2 Timoteo 4:9-22 La Red Personal de las Relaciones de Pablo


Download (right click and choose save as)

Video

Sermon Notes

LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO
2 Timoteo 4:9-22

INTRODUCCIÓN
Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, en la cual encontramos todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra.

Y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo, parte de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, donde más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación. Pablo está escribiendo a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

Encarcelado, y sentenciado a muerte, por Nerón, quien estaba persiguiendo, y ejecutando cristianos de las maneras más horribles, Pablo escribe esta carta entre los años 66 y 67 d.C. mientras esperaba su ejecución.

Parecido a nuestros tiempos, donde cada vez hay más leyes que van en contra de la verdad, donde no estamos lejos de comenzar a ser perseguidos por el mensaje de la verdad; ya ha habido casos de cárcel, de cierres de negocio, de expulsiones de niños o maestros de las escuelas por hablar de su fe.

Por lo tanto, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe, quien no estaba pasando un buen momento, y necesitaba ser animado y consolado. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4:

2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Pablo estaba a punto de graduarse y sabía que a pesar de oposición, problemas y demás, era posible terminar bien.

RECAPITULANDO:

Sabiendo quienes somos, la fe que profesamos; que no debemos avergonzarnos del evangelio, sino esforzarnos en la gracia, cuidarnos de falsos maestros, evitar vanas conversaciones, presentándonos delante de Dios como obreros fieles, limpiándonos para ser vasos útiles en las manos del Señor.

Debemos cuidarnos de la hipocresía, monitorear si tenemos o no un carácter cristiano. Debemos buscar un modelo correcto a seguir, y ser un modelo correcto para otros.

Para cerrar, Pablo nos habló de nuestro recurso supremo y suficiente: la Palabra de Dios. Nos enseñó que, las Escrituras son sagradas, y son capaces de hacerte sabio para salvación. Vimos que, es Dios quien la inspiró, la respiró, por lo tanto, es útil para nuestra santificación, nuestra transformación. Y el propósito es madurez que se manifiesta en hacer la voluntad de Dios.

Y dejó para el final, su consejo más importante, nos dijo: Prediquen la Palabra; es tan importante porque es un mandato de Dios, y él nos juzgará a todos de acuerdo con esa verdad. Y nos dice cómo predicarla, si es conveniente o no, debemos redargüir, reprender, exhortar, con toda paciencia instruir.

Y nos dijo por qué: viene el tiempo y es hoy cuando la gente no estará dispuesta a escuchar la sana doctrina, le dará la espalda a la verdad, no va a tolerarla. Hoy estamos en tiempos donde la gente solo quiere sentirse bien consigo misma y busca mensajes que no los confronten, sino que le digan que es un campeón, un consentido de Dios, que no tienen que abandonar sus ídolos ni sus pecados.

Y dice Pablo: buscarán maestros conforme a su naturaleza pecaminosa egoísta, pastores y maestros que les rasquen el oído, que les cuenten fábulas que suban su auto estima y que les prometan todos sus deseos egoístas del aquí y del ahora. Y al rechazar la verdad confrontadora, pero a la misma vez transformadora, quedarán dislocados del cuerpo, privados de la verdadera unción del Espíritu Santo.

Y después de esta última orden de predicar la Palabra de Dios, Pablo dio su última exhortación, a Timoteo: Timoteo, enfócate, tienes que terminar.

No debemos olvidar nunca que cuando el Señor nos llamó de nuestras tinieblas a su luz admirable, lo hizo con propósitos específicos, la Biblia declara que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, nos ha dado vida eterna, nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, nos ha compartido de la naturaleza divina.

Nos ha equipado con dones sobrenaturales del Espíritu Santo para bendecir a nuestro prójimo, nos ha enriquecido con talentos naturales, los cuales no solo sirven para ganarnos la vida, sino para hacer tesoros en los cielos, donde la polilla y el orín no corrompen, ni los ladrones minan ni hurtan.

Nos ha bendecido con bendiciones materiales, de las cuales no nos podremos llevar nada, pero, que hoy sabemos que podemos invertir en lo eterno para recibir lo nuestro.

Nos ha dado una vida completa, de la cual nos pedirá cuentas, porque estamos convencidos que no es verdad que el mundo sea nuestro y que nuestras vidas sean nuestras, lo sabemos, nadie tiene el control de su propia vida, el switch de prendido y apagado, no, el que decide cuándo es hora de partir es Dios, no nosotros, Dios es el dueño y Señor de todas las cosas, es soberano sobre todo y sobre todos.

Solo podemos hacer decisiones en lo que pensamos y decimos, cómo gastar la vida que tenemos, pero, no es nuestra, somos mayordomos, estamos administrando algo que no es nuestro, algo que se nos ha confiado por un poco de tiempo, los creyentes sabemos que no somos nuestros, que hemos sido comprados por precio, y por lo tanto, no podemos llegar a casa con las manos vacías,

Por eso nos dijo: cumple tu ministerio porque es nuestra responsabilidad; el tiempo es limitado Nuestra vida cristiana es una batalla espiritual y tenemos que pelear una buena batalla. Tenemos una carrera que correr y necesitamos estar enfocados en la meta hasta terminar. Somos responsables de custodiar la verdad en nosotros, la verdad está en guerra. Hay recompensa.

El día de hoy nos toca cerrar esta carta, Pablo estará abriendo la ventana de sus relaciones interpersonales cercanas, y nos mencionará a hombres y mujeres con diversas características, como es habitual de Pablo en sus despedidas.

Me gusta oír a Pablo mencionando a toda esta gente porque nos damos cuenta de que no es una historia de la imaginación de nadie, no son personajes ficticios, si pudiéramos viajar en el tiempo, podrías ir a la casa de estas personas, conocer sus antecedentes, y darte cuenta de que son gente común y corriente.

Tú y yo, podríamos ser alguno de ellos, o quizá lo estamos siendo. Eso me gusta porque como ya lo he mencionado, la Biblia no está llena de súper hombres iluminados, sino de gente como nosotros, totalmente necesitada de la gracia de Dios, algunos responden, otros no, pero, es hermoso vernos en la gran fotografía del plan de Dios.

Porque todos estos formaron un cimiento para que otros siguieran construyendo, hasta llegar a nuestros días. Por supuesto podemos ver en medio de ellos la gracia de Dios fluyendo y sosteniendo su iglesia contra la cual las puertas del infierno no prevalecieron, ni prevalecerán.

Pero, qué importante es que para el final de sus días Pablo intencionalmente mencionara a cada una de estas personas. Porque es una realidad, somos un cuerpo, la iglesia no es Pablo, o el pastor, ni siquiera un pequeño grupo de líderes. Cada uno de nosotros como miembros, formamos el cuerpo de Cristo para ser edificados unos a otros en amor, dice en Efesios:

Efe 4:11-16 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Rom 12:4 Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, 5 el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.

Pablo nos presentará a sus colaboradores y compañeros de milicia, aquellos en quienes él confiaba para el ministerio mutuo, la mayoría de ellos colaboradores fieles, hombres y mujeres, compañeros de milicia redimidos por Cristo, sirviendo a su Señor hombro con hombro.

Algunos viejos amigos, otros nuevos, algunos terminaron su servicio, otros no, vemos a otros listos para ser voluntarios, otros nunca lo estuvieron. Algunos dispuestos a sacrificarse por el Señor, otros no, Pocos incrédulos, pero todos eran parte de la vida de Pablo y todos jugaron un papel en su ministerio.

Yo creo que el Espíritu Santo quería que todos nosotros supiéramos de estos hermanos que veremos un día en el cielo que formaron parte de la vida de Pablo y aprendieron siendo fieles, o fracasando. Porque Pablo no solo nos mostrará a sus amigos, sino también a sus enemigos, a los que los infieles, quienes también forman una parte importantísima de nuestro crecimiento espiritual y dependencia de Dios.

El día de hoy tú puedes preguntarte, si hubieses sido contemporáneo de Pablo, ¿estarías en esta lista? ¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Con quién te identificas? Por eso yo titulé este mensaje: LA RED PERSONAL DE LAS RELACIONES DE PABLO.

I. Timoteo el hijo más fiel y Demas el más infiel.
2 Ti 4:9 Procura venir pronto a verme,
En este versículo vemos el amor de Pablo por su hijo espiritual Timoteo, Pablo sabía que iba a ser ejecutado, Lucas estaba con él, pero, para Pablo era importante verlo antes de ir con el Señor, aunque seguramente Pablo sabía que vería a Timoteo con el Señor, quizá era importante para él despedirse personalmente, orar juntos por última vez, no lo sabemos.

Qué importante es pedir a Dios amor genuino por nuestros hermanos, el amor familiar, se da naturalmente, y es hermoso, amar a los de nuestra familia, pero, el amor a los hermanos en la iglesia es algo que debemos cultivar, pedir de parte de Dios, porque somos gente muy diferente, aun cuando hablamos el mismo idioma venimos de diferentes contextos, diferentes culturas, diferentes países.

Qué importante es buscar el sentir de Cristo y no estar criticando nuestras diferencias, o buscando que los otros cambien y se parezcan a mí. No, todos estamos llamados a parecernos a Cristo, a perdonarnos, a pensar siempre lo mejor de los otros, a no estimarnos mejores, teniendo un más alto concepto de nosotros mismos.

Porque estas amistades cimentadas no en lealtades carnales, sino en el vínculo perfecto del amor de Cristo, van a durar por la eternidad.

No sé cuál era la vida de Timoteo antes de encontrarse con Pablo y con el Evangelio, pero su vida dio un giro total, cuando su corazón y el de Pablo quedaron unidos por el amor a Jesucristo. Sabemos que Timoteo fue encarcelado por su fe al igual que su maestro, de manera que siguió sus pasos, dice en hebreos:

Heb 13:23 Quiero que sepan que nuestro hermano Timoteo ya salió de la cárcel. Si llega pronto, lo llevaré conmigo cuando vaya a verlos.

Veamos al siguiente:

2 Ti 4:10a porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
Pablo pasa del más fiel, al más infiel, tal vez Demas era un colaborador valioso para Pablo y el ministerio que abandonó en Roma Pablo quería que Timoteo lo continuara.

En Colosenses, unos cinco años antes de 2 Timoteo Pablo menciona a Demas como uno de sus colaboradores. Pablo seguramente invirtió tiempo y esfuerzo enseñando, aconsejando, animando a Demas y esperaba que creciera y respondiera, sin embargo, no sucedió.

Y no sé qué fue más duro para Pablo que Demas lo abandonara, o que haya amado este mundo, aión, que significa esta era, esta corriente, esta filosofía de la vida. Es muy triste ver tropezar a gente que aprendes a amar en el Señor, en la cual inviertes tiempo, amor, servicio.

A veces el caminar con Cristo se vuelve solitario, porque no todos responden y dan fruto, y a veces una sola persona que es fiel al Señor, que ama su Palabra, que le sigue, es de gran consuelo.

Checa, solo hubo un Timoteo, y yo creo que para Pablo el verle dando el fruto que estaba dando era suficiente para decir: Tú Señor eres verdadero y digno de ser seguido, vale la pena desgastarse discipulando a otros, evangelizando a los incrédulos.

Qué triste que tu nombre sea recordado como el que amó más al mundo que a Jesucristo, finalmente Demas hoy no está aquí, y si no se arrepintió Pablo vive en Cristo, pero, Demas no. Demas prefirió como Esaú hermano de Jacob vender su primogenitura por un plato de frijoles,

De la misma manera, hay quienes no juzgan a Cristo digno de ser seguido y prefieren su recompensa hoy, y mientras vivan tienen oportunidad de arrepentirse, pero si son llamados a cuentas mientras aman este mundo, su destino será muy diferente, Jesucristo dijo:

Mat 10:32-33 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Luc 14:25 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Lo vimos el jueves, una relación de ídolo es cuando vengo al Señor conmigo mismo como el centro, vengo, pero, se trata de mí, de lo que yo necesito. Aprendo la verdad, sirvo, hago, pero pensando en cómo puedo salir yo bendecido, vengo a la iglesia y te traigo a mi marido para que me lo cambies, y lo necesito así y asá, yo cumpliré con ir a los discipulados, pero tú Señor, no me falles.

Cuando no es así, no se trata de nosotros, se trata de la gloria de Dios, no la nuestra. Y parece difícil, porque nosotros solo vemos lo que está delante de nuestros ojos, no vemos lo que el Señor ve, no nos damos cuenta de que somos eternos, que lo que estamos viviendo hoy es pasajero.

Un día ya no habrá esposos, hijos, trabajo, porque todos seremos uno en Cristo, y créeme, no extrañarás en absoluto lo que dejaste aquí. Este mundo y su sistema no va a tener razón de existir, porque viviremos en un mundo perfecto, y Dios lo sabe, y tú y yo necesitamos aprender a vivir con esta perspectiva eterna porque es fácil ser engañados por los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa.

Demas fue engañado, y para él ver a Pablo en la cárcel fue una derrota, y no juzgó que valiera la pena que a él también lo encarcelaran por lo que para él seguramente era solo una ideología. El Señor mencionó este tipo de personas en la parábola del sembrador, él dijo:

Mar 4:16-17 Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; 17 pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan.

Esto sucede cuando hay motivos ocultos, motivos egoístas, se trata de mí, deseo de poder, control, dinero.

Abandonar es la palabra enkataleipo, que implica abandonar completamente a alguien y dejarlo desamparado en una situación nefasta. Incomodidades, sacrificio hasta la pérdida probable de la libertad, en este caso, ver a Pablo a punto de morir, ya fue demasiado alto para Demas, para él fue hermoso ver milagros, y la hermandad, los viajes, ser recibido como colaborador del apóstol Pablo, pero cuando se dio cuenta del costo, ya no quiso seguir.

Dice también la Palabra:

1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Por eso es importante hacer morir el amor propio, porque éste no deja lugar al amor al Señor, y mucho menos al prójimo, la egolatría, es decir, la idolatría a mí mismo, a lo que yo quiero, a quién soy yo ocupa todo el corazón y roba cualquier espacio al amor a Dios y al prójimo. Pido a Dios que ninguno de ustedes se convierta en un Demas. Veamos el siguiente:

II. Los fieles, uno conocido, y otro desconocido.
2 Ti 4:10b Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.
No sabemos mucho de Crescente su nombre significa uno que cree. Un colaborador de Pablo suficientemente confiable para enviarlo a las iglesias de Galacia. Seguramente conocido por todas las iglesias, y especialmente conocido por el Señor. Cuando lleguemos al cielo vamos a preguntar por él, de hecho, el Señor dijo:

Mat 19:29 Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna. 30 Pero muchos que ahora son los más importantes, en ese día serán los menos importantes, y aquellos que ahora parecen menos importantes, en ese día serán los más importantes.

Como decía Chuck Smith, fundador de Calvary Chapel, la cual casi llega a las 2000 iglesias en todo el mundo, él dice en su libro, estoy seguro de que cuando llegue al cielo yo estaré en la parte de más atrás diciendo: por su gracia lo logré.

Dios es quien juzga los corazones, Dios es quien da o no da el éxito, pero, es de nosotros ser fieles, ser íntegros, honestos, mantenernos puros de intenciones para con el Señor.

Tito, conocido y fiel, ya estaremos estudiando la carta que Pablo le escribió, a quien llama verdadero hijo en la común fe, a quien en algún momento dejó como pastor en Creta para que corrigiera lo deficiente. Cuán necesarios son estos colaboradores.

III. El compañero fiel, y el infiel restaurado, y otro siervo fiel.
2 Ti 4:11 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.
Más que una expresión de tristeza: “de los dos que me quedaban nada más me queda uno”. Pablo le está diciendo: Lucas necesita ayuda, yo estoy en la cárcel y solo él está a cargo de la iglesia. Esos eran tiempos difíciles y muchos creyentes habían huido por la persecución fiera de Nerón, y los que se quedaban estaban en peligro constante.

Pero, mira la fidelidad de Lucas, Pablo lo llama “el médico amado”, Lucas lo dejó todo para servir al Señor, escribió el más largo de los Evangelios, Hechos de los apóstoles, donde lo vemos con Pablo por todos lados, hasta naufragando, en los dos encarcelamientos de Pablo.

Alguien preparado quien pudo haber tenido un buen futuro con sus conocimientos, pero que junto con Pablo entregó su vida a Cristo y prefirió vivir cada momento para su Señor.

Marcos, por otro lado, en el primer viaje misionero de Pablo abandonó a Pablo y a Bernabé a la mitad del viaje, y de hecho Bernabé y Pablo se separan en el segundo viaje misionero de Pablo a causa de Marcos.

Y aunque le costó tiempo, en algún momento de su vida decidió finalmente entregarse por completo al Señor, porque después vemos a Pablo mencionándolo como colaborador, de hecho, este Marcos fue el que escribió el Evangelio que lleva su nombre, y mucha de su información, se sabe que la recibió directamente de Pedro el apóstol con quien también pasó un tiempo.

Para Pablo hoy Marcos era un miembro útil del cuerpo, útil significa usado fácilmente, de ser un miembro infiel, difícil, se convirtió en alguien fácil con el cual trabajar.

Qué importante es responder al Señor y asegurarnos de que somos miembros útiles del cuerpo, no miembros enfermos que lo hacen no ser eficaz, que causan dolor, o que más bien son como parásitos que solo roban energía, nutrientes y no aportan nada, más bien dañan.

Sí, hay desilusión en ver gente que puede ser útil al Señor perder interés en las cosas del reino y dejar tirado el ministerio, pero qué gozo y qué satisfacción es ver que se levante y que pongan a un lado cualquier estorbo o vergüenza, cualquier pretensión egoísta y regresen con todo a la obra del reino.

Pero, debes saber que mientras estés vivo, en el Señor hay oportunidad, que su misericordia es nueva cada mañana, que quizá a la primera no obedezcas como debes, pero, que gloria a Dios hay oportunidad de arrepentirse y retomar el camino, y hoy puede ser ese día.

2 Ti 4:12 A Tíquico lo envié a Efeso.
Quizá Tíquico estaba encargado de llevar las cartas, era el mensajero, él llevó la carta a los Efesios, a los Colosenses, y probablemente a Tito. Los viajes eran largos, peligrosos e incómodos, y definitivamente se requeriría de un don de servicio para hacerlos. Para Pablo Tíquico era confiable, un colaborador de gran valor.

No todos tenemos que ser maestros o pastores, además ya vimos, los más indignos miembros del cuerpo, se les viste con más honor, y los más dignos e importantes ni los pelamos, hasta los maltratamos.

Cuidamos la uñita y hasta forma le damos, y al corazón que nos mantiene vivos ni lo pelamos, le echamos colesterol y no hacemos ejercicio. Así Tíquico, una obra aparentemente sencilla, pero, aquí tenemos en nuestras manos las cartas que él llevó. Además,

IV. Carpo es el hospedador fiel.
2 Ti 4:13 Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.
Tanto el capote como los pergaminos eran cosas de gran valor, quizá Pablo fue arrestado en Troas y tuvo que dejar ahí sus cosas, el capote le serviría para resistir el invierno, y los pergaminos, o eran copias de sus cartas, algún libro del AT, o papel blanco para escribir.

La casa de Carpo pudo haber sido el lugar donde Pablo se hospedaba en Troas, o quizá ahí estaba la iglesia.

Nosotros hemos visto qué importante es ser hospedadores, gente de esta iglesia ha llegado aquí gracias a que alguien abrió su casa desinteresadamente, y no cualquiera quiere hacerlo porque trae costo, a veces cosas se rompen, se requiere de invertir tiempo y demás.

Definitivamente se requiere don de servicio y amor por los hermanos, demos gracias a Dios por personas como estas que desinteresadamente abren su casa y están dispuestos a que se la destruyan por amor al Evangelio y al Señor, valoremos cada vez que alguien abre su casa para un estudio bíblico, una fiesta y demás, es una bendición, y es también un esfuerzo.

V. El enemigo
2 Ti 4:14 Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. 2 Ti 4:15 Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.
Este hombre pudo haber sido un fabricante de ídolos que estaba muy molesto con Pablo y le causó muchos males, además de esparcir falsa enseñanza. Mis hermanos, enemigos siempre van a haber, y no debemos extrañarnos, al contrario, debemos estar preparados. Pablo dejó la causa al Señor, como Jesucristo, dice en 1 Pedro:

1Pe 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;

Rom 12:18-20 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

Aunque debemos pedir sabiduría para tratar con aquellos que dañan al cuerpo y se oponen a la verdad, el Señor también dijo:

Mat 10:16 “Miren, los envío como ovejas en medio de lobos. Por lo tanto, sean astutos como serpientes e inofensivos como palomas.

El Señor no nos llama a ser ingenuos, debemos estar alerta, no tenemos por qué dejarnos defraudar así nada más. Sí, perdonamos la falta, pero, evitamos estar en situaciones que Dios no nos manda estar siendo sabios en todo momento.

Recuerda, los enemigos no son nuestros directamente, son enemigos de Cristo, cuando calumnian, hablan mal de la iglesia, o se interponen no es contra el pastor, o la iglesia, o los líderes, es contra el Señor, a nadie le gusta que hablen mal de su esposa, y como esté la iglesia es la esposa de Cristo, y en última instancia es él quien es desairado, criticado, calumniado o difamado.

VI. Los anónimos infieles y el amigo infalible.
2 Ti 4:16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.
En aquellos tiempos eran dos audiencias legales las que se les concedían, en una establecían la acusación, y la segunda para dar el veredicto. En esta audiencia se quedó solo, nadie que testificara a su favor, que lo acompañara siquiera para orar por él.

Estos son momentos difíciles, cuando o eres el único en estar sirviendo, o ves como todos se excusan y se van despidiendo hasta que quedas tú solo con todo el paquete, porque por diferentes casusas no todos sirven.

Algunos se enferman, otros tienen compromisos, otros simplemente dicen: que trabajen los burros, de cualquier forma, cuando esto sucede también tus motivos son probados. Son tiempos muy importantes, porque te hacen pensar: o lo estoy haciendo por el pastor, o porque me vean y me reconozcan como el más movido, o el mejor servidor, porque quiero que me den las gracias, o lo estoy haciendo por ti Señor.

Recuerdo un párrafo en el libro Porque la gracia todo lo cambia de Chuck Smith, quien tenía un carro de golf y solía recorrer las instalaciones de Calvary Chapel Costamesa para recoger basura, y cuenta que él nunca fumó y fue educado de manera que ese vicio para él era repugnante.

Y en una ocasión estaba recogiendo las colillas de los cigarros, y estaba queja y queja: “esta gente, cómo no tira sus cochinos cigarros en la basura”. Y el Señor le preguntó: Chuck, ¿para quién estás haciendo esto? Y él respondió: para ti Señor claro. El Señor le dijo: entonces no te quejes. El Señor dijo:

Mat 6:1 “¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo. 2 Cuando le des a alguien que pasa necesidad, no hagas lo que hacen los hipócritas que tocan la trompeta en las sinagogas y en las calles para llamar la atención a sus actos de caridad. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que ésa.

Mat 6:3-4 Pero tú, cuando le des a alguien que pasa necesidad, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. 4 Entrega tu ayuda en privado y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.

En ocasiones también el Señor nos deja solos porque tendemos a hacer un ídolo del ministerio, o a depender de otras personas, amistades, incluso maestros, y el Señor solo quiere que dependamos de él, que lo sirvamos a él. Él también dijo:

Luc 17:10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

Pero mira lo que Pablo pudo disfrutar al haberse quedad completamente solo, nadie siquiera que orara por él:

2 Ti 4:17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 2 Ti 4:18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Seguramente Pablo fue un prisionero famoso, y muchos incrédulos estuvieron en su audiencia, pero, es interesante que Pablo no utilizó esta ocasión para buscar su libertad, sino para predicar el Evangelio. Y predicando el Evangelio, Dios lo libró, así como a Daniel. Él dijo: Busquen el reino de Dios antes que todo, lo demás lo tengo calculado, sé exactamente lo que necesitan, yo me encargo de ustedes.

También en ocasiones el Señor te deja completamente solo porque quiere encontrarse contigo, quiere que dependas totalmente en fe de sus promesas, de su presencia y que en medio de la dificultad aprendas a identificarlo, a escucharlo, a ser testigo ocular de su fidelidad.

Para que saliendo de la prueba puedas decir: Dios es fiel, y toda la gloria es para él, porque de no haber sido por él, no estaría aquí, esto no hubiera sucedido.

Por ejemplo, cuando Pablo fue apresado en Jerusalén y todo se veía muy negro, y él estaba solo en el calabozo, lleno de incertidumbre, el Señor se le apareció a Pablo y lo animó, le dijo:

Hch 23:10-11 Y habiendo grande disensión, el tribuno, teniendo temor de que Pablo fuese despedazado por ellos, mandó que bajasen soldados y le arrebatasen de en medio de ellos, y le llevasen a la fortaleza. 11 A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

En el naufragio en Hechos 27, cuando todos perdieron la esperanza, Pablo se quedó solo y es cuando una vez más escuchó a su Señor:

Hch 27:20-21 Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. 21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.

Hch 27:22-23 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,

Hch 27:24-25 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

Debes aprender que tu mayor amigo, siempre fiel es el Señor, todo puede fallar, todos pueden fallar, ojalá y no, todos pueden tropezar, pero, hay uno que siempre es fiel y que no cambia y que siempre está a nuestro lado, y en ocasiones hay tanta distracción, que él tiene que llevarnos al extremo para que podamos escucharlo, y ver que solo de él es la gloria, no de ningún pastor, o líder, solo de él.

No hace esto para que escuches al diablo y comiences a murmurar contra tus hermanos, y a amargarte, de hecho, aprende a esperar menos de tus hermanos, y todo de tu Señor, aprende a amar y servir incondicional y desinteresadamente, ese es terreno seguro y medicina contra la murmuración, si somos algo solo es por la gracia de nuestro Señor, solo por él, solo a él es la gloria.

Además, Dios sabe que mientras más aprendemos a dependemos del Señor y lo dejamos actuar, más eficaces somos, y él es más glorificado, mientras más metemos la mano y tomamos el control, menos actúa el Señor y nosotros somos más glorificados, y ese no es el punto.

VII. Los viejos colaboradores siempre fieles, y el que sufre por el evangelio.
2 Ti 4:19 Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo.
A quienes conoció en Hechos 18, con quienes hacía tiendas para ganarse la vida cuando todavía no había iglesia que lo sostuviera en Éfeso. Pablo se estuvo quedando en su casa, y finalmente los dejó sirviendo en la iglesia de Éfeso. Gente fiel, amada por Pablo a quien vemos mencionada por el mismo en muchas de sus cartas.

La casa de Onesíforo, ¿cuánta gente estaría en la mente y en el corazón de Pablo al mandarle saludos? Para mí hay mucha gente amada que dejé hace 12 años en la Ciudad de México, gente que está en mi corazón y que cada vez que veo es un gozo enorme, historias de fe, haber crecido con ellos.

2 Ti 4:20 Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo dejé en Mileto enfermo.
Pablo menciona que Erasto era tesorero de la ciudad en Corinto, esto implica que no importa tu ocupación, siempre puedes servir al Señor fielmente. Trófimo acompañante de Pablo desde Grecia a Troas, quizá fue él por quien Pablo fue acusado y arrestado en Jerusalén de meter a un incircunciso al templo, cuando acompañó a Pablo a llevar una ofrenda a Jerusalén.

Finalmente, se enfermó, y Pablo tuvo que seguir su camino, y él quedarse. Debes aprender que en el Señor todo puede suceder, y no tiene que ser todo miel sobre hojuelas.

Por eso, el servidor necesita estar preparado espiritualmente para esperar lo inesperado y resolverlo, no desanimarse, ni quejarse, ni contra sus hermanos, ni contra Dios. El Señor permite muchas situaciones para reenfocarnos en él, también para probarnos, para depender de él. No podemos esperar que siempre todo salga a la perfección, porque eso nos traería gloria a nosotros y no al Señor.

Otra cosa que podemos ver es que Pablo no sanó a Trófimo, no le dijo: “te declaro Sano”; tampoco dice: ese Trófimo no se sanó porque no tenía fe. Tampoco dice: sus maldiciones generacionales, sus pecados ocultos, los chamucos atravesados que trae lo tienen enfermo.

No, creo que no haya orado por él, pero, Dios es soberano, en la Biblia no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de la sanidad, eso es un invento de falsos obreros para robar a la gente. Creo en las sanidades, creo en los milagros 100%, pero, como dice en 1 Corintios:

1 Co 12:11 Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina.
Lo estamos viendo aquí, Pablo tampoco sanó a Timoteo de sus problemas estomacales, la oración del justo puede mucho, pero Dios sana a quien quiere y cuando quiere, no podemos citar al Espíritu Santo para que haga lo que le pedimos a nuestro antojo, no existe tal cosa como que alguien tenga el monopolio de las sanidades.

VIII. Saludos y despedida final.
2 Ti 4:21 Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
Pablo quería ver a Timoteo y necesitaba su saco para el frío. Checa, estos detalles hacen de todo este relato algo real, no una leyenda. Pablo, de carne y hueso, sujeto a debilidades como nosotros, necesitado de toda la gracia de Dios como nosotros, tenía que vivir por fe como nosotros.

Eubulo, Pudente, Lino, Claudia, gente de la iglesia de Roma, todos ellos de carne y hueso, quienes estaban teniendo la oportunidad de confiar en el Señor a pesar de la persecución. Cuántos nombres no están en la Biblia, pero sí en el libro de la vida.

Todos ellos disfrutando de los mismos recursos espirituales que hoy tenemos nosotros, exactamente el mismo Cristo, el mismo Dios, porque él es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Dios sigue amando a su iglesia Calvary como amó a la iglesia de Roma.

Todos eran parte del círculo de relaciones en el cual Pablo se movía, hombres, mujeres, amigos cercanos, enemigos, fieles, desertores, creyentes verdaderos, incrédulo. Todos siendo utilizados soberanamente por el Señor, y teniendo el privilegio de colaborar con Pablo hombro con hombro.

2 Ti 4:22 El Señor Jesucristo esté con tu espíritu. La gracia sea con vosotros. Amén.
A todos ellos los anima: asegúrense de que tienen comunión en el Espíritu con su Señor, separados de él nada podemos hacer. Necesitamos tener comunión con nuestro Señor, ¿qué estás haciendo tú para tenerla?

Y Pablo los encomienda a lo único capaz de fortalecerlos, guiarlos, mantenerlos salvos por la eternidad, la gracia, el don inmerecido, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida. Finalmente, Pablo se despide de gente que probablemente no volvió a ver hasta que se reunieron en el cielo con nuestro Señor.

¿Cuántas cosas nos enseñó Pablo en esta carta? ¿Cuántas de ellas recuerdas? No olvides el propósito de esta carta, tienes un trecho que recorrer hasta que el Señor venga por ti, o por toda su iglesia. ¿Te acuerdas las preguntas que te hice al principio?

Si hubieses vivido en el tiempo de Pablo en Roma, ¿estarías en esta lista? ¿serías de los incrédulos? Acuérdate, finalmente todos murieron, incluyendo Nerón, hasta el imperio Romano cayó, pero, ¿sabes quiénes permanecieron? Dice Juan:

1 Jn 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

¿Qué papel estás jugando hoy en el gran cuerpo de Cristo? ¿Cómo te ves en él? ¿Cómo estás planteando tu vida? ¿Es esto real para ti o es una mera religión? ¿Con quién te identificas? Esta era la red personal de las relaciones de Pablo, ¿cuál es la tuya? ¿Dónde te desenvuelves? ¿Dónde te mueves como pez en el agua? Pablo terminó, y terminó bien, leamos una vez más los versículos claves y tomemos un tiempo para orar.

2 Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

¿Qué hay de ti? ¿Habrá alguien que quiera dedicar su vida por completo al Señor? Si no estás en Cristo, entonces eres de los incrédulos, y necesitas arrepentirte, necesitas creer en el Evangelio y recibir perdón de pecados confiando en Jesucristo para salvación, dejando de confiar en ti mismo, en tu capacidad, en tus buenas obras, en tu religión, en tus ídolos.

Nada de eso nos puede salvar, el único camino al Padre es Jesucristo, la Palabra dice que todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios, que la paga del pecado es muerte, pero que en Cristo Dios estaba juzgando nuestros pecados en la cruz del calvario, el justo por los injustos para llevarnos a Dios.

Que Cristo resucitó venciendo a la muerte, el poder del pecado, lo cual es el causante de todos tus males: el pecado, de quien sin Cristo eres esclavo, y estás muerto. La Biblia dice:

Rom 10:8-11 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

El pecado trae dolor, vergüenza, condenación, y Cristo ya sufrió todo eso en nuestro lugar, y hoy nos ofrece vida eterna, una nueva vida, ¿quisieras hoy invocarlo para ser salvo? ¿Crees todo esto? Entonces confiésale y recíbele, ríndete a él, dale tu vida, y deja que él haga el resto. Vamos a orar.