1 Timoteo 4.12-16 Ejercicios para la piedad para mantenernos sanos espiritualmente


Download (right click and choose save as)

EJERCICIOS PARA LA PIEDAD PARA MANTENERNOS SANOS ESPIRITUALMENTE

1 Timoteo 4:12 – 16

 

INTRODUCCIÓN

Creemos que:

 

2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

 

Creemos que:

Hch 20:32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

 

Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y a través de toda ella, hemos llegado a esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

 

¿Quién es Timoteo?

Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

 

En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

 

Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, donde todos los creyentes daban buen testimonio de Timoteo, al punto que Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

 

Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

 

Escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que ya no quedó descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió.

 

Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta, lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos; lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

 

¿Por qué escribe esta carta?

 

Pablo escribe esta carta a Timoteo para animarlo, consolarlo, y ayudar a un joven pastor a llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

 

Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto, (nivel interno) y una buena conducta, (nivel externo).

 

Sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas.

 

Y la sana doctrina se trata de un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, y de vivirla con el poder de la gracia y el Espíritu Santo, los cual deben reflejarse en la iglesia.

 

Siendo un fiel reflejo de la verdad, como el cuerpo de Cristo, como la familia de Dios, la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Y, ¿cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito? ¿Cómo se ve una iglesia que anda en sana doctrina?

 

  • Una iglesia que ora con un corazón de proclamar el Evangelio, a todos los hombres.
  • El hombre y la mujer, cada uno debe tomar su función.
  • El hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios.
  • La mujer confiada en la dirección de Dios a través del hombre, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en una influencia externa, sino interna, espiritual.
  • Ambos cumpliendo con los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo. Buscando a Dios en oración con todo el corazón, dependiendo y confiando en él en todas las áreas de nuestras vidas. Sirviendo al Señor y a nuestros hermanos con un amor sacrificial en madurez, dejando de estar centrados en nosotros mismos.

 

Y en este segundo mandamiento Pablo nos habla de aquellos que quieren tomar responsabilidad ya no solo de sí mismos, sino de sus hermanos, convirtiéndose en obispos, y de servidores en general.

 

Pero, en lugar de darnos nombramientos, jerarquías, o constituciones, Pablo comienza con lo interno y nos da los rasgos de carácter de una persona redimida y madura, lo cual se hace visible en una vida transformada, en orden, familia, finanzas, trabajo, reputación en orden.

 

Nos enseña también que hay enemigos, falsos maestros, falsas doctrinas y debemos cuidarnos y cuidar a nuestros hermanos del engaño, ya que vivimos en un mundo que, habiéndole dado la espalda a su creador quedó en tinieblas, y hoy en día vemos numerosas religiones, filosofías que levantan la bandera de la verdad, y Pablo nos enseñó:

 

Pongan atención a la verdad, hay enemigos, hay un autor de toda filosofía y falsa religión: Satanás; y él no se cansa de proponerla, de pretender seducirnos o confundirnos con ella. Necesitamos madurar, aprender a pensar correctamente, bíblicamente.

 

Debemos guardarnos de la hipocresía, la mentira y una conciencia cauterizada, los cuales son tres elementos que dan como resultado la apostasía, ¿cómo, siendo honestos, sinceros, delante de Dios y su Palabra, cuidando nuestra conciencia, conociendo la verdad, e identificando la falsa doctrina, la cual pervierte la sencillez del evangelio, con legalismo y falsa espiritualidad.

 

Y Pablo nos dice, para estar a salvo del engaño, para madurar, creciendo en nuestra fe y el conocimiento del Señor, adquiriendo una cosmovisión correcta, y saber distinguir la luz de las tinieblas necesitamos ser fieles servidores de Cristo, porque para eso fuimos llamados, para la gloria del Señor, para servirlo hoy, y en la eternidad, por lo tanto, nos dice:

 

Necesitamos mantenernos bien nutridos con las palabras de la fe y buena doctrina, ¿cómo?, enseñándola, porque el que enseña aprende dos veces. Necesitamos ejercitarnos para la piedad para estar saludables espiritualmente, comenzando por desechar comida espiritual chatarra y dañina, pensando, viviendo, tomando decisiones basados en la verdad, y no en fábulas profanas.

 

Por último, nos dijo que necesitamos a toda costa tener una esperanza eterna porque el trabajo es arduo y difícil, un buen servidor no solo es fiel, sino diligente, poniendo su vida a disposición de su Señor.

 

Entonces Pablo, ¿podrías darnos ejemplos aún más prácticos de cómo alguien se puede ejercitar en la piedad y no dar lugar a pensamientos que solo tienen que ver con el aquí y el ahora? ¿Cómo podemos poner por obra la verdad que recibimos? ¿Cómo podemos ejercitarnos en el discernimiento del bien y del mal?

 

Esto es lo que veremos en los siguientes versículos, ejercicios específicos de la piedad para ser un servidor fiel, protegido de enfermedades como el engaño, la hipocresía, una conciencia enferma, y finalmente la apostasía; por eso yo titulé este mensaje: EJERCICIOS PARA LA PIEDAD PARA MANTENERNOS SANOS ESPIRITUALMENTE. Demos lectura.

 

  1. Ejercítate procurando ser un buen ejemplo a los demás.

1 Ti 4:12a Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes…

¿Por qué Pablo comenzaría diciéndole a Timoteo: no permitas que nadie te menosprecie por tu edad? Bueno, este era uno de los desafíos de Timoteo.

 

En su tiempo el respeto a una persona tenía mucho que ver con su edad, si era alguien joven tenía que ganarse el respeto de los mayores, y esta iglesia no era joven para este momento, ya tenía años, y contaría con hombres de edad madura.

 

Para la cultura griega alguien de menos de 40 años de edad todavía se le consideraba joven, y Timoteo andaría en sus treinta y tantos, de manera que, por su edad, para Timoteo era un desafío el ganarse el respeto de mayores y menores en la iglesia.

 

Esto es lo que significan esta frase: Timoteo, no permitas que nadie piense menos de ti a pesar de que eres joven. Y le dice: “Timoteo, usted hombrecito, amárrese los pantalones, imponga su autoridad, que ningún hermanito o hermanita se le suba a las barbas.

 

De preferencia, use un buen traje y corbata, si eres lampiñón, consíguete un bigote postizo, o píntate uno, y también canas en las cienes y pon cara de pocos amigos. Para nada, le dice: Timoteo, la mejor forma de ganarte el respeto de los demás es ganando el liderazgo de los demás primeramente con un buen ejemplo.

 

Lo he dicho y enseñado muchas otras veces, el liderazgo no se impone, Cristo no vino a imponer su grandeza y poderío a este mundo con prepotencia y jactancia, ¿cómo lo hizo?, haciéndose el servidor de todos, amándonos, humillándose a sí mismo, callando, sufriendo el agravio, mostrando que no estaba centrado en sí mismo, sino en los demás, no buscando el bien propio, sino el del prójimo.

 

Todos nosotros de alguna manera, en algún momento de nuestras vidas necesitamos liderar a otros, quizá somos cabezas de nuestro hogar, ¿no respetan tu liderazgo? ¿Quieres respeto? No lo impongas gánatelo como Cristo lo hizo, gánate el respeto de tu esposa e hijos. Lo mismo en tu trabajo, en cualquier lugar donde estés, no impongas, gánate el respeto, pide a Dios sabiduría, él te puede enseñar.

 

Mujeres, hombres, ¿Dios les ha concedido una posición de humilde servicio en la iglesia y no los respetan?, ganen el respeto de otros, no pretendan imponerse, no caigan en el juego de Satanás, humíllense bajo la poderosa mano de Dios, y dejen que él les exalte, les proteja, y exhiba su justicia. Así lo hizo Cristo.

 

Pablo dice: gana el respeto de los demás con un buen ejemplo, tupos en griego, de nuestra palabra tipo, una norma, o un modelo a seguir. Interesante, Pablo le dice: conviértete en un modelo a seguir ¿para quienes? Para los creyentes, muéstrales a Cristo con tu manera de vivir, no solo con tus palabras.

 

Este era el estilo de Pablo, y por lo tanto debe ser el nuestro, ¿te acuerdas en las cartas a los Tesalonicenses?

 

2 Ts 3:7-9 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros, 8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; 9 no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis.

 

1Co 11:1  Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

 

Flp 3:17 Amados hermanos, tomen mi vida como modelo y aprendan de los que siguen nuestro ejemplo.

 

Mis hermanos, de esto se trata el cristianismo en gran parte, mostrar a otros cómo se vive en Cristo, qué triste el estar haciendo que Cristo y su iglesia sean vituperados cuando somos un mal ejemplo. Seguramente Pablo tenía en mente las palabras del Señor cuando dijo:

 

Mat 18:6-9 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. 7 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!

 

8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.

 

Es decir, es algo serio, muy serio, y necesitamos ejercitarnos, poner manos a la obra; y Pablo le dice a Timoteo qué establecer como un ejemplo, una norma a seguir para otros creyentes, y nos dice:

  1. Establece la norma correcta en tu manera de hablar.

1 Ti 4:12b en palabra,

¿Qué dijo el Señor en cuanto a nuestras palabras?

 

Mat 12:34-37 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. 36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

 

Dice en proverbios:

Pro 18:21 La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

¿Qué comunicas con tus palabras, son palabras de gracia, que levantan, que edifican, son palabrotas, que lastiman, o que hablan de un corazón impuro, lleno de toda malicia? El Señor dijo:

 

Efe 4:29-30 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan. 30 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven.

 

Ahora, acuérdate, el serrucho corta no solo de ida, también de regreso, piensa en tus palabras, no en las de otros, analiza tu corazón, y no te auto engañes. Mis hermanos nuestra manera de hablar refleja directamente lo que hay en nuestro interior, y o edifica, o destruye, no nos equivoquemos.

 

Por eso, ¿qué expresas de lo que hay realmente en tu corazón con tus palabras? Si todavía dices groserías y eres alburero, quizá tu corazón sigue dominado por impureza, lascivia, o quizá, resentimiento, odio, amargura, quizá seas jactancioso, y el orgullo te brota hasta por los ojos, o necio, o necia.

 

Quizá no te aguantas lo que dices y disfrazas un corazón lleno de envidia, con una supuesta sinceridad, que no tienes pelos en la lengua, pero, realmente estás consumido de contención. Lo mismo si eres chismoso, o imprudente, y tus palabras siempre traen veneno que lastima. No te engañes, cuál es tu manera de hablar, así es tu corazón.

 

Por lo mismo, ¿de qué estás llenando tu corazón diariamente? ¿Pura contienda, murmuración, chisme, temor, impureza, odio, jactancia? ¿Con quién te juntas? ¿Quién es tu mayor influencia en la vida, un incrédulo o incrédula, es a quien admiras? Ten cuidado, vas a terminar siendo como esa persona, dice en proverbios:

 

Pro 13:20 El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado.

 

¿Cuál es el tesoro de tu corazón necedad, o sabiduría?, ¿la Palabra de Dios siete veces purificada, o palabras, pláticas nocivas, sin sentido? Mi hermano, los tesoros de la sabiduría no te serán robados, y te convertirán en un hombre, una mujer, afable, apacible, sabia, con palabras llenas de amor, edificación.

 

Cristo debe ser nuestro mayor ejemplo, nuestra meta más alta, es a él a quien debemos admirar, a quien estamos siguiendo, y seguimos a los que se parecen a él, y queremos ser este modelo para otros que nos están siguiendo.

 

El desafío de nosotros como creyentes en estos tiempos quizá no sea la juventud, pero, creo que especialmente en este lugar donde lo que sobran son iglesias, un ejemplo creíble, una vida cristiana creíble es un desafío.

 

En este lugar cuando invitas a alguien a la iglesia, o le hablas el evangelio, para muchos es sinónimo de: me quieres robar, quieres algo de mí y me vas a timar, eres hipócrita, realmente no me amas, estás buscando sacar provecho de mí.

 

Por eso nos urge ser ejemplo en palabra, esto ganará respeto para nuestra fe y para nosotros, y Pablo nos está diciendo ejercítense en esto: “sean ejemplo”, es decir, no es una opción, es un mandato, debemos cuidar de ser un ejemplo en todas estas cosas, no solo en palabra, sino:

 

  1. Establece la norma correcta en tu conducta.

1 Ti 4:12c conducta…

Mis hermanos, las convicciones bíblicas que profesamos necesitan ser expresadas en un modelo de una vida justa y piadosa, en todos los aspectos de nuestras vidas.

 

Para mí como pastor, un mensaje acompañado de un estilo de vida impía es hipocresía. Y lo peor del caso, es que sucede como con nuestros hijos, ellos no aprenden lo que escuchan, sino lo que ven, es decir, mi conducta no deja escuchar mis palabras.

 

De la misma manera, como discipulador, puedo estar enseñando doctrina bíblica, pero si mi vida no es coherente con mi enseñanza, mis discípulos no van a aprender la enseñanza bíblica, van a aprender mi hipocresía, y cuánto de eso hay hoy en día.

 

Por supuesto que para alguien que es carnal, le es muy conveniente seguir y buscar este tipo de líderes, porque son carnales y viviendo vidas hipócritas se esconden tras la máscara de espiritualidad, o de un supuesto liderazgo.

 

Así como con mis hijos, yo puedo heredarles una vida impía, o una vida piadosa, de la misma manera, en la iglesia, nos reproducimos en gente hipócrita, o en fieles seguidores del Señor.

 

Hoy más que nunca la iglesia es vituperada porque no hay ejemplos creíbles, falta de sana doctrina, vidas no transformadas que niegan la eficacia de la verdad por vivir vidas llenas de impureza, matrimonios desastrosos, divorcio, supuestos cristianos tranzando, defraudando, con diversos tipos de adicciones, desde nicotina hasta alcohol o drogas, o apuestas, los brodercitos. Cuando la Palabra nos dice por todos lados:

 

Stg 3:13-16 Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. 14 Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. 15 Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. 16 Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. (NVI)

 

1 Pe 1:15-17 pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. 16 Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo». 17 Y recuerden que el Padre celestial, a quien ustedes oran, no tiene favoritos. Él los juzgará o los recompensará según lo que hagan. Así que tienen que vivir con un reverente temor de él mientras sean «extranjeros en la tierra».

 

1 Pe 2:11-12 Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma.12 Procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes. Así, por más que ellos los acusen de actuar mal, verán que ustedes tienen una conducta honorable y le darán honra a Dios cuando él juzgue al mundo. (NTV)

 

1 Pe 2:13-15 Por amor al Señor, respeten a toda autoridad humana, ya sea el rey como jefe de Estado 14 o a los funcionarios que él ha nombrado. Pues a ellos el rey los ha mandando a que castiguen a aquellos que hacen el mal y a que honren a los que hacen el bien. 15 La voluntad de Dios es que la vida honorable de ustedes calle a la gente ignorante que los acusa sin fundamento alguno. (NTV)

 

Recuerda mi hermano una vida de santidad y piedad, da poder autoridad y respeto al mensaje y a la vida de la persona, ¿quieres respeto como líder? Cuida tu conducta, ejercítate en esto, como dijo el Señor en el texto de Mateo, si es necesario amputa el cáncer de tu vida, decide con toda intención y voluntad deshacerte de malos hábitos, malos amigos, perdona, anda en amor y santidad.

 

Dios te va a fortalecer y te va a dar la victoria, claro, si pones manos a la obra, no antes, todo en la vida cristiana se comprueba obedeciendo, si yo no doy pasos de fe obediente, jamás podré experimentar el poder libertador y victorioso de mi Dios. Como cristianos primero obedecemos en todo, y después es cuando vemos a Dios actuar. Una conducta piadosa gana respeto a nuestra fe. Y dice Pablo:

 

  1. Establece la norma correcta en tu manera de amar a tu prójimo.

1 Ti 4:12c amor.

Amor agape, amor sacrificial, no que busca razones para amar. No seas condicional, si la gente hace lo que le pides, si sirve, si se involucra en los discipulados, si te hace favores, entonces le muestras tu amor, pero, si de pronto muestran que les caes mal, o no responden a la verdad como tú pensabas, tu actitud para con ellos cambia, ese no es amor agape.

 

Nosotros estamos llamados a amar como Cristo nos amó y se entregó por nosotros, siendo gente mal mandada, desagradecida, voluble, convenenciera, bipolar, infiel, pecadora, Cristo entregó su vida igual, decidió amarnos. Esta es la esencia del verdadero ministerio, del verdadero servicio, el amor sacrificial.

 

Aquel que entrega tiempo, energía atención, servicio, siempre, aún con gente grosera que nunca da las gracias, con gente que probablemente va a dejar todo tirado, que no se va a congregar en la iglesia, que va a traicionar, no importa, porque igual Dios nos sigue amando a pesar de nuestras infidelidades. El Señor es nuestro máximo ejemplo, él nos dijo:

 

Jua 15:13  Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

 

¿Qué me dices de Pablo? Él dijo:

 

Flp 2:17 Y aunque mi propia vida sea sacrificada para completar la ofrenda que ustedes hacen a Dios por su fe, yo me alegro y comparto esa alegría con todos ustedes. (DHH)

 

Col 1:24 Ahora me alegro de lo que sufro por ustedes, porque de esta manera voy completando, en mi propio cuerpo, lo que falta de los sufrimientos de Cristo por la iglesia, que es su cuerpo. (DHH)

 

Y dirás, es que los filipenses y los colosenses eran buena onda con Pablo, pues mira a los corintios que le pagaron mal a Pablo, lo menospreciaron, lo maltrataron, mira lo que les dice:

 

2 Co 12:15 Con gusto me desgastaré por ustedes y también gastaré todo lo que tengo, aunque parece que cuanto más los amo, menos me aman ustedes a mí. (NVI)

 

Ningún sacrificio personal es demasiado grande cuando se trata de poner nuestra vida por nuestros hermanos, ese es un buen ejemplo, porque es el ejemplo que Cristo nos dio. Ejercítate para la piedad en el amor agape.

 

Eso ganará más respeto a que seas ventajoso o sencillamente el que no hace nunca nada porque siempre quiere sacar ventaja de los demás, en el mundo nos engañaron haciéndonos pensar que eso nos hace respetables, no en el reino de la luz, en el reino de los cielos, eso nos avergüenza, y no nos hace respetables. Y dice:

 

  1. Establece la norma correcta en Espíritu.

1 Ti 4:12c espíritu…

Mis hermanos, es muy fácil dejar de depender de Dios, no confiar en él y comenzar a servir en nuestras fuerzas, o como diríamos en nuestra carne. No seas de los que manipulan para que las cosas sucedan, no seas de los que se quejan porque eres el único, o de los pocos que hacen, y mira, esos no hacen nada.

 

Alguien espiritual, es alguien que siembra para el Espíritu, da lugar a la fe, confía en que cada situación Dios está en control, aún si no sale o camina como tu pensabas. Si, alguien que ora en todo momento, no tengas temor de decir: vamos a orar, vamos a comenzar en oración, no des pasos sin antes haber orado.

 

Es muy fácil comenzar a servir en nuestras fuerzas, pero carne, solo produce más carne, y luego es muy fácil que algo que debería ser una bendición se convierte o en un problema, o sencillamente tropieza porque fue fundamentado no en el poder del Espíritu de Dios, sino en la voluntad de una persona, lo cual siempre estará ensuciado por obras de la carne, ¿qué dice la Palabra?

 

Jua 14:26  Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

 

Hch 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

Hch 4:31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

 

Necesitamos ser gente que ora en todo momento, que busca poder, sabiduría, dirección de lo alto, ejercítate para esto, de oración nunca tenemos suficiente, toma tú la batuta e invita a otros, hazlo en tu hogar, con tus hijos, da ejemplo de ser espiritual, eso te ganará respeto y nadie tendrá en poco tu fe.

 

  1. Establece la norma correcta en fe.

1 Ti 4:12c fe…

Aquí más que referirse a alguien que “en el nombre de Jesús declara”, se refiere a alguien tan confiado y lleno de devoción a la Palabra, a la voluntad de Dios, que cuenta con una fidelidad inquebrantable, es alguien siempre fiel que no se desvía de su carril, de su rumbo, con lealtad plena a su Señor.

 

Alguien que va a ser fiel al llamado que Dios le ha dado a pesar de lo que sea, que no va a ser negligente, descuidado, o siempre va a estar dando excusas de por qué no hizo lo que se le encomendó, alguien confiable por su lealtad no a una camiseta, a un hombre, o a un nombre de iglesia, sino a su Señor. Pablo dijo:

 

1 Co 4:1-2 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

 

Ejercítate para la piedad conociendo a tu Señor, dándole un voto pleno de lealtad y confianza en todas las áreas de tu vida, sirviéndolo con devoción, diligencia y fidelidad, eso ganará respeto para ti con todos los que te rodean.

 

  1. Establece la norma correcta en pureza.

1 Ti 4:12c pureza.

En griego jagneía, literalmente se refiere a pureza sexual, desde una pureza de corazón, hasta una conducta pura y casta. Cuida tus pensamientos, pon límites, aprende a cambiarle el canal en tu mente y corazón, cuida la manera en la que ves a tus hermanos, o a tus hermanas.

 

No es una mera conducta mojigata, es alguien que cuida lo que ve y lo que oye, sus pláticas; alguien que alimenta su espíritu de la pureza de la verdad y que se deshace de todo aquello que le lleve a pecados sexuales de cualquier tipo. Recordando que el pecado sexual comienza en la mente y se consuma en el corazón.

 

No te puedes permitir estar viendo pornografía, en cualquiera de sus presentaciones, y lo comento porque hoy en día ya no necesitamos estar en una computadora, en nuestros teléfonos, en las redes sociales, Satanás está listo para corrompernos, y necesitamos ejercitarnos en esta área y ser un ejemplo.

 

Esto requerimos para ganar respeto como creyentes y que nadie nos tenga en poco como cristianos. Sería bueno comenzar a orar y anhelarlo, pedir a Dios fortaleza para adquirir esto, porque te aseguro, todo esto es parte de las buenas obras que Dios ya preparó de ante mano para que andemos en ellas. Veamos el siguiente punto:

 

  1. Necesitamos ejercitarnos en poner atención a la Palabra.
  2. Leyéndola en todo tiempo.

1 Ti 4:13a Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura,

Pablo manifiesta que era su deseo ir a Éfeso, pero mientras él iba Timoteo debía poner atención a estas tres cosas. Ocuparse es la palabra proséjo en griego que significa sostener la mente hacia, poner atención, tener cautela por, aplícate, adhiérete a, sirve a este propósito.

 

Lo vimos el jueves, la Biblia es el pensamiento, la voluntad, el corazón de Dios y merece y nosotros necesitamos poner toda nuestra atención, retención, intención, alimentarnos diligentemente, directamente de ella con todo el gozo y la expectación posibles.

 

La Palabra de Dios es nuestra autoridad, nuestra fuente de poder, de sabiduría, es viva y eficaz, no nos es un privilegio, nos es una necesidad en todo momento. Necesitamos relacionarnos con ella, creerla, ponerla por obra.

 

Pablo se refería a leerla públicamente, recuerda que en aquellos tiempos no había tantas biblias como ahora, y era necesario estar leyendo la Palabra públicamente, al mismo tiempo que darle sentido. A mí me gusta poner muchos textos, porque creo que es la mejor manera de explicar la biblia, con la biblia misma.

 

  1. Exhortando a ponerla por obra.

1 Ti 4:13b la exhortación

Y dice no solo léela y léeselas a tus discípulos pon atención a la exhortación, paráklesis, es decir, llama a tus discípulos a aplicar las verdades, adviérteles que necesitan obedecerlas porque hay bendición si lo hacen, y al mismo tiempo hay juicio si las ignoran.

 

Por eso no solo debemos leerla, sino amonestar, advertir, dar consejo, haciendo siempre un llamado a la conciencia de las personas, a tomar cartas en el asunto. Lo vimos el jueves, no se trata de tener mero conocimiento bíblico, sino practicar lo que conocemos.

 

  1. Enseñándola, explicándola.
  • Ti 4:13c y la enseñanza.
De la palabra didaskalia, donde viene la palabra didáctico, instrucción, enseñanza, doctrina. Enseñarla con autoridad, porque es la verdad, la única verdad. El pensamiento de Dios plasmado, para nuestra bendición.

 

Por el pecado, cada ser humano nace con una percepción del mundo, de Dios y de sí mismo dañada, y cuando nacemos de nuevo, cuando recibimos vida eterna en Cristo Jesús, la capacidad de entender la verdad, de ver la luz, de amar la justicia vuelve a la vida.

 

Pero, necesitamos ser re enseñados, aunque por el Espíritu hemos sido regenerados, necesitamos ser discipulados, se nos tiene que enseñar otra vez a pensar, a sentir, a actuar, ahora no en función a lo que nuestro perverso corazón nos dictaba, el mundo y su filosofía, y Satanás y sus engaños.

 

Con una nueva cosmovisión, con ojos para ver, con sentidos espirituales necesitamos reeducarnos con la verdad, con lo que no es dañino, lo cual es la voluntad de Dios, la manera de pensar de Dios, y todo eso está incluido en la Palabra.

 

Necesitamos aprender a pensar bíblicamente, porque un pensamiento correcto da a luz una vida correcta, y viceversa, un pensamiento equivocado da a luz una vida equivocada. Necesitamos ser instruidos, y aprender a instruir a otros.

 

Por eso tenemos navegantes y todos los discipulados, por eso enseñamos la Escritura en toda oportunidad, por eso antes que confiar en libros humanos, confiamos en este maravilloso libro. Si en verdad queremos ser siervos fieles, buenos siervos de nuestro Señor, necesitamos primero que nada estar comprometidos con la Escritura. Necesitamos ejercitarnos a la Palabra.

 

  • Necesitamos ejercitarnos en no descuidar nuestro llamado.

1 Ti 4:14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.

Los verbos dictan la doctrina, el verbo aquí es no descuidar, ameleo, no hacer caso, desentenderse, despreocuparse de, ser descuidado con, o negligentes. Esto implica que probablemente Timoteo estaba en el peligro de abandonar el ministerio.

 

El ministerio implica situaciones, problemas, desafíos, y muchas veces es difícil, aunque está lleno de satisfacción, de gozo, y recompensas. Por eso es muy importante siempre orar y estar seguros del llamado que Dios nos ha dado porque hay quienes están en un lugar donde Dios no les puso, y hay otros que no quieren el lugar de privilegio que Dios les ha concedido.

 

Por eso es muy importante recordar varias cosas, todos aquellos que hemos creído, hemos recibido el don de la vida eterna, el Espíritu Santo ha venido a morar en nosotros, y de acuerdo a lo que hemos estudiado en 1 Corintios, Romanos y Efesios, a todos y a cada uno de nosotros se nos han repartido dones espirituales.

 

Es esta mezcla de capacidades espirituales diseñada por Dios, dada a cada creyente la cual nos convierte en canales a través de los cuales el Espíritu de Dios ministra, bendice a otros.

 

El Espíritu Santo actúa a través de nosotros con operaciones poderosas, Cristo ha diseñado ministerios dentro de la iglesia para edificar al cuerpo de Cristo y llevarlo a la madurez. El don de Timoteo por ejemplo incluía evangelismo, predicación, enseñanza, liderazgo.

 

Y también como Timoteo Dios puede confirmar nuestro llamado públicamente; en el caso de Timoteo él recibió una profecía, una revelación directa de parte de Dios, alguien de parte de Dios, pudo haberle dicho a Timoteo: tú vas a ser un pastor, el Señor te va a levantar y vas a servir a Pablo.

 

En nuestro caso podría suceder así, o quizá el Señor nos da el llamado providencialmente, él pone en nosotros el deseo, la carga por cubrir alguna necesidad, nos abre puertas y oportunidades. Ese es un principio de ministerio de Calvary, donde Dios dirige, Dios provee.

 

Y no solo hay un don, y un llamado de parte de Dios, sino una confirmación de parte de aquellos que dirigen en la iglesia, por los pastores, los ancianos y de la iglesia misma.

 

Si tú dices, es que yo tengo un llamado a la enseñanza, ¿dónde están tus discípulos? Si solo sientes que tienes cierta facilidad para enseñar, pero no tienes discípulos, tu llamado sería cuestionable, igual, es que Dios me está llamando al pastorado, ¿dónde están las ovejas?

 

Me está llamando al evangelismo, ¿si quiera tomas oportunidades como los miércoles o como este sábado para evangelizar? Dios me está llamando al servicio, ¿estás envuelto en trapear, mover sillas, etc.? Por lo regular cuando dices: es que aquí falta esto, falta lo otro, es mejor que te remangues y te dispongas a cubrir esa necesidad porque muy probablemente es Dios llamándote a cubrirla.

 

Dios da el llamado, sí, pero, se confirma cuando la oportunidad se da y las puertas se abren, entonces la iglesia entera confirma ese llamado. Pero, es necesario cuidar que sea Dios el que está llamando y no sea una persona, o algo de tu carne, de tu propio corazón.

 

Porque si soy yo llamándote, yo voy a tener que sostener tu llamado y sencillamente vas a tropezar, porque yo me voy a cansar, son insuficiente e incapaz para sostener el llamado de nadie; si es tu corazón engañoso, y tienes motivos ocultos como brillar, como controlar, mandar, tener el respeto de los demás, a la primera incomodidad del ministerio, y ver que el camino es servir y humillarte, también vas a tropezar.

 

Y ya que el Señor nos ha llamado, debemos mantenernos fieles a ese llamado, porque si lo descuidamos, entonces estamos siendo infieles con Cristo, más allá de la iglesia, o al pastor. Mira, de una manera u otra si esto es de Dios, él lo va a sostener, aún sin mí. Y ha quedado comprobado, Satanás nos engaña haciéndonos creer que somos indispensables, y no lo somos.

 

La capacidad, el que la iglesia de Cristo se sostenga a pesar de cualquier situación no es de ningún hombre, tiene todo que ver con Cristo, porque él no va a permitir que las puertas del infierno prevalezcan contra su amada iglesia.

 

Y si tú te mueves de lugar, y abandonas el lugar de privilegio inmerecido que Cristo te ha dado, el Señor va a traer a otro que tome tu lugar. Mejor no pierdas oportunidades y tiempo, decídete a servir a tu Señor.

 

Yo recuerdo el llamado que el Señor me dio, hubo gente que me dijo que quizá no estaba llamado, aunque yo sabía que sí, y las circunstancias económicas en aquellos tiempos cada vez eran más difíciles, pero, sé que lo que me sostuvo fue el saber que Dios me había llamado.

 

Yo soy músico y cantante, ni mi música, me llenaba, ni el verme en el glamur de música cristiana, todo lo que llenaba mi pensamiento era lo que estoy haciendo hoy. Canto porque Dios me ha dado este don natural para algo, y no debo enterrarlo, pero puedo podría no volver a cantar y a tocar jamás, pero, si estoy predicando, y discipulado a otros, estoy satisfecho.

 

Hay muchas cosas que suceden y el servir al Señor siempre trae dificultades, pero recuerda que el Señor te salvó para su gloria, lo que ves es pasajero, el tiempo es limitado, y sencillamente no vale la pena descuidar por un plato de lentejas el maravilloso evangelio de la salvación, el vivir para servir al que dio su vida por nosotros.

 

No sé si el Señor te llame al pastorado o no, o a cualquier otro ministerio, pero, sabe que, si él te llamó de las tinieblas a su luz admirable, él ya te otorgó dones, así que no los entierres, pon atención, y no vivas solo para lo temporal, recuerda lo que el Señor dijo:

 

Mat 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 

Luc 18:28-30 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.

 

Y no habla necesariamente de recompensas materiales, la Biblia las llama añadiduras, pero, tener la paz de Dios, estar llenos de esperanza, de la seguridad del cuidado, del amor de Dios, es suficiente, a pesar de cualquier circunstancia.

 

La bendición de Dios, su aprobación, andar en el centro de la voluntad de Dios, es el lugar más seguro y más lleno de gozo. Entrénate, ejercítate para ser un siervo fiel que cuida del llamado tan especial que Dios le ha hecho, es lo más preciado que tienes, un día, sea cual sea tu profesión en este mundo, sea cual sea tu habilidad, ya no lo podrás ejercer, pero, la piedad, siempre la podrás practicar. Decía Salomón:

 

Ecl 12:1 No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable».

 

Ecl 12:4 Acuérdate de él antes de que la puerta de las oportunidades de la vida se cierre y disminuya el sonido de la actividad diaria. Ahora te levantas con el primer canto de los pájaros, pero un día todos esos trinos apenas serán perceptibles.

 

Ecl 12:5 Acuérdate de él antes de que tengas miedo de caerte y te preocupes de los peligros de la calle; antes de que el cabello se te ponga blanco como un almendro en flor y arrastres los pies sin energía como un saltamontes moribundo, y la alcaparra ya no estimule el deseo sexual. Acuérdate de él antes de que te falte poco para llegar a la tumba —hogar eterno— donde los que lamentan tu muerte llorarán en tu entierro.

 

Ecl 12:6-7 Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. 7 Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio.

 

Honra tu llamado, no lo desperdicies, comienza hoy a servir a tu Señor, ahí donde estás, tu casa, tu trabajo es tu primer campo misionero, si el Señor te llama a un paso más, pues no dejes de orar con tu cónyuge.

 

Pero, hoy ya tienes un don, no lo descuides y ponlo a trabajar, el Señor te va a pedir cuentas de tu vida y de todo lo que te concedió, nada te vas a llevar, y de acuerdo a tu trabajo, es lo que vas a recibir allá que verdaderamente será tuyo y nadie te podrá quitar. Siguiente punto:

 

  1. Ejercitarte para todo esto es la única manera de verdaderamente ver resultados en tu vida.

1 Ti 4:15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.

Dice Pablo: ocúpate, esta palabra es diferente al ocúpate anterior que significaba pon atención, esta es la palabra meletáo, literalmente, revolver en la mente, ocupar la mente, que todas estas características de servicio sean parte de tu meta a seguir, que estés totalmente inmerso en ellas, consumido por ellas

 

También implica considerar muy bien, de antemano, planificar, trazar estrategias, premeditar, por lo tanto, necesitas prepararte, orar, hacer los cambios necesarios en tu vida para verlo suceder, entonces verás resultados, y no solo tú, sino los que te rodean.

Además, el hecho de que Pablo lo mencione implica que es necesario rendir cuentas a nuestros hermanos, y que sea evidente el crecimiento en nosotros, y eso me incluye a mí. La vida del creyente en este mundo no se trata de llegar a cierto nivel, y quedarse ahí, la Palabra es clara cuando dice:

 

Pro 4:18 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.

 

Ese momento será cuando llegue Cristo por nosotros y seamos despojados de este cuerpo de muerte, no antes, mientras sigamos en este mundo y en este cuerpo, jamás llegaremos a un punto en el cual ya no hay más que aprender o crecer; cuidado con los que manifiestan eso, están envanecidos.

 

Es emocionante saber que no importa en qué etapa de nuestras vidas cristianas estemos, siempre podemos seguir creciendo, porque la estatura es la estatura de Cristo. Y es un gozo saber que es la gracia de Dios la que nos hace crecer. Pablo decía:

 

Flp 3:12-14 No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección. Pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13 No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14 avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

 

Mira la clave de una vida sana, en crecimiento: alguien enfocado no en el pasado, eso ya es de por sí sabido, todo creyente que se ha arrepentido, sabe que es un perdedor, en el sentido de que sabemos que lejos de Cristo no había manera de salir adelante, y esta realidad es para todos.

 

Una vez fuimos a un panteón muy famoso de aquí de Memphis, y me llamó la atención que algunas tumbas tenían unos monumentos altísimos, yo creo que algunos de 16 a 30 pies de altos, pero me puse a pensar: nueve pies hacia abajo, todos están igualitos, comidos por gusanos.

 

Mis hermanos, como cristianos, sabemos que nuestra única victoria y esperanza es Cristo, él es el único campeón, él es el único Rey y salvador, el único Dios digno de suprema alabanza, y en él somos, sin él no somos.

 

Por eso acababa Pablo de decir: todo lo que yo era, lo cual era mucho según este mundo, ahora lo tengo por basura, porque lo único que me importa es Cristo, y el llamado que él me ha hecho.

 

Y es lo que está diciendo Pablo: ocúpate en estas cosas, en estas características porque estas características describen a Cristo, y si tienes tus ojos en él, entonces verás aprovechamiento. Sí, Pablo llegó a decir: terminé mi carrera, pero, sabes cuándo lo dijo, cuando ya lo iban a ejecutar, él dijo:

 

2 Ti 4:6-8 En cuanto a mí, mi vida ya fue derramada como una ofrenda a Dios. Se acerca el tiempo de mi muerte. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera y he permanecido fiel. 8 Y ahora me espera el premio, la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me dará el día de su regreso. Y el premio no es sólo para mí, sino para todos los que esperan con anhelo su venida.

 

De manera que necesitamos saber que tenemos tiempo limitado, y el día que nos llamen a cuentas, o venga Cristo por su iglesia, ahí se acabó el veinte, y ganaremos recompensa o sufriremos pérdida, seremos galardonados, o nos alejaremos avergonzados.

 

Por eso, debemos asegurarnos de no ser como dice Santiago un hombre de doble ánimo, inconstante en todos sus caminos, dice:

 

Stg 1:5-8 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. 6 Pero, cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios. Y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. 7 Esas personas no deberían esperar nada del Señor; 8 su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

 

Pero, te aseguro que si te ejercitas para esto, verás aprovechamiento, prokopé, progreso, avance, adelanto, literalmente un golpear hacia delante, esta palabra se utilizaba de un pionero abriéndose paso a machetazos a través de la maleza hacia un nuevo lugar. Y ese lugar es Cristo nuestro Señor.

 

Entonces, verás resultados, sin duda, a menos que no seas creyente, o que seas desobediente, pero ambas cosas son inciertas, como creyentes no podemos estar inseguros, si en verdad el Espíritu que levantó a Jesucristo de los muertos vive en nosotros.

 

Pero, debes saber que un siervo fiel del Señor debe estar avanzando hacia parecerse a su Señor, y el pueblo de Dios debe ser capaz de testificar de su progreso. Y último punto:

 

  1. Cuidar de esto es cuidarme a mí mismo y a los que enseño.

1 Ti 4:16a Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina;

Pablo no está diciendo a Timoteo: ¡cuídate muchacho, come bien, no te desveles cómete tus vegetales! No, no está invitando a Timoteo a que se apapache a sí mismo, le está diciendo: cuida que estas 11 características descritas sean parte de ti.

 

En otras palabras, aguas Timoteo, es fácil caer en el engaño de tu naturaleza pecaminosa, en el engaño del orgullo, de la religiosidad, del legalismo, descuidar lo que se te ha dado, no confíes en ti mismo, ya sabes de memoria todas tus justificaciones, y cómo siempre terminas tú inocente, y todos los demás culpables, incluyendo a Dios.

 

Cuidado, tu lealtad debe ser a Señor, no a ti mismo, no a tu corazón perverso y engañoso, no lo sigas, te va a traicionar, mejor confía en el Señor y en su Espíritu que habita en ti, pon a Cristo delante de ti, no seas negligente con la Palabra y sigue decididamente lo bueno.

 

Dice Pablo: ten cuidado, esta es parecida a ocúpate del verso 13, la cual es prosejo, pon atención. Esta palabra es epéjo
, y significa retener, velando, aprende a conocer tus debilidades para que armes una estrategia y Satanás no te esté siempre venciendo de la misma manera.

 

Asegúrate que estás siguiendo a Cristo, que tu vida está teniendo este aprovechamiento, este avance. Como creyentes nunca estamos parados, o avanzamos o estamos retrocediendo. Con ese mismo cuidado, atiende la doctrina, la Palabra de Dios.

 

Y nos da una palabra más: persiste epiméno, aquí quédate, permanece, insiste, no te muevas de lugar, a pesar de cualquier circunstancia, o prueba, de todos modos, no tienes a donde ir, o es vida, o es muerte, o es abundancia en Cristo, o es perdición, o es luz, o son tinieblas, o es libertad, o es esclavitud, haz la cuenta, fuera de Cristo es pérdida y empeoramiento de todo.

 

Por eso dice Pablo: Persevera, ¿por qué?

 

1 Ti 4:16b pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

¿Qué significa esto? ¿Es por obras entonces? No, para nada, es por fe, pero la perseverancia es una característica de la fe genuina, ¿qué dice la Palabra?

 

Jua 8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

 

1 Jn 2:19  Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

 

1 Jn 2:28 Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados.

 

Pedro, nos dijo:

 

2 Pe 1:4-5 Y, debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 5 En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento;

Es decir, ya tenemos las promesas, ya participamos de la naturaleza divina, pero a nosotros nos toca perseverar, responder, ¿cómo? Escapando, nosotros tenemos que mover las patitas, a nosotros nos toca esforzarnos al máximo poniendo por obra, a trabajar todo lo que se nos ha concedido, no es automático, requiere de decisión, el Espíritu Santo nos lo ha estado recordando esas últimas semanas.

 

2Pe 1:6-9 el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; 7 la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. 8 Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados.

 

Y mira lo que el resultado, miopía espiritual, ceguera, y ya comienza una inseguridad de la salvación cuando no hay un resultado de transformación. Y mira cómo cierra:

 

2 Pe 1:9-11 10 Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán. 11 Entonces Dios les dará un gran recibimiento en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

 

¿Te das cuenta dónde está nuestra seguridad? Aquí está este sentido, esta seguridad de la salvación final, de la liberación del pecado, y la entrada en la gloria eterna. Mis hermanos la salvación genuina exige perseverancia, y al mismo tiempo viene con la perseverancia incluida.

 

Y mira la responsabilidad, si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo porque la salvación será para el maestro como para el discípulo, qué responsabilidad. Una vida ejercitada en la piedad es útil y trae salvación, porque la gracia de Dios es suficiente, poderosa, es transformadora, y me transforma a mí, pero por igual, mi ejemplo, mi llamado te debe llevar a ti a la salvación.

 

Yo tengo la responsabilidad de ser un siervo fiel, y que mi fe sea evidente que es genuina por el fruto que manifiesta, para que tú por igual lo seas, aprendiendo no solo de mis palabras sino de mi manera de vivir. Una vida piadosa, y enseñanza fiel de la Palabra tendrá un efecto salvador en os que la oyen.

 

Aquí tenemos la doble enseñanza, la perseverancia de los santos solo puede lograrse por el poder de Dios, pero de igual manera es responsabilidad de cada creyente el permanecer. Servir a nuestro Señor es el llamado más grande de la iglesia, para eso existimos, esta es nuestra meta, llegar a ser como Cristo, es la única manera de mantenernos sanos hasta el día de nuestra redención total.

 

Invitación, y canto He decidido.