2 Timoteo 2:14-26 Como Convertirnos En Instrumentos De Honra Para El Señor


Download (right click and choose save as)

Video

Sermon Notes

CÓMO CONVERTIRNOS EN INSTRUMENTOS DE HONRA PARA EL SEÑOR
2 Timoteo 2:14 – 26

INTRODUCCIÓN
Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo, cuando la creemos, la recibimos, la obedecemos poniéndola por obra; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

Como lo hemos dicho antes, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa en el estudio de la Biblia, el contexto lo es todo.

Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo más que dar instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, da exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

¿A quién le está escribiendo Pablo?
Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, a quién se consideraba un dios, de modo que, cualquier devoción a otro Dios era considerado traición;

Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, y se desata una terrible persecución en contra de los cristianos y bajo esta persecución es que Pablo es arrestado.

Para este momento Pablo ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, y no le estaba yendo bien, además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

Entonces Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

Yo creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

2 Ti 4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, y habiendo experimentado todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, Pablo sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe con éxito

Y cada cristiano tiene una batalla que pelear, una carrera que acabar y una fe que guardar, por eso es igual de importante para nosotros qué cosas es necesario evitar, retener, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea; porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

Hch 14:22b Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

Pedro también escribió:

1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará. (NTV)

Y lo difícil no está en que Dios no pueda, o la salvación sea difícil de alcanzar, no, la salvación Cristo la alcanzó para nosotros, él abrió la puerta al perdón, a la reconciliación, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos están dispuestos a abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

El problema es que no todos juzgan digno el Evangelio de creer tanto como para abandonar sus vidas y encontrar vida eterna en Cristo. El problema es que no todos están dispuestos a creer que en verdad solo en Cristo hay verdadera plenitud, gozo, libertad, esperanza como en ningún otro lugar.

Y aún nosotros que somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, el Espíritu Santo está en nosotros, tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

Seguimos en una batalla constante contra nuestra naturaleza pecaminosa, contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar en la fe, y esto requiere de fe y decisión.

Pablo ya había vivido de todo y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final. Entonces, si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor, estos consejos nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo.

En el primer capítulo Pablo le recordó a Timoteo que Cristo mismo fue quien le envió, que él cuenta con una fe genuina, que tiene recursos ilimitados con los que ha sido equipado para ser transformados a la imagen de Cristo y llevar a cabo su voluntad.

Le recordó la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya estaba en él, cómo Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y del dominio propio necesario para salir victoriosos.

Le dijo: cuídate ser infiel, no te avergüences de tu fe por la aflicción o aparentes derrotas. Tienes un llamado celestial inigualable, perteneces al Rey del cielo, se te ha dado vida, hay un hogar y una herencia que estás por recibir.

Cristo ha resucitado, y nosotros con él, así que, tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.

Pablo le recordó a Timoteo: retén y guarda, la Palabra justo como la recibiste de mí. Que ésta deje la impresión de su golpe en tu corazón, que tu corazón, tu mente, tus convicciones sean vaciadas en el molde de la Palabra y tomen su forma.

Vimos que, Dios sostiene su Palabra, pero, al mismo tiempo cada generación es responsable de retener su forma, guardar la verdad, y no dejarnos engañar, o distraer, sino seguir el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.

Aprendimos acerca de la gracia y la aflicción, cómo fortalecernos en la aflicción, cómo pelear la batalla correcta.

Necesitamos ser capacitados por Dios, porque resultados espirituales solo se obtienen con recursos espirituales, por lo tanto, necesitamos fortalecernos en la gracia. Necesitamos gracia para transmitir una fe genuina de una generación a otra, enseñando a otros porque esto también trae aflicción.

Requerimos gracia porque somos soldados de Jesucristo y un soldado vive aflicciones, además de que, un buen soldado no debe distraerse con las cosas de este mundo.

Somos atletas y requerimos disciplina, lo cual trae aflicción, por eso necesitamos fijar nuestros ojos en la meta, para lo cual necesitamos gracia. Necesitamos gracia porque se sufren penalidades al trabajar la tierra mientras esperamos ver fruto.

La semana pasada vimos razones de mucho peso, por las que vale la pena soportar la aflicción por causa del Evangelio. Lo primero fue que necesitamos permanecer orando y meditando en la Palabra de Dios. Entendimos que Jesucristo, su Evangelio y su Palabra son suficientes, y es fácil desenfocarnos, por eso necesitamos mantenernos firmes.

No debemos olvidar que el propósito por el cual hacemos lo que hacemos, son todos aquellos que el Señor ha escogido y que serán salvos. No pierdas de vista la promesa ni al que promete.

En esta porción Pablo cambia el tema, ha terminado gloriosamente con la aflicción, vale la pena sufrir por Cristo, pero, ahora va a dar paso al tema de las vanas palabrerías, de la falsa doctrina, qué importante es esto hermanos, lo hemos venido viendo en casi todas las cartas.

Satanás es el príncipe de la mentira, vivimos en el mundo de lo relativo, en filosofías que enseñan que lo que te funcione puede ser tu verdad, no hay absolutos, todos los caminos llevan a Dios, si te hace feliz dale porque tú eres el centro del universo.

Esto y más, falsas doctrinas que presumen ser cristianas, corrientes filosóficas de todo tipo infiltradas en la misma iglesia. De una manera u otra, Satanás pretendiendo infiltrarse y destruir, opacar, confundir la verdad. Hoy en día no todo el que dice que es pastor de Cristo, lo es, o cristiano, por eso necesitamos la Palabra, Jesucristo dijo:

Mat 7:15-20 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

Pero, para distinguir cuál es la voluntad de Dios, necesitas conocerla, para poder diferenciar entre un fruto bueno y uno malo, necesitas conocer el fruto, y es la Palabra, la Escritura la única que es luz, nuestro parámetro, nuestra autoridad, la cual es la que juzga todo. Este es otro de los desafíos, de nuestros días.

Solo hay una verdad, siempre lo he dicho, y lo sostengo, es la Escritura la máxima autoridad, creemos que es inspirada por Dios, y es útil para enseñarnos. Jesucristo dijo:

Jua 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

Jua 14:6,17,26 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

A partir de aquí veremos el énfasis de Pablo en la Palabra, en permanecer en ella, qué básico, qué importante es recibirla, guardarla, vivir por ella, para no ser engañados y perdernos.

Y el día de hoy veremos cómo podemos ser inutilizados para servir al Señor, o ser siervos útiles si la ponemos por obra, o si somos negligentes con ella, de qué debemos cuidarnos, qué debemos procurar.

Por eso yo titulé este mensaje: CÓMO CONVERTIRNOS EN INSTRUMENTOS DE HONRA PARA EL SEÑOR

I. Cuida de no contender sobre palabras de hombres y enfócate en la palabra de verdad.
2 Ti 2:14 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.
Pablo le dice a Timoteo: cuidado, exhórtales delante del Señor, es decir, es una orden, por favor no se ocupen en estar contendiendo, disputando sobre palabras, eso no es algo que agrade al Señor, Cristo no está buscando eso, y por el contrario eso lo desacredita.

¿Cuándo ves a Cristo en los evangelios discutir o responder a las provocaciones de sus enemigos? Nunca, solo declaró la verdad, y llegó el momento en el que dejó de hablar con ellos, cuando ellos se endurecieron y lo único que buscaban era agarrarlo en una equivocación para acusarlo, pero la Palabra dice de él:

Mat 12:19-20 No peleará ni gritará, ni levantará su voz en público. 20 No aplastará la caña más débil ni apagará una vela que titila. Al final, hará que la justicia salga victoriosa.

Siempre habló con toda mansedumbre, nunca respondió a provocaciones del maligno. Y lo mismo nos pide, lo veremos más adelante.

Ahora, ¿qué tipo de palabras? Por el contexto, sabemos que no se refiere a una mera discusión inmadura, sino a discutir acerca de doctrinas o filosofías.

Debemos saber algo, alguien controversial, o polémico, no está interesado en la verdad, sino en armar eso contienda y controversia, y necesitamos sabiduría para aprender a discernirlo.

Alguien incrédulos no tiene su confianza en la autoridad divina de la Palabra de Dios, para ellos no lo es, es religión, es una filosofía más; de igual manera, nosotros los creyentes no debemos poner nuestra confianza en la supuesta autoridad de las palabras humanas.

Partiendo de ese punto, no puede haber un debate eficaz porque estamos argumentando desde diferentes puntos de vista, diferente autoridad, argumentos que se contradicen y que son opuestos, jamás vamos allegar a un acuerdo.

Y lo que es peor, cuando caemos en eso, no importa cuánta Palabra estemos declarando, cuánta sana doctrina, si debatimos así con los incrédulos, estamos haciendo que las Escrituras sean consideradas al mismo nivel que la sabiduría humana.

Por eso, a menos que sea entre creyentes que reconocen la infalibilidad y la autoridad divina de la Biblia sea que discutamos interpretaciones de las Escrituras o doctrina con un espíritu de humildad y cortesía, con un corazón sincero, buscando la verdad, habrá provecho.
O cuando hay alguien receptivo en necesidad, quebrantado, que está viviendo la convicción de sus pecados, entonces podemos hablarle la verdad, pero, si hay resistencia después de varios intentos, mejor retirarse y no poner en riesgo la verdad, el Señor dijo también:

Mat 7:6 »No desperdicies lo que es santo en gente que no es santa. ¡No arrojes tus perlas a los cerdos! Pisotearán las perlas y luego se darán vuelta y te atacarán. (NTV)

Es muy importante, esto no trae provecho en absoluto, por el contrario, trae katastrophe, perdición, cualquier falsa enseñanza tiene efectos catastróficos, que arruinan espiritualmente, que traen confusión, no levantan a nadie, solo aplastan y destruyen.

Y Satanás es experto en traer y provocar este tipo de cosas, sabe que la gente solo está buscando cualquier pretexto para decir: “yo por eso mejor no voy a la iglesia”, “todo es lo mismo, quién sabrá la verdad”.

Yo he visto cómo la gente se agarra de cualquier pretexto para no considerar lo más importante: el Evangelio de Cristo. Y reconozco que alguna vez he caído en la trampa, y como dice aquí, el resultado nunca es bueno. Acuérdate, la gente que discute no está buscando la verdad, está buscando controversia, y eso lo utiliza el diablo para desacreditar la verdad.

Contender sobre palabras no trae provecho en absoluto, por el contrario, trae confusión, literalmente pierde a los que oyen la contención. La contención de palabras, discusión, pelearse por palabras es un arma satánica, y el hecho de que Pablo ponga al Señor por delante habla de algo muy solemne e importante.

No estamos siendo instrumentos de honra cuando utilizamos este mal recurso, esto es algo que no debemos olvidar, y constantemente recordar. ¿Qué debemos de hacer en lugar de estar metidos en discusiones inútiles con gente que no quiere nada con Cristo?

2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
Mira el contraste entre estar atrapado en discusiones inútiles y en enfocarnos en la palabra de verdad, la Escritura. Timoteo no gastes un solo segundo en contención de Palabras, por el contrario:

Procura con diligencia una palabra: spoudázo; usar velocidad, hacer esfuerzo, ser pronto o ferviente, solícito. La idea de ser persistente, insistente para lograr un objetivo.

Y dice, con esa diligencia más bien preséntate a Dios aprobado, esa es mi responsabilidad, ¿qué implica esto? Que la contención de palabras es entre hombres, se trata de quedar bien delante de hombres, de vencer al contrincante y apabullarlo, de no verte como un tonto ignorante.

Pero, no debemos olvidar que es Dios delante de quien, en primera instancia estamos, a quien queremos agradar, quien es el único que nos puede juzgar, y que lo va a hacer, y que su juicio al final es el único válido porque él es Dios.

Necesito diligencia, necesito no olvidar a quién le voy a darle cuentas, y voy a ser probado, mis obras, mis intenciones, todo lo que hice, y o sufriré pérdida, o ganancia.

Aprobado es la palabra dokimos, y significa aceptable, como quien aquilata una joya y la constata como genuina, como auténtica, pasar favorablemente un escrutinio cuidadoso, y salir declarado valioso, real.

Qué importante es esto, porque una falsa doctrina da a luz una falsa fe, y una falsa salvación, y ese es el peligro de nuestros días, la Biblia nos dice: pruébense a sí mismos si están en la fe, no dejen de mirarse al espejo de la Palabra.

Y Pablo dice eres un obrero, un trabajador, un labrador de Dios, y no quieres quedar avergonzado delante de él, quizá quedes como un inteligente delante de los necios, pero avergonzado delante de Dios.

Y hay un motivo para quedar avergonzado delante de Dios: no usar bien la palabra de verdad, no trazarla responsablemente, la única palabra relevante en última instancia: La palabra de verdad, la Escritura.

Aquel que no se preocupó por sumergirse en ella, por entender a su Señor en su Palabra, y que aprendió a trazarla, a usarla bien. Usar es la palabra orthotoméo, que significa hacer un corte derecho, como quien traza una calle, corta un vestido, o un padre de familia que parte el pan equitativamente.

No podemos ser negligentes a lo que el Señor quiere decirnos, su Palabra es verdad, ayer con los varones vimos muchos proverbios que nos hablan de nuestra necesidad de adquirir sabiduría, y cómo solo hay de dos sopas, o tomamos en cuenta a Dios y alcanzamos sabiduría, o le ignoramos, le rechazamos y nos convertimos en necios, y hay consecuencias y recompensas para ambos.

Pro 1:7 El temor del SEÑOR es la base del verdadero conocimiento, pero los necios desprecian la sabiduría y la disciplina.

Pro 8:17 Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.

La Palabra es infalible, autoritativa, suficiente y la única fuente de la palabra de verdad de Dios, cualquier otra afirmación que presuma ser verdad tiene que apoyarse en esta verdad para que lo sea. Solo a partir de la verdad de las Escrituras es que podemos saber si algo es verdad, ella es la única fuente y medida de toda verdad espiritual y moral.

Mira la importancia que Pablo le estará dando a la Escritura a partir de aquí. Pablo está diciendo: no pierdas el tiempo en palabrerías, inviértelo en la Palabra de verdad de tu Señor, porque él es el que te aprobará o desaprobará, delante de él es de quien estaré avergonzado, o aprobado al haber aprendido a usar bien, trazar bien la Palabra de verdad. Dice en 1 Jn.

1 Jn 2:28-29 Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados. 29 Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.

Y dice:

a) Las palabrerías son vanas, profanas, llevan a la impiedad y son poderosas para destruir.
2 Ti 2:16 Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.
Evita, mantente lejos de falsas doctrinas, de herejías; acuérdate solo son dos: o es la palabra del hombre, o es la palabra de Dios.

Profano es la palabra bébelos y significa pagano, malo, malvado, además son vacías, kenofonía, que suena hueco, la filosofía humana y todos sus conceptos paganos son sin peso, inútiles, no te van a llevar a ningún lado, no te van a levantar, no te van a ayudar, lo más que pueden hacer es enseñarte a auto engañarte y repetirte un millón de veces: tú eres el campeón, no eres culpable, todos tienen la culpa, eres una víctima, te lo mereces todo, etc.

Levantan tu auto estima, pero, la realidad es que delante de las dificultades de la vida serias, tu auto estima se va por los suelos. No sé si viste algunos de los videos de gente que está viviendo los temblores en México el 11 de septiembre, te aseguro que ninguna filosofía te levanta cuando ves cuatro paredes y toneladas de cemento a punto de caerte en cima.

Sal 62:8-9 Oh pueblo mío, confía en Dios en todo momento; dile lo que hay en tu corazón, porque él es nuestro refugio. Interludio. 9 La gente común no vale más que una bocanada de viento, y los poderosos no son lo que parecen ser; si se les pesa juntos en una balanza, ambos son más livianos que un soplo de aire.

Y Pablo ya nos había dicho:

Tit 3:9 Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho.

1 Ti 6:20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia,

Col 2:8 No permitan que nadie los atrape con filosofías huecas y disparates elocuentes, que nacen del pensamiento humano y de los poderes espirituales de este mundo y no de Cristo.

¿Cuál es el resultado? La impiedad, ignorar a Dios, no tomarle en cuenta, lo cual implica un deterioro moral, espiritual y a la larga físico, porque es quedar en tinieblas. No vas a encontrar ningún avance, y por el contrario vas a retroceder, y sin darte cuenta porque además quedas engañado.

Por eso, te desafío, ¿en verdad quieres avance en tu vida? Abandona tu antigua manera de pensar y dale paso a lo único que es confiable 100%, la Palabra de Dios, te aseguro, si tú pides a Dios, él te dará sabiduría sin reproche, dice la Palabra:

Stg 1:5 Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.

Ven a la Palabra, aprende la verdad, y entonces podrás discernir entre lo que es verdadero y lo que no, porque no todo lo que brilla es oro, y mucho de lo que brilla hoy en día solo es carnada para que quedes atrapado. Y dice:

2 Ti 2:17 Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,
¿Qué significa esto? Que una falsa doctrina, una filosofía equivocada se esparce con rapidez. Solo mira cómo iglesias cristianas que un día fueron firmes en la Palabra, al cerrarla y dejar entrar humanismo, psicología, junto con ellos entraron pecados que terminaron justificándose.

La religión falsas y las mentiras satánicas se esparcen más rápido que la verdad, sencillamente porque el corazón humano pecaminoso es más receptivo a lo que apele a la naturaleza pecaminosa que lo que apele al Espíritu, lo cual es siempre incómodo para la naturaleza pecaminosa.

Tenemos que tratar la falsa doctrina con mascarilla y con guantes, no podemos darnos el lujo de yugo desigual, ¿qué dice la Palabra?

1 Jn 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

Juan y Santiago nos dicen también:

1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Stg 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

¿Qué se hace con un cáncer o una gangrena? Se trata lo más rápido posible, y si es necesario para salvar la vida tiene que llegar la amputación. Pablo pone este ejemplo tan crudo porque así de peligrosa es la falsa doctrina.

Himeneo y Fileto son un ejemplo del poder destructivo de andar filosofando y de no tomar una decisión de creer la verdad. ¿Qué hicieron ellos? ¿Qué les sucedió?

2 Ti 2:18 que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.
1º Se desviaron de la verdad por nunca tomarla en verdad y quedaron engañados, y se convirtieron en engañadores. Esparcieron una mentira, una falsa doctrina: La resurrección ya sucedió, cuando la Palabra es muy clara al respecto, cielos nuevos, tierra nueva, la gran tribulación.

La secta de los Testigos de Jehová afirma una cosa así, claro, cambiaron la fecha varias veces, y mejor dijeron que ya sucedió, que Cristo ya vino, que estamos en el milenio, y claro, dadas las circunstancias actuales es obvio que esto es falso. Pero, así de peligroso es que no conozcas la Palabra, quedas a merced del engaño, dice en Efesios:

Efe 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

Y me llama la atención, solo algunos fueron trastornados en su fe, ¿quiénes son estos niños fluctuantes, fáciles de engañar? Dice la Palabra:

Stg 1:6-8 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

Y te pongo el mismo texto en otra versión para que veas dónde está el problema con más claridad:

Stg 1:6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.
¿Qué sucede con estos inconstantes? Mira lo que dice Pedro:

2 Pe 2:14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.
Son seducidos por otros que también fueron inconstantes y que nunca se rindieron a la verdad, mira:

2 Pe 3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

El no procurar con diligencia presentarte a Dios aprobado, no te permitirá ser útil en el reino jamás, serás de los que siempre encuentran justificación para nunca dar fruto. Vayamos al siguiente punto:

II. Es nuestra responsabilidad mantenernos sanos en la Palabra para ser instrumentos de honra para el Señor.
2 Ti 2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
A pesar de tanta mentira y falsas doctrinas, la verdad siempre estará firme, porque es verdad, por eso se nos dice a la iglesia la columna y baluarte de la verdad. Ya aprendimos que Dios es fiel, confiable, y no se puede negar a sí mismo. Y su iglesia tiene un sello de pertenencia, inviolable, el cual tiene dos caras, el primero es: Conoce el Señor a los que son suyos.

Yo creo firmemente en que aquel que es salvo, jamás podrá ser arrebatado de la mano de Dios, el punto aquí es determinar cuándo se es salvo, obviamente cuando nacemos de nuevo, cuando confiamos en Cristo, cuando le entregamos nuestras vidas y nos rendimos a él, cuando nuestras vidas dan evidencia de esa nueva naturaleza en un cambio de mente que genera un cambio de actitud.

Cuando nuestros apetitos cambian, cuando nuestra manera de ver el mundo y su filosofía cambia, cuando comenzamos a amar la justicia en vez de la mentira, cuando comenzamos a aborrecer nuestro pecado y huimos de él, cuando comenzamos a disfrutar de la presencia de Dios, y a rechazar la maldad en la cual antes nos revolcábamos como cochinos en el lodo.

Es decir, hay evidencia, es equivocado pensar que yo soy salvo porque hice una oración hace quién sabe cuánto tiempo, y levanté la mano, y me bauticé, y tenía una membresía en la iglesia, pero, me alejé de Dios.

La Biblia no enseña eso, la Biblia enseña que o somos hijos de luz, o hijos de tinieblas, pero, no podemos estar a la mitad. Pablo les dijo con toda claridad a los Corintios carnales:

1Co 6:9-11 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Yo no me atrevería a decirle a alguien que vive en pecado como un estilo de vida, sin hacer nada al respecto: ah oraste, te bautizaste, ibas a la iglesia, no te preocupes, eres salvo, y la salvación no se pierde.

No es así, alguien que vive habitualmente en pecado, debería cuestionarse no si perdió la salvación sino si verdaderamente la tiene, ese es el punto.

Si el Espíritu Santo habita en mí, aunque lo puedo contristar, es poderoso para incomodarme, y no podría vivir en una situación pecaminosa por mucho tiempo, no si soy verdaderamente salvo, porque el que es verdaderamente salvo, ama, valora, su comunión con Dios como lo más importante, no está planeando su próxima fechoría y cómo justificarse, cuidado, es una línea delgada. Juan escribió:

1 Jn 3:9 Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.

1 Jn 5:18 Sabemos que los hijos de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque el Hijo de Dios los mantiene protegidos, y el maligno no puede tocarlos.

Es sencillo, la fe que no me ha cambiado, es la fe que no me ha salvado, punto. Por sus frutos los conocerás, por los frutos en tu vida conocerás qué tipo de fe tienes, ¿obedeces a la verdad, la amas, la estás procurando, o ni te interesa?

Puedes pretender decir que eres un creyente carnal, o inmaduro, pero, te voy a decir, ahí no tienes ninguna seguridad, la biblia no te la da, y tú, a menos que te engañes a ti mismo podrías decir que la tienes. Pero, Dios es poderoso, y una nueva criatura espiritual actuará como tal.

El fundamento está firme, y el Señor conoce a los suyos, ¿qué significa? Que esta mentira no afectará a aquellos que en verdad se han rendido al Señor y a su verdad, Juan escribió:

1 Jn 2:19-20 Esas personas salieron de nuestras iglesias pero, en realidad, nunca fueron parte de nosotros; de haber sido así, se habrían quedado con nosotros. Al irse demostraron que no eran parte de nosotros. 20 Pero ustedes no son así, porque el Santo les ha dado su Espíritu,* y todos ustedes conocen la verdad.

Juan también escribió que el Señor conoce a los suyos, y los suyos le conocen igual:

Jua 10:3-5 El portero le abre la puerta, y las ovejas reconocen la voz del pastor y se le acercan. Él llama a cada una de sus ovejas por su nombre y las lleva fuera del redil. 4 Una vez reunido su propio rebaño, camina delante de las ovejas, y ellas lo siguen porque conocen su voz. 5 Nunca seguirán a un desconocido; al contrario, huirán de él porque no conocen su voz.

Más adelante les dijo a aquellos que no recibieron su verdad:

Jua 10:26-28 pero ustedes no me creen porque no son mis ovejas. 27 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen.2 8 Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas,

Por eso nos da la siguiente parte de este sello, de este fundamento inamovible, la santidad personal, la decisión de apartarse para el Señor, de vivir en pureza, honra y honor como una respuesta a su gracia, como una consecuencia lógica de haber sido reconciliados con nuestro salvador, con nuestro creador, y haber recuperado lo perdido por el pecado. Dicen Juan y Pablo:

1 Jn 2:29 Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.

Practicar justicia es lo que hacen los hijos de un Dios justo, no por su propia virtud, sino por la acción del Espíritu Santo en la nueva naturaleza, en una nueva criatura. Dice Pablo en 1 Corintios:

1 Co 6:19 ¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos, 20 porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo.

Por eso nos dice:

2 Ti 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
Hablando en el contexto de la iglesia, podríamos decir que esta ilustración de una casa grande, se refiere a ella, en la cual hay herramientas de todo tipo, es decir, Dios va a utilizar cualquier circunstancia, y se va a glorificar, no quiere decir que él apruebe el pecado, no lo hace, pero, finalmente se glorifica, el que peca tiene su consecuencia, igual el que obedece tiene su recompensa.

Pero, yo veo esto como una invitación, más que un acto de condenación, yo creo que hoy el Señor quiere invitarnos a todos a ser utensilios de oro y plata que tienen un uso honroso.

Y nos da esta ilustración de una casa rica en la cual dice: por mucho que haya lujo y pomposidad, no solo hay cosas de lujo, las cuales se sacan para ocasiones especiales, también tienen escobas y productos de limpieza, tazas de baño y papel de baño, lo cual ya no es como que muy honroso, y me recuerda lo que el Señor dijo.

Mat 18:7 »¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!

Es inevitable que dentro de la iglesia haya todo tipo de tierras, unas no dan fruto, otras al 30 al 60 y al 100 x 1, siempre hay los que tropiezan, unos definitivamente, lo cual duele y es muy triste, otros por un tiempo, pero, ambos producen dolor al cuerpo, y al mismo tiempo Dios utilizará todo este dolor para tratar con su iglesia, dice en 2 Corintios:

1 Co 11:18-19 En primer lugar, oigo decir que cuando se reúnen como iglesia hay divisiones entre ustedes, y hasta cierto punto lo creo. 19 Sin duda, tiene que haber grupos sectarios entre ustedes, para que se demuestre quiénes cuentan con la aprobación de Dios.

Es decir, ¿cómo quieres que te utilice el Señor? Como el que va a traer dolor al cuerpo, el que le va a hacer estar orando por ti en vela y angustia, o como el que va a bendecir y enriquecer al cuerpo. De las dos maneras Dios se va a glorificar, pero una en especial a ti, te va a ser de bendición, la otra va a ser complicada. Por eso dice Pablo:

2 Ti 2:21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
Qué interesante, es mi decisión limpiarme de estas cosas, es mi decisión el ser un instrumento para honra y no para deshonra.

Mira, checa a un lado de cada taza de baño, hay un cepillo ahí que es muy útil para tener limpio el baño, es útil, pero, está aislado, y lo tienes que tomar con guantes, bueno, deberíamos, o lavarnos bien las manos.

Sí, está esa posición disponible, pero sabe que también hay posiciones de gran honra al Señor, quizá la vajilla de porcelana china, los cubiertos de plata, un hermoso mueble clásico que adorna la casa. Espero que me entiendas, Dios quiere lo mejor para ti y para mí, y la posición de honra está disponible.

Santificado, significa no común y corriente, no profano, sino algo especial, ya lo he dicho antes, como el bisturí de un cardiólogo, él lo tiene en un lugar muy especial porque su uso es muy especial. Dios tiene ese lugar especial para todo aquel que cree, como dicen aquí its up to you, Él ya quiere.

Cuando decidimos poner todo nuestro ser a su servicio, entonces somos útiles al Señor, eújrestos, que significa usado fácilmente, interesante. Alguien que siempre está resistiendo al Señor, su verdad, su voluntad, es rejego, es como dice el salmo:

Sal 32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

Dime, ¿quién quiere utilizar un mulo o un caballo rebelde para la labor? Va a perder más tiempo en convencerlo o en arreglar el desastre que en hacer el trabajo.

Y dice: preparado para hacer buena obra, amar, servir, enseñar, mostrar el carácter de Cristo de muchas maneras. Preparar es Jetoimázo, dispuesto, listo, es decir sin estorbo, nada que pueda estorbarle en su testimonio, su reputación, ni contaminarle doctrinal o moralmente.

Pero, pregunto una vez más, una vez salvo, justificado por la sangre de Cristo, reconciliado con Dios, con una nueva naturaleza, ¿de quién es la decisión de ir a la fuente de agua limpia a ser lavado? De nosotros.

La Palabra es el agua que nos lava, que nos purifica, que transforma nuestra manera de pensar y nos hace como Cristo. Por eso dice en Mateo 18, la siguiente parte de que es imposible que no haya tropiezos:

Mat 18:8-9 Por lo tanto, si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con una sola mano o un solo pie que ser arrojado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies. 9 Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con un solo ojo que tener los dos ojos y ser arrojado al fuego del infierno.

Es decir, pon manos a la obra, no te unas en yugo desigual, no te dejes engañar por ti mismo, Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, eso dice Juan, ven a la luz para que tus obras sean reprendidas, pero para que seas limpiado. Tú no te puedes limpiar a ti mismo, pero sí puedes decidir ir a que Cristo mismo lave tus pies de las inmundicias de este mundo.

Por eso, ¿de qué grupo quieres ser, de los sectarios, los que producen divisiones, o trasmiten el cáncer? También el Señor está utilizándote, pero, no para un uso honroso, sino deshonroso. ¿Qué quieres ser en la casa del Señor, un instrumento de honra, útil, listo para hacer bien, o un instrumento de deshonra?

Un hermoso mueble que adorna la casa, una herramienta que arregla, o un excusado, peor aún, papel de baño, o el cepillo con el que lo lavas, lo cual no presumes, pero, está ahí porque es necesario.

Nos toca limpiarnos de estas cosas, es nuestra responsabilidad, el Señor no va a usar vasos sucios para usos honrosos. Pero, qué hermoso que el Señor nos aparte como su posesión preciada, como sus instrumentos especiales que usa para manifestar su amor, su Palabra, su Evangelio, sus brazos para abrazar, servir, sus pies para ir a los necesitados, su boca para manifestar su verdad.

Útiles para el Señor, no inútiles, y me gusta la palabra, dispuestos, disponibles, no gente que todo el tiempo está diciendo en tiempo futuro: te serviré Señor, y cuando llega la oportunidad, hoy no, o no me gusta, no es lo que quería, siempre perdiendo oportunidades por no querer abandonar sus ídolos de adicciones, o rencores, en el altar del Señor.

Porque Dios quiere, pero no puede, no lo va a hacer, hasta que no decidas apartarte para él a cualquier costo. Ahora, no es solo limpiarnos de palabrería que lleva a la impiedad y que corre como gangrena, sino una cosa más le dice Pablo a Timoteo:

2 Ti 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.
Nuestras pasiones están en nuestro interior, en nuestro corazón, y esto es lo que Dios quiere de nosotros, nuestro corazón, para poder ser un instrumento de honra.

Timoteo tenía alrededor de 35 años y era considerado un Joven, y la palabra huir es significativa: feugo, y significa fugarse, y se deriva de la palabra fugitivo, es decir, no es de una sola vez, sino de un continuo estar escapando de pensamientos pecaminosos que comenzaron desde nuestra juventud.

¿Cuántas imágenes? ¿Cuántas cosas que hoy yo desearía no haber vivido y que están ahí? ¿Qué tengo que hacer? Fugarme, hay cosas que no me puedo permitir ni ver, ni pensar, necesito del Espíritu Santo dominio propio, necesito llenar mi corazón de la Palabra de Dios, fortalecerme con la gracia de Dios, con el poder de su Espíritu, para decir no, donde solo Dios y yo podemos ver.

Y no solo de algún deseo sexual, sino también del orgullo, del anhelo de riqueza y poder, ambición egoísta, celos, envidias, ese espíritu argumentativo y dominante.

Si hay algo que tenemos cuando somos jóvenes, es que no nos gusta que nos digan nada, porque en verdad creemos que ya lo sabemos todo, y que los viejos no tienen nada que enseñarnos, que podemos comernos el mundo a rebanadas, todos esos son males de la juventud que solo se arreglan con la humillación de la vida.

Y muchos de ellos quedan, crecen y hasta los perfeccionamos, Pablo dice: huyan conviértanse en fugitivos de su viejo hombre. Hasta una falsa doctrina comienza con la jactancia de que solo a mí Dios me revela cosas, porque soy especial. No es así, Dios revela su Palabra a todo aquel que le busca, ya lo vimos.

Pero, no es suficiente con estar huyendo sin rumbo, sino que tenemos una dirección a la cual acudir cada día, porque si no nos pasa como dijo el Señor:

Luc 11:24-26 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. 25 Y cuando llega, la halla barrida y adornada. 26 Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

Si huimos del pecado y no corremos hacia la justicia de Dios, entonces el pecado nos sorprenderá en nuestra huida otra vez, y aún con más fuerza. ¿Qué dice el Salmo 119?

Sal 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

No se trata de huir a la nada, al vacío y pretender llenarlo con cualquier otra cosa, no debe ser así porque entonces nuestro corazón perverso y engañoso encuentra la manera de seguir satisfaciendo nuestras pasiones solo que con diferente presentación, y solo nos engañamos a nosotros mismos.

Ya no veo pornografía, pero ahora soy fan de Game of Thrones, etc., somos expertos en auto engañarnos, en comenzar a practicar religión, ritos que cubran nuestra carnalidad porque seguimos entregados a ella.

Por eso, nos dice qué hacer: mientras huyes de esas pasiones, entonces caminas en dirección contraria, buscas un punto de referencia, ¿cuál? La palabra de verdad, la cual contiene la justicia de Dios, la cual puede fortalecer tu fe, llenarte de amor y de paz.

La justicia de Dios, pon atención a lo que Dios demanda, a lo que a Dios le agrada, y entrégate a eso, huye hacia la fe, a la integridad, a ser confiable, a la lealtad a la verdad.

Al amor, el fruto del Espíritu más importante, no dejarte engañar por lo que este mundo llama amor, sino el amor de Dios, basado en sacrificio, en una decisión, más que emociones egoístas de hazme feliz.

Y la paz, a relaciones sin conflicto, como cristianos no podemos pasárnosla siendo conflictivos, siempre en contienda, enojados, inconformes, el fruto de justicia se siembra en paz para los uqe hacen la paz, nuestro Dios es un Dios de paz, no de conflicto.

Si estamos reconciliados con él, entonces podemos tener paz entre nosotros y reconciliar cualquier situación en perdón, en paciencia, en amor, no en juicio, no en queja e inconformidad.

Y lo más lindo es que, no te vas a encontrar solo cuando lo hagas, hay otros que lo están haciendo, no son la mayoría, pero, sí hay, gente que, con un corazón limpio, están invocando al Señor, y todo aquel que invoca al Señor es salvo. Te será fácil identificar a aquellos que como tu son instrumentos de honra para el Señor.

Todo esto es resultado de procurar con diligencia presentarte a Dios aprobado en todas las áreas, conociendo, trazando bien la Palabra de verdad, conociéndola. ¿quieres ser un instrumento de honra, santificado, útil para el Señor dispuesto para toda buena obra? Entonces necesitas huir de las pasiones juveniles, y correr hacia el Espíritu Santo para que te enriquezca con su fruto. Y hay una última manera, dice:

2 Ti 2:23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.
Esto habla propiamente de tu mente, que aprendas a discernir, a estar en guardia, saber discernir las maquinaciones de Satanás, sus mentiras. Saber diferenciar cuando algo es carnal y no espiritual cuando algo suena sabio, pero en realidad es necedad.

¿Cómo diferenciarlo? Por el fruto que producen, si solo me producen obras de la carne, celos, envidias, contiendas, preocupación, desasosiego, no puede venir de Dios. Por otro lado, si genera el fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, si llama a la unidad, al perdón, a la reconciliación, a la justicia, eso viene de Dios, de su Espíritu.

Desechar, otra vez, ¿cómo deshechas un pañuelo que acabas de utilizar para sonarte la nariz? Lo más pronto posible lo alejas de ti, no es algo que quieras coleccionar, deshazte de cuestiones que son necias e insensatas, no vas a obtener el resultado que quieres.

Quizá cierta satisfacción en tu carne a la hora de estar escupiendo la sopa, pero, al final su fruto es amargo, no trae unidad, no te mejora a ti en absoluto, y solo se crean mayores contiendas, disgustos, enemistades, venganzas, rencores. ¿Qué dice Santiago?

Stg 3:13-14 Si ustedes son sabios y entienden los caminos de Dios, demuéstrenlo viviendo una vida honesta y haciendo buenas acciones con la humildad que proviene de la sabiduría. 14 Pero, si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras.

Stg 3:15-18 Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. 16 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad. 17 Pero la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera. 18 Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia. (NTV)

Si es que quieres ser instrumento de honra, santificado, útil para el Señor, dispuesto para toda buena obra. En Cristo es posible. Y último punto:

III. Un instrumento de honra manifiesta el carácter de Cristo y busca la restauración y el arrepentimiento, no ganar un argumento.
2 Ti 2:24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido;
El deseo del creyente no es ganar un argumento, sino ver venir a la persona al conocimiento de la verdad. Ya lo vimos al principio, Cristo jamás fue jactancioso ni fanfarrón, sino manso y humilde de corazón, siempre amable, dispuesto a enseñar.

Sufrido significa que soporta la aflicción, que aguanta cuando lo humillan, cuando lo maltratan, cuando lo provocan no responde. Alguien dueño de sí mismo, dominado por el Espíritu Santo manifestando dominio propio. Ya lo vimos en 1 de Timoteo, no debe ser peleonero o irritable, porque está representando a Cristo,

2 Ti 2:25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 2 Ti 2:26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.
Necesita corregir, y no con el deseo de aplastar, sino de buscar arrepentimiento, un regreso a la verdad, fe salvadora. Mansedumbre tiene que ver con fortaleza sujeta al control, alguien gentil o dócil.

No buscar venganza porque no se compromete la gente, o porque solo nos están utilizando, o porque nadie viene a servir, y entonces estoy frustrado.

No, ¿se acuerdan de los hijos del trueno Jacobo y Juan en Lucas 9:51 -56? Ellos van a un pueblo de Samaria, no los reciben porque les ven finta de hebreos, e inmediatamente le dicen al Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo así como Elías para que consuma a estos racistas? El Señor les dice:

Luc 9:55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; 56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

Donde tú ves gente anoing, jactanciosa, dura de corazón, Dios los ve en realidad: escalvos a voluntad de Satanás, cautivos, como dice la Palabra.

Tit 3:3-4 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. 4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,

El día de hoy Dios no está con la espada desenvainada lista para hacer juicio, sus brazos están abiertos, su paciencia todavía no se acaba, la puerta del arca sigue abierta para todo aquel que cree. Y así como Dios fue paciente con nosotros siendo tan cabezas duras, él sigue siendo paciente aún con los más duros de corazón.

Dios no quiere que nadie se pierda, sino que obren al arrepentimiento, por eso no estamos buscando pleitos doctrinales, estamos buscando almas, la verdad es la verdad, y ella se defiende sola, porque Dios la respalda.

Nsotros estamos para predicar el Evangelio con toda mansedumbre, Prautes, reflejando este espíritu de humildad que no se centra en sí mismo, sino en el Señor y en otros porque vamos como embajadores de paz, rogando al un mundo cautivo, esclavo por Satanás a que se reconcilie con Dios.

Este mundo no ve sus cadenas, está engañado, su vida es un desastre, familias rotas, apetitos torcidos, aborto, homosexualidad, violencia, y mucho más, un mundo de tinieblas, al cual estamos anunciando:

Hey, ese reino ya fue vencido, puedes ser libre, hay esperanza, no necesitas tus ídolos, no necesitas tus adicciones, puedes vivir libre, Cristo es la salida, él ya murió en la cruz por tus pecados y por los míos. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, el justo por los injustos para llevarnos a Dios.

Stg 5:19-20 Mis amados hermanos, si alguno de ustedes se aparta de la verdad y otro lo hace volver, 20 pueden estar seguros de que quien haga volver al pecador de su mal camino salvará a esa persona de la muerte y traerá como resultado el perdón de muchos pecados.

Stg 1:19-21 Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. 20 El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. 21 Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma.

Stg 1:22-25 Pero no sólo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. 23 Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo. 24 Te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. 25 Pero, si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y si la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.

En fin, convertirnos en instrumentos de honra, ¿qué quieres ser? De todos modos, Dios se va a glorificar, ¿qué te gustaría recibir? La consecuencia, o la recompensa. ¿Qué clase de herramienta quieres ser para Dios uso honroso, o deshonroso?

Entonces pongamos manos a la obra y comencemos a limpiarnos, a ir al lugar del agua pura. Vayamos a ser capacitados con todo el fruto del Espíritu para poder ser eficaces al compartir el amor de Dios, a pesar de la humillación o el rechazo. Cristo es suficiente, y él es digno.