1 Timoteo 4.1-5 La realidad de la apostaría y el engaño y cómo cuidarnos de ello


Download (right click and choose save as)

LA REALIDAD DE LA APOSTASÍA Y EL ENGAÑO

Y COMO CUIDARNOS DE ELLO.

1 Timoteo 4:1-5

 

INTRODUCCIÓN

Creemos que toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

 

Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, y hemos llegado a esta hermosa carta, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

 

¿Quién es Timoteo?

Timoteo significa “uno que honra a Dios” Oriundo de Listra, provincia de Galacia, parte de la actual Turquía moderna era un judeo-griego, hijo de padre griego y madre judía. Su mamá Eunice y su abuela Loida, judías devotas le enseñaron las Escrituras del AT desde pequeño, quienes más tarde se convirtieron al Señor Jesucristo.

 

En Hechos 14 leemos cómo en su primer viaje misionero Pablo pasa ministrando por Listra, es apedreado y arrastrado fuera de la ciudad pensando que estaba muerto, los discípulos o rodean, entre los cuales seguramente estaba este joven Timoteo; Pablo se levanta, y vuelve a entrar a la ciudad.

 

Timoteo, siendo un joven de solo 20 años, queda impactado por la fe de Pablo, al punto que un año después leemos en Hechos 16 que en su segundo viaje misionero Pablo regresa a Listra, y todos daban buen testimonio de Timoteo, Pablo lo llama, y desde entonces este joven se convierte en el compañero inseparable, en su discípulo, en su amigo y colaborador por el resto de su vida.

 

Pablo lo llama verdadero hijo en la fe; dice de él: no tengo a nadie como él que se interese sinceramente en las ovejas, enviarlo a él es como ir yo mismo-Por todo el NT lo vemos junto a Pablo en casi todas sus Cristo – aventuras, y Pablo lo menciona en casi todas sus epístolas.

 

Esta carta fue escrita por el año 62 – 63 durante un cuarto viaje misionero que no está descrito en la Biblia, Pablo está viviendo sus últimos dos años de libertad, antes de ser nuevamente apresado y ejecutado; junto con Tito y 2 Timoteo, son las últimas cartas canónicas que Pablo escribió. Pablo ya estaba viejo, y Timoteo pasaba de sus treinta.

 

Lo cual hace que estas cartas sean significativas por la experiencia de Pablo, y Timoteo, su madurez, todas las cosas que habían vivido juntos, lo que leemos es más que simples mandatos legalistas, hablan de dos hombres que entregaron sus vidas para servir a su Señor, de su experiencia, su amor por Cristo, por el Evangelio y por la iglesia.

 

¿Por qué escribe esta carta?

 

Pablo escribe esta carta para animar, consolar, y ayudar a un joven pastor para llevar a cabo esta difícil tarea de pastorear una iglesia en problemas y en desorden; por eso, esta carta junto con 2 de Timoteo y Tito, se les llama las cartas pastorales.

 

Pablo define lo que es la sana doctrina, trata con el orden en la iglesia, con el carácter y la conducta que se debería llevar en la iglesia del Dios viviente, mostrándonos en qué consiste un cristianismo practico.

 

¿Qué hemos aprendido hasta hoy de esta hermosa carta?

 

Nuestro versículo clave es: 1 Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, 6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería,

 

Sana doctrina produce una vida sana, y de la misma manera, una doctrina equivocada, adulterada, enferma, produce por igual, una vida no restaurada, enferma y con muchos problemas. Entonces, son tres cosas que podemos hallar a lo largo de esta carta: sana doctrina, el carácter correcto y una buena conducta.

 

De esto se trata la sana doctrina, un amor que nace de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida, no se trata de cumplir leyes o requisitos en nuestras fuerzas, sino una respuesta al amor de Dios, un nacer de nuevo que produce vida nueva, nuevos apetitos, una nueva manera de ver la vida, lo cual debe reflejarse en la iglesia. Dice nuestro segundo versículo clave:

 

1 Ti 3:15 para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

 

Somos la columna y el baluarte de la verdad, nosotros sostenemos la verdad en alto, ¿cómo? Cuidando de tener sana doctrina, la cual produce un buen carácter, el cual produce una buena conducta, los cuales son las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, para que nuestro Padre que está en los cielos sea glorificado.

 

En resumen, esto es lo que hacemos: conocer a Cristo en comunión íntima y personal, darlo a conocer a quienes no lo conocen, y una vez  que ellos pasan a formar parte de la iglesia, enseñarles a tener esta misma comunión íntima y personal, para que ellos a su vez prediquen el evangelio y enseñen a otros por igual, en otras palabras: Ganamos, discipulamos y enviamos.

 

¿Cuál ha sido el flujo de esta carta después de establecer el propósito?

Una iglesia evangelizadora, una iglesia que ora. Luego se refiere a cada individuo, la mujer tiene su función, el hombre tiene la suya. El hombre levantando manos santas sin ira ni contienda para buscar dirección de parte de Dios. La mujer confiada en la dirección de Dios masculina, tomando con toda diligencia su responsabilidad de ser influencia para bien, confiando no en su capacidad sino en Cristo. Ambos cumpliendo con los mandamientos más importantes: amar a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo.

 

El primero se cumple cuando ambos, mujeres y hombres buscamos al Señor con todo nuestro corazón y finalmente confiamos en él y dependemos de él para todas las áreas de nuestras vidas, al ser una iglesia que evangeliza y que depende de su Señor en oración e intercesión.

 

El segundo se cumple cuando en madurez y amor agape dejamos de estar centrados en nosotros mismos y comenzamos a servir al Señor y a nuestros hermanos con un amor sacrificial. Y Pablo nos da las pautas para que este servicio se dé en un liderazgo espiritual, no nos da nombramientos, jerarquías, o constituciones, sino los rasgos de carácter de una persona redimida y madura.  

 

Pablo nos describe a alguien que ha entregado su vida al Señor, y su vida está dando indicios de que el Espíritu Santo de Dios mora en él, porque hay madurez, y una vida siendo transformada, que, habiendo sido un caos, está siendo ordenada.

 

Nos da primeramente los rasgos de los obispos o supervisores, y la semana pasada nos dio los rasgos de los diáconos o servidores y servidoras, y nos dijo:

 

Los diáconos también deben mostrar un carácter personal irreprensible. Manifiesta una vida espiritual firme y una conducta aprobada. Los rasgos de las servidoras, o diaconizas. El servidor debe tener su hogar en orden. Hay recompensa de ser un siervo fiel. La meta y el fundamento del porqué debemos procurar estos rasgos. Y a partir de este último punto retomaremos el estudio.

 

Y, tenemos estas instrucciones de Pablo para conducirnos de la manera correcta en la iglesia, la familia del Dios viviente, y ser esta columna y baluarte de la verdad, y podemos seguirlas al pie de la letra, tenemos claro el Evangelio expresado en el credo en el versículo 16. Jesucristo dijo con claridad:

 

Jua 14:6b Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Es decir, la verdad no es una filosofía o religión, es la persona de Jesucristo, y Cristo está expresado en su Palabra, es la revelación del Dios vivo, la cual dice:

 

Jua 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

 

Esto es real para nosotros, pero, no todo es color de rosa, a partir de este capítulo Pablo va a entrar a un tema muy importante: el engaño.

 

La realidad es que vivimos en un mundo que, viendo, no ve, que habiéndole dado la espalda a su creador quedó en tinieblas, y por lo mismo hoy en día vemos numerosas religiones, filosofías que levantan la bandera de la verdad.

 

Y la Palabra nos enseña a los hijos de Dios, que la madurez no solo es para servirnos unos a otros, sino que también nos protege. Aun niño es fácil engañarlo, no tanto a un adulto, y este es el punto, necesitamos aprender a discernir entre la verdad y la mentira, lo cual conlleva madurez, al conocer a nuestro Señor y ser transformados a su imagen. La Palabra dice:

 

Luc 11:33-36 Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz. 34 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. 35 Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. 36 Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor.

 

En otras palabras, necesitamos aprender a cuidar nuestro ojo, nuestra cosmovisión, la manera en la que percibimos el mundo y lo que nos rodea, no debemos permitir que este mundo y su filosofía, en ninguna medida sea la que determine nuestro juicio, valores, o decisiones, necesitamos un ojo bueno, redimido, y entrenado a distinguir la luz de las tinieblas.

 

Como iglesia no debemos ser ingenuos, no debemos ser negligentes en poner por obra los principios bíblicos a nuestras vidas para crecer en la verdad, para estar cuidándonos del engaño, porque no toma mucho para dejar de seguir fielmente la verdad y caer en engaños.

 

Basta con ver la historia de la iglesia para corroborarlo, cada movimiento del Espíritu Santo que comenzó fresco y poderoso, fue dejando de ser espiritual, y terminó convirtiéndose en una obra de hombres, carnal y estéril. Por ejemplo, hay denominaciones que comenzaron siendo un poderoso y fresco mover del Espíritu y el día de hoy, abandonando el mandato bíblico, ordenan como pastores a mujeres y homosexuales.

 

Por eso, el día de hoy Pablo va a comenzar a darnos algunas claves para cuidarnos del engaño, y mantenernos saludables en nuestro ojo, para que nuestras vidas y la iglesia se mantenga sana, madurando y ande en la luz, por eso yo titulé este mensaje: LA REALIDAD DE LA APOSTASÍA Y EL ENGAÑO Y COMO CUIDARNOS DE ELLO. Demos lectura del capítulo 4, aunque solo estudiaremos de los versículos 1-5.

 

  1. Necesitamos poner atención a la verdad, ya que hay enemigos de ella.

Hermanos, la Palabra es clara, el evangelio es incuestionable, la verdad es luz que resplandece en las tinieblas, vida que levanta a los muertos, pero, como dice la Escritura:

 

2 Ts 3:2-3 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 3 Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.

 

No es de todos la fe, hay enemigos de la cruz, hay malos obreros, falsos maestros, hombres que emplean con astucia la mentira, aunque nosotros somos hijos de Dios, y estamos protegidos con su gracia, debemos madurar y aprender a caminar en la verdad. No es una opción, es una necesidad.

 

No estamos llamados a ser inmaduros e ingenuos en cuanto a nuestra fe toda la vida, la inmadurez nos pondría en un grave peligro de ser engañados, la Palabra nos enseña:

 

Rom 16:19 Es cierto que ustedes viven en obediencia, lo que es bien conocido de todos y me alegra mucho; pero quiero que sean sagaces para el bien e inocentes para el mal.

 

Entonces, no sé si eras un experto para el mal, desafortunadamente, yo sí, y creo que todos, hacemos doctorado en malignidad y astucia, pero, el Señor nos llama a todo lo contrario, aprender a ser inocentes para el mal, pero ser sagaces para el bien.

 

Muchas veces se dice: pobrecito es muy inocente, necesita malicia. Todo lo contrario, necesitamos dejar de ser maliciosos, no necesitamos malicia para vivir en este mundo, ya hay demasiada, necesitamos sabiduría, ser sabios, ¿cómo? Creciendo en la fe, en el conocimiento de la Palabra, el principio de la Sabiduría es el temor del Señor. ¿Por qué? Dice Pablo:

 

1 Ti 4:1a Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,

¿A quién se refiere con el Espíritu? Dios Espíritu Santo, la tercera persona de nuestro maravilloso Dios, el inspirador de las Escrituras, dice la Palabra:

 

2 Pe 1:20-21 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

 

La Escritura nos advierte con toda claridad, abiertamente, expresamente, es decir, no hay secreto, hay apostasía en la iglesia, hay falsos maestros, y éstos están en el seno de la iglesia por eso más cuidado necesitamos tener. Hoy en día sobran iglesias, programas de radio y tv, pero, no todo lo que brilla es oro. El Señor dijo:

 

Mat 7:15 »Ten cuidado de los falsos profetas que vienen disfrazados de ovejas inofensivas pero en realidad son lobos feroces. (NTV)

 

Seguramente basado en esta enseñanza, Pablo también lo confirmó:

2 Co 11:13-14 Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. 14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. 15a Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. (NVI)

Despidiéndose de los Efesios en Mileto, también les dijo:

 

Hch 20:29-30 Sé que después de mi partida entrarán en medio de ustedes lobos feroces que procurarán acabar con el rebaño. 30 Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan.

 

Pedro también lo profetizó:

 

2 Pe 2:1-3 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3a y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas…

 

En Mateo 24, el Señor profetizando su segunda venida también habla de la apostasía, dice:

 

Mat 24:10-13 En aquel tiempo muchos se apartarán de la fe; unos a otros se traicionarán y se odiarán; 11 y surgirá un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos. 12 Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará, 13 pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo.

 

Igual Juan en su primera carta, hablando de los anticristos, en fin, es clara la advertencia de los falsos maestros; la apostasía no debe ser algo que nos sorprenda, más bien, es algo para lo que debemos estar preparados, examinándonos a nosotros mismos, no sea que también quedemos en algún engaño y terminemos negando nuestra fe. Dice la Palabra:

 

2 Co 13:5a Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos.

 

Y nos dice: en los postreros tiempos, kairos, lo cual se refiere a una era, una época determinada. ¿cuál es esta? Hoy.

 

Los últimos tiempos comenzaron desde que el Hijo de Dios, Jesucristo se manifestó en esta tierra, vivió una vida perfecta, murió en la cruz y resucitó con poder, desde ese momento y hasta ahora estamos esperando que venga por su iglesia, lo cual puede ser en cualquier momento, y después de esto que lleguen los últimos 7 años de gran tribulación. Hoy estamos en los tiempos finales.

 

¿Qué sucederá? Dice: algunos; qué bueno que no todos, porque en ocasiones nuestra falta de paciencia y desánimo Satanás nos hacen creer que estamos solos, pero, son algunos que apostatarán de la fe.

 

Y ¿qué significa apostatar? Es la palabra afístemi, de G575 y G2476; remover, instigar a una revuelta, o hacer amotinar, levantarse en rebeldía, desistir de algo, desertar, apartarse, abandonar, alejarse, renunciar, mantenerse alejado, incitar revuelta, dejar, quitar, evitar la asociación, estar o mantenerse apartado, estar aparte, retirarse o ausentarse.

 

¿Qué abandonarán? La fe, la sana doctrina; algo pasará en sus corazones y mentes que decidirán que lo que está escrito no es suficiente, no es lo que buscaban, no llena sus expectativas, y entonces se apartarán de la sencillez de las Escrituras, para escuchar mentiras.

 

Y es interesante que no vienen de fuera, sino que surgen desde dentro, estuvieron cerca de la verdad, pero nunca tuvieron una fe genuina, por lo tanto, son esta tierra rocosa, donde la fe no halla tierra dónde echar raíz, que creen por un tiempo y luego tropiezan.

 

O esta tierra contaminada por los ídolos de este mundo, que los afanes de este mundo, el engaño de las riquezas, la codicia y los placeres de esta vida no dejan crecer la fe, y la persona se hace estéril.

 

  1. El autor de toda filosofía y falsa religión es Satanás, por eso debemos cuidar en lo que nos ocupamos nuestra mente.

 

1 Ti 4:1b escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

Estos hombres dejarán de escuchar la verdad de la escritura y comenzarán a escuchar mentiras. Escuchar es la palabra proséjo, que significa sostener la mente hacia, prestar cuidadosa atención, atender, entregarse a.

 

Seguir a, velar por, tener cuidado de, estando de acuerdo con algo, considerarlo cuidadosamente. Literalmente dedicarse a algo al punto de consagrarse con devoción de pensamiento, con esfuerzo, aplicarse a algo, al punto de aferrarse.

 

Muchos dicen: es que no puedo memorizar, no puedo leer, pero, la realidad es que sí sabemos cómo aplicarnos a algo, por ejemplo, cuánto sabes de algún hobbie que tienes, ¿qué me dices de estadísticas? ¿Cuántas canciones seculares te sabes de memoria? Hay quienes se saben de memoria los diálogos de sus películas favoritas.

 

Pero, ¿cuánto sabes de lo único que realmente puede darte un beneficio espiritual en este mundo y en el que sigue? Pon tu mente y tu corazón en la verdad, mira los discipulados que vienen no están diseñados para hacerte perder el tiempo y quitarte de lo que realmente te importa.

 

La Palabra de Dios, aprender a relacionarte con tu Señor, a conocer su voluntad, amar su verdad, debería ser la más alta prioridad en tu vida, porque, ¿te digo algo? Realmente eso va a ser lo único que te podrá sostener delante de lo complejo que es esta vida y todas sus situaciones, las cuales no siempre son fáciles.

 

Porque, date cuenta de algo, satanás tiene estrategias, esquemas, maquinaciones bien planeadas para hacernos caer, para blasfemar y escupir el nombre de Dios, y no descansa, no da tregua, Pedro nos dice

 

1 Pe 5:8-9  Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 9 Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos.

 

No deja de gritar y proponernos sus mentiras, sus filosofías, su falsa religión, como en el jardín del Edén con Eva, y nosotros debemos aprender a discernir para no caer en engaño. Porque checa, estos hombres escogen atender lo que dicen los espíritus engañadores, impostores, errantes, y doctrinas, o enseñanzas demoniacas. Prefieren la instrucción de un daimónion, que, la del Espíritu Santo, al cual resisten.

 

Ahora, ¿quiénes son estos demonios? Nosotros, ya con un par de milenios de religiosidad, tenemos la idea de que un demonio es una gárgola con alas de murciélago, o un monstruo rojo con cuernos y con trinche, pero, para los griegos del primer siglo un demonio, era una deidad, un ser divino.

 

Ángeles engañadores, que venían en un concepto muy aceptable, ministros de oscuridad disfrazados de ángeles de luz.

 

¿Qué quiero decir con esto? Un engaño para que pueda surtir efecto necesita parecer lógico, aceptable, verdadero, y que digas: “tiene que ser verdad”, checa ellos parecen ovejas, o sea, seguidores de Cristo; y no solo eso, sino que su enseñanza pareciera verdad.

 

Estos demonios son los autores de la falsa religión, y los apóstatas decidirán que la fe, el contenido de la revelación divina que constituye lo que los cristianos creemos, no es suficiente para ellos, y preferirán creer una mentira antes que la verdad de Dios, y terminarán abandonando la verdad.

 

Ahora, estos demonios actúan junto con nuestra naturaleza pecaminosa, ¿por qué? Los seres humanos fuimos creados para adorar a Dios, y cuando Dios no está presente en nuestras vidas, entonces adoramos ídolos.

 

Y Satanás lo sabe, él envía sus emisarios para engañarnos con doctrinas que apelan a nuestra carne y no a nuestro espíritu, con las cuales podemos disfrazar nuestra carnalidad con religiosidad, cuando realmente estamos adorando ídolos y no al Dios vivo. Mira lo que dice en Filipenses 3:

 

Flp 3:17-19 Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que se comportan conforme al modelo que les hemos dado. 18 Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. 19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.

 

Primeramente, Pablo nos enseña lo que el Jesucristo ya nos había enseñado: chequen el fruto, su comportamiento, su carácter, lo que realmente les importa y les mueve y cuiden el modelo, el cual es Cristo.

 

Su destino es su destrucción; y en especial mira a quién adoran en realidad: al dios de sus propios deseos; qué ocupa la mente y corazón de estas personas: solo piensan en lo terrenal, en cosas de este mundo, en el aquí y el ahora.

 

Dicen por ahí que, si el dios en el que dices creer es condescendiente contigo, comprensivo, no se enoja porque peques contra él, y está a favor de tus deseos y sueños; es muy probable que tu dios sea una proyección de ti mismo.

 

Ahora, ¿a dónde voy con esto?, ¿qué papel juegan entonces estos espíritus y demonios? Bueno, detrás de cada ídolo hay un demonio dándole vida, materializándolo, dándole poder. Lo vimos en Apocalipsis la imagen de la bestia se le da poder de parte de estos demonios.

 

En el AT, los dioses paganos, eran imágenes, estatuas, y demás; por ejemplo, Baal, una figura de metal con los brazos extendidos, al cual calentaban al rojo vivo, y ahí ofrecían en adoración a ese falso dios a sus hijos recién nacidos, para no tener que batallar con ellos y seguir con su libertinaje sexual, disfrazaban de espiritualidad sus deseos carnales.

 

Hoy en día son quirófanos donde asesinan a los bebés, pero, checa, es en el nombre de la libertad y de la “mente abierta” que se hacen estas barbaridades, esta es la gente que practica la religión del humanismo, que es la religión de estos días donde abiertamente el ser humano se cree dios, y el centro del universo, y sigue su propio corazón, aunque la Biblia dice que el corazón es perverso y engañoso, porque escucha a estos demonios.

 

Los altares de hoy son los quirófanos, las camas de las personas donde se adora al dios sexo, en toda esta inmoralidad sexual, tienen iglesias, sacerdotes, maestros, ¿dónde? En todo lugar donde se juntan y adoctrinan, evangelizan, enseñan toda esta filosofía, ateísmo, materialismo, la evolución.

 

Y no solo eso, sino toda religión pagana que contiene idolatría explícita con imágenes o estatuillas; por ejemplo; en la india tienen miles de dioses, y en toda religión pagana donde hay imágenes o estatuas, y mira lo que enseña la Escritura, qué papel juegan los demonios y espíritus engañadores:

 

Lev 17:7 Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado;

 

Deu 32:17 Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; A dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres.

 

Sal 106:36-37 Rindieron culto a sus ídolos, y eso resultó en su ruina. 37 Hasta sacrificaron a sus propios hijos e hijas a los demonios.

 

Pablo mismo dijo en el NT hablando de los sacrificios paganos en templos como Diana en el cual vendían todo tipo de estatuillas e implementos para orar a ella y adorarla:

 

1 Co 10:19-21 ¿Qué es lo que trato de decir? ¿Que la comida ofrecida a ídolos tiene alguna importancia o que los ídolos son dioses verdaderos? 20 No, de ninguna manera. Lo que digo es que esos sacrificios se ofrecen a los demonios, no a Dios. Y no quiero que ustedes tengan parte con los demonios. 21 Ustedes no pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los demonios. No pueden comer de la Mesa del Señor y también de la mesa de los demonios.

 

¿Por qué la gente se obsesiona o se enajena con imágenes milagrosas y con toda esta parafernalia de implementos religiosos como limpias, lectura de cartas, inciensos y demás? Porque detrás de cualquier idolatría hay demonios empoderando al ídolo, dándole consistencia, porque detrás del ídolo está Satanás y sus demonios buscando alejar la mirada de las personas del único que verdaderamente puede salvar: Jesucristo

 

Y cada una de estas falsas doctrinas, desde las que niegan la deidad de Cristo, o que el Espíritu Santo sea Dios, sino que es una energía; las que niegan o negaban que Jesucristo hubiera venido en carne, que fue solo un espíritu, lo cual negaría totalmente la redención humana.

 

Hasta las doctrinas que predican no el amor a Dios, sino el amor al dinero, que predican codicia, y el amor a este mundo, dice Jhon Piper:

 

El evangelio bíblico despierta dolor por el pecado para despertar un deseo por Dios, en contraste con el “evangelio” de la prosperidad, el cual despierta un dolor por la pobreza y un deseo por el dinero.

 

Todas las falsas religiones fuera de la Palabra de Dios, desde el mormonismo, testigos de Jehová, los cuales no creen en Jesucristo como el Dios todopoderoso, ni la doctrina de la redención como la vemos en la Palabra, hasta el hinduismo, islam, cienciología, cabala, hasta todas estas creencias de los ovnis, y demás.

 

El adoctrinamiento del ateísmo, el comunismo, el materialismo, el humanismo, las cuales niegan que exista un dios, y que el dios de todas las cosas es el ser humano. El autor de todo esto es Satanás, y nosotros debemos estar atentos.

 

Recuerda, solo hay de dos: o es la Escritura, la Palabra de Dios, o es la palabra del hombre y sus religiones y filosofías, las cuales tienen como autor el príncipe de este mundo, por quien toman consistencia y poder. Y necesitamos estar listos para no ser engañados, Dice la Escritura:

 

1 Jn 2:18-19 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. 19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

 

2 Ts 2:7 Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad;

 

Efe 2:2 Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible* —, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios. (NTV)

 

Ahora, no me malentiendas, no estoy satanizándolo todo, la ciencia verdadera, medicina, conocimiento y demás, los avances tecnológicos y demás, no es de lo que Satanás es autor, para nada; Dios es el creador, y él nos dejó como mayordomos de este mundo y nos dio capacidades impresionantes para gobernarlo y para hacer descubrimientos y mejoras, de hecho, toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de nuestro amado Padre celestial, quien hace salir su sol sobre buenos y malos.

 

De lo que estoy hablando es de toda esta cultura de muerte y corrupción moral, todo esto del aborto, inmoralidad sexual, lo cual incluye homosexualidad, adulterio, y toda clase de perversiones, donde la familia y el matrimonio están siendo atacados.

 

Por ejemplo, estaba escuchando que en Australia, las leyes están permitiéndole a los padres que cambien el sexo de sus hijos a los 5 años; todo lo que esto implica, donde la justicia y la moralidad, seguir lo que Dios manda es tomado como intolerancia.

 

Donde, lo malo es bueno, y lo bueno malo, donde música, cine, arte, todo está corrompido para no darle gloria a Dios, sino negarlo, enterrarlo, o mandarlo lo más lejos posible. Guerras, tráfico de drogas, corrupción a todos los niveles, etc., ¿quién crees que es el autor de todo este pensamiento?

 

¿De dónde crees que se levanta el poder suficiente para poner gobernantes que promuevan y hasta que se hagan leyes que contradicen lo que Dios manda? Son poderes Satánicos los cuales tienen una agenda. Satanás ha pretendido acabar con Dios y su imagen desde siempre, y la maldad que ves en altos niveles de gobierno, no es sino su influencia.

 

Y esto sucede en todos los niveles, pero, en especial en la iglesia, la cual Satanás quiere engañar, e inutilizar, para que deje de hacer su trabajo en un mundo perdido, a quien a su vez tiene engañado al mundo para que no le resplandezca la luz del evangelio, utilizando todo tipo de artimañas para distraer, para hacerte creer que es lo mismo, que todas las religiones son lo mismo, que no necesitas un salvador, ni arrepentimiento, ni el evangelio en pocas palabras.

 

Por eso, nos es necesario estar listos, permanecer en la Palabra, conocerla, amar la verdad, estar siempre rendidos a ella, para poder responder con sabiduría ante la mentira y el engaño. Por eso la necesidad de discipulados, de la comunión, de crecer en el conocimiento de la verdad. Ahora, checa qué tipo de tierra produce a los apóstatas, o a los que son engañados por ellos.

 

  • La hipocresía, la mentira y una conciencia cauterizada son tres elementos que dan como resultado la apostasía, mientras que la madurez y la honestidad nos protegen de ellas.

1 Ti 4:2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,

Estos hombres son una combinación de tres cosas: Hipocresía, mentira y una conciencia cauterizada. Hipocresía es la palabra jupókrisis, actores, gente con una fe fingida, que no está conectada a la vid, que realmente no cree la verdad de la Palabra, con apariencia de piedad, su fe es una actuación. 

 

Por lo tanto, son mentirosos pseudológos, promulgadores de doctrina cristiana errónea, mentirosos. Una vez más, tienes que estar consciente de que no todo lo que brilla es oro, necesitas entrenarte en la verdad, ¿por qué discipularte, leer la Biblia, memorizarla?

 

Porque la única manera de estar a salvo de la mentira es estar creciendo continuamente, necesitas madurar, necesitas estar listo y andar de día, con los ojos bien abiertos, bien despierto, porque Satanás anda como león rugiente buscando a quien devorar, dice en Efesios:

 

Efe 4:13-14 Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra feconocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo. 14 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad.

 

La mentira parece verdad, brilla y está dorada como el oro, pero, no lo es, es roca radioactiva que termina por lastimarte, que te hace andar como muchos cristianos hoy en día, niños inmaduros, arrastrados por falsas doctrinas, sin rumbo y dirección, sin llegar nunca a ningún lado.

 

Con vidas destrozadas, sin transformación; sí, llenas de legalismo, fervor religioso, pero, presas de su naturaleza pecaminosa, sin poder experimentar verdadera libertad, familias en caos total, esclavizados por pecados, adicciones y demás de las que Cristo ya les había rescatado.

 

Y, tercero, ¿por qué estos emisarios de Satanás pueden actuar sin ningún temor, introducirse en la iglesia, para desde dentro causar el mayor daño posible a la iglesia que Cristo redimió con su preciosa sangre sin ningún recato? Porque tienen una conciencia cauterizada.

 

¿Qué es la conciencia? Lo vimos la semana pasada, esa facultad dada por Dios que nos acusa o nos justifica; si hacemos lo que va en contra de Dios, nos produce culpabilidad, vergüenza, temor, remordimiento, desesperación por el pecado, o lo contrario, si practicamos las verdades que hemos aprendido, entonces produce en nosotros aprobación, seguridad, paz, de gozo.

 

Y, ¿qué les pasó a estos hombres? Terminaron por descomponer la buena conciencia que Dios les proveyó, ¿cómo? La verdad viene, y dices: sí, mañana, entra por un oído y sale por el otro, siempre justificándose, siempre racionalizando el pecado, que al final la línea entre lo bueno y lo malo, lo dulce y lo amargo se pierde al constantemente estar rechazando la verdad.

 

Al ignorar la conciencia, primero desorientada, una conciencia enferma, y cada vez que la callas, y dices: está mal, pero, qué tanto es tantito, sí, pero, ni modo ahí voy, la vas lastimando, hasta que queda descompuesta.

 

Y al final como estos falsos maestros queda como una cicatriz con el tejido quemado e insensible, incapacitada para cumplir con su función, ya no hay culpabilidad ni remordimiento por hacer lo incorrecto, al contrario, hasta se defiende a capa y espada una mala conducta.

 

Pasa lo que le sucedió a Israel, quienes deberían haber sido los más leales, se convirtieron en los más descarados, dice la Palabra:

 

Isa 5:20  ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!

 

¿Por qué sucede esto? Dice el Señor:

Jer 11:8 Pero no oyeron, ni inclinaron su oído, antes se fueron cada uno tras la imaginación de su malvado corazón;

 

En mi caminar cristiano he visto cómo en ocasiones una persona que conoció la Palabra, es más descarada que alguien que no la ha conocido, porque aquella que apostata la verdad, dice en Hebreos, ya no tiene remedio, es muy difícil que regrese, porque está perdido en un mundo de ambigüedad por no rendirse ante la verdad, dice en Hebreos:

 

Heb 6:4-6 Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo, 5 que saborearon la bondad de la Palabra de Dios y el poder del mundo venidero — 6 y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.

 

Checa qué importante es una buena conciencia, Pablo una y otra vez habla de ella, en sí mismo, y en los demás, la Biblia una y otra vez nos invita a cuidar nuestra conciencia porque es frágil.

 

Y está es nutrida y cuidada cuando somos honestos con la verdad, con nosotros mismos, cuando la amamos, y la seguimos; y lo contrario, cuando no guardamos con sinceridad la verdad, la lastimamos y corremos el peligro de terminar por descomponerla

 

Cuidado con estos tres ingredientes que son capaces de llevar a un falso creyente al mismo infierno: Hipocresía, mentira y una conciencia cauterizada, lo cual lleva a la incredulidad; la hipocresía nos convierte en mentirosos, y la mentira termina por cauterizar nuestra conciencia y llevarnos a la incredulidad. Todo lo contrario, a un corazón sincero, limpio, una buena conciencia y una fe no fingida. 

 

¿Cuál será su falsa enseñanza, entre otras?

 

  1. Debemos estar conscientes de que la falsa doctrina demoniaca pervierte con legalismo y falsa espiritualidad lo que Dios hizo para nuestro gozo.

 

 

1 Ti 4:3a prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos

Obviamente hay otras falsas doctrinas, pero, al parecer esta era una que estaba atacando a la iglesia de Éfeso.

 

Eso lo enseñó lo que se llegó a denominar el gnosticismo, haciendo creer que porque ellos no lo hacían ya habían pasado a otro nivel de espiritualidad, confiando en buenas obras, ritos externos o negarse a sí mismo, llegando a sentirse aún más estrictos que Dios.

 

Es gente que cubren su fe falsa, y su falsa enseñanza con falsa espiritualidad: te dicen: ¿quieres ser puro al máximo? No te cases, guarda una dieta ceremonialmente pura, y aléjate de alimentos impuros para que seas verdaderamente espiritual, así como yo. Ayuna tres veces por semana, utiliza este tipo de ropa y estos movimientos espirituales.

 

Y no es que permanecer soltero sea algo malo, Jesucristo dijo que a algunos se les da este don de la soltería, de la abstinencia como a Pablo; lo mismo el ayuno, el cual es una práctica muy útil para el alma y el espíritu.

 

El problema es comenzar a ver este tipo de cosas como obras necesarias o para ser salvo, o para ser verdaderamente santo, ¿por qué? Porque quitan mis ojos de la gracia, de la misericordia de Dios, y me llenan de orgullo, haciéndome creer que puedo hacer deudor a Dios, y a largo plazo, me hacen sentir que no necesitaba un salvador, porque yo soy capaz.

 

Cuando el matrimonio es una bendición de Dios, al igual que disfrutar de los alimentos. Y nuestra santificación y buenas obras son la obra del Espíritu Santo en nosotros.

 

Pero, toda religión falsa siempre va a enseñar que este tipo de obras son necesarias para una verdadera salvación o santificación, y cosas que Dios no prohíbe, que al contrario creó para nuestro gozo y para su gloria, hacerlas ver como un pecado.

 

Por ejemplo, el matrimonio, haciendo creer que tener relaciones sexuales aún dentro del matrimonio es un pecado, cuando Dios fue el creador del matrimonio y de la sexualidad, él diseñó nuestro cuerpo para tener gozo y disfrutar del santo estado del matrimonio.

 

Y al final estas doctrinas de demonios dejan a la gente con la imagen de un Dios mezquino y cruel que nos creó para divertirse viéndonos sufrir al tenernos en la raya, con hambre, insatisfechos, sufriendo de angustia.

 

Todo este asunto del ascetismo que implica el mortificar tu cuerpo, no dejarlo disfrutar de nada porque eso sería carnal, nada más alejado de la verdad bíblica. Y checa, no se trata de un libertino, sino de alguien que aparenta mucha espiritualidad. Pero dice en Colosenses:

 

Col 2:16-22 Por lo tanto, no permitan que nadie los condene por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertos días santos ni ceremonias por la luna nueva ni los días de descanso. 17 Pues esas reglas son sólo sombras de la realidad que vendrá. Y Cristo mismo es esa realidad.

 

18 No dejen que los condene ninguno de aquellos que insisten en una religiosa abnegación de uno mismo o en el culto a los ángeles, al afirmar que han tenido visiones sobre estas cosas. Su mente pecaminosa los ha llenado de arrogancia

 

19 y no están unidos a Cristo, la cabeza del cuerpo. Pues él mantiene todo el cuerpo unido con las articulaciones y los ligamentos, el cual va creciendo a medida que Dios lo nutre. 20 Ustedes han muerto con Cristo, y él los ha rescatado de los poderes espirituales de este mundo. Entonces, ¿por qué siguen cumpliendo las reglas del mundo, tales como:

 

21 «¡No toques esto! ¡No pruebes eso! ¡No te acerques a aquello!»? 22 Esas reglas son simples enseñanzas humanas acerca de cosas que se deterioran con el uso. 23 Podrán parecer sabias porque exigen una gran devoción, una religiosa abnegación de uno mismo y una severa disciplina corporal; pero a una persona no le ofrecen ninguna ayuda para vencer sus malos deseos.

 

En otras palabras, en Cristo estamos completos, y no necesitamos practicar este tipo de cosas para obtener salvación de nuestros pecados, o ser santificados y justos delante de Dios. El sacrificio de Cristo fue suficiente, él dijo en la cruz del calvario: consumado es.

 

No tenemos que quitarle ni ponerle, ya está perfecto, cualquier cosa contraria es oscurecer el amor de Dios, y tener en menos el sacrificio de Cristo, y eso es precisamente lo que quiere Satanás.

 

Y debemos tener mucho cuidado con cosas que realmente apelan a nuestra carne, y no al espíritu. Las cosas que verdaderamente son espirituales producen en mí verdadera libertad, porque me ayudan a vencer mis malos deseos, por lo tanto, producen verdadero gozo en mí.

 

Porque estoy siendo libre de las cosas que me tenían esclavizado, estoy viendo en mí la imagen de Cristo, estoy siendo saciado, pleno, lleno del fruto del Espíritu, amor, gozo, paz paciencia, bondad, benignidad, fe, dominio propio, manteniéndome limpio, purificándome el poder de la gracia del Espíritu Santo.

 

1 Ti 4:3a alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.

El Señor Jesucristo nos enseñó en los evangelios:

 

Mar 7:18-23  El les dijo: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, 19 porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos. 20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.

 

21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

 

Dios hizo la creación, incluyendo el matrimonio y la comida para nuestro gozo, para que llenos de gozo y agradecimiento le demos gloria. Tenemos un Dios bueno, no un Dios mezquino y cruel que se deleita en hacernos sufrir.

 

Y dice Pablo los creyentes que hemos conocido la verdad; porque es cuando venimos a Cristo cuando comenzamos a verdaderamente disfrutar de las cosas que Dios nos da y sacarles el máximo de gozo y felicidad.

 

Por eso, el venir a Cristo no se trata de no disfrutar las bendiciones de Dios, toda buena dádiva y todo don perfecto vienen de nuestro amado Padre celestial. Mucha gente tiene ese falso concepto de Dios y por eso no viene a él.

 

Cuando la realidad es que nuestro Señor se goza con nosotros cuando caminamos con él, y disfrutamos de la comunión con él, y nos bendice con cosas materiales, o cierto éxito, claro, todo eso debe servir para glorificarlo, pero, al mismo tiempo nos las da para tener la oportunidad de voltear al cielo y reconocerlo a él como nuestro proveedor y benefactor.

 

El problema llega cuando en lugar de reconocerlo a él como la fuente de nuestro gozo, provisión y seguridad, comenzamos a creer que es el dinero, o que es nuestra destreza y capacidad, entonces cambiamos de Dios por un ídolo.

 

Pablo entendía esto, por eso él decía estando en abundancia o en escasez, estoy contento, ¿por qué?, porque Pablo sabía que, con bendiciones materiales, o sin ellas, su gozo estaba en Cristo, no en lo que tuviera o no.

 

Mucha gente se compadece de los cristianos que viven en lugares de extrema pobreza y persecución como en China, pero, la realidad es que, los cristianos aquí en américa donde hay tanta abundancia estamos en mayor peligro, porque aquí nos mal acostumbramos y es fácil entregarnos al dios de la codicia, o hacernos tibios enfocados solo en nosotros mismos y nuestro plan de vida.

 

Y mientras que allá agradecen un pedazo de pan, tener un par de zapatos, aunque estén rotos, agradecer que pasaron un día más y no los encontraron para cortarles la cabeza. Nosotros nos enojamos porque no tenemos un auto del año, o porque no salimos de vacaciones y nos queremos cortar las venas.

 

Pero a diferencia de nosotros, ellos ven el cielo abierto cada día, y ven increíbles milagros de provisión directamente de la mano de Dios, porque saben quién es su seguridad y plenitud.

 

Mientras que nosotros acá tenemos el peligro de conformarnos, de hacernos débiles espiritualmente, de amar más este mundo que al Señor, y caer en idolatría de adorar y anhelar las bendiciones de Dios y no a Dios mismo. Porque, de hecho, ese es el problema del mundo incrédulo quiere las bendiciones de Dios, pero, no quiere a Dios, quiere el cielo, pero, no quiere a Dios.

 

El punto es que, nunca olvidemos quién es nuestro benefactor, y no nos envanezcamos pensando que nosotros somos los encargados de darnos gozo, plenitud, seguridad a través de cosas materiales. Es Dios quien lo creó todo para nuestro gozo.

 

Un ejemplo lo vemos en el AT, mira lo que deberían hacer al entrar a la tierra prometida, después de haber estado por cuarenta años en un desierto por su desobediencia no porque haya sido la voluntad de Dios:

 

Deu 26:1-2 Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites, 2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre,

 

3 Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría. 4 Y el sacerdote tomará la canasta de tu mano, y la pondrá delante del altar de Jehová tu Dios. 5 Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios:

 

Y después de declarar en voz alta cada una de las bendiciones de Dios en esta tierra prometida, y de traer el primer fruto de la tierra como prueba del amor y la bendición de Dios, tenían que decir también:

 

Deu 26:10-11 Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios. 11 Y te alegrarás en todo el bien que Jehová tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, así tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti.

 

Checa, no dice: y no toques nada, y vas a ayunar de preferencia cuatro veces a la semana, prohibido reírse o disfrutar, ¡no!

 

Nosotros los creyentes sabemos que tenemos un Dios bueno y generoso, no mezquino y cruel, y él no se complace con vernos sufrir, sí permite el sufrimiento, las pruebas, para fortalecer nuestra fe, para poder darnos una visión clara de lo eterno y saber disfrutar de sus bendiciones sin enamorarnos de este mundo.

 

Pero su meta es gozarse con nosotros por la eternidad, es bendecirnos, es darnos en abundancia su amor, su misericordia, el cielo se trata de Dios y su generosidad, no su avaricia, eso no existe. Por eso dice Pablo:  

 

1 Ti 4:4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;

Checa bien y ponlo en tu corazón: Dios fue el creador de la diversión, de la felicidad, incluso de la sexualidad, de lo que disfrutamos, él creó nuestro cuerpo, él creó este mundo, dice en Gn 1 antes de la caída del hombre:

 

Gén 2:9, 15 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.

 

Dios creó el matrimonio, Dios creó la sexualidad, no Satanás, y su creación entera fue hecha para que el hombre la disfrutara, no fue Satanás el creador de la diversión, él corrompió lo que un día fue hecho para nuestro gozo y para la gloria de Dios.

 

El pecado nos descompuso distorsionando nuestra manera de ver la vida, porque engañados creemos que solo se pueden obtener rompiendo las leyes de Dios, siendo infieles, y corruptos, cuando es todo lo contrario, precisamente eso que provoca el efecto contrario, falta de saciedad, de propósito, culpa, y eventualmente destrucción y esclavitud.

 

Un ejemplo muy claro de eso es la adicción a drogas o alcohol, el adulterio, la fornicación, en un principio ofrecen mucho, pero, al final lo único que traen es esclavitud, destrucción y condenación.

 

Y, en Cristo recuperamos nuestra identidad, recuperamos la capacidad de verdaderamente amar y disfrutar de cada bendición que Dios nos provee con acción de gracias. Cristo, y solo Cristo es nuestra paz, nuestro gozo, nuestra esperanza.

 

Por eso, cuidado cuando estás siguiendo una doctrina que te amarra la tripa, que te agarra del cuello y no te deja disfrutar, con el pretexto de alcanzar santidad, justicia o bendición de Dios. Una doctrina legalista basada en este tipo de sacrificios, en el duro trato del cuerpo no es bíblica, no es una buena señal y de acuerdo a este texto es doctrina de demonios.

 

No es que no haya sacrificios como creyentes, pero el sacrificio mayor consiste en morir a nosotros mismos, y que Cristo viva en nosotros, en vivir para servir al prójimo, y aún ahí el Señor dijo: es más feliz y dichoso el que da, el que sirve, el que se enfoca en los demás, que el que vive centrado en sí mismo, que vive para satisfacerse y buscar que otros lo sirvan, esa es la vida más miserable que existe.

 

Pero, en Cristo hay libertad y gozo verdadero, y el mundo incrédulo debe saberlo, lo que el mundo presume como libertad, es esclavitud, y Satanás intencionalmente les hace creer que venir al Dios verdadero implica coartar toda oportunidad de verdaderamente disfrutar la vida.

 

Por eso muchos dicen: déjame vivir mi vida y luego ya vengo a Dios cuando esté viejito, claro, habiendo más bien desperdiciado una vida, lleno de culpa y destrucción. Y además con un corazón endurecido por una vida lejos de Dios es mucho menos probable que vengas a Cristo.

 

Lo repito, es en Cristo en quien únicamente podemos ser verdaderamente plenos y felices. Es un engaño de Satanás y de la falsa religión el pensar que venir a Dios es ponerme un yugo de aburrimiento, e insatisfacción, es todo lo contrario. Y dice Pablo:

 

1 Ti 4:5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.

Cuando venimos a Cristo precisamente, recibimos vida nueva, una nueva naturaleza, una nueva manera de disfrutar y percibir la vida, y la Palabra de Dios nos reeduca.

 

El venir a Cristo no a una religión, a tener una relación con quien dio su vida por nosotros, cuando venimos a la luz somos limpiados, y somos re enseñados por el Espíritu Santo y encontramos el verdadero propósito de la vida que es reconciliación con Dios, y conocerle, el Señor dijo:

 

Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

 

Entonces entendemos que todo lo que tenemos y somos le pertenece a él, dejamos de creernos los dioses de nuestras vidas, le cedemos el trono a quien es el único rey y Señor, y entendemos que todo depende de él, que cada día despertamos y el simple hecho de poder respirar y estar sanos y comenzar un nuevo día viene de su amorosa y paciente mano, de modo que por la Palabra y la oración lo que hacemos es santificado.

 

Quisiera terminar con un texto más y después hacer una oración.

 

Heb 3:12-14 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. 14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio,

 

Heb 3:15-19 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. 16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? 17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

 

Si no has hallado descanso, dice el Señor venid a mí los que están trabajados y cansados porque yo les haré descansar, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. Quizás seas un adorador de ti mismo, y necesitas quitarte del trono y dejar a Jesús comenzar a reinar en tu vida.

 

¿No amas la verdad? Ríndete hoy al Señor y pídele amor por la verdad. Dile: Señor, no me quiero ir de aquí hasta que no me bendigas con amor por tu palabra.

 

Si el día de hoy has encontrado que hay en ti hipocresía, mentira y una conciencia enferma, y no estás amando la verdad, hoy puedes rogar a Dios que te sane, y que te haga honesto y puedas vivir la verdadera libertad, que te libre del engaño y del peligro de la apostasía.