1 Timote 6.11-21Lo Que Un Verdadero Hombre O Mujer De Dios Deberían Procurar


Download (right click and choose save as)

LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.

1 Timoteo 6:11 – 21

 

INTRODUCCIÓN

Creemos que:

 

2 Ti 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

 

Por eso, la estudiamos capítulo por capítulo, y versículo por versículo, para ser nutridos y crecer sanos espiritualmente. Somos la iglesia del Dios viviente, la columna y baluarte de la verdad.

                                          

Somos miembros del cuerpo de Cristo, y cada uno de nosotros formamos parte y representamos, este maravilloso organismo llamado la iglesia; diseñado y escogido por Dios el Padre; redimido, limpiado, y perdonado por Dios el Hijo, y engendrado por Dios Espíritu Santo, en aquel día de pentecostés.

 

Nosotros, somos el canal que Dios ha elegido para que su amor y verdad salvadora fluyan hacia un mundo perdido, revelando su gloria, haciendo que su luz brille a través de nosotros en un mundo en tinieblas.

 

Pero, esta luz solo es visible en el mundo cuando nosotros la iglesia nos mantenemos apartados para el Señor, cuando fijamos nuestros ojos en él y en su Palabra, le seguimos fielmente, y somos transformados a su imagen, es entonces cuando el poder de Dios penetra en el reino de las tinieblas a través de nosotros para rescatar a hombres y mujeres del control de Satanás y trasladarlos al reino de la luz.

 

Y predicando todo el consejo de Dios, hoy terminamos esta hermosa carta 1 Timoteo, escrita no a una iglesia en particular, sino a un joven pastor llamado Timoteo a quien Pablo dejó a cargo de la iglesia de Éfeso.

 

¿Quién es Timoteo?

Timoteo significa “uno que honra a Dios” compañero inseparable de Pablo, discípulo, amigo y colaborador. Pablo lo llama verdadero hijo en la fe.

 

¿Por qué escribe esta carta?

 

Pablo escribe esta carta para animar, consolar y ayudar a un joven Timoteo al cual dejó como pastor de una iglesia en problemas y desorden. Pablo tiene que decirle a Timoteo: milita, lucha como un buen soldado de Jesucristo la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia.

 

Y precisamente el tema que corre a lo largo de esta es la
sana doctrina, la cual se enfoca en dos cosas, a nivel interno: el carácter, una vida regenerada, en proceso de transformación por el poder del Espíritu y la Palabra.  A nivel externo, una buena conducta, la cual confirma la nueva vida, la persona redimida por el Espíritu Santo.

 

Las dos cosas surgen de un amor que nace de un corazón limpio y sincero, una conciencia en buen estado, y una fe genuina, no hipócrita.

 

Hemos aprendido que lo más importante es cuidar de estar siguiendo la sana doctrina para mantenernos sanos, porque una doctrina sana, da como resultado una vida sana, y una doctrina enferma, da como resultado una vida enferma.

 

Hemos aprendido que la sana doctrina no son mitos o genealogías interminables, palabras infladas, religión, sino que, es el amor de Dios en acción.

 

No son requisitos, o religiosidad, es la gracia salvadora de Dios, que rescata, limpia, regenera a un pecador muerto en sus delitos y pecados que por gracia de Dios se le da vida para que elija responder a este amor.

 

Es un amor sincero por los incrédulos, una vida que manifiesta el carácter de Cristo en cada área de la vida, familia, trabajo e iglesia. Por lo mismo, hay que cuidarse del engaño, de la hipocresía, de los falsos maestros, ¿cómo? Manteniéndonos y manteniendo a la iglesia bien nutrida con todo el consejo de Dios.

 

Y es el cierre de esta carta, de manera que Pablo está haciendo énfasis en las cosas más importantes, nos dice: aprendan a identificar a los falsos maestros, a falsas doctrinas. Y partiendo de estos falsos maestros, quienes toman la piedad como fuente de ganancia, Pablo nos dice: cuidado con el amor al dinero.

 

¿Por qué es así? ¿Por qué llega a ser tan importante el dinero en nuestras vidas? Porque, así como muchas cosas en esta vida el dinero se convierte en un ídolo cuando lo amamos poniendo toda nuestra confianza en él, y podríamos decir que es el mayor de los ídolos.

 

O utilizarás a Dios para obtener lo que verdaderamente amas, y en lo cual tienes tu confianza, lo cual son las riquezas o posesiones, o utilizarás las posesiones y las riquezas para servir al Dios que te salvó y al cuál amas, y en el cual confías.

 

Aprendimos que solo uno de los dos es eficaz, y que confiar y servir al dios equivocado trae serias consecuencias a nuestras vidas, no solo materiales, sino espirituales. Vimos el efecto perjudicial del amor al dinero y la cura.

 

Vimos que: La vacuna contra la codicia y el amor al dinero es la piedad y el contentamiento. No debemos amar al dinero porque el dinero es algo temporal. Aprender a vivir con poco es la clave del verdadero contentamiento. El dinero como un dios es una carnada que nos robará la libertad y terminará por destruirnos porque el amor al dinero es raíz de todos los males.

 

El siguiente texto es el cierre de esta carta, y Pablo ya ha definido la sana doctrina, de manera que, este es su mensaje final de ánimo, de exhortación a lo que es correcto, un mensaje de obediencia en respuesta al amor de Dios derramado por pura gracia sobre una persona que él decide salvar y poner en el ministerio.

 

Es un mensaje de lo que un verdadero hombre de Dios debería estar procurando. Por eso yo titulé este mensaje: LO QUE UN VERDADERO HOMBRE O MUJER DE DIOS DEBERÍAN PROCURAR.
 
I. Un hombre o mujer De Dios debe aprender a huir de lo malo, seguir lo bueno, y pelear la batalla correcta.

1 Ti 6:11a Mas tú, oh hombre de Dios,

Pablo comienza con un maravilloso contraste, y dice, pero tú, oh hombre de Dios, haciendo un énfasis que describe convicción, gozo, esperanza, agradecimiento a Dios, Timoteo, recuerda quién eres, recuerda que eres propiedad de Dios.

 

Este término solo se utiliza aquí en el NT, pero es ampliamente utilizado en el AT para referirse a cada siervo de Dios, cada profeta, Moisés, Jeremías, Samuel, otros hombres sin nombre, aquellos que llevaban la Palabra de Dios a su pueblo, todos ellos eran llamados hombres de Dios.

 

Y tú puedes decir: “entonces, ¿soy yo un hombre o una mujer de Dios?”; yo creo que debes verte así, dice en 1 Cor:

 

1 Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

 

En realidad, todos aquellos que nos hacemos llamar cristianos debemos estar conscientes de esto, hemos sido comprados por precio, la sangre de Cristo se ha derramado para adoptarnos, para libertarnos del pecado, hemos recuperado la imagen de Dios en Cristo, hemos sido puestos para manifestar la gloria de Dios en palabra y en obra.

 

Me encanta la Biblia entre muchas otras cosas porque ella siempre nos da razones para obedecer sus principios. La religión y el legalismo solo nos dan mandatos sin una explicación satisfactoria. Y yo termino pensando, si vengo a Dios, él me va a quitar todo lo que me gusta y no estoy listo para eso, soy muy joven y quiero vivir. Nada más alejado de la verdad.

 

La Biblia nos abre los ojos y nos muestra verdaderamente quién es Dios, cuál es su voluntad, y en este caso nos dice realmente nuestra verdadera identidad, quiénes somos, cuál es nuestro valor, nuestro propósito, el significado de lo que somos y por qué lo hacemos. La Biblia siempre nos muestra la razón lógica por la cual somos, y debemos ser diferentes. Dice en Romanos:

 

Rom 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.

 

Por eso me encanta el término, Hombre de Dios, o Mujer de Dios en todo caso, mis hermanos, necesitamos hacer consciencia de que ya de por sí, es un gran privilegio el ser identificados como posesión personal de Dios, como hijos, como siervos del Dios viviente, por lo mismo, es una gran responsabilidad.

 

Si no has entendido quién eres, entiendo por qué te cuesta tanto trabajo abandonar ídolos inútiles y además sucios que te roban, que te dejan en miseria, te hace falta encontrarte frente a frente con el Dios vivo, no lo conoces, por eso prefieres la comida podrida de este mundo, a la gloriosa comida de vida eterna que Dios te ofrece en Cristo. Pídele a Dios que se revele a tu vida.

 

Y Pablo ha venido hablado de falsos maestros que aman el dinero, que han sido consumidos por codicias necias y dañosas y ellos y sus discípulos se han hundido en destrucción y perdición, falsa doctrina, hipocresía, legalismo, jactancia, mentira, amor al dinero, gente engañada por doctrinas de demonios, con conciencias cauterizadas, corruptos de entendimiento.

 

Y le está diciendo: Timoteo, tú no perteneces a ese grupo, tú eres un hombre de Dios, por lo tanto, hay varias cosas que un verdadero hombre de Dios debe hacer. Número uno:

 

1 Ti 6:11b huye de estas cosas,

Como hombres y mujeres de Dios necesitamos aprender que hay cosas contra las cuales no estamos llamados a pelear por una sencilla razón: porque vamos a perder. Como decimos, hay cosas que debemos decir: “patitas para qué las quiero”, “más vale aquí corrió que aquí murió”.

 

Hay lugares a los que no debo pisar, gente a la que no debo frecuentar, pláticas en las que no debo estar, cosas que no debo ver.

 

Yo recuerdo cuando le entregué mi vida al Señor, tenía amigos y compañeros de trabajo de muchos años, y practicábamos juntos una conducta nada piadosa, la presión era fuerte y siendo incrédulos, pues imagínate.

 

De manera que, yo tuve que abandonar por completo estos amigos, y no que no les estimara, o que les juzgara, pero, su influencia no era buena para mí y mucho menos siendo yo un nuevo creyente.

 

Hoy en día, hablo de manera personal obviamente, y no como un mandato porque cada uno conoce sus debilidades, pero, yo no me permito tener tv abierta, no me permito escuchar música que sé que me va a llevar a pensamientos que no debo, mi computadora tiene un programa que monitorea las páginas web que visito, y que bloquea las que son inadecuadas.

 

Yo debo cuidar no estar cerca de gente que ama el dinero, especialmente aquellos que se llaman ministros de Dios.

 

En fin, hay cosas de las que debemos huir, feugo, fugarse, esquivar, desterrar, escapar, evitar, eludir, el peligro, desaparecer, hacerse invisibles de, desvanecerse rápidamente. De manera intencional y sin pensar debes correr, de pasiones necias y dañinas, amor al dinero, falsas doctrinas, todo tipo de pasión desordenada, debes decir: con permiso, esto no es de mi incumbencia, adiós.

 

Me recuerda José con la esposa de Potifar en Génesis 39, la cual lo buscaba, se le insinuaba, porque quería seducirlo, él se negaba, y le daba explicaciones, no, como cree, yo respeto a usted a mi amo, y el último intento de esta mujer fue hacer que no estuviera nadie en casa sino ella y él, y dice:

 

Gén 39:10-12 Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, 11 aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. 12 Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.

 

Aquí no hubo mayor explicación, es see you later. De hecho, hay otras cosas en las que la Biblia nos dice, huyan, no razonen, no pretendan hacerse los open mind, los valientes, nada tienen que hacer ahí. Pablo le dirá a Timoteo en la siguiente carta:

 

2 Ti 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

 

A los corintios Pablo les dice:

 

1 Co 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

 

También nos dicen Pablo y Juan:

 

1 Co 10:14  Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 1 Jn 5:21 Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

 

Todas estas cosas, los ídolos de este mundo como el amor al dinero, el pecado, nuestra naturaleza pecaminosa que batalla contra nuestra alma, pretenden seducirnos, por lo mismo, debemos entrenarnos para huir de ellos, no razonar, no pelear; sí hay una batalla que pelear, pero, no es esta.

 

Nada de que fui a tal lugar para ver qué tan fundado estaba en mi fe, o fui porque ya soy maduro en la fe, nada que ver. Pero, no solo debemos huir, hay otra cosa que debemos hacer, dice Pablo:

 

1 Ti 6:11c y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Cuando se trata de legalismo, de meras normas, leyes, requisitos los cuales debo seguir con mi supuesta fuerza de voluntad lo único que obtengo es una gigantesca apariencia de piedad porque por dentro estoy como un perrito frente a un bistec que no lo dejan probarlo, con la baba caída, o buscando maneras de medio cumplir externamente y por dentro ver cómo arreglármelas para seguir haciendo lo que realmente me gusta.

 

Pero, en el Señor no es así, el Señor no deja un vacío en aquello que nos pide soltar, él siempre lo va a llenar, y nos va a dar no solo el poder de huir, sino que nos va a llenar, nos va a dar propósito; de manera que no vamos a estar como ese perrito, sino más bien saciados, felices.

 

Por ejemplo, si yo tengo días perdido en el desierto sin comer, y me encuentro alguien que tiene una lata de comida de perro, te aseguro que sí me la como y hasta con gusto, pero si vengo del mejor restaurante de carne, y alguien me ofrece una lata de comida de perro, yo le voy a decir: ¿me estás insultando? No gracias.

 

De la misma manera es en Cristo, Dios no solo nos pide que nos abstengamos, de algo, sino que nos llenemos con lo que sí nos sacia. Dios no te llama a “portarte bien” y que en una semana digas: “ta difícil, ya no puedo, ya voy a cuitear”, como se dice aquí, ¡no!

 

Si bien Dios te manda abstenerte y huir de lo malo, te manda a hacer una decisión de seguir lo bueno, así como los deportistas, el gordito que piensa en dietas, solo las respeta uno o dos días, o quizá lo logra por medio año, pero, le falla y se pone más gordito que antes.

 

No así el que cambia dese su mente y corazón la manera de ver la alimentación y el ejercicio, este es el tipo de persona que ya no engorda otra vez.

 

Uno ve la comida como su tierra prometida: un día te veré y otra vez me comeré esos deliciosos tacos. La otra comienza a ver los tacos como enemigos: un taco es colesterol, es grasa, representa abdominales por hacer, granos a mi cara, en otras palabras: uno ve el taco como algo delicioso que un día volverá a ver, el otro lo ve como su enemigo, ¿cuál de los dos va a perseverar?

 

De la misma manera, si tú me dices: ¡es muy difícil Chuy, ya lo intenté! ¿Qué intentaste, dejar de hacer el mal, o comenzar a perseverar en la verdad?

 

Hay una gran diferencia, porque si solo dejaste de hacer el mal, sin perseverar en el la Palabra, en seguir estas cosas, lo único que estás haciendo es comportarte como el gordito que sigue viendo al taco como el amor de su vida, pero que en realidad no quiere nada con una alimentación saludable, guácala, galletas y pan de cartón, que horrible.

 

En fin, no estoy promoviendo que seas una persona fit, estoy animándote a que te conviertas en alguien verdaderamente espiritual para que puedas ver en tu vida verdaderas victorias, avance, madurez, restauración, libertad, porque recuerda, no es que te quedes en el mismo punto, estás retrocediendo y no va a ser algo bueno.

 

Por eso dice Pablo, huye de lo malo, pero, no dejes el vacío ahí, sigue lo bueno, procúralo, persevera, ámalo, cambia tu manera de ver tu pecado, comiénzalo a ver como un enemigo, no como un mal necesario y delicioso, sino todo lo contrario, aborrécelo como Dios lo aborrece, no quieras nada que ver con él, y aprende a amar lo que es bueno.

 

¿Cuál es la palabra seguir? dióko, perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar, y me llama la atención que también tiene el significado de poner en fuga, ahuyentar, expulsar.

 

Lo cual me dice otra verdad: que la mejor manera de mantenerme libre de tentación y de maldad no es alimentando pensamientos pecaminosos, en mi mente, chismes, o codicias, o lujuria, y diciendo: te reprendo diablo, carne malvada.

 

No, la manera es siguiendo la verdad, declarándola, versículos memorizados, leer la escritura mientras estoy en oración, y en mi oración medito la verdad, la voluntad de Dios y pongo por obra sus principios, esto no solo me va a cuidar, sino que esta práctica va a ahuyentar, a poner en fuga, a expulsar esos deseos pecaminosos, cualquier tentación. Por eso la Escritura dice:

 

Gál 5:16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa.

 

Aquí está nuestra victoria, no en pelear contra la carne, sino en procurar andar en el Espíritu, ¿cómo? De esta manera, llenando todo vacío y poniendo toda mi atención en estas cosas, porque cuando lo haga, el Espíritu Santo me estará fortaleciendo y dándome la victoria en cualquier área en mi vida. Y mira lo que debemos seguir:

 

1 Ti 6:11d la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Para que puedas huir eficazmente, ahuyentar, poner en fuga lo que te destruye, tienes que perseguir, proseguir, seguir, ir tras, procurar, buscar ardientemente, practicar:

 

La justicia dikaiosúne, lo que Dios dice que es bueno, ir tras el estándar de Dios, hacer de lo que él requiere lo que yo requiero. Lo recto bueno, e íntegro.

 

La piedad, eusébeia, devoción a Dios, una vida comprometida en alma, en corazón, movido por el amor a Dios. Antes de Cristo vivimos en una profunda devoción a nosotros mismos, al conocerle, estos afectos y compromisos cambian al que le entregaste tu vida, al que te rendiste.

 

Segur la fe pístis, la confianza en Cristo, en su Palabra, en sus promesas, el comenzar a vivir no por convicciones surgidas de un corazón perverso y engañoso, de un mundo en tinieblas, sino de la verdad bíblica. Vivir guiados, fortalecidos por lo que Dios ha dicho, por quién es él y lo que manda.

 

El amor, agape, este amor incondicional, sacrificial, servicial, conocer al que es amor, y seguirlo.

 

La paciencia jupomone, la cual habla de resistencia, aguante bajo presión, pero con esperanza y gozo, creciendo en la fe, en la confianza en Dios, no resistiendo amargamente o lleno de temor y desconfianza, sino todo lo contrario. Perseverando, persistiendo, sabiendo que Dios es bueno.

 

Y por último siguiendo la mansedumbre, praótes, esta capacidad de ser sujetos al control del Espíritu Santo, mansedumbre habla de ceder control voluntariamente. Ya no vivo yo, mas ahora vives tú Señor.

 

¿A qué te suenan estas cosas? Al fruto del Espíritu, seguimos hablando de lo mismo. Y me encanta, ver algo: para el hombre de Dios, más que un ministerio, ser famoso, estudiar hasta convertirse en un erudito bíblico y escribir libros, o hacer muchas buenas obras hasta convertirse en el padre Tereso, lo más valioso es seguir, procurar un carácter.

 

Porque si tienes estos rasgos de carácter, el resto es añadidura, y no estarás en peligro de amar el dinero, o la fama, o el éxito, más que a Dios, y estarás protegido. Estas cosas son las que debe poner un hombre o mujer de Dios como su guía, como su lámpara, para poder hacer lo siguiente:

 

1 Ti 6:12a Pelea la buena batalla de la fe

1º Huimos de lo malo, 2º Seguimos lo bueno, 3º Necesitamos pelear una buena batalla. Mis hermanos, debemos dejar de vernos a nosotros mismos como los hijos mimados de un rey a los que no les debe dar ni el sol porque se enferman, no, la Biblia nos llama soldados, debes verte a ti mismo como un soldado, como un guerrero.

 

No estamos en casa y tenemos un enemigo que está comprometido con hacernos caer, con desenfocarnos, con hacer que blasfememos el nombre de nuestro Señor. No podemos pensar que el cristianismo es tener posiciones de comodidad y bienestar.

 

Si bien no a todos nos toca estar en un país donde hay persecución religiosa, de cualquier manera, batallamos con los deseos carnales que están batallando contra nuestra alma, Pablo le dijo a Timoteo:

 

2 Ti 2:3-4 Soporta el sufrimiento junto conmigo como un buen soldado de Cristo Jesús. 4 Ningún soldado se enreda en los asuntos de la vida civil, porque de ser así, no podría agradar al oficial que lo reclutó. (NTV)

 

Pablo mismo dijo en la antesala de su ejecución:

 

2 Ti 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

 

Pablo dijo en Hechos 14 a la gente de Listra, Iconio y Antioquía después de haber sido apedreado:

 

Hch 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

 

En 2 Timoteo también dijo:

 

2 Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

 

Nuestro Señor también nos advirtió:

 

Mat 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

 

Dice en Efesios 6:

 

Efe 6:10-13 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. 13 Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.

 

Satanás está comprometido con hacernos caer de la posición de privilegio que tenemos en Cristo, y ¿sabes en qué consiste la armadura? Verdad, justicia, el evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios, ¿te suena?

 

Hay guerra, hay batalla, no es fácil, pero un verdadero guerrero no se rinde, está orgulloso de morir en el campo de batalla por su rey.

 

Pelear es la palabra agónizomai, de donde viene nuestra palabra agonizar, y es una palabra utilizada en un contexto militar y deportivo, la cual describe la agonizante concentración, disciplina convicción y esfuerzo que se necesita o para ganar, o para sobrevivir. Y el tiempo en el que está conjugada implica que es algo que tiene que estarse haciendo continuamente.

 

Y dice la buena Kalos, batalla, es decir, muchas veces elegimos pelear por la batalla equivocada, lo vimos la semana pasada, escogemos un dios equivocado como el dinero, como los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida, gastamos toda nuestra energía, recursos y talentos, y terminamos derrotados, en miseria.

 

Debemos de estar cuidando de pelear la batalla correcta, batalla es la palabra agón, de la misma raíz de agónizomai, pero aquí se refiere al conflicto espiritual con el reino de Satanás que está en constante lucha contra nosotros, contra el reino de los cielos. Debemos pelear la batalla de la fe, la cual se refiere a todo el contenido de la fe que se nos ha dado.

 

Esta es la clave, pelear la batalla correcta, hay quienes pelean por diferentes cosas, en el mejor de los casos algunas de ellas no son malas como por ejemplo la ley DACA, o las diferentes leyes que luchan por la vida, no aborto, y demás. Otras sí son para leyes impías.

 

Pero, nosotros debemos asegurarnos de estar peleando esta batalla primero que cualquier otra, y hacer que cualquier otra batalla tenga este máximo propósito, llevar a la gente a confrontarse con el Evangelio de la salvación. Ya vimos nuestra armadura, seguir, ir tras un carácter, ¿de qué otra manera?

 
II. Un hombre o una mujer De Dios decide tomar una perspectiva eterna, recordar su llamado y profesionalismo de fe en todo momento.
 

1 Ti 6:12b echa mano de la vida eterna,

Esta es otra de nuestras armas, echar mano, apoderarte, prende, toma la vida eterna, ¿en qué sentido? Timoteo ya era salvo, no, más bien tiene que ver con lo mismo que vimos al principio, es una cuestión de identidad, ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿a quién pertenezco?, ¿dónde está mi hogar?

 

Es una exhortación a vivir y servir al Señor y a su iglesia tomando en cuenta la eternidad que ya tengo, que me espera, porque si solo vivo y batallo por lo que pueda obtener en este mundo, mi perspectiva estará equivocada y muy corta. ¿Qué necesito? Hacer lo que Pablo mientras batallo, mientras entiendo que aquí no está el cielo, porque no voy a estar aquí para siempre, es un hecho, entonces debo recordar:

 

Col 3:1-5 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. (NTV)

 

Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

 

Esta es la perspectiva que un hombre o mujer de Dios debe tener para poder vivir victoriosos en este mundo. Y por si fuera poco Pablo habla recuerda el llamado, dice:

 

1 Ti 6:12c a la cual asimismo fuiste llamado,

Recordar que él nos predestinó y nos llamó para ser suyos, para pertenecerle, para transformarnos a su imagen, porque un día estaremos viviendo en su reino, como sus hijos, y no podemos vivir como hijos de tinieblas cuando se supone que hemos sido alumbrados por su luz admirable, dice la Palabra:

 

2 Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo; (NVI)

 

Efe 1:4 Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él.

 

Es absurdo pensar que el llamado de Dios es a ser ricos y exitosos de acuerdo a los estándares de este mundo, el cual no le interesa en lo más mínimo lo eterno, porque ni siquiera cree en lo eterno, todo se trata de disfrutar en este mundo antes de que los gusanos se coman tu cuerpo.

 

El cual no tiene un sentido del juicio venidero, de que va a comparecer delante del justo, que le dio la vida, dice la Palabra:

 

Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

 

Pero, nosotros sabemos que este mundo es temporal, Cristo mismo dijo: mi reino no es de este mundo, si lo fuera no hubiera permitido que me crucificaran. Pero, el reino de nuestro amado Dios viene, y sus riquezas y bendiciones son mucho más que cosas temporales. Son cosas que no se destruyen, que no se pudren y que no se las roban. Y dice:

 

1 Ti 6:12c habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

Quizá en su bautizo, quizá cuando fue llamado al ministerio, pero, todos nosotros debemos recordar, en especial en los momentos de aflicción e incomodidad que hicimos una buena profesión.

 

Es decir, expresamos con nuestros labios: soy de Cristo, ya no vivo yo, vive Cristo en mí. Mi pasado solo fue un desperdicio que trajo dolor y miseria a mi vida, que llevó a Jesucristo a la cruz del calvario, porque si él no hubiera ido ahí, yo hubiera tenido que pagar con condenación eterna. Jesucristo le mandó decir a Juan cuando él estaba en la cárcel por causa de la verdad:

 

Luc 7:23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

 

Hoy en día hay muchos pseudo creyentes porque han recibido un pseudo evangelio, o no lo han entendido, y no tienen su fe enraizada en la verdad, y dice la parábola que cuando llega la prueba por causa de la verdad tropiezan.

 

Por eso nosotros debemos recordar en todo momento lo que creímos, lo que creemos, lo que esperamos. ¿Ya hiciste tu profesión? ¿Ya declaraste al mundo entero quién es tu dueño y Señor, lo que esperas? Entonces no lo olvides en tiempos de aflicción, o tentación, te será muy útil.

 

Ahí está la victoria de nuestras vidas, mira lo que hemos venido viendo, ¿te das cuenta que no son espíritus chocarreros los que esclavizan a las personas, que, si es creyente en Cristo, no es una liberación lo que necesita, sino más bien poner por obra estos principios.

 

Entonces si realmente somos creyentes echar la culpa a los espíritus por no cambiar o ser libres es realmente una justificación, porque Dios ya nos ha dado las armas eficaces para vencer.
 
III. Un hombre o mujer De Dios es fiel al mandamiento porque entiende quien le esta enviando y delante de quien comparecerá. 
 

1 Ti 6:13a Te mando delante de Dios,

Pablo le está haciendo un mandato a Pablo, no es una opción, es algo que debería procurar con fidelidad. Y en especial Timoteo, quien le estaba siendo difícil mantenerse fiel en un lugar como la iglesia de Éfeso, la cual estaba plagada de falsa doctrina, de gente que lo tenía en poco, de pastores no calificados. Timoteo necesitaba recordar quién era su Dios.

 

Y para nosotros no es diferente, para seguir manteniéndonos santos para el Señor, fieles a su servicio a pesar de las dificultades, no debemos olvidar quién es nuestro Dios, que en todo momento estamos delante de él, y necesitamos crecer en el conocimiento de su carácter y poder. Esta debe ser la más alta motivación de todo creyente: quién es nuestro Dios. En primer lugar, Pablo nos recuerda:

 

1 Ti 6:13b que da vida a todas las cosas,

Él es todopoderoso, el creador de los cielos y la tierra, por lo tanto, el sustentador de ella, su protector, el dador de vida; si no lo has escuchado, busca las enseñanzas de Génesis, en nuestra página de Facebook, para que te des una idea de quién es nuestro Dios, de sus planes originales para nosotros. Dice la Palabra:

 

Sal 36:5-10 Tu amor inagotable, oh SEÑOR, es tan inmenso como los cielos; tu fidelidad sobrepasa las nubes. 6 Tu rectitud es como las poderosas montañas, tu justicia, como la profundidad de los océanos. Tú cuidas de la gente y de los animales por igual, oh SEÑOR. 7 ¡Qué precioso es tu amor inagotable, oh Dios! Todos los seres humanos encuentran refugio a la sombra de tus alas. 8 Los alimentas con la abundancia de tu propia casa y les permites beber del río de tus delicias. 9 Pues tú eres la fuente de vida, la luz con la que vemos. 10 Derrama tu amor inagotable sobre los que te aman; haz justicia a los de corazón sincero.

 

No solo estamos delante del Dios Todopoderoso, dice Pablo:

 

1 Ti 6:13c y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato,

Jesucristo, quien sabiendo que le iba a costar la vida, sin dudar confesó delante de Poncio Pilato que era el Rey, el Mesías, la verdad, quien le dijo entre otras cosas: mi reino no es de este mundo, no tendrías autoridad si mi Padre no te la hubiese dado. Esto nos recuerda lo que dijo el Señor:

 

Luc 9:24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

 

Cristo mismo es llamado “el Testigo Fiel”. Es decir, lo que creemos no está basado en nosotros, o en ningún hombre, sino en Cristo, quien pisó esta tierra y cambió la historia en dos.

 

Y ambos, nuestro Padre eterno, nuestro Dios, y Jesucristo nuestro salvador no solo son testigos, o jueces a quienes debemos temer, sino que nos capacitan, nos dan la victoria, nos hacen capaces de cumplir la voluntad de un Dios eterno. Dice la Palabra:

 

Efe 1:17-19 Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. 18 Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, 19 y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz

 

Efe 1:20-23 que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, 21 muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. 22 Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. 23 Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo. (NVI)

 

Y dice Pablo, Timoteo por estas sencillas razones:

 

1 Ti 6:14a que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión,

Guárdalo,
teréo, vigílalo de pérdida o daño, no lo pierdas de vista, obedécelo, vela por él, consérvalo, retenlo, protégelo, custódialo, ponlo por obra, predícalo, y cuida que así sea predicado.

 

Que el mandamiento, la Escritura, la doctrina, se mantenga
áspilos, sin mácula, sin defecto, sin contaminación, sin mancha, no lo diluyas, no lo alteres, que no tenga tacha, impecable, puro. Y sin reprensión, anepíleptos, sin culpa, irreprensible, lo cual tiene que ver con mi conducta.

 

Y como lo hemos visto, guardarlo no solo tiene que ver con cuidar de enseñar la Palabra correctamente, sino también con una conducta que sea acorde con la enseñanza. La Palabra dice:

 

2 Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

 

Gál 1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

 

Hay una autoridad, hay un evangelio, ningún hombre tiene el derecho de decir que hay una tradición superior a lo que ya está escrito. Y todos vamos a dar cuentas con respecto a lo que hicimos con él, si lo creímos, si lo enseñamos fielmente, si lo pusimos por obra. Y Pablo le recuerda a Timoteo:

 

1 Ti 6:14a hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,

Timoteo, no desmayes, no te canses, si Cristo no resucitó, comamos y bebamos que mañana moriremos, pero, él resucitó, no está en ningún lugar de esta tierra, su tumba está vacía, él se presentó delante de cientos de testigos, millones de creyentes han dado su vida por él. Y el prometió algo:

 

Jua 14:1-3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

 

Hch 1:9 Después de decir esto, Jesús fue levantado en una nube mientras ellos observaban, y hasta que ya no pudieron verlo. 10 Y mientras se esforzaban por verlo ascender al cielo, dos hombres vestidos con túnicas blancas de repente se pusieron en medio de ellos. 11 «Hombres de Galilea —les dijeron—, ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo, ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!».

 

No sé en qué momento de tu fe estés, pero espero que no seas de los que dicen sin ningún reparo: “yo conozco de Dios, pero estoy alejado, pero mi compromiso no es como el que un día tuve”. Cuidado mira delante de quién realmente estás, y además, no quieres alejarte avergonzado cuando él regrese.

 

Sí, estamos en una guerra, y cuesta trabajo huir, seguir, pelear, pero no va a ser eterno, hay un fin, y ese fin está cerca, de acuerdo a lo que vemos en la Escritura, el Señor dijo hablando de todas las señales que hemos estado presenciando:

 

Luc 21:28 Por lo tanto, cuando todas estas cosas comiencen a suceder, pónganse de pie y levanten la mirada, ¡porque la salvación está cerca!

 

No te canses de hacer el bien, no desmayes. Y mira lo que pasará cuando Cristo regrese:

 

1 Ti 6:15a la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado

En el tiempo prescrito por Dios, quien es el único que sabe cuándo, nadie más lo sabe, palabras de nuestro Señor Jesucristo el regreso de nuestro Señor Jesucristo va a

deiknúo

, mostrar, manifestar, explicar, exhibir, en todo su esplendor a nuestro Señor. No será algo oculto, él dijo:

 

Luc 17:24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.

 

Y cando eso suceda todo ojo le verá, toda rodilla se doblará, toda lengua confesará que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre. Y me encantan los adjetivos:

 

Bienaventurado. Dios nos puede hacer felices y dichosos porque él lo es,
makários
, a pesar de todo lo que vemos, Dios está feliz, contento, satisfecho, en paz, con perfecto gozo, porque él conoce el fin, y en el fin, él será victorioso y su justicia perfecta sobre todo hombre, nada se puede interponer ante él, ¿por qué? No solo es bienaventurado, dice Pablo:

 

1 Ti 6:15a solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,

Solo él es Dios, él es absolutamente soberano, no le da cuentas a nadie, ni fue creado por nadie, él es, siempre ha sido y será.

 

El poder de todos las estrellas y galaxias son finitas, tienen un fin, pero, él no lo tiene, su poder no tiene límites, él gobierna y todo se mueve hoy de acuerdo a sus planes. Él está sobre todo gobierno, o autoridad, no hay tal cosa como el mal contra el bien, lucha de titanes. Solo hay un Dios dueño de todo, sustentador de todo.

Lo cual nos hace descansar y tener la paz de que lo que él dice sucederá, sin importar nada, por eso podemos descansar en él, por eso debemos conocer sus promesas, de ahí surge la fe. La fe no es fe en la fe, no es disposición humana, o adrenalina, es conocer a un Dios Todopoderoso que no cambia y que lo que promete será, a pesar de tiempo, espacio o lo que sea.

 

Él tiene todo bajo control, no necesitamos preocuparnos ser transigentes, forzar cosas, el éxito de esta iglesia no depende de nuestro ingenio, sabiduría o talento. Nuestra responsabilidad es conocerlo y confiar en él, ahí está nuestro descanso, nuestro reposo. Y dice:

 

1 Ti 6:16a el único que tiene inmortalidad,

Los romanos pensaban que los emperadores eran inmortales, pero, dice Pablo, solo Dios es inmortal, es decir, no muere, en el ser humano hay eternidad, pero los incrédulos morirán eternamente, es decir, no serán aniquilados, estarán consientes en un infierno sin fin.  Claro no es lo que Dios había planeado para ellos, pero por su propia necedad ahí estarán, pero, Dios es inmortal, dice el Salmo:

 

Sal 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

 

Nuestro amado Dios está por encima de la historia y más allá del tiempo, de manera que podemos estar consolados, por eso Pablo decía:

 

2 Co 4:17 Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.

 

Y no solo eso, dice:

 

1 Ti 6:16b que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver,

Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él, vive completamente separado del pecado, en un ambiente de absoluta pureza. Eso lo hace inaccesible, para nosotros, imposible siquiera de ver, por dos causas:

 

Piensa en una diminuta hormiga en la pata de un elefante africano, sencillamente los ojos de la hormiga no lo ven, ni lo aprecian, para ella es una montaña más que recorrer, no entiende su existencia. Si no fuese porque Dios se revela a nosotros, nosotros jamás sospecharíamos quien es él. El Dios no conocido le decían los griegos, Pablo decía, Dios se revela para que quizá palpando lo encontremos.

 

Segundo, no tenemos un cuerpo adecuado para verle, este cuerpo es chafísima, no podemos ver el sol directamente sin el peligro de quedar ciegos. Ahora, ni una pizca de maldad puede estar delante de Dios sin ser consumida. Y la biblia dice:

 

Heb 12:29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Sal 5:4-6 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti. 5 Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad. 6 Destruirás a los que hablan mentira;

Éxo 33:20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.

 

Hoy eso no es posible, no es posible ver a Dios en toda su gloria, sin embargo, qué maravilloso que en Cristo esperamos una resurrección, un nuevo cuerpo para poder habitar y ver la luz gloriosa de nuestro Señor. Hoy solo le podemos ver por la fe, cuando confiamos en su Palabra, pero, él prometió:

 

Mat 5:8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

El Señor es quien nos ha justificado, y nos limpia por su Espíritu. Dice también:

 

1 Co 13:12 Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara.

 

Esto nos debe inspirar doblemente, para huir, seguir y pelear, pero, no solo eso, sino saber y confiar en que Dios es más grande que cualquiera de nuestros problemas o situaciones, pero debemos rendirnos a él y comenzar a confiar y a obedecer. Por eso dice pablo:

 

1 Ti 6:16b al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

Es decir, por lo tanto, que Dios sea respetado, que se le dé el peso, el valor, la importancia correcta, y que su reino nunca termine. En toda doxología como esta se menciona lo mismo. Dios es digno de toda nuestra honra, respeto, obediencia, de recibir nuestras vidas por completo.

 

Todo esto debería ser suficiente para obedecer, para no temer, para luchar como buenos soldados de Jesucristo, para no desmayar, para vivir vidas justas y piadosas. Te voy a decir un principio maravilloso de Jhon McArthur, dice:

La forma en la que una persona vive refleja directamente lo que realmente cree acerca de Dios.

 

Un escritor llamado A. W. Tozer escribió: “Lo que viene a nuestra mente cuando reflexionamos sobre Dios es lo más importante acerca de nosotros”. El punto es, ¿cómo concebimos a Dios en lo profundo de nuestro corazón? Porque lo que viene a nuestra mente cuando pensamos en Dios es lo que realmente predice con certeza nuestro futuro espiritual. 

 

Mis hermanos, ¿cuáles son nuestras decisiones, nuestro estilo de vida, más allá de lo que decimos conocer de la Biblia? Si vivimos impíamente, eso significa dos cosas: no lo conocemos, o lo conocemos pero somos temerarios, porque estamos delante del fuego consumidor, y solo alguien impío puede desafiar a Dios de esa manera, y no va a quedar impune, si no se arrepiente, el juicio ya viene, no se tarda. Y Pablo cierra, y nosotros cerramos esta carta:
 
IV. Mandatos finales para un hombre o una mujer De Dios con respecto al dinero y a la falsa doctrina. 

1 Ti 6:17a A los ricos de este siglo

A aquellos que en este período de tiempo Dios les concedió riquezas de este mundo, después de lo que ya hablamos de las riquezas, y de ver quién es el verdadero dueño de ellas, dice Pablo mándales dos cosas:

 

1 Ti 6:17b manda que no sean altivos,

Que se cuiden de ser hupsélophroneó, un verbo compuesto que significa, “pensar alto”, es decir, no se dejen marear por las riquezas, no sean altaneros ni tengan una elevada opinión de sí mismos, no desprecien a los que están abajo en la escala económica, cuídense del orgullo, ya vimos bastante acerca del dinero la semana pasada.

 

El rasgo de carácter de un hijo de Dios es la humildad, no el orgullo, somos simples mayordomos de lo que no es nuestro, y se nos va a pedir cuentas, y dice Pablo:

 

1 Ti 6:17c ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas,

Cuidado, es una tentación comenzar a ver a los demás inferiores, como siervos, y comenzar a servir al dios mammoná, y es un dios equivocado, recuérdales que no confíen en sus riquezas, no son un dios confiable, las circunstancias pueden cambiar en un instante, pregúntale a la directora de la escuela esta que se cayó en México. Dice la Palabra:

 

Pro 23:4-5 No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. 5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo.

 

Ya lo vimos no son las riquezas en sí lo que es malo, eso es neutral, es que pongas tu confianza en ellas, que creas que de ellas depende tu seguridad, tu felicidad, tu tranquilidad, tu éxito. Pablo vuelve a recordar:

 

1 Ti 6:17d sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Dos cosas, cualquier ídolo, en especial las riquezas es un dios inútil que no tiene ojos para ver, ni oídos para oír, ni piensa, ni camina, sin embargo, es totalmente destructivo servirlo, idolatrarlo. Pero, nuestro Dios, lo acabamos de ver, es el Todopoderoso, el Dios vivo y verdadero.

 

Tienes que cambiar tus convicciones y comenzar a pensar que es Dios de quien dependes, es él quien te permite seguir pensando, utilizando tus dones, tus recursos, él te los dio y te permite usarlos cada día, él te cuida para que vayas a trabajar y regreses y no te ocurra nada en el camino, o la empresa quiebre, o te corran de tu trabajo, o haya una depresión económica que haga que tus inversiones no valgan nada.

 

Es Dios y siempre ha sido nuestro verdadero benefactor, porque solo él es el Dios vivo. Él es quien nos provee de todo para que lo disfrutemos, no es Satanás, no es la codicia; y nos da en abundancia, al contrario, la codicia es la que nos empobrece, dice la Palabra:

 

Pro 11:24-25 Da con generosidad y serás más rico; sé tacaño y lo perderás todo. 25 El generoso prosperará, y el que reanima a otros será reanimado. (NTV)

 

Escoge al Dios correcto, sirve al Dios correcto, no olvides quién es él, que tus hábitos financieros hablen de que en verdad entiendes quién es tu benefactor. Y dice:

 

1 Ti 6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;

Pablo dice, en lugar de orgullosos, que hagan el bien, que vean las riquezas como un medio para bendecir, para manifestar el carácter de un hombre o mujer de Dios, dando con liberalidad, es decir, sin esperar nada a cambio, sin esperar ganar control o reconocimiento, y además listos para compartir de lo que Dios les ha confiado, ¿para qué?

 

1 Ti 6:19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

Así es como se invierte en lo celestial, así es como se está seguro de estar enviando nuestras posesiones al cielo, y estamos dejando un fundamento, al no vivir solo para lo temporal y para auto saciarnos, sino pensando en una inversión eterna. Santiago escribió con respecto a los orgullosos y avaros:

 

Stg 5:1-3 Presten atención, ustedes los ricos: lloren y giman con angustia por todas las calamidades que les esperan. 2 Su riqueza se está pudriendo, y su ropa fina son trapos carcomidos por polillas. 3 Su oro y plata han perdido su valor. Las mismas riquezas con las que contaban les consumirán la carne como lo hace el fuego. El tesoro que han acumulado se usará como evidencia contra ustedes el día del juicio.

 

¿Por qué? Porque nunca pasó de servir para auto saciarse, porque nunca hubo una inversión eterna, entonces la riqueza se estancó, se pudrió, y al llegar al cielo ya no tenía ningún valor, al contrario, era desperdicio, era algo desagradable, y lo peor, evidencia para pérdida en el día del juicio, si no es que algo peor. Y Pablo remarca otra cosa:

 

1 Ti 6:20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, 1 Ti 6:21 la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

Una vez más le vuelve a repetir: guarda esta sana doctrina que ya se te encomendó, calvarianos, guardemos esta sana doctrina. Hay pláticas vanas, hay argumentos del falso conocimiento, ya hablamos de esto a lo largo de toda la carta.

 

Si no cuidamos de amar la Escritura, de ponerla por obra, de relacionarnos con ella, corremos el peligro de extraviarnos de la fe, y hermanos, no es un buen lugar para estar, ya de por sí, vivimos en un mundo perdido, que no nos pase.

 

Al parecer era un gran problema en Éfeso, y sí porque esta era una de las ciudades más prominentes en Asia, y no solo el amor al dinero y a este mundo, sino falsa doctrina, un desinterés por la verdad, por pretender escuchar lo que yo quiero escuchar y no estar dispuestos a obedecer.

 

1 Ti 6:21b La gracia sea contigo. Amén.

Es todo lo que necesitamos, la influencia divina sobre el corazón del hombre y su reflejo en la vida, Jaris. No podemos andar sin ella, no podemos hacer nada sin ella.

 

Que Dios nos permita avanzar en su Palabra, pero, no solo para ganar información de la Biblia, sino para que en verdad podamos conocer a nuestro Dios, recuerda, nuestro estilo de vida manifiesta si realmente conocemos y amamos a nuestro Dios.