2 Timoteo 3:10-14 Camina Contra Corriente En Integridad Y Obediencia


Download (right click and choose save as)

Video

Sermon Notes

CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA
(Parte 3)
2 Timoteo 3:10-17

INTRODUCCIÓN
Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, y la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

Carta denominada del grupo de las cartas pastorales, junto con Tito y 1 Timoteo, esta carta es especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

¿A quién le está escribiendo Pablo?
Pablo escribe a su amado hijo en la fe, a su discípulo, su amigo y su colaborador.

¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

Mientras que 1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., de dos a cuatro años después, Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

En este momento Pablo había sido encarcelado por Nerón, y sentenciado a muerte por su fe en Jesucristo, acusado de traición y junto con todos los cristianos, acusado falsamente de haber quemado Roma. Pablo ya había tenido su primera audiencia y bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y bien podríamos llamarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe.

2ª de Timoteo son las últimas palabras de Pablo a un Timoteo desanimado, acobardado, a quien anima, instruye y exhorta a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame. El verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Pablo, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, sabía que era posible terminar bien, y en esta carta nos da principios básicos para lograrlo. Porque de la misma manera que Pablo, cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, y no es fácil, dice la Palabra:

Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

Pedro también escribió:

1 Pe 4:18-19 Además, “Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?”.19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

Y no es que sea difícil porque el evangelio sea difícil de entender, o la salvación difícil de alcanzar, Cristo ya conquistó todo eso para nosotros en la cruz del calvario, el camino está trazado, la puerta está abierta, la cena está servida, hay perdón, hay reconciliación, la fidelidad de Dios es inquebrantable.

El problema es que no todos están dispuestos a negarse a sí mismos, a abandonar sus tinieblas, se aman demasiado, aman demasiado sus tinieblas, no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

Además de nuestra batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, el mundo impío y Satanás, el príncipe de las tinieblas.

Pero, Pablo, a punto de graduarse, como un testigo fiel nos dice en esta carta: hay victoria, se puede ser fiel hasta el final. Si te gustaría terminar la carrera ganando la batalla y guardando la fe, pon atención y atesora estas palabras en tu corazón.

RECAPITULANDO:

En la primera parte Pablo ya nos reafirmó nuestro maravilloso llamado, quiénes somos, la fe que profesamos, lo que hemos obtenido en Cristo.

Nos recordó que este mundo no es nuestro hogar, somos extranjeros y peregrinos, por lo tanto, hay padecimiento, porque no hay un lugar fijo dónde echar raíz, sencillamente aquí no vamos a permanecer, pero, ciertamente, esperamos un hogar, una tierra, un reino inamovible.

Somos parte del reino de la luz, y tenemos un rey inmortal Jesucristo, quien nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo, quien quitó la muerte, sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

Por lo cual hay oposición, dureza de corazón, incredulidad, hostilidad, somos soldados y estamos en batalla, somos atletas que necesitan estar en forma para mantenerse sanos, firmes en la fe, somos agricultores que trabajamos arduamente en una tierra dura enfrentando todo tipo de inclemencia para ver fruto.

Pero, tenemos maravillosas promesas, por eso Pablo nos dice: soporta aflicciones, no te avergüences del evangelio, de Cristo, vale la pena terminar, esfuérzate en la gracia:

2 Ti 2:11-13 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

En esta la segunda parte, Pablo nos recuerda: hay falsos maestros, hay doctrinas equivocadas, hay una fe falsa, no salvadora, hay engaño, hipocresía, opositores, lobos vestidos de oveja que no perdonarán al rebaño, sino que harán mercadería de las ovejas.

Estamos en el mundo de lo relativo donde ya no hay absolutos, las filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

Falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo se han infiltrado en la iglesia, para destruir, opacar, o confundir la verdad. Por eso Pablo nos recuerda: no se metan en discusiones de palabras, filosofías y huecas sutilezas, no edifican, son como gangrena y conducen más y más a la impiedad, más bien Timoteo:

2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Recuerda Timoteo: el Señor conoce a los suyos, y los suyos, todos aquellos que han invocado el nombre de Cristo están llamados a apartarse de iniquidad. Todo hijo de Dios, miembro del cuerpo de Cristo, está llamado a limpiarse de toda carnalidad para ser un instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.

Y llenos de todo el fruto del Espíritu estamos llamados a corregir a los que se oponen, para que quizá Dios les conceda que se arrepientan y conozcan la verdad, y escapen del lazo del diablo, en quien están cautivos a voluntad de él.

Las semanas pasadas aprendimos que vivimos en tiempos peligrosos, hoy en día no todo el que dice que cristiano o pastor lo es. Y eso lo determina el fruto, el carácter de la persona, el cuál es el que verdaderamente manifiesta nuestra identidad, quiénes somos, a quién pertenecemos, quién es verdaderamente nuestro Padre, Jesucristo dijo:

Mat 7:13-14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Ahí mismo, más adelante dijo:

Mat 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Y Pablo nos dio una fotografía, un perfil para que, así como un investigador busca a una persona, nosotros también estemos alerta, cuidándonos, pero, no solo es una fotografía para ver a nuestro alrededor.

También es un espejo para que con toda integridad nos observemos a nosotros mismos, y por la gracia de Dios nos limpiemos de lo que nos hace ver mal, hace ver mal a la iglesia y a nuestro Señor.

Y Pablo no solamente refiriéndose a falsos pastores o líderes, sino a toda persona que dice profesar cristianismo, dice: Timoteo, debes saber esto, no lo pierdas de vista y entiéndelo: en los últimos días, los cuales estamos viviendo desde que Cristo vino a este mundo, murió y resucitó,

Son tiempos peligrosos de vida o muerte, salvación o condenación eternas, son tiempos furiosos, difíciles, violentos, duros, trabajosos.

La idolatría del yo, el egocentrismo, ha invadido la iglesia, se ha creído la mentira de que la causa de la infelicidad es que no me amo a mí mismo lo suficiente, tengo baja auto estima, lo cual es más bien la esencia del pecado. Amarme a mí mismo más que a todos, ponerme como el centro del universo, ser como dios, y entonces todo lo que importa soy yo.

Un buen sector de la iglesia de nuestros días hecho a un lado a Cristo, a su Palabra, y en su lugar se ha puesto al ser humano como lo más importante, el cual reclama bendiciones y todo lo mejor para él, sin importarle lo que Dios realmente quiere, su voluntad.

De esta idolatría al ego, dice Pablo: habrá gente amadora de sí misma, vanagloriosa y soberbia, blasfema, desobediente a los Padres, ingrata, impía, sin afecto natural, implacable, calumniadora, intemperante, cruel, aborrecedora de lo bueno, traidora, impetuosa, infatuada, amadora de los deleites más que de Dios.

Y dice Pablo, cuidado porque todos ellos tienen, manejan un perfil evangélico, se visten, se mueven, hablan, tienen costumbres evangélicas, pero solo es pantalla, tienen conceptos, pero, no un carácter cristiano, no es gente realmente espiritual.

Por lo mismo, su conducta, su manera de pensar y de vivir, su filosofía egocéntrica de vida negará el poder transformador de la verdad, de la gracia, de la fe genuina. A los cuales dice Pablo evítalos a toda costa, no te juntes con ellos, no te conviene.

También aprendimos que no podemos darnos el lujo de permanecer débiles y vulnerables porque vamos a ser devorados, necesitamos confesar nuestros pecados y arrepentirnos para no caer en dureza de corazón, y en apostasía.

Debemos cuidarnos de la seducción del pecado, la cual nos llevará a la rebeldía en contra de la verdad. Y por más que un falso creyente pretenda ocultarse, tarde o temprano saldrá la verdad a la superficie, y el mal será destruido, nos conviene creer y obedecer.

El día de hoy va a cambiar el sabor, de un sabor de boca amargo, ahora tendremos un sabor más dulce, finalmente veremos el contraste, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo mantenernos seguros y no caer en semejante desobediencia? Hoy concluimos con nuestra mini serie: CAMINA CONTRA CORRIENTE EN INTEGRIDAD Y OBEDIENCIA (Parte 3). Demos lectura:

I. Evita “al”, y “lo” que no te edifica, y sigue el modelo bíblico a cualquier costo.
2 Ti 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,
Este, pero, es un hermoso contraste, Pablo está diciendo: Timoteo, hablando de ti, estamos hablando de una historia totalmente diferente. Me encantan este tipo de contrastes en la Biblia, por ejemplo, en Efesios 2, hablando de los hijos de ira, esclavos de pasiones y deseos, bajo el control del príncipe de la potestad del aire, y llega el contraste: “Pero Dios que es rico en misericordia”.

De la misma manera aquí, acabamos de tener una lista negra, una situación que es real, nos rodea, pretende oprimirnos, pero, me no contaban con la astucia del Señor, sí hay creyentes genuinos, siervos de Dios fieles, la Iglesia está vivita y coleando, hay un sector fiel como la iglesia de filadelfia que ha guardado su Palabra.

Igual, dice Pablo: Tú Timoteo, no eres de ese grupo, has evitado este tipo de gente, los has denunciado, te has mantenido firme. Y, otra cosa que observo es que es algo que Timoteo ya ha hecho y sigue haciendo.

Pablo no le está diciendo: “pero, tú Timoteo, ya deja de portarte mal ahora sí échale ganas, en esta sí te va a salir, la tercera es la vencida. No es así, Pablo se refiere a Timoteo como alguien que ya ha practicado una fe genuina desde tiempo atrás, le dice: has seguido, es un hecho.

Así nosotros hermanos, es algo que debemos decidir, no podemos estar en medio, es algo que ya deberíamos estar procurando, obviamente no hablamos de perfección, eso solo llegará hasta que venga Cristo y seamos liberados de este cuerpo de muerte, pero, sí veo esta decisión de Timoteo de ser de Cristo.

Misma decisión que nosotros debimos haber tomado el día que creímos, el día que tocamos fondo, que llegamos a la bancarrota moral y espiritual y le entregamos nuestras vidas al Señor, y dejamos de caminar en la dirección equivocada lejos de Dios, y comenzamos a seguir su luz, su Palabra, la cual fue una y una vez por todas.

¿Qué hizo Timoteo? Decidió seguir a Pablo, lo eligió, así como Pablo al caer de su caballo ese día rumbo a Damasco al verse como muerto delante del que él quería destruir, se entregó, y vivió para Cristo de ahí en adelante, y a su vez él mismo se convirtió en un modelo, dice la Palabra:

1 Co 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.
Pablo se entregó a Cristo, y entregarse a Cristo implica seguirlo, no te puedes decir cristiano si no estás siguiendo a Cristo, sus enseñanzas, su Palabra.

Y seguirlo implica estar físicamente con la persona, vincularse a ella en las duras y en las maduras, sin abandonarle, no solo eso, seguirle intelectualmente, atender con diligencia su enseñanza y comprender plenamente el significado de lo que dice.

Seguirle espiritualmente, no solo en sus palabras, sino poner en práctica sus ideas y ser la clase de persona que quiere que seamos, lo mismo a los discípulos de Cristo, eso significa ser discípulo, y todo creyente está llamado a serlo.

No existe tal cosa como ser cristiano y no seguir a Cristo, y no tomarle en cuenta, y no ser un discípulo, mathetes, uno que aprende de su maestro. Necesitamos el patrón de creencias, de pensamiento y estilo de vida de Cristo, y de los que así le siguen.

Y cuando haces esto, entonces Cristo nos transforma, y es cuando nos convertimos en un modelo digno de ser seguido, no por nuestro carisma, capacidad, o logros, Pablo tenía todo eso como basura, sino por el poder eficaz de la gracia actuando en él, transformándolo a la imagen de Cristo, y lo mismo a nosotros Dice Filipenses 3:

Flp 3:17-18 Amados hermanos, tomen mi vida como modelo y aprendan de los que siguen nuestro ejemplo. 18 Pues ya les dije varias veces y ahora se los repito de nuevo con lágrimas en los ojos: hay muchos cuya conducta demuestra que son verdaderos enemigos de la cruz de Cristo. (NVI)

Es decir, como lo hemos venido viendo dentro de la iglesia siempre vas a encontrar de los dos, probablemente van a ser los menos los dignos de imitarse, pero, aunque sea a uno, pero vas a encontrar a alguien digno de seguirse.

Obviamente si tú andas en la carne jamás lo vas a identificar, y lo más probable es que cuando lo veas no lo vas a soportar, te va a caer mal, pero, no si estás buscando a Cristo, si estás buscando agradar al que te salvó.

Por eso, comienza por poner tus ojos en Cristo, en su Palabra, conócelo, relaciónate con él íntimamente, hazlo el mejor de tus amigos, porque entonces, él te va a presentar a los suyos, y junto con ellos le van a traer gloria.

Recuerda, Satanás no descansa, y siempre nos pone la tentación de seguir al que es carnal y desobediente, o al menos, según nosotros, no tan comprometido, porque nuestra carnalidad nos exige caminos fáciles.

Entonces buscamos a gente que según nosotros está peor que nosotros, porque así no nos sentimos tan mal, y tenemos la ilusión de que no somos tan mundanotes como aquel, pero, al mismo tiempo todavía, aunque sea de panzazo, pero ahí estamos.

Lo cual es un engaño, porque la Biblia no enseña grises hermanos, nosotros, queremos ver grises en ella para justificarnos, pero, Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas.

En este capítulo tienes las dos fotografías, los dos perfiles, ya vimos el oscuro, ahora veamos el claro, encendamos la luz. Veamos el perfil de un líder piadoso, todos deberíamos o estar aprendiendo, o estar dando ejemplo de cómo se camina en Cristo. Y el primer ejemplo debe ser su relación con la Palabra, le dice:

II. Sé un ejemplo en tu relación con la verdad.
2 Ti 3:10a Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito
1. Doctrina – Didaskalia
Enseñanza, instrucción, ¿De qué? Obviamente de la Palabra, la verdad de Dios, ¿qué le acaba de decir?

2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Más adelante le dirá: la Escritura te puede hacer sabio, toda la Escritura es útil…; le dirá: predica la Palabra. Timoteo vio a Pablo defender la verdad con su vida, modelársela no solo en palabra, sino en obra, y Timoteo retuvo la forma de las sanas Palabras que escuchó de Pablo en la fe y amor que es en Cristo Jesús.

Nosotros debemos hacer lo mismo, lo siento, parezco disco rayado, pero, juzga por ti mismo, o es la palabra del hombre, o es la palabra de Dios, y perdóname, pero, yo voy a confiar en un Dios perfecto, no en un hombre y su filosofía imperfectas.

Sé un discípulo fiel e íntegro, siguiendo la doctrina de la verdad, apréndela, entiéndela, aprende a discernir la mentira de la verdad conociendo la Escritura, y sigue a los que de la misma manera, la siguen y la enseñan diligentemente. Y dice:

2. Conducta – Agogué
Criar, modo de vivir, carácter, estilo de vida, comportamiento.
La vida del maestro es su enseñanza, no puedes separar estas dos cosas, porque es por sus frutos que reconoces si algo es bueno o no lo es.

No hay tropiezo más horrible que alguien a quien Dios le ha confiado su Palabra y este tropieza para ensuciar lo enseñado, para blasfemar el nombre de Dios, cuando un mensaje piadoso se contradice con una vida impía.

Por eso sigue al que tiene ambas características, no te dejes llevar solo porque pareciera un gran maestro y sabe mucho, eso no es suficiente, el líder debe enseñar con su vida, con una conducta que hable de su enseñanza, y de lo siguiente, de su propósito:

3. Propósito – Pródesis
Propuesta, intención, deseo, designio, plan, voluntad, determinación.

Checa cómo además de una sana doctrina y carácter cristiano también es importante el propósito, la intención, la determinación que mueve al maestro, o que te mueve a ti. Es básico tener motivos correctos para predicar servir al Señor, es importante que estés monitoreando las intenciones de tu corazón.

¿Qué pudo ver Timoteo de Pablo? Pablo dijo:

Flp 1:21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Flp 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

1 Co 9:16 Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

Hch 20:19-21 He servido al Señor con toda humildad y con lágrimas, a pesar de haber sido sometido a duras pruebas por las maquinaciones de los judíos. 20 Ustedes saben que no he vacilado en predicarles nada que les fuera de provecho, sino que les he enseñado públicamente y en las casas. 21 A judíos y a griegos les he instado a convertirse a Dios y a creer en nuestro Señor Jesús. (NVI)

Hch 20:26 Por tanto, hoy les declaro que soy inocente de la sangre de todos, 27 porque sin vacilar les he proclamado todo el propósito de Dios.

¿Qué movía a Pablo? ¿Cuál era la pasión que dirigía su corazón? Conocer a Cristo, defender la verdad de Cristo, darlo a conocer predicando el Evangelio y discipulando a los creyentes. Es muy importante que tengas la motivación, la inspiración correcta para seguir y servir al Señor, si no vas a tropezar. Si no es Cristo, su Palabra, darlo a conocer, y es algún motivo egoísta, tarde o temprano vas a tropezar.

Pablo no servía al Señor por la fuerza, porque alguien más le tuviera que inflar la pelota, lo tuviera que manipular, nadie lo tenía que terapear, o asustar, o hacerlo sentir importante, o miserable para que sirviera, Pablo no necesitaba las gracias, atención, reconocimiento, o remuneración, no estaba buscando lo suyo, sino lo de Cristo.

Y ¿sabes qué? Eso le daba la oportunidad de servir al Señor libremente, no tenía que estar esperando a tener mucha gente, poca gente, no le molestaba si le daban ofrenda o no, si lo reconocían como apóstol o lo maltrataban, si lo apedreaban o recibían su mensaje con gusto, si le abrían las puertas de casas ricas, o lo dejaban dormir en la calle.

Pablo sabía a quién pertenecía y estaba entregado a su Señor, él le servía feliz y voluntariamente. Porque hay quienes no lo hacen, en la carta a los filipenses él mencionó:

Flp 1:15-17 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

Entonces, cuidemos también nuestros motivos, y sigamos a aquellos que sirven al Señor sin hipocresía, sinceramente, por amor al Señor y a su iglesia. Dice John McArthur:

Esa fuerza impulsora interior crea una vida de integridad y fidelidad en la cual la verdad profesada es la verdad vivida. Cosas como las comodidades, el amor propio, el éxito personal, la promoción y la preservación personales ya no tienen trascendencia, y no deberían tenerla en alguien que vive para servir a Cristo.

Lo siguiente que debes procurar es:

III. Sé un ejemplo en carácter cristiano.
2 Ti 3:10b fe, longanimidad, amor, paciencia
Yo puedo ver claramente en estas cuatro cosas parte de las características del fruto del Espíritu. Pablo era alguien guiado, controlado por el Espíritu Santo. Eso es ser espiritual, no una actitud rara que parece más espiritualismo esotérico que una vida en verdadera libertad del Espíritu Santo. Dice Pablo me has seguido, has imitado:

4. Fe – Pistis
Lo cual más que fe salvadora, como fruto del Espíritu se refiere a fidelidad, confiabilidad. Pablo fue fiel en la obra que el Señor le encomendó. Esta carta es prueba de ello, Pablo supo que había terminado cuando la espada de Roma iba a cortar su cabeza.

Pablo no dejaba las cosas a medias, no se amedrentó por amenazas, ni por latigazos, ni por hambre, cansancio, naufragios; por obra del Espíritu Santo se mantuvo fiel hasta el final y terminó la obra que Cristo le dejó. La idea es vivir con fidelidad la verdad que se profesa.

5. Longanimidad – Makrothumia
Macro – alargar, thumia – ira. Esta virtud es parecida a la paciencia, alguien que tarda en airarse, en frustrarse. Alguien inquebrantable que soporta el sufrimiento. Alguien resuelto y persistente en servir al Señor, que no se rinde ni se da por vencido, sin importar el costo. Dice John McArthur:

Más que una actitud, es una forma de vida determinada y es una marca segura del cristiano que vive sin comprometer su devoción al Señor y a la obra de su reino.

En otras palabras, Pablo no solo fue fiel en el ministerio que Dios le mandó, sino que lo hizo sujeto y sin jeta, sin renegar, sin reclamar, en otras palabras, a pesar del sufrimiento y las dificultades, no perdió el estilo, así como muchos comprenderemos. Busca a este tipo de personas y síguelas, busca ser este tipo de persona para que seas un modelo a seguir. Y dice:

6. Amor – Agape
Mucho hemos hablado de este amor, amor incondicional, sacrificial, desinteresado, que no busca lo suyo, no busca razones, sino que simplemente decide amar, servir, sacrificarse por los demás. La señal indudable de alguien lleno del Espíritu Santo, la prueba genuina de un verdadero discípulo de Cristo. Alguien así es digno de seguirse porque está imitando a Cristo.

7. Paciencia – Hupomoné
A diferencia de longanimidad, esta tiene más que ver con resistir peso, aguante alegre, perseverancia, constancia. Mientras que longanimidad es no perder el estilo específicamente con respecto a personas difíciles u hostiles, paciencia tiene más que ver con respecto a circunstancias difíciles.

Perseverar con gozo porque sabemos que no estamos en nuestro hogar, y que ni la enfermedad, ni la carencia ni la falta de resultados, ni los problemas nos hacen dar pasos hacia atrás, sino al contrario, fortalecen nuestra fe y confianza en la esperanza eterna que tenemos en Cristo. Un discipulador con estas características es digno de imitarse, lo cual lleva a lo siguiente:

IV. Sé un ejemplo no comprometiendo la verdad a pesar de las dificultades.
2 Ti 3:11a persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido,
Timoteo también siguió estas cosas de su maestro:
8. Persecuciones – Diogmós
Gente hostil a la verdad, judíos legalistas, paganos fanáticos se abalanzaron en contra de Pablo cuando él los llamó al arrepentimiento, a la fe en Jesucristo. Juntos sufrieron acoso y opresión que los hicieron huir. En los cuales hubo padecimiento:

9. Padecimientos – pádsema
Y a Timoteo le tocó sufrir estas persecuciones y padecer junto a Pablo, Timoteo vio y participó de aflicciones, adversidades, y dolor junto con Pablo. Y Pablo menciona estas tres ciudades, las cuales estaban en la región donde Timoteo había nacido.

Timoteo vio cuando Pablo sanó al paralítico de nacimiento, cuando apedrearon a Pablo en Listra dándolo por muerto, y él se levantó y lejos de huir despavorido, entra de regreso a la ciudad y consuela a todos los creyentes, quizá chimuelo y mal trecho. Timoteo pudo ver en acción en la vida de Pablo lo que él mismo escribió:

2 Co 1:6-7 Aun cuando estamos abrumados por dificultades, ¡es para el consuelo y la salvación de ustedes! Pues, cuando nosotros somos consolados, ciertamente los consolaremos a ustedes. Entonces pueden soportar con paciencia los mismos sufrimientos que nosotros. 7 Tenemos la plena confianza de que, al participar ustedes de nuestros sufrimientos, también tendrán parte del consuelo que Dios nos da. (NVI)

Rom 8:17-18 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. 18 De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros.

2 Co 12:9-10 pero él me dijo: “Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.” Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. 10 Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Pero, ¿te digo algo? De la misma manera que hubo persecución y padecimiento a Timoteo le tocó ver el poder de Dios en acción, en primera fila. Por eso dice Pablo:

2 Ti 3:11b y de todas me ha librado el Señor.
Y tú Timoteo, has sido testigo de eso, porque en medio de cualquier tribulación por causa de Cristo ningún cristiano está solo, la gracia de Dios se manifiesta de una manera poderosa.

El Señor da gracia de acuerdo a la prueba por causa de la verdad, ¿se acuerdan de Sadrac, Mesac y Abednego? Ellos se negaron a adorar la estatua de Nabucodonosor, sí, fueron echados al horno de fuego extra calentado, al punto que los que los echaron fueron calcinados al hacerlo, pero ellos vieron el poder de Dios cuando Cristo caminaba con ellos dentro del horno, y ellos salieron sin siquiera oler a humo.

Y hay muchos ejemplos de estos en la Biblia que sucedieron con gente que se paró en la raya confiando en Dios y su verdad. Dice la Palabra:

Sal 34:19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.

Si siempre estás en tu zona de confort, jamás verás el poder de Dios actuando, librándote, actuando sobrenaturalmente para darse a conocer, jamás verás el cielo abierto y los ángeles subiendo y bajando con las bendiciones del Señor.

Jamás conocerás en realidad que él es fiel y que él es digno de ser seguido a pesar de persecuciones y tribulaciones por causa de la verdad. Ahora, esto no era exclusivo de Pablo y Timoteo, dice Pablo:

2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;
Dice Pablo, todos, y todos significa todos, todo aquel que decida tomar en cuenta a Dios, conocer la verdad, andar en amor y vivir en libertad con toda integridad y sinceridad, que decida negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a su Señor.

El día que tú te decidas a vivir para el Señor con toda honestidad y con todo tu corazón, ese día estás tomando un camino exactamente al lado contrario que este mundo, y al mundo no le gusta, ¿por qué? Porque con la luz del evangelio reflejado en tu vida expondrás el pecado de aquellos que se sienten buenos, y que viven justificándose.

Porque con la luz que hay en ti alumbrarás las tinieblas de muchos que quieren ver una vida congruente entre la verdad que predicas y la verdad que vives, y Satanás, el reino de las tinieblas querrá pararte. Jesucristo también lo dijo claramente:

Jua 15:18-21 “Si el mundo los odia, recuerden que a mí me odió primero. 19 Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como a uno de los suyos, pero ustedes ya no forman parte del mundo. Yo los elegí para que salieran del mundo, por eso el mundo los odia. 20 ¿Recuerdan lo que les dije? “El esclavo no es superior a su amo”. Ya que me persiguieron a mí, también a ustedes los perseguirán. Y, si me hubieran escuchado a mí, también los escucharían a ustedes. 21 Les harán todo eso a causa de mí, porque han rechazado a aquel que me envió. (NTV)

Si vives centrado en ti mismo, sirviéndote más a ti mismo que al Señor, es difícil que vayas a sufrir por tu fe, porque igual, no representas mucha amenaza para Satanás, eres tibio, no tienes fruto, no estás haciendo mella en el reino de las tinieblas, pero, al mismo tiempo, eres de poco beneficio para la obra del reino de los cielos.

Porque si bien no todos seremos difamados, aprisionados, torturados, o muertos por nuestra fe, de alguna manera el hecho de seguir a Cristo nos debe traer, sí o sí algún grado de oposición de parte del mundo, sea en tu trabajo, tus amigos, tu familia, pueda ser crítica, chisme, no sé, yo perdí a todos mis amigos, parte de mi familia se enojó conmigo, todavía el pararme firme en convicciones me cuesta a veces pleitos y demás.

Pero, la realidad es que no puedes estar en medio, y sí tienes que hacer una decisión, o ser amigo del mundo, pero enemigo de Dios, o ser amigo de Dios, pero enemigo del mundo. Jesucristo dijo:

Luc 6:20-23 Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. 23 Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.

Luc 6:24-26 Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo. 25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

¿Viendo esto, de las palabras del Señor Jesucristo? ¿No te parece una total contradicción el evangelio de la prosperidad, el evangelio de tu mejor vida ahora, el evangelio que enseña que tú eres el centro y Dios tu ayudante?

Date cuenta por qué es tan dañino Cristo no prometió ni promete una vida sin problemas, o llena de bendiciones temporales, si bien en ocasiones es parte de su plan, esas bendiciones temporales no son el tesoro de un creyente que conoce el único tesoro inamovible: Jesucristo.

Un verdadero siervo de Cristo no está esperando, o no debería esperar que el mundo le aplauda, le reconozca o le remunere, sino todo lo contrario, un verdadero siervo del Señor sabe que su recompensa es Cristo mismo, que su tesoro, su hogar, su riqueza, no está en este mundo. Hebreos habla de aquellos que murieron sin haber recibido lo prometido, y dice de ellos:

Heb 11:38 ¡El mundo no merecía gente así!

Y nos da el contraste una vez más:

2 Ti 3:13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.
Los malos, aquellos de los que ya nos dio un perfil en los primeros versículos, los cuales son los impostores, cualquiera que pervierta la Palabra de Dios, dice Pablo, ellos irán de mal en peor, ellos ya quien influyan.

Pensando que están siendo muy astutos engañando y aprovechándose de otros, no se dan cuenta que ellos mismos están cayendo en un engaño del cual no van a salir.

Satanás no es amigo de nadie, él no hace pactos con nadie, no es buena onda, no tiene ningún solo pensamiento ni de bondad, ni de verdad, todo en él es mentira, corrupción, maldad, y su fin es terminar condenando aún a aquellos a los que azuza a practicar la maldad.

La Biblia declara que no es como la gente piensa, que no hay otra manera de salir adelante si no es con mentira, tranza, injusticia, no es así, solo hay un vencedor y ese es Jesucristo, y los que con él estén, ¿qué dice el salmo 1?

Sal 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. 3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

Sal 1:4-6 No así los malos, que son como el tamo que arrebata el viento. 5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos. 6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas la senda de los malos perecerá.

Dice el salmo 37:
Sal 37:1-3 No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. 2 Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se secarán. 3 Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.

V. Reten lo que has recibido de maestros fieles.
¿Qué tienes que hacer entonces Timoteo?
2 Ti 3:14a Pero persiste tú
Persiste, méno, significa quedarse, sea un lugar, estado, relación, o expectación dada. Haz escala, mora ahí, permanece, posa, no te muevas de lugar. Tú que realmente te has rendido a tu Señor, que has decidido ir contracorriente, ahí sí, ponte terco, no te dejes mover por nada.

No te dejes engañar, ni desanimar, requieres esa permanencia hasta el final, así como Pablo terminó. Y me gusta el orden, dice: persiste, primeramente:

2 Ti 3:14b en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
Aprender es la palabra manthano, de donde viene la palabra mathetes, de la que hemos venido hablando, discípulo, uno que aprende, que pone atención, que invierte tiempo y esfuerzo en entender, que investiga y que observa, y que pone por obra para comprobar que lo que aprendió es verdad.

Y de esa manera queda persuadido, pistóo, asegurado, convencido porque lo ha confirmado en su propia vida, ha experimentado la buena, perfecta y agradable voluntad de Dios, al comprometerse a entender la Palabra y ponerla por obra.

Al ver afectada su vida con la verdad, entonces Timoteo sabe, eído, ha entendido, que de quien ha aprendido es verdaderamente de un creyente genuino, en este caso era Pablo.

Si no has puesto atención, si solo vienes por venir, si no tomas seriamente como algo de vida o muerte, perdición o salvación, condenación o perdón y vida eterna lo que escuchas, jamás tendrás una convicción plena de la verdad.

Seguirás siendo arrastrado por las convicciones equivocadas de un mundo que está en tinieblas y que no tiene idea de quién es, ni de lo que hace aquí porque ha ignorado a su creador, a su hacedor. Si se supone que el mundo nos aborrece, ¿por qué con tanta facilidad creemos, recibimos lo que nos vende?

¿Y por qué entonces nos cuesta tanto trabajo creer la verdad? Escuchamos la verdad, y decimos: suena fuerte, pero, quién sabe. Escuchamos una noticia o un rumor en los medios y nos mueve el tapete, somos capaces de casi perder la fe.

Entonces, ¿de quién estás aprendiendo? ¿Quién estás permitiendo que sea tu influencia, tu maestro o discipulador? ¿Cuál es la verdad que estás aceptando? ¿No será más bien una mentira? Si de cualquier manera, este mundo y sus mentiras siempre te han fallado, jamás te han cumplido. ¿Qué dice en Romanos 12?

Rom 12:1-2 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo. 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. (NTV)

Es a Dios a quien necesitamos entregarnos como un sacrificio, pero no un sacrificio muerto, inerte, sino vivo, solo tenemos una vida, y es un ratito, y no es para que vivamos como esos falsos maestros, como esos falsos creyentes egocéntricamente, enfocados en nosotros mismos, es un sacrificio vivo, es poner nuestras vidas, comenzando por la decisión plena de entender.

Y nos dice la manera: deja de correr en la corriente de este mundo, deja de bailar al son que este mundo te toca, primeramente, deja que la Palabra transforme tu entendimiento, y no es algo que sucederá por ósmosis, o como algo místico, por arte de magia, no, necesitas poner tu decisión y todo tu entendimiento, para que entonces aprendas a conocer la voluntad de Dios.

Y la única manera de comprobarla y quedar convencido como Timoteo es cuando la pongas por obra, no antes, lo vimos este jueves y la semana pasada.

La fe no dice ver para creer, la fe verdadera dice cree para que puedas ver. Y no es una fe ciega, no es el clásico “salto de fe”, el cual ni es cristiano, ni es bíblico. Es confiar en Dios, en su Palabra, en lo que él ha dicho, de ahí viene la confianza, y es ahí donde saltamos, si quieres llamarlo así.

Es una decisión de confiar en Dios y de entregarnos a él pase lo que pase, a su voluntad, a su Palabra, pero, si no pones atención, si no te dispones a aprender de algún hermano que ya haya recorrido el camino, si tú mismo no dejas de pretender vivir tu fe a través de la fe de otro, jamás tendrás una convicción propia que te lleve a vivir una vida para tu Señor, y no para ti mismo.

La única manera de comprobar que la voluntad de Dios es buena, perfecta y agradable es si la obedeces, si la pones por obra, entonces es que tendrás esta convicción de vida, seguirás al Señor como Pablo, con un propósito correcto, a pesar de cualquier persecución o dificultad.

Pero, si te obstinas en obedecer tu perverso corazón, y siempre estás pensando: “No, qué tal si dejo una relación fornicaria y me quedo soltera para siempre”, “qué tal si le exijo que nos casemos como Dios manda y me deja y me quedo sola”,

“Qué tal si comienzo a pagar impuestos como Dios manda y en el año me quedo corto, y ya no voy de vacaciones, o no me alcanza para todos mis gastos”, primero que Dios me bendiga, ya que me esté yendo mejor lo obedezco.

No va a suceder, vas a ir de mal en peor y jamás vas a avanzar, jamás vas a entender, y seguirás siendo presa de tu perverso corazón y seguirás siendo arrastrado por rumores, influenciado por gente malvada, impía que solo está interesada en tener mayor raiting.

Hay mil y una justificación que tenemos para no obedecer, simplemente no nos disponemos a poner atención, pero, así jamás podrás ver la bendición de Dios, así jamás verás la mano de Dios moviendo circunstancias, corazones, dejándote con la boca abierta y postrado en agradecimiento y adoración por comprobar que, en efecto, él es Dios, y solo él. Mira lo que dice Juan 7:

Jua 7:17 Todo el que quiera hacer la voluntad de Dios sabrá si lo que enseño proviene de Dios o sólo hablo por mi propia cuenta.

Te es necesario comenzar por querer hacer la voluntad de Dios para comprobar quién es Cristo, Cristo no es un ídolo, es el Dios todopoderoso, que vive y reina por los siglos de los siglos, no es tu achichincle, no es tu genio de la lámpara, no es tu ayudante de conveniencia, él es Dios, y nosotros sus súbditos.

Necesitas dejar de persistir en la necedad, y comenzar a persistir en lo que has escuchado, algunos durante años, otros meses, pero, no han puesto atención. Conviértete en un modelo bíblico digno de seguirse, deja la tibieza y decídete a ver a Dios en todo su poder respaldando tu vida verdaderamente cristiana.

Te voy a dejar con unos textos para cerrar y para que oremos:

1 Ts 1:6-7 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, 7 de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.

Efe 5:1-2 Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, 2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.