Dec 22, 2016
Cena de varones de fin de año 2016 “Mayor Autoridad, Mayor Responsabilidad” Josué 7:1-26

CENA FIN DE AÑO 2016

VARONES

MAYOR AUTORIDAD, MAYOR RESPONSABILIDAD

Josué 7:1-26

Diciembre 22 2016

 

INTRODUCCIÓN

 

Es un gozo para mí el estar juntos esta noche dándole gracias a Dios por este año lleno de bendiciones, pruebas y demás, donde hemos visto su fidelidad, ya que varones, hoy estamos aquí, a pesar de todo, y por la gracia de Dios.

 

Y me gustaría cerrar este año recordando algunos principios muy importantes para nosotros como varones, no olvidando quienes somos, a quién representamos, cuál debería ser nuestro más alto propósito, y por qué es tan importante cuidarlo.

 

Primeramente, no olvidemos lo que somos, si hemos creído en Cristo, a lo cual toda persona, en todo lugar está llamada, esto es lo que somos y a lo que estamos llamados:

 

1 Pe 2:9-10 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. 10 Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido. (NTV)

 

Mis hermanos, no olvidemos lo que éramos, de dónde se nos rescató, nuestros ojos fueron abiertos, pero ahora sabemos que de aquí a 100 años lo que estamos viendo va a dejar de ser, o viene Cristo, o nosotros vamos con él, ni uno solo de los que estamos aquí seguiremos aquí, ténganlo por seguro.

 

Sin embargo, Dios ha puesto eternidad en nosotros, y de aquel lado solo hay dos destinos, o por gracia de Dios, por la fe en Jesucristo y en su obra con él por la eternidad, o por incredulidad en eterna condenación.

 

Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

 

Y como creyentes, ahí no termina todo, un día estaremos delante de Cristo dando cuentas por todo lo que se nos confió, la salvación, el Espíritu Santo en nosotros, dones, habilidades, recursos, capacidades, en otras palabras, nuestras vidas. Hoy sabemos que esta vida que vivimos no es nuestra, es del Señor, y él nos la confió para traerle gloria, para serle útiles de una manera u otra.

 

Pero, hemos aprendido también que somos parte de un cuerpo, la iglesia, que en ella también tenemos responsabilidades, somos parte de familias, y si somos casados, o un día lo seremos también tenemos ahí responsabilidades por las cuales un día responderemos delante de Dios.

 

2 Co 5:9-10 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

 

Rom 14:10 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

 

Mis hermanos, las decisiones que tomemos hoy de seguir al Señor, de seguir la justicia, de permanecer en él, están vinculadas directamente con nuestro futuro, pero, no solo con nuestro futuro, el Señor el día de hoy nos ha provisto todo para tener una vida plena, llena de su abundancia.

 

Claro, no con respecto a los deseos de los ojos, de la carne, o la vanagloria de la vida, sino de acuerdo a principios, y valores eternos, los valores del reino de los cielos, porque además el Señor nos lo dejó advertido, este no es el final, esta tierra no es nuestro hogar, y aquí tendríamos aflicción porque el mundo aborrece a Dios.

 

Pero, sí nos ha dejado todo lo necesario para vivir una vida que le agrade, que le glorifique, todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas, las tenemos en Cristo, en el Espíritu Santo en nosotros.

 

Y necesitamos recordar que nosotros somos varones, Dios nos creó a su imagen y semejanza, lo cual perdimos el día que Adán pecó, el hombre no regenerado, como un día lo fuimos cada uno de nosotros, no refleja a Dios, refleja una humanidad caída, vendida al pecado.

 

Pero, al venir a Cristo eso fue recuperado, Cristo en nosotros nos da la posibilidad de mostrarle al mundo, y nosotros como hombres, estamos llamados a reflejar el carácter de Dios, en cuanto al liderazgo, en cuanto a ser cabezas de nuestro hogar, en cuanto a tomar las riendas y dirigir a los que amamos, en casa y en la iglesia.

 

En la Biblia, Dios no está representado como una mujer, sino como un hombre, y no lo digo en un sentido machista, sino que así está diseñado, así lo diseñó Dios, Dios Padre, cabeza de Cristo, Cristo, cabeza del hombre, y el hombre cabeza de la mujer.

 

Pero, lo hemos dicho muchas otras veces, ésta mucho más que se una posición de privilegio, es una posición de responsabilidad, porque ¿qué creen? El hombre, más hombre de todos, el modelo perfecto de la hombría, es Cristo, y él no vino a ser el más macho de todos, él dio su vida por todos, se entregó a sí mismo, se humilló a sí mismo.

 

Siendo el rey y creador de todo, el sustentador, no vino a ser servido, sino a servir, él nos enseñó que el camino verdadero al liderazgo no es el orgullo, no es ser dictadores, o subyugadores, sino siervos humildes, que ganan el respeto, que ganan el amor, que ganan la confianza al entregarse en sacrificio y servicio por los demás, y por su Señor. En especial los casados por sus esposas y por sus hijos.

 

Y hoy quisiera recordarte que por lo mismo, cada decisión que tomas cuenta, definitivamente las decisiones de los que te rodean te afectan, malas o buenas decisiones de tu esposa, de tus hijos, de amigos, afectan, pero en especial, en nuestro rol de líderes lo que hacemos o no, decisiones buenas o malas, de seguir a Cristo fielmente, de ser o no fieles, de ser vagos espirituales, o responsables siervos que saben que un día darán cuentas delante de su Señor afectan.

 

Y no debemos olvidar que a mayor autoridad, se tiene mayor responsabilidad, y en especial nosotros varones, podemos arrastrar a la ruina no solo nuestras vidas, sino la de toda nuestra familia, y quisiera checar la vida de un hombre que nos recordará lo que sucede cuando nos dejamos llevar, y no hacemos lo que debemos hacer.

 

Esta historia comienza mucho tiempo atrás, Dios ya sacó a su pueblo de Egipto con milagros y señales impresionantes, los Israelitas ya vagaron 40 años en el desierto por su incredulidad, y toda esa generación falleció, por su incredulidad, aunque Dios no los abandonó, caminó con ellos toda la consecuencia de sus necedades.

 

Moisés también ya falleció y le dejó la estafeta a Josué, el Señor ya le prometió estar con él, cruzaron el río Jordán de una manera milagrosa, partiendo Dios el río en dos en tiempos donde éste se desbordaba.

 

Dios ya les entregó la primera ciudad, Jericó, una ciudad poderosa, y de una manera milagrosa, Dios hace que las murallas de la ciudad caigan, pero, les da una orden: no se queden con nada, solo los metales preciosos los salvarán y serán consagrados a Dios, pero el resto, acaben con todo, ganado, posiciones y demás.

 

Recuerden que Dios estaba trayendo juicio contra todas esas naciones, a las cuales les dio siglos para arrepentirse, pero lejos de que eso sucediera, se corrompieron más y más hasta llenar el vaso de juicio sobre ellos. Israel solo era un medio para que Dios derramara su juicio.

 

Pero, recuerda, Dios siempre que pide algo, tiene un propósito, él está viendo en la eternidad, él está ocupado de nuestro carácter, de la manera en la que lo conocemos, para poder darle a conocer. Dios sabe que lo más importante para cualquier ser humano es conocerle de la manera que él es, no como nosotros nos imaginamos.

 

Y les pide eso, no se queden con nada, ahora, más adelante, te darás cuenta de cómo fue el único lugar, porque en todos los demás lugares, el Señor sí les permitió quedarse con todo, pero, con este primer lugar no, iba a ser consagrado a Dios, y veamos lo que pasa.

 

Jos 7:1 Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi,  hijo de Zabdi,  hijo de Zera,  de la tribu de Judá,  tomó del anatema;  y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel.

 

El anatema, es todo lo que Dios había mandado que se destruyera. Y date cuenta de algo, lo que hagas mal o bien, no solo te afecta a ti, le afecta a todos los que te rodean, como lo hemos visto, somos un cuerpo, si una parte del cuerpo se duele, todo el cuerpo se duele, si una parte recibe honra, todo el cuerpo recibe honra.

 

No caigas en una mentira, lo que hagas bueno o malo afectará a los que te rodean, a tus hermanos, a tus amigos. Y dice:

 

Jos 7:2 Después Josué envió hombres desde Jericó a Hai, que estaba junto a Bet-avén hacia el oriente de Bet-el; y les habló diciendo:  Subid y reconoced la tierra.  Y ellos subieron y reconocieron a Hai. Jos 7:3 Y volviendo a Josué,  le dijeron: No suba todo el pueblo,  sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai;  no fatigues a todo el pueblo yendo allí,  porque son pocos.

 

Checa varios errores, Dios les dio una tremenda victoria, e inmediatamente piensan, que fregones somos, tanto que ya no necesitamos ni orar, y además ni tanta gente. Ellos utilizan su propio juicio, confiando en sí mismos, olvidando que la clave de una vida victoriosa en cualquier área, es la presencia de Dios, él dijo:

 

Pro 3:5-8 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

 

Ni ellos, ni Josué consultan a Dios, para ver que todo vaya bien, tú y yo necesitamos constantemente estar en contacto con nuestro Señor para recibir instrucción, no debemos caer en la necedad de la auto suficiencia, de la independencia de Dios, porque solo vamos a desperdiciar, no vamos a poder sacar el máximo de lo que Dios nos ha dado. Y ve lo que pasó:

 

Jos 7:4 Y subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales huyeron delante de los de Hai. Jos 7:5  Y los de Hai mataron de ellos a unos treinta y seis hombres,  y los siguieron desde la puerta hasta Sebarim,  y los derrotaron en la bajada;  por lo cual el corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua.

Derrota, vergüenza, 36 hombres muertos que quizá dejaron viudas y huérfanos, Dios les había prometido victoria total, cuando Dios guía, el provee, y él protege, porque él cumple sus promesas, no debemos pensar jamás que él está obligado a seguir nuestras necedades, ahí quedamos a nuestras propias expensas.

 

No solo hubo derrota, sino que la gente quedó desfallecida, totalmente en el piso, mis hermanos, es algo muy serio andar en nuestra propia prudencia, porqué muchas veces no solo nosotros, nuestras familias andan arrastrando la cobija. Y veamos lo que sucede:

 

 

Jos 7:6-9 Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde,  él y los ancianos de Israel;  y echaron polvo sobre sus cabezas. Jos 7:7 Y Josué dijo:  ¡Ah,  Señor Jehová!  ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan?  ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán! Jos 7:8 ¡Ay,  Señor!  ¿qué diré,  ya que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos? Jos 7:9 Porque los cananeos y todos los moradores de la tierra oirán,  y nos rodearán,  y borrarán nuestro nombre de sobre la tierra;  y entonces,  ¿qué harás tú a tu grande nombre?

 

Mira cómo es nuestra naturaleza pecaminosa, una vez más, en lugar de preguntar: Señor, ¿algo hicimos mal? ¿En qué fallamos? Tú has sido siempre fiel, no creo que tú te hayas descuidado, o hayas faltado a tus promesas.

 

No, lo primero que hacemos es culpar a Dios, eso es algo que Satanás y nuestra carne son expertos en hacernos creer: Dios es malo, o es infiel, o es bueno, pero no es suficientemente poderoso. Tú tienes la culpa Dios.

 

Perdón, Josué, porqué te atreviste a seguir adelante sin consultar a Dios, él es tu general, no tú, él les dio la victoria, no sus capacidades, no porque sean súper soldados, es su gracia, es su poder, es Cristo en nosotros, jamás nosotros.

 

Segundo, mira a Josué, ya hizo toda una novela, toda una película HD de puro drama, como si Dios se dejara manipular, como si Dios fuera mezquino y necesitara que lo convenciéramos de que nos ayude. Nada que ver, si él ya dio su vida por nosotros, desde el principio él ya manifestó sus intenciones, cada vez que despiertas y respiras, él ya manifestó sus intenciones, voltea a la cruz, el justo por los injustos para llevarnos a él. No tienes que convencer a Dios de su amor por ti, o de su bendición, él ya te amó antes de la fundación del mundo.

 

No hagas dramas, no te hagas una novela en tu mente, regresa a la escritura, a las promesas, no le eches la culpa a Dios inmediatamente, pregúntate qué te faltó. Dios no va a andar tus caminos, tú necesitas andar en los suyos. Y mira la respuesta de Dios:

 

Jos 7:10 Y Jehová dijo a Josué:  Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?

La NTV dice:

Jos 7:10 Pero el SEÑOR le dijo a Josué: —¡Levántate! ¿Por qué estás ahí con tu rostro en tierra? (NTV)

En otras palabras, Josué, hombrecito, párate respira profundo, y piensa con cordura, con honestidad, ¿de veras crees que así soy de infiel, de traicionero, de descuidado? No soy hombre Josué, soy Dios, el creador, el sustentador, el que le da la energía al sol y que te da la vida a ti.

 

Eso es lo primero que debemos recordar en cualquier situación, ve cualquier oración en la Biblia, y los santos hombres de Dios siempre comienzan recordando quién es Dios, eso es lo primero que te levantará y te sostendrá, quién te ha llamado, quién te ha bendecido, quién te ha salvado. Y el Señor le explica:

 

Jos 7:11 Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres.

Jos 7:12 Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros.

Jos 7:13 Levántate, santifica al pueblo, y di:  Santificaos para mañana;  porque Jehová el Dios de Israel dice así:  Anatema hay en medio de ti,  Israel;  no podrás hacer frente a tus enemigos,  hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros.

Dios no va a caminar tus caminos, Dios no va a estar contigo si estás a medias, si eres tibio, si tienes un pie con él y otro en el mundo, si según tú le puedes adorar a él y además a tus ídolos. Él dijo en 1 Pedro:

 

1 Pe 3:11 – 12 Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo.

 

No te dejes engañar, si has pecado, mejor humíllate, busca arrepentimiento, confiesa, esa es la única salida, si has pecado, tienes un abogado, pero tienes que confesar y apartarte, dice la Palabra:

 

Pro 28:13-14 Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón. 14 ¡Dichoso el que siempre teme al SEÑOR! Pero el obstinado caerá en la desgracia.

 

El Señor no está interesado en tus sacrificios religiosos, o en hacer trueques contigo, que haces uno que otra supuesta buena obra, y después le dices: eso fue para que no me molestes en lo que voy a hacer, así no trabaja el Señor, él quiere todo tu corazón, toda tu vida, David dijo así:

 

Sal 51:16-17 Tú no deseas sacrificios, de lo contrario, te ofrecería uno; tampoco quieres una ofrenda quemada. 17 El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.

 

Y el Señor le da instrucciones de cómo hacerlo.

 

 

Jos 7:14 Os acercaréis,  pues,  mañana por vuestras tribus;  y la tribu que Jehová tomare,  se acercará por sus familias;  y la familia que Jehová tomare,  se acercará por sus casas;  y la casa que Jehová tomare,  se acercará por los varones;

Checa cómo lo hace el Señor, desde la tribu, después el clan, después familias extendidas, familias nucleares, y después familias individuales.

 

Es interesante cómo en nuestros corazones hay incluso pecados que no entendemos, nuestra carne nos hace sentir bien, confundimos confianza con orgullo, aceptación con satisfacción de la vanagloria de la vida, y siempre necesitamos de la Palabra de Dios para que ésta nos muestre, nuestra realidad.

 

Porque a gente le preguntas, ¿cómo estás? Bien, yo me siento muy bien, y todo un desastre en sus vidas, porque nuestro corazón nos engaña, necesitamos lavarnos constantemente con el agua de la Palabra, dice en Hebreos:

 

Heb 4:12-13 Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos. 13 No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos; y es a él a quien rendimos cuentas.

 

Y mira nada más el castigo:

 

Jos 7:15 y el que fuere sorprendido en el anatema, será quemado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel.

Es muy importate que entendamos algo mis hermanos, el pecado es algo serio, no solo es un delito contra las leyes justas de Dios, no solo es una afrenta contra su carácter, es rebeldía, es maldad, la paga del pecado es muerte, y muerte es muerte, no puedes decir: qué tanto es tantito.

 

Mis hermanos, como creyentes estamos llamados a renovar nuestro entendimiento, lo cual incluye cambiar nuestra manera de ver la vida. El mundo está en tinieblas y llama lo malo bueno, y lo bueno malo, o a lo malo no tan malo, si es tu idea, pues que todos la respeten, claro, mientras no se metan con la mía porque entonces hay guerra.

 

Pero, la Biblia declara que el pecado es algo terrible, y si dices: ¿así de extremo? Es injusto. Entonces mira la cruz, eso costó el pecado, que el eterno Dios, sufriera una muerte eterna, que dejara su trono, su gloria, su completa plenitud y gozo para humillarse y venir y morir por nosotros.

 

Cada vez que tú y yo decidimos deliberadamente pecar, estamos volviendo a clavar esos clavos, estamos trepándonos en esa cruz y haciendo aún más dolorosa la muerte de Cristo. Así de extremo y terrible es el pecado.

 

Y esta era la primera generación en la cual debería haber quedado constatado como base, esto es lo que Dios requiere, y él no tolera el pecado, tan no lo toleró que no perdonó ni a su propio hijo, por eso después de Cristo no queda nada, sino una terrible expectación de juicio y hervor que ha de devorar a los incrédulos. Y finalmente Josué obedece, dice:

 

Jos 7:16  Josué,  pues,  levantándose de mañana,  hizo acercar a Israel por sus tribus;  y fue tomada la tribu de Judá.

Jos 7:17  Y haciendo acercar a la tribu de Judá,  fue tomada la familia de los de Zera;  y haciendo luego acercar a la familia de los de Zera por los varones,  fue tomado Zabdi.

Jos 7:18  Hizo acercar su casa por los varones,  y fue tomado Acán hijo de Carmi,  hijo de Zabdi,  hijo de Zera,  de la tribu de Judá.

Jos 7:19  Entonces Josué dijo a Acán:  Hijo mío,  da gloria a Jehová el Dios de Israel,  y dale alabanza,  y declárame ahora lo que has hecho;  no me lo encubras.

 

Es interesante cómo el pecado te hace sentir que de verdad Dios no te ve, y que puedes salirte con la tuya, cuando Dios está ahí con una mirada aguda y fija viendo y oyendo todas tus excusas, todas tus justificaciones de porqué a ti si se te debería permitir por lo menos una canita al aire, pues, a quién le hace daño.

 

Porque Acán desde un principio pudo haber dicho: yo fui, perdóneme, me dejé llevar. Quizá en este punto Acán todavía estaba engañado, pensando que no era para tanto.

 

Jos 7:20 Y Acán respondió a Josué diciendo:  Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel,  y así y así he hecho.

 

Como diciendo, pues ahí les va mi gracia, se me fueron las patas, jajaja, usted perdone, y dice:

 

Jos 7:21 Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos,  lo cual codicié y tomé;  y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda,  y el dinero debajo de ello.

¿Qué habrá llevado a Acán a este punto? Una mente vaga, suelta, no poniendo atención en quién era, y a quién representaba, él solo dijo, es que se me antojó mucho, agarra la onda Josué. No más fue tatito, una probadita, solo una vez, solo esta.

 

Pero, está bien, me cacharon, no va a volver a suceder. Pero, Acán, eres padre de familia, eres miembro de un clan respetado, eres parte de una de las tribus de Israel, la tribu de Judá, Dios te libró de los Egipcios, representas el pueblo de Dios, una nación santa, representas a un rey Dios justo y bueno, él es tu plenitud, tu gozo, todo lo que necesitas, ¿cómo que lo codiciaste?

 

Acán cambiaste un plato de frijoles por lo que era tu gloria, ¿qué pensabas hacer con ese dinero, con ese manto? Si es Dios el que les mantuvo con maná por más de 40 años, y no te lo vendía, te lo regalaba, era gratis. ¿Te das cuenta cómo nos engaña el corazón? Cuidado hermanos con estar vendiendo la riqueza eterna del Evangelio y de la Palabra por miserable pecado que solo nos mata.

 

Cuidado con una mente que divaga, con un corazón que nunca se detiene a ver quién es Dios, a ver a quién perteneces ahora, lo que se te ha dado, las promesas, las bendiciones. Qué importante es que crezcas en las escrituras, en la verdad, en tu corazón, que conozcas al que te salvó. N ovale la pena hermanos nada que este mundo nos venda como nuestras vidas, no lo es, veamos lo que le pasó a Acán:

 

 

Jos 7:22  Josué entonces envió mensajeros,  los cuales fueron corriendo a la tienda;  y he aquí estaba escondido en su tienda,  y el dinero debajo de ello.

Jos 7:23  Y tomándolo de en medio de la tienda,  lo trajeron a Josué y a todos los hijos de Israel,  y lo pusieron delante de Jehová.

Jos 7:24  Entonces Josué,  y todo Israel con él,  tomaron a Acán hijo de Zera,  el dinero,  el manto,  el lingote de oro,  sus hijos,  sus hijas,  sus bueyes,  sus asnos,  sus ovejas,  su tienda y todo cuanto tenía,  y lo llevaron todo al valle de Acor.

Jos 7:25 Y le dijo Josué:  ¿Por qué nos has turbado?  Túrbete Jehová en este día.  Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos.

Mira dónde quedó la ganancia de Acán, pero checa algo, no solo lo que codició fue destruido: checa papá, checa varón, checa líder: sus hijos, sus hijas, sus ganancias, todo cuanto tenía. Y dice:

 

Jos 7:26 Y levantaron sobre él un gran montón de piedras,  que permanece hasta hoy.  Y Jehová se volvió del ardor de su ira. Y por esto aquel lugar se llama el Valle de Acor,  hasta hoy.

Ese valle en español, es el valle de la desgracia, ahí es el único lugar al que te lleva ignorar a Dios, apoyarte en tu propia prudencia, y poner a tus espaldas todo lo que el Señor te ha dado por su gracia. No pienses que vas a ganar, no es posible, tarde o temprano el Señor va a hacer cuentas. El entregarte a tu pecado es despreciar a Dios, es despreciar a Cristo, es tener en poco lo que Dios le costó, la vida de su amado Hijo.

 

Mira cómo tus decisiones afectan más de lo que tu pecado te engaña, no existe tal cosa como una canita al aire, como, ahí el año que entra me pongo las pilas, porque hoy es el juego, hoy es el mundial, no mi hermano, estamos hablando de vida o muerte. No permitas que llegues al valle de la desgracia.

 

Checa en tu vida, checa tus caminos, el principio de la sabiduría es el temor de Dios, el entender que él es bueno, sí, misericordioso, sí, lleno de gracia y perdón, sí, pero, es justo, es santo, es fuego consumidor, y de ninguna manera dará por inocente al culpable. Y tú dirás, pero, estamos bajo la gracia, sí, mira lo que dice la Palabra bajo la gracia:

 

 

Heb 10:26 Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28  Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen»*. También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo»*. 31¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!

 

Mis hermanos, nuestra falta de liderazgo es incredulidad, necesitamos levantarnos, no solo es pecar contra nosotros, pecar contra nuestra familia, sino pecar contra Dios, el Dios vivo, tener en menos el amor inmenso, la paciencia, la misericordia infinita de nuestro Dios.

 

Sí, cada persona es responsable delante de Dios individualmente, pero, a nosotros se nos ha dado la tarea de liderar, sí, no somos responsables en última instancia de la respuesta individual de cada persona hacia Dios, no podemos cambiar un corazón, pero, lo que sí podemos hacer es estar seguros de que estamos siendo los hombres que Dios nos pide que seamos.

 

No solo es suficiente con cruzar a la tierra prometida y estar en Cristo, necesitamos sin distracción conquistarla, conquistar por el poder del Espíritu Santo las áreas de nuestras vidas que aún están dominadas por el pecado, y en Cristo tenemos victoria, no nos dejemos engañar como Acán. 

 

Nunca abandones esta perspectiva eterna, no fuiste hecho solo para estos miserables 80 años, dice la Palabra:

 

Sal 103:14 Pues él sabe lo débiles que somos; se acuerda de que somos tan sólo polvo. 15 Nuestros días sobre la tierra son como la hierba; igual que las flores silvestres, florecemos y morimos. 16 El viento sopla, y desaparecemos como si nunca hubiéramos estado aquí. 17 Pero el amor del SEÑOR permanece para siempre con los que le temen. ¡Su salvación se extiende a los hijos de los hijos 18 de los que son fieles a su pacto, de los que obedecen sus mandamientos

 

Es tan importante desarrollar este sentido de responsabilidad, porque Dios nos ha puesto como cabeza, como líderes, representamos a Cristo, a Dios, necesitamos levantarnos por la iglesia, por nuestras familias, nosotros somos los llamados a cuidar, a proteger, a proveer, y no solo dólares, sino cuidado espiritual, cuidado emocional, ganar el corazón de nuestros hijos.  

 

Por eso, somos blancos de Satanás, debemos cuidar nuestros ojos, nuestros pensamientos, nuestras influencias, nuestro caminar con el líder de líderes, permanecer en la Palabra, en la oración, en la comunión de los santos.

 

Recuerda, mayor autoridad, mayor responsabilidad, nuestras decisiones no van solas, arrastramos a los que dependen de nosotros. Cuídate de modelos equivocados, machismo, querer ser servidos y no servir, el modelo correcto es Cristo,  es el sentir de Cristo, sé un modelo de servicio, de sacrificio, de nobleza, Dios no te ha llamado a reinar, sino a servir, él vino a servir, siendo el más importante, poderoso, influyente de todos, nos dejó ejemplo.

 

No olvides tú eres responsable de lavar a tu esposa con el agua de la Palabra, de proveer para sus necesidades no solo físicas, sino emocionales y sobretodo, espirituales. Eres tú el responsable directo de la educación de tus hijos, no dejes esa tarea a un gobierno ateo, que enseñará a tus hijos a adorarse a sí mismos, y no a Dios.

 

No dejes sola a tu esposa con esa tarea, a ti te toca instruir, escuchar, ganar el corazón de tus hijos, piensa en cómo es Dios contigo, tú representas la autoridad y el amor de Dios delante de tus hijos. No solo se trata de que no te molesten, se trata de que los estás entrenando para que ellos a su vez un día sirvan a Dios y eduquen a tus nietos de la misma manera.

 

Sí, es cansado, pero, no tienes otra cosa más importante que hacer, de aquí a cien años, ya no vas a estar trabajando, pero, tus hijos sí estarán o en el cielo junto contigo alabando a Dios, o por la eternidad condenados al infierno, si como Acán eres imprudente, irresponsable, indolente, con una mente vaga. No mi hermano, cambia de perspectiva. 

 

Cuida tus pensamientos, monitorea los motivos de tu corazón, cuida lo que ves, lo que oyes, cuida tus influencias, no dejes que otro que no es Dios moldee tu manera de pensar, no permitas a tu corazón perverso y engañoso, lleno de soberbia que reine en tu vida, aprende del modelo único, del más hombre de todos los hombres, Jesucristo.

 

Ten cuidado con la pornografía, con adicciones de cualquier tipo, las cuales pueden hacerte pedazos y dejarte en miseria, a ti y a toda tu familia, no codicies, entrénate para amar la verdad y seguirla, si eres creyente, tienes al Espíritu Santo en tu corazón para instruirte, para moldearte. Somos soldados que pelean una buena batalla, somos labradores que trabajan hasta el cansancio en la obra del Señor, somos atletas que se disciplinan para terminar la carrera de la fe. Pero, necesitas morir a ti mismo y correr cada día a la gracia, necesitas conoce la gracia, permanece en Cristo, él dijo:

 

Jua 15:4-10 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí. 5 »Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. 7 Pero, si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido! 8 Cuando producen mucho fruto, demuestran que son mis verdaderos discípulos. Eso le da mucha gloria a mi Padre. 9 »Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí. Permanezcan en mi amor. 10 Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

 

Y cierro con un texto más:

1 Pe 5:5b-6 Y todos sírvanse unos a otros con humildad, porque «Dios se opone a los orgullosos pero muestra su favor a los humildes». 6 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.

 

El Señor no quería este final para Acán, porque Cristo no vino a condenar al mundo, sino a que fuera salvo. Acán escogió este final para él, pero, ¿qué hay de ti? Él no quiere que nadie se pierda.

 

Si hoy estás vivo, es porque él quiere darte la oportunidad de que respondas a su verdad, mis hermanos que el año que entra sea marcado por que los hombres de Calvary se levantan por su Dios, por su Iglesia, por su familia, para mostrar al mundo que hay un Dios bueno en gran manera, quien ahora está ofreciendo paz, perdón, reconciliación.

 

Solo así seremos eficaces en esta obra, necesitamos dejar a un lado la vagancia espiritual y levantarnos como los hombres que Dios nos hizo, y tomar su ejemplo y seguirle. Te invito a hacer una decisión por Cristo, a entregarte a él por completo, a arrepentirte de tus pecados, de tu vagancia espiritual, a poner delante de él tu vida, y la de los tuyos, lo que tienes.

 

Recuerda, no te vas a llevar nada, pero si darás cuenta de cada cosa que se te confió, es importante lo que tienes hoy, es importante que respondas y que lo traigas todo al altar de tu Señor, porque si no lo haces de cualquier manera mira a Acán, dónde quedó todo lo que pudo haber logrado. Ven a Cristo.

 

 

 

WatchNotesDownloadDateTitle
  • Dec 22, 2016Cena de varones de fin de año 2016 “Mayor Autoridad, Mayor Responsabilidad” Josué 7:1-26
    Dec 22, 2016
    Cena de varones de fin de año 2016 “Mayor Autoridad, Mayor Responsabilidad” Josué 7:1-26

    CENA FIN DE AÑO 2016

    VARONES

    MAYOR AUTORIDAD, MAYOR RESPONSABILIDAD

    Josué 7:1-26

    Diciembre 22 2016

     

    INTRODUCCIÓN

     

    Es un gozo para mí el estar juntos esta noche dándole gracias a Dios por este año lleno de bendiciones, pruebas y demás, donde hemos visto su fidelidad, ya que varones, hoy estamos aquí, a pesar de todo, y por la gracia de Dios.

     

    Y me gustaría cerrar este año recordando algunos principios muy importantes para nosotros como varones, no olvidando quienes somos, a quién representamos, cuál debería ser nuestro más alto propósito, y por qué es tan importante cuidarlo.

     

    Primeramente, no olvidemos lo que somos, si hemos creído en Cristo, a lo cual toda persona, en todo lugar está llamada, esto es lo que somos y a lo que estamos llamados:

     

    1 Pe 2:9-10 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. 10 Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido. (NTV)

     

    Mis hermanos, no olvidemos lo que éramos, de dónde se nos rescató, nuestros ojos fueron abiertos, pero ahora sabemos que de aquí a 100 años lo que estamos viendo va a dejar de ser, o viene Cristo, o nosotros vamos con él, ni uno solo de los que estamos aquí seguiremos aquí, ténganlo por seguro.

     

    Sin embargo, Dios ha puesto eternidad en nosotros, y de aquel lado solo hay dos destinos, o por gracia de Dios, por la fe en Jesucristo y en su obra con él por la eternidad, o por incredulidad en eterna condenación.

     

    Heb 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

     

    Y como creyentes, ahí no termina todo, un día estaremos delante de Cristo dando cuentas por todo lo que se nos confió, la salvación, el Espíritu Santo en nosotros, dones, habilidades, recursos, capacidades, en otras palabras, nuestras vidas. Hoy sabemos que esta vida que vivimos no es nuestra, es del Señor, y él nos la confió para traerle gloria, para serle útiles de una manera u otra.

     

    Pero, hemos aprendido también que somos parte de un cuerpo, la iglesia, que en ella también tenemos responsabilidades, somos parte de familias, y si somos casados, o un día lo seremos también tenemos ahí responsabilidades por las cuales un día responderemos delante de Dios.

     

    2 Co 5:9-10 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

     

    Rom 14:10 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

     

    Mis hermanos, las decisiones que tomemos hoy de seguir al Señor, de seguir la justicia, de permanecer en él, están vinculadas directamente con nuestro futuro, pero, no solo con nuestro futuro, el Señor el día de hoy nos ha provisto todo para tener una vida plena, llena de su abundancia.

     

    Claro, no con respecto a los deseos de los ojos, de la carne, o la vanagloria de la vida, sino de acuerdo a principios, y valores eternos, los valores del reino de los cielos, porque además el Señor nos lo dejó advertido, este no es el final, esta tierra no es nuestro hogar, y aquí tendríamos aflicción porque el mundo aborrece a Dios.

     

    Pero, sí nos ha dejado todo lo necesario para vivir una vida que le agrade, que le glorifique, todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas, las tenemos en Cristo, en el Espíritu Santo en nosotros.

     

    Y necesitamos recordar que nosotros somos varones, Dios nos creó a su imagen y semejanza, lo cual perdimos el día que Adán pecó, el hombre no regenerado, como un día lo fuimos cada uno de nosotros, no refleja a Dios, refleja una humanidad caída, vendida al pecado.

     

    Pero, al venir a Cristo eso fue recuperado, Cristo en nosotros nos da la posibilidad de mostrarle al mundo, y nosotros como hombres, estamos llamados a reflejar el carácter de Dios, en cuanto al liderazgo, en cuanto a ser cabezas de nuestro hogar, en cuanto a tomar las riendas y dirigir a los que amamos, en casa y en la iglesia.

     

    En la Biblia, Dios no está representado como una mujer, sino como un hombre, y no lo digo en un sentido machista, sino que así está diseñado, así lo diseñó Dios, Dios Padre, cabeza de Cristo, Cristo, cabeza del hombre, y el hombre cabeza de la mujer.

     

    Pero, lo hemos dicho muchas otras veces, ésta mucho más que se una posición de privilegio, es una posición de responsabilidad, porque ¿qué creen? El hombre, más hombre de todos, el modelo perfecto de la hombría, es Cristo, y él no vino a ser el más macho de todos, él dio su vida por todos, se entregó a sí mismo, se humilló a sí mismo.

     

    Siendo el rey y creador de todo, el sustentador, no vino a ser servido, sino a servir, él nos enseñó que el camino verdadero al liderazgo no es el orgullo, no es ser dictadores, o subyugadores, sino siervos humildes, que ganan el respeto, que ganan el amor, que ganan la confianza al entregarse en sacrificio y servicio por los demás, y por su Señor. En especial los casados por sus esposas y por sus hijos.

     

    Y hoy quisiera recordarte que por lo mismo, cada decisión que tomas cuenta, definitivamente las decisiones de los que te rodean te afectan, malas o buenas decisiones de tu esposa, de tus hijos, de amigos, afectan, pero en especial, en nuestro rol de líderes lo que hacemos o no, decisiones buenas o malas, de seguir a Cristo fielmente, de ser o no fieles, de ser vagos espirituales, o responsables siervos que saben que un día darán cuentas delante de su Señor afectan.

     

    Y no debemos olvidar que a mayor autoridad, se tiene mayor responsabilidad, y en especial nosotros varones, podemos arrastrar a la ruina no solo nuestras vidas, sino la de toda nuestra familia, y quisiera checar la vida de un hombre que nos recordará lo que sucede cuando nos dejamos llevar, y no hacemos lo que debemos hacer.

     

    Esta historia comienza mucho tiempo atrás, Dios ya sacó a su pueblo de Egipto con milagros y señales impresionantes, los Israelitas ya vagaron 40 años en el desierto por su incredulidad, y toda esa generación falleció, por su incredulidad, aunque Dios no los abandonó, caminó con ellos toda la consecuencia de sus necedades.

     

    Moisés también ya falleció y le dejó la estafeta a Josué, el Señor ya le prometió estar con él, cruzaron el río Jordán de una manera milagrosa, partiendo Dios el río en dos en tiempos donde éste se desbordaba.

     

    Dios ya les entregó la primera ciudad, Jericó, una ciudad poderosa, y de una manera milagrosa, Dios hace que las murallas de la ciudad caigan, pero, les da una orden: no se queden con nada, solo los metales preciosos los salvarán y serán consagrados a Dios, pero el resto, acaben con todo, ganado, posiciones y demás.

     

    Recuerden que Dios estaba trayendo juicio contra todas esas naciones, a las cuales les dio siglos para arrepentirse, pero lejos de que eso sucediera, se corrompieron más y más hasta llenar el vaso de juicio sobre ellos. Israel solo era un medio para que Dios derramara su juicio.

     

    Pero, recuerda, Dios siempre que pide algo, tiene un propósito, él está viendo en la eternidad, él está ocupado de nuestro carácter, de la manera en la que lo conocemos, para poder darle a conocer. Dios sabe que lo más importante para cualquier ser humano es conocerle de la manera que él es, no como nosotros nos imaginamos.

     

    Y les pide eso, no se queden con nada, ahora, más adelante, te darás cuenta de cómo fue el único lugar, porque en todos los demás lugares, el Señor sí les permitió quedarse con todo, pero, con este primer lugar no, iba a ser consagrado a Dios, y veamos lo que pasa.

     

    Jos 7:1 Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi,  hijo de Zabdi,  hijo de Zera,  de la tribu de Judá,  tomó del anatema;  y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel.

     

    El anatema, es todo lo que Dios había mandado que se destruyera. Y date cuenta de algo, lo que hagas mal o bien, no solo te afecta a ti, le afecta a todos los que te rodean, como lo hemos visto, somos un cuerpo, si una parte del cuerpo se duele, todo el cuerpo se duele, si una parte recibe honra, todo el cuerpo recibe honra.

     

    No caigas en una mentira, lo que hagas bueno o malo afectará a los que te rodean, a tus hermanos, a tus amigos. Y dice:

     

    Jos 7:2 Después Josué envió hombres desde Jericó a Hai, que estaba junto a Bet-avén hacia el oriente de Bet-el; y les habló diciendo:  Subid y reconoced la tierra.  Y ellos subieron y reconocieron a Hai. Jos 7:3 Y volviendo a Josué,  le dijeron: No suba todo el pueblo,  sino suban como dos mil o tres mil hombres, y tomarán a Hai;  no fatigues a todo el pueblo yendo allí,  porque son pocos.

     

    Checa varios errores, Dios les dio una tremenda victoria, e inmediatamente piensan, que fregones somos, tanto que ya no necesitamos ni orar, y además ni tanta gente. Ellos utilizan su propio juicio, confiando en sí mismos, olvidando que la clave de una vida victoriosa en cualquier área, es la presencia de Dios, él dijo:

     

    Pro 3:5-8 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

     

    Ni ellos, ni Josué consultan a Dios, para ver que todo vaya bien, tú y yo necesitamos constantemente estar en contacto con nuestro Señor para recibir instrucción, no debemos caer en la necedad de la auto suficiencia, de la independencia de Dios, porque solo vamos a desperdiciar, no vamos a poder sacar el máximo de lo que Dios nos ha dado. Y ve lo que pasó:

     

    Jos 7:4 Y subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales huyeron delante de los de Hai. Jos 7:5  Y los de Hai mataron de ellos a unos treinta y seis hombres,  y los siguieron desde la puerta hasta Sebarim,  y los derrotaron en la bajada;  por lo cual el corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua.

    Derrota, vergüenza, 36 hombres muertos que quizá dejaron viudas y huérfanos, Dios les había prometido victoria total, cuando Dios guía, el provee, y él protege, porque él cumple sus promesas, no debemos pensar jamás que él está obligado a seguir nuestras necedades, ahí quedamos a nuestras propias expensas.

     

    No solo hubo derrota, sino que la gente quedó desfallecida, totalmente en el piso, mis hermanos, es algo muy serio andar en nuestra propia prudencia, porqué muchas veces no solo nosotros, nuestras familias andan arrastrando la cobija. Y veamos lo que sucede:

     

     

    Jos 7:6-9 Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde,  él y los ancianos de Israel;  y echaron polvo sobre sus cabezas. Jos 7:7 Y Josué dijo:  ¡Ah,  Señor Jehová!  ¿Por qué hiciste pasar a este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los amorreos, para que nos destruyan?  ¡Ojalá nos hubiéramos quedado al otro lado del Jordán! Jos 7:8 ¡Ay,  Señor!  ¿qué diré,  ya que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos? Jos 7:9 Porque los cananeos y todos los moradores de la tierra oirán,  y nos rodearán,  y borrarán nuestro nombre de sobre la tierra;  y entonces,  ¿qué harás tú a tu grande nombre?

     

    Mira cómo es nuestra naturaleza pecaminosa, una vez más, en lugar de preguntar: Señor, ¿algo hicimos mal? ¿En qué fallamos? Tú has sido siempre fiel, no creo que tú te hayas descuidado, o hayas faltado a tus promesas.

     

    No, lo primero que hacemos es culpar a Dios, eso es algo que Satanás y nuestra carne son expertos en hacernos creer: Dios es malo, o es infiel, o es bueno, pero no es suficientemente poderoso. Tú tienes la culpa Dios.

     

    Perdón, Josué, porqué te atreviste a seguir adelante sin consultar a Dios, él es tu general, no tú, él les dio la victoria, no sus capacidades, no porque sean súper soldados, es su gracia, es su poder, es Cristo en nosotros, jamás nosotros.

     

    Segundo, mira a Josué, ya hizo toda una novela, toda una película HD de puro drama, como si Dios se dejara manipular, como si Dios fuera mezquino y necesitara que lo convenciéramos de que nos ayude. Nada que ver, si él ya dio su vida por nosotros, desde el principio él ya manifestó sus intenciones, cada vez que despiertas y respiras, él ya manifestó sus intenciones, voltea a la cruz, el justo por los injustos para llevarnos a él. No tienes que convencer a Dios de su amor por ti, o de su bendición, él ya te amó antes de la fundación del mundo.

     

    No hagas dramas, no te hagas una novela en tu mente, regresa a la escritura, a las promesas, no le eches la culpa a Dios inmediatamente, pregúntate qué te faltó. Dios no va a andar tus caminos, tú necesitas andar en los suyos. Y mira la respuesta de Dios:

     

    Jos 7:10 Y Jehová dijo a Josué:  Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?

    La NTV dice:

    Jos 7:10 Pero el SEÑOR le dijo a Josué: —¡Levántate! ¿Por qué estás ahí con tu rostro en tierra? (NTV)

    En otras palabras, Josué, hombrecito, párate respira profundo, y piensa con cordura, con honestidad, ¿de veras crees que así soy de infiel, de traicionero, de descuidado? No soy hombre Josué, soy Dios, el creador, el sustentador, el que le da la energía al sol y que te da la vida a ti.

     

    Eso es lo primero que debemos recordar en cualquier situación, ve cualquier oración en la Biblia, y los santos hombres de Dios siempre comienzan recordando quién es Dios, eso es lo primero que te levantará y te sostendrá, quién te ha llamado, quién te ha bendecido, quién te ha salvado. Y el Señor le explica:

     

    Jos 7:11 Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres.

    Jos 7:12 Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros.

    Jos 7:13 Levántate, santifica al pueblo, y di:  Santificaos para mañana;  porque Jehová el Dios de Israel dice así:  Anatema hay en medio de ti,  Israel;  no podrás hacer frente a tus enemigos,  hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros.

    Dios no va a caminar tus caminos, Dios no va a estar contigo si estás a medias, si eres tibio, si tienes un pie con él y otro en el mundo, si según tú le puedes adorar a él y además a tus ídolos. Él dijo en 1 Pedro:

     

    1 Pe 3:11 – 12 Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo.

     

    No te dejes engañar, si has pecado, mejor humíllate, busca arrepentimiento, confiesa, esa es la única salida, si has pecado, tienes un abogado, pero tienes que confesar y apartarte, dice la Palabra:

     

    Pro 28:13-14 Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón. 14 ¡Dichoso el que siempre teme al SEÑOR! Pero el obstinado caerá en la desgracia.

     

    El Señor no está interesado en tus sacrificios religiosos, o en hacer trueques contigo, que haces uno que otra supuesta buena obra, y después le dices: eso fue para que no me molestes en lo que voy a hacer, así no trabaja el Señor, él quiere todo tu corazón, toda tu vida, David dijo así:

     

    Sal 51:16-17 Tú no deseas sacrificios, de lo contrario, te ofrecería uno; tampoco quieres una ofrenda quemada. 17 El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.

     

    Y el Señor le da instrucciones de cómo hacerlo.

     

     

    Jos 7:14 Os acercaréis,  pues,  mañana por vuestras tribus;  y la tribu que Jehová tomare,  se acercará por sus familias;  y la familia que Jehová tomare,  se acercará por sus casas;  y la casa que Jehová tomare,  se acercará por los varones;

    Checa cómo lo hace el Señor, desde la tribu, después el clan, después familias extendidas, familias nucleares, y después familias individuales.

     

    Es interesante cómo en nuestros corazones hay incluso pecados que no entendemos, nuestra carne nos hace sentir bien, confundimos confianza con orgullo, aceptación con satisfacción de la vanagloria de la vida, y siempre necesitamos de la Palabra de Dios para que ésta nos muestre, nuestra realidad.

     

    Porque a gente le preguntas, ¿cómo estás? Bien, yo me siento muy bien, y todo un desastre en sus vidas, porque nuestro corazón nos engaña, necesitamos lavarnos constantemente con el agua de la Palabra, dice en Hebreos:

     

    Heb 4:12-13 Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos. 13 No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos; y es a él a quien rendimos cuentas.

     

    Y mira nada más el castigo:

     

    Jos 7:15 y el que fuere sorprendido en el anatema, será quemado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel.

    Es muy importate que entendamos algo mis hermanos, el pecado es algo serio, no solo es un delito contra las leyes justas de Dios, no solo es una afrenta contra su carácter, es rebeldía, es maldad, la paga del pecado es muerte, y muerte es muerte, no puedes decir: qué tanto es tantito.

     

    Mis hermanos, como creyentes estamos llamados a renovar nuestro entendimiento, lo cual incluye cambiar nuestra manera de ver la vida. El mundo está en tinieblas y llama lo malo bueno, y lo bueno malo, o a lo malo no tan malo, si es tu idea, pues que todos la respeten, claro, mientras no se metan con la mía porque entonces hay guerra.

     

    Pero, la Biblia declara que el pecado es algo terrible, y si dices: ¿así de extremo? Es injusto. Entonces mira la cruz, eso costó el pecado, que el eterno Dios, sufriera una muerte eterna, que dejara su trono, su gloria, su completa plenitud y gozo para humillarse y venir y morir por nosotros.

     

    Cada vez que tú y yo decidimos deliberadamente pecar, estamos volviendo a clavar esos clavos, estamos trepándonos en esa cruz y haciendo aún más dolorosa la muerte de Cristo. Así de extremo y terrible es el pecado.

     

    Y esta era la primera generación en la cual debería haber quedado constatado como base, esto es lo que Dios requiere, y él no tolera el pecado, tan no lo toleró que no perdonó ni a su propio hijo, por eso después de Cristo no queda nada, sino una terrible expectación de juicio y hervor que ha de devorar a los incrédulos. Y finalmente Josué obedece, dice:

     

    Jos 7:16  Josué,  pues,  levantándose de mañana,  hizo acercar a Israel por sus tribus;  y fue tomada la tribu de Judá.

    Jos 7:17  Y haciendo acercar a la tribu de Judá,  fue tomada la familia de los de Zera;  y haciendo luego acercar a la familia de los de Zera por los varones,  fue tomado Zabdi.

    Jos 7:18  Hizo acercar su casa por los varones,  y fue tomado Acán hijo de Carmi,  hijo de Zabdi,  hijo de Zera,  de la tribu de Judá.

    Jos 7:19  Entonces Josué dijo a Acán:  Hijo mío,  da gloria a Jehová el Dios de Israel,  y dale alabanza,  y declárame ahora lo que has hecho;  no me lo encubras.

     

    Es interesante cómo el pecado te hace sentir que de verdad Dios no te ve, y que puedes salirte con la tuya, cuando Dios está ahí con una mirada aguda y fija viendo y oyendo todas tus excusas, todas tus justificaciones de porqué a ti si se te debería permitir por lo menos una canita al aire, pues, a quién le hace daño.

     

    Porque Acán desde un principio pudo haber dicho: yo fui, perdóneme, me dejé llevar. Quizá en este punto Acán todavía estaba engañado, pensando que no era para tanto.

     

    Jos 7:20 Y Acán respondió a Josué diciendo:  Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel,  y así y así he hecho.

     

    Como diciendo, pues ahí les va mi gracia, se me fueron las patas, jajaja, usted perdone, y dice:

     

    Jos 7:21 Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos,  lo cual codicié y tomé;  y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda,  y el dinero debajo de ello.

    ¿Qué habrá llevado a Acán a este punto? Una mente vaga, suelta, no poniendo atención en quién era, y a quién representaba, él solo dijo, es que se me antojó mucho, agarra la onda Josué. No más fue tatito, una probadita, solo una vez, solo esta.

     

    Pero, está bien, me cacharon, no va a volver a suceder. Pero, Acán, eres padre de familia, eres miembro de un clan respetado, eres parte de una de las tribus de Israel, la tribu de Judá, Dios te libró de los Egipcios, representas el pueblo de Dios, una nación santa, representas a un rey Dios justo y bueno, él es tu plenitud, tu gozo, todo lo que necesitas, ¿cómo que lo codiciaste?

     

    Acán cambiaste un plato de frijoles por lo que era tu gloria, ¿qué pensabas hacer con ese dinero, con ese manto? Si es Dios el que les mantuvo con maná por más de 40 años, y no te lo vendía, te lo regalaba, era gratis. ¿Te das cuenta cómo nos engaña el corazón? Cuidado hermanos con estar vendiendo la riqueza eterna del Evangelio y de la Palabra por miserable pecado que solo nos mata.

     

    Cuidado con una mente que divaga, con un corazón que nunca se detiene a ver quién es Dios, a ver a quién perteneces ahora, lo que se te ha dado, las promesas, las bendiciones. Qué importante es que crezcas en las escrituras, en la verdad, en tu corazón, que conozcas al que te salvó. N ovale la pena hermanos nada que este mundo nos venda como nuestras vidas, no lo es, veamos lo que le pasó a Acán:

     

     

    Jos 7:22  Josué entonces envió mensajeros,  los cuales fueron corriendo a la tienda;  y he aquí estaba escondido en su tienda,  y el dinero debajo de ello.

    Jos 7:23  Y tomándolo de en medio de la tienda,  lo trajeron a Josué y a todos los hijos de Israel,  y lo pusieron delante de Jehová.

    Jos 7:24  Entonces Josué,  y todo Israel con él,  tomaron a Acán hijo de Zera,  el dinero,  el manto,  el lingote de oro,  sus hijos,  sus hijas,  sus bueyes,  sus asnos,  sus ovejas,  su tienda y todo cuanto tenía,  y lo llevaron todo al valle de Acor.

    Jos 7:25 Y le dijo Josué:  ¿Por qué nos has turbado?  Túrbete Jehová en este día.  Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos.

    Mira dónde quedó la ganancia de Acán, pero checa algo, no solo lo que codició fue destruido: checa papá, checa varón, checa líder: sus hijos, sus hijas, sus ganancias, todo cuanto tenía. Y dice:

     

    Jos 7:26 Y levantaron sobre él un gran montón de piedras,  que permanece hasta hoy.  Y Jehová se volvió del ardor de su ira. Y por esto aquel lugar se llama el Valle de Acor,  hasta hoy.

    Ese valle en español, es el valle de la desgracia, ahí es el único lugar al que te lleva ignorar a Dios, apoyarte en tu propia prudencia, y poner a tus espaldas todo lo que el Señor te ha dado por su gracia. No pienses que vas a ganar, no es posible, tarde o temprano el Señor va a hacer cuentas. El entregarte a tu pecado es despreciar a Dios, es despreciar a Cristo, es tener en poco lo que Dios le costó, la vida de su amado Hijo.

     

    Mira cómo tus decisiones afectan más de lo que tu pecado te engaña, no existe tal cosa como una canita al aire, como, ahí el año que entra me pongo las pilas, porque hoy es el juego, hoy es el mundial, no mi hermano, estamos hablando de vida o muerte. No permitas que llegues al valle de la desgracia.

     

    Checa en tu vida, checa tus caminos, el principio de la sabiduría es el temor de Dios, el entender que él es bueno, sí, misericordioso, sí, lleno de gracia y perdón, sí, pero, es justo, es santo, es fuego consumidor, y de ninguna manera dará por inocente al culpable. Y tú dirás, pero, estamos bajo la gracia, sí, mira lo que dice la Palabra bajo la gracia:

     

     

    Heb 10:26 Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. 28  Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. 29 Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. 30 Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen»*. También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo»*. 31¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!

     

    Mis hermanos, nuestra falta de liderazgo es incredulidad, necesitamos levantarnos, no solo es pecar contra nosotros, pecar contra nuestra familia, sino pecar contra Dios, el Dios vivo, tener en menos el amor inmenso, la paciencia, la misericordia infinita de nuestro Dios.

     

    Sí, cada persona es responsable delante de Dios individualmente, pero, a nosotros se nos ha dado la tarea de liderar, sí, no somos responsables en última instancia de la respuesta individual de cada persona hacia Dios, no podemos cambiar un corazón, pero, lo que sí podemos hacer es estar seguros de que estamos siendo los hombres que Dios nos pide que seamos.

     

    No solo es suficiente con cruzar a la tierra prometida y estar en Cristo, necesitamos sin distracción conquistarla, conquistar por el poder del Espíritu Santo las áreas de nuestras vidas que aún están dominadas por el pecado, y en Cristo tenemos victoria, no nos dejemos engañar como Acán. 

     

    Nunca abandones esta perspectiva eterna, no fuiste hecho solo para estos miserables 80 años, dice la Palabra:

     

    Sal 103:14 Pues él sabe lo débiles que somos; se acuerda de que somos tan sólo polvo. 15 Nuestros días sobre la tierra son como la hierba; igual que las flores silvestres, florecemos y morimos. 16 El viento sopla, y desaparecemos como si nunca hubiéramos estado aquí. 17 Pero el amor del SEÑOR permanece para siempre con los que le temen. ¡Su salvación se extiende a los hijos de los hijos 18 de los que son fieles a su pacto, de los que obedecen sus mandamientos

     

    Es tan importante desarrollar este sentido de responsabilidad, porque Dios nos ha puesto como cabeza, como líderes, representamos a Cristo, a Dios, necesitamos levantarnos por la iglesia, por nuestras familias, nosotros somos los llamados a cuidar, a proteger, a proveer, y no solo dólares, sino cuidado espiritual, cuidado emocional, ganar el corazón de nuestros hijos.  

     

    Por eso, somos blancos de Satanás, debemos cuidar nuestros ojos, nuestros pensamientos, nuestras influencias, nuestro caminar con el líder de líderes, permanecer en la Palabra, en la oración, en la comunión de los santos.

     

    Recuerda, mayor autoridad, mayor responsabilidad, nuestras decisiones no van solas, arrastramos a los que dependen de nosotros. Cuídate de modelos equivocados, machismo, querer ser servidos y no servir, el modelo correcto es Cristo,  es el sentir de Cristo, sé un modelo de servicio, de sacrificio, de nobleza, Dios no te ha llamado a reinar, sino a servir, él vino a servir, siendo el más importante, poderoso, influyente de todos, nos dejó ejemplo.

     

    No olvides tú eres responsable de lavar a tu esposa con el agua de la Palabra, de proveer para sus necesidades no solo físicas, sino emocionales y sobretodo, espirituales. Eres tú el responsable directo de la educación de tus hijos, no dejes esa tarea a un gobierno ateo, que enseñará a tus hijos a adorarse a sí mismos, y no a Dios.

     

    No dejes sola a tu esposa con esa tarea, a ti te toca instruir, escuchar, ganar el corazón de tus hijos, piensa en cómo es Dios contigo, tú representas la autoridad y el amor de Dios delante de tus hijos. No solo se trata de que no te molesten, se trata de que los estás entrenando para que ellos a su vez un día sirvan a Dios y eduquen a tus nietos de la misma manera.

     

    Sí, es cansado, pero, no tienes otra cosa más importante que hacer, de aquí a cien años, ya no vas a estar trabajando, pero, tus hijos sí estarán o en el cielo junto contigo alabando a Dios, o por la eternidad condenados al infierno, si como Acán eres imprudente, irresponsable, indolente, con una mente vaga. No mi hermano, cambia de perspectiva. 

     

    Cuida tus pensamientos, monitorea los motivos de tu corazón, cuida lo que ves, lo que oyes, cuida tus influencias, no dejes que otro que no es Dios moldee tu manera de pensar, no permitas a tu corazón perverso y engañoso, lleno de soberbia que reine en tu vida, aprende del modelo único, del más hombre de todos los hombres, Jesucristo.

     

    Ten cuidado con la pornografía, con adicciones de cualquier tipo, las cuales pueden hacerte pedazos y dejarte en miseria, a ti y a toda tu familia, no codicies, entrénate para amar la verdad y seguirla, si eres creyente, tienes al Espíritu Santo en tu corazón para instruirte, para moldearte. Somos soldados que pelean una buena batalla, somos labradores que trabajan hasta el cansancio en la obra del Señor, somos atletas que se disciplinan para terminar la carrera de la fe. Pero, necesitas morir a ti mismo y correr cada día a la gracia, necesitas conoce la gracia, permanece en Cristo, él dijo:

     

    Jua 15:4-10 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí. 5 »Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. 7 Pero, si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido! 8 Cuando producen mucho fruto, demuestran que son mis verdaderos discípulos. Eso le da mucha gloria a mi Padre. 9 »Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí. Permanezcan en mi amor. 10 Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

     

    Y cierro con un texto más:

    1 Pe 5:5b-6 Y todos sírvanse unos a otros con humildad, porque «Dios se opone a los orgullosos pero muestra su favor a los humildes». 6 Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.

     

    El Señor no quería este final para Acán, porque Cristo no vino a condenar al mundo, sino a que fuera salvo. Acán escogió este final para él, pero, ¿qué hay de ti? Él no quiere que nadie se pierda.

     

    Si hoy estás vivo, es porque él quiere darte la oportunidad de que respondas a su verdad, mis hermanos que el año que entra sea marcado por que los hombres de Calvary se levantan por su Dios, por su Iglesia, por su familia, para mostrar al mundo que hay un Dios bueno en gran manera, quien ahora está ofreciendo paz, perdón, reconciliación.

     

    Solo así seremos eficaces en esta obra, necesitamos dejar a un lado la vagancia espiritual y levantarnos como los hombres que Dios nos hizo, y tomar su ejemplo y seguirle. Te invito a hacer una decisión por Cristo, a entregarte a él por completo, a arrepentirte de tus pecados, de tu vagancia espiritual, a poner delante de él tu vida, y la de los tuyos, lo que tienes.

     

    Recuerda, no te vas a llevar nada, pero si darás cuenta de cada cosa que se te confió, es importante lo que tienes hoy, es importante que respondas y que lo traigas todo al altar de tu Señor, porque si no lo haces de cualquier manera mira a Acán, dónde quedó todo lo que pudo haber logrado. Ven a Cristo.

     

     

     

  • Oct 25, 2014Reformadores 2014 – Conferencia # 4
    Oct 25, 2014
    Reformadores 2014 – Conferencia # 4
  • Oct 25, 2014Reformadores 2014 – Conferencia # 3
    Oct 25, 2014
    Reformadores 2014 – Conferencia # 3
  • Oct 25, 2014Reformadores 2014 – Conferencia # 2
    Oct 25, 2014
    Reformadores 2014 – Conferencia # 2
  • Oct 24, 2014Reformadores 2014 – Conferencia # 1
    Oct 24, 2014
    Reformadores 2014 – Conferencia # 1
  • Jun 8, 2013Conferencias para Hombres 2013 – Mateo 7 La casa que permanece
    Jun 8, 2013
    Conferencias para Hombres 2013 – Mateo 7 La casa que permanece
  • Jun 8, 2013Conferencias para hombres 2013 – Mateo 6 La casa que permanece
    Jun 8, 2013
    Conferencias para hombres 2013 – Mateo 6 La casa que permanece
  • Jun 8, 2013Conferencias para hombres 2013 – Mateo 5:13-48 La casa que permanece
    Jun 8, 2013
    Conferencias para hombres 2013 – Mateo 5:13-48 La casa que permanece
  • Jun 8, 2013Conferencias para hombres 2013 – Mateo 5:1-12 La casa que permanece
    Jun 8, 2013
    Conferencias para hombres 2013 – Mateo 5:1-12 La casa que permanece