2 Timoteo 1:13-18- No Te Avergüences De Tu Señor-Prt 2- RETEN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO


Download (right click and choose save as)

Sermon Notes

NO TE AVERGÜENCES DE TU SEÑOR PARTE 2
RETÉN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO
2 Timoteo 1:13 – 18

INTRODUCCIÓN
Seguimos avanzando en la Palabra de Dios, estudiando todo el consejo de Dios, el cual tiene poder para sobreedificarnos y darnos herencia con los que el Señor ha llamado, la cual, creemos tiene todo lo necesario para llevarnos a la madurez y transformarnos a la imagen de Cristo; y por la gracia de Dios hemos llegado desde Mateo hasta 2 Timoteo.

Como lo hemos dicho antes, en el estudio de la Biblia, para una interpretación y una aplicación profunda y poderosa, el contexto lo es todo.

¿A quién le está escribiendo Pablo?
Pablo sigue escribiendo a su amado hijo en la fe, Timoteo, uno que honra a Dios, quien creemos que siendo un Joven de aproximadamente 20 años es impactado por la fe de Pablo cuando este es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad natal de Timoteo, Listra.

Pablo es dado por muerto, pero el Señor lo levanta milagrosamente, se mete otra vez a la ciudad y conforta a los creyentes; puedes leer esto en Hechos 18; desde ese momento la vida de este muchacho no volvió a ser la misma, dio fruto al 30, 60 y al 100 por uno.

El Evangelio, y la fe de Pablo en acción impactaron a Timoteo a tal punto que fue transformado, siguiendo los pasos de su maestro, y Timoteo no solo se convirtió en discípulo de Pablo, sino en su hijo amado, su amigo y su colaborador por el resto de su vida.

¿Cuál es el contexto histórico de esta carta?

1 Timoteo fue escrita poco después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano entre el 62 y 64 d.C., entre 2 y cuatro años después Pablo vuelve a ser encarcelado por su fe, pero esta vez ya no sale, sino que, es sentenciado a muerte, de manera que, esta carta fue escrita por los años 66 y 67 d.C.

En este tiempo de la historia es cuando Nerón un hombre totalmente depravado, era el Cesar de Roma, en ese tiempo se consideraba al Cesar un dios, y cualquier devoción a otro Dios era considerado traición al trono, además de que Nerón incendia Roma y culpa a los cristianos de haberlo hecho, de manera que, se desata una terrible persecución en contra de los cristianos.

Bajo esta persecución es que Pablo es arrestado; para este momento ya había tenido su primera audiencia, en la cual no le había ido nada bien porque bajo estos cargos su sentencia de ejecución ya era inminente y Pablo sabía que iba a morir.

Entonces, estamos leyendo la última carta escrita por Pablo antes de morir, y podríamos denominarla: el testamento de Pablo hacia su hijo amado en la fe; 2 Timoteo son las últimas palabras de alguien que sabe que va a ser ejecutado y no va a estar más en este mundo.

¿Qué harías tú si supieras que estás viviendo los últimos días de tu vida y tuvieras una última oportunidad de pasar tu legado, de hablar con tus hijos, con la familia, con tus discípulos? Yo creo que hablarías de lo más relevante posible, cosas de verdadero valor que quisieras que quedaran grabadas en el corazón de los que amas.

Timoteo por su parte, seguía como pastor de la iglesia en Éfeso, pero, no le estaba yendo bien; además de la persecución, la iglesia no había mejorado desde la última carta, estaba todavía peor, consumida por el materialismo, demasiado distraída por la idolatría, la inmoralidad, por falsa doctrina, desenfocada, corazones duros ante la Palabra.

Y en esta carta Pablo está animando, exhortando e instruyendo a un Timoteo desanimado, acobardado, desanimado, a seguir la carrera hasta acabarla, a pelear la batalla hasta ganarla y a guardar fielmente la fe hasta que el Señor le llame.

Esta carta es también del grupo de las denominadas cartas pastorales, pero a diferencia de Tito y 1 Timoteo, esta carta es tan importante y especial porque Pablo ya no está dando instrucciones de cómo conducirse en la iglesia, sino exhortación, consejos, mandatos, principios que le permitirán a Timoteo permanecer firme hasta el final a pesar de cualquier situación.

Por lo tanto, creo que el verso clave de esta carta está en el capítulo 4, casi despidiéndose le va a decir a Timoteo:

2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Para este momento de su vida, habiendo servido a Dios en todas las circunstancias imaginables, Pablo pudo experimentar todo lo que un siervo de Dios pudo haber vivido ido a lo largo de una vida de servicio al Señor y a su iglesia, y sabía que era posible pelear una buena batalla, acabar la carrera y guardar la fe.

Y para nosotros es muy importante saber en qué cosas es necesario no soltar, y prestar mayor atención a pesar de lo que sea, porque no es fácil, Pablo mismo escribió después de levantarse de su apedreo en Listra y regresar a la ciudad:

Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

Pedro también escribió:

1 Pe 4:18-19 Además, «Si el justo a duras penas se salva, ¿qué será de los pecadores que viven sin Dios?».19 De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues él nunca les fallará.

Y lo difícil no está en que Dios no pueda, su gracia es suficiente, la puerta a la salvación, al perdón, a la reconciliación está abierta, su fidelidad es inquebrantable, el problema es que no todos quieren abandonar sus tinieblas, las aman demasiado, no todos deciden perseverar en la gracia, porque aquel que persevera en la gracia, sin duda triunfa.

Y aunque somos la iglesia de Cristo, la columna y el baluarte de la verdad, aunque el Espíritu Santo está en nosotros, aunque tenemos la bendita Palabra de Dios, seguimos siendo pecadores, y vivimos rodeados de pecadores, en un mundo impío que constantemente quiere seducirnos, nuestro enemigo Satanás, sin descanso quiere destruirnos y hacernos blasfemar la imagen de Dios bendito.

Y aunque todos hemos experimentado la salvación, el gozo de la presencia del Señor, de la comunión con su iglesia, la batalla es real, no solo contra nuestra naturaleza pecaminosa, sino contra un mundo que aborrece la fe y la verdad, donde brillamos como luminares, donde para brillar, necesitamos permanecer y perseverar, y no es fácil.

Y Pablo ya había vivido todo esto y estaba a punto de graduarse y podía decirle a Timoteo como un testigo fiel: Timoteo, hay victoria, hay manera de mantenerse fiel hasta el final.

Pero, guerra es guerra, y requerimos ser buenos soldados, que saben defenderse y atacar, y requerimos ser disciplinados, para acabar bien la carrera, necesitamos ser buenos agricultores que trabajan con fidelidad y esperanza a pesar de la oposición.

Entonces, estos son consejos que nos enseñarán cómo terminar la carrera, como salir vencedores como Pablo, y más aún, si hemos entendido y recibido el llamado celestial a servir a nuestro Señor.

Ya vimos los primeros 12 versículos, las primeras instrucciones, le dice Timoteo: Recuerda quién nos envió, recuerda que tu fe es genuina, recuerda que hemos sido equipados y tenemos recursos ilimitados de parte del que nos llamó para ser transformados a su imagen y llevar a cabo su voluntad.

Por lo tanto, tienes la responsabilidad de avivar el fuego del don de Dios que ya está en ti, es nuestra responsabilidad mantener ese fuego ardiendo, Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, el Espíritu Santo nos da el poder, el amor y el dominio propio necesario para salir victoriosos.

Pero, al estar en medio de todas estas pruebas, navegar en un mundo que menosprecia la justicia, que a lo malo llama bueno y viceversa, y que persigue, y humilla al que decide seguir a Cristo fielmente, existe el peligro de ser infieles, o de avergonzarnos de nuestra fe debido a aparentes derrotas, y aprendimos varias realidades que nos cuidan de no caer en el peligro de avergonzarnos de nuestro Señor:

Vimos la necesidad de enfocarnos y no perder de vista que hay cosas de las que nos deberíamos avergonzar, en las que debemos estar firmes, sabiendo a quién pertenecemos, quién nos llamó, lo que somos en Cristo quien resucitó con poder, en quien esperamos nuestro verdadero rey, nuestro verdadero hogar, nuestra verdadera herencia.

No perder de vista quién nos salvó, nos llamó, para qué y porqué lo hizo. Valorar y entender la resurrección de Cristo, que tenemos un deber, el servicio a nuestro Dios y eso nos debe mantener enfocados.

El día de hoy concluiremos este capítulo, y Pablo va a seguir dando instrucciones, de hecho, te dejo de tarea que cheques los verbos con los que comienzan muchos de los párrafos, ahí puedes ver la doctrina y los mandatos: retén, guarda, esfuérzate, sufre penalidades, acuérdate de Jesucristo, recuérdales, procura con diligencia, evita, huye, persiste, predica la palabra, se sobrio, etc.

Durante la semana lee toda la carta varias veces, no te toma mucho tiempo. Y el día de hoy vamos a ver estos dos verbos: retén y guarda, dos armas, o herramientas más que nos ayudarán a no avergonzarnos, a no tropezar en Cristo, y Pablo terminará el capítulo con dos ejemplos, uno que tropezó, y otro que perseveró.

¿Qué cosa es tan importante que debemos retener a como dé lugar? ¿Por qué es necesario tal esfuerzo? ¿Dónde queremos terminar en nuestra vida? Hoy veremos la importancia de conocer la verdad, la cual solo es una, conocer su patrón, su forma y no movernos de ahí.

Hoy veremos la importancia de no permitirnos distraernos haciendo que se desvanezca en nuestros corazones porque puede ser muy malo. Por eso yo titulé este mensaje: NO TE AVERGÜENCES DE TU SEÑOR – Parte 2 – RETÉN, GUARDA Y SIGUE EL BUEN EJEMPLO. Demos lectura a todo el capítulo.

2 Ti 1:12 Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

Entonces, avivando el fuego del donde Dios, entendiendo que no debo avergonzarme, porque hemos creído a Dios, hemos confiado en él, dice Pablo hay algo más que debes hacer Timoteo:

I. Retén la Palabra justo como la has recibido.
2 Ti 1:13 Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.
Ahora Pablo va a pasar a la necesidad de una doctrina sana, de guardar la fe, el amor que surgen de esta doctrina, la cual no es mera información, sino poder de Dios que transforma, la acción del Espíritu Santo en nosotros que nos hace amarnos como Cristo nos amó.

A lo largo de su ministerio, Pablo aprendió la importancia de avivar el fuego del donde Dios, para no avergonzarnos de Cristo y del Evangelio, pero, ahora nos dice: retén este evangelio tal y como es, no lo diluyas, no lo alteres.

Retener es la palabra éjo, un verbo que significa tener algo y sostenerlo, poseerlo en una relación estrecha, sé cercano, está próximo a ello, contempla, conservarlo, aprender a necesitarlo. Significa también hazte dueño de, aférrate; sostén, considera, incluso se traduce como vestirte, entonces igual, vístete de ello, experiméntala.

También se traduce como concebir, entonces piensa en ese sentido, deja que esta enseñanza se encarne en ti, de fruto en ti. Es un verbo que implica algo extremo, al punto de agonizar por.

Ahora, ¿qué debes retener? La forma, es la palabra jupo (bajo) – túposis (de tupo, o tipos); lo cual significa retén, guarda, el prototipo, el boceto a imitar, el ejemplo, el modelo, la delineación, el bosquejo, la pauta, señal, término, el género; también se puede referir a un contenido oral o escrito.

Este tipo es como una calca a papel carbón, una figura, forma, modelo, una marca, una cicatriz que no se puede borrar ni alterar. Como una señal fija que no cambia, que por lo mismo puede servir de advertencia.

Tupos, denotaba en primer lugar un golpe que dejaba una impresión, la marca de un golpe; la impronta de un sello, una estampa hecha por un molde, imagen.

Piensa en un molde dentro del que se vacía un material fundido a fin de que adquiera su forma. El evangelio, la Palabra de Dios es ese molde, y los que creemos y obedecemos a sus enseñanzas somos vertidos en ese molde y somos conformados a la imagen de Cristo, quien es presentado por el evangelio.

Entonces Pablo se está refiriendo a que hay un molde de doctrina que no cambia, a la que todo cristiano debe amoldarse. Por supuesto, porque solo hay una verdad, esta verdad, este evangelio, estas sanas palabras.

Sano, jugiaíno, ser incorrupto, bueno en salud, sano. Un lógos, mensaje, dicho, tema, razonamiento, enseñanza, el asunto ni más ni menos que de Dios.

¿Por qué habla Pablo de estar dispuestos a poner la vida para guardar su forma? Bueno, solo checa en nuestros días, la razón principal de la crisis en la iglesia de nuestros días, es que se ha cerrado la Escritura para dar paso a religión, a tradiciones, a filosofías y huecas sutilezas, psicología, humanismo.

Se ha tratado de “hacer relevante el mensaje” supuestamente dándole un contenedor hermoso, al cual cuando lo abres te das cuenta de que el mensaje no está ahí, el precioso evangelio de la gracia, el evangelio de Jesucristo, la verdad plasmada en la Biblia, no está.

En los tiempos de Pablo las falsas doctrinas ya estaban pululando y en nuestros tiempos no es diferente, Satanás, el príncipe de mentira ha querido desacreditar el mensaje por toda la historia humana, desde el principio en la caída del hombre, con Adán y Eva, hasta hoy. Hay una guerra contra la verdad, y solo la verdad nos puede hacer libres.

Por no haber sana doctrina, saludable, incorrupta, la iglesia se enferma, pierde el rumbo, y los hombres detienen con su injusticia la verdad dice en Romanos. Solo checa Facebook, yo lo llamo el areópago de nuestros tiempos donde cada quién tiene su propia opinión o filosofía.

Y lo que Pablo nos está enseñando, entre otras cosas es que, en primer lugar, tienes que estar convencido de que la sana doctrina está disponible, hoy para todo aquel que la quiere, Dios tiene sus brazos extendidos, y está listo para dar su verdad, su Palabra. En Proverbios dice, y no está en el power point:

Pro 1:20-24 La sabiduría hace oír su voz en las calles; clama en la plaza pública. 21 La sabiduría clama a los que están reunidos frente a la entrada de la ciudad y a las multitudes por la calle principal: 22 «Simplones, ¿hasta cuándo insistirán en su ignorancia? Burlones, ¿hasta cuándo disfrutarán de sus burlas? Necios, ¿hasta cuándo odiarán el saber? 23 Vengan y escuchen mi consejo. Les abriré mi corazón y los haré sabios. 24 »Los llamé muy a menudo pero no quisieron venir; les tendí la mano pero no me hicieron caso.

Sal 138:2 Me postraré hacia tu santo templo, Y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.

Sal 119:89 Tu palabra, SEÑOR, es eterna, y está firme en los cielos. 90 Tu fidelidad permanece para siempre; estableciste la tierra, y quedó firme. 91 Todo subsiste hoy, conforme a tus decretos, porque todo está a tu servicio.

Un cristiano tiene que estar seguro que lo que tiene en sus manos, esos 66 documentos que conforman la Biblia, es la revelación de Dios para el hombre, por toda ella está escrita la firma de un Dios soberano que da fe de que la Biblia es su Palabra, él la ha sostenido desde siempre porque su Palabra es eterna.

Y, en segundo lugar, y no menos importante, Pablo nos está diciendo: cada generación es responsable de retener esa forma, de no permitir que se diluya, de no permitir que la alteren, de denunciar la mentira y sobretodo, pregonar, enseñar, levantar la verdad en palabra y en obra.

Dios llama a cada cristiano a conocer y a defender la verdad bíblica y las normas bíblicas para la vida, y tristemente, por el contrario, gran parte de la iglesia carece de convicciones teológicas, y las más esenciales. Una iglesia impregnada de idolatría a las cosas temporales, siendo infiel con la filosofía de este mundo, pretendiendo caminar entre azul y buenas noches.

Y en nombre del amor, de la tolerancia y la paz en la iglesia, o con la sociedad, se acepta casi cualquier doctrina o al menos no se le cuestiona, aunque sea contraria a las Escrituras, porque se cree que afirmar y enseñar doctrinas absolutas no es amoroso porque divide, no juzgue hermano, divide el cuerpo de Cristo, si saca su doctrina.

Y claro que divide, pero divide lo malo de lo bueno, la luz de las tinieblas, el falso amor del verdadero, la falsa fe, de la verdadera, y qué importante y necesario es eso, estamos hablando de salud, de sanidad, la enfermedad lleva a la muerte, para a la gente de ser fructífera, disfrutar la vida, trabajar, etc.

Un ejemplo, si te sientes mal y vas con el doctor, y el doctor descubre que tienes cáncer, o una enfermedad muy mala que puedes tratar, no quisieras que el doctor decidiera no decirte nada para no incomodarte, te vas a asustar mucho y no te vaya a dar azúcar; no pensarías que es un buen doctor.

Igual si te dice: pues lo que tiene, es un cáncer entre benigno y maligno; cuando él sabe que es maligno, pero, en el nombre de la tolerancia y el respeto, digamos que es una mezcla. Mi brother, si es maligno y no lo tratas, y el doctor no te lo hace saber, créeme tu cuerpo te lo va a hacer saber, tu salud.

Por eso, por más crudo y horrible que sea, necesitas un diagnóstico certero para tratarlo a tiempo y de la manera correcta.

De la misma manera, si yo voy a una iglesia solo porque es divertidísimo, tienen todo tipo de juguetes y ministerios para mantenerme ocupado, además me rascan el oído, o, por un rato me hacen sentir mejor y más cómodo con mi vida, y no me confrontan con la verdad para que no me sienta incómodo, pues por un rato me reiré, pero, mi vida y mi familia me van a hacer ver la realidad a la hora de la crisis.

O peor aún, si llego delante de Dios y me dice: apártate de mí hacedor de maldad, nunca te conocí. Señor, yo iba a la iglesia y te adoraba, sí, pero, nunca recibiste mi verdad. Todo porque no me predican la verdad, porque no me enseñan la Palabra, la cual es viva y poderosa, y más filosa que cualquier espada de dos filos, y corta de ida y de regreso.

Y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, llega hasta la médula de los huesos, y no solo eso, sino que juzga mis pensamientos y aún las intenciones más profundas de mi corazón, lo cual como suena, no es algo cómodo, verdad, el simple hecho de pensar en una espada que la Palabra te corte a la mitad y descubra la triste realidad, que eres un pecador, no es algo cómodo.

Y si la Palabra no me arde, no me incomoda, no me lleva a estar insatisfecho conmigo mismo, claro no para dejarme condenado, sino para tratarme y curarme, entonces, significa dos cosas:

O estoy tan encallecido que ya quedé cauterizado porque la lepra de mi pecado ya me comió los nervios espirituales, y ya no siento, un leproso se le caen los dedos, o las orejas, o se corta y no siente porque su piel está muerta en vida y él se está descomponiendo en vida como un cadáver andante.

O Lo que me están echando a la herida no es alcohol, no es agua, solo le están soplando aire contaminado a una herida de por sí podrida. Porque créeme, si es la Escritura, va a lastimar, me va a incomodar, me va a doler, me va a arrastrar, porque me va a cortar como un bisturí sin anestesia, pero, al mismo tiempo me va a sacar tumores, va a tomar un tiempo recuperarme, pero, ya no estaré en peligro de muerte.

O si no lo quieres ver tan extremo, que lo es, la Palabra también es como un espejo, la cual al mostrarme mi verdadera imagen, me va a asustar, porque este me va a decir que no soy tan guapo, tan perfecto, tan buena gente, tan inteligente, tan fregón como pensaba, porque la Escritura, así como el espejo en la mañana al levantarme, es sincero, y sin tapujos me muestra quién soy yo, cual es la condición espiritual, cómo en realidad me veo.

Pero, es necesario, ¿qué prefieres? Sentirte muy cómodo, engañado, con los ojos cerrados a un cáncer que te está carcomiendo por dentro, pero tú: “todo está bien, todo va a salir bien porque si lo creo y me lo propongo, soy el vencedor, lo declaro, estoy bien”.

¿Quieres seguirte creyendo la excelente y buena persona que crees que eres cuando en realidad te estás haciendo daño y estás haciéndole daño a los que te rodean?

O en verdad quieres una vida sana, quieres restauración, verdadera libertad, no solo una linda ilusión que se cae y se rompe a la primera prueba, sino verdadera esperanza, libertad, gozo que aguanta hasta la prueba más difícil, que en verdad cura, sacia, restaura, sana.

Solo la palabra de Dios puede hacer eso, aunque sea incómoda al principio, las inyecciones no son cómodas, pero alivian, por eso dice la Palabra, y tenemos que tener cuidado:

2 Ti 4:3-4 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. 4 Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.

1 Pe 2:1-3 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. 2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. 3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha.

Por eso, dice Pablo: Timoteo, Chuy, cada uno de ustedes: retén la forma, el patrón, el molde, ese no cambia, no es como el Iphone, que sale uno cada seis meses, no es como la moda, que solo da vueltas como un espiral, no es como la música, o los descubrimientos tecnológicos, o alimenticios, que hoy te dicen que si tomas café te vas a aliviar de todo, cuando hace unos años te decían que te ibas a morir por las toxinas malignas de lo negro del café.

No mis hermanos, la Palabra de Dios es eficaz, el día de hoy es tan relevante como lo fue hace 6 mil años para Adán y para Eva, porque es la palabra, el pensamiento, la voluntad, el carácter, la revelación de un Dios Todopoderoso que no cambia, para quien no existe el tiempo, quien no se desgasta, ni se cansa.

Recuerda el dicho: si es bíblico no es nuevo, y si es nuevo, entonces no es bíblico. Si es verdad, no es nuevo, y si es nuevo, entonces no es verdad.

Pablo sabía, y tú deberías saber que la verdad está en guerra, y que tú y yo tenemos la responsabilidad de conocerla, de creerla y de pasarla a nuestros hijos y discípulos de la manera en la que la recibimos, es una gran responsabilidad, no solo el predicar la verdad, sino denunciar la mentira cuando esta está atentando contra la verdad.

Y no estoy diciendo que te metas en el areópago del Facebook a dar una opinión más, estoy diciendo que en tu corazón la instales como la verdad y que tus palabras, tus convicciones, tus decisiones sean movidas y regidas por ella, para que cuando el mundo te pregunte, como dice Pedro y Judas,

1 Pe 3:15-16 Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 16 Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias.

Jud 1:3-4 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Tengas sabiduría para dar razón de tu fe, o que puedas contender ardientemente por la fe de la manera correcta.

No le muevas, aquí está la Biblia, cuando te la acabes, podrás considerar en poner otra cosa como la más alta autoridad, pero como eso no va a suceder, debes saber que como cristiano evangélico protestante, si lo quieres decir así, para nosotros la autoridad de la Escritura es lo más importante que tenemos.

Pablo está hablando de tradición de los apóstoles que conformaron lo que es la iglesia católica, no es así, solo hay dos opciones, o es la palabra del hombre falible, cambiante, ensuciada por el pecado y demás, o es la palabra de Dios, infalible, que se ha sostenido y se sostendrá aún antes de que le mismo canon bíblico estuviera completo, el cual Dios mismo se encargó de completar para nuestra bendición.

Pero, aún en el AT, Dios ya hablaba y su verdad siempre es, fue y será verdad, y él ha encargado de que así sea.

Por eso dice Pablo, retén la forma, cuida de conocer la verdad, comprométete con ella y vive por ella, para Dios no hay de que: “él sabe que soy sincero y que intenciones eran buenas”; el infierno va a estar lleno de ese tipo de gente sincera y de buenas intenciones, porque Dios ya nos ha dado preciosas y grandísimas promesas para que las conozcamos, las creamos y andemos por ellas, la fe ya nos fue revelada y confiada.

Por eso, el primer paso es: conócela, conoce el patrón, la pauta, el bosquejo, el molde, no seas negligente, luego que lo conozcas, vacía en ese molde tu mente, tu corazón, tus intenciones, tus convicciones, tu fe, para que seas transformado o transformada a la imagen de Cristo quien es el molde.

Transformado a este evangelio precioso que predicamos cada domingo, esta preciosa Palabra sinigual en la cual confiamos.

Recuerda lo que dijo el Señor no puedes echar vino nuevo en odres viejos porque se van a reventar, no puedes remendar un vestido viejo con tela nueva porque vas a hacer peor la rotura. Vino nuevo en odres nuevos para que los dos se conserven.

Es decir, no pretendas venir con tu vieja manera de pensar, con tus viejas convicciones mundanas, con psicología, doctrinas, filosofías humanas de tu vieja manera de vivir y de pensar pretendiendo combinarlas con la verdad de Dios. No son compatibles, o es palabra de Dios, o es palabra de hombres, y la Palabra de Dios ya nos fue dada, aquí en esta Biblia que tienes en tus manos. Por eso Pablo dice:

II. Guarda la verdad, no te dejes engañar, no te dejes distraer.
2 Ti 1:14 Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.
Guarda: fulásso mediante la idea de aislamiento; vigilar, estar de guardia; por implicación preservar, obedecer, custodiar, guardar, evade los enemigos de tu fe, abstente de lo que te daña espiritualmente.

Hay otras dos palabras que se traducen guardar: teréo, la cual implica mantener el ojo sobre algo para que no haya pérdida. Hay otra palabra koustodia, la cual implica una fortaleza, o líneas completas militares de aparato, una tiene que ver cuidar tu tesoro para que no haya pérdidas o robo, la otra tiene que ver literalmente estar alerta en contra de un enemigo externo, cerrar filas y no dejarlo entrar para mermar tu tesoro.

Pero, esta palabra tiene que ver con prevenir que alguien escape, por eso, se traduce como vigilar, obedecer, seguir, perseverar, cuidar, proteger, de estar alerta, vigilar atentamente, montar guardia, mantener bajo custodia, como un soldado a cargo de cuidar un tesoro.

Pero a diferencia de las otras palabras no tiene que ver con cuidarte de alguien de afuera, sino de ti mismo, de tu falta de compromiso, de tu tendencia a la distracción, a saciar los deseos de tu carne abandonando las cosas espirituales,

Por eso también se traduce como evitar, hacer un esfuerzo por mantenerse alejado, de abstenerse de cosas que te distraigan.

¿Qué debes guardar? El bueno, hermoso, valioso, virtuoso, conveniente depósito. Es interesante, Pablo acaba de mencionar, dios es poderoso para guardar mi depósito para aquel día, pero, Timoteo, no es algo unilateral.

Dios es fiel, y no fallará, pero, él está esperando que respondamos, y me gusta que dice: por el poder del Espíritu Santo, es decir, sigue siendo su gracia, su poder, la acción del Espíritu Santo, pero a mí me toca responder perseverando, el depósito de nuestras vidas está seguro con Dios, el sostiene su Palabra, pero, la pregunta es, ¿qué tan seguro está este depósito de la verdad divina con nosotros?

Entonces, una vez que conoces el modelo, retenlo, pero ahora, persevera en él para que no te dejes engañar por palabras engañosas, por huecas sutilezas.

Por si fuera poco, la oposición externa, nuestros deseos carnales batallan contra el alma, tu carnalidad no se sujeta a la voluntad de Dios, a la verdad, no quiere, ni puede, y cada día necesitas una porción de la Escritura, una decisión, cada pensamiento contrario a la verdad necesita ser aplastado por las promesas, por la Escritura que debería morar en tu corazón.

Un día sin orar, un domingo sin venir a la iglesia es quedar vulnerable, no te va a ser más fácil al otro día, esa semana, va a ser más difícil, porque estás cayendo en un hoyo. Necesitas la inercia del día anterior, necesitas comenzar y ponerte de rodillas para que valores y guardes ese maravilloso depósito, Dios es fiel para guardártelo, pero, a ti te toca responder y guardarlo por igual.

Si todavía no tienes una convicción firme de lo que es la verdad, checa en cuál de estos dos versículos estás flojo, quizá aún no tienes claro el modelo, o si lo tienes claro, aún no has querido morir a ti mismo y no has derramado tu corazón en el único molde real, este evangelio de la gracia.

Por otro lado, quizá estás descuidando ese maravilloso depósito que te ha sido encomendado, Dios es fiel, pero, ¿qué hay de ti? ¿Qué estás haciendo por no permitir que la filosofía engañosa de este mundo no sea la que te esté moldeando a ti? Romanos 12 dice:

Rom 12:1-2 Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. 2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

¿Cuál es esa misericordia? Este depósito, esta verdad, este tesoro, ¿qué tenemos qué hacer? Ofrecer nuestro cuerpo en un sacrificio vivo, ya no vivimos nosotros, mas ahora vive Cristo en nosotros.

Lo que vimos la semana pasada, estamos muertos, pero, nuestras vidas verdaderas están escondidas en Cristo, quien resucitó, quien fue a preparar lugar para nosotros, quien está por venir por su iglesia para llevarla con él.

¿Cómo no nos amoldamos al mundo y nos amoldamos a la verdad? Renovando nuestro entendimiento, al retener la forma de las sanas palabras, y al guardar este depósito, no permitiendo que la presión de este mundo nos haga tomar su forma.

Solo así podemos comprobar que en verdad la voluntad de Dios es buena, mejor que la nuestra, es agradable, mejor que cualquier cosa que este mundo promete, y que no vamos a tropezar, al contrario, vamos a ganar la victoria porque es perfecta.

Entonces es este equilibrio que nos permitirá terminar la carrera, no avergonzarnos, avivar el fuego del don de Dios que está en nosotros actuando con un espíritu de poder, amor y dominio propio.

¿Para qué? Para cuidar nuestra responsabilidad más solemne delante de pastores, y líderes espirituales que se han desviado de las Escrituras a seguir “un evangelio diferente”, o que “han pervertido el evangelio de Cristo”. Especialmente si somos maestros y predicadores: mantener y defender la integridad de la Palabra de Dios.

III. Sigue el buen ejemplo de los que perseveran, no de los que tropiezan en Cristo.
a) Figelo y Hermógenes un ejemplo de los que tropezaron en Cristo.
2 Ti 1:15 Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes.
Y mis hermanos, es un hecho, no todos van a perseverar, a pesar de lo que sea, el punto, es ¿de qué grupo quieres ser tú? Me recuerda Judas, quien estuvo con Cristo, comió de su mismo plato, fue testigo ocular de los milagros, del poder, del amor del Señor, sin embargo, no dispuso su corazón a la verdad.

En algún punto de nuestras vidas, todos vamos a sufrir algún tipo de traición, y en verdad es difícil la persecución externa, pero, el hecho de ver a gente a la cual Pablo había discipulado, a quien se había entregado desinteresadamente, sí que fue doloroso.

Hay gente que se va a avergonzar, como Figelo y Hermógenes, quienes le dieron la espalda a Pablo, quienes no juzgaron que Cristo valía la pena tanto como para perder su reputación, su trabajo o su libertad en este caso.

Quizá en el momento en el que Pablo fue apresado, él estaba esperando más apoyo de sus hermanos en Cristo, pero, al contrario, esta gente no avivó su don, no retuvieron la forma de las sanas Palabras, y no les interesó jamás guardar el buen depósito que Dios les había confiado.

Y el hecho de que Pablo mencione a estos hombres quizá tenía un tono como de: Estos dos hombres eran los últimos que yo esperaba que le dieran la espalda al Señor, por eso es una gran responsabilidad mantenernos en la fe, y es una gran irresponsabilidad entregarnos a la carne. Pablo dijo:

2 Co 13:5 Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! (NVI)

Necesitamos la actitud del salmista:

Sal 139:23-24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Sal 19:12-14 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. 13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. 14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

Estos hombres abandonaron a Pablo junto con muchos otros en Éfeso; entre estos, ¿estarían aquellos que se despidieron de él llorando en Hechos 20 cuando él partía para Jerusalén en su primer encarcelamiento? O lo sabemos, pero, lo que sí sabemos es que el creyente genuino persevera.

Abandonar es la palabra: Apostréfo, y significa retroceder, abandonar, apartarse, convertirse, desechar, devolver, perturbar, volverse. Volver del otro lado, hacer volver, disuadir, retirarse, apartarse, huir, rechazar, negar, dar espaldas a, desertar, girar, o poner de vuelta. Volverse a uno mismo del camino de donde veníamos.

Causar un cambio de creencia, desviar de la creencia correcta, descarriar a alguien, detener, con la implicación de rechazo, negarse a creer, apartarse de la verdad, negarse a dar ayuda. Entonces tiene el sentido de regresar al lugar de donde fuimos rescatados. Qué interesante que este rechazo no solo fue a Pablo, sino al Señor Jesucristo, quien dijo:

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

El autor de Hebreos escribió:

Heb 6:4-6 Es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que han sido una vez iluminados, que han saboreado el don celestial, 5 que han tenido parte en el Espíritu Santo y que han experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y después de todo esto se han apartado. 6 Es imposible, porque así vuelven a crucificar, para su propio mal, al Hijo de Dios, y lo exponen a la vergüenza pública.

Heb 6:7-8 Cuando la tierra bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendición de Dios. 8 En cambio, cuando produce espinos y cardos, no vale nada; está a punto de ser maldecida, y acabará por ser quemada.

Es algo serio no proponernos a guardar, a custodiar las verdades que recibimos cada vez que nos reunimos, no es chistoso el decir: le entra por un oído y le sale por el otro, especialmente cuando hablamos de la forma de la sana doctrina, la cual el mismo Espíritu Santo quiere fijar en nosotros. Ahora, veamos un ejemplo positivo:

b) Onesíforo y su casa un ejemplo de los que perseveraron.
2 Ti 1:16 Tenga el Señor misericordia de la casa de Onesíforo, porque muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis cadenas,
Qué interesante, alguien podría decir: pero Onesíforo hizo bien, ¿por qué tendría que pedir misericordia para él? Porque la realidad es que todos requerimos sí, la gracia, pero, también la misericordia del Señor, y más su misericordia.

Para este momento Pablo se conocía, sabía lo que un ser humano es capaz de hacer, y es algo que yo he experimentado también, conforme más caminas con el Señor y el tiempo pasa, más te decepcionas de la gente y de ti mismo, lo cual no es malo, porque entonces sucede lo que tiene que suceder: Dios se lleva la gloria de todo.

Si no fuera por su misericordia, es decir, no darnos lo que merecemos, imagínate, cuánta infidelidad, mentiras aunque sean pequeñas, envidias, resentimientos, quejas contra un Dios perfecto, cuánta incredulidad, cuánta falta de amor, de paciencia, de benignidad, cuánto nos encontramos ministrando la carne, en lugar de estar en el Espíritu.

En fin, yo me he dado cuenta cómo muchas veces la misericordia es bien evidente a gente que ni siquiera está comprometida con el Señor y su Palabra, gente descuidada, gente que ni en cuenta, ¿por qué? Porque es por eso que se llama misericordia, no darnos lo que merecemos.

Y la realidad es que mientras más caminas con el Señor más seguido te viene a la mente: ¿por qué yo Señor, por qué una humanidad como la nuestra, grosera, voluble, infiel? Y tu respuesta vuelve a ser la misma:

Rom 9:15-16 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

¿Qué hizo Onesíforo? Varis cosas, lo primero es que confortó muchas veces a Pablo, y no se avergonzó de sus cadenas.

Confortar es la palabra anapsújo que significa animar, dar descanso, confort, renovar, enfriar, alivio, como un aire fresco en medio de un caluroso día, dice la Palabra:

Pro 25:13 Como frío de nieve en tiempo de la siega, Así es el mensajero fiel a los que lo envían, Pues al alma de su señor da refrigerio.

Un hermano fiel, es un gran consuelo, y más en medio de la tribulación, Onesíforo tuvo que hacer una decisión al visitar a Pablo una y otra vez, ya que Pablo era un enemigo de Roma.

Otra cosa que me llama la atención es que Pablo menciona a toda su casa, y es una realidad, es hermoso cuando todo un hogar está de acuerdo, porque quiero pensar en la esposa de este hombre, en sus hijos, aunque Onesíforo era el que estaba yendo a ver a Pablo, era un riesgo, y un sacrificio de todo su hogar.

Seguramente todos estaban en un mismo Espíritu, con la mirada fija en una meta en común, Cristo. Y es un ejemplo porque muchos hombres no entendemos la importancia de lavar a nuestras mujeres, de dar mantenimiento a nuestras familias y renovar día a día nuestra esperanza eterna, y transmitir las promesas de esta sana doctrina, al estarla guardando y reteniendo.

Imagínate si hubiera tenido una esposa a la cual él no hubiera lavado, llena de temor, reclamándole: piensa en tus hijos, piensa en tu casa, ¿qué no te importamos? ¿Qué estás haciendo poniendo en riesgo nuestro hogar? Por igual si hubiera tenido hijos llenos de queja: a mi papá no le importamos, solo le importa su ministerio, etc.

Qué importante es hacer a toda nuestra familia parte del ministerio, no son dos cosas separadas, yo siempre estoy tratando de involucrar a mis hijas, y tratando de hacerles ver lo valioso, lo hermoso de servir al Señor y a su iglesia, a pesar de que no siempre es placentero y requiere sacrificios, pero, al final el amor es sacrificio.

Claro que cada miembro de la casa tiene su propia responsabilidad de responder al Señor, la esposa, los hijos individualmente tienen su responsabilidad, pero, igual, se ve la diferencia cuando el hombre de la casa se compromete con retener la forma de las sanas palabras y con guardar el buen depósito. Y dice:

2 Ti 1:17 sino que cuando estuvo en Roma, me buscó solícitamente y me halló.
Es decir, requirió esfuerzo, recursos económicos, implicó riesgo. En su primer en encarcelamiento, Pablo vivía en una casa rentada con un soldado encadenado a él, pero, este último encarcelamiento fue diferente, Pablo estaba en un horrible calabozo en condiciones dificilísimas. Onesíforo tuvo que preguntar aquí, allá y no parar hasta dar con Pablo.

Este es el amor verdadero, el amor que toma un paso de sacrificio, cuando va más allá de nuestras fuerzas e implica este acto de amor genuino de parte de Onesíforo y su hogar. Solo alguien que en verdad ha conocido a su Señor, que le ha hecho el Señor de su vida, que se ha rendido ante él, y que le ha hecho el mejor de sus amigos, es alguien que no le va a traicionar. Dice la Palabra:

Gál 6:6-10 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye. 7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Y fue justamente lo que hizo Onesíforo, si bien es un gran dolor ver retroceder a gente que debería estar dando fruto y viviendo por Cristo sin ningún estorbo, de la misma manera el Señor trae gran consuelo el ver a personas respondiendo al amor del Señor en amor y servicio, aunque sea la minoría, decía Juan:

3 Jn 1:3 Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad. 4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad. 5 Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos, 6 los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje.

Y así como el anciano Gayo le causaba un gran gozo al apóstol Juan, de la misma manera Onesíforo a Pablo. El Señor también dijo, poniendo el estándar de lo que es el verdadero amor:

Jua 15:8-13 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. 9 »Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. 13 Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.

Por eso Pablo vuelve a orar:

2 Ti 1:18 Concédale el Señor que halle misericordia cerca del Señor en aquel día. Y cuánto nos ayudó en Efeso, tú lo sabes mejor.
Alguien avivando el don de Dios, reteniendo la forma de las sanas Palabras, en la fe y en el amor en Cristo, será alguien con este deseo para sus hermanos. Una vez más, que halle misericordia, y dice: cerca, al lado del Señor en aquel día, ¿cuál día?

En el día del tribunal de Cristo, en el cual nuestras obras serán pesadas, algunos recibiremos pérdida, otros, ganancia, dice la Palabra:

Rom 14:10-13 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. 11 Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. 12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. 13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

2 Co 5:8-10 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

¿Cuántas oraciones de parte de otros hermanos tienes a tu cuenta en el banco celestial? Pablo pide misericordia para Onesíforo en esta vida, la cual necesitamos cada día de nuestras vidas, e igual la pide para él el día del tribunal de Cristo. La Palabra de Dios es clara, también dice:

Mat 10:40-42 »El que los recibe a ustedes me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe al Padre, quien me envió. 41 Si reciben a un profeta como a alguien que habla de parte de Dios, recibirán la misma recompensa que un profeta. Y, si reciben a un justo debido a su justicia, recibirán una recompensa similar a la de él. 42 Y, si le dan siquiera un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores más insignificantes, les aseguro que recibirán una recompensa». (NVI)

Qué tan importante será sembrar misericordia para recibir misericordia, amor, paciencia, bendiciones, servicio sincero y desinteresado, en lugar de quejas y reclamos; oraciones por nuestros enemigos, por los que nos ultrajan, porque eso dice la Escritura:

Luc 6:35-38 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Pero, qué hermoso es poder entrar en este círculo de amor, servicio y oraciones unos por otros, pero, te aconsejo, comienza por bendecir en lugar de maldecir, en lugar de murmurar o chismear, tu vida puede ser muy diferente, y también estás sembrando para lo eterno.

Pero, de igual manera, si tu no avivas el don de Dios que hay en ti, si no retienes la forma de las sanas Palabras, si no decides guardar el buen depósito, el cuál es más valioso que cualquier cosa en este mundo, no vas a poder ver esto, porque no está de manera natural en ninguno de nosotros.

Y si nos salimos del flujo de gracia de parte de nuestro Dios lo único que empieza a surgir de nosotros es carnalidad, es inconformidad, con nuestros hermanos y lo peor del caso contra nuestro Señor y Salvador.

Y si esto sucede, lejos de encontrar misericordia en ese día, vas a encontrar reproches, vergüenza y pérdida, y no quieres eso.

De manera que, podemos ver en Onesíforo este fruto de amor, de servicio, porque Él puso sus recursos; un valiente testimonio, a pesar del peligro, del costo, porque Onesíforo pudo haber perdido no solo su libertad, sino como Pablo, su vida.

En estos dos grupos podemos ver lo que pasa cuando decidimos poner nuestro esfuerzo en guardar, en retener, y por consiguiente cuando decidimos solo vivir una religión, y darle al Señor lo mínimo. El día de hoy podemos ver el testimonio de la fe de Onesíforo, y al mismo tiempo nada más sabemos de Figelo y Hermógenes, solo que eran traidores, cobardes, apóstatas. T

Un grupo no quiso tomar en serio la verdad, y otro quiso hacerlo, unos terminaron tropezando en Cristo, avergonzándose de él, pero, Onesíforo y su casa dieron mucho a Pablo, y dieron fruto de vida eterna.

Por eso, ¿quieres terminar la carrera? ¿quieres no avergonzarte jamás de tu Señor? ¿Quieres jamás tropezar en él como estos hombres lo hicieron? Por favor comienza priorizando, necesitas conocer el molde y vaciar tu vida en él.

Este maravilloso Evangelio que no necesita ser embellecido porque ya es hermoso, ni completado porque ya está completo, ni editado porque no tiene ningún error, todo lo que pertenece a la vida y a la piedad, ya nos ha sido dado para nuestro gozo, pero, debemos responder al amor, a la fidelidad de Dios.

Necesitamos poner nuestra confianza en la Palabra de Dios y en su poder transformador, debemos cuidarnos de dejarnos engañar por contenedores hermosos que realmente no tienen el contenido, debemos creer que la Escritura es totalmente relevante para hoy, y que no está sujeta a cambios, la moda cambia, la tecnología avanza, pero la Escritura es la misma porque Dios es el mismo hoy y por los siglos. Vamos a orar.