, hacer lo bueno, (agathos, bueno; poieo, hacer).

    El problema es que a veces, los que nos acusan si tienen fundamentos, porque nuestra manera de vivir no se diferencia en nada a la manera de vivir del mundo. Nuestras acciones, nuestras palabras, actitudes, etc se parecen a las de un no creyente. ¿Cómo puede ser esto posible? Dejá ya de hacer esto, por el amor de Dios te lo pido mi bro! No digo que seas un perfecto hombre NO PECADOR, porque es imposible, ya sabemos que no hay justo, ni aún uno que no peque. Pero por favor, dejá de comportarte igual que un no creyente!!!!! Sacáte el viejo hombre, viciado con la vieja manera de vivir, y ponete a Cristo, revestite de Cristo para que así podamos vivir de una forma santa, que le lleve gloria y honor a su nombre!

     

    Si verdaderamente le hemos conocido, vamos a responder en obediencia, por lo tanto va a haber un cambio en nuestra conducta.

     

    1 Pedro 4:1-3 DHH Por eso, así como Cristo sufrió en su cuerpo, adopten también ustedes igual disposición. Pues el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado, 2 para vivir el resto de su vida conforme a la voluntad de Dios y no conforme a los deseos humanos. 3 Por mucho tiempo hicieron ustedes las mismas cosas que hacen los paganos, pues vivían entonces en vicios, malos deseos, banquetes y borracheras, bebiendo con exceso y adorando ídolos abominables.

     

    Romanos 13:12-14 DHH La noche está muy avanzada, y se acerca el día; por eso dejemos de hacer las cosas propias de la oscuridad y revistámonos de luz, como un soldado se reviste de su armadura. 13 Actuemos con decencia, como en pleno día. No andemos en banquetes y borracheras, ni en inmoralidades y vicios, ni en discordias y envidias. 14 Al contrario, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no busquen satisfacer los malos deseos de la naturaleza humana.

     

    Hay no! Se me hace bien duro, muy difícil. Renová tu entendimiento mi bro!!!

    Gálatas 2:20 RV1960 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

    ¿Es esto una realidad en mi vida? ¿De qué forma puedo evidenciar estos cambios en mi vida?

     

    Efesios 5:1-4 RV1960 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.

     

    Efesios 5:15-17 RV1960 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

     

    Mi bro ¿Cómo estás viviendo? ¿Estás aprovechando bien el tiempo? ¿Entendés cuál es la voluntad de Dios para tu vida? Te recomiendo que le dés una leída a Efesios; para que veas como se ve una vida consagrada a Dios.

     

    Hombre, si estás casado: amando a tu esposa como Cristo amó a su iglesia

    Mujer: si estás casada: sujeta como la iglesia está sujeta a Cristo

    Hijos: obedeciendo, en el Señor a sus padres. Honrandoles.

    Padres: no provocando a ira a sus hijos; por el contrario educandolos en la disciplina y amonestación del Señor.

    Empleados: sirviendo y obedeciendo a sus jefes como al Señor.

    Jefes: tratar a sus empleados como tratarían a Cristo.

     

    ¿Quién está en el centro de toda relación, y acción de un creyente? CRISTO!!!!

     

    Filipenses 2:5-8 RV1960 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

     

    Cuando tenemos el sentir que hubo también en Cristo Jesús, dejamos de estimarnos como superiores a los demás, como si yo tuviese derechos a reclamar, a declarar, a poseer, a etc etc; ahora nos despojamos de nosotros mismo, y tomamos forma de siervos, en humildad, haciendonos obedientes, y si es necesario hasta la muerte. Todo esto trae un cambio de propósito a nuestras vidas. Ya no lo que yo quiero, sino lo que Dios quiere.

     

    Todo esto es imposible si no andamos en el espíritu, si no perseveramos en la verdad de la Palabra y si no permanecemos en Cristo.

    Juan 15:5 RV1960 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

     

    Efesios 6:10 RV1960 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

     

    Por último, todo esto va a traer un cambio de propósito a nuestra vida. Leé conmigo Colosenses 3, y te anímo a meditar en este texto cuando salgamos del templo.

    c) Cambio de propósito

    Colosenses 3:1-17 NTV Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. 6 A causa de esos pecados, viene la furia de Dios. 7 Ustedes solían hacer esas cosas cuando su vida aún formaba parte de este mundo. 8 Pero ahora es el momento de eliminar el enojo, la furia, el comportamiento malicioso, la calumnia y el lenguaje sucio. 9 No se mientan unos a otros, porque ustedes ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos. 10 Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él. 11 En esta vida nueva, no importa si uno es judío o gentil, si está o no circuncidado, si es inculto, incivilizado, esclavo o libre. Cristo es lo único que importa, y él vive en todos nosotros. 12 Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. 13 Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. 14 Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía. 15 Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones. Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz. Y sean siempre agradecidos. 16 Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. 17 Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.

     

     

     

    Lucas 11:9-13 RV1960 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

     

    Que podamos orar a nuestro Padre Celestial y pedirle que abra nuestro entendimiento, nuestra mente, y cambie nuestro corazón que nos muestre su voluntad, que nos dé hambre y sed de su justicia. Que aumente nuestra fé, que nos llene con su SANTO ESPIRITU. Que traiga un cambio de propósito a nuestras vidas! Que nos use para sus propósitos y su gloria!

     

    1 Pedro 5:10-11 RV1960 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

  • Apr 5, 2015La invasión del Gran Yo Soy – Pascuas 2015
    Apr 5, 2015
    La invasión del Gran Yo Soy – Pascuas 2015
    Series: Especiales

    PASCUAS 2015

    LA INVASIÓN DEL GRAN YO SOY

    I. EL GRAN YO SOY SE HIZO COMO UNO DE NOSOTROS Y ANDUVO ENTRE NOSOTROS. Jua 1:1-5 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. Jua 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Éxo 3:12-14 Dios contestó: —Yo estaré contigo. Y esta es la señal para ti de que yo soy quien te envía: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, adorarán a Dios en este mismo monte. 13 Pero Moisés volvió a protestar: —Si voy a los israelitas y les digo: “El Dios de sus antepasados me ha enviado a ustedes”, ellos me preguntarán: “¿Y cuál es el nombre de ese Dios?”. Entonces, ¿qué les responderé? Dios le contestó a Moisés: 14 —YO SOY EL QUE SOY. Dile esto al pueblo de Israel: “YO SOY me ha enviado a ustedes”. (NTV) Jua 6:35, 51 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Jua 8:12, Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Jua 10:9 Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo. Se moverá con entera libertad, y hallará pastos. (NVI) Jua 10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. 14 »Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, 15 así como el Padre me conoce a mí y yo lo conozco a él, y doy mi vida por las ovejas. 27 Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. 28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. 29 Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. 30 El Padre y yo somos uno. (NVI) Jua 11:23-26 —Tu hermano resucitará —le dijo Jesús. 24 —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final —respondió Marta. 25 Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto? (NVI) Jua 14:4-7 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy. 5 Jesús, el camino al Padre Dijo entonces Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino? 6Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. 7 Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre. Y ya desde este momento lo conocen y lo han visto. (NVI) Jua 15:1, 2, 4, 6 »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. 4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. 6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Luc 4:18-21 «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, 19 a pregonar el año del favor del Señor. 20 Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, 21 y él comenzó a hablarles: «Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.» (NVI) Luc 3:22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. 1 Pe 2:22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; Luc 6:17-19 Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; 18 y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 19 Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos. Mar 6:45-51 En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. 46 Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar; 47 y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra. 48 Y viéndoles remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. 49 Viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron; 50 porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! 51 Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. Mar 4:35-41 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. 36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. 37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. 38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? 39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. 40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? 41 Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen? Mar 3:6 Y salidos los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él para destruirle. Luc 22:2 Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo matarle; porque temían al pueblo.   II. EL GRAN YO SOY VIENE A ARREGLAR NUESTRA ETERNIDAD, MÁS QUE NUESTRA TEMPORALIDAD. Luc 20:46 Guardaos de los escribas, que gustan de andar con ropas largas, y aman las salutaciones en las plazas, y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas; 47 que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones; éstos recibirán mayor condenación. Jua 2:13-16 Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén, 14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. 15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; 16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.   Mar 11:15-18 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno. 17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. 18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina. Jua 10:17-18 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Gén 4:16-17 Así Caín se alejó de la presencia del SEÑOR y se fue a vivir a la región llamada Nod, al este del Edén. 17 Caín se unió a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc. Caín había estado construyendo una ciudad, a la que le puso el nombre de su hijo Enoc. Gén 6:5-8, 13 Al ver el SEÑOR que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal, 6 se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. 7 Entonces dijo: «Voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado. Y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo. ¡Me arrepiento de haberlos creado!» 8 Pero Noé contaba con el favor del SEÑOR… 13 le dijo a Noé: «He decidido acabar con toda la gente, pues por causa de ella la tierra está llena de violencia. Así que voy a destruir a la gente junto con la tierra. Luc 17:26-30 »Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé. 27 En esos días, la gente disfrutaba de banquetes, fiestas y casamientos, hasta el momento en que Noé entró en su barco y llegó el diluvio y destruyó a todos. 28 »Y el mundo será como en los días de Lot, cuando las personas se ocupaban de sus quehaceres diarios —comían y bebían, compraban y vendían, cultivaban y edificaban — 29 hasta la mañana en que Lot salió de Sodoma. Entonces llovió del cielo fuego y azufre ardiente, y destruyó a todos. 30 Sí, será “todo como siempre” hasta el día en que se manifieste el Hijo del Hombre. (NTV) Luc 19:37-38 Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38 diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Mar 15:11-13 Mas los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás. 12 Respondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos? 13 Y ellos volvieron a dar voces: ¡Crucifícale! Mar 15:14 Pilato les decía: ¿Pues qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban aun más: ¡Crucifícale! Mat 10:34-39 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. Jua 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.   III. EL GRAN YO SOY VINO A PAGAR NUESTRA DEUDA CON SU SACRIFICIO EN LA CRUZ. 2 Co 5:19-21 Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliación. 20 Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: «¡Vuelvan a Dios!». 21 Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo. (NTV)   1) En el Huerto de Getsemaní. Luc 22:44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.   2) En su arresto. 3) Ante Pilato. Jua 19:1 Así que, entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó.   4) Ante la compañía de soldados. Jn 19:2-3 Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura; 3 y le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! y le daban de bofetadas. Isa 52:14 Pero muchos quedaron asombrados cuando lo vieron. Tenía el rostro tan desfigurado, que apenas parecía un ser humano, y por su aspecto, no se veía como un hombre.   5) En la Cruz. Jua 10:17 »El Padre me ama, porque sacrifico mi vida para poder tomarla de nuevo. 18 Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. Pues tengo la autoridad para entregarla cuando quiera y también para volver a tomarla. Esto es lo que ordenó mi Padre». Jua 19:30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.   IV. EL GRAN YO SOY COMPROBÓ SU VICTORIA SOBRE EL PECADO AL RESUCITAR. Mat 28:1-10 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. 5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. 7 E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. 8 Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10 Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán. 1 Co 15:1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. Hch 2:23-24 Éste fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz. 24 Sin embargo, Dios lo resucitó, librándolo de las angustias de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio. (NVI) Hch 3:13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros antepasados, ha glorificado a su siervo Jesús. Ustedes lo entregaron y lo rechazaron ante Pilato, aunque éste había decidido soltarlo. 14 Rechazaron al Santo y Justo, y pidieron que se indultara a un asesino. 15 Mataron al autor de la vida, pero Dios lo levantó de entre los muertos, y de eso nosotros somos testigos. (NVI) Col 2:12-15 Pues ustedes fueron sepultados con Cristo cuando se bautizaron. Y con él también fueron resucitados para vivir una vida nueva, debido a que confiaron en el gran poder de Dios, quien levantó a Cristo de los muertos. 13 Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y porque aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. 14 Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. 15 De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz. (NTV) Heb 10:16 «Éste es el nuevo pacto que haré con mi pueblo en aquel día —dice el SEÑOR —: Pondré mis leyes en su corazón y las escribiré en su mente». 17 Después dice: «Nunca más me acordaré de sus pecados y sus transgresiones». 18 Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios. 19 Así que, amados hermanos, podemos entrar con valentía en el Lugar Santísimo del cielo por causa de la sangre de Jesús. 20 Por su muerte,* Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida —a través de la cortina al Lugar Santísimo. 21 Ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que gobierna la casa de Dios, 22 entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura. 23 Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa.   V. EL GRAN YO SOY TE PIDE QUE CREAS EN ÉL Y QUE TE ARREPIENTAS. Jua 1:10-13 Vino al mismo mundo que él había creado, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron. 12 Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios. Jua 8:24 Por eso dije que morirán en sus pecados; porque, a menos que crean que YO SOY quien afirmo ser, morirán en sus pecados». Hch 2:37 Las palabras de Pedro traspasaron el corazón de ellos, quienes le dijeron a él y a los demás apóstoles: —Hermanos, ¿qué debemos hacer? 38 Pedro contestó: —Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo. 39 Esta promesa es para ustedes, para sus hijos e incluso para los gentiles, es decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios. Hch 3:19-20 Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados. 20 Entonces, de la presencia del Señor vendrán tiempos de refrigerio y él les enviará nuevamente a Jesús, el Mesías designado para ustedes. Hch 17:29 Y, como esto es cierto, no debemos pensar en Dios como un ídolo diseñado por artesanos y hecho de oro, plata o piedra. 30 »En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él. 31 Pues él ha fijado un día para juzgar al mundo con justicia por el hombre que él ha designado, y les demostró a todos quién es ese hombre al levantarlo de los muertos». Luc 3:7 Cuando las multitudes acudieron a Juan para que los bautizara, les dijo: —¡Camada de víboras! ¿Quién les advirtió que huyeran de la ira de Dios que se acerca? 8 Demuestren con su forma de vivir que se han arrepentido de sus pecados y han vuelto a Dios. No se digan simplemente el uno al otro: “Estamos a salvo porque somos descendientes de Abraham”. Eso no significa nada, porque les digo que Dios puede crear hijos de Abraham de estas mismas piedras. 9 Ahora mismo el hacha del juicio de Dios está lista para cortar las raíces de los árboles. Así es, todo árbol que no produzca buenos frutos será cortado y arrojado al fuego. Jua 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él... 23b El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. Jua 15:12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. 16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.
  • Feb 21, 2015Sesión para parejas – Cena para parejas 2015
    Feb 21, 2015
    Sesión para parejas – Cena para parejas 2015
    Series: Especiales
  • Feb 21, 2015Sesión para Mujeres – Cena para parejas 2015
    Feb 21, 2015
    Sesión para Mujeres – Cena para parejas 2015
    Series: Especiales
  • Dec 21, 2014La navidad, un día que nos recuerda el privilegio de nuestra salvación
    Dec 21, 2014
    La navidad, un día que nos recuerda el privilegio de nuestra salvación
    Series: Especiales

    LA NAVIDAD, UN DÍA QUE NOS RECUERDA EL PRIVILEGIO DE NUESTRA SALVACIÓN

    DOMINGO DE NAVIDAD 2014

      Como lo mencioné el viernes, estamos muy agradecidos con Dios de que nos permita celebrar como Iglesia una cuarta navidad. Y estuve orando por un mensaje de navidad, y enseñar del nacimiento de nuestro salvador, de su llegada a esta tierra, y entendí que lo mejor que podría hacer es que siguiéramos meditando un poco más al respecto.   El viernes pasado, vimos varias cosas al respecto, las cuales el día de hoy estaré recapitulando, y voy a sumar un par más. Le pido a Dios que esta navidad en algún momento de ese día, puedas detenerte con tu familia y recordar alguno de los textos que hoy vamos a estar considerando, tal vez podrías tener la comunión en el ceno familiar, aún cuando se reúnan varias familias, tal vez el padre de familia a cargo del hogar podría partir el pan y un poco de jugo de uva y celebrar la comunión, recordando alguna de estas enseñanzas, y después continuar con la celebración familiar. Creo que es una magnífica idea para ya casi cerrar el año.   Para algunos la navidad es la oportunidad de reunir a la familia, a amigos que poco vez en el año, tener una buena cena, regalos. Para los niños es la emoción de ver si les van a dar lo que pidieron. Para algunos es motivo de gran alegría, para otros de nostalgia y tristeza. Para algunos es un día de fiesta interminable, mucho alcohol, y todo tipo de excesos, lo cual termina muchas veces en tragedias.   Para algunos otros una fiesta religiosa más a cumplir, árboles adornados, pesebres, alguna tradición, rezos, tamales, atole, para otros es un tiempo de tregua, donde se puede parar la guerra por unos días. Una semana después, año nuevo, lleno buenas intenciones, que se quedan en eso, en buenas intenciones, y así esperar otros 365 días para la siguiente navidad, pero, ¿qué celebramos en la navidad?   Escuchamos pues: Jesús vino al mundo, es cierto, pero, ¿qué significa esto par nuestras vidas? ¿Cómo puede ser un impacto determinante en nuestras vidas? ¿Cómo puede ser que el creador del cielo y de la tierra haya venido a irrumpir a este mundo, haber partido la historia en dos, pero, para nuestras vidas personales esto no signifique más que una linda temporada de fiesta y regalos?   Este viernes vimos que la Navidad nos recuerda el día en el que este planeta tuvo la invasión más importante de toda su existencia: La llegada del Dios encarnado a un mundo en tinieblas, esclavizado por su pecado. Dice en Colosenses 1:   Col 1:15-17 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;   Este maravilloso creador, nos hizo, nos creó, y puso en nosotros la libertad de voluntariamente amarlo o rechazarlo y decidimos rechazarlo, nos perdimos, y comenzó la búsqueda de Dios a sus criaturas, pero esto no le tomó por sorpresa, Dios sabía que le rechazaríamos, pero él tenía un plan de salvación, y la navidad es parte importantísima de ese plan.   Ahora, esta es una larga historia que se remonta mucho tiempo atrás, desde nuestros antepasados Adán y Eva. Ellos fueron creados por Dios, Dios creó para ellos un universo, y en especial un paraíso llamado Edén, un lugar libre de pecado, donde tenían a su disposición todo deleite y gozo que se pudiera nombrar, disfrutaban de una comunión plena con Dios libre de cualquier estorbo, lo veían cara a cara. Después de haber terminado esta creación el Señor dijo en Génesis:   Gén 1:31a Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Gén 2:8-17 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 10 Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. 11 El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; 12 y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. 13 El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. 14 Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.   Todo era deleite, todo bueno, incluso el no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, del cual no deberían comer jamás, ellos no tenían mal que les rodeara, ningún precedente que les dijera que hubiese algo mal o que les faltara algo, veían a Dios cara a cara, no tenían absolutamente nada que les llevara a pensar mal de Dios, o sentir que algo les faltaba. Este y el final de Apocalipsis, son los únicos momentos en los que vemos una humanidad plena, sin pecado. Sin embargo, ¿qué sucedió?   Gén 3:1-9 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?   Aunque en la plática entre Eva y la serpiente- Satanás no vemos a Adán, nada en el texto indica que Adán no estuvo presente, y la Palabra nos dice que Eva fue engañada, pero Adán incurrió en transgresión al deliberadamente desobedce un mandato de Dios. De dentro de ellos no podía haber salido la tentación porque no tenían una naturaleza pecaminosa, pero sin embargo podemos ver qué tan fuerte puede ser la mentira del padre de mentira Satanás, quien es experto en engañarnos y hacer ver a Dios como el malo de la historia.   En un instante todo su amor, todo el deleite y gozo provistos por Dios, la comunión plena con él, les pareció poco, y desde entonces el hombre quedó perdido. Dios le pregunta: ¿Dónde estás tú? No porque Dios no lo supiera, sino porque Adán ya no sabía dónde estaba, lo cual es exactamente lo que vemos hoy, una humanidad que no encuentra su lugar.   Pero Dios tenía un plan ideado, aún desde antes de la fundación del mundo, el cual anunció a los mismos Adán y Eva que acababan de traer el mal más terrible y poderoso que pudiera existir: Justo después de pecar el Señor ya les había anunciado un plan maravilloso:   Gén 3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. La simiente de una mujer, lo cual es imposible, pero, esta simiente sería Jesucristo, el cual sería herido, molido por nuestros pecados, pero que resucitaría con poder y terminaría con el reino de las tinieblas, pero, para esto pasaría mucho tiempo.   Y mientras tanto, decidiendo explorar por sí mismos otro camino, honrando y dando culto a las criaturas antes que a Dios, el ser humano lo perdió todo, o más bien, lo entregó todo y despreció a Dios pecando. La definición de pecado es “errar en el blanco”. Errando en la mentira, le dieron la espalda a Dios. Y dándose culto a sí mismos cedieron a Satanás este mundo, dice en la Palabra:   Rom 1:18-25 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. 24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.   Y de esta manera le entregaron a Satanás sus vidas, esclavizándose a él, esclavizándose a la muerte y esclavizándose a los deseos de su naturaleza pecaminosa, veamos esta realidad en Efesios 2:   Efe 2:1-3 Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados. 2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. 3 Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás. (NTV)   Todo un reino de tinieblas y pecado fue establecido en este mundo desde entonces, dice en Efesios 6: Efe 6:12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. (NVI)   El resultado de la desobediencia, de la incredulidad, de la desconfianza en Dios, de preferir creer a Satanás dio como resultado la muerte. Mis hermanos y hermanas, amigos y amigas, todo cuanto esté en contra de lo que Dios dice en su Palabra es una mentira de Satanás y te va a llevar a la muerte, por favor, conoce la Palabra y obedécela, si no la conoces estás en ti mismo, y al estar en ti mismo, estás siendo regido por estos poderes, autoridades y potestades, si no tienes una relación con Dios a través de la oración y la Palabra de Dios, tienes una relación contigo mismo y eres tierra fértil para Satanás.   Mis hermanos es algo muy serio, y no estoy exagerando, mira el resultado de cada una de tus malas decisiones, y lo peor del caso es que pretendes que el resultado sea diferente y ni siquiera te dispones a escuchar, entender, creer y obedecer la verdad, hermanos, eso es necedad. Si no te dispones a obedecer a Dios, el resultado de tu vida nunca va a cambiar, seguirá siendo el mismo.   Y junto con el veneno del pecado ya en su naturaleza humana, entró también la muerte, la deshonra, el miedo, la enfermedad, todo lo malo que puedas imaginar o pensar, ¿cómo te lo dije el viernes, hay algo que esta semana te causó dolor, odio, resentimiento? No es culpa de Dios, es culpa del pecado. Porque no solo Adán y Eva pecaron, sino cada generación subsecuente, dice la Palabra:   Rom 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.   Así desde Edén la humanidad se alejó cada vez más de Dios, y ha pretendido hacer su propio Edén en una tierra hostil dañada por el pecado, por lo cual es imposible. El ser humano no puede ser feliz en esta tierra, y una vez más, no por culpa de Dios que no nos ame, sino por culpa del ser humano que tiende a alejarse más y más de su creador, errando en el blanco, que quiere el Edén, pero sin un Dios que lo moleste, pero sin Dios mis hermanos, simplemente no existe el Edén.   Y el pecado no solo nos afectó espiritualmente, sino físicamente también, de haber sido creados eternos, de pronto Adán y Eva, ya tenían los días contados, por el mismo pecado comenzaron a deteriorarse. Esto también lo comenté el viernes, nuestro cuerpo es una obra de ingeniería divina impresionante, pero, aún así en nuestro mismo ADN, el cual está en cada célula que conforma nuestro cuerpo, ya está programado el día de nuestra muerte.   La naturaleza quedó afectada por igual, las moléculas de aire que respiramos y en medio del cual vivimos, están infestados de bacterias, virus, hongos, y demás, todos ellos nocivos y potencialmente mortales para todo ser humano, ya hubo depredadores y presas, antes del pecado esto no existía. ¿Por qué? ¿Por culpa de Dios que no tenía que hacer y se descuidó? No, por causa del pecado, de haberle dado la espalda a Dios.   Obviamente la maldad se multiplicó, imagínate a qué velocidad, en la misma biblia vemos como después de la perfección total, bondad total, cero maldad, el primer acto de maldad, después de haber comido de un árbol el cual Dios prohibió, es el asesinato, imagínate, Dios les dice: “no coman de este árbol, de cierto van a morir”. Ellos comen son sacados del huerto y el primer acto de maldad registrado en la biblia es que Caín mata a su hermano Abel, y de ahí Caín en lugar de arrepentirse agarra monte, hace su propia ciudad, la maldad se multiplica exponencialmente al punto de que Dios tiene que destruir casi por completo esa primer generación con un diluvio.   Mira nada más el poder del pecado, es muy serio que no te decidas a entregarte por completo a Cristo y guardes tus pecados ocultos y no te arrepientas. ¿Te das cuenta de lo que Dios quería evitar? ¿Te das cuenta del dolor que el pecado causa a Dios, solo de ver nuestra triste condición, sin contar la deshonra que le traemos? Hermanos, no es que Dios estuviera queriendo hacer sufrir a Adán y a Eva con el árbol prohibido, ¡ellos tenían todo un vasto Edén para disfrutar! Necesitamos cambiar nuestro concepto en cuanto al pecado, pecado no es igual a diversión, o a libertad, o a plenitud, pecado es igual a muerte, destrucción, dolor.   ¿Quieres saber cuánto dolor? Mira tu vida, no es normal que tu vida haya estado torcida y lastimada, rodeada por dolor, mira la vida de los que te rodean, y más allá, mira la cruz. Por eso como que no queda para nada que te digas creyente, y que peques y que digas: ¡Dios sabe que soy débil! Eres sin vergüenza y no pienses que vas a quedar sin castigo. Hermanos el pecado es algo muy grave por el cual nuestras vidas están como están, por el cual Cristo fue a la cruz, y si somos creyentes sabemos que hemos sido libertados y que estamos siendo libertados de su control, y que hoy podemos decir no al pecado por el poder del Espíritu Santo en nosotros, es posible y necesario.   Y el mundo siguió en su carrera de rebeldía en contra de Dios y alejándose de su creador, dice la Palabra: Gén 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.   Y en medio de esta generación, Dios se provee un hombre, Noé. Él halla gracia delante de Dios, de toda una generación ciega y entregada a la idolatría de su pecado, este hombre decide tomar en cuenta a Dios, y viene el diluvio, y solo la familia de Noé sobrevive y a partir de Noé surge la siguiente generación de seres humanos, quienes al igual que la primera generación, cada vez más se alejaban de Dios, pero Dios en su misericordia no nos abandonó, sino que siempre nos buscó, nunca dejó de manifestarse, siempre saliéndonos al encuentro, siempre queriendo darnos misericordia y no queriendo que nadie se pierda.   De esta manera después de varios miles de años, donde la gente, por igual, ya estaba alejada de Dios, Dios se manifestó a Abraham, un hombre idólatra de Ur de los caldeos, el Señor hace una nación de este hombre, y dentro de esta nación manifiesta su Palabra, su voluntad, a hombres, que para variar, aún viendo todas sus obras, todo su amor, todo su poder, le dan la espalda.   Dios pacientemente espera casi otro milenio a que su pueblo se arrepienta, les envía profetas y profetas rogándoles que se arrepientan, pero ellos se obstinan en desobedecerlo, en traicionarlo, en serle infiel con su idolatría, pero, al mismo tiempo su plan de redención, de rescate sigue en marcha y les da profecías a cerca de alguien muy especial, un Mesías que les salvaría.   Puedes leer en los profetas cómo aún cuando Dios está desechando a su pueblo temporalmente, literalmente los están expulsando de su propio país, por su pecado, porque la paciencia de Dios tiene un límite, muerte, destrucción, el juicio de Dios, el cual se tardó, pero que llegó, al mismo tiempo Dios les está dando promesas de redención, veamos una, en este momento está Nabucodonosor rodeando Jerusalén, listo para destruirla, pero, el Señor les está prometiendo:   Isa 54:4 »No temas, ya no vivirás avergonzada. No tengas temor, no habrá más deshonra para ti. Ya no recordarás la vergüenza de tu juventud ni las tristezas de tu viudez. 5 Pues tu Creador será tu marido; ¡el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales es su nombre! Él es tu Redentor, el Santo de Israel, el Dios de toda la tierra. 6 Pues el SEÑOR te llamó para que te libres de tu dolor, como si fueras una esposa joven abandonada por su marido —dice tu Dios—. 7 Por un breve instante te abandoné, pero con gran compasión te recibiré de nuevo. 8 En un estallido de enojo aparté de ti mi rostro por un poco de tiempo. Pero con amor eterno tendré compasión de ti —dice el SEÑOR, tu Redentor—. 9 »Así como juré en tiempos de Noé que nunca más permitiría que un diluvio cubra la tierra, ahora también juro que nunca más me enojaré contigo ni te castigaré. (NTV)   Como un Padre que está disciplinando a sus hijos, dándoles vara, y al mismo tiempo infundiéndoles aliento, ¿por qué? Mis hermanos, el ser humano simple y sencillamente no se puede salvar a sí mismo, pecó y murió, no se puede hacer nada por alguien muerto y el muerto nada puede hacer por sí mismo, pero, aún muertos, el Señor tuvo compasión de nosotros. Dios haciendo pactos con el hombre, y el hombre rompiéndolos, hasta que hizo un pacto unilateral, mira cómo lo expresa Jeremías:   Jer 31:31 »Se acerca el día —dice el SEÑOR—, en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y de Judá. 32 Este pacto no será como el que hice con sus antepasados cuando los tomé de la mano y los saqué de la tierra de Egipto. Ellos rompieron ese pacto, a pesar de que los amé como un hombre ama a su esposa», dice el SEÑOR. 33 «Pero este es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel en ese día —dice el SEÑOR—. Pondré mis instrucciones en lo más profundo de ellos y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34 Y no habrá necesidad de enseñar a sus vecinos ni habrá necesidad de enseñar a sus parientes diciendo: “Deberías conocer al SEÑOR”. Pues todos ya me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande —dice el SEÑOR—. Perdonaré sus maldades y nunca más me acordaré de sus pecados». (NTV)   Y justo cuando parecía ya no haber más esperanza para el ser humano, el Señor manifestó su plan para rescatar a esta humanidad perdida, condenada en su pecado, Dios reveló su plan perfecto: ningún hombre, ningún hijo de Adán, jamás podría habernos salvado, y a la misma vez solo un hijo de Adán, de nuestra misma raza humana podría salvarnos, de manera que el plan de Dios, fue venir el mismo.   Y un increíble milagro sucedió, Dios, llegó, el creador del cielo y la tierra, dueño de todo el poder, la potencia, se hizo hombre, se hizo como uno de nosotros, sin dejar de ser Dios jamás, dice la Palabra:   Heb 1:1-13 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,   Jua 1:18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.   Al llegar a la plenitud de los tiempos Dios se encarnó de una muchacha virgen llamada María, por medio de la cual el Hijo de Dios, se hizo un ser humano como uno de nosotros. Ese día fue glorioso, esta tierra jamás vio tal luz, tal grandeza, después del Edén, después de milenios, de una persecución de parte de Dios hacia un ser humano que necia y continuamente huía de él haciéndose daño, después de profecía tras profecía escritas a lo largo de todo el AT, Dios llegó a este mundo, a este reino de tinieblas, cumpliéndolas todas al pie de la letra, dice la Palabra:   Luc 2:1-7 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.   Así este maravilloso salvador llegó, y ¿qué crees? Nadie lo estaba esperando, ni siquiera un parto decente pudo tener, su cuna fue un comedero de animales, un bebé recién nacido, y no cualquier bebé, sino el creador del universo, el cual se hizo hombre como nosotros, para poder morir como uno de nosotros, pero sin pecado, este infinito Dios, se humilló dejando su trono, se hizo hombre y tomó sobre él todas nuestras debilidades, pero sin pecado, sintió frío, temor, dolor, todas las consecuencias del pecado sobre él. Y sigue: Luc 2:8-15 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: 14 ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! 15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.   ¿Te das cuenta? Cristo, el Dios de la creación, se humilló, a sí mismo, siendo la imagen misma de la sustancia del creador, llegó a este mundo en total olvido por causa de seres humanos, con una tendencia enfermiza a olvidarse de su creador y no escucharle porque la realidad es que el pueblo judío, debía haber sabido, debía haber inquirido que él ya venía, pero para el momento en el que Jesús llegó, habían sido tan infieles a Dios, que lo habían abandonado, lo habían olvidado, eso sí, una apariencia de religiosidad impresionante, pero con un corazón totalmente lejos de su creador. Dice la Palabra:   Jua 1:10-11 Vino al mismo mundo que él había creado, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron.   El mismo día de hoy, hablar de Cristo en estos términos a gente que “dice” que cree en Dios, pero que vive como incrédula, en desobediencia y demás, es incómodo, y no te creen, y te dicen: ¡Fanático! ¡Tú y tu religión son unos farsantes! Porque el mundo no le conoció, ni le conoce, es más le rechaza, el mundo no quiere escuchar que es pecador y que merece la condenación, pero que Cristo vino para salvarles.   No quiere escuchar que en verdad hay un creador al cual le deben obediencia, honor, honra, gloria, el cual no les debe nada, pero, al cual le debemos todo, comenzando con nuestra propia vida. Y prefieren conformarse con dioses hechos a su imagen, lo cuales solo les engañan y les hunden más y más en miseria y prefieren ignorar al Dios Vivo y Verdadero, quien durante toda nuestra vida nos está rogando que nos reconciliemos con él, en una persecución llena de paciencia y de amor.   Este mundo no quiere escuchar que ese pequeño bebé no se quedó así, creció en gracia y en conocimiento, manifestó todo el carácter de su Padre, limpió leprosos, liberó endemoniados, sanó enfermos, multiplicó el pan, con unos cuantos panes y peces alimentó multitudes, caminó sobre el agua, calmó la tempestad como quien le dice a un perrito: ¡cállate! Cuando a nosotros ni el perrito nos hace caso, pero, ante este pequeño bebé hecho ya un hombre, se sujetaban demonios, se sujetaba la creación misma, y no solo eso, el pecado quedó molido, vencido, dice la Palabra:   Col 2:13-15 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.   Pero, los únicos que no se sujetaron a él, para variar, fueron los seres humanos, su misma creación, a excepción de algunos.   Este pequeño bebé, pequeños pies y manos, indefensos, vinieron no solo para manifestar la gloria del Dios Todopoderoso, pero, para ser perforados por clavos oxidados, en una cruz llena de astillas, y de sangre seca de otros criminales. Cristo murió como un criminal pagando la deuda de toda una humanidad, desde Adán y Eva hasta el día en que este mundo sea juzgado, y esto fue posible porque Jesucristo no solo era el último Adán en quien todos vivimos, sino el Dios Eterno, quien hizo este plan de redención, absorbiendo el mismo, el gasto mayor.   Esto en ningún lugar se escuchó, a nadie se le ocurrió, por eso no es que haya muchas religiones, no solo hay una: el hombre queriendo acercarse a Dios en sus términos, en sus obras, en sus fuerzas, para que pueda ser a su conveniencia, donde el hombre mismo no deja de ser el dios de sí mismo, donde el hombre no cede su trono al único que lo merece. Llámale como quieras musulmanes, budistas, católicos, mormones, etc. Toda religión basa su doctrina en lo que tú o yo, en lo que el ser humano pueda hacer para acercarse a Dios, buenas obras, sacramentos, liturgias, requisitos, etc.   Pero, Cristo no es una religión, Cristo es una persona, Cristo es el Infinito Dios, quien no vino a proponer “la única y verdadera religión”, o una lista de buenas obras a cumplir para ser salvo, no, este mismo Cristo, nos creó, y sabía que nosotros jamás pudimos, podemos o podremos hacer algo por nosotros mismos, la ley dejó claro que somos pecadores empedernidos, condenados, vendidos al pecado, de manera que Cristo mismo cumplió cada buena obra que la ley exigía, Cristo cumplió a la perfección la justicia de Dios, es decir, lo que Dios requería, Dios mismo dijo de él:   Mat 17:5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.   ¿Y sabes cuál es su mensaje? Su mensaje no es: hagan una figura de un bebé, perfúmenlo, hagan un pesebre, adoren la figura, acuéstenlo el 24 y levántenlo en la candelaria. Su mensaje no es peléense para ver si el árbol de navidad tiene origen pagano o no, su mensaje no es hagan una cena deliciosa y denles regalos a sus hijos en el nombre de Santa Claus, etc. No, su mensaje es el siguiente, habiendo hablado Pablo de una humanidad ignorante de Dios, les dijo:   Hch 17:30 »En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él. 31 Pues él ha fijado un día para juzgar al mundo con justicia por el hombre que él ha designado, y les demostró a todos quién es ese hombre al levantarlo de los muertos». (NTV) Antes de Cristo, Dios esperó pacientemente, porque Cristo no había llegado, aunque el Señor nunca se dejó sin testigos fieles, pero, hoy, después de Cristo, Dios manda, ¿por qué? Porque viene el juicio y si no estás en Cristo cuando este llegue, no podrás ser salvo y quedarás en condenación, y no es la voluntad de Dios. Y este juicio puede llegar hoy si él te llama a cuentas, o si él regresa por su iglesia.   Este pequeño bebé creció, murió por nuestros pecados, resucitó y está sentado a la derecha del Padre, y regresará en toda su gloria para juzgar a vivos y a muertos y entonces su reino llegará, y el mensaje específico que él quiere darte esta navidad es este:   2 Co 5:19-21 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.   No tomando en cuenta los pecados de toda la humanidad, de todos los tiempos, la intención de Dios es que te reconcilies con él, y el único camino es Jesucristo, la única manera en la que puedas tener una correcta relación con Cristo no es a través de una religión, ni de un santo, o una virgen, o cualquier otro ídolo, sino a través de confiar en Cristo, quien pagó el precio de nuestros pecados y abriendo un camino nuevo al Padre, por eso mismo Juan dijo:   1 Jn 5:11-12 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.   El hecho de haberse hecho hombre y haber llegado a este mundo como ese hermoso bebé sin igual, fue para esto, y Dios te ruega hoy, ¡reconcíliate conmigo! Mira, la puerta está abierta, ya está todo consumado, hoy es el día de salvación. Si en verdad quieres vivir una navidad diferente, una vida diferente, acepta sus términos, arrepiéntete de tus pecados y vuélvete a Dios, reconoce que solo Cristo es Dios y que en su misericordia sin igual, él murió injustamente por tus pecados y los míos.   Decide desde el día de hoy vivir una vida para él, dale la espalda a tu vida de incredulidad y pecado, llévalas a la cruz, deja de justificarte, si has mentido, eres mentiroso, si has envidiado, eres un envidioso, si te has enojado con alguien mal, eres homicida, si has visto a un hombre, o a una mujer deseándola en tu corazón, eres adúltero o adúltera, si la prioridad más alta en tu vida no es este Dios y lo es cualquier otra cosa, eres un blasfemo, con una de estas cosas, ya eres reo de muerte.   Deja de justificarte, deja de pensar que “no eres tan mala persona”, pues la maldad que tengas es suficiente para condenarte, pueda ser que a tus ojos te sientas mejor que tu vecino, pero delante de Dios, no eres sino un pecador digno de muerte. Pero, Cristo vino a morir por todas esas cosas, y tú necesitas traerlas a la cruz y morir con Cristo en ella. Permite que Cristo te de nueva vida el día de hoy, porque la Palabra también dice:   Jua 1:10 Vino al mismo mundo que él había creado, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron. 12 Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios. 14 Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros. Estaba lleno de fidelidad y amor inagotable. Y hemos visto su gloria, la gloria del único Hijo del Padre.   La navidad es mucho más que adornos, y árboles navideños, mucho más que un tiempo lindo, lleno de tradiciones, lleno de buena comida, regalos, reuniones familiares o de amistad, la navidad es la llegada de Dios con nosotros, Emanuel, la luz, la invasión de un Dios majestuoso quien vino a derrocar el reino de las tinieblas, el cual es el culpable de que estés así, no Dios, y del cual aquellos que hemos creído hemos sido rescatados y en el cual aquellos que no han creído están esclavizados, este es Jesucristo, quien nos ofrece el día de hoy vida eterna.   Este pequeño bebé indefenso, quien recién nacido estuvo en un comedero de animales, a quien nadie esperaba, era Emanuel, Dios con nosotros Jesús, Jehová Salva, pequeños pies y manos que pronto heridos fueron por ti y por mí. Hermanos, el Todopoderoso está con nosotros, ¿cómo no nos regocijaremos? ¿Cómo no le alabaremos? ¿Cómo no viviremos para servirlo y obedecerlo? Mira lo que dice Isaías:   Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.  
    1. Un niño nos es nacido, hijo nos es dado.
      La navidad se trata Emanuel, Dios con nosotros, Jesucristo, quien para darnos esta salvación necesitaba ser un ser humano por completo, quien fue tentado en todo pero sin pecado. Quien al mismo tiempo, nunca dejó de ser Dios y traspasó los cielos, al haber resucitado. Un infinito Dios y Hombre, nuestro Salvador, por eso su salvación es eficaz, una vez que estás en él y permaneces en él, ¿quién te puede arrebatar de su mano?  
    1. Y el principado sobre su hombro.
      El Señor no solo vino a nacer de una virgen y a morir en una cruz para dejarnos una romántica historia de bravura, sino que Él es el rey, y viene a reclamar lo que es suyo, de manera que un día ya no existirán más palacios de gobierno, sino solo el trono mismo del altísimo. Dice el Salmo 2:   Sal 2:8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra. 9 Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás. 10 Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; 11 Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. 12 Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.  
    1. Llamará su nombre Admirable, Consejero.
      Por decirlo así su eslogan político no va a ser “hoy”, o “un gobierno confiable”, o “un gobierno certero”, será Admirable, Consejero. Esto nos habla de que el gobierno de nuestro salvador será perfecto, cada decreto será justo, no más mentiras, compadrazgos, complots, tráfico de influencias, o abuso de autoridad, sino que su gobierno será maravilloso, lleno de justicia y de gracia.  
    1. Dios Fuerte.
      Como lo vimos en el salmo anterior, no habrá quien pueda hacerle frente, imagínate, polvo, barro en contra del creador todopoderoso. El Salmo 2 dice que cuando vengan las naciones a querer hacerle guerra, él se reirá y con un leve soplidito terminará con sus enemigos.  
    1. Padre Eterno.
      No solo será un maravilloso gobernante y un guerrero todopoderoso al cual no se le puede vencer, sino que además será un Padre, lleno de amor, de gracia, de ternura, un padre perfecto. No solo tendremos la relación de súbdito a Rey, sino de padre a hijo. Tenemos un Padre celestial del cual nadie nos podrá separar de su amor.  
    1. Príncipe de Paz.
      No existirá más guerra porque él es el príncipe de Paz, hoy por hoy, todo se trata de conflictos por aquí o por allá, de armas nucleares, de genocidio. Bueno, cuando llegue el Señor, no habrá más conflicto, porque él es la paz, dice en Miqueas 4:   Miq 4:3-4 El SEÑOR mediará entre los pueblos y resolverá conflictos entre naciones poderosas y lejanas. Ellos forjarán sus espadas para convertirlas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra. 4 Todos vivirán en paz y prosperidad; disfrutarán de sus propias vides e higueras porque no habrá nada que temer. ¡El SEÑOR de los Ejércitos Celestiales ha hecho esta promesa! NTV   Isa 9:7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.   Finalmente será un imperio sin fin, un reinado de paz eterno, donde se cumplirá el pacto de Dios con David. Puedes ver esta historia en 2 Samuel 7. Y me encanta el cierre, el celo de Jehová de los ejércitos hará esto, es decir, Dios mismo lo firma y lo afirma, él lo llevará a cabo. Estas cosas son ciertísimas y están por suceder, sea que el Señor viniera justo en este instante, o que tú fueras a dar cuentas, porque nada te asegura que hoy no será tu último día.   Esto es lo que debemos recordar en la navidad. Recuerda, lo que te tiene de pie, o sin cáncer, no es la suerte o que tengas una impresionante aura de energía positiva. Es Dios, quien en su misericordia y amor, aún cuando no hacemos lo que el requiere, aún siendo pecadores, nos permite disfrutar de un atardecer o amanecer, de ver a nuestros hijos crecer, de darnos salud. Pero es única y exclusivamente la bondad de un Dios paciente, lento para enojarse y grande en misericordia.   Si de pronto te has dado cuenta de que en esta navidad tú sigues siendo el rey, necesitas saber que solo hay un rey y que si no estás en su reino entonces eres enemigo del verdadero rey, tienes un problema con Dios. Pero, ¿no piensas que sería mejor tener un Dios y rey como el que este texto describe?   Porque aunque el diablo te engañe haciéndote creer que tú eres el rey, la realidad es que estás viviendo bajo su yugo de esclavitud y realmente Satanás está trabajando en tu destrucción, en tu muerte y condenación, estás bajo el pesado yugo del pecado. ¿No te gustaría tener de una vez por todas como rey a aquel que te ama y dio su vida por ti?   Hermanos, necesitamos actuar y obedecer, si decimos que somos creyentes y le conocemos, no hay otra manera que guardar los mandatos de un rey maravilloso, bueno y justo. Nuestra victoria no está en un pequeño bebé tierno e indefenso, sino en un Rey Soberano, todopoderoso, el cual es nuestro Salvador   Estar sin Cristo es estar en tinieblas, ese pequeño bebé que vino al mundo y que fue acostado en ese pesebre, es Dios Todopoderoso, quien vivió una vida perfecta y fue a una cruz a cumplir con las demandas de un Dios justo, que no me ha querido dar lo que merezco, sino que anhela perdonarme y traerme de regreso a su regazo. Ese pequeño bebé, pequeños pies y manos, que pronto heridos fueron por ti y por mí.   Y la respuesta no es una religión, no son buenas obras, necesitarías ser perfecto, la realidad es que hemos pecado y merecemos la muerte y la única manera es que confíes en Cristo. ¿Escuchas hoy su voz? No endurezcas tu corazón y haz la paz con Dios, la paz que Él te ofrece hoy. No dejemos que esta navidad sea como la de cada año, el cambio no está afuera, está adentro.   El Salvador del mundo quiere resplandecer en tu rostro hoy, de esto se trata la navidad, de Cristo y de su obra de amor por ti y por mí, solo eso, lo demás es efímero.   De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo único para que todo aquel que en él cree no se pierda más tenga vida eterna, Jesucristo, Él mismo Dios, en esencia y poder y en todos sus atributos, y sobre este, Jesucristo, demandó la culpa, el castigo, el veredicto de muerte que pesaba sobre nosotros Dios lo puso sobre Jesucristo y Jesucristo mismo lo cargó, así su justicia, fue satisfecha. Y fue satisfecha porque Cristo se levantó de los muertos, resucitó y resucitando venció al pecado y a la muerte, la cual era su consecuencia.   Y cuando nosotros entendemos, estas cosas, confesamos y nos arrepentimos confiando en Jesucristo, somos traídos a la vida, salvos de la muerte y de la esclavitud a la que estábamos encadenados al haber estado muertos. Las cadenas se rompen en nuestro corazón y viene la paz de regresar a nuestro origen, a nuestro creador, y todo por nuestro salvador.   ¿Cómo saber si tenemos vida eterna o no? Observa en tu interior, el fruto en tu vida, ¿cuáles son tus anhelos? ¿Honrar, obedecer, amar, ser como Cristo? O ¿Tú sigues siendo el rey? Y si hay un Dios, Él está para servirte y para satisfacer tus demandas.   ¿Qué fruto arroja tu vida? Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe templanza, o, celos, contiendas, divisiones, adulterios, herejías, borracheras, etc. ¿Es un desastre y cada día está peor? O Sí, hubo un tsunami, pero, ya hay letreros donde dice: “disculpe las molestias que esto le ocasiona, obra en reparación, el Señor y su Espíritu Santo están trabajando para reconstruir y arreglar este lugar”.   Y dirás, ¿Qué tengo que hacer? Arrepiéntete, si hoy estás oyendo su voz y cree a su Palabra, y ¿qué dice su Palabra?   Jehová es salvación, es indiscutible y lo escuchamos siempre: “Jesús es el Salvador” Y lo es, nuestro glorioso y maravilloso salvador, pero, ¿puedes entender ahora la magnitud y la grandeza de su salvación? ¿Entiendes que la navidad es el hijo del altísimo, el hijo de Dios, tomando la forma de un niño indefenso, quien a la misma vez, es el Rey de reyes, quien tendrá un reinado interminable, quien vino a invadir y a tomar lo que era suyo, venciendo a las tinieblas?   ¿Entiendes que la navidad es que el acceso a Dios estaba negado, y había una distancia infinita entre Dios y nosotros? Y no porque él nos lo haya cerrado, sino porque nosotros nos lo cerramos al pecar, pero en ese pequeño bebé, Dios mismo, tomando la iniciativa acortó la distancia. Emanuel: Dios con nosotros.   La navidad es que tú y yo le dimos la espalda a Dios yéndonos lo más lejos de él por nuestro propio camino, y él tomando forma de hombre, nos vino a buscar, vino hace 2000 años a salvar lo que se había perdido. Él ya recorrió el camino esos pequeños pies y manos, ese bebé indefenso que pronto herido fue por ti y por mí. ¿No crees que ya sea hora de reconciliarte con Dios en esta navidad y que si no lo haces pasarás otra navidad más en blanco, o peor aún una eternidad en condenación? Mi hermano.   Y para nosotros hermanos, es el mismo mensaje, es perfecto estarlo recordando a cada momento, porque somos olvidadizos, muy pronto se nos olvida, y así como el pueblo de Israel cuando cruzó el mar rojo, no se estaban cerrando las olas cuando ya se estaban quejando, ya estaban desconfiando de Dios. Acababan de ver la gloria de Dios en el monte que humeaba, truenos, voz de trompeta de Dios, y ya estaban sumidos otra vez en idolatría, paganismo, y desenfreno.   Mis hermanos, es un muy buen momento para que recuerdes, aquí en Calvary Compañerismo Cristiano, tomamos muy seriamente las Escrituras, entendemos lo que costó nuestra salvación, nuestra libertad, el hecho de llamarnos hijos de Dios, de llamarnos Cristianos. Amamos a Cristo profundamente, anhelamos servirlo y darlo a conocer al mundo que nos rodea.   Por lo mismo, te digo mi hermano, comenzando por mí, no vamos a tolerar el pecado obstinado, porque te amamos, porque en verdad nos amamos y sabemos el daño tan terrible que causa, y si entiendes lo que costó tu salvación, no vas a ir a entregarle una vez más el control de tu vida a aquel que te esclavizaba, eso es desobediencia, por eso dice la Palabra:   Heb 10:15-23 Y el Espíritu Santo también da testimonio de que es verdad, pues dice: 16 «Éste es el nuevo pacto que haré con mi pueblo en aquel día* —dice el SEÑOR —: Pondré mis leyes en su corazón y las escribiré en su mente». 17 Después dice: «Nunca más me acordaré de sus pecados y sus transgresiones». 18 Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios. 19 Así que, amados hermanos, podemos entrar con valentía en el Lugar Santísimo del cielo por causa de la sangre de Jesús. 20 Por su muerte, Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida —a través de la cortina al Lugar Santísimo. 21 Ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que gobierna la casa de Dios, 22 entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura. 23 Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa. (NTV)   Heb 10:24 Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. 25 Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. 26 Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28 Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen». También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo».31 ¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!   Y no estoy tratando de asustarte, sino de hacerte consciente del amor, la misericordia, la gracia, la paciencia incalculable que Dios ha derramado sobre ti, cuánto te ha amado para darte libertad, para que en este diciembre 2014, puedas levantar tus ojos en adoración y reiterar delante de Dios tu deseo de pertenecerle, de amarlo, de honrarlo, de servirlo, porque él es digno y lo merece.   Es un muy buen momento para ponernos a cuentas con él, y decirle: Señor, en cuanto a mí, no fue en vano, Señor aquí está mi vida, aquí están estas áreas de mi vida las cuales me estas pidiendo, Señor, no voy a obedecer a medias, no voy a obedecer en abonos, tú mereces mi vida completita hoy, y ya, es tuya, tómala, transfórmala a tu antojo, transfórmame a tu imagen, que tan seguro esté que solo en ti hay vida, que solo a ti te siga mi Rey y Señor.   ¿Serás del grupo que lo ignora, o del grupo de los que creen en él, le reciben, nacen de nuevo y le adoran? ¿No te gustaría ver su gloria hoy? QUE RECORDEMOS ESTA NAVIDAD EL PRIVILEGIO DE NUESTRA SALVACIÓN.
  • Nov 30, 2014Características bíblicas de una Iglesia
    Nov 30, 2014
    Características bíblicas de una Iglesia
    Series: Especiales
    Hoy vamos a hacer una pausa en el estudio verso por verso de 2 de Corintios y vamos a ver lo que la Biblia nos enseña acerca de la Iglesia. Para algunos este tópico no va a ser nuevo, pero para otros quizás sí es la primera vez que escuchan acerca de este tema. ¿Qué es la Iglesia? ¿Qué cosas deben caracterizar a la Iglesia? ¿Que cosas debo buscar en una Iglesia? ¿Para que existe una Iglesia?   Si hoy nos visitás por primera vez, o si has estado viniendo porque estás buscando donde congregarte, o como se dice comunmente "estás buscando Iglesia", esta es una buena oportunidad para que podás observar las características bíblicas de una congregación de creyentes (la Iglesia); y para los que ya pertenecemos a Calvary, esta es una buena oportunidad para poder analizar o hacer un inventario de nuestro compañerismo cristiano para ver como estamos de acuerdo a los parámetros bíblicos como Iglesia.   Hoy no voy a predicar acerca de las características de Calvary Compañerismo Cristiano, o sea no es un mensaje para decir: "todas las Iglesias en Memphis deberían parecerse a Calvary"; sino que vamos a estudiar las características que cualquier Iglesia, incluyendo a Calvary, debería tener ya que este modelo bíblico es universal y no solo para Calvary.   ¿Qué es una Iglesia?   Iglesia = ekklesía: asamblea, concurrencia, congregación, reunión popular Entre los griegos se usaba para referirse a un cuerpo de ciudadanos reunido para considerar asuntos de estado.   asamblea (RAE) = reunión numerosa de personas para discutir determinadas cuestiones y adoptar decisiones sobre ellas.   ¿Qué es una iglesia bíblica?   Es una asamblea o congregación de personas creyentes en Dios, nacidas de nuevo en Cristo a través del Espíritu Santo, con el fin de ser edificados por la interacción de cada individuo para glorificar, honrar y magnificar el nombre de Jesucristo, permaneciendo y perseverando en El para gloria de Dios Padre.   Hay elementos indispensables en una congregación de creyentes nacidos de nuevo que no deben faltar.   • Cristo como cabeza de la Iglesia (esto quiere decir que El ocupe el lugar de autoridad y preeminencia en la Iglesia) • Llena del Espíritu Santo (esto quiere decir que el Espíritu Santo sea influencia motora para todo) • Sana doctrina (esto quiere decir que la enseñanza e instrucción sean basadas solamente en el consejo de Dios revelado en las escrituras, la palabra profética más segura, la Biblia). • Evangelismo bíblico (que se proclame el evangelio de la cruz de Cristo)   Hoy por motivo de tiempo, no vamos a ver todos estos elementos, solamente vamos a ver el primero:   I. Cristo como cabeza de la Iglesia.   Lo primero que debemos decir al respecto es que la Iglesia no es un edificio (templo), sino que es un grupo de personas, creyentes en Dios. La biblia la llama "El cuerpo de Cristo" (es orgánico). 1 Corintios 12:27 RV Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.   Para ilustrarnos la relación de la Iglesia con Cristo, la biblia nos dá la figura del cuerpo humano. Efesios 4:15 NTV En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia. Osea que el cuerpo tiene como cabeza a Cristo; en este texto la palabra griega para cabeza es Kefalé que significa cabecera y se refiere a una posición de autoridad. Es esencial que si la Iglesia es de Cristo, que El sea quien ocupe la posición de autoridad y prominencia en ella.   Efesios 1:22-23  y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,  23  la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. La Biblia enseña en efesios 1:17-23 que Dios resucitó a Cristo, lo sentó a su diestra sobre todas las cosas, sometió todas las cosas bajo los pies de Cristo y lo dió por cabeza sobre todas las cosas a la Iglesia. Este es el diseño de Dios para la autoridad en la Iglesia: Cristo como cabeza y el cuerpo sujeto a Cristo.   Entonces ¿Cómo debe funcionar la Iglesia como cuerpo de Cristo? Efesios 4:16 RV de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. Me gusta mucho la versión NTV: Efesios 4:16 NTV Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de amor. Cristo hace que todo encaje perfectamente; la RV dice que el cuerpo bien concertado (bien coordinado, organizado y compacto) y unido entre sí por las coyunturas (entrelazar, entretejer, impulsar juntos, estar bien ligado entre sí) va creciendo para ser edificado (construir, o llevar a la madurez) en amor.   Esto es básico, y tremendamente importante: la Iglesia debe ser Cristo-centrica (que Cristo sea el centro) porque El es la cabeza y El es quien organiza, coordina, equipa, capacita y envía. No podemos hacer nada si estamos separados de El. Cuantas congregaciones, aparentemente cristianas, fallan en este punto donde Cristo no es ni la cabeza de la Iglesia ni el centro de nada en los supuestos ministerios que tienen. Aquí en Calvary, y cada creyente en cualquier lugar, debemos recordar que el diseño de Dios para la Iglesia es que Cristo tenga la posición de autoridad como cabeza y el cuerpo se sujete a El, quien nos va a dar el creciemiento en amor según la interacción propia de cada miembro en particular.   ¿Cómo te das cuenta si una Iglesia es Cristo-centrica? ¿Cómo podés saber si la Iglesia está siguiendo el diseño de Dios, que es Cristo como cabeza y la iglesia sujeta a Cristo?   Hay muy buenos indicadores para darnos cuenta; algunos son: • ¿Qué se enseña en esa Iglesia? Sana doctrina, osea la palabra de Dios. O se enseña pura sabiduría humana, filosofía de este mundo mezclado con espiritualidad y emocionalismo temporal. • ¿Cuál es el fruto de la enseñanza en la vida de los miembros de esa Iglesia? La forma en la que viven concuerda con la fé que profezan tener.   Y no estoy hablando que comparemos Iglesias, osea ninguna le llega a Calvary, o a Bellevue, o a Hope o a Life o a la Iglesia que sea. Lo que hoy quiero que veamos es que hay un modelo bíblico para tener en cuenta y hay parámetros con los cuales podemos darnos cuenta de que tan bíblica es la Iglesia, cualquiera sea, y por supuesto, esto incluye a Calvary. Por lo que es una buena oportunidad para que veamos como estamos como Iglesia aquí en Calvary, y que podamos ver a donde tenemos que llegar como congregación.   El modelo bíblico para la Iglesia está expresado, obviamente en las escrituras. El libro de los Hechos y Efesios nos dan a conocer la teoría (efesios) y la práctica (hechos) de lo que Dios espera y desea en una congregación.   Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Después de la predicación del evangelio, el Señor añadió 3000 personas a la Iglesia. Este grupo de creyentes tenía las siguientes características:   Perseveraban (proskarteréo) = ser constantemente diligente, ser continuamente constante hacia una persona o una cosa.   ¿En qué eran constantemente diligentes?   a) En la doctrina de los apóstoles.   Doctrina (didajé) = instrucción, enseñanza. ¿Cuando la biblia se refiere a la doctrina de los apostoles, a que se refiere? A las escrituras, a las cosas que Cristo les enseñó y mandó que enseñasen. Mateo 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.   Hechos 6:4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. ¿Te acordás en hechos 6 cuando en la Iglesia comenzaron a haber algunas diferencias entre ciertos grupos de personas, como fué que manejaron esta situación? El Señor ordenó el cuerpo como la pareció mejor en ese caso, en esa situación y se buscaron a personas que sirvieran (literalmente) las mesas y atendieran las necesidades de las personas; liberando así a los apóstoles de estas tareas para que ellos pudieran disponer del tiempo para ocuparse en las oraciones y en el estudio y enseñanza de la Palabra.   Esto no solo significa impartir el conociemiento de las escrituras, osea enseñar solamente, sino también mostrar al discípulo como obedecer los mandatos del Señor. ¿Cómo? Viviendo de una forma recta, íntegra en obediencia al Señor y su Palabra. La forma en que vivís, tu estilo de vida.   Esto nos lleva a la siguiente característica:   b) En la comunión unos con otros.   Comunión (diakonía) = compañerismo, participación, interacción. Es tener en común...., participar de..., asociarse con..... Hechos 4:32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Esto no quiere decir que era comunismo y que ahora todo es de todos, etc. Sino que al ser Cristo la cabeza, al ser instruídos en la Palabra, entendieron que nada de lo que tenían era de ellos, incluyendo sus propias vidas; y cuando llegás a este punto en tu vida, te das cuenta que vos y todo lo que tenés (vida, talentos, dones, recursos) son del Señor y nos los dá para que los administremos fielmente. Esto nos lleva a decir que nada de lo que tenemos o somos es mío propio, sino que todo lo que soy y tengo sirven a los propósitos del Señor.   ¿Qué tenemos en común entre nosotros, no solo en Calvary, pero en cualquier congregación de creyentes en el mundo? Tenemos el mismo Padre (Dios), tenemos el mismo Salvador (Jesucristo), tenemos el mismo Espíritu (Espíritu Santo), la misma fé (lo que creemos) y el mismo propósito (llevar mucho fruto para la gloria de Dios). También tenemos la misma necesidad de perdón, misericordia y gracia que cualquier otro creyente.   Todo lo que somos y tenemos debe servir para los propósitos de Dios; esto incluye todas las áreas de nuestra vida (material y espiritual).   Y esto nos lleva a que nos ofrezcamos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, como nuestro culto racional. Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.   Otra característica de la Iglesia biblica es que persevera en: c) En el partimiento del pan.   Esta es una referencia a la santa cena, o cena del Señor. 1 Corintios 11:23-26  Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan,  24  y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.»  25  De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.»  26  Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.   Te recomiendo que leas 1 Corintios 15; también podés escuchar la serie que predicó Chuy acerca de la esperanza eterna del creyente genuino: la resurrección. Cada vez que como iglesia participamos del partimiento del pan o santa cena, proclamamos la muerte y resurrección del Señor hasta que El venga. Nos mantiene con nuestra mirada en Cristo, en su obra y en su promesa que vuelve a buscarnos; esperando su regreso. El dijo que va a volver y nosotros esperamos en El, esto nos lleva a vivir en santidad.   ¿Se proclama la muerte y resurrección de Cristo en la Iglesia? ¿Se participa del partimiento del pan con regularidad? ¿Es el resultado de participar del partimiento del pan, en la vida de cada creyente, la santidad en su manera de vivir? Osea, ¿se puede notar que la esperanza viva del creyente a raíz de entender que Cristo vuelve lo lleva a vivir de una forma santa delante de Dios y de los demás (familia, amigos, vecinos, etc)?   Al participar del partimiento del pan nos recuerda Su crucifixión, muerte y resurrección y nos mantiene en constante alerta espiritual; en check como se dice, enfocados en Cristo y en Su obra de gracia y amor que comenzó en nostros y va a ser fiel en terminarla, ¿cuando? Cuando regrese por nosotros y le veamos cara a cara. Y por último, según el modelo bíblico de hechos 2:42; la Iglesia bíblica debe perseverar en:   d) Las oraciones.   Oración (proseujé) = orar fervientemente, suplicar, adorar, pedir; oración a Dios. La biblia nos enseña muchísimo acerca de la necesidad de la en la vida del creyente.   La oración es una necesidad Lucas 18:1 (Parábola de la viuda y el juez injusto) También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,   Jesús oraba contantemente. Lucas 6:12  En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.   Mateo 14:22-23  En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud.  23  Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.   El Señor nos enseño como orar en el sermón del monte. Y dijo: "cuando" ores, no dijo y si oras. La oración es algo que cualquier discípulo del Señor hace, es el aire espiritual para los pulmones de nuestra nueva criatura espiritual. Mateo 6:5  Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.   Los apóstoles y sus familias perseveraban unánimes en la oración Hechos 1:12-14 Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. 13  Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. 14  Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.   Los apóstoles persistían en la oración. Esta palabra persistir es la misma que perseverar (proskarteréo), constantemente diligente. Hechos 6:4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.   La biblia nos dice que oremos en todo tiempo. Con toda perseverancia. Efesios 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;   La biblia nos dice que lo hagamos sin cesar, esto significa repetidamente, osea con frecuencia, de una manera constante. Repetidamente no son vanas repeticiones, referíte a Mateo 6 para entender como orar. 1 Tesalonicences 5:17  Orad sin cesar.   La biblia enseña que la solución para no estar preocupado es orar. Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.   ¿Se ora en esta Iglesia? ¿Que se ora? ¿Como se ora? Se ora constantemente y diligentemente.   Acabamos de ver cuatro características bíblicas de una Iglesia Cristo-centrica. A la luz de las escrituras es tu obligación hacerte las siguientes preguntas:   ¿En que se persevera en la Iglesia a la que pertenezco (o visito, etc)? ¿Qué se está enseñando (osea la doctrina)? ¿Lo que se enseña en la Iglesia también se vive? ¿Cómo es la comunión de los miembros de la Iglesia (osea la participación, las cosas que tienen en común, etc? ¿Competencia, celos, ira, divisiones, etc? ¿Participan del partimiento del pan? ¿Viven con una esperanza eterna que los santifica en cu manera de vivir? ¿Es una iglesia constante en la oración?   Todo comenzó con Cristo alcanzando a un grupo, enseñándoles, discípulandolos, enviándolos a hacer lo mismo; y ellos lo hicieron. El resultado de una Iglesia que persevera en la enseñanza de la sana doctrina (la Biblia), en la comunión unos con otros, que tiene una esperanza viva fundamentada en la obra redentora de Cristo en la cruz y que ora constantemente en todo momento, lugar y circunstancia es: Hechos 2:47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.   Favor (caris) = gracia; tener favor con..., hallar gracia ante...., merecer aprobación; otorgar, ocasionar o tener una actitud favorable. Para poder recibir la aprobación de la gente afuera de la Iglesia, debemos primero recibir la aprobación y el favor de Dios dentro de la Iglesia. La influencia divina sobre el corazón de cada miembro del cuerpo de Cristo se va a reflejar en nuestra forma de vivir. La gente lo vé, se le antoja y entonces podemos, de una forma eficáz, testificar, anunciar, proclamar las maravillas de Dios en Cristo Jesús. Osea, el evangelismo. No vamos a poder tener un evangelismo efectivo, sino estamos perseverando en la palabra, la comunión unos con otros, viviendo con la mirada puesta en la eternidad al recordar que Cristo murió, resucitó y va a volver por nosotros, y en las oraciones.   Cuando la Iglesia persevera en las características que hemos visto, entonces está lista para poder impactar al mundo. Dios siempre trabaja de adentro hacia afuera, produciendo cambios en nosotros que se demuestran en la forma en que vivimos y dandose a conocer a través nuestro. El resultado de todo esto es crecimiento: numérico y espiritual. Hechos 2:47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.  
  • Jun 8, 2014Guerra Espiritual
    Jun 8, 2014
    Guerra Espiritual
    Series: Especiales

    Guerra Espiritual

    Juan 16:33: en el mundo tendreis afliccion (estreches, tribulacion, sufrimiento); pero confiad, yo he vencido al mundo.   I. La carne.   Gál 5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.   Gál 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas   Gál 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza;   Gál 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.   Gál 5:24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.   Efesios 4:22-31 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.   Romanos 13:14 vestíos del Señor Jesucristo, y no proveaís para los deseos de la carne   II. El mundo   Santiago 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.   1 Juan 2:15-17 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.   Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.   Mateo 6:33a Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia   Colosenses 3:1-2 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.   III. El diablo   Zacarías 3:1 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.   Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.   1 Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;   Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.   Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.   1 Pedro 5:9a al cual resistid firmes en la fe,   Efesios 6:10-11 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.   Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.   2 Corintios 10:4-5 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,   Efesios 6:14a estad pues firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad   Efesios 6:14b vestidos con la coraza de justicia.   2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.   Apocalipsis 20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.   Efesios 6:15 calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.   Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.   Efesios 6:17a Y tomad el yelmo de la salvación,   Efesios 6:17b y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;   Mateo 4:1-11 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, dí que estas piedras se conviertan en pan. 4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5 Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6 y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. 7 Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8 Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.   Efesios 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;   1 Tesalonicenses 5:17-18 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.   Filipenses 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.   Nuestra oración, personal y para todos en Calvary es:   Colosenses 1:9-14 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11 fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.
  • Apr 20, 2014El plan de salvación del Dios Eterno – Pascuas 2014
    Apr 20, 2014
    El plan de salvación del Dios Eterno – Pascuas 2014
    Series: Especiales

    EL PLAN DE SALVACIÓN DEL DIOS ETERNO

      Rom 1:16-17 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.   I.               La salvación no fue un Plan B porque a Dios se le haya salido de las manos, fue su plan desde antes que el mundo existiera. Mat 13:35  para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo. Mat 25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Efe 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, Apo 17:8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. 1 Pe 1:18-19 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, Heb 12:2a  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. Gén 3:14-15 Dios el SEÑOR dijo entonces a la serpiente: «Por causa de lo que has hecho, ¡maldita serás entre todos los animales, tanto domésticos como salvajes! Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida. 15 Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón.» (NVI) 1 Pe 1:10-12 Incluso los profetas quisieron saber más cuando profetizaron acerca de esta salvación inmerecida que estaba preparada para ustedes. 11 Se preguntaban a qué tiempo y en qué circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando les dijo de antemano sobre los sufrimientos de Cristo y de la inmensa gloria que después vendría. 12 Se les dijo que los mensajes que habían recibido no eran para ellos sino para ustedes. Y ahora esta Buena Noticia les fue anunciada a ustedes por medio de aquellos que la predicaron con el poder del Espíritu Santo, enviado del cielo. Todo es tan maravilloso que aun los ángeles observan con gran expectación cómo suceden estas cosas.   II.              La salvación requiere justicia perfecta. Jua 14:6-9 Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí. 7 Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién es mi Padre.* De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto. 8 Felipe le dijo: —Señor, muéstranos al Padre y quedaremos conformes. 9 Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me pides que les muestre al Padre? (NTV) Jua 8:29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.   III.            La salvación requiere que toda injusticia sea castigada. Rom 3:23  por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Isa 53:1 ¿Quién ha creído nuestro mensaje? ¿A quién ha revelado el SEÑOR su brazo poderoso? Isa 53:2 Mi siervo creció en la presencia del SEÑOR como un tierno brote verde; como raíz en tierra seca. No había nada hermoso ni majestuoso en su aspecto, nada que nos atrajera hacia él. Isa 53:3 Fue despreciado y rechazado: hombre de dolores, conocedor del dolor más profundo. Nosotros le dimos la espalda y desviamos la mirada; fue despreciado, y no nos importó. Jer 2:5, 12-13 Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?... 12 Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. 13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Isa 53:4 Sin embargo, fueron nuestras debilidades las que él cargó; fueron nuestros dolores* los que lo agobiaron. Y pensamos que sus dificultades eran un castigo de Dios; ¡un castigo por sus propios pecados! Isa 53:5 Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz, fue azotado para que pudiéramos ser sanados. Isa 53:6-8 Todos nosotros nos hemos extraviado como ovejas; hemos dejado los caminos de Dios para seguir los nuestros. Sin embargo, el SEÑOR puso sobre él los pecados de todos nosotros. 7 Fue oprimido y tratado con crueldad, sin embargo no dijo ni una sola palabra. Como cordero fue llevado al matadero. Y como oveja en silencio ante sus trasquiladores, no abrió su boca. 8 Al ser condenado injustamente, se lo llevaron. A nadie le importó que muriera sin descendientes; ni que le quitaran la vida a mitad de camino. Pero lo hirieron de muerte por la rebelión de mi pueblo. Isa 53:9 Él no había hecho nada malo, y jamás había engañado a nadie. Pero fue enterrado como un criminal; fue puesto en la tumba de un hombre rico. 2 Corintios 5:21  Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.  Rom 8:3  Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; Gal 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Heb 7:27  que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo;porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. 1 Juan 4:9-10 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Pe 2:24-25  quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. 25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas,pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.    IV.            El Plan de salvación de Dios requiere que Jesucristo resucitara con poder, para poder tener la victoria completa sobre la muerte. 1 Co 15:1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.   a)    Hay evidencias contundentes de su resurrección. 1 Co 15:3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas,y después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8  y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí…   b)    Sin la resurrección de Cristo, tendríamos una linda religión vacía y sin poder. 1 Co 15:11 Porque o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído. 12 Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14  Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. 20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.   c)     Sin la resurrección, no habría poder para darnos nueva vida, para darnos victoria sobre Satanás y sus Huestes y para darnos victoria sobre la muerte. 1 Co 15:21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte   d)    Por la resurrección de Cristo, nuestra esperanza es que un día este cuerpo de muerte será destruido y tendremos uno como el de Cristo cuando resucitó, uno glorificado. 1 Co 15:34 Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo. 35 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes…   1 Co 15:51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?  56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.   V.             Necesitamos Responder en fe y en obediencia a esta Salvación.   1 Co 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.  1 Jn 2:1-6 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. 2 él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. Heb 2:3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron. Heb 10:23-31 Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa.24 Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. 25 Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. 26 Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28 Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen»*. También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo»*. 31 ¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo! 1 Co 6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11  Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. 1 Jn 2:28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. 1 Pe 1:13-20 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. 17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, 20 ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, Jn 10:17-18  Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18  Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Juan 7:37  En el último y gran día de la fiesta,Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Luc 13:3  Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Mat 4:17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielosse ha acercado. Jn 8:24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis. Hechos 17:30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; Rom 2:4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? 5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, Heb 3:7-8 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones.
  • Dec 29, 2013El 2014 no va a ser diferente si tú no eres diferente – Fin de Año 2013
    Dec 29, 2013
    El 2014 no va a ser diferente si tú no eres diferente – Fin de Año 2013
    Series: Especiales

    EL 2014 NO VA A SER DIFERENTE SI TÚ NO ERES DIFERENTE

    I.               Si Cristo ya te alcanzó, desde el momento en el que eso sucedió, tu presente ya debería ser diferente, no solo tu futuro.   Efe 1:3-5 Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo.4 Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. 5 Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a sí mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le dio gran gusto hacerlo.   Efe 1:6-10 De manera que alabamos a Dios por la abundante gracia que derramó sobre nosotros, los que pertenecemos a su Hijo amado. 7 Dios es tan rico en gracia y bondad que compró nuestra libertad con la sangre de su Hijo y perdonó nuestros pecados. 8 Él desbordó su bondad sobre nosotros junto con toda la sabiduría y el entendimiento. 9 Ahora Dios nos ha dado a conocer su misterioso plan acerca de Cristo, un plan ideado para cumplir el buen propósito de Dios. 10 Y el plan es el siguiente: a su debido tiempo, Dios reunirá todas las cosas y las pondrá bajo la autoridad de Cristo, todas las cosas que están en el cielo y también las que están en la tierra.   Ef 1:11-14 Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan. 12 El propósito de Dios fue que nosotros, los judíos —que fuimos los primeros en confiar en Cristo—, diéramos gloria y alabanza a Dios. 13 Y ahora ustedes, los gentiles, también han oído la verdad, la Buena Noticia de que Dios los salva. Además, cuando creyeron en Cristo, Dios los identificó como suyos al darles el Espíritu Santo, el cual había prometido tiempo atrás. 14 El Espíritu es la garantía que tenemos de parte de Dios de que nos dará la herencia que nos prometió y de que nos ha comprado para que seamos su pueblo. Dios hizo todo esto para que nosotros le diéramos gloria y alabanza. (NTV)   Deu 7:1-6 Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete nacionesmayores y más poderosas que tú, 2 y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. 3 Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo. 4 Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá pronto. 5 Mas así habéis de hacer con ellos: sus altares destruiréis, y quebraréis sus estatuas, y destruiréis sus imágenes de Asera, y quemaréis sus esculturas en el fuego.6 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. Jos 1:1-4 Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: 2 Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. 3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. 4 Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. 5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.   Jos 1:6-9 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. 7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.   Jos 1:10-11 Y Josué mandó a los oficiales del pueblo, diciendo: 11 Pasad por en medio del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión. 1 Co 10:6-11 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. Heb 8:6 Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. 2 Pe 1:3-5 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, 4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; 5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;   2 Pe 1:6-10 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. 10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.   II.              El Señor nos llama a pertenecerle, a apartarnos para él, a ser suyos porque él ya nos lo dio todo. Isa 59:1-2 He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; 2 pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Pro 28:13-14 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. 14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.   Col 3:1-4 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.   1.     Las cosas de la tierra. Col 3:5-11 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombrecon sus hechos,   2.     Las cosas de arriba.   Col 3:10-11 y revestido del nuevo,el cual conforme a la imagen del que lo creóse va renovando hasta el conocimiento pleno, 11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.   Col 3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;   Col 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otrossi alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.   Col 3:14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.   Col 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Col 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Col 3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Col 3:18-21  Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. 19 Maridos, amad a vuestras mujeres,y no seáis ásperos con ellas. 20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos,para que no se desalienten. Col 3:22 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.   Col 4:1 Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos. Col 3:23-25 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. 25 Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere,porque no hay acepción de personas. Col 4:2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; 3 orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, 4 para que lo manifieste como debo hablar. 5  Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.   III.            Si no haces decisiones terminarás tropezando con aquello que abrazaste y que debiste abandonar o destruir por completo. Núm 33:50-53 Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó, diciendo: 51 Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán, 52 echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país, y destruiréis todos sus ídolos de piedra, y todas sus imágenes de fundición, y destruiréis todos sus lugares altos; 53 y echaréis a los moradores de la tierra, y habitaréis en ella; porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad.   Núm 33:54-56 heredaréis la tierra por sorteo por vuestras familias; a los muchos daréis mucho por herencia, y a los pocos daréis menos por herencia; donde le cayere la suerte, allí la tendrá cada uno; por las tribus de vuestros padres heredaréis. 55 Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados, y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis. 56 Además, haré a vosotros como yo pensé hacerles a ellos.   Jos 23:11-14 Guardad, pues, con diligencia vuestras almas, para que améis a Jehová vuestro Dios. 12 Porque si os apartareis, y os uniereis a lo que resta de estas naciones que han quedado con vosotros, y si concertareis con ellas matrimonios, mezclándoos con ellas, y ellas con vosotros, 13 sabed que Jehová vuestro Dios no arrojará más a estas naciones delante de vosotros, sino que os serán por lazo, por tropiezo, por azote para vuestros costados y por espinas para vuestros ojos, hasta que perezcáis de esta buena tierra que Jehová vuestro Dios os ha dado. 14 Y he aquí que yo estoy para entrar hoy por el camino de toda la tierra; reconoced, pues, con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, que no ha faltado una palabra de todas las buenas palabras que Jehová vuestro Dios había dicho de vosotros; todas os han acontecido, no ha faltado ninguna de ellas. Jue 2:1-5 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros, 2 con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar;mas vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto? 3 Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero. 4 Cuando el ángel de Jehová habló estas palabras a todos los hijos de Israel, el pueblo alzó su voz y lloró. 5 Y llamaron el nombre de aquel lugar Boquim,y ofrecieron allí sacrificios a Jehová. Sal 90:8-12 Pusiste nuestras maldades delante de ti, Nuestros yerros a la luz de tu rostro. 9 Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira; Acabamos nuestros años como un pensamiento. 10 Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos. 11 ¿Quién conoce el poder de tu ira,  Y tu indignación según que debes ser temido? 12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría. Ecl 12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; 2 que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia; 3 cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; 1 Pe 1:13  Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. 17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, 1 Pe 2:1  Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, 2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor.   1 Pe 2:4-5 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.   1 Pe 2:11-12 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.   2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.   1 Pe 4:1-3 Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, 2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. 3 Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. Rom 6:19 Uso la ilustración de la esclavitud para ayudarlos a entender todo esto, porque la naturaleza humana de ustedes es débil. En el pasado, se dejaron esclavizar por la impureza y el desenfreno, lo cual los hundió aún más en el pecado. Ahora deben entregarse como esclavos a la vida recta para llegar a ser santos. 20 Cuando eran esclavos del pecado, estaban libres de la obligación de hacer lo correcto. 21 ¿Y cuál fue la consecuencia? Que ahora están avergonzados de las cosas que solían hacer, cosas que terminan en la condenación eterna. 22 Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna. NTV 2 Ts 2:7  Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. 8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca,y destruirá con el resplandor de su venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. Mat 7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Jos 24:14-15 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. 15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
  • Dec 22, 2013¿De qué se trata realmente la navidad? Mensaje de navidad 2013
    Dec 22, 2013
    ¿De qué se trata realmente la navidad? Mensaje de navidad 2013
    Series: Especiales

    ¿DE QUÉ SE TRATA REALMENTE LA NAVIDAD?

    Isaías 9:1-7

      Isa 1:1-9-20   Isa 9:1 Sin embargo, ese tiempo de oscuridad y de desesperación no durará para siempre. La tierra de Zabulón y de Neftalí será humillada, pero habrá un tiempo en el futuro cuando Galilea de los gentiles, que se encuentra junto al camino que va del Jordán al mar, será llena de gloria. NTV   Mat 4:12-17 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso,volvió a Galilea; 13 y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum,ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí, 14 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: 15 Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, Camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles;  16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; Y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció.17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielosse ha acercado.   Pro 1:20-33 1 Jn 1:5-6  Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; 1Jn 2:1-6 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. 2 él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 1Jn 2:9  El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. 10 El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. 11 Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos. Sal 100:1 Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. 2 Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. 3 Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. 4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. 5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones. Flp 4:11-13  No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. 1Pe 1:8  a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; 9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. Flp 2:2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. 3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, Flp 4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! 5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. 6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 1Jn 1:3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido. Col 2:15  y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Isa 55:12 Ustedes vivirán con gozo y paz. Los montes y las colinas se pondrán a cantar y los árboles de los campos aplaudirán. 13 Donde antes había espinos, crecerán cipreses; donde crecía la ortiga, brotarán mirtos. Estas cosas le darán gran honra al nombre del SEÑOR; serán una señal perpetua de su poder y de su amor». Apo 22:1-5 Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. 2 En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. 3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, 4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. Jer 29:11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Deu 5:29 ¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre! Deu 30:19-20a A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20a  amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; Rom 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.   1.     Un niño nos es nacido, hijo nos es dado. Heb 4:14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Rom 8:3 La ley de Moisés no podía salvarnos, porque nuestra naturaleza pecaminosa es débil. Así que Dios hizo lo que la ley no podía hacer. Él envió a su propio Hijo en un cuerpo como el que tenemos nosotros, pecadores. Y, en ese cuerpo, Dios declaró el fin del dominio que el pecado tenía sobre nosotros mediante la entrega de su Hijo como sacrificio por nuestros pecados. NTV Hch 3:15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. Jua 10:17-18 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.   2.     Y el principado sobre su hombro.   Sal 2:1-13  El reino del ungido de Jehová ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? 2 Se levantarán los reyes de la tierra, Y príncipes consultarán unidos Contra Jehová y contra su ungido, diciendo: 3 Rompamos sus ligaduras, Y echemos de nosotros sus cuerdas. 4 El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. 5 Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira. 6 Pero yo he puesto mi rey Sobre Sion, mi santo monte. 7 Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. 8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra. 9 Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás. 10 Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; 11 Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. 12 Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.   3.     Llamará su nombre Admirable, Consejero. 4.     Dios Fuerte. 5.     Padre Eterno. Rom 5:10-11 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación. Rom 8:14-16 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.  6.     Príncipe de Paz. Miq 4:3-4 El SEÑOR mediará entre los pueblos y resolverá conflictos entre naciones poderosas y lejanas. Ellos forjarán sus espadas para convertirlas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra.4Todos vivirán en paz y prosperidad; disfrutarán de sus propias vides e higueras porque no habrá nada que temer. ¡El SEÑOR de los Ejércitos Celestiales ha hecho esta promesa! NTV Sal 89:1-4 Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca. 2 Porque dije: Para siempre será edificada misericordia; En los cielos mismos afirmarás tu verdad. 3 Hice pacto con mi escogido; Juré a David mi siervo, diciendo: 4 Para siempre confirmaré tu descendencia, Y edificaré tu trono por todas las generaciones. Flp 2:5-11 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.   Luc 1:31-33 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.